You are on page 1of 40

Juicio de Genocidio en Guatemala Resumen de Kate Doyle

DÍA UNO El lunes 26 de mayo empezaron las audiencias con el testimonio de Jacinta G. quien se presentó frente al juez a través de un intérprete. Jacinta describió los efectos de las masacres del ejército que se extendieron a través de El Quiché durante 1981 y 1982, y que forzaron a miles de mayas residentes en El Quiché a huir de sus casas y esconderse en las colinas y bosques que rodean sus comunidades. Jacinta, casada a los 14 años tenía 8 hijos cuando el conflicto comenzó, cuatro de ellos murieron a causa de la violencia. Yo vivía en la comunidad del Carrizal de la municipalidad de Chiché, Quiché. A comienzos de 1982, oímos rumores que el ejército mataba gente, pero no sabíamos nada al respecto. Y entonces una noche llegaron los soldados a mi casa. Llegaron derecho a mi cuarto y me agarraron, me dijeron que buscaban a mi marido y me preguntaron por su paradero. Después entraron a su cuarto y mi esposo trató de escapar por el techo de nuestra casa pero ellos lo atraparon. Lo bajaron del techo y le ordenaron vestirse, luego lo mataron en el patio de nuestra casa. Ellos lo golpearon con sus armas, fracturando su cráneo y luego le dispararon. Todos nuestros hijos estaban presentes. Los soldados nos forzaron a ir al patio y nos dijeron que nos quedáramos ahí mientras ellos registraban otras casas en el pueblo. Dijeron que si no encontraban a la gente en sus casas regresarían para matarnos. Después de que se fueron, mis hijos y yo escapamos. Nos fugamos hacia el bosque, nos escondimos y regresamos al día siguiente. Encontramos a mi esposo tirado, muerto en el patio, negro con la sangre encharcada en su cuerpo por la paliza. Regresamos a nuestra casa porque nuestra comida estaba ahí. Pero las masacres continuaron en los pueblos de nuestro alrededor, así es que decidimos irnos. Primero fuimos al pueblo de Laguna Seca. Luego, en Laguna Seca los soldados mataron a todos, entonces huimos a Choyomché. Huí con todos mis hijos desde los más pequeños hasta los más grandes, pero dejamos allí nuestra comida y no teníamos nada. Fuimos de pueblo en pueblo. Cada vez que llegábamos a un sitio los soldados eventualmente llegaban a matar a todos, entonces teníamos que huir nuevamente. [¿Cómo sobrevivieron?] Cuando llegábamos a un pueblo, si todavía había gente allí ellos nos daban una taza de atole, pero si no quedaba nadie, pasábamos hambre. Así es como algunos de mis hijos murieron. A uno lo mataron los soldados, le dispararon con su pistola; otros tres murieron de hambre y miedo. Finalmente salí de El Quiché para la costa sur para tratar de ganar algo de dinero recogiendo café en las plantaciones de allá. Yo necesitaba ir allá para alimentar a mis hijos. Ahí conocí a mi segundo marido.

Regresamos dos años y medio después a vivir en Chupoj, de donde él era. entonces el conflicto había terminado.

Para ese

Cuando nos mudamos a Chupoj, había rumores que los soldados estaban secuestrando niños para forzarlos a ingresar al ejército. Decidí unirme a otra gente que ya había comenzado a trabajar unida para defender a sus hijos, y así es como pasé a formar parte de CONAVIGUA. [¿De qué base venían los soldados que mataron a su esposo?] Ellos venían de la base en Quiché. Lo sé porque cada vez que iba veía la base y a los soldados reunidos y vestidos de la misma manera que aquellos que llegaron a mi casa. [¿Los soldados que llegaron a su casa estaban acompañados por las PACs?] No, eran sólo soldados. Cuando el conflicto comenzó y huimos de nuestro pueblo, aún no había paramilitares involucrados, era solamente el ejército. [¿Cuando usted huyó, había bombardeos en la montaña?] No había bombardeos. Pero la razón por la que continuamos huyendo era porque los soldados estaban matando cerca de nosotros- llegaban por detrás nuestro y mataban.
* * *

Feliciana M., una mujer quiché de Chupoj, vive hoy en la Ciudad de Guatemala con sus tres hijos. Ella le contó al juez Pedraz sobre la desintegración de su comunidad debido a los ataques del ejército que desplazaron su familia permanentemente de su casa y de su tierra. A finales de 1981, cuando yo tenía como 13 años, estaba viviendo con mi familia. Vivíamos en armonía y todo estaba bien. Entonces llegaron los militares a diferentes comunidades de nuestro alrededor. Empezamos a oír rumores de que en las comunidades cercanas habían habido asesinatos, incendios de casas y cosechas. Pero la violencia no había llegado a donde estábamos nosotros. Después, en una ocasión yo estaba con mi familia en el mercado comprando cosas. De repente unas personas con uniforme militar llegaron a donde uno de los vendedores y lo mataron justo en frente de mi. Ese fue el primer sobresalto que yo experimenté, porque nunca antes había visto eso. Me impactó de sobremanera y me dejó muy asustada. Desde ese momento tuve problemas para dormir. Cuando quería dormir empezaba a pensar en cómo dejaron a ese hombre tendido en el piso, cómo brotaba la sangre de su cabeza como un río y eso me pegó muy duro. Me tomó mucho tiempo recuperarme de eso. Pasó el tiempo. Nuestra comunidad era todavía muy pacífica. Entonces una tarde los militares llegaron a mi casa. No recuerdo la fecha. Llegaron y rodearon la casa. Estaban allí mis tres hermanos, mi papá, mi mamá y dos sobrinos que estaban viviendo con nosotros. Ellos se llevaron a mi papá y a mis hermanos afuera de la casa y les amarraron las manos y los pies, luego los tiraron al piso y empezaron a acusarlos de ser de la guerrilla. Mis hermanos habían construido una casa con bloques de cemento; era la primera casa de cemento construida en nuestro pueblo. Entonces los soldados dijeron que ¿cómo era posible que en esta comunidad hubiera una casa de cemento? ¡Debe ser

una casa de la guerrilla, por eso está hecha de ese material! Y empezaron a buscar en toda la casa. Sacaron nuestras pertenencias y nuestra ropa fuera de la casa y las destruyeron. Mi mamá, mis primos y yo nos escondimos en otra pequeña edificación hecha de tallos de maíz. Yo miraba todo, me sentía asustada y pensé que iban a matar a mis hermanos y a mi papá. Poco después llegó otro grupo de soldados que traían a tres hombres consigo. Ataron a los hombres de la misma manera y los arrastraron como si fueran animales, tirándolos de la soga. Y dijeron que iban a buscar armas en las casas y que si encontraban alguna nos matarían a todos. Como no había nada en nuestra casa, excepto nuestras cosas que ellos ya habían destruido, ellos se fueron llevándose con ellos a uno de mis hermanos. Ellos lo secuestraron. Más tarde, nos dijo que lo habían obligado a buscar comida en las casas de nuestros vecinos. Le dijeron que si encontraba comida, él estaría bien, pero si no, lo matarían. Se lo llevaron a todas las casas aquella tarde y no terminaron sino hasta las 10 de la noche. A esa hora él regresó a casa. Nos dijo que después de haber reunido toda la comida de los vecinos, lo habían llevado a nuestra escuela donde había muchos soldados reunidos. La comida era para ellos. En ese punto comenzó nuestro temor, aunque en esa ocasión no nos habían matado. Pero el temor comenzó allí, ya no hubo más tranquilidad, estábamos asustados. Mis hermanos no podían trabajar en paz, siempre estaban atemorizados. Siempre estábamos mirando alrededor de la casa para ver si los soldados venían de nuevo. Pasó más tiempo y los soldados llegaban constantemente a nuestra comunidad – no sólo a la nuestra sino también a las comunidades de los alrededores. Esta vez ellos no mataban a una o dos personas a la vez. Ellos empezaron las masacres. Atacaron Chupoj varias veces, pero la cuarta vez empezaron a dispararle a todo el mundo. Había tantos disparos que se escuchaban como cohetes de navidad. Nunca supimos por qué nos estaban matando, si es que había una razón, o si la comunidad había cometido algún crimen. Nunca nos dijeron nada. Lo único que sabíamos era que los soldados llegarían y empezarían a matar a todos los que vieran. Esto continuó por mucho tiempo. Ellos seguían llegando y nos perseguían, a veces durante semanas. Recuerdo en particular dos ocasiones diferentes en las que nos persiguieron durante más de una semana, de montaña en montaña, de pueblo en pueblo. Caminábamos durante la noche y no podíamos parar porque aún nos perseguían. Nos perseguían hasta que se cansaban y se rendían luego regresábamos a nuestro pueblo muriendo de hambre y de enfermedades. Cuando escapábamos a las montañas no teníamos comida ni cobijas. Pasamos tiempo bajo el sol ardiente, bajo la lluvia, durante muchas noches. Cualquier cosa que dejábamos en las casas los soldados la robaban.

El 28 de agosto de 1982 fuimos a la Ciudad de Guatemala para escapar de la represión. Fue difícil. En primer lugar no conocíamos la ciudad. En segundo lugar, no teníamos nada de dinero y no sabíamos cómo sobrevivir. Tuvimos que quitarnos nuestros vestidos tradicionales que son parte de nuestra identidad, por miedo a ser acosados. La gente nos hacía preguntas como ¿por qué están aquí?, ¿por qué tuvieron que huir? Aunque no les dijimos lo que había pasado, nos señalaban y decían ¡ah, ahí están los fugitivos! Eso era muy duro para nosotros. [¿Dónde trabaja ahora?] Ahora soy parte de CONAVIGUA. Es una organización creada como consecuencia del conflicto armado, constituida por viudas y gente joven. El trabajo es en defensa del derecho a la vida, los derechos de los niños y los derechos humanos. Tenemos entre 13,000 y 15,000 miembros, la mayoría de ellos son personas que perdieron familiares durante el conflicto. Estamos tratando de honrar la memoria de nuestras familias, en particular mediante la exhumación de sus cadáveres para que los podamos sepultar con dignidad. DÍA DOS María C.G. fue la primer testigo el martes 27 de mayo. Ella nació en Choyomché, la mayor de seis hermanos, se casó a la edad de 15 años con Gaspar C., y tuvieron 10 hijos. Habló a través de un intérprete, describiendo las redadas en El Quiché y la llegada de las PACs. Primero que nada quisiera agradecerles por permitirnos venir aquí y por escucharnos. Hoy, en Guatemala donde vivo, hay todavía tantos problemas y significa tanto poder venir acá y dar un testimonio en España. Ustedes nos han dado una bienvenida amable, la que contrasta con la forma en la que fuimos tratados en Guatemala. Durante el conflicto armado, mi comunidad en Laguna Seca y todas las comunidades cercanas, fueron constantemente asediadas y atacadas por los militares, comenzando en 1981. Tuvimos que dejar nuestra casa y todas nuestras pertenencias y escondernos en las montañas. No teníamos nada que comer, una de mis hijas murió de hambre cuando tenía 2 años. Durante un año estuve escondida en la montaña y a escondidas volvía al pueblo por comida, pero fue difícil porque los soldados seguían detrás de nosotros, y había bombardeos desde aviones y helicópteros. Después de que los soldados masacraron a nuestros pueblos en 1981 y 1982, el ejército envió patrulleros para controlar a las comunidades. Ellos permanecieron entre nosotros día tras día, acusándonos y hostigándonos. No nos permitían salir a comprar comida. Constantemente nos amenazaban con matar a los hijos varones de nuestro pueblo, diciendo que ellos morirían porque eran malas personas:”semillas del mal” [semillas de la guerrilla]. Mi familia se dispersó. Tuve que enviar lejos a mis hijos porque si los militares los atrapaban, los matarían. Para buscar alimento teníamos que ir al Mercado de Chiché. Pero una vez que se instalaron los patrulleros no pudimos ir más a Chiché a comprar cosas porque a lo largo

Yo fui seis veces al mercado. Había muerto mucha gente. porque si caminábamos en las calles regulares nos podíamos topar con grupos de patrulleros. Ellos decían que nosotros éramos demonios y no nos recibían. Me preguntaban por qué estaba comprando tanta comida. Decidí tratar de pasar a través de varios barrancos y llegar al mercado en Chichicastenango para poder comprar comida para mis hijos. pero poco a poco pudimos regresar a nuestro pueblo. El hombre que coordinaba las PACs de Chiché. pero a todas partes que íbamos eventualmente llegaban los soldados a matar la gente y a quemar el pueblo. empezamos a morirnos de hambre. Cada vez que fui encontré a patrulleros y soldados quienes me agarraban de los brazos. no nos permitía viajar. [¿Alguna vez fue capaz de regresar a su casa?] La primera vez que huí de la violencia. Y cuando ellos nos veían le hablaban a una máquina. que de qué pueblo era. no sé el nombre de esa máquina. Allí los soldados mataron a todos y arrojaron sus cadáveres por el borde del barranco. pero sufrimos mucho porque no teníamos nada que comer. Nos unimos muchas comunidades alrededor de mi área y de otras partes de El Quiché. Yo fui testigo de la masacre. Ambos se estaban muriendo de hambre. me dan ganas de llorar. Siempre teníamos que encontrar formas secretas para llegar al mercado. si era para los compañeros [guerrilla] y ellos amenazaban con matarme. No eran nada más que huesos. Encontramos algo de comida en la montaña como moras silvestres. algunos decidimos ir al Mercado de Chiché para conseguir y comprar cosas que necesitábamos. Pero todavía teníamos hambre. Todos habíamos huido. no teníamos ropa. en una ocasión rodearon las comunidades y juntaron a la gente al final de un barranco para que no pudieran correr hacia ningún sitio. Nos dimos cuenta que teníamos que organizarnos. Entonces fue cuando comenzamos a organizarnos. nos llamaron mala gente y nos preguntaban por qué habíamos bajado de las montañas. Dos años más tarde pude regresar a mi propia casa. Pero cuando llegamos. Finalmente regresé a mi pueblo en 1983. maltratándome de esta forma. qué estaba haciendo ahí. corrí hacia varias comunidades en El Quiché. Una vez organizados. Como no podíamos encontrar comida. aún cuando yo les decía que estaba comprando comida para mis hijos. Todos los demás murieron – niños.del camino había grupos de patrulleros vigilando los caminos y si lo encontraban a uno viajando le cortaban el cuello. llamaban a los soldados y ellos venían enseguida y comenzaban a dispararnos. Don Guicho. Pensándolo ahora. Después de esto no podíamos regresar a nuestros pueblos. . Yo estaba con mis dos niños en la montaña y fue terrible. Y cuando los soldados se dieron cuenta que estaban persiguiendo al mismo grupo de pueblo en pueblo. Muy poca gente sobrevivió. agarraban mi huipil y me llamaban burro. miles de personas de todas las comunidades que los soldados habían quemado. solamente aquéllos que se pudieron esconder detrás de los árboles. la gente del lugar nos cerró sus puertas. Me cuestionaban. no quedaba comida. ancianos. Nosotros enviábamos una o dos personas de las que habían huido para ver cómo estaba la situación allá y ellos sigilosamente tomaban algo de comida y regresaban a las montañas. hombres y mujeres.

Yo estaba regresando del mercado. Es el autor de numerosos libros y artículos sobre políticas de identidad. de otra manera él me hubiera degollado por haber buscado la ocasión para ser violada. También hice una extensa investigación sobre la historia de Chimaltenango antes y durante el periodo del conflicto armado. con la comida atada a mi espalda y con un niño en mi pecho cuando un grupo de soldados me encontró caminando y dijeron. racismo. neoliberalismo y resistencia entre los indígenas de Latinoamérica. El propósito de mi testimonio es dar mi opinión profesional sobre una serie de temas concernientes a las relaciones inter-étnicas en Guatemala. Entrevisté a 100 ladinos. Yo le contesté que por qué no dejaba de ser cobarde e iba él mismo a buscar la comida para nuestros niños. incluyendo actores políticos y en muy pocos casos oficiales de alto rango del ejército guatemalteco. Tomaron la comida y la tiraron al piso. En el contexto del conflicto armado esta inequidad está expresada a través de la violencia del estado que tiene ciertas características . presentándose como un testigo experto para hablar de la relación entre etnicidad y violencia de estado durante el conflicto guatemalteco. entonces se fueron. Fui a la casa y le conté a mi esposo lo que había pasado y él dijo que yo tenía la culpa por haber salido de la casa en vez de estar con los niños. y un soldado me sujetó los brazos mientras otros dos me violaban. * * * El Dr. Después volví a salir y encontré una forma de llegar a Chichi cruzando varios ríos. Hales es profesor de antropología de la Universidad de Texas en Austin. Agarraron a mi niño y me amenazaron con tirarlo al río.La sexta vez que fui. Tomé a mi niño y corrí. incluyendo Ambivalencia Racial y Pluriculturalismo Neoliberal en Guatemala (SAR. o euro-guatemaltecos. La investigación encontró una historia de profunda inequidad entre la comunidad maya y los ladinos. ¿le está llevando comida a la guerrilla? Yo me asusté y no dije nada. unos soldados me atraparon en uno de los barrancos y me violaron. ah. me empujaron. 2006). desde gente de clase baja hasta gente con poder. usted siempre pasa por aquí. Entonces lo tiraron al piso. El tercero no me hizo nada porque me vio prácticamente muerta. quienes han monopolizado el poder político y económico por tanto tiempo. luego en Nicaragua (1981-90). y por último en Guatemala (1996-2004). ellos se enojaron. primero en Bolivia (1978-80). donde ha dado clases desde 1996. Ha dirigido extensas investigaciones de campo en Latinoamérica. Charles Hale dio el segundo testimonio del día. Le dije ¿cómo podía quedarme aquí mientras mis hijos morían de hambre? Me dijo que solamente porque estábamos viviendo en esa situación tan difícil. Mis investigaciones de campo en el departamento de Chimaltenango se enfocaron en la población ladina y sus percepciones de la población maya en el contexto del levantamiento maya que exigía derechos. autoridad y fin al racismo. dejando la comida tirada. pero yo les supliqué que no lo hirieran. me perdonaba.

que promulga y reconoce las fronteras que definen al grupo. Estas fronteras han sido percibidas y fortalecidas por grupos dominantes en Guatemala para relegar a los indígenas como culturalmente diferentes e inferiores y para reforzar la inequidad. Había leyes que obligaban a los indígenas a trabajar en fincas [plantaciones] con el objeto de evitar ser considerados criminales o vagabundos. que tiene una perspectiva “india”. imposible de diferenciar. podemos ver que la primera fase de las masacres y sus características surgen de la consideración que los indígenas son una masa de grupos que no pueden diferenciarse. Así que si aplicamos estas generalidades a los hechos del conflicto. Su participación política era inconcebible. lengua madre. La única manera real para que un miembro de la comunidad indígena pudiera avanzar era cambiar su identidad y abandonar completamente a su comunidad y a sus costumbres. aunque todavía existían ciertos límites. prácticas culturales. y cuando el conflicto comenzó. Estas condiciones empezaron a cambiar durante la década de la reforma económica (1944-54). que es donde viven . Los mayas son pan-étnicos. Vienen de diferentes regiones de Guatemala y México. todos los guatemaltecos fueron considerados ciudadanos. Pero las condiciones políticas y sociales de los indígenas continuaron siendo limitadas fuertemente. Pero desde el punto de vista de los ladinos. luego entonces todo el grupo debe ser culpable. Los ladinos dominantes usaban el término “República de los Indios” para diferenciar al espacio indígena. También es importante notar la configuración espacial del campo guatemalteco. que no cambia con el tiempo. En el caso de Guatemala. los ladinos consideran a la cultura maya como tradicional y estática. una cultura orgánica incapaz de pensar. Pero con el golpe de 1954.y también fronteras designadas entre ellos como indígenas y el resto de la sociedad como no indígenas. los indígenas vivían en condiciones muy similares a las del pasado. En esencia. valores cosmológicos o espirituales. aún a nivel local. y están compuestos por diversos grupos que hablan numerosas lenguas. Una vez que el país se convirtió en república. ellos representan un grupo homogéneo. cuyos miembros siguen ciegamente sus preceptos tradicionales. una cultura inferior que no tiene la capacidad de adaptarse a la modernidad. El grupo indígena era considerado inferior en un sentido cultural y también biológico. Comencemos en el entendido que un “grupo étnico” es un grupo de individuos con características sociales y culturales en común.generalizadas. Estas condiciones reflejaron el profundo racismo que imperaba en el sector ladino. pero que posee algunas características muy específicas cuando se confronta con lo indígena. los grupos étnicos indígenas tienen características sociales comunes que tienen que ver con el lugar de nacimiento. Los condados están divididos en cabeceras de distrito. los regímenes claramente diferenciaron a los indígenas imponiendo condiciones de inferioridad de manera informal y legal. hubo una regresión al status quo. Su acceso a la educación era severamente limitado. Si vemos la historia de Guatemala durante el periodo colonial. Si algunos individuos son culpables por asociación con la guerrilla.

La represalia fue una demostración del poder del estado y comparte rasgos similares en la negativa de las élites ladinas a diferenciar entre individuos durante las últimas masacres. con la idea que los indígenas tradicionalmente actúan como grupo y podrían en cualquier momento sublevarse contra los ladinos. todos ellos se sublevarán colectivamente y matarán a nuestros hombres y violarán a nuestras mujeres. en Chimaltenango no había una gran presencia de la guerrilla. Uno de los hallazgos más impresionantes en mi investigación tiene que ver con la forma en la cual los ladinos perciben a los indígenas. masacraron a cientos de indígenas. En la mentalidad ladina. cuando se aprobó la amnistía y se construyeron pueblos modelo. Cuando la insurgencia se hizo más fuerte en el año 1981.los ladinos. creció el anhelo de encontrar otro camino hacia el cambio. Es lo contrario a lo que real e históricamente ha venido sucediendo. subyugarla a la autoridad nacional. El ejército envió una respuesta masiva para calmar la rebelión y entonces. la mayoría de las comunidades indígenas representa una amenaza. pero también una gran movilización social. Entonces hubo una lógica distinta de represión aplicada a lo indígena que no necesariamente coincidía con la lógica contrainsurgente general. con el fin de darles una lección. Poco a poco las 16 municipalidades de Chimaltenango empezaron a elegir alcaldes indígenas. A mediados de los 70. Efectivamente el patrón de las masacres en el departamento – hay 63 masacres documentadas – mostraba que la mayoría se habían llevado a cabo después de que la guerrilla se había retirado. respondían también de acuerdo a este racismo histórico. cuando un grupo de indígenas tomó el control de la cabecera de su distrito y murieron 14 ladinos. Y ciertamente vemos un patrón de represión selectiva en las cabeceras de distrito. estaban bastante seguros que todos los habitantes eran indígenas. En este contexto. La . la política del estado ya no era destruir sino cambiar la cultura – domesticarla. hubo un número de nuevas organizaciones que comenzaron a probar y a modificar las condiciones locales en Chimaltenango mejorando los derechos de los indígenas. había simpatía para la guerrilla. Entonces. La idea era controlar a los indígenas en vez de eliminarlos. Así que cuando los militares respondían a la amenaza insurgente. Siempre está presente el miedo de castigo de los indígenas hacia los ladinos: un día. no solamente a ellos sino a las comunidades indígenas en general. cuando los militares atacaban estos pueblos. Tenemos un caso notable en Chimaltenango en 1944. En la segunda fase. y en los pueblos de la periferia que son abrumadoramente indígenas. las cifras sugieren que murieron entre 300 y 500 personas. tratando a todos los indígenas como un grupo homogéneo. ya que los alcaldes fueron asesinados por escuadrones de la muerte u otros grupos dirigidos por el estado. En Chimaltenango hay patrones notables de respuesta del estado ante cualquier señal de organización colectiva y deseo de cambio social. Causarán un daño masivo. pero represión indiscriminada en las poblaciones de la periferia. La respuesta del estado nuevamente fue violencia.

incluido Masacres en la Selva: Ixcan. 1975-1982. obispo de San Cristóbal de las Casas. DÍA TRES El antropólogo. sus gallinas y todo lo demás que pudieron sacar de Guatemala. (Yo le pregunte. Al final del día. Había cientos de soldados.contrainsurgencia fue un matrimonio entre la respuesta contra la guerrilla y la profunda percepción de la amenaza indígena. Esta destrucción parcial tuvo un efecto demostrativo en el resto de la población maya. “¿Cómo sabía?” Me dijo que era porque él y los otros sobrevivientes volvieron después para ver y encontraron los cuerpos de las mujeres con las faldas alzadas. habían matado más de 300 personas. Ellos convocaron a todos los pobladores a una reunión y luego encerraron a los hombres y a las mujeres en dos edificios. Él empezó su testimonio contando cómo se enteró de la masacre de San Francisco en 1982. quien describió la llegada de los guatemaltecos a México luego de haber huido de la masacre. en la frontera con Guatemala. o grupos de comunidades sin distinción alguna. Reunieron a los hombres y los llevaron al juzgado donde los encerraron. Me reuní con el testigo principal en el campamento La Gloria en México. que fue mucho mayor a la necesaria. entonces el testigo supo que no eran guerrilleros. Los hombres estaban trabajando en el campo y las mujeres estaban en sus casas. autor y sacerdote jesuita guatemalteco Ricardo Falla presentó el primer testimonio ante el juez Pedraz el miércoles 28 de mayo. Sus investigaciones y análisis han sido publicados en varios artículos y libros. El testigo me contó cómo el ejército llegó a la aldea el sábado 17 de julio de 1982. Guatemala. a principios de septiembre de 1982– dos meses después de la masacre. Las mujeres y los niños fueron encerrados dentro de una iglesia. Estaban en pleno pánico. La primera masacre que yo documenté fue la masacre en la Finca San Francisco. soldados entraron a la aldea de San Francisco Nentón en Huehuetenango. sus bultos.) Los soldados llevaron a los niños y estrellaron sus cabezas contra el piso. Llegaron en helicópteros. Estaban violando a las mujeres. Ésta interpretación ayuda a explicar la lógica de la violencia. Un sobreviviente le contó la historia a Falla en un campamento de refugiados en México. . El 17 de julio de 1982. También grabamos el testimonio de monseñor Samuel Ruiz. Los hombres podían oír el traqueteo de las ametralladoras y los gritos de las mujeres. El testimonio de Falla está basado en años de entrevistas con sobrevivientes de las masacres viviendo en las CRPs y en campamentos para refugiados en México a lo largo de la frontera con Guatemala. cargando sus hijos. Nos contó lo que había sucedido y grabé su testimonio. en el cual describió las campañas genocidas del ejército guatemalteco en Ixcan a principios de los años 80 y las comunidades de resistencia popular (CRP) creadas en respuesta por los sobrevivientes. Fue un nivel de violencia que tenía la clara intención de destruir físicamente o infligir un dolor atroz a los miembros de comunidades indígenas específicas.

queso. Luego ocurrió la masacre de Xalbal. documenté lo que había pasado entre Río Ixcan y Río Xalbal – esas fueron las masacres mejor documentadas porque había más gente ahí. Ahí no masacraron. tocaron guitarra. Hablamos mucho – llené 5 cuadernos con las entrevistas. Me contaron sus vidas. Fue un trabajo difícil. y quemaban el pueblo. cada entrevista me dio más información hasta que fui capaz de crear un mapa de cómo ocurrieron las masacres. El testigo escapó por una ventana mientras los soldados descansaban. fui a la selva del Ixcan para hablar con la gente que estaba huyendo de las masacres. Entrevisté a sobrevivientes de la masacre de Cuatro Pueblos. dividían a los hombres y a las mujeres. Un testigo me contó cómo los oficiales tenían que animar a los soldados a seguir trabajando. pero sí soy testigo de la persecución que los soldados llevaron a cabo en contra de la gente: de la gente que se resistía. Uno no tenía que preocuparse por ser perseguido por el ejército. “resistir. tal vez a tres o cuatro horas caminando desde donde estábamos escondidos. La aldea fue arrasada. guerrilleros. Por supuesto. no masacraron porque no había autoridad superior para dar órdenes. Había leche. Me contaron lo que habían sufrido. Y la gente se alegraba de poder contarme sus historias. Estar en el campamento era como estar en un hotel Hilton. una de las pocas masacres cometidas por ellos. ¿Por qué? Pienso que ese fue el día que Ríos Montt asumió el poder gracias a un golpe de estado. y había soldados. Nunca dejé de ser un sacerdote.” Estábamos sobreviviendo. Tuve la oportunidad de tomar muchas declaraciones. Estábamos en . Quería entender ¿Cómo ocurrió esto? ¿Cómo llegó a suceder esto? En 1983. Me di cuenta de que este testimonio era invaluable – y que era una responsabilidad. Entonces. No soy un testigo ocular de las masacres. mataban a las mujeres y a los niños y luego a los hombres. había una guerra llevándose a cabo. Poco a poco. Y la gente hablaba y hablaba. la mayoría de los pobladores no tenían nada que ver con los guerrilleros. Tenían un plan de destruir a los habitantes porque creían que estaban detrás de la guerrilla. diciéndoles que ellos estaban luchando contra el comunismo.” Según algunas notas periodísticas de la época. Luego matarían a todos los que estaban adentro. Nunca fue reconstruida. En junio llegó la amnistía y no hubo masacres. Después fui al campamento de refugiados que quedaba cerca. la cual ocurrió en dos lugares distintos. violaban a las mujeres. Después los soldados fueron a Los Ángeles. Pensaban que estos pueblos estaban apoyando a la guerrilla y por lo tanto había que destruir “hasta la ultima semilla. Pero también me enteré de masacres en Santa Maria Tzeja y otros sitios. La masacre fue mucho trabajo. el ejército tenía en su sede un mapa con banderitas rojas marcando las aldeas. Al principio no conocíamos ni usábamos esta palabra. Los soldados cerraron la puerta y charlaron. En el mapa que hice. Todas estas masacres formaron parte de un plan y seguían el mismo patrón: los soldados rodeaban un pueblo.Luego los soldados descansaron. Me quedé con un grupo de personas y me trasladé con ellos mientras se escondían. Sólo hubo una masacre entonces y fue cometida por la guerrilla. estábamos en la montaña.

pero después podías comer porque había cosechas escondidas y otras fuentes de comida que podíamos hurgar. Lo encontré atado en la parte trasera de una camioneta militar encima de un montón de madera y le rogué al teniente de ahí que lo soltara pero él dijo que no. tal vez 50 personas. Me encerré en un cuarto y escribí por dos años. corriendo y luego nos encontraríamos en el lugar. Y un grupo de soldados nos sorprendía en la montaña. Siempre hablamos de la gente como víctimas. municipio de Zacualpa. por eso algunos decidieron volver y resistir. El ejército fue de casa en casa buscando gente. él protestó y dijo que había servido en las patrullas y mis hijos y yo corrimos a defenderlo. Eran dos volúmenes. a la base militar en Joyabaj. pero en resistencia – una resistencia que empezó con las masacres.400 páginas. corríamos por los arroyos para no dejar huellas. En diciembre de 1983. Esto debido a que había comida en ese momento – era difícil de encontrar. Luego lo llevaron a Zacualpa y ahí fui a buscarlo. si que llovía – tremenda lluvia. El ejército los estaba bombardeando con grandes bombas que dejaban cráteres inmensos. Muchos se negaron a ir a los nuevos campamentos y a establecerse lejos de la frontera. Ya habríamos acordado un lugar para reunirnos después. ¿Usted sabe cuando hay algo fresco y uno está motivado? Escribí todo lo que pude – 1. Se unieron a la gente organizada en la montaña. A veces uno tenía que pasar uno o dos días sin comer. Podían quedarse en un lugar casi tres meses sin tener que moverse. En algún punto hubo 450 personas escondidas en pequeños grupos allá arriba. pero no de las cosas increíbles que hicieron para resistir y sobrevivir. La gente simplemente se escondía de las bombas. Y Dios. Luego fui a México. cuando volvieron de la base me contaron que vieron a mi marido atado y gravemente golpeado. Cuando los soldados se llevaron a mi marido. Dos de las mujeres capturadas eran vecinas mías. soldados y patrullas de autodefensa civil (PACs) llegaron a nuestro pueblo. En 1984. pero allí estaba. * * * La segunda testigo fue María T.grupos pequeños de 7 u 8 familias. María nació en El Caserío Tunajá. Entonces eran víctimas. Habló con el juez Pedraz en quiché a través de un intérprete. ahora de 67 años. Pero las bombas realmente no mataron tanta gente. Volví a . Yo estaba dentro de nuestra casa. Sus manos estaban hinchadas por estar amarradas tan fuertemente. Se llevaron a cuatro mujeres y encontraron a mi marido trabajando en el campo y se lo llevaron también. pero nos golpearon y se lo llevaron de todos modos. Estuvo en la base ocho días. La gente estaba mucho más organizada para entonces. demasiado. Entonces nos esparciríamos. México se llevó a todos los que estaban en los campamentos en la frontera y los dispersó en Campeche y Quintana Roo. Escribí – y lloré. ¿Qué podíamos hacer? Huíamos: corríamos. una comunidad entre Chiché y Joyabaj.

Luego otra persona que había estado en cautiverio con mi marido fue liberado y vino a decirme que lo habían matado. Una noche un grupo grande de soldados llegó a las 11 de la noche a mi casa y golpearon a mi puerta preguntándome si yo era una persona buena o una persona mala. Registraban todas las casas del pueblo. En ese momento nadie podía dejar el sitio donde vivía sin el permiso de los patrulleros. que había órdenes del teniente. Tuvieron que usar un intérprete para entender a mi hija porque ellos no hablaban quiché. DÍA CUATRO El jueves 29 de mayo. “¿Por qué tiene a sus hijos adentro si no hay marido?” Ella dijo que él estaba fuera trabajando. departamento de Quiché.” Entonces abrí y entraron a la casa. Dijo que todos tenían que ser parte de las patrullas para poder proteger a sus comunidades. Les dijo que buscaran guerrilleros en la montaña porque en las casas sólo había gente buena. Las masacres llegaron a su aldea en 1981. Me estaban amenazando y una de mis hijas. Ellos venían al pueblo disparándole a la gente y diciéndoles que tenían que entregar a la gente mala o si no iban a matar a todos. así que se fueron. Después. dio su testimonio. Yo podía escucharla gritar mientras se la llevaban. Registraron todo. Primero eran de la patrulla de Joyabaj. Ella dijo que él no estaba. Los soldados rodearon la casa de mi vecina y le dijeron que les entregara a su marido. “Si no lo entrega. Me dijeron que mi hijo tenía que unirse a las patrullas. quién estaba viviendo ahí y se robaron toda mi comida. luego de Zacualpa.casa donde estaban mis hijos sintiéndome muy triste. cuántos muebles tenía. Domingo L. Les pregunté a través de la puerta “¿Qué quieren?” y me dijeron “Si no abre la puerta la vamos a romper. Creció con siete hermanos aprendiendo a trabajar en el campo con su padre y sus hermanos. las patrullas y los soldados seguían viniendo a nuestra casa cada pocos días. “¿tiene usted pensamientos buenos o malos?” Y ella dijo.” pero les dije que yo no los conocía. en el municipio de Joyabaj. le preguntó a los soldados por qué estaban molestando a su mamá. durante dos años su familia huyó de comunidad en comunidad tratando de escapar de la violencia. Amenazaron con llevarme a la base ya que no estaba hablando. Domingo nació en el Cantón Xecnub. El primer jefe de las PACs no era tan terrible. quien tenia 8 años. Domingo perdió a sus padres y a cinco de sus . No encontraron nada sospechoso en la casa. Me preguntaron si había habido gente rara pasando por allí y les dije que no. Cuando regresaron me mostraron fotos diciendo “ésta es gente mala. Una amiga mía trató de salir para ir al pueblo – fue a donde las patrullas a pedir permiso – pero le negaron el permiso y le dijeron que regresara a su casa. Pero se la llevaron.” El comisionado militar le preguntó a mi vecina. nos vamos a llevar a su niño de 5 años. Pero el segundo amenazó con matar a toda la familia. “Yo no pienso nada malo”. y tenía que esconderme durante el día de ellos. pero mis hijos se habían ido a trabajar en la costa sur.

hombres. a hurtadillas. Cuando estábamos allá el ejército atacó a la gente y alrededor de 80 personas fueron asesinadas en la montaña. Nos quedamos solos huyendo de los patrulleros. otros se encontraban ahí tirados con sus cuellos cortados. pero las mujeres y los niños pequeños se rezagaron y fueron asesinados. El 24 de diciembre el ejército llegó a Xecnub y empezó a matar gente. Nos juntamos y huimos a la montaña. Antes. En abril del 1983. teníamos una vida mejor –era una vida difícil porque teníamos que trabajar en la costa cada año cosechando café. Seguimos hacia Churexa para escapar de ellos. Una de mis hermanas vivía allá. La patrulla de defensa civil de Xecnub trabajaba con los soldados. Pero no. Los patrulleros estaban bien organizados en los dos cantones para buscar y matar a la gente. pero todo era tranquilo. El ejército nos estaba matando. Más y más personas dejaron sus aldeas y se fueron a la montaña. en ese mes. Me enteré después por dos patrulleros que habían sido asesinadas. otras que en el cuartel. duró mucho más tiempo. Estuvimos ahí durante tres días. No sabemos dónde están enterradas. cazando a toda la gente de Xecnub para que nadie pudiera trabajar o regresar a casa.hermanos como resultado del conflicto. 5 ó 6 personas fueron secuestradas y encontradas muertas después. todos los que quedábamos dejamos el área y huimos juntos para encontrar otro lugar donde escondernos. Pensábamos que en 10 ó 15 días este problema se iba a acabar. a cerciorarnos que los soldados se habían ido. Todo estaba quemado. Yo estaba junto a mi papá y dos hermanos. En agosto ya no había nada que hacer en esta área. Pero los patrulleros y el ejército nos persiguieron y nos atraparon un día por sorpresa. en Zacualpa. Ellos mataron a alrededor de 60 personas. Vimos a la gente muerta. Fuimos después de regreso. Algunos no tenían cabezas. Pudimos escapar más rápidamente porque éramos hombres. Ellos nos perseguían por donde fuera. Más o menos 45 personas murieron en ese incidente. Pero allí es donde todo comenzó. La mañana antes que ellos vinieron . Durante una fiesta. algunas personas dicen que en el cementerio. Sembramos nuestro campo durante tres días. soldados y patrulleros rodearon y atacaron Xolbalchaj a donde habíamos ido a vivir y a escondernos. Nos escondimos como refugiados en otro sitio. Ellos se llevaron a todos en esa área y los mataron. y dos hermanos y yo dejamos la aldea para plantar nuestros cultivos. Mi madre y padre vivían en ese sitio – éramos ocho. tres de mis hermanas y una sobrina. Así que sólo quedamos cuatro de nosotros. No sabíamos por qué. Nunca regresamos a vivir en esa casa. Bajamos a tratar de recoger nuestras cosas pero encontramos todo quemado. Cinco personas de mi familia fueron secuestradas y capturadas: mi madre. en Alta Verapaz. mujeres y niños. Luego se volvió miembro y organizador del Comité de Unidad Campesina (CUC). Vivíamos cerca de Joyabaj en El Quiché. En agosto de 1981 empezaron los problemas. Volvimos a nuestra casa y encontramos que el resto de la familia no estaba. En mayo de 1982 mi padre. Entonces. recién casada.

Manz hace un recuento de las experiencias de una aldea ubicada en el corazón de la selva al norte de Guatemala. Antes no había base militar en Joyabaj. tuvieron que matar a sus perros para que no ladraran. Nos decían “Ustedes son malas personas. En su libro más reciente. Manz es una profesora de Geografía y Estudios Étnicos en la Universidad de California Berkeley y ha concentrado sus investigaciones en comunidades mayas de las zonas rurales de Guatemala. De acuerdo a la Iglesia Católica. * * * Beatriz Manz habló después de Domingo. Ellos nos amenazaban todo el tiempo. Mi padre fue a investigar pero yo me quedé trabajando en el campo. Cinco minutos después escuché el sonido de los patrulleros gritando y de pies corriendo. El cuerpo de mi padre y el de un hermano fueron exhumados en el sitio donde 45 personas murieron y nosotros los volvimos a sepultar. y el resultante desplazamiento masivo forzado que afectó a más de un millón de guatemaltecos. destruyendo sus campos de cultivo. luego a mi otro hermano. Tenían que usar ropa mojada porque no podían esperar a que ésta se secara después de la lluvia.habíamos escuchado que iba a haber una barrida militar. y tuvieron que silenciar a sus propios hijos. cerca de la frontera con México. Entonces sólo quedamos mi hermana y yo de una familia de nueve. Tenían que cocinar en el medio de la noche. La campaña contrainsurgente del ejército causó masacres.” Nunca supimos a dónde llevaron a mi madre. cruzaron la frontera con México. Courage and Hope (Berkeley: University of California Press. sus árboles y sus frutos. Manz examinó los abusos cometidos por el ejército en contra de comunidades indígenas rurales. 2004). En su primer libro. especialmente niños. Paradise in Ashes: A Guatemalan Journey of Terror. La constante persecución creó condiciones insoportables que causaron la muerte de muchas más personas. La constante vigilancia aérea de los creó también condiciones terribles para ellos. alrededor de un millón y medio de personas fueron desplazadas forzadamente. Pero cuando empezaron los problemas ellos crearon esta base militar en Joyabaj. Cuando ya no pudieron soportar esta situación. capturándolas o matándolas. Ellos mataron a mi padre y a uno de mis hermanos. Luego vi a alrededor de 100 patrulleros acercándose e inmediatamente me escondí bajo un montón de hojas. Van a morir. El ejército siguió y persiguió a las personas desplazadas. En el Cantón Xeabaj había una base para los patrulleros.Refugees of a Hidden War: The Aftermath of Counterinsurgency in Guatemala (Albany: State University of New York Press. Estoy aquí para hablar acerca de mi trabajo como antropóloga en Guatemala y en campos de refugiados en México. En cada lugar los patrulleros tenían las bases. . 1988).

Ixcán. el gobierno llevó a cabo una persecución selectiva dirigida a ciertos sectores. La gente que pudo esconderse huyó para la selva y vivió condiciones horribles. Todos contaban historias similares.La primera vez que escuché de las masacres fue cuando estuve en los campos de refugiados en México. la gente perdía toda esperanza. se quedaron en sus pueblos. Si encontraban gente ahí. Yo llevé a cabo alrededor de 100 entrevistas con ellos. Era muy difícil llegar del Altiplano a México. Su condición física cuando llegaban era muy precaria. La gente se escondía profunda. Pero la gente no huyó de las áreas en donde vivían. Cuando llegué al campo de refugiados Puerto Rico. Venían de toda esa área: de Huehuetenango. Los soldados seguían las órdenes de controlar todo y a todos en la zona de Ixcán. .en un día entre 600 a 800 cruzaron. Si eran un grupo grande era aun más complicado – cientos de personas tratando de caminar a través de la densa jungla. El ejército tenía que continuar con su campaña para controlar todo y a todos. Los que partieron fueron aquellos que fueron capaces de escapar de los ataques del ejército. etc. Durante el día tenían que detenerse y guardar silencio. Nunca antes la Iglesia Católica había tenido que cerrar una diócesis entera. Ya en 1982 escuchábamos acerca de muchas muertes. con frío. Dentro de la selva establecían sus pequeñas milpas. mataban a los animales y destruían los cultivos. maestros. algunos no tenían zapatos. En 1982. profundamente en la selva. de las escuelas. Pero eso no era suficiente. El ejército rodeaba una aldea. Algunas veces 6 ó 7 familias se escondían juntas. chicas y dispersas para que no pudieran ser vistas aéreamente. y aquellos que sobrevivieron el desplazamiento huyeron a México. La meta del ejército era limpiar la región. Tenían que desplazarse hacia la frontera al norte abriéndose paso por la densa jungla en el medio de la noche. Era algo completamente diferente. tales como activistas católicos. No podían caminar en los mismos senderos juntos. Para llegar al campo había que caminar a través de una densa jungla. lo que los refugiados describieron fue un nivel mucho más alto de persecución. En los años 70. El “Plan Victoria 82” estaba enfocado en una victoria total – que significaba control del ejército en la zona – no solamente significaba el control de las guerrillas o la persecución de ciertos activistas. Cuando los soldados las destruían. llegaban en un estado de desnutrición. enfermos. Varias mujeres dieron a luz en la selva. y los patrulleros los perseguían. Petén. No era suficiente. Había leído algo sobre ellas en la prensa en 1981. El ejército tomó control de las iglesias. otras veces grupos grandes de 700 personas. vivos o muertos. líderes sindicales. y muy poca agua. la mataban y destruían la aldea: quemaban las casas. Era mucho más difícil sobrevivir de esa manera. Sólo tenían las hierbas de la selva para comer. la gente estaba saliendo a través de la frontera. tal y como tuvo que hacerlo en El Quiché. Es difícil describir las condiciones en las que estas personas llegaron. pero no fue hasta que me encontré realizando entrevistas en los campos en 1982 que me di cuenta de la inmensidad de estas masacres.

en el cual 7 personas fueron asesinadas por soldados guatemaltecos. la gente de Ixcán estaba bien organizada por los Maryknolls y la diócesis de El Quiché para asentarse en la zona. Estas personas ya eran campesinos pobres. la cual se convirtió en una aldea modelo. Los torturaban para que la gente tuviera que decir algo. etc. La forma en la que el ejército se refería a los civiles era convirtiéndolos en prisioneros o criminales. Y fue una forma importante de supervivencia. Los nuevos residentes que habían . fue Santa María Tzejá. La agencia de la ONU para ayuda a refugiados. Estas nuevas instituciones ayudaron a manejar la crisis. Ellos sabían el hermano de quién estaba involucrado en la guerrilla. Cuando las aldeas eran destruidas y la gente desplazada. Tenían que entregar a otros. Sin embargo. los pobladores mantuvieron este nivel de organización. tomaban clases. ACNUR. “acusar” a otros. En 1983 fui a Guatemala para observar lo que estaba sucediendo en el Altiplano. Pero igual interrogaban a todos para ver si estaban dispuestos a cooperar con el ejército y acusar a otros. En la primera fase de las operaciones de contrainsurgencia del ejército. Así que ellos eran capaces de infiltrarse y atacar a la gente. En los campos de refugiados. Los camiones dejaban la base llenos y regresaban vacíos. de que sabían en dónde obtener comida. La aldea que mejor conocí. los “detuvieron”. Las incursiones tenían que haber sido muy pequeñas. era una organización democrática la de las aldeas. Todos los que se quedaban en la base militar permanecían aprehensivos de que pudieran ser puestos en esos camiones y llevados lejos para ser asesinados. Uno no tenía que darle los nombres de los colaboradores de la guerrilla al ejército – ellos ya los conocían. desde 1973. Fui a las aldeas modelo. Ahí eran interrogados y eventualmente eran llevados a las aldeas modelo. el gobierno creó a la COMAR (Comisión Mexicana para Refugiados). Era una forma de involucrar psicológicamente a la población en una situación muy difícil. no era posible permanecer callados. pero los que se quedaban eran reunidos llevados a la base militar. ellos mataban a todos. prisioneros que habían interrogado. Antes de que todo esto ocurriera. y hablaban de “perdonarlos”. Pertenecían a cooperativas. Claro está que las condiciones en el campo eran terribles. las incursiones del ejército guatemalteco a territorio mexicano generaron pánico entre los refugiados en el campo. Se creaba un sentimiento de culpa terrible entre la gente. en donde ahora vivía la población que había sido capturada o entregada al ejército. lejos de la gran base militar en Playa Grande. Ellos los “capturaron”. Después las tácticas cambiaron.En México. cómo construir un lugar para cocinar. Recuerdo un incidente en particular. los “interrogaron”. Ahora tenían que vivir en condiciones atroces. Las aldeas modelo representaban un nuevo tipo de organización territorial para que el ejército pudiera controlar mejor a la gente. El ejército llevaba en camiones a grupos de personas. dar nombres. también abrió oficinas en México – era un reconocimiento del desastre de los refugiados de Guatemala. los guatemaltecos sabían que estaban violando la soberanía del gobierno mexicano. y mataban a todos aquellos que escapaban. los líderes de las comunidades iban de casa en casa para asegurarse de que todos tenían un techo bajo las cabezas de su familia. y muchos de ellos fallecieron como resultado.

cuánta sal te correspondía. ¿Por qué deberían hacer algo? Ellos saben las consecuencias. El nivel de control y organización de la campaña era tal que era claro que había sido diseñado por oficiales superiores.sido traídos por el ejército cambiaron a la aldea también. que de por sí eran ya bastante pobres. no era posible. por ejemplo. Ellos siempre tenían listas de sospechosos por nombre cuando llegaban. imagínense su condición ahora. Después de los horrores que esta gente había presenciado. para el desarrollo social y . En cuarto lugar. Esta combinación de malestar no es la receta del éxito. la devastación y el colapso de la economía han producido fuertes olas de inmigrantes indocumentados sobre la frontera de Estados Unidos. la gente que venía a Ixcán era católica. Originalmente. o por sus casas. Pero era siempre el ejército el que distribuía la comida y la asistencia médica. Los líderes de la comunidad eran nombrados por el ejército. el miedo profundo causado por la violencia militar. Uno tenía que mostrar su cédula en todos lados. en el pasado los campesinos de Ixcán. Así que si eran pobres para empezar. La gente es muy apática. No había ni hay leyes Hay caos. todo era controlado por el ejército. Guatemala enfrenta el legado de la violencia brutal. el atraso económico en las zonas rurales. había 116 familias y ellos hablaban 7 idiomas distintos. Por último. le tenía que pagar a un reemplazo. y en Santa María Tzejá todos eran de El Quiché y hablaban K’iche’. tiene y continuará teniendo consecuencias profundas. de linchamientos –tanto adultos como niños conocen sólo la violencia. Ahora todos están aislados. Si un hombre quería irse y faltar a su servicio de patrulla. En segundo lugar. Pero cuando Santa Maria Tzeja se convirtió en una “aldea modelo” el ejército trajo a evangélicos y a gente de distintos lugares del país. eran más vulnerables a las presiones psicológicas del ejército. Nadie les ha reembolsado a las familias campesinas por las tierras que perdieron. con malas ideas. En las aldeas el ejército llevaba a cabo programas de re-educación. La estrategia del ejército era la de mezclar a la gente de tal manera que les fuera imposible unificarse. todos los movimientos eran controlados por el ejército. Uno no podía ir y venir cuando le placiera. por ejemplo.cada quien planta su pequeña parcela de cártamo o cualquier otra cosa que coseche y la vende por su cuenta. Si uno perdía su cédula. La idea que un grupo de soldados de bajo rango llegara a una aldea y cometiera una masacre por decisión propia no era sostenible. Los oficiales estaban bien entrenados. estaba en problemas. María Tzeja. El ejército decía: ¡Esta es la bandera de Guatemala! ¡Tienes que honrarla! ¡Tú has sido manipulado por los extranjeros! De tal manera que la reeducación ideológica era intensa. Algunos grupos internacionales enviaban comida para ser distribuida (supuestamente por civiles) entre la gente. El número de tortillas que podías tomar. Las consecuencias de las masacres son de largo plazo: en primer lugar mucha gente fue dejada con traumas psicológicos y problemas sociales profundos. En tercer lugar. “Ustedes son gente mala. El ejército anotaba todo esto en unos cuadernos escritos a mano. o animales. El ejército es muy jerárquico y muy disciplinado. por lo general en Estados Unidos. pero nosotros los perdonamos”. Así que en Sta. estaban bien organizados en cooperativas.

Marta Elena Casaús Arzú tiene un doctorado en Ciencias Políticas y Sociología. como sí la hubo en muchos otros países de América Latina. Al menos a través de este caso. ¿Cómo ha evolucionado el racismo? El racismo comenzó al servicio de una sociedad de castas. ¡Juzgar a los responsables! En el siglo XXI no podemos mantener estos horrores escondidos. especialmente los sobrevivientes. Sin embargo. 2007). los indígenas no eran considerados ciudadanos. el mundo escuchará. 2005). tales como México. El estado racista fue construido basado en la exclusión de lo indígena. sino la de mantenerlos en su lugar. Las Redes Intelectuales Centroamericanas: Un Siglo de Imaginarios Nacionales (1820-1920) (Guatemala: F&G Editores. el estado guatemalteco se definió como un estado de blancos. Mis estudios se han concentrado en el racismo.económico. 2002). y es profesora de Historia de las Américas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). el mundo sabrá. DÍA CINCO Un testigo experto testificó ante el juez Pedraz el viernes 30 de mayo. Los blancos eran considerados superiores. y la sociedad guatemalteca. y a que no tienen razón o seguridad alguna de que lo que ocurrió no volverá a suceder? Nos damos cuenta que los muertos no volverán con nosotros. sabrán que lo ocurrido fue juzgado como un crimen contra la humanidad. quien fue asesinada a manos del ejército por el trabajo que realizaba. completando así la segunda ronda de audiencias sobre el caso internacional de genocidio en Guatemala. Pero el mundo tiene que dar un fallo. Dentro de sus recientes publicaciones se encuentran: Guatemala: Linaje y Racismo (Guatemala: F&G Editores. No volveré a ver otra vez a mi colega Myrna Mack.¿Cómo se puede llegar al progreso social cuando se tiene una sociedad pesimista ante el futuro debido a lo que sufrieron en el pasado. estudio la naturaleza racista del estado guatemalteco. Así esta sociedad dañada se podrá convertir en una sociedad digna de nuevo. los editoriales hablaban de inmigración de Argentina y otros países para mejorar la raza guatemalteca. Ha sido la investigadora principal en numerosos estudios relacionados al racismo y desarrollo intelectual en América Central. El racismo es un elemento histórico y estructural de Guatemala. Dentro de esta estructura. La idea nunca fue la de mezclarse con los indios. Desaparecieron y nunca regresarán. y La Metamorfosis del Racismo en Guatemala (Guatemala: Cholsamaj. no podemos continuar en silencio sobre lo que ocurrió en Guatemala. la cual aceptaba la imagen del indio como un salvaje. durante el breve periodo . En lugar de hacer lo que otros estados americanos. En este sentido. Desde el siglo XIX. al menos no después de 1954. que celebró el mestizaje e incorporó a este grupo más amplio a la idea de nación. Nunca hubo una reforma agraria. En la prensa. los guatemaltecos miraban a Argentina como un ejemplo en los años 20. el estado guatemalteco ha hecho uso de la violencia para controlar a las comunidades indígenas.

democrático de 1944 a 1954. El estado y las élites de poder percibieron una amenaza de lo indígena. . muchos miembros de las élites que compartían este pensamiento se volvieron parte del gobierno y fueron sus principales partidarios. uno de los primeros signos fuertes del ataque que subseguiría y la deshumanización del indio por parte del ejército. Ese es el tipo de pensamiento que lleva al genocidio. ya no tenía nada que perder si comenzaba a matar indiscriminadamente. para entender sus actitudes en cuanto a cuestiones de raza. Me entrevisté con 110 guatemaltecos de la élite. en 1980. Las élites creían que no había otra manera de enfrentar el conflicto más que la violencia sistemática y el genocidio. Se convirtieron en los autores de su propia historia y comenzaron a incorporarse a la vida política del país. Quise analizar más de cerca esta cuestión del racismo dentro de la cultura dominante. La masacre de la embajada española fue un punto de quiebre. y las actitudes racistas de los altos mandos del ejército contribuyeron a la ejecución de los actos genocidas. se levantarían y cobrarían venganza contra los blancos. ésta fue una invasión del espacio urbano por los campesinos que no “pertenecían” a este lugar. Juntos a esta actitud existía una variante del pensamiento pentecostal que argumentaba que los indios que no aceptaran la visión pentecostal estaban condenados y no tenían alma. Cuando el gobierno de Ríos Montt tomó el poder en 1982. Dos años después. “la única solución para esa gente sería una dictadura dura. lo cual era perturbador para la clase privilegiada. La respuesta del estado fue la masacre de Panzós en 1978. muchos de los cuales se habían graduado de las universidades más importantes de los Estados Unidos. y la sociedad aceptó que era el momento adecuado para actuar contra ellos. Dijo. Y cuando el gobierno perdió prestigio internacional por la masacre. los indígenas comenzaron a incorporarse al conflicto armado. De esta manera era fácil deshumanizarlos. Una de las preguntas que hice fue “¿cuál es la solución que usted propondría para integrar mejor a las comunidades indígenas en la vida nacional?” La respuesta de un hombre de negocios de 49 años fue típica que la de otros entrevistados. Ya sea eso o simplemente aniquilarlos completamente”. Este miedo persiste hasta el día de hoy. Las elites culparon al embajador Máximo Cajal de ponerse del lado de la gente equivocada fue considerado un traidor a su raza. En la imaginación colectiva ladina había un permanente miedo de que si los “indios” obtenían poder. un Mussolini o un Hitler que los pudiera forzar a educarse y trabajar. El miedo a la rebelión y el deseo de exterminar a los “indios” se unió a un momento histórico-político que acabaría en etnocidio. Era la única manera en la que podían explicar lo que pasó sin entrar en conflicto con su imagen del mundo. En los años 70. los indígenas consolidaron su posición como campesinos. cuando los indios tomaron la embajada española en la Ciudad de Guatemala.

El estado racista continúa funcionando con la misma lógica de exclusión. La estructura del estado racista continúa intacta y no ha habido un cambio legislativo real. encontramos que no mucho ha cambiado. Y si todo esto es cierto.¿Por qué aún cuando la amenaza de la guerrilla había desaparecido el gobierno continuó masacrando a la población indígena? Porque la élite política y militar quería darles una lección. ni un cambio en el sistema de justicia. ni un cambio en la estructura económica. entonces ¿por qué no deberíamos considerar seriamente la posibilidad del resurgimiento del genocidio en Guatemala -FIN- . Si vemos a Guatemala hoy. y la violencia generalizada continúa siendo uno de los principales males del país. en el sentido de que las condiciones económicas y el racismo subyacente son muy similares a lo que eran durante el conflicto. para asegurarse de que nunca se les ocurriera siquiera pensar en levantarse de nuevo. discriminación y exterminio.

Luego. le dispararon con su pistola. Jacinta describió los efectos de las masacres del ejército que se extendieron a través de El Quiché durante 1981 y 1982. quien se presentó frente al juez a través de un intérprete. Yo vivía en la comunidad del Carrizal de la municipalidad de Chiché. Fuimos de pueblo en pueblo. Después de que se fueron. pero no sabíamos nada al respecto. A uno lo mataron los soldados. Y entonces una noche llegaron los soldados a mi casa. . Quiché. Yo necesitaba ir allá para alimentar a mis hijos. fracturando su cráneo y luego le dispararon. así es que decidimos irnos. oímos rumores que el ejército mataba gente. Regresamos a nuestra casa porque nuestra comida estaba ahí. entonces teníamos que huir nuevamente. Primero fuimos al pueblo de Laguna Seca. luego lo mataron en el patio de nuestra casa. pero dejamos allí nuestra comida y no teníamos nada. Ahí conocí a mi segundo marido. Dijeron que si no encontraban a la gente en sus casas regresarían para matarnos. Cada vez que llegábamos a un sitio los soldados eventualmente llegaban a matar a todos. nos escondimos y regresamos al día siguiente. Huí con todos mis hijos desde los más pequeños hasta los más grandes. Encontramos a mi esposo tirado. me dijeron que buscaban a mi marido y me preguntaron por su paradero. Llegaron derecho a mi cuarto y me agarraron. muerto en el patio. Así es como algunos de mis hijos murieron. cuatro de ellos murieron a causa de la violencia. Después entraron a su cuarto y mi esposo trató de escapar por el techo de nuestra casa pero ellos lo atraparon. Todos nuestros hijos estaban presentes. Pero las masacres continuaron en los pueblos de nuestro alrededor. A comienzos de 1982. Lo bajaron del techo y le ordenaron vestirse. [¿Cómo sobrevivieron?] Cuando llegábamos a un pueblo. en Laguna Seca los soldados mataron a todos. mis hijos y yo escapamos. Jacinta. Ellos lo golpearon con sus armas. pasábamos hambre. Finalmente salí de El Quiché para la costa sur para tratar de ganar algo de dinero recogiendo café en las plantaciones de allá. negro con la sangre encharcada en su cuerpo por la paliza. y que forzaron a miles de mayas residentes en El Quiché a huir de sus casas y esconderse en las colinas y bosques que rodean sus comunidades. pero si no quedaba nadie. otros tres murieron de hambre y miedo. Los soldados nos forzaron a ir al patio y nos dijeron que nos quedáramos ahí mientras ellos registraban otras casas en el pueblo. casada a los 14 años tenía 8 hijos cuando el conflicto comenzó. entonces huimos a Choyomché. si todavía había gente allí ellos nos daban una taza de atole. Nos fugamos hacia el bosque.Juicio de Genocidio en Guatemala Resumen de Kate Doyle DÍA UNO El lunes 26 de mayo empezaron las audiencias con el testimonio de Jacinta G.

llegaban por detrás nuestro y mataban. Ellos se llevaron a mi papá y a mis hermanos afuera de la casa y les amarraron las manos y los pies. Entonces los soldados dijeron que ¿cómo era posible que en esta comunidad hubiera una casa de cemento? ¡Debe ser . Me tomó mucho tiempo recuperarme de eso. de donde él era. aún no había paramilitares involucrados. cuando yo tenía como 13 años. Mis hermanos habían construido una casa con bloques de cemento. [¿De qué base venían los soldados que mataron a su esposo?] Ellos venían de la base en Quiché. había rumores que los soldados estaban secuestrando niños para forzarlos a ingresar al ejército. Desde ese momento tuve problemas para dormir. Lo sé porque cada vez que iba veía la base y a los soldados reunidos y vestidos de la misma manera que aquellos que llegaron a mi casa. Ese fue el primer sobresalto que yo experimenté. Estaban allí mis tres hermanos. era la primera casa de cemento construida en nuestro pueblo. A finales de 1981. [¿Cuando usted huyó. Pero la razón por la que continuamos huyendo era porque los soldados estaban matando cerca de nosotros. Ella le contó al juez Pedraz sobre la desintegración de su comunidad debido a los ataques del ejército que desplazaron su familia permanentemente de su casa y de su tierra. eran sólo soldados. Pero la violencia no había llegado a donde estábamos nosotros. [¿Los soldados que llegaron a su casa estaban acompañados por las PACs?] No. * * * Feliciana M. No recuerdo la fecha. en una ocasión yo estaba con mi familia en el mercado comprando cosas. mi mamá y dos sobrinos que estaban viviendo con nosotros. incendios de casas y cosechas. y así es como pasé a formar parte de CONAVIGUA. Cuando el conflicto comenzó y huimos de nuestro pueblo. Cuando quería dormir empezaba a pensar en cómo dejaron a ese hombre tendido en el piso. Decidí unirme a otra gente que ya había comenzado a trabajar unida para defender a sus hijos. Entonces llegaron los militares a diferentes comunidades de nuestro alrededor. Pasó el tiempo. Nuestra comunidad era todavía muy pacífica. estaba viviendo con mi familia. Vivíamos en armonía y todo estaba bien. Llegaron y rodearon la casa.. Empezamos a oír rumores de que en las comunidades cercanas habían habido asesinatos. era solamente el ejército. porque nunca antes había visto eso. Después. vive hoy en la Ciudad de Guatemala con sus tres hijos. luego los tiraron al piso y empezaron a acusarlos de ser de la guerrilla. Entonces una tarde los militares llegaron a mi casa. Me impactó de sobremanera y me dejó muy asustada. entonces el conflicto había terminado.Regresamos dos años y medio después a vivir en Chupoj. mi papá. cómo brotaba la sangre de su cabeza como un río y eso me pegó muy duro. Para ese Cuando nos mudamos a Chupoj. De repente unas personas con uniforme militar llegaron a donde uno de los vendedores y lo mataron justo en frente de mi. había bombardeos en la montaña?] No había bombardeos. una mujer quiché de Chupoj.

durante muchas noches. si es que había una razón. mis primos y yo nos escondimos en otra pequeña edificación hecha de tallos de maíz. estábamos asustados. Sacaron nuestras pertenencias y nuestra ropa fuera de la casa y las destruyeron. Se lo llevaron a todas las casas aquella tarde y no terminaron sino hasta las 10 de la noche. Esto continuó por mucho tiempo. de montaña en montaña. Poco después llegó otro grupo de soldados que traían a tres hombres consigo. Caminábamos durante la noche y no podíamos parar porque aún nos perseguían. Ellos empezaron las masacres. Había tantos disparos que se escuchaban como cohetes de navidad. Más tarde. . él estaría bien. En ese punto comenzó nuestro temor. Nos dijo que después de haber reunido toda la comida de los vecinos. de pueblo en pueblo. a veces durante semanas. Cualquier cosa que dejábamos en las casas los soldados la robaban. Y dijeron que iban a buscar armas en las casas y que si encontraban alguna nos matarían a todos. Lo único que sabíamos era que los soldados llegarían y empezarían a matar a todos los que vieran. Siempre estábamos mirando alrededor de la casa para ver si los soldados venían de nuevo. me sentía asustada y pensé que iban a matar a mis hermanos y a mi papá. o si la comunidad había cometido algún crimen. ellos se fueron llevándose con ellos a uno de mis hermanos. Yo miraba todo. La comida era para ellos. Atacaron Chupoj varias veces. A esa hora él regresó a casa. Mis hermanos no podían trabajar en paz. Nunca nos dijeron nada. bajo la lluvia. Pero el temor comenzó allí. Ellos lo secuestraron. Pasamos tiempo bajo el sol ardiente. Le dijeron que si encontraba comida. tirándolos de la soga. pero si no. Como no había nada en nuestra casa. Recuerdo en particular dos ocasiones diferentes en las que nos persiguieron durante más de una semana. lo matarían. Ataron a los hombres de la misma manera y los arrastraron como si fueran animales. Esta vez ellos no mataban a una o dos personas a la vez. Nos perseguían hasta que se cansaban y se rendían luego regresábamos a nuestro pueblo muriendo de hambre y de enfermedades. nos dijo que lo habían obligado a buscar comida en las casas de nuestros vecinos. Nunca supimos por qué nos estaban matando. siempre estaban atemorizados.una casa de la guerrilla. Ellos seguían llegando y nos perseguían. Pasó más tiempo y los soldados llegaban constantemente a nuestra comunidad – no sólo a la nuestra sino también a las comunidades de los alrededores. Cuando escapábamos a las montañas no teníamos comida ni cobijas. Mi mamá. ya no hubo más tranquilidad. lo habían llevado a nuestra escuela donde había muchos soldados reunidos. excepto nuestras cosas que ellos ya habían destruido. pero la cuarta vez empezaron a dispararle a todo el mundo. aunque en esa ocasión no nos habían matado. por eso está hecha de ese material! Y empezaron a buscar en toda la casa.

G. Tuvimos que dejar nuestra casa y todas nuestras pertenencias y escondernos en las montañas. Pero una vez que se instalaron los patrulleros no pudimos ir más a Chiché a comprar cosas porque a lo largo . diciendo que ellos morirían porque eran malas personas:”semillas del mal” [semillas de la guerrilla]. Primero que nada quisiera agradecerles por permitirnos venir aquí y por escucharnos. El trabajo es en defensa del derecho a la vida. No teníamos nada que comer. mi comunidad en Laguna Seca y todas las comunidades cercanas. Tuve que enviar lejos a mis hijos porque si los militares los atrapaban.000 y 15. ¿por qué tuvieron que huir? Aunque no les dijimos lo que había pasado. Mi familia se dispersó. en Guatemala donde vivo. ahí están los fugitivos! Eso era muy duro para nosotros. Durante el conflicto armado. Ellos permanecieron entre nosotros día tras día. hay todavía tantos problemas y significa tanto poder venir acá y dar un testimonio en España. una de mis hijas murió de hambre cuando tenía 2 años. Durante un año estuve escondida en la montaña y a escondidas volvía al pueblo por comida. [¿Dónde trabaja ahora?] Ahora soy parte de CONAVIGUA. no teníamos nada de dinero y no sabíamos cómo sobrevivir. fue la primer testigo el martes 27 de mayo. constituida por viudas y gente joven. Ella nació en Choyomché.El 28 de agosto de 1982 fuimos a la Ciudad de Guatemala para escapar de la represión. la mayoría de ellos son personas que perdieron familiares durante el conflicto. se casó a la edad de 15 años con Gaspar C. Tenemos entre 13. y tuvieron 10 hijos.. Ustedes nos han dado una bienvenida amable. La gente nos hacía preguntas como ¿por qué están aquí?. Constantemente nos amenazaban con matar a los hijos varones de nuestro pueblo. el ejército envió patrulleros para controlar a las comunidades. En primer lugar no conocíamos la ciudad. No nos permitían salir a comprar comida. describiendo las redadas en El Quiché y la llegada de las PACs. Tuvimos que quitarnos nuestros vestidos tradicionales que son parte de nuestra identidad. En segundo lugar. Después de que los soldados masacraron a nuestros pueblos en 1981 y 1982. Para buscar alimento teníamos que ir al Mercado de Chiché.000 miembros. los derechos de los niños y los derechos humanos. Es una organización creada como consecuencia del conflicto armado. DÍA DOS María C. Fue difícil. Habló a través de un intérprete. nos señalaban y decían ¡ah. acusándonos y hostigándonos. la que contrasta con la forma en la que fuimos tratados en Guatemala. en particular mediante la exhumación de sus cadáveres para que los podamos sepultar con dignidad. los matarían. Estamos tratando de honrar la memoria de nuestras familias. pero fue difícil porque los soldados seguían detrás de nosotros. la mayor de seis hermanos. Hoy. comenzando en 1981. fueron constantemente asediadas y atacadas por los militares. y había bombardeos desde aviones y helicópteros. por miedo a ser acosados.

porque si caminábamos en las calles regulares nos podíamos topar con grupos de patrulleros. Había muerto mucha gente. Finalmente regresé a mi pueblo en 1983. algunos decidimos ir al Mercado de Chiché para conseguir y comprar cosas que necesitábamos. Muy poca gente sobrevivió. Nos unimos muchas comunidades alrededor de mi área y de otras partes de El Quiché. Pero todavía teníamos hambre. empezamos a morirnos de hambre. pero a todas partes que íbamos eventualmente llegaban los soldados a matar la gente y a quemar el pueblo. agarraban mi huipil y me llamaban burro. llamaban a los soldados y ellos venían enseguida y comenzaban a dispararnos. solamente aquéllos que se pudieron esconder detrás de los árboles. la gente del lugar nos cerró sus puertas. aún cuando yo les decía que estaba comprando comida para mis hijos. Una vez organizados. Ambos se estaban muriendo de hambre. Todos habíamos huido. Cada vez que fui encontré a patrulleros y soldados quienes me agarraban de los brazos. Allí los soldados mataron a todos y arrojaron sus cadáveres por el borde del barranco. no teníamos ropa. si era para los compañeros [guerrilla] y ellos amenazaban con matarme. no sé el nombre de esa máquina. [¿Alguna vez fue capaz de regresar a su casa?] La primera vez que huí de la violencia. no quedaba comida. Nosotros enviábamos una o dos personas de las que habían huido para ver cómo estaba la situación allá y ellos sigilosamente tomaban algo de comida y regresaban a las montañas. Y cuando ellos nos veían le hablaban a una máquina. Entonces fue cuando comenzamos a organizarnos. Me preguntaban por qué estaba comprando tanta comida. Yo fui testigo de la masacre. Pensándolo ahora. qué estaba haciendo ahí. ancianos. Don Guicho. en una ocasión rodearon las comunidades y juntaron a la gente al final de un barranco para que no pudieran correr hacia ningún sitio. miles de personas de todas las comunidades que los soldados habían quemado. me dan ganas de llorar. Yo fui seis veces al mercado. Encontramos algo de comida en la montaña como moras silvestres. Decidí tratar de pasar a través de varios barrancos y llegar al mercado en Chichicastenango para poder comprar comida para mis hijos. hombres y mujeres. Me cuestionaban. . Y cuando los soldados se dieron cuenta que estaban persiguiendo al mismo grupo de pueblo en pueblo. Después de esto no podíamos regresar a nuestros pueblos. El hombre que coordinaba las PACs de Chiché. Como no podíamos encontrar comida.del camino había grupos de patrulleros vigilando los caminos y si lo encontraban a uno viajando le cortaban el cuello. no nos permitía viajar. Dos años más tarde pude regresar a mi propia casa. No eran nada más que huesos. Siempre teníamos que encontrar formas secretas para llegar al mercado. Ellos decían que nosotros éramos demonios y no nos recibían. que de qué pueblo era. Nos dimos cuenta que teníamos que organizarnos. Todos los demás murieron – niños. corrí hacia varias comunidades en El Quiché. nos llamaron mala gente y nos preguntaban por qué habíamos bajado de las montañas. pero poco a poco pudimos regresar a nuestro pueblo. Yo estaba con mis dos niños en la montaña y fue terrible. maltratándome de esta forma. Pero cuando llegamos. pero sufrimos mucho porque no teníamos nada que comer.

Entrevisté a 100 ladinos. Charles Hale dio el segundo testimonio del día. Agarraron a mi niño y me amenazaron con tirarlo al río. incluyendo actores políticos y en muy pocos casos oficiales de alto rango del ejército guatemalteco. incluyendo Ambivalencia Racial y Pluriculturalismo Neoliberal en Guatemala (SAR. usted siempre pasa por aquí. racismo. autoridad y fin al racismo. Después volví a salir y encontré una forma de llegar a Chichi cruzando varios ríos. presentándose como un testigo experto para hablar de la relación entre etnicidad y violencia de estado durante el conflicto guatemalteco.La sexta vez que fui. me empujaron. quienes han monopolizado el poder político y económico por tanto tiempo. Yo le contesté que por qué no dejaba de ser cobarde e iba él mismo a buscar la comida para nuestros niños. unos soldados me atraparon en uno de los barrancos y me violaron. luego en Nicaragua (1981-90). ellos se enojaron. También hice una extensa investigación sobre la historia de Chimaltenango antes y durante el periodo del conflicto armado. ah. Entonces lo tiraron al piso. Mis investigaciones de campo en el departamento de Chimaltenango se enfocaron en la población ladina y sus percepciones de la población maya en el contexto del levantamiento maya que exigía derechos. primero en Bolivia (1978-80). Es el autor de numerosos libros y artículos sobre políticas de identidad. donde ha dado clases desde 1996. Tomé a mi niño y corrí. Fui a la casa y le conté a mi esposo lo que había pasado y él dijo que yo tenía la culpa por haber salido de la casa en vez de estar con los niños. y por último en Guatemala (1996-2004). El propósito de mi testimonio es dar mi opinión profesional sobre una serie de temas concernientes a las relaciones inter-étnicas en Guatemala. Le dije ¿cómo podía quedarme aquí mientras mis hijos morían de hambre? Me dijo que solamente porque estábamos viviendo en esa situación tan difícil. El tercero no me hizo nada porque me vio prácticamente muerta. 2006). desde gente de clase baja hasta gente con poder. Yo estaba regresando del mercado. La investigación encontró una historia de profunda inequidad entre la comunidad maya y los ladinos. Tomaron la comida y la tiraron al piso. Ha dirigido extensas investigaciones de campo en Latinoamérica. me perdonaba. En el contexto del conflicto armado esta inequidad está expresada a través de la violencia del estado que tiene ciertas características . pero yo les supliqué que no lo hirieran. o euro-guatemaltecos. de otra manera él me hubiera degollado por haber buscado la ocasión para ser violada. * * * El Dr. con la comida atada a mi espalda y con un niño en mi pecho cuando un grupo de soldados me encontró caminando y dijeron. dejando la comida tirada. y un soldado me sujetó los brazos mientras otros dos me violaban. ¿le está llevando comida a la guerrilla? Yo me asusté y no dije nada. entonces se fueron. neoliberalismo y resistencia entre los indígenas de Latinoamérica. Hales es profesor de antropología de la Universidad de Texas en Austin.

los ladinos consideran a la cultura maya como tradicional y estática. Comencemos en el entendido que un “grupo étnico” es un grupo de individuos con características sociales y culturales en común. una cultura inferior que no tiene la capacidad de adaptarse a la modernidad. pero que posee algunas características muy específicas cuando se confronta con lo indígena. cuyos miembros siguen ciegamente sus preceptos tradicionales. Los mayas son pan-étnicos. podemos ver que la primera fase de las masacres y sus características surgen de la consideración que los indígenas son una masa de grupos que no pueden diferenciarse. aún a nivel local. Los condados están divididos en cabeceras de distrito. Pero desde el punto de vista de los ladinos. Pero las condiciones políticas y sociales de los indígenas continuaron siendo limitadas fuertemente. Estas condiciones empezaron a cambiar durante la década de la reforma económica (1944-54). imposible de diferenciar. los grupos étnicos indígenas tienen características sociales comunes que tienen que ver con el lugar de nacimiento. Su acceso a la educación era severamente limitado. y cuando el conflicto comenzó. Una vez que el país se convirtió en república. y están compuestos por diversos grupos que hablan numerosas lenguas. los indígenas vivían en condiciones muy similares a las del pasado. que tiene una perspectiva “india”. aunque todavía existían ciertos límites. El grupo indígena era considerado inferior en un sentido cultural y también biológico. Había leyes que obligaban a los indígenas a trabajar en fincas [plantaciones] con el objeto de evitar ser considerados criminales o vagabundos. Pero con el golpe de 1954. ellos representan un grupo homogéneo. La única manera real para que un miembro de la comunidad indígena pudiera avanzar era cambiar su identidad y abandonar completamente a su comunidad y a sus costumbres. También es importante notar la configuración espacial del campo guatemalteco. En el caso de Guatemala. una cultura orgánica incapaz de pensar. todos los guatemaltecos fueron considerados ciudadanos. Si vemos la historia de Guatemala durante el periodo colonial. luego entonces todo el grupo debe ser culpable. que es donde viven . hubo una regresión al status quo. Vienen de diferentes regiones de Guatemala y México. los regímenes claramente diferenciaron a los indígenas imponiendo condiciones de inferioridad de manera informal y legal. Si algunos individuos son culpables por asociación con la guerrilla. Estas condiciones reflejaron el profundo racismo que imperaba en el sector ladino. En esencia. Así que si aplicamos estas generalidades a los hechos del conflicto. que promulga y reconoce las fronteras que definen al grupo.generalizadas. prácticas culturales. valores cosmológicos o espirituales. Su participación política era inconcebible. que no cambia con el tiempo. Los ladinos dominantes usaban el término “República de los Indios” para diferenciar al espacio indígena. Estas fronteras han sido percibidas y fortalecidas por grupos dominantes en Guatemala para relegar a los indígenas como culturalmente diferentes e inferiores y para reforzar la inequidad. lengua madre.y también fronteras designadas entre ellos como indígenas y el resto de la sociedad como no indígenas.

no solamente a ellos sino a las comunidades indígenas en general. El ejército envió una respuesta masiva para calmar la rebelión y entonces. Uno de los hallazgos más impresionantes en mi investigación tiene que ver con la forma en la cual los ladinos perciben a los indígenas. En Chimaltenango hay patrones notables de respuesta del estado ante cualquier señal de organización colectiva y deseo de cambio social. Es lo contrario a lo que real e históricamente ha venido sucediendo. respondían también de acuerdo a este racismo histórico. hubo un número de nuevas organizaciones que comenzaron a probar y a modificar las condiciones locales en Chimaltenango mejorando los derechos de los indígenas.los ladinos. Entonces hubo una lógica distinta de represión aplicada a lo indígena que no necesariamente coincidía con la lógica contrainsurgente general. Causarán un daño masivo. Así que cuando los militares respondían a la amenaza insurgente. En la segunda fase. A mediados de los 70. La respuesta del estado nuevamente fue violencia. Cuando la insurgencia se hizo más fuerte en el año 1981. cuando se aprobó la amnistía y se construyeron pueblos modelo. había simpatía para la guerrilla. Poco a poco las 16 municipalidades de Chimaltenango empezaron a elegir alcaldes indígenas. en Chimaltenango no había una gran presencia de la guerrilla. la política del estado ya no era destruir sino cambiar la cultura – domesticarla. La idea era controlar a los indígenas en vez de eliminarlos. la mayoría de las comunidades indígenas representa una amenaza. En la mentalidad ladina. las cifras sugieren que murieron entre 300 y 500 personas. En este contexto. cuando un grupo de indígenas tomó el control de la cabecera de su distrito y murieron 14 ladinos. Siempre está presente el miedo de castigo de los indígenas hacia los ladinos: un día. pero represión indiscriminada en las poblaciones de la periferia. tratando a todos los indígenas como un grupo homogéneo. todos ellos se sublevarán colectivamente y matarán a nuestros hombres y violarán a nuestras mujeres. creció el anhelo de encontrar otro camino hacia el cambio. Efectivamente el patrón de las masacres en el departamento – hay 63 masacres documentadas – mostraba que la mayoría se habían llevado a cabo después de que la guerrilla se había retirado. Y ciertamente vemos un patrón de represión selectiva en las cabeceras de distrito. La represalia fue una demostración del poder del estado y comparte rasgos similares en la negativa de las élites ladinas a diferenciar entre individuos durante las últimas masacres. Entonces. masacraron a cientos de indígenas. con el fin de darles una lección. ya que los alcaldes fueron asesinados por escuadrones de la muerte u otros grupos dirigidos por el estado. pero también una gran movilización social. subyugarla a la autoridad nacional. Tenemos un caso notable en Chimaltenango en 1944. cuando los militares atacaban estos pueblos. estaban bastante seguros que todos los habitantes eran indígenas. y en los pueblos de la periferia que son abrumadoramente indígenas. con la idea que los indígenas tradicionalmente actúan como grupo y podrían en cualquier momento sublevarse contra los ladinos. La .

(Yo le pregunte. cargando sus hijos. habían matado más de 300 personas. Fue un nivel de violencia que tenía la clara intención de destruir físicamente o infligir un dolor atroz a los miembros de comunidades indígenas específicas. en la frontera con Guatemala. soldados entraron a la aldea de San Francisco Nentón en Huehuetenango. a principios de septiembre de 1982– dos meses después de la masacre. o grupos de comunidades sin distinción alguna.contrainsurgencia fue un matrimonio entre la respuesta contra la guerrilla y la profunda percepción de la amenaza indígena. Al final del día. El testimonio de Falla está basado en años de entrevistas con sobrevivientes de las masacres viviendo en las CRPs y en campamentos para refugiados en México a lo largo de la frontera con Guatemala. Ellos convocaron a todos los pobladores a una reunión y luego encerraron a los hombres y a las mujeres en dos edificios. entonces el testigo supo que no eran guerrilleros. También grabamos el testimonio de monseñor Samuel Ruiz. Los hombres estaban trabajando en el campo y las mujeres estaban en sus casas. sus gallinas y todo lo demás que pudieron sacar de Guatemala. quien describió la llegada de los guatemaltecos a México luego de haber huido de la masacre. Sus investigaciones y análisis han sido publicados en varios artículos y libros. en el cual describió las campañas genocidas del ejército guatemalteco en Ixcan a principios de los años 80 y las comunidades de resistencia popular (CRP) creadas en respuesta por los sobrevivientes. Las mujeres y los niños fueron encerrados dentro de una iglesia. Ésta interpretación ayuda a explicar la lógica de la violencia. Había cientos de soldados. El 17 de julio de 1982. Nos contó lo que había sucedido y grabé su testimonio. DÍA TRES El antropólogo. Estaban en pleno pánico. Los hombres podían oír el traqueteo de las ametralladoras y los gritos de las mujeres. que fue mucho mayor a la necesaria. El testigo me contó cómo el ejército llegó a la aldea el sábado 17 de julio de 1982. La primera masacre que yo documenté fue la masacre en la Finca San Francisco. Me reuní con el testigo principal en el campamento La Gloria en México. autor y sacerdote jesuita guatemalteco Ricardo Falla presentó el primer testimonio ante el juez Pedraz el miércoles 28 de mayo. Esta destrucción parcial tuvo un efecto demostrativo en el resto de la población maya. . Llegaron en helicópteros. sus bultos. Un sobreviviente le contó la historia a Falla en un campamento de refugiados en México. Reunieron a los hombres y los llevaron al juzgado donde los encerraron. incluido Masacres en la Selva: Ixcan. 1975-1982. Guatemala. obispo de San Cristóbal de las Casas. Estaban violando a las mujeres. Él empezó su testimonio contando cómo se enteró de la masacre de San Francisco en 1982.) Los soldados llevaron a los niños y estrellaron sus cabezas contra el piso. “¿Cómo sabía?” Me dijo que era porque él y los otros sobrevivientes volvieron después para ver y encontraron los cuerpos de las mujeres con las faldas alzadas.

tocaron guitarra. ¿Por qué? Pienso que ese fue el día que Ríos Montt asumió el poder gracias a un golpe de estado. el ejército tenía en su sede un mapa con banderitas rojas marcando las aldeas. dividían a los hombres y a las mujeres. Estar en el campamento era como estar en un hotel Hilton. Todas estas masacres formaron parte de un plan y seguían el mismo patrón: los soldados rodeaban un pueblo. Entonces. estábamos en la montaña. documenté lo que había pasado entre Río Ixcan y Río Xalbal – esas fueron las masacres mejor documentadas porque había más gente ahí. Había leche. Uno no tenía que preocuparse por ser perseguido por el ejército. Estábamos en . Me di cuenta de que este testimonio era invaluable – y que era una responsabilidad. Nunca dejé de ser un sacerdote. fui a la selva del Ixcan para hablar con la gente que estaba huyendo de las masacres. Sólo hubo una masacre entonces y fue cometida por la guerrilla. queso. Después los soldados fueron a Los Ángeles. Tuve la oportunidad de tomar muchas declaraciones. Quería entender ¿Cómo ocurrió esto? ¿Cómo llegó a suceder esto? En 1983. la cual ocurrió en dos lugares distintos. Ahí no masacraron. Al principio no conocíamos ni usábamos esta palabra. En junio llegó la amnistía y no hubo masacres. tal vez a tres o cuatro horas caminando desde donde estábamos escondidos. “resistir. Los soldados cerraron la puerta y charlaron. Me quedé con un grupo de personas y me trasladé con ellos mientras se escondían. guerrilleros. Fue un trabajo difícil. y había soldados. Poco a poco. Y la gente hablaba y hablaba. Hablamos mucho – llené 5 cuadernos con las entrevistas. diciéndoles que ellos estaban luchando contra el comunismo. Me contaron lo que habían sufrido. mataban a las mujeres y a los niños y luego a los hombres. La masacre fue mucho trabajo. El testigo escapó por una ventana mientras los soldados descansaban. Un testigo me contó cómo los oficiales tenían que animar a los soldados a seguir trabajando. Tenían un plan de destruir a los habitantes porque creían que estaban detrás de la guerrilla. Nunca fue reconstruida. Pensaban que estos pueblos estaban apoyando a la guerrilla y por lo tanto había que destruir “hasta la ultima semilla. violaban a las mujeres. No soy un testigo ocular de las masacres. y quemaban el pueblo. Y la gente se alegraba de poder contarme sus historias. la mayoría de los pobladores no tenían nada que ver con los guerrilleros.” Estábamos sobreviviendo. La aldea fue arrasada.” Según algunas notas periodísticas de la época. Luego matarían a todos los que estaban adentro. Después fui al campamento de refugiados que quedaba cerca. no masacraron porque no había autoridad superior para dar órdenes. pero sí soy testigo de la persecución que los soldados llevaron a cabo en contra de la gente: de la gente que se resistía. había una guerra llevándose a cabo. Me contaron sus vidas.Luego los soldados descansaron. Pero también me enteré de masacres en Santa Maria Tzeja y otros sitios. cada entrevista me dio más información hasta que fui capaz de crear un mapa de cómo ocurrieron las masacres. Entrevisté a sobrevivientes de la masacre de Cuatro Pueblos. En el mapa que hice. una de las pocas masacres cometidas por ellos. Luego ocurrió la masacre de Xalbal. Por supuesto.

Y Dios. María nació en El Caserío Tunajá. Estuvo en la base ocho días. En algún punto hubo 450 personas escondidas en pequeños grupos allá arriba. Luego lo llevaron a Zacualpa y ahí fui a buscarlo. él protestó y dijo que había servido en las patrullas y mis hijos y yo corrimos a defenderlo. ¿Qué podíamos hacer? Huíamos: corríamos. Eran dos volúmenes. Habló con el juez Pedraz en quiché a través de un intérprete. pero en resistencia – una resistencia que empezó con las masacres. Siempre hablamos de la gente como víctimas. por eso algunos decidieron volver y resistir. Sus manos estaban hinchadas por estar amarradas tan fuertemente. Se unieron a la gente organizada en la montaña. si que llovía – tremenda lluvia. tal vez 50 personas. corríamos por los arroyos para no dejar huellas. Cuando los soldados se llevaron a mi marido. Volví a . ¿Usted sabe cuando hay algo fresco y uno está motivado? Escribí todo lo que pude – 1. Muchos se negaron a ir a los nuevos campamentos y a establecerse lejos de la frontera. demasiado. Pero las bombas realmente no mataron tanta gente. pero no de las cosas increíbles que hicieron para resistir y sobrevivir. Escribí – y lloré. Podían quedarse en un lugar casi tres meses sin tener que moverse. La gente estaba mucho más organizada para entonces. pero allí estaba. Esto debido a que había comida en ese momento – era difícil de encontrar. En diciembre de 1983. municipio de Zacualpa. En 1984.400 páginas.grupos pequeños de 7 u 8 familias. Ya habríamos acordado un lugar para reunirnos después. Yo estaba dentro de nuestra casa. A veces uno tenía que pasar uno o dos días sin comer. a la base militar en Joyabaj. Dos de las mujeres capturadas eran vecinas mías. Lo encontré atado en la parte trasera de una camioneta militar encima de un montón de madera y le rogué al teniente de ahí que lo soltara pero él dijo que no. El ejército fue de casa en casa buscando gente. Entonces eran víctimas. Luego fui a México. El ejército los estaba bombardeando con grandes bombas que dejaban cráteres inmensos. La gente simplemente se escondía de las bombas. Entonces nos esparciríamos. pero nos golpearon y se lo llevaron de todos modos. Y un grupo de soldados nos sorprendía en la montaña. Me encerré en un cuarto y escribí por dos años. México se llevó a todos los que estaban en los campamentos en la frontera y los dispersó en Campeche y Quintana Roo. soldados y patrullas de autodefensa civil (PACs) llegaron a nuestro pueblo. una comunidad entre Chiché y Joyabaj. cuando volvieron de la base me contaron que vieron a mi marido atado y gravemente golpeado. pero después podías comer porque había cosechas escondidas y otras fuentes de comida que podíamos hurgar. corriendo y luego nos encontraríamos en el lugar. * * * La segunda testigo fue María T. ahora de 67 años. Se llevaron a cuatro mujeres y encontraron a mi marido trabajando en el campo y se lo llevaron también.

“¿Por qué tiene a sus hijos adentro si no hay marido?” Ella dijo que él estaba fuera trabajando. El primer jefe de las PACs no era tan terrible. Yo podía escucharla gritar mientras se la llevaban. que había órdenes del teniente. En ese momento nadie podía dejar el sitio donde vivía sin el permiso de los patrulleros. Una amiga mía trató de salir para ir al pueblo – fue a donde las patrullas a pedir permiso – pero le negaron el permiso y le dijeron que regresara a su casa.” Entonces abrí y entraron a la casa. Domingo perdió a sus padres y a cinco de sus . luego de Zacualpa. nos vamos a llevar a su niño de 5 años. pero mis hijos se habían ido a trabajar en la costa sur. Les dijo que buscaran guerrilleros en la montaña porque en las casas sólo había gente buena. le preguntó a los soldados por qué estaban molestando a su mamá.” El comisionado militar le preguntó a mi vecina. Domingo L. Cuando regresaron me mostraron fotos diciendo “ésta es gente mala. y tenía que esconderme durante el día de ellos. Tuvieron que usar un intérprete para entender a mi hija porque ellos no hablaban quiché. Ellos venían al pueblo disparándole a la gente y diciéndoles que tenían que entregar a la gente mala o si no iban a matar a todos. cuántos muebles tenía. “Si no lo entrega. quien tenia 8 años. Primero eran de la patrulla de Joyabaj. “Yo no pienso nada malo”. Registraban todas las casas del pueblo. las patrullas y los soldados seguían viniendo a nuestra casa cada pocos días. quién estaba viviendo ahí y se robaron toda mi comida. Me dijeron que mi hijo tenía que unirse a las patrullas. Me preguntaron si había habido gente rara pasando por allí y les dije que no. durante dos años su familia huyó de comunidad en comunidad tratando de escapar de la violencia. en el municipio de Joyabaj. No encontraron nada sospechoso en la casa. Domingo nació en el Cantón Xecnub. Creció con siete hermanos aprendiendo a trabajar en el campo con su padre y sus hermanos. Las masacres llegaron a su aldea en 1981. así que se fueron. departamento de Quiché. Los soldados rodearon la casa de mi vecina y le dijeron que les entregara a su marido. Me estaban amenazando y una de mis hijas. Ella dijo que él no estaba. Registraron todo. Una noche un grupo grande de soldados llegó a las 11 de la noche a mi casa y golpearon a mi puerta preguntándome si yo era una persona buena o una persona mala. Les pregunté a través de la puerta “¿Qué quieren?” y me dijeron “Si no abre la puerta la vamos a romper. Luego otra persona que había estado en cautiverio con mi marido fue liberado y vino a decirme que lo habían matado. DÍA CUATRO El jueves 29 de mayo. Pero se la llevaron. Pero el segundo amenazó con matar a toda la familia.” pero les dije que yo no los conocía.casa donde estaban mis hijos sintiéndome muy triste. dio su testimonio. Después. Dijo que todos tenían que ser parte de las patrullas para poder proteger a sus comunidades. Amenazaron con llevarme a la base ya que no estaba hablando. “¿tiene usted pensamientos buenos o malos?” Y ella dijo.

teníamos una vida mejor –era una vida difícil porque teníamos que trabajar en la costa cada año cosechando café. en ese mes. en Zacualpa. En mayo de 1982 mi padre. Pensábamos que en 10 ó 15 días este problema se iba a acabar. Sembramos nuestro campo durante tres días. Todo estaba quemado. Los patrulleros estaban bien organizados en los dos cantones para buscar y matar a la gente. Fuimos después de regreso. Pero no. tres de mis hermanas y una sobrina. Pero allí es donde todo comenzó. Algunos no tenían cabezas. 5 ó 6 personas fueron secuestradas y encontradas muertas después. pero todo era tranquilo. Nos escondimos como refugiados en otro sitio. Vivíamos cerca de Joyabaj en El Quiché. Antes. Me enteré después por dos patrulleros que habían sido asesinadas. Nos juntamos y huimos a la montaña. Bajamos a tratar de recoger nuestras cosas pero encontramos todo quemado. En agosto de 1981 empezaron los problemas. Mi madre y padre vivían en ese sitio – éramos ocho. La mañana antes que ellos vinieron . La patrulla de defensa civil de Xecnub trabajaba con los soldados. Pero los patrulleros y el ejército nos persiguieron y nos atraparon un día por sorpresa. Cuando estábamos allá el ejército atacó a la gente y alrededor de 80 personas fueron asesinadas en la montaña. Yo estaba junto a mi papá y dos hermanos. Más o menos 45 personas murieron en ese incidente. Luego se volvió miembro y organizador del Comité de Unidad Campesina (CUC). Más y más personas dejaron sus aldeas y se fueron a la montaña. soldados y patrulleros rodearon y atacaron Xolbalchaj a donde habíamos ido a vivir y a escondernos. El ejército nos estaba matando. cazando a toda la gente de Xecnub para que nadie pudiera trabajar o regresar a casa. Estuvimos ahí durante tres días. otros se encontraban ahí tirados con sus cuellos cortados. Ellos mataron a alrededor de 60 personas. algunas personas dicen que en el cementerio. Cinco personas de mi familia fueron secuestradas y capturadas: mi madre. Ellos nos perseguían por donde fuera. Pudimos escapar más rápidamente porque éramos hombres.hermanos como resultado del conflicto. mujeres y niños. Entonces. Ellos se llevaron a todos en esa área y los mataron. Seguimos hacia Churexa para escapar de ellos. El 24 de diciembre el ejército llegó a Xecnub y empezó a matar gente. todos los que quedábamos dejamos el área y huimos juntos para encontrar otro lugar donde escondernos. Nos quedamos solos huyendo de los patrulleros. Nunca regresamos a vivir en esa casa. en Alta Verapaz. recién casada. No sabemos dónde están enterradas. a hurtadillas. Así que sólo quedamos cuatro de nosotros. No sabíamos por qué.hombres. Volvimos a nuestra casa y encontramos que el resto de la familia no estaba. duró mucho más tiempo. Durante una fiesta. Una de mis hermanas vivía allá. a cerciorarnos que los soldados se habían ido. En abril del 1983. pero las mujeres y los niños pequeños se rezagaron y fueron asesinados. Vimos a la gente muerta. y dos hermanos y yo dejamos la aldea para plantar nuestros cultivos. otras que en el cuartel. En agosto ya no había nada que hacer en esta área.

En su primer libro. Manz es una profesora de Geografía y Estudios Étnicos en la Universidad de California Berkeley y ha concentrado sus investigaciones en comunidades mayas de las zonas rurales de Guatemala. Van a morir. De acuerdo a la Iglesia Católica. Nos decían “Ustedes son malas personas. El ejército siguió y persiguió a las personas desplazadas. Ellos mataron a mi padre y a uno de mis hermanos. Ellos nos amenazaban todo el tiempo.habíamos escuchado que iba a haber una barrida militar. especialmente niños. capturándolas o matándolas. luego a mi otro hermano. Tenían que usar ropa mojada porque no podían esperar a que ésta se secara después de la lluvia. Estoy aquí para hablar acerca de mi trabajo como antropóloga en Guatemala y en campos de refugiados en México. La constante vigilancia aérea de los creó también condiciones terribles para ellos. En cada lugar los patrulleros tenían las bases. La constante persecución creó condiciones insoportables que causaron la muerte de muchas más personas. y el resultante desplazamiento masivo forzado que afectó a más de un millón de guatemaltecos.Refugees of a Hidden War: The Aftermath of Counterinsurgency in Guatemala (Albany: State University of New York Press. En su libro más reciente. Tenían que cocinar en el medio de la noche. En el Cantón Xeabaj había una base para los patrulleros. . La campaña contrainsurgente del ejército causó masacres. Paradise in Ashes: A Guatemalan Journey of Terror. 1988). cruzaron la frontera con México. Entonces sólo quedamos mi hermana y yo de una familia de nueve. y tuvieron que silenciar a sus propios hijos.” Nunca supimos a dónde llevaron a mi madre. Antes no había base militar en Joyabaj. 2004). * * * Beatriz Manz habló después de Domingo. El cuerpo de mi padre y el de un hermano fueron exhumados en el sitio donde 45 personas murieron y nosotros los volvimos a sepultar. Luego vi a alrededor de 100 patrulleros acercándose e inmediatamente me escondí bajo un montón de hojas. tuvieron que matar a sus perros para que no ladraran. Cuando ya no pudieron soportar esta situación. destruyendo sus campos de cultivo. Pero cuando empezaron los problemas ellos crearon esta base militar en Joyabaj. Cinco minutos después escuché el sonido de los patrulleros gritando y de pies corriendo. Mi padre fue a investigar pero yo me quedé trabajando en el campo. Manz hace un recuento de las experiencias de una aldea ubicada en el corazón de la selva al norte de Guatemala. Manz examinó los abusos cometidos por el ejército en contra de comunidades indígenas rurales. Courage and Hope (Berkeley: University of California Press. sus árboles y sus frutos. alrededor de un millón y medio de personas fueron desplazadas forzadamente. cerca de la frontera con México.

en un día entre 600 a 800 cruzaron. Los soldados seguían las órdenes de controlar todo y a todos en la zona de Ixcán. Para llegar al campo había que caminar a través de una densa jungla. tal y como tuvo que hacerlo en El Quiché. Varias mujeres dieron a luz en la selva. vivos o muertos. Era muy difícil llegar del Altiplano a México. el gobierno llevó a cabo una persecución selectiva dirigida a ciertos sectores. La meta del ejército era limpiar la región. El ejército tenía que continuar con su campaña para controlar todo y a todos. La gente que pudo esconderse huyó para la selva y vivió condiciones horribles. La gente se escondía profunda. Pero la gente no huyó de las áreas en donde vivían. y muy poca agua. pero no fue hasta que me encontré realizando entrevistas en los campos en 1982 que me di cuenta de la inmensidad de estas masacres. la gente perdía toda esperanza. la mataban y destruían la aldea: quemaban las casas. maestros. Los que partieron fueron aquellos que fueron capaces de escapar de los ataques del ejército. Venían de toda esa área: de Huehuetenango. llegaban en un estado de desnutrición. de las escuelas. etc. Algunas veces 6 ó 7 familias se escondían juntas. algunos no tenían zapatos. Cuando llegué al campo de refugiados Puerto Rico. se quedaron en sus pueblos. Había leído algo sobre ellas en la prensa en 1981. Nunca antes la Iglesia Católica había tenido que cerrar una diócesis entera. Sólo tenían las hierbas de la selva para comer. .La primera vez que escuché de las masacres fue cuando estuve en los campos de refugiados en México. Ixcán. No podían caminar en los mismos senderos juntos. Su condición física cuando llegaban era muy precaria. Yo llevé a cabo alrededor de 100 entrevistas con ellos. Si eran un grupo grande era aun más complicado – cientos de personas tratando de caminar a través de la densa jungla. mataban a los animales y destruían los cultivos. Pero eso no era suficiente. enfermos. chicas y dispersas para que no pudieran ser vistas aéreamente. líderes sindicales. En los años 70. Ya en 1982 escuchábamos acerca de muchas muertes. Dentro de la selva establecían sus pequeñas milpas. Era mucho más difícil sobrevivir de esa manera. Durante el día tenían que detenerse y guardar silencio. No era suficiente. Tenían que desplazarse hacia la frontera al norte abriéndose paso por la densa jungla en el medio de la noche. Petén. tales como activistas católicos. En 1982. Todos contaban historias similares. Era algo completamente diferente. y los patrulleros los perseguían. y aquellos que sobrevivieron el desplazamiento huyeron a México. profundamente en la selva. con frío. otras veces grupos grandes de 700 personas. Si encontraban gente ahí. El ejército rodeaba una aldea. El ejército tomó control de las iglesias. lo que los refugiados describieron fue un nivel mucho más alto de persecución. Cuando los soldados las destruían. El “Plan Victoria 82” estaba enfocado en una victoria total – que significaba control del ejército en la zona – no solamente significaba el control de las guerrillas o la persecución de ciertos activistas. Es difícil describir las condiciones en las que estas personas llegaron. la gente estaba saliendo a través de la frontera.

el gobierno creó a la COMAR (Comisión Mexicana para Refugiados). tomaban clases. los líderes de las comunidades iban de casa en casa para asegurarse de que todos tenían un techo bajo las cabezas de su familia. Los nuevos residentes que habían . pero los que se quedaban eran reunidos llevados a la base militar. La agencia de la ONU para ayuda a refugiados. Pertenecían a cooperativas. Uno no tenía que darle los nombres de los colaboradores de la guerrilla al ejército – ellos ya los conocían. Estas nuevas instituciones ayudaron a manejar la crisis. Estas personas ya eran campesinos pobres. Tenían que entregar a otros. no era posible permanecer callados. Fui a las aldeas modelo. los pobladores mantuvieron este nivel de organización. El ejército llevaba en camiones a grupos de personas. las incursiones del ejército guatemalteco a territorio mexicano generaron pánico entre los refugiados en el campo. de que sabían en dónde obtener comida. ellos mataban a todos. Pero igual interrogaban a todos para ver si estaban dispuestos a cooperar con el ejército y acusar a otros. en donde ahora vivía la población que había sido capturada o entregada al ejército. En 1983 fui a Guatemala para observar lo que estaba sucediendo en el Altiplano. En la primera fase de las operaciones de contrainsurgencia del ejército. Se creaba un sentimiento de culpa terrible entre la gente. Sin embargo. era una organización democrática la de las aldeas. dar nombres. Las incursiones tenían que haber sido muy pequeñas. Recuerdo un incidente en particular. y hablaban de “perdonarlos”. cómo construir un lugar para cocinar. lejos de la gran base militar en Playa Grande. en el cual 7 personas fueron asesinadas por soldados guatemaltecos. y muchos de ellos fallecieron como resultado. los “interrogaron”. Claro está que las condiciones en el campo eran terribles.En México. Las aldeas modelo representaban un nuevo tipo de organización territorial para que el ejército pudiera controlar mejor a la gente. también abrió oficinas en México – era un reconocimiento del desastre de los refugiados de Guatemala. Los camiones dejaban la base llenos y regresaban vacíos. Ellos los “capturaron”. Ahí eran interrogados y eventualmente eran llevados a las aldeas modelo. Ahora tenían que vivir en condiciones atroces. y mataban a todos aquellos que escapaban. En los campos de refugiados. Ellos sabían el hermano de quién estaba involucrado en la guerrilla. desde 1973. etc. Cuando las aldeas eran destruidas y la gente desplazada. “acusar” a otros. los “detuvieron”. Antes de que todo esto ocurriera. la gente de Ixcán estaba bien organizada por los Maryknolls y la diócesis de El Quiché para asentarse en la zona. La aldea que mejor conocí. Los torturaban para que la gente tuviera que decir algo. La forma en la que el ejército se refería a los civiles era convirtiéndolos en prisioneros o criminales. prisioneros que habían interrogado. fue Santa María Tzejá. Después las tácticas cambiaron. Y fue una forma importante de supervivencia. los guatemaltecos sabían que estaban violando la soberanía del gobierno mexicano. Así que ellos eran capaces de infiltrarse y atacar a la gente. ACNUR. Todos los que se quedaban en la base militar permanecían aprehensivos de que pudieran ser puestos en esos camiones y llevados lejos para ser asesinados. Era una forma de involucrar psicológicamente a la población en una situación muy difícil. la cual se convirtió en una aldea modelo.

o por sus casas. por ejemplo.cada quien planta su pequeña parcela de cártamo o cualquier otra cosa que coseche y la vende por su cuenta. por lo general en Estados Unidos. Los oficiales estaban bien entrenados. Ahora todos están aislados. Originalmente. Algunos grupos internacionales enviaban comida para ser distribuida (supuestamente por civiles) entre la gente. En las aldeas el ejército llevaba a cabo programas de re-educación. Guatemala enfrenta el legado de la violencia brutal. María Tzeja. imagínense su condición ahora. Uno no podía ir y venir cuando le placiera. la gente que venía a Ixcán era católica. El ejército es muy jerárquico y muy disciplinado. ¿Por qué deberían hacer algo? Ellos saben las consecuencias. Así que en Sta. Así que si eran pobres para empezar. Si uno perdía su cédula. Ellos siempre tenían listas de sospechosos por nombre cuando llegaban. y en Santa María Tzejá todos eran de El Quiché y hablaban K’iche’. en el pasado los campesinos de Ixcán. Los líderes de la comunidad eran nombrados por el ejército. Esta combinación de malestar no es la receta del éxito. El número de tortillas que podías tomar. El ejército anotaba todo esto en unos cuadernos escritos a mano. con malas ideas. pero nosotros los perdonamos”. el atraso económico en las zonas rurales. Las consecuencias de las masacres son de largo plazo: en primer lugar mucha gente fue dejada con traumas psicológicos y problemas sociales profundos. eran más vulnerables a las presiones psicológicas del ejército. le tenía que pagar a un reemplazo. “Ustedes son gente mala. En segundo lugar. por ejemplo. o animales. había 116 familias y ellos hablaban 7 idiomas distintos. La estrategia del ejército era la de mezclar a la gente de tal manera que les fuera imposible unificarse.sido traídos por el ejército cambiaron a la aldea también. Después de los horrores que esta gente había presenciado. La gente es muy apática. Pero cuando Santa Maria Tzeja se convirtió en una “aldea modelo” el ejército trajo a evangélicos y a gente de distintos lugares del país. para el desarrollo social y . No había ni hay leyes Hay caos. que de por sí eran ya bastante pobres. En tercer lugar. El nivel de control y organización de la campaña era tal que era claro que había sido diseñado por oficiales superiores. Nadie les ha reembolsado a las familias campesinas por las tierras que perdieron. estaba en problemas. Uno tenía que mostrar su cédula en todos lados. tiene y continuará teniendo consecuencias profundas. Por último. cuánta sal te correspondía. la devastación y el colapso de la economía han producido fuertes olas de inmigrantes indocumentados sobre la frontera de Estados Unidos. La idea que un grupo de soldados de bajo rango llegara a una aldea y cometiera una masacre por decisión propia no era sostenible. Pero era siempre el ejército el que distribuía la comida y la asistencia médica. estaban bien organizados en cooperativas. de linchamientos –tanto adultos como niños conocen sólo la violencia. no era posible. En cuarto lugar. El ejército decía: ¡Esta es la bandera de Guatemala! ¡Tienes que honrarla! ¡Tú has sido manipulado por los extranjeros! De tal manera que la reeducación ideológica era intensa. Si un hombre quería irse y faltar a su servicio de patrulla. todos los movimientos eran controlados por el ejército. todo era controlado por el ejército. el miedo profundo causado por la violencia militar.

¿Cómo se puede llegar al progreso social cuando se tiene una sociedad pesimista ante el futuro debido a lo que sufrieron en el pasado. La idea nunca fue la de mezclarse con los indios. estudio la naturaleza racista del estado guatemalteco. como sí la hubo en muchos otros países de América Latina. Así esta sociedad dañada se podrá convertir en una sociedad digna de nuevo. el estado guatemalteco se definió como un estado de blancos. No volveré a ver otra vez a mi colega Myrna Mack. En este sentido. Al menos a través de este caso. ¿Cómo ha evolucionado el racismo? El racismo comenzó al servicio de una sociedad de castas. el mundo escuchará. El estado racista fue construido basado en la exclusión de lo indígena. los guatemaltecos miraban a Argentina como un ejemplo en los años 20. Los blancos eran considerados superiores. En lugar de hacer lo que otros estados americanos. El racismo es un elemento histórico y estructural de Guatemala. no podemos continuar en silencio sobre lo que ocurrió en Guatemala. DÍA CINCO Un testigo experto testificó ante el juez Pedraz el viernes 30 de mayo. que celebró el mestizaje e incorporó a este grupo más amplio a la idea de nación. sabrán que lo ocurrido fue juzgado como un crimen contra la humanidad. Dentro de sus recientes publicaciones se encuentran: Guatemala: Linaje y Racismo (Guatemala: F&G Editores. y la sociedad guatemalteca. especialmente los sobrevivientes. Ha sido la investigadora principal en numerosos estudios relacionados al racismo y desarrollo intelectual en América Central. y es profesora de Historia de las Américas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). durante el breve periodo . quien fue asesinada a manos del ejército por el trabajo que realizaba. Desde el siglo XIX. y La Metamorfosis del Racismo en Guatemala (Guatemala: Cholsamaj. tales como México. el estado guatemalteco ha hecho uso de la violencia para controlar a las comunidades indígenas. Marta Elena Casaús Arzú tiene un doctorado en Ciencias Políticas y Sociología. Dentro de esta estructura. al menos no después de 1954. completando así la segunda ronda de audiencias sobre el caso internacional de genocidio en Guatemala. y a que no tienen razón o seguridad alguna de que lo que ocurrió no volverá a suceder? Nos damos cuenta que los muertos no volverán con nosotros. sino la de mantenerlos en su lugar. Las Redes Intelectuales Centroamericanas: Un Siglo de Imaginarios Nacionales (1820-1920) (Guatemala: F&G Editores. Pero el mundo tiene que dar un fallo. Desaparecieron y nunca regresarán. 2007). los editoriales hablaban de inmigración de Argentina y otros países para mejorar la raza guatemalteca. Sin embargo. 2005). En la prensa. el mundo sabrá.económico. ¡Juzgar a los responsables! En el siglo XXI no podemos mantener estos horrores escondidos. Nunca hubo una reforma agraria. los indígenas no eran considerados ciudadanos. 2002). Mis estudios se han concentrado en el racismo. la cual aceptaba la imagen del indio como un salvaje.

en 1980. Me entrevisté con 110 guatemaltecos de la élite. los indígenas consolidaron su posición como campesinos. Las elites culparon al embajador Máximo Cajal de ponerse del lado de la gente equivocada fue considerado un traidor a su raza. El estado y las élites de poder percibieron una amenaza de lo indígena. “la única solución para esa gente sería una dictadura dura. un Mussolini o un Hitler que los pudiera forzar a educarse y trabajar. Y cuando el gobierno perdió prestigio internacional por la masacre. En la imaginación colectiva ladina había un permanente miedo de que si los “indios” obtenían poder. Quise analizar más de cerca esta cuestión del racismo dentro de la cultura dominante. Las élites creían que no había otra manera de enfrentar el conflicto más que la violencia sistemática y el genocidio. Dos años después. muchos de los cuales se habían graduado de las universidades más importantes de los Estados Unidos. muchos miembros de las élites que compartían este pensamiento se volvieron parte del gobierno y fueron sus principales partidarios. se levantarían y cobrarían venganza contra los blancos. Era la única manera en la que podían explicar lo que pasó sin entrar en conflicto con su imagen del mundo. En los años 70. Cuando el gobierno de Ríos Montt tomó el poder en 1982. Juntos a esta actitud existía una variante del pensamiento pentecostal que argumentaba que los indios que no aceptaran la visión pentecostal estaban condenados y no tenían alma. uno de los primeros signos fuertes del ataque que subseguiría y la deshumanización del indio por parte del ejército. Ya sea eso o simplemente aniquilarlos completamente”. y la sociedad aceptó que era el momento adecuado para actuar contra ellos. Ese es el tipo de pensamiento que lleva al genocidio. Se convirtieron en los autores de su propia historia y comenzaron a incorporarse a la vida política del país. y las actitudes racistas de los altos mandos del ejército contribuyeron a la ejecución de los actos genocidas. para entender sus actitudes en cuanto a cuestiones de raza. El miedo a la rebelión y el deseo de exterminar a los “indios” se unió a un momento histórico-político que acabaría en etnocidio. Este miedo persiste hasta el día de hoy. De esta manera era fácil deshumanizarlos. La masacre de la embajada española fue un punto de quiebre. ya no tenía nada que perder si comenzaba a matar indiscriminadamente.democrático de 1944 a 1954. los indígenas comenzaron a incorporarse al conflicto armado. . Una de las preguntas que hice fue “¿cuál es la solución que usted propondría para integrar mejor a las comunidades indígenas en la vida nacional?” La respuesta de un hombre de negocios de 49 años fue típica que la de otros entrevistados. La respuesta del estado fue la masacre de Panzós en 1978. Dijo. lo cual era perturbador para la clase privilegiada. cuando los indios tomaron la embajada española en la Ciudad de Guatemala. ésta fue una invasión del espacio urbano por los campesinos que no “pertenecían” a este lugar.

Y si todo esto es cierto. El estado racista continúa funcionando con la misma lógica de exclusión. La estructura del estado racista continúa intacta y no ha habido un cambio legislativo real. para asegurarse de que nunca se les ocurriera siquiera pensar en levantarse de nuevo. ni un cambio en la estructura económica. en el sentido de que las condiciones económicas y el racismo subyacente son muy similares a lo que eran durante el conflicto. y la violencia generalizada continúa siendo uno de los principales males del país. discriminación y exterminio. Si vemos a Guatemala hoy. ni un cambio en el sistema de justicia. entonces ¿por qué no deberíamos considerar seriamente la posibilidad del resurgimiento del genocidio en Guatemala -FIN- .¿Por qué aún cuando la amenaza de la guerrilla había desaparecido el gobierno continuó masacrando a la población indígena? Porque la élite política y militar quería darles una lección. encontramos que no mucho ha cambiado.