You are on page 1of 24

MANUAL PARA EL COORDINADOR

Germán Alberto Méndez Cortés, C.P.
Asesor Internacional del Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil

2010

1

INTRODUCCIÓN Este trabajo está dirigido a todos los guías del Encuentro de Promoción Juvenil, pero, especialmente a quienes se encuentran en la etapa de preparación de un Encuentro, y más aun al guía coordinador. La razón se compila este manual fue el llamado que hicieron los Obispos reunidos en Aparecida en el año 2007, donde se pidió renovar la opción fundamental por los jóvenes del continente en continuidad con las Conferencias Generales del Episcopado. Recuérdese que el Carisma de Encuentros nace del llamado de los Obispos en Medellín en el año 1968. Pero ahora ese mismo llamado de los Obispos Alienta a las Movimientos eclesiales, que tienen una pedagogía propia orientada a la evangelización de los jóvenes, a ponerse más generosamente al servicio de las iglesias locales con sus riquezas carismáticas. Quizá sea el momento de reflexionar más detenidamente en el método propio, y para esto se tendrá que hacer una relectura de los procesos de preparación, este manual busca renovar revalorar los procesos formativos y ser más exigentes en lo que identifica y diferencia a los EPJ en la evangelización de los jóvenes. A través de este Manual se pretende proporcionar una guía completa del desarrollo y preparación de un Encuentro en las fases del Pre-Encuentro, Encuentro y Post-Encuentro. Por ello se aborda a lo largo de este trabajo la parte conceptual y metodológica del Encuentro. Se parte de la pregunta ¿qué es un manual? ¿por qué un manual para preparar un EPJ? Un manual es un camino que ayuda a responder a los objetivos de preparación y de formación necesarios para realizar Encuentro de Promoción Juvenil, pues si se es disciplinado y ordenado, por esta herramienta se puede crear las condiciones optimas para el desarrollo del Encuentro, teniendo en cuenta lo fundamental y, especialmente, los detalles que muchas veces son los que marcan una actividad. Un manual no es una camisa de fuerza, es ante todo un proceso lógico, que por la acción de los guías puede llegar a ser completado según las distintas experiencias. Un manual es para ayudar a facilitar las cosas. Además, un manual para el coordinador de los Encuentros traza un plan de trabajo y facilita el tiempo, pues el “tiempo es oro”, En realidad, un trabajo desordenado puede malograr cualquier esfuerzo que se haga. Hay que recordar siempre, en todo este proceso, que lo importante no es el método que se utilice, sino el amor y el compromiso de todos. Con un manual no hay que caer en la esclavitud del orden y el perfeccionismo, con un manual hay que perseguir hacer un excelente trabajo. En la experiencia de Asesor de encuentros he sufrido con lágrimas la cancelación de algunos Encuentros, en el fondo de estas experiencias frustradas había desconocimiento del carisma, de la metodología, de la importancia de ser guías, o lo que es peor del proceso de construir un EPJ ordenadamente. Este material puede ser del

2

agrado de las personas y de utilidad formativa al Movimiento, por eso vale la pena leerlo y aplicarlo ojalá en oración y en equipo.

3

CAPÍTULO I EL EQUIPO PROMOTOR La dirección del Encuentro de Promoción Juvenil está a cargo de un equipo llamado el equipo promotor. ¿Qué es un equipo promotor? Es el responsable de la organización y desarrollo del Encuentro en sus tres fases: Pre-Encuentro, Encuentro y Post- Encuentro. El compromiso es la característica significativa de un equipo promotor. No se pude realizar un Encuentro delegando la tarea a un director simplemente, pues la responsabilidad se encuentra definida en la palabra equipo, es decir que todos comparten la tarea de la realización del Encuentro. El equipo se caracteriza también por el testimonio. Habrá que detenerse un momento en esta palabra. El testimonio que debe dar el equipo promotor se encuentra marcado por el diálogo de sus miembros, especialmente entre los adultos y los jóvenes. Entre padres e hijos; entre el sacerdote, visto como una persona alejada de la realidad, y los jóvenes. La persona clave del testimonio no es el adulto, con los adultos se construye el diálogo entre las generaciones1; la persona clave es el guía, pues es el elemento clave del Encuentro y el portador del lema “joven evangeliza joven”. Quien asiste por primera vez a un encuentro se ve reflejado y estimulado en el guía a dar una respuesta inmediata. El testimonio se manifiesta no tanto por ser imagen de Cristo, sino en estar comprometido con él, así lo expresa el P. José María en el manual: “La línea a seguir en toda promoción apostólica juvenil la determina claramente el decreto sobre los seglares: los jóvenes deben convertirse en los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes”2 ¿Quienes conforman un equipo promotor? Según lo anterior, jóvenes comprometidos con Cristo que quieren anunciar su encuentro con Jesús a otros jóvenes. Por ello es importante garantizar que un equipo promotor esté bien conformado de jóvenes, no se trata en ningún caso de un equilibrio entre jóvenes y adultos esa más bien es la tentación. El equipo promotor se configura de la siguiente manera: Unos jóvenes seglares (de cuatro a siete), uno de ellos es el coordinador. Unos adultos seglares (1 ó 2), Un director espiritual, sacerdote, un asesor espiritual, religioso (a) o sacerdote. La precisión matemática no debe dar lugar a malos entendidos, en cualquier caso debe primar el número de jóvenes y el número de guías siempre dependiendo del número de asistentes al Encuentro. De cualquier forma no deben ser menos de tres guías jóvenes, lo ideal cinco o seis, un adulto (padre o madre de familia), y un sacerdote. En los equipos promotores deben nombrarse un coordinador del equipo en tierra o enlace, en algunos casos también se le llama equipo de apoyo. Las personas que hacen parte de estos equipos son encargados de trabajar por en Encuentro, pero por fuera del mismo y no forman parte del equipo promotor. Algunos equipos llevan dentro del equipo

1

“En las metodologías pastorales, procurar una mayor sintonía entre el mundo del adulto y el mundo juvenil” Aparecida n. 446 g 2 José María Pujadas Ferrer. Manual de Encuentros, Introducción n del Manual. Pág 21, 2 edición. 4

promotor guías, e incluso religiosos (as), o sacerdotes asistentes, observadores, no expositores. La Carta sobre los seglares AAa en el n. 12 había indicado la importancia del trabajo con los jóvenes y la responsabilidad que la iglesia descarga en ellos a la hora de realizar trabajos de evangelización, cuando dice que: “procuren los mayores entablar diálogo amistoso con los jóvenes que, salvadas las distancias de edad, permita a unos y a otros conocerse mutuamente y comunicarse lo bueno que cada generación tiene”3. 1. Los miembros del equipo promotor Ahora es importante detenerse en la figura de los miembros que conforman el equipo promotor. Recordar antes que todo proceso de evangelización reclama de un método. Si en los Encuentros no se respeta lo fundamental de sus objetivos, el método y la estructura, los Encuentros de Promoción Juvenil perderían su identidad. Habría que cambiarles el nombre. Es decir, que el Encuentro es flexible en cuanto a que por el método del lenguaje total permite crear actividades y dinámicas que, respetando el estilo y los objetivos, cumplan con la meta trazada. A la hora de preparar un EPJ, no hay que inventar de nuevo, ni la metodología, ni los mensajes y esquemas, ni la conformación de los equipos, ni el carisma del Movimiento. De ahí que en la preparación cada uno debe encontrar su puesto, para que su misión en el equipo promotor se pueda garantizar y se oriente a un trabajo cualitativo. 1.1. El guía del encuentro REQUISITOS
  Pertenecer al Centro guías, de manera activa Tener disponibilidad de tiempo y comprometerse desde el Pre-Encuentro hasta el final del Post- Encuentro Dar testimonio de Vida Cristiana y crecimiento espiritual. Haber demostrado liderazgo en su paso por el centro guías

DEBE SER
      Ser auténtico Ser humilde, alegre, sincero, optimista y con personalidad. Tener iniciativa. Ser perseverante. No esperar recompensa. Tener espíritu de entrega.

SE COMPROMETE A:
  Asistir a las reuniones de preparación, Encuentro y Post- Encuentro. Cumplir con los trabajos y funciones que se le asignen en las tres fases del Encuentro. Aportar testimonio de vida de joven cristiano. Buscar permanentemente la unión del equipo promotor. Trabajar con amor en pro del los objetivos del Encuentro y el Movimiento.

 

  

Estos puntos son claves para el coordinador más a la hora de empezar a trabajar junto con el equipo. Pero el Encuentro no surge en ningún caso de la iniciativa personal sino del encuentro con Jesucristo como se insiste en el Documento de Aparecida en el n. 446 c., y del plan de Dios en la vida y misión de los grupos y de las personas. Es por ello que el
3

Carta sobre los seglares NA.A. 12 c 5

coordinador ha de esforzarse en garantizar que las personas del equipo tiendan a realizar su servicio en esta perspectiva. Hay que recordar todo el tiempo que el mejor guía es quien más sirve. El guía es el primero en servir, este es el ejemplo de vida cristiana al que está llamado. 1.2. El coordinador del Encuentro REQUISITOS ES...
 Cumplir todos los requisitos para ser guía de Encuentros y conocer el método de los EPJ.  Haber asistido por lo menos a un Encuentro como guía mensajista.  Ser líder apostólico y modelo en amor, servicio, entrega, sinceridad, humildad, autenticidad, simpatía, personalidad. Tener disponibilidad de tiempo y servicio para llevar a cabo su servicio desde el Pre, hasta el Post  El principal responsable de la organización del Encuentro, según el Manual del P. Pujadas. Es quien dirige el equipo promotor y la dirección del montaje y desarrollo de toda la experiencia en sus tres fases. El coordinador es quien orienta el grupo hacia una meta común. Es quien marca la pauta, quien organiza y empuja. Recoge las ideas de todos, las canaliza y las pone en práctica. No es el dominador ni la única palabra, es quien orienta a tomar decisiones en común. El coordinador debe ser democrático, pero sin caer en la anarquía que se produce cuando se pone a consideración del grupo los más ínfimos detalles.

SE COMPROMETE
  Cumplir con las mismos compromisos de los guías. A ser modelo de ejemplo no solo para los jóvenes asistentes al Encuentro, sino para el equipo promotor. A ser organizado, objetivo, imparcial. Ser puntual en el cumplimiento con todas las actividades. Actuar con seguridad y firmeza en sus convicciones. Firme defensor de Cristo y de A cuidar las Bases, Carisma y método del Encuentro. A afrontar con madurez cualquier situación. Y especialmente a luchar constantemente por su crecimiento como persona.

  

  

Un coordinador del EPJ tiene como función dirigir, organizar, preparar y desarrollar el Pre-Encuentro, el Encuentro y el Post-Encuentro, y para esto necesita de un plan, de un diseño de su acción evangelizadora, de manera que pueda llegar durante la preparación el desarrollo y el acompañamiento de los jóvenes a conocer tanto a su equipo promotor como al grupo de los asistentes al Encuentro. Un Coordinador no busca el grupo de amigos para ejecutar este proyecto, ante todo busco un grupo de guías, aprobados por el Equipo Promotor Central, apoyado en un sacerdote de la Iglesia que junto con el director Espiritual seleccionará para bien del grupo, y su desafío es velar paor crear las condiciones óptimas y el clima de amor y de espiritualidad necesarias para el desarrollo del Encuentro y el crecimiento de las personas. Coordinar es concertar en pro de una acción común y concertar significa ordenar. Por ello el coordinador no es quien vigila, sino quien programa y encarga funciones, quien distribuye cargos y trabajos en el equipo promotor, y quien busca en todo momento la unidad del equipo, solucionando a tiempo cualquier diferencia que pueda perturbar el trabajo de todos. El coordinador debe pedir en su oración diariamente a Dios que le de el don de la escucha,

6

de la conciliación, no de la discordia. Que le permita servir de puente entre los miembros del equipo, y ser imparcial y objetivo ante cualquier situación. Además el Coordinador es quien abre y cierra el Encuentro. Preside el acto de Lanzamiento y la primera reunión del Post- Encuentro, o reunión de Acoplamiento, o del cuarto día. Es importante que un coordinador tenga en cuenta que las reuniones deben ser ágiles y que cada una debe cumplir con el objetivo propuesto, desde la preparación de los mensajes, hasta el trabajo dispendioso de la promoción de asistentes. Un trabajo de coordinación bueno, no se puede olvidar de evaluar la dinámica de los diferentes procesos y de presentar el informe de su acción evangelizadora ante el equipo promotor diocesano. 1.3. El director espiritual Cuando se habla de un asesor en el Movimiento de Encuentros, se piensa en un compañero y acompañante, pero también en un guía y orientador. Se entra en la esfera de lo eclesial por su ministerio, que no se refiere necesariamente al campo de la autoridad como del servicio. El asesor de Encuentros es quien proclama con júbilo el amor del Padre, revelado, sobre todo, en su Hijo Jesucristo, en forma testimonial, en cada una de las reflexiones, en orden a la conversión inicial, y tanto en las meditaciones como en los mensajes. (Ver carta del Asesor ASE 001 2006.) REQUISITOS
 Ser sacerdote católico, en algunos casos es un Religioso (a), o un asesor laico aprobado por el Obispo diocesano. Haber asistido por lo menos una vez al EPJ Conocer y compartir los objetivos y metodología del Encuentro. Tener disponibilidad de tiempo y servicio para asistir a las diferentes reuniones del EPJ, tanto en la preparación (Pre), en los tres días del Encuentro como en en el Acompañamiento (Post).

DEBE SER
    Cumplidor de los compromisos del Guía. Joven de espíritu y conocer de los jóvenes. Imparcial y objetivo Destacarse por su capacidad de llevar a a los jóvenes, para entender su realidad y para hablarles en un lenguaje juvenil. Tener aceptación entre los jóvenes.

COMPROMISOS
   Se encarga de la dirección espiritual del Pre, del Encuentro y del Post. Se compromete igual que los guías. Prepara en conjunto con el asesor espiritual, las eucaristía y actividades del Encuentro. Aporta claridad en cuanto a temas doctrinales se refiere y sirve de ayuda espiritual a todos los guías y a los jóvenes del Encuentro. Vela junto con el coordinador, por el ambiente de amor y espiritualidad del equipo promotor. Sigue con los guías las indicaciones del coordinador, y actúa a la vez como consejero y orientador. Busca llegar a los jóvenes de una manera profunda y respetuosa rompiendo la figura que muchos jóvenes tienen del sacerdote, como un personaje lejano a la realidad de su vida y de la

  

7

sociedad actual.

1.4. EL PADRE DE FAMILIA NECESITA DEBE SER
    Ser padre de familia, católico y profesante. Ser modelo como padre y como persona Conocer y compartir las bases, Carisma y Metodología del MEPJ. Tener disponibilidad de tiempo y servicio para asistira las reuniones de PRE, Encuentro, y Post junto al equipo.    Vivir las caracteríisticas de un guía de EPJ Abierto al diálogo4 Ser de espíritu joven y tener aceptación entre la juventud

COMPROMISOS
  Cumplir los compromisos del guía Aportar su visión como padre de familia adulto en las tres fases del Encuentro, especialmente en los temas de familia y sexualidad Buscar el rompimiento de la brecha generacional y promover el diálogo de Padre e Hijos. Colaborar con su punto de vista en la preparación del Encuentro. El Padre de familia es un asesor, nunca un administrador. Siempre gay que recordar que quienes llevan la responsabilidad del Encuentro son los jóvenes5

1.5. El equipo de apoyo y el coordinador del equipo de apoyo Es de gran ayuda que el coordinador nombre a un guía para que haga las veces de coordinador de un equipo de apoyo. Aunque no es propiamente integrante del equipo promotor, si le colaborará a este externamente durante la realización del Encuentro. Este equipo con su coordinador se deben destacar por su organización y en lo posible debe haber asistido por lo menos a un Encuentro como guía mensajista. El objetivo del equipo de apoyo es ayudar al equipo promotor en todas las funciones que deben ser realizadas en forma externa al Encuentro, y que son indispensables para la buena marcha de este. El servicio de afuera incluye la ayuda dentro de la casa, pero fuera del desarrollo y del proceso del grupo como tal.

1. La conformación del equipo promotor Lo más importante que hay que tener presente es que un equipo promotor no es acéfalo, sino que se conforma por el llamado y la aprobación de un Equipo Promotor Diocesano. No se trata aquí de defender clases de guías, o estructuras piramidales de gobierno, en el Encuentro de Promoción Juvenil todos hacemos parte de la misma clase, la de los jóvenes, y no cualquier joven, sino de aquellos comprometidos con Cristo. El
4 5

Puebla n. 1120 Cf. 6to. Reconocimiento. VI Encuentro Internacional de Costa Rica. 8

recurso de los Comité Promotores Diocesanos se convierte mas bien en un llamado que nos hace Dios a través de la Iglesia al servicio, y desde el principio esta idea debe primar en la conformación de los equipos promotores. La escogencia del coordinador no surge de la amistad, ni de los méritos adquiridos, sino de las capacidades, de la responsabilidad, y del cumplimiento de los requisitos necesarios para llevar adelante y con la madurez necesaria la preparación y desarrollo de un Encuentro de Promoción Juvenil. Así mismo la escogencia del equipo, y el llamado a cada uno de los guías debe pasar por el filtro del testimonio y del compromiso. Un criterio válido es que en cualquier caso se debe privilegiar la edad, es decir en todos los casos se debe buscar que sean los jóvenes los que hagan parte de los equipos promotores, no tanto su experiencia o capacidades, la tarea del coordinador en este sentido es exigente, pues supone acompañar y formar a los guía en el compromiso y en la preparación seria, diligente y profunda de cada una de las actividades y mensajes. En este proceso la asesoría del sacerdote puede resultar de gran utilidad. Así también la selección de los padres de familia. Se debe velar porque sea un Padre o Madre que hayan tenido ya la oportunidad de tener hijos jóvenes o un poco mayores quizá. 2. La primera reunión del equipo promotor Este encuentro será más un momento de oración, de acción de gracias, y de compromiso. Se sugiere hacerla con la metodología del Compromiso Amén. CON CRISTO Luchando por crecer cada día en la fe y en la relación con Dios por la oración (espiritualidad) CONSIGO MISMO Y CON EL MOVIMIENTO Y CON LA IGLESIA Se refiere a la formación personal, al conocimiento del Carisma y Bases del Movimiento, y a la preparación integral de los mensajes desde el Evangelio y el Magisterio. Esta preparación doctrinal ha de ser seria y profunda, más allá de las dinámicas y de los recursos pedagógicos que motivan al joven. Hay que luchar por actualizarse en la preparación y darle movimiento a cada uno de los esquemas de los mensajes. El objetivo es ser más personas, y mejores guías. CON LOS DEMAS, ESPECIALMENTE LOS JÓVENES El Encuentro es una manera de evangelizar dentro de la Iglesia, por ello se entra en la acción evangelizadora y en la misma misión de Jesús. El Post-Encuentro recordará especialmente esta dimensión dentro del grupo, y la vida esta exigencia cotidiana.

9

CAPÍTULO II ASPECTOS GENERALES DEL ENCUENTRO 1. Objetivos del Encuentro El Encuentro de Promoción Juvenil como su nombre lo indica es una manera de promocionar jóvenes integralmente a partir de tres objetivos: REALIZACION DE SU VOCACIÓN INTEGRAL La vocación humana no está separada de la vocación cristiana. Los jóvenes están en la etapa de la opción vital, es decir, la hora de decidir que va a ser de su vida. En el Encuentro los jóvenes descubren que no pueden seguir retardando su toma de decisiones, y que esta debe ser completa e integral. LIBRE OPCIÓN DE LA FE El Encuentro revela que la fe no es un sentimiento o una emoción, sino que la fe es vida; de ahí que sea de gran importancia el testimonio del equipo promotor. Se trata de presentar el Bautismo como el momento más importante en la vida de un cristiano, por el cual después el joven se compromete con Cristo. La opción es el motor que impulsa a los jóvenes a lanzarse después a ser líderes en sus ambientes. LIDERAZGO EN LAS COMUNIDADES Tradicionalmente el Encuentro ha dado preferencia a la invitación de jóvenes que ya está comprometidos con otros grupos, sin excluir a los que no lo están. La invitación del concilio Vaticano II a los jóvenes es a que sean los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes. Para los que aun no son líderes el Encuentro les presentará la oportunidad de integrarse a un grupo, para transformar sus ambientes con la semilla de Cristo.

2. El método propio del Encuentro Los tres objetivos mencionados alcanzan su punto de ebullición por el método propio del Encuentro. El encuentro es como una “formula breve”, una “receta” que se puede llegar a alcanzar por la puesta en marcha de los tres objetivos, en realidad se trata de presentar la vida cristiana de una manera juvenil. El centro de la metodología siempre es Cristo, modelo a seguir. Pero el esquema de los tres días tiene un carácter permanente, el “Cuarto día”, así llamado, y una dimensión mucho más grande, espiritual y eterna: “el Quinto Día”. Esta metodología habrá que sustentarla muy bien en la Sagrada Escritura, los documentos de la Iglesia, y la realidad. Al método del Encuentro es el “lenguaje total”. Se trata de la vivencia del joven en convivencia con los demás. La vivencia es una fuerza poderosa de convicción. Por la vivencia la dinámica de los mensajes, puede llegar a alcanzar credibilidad, pues el joven experimentará que es posible dejar atrás el hombre viejo, realizar la vocación, abrirse a Dios, y a los demás en ambientes realmente sanos. Si al mensaje le falta la vivencia

10

capaz de involucrar al joven, este queda flojo, sin sustentación. El Encuentro al final será para un joven como una vivencia fuerte más allá de los mensajes, de ahí que el acompañamiento del Post-Encuentro se deba nutrir de testimonio de verdad y de renovación. La metodología por sí misma es capaz de llevar al grupo a la intimidad, esto es a la confianza, al diálogo entre ellos mismos, los adultos y los asesores. Al final podrán entender el significado de ser Iglesia en la acción. 3. El ambiente del lugar de Encuentro “El tiempo de duración de un Encuentro es de tres días completos, empe zando por la tarde y terminando al entrar la noche del tercer día. El régimen del Encuentro es de internado, debiendo todos pernoctar en la casa donde se celebre. No se pueden admitir personas ajenas a la convivencia, ni permitir ausencias. Tanto la duración de los tres días completos como el régimen de internado se consideran requisitos fundamentales del método. El lugar de celebración no debe ser nunca el sitio habitual de reunión del grupo, y mejor fuera no hacerlo en la misma población residencial de los asistentes. Cambiar de imágenes y de ambientes no sólo resulta atrayente, sino que predispone psicológicamente a un cambio o renovación. Los psicólogos dicen que el hombre hace la casa y la casa hace al hombre. El lugar debe ser el más propicio para una convivencia juvenil. Ni será tan grande que facilite la dispersión, ni tan pequeño que se pisen. El Encuentro, lo mismo es para muchachos que para muchachas, haciendo, naturalmente, las debidas adaptaciones de problemática y estilo. También puede ser mixto. El número total de asistentes dc la tanda puede oscilar entre los veinte y los cuarenta participantes. El número se determina a efecto de una mayor convivencia. Si son muchos sobra clima, si son pocos falta. Como indica el mismo nombre juvenil, el Encuentro no es para adolescentes, sino para jóvenes. La edad de asistencia se incluye entre los diecisiete y los veinticuatro años. Con esto no se excluye a los de menor edad, se les hace sólo esperar. Los factores que determinan el escoger a los candidatos al Encuentro son tres: la edad, la formación intelectual y la libre asistencia. 1.) Los objetivos que persigue el Encuentro son los que imponen la edad. Éste es para ayudar a hacer la opción fundamental vocacional y promocionar para elegir un estado de vida eclesial y una profesión de servicio. Lo que es propio de la juventud. El carácter del Encuentro es la evangelización de la problemática juvenil. Se trata de dar unas respuestas válidas a un grupo concreto —en el tiempo y en el espacio— y en el momento preciso en que esta problemática puede formar o ha formado crisis religiosa. No basta decir que un muchacho a los quince años ya está psicológicamente maduro, hay cosas que sólo las da la edad. Otro factor es la homogeneidad para fijar la edad de la convivencia. En ningún momento de la vida es tan notoria la diferencia de años como en la juventud. Entre un muchacho de quince y otro de veinte años va un mundo:

11

la forma de expresarse, de reaccionar y de convivir, hasta sus mismos problemas son distintos. De aquí que dentro de la edad fijada cuanto más homogéneo sea el grupo, mejor. 2.) Para que sea bueno un método no tiene que serlo para todos, ni para todo. Cada obra tiene sus fines específicos, y entre sí se completan. No hay que adulterar sistemas. El Encuentro de Promoción Juvenil no fue pensado indistintamente para todos los jóvenes. Él requiere ciertas condiciones también de capacidad o preparación intelectual. Desde el principio se orientó para muchachos que están terminando estudios de secundaria, preuniversitarios o que cursan los primeros años de universidad. Esto, sin embargo, no indica que los demás queden excluidos, siempre y cuando tengan la capacidad para seguir con interés la exposición de los temas; de lo contrario les acomplejaría la asistencia y no permitiría dar a los temas el vuelo que conviene. Hay que partir siempre de unos supuestos intelectuales, por eso también la homogeneidad intelectual es importante. En lo posible, no mezclar bachilleres con universitarios. 3.) Tampoco hay que asistir al Encuentro porque toca al curso, o porque así lo determinaron los padres o formadores. A éstos corresponde invitar, sólo los muchachos deciden. La asistencia es libre, y hay que decírselo expresamente, porque de esto depende en buena parte la actitud que ellos van a adoptar en todo el Encuentro, y también de que se les pueda exigir disciplina. Nadie debe asistir forzado ni engañado”6.

6

José María Pujadas, Manual de Encuentros. Introducción, n.8 , Páag. 30 Edit. Herder. 12

CAPITULO III CONSEJOS PRACTICOS PARA UN BUEN TRABAJO DE COORDINACIÓN 1. Un equipo promotor es un gran equipo de servicio El equipo promotor es en realidad un equipo de servicio y de entrega, junto con los demás guías del centro guías, y en cuyo centro se quiere hacer fuerte la presencia de Jesús. El coordinador es el responsable de crear esa relación directa entre las 8 ó 10 personas que lo conforman, e indirectamente con muchos más. Esto exige que el coordinador delegue en algunos cargos y funciones muchos de los servicios del Encuentro. A continuación se ilustra un poco esta relación armónica y creativa.

Vicecoordinador: No es un cargo necesario, se utiliza cuando el equipo es muy grande, y en lo posible se desea que sea un guía de experiencia. Es la mano derecha del coordinador, y las funciones se las asigna él mismo

Administrador o Tesorero: Lleva la contabilidad, y al final hace un informe por escrito, se trata de una persona muy organizada. Prepara con el secretario todos los materiales del Encuentro. El secretario: Hace una narración del EPJ, y prepara todos los impresos y materiales con el administrador y los guías.

COORDINADOR
Promoción del EPJ: Es importante nombrar a uno d elos guía para que coordine esta tarea que es de todos. Su tarea es recolectar la fichas de candidatos, las organiza, las prepara en las reuniones, lleva la asistencia, y se encarga de coordinar la promoción del EPJ. Además con el Administrador es el encargado de la inscripción de los asistentes. Auxiliares: Encargados de reservar la casa, confirmar el bus, hacer el mercado, llevar todo lo necesario y distribuirlo en el lugar de trabajo, marcar las escarapelas (gafetes), coordinar el salón y acto de lanzamiento con el equipo en tierra, adecuación del salón en las reuniones con asistentes y Padres, llevar la “tienda”, colaborar al administrador en las compras.

2. El tiempo es oro para un coordinador El coordinador es la persona llamada a trabajar más en el equipo promotor, por eso corre el peligro de descuidar algunos aspectos importantes en el trabajo de la promoción de su equipo promotor, pero más aun de su familia o de su vida y estudio. De aquí que desde el principio deba organizar su tiempo hasta conseguir un mejor orden en

13

la programación y desarrollo de las reuniones del equipo, y de sus responsabilidades cotidianas. Desde el principio el coordinador puede usar tres píldoras de “coordinol” que ayudan mucho a no descuidar aspectos importantes, de la organización, del trabajo, y del seguimiento de las tareas delegadas. Cuando el coordinador designa los cargos y funciones de los guías, está delegando. Esto significa que debe depositar su confianza en quien realiza la tarea y no debe por tanto demostrarle lo contrario o hacer la tarea por la persona, pues el Equipo promotor está llamado a convertirse en una escuela de servicio en la acción.
Apuntes para el Encuentro Es conveniente dejar por escrito cosas como los vacíos y fortalezas en el proceso de preparación, también los detalles de la revisión de los mensajes, las tareas encomendadas (con fechas), y las diferentes ideas que van surgiendo para el desarrollo del EPJ.

PROGRAMACION DE ACTIVIDADES Se hará para concretar las fechas de todas las actividades a preparar y revisar en el proceso antes del Encuentro, es una tarea del equipo promotor. Ojalá ésta programación se tenga antes de la tercera reunión. Se tendrá en cuenta en ella desde la primera reunión, hasta la evaluación del Encuentro. Hay que escribir las fechas, lugar y hora de reunión, las reuniones previas al Encuentro con los asistentes, y las de evaluación. Recordar las fechas de cumpleaños del equipo, etc. Lo que se pueda prever con tiempo hay que escribirlo en el plan de actividades

Teléfonos importantes Todos lo integrantes del equipo promotor tendrán un directorio con los teléfonos de la empresa transportadora del grupo, el de la casa donde se va a realizar el EPJ, el del salón en donde se va a hacer la convivencia o las primeras reuniones, y el del equipo de apoyo y su coordinador, también otros teléfonos importantes.

Un buen trabajo, como la preparación de un mensaje requiere del buen control del tiempo que es importante saber utilizar y distribuir en cada una de las reuniones como entrenamiento para el desarrollo del Encuentro. La preparación debe enseñarle al equipo a ser breves y concretos. Otra buena herramienta será la de saberse asesorar con el guía de experiencia o con un guía con buena trayectoria en el centro guías, así mismo con el asesor. Se trata de escuchar buenas opiniones que ayuden a centrar y a decidir que es lo mejor y más conveniente para los jóvenes. Finalmente, en la programación y horarios, en las reuniones del equipo como en la revisión de y desarrollo de los mensajes, y en cada una de las actividades no hay que

14

ser demasiado rígidos, sino que en la práctica hay que saberse acomodar a cada una de las circunstancias. Cuando el tiempo apremia, la clave es saber distribuir muy bien las actividades en el tiempo disponible. En todo caso el ideal es cubrir todo el programa, pero si no se puede, hay que saber privilegiar siempre lo fundamental.

15

CAPITULO IV LAS REUNIONES DE PREPARACIÓN 1. Inicio de un proceso de formación: Un encuentro se empieza a preparar con suficiente tiempo, en lo posible un mínimo de cuatro meses. Un buen plan requiere de unas dieciocho semanas de preparación. El tiempo de preparación tiene un objetivo, repasar detenidamente las Bases y Carisma del Movimiento mientras se hace la preparación de las personas del equipo a través de los mensajes, de los materiales, de las actividades, etc., por eso es conveniente que el equipo tenga alguna convivencia más larga es este periodo de preparación. En la primera Reunión el coordinador le presenta a los guías el plan de preparación para hacer las adecuaciones necesarias al proyecto y poder así ubicar todas y cada una de las fechas. Quizá sea importantes cual de las reuniones son normales (Tipo A: una o dos horas), largas (Tipo B: una mañana o tarde) y Convivencia (Tipo C: uno o más días). En esta reunión se debe definir hora, lugar y duración de cada reunión del plan. Lo ideal de la primera reunión es llegar a un acuerdo en la forma de trabajo, y así llegar a la segunda reunión con el plan completo para que este sea revisado, aprobado y asumido por el equipo promotor. En la primera reunión es también importante explicar cada una de las reuniones detallando objetivos y metodología. Esta primera reunión es dirigida por el coordinador, pero no debe ser un monólogo de su parte, pues el objetivo del Movimiento de Encuentros al convocar un Equipo Promotor está en despertar aun más el liderazgo de los guía y su participación activa en la evangelización de los jóvenes. En las reuniones de preparación debe haber espacio para el conocimiento y el compartir de las personas del equipo, pero se debe evitar aquello que desconcentre o disperse a las personas del objetivo del día. Un buen ambiente propicio para cada una de estas reuniones no ha de ser el del autoritarismo, sino el de la seguridad, por ello es importante estimular la confianza de los guías, y el llamado al servicio. Evítese además las reuniones excesivamente democráticas, pues en cada caso las personas siempre tendremos opiniones diversas que pueden distraer y hacer eterno el trabajo de preparación perdiendo lo fundamental. Por último es importante fomentar la preparación espiritual del equipo de manera grupal y personal, a través de las visitas al santísimo, la asistencia a la Eucaristía en equipo, y la celebración de los sacramentos como el de la reconciliación. Una preparación incluye un ejercicio intelectual y doctrinal por el que se profundizan los mensajes, espiritual por el que se profundiza en la propia vida referida a Jesús de Nazaret, y referida al crecimiento personal, por la lectura vivencial de la historia de cada uno, que es la forma como se trasmite el mensaje renovador del EPJ.

16

2. PLAN DE REUNIONES DEL EQUIPO PROMOTOR ENCUENTRO N.________ PARA ________________
N. TEMA Conocimiento guías. Ubicación del guía en el proceso de Encuentro. Identificación de c/u de los miembros del equipo, funciones y responsabilidades. Qué es el Encuentro, objetivos, Documento Bases y Carisma, plan de reuniones. Estudio General del proceso de Encuentro en sus tres etapas, Pre, Enc, Post. La primera Visión de los mensajes. Definición de plan de trabajo. Estudio de Pre- Encuentro: Definición, plan promoción y candidatos, comienzo del trabajo de espiritualidad e integración del equipo. Entrega de horarios y papelería a los guías. Estudio del Encuentro: Repaso de los objetivos de cada día. tarde de entrada, definición de cargos (tesorero, secretario, auxiliares, equipo en tierra, papás, etc). Explicación de funciones. Entrega de mensajes. El mensaje: partes que lo componen y forma de prepararlo. Estudio Encuentro primer día. Dinámica de integración. Estudio Encuentro segundo día. revisión de trabajos asignados hasta ese momento. Estudios Encuentro tercer día y lanzamiento. Estudio de Metodología de los mensajes, oratoria y labor de pasillo. Primera revisión de mensajes. Estudio del Post-Encuentro: objetivos, contenido y desarrollo, funciones y responsabilidad a los guías. Grupos ECO. Plan y calendario. Convivencia o retiro espiritual. Entrega de horarios definitivos del Pre- Enc. y del Enc. Repaso general del horario. Segunda Revisión de Mensajes Revisión final de horarios, Pre-Enc. Y Enc. Observaciones finales. Programa Post-Enc. Convivencia de integración equipo (opcional) LUGAR FECHA CLASE HORA ASIT

1

A

Guías

2

A

Guías

3

B

Guías

4

A

Guías

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

B A A A A B C A A A C

Guías Guías Guías Guías Guías Guías y Adultos Guías Guías Guías Guías Guías adul. y eq. Tierra Guías Guías adul. y eq. Tierra Guías Guías Todos Todos Guías Todos

16 17

Primera Reunión con jóvenes Convivencia con jóvenes (opcional)

A B

18 19 20 21 22 23

Reunión con Padres Inscripciones y selección de fichas Eucaristía y cena de envío Encuentro Evaluación Primera Reunión del Post

A A A C A A

17

3. Profundización del plan de formación: Primera Reunión. Téngase en cuenta desde la primera reunión ubicar el contexto de los jóvenes que posiblemente van asistir al EPJ. Desde la primera reunión es importante utilizar el Nuevo testamento como bitácora que guía el trabajo de cada reunión y de cada mensaje. La lectura de la Palabra de Dios se debe aplicar siempre al grupo. Una pregunta que se puede lanzar a los guía es la siguiente: ¿Por qué quiero ir al Encuentro como guía? La respuesta de esta pregunta se profundiza en la carta ASE 002 de 2006. Sería aconsejable que en la primera reunión los guías tuvieran un ejemplar del Manuel para realizar los EPJ, el documento “Bases y Carisma”, la biografía del P. José María Pujadas y otros documentos que puedan servir para el proceso de preparación. En el XI Encuentro Internacional de Medellín 2005, se preparó un CD interactivo con esta información para que fuera distribuida entre todos los guías del Movimiento. Desde la primera reunión ha de insistirse en la oración por el Encuentro y en la invitación con fichas de inscripción. (ver documento anexo, esqueleto.ppt) Segunda Reunión: El recorrido a través de los mensajes clarifica el objetivo de cada día, de cada actividad y de cada mensaje con una dirección bien definida. Una pregunta para los guías: ¿Qué puedo y qué no puedo aportar al Encuentro? El Pre-Encuentro es para motivar al joven a asistir al Encuentro presentándole su realidad, más que las del Encuentro. Al hablar del Movimiento es importante resaltar que el EPJ es una alternativa de cambio. Después se podrá dar una visión más amplia del Encuentro. Las reuniones previas al Encuentro buscan ir integrando el grupo dentro de un ambiente familiar. La reunión con los padres es para informar claramente lo que es un EPJ y el lugar donde se realizará. El Encuentro de Promoción Juvenil tiene como objetivo promover a los jóvenes hacia una vocación integral, a una libre opción de fe, y a un liderazgoa más decidido en sus ambientes propios; “se trata de una promoción cristiana que nos invita a buscar el Reino de Dios” (P. José María Pujadas)7. El Post-Encuentro es la profundización más detallada y permanente de los mismos objetivos y mensajes del Encuentro, esta definición fue dada por el V Encuentro Internacional, Lima Perú. Es importante recordar este aspecto de la promoción juvenil y proyectar las reuniones hasta crear comunidades más vivas y comprometidas. La tercera reunión, preguntará al equipo promotor: quién es Cristo para cada uno. El trabajo de la dimensión espiritual es muy importante: “todo empieza en uno mismo. Primero tu vida espiritual. Nadie da de lo que no tiene. Muchos Movimientos han fracasado porque preocupados por la acción y la evangelización de los demás, han desatendido sus propios militantes. En lo personal, lo fundamental está en la unión con Cristo mediante el estado de gracia. Perder la gracia es perder la identidad de vida: volver al hombre viejo. La fuente de la gracia está en la oración y en los sacramentos8”.
7 8

Cf. Manual de Encuentros, Parte 3, numeral 2. Ó pág 347 del Manual de Herder. P. José María Pujadas. Puntos de la espiritualidad del Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil. Mensaje dado en el V Encuentro Internacional de Lima, Perú. 18

En esta reunión el coordinador entregará los horarios del plan de trabajo y preparación y se estudiará el Pre-Encuentro de manera más detenida. Es necesario en este estudio delegar responsabilidades y preparar cada una de las reuniones. Se hace el plan de recolección de fichas y de asistentes.
Distribuir a los guías en la tarea de visitar, y tomar datos de posibles asistentes

Ubicar ambientes para la recolección de fichas.

Fijar fechas de recolección de fichas con un número deseable de posibles asistentes.

La prioridad número uno son las fichas, esto se debe revisar en todas las reuniones.

El número de fichas debe ser algo más del doble de las personas que se piensa llevar

En la cuarta, quinta, sexta, séptima reuniones se estudia el Encuentro y sus etapas distinguiendo los mensajes, las charlas, las reflexiones espirituales, las dinámicas y actividades, etc., según el objetivo y la finalidad dentro de la estructura del Encuentro. Una pregunta para este día es: ¿cuál es mi situación actual de hombre viejo, y que puedo hacer para mejorarla? ¿Cómo soy un hombre nuevo cada día? SENCILLO METODO PARA PREPARAR UN MENSAJE
9. Confrontar el mensaje con el equipo, releer los puntos débiles, y escribir la forma de presentarlo finalmente 8. Definir los puntos que se va a retroalimentar y profundizar, buscar canción y actividad que lo refuerce. 7. Repasar el tiempo para la exposición de este mensaje 6. Ubicar el testimonio personal dentro del esquema y cada uno de los puntos del mensaje 5. Desarrollar cada una de las partes con ideas sencillas, testimonios, anécdotas, etc. 4. Relacionar las partes del mensaje en un esquema más sencillo. 3. Esquematizar el mensaje y compararlo con el que propone el manual 2. Extraer la idea principal y el objetivo del mensaje 1. Leer el mensaje y subrayar las ideas fundamentales

19

La octava reunión se centra en la labor de pasillo tan imortante para el acompañamiento de los asistentes al Enuentro. A continuación se brindan el proceso de la labor de pasillo y las dificultades y herramientas para hacer de este momento un verdadero encuentro reconciliador y de crecimiento.

LABOR

DE

PASIL LO

Es la relación establecida entre dos personas, un aistente y un guía. Uno (el asistente declara su necesidad de ayuda, y el otro (el guía) es quién el asistente piensa que le puede ayudar. El objeto de la labor de pasillo será reflejar, clarificar con las respuestas las manifestaciones del asistente por la acogida benévola y objetiva.

¿Qué es para el asistente?
Es la manifestación de recuerdos pasados y presentes, o de temores futuros conflictivos para la persona; y que por el diálogo pueden llegar a ser explorados, clarificados y profundizados.

¿Qué es para el guía?
Es la oportunidad de escuchar a alguien con respeto, y de buscar os medios adecuados que le permitan integrarse dentro de su situación problemática, por la confianza, el buen ánimo, y la decisión.

¿Qué no debe pasar nunca?
Suplantar la personalidad de la otra persona imponiendo juicios, decisiones y soluciones a sus conflictos.

¿Qué es un problema?
Todos sabemos que es un problema, y lo que debemos hacer en cada caso, pero no sabemos como hacerlo. Por esto es que buscamos ayuda.

Respuestas negativas:
Los problemas probocan en las personas infelicidad, cansancio, fantasías, escapes de las responsabilidades, desadaptaciones, alejamientos de las personas, soluciones rápidas e inmaduras.

Respuestas positivas:
También despiertan en las personas deseos de cambio,compromisos para integrarse, deseos de cambiar las actitudes o sentimientos que provocan las determinadas situaciones de inconformidad.

En la labor de pasillo es importante ayudarle a la persona a verse por dentro, para detectar en ella sus mecanismos, motivaciones, valores, actitudes y experiencia básicas

Hay que evitar prejuzgar la persona, generalizar sus dificultades, las actitudes de sermón o exhortación, las preguntas innecesarias.

También fomentar el interés, la estima, la permisividad, la confianza, y la cogida.

20

A este propósito el P. José María dice cuando habla del del estilo del guía: “damos las siguientes normas de psico-persuasión entresacadas algunas de los grandes pedagogos, como el profesor Padre Meyer y Nathan Miller: Por primera norma damos la de la caridad. Para saber escuchar hay que amar al que nos habla, saber ver a Cristo en el otro. Se dice en el movimiento juvenil GEN que atender al que habla es una forma de estar amándole en el momento presente. Lo fundamental de la conversación es que constituye una sociedad, no una rivalidad. Póngase al más hábil y mejor informado conversador o consejero frente a una persona que no sepa escuchar y será como querer hacer rebotar una pelota contra una almohada de plumas. Saber escuchar es una forma de persuasión. Una persona que sabe escuchar gana discusiones y, lo que es aún más importante, gana amistades. Extrañamente, la gente prefiere ser escuchada a ser obedecida. No hay ninguna conversación inútil si sabe uno lo que debe escuchar. El buen escuchador no siempre está atento a lo que su interlocutor cree estar diciendo, sino a veces a lo que las personas revelan inconscientemente sobre si mismas cuando hablan. Así aquél puede sacar provecho de una conversación, aunque el otro sólo diga necedades. También hay ocasiones en que quien escucha descubre, en una conversación por lo demás aburrida, manifestaciones inconscientes que le brindan amplias e interesantes perspectivas. Al escuchar, no demuestres una actitud beligerante. Si la expresión de tu rostro refleja una actitud que se inclina al debate, perderás la oportunidad de persuadir. El objetivo del Encuentro no es derrotar al joven, sino persuadirlo. No sólo escuches, atiende. Abandona toda actitud innecesaria, no escribas, ni te pongas a mirar por la ventana. Mira directamente a la persona que te habla y escucha con una chispa de interés. Siempre el signo de interrogación es más poderoso que el de admiración. Las preguntas son el hálito que da vida a la conversación y demuestran interés.9” Decima reunión: Estudiar los objetivos del post-Encuentro y elaborar el plan de seguimiento y de profundización.

9

Manual de Encuentro, parte cuarta, el estilo del guía. En libro de Edt. Herder, pág. 366. 21

PLAN DE REUNIONES DEL POST-ENCUENTRO
TEMA ENCARGADOS FECHA LUGAR HORA ASISTENCIA

1. Reunión del cuarto día 2. Mensaje: Arco Iris de la Nueva Generación 3. Reunión sobre grupos ECO 4. Reunión de profundización 5. Reunión de Profundización 6. Reunión de profundización 7. Convivencia de Integración 8. Reunión de Espiritualidad 9. ¿Qué es el Hombre? 10. “El Otro y Yo” y ”Vida Social” 11. “El Hombre Viejo” y “El Hombre Nuevo” 12. “Familia” 13. “Sexualidad” 14. “Madurez de la personalidad” 15. “El joven líder comunitaria” 16. “Grupos Juveniles Cristianos” 17. Acción evangelizadora” Evaluación y conclusiones

22

Evaluación del Encuentro: Es preciso realizar este ejercicio siempre y después de cada Encuentro para ver la forma y el fondo de las cosas. Un informe de esta reunión es bueno dejar en el centro guías, y servirá además para reforzar el proceso de seguimiento o de post-Encuentro. 4. Guía Económica para el Encuentro Es un caso muy común el que los guías no saben cuanto cobrar por el Encuentro, corriendo el peligro de que este arroje pérdidas. Un Encuentro involucra un manejo cuidadoso de la parte económica para no llevarse sorpresas al final. El objetivo de esta parte es la de determinar los precios a cobrar por el Encuentro, de forma que los guía no tengan que pagar y sufraguen todos los costos que implicó la realización del Encuentro. Si el número de participantes es alto, es posible obtener una pequeña ganancia para el centro-guías. La siguiente parte puede resultar un poco complicada ya que involucra variables y algunas formulas, pero si se pone cuidado se verá que es un sistema lógico y que comprende todos los egresos e ingresos del proceso de Encuentro. Los costos se dividieron en tres clases:

COSTOS

Costos fijos: son independientes del número de personas. Por ejemplo, el transporte de los asistentes y el equipo.

Costos por cada joven asistente: por ejemplo la casa de la convivencia o del Encuentro Costos por cada guía asistente: similar al anterior, pero se evalúa por aparte

El costo real a cobrar por persona se resume así: Costo= CF + Ca x Na + CG x NG Np

CF= Costos fijos Ca= Costos por cada Joven asistente. CG= Costos por cada guía. Na= Número de cada Joven asistente. NG =Número de guías Np =Número de personas que pagan la misma cantidad

23

Si se desea rebajar el costo real con un subsidio que se consiga, entonces la formula es: Costo= CF + Ca x Na + CG x NG - S Np S= subsidio

La anterior es la base para calcular todos los costos y cualquier entrada o salida de dinero debe clasificarse en cualquiera de las anteriores variables.

24