You are on page 1of 124

Colección JAQUE MATE

Ataques al rey
• ••
en e]erC1C10S
Gerd Treppner
hI HISPANO
l . EUROPEA
Director de la Colección: Sergio Picatoste
Titulo de la edición original:
Testbuch des Konlgsangrlffs
Es propiedad 2002
© Joachlm Beyer Verlag. Hollfeld. Alemania.
© de la edición en castellano 2008:
Editorial Hispano Europea, S. A.
Primer de Maig. 21 - PoI. Ind. Gran Via Sud
08908 L'Hospitalet - Barcelona, España
E-mail: hispanoeuropea@hispanoeuropea.com
© de la traducción: Sergio Picatoste
Quedan rigurosamente prohibidas. sin la autorización
escrita de los titulares del .. Copyright .. , bajo las san-
ciones establecidas en las Leyes. la reproducción total
o parcial de esta obra por cualquier medio o procedi-
miento. comprendidos la reprografía y el tratamiento
informático, y la distribución de ejemplares de ella me-
diante alquiler o préstamo públicos. así como la expor-
tación o importación de esos ejemplares para su
distribución en venta fuera del ámbito de la Unión Eu-
ropea.
Depósito Legal: B. 2819-2008
ISBN: 978-84-255-1783-9
./ Consulte nuestra web: \.
'\,  
IMPRESO EN ESPANA PRINTED IN SPAIN
L,MPERGRAF. S. L. . Mogoda. 29·31 (Poi. Ind. Can Salvatella) - 08210 Barbera del Vallés
ÍNDICE
Cómo usar este libro ...................................................................................... 5
Diagramas ........................................................................................................ 8
Comentarios a los diagramas........................................................................ 68
Tabla general de evaluación y autocorrección ............................................ 119
índice de jugadores ........................................................................................ 121
CÓMO USAR
ESTE LIBRO
Este libro continúa la serie de temas de ajedrez en ejercicios y sigue la estruc-
turación de su predecesor.
Encontrará en él ciento veinte ejercicios distribuidos a lo largo de sesenta pá-
ginas; la mayoría presenta tres propuestas de solución -algunos, dos-, de las que
usted tiene que marcar con una cruz la que le parezca mejor. Solamente una es
correcta o, dicho con más exactitud, solamente una es la que ha previsto el autor.
Los comentarios a los diagramas siguen a continuación.
En cuanto al tema del ataque al rey, es probable que la mayoria de los lecto-
res espere una colección de combinaciones más o menos impresionantes y otros
lances tácticos. Desde luego, la táctica forma parte del contenido del libro, pero
no de modo exclusivo. Se han incorporado también problemas estratégicos; p.
ej., si en una determinada posición es oportuno lanzar un ataque, cuál es el me-
jor de varios planes de ataque posibles, etc. No me he propuesto seguir un orden
por temas; los distintos ejemplos están entremezclados, como aparecen en la
práctica. Si se exige una respuesta estratégica en generala una variante concre-
ta, normalmente lo verá por el enunciado del ejercicio, ipero tenga cuidado con
alguna que otra pregunta capciosa! (También esto enlaza con la práctica; p. ej.,
no pocas veces ocurre que en una posición en apariencia estratégica surge de
repente una combinación que no es difícil en modo alguno, pero sí inesperada,
y, por ello, es fácil pasarla por alto.) Creo que están representados todos los ni-
veles de dificultad; algunos ejercicios los solucionará   a primera vista; en
otros, en cambio, tendrá que devanarse los sesos un rato. En resumen, el libro
está pensado para el aficionado avanzado o, más bien, el jugador de club de ca-
tegorías bajas a medianas.
Los ejemplos, en su mayoría, no son recientes; esto se ha hecho con toda la
intención para no facilitarle que los reconozca -pues es sabido que las combina-
ciones espectaculares suelen circular por las publicaciones de ajedrez y otras-o
Si acostumbra a leer libros y revistas de ajedrez, a buen seguro que a pesar de
esta medida ya habrá visto alguna que otra posición principio, eso no es ma-
lo en absoluto, pues al atacar, el recordar en el tablero un modelo combinativo co-
nocido es de valiosisima ayuda, pero, como ya he dicho, no quería ponérselo
demasiado fácil-.
En especial por lo que se refiere a las preguntas de valoración, hay una se-
rie de ejemplos sin soluciones forzosas, calculables y demostrables. El autor, co-
mo es lógico, debe aceptar el riesgo que eso conlleva, a saber, que a veces un
lector pueda no estar de acuerdo con la respuesta que se da. He intentado ele-
gir casos que la bibliografía pertinente no considera controvertidos y -además
6
CÓMO lSAR ESTE LIBRO
de haberlos revisado yo- se apoyan en el dictamen de prestigiosos analistas. A
pesar de ello, es evidente que usted es libre -también al autoevaluarse- de
aceptar o no la respuesta que se da y puede tener una opinión divergente. Si se
ocupa de una posición a fondo, el comprender por qué los mencionados analis-
tas valoraron la posición como lo hicieron debería ayudarle, en todo caso, a me-
jorar su nivel de juego. Por supuesto, si opina que ha encontrado un error
auténtico, demostrable, en un análisis o, p. ej., en un diagrama, escriba, por fa-
vor, a la editorial. Allí donde hay mucha táctica, la experiencia dice que todo el
mundo pasa algo por alto, y el autor no es ninguna excepción. La crítica cons-
tructiva (!) siempre es bienvenida.
Este libro, como el anterior, contiene criterios de evaluación y, como el anterior,
con la indicación de que, desde luego, no pueden tener carácter absoluto y, en re-
lación con su futuro rendimiento en los torneos, solamente pueden sacarse con-
clusiones con gran prudencia. La puntuación debe calcularla usted, de todos
modos, según su criterio y no sin autocrítica. No hay nada que ganar ni perder con
ello; si ha sacado provecho de este libro o, mejor dicho, si su autoevaluación es
correcta, no puede demostrarlo más que la práctica.
Se mantiene el esquema valorativo del libro anterior. Para cada ejercicio, se
dan puntos según los criterios siguientes:
a) Valoración de la posición: Máximo ocho puntos si ha marcado la res-
puesta correcta. De no ser así, debe decidir después de estudiar el comentario
correspondiente si quiere darle a su estimación la nota de «ampliamente co-
rrecta» (seis puntos) o «parcialmente correcta» (cuatro puntos), si, además, con-
sidera su respuesta defendible en comparación con la que se da.
b) Corrección de la solución: También ocho puntos como máximo para un
análisis perfecto. Por supuesto, tiene un amplio margen para autoevaluarse, des-
de uno a siete puntos; cuatro puntos significan, por lógica, «correcto a medias».
c) Componente de torneo: Se ha pensado en el caso de que quiera acercar el
entrenamiento todo lo posible a la práctica de competición. Por regla general, es
más difícil, claro está, solucionar de manera correcta un problema de la posición en
condiciones de torneo que en la tranquilidad hogareña. Por un lado, debido al li-
mitado tiempo de reflexión; por otro, porque se está obligado a efectuar análisis y
calcular variantes en la cabeza, sin realizar pruebas en el tablero. Si quiere hacerlo
así, siéntese ante el tablero -dado el caso, también con reloj- y calcule o elabore
planes sin mover las piezas. No me parece que tenga sentido dar valores indicati-
vos para el tiempo de reflexión a causa del grado de dificultad de los ejercicios, que
es muy dispar. Anote los resultados y reproduzca todo en el tablero para examinar
si hay errores en sus razonamientos. Luego compárelos con los comentarios al dia-
grama. Si está convencido de haber encontrado la solución de manera directa (fac-
tor tiempo de reflexión) y por completo en la cabeza, añádase cuatro puntos. Si ha
perdido tiempo en derivaciones o ha encontrado elementos importantes de la solu-
ción solamente al reproducirla en el tablero, anótese entre uno y tres puntos.
CÓMO USAR ESTE LIBRO
7
La suma de todo esto da veinte puntos por ejercicio, es decir, un total de 2400
puntos como máximo en los ciento veinte ejercicios. A fin de poder valorar el re-
sultado, se buscan, por supuesto, puntos de referencia para hacer la conversión
en categorías o niveles de juego. No son más que eso, sin embargo: puntos de re-
ferencia, pues en el fondo considero que tal conversión no tiene valor declarativo;
el resultado de la prueba y las partidas reales son y serán siempre dos cosas dis-
tintas. Con la mayor precaución, tal vez pueda convertirse en elo la puntuación de
la prueba con un ligero suplemento (alrededor de cien puntos) como valor indica-
tivo general.
Este valor Elo se corresponde, más o menos, con las categorías siguientes:
2700
2600
2500
2400
2300
2200
2000-2200
1800-2000
1500-1800
1500-1800
~   1500
Nivel de campeón mundial
Candidato al título de campeón mundial
Gran maestro internacional
Maestro internacional
Maestro FIDE o Maestro nacional
Maestro regional
Candidato a maestro
Fuerte jugador de club
Mediano jugador de club
Aficionado
Principiante
Si quiere prescindir del componente de torneo, puede darse un máximo de
diez puntos en los apartados "a .. y "b .. respectivamente para llegar a la puntua-
ción más alta. Al hacer la conversión en nivel de juego deberá entonces, sin em-
bargo, restarse algo más.
Por favor, iutilice todo esto nada más que como un vago punto de referencia!
Como se ha dicho, en este libro no hay nada que ganar, pero tal vez le ayude a
ello en el juego práctico. Con ese fin, el autor y la editorial le desean todo lo mejor
y mucho éxito.
El autor agradece a Michael Schlaugat, de Fráncfort, y a su ordenador el acti-
vo apoyo que le han prestado.
Gerd Treppner
8
DIAGRAMAS
Diagrama 1
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111  
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111 gro?
'"11"1"1"1 1111111111111' 1_1 11111 a) Con 1.
1111111111111 , _1 1_1 1l1I11I11I11I"iV b) Con otra jugada.
t!J 1I11I11I11I1I.t11l1l1l1l11l1 t!J 11111 c) No hay tal golpe.
1111111111111 111I11I11I1I1t!J1I1I1I1I1I1I1
1111111111111 lIall 1111111111111 t!J 1111111111111
1111111111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 2
r--'Z-IIIIII 11 1-1111 -_-111-" 111.-1111---111111111 el sacrificio
1111111111111 11111 1111111111111'"111
11111' 11111 1_1 11111
1111111111111 1111111111111 11111 1I11I1I1I1I1I.t
1111111111111 1111111111111 t3J 1111111111111 t3J 1111111111111
1111111111111 1111111111111 t3J 1111111111111 ttJ 1111111111111 t3J
f\ 1111111111111
lita 11 Iml 1111111111111 n 1=1
Juegan las negras
a) Las negras obtienen así un ata-
que que decide la partida con rapi-
dez.
b) Las negras obtienen un juego
activo sin correr grandes riesgos.
Las blancas van a estar a la defen-
siva de manera permanente.
c) Considerando las cosas con rea-
lismo, es más que dudoso que ha-
ya compensación suficiente. Ya
hay demasiadas piezas fuera del
tablero.
DIAGRAMAS
9
Diagrama 3
1111111111111 1111111111111 I 1_1" 1111111111111    
IIIIIIIIIIIII¡V¡IIIIIIIIIIII Ilill:1111111 , 11I11 , peón pasado de las negras.
1111111111111 n 11I11 1111111111111 1111111111111 b) consecuentemen-
1111111111111 , 1111111111111 1111111111111
111111111111.t1111111111111 Ilall 1111111111111 riores.
11I11 1111111111111 IIII!IIIIIIII blancas obtienen ventaja de-
1111111111111 1111111111111
Iml _ 1:11111111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 4
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111*1111111111111 11111 merece el sacrificio
IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII 1111111111111 , 11111 , a) Las blancas tienen claras expec-
, 1111111111111 1111111111111 , 1111111111111 1111111111111 tativas de victoria.
1111111111111 '_1 1111111111111 b) El ataque blanco se repele.
, 1111111111111 _ 1111111111111 c) Las posibilidades prácticas justifi-
1111111111111 1111111111111 1111111111111 embargo, el re-

1111111111111
Juegan las blancas
10
Diagrama 5
IIIIIIIIIIIIIIIIIII lal*1111111111111
1111111111111 _1 1111111111111' IIIIIJS)
'1111111111111 lilll II¡IIIIIIIIII I1I11
IJlI , 11111I11111I1 1IIIIttJIIIIIIIIIIIII
1111111111111 I!IIIIIIIIIII 811;1111111111 8 1111111111111

  1111111111111 1IIIillllllll
lIall 1111111111111 lIall 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 6
DIAGRAMAS
a) Un sacrificio en h6 no está del to-
do claro, pero es la mejor posibili-
dad de hacer algo.
b) La jugada preparatoria correcta
es lo que da una fuerza arrolladora
a esta idea.
c) A las blancas se les debe ocurrir
otra cosa para progresar.
I 1111111111111 1111111111111* 1_1 11111
1111111111111 , 1111111111111 1111111111111 11111 , el ataque.
'"11111111111 I lilllllllllll.' 1111111111111. 1111111111111
1111111111111 1111111111111 :111111111111 1111111111111 decisiva, .puesto que las si-
11 lill , 1111111111111 1111111111111 ataque despues del
1111111111111 1111111111111 ¡mi 1111111111111 c) Las blancas disponen de otra
idea que promete la victoria.
lIall 1111111111111 !lIl1l1l1l1llnl=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
Diagrama 7
1111111111111 1111111111111 s 1111111111111.1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111'
'"111"111111'"""1111111 1111111111111'"11""11111
1111111111111
1111111111111 1111111111111 ,+
1111111111111 1111111111111
111111111111181111111111111 1111111111111 1=1
lIall 1111111111111 1111111111111 n 1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 8
11111111111111.1111111111111 11111*1111111111111
1111111111111 1111111111111 _ 1_1'
1111111111111'"11111111111
1111111111111 1111181111111111111'"11111111111
111111111111181111111111111'1111111111111 1111111111111
   
1111111111111 111,
1111111111111 n 1111111111111 1111111111111 1=1
Juegan las negras
11
a) La única manera de ganar es sa-
crificando la calidad en f4 si se pre-
para como es debido.
b) Las negras logran el triunfo de
manera sorprendentemente rápida
de otra forma.
c) Gracias a los alfiles de distinto
color, la fortaleza que han construi-
do las blancas por las casillas ne-
gras resiste todos los intentos de
ataque.
a) Atacar a toda costa es lo único
que da a las negras, teniendo en
cuenta su crítica situación, posibili-
dades de "atracar".
b) Atacar a la desesperada sería un
error sin paliativos; la iniciativa blan-
ca puede neutralizarse mediante un
juego sólido.
c) Un ataque promete a las negras
ventaja decisiva.
12
Diagrama 9
IIIIIIIIIIIIII 11111/1111111 11I11 1111111111111
111111 111.1111 1 111111111/111 1
1111111111/11 1 11111111111/1
111111111/111111111111111/1 11111111111/1 1111111111111
1111111111111
1111111111111   1111111111111 1111111111111
81111111111111 1111111111111
1111111111111 1lIllIlIllIlIlllIlIllIllIl/llll=1
Juegan las blancas
Diagrama 10
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111*1_1
111/1111111111.1111/ 1/11/11111/11 1 1111111111111 1
1111111111111 111111/111111 1111111111111 Iml
1111111111111 1
11111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111
11
1/1111/11111/ 1111111111/11
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) Las blancas llevan el ataque a
buen puerto en pocas jugadas.
b) Las blancas deberían buscar una
manera de recuperar material e
igualar el juego.
c) El ataque reporta un final favora-
ble, que, sin embargo, todavía tiene
que ganarse.
a) Aquí, ambos reyes están ya «me-
dio muertos». ¿Cómo, en su opi-
nión, acaba la partida?
a) Las negras ganan.
b) Las blancas ganan.
c) Tablas.
DIAGRAMAS
Diagrama 11
1¡IIIIIIIIIII1.11I1I1I11I1I1 IIIII*!IIIIIIIIIIII
1111111111111 1111111111111 1IIIIilllllll 11'
11111 1I11111illlll
11!11I1 [3J
13
La jugada 1 .... , 0')f5-h4 debe con-
siderarse
a) un refuerzo decisivo del ataque
negro.
b) un error táctico.
11111\1111111 [3J IIII!IIIIIIII e) un intento muy tibio que permite
1_1 1111111111111 1111111111111 1111111111111 a las blancas consolidar su posi-
1111111111111 IIII!IIIIIIII tLJ [3J   ción.
1111111111111 1=1
Juegan las negras
Diagrama 12
1111111111111 1_1
1111111111111'1
1
11111111111
1111111111111 111111
IllIillllllll 111111 1:11111111111 1111111111111
, 1IIIIIIIillll [3J lilllllllllll 1
1
111 !illlllllllll
1lIIIIIIIIIII1.lllllllilllll [3J
!¡IIIIIIIIIII
1111111111111 1=1
Juegan las blancas
Las blancas jugaron 1.
Esto fue
a) una fuerte jugada que asegura
ventaja decisiva.
b) la mejor posibilidad de pescar en
río revuelto al hallarse en una posi-
ción difícil.
e) un error, puesto que la única
oportunidad de conseguir ventaja
radicaba en otra jugada.
14
Diagrama 13
K 1111111111111 11I11 1111111111111*1111111111111
DIAGRAMAS
¿Conduce aquí el ataque blanco
aún al objetivo?
I!IIIIIIIIIII 11I11 1111111111111 11111
1111111111111 1111111111111 :: ::n ,. M6.
1
I
I11 11I11 1_1'  
1111111111111 1111111111111'1111111111111 I1I11II1111I1
1I11I11I1111I 1I11111111111 11I1111111111
  11I11I1111111
liall 111I111111111 1=1 1IIIIIIIIIIIIll
Juegan las blancas
Diagrama 14
IIIIIIIIIIIIII 11 1-.1 * IIIIJIIIIIIII
11111' 1111111111111 I_II 11111'
11I1111111'"II.t111l1l111l11 1111111111111
1111111111111 1I111!1I11111
1111111111111
1111111111111 11
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1=1 1II1II1II11I1 II lIall
Juegan las blancas
e) Con otra jugada.
¿Promete esta posición a las blan-
cas posibilidades de ataque que
haya que tomar en serio?
a) Con 1. g5-g6.
b) Con 1. h4-h5.
e) En ningún caso.
DIAGRAMAS
Diagrama 15
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111 1111
11111 , 11111 1111111111111 IIll1tLJ
1!1I111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1_1 1111111111111
1111111111111 11111 _1.1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
fj fj 1111111111111 fj
1111111111111 1111111111111 lIall 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 16
15
a) Las blancas ganan por fuerza
con un ataque de mate.
b) Las blancas deben contentarse
con liquidar y pasar a un final en el
que están algo mejor.
c) Las piezas colgando resultan fu-
nestas para las blancas. En resumi-
das cuentas, pierden material.
1111111111111 I 11111*1111111111111 1111111111111
1111111111111' 1_1.1111111111111' asalto la posición negra fallan.
1I11111111111tLJIIIIIIIIIIIII b) La única que gana por
1111111111111 1111111111111 11111 fuerza es 1. g8.
1111111111111 1111111111111' 1111111111111 .... · 1111111111111
1111111111111 1111111111111 triunfo enseguida.
  fj 1111111111111 fj
1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
16
Diagrama 17
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111
1111111111111 "I"IIII"IIIIIII'"I"I"IIIII
lIall 1111111111111 1111111111111 11I11
11111 1111111111111  
t3J 1111111111111 , iI 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 t3J 1111111111111
1IIIIIIIIIIIIllIIIIIIIIIIIII 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 18
IIIIIIIIIIIIII.i.llfall 11111 1_1
11111'"11111111111 1111111111111 1_1
11 1111111111111' 11111
1_111111111111111111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 t3J 111
1111111111111 1IIIIIIIIIIIIltJIIIIIIIIIIIII
t3J 1111111111111
1111111111111 1=1 1111111111111 1111111111111:1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
¿Cuál es la continuación más fuerte
que tienen las blancas?
a) Las blancas ganan solamente
con 1. e5-e6.
b) Las blancas ganan, pero no de-
ben jugar 1. e5-e6.
c) Las blancas tienen como mínimo
dos maneras claras de ganar.
a) Las blancas pueden rematar la
lucha enseguida con una combina-
ción de mate.
b) Las blancas tienen la partida ga-
nada, pero deben elegir una mane-
ra más tranquila de reforzar su
juego.
c) Ningún intento de atacar táctica-
mente reporta nada que valga la
pena.
DIAGRAMAS
Diagrama 19
1:11'11:11111 IIIIIII¡IIIII IIIIIIIIIIIII*I:II!IIIIIIII
111I11 1111,11;11111 11111'1:111
II!III IlI_1 I 1111111!11111¡V¡I!llli
1:llllilllll illlllillllll¡V11111 ¡IIIIIIIIIIII
1I:lIilllllll     II! II! 111111 1
'I!¿]I\ 11:11,1111111 1111111111111 ttJ
illllllilllll
11:11:1111111 lIall 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 20
ttJ Ilillilllllll1.lllllllllllll ¡111111111111* 1I11111111111
Ijllll' 1111111111111 111' 11111'
¡IIIIIIIIIIII 1111111111111 II¡IIIIIIIIII ,111111111111
illllllllllll 1111ill;11111 1IIIIIIIillll 1111111111111
lillill:11111 !IIIII!IIIIII lilllllllllll 11!l1111111I1
17
Las blancas sacrificaron la calidad
con 1 . .:t c6xd6 en esta posición.
¿Qué le parece?
a) El sacrificio es irreprochable,
puesto que conduce a la victoria
por fuerza.
b) No puede demostrarse que el
sacrificio gane por fuerza, pero las
blancas obtienen un ataque tan
fuerte que se intuye que debería
bastar para ganar.
c) Es imposible valorar si el ataque
es lo bastante fuerte. Por eso, sa-
crificar es correr un riesgo de ma-
nera irresponsable.
a) Las negras harán bien en forzar
el jaque perpetuo.
b) A pesar del déficit de material, las
negras tienen buenas posibilidades
de ataque. Deberían invertir tiempo
en salvar el alfil de ca y luego conti-
nuar la lucha.
IIIIIII!IIIII 1111111111111 Ilillil!11111  
II!II!IIIIIII X   siva.
lilllllll,ll, 11tJ.lllllill!11111111 11":::
1
:1
Juegan las negras
18
Diagrama 21
Ililllllllllll 111 11111*1111111111111
1111111111111 11I1111111111 1111111111111 1111111111111'
'1111111111111 11I11 11111\1111111 1111111111111
1_1'11111[j1111111111111 1111111111111
'111111111111 [j 1111111111111
1111111111111[j1111111111111 1111111111111
8_ 1111111111111
1111111111111 1111111111111 11111!llllllllll=1
Juegan las blancas
Diagrama 22
DIAGRAMAS
a) Ambos reyes están a la intempe-
rie. La ventaja de material que tie-
nen las negras se deja sentir en
estas circunstancias. Las posibilida-
des de las blancas no compensan
la calidad.
b) Si las blancas sacrifican otra cali-
dad con 1. H f1 xf4, el ataque basta
para lograr las tablas o la igualdad.
c) El ataque promete el punto en-
tero.
I 1111111111111 11 I 1111111111111* 1111111111111
11111' 1111111111111 1111111111111' 11I11 , eso?
1111111111111 1111111111111 1_1 1111111111111 a) Las negras ganan.
1111111111111 1111111111111 , 1_1 1111111111111 b) El ataque ofrece posibilidades en
1111111111111 1111111111111 es probable que
Ilillllllllll b 1111111111111 . c) Las posibilidades prácticas que

 
y .1 I 1 .1 8 mas, debenan sacnfl-
'------'" car- Sin que ello les suponga un
Juegan las negras
riesgo.
DIAGRAMAS
Diagrama 23
Illlllllllllll.iJa 11I11 1111111111111
11111' 1111111111111 1_1' 1_1'
11!llilllllll JS) 1111111111111 ¡IIIIIIIIIIII'IIIIIIIIIIIII
Ilill:1111111
II!II!IIIIIII lilllllllllll Ilillllllllll
111I1I1111111   mi
1111111111111  
I111111111111 Ilall 1111111111111lll=1
Juegan las blancas
Diagrama 24
lillillllllll 111I111111111'iV1_1 '_1
Ilillllllllll 1-.1 1IIIIilllllll'llIlIlIlIlIlI'
lIillll!IIIII'IIII¡1I11I1I1 IIIIIIIIIIIIIIIIIII
II!IIIIIIIIII , 1111111111111 , 1IIIIIIIIIIIIltJIIIIIIIIIIIIIll
1I11   lIall
IIIIII!IIIIII 1111111111111   lil/\I/IIIIII
1111111111111
    11111/111\111 lIillllll1ll/
Juegan las blancas
19
a) Lo más convincente para obte-
ner el triunfo es 1. lj)g5xh7.
b) La única jugada ganadora es 1.
('2Jg5xf7.
c) Ni la una ni la otra; a las blancas
debe ocurrírseles otra cosa.
Las blancas se lanzaron al ataque
enseguida con 1. h5xh7+. ¿Qué
opina usted?
a) Obtienen cierta ventaja, pero eso
es demasiado poco para la posición
superior que tienen.
b) La combinación es un verdadero
suicidio.
c) Las blancas ganan por fuerza.
20
Diagrama 25
1111 111 1111111111111 1111111111111
1111111111111.11111111111111 IlaJlllllllll
'IIIII!IIIIIII'IIIIIIIIIIIII 1_1 11111
1111111111111 I    
1111111111111 1111I11111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 26
1111111111111 11111 I 1111111111111*1111111111111
1111111111111' 111I111111111¡f1-.1 II!IIIIIIIIII'
  1111111111111 1111111111111'1111111111111
11111/1111111 11I11 1111111111111'1111111111111
11I1111111111 1IIIIIIIIIIIIllrll 11I1111111111
1111111111111 11111111I1111 B 1111111111111 1111111'111111
B Imi
1111111111111 1111111111111 Ilall 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
A primera vista, ambos bandos tie-
nen posibilidades de atacar al rey.
¿Qué hace usted con blancas?
a) Cambia ambas torres, pues de lo
contrario el ataque negro sería de-
masiado peligroso.
b) Se desentiende del punto b2 y
continúa su propio ataque.
a) Las blancas deberían montar un
ataque por las casillas negras.
b) Las blancas pueden decidir la
partida por la columna "e".
c) Puesto que los intentos de ata-
que no reportan nada concreto, lo
mejor que tienen las blancas es pa-
sar a un final en el que están mejor.
" 1 A G RA M A S
Diagrama 27
I//II/II/IIIII.*.IIII 111/1 1111/11111111
11/llljlllllllllllll l.", 1IIIIj
1111111111111 11111 1111111111111 1111111111111
1111/11111111 11111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 illllllllllll¡flllllllllllll
1//11/1/11111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
IJ 11111 IJ 11111/1111111 IJ
1111111111111111111111111111111111111111=1
Juegan las blancas
Diagrama 28
21
¿ Consiguen las blancas, en vista
del peón de b2 y las piezas que tie-
nen colgando, conducir el ataque a
buen puerto?
a) Con 1. itg4-g5.
b) Con 1. ¡Yg4-h4.
c) Las negras paran todas las ame-
nazas y ganan.
lilllllllllll 1.1 1111111111111 1111111111111  
11I1111111111 1111111111111_1111111111111 su opinión, finaliza la partida?
j 11/1111111111 111111/111111 11111 a) Las blancas ganan.
1111111111111 11111 1.1 11111 b) Las negras ganan.
1/1//1///1111 IJ /1/11/11/1111 1//1//1/11111 IJ /11/11/11/111 e) Tablas.
11/1/11111111 11111/llllllljlllllllllllllIJ
11111111II11I II11I11I11111 11 1I11I11111111

Juegan las negras
22
Diagrama 29
111111111111111111111111111111111111111*1111111111111
1111111111111 11I11 1111111111111'11111'
'111111111111181111111111111 1_1 1111111111111
I I ~ I I 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11I11 1_1 1111111111111-*.1111111111111
1111111111111 ttJ 1111111111111 1111111111111 , I I ~ I I
    ~     8                           Ilall I I ~ I I
Ilall Iml I I I I I ~ J = I
Juegan las negras
Diagrama 30
_1111111111111 11_1_1*1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111'1111111111111'
¡IIIII111I1I1-*.IIIIIIIIIIIII , I I ~ I I , 1111111111111
1111111111111 1_1'1111111111111 I I ~ I I
'"1118111118Iml I ~ I
1111111111111 11111111111118 1111111111111 Jl 1111111111111
8111r!jll 1111111111111   I I I I I I I I ~ l l ~ I I ~   I
1I11111111111JlIIIIIIIIIIIII 11 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) El ataque, debido a que las ne-
gras tienen una torre menos, se es-
fuma al cabo de pocas jugadas.
b) Las negras logran por fuerza una
victoria espectacular.
c) El ataque todavía basta, de todos
modos, para dar buenas posibilida-
des de tablas.
a) El plan correcto de ataque con-
siste en realizar el avance h4-h5.
b) Las blancas pueden asaltar el
punto h7 de otra manera más rápi-
da.
c) Una idea completamente distinta
reporta el triunfo.
DIAGRAMAS
Diagrama 31
1111111111111 11111111111111.1111111111111 1111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1IIIIIIIIIIIIi
1111111111111 _ 1111111111111
1IIIIIIIIIIIIilllllllllllllillallilllll
Iml 1111111111111 1111111111111
1111111111111 IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII
11111111111111111111111111 lilllllllllll 1=1
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 32
1111111111111 lIall 1111111111111 1111111111111
1IIIIIIIIIIIIilllllllllllll 1I111I1I1I1I1illlll*
11111 1111111111111 1111111111111 11111
1111111111111
1111111111111
IIllIilllllll 1111111111111  
1111111111111 1111111111111
11111111111111111111111111 1111111111111 111
Juegan las blancas
23
a) Las blancas ganan.
b) A causa de la contraamenaza en
h6, las blancas están más atadas
que el adversario. No pueden im-
pedir que el segundo jugador con-
solide su posición.
c) Lo mejor que tienen las blancas
es liquidar y pasar a un final de ta-
blas.
a) Lo mejor que pueden hacer las
blancas es forzar el jaque continuo.
b) Las blancas pueden parar el ata-
que de mate del adversario me-
diante una combinación y seguir
jugando, pues tienen posibilidades
de victoria.
c) Son las blancas las que atacan
con energía y dan mate al rival.
24
Diagrama 33
II!IIIIIIIIII 1111111111111_1111111111111*1111111111111
11111'11/1111111111 1111111111111'1111111111111'
1111111111111'1111111111111 1111111111111
1111111111111 !IIIIIIIIIIII 1111111111111'iV 1111111111111.i.
11111/11111/1 ImltLJl_1 1111111111111
11111111111/1 1111 1111111111111
  1111111111111
1111111111111 1111111111111 lIaJlI 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 34
1111111111/11 IIIIIIIIIIIIIIIII"*"IIIII"IIII
1111111111111 1111111111111 JS\ 1_1 , 11111 ,
'"lIlIllllIlllllIllllIlI 1_1 1111111111111
11' Iml
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
1/111/1111111 1111111111111
1111111111111 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) Las blancas están mejor, pero no
disponen de una manera forzada de
ganar.
b) Las blancas rematan al rey ne-
gro en pocas jugadas.
c) Las blancas ganan material de-
cisivo con ayuda de ideas de mate.
a) La solución correcta consiste en
sacrificar el alfil en 17.
b) El sacrificio del alfil en 17 es ple-
namente eficaz después de una ju-
gada preparatoria.
c) Las blancas deben elegir un mé-
todo de todo punto distinto para
asaltar la posición negra.
IlIAGRA\1AS
Diagrama 35
¡IIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111*1111111111111
1111111111111' IIIIIIIIIIIII¡VII¡IIIIIIIIII I 11111'
'1111111111111 1111111111111 lIillllllllll Iml
111II11111111 1111111111111 8 1111111111111.iJIIIIIIIIII
1111111111111 1111111111111 1111111111111 !IIII
1111111111111 IIIIIII!IIIII Ilall
  !/IIII/IIIIII
1111111111111 1111111111111 lIall
Juegan las blancas
Diagrama 36
X/_I _ 11111*1111111111111
1111111.1111111111111 ¡-'I' lilll
11/111'"11111111111'1111111111111 11111
1111111111111 1111111111111 \111111111111
1111111111111 1111111111111 !IIIIIIIIIIII
1!11111\1I111 //11/11111111
8 1111111111111 iV 1111111111111
lIall 1m! 1=1 1IIIIIIIIIIIIn
Juegan las blancas
25
¿Cómo conducen las blancas el ata-
que a buen puerto?
a) Con 1 . .: e1-e8+.
b) Con otra jugada.
c) No tienen nada en absoluto.
Las blancas dieron la señal de ata-
car con 1. h2-h4. ¿Le parece a us-
ted que la situación está madura
para ello?
a) Como las blancas ya no tienen
ningún sitio bueno para el rey, este
avance es muy de doble filo.
b) Hay posibilidades de triunfar, pe-
ro un juego posicional subraya más
la ventaja blanca.
c) Todo indica que el ataque surte
efecto.
26
Diagrama 37
1111111111111 !IIIIIIIIIIII 11I1111111111 I 1111I11111111
11I11 11111' I111111111111 * illllllllllll ,
1IIII1.lilllllllllll 1'111 11I11
IIII!,IIIIIII 1IIIIIIilllll !IIIIIIIIIIII ¡IIIIIIIIIIII
1!lllllllllllbillll!1111111 1111111111111 1_
1111111111111 b IIIII!IIIIIII b
illllllllllll
Ilall 1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 38
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIII
1111111111111' IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII , 1111111111111'
1111111111111 1111111111111
11111 1111111111111 ,
1111111111111  
Ilall 1111111111111
IIIIIII!IIIII 1111111111111
1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) Las negras deberían preparar un
sacríficio decisivo con 1 .... ,
g3.
b) Las negras pueden rematar la lu-
cha de otra manera.
c) Antes de pensar en cualquier
idea que conlleve un sacrificio, el al-
fil de c6 tiene que intervenir mejor
en el ataque.
a) Las blancas dan mate en pocas
jugadas.
b) La única idea de mate fracasa
por una inesperada jugada interme-
dia de las negras. El ataque no pro-
gresa.
c) Las blancas pueden y deben
conducir el ataque a buen puerto
de manera tranquila.
DIAGRAMAS
Diagrama 39
IIIIIIIIIIIIII11 11111*1111111111111
11111' 11111/111/111 1111/' 1111111111111'
111/11/11/111 111/1 1II/II/lI/lII'IIII!I/lI/l1/
1_1 1111/ [3J 1/11/11/11/1/ 111/11/11/1/1
/11111/11/111 [3J 111/11111111/ 11/1111111/11 /11/11/111111
1I!IIIIII/l11 [3J li/li/l//l1I1
[3J , 1/11111111111 [3J
I/all 1111111111/1/ 111/1/11/lI/IJlI=1
Juegan las blancas
Diagrama 40
II/lI/lI/IIIII 1/111/1/111114\1/11/1/1/1111 1111111111111
11111' 1111111111/1/ 11 11111-
111111111/11/' Jll/II/
1111111111111 1/1/11/111/1/ 1111/11111111 /1111/11/11/1
1/111/\1/111'/1111/111/111   /11/111/1/11/
1II/Iilll1111 [3J 111111/11/111 11/1/111/1/11 111/11/1/111/ [3J
[3J 1m! 11/1//1111//1  
11111111/1/11 11/1111111111 111/11/1/11/1 111/1111/111/
Juegan las blancas
27
Las blancas pasaron a la acción en
el flanco de rey con 1. h2-h4. Esta
decisión
a) era acorde con la posición y pro-
metedora.
b) no era errónea, pero tampoco
daba gran ventaja.
e) era antiposicional.
a) Contra una maniobra que refuer-
ce el ataque a largo plazo, las ne-
gras no tienen defensa suficiente.
b) Las blancas pueden dar mate
por fuerza enseguida.
c) No cabe duda de que la posición
blanca bien vale un peón, pero el
desenlace no está decidido, ni mu-
cho menos.
28
Diagrama 41
1I11111I11111 1111111111111 1IIIIIIIIIIIi 1111
1111I11111111 1111111111111 11111'1111111111111
1111111111111 IIIII¡VIIIIIIIIIIIII 11111
1"1"1"11"'"1111"11111 lijll 11111;1111111
                                               
lIillllllllll 1111111111111  
          1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111
Juegan las negras
Diagrama 42
11111 11 1111111111111*1111111111111
11111-*.1111111111111 1111111111111 , 11111 ,
11111 1111111111111 1_161111111111111
1111111111111 1111111111111 lIillllllllllttJl_1
1111111111111'1111111111111 1111/11111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111                                        
fj Imi 1111111111111 fj
1111111111111 1111111111111 lIall 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) A causa de la amenaza f3-14, las
negras no tienen posibilidades de
escapar de un final peor.
b) Las negras harán bien en forzar
las tablas por medio de un sacrifi-
cio.
c) Las negras incluso pueden ganar
por fuerza.
a) La situación está madura para
lanzar un ataque que da mate por
fuerza.
b) El material ya es demasiado justo,
pero las blancas, gracias a su ini-
ciativa, consiguen mantener el equi-
librio.
c) Las blancas no tienen nada me-
jor que un incierto sacrificio para di-
ficultar todo lo posible al adversario
la realización de los peones de' ven-
taja.
DIAGRAMAS
Diagrama 43
IIIIIIIIIIIIII 11 IIIII*IIIII!IIIIIII
11,111 1111111111111 lal 1IIII.l
1IIIIIIIIIIII.lIIIIIIIIIIIII II!IIIIIIIIII 1111111111111
1I11I111I1I1I.l1_1 1111111111111 IlIlillllllll
1_1 1m: .llllllllllllll-*.IIIIIIIIIIIII
11111'111111181111111111111 1111111111111 1111111111111
81rl11 1111111111111
1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 44
29
a) Pese a su enorme superioridad.
las negras no disponen todavía de
una continuación que dé la victoria
por fuerza.
b) Las negras deberían estudiar un
sacrificio de caballo en d3.
c) Otra idea promete pronto el triun-
fo.
¡_ I 1111111111111 11111*1111111111111
1IIIIIIIIIIII.l illllllllllll.*-IIIIIIIIIIIII.lIIIII.l
.lll 1111111111111 1.
1111111111111 1111111111111 a) El sacrificio no es correcto.
1_1 1111111111111 b) Las blancas obtienen buenas po-
1¡llillllllll ctJ 1IIIIIIIIIIIIiVIIIIIIIIIIIII pero el
  ,81111111111111 1111111111111., .. 1111111111111 c) Está claro que las blancas obtie-
II!IIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111 lIall nen una posición ganadora.
Juegan las blancas
30
Diagrama 45
x ¡IIIIIIIIIII: 111 11111*1111111111111
¡IIIIIIIIIIII 1111111111111 1_1'11111'
, 1111111111111 1111111.1-.1 1I11111111111
1111111111111'"1"1"1"" 11111 1111111;11111
111111111111;  
1111111111111 1111111111111
Iml 1111111111111
llrall 1
1
11111111111 1=1 illlllllllllln
Juegan las blancas
Diagrama 46
1111111111111 1111111111111*1111111111111 11111
111I11I1I111I.iJIIIIIIIIIII 1111111111111' II!IIII
'111I1111I11I1¡Villllllllllll 1_1 1111111111111
1111111111111 1_1
II!III lill!1111I11I _
Ilill\11I11I1 111111
  11I11
lira 11   n
Juegan las negras
DIAGRAMAS
Con 1. 0-0-0, las blancas entraron
en una carrera de ataques mutuos al
rey. ¿Qué juicio le merecen las pers-
pectivas solamente desde el punto
de vista del concepto?
a) Mejores para las blancas.
b) Mejores para las negras.
c) La lucha no está decidida en mo-
do alguno.
a) La continuación de ataque más
prometedora es 1 .... , élJf6-e4.
b) Las negras pueden sacar venta-
ja en el ataque, pero la victoria to-
davía no está asegurada.
c) Las negras pueden obligar al ad-
versario a abandonar dentro de po-
co.
DIAGRAMAS
Diagrama 47
IIIIIIIIIIIIII 11I11 1111111111111*1111111111111
I¡IIIIIIIIIII iI..iJII.IIIII.
  11I1111111111
1111111!IIIII'illllllllllll 1111111111111 lilllll;11111
1111111111111 \IIIII!IIIIII
   
lillllllllll18/llall
Ilall 1111111111111    
Juegan las blancas
Diagrama 48
11111I1111111 11111I1111111 1111111111111 11I11
1111111111111 11I11 111 1111
::111 1IIIIilllllll 11111 /1111
1I111 111111811111811111
!\111111111118 IIIIIIIIIIII! 8 1111!111111118 I111111I1111 1
    II¡IIIIIIIIII I111111111111
1111
I
I11111111
IIII!,IIIIIIII 1111111111111 1111111111111 1IIIIIIIIIIIIn
Juegan las blancas
31
Las blancas empezaron un asalto
de peones por medio de 1. g2-g4.
¿Era esto acorde con la posición?
a) El avance inspira desconfianza.
Las negras están armadas para
contraatacar en el centro.
b) Las piezas del segundo jugador
están situadas con demasiada tor-
peza. El ataque blanco debería ser
más rápido que una posible contra-
medida.
c) La pregunta de si hay que atacar
o no es aquí cuestión del estilo de
cada uno. Ambos bandos tienen sus
oportunidades.
Las blancas sacrificaron la dama en
g5 de manera espectacular. ¿Qué
le parece?
a) Las blancas ganan.
b) Las blancas dan jaque continuo
nada más.
c) Las blancas llegan al final con al-
go de ventaja, pero el desenlace no
está decidido.
32
Diagrama 49
I!!IIIIIIIIII 1111111111111 I!IIIII!IIIII !IIIIIIIIIIII
lilllllllllll Iml 1111!1I111111 1111111111111*
1!1111I;1I111 1111111111111'11111
1111111111111 111111/11111/ IIl1lilllllll lillil1111111
lililllllll/I 1_I¡Viilllllllllll II!II!IIIIIII
1!¡I!II!lIlil    
1111111/11111 1,11111111111  
1:11111111111 1:11:11111:11-1111\11111111 1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 50
K 1_1.t¡III1I1III1III Ilillil/ll/lI*lllIlllilllll
1111I'11I1I!1I11111 illllllllllll lilllllilllll'
111111111111'"111 1111"1"1111'"11111111111
11111
1
1111111 1111111:111111-.1 lill:1I111111
  :iI
  Imi 11111
    rll'II:11111
I,ll 111, ¿j,IIII
:IIIIIIIIIII! ',illllllllillnllall 1=1
Juegan las negras
DIAGRAMAS
a) Las negras no superan algunos
escollos. Su ataque está muerto.
b) La iniciativa negra basta para ha-
cer tablas.
e) Las negras incluso pueden ganar
por fuerza.
¿Cómo deberían las negras conti-
nuar el ataque?
a) Con 1 .... , \¡jIh4-h2+.
b) Con 1 .... , .1e5-f4.
e) Ambas jugadas les aseguran la
victoria.
DIAGRAMAS
Diagrama 51
11!11!llill!1 III!I 11I11 lal
illl!1 1111ill:11111 !lllilllllll! 11111'
11'llliYll!IIIIIIII!1 IIIIIII!IIIII 11111
1
1111111
    , '1lifllllll
." 1111
!;illlllllllrl ¡rll 1111111111111
  Itillil!11I11 !:IIIIIIIIIIII
8
1
11 11111111111118  
1111111111111 1
1
11111111111
Juegan las blancas
Diagrama 52
11111 1:11:11:11111 1I11I*lIllIlIlIlIil
I1II1 !IIIIIIIIIIII Ilall'"II!II!IIIII'
IIIII!/IIIIII 1l111.i.1!11!11!1I1I1 , 11111:1111111
I11I11 111111I IIII\II!IIIII 1111111111111
1
1 1!,llllil\11111
1111/111111
1
,811181_' I!'IIIIIIIIIII
JIII!IIII 111,11111111 Illillllllll
1111,111 LI
  11,lllil!llIil Ilall 11
1
011
¡IIIIIIIIIIII 1111:11111111 ;1111111111111=1
Juegan las negras
33
a) Las blancas obtienen ataque por
la pieza que pierden; sin embargo,
resulta insuficiente.
b) Las blancas ganan.
c) Las blancas pueden estar con-
tentas con no quedar inferiores.
a) Las negras deberían abrir una
columna en el flanco de rey para
reforzar el ataque de manera deci-
siva.
b) El golpe decisivo contra el rey
blanco se da exclusivamente por el
flanco de dama.
c) Al rey blanco le protegen dema-
siadas piezas. No es posible lanzar
un ataque arrollador.
34
Diagrama 53
1111111111111 Ira 11I11I111111111111
1111111111111'11111 1111111111111'1_1
IIJIIIIIIIII 111111111111\ 1111111111111'1111111111111
Ilrall Ilillll!IIIII'1111111111111 1:llillilllll
1111111111111 lillill;llllliVlllllllllllll
lilllll:11111 ¡_¡ 1111111111111
IIIIIIIIII!II 1111I11I11111  
Ilall 11111111111I1 1111111111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 54
II!IIIIIIIIII 11I11 111I11111111I 1111
1111111111111'1111111,11111 1111111111111 11111'
1111111111111'1111111111111 ¡IIIIIIIIIIII 1111111111111
11I11 b 1111111111111
b 111       Ilillllllllll
1IIIIilllllll 1IIIIilllllll 1IIIIIIIIIIIIb
    Ilall 1111111111111lll=1
IIIIIII!IIIII 1111111111111 11!llilllllll 1111111111111
Juegan las blancas
DIAGRA\1AS
¿Qué fuerza tiene, desde su punto
de vista, la jugada natural de ata-
que 1. (7)e3-f5+?
a) Es agua de borrajas, puesto que
el caballo tiene que retroceder en-
seguida luego de 1. oo., \bg7-f8.
b) Es peligrosa para las negras, pe-
ro con la respuesta correcta debe-
rían salvarse.
e) Las blancas ganan en todas las
variantes.
Las blancas jugaron 1. f5-f6.
a) Este ataque a la desesperada en
una mala posición se rechaza con
algunas jugadas exactas.
b) Si ambos bandos juegan bien, lo
normal es que la cosa acabe en ta-
blas.
e) La posición negra ya no tiene de-
fensa suficiente.
IlIAGRA\tAS
Diagrama 55
IIIIIIIIIIIIII 1111:11111111 11111*1111111111111
111111' lilllllllllll 1_1' 11I111
11I11
I111111111111 1111111111111'1111111111111 1111111111111
IIIIIII!IIIII Iml
1111111111111 IIII!IIIIIIII 1111111111111

Ilall
Juegan las blancas
Diagrama 56
1111111111111 1111111111111 11111/1111111 11I11
11111' I111111111111 11' 1111111111111 ,
11I11 1111111111111 1111111111111 1111
IIIIIII!IIIII   1111111111111
1111111111111
!IIIIIIIIIIII Ilill/1111111 Ilall
11111111111111111111111111 1111I11111111
IIII!II:IIIII 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
35
a) El ataque blanco cobra una fuer-
za arrolladora al cabo de pocas ju-
gadas.
b) Es verdad que las blancas pue-
den penetrar por fuerza en h7, pero
es difícil convertir esta ventaja en
victoria.
c) Las blancas no tienen posibili-
dades de ataque en absoluto. De-
berían limitarse a asegurarse una
pequeña ventaja posicional.
a) Las blancas ganan por fuerza
con 1. H g3-g6+.
b) Sacrificar la torre es la idea co-
rrecta, pero debe prepararse como
es debido.
c) Las blancas necesitan otro plan
para conseguir el triunfo.
36
Diagrama 57
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111*1-'1 11I11
11111'   11I11
111' 11111' 1IIIillllllll 111I11
1111111111111 1111111111111
II!II!IIIIIII I¡IIIIIIIIIII
DIAGRAMAS
¿Sacrificaría usted el caballo en f7?
a) Sí, porque es verdad que las
consecuencias difícilmente pueden
preverse, pero en la práctica las po-
sibilidades son muy buenas.
b) Sí, porque el ataque surte efecto
al cabo de pocas jugadas.
1111111111111 1111111111111 1111111111111
t3J !lllllllllIli t3J c) No.
Ilall Iml 11I1111111111l:t 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 58
IlillllllllllIII 11111*1111111111111
11I11 1111111111111 1111111111111'11111'
  1111111111111
1111111111111  
t3J 1111111111111 1111111111111 1111111111111
IIIII!IIIIIII 11
1
1111111111 Ilill!1111111
1111111111111 1111111
1
111I1 Ilillilllllll t3J
Ilall 1=1
Juegan las blancas
a) Las blancas deberían elegir un
método tranquilo para desestabili-
zar la posición negra.
b) La situación es propicia para lan-
zar un asalto: 1.  
c) Las posibilidades de ataque que
parecen tener las blancas son una
ilusión óptica. Las negras son supe-
riores posicionalmente.
It I ¡\ (; R A M A S
Diagrama 59
1111111111111 1111111111111 1111111111111 illllllilllll
:111111111111 1IIIIIIIIIIIIllIIIIIIIIIIIII 1111111111111
IIJI:IIIIIII IIII!IIIIIIII 1111111111111 1111
11111'11111111    
IIIIII!IIIII 1111111111111
I111111111111 1111111111111 11\1111111111 11I11
1_ 1111111111111 :lllllllllllléiJlllllllllllll
1111111111:11111 1,111111111111
Juegan las negras
Diagrama 60
1IIIIIilllll 1111111111111 1IIIIilllllll 1111111111111
II!II!IIIIIII'IIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111
'!IIIIIIIIIIII' 1111111111111 11I11 11I11
Illrllllllll 1111111111111' 11I1111111111 I
1_1 1111111111111
I¡IIIIIIIIIII Ir.il 1111111111111 Ilall
\111111111111 1111111111111
II¡IIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
37
¿Cómo ve aquí la situación de am-
bosreyes?
a) Las negras solamente pueden
escapar del mate al precio de entrar
en un mal final.
b) Las negras, de manera sorpren-
dente, dan la vuelta a la tortilla y
son ellas las que emprenden el ata-
que decisivo.
e) Las negras pueden estar conten-
tas con forzar las tablas.
a) Teniendo en cuenta las piezas
que hay colgando, las blancas de-
ben estar contentas con sacar ta-
blas.
b) El ataque es lo bastante fuerte
para liquidar y pasar a un final que
promete la victoria.
e) Las blancas dan mate dentro de
poco.
38
Diagrama 61
IIIIIIIIIIIII*IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 1111111111111
1111111111111 11111 1_1 1111111111111'
1111111111111'1111111111111
  1_1 1111111111111
1111111111111 1111111111111 IIIIIIIIIIIIIII-.I
111111I111111 Iml 1I11II1111111
I11I111111111 lIall
IIIIIII!IIIII
Juegan las blancas
Diagrama 62
11111*1111111111111 11I1I 1IIIIilllllll
lIillllllllll _n 11111:1111111 IIln
1111111111111 1111111111111'1111111111111 11I11I1111111
1111111111111 1111111111111  
111111111111181111111111111 Ilíllllllllll
1111111111111 1111111111111 1IIIIIIilllll
¡IIIIIIIIIIII 1111111111111
11:]111111111
Juegan las negras
DIAGRAMAS
¿Qué ataque es el más fuerte?
a) La jugada que da la victoria a las
blancas es 1. f2-f8.
b) Las blancas tienen la sartén por
el mango, pero no deben jugar 1.
M f2-f8.
c) El contraataque negro alcanza
en todas las variantes como míni-
mo para hacer tablas.
¿Cómo valora esta curiosa posi-
ción?
a) El ataque blanco es el más fuer-
te. Las negras pueden estar con-
tentas si pueden salvarse con jaque
continuo.
b) Las negras aprovechan que les
toca jugar y dan mate al adversario.
c) Las negras rechazan las amena-
zas y ganan por su ventaja de ma-
terial.
III,\(¡KAMAS
Diagrama 63
1IIIIIIIIIIII1.!_ 11111*1111111111111
1111111111111 1111111111111 1-'1'11111'
11111I1111111 1111111111111'1_1 1111111111111
1111111111111 11I11 illllllllllll
11I11 11I11 ¡mi 1111111111111
1111111111111
fj 1111111111111
Ilrall Ilrall 1111111111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 64
IIIIIIIIIIIIII1.IIIIIIIIIIIII 11111* 11111111111
11111'llllillllllll 1_
IIIIIIIIIIIIIJS)IIIIIIIIIIIII'IIIIIII 11111111111
1111111111111ttJlllllllllllll' I1 ,,1' 1, ,
111111111111 IIIIIJS) 111
!IIIIIIIIIIII II!IIIIIIIIII 1111

1111111111111  
Juegan las blancas
39
¿Qué fuerza le parece que tienen
las posibilidades de ataque de las
blancas en el flanco de rey?
a) La situación no es clara. Las
blancas tienen compensación por
el peón, pero no más.
b) Preferiría llevar las blancas, aun-
que no encuentre ninguna continua-
ción que gane por fuerza.
c) Las blancas tienen la partida ga-
nada.
¿Cuál es la jugada de ataque más
fuerte en esta posición?
a) 1. llh1-h8+.
b) 1.
c) Ninguna de las dos.
40
Diagrama 65
IIIIIIIIIIIIII 11 11111*1111111111111
1111111111111'   11111'
, 1111111111111 11I11 1_1.i.1111111111111
1111111111111 1111111111111[j11111 1111111111111
1111111111111 [j 1111111111111 [j 1111111111111 [j 1111111111111
1111111111111 1IIIIIIIIIIIItLJ 1111111111111 [j
1111111111111
lltall Iml 1I11111111111111r=1
Juegan las negras
Diagrama 66
DIAGRAMAS
¿Consiguen las blancas ser las que
cortan el bacalao al haber adelanta-
do el peón "g" en el flanco de rey?
a) La ventaja de espacio que tienen
les promete pronto un ataque dura-
dero.
b) La acción de las blancas es ine-
ficaz e incluso les crea problemas.
c) El plan blanco es el único lógico
en posiciones así, pero las negras
pueden quedar solamente un po-
quitín peor si dan con el contrajue-
go justo.
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111 Las blancas
11111 1111111111111 1111111111111 1IIIIIIIIIIIIll a) pueden dar mate.
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111   la
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111
1111111111111 obligadas a dar jaque con-
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111
[j 1111111111111 [j 1111111111111
1111111111111 IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII 1111111111111
Juegan las blancas
Ill/\GRAMAS
Diagrama 67
!IIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111 1111
lilllllllllll 1111111111111 iS\ 1111111111111 11I11
1111111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 11I11
1111111111111 11111 n 1111111111111 1111111111111
111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11 1111111111111 1I11!llIllIllblllllllllllll
I Ilall     b
1111111111111 _ 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 68
1IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIlIII 11111*1111111111111
Ilillllllllll-*.1111111111111 11 , 1111111111111 ,
111111111111 1111111111111'1111111111111'111
11I11 1_1 1111111111111iS\
b !IIII tZJ 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111                          
1111111111111              
1111111111111 Ilallnlllllllllllll 1=1
Juegan las blancas
41
Las blancas estudian aquí la jugada
de ataque 1. b2-b8+. ¿Qué opi-
na usted de ella?
a) Las blancas ganan.
b) Las blancas obligan al adversario
a hacer tablas, lo que es deseable
dada la mala posición que tienen si
no obran asi.
c) Sacrificar la torre seria un craso
error, en el que las blancas no de-
ben incurrir.
Las blancas efectuaron 1. c'LJ f3-g5.
¿Era una fuerte jugada de ataque?
a) El ataque asegura ventaja deci-
siva.
b) Las negras pueden defenderse,
de modo que las blancas, al fin y al
cabo, deberian estar contentas con
tener un final un poco mejor.
c) Las únicas que atacan aqui son
las negras.
42
Diagrama 69
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111 11I11 1111111111111
11111'1111111111111 1_1 1111111111111.
- I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I 11I11
1111111111111' 1111111111111 Iml , 1l11I'iV
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11\1111111111 I I ~ I I 1111111111111 1111111111111
~ I I ~ I I 1111111111111 l   i ~ 1 I ~ I I ~ I I
1111111111111 1=1 n 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 70
I!IIIIIIIIIII 1111111111111 11111*1111111111111
_ 1I1I11Iilllll.iJII 1111111111111'
1111 1111111111111'1_1'1111111111111
1111111111111 1111111111111'"11111111111 : ~ I
IIIIIII!IIIII Iml 1111111111111 1111111111111
1\11\11111111 1 1 ~ 1 I ~ l l l l I i l l l l l l l 1111111111111
IlIall 1111111111111 I I ~ I I ~ I I ~ I I
1111111111111 1l1I11I1I111I'iV1I1I1I1I1I1I1 n 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) A la larga, las negras imponen la
calidad de ventaja.
b) La mejor continuación de ataque
conduce a un final igualado.
c) Las blancas disponen de una
continuación claramente ganadora.
a) Las blancas pueden reforzar el
ataque de manera decisiva.
b) El ataque no promete más que
tablas.
c) A pesar de tener varios sacrifi-
cios posibles, las blancas no po-
seen compensación suficiente por
el peón que han perdido.
1) 1 A G R A M A S
Diagrama 71
IIIIIIIIIIIIII 11I1111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
11111' 1111111111111*
1111111111111 11111 1111111111111 11I11
1111111111111 1111181111111111111'1111111111111
 
1111111111111 1111111111111
1111111111111
Ilall 1!1I111111111¡VIIIIIlIllIlIlll 1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 72
1111111111111 _ 1111111111111*1111111111111
1111111111111 1111111111111-*.1111111111111 11111
11111 11111 1111111111111 1111111111111
11111 :_1 11"111111111'"11111111111
  11111
1111111111111 l' 1 1111111111111
ilall 1111111111111
1111111111111 1111111111111
Juegan las negras
43
¿ Ve usted ataque por la pieza que
han sacrificado las negras?
a) Las negras pueden continuar el
ataque con expectativas de éxito.
b) Las negras deben contentarse
con un final en el que tienen trucos
en el mejor de los casos.
c) Las negras pueden provocar las
tablas o, mejor dicho, igualar si si-
guen sacrificando.
Las negras planean sacrificar la to-
rre con 1 .... , II g4-g3.
a) El sacrificio falla. Las blancas
disponen de una clara refutación.
b) El sacrificio gana por fuerza.
c) No está del todo claro que las ne-
gras ganen, pero las posibilidades
son tan buenas que, en todo caso, el
sacrificio debería hacerse.
44
Diagrama 73
*11111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 11'11111'
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111'1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
1111111111111
1111111111111 1111111111111
1=11111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 74
DIAGRAMAS
Las blancas jugaron 1. .: d3-a3+.
Esta jugada fue
a) un error decisivo.
b) lo bastante buena, aunque había
otra mejor.
c) la única correcta.
11111 Ji) 1111111111111 1111111111111 1111111111111 es-
1111111111111-11111 1111111111111 * 1111111111111 , a) Las negras pueden tomar la torre
, 1111111111111 1I111.t11l11l11l1l11 1.1 y rechazan el ataque.
1111111111111 1111111111111 ctJ 11111 , 1111111111111 b) El sacrificio se refuta claramente
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111 con 1 .... , c7-c6.
Iml 1IIIIIIIIIIIIllIIIIIIIIIIIII ctJ 1111111111111  
1111111111111 las blancas buenas perspectivas.
1111111111111 1111111111111 1111111111111 '/111111111111
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
Diagrama 75
IIIIIIIIIIIIII-*.II*IIIIIIIIIIIII 11I11
11111' 1111111111111 1_1' 1_1'
1111111111111 11I11 1_1'1111111111111
1111111111111 1111111111111
11111I1111111
!IIIIIIIIIIII
1111111111111 lb 1111111111111
Ilall 11111111111111:
Juegan las blancas
Diagrama 76
.11111111111111 11 11111*1111111111111
11111-*.11111
I¡IIIIIIIIIII 1111111111111 11111 1111111111111
1IIIillllllll 111111111111I 11I11 1111111111111
11111I1111111 1111111111111 11111I1111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 Imllblllllll!11111
 
Ilall 1111111111111 11111111111111l1r=1
Juegan las negras
45
Las blancas jugaron 1.
¿Quién, en su opinión, tiene mejores
expectativas de lanzar una ofensiva
en el flanco de rey?
a) Las blancas.
b) Las negras.
e) Ningún bando.
¿Deberían las negras tener en cuen-
ta aquí la posibilidad de lanzar un
ataque al rey?
a) Sí, las condiciones son muy fa-
vorables.
b) Hasta cierto punto; hay media-
nas expectativas, puesto que las
negras, por razones de seguridad
de su propio rey, no pOdrían atacar
más que con los peones "e» y "f».
e) No, las blancas obtendrían opor-
tunidades de juego que no existen
si se explota posicionalmente la pa-
reja de alfiles.
46
Diagrama 77
IIIIIIIIIIIIII.t11111 1-'1*1111111111111
1111111111111"iV1111111111111 1111111111111 1_1
illlll 11I11 1111111111111 n 1111111111111
IIIIIIIIIIIIICZJIIIII ~ 1111111\11111 : I I I I I I I I I I I I ~
I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I 1111111111111 1111111111111
I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I 1111111111111 1111111111111
~ I ~ I 1111111111111   I I I I I I i l l l l l ~ I I ~    
1111111111111 Ilall Illilllllllll 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 78
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11111 1111111111111 1I11111111111¡V1I11I1I111111*
1111111111111 _ 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1=li
'111111111111 1111111111111 Ilall 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 I I ~ I I
1111111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las negras
DIAGRAMAS
a) Las blancas pueden incrementar
la presión sobre g7 de manera de-
cisiva.
b) Solamente una idea de todo pun-
to distinta promete el triunfo.
e) Lo máximo que pueden conse-
guir las blancas son las tablas.
a) Las negras no pasan del jaque
perpetuo, puesto que si quieren
más, son las blancas las que obtie-
nen un ataque decisivo.
b) Las negras fuerzan una liquida-
ción general y ganan con el peón
cea",
e) Las negras rematan al rey blan-
co.
IIIAGRAMAS
Diagrama 79
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 11111*1111111111111
11111' 1111I1I1I1I11'iV1I1I1111I1I1I , 11111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 11111
1111111111111 1_1
47
a) Las negras pueden reforzar el
ataque enseguida de manera deci-
siva.
b) Las negras pueden ganar mate-
rial; sin embargo, el desenlace si-
gue siendo incierto.
JS) _ Iml 1111111111111 c) El ataque no compensa el peón
1111111111111 1111111111111 menos.
1111111111111
1111111111111 1=1 II 1111111111111 1IIIIIIIIIIIIll
Juegan las negras
Diagrama 80
1111111111111 I 11111111111111.1111111111111*1111111111111
11111 1.1 1_1 I 11111
11I11  
1111111111111 1111111111111 11111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 tD 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
1111111111111
111111111111111111111111111111111111111 1=1
Juegan las blancas
a) Las blancas pueden dar mate.
b) Las blancas todavía deben pre-
parar como es debido la idea que
da la victoria.
c) Las blancas no tienen en absolu-
to ninguna continuación que pro-
meta un efecto arrollador.
48
Diagrama 81
iJMI 1111111111111 E 1_1*1111111111111
111111111111/  
'"111 11111' 1_1 1111/
111/11111111/ 111111/11111/ 1111/1111/111
1111111111111

_ 1111111111111
1111111111111 lIall 1111I11111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 82
.11111111111111 11 11I11 1111111111111
11111111111111_111111111111111111111111111
OIAGRA1\'IAS
Las blancas continuaron con 1. g3-
g4. ¿Qué juicio le merecen las ex-
pectativas que tiene este ataque?
a) Es muy posible que la posición
negra, constreñida, no pueda defen-
derse ante la ventaja de espacio que
tienen las blancas.
b) La acción de las blancas es acor-
de con la posición, pero antes de
proseguir el ataque es necesario re-
agrupar algunas piezas mal situa-
das. La situación no es clara.
c) Este avance es precipitado y deja
debilidades si las negras responden
con el contrajuego estratégico co-
rrecto.
La posición del rey negro parece
deplorable, pero ¿cómo deben pro-
ceder las blancas?
1_1 11111 1111111/11111 * 11111/1111111 a) Tienen que invadir por la colum-
11111 11I11 1111111111111 , 11/11111/1111 , na "e".
1111/ 11111111/11/1 11/11/11/1111 b) Tienen que asaltar el punto f5.


1111111111111 1111111111111 Ilallnl=1
Juegan las blancas
c) Tienen que poner en práctica
otra idea muy distinta.
lJIAGRAMAS
Diagrama 83
IIIIIIIIIIIIII 11111111111111.11111 1111111111111
11I11 1111111111111 1_1' 11111.
11 1111111111111'1111111111111 11I11
11:111111111111111 1111111111111
1111111111111             1111111111111
1111111111111 1111111111111 Ilall
1111111111111 1111111111111
Irllllllllll 1111111111111 1111111111111 n 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 84
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111 1111111111111
:111111111111 n 1111111111111 1111111111111'1111111111111'
1111111111111 IIIII!IIIIIII 11111*1111111111111
1111I11111111 11I11 11111 lb 1111111111111
1111111111111                           1111111111111
1111illllllll    
IIII!IIIIIIII 1111111111111 _
1:11!llilllll 1111111111111 n 1111111111111
Juegan las blancas
49
a) Las negras tienen defensa sufi-
ciente contra todo intento de ata-
que.
b) Las blancas ganan con 1 . .tI f1-
f6.
c) Las blancas ganan, pero no de-
ben incurrir en el error 1. .ld f1-f6.
a) Las blancas rematan al rey ne-
gro.
b) Dada la inferioridad de material.
las blancas deben darse por satis-
fechas provocando las tablas.
c) Todos los intentos de ataque fra-
casan; las negras ganan.
50
Diagrama 85
1111111111111 1111111111111 11111 1111111111111
11I11 1111111111111 IIIII!IIIIIII l:l 1111111111111
1111111111111 11111 1111111111111 1111111111111
1111111111111'1111111111111 1111111111111 11111*
1111111111111 1111111111111 11111
11111111111111111111111111 1111111111111
Iml 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 86
1111111111111-*.1111111111111 I 1111111111111 11I11
11111' _ 1_1*1111111111111
1111111111111 IlalllS\lIlIllIllIlll' 11111
 
IIII!IIIIIIII 1111111111111
1111111111111 Iml 1111111111111 lLJ 1111111111111
1111111111111 11
1111111111111 1111111111111 II 1111111111111 1=1
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
a) Las blancas pueden ganar de
manera sorprendente en pocas ju-
gadas.
b) Las blancas, a pesar de tener al-
gunos trucos, no pueden parar las
amenazas.
c) Las blancas se salvan del peligro
directo y pueden albergar la espe-
ranza de hacer tablas gracias a sus
posibilidades de ataque.
Está claro que las blancas son su-
periores, pero ¿cómo se saca parti-
do de ello?
a) Las blancas pueden incrementar
la presión sobre el caballo de e6 de
manera decisiva.
b) Las blancas tienen una combina-
ción decisiva.
c) Las blancas deben dislocar los
peones negros del flanco de rey pa-
ra progresar.
Diagrama 87
1.1111111111111  
11111 1I11I.t1l1l1l1l1l1l1'iV1I11I ,
1,111111111111 11111 11111 1111111111111
1111111111111 11111 1I11111111111L{j11l1l1l1l1l1l
1111111111111
1111111111111
1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111:1=1
Juegan las blancas
Diagrama 88
11111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11111 11111 1111111111111 1111111111111*
1"1"1111111'"11111111111 Iml 11111
1111111111111              
1111111111111 1111111111111
11 1111111111111
t3J 1111111111111 1=1
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las negras
51
a) La posición negra es pasiva, pe-
ro resiste todo intento de ataque.
b) Las blancas deben abrir una co-
lumna para las piezas mayores si
quieren vencer la defensa negra.
e) Las blancas pueden contar con
el triunfo si incluyen el alfil de d3
en el ataque.
¿Qué juicio le merece la idea 1 .... ,
1: b8-b1?
a) Es el refuerzo decisivo del ata-
que.
b) Es una jugada perdedora.
e) Es una jugada posible, pero no la
más fuerte.
52
Diagrama 89
1111111111111111111111111111111111111111_1
11111-*.1111111111111 11 1/1/1/1/1/111
11I11 1111111111111 11I11 11/111/111111
1111111111111 1/IIIIIIII1 11I11
1111111111111 1111111111111
1/1/1111111/1
1/1111/11111/
11/11/1111111
Juegan las negras
Diagrama 90
DIAGRAMAS
¿Qué les conviene hacer aquí a las
negras?
a) Emprender una acción contra el
rey blanco.
b) Explotar técnicamente el peón
de ventaja.
  Las blancas deberían continuar con
, 11I11 a) 1 ..
11111'1111111111111 1_1 11I11
11I11 1_1 IIIIICZJIIIIIIIIIIIII
1/1/11111/111
1/1/1/1/11/11 . 1
1111111111111
Ilall 11111111111111:1111111/111111 1=1
Juegan las blancas
b) otro sacrificio.
c) un asalto de peones mediante
g2-g4, etc.
DIAGRAMAS
Diagrama 91
IIIIIIIIIIIIII.i..IIIIIIIIIIIII*lilllllllllll 11I11
III!IIIIIIIII'IIIIIIIIIIIII 1111111111111 11111
, 1111111111111iS) 1_ltlJ 1_1 1111111111111
:111111111111 1111111111111'11111 11111
¡v 1111111111111 1111111111111 Ilillllllllll 1111111111111
Iml lilllllllllll
111111111111 1111111111111

Juegan las blancas
Diagrama 92
IIII!IIIIIIII i111111111111I11111 1_1
11111' IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII 1_1
1111111111111'1111111111111 1111111111111 11111
1111111111111'
  1111111111111 1111111111111
1111111111111 I111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
11!11!llllllllllml'iVllllllllllllllll=1
Juegan las negras
53
a) Las blancas se han equivocado
al sacrificar y, aunque tienen algu-
nos trucos, se quedan en inferiori-
dad de material.
b) Las blancas tienen un ataque de
mate decisivo.
c) Si ambos bandos juegan lo me-
jor, el resultado es tablas.
a) El ataque negro al reyes equipa-
rable en el mejor de los casos a las
posibilidades que tienen las blan-
cas en el flanco de dama.
b) La mejor posición de las piezas
promete a las negras las mejores
perspectivas a largo plazo.
c) La última jugada que hicieron las
blancas, 1. a4-a5, fue un error deci-
sivo.
54
Diagrama 93
111111111111111111111111111_11111111111111
1111111111111'1111111111111 1111111111111'1111111111111
'1111111111111'1111111111111 1111111111111 1111111111111
    ~     1111111111111'1111111111111 1111111111111
    ~         ~         ~     ~          
1111111111111 1111111111111 1111111111111     ~     ¡ V
1111111111111 1111111111111 1111111111111     ~    
1111111111111 1111111111111 IMlI   m l ~
Juegan las negras
Diagrama 94
1111111111111 1111111111111 11111 1111
11I11 1111111111111 _1 11111'
11I11 1111111111111 11111 1111111111111
1111111111111 11111I11111I1l2J1I1I1111I1I1I 1111111111111
                          ~                           1111111111111 1_1
    ~     1111111111111 11111                           ~
Iml 1111111111111 1I111I11I11I1iJ=1
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las negras
DIAGRAMAS
a) Las negras están mejor, pero sus
dos piezas no son suficientes para
ganar por ataque.
b) A pesar del reducido material, las
posibilidades de ataque aseguran
la victoria a las negras.
¿Qué puede conseguirse, desde su
punto de vista, con el ataque ne-
gro?
a) Dar mate.
b) Hacer tablas por jaque continuo.
c) Liquidar y pasar a un final favora-
ble.
55
DIAGRAMAS
Diagrama 95
W l.' I 1.\ 111" \\1 \111111\1\\\\ ¿Tienen las blancas alguna conti-
... nuación de ataque arrolladora?
111111\111111 tt 1\1111.111\111111111 a) 1,
  b) Otra jugada
\\1\\\\\1\\\1 1111\11111111 1IIIIII1I1III e) No,
\1\\\\\1\\1\\
\\\1\\1\\\1\\ 1111\\11\1\\1. 11\\1\\1\\1\\
\11\1\\1\\\\\ 11\11\11\\\\\ 1\\1\\1\11\\1 \1\\1\\1\\\\\
Juegan las blancas
Diagrama 96
1\\1\1\\\1\\1. \111\*11\\1\\\\\1\\
1\1\\ 1111\\1\11\\1\ 111\\ 11.\ 1
\1\\\\\\\\\\\ \\\\\\\\\\1\\ \\\\\1\\\\\\\1\11\1\\\\\\1\
\\\\\1\\\\\\\ 1\\\1\\\\\\\\ \\\\\\\\\1\\\.*.\\\\11\\\\\\\
1\\\\1\\\\\\\ \11\\ - \11111\\\\\1\
\\\1\\1\\\\\1 \1\\1\\11\\\\
\\1\\11111111 K IIIII1IIIIIII
Ilal\ 111\11111\\\ltt
Juegan las negras
¿ Cómo valora el sacrificio de torre
1, "'.
a) Es demasiado optimista,
b) Está justificado en la práctica.
puesto que las negras tienen las ta-
blas aseguradas, mientras que es
fácil que las blancas se equivoquen,
e) Promete la victoria,
56
Diagrama 97

Ilall 1111111111111 1111111111111 1IIIIIIIIIIIIll
Juegan las negras
Diagrama 98
IIIIIIIIIIIIII 1111111111111*1111111111111 11111
1IIIIIIIIIIIIilllllllllllll 1IIIIIIIIIIIIilllllllllllll
'111111111111 i 1_1 i 11111 11111
1111111111111 1I11111111111¡f1l1l1l11l1l1l
1111111111111 lIall
1111111111111 1111111111111 II 1111111111111 CiJIIIIIIIIIIIII
1111111111111 _
1111111111111 1=1 1111111111111 1111111111111
Juegan las negras

Las negras
a) dan mate con 1. oo., itg7-h6+.
b) pueden ganar, pero no deben ju-
gar 1. oo.,  
e) tienen muy poco material de to-
dos modos. Las blancas ganan.
a) La única alternativa favorable pa-
ra las negras es cambiar las damas
con 1. oo.,
b) Las negras también están mejor
en el final, pero es más fuerte man-
tener las damas en el tablero y ju-
gar al ataque con 1. oo.,
e) Las negras deberían sacrificar
enseguida con 1. oo., tLld6xc4.
DIAGRAMAS
Diagrama 99
1111111111111 1111111111111 11111*1111111111111
I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I 1IIIIIIIIIIIIillllli
1111111111111 1IIIIIIIIIIIIilllllllllllll 1111111111111
1IIIIIIIIIIIIilllllllllllll I I ~ I I ~ I I I I I I I I I I I I I
IIIIIIIIIIIII¡VIIIII 1111111111111 1111111111111
11111 1111111111111 1I1I11I11I11Il:t I I ~ I I
¡ _ I ~ I I I I I I I I I I I I I lIall I I ~ I I
1111111111111111111111111111111111111111=1
Juegan las blancas
Diagrama 100
IIIIIIIIIIIIII 11111 1_1*1111111111111
1111111111111 IIIIIIIIIIIII¡VIIIII 1IIIIIIIIIIIIi
111111111111 11111 i 1111111111111 i 1111111111111
11111 I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I I ~ I
1111111111111 lZJ 1111111111111 I I I I I I I I I I I I I ~ I I I I I I I I I I I I I
I m l ~   I   I     I   I   I   I 1111111111111 I I ~ I I
~ I I I I I I I I I I I I I 1111111111111 I I ~ I I ~ I I I I I I I I I I I I I
1111111111111 Ilall 1111111111111 1=1
Juegan las blancas
57
a) Las negras pueden permitirse
hasta sacrificios defensivos gracias
al peón pasado. El ataque blanco
no se impone.
b) Las blancas pueden mantener el
equilibrio gracias a sus posibilida-
des de ataque.
c) Las posibilidades que tienen las
blancas son tan buenas que incluso
se gana.
Las blancas hicieron aquí la des-
concertante jugada 1. lLlC4-b6.
¿ Ve usted la intención y las conse-
cuencias?
a) Las blancas han calculado mal.
El rey negro escapa del ataque.
b) Las negras pueden afianzarse si
entregan la dama de la forma ade-
cuada. Hay igualdad de oportunida-
des.
c) Las blancas poseen de todos
modos un ataque que promete la
victoria.
58
Diagrama 101
IIIIIIIIIIIIII.t1l 11111*1111111111111
1111111111111 11/1114\1111111111111' 1-.1 ,
11111 11111 1_1'1111111111111
11I11 1111111111111
1111111111111
1111111111111  
1111111111111
lIall
Juegan las blancas
Diagrama 102
1111111111111 1111111111111 11111 1111
1111111111111'"11111111111 1111111111111 ¡IIII'
1111111111111 _ 1111111111111 1111111111111
1111111111111 lIall
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 !IIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111
1111111111111
1111111111111 1111111111111 1_1 1=1
Juegan las negras
DIAGRAMAS
¿Cómo valora aquí las posibilida-
des de lanzar un asalto contra el
rey negro?
a) Son extraordinarias.
b) Hay que ser escéptico, puesto
que en posiciones así las blancas
deben buscar sus posibilidades en
el flanco de dama.
c) La idea es acorde con la posi-
ción, pero hay una dura lucha por
delante, ya que las negras han ele-
gido una buena disposición de las
piezas.
Las negras
a) pueden utilizar la primera fila dé-
bil de las blancas para forzar las ta-
blas.
b) ganan.
c) obtienen mejor final, pero todavía
tiene que jugarse.
DIAGRAMAS
Diagrama 103
1111111111111 _ 1111111111111 1111111111111
11111111111111111111111111111111_1-
11111111111111.1111111111111 1111111111111'1111111111111
1111111111111 1111111111111 11I11 1111111111111'
1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111
¡Vlml 1111111111111 _
1111111111111 1111111111111:U1111111111111
Juegan las negras
Diagrama 104
59
a) Las negras ganan.
b) Jugando lo mejor, las negras
pueden llegar a un final tablífero.
e) Al contrario, las dos damas ase-
guran siempre un ataque decisivo a
las blancas.
I 1111111111111 1111111111111 11I11 1_1  
11 1111111111111 1111111111111 11I11 , menos; están inferiores.
, 1111111111111¡f11111 1111111111111 1111111111111 b) Las negras deciden la lucha por
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111 ataq.ue dentro de
1111111111111 1111111111111 1111111111111 me-
1111111111111 1111111111111
  1111111111111
1""'1 1111111111111
Juegan las negras
60
Diagrama 105
I_I¡VIIIII 1111111111111 11I11
11I11 11I11 1111111111111 1111111111111'
n         ¡ V     ~     1111111111111 1111111111111
1111111111111     ~     11I11 1111111111111
1111111111111                           ~                           1111111111111
1111111111111 1111111111111 Iml'lllllllllllll
~                           1111111111111     ~         ~    
1111111111111111111111111111111111111111=1
Juegan las negras
Diagrama 106
1111111111111*1111111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
11111 IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII 1111111111111'
IIIIIIIIIIIII'I_I'"IIIII"""ZIIIIIIIIIIIII
1111111111111 1111111111111 1111111111111'1111111111111
1111111111111     ~     1111111111111 1111111111111
1111111111111   ~   11 1111111111111
~     ~     1111111111111 ~     ~    
Ilall 1111111111111 1111111111111 11 ~
Juegan las negras
DIAGRAMAS
Ambos reyes tienen problemas.
¿Cuál es el resultado?
a) Las blancas ganan.
b) Tablas.
c) Las negras ganan.
a) La situación es propicia para com-
binar.
b) Reagrupando las piezas mayo-
res, las negras refuerzan el ataque
de manera decisiva.
c) Las negras no tienen suficientes
pOSibilidades de ataque en ningún
caso.
DIAGRAMAS
Diagrama 107
1_1*11111 1111111111111 1111111111111
1 11I11 1111il!111111 1 1111111111111:
1111111111111 1111111111111 1111111111111
!ijll 1111111111111
1111111111111 11 1111II1111111
1111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111

Juegan las blancas
Diagrama 108
11111I1111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111
1111111111111 I111111111111 1111111111111111111
1111111111111
¿tJ 1111111111111 1111111111111 1111161111111111111
  1111111111111
1111111111111  
1111111111111 I111111111111 1111111I11111 1111111111111
Juegan las negras
61
¿ Pueden las blancas ganar por ata-
que?
a) Con 1.
b) Con otra jugada.
c) La situación no es clara. No se ve
que las blancas ganen por fuerza.
Las negras se lanzaron contra el
rey enemigo con 1 .... , f4-13+ a pe-
sar del escaso material existente.
¿Cree que la cosa les salió bien?
a) La empresa es demasiado opti-
mista y no da oportunidades sino a
las blancas.
b) Las negras, en efecto, triunfan
enseguida.
c) Las negras tienen posibilidades
algo mejores, pero habría sido mu-
cho más fuerte tratar la posición de
modo técnico.
62
Diagrama 109
IIIII!IIIIIII Ilillllllllll 1!lllilllllll 1111111I11111
1111111111111 11I11 1_1 1111111111111
11I11 1111111111111 11111 \111
IIIII!IIIIIII II!IIIIIIIIII 11111 1!llla
  f'3J IIIIIIII!IIII 1111111111111
1111111\11111 f'3J 1I11111111111 n 1111111111111 f'3J
81111111111111 !IIIIIIIIIIII
1111111111111 II.IIIII!IIIIIII II!IIIIIIIIII
Juegan las blancas
Diagrama 110
IIIIIIIIIIIIII¡fIlI:1 IIII¡IIIIIIII*IIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIII'!IIIIIIIIIIII 111111111"11'"111
1111111111111' I_I-*.!_I 1111111111111
1I111 1111111111111 1IIIIilllllll
lillillilllll   IIIIIIJIIIIII 11
1IIIIIIlIIIII IIIIIIIIIIII!  
l
'l'ffl'r 11"111111111 1
1
111'1
1
11111
mi ,111 11,0 .1,1:
Ilrall 1111111111111 Ila" 1=:
Juegan las blancas
DIAGRAMAS
Las blancas hicieron aquí 1.
f7. Esta jugada
a) es la única manera convincente
de ganar.
b) es un craso error, que incluso
pierde.
c) permite al bando negro al menos
hacer tablas, mientras que si las
blancas jugaran de otro modo, po-
drían ganar.
¿Cuál es la mejor jugada de las
blancas en esta posición?
a) 1. é'lJe5xf7.
b) 1. l'lJe5-g6.
c) Otra jugada.
IlIAGRAMAS
Diagrama 111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11111 1111111111111 1111111111111 1111111111111.
11111 ""111111"1'""11"1"11'""""1"11
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111   ' 1111111111111
1111111111111 11111 1111111111111 n 1111111111111
blllllllllllll 1111111111111 1I1I1I1I1I1I1bl=1
1111111111111 1111111111111 11 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 112
63
a) Las posibilidades de ataque que
tienen las blancas bastan para ga-
nar.
b) Las blancas no pueden pasar de
las tablas.
1111111111111 1111111111111 11111*1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 , 11I11 , la debilidad de
1111111111111 11111 1111111111111 1111111111111 a) Las blancas ganan
111111111111111111111111111111111111111. .
ti 1111111111111 1111111111111 b 1111111111111 JS\ 1111111111111 b) Las negras ganan.
1111111111111 11111 1111111111111 1111111111111 c) Tablas.
b 1111111111111 IIIIIIIIIIIII¡VIIIIIIIIIIIII b
1111111111111 1111111111111                    
Juegan las blancas
64
Diagrama 113
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 1111111111111*1111111111111
, 1111111111111
'"1111111"11 1111111111111 1111111111111'11111
111I11I11I111'"lIllllIlIlbllll
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1IIIIIIIIIIIIblllllllllllll IIlIlilllllll 1IIIIIIIIIIIIb

1111111111111 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 114
IIIIIIIIIIIIII 1IIIIIIilllll 11111*1111111111111
11111' 1111111111111 1111111111111' 11111'
1I1I11I111I1I'111I1I1I1I11I.i..1I111I11I111I IllIillllllll
11 1111111111111
1111111111111 Iml
1111111111111
1111111111111 1IIIIIIilllll  
1111111111111 Ilall 1=1 1111111111111:
Juegan las negras
DIAGRAMAS
¿ Tienen las blancas que sacrificar
el caballo?
a) 1. é'Llg5xf7 es un error. Las ne-
gras disponen de una refutación
oculta.
b) El sacrificio conduce a liquidacio-
nes poco claras en las que las blan-
cas difícilmente pueden pasar de la
igualdad.
c) La expuesta posición del rey ne-
gro asegura una iniciativa decisiva a
las blancas después de sacrificar,
aunque hubiera simplificaciones.
¿Es suficiente el seductor sacrificio
1 .... , tLJd5xe3?
a) Las negras obtienen clara venta-
ja.
b) Las blancas, de manera sorpren-
dente, pueden aceptar todos los sa-
crificios y se escapan.
c) Las negras dan jaque perpetuo,
pero nada más.
     
Diagrama 115
1111111111111 1111111111111 IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
11111 lIall 111I11I:11I1Il:t 11111
1111111111111 IIllIilllllll 1111111111111*1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111
111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111;11111 11111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 116
1111111111111111_1*1111111111111
11111 11111 ¡IIIIIIIIIIII 1_1
11111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
11111111111111111111111111'11 1111111111111
81111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1I11111111111l:t
1111111111111 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
65
El mismo material, y escaso, pero
es evidente que las blancas están
atacando. ¿Qué juicio le merecen
las pOSibilidades de éxito?
a) El mate es ilusorio. Las blancas
deberían probar si 1. c7xa7 bas-
ta para ganar.
b) Las posibilidades de ataque son
inciertas, pero en todo caso más
prometedoras que 1. 1l c7xa7.
e) El ataque se impone.
a) El ataque ha llegado a un punto
muerto. La ventaja de material y el
peón pasado de las negras deciden
la partida.
b) Las posibilidades que tienen las
blancas bastan aún para entrar en
un final más o menos igualado.
e) Las blancas disponen de una ju-
gada ganadora.
66
Diagrama 117
1111111111111 1111111111111 11111*1111111111111
1111111111111 1111111111111.i.1111111111111 11I11
'11 1111111111111' 1I11111111111 11I11
     
,IIIIIIIIIIIIIII"::,:,,, 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111l:l
111
11111111111111111111111111
Juegan las blancas
Diagrama 118
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
I111111111111 1111111111111 1111
1111111111111 11I11 1111111111111
1111111111111 1111111111111 1111111111111 1111111111111
1111111111111
1111111111111l:l1111111111111 1I11111111111
1IIIIIIIIIIIIjVIIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111
Juegan las negras
DIAGRAMAS
¿ Quién tiene, desde su punto de vis-
ta, las mejores posibilidades de ata-
que?
a) Las negras.
b) Las blancas.
c) Ni unas ni otras, pero las blancas
están mejor posicionalmente.
a) El hecho de ser mano es decisi-
vo. Las negras ganan.
b) Tener esperanzas de ganar esto
es ser demasiado optimista, pero
las posibilidades de las negras bas-
tan para hacer tablas de todos mo-
dos.
c) Las negras no disponen más
que de jaques de pataleo, que las
blancas contrarrestan jugando con
exactitud.
DIAGRAMAS
67
Diagrama 119
I 11111111111111.1/11111111111* 1111/11111/11 1/11/
1111/ , 1111/ , IEI , 1/111 , que?
11 111/111111111 11111/11111/1 1111111111111 a) Con 1. fU1-e1.
1/11111/11111 111/11111/111 b) Con 1.  
1111111111/11 111111111/111 1111111111111 1111111111111 c) Las blancas recuperan el peón
1111111111111 . Iml 1111111111111.. 1111111111111
11111111/1/11 cómo jueguen.
lIal/ 1IIIII/IIIII/iVIIIII/I/III/I ¡¡ 1=1
Juegan las blancas
Diagrama 120
111/1/1111111 11111/1111111 ¡v 1/11111/11/11 1111111111111 a) Las blancas ganan.
11111/1111111 111/111111111 1/1111111111/ lb 1_1"
1111111111111 1111111111111 1111111111111 , 11111 jaque continuo.
1111111111111 111/11/111111 1/11/11/11/11 11/1111111111 c) Aunq.ue les toca las blan-
1111111111111 Iml 1111111111111 cas no tienen salvaclon.
1111111111111
:111111111111 1111111111111 iV 1111111111111 1=1
_¡VIIIIIIIIIIIII 1111111111111 1111111111111
Juegan las blancas
68
CO\1ENTARIOS A LOS DIAGRAI\'IAS
Comentario al diagrama 1
Los sacrificios ruidosos no siempre deciden sobre el grado de difi-
cultad que tiene una combinación de mate. ¿Ha descubierto a pri-
mera vista que se remata al rey negro con un curioso motivo de
vaivén y ... mate de peón? La variante principal: 1. ií'cS-f8+!,
f7 (también es bonita la clavada total que hay después de 1 .... , .1d g7 -f7 2. 'grf8-
h8+, f7-g7 3. y: d2-d7!; 1 .... , ci7f6-g6 2. sencillamente, pierde,
puesto que las negras no pueden jugar el rey porque pierden la dama; así, deben
interponer algo en 17 en la jugada 2) 3.  
f6 4. e4-e5 mate!
(Kraidman-Bouwmeester, Olimpiada de Tel Aviv, 1964)
Comentario al diagrama 2
Ganar con rapidez mediante un ataque de mate es aquí, sin duda, un
sueño, puesto que las blancas todavía pueden liberarse a tiempo de la
presión directa sobre el punto f3 después de 1 .... , t21f6xg4! 2.
h3xg4, 3. f7-f5 4. e4xf5 (se amenazaba ... , f5xe4;
4. c';)f3-h2 enseguida sería débil a causa de ... , f5-f4), .1d f8xf5 5. (¿jf3-h2. Que 5 .
... , .§ f5-g5 dé algo es poco probable (las blancas incluso tienen, si no se les ocu-
rre nada más, la solución radical 6. '&e3xg5, h6xg5 7. tíjh2xg4). Otros intentos
de ataque también están condenados a fracasar. Sin embargo, si se sigue presio-
nando tranquilamente con 5 .... , 6. '&e3-g3, 7. f2-f3, 1d a8-f8,
como sucedió en la partida, es obvio que son las negras las únicas que juegan: la
debilidad del flanco de rey, sobre todo de f3, retiene a las piezas blancas, que, por
lo demás, tampoco tienen puntos de partida para emprender acciones activas.
Alekhine recomendó el plan ... , c6-c5 y reagrupar el alfil en c6, lo que también im-
pide d3-d4; más tarde podrían adelantarse los peones del flanco de rey, dado el
caso. Las negras ejecutaron esta idea con menos exactitud y dejaron tras algunas
jugadas que las blancas obtuvieran contrajuego con d3-d4; aún así, consiguieron
llegar por lo menos a una posición de tablas que acabaron echando a perder, por
cierto, "haciéndose el harakiri ...
(Maróczy-Janowski, Nueva York, 1924)
Comentario al diagrama 3
Aquí vemos el sacrificio de alfil en h7 con un quid poco corriente: 1.
  (en caso de la inversión de jugadas 1. ld c6xd6, Ji,f8xd6
las negras todavía tendrían 2 .... 1 .... ,
'.i;g8xh7 (1 .... , 2. g f4-h4, amenazando con fi-
COME"TARIOS A LOS DIAGRAMAS
69
nal parecido al del texto, sería bastante sombrío) 2. :c. cSxdS, ,t fSxdS (sería
necesario dejar la torre con vida, pero las blancas, que ganarían una calidad y
un peón y conservarían el ataque, tendrían la partida claramente ganada también
entonces) 3 . .: f4-h4+, <;t>h7-gS (3. oo., \th7-g6 4 . .:. h4-g4+ es asimismo mate)
4. n h4-hS+!, 5. c;t>h8-gS S. '&ihSxg7 mate.
(Sajarov-Cherepkov, Almá-Atá, 1969)
Comentario al diagrama 4
Aquí tenemos uno de esos sacrificios que un maestro improvisa tan-
tas veces, pues semejante posición del rey negro, sin perspectivas de
poder enrocarse, estando las torres incomunicadas y dominando las
blancas las columnas ced .. y cef .. -por no hablar de los peones por la
pieza-, sencillamente tiene que ser insostenible. Se analizó, en efecto, una ma-
nera de ganar más o menos clara: 1. (!'ld4xeS!, f7xe6 2. '0Vf4xa4+,
(después de 2. oo 3. 'iWa4-h4+, c;t>e7-ea 4. se origina una po-
sición parecida en la que la dama en b7 no hace mucho más que en b5; si 4. oo.,
';jJjb7-e7, 5. 3.   ahora es evidente que 3. oo., '&;'b5-b6 4.
'ij'g4xg7 es malísimo, pues d7 queda sin vigilancia; tampoco ayudan jugadas co-
mo 3. oo., ha-fa: 4. 5. f1 xfa+, \t>eaxfa 6. c2-c4! (le quita
a la dama negra la casilla f1) 6. oo., (6. oo., \lj
1
b5-b7 7. ríd1-d7)7.
f1 a. 9. y las blancas ganan.
La alternativa en la jugada 3 sería 3. oo., que, sin embargo, no parece
mucho mejor: 4. l;lha-fa 5. ;;:f1xfa+, 6. con cuatro
peones y, mientras tanto, amenazas fatídicas; de momento, p. ej., 7. 'g'h7-g6+,
<;tea-e7 a . .:ld1-d6. Naturalmente, 6. oo., ¿aa-da? fracasa por 7.
a.
Sería un trabajo de chinos demostrar la victoria hasta la última ramificación, pero
de las propuestas de solución me parece que cea .. está justificada de todos modos
y cec» es claramente demasiado cauta.
(Spasski-Darga, Olimpiada de Varna, 1962)
Comentario al diagrama 5
Lo que lo desmantela todo resulta ser la jugada de desviación 1.
iLe3-b61 El único intento de rehusar el sacrificio que puede discutirse,
1. oo., (!lh7-g5, pierde material en todas las variantes después de 2.
'iWf3-e3; p. ej.: 2. oo., é'ZJg5xh3+ 3. \t>g1-h2 o 2. oo., iLia5-c4 3 .
. .t.b3xc4 o bien 3. ,tb6xc7, t71c4xe3 Las negras todavía hicieron un
par de jugadas, al parecer de manera mecánica, después de 1 .... , 'g'c7xbS: 2.
tL'lf5xhS+, \i(gS-hS (2. oo., g7xh6 3. 4. 3. ':'ZJhSxf7+,
70
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
<J.;:h8-g84. {.i)f7xe5+. y aquí abandonaron a causa de 4 ....• f/)a5xb3 (u otra) 5.
:;,t¡g8-h8 6. {ñe5-g6 mate.
También podría pensarse en invertir las dos primeras jugadas: 1. (Llf5xh6+. g7xh6
2. pero luego de que la dama juegue. las blancas deben darse por sa-
tisfechas con 3. y tener «solamente» un peón de ventaja.
(Kinnmark-Oliveira. Olimpiada de La Habana. 1966)
Comentario al diagrama 6
m
Hay que encontrar una importante jugada intermedia nada más para
ver que 1 . .t f1 xf8+! lo aclara todo enseguida: 1 .... , l/;:4'b4xf8 (por su-
c puesto. forzada). y ahora 2.   b7-b5 (si 2 ..... \t>e8-d8. 3.
':;':a1-d1 + o 3. ganan por ataque; otras jugadas de rey pier-
den la dama enseguida) 3. Debido a la jugada debilitadora ...• b5. aho-
ra no solamente está colgando el peón de e6. sino también la torre de a8; además.
se amenaza un jaque aniquilador en c6. Las negras abandonaron.
(Fischer-Dely. Skopie. 1967)
Comentario al diagrama 7
Hay dos jugadas nada más. ipero son de esas que difícilmente se en-
cuentran a primera vista! Después de 1 .... , g6-g5!. el alfil no puede
tomar en g5 ni irse porque se noquea al bando blanco en g3. y 2.
b!. f1 xf3. amenazando mate en g2. cuesta como mínimo una
pieza. Así pues. lo único que parece tener sentido es 2. h4xg5. pero entonces se
abate a las blancas con 2 .... , ,g f3-12+!!. a saber. 3. Il f1 xf2 o 3. 'iYc5xf2. Wg4-
h5+. y mate en h1. 03. <J;>h1-g1. ;t f2-g2+. Y de nuevo hay mate en la jugada si-
guiente.
(Epstein-Veróci. Lipezk. 1968)
Comentario al diagrama 8
Es asombroso lo rápido que se le da el golpe de gracia al rey blanco
en esta posición. casi nada «sospechosa» y que parece mejor para
las blancas: 1 .... , f5-f4!. Y si ahora 2. g3xf4. sigue 2 ....• Y ...•
@e7-h4; contra 2. e3xf4 viene 2 ....• e4-e3!. y después de 3. f2xe3.
o 3. e3xf2+. la situación pinta mal para las blancas. De ahí que
se decidieran a lanzar ellas una ofensiva. 2 . .t!.b1-b8. pero luego de 2 .... , J'_c8-
h3! (amenaza de manera decisiva ...• f4xe3. ganando una pieza o dando mate en
COMEI'\TARIOS A LOS DIAGRAMAS
71
f1) 3. bSxfS+, 4. e3xf4,   acechaba la catástrofe por el otro la-
do en forma de ... , .1g7xc3 y ... , '!;:;\IbS-b1+. Las blancas jugaron todavía 5. t'2Jc3-
e2 y sobrepasaron el tiempo de reflexión después de 5 .... , tanto contra
6. j,d2-c1 como contra 6. ,:71e2-c1, habría llegado el final con 6 .... ,
puesto que 7. no permite a las blancas más que un jaque.
(Benk6-Tal, Bled, 1959)
Comentario al diagrama 9
Este ejemplo parece complicado, pero en la variante principal resulta
que casi todo es forzado: 1. t¿")d6-f5+!, g6xf5 (1 .... , c;i(e7 -e8 2. (j f5-
g7+; 1 .... , we7-f6 2. ':d1-d6, g6xf5 3.   2. e4xf5,
(no ofrece esperanzas 2 .... , 3. '&c7-d6+, puesto que 3 .... ,
4. 5. Wd6-d7 conduce al mate; así pues, las negras de-
ben dar las dos torres con 3 .... , <;!re7-d8) 3. d1xd7+!, 4. f5-f6+! (según
Fischer, 4. c7\g4-e5 5. lle1xe5+, c;be7-f6 6. 'fiJ'c7xd7, wf6xe5 7.
también habría bastado para ganar, pero el final de la dama contra las
dos torres todavía hay que jugarlo, mientras que la jugada del texto gana mucho
más material) 4 .... , -:21g4xf6 (después de 4 .... , :;;be7xf6 5. ';¡jc7xd7, las negras
no tienen más que una torre y un caballo por la dama) 5. 1l f1-e1+, tLlf6.e4 6 .
.: e1 xe4+, c;i(e7-f67. ¡Vc7xd7, 11 f8-dS S. Y las negras abandonaron.
(Fischer-Celle, 1964)
Comentario al diagrama 10

La solución es muy desconcertante, puesto que en el diagrama es di-
b fícil ver que la ruina de las negras sea precisamente el punto f7 (!): 1.
c?\f5-e7+!, .::'ZJd5xe7 (luego de 1 .... , he1xe7, las blancas pueden
capturar la dama sin pensarlo dos veces) 2.   3 .
.ta2xf7 mate!
(Hallier-Hermann, Hamburgo, 1965)
Comentario al diagrama II
¡¡:
Tal vez en un primer momento haya pensado en "b .. a causa de la
posibilidad 2. 1l f8xc8 3. 'i4Va3-h3, pero a eso sigue, sen-
a cillamente, 3 .... , 1l c8-tB 4. .: f6-h6, iY las negras ganan
la dama!
Si no hay ninguna maniobra táctica que se oponga a 1 .... , /2'l f5-h4, esta jugada
72
A LOS DIAGRAMAS
es entonces muy fuerte, pues contra la amenaza ... , f4-f3 no parece haber defen-
sa útil, ya que las blancas no pueden jugar f2-f3. En la partida, el rápido derrum-
bamiento de las blancas ilustró la fuerza del ataque negro: 2.
(aprovecha la ocasión de neutralizar otra fuerte pieza defensora) 3. 14-
13! 4. tDe2-g3, f3xg2+ 5. 6. c'Llh4-13+ 7.
:2Jf3-d2, y las blancas abandonaron.
(Larsen-Fischer, Candidatos, 1971)
Comentario al diagrama 12

Puesto que 1. ge2xe8+, @d8xe8no hace que las blancas avancen,
a difícilmente puede encontrarse otra cosa que el sacrificio de dama,
que, sin embargo, plantea problemas irresolubles al bando negro: 1.
'@'c2xd3!, 2. !I e2xeS+, o:;thS-h7 3 . .1 f7-gS+,:;bh7-g6 (o
3. oo.,;ith7-h8 4. 5. ftd5-e4, y las blancas ganan) 4. !IeS-
e6+, y ahora las negras pueden elegir entre tres maneras de perder:
a) 4. oo., \i!g6-f5 5. Ji,g8-h7+, 6. y las blancas tienen una pie-
za más;
b) 4. oo., <;±¡g6-g5 5. :-;:'¡d2-e4+, ;1;og5-f5 6. g3-g4 mate o 5. oo., 6.
17+, g7-g6 7. mate;
c) 4. oo., <;tg6-h5 5. g7-g6 (5. oo., c;t>h5-g5 6. ,;¿jd2-e4+) 6.
  7. g3-g4+, Y las blancas ganan la dama limpia (7 .... , 8. h3-h4+),
después de lo cual poseen una torre más.
(Johansson-Minev, Halle, 1963)
Comentario al diagrama 13
m:
Aquí bien puede pasar que después de t g5-g6, :;bgS-1S uno no vea
b nada más que la posibilidad 2.   y, desesperado,
busque con la vista otra manera de ganar -seguramente sin encon-
trarla-.
El caso es que la dama blanca no debe moverse por la vertical, sino por la hori-
zontal: 2.'&hSx1S+!, y las negras abandonaron (2. oo., '&e6xf53. h h1-h8 mate,
pues de lo contrario se pierde primeto la dama y el final llega asimismo con rapi-
dez).
(Sjoberg-Ekstrom, Estocolmo, 1977)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
73
Comentario al diagrama 14

Es un típico método de ataque que se da no pocas veces. Si 1. h4-h5,
a más lógica, las negras impermeabilizan su posición con 1. oO., g7-g6,
seguida, dado el caso, de oO., d6-d5; bien es verdad que las blancas
pueden abrir la columna "hu en cualquier momento, pero querer to-
mar, pongamos por caso, el punto h7, que es fácil de defender, es muy poco rea-
lista.
Por eso, las blancas intercalan el sacrificio de peón que se indica; primero, a fin de
quitar de en medio este obstáculo para las piezas en la columna "g» y, segundo,
para dirigir el peón de h7 a g6, de modo que h4-h5 a continuación tenga más fuer-
za explosiva. Después de 1. g5-g6!, las negras también podrían tomar con 1 .... ,
t71f8xg6, pero entonces sigue 2. Áe3-g5, con amenazas como 3. e4xf5,
4. t'2Jg6xe7 5. ,i¡;:.d3xf5, '71e7xf56. R f1xf5 o, sencillamente, 3. h4-h5.
Está claro que las negras no lo tienen aquí más fácil que en la partida. Allí suce-
dió 1 .... , h7xg6 2. h4-hS, con la intención de que ocurriera 2. oo., g6xh5 3. e4xf5,
puesto que el bando negro no puede capturar en f5. Luego de 2 .... , fSxe4 3.
b f1xf7, 4. d6-dS S. ,i,e4-d3, es obvio que el peón de venta-
ja que tiene el segundo jugador no sirve de nada y, al poseer la columna "g» y los
dos alfiles, las blancas gozan de buenas posibilidades, que, en todo caso, com-
pensan con creces el pequeño sacrificio de material. Que las negras puedan sal-
varse es otra cuestión; en la partida, hicieron siempre jugadas naturales, pero así
no lo consiguieron: S .... , 'gvd8-d7 6 . .ie3-d2, '::ije7-fS 7. ''¿JfSo878.
t'2Jc3082, (::'\f80869. \&gS-g2, g6-gS (si 9 .. oo, g6xh5, 10.   10 .. _il,d2xgS,
f7xhS   gS-f6, .i hSxe2 12. '&\1 g2xe2, I!. a8-f8 13. f6-eS, .:. f8-f7 14.
\&e2-hS, y el ataque se abrió paso.
(Spielmann-Duras, Ostende, 1907)
Comentario al diagrama 1 S

El mazazo 1. c'2Jh7-gS!! inició un final brillante: 1. oO., c71e5xg6 2.
t2Jg5-f7 mate; por otra parte, se amenaza mate en h7, y contra eso
1 .... , no ayuda a causa de 2. Solamente queda-
ba 1 .... , I@'f4-fS, ante la cual las blancas se aprestaron a dar el gol-
pe definitivo: 2. 3. t:jgS-f7+, c'ZJeSxf7 4. ':e1xe8 matel
(Morse-Buschine, correspondencia, 1963-1966)
74
COMENTARIOS A LOS
Comentario al diagrama 16
Que las blancas tienen la partida ganada es incuestionable; aquí se
trata. en efecto. nada más que de buscar la manera más convincente
de obtener el triunfo. Después de 1 .. las negras podrían. por
lo menos. evitar lo peor con 1 ..... l/ld6-f5 (y el caballo de g6 está col-
gando) y defenderse durante un rato. Eso se neutraliza mediante el espectacular
sacrificio de dama 1. '&f2xf7!!, -::;¡d6xf7 y ahora sí   después de la
cual el caballo de f7 no puede moverse a causa de :. f1-f8 mate. pero tampoco
puede defenderse (iel alfil de d7 no tiene jugadas!). En la partida. las blancas. en
vez de la jugada de alfil. hicieron 2. = flxf7!. que asimismo resultó lo bastante
buena: 2 .... , 3. 1:l el-fl+, 4. fl-f8 mate o bien 2 .....
3 . .: e1-f1. y ahora ya no hay defensa contra el mate en f8.
(Rusankov-Kalinkin. URSS. 1963)
Comentario al diagrama 17
En la partida. 1. e5-e6! resultó arrolladora; como las negras tienen un
margen escaso de jugadas en todos los casos (p. ej .• 1 ..... f7xe6 2.
'&g2-g7+ o 1 ..... 1:ld7-d6 2.'&g2-b7+. 3.
4. b1-b6 o 1 ..... d7-c7 2. b1-f1. 3. iVg2-d5,
t'. h8-d8 4. 'lli'd5-e5. etc.). abandonaron la partida de inmediato.
Más tarde se descubrió un sacrificio sorprendente que habría noqueado antes al
bando negro: 1. ti. b6-e6+!. con las posibilidades 1 ..... f7xe6 2.
d8 3. 'ii',Vg7xh8+. \bd8-c7 (3 ..... wd8-e7 4. 4. o 1 .....
\te7xe6 2. \t>e6-e7 3. en ambos casos con mate.
(Unzicker-Botvínnik. Oberhausen. 1961)
Comentario al diagrama 18
De nuevo un ejemplo más sencillo. pero ¿todo el mundo ha visto en-
seguida el original modelo de mate que hayal final de la combina-
ción? 1.   2 . .t!.hlxh6+, Wh8-g7 3. ':h6-h7+,
4. Zl d8xf8 mate!
(Stein-Liberzon. Ereván. 1965)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
75
Comentario al diagrama 19
m
Las primeras jugadas después de 1 . .: c6xd6 son forzadas: 1 .... ,
b :'e6xd62. :'c1-c8+, 3. (la dama, natu-
ralmente, debe desalojar la casilla de fuga g6; esta jugada es la mejor,
puesto que contra la amenaza 4.,71 f3-h4 las negras tendrían ahora ... ,
g7-g6, Y el punto h8 estaría defendido) 4. g c8-h8+, ;t>h7-g6 5. y el gran
maestro Pachmann escribe en Modeme Schach-Strategie* con respecto a esto:
«Es evidente que un jugador combinativo tan destacado como Duras podía tratar
de calcular la secuencia hasta el final, pero aun cuando hubiera triunfado en esta
difícil empresa, ello no habría sido más que un gasto superfluo de energía. Todo
jugador experimentado puede juzgar con certeza que, dada la posición tan de-
sesperada del rey negro, la ventaja de calidad es insignificante y tiene que haber
por fuerza una manera de ganar.»
En líneas generales, no es necesario decir nada más, pero sí es conveniente pre-
cisar que, por una parte, el rey blanco está a salvo -de modo que las torres no tie-
nen posibilidad alguna de contraatacar- y, por otra, el caballo. después de la
maniobra ':':¡h4-f5. inevitable. posicionalmente es tan fuerte como una torre. de
modo que apenas puede decirse que las negras tengan «ventaja de calidad». En
la partida se continuó con 5 .... , 6. ':tJf3-h4+, 7. c'2jh4-f5, 'ª e7-
e6 8. h2-h4+, 9. c'2jf5xh6+, ,'¿Jh6xf7+, C;±;>h5-g411. tiJf7-
h6+, <:,tg4-h5 12. tL'lh6-f5+, \th5-g4 13 . .:. h8-h7, 'ª d3-d7 14. CL'lf5-h6+,
tLlh6-f7+. Y las negras abandonaron.
(Duras-Barasz, Breslau, 1912)
Comentario al diagrama 20
c rey negro, sino el blanco el que está en un aprieto por la primera fila!
m:
Pues aquí hay la "bomba» 1 .... ,     iY de repente ya no es el
2. 3. \i¡g1-h1, 4. \th1-g1. es
mate. y no se puede defender g2. La mayoría de las jugadas del alfil
de g2 pierde enseguida a causa del jaque en e3; 2 .. W<,g2-d5 da tiempo a las ne-
gras, después de 2 .... , 3. \i¡g1-h1. de jugar 3 ..... \@'e3-f2. y 2.
j,g2xb7 es. sin duda. posible. pero las negras, sencillamente, pueden capturar en
b2 y tienen algo más. En la partida. las blancas probaron 2. ll,d1-d8+,
3. j,g2xh3. pero luego de 3 .... , depusieron las armas, puesto que 4.
tl.c1-c8+,I&a8xc8 5. ':'e2xb2 desemboca en un final que no ofrece
esperanzas.
(Opocensky.Alekhine, 1941)
* Estrategia moderna en ajedrez, En la versión en castellano (M. Roca, Barcelona. 1969), abrevia-
da, no figura este ejemplo. (N. del l.)
76
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 21
¡:
No puede hablarse aquí de «ventaja de material» negra en la zona de
operaciones, pues el caballo de a5 -<:omo ocurre a menudo en es-
c tructuras así de la India de Rey- no cuenta en el flanco de rey. Tam-
bién la torre de aa está pasiva todavía. Si las negras, sin embargo,
obtuvieran, p. ej., la oportunidad de activarla por su segunda fila, podrían mejorar
sus expectativas. Por supuesto, las blancas golpearon enseguida: 1. f1 xf4!,
k!. f8xf4 2. n f4-f7 (después de 2 .... , Wga-fa 3. '@Ib2-ha+, <;tfa-e7 4.
se gana la torre de f4 y sigue el ataque; p. ej.: 4 .... , :;t>e7-ea 5.
g6+, \bea-e7 [si 5 .... , \bea-fa, jaque en h6) 6. f4-f6 7. iLid2-e4 y un
posible ;:Lie3-f5+) 3. i2Jd2-e4. Y ahora se amenaza   con lo que, además,
todas las casillas de contraataque que tiene la dama estarían batidas. Esta posi-
ción debería ser lo bastante convincente sobre las expectativas que tiene el primer
jugador de conseguir algo más que tablas. En la partida, las negras intentaron con-
traatacar a la desesperada, pero su acción se vio refutada rápida y espectacular-
mente: 3 .... , '*'dS-h4 4. (;-\e4xd6, '.;gh4-g5+ (4 .... , \@1h4-e1+ 5. Wg1-g2 no
tiene sentido, puesto que 5 .... , 'ge1xe3 6. iÍLe6xf7+, <;tga-fa 7. \&b2-ha+, <;:bfa-
e7 a. i'2\d6-f5+ pierde la dama: a .... , we7xf7 9. ,&,haxh7+ o bien a .... , \be7-d7
9. Wd7-c7 10. 5. ::;i?g1-h1, g a8-a7 :'a7xf7
7. ,*,b2-hS+!, :;t>g8xh8 S. :'2Jd6xf7+, y las blancas se quedan con una pieza más.
(Petrosián-Spasski. Campeonato del Mundo. 1966)
Comentario al diagrama 22

Aun cuando se consiga sacar el rey al aire libre con semejante com-
b binación, no por eso debe creerse que la partida ya está ganada. En
este ejemplo, las negras no lograron justificar el sacrificio: 1 ..•. ,
.. te5xh2+?1 2. Wg1xh2, c71f6xg4+ 3. <;th2-h3! (el rey, en efecto,
debe salir; 3. c;ph2-g1?, 4. l!!. f1-e1, jVh4-h2+ 5. ::;i?g1-f1, '&h2-h1 + 6.
c;pf1-e2, da de veras buenas posibilidades al segundo jugador; 3. cj(h2-
g3 también era posible, quizás) 3 .... , 4. 5.
i.'Llg4-h66. :í. f1-h1, ('lh6-f5+ 7. \tg3-f4!, '@th5-g6 (la alternativa era jugar un
mal final luego de 7 .... , a. t¿jf5xd4 9. e3xd4) S. '&d4xd5,
ge8-e6 9. W1d5xf5, y, según análisis posteriores, 10. '8Ig6xf6+
11. es la manera más sencilla de jugar, que da clara ventaja a las blancas
(torre, caballo y alfil contra dama teniendo una posición segura).
No se excluye que pueda reforzarse el juego de las negras, pero el hecho de que
por ahora solamente ataquen con dos piezas y el rey blanco disponga de rutas de
fuga (p. ej., vía f3-e2 o también, tras g2-g3, a lo mejor vía h3-g2) parece justificar
que se alberguen grandes dudas sobre la corrección del sacrificio.
(Miles-Ljubojevié, Bugojno, 197a)
e o M E T A R lOS A L o S D lAG R A S
77
Comentario al diagrama 23
m
También 1. tDg5xf7 parece seductora, pero la cuestión es si las blan-
cas pueden encontrar una continuación que gane por fuerza después
a de 1 .... , l;"tf8xf7; p. ej., 2. t!.f1xf7 (amenaza 4 .
.ti: f7xh7+), ,@,d8-e8, con las posibilidades ... , .:iJ.c8-e6 o, dado el ca-
so, ... , o 2. f1xf7+, Wg7xf7 3. y ... , j,c8-e6.
Sea como fuere, en la partida las blancas eligieron otro camino, que casi puede
seguirse hasta el mate de manera forzada: 1. !iJg5xh7!. (rehusar el sa-
crificio tampoco ofrece esperanzas; p. ej.: 1 .... , 11 ta-g8 2.   amenazando
a la vez f7 y h6) 2. f1xf7+. :. f8xf7 3. 4. '·&:g6xf7.
g8 (¿cómo se defiende h7, si no?) 5. 6 .. \tg7-h8 7.
seguido de mate.
(Szczepaniec-Serwa, 1962)
Comentarlo al diagrama 24
Todo debía durar un par de jugadas, según se habían figurado las
blancas: 1 . .lJ.h5xh7+? 1:L'¡f8xh7 2. (si ... , b'tb4-
b2+, el rey tiene siempre una casilla segura en f3) 3. {!jf5-e7, y puede
que las blancas contaran nada más con una jugada como 3 ..... \lig8-
g7 (4. lbe7xg6+. f7xg6 5.lL,b1xg6. recuperando el material. quedándose con un
peón más y ataque duradero; así pues. posición claramente ganada). 3 ....•
g6xg2+ no parece posible a causa de la amenaza directa de mate en
h7. Sin embargo. las negras jugaron justo eso y soltaron la diabólica 4 ..... Y g2-
12+! 5. ;: b4-b2+. después de lo cual ifueron las blancas las que tuvieron
que abandonar!
En lo que a posición se refiere. no cabe duda de que las blancas son superiores.
pero es precisamente eso lo que a menudo induce a creer que el adversario ya no
puede «hacernos nada malo» ...
(Kótov-Smyslov, Budapest. 1950)
Comentario al diagrama 25
Para valorar bien las posibilidades de ataque es importante distinguir
entre amenazas aisladas y el juego coordinado. realmente peligroso.
de todas las piezas o varias. Aquí. las negras no tienen nada más que
un jaque en b2; luego. la dama y el caballo no pueden intervenir. y co-
mo el punto b1 está defendido. las torres tampoco pueden realizar una acción
arrolladora. En rigor. pues. no amenazan nada; todo lo contrario que el bando
blanco. cuyas piezas. tras 1. (jf3-e5!. juegan coordinadas apuntando las cuatro
78
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
en dirección al rey negro. Luego de 1 .... , .tI. bSxb2+ 2. <¡;Q b1-c1, el punto cS, en
efecto, ya no puede defenderse: 2 .... , @d8-c8 3. W'f5xc8+, c.tb8xc8 4 . .tI. f7-f8+,
Y mate, o 2 .... , 3. W'f5xb1, U b7xb1 + 4. :;t>c1xb1, Y si ahora 4 .... ,
\lj'd8-c8, 5.   S. ll. f7·f8+, ganando. De ahí que las negras
abandonaran ya en la jugada 2.
Por cierto, tampoco ofrecía esperanzas 1 .... , :a. b7xe7 2. c'2Je5xcS+; p. ej.: 2 .... ,
d/b8·c73 . .tt f7xe7+!, <j,(c7xcS 4. \8'f5-eS+, y mate.
(Ivanovié-Vukié, 1978)
Comentario al diagrama 26

Como pronto se ve, la batería por la gran diagonal bien vale una torre:
  fSxe4 (las negras no pueden mantener a la dama apar-
a tada de e5; todas las jugadas que tienen esa finalidad pierden mate-
rial directamente; p. ej.: 1 .... , 2. l:te4xe8, nd8xe8 3.
'@Vd7-f7 4. l::t e1 xe8) 2. (contra 2 .... , basta
la prosaica 3. 4. Wf7-e6 5. :'e1xe4+, 6.
.l:í.d8xd77. 11 e4xea, con final ganado; una jugada como 2 .... ,
pOdría dar por resultado este bonito remate: 3. \i¡ga-f7 4. ld e1-f1 +,
5. 6. -ª f1-f7+!, 7. 3.
4. :'e1-11+, I{Wd7-1S (4 .... 5. 4 .... , '.tf7-e6 5. \jWha-
e5#) S. I1 f1 xfS+, g6xfS, y sobre la tragicómica recolección de peones que sigue
los comentarios están de más: 6. '.tf7-g8 7. 8.
'i'gSxfS+, '.tf7-g8 9. 10. 11.
'ít>g8-f712. 'ít>f7-e613. 'iYh7xe4+, 'ít>e6-d614. y las blan-
cas ganaron.
(Larsen-Bednarski, La Habana, 1967)
Comentario al diagrama 27
Puesto que las blancas deben hacer algo contra la coronación segui-
da de mate, tienen poco entre lo que elegir. Ambas jugadas paran 1 .
... , b2-b1'fY+ con el contrajaque 2. lle7-e1+ y amenazan convertir
en inofensivo el peón pasado después de dar jaque en descubierta. Como la da·
ma en g5 vuelve a verse atacada enseguida con ... , h7-h6, a primera vista pare-
ce que 1. es mucho más natural, pero contra ella las negras tienen la
diabólica 1 .... , .: fa-f4!, y la combinación que se da en la partida ya no sirve a
causa de la casilla de fuga fa. Por tanto, lo correcto es 1.   h7-h6 (1 .... ,
l:!. fa-f6 2. l:!. e7-e1 no ofrecería esperanzas), y ahora viene el desconcertante quid
final: 2 • .:te7xb7+!!, h6xgS 3. cZ'ld4-c6+, <;1(d8-e8 4 . .:tb7-e7 mate!
(Sokolov-Rushnikov, URSS, 1965-196S)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
79
Comentario al diagrama 28
Es cierto que el caballo de d7 protege de manera óptima al rey negro
por el momento, pero, por otra parte, tampoco se ve por las buenas có-
mo pueden arremeter las negras contra el adversario con perspectivas
de éxito. Siguió 1 .... , c2Je5xg4! (en un primer momento parece quizás
un intento de dar jaque continuo, ipero no es así!) 2. h3xg4 (después de 2. t2Jg7-
e6+, 'liId8-c8, las blancas ya no tienen jaques) 2 .... , 3.
g3+ 4. 'itgl-hl, 13-f2!, y, curiosamente, el mate en gl no puede pararlo de manera
razonable ninguna jugada de alfil; si 5. ii.,f1-g2, seguida de mate, y si el
alfil se va al otro lado (e2), ... ,   mate!
(Portisch-Smyslov, Ámsterdam, 1964)
Comentario al diagrama 29
b las como ... , puesto que el alfil de d4 está colgando. Por otro
m:
Es obvio que las negras no pueden entretenerse con jugadas tranqui-
lado, las blancas creían que tras 1 .... , ,i.d4xf2+ 2. 'it91xf2 habían
pasado lo peor, puesto que las negras, según parece, deben salvar
primero la torre. Así pues, el despertar tuvo que ser más amargo al ver 2 .... , (;)16-
e4+I!: como 3. Wf2xel, f3-f2 da por resultado un curioso modelo de mate, las
blancas no pOdían probar más que 3. Wf2-g1, pero luego de 3 .... , 4.
tuvieron que abandonar de todos modos, dado que el peón
simplemente va a dama.
(Madau-Gragger, Olimpiada de Tel Aviv, 1964)
Comentario al diagrama 30
m:
Que las blancas pudieran conseguir su objetivo por la columna .. h,. al-
guna vez es dudosísimo, puesto que las negras, en caso de urgencia,
c tienen todavía la defensa ... , h7-h5. Por eso, la sorpresa 1. (L'lh4xg6!
tuvo que ser de lo más desagradable para el bando negro. La colum-
na .. h,. desempeña, también aquí, un papel secundario (1 .... , h7xg6 2. y
:::. f3-h3); la gracia está, sin embargo, en que da la .. casualidad,. de que tras 1 .... ,
f7xg6 2. f6-f7+!, la descubierta 3. jJ4-c7+ gana la dama. Tampoco rehu-
sar el sacrificio, p. ej., con 1 .... , d5xe4, puede salvar a las negras después de 2.
{Ug6xf8, seguida de y 'i'h4-h6.
(BOók-Westerinen, Helsinki, 1966)
80
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 31
a asestarle al adversario un terrible jaque mate doble en e8. Sin embar-
m:
Es obvio que todo depende de que las blancas puedan desclavarse y
go, eso no es sencillo, puesto que las jugadas de rey o fraca-
san por ... , y son las negras las que dan mate. A pesar de
ello, las blancas consiguieron solucionar el problema: 1.  
(¿qué, si no? Después de 1 .... , g g5xg3 2. e5xe8++, ilas negras no pueden
taparse con ... , 1d g3-g8 contrajaque a causa del jaque doble!). 2. '6!h6-
d6 3.   Y tras esta jugada tranquila, que ahora de repente sí sirve, el se-
gundo jugador ya no sabía qué hacer. Lo mínimo que se pierde es el alfil; luego de
las jugadas agónicas 3 .... 4. 5. el bando
negro tiró la toalla.
(Duras-Spielmann, 1912)
Comentario al diagrama 32
¡:
Asombrosamente, eso tiene lugar de manera forzada: 1.
c g7-g62. Y da-ha+! (2. c;irh7xg6 sería más débil; p. ej.: 3.
bd8-g8+, \t>g6-h7 o 3. 4. ',g'd6-d3+, c;irh7-g7 5.
.l;laSxeS) 2 .... , 'ibh7xha 3. 4.
'@'faxf7+, 5. Wha-h7 6. 7.
mate!
Por cierto, las blancas también pueden invertir las primeras jugadas: 1. :. d8-h8+!,
\Í¡h7xh8 (1 .... , ::;th7-g62 .. :,tbS-d3+, c;irg6-gS 2. c.t>h8-
h7 3. g7-g6, y estamos en terreno conocido.
(Forintos-Tomovié, 1957)
Comentario al diagrama 33
m
Es en verdad curioso con qué rapidez y con qué jugadas prosaicas se
desestabiliza la posición de las piezas negras, que parecía ser tan
c buena. El peón de f6 y la debilidad de la primera fila del segundo ju-
gador causan la ruina después de 1. é'ZJe4-g3!: 1 .... , !:1:eaxe1+ (la
dama no puede defender a la vez e8 y h5) 2. (parece que el
contraataque a d4 saca a las negras del aprieto, pero una vez más una modesta
jugada desbarata el concepto) 3.   y aquí el bando negro descubrió ho-
rrorizado que se le da mate después de 3 .... , 4. me-
diante 5. W'g3-b8+. Aunque, por lo demás, ambos alfiles están colgando y no
pueden defenderse al mismo tiempo.
El final de la historia: 3 .... , 4. i¿jg3xh5, c6-c5 (una última esperanza ... )
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
81
5. 6. ( ... pero de nuevo agua de borrajas debido a la
primera fila débil: 6 .... , 7. Las negras abandonaron.
(Uhlmann-Witkowski, Polanica Zdrój. 1967)
Comentario al diagrama 34
b caballo con ganancia de tiempo. Las negras tienen poco entre lo que
1I
La jugada correcta es 1 .•   que desaloja la casilla g5 para el
elegir; p. ej.: 1 ....• 2.   <;t;g8xf7 3. '&rd1-b3+. y el
alfil de b4 está colgando. o 1 .... , 'J/i;' a5-a4 2. l, d5-b3 (esto aclara por
qué 1 .. <J¡g8xf7 2. i,g5-d2.   no habría conducido a una mera
inversión de jugadas) 2 ....• 3 .. Y si 3 ..... 4. tL'lf3-g5+.
ganando la dama.
La variante principal, por eso. sigue con 1 .... , b5-b4 2.   c;,t>g8xf7 3.
(es malísimo 3 ....• 4. ; tampoco merece la pe-
na jugar 3 ..... t2Jf6-d5 4. e4xd5. amenazando d5-d6+) 4. 01f3-h4+, 5.
\&rb3-f3+, y se remata al extraviado rey con 6. Y 7. g2-g3# o.
sencillamente, 6. Y mate en g5.
(Tal-Unzicker. Estocolmo, 1961)
Comentario al diagrama 35
1I
Para jugadores combinativos ejercitados, seguro que esto no será más
que un aperitivo. Después de 1. g e1-e8+? 2. g g3xg7+, las
negras. naturalmente, todavía podrían defenderse con 2 ....• <;t>g8-h8.
Sin embargo. si se invierte el orden de las jugadas. ya no pueden:
1. gg3xg7+!, II f7xg7 (ahora forzada) 2. t.e1-e8+I, '>!tg8-f7 3.
:j¡f7xe8 4. mate.
(Spassov-Kozma. Zinnowitz. 1965)
Comentario al diagrama 36
m
Aquí. la posición negra carece de todo lo que podría hacer que el ata-
c que fuera dudoso. De momento. no se ve que haya ningún contraa-
taque en el centro. y el rey casi no dispone de piezas que lo
defiendan; además. se ha debilitado la posición de los peones con ...•
h7-h6. Sin embargo. precisamente por eso las blancas deben obrar con energía
para que estas ventajas no se evaporen; si el adversario tuviese tiempo de jugar,
82
A LOS DIAGRAMAS
pongamos por caso, ... , c6-c5 y ... , ('2Jb8-c6 o, sin ir más lejos, disponer el caba-
llo de b8 de modo más eficaz, la tarea sería más difícil. La jugada 1. h2-h4! plan-
tea ya amenazas concretas; p. ej.: 2. c'2Jf3-g5, con la intención de efectuar 3.
\i?g8-h84. j o h7-g8!, puesto que tomar el caballo de g5 es probable
que permita rematar por la columna «h» con mayor rapidez todavía. Las negras in-
tentaron el contragolpe 1 .... , c6-c5 (que, según Alekhine, para 2. ,:;jf3-g5 a cau-
sa de 2 .... , c5xd4 3. 4. d4-d3!), pero entonces se
puso de manifiesto otra idea del avance del peón «h»: 2 . .:. h1-h3! para emplazar
esta pieza de artillería en g3. Después de 2 .... , \i!g8-h8. se golpeó con 3.
  puesto que 3 ....• g7xh6 4. corta por lo sano. Si 2 ....• f7-f5 3.
e5xf6. las blancas habrían tenido de nuevo 4. c'2Jf3-g5! Aun cuando sea
difícil analizar todas las variantes hasta el final. este ataque es. a buen seguro. uno
de aquellos que sencillamente pide la posición.
(Alekhine-K6nig. Viena. 1922)
Comentario al diagrama 37
b ... , .:. g8xg2! 2. ¿ f2xg2 (2. \i?f1 xg2. da mate enseguida),
m
De manera sorprendente. la posición blanca se abrió en el acto con 1.
De momento. se amenaza 3. . ..• 4. g2-f2.
mate, pero también embolsarse la torre de g2 con ... ,
i,c6xf3 ....• h6-g6. etc. Por eso. las blancas todavía probaron 3. e3-e4. pero
luego de 3 .... , h6-g6 tuvieron que reconocer que defenderse con 4. W'd3-e2,
p. ej., tampoco habría servido de nada a causa de 4 ....• +. Consecuencia
lógica: abandonar.
(Gligorié-Larsen, La Habana, 1967)
Comentario al diagrama 38

Cuando alguien quiere sacrificar algo o lo ha sacrificado ya, siempre
es necesario tener en cuenta también contrasacrificios en apariencia
a «absurdos». Aquí, las blancas habían calculado bien: 1.  
2. tX e3-h3+, ,;'2Jg6-h4 y ahora es verdad que el rey se es-
cabulle de momento por g6/g5. pero queda acorralado un par de jugadas más tar-
de: 3. 1d h3xh4+, '\!{h7-g6 4 . .: h4-h6+, r,t¡g6-g5 5. f2-f4+!. y las negras
abandonaron porque después de 5 ....• 'iit95xg4 se les da mate con 6. c'2Jf5-e3#.
Luego de la prosaica 1. .ti. e3-h3, cLJg6-f8. la posición blanca. por cierto. parece
ganada, pero no se ve que haya un mate en pocas jugadas.
(Torán-O'Kelly. Palma de Mallorca, 1967)
A lOS DIAGRAMAS
83
Comentario al diagrama 39
tI
En sí, un ataque semejante en este tipo de posición no es habitual. Se
esperaría, más bien, que se jugara en el centro con e2-e4, f2-f4, etc.
a Aquí, sin embargo, hay circunstancias especiales que lo avalan: sobre
todo, el caballo negro, que se ha extraviado por completo y, de hecho,
da una pieza más a las blancas en el flanco de rey, pero también la posibilidad que
hay de ocupar la columna "h .. con rapidez mediante c;bg1-g2 y n f1-h1, lo que, en
general, las más de las veces no sirve así, por las buenas. La ausencia casi ab-
soluta de piezas menores favorece también a las blancas, puesto que el hecho de
que el caballo esté excluido del juego cobra más importancia, y el flanco de rey ne-
gro casi no tiene protección. Por último, las negras no pueden disputar la colum-
na "h .. ( ... , <;,tg8-g7, ... , .: tB-h8 si fuera necesario) a causa de la dama de b2, a
no ser que jueguen ... , f7 -f6, lo que conlleva otros problemas como, pongamos por
caso, la debilidad de e6.
En la partida, el ataque blanco fue como una seda después de 1. h2-h4: 1 .... , b7-
b5 (si 1 .... , h7-h5, sigue 2. g3-g4; la apertura de líneas solamente favorecería a
las blancas, ya que la "pieza de ventaja» se notaría todavía más) 2. c4xb5, '&d8-
b6 3. 82-84, a7-a64. h4-h5, a6xb5 5. h5xg6, h7xg6 6. f7-f6 7. f1-h1,
<;i(g8-g7 8. a4xb5, 'iVb6xb5 (si 8 .... , nf8-h8, sigue, según Keres, 9.
:: a8xh8 1 O. l2Ja5-b7 11. i§c3-e3!, y las blancas todavía tienen el peón
de ventaja) (ahora, el desgraciado caballo incluso ata a las piezas ne-
gras; 9 .... , .l:I f8-h8 10. ld h1 xh8, y las negras no podrían capturar con la torre) 9 .
... , g6-g510. v¡}jd7-c712. i,g4-f5, y como 12 .
... , Uf8-h8 13. l:[h1xh8, bta8xh8 fracasa por 14.   W'c7xa5 15.
las blancas penetraron por la columna "h», lo que obligó al segundo ju-
gador a abandonar en un par de jugadas,
(Keres-Szabó, Hastings, 1954-1955)
Comentario al diagrama 40
m:
La solución es corta, pero muy maliciosa: 1 . .: g6xh6+!!, y si ahora 1.
b ... , \.th7xh6, sigue de modo prosaico 2. )Í?h6-h7 3.'*Vg5-
h4+, 4. f4-f5 mate; la gracia se pone de manifiesto con 1 .... ,
g7xh6: 2.     i'Llf6xg8 3. mate! Un modelo de mate
difícil de ver con antelación.
(Bauer-Gollner, Berlín, 1956)
84
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 41
¡:
El tranquilo sacrificio de torre 1 .... ,   planteó problemas irre-
solubles a las blancas. Rehusarlo está fuera de lugar; p. ej.: 2. f3-f4.
o el jaque de pataleo 2. c2-c8+. al que se contesta. sen-
cillamente. 2 ....• Asimismo. no es de suponer que el deses-
perado sacrificio de dama 2. d6xeS 3. ofrezca posibilidades de
salvación. y después de 2. :;t>f2xg1 las dos piezas negras dan mate de una ma-
nera típica. de la que es indispensable tomar buena nota para mejorar la técnica
de ataque: 2 ....• 3. (o 3. <;tg1-f2. 4. <;tf2-f1.
g1#) 3 ..... j,h2-g3+ 4. <;!¡h1-g1. ',¡wh3-h2+ 5. \t:g1-f1. (h1) mate.
(Larsen-Unzicker. Santa Mónica. 1966)
Comentario al diagrama 42
Cuando el golpe decisivo debe prepararse mediante cambios. si el ta-
blero está lleno de piezas todo depende de que se tenga la suficiente
visión de conjunto para ver la combinación que hayal final o. mejor di-
cho. calcularla sin equivocarse. Aquí tenemos un ejemplo relativamen-
te sencillo de lo dícho. en el que se necesitan tres jugadas "cotidianas» antes de ir
al grano: 1 .. Skf3xb7, b,b8xb7 2.:l2b2xf6, (o 2 ..... g7xf6 3.
'\;';Yd8-f8 4 . .l:!.e1-e8!) 3. l'le1-e8+, c'Z'lg6-f8 4. c/)f5-h6+!, 5. J:teaxfa+!,
<;tg8xf8 mate. Una variante clara. forzada. pero pese a ello iPuede
que no todo el mundo la encuentre enseguida cuando el diagrama muestra aún
tantas piezas "perturbadoras» en el tablero!
(Alekhine-Freeman. Nueva York. 1924)
Comentario al diagrama 43
Aunque todo el mundo suponga sin titubear que en una posición así
debe golpearse en alguna parte. es sorprendente que el objetivo sea
justo el punto e2. que está defendido tres veces. Después de 1 .... ,
    2. c'2Jg1xe2 y 2. quedan excluidas enseguida a
causa. respectivamente. del mate y la pérdida de la dama por el jaque en d3; 2.
\t:e1xe2. t'2JcS-d3 y .... l/t!¡'d8xd4 conduce a la partida. Puesto que las blancas.
por motivos que cuesta comprender. todavía no habían perdido las ganas de jugar.
luego de 2. 'e'b2-a1 resultó un divertido juego del gato y el ratón: 2 .... , c'2Jc5-d3+!
3. <ife1xe2,   4. c'2Jd3xc1+ 5. cj,¡e2-e3 (5. c.Jte2-e1. 4'2Jb4-
c2#!) 5 .... , 1:'2Jb4-c2+ 6. \Í7e3xe4, i'21c2xd4. y las negras ganaron.
(Ujtelky-Kolarov, Satumi, 1966)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
85
Comentario al diagrama 44
En efecto, ilas negras abandonaron después de solamente dos juga-
das más!: 1. :;bgSxh72. ,-'¿je3-e4. Por un lado, se cierne
un jaque mortífero en f6; por otro, ambos alfiles están colgando en la
columna "d», de modo que las blancas amenazan quedarse con ma-
terial de ventaja. Luego de 2 .... , el final llegaría con 3.
g84. ()e4-f6+. 2 .... , c7lb4-d5 aplaza la ejecucíón una jugada nada más: 3.
:d1xd5, e6xd5 4.   5. ::7\e4-f6+, g7xf6 6. g5xf6+ y mate.
Después de 2 .... , por último, las blancas ni siquiera tienen que conten-
tarse con ideas materialistas (3. ld d1 xd7), sino jugar, también entonces, 3.  
h5+, \bh7-g8 4. t2Je4-f6+, Jile7xf6 5. g5xf6, dando mate con rapidez. El fin podría
retrasarlo a lo sumo una jugada como 2 .... , g7-g6, pero la posición negra cae he-
cha pedazos después de 3. cDe4-f6+ y 4. é/)f6xd7.
(L. Schmid-Hohenberger, Ratisbona, 1965)
Comentario al diagrama 45
En posiciones «sicilianas», una carrera de ataques así no es infre-
cuente, y las más de las veces es difícil prever el desenlace al princi-
pio. Sin embargo, aquí las condiciones son de lo más desfavorable
para las blancas: en primer lugar, tienen un punto de ataque en b3
donde puede golpearse fácilmente con ... , a5-a4, mientras que la falange de peo-
nes negra no es débil; en segundo lugar, también la posición de las piezas blancas
tiene carencias: sobre todo, los alfiles en fianchetto no hacen nada; en este senti-
do, el de b2 hace falta en el flanco de rey porque el segundo jugador domina allí
las casillas negras, y a las blancas les costará mucho que los peones pasen por
ellas. En resumen, todo indica a las claras que el ataque negro llega antes. La con-
tinuación: 1 .... , b5-b4 2. 1.'ZJc3-e2 (o 2. t7\c3-d5, i.e6xd5 3. e4xd5, f¿Jf6-d7), a6-
a5 3. 12-f4, f¿Jf6.d7 4. f4-f5, t¿jd7-e5 5.   Y los peones blancos necesitan
todavía más jugadas para enfrentarse a los adversarios y abrir líneas, mientras
que las negras ya están preparadas para hacer ... , a5-a4 e invadir. En efecto, in-
cluso ya sirvió el sacrificio de pieza 5 .... , a5-a4, y el ataque pronto surtió efecto
luego de 6. h3-h4, a4xb3 7. a2xb3, S. f5xe6, f7xe6 9. WdS-a5,
con la amenaza ... , .:: a2xb2.
(Gereben-Géller, Budapest, 1952)
86
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 46
c ejercicio: 1 .... , l/j'c6xg2+1 2. ,'2lf4xg2, 3. (o 3.
:m:
Aquí, si se calcula bien, de nuevo no debería ser difícil solucionar el
<;t>h1-g1, e3-e2+ 4. e2-eHiV+!, y las negras ganan) 3 .... ,
j,g2-c6+ 4. <;t>h2-g3, J,cS-d6+ S.   (si no, hay mate ense-
guida en g2), hS-h4+ 6. :. d2-g2 mate.
(Vujacic-Turunen, Groninga, 1968-1969)
Comentario al diagrama 47

El valor de un ataque así casi siempre depende de que las negras
puedan responder en el centro o no y con qué eficacia, por lo común
a mediante el contraataque. oo, d6-d5. Aquí, la posición central de las
blancas es bastante lábil, lo que se agrava porque el caballo de c3
puede verse expulsado enseguida a casillas peores; la aglomeración de piezas
blancas en el centro apenas influye en los puntos críticos e4, d5 o también e5. Es-
to debería justificar por lo menos la formulación cea», relativamente cauta; en la
partida, la posición blanca fue de mal en peor incluso bastante rápido: 1 .... , bS-b4
2. t'Llc3-e2 (la jugada lógica; en a4, el caballo parece horrible, pero quizás esa ju-
gada merecia un poco de reflexión unida a 2 .... , e6-eS 3. f4-fS (3. g4-g5
apenas es mejor a causa de ... , i.'2Jf6-g4 Y un posible ... , e5xf4) 3 .... , d6-dS!, con
la intención de que ocurra 4. e4xd5, e5-e4! 5. d5xc6, e4xf3 6. c6xd7, f3xe2 7.
ld d8xd7, yel peón de ventaja no dará a las blancas ninguna alegría de-
bido a que tienen la posición abierta por todas partes. La continuación de la parti-
da, 4. g4-gS, t;'jf6xe4 S. dSxe4 6. fS-16, 7. 16xg7, J,f8xg7, por
supuesto, no fue mucho mejor, ya que las negras tenían los dos alfiles -sobre to-
do el fuerte de casillas blancas- y, de momento, hasta un peón de ventaja en vez
de un peón menos. El bando negro dejó patente su ventaja al cabo de pocas ju-
gadas: 8. "!Jc6-e7 9. t!)e2-g3, c'LJe7-g6 10. 11.
,&/h5-e2, 13. \t>hl-gl, ..::'Llg6-f4, con posición cla-
ramente ganada.
(Vajda-Kótov, 1949)
Comentario al diagrama 48
a h7 o un jaque que recupera la dama y da ventaja decisiva. Sin em-

Después de 1. d2xgS+, h6xgS 2 . .: h2xh8, se amenaza mate en
bargo, parece que 2 .... , II 16-f7 lo defiende todo; por eso, lo que ha-
bían pensado las blancas es más desconcertante aún: 3. d. h1-h7+,
<;tog7-f64 . .: h7-h6+, S. a3-a4, y teniendo la dama de ventaja, ilas ne-
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
87
gras perecen por el Zugzwang en un tablero lleno de peones! Veamos algunas va-
riantes: 5 .... , H f7-f6 6. 1: h6-h7 mate; 5 .... , .:. f7-f8 6. bI h8-h7+; 5 .... , 'i(ie7-d7
6. f5-f6+!, II f7xf6 7 . .t1 h6-h7+ y, por último, 5 .... , 6 . .Il. h6xd6 o 5 .... ,
6 . .t!. h6-h7+, 7 . .bt h8xf8, lo que da en ambos casos un final de
torres que las blancas ganan con facilidad. Si se mueven los peones negros en el
flanco de dama, sencillamente se pierden sin que el segundo jugador pueda qui-
tarse la camisa de fuerza. En vez de ello, después de 5. a3-a4 prefirió abandonar.
Por cierto, 5. f5-f6+ directa también sería posible, pero es inexacta por lo menos;
luego de 5 .... , '*Ve7xf66. nh8-h7+ y llh6xf6, las negras aún tienen sus opor-
tunidades con la torre en f4.
(Benk6-Weinberger, Mission Bay, 1965)
Comentario al diagrama 49
Es asombroso que las negras, con el poco material que tienen, inclu-
so puedan renunciar a una torre, pues en ambas variantes principa-
les la dama y el alfil bastan para dar mate: 1 .... , .Il. dl·hl +! Y ahora
2. 'iVe4-e1+3. Wh1-h2, c;t>h2-h1,
5. Wh1-h2, '&Ve1-g1 mate o 2. \i(h2-g3, ,&e4-e1+ 3. 'tpg3-f4 (pierde enseguida
3. :. h1-f1 + 4. <;tf3-g4, h6-h5+ 5. <;bg4-g5, n f1-f5 mate; 3.
conduce a otras variantes indicadas después de 3 ..... h6-h5+ o, si 4. \t¡g4-g5, 4 .
.... ..... ':h1-f1+4. <;t>f4-g3, ,lJ.f1xf3+6. g2xf3,
7. <;.tg3-h2, mate!
(Rubis-Ciocaltea, Natanya, 1965)
Comentario al diagrama 50
m
En la partida, las negras eligieron 1 .... ,   que probablemen-
c te sea el camino más corto: 3. c.tg1-f1,
h1 mate (el alfil de e3 ya no puede interponerse en g1); si no, se
amenaza 2 .... , \iYh4-h2+ 3. :;bg1-f1, + 4. ganan-
do la dama, y si las blancas ponen la dama a salvo jugando, p. ej., 2. '@'d2-d3, si-
gue 2 .... , 3. <;!¡g1-f1,   4. g2xh3, g3-g2+, con mate.
Sin embargo, parece que 1 .... , '&!h4-h2+, más evidente, también habría bastado;
véase el análisis siguiente: 2. ci?g1-f1,   3. l::t e8-f8! (amenaza
... , I1 f8xf3+; después de 4. f3-f4, + el peón de f4 cae, y todo
se derrumba) 4. 'iVd2-e2, 5. i.e3-g1,   6.
g f8xf3+, Y las blancas pueden abandonar.
(Porath-Gligorié, Natanya. 1965)
88
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 51
lU
Contra 1.     las negras no encontraron defensa suficiente. Se
ve claramente el mate después de 1 .... , h7xg62. l'! f1-h1#; por otro
lado, se amenaza 2. ld f1-h1, aniquilando al rey enemigo de todos
modos. Por consiguiente, el único intento que tiene sentido parece 1 .
... , .: d8xd5 2. R f1-h1, <;th8-g8, pero se refuta como sigue: 3. 6 h1 xh7, ::. f8-f7
(de lo contrario, sigue 4. :. e1-h1 ; ahora las negras tienen la esperanza de esca-
bullirse con el rey por f8-e7) 4 . .: h7-h8+!, ::;i;g8xh8 5. Y contra el mate 6.
no hay antídoto.
(Darga-Dückstein. Lucerna, 1963)
Comentario al diagrama 52
Que una apertura de líneas en el flanco de rey sea muy prometedora
para las negras. pues entonces pueden atacar desde dos direcciones,
no es difícil de ver. La gran pregunta es. sin embargo, ¿cómo se hace
eso? Las negras dieron con la paradójica jugada 1 .... , g6-g511 Des-
pués de 2. (forzada. puesto que la dama debe mantener defendido el
caballo de e3) 2 .... , \bg8-h8, las blancas ya no encontraron nada contra la ame-
naza ... , ;g: f8-g8. Algunas posibilidades son: 3. ::. f2-g2, d f8-g8. con la amenaza
4 .... , .:. b8-b1+ 5. 'gvd4-d2 mate si la dama se va; 3. c¿je3-g4. l:! f8-g8
tampoco protege la columna "g"; por ejemplo: 4. '¡jIg5-f4 (impide al menos ... , h7-
h5, así como ... , seguida de ... , .llb8-b1+ y .... "e'd4xe4+) 4 .... , tlb8-
b2. A 3. (las jugadas de dama conducen a meras transposiciones luego
de .... nf8-g8+) sigue 3 .... , llf8-g8 4. (o 4. .l:b8-b1+ 5.
i.tJe3-f1 (si 5. II f2-f1, 5 .... , :. b1 xf1 + 6. ci:le3xf1, Wd4-g1 #); por cierto, no 5 .... ,
6. 'ijlf4-f6+, .: g8-g7 7. ;g: e7-e8, y se da mate al que no corresponde,
sino 5 .... , y se noquea en 11. En la partida, las blancas probaron otra co-
sa, 3. ci:le3-c2, pero luego de 3 .... , ii,e6-h311, con la imparable amenaza ... ,
;g: b8-b1 +, tuvieron que abandonar.
(Teschner-Gligorié, Olimpiada de Helsinki, 1952)
Comentario al diagrama 53
b l:í:c7-c83. :'a8xc8, -&rd8xc84. (71f5-e7+0 1 .... ,
lU
Algunas jugadas de rey terminan enseguida: 1 .... , c;t>g7-g8?? 2.
h7? 2. na5-a8!, y si ahora 2 .... , 2 .... , :c7-c8 o una ju-
gada de dama, el jaque 3 . ..g'g4-h3+ es decisivo. Si 2 .... , ctJc3-e2+,
3. C;±¡g1-11 , id c7-c1 + 4. Wf1 xe2, y las blancas ganan. Por eso, lo más natural pa-
rece 1 .... , pero entonces hay la maliciosa 2. '@'g4-g5!!, con las posibi-
COME:'-lTARIOS A LOS DIAGRAMAS
89
lidades2. oo., :'a5-aS+, y mate, 2. oo., !Ic7-cS3. 'lWg5xdS+, brcSxdS
4. ga5-aS!, 'litfS-eS (o oo., ':'dS-eS) 5. bíaSxdS+, 6. lla1-aS+, y las
blancas se quedan con una calidad de ventaja en el final, y 2. oo., (eS) 3.
El jaque de caballo en e2 no parece mejorar las perspectivas de las ne-
gras en ninguna variante después de c;t>g1-f1.
Contra 1 .... , por más curiosa que pueda parecer la jugada, las blan-
cas no encontraron ninguna manera de ganar en la partida y efectuaron 2. a5-
a6+, c7-c6 (iPor supuesto, el bando negro no toma la torre!) 3. a6xc6+,
b7xc6 4. g6xf5 5. después de lo cual bien es verdad que to-
davía están mejor, pero las negras pronto pudieron hacer tablas. ¿iSe le ocurre
una idea mejor!?
(Padevski-Kolarov, 1955)
Comentario al diagrama 54
ltt
Que después de 1. f5-16 la dama costaría demasiado cara con 1 .... ,
b 2. f6xg7+, 3. ¿21c3xe4 (torre, caballo, peón y ataque
de mate) debería saltar a la vista. Como las negras mal pueden retirar
la torre (1. oo., g7-gS 2. l¿Jc3xd5!, puesto que ahora no puede ga-
narse la dama con ... , + a causa del mate en f7), siguió 1 .... , 1d g7xg2+
2. rtd2xg2, después de lo cual 2. oo., 3. eue5-f7# es mate enseguida,
y, por la misma razón que antes, vuelve a amenazarse 3. e¡jc3xd5. Por eso, las ne-
gras se vieron obligadas a hacer 2 .... , 1l,d4xc3, quizás con la esperanza de
que ocurriera 3. 4. ¡Vf4-f1+ 5. <j¡h1-h2,
i1f1 xg2+!! 6. 7. g dS-d1 + S. <;tg1-f2, .:g d1-d2+,
ganando de manera bonita, pero las blancas salieron del aprieto con elegancia me-
diante 3.     3 .... , 4. ,llg2-g7+, <;.t>h7-h6 5. gg7-g6+, etc., y
hay jaque continuo. Por lo menos, el autor no ha podido descubrir un mate con las
pocas piezas restantes; pongamos por caso, 5. cLle5-g4+, Wh6-h5 6. l:t g7-g5+,
<;bh5-h4, Y las blancas están acabadas.
(Lundholm-Aurell, Estocolmo, 1957)
Comentario al diagrama 55
Ir
Algo habla en favor de las blancas: el debilitamiento de la diagonal
crítica provocado por oo., h7-h6, el alfil de e6 como objetivo suple-
a mentario de ataque o de un sacrificio y la posible debilidad del peón
de d5. Sin embargo, para advertir lo rápido que ocurre todo eso en re-
alidad, hay que tener un buen olfato para posiciones de ataque. Sobre todo por-
que, si bien es fácil entrar en h7, parece que el alfil de casillas negras --como pasa
tan a menudo- defiende bien al rey. Siguió 1. 2. H f8-
90
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
da (si 2. oo., g7-g6, 3. c'2Jf4xg6 es decisiva; véase: 3. oo., f7xg6 4. .lf6-
g7 5. o 3 .... , ¿2Jc6-b44. i'2Jg6-e7+!) 3. fl al-el! (esta jugada tranqui-
la es el quid; se amenaza 4. \/id3-h7+, 5. c2Jf4xd5!; todas las ideas
defensivas evidentes fracasan: 3. oo., g7-g6 4 . .:d e1xe6! o 3. oo., 4.
h7+, 5. ge1xe6! o 3. oo., e'ZJc6-e7 Wg8-f8 5.
':'ZJe7-g8 6. y si 6. oo., <;;tf8-e7, 7. C2Jf4xd5+, ganando) 3 .... , l21c6-b4 4.
'\i;ga-fa 5. a2-a3!, c'2Jb4xc2 S. c'2Jc3xd5, .t1daxd5 7. ¿!:lc3xd5, y las
negras abandonaron al tener que elegir entre el mate y la pérdida de la dama.
(Euwe-Fischer, Nueva York, 1957)
Comentario al diagrama 56
gran cosa.
En la partida, según parece, las blancas sufrieron una alucinación con
1. Jl g3-g6+?: Luego de 1. oo., f7xg6 2. h5xg6+, 3. g6xh7+,
por lo visto habían pasado por alto 3. oo., II b6-g6! Naturalmente, de-
jando aparte que habían perdido una torre, del ataque no quedaba
La idea, por supuesto, era correcta, ipero su ejecución fue precipitada! Después de
1. j,d5xf7!, no se ve que haya defensa contra la amenaza, en lo sucesivo real,
bl.g3-g6+. 1. oo., 'ij
1
e7xf7 2. llg3-g6+, h7xg6 3. h5xg6+, '\tih6-g7 fracasa por
4. g6xf7 +, 'y si no se toma el alfil, vendría 2. l:!. g3-g6+, h7xg6 3. h5xg6+,
4. ij
'
h2xh8+!, c.tg7xh8 5. g6-g7+, seguido de coronar y dar mate. Euwe indica to-
davía 1 .... , c'ZJd4-f3 2 . .:. g3xf3, 3. I/Wh2-h4!, después de lo cual las ne-
gras no pueden defenderse bien del mate en g5 (3. oo., ¿h8-g8 4. gg1-g6+! o,
sencillamente, 4. S g1 xg8, 5 . .: 13-g3).
(Kramer-O'Kelly, Beverwijk, 1946)
Comentario al diagrama 57
Il:
Después de 1.   c.teaxf7 2. f4-f5, las negras -ya que 2 .... ,
a lild7xe5 3.   sería más débil aún- no pueden evitar que el rey
quede en una situación desagradabilísima. Siguió 2 .... , dSxe5 3.
f5xeS+, '\i;f7xeS, y nada más con mirar esta posición ya deberían
bastar las razones generales para justificar el sacrificio: el rey en el centro, casi sin
protección de peones en vista de que se amenaza abrir más líneas. Como, de to-
dos modos, pretende huir por d6 y c7, las blancas deben encontrar un par de ju-
gadas exactas: 4 . .tl. al-bl!, (si no, la dama debería mantener defendida
la casilla b7; en c7 obstruiría la casilla de fuga; luego de 4. oo., 5.
g4+, 6. d4xe5+, y si 6. oo., 7. el rey tampoco está tran-
quilo) 5. S .. 7. r:!. flxbl, a.
9. '\tic7-dS, y aunque las negras tienen suficiente
COME:'I1TARIOS A LOS
91
material por la dama, el expuesto rey debería ser su perdición; según análisis pos-
teriores, 10. ':b1-d1!, con la doble amenaza d4xe5+ o d4-d5, ganaba casi de ma-
nera forzada. (En la partida, las blancas siguieron la caza del rey con 10. d4xe5+,
lñd7xe5 11. y. b1-d1 +, etc., y también ganaron después de algunas aventuras.)
Quizás un genio de la combinación como Tal pudiera calcular las consecuencias
a partir del diagrama, pero estoy convencido de que, probablemente, todo maes-
tro corriente haría el sacrificio por pura intuición, según el lema «itiene que ha-
ber algo!».
(Tal-Simagin, Leningrado, 1956)
Comentario al diagrama 58

Este ejemplo es bastante sencillo, pero la maniobra es típica y pue-
de emplearse innumerables veces en la práctica. Es difícil que las
blancas puedan dar un golpe de mano contra la posición negra, que
no está debilitada, ya que tienen pocas piezas de ataque; esto se
haría notar penosamente después de 1. c7195xh7, :;t;g8xh7 2. <;th7-
g8 3. f1-f3, f7 -f5. Es correcto provocar antes todos los debilitamientos posi-
bles: 1.   g7-g6 (el peón «f» nunca puede moverse, pues e6 estaría
colgando) 2. h7-hS y ahora la desmanteladora 3. g2-g4! Cuando las
negras tienen una defensa contra esto, suele ser 3 .... , "i;g8-g7 4. g4xhS, II f8-
h8, pero aquí hay la respuesta táctica 5. hS-h6+! (con la idea 5 .... , .:::. h8xh6 6.
  \bg7xh6 7. é'2Jg5xf7+). Si las negras, sin embargo, no pueden tomar
en h6, tienen un peón menos en una posición de lo más desagradable.
(Ejemplo didáctico de Euwe)
Comentario al diagrama 59
m
Las medidas pasivas, como es fácil de ver, no reportan nada bueno: 1 .
... , I1g3-g7, p. ej., fracasa de manera directa por 2. ':'d7-d6+, y so-
lamente devolver una dama (la que está colgando en a1) alcanzaría,
y es dudoso, para sostener el final contra tres piezas menores y dos
peones. Por eso, a las negras no les queda sino la huida hacia delante; el rey blan-
co está demasiado bien protegido para que puedan ganar, pero 1 .... ,
2. <;bh1xg1, 'lj'b2-a1+ 3. .: g3xg2+14. \irh2xg2 (luego de 4. c?\f4xg2,
cae el alfil de f5) 4 .... ,   provocó un divertido ahogado según
un conocido modelo (p. ej., 5. <;tg2-g3,  
En caso de 3. el segundo jugador puede llegar a un final parecido proba-
blemente incluso de varias maneras; p. ej.: 3 .... , 4. \bf2xg3,
5. \bg3-h2 (si no, ahogado enseguida después de ... , '@'f2-g3+) 5 .... , lii'f2-g3+
6. y las blancas no se escapan de la trampa.
92
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
(iLas negras no pueden tomar el peón de h4 porque entonces la casilla g5 ya no
está batida, ni en g2 porque deja de amenazar la casilla h5!)
(Alexeev-Kirpiknikov, Riga, 1964)
Comentario al diagrama 60
Il:
El mate, bien es verdad, es algo bello, pero si usted ve la combinación
b siguiente, iquizás también piense más a menudo que antes en ganar
posiciones de ataque «solamente» liquidando todas las piezas! Las
blancas jugaron 1. t¡JgS-e4+!, 2. <j¡g7-h8 (des-
pués de 2 .... , <;tg7-h7, la simple línea 3. ;:?\e4xf6+, 1d f5xf6 4. W
f
c3xf6, '&h5-dl +
5. 1l g3-g1 decide la partida, y 2 .... , Wg7-fa conduce al mate: 3. '&yc3-b4+,
ea 4. cL'le4xf6+, l:':t f5xf6 5. :. g3-ga+) 3.     1d fSxf6 4 . .:r. g3-g8+,
c;!¡h8xg8S. (LJe4xf6+, ganando con facilidad, puesto que a las blancas les queda,
además de una pieza, el peón de e6.
(Alekhine-Tylor, Margate, 1937)
Comentario al diagrama 61
b habían calculado que podían dejar que se les diera el jaque en g2 (p.
Il:
En la partida, las blancas jugaron en realidad 1. :. f2-fa? Por lo visto,
ej., 1 .... , "'c6-g2+ 2. <;bfl-el, tL'lh4-f3+ 3. nfaxf3; si 2 .... , 'i!g2-
hl +, el rey blanco se escapa hacia cl), pero las negras tenían prepa-
rado el contragolpe aniquilador 1 .... , ':g4-f4+!!; si 2 . .1e3xf4, 2 .... , 'i4Yc6-g2+ 3.
wfl-el, l.'2Jh4-f3 mate (la columna «f" está obstruida); o 2. faxf4, ¿ eaxe7 3.
1d f4-fa+, t!. e7-ea, y las blancas ya no tienen ataque, sino una dama menos.
En cambio, 1. ':'dl-d7!! habría sido muy fuerte; las negras, como es fácil de ver,
no pueden tomar la dama ni retirar la torre de ea (a causa de 2. R f2-fa+); tampo-
co pueden defender esta torre, sin embargo, y en hl no tienen más que un jaque.
Lo único que todavia podria hacerse sería, probablemente, 1 .... , b6xcS 2.
<;tc8-b7, pero entonces el cambio de las damas con 3 . .lJ. d7-e7 ya
debería bastar (puesto que no parece que las negras puedan rehusarlo, ya que
luego de 3 .... , 4. el peón de b5 y el alfil de eS están colgando)
para poner rumbo a un final que promete la victoria, dado que las blancas tienen
calidad de ventaja -a no ser que puedan ir por más con 3 . .:. f2-f8-.
(Averbaj-Goldenov, Minsk, 1952)
COMEl\TARIOS A LOS DIAGRAMAS
93
Comentario al diagrama 62
m
En la partida, el bando negro jugó 1. . .. , .:: b8-b2+ 2.
b2xg2+ 3. \tg3xg2, pero luego de 4. W92-f2, no había
c ningún mate pese a las dos damas; p. ej.: 4 .... , 5.
Y el rey blanco va y viene entre g1 y f2, mientras que las negras no
pueden acercarse más a él porque la torre de d7 controla las casillas de jaque que
hay en la columna «d ... Por eso, el juego acabó en tablas.
Según un análisis de Keres, la primera jugada de las negras era correcta, pero lue-
go se equivocaron: ganaba 2 .... , I@'b1-e1+! 3. @g3-h3, W'e1xe3+ 4. g2-g3,
.t b2xh2+! 5. 6. (otras retiradas permiten que la se-
gunda dama intervenga dando mate) 6 .... , '&e2-g4+!, y tanto después de 7.
f5xg4+ como de 7. \bh3-h2, las negras tienen como mínimo
una torre más. (S. rId7xc7+, 'iJj¡g7xc7 o bien S. ¿d7xg7, y luego de una simple
retirada de la dama, las blancas ya no saben qué hacer.)
(Peterson-Randvir, Riga, 1960)
Comentario al diagrama 63
Es en verdad asombroso, pero las blancas pueden ganar aquí por fuer-
za con la ayuda de una maniobra de ataque muy típica y sencilla. Véase
cómo siguió la partida: 1 . .lJ.c1xc5, 2. lL,f4-g5 (contra la ame-
naza 2 .... , g7-g6 no ayuda por 3. seguida
y Wh3-h6; por cierto, tampoco 2 .... , :t f8-eS, puesto que 3. ¿'2Je5-c6 es entonces mu-
cho más fuerte que 3. enseguida) 2 .... , h7-h6 3. ¿'2Je5-g4! (ahora 3. oo.,
h6xg5 4. C:2'lg4xf6+ sería claro, pero es interesante 3. oo., e6-e5, con la idea 4.
¿'2Jg4xf6+, l@'dSxf6, aunque las blancas juegan 4. ,:71g4xh6+!, g7xh6 5. o 4.
oo., tj:¡gS-hS 5. 'llh6-g4+, c;i¡hS-gS y ahora sí 6. c":2'lg4xf6+, ganando) 3 .... ,
4. g7xf6 (a 4 .... , JLe7xf6 sigue 5. i2Jg4xh6+, g7xh6 6. li'h3xh6, M fS-eS,
con el esquema de mate S. 9.
1 O.   5. 1;'2Jg4xh6+, 6. wg7-h8 (6 .... , c.i;>g7xh6
7. 'iWg4-h4+, seguido de mate) 7. <;hh8-g7 8. t'lh6xf7!, f8.h8 (S .... ,
b fSxf7 9. @h5-h7+, cJ;¡g7-f810.   9.'g'h5-g6+, Y las negras abandonaron.
(Capablanca-Levenfish, Moscú, 1935)
Comentario al diagrama 64
Tras este ejercicio se esconde una vez más el problema de encontrar
la ejecución correcta de una buena idea. La idea es 1 . .l::I h1-hS+ (?),
W9SxhS 2. WhS-gS 3. g5-g6, pero de momento no sirve a
causa de 3 .... , tile4-f6! 4. e5>1f6, g7xf6, y el punto h7 está defendido.
94
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
En vista de ello, se necesita nada más que una pequeña sutileza para desviar el
caballo: 1. éLlbS-d61, c'2je4xd6 (forzada; si no, 2. seguida, dado el ca-
so, de 3. '&h7-h8#), y ahora sirve, lisa y llanamente 2 . .: h1-ha+, \bgaxha 3.
4. gS-g6, seguido de mate.
De paso, hay que mencionar que 1. 2. g7-g6 3.
no reporta nada después de 3 .... , \i;f7-e8: 4. t'ZJb5-c7+, \be8-d8 5.
tLlc7xa8 (o primero 5. 01c6xe7) 5 .... , {7\e4-f2, y puesto que en la po-
sición del diagrama las blancas ya tenían una pieza menos, en definitiva llevan las
de perder, dado que el caballo de a8 queda atrapado.
(Broudehoux-Keller, correspondencia, 1964-1965)
Comentario al diagrama 65
Eso ocurre debido a un contrajuego que no es lo que se dice obvio y
por eso debería conocerse en posiciones así: 1 .... , h7-hS!, con el plan
de ocupar la casilla g5 después de 2 .... , h5xg4 3. h3xg4, (ijf6-h7, lo
que, al fin y al cabo, aseguraría al segundo jugador el control de las ca-
sillas negras del flanco de rey luego de cambiar algunas piezas. Con 2. g4-g5, las
blancas no pueden impedirlo, puesto que es patente que la posición se abre en per-
juicio suyo mediante 2 .... , c'2jf6-h7 3. h3-h4, f7-f6. Antes que nada, merece estudio
2. t;¡f3-h4, a la que las negras no responden 2 .... , lLlf6xe4?? 3. c'2jh4xg6,
4. ¿'2Jg6xe7+, o 2 .... , i,g6xe4?? 3. c71c3xe4, 'Llf6xe4 ame-
nazando mate, sino 2 .... , h5xg4 3. h3xg4, ,'2jf6-h7. Después de 4. (7\h4xg6, f7xg6,
el control que ejerce el bando negro sobre las casillas de su color se ha reforzado,
y si por eso se juega 5. f2-f4, e5xf4 6. i, c1 xf4, il e 7 -f6, las blancas poseen, sí, un
peón más «ideal», pero las casillas débiles y el flanco de rey destrozado no les au-
guran nada bueno. Queda, por último, 4. c'2jh4-f5, contra la que el segundo jugador
prosigue su estrategia de manera lógica con 4 .... , j,e7-g5 y, por lo menos, obtie-
ne un juego cómodo.
Naturalmente, esta valoración no puede extenderse a todas las posiCiones pareci-
das, puesto que g2-g4, etc., representa un concepto «español» de uso corriente pa-
ra las blancas, pero esta posibilidad debería examinarse en cada caso concreto.
(Alekhine-Johner, Zúrich, 1934, y otras partidas)
Comentario al diagrama 66
Increíble, pero cierto: 1 .     (1 .... , g5xh4 2.
g6#) 2. (2 .... , \th4-g4 3. 3. f2xg3+,
\i¡h4-g4 4. ti. f4-fS 5. "/id7-d1+, .ld f5-f3 6. mate!
(Ivanov-Grigorov, URSS, 1987)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
95
Comentario al diagrama 67
m
A primera vista, podría sostenerse la opinión de que las blancas tienen
la partida ganada después de 1 . .:. b2-b8+, c2Jd7xba 2. rI d5-da+,
cj¡ha-h7 3. ';¿Vc1-b1+, .lle6-g6 (naturalmente, no 3 .... , g7-g6?? 4.
4 . .tda-d6, pero contra eso las negras habían preparado
un contragolpe aniquilador: 4 .... , d a2xe2+! 5. c;tf2xe2 (luego de 5. \Í/f2-f1 ya
es suficiente 5 .... , .ld e2xg2, y el punto g6 está defendido) 5 .... , 'ita3-a2+1! 6.
.ll g6xg2+, iganando!
(Tólush-Karaklajié, 1957)
Comentario al diagrama 68
Después de 1. (7\f3-g5, f7-f6 pronto queda claro que son más las
piezas negras que actúan contra la posición blanca que a la inversa.
iNO hay que dejarse engañar por la dama de h6 y el caballo de g5,
que parecen fuertes a la vista! A 2. se contesta, sencilla-
mente, 2 .... , f6xg5 3. l,g6xh5, y el segundo jugador, además de re-
chazar todas las amenazas, ya da la vuelta a la tortilla: 4. Wg1-h1, .'#,b7xg2+!
5. Wh1 xg2, ile7-b7+, y luego de 6. <;tg2-h3, ci f8-f3+ o 6. cj¡g2-f1,
7. wf1-e2, W'h1-e4+ se da mate a las blancas con rapidez (análisis del libro del
torneo). Puesto que si 2. ('.!Jg5-e4, f6xe5, también -<lejando aparte la ganancia
pasajera de peón- las únicas que atacan son las negras (se amenaza, p. ej.,
simplemente ... , el bando blanco jugó la natural 2. e5xf6, pero se en-
contró con una desagradable sorpresa: 2 .... , il.c5xf2+!l3. ct;>g1xf2 (después
de 3. :. f8xf6, las negras tienen un peón más y una buena posición,
ya que 4. c'2jc4xa5 se refuta de manera sencilla con 4 .... , :. c8xc1 5. d1 xc1 ,
!;¿f2-e3, amenazando 6 .... 7. .: f6-f1+) 3 .... , 4.
c¿Jg5-f3, Í,b7xf3 5. g2xf3, 6. Wf2-g1, ;;;: fa-f4, y las blancas tuvie-
ron que abandonar la dama, así como la partida, luego de algunas jugadas ab-
surdas.
(Landau-Reshevsky, Kemeri, 1937)
Comentario al diagrama 69
m
Puesto que el alfil de e6 está colgando y se "amenaza" ... , ::a8-d8,
a las blancas debe ocurrírseles algo: 1. II d1-d6!, que se basa en 1.
c ... , J¡,e7xd6     después de lo cual se da mate al adver-
sario por medio de 2 .... , :. f8xg8 3. o 2 .... , c;th7xg83.
iVh5-g6# (para que fuera posible la última variante tuvo que interceptarse la sex-
ta fila a la dama negra). ¿No parece, sin embargo, como si después de 1 .... ,
96
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
2. ile5xd6, el ataque, conducido solamente por una dama y
un alfil, tocara a su fin? De ningún modo, como demostró la continuación de la par-
tida: 3. ii,e6-f7! (amenaza 4. <;t>h7-h8 5. '@'g6xh6#) 3 .... , ,id6-f4+ 4.
:;t>c1-c2, g5-g4 5. 6. c;t>h8-h7 7.
g8 8. Y las negras abandonaron.
(Stanciu-Ciocaltea, Bucarest, 1957)
Comentario al diagrama 70
tl
Con 1.   el primer jugador encontró una solución convincen-
te. Después de 1. ... , h7xg6 2. '&!d1-b1 (c2), la torre de a2 estaría col-
gando y se amenazaría 3. 'éf'b1 (c2) xg6+, \tg8-h8 4. mate,
de modo que las blancas ganan como mínimo una calidad y se que-
dan con una buena posición. Quizás las negras incluso habían visto eso, pero no
la réplica a 1 .... , bí,a2xb2, la jugada de la partida: (luego de 2.
i,g6xh7+, bien es verdad que 2 .... , tZ'lf6xh7 3. daría la victoria a las
blancas, pero 2 .... , 3. W'a7-b8 o algo parecido por lo menos
complica la situación; en cambio, después de la textual se acaba enseguida), y
ahora 2 .... , c'2Jf6xh53. iLg6xh7# es mate; si no, se amenaza 3. con
el mismo final o también, de manera prosaica, 3. i,d4xf6. Luego de las jugadas
agónicas 2 .... , e6-e5 .: b2xf2 (mientras hay vida hay esperanza: 4.
5. ':'f2-f1, 6. Wg1x11, 4.
las negras tuvieron que capitular.
(Koch-Nowarra, Oeynhausen, 1938)
Comentario al diagrama 71
A primera vista podría creerse que las negras están completamente
perdidas, pues su única posibilidad, atacar por la columna «g», pare-
ce que se neutraliza con facilidad mediante .tí. f1-g1. Sin embargo, en-
contraron la increíble jugada 1 .... , ::: g8-g2!!, que amenaza, si las
blancas permanecen ociosas, continuar con 2 .... , 1l a8-g8 y, dado el caso, 3 .... ,
,*'e7-g7. Si 2. Wh3xg2, no parece que haya defensa útil contra la ame-
naza 3 .... , a8-g8+: 3. J¿ f1-g1 conduce a la partida, 3. ti. 11-12, a8-g8+ 4.
al mate en h1, Y otras jugadas como 3. ::. f1-e1, a8-g8+ 4.
'iWh4-h3+ 5. :;tf1-f2, e4-e3 mate, 3 . .tI f1-h1, .: a8-g8+ 4. ¡Yh4xh1 + 5.
6. \t>f2-e3 (6. c;bf2-e1, e4-e3), .: g8-g3+ 7. j;d g3-
d3+ o, por último, 3. ::. f1-f3, .tI a8-g8+ 4. <;tg2-11, 't4Vh4-h2, Y si 5. \1;f1-e1, 5 .... ,
e4xf3, dan la victoria a las negras. Las blancas se decidieron por 2. J¿ f1-g1, pero
se dio un final por el estilo: 2 .... , ':'g2-h2+! 3. wh3xh2, 4.
j;d a8-g8+ 5. j,e2-g4 (5. e4-e3, y si 6. 6 .... , 5 .... ,
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
97
r1 g8xg4+ 6. @d1xg4, y una vez que caiga el peón de f4, el resto es
coser y cantar; las blancas abandonaron poco después.
(Wennerstrom-Haram, 1973)
Comentario al diagrama 72
La partida siguió un curso que casi podría considerarse forzoso: 1 .... ,
a g4-g31 2. h2xg3 (rehusar el sacrificio no reporta nada en absoluto,
puesto que las negras, según la jugada, tienen una gran cantidad de
ideas de ataque con ... , e4-e3, ... , c'2jc5-a4 o ... , ,:'2jc5-d3; en general,
la torre hasta puede quedarse en g3) 2 .... , h4xg3 3 . .ti f2-d2 (si se deja la torre
donde estaba, primero sigue, no obstante, ... , I@Id8-h4, etc.; a lo sumo, el bando
blanco podría intentar devolverla con 3 . .:. f2-f3, pero entonces las negras atacan
gratis) 3 .... , Wd8-h4 4. 5. (la idea es 5 .... , es!h4-
h1 + 6. pero ... ) 5 .... , Y las blancas abandonaron (6. '&e3xf4,
:h7-h1#).
Los análisis post mórtem mostraron que todavía había defensa con 5.';;e2-h5!,
h7xh5 6. porque ahora el rey tiene la casilla de fuga e2, y, por consi-
guiente, el sacrificio de dama no da resultado. Por supuesto, es evidente que las
negras, con un peón, ataque y expectativas de ganar más material (f4) por la cali-
dad, están bien servidas; sin embargo, es difícil que exista una manera de ganar
más forzosa. La formulación «c .. parece, así, la que más se acerca a la verdad.
(Keres-Petrosián, Bled, 1959)
Comentario al diagrama 73
Las blancas podían dar mate de manera sorprendentemente rápida con
una idea que, quizás, no se descubra a primera vista porque contie-
ne una jugada «tranquila» que implica el cambio de las damas: 1.
'&b6-a6+!, 2. nd3-a3, yen vista de 2 .... , 3.
a3xa6 mate, las negras tendrían que capitular.
Sin embargo, 1. II d3-a3+, @e7xa3 todavía no echa a perder la victoria, como de-
muestra un análisis de Samisch: 2. c6-c7!!, (es probable que forzada. pues
2 .... , 1d baxb6 3. n b6-bS 4. '-j'c8-c6+ cuesta la dama, y, si no, la torre no
tiene jugada) 3. 'iWb6-c6+,   4.   5.   +, \t>a8xba 6.
Wa4-e8+, seguido de 7.   y 8. Wf7xf3, ¡y el final se gana con facilidad!
En la partida, sin embargo, las blancas no ganaron, pues al ir muy apuradas por
tiempo aceptaron las tablas que había ofrecido el segundo jugador después de 1.
tl. d3-a3+.   ...
(Ernst-Tróger, Stuttgart, 1948)
98
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 74
m
Sin duda, la mejor jugada de las negras sería 1 .... , c7 -c6, aunque no
puede decirse en modo alguno que refute el sacrificio. Ahora la liqui-
c dación 2. he5xe6, Wf7xe63. C¿jf3-d4+, '\te6xd5 4. ,'¿jd4xf5+, se-
guida de 5. :¿jf5xh6, con dos peones, piezas activas y peones negros
débiles por la calidad, es, en todo caso, favorable a las blancas, aun cuando en es-
ta variante la partida todavía tendría que jugarse.
El verdadero reto es, naturalmente, aceptarlo, es decir, ver si las restantes piezas
blancas pueden dar mate. La prueba es como sigue: 1 .... , d6xeS? 2. c¿jf3xeS+,
y ahora:
a) 2 .... , <j¡f7-e8 3. ,:'2Jd5-f6 mate.
b) 2 .... , <j¡f7-g83. ,'2Jd5-f6+, 'íbg8-h8 (3 .... , \f¡g8-g74. ¿¿jf6-h5+, seguido de 5.
d3-d8+) 4. d3-d8+, iLh6-f8 (4 .... , <J¡h8-g7 5. t¿jf6-h5#) 5. : d8xf8+, d::h8-g7
6. t¿jf6-e8+, \i¡g7-h67. ll.a3-c1 +, <;bh6-h5 8. c'ZJe8-f6+, \bh5-h4 9. eLle5-f3 mate.
c) 2 .... , wf7-g7 (la partida) 3 . .lJ. d3-g3+, \bg7-h8 (3 .... , 4. 1:1 g3xg5+,
c;!rg7-h6 dando mate con rapidez; p. ej.: 5 .... , .1e6xd56. rI g5-g6++,
c;!rh6-h57. n g6-h6#) 4.   5 .. 6 . .1b2xg7+,
cj¡h8-g87. l.'2JdS-f6 mate.
(Nunn-Williams, Neath, 1985)
Comentario al diagrama 75
Si las negras juegan de manera estereotipada, las blancas sí podrían
obtener posibilidades de ataque con esta disposición de las piezas, en
cuanto consigan -después de, digamos, 1 .... , O-O 2. O-O, etc.- hacer
la jugada f4-f5. El bando negro no tiene aquí esta casilla lo bastante
controlada para ocuparla sin riesgo solamente sería posible al precio de unos
horribles peones débiles-.
Sin embargo, las negras dieron la vuelta a la situación estratégica y frustraron las
esperanzas del adversario al avanzar en el flanco de rey con 1 .... , h7-hS! Si 2. f4-
f5?, hay la jugada intermedia 2 .... , h5-h4, Y si son las blancas las que juegan h2-
h4, difícilmente podrán enrocar corto, dado lo débil que es el peón «h .. , así como
la casilla g4. Es probable que eligieran el mal menor con 2. 0-0, pero luego de 2 .
... , hS-h4 3. ('2Jg3-e4, t¿jf6xe4 4. ,,id3xe4,Skg7-d4+ 5. d::g1-h1, [21e7-fS está
claro que son las negras las únicas que llevan la voz cantante en el flanco de rey
(se amenaza «de paso» 6 .... , ('Llf5-g3+). Después de 6. 7.
ti. f1081+, \beS-f8 y 8. h2-h3, es probable que todavía hubiera que demostrar la
magnitud de la supremacía negra; sin embargo, el primer jugador continuó con 8.
y pereció poco a poco por las débiles casillas blancas tras 8 .... , h4-h3!
9. g2-g3 (no 9. g2-g4?, '8
/
d8-h4), ,*'d8-d7.
(Rubinstein-Spielmann, Pistyan, 1912)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
99
Comentario al diagrama 76
:m
El mero avance de los peones «e» y «f" para utilizar una mayoría de
peones en el flanco de rey de manera agresiva es incluso el método
a que recomiendan los manuales para no exponer demasiado el rey
propio. Que aquí ofrece las mejores posibilidades lo corrobora lo si-
guiente: la presencia de la pareja de alfiles, en especial el poderoso alfil de b7, pe-
ro también el hecho de que las blancas han dispuesto las piezas de manera tan
ineficaz que constituyen objetos de ataque y el avance tiene lugar hasta con ga-
nancia de tiempo. Además, las blancas no dominan prácticamente ninguna de las
casillas centrales importantes. El ataque va entonces sobre ruedas: 1 .... , f6-f5 2.
t'2Jd2-b3 (se amenazaba por lo menos ganar una pieza; obsérvese también el ca-
ballo de 17, que sobreprotege tanto e5 como g5 y excluye un posible contrajuego)
2 .... , f5-f4 3 ... e3-c5, e5-e4, y las negras han obtenido una posición ideal. Lue-
go de 4. t'2Jf3-d4, en efecto, ya era posible 4 .... , f4-f3!, puesto que aS. tild4xf3
se contesta 5 .... , ,1e7xc5, y a 5. g2xf3, 5 .... , 6. c'2Jd4-e6, e4xf3. Siguió
5. '@'d8-c8! (amenaza ... , o ...   6. ,l¿ f1-d1 (el bando
blanco querría volver con la dama a f1) 6 .... 7. 'ii#b5-a4 (para contes-
tar a 7 .... , 8. G'2Jd4xf3) 7 .... , t'2Jf7-g5, y ahora se amenaza, además de
... , %jtc8-g4, ... , !:7)g5-h3+, que también es muy fuerte. El ataque negro condujo
a la victoria al cabo de pocas jugadas.
Sin duda, en el diagrama no sería malo en absoluto un juego puramente posicio-
nal con la pareja de alfiles, pero no parece que pueda sostenerse que fuera pre-
ferible al plan de ataque elegido.
(Chigorin-Zukertort, Londres, 1883)
Comentario al diagrama 77
l!l:
Las blancas hicieron la maliciosa jugada tranquila 1 . .tt c1-f1 !, que pa-
rece como si quisiera capturar en f8, dado el caso; a las negras les
gustó, pues jugaron 1 .... , a6xb5, ya que si se cambia todo en f8 y g7,
el bando blanco poseería la dama sola contra dos torres y alfil. Sin
embargo, es ahora cuando sale a la luz la verdadera idea de la primera jugada: 2.
II g6-h6!, ¡;'2Jg7xh5 3. I1 h6-h8 mate!
Según parece, contra esta amenaza no había defensa suficiente.
(De Carbonnel-Oechslein, Campeonato de Alemania por Equipos, 1975-1976)
100
e o M E N T A R lOS A L o S o 1 A G R A .\\ A S
Comentario al diagrama 78
m
Lo que es posible hacer con las piezas mayores cuando queda po-
quísimo material en el tablero a veces raya el milagro. Aquí hay algo
c de eso: 1 .... , 8f7-g7+ 2. <;bg5xh5 (2. .:l. e2-h2#; 2. cj¡g5-
f5, :. e2-e5+! 3. '6'd6xe5, 'B'g7-g6#!) 2 .... , :c:. e2-h2+ 3 . .:. f4-h4,
h2-d211 (4. fracasa por 4 .... , '6'g7-g6 mate, pero apartarse tampoco
ayuda, y las blancas no tienen ni un jaque) 4. l*"d6-e6 (la dama mantiene defen-
didos los puntos d5 y g6, pero en vano) 4 •.•• , l!1 d2-d5+! 5. l&g7-g6
mate!
(Kiselev-Piskov, Moscú, 1987)
Comentarlo al diagrama 79

La jugada 1 .... ,     «tranquila», pero espectacular, planteó
problemas irresolubles a las blancas: si se toma la dama o el caballo
de c3 juega a otro sitio, ... , cLlc5-b3# da mate. Por lo demás, sin em-
bargo, no se ve ninguna defensa razonable de b2; a 2. b2-b4 sigue 2 .
... , ':Llc5-b3+ 3 .. .tí. c8xc3+. Las blancas probaron por eso 2. 1d dl-d2,
pero tuvieron que abandonar luego de 2 .... , cL:la4xc3!, puesto que con 3.
i,c4xb5, mate o 3. b2xc3, '6'b5-bl mate o 3. @d4xc3, c'ZJc5-b3+ que-
dan fuera de combate enseguida.
(Wetemaa-Shabálov, URSS, 1986)
Comentario al diagrama 80
Puede que haya también una manera «tranquila» de ganar, pero en
todo caso no es demasiado evidente, pues luego de 1. <!Je4-f6+?,
el rey negro obtendría la casilla de fuga e7, y, por lo demás,
tampoco se ve que haya una descubierta de caballo decisiva. Las
blancas, sin embargo, cortan por lo sano de manera brillante: 1. ifg6-h7+!!,
'l±tg8xh72. '21e4-f6++,:;1:(h7-h8 (2 .... , 3. ':'e3-h3+, 4. }d h3-
g3+, Y mate por medio de tt g3-g4# o g3-g6#)     (es
más sencillo 3 .... , 4. :'e3-h3+) 4. lle3-g3+, (si no, también
mate en la jugada siguiente en g6 o g8) 5 . .: g3-g6 mate! Casi parece una com-
posición.
(Engels-Cardoso, 1949)
COMENTARIOS A LOS DIAGRA."IAS
101
Comentario al diagrama 81
La jugada 1. g3-g4, con lo lógica que parece, da al adversario, en efec-
to, la señal de emprender una acción eficaz contra el frente blanco de
peones a causa de la debilidad de f4; a las negras les favorece que la
mayoría de las piezas blancas están muy mal ubicadas para intervenir
en el flanco de rey. La jugada clave es ... , e6-e5, después de la cual f4-f5, cilf6-g5
.-.egún Kárpov, los caballos en f6 y g5 serán eficacísimos- deja las casillas negras en
manos del segundo jugador o el cambio de f4 por e5 tiene para las blancas conse-
cuencias aún peores (casilla e5; e4 y, dado el caso, g4 son más fáciles de atacar). En
la partida, las negras jugaron primero 1 .... , f8-h7 para impedir g4-g5, puesto que
las blancas poco pueden hacer contra ... , e6-e5; si 2. 2 .... , j;ij6xc33.
kl: c2xc3, (Jd7-f6, y hay dos peones colgando. Como el bando blanco cometió un
manifiesto error de cálculo, la partida no acabó de manera temática: 2. e4-e5?, d6xe5
3. g4-g5 (¿contaba solamente con 3 .... , h6xg5 4. c;t>gBxh7 5. f4xg5, y
cae 17?) 3 .... , e5xf4 4. JÍe3xf4, ilLf6.e5, y las negras habían ganado un peón. (El
rápido final: 5. g5-g6, f7xg6 6. h5xg6, j:,e5xf4 7. g6xh7+, c;t>g8-h8 8. ':c1-f1,
ld e8-f8 9 • .1,id3-e4, ,;¿jd7-e510. Wf2-g2, (Lle5xc4, y las blancas abandonaron.)
(Torre-Kárpov, Bad Lauterberg, 1977)
Comentario al diagrama 82
Una y otra vez son las jugadas «tranquilas» que hay tras un sacrificio las
que incluso los maestros pasan por alto a menudo. Por lo menos, en
nuestro ejemplo las blancas fueron perspicaces: 1.   ,;;, f8xf5 2.
g2-g3!!, Y ya pueden las negras darle todas las vueltas que quieran que
ya no escapan indemnes de la amenaza c7lf3-h4+: intentos de defenderse como 2 .
... , W'dB-f6 o 2 .... , pierden la torre luego de 3. c7lf3-h4+; 2 .... ,'lidB-d7 3.
\L'lf3-h4+, no, cierto, pero con 4. 'ª e1-e6+!, ,:i)c7xe6 5. después
de que las blancas recuperen la pieza en e6, las negras están más allá del bien y del
mal. Por último. 2 .... , tampoco salva nada a causa de 3. 01f3-h4! La torre no
puede capturar en d5 (4. \&;'d3-g6#), Y 3 ..... 4. g e1-e6+! no es sino una
transposición de jugadas. Por eso, las negras abandonaron.
(Darga-Ree, Beverwijk, 1964)
Comentario al diagrama 83
Antes que nada, 1. f1-f61! plantea una amenaza que saldría a la luz
con, pongamos por caso, 1 .... , c5xd4: 2. ,ldg3xg7+!, 'íi;:h7xg7 3.
Wg7-gB 4. 'g'h6-g5+ Y 5. n f6-h6 mate. Las negras pue-
den probar varias cosas contra ello, pero es probable que en vano:
102
A LOS DIAGRAMAS
a) 1 ....• f8-g8 2. g3xg7 + (a pesar de todo). g8xg7 3. f6xh6+;
b) 1 ....• g7-g6 2. {7je4-g5+. 3. ';'"lg5xe6+!;
c) 1 ....• g7xf6 2.
d) 1 ..... J1!..e7xf6 2. tL'le4xf6+. Wh7-h8 (a 2 ....• g7xf6 sigue de nuevo 3.
3.   Y si 3 ....• h6xg5. 4. I:i g3-h3 mate o si 3 ....• I:i f8-g8. 4.
g7xh6 5. b g3xg8 mate.
(Kuijf-Gallego. Andorra. 1986)
Comentario al diagrama 84
c o ...• a8-a2, las blancas no pueden permitirse ninguna ju-
la:
Puesto que las negras tienen toda clase de contraamenazas como ....
gada tranquila; después de 1. g dl-gl +, :;t>g6-h5. deben seguir dan-
do jaques. lo que -a primera vista. desde luego- parece asegurar las
tablas como mínimo. Lo penoso de su situación. sin embargo. pronto les quedó
claro: 2. i-'LJf5-g3+ (2. 3. 1:I.gl-g4+. pongamos por caso. tam-
bién conduce al mismo final; el rey negro siempre corre a h3) 2 .... , 'lth5-h4. Y si
ahora 3. tL'lg3-f5+. 4 . .l:,gl-g3+. i4 .... ,   seguida de mate en al!
La desesperada jugada 3. l:!. gl-fl tampoco pudo detener la marcha de las cosas:
3 .... , .:. a8-al! 4 . .:. fl xal, h4-h3. Y las blancas abandonaron.
iiEI contraataque de un rey perseguido es uno de los motivos que. según la expe-
riencia. es más fácil que un atacante fanático pase por alto!!
(Bernardi-Drescher. Fráncfort del Meno. 1949)
Comentario al diagrama 85

Lo sorprendente de este mate radica una vez más en que en la posi-
ción de partida hay que quitar de la vista un firme obstáculo óptico:
a ideben desaparecer dos torres!: 1. g5-g4 (si el rey se retira.
sigue 2. y 3. g f7-h7#) 2. ;;: f7-f5+!! (una torre se quita ella
misma de en medio y. además. desvía a la otra. la torre negra; si 2 ....• \t:h5-g6.
de nuevo 3. \&/e2-e6+; p. ej.: 3 ..... <;bg6-h7 4. 5. 1'l. f5-g5+.
Wg6-h6 6. 2 .... , 1l f8xf5 3.'&e2-e8+. icon mate!
(Simagin-Muchnik. Moscú. 1959)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
103
Comentario al diagrama 86
b obliga al rey negro a ir al centro y a continuación se realiza un "dis-
l!l:
¿Puede usted hacerse aquí a la paradójica idea de que primero se
creto» sacrificio de dama en una banda? 1. ilc4xe6+. dlLcaxe6 2.
':'d6xe6!. <;tf7xe6 3.   y es patente que las negras están
perdidas en todas las variantes: 3 .... , ld. haxh6 4. c'2J13-g5 mate, 3 .... , :;ite6-f74.
e5-e6+, y mate, 3 .... , ''2Je7-d5 (si el caballo va a otro sitio, sigue 4. c'2:1f3-g5+,
<;te6-e75. \fJh6-g7#) 4. 'Wh6xg6+, y las negras no pierden solamente el caballo
y algunos peones, sino que, además, el rey permanece retenido en el centro; si 4 .
... 5. '</;'!ig6xf5+, y entonces se toma en d5. Ni siquiera ayuda un poco
el desesperado contrasacrificio 3 .... , a causa de 4. c'2:113-g5+, <;be6-f6 5.
mate.
(Záitsev-Bonch-Osmolovski, Moscú, 1969)
Comentario al diagrama 87
¡:
La clave para reforzar el ataque es aquí un sacrificio de despeje de li-
neas, que aparece una y otra vez en forma parecida: 1. e4-eS! Las ne-
c gras no pueden permitir que el peón siga avanzando, 1 .... , f6xe5 está
fuera de lugar y 1 .... , ,W,d7xf5 2. con la amenaza ,if5-e6,
no puede entusiasmar. Así pues, siguió 1 ..... d6xeS 2. g f4-h4, Y se amenaza la
típica ejecución 3. Of5-e7+!, 4. Wga-ha (4 .... , Wga-f7 5.
5. <;tha-ga 6. ti. h4-ha+, <;bgaxha 7. lij'e2-h5+ y mate.
Contra ello, poco puede hacerse ya: 2 .... , no cambia nada, la dama y la
torre no pueden moverse; 2 .... , g7-g6 queda descartada a causa de la horquilla
en h6 y 2 .... , de poco sirve por 3. amenazando o
Las negras todavía probaron 2 ..... h7-h6, pero luego de 3 . .r:. h4xh6! ya no sabían
qué hacer, puesto que 3 .... , g7-g6 no vale otra vez a causa de 4 . .tI h6xg6+. El fi-
nal temático: 3 ..... ':LJe8-d64. ('2JfS-e7+!. Wiif7xe7 5. :1 h6-ha+!, y abandonan en
vista de 5 .... , <;1;>ga-f7 6. '&¡e2-h5+ o 5 .... , Wgaxha 6. <;bha-ga 7.
\tga-ha a . .:&.,h7-g6+, seguido de mate.
(Samisch-Engel, Brno, 192a)
Comentario al diagrama 88
b podían pasar al ataque con 2. We2-h5 a causa de 2 .... , !l b1-h1 + 3.
l!l:
Con 1 ..... :1 ba-bl?, las negras habían calculado que las blancas no
\i¡h2-g3, El despertar fue más amargo al ver que el primer
jugador reforzó esta idea con un "sacrificio intermedio»: 2. 1:1 12-g21! •
.:&.,e4xg2 (lo demás tiene tan poco futuro como esto; si 2 .... , sirven 3.
104
COI\·IENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
\§IfSxg7 4 .. y el rey huye de los jaques a h4, 03. ,&fe2-hS, que
conduce al texto), y ahora sí 3.   3 .... , ya no defiende del mate a
causa de 4. S. lo mismo sigue a 3 .... , cj¡h7-gS: 4.
Wh5-eS+, S. Con 3 .... , b1-h1+ 4. @h2xg2, la torre que-
da colgando. Después de 4 .... , 5. c,t>g2xh1, '@'a2-b1+ no ha queda-
do constancia del final, que concluyó con el triunfo de las blancas; habría sido
interesante ver cómo se escaparon del jaque continuo. Una posibilidad podría
ser, p. ej., 6. wh1-h2, s. \§fhS-f3, I@'c3xd4 9.
:j¡g3-h4, Y la amenaza l\j'f3-g3 o el avance del peón "e .. deberían decidir la par-
tida, puesto que el final, tras un posible cambio de las damas, también parece que
lo tienen ganado las blancas en la mayoría de los casos.
(Machate-Von Hennig, Swinemünde, 1933)
Comentario al diagrama 89
Hay mate por fuerza, a no ser que las blancas prefieran la irreparable
pérdida de pieza en d3 después de 1 .... , 2. H d3-h3, ti. d5-
d1+ 3. ldd1-h1+! 4. <;th2-g3 (o 4. wh2xh1, '&h7xh3+),
  5. h3xh4, g5xh4 matel
En esta variante, 2 .... , 'i';',Vh7xh3+ 3. g2xh3 no sería tan bueno, pues las negras no
tienen ningún jaque en descubierta especialmente eficaz; p. ej., es probable que
luego de 3 .... , 1=1 dS-d1 ++ 4. <;!;>h1-h2, 11 d1-h1 + S. \i{h2-g3, :a h1-g1 + 6.
h2, :ll g1-g2+ 7. wh2-h1 no se consiga nada más que jaque continuo.
(Schatz-Giegold, Hof, 1925)
Comentario al diagrama 90
Aquí se emplea un motivo que se encuentra con gran frecuencia en
m:
posiciones parecidas: 1. g7xh6, y ahora no 2.
sino la jugada tranquila 2. '\j'e2-d2! Para defender g7, además de la
textual existen las posibilidades siguientes, que son igual de insatis-
factorias: 2 .... , i'2Jf6-hS 3. ':71d7-f6 4. g2-g4 o 2 .... , tL'lf6-eS
3. (amenaza el viraje de la torre d3-g3) 3 .... , !'iJd7-f6 (o 3 .... , .:l')d7-bS
4. ,ª,h6-gS+) 4. :'d1xdS, S. l:1a1-d1, seguido de 6. ll.d1-d3, y la se-
gunda torre, que va tras las huellas de la primera, ya no puede detenerse. En vez
de eso, las negras probaron 2 .... , !1 f8-eS 3. pero 4. 'g'h6-
g6+, 5. con la amenaza principal 6. :rd1xd7, mortifera, les
obligó a capitular.
(Treppner-Ungnad, Campeonato de Alemania por Equipos, 1977-197S)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
105
Comentario al diagrama 91
Puesto que las blancas tienen una pieza y dos peones menos y nin-
gún ataque a largo plazo, su única posibilidad radica en aprovechar
con el caballo de e6 la favorable disposición que hay por el momento.
Eso no se logra ganando la dama mediante 1. <;teB-e7 2 .
.!l. b3xb7+, 1LcBxb7 3. \Íle7xe6, pues al contar con una torre, dos ca-
ballos y un peón las negras todavía tendrían "madera» más que suficiente en las
manos. En cambio, 1 . .ld b3xb7! parece que incluso gana, pues la dama negra es-
tá colgando iY se amenaza mate en g6! Sin embargo, con 1 .... , e5-e4!, tan sen-
cilla como desconcertante, las negras salieron del aprieto al menos con medio
punto: como ahora las blancas tienen la torre y el caballo colgando y se amenaza
el cambio de las damas (es patente que 2. (;--le6xg7+, <;beB-fB no es más que un
jaque), el primer jugador no tiene nada mejor que conformarse con 2. 'l4Ydlxa4,
3. <;1(gl-hl, etc., y jaque continuo.
(Simagin-Aronin, Moscú, 1947)
Comentario al diagrama 92
¡:
La valoración estratégica de la situación es algo que podemos aho-
rrarnos en este caso, pues las blancas no se han fijado en una idea
c combinativa realmente maliciosa que se produce en el flanco de
rey: 1 .... , g5-g4! 2. xg4 (si no, ¿qué se va a hacer con el ca-
ballo de h3?) 2 .... , ({jf5xg3!!, iY las blancas se enfrentan al mate o la pérdida
de la dama! (3. '&g4xd7, cDd4-e2#; 3. W'g4xg3, (Dd4-e2+; a causa de la ame-
naza en e2, la dama no puede retirarse mínimamente bien ni tampoco defen-
derse, puesto que 3. f2-f3,     4. f3xg4, ,:{jd4-e2# de nuevo finaliza en
mate).
(Flamion-Schlenker, Lüttich, 19BO)
Comentario al diagrama 93
Es verdad que las blancas, de momento, lo tienen todo defendido. y
en vano se buscará un golpe aniquilador o un reagrupamiento al que
no pueda oponerse resistencia. pero las negras disponen de un medio
en el que no suele pensarse al atacar al rey: iel Zugzwang! Después
de 1 .... , \tf8-g7!. se quiebra la resistencia blanca, como puede verse por las po-
sibilidades siguientes:
a) 2. g3xh4??, mate;
b) 2. '&el-c3 (el único intento de mantener defendido el punto g3) 2 .... ,
fl! (amenaza 3. oo., ¿2lg4-f2#) 3. 'ac3-d2 (u otra jugada por la segunda fila) 3.
106
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
...• h4-h3!. Y es imposible que las blancas puedan defender todas las casillas de
mate (f3. f2. g2);
c) 2. c'2Jg4-f2+! 3. i¡,glxf2. 4. i¡,f2-g1. \/jlfl-f3 mate;
d) 2. ,&el-e2. h4xg3 3. 4. \j(hlxg2. g3xh2 5. y
ahora tanto pasar al final de peones con 5 ..... L'2Jg4xh2 6. 'litg2xh2. 7.
\t>h2-g3. \t>16-15 S. <;bg3-13. 17-16. como cazar otro peón con 5 ....• ('ZJg4-e3+. se-
guida de 6 ..... ':zJe3-c2. dan la victoria a las negras.
(John-Samisch. Berlín. 1932)
Comentario al diagrama 94
t!
No es demasiado di1ícil. con tal de que al ir la torre negra de acá para
a allá no se pierda de vísta el procedimiento correcto: 1 .... , :71h4-13+ 2.
r,th2xg2 (2. :. 16-g6+. y mate) 2 .... , (7)13-el+. y ahora:
a) 3. r,tg2-g3. 16-g6+ 4. r,tg3-h4. :"2)el-13+ 5. :;;t;h4-h5. 1S-15+;
b) 3. Wg2-h2 (regresar enseguida a la primera 1ila acorta una jugada) 3 ..... 16-
f2+ 4. \th2-hl (4.:;;t;h2-g3. ht12-g2+; véase más atrás). htf2-11 + 5.
"L'lel-13+ 6. Wh2-g3 (g2). id. 11-g1 mate.
(Moiseev-Sokolski. 1951)
Comentario al diagrama 95
t!
Parece que después de negras están perdidas de veras
en todas las variantes: 1 ..... a6xb5 2 . .:!. b7xbS+ • .s. aSxbS (ahora no es
a jaque; por eso 1. :. b7xbS+ enseguida no valía) 3. z:t g7xd7 + es sen-
cillo; también luego de 1 .....   2 . .: g7xc7. por lo visto. no hay
de1ensa contra las díversas amenazas de mate como 3. Vjffh7-e7# o 3. Mc7-cS+.
4. 'JJijh7-c7#. puesto que 2 ..... ,ib5-c4+ 3. :. c7xc4. d5xc4+
o bien 2 ..... Ji<.:,b5-a4+ 3. resultan meros jaques de pataleo. Podría cre-
erse que el bando negro se libra de la quema con 1 ..... <J;dS-cS. pero no es así:
2 . .tb5xd7+!. (a 2 ..... (7)bSxd7 sigue 3. tl,g7xd7 o 3. I1b7xc7+) 3.
j,d7-c6+!!. r,tb7-b6 (3 ..... c71bSxc6 o 4 . .d g7xc7+. (c6)-b6 5.
y 6. 4. y tampoco ahora parece haber antídoto con-
tra las amenazas de mate que comienzan por ':c7-b7+.
En la partida. las blancas se metieron un gol en propia puerta con la natural 1.
(para amenazar 2. b7xbS+): 1 ....• c¡i(dS-cS! 2. ht b7xbS+. aSxbS
3. M bS-b7. y las negras ganaron. puesto que por ahora se amenaza
4 ....• 'iY12-b2+. con «contramate». y si 4. 'litcSxb7. al rey blanco se le
da el golpe de gracia por medio de .... 1;! 1S-aS+.
(Oliveira-Menchik. Montevideo. 1939)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
107
Comentario al diagrama 96
m
El transcurso de la partida, en efecto, sugiere la conclusión de que las
negras ganan más o menos por fuerza, aun cuando tal vez no sea po-
c sible calcularlo todo exhaustivamente: 1 .... , '\;';Vd8-a5! 2. \i?d1xc2 (es
probable que rehusar el sacrificio apenas plantee problemas a las ne-
gras; amenazan, p. ej., ... , ;;;: f8-c8 y ... si es necesario preparándolas
mediante ... , e7-e5 para desviar la dama de la defensa; también merece la pena
tener en cuenta ... , .l:. c2xa2 si se presenta la ocasión) 2 .... , 3. <j:¡c2-
b1,   4. e2xd3, 5. 'il>id3-c3+ 6. Wb2-a3 (después
de 6. d4-d3, las blancas están perdidas enseguida) 6 .... , '/jlc3-c5+! (lo
más fuerte, para descartar incluso la posibilidad tZ
J
f3-d4luego de 7. 'íba3-b2, d4-
d3+) 7. b3-b4 (7. <;ta3-a4, b7-b5+ tampoco puede suponer la salvación) 7 .... ,
8. 'TiIa3-a4, b7-b5+ 9. c;ba4xb5 (si '&c3-c6, la amenaza
10 .... , es decisiva) 9 .... , e7-e5! (el quid, para quitarle a la dama blan-
ca el control de b8) 10. .:. f8-b8+ 11. '5'c3xb4, y se da mate a
las blancas.
(Rudakov-Kótov, Tula, 1929)
Comentario al diagrama 97
Precisamente en posiciones en las que uno cree seguro que ce itiene
que haber algo!» se da a menudo un fenómeno asombroso: al haber
tantas posibilidades, llegan a verse las más complicadas, pero no lo
más sencillo: por decirlo así, iloS árboles no nos dejan ver el bosque!
Eso suele ocurrir sobre todo al calcular las series de jaques. Así les pasó aquí a
las negras, que se quedaron con las manos vacías en un santiamén después de
1
(}, 7 h6 ? 2 rir-f4 3 ,) .... , 2 4 3 3 12 l"\!: 4 f4 4 rir-f2 2 -u:.'14
····,}.cg- + .. '8' -g,';3'e-g+ .'\:Qg- + . \y' -e,a-
e3+ 5. Y ahí no acaba la cosa. Como se re1iere en el libro Richtig und
falsch, hubo vehementes debates entre analistas que no se pusieron de acuerdo
en modo alguno en cómo debía seguirse ...
La manera de ganar más corta que se encontró al final -también esto es típico- es
tan sencilla que luego uno (icuando la sabe!) se pregunta perplejo cómo se le pu-
do escapar: 1 .... , 2. (o 2. W14-g5, 3.
16#) 2 .... , 3. Wf4-g3 (3. 4. rct.;>g3-h3
(h4), Y mate. ¿iD encuentra usted algo todavía mejor!?
(Schr6der-Bahnk, Kiel, 1960)
108
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 98
m
Difícilmente puede suponerse que 1 .... , c'Lld6xc4 2. b3xc4, '&d5xc4+
3. prometa serias posibilidades de ataque al bando negro; p.
ej.: 3 .... , .Il a8-a1 + 4. y si se produce otro jaque de torre, el
rey blanco puede huir sin problemas a e3, donde lo protegerán piezas
y peones suficientes.
En la partida sucedió 1 .... , 2. ¡,:yd2xa5, I1 a8xa5, y el segundo jugador
acabó incluso perdiendo tras cometer un error garrafal en los apuros de tiempo;
sin embargo, según Gligorié en el libro del torneo, habría tenido algunas posibili-
dades mejores, después de las cuales no estaría claro que las blancas puedan de-
fenderse de modo satisfactorio. La mera debilidad de h5 ya indica que el final tiene
que ser ventajoso para las negras.
No obstante, es probable que 1 .... ,   hubiera procurado una ventaja más
clara con mayor rapidez. Como se deduce de los comentarios de Gligorié, des-
pués de esto ya no vio ninguna jugada útil para sí. Las negras, además de una po-
sible invasión por la columna cea,., amenazan, sobre todo, 2 .... , lZJd6-e4, seguida
de 3 .... , t'De4xf2. La torre de d3 difícilmente puede jugarse a causa de ... , ':'a8-
a1+ y ... , intentar impedir de otra manera que el caballo irrumpa, p. ej.,
con 2. sería asimismo poco apetecible a causa de 2 .... , tta8-a1+ 3.
:;t;c1-b2, La idea 2. y ahora 3. fracasa por 3 .
... , Por último, 2. -ª h4-f4 no solamente cuesta un peón luego de 2 .... ,
\@/f5xh5 (puesto que no puede irse a buscar el peón de f6 a causa de ... , c'Dd6-
e4), sino que la desgracia acecha también por el otro lado (h1).
Cuando son favorables tanto el atacar como el simplificar, cómo jugar es a menu·
do una cuestión de estilo y gusto, pero si, de manera objetiva, hay buenos motivos
para ello, itambién debería estarse en condiciones de obrar de manera diferente a
como uno está acostumbrado!*
(Gligorié-Petrosián, Bled, 1959)
Comentario al diagrama 99
En posiciones así, a menudo es peligroso dejarse engañar por efectos
ópticos: el peón pasado de a3 imparable, el punto f7 lo defiende la da-
ma. Puede que así calcularan las negras, que se dieron de narices
contra 1. f5xe6, (que 1 .... , a3-a2 2. ldf3xf7, a2-a1@+ 3.
<iifg1-g2 pierde a pesar de las dos damas está claro, pero ¿cómo se sigue ahora
• Alusión al estilo supersólido de Petrosián, en el que la seguridad prevalecia sobre todo lo demás. Hay
una anécdota que ilustra bien la .. falta de flexibilidad .. del campeón armenio. En la quinta partida del En·
cuentro de Candidatos contra Fischer (1971), que acabó en tablas, Petrosián tuvo la ocasión de agudi-
zar el juego en una posición determinada. Al preguntársele por qué no lo habia hecho, respondió: «Me
llamo Petrosián y no Tal y a estas alturas no vaya cambiar de estilo ... (N. del l.)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
109
con el asunto de f7?) 2. 1:. f3xf7! (iasí de sencillo y, sin embargo, desconcertante
en un primer momento!) 2 .... , '&e6xf7 (2 .... , l:!. f8xf7 3. con mate) 3.
f2xf7, .: fexf7 4. .: f7-f8 5. 'i±¡ge-he 6. e5-e6, y el ccim-
parable» peón de a3 se ha parado de una vez, mientras que el peón de eS, que en
el diagrama parecía de todo punto inofensivo iha atravesado campo enemigo!
Puesto que contra 7. e6-e7 y 8. 'Wd5-d8 (o si 7 .... , k! f8-g8, 8. no se
ve nada que pueda ser de utilidad, las negras abandonaron.
(Chigorin-Marco, Berlín, 1897)
Comentario al diagrama 100
m
La idea era 1.   ':lJd5xb6 (es patente que apartarse con la
dama no vale a causa de 2. 2. ':'c1-c7! Tampoco ahora
c puede moverse la dama; p. ej.: 2 .... , 3. 'gg4xe6+,
(3 .... , es análoga a la variante principal) 4. ,ia3-b2+, .Qf8-
g75. (2\g5-f7+, <;irh8-g8 6. t'2J17xd8+, seguido de y 1d c7xe7+, y el sa-
queo es total. Merece estudio, sin embargo, el sacrificio de dama 2 .... , e6-e5 para
cerrar la gran diagonal, pero también entonces parece que el ataque se abre paso
con pocas tropas; p. ej.: 3. UC7xd7, Ud8xd7 (3 .... , i:Llb6xd7 4. y 4 .
... , cuesta más material luego de 5. :71g5-f7+; 4 .... , 'Ítg8-g7 5.
f7+, 6. sin embargo, cuesta la cabeza) 4. ;t>g8-h8
(4 .... , <;Í(g8-g7 5. como antes) 5. c'2Jg5-f7+, :;t>h8-g76. Ji,a3-c1, y si 6 .
... , h7-h5, 7. (2J17-h6!, con amenazas de mate fatídicas.
El final, naturalmente, es más bonito si se toma también la torre: 2 .... , \ijJjd7xc7 3.
(3 .... , '\itg8-h8 4. ,ia3-b2+, .Qf8-g7 5. 'cDg5-f7+, y hay un
mate ahogado de manual) 4. ii,a3-b2+, ;t>g7-h6 5. 'iVe6-h3+, ;t>h6xg5 6. f2-f4
mate!
(Smirnov-Rotshtein, URSS, 1976)
Comentario al diagrama 101

La disposición negra es justo la que no debería elegirse contra el plan
agresivo de las blancas que se perfila. Según claros resultados de la
a práctica, hoy en día se considera válido para posiciones así el principio
teórico de que, por regla general, defenderse con la ayuda del mero
desarrollo de las piezas no es suficiente. Las negras deberían replicar enérgica-
mente ... , 17-f5 enseguida o jugar en el flanco de dama.
Las blancas continuaron con 1. iY d1-d2, que, además de preparar el enroque lar-
go, priva al adversario de la posibilidad de, por lo menos, retrasar el ataque con la
jugada de contención ... , h7-h6 (a g4-g5 podría seguir entonces ... , h6-h5, o si h4-
h5, ... , g6-g5). Después de 1 .... , t2\d7-c5 2. j,c8-d7 3. g2-g4, 'i;!Yd8-ce
110
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
4. h2-h4, el ataque, irresistible, iba sobre ruedas, aunque las próximas jugadas, 4 .
... , 5. h4-h5, g6xh5, lo promovieron con más desmesura todavía. Según
Nimzowitsch, mediante 6. O-O-O! (en vez de 6 .. 7 . .§ h1 xh5, que
al fin y al cabo también bastó) podía ganarse más o menos con rapidez, pues ni si-
quiera habría que sacrificar el peón de g4 (7 .... , h5xg4?? 8. 9.

La partida muestra cómo incluso los maestros tenían sus problemas en los prime-
ros tiempos de los sistemas indios para encontrar los conceptos estratégicos co-
rrectos. Hoy en día, no es poco frecuente ver todavía ejemplos así, por lo menos
entre aficionados y jugadores de categorías inferiores.
(Nimzowitsch-Tartakower, Karlsbad, 1929)
Comentario al diagrama 102
m
El ataque de desviación con la dama "en vilo» es un motivo popular
b en las combinaciones de mate por la primera fila. Aquí tenemos una
interesante versión: bien es verdad que las negras no pueden evitar
que la dama blanca proteja las casillas críticas, pero sí pueden apro-
vechar la debilidad suplementaria que supone la torre en g5. Con este fin, deben
poder hacer una jugada, como dama a e3 o d2, que ataque la dama y la torre -es-
tando el rey blanco en h1, se entiende-. Eso se logra realizando un escrupuloso
trabajo de precisión: 1 .... , 2. \.1{g1-h1, (y no, pongamos por
caso, 2 .... , \@lc5-e3?? 3. ttf8-f1+ 4. 3. <;i(h1-g1,
4. <;tg1-h1, 'iiHdw4! (de nuevo, no a e3, pero 4 .... , '&'d4·d2 tampoco conduce
al objetivo a causa de 5 . .§ g5xe5; para anular esta defensa, el bando negro de-
be obligar primero a la dama a ir a una mala casilla) 5. We1-c1 (la dama debe per-
manecer en la primera fila para impedir ... , We4-b1+; a 5. sin embargo,
sigue 5 .... , a 5. 5 .... , y a 5 . .tí: g5xe5, 5 .... ,
5 .... , 6. :;t>h1-g1, 7. c;:t>g1-h1, 'S'd4-d2!, y ahora, por fin, ya
no hay escapatoria. Las blancas abandonaron.
(Lowtzky-Tartakower, 1937)
Comentario al diagrama 103

El intento más obvio es, sin duda, 1 .... , i,c6xe4, pero sigue
g8+, 3.   (no 3. n f3-e3#), .:,i{g7xh8 4.
<;:th6-g5 5. y no puede decirse que ganen las
negras (5 .... , tí f3-f5+ 6. 'i'e5xe4, 1j
1
f2xb2 es forzado). Esta varian-
te revela el valor de la jugada correcta: 1 .... , k!. f3-b3!! Amenaza 2 .... ,
mate e intercepta el paso hacia g8 a la dama blanca. También hay que tener en
cuenta, de paso, la "amenaza secundaria» ... , 1'1 b3xb2; por añadidura, la torre de
A LOS
111
d1 no puede abandonar la primera fila a causa de ... , mate. Las blancas
no tienen defensa razonable para e4; p. ej.: 2. 'iI'a2-b1, :t b3xb2; si 2.
2. oo., b!.b3xb2 o 2. oo., ';gvf2-f3+ 3. ;i;h1-g1, 'ij'f3xd1+. Probaron 2.    
\iih7xga (y no 2. oo., \i¡;h7-h6?? 3. Jtb2-cl+) 3.   pero se en-
contraron ante los mismos problemas, puesto que proteger e4 cuesta más made-
ra y les acarrea una inferioridad de material irremediable; p. ej.: 4. '8'b3-d3,
  o 4. ,§'b3-b4,   En vez de esto, prefirieron deponer las armas en-
seguida.
(Gersman-Gusev, URSS, 1968)
Comentario al diagrama 104
m:
Es evidente que las negras no tienen nada siempre que la dama re-
grese a defender o las blancas obtengan tiempo de alguna forma pa-
a ra asegurar la posición. Por eso, la única posibilidad de ataque a la
que se alude no puede ser más que 1 .... , c¿jf5-g3+, en la que, por lo
visto, también había confiado el segundo jugador cuando decidió entrar en esto.
Después de 2. h2xg3, U fa-f6 parece que el bando blanco solamente puede evi-
tar el mate con jugadas como 3. 'ij'c6xa8+, pero en vez de eso dio una desagra-
dable sorpresa al adversario: 3 . .ll fl-f2!! No puede tomarse la torre porque la de
a8 está colgando, y, por lo demás, las blancas retienen el botín mediante 4. h 1-
gl Y ganan con facilidad.
Precisamente en combinaciones de mate que se realizan «según un esquema»
es importante revisar las circunstancias exactas del caso en concreto. iAquí la
víctima del estereotipo fue nada menos que Anderssen, el legendario maestro
del ataque!
(Paulsen-Anderssen, Leipzig, 1877)
Comentario al diagrama 105
m:
Aquí se pide una «visión geométrica» bastante aguda, pues puede
que no sea tan fácil dar con el quid, la maniobra de la dama negra:
c 1 .... , .tí: da-ga+! (por supuesto, 1. oo., '&c8-g4+ 2. "t;;gl-f1 no re-
porta nada; el rey está seguro en d2) 2. (o 2. \iig1-f1),
gga-gl+!! 3. <;t>hlxgl, 4.   y las blancas aban-
donaron, ya que luego de 5. <.tf1-e1, o 5. \bf1-g1, l:d h8-g8+ se les da
mate de inmediato.
(Samisch-Schifferdecker, Maguncia, 1953)
112
COMENTARIOS A LOS
Comentario al diagrama 106
l!l:
La idea 1, .. " 2. c;t>h1xh2 tal vez sea muy obvia, pero ¿có-
mo se puede dar un jaque mortifero en hS sin que las blancas tengan
a tiempo de salvarse con, p. ej., g2-g3?
A las negras se les ocurrió algo: 2, .. " f5-f4! 3. (si no, sola-
mente merece estudio 3. '&e3-h3, pero eso cuesta como minimo la dama des-
pués de 3 .... , '&d7-g7, amenazando 4 .... , ':'gS-hS) 3, .. " \ijd7-d6!!, Y como
muestran las posibilidades 4. \@if4xdS, ::. gS-h6#, 4. c21c3-e2, .:. gS-h6# o 4. g2-
g3, '&dSxf4 5. g3xf4, a las blancas no les queda sino acortar el final
abandonando enseguida.
(Vatter-Klundt, Campeonato de Alemania por Equipos, 1980-1981)
Comentario al diagrama 107
m:
1. parece tentadora, ya que está claro que el caballo de b8
b nunca puede interponerse, y 1 .... , se contrarresta con 2.
íí. h7xf7! (2 .... , 3. ñ f7xc7#). Sin embargo, luego de 1 .... ,
U d8-d7 se echa de ver que la casilla h8 está defendida, y a las blan-
cas les ha salido un grano con la contraamenaza de mate en f2.
La formulación "b" quizás haya movido a algunos a pensar en la espectacular 1.
'g'e2-eS+, con la idea 1 .... , f7xeS? 2. g h7xc7 mate 01 .... , 2. g h7xf7,
como antes. Las negras, sin embargo, replican también aquí 1 .... , :. d8-d7, y si 2.
'lieS-e8+, 2 .... , .tt.d7-d8, y de nuevo no se progresa.
La solución radica en desviar primero la dama de h8: 1. ,:ic1-e3!, y ahora, si 1 .... ,
2. surte efecto, como fácilmente puede verse (2 .... , \&re3-eS
3. \iWg4xeS+, con el conocido mate en c7). Otras jugadas de dama cuestan por lo
menos el alfil; si 1 .... , con la idea 2. bíd8-d7 3. :'h7-h8+,
ya es suficiente 2. 3. Por eso: abandonan.
(Hayden-Samuel, Brighton, 1945)
Comentario al diagrama 108
El final, dadas las pocas piezas que hay, por un lado parece asombro-
so y por otro, no, si se considera lo alejadísimos que están los caballos
blancos del sector de operaciones, el flanco de rey: 1, "" f4-f3+1 2,
(es indiscutible que no puede rehusarse el sacrificio; 2. c;t>g2-
h1 o 2. no valen en absoluto a causa de 2 .... , e;';'¡g4xf2+; a 2. '>tg2-f1 si-
gue 2 .... , amenazando a la vez 3 .... , y 3 .... , (Jg4-h2+, que
acaba en mate en f1; por último, a 2. Wg2-g1 se replica asimismo 2 ....
pues ... , no para el mate a causa de ... ,   2, .. "
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
113
f8+! 3. (3. Wf3-e4, .: f8-f4 mate; luego de 3. <;t>f3-e2, f8xf2+, las
blancas no pueden evitar por lo menos la pérdida de otro peón; p. ej.: 4. \t>e2-
e1, 5. t¿jg4-e3+, después de lo cual la parte técnica es sen-
cilla) 3 .•.. , f8xf2, y no hay defensa contra la idea que sigue: 4. i.'2Ja5-c4
(¿qué, si no?), h6-h5+ 5. (si no, mate en la jugada siguiente),
y las blancas abandonaron.
(Somogi-Barczay, 1963)
Comentario al diagrama 109
m
Que la jugada 1. \{?Y c4-f7?, en todo caso. echa a perder la victoria que-
dó claro enseguida por medio de 1 ••.• , 1:ld1-h1+ 2.
c I1 h1 xh3+!! Si las blancas toman la torre. se les da mate después de
3. g2xh3. o 3. seguido de 4 .... ,
h4 mate. Conmocionadas por esta desagradable sorpresa. abandonaron la partida
en vez de jugar al menos 3. después de lo cual las negras, probable-
mente, no tengan nada más que el jaque continuo original 3 .... , l:!. h3-h4+ 4. :;t>g4-
g3. 1:l h4-h3+. etc.
Por supuesto. la posición del diagrama. en la que las blancas poseen dos peones
más y ataque. tiene que estar ganada. La manera más sencilla de ganar, según
análisis posteriores -en este caso, de Richter-, es 1 . .:: f3xf6+; p. ej.: 1 .....
2. \&c4-f7+ 01 . .... <:7\e7-g62. c7lhS-g3. y las negras no tienen la menor
posibilidad de contraatacar. mientras que las blancas amenazan aniquilarlas con
3. 'i:j'c4-f7 o 3. "¡'c4-g8.
(Johner-Stalda, Lugano. 1938)
Comentario al diagrama 110
b pues no se ve enseguida que el caballo salga indemne con su botín
m
1. é'2JeSxf7 es por lo menos «sospechosa» a causa de 1 .... ,
después de 2. tlJf7xd8. Sin embargo. no es necesario devanarse los
sesos con cosas semejantes si se descubre el original mate que si-
gue: 1. C2JeS-g61, c'2Jf6-h7 (no se ve otra defensa contra el mate en h8, puesto que
1 .... , f7xg6 2. claro está. pierde la dama) 2 . .d. e1xe6!, f7xe6 (si las ne-
gras intentan escapar de la descubierta, p. ej., jugando la dama a c7. 3. c'2Jg6-e7+
ya es suficiente, y si 3 ....• 'lit98-ta, la torre. sencillamente. retrocede, y las blancas
conservan la pieza de ventaja. pues el caballo de h7 también está colgando) 3.
  4 . .ih3xe6 mate!
(Taimánov-Kusminij, Leningrado. 1950)
114
A LOS DIAGRAMAS
Comentario al diagrama 111

Aquí se píde un pequeño trabajo técnico. Es probable que las blancas
no puedan ganar más que si consiguen incorporar la torre al ataque;
después de 1. pongamos por caso, la dama negra
controla por de pronto la casilla h4 y amenaza también ... , 1-g3+
si la torre abandona la tercera fila. Los jaques de dama solos (p. ej., 2.
\t>h6-h53. '&fS-hS+, no conducen a nada. Por eso, las blancas jugaron
primero 1. ti. f3-f1I para obligar a la dama a ir a casillas peores: a 1 .... , '*'e1-e3
se contesta 2. 'iff4-h4+!, \th7-g7 3 . .: f1-f4!, y la torre interviene de manera de-
cisiva después de 4. (e7)+. Así pues, siguió 1 .... , 'lie1-e2 (para que 2.
sea inofensiva debido a 2 .... , 2. 3. ,&'f7-
f8+,:;bh6-h5 (luego de 3 .... , Wh6-g5, 4. R f1-f4, que amenaza 5. 'i
'
fS-f6+ y 6.
11 f4-h4+, también es decisiva) 4. g f1-f4! (ahora amenaza 5.
6. mate; si 4 .... , g6-g5, 5. \t>h5-g66 . .l: f4-f6#) 4 .... ,
5. Wh5-g5 6. \tg5-h6 7 . .l:! f4-g4, Y las negras abandona-
ron; la fatídica amenaza doble s. mate o bien s. no puede elu-
dirse de manera razonable; si 7 .... , \i(h6-h7, S. con una nueva amenaza
doble (en g6 y h4).
(Najdorf-Tal, Belgrado, 1970)
Comentario al diagrama 112

Después de 1. .ld f1 xf7!, las negras no pueden permitirse 1.
a R fSxf7?? 2 . .: a4-aS+, con mate, ni tampoco jugadas «tranquilas»,
puesto que se amenaza toda clase de descubiertas de torre (2. ti. f7-
f5+, WgS-hS 3 . .J::! f5xf8#, 2. f7-13+, ganando la torre, etc.). Natural-
mente, habían confiado en 1 .... , .M c3-c1+ (es probable que 1 .... , '@'g5-c1+ sea
peor en vez de mejor), y las blancas, después de 2. n f7-f1+?, <;:bgS-hS, compro-
barían de repente que no pueden defender la torre de f1 ni retirarla de manera ra-
zonable (p. ej., 3. 1:. f1-e1, 4. g2-g3, .J::! c1 xe1 + o, si 3. f1-g1, no,
pongamos por caso, 3 .... , c'2Jg4-f2+? 4. sino 3 .... , Hc1xg1+ 4.
;t>h1 xg1, +). Luego de 2. !!, por supuesto, las negras cayeron en
su propia trampa, ya que 2 .... , gC1xf1+ 3. : f7xf1 +, (si no, mate) 4.
:1 f1 xfS+, <;t:gSxfS 5. e4xd5 acaba en un final que no ofrece esperanza alguna.
Contra la nueva amenaza de mate en f8, decidieron abrir una ventana mediante 2 .
... , h7-h5, pero perdieron una torre con 3.     4. k!:f7-f1+ Y 5.
H f1 xc1 y tuvieron que abandonar al instante:
Naturalmente, en tan confuso tumulto de jaques en descubierta y contrajaques es
'La fuente del autor es inexacta; en realidad, el bando negro continuó con 3 .... , '/ilI'h4 4. d: f8++, d;h7
5. h3, 6. hxg4, h4 7.l,e6 Y aqui abandonó. (N. del l.)
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
115
fácil que se deslicen errores; ¿ia lo mejor todavía encuentra usted una escapatoria
para las negras!?
(Fischer-Sherwin, Campeonato de Estados Unidos, 1957-1958)
Comentario al diagrama 113

Quizás muchos jugadores menos experimentados se abstendrían
de hacer este sacrificio porque sus consecuencias son un reparto
c .. asimétrico» de material y se simplifica la posición en gran medida.
Favorece a las blancas de manera decisiva, sin embargo, el que de-
saparezcan prácticamente todas las piezas -la torre de e7 y algunos peones-
que protegen al rey negro, que después ya nunca está seguro. Véase: 1_
c'2Jg5xf7!, e7xf7 (no tiene futuro 1 .... , 2 ... 0.;.f7xg6 3.
':'c1xc7, llc8xc7 4. d5-d6) 2. iic2xg6, (la alternativa era 2 .....
3. 4. y bien es verdad que las negras ob-
tienen una torre, un alfil y un caballo por la dama. pero caen al menos algunos
peones a causa de la abierta posición del rey. y se amenazan ataques dobles a
las piezas dispersas. Si en la jugada 3 el bando negro no toma enseguida. las
blancas capturan dos veces en c1 y acaban quedándose con ventaja de mate-
rial por medio de 3. <j¡g8xf7 4. Ac1xc8, ¿d7xc85.
  (este chiste justifica toda la operación; gracias al ataque a c8. las blan-
cas penetran con la dama y. a continuación, la torre en los agujeros de la posi-
ción enemiga) 5 .... , <;tf7-f8 7. ,:g: e1-e3. y las negras
abandonaron ya (p. ej., 7 .... , 8. l:te3-f3+, ;t?f8-e8 9. '<8·'h7-h8+. \te8-
e7 1 O. con mate).
Tal-Matanovié. Moscú, 1963)
Comentario al diagrama 114
Esto, como tantas veces, es cuestión de calcular varianlos Ilw;ln 01
mínimo detalle. La variante principal, 1 .... , -'¡d5xe31 2. '2.03 (;'
cL'le3xg2+, seguido de ... , :"-¡g2xh4. y 01 hnndo nflq,c I ',fI
queda con un peón de ventaja y expectativas de soqllu 11111111111 111 11 111
terial o tener ataque) 2 .... , 3. Jtc4xe6 (lo mejor rolullvllIl1C,"If1 c",1
pero la ventaja negra debería ser clara liIII1II1C'," "'1"1):1 •
4. <i,:>e1-d1, parece que plantea problemas on 1111 p,I'"CII ",,,",11111,, lit,
sorprendente que con 4 .... , .l::1a8-d8+5 .. ¡:mxdll, ti ,:,dl,.' IIVld,,"
te, no se progrese en absoluto. El problema lo resuelvo lu !IIIIIIII/II '11111 '.1111" t" .
5. <;!;>d1-e1,   (impide la huidfl pOI .;', .11111'" t.l '11 1 di 'd
vendría el jaque en d8) 6. (ahora esto si os po!.'hlll, P'''''' .,01"",",,, ",0111
la posicíón con la dama en e3, el alfil puede inlorpOllo, !'C, 1111 L' ""'" """1'"' 11 '11,1
116
e o \1 E :\ T A R lOS A L o S D 1 A G R A M A S
va) 6 .... , f7xe6+ 7. (7. :;1;f1-g1, 'lli'e4-e3+), :. f8xf2+ 8. Wf1xf2,
f8+, y el fin llega con rapidez.
(Variante teórica)
Comentario al diagrama 115
e nacido como tal: sencillamente, las blancas dieron mate en dos juga-
m
El enunciado era una pregunta capciosa, y espero que lo haya reca-
das con 1. g f7-f6+!, g7xf6 (o 1 .... , <;i¡g6-h7 2. f6-h6#) 2. f4-f5
mate!
(iTal vez no se vea a primera vista!)
(Ftácnik-Lein, 1983)
Comentario al diagrama 116
Si aquí se busca una «bomba .. , es probable que no se encuentre. La
jugada correcta, por el contrario, casi parece paradójica: 1.    
¿Qué tienen que jugar ahora las negras? Se amenaza 2. gg2xg7+,
de manera análoga a la partida; la torre no puede irse, puesto que en-
tonces abandona la dama, y defender la «señora .. con 1 .... , .ll c7-e7 2.
g e7xe5 3. R g2xg7+, Wg8-h84. l:t g7-g8+ no ofrecería esperanzas en absolu-
to; por otro lado, la dama no dispone de ninguna casilla desde la que pueda man-
tener defendida la torre y a la vez esté fuera de peligro. Una jugada como 1 .... ,
<;i¡g8-h8 cuesta, aparte de la dama, todavía más material después de 2. H g2xg7,
'.j'e5xg73. Y g1 xg7. En su apuro, las negras probaron 1 .... , para poder
oponer resistencia todavía con el peón pasado ( ... , g7 -d7) después de los cam-
bios generales en g7, pero luego de 2. 1:. g2xg7+, 3.   queda-
ron fuera de combate.
(Klinger-Blatny, Bad W6rishofen, 1988)
Comentario al diagrama 117
Ir
Es sorprendente, pero sacrificar la torre directamente ya vale: 1.
b .ll h3xh6!!, con la continuación 1 .... , c4xd4 (no se altera nada
esencial si no se cambian las torres) 2. c3xd4, g7xh6 (rehusar el sa-
crificio sería desolador, puesto que las blancas tienen un peón más y,
encima, el ataque de mate gratis por la columna «h .. ) 3. (ilf4xdS!, y luego de 3 .
. .. , e6xd5 4. devolver el material con 4 .... , .: f8-f7 fracasa por la desa-
COMENTARIOS A LOS DIAGRAMAS
117
fortunada posición de la dama en b6 (5. g6xf7+, ganando la dama); por lo demás,
sin embargo, no se ve defensa contra el mate en h7 o f7. De ahí que las negras ju-
garan 3 .... , pero luego de 4. '&d2xh6, tuvieron que capitular,
puesto que no puede detenerse 5, c71d5-f6+, f8xf6 6, e5xf6, con la amenaza g6-
g7, seguida de si 6 .... , Jke8xg6, 7. '¡\{#h6xg6+, y las blancas ya pue-
den ganar el final de peones con 8, \a'g6-g7+,
(Djurhuus-Kontic, Campeonato Juvenil de Europa, 1989)
Comentario al diagrama 118
l!l:
Con 1, .. " +, obvia, el segundo jugador no progresa. pues
luego de 2. las blancas disponen de la posibilidad de de-
fenderse mediante A pesar de los «milagros" que han
obrado las piezas mayores en ejemplos anteriores. aquí. por lo mo-
nos, las negras no deberían ganar; ya es bastante asombroso que logron hacor
tablas: 1 .... ,   2. (si el rey va a la columna «g". siguo. por su-
puesto, 2 .... , :'e5-g5+) 2 .... , ;;:e5-f5+113. 'p'd3xf5 (3"U4xf5??, \/il)'b7·h7 +,
ganando la dama; de nuevo, jugar el rey a la columna «g" no conduco n nada
a causa de 3, ... , ':f5-g5+;3, 11f5-f3+)3 ..... ::',f4-
eS,   iY las blancas no pueden elegir más que entre el ahogado y 01
jaque continuo!
(Soltau·Simon, Berlín, 1987)
Comentario al diagrama 119
Aquí, de nuevo la jugada más obvia no es la mejor, Parece que las
blancas pueden combinar el juego por la columna «e" con la defensa
del alfil de b5 jugando 1. ,&,d1-e2, pero las negras salen relativa-
mente bien libradas mediante 1 .... ,0-0: 2. "r/je2xe7, 1,¡·'·Yb6xb5 3,
;;: f1-e1, d7 ·d6, Y es más que dudoso que las blancas tengan una superioridad
que les prometa el triunfo una vez que recuperen el peón, Con 1. t(f1-e11. en
cambio, la dama queda libre para entrar en acción por el flanco de rey. en vez de
quedar un tanto empantanada en e 7, 1, ... , 2. d 1-g4 puede ser de-
masiado arriesgado para las negras; si 2 ... " ld h8-g8, 3. lLc3-f6! sería muy fuer-
te, y tampoco sería oportuno ya intentar desarrollar el alfil de c8: 2, .. '. d7-d5 3,
.:í.h8-f8 4, jo,c3-f6, ,tc8-e65, ':e1xe6, Si las negras, sin embargo.
continúan con 1 .... ,0-0, de manera análoga a la variante de 1. se en-
cuentran en una triste situación después de 2, '&Yb6xb5 3,
g7-g64. 'o/;Iig4-d4, f7-f6 5, lle7-e8!; no puede tomarse la torre a causa de 6,
(que se amenaza de todos modos), y si se realiza una jugada defensiva
como 6 ... " \iIlVb5-f5, 7 . .l!a1-e1 ya amenaza cosas terribles como 8,
118
COMEl\TARIOS A LOS DIAGRAMAS
d7-d5 9. 'li'c4-c5. No es de suponer que las negras puedan aguantar esta posi-
ción mucho tiempo.
(Variante teórica)
Comentario al diagrama 120
II
Sin rodeos, hay que sacrificar "en serie .. : 1.   2.
{'Llf7-g5+!, h6xg5 (2 .... , 3. 3. y las ne-
gras abandonaron a causa de 3 .... , Wh7-g8 4. o 3 .... ,
4. seguido de mate.
(Safranska-Belavenets, Selesnovodsk, 1986)
TABLA GENERAL DE EVALUACiÓN Y AUTOCORRECCIÓN
Diagrama Valoración An8Iisisl I Compa-
de la posa" vanantes nente de
CI6n I tomeo
Diagrama Valoración An81isi&l I Compa-
de la posi- vanantes nente de
ci6n tomeo
Diag<ama I An8IiSlSl I Compa-
de la posi· vanantes nente de
aón lomeo
N" 2:
-=$
- =t= I
    ---r- . __ N' 54: - -r--- ___ Ñ-'-I04-: +-- ±
N' 55: N' 105:
N'I:
N' 5:
  -1---- _   _ __   -+---- _
N' 7: N' 57: - N'
- ------t--_.- - - . +--- -
N' S: N' 58: N' 108:
_. -- --- -----
_N' 9: _ ____ _ _N' 59: --,- --t __ N' 109: . _
N'10: ' - . N'SO: I N'110:
N'61: 1 ----1.. N'III:
   
._-- -r---- ._f-- -- --- -f--
N' 14: N' 64: N' 114: .
---t--, N' 65: 1---- N'115: -f- -1---
I N' 66: N" 116:
    [- . j .. -*-: -
N' 19: N" 119:
N'2O: N" 70: -- .. N' 120:
N'21:
N' 22:
N' 71:
i=--=- -=.. I
--- ---t-_- -, I
N' 25: ,- N' 75: I 1-
f=-; 1- I
N' 28: ! --f-¡:¡ -
N-29:-f- 1---- -
- - f--- 1-----; --
N' 30: N' SO:
N'31: N'SI:
___ o ___ =f=--
N' 34: N' 84:
N' 35: N' 85:
.   E
N' 38: N' 88:
8'39 - -t-'---
N'40:
N'91: I
N' 42: N' 92: -
- 'N-93: + __ n I
1--- -1-- ->-----
N' 44: N' 94:
N'95:---t----
±.
N' 48: N'9S:

____ o
N' 50: N' 100: I
I
I
_.
-
VALOIlAl,l()N
DE 1 A I'OSICI()N

VAfllANII
COMI'ONI N 11
III lOHN! O
,'IJNIIJA(:I(IN
lOIAI
1-
I
I
ÍNDICE
DE JUGADORES
Los números que van entre paréntesis se refieren a los diagramas. Los nú-
meros en cursiva corresponden a las páginas.
A
Alekhine, (20), (36), (42), (60), (65); 75,
82, 84, 92, 94
Alexeev, (59); 92
Anderssen, (104); 111
Aronin, (91); 105
Aurell, (54); 89
Averbaj, (61); 92
B
Bahnk, (97); 107
Barasz, (19); 75
Barczay, (108); 113
Bauer, (40); 83
Bednarski, (26); 78
Belavenets, (120); 118
BenkéS, (8), (48); 71, 87
Bernardi, (84); 102
Blatny, (116); 116
Bonch-Osmolovski, (86); 103
Book, (30); 79
Botvínnik, (17); 74
Bouwmeester, (1); 68
Broudehoux, (64); 94
Buschine, (15); 73
e
Capablanca, (63); 93
Cardoso, (80); 100
Celle, (9); 71
Cherepkov, (3); 69
Chigorin, (76), (99); 99, 109
Ciocaltea, (49), (69); 87, 96
o
Darga, (4), (51), (82); 69, 88, 101
De Carbonnel, (77); 99
Dely, (6); 70
Djurhuus, (117); 117
Drescher, (84); 102
Dückstein, (51); 88
Duras, (14), (19), (31); 73, 75,80
E
Ekstrom, (13); 72
Engel, (87); 103
Engels, (80); 100
Epstein, (7); 70
Ernst, (73); 97
Euwe, (55), (58); 90, 91
F
Fischer, (6), (9), (11), (55), (112); 70,
71, 72,90, 115
Flamion, (92); 105
Forintos, (32); 80
Freeman, (42); 84
Ftácnik, (115); 116
122
G
Gallego, (83); 102
Géller, (45); 85
Gereben, (45); 85
Gersman, (103); 111
Giegold, (89); 104
Gligorié, (37), (50), (52), (98); 82, 87,
88, 108
Goldenov, (61); 92
Gollner, (40); 83
Gragger, (29); 79
Grigorov, (66); 94
Gusev, (103); 111
H
Hallier, (10); 71
Haram, (71); 97
Hayden, (107); 112
Hermann, (10); 71
Hohenberger, (44); 85
I
Ivanov, (66); 94
Ivanovié, (25); 78
J
Janowski, (2); 68
Johansson, (12); 72
John, (93); 106
Johner, (65), (109); 94, 113
K
Kalinkin, (16); 74
Karaklajié, (67); 95
Kárpov, (81); 101
Keller, (64); 94
Keres, (39), (72); 83, 97
Kinnmark, (5); 70
Kirpiknikov, (59); 92
Kiselev, (78); 100
Klinger, (116); 116
f ~ D I   E DE JlGADORES
Klundt, (106); 112
Koch, (70); 96
Kolarov, (43), (53); 84, 89
Konig, (36); 82
Kontic, (117); 117
Kótov, (24), (47), (96); 77, 86, 107
Kozma, (35); 81
Kraidman, (1); 68
Kramer, (56); 90
Kuijf, (83); 102
Kusminij, (110); 113
L
Landau, (68); 95
Larsen, (11), (26), (37), (41); 72, 78,
82,84
Lein, (115); 116
Levenfish, (63); 93
Liberzon, (18); 74
Ljubojevié, (22); 76
Lowtzky, (102); 110
Lundholm, (54); 89
M
Machate, (88); 104
Madau, (29); 79
Marco, (99); 109
Maróczy, (2); 68
Matanovié, (113); 115
Menchik, (95); 106
Miles, (22); 76
Minev, (12); 72
Moiseev, (94); 106
Morse, (15); 73
Muchnik, (85); 102
N
Najdorf, (111); 114
Nimzowitsch, (101); 110
Nowarra, (70); 96
Nunn, (74); 98
INDICE DE JUGADORES
o
Oechslein, (77); 99
O'Kelly, (38), (56); 82, 90
Oliveira, (5), (95); 70, 106
Opocensky, (20); 75
p
Padevski, (53); 89
Paulsen, (104); 111
Peterson, (62); 93
Petrosián, (21), (72), (98); 76, 97, 108
Piskov, (78); 100
Porath, (50); 87
Portisch, (28); 79
R
Randvir, (62); 93
Ree, (82); 101
Reshevsky, (68); 95
Rotshtein, (100); 109
Rubinstein, (75); 98
Rubis, (49); 87
Rudakov, (96); 107
Rusankov, (16); 74
Rushnikov, (27); 78
S
Safranska, (120); 118
Sajarov, (3); 69
Samisch, (87), (93), (105); 103, 106,
111
Samuel, (107); 112
Schatz, (89); 104
Schifferdecker, (105); 111
Schlenker, (92); 105
Schmid, L., (44); 85
SchrOder, (97); 107
Serwa, (23); 77
Shabálov, (79); 100
Sherwin, (112); 115
Simagin, (57), (85), (91); 91, 102, 105
Simon, (118); 117
Sjoberg, (13); 72
Smirnov, (100); 109
Smyslov, (24), (28); 77, 79
Sokolov, (27); 78
Sokolski, (94); 106
Soltau, (118); 117
Somogi, (108); 113
Spasski, (4), (21); 69,76
Spassov, (35); 81
123
Spielmann, (14), (31), (75); 73,80,98
Stalda, (109); 113
Stanciu, (69); 96
Stein, (18); 74
Szabó, (39); 83
Szczepaniec, (23); 77
T
Taimánov, (110); 113
Tal, (8), (34), (57), (111), (113); 71,81,
91, 114, 115
Tartakower, (101), (lO?); 110[2]
teóricas, varianltls, (114), (119); 116,
118
Teschnor, (SI'). //11
T6lush, (67), 9h
Tomovit':, (31'), l/O
TorAn, (3R), 1/:'
Torre, (RI), 10/
Treppnnr, (!IO), /O.,
Trógor, (7:1), !II
Turunnn, (411), lIti
Tylor, (HO), !/;'
U
Uhlrnar 111, (:1: 1), "/
Ujlelky, (4: 1), ".,
Ungnncl, (!lO), /O.,
Unlicknr, (1 /). (:14), (41), l·', '", 11-/
V
Vajda, (47); 86
Vatter, (106); 112
124
Veróci, (7); 70
Von Hennig, (88); 104
Vujacic, (46); 86
Vukié, (25); 78
W
Weinberger, (48); 87
Wennerstrom, (71); 97
íNDICE DE JUGADORES
Westerinen, (30); 79
Wetemaa, (79); 100
Williams, (74); 98
Witkowski, (33); 81
Z
Záitsev, (86); 103
Zukertort, (76); 99