You are on page 1of 720

2014

Antonio García Megía
María Dolores Mira y Gómez de Mercado
Antología literaria. 2012 - 2013
Angarmegia: Ciencia, Cultura y Educación. Portal de Investigación y docencia
http://angarmegia.com - angarmegia@angarmegia.com





TEXTOS PARA TRABAJAR
EN LA CLASE DE LENGUA Y LITERATURA
Una recopilación de Antonio García Megía

y María Dolores Mira y Gómez de Mercado















ÍNDICE GENERAL


ROMANCES .......................................................................................................................................... 23
EL CANTAR DE MÍO CID ................................................................................................................................ 23
LOS SIETE INFANTES DE LARA ......................................................................................................................... 29
RONCESVALLES ........................................................................................................................................... 34
GONZALO DE BERCEO .......................................................................................................................... 37
MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA ................................................................................................................... 37
ARCIPRESTE DE HITA ............................................................................................................................ 41
LIBRO DE BUEN AMOR ................................................................................................................................. 41
DISPUTA DEL ALMA Y EL CUERPO .................................................................................................................... 45
D. JUAN MANUEL ................................................................................................................................. 46
EL CONDE LUCANOR - EXEMPLA .................................................................................................................... 46
TALLER DE ALFONSO X ......................................................................................................................... 53
LAPIDARIO ................................................................................................................................................. 53
PARTIDA I .................................................................................................................................................. 55
PRIMERA CRÓNICA GENERAL ......................................................................................................................... 73
GRANDE E GENERAL ESTORIA ......................................................................................................................... 76
LIBROS DEL SABER DE ASTRONOMÍA ............................................................................................................... 78
LIBROS DEL AJEDREZ, DADOS Y TABLAS ............................................................................................................. 79

ANÓNIMO ............................................................................................................................................ 83
EL LAZARILLO DE TORMES ............................................................................................................................. 83
TRATADO PRIMERO ................................................................................................................................. 83
TRATADO SEGUNDO ................................................................................................................................ 90
MATEO ALEMÁN .................................................................................................................................. 96
PRIMERA PARTE DEL PÍCARO GUZMÁN DE ALFARACHE ........................................................................................ 96
CAPITULO III .......................................................................................................................................... 96
VICENTE ESPINEL................................................................................................................................ 101
VIDA DEL ESCUDERO MARCOS DE OBREGÓN .................................................................................................. 101


DESCANSO III ....................................................................................................................................... 101
DESCANSO III ....................................................................................................................................... 103
FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS ................................................................................................ 108
HISTORIA DE LA VIDA DEL BUSCON, LLAMADO DON PABLOS ............................................................................... 108
LIBRO PRIMERO: CAPÍTULO V .................................................................................................................. 108
LIBRO PRIMERO: CAPÍTULO VI ................................................................................................................. 111
LUIS VÉLEZ DE GUEVARA .................................................................................................................... 115
EL DIABLO COJUELO ................................................................................................................................... 115
TRANCO I ............................................................................................................................................ 115
TRANCO II ........................................................................................................................................... 117
ESTEBAN GONZÁLEZ .......................................................................................................................... 122
LA VIDA Y HECHOS DE ESTEBANILLO GONZÁLEZ, HOMBRE DE BUEN HUMOR .......................................................... 122
CÁPITULO VI ........................................................................................................................................ 122
FRANCISCO LÓPEZ DE ÚBEDA ............................................................................................................ 130
LA PÍCARA JUSTINA .................................................................................................................................... 130
LIBRO SEGUNDO. CAPÍTULO I. (PRIMERO Y SEGUNDO) ................................................................................. 130
ALONSO GERÓNIMO DE SALAS BARBADILLO ..................................................................................... 139
LA HIJA DE CELESTINA ................................................................................................................................ 139
ELENA LLEGA A TOLEDO ......................................................................................................................... 139
ALONSO DE CASTILLO SOLÓRZANO .................................................................................................... 144
LAS HARPÍAS EN MADRID Y COCHE DE LAS ESTAFAS .......................................................................................... 144
ESTAFA CUARTA .................................................................................................................................... 144
LOPE DE VEGA.................................................................................................................................... 161
EL ARTE NUEVO DE HACER COMEDIAS EN ESTE TIEMPO ...................................................................................... 161
FUENTEOVEJUNA ...................................................................................................................................... 168
ACTO III .............................................................................................................................................. 168
TIRSO DE MOLINA .............................................................................................................................. 186
EL CONDENADO POR DESCONFIADO .............................................................................................................. 186
JORNADA III ........................................................................................................................................ 186
PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA ........................................................................................................ 208
LA VIDA ES SUEÑO ..................................................................................................................................... 208
JORNADA I ........................................................................................................................................... 208
IGNACIO DE LUZÁN ............................................................................................................................ 231
LA POÉTICA O REGLAS DE LA POESÍA EN GENERAL Y DE SUS PRINCIPALES ESPECIES ................................................... 231


FRAY BENITO JERÓNIMO FEIJOO........................................................................................................ 234
TEATRO CRÍTICO UNIVERSAL ........................................................................................................................ 234
EL NO SÉ QUÉ ....................................................................................................................................... 234
GASPAR MELCHOR DE JOVELLANOS .................................................................................................. 241
EL DELINCUENTE HONRADO ......................................................................................................................... 241
ACTO I ................................................................................................................................................ 241
INFORME SOBRE LA LEY DE REFORMA AGRARIA ............................................................................................... 246
CARTA DE JOVINO A SUS AMIGOS SALMANTINOS ............................................................................................. 249
JOSÉ CADALSO Y VÁZQUEZ ................................................................................................................ 257
OCIOS DE MI JUVENTUD.............................................................................................................................. 257
DECLARANDO SU AMOR A FILIS ................................................................................................................ 257
A LA MUERTE DE FILIS ............................................................................................................................ 259
CARTAS MARRUECAS ................................................................................................................................. 259
CARTA XX - BEN-BELEY A NUÑO ............................................................................................................. 259
CARTA XXI - NUÑO A BEN-BELEY, RESPUESTA DE LA ANTERIOR ...................................................................... 260
POESÍAS .................................................................................................................................................. 262
SONETOS............................................................................................................................................. 262
SILVAS ................................................................................................................................................ 263
LETRILLAS ............................................................................................................................................ 265
FÉLIX MARÍA S. SÁNCHEZ DE SAMANIEGO ......................................................................................... 270
FÁBULAS ................................................................................................................................................. 270
EL ÁGUILA Y EL ESCARABAJO ................................................................................................................... 270
EL RATÓN DE LA CORTE Y EL DEL CAMPO .................................................................................................... 271
EL HERRERO Y EL PERRO......................................................................................................................... 272
EL LEÓN CON SU EJÉRCITO ...................................................................................................................... 272
LA LECHERA ......................................................................................................................................... 273
TOMÁS DE IRIARTE ............................................................................................................................ 275
FÁBULAS ................................................................................................................................................. 275
EL OSO, LA MONA Y EL CERDO .................................................................................................................. 275
LOS DOS LOROS Y LA COTORRA ................................................................................................................. 275
LOS HUEVOS ........................................................................................................................................ 276
LA CABRA Y EL CABALLO .......................................................................................................................... 277
EL SEÑORITO MIMADO O LA MALA EDUCACIÓN ............................................................................................... 278
ACTO I – ESCENA 1ª .............................................................................................................................. 278
LA SEÑORITA MALCRIADA ............................................................................................................................ 282
ACTO I – ESCENAS 1ª Y 2º ...................................................................................................................... 282
DON RAMÓN DE LA CRUZ .................................................................................................................. 287
MANOLO ................................................................................................................................................. 287
VICENTE GARCÍA DE LA HUERTA ........................................................................................................ 296
RAQUEL .................................................................................................................................................. 296
JORNADA I ........................................................................................................................................... 296
LEANDRO FERNÁNDEZ DE MORATÍN ................................................................................................. 310
SÁTIRA CONTRA LOS VICIOS INTRODUCIDOS EN LA POESÍA CASTELLANA ................................................................. 310


LA POESÍA LÍRICA ................................................................................................................................... 310
LA POESÍA ÉPICA ................................................................................................................................... 315
LA POESÍA DRAMÁTICA ........................................................................................................................... 318
EL SÍ DE LAS NIÑAS ..................................................................................................................................... 321
ACTO I ................................................................................................................................................ 321
DIEGO DE TORRES VILLARROEL .......................................................................................................... 332
LA VIDA, ASCENDENCIA, NACIMIENTO, CRIANZA Y AVENTURAS DEL DOCTOR… ....................................................... 332
NACIMIENTO, CRIANZA Y ESCUELA DE DON DIEGO DE TORRES ........................................................................ 332
LA CASA DE UN GRAN SEÑOR ....................................................................................................................... 334
EL SUMO PODER DE LOS OJOS DE FILIS ....................................................................................................... 335
J. FRANCº DE ISLA Y ROIG (PADRE ISLA) ............................................................................................. 336
FRAY GERUNDIO DE CAMPAZA ..................................................................................................................... 336
CAPÍTULO VIII ...................................................................................................................................... 336

JOSÉ Mª BLANCO CRESPO (BLANCO-WHITE) ...................................................................................... 347
LA REVELACIÓN INTERNA ............................................................................................................................ 347
COSTUMBRES HÚNGARAS ....................................................................................................................... 347
ÁNGEL DE SAAVEDRA, DUQUE DE RIVAS ........................................................................................... 356
UN CASTELLANO LEAL ................................................................................................................................. 356
JOSÉ ZORRILLA Y MORAL ................................................................................................................... 362
DON JUAN TENORIO .................................................................................................................................. 362
ACTO IV [FRAGMENTO] ......................................................................................................................... 362
JOSÉ DE ESPRONCEDA........................................................................................................................ 366
LA CANCIÓN DEL PIRATA ............................................................................................................................. 366
EL CANTO DEL COSACO ............................................................................................................................... 368
CORO ................................................................................................................................................. 368
LA DESESPERACIÓN .................................................................................................................................... 370
MARIANO JOSÉ DE LARRA ................................................................................................................. 373
VUELVA USTED MAÑANA ............................................................................................................................ 373
MANUEL BRETÓN DE LOS HERREROS ................................................................................................. 379
ELENA. DRAMA EN CINCO ACTOS .................................................................................................................. 379
ACTO I ................................................................................................................................................ 379
A LA PEREZA ............................................................................................................................................. 389
A VARIOS AMIGOS TRONADOS...................................................................................................................... 390
GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER ............................................................................................................. 391
EL CRISTO DE LA CALAVERA - LEYENDA DE TOLEDO .......................................................................................... 391
RIMA XVIII .............................................................................................................................................. 396
RIMA LIII ................................................................................................................................................ 397


RIMA LXXIX ............................................................................................................................................ 397
RIMA LXXXIII .......................................................................................................................................... 397
RAMÓN DE MESONERO ROMANOS ................................................................................................... 398
EL MARTES DE CARNAVAL Y EL MIÉRCOLES DE CENIZA ..................................................................................... 398
ROSALÍA DE CASTRO .......................................................................................................................... 404
¡CUÁN TRISTES PASAN LOS DÍAS! .................................................................................................................. 404
A MI MADRE ........................................................................................................................................ 404
BRILLABAN EN LA ALTURA ........................................................................................................................... 405
A LAS ORILLAS DEL SAR........................................................................................................................... 405
EL CABALLERO DE LAS BOTAS AZULES ............................................................................................................. 405
CAPÍTULO I .......................................................................................................................................... 405
JUAN VALERA Y ALCALÁ GALIANO ..................................................................................................... 410
EL PÁJARO VERDE ..................................................................................................................................... 410
PEPITA JIMÉNEZ ........................................................................................................................................ 422
CARTAS A MI SOBRINO. CAPÍTULO I .......................................................................................................... 422
FERNÁN CABALLERO (CECILIA BÖLH DE FABER) ................................................................................. 428
LA GAVIOTA ............................................................................................................................................. 428
CAPÍTULO II ......................................................................................................................................... 428
LA FARISEA .............................................................................................................................................. 432
CAPÍTULO VII ....................................................................................................................................... 432
EL GALLEGUITO ......................................................................................................................................... 435
LA NIÑA DE LOS TRES MARIDOS .................................................................................................................... 436
EL PÁJARO DE LA VERDAD ............................................................................................................................ 437
PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN .......................................................................................................... 443
EL AMIGO DE LA MUERTE ............................................................................................................................ 443
CAPÍTULO III ........................................................................................................................................ 443
EL ESCÁNDALO .......................................................................................................................................... 445
CAPÍTULO II ......................................................................................................................................... 445
EL SOMBRERO DE TRES PICOS ....................................................................................................................... 447
CAPÍTULOS IV – UNA MUJER VISTA POR FUERA ........................................................................................... 447
CAPÍTULOS V – UN HOMBRE VISTO POR FUERA Y POR DENTRO ....................................................................... 448
CAPÍTULOS VI – HABILIDADES DE DOS CÓNYUGES ........................................................................................ 448
BENITO PÉREZ GALDÓS ...................................................................................................................... 450
DOÑA PERFECTA ....................................................................................................................................... 450
CAPÍTULO I .......................................................................................................................................... 450
TRAFALGAR .............................................................................................................................................. 451
CAPÍTULO XI ........................................................................................................................................ 451
MIAU ..................................................................................................................................................... 456
CAPÍTULO III ........................................................................................................................................ 456
FORTUNATA Y JACINTA ............................................................................................................................... 460
JUANITO SANTA CRUZ - I ....................................................................................................................... 460
EL ABUELO ............................................................................................................................................... 463
JORNADA I, ESCENA I ............................................................................................................................. 463
LEOPOLDO ALAS (CLARÍN) .................................................................................................................. 467


¡ADIÓS, CORDERA! ................................................................................................................................... 467
LA REGENTA ............................................................................................................................................ 472
CAPÍTULO PRIMERO ............................................................................................................................... 472
VICENTE BLASCO IBÁÑEZ ................................................................................................................... 489
ARROZ Y TARTANA ..................................................................................................................................... 489
CAPÍTULO PRIMERO ............................................................................................................................... 489
LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS .......................................................................................................... 501
CAPÍTULO V – DONDE APARECEN LOS CUATRO JINETES ................................................................................ 501
RUBÉN DARÍO .................................................................................................................................... 517
AZUL ...................................................................................................................................................... 517
EL REY BURGUÉS (CUENTO ALEGRE) ......................................................................................................... 517
EL SÁTIRO SORDO (CUENTO GRIEGO) ......................................................................................................... 519
LA NINFA (CUENTO PARISIENSE) ............................................................................................................... 521
LA CANCIÓN DEL INVIERNO .......................................................................................................................... 523
POEMAS EN PROSA ................................................................................................................................ 523
A MARGARITA DEBAYLE ............................................................................................................................. 524
CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA ............................................................................................................. 526
SONATINA ............................................................................................................................................... 527
LA SALUTACIÓN DEL OPTIMISTA .................................................................................................................... 528
LEDA ...................................................................................................................................................... 530
RICARDO GIL ...................................................................................................................................... 531
LA GUITARRA ............................................................................................................................................ 531
EL ELEFANTE BLANCO ................................................................................................................................. 531
VA DE CUENTO ......................................................................................................................................... 531
SUPERSTICIÓN .......................................................................................................................................... 531
SALVADOR RUEDA SANTOS ............................................................................................................... 533
EL CISNE .................................................................................................................................................. 533
AFRODITA ................................................................................................................................................ 533
LA BACANAL ............................................................................................................................................. 534
LA COPLA ................................................................................................................................................. 534
EL PREGÓN DEL PESCADO ............................................................................................................................ 534
FRANCISCO VILLAESPESA ................................................................................................................... 540
LOS JARDINES DE AFRODITA ........................................................................................................................ 540
BALADA DE AMOR ..................................................................................................................................... 543
ELEGÍA DE LA JUVENTUD ............................................................................................................................. 543
A LA FORTUNA .......................................................................................................................................... 544
EDUARDO MARQUINA ....................................................................................................................... 545
HIMNO NACIONAL DE ESPAÑA ..................................................................................................................... 545
LA MADRE ............................................................................................................................................... 545
LA HERMANA ........................................................................................................................................... 545


LA NOVIA ................................................................................................................................................. 546
EN FLANDES SE HA PUESTO EL SOL ................................................................................................................ 546
MANUEL MACHADO .......................................................................................................................... 548
ADELFOS ................................................................................................................................................. 548
SOLEARIYAS ............................................................................................................................................. 548
CANTARES ............................................................................................................................................... 549
CANTE HONDO ......................................................................................................................................... 550
LA LOLA .................................................................................................................................................. 550
CASTILLA ................................................................................................................................................. 551
LAS MUJERES DE ROMERO DE TORRES ........................................................................................................... 552
ELEUSIS ................................................................................................................................................... 552
EL JARDÍN GRIS ......................................................................................................................................... 553
REGRESO ................................................................................................................................................. 553
MIGUEL DE UNAMUNO Y JUGO ......................................................................................................... 555
DEL SENTIMIENTO TRÁGICO DE LA VIDA.......................................................................................................... 555
EL PUNTO DE PARTIDA ........................................................................................................................... 555
JOSÉ MARTÍNEZ RUIZ (AZORÍN) ......................................................................................................... 563
LA RUTA DE DON QUIJOTE .......................................................................................................................... 563
LA CUEVA DE MONTESINOS .................................................................................................................... 563
PÍO BAROJA ....................................................................................................................................... 566
LAS INQUIETUDES DE SHANTI ANDÍA ............................................................................................................. 566
RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN ................................................................................................... 570
LUCES DE BOHEMIA ................................................................................................................................... 570
ESCENA CUARTA ................................................................................................................................... 570
ANTONIO MACHADO RUIZ ................................................................................................................. 574
EL MAÑANA EFÍMERO ................................................................................................................................ 574

LUIS CERNUDA ................................................................................................................................... 577
LA REALIDAD Y EL DESEO ............................................................................................................................. 577
CUERPO EN PENA .................................................................................................................................. 577
EL RETRAÍDO ........................................................................................................................................ 578
DONDE HABITE EL OLVIDO ...................................................................................................................... 579
OCNOS ................................................................................................................................................... 579
LA CATEDRAL ....................................................................................................................................... 579
CASA NATAL......................................................................................................................................... 580
PLAZA DEL PAN .................................................................................................................................... 580
JOAQUÍN TURINA .................................................................................................................................. 581
JARDINES DEL ALCÁZAR .......................................................................................................................... 581
PEDRO SALINAS ................................................................................................................................. 582
EL DEFENSOR ........................................................................................................................................... 582


EL HOMBRE SE POSEE EN LA MEDIDA QUE POSEE SU LENGUA .......................................................................... 582
PRESAGIOS .............................................................................................................................................. 583
SEGURO AZAR........................................................................................................................................... 584
SOLEDADES DE LA OBRA ......................................................................................................................... 584
MIRAR LO INVISIBLE .............................................................................................................................. 585
SÍ RECIENTE ......................................................................................................................................... 585
LA VOZ A TI DEBIDA .................................................................................................................................... 585
RAZÓN DE AMOR ...................................................................................................................................... 589
EL CONTEMPLADO ..................................................................................................................................... 592
TEMA ................................................................................................................................................. 592
VARIACIÓN I - AZULES............................................................................................................................ 593
JORGE GUILLÉN .................................................................................................................................. 595
PRIMAVERA DELGADA ................................................................................................................................ 595
BELLA ADREDE .......................................................................................................................................... 595
DESNUDO ................................................................................................................................................ 596
CIERRO LOS OJOS ...................................................................................................................................... 596
LOS LABIOS .............................................................................................................................................. 596
VIDA EXTREMA ......................................................................................................................................... 597
FESTIVIDAD .............................................................................................................................................. 600
REDONDEZ ............................................................................................................................................... 601
ARDOR .................................................................................................................................................... 601
MAR - OLVIDO ......................................................................................................................................... 602
VICENTE ALEIXANDRE ........................................................................................................................ 603
ESPADAS COMO LABIOS .............................................................................................................................. 603
SALÓN ................................................................................................................................................ 603
PLAYA IGNORANTE ................................................................................................................................ 604
CON TODO RESPETO .............................................................................................................................. 604
FORMAS SOBRE EL MAR .......................................................................................................................... 605
LA DESTRUCCIÓN O EL AMOR ....................................................................................................................... 606
LA SELVA Y EL MAR ................................................................................................................................ 606
DESPUÉS DE LA MUERTE ......................................................................................................................... 607
NOCHE SINFÓNICA ................................................................................................................................ 608
UNIDAD EN ELLA ................................................................................................................................... 609
SOMBRAS DEL PARAÍSO .............................................................................................................................. 609
CRIATURAS EN LA AURORA ...................................................................................................................... 609
DESTINO TRÁGICO ................................................................................................................................. 611
ARCÁNGEL DE LAS TINIEBLAS ................................................................................................................... 612
PODERÍO DE LA NOCHE ........................................................................................................................... 613
EL DESNUDO ........................................................................................................................................ 614
GERARDO DIEGO ............................................................................................................................... 616
SORIA ..................................................................................................................................................... 616
ROMANCE DEL DUERO ........................................................................................................................... 616
MANUAL DE ESPUMAS ............................................................................................................................... 616
LLUVIA ................................................................................................................................................ 616
BAHÍA ................................................................................................................................................ 617
CUADRO ............................................................................................................................................. 617
IMÁGENES ............................................................................................................................................... 618


AHOGO ............................................................................................................................................... 618
TREN .................................................................................................................................................. 618
LÁMPARA ............................................................................................................................................ 619
ESTÉTICA ............................................................................................................................................. 619
MADRIGAL .......................................................................................................................................... 619
MI SANTANDER, MI CUNA, MI PALABRA ......................................................................................................... 620
LA COMETA ......................................................................................................................................... 620
MANO EN EL AGUA ............................................................................................................................... 620
ALONDRA DE VERDAD ................................................................................................................................ 620
INSOMNIO ............................................................................................................................................... 620
SUCESIVA ............................................................................................................................................ 621
FÁBULA DE EQUIS Y ZEDA ........................................................................................................................... 621
AMOR ................................................................................................................................................ 621
LIBROS FUTUROS ....................................................................................................................................... 623
ORFEO ................................................................................................................................................ 623
JINOJEPA DE CERVANTES ............................................................................................................................. 623
POEMAS PUROS. POEMILLAS DE LA CIUDAD.................................................................................................... 624
LOS CONTADORES DE ESTRELLAS ............................................................................................................... 624
GOTA PEQUEÑA, MI DOLOR .................................................................................................................... 625
MAÑANA LENTA ................................................................................................................................... 625
CÓMO ERA .......................................................................................................................................... 625
OSCURA NOTICIA ...................................................................................................................................... 626
SUEÑO DE LAS DOS CIERVAS .................................................................................................................... 626
ORACIÓN POR LA BELLEZA DE UNA MUCHACHA ........................................................................................... 626
HIJOS DE LA IRA ........................................................................................................................................ 626
MUJER CON ALCUZA .............................................................................................................................. 626
LA MADRE ........................................................................................................................................... 630
ELEGÍA A UN MOSCARDÓN AZUL ............................................................................................................... 632
MONSTRUOS ....................................................................................................................................... 634
INSOMNIO ........................................................................................................................................... 635
RAFAEL ALBERTI ................................................................................................................................. 636
CAL Y CANTO ............................................................................................................................................ 636
ARACELI .............................................................................................................................................. 636
MADRIGAL AL BILLETE DE TRANVÍA ........................................................................................................... 636
MARINERO EN TIERRA ................................................................................................................................ 636
CATALINA DE ALBERTI, ITALO-ANDALUZA (SIGLO XIX) .................................................................................. 636
SUEÑO DEL MARINERO ........................................................................................................................... 637
SALINERO ............................................................................................................................................ 638
ELEGÍA DEL NIÑO MARINERO ................................................................................................................... 638
EL ALBA DEL ALHELÍ.................................................................................................................................... 639
EL NIÑO DE LA PALMA (CHUFLILLAS) ........................................................................................................ 639
ALGUIEN ............................................................................................................................................. 640
CAPITAL DE LA GLORIA ............................................................................................................................... 640
A NIEBLA, MI PERRO .............................................................................................................................. 640
GALOPE .............................................................................................................................................. 641
HUELE A SANGRE MEZCLADA CON ESPLIEGO................................................................................................ 641
UN PAPEL DESVELADO EN SU BLANCURA .................................................................................................... 641
A LA PINTURA ........................................................................................................................................... 642
A LA PINTURA....................................................................................................................................... 642


MIL NOVECIENTOS DIECISIETE .................................................................................................................. 642
ZURBARÁN .......................................................................................................................................... 643
FUSTIGADA LUZ......................................................................................................................................... 644
A PABLO NERUDA, CON CHILE EN EL CORAZÓN ........................................................................................... 644
AUTORRETRATO ................................................................................................................................... 644
SOBRE LOS ÁNGELES .................................................................................................................................. 645
PARAÍSO PERDIDO ................................................................................................................................. 645
EL ÁNGEL BUENO .................................................................................................................................. 646
EL ÁNGEL DE LOS NÚMEROS .................................................................................................................... 646
CANCIONES PARA ALTAIR ............................................................................................................................ 647
SUBES DEL MAR, ENTRAS DEL MAR AHORA ................................................................................................. 647
PARA ALGO LLEGASTE, ALTAIR, DESCENDISTE .............................................................................................. 647
BUSCABA TUS COLINAS POR EL CIELO ......................................................................................................... 648
NO HAGAS CASO, ALTAIR ........................................................................................................................ 648
YO ERA UN TONTO Y LO QUE HE VISTO ME HA HECHO DOS TONTOS ...................................................................... 648
CITA TRISTE DE CHARLOT ........................................................................................................................ 648
NOCHE DE GUERRA EN EL MUSEO DEL PRADO................................................................................................. 649
MIGUEL HERNÁNDEZ ......................................................................................................................... 655
EL LABRADOR DE MÁS AIRE .......................................................................................................................... 655
ACTO PRIMERO. CUADRO PRIMERO. ESCENAS I A V .................................................................................... 655
VIENTO DEL PUEBLO .................................................................................................................................. 661
ELEGÍA PRIMERA ................................................................................................................................... 661
SENTADO SOBRE LOS MUERTOS ................................................................................................................ 664
VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN ............................................................................................................. 665
EL NIÑO YUNTERO ................................................................................................................................. 667
LOS COBARDES ..................................................................................................................................... 668
CANCIONERO Y ROMANCERO DE AUSENCIAS ................................................................................................... 669
ROPAS CON SU OLOR ............................................................................................................................. 669
NEGROS OJOS NEGROS ........................................................................................................................... 669
TUS OJOS PARECEN ................................................................................................................................ 670
EN EL FONDO DEL HOMBRE ..................................................................................................................... 670
VALS DE LOS ENAMORADOS Y UNIDOS HASTA SIEMPRE .................................................................................. 670
CUANDO PASO POR TU PUERTA ................................................................................................................ 671
VIDA SOLAR ......................................................................................................................................... 671
A MI HIJO ............................................................................................................................................ 672
ORILLAS DE TU VIENTRE .......................................................................................................................... 673
TODO ESTÁ LLENO DE TI .......................................................................................................................... 674
FEDERICO GARCÍA LORCA .................................................................................................................. 675
LA CASA DE BERNALDA ALBA ....................................................................................................................... 675
ACTO I ................................................................................................................................................ 675
DOÑA ROSITA LA SOLTERA .......................................................................................................................... 683
ACTO III .............................................................................................................................................. 683
BODAS DE SANGRE .................................................................................................................................... 692
ACTO III – CUADRO I ............................................................................................................................. 692
LA NIÑA QUE RIEGA LA ALBAHACA Y EL PRÍNCIPE PREGUNTÓN ............................................................................. 698
ROMANCERO GITANO ................................................................................................................................ 700
ROMANCE DE LA LUNA, LUNA .................................................................................................................. 700
PRECIOSA Y EL AIRE ............................................................................................................................... 701


LA MONJA GITANA ................................................................................................................................ 702
LA CASADA INFIEL .................................................................................................................................. 703
ROMANCE DE LA PENA NEGRA ................................................................................................................. 704
PRENDIMIENTO DE ANTOÑITO EL CAMBORIO EN EL CAMINO DE SEVILLA .......................................................... 705
MUERTE DE ANTOÑITO EL CAMBORIO ...................................................................................................... 706
POEMA DEL CANTE HONDO ......................................................................................................................... 707
BALADILLA E LOS TRES RÍOS ..................................................................................................................... 707
POEMA DE LA SAETA .............................................................................................................................. 707
DOS MUCHACHAS ................................................................................................................................. 710
POETA EN NUEVA YORK ............................................................................................................................. 710
NORMA Y PARAÍSO DE LOS NEGROS .......................................................................................................... 710
MUERTE ............................................................................................................................................. 711
PAISAJE CON DOS TUMBAS Y UN PERRO ASIRIO ............................................................................................ 711
PEQUEÑO POEMA INFINITO ..................................................................................................................... 712
LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJIAS ......................................................................................................... 713
LA COGIDA Y LA MUERTE......................................................................................................................... 713
LA SANGRE DERRAMADA. ....................................................................................................................... 714
EL DIVÁN DE TAMARIT ................................................................................................................................ 716
GACELA DEL NIÑO MUERTO ..................................................................................................................... 716
GACELA DEL AMOR CON CIEN AÑOS .......................................................................................................... 716
GACELA DEL RECUERDO DEL AMOR. .......................................................................................................... 716
CASIDA DEL HERIDO POR EL AGUA ............................................................................................................. 717
CASIDA DE LA ROSA ............................................................................................................................... 717
CASIDA DE LA MUCHACHA DORADA .......................................................................................................... 718


























Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 23


ROMANCES


El cantar de Mío Cid
FRAGMENTO – LA MARCHA

Como deja el Cid sus palacios

De los sos ojos tan fuertemientre lorando
tornava la cabeça i estávalos catando.
Vio puertas abiertas e uços sin cannados,
alcándaras vazías sin pielles e sin mantos
e sin falcones e sin adtores mudados.
Sospiró Mío Çid ca mucho avíe grandes cuidados.
Fabló Mío Çid bien e tan mesurado:
¡Grado a tí, Sennor, Padre que estás en alto!
¡Esto me an buolto míos enemigos malos!

Agüeros en el camino de Burgos

Allí pienssan de aguijar, allí sueltan las rriendas.
A la exida de Bivar ovieron la corneja diestra
e entrando a Burgos oviéronla siniestra.
Meçió Mío Çid los ombros e engrameó la tiesta:
"¡Albriçia, Álbar Fánnez, ca echados somos de tierra!

El Cid entra en Burgos

Mío Çid Ruy Díaz por Burgos entrava,
en su conpanna LX pendones.
Exíenlo ver mugieres e varones,
burgeses e burgesas por las finiestras son,
plorando de los ojos tanto avíen el dolor.
De las sus bocas todos dizían una rrazón:
«¡Dios, qué buen vassalo! ¡Si oviesse buen sennor!»

Nadie hospeda al Cid

Conbidarle íen de grado mas ninguno non osava;
el rrey don Alfonsso tanto avíe la grand sanna,
antes de la noche en Burgos dél entró su carta
con grand rrecabdo & fuertemientre sellada,
que a Mío Çid Ruy Díaz que nadi no l’ diessen posada,
e aquel que ge la diesse sopiesse vera palabra
que perderíe los averes & más los ojos de la cara
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 24
e aun demás los cuerpos & las almas.
Grande duelo avíen las yentes christianas;
ascóndense de Mío Çid ca no l’ osan dezir nada.
El Campeador adelinnó a su posada;
así commo legó a la puerta falóla bien çerrada
por miedo del rrey Alfonsso que assí lo avíen parado
que si non la quebrantas’ por fuerça que non ge la abriese nadi.
Los de Mío Çid a altas vozes laman,
los de dentro non les queríen tornar palabra.
Aguijó Mío Çid, a la puerta se legava,
sacó el pie del estribera, una ferida l’ dava.
Non se abre la puerta ca bien era çerrada.
Una ninna de nuef annos a ojo se parava:
«¡Ya Campeador, en buen ora çinxiestes espada!
El rrey lo ha vedado, anoch dél entró su carta
con grant rrecabdo & fuertemientre sellada.
Non vos osaríemos abrir nin coger por nada;
si non, perderíemos los averes & las casas
& demás los ojos de las caras.
Çid, en el nuestro mal vos non ganades nada;
mas ¡el Criador vos vala con todas sus vertudes sanctas!»
Esto la ninna dixo & tornos’ pora su casa.
Ya lo vee el Çid que del rrey non avíe graçia.
Partios’ de la puerta, por Burgos aguijava,
lego a Sancta María, luego descavalga,
fincó los innojos, de coraçón rrogava.
La oraçión fecha luego cavalgava;
salió por la puerta & en Arlançón passava.
Cabo essa villa en la glera posava,
fincava la tienda & luego descavalgava.
Mío Çid Ruy Díaz el que en buen ora çinxó espada
posó en la glera quando no l’ coge nadi en casa,
derredor dél una buena conpanna.
Assí posó Mío Çid commo si fuesse en montanna.
Vedada l’an compra dentro en Burgos la casa
de todas cosas quantas son de vianda;
non le osaríen vender al menos dinarada.

Martín Antolínez viene a Burgos a Proveer de víveres al Cid

Martín Antolínez el burgalés complido
a Mío Çid & a los suyos abástales de pan & de vino;
non lo conpra, ca él se lo avíe consigo;
de todo conducho bien los ovo bastidos.
Pagos’ Mío Çid el Campeador & todos los otros que van a so çervicio.
Fabló Martín Antolínez, odredes la que a dicho:
«¡Ya Canpeador en buen ora fuestes naçido!
Esta noch yagamos vayamosnos al matino,
ca acusado seré de lo que vos he servido;
en ira del rrey Alffonsso yo seré metido.
Si convusco escapo sano o bivo
aun çerca o tarde el rrey quererme ha por amigo;
si non, quanto dexo ¡no lo preçio un figo!»

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 25
El Cid empobrecido

Fabló Mío Çid el que en buen ora çinxó espada:
¡Martín Antolínez sodes ardida lança!
Si yo bivo doblarvos he la soldada.
Espeso & el oro & toda la plata;
bien lo vedes que yo no trayo nada,
e huebos me seríe pora toda mi companna.
Ferlo he amidos, de grado non avríe nada.
Con vuestro consego bastir quiero dos archas;
incámoslas d’arena ca bien serán pesadas,
cubiertas de guadalmeçí & bien enclaveadas.

Arcas para obtener dinero de dos judíos burgaleses

«Los guadameçis vermejos & los clavos bien dorados.
Por Rachel & Vidas vayádesme privado;
quando en Burgos me vedaron compra & el rrey me a airado,
non puedo traer el aver ca mucho es pesado,
enpennárgelo he por lo que fuere guisado.
De noche lo lieven que non lo vean christianos;
véalo el Criador con todos los sos sanctos,
yo más non puedo & amidos lo fago.»

Martín Antolínez vuelve a Burgos en busca de los judíos

Martín Antolínez non lo detardava,
passó por Burgos, al castiello entrava,
por Rachel & Vidas a priessa demandava.
por Rachel & Vidas apriessa demandava.

Trato con los judíos

Rachel & Vidas en uno estavan amos
en cuenta de sus averes, de los que avíen ganados.
Legó Martín Antolínez a guisa de menbrado:
«¿O sodes, Rachel & Vidas, los míos amigos caros?
En poridad fablar querría con amos.»
Non lo detardan, todos tres se apartaron:
«Rachel & Vidas: amos me dat las manos
que non me descubrades a moros nin a christianos;
por siempre vos faré rricos, que non seades menguados.
El Campeador por las parias fue entrado,
grandes averes prisó & mucho sobejanos;
rretovo d’ellos quanto que fue algo,
por en vino a aquesto porque fue acusado.
Tiene dos arcas lennas de oro esmerado.
Ya lo vedes que el rrey le a airado.
Dexado ha heredades & casas & palaçios;
aquelas non las puede levar, si non, seríen ventadas;
el Campeador dexarlas ha en vuestra mano,
e prestalde de aver lo que sea guisado.
Prended las archas & metedlas en vuestro salvo;
con grand jura meted i las fes amos
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 26
que non las catedes en todo aqueste anno.»
Rachel & Vidas séyense consejando:
«Nos huebos avemos en todo de ganar algo.
Bien lo sabemos que él algo gannó,
quando a tierra de moros entró que grant aver sacó;
non duerme sin sospecha qui aver trae monedado.
Estas archas prendámoslas amas,
en logar las metamos que non sean ventadas.
Mas dezidnos del Çid: ¿de qué será pagado,
o que ganançia nos dará por todo aqueste anno?»
Respuso Martín Antolínez a guisa de menbrado:
«Mío Çid querrá lo que ssea aguisado,
pedir vos a poco por dexar so aver en salvo;
acógensele omnes de todas partes menguados;
a menester seisçientos marcos.»
Dixo Rachel & Vidas: «Dárgelos hemos de grado.»
«Ya vedes que entra la noch, el Çid es presurado;
huebos avemos que nos dedes los marchos.»
Dixo Rachel & Vidas: «Non se faze assí el mercado,
si non primero prendiendo & después dando.»
Dixo Martín Antolínez: «Yo d’esso me pago.
Amos tred al Campeador contado,
e nos vos ayudaremos que assí es aguisado
por aduzir las archas & meterlas en vuestro salvo,
que non lo sepan moros nin christianos.»
Dixo Rachel & Vidas: «Nos d’esto nos pagamos;
las archas aduchas, prendet seyesçientos marcos.»
Martín Antolínez cavalgó privado
con Rachel & Vidas de voluntad & de grado.
Non viene a la pueent ca por el agua a passado
que ge lo non ventanssen de Burgos omne nado.
Afevos los a la tienda del Campeador contado:
assí commo entraron al Çid besáronle las manos,
sonrrisos’ Mío Çid, estávalos fablando:
«¡Ya don Rachel & Vidas avédesme olbidado!
Ya me exco de tierra ca del rrey so airado;
a lo que m’ semeja de lo mío avredes algo,
mientras que vivades non seredes menguados.»
Don Rachel & Vidas a Mío Çid besáronle las manos.
Martín Antolínez el pleito a parado
que sobre aquelas archas darle íen VI çientos marcos
e bien ge las guardaríen fasta cabo del anno;
ca assí l’ dieran la fe & ge lo avíen jurado
que si antes las catassen que fuessen perjurados,
non les diesse Mío Çid de la ganançia un dinero malo.
Dixo Martín Antolínez: «Cargen las archas privado.
Levaldas, Rachel & Vidas, ponedlas en vuestro salvo;
yo iré convusco que adugamos los marcos,
ca a mover a Mío Çid ante que cante el gallo.»
Al cargar de las archas veríedes gozo tanto:
non las podíen poner en somo mager eran esforçados,
Grádanse Rachel & Vidas con averes monedados,
ca mientra que visquiessen refechos eran amos.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 27
Despedidas de los judíos

Rachel a Mío Çid la mano l’ ba besar:
«¡Ya Canpeador en buen ora çinxiestes espada!
De Castiella vos ides pora las yentes estrannas;
assí es vuestra ventura, grandes son vuestras ganançias,
una piel vermeja morisca & ondrada
Çid, beso vuestra mano en don que la yo aya.»
«Plazme», dixo el Çid, «D’aquí sea mandada;
si vos la aduxier d’allá; si non, contalda sobre las arcas.»
En medio del palaçio tendieron un almofalla,
sobr’ ella una sávana de rançal & muy blanca;
a tod el primer colpe III çientos marcos de plata echaron,
notólos don Martino, sin peso los tomava;
los otros CCC en oro ge los pagavan.
Çinco escuderos tiene don Martino, a todos los cargava.
Quando esto ovo fecho odredes lo que fablava:
«Ya don Rachel & Vidas en vuestras manos son las arcas;
yo, que esto vos gané, bien mereçía calças.»

El Cid se dispone a marchar

Entre Rachel & Vidas aparte ixieron amos:
«Démosle buen don ca él no’ lo ha buscado.
Martín Antolínez un burgalés contado
vos lo mereçedes, darvos queremos buen dado
de que fagades calças & rrica piel & buen manto;
dámosvos en don a vos XXX marchos.
Mereçerno’ lo hedes, ca esto es aguisado,
atorgarnos hedes esto que avemos parado.»
Gradeçiólo don Martino & rreçibió los marchos;
gradó exir de la posada & spidiós’ de amos.
Exido es de Burgos & Arlançón a passado,
vino pora la tienda del que en buen ora nascó;
reçibiólo el Çid abiertos amos los braços:
«¿Venides, Martín Antolínez, el mío fiel vassalo?
¡Aun vea el día que de mí ayades algo!»
«Vengo, Campeador, con todo buen rrecabdo;
vos VI çientos & yo XXX he ganados.
Mandad coger la tienda & vayamos privado,
en San Pero de Cardenna i nos cante el gallo;
veremos vuestra mugier menbrada fijadalgo;
mesuraremos la posada & quitaremos el rreinado,
mucho es huebos ca çerca viene el plazo.»

El Cid se despide de la catedral de Burgos

Estas palabras dichas, la tienda es cogida,
Mío Çid & sus conpannas cavalgan tan aina.
La cara del cavallo tornó a Sancta María,
alçó su mano diestra, la cara se sanctigua:
«¡A tí lo gradesco, Dios, que çielo & tierra guías!
¡Válanme tus vertudes gloriosa Sancta María!
D’aquí quito Castiella pues que el rrey he en ira;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 28
non sé si entraré i más en todos los míos días.
¡Vuestra vertud me vala Gloriosa, en mi exida,
& me ayude él me acorra de noch & de día!
Si vos assí lo fiziéredes & la ventura me fuere complida
mando al vuestro altar buenas donas & rricas;
esto & yo en debdo que faga i cantar mill missas.»

Martín Antolínez se vuelve a la ciudad

Spidiós’ el caboso de cuer & de veluntad.
Sueltan las rriendas & pienssan de aguijar.
Dixo Martín Antolínez: «Veré a la mugier a todo mío solaz,
castigarlos he cómmo abrán a far.
Si el rrey me lo quisiere tomar ¡a mí non m’inchal!
Antes seré convusco que el sol quiera rrayar.»

El Cid va a Cardeña para despedirse de su familia
Tornavas Martín Antolínez a Burgos & Mío Çid aguijó
pora San Pero de Cardenna quanto pudo a espolear
con estos caualleros que l’ sirven a so sabor.
Apriessa cantan los gallos & quieren quebrar albores
quando legó a San Pero el buen Campeador.
El abbat don Sancho christiano del Criador
rezava los matines a buelta de los albores;
i estava donna Ximena con çinco duennas de pro
rrogando a San Pero & al Criador:
«¡Tú que a todos guías vala Mío Çid el Campeador!»

Los monjes de Cardeña reciben al Cid

Lamavan a la puerta, i sopieron el mandado;
¡Dios, qué alegre fue el abbat don Sancho!
Con lumbres & con candelas al corral dieron salto,
con tan grant gozo rreçiben al que en buen ora nascó:
«¡Gradéscolo a Dios, Mío Çid!» dixo el abbat don Sancho;
«Pues que aquí vos veo prendet de mí ospedado.»
Dixo el Çid: «Graçias, don abbat, & so vuestro pagado.
Yo adobaré conducho pora mí & pora mis vassallos;
mas, porque me vo de tierra dovos L marchos,
si yo algun día visquier servos han doblados.
Non quiero fazer en el monesterio un dinero de danno;
evades aquí pora donna Ximena dovos C marchos,
a ella & a sus fijas & a sus duennas sirvádeslas est’ anno.
Dues fijas dexo ninnas & prendetlas en los braços,
aquéllas vos acomiendo a vos, abbat don Sancho;
d’ellas & de mi mugier fagades todo rrecabdo.
Si essa despenssa vos falleçiere o vos menguare algo,
bien las abastad, yo assí vos lo mando;
por un marcho que despendades al monesterio daré yo quatro».
Otorgádogelo avíe el abbat de grado.
Afevos donna Ximena con sus fijas do va legando,
sennas duennas las traen & adúzenlas adelant.
Ant’ el Campeador donna Ximena fincó los inojos amos,
lorava de los ojos, quísol’ besar las manos:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 29
«¡Merçed, Campeador, en ora buena fuestes nado!
Por malos mestureros de tierra sodes echado.

Jimena lamenta el desamparo suyo y de sus hijas

Merçed, ya Çid, barba tan complida!
Fem’ ante vos yo & vuestras ffijas
iffantes son & de días chicas
con aquestas mis duennas de quien so yo servida.
Yo lo veo que estades vos en ida
e nos de vos partir nos hemos en vida:
¡Dandnos consejo por amor de Sancta María!»
Enclinó las manos en la su barba velida,
a las sus fijas en braço las prendía,
legolas al coraçón ca mucho las quería.
Lora de los ojos, tan fuertemientre sospira:
«¡Ya donna Ximena la mi mugier tan complida,
commo a la mi alma yo tanto vos quería!
Ya lo vedes que partirnos emos en vida,
yo iré & vos fincaredes remanida.
¡Plega a Dios & a Sancta María
que aun con mis manos case estas mis fijas,
o que de ventura & algunos días vida
e vos, mugier ondrada, de mí seades servida!»

Los siete infantes de Lara
FRAGMENTOS
Bohordadores en las bodas de doña Lambra

Primero lançó su vara el conde Garci Fernández
e despues lançó otrosi el bueno de Ruy Velazquez,
e despues Muño Salido, el que bien cato las aves,
e desi adelant lançaron otros muchos de otras partes.

Quejas de doña Lambra

--«Ruégovos, don Rodrigo, que vos pese de mi male
pesevos de mi dolor, de vuestra deshonra grande
que vuestros sobrinos nos han fecho tan male»...
--«Non curedes, doña Lambra, non tomedes mas pesare
que si yo vivo e no muero, yo vos entiendo vengare
e darvos he tal derecho de que todo el mundo fable».

Malos agüeros

un aguila cabdal ferrera que estava encima de un pino.
Muchol peso de coraçón a ese Nuño Salido:
«Estas aves nos lo muestran: tornemos nos, mios fijos»...
«...dos días ha que nos atiende nuestro tio don Rodrigo»...
e dexose caer en tierra muerta a pie del pino[…]
«Dios del cielo, el tu poder es mayor;
señor, tu nos ayuda que traidos somos oy.
Tio, ¿que señas son aquellas?: malas son para nos».[…]

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 30
Nuño Salido acusa de traidor a Ruy Velazquez

Dixo Nuño Salido: «¡ay trydor, falsa carne!:
traydo has a tus sobrinos, Dios te lo demande mal;
fablarán de tu traición cuantos en el mundo ay».
E desque esto ovo dicho fuese para los infantes:
«Fijos, Dios que vos fizo vos ponga esfuerço e vos guarde»[…]
Ya son muertos los infantes ¡Dios les haya las almas! […]

Ruy Velazquez se despide de los moros

Alicante a Ruy Velazquez en el ombro le besava
Ruy Velazquez a Alicante de coraçon le abraçaba:
«Daqui adelant nuestra facienda avemosla librada,
non ha de qui nos temer en Castiella nin en Lara».
--«Don Rodrigo, esta batalla cuesta a nos muy cara»[…]
--«Digades a Almançor que me envie sus parias».
--«Enviad vos por ellas con mensajeros y cartas».

Alicante llega a Cordova

Alicante paso el puerto, començo de mas andar,
por sus jornadas contadas a Cordova fue a llegar.
Viernes era ese dia. viespera de sant Çebrian […]
«Ganamos ocho cabeças de omnes de alta sangre,
mas tales ganancias caras nos cuestan asaz;
tres reys e quince mill de otros perdiemoslos alla,
si me yo alla mas llegara, otro troxera el mensaje».[…]

Almanzor saca de la prisión a don Gonzalo

e dixol: «Gonçalo Gustios, bien te quiero preguntar:
lidiaron los mios poderes en el canpo de Almenar,
ganaron ocho cabeças, todas son de gran linaje;
e dizen mios adalides que de Lara son naturales,
si Dios te salve, que me digas la verdat».
Respondio Gonçalo Gustios: «Presto os la entiendo declarar:
si ellas son de Castiella conocer he de que logar,
otrosi si de alfoz de Lara, ca seran de mi linaje...».
Violas Gonçalo Gustios bueltas en polvo e en sangre;
con la manta en que estavan começolas de alinpiar,
tan bien las afemencio, conosciolas por su mal.

Lamento de don Gonzalo

Llorando de los sus ojos dixo entonces a Almançor:
«Bien conosco estas cabeças por mis pecados, señor;
conosco las siete, ca de los mios fijos son,
la otra es de Muño Salido, su amo que los crio.
¡Non las quiso muy grant bien quien aqui las ayunto!:
captivo desconortado para siempre so»[…]
alinpiolas muy bien del polvo y de la sangre
cada una como nascio pusolas en aze
estavan lo oteando Almançor e Alicante.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 31

Lamento por Muño Salido

Tomo primero en sus braços la cabeça de don Muño
e razonose con ella como si fuese bivo:
«Salvevos Dios, Muño Salido, mi conpadre e mi amigo,
dadme cuenta de los mios fijos que en vuestras manos ove metido
por do en Castiella e en Leon erades vos muy temido
e de mejores que vos erades servido.
¡De Dios seades perdonado, conpadre e amigo
si fuestes vos en consejo con su tio don Rodrigo!,
lo que vos non fariades por lo que en vos no avia visto.
Catariades los agüeros como amo e padrino,
non vos querria ceer Gonçalo Gonçalez mi fijo,
ca se doldria de mi que yazia en cativo.
E perdonatme, conpadre e mi buen amigo,
que mucha falsedat sobre vos he dicho».

Lamento por Diego

La cabeça de Muño Salido tornola en su lugar
e la de Diego Gonçalez su fijo el mayor fue a tomar,
mesando sus cabellos e las barbas de su faz.
«¡Viejo so mesquino para estas bodas bofordare!
Fijo Diego Gonçalez, a vos queria yo mase
fazialo con derecho ca vos naçierades ante.
Grant bien vos queria el conde ca erades su mayor alcaide
tan bien toviste la su seña en el vado de Cascajare,
a guisa de mucho ardido, muy onrada la sacastes.
Fazistes, fijo, ese dia un esfuerço muy grande:
alçaste la seña, metistesla en la mayor haze,
fue tres vezes abaxada e trs vezes la alçastes
e matastes con ella dos reyes e un alcayde.
Poe esto en arriba los moros ovieronse de arrancare,
metiense por las tiendas que non avian vagare,
e vos yendo en ese dia en pos ellos en alcançe
fue de vos muy bien servido el conde Garci Fernandez.
¡Bueno fuera Ruy Velazquez si ese dia finase!.
Transnocharon los moros, fueronse para Gormaze.
Diovos ese dia el conde a Caraço por heredat,
la media poblada e la por poblar;
desque vos moristes, fijo, lo poblado se despoblarave».
Beso la cabeça llorando e tornola a su lugar.
Cada uno como nasçio asi las iva tomare.

Lamento por Martín

La cabeça de Martin Gonçalez en braços la tomava.
«O fijo Martin Gonçalez, persona mucho onrada,
¿quien podria asmar que en vos avia tan buena maña?.
Tal jugador de tablas non avia en toda España;
muy mesurada miente vos fablavabes en plaça,
bien placzia ende a todos los que vos escuchavan.
Pues vos sodes muertos, por mi non daria nada,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 32
que viva o que muera de mi ya no me incala,
mas he muy fiero duelo de vuestra madre doña Sancha:
sin fijos e sin marido fincara tan desconortada».
Beso la cabeça llorando e a su lugar la tornava
e la de Suero Gonçalez en braços la tomaba.
Lamento por Suero

«Fijo, Suero Gonçalez, cuerpo tal leale,
de vuestras buenas mañas un rey se devia pagare,
de muy buen caçador non avie en el mundo vuestro par
en caçar muy bien con aves e a su tiempo las mudar.
¡Malas bodas vos guiso el hermano de vuestra madre,
metio a mi cativo e a vos fizo descabeçare!:
los nasçidos e por nasçer traidor por ende le diran».

Lamento por Fernando

Beso la cabeça llorando e en su lugar la dexove,
la de Fernat Gonçalez en brazos la tomove.
«Fijo, cuerpo onrado, e nombre de buen señore,
del conde Fernat Gonçalez, ca el vos bateo.
De las vuestras mañas, fijo, pagar se devia un enperador;
matador de oso e de puerco e de cavalleros señore,
quier de cavallo quier de pie que ningun otro mejor.
Nunca rafezes compañas, fijo, amastes vos,
e muy bien vos aveniades con las mas altas e mejores,
¡Vuestro tio don Rodrigo malas bodas vos guiso:
a vos fizo matar e a mi metio en prision!,
¡traidor le llamaran quantos por nascer son!»

Lamento por Rodrigo

Beso la cabeça llorando e en su logar la miso;
la de Ruy Gonçalez en braços la priso.
«Fijo, Ruy Gonçalez, cuerpo muy entendido,
de las vuestras buenas mañas un rey seria conplido,
muy leal a señor e verdadero amigo,
mejor cavallero de armas que nunca omne vido.
¡Malas bodas vos guiso vuestro tio don Rodrigo:
a vos fizo des cabeçar e a mi metio en cativo!.
Hevos finados deste mundo mesquino,
el por siempre avia perdido el paraiso».

Lamento por Gustios

Beso la cabeça llorando e en su logar la dexaba;
la de Gustios Gonçalez en braços la tomava,
del polvo e de la sangre muy bien la alinpiava,
faziendo fiero duelo por los ojos la besaba.
«Fijo, Gustios Gonçalez, aviades buena maña:
non dixerades una mentira por quant maña es España.
Cavallero de buena guisa, buen feridor d´espada:
ninguno feristes con ella que non perdiese el alma.
¡Malas nuevas iran, fijo, de vos al alfoz de Lara!»
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 33

Lamento por Gonçalo

Beso la cabeça llorando e pusola en su logar,
e la de Gonçalo Gonçalez su fijo el menor fue a tomar,
mesando sus cabellos, faziendo duelo grande.
«Fijo Gonçalo Gonçalez, a vos amava mas vuestra madre.
Las vuestras buenas mañas ¿qui las podria contare?:
buen amigo para amigos e para señor leale;
conosçedor de derecho, amarades lo juzgar;
en armas esforçado, a los vuestros franquear,
alançador de tablado nunca omne lo vido tale;
con dueñas e donzellas sabiades muy bien fablar
e davades las vuestras donas muy de voluntad
donde erades mas amado que otro cavallero de prestar
meester avia agudeza quien con vos razonase,
mucho seria agudo si la primera non levase.
Los que me temian por vos, enemigos me seran,
aunque yo torne a Lara, nunca valdre un pan;
non he pariente ni amigo que me pueda vengar:
¡mas me valdria la muerte que esta vida tal!.
E en esto comediendo, amortescido se ha,
la cabeça de las manos sobre las otras se le cae,
quando cayo en tierra de si no sabia parte.
Peso mucho a Almançore e començo de llorare;
con grant duelo que del ovo dixo contra Alicante:
«Non morra aqui don Gonçalo por quanto Cordova vale,
ca yo vi quanta traicion a el fizo Ruy Velazquez».[…]

Almançor encomienda el cautivo a su hermana

Almançor mando llamar una infante, su hermana....
e muy bien e muy apuestamiente fablava:
«Hermana, si me vos amades, entrad en esa casa
do yaz ese christiano que es ome de sangre alta....
vos, mi hermana, conortatlo con muy buenas palabras...»
--«Asi yoguiesen agora todos los christianos de España»[…]
--«Conortatlo en toda guisa si quisierdes mi amor,
sinon, set ende çierta non faredes vuestra pro».[…]

La mora consuela al cautivo

--«¡Conortatvos, christiano, mucho vos veo cobarde!;
los moros e los christianos quando avedes lid canpal
passades los bivos sobre los muertos con grant coyta de lidiar.
E pues vos esto non podedes librar,
lo que yo, muger, sofri, cuedo sofreriades mal:
yo avia pocos años quando murio mi madre
e yo nunca ove marido nin amigo poridat
e mi hermano Almançor a Sevilla me fue a casar
con un rey muy poderoso e de muy grant rictat[…]
Mi hermano envio por nos una fiesta de Sant Johan:
en el axaraf de Sevilla christianos fuimos topar,
mataron a mio marido; mis siete fijos otro tal;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 34
Yo escape a vida, metime en un axarafe,
lazre noches e dias e non me quis por end matar.
Veovoslos cabellos blancos, mas el rostro fresco asaz:
por ventura aun faredes fijos que a los otros venganran».
Ella dezia mentira por lo haber de conortar,
ca nunca fuera casada, nin fijos fuera engendrar,
mas era donzella e fermosa asaz.
Don Gonçalo paro en ella mientes e della fue trabar.
«Dueña, vos açomastes el sueño, Dios lo quiera soltar,
ca conbusco fare el fijo que a los otros vengarare»[…]

Elogio de Mudarra

[…]fue despues muy buen christiano e a serviçio de Dios, […]
e fue el mas onrado ome que en Castiella moró
afuera del conde don Garçi Fernandez que ende era señor[…]

Libertad de don Gonzalo

Vinieron Almançor e Alicante a ver a Gonçalo Gustios....
«Nos non ganamos nada, don Gonçalo, en la tu prisión
ca tu as perdida la fuerça, e el seso, e el valor»[…]

Despedida de Gonçalo Gustios

[…]«...dalda al rey vuestro hermano, que el la casará
que yo se por él que no le pesara...» […]

Llegada de don Gonzalo a Salas

E enbiaron a los Cameros e a Salas su heredat
por aquellos que eran de su debdo e linaje,
e a Castiella por el conde Garçi Fernandez[…]
fizieron muy grant duelo, dixo el conde Garçi Fernandez.
«Amigos, este dapño nunca mas se puede cobrar
e non avedes por que lo fazer mas;
alçoseme con la tierra el traidor de Ruy Velazquez
e non la puedo cobrar por la muerte destos infantes...» […]


Roncesvalles
FRAGMENTOS
raçonóse con ella, como si fuese bivo:
«Bueno pora las armas, mejor pora ante Jesuchristo,
»consejador de pecadores e dar... tanto ...da...
»el cuerpo priso matirio por que le... dino
»¨Mas quién aoncseyará este viejo mesquino,
»que finca en grant cuita con moros en periglo!»
Aquí clamó sus escuderos Carlos el enperante:
«Sacat al arçebispo desta mortaldade!
»Levémosle a su tierra a Flanderes la ciudade.»
El enperador andava catando por la mortaldade;
Vido en la plaça Oliveros o yaze
el escudo crebantado por medio del braçale;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 35
non vio sano en éll quanto un dinero cabe;
tornado yaze a orient, como lo puso Roldáne.
El buen enperador mandó la cabeça alçare
que la linpiasen la cara del polvo e de la sangre.
Como si fuese bivo, començólo de preguntare:
«Digádesme, don Oliveros, cavallero naturale,
« dó dexastes a Roldán? digádesme la verdade.
»Quando voz fiz conpanneros diéstesme tal omenaje
»por que nunca en vuestra vida no fuésedes partidos máes
»Dizímelo, don Oliveros, dó lo iré buscare?
»Yo demandava por don Roldán a la priesa tan grande.
»Ya mi sobrino, dónt vos iré buscare?»
Vío un colpe que fizo don Roldáne:
«Esto fizo con cueyta con grant dolor que aviáe.»
Estonz alçó los ojos, cató cabo adelante,
vido a don Roldán acostado a un pilare,
como se acostó a la ora de finare
El rey quando lo vido, oít lo que faze,
arriba alço las manos, por las barbas tirare,
por las barbas floridas bermeja salía la sangre;
essa ora el buen rey oít lo que diráde,
diz: «Muerto es mio sobrino, el buen de don Roldáne!
»Aquí veo atal cosa que nunca vi tan grande;
»yo era pora morir, e vos pora escapare.
»Tanto buen amigo vos me soliádes ganare;
»Por vuestra amor arriba muchos me solián amare;
»pues vos sodes muerto, sobrino, buscar me an todo male.
»asaz veo una cosa que sé que es verdade:
»que la vuestra alma bien sé que es en buen logare;
»Mas atal viejo mezquino, ¨agora que faráde?
»Oi é perdido esfuerço con que solía ganare.
»-Ai, mi sobrino, non me queredes fablare!
»Non vos veo colpe nin lançada po que oviésedes male,
»por esso non vos creo que muerto sodes, don Roldáne.
»Dexamos vos a çaga donde prisiestes male;
»las mesnadas e los pares anbos van alláe
»con vos, e amigo por amor de a vos guardare!
»Sobrino, ¨por esso non me queredes fablare?
»Pues vos sodes muerto, Fançia poco vale.
»Mio sobrino, ante que finásedes era yo pora morir máes.
»Atal viejo meçquino, qui lo conseyerade?
»Quando fui mançebo de la primera edade,
»quis andar ganar preçio de Francia, de mi tierra natural[e];
»fuime a Toledo a servir al rey Galafre
»que ganase a Durandarte large;
»ganéla de moros quando maté a Braymante,
»dila a vos, sobrino, con tal omenage
»que con vuestras manos non la diésedes a nadi;
»saquéla de moros, vos tornástela alláe.
»Dios vos perdone, que non podieste máes!
»Con vuestra rencura el coraçón me quiere crebare.
»Salíme de Françia a tierra estranna morare
»por conquerir proveza e demandar linaje;
»acabé a Galiana, a la muger leale.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 36
»Naçiestes, mi sobrino; a diezesiete annos de edade,
»fizvos cavallero a un preçio tan grande.
»Metím al camino, pasé ata la mare,
pasé Jerusalem, fasta la fuent Jordane;
»corriémos las tierras della e della parte.
»Con vos conquís Turquía e Roma a priessa dava.
»Con vuestro esfuerço arriba entramos en Espanna,
»matastes los moros e las tierras ganávas,
»adobé los caminos del apostol Santiague;
»non conquís a çaragoça, ont me ferió tal lançada.
»Con tal duelo estó, sobrino, agora non fués bivo!
»Agora plogués al Criador, a mi sennor Jesuchristo,
»que finase en este logar, que me levase contigo
»dizir me ias las nuevas, cada uno como fizo.»
El rey quando esto dixo, cayó esmortecido.
Dexemos al rey Karlos fablemos de ale,
digamos del duc Aymón, Pedro de don Rinalte.
Vido yazer su fijo entre las mortaldades;
despennós del cavallo, tan grant duelo que faze,
alçóli la cabeça, odredes lo que diráde:
«Fijo, vuestras mannas, ¨qui las podriá contare?
»que cuerpo tan caboso omen non vió otro tale.
»Vos fuérades pora bivir, e yo pora morir máes!
»Mas atal viejo mezquino siempre avrá male.
»Por qué más me conuerto por que perdoneste a Roldáne.
»Finastes sobre moros, vuestra alma es en buen logare!
»¨Quí levará los mandados a vuestra madre a las tierras de Moltalbane?»
El duc faziendo su duelo muyt grande,
veniáli el mandado que yaziá esmortecido el emperante.
Mandó sacar el fijo de entre las mortaldades.
Veniá el duc Aymón, e ese duc de Bretanna
E el caballero Belart, el fi de Terrín d'Ardanna;
vidieron al rey esmortecido do estava,
prenden agua fría, al rei con ella davan.Donde habite el olvido,




Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 37


GONZALO DE BERCEO

Milagros de Nuestra Señora
FRAGMENTOS
Milagro XIV. La imagen respetada

Sant Migael de la Tumba es un grant monesterio,
El mar lo çerca todo, elli iaçe en medio:
El logar perigroso, do sufren grant laçerio
los monges que hi viven en essi çimiterio.

En esti monesterio que avemos nomnado,
Avie de buenos monges buen convento probado,
Altar de la Gloriosa rico e muy onrrado,
En él rica imagen de pr~io muy granado.

Estaba la imagen en su trono posada,
So fijo en sus brazos, cosa es costumnada,
Los reys redor ella, sedie bien compannada,
Commo rica reyna de Dios sanctificada.

Tenie rica corona commo rica reyna,
De suso rica impla en logar de cortina,
Era bien entallada de labor muy fina,
Valie mas essi pueblo que la avie veçina.

Colgaba delant ella un buen aventadero,
En el seglar lenguage diçenli moscadero:
De alas de pavones lo fizo el obrero,
Luçie commo estrellas semeiant de luçero.

Cadió rayo del çielo por los graves peccados,
Ençendió la eglesia de todos quatro cabos,
Quemó todos los libros e los pannos sagrados,
Por pocco que los monges que non foron quemados.

Ardieron los armarios e todos los frontales,
Las bigas, las gateras, los cabríos, los cumbrales
Ardieron las ampollas, caliçes e çiriales,
Sufrió Dios essa cosa commo faz otras tales.

Maguer que fué el fuego tan fuert e tan quemant
Nin plegó a la duenna, nin plegó al infant,
Nin plegó al flabello que colgaba delant,
Nin li fizo de danno un dinero pesant.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 38

Nin ardió la imagen, nin ardió el flabello,
Nin prisieron de danno quanto val un cabello,
Sola-miente el fumo non se llegó a ello,
Nin nuçió mas que nuzo io al obispo don Tello.

Continens e contentum, fue todo astragado,
Tornó todo carbones, fo todo asolado:
Mas redor de la imagen quanto es un estado,
Non fizo mal el fuego, ca non era osado.

Esto lo vieron todos por fiera maravella,
Que nin fumo nin fuego non se llegó a ella,
Que sedie el flabello mas claro que estrella,
El nino muy fermoso, fermosa la ponçella.

El preçioso miraclo non cadió en oblido,
Fué luego bien dictado, en escripto metido,
Mientre el mundo sea, será él retraido,
Algun malo por ello fo a bien convertido.

La Virgo benedicta reyna general,
Commo libró su toca de esti fuego tal,
Asin libra sus siervos del fuego perennal,
Lievalos a la gloria do nunqua vean mal.

Milagro XVI. El niño judio

Enna villa de Borges una çibdat estranna
Cuntió en essi tiempo una buena hazanna:
Sonada es en Françia, si faz en Alemanna,
Bien es de los miraclos semeiant e calanna.

Un monge la escrípso omne bien verdadero,
De Sant Miguel era de la Clusa claustero:
Era en essi tiempo en Borges ostalero,
Peidro era su nomne, so ende bien çertero.

Tenie en essa villa, ca era menester,
Un clerigo escuela de cantar e leer:
Tenie muchos criados a letras aprender,
Fijos de bonos omnes que querien mas valer.

Venie un iudezno natural del logar
Por sabor de los ninnos por con ellos iogar:
Acogienlo los otros, non li façien pesar,
Avien con él todos sabor de deportar.

En el dia de Pascua domingo grant mannana,
Quando van corpus Domini prender la yent christiana,
Prísol al iudezno de comulgar grant gana,
Comulgó con los otros el cordero sin lana.

Mientre que comulgaban a muy grant presura,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 39
El ninno iudezno alzó la catadura,
Vío sobrel altar una bella figura,
Una fermosa duenna con genta creatura.

Vío que esta duenna que posada estaba,
A grandes e a chicos ella los comulgaba:
Pagóse della mucho quanto mas la cataba,
De la su fermosura mas se enamoraba.

Yssio de la eglesia alegre e pagado,
Fué luego a su casa commo era vezado,
Menazólo el padre porque avie tardado,
Que mereçiente era de seer fostigado.

Padre, dixo el ninno, non vos negaré nada,
Ca con los christianiellos fui grant madurgada,
Con ellos odi missa rica-mientre cantada,
E comulgué con ellos de la ostia sagrada.

Pesoli esto mucho al mal aventurado,
Commo si lo toviesse muerto o degollado:
Non sabia Con grant ira que fer el diablado,
Façie figuras malas commo demoniado.

Avie dentro en cassa esti can traydor
Un forno grant e fiero que façie grant pavor:
Fizolo ençender el locco peccador ,
De guisa que echaba sobeio grant calor.

Príso esti ninnuelo el falso descreido
Asin commo estaba calzado e vestido:
Dió con él en el fuego brava-ment ençendido:
Mal venga a tal padre que tal façe a fijo.

Methió la madre voçes a grandes carpellidas,
Tenie con sus onçeias las massiellas rompidas,
Ovo muchas de yentes en un rato venidas,
De tan fiera queja estaban estordidas.

El fuego porque bravo, fue de grant cosiment,
Non li nuçió nin punto, mostrolis buen talent,
El ninnuelo del fuego estorçió bien gent,
Fizo un grant miraclo el Rey omnipotent.

Iaçie en paz el ninno en media la fornaz,
En brazos de su madre non iazrie mas en paz,
Non preçiaba el fuego mas que a un rapaz,
Cal façie la GlorioSa companna e solaz.

Issio de la foguera sin toda lission,
Non sintió calentura mas que otra sazón,
Non priso nulla tacha, nulla tribulaçion.
Ca pusiera en elli DioS la su bendiçion.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 40
Preguntaronli todos iudios e christianos:
Commo podio vençer fuegos tan sobrazanos,
Quando él non mandaba los piedes nin las mannos?
Qui lo cabtenie entro ficiesselos certanos.

Recudiolis el ninno palabra sennalada:
Laduenna que estaba enna siella orada,
Con su fijo en brazos sobrel altar posada,
Essa me defendie, que non sintie nada.

Entendieron que era Sancta Maria esta
Que lo defendió ella de tan fiera tempesta:
Cantaron grandes laudes, fiçieron rica festa,
Methieron esti miraclo entre la otra gesta.

Prisieron al iudio, al falsso desleal,
Al que a su fijuelo fiçiera tan grant mal,
Legaronli las manos con un fuerte dogal,
Dieron con elli entro en el fuego cabdal.

Quanto contarie omne poccos de pipiones,
En tanto fo tornado çeniza e carbones:
Non diçien por su alma salmos nin oraçiones,
Mas diçien denosteos e grandes maldiçiones.

Diçienli mal ofiçio, façienli mala ofrenda,
Diçien por pater noster, qual fizo. atal prenda:
De la comunicanda domni Dios nos defenda,
Por al diablo sea tan maleita renda.

Tal es Sancta Maria que es de graçia plena:
Por serviçio da gloria, por deserviçio pena,
A los bonos da trigo, a los malos avena,
Los unos van en gloria, los otros en cadena.

Qui serviçio li façe, es de buena ventura,
Quil fizo deserviçio, naçió en ora dura:
Los unos ganan graçia, e los otros rencura,
A bonos e a malos so fecho los mestura.

Los que tuerto ti tienen o que la desirvieron,
Della merçed ganaron, si bien gela pidieron:
Nunqua repoió ella a los que la quisieron,
Nin lis dió en refierta el mal que li fiçieron.

Por probar esta cosa que dicha vos avemos,
Digamos un exiemplo fermoso que leemos:
Quando fuere contado, meior lo creeremos,
De buscarli pesar mas nos aguardaremos.




Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 41

ARCIPRESTE DE HITA

Libro de Buen Amor
FRAGMENTOS
De cómo el arcipreste fuer enamorado

Así fuer que un tiempo una dueña me priso,
de su amor non fuy en ese tiempo repiso,
siempre avía d'ella buena fabla e buen riso,
nunca ál fiso por mí, ni creo que faser quiso.

Era dueña en todo, e de dueñas señora,
non podía estar solo con ella una hora,
mucho de omen se guardan allí do ella mora;
más mucho que non guardan los jodíos la Tora.

Sabe toda noblesa de oro e de seda,
complida de muchos bienes anda mansa e leda,
es de buenas costumbres, sosegada, e queda,
non se podría vençer por pintada moneda.

Enviel' esta cantiga que es deyuso puesta
con la mi mensagera, que tenía empuesta;
dise verdad la fabla, que la dueña compuesta,
si non quier'el mandado, non da buena respuesta.

Dixo la dueña cuerda a la mi mensagera:
«Yo veo otras muchas creer a ti, parlera,
»et fállanse ende mal: castigo en su manera,
»bien como la raposa en agena mollera.»

Aquí fabla del pecado de la cobdiçia

Contigo siempre traes los mortales pecados,
con mucha cobdiçia, los omes engañados,
fáseles cobdiçiar, mucho ser denodados,
pasar los mandamientos, que de Dios fueron dados.

De todos los pecados es raís la cobdiçia:
ésta es tu fija mayor, tu mayordoma ambiçia,
ésta es tu alferes, et tu casa ofiçia,
ésta destruye el mundo, sostienta la justiçia.

La soberbia et ira que non falla do quepa,
avarisia e loxuria que arden más que estepa,
gula, embidia, açidia, que s' pegan como lepra,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 42
de la cobdiçia nasçen, es d'ella raís et çepa.

En ti fasen morada, alevoso traydor.
Con palabras muy dulses, con gesto engañador,
prometen e mandan mucho los omes con amor,
por complir lo que mandan, cobdiçian lo peor.

Cobdiçian los averes, que ellos non ganaron,
por complir las promesas, que con amor mandaron,
muchos por tal cobdiçia lo ageno furtaron,
porque penan sus almas, e los cuerpos lasraron.

Murieron por los furtos de muerte sopitaña,
arrastrados et enforcados de manera estraña,
en todo eres encuentro, e de mala picaña,
quien tu cobdiçia tiene el pecado lo engaña.

Por cobdiçia feçiste a Troya destroyr,
por la manzana escrita que non debiera escrebir
quando la dio a Venus Paris por le indusir,
que troxo a Elena que cobdiçiaba servir.

Por tu mala cobdiçia los de Egipto morieron,
los cuerpos enfamaron, las ánimas perdieron,
fueron e son airados de Dios los que te creyeron,
de mucho que cobdiçiaron, poca parte ovieron.

Por la cobdiçia pierde el omen el bien que tiene,
coyda aver más mucho de quanto le conviene,
non a lo que cobdiçia, lo suyo non mantiene,
lo que contesçió al perro, a éstos tal les viene.

Aquí fabla del pecado de la soberbia

Soberbia mucha tienes a do miedo non as,
piensas pues non as miedo tú de qué pasarás,
las joyas para tu amiga de qué las complarás,
por esto robas et furtas, porque tú penarás.

Fases con tu soberbia acometer malas cosas,
robar a camineros las joyas preçiosas,
forçar muchas mugeres casadas e esposas,
vírgenes et solteras, viudas et religiosas.

Por tales malefiçios mándalos la ley matar,
mueren de malas muertes, non los puedes tú quitar.
Liévalos el diablo por el tu grand abeytar,
fuego infernal arde do uvías asentar.

Por tu mucha soberbia feçiste mucho perder,
primero muchos ángeles, con ellos Luçifer,
que por su gran soberbia e su desagradeçer
de las sillas del çielo ovieron de caer.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 43
Magüer de su natura buenos fueron criados,
por la su grand soberbia fueron e son dañados;
quantos por la soberbia fueron e son dañados,
non se podrán escrebir en mil priegos contados.

Quantos fueron e son, batallas et peleas,
injurias e barajas et contiendas muy feas,
Amor, por tu soberbia se fasen, bien lo creas,
toda maldat del mundo es do quier que tú seas.

El omen muy soberbio et muy denodado,
que non a de Dios miedo, nin cata aguisado,
ante muere que otro más fraco et más lasrado,
contésçel' como al asno con el caballo armado.

De cómo Amor se partió del arçipreste, et de cómo doña Venus lo castigó

Partiose Amor de mí, e dexome dormir:
desque vino el alba començé de comedir
en lo que me castigó; et por verdat desir,
fallé que en sus castigos siempre usé vevir.

Maravilleme mucho desque en ello pensé,
de cómo en servir dueñas todo tiempo non cansé,
mucho las guardé siempre, nunca me alabé,
¿quál fue la raçón negra porque non recabdé?

Contra mi coraçón yo mismo me torné,
porfiando le dixe: «Agora yo te porné
»con dueña falaguera: e d'esta ves terné,
»que si bien non avengo, nunca más averné.»

Mi coraçón me dixo: «Faslo e recabdarás,
si hó non recabdares, torna y luego cras,
lo que muchos días acabado non as,
quando non coydares, a otra ora lo avrás.

Fasaña es usada, proverbio non mintroso,
más val' rato acuçioso que día perezoso:
partime de tristeza de cuydado dañoso,
busqué et fallé dueña de qual só deseoso.

De talle muy apuesta, de gestos amorosa
doñeguil, muy loçana, plasentera et fermosa,
cortés et mesurada, falaguera, donosa,
graçiosa et risueña, amor de toda cosa.

La más noble figura de quantas yo aver pud',
viuda rica es mucho, et moça de juventud
et bien acostumbrada, es de Calataúd,
de mí era vesina, mi muerte e mi salud.

Fija de algo en todo et de alto linage,
poco salía de casa, segunt lo an de usage:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 44
fuime a doña Venus que le levase mensage,
ca ella es comienzo et fin d'este viaje.

Ella es nuestra vida et ella es nuestra muerte,
enflaqueçe et mata al resio et al fuerte,
por todo el mundo tiene grant poder et fuerte,
todo por su consejo se fará a do apuerte.

Señora doña Venus, muger de don Amor,
noble dueña, omíllome yo, vuestro servidor
de todas cosas sodes vos el amor señor:
todos vos obedesçen como a su fasedor.

Reyes, duques e condes e toda criatura
vos temen e vos sirven como a vuestra fechura,
complit los míos deseos et datme dicha e ventura,
non me seades escasa, nin esquiva, nin dura.

Non vos pidré grant cosa para vos me la dar,
pero a mí cuitado es me grave de far:
sin vos yo non la puedo començar nin acabar:
yo seré bien andante por lo vos otorgar.

Só ferido e llagado, de un dardo só perdido,
en el coraçón lo traye ençerrado et ascondido,
non oso mostrar la laga, matarme a si la olvido,
et aun desir non oso el nombre de quien me ha ferido.

La llaga non se me dexa a mí catar nin ver,
onde mayores peligros espera que an de ser:
reçelo que mayores dapnos me podrán recreçer
físico nin melesina non me puede pro tener.

¿Quál carrera tomaré que me non vaya matar?
¡Cuytado yo me faré que non la puedo catar!
Derecha es mi querella, raçón me fase acuytar,
pues que non fallo nin qué me pueda prestar.

Et porque munchas cosas me embargan e empeçen,
he de buscar munchos cobros segunt que me pertenesçen:
las artes muchas vegadas ayudan, otras fallesçen,
por las artes viven munchos, por las artes peresçen.

Si se descubre mi llaga quál es, dónde fue venir,
si digo quién me ferió, puedo tanto descobrir
que perderé melesina so esperança de guarir:
la esperança con conorte sabe a las veses fallir.

E si encubre del todo su ferida e su dolor,
si ayuda non demanda por aver salut mijor,
por ventura me vernía otro peligro peor;
morría de todo en todo, nunca vi cuyta mayor.

Mejor es mostrar el ome su dolençia e su quejura
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 45
al menge et al buen amigo que l' darán por aventura
melesina e consejo por do pueda aver folgura,
que non el morir sin dubda, et vevir en grant secura.

Disputa del alma y el cuerpo
FRAGMENTOS

[S]i quereedes oyr loque uos quiero dezir,
dizre uos loque ui, nol uos i quedo fallir.
Un sabad[o e]sient, dom[i]ngo amanezient,
ui una grant uision en mio leio dormient:

eram' asem[eian]t que so un lenzuelo nueuo
jazia un cuerpo de uemme muerto;
ell alma era fuera [e] fuert mientre que plera,
ell alma es ent esida, desnuda ca non uestida,
e guisa [du]n jfant fazie duelo tan grant.

Tan grant duelo fazie al cuerpo maldizie,
fazi [ta]n grande duelo e maldizie al cuerpo;
al cuerpo dixo ell alma: de ti lieuo ma[la] fama,
tot siempret' maldizre, ca por ti penare,
que nunca fecist cosa que semeias fer[mo]sa,

ni de nog ni de dia de loque io queria;
nunca fust a altar por i buena oferda dar,
ni diez[mo] ni prim[e]ncia ni buena penitenci[a];
ni fecist oracion nunca de corazo[n],
cua[n]do iuas all el[gue]si[a] asentauaste a conseia,

i fazies tos conseios e todos tos‹dos› treb[e]ios;
apostol ni martjr [nunca] quisist seruir,
iure par la tu tiesta que no curaries fiesta,
nunca de nigun santo no [cure]st so disanto,
mas not faran los santos aiuda mas que a una bestia muda;

mezquino, mal [fadado], ta mal ora fuest nado!
que tu fu[este] tan rico, agora eres mesquinu!
dim, ¿o son tos dineros que tu mi[sist en] estero?
¿o los tos morauedis azaris et melequis
que solies manear et a menudo contar?

¿o son los pala[fres] que los quendes ie los res
te solien dar por to loseniar?
¿los cauallos corientes, las espuelas [pu]nentes,
las mulas bien amblantes, asuueras trainantes,
los frenos esorados, los [petr]ales dorados,

las copas d'oro fino con que beuies to uino?
¿do son tos bestimentos? ¿o los [tos] guarnimentos
que tu solies festir e tanbien r[escrebir?]

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 46

D. JUAN MANUEL

El Conde Lucanor - Exempla
FRAGMENTOS
Ejemplo XI. Lo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo

Otro día, hablando el conde Lucanor con Patronio, su consejero, dijo lo
siguiente:
–Patronio, una persona vino a rogarme que le ayudara en un asunto en que me
necesita, prometiéndome que haría por mí luego lo que le pidiera. Yo le empecé a
ayudar todo cuanto pude. Antes de haber logrado lo que pretendía, pero dándolo él ya
por hecho, le pedí una cosa que me convenía mucho que la hiciera y él se negó, con no
sé qué pretexto. Después le pedí otra cosa en que podía servirme y volvió a negarse, y lo
mismo hizo con todo lo que fui a pedirle. Pero aún no ha logrado lo que pretendía ni lo
logrará, si yo no le ayudo. Por la confianza que tengo en vos y en vuestro buen criterio
os agradecería que me aconsejarais lo que debo hacer.
–Señor conde –respondió Patronio–, para que podáis hacer lo que debéis,
conviene sepáis lo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo.
Entonces el conde le preguntó qué le había pasado.
–Señor conde–dijo Patronio–, había un deán en Santiago que tenía muchas
ganas de saber el arte de la nigromancia. Como oyó decir que don Illán de Toledo era en
aquella época el que la sabía mejor que nadie, se vino a Toledo a estudiarla con él. Al
llegar a Toledo se fue en seguida a casa del maestro, a quien halló leyendo en un salón
muy apartado. Cuando le vio entrar le recibió muy cortésmente y dijo no quería le
explicara la causa de su venida hasta haber comido, y, demostrándole estimación le
alojó en su casa, le proveyó de lo necesario a su comodidad y le dijo que se alegraba
mucho de tenerle consigo.
Después que hubieron comido y quedaron solos le contó el deán el motivo de su
viaje y le rogó muy encarecidamente que le enseñara la ciencia mágica. que tenía tantos
deseos de estudiar a fondo. Don Illán le dijo que él era deán y hombre de posición
dentro de la Iglesia y que podía subir mucho aún, y que los hombres que suben mucho,
cuando han alcanzado lo que pretenden, olvidan muy pronto lo que los demás han hecho
por ellos; por lo que él temía que, cuando hubiera aprendido lo que deseaba, no se lo
agradecerla ni querría hacer por él lo que ahora prometía. El deán entonces le aseguró
que, en cualquier dignidad a que llegara, no haría más que lo que él le mandase.
Hablando de esto estuvieron desde que acabaron de comer hasta la hora de
cenar. Puestos de acuerdo, le dijo el maestro que aquella ciencia no se podía aprender
sino en un lugar muy recogido Y que esa misma noche le enseñaría dónde habrían de
estar hasta que la aprendiera. Y, cogiéndole de la mano, le llevó a una sala, donde,
estando solos, llamó a una criada, a la que dijo que tuviera listas unas perdices para la
cena, pero que no las pusiera a asar hasta que él lo mandase.
Dicho esto, llamó al deán y se entró con él por una escalera de piedra, muy bien
labrada, y bajaron tanto que le pareció que el Tajo tenía que pasar por encima de ellos.
Llegados al fondo de la escalera, le enseñó el maestro unas habitaciones muy espaciosas
y un salón muy bien alhajado y con muchos libros, donde darían clase. Apenas se
hubieron sentado y cuando elegían los libros por donde habrían de empezar las
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 47
lecciones entraron dos hombres, que dieron una carta al deán, en la que le decía el
arzobispo, su tío, que estaba muy malo y le rogaba que, si quería verle vivo, se fuera en
seguida para Santiago. El deán se disgustó mucho por la enfermedad de su tío y porque
tenía que dejar el estudio que había comenzado. Pero resolvió no dejarlo tan pronto y
escribió a su tío una carta, contestando la suya.
A los tres o cuatro días llegaron otros hombres a pie con cartas para el señor
deán en que le informaban que el arzobispo había muerto y que en la catedral estaban
todos en elegirle sucesor suyo y muy confiados en que por la misericordia de Dios le
tendrían por arzobispo; por todo lo cual era preferible no se apresurara a ir a Santiago,
ya que mejor sería que le eligieran estando él fuera que no en la diócesis.
Al cabo de siete u ocho días vinieron a Toledo dos escuderos muy bien vestidos
y con muy buenas armas y caballos, los cuales, llegando al deán, le besaron la mano y le
dieron las cartas en que le decían que le habían elegido. Cuando don Illán se enteró, se
fue al arzobispo electo y le dijo que agradecía mucho a Dios le hubiera llegado tan
buena noticia estando en su casa, y que, pues Dios le había hecho arzobispo, le pedía
por favor que diera a su hijo el deanazgo que quedaba vacante. El arzobispo le contestó
que tuviera Por bien que aquel deanazgo fuera para un hermano suyo, pero que le
prometía que daría a su hijo, en compensación, otro cargo con que quedaría muy satis-
fecho, y acabó pidiéndole le acompañara a Santiago y llevara a su hijo. Don Illán le dijo
que lo haría.
Fuéronse, pues, para Santiago, donde los recibieron muy solemnemente.
Cuando hubieron pasado algún tiempo allí, llegaron un día mensajeros del Papa con
cartas para el arzobispo, donde le decía que le había hecho obispo de Tolosa y que le
concedía la gracia de dejar aquel arzobispado a quien él quisiera. Cuando don Illán lo
supo, le pidió muy encarecidamente lo diese a su hijo, recordándole las promesas que le
había hecho y lo que antes había sucedido, pero el arzobispo le rogó otra vez que
consintiera se lo dejara a un tío suyo, hermano de su padre. Don Illán replicó que,
aunque no era justo pasaba por ello, con tal que le compensara más adelante. El
arzobispo volvió a prometerle con muchas veras que así lo haría y le rogó que se fuera
con él y llevara a su hijo.
Al llegar a Tolosa fueron recibidos muy bien por los condes y por toda la gente
principal de aquella región. Habiendo pasado en Tolosa dos años, vinieron al obispo
comisarios del Papa, diciéndole que le había hecho cardenal y que le autorizaba a dejar
su obispado a quien él quisiera. Entonces don Illán se fue a él y le dijo que, pues tantas
veces había dejado sin cumplir sus promesas, ya no era el momento de más dilaciones,
sino de dar el obispado que vacaba a su hijo. El cardenal le rogó que no tomara a mal
que aquel obispado fuera para un tío suyo, hermano de su madre, hombre de edad y de
muy buenas prendas, pero que, pues él había llegado a cardenal, le acompañara a la
corte romana, que no faltarían muchas ocasiones de favorecerle. Don Illán se lamentó
mucho, pero accedió y se fue para Roma con el cardenal.
Cuando allí llegaron, fueron muy bien recibidos por los demás cardenales y por
toda Roma. Mucho tiempo vivieron en Roma, rogando don Illán cada día al cardenal
que le hiciera a su hijo alguna merced, y él excusándose.
Mientras estaban en la Corte murió el Papa. Entonces todos los cardenales le
eligieron Papa. Don Illán se fue a él y le dijo que ahora no podía poner pretexto alguno
para no hacer lo prometido. El Papa replicó que no apretara tanto, que ya habría lugar de
favorecerle en lo que fuera justo. Don Illán se lamentó mucho, recordándole las
promesas que le había hecho y no había cumplido, y aun añadió que esto lo había él
temido la primera vez que le vio, y que, pues había llegado tan alto y no le cumplía lo
prometido, no tenía ya nada que esperar de él. De lo cual se molestó mucho el Papa, que
empezó a denostarle y a decirle que si más le apretaba le metería en la cárcel, pues bien
sabía él que era hereje y encantador y que no había tenido en Toledo otro medio de vida
sino enseñar el arte de la nigromancia.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 48
Cuando don Illán vio el pago que le daba el Papa, se despidió de él, sin que éste
ni siquiera le quisiese dar qué comer durante el camino. Entonces don Illán le dijo al
Papa que, pues no tenía otra cosa que comer, habría de volverse a las perdices que había
mandado asar aquella noche, y llamó a la mujer y le mandó que asase las perdices.
Al decir esto don Illán, hallóse el Papa en Toledo deán de Santiago, como lo era
cuando allí llegó. Diole tanta vergüenza lo que había pasado que no supo qué decir para
disculparse. Don Illán le dijo que se fuera en paz, que ya había sabido lo que podía
esperar de él, y que le parecía un gasto inútil invitarle a comer de aquellas perdices.
Vos, señor conde Lucanor, pues veis que la persona por quien tanto habéis
hecho os pide vuestra ayuda y no os lo agradece, no os esforcéis más ni arriesguéis nada
más subirlo a un lugar desde que cual os dé el mismo pago que dio aquel deán al mago
de Toledo.
El conde, viendo que este consejo era muy bueno, lo hizo así y le salió muy
bien. Y como viese don Juan que este cuento era bueno, lo hizo poner en este libro y
compuso estos versos:
Del que vuestra ayuda no agradeciere,
Menos ayuda tendréis cuanto más alto subiere.

Ejemplo XXXII. De lo que aconteció a un rey con los burladores que hicieron el paño.

Hablaba otra vez el conde Lucanor con Patronio, su consejero, y decíale.
-Patronio, un hombre viene a mí y me dice un hecho muy importante y me da a
entender que sería muy beneficioso para mí; pero me dice que no debía saberlo ningún
hombre del mundo por mucho que yo me fiase de él; y tanto me insiste en que guarde
este secreto hasta que si se lo digo a otro hombre del mundo que toda mi hacienda y aun
mi vida estarán en gran peligro. Y porque yo sé que nadie os podría decir algo que no
entendierais, aunque se diga bien o por engaño, os ruego que me deis vuestra opinión
sobre ello.
-Señor conde Lucanor -dijo Patronio-, para que entendáis lo que más os interesa
hacer, pláceme que sepáis lo que aconteció a un rey con tres hombres burladores que
vinieron hacia él.
El conde le preguntó cómo fuera aquello.
-Señor conde -dijo Patronio-, tres hombres burladores vinieron a un rey y le
dijeron que eran muy buenos maestros de hacer paños, y señaladamente que hacían un
paño que todo hombre que fuese hijo de aquel padre que todos decían que era el suyo,
que vería el paño; pero que el que no fuese hijo de aquel padre que las gentes decían,
que no vería el paño.
Al rey le gustó mucho esto, entendiendo que con aquel paño podría saber qué
hombres de su reino eran hijos de aquellos que debían ser sus padres o cuáles no, y de
esta manera podría acrecentar mucho su fortuna, pues los moros no heredan cosas de
sus padres si no son verdaderamente sus hijos. Y para esto les mandó dar un palacio en
que hiciesen aquel paño.
Y ellos dijeron que para que viese que no le querían engañar, que les mandase
encerrar en aquel palacio hasta que el paño fuese todo hecho. Esto le gustó mucho al
rey. Y una vez que hubieron tomado para hacer el paño mucho oro y plata y seda para
hacerlo, entraron en aquel palacio y se encerraron en él.
Y pusieron en marcha sus telares y daban a entender que durante todo el día
tejían en el paño. Y al cabo de algunos días, fue uno de ellos a decirle al rey que el paño
era comenzado y que era la más hermosa cosa del mundo; y le dijo qué figuras y qué
labores habían comenzado a hacer, y que por favor fuese a verlo sin que le acompañase
nadie.
Y el rey, queriendo probar aquello antes con otro, envió a un camarero suyo
para que lo viese.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 49
Y cuando el camarero vio a los maestros y lo que decían, no se atrevió a decir
que no veía nada. Y cuando volvió junto al rey, dijo que había visto el paño. Y después
envió a otro y dijo lo mismo. Y una vez que todos los que el rey envió dijeron que
habían visto el paño, fue el rey a verlo.
Y cuando entró en el palacio y vio a los maestros que estaban tejiendo y decían:
"Esto es tal labor, y esto es tal historia, y esto es tal figura, y esto es tal color", y
coincidían todos en lo mismo. Cuando el rey vio que ellos no tejían y decían de qué
manera era el paño, y él, que no lo veía y que lo habían visto los demás, se tuvo por
muerto, pues pensó que porque no era hijo del rey que él tenía por su padre, por eso no
podía ver el paño, y receló que si dijese que no lo veía , perdería el reinado. Y por eso
mismo comenzó a alabar mucho el paño y aprendió muy bien la manera como decían
aquellos maestros que estaba hecho el paño. Y cuando estuvo en su casa con los demás,
comenzó a decir maravillas de lo bueno y hermoso que era el paño. Y explicaba las
figuras y las cosas que había en el paño, si tenerlas todas consigo.
Al cabo de dos o tres días, mandó a su alguacil a que fuese a ver aquel paño. Y
el rey contó las maravillas y extrañezas que viera en aquel paño. Y el alguacil fue allá.
Y cuando entró vio a los maestros que tejían y decían las figuras y cosas que
había en el paño y oyó al rey cómo lo había visto y que él no lo veía, pensó que porque
no era hijo de aquel padre que él pensaba que por eso no lo veía, y temió que si se
supiese perdería toda su honra. Y por ello comenzó a alabar el paño tanto como el rey o
más.
Y cuando volvió el rey y le dijo que viera el paño y que era la más notable y la
más apuesta cosa del mundo, el rey se tuvo aún por más desgraciado, pensando que,
pues el alguacil veía el paño y él no, que no era hijo del rey que pensaba. Y por ende
comenzó a loar más el paño afirmando sus bondades y nobleza y la de los maestros que
tal cosa sabían hacer.
Y otro día envió el rey a otro vasallo y sucedió como al rey y los otros ¿Qué os
diré más? De esta manera y por este recelo fueron engañados el rey y cuantos fueron
allí, pues ninguno osaba decir que no veía el paño.
Y así pasó hasta que llegó el día de una fiesta grande y todos dijeron al rey que
vistiese aquellos paños para la fiesta.
Y los maestros los trajeron envueltos en muy buenas sábanas y dieron a
entender que desenvolvían el paño y preguntaron al rey qué parte quería que cortasen de
aquel paño. Y el rey dijo qué vestidura quería. Y ellos daban a entender que cortaban y
que medían el talle que habían de tener las vestiduras y que después las coserían.
Cuando vino el día de la fiesta, vinieron los maestros al rey con sus paños
tejidos y cosidos e hiciéronle entender que le vestían y que le arreglaban los paños. Y
así lo hicieron hasta que el rey creyó que estaba vestido pues no se atrevía a decir que
no veía el paño.
Y una vez que fue vestido tan bien como habéis escuchado, montó a caballo
para andar por la villa, viniéndole bien el que fuese verano.
Y cuando las gentes lo vieron venir así y sabían que el que no veía aquel paño
que no era hijo de aquel padre que pensaba, cada uno creía que los demás lo veían y él
no y que si lo decía estaría perdido y deshonrado. Y por eso nadie se atrevía a decir
nada hasta que un negro, encargado de custodiar los caballos del rey, y que sabía que
nada podía pasarle, se acercó al rey y le dijo:
-Señor, a mí no me importa que me tengáis o no por hijo de aquel padre que yo
digo o de otro cualquiera, y por ello os digo que o yo soy ciego o vais desnudo.
El rey le comenzó a maltratar diciéndole que porque no era hijo de aquel padre
que pensaba no veía los paños.
Pero después que el negro dijo esto, otro que lo oyó dijo lo mismo, y así lo
fueron diciendo hasta que el rey y todos los otros perdieron el recelo de conocer la
verdad y entendieron el engaño que los burladores habían hecho. Y cuando los fueron a
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 50
buscar no los hallaron, que se habían ido llevándose lo que el rey les había dado por el
engaño.
Y vos, señor conde Lucanor, pues aquel hombre dice que ninguno en quienes
confiáis debe saber lo que él os dice, estad seguro de que quiere engañaros, pues bien
debéis entender que él no tiene ninguna razón para querer más vuestro provecho que los
demás que viven con vos y que tienen muchas deudas con vos que tantos beneficios les
habéis otorgado.
Y el conde tuvo este consejo por bueno e hízolo así y se encontró satisfecho.
Y viendo don Juan que éste era un buen ejemplo, los hizo escribir en este libro e
hizo estos versos que dicen así:
Quien te aconseja ocultarte de tus amigos,
sabe que más te quiere engañar de dos higos

Ejemplo XXXV. De lo que aconteció a un mozo que casó con una muchacha de muy
mal carácter

Otra vez, hablando el conde Lucanor con Patronio, su consejero, díjole así:
-Patronio, uno de mis deudos me ha dicho que le están tratando de casar con una
mujer muy rica y más noble que él, y que este casamiento le convendría mucho si no
fuera porque le aseguran que es la mujer de peor carácter que hay en el mundo. Os
ruego que me digáis si he de aconsejarle que se case con ella, conociendo su genio, o si
habré de aconsejarle que no lo haga.
-Señor conde -respondió Patronio-, si él es capaz de hacer lo que hizo un
mancebo moro, aconsejadle que se case con ella; si no lo es, no se lo aconsejéis.
El conde le rogó que le refiriera qué había hecho aquel moro.
-Señor conde-dijoPatronio- en un pueblo había un hombre honrado que tenía
un hijo que era muy bueno, pero que no tenía dinero para vivir como él deseaba. Por
ello andaba el mancebo muy preocupado, pues tenía el querer, pero no el poder.
En aquel mismo pueblo había otro vecino más importante y rico que su padre,
que tenía una sola hija, que era muy contraria del mozo, pues todo lo que éste tenía de
buen carácter, lo tenía ella de malo, por lo que nadie quería casarse con aquel demonio.
Aquel mozo tan bueno vino un día a su padre y le dijo que bien sabía que él no era tan
rico que pudiera dejarle con qué vivir decentemente, y que, pues tenía que pasar
miserias o irse de allí, había pensado, con su beneplácito, buscarse algún partido con
que poder salir de pobreza.
El padre le respondió que le agradaría mucho que pudiera hallar algún partido
que le conviniera. Entonces le dijo el mancebo que, si él quería, podría pedirle a aquel
honrado vecino su hija. Cuando el padre lo oyó se asombró mucho y le preguntó que
cómo se le había ocurrido una cosa así, que no había nadie que la conociera que, por
pobre que fuese, se quisiera casar con ella. Pidiole el hijo, como un favor, que le tratara
aquel casamiento. Tanto le rogó que, aunque el padre lo encontraba muy raro, le dijo lo
haría.
Fuese en seguida a ver a su vecino, que era muy amigo suyo, y le dijo lo que el
mancebo le había pedido, y le rogó que, pues se atrevía a casar con su hija, accediera a
ello. Cuando el otro oyó la petición le contestó diciéndole:
-Por Dios, amigo, que si yo hiciera esto os haría a vos muy flaco servicio, pues
vos tenéis un hijo muy bueno y yo cometería una maldad muy grande si permitiera su
desgracia o su muerte, pues estoy seguro que si se casa con mi hija, ésta le matará o le
hará pasar una vida mucho peor que la muerte. Y no creáis que os digo esto por
desairaros, pues si os empeñáis, yo tendré mucho gusto en darla a vuestro hijo o a
cualquier otro que la saque de casa.
El padre del mancebo le dijo que le agradecía mucho lo que le decía y que, pues
su hijo quería casarse con ella, le tomaba la palabra.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 51
Se celebró la boda y llevaron a la novia a casa del marido. Los moros tienen la
costumbre de prepararles la cena a los novios, ponerles la mesa y dejarlos solos en su
casa hasta el día siguiente.
Así lo hicieron, pero estaban los padres y parientes de los novios con mucho
miedo, temiendo que al otro día le encontrarían a él muerto o malherido.
En cuanto se quedaron solos en su casa se sentaron a la mesa, mas antes que ella
abriera la boca miró el novio alrededor de sí, vio un perro y le dijo muy airadamente:
-¡Perro, danos agua a las manos!
El perro no lo hizo. El mancebo comenzó a enfadarse y a decirle aún con más
enojo que les diese agua a las manos. El perro no lo hizo.
Al ver el mancebo que no lo hacía, se levantó de la mesa muy enfadado, sacó la
espada y se dirigió al perro. Cuando el perro le vio venir empezó a huir y el mozo a
perseguirle, saltando ambos sobre los muebles y el fuego, hasta que lo alcanzó y le cortó
la cabeza y las patas y lo hizo pedazos, ensangrentando toda la casa.
Muy enojado y lleno de sangre se volvió a sentar y miró alrededor. Vio
entonces un gato, al cual le dijo que le diese agua a las manos. Como no lo hizo, volvió
a decirle:
-¿Cómo, traidor, no has visto lo que hice con el perro porque no quiso
obedecerme? Te aseguro que, si un poco o más conmigo porfías, lo mismo haré contigo
que hice con el perro.
El gato no lo hizo, pues tiene tan poca costumbre de dar agua a las manos como
el perro. Viendo que no lo hacía, se levantó el mancebo, lo cogió por las patas, dio con
él en la pared y lo hizo pedazos con mucha más rabia que al perro. Muy indignado y con
la faz torva se volvió a la mesa y miró a todas partes. La mujer, que le veía hacer esto,
creía que estaba loco y no le decía nada.
Cuando hubo mirado por todas partes vio un caballo que tenía en su casa, que
era el único que poseía, y le dijo lleno de furor que le diese agua a las manos. El caballo
no lo hizo. Al ver el mancebo que no lo hacía, le dijo al caballo:
-¿Cómo, don caballo? ¿Pensáis que porque no tengo otro caballo os dejaré hacer
lo que queráis? Desengañaos, que si por vuestra mala ventura no hacéis lo que os
mando, juro a Dios que os he de dar tan mala muerte como a los otros; y no hay en el
mundo nadie que a mí me desobedezca con el que yo no haga otro tanto.
El caballo se quedó quieto. Cuando vio el mancebo que no le obedecía, se fue a
él y le cortó la cabeza y lo hizo pedazos. Al ver la mujer que mataba el caballo, aunque
no tenía otro, y que decía que lo mismo haría con todo el que le desobedeciera,
comprendió que no era una broma, y le entró tanto miedo que ya no sabía si estaba
muerta o viva.
Bravo, furioso y ensangrentado se volvió el marido a la mesa, jurando que si
hubiera en casa más caballos, hombres o mujeres que le desobedecieran, los mataría a
todos. Se sentó y miró a todas partes, teniendo la espada llena de sangre entre las
rodillas. Cuando hubo mirado a un lado y a otro sin ver a ninguna otra criatura viviente,
volvió los ojos muy airadamente hacia su mujer y le dijo con furia, la espada en la
mano:
-Levántate y dame agua a las manos.
La mujer, que esperaba de un momento a otro ser despedazada, se levantó muy
de prisa y le dio agua a las manos.
Díjole el marido:
-¡Ah, cómo agradezco a Dios el que hayas hecho lo que te mandé! Si no, por el
enojo que me han causado esos majaderos, hubiera hecho contigo lo mismo.
Después le mandó que le diese de comer. Hízolo la mujer. Cada vez que le
mandaba una cosa, lo hacía con tanto enfado y tal tono de voz que ella creía que su
cabeza andaba por el suelo. Así pasaron la noche los dos, sin hablar la mujer, pero
haciendo siempre lo que él mandaba. Se pusieron a dormir y, cuando ya habían dormido
un rato, le dijo el mancebo:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 52
-Con la ira que tengo no he podido dormir bien esta noche; ten cuidado de que
no me despierte nadie mañana y de prepararme un buen desayuno.
A media mañana los padres y parientes de los dos fueron a la casa, y, al no oír a
nadie, temieron que el novio estuviera muerto o herido. Viendo por entre las puertas a
ella y no a él, se alarmaron más. Pero cuando la novia les vio a la puerta se les acercó
silenciosamente y les dijo con mucho miedo:
-Pillos, granujas, ¿qué hacéis ahí? ¿Cómo os atrevéis a llegar a esta puerta ni a
rechistar? Callad, que si no, todos seremos muertos.
Cuando oyeron esto se miraron de asombro. Al enterarse de cómo habían
pasado la noche, estimaron en mucho al mancebo, que así había sabido, desde el
principio, gobernar su casa. Desde aquel día en adelante fue la muchacha muy obediente
y vivieron juntos con mucha paz. A los pocos días el suegro quiso hacer lo mismo que
el yerno y mató un gallo que no obedecía. Su mujer le dijo:
-La verdad, don Fulano, que te has acordado tarde, pues ya de nada te valdrá
matar cien caballos; antes tendrías que haber empezado, que ahora te conozco.
Vos, señor conde, si ese deudo vuestro quiere casarse con esa mujer y es capaz
de hacer lo que hizo este mancebo, aconsejadle que se case, que él sabrá cómo gobernar
su casa; pero si no fuere capaz de hacerlo, dejadle que sufra su pobreza sin querer salir
de ella. Y aun os aconsejo que todos los que hubieran de tratar con vos les deis a
entender desde el principio cómo han de portarse.
El conde tuvo este consejo por bueno, obró según él y le salió muy bien. Como
don Juan vio que este cuento era bueno, lo hizo escribir en este libro y compuso unos
versos que dicen así:
Si al principio no te muestras como eres,
no podrás hacerlo cuando tú quisieres.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 53

TALLER DE ALFONSO X

Lapidario
FRAGMENTOS (ACTUALIZADOS)
De la piedra zamoricaz

Del deceno grado del signo de Tauro es la piedra a que llaman zamoricaz, y
otrosí es dicha «piedra de los ermitaños». Es hallada en las riberas de la mar a que dicen
Alcuzun, y es aquella mar por que pasó Moisés los hijos de Israel, cerca de la ciudad a
que llaman Bocaliz, ca las ondas de aquella mar, cuando hace tormenta, échanlas a la
orilla. Y es mucho amarillo de color, y lucia como el olio claro, y pásala el viso. Y es
fuerte de quebrantar, y hay de ellas grandes y de ellas pequeñas, pero siempre la hallan
de figura de castaña. De su natura es fría y seca, y muy fuerte en estas dos
complexiones. Y précianla mucho en aquella tierra, y usan de ella en sortijas y en
sartales, porque el hombre que la trae consigo no ha sabor ninguno de pleito de mujer, y
aunque lo comience, no puede acabar ninguna cosa mientras la piedra tuviere consigo.
Y por ende, los sabios antiguos dábanla a los religiosos y a los ermitaños, y a aquellos
que prometían de tener castidad, y algunos de los gentiles que habían por ley de no
yacer con sus mujeres sino por tiempos señalados, por amor de las empreñar más aína, y
hacer los hijos más recios y más fuertes, traíanla siempre consigo en todo el otro tiempo
sino cuando querían engendrar. Y si dieren de esta piedra molida a beber a algún
hombre peso de tres dracmas, nunca jamás hará poder de yacer con mujer. Y por ende
los reyes de India, cuando algunos querían castrar por que guardasen sus mujeres,
dábanles a beber de esta piedra, por duelo que les habían de tajarles sus miembros, y
valía tanto como si fuesen castrados.
Y la estrella que es en la nariz de las que son en la cara de la imagen de Tauro
ha poder y señorío sobre esta piedra, y de ella recibe la fuerza y la virtud. Y cuando esta
estrella fuere en el ascendente, muestra esta piedra más manifiestamente sus obras.

De la piedra que ha nombre coral

Del onceno grado del signo de Tauro es la piedra a que dicen coral en latín, y en
arábigo dicen a la raíz «margen», y a los ramos «becet». Y esta piedra se cuaja del agua
de la mar, y hácese como árbol, y semeja a la yerba que dicen «yerba marina». Y es de
muchos ramos, y mientras está so el agua de la mar es blanda, y luego que la sacan
ende, y la hiere el aire, endurece. Y es hallada en muchos lugares, mas pero la mejor de
todas es la que hallan en la mar de Inglaterra o en la isla de Cerdeña. No es clara que la
pase el viso, y de color es bermeja, y cuanto más ha en sí bermejura, tanto es mejor. De
su natura es fría y seca. Y su propiedad es de estreñir templadamente. Y si la
destemplaren, molida con vino o con alguna cosa, y la dieren a beber a los que escupen
sangre, presta mucho. Y otrosí hace a los que no pueden hacer orina. Y quien la bebe
con algún licor deshará la postema que se hace en el bazo.
Y la estrella que es entre la que está en la nariz de Tauro y la otra que es en el
ojo meridional de esta misma imagen, ha poder sobre esta piedra y de ella recibe su
virtud. Y cuando ella es en el ascendente, muestra esta piedra más manifiestamente sus
obras.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 54


De la piedra a que llaman coral negro

Del doceno grado del signo de Tauro es la piedra a que dicen coral negro. Tal
nombre ha en arábigo como esta otra, y así es tierna so el agua, y endurece cuando la
sacan al aire como ella, pero la olor es más fuerte que de la otra. De natura es fría y
seca, más la sequedad de ésta es más que de la otra. Todas las virtudes ha
cumplidamente como el coral bermejo, y demás a ésta; que si la beben molida presta a
las llagas de los intestinos, y a la tremor del corazón, y entra en medicinas que se dan
por alegría. Y cuando la queman y la hacen polvos, presta mucho a enjugar la lágrima
que viene a los ojos, y por ende es buena para meter en los alcoholes.
Y la estrella que es en el ojo septentrional de la imagen de Tauro, ha poder
sobre esta piedra y de ella recibe su virtud. Y cuando esta estrella fuere en el
ascendente, entonces muestra esta piedra más manifiestamente sus obras.

De la piedra que ha nombre nerizech

Del treceno grado del signo de Tauro es la piedra a que dicen nerizech, y otros
hay que le dicen belmuz. Es de natura fría en fin del segundo grado, y seca en el
comienzo del cuarto. La su color es bermeja de muy flaca bermejura, y hay en ella
líneas sutiles y muy delgadas, así que no parecen sino cuando las catan mucho al sol, ca
de la primera vista no parece sino como bermeja de color. Y aquellas líneas que dijimos
que no son derechas más son así como si las pintase pintor que no supiese bien pintar,
pero son claras y de gran lucencia y cuando el sol hiere en ellas, ca hacen rayos en tierra
a semejante de cristal. De estas piedras hallan de ellas grandes y de ellas pequeñas, y de
muchas facciones, pero las más de ellas son halladas en forma de huevo. Y las mejores
de ellas hallan en la isla de Sarandin donde son halladas las otras piedras preciosas muy
nobles. Y los orebces usan mucho de esta piedra para hacer de ella sartales, o ponerla en
sortijas. Y las más noble de ellas hallan en aquel monte de la isla sobredicha, cerca de la
ciudad que dicen Tarhan. Su propiedad es tal que si la ponen en agua corriente,
depártese el agua a diestro y a siniestro que no pasa sobre ella. Y según esta razón danle
los sabios antiguos una propiedad, y dicen que quien la trae consigo, nunca puede morir
en agua, porque siempre le alivia ella, de manera que arredrándose de ella, da por donde
suspire y nos puede ahogar. Y ésta es una de las nobles virtudes que son halladas en las
minas de las piedras.
Y la estrella que es en el ojo meridional de la imagen de Tauro, a que dicen
Aldebaran, ha poder sobre esta piedra, y de ella recibe la virtud. Y cuando esta estrella
fuere en el ascendente, muestra esta piedra más manifiestamente sus obras.

De la piedra que dicen de baran

Del catorceno grado del signo de Tauro es la piedra a que llaman piedra de
baran. Es hallada en algunos lugares de África en minas que hay de ella. Y cuando la
sacan se muelle, y después que la han sacado, le da el aire, hácese dura y muy fuerte. De
color es parda, y en algunas de ellas hallan venas que semejan al oro, y otras a la plata,
mas pero las mejores de ella son aquellas que han color de oro, mayor virtud muestran.
De su natura es fría y seca. Y ha tal propiedad que si la colgaren sobre llaga o herida de
que salga sangre, estáncala luego. Otrosí cuando la muelen y la amasan con vinagre, y
hacen de ella bellotas, y las ponen sobre la natura de la mujer, estáncala. Y métenla
otrosí molida los físicos, en los polvos que hacen para apretar los dientes y las encías
que son mal paradas.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 55
Y la estrella que es en el muslo del brazo siniestro de la imagen de Tauro, ha
señorío sobre esta piedra y de ella recibe la fuerza y la virtud. Y cuando esta estrella
fuere en el ascendente, mostrará esta piedra más manifiestamente sus obras.

De la piedra que parece en la mar

Del quinceno grado del signo de Tauro es la «piedra que parece en la mar
cuando sube la planeta Venus», y escóndese cuando se pone. Y esta piedra, y la otra que
antes dijimos de Marte, y que diremos adelante de cada una de las otras planetas en cual
guisa parece en ella la virtud de aquella planeta de que a la fuerza y la virtud, todas son
halladas en el mar que dicen tenebroso, pero cada una en su lugar, ca no todas en uno.
Mas ésta, que es señaladamente de Venus, al color blanco y tira ya cuanto a amarillo. Y
es piedra lucia y clara, y da gran resplandor. Liviana es de peso, pero fuerte y muy dura
de quebrantar, así que no la quebranta otro metal sino el oro de esta guisa; que cuando
lo llegan a ella quiebra luego la piedra. Y en todas guisas se muestra en ella la
complexión de Venus, pero la natura de ella es fría y seca. Piedra es muy hermosa de
vista y précianla mucho los que la conocen. Y su propiedad es tal que huyen de ella
todas las naturas de serpientes que son dañosas. Y aún ha otra gran propiedad, que el
que la trae consigo, a gran voluntad de mujer, y aunque lo uno se hace mal como al otro.
Y la estrella siguiente de las dos que son en la corona de Persio, ha poder sobre
esta piedra y de ella recibe la virtud. Y cuando esta estrella fuere en medio del cielo
mostrará esta piedra más manifiestamente sus obras.

De la piedra que ha nombre zamorat

Del deciseseno grado del signo de Tauro es la piedra a que dicen, en arábigo
zamorad, y en latín esmeralda. Esta piedra es verde, de muy hermosa verdura, y cuanto
más lo es, tanto es mejor. Mezclada es de natura de tierra y de piedra, y es de su natura
fría y seca. Y hácese mucho en las minas del oro, y hállanla en tierra de Occidente más
que en otro lugar. Su virtud es tal que presta contra todos los tósigos mortales, y heridas,
o mordeduras de bestias tosigosas, ca si tomaren de ella peso de una dracma, y la
molieren, y la cernieren, y la dieren a beber con vino o con agua al hombre atosigado
guarece que no muere, ni le caen los cabellos, ni le desuella el cuero.
Y ha otra virtud, que el que la trae consigo, escápale de la enfermedad a que
llaman «demonio», teniéndola antes que la haya. Y por esta razón, y porque es muy
hermosa, ámanla los hombres, y mayormente los honrados. Y en aquella tierra donde
hallan las mejores, cuélganla a los niños a los cuellos, por que los guarde que no hayan
esta enfermedad sobredicha. Y si la han de comienzo, y se la atan al muslo del brazo de
la pierna siniestra antes que envejezca, guarecen.
Y la estrella que es en la raíz del cuerno septentrional de la figura de Tauro, ha
poder sobre esta piedra, y de ella recibe su virtud. Y cuando esta estrella fuere en el
ascendente, muestra esta piedra más manifiestamente sus obras.
Y la estrella que es en los pechos del Can Mayor ha poder sobre esta piedra, y
de ella recibe su virtud. Y cuando ella es en medio cielo, muestra esta piedra más
manifiestamente sus obras.

Partida I
FRAGMENTOS (ACTUALIZADOS)
Título 1: Que habla de las Leyes
A servicio de Dios y por comunal de todos hacemos este libro porque los que lo leyeran
hallasen en el todas las cosas cumplidas y ciertas para aprovecharse de ellas, y
repartimos en títulos, que quiere decir tanto como suma de las razones que son
mostradas y en estas razones se muestran las cosas complidamente según son y por el
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 56
entendimiento que tienen son llamadas leyes. Las gentes ladinas llaman leyes a las
creencias que tienen los hombres, y cuidarían que las de este libro no hablasen sino de
aquellas, por ello, por sacarlos de esta duda, haremos entender qué leyes son estas.

Ley 1: Para establecer de cómo los hombres han de creer y guardar la fe de Jesucristo,
así como ella es, y otrosí de cómo sepan vivir los unos con los otros bien y
ordenadamente según el placer de Dios y otrosí, según conviene a la vida de
este mundo, viviendo en derecho y en justicia.
Ley 2: Ius naturale quiere decir en romance como derecho natural tienen en sí los
hombres y aun los otros animales con sentidos. Otrosí ius gentium en latín
quiere decir como derecho común a todos, el cual conviene a los hombres y no a
los otros animales porque los hombres no podrían vivir entre sí en paz, sino
usasen de él, pues este derecho cada hombre conoce lo suyo y le son repartidos
los campos y los términos de las villas. Y otrosí son los hombres todos para
loar a Dios y obedecer a sus padres y a sus madres y a su tierra, que en latín se
llama patria. Y otrosí consiente este derecho a que cada uno se pueda amparar
contra aquellos que deshonra o fuerza le quisieren hacer. Y aun más, toda cosa
que haga por defenderse de la fuerza que quieran hacer contra su persona, que
se entienda que lo hace con derecho.
Ley 3: Las leyes son unas en cuanto a derecho, de dos maneras se reparten en cuanto a
razón; la una es en favor de las almas, la otra es en favor de los cuerpos; la
creencia religiosa y la buena vida: y de cada una diremos cómo se deben hacer;
y por estas dos se gobierna todo el mundo, las dos tienen premio y escarmiento
según merecimiento de los hechos. Por esa razón mandamos a poner en este
libro tanto el galardón por el bien, como el escarmiento por el mal.
Ley 4: Ley quiero decir leyenda, enseñanza y aviso que apremia la vida del hombre a
no hacer el mal y que muestra lo que el hombre debe hacer y usar, y otrosí es
dicha ley porque los mandamientos deben ser leales legales y derechos y
cumplidos según Dios y justicia.
Ley 5: Las virtudes son de siete maneras; 1) creer, 2) ordenar las cosas. 3) mandar; 4)
juntar; 5) premiar; 6) prohibir; 7) castigar. El que quiera seguir estas leyes debe
considerarlas hasta entenderlas, para que halle lo que dijimos y recibirá por
ellos beneficios, será más entendido, las aprovechará más y mejor; quien lea y
no las entienda es como si las menospreciara, y otrosí, tal como si soñara y
cuando despierta no la halla de verdad
Ley 6: Estas leyes se tomaron de las palabras de los santos que dijeron lo que le
conviene a bondad del cuerpo y a salvación del alma, la otra de los dichos de
sabios que dicen sobre las cosas naturales, como se ordenan los hechos del
mundo, de cómo se hagan de bien y con razón.
Ley 7: A Nuestro Señor Jesucristo pertenecen las leyes que hablan de la fe y unen al
hombre a Dios con amor, por derecho conviene amarlo honrarlo y temerlo, por
su bondad y por el bien que nos hace. Al gobierno de los hombre pertenecen las
leyes que los unen por amor, y esto es derecho y razón, de estas dos cosas sale
la justicia que hace a los hombre vivir como les conviene y sin motivo para
desamarse, sino para quererse bien, estas leyes juntan las voluntades de los
hombres por amistad.
Ley 8: Las leyes han de ser cumplidas y cuidadas y miradas para que sean hechas con
razón y las cosas hechas según naturaleza; las palabras de las leyes han de ser
claras para que todo hombre la entienda y guarde en su memoria: Otrosí deben
ser sin escasez y sin punto para que los hombres del derecho saquen razones
torcidas por su maldad, y muestren la mentira por verdad y la verdad por
mentira.
Ley 9: Dijimos en la ley antes de esta que las leyes deben ser cumplidas y otrosí debe
ser muy escogido el derecho que en ella sea puesto antes de ser publicada a las
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 57
personas, sin yerro y al servicio de Dios y bien de los que por ellas se dejaran
guiar, deben guardar cuando las hicieren que no hay ruido que estorbe y en
consejo de hombres leales, sabios entendidos y sin codicia, que conozcan bien
lo que hay que hacer con el derecho, la justicia y el bien pro comunal de todos.
Ley 10: Los que traen las leyes a los hombres es un gran favor y maravilla pues ellas
muestran conocer a Dios y conociéndolo es la manera de amarlo y de temerlo.
Otrosí enseñan como conocer a sus señores y a sus mayores naturales y como
deben ser obedientes y leales. Y, muéstranles conocerse a sí mismos, con cómo
sepan tratar su hacienda cuerdamente, haciendo el bien y evitando hacer el mal.
Otrosí, enseñan cómo se amen unos a otros, queriendo cada uno su derecho,
guardándose de no hacer lo que no querría que le hiciesen a él, conociendo y
guardando estas cosas vivirán en paz, derechamente y con holgura
aprovechando cada uno lo suyo y complaciéndose se enriquece la gente, crece
el señorío, se frena la maldad y se refuerza la bondad.
Ley 11: El que hace las leyes debe amar a Dios, y temerle y tenerlo ante sus ojos
mientras las hace, para que sean derechas y cumplidas, debe amar la justicia y el
pro comunal de todos y entender del derecho del tuerto y no debe tener
vergüenza en mudar o enmendar sus leyes, cuando otros le mostraran la razón
para hacerlo pues gran derecho es el de enderezar cuando erraren los demás, que
lo sepa hacer consigo mismo.
Ley 12: Emperador o rey puede hacer leyes sobre gente de su señorío y ninguno otro
no tiene poder de hacerlas en lo temporal, solo si lo hiciera en su otorgamiento;
y las que de otra manera son hechas no tienen nombre ni fuerza de leyes, ni
deben valer en tiempo alguno.
Ley 13: Las leyes se deben entender derechamente con el verdadero entendimiento de
su parte más sana y provechosa según las palabras y razones que presenten. Y
por esta razón no se deben escribir abreviaciones ni menguar en razones para
que los hombres caigan en yerro, sino según la letra, no son para aprender y
decorar, sino para saber su entendimiento.
Ley 14: Lo que es señorío del hacedor de las leyes y sobre quienes él pone tienen que
obedecerlas, guardar y juzgarse por ellas y no por otro escrito de otra ley hecha
en ninguna manera. Y el que la ley hace tiene que hacerla cumplir. Y eso
mismo decimos de los que fuesen de otro señorío, que hiciesen pleito o postura
o yerro en la tierra donde se juzgasen por las leyes, ya que siendo de otro lugar
no puede ser excusados a sus mandamientos, si el yerro lo hiciesen donde ellas
tienen su poder.
Ley 15: El rey debe guardar las leyes a su hechura y a su forma, porque recibe poder y
razón para hacer justicia; y si él no las guardase, vendría contra su hecho y las
desataría y de ello le vendrían dos daños: uno, desatar tan buena cosa, otro, que
se tornaría comunal de todo el pueblo, y esto lo envilecería a sí mismo y se le
tendría por de mal seso, sus mandamientos serían menospreciados. Las debe
guardar el pueblo como a su vida y provecho de lo que tienen, y si no lo
hiciesen mostrarían que no quieren obedecer a Dios ni al señor temporal e irían
contra ellos, entrando en caminos de muerte: 1.- por desmandamiento; 2.- por
osadía; 3.- por maldad, demostrando que les placería más el mal que el bien.
Por eso nadie puede ser excusado ni por razón de creencia ni de linaje, ni de
poder ni de honra ni para demostrarse vil en su vida. Y otrosí, lo que toca a los
reyes y a los grandes señores es cómo deben hacer para enderezar su señorío y
otrosí, a los de la tierra cuyo es el pro comunal y cada uno recibe su parte de él,
nadie puede ser excusado de no obedecerlas y guardar.

TÍTULO 2: Que habla del uso y de la costumbre en qué manera debe ser
Ley 1: Uso es lo que nace de aquellas cosas que el hombre dice o hace y que siguen en
el tiempo y sin ningún problema.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 58
Ley 2: Se debe hacer el uso de manera que a pro comunal y sin daño y no a escondidas,
sino de manera que se sepa y se satisfagan de ellos los conocedores de derecho
y razón.
Ley 4: Se llama costumbre al derecho o fuero no escrito, el cual han usado los hombres
largo tiempo ayudándose de él en las cosas y en las razones por las que lo
usaron. Tres son las costumbres; 1.- aquella que es sobre el lugar o en persona
cierta; 2.- tanto en personas como en lugares y 3.- sobre hechos señalados que
hacen los hombres que se hallan bien y están firmes.
Ley 5: Pueblo quiere decir ayuntamiento de gentes y de la forma de aquella tierra
donde se allegan, y de esto no sale hombre ni mujer, ni clérigo ni lego. Y tal
pueblo como este o la mayor parte de él, si usaren diez o veinte años hacer
alguna cosa como en manera de costumbre, sabiéndolo el señor de la tierra y no
contradiciéndolo y teniéndolo por bien, puedénlo hacer y debe ser tenido y
guardado por costumbre, si en este tiempo mismo fueren dados concejeramente
de treinta juicios arriba por ella de hombres sabios y entendidos en juzgar y no
habiendo quien los contraríe. Otrosí decimos que la costumbre que quiere el
pueblo poner y usar de ella, debe ser con derecha razón y contra la ley de Dios,
ni contra señorío; ni contra derecho natural, ni contra procomunal de toda la
tierra o del lugar donde se hace. Y débenla poner con gran consejo, no por
yerro, ni por antojo, ni por otra ninguna cosa que les mueva, sino por derecho y
razón y pro, pues si de otra manera la pusiesen, no sería bueno, sino sería en
daño de ella y de la justicia.
Ley 8: Fuero es cosa en que se encierran estas dos maneras que hemos dicho, uso y
costumbre, que cada una de ellas ha de entrar en el fuero para ser firme, el uso,
porque los hombres se hagan a él y lo amen, y la costumbre, que les sea así
como en manera de herencia para razonarlo y guardarlo, pues si el fuero es
hecho como conviene, de buen uso y de buena costumbre, tiene tan gran fuerza
que se vuelve a tiempo así como ley, porque se mantienen los hombres y viven
los unos con los otros en paz y en justicia Y por eso tiene este nombre: fuero
porque no se debe decir ni mostrar a escondidas, sino que en las plazas y por los
otros lugares a quienquiera que lo quiera oír.
Ley 9: Los hombres deben honrar las leyes de dos maneras; la una por la honra que hay
en aquellos que la tienen, la otra, por el bien que le puede venir de ellas al que
honra aquella cosa de la que puede ser honrado. Y porque estas dos cosas
ocurren en las leyes, por eso las deben honrar pues aunque uso y la costumbre
pueden hacerlas menguar y quitarlas del todo, según que dijimos antes, y otrosí
comoquiera que estos derechos se tornen unos en otros así como saliendo del
uso, costumbre, y de la costumbre, fuero, y del fuero, costumbre; y de la
costumbre, uso, aún más la ley tiene estas honras señaladas además de estas
otras: pues después que la ley es hecha, ha de ser fuero concejero y publicado.
no se debe juzgar por entendimiento de hombres de mal seso, ni por hazañas, ni
por albedrío, sino cuando viniese a menos la ley en lugares, o la hubiesen de
enmendar o hacer de nuevo, pues entonces hay que dirigirla a hombres
entendidos y sabios para albedriar y ver toda cosa mejor se pueda hacer o
enmendar con más razón. Porque es cosa cierta, y nadie no puede decir otra
cosa y que por esta razón ella es honrada, por ellos los que la guardan y la
honran son para por ella más honrados. Y esta honra es tan cumplida que desde
el rey hasta el menor hombre de la tierra, cada uno encuentre allí derecho y
como debe ser honrado. Y es porque la letra no falte a uno ni a otro, que tanto
muestra la razón por el menor hombre de la tierra, cada uno encuentre allí
derecho y como debe ser honrado. Y esto es porque la letra no falte ni a uno ni
a otro, que tanto muestra la razón por el mayor como por el menor, pues de una
manera lo halla el loco y el cuerdo, y el de mal entendimiento y el de bueno, y
el que es bien razonado y el que no lo es, y no miente a ninguno por amor ni por
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 59
desamor, ni por promesa ni por amenaza. Y esta escritura de las leyes posee
una honra muy grande en la que entran cuatro cosas: 1.- que la deben hacer
hombres sabios y entendidos; 2.- que ha de ser hecha de muy buenas palabras y
muy escogidas, 3., que se hagan siempre con mandado de los más honrados
señores en quienes está el poder y la honra de mandar y de hacer, y otrosí,
porque en ella habla de nobles hechos y honrados más que todas las otras
escrituras; y 4., porque es escrita y no puede caer en olvido de los hombres por
mal seso ni por tiempo, ni otrosí no debe ser derogada del todo. Pero si algunas
hubiera que no sean buenas, si fueren de enmendar, que se enmienden, y si
fueren para derogar, que pongan otras en su lugar antes que las deroguen.

TÍTULO 3 De la Santa Trinidad
Ley 1: Artículos son las razones ciertas y verdaderas que los Apóstoles ordenaron y
pusieron en la fe por la gracia del Espíritu Santo, que Jesucristo envió a ellos. Y
estos artículos todo cristiano los debe saber y creer y guardar verdaderamente
para la tener la creencia de Jesucristo verdadera y cumplida, y salvarse por ella.
Y de estas palabras fue hecho el Credo in Deum, que llaman símbolo, que
quiere tanto decir como bocados. Y esto es porque cada uno de los apóstoles
dijo por sí su palabra cierta en como creían, y juntadas todas en uno está allí la
creencia de Dios cumplida, y por eso le llaman Credo in Deum. Y lo que cada
uno dijo es esto: San Pedro dijo; creo en Dios Padre, poderoso, criador del cielo
y de la tierra. San Juan dijo: Y en Jesucristo, su hijo uno, que es nuestro señor.
Santiago, hijo del Zebedeo, dijo: que es concebido de Espíritu Santo y nació de
María Virgen. San Andrés dijo: que recibió pasión en poder de Poncio Pilatos y
fue crucificado y muerto y soterrado. San Felipe dijo: que descendió a los
infierno. Santo Tomas dijo: y al tercer día resucitó de entre los muertos. Y San
Bartolomé dijo: Y subió a los cielos y está sentado a la diestra de su Padre
verdadero sobre todas cosas. San Mateo dijo: Y vendrá de allí a juzgar a los
vivos y los muertos. Santiago Alfeo dijo: Creo en el Espíritu Santo. Y San
Simón dijo: Y en la santa iglesia católica, ayuntamiento de los santos. Y Judas
Jacobo dijo: Y redención de los pecadores. San Matías dijo: Y resurrección de
la carne y vida perdurable para siempre. Y son llamados artículos, que quiere
tanto decir como artejos, que así como en las coyunturas de las manos y de los
pies hay artejos que hacen dedos, y los dedos hacen manos, así estas palabras
del Credo in Deum, que son cada uno de por sí como artejo, juntándolas todas
en uno hacen una razón, que es así como mano, en que se comprehende la
creencia toda.

TÍTULO 4: Que habla de los sacramentos de la Iglesia.
Todo cristiano para conocer a Dios y ganar su amor debe tener en sí dos cosas: la una,
la fe católica, que debe creer según en estas leyes antes fue dicho, la otra, los
sacramentos de la santa Iglesia, que debe recibir según en estas leyes demostramos,
pues bien así como alma y cuerpo es hombre cumplido, y Jesucristo es hombre y Dios,
así el que cree en la fe católica y recibe los sacramentos tiene el nombre de cristus, y es
cristiano acabado. De estos debe recibir todo cristiano los cinco por fuerza de ley
pudiéndolos haber, y los dos por voluntad. El 1º es bautismo, el 2º, confirmación, 3º
penitencia, 4º, comunión, 5º, unción que hacen a los enfermos cuando entienden que
está cerca el fin. Y los otros dos son de voluntad: casamiento y orden, y ninguno debe
ser apremiado a recibirlos, si no quiere.

Ley 14: Las palabras que más fuerza hicieren en el bautismo son estas que dijimos en la
ley antes de esta, cuando bautizan en el nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo, pues por estas santas palabras se acaba todo el hecho de Dios en
todas las maneras que hombre no podría pensar ni decir, y toda la fuerza del
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 60
bautismo: las unas antes que lo hagan, y las otras, después. Las de primero son
cuando llevan al que ha de ser bautizado a la iglesia, y en la puerta, antes que
entre, se para el sacerdote con el preguntándole qué quiere ser; y los padrinos
han de responder que cristiano. Y luego el clérigo debe preguntar que cómo
quieres hacer nombre, y los padrinos deben decir aquel nombre que quieren que
tenga. Y entonces ha de preguntar el clérigo qué es lo que pide a la Iglesia, y él
los que han de responder: "vida perdurable" y esta es la vida perdurable "que
conozcas que es un solo Dios vivo y verdadero que envió al mundo a Jesucristo
su hijo, que con aquel su Padre y el Espíritu Santo vive y reina por siempre
jamás" entonces el sacerdote débele soplar tres veces en la cara diciéndole así
contra el diablo: "Sal espíritu sucio, de él y da lugar a Dios que viene a este con
Espíritu Santo, enviado en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo"
Y esa hora hágale el sacerdote una cruz con el pulgar diestro en la frente
diciéndolo: "Esta señal de la cruz de Jesucristo pongo en tu frente" Y débele
luego hacer otra cruz en las espaldas diciéndole lo mismo. Y debe allí decir esta
oración en que ruega a Dios que se digne mirar a aquel siervo suyo, el cual está
dispuesto a recibir las enseñanzas de la fe, quitándole las durezas del corazón y
las vejeces de no creer, rompiéndole los lazos del diablo Satanás con que estaba
atado. Y esto dicho, debe el sacerdote tomar la mano del que ha de ser
bautizado, y meterlo en la Iglesia diciéndole esta oración, que ruega a Dios que
le abra la puerta de su piedad... Y cuando esta dijere esta plegaria débele hacer
una cruz con el pulgar en la frente y decir esta otra oración, rogándole a Dios
que Él, que fue y es hacedor del humanal linaje, que sea otra vez reformador de
él y que tenga en su voluntad a los pueblos deseados que escogió porque sean
escritos en el linaje del Nuevo Testamento; así que lo que no pudieron recibir
por naturaleza, que lo reciban por gracia. Y entonces el clérigo ha de meter sal
en la boca del que bautizan
Ley 59: Arrepentimiento tanto es como tener hombre por mal la cosa que ha hecho sin
gusto, y tener voluntad para partirse de ella, Y por esto en latín dice el que se
arrepiente: poeniteo, que es "yo me arrepiento y duélome desta cosa y quiérome
partir de ella y estoy preparado para sufrir la pena que por ello me dieren". De
donde del arrepentimiento que se hace con dolor del mal que hizo, y de la pena
que toma para enmendarlo, nace el nombre penitencia.
Ley 62: Hay tres maneras de pecados sobre los que estableció la Iglesia que fuese
hecha penitencia. La primera es llamada venial, pues venial tanto quiere decir
en latín "pedir perdón", y comoquiera que en todas tres convenga hacer esto,
sobre esta señaladamente cae más esta palabra que sobre las otras, porque
rogando a Dios y haciendo penitencia, ligeramente puede de éste ganar perdón.
Y esto sucede porque es de los malos pensamientos en que el hombre está. La
segunda es llamada criminal que quiere decir "yerro de culpa" y este es peor que
el venial, tanto cuanto ha de cuidar el pecador, y ha de buscar camino para hacer
lo que cuidó, trabajándose en cumplirlo. La tercer llaman mortal, porque ella
hace al hombre cumplir de hecho los pecados que son como muerte del alma.
Ley 72: Y si se hiciese como conviene, pusieron que el que se viniese a penitenciar,
que lo hiciese con gran humildad, hincando los hinojos ante el penitenciador, o
asentándose a sus pies, o tendiéndose ante él en tierra diciendo sus pecados muy
llorosamente, y arrepintiéndose mucho de ellos, y en todo esto teniendo la
cabeza cubierta y bajada, dirigiendo los ojos hacia la tierra en la que hizo el
pecado el que se arrepiente y con la voluntad hacia el cielo, donde codicia haber
perdón de Dios, y no poniendo su atención en la cara del penitenciador, ni el
continente que hiciese cuando se penitenciase, porque por ventura podría ver
allí alguna cosa que le estorbaría la voluntad, mas que en todo fuese humilde, en
dicho y en hecho, porque la humildad de este mundo lo ensalzase en el otro,
según dijo Nuestro Señor Jesucristo, que el que se humillase, que ese sería
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 61
ensalzado. Y otrosí fue establecido que el que diese la penitencia estuviese en
lugar algo, porque aquel que de él le recibiese se pudiese asentar a sus pies a
hacer la humildad de las otras cosas que dijimos, y que tuviese la cara baja y
cubierta, de manera que no se la viese ninguno, ni aquel que le diese la
penitencia, y si fuese hombre que recibiese bien la penitencia, que le hiciese
llegar el penitenciador a sí por oírlo mejor, o se llegase más a él, así que pudiese
algunas veces observarle el rostro por ver si tenía continente triste como hombre
que se duele, o si el alegre en el rostro como hombre que trae encubierta y
quiere dar pasada a su hecho. Mas si fuesen mujeres las que penitenciasen,
debe el penitenciador asentarlas a sus pies, mas no muy cerca, de manera que no
lo puedan tocar en ninguna cosa, ni él a ellas, y débeles asentar a uno de sus
lados porque oiga lo que le dijeren, y no les vea las caras, según dijeron los
profetas, que las caras de las mujeres hermosas son tales al que las mira como
viento quemador, o como red en que caen los pescados. Por lo cual, si el
penitenciador y el que toma la penitencia todas estas cosas sobredichas
guardaren, será la penitencia ordenada como debe.
Ley 73: Entendidos y sabios deben ser los que dan las penitencias, pues mucho
conviene que el que quisiera saber la voluntad del otro, que sea entendido. Y
esto en dos maneras: la una en preguntar, la otra en albedrío, por las preguntas
llegará a lo que quiera saber, y por el albedrío sabrá lo que debe mandar. Y por
eso conviene al penitenciador que considere qué persona es aquel que se le
confiesa, y de cuál edad: primeramente si es mancebo, o vijeo, o sano o
enfermo, o libre o siervo, o rico o pobre, o clérigo o lego, o letrado o sin
letradura, o prelado, o rey u otra persona menor: y también en el estado de su
cuerpo, si es enfermo o sano, o fuerte o flaco, o grueso o magro, o sufrido o
vicioso, o si es tal hombre que codice mucho cumplir voluntad de su carne, así
como en comer, o en beber, o en lujuria, o en otras cosas semejantes de estas:
otrosí si tiene la voluntad sana o enferma, hecho a pensar malos pensamientos, o
a decir malas palabras, o si es estable en las cosas que ha de hacer, o
cambiadizo. Y débele otrosí preguntar la vida que hace, o qué menester tiene, o
si es rico y abundado, o pobre o mezquino, o humilde o soberbio, o sin codicia o
codicioso, o manso o bravo, o granado o escaso, o nombre de corazón en dichos
o en hechos o vil despreciable, o libre o siervo, o casado por casar, o clérigo o
lego, o letrado o sin letradura: y otrosí el lugar que tiene, si es mayor que los
otros prelados, así como papa, o patricarca, o primado, o arzobispo, u obispo u
otras personas menores, así como descienden cada uno por su grado, de
cualquier manera que sean, de orden o de religión: y otrosí si son hombres que
tienen poder de hacer justicia, así como emperadores o reyes u otros hombres a
quien sea otorgado por derecho; y otrosí del menester que tiene cada uno, así
como caballeros que han de vivir por armas, o labradores por su labor, o
menestrales por sus menesteres, o mercaderes por sus mercadurías. Y
considerando el penitenciador todo esto, entenderá por qué razón se movió el
pecador al pecado y sabrá cuál penitencia le debe dar. Y dando el penitenciador
la penitencia que conviene, y el que se confiesa recibiéndola con humildad,
llega a la conclusión que cada uno de ellos ha de menester.
Ley 85: Descubrir secreto es cosa en que hay muchos males, pues luego primeramente
cuanto en sí es cosa muy vil, y no puede ser descubierta sin gran vileza de
corazón, como en no poder sufrir el que la oye en descubrir lo que le dicen por
amistad fiándose en él, y otrosí es dañoso cosa en muchas maneras, y por el
descubrimiento hace a los hombres caer en vergüenza, pues si vergonzoso
queda el hombre al que le descubren el cuerpo quitándole lo que viste, cuánto
más al que le descubren el secreto que tiene encerrado en su corazón, que según
su voluntad no querría que Dios lo supiese. Además, estorba muchas veces
grandes hechos y buenos que se podrían hacer por ella, y torna el bien en mal y
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 62
la lealtad en traición, y mueve desacuerdo y desamor entre los hombres,
dándoles inclinación en como no fiarse unos de otros. Y si todas estas cosas
acaecen en descubrir temporalmente lo que se dice de un hombre a otro en
secreto, cuánto más sería en las cosas que son dichas a Dios, que cae sobre las
cosas espirituales. Y por ello fue ordenado en la santa Iglesia que aquellos que
las confesiones oyeren, que no las descubran por ninguna manera, pues este tal
que las descubriese es traidor a Dios, y desobediente a la santa Iglesia, y alevoso
a su cristiano, y además, es homicida.
Ley 90: Según dijimos, penitencia es cosa que se debe hacer arrepintiéndose hombre de
sus pecados, y doliéndose de ellos de manera que no tenga voluntad de jamás
volver a ellos. Y comoquiera que la penitencia es una en tres maneras, sin
embargo la repartieron los santos padres, y a la primera llamaron solemne, a la
segunda pública y a la tercera privada. Y de cada una de estas diremos por qué
tiene ese nombre y cómo ha de ser hecha. Primeramente diremos que la
solemne que se debe hacer el primer miércoles de la cuaresma mayor es desta
manera: aquellos que la han de hacer deben venir a la puerta de la iglesia
descalzos y vestidos de paños de lana viles y vergonzosos, y han de traer las
caras bajadas hacia tierra humildemente, mostrándose por culpados de los
pecados que hicieron, y sintiendo vergüenza por ellos, y otrosí mostrando que
tienen gran voluntad de hacer todo lo que les mandaren por penitencia. Y deben
estar allí con sus arciprestes y sus clérigos de los que son parroquianos y que
oyeron sus confesiones. Y después de esto debe salir el obispo con sus clérigos
a la puerta de la iglesia a recibirlos rezando los salmos penitenciales, y tomarlos
por las manos y meterlos dentro: y debe el obispo echarse de preces ante el altar
rogando a Dios por ellos yacer en tierra tendidos, llorando y rogando a Dios que
no considere sus pecados que son muchos y grandes, mas la merced que es en
El para perdonar a los culpados y oír a los que le ruegan con humildad. Y en
cuanto a los salmos fueren rezados, débese levantar el obispo y poner las manos
sobre sus cabezas y poner en ellas ceniza y echar agua bendita sobre ellas y
después cubrírselas con cilicio que es paño de estameña, diciendo estas palabras
llorando y con suspiros "que así como Adán fue echado de Paraíso, así conviene
que ellos sean echados de la iglesia por los pecados que hicieron" Y entonces el
obispo debe mandar a los ostiarios, que son porteros de la iglesia, que los echen
fueren, y echándolos de allí, deben ir los clérigos en pos de ellos cantando un
responso que dice así: "que en sudor de su cara y en lacerio de su cuerpo
comerán su pan" Y estos han de morar toda la cuaresma a la puerta de la iglesia
en cabañuelas. Y en el día santo del jueves de la cena deben venir los arciprestes
y los clérigos que oyeren las confesiones de ellos y presentarlos otra vez a la
puerta de la iglesia y luego meterlos dentro, y han de estar en la iglesia a todas
las horas hasta el domingo de las octavas, más no deben comulgar ni tomar paz
en aquellos días con los otros, ni entrar después en la iglesia hasta la otra
cuaresma; y esto han de hacer así cada año hasta que hayan cumplido su
penitencia según las cuaresmas que les dieren. Y cuando hubieren acabado la
penitencia, débelos el obispo reconciliar a la puerta de la iglesia, estando allí
con ellos los clérigos que hemos dicho, a esto se entienden que se deben
desnudar, y el obispo darles con una correa rezando sobre ellos el salmo de
Miserere mei Deus que hizo el rey David, que conviene mucho a aquellos que
están en penitencia, pues tanto quiere decir como que ruega a Dios que les haga
merecer según y su gran piedad, así que con las muchas mercedes perdone los
muchos pecados, de manera que queden limpios y lavados de ellos, y de allí en
adelante, que hagan vida de buenos cristianos.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 63
TÍTULO 5: De los prelados de la Santa Iglesia que han de mostrar la fe y dar los
sacramentos
Ley 33: Pecados muy grandes y muy desmedidos son según disposición de la Iglesia:
matar hombre a sabiendas o de grado, o hacer simonía en orden o ser hereje. Y
los medianos pecados dicen que son estos, así como adulterio, fornicación, falso
testimonio, robo, hurto, soberbia, avaricia, que se entiende por escasez, saña de
mucho tiempo, sacrilegio, perjurio, embriaguez continuadamente, engaño en
dicho o en hecho, del que viene mal a otro.
Ley 34: Menores pecados son y veniales cuando algún hombre come o bebe más que
no debe, o habla o calla más que no conviene, o responde ásperamente al pobre
que le pide alguna limosna. Otrosí cuando alguno está sano y no quiere ayunar
en el tiempo que ayunan los otros, pero si lo hiciese en desprecio de la Iglesia,
sería pecado mortal, o si viene tarde a la iglesia por gusto de dormir, o si yace
con su mujer si no es con intención de hacer hijos, o por el débito que lo ha de
hacer, si por ventura ella lo quisiere y él puede, o si no fuere a visitar a los que
encuentran en la cárcel o a los enfermos, pudiéndolo hacer, o si supiere que
algunos están en desacuerdo o en malquerencia y no quiere meter paz entre
ellos o avenencia, si pudiere; o si fuere más áspero y esto se entiende si fuere
rencilloso o bravo de palabra o dé mala compañía a su mujer y a sus hijos y a
los otros que con él viven, o si halagare o linsonjeare a alguno más que no debe,
mayormente a algún poderoso con intención de hacerle placer poniéndole algún
bien que no haya en él, o acrecentándole por palabra aquel bien que tiene
mucho más de lo que es; eso mismo sería si se lo hiciese por miedo o
apremiándolo. Otrosí pecado venial es dar a los pobres comeres muy bien
adobados, o decir en algún lugar palabras de escarnio en las que no hay pro
ninguna, mayormente si las dice en la iglesia, que es hecha para rogar a Dios o
si jura por escarnio o por ruego y no por verdad, y no cumple lo que juró o si
maldice a alguno con liviandad o sin recaudo.
Ley 36: Mesurado debe ser aquel que eligiesen para alguno de los prelados mayores, en
comer y beber y guardarse mucho de comer de más y en beber de manera que se
torne en ebriedad, porque esta es uno de los pecados más extraños que pueden
ser, pues por él desconoce el hombre a Dios, y a sí mismo, y a todas las otras
cosas que hay, más pronto que por otro, pues según dijeron los sabios, el vino es
carrera que conduce a los hombres a todos los pecados. Otrosí el comer de más
es vedado a todo hombre y mayormente al prelado, porque castidad no se puede
bien guardar con los muchos comeres y grandes vicios; y por esta razón dijeron
los santos que no conviene a aquellos que han de predicar la pobreza y la cuita
que sufrió Jesucristo por nosotros en este mundo, que lo hagan con las faces
bermejas comiendo y bebiendo mucho, y aun sin todo esto, naturalmente, del
mucho comer nacen muy grandes enfermedades de las que mueren los hombres
antes de su tiempo o quedan con lesiones.
Ley 37-1: Sabido y entendido debe ser en todas las cosas el que toman para obispo o el
que ordenan para clérigo, señaladamente en estas tres : 1): en la ley, 2): en los
saberes y el 3): en las cosas temporales. Pues en la ley debe ser sabedor para
saber enseñar cómo salven a sus almas aquellos que les son dados en guarda. Y
por esto establecieron los Santos Padres que haya en cada iglesia arzobispal un
maestro que lea de divinidad y que los clérigos que salieren de la provincia a
oírla, que tengan todos sus beneficios, tanto como si los sirviesen. Y sin esto no
les abundare, que les cumplan de sus iglesias a lo que quieren menester, si
fueren de buenas maneras y aprendieren bien. El otro saber que dicen en latín,
artes, que quiere tanto decir como maestría para saber las cosas de raíz y
departir la verdad de la mentira, bien lo pueden los clérigos aprender para
conocer y entender aquello que leyeren, y porque hayan entrada para entender
las Santas Escrituras, que deben saber por piedad, pues para esto las deben
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 64
aprender, y no por otro gusto que cojan en ellas. Y por eso manda el derecho
que en cada iglesia obispal haya maestro de gramática, que es arte para aprender
el lenguaje del latín, y otrosí de lógica, que es para saber y conocer distinguir la
verdad de la mentira, y aun de retórica, que es ciencia que muestra ordenar las
palabras apuestamente y como conviene. Y estos tres saberes tuvo por bien la
iglesia que aprendiesen los clérigos, porque son muy provechosos a los que los
saben, y les mueven a hacer obras de piedad, lo que los clérigos tienen que
hacer. Mas los otros cuatro saberes, que es el uno de ellos la aritmética, que es
arte que muestra las maneras de las cuentas,y el otro, geometría, que es para
saber cómo se pueden medir y estimar todas las cosas por estimación o por
vista, y el tercero, la música que es saber de acordanza de los sones y de las
otras cosas, y el cuarto astronomía, que es para saber el movimiento de los
cielos y el curso de los planetas y estrellas, no tuvieron por bien los santos
padres que se esforzasen mucho los clérigos en aprenderlo, pues aunque estos
saberes son nobles y muy buenos cuanto en sí, no son convenientes a los
clérigos, ni se moverían por ellos a hacer obras de piedad, así como rezar y
confesar y las otras cosas semejantes de estas, que tienen que hacer de derecho.
Ley 37 -2 San Pablo, el apóstol de los gentiles dijo como en manera de castigo que los
hombres probasen todas las cosas y que tomasen las buenas de ellas, y las otras,
que las dejasen, y por ello tuvieron por bien los santos padres que los clérigos
pudiesen leer no tan absolutamente las artes que son dichas antes de esta, más
aún, los libros de los gentiles, pues aunque en ellos haya algunas palabras que
son contrarias a nuestra creencia y que deben ser esquivadas por todos los
cristianos, con todo eso otras razones hay en ellos de grandes sesos, de las que
pueden aprender buenas costumbres y buenos castigos, que es cosa que
conviene a los clérigos. Y aun tuvo por bien la santa iglesia que los clérigos
pudiesen leer leyes para saber el derecho y física para curar a los hombres, con
tal de que no hagan esto por codicia ni por deleite. Mas con todo eso, el que
obtuviere la condición o de cura de iglesia o fuere misacantano o monje o
canónigo regular o de otra religión, si más de dos meses estuviera oyendo
cualquiera de estos dos saberes, excomulgado sea por ella, pues que estos tales
han de tener cura de almas, tuvo por bien la santa iglesia que de los saberes que
ayudan a esto, se esforzasen más que de los otros. Por esto tuvo por derecho
otrosí que fuesen sabedores de las cosas temporales, por las cuales supiesen
alinear y enderezar sus haciendas y lo suyo, y ayudarse a sí mismos y a los otros
en las cosas que les fuesen menester.
Ley 38: Castos y vergonzosos deben ser los prelados en dicho y en hecho, pues
aquellos que con sus manos han de consagrar el cuerpo de Jesucristo y lo tienen
que recibir en sí mismos, y han de dar los otros sacramentos de la iglesia,
mucho conviene que tengan en sí castidad y limpieza. Otrosí, deben tener
vergüenza, pues si la tuvieran, siempre se guardarán de hacer pecado de decir lo
que mal está.
Ley 39: La iglesia manda que los prelados sean apuestos y esto en dos maneras: la una,
dentro de sí mismos, y la otra, de fuera. Y la que es en sí mismos se reparte de
dos maneras: en buenos pensamientos y en buenas costumbres. Y la que es de
fuera es repartida en cuatro cosas: en comer y en beber, según que es dicho
antes, y otrosí en su hábito y en su continente. Y el hábito se entiende por
muchas cosas: así como vestir, pues deben traer sus paños cerrados y no cortos,
ni traigan manga cosediza, ni zapatos a cuerda, ni sillas ni frenos ni petrales
colgados ni dorados, ni espuelas doradas, ni hagan otros excesos ninguno, ni
traigan capas con mangas, a no ser que cambiasen el hábito por miedo que
hubiesen; ni otrosí deben traer broches ni cintas con hebilletas doradas. Y aun
tuvo por bien la iglesia que no anduviesen los prelados con menos que con
camisas romanas sobre los otros paños, a no ser que algunos de ellos hubiesen
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 65
antes sido frailes o monjes, pues estos tales no deben dejar su hábito. Y deben
traer otrosí los mantos atahonados o presos delante en señal de honestidad; pues
esto deben hacer de manera que no haya en ellos hipocresía. Y deben otrosí
traer coronas grandes, y los cabellos tan cortos que se les vean las orejas. Y
esto fue establecido en señal del reino de Dios que esperan obtener, donde serán
coronados si hicieren lo que deben, pues así como los reyes han de gobernar a
los hombres en las cosas temporales, así lo han ellos de hacer en las cosas
espirituales, y por esta razón los llama la iglesia, rectores. Y por la rasura que
traen en la cabeza se da a entender que deben raer de sus voluntades los deseos
de este mundo, y dejarse de las cosas temporales, y tenerse por abundados
solamente con que tengan que comer y que vestir. Y en su continente deben
otrosí ser apuestos, andando en buena manera y honesta.---
Ley 43: Predicación, para ser bien hecha es menester que el que la hiciere considere
estas cuatro cosas: tiempo y lugar, y a quién y como. Y el tiempo, debe cuidar
que no sermonee cotidianamente, mas en sazones contadas y convenientes, pues
si siempre lloviese, nunca llevaría la tierra fruto; eso mismo sería de la
predicación, que, si siempre predicasen, recibirían los hombres enojo de ella, y
no les entraría tanto en voluntad para hacer bien. Otrosí debe cuidar el lugar en
que ha de predicar, pues la predicación, débela hacer en la iglesia o en otro
lugar honesto, y ante todos y no apartadamente por las casas, porque no nazca
con ello sospecha de herejía contra los que predicasen ni contra aquellos que los
oyesen. Pero no prohibe la santa iglesia que alguno no puede decir buenas
palabras y buenas amonestaciones en privado o en otros lugares, mas no lo
deben hacer en manera de predicación.
Ley 44: Deben cuidar los prelados que predican qué hombres son aquellos a quienes
predican: si son sabios y entendidos, y otros, que no entiendan tanto, pues si
buenos son y entendidos, puédenles predicar de las mayores cosas y de las más
fuertes de la fe y de las Escrituras; y si fuesen otros que no hubiesen tan gran
entendimiento, débenles decir pocas palabras y llanas, que entiendan
ligeramente y de las que se puedan aprovechar. Y eso dio a entender nuestro
señor Jesucristo cuando predicaba a los pueblos en los lugares llanos, y a los
apóstoles en los montes y en las sierras altas. Y por eso dijo San Pablo: "Entre
los sabios debemos hablar las cosas que son del saber, y a los otros debemos dar
leche y no manjar fuerte. Otrosí el que predicare no debe hacer entender la
gramática al pueblo como en manera de mostrársela, ni debe otrosí cuando
sermonare contar ninguna de las hablillas que hay en los libros de la gramática
que hicieron los gentiles, ni otras cosas semejantes de estas en que alababa la
creencia de ellos, pues no es propio que en los sermones que hicieren, alaben su
creencia ni la de las otras gentes como la de nuestro señor Jesucristo. Y estas
cosas vedó la iglesia porque algunos tiempos hubo en que las hacían y venía con
ello daño.

TÍTULO 6 : De los clérigos y de las cosas que les pertenecen hacer y de las que les son
vedadas.
Nueve órdenes de ángeles ordenó nuestro señor Dios en la Iglesia, y puso a cada una
de ellas en su grado, y dio primacía a los unos sobre los otros, y púsoles nombres según
sus oficios. Por lo que, a semejanza de esto, ordenaron los santos padres en la Iglesia
terrenal nueve órdenes de clérigos, y dieron a los unos primacías sobre los otros, y
pusiéronles nombres según aquello que han de hacer y a estos grados de órdenes
llaman: al primero, corona; al segundo, ostiario; al tercero, lector; al cuarto,
exorcista; al quinto, acólito; al sexto, subdiácono; al seteno, diácono; al octavo, preste,
y al noveno, obispo.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 66
Ley 1: Clérigos quiere decir hombres escogidos en suerte de Dios. Y esto se
demuestra por dos razones: la una, porque ellos han de decir las horas y hacer
todos el servicio de Dios que es establecido en la iglesia, y la otra, porque se
deben tener por satisfechos y vivir de aquella suerte que dan los cristianos a
Dios, así como décimas y primicias y ofrendas. Y por esto, todos aquellos que
son ordenados de corona o de aquí para arriba son llamados clérigos
comunalmente, bien que sean mayores o menores.
Ley 2: Santos padres son llamados todos aquellos que hicieron el orden de la
iglesia, y esto por dos razones: la una, porque ellos fueron santos en su vida y
en sus hechos, y la otra, porque hicieron el santo orden y sus padres los llaman
porque crían a los cristianos espiritualmente con este santo orden sobredicho,
así como los padres temporales crían a sus hijos. Y ellos hicieron partición
entre los clérigos; y a los unos pusieron en las iglesias catedrales por mayores
personas por honra de los lugares que tienen, así como deanes o prebostes o
priores o arcedianos y aquellos que llaman en algunas iglesias chantres, y en
otras capiscoles, y otros que dicen tesoreros o sacristanes, y aun hay otros a los
que llaman maestrescuela; y otros pusieron en las iglesias colegiales que no son
obispados, en que hay otrosí personas y canónigos en cada una de ellas, según la
costumbre que comenzaron a usar cuando las hicieron primeramente. Y aun sin
todos estos, otros clérigos hay que llaman parroquiales, que han de tener un
mayoral en cada una de ellas que tenga cura de las almas de aquellos que son
sus parroquianos; y estos tienen un superior al que llaman archipreste, que ha de
tener muchas parroquias. Pero todos estos sobredichos, como quiera que sean
de tantas maneras, o son prestes o diáconos o subdiáconos o son de todos los
cuatro grados, o de alguno de ellos, o tienen corona solamente, pues otro
ninguno no puede ser beneficiado en la santa Iglesia, sino el que hubiera alguna
de estas órdenes.
Ley 7: Maestrescuela tanto quiere decir como maestro y proveedor de las escuelas, y
pertenece a su oficio dar maestros en la iglesia que muestren a los mozos leer y
cantar, y él debe enmendar los libros en que leyeren en la iglesia, y otrosí al que
leyere en el coro cuando errare, y otrosí a su oficio pertenece estar delante
cuando probaren los escolares, en las ciudades donde son los estudios, si son tan
letrados que merezcan ser otorgados por maestros de gramática o de lógica o de
alguno de los otros saberes, y a los que entendiere que lo merecen, puédeles
otorgar que lean así como maestros. Y a esta misma dignidad llaman en
algunos lugares chanceller, y dícenle así porque de su oficio es hacer las cartas
que pertenecen al cabildo en aquellas iglesias donde es así llamado.
Ley 34: ... ellos han de decir las horas en la iglesia, y los que no pudieren allí venir no
deben dejar de decirlas por los otros lugares por donde fueren. Y pues que
puestos son para ellos, y tienen orden sagrada e Iglesia, por cada una de ellas
tienen que hacerlo. Otrosí deben ser hospedadores y largos en dar sus cosas a
los que la hubieren menester, y guardarse de codicia mala y no deben jugar
tablas ni dados, ni volverse con tahúres ni tener tratos con ellos, ni aun entrar en
tabernas a beber, fuera de que lo hiciesen obligados, andando caminos, ni deben
ser hacedores de juegos por escarnio porque los vengan a ver las gentes como
los hacen, y si otros hombres los hicieren, no deben los clérigos venir allí
porque se hacen allí muchas villanías y desaposturas, ni deben otrosí estas cosas
hacer en las iglesias, antes decimos que los deben de allí echar
deshonradamente, sin pena ninguna, a los que los hicieron, pues la iglesia de
Dios fue hecha para orar y no para hacer escarnios en ella, y así lo dijo
Jesucristo en el Evangelio, que su casa era llamada casa de oración y no debe
ser hecha cueva de ladrones. Sin embargo, representaciones hay que pueden los
clérigos hacer, así como del nacimiento de nuestro señor Jesucristo, que muestra
cómo el ángel vino a los pastores y díjoles como era nacido y otrosí de su
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 67
aparición como le vinieron los tres reyes a adorar, y de la resurrección, que
muestra cómo fue crucificado y resurgió al tercer día. Tales cosas como estas
que mueven a los hombres a hacer bien y tener devoción en la fe, hacerlas
pueden; y además porque los hombres conserven la memoria que, según
aquello, fueron hechas, de verdad, mas esto deben hacer apuestamente y con
gran devoción en las ciudades grandes, donde hubiere arzobispos u obispos, y
con mandado de ellos o de los otros que tuvieren su veces, y no lo deben hacer
en las aldeas, ni en los lugares viles, ni por ganar dineros con ello.
Ley 36: El hábito de religioso no lo deben vestir sino aquellos que lo tomaren por servir
a Dios, pero algunos hay que lo traen a mala intención por remedar a los
religiosos y para hacer otros juegos o escarnios con él, y es cosa muy impropia
que lo que fue instituido para servir a Dios sea vuelto en desprecio de la iglesia
y en envilecimiento de la religión. Por lo que cualquier que en tal manera
vistiese hábito de monje o de monja o de otro religioso debe ser echado a azotes
de aquella villa o de aquel lugar donde lo hiciere. Y si por ventura un clérigo
hiciere tal cosa, porque le estaría a él peor que a otro hombre, débele su prelado
poner gran pena según tuviere por razón; pues estas cosas también los prelados
como los jueces seglares de cada lugar las deben escarmentar mucho que no se
hagan.
Ley 37: Honestad en latín tanto quiere decir como cumplimiento de buenas costumbres
para hacer el hombre limpia vida según el estado al que pertenece. Y esto
cumple mucho más a los clérigos que a otros hombres, pues ellos que han de
hacer tan santas y tan honradas cosas como consagrar el cuerpo de Jesucristo y
dar los sacramentos y administrar el altar y servir la iglesia, mucho les conviene
ser limpios y honestos y guardarse de los yerros y de toda mala fama. Y una de
las cosas que más envilece la honestidad de los clérigos es tener trato frecuente
con las mujeres; y por guardarlos de este yerro, tuvo por bien la iglesia mostrar
cuáles mujeres pudiesen vivir con ellos morar sin mala estancia, y son estas:
madre y abuela y hermana y tía hermana de padre o de madre, sobrina hija de
hermano o de hermana, su hija misma si hubiese habido de mujer de
bendiciones antes que recibiese la orden sagrada, o su nuera mujer velada de su
hijo legítimo u otra que fuese pariente suya en segundo grado, así como prima
cormana.
Ley 39: Casar solían todos los clérigos antiguamente en el comienzo de nuestra ley,
según lo hacían en la ley vieja de los judíos, mas después de eso, los clérigos de
Occidente, que obedecieron siempre a la iglesia de Roma, acordaron vivir en
castidad, pues tuvieron que aquellos que habían de consagrar el cuerpo de
Jesucristo y dar los sacramentos a los cristianos, que les convenía mucho ser
castos. Y los clérigos de Oriente no quisieron prometer esto, porque tuvieron
que era mejor casarse y cosa más sin peligro, que prometer castidad y no
poderla tener; y por esta razón hay diferencia entre los clérigos de Oriente y los
de Occidente. Pero algunas cosas hay en que concuerdan, y otras en que
desacuerdan en razón de los casamientos, y en los que concuerdan son estas:
que tanto los unos como los otros pueden casar habiendo cuatro grados, y otrosí
no pueden casar desde que hubieren orden sagrada; y si casaren, que no vale el
casamiento. Y aquellas en las que descuerdan son: que los clérigos de Oriente,
bien sean casados o no, pueden recibir órdenes sagradas no prometiendo
guardar castidad, mas los de Occidente no pueden hacer esto a menos de
prometerla. Otrosí desacuerdan en otra cosa, pues los de Oriente siendo casados
con sus mujeres pueden recibir órdenes sagradas, no departiéndose el
casamiento por ello, antes pueden vivir juntos tanto como hacían de primero; y
los de Occidente no lo pueden hacer, y después que recibieren tales órdenes, no
han de poder vivir en uno.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 68
Ley 43: Castamente son tenidos los clérigos de vivir siempre, mayormente después que
hubieren órdenes sagradas, y para esto guardar mejor, no deben otras mujeres
morar con ellos, sino aquellas que son nombradas en las leyes antes de esta. Y
si hallaren que otras tienen de que pueda venir sospecha de que hacen yerro de
lujuria con ellas, débelos su prelado vedar de oficio y de beneficio, si el pecado
fuese conocido por juicio que den contra alguno de ellos sobre tal hecho, o
porque lo conozca él en pleito; o si el yerro fuese tan conocido que no se
pudiese encubrir, como si la tuviese manifiestamente en su casa y hubiese algún
hijo de ella. Y del clérigo que en tal pecado viviere, no deben sus parroquianos
oír las horas de él, ni recibir los sacramentos de la santa iglesia.
Ley 46: Mercancías son de muchas maneras, y algunas hay de ellas que no puede
ningún hombre usar sin pecado mortal, porque son malas en sí así como usura y
simonía; y estas son vedadas tanto a los clérigos como a los legos. Otras
mercancías hay que son vedadas a todos, y mayormente a los clérigos, así como
vender y comprar las cosas con voluntad de ganar en ellas. Pero si el clérigo
sabe bien escribir y otras cosas hacer que sean honestas, así como escritorios o
arcas, redes, cuévanos, cestos u otras cosas semejantes, tuvieron por bien los
santos padres que las pudiesen hacer y vender sin desprestigio de su orden y
aprovecharse de ellas cuando fuesen menguados de manera que les conviniese
hacerlo.
Ley 47: Venadores ni cazadores no deben ser los clérigos de cualquier orden que sean,
ni deben tener azores ni halcones, ni canes para cazar, pues desaguisada cosa es
gastar en esto lo que tienen que dar a los pobres, pero bien pueden pescar y
cazar con redes, y armar lazos, pues tal caza como esta no les es prohibida
porque la pueden hacer sin canes, sin aves y sin ruido; mas con todo eso deben
usar de ella de manera que no se les impida por ella las oraciones, ni las horas
que tienen que decir. Otrosí no deben correr monte, ni lidiar con bestia brava,
ni aventurarse con ellas por precio que les den, pues el que lo hiciese sería de
mala fama, pero si las bestias bravas hiciesen daño en los hombres o en las
mieses o en los ganados, los clérigos entonces bien las pueden acosar y matar si
les acaeciere.

TITULO 7 : De los religiosos
Ley 1: Reglares son llamados todos aquellos que dejan las cosas del siglo y toman
alguna regla de religión para servir a Dios, prometiendo guardarla. Y estos tales
son llamados religiosos, que quiere tanto decir como hombre ligados que se
meten debajo de la obediencia de su superior, así como monjes o calonges de
claustro, a los que llaman seglares, o de otra orden cualquiera que sea. Pero
otros hay que son como religiosos y no viven debajo de regla, así como aquellos
que toman señal de orden, y moran en sus casas y viven de lo suyo, y estos,
aunque guardan regla en algunas cosas, no tienen tan gran franqueza como los
otros que viven en sus monasterios.
Ley 2: Profesión llaman a la promesa que hace el que entra en orden de religión, bien
sea varón o mujer, y el que esto hiciere ha de prometer tres cosas: la una, no
haber propio, la otra, guardar castidad; y la tercera, ser obediente al que fuere el
superior en aquel monasterio en donde viviere. Y así son allegadas estas cosas
al que toma la orden, que el papa no puede dispensar con él que no las guarde
Ley 3: Estar debe un año de prueba el que quiere tomar hábito de religión; y esto por
dos cosas; la una, por ver si podrá sufrir las asperezas y los rigores de aquella
regla, y la otra, porque sepan los que están en el monasterio las costumbres de
aquel que quiere entrar, si se contentará él o no, y si antes del año quisiere salir
de allí, puédelo hacer Y esto es porque algunos, cuando entran en orden,
hácenlo con movimiento de saña de algunas cosas que les acaecen y por antojo,
cuidando que la podrán sufrir, y después, cuando van allí estando, cámbianseles
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 69
las voluntades, y arrepiéntense, de manera que los unos la han de dejar y los
otros que queden contra su voluntad hacen en ella mala vida y por ello no les
deben tomar la promesa antes del tiempo sobredicho.
Ley 14: Vida santa y buena deben hacer los monjes y los otros religiosos, pues por esto
dejan este mundo y los placeres de él. Y por esto tuvo por bien la santa iglesia
mostrar algunas cosas de las que han de guardar los monjes señaladamente para
hacer áspera vida, y son estas: que no deben vestir camisa de lino, ni deben
tener cosa propia, y si alguno lo tuviere, débelo luego dejar y si no la dejare
desde que fuere amonestado según su regla, si se lo hallaren después, débenselo
quitar y meterlo en pro del monasterio, y echar a él fuera, y no lo deben recibir
más, a no ser que hiciese penitencia según manda su regla. Mas si en su vida lo
tuviese encubierto y se lo hallasen a su muerte, deben aquello que le hallaren
enterrar con él fuera del monasterio en algún muladar, en señal que es perdido.
Otrosí deben guardar que no hablen en la iglesia, ni en el refectorio, ni en el
dormitorio, ni en el claustro, fuera de los lugares acotados y a ciertas horas
según la costumbre de aquel monasterio en que vivieren.

TÍTULO 9 : De las excomuniones
Ley 2: Diez y seis cosas puso el derecho de la santa iglesia por las que caen los
hombres en la mayor excomunión luego que hacen algunas de ellas: la primera
es si alguno cae en alguna herejía de aquellas que se dice en el título de los
herejes, o si levantase otra de nuevo, o si le diese la Iglesia de Roma por hereje
o su obispo o el cabildo, si vacase la iglesia, haciéndolo con consejo de algún
prelado vecino suyo, cuando acaeciese que fuese menester; la segunda, si
alguno recibiese a los herejes en sus tierras o en sus casas a sabienda, o los
defiende; la tercera, si alguno dice que la Iglesia de Roma no es cabeza de
nuestra fe, y no la quiere obedecer; la cuarta, si alguno hiere o mete manos
airadas como no debe en clérigo o en monje o en monja o en otro hombre o
mujer de religión; la quinta, si alguno que es poderoso en algún lugar ve que
quieren herir a algún clérigo o religioso y no lo defiende pudiendo, o habiéndolo
de hacer por su oficio; la sexta, cuando algunos queman iglesias o las
quebrantan o las roban; la setena, si alguno se llama papa no siendo elegido a lo
menos de las dos partes de los cardenales y esto se entiende si no quiere dejar de
ello; la octava es si alguno falsea carta del apostólico o si usa de ella a sabiendas
habiéndola otro falseada; la novena es si alguno da armas a los moros, o navíos,
o los ayuda de otra manera cualquier contra los cristianos; la decena es si alguno
que es maestro o escolar mora en casas alquiladas, y viene otro alguno y habla
con el señor de las casas y prométele de darle más por ellas por hacerle estorbo
o mal a aquel que las tiene; pero esta es una excomunión apartada que mandó el
apostólico guardar señaladamente en el estudio de Bolonia, la oncena es si
algún monje o canónigo regular o clérigo que sea misacantano u otro que tenga
dignidad o personaje fuere a escuelas para estudiar física o leyes sin
otorgamiento del papa; la duodécima es cuando las potestades o los cónsules o
los regidores de algunas villas o de otros lugares toman pechos a los clérigos
contra el derecho, o les mandan hacer cosas que no les conviene, o quitan a los
prelados la jurisdicción o los derechos que tienen en sus iglesias, pues sin estas
cosas no enderezaren un mes después que fueren amonestados, caen en esta
excomunión, tanto ellos como los que los aconsejan o los ayudan en ello; la
decimotercia es cuando algunos hacen guardar posturas o establecimientos o
costumbres que son contrarias a las franquicias de las iglesias, la decimocuarta
es que los poderosos y los principales de las ciudades y de las villas que
hicieren tales establecimientos, o los que los aconsejaren o los escribieren, que
son otrosí excomulgados; la decimoquinta es que los que juzgaren por aquellas
disposiciones caen en excomunión; la decimosexta cosa es que los que
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 70
escribieren concejeramente el juicio que fuese juzgado por tales
establecimientos, que son otrosí excomulgados.
Ley 13: Extremada manera hay para excomulgar con solemnidad, que pertenece a los
obispos tan solamente y no a los prelados menores que ellos. Y esta se hace de
esta manera: el obispo que hubiere de dar la sentencia debe haber consigo doce
clérigos misacantes, que tenga cada uno de ellos en mano sendas candelas
encendidas, y deben tocar las campanas; y entonces debe decir el obispo como
excomulga a algún hombre o mujer, nombrando a cualquiera de ellos por su
nombre, haciendo saber a todos los que allí estuvieren por qué razón lo hace
diciendo así, que le echa fuera del reino de la iglesia, y lo aparta de todos lo
bienes que se hacen en ella. Y cuando esto hubiere dicho, debe tomar una
candela y echarla a tierra, y matarla con los pies o en agua según que es
costumbre en algunas iglesias; y eso mismo deben hacer todos los otros clérigos
que las candelas tuvieren encendidas en las manos. Y entonces debe decir el
obispo que así sea muerta el alma de aquel que excomulgan como mueren
aquellas candelas, si no hiciere enmienda a la santa iglesia de aquello por lo que
le echan de ella.

TÍTULO 15: Del Derecho del Patronazgo

Ley 1: Patronus en latín tanto quiere decir en romance como padre de carga,así como el
padre es cargado de hacienda de su hijo en criarle y guardarle y buscarle todo el
bien que pudiere, así el que hace la iglesia está obligado a sufrir la carga de ella,
abundándola de todas las cosas que le fueren menester cuando la hace, y
amparándola después que fuere hecha. Y patronazgo es derecho o poder que
gana en la iglesia por los bienes que allí hace el que es patrón de ella; y este
derecho se gana por tres cosas; la una, por el suelo que da en que se haga la
iglesia; la segunda, por hacerla; la tercera, por la herencia que le da a la que
llaman dote, de donde vivan los clérigos que la sirvieren y de la que puedan
cumplir las otras cosas.

TÍTULO 16: De los beneficios de los clérigos
Ley 2: Letrados y honestos y conocedores del uso de la iglesia deben ser los cléricos a
quienes dieren las dignidades y los personajes y las iglesias parroquiales que
tienen cura de almas; eso mismo deben tener en sí aquellos a quienes diesen los
menores beneficios, así como canonjías o raciones, o a lo menos, que sean
letrados que entiendan latín, y que sean conocedores del uso de la iglesia, que es
cantar y leer, pues los primeros que tienen cura de almas deben ser más sabios.
Y esto porque ellos han de predicar a los pueblos y mostrarles la ley de Dios.

TÍTULO 17. De la Simonía en que caen los hombres.
Ley 1: Caer en pecado de simonía los hombres queriendo y teniendo muy gran voluntad
por sobrada codicia que tienen arraigada en los corazones de comprar o de
vender una cosa espiritual, y otra que sea semejante a ella. Y simonía tomó
nombre de Simón el mago, que fue encantador en tiempo de los apóstoles, y fue
bautizado por San Felipe en Samaria: y este, cuando vio que los apóstoles
ponían las manos sobre los hombres y recibían por ello el Espíritu Santo, hubo
codicia de tener aquel poder, y vino a san Pedro y a san Juan, y díjoles que le
diesen este poder, que aquellos en que él pusiese las manos, que recibiesen el
Espíritu Santo, y que les daría dinero por esto..., y por esta razón fue tomado
este nombre simonía de Simón, mago, porque este fue el primero en la ley
nueva de nuestro señor Jesucristo que quiso comprar la gracia del Espíritu
Santo; de donde todos aquellos que compran cosa espiritual caen en este pecado
de simonía y son llamados simoníacos.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 71
Ley 10: Ciencia es don de Dios, y por ello no debe ser vendida, pues así como aquellos
que la tienen la lograron sin precio y por gracia de Dios, así la deben ellos dar a
los otros de grado, no tomándoles por ello ninguna cosa. De donde cuando
algún maestro recibiese beneficio de alguna iglesia porque tuviese escuela, no
debe después demandar ninguna cosa a los clérigos ni a los otros escolares
pobres, pues si lo demandase y lo tomase haría como simonía. Mas los
maestros que no recibiesen beneficios de las iglesias, bien pueden tomar soldada
de los escolares a los que enseñaren, si las rentas que hubieren de otra parte no
les cumplieren para vivir honestamente; y si les cumplen, no deben demandar
ninguna cosa mas débenlos enseñar de buena voluntad. Pero si los escolares les
dieren algo de su grado no demandándolo ellos, bien lo pueden tomar sin mal
estanza, y esto se entiende los maestros que son sabios y entendidos para
enseñar, mas si tales fuesen, aunque sus rentas no les cumpliese, no son tenido
como por deudo de darles ninguna cosa, porque semeja que más lo hacen por su
pro y por que ellos tomen, que no por enseñar a los otros. Otrosí aquellos que
tienen poder de dar licencia a los escolares para ser maestros no lo deben hacer
por precio...

TÍTULO 18 - De los sacrilegios
Ley 1: Sacrilegio según el derecho de la santa iglesia, es quebrantamiento de cosa
sagrada o de otra que pertenezca a ella, donde quiera que esté, aunque no sea
sagrada, o de la que estuviese en lugar sagrado, aunque no sea ella sagrada.
Ley 2: Hácese sacrilegio de cuatro maneras: la primera es cuando mete manos airadas
en clérigo o en hombre de religión, bien sea clérigo o lego, o varón o mujer; la
segunda forzando o hurtando cosa sagrada de lugar sagrado, como si alguno
forzase o hurtase cáliz o cruz o vestimenta o alguno de los ornamentos o de las
otras cosas que hay en la iglesia a servicio de ella, o quebrantase las puertas,
horadase las paredes o el techo para entrar en la iglesia a hacer algún daño, o si
diese fuego para quemarla; la tercera es cuando hurtan o fuerzan cosa sagrada
de lugar que no es sagrado; y esto sería como si alguno tomase a hurto o a
fuerza cáliz o cruz o vestimenta y otros ornamentos que fuesen de la iglesia o
estuviesen en otra cosa como en depósito; la cuarta es hurtando o forzando cosa
que no sea sagrada de lugar sagrado, así como si alguno hurtase o forzase pan o
vino o ropa u otras cosas que pusiesen algunos hombres en la iglesia por guarda,
así como en tiempo de las guerras cuando llevan sus cosas a las iglesias, que no
se las hurten ni se las roben. Y hay diferencia entre hurto y robo, pues hurto es
lo que toman a escondidas, y robo lo que toman declaradamente, por fuerza.

TÍTULO 23 : De la guarda las fiestas y de los ayunos y de cómo se deben hacer las
limosnas
Ley 1: Fiesta tanto quiero decir como día honrado en que los cristianos deben oír y
decir y hacer cosas que sean alabanza y en servicio de Dios, y a honra del santo
en cuyo nombre la hacen; y tal fiesta como esta es aquella que manda el
apostólico hacer a cada obispo en su obispado con reunión del pueblo a honra
de algún santo que sea otorgado por la Iglesia de Roma. Y hay tres maneras de
fiestas: la primera es de aquellas que manda la santa iglesia guardar a honra de
Dios y de los santos, así como los domingos y las fiestas de nuestro señor
Jesucristo, y de santa María y de los apóstoles y de los otros santos y santas, la
segunda manera es la que mandan guardar los emperadores y los reyes por
honra de sí mismos; la tercera manera es aquella que es llamada ferias, que son
por provecho comunal de todos los hombres, así como aquellos días en que
cogen sus frutos.
Ley 2: Guardadas deben ser todas las fiestas de que se habla en la ley antes de esta y
mayormente las de Dios y de los santos, porque son espirituales, pues débenlas
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 72
todos los cristianos guardar según manda la santa iglesia, y además de eso, no
debe ningún juez emplazar ni juzgar en ellas, ni otrosí los otros hombres no
deben labrar en aquellas labores que suelen hacer en los otros días, más débense
esforzar por ir muy apuestamente y con gran humildad a la iglesia cuya fiesta
guardan si allí la hubiere, y si no, a las otras, y oír las horas con gran devoción,
y desde que salieren de las iglesias deben hacer y decir cosas que sean a servicio
de Dios y pro de sus almas. Y la segunda manera de fiestas, que deben guardar
por honra de los emperadores y de los reyes, y la tercera manera de fiestas, que
se llaman ferias, se deben guardar por pro comunal de los hombres, muéstranse
en el título de los emplazamientos cómo deben ser guardadas.
Ley 7: La limosna es cosa que place mucho a Dios y a los hombres, y quien la puede
hacer débele dar placer con ella en todo tiempo y señaladamente en los días de
las fiestas y de los ayunos. Pero aquel que no pudiese cumplir con todos puede
hacer elección entre aquellos a quienes la ha de dar, a cuales la dé, o cuales no;
y para esto hacer cumplidamente, debe considerar nueve cosas: la primera es
conocer si aquel que la pide es de su creencia o de otra, pues antes la debe dar a
un cristiano que a otro que no fuese de su ley; la segunda es que debe considerar
la cuita en que está el pobre, y antes debe dar la limosna al que está en
cautiverio para sacarlo, antes que a otro; la tercera es que debe considerar el
lugar donde se halla el pobre, y si estuviese en la cárcel, o le diesen penas por
deuda que debiese y no por otra maldad que hubiese hecho, antes debe socorrer
que a otro que no estuviese tan apremiado; la cuarta es que debe considerar el
tiempo en que quiere hacer limosna, y si acaeciere por ventura que quisiesen
justiciar a alguno sin derecho, y lo pudiese hacer librar por haber que diese por
él, tan gran cuita, pues más deben los hombres preciar la vida de un tal cuitado,
que el haber que darían por él; la quinta cosa es que debe ser hecha con mesura,
pues la deben siempre dar a uno ni de una vez, mas repartirla a muchos y en
muchos días porque puedan más cumplir con ella y hacer merced a más
hombres, pero si fuese tal hombre que se quisiese dejar del mundo y dar todo lo
suyo por Dios, entonces bien lo puede dar en una hora si quisiere; la sexta es
que debe considerar el parentesco con aquel a quien quiere hacer limosna, y si
algunos quieren por Dios dar alguna cosa y tuviesen parientes pobres, antes lo
deben dar a ellos que a otros extraños; la setena cosa es que debe cuidar de qué
edad es el que pide limosna, pues antes la debe dar los viejos que no lo pueden
ganar que a los mancebos; la octava es que debe considerar la flaqueza del
pobre, y antes debe dar la limosna a los ciegos y a los contrahechos y a los
enfermos estimando la flaqueza que hay en ellos que a los sanos; la novena es
que debe juzgar la condición y el estado del pobre, pues el que quisiere hacer
limosna antes la debe dar a los pobres vergonzosos que son hijosdalgos, y a los
otros hombres buenos que tuvieron gran riqueza y cayeron después en gran
pobreza, no por maldad que hubiesen hecho, mas por su desventura, que a los
otros pobres que no fuesen de tales lugares como ellos.

TÍTULO 24 : De los Romeros y de los Peregrinos
Ley 1: Romero quiere decir como hombre que se parte de su tierra y va a Roma para
visitar los santos lugares en que yacen los cuerpos de san Pedro y de san Pablo,
y de los otros que allí sufrieron martirio por nuestro señor Jesucristo. Y
peregrino tanto quiere decir extraño que va a visitar el sepulcro de Jerusalén y
los otros santos lugares en que nuestro señor Jesucristo nació, vivió y murió en
este mundo, o que anda en peregrinación a Santiago o a otros santuarios de
lejana tierra extraña. Y comoquiera que hay diferencias en las palabras entre
romero y peregrino, pero según comunalmente las gentes lo usan, así llaman al
uno como al otro.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 73
Ley 2: Romería y peregrinación deben hacer los romeros con gran devoción y con
mansedumbre, diciendo y haciendo bien y guardándose de hacer mal, y no
andando haciendo mercadurías ni arloterías por el camino, y deben siempre
albergarse temprano cuando pudieren; y otrosí ir acompañados para que sean
guardados de daño, y puedan hacer mejor su romería. Y deben los hombres de
las tierras, cuando los romeros pasaren por los lugares, honrarlos y guardarlos, y
derecho es que los hombres que se salen de su tierra con buena voluntad para
servir a Dios, que los otros los reciban en la suya, y que se guarden de hacerles
injusticia ni fuerza, ni daño o engaño o deshonra. Y por ello tenemos por bien y
mandamos que los peregrinos que vienen a Santiago, que ellos y sus compañías
y sus cosas vayan y vengan salvos y seguros por todos nuestros reinos; otrosí
mandamos que tanto en los albergues como fuera puedan comprar las cosas que
hubieren menester.
Ley 3: Yendo en romería y viniendo de ella no tan solamente deben las cosas que traen
los romeros consigo ser salvas y seguras, mas aún las que dejan en sus tierras.
Y por ello tuvieron por bien los sabios antiguos que hicieron las leyes, y aun los
que hablaron en el derecho de la santa iglesia, que los bienes y las cosas de los
romeros ninguno no las debe forzar ni entrar ni robar ni sacar de la posesión a
los hombres que tuvieren lo suyo, y si por ventura fuesen echados de la
posesión por fuerza o de otra manera, que los parientes y los amigos y los
vecinos o los siervos o los labradores de los peregrinos puedan demandar y
cobrar en juicio la posesión que les fue forzada, aunque no tengan carta de
personería de los romeros.

Primera Crónica General
FRAGMENTOS (TRASCRIPCIÓN)
AQUI SE COMIENÇA LA ESTORIA DEL SENNORIO QUE LOS DE AFFRICA
OUIERON EN ESPANNA

Cuemo entro el sennorio de los dAffrica en Espanna

Quatro son las partes del mundo segund los sabios antigos las nombraron:
Orient, Occident, Septentrion, Mediodia; e segund aquesto fueron quatro los emperios
que sennorearon el mundo: el primero de Babilonia a parte dOrient en el tiempo del rey
Nino; el segundo a parte de Mediodia en Affrica, en Carthago la grand, en tiempo de la
reyna Dido; el tercero en Macedonia a parte de Septentrion en el tiempo dAlexandre; el
quarto en Roma a parte dOccident en tiempo de Julio Cezar. E de cuerno cada uno
destos ganaron las tierras, en las sus estorias lo cuentan; mas agora queremos fablar dell
emperio de Carthago, que es aparte de Mediodia, cuemo entro el sennorio en Espanna.
Despues de la muerte dErcules acaecio que la cibdat de Caliz, que Espan poblara de las
yentes de Tiro que es en Asia, oyeron dezir que Hercules muriera en aquel logar, e
ouieron respuesta de sos dioses que si fuessen alla e troxiessen de los sus huessos e
daquello que del fincara, que meiorarie siempre la cibdat, ca los gentiles aorauan a
Hercules assi cuemo a santo. E pues que esta respuesta ouieron, fueron alla e troxieron
daquellas cosas que y fallaron del; e pues que las aduxieron a Caliz, sopieron lo por
Espanna, que era toda de gentiles, e fue y tamanna la romería por que se poblo la cibdat
muy bien e fizose muy grand. E començaron a apoderarse de la tierra que era
enderredor, tanto que sos uezinos auien ende grand enuidia, e cornençaron les a fazer
tantas terrerias por que ouieron a auer guerras en uno, de guisa que los de Caliz no lo
pudieron soffrir, e ouieron so conseio de cuemo ouiessen ayuda qui los defíendiesse, e
no fallaron logar dond la pudiessen auer tan bien cuemo de Carthago, la de Dido, que es
en Affrica. E fazien lo por que los de Carthago fueron alli poblados de Tiro, daquella
tierra dond ellos fueron naturales, ça los poblara y Carthon, que fue Rey de Tiro, padre
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 74
de la reyna Elisa Dido, e por el so nombre dixieron le Carthago. E los de Caliz, teniendo
que los daquel logar y ellos eran una cosa por razón de parentesco, e que les pesarie de
so mal, enuiaron les dezir que los ayudassen a librar daquella coyta en que eran con los
dEspanna. Los de Carthago, quando lo sopieron, pesoles mucho del tuerto que recibien,
e enuiaron les grand ayuda por mar, assi que con ellos quebrantaron los de Caliz sos
enemigos e uengaron se de los tuertos que les fizieran, Mas los de Carthago, quando
ouieron puesto e sessegado lo de Caliz, començaron a guerrear con los otros de la tierra,
assi que ganaron una grand partida daquella prouincia; e pues que uieron que les yua
bien, enuiaron lo dezir a los de Carthago que uiniessen, ca toda Espanna podrien ganar;
y ellos dixieronlo a Amilcar so emperador. El demando respuesta a sos ydolos que sil
auernie bien daquella passada, y ellos dieron le respuesta que si pasasse, que la ganarie.
El luego que lo ayo, guisosse muy bien, e uino a Espanna, e arribo alli o los otros
arribaran, e cornenço a ganar la tierra e conquerir la, uenciendo muchas batallas,
tomando uillas e castiellos por fuerça.

De cuemo ell emperador Annibal passo a Espanna e destruxo Siguença

Segund las estorias dAffrica cuentan, desque Annibal ouo complido ueynt
annos, uinol emient de la muerte de so padre e de cuemol yurara que numqua ouiesse
paz con los romanos, e asmo que en passar a Espanna farie dos cosas: vengarie a so
padre, y ganarie la tierra v toldrie a los romanos grand ayuda. Pues que esto ouo
acordado, saco muy grand huest e passo a Espanna, e arribo a Carthagena, e fuesse
luego derechamientre pora Siguença: y ellos enuiaron lo dezir a los romanos, cuydando
que les enuiarien acorro. E los romanos, quand esto sopieron, fueron muy sannudos, y
enuiaron dezir a Annibal que descercasse la uilla e otrossi enuiaron lo dezir a los de
Affrica quel conseiassen ques leuantasse dalend e no fiziesse y mas danno. Mas el no lo
quiso fazer, e tanto los touo cercados fasta que los aduxo que no hauien conseio ninguno
de uianda que comiessen. E quand ellos uieron que por ninguna guisa no lo podrien
soffrir, ouieron so acuerdo que mas ualie que ellos matassen a sos amigos, que no
ueellos matar e catiuar a sos enemigos. Desi mataron sos padres, e sos fijos, e sos
mugieres, e sos amigos, e todos aquellos que no eran pora ayudar se darmas, e dieron
fuego a la uilla. Desi salieron fuera todos guarnidos, e fizieron grande danno en la huest,
encabo murieron y ellos todos. E entro Annibal en la uilla, e derribola por suelo, y
astragola toda.

AQUI SE COMIENÇA LA ESTORIA DE LOS GODOS ET CUENTA DE QUE
YENTES FUERON ET DE QUALES TIERRAS SALIERON.

Un sabio que llamaron Claudio Tolomeo fablo de tod el cerco de la tierra, et
departio muy bien las tierras et las yentes dellas, et dize -sobrel departimiento de
Europa, que es la tercera parte de toda la tierra- que en el suelo del mar Occeano de
septentrión a una grand ysla quel dizen Scancia. Et desta ysla cuenta un sabio, que ouo
nombre Pomponio Mela, que es as sentada en el seno del mar Occeano que es llamado
Codano, que cerca toda la tierra, et a las costeras aduchas cuerno en arco, et es luenga,
et encierra se en si, et en si misma se acaba. Et correl aparte de orient el rio Vistula, que
sale de los montes de tierra de Sarmacia, et dalli o comienca a parescer a la ysla de
Scancia ua partido por tres canales, et ayuntan se cereal mar de septentrion, et ua
partiendo frontera entre tierra de Scicia et de Alemanna. Et tiene de parte de orient un
lago muy grand de que nasce un rio que a nombre Vagi, et passando por aquella tierra,
cuerno tiene de parte dell abrego, ua muy grand, et cae en la grand mar Occeano. Et
tienela cercada desta part de contra occidente a esta ysla muy grand pielago, et de la
parte de septentrion cercala la grand mar que se non anda nin passan nauios ningunos
por ella, et este es mar elado. Et a en esta ysla de Scancia muchas yentes departidas et
de muchas maneras; pero los nombres de las siete dellas cuenta aquel sabio Claudio
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 75
Tolomeo que dixiemos, et dize que son estas: los godos, los vesegodos, los ostrogodos,
los danos, los rugos, los arotos, los taneos, de qui fue despues rey Rodaulpho, el que
dexo su regnado et se fizo uassallo et cauallero del rey Theoderigo por la grand bondat
que ayo dell, segund que adelante cuenta la estoria, Et tan grand es la friura de la
partida daquella tierra de Scançia, que numqua fallan y abeias, por que las non dexa y
criar el gran frio que las mata; et otrossi en el mes de junio ct en los otros meses de
cerca ell en que ua el sol mas alto sobre la tierra, dura y quarenta dias et quarenta
noches que numqua annochesce; e en el mes de diziembre et en los otros cerca ell en
que ua mas baxo, diez dias dura que no arnanesçe. Et sin estas siete yentes ay otros
pueblos menores a que dizen los turingos; et estos auien buenos cauallos de que usauan,
et pennas safirinas, que son muy nobles et de color negro et muy fermoso; e estos
turingos fazien sus mercados destas pennas et dotras cosas con las las yentes sus
uezinas; et eran yente que fazien pobre uida dotra guisa, mas uistien se noblemientre.
Destos uinieron los estrogodos et los danos que echaron luego en el comience de la
salida de su tierra a los erulos de sus moradas et de sos logares. E estas yentes eran
mayores que las otras de cuerpos et de coraçones, et lidiauan cruelmientre cuerno
bestias saluages. Desta ysla de Scantia, que era cuerno fuente criad era de yentes de
departidas maneras, salieron los godos con so rey que auie nombre Hueric; e luego que
arribaron a la primera tierra que fallaron saliendo de las naues, pusieron le nombre dessi
mismos et de la su ysla dond salien, et llamaron le Gothiscancia, et aun agora assi a
nombre. Empos esto, uiniendo adelant, llegaron a la tierra duna yent que dizien los
vlmerrugos, et que morauan en las riberas de la grand mar, et lidiaron con ellos, et fue la
batalla muy grand; et uencieron los godos a los vlmerrugos, et echaron los de toda su
tierra, et conquirieron a los vuandalos que eran fronteras destas, et ouieron de so linage
reyes departidos.

DEL REY VUALlA ET DE LAS BATALLAS QUE UENC10 EN ESPANNA ET DE
LA SU MUERTE

Depues de la muerte de Sigerigo alçaron los godos a Vualia por rey, e el primer
anno del su regno fue a ueynt et uno del Impeno de Honorio, e a ocho del de Theodosio,
en la era de quatrocientos et LVI; e regno ueynt et dos annos. E fizieron lo los godos so
princep por razon de guerrear con el et auer batallas contra las otras yentes, mas el mas
se pagaua de paz que de guerra, e luego que començo a regnar pusso so amor con ell
emperador Honorio et firmo sus pazes con el, et diol a Placidia su hermana muy
onradamientre, aquella que leuaran de Roma presa los godos, e prometió all emperador
que todauia seria en ayuda de los romanos. E desi a uey tisiete annos dell imperio de
Honorio, e a catorze del de Theodosio, en la era de quatrocientos et sessaenta et dos,
enuio rogar Costancio patricio a Vuaha quel fuesse ayudar a las Espannas por razon del
amor que auie con los romanos. E fue Vualia alla, et fizo grandes mortandades en las
gentes estrannas que la sennoreauan, cuemo a desuso contado la estoria, et uencio et
quebranto por batalla en la prouincia de Guadalquiuir a los vuandalos et a los silingos et
a los alanos, que podien mas que los vuandalos et los sueuos e de guisa los astrago et los
desfizo que mato a Athazo so rey, et non se atreuerion a dezir que regno auien, e
acogieronse a Gundengo rey de los vuandalos, que era en Gallizia, et dieron se le por
suyos et ayuntaron se todos otra uez, et ensayaron de lidiar con Vualia; mas non
pudieron soffrir el so poder, et fue uençudo Gunderigo et los vuandalos, segund que a
desuso contado la estoria, de manera que ouieron a dexar Espanna et a passar a Affrica.
E uenciendo Vualia en las Espannas desta guisa, et fincando end con grand prez e
grand exaltamiento, tornos a Tolosa; e por que segudo los enemigos dell imperio et
dexo libradas dellos estas prouincias cuemo prometiera, diol ell emperador por suya la
segunda Gasconna, que es desdel rio que llaman Garona fastal otro que a nombre
Charanta, en gualardon de las batallas que uenciera, et otras prouincias et cibdades
yaquantas con ella. E en quanto aquesto fue, cumplieron los ostrogodos los quaraenta
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 76
annos que uisquieron sin rey so el sennorio de los vgnos, e a ueyntiun anno dell imperio
de Theodosio e a quatro del de Valentiniano el menor, en la era de quatrocientos et
sessaenta et nuef, alçaron por rey entressi a Vualamer, e regno treynta et un anno. E
deste Vualamer fue hermano Theudemer, el padre de Theuderico el que fue depues rey
de Italia, Depues de sto adolecio Vualia el rey de los vesegodos en Tolosa, et yogo y
enfermo luengo tiempo; e teniendo el en coraçon de passar a Africa si sanasse et echar
ende los vuandalos, murio daquella enfermedat. E por ende cuenta la estoria daqui
adelant del rey Theuderedo que regno en so logar.

DE LOS FECHOS DEL ANNO XIX.

En el dizenoueno anno de Eurico, rey de los godos, que fue en la era de
quinientos et uentisex, quando andaua ell emperio de Zeno en quinze, e el regno de
Theoderico rey de los ostrogodos en dizesex, e el de los reys arrianos de los sueuos en
uenticinco, et el de Gutamundo rey de los vuandalos en tres, e el de Zeliobes rey de los
vgnos en ventiseptimo, auino assi que Eurico, el rey de los godos, andando
conquiriendo las Espannas et las Francias Gallias, fizo llegar antessi un dia en la cipdat
de Arles la caualleria de los godos a su cort; e los godo s teniendo en las manos sus
armas, lanças et dardos assi como auien de costumbre, uio esse rey Eurico canbiada la
natura del fierro daquellas armas de los godos, assi quel semeio quand ora del dia de
color de muchas guisas: de uerde et de uermeio et de amariello et de negro. En su
tiempo deste rey Eurigo començaron los godos de meter en escripto sus leyes et sus
usos et sus costumbres, ca antes desto non uiuien si non por su aluidrio. El rey Eurigo
estando en la cibdad de Arles murio de su muerte et fue y enterrado. Mas agora
dexamos aqui de fablar de los godos et diremos de los ostrogodos.

Grande e general estoria
FRAGMENTOS
DE COMO FIZO ERCULES CON EL CAN ÇERUERO
Ercules, pues que ouo quebrantadas las fortalezas que fallo por do anduvo, e
vencidas e domadas las mas fuertes gentes de todas las tierras, e puestos en cada lugar
sus mojones por terminos fasta do llego, e torno de Espanna de lidiar con el rey Gerion
e de conquerir tierra de Ytalia, vino a Grecia con grand fama. E fue rescebido muy
onrada mente a grand marauilla, pero que la reyna Juno e el rey Euristeo le touieron
sienpre malos coraçones, e les pesaua mucho con la su buena andança e con la su onrra.
E trobaron del sus sabios, commo fazen avn agora en el nuestro tiempo que
troban de los que son buenos e de los que non, de commo fazen agora cada vnos segunt
que fazen e lo meresçen. E los sus clerigos sabios de los gentiles contaronlo despues en
latin, e pusieronlo en libros que fizieron deso e de otras cosas; mas dixeronlo tan
encubierta mente, e por tales razones e tan estrannas que semeja fablilla. E nos despues
non pudimos pasar de lo non dezir, ca las fallamos en los fechos de Ercules, Queremos
lo contar, e diremos primero aquel encubrimiento commo lo dixeron los autores de los
gentiles, e despues departiremos segunt lo fallamos departido por los nuestros sabios
que quieren mostrar, ca vno dize e al muestra.
E los gentiles dixeron asi que la reyna Juno e el rey Euristeo que nunca
quedaron de buscar peligros de muerte a que lo enbiasen por que se perdiese alla; e si el
alla non quisiese yr, que ouiesen ellos razón de buscar la muerte de otra guisa por ello,
E quando torno d e Espanna e de Ytalia, mandaronle que entrase al infierno e que sacase
de alla a Çerbero, que era este Çerbero el portero de los infiernos e auie tres cabeças. E
Ercules, que les nunca salio de mandado en las otras cosas, entro alla por fazer lo que le
mandauan. E dizen que pues que Juno vio a Ercules en el infierno que, commo era reyna
del cielo e de la tierra e tan poderosa de que quier que dixese e mandase que fecho era,
mando a vn bestiglo que auie en el infierno - e llamanle sus autores Megera - que se le
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 77
parase en la puerta a la salida por que ouiese tamanno espanto que non osase salir e
sienpre yoguiese en el infierno.
Mas dizen que Ercules que nunca ovo pauor de ninguna cosa nin sopo nunca
que cosa era miedo. Dizen que non dio nada por ello nin dexo por ende de salir. E avn
dizen que sobresto que tomo a aquel Çerbero, portero del infierno, en vna cadena e que
le tiro por fuerca della fasta que lo saco suso sobre tierra. E Çerbero, quando llego suso
al ayre e vio la luz del çielo que non auia costunbre de ver, fizosele muy grand mal con
ella. E por non salir fuera mas e tornar se a los infiernos, apegose a vna piedra. E
contendio Ercules por despegar lo della, e el por tener se alli; e tanto porfia ay por esto
que comnenço a espumear e echar mucha espuma de la boca. E esta espuma que echaua
caye sobre la piedra a que estaua apegado, e era enpoçonnado que mataria al omne. E
cresçio alli, e nasçio despues en ella vna yerua, otrosi enpoçonada, que nunca despues
fallescio que la allí non ouiese. E dixeronle aconito por la razon que diremos adelante.
E desta manera dixeron los gentiles esta razon encubierta. E agora departirernos
lo que da a entender. Dize Filocoro en el segundo libro de la Estoria de Marchid - e
semeja que otorgan con el Eusebio e Sigiberto, que retraen esta su razon- que en tierra
de los molosos auie en tienpo de Ercules vn rey que llamauan Orcos; e en latín dizen
orco por infierno. E aquel rey llamauan otra guisa Ydomeo; e semejaua que le querian
dezir Filocoro por Ficon, que robo a Proserpina, fiia de Çeres e de Jupiter. E cuenta que
este rey Orcos que auie su muger muy fermosa. E el teniela muy apremiada e dauale
muy mala vida: lo vno, por la tierra que non es muy buena; lo al, que es mas verdadera
razon, por que eran los omnes de aquella tierra muy crueles.
E enbio esta reyna a rogar e pedir merced a Theseo que pues el tantos bienes
fazia, que ouiese duelo della e que la librase de aquella pena en que biuie; e sinon, que
lo dixese a Ercules, si el non lo podia fazer, ca ella gelo enbiaria dezir sinon por que era
Ercules tan grand cosa que se non atreuie ella a dezir gelo, e demas auia ende muy
grand verguença. E Teseo tomo a Piriteo, su conpanero -que non fazia el vno ninguna
cosa en que non fuese el otro-, e fueron alla por tomar la por fuerça robada o por qual
quier manera que la pudiesen aver. E desque fueron llegados al lugar do ella era, fueron
ellos commo sennores por veer si la podrian aver a furto, por seer mas sin contienda que
otra guisa,
E aquel rey Orco dize Filocoro que auia vn can que era tan grande que comie
los omes; e criaralo aquel rey a omnes que le echaua biuos, tan cruel rey era. E esta fue
vna razon por que le dixeron rey de los infiernos, por que penaua los omnes tan mal, e
los echaua a aquel su can. E los mataua el can por si e comielos. E comie vn omne a ora,
e estaua suelto el ora que Teseo e Piriteo llegaron ay. E el can violos, e dio vn salto en
Piriteo que yua delante. E diz Filocoro que le comio luego todo, ca ellos non se
aguardauan de tal cosa; e desi torno por comer a Teseo. E Teseo era en cueyta de muerte
con el, ca estaua por lo matar como a Piriteo.
Mas diz que lo sopiera Ercules, maguer ellos non gelo dixeron, ca gelo
quisieran encobrir. El el vino tras ellos sabiendo commo venien. E estando Teseo en
aquella priesa, llego Ercules. E dizen vnos que dio al can vna ferida con la su porra, que
non ovo mas menester e murio luego. E otros cuentan que lo tomo a manos por que le
non fuyese el can -commo suelen fuyr los canes quando los omnes los quieren ferir- e
por que non se metiese a los palacios del rey e los non descubriese, e que lo descarrillo
commo a los leones. Pero que dizen que mas podie este can que vn leon e que mataua a
los leones. E mato Ercules a el, e despues tomolo por la garganta e sacolo consigo fuera.
E libro desta guisa a Teseo de muerte.
E el can auia nonbre Çerbero. E Çerbero quiere dezir tanto commo estas dos
palauras griegas: creosvaros; e en el nuestro lenguaje de Castilla dize tanto commo
desgastador de las cosas criadas en carne, por que comie de las cosas biuas estas tres
partes: la carne, e la sangre, e los huesos. E agora dezir vos hemos commo lidio Ercules
con el rey Eurito, e caso con donna Yolante, fiia deste rey Eurito.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 78

Libros del Saber de Astronomía
FRAGMENTO (TRASCRIPCIÓN)
DE LA FIGURA DEL TENEDOR DE LAS RIENDAS, ET DE LAS ESTRELLAS
QUE SON EN ELLA.

El tenedor de las riendas llaman en castellano á esta otra figura, et en latin
retinens habernas, et en aráuiguo muncic alayna, et a en ella estrellas. La primera es la
miridional de las dos que son en la cabeça. Et la segunda es la septentrional dellas et es
sobre la cabeça. Et la tercera es en ell ombro sinistro, et llámanla alayoc, et dízenle
otrossí en aráuiguo alaanac, que quier dezir cabrerizo. Et la cuatrena es en ell ombro
diestro. Et la cinquena es la que es en el cobdo diestro. Et la sessena es en la monnieca
diestra. La serena es en el cobdo sinistro, et llámanla en aráuiguo alaanci, que quier
dezir cabron. La ochena es la siguiente de las dos que son en la monnieca sinistra. Et la
nouena es la delantrera destas dos, et dizen en aráuiguo á estas dos elgidien, que quier
dezir cabritos. La dezena es en el talon sinistro.
La onzena es la del talon diestro, et es la comun á este talon et al cuerno
septentrional de tauro. La dozena es la septentrional desta, et es en la pulpa desta pierna.
Et la trezena es la que es aún mas septentrional, et es en la yngle desta pierna. Et esta
fayçion desta figura es de muy grande dernostrança, porque a forma de ome que está en
pie, et uestido, et cinto, et tiene en la cabeça un capiello agudo, et alguno de los sábios
dixeron que toca.
Mas de qualquier dellas que sea la cabeça cubierta la tiene, et otrossi tiene con
la mano sinistra la cinta que cinne bien allí cabo de la fibiella, pero algunos dizen que
non a de seer sinon cuerda de dos ramales con que está cinto, et el que tiene la mano
sinistra allí do se ata la cuerda come por guarda, que se le non desate la cuerda. Et tiene
la uestiduras non muy largas, et alçadas cuemo á manera de ome que quiere ayna andar,
et tiene descalços los pies et las piernas, et sin todo esto tiene en la mano diestra dos
riendas todas enteras, desde allí do se trauan con el freno fasta en somo dellas. Onde
esta figura qui bien parara mientes en ella a muy gran significança, et non puede seer
que non aya gran uertud.
Et todo ome qui estas figuras quisiere bien connoscer deue parar mientes en sus
fayçiones; primeramientre si an forma de mugieres ó de omes, ó si son fermosos ó feos,
ó de sannuda cara ó mança, ó si están uestidos ó desnudos, ó de qué uestiduras, Ó si
están descalços ó calçados las piernas, ó los pies ó alguna cosa della, ó de qué
calçaduras, ó si tiene armaduras uestidas, o armas en las manos. Et otros sí de qué
fayçion son fechas las armas ó las armaduras, ó si ha ferido con las armas ó quiere ferir,
ó á qué cosa, si á ome, ó á mugier, ó á otra animalia.
Et si armadura non tiene uestida ni arma en la mano, et tiene otra cosa et de qué
fayçion es aquella, si es piértega cuemo pora castigar, ó palo pora ferir, ó bordan cuemo
qui ua en romería, ó blaguo sobre que se sufre ome con ueíez, ó con cansidad, ó por
alguna dolencia que aya, porque non pueda andar, ó si tiene ramo, ó foía de arbol ó de
alguna yerua.
Et deuen parar mientes otrossí de qué arbol, ó de qué yerua, ó de qué fayçion es
aquello que tiene, ó de qué color, ó de qué uertud, ó qué pro a en ella. Otrossí qué es lo
que faze, si está cuemo ome que quiere defender lo suyo, ó cometer lo ageno, ó guardar
alguna cosa dotri, assi cuemo ganado, ó otras bestias manças, ó si está cuemo ome que a
poder sobre bestias brauas, et las guarda.
Et otrossí de qué natura son aquellas bestias. Et esso mesmo dezimos de las
figuras de las mugieres, et an de catar si tienen continente á manera de mugieres
uérgines, ó si tienen la cabeças cubiertas ó non, ó si an las caras sannudas ó alegres, ó de
mugieres ninnas ó mançebas ó uixias, ó si están uestidas ó descalças, ó de qué
uestiduras son uestidas ó calçadas, ó si tienen serneíança de piedras preciosas en las
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 79
cabeças, ó en los cuellos ó en las oreías, ó sortijas en las manos, ó argollas en las
monniecas, ó en los pies.
O si faz algun mester, assí cuemo filar ó coser, ó otros que fazen las mugieres, ó
si está en pie ó assentada. O si yaze, ó está sola ó compannada de omes ó de mugieres.
O si come ó beue, ó si tiene en las manos cosa para comer ó para beuer, ó qué logar es
lo en que está.
Et esso mesmo deximos de bestias, aues, et pescados, en que deuen parar
mientes de qué natura son, ó de qué fayçion, ó qué semeíe que fazen. Otro tal dezimos
de todas las creaturas, et de figuras muchas que a en el cielo que non son nombradas en
este libro, mas sonlo en otros. Et este capítolo desta figura es regla de todas las otras, ca
el que á y parare mientes, daquí podrá sacar cuemo huebra de las estrellas, et de sus
figuras, et de sus uertudes.


Libros del ajedrez, dados y tablas
FRAGMENTO (TRASCRIPCIÓN)
Introducción justificativa

Por que toda manera de alegria quiso Dios que ouiessen los omnes en si
naturalmientre, por que pudiessen soffrir las cueytas e los trabaios quando les uniessen,
por end los omnes buscaron muchas maneras por que esta alegria pudiessen auer
complidamientre.
Onde por esta razon fallaron e fizieron muchas maneras de iuegos e de trebeios
con que se alegrassen. Los unos en caualgando, assi como boffordar, e alançar, e tomar
escud e lança, e tirar con ballesta o con arco, o otros iuegos de qual manera quiere que
sean que se pueden fazer de cauallo. E como quiere que esso se torne en usu e en pro de
fecho de armas por que non es esso mismo, llaman le iuego.
E los otros, que se ffazen de pie, son assi como esgrimir, luchar, correr, saltar,
echar piedra o dardo, ferir la pellota, e otros iuegos de muchas naturas en que usan los
omnes los miembros por que sean por ello mas rezios e recibam alegria.
Los otros iuegos que se fazen seyendo, son assi como iogar açedrex e tablas e
dados, e otros trebeios de muchas maneras.
E como quiere que todos estos iuegos son muy buenos cadaunos en el tiempo e
en el logar o conuienen, pero por que estos iuegos que se fazen seyendo, son cutianos e
se fazen tan bien de noche como de dia, e por que las mugieres que non caualgan e estan
encerradas an a usar desto, e otrossi los omnes que son uieios e flacos, o los que han
sabor de auer sus plazeres apartadamientre por que non reciban en ellos enoio nin pesar,
o los que son en poder ageno assi como en prision o en catiuerio o que uan sobre mar, e
comunalmientre todos aquellos que han fuerte tiempo, por que non pueden caualgar nin
yr a caça ni a otra parte, e han por fuerça de fincar / en las casas e buscar algunas
maneras de iuegos con que hayan plazer e se conorten e no esten baldios.
E por ende nos don Alffonso, por la gracia de Dios y Rey de Castiella, de
Toledo, de Lean, de Gallizia, de Seuilla, de Cordoua, de Murcia, de Jahen e del Algarue,
mandamos fazer este libro en que fablamos en la manera daquellos iuegos que se fazen
mas apuestos, assi como açedrex e dados e tablas.
E como quier que estos iuegos sean departidos de muchas manera; por que el
açedrex es mas noble e de mayor maestria que los otro; ffablamos del primeramientre.
Pero ante que esto digamos, queremos amostrar algunas razones segunt los sabios
antiguos dixieron, por que fueran falladas estas tres maneras de iuegos, assi como
açedrex e dados e tablas. Ca sobresto dixieron muchas razones, queriendo cadauno
mostrar por que fueran fallados estos iuegos; pero aquellas que son mas ciertas e mas
uerdaderas, son estas:
Segunt cuenta en las ystorias antiguas, en India la mayor ouo un rey que amaua
mucho los sabios e tenielos siempre consigo e fazieles mucho amenudo azenar sobre los
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
En un principio… Literatura Medieval


Página 80
fechos que nascien delas cosas. E destos auie y tres que tenien sennas razones. El uno
dizie que mas ualie seso que uentura, ca el que uiuie por el seso fazie sus cosas
ordenadamientre e aun que perdiesse, que no auie y culpa, pues que fazie lo quel
conuinie.
Ell otro dizie que mas ualie uentura que seso, ca si uentura ouiesse de perder o
de ganar, que por ningun seso que ouiesse, non podrie estorcer dello.
El tercero dizie que era meior qui pudiesse ueuir tomando delo uno e delo al, ca
esto era cordura; ca en el seso quanto meior era, tanto auie y mayor cuydado como se
pudiesse fazer complidamientre. E otros si en la uentura quanto mayor era, que tanto
auie y mayor peligro por que no es cosa cierta. Mas la cordura derecha era tomar del
seso aquello que entendiesse omne que mas su pro fuesse, e dela uentura guardarse
omne de su danno lo mas que pudiesse e ayudarse della en lo que fuesse su pro.
E desque ouieron dichas sus razones much affincadas, mandoles el Rey quel
aduxiesse ende cadauno muestra de prueua daquello que dizien e dioles plazo, qualle
demandaron, e ellos fueron se e cantaron sus libros, cadauno segund su razón. E quando
llego el plazo, uinieron cadaunos antel rey con su muestra.
E el que tenie razon del seso, troxo el açedrex con sus iuegos, mostrando que el
que mayor seso ouiesse e estudies se aperçebudo, podrie uencer all otro.
E el segundo que tenie la razon dela uentura, troxo los dados mostrando que no
ualie nada el seso si no la uentura, segunt parescie por la suerte llegando el omne por
ella a pro o a danno.
El tercero que dizie que era meior tomar delo uno e delo al, troxo el tablero con
sus tablas contadas e puestas en sus casas ordenadamientre, e con sus dados, que las
mouiessen para iugar, segunt se muestra en este libro que fabla apartadamientre desto,
en que faze entender que por el iuego dellas, que el qui las sopiere bien iogar, que aun
que la suerte delos dados le sea contraria, que por su cordura podra iogar con las tablas
de manera que esquiuara el danno quel puede uenir por la auentura delos dados.
E por que el açedrex es mas assessegado iuego e onrrando que los dados nin las
tablas, fabla en este libro primeramientre del, e muestra como ha seer el tablero fecho, e
quantas casas ha en el, e quales son los iuegos, e quantos e como a nombre cada uno
dellos e en quales casas an de seer; er como los mueuen iogando con ellos e tomando
los unos con los otros, e quales meiorias an los unos trebeios sobre los otros. E como
han a seer aperçebudos los jogadores, de saber iogar en guisa que uenzçan, e non sean
uençudos, e de como dan xaque al rey, que es el mayor trebeio de todos los otros, que es
una manera de affrontar al sennor con derecho, e de comol dan mate, que es una manera
de grant desonrra, asi como sil uenciessen ol matassen.











Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 83

ANÓNIMO

El Lazarillo de Tormes
FRAGMENTOS
TRATADO PRIMERO
Cuenta Lázaro su vida y cuyo hijo fue

Pues sepa Vuestra Merced, ante todas cosas, que a mí llaman Lázaro de Tormes,
hijo de Tomé González y de Antonia Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca.
Mi nacimiento fue dentro del río Tormes, por la cual causa tomé el sobrenombre; y fue
de esta manera: mi padre, que Dios perdone, tenía cargo de proveer una molienda de
una aceña que está ribera de aquel río, en la cual fue molinero más de quince años; y,
estando mi madre una noche en la aceña, preñada de mí, tomóle el parto y parióme allí.
De manera que con verdad me puedo decir nacido en el río.
Pues siendo yo niño de ocho años, achacaron a mi padre ciertas sangrías mal
hechas en los costales de los que allí a moler venían, por lo cual fue preso, y confesó y
no negó, y padeció persecución por justicia. Espero en Dios que está en la gloria, pues
el Evangelio los llama bienaventurados. En este tiempo se hizo cierta armada contra
moros, entre los cuales fue mi padre (que a la sazón estaba desterrado por el desastre ya
dicho), con cargo de acemilero de un caballero que allá fue. Y con su señor, como leal
criado, feneció su vida.
Mi viuda madre, como sin marido y sin abrigo se viese, determinó arrimarse a
los buenos por ser uno de ellos, y vínose a vivir a la ciudad y alquiló una casilla y
metióse a guisar de comer a ciertos estudiantes, y lavaba la ropa a ciertos mozos de
caballos del comendador de la Magdalena, de manera que fue frecuentando las
caballerizas.
Ella y un hombre moreno de aquellos que las bestias curaban vinieron en
conocimiento. Éste algunas veces se venía a nuestra casa y se iba a la mañana. Otras
veces, de día llegaba a la puerta en achaque de comprar huevos, y entrábase en casa. Yo,
al principio de su entrada, pesábame con él y habíale miedo, viendo el color y mal gesto
que tenía; mas, de que vi que con su venida mejoraba el comer, fuile queriendo bien,
porque siempre traía pan, pedazos de carne y en el invierno leños a que nos
calentábamos.
De manera que, continuando la posada y conversación, mi madre vino a darme
un negrito muy bonito, el cual yo brincaba y ayudaba a calentar. Y acuérdome que,
estando el negro de mi padrastro trebejando con el mozuelo, como el niño vía a mi
madre y a mí blancos y a él no, huía de él, con miedo, para mi madre, y, señalando con
el dedo, decía:
-¡Madre, coco!
Respondió él riendo:
-¡Hideputa!
Yo, aunque bien mochacho, noté aquella palabra de mi hermanico, y dije entre
mí: «¡Cuántos debe de haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a sí
mismos!».
Quiso nuestra fortuna que la conversación del Zaide, que así se llamaba, llegó a
oídos del mayordomo, y, hecha pesquisa, hallóse que la mitad por medio de la cebada,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 84
que para las bestias le daban, hurtaba, y salvados, leña, almohazas, mandiles, y las
mantas y sábanas de los caballos hacía perdidas; y, cuando otra cosa no tenía, las bestias
desherraba, y con todo esto acudía a mi madre para criar a mi hermanico. No nos
maravillemos de un clérigo ni fraile, porque el uno hurta de los pobres y el otro de casa
para sus devotas y para ayuda de otro tanto, cuando a un pobre esclavo el amor le
animaba a esto.
Y probósele cuanto digo, y aún más; porque a mí con amenazas me
preguntaban, y, como niño, respondía y descubría cuanto sabía con miedo: hasta ciertas
herraduras que por mandado de mi madre a un herrero vendí.
Al triste de mi padrastro azotaron y pringaron, y a mi madre pusieron pena por
justicia, sobre el acostumbrado centenario, que en casa del sobredicho comendador no
entrase ni al lastimado Zaide en la suya acogiese.
Por no echar la soga tras el caldero, la triste se esforzó y cumplió la sentencia.
Y, por evitar peligro y quitarse de malas lenguas, se fue a servir a los que al presente
vivían en el mesón de la Solana; y allí, padeciendo mil importunidades, se acabó de
criar mi hermanico hasta que supo andar, y a mí hasta ser buen mozuelo, que iba a los
huéspedes por vino y candelas y por lo demás que me mandaban.
En este tiempo vino a posar al mesón un ciego, el cual, pareciéndole que yo
sería para adestrarle, me pidió a mi madre, y ella me encomendó a él, diciéndole cómo
era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves,
y que ella confiaba en Dios no saldría peor hombre que mi padre, y que le rogaba me
tratase bien y mirase por mí, pues era huérfano. Él respondió que así lo haría y que me
recibía, no por mozo, sino por hijo. Y así le comencé a servir y adestrar a mi nuevo y
viejo amo.
Como estuvimos en Salamanca algunos días, pareciéndole a mi amo que no era
la ganancia a su contento, determinó irse de allí; y cuando nos hubimos de partir, yo fui
a ver a mi madre, y, ambos llorando, me dio su bendición y dijo:
-Hijo, ya sé que no te veré más. Procura de ser bueno, y Dios te guíe. Criado te
he y con buen amo te he puesto; válete por ti.
Y así me fui para mi amo, que esperándome estaba.
Salimos de Salamanca, y, llegando a la puente, está a la entrada de ella un
animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del
animal, y, allí puesto, me dijo:
-Lázaro, llega el oído a este toro y oirás gran ruido dentro de él.
Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como sintió que tenía la cabeza par
de la piedra, afirmó recio la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro,
que más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome:
-Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.
Y rió mucho la burla.
Parecióme que en aquel instante desperté de la simpleza en que, como niño,
dormido estaba. Dije entre mí: «Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar,
pues solo soy, y pensar cómo me sepa valer».
Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza. Y,
como me viese de buen ingenio, holgábase mucho y decía:
-Yo oro ni plata no te lo puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré.
Y fue así, que, después de Dios, éste me dio la vida, y, siendo ciego, me
alumbró y adestró en la carrera de vivir.
Huelgo de contar a Vuestra Merced estas niñerías, para mostrar cuánta virtud
sea saber los hombres subir siendo bajos, y dejarse bajar siendo altos cuánto vicio.
Pues, tornando al bueno de mi ciego y contando sus cosas, Vuestra Merced sepa
que, desde que Dios crió el mundo, ninguno formó más astuto ni sagaz. En su oficio era
un águila: ciento y tantas oraciones sabía de coro; un tono bajo, reposado y muy
sonable, que hacía resonar la iglesia donde rezaba; un rostro humilde y devoto, que, con
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 85
muy buen continente, ponía cuando rezaba, sin hacer gestos ni visajes con boca ni ojos,
como otros suelen hacer.
Allende de esto, tenía otras mil formas y maneras para sacar el dinero. Decía
saber oraciones para muchos y diversos efectos: para mujeres que no parían; para las
que estaban de parto; para las que eran malcasadas, que sus maridos las quisiesen bien.
Echaba pronósticos a las preñadas si traían hijo o hija. Pues en caso de medicina decía
que Galeno no supo la mitad que él para muelas, desmayos, males de madre.
Finalmente, nadie le decía padecer alguna pasión, que luego no le decía:
-Haced esto, haréis esto otro, cosed tal yerba, tomad tal raíz.
Con esto andábase todo el mundo tras él, especialmente mujeres, que cuanto les
decía creían. De éstas sacaba él grandes provechos con las artes que digo, y ganaba más
en un mes que cien ciegos en un año.
Mas también quiero que sepa Vuestra Merced que, con todo lo que adquiría y
tenía, jamás tan avariento ni mezquino hombre no vi; tanto, que me mataba a mí de
hambre, y así no me demediaba de lo necesario. Digo verdad: si con mi sutileza y
buenas mañas no me supiera remediar, muchas veces me finara de hambre; mas, con
todo su saber y aviso, le contaminaba de tal suerte que siempre, o las más veces, me
cabía lo más y mejor. Para esto le hacía burlas endiabladas, de las cuales contaré
algunas, aunque no todas a mi salvo.
Él traía el pan y todas las otras cosas en un fardel de lienzo, que por la boca se
cerraba con una argolla de hierro y su candado y llave; y al meter de todas las cosas y
sacallas, era con tanta vigilancia y tan por contadero, que no bastara todo el mundo a
hacerle menos una migaja. Mas yo tomaba aquella lacería que él me daba, la cual en
menos de dos bocados era despachada. Después que cerraba el candado y se descuidaba,
pensando que yo estaba entendiendo en otras cosas, por un poco de costura, que muchas
veces del un lado del fardel descosía y tornaba a coser, sangraba el avariento fardel,
sacando, no por tasa pan, más buenos pedazos, torreznos y longaniza. Y así, buscaba
conveniente tiempo para rehacer, no la chaza, sino la endiablada falta que el mal ciego
me faltaba.
Todo lo que podía sisar y hurtar traía en medias blancas, y, cuando le mandaban
rezar y le daban blancas, como él carecía de vista, no había el que se la daba amagado
con ella, cuando yo la tenía lanzada en la boca y la media aparejada, que, por presto que
él echaba la mano, ya iba de mi cambio aniquilada en la mitad del justo precio.
Quejábaseme el mal ciego, porque al tiento luego conocía y sentía que no era blanca
entera, y decía:
-¿Qué diablo es esto, que, después que conmigo estás, no me dan sino medias
blancas, y de antes una blanca y un maravedí hartas veces me pagaban? En ti debe estar
esta desdicha.
También él abreviaba el rezar y la mitad de la oración no acababa, porque me
tenía mandado que, en yéndose el que la mandaba rezar, le tirase por cabo del capuz. Yo
así lo hacía. Luego él tornaba a dar voces diciendo:
-¿Mandan rezar tal y tal oración? -como suelen decir.
Usaba poner cabe sí un jarrillo de vino cuando comíamos, y yo muy de presto le
asía y daba un par de besos callados y tornábale a su lugar. Mas duróme poco, que en
los tragos conocía la falta, y, por reservar su vino a salvo, nunca después desamparaba
el jarro, antes lo tenía por el asa asido. Mas no había piedra imán que así trajese a sí
como yo con una paja larga de centeno que para aquel menester tenía hecha, la cual,
metiéndola en la boca del jarro, chupando el vino, lo dejaba a buenas noches. Mas,
como fuese el traidor tan astuto, pienso que me sintió, y dende en adelante mudó
propósito y asentaba su jarro entre las piernas y atapábale con la mano, y así bebía
seguro.
Yo, como estaba hecho al vino, moría por él, y viendo que aquel remedio de la
paja no me aprovechaba ni valía, acordé en el suelo del jarro hacerle una fuentecilla y
agujero sutil, y, delicadamente, con una muy delgada tortilla de cera, taparlo; y, al
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 86
tiempo de comer, fingiendo haber frío, entrábame entre las piernas del triste ciego a
calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos, y, al calor de ella luego derretida la
cera, por ser muy poca, comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca, la cual yo de
tal manera ponía, que maldita la gota se perdía. Cuando el pobreto iba a beber, no
hallaba nada. Espantábase, maldecíase, daba al diablo el jarro y el vino, no sabiendo qué
podía ser.
-No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano.
Tantas vueltas y tientos dio al jarro, que halló la fuente y cayó en la burla; mas
así lo disimuló como si no lo hubiera sentido.
Y luego otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, no pensando el
daño que me estaba aparejado ni que el mal ciego me sentía, sentéme como solía;
estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco
cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que agora
tenía tiempo de tomar de mí venganza, y con toda su fuerza, alzando con dos manos
aquel dulce y amargo jarro, le dejó caer sobre mi boca, ayudándose, como digo, con
todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada de esto se guardaba, antes,
como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo,
con todo lo que en él hay, me había caído encima.
Fue tal el golpecillo, que me desatinó y sacó de sentido, y el jarrazo tan grande,
que los pedazos de él se me metieron por la cara, rompiéndomela por muchas partes, y
me quebró los dientes, sin los cuales hasta hoy día me quedé.
Desde aquella hora quise mal al mal ciego, y, aunque me quería y regalaba y me
curaba, bien vi que se había holgado del cruel castigo. Lavóme con vino las roturas que
con los pedazos del jarro me había hecho, y, sonriéndose, decía:
-¿Qué te parece Lázaro? Lo que te enfermó te sana y da salud -y otros donaires
que a mi gusto no lo eran.
Ya que estuve medio bueno de mi negra trepa y cardenales, considerando que, a
pocos golpes tales, el cruel ciego ahorraría de mí, quise yo ahorrar de él; mas no lo hice
tan presto, por hacello más a mi salvo y provecho. Y aunque yo quisiera asentar mi
corazón y perdonalle el jarrazo, no daba lugar el maltratamiento que el mal ciego dende
allí adelante me hacía, que sin causa ni razón me hería, dándome coscorrones y
repelándome.
Y si alguno le decía por qué me trataba tan mal, luego contaba el cuento del
jarro, diciendo:
-¿Pensaréis que este mi mozo es algún inocente? Pues oíd si el demonio
ensayara otra tal hazaña.
Santiguándose los que lo oían, decían:
-¡Mirad quién pensara de un muchacho tan pequeño tal ruindad!
Y reían mucho el artificio y decíanle:
-¡Castigadlo, castigadlo, que de Dios lo habréis!
Y él, con aquello, nunca otra cosa hacía.
Y en esto yo siempre le llevaba por los peores caminos, y adrede, por hacerle
mal y daño; si había piedras, por ellas; si lodo, por lo más alto; que, aunque yo no iba
por lo más enjuto, holgábame a mí de quebrar un ojo por quebrar dos al que ninguno
tenía. Con esto, siempre con el cabo alto del tiento me atentaba el colodrillo, el cual
siempre traía lleno de tolondrones y pelado de sus manos. Y, aunque yo juraba no
hacerlo con malicia, sino por no hallar mejor camino, no me aprovechaba ni me creía,
mas tal era el sentido y el grandísimo entendimiento del traidor.
Y porque vea Vuestra Merced a cuánto se extendía el ingenio de este astuto
ciego, contaré un caso de muchos que con él me acaecieron, en el cual me parece dio
bien a entender su gran astucia. Cuando salimos de Salamanca, su motivo fue venir a
tierra de Toledo, porque decía ser la gente más rica, aunque no muy limosnera.
Arrimábase a este refrán: «Más da el duro que el desnudo». Y vinimos a este camino
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 87
por los mejores lugares. Donde hallaba buena acogida y ganancia, deteníamonos; donde
no, a tercero día hacíamos San Juan.
Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox al tiempo que cogían las
uvas, un vendimiador le dio un racimo de ellas en limosna. Y como suelen ir los cestos
maltratados, y también porque la uva en aquel tiempo está muy madura, desgranábasele
el racimo en la mano. Para echarlo en el fardel, tornábase mosto, y lo que a él se
llegaba. Acordó de hacer un banquete, así por no poder llevarlo, como por contentarme,
que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en un valladar y
dijo:
-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este
racimo de uvas y que hayas de él tanta parte como yo. Partillo hemos de esta manera: tú
picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva.
Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.
Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor
mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer
lo mismo. Como vi que él quebraba la postura, no me contenté ir a la par con él, mas
aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía. Acabado el racimo,
estuvo un poco con el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo:
-Lázaro, engañado me has. Juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a
tres.
-No comí -dije yo-; mas ¿por qué sospecháis eso?
Respondió el sagacísimo ciego:
-¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y
callabas.
1A lo cual yo no respondí. Yendo que íbamos así por debajo de unos soportales,
en Escalona adonde a la sazón estábamos, en casa de un zapatero había muchas sogas y
otras cosas que de esparto se hacen, y parte de ellas dieron a mi amo en la cabeza. El
cual, alzando la mano, tocó en ellas, y viendo lo que era díjome:
-Anda presto, muchacho; salgamos de entre tan mal manjar, que ahoga sin
comerlo.
Yo, que bien descuidado iba de aquello, miré lo que era y, como no vi sino
sogas y cinchas, que no era cosa de comer, díjele:
-Tío, ¿por qué decís eso?
Respondióme:
-Calla, sobrino; según las mañas que llevas, lo sabrás y verás cómo digo
verdad.
Y así pasamos adelante por el mismo portal y llegamos a un mesón, a la puerta
del cual había muchos cuernos en la pared, donde ataban los recueros sus bestias, y
como iba tentando si era allí el mesón adonde él rezaba cada día por la mesonera la
oración de la emparedada, asió de un cuerno, y con un gran suspiro dijo:
-¡Oh, mala cosa, peor que tienes la hechura! ¡De cuántos eres deseado poner
tu nombre sobre cabeza ajena y de cuán pocos tenerte ni aun oír tu nombre por ninguna
vía!
Como le oí lo que decía, dije:
-Tío, ¿qué es eso que decís?
-Calla, sobrino, que algún día te dará éste que en la mano tengo alguna mala
comida y cena.
-No le comeré yo -dije- y no me la dará.
- Yo te digo verdad; si no, verlo has, si vives.
Y así pasamos adelante hasta la puerta del mesón, adonde pluguiere a Dios
nunca allá llegáramos, según lo que me sucedió en él.
Era todo lo más que rezaba por mesoneras y por bodegoneras y turroneras y
rameras y así por semejantes mujercillas, que por hombre casi nunca le vi decir oración.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 88
Reíme entre mí y, aunque muchacho, noté mucho la discreta consideración del
ciego.
Mas, por no ser prolijo, dejo de contar muchas cosas, así graciosas como de
notar, que con este mi primer amo me acaecieron, y quiero decir el despidiente y, con él,
acabar.
Estábamos en Escalona, villa del duque de ella, en un mesón, y diome un
pedazo de longaniza que le asase. Ya que la longaniza había pringado y comídose las
pringadas, sacó un maravedí de la bolsa y mandó que fuese por él de vino a la taberna.
Púsome el demonio el aparejo delante los ojos, el cual, como suelen decir, hace al
ladrón, y fue que había cabe el fuego un nabo pequeño, larguillo y ruinoso, y tal que,
por no ser para la olla, debió ser echado allí. Y como al presente nadie estuviese, sino él
y yo solos, como me vi con apetito goloso, habiéndoseme puesto dentro el sabroso olor
de la longaniza, del cual solamente sabía que había de gozar, no mirando qué me podría
suceder, pospuesto todo el temor por cumplir con el deseo, en tanto que el ciego sacaba
de la bolsa el dinero, saqué la longaniza y muy presto metí el sobredicho nabo en el
asador, el cual, mi amo, dándome el dinero para el vino, tomó y comenzó a dar vueltas
al fuego, queriendo asar al que, de ser cocido, por sus deméritos había escapado. Yo fui
por el vino, con el cual no tardé en despachar la longaniza y, cuando vine, hallé al
pecador del ciego que tenía entre dos rebanadas apretado el nabo, al cual aún no había
conocido por no haberlo tentado con la mano. Como tomase las rebanadas y mordiese
en ellas pensando también llevar parte de la longaniza, hallóse en frío con el frío nabo.
Alteróse y dijo:
-¿Qué es esto, Lazarillo?
-¡Lacerado de mí! -dije yo-. ¿Si queréis a mí echar algo? ¿Yo no vengo de traer
el vino? Alguno estaba ahí y por burlar haría esto.
-No, no -dijo él-, que yo no he dejado el asador de la mano; no es posible.
Yo torné a jurar y perjurar que estaba libre de aquel trueco y cambio; mas poco
me aprovechó, pues a las astucias del maldito ciego nada se le escondía. Levantóse y
asióme por la cabeza y llegóse a olerme. Y como debió sentir el huelgo, a uso de buen
podenco, por mejor satisfacerse de la verdad, y con la gran agonía que llevaba,
asiéndome con las manos, abríame la boca más de su derecho y desatentadamente metía
la nariz. La cual él tenía luenga y afilada, y a aquella sazón, con el enojo, se había
aumentado un palmo; con el pico de la cual me llegó a la golilla.
Y con esto, y con el gran miedo que tenía, y con la brevedad del tiempo, la
negra longaniza aún no había hecho asiento en el estómago; y lo más principal: con el
destiento de la cumplidísima nariz, medio cuasi ahogándome, todas estas cosas se
juntaron y fueron causa que el hecho y golosina se manifestase y lo suyo fuese vuelto a
su dueño. De manera que, antes que el mal ciego sacase de mi boca su trompa, tal
alteración sintió mi estómago, que le dio con el hurto en ella, de suerte que su nariz y la
negra mal mascada longaniza a un tiempo salieron de mi boca.
¡Oh gran Dios, quién estuviera aquella hora sepultado, que muerto ya lo estaba!
Fue tal el coraje del perverso ciego, que, si al ruido no acudieran, pienso no me dejara
con la vida. Sacáronme de entre sus manos, dejándoselas llenas de aquellos pocos
cabellos que tenía, arañada la cara y rascuñado el pescuezo y la garganta. Y esto bien lo
merecía, pues por su maldad me venían tantas persecuciones.
Contaba el mal ciego a todos cuantos allí se allegaban mis desastres, y dábales
cuenta una y otra vez, así de la del jarro como de la del racimo, y agora de lo presente.
Era la risa de todos tan grande, que toda la gente que por la calle pasaba entraba a ver la
fiesta; mas con tanta gracia y donaire contaba el ciego mis hazañas, que, aunque yo
estaba tan maltratado y llorando, me parecía que hacía sinjusticia en no reírselas.
Y en cuanto esto pasaba, a la memoria me vino una cobardía y flojedad que
hice, por que me maldecía, y fue no dejalle sin narices, pues tan buen tiempo tuve para
ello, que la mitad del camino estaba andado; que con sólo apretar los dientes se me
quedaran en casa, y, con ser de aquel malvado, por ventura lo retuviera mejor mi
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 89
estómago que retuvo la longaniza, y, no pareciendo ellas, pudiera negar la demanda.
¡Pluguiera a Dios que lo hubiera hecho, que eso fuera así que así!
Hiciéronnos amigos la mesonera y los que allí estaban, y, con el vino que para
beber le había traído, laváronme la cara y la garganta. Sobre lo cual discantaba el mal
ciego donaires, diciendo:
-Por verdad, más vino me gasta este mozo en lavatorios al cabo del año, que yo
bebo en dos. A lo menos, Lázaro, eres en más cargo al vino que a tu padre, porque él
una vez te engendró, mas el vino mil te ha dado la vida.
Y luego contaba cuántas veces me había descalabrado y arpado la cara, y con
vino luego sanaba.
-Yo te digo -dijo- que, si hombre en el mundo ha de ser bienaventurado con
vino, que serás tú.
Y reían mucho los que me lavaban con esto, aunque yo renegaba. Mas el
pronóstico del ciego no salió mentiroso, y después acá muchas veces me acuerdo de
aquel hombre, que sin duda debía tener espíritu de profecía, y me pesa de los sinsabores
que le hice, aunque bien se lo pagué, considerando lo que aquel día me dijo salirme tan
verdadero como adelante Vuestra Merced oirá.
Visto esto y las malas burlas que el ciego burlaba de mí, determiné de todo en
todo dejalle, y, como lo traía pensado y lo tenía en voluntad, con este postrer juego que
me hizo afirmélo más.
Y fue así que luego otro día salimos por la villa a pedir limosna, y había llovido
mucho la noche antes; y porque el día también llovía, y andaba rezando debajo de unos
portales que en aquel pueblo había, donde no nos mojamos, mas como la noche se venía
y el llover no cesaba, díjome el ciego:
-Lázaro, esta agua es muy porfiada, y cuanto la noche más cierra, más recia.
Acojámonos a la posada con tiempo.
Para ir allá habíamos de pasar un arroyo, que con la mucha agua iba grande. Yo
le dije:
-Tío, el arroyo va muy ancho; mas si queréis, yo veo por donde travesemos más
aína sin mojarnos, porque se estrecha allí mucho y, saltando, pasaremos a pie enjuto.
Parecióle buen consejo y dijo:
-Discreto eres, por esto te quiero bien; llévame a ese lugar donde el arroyo se
ensangosta, que agora es invierno y sabe mal el agua, y más llevar los pies mojados.
Yo que vi el aparejo a mi deseo, saquéle de bajo de los portales y llevélo
derecho de un pilar o poste de piedra que en la plaza estaba, sobre el cual y sobre otros
cargaban saledizos de aquellas casas, y dígole:
-Tío, éste es el paso más angosto que en el arroyo hay.
Como llovía recio y el triste se mojaba, y con la priesa que llevábamos de salir
del agua, que encima de nos caía, y, lo más principal, porque Dios le cegó aquella hora
el entendimiento (fue por darme de él venganza), creyóse de mí, y dijo:
-Ponme bien derecho y salta tú el arroyo.
Yo le puse bien derecho enfrente del pilar, y doy un salto y póngome detrás del
poste, como quien espera tope de toro, y díjele:
-¡Sus, saltad todo lo que podáis, porque deis de este cabo del agua!
Aun apenas lo había acabado de decir, cuando se abalanza el pobre ciego como
cabrón y de toda su fuerza arremete, tomando un paso atrás de la corrida para hacer
mayor salto, y da con la cabeza en el poste, que sonó tan recio como si diera con una
gran calabaza, y cayó luego para atrás medio muerto y hendida la cabeza.
-¿Cómo, y olisteis la longaniza y no el poste? ¡Oled! ¡Oled! -le dije yo.
Y dejéle en poder de mucha gente que lo había ido a socorrer, y tomo la puerta
de la villa en los pies de un trote, y, antes de que la noche viniese, di conmigo en
Torrijos. No supe más lo que Dios de él hizo ni curé de saberlo.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 90
TRATADO SEGUNDO
Cómo Lázaro se asentó con un clérigo, y de las cosas que con él pasó.

Otro día, no pareciéndome estar allí seguro, fuime a un lugar que llaman
Maqueda, adonde me toparon mis pecados con un clérigo, que, llegando a pedir
limosna, me preguntó si sabía ayudar a misa. Yo dije que sí, como era verdad; que,
aunque maltratado, mil cosas buenas me mostró el pecador del ciego, y una de ellas fue
ésta. Finalmente, el clérigo me recibió por suyo.
Escapé del trueno y di en el relámpago, porque era el ciego para con éste un
Alejandro Magno, con ser la misma avaricia, como he contado. No digo más, sino que
toda la lacería del mundo estaba encerrada en éste: no sé si de su cosecha era o lo había
anejado con el hábito de clerecía.
Él tenía un arcaz viejo y cerrado con su llave, la cual traía atada con un agujeta
del paletoque. Y en viniendo el bodigo de la iglesia, por su mano era luego allí lanzado
y tornada a cerrar el arca. Y en toda la casa no había ninguna cosa de comer, como suele
estar en otras algún tocino colgado al humero, algún queso puesto en alguna tabla o en
el armario, algún canastillo con algunos pedazos de pan que de la mesa sobran; que me
parece a mí que, aunque de ello no me aprovechara, con la vista de ello me consolara.
Solamente había una horca de cebollas, y tras la llave, en una cámara en lo alto
de la casa. De éstas tenía yo de ración una para cada cuatro días, y, cuando le pedía la
llave para ir por ella, si alguno estaba presente, echaba mano al falsopeto y con gran
continencia la desataba y me la daba diciendo:
-Toma y vuélvela luego, y no hagáis sino golosinar.
Como si debajo de ella estuvieran todas las conservas de Valencia, con no haber
en la dicha cámara, como dije, maldita la otra cosa que las cebollas colgadas de un
clavo. Las cuales él tenía tan bien por cuenta, que, si por malos de mis pecados me
desmandara a más de mi tasa, me costara caro. Finalmente, yo me finaba de hambre.
Pues ya que conmigo tenía poca caridad, consigo usaba más. Cinco blancas de
carne era su ordinario para comer y cenar. Verdad es que partía conmigo del caldo, que
de la carne ¡tan blanco el ojo!, sino un poco de pan, y ¡pluguiera a Dios que me
demediara!
Los sábados cómense en esta tierra cabezas de carnero, y enviábame por una,
que costaba tres maravedís. Aquélla le cocía, y comía los ojos y la lengua y el cogote y
sesos y la carne que en las quijadas tenía, y dábame todos los huesos roídos, y
dábamelos en el plato, diciendo:
-Toma, come, triunfa, que para ti es el mundo. Mejor vida tienes que el Papa.
«¡Tal te la dé Dios!» -decía yo paso entre mí.
A cabo de tres semanas que estuve con él vine a tanta flaqueza, que no me podía
tener en las piernas de pura hambre. Vime claramente ir a la sepultura, si Dios y mi
saber no me remediaran. Para usar de mis mañas no tenía aparejo, por no tener en qué
dalle salto. Y, aunque algo hubiera, no podía cegalle, como hacía al que Dios perdone
(si de aquella calabazada feneció), que todavía, aunque astuto, con faltalle aquel
preciado sentido, no me sentía; mas estotro, ninguno hay que tan aguda vista tuviese
como él tenía.
Cuando al ofertorio estábamos, ninguna blanca en la concha caía, que no era de
él registrada: el un ojo tenía en la gente y el otro en mis manos. Bailábanle los ojos en el
casco como si fueran de azogue. Cuantas blancas ofrecían tenía por cuenta, y, acabado
el ofrecer, luego me quitaba la concha y la ponía sobre el altar.
No era yo señor de asirle una blanca todo el tiempo que con él viví, o, por mejor
decir, morí. De la taberna nunca le traje una blanca de vino; mas aquel poco que de la
ofrenda había metido en su arcaz compasaba de tal forma que le duraba toda la semana
Y por ocultar su gran mezquindad, decíame:
-Mira, mozo, los sacerdotes han de ser muy templados en su comer y beber, y
por esto yo no me desmando como otros.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 91
Mas el lacerado mentía falsamente, porque en cofradías y mortuorios que
rezamos, a costa ajena comía como lobo y bebía más que un saludador.
Y porque dije de mortuorios, Dios me perdone, que jamás fui enemigo de la
naturaleza humana sino entonces. Y esto era porque comíamos bien y me hartaban.
Deseaba y aun rogaba a Dios que cada día matase el suyo. Y cuando dábamos
sacramento a los enfermos, especialmente la extremaunción, como manda el clérigo
rezar a los que están allí, yo cierto no era el postrero de la oración, y con todo mi
corazón y buena voluntad rogaba al Señor, no que le echase a la parte que más servido
fuese, como se suele decir, mas que le llevase de aqueste mundo.
Y cuando alguno de éstos escapaba, ¡Dios me lo perdone!, que mil veces le
daba al diablo; y el que se moría, otras tantas bendiciones llevaba de mí dichas. Porque
en todo el tiempo que allí estuve, que serían casi seis meses, solas veinte personas
fallecieron, y éstas bien creo que las maté yo, o, por mejor decir, murieron a mi
recuesta; porque, viendo el Señor mi rabiosa y continua muerte, pienso que holgaba de
matarlos por darme a mí vida. Mas de lo que al presente padecía, remedio no hallaba;
que, si el día que enterrábamos yo vivía, los días que no había muerto, por quedar bien
vezado de la hartura, tornando a mi cotidiana hambre, más lo sentía. De manera que en
nada hallaba descanso, salvo en la muerte, que yo también para mí, como para los otros
deseaba algunas veces; mas no la veía, aunque estaba siempre en mí.
Pensé muchas veces irme de aquel mezquino amo; mas por dos cosas lo dejaba:
la primera, por no me atrever a mis piernas, por temer de la flaqueza que de pura
hambre me venía; y la otra, consideraba y decía: «Yo he tenido dos amos: el primero
traíame muerto de hambre y, dejándole, topé con este otro, que me tiene ya con ella en
la sepultura; pues si de éste desisto y doy en otro más bajo, ¿qué será, sino fenecer?».
Con esto no me osaba menear, porque tenía por fe que todos los grados había de hallar
más ruines. Y a abajar otro punto, no sonara Lázaro ni se oyera en el mundo.
Pues estando en tal aflicción, cual plega al Señor librar de ella a todo fiel
cristiano, y sin saber darme consejo, viéndome ir de mal en peor, un día que el cuitado,
ruin y lacerado de mi amo había ido fuera del lugar, llegóse acaso a mi puerta un
calderero, el cual yo creo que fue ángel enviado a mí por la mano de Dios en aquel
hábito. Preguntóme si tenía algo que adobar.
«En mí teníades bien que hacer, y no haríades poco, si me remediásedes» -dije
paso, que no me oyó.
Mas, como no era tiempo de gastarlo en decir gracias, alumbrado por el Espíritu
Santo, le dije:
-Tío, una llave de este arcaz he perdido, y temo mi señor me azote. Por vuestra
vida, veáis si en ésas que traéis hay alguna que le haga, que yo os lo pagaré.
Comenzó a probar el angélico calderero una y otra de un gran sartal que de ellas
traía, y yo ayudalle con mis flacas oraciones. Cuando no me cato, veo en figura de
panes, como dicen, la cara de Dios dentro del arcaz, y, abierto, díjele:
-Yo no tengo dineros que daros por la llave; mas tomad de ahí el pago.
Él tomó un bodigo de aquéllos, el que mejor le pareció, y, dándome mi llave, se
fue muy contento, dejándome más a mí.
Mas no toqué en nada por el presente, porque no fuese la falta sentida, y, aun
porque me vi de tanto bien señor, parecióme que la hambre no se me osaba allegar.
Vino el mísero de mi amo, y quiso Dios no miró en la oblada que el ángel había llevado.
Y otro día, en saliendo de casa, abro mi paraíso panal y tomo entre las manos y
dientes un bodigo y en dos credos le hice invisible, no olvidándoseme el arca abierta. Y
comienzo a barrer la casa con mucha alegría, pareciéndome con aquel remedio remediar
dende en adelante la triste vida. Y así estuve con ello aquel día y otro gozoso; mas no
estaba en mi dicha que me durase mucho aquel descanso, porque luego, al tercero día,
me vino la terciana derecha. Y fue que veo a deshora al que me mataba de hambre sobre
nuestro arcaz, volviendo y revolviendo, contando y tornando a contar los panes. Yo
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 92
disimulaba, y en mi secreta oración y devociones y plegarias decía: «¡San Juan y
ciégale!»
Después que estuvo un gran rato echando la cuenta, por días y dedos contando,
dijo:
-Si no tuviera a tan buen recaudo esta arca, yo dijera que me habían tomado de
ella panes; pero de hoy más, sólo por cerrar la puerta a la sospecha, quiero tener buena
cuenta con ellos: nueve quedan y un pedazo.
«¡Nuevas malas te dé Dios!» -dije yo entre mí.
Parecióme con lo que dijo pasarme el corazón con saeta de montero y
comenzóme el estómago a escarbar de hambre, viéndose puesto en la dieta pasada. Fue
fuera de casa. Yo, por consolarme, abro el arca y, como vi el pan, comencélo de adorar,
no osando recebillo. Contélos, si a dicha el lacerado se errara, y hallé su cuenta más
verdadera que yo quisiera. Lo más que yo pude hacer fue dar en ellos mil besos, y, lo
más delicado que yo pude, del partido partí un poco al pelo que él estaba, y con aquél
pasé aquel día, no tan alegre como el pasado.
Mas, como la hambre creciese, mayormente que tenía el estómago hecho a más
pan aquellos dos o tres días ya dichos, moría mala muerte; tanto, que otra cosa no hacía,
en viéndome solo, sino abrir y cerrar el arca y contemplar en aquella cara de Dios, que
así dicen los niños. Mas el mismo Dios, que socorre a los afligidos, viéndome en tal
estrecho, trajo a mi memoria un pequeño remedio, que, considerando entre mí, dije:
«Este arquetón es viejo y grande y roto por algunas partes, aunque pequeños agujeros.
Puédese pensar que ratones, entrando en él, hacen daño a este pan. Sacarlo entero no es
cosa conveniente, porque verá la falta el que en tanta me hace vivir. Esto bien se sufre».
Y comienzo a desmigajar el pan sobre unos no muy costosos manteles que allí
estaban, y tomo uno y dejo otro, de manera que, en cada cual, de tres o cuatro desmigajé
su poco. Después, como quien toma gragea, lo comí y algo me consolé. Mas él, como
viniese a comer y abriese el arca, vio el mal pesar y sin duda creyó ser ratones los que el
daño habían hecho, porque estaba muy al propio contrahecho de como ellos lo suelen
hacer. Miró todo el arcaz de un cabo a otro y viole ciertos agujeros por do sospechaba
habían entrado. Llamóme, diciendo:
-¡Lázaro, mira, mira, qué persecución ha venido aquesta noche por nuestro pan!
Yo híceme muy maravillado, preguntándole qué sería.
-¿Qué ha de ser? -dijo él-. Ratones, que no dejan cosa a vida.
Pusímonos a comer, y quiso Dios que aun en esto me fue bien: que me cupo
más pan que la lacería que me solía dar, porque rayó con un cuchillo todo lo que pensó
ser ratonado, diciendo:
-Cómete eso, que el ratón cosa limpia es.Y así, aquel día, añadiendo la ración
del trabajo de mis manos, o de mis uñas por mejor decir, acabamos de comer, aunque yo
nunca empezaba.
Y luego me vino otro sobresalto, que fue verle andar solícito quitando clavos de
las paredes y buscando tablillas, con las cuales clavó y cerró todos los agujeros de la
vieja arca.
«¡Oh Señor mío -dije yo entonces-, a cuánta miseria y fortuna y desastres
estamos puestos los nacidos, y cuán poco duran los placeres de esta nuestra trabajosa
vida! Heme aquí, que pensaba con este pobre y triste remedio remediar y pasar mi
lacería, y estaba ya cuanto que alegre y de buena ventura. Mas no quiso mi desdicha,
despertando a este lacerado de mi amo y poniéndole más diligencia de la que él de suyo
se tenía (pues los míseros por la mayor parte nunca de aquélla carecen), agora, cerrando
los agujeros del arca, cerrase la puerta a mi consuelo y la abriese a mis trabajos».
Así lamentaba yo, en tanto que mi solícito carpintero, con muchos clavos y
tablillas, dio fin a sus obras, diciendo:
-Agora, donos traidores ratones, conviéneos mudar propósito, que en esta casa
mala medra tenéis.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 93
De que salió de su casa, voy a ver la obra, y hallé que no dejó en la triste y vieja
arca agujero ni aun por donde le pudiese entrar un mosquito. Abro con mi
desaprovechada llave, sin esperanza de sacar provecho, y vi los dos o tres panes
comenzados, los que mi amo creyó ser ratonados, y de ellos todavía saqué alguna
lacería, tocándolos muy ligeramente, a uso de esgrimidor diestro. Como la necesidad
sea tan gran maestra, viéndome con tanta siempre, noche y día estaba pensando la
manera que tendría en sustentar el vivir. Y pienso, para hallar estos negros remedios,
que me era luz la hambre, pues dicen que el ingenio con ella se avisa, y al contrario con
la hartura, y así era por cierto en mí.
Pues estando una noche desvelado en este pensamiento, pensando cómo me
podría valer y aprovecharme del arcaz, sentí que mi amo dormía, porque lo mostraba
con roncar y en unos resoplidos grandes que daba cuando estaba durmiendo. Levantéme
muy quedito, y, habiendo en el día pensado lo que había de hacer y dejado un cuchillo
viejo que por allí andaba en parte do le hallase, voyme al triste arcaz, y, por do había
mirado tener menos defensa, le acometí con el cuchillo, que a manera de barreno de él
usé. Y como la antiquísima arca, por ser de tantos años, la hallase sin fuerza y corazón,
antes muy blanda y carcomida, luego se me rindió y consintió en su costado, por mi
remedio, un buen agujero. Esto hecho, abro muy paso la llagada arca, y, al tiento, del
pan que hallé partido, hice según de yuso está escrito. Y con aquello algún tanto
consolado, tornando a cerrar, me volví a mis pajas, en las cuales reposé y dormí un
poco, lo cual yo hacía mal, y echábalo al no comer. Y así sería, porque cierto, en aquel
tiempo, no me debían de quitar el sueño los cuidados del rey de Francia.
Otro día fue por el señor mi amo visto el daño, así del pan como del agujero que
yo había hecho, y comenzó a dar a los diablos los ratones y decir:
-¿Qué diremos a esto? ¡Nunca haber sentido ratones en esta casa, sino agora!
Y sin duda debía de decir verdad, porque, si casa había de haber en el reino
justamente de ellos privilegiada, aquélla de razón había de ser, porque no suelen morar
donde no hay qué comer. Torna a buscar clavos por la casa y por las paredes, y tablillas
a atapárselos. Venida la noche y su reposo, luego yo era puesto en pie con mi aparejo y,
cuantos él tapaba de día, destapaba yo de noche.
En tal manera fue y tal prisa nos dimos, que sin duda por esto se debió decir:
«donde una puerta se cierra, otra se abre». Finalmente, parecíamos tener a destajo la tela
de Penélope, pues, cuanto él tejía de día rompía yo de noche. Ca en pocos días y noches
pusimos la pobre despensa de tal forma que, quien quisiera propiamente de ella hablar,
más corazas viejas de otro tiempo, que no arcaz, la llamara, según la clavazón y
tachuelas sobre sí tenía.
De que vio no aprovecharle nada su remedio, dijo:
-Este arcaz está tan maltratado y es de madera tan vieja y flaca, que no habrá
ratón a quien se defienda. Y va ya tal que, si andamos más con él, nos dejará sin guarda.
Y aun lo peor, que, aunque hace poca, todavía hará falta faltando, y me pondrá en costa
de tres o cuatro reales. El mejor remedio que hallo, pues el de hasta aquí no aprovecha:
armaré por de dentro a estos ratones malditos.
Luego buscó prestada una ratonera, y con cortezas de queso que a los vecinos
pedía, contino el gato estaba armado dentro del arca. Lo cual era para mí singular
auxilio, porque, puesto caso que yo no había menester muchas salsas para comer,
todavía me holgaba con las cortezas del queso que de la ratonera sacaba, y sin esto no
perdonaba el ratonar del bodigo.
Como hallase el pan ratonado y el queso comido y no cayese el ratón que lo
comía, dábase al diablo, preguntaba a los vecinos qué podría ser comer el queso y
sacarlo de la ratonera y no caer ni quedar dentro el ratón, y hallar caída la trampilla del
gato.
Acordaron los vecinos no ser el ratón el que este daño hacía, porque no fuera
menos de haber caído alguna vez. Díjole un vecino:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 94
-En vuestra casa yo me acuerdo que solía andar una culebra, y ésta debe de ser
sin duda. Y lleva razón, que como es larga, tiene lugar de tomar el cebo, y, aunque la
coja la trampilla encima, como no entre toda dentro, tórnase a salir.
Cuadró a todos lo que aquél dijo y alteró mucho a mi amo, y dende en adelante
no dormía tan a sueño suelto, que cualquier gusano de la madera que de noche sonase,
pensaba ser la culebra que le roía el arca. Luego era puesto en pie, y con un garrote que
a la cabecera, desde que aquello le dijeron, ponía, daba en la pecadora del arca grandes
garrotazos, pensando espantar la culebra. A los vecinos despertaba con el estruendo que
hacía, y a mí no me dejaba dormir. Íbase a mis pajas y trastornábalas, y a mí con ellas,
pensando que se iba para mí y se envolvía en mis pajas o en mi sayo; porque le decían
que de noche acaecía a estos animales, buscando calor, irse a las cunas donde están
criaturas, y aún mordellas y hacerles peligrar.
Yo las más veces hacía del dormido, y en la mañana, decíame él:
-¿Esta noche, mozo, no sentiste nada? Pues tras la culebra anduve, y aun pienso
se ha de ir para ti a la cama, que son muy frías y buscan calor.
-¡Plega a Dios que no me muerda -decía yo-, que harto miedo le tengo!
De esta manera andaba tan elevado y levantado del sueño, que, mi fe, la culebra
(o culebro por mejor decir) no osaba roer de noche ni levantarse al arca; mas de día,
mientras estaba en la iglesia o por el lugar, hacía mis saltos. Los cuales daños viendo él,
y el poco remedio que les podía poner, andaba de noche, como digo, hecho trasgo.
Yo hube miedo que con aquellas diligencias no me topase con la llave, que
debajo de las pajas tenía, y parecióme lo más seguro metella de noche en la boca,
porque ya, desde que viví con el ciego, la tenía tan hecha bolsa que me acaeció tener en
ella doce o quince maravedís, todo en medias blancas, sin que me estorbase el comer,
porque de otra manera no era señor de una blanca que el maldito ciego no cayese con
ella, no dejando costura ni remiendo que no me buscaba muy a menudo.
Pues, así como digo, metía cada noche la llave en la boca y dormía sin recelo
que el brujo de mi amo cayese con ella; mas cuando la desdicha ha de venir, por demás
es diligencia. Quisieron mis hados, o por mejor decir mis pecados, que, una noche que
estaba durmiendo, la llave se me puso en la boca, que abierta debía tener, de tal manera
y postura que el aire y resoplo, que yo durmiendo echaba, salía por lo hueco de la llave,
que de cañuto era, y silbaba, según mi desastre quiso, muy recio, de tal manera que el
sobresaltado de mi amo lo oyó, y creyó sin duda ser el silbo de la culebra, y cierto lo
debía parecer.
Levantóse muy paso con su garrote en la mano, y, al tiento y sonido de la
culebra, se llegó a mí con mucha quietud, por no ser sentido de la culebra. Y, como
cerca se vio, pensó que allí en las pajas, do yo estaba echado, al calor mío se había
venido. Levantando bien el palo, pensando tenerla debajo y darle tal garrotazo que la
matase, con toda su fuerza me descargó en la cabeza un tan gran golpe que sin ningún
sentido y muy mal descalabrado me dejó.
Como sintió que me había dado, según yo debía hacer gran sentimiento con el
fiero golpe, contaba él que se había llegado a mí y, dándome grandes voces,
llamándome, procuró recordarme. Mas, como me tocase con las manos, tentó la mucha
sangre que se me iba, y conoció el daño que me había hecho. Y con mucha prisa fue a
buscar lumbre y, llegando con ella, hallóme quejando, todavía con mi llave en la boca,
que nunca la desamparé, la mitad fuera, bien de aquella manera que debía estar al
tiempo que silbaba con ella.
Espantado el matador de culebras qué podría ser aquella llave, miróla
sacándomela del todo de la boca, y vio lo que era, porque en las guardas nada de la suya
diferenciaba. Fue luego a proballa, y con ella probó el maleficio. Debió de decir el cruel
cazador: «El ratón y culebra que me daban guerra y me comían mi hacienda he
hallado».
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 95
De lo que sucedió en aquellos tres días siguientes ninguna fe daré, porque los
tuve en el vientre de la ballena, mas, de cómo esto que he contado oí, después que en mí
torné, decir a mi amo, el cual a cuantos allí venían lo contaba por extenso.
A cabo de tres días yo torné en mi sentido, y vime echado en mis pajas, la
cabeza toda emplastada y llena de aceites y ungüentos, y, espantado, dije:
-¿Qué es esto?
Respondióme el cruel sacerdote:
-A fe que los ratones y culebras que me destruían ya los he cazado.
Y miré por mí, y vime tan maltratado que luego sospeché mi mal.
A esta hora entró una vieja que ensalmaba, y los vecinos. Y comiénzanme a
quitar trapos de la cabeza y curar el garrotazo. Y, como me hallaron vuelto en mi
sentido, holgáronse mucho y dijeron:
-Pues ha tornado en su acuerdo, placerá a Dios no será nada.
Ahí tornaron de nuevo a contar mis cuitas y a reírlas, y yo, pecador, a llorarlas.
Con todo esto, diéronme de comer, que estaba transido de hambre, y apenas me
pudieron demediar. Y así, de poco en poco, a los quince días me levanté y estuve sin
peligro (mas no sin hambre) y medio sano.
Luego otro día que fui levantado, el señor mi amo me tomó por la mano y
sacóme la puerta fuera y, puesto en la calle, díjome:
-Lázaro, de hoy más eres tuyo y no mío. Busca amo y vete con Dios, que yo no
quiero en mi compañía tan diligente servidor. No es posible sino que hayas sido mozo
de ciego.
Y santiguándose de mí, como si yo estuviera endemoniado, tórnase a meter en
casa y cierra su puerta.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 96

MATEO ALEMÁN

Primera parte del pícaro Guzmán de Alfarache
FRAGMENTO
CAPITULO III
Cómo Guzmán salió de su casa un viernes por la tarde y lo que le sucedió en una venta

Era yo muchacho vicioso y regalado, criado en Sevilla sin castigo de padre, la
madre viuda -como lo has oído-, cebado a torreznos, molletes y mantequillas y sopas de
miel rosada, mirado y adorado, más que hijo de mercader de Toledo o tanto.
Hacíaseme de mal dejar mi casa, deudos y amigos; demás que es dulce amor el
de la patria. Siéndome forzoso, no pude escusarlo. Alentábame mucho el deseo de ver
mundo, ir a reconocer en Italia mi noble parentela.
Salí, que no debiera, pude bien decir, tarde y con mal.
Creyendo hallar copioso remedio, perdí el poco que tenía.
Sucedióme lo que al perro con la sombra de la carne. Apenas había salido de la
puerta, cuando sin poderlo resistir, dos Nilos reventaron de mis ojos, que regándome el
rostro en abundancia, quedó todo de lágrimas bañado. Esto y querer anochecer no me
dejaban ver cielo ni palmo de tierra por donde iba. Cuando llegué a San Lázaro, que está
de la ciudad poca distancia, sentéme en la escalera o gradas por donde suben a aquella
devota ermita.
Hice allí de nuevo alarde de mi vida y discursos della. Quisiera volverme, por
haber salido mal apercebido, con poco acuerdo y poco dinero para viaje tan largo, que
aun para corto no llevaba. Y sobre tantas desdichas -que, cuando comienzan, vienen
siempre muchas y enzarzadas unas de otras como cerezas- era viernes en la noche y
algo oscura; no había cenado ni merendado: si fuera día de carne, que a la salida de la
ciudad, aunque fuera naturalmente ciego, el olor me llevara en alguna pastelería,
comprara un pastel con que me entretuviera y enjugara el llanto, el mal fuera menos.
Entonces eché de ver cuánto se siente más el bien perdido y la diferencia que
hace del hambriento el harto. Los trabajos todos comiendo se pasan; donde la comida
falta, no hay bien que llegue ni mal que no sobre, gusto que dure ni contento que asista:
todos riñen sin saber por qué, ninguno tiene culpa, unos a otros la ponen, todos trazan y
son quimeristas, todo es entonces gobierno y filosofía.
Vime con ganas de cenar y sin qué poder llegar a la boca, salvo agua fresca de
una fuente que allí estaba. No supe qué hacer ni a qué puerto echar. Lo que por una
parte me daba osadía, por otra me acobardaba. Hallábame entre miedos y esperanzas, el
despeñadero a los ojos y lobos a las espaldas. Anduve vacilando; quise ponerlo en las
manos de Dios: entré en la iglesia, hice mi oración, breve, pero no sé sí devota: no me
dieron lugar para más por ser hora de cerrarla y recogerse. Cerróse la noche y con ella
mis imaginaciones, mas no los manantiales y llanto. Quedéme con él dormido sobre un
poyo del portal acá fuera.
No sé qué lo hizo, si es que por ventura las melancolías quiebran en sueño,
como lo dio a entender el montañés que, llevando a enterrar a su mujer, iba en piernas,
descalzo y el sayo del revés, lo de dentro afuera. En aquella tierra están las casas
apartadas, y algunas muy lejos de la iglesia; pasando, pues, por la taberna, vio que
vendían vino blanco. Fingió quererse quedar a otra cosa y dijo: «Anden, señores, con la
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 97
malograda, que en un trote los alcanzo...» Así, se entró en la taberna y de un sorbito en
otro emborrachóse, quedándose dormido. Cuando los del acompañamiento volvieron
del entierro y lo hallaron en el suelo tendido, lo llamaron. Él, recordando, les dijo:
«¡Mal hora!, señores, perdonen sus mercedes, que ¡ma Dios! non hay así cosa que tanta
sed y sueño poña como sinsaborias».
Así yo, que ya era del sábado el sol salido casi con dos horas, cuando vine a
saber de mí. No sé si despertara tan presto si los panderos y bailes de unas mujeres que
venían a velar aquel día, con el tañer y cantar no me recordaran. Levantéme, aunque
tarde, hambriento y soñoliento, sin saber dónde estaba, que aún me parecía cosa de
sueño. Cuando vi que eran veras, dije entre mí:
«Echada está la suerte, ¡vaya Dios comigo!» Y con resolución comencé mi
camino; pero no sabía para dónde iba ni en ello había reparado.
Tomé por el uno que me pareció más hermoso, fuera donde fuera. Por lo de
entonces me acuerdo de las casas y repúblicas mal gobernadas, que hacen los pies el
oficio de la cabeza. Donde la razón y entendimiento no despachan, es fundir el oro,
salga lo que saliere, y adorar después un becerro. Los pies me llevaban; yo los iba
siguiendo, saliera bien o mal, a monte o a poblado.
Quísome parecer a lo que aconteció en la Mancha con un médico falso. No
sabía letra ni había nunca estudiado. Traía consigo gran cantidad de receptas, a una
parte de jarabes y a otra de purgas. Y cuando visitaba algún enfermo, conforme al
beneficio que le había de hacer, metía la mano y sacaba una, diciendo primero entre sí:
«¡Dios te la depare buena!», y así le daba la con que primero encontraba. En sangrías no
había cuenta con vena ni cantidad, mas de a poco más o menos, como le salía de la
boca. Tal se arrojaba por medio de los trigos.
Pudiera entonces decir a mí mismo: «¡Dios te la depare buena!», pues no sabía
la derrota que llevaba ni a la parte que caminaba. Mas, como su divina Majestad envía
los trabajos según se sirve y para los fines que sabe, todos enderezados a nuestro mayor
bien, si queremos aprovecharnos dellos, por todos le debemos dar gracias, pues son
señales que no se olvida de nosotros. A mí me comenzaron a venir y me siguieron, sin
dar un momento de espacio desde que comencé a caminar, y así en todas partes nunca
me faltaron. Mas no eran éstos de los que Dios envía, sino los que yo me buscaba.
La diferencia que hay de unos a otros es que los venidos de la mano de Dios Él
sabe sacarme dellos, y son los tales minas de oro finísimo, joyas preciosísimas cubiertas
con una ligera capa de tierra, que con poco trabajo se pueden descubrir y hallar. Mas los
que los hombres toman por sus vicios y deleites son píldoras doradas que, engañando la
vista con aparencia falsa de sabroso gusto, dejan el cuerpo descompuesto y desbaratado.
Son verdes prados llenos de ponzoñosas víboras; piedras al parecer de mucha estima, y
debajo están llenas de alacranes, eterna muerte que con breve vida engaña.
Este día, cansado de andar solas dos leguas pequeñas -que para mí eran las
primeras que había caminado-, ya me pareció haber llegado a los antípodas y, como el
famoso Colón, descubierto un mundo nuevo. Llegué a una venta sudado, polvoroso,
despeado, triste y, sobre todo, el molino picado, el diente agudo y el estómago débil.
Sería mediodía. Pedí de comer; dijeron que no había sino sólo huevos. No tan malo si lo
fueran: que a la bellaca de la ventera, con el mucho calor o que la zorra le matase la
gallina, se quedaron empollados, y por no perderlo todo los iba encajando con otros
buenos. No lo hizo así comigo, que cuales ella me los dio, le pague Dios la buena obra.
Viome muchacho, boquirrubio, cariampollado, chapetón. Parecíle un Juan de buen alma
y que para mí bastara quequiera.
Preguntóme:
-¿De dónde sois, hijo?
Díjele que de Sevilla. Llegóseme más y, dándome con su mano unos golpecitos
debajo de la barba, me dijo:
-¿Y adónde va el bobito?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 98
¡Oh, poderoso Señor, y cómo con aquel su mal resuello me pareció que contraje
vejez y con ella todos los males! Y si tuviera entonces ocupado el estómago con algo, lo
trocara en aquel punto, pues me hallé con las tripas junto a los labios.
Díjele que iba a la corte, que me diese de comer. Hízome sentar en un banquillo
cojo y encima de un poyo me puso un barredero de horno, con un salero hecho de un
suelo de cántaro, un tiesto de gallinas lleno de agua y una media hogaza más negra que
los manteles. Luego me sacó en un plato una tortilla de huevos, que pudiera llamarse
mejor emplasto de huevos.
Ellos, el pan, jarro, agua, salero, sal, manteles y la huéspeda, todo era de lo
mismo. Halléme bozal, el estómago apurado, las tripas de posta, que se daban unas con
otras de vacías. Comí, como el puerco la bellota, todo a hecho; aunque verdaderamente
sentía crujir entre los dientes los tiernecitos huesos de los sin ventura pollos, que era
como hacerme cosquillas en las encías.
Bien es verdad que se me hizo novedad, y aun en el gusto, que no era como el
de los otros huevos que solía comer en casa de mi madre; mas dejé pasar aquel
pensamiento con la hambre y cansancio, pareciéndome que la distancia de la tierra lo
causaba y que no eran todos de un sabor ni calidad. Yo estaba de manera que aquello
tuve por buena suerte.
Tan propio es al hambriento no reparar en salsas, como al necesitado salir a
cualquier partido. Era poco, pasélo presto con las buenas ganas. En el pan me detuve
algo más. Comílo a pausas, porque siendo muy malo, fue forzoso llevarlo de espacio,
dando lugar unos bocados a otros que bajasen al estómago por su orden.
Comencélo por las cortezas y acabélo en el migajón, que estaba hecho engrudo;
mas tal cual, no le perdoné letra ni les hice a las hormigas migaja de cortesía más que si
fuera poco y bueno. Así acontece si se juntan buenos comedores en un plato de fruta,
que picando primero en la más madura, se comen después la verde, sin dejar memoria
de lo que allí estuvo. Entonces comí, como dicen, a rempujones media hogaza y, si
fuera razonable y hubiera de hartar a mis ojos, no hiciera mi agosto con una entera de
tres libras.
Era el año estéril de seco y en aquellos tiempos solía Sevilla padecer; que aun
en los prósperos pasaba trabajosamente: mirad lo que sería en los adversos. No me está
bien ahondar en esto ni decir el porqué. Soy hijo de aquella ciudad: quiero callar, que
todo el mundo es uno, todo corre unas parejas, ninguno compra regimiento con otra
intención que para granjería, ya sea pública o secreta. Pocos arrojan tantos millares de
ducados para hacer bien a los pobres, antes a sí mismos, pues para dar medio cuarto de
limosna la examinan.
Desta manera pasó con un regidor, que viéndole un viejo de su pueblo exceder
de su obligación, le dijo:
-¿Cómo, Fulano N.? ¿Eso es lo que jurastes, cuando en ayuntamiento os
recibieron, que habíades de volver por los menudos?
Él respondió diciendo:
-¿Ya no veis cómo lo cumplo, pues vengo por ellos cada sábado a la carnicería?
Mi dinero me cuestan -y eran los de los carneros...
Desta manera pasa todo en todo lugar. Ellos traen entre sí la maza rodando, hoy
por mí, mañana por ti, déjame comprar, dejaréte vender; ellos hacen los estancos en los
mantenimientos; ellos hacen las posturas como en cosa suya y, así, lo venden al precio
que quieren, por ser todo suyo cuanto se compra y vende.
Soy testigo que un regidor de una de las más principales ciudades de Andalucía
y reino de Granada tenía ganado y, porque hacía frío, no se le gastaba la leche dél; todos
acudían a los buñuelos.
Pareciéndole que perdía mucho si la cuaresma entraba y no lo remediaba,
propuso en su ayuntamiento que los moriscos buñoleros robaban la república. Dio
cuenta por menor de lo que les podían costar y que salían a poco más de a seis
maravedís, y así los hizo poner a ocho, dándoles moderada ganancia. Ninguno los quiso
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 99
hacer, porque se perdían en ellos; y en aquella temporada él gastaba su esquilmo en
mantequillas, natas, queso fresco y otras cosas, hasta que fue tiempo de cabaña. Y
cuando comenzó a quesear, se los hizo subir a doce maravedís, como estaban antes,
pero ya era verano y fuera de sazón para hacerlos.
Contaba él este ardid, ponderando cómo los hombres habían de ser vividores.
Alejado nos hemos del camino. Volvamos a él, que no es bien cargar sólo la
culpa de todo al regimiento, habiendo a quien repartir. Demos algo desto a proveedores
y comisarios, y no a todos, sino a algunos, y, sea de cinco a los cuatro: que destruyen la
tierra, robando a los miserables y viudas, engañando a sus mayores y mintiendo a su
rey, los unos por acrecentar sus mayorazgos y los otros por hacerlos y dejar de comer a
sus herederos.
Esto también es diferente de lo que aquí tengo de tratar y pide un entero libro.
De mi vida trato en éste: quiero dejar las ajenas, mas no sé si podré, poniéndome los
cabes de paleta dejar de tiralles, que no hay hombre cuerdo a caballo. Cuanto más que
no hay que reparar de cosas tan sabidas. Lo uno y lo otro, todo está recebido y todos
caminan a «viva quien vence». Mas ¡ay! cómo nos engañamos, que somos los vencidos
y el que engaña, el engañado.
Digo, pues, que Sevilla, por fas o por nefas -considerada su abundancia de
frutos y la carestía dellos-, padece mucha esterilidad. Y aquel año hubo más, por
algunas desórdenes ocultas y codicias de los que habían de procurar el remedio, que
sólo atendían a su mejor fortuna. El secreto andaba entre tres o cuatro que, sin
considerar los fines, tomaron malos principios y endemoniados medios, en daño de su
república.
He visto siempre por todo lo que he peregrinado que estos ricachos poderosos,
muchos dellos son ballenas, que, abriendo la boca de la codicia, lo quieren tragar todo
para que sus casas estén proveídas y su renta multiplicada sin poner los ojos en el pupilo
huérfano ni el oído a la voz de la triste doncella ni los hombros al reparo del flaco ni las
manos de caridad en el enfermo y necesitado; antes con voz de buen gobierno, gobierna
cada uno como mejor vaya el agua a su molino. Publican buenos deseos y ejercítanse en
malas obras; hácense ovejitas de Dios y esquílmalas el diablo.
Amasábase pan de centeno, y no tan malo. El que tenía trigo sacaba para su
mesa la flor de la harina y todo lo restante traía en trato para el común. Hacíanse
panaderos. Abrasaban la tierra los que debieran dejarse abrasar por ella. No te puedo
negar que tuvo esto su castigo y que había muchos buenos a quien lo malo parecía mal;
pero en las necesidades no se repara en poco. Demás que el tropel de los que lo hacían
arrinconaban a los que lo estorbaban, porque eran pobres, y, si pobres, basta: no te digo
más, haz tu discurso.
¿No ves mi poco sufrimiento, cómo no pude abstenerme y cómo sin pensar
corrió hasta aquí la pluma? Arrimáronme el acicate y torcíme a la parte que me picaba.
No sé qué disculpa darte, si no es la que dan los que llevan por delante sus bestias de
carga, que dan con el hombre que encuentran contra una pared o lo derriban por el suelo
y después dicen: «Perdone.» En conclusión, todo el pan era malo, aunque entonces no
me supo muy mal. Regaléme comiendo, alegréme bebiendo, que los vinos de aquella
tierra son generosos.
Recobréme con esto, y los pies, cansados de llevar el vientre, aunque vacío y de
poco peso, ya siendo lleno y cargado, llevaban a los pies. Así proseguí mi camino, y no
con poco cuidado de saber qué pudiera ser aquel tañerme castañetas los huevos en la
boca. Fui dando y tomando en esta imaginación, que, cuanto más la seguía, más géneros
de desventuras me representaba y el estómago se me alteraba; porque nunca sospeché
cosa menos que asquerosa, viéndolos tan mal guisados, el aceite negro, que parecía de
suelos de candiles, la sartén puerca y la ventera lagañosa.
Entre unas y otras imaginaciones encontré con la verdad y, teniendo andada otra
legua, con sólo aquel pensamiento, fue imposible resistirme. Porque, como a mujer
preñada, me iban y venían eruptaciones del estómago a la boca, hasta que de todo punto
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 100
no me quedó cosa en el cuerpo. Y aun el día de hoy me parece que siento los pobrecitos
pollos piándome acá dentro. Así estaba sentado en la falda del vallado de unas viñas,
considerando mis infortunios, harto arrepentido de mi mal considerada partida, que
siempre se despeñan los mozos tras el gusto presente, sin respetar ni mirar el daño
venidero.


Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 101

VICENTE ESPINEL

Vida del Escudero Marcos de Obregón
FRAGMENTOS
DESCANSO III

El día siguiente vino el mozuelo más temprano de lo que solía, puesto un cuello
al uso, como hombre que se veía favorecido de tan gallarda mujer. Sucedió que dentro
de tres o cuatro días vinieron a llamar al doctor Sagredo, su marido y mi amo, para ir a
curar un caballero extranjero que estaba enfermo en Carabanchel, ofreciéndole mucho
interés por la cura de que él recibió mucho contento por el provecho, y ella mucho más
por el gusto. Cogió su mula y lacayo, y un braco, que siempre le acompañaba, y a las
cuatro de la tarde dió con su persona en Carabanchel. Ella, visto la buena ocasión,
hízome aderezar de cenar lo mejor que fué posible, regalándome con palabras, y
prometiéndome obras, no entendiendo que yo le estorbaría la ejecución de su mal
intento: vino el mozuelo al anochecer, y comenzando a cantar como solía, ella le dijo
que no era lícito, ni parecía bien a la vecindad, estando su marido ausente, cantar a la
puerta, y así mandó que entrase mas adentro. Mandó sentar al mozuelo a la mesa,
deseando que la cena fuese breve, porque la noche fuese larga; pero apenas se comenzó
la cena cuando entró el braco haciendo mil fiestas a su ama con las narices y la cola. El
doctor viene, dijo ella, desdichada de mí, ¿qué haremos, que no puede estar lejos, pues
ha llegado el perro? Yo cogí al mozuelo, y púsele en un rincón de la sala, cubriéndolo
con una tabla, que había de ser estante para los libros, de suerte que no se podía parecer
cuando entró el doctor por la puerta, diciendo: ¿Hay bellaquería semejante, que envíen a
llamar a un hombre como yo, y por otra parte llamen a otro médico? Vive Dios, si en
años atrás me cogieran, que no se habían de burlar conmigo. ¿Pues de eso tenéis pena,
dijo ella, marido mío? ¿No vale más dormir en vuestra cama y en vuestra quietud, que
desvelaros en velar un enfermo? ¿Qué hijos tenéis que os pidan pan? Vengáis muy en
hora buena, que aunque pensé tener diferente noche, con todo eso me dió el espíritu que
había de suceder esto, y así os tuve, por si o por no, aderezada la cena. ¡Hay tal mujer en
el mundo! dijo el doctor; ya me habéis quitado todo el enojo que traía. Váyanse con el
diablo ellos y sus dineros, que más aprecio veros contenta, que cuanto interés hay en la
tierra. ¿Cuántos engaños, dije yo entre mí, hay de estos en el mundo, y cuántas a fuerza
de artificios y bondad fingida se hacen cabezas de sus casas, que merecen tenerlas
quitadas de los hombros? Apeose de la rucia el doctor, y el lacayo púsola en razón, y
fuese a su posada con su mujer, que le daban ración y quitación. Sentose el doctor a
cenar muy sin enojo, loando mucho el cuidado de su mujer. El diablo del braco, que por
la fuerza que estos animalejos tienen en el olfato, no hacía sino oler la tabla que
encubría al mozuelo, rascando y gruñendo de manera que el doctor lo echó de ver, y
preguntó ¿qué había detrás de la tabla? Yo de presto respondí: Creo que está allí un
cuarto de carne. Tornó el braco a gruñir, y aun ladrar algo más alto: mi amo lo miró con
más cuidado que hasta allí; yo eché de ver el daño que había de suceder si no se
remediaba, y conociendo la condición del doctor dí en una buena advertencia, que fué
decir que iba por unas aceitunas sevillanas, de que eran muy, amigos, y estúveme al pie
de la escalerilla esperando su determinación: el braco no dejaba de rascar y ladrar, tanto
que mi amo dijo que quería ver por qué perseveraba tanto el perro en ladrar. Entonces
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 102
yo púseme en la puerta, y comencé a dar voces diciendo: Señor, que me quitan la capa;
señor doctor Sagredo, que me capean ladrones. Él con su acostumbrada cólera y natural
presteza se levantó corriendo, y de camino arrebató una espada, poniéndose de dos
saltos en la puerta, y preguntando por los ladrones; yo le respondí, que como oyeron
nombrar al doctor Sagredo echaron a huir por la calle arriba como un rayo. Él fué luego
en seguimiento suyo, y ella echó al mozuelo de casa sin capa y sin sombrero, poniendo
el cuarto de carne detrás de la tabla, como ya le había dado la advertencia. Hasta aquí
había caminado el negocio; mas el mozuelo iba turbado, lleno de miedo y temblor, que
no pudo llegar a la puerta de la calle tan presto que no topase mi amo con él a la vuelta.
Aquí fué menester valernos de la presteza en remediar este segundo daño, que tenía más
evidencia que el primero, y así antes que él preguntase cosa, le dije: también han
capeado y querido matar a este pobre mocito, y por esto se coló aquí dentro huyendo,
que de temor no osa ir a su casa: mire vuesa merced qué lástima tan grande; y como es
muy de coléricos la piedad, túvola mi amo del mozuelo, y dijo: No tengáis miedo, que
en casa del doctor Sagredo estáis, donde nadie os osará ofender. Ofender, dije yo; en
oyendo nombrar al doctor Sagredo les nacieron alas en los pies. Yo os aseguro, dijo el
doctor, que si los alcanzara, que os había de vengar a vos y a mi escudero de manera
que para siempre no capearan más. Mi ama, que estaba hasta allí turbada y temblando
en el corredor, como vió tan presto reparado el daño, y vuelta en piedad la que había de
ser sangrienta cólera, ayudó a la compasión del marido de muy buena gana, diciendo:
¿Hay lástima como esta? No dejéis ir a ese pobre mozo, bástenle los tragos en que se ha
visto, no le maten esos ladrones. No le dejaré, dijo el doctor, hasta que le acompañe. ¿Y
cómo sucedió esto, gentil hombre? Iba, señor, respondió el mozo, a hacer una sangría
por Juan de Vergara, mi amo, a cierta señora del tobillo, y con harto gusto; pero como
no duerme este ángel de los pies aguileños, sucedió lo que vuesa merced ha visto. Que
no faltará ocasión para hacerla, dijo la señora, sosiéguese ahora, hermano, que en casa
del doctor Sagredo está. Subíos acá, dijo el doctor, que en cenando yo os llevaré a
vuestra casa. El braco, aunque salió a los ladrones imaginados, no por el ruido dejó de
tornar a la tema de su tabla, y si antes la había rascado por el mozuelo, entonces lo hacía
por la tentación de sus narices contra la carne: mi amo, como vió perseverar al braco,
fué a la tabla, y halló el cuarto de carne detrás de la tabla, con que se sosegó, loando
mucho el aliento de su perro. Ella, aunque se había librado de esos trances, todavía,
durando en su intento, me dió a entender que no dejase ir al mozuelo, que era lo que yo
más aborrecía.
Cenaron, y el que primero había sido cabecera de mesa, después comió en la
mano como gavilán, y no como gal en la mesa, que la fuerza puede más que el gusto. En
cenando quiso el doctor llevarlo a su casa, y aunque yo le ayudé, mi ama dijo que no
quería que fuese a ponerse en riesgo de topar con los capeadores, especialmente
habiendo de pasar por el pasadizo de San Andrés, donde suele haber tantos capeadores
retraídos. Y aunque esto, dijo, para vuestro ánimo es poco, será para mí de mucho daño,
porque estoy en sospecha de preñada, y podría sucederme algún accidente o susto que
pusiese mi vida en cuidado, que ese mocito podrá dormir con el escudero, que es
conocido suyo, y por la mañana irse a su casa. Alto, dijo el doctor, pues vos gustáis de
eso, sea en hora buena, yo me quiero acostar, que estoy un poco cansado. Fuéronse a la
cama juntos (que siempre llevaba la mujer por delante), aunque como ella vivía con
diferentes pensamientos, no dió lugar al sueño hasta que dió en una traza endiablada,
que le costó pesadumbre y le pudiera costar la vida. La sala era tan pequeña que desde
mi cama a la suya no había cuatro pasos, y cualquiera movimiento que se hacía en la
una se sentía en la otra; y así no le pareció bien lo que por aquí podía intentar. La mula
era de manera inquieta que en viéndose suelta alborotaba toda la vecindad antes que
pudiesen cogerla. Pareciole a la señora doña Mergelina que desatándola podría volver a
la cama antes que su marido despertase para ir a ponerla en razón, y en el espacio que se
había de gastar en cogerla y trabarla, le tendría ella para destrabar su persona. Y como
las mujeres son fáciles en sus determinaciones en sintiendo al marido dormido,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 103
levantose paso a paso de la cama, y yendo a la caballeriza desató la mula, entendiendo
que pudiera volver a la cama antes que la mula hiciese ruido y el marido despertase, con
que tendría lugar para ejecutar su intento. Pero parece que la mula y él se concertaron;
la mula en salir presto de la caballeriza haciendo ruido con los pies, y él sentirlo tan
presto que se levantó en un instante de la cama, dando al diablo a la mula y a quien se la
había vendido; y si no se entrara la mujer en la caballeriza, topara con ella el marido. Él
cogió una muy gentil vara de membrillo, y pegole a la mula, que huyendo a su estrecha
caballeriza, apenas cupiera; por la huéspeda que halló dentro. Ella no tuvo donde
encubrirse por la estrecheza sino con la misma mula, de suerte que alcanzó, como la
vara era cimbreña, gran parte de los muchos varazos que le dió con los tercios postreros
en aquellas blancas y regaladas carnes. Yo estaba en la escalera como si aguardara al
verdugo que me echara de ella, turbado y sin consejo, porque veía lo que pasaba y sin
poder remediarlo. El braco, sintiendo el ruido, y oliendo carne nueva en mi cama,
comenzó a darle buenos mordiscones al mozuelo y a ladrarle, de suerte que la mujer en
manos del marido, y el mozuelo en los dientes del braco, pagaron lo que aun no habían
cometido. Yo viendo la ejecución de su cólera, sin saber lo que hacía, le dije: Mire
vuesa merced lo que hace, que cuantos palos da en la mula los da en el rostro de mi
señora, que la quiere de manera por andar vuesa merced en ella, que no consiente que la
toque el sol. Agradeced, señora mula, lo que me han dicho de vuestra ama, que hasta la
mañana os estuviera pegando. ¿Hay con qué trabar esta mula? Yo respondí: En ese
corralillo hallará vuesa merced una soguilla, que yo estoy con un dolorcillo de ijada, y
no me atrevo a salir. Así como fué por ella, púseme a la puerta, haciendo pala a la
señora, y subiose a su cama callando, aunque lastimada. Yo (como siempre procuré que
no llegase la ofensa a ejecución), aunque no iba con mucho gusto para ello; en saliendo
el doctor le tomé la soguilla, y envielo a la cama. Trabé la mula, y subime a reposar a la
mía, donde hallé al mozuelo quejándose del braco, y a ella en la suya llorando
tiernamente; y preguntándole el marido la causa, respondió muy enojada: Vuestras
cóleras y arrebatamientos, que como tan de repente os alborotastes, y yo estaba en lo
mejor del sueño, sobresaltada y despavorida, caí detrás de la cama, y dí con el rostro en
mil baratijas que estaban aquí, con que me he lastimado muy bien. Sosegola el marido
lo mejor que pudo, y pudo muy bien, porque las mujeres honradas cuando tropiezan y
no caen en el yerro, caen en la cuenta, que habiendo de ser muy estrecha, es de
perdones, y como vió que a tres va la vencida, y ella lo quedó saliendo mal de ellas, no
quiso probar la cuarta. Al mozuelo con los peligros y los dientes del braco se le quitó el
poco amor y desvanecimiento como con la mano.

Descanso III

Como toda la noche hasta allí había sido tan inquieta C y llena de disgustos,
pesadumbres y alteraciones, efectos propios de semejantes devaneos, fundados en
deshonor, ofensa y pecado, lo que hasta la mañana quedaba, se durmió tan
profundamente, que siendo yo de poquísimo sueño, no desperté hasta que por la mañana
dieron golpes a la puerta, llamando al doctor para cierta visita muy necesaria. Alcé el
rostro y vi que el sol visitaba ya mi aposento, que en mi vida le mire de más mala gana,
y llamé al lastimado mozuelo, que más parecía embelesado que dormido, y hallándolo
con determinación de no tornar a las burlas pasadas, le dije: Pues el mayor peligro
queda por pasar, si no vivís con cuidado y recato, que aunque es verdad que vos
actualmente no habéis hecho ofensa en esta casa, y los deseos, ya que manchan la
conciencia, no estragan la honra, con todo eso, para la reputación de ella y seguridad
vuestra, importa guardar el secreto, que como muchacho de poca experiencia podiades
revelar pareciendoos que son lances muy dignos de saberse, y que diciéndolos por cifras
no se entenderían, que es un engaño en que caen todos los habladores. pues adviértoos
que no os va menos que la vida en saber callar, o la muerte en querer hablar. Ningún
delito se ha cometido por callar, y por hablar se cometen cada día muchos: el hablar es
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 104
de todos los hombres, y el callar de solos los discretos: yo creo que cuantas muertes se
hacen sin saber los autores, nacen de ofensas de la lengua: guardar el secreto es virtud, y
al que no le guarda por virtuoso, le hacen que le guarde por peligroso: el callar a tiempo
es muy alabado, porque lo contrario es muy aborrecido: hablar lo que se ha de callar,
nos precipita en el peligro y en la muerte, y lo contrario asegura el daño, y preserva la
vida y quietud. Nadie se ha visto reventar por guardar el secreto, ni ahogado por tragar
lo que va a decir: las abejas pican a su gusto; pero dejan el aguijón y la vida, ¿y a los
que dicen el secreto que les importa callar, les sucede lo mismo? y en resolución el
callar es excelentísima virtud, y tan estimada entre los hombres, que de la suerte que se
admiran de ver hablar bien a un papagayo que no lo sabía, se admiran de ver callar bien
a un hombre que sabe hablar. Y para no cansaros más, si no calláredes porque es razón,
callareis por el peligro en que os poneis, tratando de la honra de un hombre tan valiente
como el Doctor. Con estas, y otras muchas cosas que le dije, lo envié a su casa con más
temor que amor, o más temeroso que enamorado. El Doctor se vistió tan de priesa que
no tuvo lugar de mirar el señalado rostro de su mujer, que lo primero que hizo antes de
vestirse, y sin aguardar a poner los pies en las mulillas, fué a mirarse al espejo; y
viéndose el sobrescrito con algunos borrones, lo sintió de manera, que en muchos días
no se quitó del rostro un rebozo (que como era tan apacible y suave) parecía más que le
traía por gala, que por necesidad. En estando para poderla hablar me llegué a donde
estaba aderezándose el temeroso rostro, y lastimándome de los muchos cardenales que
le alcance a ver (que en personas muy blancas, de cualquier accidente se hacen) le dije,
con la mayor blandura que pude, y supe: ¿Que le parece de su buena ventura? Que tal lo
ha sido, pues en cuantas veces la ha probado, la ha guardado de que los pensamientos no
viniesen a la ejecución de las obras, para que su honra (ya que ha estado para
despeñarse) quedase salva en un aprieto tan grande, que arrojándose con tan
determinada voluntad, le ha puesto tantos impedimentos para la caída, y tantas ayudas
para el arrepentimiento. ¿Si cayera en un río muy hondo, y saliera sin mojarse la ropa,
no lo tuviera a milagro, y cosa nunca vista ¿Si se arrojara entre mil espadas desnudas sin
salir herida, no le parecería obra de la mano de Dios? Pues crea, y tenga por cierto, que
ha sido tanta evidencia de la misericordia divina, usada con vuesa merced con su
marido, pues de su misma voluntad ha librado: que la más poderosa fuerza que hay con
nosotros es la voluntad propia, ella nos rinde, y hace al entendimiento tan esclavo que
no le deja libertad para conocer la razón, o a lo menos para volver por ella; pues la
voluntad depravada rindió un pecho tan libre: ella misma con el arrepentimiento y la
razón le han de volver a su libertad. El arrepentirse, y volver sobre sí, es de ánimos
valerosos: el escarmiento nos hace recatados, como la determinación arrojadizos.
Cuando la voluntad nos arroja con atrevimiento, el mal suceso lo remedia con temor:
mejor es arrepentirse temprano, que llorar tarde. Un mal principio arrojado, mejora el
medio. Y asegura el fin: mas vale, considerando este mal suceso, detenerse, que
perseverando, esperar que se mejore ¡Dichoso aquel a quien le viene el escarmiento
antes que el daño! Los malos intentos al principio errados, engendran recato para los
venideros: quien no yerra no tiene de qué enmendarse, mas quien yerra tiene en qué
mejorarse: que Dios juzgó por mejor que hubiese males, porque les siguiesen los
arrepentimientos, que tener el mundo sin ellos; que más grandeza suya es sacar de los
males bienes, que conservar el mundo sin males. ¡Ojalá cuantos males se cometen,
tuviesen tan ruines principios como este! que los males serían menores por el
escarmiento. Vuesa merced vuelva en sí, estimando su hermosura, igualmente con su
honra, que este daño tengo yo atajado, y le atajaré más a todas estas cosas que yo le
decía, estuvo destilando unas lágrimas tan honestas y vergonzosas por las rosadas
mejillas, que enternecieran al más tirano ejecutor del mundo. Mas alzando el temeroso
rostro, después de haberse enjugado con un lienzo la humedad que lo había bañado, con
voz un poco baja, me dijo lo siguiente: Quisiera que fuera posible sacarme el corazón, y
ponerle en vuestras manos para que se viera el efecto que ha hecho en él vuestra justa
reprehensión, y fuera para mí algún descuento de mis desdichas, si me creyérades como
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 105
os he creído, no sólo para admitir el consejo, sino para obedecerlo, y ponerlo en
ejecución: que quien oye de buena gana, enmendarase si quiere.
No digo que totalmente estoy fuera del caso, que como estos accidentes tienen
su asiento en el alma, no pueden desampararla tan presto; pero como el amor y desamor
nunca paran en el medio, porque en el modo de engañarse van por una misma senda, así
yo voy pasando de un extremo a otro: porque después que me vi acardenalada, y
lastimado el rostro por quien tanta honra me hace todo el mundo, se me ha revestido un
odio mortal contra quien ha sido la causa de ello. Fuera de lo que esta noche, en lo poco
que mis ojos descansaron, soñé que estando cogiendo una hermosa y olorosa manzana
del mismo árbol, al tiempo que con los dedos la apreté, salió de ella mucho humo, y una
culebra tan grande, que me dió dos vueltas al cuerpo por la parte del corazón, y me
apretaba tanto, que pensé morir: y como ninguno de los circunstantes se atreviese a
quitármela, un hombre anciano llegó y la mató con sola su saliva, echada en la cabeza
de la culebra, y que al punto cayó muerta dejándome libre, y despierta del sueño. Y
haciendo reflexión sobre él, a pocas vueltas le dí alcance, de modo, que con los malos
principios, y la buena consideración vine a cobrar mi honra y vida, y a tener mi corazón
en el extremo de odio, que tenía de amor por vuestros buenos y saludables consejos. Por
donde, si hasta aquí habéis sido mi escudero, de aquí adelante seáis mi padre y
consejero: y si alguna cosa habéis visto en mí, que sea en vuestros ojos agradable, por
ella os pido y ruego que no me dejéis ni desamparéis en esta ocasión, ni en todo el
restante que os queda de vida, que el amor que yo tengo a vuestra persona, es tan grande
como el cuidado que vos habéis tenido con mi honra: el desengaño me ha cogido antes
que el gusto me asalariase; aunque la voluntad se dobló, la honra quedó en pie. Si el
consentimiento fuera obra, yo confesara mi flaqueza por infamia: quien tiene aliento
para asirse tropezando, también lo tendrá para levantarse cayendo: quien se arrepiente
cerca está de la enmienda: ni me desanimo por tierna ni me acobardo por derribada. Si
esta en mi quien pudo derribarme ¿por qué no lo estará para levantarme? Sin consejo
me rendí, pero con él tengo de librarme. Si me dejé llevar sin persuasión ajena, ¿por qué
no volveré en mí por la vuestra? Para caer fuí sola, y para levantarme somos vos y yo:
más agradece el enfermo la medicina que le cura, que no el consejo que le preserva. ¿No
admití primero vuestro saludable consejo, y ahora me rindo al cautiverio de vuestra
medicina? Al enfermo que no se ayuda, no le aprovechan los remedios: mas al que se
esfuerza y vuelve en sí, todo le ayuda y alienta. La caridad ha de comenzar de sí propia.
Si yo no me quiero a mi bien, ¿qué importa que me quiera quien no esta en mí? Si yo
aborrezco la salud, en vano trabaja quien me la procura. Mas si yo deseo convalecer, la
mitad del camino tengo andado. Quien obedece al consejo, acertar desea: y quien no
replica a la reprehensión, no está lejos de convertirse. Cuando la culebra despide el
pellejo, renovarle quiere: no hay más cierta señal para venir el fruto, que caerse la flor;
ni mayores muestras de arrepentimiento, que aborrecer el daño, y conocer el desengaño.
Yo lo conozco, padre de mi alma, y estoy con deseo de levantarme, y determinación de
no tornar a caer: ayudadme con vuestro consejo y consuelo, para que vuelva en mí,
cobre lo perdido, y remedie lo pasado, me anime en lo presente, y arme para lo
venidero. Altas iba a decir la hermosa escarmentada, sino que por llamar el marido a la
puerta fué necesario dejar la mas que apacible disculpa, o enmienda. Entró el Doctor, y
ella se fingió de la enojada, cubriéndose el lastimado, aunque bello rostro, haciendo
algunos melindres fingidos, para que la desenojase, que amándola tan tiernamente, fácil
era el hacerlo. Viole el rostro, y sintiolo mucho más que ella y después de haberse
blandamente disculpado, le dijo: Amiga, sacaos un poco de sangre. ¿Para que dije yo, se
ha de sangrar? Respondió el Doctor: Por la caída. Pues cayó, pregunté yo, de la torre de
San Salvador, para que se saque la sangre? Sabéis poco, dijo el Doctor, que de aquella
contusión del lapso que habiéndose removido las partes hipocóndricas y renes, podría
sobrevenir un profluvium sanguinis irreparable, y del livor del rostro quedar una cicatriz
perpetua. Y luego, dije yo, vendrá el arturo meridional a circunferencia metafísica del
vegetativo corporal, y evacuarse la sangre del hepate. ¿Qué decís, dijo el Doctor, que no
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 106
os entiendo? ¿No me entiende? dije yo; pues menos entiende su mujer a vuesa mercé,
que para decir que del golpe de la caída puede venir algún flujo de sangre, y, quedar
señal en el rostro, se han de decir tantas pedanterías, contusión, lapso, hipocóndrios,
profluvio, cicatriz, livor. Póngase un poco de bálsamo o ungüento blanco o zumo de
hojas de rábano, y ríase de lo demás. Y aun creo que es lo mejor, dijo ella riendo, mas
es lo peor que se me ha quitado la gana del comer. Poneos, dijo el Doctor, unos
absintios en la boca del ventrículo, y echaos un clistel; que con esto y una fricación en
las partes inferiores, junto con la exoneración del ventrículo cesará todo eso. Otra vez
dije yo: ¿Que no se podría acabar con los médicos mozos que hablen en un lenguaje que
no los entiendan? Pues qué, ¿queréis vos, dijo el Doctor, que hablen los hombres doctos
como los ignorantes? Cuanto a la substancia, dije yo, no por cierto; pero cuanto al
lenguaje, ¿por qué no hablarán como los entiendan? Al conde de Lemos, Don Pedro de
Castro, el de las grandes fuerzas, yendo a visitar su estado a Galicia. como era tan
grande y grueso, y muy bebedor de agua, del cansancio del camino le dió una
enfermedad que los médicos llaman hemorrois: y como no iba preparado de médico,
díjole Diego de Osma: Aquí hay uno que desea tomar el pulso a V. S. días ha. Pues
llamadle, dijo el Conde; llamáronle, y el buen hombre que supo la enfermedad fué muy
reparado de retórica medicinal, pareciéndole que por allí entraría en la voluntad del
Conde: y vistiéndose una ropa muy raída entre azul y negra, y una sortija que parecía
remate de asador, entró por la sala donde estaba el Conde diciendo: Beso las manos a S.
S., y el Conde: Vengáis en hora buena, Doctor. Prosiguió el Médico: Dícenme que su
señoría está malo del orificio. El Conde, que tenía extremado gusto de bueno, conociole
luego, y preguntole Doctor, ¿qué quiere decir orificio, platero de oro, o qué? Señor, dijo
el Doctor; orificio, es aquella parte por donde se inundan, exoneran y expelen las
inmundicias interiores que restan de la decocción del mantenimiento, Declaraos más,
Doctor, que no os entiendo, dijo el Conde: y el Médico: Señor, orificio se dice de os,
oris, y facio facis, quasi os faciens; porque como tenemos una boca general por donde
entra el mantenimiento, tenemos otra por donde sale el residuo. El Conde, aunque
enfermo, pereciendo de risa, le dijo: Pues este de este modo se llama en castellano
(nombrándolo por su nombre): andad, que no sois buen médico, que lo echáis todo en
retórica vana. De manera, que por donde pensó acreditarse con el Conde, se echó a
perder: él se fué corrido, y el Conde quedó de manera riendo que hacía temblar la cama,
y aun la sala: yo creo cierto que es alivio para los enfermos que el médico hable en
lenguaje que le entiendan, para no poner en cuidado al paciente. Tienen, fuera de esto,
obligación de ser dulces y afables, de semblante alegre, y de palabras amorosas: es bien
que les digan algunos donaires y cuentecillos breves, con que los alegren: sean corteses,
limpios y olorosos: acaricien tanto al enfermo, que parezca que sola aquella visita es la
que le da cuidado: miren si tiene bien hecha la cama, con aseo y limpieza, y hagan lo
que el Doctor Luis del Valle, que a todos juntamente con hacerles sacramentar, los
alienta con darles buenas esperanzas de salud; que hay algunos tan ignorantes en la
buena policía y trato que sin estar una persona enferma, por encarecer su trabajo y subir
su ganancia, dicen al enfermo que está peligroso, para que lo esté de veras: y es bien,
que pues se tienen por ministros de naturaleza, lo sean en todo. No digo mil descuidos
que hay en el conocimiento de las enfermedades, y en la aplicación de las medicinas, Es
muy de médicos viejos, dijo mi amo, andar tan de espacio como vos queréis, y en mirar
esas niñerías: ya los neotóricos vamos por otro camino, que para lo que es curar
tenemos el método purgar y sangrar, con algunos remedios empíricos, de que nos
valemos. Y aun por eso, dije yo, huyo de curarme con médicos mozos; porque un amigo
mío, que lo era en edad y en experiencia, muy gentil estudiante, habiéndose acreditado
conmigo con ciertos aforismos de Hipócrates, que sabía de memoria, traídos en buena
ocasión, y pronunciados a lo melindroso, me entregué en sus manos la primera vez que
me dió la gota, de las cuales salí con veinte y dos sudores y unciones, y me las estuviera
dando hasta ahora, si yo propio no me hallara el pulso con intercadencias; y con decir
que habíamos errado la cura (como si yo también la hubiera errado) me dejó, y se apartó
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 107
de mí confuso y corrido: mas yo, con la recia complexión que tengo, y con gobernarme
bien, en convaleciendo me encontré con él en la plazuela del Ángel cara a cara, la suya
de color de pimiento, y la mía de gualda, y me hube con él de manera que salió de mi
lengua peor que yo de sus manos. Los grandes médicos que yo he conocido y conozco,
en llegando al enfermo procuran con gran cuidado saber el origen, causa y estado de la
enfermedad, y el humor predominante del paciente, para no curar al colérico como al
flemático, y al sanguino como al melancólico; y aun si es posible (aunque no hay
ciencia de particulares) saber la calidad oculta del enfermo, y de esta manera se acierta
la cura, y se acreditan los médicos. No he visto en mi vida, dijo el Doctor, escudero tan
licenciado. Pues más tengo de licencioso, dije yo, porque en viendo una verdad
desamparada, me arrojo en su ayuda con la vida y el alma. ¿Qué sabéis vos de
intercadencias? dijo el Doctor; ¿qué señales tenéis de gota, pues os habéis escapado de
lo uno, y no padecéis de lo otro? Las intercadencias, respondí yo, otras veces las he
tenido, que me he visto con enfermedades apretadas; pero no me he desanimado, antes a
un médico mozo, y muy galán, que me curó en Málaga, le animé, porque se turbó
hallándomelas en el pulso (que en esto yo fuí médico y él paciente); y aunque me digan
que es calidad propia de mi pulso, ellas tienen todas las partes de intercadencias. Y
habiéndome escapado de esta ardentísima fiebre, de que me curé con un cántaro de agua
fría que me eché a los pechos, me quedaron unas grandísimas ventosidades, para lo cual
me dió un remedio tudesco, que si yo le guardara hicieran tanta burla de mí los
muchachos como yo hice de él; porque a un hombre colérico, y nacido en región cálida,
le mandó que en toda su vida no bebiese gota de agua, y de la gota me preservo con un
consejo de Cicerón, que dice, que la verdadera salud consiste en usar de los
mantenimientos que aprovechan, y huir de los que nos dañan: no uso de mantenimientos
húmedos, no bebo entre comida y comida, no ceno, bebo agua y no vino, hago todas las
mañanas una fricación antes de levantarme de la cama con grande vehemencia desde la
cabeza, discurriendo por todos los miembros hasta los pies, y cuando me siento cargado
hago un vómito; con esto, y la templanza en otras cosas, me preservo de la gota.
Perdóneme V. S. I. si le canso con estas niñerías que me pasaron con este médico, que
las digo porque quizá encontrará con ellas alguno a quien aprovechen. Díjome el Doctor
entonces: Por vuestra vida que me digáis ¿si habéis estudiado, y a dónde, que procedéis
con tan buena gracia en todo, que me habéis aficionado de manera, que si fuera un gran
príncipe no os apartara de mi lado un punto? Lo mismo, dijo ella, os ruego yo, padre de
mi vida, y así os la dé Dios muy larga, que nos deis cuenta de vuestra vida, que vos
procedéis de modo que sera grandísimo entretenimiento al Doctor por el entendimiento,
y a mí por la voluntad. Contar desdichas, dije yo, no es bueno para muchas veces:
acordarse de infelicidades el que está caído puede traerlo a desesperación. Una
diferencia hay entre la prosperidad y la adversidad, que la memoria de las desdichas en
la adversidad entristece mas; pero en la prosperidad aumenta el gusto. No se le ha de
pedir al que todavía está en miserias, que cuente las que ha pasado; porque es renovarle
la llaga que ya se iba cerrando, con traerle a la memoria lo que desea olvidar. El que se
ha escapado de la tormenta no se contenta con solo verse fuera de ella, sino con besar la
tierra; pero el que está todavía padeciendo el naufragio solamente se acuerda de lo
presente, que solicita el remedio; porque aunque yo tengo condición de pobre, tengo
ánimo de rico, y si no me desanimo por caído, no tengo de qué animarme por levantado;
y no son mis trabajos para contados muchas veces.Era yo muchacho vicioso y regalado,
criado en Sevilla sin castigo de padre, la madre viuda -como lo has oído-, cebado a
torreznos, molletes y mantequillas y sopas de miel rosada, mirado y adorado, más que
hijo de mercader de Toledo o tanto.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 108

FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS

Historia de la vida del Buscon, llamado don Pablos
FRAGMENTOS
LIBRO PRIMERO: CAPÍTULO V
De la entrada de Alcalá, patente y burlas que le hicieron por nuevo

Antes que anocheciese salimos del mesón a la casa que nos tenían alquilada,
que estaba fuera la puerta de Santiago, patio de estudiantes donde hay muchos juntos,
aunque esta teníamos entre tres moradores diferentes no más. Era el dueño y huésped de
los que creen en Dios por cortesía o sobre falso; moriscos los llaman en el pueblo.
Recibióme, pues, el huésped con peor cara que si yo fuera el Santísimo Sacramento. Ni
sé si lo hizo porque le comenzásemos a tener respeto o por ser natural suyo de ellos, que
no es mucho que tenga mala condición quien no tiene buena ley. Pusimos nuestro
hatillo, acomodamos las camas y lo demás, y dormimos aquella noche.
Amaneció, y helos aquí en camisa a todos los estudiantes de la posada a pedir la
patente a mi amo. Él, que no sabía lo que era, preguntóme que qué querían, y yo, entre
tanto, por lo que podía suceder, me acomodé entre dos colchones y sólo tenía la media
cabeza fuera, que parecía tortuga. Pidieron dos docenas de reales; diéronselos y con
tanto comenzaron una grita del diablo, diciendo:
-¡Viva el compañero, y sea admitido en nuestra amistad! Goce de las
preeminencias de antiguo. Pueda tener sarna, andar manchado y padecer la hambre que
todos.
Y con esto (¡mire V. Md. qué previlegios!) volaron por la escalera, y al
momento nos vestimos nosotros y tomamos el camino para escuelas. A mi amo
apadrináronle unos colegiales conocidos de su padre y entró en su general, pero yo, que
había de entrar en otro diferente y fui solo, comencé a temblar. Entré en el patio, y no
hube metido bien un pie, cuando me encararon y comenzaron a decir: -«¡Nuevo!». Yo
por disimular di en reír, como que no hacía caso; mas no bastó, porque llegándose a mí
ocho o nueve, comenzaron a reírse. Púseme colorado; nunca Dios lo permitiera, pues al
instante se puso uno que estaba a mi lado las manos en las narices y apartándose, dijo:
-Por resucitar está este Lázaro, según olisca.
Y con esto todos se apartaron tapándose las narices. Yo, que me pensé escapar,
puse las manos también y dije:
-V. Mds. tienen razón, que huele muy mal.
Dioles mucha risa y, apartándose, ya estaban juntos hasta ciento. Comenzaron a
escarrar y tocar al arma y en las toses y abrir y cerrar de las bocas, vi que se me
aparejaban gargajos. En esto, un manchegazo acatarrado hízome alarde de uno terrible,
diciendo:
-Esto hago.
Yo entonces, que me vi perdido, dije:
-¡Juro a Dios que ma...!
Iba a decir te, pero fue tal la batería y lluvia que cayó sobre mí, que no pude
acabar la razón. Yo estaba cubierto el rostro con la capa, y tan blanco, que todos tiraban
a mí, y era de ver cómo tomaban la puntería. Estaba ya nevado de pies a cabeza, pero un
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 109
bellaco, viéndome cubierto y que no tenía en la cara cosa, arrancó hacia mí diciendo con
gran cólera:
-¡Baste, no le déis con el palo!
Que yo, según me trataban, creí de ellos que lo harían. Destapéme por ver lo
que era, y al mismo tiempo, el que daba las voces me enclavó un gargajo en los dos
ojos. Aquí se han de considerar mis angustias. Levantó la infernal gente una grita que
me aturdieron, y yo, según lo que echaron sobre mí de sus estómagos, pensé que por
ahorrar de médicos y boticas aguardan nuevos para purgarse. Quisieron tras esto darme
de pescozones pero no había dónde sin llevarse en las manos la mitad del afeite de mi
negra capa, ya blanca por mis pecados. Dejáronme, y iba hecho zufaina de viejo a pura
saliva. Fuime a casa, que apenas acerté, y fue ventura el ser de mañana, pues sólo topé
dos o tres muchachos, que debían de ser bien inclinados porque no me tiraron más de
cuatro o seis trapajos y luego me dejaron.
Entré en casa, y el morisco que me vio comenzóse a reír y a hacer como que
quería escupirme. Yo, que temí que lo hiciese, dije:
-Tené, huésped, que no soy Ecce-Homo.
Nunca lo dijera, porque me dio dos libras de porrazos, dándome sobre los
hombros con las pesas que tenía. Con esta ayuda de costa, medio derrengado, subí
arriba; y en buscar por dónde asir la sotana y el manteo para quitármelos, se pasó mucho
rato. Al fin, le quité y me eché en la cama y colguélo en una azutea. Vino mi amo y
como me halló durmiendo y no sabía la asquerosa aventura, enojóse y comenzó a darme
repelones con tanta prisa, que a dos más, despierto calvo. Levantéme dando voces y
quejándome, y él, con más cólera, dijo:
-¿Es buen modo de servir ése, Pablos? Ya es otra vida.
Yo, cuando oí decir «otra vida», entendí que era ya muerto, y dije:
-Bien me anima V. Md. en mis trabajos. Vea cuál está aquella sotana y manteo,
que ha servido de pañizuelo a las mayores narices que se han visto jamás en paso, y
mire estas costillas.
Y con esto empecé a llorar. Él, viendo mi llanto, creyólo, y buscando la sotana y
viéndola, compadecióse de mí y dijo:
-Pablos, abre el ojo que asan carne. Mira por ti, que aquí no tienes otro padre ni
madre.
Contéle todo lo que había pasado y mandóme desnudar y llevar a mi aposento
(que era donde dormían cuatro criados de los huéspedes de casa). Acostéme y dormí; y
con esto, a la noche, después de haber comido y cenado bien, me hallé fuerte y ya como
si no hubiera pasado por mí nada. Pero, cuando comienzan desgracias en uno, parece
que nunca se han de acabar, que andan encadenadas y unas traían a otras. Viniéronse a
acostar los otros criados y, saludándome todos, me preguntaron si estaba malo y cómo
estaba en la cama. Yo les conté el caso y, al punto, como si en ellos no hubiera mal
ninguno, se empezaron a santiguar, diciendo:
-No se hiciera entre luteranos. ¿Hay tal maldad?
Otro decía:
-El retor tiene la culpa en no poner remedio. ¿Conocerá los que eran?
Yo respondí que no, y agradecíles la merced que me mostraban hacer. Con esto
se acabaron de desnudar, acostáronse, mataron la luz, y dormíme yo, que me parecía
que estaba con mi padre y mis hermanos.
Debían de ser las doce cuando el uno de ellos me despertó a puros gritos,
diciendo:
-¡Ay, que me matan! ¡Ladrones!
Sonaban en su cama, entre estas voces, unos golpazos de látigo. Yo levanté la
cabeza y dije:
-¿Qué es eso?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 110
Y apenas la descubrí, cuando con una maroma me asentaron un azote con hijos
en todas las espaldas. Comencé a quejarme; quíseme levantar; quejábase el otro
también; dábanme a mí sólo. Yo comencé a decir:
-¡Justicia de Dios!
Pero menudeaban tanto los azotes sobre mí, que ya no me quedó, por haberme
tirado las frazadas abajo, otro remedio sino el de meterme debajo de la cama. Hícelo así,
y al punto los tres que dormían empezaron a dar gritos también, y como sonaban los
azotes, yo creí que alguno de fuera nos daba a todos. Entre tanto, aquel maldito que
estaba junto a mí se pasó a mi cama y proveyó en ella, y cubrióla, volviéndose a la suya.
Cesaron los azotes y levantáronse con grandes gritos todos cuatro, diciendo:
-¡Es gran bellaquería, y no ha de quedar así!
Yo todavía me estaba debajo de la cama quejándome como perro cogido entre
puertas, tan encogido que parecía galgo con calambre. Hicieron los otros que cerraban
la puerta, y yo entonces salí de donde estaba y subíme a mi cama, preguntando si acaso
les habían hecho mal. Todos se quejaban de muerte.
Acostéme y cubríme y torné a dormir, y como entre sueños me revolcase,
cuando desperté halléme proveído y hecho una necesaria. Levantáronse todos y yo tomé
por achaque los azotes para no vestirme. No había diablos que me moviesen de un lado.
Estaba confuso, considerando si acaso, con el miedo y la turbación, sin sentirlo, había
hecho aquella vileza, o si entre sueños. Al fin, yo me hallaba inocente y culpado y no
sabía cómo disculparme.
Los compañeros se llegaron a mí, quejándose y muy disimulados, a
preguntarme cómo estaba; yo les dije que muy malo, porque me habían dado muchos
azotes. Preguntábales yo que qué podía haber sido, y ellos decían:
-A fe que no se escape, que el matemático nos lo dirá. Pero, dejando esto,
veamos si estáis herido, que os quejábades mucho.
Y diciendo esto, fueron a levantar la ropa con deseo de afrentarme. En esto, mi
amo entró diciendo:
-¿Es posible, Pablos, que no he de poder contigo? Son las ocho ¿y estáste en la
cama? ¡Levántate enhoramala!
Los otros, por asegurarme, contaron a don Diego el caso todo y pidiéronle que
me dejase dormir. Y decía uno:
-Y si V. Md. no lo cree, levantad, amigo.
Y agarraba de la ropa. Yo la tenía asida con los dientes por no mostrar la caca.
Y cuando ellos vieron que no había remedio por aquel camino, dijo uno:
-¡Cuerpo de Dios y cómo hiede!
Don Diego dijo lo mismo, porque era verdad, y luego, tras él, todos comenzaron
a mirar si había en el aposento algún servicio. Decían que no se podía estar allí. Dijo
uno:
-¡Pues es muy bueno esto para haber de estudiar!
Miraron las camas y quitáronlas para ver debajo, y dijeron:
-Sin duda debajo de la de Pablos hay algo; pasémosle a una de las nuestras y
miremos debajo de ella.
Yo, que veía poco remedio en el negocio y que me iban a echar la garra, fingí
que me había dado mal de corazón: agarréme a los palos, hice visajes... Ellos, que
sabían el misterio, apretaron conmigo, diciendo:
-¡Gran lástima!
Don Diego me tomó el dedo del corazón y, al fin, entre los cinco me levantaron,
y al alzar las sábanas fue tanta la risa de todos viendo los recientes no ya palominos sino
palomos grandes, que se hundía el aposento.
-¡Pobre de él! -decían los bellacos (yo hacía del desmayado)-; tírele V. Md.
mucho de ese dedo del corazón.
Y mi amo, entendiendo hacerme bien, tanto tiró que me le desconcertó. Los
otros trataron de darme un garrote en los muslos, y decían:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 111
-El pobrecito agora sin duda se ensució, cuando le dio el mal.
¡Quién dirá lo que yo sentía, lo uno con la vergüenza, descoyuntado un dedo y a
peligro de que me diesen garrote! Al fin, de miedo de que me le diesen, que ya me
tenían los cordeles en los muslos, hice que había vuelto, y por presto que lo hice, como
los bellacos iban con malicia, ya me habían hecho dos dedos de señal en cada pierna.
Dejáronme diciendo:
-¡Jesús, y qué flaco sois!
Yo lloraba de enojo, y ellos decían adrede:
-Más va en vuestra salud que en haberos ensuciado. Callá.
Y con esto me pusieron en la cama, después de haberme lavado, y se fueron.
Yo no hacía a solas sino considerar cómo casi era peor lo que había pasado en
Alcalá en un día que todo lo que me sucedió con Cabra. A mediodía me vestí, limpié la
sotana lo mejor que pude, lavándola como gualdrapa, y aguardé a mi amo que, en
llegando, me preguntó cómo estaba. Comieron todos los de la casa y yo, aunque poco y
de mala gana. Y después, juntándonos todos a parlar en el corredor, los otros criados,
después de darme vaya, declararon la burla. Riéronla todos, doblóse mi afrenta, y dije
entre mí: -«Avisón, Pablos, alerta». Propuse de hacer nueva vida, y con esto, hechos
amigos, vivimos de allí adelante todos los de la casa como hermanos, y en las escuelas y
patios nadie me inquietó más.

Libro Primero: Capítulo VI
De las crueldades de la ama, y travesuras que hizo

«Haz como viere» dice el refrán, y dice bien. De puro considerar en él, vine a
resolverme de ser bellaco con los bellacos, y más, si pudiese, que todos. No sé si salí
con ello, pero yo aseguro a V. Md. que hice todas las diligencias posibles.
Lo primero, yo puse pena de la vida a todos los cochinos que se entrasen en
casa y a los pollos de la ama que del corral pasasen a mi aposento. Sucedió que un día
entraron dos puercos del mejor garbo que vi en mi vida. Yo estaba jugando con los otros
criados, y oílos gruñir, y dije al uno:
-Vaya y vea quién gruñe en nuestra casa.
Fue, y dijo que dos marranos. Yo que lo oí, me enojé tanto que salí allá diciendo
que era mucha bellaquería y atrevimiento venir a gruñir a casa ajena. Y diciendo esto,
envásole a cada uno a puerta cerrada la espada por los pechos, y luego los acogotamos.
Porque no se oyese el ruido que hacían, todos a la par dábamos grandísimos gritos como
que cantábamos y así expiraron en nuestras manos. Sacamos los vientres, recogimos la
sangre, y a puros jergones los medio chamuscamos en el corral, de suerte que cuando
vinieron los amos ya estaba todo hecho, aunque mal, si no eran los vientres, que aún no
estaban acabadas de hacer las morcillas. Y no por falta de prisa, en verdad, que por no
detenernos las habíamos dejado la mitad de lo que ellas se tenían dentro, y nos las
comimos las más como se las traía hechas el cochino en la barriga.
Supo, pues, don Diego el caso, y enojóse conmigo de manera que obligó a los
huéspedes (que de risa no se podían valer) a volver por mí. Preguntábame don Diego
que qué había de decir si me acusaban y me prendía la justicia, a lo cual respondí yo que
me llamaría a hambre, que es el sagrado de los estudiantes; y que si no me valiese, diría
que como se entraron sin llamar a la puerta como en su casa, que entendí que eran
nuestros. Riéronse todos de las disculpas. Dijo don Diego:
-A fe, Pablos, que os hacéis a las armas.
Era de notar ver a mi amo tan quieto y religioso y a mí tan travieso, que el uno
exageraba al otro o la virtud o el vicio.
No cabía el ama de contento conmigo, porque éramos dos al mohíno:
habíamonos conjurado contra la despensa. Yo era el despensero Judas, de botas a bolsa,
que desde entonces hereda no sé qué amor a la sisa este oficio. La carne no guardaba en
manos de la ama la orden retórica, porque siempre iba de más a menos; no era nada
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 112
carnal, antes de puro penitente estaba en los huesos. Y la vez que podía echar cabra u
oveja no echaba carnero, y si había huesos, no entraba cosa magra. Era cercenadora de
porciones como de moneda, y así hacía unas ollas éticas de puro flacas, unos caldos que
a estar cuajados se pudieran hacer sartas de cristal de ellos. Las Pascuas, por diferenciar,
para que estuviese gorda la olla, solía echar cabos de vela de sebo y así decía que
estaban sus ollas gordas por el cabo. Y era verdad según me lo parló un pabilo que yo
masqué un día. Ella decía, cuando yo estaba delante:
-Mi amo, por cierto que no hay servicio como el de Pablicos, si él no fuese
travieso; consérvele V. Md., que bien se le puede sufrir el ser bellaquillo por la
fidelidad; lo mejor de la plaza trae.
Yo, por el consiguiente, decía de ella lo mismo y así teníamos engañada la casa.
Si se compraba aceite de por junto, carbón o tocino, escondíamos la mitad, y cuando nos
parecía, decíamos el ama y yo:
-Modérese V. Md. en el gasto, que en verdad que si se dan tanta prisa no baste
la hacienda del Rey. Ya se ha acabado el aceite o el carbón. Pero tal prisa le han dado.
Mande V. Md. comprar más y a fe que se ha de lucir de otra manera. Denle dineros a
Pablicos.
Dábanmelos y vendíamosles la mitad sisada, y de lo que comprábamos
sisábamos la otra mitad; y esto era en todo, y si alguna vez compraba yo algo en la plaza
por lo que valía, reñíamos adrede el ama y yo. Ella decía:
-No me digas a mí, Pablicos, que esto son dos cuartos de ensalada.
Yo hacía que lloraba, daba voces, íbame a quejar a mi señor, y apretábale para
que enviase al mayordomo a saberlo, para que callase la ama, que adrede porfiaba. Iban
y sabíanlo, y con esto asegurábamos al amo y al mayordomo, y quedaban agradecidos,
en mí a las obras, y en el ama al celo de su bien. Decíale don Diego, muy satisfecho de
mí:
-¡Así fuese Pablicos aplicado a virtud como es de fiar! ¿Toda esta es la lealtad
que me decís vos de él?
Tuvímoslos de esta manera, chupándolos como sanguijuelas. Yo apostaré que
V. Md. se espanta de la suma de dinero que montaba al cabo del año. Ello mucho debió
de ser, pero no debía obligar a restitución, porque el ama confesaba y comulgaba de
ocho a ocho días y nunca la vi rastro de imaginación de volver nada ni hacer escrúpulo,
con ser, como digo, una santa.
Traía un rosario al cuello siempre, tan grande, que era más barato llevar un haz
de leña a cuestas. De él colgaban muchos manojos de imágines, cruces y cuentas de
perdones que hacían ruido de sonajas. Bendecía las ollas y al espumar hacía cruces con
el cucharón. Yo pienso que las conjuraba por sacarles los espíritus, ya que no tenía
carne.
En todas las imágines decía que rezaba cada noche por sus bienhechores;
contaba ciento y tantos santos abogados suyos, y en verdad que había menester todas
estas ayudas para desquitarse de lo que pecaba. Acostábase en un aposento encima del
de mi amo, y rezaba más oraciones que un ciego. Entraba por el Justo Juez y acababa en
el Conquibules, que ella decía, y en la Salve Rehína. Decía las oraciones en latín adrede
por fingirse inocente, de suerte que nos despedazábamos de risa todos. Tenía otras
habilidades; era conqueridora de voluntades y corchete de gustos, que es lo mismo que
alcahueta; pero disculpábase conmigo diciendo que le venía de casta como al rey de
Francia sanar lamparones.
¿Pensará V. Md. que siempre estuvimos en paz? Pues ¿quién ignora que dos
amigos, como sean codiciosos, si están juntos, se han de procurar engañar el uno al
otro? «Ésta ha de ser ruin conmigo, pues lo es con su amo», decía yo entre mí; ella
debía de decir lo mismo porque chocamos de embuste el uno con el otro, y por poco se
descubriera la hilaza. Quedamos enemigos como gatos y gatos, que en despensa es peor
que gatos y perros.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 113
Yo, que me vi ya mal con el ama, y que no la podía burlar, busqué nuevas trazas
de holgarme y di en lo que llaman los estudiantes correr o arrebatar. En esto me
sucedieron cosas graciosísimas, porque yendo una noche a las nueve (que anda poca
gente) por la calle Mayor, vi una confitería y en ella un cofín de pasas sobre el tablero, y
tomando vuelo, vine a agarrarle y di a correr. El confitero dio tras mí, y otros criados y
vecinos. Yo, como iba cargado, vi que aunque les llevaba ventaja, me habían de
alcanzar, y al volver una esquina, sentéme sobre él y envolví la capa a la pierna de
presto y empecé a decir, con la pierna en la mano, fingiéndome pobre:
-¡Ay! ¡Dios se lo perdone, que me ha pisado!
Oyéronme esto y en llegando, empecé a decir: «Por tan alta Señora», y lo
ordinario de la «hora menguada» y «aire corrupto». Ellos se venían desgañifando, y
dijéronme:
-¿Va por aquí un hombre, hermano?
-Ahí adelante, que aquí me pisó, loado sea el Señor.
Arrancaron con esto y fuéronse; quedé solo, llevéme el cofín a casa, conté la
burla, y no quisieron creer que había sucedido así, aunque lo celebraron mucho. Por lo
cual, los convidé para otra noche a verme correr cajas. Vinieron, y advirtiendo ellos que
estaban las cajas dentro la tienda y que no las podía tomar con la mano, tuviéronlo por
imposible, y más por estar el confitero, por lo que sucedió al otro de las pasas, alerta.
Vine, pues, y metiendo doce pasos atrás de la tienda mano a la espada, que era un
estoque recio, partí corriendo, y en llegando a la tienda, dije:
-«¡Muera!». Y tiré una estocada por delante del confitero. Él se dejó caer
pidiendo confesión, y yo di la estocada en una caja y la pasé y saqué en la espada y me
fui con ella. Quedáronse espantados de ver la traza y muertos de risa de que el confitero
decía que le mirasen, que sin duda le había herido, y que era un hombre con quien él
había tenido palabras. Pero, volviendo los ojos, como quedaron desbaratadas al salir de
la caja las que estaban alrededor, echó de ver la burla, y empezó a santiguarse que no
pensó acabar. Confieso que nunca me supo cosa tan bien.
Decían los compañeros que yo solo podía sustentar la casa con lo que corría,
que es lo mismo que hurtar, en nombre revesado. Yo, como era muchacho y oía que me
alababan el ingenio con que salía de estas travesuras, animábame para hacer muchas
más. Cada día traía la pretina llena de jarras de monjas, que les pedía para beber y me
venía con ellas; introduje que no diesen nada sin prenda primero. Y así, prometí a don
Diego y a todos los compañeros, de quitar una noche las espadas a la mesma ronda.
Señalóse cuál había de ser, y fuimos juntos, yo delante, y en columbrando la justicia,
lleguéme con otro de los criados de casa, muy alborotado, y dije:
-¿Justicia?
Respondieron:
-Sí.
-¿Es el corregidor?
Dijeron que sí. Hinquéme de rodillas y dije:
-Señor, en sus manos de V. Md. está mi remedio y mi venganza y mucho
provecho de la república; mande V. Md. oírme dos palabras a solas, si quiere una gran
prisión.
Apartóse; ya los corchetes estaban empuñando las espadas y los alguaciles
poniendo mano a las varitas. Yo le dije:
-Señor, yo he venido desde Sevilla siguiendo seis hombres los más facinorosos
del mundo, todos ladrones y matadores de hombres, y entre ellos viene uno que mató a
mi madre y a un hermano mío por saltearlos, y le está probado esto; y vienen
acompañando, según los he oído decir, a una espía francesa; y aun sospecho, por lo que
les he oído, que es... (y bajando más la voz dije) Antonio Pérez. Con esto, el corregidor
dio un salto hacia arriba, y dijo:
-¿Y dónde están?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 114
-Señor, en la casa pública; no se detenga V. Md., que las ánimas de mi madre y
hermano se lo pagarán en oraciones, y el Rey acá.
-¡Jesús! -dijo-, no nos detengamos. ¡Hola, seguidme todos! Dadme una rodela.
Yo entonces le dije, tornándole a apartar:
-Señor, perderse ha V. Md. si hace eso, porque antes importa que todos V. Mds.
entren sin espadas, y uno a uno, que ellos están en los aposentos y traen pistoletes, y en
viendo entrar con espadas, como saben que no la puede traer sino la justicia, dispararán.
Con dagas es mejor, y cogerlos por detrás los brazos, que demasiados vamos.
Cuadróle al corregidor la traza, con la codicia de la prisión. En esto llegamos
cerca, y el corregidor, advertido, mandó que debajo de unas yerbas pusiesen todos las
espadas escondidas en un campo que está enfrente casi de la casa; pusiéronlas y
caminaron. Yo, que había avisado al otro que ellos dejarlas y él tomarlas y pescarse a
casa fuese todo uno, hízolo así; y al entrar todos quedéme atrás el postrero, y en
entrando ellos mezclados con otra gente que entraba, di cantonada y emboquéme por
una callejuela que va a dar a la Vitoria, que no me alcanzara un galgo. Ellos que
entraron y no vieron nada, porque no había sino estudiantes y pícaros (que es todo uno),
comenzaron a buscarme, y no hallándome, sospecharon lo que fue, y yendo a buscar sus
espadas, no hallaron media. ¿Quién contara las diligencias que hizo con el retor el
corregidor? Aquella noche anduvieron todos los patios reconociendo las caras y
mirando las armas. Llegaron a casa, y yo, porque no me conociesen, estaba echado en la
cama con un tocador y con una vela en la mano y un Cristo en la otra y un compañero
clérigo ayudándome a morir, y los demás rezando las letanías. Llegó el retor y la
justicia, y viendo el espectáculo, se salieron, no persuadiéndose que allí pudiera haber
habido lugar para cosa. No miraron nada, antes el retor me dijo un responso; preguntó si
estaba ya sin habla, y dijéronle que sí; y con tanto, se fueron desesperados de hallar
rastro, jurando el retor de remitirle si le topasen, y el corregidor de ahorcarle fuese quien
fuese. Levantéme de la cama, y hasta hoy no se ha acabado de solemnizar la burla en
Alcalá. Y por no ser largo, dejo de contar cómo hacía monte la plaza del pueblo, pues de
cajones de tundidores y plateros y mesas de fruteras (que nunca se me olvidará la
afrenta de cuando fui rey de gallos) sustentaba la chimenea de casa todo el año. Callo
las pensiones que tenía sobre los habares, viñas y huertos, en todo aquello de alrededor.
Con estas y otras cosas, comencé a cobrar fama de travieso y agudo entre todos.
Favorecíanme los caballeros y apenas me dejaban servir a don Diego, a quien siempre
tuve el respeto que era razón por el mucho amor que me tenía.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 115

LUIS VÉLEZ DE GUEVARA

El diablo cojuelo
FRAGMENTOS
Tranco I

Daban en Madrid, por los fines de julio, las once de la noche en punto, hora
menguada para las calles y, por faltar la luna, jurisdicción y término redondo de todo
requiebro lechuzo y patarata de la muerte. El Prado boqueaba coches en la última
jornada de su paseo, y en los baños de Manzanares los Adanes y las Evas de la Corte,
fregados más de la arena que limpios del agua, decían el Ite, rio es, cuando don Cleofás
Leandro Pérez Zambullo, hidalgo a cuatro vientos, caballero huracán y encrucijada de
apellidos, galán de noviciado y estudiante de profesión, con un broquel y una espada,
aprendía a gato por el caballete de un tejado, huyendo de la justicia, que le venía a los
alcances por un estupro que no lo había comido ni bebido, que en el pleito de acreedores
de una doncella al uso estaba graduado en el lugar veintidoseno, pretendiendo que el
pobre licenciado escotase solo lo que tantos habían merendado; y como solicitaba
escaparse del «para en uno son» (sentencia definitiva del cura de la parroquia y auto que
no lo revoca si no es el vicario Responso, juez de la otra vida), no dificultó arrojarse
desde el ala del susodicho tejado, como si las tuviera, a la buharda de otro que estaba
confinante, nordesteado de una luz que por ella escasamente se brujuleaba, estrella de la
tormenta que corría, en cuyo desván puso los pies y la boca a un mismo tiempo,
saludándolo como a puerto de tales naufragios y dejando burlados los ministros del
agarro y los honrados pensamientos de mi señora doña Tomasa de Bitigudiño, doncella
chanflona que se pasaba de noche como cuarto falso, que, para que surtiese efecto su
bellaquería, había cometido otro estelionato más con el capitán de los jinetes a gatas que
corrían las costas de aquellos tejados en su demanda y volvían corridos de que se les
hubiese escapado aquel bajel de capa y espada que llevaba cautiva la honra de aquella
señora mohatrera de doncellazgos, que juraba entre sí tomar satisfacción de este desaire
en otro inocente, chapetón de embustes doncelliles, fiada en una madre que ella llamaba
tía, liga donde había caído tanto pájaro forastero.
A estas horas, el Estudiante, no creyendo su buen suceso y deshollinando con el
vestido y los ojos el zaquizamí, admiraba la región donde había arribado por las
extranjeras extravagancias de que estaba adornada la tal espelunca, cuyo avariento farol
era un candil de garabato, que descubría sobre una mesa antigua de cadena papeles
infinitos, mal compuestos y desordenados, escritos de caracteres matemáticos, unas
efemérides abiertas, dos esferas y algunos compases y cuadrantes, ciertas señales de que
vivía en el cuarto de más abajo algún astrólogo, dueño de aquella confusa oficina y
embustera ciencia; y llegándose don Cleofás curiosamente, como quien profesaba letras
y era algo inclinado a aquella profesión, a revolver los trastos astrológicos, oyó un
suspiro entre ellos mismos que, pareciéndole imaginación o ilusión de la noche, pasó
adelante con la atención papeleando los memoriales de Euclides y embelecos de
Copérnico; escuchando segunda vez repetir el suspiro, entonces, pareciéndole que no
era engaño de la fantasía, sino verdad que se había venido a los oídos, dijo con desgarro
y ademán de estudiante valiente:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 116
-¿Quién diablos suspira aquí?, -respondiéndole al mismo tiempo una voz entre
humana y extranjera:
-Yo soy, señor Licenciado, que estoy en esta redoma, adonde me tiene preso ese
astrólogo que vive ahí abajo, porque también tiene su punta de la mágica negra, y es mi
alcaide dos años habrá.
-Luego, ¿familiar eres?-dijo el Estudiante.
-Harto me holgara yo -respondieron de la redoma- que entrara uno de la Santa
Inquisición para que, metiéndole a él en otra de cal y canto, me sacara a mí de esta jaula
de papagayos de piedra azufre. Pero tú has llegado a tiempo que me puedes rescatar,
porque este a cuyos conjuros estoy asistiendo me tiene ocioso, sin emplearme en nada,
siendo yo el espíritu más travieso del infierno.
Don Cleofás, espumando valor, prerrogativa de estudiante de Alcalá, le dijo:
-¿Eres demonio plebeyo, o de los de nombre?
-Y de gran nombre -le repitió el vidrio endemoniado-, y el más celebrado en
entrambos mundos.
-¿Eres Lucifer? -le repitió don Cleofás.
-Ese es demonio de dueñas y escuderos -le respondió la voz.
-¿Eres Satanás? -prosiguió el Estudiante.
-Ese es demonio de sastres y carniceros -volvió la voz a repetirle.
-¿Eres Bercebú? -volvió a preguntarle don Cleofás.
Y la voz a responderle:
-Ese es demonio de tahúres, amancebados y carreteros.
-¿Eres Barrabás, Belial, Astarot? -finalmente le dijo el Estudiante.
-Esos son demonios de mayores ocupaciones -le respondió la voz-: demonio
más por menudo soy, aunque me meto en todo: yo soy las pulgas del infierno, la
chisme, el enredo, la usura, la mohatra; yo traje al mundo la zarabanda, el déligo, la
chacona, el bullicuzcuz, las cosquillas de la capona, el guiriguirigay, el zambapalo, la
mariona, el avilipinti, el pollo, la carretería, el hermano Bartolo, el carcañal, el guineo,
el colorín colorado; yo inventé las pandorgas, las jácaras, las papalatas, los comos, las
mortecinas, los títeres, los volatines, los saltambancos, los maesecorales y, al fin, yo me
llamo el Diablo Cojuelo.
-Con decir eso -dijo el Estudiante- hubiéramos ahorrado lo demás: vuesa
merced me conozca por su servidor, que hay muchos días que le deseaba conocer. Pero
¿no me dirá, señor Diablo Cojuelo, por qué le pusieron este nombre, a diferencia de los
demás, habiendo todos caído desde tan alto, que pudieran quedar todos de la misma
suerte y con el mismo apellido?
-Yo, señor don Cleofás Leandro Pérez Zambullo, que ya le sé el suyo, o los
suyos -dijo el Cojuelo-, porque hemos sido vecinos por esa dama que galanteaba y por
quien le ha corrido la justicia esta noche, y de quien después le contaré maravillas, me
llamo de esta manera porque fui el primero de los que se levantaron en la rebelión
celestial, y de los que cayeron y todo; y como los demás dieron sobre mí, me
estropearon, y así quedé más que todos señalado de la mano de Dios y de los pies de
todos los diablos, y con este sobrenombre; mas no por eso menos ágil para todas las
facciones que se ofrecen en los países bajos, en cuyas empresas nunca me he quedado
atrás, antes me he adelantado a todos; que, camino del infierno, tanto anda el cojo como
el viento; aunque nunca he estado más sin reputación que ahora en poder de este
vinagre, a quien por trato me entregaron mis propios compañeros, porque los traía al
retortero a todos, como dice el refrán de Castilla, y cada momento a los más agudos les
daba gato por demonio. Sácame de este Argel de vidrio; que yo te pagaré el rescate en
muchos gustos, a fe de demonio, porque me precio de amigo de mi amigo, con mis
tachas buenas y malas.
-¿Cómo quieres -dijo don Cleofás, mudando la cortesía con la familiaridad de la
conversación- que yo haga lo que tú no puedes siendo demonio tan mañoso?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 117
A mí no me es concedido -dijo el Espíritu-, y a ti sí, por ser hombre con el
privilegio del bautismo y libre del poder de los conjuros, con quien han hecho pacto los
príncipes de la Guinea infernal. Toma un cuadrante de esos y haz pedazos esta redoma,
que luego en derramándome me verás visible y palpable.
No fue escrupuloso ni perezoso don Cleofás, y ejecutando lo que el Espíritu le
dijo, hizo con el instrumento astronómico gigote del vaso, inundando la mesa
sobredicha de un licor turbio, escabeche en que se conservaba el tal Diablillo; y
volviendo los ojos al suelo, vio en él un hombrecillo de pequeña estatura, afirmado en
dos muletas, sembrado de chichones mayores de marca, calabacino de testa y badea de
cogote, chato de narices, la boca formidable y apuntalada en dos colmillos solos, que no
tenían más muela ni diente los desiertos de las encías, erizados los bigotes como si
hubiera barbado en Hircania; los pelos de su nacimiento, ralos, uno aquí y otro allí, a
fuer de los espárragos, legumbre tan enemiga de la compañía, que si no es para
venderlos en manojos no se juntan. Bien hayan los berros, que nacen unos
entrepernados con otros, como vecindades de la Corte, perdone la malicia la
comparación.
Asco le dio a don Cleofás la figura, aunque necesitaba de su favor para salir del
desván, ratonera del Astrólogo en que había caído huyendo de los gatos que le siguieron
(salvo el guante a la metáfora) y asiéndole por la mano el Cojuelo y diciéndole:
«Vamos, don Cleofás, que quiero comenzar a pagarte en algo lo que te debo», salieron
los dos por la buharda como si los dispararan de un tiro de artillería, no parando de volar
hasta hacer pie en el capitel de la torre de San Salvador, mayor atalaya de Madrid, a
tiempo que su reloj daba la una, hora que tocaba a recoger el mundo poco a poco al
descanso del sueño; treguas que dan los cuidados a la vida, siendo común el silencio a
las fieras y a los hombres; medida que a todos hace iguales; habiendo una prisa notable
a quitarse zapatos y medias, calzones y jubones, basquiñas, verdugados, guardainfantes,
polleras, enaguas y guardapiés, para acostarse hombres y mujeres, quedando las
humanidades menos mesuradas, y volviéndose a los primeros originales, que
comenzaron el mundo horros de todas estas baratijas; y engestándose al camarada, el
Cojuelo le dijo:
-Don Cleofás, desde esta picota de las nubes, que es el lugar más eminente de
Madrid, mal año para Menipo en los diálogos de Luciano, te he de enseñar todo lo más
notable que a estas horas pasa en esta Babilonia española, que en la confusión fue esa
otra con ella segunda de este nombre.
Y levantando a los techos de los edificios, por arte diabólica, lo hojaldrado, se
descubrió la carne del pastelón de Madrid como entonces estaba, patentemente, que por
el mucho calor estivo estaba con menos celosías, y tanta variedad de sabandijas
racionales en esta arca del mundo, que la del diluvio, comparada con ella, fue de capas y
gorras.

Tranco II

Quedó don Cleofás absorto en aquella pepitoria humana de tanta diversidad de
manos, pies y cabezas, y haciendo grandes admiraciones, dijo:
-¿Es posible que para tantos hombres, mujeres y niños hay lienzo para
colchones, sábanas y camisas? Déjame que me asombre que entre las grandezas de la
Providencia divina no sea esta la menor.
Entonces el Cojuelo, previniéndole, le dijo:
-Advierte que quiero empezar a enseñarte distintamente, en este teatro donde
tantas figuras representan, las más notables, en cuya variedad está su hermosura. Mira
allí primeramente cómo están sentados muchos caballeros y señores a una mesa
opulentísima, acabando una media noche; que eso les han quitado a los relojes no más.
Don Cleofás le dijo:
-Todas estas caras conozco; pero sus bolsas no, si no es para servirlas.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 118
-Hanse pasado a los extranjeros, porque las trataban muy mal estos príncipes
cristianos -dijo el Cojuelo-, y se han quedado, con las caponas, sin ejercicio.
-Dejémoslos cenar -dijo don Cleofás-, que yo aseguro que no se levanten de la
mesa sin haber concertado un juego de cañas para cuando Dios fuere servido, y pasemos
adelante; que a estos magnates los más de los días les beso yo las manos y estas
caravanas las ando yo las más de las noches, porque he sido dos meses culto
vergonzante de la proa de uno de ellos y estoy encurtido de excelencias y señorías,
solamente buenas para veneradas.
-Mira allí -prosiguió el Cojuelo- como se está quejando de la orina un letrado,
tan ancho de barba y tan espeso, que parece que saca un delfín la cola por las
almohadas. Allí está pariendo doña Fáfula, y don Toribio, su indigno consorte, como si
fuera suyo lo que paría, muy oficioso y lastimado; y está el dueño de la obra a pierna
suelta en ese otro barrio, roncando y descuidado del suceso. Mira aquel preciado de
lindo, o aquel lindo de los más preciados, como duerme con bigotera, torcidas de papel
en las guedejas y el copete, sebillo en las manos, y guantes descabezados, y tanta pasa
en el rostro, que pueden hacer colación en él toda la cuaresma que viene. Allí, más
adelante, está una vieja, grandísima hechicera, haciendo en un almirez una medicina de
drogas restringentes para remendar una doncella sobre su palabra, que se ha de desposar
mañana. Y allí, en aquel aposentillo estrecho, están dos enfermos en dos camas, y se
han purgado juntos, y sobre quién ha hecho más cursos, como si se hubieran de graduar
en la facultad, se han levantado a matar a almohadazos. Vuelve allí, y mira con atención
cómo se está untando una hipócrita a lo moderno, para hallarse en una gran junta de
brujas que hay entre San Sebastián y Fuenterrabía, y a fe que nos habíamos de ver en
ella si no temiera el riesgo de ser conocido del demonio que hace el cabrón, porque le di
una bofetada a mano abierta en la antecámara de Lucifer, sobre unas palabras mayores
que tuvimos; que también entre los diablos hay libro del duelo, porque el autor que lo
compuso es hijo de vecino del infierno. Pero mucho más nos podemos entretener por
acá, y más si pones los ojos en aquellos dos ladrones que han entrado por un balcón en
casa de aquel extranjero rico, con una llave maestra, porque las ganzúas son a lo
antiguo, y han llegado donde está aquel talego de vara y media estofado de patacones de
a ocho, a la luz de una linterna que llevan, que, por ser tan grande y no poder arrancarle
de una vez, por el riesgo del ruido, determinan abrirle, y henchir las faltriqueras y los
calzones, y volver otra noche por lo demás; y comenzando a desatarle, saca el tal
extranjero (que estaba dentro de él guardando su dinero, por no fiarle de nadie) la
cabeza, diciendo: «Señores ladrones, acá estamos todos», cayendo espantados uno a un
lado y otro a otro, como resurrección de aldea, y se vuelven gateando a salir por donde
entraron.
-Mejor fuera -dijo don Cleofás- que le hubieran llevado sin desatar en el capullo
de su dinero, porque no le sucediera ese desaire, pues que cada extranjero es un talego
bautizado; que no sirven de otra cosa en nuestra república y en la suya, por nuestra mala
maña. Pero ¿quién es aquella abada con camisa de mujer, que no solamente la cama le
viene estrecha, sino la casa y Madrid, que hace roncando más ruido que la Bermuda, y,
al parecer, bebe cámaras de tinajas y come gigotes de bóvedas?
-Aquella ha sido cuba de Sahagún, y no profesó -dijo el Cojuelo- si no es el
mundo de ahora, que está para dar un estallido, y todo junto puede ser siendo quien es:
que es una bodegonera tan rica, que tiene, a dar rocín por carnero y gato por conejo a los
estómagos del vuelo, seis casas en Madrid, y en la puerta de Guadalajara más de veinte
mil ducados, y con una capilla que ha hecho para su entierro y dos capellanías que ha
fundado, se piensa ir al cielo derecha; que aunque pongan una garrucha en la estrella de
Venus y un alzaprima en las Siete Cabrillas, me parece que será imposible que suba allá
aquel tonel; y como ha cobrado buena fama, se ha echado a dormir de aquella suerte.
-Aténgome -dijo don Cleofás- a aquel caballero tasajo que tiene el alma en
cecina, que he echado de ver que es caballero en un hábito que le he visto en una ropilla
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 119
a la cabecera, y no es el mayor remiendo que tiene, y duerme enroscado como lamprea
empanada, porque la cama es media sotanilla que le llega a las rodillas no más.
-Aquel -dijo el Cojuelo- es pretendiente y está demasiado de gordo y bien
tratado para el oficio que ejercita. Bien haya aquel tabernero de Corte, que se quita de
esos cuidados y es cura de su vino, que le está bautizando en los pellejos y las tinajas, y
a estas horas está hecho diluvio en pena, con su embudo en la mano, y antes de mil años
espero verle jugar cañas por el nacimiento de algún príncipe.
-¿Qué mucho -dijo don Cleofás- si es tabernero y puede emborrachar a la
Fortuna?
-No hayas miedo -dijo el Cojuelo- que se vea en eso aquel alquimista que está
en aquel sótano con unos fuelles, inspirando una hornilla llena de lumbre, sobre la cual
tiene un perol con mil variedades de ingredientes, muy presumido de acabar la piedra
filosofal y hacer el oro; que ha diez años que anda en esta pretensión, por haber leído el
arte de Reimundo Lulio y los autores químicos que hablan en este mismo imposible.
-La verdad es -dijo don Cleofás- que nadie ha acertado a hacer el oro si no es
Dios, y el Sol, con comisión particular suya.
-Eso es cierto -dijo el Cojuelo-, pues nosotros no hemos salido con ello. Vuelve
allí, y acompáñame a reír de aquel marido y mujer, tan amigos de coche, que todo lo
que habían de gastar en vestir, calzar y componer su casa lo han empleado en aquel que
está sin caballos ahora, y comen y cenan y duermen dentro de él, sin que hayan salido
de su reclusión, ni aun para las necesidades corporales, en cuatro años que ha que le
compraron; que están encochados, como emparedados, y ha sido tanta la costumbre de
no salir de él, que les sirve el coche de conchas, como a la tortuga y al galápago, que en
tarascando cualquiera de ellos la cabeza fuera de él, la vuelven a meter luego, como
quien la tiene fuera de su natural, y se resfrían y acatarran en sacando pie, pierna o
mano de esta estrecha religión; y pienso que quieren ahora labrar un desván en él para
ensancharse y alquilarle a otros dos vecinos tan inclinados a coche, que se contentarán
con vivir en el caballete de él.
-Esos -dijo don Cleofás- se han de ir al infierno en coche y en alma.
-No es penitencia para menos -respondió el Cojuelo-. Diferentemente le sucede
a ese otro pobre y casado que vive en esa otra casa más adelante, que después de no
haber podido dormir desde que se acostó, con un órgano al oído de niños tiples,
contraltos, terceruelas y otros mil guisados de voces que han inventado para llorar,
ahora que se iba a trasponer un poco, le ha tocado a rebato un mal de madre de su
mujer, tan terrible, que no ha dejado ruda en la vecindad, lana ni papel quemado,
escudilla untada con ajo, ligaduras, bebidas, humazos y trescientas cosas más, y a él le
ha dado, de andar en camisa, un dolor de ijada, con que imagino que se ha de desquitar
del dolor de madre de su mujer.
-No están tan despiertos en aquella casa -dijo don Cleofás- donde está echando
una escala aquel caballero que, al parecer, da asalto al cuarto y a la honra del que vive
en él; que no es buena señal, habiendo escaleras dentro, querer entrar por las de fuera.
-Allí -dijo el Cojuelo- vive un caballero viejo y rico que tiene una hija muy
hermosa y doncella, y rabia por dejarlo de ser con un marqués, que es el que da la
escalada, que dice que se ha de casar con ella, que es papel que ha hecho con otras diez
o doce, y lo ha representado mal; pero esta noche no conseguirá lo que desea, porque
viene un alcalde de ronda, y es muy antigua costumbre de nosotros ser muy regatones
en los gustos, y, como dice vuestro refrán, si la podemos dar roma, no la damos
aguileña.
-¿Qué voces -dijo don Cleofás- son las que dan en esa otra casa más adelante,
que parece que pregonan algún demonio que se ha perdido?
-No seré yo, que me he rescatado -dijo el Cojuelo-, si no es que me llaman a
pregones del infierno por el quebrantamiento de la redoma; pero aquel es un garitero
que ha dado esta noche ciento cincuenta barajas, y se ha endiablado de cólera porque no
le han pagado ninguna y se van los actores y los reos con las costas en el cuerpo, tras
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 120
una pendencia de barato sobre uno que juzgó mal una suerte, y los mete en paz aquella
música que dan a cuatro voces en esa otra calle unos criados de un señor a una mujer de
un sastre que ha jurado que los ha de coser a puñaladas.
-Si yo fuera el marido -dijo don Cleofás- más los tuviera por gatos que por
músicos.
-Ahora te parecerán galgos -dijo el Cojuelo-, porque otro competidor de la
sastra, con una gavilla de seis o siete, vienen sacando las espadas, y los Orfeos de la
maesa, reparando la primera invasión con las guitarras, hacen una fuga de cuatro o cinco
calles. Pero vuelve allí los ojos, verás cómo se va desnudando aquel hidalgo que ha
rondado toda la noche, tan caballero del milagro en las tripas como en las demás
facciones, pues quitándose una cabellera, queda calvo; y las narices de carátula, chato; y
unos bigotes postizos, lampiño; y un brazo de palo, estropeado; que pudiera irse más
camino de la sepultura que de la cama. En esa otra casa más arriba está durmiendo un
mentiroso con una notable pesadilla, porque sueña que dice verdad. Allí un vizconde,
entre sueños, está muy vano porque ha regateado la excelencia a un grande. Allí está
muriendo un fullero, y ayudándole a bien morir un testigo falso, y por darle la bula de la
Cruzada, le da una baraja de naipes, porque muera como vivió, y él, boqueando, por
decir «Jesús», ha dicho «flux». Allí, más arriba, un boticario está mezclando la piedra
bezar con los polvos de sen. Allí sacan un médico de su casa para una apoplejía que le
ha dado a un obispo. Allí llevan aquella comadre para partear a una preñada de medio
ojo, que ha tenido dicha en darle los dolores a estas horas. Allí doña Tomasa tu dama,
en enaguas, está abriendo la puerta a otro; que a estas horas le oye de amor.
-Déjame -dijo don Cleofás-: bajaré sobre ella a matarla a coces.
-Para estas ocasiones se hizo el tate, tate -dijo el Cojuelo-; que no es salto para
de burlas. Y te espantas de pocas cosas: que sin este enamorado murciélago, hay otros
ochenta para quien tiene repartidas las horas del día y de la noche.
-¡Por vida del mundo -dijo don Cleofás- que la tenía por una santa!
-Nunca te creas de ligero -le replicó el Diablillo-. Y vuelve los ojos a mi
Astrólogo, verás con las pulgas e inquietud que duerme: debe de haber sentido pasos en
su desván y recela algún detrimento de su redoma. Consuélese con su vecino, que
mientras está roncando a más y mejor, le están sacando a su mujer, como muela, sin
sentirlo, aquellos dos soldados.
-Del mal lo menos -dijo don Cleofás-; que yo sé del marido ochodurmiente que
dirá cuando despierto lo mismo.
-Mira allí -prosiguió el Cojuelo- aquel barbero, que soñando se ha levantado, y
ha echado unas ventosas a su mujer, y la ha quemado con las estopas las tablas de los
muslos, y ella da gritos, y él, despertando, la consuela diciendo que aquella diligencia es
bueno que esté hecha para cuando fuere menester. Vuelve allí los ojos a aquella
cuadrilla de sastres que están acabando unas vistas para un tonto que se casa a ciegas,
que es lo mismo que por relación, con una doncella tarasca, fea, pobre y necia, y le han
hecho creer al contrario con un retrato que le trujo un casamentero, que a estas horas se
está levantando con un pleitista que vive pared y medio de él, el uno a cansar ministros
y el otro a casar todo el linaje humano; que solamente tú, por estar tan alto, estás seguro
de este demonio, que en algún modo lo es más que yo. Vuelve los ojos y mira aquel
cazador mentecato del gallo, que está ensillando su rocín a estas horas y poniendo la
escopeta debajo del caparazón, y deja de dormir de aquí a las nueve de la mañana por ir
a matar un conejo, que le costaría mucho menos aunque le comprara en la despensa de
Judas. Y al mismo tiempo advierte como a la puerta de aquel rico avariento echan un
niño, que por partes de su padre puede pretender la beca del Antecristo, y él, en grado
de apelación, da con él en casa de un señor que vive junto a la suya, que tiene talle de
comérselo antes que criarlo, porque ha días que su despensa espera el domingo de casi
ración. Pero ya el día no nos deja pasar adelante; que el agua ardiente y el letuario son
sus primeros crepúsculos, y viene el sol haciendo cosquillas a las estrellas, que están
jugando a salga la parida, y dorando la píldora del mundo, tocando al arma a tantas
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 121
bolsas y talegos y dando rebato a tantas ollas, sartenes y cazuelas, y no quiero que se
valga de mi industria para ver los secretos que le negó la noche: cuéstele brujulearlo por
resquicios, claraboyas y chimeneas.
Y volviendo a poner la tapa al pastelón, se bajaron a las calles.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 122


ESTEBAN GONZÁLEZ

La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor
FRAGMENTO
Cápitulo VI
En que da cuenta del presidio que tuvo en Rosas, el viaje que hizo a Milán y cómo pasó
a la Alsacia y se halló en la batalla de Norlingue.

Después de haber desistido el temor y olvidado el peligro en que me vi y
recuperado en una taberna la sangre que me había hecho sacar, yéndome un día
paseando hacia la vuelta del muelle supe cómo el Duque de Cardona levantaba un tercio
para enviarlo a Lombardía, y que era Maestre de Campo don Filipe de Cardona su hijo,
y por coger ciertos reales que daban (con que se engañaban muchos bobos), senté plaza
de soldado; pero apenas mi capitán me vio tan mozo y nada pesado cuando me metió en
galera con los demás de sus soldados, temiendo que me perdería y que necesitase que
me pregonasen.
Zarpamos de allí a estar de presidio en Rosas, hasta tanto que el tercio se
acabase de hacer, adonde teníamos cada tarde un pequeño socorro; mas, porque era
menos que moderado y nada bastante para aplacar mis buenos apetitos al cortar la
cólera, procuré de valerme de uno de tantos oficios como sabía y había ejercitado; y
después de haber estado entre mí toda una siesta procurando, sin estar en cónclave,
hacer una buena eleción, elegí el de cocinero, por cogerles con suavidad los socorros a
los soldados y por socorrer con ellos mis necesidades. Para cuyo efeto armé un rancho,
que ni bien era bodegón ni bien casa de posadas, pero un bodegoncillo tan humilde que
pudiera la guerra dejarlo por escondido o perdonarlo por pobre. Estaba hecho a dos
aguas y no tenía defensa para ninguna; era todo él ventanaje, y necesitaba de ventanas, y
con tener mil entradas y salidas, usos y costumbres, veredas y servidumbres, y libre de
censo y tributo, no tenía puerta ni cerradura ninguna; eran sus mesas retazos viejos de
tajones de cortar carne, sus asientos de gran des y torneadas losas que habían servido de
tapaderos de caños, sus ollas y cazuelas de cocido y no vidriado barro, y su vajilla de
pasta del primer hombre. Pusiéronle por nombre la Plaza de Armas, por su poco abrigo
y menos limpieza, pues no había en toda ella más rodilla para lavar los platos que mi
falda de camisa.
Hacía cada día un potaje que aun yo mismo ignoraba cómo lo podía llamar,
pues ni era jigote francés ni almodrote castellano; mas presumo que, si no era hijo
legítimo, era pariente muy cercano del malcocinado de Valladolid, porque tenía la olla
en que se guisaba tantas zarandajas de todas yerbas y tanta variedad de carnes (sin
preservar animal por inmundo y asqueroso que fuese), que sólo le faltó jabón y lana
para ser olla de romance (aunque lo fue de latín, pues ninguno llegó a entenderla, ni yo
a explicarla, con haber sido estudiante). Con esto engrasaba a los soldados y,
despachando escudillas de contante y platos de fiado, ellos cargaban con todo el brodio,
y yo con todos los socorros.
Después de haber durado algunos días esta industria o disimulado robo, prueba
de mi buen ingenio y remedio de mi necesidad, nos embarcamos en un bajel y fuimos a
dar fondo junto a la Baýa de Génova, adonde aun no hube puesto los pies en tierra
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 123
cuando traté de escurrirme sin ser anguilla; mas por andar mis oficiales alerta, por saber
la retirada que había hecho a Barcelona, no pude salir con mi intento.
En efeto, marchamos la vuelta de Lombardía teniendo siempre tapa al son del
tapalapatán y descubriendo tapaderos de cubas a la sombra de la sábana pintada.
Llegamos a Alejandría de la Palla, adonde, por ir derrotados (y no de batallas ni
encuentros), nos dieron vestidos de munición, que en lengua latina se llaman vestidos
mortuorios y en castellana mortajas.
Yo, temiendo vestirme de finado y de hacer mis obsequias en vida, y por no
parecer bisoño siendo soldado viejo y habiendo hecho servicios particulares (que si es
necesario me darán certificaciones y fees, por ser mercancía que jamás se ha negado a
ninguno), me fingí enfermo y me fui a un hospital valiéndome del ardid del diente de
ajo, gustando más de estar en carnes vivas que en vestidos difuntos.
Repartieron toda la gente en castillos y guarniciones, y, al punto que supe me
habían dejado solo (que era lo que yo deseaba) saqué la cabeza como galápago de mi
santo retiro, y saliendo como caracol en verano, con toda la casa a cuestas (cuyo peso
era bien ligero), me fui a la ciudad de Milán. Y viéndome que por causa de ser soldado
estaba con más soldaduras que una caldera vieja, arrimé a una parte, como a gigante, la
milicia, y siguiendo la malicia de la corte reconocí su ventaja y asen té el pie, volviendo
de muerte a vida y de pobre a rico.
Salí, el día que llegué, a ver de espacio aquella famosa ciudad, y me pareció una
de las buenas de todas cuantas había andado, y que, a gozar de mar como muchas dellas,
no sufriendo igualdad, les llevara conocidas ventajas. Vi que sus templos competían con
los de Roma, que sus palacios aventajaban a los de Sevilla, que sus calles excedían a las
de Lisboa, sus sedas a las de Génova, sus brocados y cristales a los de Venecia y sus
bordaduras y curiosidades a las de París. Visité el Palacio y corte, habitación de Su
Alteza Serenísima el señor Infante-Cardenal, que había acabado de llegar de Barcelona
a gobernar tan hermosísima ciudad y a defender tan inexpugnable Estado. Hablé con
todos los conocidos y dime a conocer a los que no lo eran. Y enfadado de los oficios
pasados, por haber medrado tan poco en ellos, sabiendo cuán agradable es el tropo
variar, me hice padre de damas, defensor de criadas y amparador de pobretas; vendime
por natural de Alcaudete, picaba a todas horas como alguacil y cantaba a todos ratos
como alcaudón; tenía aposentos de congregación de ninfas de cantón, salas de busconas,
palacios de cortesanas y alcázares de tusonas; vendía sus mercancías a todos precios,
vivía siempre con el adelantado, por tener esculpido en la memoria aquellos versos
concetuosos que dicen que quien no paga tentado mal pagará arrepentido; señalaba
horas sin ser mano de reloj, hacía amistades sin ser valiente y llevaba cada instante a
vistas sin ser casamentero.
Era, cuando me hallaba a solas con ellas, el Píramo de su aldea; en habiendo
visitas era su criado; en habiendo pendencias su mozo de golpe y en hacerles los
mandados su mandil. Incitábalas a ser devotas de San Roque y aconsejábales que
siempre que lo visitasen se acercasen al ángel y huyesen del perro. Campaba como
mercader, vivía como Gran Turco y comía a dos carrillos como mona. Llegábame
siempre a los buenos por ser muy de espacio, y venida la mañana me fui a ver a Su
Excelencia… al cual me quejé muy en forma de lo que había usado conmigo el espetado
capitán. Aquí, detenidamente, como en el cap. VIII: ―abría una boca de un palmo,
mirábale yo despacio la dentadura, como si él fuera caballo‖.
Confirmé este oficio por uno de los mejores que han inventado los hombres, si
no hubiera decendimientos de manos, rasguños de navajas y sopetones de machetes;
pero viendo que por ciertos estelionatos del signo de Virgo me querían dar colación de
la referida, me amparé del palacio de don Marco Antonio de Capua, hermano del
Príncipe de Roca Romana, caballero napolitano, y, por habérsele ido el cocinero, entré
en el reinado de la cocina y empuñé el cetro de la cuchara.
Y después de haber estado algunos días en quietud y regalo, complaciendo a mi
amo y haciendo alarde de mis estofados y reseña de mis aconchadillos, marchó Su
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 124
Excelencia el Duque de Feria con un lucido aunque pequeño ejército, para dar socorro a
la Alsacia, yendo mi amo por capitán de una compañía y yo por su soldado y cocinero.
Pasamos los dos tan dilatado camino con muchísimo descanso y regalo,
abundando siempre de truchas salmonadas y diferencias de muy suaves y odoríferos
vinos, porque como llevaba pella de doblones hallábamos aun mucho más de aquello
que queríamos.
Pasamos el Tirol y juntáronse nuestras fuerzas españolas con las imperiales, que
estaban a cargo del Mariscal Aldringer, y hecho de todas un cuerpo, socorrimos a
Costanza y a Brisaque, y volviendo a separarse nos fuimos a hibernar a la Borgoña,
adonde me fue fuerza reformarme del oficio de la cocina, por hallarla en todas las
visitas que le hacía hecha un juego de esgrimidor, sus ollas vagamundas, sus cazuelas
holgazanas y sus calderos y asadores rompepoyos, siendo causa deste daño la
destruición de la tierra y la falta del dinero.
Viéndome, pues, cocinero reformado, busqué otro modo y otra novedad de
trato; y haciéndome merchante de hierros y clavos de herrar caballos, y marchando a la
vuelta de la Baviera, en pocas jornadas quedé desenclavado y conocí el yerro que había
hecho en emplear mi caudal en cosa que no podía acertar; de modo que lo que fiaba no
me pagaban, lo que me estafaban aun no lo agradecían, y lo que me hurtaban jamás me
lo restituían; con que al cabo de la jornada hallé el carro de mi capitán, adonde yo
llevaba la indigestible mercancía, muy vacío y mi bolsa muy anublada.
Fuese en esta ocasión mi amo a Italia, a cosas que le importaban, dejándome a
mí desherrado y desollado, pues quedaba sin el amparo de sus ollas y perdido el trato de
los hierros. Hallose al presente sin cocinero don Pedro de Ulloa, capitán de caballos, y,
por haberle informado que yo era el mejor de todo el ejército, me recibió para que le
sirviese en el dicho oficio, porque «en la tierra de los ciegos el que es tuerto es rey».
Contome mi amo, el pretendiente a quien yo serví de paje en Madrid, que
hallándose en una aldea cercana a él una víspera de Corpus, llegó una tropa de infantería
representanta, que ni era compañía ni farándula, ni mojiganga ni bolulú, sino un
pequeño y despeado ñaque, tan falto de galas como de comedias, el cual, a título de
compañía de a legua, pretendió hacer la fiesta del día venidero, ofreciendo satisfación
de muestra; y que, habiéndose juntado todo el Concejo, gustaron de oírlos para ver si
eran tales como ellos presumían. Llamáronlos en casa del alcalde, y delante de mi amo
y de los jurados representaron el auto de La locura por el alma, adonde el que hacía a
Luzbel, por dar más voces que los demás, pareció mejor que todos, siendo todos harto
malos. Acabose la muestra, salió mi amo a la plaza con todo el Ayuntamiento, adonde
hallaron al cura (que por haber estado diciendo vísperas no se había hallado en la
representación), el cual preguntó a el alcalde que qué tales eran los representantes;
satisfízole con decirle que no le habían parecido mal, pero que uno que representaba el
Diablo era el mejor de todos. A lo cual le respondió el cura: «Si el Diablo es el mejor,
¿qué tales serán los demás?».
Por lo cual aplico y digo que si yo pasaba plaza del mejor cocinero del ejército
no sabiendo lo que me hacía, ¿qué tales serían los demás?
En efeto, a falta de buenos, me hizo mi amo alcalde de su cocina y soldado de
su compañía.
Prosiguiendo la dicha marcha llegamos a alojar a las tierras de Baviera, adonde
nos die ron por patrón uno de los más ricos dellas, aun que, por tener retirado todo su
ganado y lo mejor de sus muebles, se nos vendió por pobre; mas no le valió nada su
fingimiento, porque sus mismos criados me dieron aviso dello, porque demás de ser
enemigos no escusados son los pregoneros de los defectos de sus amos.
Hablaba nuestro patrón tan cerrado alemán y ignoraba tanto el lenguaje español
que ni él nos entendía lo que nosotros decíamos ni nos otros entendíamos lo que él
hablaba.
Pedíamosle por señas lo que habíamos menester y él, aunque las entendía, como
no eran en su provecho, se daba por desentendido y encogía se de hombros. Díjome el
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 125
criado que me había advertido de lo demás y entendía un poco la lengua italiana, que su
amo era muy buen latino; que si había alguno entre nosotros que hubiera sido estudiante
le daría a entender lo que le pedíamos. Alegráronseme las pajarillas, por ver que yo solo
quedaba señor absoluto de la campaña y que podía hacer de las mías sin que nadie me
entendiera.
Acerqueme a el patrón y díjele muy a lo grave que yo era furriel, mayordomo y
cocinero de mi amo, y que, así, le advertía que tenía un capitán de caballos del Rey de
España en su casa, y persona de mucha calidad; que tratase de regalarle muy bien a él y
a sus criados, y que porque venía cansado y era ya hora de comer, que hiciese traer todo
lo que era necesario. Respondiome que le dijera la provisión que había de hacer en la
cocina, y que haría a sus criados que lo trujesen al punto.
Díjele que era menester para la primer mesa de los gentileshombres de la boca y
para la segunda de los pajes y meninos y para la tercera de lacayos, estaferos y mozos
de cocina, una vaca, dos terneras, cuatro carneros, doce gallinas, seis capones, veinte y
cuatro palominos, seis libras de tocino de lardear, cuatro de azúcar, dos de toda especia,
cien huevos, cincuenta libras de pescado para escabeche, medio pote de vino para cada
plato y seis botas de respeto. Él, haciéndose más cruces que hay en el Monte Santo de
Granada, me dijo:
—Si para las mesas de los criados es menester lo que vuesa merced pide, no
habrá tanta hacienda en este villaje para la del señor.
Respondile:
—Mi amo es tan gran caballero que más quiere tener contentos a sus criados
que no a su persona; y, así, él y sus camaradas no hacen de gasto al día a ningún patrón
si no es un relleno imperial aovado.
Preguntome que de qué se hacía el tal relleno. Respondile que me mandase traer
un huevo y un pichón recién nacido y dos carros de carbón, y mandase llamar a un
zapatero de viejo, con alesna y cabos, y un sepolturero con su azada, y que sabría todo
lo que había de buscar para empezar a trabajar en hacerlo.
El patrón, medio atónito y atemorizado, salió en busca de lo necesario al tal
relleno, y a el cabo de poco espacio me trujo todo lo que le había pedido, excepto los
dos carros de carbón. Tomele el huevo y el pequeño pichón, y abrién dolo con un
cuchillo de mi sazonada herramienta y metiéndole el huevo después de haberle sacado
las tripas, le dije desta forma:
—Repare vuesa merced en este relleno, porque es lo mismo que el juego del
gato al rato: este huevo está dentro deste pichón, el pichón ha de estar dentro de una
perdiz, la perdiz dentro de una polla, la polla dentro de un capón, el capón dentro de un
faisán, el faisán dentro de un pavo, el pavo dentro de un cabrito, el cabrito dentro de un
carnero, el carnero dentro de una ternera y la ternera dentro de una vaca. Todo esto ha
de ir lavado, pelado, desollado y lardeado, fuera de la vaca, que ha de quedar con su
pellejo. Y cuando se vayan me tiendo unos en otros, como cajas de Inglaterra, porque
ninguno se salga de su asiento, los ha de ir el zapatero cosiendo a dos cabos, y, en
estando zurcidos en el pellejo y panza de la vaca, ha de hacer el sepolturero una
profunda fosa, y echar en el suelo della un carro de carbón, y luego la dicha vaca, y
ponerle encima el otro carro, y darle fuego cuatro horas, poco más o menos. Y después,
sacándola, queda todo hecho una sustancia y un manjar tan sabroso y regalado, que
antiguamente lo comían los emperadores el día de su coronación. Por cuya causa, y por
ser el huevo la piedra fundamental de aquel guisado, le daban por nombre relleno
imperial aovado.
El patrón, que me estaba oyendo la boca abierta y hecho una estatua de piedra,
lo tuvo tan creído y se persuadió tanto a ello viendo mi entereza y la priesa que le daba a
la brevedad de traer todos los requisitos que le había orde nado, que tomándome la
mano, harto sin pulsos la suya, me la apretó y me dijo:
—Domine, pauper sum.
A lo cual, entendiendo la seña, le respondí:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 126
—Nihil timeas.
Y llevándolo a la cocina nos concertamos de tal modo que, restaurando la
pérdida de los hierros, me sobró con que poder comprar dos pares de botas, haciéndole a
mi amo creer que era el patrón muy pobre y que le habían robado todo el ganado gente
de nuestras tropas, por lo cual lo habían dejado destruido; por cuya causa, teniéndole
compasión, me mandó, por saber que yo solo lo entendía, que me acomodase con él lo
mejor que pudiera, de suerte que no le hiciese mucha costa en el gasto de la comida.
Pero, viendo los criados que me abundaba el vino en la cocina y que me
sobraban los regalos que el patrón me enviaba, dieron cuenta a mi amo, recelosos de la
cautela. El cual hizo diligencia de saber si era verdad lo que yo le había asegurado; y
hallando ser todo al contrario y que estaba alojado en la casa más rica de aquel villaje,
llamó al patrón y, con un intérprete borgoñón que entendía las dos lenguas, supo dél la
contribución que me había dado y que le había dicho que era su furriel, mayordomo y
cocinero, y lo demás que he referido.
Bajó mi amo a la cocina y, tomando un palo de los más delgados que había en
ella, me limpió tan bien el polvo que más de cuatro días comió asado y fiambre por falta
de cocinero. Yo le dije, viéndome más que aporreado, que si que ría servirse de hombre
de mi oficio que fuese fiel, que lo enviase a hacer a Alcorcón, y que se persuadiese a
que no había cocinero que no fuese ladrón, saludador que no fuese borracho, ni músico
que no fuese gallina.
Salimos de allí y fuimos a hacer plaza de armas general en la campaña, llevando
yo, por la obligación de ser soldado, una carabina con braguero, por habérsele rompido
caja y cañón, y un frasco lleno de pimienta y sal para despolvorear los habares; y por
armas tocantes a la cocina, un cuchillo grande, cuchillo mediano y cuchillo pequeño;
que, a tomar trasformación y convertirse en perros, se pudiera decir por mí que llevaba
perri chiqui, perri grande, perri de tuti maneri.
Pasamos de la plaza de armas a juntarnos con el ejército que traía Su Alteza
Serenísima del Infante-Cardenal para pasar a los Estados de Flandes, y, habiéndonos
agregado a él siguiendo la dicha derrota, ganamos algunas villas cuyos nombres no han
llegado a mi noticia, porque yo no las vi ni quise arriesgar mi salud ni poner en
contingencia mi vida, pues la tenía yo tan buena que mientras los soldados abrían
trinchera abría yo las ganas de comer, y en el ínter que hacían baterías se las hacía yo a
la olla, y los asaltos que ellos daban a las murallas los daba yo a los asadores. Y después
de ponerse mi amo a la inclemencia de las balas y de venir molido me hallaba a mí muy
descansado y mejor bebido, y tenía a suerte comer quizá mis deshechos, y beber, sin
quizá, mis sobras.
Fuimos prosiguiendo nuestra jornada hacia la vuelta de la villa de Norlingue,
juntándose en el camino nuestro ejército con el del Rey de Hungría, con lo cual se
doblaron las fuerzas y nos determinamos a ir a ganar la dicha villa. Y al tiempo que la
teníamos boqueando y esperando cura, cruz y sacristán, el ejército sueco, opuesto al
nuestro, pensando darnos un pan como unas nueces, vino por lana y volvió trasquilado.
Yo, si va a decir verdad (aunque no es de mi profesión), cuando lo vi venir me
acoquiné y acobardé de tal manera que diera cuanto tenía por volverme Ícaro alado o
por poder ver la batalla desde una ventana. Cerró el enemigo con un bosque sin
necesitar de leña ni carbón, y ganándolo a pesar de nuestra gente se hizo señor absoluto
dél. Llegó la nueva a nuestro ejército, y exagerando algunos de los nuestros la pérdida
pronosticaban la ruina; que hay soldados de tanto valor que, antes de llegar a la ocasión,
publican contentarse con cien palos.
Yo, desmayado del suceso y atemorizado de oír los truenos del riguroso bronce
y de ver los relámpagos de la pólvora y de sentir los rayos de las balas, pensando que
toda Suecia venía contra mí y que la menor tajada sería la oreja, por ignorar los caminos
y haberse puesto capuz la señora doña Luna me retiré a un derrotado foso cercano a
nuestro ejército, pequeño albergue de un esqueleto rocín que, patiabierto y boca arriba,
se debía de entretener en contar estrellas.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 127
Y viendo que avivaban las cargas de la mosquetería, que rimbombaban las cajas
y resonaban las trompetas, me uní de tal forma con él, habiéndome tendido en tierra
(aunque vuéltole la cara por el mal olor), que parecíamos los dos águilas imperiales sin
pluma. Y pareciéndome no tener la seguridad que yo deseaba y que ya el contrario era
señor de la campaña, me eché por colcha el descarnado babieca; y aun no atreviéndome
a soltar el aliento lo tuve más de dos horas a cuestas, contento de que pasando plaza de
caballo se salvaría el rey de los marmitones.
Llegó a esta ocasión al referido sitio un soldado de mi compañía, poco menos
valiente que yo, pero con más opinión de saber guardar su pellejo (que presumo que
venía a lo mismo que yo vine), y, viendo que el rocín se bamboleaba por el movimiento
que yo hacía y que atroné todo el foso con un suspiro que se me soltó del molimiento de
la carga, se llegó temblando al centauro al revés, preguntando a bulto:
—¿Quién va allá?
Yo, conociéndolo en la voz, le llamé por su nombre y le supliqué me quitara
aquel hipogrifo de encima, que por ser desbocado había dado comigo en aquel foso y
cogídome debajo. Hizo lo que le rogué; mas reconociendo que el rocín era una antigua
armadura de güesos, no pudiendo detener la risa, me dijo:
—Señor Estebanillo, venturosa ha sido la caí da, pues el caballo se ha hecho
pedazos y vuesa merced ha quedado libre.
Respondile:
—Señor mío, cosas son que acontecen y aun se suelen premiar. Calle y
callemos, que sendas nos tenemos, y velemos lo que queda de la noche a este difunto,
porque Dios le depare quien haga otro tanto por su cuerpo cuando deste mundo vaya.
Concedió con mi ruego y tomó mi consejo; y al tiempo que el Aurora,
tropellando luceros, daba muestras de su llegada, despidiéndome de mis dos camaradas
de cama, me fui a una montañuela apartada del campo enemigo, por parecer curioso y
no tener que preguntar, y por con fiarme en mi ligereza de pies y tener las espaldas
seguras.
Empezáronse los dos campos a saludar y dar los buenos días con muy calientes
escaramuzas y fervorosas embestidas en lugar de chocolate y naranjada, y, al tiempo de
cerrar unos regimientos del Sueco con uno de alemanes, empecé a dar voces diciendo:
—¡Viva la casa de Austria! ¡Imperio, Imperio! ¡Avanza, avanza!
Pero viendo que no aprovechaban mis exhortaciones, y que en lugar de avanzar
iban volviendo las espaldas, volví yo las mías y, con menos ánimo que aliento y con
más ligereza que valor, llegué a nuestro ejército.
Encontré en su vanguardia con mi capitán, el cual me dijo que por qué no me
iba a la infantería española a tomar una pica para morir defendiendo la fe o para darle al
Rey una vitoria.
Yo le respondí:
—Si Su Majestad aguarda a que yo se la dé, negociada tiene su partida; demás
que yo soy corazo o coraza y no infante, y por estar des montado no cumplo con mi
obligacion.
Díjome que fuese adonde estaba el bagaje y tomara un caballo de los suyos, y
que volviese presto, porque quería ver si sabía tan bien pelear como engañar villanos
con rellenos imperiales.
Fuime al rancho, metime debajo del carro de mi amo, cubrime todo el cuerpo de
forraje sin dejar afuera otra cosa más que la cabeza, a causa de tomar aliento, porque al
tiempo de la derrota, que ya la tenía por cierta, me sirvie ra de cubierta, por ser desierto
todo aquel distrito de la campaña.
Llegó a mí un capitán que estaba de guardia a el bagaje y me dijo que, pues
tiraba plaza de soldado, que por qué me hacía mandria y me cubría de yerba y no acudía
a mi tropa.
Respondile que, por haber hecho más de lo que me tocaba, me había el enemigo
muerto mi caballo y metídome dos balas en un muslo, y que porque no se me resfriase
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 128
la herida me había metido en aquel montón de forraje. Con esta satisfación se fue
adonde estaba su compañía, prometiéndome de enviarme un gran cirujano amigo suyo
para que me curase, y yo me quedé cubierto el cuerpo de esperanza y de temor el
corazón.
Al cabo de un rato, temiendo que viniese el cirujano a curarme estando sin
lisión o que mi capitán enviase a buscarme viendo mi tardanza, y me hiciese ser
inquieto siendo la misma quietud, me volví a mi montañuela a ser atalaya ganada y a
gozar del juego de cañas. Y estando en ella haciendo la consideración de Jerjes (aunque
con menos lágrimas y más miedo), vi que un trozo del contrario ejército cerró tres veces
consecutivamente con el tercio de don Martín de Idiáquez, y que todas tres veces los
invencibles españoles lo rechazaron, lo rompieron y pusieron en huída.
Animome esta acción de tal manera que arrancando de la espada, y sacándola
mohosa a que le diese el aire, con estar a media legua de ambos campos, me puse el
sombrero en la mano izquierda para que me sirviese de broquel y, dando un millón de
voces a pie quedo, empecé a decir:
—¡Santiago, Santiago! ¡Cierra, España!¡A ellos, a ellos! ¡Cierra, cierra!
Y presumo que acobardado el enemigo de oírme o atemorizado de verme
comenzó a des mayar y a poner pies en polvorosa.
Empezó todo nuestro campo a apellidar: «¡Vitoria, vitoria!». Yo, que no me
había hallado en otra como la presente, imaginando que llamaban a mi madre, que se
llamaba Vitoria López, pensando que estaba conmigo y que la había traído en aquella
jornada, les respondí al tenor de las mismas voces que ellos daban que dejasen
descansar los difuntos, y que si alguno la había menester que la fuese a buscar al otro
mundo.
Y contemplando desde talanquera cómo sin ninguna orden ni concierto huían
los escuadrones suecos, y con el valor y bizarría que les iban dando alcance los
batallones nuestros, rompiendo cabezas, cortando brazos, desmembrando cuerpos y no
usando de piedad con ninguno, me es forcé a bajar a lo llano, por cobrar opinión de
valiente y por raspar a río vuelto. Y después de encomendarme a Dios y hacerme mil
centenares de cruces, temblándome los brazos y azogándoseme las piernas, habiendo
bajado a una apacible llanada a quien el bosque servía de verjel, hallé una almadraba de
atunes suecos, un matadero de novillos arrianos y una carnecería de tajadas calvinas; y
diciendo «¡Qué buen día tendrán los diablos!», empecé con mi hoja rasca a punzar
morcones, a taladrar panzas y a rebanar tragaderos; que no soy yo el primero que se
aparece después de la tormenta ni que ha dado a moro muerto gran lanzada.
Fue tan grande el estrago que hice, que me paré a imaginar que no hay hombre
más cruel que un gallina cuando se ve con ventaja, ni más valiente que un hombre de
bien cuando riñe con razón.
Sucediome (para que se conosca mi valor) que llegando a uno de los enemigos a
darle media docena de morcilleras, juzgando su cuerpo por cadáver como los demás, a
la primera que le tiré despidió un ¡ay! tan espantoso, que sólo de oírlo y parecerme que
hacía movimiento para quererse levantar para tomar cumplida venganza, no teniendo
ánimo para sacarle la espada de la parte adonde se la había envasado, tomando por buen
partido el dejársela, le volví las espaldas y a carrera abierta no paré hasta que llegué a la
parte adonde estaba nuestro bagaje, habiendo vuelto mil veces la cabeza atrás por temer
que me viniese siguiendo.
Compré de los que siguieron la vitoria un estoque de Solingues y algunos
considerables despojos, para volvellos a revender, blasonando por todo el ejército
haberlos yo ganado en la batalla y haber sido rayo de la campaña.
Encontré a mi amo, que lo traían muy bien desahuciado y muy mal herido, el
cual me dijo:
—¡Bergante! ¿Cómo no habéis acudido a lo que yo os mandé?
Respondile:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 129
—Señor, por no verme como vuesa merced se ve; porque, aunque es verdad que
soy soldado y cocinero, el oficio de soldado ejercito en la cocina y el de cocinero en la
ocasión. El soldado no ha de tener, para ser bueno, otro oficio más que ser soldado y
servir a su rey; porque si se emplea en otros, sirviendo a oficiales mayores o a sus
capitanes, ni puede acudir a dos partes ni contentar a dos dueños.
Lleváronlo a la villa, adonde, por no ser tan cuerdo como yo, dio el alma a su
Criador. Dejome, más por ser él quien era que por los buenos servicios que yo le había
hecho, un caballo y cincuenta ducados; que cincuenta mil años tenga de gloria por el
bien que me hizo, y cien mil el que me diere agora otro tanto, por el bien que me hará.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 130

FRANCISCO LÓPEZ DE ÚBEDA

La pícara J ustina
FRAGMENTO
Libro Segundo. Capítulo I. (Primero y segundo)
Libro segundo intitulado LA PÍCARA ROMERA, en que se trata de la jornada de
Arenillas - Capítulo primero - De la romera bailona


NÚMERO PRIMERO
Trata este número cómo en una romería que hizo Justina, se mostró andariega
y bailadera. Y que en ella había mucha libertad y gusto.
De la castañeta repentina

CANCIÓN DE A OCHO
El gusto y libertad determinaron
Pintar una bandera
Con sus triumphos, motes y corona,
Y, aunque varios, en esto concordaron:
Libertad saque a Justina por romera,
El gusto saque a la misma por bailona.
Sea el mote: En Justina,
De gusto y libertad hay una mina.

Vida, llamada
puerta del otro
siglo.
Si es verdadero el título que los poetas dieron a la vida presente y a la
inclinación natural que más florece, llamándola puerta del otro siglo, yo digo
que los dos quicios de mi puerta (que son las dos más vehementes
inclinaciones mías), fueron, y son, andar sin son y bailar al de un pandero.
Otras dirán que quieren su alma más que sesenta panderos, mas yo digo de mí
que en el tiempo de mi mocedad quise más un pandero que a sesenta almas,
porque muchas veces dejé de hacer lo que debía por no querer
desempanderarme. Dios me perdone.
Justina comparada
a Orfeo y por qué.
Con un adufe en las manos, era yo un Orfeo, que si dél se dice que era tan
dulce su música que hacía bailar las piedras, montes y peñascos, yo podré
decir que era una Orfea, porque tarde hubo que cogí entre manos una moza
montañesa, tosca, bronca, zafia y pesada, encogida, lerda y tosca, y cuando
vino la noche ya tenía encajados tres sones, y los pies (con traerlos herrados
de ramplón, con un zapato de fraile dominico) los meneaba como si fueran de
pluma; y las manos, que un momento antes parecían trancas de puerta,
andaban más listas que lanzaderas. Todo es caer en buenas manos, que quien
las sabe, las tañe. Mas ¿qué mucho que fuese amiga de adufe, pues mamé en
la leche la flauta y tamboril de mi agüelo, el que murió con la gaita atorada en
el gaznate?
Qué cosi cosi a
propósito de la
gaita del abuelo de
Justina.
Antes que pase adelante, quiero contar un cuento a propósito de la gaita que
tapó a mi abuelo las vías. A un comediante oí yo una vez apostar que nadie
acertaría cómo es posible tapar siete agujeros con uno o uno con siete. Yo,
acordándome de la muerte de mi abuelo, dije que los siete agujeros de la
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 131
flauta los tapó mí abuelo con un agujero del gaznate, y el uno del gaznate con
los siete de la flauta. Con esto, gané la apuesta, que fue unos chapines, con
que me engreí; aunque miento, que con ellos me humilló mi novio. Pero esto
no es de aquí, sino del medio.
Así que, el un quicio o polo de mi vida fue ser gran bailadora, saltadera,
adufera, castañetera, y la risa me retozaba en el cuerpo y, de cuando en
cuando, me hacía gorgoritos en los dientes.
La mejor comida y
la mayor romería.
Todas las mujeres
son andariegas, y
dispútase cuál sea
la causa.
La segunda inclinación era andar mucho. Hubo un emperador que dijo que la
mejor comida era la que venía de más lejos, y yo sentía que la mejor romería
y estación era la de más lejos. Decía la otra: «el sancto que yo más visito es
San Alejos». A la verdad, esto de ser las mujeres amigas de andar, general
herencia es de todas. Y cierto que muchas veces he visto disputar cuál sea la
causa por qué las mujeres generalmente somos andariegas, y será bien que yo
dé mi alcaldada en esto, pues es caso propio de mi escuela.
Libro de las Cortes
de las damas.

Primer parecer.


Segundo parecer.

Un librito que se intitula Cortes de las damas dice que en las cortes de las
damas que se celebraron en el Parnaso se propuso esta cuestión, y que sobre
ella hubieron varios pareceres. Unos dijeron que la primera mujer fue hecha
de un hombre que estaba soñando, y que el sueño era que andaba por la posta
una gran jornada sin saber adónde iba ni para qué, y que así salieron las
mujeres tan andariegas, que salen de casa, y si las preguntáis dónde, dirán que
van a salir de casa, y no hay más cuenta. Otro reprobó este parecer, diciendo
que tan viva y despierta inclinación de andar no pudo tener principio en
andador soñado, y así dijo que pensaba que el pedazo de hueso o carne de que
fue formada la primera mujer fue hecho de tierra de mina de azogue, que es
bullicioso, inquieto y andariego.
Tercer parecer.
Otro dijo:
-No fue eso, sino que, en realidad de verdad, la mujer fue hecha de un
hombre dormido, y él, cuando despertó, tentóse el lado del corazón, y
hallando que tenía una costilla de menos, preguntó a la mujer:
-Hermana, ¿dónde está mi costilla? Dámela acá, que tú me la tienes.
La mujer comenzó a contar sus costillas, y viendo que no tenía costilla alguna
de sobra, respondió:
-Hermano, tú debes de estar soñando todavía. Yo mis costillas me tengo y no
tengo ninguna de más.
Replicó el hombre:
-Hermana, aquí no hay otra persona que me pueda haber descostillado. Tú me
la has de dar o buscarla. Anda, ve, búscala y tráemela aquí.
Pregón de la
primera mujer.
La mujer se partió, y anduvo por todo el mundo pregonando:
-Si alguno hubiere hallado una costilla que se perdió a mi marido, o supiere
quien tiene alguna de más, véngalo diciendo y pagarásele el hallazgo y el
trabajo.
Mujeres, andan en
busca de la costilla,
etc.
Y de aquí les vino a las mujeres que, como la primera iba pregonando, ellas
salen vocineras, y como nunca acaban de hallar quien tenga una costilla de
más, nacen inclinadas a andar en busca de la costilla y viendo si hallan
hombres con alguna costilla de sobra.
Bien veo que esta es blasfemia para creída y fábula para reída y, para
entendida símbolo y catecismo no malo. Pero vaya de cuento.
Cuarto parecer de
un galán.
Llegó a las cortes un enamorado, y dijo:
-Las mujeres son cielos acá en la tierra, y por esto andan en perpetuo
movimiento como los cielos.
Bien hubiera dicho este galán, si las mujeres fuéramos incorruptibles como
los cielos, pero ni lo somos, ni él las buscaba así.
Mujeres bailan
Muchos pareceres hubo que, por estar algo desarropados, no osan salir al
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 132
mucho por andar
mucho.





Trae a propósito el
cuento y el dicho
del que se paseaba
todo un día sobre
un ladrillo.
teatro y también por dar lugar a que salga uno muy acertado, el cual dio la
doncella Theodora, en el cual no sólo la razón de ser las mujeres amigas de
andar, pero declaró la causa porque todas, por la mayor parte, somos amigas
de bailar, en lo cual venció el parecer de otra discreta dama, que afirmó sólo
ser natural en las mujeres el andar mucho, y que si son también amigas de
bailar es por andar. Y vese en que las que pueden andar mucho, no bailan,
sino andan. Pero las que no tienen licencia para andar mucho, bailan mucho,
porque ya que no andan en largo, andan en ancho. Este parecer hace mucho
agravio a todo el hembruno, porque es decir que son tan locas como el otro
que se paseaba todo el día sobre un ladrillo solo, y si le reñían, decía:
-Necios, cuando viene la noche, tantas leguas he andado yo como un correo
de a pie, sino que lo que él anda a lo largo lo ando yo en redondo.
Sexto parecer de la
doncella Theodora.



Cómo es mal y
cómo no el servir la
mujer al hombre.





Conclusión de lo
dicho: por qué las
mujeres son
amigas de bailar.

Pero la doncella Theodora dio mejor en el punto, y de cada una de las dos
inclinaciones de andar y bailar dio su distinta razón, aunque en alguna manera
redujo ambas cosas a un principio y razón, y dijo así:
-Habéis de suponer, ilustres madamas y daifises, que aunque sea cosa tan
natural como obligatoria que el hombre sea señor natural de su mujer, pero
que el hombre tenga rendida a la mujer, aunque la pese, eso no es natural,
sino contra su humana naturaleza, porque es captividad, pena, maldición y
castigo. Y como sea natural el aborrecimiento desta servidumbre forzosa y
contraria a la naturaleza, no hay cosa que más huyamos ni que más nos pene
que el estar atenidas contra nuestra voluntad a la de nuestros maridos, y
generalmente a la obediencia de cualquier hombre. De aquí viene que el deseo
de vernos libres desta penalidad nos pone alas en los pies. Vean aquí la razón
por qué somos andariegas. Y la que hay para que seamos tan amigas de bailar,
es la siguiente: en el bailar hay dos cosas, la una es andar mucho, y la otra es
alegrarnos mucho con el alegre son. Y como en el estar sujetas hay dos males,
el uno estar atadas para no poder salir donde queremos, el otro estar tristes de
vernos oprimidas, y tanto, que no hay necio a quien no le parezca que hace
suerte en decir mal de nosotras, como si fuéramos todas burras de venta y en
mala feria, que para ser compradas hayamos de ser vituperadas. Y como en el
bailar hay dos bienes contra estos dos males, el uno el andar y el otro el
alegrarnos, tomamos por medio de estas dos alas para huir de nuestras penas y
estas dos capas para cubrir nuestras menguas. Y esta es la causa porque
somos tan amigas de la baila, que encierra dos bienes contra dos males.
Theodora laureada
en las cortes.

Encarece ser
amiga de gusto y
libertad.


El gusto y libertad
concordan en tener
comunes tropheos
en Justina.
Celebróse mucho este parecer en las cortes, dando a Theodora la palma de
discreta por una resolución tan atinada.
Ansí que, señores, no se espanten que Justina sea amiga de bailar y andar,
pues demás de ser herencia de agüelas, es propriedad de muchas,
especialmente de todas. Verdad es que yo aumenté al mayorazgo lo que fue
bueno de bienes libres, porque en toda mi vida otra hacienda hice ni otro
thesoro athesoré, sino una mina de gusto y libertad. De modo que, aunque
entre la libertad y el gusto hubieran sucedido las discordias que fingen los
poetas, podrás creer que yo sola bastara a ponerlos en paz, dándoles en mí
campo franco para dibujar en mí sus blasones, tropheos, victorias y ganancias.
Que cuando el gusto me considera tan bailona y la libertad tan soltera y tan
tronera, se contentan uno y otro con tener por armas y divisa a sola Justina,
única amada suya y propria mina de todos los deleites suyos, confusión mía,
escarmiento tuyo.
Herederos
descuidados.
Muertos, pues, mi padre y madre, y entregados mis hermanos en el cuerpo de
la hacienda, y aun en el alma della, que es la bolsa, sin decir más misas por
sus ánimas que si murieran comentando el Alcorán o haciendo la barah, tomé
ocasión de andarme de romería en romería, con achaque de hacer algo por
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 133
ellos, porque se me deparase quien hiciese algo por mí. Y a fe de veras, que sí
ahora no tuviera más malicia que entonces, valiera mi saya un manto de
burato. Verdad es que era moza alegre y de la tierra, y, en viendo bailar, me
retozaba la risa en el cuerpo, y para hacer yo cada semana siete romerías de a
nueve leguas cada una, no había menester más razón que ver andar la veleta
de ábrego.
La primera que hice, después que murió mi madre, fue a Arenillas la cual
contaré por extenso, por cuanto en ella hubieron cosas dignas de memoria.
Cisneros y la
behetría.
Es Arenillas un pueblo que cae junto a Cisneros, donde hay la behetría, de la
cual dijo el otro bellacón que preguntó al diablo si entendía los aranceles de
aquella behetría, y respondió que toda una noche había estudiádolos y no los
había podido entender. A esta romería fui desde mi casa de Mansilla. Salí de
noche, como cigüeña que va a veranadero, aunque miento, que las cigüeñas
nunca hombre las vio salir, mas a mí me vio un tabernero; por más señas, que
me dijo, viéndome ir vestida de colorado:
Propriedad de las
cigüeñas.

-Colorada va la novia, ella resbalará, o cairá, o cairá.
Mal haya quien no le dio docientos por adivino, pues, en efecto de verdad, ya
que no caí, resbalé.
Llega a la romería.








La castañeta
repentina.

A Arenillas llegué a las doce del día a lo menos, entre once y mona, cuando
canta el gocho. Holguéme de ver en campo raso tantos campesinos que me
olían a camisa limpia, que son los ámbares de aquella tierra. Viendo tanta
gente, dije a mi vergüenza que me fuese a comprar unos berros a la Alhambra
de Granada. Luego, como buen predicadero, di una vuelta al auditorio con los
ojos, y no sé qué fumecinos me dieron, que me parecía otro mundo. Vi de
lejos que había baile y, pardiez, no me pude contener, que, sin apearme de la
carreta, puse en razón mis castañuelas y en el aire repiqué mis castañetas de
repica punto, a lo deligo, y di dos vueltas a buen son. Fue este movimiento tan
natural en mí, tan repentino y de improviso, que cuando torné sobre mí y
advertí que había hecho son con las castañetas, si no viera que las tenía en los
dedos, jurara que ellas de suyo se habían tañido, como las campanas de
Velilla y Zamora.
Instrumentos
unísonos a
propósito.
Yo había oído decir que afirman doctores graves que cuando dos instrumentos
están bien templados en una misma proporción y punto, ellos se tañen de
suyo, y entonces me confirmé en que era verdad, porque como mis castañetas
estaban bien templadas, y con tal maestría, que estaban en proporción de todo
pandero, no hubieron bien sentido el son, cuando ellas hicieron el suyo, y
dispararon una castañeta repentina, para que dijese a los señores panderos:
acá estamos todos. Como el bobo de Plasencia que, abscondido de una dama
debajo de la cama, luego que vio entrar el galán, salió de adonde le había
metido la dama, y dijo:
-Acá tamo toro.
Quizá pudo ser que aquella castañeta repentina se causó de que las castañetas
retozaban de holgadas, y no me espanto, supuesto que en aquel momento se
cumplían veinte y cuatro horas que no sabían qué cosa era siquiera un adarme
de golpecito.
Oyó el son un primo mío que guiaba el carro, y no tanto por mal ejemplo que
tomase (que también él era de los de la baila), ni por pena que tuviese de ver
bailar antes de misa, sino por temor de que no se le espantasen las mulas, que
eran nuevas, me riñó a lo socarrón, diciendo:
Riñe su primo a
Justina.
-Prima, muy a punto venían esas tabletas de San Lázaro. Muy poca pena
tenéis vos de la muerte de vuestra madre, mi tía, y de la de mi tío, vuestro
padre, que Dios tenga en el cielo.
Pardiez, si entonces tuviera mi vergüenza en casa, yo me corriera, pero como
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 134
no había venido de la Alhambra, donde la despaché por berros, llamé al
enojo, y con su ayuda dije:
De puro enojada,
dice mal de su
padre.
-Tenga en el cielo, tenga en el cielo, por cierto, tenga, porque según vuestro
tío era de urgandilla y amigo de husmearlo todo, y según era cohete y busca
ruido como su sobrino, y según era amigo de verlo y escudriñarlo todo sin
parar en ninguna parte, imagino que, si posible fuera salirse las gentes del
cielo, no le pudieran detener allá, ni detenerle de que nos viniera a ver y
tantear los pasos y contar si las castañetadas fueron una o dos, como si fuera
caso de Inquisición, que se examinan los relapsos. Mira ahora, ¡para una
castañeta repentina, que se le podía soltar a un ermitaño, tanto ruido!
Pardiez, ello medio bobería parece, mas díjela con enojo, y luego pedí perdón
a Dios. Prosiguiendo mi enojo, le dije:
Respuesta de
Justina.






Misa breve.

-¿Juraréis vos que fue castañeta lo que oístes?, ¿berros se os antojan?
Aguardad, que luego os los traerá una criada mía a quien envié por ellos al
Alhambra. ¡Bobo, tocan a misa, y piensa el muy majadero que las repicamos
a buen son!
En diciendo que dije esto de la misa, un esgrimidor que estaba junto a
nosotros (que siempre me depara la ventura con gente desta cazolada), me
dijo:
-¡Oh, qué lindo! ¿Misa ahora? Por Dios, señora hermosa, que lo que es misa
voló, que en este punto dice la postrera el cura de Guaza. Por señas que entre
Dominus vobiscum y Amén no dejaba tragar saliva al monacillo. Que aunque
se puede pensar que lo hace por no hacer falta a un convite de boda, pero creo
que es porque los clérigos no dicen misa después de medio día.
Misa mal oída.

Con todo eso, fuimos allá, y no con poca prisa, y todo fue necesario, que por
pocas no oyéramos misa; mas, si plugo a Dios, llegamos al ite missa est, y
entre tanto que duró el oírle, encomendé a Dios a mis padres y abuelos y todo
el estado eclesiástico y la Casa Real, los buenos temporales, la paz de los
príncipes christianos, los pecadores y pecadoras, en mis pobres oraciones.
Ello poco tiempo fue, mas la oración breve diz que penetra los cielos, y aun
en una oración de ciego oí decir que las oraciones breves, si son fervorosas,
son como barreno de gitano o como ganzúa de ladrón, que en un soplo hacen
su efecto.


APROVECHAMIENTO
Muchos y muchas de las que en nuestros tiempos van a romerías, que van a ellas con
sólo espíritu de curiosidad y ociosidad, son justamente reprensibles y comparados a
aquellos peregrinos israelitas que, caminando por el desierto a donde Dios les guiaba,
dieron en ser idólatras. Y nota el modo de oír misa que se pinta desta mujer libre y
olvidada de Dios.

NÚMERO SEGUNDO
Del escudero enfadoso

VILLANCICO
Muy bien la fablé yo,
Mas ella me respondió,
Jo, jo, jo, jo.
Un muy gordo tocinero,
Obligado de Medina,
Quiso servir a Justina
De galán y de escudero;
Ofrecióla vino y pan,
Queso, tocino y carnero,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 135
Y ella le ofreció un no quiero
Tan gordo como el galán.
Muy bien la fablé yo, etc.
Los suspiros que arrojaba
Este nuevo Gerineldos,
Eran muy crudos rebueldos
Con que el alma penetraba;
Y entre suspiro y rebueldo,
Sacó un hueso de tocino
Y una botilla de vino,
Diciendo: vida, bebeldo.
Muy bien la fablé yo, etc.
Dijo corrido el galán:
¿Jo, jo a mí? ¿Soy yo jodío?
Mientes, mientes, amor mío,
Que mi padre es Reduán.
Y así te juro, Jostina,
Como moro bien nacido,
Que de gana te convido
A tocino y a cecina.
Muy bien la fablé yo, etc.

Vestido de la
romera.

Salimos de la iglesia llevando algo picado el molino del estómago, con ánimo
de ir a moler debajo de nuestra carreta. Y al salir de la iglesia, como yo vi
tanto mirador por banda, íbame hecha maya, y tenía por qué, pues iba de
veinte y cinco, sin los de los lados. Llevaba un rosario de coral muy gordo,
que si no fuera moza, me pudiera acotar a zaguán de colegio viejo, y tuviera
la culpa el rosario, que parecía gorda cadena. Mis cuerpos bajos, que servían
de balcón a una camisa de pechos, labrada de negra montería, bien ladrada y
mal corrida. Cinta de talle, que parecía visiblemente de plata. Una saya
colorada con que parecía cualque pimiento de Indias o cualque ánima de
cardenal. Un brial de color turquí sobre el cual caían a plomo, borlas, cuentas
y sartas, con que iba yo más lominhiesta y lozana que acémila de duque con
sus borlas y apatusco. Un zapato colorado, no alpargatado, que en mi tiempo
no se nos entraba a las mozas tanto aire por los pies. Mis calzas de
Villacastín, algo desavenidas con la saya, porque ella se subía a mayores.
Argótides.

Oculatos.






La mujer mirada,
estímase a sí y
desprecia a otros.
Mas si los hombres mordieran con los ojos, según fingieron los argótides,
¡qué de tiras llevara mi saya! Si los ojos, de puro mirar, se ausentaran de los
párpados y desampararan sus encajes, como fingieron los oculatos, sin duda
que me dejaran pavonada a puro enjerir ojos sobre mí. Nunca gozamos las
mujeres lo que vestimos, hasta que vemos que nos ven. Y así, pude decir que
hasta que vi que me miraban de puntería, no supe lo que tenía puesto ni por
poner. Mas en viendo que me miraban a dos choros aquellos deceplinantes
que estaban en ringla a la puerta de la iglesia, luego di en lo que era.
¡Qué cosa es ver gente! Vive diez, que me entoné por más de un hora, y que
al mismo Narciso despreciara si por entonces llegara a mi puerta. Es necedad
pensar que mujer estimada haya de hacer caso de quien la mira. Antes hará
mercedes a un verdugo, si la amenaza con la penca, que favores a quien la
quita una gorra y se le humilla.
La mujer se
compara al pulpo.

Somos como un pulpo, que nos halla mejores quien nos obstiga más. Y véolo
claramente en que habiendo por dos veces columbrado dos pollarancones de
los que no me solían saber a ruibarbo ni oler a cuerno, que si en otra ocasión
los viera, por todo el mundo no dejara de decirlos un remoquete en el aire
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 136
(porque esto de un conceto agudo siempre lo gasté), mas por verme tan llena
de borlas y falsas riendas, tan ojeada y reverenciada, no los hablé más que si
estuviera en muda. Cierto que eran de oír.
Unos me decían: «Dios te bendiga», viéndome tan cariampollar. Otros
guiñaban con los ojos y me hacían el ademán del vino de al diablo, que es el
mejor, según Móstoles. Otros me hablaban con la boca del estómago.
Píntase el talle del
tocinero
enamorado.








Ademanes del
tocinero.

Y en este número entra un tocinero, obligado de la tocinería de Ríoseco, muy
gordo de cuerpo y chico de brazos, que parecía puramente cuero lleno. Unos
ojos tristes y medio vueltos, que parecían de besugo cocido; una cara labrada
de manchas, como labor de caldera; un pescuezo de toro; un cuello de
escarola esparragada; un sayo de nesgas, que parecía zarcera de bodega; una
calzas redondas, con que parecía mula de alquiler con atabales; unas botas de
vaqueta tan quemadas, que parecían de vidrio helado; una espada con
sarampión en la hoja y viruelas en la vaina; una capa de paño tan tosco y
tieso, que parecía cortada de tela de artesa. Con esta figura, salía más tieso
que si fuera almidonado.
Contentéle. Negra fue la hora. Pegóseme como ladilla. Quísome hablar; no
supo. Quísele despedir, no pude. Iba tan junto conmigo, como si tuviera de
tarea el injerir su bobería en mi picaranzona. Y, de cuando en cuando, por
hacerme la fiesta, hacía un rodeón de pescuezo, cuerpo y espada (que todo
parecía de una pieza), y cada vez que volvía, me asestaba dos ojos del tamaño
y color de dos bodoques, y a cada bodocada, despedía un rebueldo, y tras él,
como cuando tras el rayo sale el trueno, me decía con una voz de mulo:
Razonamiento del
tocinero.
-Señora Jostina, almorcemos, que no ha de faltar pan y vino, carne y tocino,
queso y cecina.
Yo, que nunca aguardo a desquitarme al miércoles corvillo, le dije:
-Jo, jo, jo, jo.
Él volvió, y con gran sinceridad me preguntó:
-¿Con quién habla, señora?
Yo dije:
-Señor, está aquí cerca mi pollino, el cual da fastidio, y si no digo esto, no
habrá diablo que le eche de adonde está.
Creyólo el buen Juan Pancorvo, que ansí se llamaba el mal logrado, y
volvióse a mirar atentamente mi pollino, rogándole con el mirar de ojos que,
por la amistad, lo dejase.
¡Maldígate Motezuma, tocinero de Burrabás, que aun ahora no me parece que
he acabado de abroquelarme de las estocadas que contra mí sacaste de la
vaina de tu estómago y de los tiros de tu boca, tan secreta de palabras cuan
pública de rebueldos!
Fue tanto el asco que me dio, que pensé que me dejaba conjurada la gana de
comer por un año. Donde quiera que iba, me seguía. No me valían trazas; a
todo salía. No me dejaba. No, a lo menos, por lo que yo tenía de Elías ni él de
Eliseo, que tan pecador era él como yo, salvo que él pecaba caballero en un
asno y yo al pie de la letra.
El era bobo en grado superlativo. Tantas veces le deseché, que él se echó a
pensar una traza con que me obligar, y fue que, echando mano a la cinta,
desenvainó una botilla de vino, y de la faltriquera un zancarrón de tocino
envuelto en un cernadero. Y con la bota en la mano me saludó diciendo:
-Vida, mire qué belleza. Viva y beba, que es rico, rico, rico.

Fisga Justina del
tocinero.
Yo, que me pico algo de poeturria, dije al mismo punto:
-Borrico, borrico, borrico, jo, jo, jo.
El tornó a mirar si acaso yo hablaba con el pollino, como la vez pasada, y
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 137
viendo que el pollino no parecía, medio corrido, medio atolondrado, medio
amante, medio enojado, me dijo:
-¿Jo, jo a mí, Jostina? ¿Soy yo jodío? Juro a San Polo que era mi padre de la
Alhambra y de los Reduanes. ¡Mire cómo podía ser jodío!
Yo, que oí ser Reduán, le dije:
-¡Oh, señor Reduán! Pues si es Reduán de los finos, yo quiero ver cómo corre
la vega en mi servicio. Vaya v. m., ande este campo, haga gentilezas, y entre
ellas una sea que me compre una sortija de azabache, tan negra como
estuviera ese sombrero suyo, si estuviera bien teñido. Y no se me enoje, que
no le dije jo, jo, por motejarle de jodío, Muy lejos voy de eso. Y yo le diré el
por qué cuando me compre la sortija. Por ahora no digo más, sino que por
tenerle por muy caballero le dije lo que le dije.
Con esto conjuré aquella fantasma, y fue a correr la vega pensando diligenciar
la sortija, mientras yo diligenciaba el absconderme donde correr la sortija,
quiero decir, huir de adonde me encontrase para darme la prometida.
Cuán penoso sea
un bobo
enamorado.

Contrapone las
necedades de un
necio amante a los
hechos de un
discreto.

Ciertamente, que no hay cosa más penosa que uno destos caimanes
enamorados. Son los tales como tiro, que si va muy atacado y dispara, vuelve
en daño lo que pudiera ser de gusto y de provecho. Aquel necio más provecho
se hiciera si dijera con el corazón (no pudiendo o no sabiendo con la boca) a
mí, que no pido. ¿Pues decir que supo él manifestar su cuidado más que un
jumento? En mi vida vi amor enalbardado, si no fue este. Miren qué aliño de
dárseme a entender un hombre que, en vez de ardientes suspiros, despachaba
por instantes rebueldos que salían de lo íntimo de la yel, que eran harto más a
propósito de dar muestras de una infernal piscina, que publicar tiernos
sentimientos de un corazón herido dulcemente.
Palomas
desterradas,
porque requiebran
con rebueldos.

Celso y su
transformación.

Transfórmase
Celso en el carro y
la buccina.

De las palomas dicen las fábulas que las desterró del cielo el dios de amor,
aunque nieto y descendiente suyo. Y yo no hallo que pueda haber habido otra
causa, sino porque el dios de amor tiene por asquerosos los amores del
palomo, por cuanto van insertos en rebueldos. ¡Miren cómo no me había de
ofender a mí amor tan aborrecible, que aun enfada al ahidalgado y sufrido
dios de amor! ¡Qué Celso amador habíamos encontrado, el cual, a petición de
su dama, que era amiga de oír músicas en carros triunfales, se transformó en
el carro y buccina del cielo, para que su dama tuviese carro triunfal
incorruptible y, juntamente, música incansable! Reniego de su bocina roldana,
que tal son ella me hizo. ¡Mirad, por vuestra vida, qué billetes en papel
dorado!, ¡qué tercera subtilmente injerida como cuña!, ¡qué dos mil patacones
ojigallos para guantes, conforme a la ley del siglo dorado!, que decía aquello
que tradujo el poeta, y dice:

Amor interesal.

Si tienen puntas de oro las saetas,
Amor puede al seguro hacer sus tretas.

¡Qué pasacalles en falsete!, ¡qué chinas al marco o golpecitos de celosía!,
¡qué coplas en esdrújulos!, ¡qué canciones tan menudeadas que unas a otras se
alcanzasen, sino un rebueldo y otro tras él! Por él se podía decir:
«¿Sospirestes, vida mía? No señor, sino regoldede.»
Corrida estoy de haber parecido bien a un tan mal pretendiente. Más me
holgara que dijera mal de mí, como el otro caballero que riñó con un gran
murmurador, y le dijo:
Enfada que al
maldiciente le
parezca alguno
bien.
-Señor fulano, hanme dicho que todos los hombres honrados deste lugar os
parecen mal y habláis mal dellos, y que sólo yo os he parecido bien, y decís
bien de mí. Pues juro a diez y a esta cruz que, si de mí habláis bien, os he de
sacar la lengua por el colodrillo, que a quien tan mal le parecen tantos
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 138
hombres honrados, córrome yo de parecerle bien. Decid mal de mí como
dellos, para que entienda yo que soy tan honrado corno ellos.
Consuélase de
haber parecido bien
a un bobo.
Así que estoy corrida de haber parecido bien a este burrihombre. Mas, pues
no se queja el dorado y rubio sol de que le miren tantos feos, y el cielo no se
cansa de que le miren tantos bobos, quiero sobreseer del enfado, con
presupuesto de no acordarme dél, si no fuere cuando tenga hipo tras
carcajada. Sólo digo que tornó a buscarme con la sortija, pero yo me hice
reina de Tacamaca, que donde estaba no parecía y estaba encobertada. Dejo
esto.
En resolución, yo despedí a mi avechucho y me fui a mi carreta, donde
asentamos real yo y la parentela de Mansilla, donde comimos a dos carrillos
lo que teníamos (y aun lo que no teníamos), y pasaron lindos chistes.
Excusóme de ponerlo aquí el que, para hacer el retal de las Carnestolendas,
llevó de mi casa listas de seda, que en otra tela vinieran bien. Digo que me
hurtaron los escritos de lo que en todo este convite y sus chistes pasó.
Y digamos a lo breve este paso, que, como dicen los labradores, cuento de
socarro, nunca malo.

APROVECHAMIENTO
Es tan sutil el engaño y engaños de la carne, que a los broncos, zafios e ignorantes persuade con sus
embustes y embeleca con sus regalos.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 139

ALONSO GERÓNIMO DE SALAS BARBADILLO

La hija de Celestina
FRAGMENTO
Elena llega a Toledo
Llega la hija de Pierres y Celestina a Toledo en una noche de regocijo, y mientras ve la
fiesta, arma conversación con un mozuelo de poca malicia que le da ocasión de ejercitar
la suya

La Imperial Toledo, gloriosa y antigua ciudad de España, tan gloriosa, que la
Reina a quien hacen Corte los Serafines la ennobleció con visitarla, dejando por testigo
la piedra donde puso sus plantas, a quien le Fe y piadosa Religión de sus Católicos
ciudadanos, devotamente reverencia, y tan antigua que la soberbia del Romano Imperio
no la juzgo por indigna de ser asiento de su silla las veces que los Príncipes vinieron a
España.
Llegó una mujer llamada Elena, a cuyo nacimiento y principios les espera más
agradable lugar, en el tiempo que la Primavera anda tan liberal con los campos que a
ninguno deja quejoso, ni mal vestido, aunque en las galas que les reparte, hace de unos a
otros diferencia notable.
Mujer de buena cara, y pocos años, que es la principal hermosura, tan sutil de
ingenio, que era su corazón la recamara de la mentira donde hallaba siempre el vestido y
traje más a su propósito conveniente persona, era ella que se pasara diez años sin decir
una verdad, y lo que más se le ha de estimar es que nunca la echaba [de] menos y vivía
muy contenta, y consolada sin visitas, cierto que mentía con mucho aseo y limpieza, y
que salía una Bernardina de su boca, cubierta de pies a cabeza de tantas galas, que se
llevaba los oídos de los que la escuchaba sin poderse defender los más severos, y
rigurosos ánimos.
Decía ella muchas veces que aquello era todo buen natural, y tan copioso, que
en una hora que ella se recogiese con su pensamiento, echaba una tela que le duraba
todo el año, y era tan casera y hacendosa la buena señora, que nunca salía del telar:
Bastara muy bien a dar provisión de esta mercadería, quedándole la casa llena a todos
los Poetas de Castilla, con haber tantos que se pudieran hacer a sus tiempos sacas de
ellos para Vizcaya, atento a ser tierra que no los lleva, y que para tenerlos es fuerza que
los traiga de fuera del Reino.
Al fin pasaba con esta gracia su vida, que acompañada de su cara, dentro de
pocos años hicieron mucha hacienda. Eran sus ojos negros, rasgados, valentones y
delincuentes; tenían hechas cuatro o cinco muertes, y los heridos no podían reducirse a
numero. Miraban apacibles a los primeros encuentros, prometiendo serenidad, pero en
viendo al miserable amante engolfado en alta mar acometían furiosos y, usando de
aquella desesperada resolución: "ejecútese luego", daban fin a su vida.
Vestíase con mucha puntualidad: de lo más práctico, lo menos costoso y lo más
lucido; y aquello, puesto con tanto estudio y diligencia que parecía que cada alfiler de
los que llevaba su cuerpo había estado en prenderse un siglo. El tocado siempre con
novedad peregrina, y tanta, que el día que no le diferenciaba por lo menos el modo con
que le llevaba puesto, no era ya hoy como ayer ni como hoy mañana; y tenía tanta
gracia en esto de guisar trajes que si las cintas de los chapines las pasara a la cabeza y,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 140
las de la cabeza a los chapines, agradara, tan vencidos y obligados estaban de su belleza
los ojos que la miraban.
Para su cara no consultaba otro letrado de quien más se fiase que el espejo; y
así, acudía muy de ordinario a tomar su parecer no atreviéndose a salir de su voluntad,
donde las cejas, los dientes, el cabello y, al fin, desde la menor hasta la más principal
parte pasaba rigurosa censura y obedecían su corrección. Pues si hablamos del espíritu
noble con que ella hacía vivir todas estas cosas y parecer que en cada una de ellas asistía
un alma particular, es ofender a la naturaleza pintando mal lo que ella dio bien.
Cada una de sus hazañas me importuna por particular crónica, y son tan dignas
de vivir celebradas que nunca seré culpado de prolijo. ¡Oh qué mujer, señores míos! Si
la vieran salir tapada de medio ojo, con un manto de estos de lustre de Sevilla, saya
parda, puños grandes, chapines con virillas, pisando firme y alargando el paso, no sé yo
cuál fuera de ellos aquel tan casto que, por lo menos, dejara de seguirla, ya que no con
los pies, con los ojos siquiera el breve tiempo que estuviera en pasar la calle.
Con estas gracias y otras muchas con que se duerme ahora mi pluma, porque
piensa despertando a muchos hablar a su tiempo, entró cuando la noche y en ocasión
[en] que la ciudad ardía en común gozo, porque los más principales de ella hacían una
máscara celebrando las bodas de un caballero forastero y de una señora deuda de todos.
Las ventanas estaban pobladas de varias luces, así de las artificiales como de las
naturales que nacían de los hermosos ojos de tantas damas; que cualquier de ellas era un
seguro competidor del cielo (seguro digo porque le vencía con tan manifiestas ventajas
que allí la victoria no estaba dudosa), porque esta felicísima ciudad goza, llevando a
todas las demás de estos reinos la gloria, insignes mujeres bellas en los cuerpos,
discretas en las almas, suaves en la condición, liberales en el ánimo, honestas en el trato;
deleitan cuando hablan, suspenden cuando miran, siempre son necesarias y jamás su
lado parece inútil, porque como demás de la belleza, en cuyo gozo se ocupa y ejercita el
apetito que tan fácilmente se cansa y enoja de lo que buscó con ansia y solicitud, les dio
el ciclo la alteza de los ingenios, manjar forzoso del alma; y estos, mientras más se
tratan más se aman, es fuerza que en todos tiempos agraden, y parece que allí el cielo,
generalmente con particular cuidado, usó con todas esta liberalidad, porque pocas son
las que viven sin la compañía de estas buenas partes.
Por las calles y plazas públicas también andaban muchas de menor calidad en la
sangre, que en lo demás bien competían, a cuyo olor iban mozuelos verdes y antojadizos
de estos que ponen su felicidad más en que se sepa que no en que sea, ―dígase, aunque
nunca se haga‖; gente que porque con una rodela y un estoque de siete palmos, yendo
trece en cuadrilla, hicieron volver las espaldas a un corchete mulato y zurdo1, pregonan
valentía y piensan que tienen jurisdicción sobre las vidas de sus vecinos, persuádense a
que todo lo matan: a las mujeres con su amor y a los hombres con su rigor; y al fin, los
más mueren a los pies de su confianza. Todos se esforzaban por hablar bien, no había
ingenio que no quisiese sacar a luz sus curiosidades: ya hubo alguno tan desalmado
tahúr del vocablo que jugó los ojos de su dama, porque como fuese en profesión y
hábito estudiante, y le preguntase la causa de sus desvelos que cuántas hojas había
estudiado aquel día de sus Bártulos, respondió:
—Señora mía, pocas, porque como estudio en esos ojos fáltame tiempo para las
hojas.
Con razón se puede correr un honrado ingenio la vez que por descuido y grave
desdicha suya cae en bajeza semejante, porque este estilo y corriente bárbara se ha
dejado solamente para los estudiantes sumulistas, porque como nuevos en las escuelas
tienen dispensación para que aquel primer año, aunque sean viciosos de este juego, no
incurran en pena alguna.
Uno de estos se le arrimó a nuestra Elena, que esperaba la fiesta junto a la
Puerta del Perdón, porque por hacérsela al ilustrísimo estaba aquel lugar entre los
señalados para la carrera. ¡Oh qué tal era ella para desenvolver un mentecato!: parecía
purga de necios, porque visitándoles todos los rincones del pecho les hacía vomitar,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 141
como dicen, las entrañas. Tomóle la medida, reconocióle una y otra vez, sintióle flaco y
atreviósele. Púsole luego en el potro de la lisonja y, con halagos falsos, le hizo confesar
lo que nunca imaginó. Supo del que era paje de un caballero viejo, tío del que aquella
noche se desposaba, hombre de los más ricos y adinerados de Castilla y que dejaba,
después de sus días, por heredero al sobrino, a quien amaba tiernamente como a única
prenda de su sangre; el cual había solicitado tanto estas bodas, porque se mejoraban en
calidad con ellas mucho, que se esforzó a dejar su tierra, que era el Andalucía, para dar
más calor a la pretensión con su presencia; interés que le había puesto en una cama a
peligro de perder la vida por ser hombre de muchos años y haber intentado una jornada
tan larga, como es la que hay desde Sevilla a Toledo, en los caniculares del invierno,
que es como si dijéramos en los mayores fríos de diciembre. Ella oía atenta y él
proseguía sin recelo cuando la desembarazada y embarazosa picardía (porque para
ninguna cosa halla estorbo y en ninguna deja de hacerle aquella gente tan acomodada
que en todas partes encuentra la mesa puesta y la cama hecha) venía anunciando la
máscara corriendo y gritando desordenadamente, como ufana de ver que en este mundo
hay ocasión en que traen los pícaros mejor lugar que los caballeros. Mezclábanse al
descuido entre la gente, y como padres comunes de bolsas desamparadas, si hallaban
alguna huérfana la recogían con tanta caridad que la hospedaban en su mismo pecho (no
me espanto, que todos buscan la vida en este mundo trabajoso y los mas hurtando: y
éstos, entre los muchos del arte, son dignos de causar mayor lástima porque caminan al
más grave peligro y conquistan pequeños intereses: coge un desdichado una bolsa con
veinte reales y danle doscientos azotes: la ganancia es buena, no le dieras siquiera a real
por azote; sin duda que el más barato jubetero, en cualquier ciudad o villa, es el
verdugo, pues por tan corto precio como cuatro reales, que no son más sus derechos, os
vestirá un jubón tan al justo que parezca que viene como si con él nacieras; y trae
muchos provechos al servirse de tan buen oficial, y el mayor es que todo lo que él obra
lo acaba tan a propósito del talle de la persona para quien lo trabaja que no puede servir
a otra, y así, nadie hay que se atreva a pedillo prestado: dura tanto como la vida del
dueño y a veces más, porque la fama queda en la memoria de muchos).
Corrieron sus parejas los caballeros, que venían por extremo galanes: tan bien
que el vulgo, suspenso, les daba las gracias en altas y confusas voces, pero nuestro
relator proseguía su proceso y el juez malicioso escuchaba como quien siempre se
prometió que aquella conversación le había de ser la llave para abrir algún escritorio.
Últimamente entendió que el desposado era un hombre muy rendido a las flaquezas de
la carne, y tan rompido en este vicio que no solamente procuraba la gracia y buen
acogimiento de las damas con regalo y cortesías, sino que a mas de una doncella había
forzado, travesuras que le costaban al viejo mucha cantidad de hacienda; y que uno de
los fines por que más deseó casarle fue por entender que con la nueva obligación del
matrimonio asentaría el pie firme, reconociendo que los tiempos no caminan igualmente
y que los hombres principales deben mudar con el estado las costumbres. Este punto fue
muy agradable a nuestra Elena, más hermosa que la griega y más liviana, que en lo uno
y en lo otro, aunque vino tantos años después, la pasó muy adelante. Porque sobre él
fabricó su industria lo que presto sabréis. Preguntóle cómo se llamaba y de qué tierra
era. El dijo:
—Antonio, y de Valladolid.
Respondió ella:
—Por muchos años, señor galán; ¡oh qué buen nombre, no presumo yo que será
menos el hombre! Toda mi vida me ha corrido con hijos de vecino de Valladolid buena
suerte, y cierto que tengo notado esto con cuidado, que es gente a quien más que a otra
me inclino; no sé, en mis ojos son los que con más gala se visten, hablan más tiempo,
corresponden con mejor trato. Los más son tan bien entendidos que pueden aconsejar, y
los que no, tan cuerdos que las cosas más fáciles no las intentan sin pedir consejo; no
desconocen las caras de los amigos cuando los ven en trabajos y a los enemigos
perdonan, cuando se humillan, las mayores injurias, considerando que es feo vicio el de
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 142
la venganza. ¡Oh Antonio mío, y cuántas virtudes te contaré de tus paisanos; labor tengo
para muchos días!
Cuando el mozo, mal advertido y poco ejercitado en semejantes refriegas, se
oyó llamar "Antonio mío" de aquellos labios de cuya hermosura elegante se pudiera
vencer mayor sujeto que el de su corto ingenio, calentósele más el alma, y el corazón,
inquieto y turbado, perdió pie; olvidósele a la lengua su oficio, y loco de verse
favorecido no sabía por dónde dalle gracias; poníasele el ingenio de puntillas, y
haciéndose ojos buscaba razones que le sacasen de vergüenza. No pensó él que le
dejaran sentar en el umbral de la puerta y viose llevar mano a mano hasta el retrete;
holgárase de coger la fruta después de San Juan y hallóla madura por Navidad; celebrara
por mucho favor que le dieran con el pie y pusiéronle a la mano derecha en la mejor
silla.
—Cierto —decía muchas veces en su corazón— que todos los sucesos están a
voluntad de la fortuna: ella dispensa con absoluto parecer y sus órdenes son obedecidas;
en vano solicita con lágrimas tiernas, pierde los ruegos y las esperanzas el que no
camina debajo de sus alas. Yo, un pobre paje con quien las medias se apuntan cada día;
los zapatos, de vergüenza de verse rotos, pierden el color y de negros se vuelven
blancos; el sombrero suda de congoja de lo mucho que sirve; la capa y ropilla, tan
peladas como si hubiesen pasado por el martirio de las unciones; el cuello y puños, con
tantas ventanas que si fueran casas en la plaza de Madrid me valían un día de toros
muchos ducados; persona en quien los codos son muy parecidos a los zapatos, porque
también en ellos traigo tacones, excusando con esta diligencia que la miserable camisa
no se ponga a acechar por ellos y hacer cocos, que según está de negra bien puede, y
espantar todos los niños de las vecinas. Yo, pues, he merecido, por intercesión de mi
buena estrella, en una hora un bien tan grande que si le conquistara un poderoso
soberbio a costa de muchos pasos y a fuerza de infinitos dineros en largo discurso de
tiempo, se pusiera en un estado que fuera menester darle memoriales para acordarle que
era hombre y debía mirar por su juicio.
Tan abrasado estaba del fuego de esta nueva Elena nuestro Antonio, ya segundo
Paris, que con tales pensamientos se entretenía. Acompañóla hasta su posada y ella
hízole entrar. Rogóle favoreciese una silla, y al obedecerla él y sentarse, cayósele la
daga de la vaina, y si no acudiera al remedio con prontitud estuvo cerca de enclavarse;
pero volviéndola a su lugar dijo:
—Cualquier daño que me sucediera justamente lo merecía, pues ya que esta
noche tuve antojo de ponerme un aderezo de espada y daga de los muchos que tiene el
desposado, escogí éste, que se le dio el mal acondicionado viejo de su tío a mi amo día
de San Pedro, este verano pasado en una jornada que hizo a La Montaña; que bastaba
ser don de manos tan avarientas para recelar de él cualquier mal suceso.
—¡Ay, Jesús! —dijo ella—. Hame querido dar V. m. pesadumbre. ¡Ténganme,
tengan, ténganme, que me caeré muerta! A fe que se me ha ausentado el alma, y más
lejos de lo que parece. ¡Quítese esa daga luego, que por lo menos no quiero que esta
noche la traiga consigo!
Y así como lo dijo, con su mano ejecutó su voluntad, que él, aprovechando la
ocasión, besó y ella no defendió. Preguntándole que a qué hora sería el desposorio,
porque se determinaba ir embozada si en Toledo, por la vecindad de la Corte, en
semejantes ocasiones se permitía:
—Tarde —respondió—: pienso que será más de las once de la noche, porque
espera que llegue de Madrid un señor de título muy cercano pariente de entrambas
partes y por cuyo medio y buenos oficios ha tenido este casamiento efecto, y según dijo
un criado suyo que llegó a Toledo a las cuatro de la tarde, vendría muy noche porque no
podía salir de Madrid hasta después de medio día. Y si V. m. me diese licencia me
volvería a ver a mi viejo, que le dejo en la cama y me la concedió limitada por una hora;
y yo, obligado de la mucha que de V.m. reconozco indignamente haber recibido, he
alargado la facultad de un hora a tres, que a mí me han parecido un breve instante; y
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 143
téngame lástima por amor de Dios, pues pierdo el regalo de su dulce conversación por la
de un caduco impertinente, templado al tiempo del Conde Fernán González, más
hidalgo que Laín Calvo, y tan montañés que me dice infinitas veces esta vanidad: que
la casa de Austria deja de ser de las más ilustres de todas cuantas hoy hay en el mundo
solamente por no haber tenido sus principios en las montañas de León. Es persona que
vive y se gobierna por las pragmáticas de los varones antiguos: respeta a las mujeres
como a cosa sagrada; a todos los hombres bien nacidos, aunque sean tan pobres que no
les cubra otra capa sino la del cielo, iguala con su persona; tiene en la memoria las
sentencias del sabio Catón, que andan en bocadillos de oro, y refiérelas con mucho
respeto y veneración. Y a fe que no hay poco trecho desde este mesón del Carmen hasta
las casas del Conde de Fuensalida, donde esta aposentado el señor Don Rodrigo de
Villafañe, mi amo. No sé yo cómo me estoy tan descuidado en el verde dándome uno y
otro floreo, y más que esta noche, como han de acudir a la casa de la novia donde se ha
de celebrar el desposorio, es fuerza que le dejen solo. Al fin, señora, voime; y quedo con
V. m. tan presente que será más fácil dejar el alma, la amistad y compañía del cuerpo
que la de V. m. y sus hermosos ojos.
Así razonaba cuando, oyendo ella golpes a la puerta, dijo:
—¡Ay dicha mía! ¿Cuándo seréis vos buena, tarde o nunca? ¿Esto me tenías
guardado ahora a la vejez: cuando no hay muelas, el pan más duro? Señor, ánimo y al
remedio: ¡escóndase, presto!
Y diciendo esto metióle por la mano otro aposentillo más adentro, donde
torciendo la llave se le dejó por más horas que él pensó.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 144

ALONSO DE CASTILLO SOLÓRZANO

Las harpías en Madrid y coche de las estafas
FRAGMENTO
Estafa cuarta
Confusa se halló la hermosa Dorotea de ver a su hermana y amigas en posesión
de tan buenas presas y a ella en esperanza, y hubiera desistido de lo propuesto si esta
negra honrilla no la hiciera salir de cobarde, pareciéndole que pues en ingenio no
reconocía ventaja a ninguna, que por qué se había de amilanar y ser menos que las otras.
Con esto, pasados cuatro meses por dejar olvidar las ofensas del padre Cura, no
trató de nada; pero después deste tiempo se puso en Madrid con su madre y Bañuelos en
forma de criada de tocas. Volvió el coche a mudar pellejo y tiro de caballos, y,
asimismo, cochero, y con otro nuevo se tomó cuarto en Madrid, en los barrios de Antón
Martín, por diferenciar de los otros que habían vivido, y después de haberlo tomado y
que fuese principal arrimado a cochera, con nuevo escudero que tomaron, se plantaron
un día en la puerta de Guadalajara. Terrible atrevimiento, pues en viendo los galanes
deste tiempo coche de damas vecino de tienda de mercader, huyen dél como de lugar
apestado. En la más bien proveída de la Corte, pidió Dorotea un tabí de oro para ver;
sacáronsele, y habiéndole descontentado pidió un espolín negro; llevósele la tela al
coche y estándola viendo acertó a pasar por junto a él un caballero recién venido a la
Corte de cierta ciudad de la Andalucía; asistía allí a unos pleitos y de camino holgábase
en aquel apacible golfo de Madrid, donde tantas figuras nadan.
Vio este caballero a nuestra Dorotea que estaba divertida con el espolín y, como
a chapetón en la Corte, diole el dios de los arpones con uno (pequeñísimo debió de ser
por serlo mucho el sujeto), y quedó palpitando por la moza y en contemplación de su
beldad. Atendió ella a la suspensión del nuevo enamorado y no le juzgó por ventura
hasta averigualle el caudal, que de la postura no se descontentó, si bien de la presencia
es menester que hagamos descripción.
Era el joven de hasta veinte y seis años, de buen rostro, pero tan pequeño de
cuerpo que le debió de hacer la naturaleza para diseño de hombre antes que para criatura
racional; pero después, por verle bien hecho de todos sus miembros, gustó que tuviese
alma. Teníala en todas sus acciones, porque alcanzaba a todas partes como hisopo de
aldea, pues el entendimiento era bueno; hablábalo bien aliñado, si bien tal vez mostraba
en la prosa una punta de culto por serlo en los versos, de que se preciaba mucho.
Éste, pues, llegó al coche de nuestra dama, que estaba ocupada en mirar el
espolín, a quien dijo:
-¿Qué se le ofrece a V. M., mi señora, en que la sirvamos? Que yo, de mi parte,
estimaré que V. M. me quiera emplear en que pague lo que eligiere su buen gusto, y así
con esta seguridad puede vuestra merced escoger lo que fuere servida.
Cubrióse el rostro la dama y dijóle:
-O yo he salido con buen pie de casa o V. M. quiere parecer prodigio en esta
Corte; porque tal oferta no se ha hecho con tanto ánimo desde que Macías expiró
atravesado con la lanza de su enemigo. Santíguome una y mil veces de lo que V. M. ha
dicho solamente; ¿hase visto tal temeridad, al primer encuentro ofrecer ferias sin
conocer a quién se las ofrece?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 145
-Básteme, dijo, el que V. M. se haya descuidado con el manto para haber visto
lo que obliga no a cosas tan pocas sino a muchos excesos, y si esto lo parece en esta
Corte por faltar de liberales en ella, dígase que de Andalucía ha venido quien lo sabe ser
con damas que lo merecen como V. M. No me vuelvo atrás de lo dicho, antes la suplico
que si esa tela le contenta a V. M. la tome.
-Hecho había della elección -dijo ella- para un vestido, más en la de V. M. dejo,
ya que me hace merced el vestirme a su gusto, por poder decir que con esta acción
resucita las memorias de aquel siglo de oro, cuando los galanes esperaban a pie firme a
las damas en este sitio.
Esto dijo descubriendo un poco el rostro y mostrando en él una agradable risa,
con lo cual no hubo menester más el boquirrubio galán para entrar en la tienda y
convertir el espolín en otro de raso de más precio; sacó dél lo que bastaba para vestido
muy cumplidamente, con todos los adherentes necesarios para guarnecerle y forrarle; y
de más a más tomó media docena de pares de medias de tres colores: verdes,
turquesadas y nácar para la dama. Sacado todo el recado, la señora Dorotea mostró con
agradecimientos parte de la paga al caballero, sustentándole un rato de conversación, en
la cual supo su casa y pidió licencia para verla.
Para la primera salida no fue mala presa la de dos mil reales que costaría el
vestido y las buenas esperanzas de tener más, prometiéndose del nuevo amante liberales
acciones como éstas, y que tendría con qué las hacer bien. Era así, que el galán era rico
y pródigo sumamente. Dio el coche la vuelta a casa y siguióle un criado del caballero,
porque aunque la dádiva obligaba a tratarle verdad, las damas son poco seguras, las de
la Corte, (de la data désta se entiende) para fiar de lo que aseguran; halló ser verdad lo
que le había dicho, con lo cual otro día la fue a visitar. No halló descuidada a la dama
que, para más amartelarle, se había adornado con lo mejor que tenía. Hallóla en su
estrado, y cerca dél a su madre y a Bañuelos haciendo papeles de dueñas.
Aquella tarde toda se le fue al galán en manifestación de sus partes, en contar su
origen y dar razón de su mayorazgo. Su nombre dijo ser don Tadeo de Silva. Parecióle
desairado a la dama, y así le dijo oyéndosele:
-¡Ay, señor! ¿Y en su tierra no confirman los obispos?
-Sí hacen, mi señora -acudió él; pero aunque mi nombre es poco usado fue
fuerza tenerle por gusto de don Tadeo Tristán de Lorgones, mi tío, de quien heredé una
buena parte de hacienda libre que poseo.
-Ahí no replico -dijo ella; pues se dora con dinero, pase como píldora.
Con esto la dama le dijo ser casada con un caballero que estaba en Indias, a
quien esperaba en la flota, el cual había quedado preso en Lima y ella había acudido a
diligenciar su libertad y el desembargo de toda su hacienda, que no era poca. De nuevo
se le ofreció el señor don Tadeo a servirla en cuanto le fuese de su gusto, porque sabía
las incomodidades que los pretendientes tenían en la Corte.
-Algunas se pasan -dijo ella; pero a mí, gracias a Dios, nunca me ha faltado con
qué sustentar dos criadas, un escudero y un coche de lo que truje de Indias; mas no por
eso desestimo el favor, antes hago dél la estimación que es razón, teniéndome por muy
feliz en haber conocido tal voluntad en V. M.
De nuevo hizo el caballero exageraciones della y viendo ser hora de irse
desocupó el asiento despidiéndose con muchas cortesías.
Desde aquel día no paró Dorotea hasta averiguar si era verdad la hacienda de
don Tadeo, y halló la información como la podía desear, si bien con cierta pensioncilla,
que era tener fama de gran tahúr, pero de muy dichoso en el juego, con que se podía
tolerar lo de serle aficionado. Procuró enamorarle muy de veras, de suerte que le fuese
puntual feudatario; continuáronse los amores, haciendo la dama muy de la esquiva por
picarle más; con esto llovían presentes en su casa, si bien eran todos de cosas de comer,
que Dorotea trocara a preseas o cosas de más valor, más tras de lo uno esperaba lo otro.
Entre las gracias que nuestro don Tadeo tenía eran dos de que él se preciaba
mucho: la una ser poeta, como se ha dicho, y la otra excelente músico. Quiso una noche
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 146
desliar el fardo de sus habilidades y estando al brasero con Dorotea (que era tiempo
dél), mandó a un criado suyo traer su guitarra y con ella cantó esta letra:

De lo pardo de dos nubes
celosías hace el Sol,
de invidia que a Manzanares,
honra Dorista con dos.
Sus rayos van previniendo
recato a todo pastor,
pues de tanta luz se teme
otro incendio de Faetón.
Alegre vigor ostentan
cada planta y cada flor,
que tocadas de sus plantas
tienen doble perfección.
Las fuentecillas risueñas
paran su curso veloz
y en ver tal deidad, la aplaude
la que de antes murmuró.
Celio, mirando a la causa
de su bien nacido amor,
esto su dulce instrumento
en su alabanza cantó:
«Si tu vista a los campos tanto alboroza,
dobles son los efetos en quien le adora.»

Como deseaba atraer a su voluntad nuestro don Tadeo a la de la dama, echó
aquí el resto de su destreza cantando esta letra con mucha gala, de modo que agradó
mucho a Dorotea. Después de haberla cantado, dijo:
-¿Qué le ha parecido a V. M., mi señora, el tono y la letra?
-Que uno y otro son admirables -dijo ella.
-Pues todo es hecho -replicó don Tadeo- por un muy firme servidor de V. M.
-¿Cómo?, dijo la dama; ¿luego poeta es?
-Aficionado a las musas -dijo él.
-No lo puedo creer -dijo Dorotea.
-¿Por qué lo duda V. M.? -replicó don Tadeo.
-Yo se lo diré -acudió la dama-, pues tanto lo desea saber. Yo he leído el libro
del Laurel de Apolo, y me acuerdo que V. M. no está en aquella lista de los cofrades del
Parnaso.
-No puso su autor a los poetas de tan pequeño nombre como yo tengo.
-No es sino porque se persuadió -dijo la dama- que en su patria, hablando de
tejas abajo, no podía haber cosa buena.
Esto dijo por picarle, a lo cual respondió el galán con mucho despejo:
-Cuando sea así como V. M. dice, yo soy excepción de esa regla, por haber
tenido bueno el adorar en esa beldad.
-¡Miren por donde se quiere calificar! -dijo ella; por ahí se esfuerza más mi
razón, pues hace V. M. favor a quien tan pocos méritos tiene.
-No hablemos en eso -dijo don Tadeo-, que yo tengo el bastante conocimiento
para saber que estoy bien empleado, sino cierto de su favor. Pero volviendo al Laurel de
Apolo, a muchos ha dado pesadumbre no verse allí puestos, y es cierto que esto lo
manifiesta ser hasta en obras más limadas y peor advertidas. Bien creo que el divino
ingenio de Lope no pudo comprehender todos los ingenios de España, que era fuerza
quedársele algunos olvidados que no lo merecieron, pero yo aseguro que no los deje su
pluma sin premio, donde conocerán los Aristarcos de poquito que se está en sus trece en
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 147
no acordarse dellos por más cosquillas que le hagan. Yo, como he dicho, no he llegado a
tanto que por mis versos tenga tan alta colocación, esto se gana con estudio y obras con
el tiempo, llegará el mío como el de todos, de que quiero tener más buena esperanza que
ruin posesión.
Quiso atajarle el discurso Dorotea, y así, pidiéndole la guitarra, y después de
haberla tocado un rato, con mucha destreza y con admiración de don Tadeo, cantó así:

¡Ay, cómo regocija la selva
con su canto sonoro la Filomena!
Mas ¿qué mucho si oyendo sus dulces quejas
calman los vientos, paran las fuentes
y escuchan las fieras, y suspensos todos se alegran?
Dulcísimo ruiseñor
que con canto enamorado
das alivios al cuidado
y suspensión al dolor,
si la causa de mi amor
llegare a oírle, procura
obligarla tu dulzura
que menos ingrata sea.
¡Ay, como!, etc.
Nunca cese y siempre cante
tu centro, que en lo quejoso
es lisonja al bosque umbroso
y rémora al caminante.
¡Quién (oh, pajarillo amante),
con voz tierna, dulce y clara
tales efetos causara
en la que el alma desea!
¡Ay, cómo!, etc.

Sumo gusto recibió don Tadeo con la letra que oyó a su Dorotea, cantada con
tanta gracia y donaire, y no hallaba exageraciones con que alabársela; pero con las que
su ingenio alcanzó ponderó grandemente su destreza y voz y pidió con grande afeto le
dijese cúya era la enamorada letra. Ella le dijo que el tono la habían dado en Sevilla y
que presumía que el poeta sería también de allí. De nuevo lo celebró todo don Tadeo,
con que se hizo hora para irse a su posada y dar lugar a que cenase su dama un capón de
leche que él la había enviado acompañado de dos perdices. No quisiera ella tanta
volatería, sino dádivas del talle de la primera de la puerta de Guadalajara; con todo, se le
mostraba tierna y hasta lo que era dar una mano a escondidas de sus dueñas lo hacía,
dando lugar que el enamorado joven pusiese en ella su boca con mucha devoción, con
que iban sus esperanzas en aumento. Finalmente aquella noche se despidió de su dama,
aunque de mala gana, y se fue a pasarla en largas memorias de su hermosura.
Andaba Dorotea cuidadosa por dónde daría acuño al boquirrubio amante,
presumido de Narciso y más de poeta, y desvelábase en estos pensamientos; pero ella
comenzó esta conquista con tan buen pie que se le vino a las manos, como se dirá
adelante.
El día siguiente no vio don Tadeo a su dama, novedad que la puso en cuidado,
si bien lo atribuyó no la haber hecho visita al mal día que hizo, que era el invierno
áspero; pero esotro día adelante se desquitó, yéndose desde las cuatro de la tarde a
entretener con la dama. Cantó algunas letras enamoradas escritas por él al estado en que
se hallaba su amor, que para el buen entendimiento de Dorotea eran súplicas para su
mejora del galán, si bien ella se hacía desentendida de todo; pero él, porque no se
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 148
hubiese ido en balde la diligencia y cuidado con que versificó, la daba a entender al fin
que había invocado las musas quejándose de su rigor, y así le dijo:
-Cierto que cuando considero la veneración que damos a las damas y cuán
subordinados vivimos a su voluntad amando, que comenzando de mí, me compadezco
de todos los amantes viendo cuánto padecen.
-¿Será mucho, señor don Tadeo? -dijo la dama.
-Si ello es -respondió él- al compás de lo que yo padezco, mucho mal tienen; y
lo peor es el padecerle con pocas esperanzas. Ayer maldije a una dama mil veces,
leyendo el rigor que en su amante había usado.
-¿Quién era la rigurosa señora -dijo Dorotea- Anacorte?
-Esa fue extremo de crueldad, aunque en ésta no faltó -dijo él. Con el mal día
que ayer hizo me estuve algo más en la cama, y para divertir algunas penas tomé un
libro.
-Haga V. M. pausa -dijo Dorotea- que quiero averiguar si su amor es de calidad,
que se puede doblar la hoja cuando se quiere a la pena, porque me holgaré de saber ame
con esas comodidades.
Bien quisiera el galán no haber dicho aquello ni pasádole por el pensamiento,
pero de la manera que lo enmendó fue con responder:
-Señora mía, la pena siempre la hay, pero el divertirla es buscar cosas amorosas
que la consuelen, leyendo buenos sucesos en amantes pretensiones.
-Bien se ha salvado el yerro -dijo ella. Pase V. M. adelante con su discurso.
-Tomé, como digo, un libro de novelas de un italiano llamado Francisco
Sansovino, que escribe en su idioma, en el cual leí la altivez y crueldad de una dama
francesa con su amante, que fue extraña debiéndole tanto amor y voluntad.
-¿Y por eso la maldijo? -dijo Dorotea.
-¿Es poco delito -replicó él- ser desagradecida a un puro y honesto amor y tras
eso, sin gusto de premiar, hacer peligrosas experiencias dél?
-Ya tengo gana de oír referir a V. M. la novela -dijo la dueña (que estaba
haciendo labor cerca dellos)-; si se sirve, pues es larga la noche, háganos esta merced.
-No sé si gustará dello mi señora doña Dorotea -dijo el galán-, que oír
crueldades de mujer es decir mal dellas.
-Yo tengo mucho gusto -dijo la dama- que V. M. la refiera por pasar el tiempo.
-Así lo suplico yo -dijo él- que sirva de sólo pasar el tiempo y no de ejemplar
para mi daño.
-Así será -dijo ella; va de novela.
Sosegóse un poco en su asiento y dijo desta suerte:
En la provincia de Turena, en Francia, hay una populosa ciudad que llaman
Bles, fertilísima de todos los bienes que la naturaleza cría para regalo de los hombres;
ésta fue patria de madama Flor, hija de monsieur de la Flor, caballero antiquísimo en el
reino. Era única hija suya y la más hermosa dama que había en toda Francia. En lo más
florido de su edad murió su padre, dejándola heredera de su hacienda, que si bien no era
mucha, podía pasarse honestamente con ella con esperanzas de merecer por sus partes
un rico esposo. La hermosura que siempre desvanece a las mujeres, hizo este efeto en
madama Flor con más extremo que en otras, porque con verse aplaudir y exagerar tanto
de hermosa, le parecía que el Delfín era corto empleo para sus merecimientos.
Había en la ciudad muchos caballeros que la servían y festejaban con intento de
merecerla por esposa; y entre ellos quien más se señalaba en su servicio era Rugero de
Angulema, caballero noble, hijo natural del duque de Angulema, que habiendo estado
preso este principal señor en la fortaleza de Bles (que es de las más inexpugnables del
reino), tuvo este hijo en una señora de las más principales de la ciudad, y de la parte
della quedó este caballero señor de su hacienda al tiempo de su muerte, y después
reconocido del Duque, cuando murió, por hijo suyo este generoso joven, bien querido
en la ciudad, estimado por sus partes y loado por sus virtudes. Adoraba en la belleza de
madama Flor y era con tanto exceso lo que la quería, que como centro suyo, nunca salía
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 149
de su calle. Hizo en su servicio muchas fiestas de justas, torneos y otros ejercicios
semejantes, proprio de los caballeros de su edad, en que gastó mucha parte de su
hacienda y todo esto (con no igualar con él, ninguno de sus competidores) no era
estimado ni aun bien admitido de la dama, que mucho altiva y poco inclinada a casarse,
no hacía caso de ninguna acción destas en particularidad de las de Rugero, por parecerle
que el no ser legítimo (aunque hijo de tan gran señor) la agraviaba en poner en ella sus
pensamientos con fin de matrimonio.
Esto le dio a entender a Rugero por una dama que él puso por tercera en sus
amores, con lo cual le dio tan notable pena, que perdiendo la salud cayó enfermo en la
cama. Fue visitado de los médicos con mucho cuidado, que vían cada día más evidente
el peligro de su vida e ignoraban la verdadera causa de su mal; sólo convenían en que
tenía mucha parte en él la melancolía.
Sabía un amigo de Rugero la causa de su enfermedad, a quien él se había
descubierto, y viéndole tan al cabo que no le daban los médicos quince días de vida, por
no ver malograr su juventud se determinó verse con madama Flor, causa deste daño, con
la cual estuvo en visita un día que la halló con la dama que había dado el desengaño a
Rugero; hízola cargo como por su severidad y altivez aquel buen caballero perdía la
vida con el sentimiento de su desprecio y suplicóla que aunque fuese fingido en su
voluntad, le enviase a visitar de su parte, que él estaba cierto que sólo con esto tendría
mejoría. Tanto instó el buen amigo (que Filiberto se llamaba) y así mismo la dama que
estaba con madama Flor, que ella más por importunaciones que por voluntad que
tuviese le envió desde allí un recaudo con un escudero, en el cual le significase el pesar
con que estaba de su mal y que le pedía se procurase alentar para dar a todos contento
con su mejoría.
Llególe este recaudo a tan buena ocasión que si se tardara dos días más no fuera
menester; oyólo el doliente caballero con mucho gusto, casi dudoso de que fuese
verdadero, pero dándole el escudero los testigos que se hallaron presentes, le dio crédito
a él; respondió que su mal procedía de su rigor y que así, cesando la causa, con la
merced y favor que le hacía es cierto que cesaría el efeto y con esto estaría para
esforzarse a levantar otro día.
Con esta diligencia que hizo Filiberto por su caro amigo él mejoró en pocos días
y volvió como antes a servir a madama Flor, la cual hacía poco caso de sus finezas.
Ofrecióse un día hallarse Rugero en parte donde estaba esta dama, en ocasión de irse
juntando damas y caballeros para un festín, y como se viese casi a solas con ella en una
parte de una gran sala, le dio muchas quejas de su crueldad, representándole su mucho
amor y las finezas que por ella había hecho en su servicio, suplicándola se doliese dél y
diese entrada a comenzar a conocer sus honestos deseos. Atenta le había escuchado la
dama y notado en él con los vivos afetos que le había dado las quejas, y así le respondió
estas razones:
-Señor Rugero, no dejo de conocer lo mucho que me amáis y los servicios que
en orden a esto me habéis hecho; mas mi inclinación es tan esquiva y tan poco afeta al
himeneo, que como lejos de tal empleo lo estoy de favorecer a nadie, y cuando me
determinara, en estos tiempos que se usan pocas finezas en los galanes, había de
experimentar muchas en el que había de elegir esposo.
-Si a eso os determináis -dijo Rugero- yo haré tantas que excedan a cuantas se
vieron en los siglos del celebrado Macías.
-Eso es mucho prometer -dijo ella- y al fin dificultoso de cumplir; pero porque
veais que no soy tan huraña como os parezco, si vos hacéis por mi gusto una cosa que
yo os mandare, echaré de ver que sois el extremo de la gala y adelantaréis méritos a
cuantos os compiten y me pretenden.
Rugero, ajeno de penetrar el pensamiento de la dama, le prometió con fuertes
juramentos que haría todo cuanto le fuese mandado, aunque fuese la cosa más
dificultosa del mundo. De nuevo le hizo ratificar en los juramentos y segura por ellos, le
dijo:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 150
-El verdadero amor consiste en la resignación de la voluntad del amante en la de
la dama y en la obediencia pronta a sus mandatos, supuesto lo cual y que otro ha de
estar en vos firme, yo os mando que desde hoy en dos años no habléis palabra con
hombre ni mujer alguna, aunque os sea hecho cualquier agravio; con esto veré si
obedecéis mi mandato y me tenéis amor.
Quedó Rugero suspenso por un rato, considerando el riguroso preceto de la
dama y loco capricho suyo, pero por ser un prodigio de obediencia y un portento de
enamorados, lo que hizo fue darla a entender por señas que sería obedecida y que
cumpliría lo que la prometió; y así se atrevió a besarla una blanca mano en señal de su
obediencia y dejar la fiesta.
Fuese a su casa, donde por señas comenzó a mandar algunas cosas a sus criados,
dejándoles admirados de verle sin habla en tan breve tiempo. Con esto, pasó la palabra
de que Rugero había enmudecido, que no causó poca lástima en la ciudad entre los
caballeros y damas della, donde era tan bien querido, juzgando que de algún grave
accidente le había sucedido tal desgracia. Hízole gran fuerza Filiberto para saber dél de
dónde le había procedido, más Rugero se encogía de hombros y con esto daba a
entender no saberlo.
Bien era pasado un mes que el galán proseguía con su fineza, cuando llegó a la
ciudad orden del rey Carlos Séptimo que gobernaba a Francia, para hacer gente contra
el Rey de Inglaterra que se le había entrado por Normandía y tomado en ella su
principal ciudad, que es Roan. Habiendo sabido esto Rugero, se determinó ir a servir al
Rey en aquella ocasión y cumplir en la guerra el tiempo de los dos años de mudo.
Previno dineros cuantos pudo y con cuatro criados se partió a Normandía, donde se
alistó debajo del orden del duque de Guisa, caballero anciano, que sabiendo quién era le
honró mucho, compadeciéndose de su desgracia.
Dentro de dos días que llegó al campo del Rey nuestro caballero mudo, se sitió
la ciudad de Roan y de allí a otros dos tuvieron con los ingleses una reñida escaramuza,
en la cual se señaló Rugero con conocidas ventajas, ganándole dos estandartes al
enemigo que presentó al Rey, por lo cual le hizo capitán de una compañía de caballos.
Con este cargo, en las demás refriegas hizo notables cosas, con que se comenzó
a dilatar por el campo la fama del caballero mudo, que así era llamado de todos.
Habían avisado los sitiados al Rey de Inglaterra que les enviase socorro, y un
día que se les daba un asalto, cogió a la gente francesa por detrás el ejército inglés que
les venía de socorro, con que les puso en notable aprieto, llegando a tanto rompimiento
que el Rey se halló a pie y cercado de sus enemigos, muy cerca de prenderle. Llegó a
este tiempo el esforzado Rugero, el cual, viendo a su Rey en tan peligroso trance,
haciendo con la espada ancha calle por los enemigos, llegó a pesar suyo donde estaba y
apeándose de su caballo se le dio y puso en él; y él procuró coger otro de los enemigos
con que pudieron salir de aquel aprieto y retirarse con la demás gente en buen orden.
Esa noche mandó el Rey llamar a Rugero y por premio de lo que había por él hecho, le
hizo gentilhombre de su cámara con cuatro mil escudos de renta.
Poco duró la guerra, porque llegándole al Rey nueva gente de París, ganó la
ciudad y hizo salir della a sus enemigos con grande daño suyo. No se mostró en esta
ocasión Rugero menos valeroso que en las otras, antes más, pues fue el primero que
puso el estandarte real en las murallas de Roan. Con esto se prosiguió el alcance hasta
echar de Francia a los ingleses y el Rey se volvió a París.
Habíasele aficionado tanto el duque de Guisa a Rugero que le llevó por huésped
suyo a su casa, a donde le comenzó a regalar con mucho cuidado y amor como si fuera
su hijo.
La fama de Rugero había llegado a París y estaba muy dilatada. Entre los que
más deseaban verle era una madama Leonor, hija del duque de Guisa, a la cual se le
cumplió el deseo muy a su gusto, pues le tenía por huésped en su casa. A esta dama
visitaba a menudo Rugero, si bien era breve en las visitas, porque como habían de
entenderse por señas, no quería cansar el galán a madama y no se cansara ella aunque
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 151
durara mucho, porque le estaba sumamente aficionada, y cada día sentía más verle sin
habla, por parecerle que si la tuviera pudiera ser su esposo.
Por la vitoria que el Rey tuvo de los ingleses quiso que hubiese fiestas en París,
y así ordenó que éstas fuesen unas justas reales, en que quiso ser mantenedor el duque
de Humena y fue su ayudante el caballero mudo. Aquí se excusa la proligidad de referir
las galas, invenciones y letras que en ellas hubo, dejando al discurso del auditorio
entender que fiestas en corte de Rey y hechas por su célebre vitoria, sería todo hecho
con gran cuidado. Quien más en ellas se señaló fue el caballero mudo, que ganó seis
precios, el primero ofreció a la Reina, y los cinco a madama Leonor, hija del duque de
Guisa, su huésped, la cual estaba la más alegre del mundo viendo a Rugero tan bizarro y
alentado en las justas, de donde se acabó de rendir del todo al niño amor sin ser parte
para resistir esta pasión amorosa ni dejar de amarle.
Tanto fue el gusto que dio aquella tarde el caballero mudo al Rey, que desde
entonces era uno de los caballeros que más privaban con él, siendo con esto de los
caballeros más lucidos de la Corte, estimado en ella de todos los príncipes y señores.
Parecióle al Rey que oyendo Rugero -que es lo que les falta a los mudos- podía
ser curable su enfermedad y publicó un bando, que cualquier persona que emprendiese
su cura, señalando término para dejar sano a Rugero, le darían dieciséis mil ducados.
Esto se dilató no sólo por Francia mas por Italia, España y otras partes, viniendo
de todas ellas los más expertos y dotos médicos que había, los cuales, cada uno de por
sí, emprendía la cura señalando plazo, pero no salían con ella; de lo cual enfadado el
Rey mandó que el que se dispusiese de allí adelante a curarle, entendiese que si no salía
con la cura, había de dársele prisión perpetua, con lo cual se atrevieron pocos a
intentarlo, y esos quedaron en prisión.
Llegó el bando del Rey a oídos de madama Flor en la ciudad de Bles, habiendo
antes tenido nuevas de la altura en que estaba Rugero, su amante, pues como supiese
con certeza la condición del bando, con la misma se prometió salir con la cura y ganarse
aquella suma de dinero que el Rey prometía; y así dispuso luego su jornada a París,
acompañada de una tía suya, a quien dio parte del secreto que esto encerraba. Pidió
audiencia al Rey y puesta en su presencia le dijo cómo se ofrecía dentro de quince días
dar sano a Rugero y restituirle su habla como de antes, pero con una condición, que la
habían de dejar sola con el caballero en su aposento todos los días el tiempo que durase
la cura. Todo se le ofreció por parte del Rey y aún más cantidad de dinero de la
prometida si salía con la empresa. Con esto la llevaron a casa del Duque de Guisa, y fue
en ocasión que estaba Rugero fuera en compañía del Duque. Mientras que venía, se
entró la dama en el cuarto de madama Leonor, a quien dijo a lo que era venida y del
modo que había de curar a Rugero. La hermosura de madama Flor puso cuidado en el
pecho de la hija del Duque para pensar (por el recato con que había de ser curado
Rugero) que algún secreto había allí escondido, y así al instante mandó a una criada que
previniese por aposento en que se hiciese la cura uno que ella señaló del cuarto de
Rugero, donde había una ventana pequeña que cubría un cuadro de pintura, de la cual
curiosamente quiso ver cómo se hacía esta cura; esto le encargó a la criada con secreto.
Llegaron en esto a casa el Duque y su huésped, que venían de Palacio, donde
supieron del Rey la venida de madama Flor y lo que con él había concertado. Mucho
gusto había dado a Rugero la venida de la dama, infiriendo della que más codicia que
amor la traía a restituirle la habla, o por mejor decir, darle libertad a la lengua para
volver a su natural uso. Viéronse con la dama, fingiendo Rugero no conocerla, cosa que
ella atribuyó a disimulación suya. Quiso luego comenzar su empresa y así fue llevada al
aposento señalado por madama Leonor, en el cual la dejaron sola con Rugero, cerrando
ella las puertas con cuidado y reconociendo en el aposento si podían ser oídos por otra
parte.
Ya estaba la hermosa Leonor puesta en su ventanilla para oír y ver todo lo que
entre los dos pasase, con no pocos recelos en su pecho, que como quería bien a Rugero
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 152
procedían éstos del mucho amor que le tenía. Viéndose pues a solas madama Flor con
su obediente amante, le dijo estas razones:
-Señor mío, ¿qué semblante es ese que en vos veo en presencia de vuestra cara y
amada Flor? ¿Esa es la alegría con que esperaba de vos ser recibida, ese el contento de
verme en esta Corte? Bien echo de ver que esa novedad procede del sentimiento de
haber sido tan cruel con vos, pero ya es llegado el tiempo en que vengo a alzaros el
juramento y que podáis hablar, exagerando que en los pasados siglos ni en otros no ha
habido ni hay tan fino ni obediente amante como vos, pues con tanta puntualidad habéis
querido ser el fénix de amor. Bien podéis, Rugero mío, hablar que aunque no haya
pasado el plazo que puse a vuestro silencio, yo quiero que lo sea y que goce esta Corte
con vuestra habla de un caballero discreto como ha gozado de vuestra gala. ¿Qué
remisión es esa en callar? Mirad que me voy presumiendo que es ya venganza de mi
crueldad. Yo concedo que la tuve con vos no estimando tantos servicios como me
hicisteis; mas ya vengo arrepentida de haber sido tan necia, y pues me reconozco,
podéis tener esperanzas que será para estimaros de aquí adelante por señor y dueño mío.
Lo que hacía Rugero a esto era encogerse de hombros y significar con señas que
no podía hablar, queriendo darla a entender que la costumbre del callar le había dejado
mudo. De nuevo le volvió a persuadir la dama que hablase y no se vengase della,
tomándole las manos, y tal vez echándole un brazo al cuello; mas Rugero se estuvo en
sus trece callando y con presupuesto de no condecender con su gusto, que ya el amor
que la había tenido se le había pasado conociendo el rigor que con él había tenido.
Viendo, pues, madama que no había modo como Rugero hablase, enternecida y
algo pesarosa de haberse puesto en aquello, se despidió dél y se fue a su posada
diciendo al Duque que esperaba dejar en breve sano a Rugero.
-Así lo creo -dijo él-, que quien tiene tantas gracias no le faltarán para hacer esa
cura.
Volvamos a la dama que, deshecha en celos, había estado escuchando la plática
de madama Flor con Rugero, la cual procuró verse con él aquella tarde, y haciendo que
sus criadas despejasen el aposento, quedándose a solas con él, le dijo así:
-Señor Rugero, bien creo que en mis acciones habréis echado de ver la
estimación que hago de vos, conociendo vuestras partes con una grande inclinación que
ahora me obliga a decir que pasa a voluntad, deseando que vuestro defeto tuviera
enmienda para que fuérades más favorecido. Esta, que se llama ya afición, ha
engendrado (con la venida desa dama) cierto recelo en mí que me ha obligado a ser hoy
algo curiosa, de suerte que he oído todo cuanto madama Flor os ha dicho y he conocido
de la plática que no por accidente estáis mudo, sino por mandato suyo. Quien a esto se
aventuró, claro está que sería con sobra de amor, si bien no merecía tal correspondencia
quien con tan extraño capricho quiso probar vuestras finezas. Desta primera vista he
quedado, si no segura, por lo menos con esperanzas (viéndoos tan mudo como antes)
que no queréis obedecerla en hablar, aunque ella os alza el juramento que la hicistes y
da por pasado el plazo de la obediencia; por donde veo que con mejor acuerdo habréis
echado de ver que en esa dama no hay amor, sino arrogancia y codicia; aquélla para
manifestar que fue poderoso su mandato con la fuerza de su hermosura a hacer mudo a
un amante suyo, y ésta para cobrar el interés que por vuestra cura se promete. Si yo
tengo algún mérito para con vos en haberme declarado, os ruego que prosigáis con
vuestra venganza, de suerte que ella no vaya tan ufana de la vitoria que esperaba, y si
así lo hacéis, creed de mí que no será mal galardonado.
Alzando el dedo, prometió Rugero cumplirle lo que le mandaba, satisfaciéndola
allí por escrito que a ella sola quería por dueño de su alma y que sólo aguardaba a que
cumpliese el plazo de los dos años, que era de allí a veinte días, para hablar. Con esto se
partió de la presencia de madama Leonor, besándola una de sus hermosas manos.
Continuó su cura madama Flor cada día, persuadiendo a Rugero a que hablase,
ya con caricias, ya con lágrimas, mas ni unas ni otras no fueron parte para ser
obedecida, significándola con señas que él estaba mudo de veras, con lo cual la dama se
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 153
desesperaba de pesar conociendo lo cierto en él, que era habérsele pasado el amor y
querer vengarse de su crueldad.
Toda la Corte estaba aguardando el efeto de la cura de la dama, mas pasados los
quince días el Rey mandó que fuese puesta en una torre de palacio presa, donde era cosa
notable ver el sentimiento con que estaba, que era de modo que perdía el juicio.
Llegóse el término de los dos años, el cual pasado, la primera persona que gozó
de la habla de Rugero fue la hermosa Leonor, con quien una tarde estuvo en larga
conversación, dejando a la dama contentísima con su entendimiento y ya con resolución
de no admitir otro por esposo sino a él.
Esotro día que Rugero habló con su dama fue a palacio a vestir al Rey, a quien
suplicó que por señas le oyese aparte. Entráronse en un camarín donde Rugero,
habiendo besádole la mano, primero le dijo todo el principio de sus amores con madama
Flor y lo que en su servicio hizo hasta estar a pique de morir, todo procedido de su
mucho amor. Diole cuenta del riguroso precepto de la dama y cómo le había guardado
todo el término de los dos años, que le había cumplido tres días había. Finalmente, le
dijo cómo por vengarse della no había querido que saliese con su cura, pero que le
suplicaba la diese libertad y la enviase contenta a su patria.
No se puede encarecer lo que el Rey se holgó de ver con habla a su privado
Rugero, al cual abrazó muchas veces, y saliendo con él donde estaban sus caballeros les
dijo lo que Rugero le había contado, con que luego se dilató su fineza por París.
Quien entre todos se holgó más de verle con habla fue el duque de Guisa, el
cual, habiendo echado de ver que él y su hija se miraban con afición, pidió al rey que los
casase. Hiciéronse las bodas en presencia de madama Flor, que asistió a ellas con bien
poco gusto, considerando perder ella aquella ventura por haber sido altiva y cruel. A
instancia de Rugero se le dio a la dama la mitad del tallón que había señalado el Rey
para quien le diese habla, con lo cual se volvió a su tierra y Rugero se quedó con su
esposa muy contento, recibiendo cada día grandes mercedes del Rey, con quien privaba.
Este castigo tuvo madama Flor por su crueldad, con que nunca se casó.
Filiberto, el amigo de Rugero, fue a verle, a quien dio muchas joyas y preseas y le casó
de su mano con una parienta de su esposa.
Aquí acabó don Tadeo su novela, dándole las gracias Dorotea de haberla
entretenido tan bien con ella; él pidió perdones de la mala prosa, a que acudió doña
Dorotea:
-Bien sabe V. M. que no tiene defetos en el hablar.
Responder quería don Tadeo, cuando le atajó su razón oír en la calle una bien
templada guitarra que con un sonoro diferenciar prevenía querer su dueño cantar;
atendieron todos, y acercándose más a la ventana (que era baja), oyeron a una sonora
voz de un bien entonado bajete estos versos:

Avara naturaleza
quiso con manos civiles
hacer un modelo de hombre
en un sujeto meñique.
Un átomo racional
que a veinte pasos un lince,
de ser o no ser persona,
duda en su vista concibe.
Quinta esencia de facciones
exprimió por alambique,
con que fue melindre de hombres,
si hay en los hombres melindre.
Infundióse en él una alma
que aunque de especies sutiles,
la pequeñez de tal cuerpo
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 154
llama calabozo triste.
Porque en distrito tan corto
con tanta apretura vive,
que en un bostezo o suspiro
no halla aun aire que la alivie.
Discurriendo por el cuerpo
(si hay cosa en que discurrirse)
pasa con forma pigmea
por mil injurias terribles.
Porque tal vez un verano,
que se descuidó en dormirse,
le sacó de su reposo
por una pierna una chinche.
Y hubo pulga puesta en pie
(tentada de la irascible),
que quiso, haciéndole un repto,
barba a barba competirle.
A este sujeto palpable
(si bien con forma invisible),
quiso adquirir por vasallo
el dios que venera Chipre.
Para atravesarle el pecho
no de arpones se apercibe,
que a sutileza de aguja
hacer su tiro remite.
Con lo cual el chichimeco,
amante en finezas, firme,
a una niña manifiesta
su amor con quejas en tiple.
Deseando por jarifo
si le quiere, y si le admite
en su torneado cuello
tener lugar con sus dijes.
Tiene conchas la taimada
y dudo yo que peligre,
cuando él piensa con su garbo
que la ha de dar algún pique.
Viviendo con esperanzas
ni asegura ni consigue,
que nada puede alcanzar
quien hongo en la tierra asiste.
Los nombres de los amantes,
que amor en su vista escribe,
son, Dorista el de la dama
y él don Tadeo o don Nichil.

Mientras la sátira se cantó, mudó nuestro galán el rostro de varios colores,
disimulando cuanto pudo. Bien lo notaba la dama, pero no quería interrumpir el oír la
sátira; mas llegando a la última copla en que se declaró que se había hecho por don
Tadeo, él perdió del todo la paciencia y, calando el sombrero y sacando la espada,
acometió a irse por la puerta diciendo:
-Yo sabré castigar a un pícaro este desvergonzado atrevimiento o no seré quien
soy.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 155
La que primero se abrazó con él fue Dorotea y luego su madre y la dueña; mas
él, a pesar de todos, hacía fuerza para salir, muy perdido de cólera. Parecióle a Dorotea
que en aquella ocasión venía pintado un desmayo, y como quien tan bien sabía fingir,
dando un suspiro muy doloroso se tendió en el suelo. Acudió la buena Bañuelos a
tomarle la cabeza en sus faldas, diciendo:
-¡Malditos sean los hombres, amén, que con su cólera causan tantos daños!
Miren este ángel si ha sentido verle salir a la calle, que se nos ha quedado sin sentido.
Con esto, comenzó a fingir un copioso llanto, como quien tenía fáciles las
lágrimas para toda ocasión; no hizo menos su madre, diciendo:
-Si tiene conciencia, debe anticipar a su enojo la salud de esta señora antes que
salir a vengarse.
Con esto pusieron grillos a los pies de don Tadeo, aunque no salía de muy
buena gana a reñir, que por cumplir con su dama había hecho aquel desafuero, por no
parecer cobarde a sus ojos, que en rigor más era dado a lo de Adonis que a lo de
Aquiles. Turbóse en extremo de haber sido ocasión de aquel susto en su dama y
procuró, con apretarla el dedo del corazón, que volviera, diciéndole no pocas ternezas;
todas las oía la socarrona y no hacía corta fuerza para no reírse.
Al fin, de allí a un rato, volvió, no en sí (que ya lo estaba), sino a hablar,
diciendo:
-¡Jesús y qué hombre tan arrojado! ¿Él es el que quiere? No lo creo, pues tan
poco caso hace de mí emprendiendo lo que es contra mi gusto.
Él procuró desenojarla con caricias y no tuvo que hacer poco.
En este tiempo llegaron sus criados que venían por él, con quien se fue a su
casa, no poco picado de la sátira que le cantaron, y diera por saber el autor della cuanto
tenía para hacerle matar a palos.
El día siguiente envió un gran regalo a Dorotea y con él un rico faldellín que sin
haberle dicho nada había mandado hacer en su nombre. Estimó la dama el presente y
envióle a decir que no había podido dormir en toda la noche de pena, temiendo no
hubiese salido en busca del músico de la sátira.
Con esto se proseguía con su martelo adelante, dándole buenas esperanzas
Dorotea de que tendría premio su afición, con que vivía alegre.
Mientras Dorotea había estado en Illescas, vino a aquella villa de la imperial
Toledo un caballero estudiante con otros amigos en romería, a visitar aquel insigne
santuario de la Emperatriz de Cielos. Éste (cuyo nombre era don Basilio) se enamoró de
la dama, y tanto la supo obligar, que alcanzó el premio que deseaba sin mucho interés,
porque, degenerando de su codicia y tiranía, a ella le pareció bien el caballero; éste la
vino siguiendo a Madrid, donde se le daba entrada en casa con presupuesto de que no
quebrantaría el preceto de «no estorbarás», tan importante para la gente del trato de
Dorotea. Tomaba el escolar lo que le daban y no se metía en más, de suerte que ni
inquietud de celos ni temores de mudanza le quitaban el sueño, sólo su fin era cumplir
con su apetito, y lo demás lo dejaba correr, dando muestras con esto de su buena
condición. A este caballero había encargado Dorotea que hiciese una sátira a don Tadeo
y que se la cantase cuando supiese que él estaba de visita en su casa; no lo encargó a
lerdo, y así presto halló un poeta de los muchos que sobran en Madrid, que se la hizo
dándole noticia del sujeto, y hecha, buscó a un músico que se la cantase. Logróse bien,
pues sin ignorar nada la oyó el mismo don Tadeo para quien se había hecho.
Volviendo, pues, a sus amores, él los llevaba en buen punto, creyendo verse
presto en posesión de galán de Dorotea.
Casóse un amigo de don Tadeo y él fue convidado a la boda. Dio aviso desto a
su dama y díjola que fuese a San Sebastián, donde se holgaría de ver mucha gala, así en
los novios como en sus padrinos y acompañantes. Quiso Dorotea darle gusto, y así fue
en su coche a ver de embozo la boda. En la iglesia la conoció su amante, el cual estaba
aquel día más galán que el sol, con un vestido bordado que para ella había hecho;
adornábale con ricos botones, cadenas y cintillo de diamantes, y no se olvidó de dar
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 156
también un adorno a las manos con preciosas sortijas que valían mucho dinero. Parte
destas joyas eran suyas y parte prestadas.
Llegóse a donde estaba Dorotea, la cual le alabó su gala y bizarría, de que no
poco se envaneció. Díjose la misa a los novios, y para volver a acompañarlos se
despidió don Tadeo de su Dorotea, pidiéndole ella con mucho encarecimiento que
aquella noche fuese su convidado; él lo acetó, aunque dijo que agraviaba al amigo, pero
que no faltaría causa con qué excusarse, pues le era su convite de más gusto.
Ya Dorotea tenía, desde que vio a su galán, forjada la burla que le había de
hacer, y así se previno de todo lo necesario.
Aquella tarde se jugó largamente a las pintas en casa de los novios, donde don
Tadeo estuvo de buena dicha, pues ganó más de mil quinientos escudos en joyas y
dineros; alzóse del juego, y a la hora de las oraciones acudió a ver a su dama, de quien
había de ser convidado, llevando pretexto de hacer todo su esfuerzo en quedarse allá
aquella noche. Fue recibido de Dorotea con muchas caricias y no menos de su madre, en
forma de dueña, y de Bañuelos, encareciéndole lo galán que venía; publicó su buena
suerte en el juego y dio de barato a su dama cien escudos en oro y a las dueñas a cada
una ocho. De buena suerte se vio Dorotea, pues halló que toda la ganancia la traía
consigo en los bolsillos, que apenas se podía mover.
Mientras se aderezaba la cena se cantó un poquito y después se habló, donde en
la conversación manifestó su deseo de quedarse el galán, y tanto instó, que Dorotea
condecendió con su gusto, llevando el intento que después se dirá.
Mandó don Tadeo a sus criados que se fuesen a casa y que a la mañana, a las
diez, volviesen allí trayéndole otro vestido. Ellos se fueron también con barato, no poco
contentos de ver que su amo tomaba aquella noche la posesión de lo que le había
costado tantos desvelos.
Prevenida la cena, cenaron los dos amantes, siendo servidos de las dos dueñas
solamente; en la bebida de don Tadeo se le echaron unos polvos que causaban dentro de
breve tiempo profundo sueño, y él brindó a su dama largamente, pareciéndole que
siendo pródigo con Baco lo sería con él Venus. Con esto se levantaron los manteles y
quedaron hablando los dos amantes en varias cosas. Deseaba ya Dorotea que los polvos
hiciesen su efeto y para que más brevemente le escutiesen, llevó a su amante a su
aposento, mandándole que se desnudase; él lo hizo con mucha presteza, y para
engañarle la astuta moza, se comenzó poco a poco delante dél a ir destocando.
Apenas don Tadeo hubo entrádose en la cama y reclinado la cabeza en las
almohadas, cuando comenzaron a obrar los polvos con tanta fuerza que daba los
ronquidos tan fuertes, que se oyeran en la calle. Comenzó a llamarle la dama y a
moverle, mas él estaba como un muerto. Así lo tuvieron hasta la media noche,
previniendo en el intermedio su fuga, ayudándolas el estudiante que se halló allí y el
cochero; recogieron las joyas de don Tadeo y el dinero de su ganancia, que todo valía
más de dos mil y quinientos escudos, y puestos los cofres a punto, los mudaron a parte
segura que ellas tenían prevenida de antes.
Sólo restaba lo que se había de hacer de don Tadeo.
El estudiante, como era bellacón, dio en un capricho extremado, y fue que así
desnudo le sacó de la cama y le envolvió en un pedazo de manta colorada vieja, muy
fajado como niño, delante le puso un paño como babador y de un cordel, pendientes por
dijes, un pie de puerco que había sobrado de la cena, que sustituía por mano de tejón o
tasugo (remedio contra el ojo). Del otro lado le pendía una mano de mortero y un
cencerro. Con esto le metió en un serón y así envuelto cargó con él, acompañándole el
cochero, y le fueron a colgar de un balcón de la casa de un indiano muy miserable,
donde le dejaron y volvieron a casa, hallando todo el menaje della dispuesto para
trasladarlo con lo demás; hizóse así, poniéndose en salvo todos.
En su profundo sueño y metido en su serón pasó la noche el pobre de don Tadeo
al sereno y colgado de un balcón, cuando se pensó estar en los brazos de su Dorotea.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María DoloresMira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Un poco del Siglo de Oro – La Novela Picaresca


Página 157
Restituyó la aurora la luz a los mortales dando de su venida noticia las alegres
aves, cuando el indiano salió a abrir las ventanas, habiendo en ella madrugado más que
su gente, proprio de avaros, que aun el rato que duermen piensan que se les defrauda el
tiempo. Abrió el balcón y vio dél pendiente la espuerta. Sacó los antojos, que era
hombre de edad, y reconoció bien lo que era, no pudiendo determinarse a distinguir lo
que estaba dentro, si bien se presumió que le habían echado algún niño a sus puertas.
Con este temor llamó a sus criados, a los cuales mandó que descolgasen la espuerta y se
la subiesen allá. Hiciéronlo y, abierta, vieron al buen don Tadeo adornado en la forma
que se ha dicho como criatura y con un papel en el pecho; diéronsele a su amo (muertos
de risa de ver tal espectáculo y de que estuviese aún todavía durmiendo), el cual leyó en
él estos versos:

La madre que le parió
aqueste niño que veis,
para que vos le crieis,
a vuestras puertas le echó;
el bautismo se le dio,
no se vuelva a bautizar,
que el agua le podrá helar;
su crianza no os asombre,
él mismo os dirá su nombre,
que pienso que sabe hablar.

De nuevo causó risa al indiano y a sus criados la décima hecha al niño expósito.
Alguno dijo que era persona principal y haberle visto en buen traje en la Corte. Lo que
se hizo del pobre caballero fue ponerle en una cama, donde estuvo durmiendo hasta de
allí a media hora; pero así como despertase y reconociese el aposento donde se vía y no
ser el de la casa de su dama, comenzó a dar voces, acudieron los criados del indiano y
como le extrañase el no conocerlos, les dijo que le dijesen dónde estaba. Llegó a este
tiempo su amo, el cual en breves razones le hizo relación de cómo le habían hallado,
cosa de que se halló en extremo corrido y afrentado
Mandó salir a los criados y con su dueño se declaró, diciéndole sus amores, la
burla que se le había hecho y quién él era; con lo cual fueron a su posada a llamar a sus
criados que le trujeron de vestir y en el coche del indiano se fue desesperado de pena.
Hizo hacer luego diligencia para saber qué se había hecho de Dorotea y trujéronle
nuevas como aquella noche había dejado el albergue y no se sabía della. De nuevo se
hicieron otras más apretadas, pero todo aprovechó poco. Vino a dilatarse por Madrid la
décima, de suerte que de afrentado don Tadeo hubo de dejar la Corte y irse a Flandes.
Dorotea, triunfante con la presa, acudió a Illescas, donde se celebró entre las
compañeras su burla y estafa por la mejor, y todas de conformidad se determinaron a
irse a vivir a Granada y no tratar de más embelecos. Hicieron su jornada, y llegando a
aquella insigne ciudad vivieron por un tiempo pacíficamente, donde las deja el autor
deste libro por ahora, prometiendo, si sale a gusto del letor, escribir el de Los
vengadores de las estafas placiendo a Dios, y La niña de los embustes.
Aprovechamiento deste discurso
En el aliento que tuvo Dorotea para no ser menos que sus amigas, reprehende a
los que hacen caso de honra el querer emprender cosas viles como otros, viniendo a ser
después causa de su infamia.
En la prontitud con que acetó el vestido en la puerta de Guadalajara, amonesta
que no deben ser las mujeres tan atrevidas en acetar, pues quien se deja obligar es fuerza
también obligarse a la paga.
El apresurarse don Tadeo a amar dé escarmiento para que se guarden de ser
fáciles en vencerse, pues desto resultó el daño que se siguió en perder sus joyas, dineros,
y lo más, que fue la reputación.














Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 161

LOPE DE VEGA

El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo
Dirigido a la Academia de Madrid

Mándanme, ingenios nobles, flor de España,
que en esta junta y Academia insigne,
en breve tiempo excederéis no sólo
a las de Italia, que envidiando a Grecia,
ilustró Cicerón del mismo nombre,
junto al Averno lago, sino Atenas,
adonde en su platónico Liceo,
se vio tan alta junta de filósofos,
que un arte de comedias os escriba
que al estilo del vulgo se reciba.
Fácil parece este sujeto, y fácil
fuera para cualquiera de vosotros
que ha escrito menos de ellas, y más sabe
del arte de escribirlas y de todo,
que lo que a mí me daña en esta parte
es haberlas escrito sin el arte.
No porque yo ignorase los preceptos,
gracias a Dios, que ya tirón gramático
pasé los libros que trataban de esto
antes que hubiese visto al sol diez veces
discurrir desde el Aries a los Peces.
Mas porque en fin, hallé que las comedias
estaban en España en aquel tiempo,
no como sus primeros inventores
pensaron que en el mundo se escribieran,
mas como las trataron muchos bárbaros
que enseñaron el vulgo a sus rudezas.
Y así introdujeron de tal modo
que quien con arte agora las escribe
muere sin fama y galardón, que puede
entre los que carecen de su lumbre
mas que razón y fuerza la costumbre.
Verdad es que yo he escrito algunas veces
siguiendo el arte que conocen pocos,
mas luego que salir por otra parte
veo los monstruos de apariencias llenos
adonde acude el vulgo y las mujeres
que este triste ejercicio canonizan,
a aquel hábito bárbaro me vuelvo,
y cuando he de escribir una comedia,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 162
encierro los preceptos con seis llaves,
saco a Terencio y Plauto de mi estudio
para que no me den voces, que suele
dar gritos la verdad en libros mudos,
y escribo por el arte que inventaron
los que el vulgar aplauso pretendieron
porque como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle gusto.
Ya tiene la comedia verdadera
su fin propuesto como todo género
de poema o poesis, y este ha sido
imitar las acciones de los hombres,
y pintar de aquel siglo las costumbres:
También cualquiera imitación poética
se hace de tres cosas, que son, plática,
verso dulce, armonía y la música,
que en esto fue común con la tragedia,
sólo diferenciándola en que trata
las acciones humildes y plebeyas,
y la tragedia las reales y altas.
Mirad si hay en las nuestras pocas faltas.
Acto fueron llamadas, porque imitan
las vulgares acciones y negocios,
Lope de Rueda fue en España ejemplo
de estos preceptos y hoy se ven impresas
sus comedias de prosa tan vulgares
que introduce mecánicos oficios,
y el amor de una hija de un herrero,
de donde se ha quedado la costumbre
de llamar entremeses las comedias
antiguas, donde está en su fuerza el arte
siendo una acción, y entre plebeya gente,
porque entremés de rey jamás se ha visto,
y aquí se ve que el arte por bajeza
de estilo vino a estar en tal desprecio,
y el rey en la comedia para el necio.
Aristóteles pinta en su Poética
(puesto que escuramente su principio)
la contienda de Atenas, y Megara
sobre cuál de ellos fue inventor primero
los megarenses dicen que Epicarmo,
aunque Atenas quisiera que Magnetes,
Elio Donato dice que tuvieron
principio en los antiguos sacrificios;
da por autor de la tragedia Tespis,
siguiendo a Horacio que lo mismo afirma,
como de las comedias a Aristófanes,
Homero a imitación de la Comedia
la Odiséa compuso, mas la Ilíada
de la tragedia fue famoso ejemplo,
a cuya imitación llamé epopeya
a mi Jerusalén y añadí trágica
y así a su Infierno, Purgatorio y Cielo
del célebre poeta Dante Aligero
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 163
llaman Comedia todos comunmente
y el Maneto en su prólogo lo siente.
Ya todos saben qué silencio tuvo
por sospechosa un tiempo la comedia,
y que de allí nació también la sátira
que siendo más crüel cesó más presto,
y dio licencia a la comedia nueva.
Los coros fueron los primeros luego
de las figuras se introdujo el número,
pero Menandro a quién siguió Terencio
por enfadosos despreció los coros.
Terencio fue más visto en los preceptos,
pues que jamás alzó el estilo cómico
a la grandeza trágica, que tantos
reprehendieron por vicioso en Plauto
porque en esto Terencio fue más cauto.
Por argumento, la tragedia tiene
la historia y la comedia el fingimiento,
por esto fue llamada planipedia
del argumento humilde pues la hacía
sin coturno y teatro el recitante.
Hubo comedias paliatas, mimos,
togatas, atelanas, tabernarias,
que también eran como agora varias.
Con ática elegancia los de Atenas
reprehendían vicios y costumbres
con las comedias y a los dos autores
del verso, y de la acción daban sus premios.
Por eso Tulio las llamaba espejo
de las costumbres, y una viva imagen
de la verdad, altísimo atributo,
en que corre parejas con la historia;
mirad si es digna de corona y gloria.
Pero ya me parece estáis diciendo,
que es traducir los libros y cansaros
pintaros esta máquina confusa.
Creed que ha sido fuerza que os trujese
a la memoria algunas cosas de éstas,
porque veáis que me pedís que escriba
arte de hacer comedias en España
donde cuánto se escribe es contra el arte;
y que decir como serán agora
contra el antiguo y qué en razón se funda
es pedir parecer a mi experiencia,
no al arte porque el arte verdad dice
que el ignorante vulgo contradice.
Si pedís arte, yo os suplico, ingenios,
que leáis al doctísimo Utinense
Robortelo, y veréis sobre Aristóteles
ya parte en lo que escribe de comedia
cuánto por muchos libros hay difuso,
que todo lo de agora está confuso,
Si pedís parecer de las que agora
están en posesión, y que es forzoso
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 164
que el vulgo con sus leyes establezca
la vil quimera deste monstruo coacute;mico,
diré [el] que tengo, y perdonad, pues debo
obedecer a quién mandarme puede,
que dorando el error del vulgo quiero
deciros de qué modo las querría,
ya que seguir el arte no hay remedio
en estos dos extremos dando un medio.
Elíjase el sujeto y no se mire,
(perdonen los preceptos) si es de reyes
aunque por esto entiendo que el prudente
Felipe, rey de España y señor nuestro,
en viendo un rey, en ella[s] se enfadaba,
o fuese el ver que al arte contradice,
o que la autoridad real no debe
andar fingida entre la humilde plebe.
Esto es volver a la comedia antigua
donde vemos que Plauto puso dioses
como en su Anfitrión lo muestra Jupiter.
Sabe Dios que me pesa de aprobarlo,
porque Plutarco hablando de Menandro
no siente bien de la comedia antigua,
mas pues del arte vamos tan remotos
y en España le hacemos mil agravios;
cierren los doctos esta vez los labios.
Lo trágico y lo cómico mezclado,
y Terencio con Séneca, aunque sea
como otro Minotauro de Pasife
harán grave una parte, otra ridícula,
que aquesta variedad deleita mucho.
Buen ejemplo nos da naturaleza,
que por tal variedad tiene belleza.
Adviértase que sólo este sujeto
tenga una acción, mirando que la fábula
de ninguna manera sea episódica,
quiero decir inserta de otras cosas,
que del primero intento se desvíen,
ni que de ella se pueda quitar miembro
que del contexto no derriba el todo.
No hay que advertir que pase en el período
de un sol, aunque es consejo de Aristóteles
porque ya le perdimos el respeto,
cuando mezclamos la sentencia trágica
a la humildad de la bajeza cómica.
Pase en el menos tiempo que ser pueda,
si no es cuando el poeta escriba historia
en que hayan de pasar algunos años,
que estos podrá poner en las distancias
de los dos actos, o si fuere fuerza
hacer algún camino una figura,
cosa que tanto ofende quien lo entiende,
pero no vaya a verlas quien se ofende.
¡O, cuántos de este tiempo se hace cruces
de ver que han de pasar años en cosa
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 165
que un día artificial tuvo de término!
Que aun no quisieron darle el Matemático;
porque, considerando que la cólera
de un español sentado no se templa
si no le representan en dos horas,
hasta el final jüicio desde el Génesis,
yo hallo que si allí se ha de dar gusto,
con lo que se consigue es lo más justo.
El sujeto elegido escriba en prosa
y en tres actos de tiempo le reparta
procurando si puede en cada uno
no interrumpir el término del día.
El Capitán Virués, insigne ingenio,
puso en tres actos la comedia, que antes
andaba en cuatro, como pies de niño
que eran entonces niñas las comedias.
Y yo las escribí de once y doce años
de a cuatro actos y de a cuatro pliegos
porque cada acto un pliego contenía.
Y era que entonces en las tres distancias
se hacían tres pequeños entremeses,
y agora apenas uno, y luego un baile,
aunque el baile le es tanto en la comedia
que le aprueba Aristóteles, y tratan
Ateneo Platón, y Xenofonte
puesto que reprehende el deshonesto;
y por esto se enfada de Calípides,
con que parece imita el coro antiguo.
Dividido en dos partes el asunto,
ponga la conexión desde el principio
hasta que va ya declinando el paso;
pero la solución no la permita
hasta que llegue a la postrera escena;
porque en sabiendo el vulgo el fin que tiene,
vuelve el rostro a la puerta y las espaldas
al que esperó tres horas cara a cara;
que no hay más que saber que en lo que para.
Quede muy pocas veces el teatro
sin persona que hable, porque el vulgo
en aquellas distancias se inquïeta,
y gran rato la fábula se alarga;
que, fuera de ser esto un grande vicio,
aumenta mayor gracia y artificio.
Comience pues y con lenguaje casto;
no gaste pensamientos ni conceptos
en las cosas domésticas, que sólo
ha de imitar de dos o tres la plática;
mas cuando la persona que introduce
persüade, aconseja, o disüade,
allí ha de haber sentencias y conceptos,
porque se imita la verdad sin duda,
pues habla un hombre en diferente estilo
del que tiene vulgar cuando aconseja,
persüade o aparta alguna cosa.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 166
Diónos ejemplo Arístides retórico,
porque quiere que el cómico lenguaje
sea puro, claro, fácil, y aún añade
que se tome del uso de la gente,
haciendo diferencia al que el político;
porque serán entonces las dicciones
espléndidas, sonoras y adornadas.
No trai[g]a la escritura, ni el lenguaje
ofenda con vocablos exquisitos,
porque si ha de imitar a los que hablan,
no ha de ser por pancayas, por metauros,
hipogrifos, semones y centauros.
Si hablare el rey, imite cuanto pueda
la gravedad real; si el viejo hablare
procure una modestia sentenciosa;
describa los amantes con afectos
que muevan con extremo a quien escucha;
los [soliloquios] pinte de manera
que se transforme todo el recitante,
y con mudarse a sí, mude al oyente.
Pregúntese y respóndase a sí mismo,
y si formare quejas, siempre guarde
el divino decoro a las mujeres.
Las damas no desdigan de su nombre.
Y si mudaren traje, sea de modo
que pueda perdonarse, porque suele
el disfraz varonil agradar mucho.
Guárdese de imposibles, porque es máxima
que sólo ha de imitar lo verosímil.
El lacayo no trate cosas altas,
ni diga los conceptos que hemos visto
en algunas comedias extranjeras;
y, de ninguna suerte, la figura
se contradiga en lo que tiene dicho.
Quiero decir, se olvide, como en Sófocles
se reprehende no acordarse Édipo
del haber muerto por su mano a Layo.
Remátense las escenas con sentencia,
con donaire, con versos elegantes,
de suerte que al entrarse el que recita
no deje con disgusto el auditorio.
En el acto primero ponga el caso,
en el segundo enlace los sucesos
de suerte que hasta el medio del tercero
apenas juzgue nadie en lo que para.
Engañe siempre el gusto, y donde vea
que se deja entender alguna cosa
de muy lejos de aquello que promete.
Acomode los versos con prudencia
a los sujetos de que va tratando.
Las décimas son buenas para quejas;
el soneto está bien en los que aguardan;
las relaciones piden los romances,
aunque en octavas lucen por extremo.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 167
Son los tercetos para cosas graves,
y para las de amor, las redondillas.
Las figuras retóricas importan
como repetición, o anadiplosis,
y en el principio de los mismos versos,
aquellas relaciones de la anáfora,
las ironías, y adubitaciones,
apóstrofes también y exclamaciones.
El engañar con la verdad es cosa
que ha parecido bien, como [lo] usaba
en todas sus comedias Miguel Sánchez,
digno por la invención de esta memoria.
Siempre el hablar equívoco ha tenido
y aquella incertidumbre anfibológica
gran lugar en el vulgo, porque piensa
que él sólo entiende lo que el otro dice.
Los casos de la honra son mejores,
porque mueven con fuerza a toda gente,
con ellos las acciones virtüosas,
que la virtud es dondequiera amada;
pues que vemos, si acaso un recitante
hace un traidor, es tan odioso a todos
que lo que va a comprar no se lo vende,
y huye el vulgo de él cuando le encuentra.
Y si es leal, le prestan y convidan,
y hasta los principales le honran y aman,
le buscan, le regalan y le aclaman.
Tenga cada acto cuatro pliegos solos,
que doce están medidos con el tiempo,
y la paciencia de él que está escuchando.
En la parte satírica no sea
claro ni descubierto, pues que sabe,
que por ley se vedaron las comedias
por esta causa en Grecia y en Italia.
Pique sin odio, que si acaso infama,
ni espere aplauso ni pretenda fama.
Éstos podéis tener por aforismos,
los que del arte no tratáis antiguo
que no da más lugar agora el tiempo;
pues lo que les compete a los tres géneros
del aparato que Vitrubio dice,
toca al autor como Valerio Máximo
Pedro Crinito, Horacio en sus Epístolas,
y otros los pintan con sus lienzos y árboles,
cabañas, casas y fingidos mármoles.
Los trajes nos dijera Julio Póllux,
si fuera necesario, que en España
es de las cosas bárbaras que tiene
la comedia presente recibidas,
sacar un turco un cuello de cristiano,
y calzas atacadas un romano.
Mas ninguno de todos llamar puedo
más bárbaro que yo, pues contra el arte
me atrevo a dar preceptos, y me dejo
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 168
lle[v]ar de la vulgar corriente adonde
me llamen ignorante Italia, y Francia.
Pero, ¿qué puedo hacer si tengo escritas
con una que he acabado esta semana
cuatrocientas y ochenta y tres comedias?
Porque fuera de seis, las demás todas
pecaron contra el arte gravemente.
Sustento en fin lo que escribí, y conozco
que aunque fueran mejor de otra manera,
no tuvieran el gusto que han tenido
porque a veces lo que es contra lo justo
por la misma razón deleita el gusto.
Humana cur sit speculum comedia vitae
qua ve ferat juveni, commoda quae ve seni
quid praeter lepidosque sales, excultaque verba
et genus eloqui ipurius inde petas
quae gravia in mediis ocurrant lusibus, et quam
jucundis passim seria mixta iocis,
quam sint fallaces servi, quam improba semper
fraudeque et omni genis foemina plena dolis
quam miser infelix stultus, et ineptus amator
quam vix succedant quae bene coepta putes.
Oye atento, [y] del arte no disputes,
que en la comedia se hallará de modo
que oyéndola se pueda saber todo.


Fuenteovejuna
Acto III

(Salen ESTEBAN, ALONSO y BARRILDO)
ESTEBAN ¿No han venido a la junta?
BARRILDO No han venido.
ESTEBAN pues más apriesa nuestro daño corre.
BARRILDO Ya está lo más del pueblo prevenido.
ESTEBAN Frondoso con prisiones en la torre,
y mi hija Laurencia en tanto aprieto,
si la piedad de Dios no los socorre...
(Salen JUAN ROJO y el REGIDOR)
JUAN ROJO ¿De qué dais voces, cuando importa tanto
a nuestro bien, Esteban, el secreto?
ESTEBAN Que doy tan pocas es mayor espanto.
(Sale MENGO.)
MENGO También vengo yo a hallarme en esta junta.
ESTEBAN Un hombre cuyas canas baña el llanto,
labradores honrados, os pregunta
qué obsequias debe hacer toda esa gente
a su patria sin honra, ya perdida.
Y si se llaman honras justamente,
¿cómo se harán, si no hay entre nosotros
hombre a quien este bárbaro no afrente?
Respondedme; ¿hay alguno de vosotros
que no esté lastimado en honra y vida?
¿No os lamentáis los unos y los otros?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 169
Pues si ya la tenéis todos perdida,
¿a qué aguardáis? ¿Qué desventura es ésta?
JUAN ROJO La mayor que en el mundo fue sufrida.
Mas pues ya se publica y manifiesta
que en paz tienen los reyes a Castilla
y su venida a Córdoba se apresta,
vayan dos regidores a la villa,
y echándose a sus pies pidan remedio.
BARRILDO En tanto que Fernando, aquel que humilla
a tantos enemigos, otro medio
será mejor, pues no podrá, ocupado,
hacernos bien, con tanta guerra en medio.
REGIDOR Si mi voto de vos fuera escuchado,
desamparar la villa doy por voto.
JUAN ROJO ¿Cómo es posible en tiempo limitado?
MENGO A la fe, que si entiende el alboroto,
que ha de costar la junta alguna vida.
REGIDOR Ya, todo el árbol de paciencia roto,
corre la nave de temor perdida.
La hija quitan con tan gran fiereza
a un hombre honrado, de quien es regida
la patria en que vivís, y en la cabeza
la vara quiebran tan injustamente.
¿Qué esclavo se trató con más bajeza?
JUAN ROJO ¿Qué es lo que quieres tú que el pueblo intente?
REGIDOR Morir, o dar la muerte a los tiranos,
pues somos muchos, y ellos poca gente.
BARRILDO ¡Contra el señor las armas en las manos!
ESTEBAN El rey sólo es señor después del cielo,
y no bárbaros hombres inhumanos.
Si Dios ayuda nuestro justo celo,
¿qué nos ha de costar?
Mirad, señores,
que vais en estas cosas con recelo.
Puesto que por los simples labradores
estoy aquí, que más injurias pasan,
más cuerdo represento sus temores.
JUAN ROJO Si nuestras desventuras se compasan,
para perder las vidas, ¿qué aguardamos?
Las casas y las viñas nos abrasan:
tiranos son; a la venganza vamos.
(Sale LAURENCIA, desmelenada.)
LAURENCIA Dejadme entrar, que bien puedo
en consejo de los hombres;
que bien puede una mujer,
si no a dar voto a dar voces.
¿Conocéisme?
ESTEBAN ¡Santo Cielo!
¿No es mi hija?
JUAN ROJO ¿No conoces
a Laurencia?
LAURENCIA Vengo tal,
que mi diferencia os pone
en contingencia quién soy.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 170
ESTEBAN ¡Hija mía!
LAURENCIA No me nombres
tu hija.
ESTEBAN ¿Por qué, mis ojos?
¿Por qué?
LAURENCIA Por muchas razones,
y sean las principales,
porque dejas que me roben
tiranos sin que me vengues,
traidores sin que me cobres.
Aún no era yo de Frondoso,
para que digas que tome,
como marido, venganza;
que aquí por tu cuenta, corre;
que en tanto que de las bodas
no haya llegado la noche,
del padre, y no del marido,
la obligación presupone;
que en tanto que no me entregan
una joya, aunque la compre,
no ha de correr por mi cuenta
las guardas ni los ladrones.
Llevóme de vuestros ojos
a su casa Fernán Gómez:
la oveja al lobo dejáis,
como cobardes pastores.
¡Qué dagas no vi en mi pecho!
¡Qué desatinos enormes,
qué palabras, qué amenazas,
y qué delitos atroces,
por rendir mi castidad
a sus apetitos torpes!
Mis cabellos, ¿no lo dicen?
¿No se ven aquí los golpes,
de la sangre y las señales?
¿Vosotros sois hombres nobles?
¿Vosotros padres y deudos?
¿Vosotros, que no se os rompen
las entrañas de dolor,
de verme en tantos dolores?
Ovejas sois, bien lo dice
de Fuente Ovejuna el nombre.
Dadme unas armas a mí,
pues sois piedras, pues sois bronces,
pues sois jaspes, pues sois tigres...
-Tigres no, porque feroces
siguen quien roba sus hijos,
matando los cazadores
antes que entren por el mar
y por sus ondas se arrojen.
Liebres cobardes nacistes;
bárbaros sois, no españoles.
Gallinas, ¡vuestras mujeres
sufrís que otros hombres gocen!
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 171
Poneos ruecas en la cinta.
¿Para qué os ceñís estoques?
¡Vive Dios, que he de trazar
que solas mujeres cobren
la honra de estos tiranos,
la sangre de estos traidores,
y que os han de tirar piedras,
hilanderas, maricones,
amujerados, cobardes,
y que mañana os adornen
nuestras tocas y basquiñas,
solimanes y colores!
A Frondoso quiere ya,
sin sentencia, sin pregones,
colgar el Comendador
del almena de una torre;
de todos hará lo mismo;
y yo me huelgo, medio-hombres,
por que quede sin mujeres
esta villa honrada, y torne
aquel siglo de amazonas,
eterno espanto del orbe.
ESTEBAN Yo, hija, no soy de aquellos
que permiten que los nombres
con esos títulos viles.
Iré solo, si se pone
todo el mundo contra mí.
JUAN ROJO Y yo, por más que me asombre
la grandeza del contrario.
REGIDOR Muramos todos.
BARRILDO Descoge
un lienzo al viento en un palo,
y mueran estos inormes.
JUAN ROJO ¿Qué orden pensáis tener?
MENGO Ir a matarle sin orden.
Juntad el pueblo a una voz;
que todos están conformes
en que los tiranos mueran.
ESTEBAN Tomad espadas, lanzones,
ballestas, chuzos y palos.
MENGO ¡Los Reyes nuestros señores
vivan!
TODOS ¡Vivan muchos años!
MENGO ¡Mueran tiranos traidores!
TODOS ¡Traidores tiranos mueran!
(Vanse todos.)
LAURENCIA Caminad, que el cielo os oye.
-¡Ah, mujeres de la villa!
¡Acudid, por que se cobre
vuestro honor, acudid todas!
(Salen PASCUALA, JACINTA y otras mujeres)
PASCUALA ¿Qué es esto? ¿De qué das voces?
LAURENCIA ¿No veis cómo todos van
a matar a Fernán Gómez,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 172
y hombres, mozos y muchachos,
furiosos, al hecho corren?
¿Serán bien que solos ellos
de esta hazaña el honor gocen,
pues no son de las mujeres
sus agravios los menores?
JACINTA Di, pues, ¿qué es lo que pretendes?
LAURENCIA Que puestas todas en orden,
acometamos a un hecho
que dé espanto a todo el orbe.
Jacinta, tu grande agravio,
que sea cabo; responde
de una escuadra de mujeres.
JACINTA No son los tuyos menores.
LAURENCIA Pascuala, alférez serás.
PASCUALA Pues déjame que enarbole
en un asta la bandera:
verás si merezco el nombre.
LAURENCIA No hay espacio para eso,
pues la dicha nos socorre:
bien nos basta que llevemos
nuestras tocas por pendones.
PASCUALA Nombremos un capitán.
LAURENCIA Eso no.
PASCUALA ¿Por qué?
LAURENCIA Que adonde
asiste mi gran valor,
no hay Cides ni Rodamontes.
(Vanse, Sale FRONDOSO, manos atadas; FLORES, ORTUÑO, CIMBRANOS y el COMENDADOR)
COMEND. De ese cordel que de las manos sobra
quiero que le colguéis, por mayor pena.
FRONDOSO ¡Qué nombre, gran señor, tu sangre cobra!
COMEND. Colgadle luego en la primera almena.
FRONDOSO Nunca fue mi intención poner por obra
tu muerte entonces.
FLORES Grande ruido suena.
(Ruido suene.)
COMEND. ¿Ruido?
FLORES Y de manera que interrompen
tu justicia, señor.
ORTUÑO Las puertas rompen.
(Ruido.)
COMEND. ¡La puerta de mi casa y siendo casa
de la encomienda!
FLORES El pueblo junto viene.
JUAN ROJO (Dentro) Rompe, derriba, hunde, quema, abrasa.
ORTUÑO Un popular motín mal se detiene.
COMEND. ¡El pueblo contra mí!
FLORES La furia pasa
tan adelante, que las puertas tiene
echadas por la tierra.
COMEND. Desatalde.
Templa, Frondoso, ese villano alcalde.
FRONDOSO Yo voy, señor; que amor les ha movido. (Vase)
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 173
MENGO (Dentro) ¡Vivan Fernando e Isabel, y mueran
los traidores!
FLORES Señor, por Dios te pido
que no te hallen aquí.
COMEND. Si perseveran,
este aposento es fuerte y defendido.
Ellos se volverán.
FLORES Cuando se alteran
los pueblos agraviados, y resuelven,
nunca sin sangre o sin venganza vuelven.
COMEND. En esta puerta, así como rastrillo,
su furor con las armas defendamos.
FRONDOSO (Dentro) ¡Viva Fuente Ovejuna!
COMEND. ¡Qué caudillo!
Estoy porque a su furia acometamos.
FLORES De la tuya, señor, me maravillo.
ESTEBAN Ya el tirano y los cómplices miramos.
¡Fuente Ovejuna, y los tiranos mueran!
(Salen todos)
COMEND. Pueblo, esperad.
TODOS Agravios nunca esperan.
COMEND. Decídmelos a mí, que iré pagando
a fe de caballero esos errores.
TODOS ¡Fuente Ovejuna! ¡Viva el rey Fernando!
¡Mueran malos cristianos y traidores!
COMEND. ¿No me queréis oír? Yo estoy hablando;
yo soy vuestro señor.
TODOS Nuestros señores
son los Reyes Católicos.
COMEND. Espera.
TODOS ¡Fuente Ovejuna, y Fernán Gómez muera!
(Vanse, y salen las mujeres, armadas.)
LAURENCIA Parad en este puesto de esperanzas
soldados atrevidos, no mujeres.
PASCUALA ¡Los que mujeres son en las venganzas!
¡En él beban su sangre! ¿Es bien que esperes?
JACINTA Su cuerpo recojamos en las lanzas.
PASCUALA Todas son de esos mismos pareceres.
ESTEBAN (Dentro) ¡Muere, traidor Comendador!
COMEND. Ya muero.
¡Piedad, Señor, que tu clemencia espero!
BARRILDO (Dentro) Aquí está Flores.
MENGO Dale a ese bellaco;
que ése fue el que me dio dos mil azotes.
FRONDOSO (Dentro) No me vengo si el alma no le saco.
LAURENCIA No excusamos entrar.
PASCUALA No te alborotes.
Bien es guardar la puerta.
BARRILDO (Dentro) No me aplaco.
¡Con lágrimas agora, marquesotes!
LAURENCIA Pascuala, yo entro dentro; que la espada
no ha de estar tan sujeta ni envainada. (Vase)
BARRILDO (Dentro) Aquí está Ortuño.
FRONDOSO (Dentro) Córtale la cara.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 174
(Sale FLORES, huyendo, y MENGO tras él.)
FLORES ¡Mengo, piedad, que no soy yo el culpado!
MENGO Cuando ser alcahuete no bastara,
bastaba haberme el pícaro azotado.
PASCUALA Dánoslo a las mujeres, Mengo, para...
Acaba por tu vida.
MENGO Ya está dado;
que no le quiero yo mayor castigo.
PASCUALA Vengaré tus azotes.
MENGO Eso digo.
JACINTA ¡Ea, muera el traidor!
FLORES ¡Entre mujeres!
JACINTA ¿No le viene muy ancho?
PASCUALA ¿Aqueso lloras?
JACINTA Muere, concertador de sus placeres.
PASCUALA ¡Ea, muera el traidor!
FLORES ¡Piedad, señoras!
(Sale ORTUÑO, huyendo de LAURENCIA.)
ORTUÑO Mira que no soy yo...
LAURENCIA Ya sé quién eres.
Entrad, teñid las armas vencedoras
en estos viles.
PASCUALA Moriré matando.
TODOS ¡Fuente Ovejuna, y viva el rey Fernando!
(Vanse. Salen el REY DON FERNANDO, la REINA DOÑA ISABEL y DON MANRIQUE, maestre.)
MANRIQUE De modo la prevención
fue, el efeto esperado
llegamos a ver logrado
con poca contradición.
Hubo poca resistencia;
y supuesto que la hubiera,
sin duda ninguna fuera
de poca o ninguna esencia.
Queda el de Cabra ocupado
en conservación del puesto,
por si volviere dispuesto
a él el contrario osado.
REY Discreto el acuerdo fue
y que asista es conveniente,
y reformando la gente,
el paso tomado esté.
Que con eso se asegura
no podernos hacer mal
Alfonso, que en Portugal
tomar la fuerza procura.
Y el de Cabra es bien que esté
en ese sitio asistente,
y como tan diligente,
muestras de su valor dé;
porque con esto asegura
el daño que nos recela,
y como fiel centinela,
el bien del reino procura.
(Sale FLORES, herido)
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 175
FLORES Católico rey Fernando,
a quien el cielo concede
la corona de Castilla,
como varón excelente;
oye la mayor crueldad
que se ha visto entre las gentes
desde donde nace el sol
hasta donde se oscurece.
REY Repórtate.
FLORES Rey supremo,
mis heridas no consienten
dilatar el triste caso,
por ser mi vida tan breve.
De Fuente Ovejuna vengo,
donde, con pecho inclemente,
los vecinos de la villa
a su señor dieron muerte.
Muerto Fernán Gómez queda
por sus súbditos aleves;
que vasallos indignados
con leve causa se atreven.
Con título de tirano
que le acumula la plebe,
a la fuerza de esta voz
el hecho fiero acometen;
y quebrantando su casa,
no atendiendo a que se ofrece
por la fe de caballero
a que pagará a quien debe,
no sólo no le escucharon,
pero con furia impaciente
rompen el cruzado pecho
con mil heridas crueles,
y por las altas ventanas
le hacen que al suelo vuele,
adonde en picas y espadas
le recogen las mujeres.
Llévanle a una casa muerto,
y, a porfía, quien más puede
mesa su barba y cabello
y apriesa su rostro hieren.
En efeto fue la furia
tan grande que en ellos crece,
que las mayores tajadas
las orejas a ser vienen.
Sus armas borran con picas
y a voces dicen que quieren
tus reales armas fijar,
porque aquéllas les ofenden.
Saqueáronle la casa,
cual si de enemigos fuese,
y gozosos entre todos
han repartido sus bienes.
Lo dicho he visto escondido,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 176
porque mi infelice suerte
en tal trance no permite
que mi vida se perdiese;
y así estuve todo el día
hasta que la noche viene,
y salir pude escondido
para que cuenta te diese.
Haz, señor, pues eres justo,
que la justa pena lleven
de tan riguroso caso
los bárbaros delincuentes:
mira que su sangre a voces
pide que tu rigor prueben.
REY Estar puedes confiado
que sin castigo no queden.
El triste suceso ha sido
tal, que admirado me tiene,
y que vaya luego un juez
que lo averigüe conviene,
y castigue a los culpados
para ejemplo de las gentes.
Vaya un capitán con él,
por que seguridad lleve;
que tan grande atrevimiento
castigo ejemplar requiere;
y curad a este soldado
de las heridas que tiene.
(Vanse. Salen los labradores y labradoras, con la cabeza de Fernán Gómez en una lanza)
MÚSICOS ¡Muchos años vivan
Isabel y Fernando,
y mueran los tiranos!
BARRILDO Diga su copla Frondoso.
FRONDOSO Ya va mi copla a la fe;
si le faltare algún pie,
enmiéndelo el más curioso.
¡Vivan la bella Isabel,
y Fernando de Aragón,
pues que para en uno son,
él con ella, ella con él!
A los cielos San Miguel
lleve a los dos de las manos.
¡Vivan muchos años,
y mueran los tiranos!
LAURENCIA Diga Barrildo.
BARRILDO Ya va,
que a fe que la he pensado.
PASCUALA Si la dices con cuidado,
buena y rebuena será.
BARRILDO ¡Vivan los reyes famosos
muchos años, pues que tienen
la vitoria, y a ser vienen
nuestros dueños venturosos!
Salgan siempre vitoriosos
de gigantes y de enanos,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 177
¡y mueran los tiranos!
MÚSICOS ¡Muchos años vivan
Isabel y Fernando,
y mueran los tiranos!
LAURENCIA Diga Mengo.
FRONDOSO Mengo diga.
MENGO Yo soy poeta donado.
PASCUALA Mejor dirás lastimado
el envés de la barriga.
MENGO Una mañana en domingo
me mandó azotar aquél,
de manera que el rabel
daba espantoso respingo;
pero agora que lo pringo,
¡vivan los reyes cristiánigos,
y mueran los tiránigos!
MÚSICOS ¡Vivan muchos años!
ESTEBAN Quita la cabeza allá.
MENGO Cara tiene de ahorcado.
(Saca un escudo JUAN ROJO, con las armas reales)
CUADRADO Ya las armas han llegado.
ESTEBAN Mostrá las armas acá.
JUAN ROJO ¿Adónde se han de poner?
CUADRADO Aquí, en el ayuntamiento.
ESTEBAN ¡Bravo escudo!
BARRILDO ¡Qué contento!
FRONDOSO Ya comienza a amanecer,
con este sol, nuestro día.
ESTEBAN ¡Vivan Castilla y León,
y las barras de Aragón,
y muera la tiranía!
Advertid, Fuente Ovejuna,
a las palabras de un viejo;
que el admitir su consejo
no ha dañado vez ninguna.
Los Reyes han de querer
averiguar este caso,
y más tan cerca del paso
y jornada que han de hacer.
Concertaos todos a una
en lo que habéis de decir.
FRONDOSO ¿Qué es tu consejo?
ESTEBAN Morir
diciendo Fuente Ovejuna,
y a nadie saquen de aquí.
FRONDOSO Es el camino derecho.
Fuente Ovejuna lo ha hecho.
ESTEBAN ¿Queréis responder así?
TODOS Sí.
ESTEBAN Ahora pues, yo quiero ser
agora el pesquisidor,
para ensayarnos mejor
en lo que habemos de hacer.
Sea Mengo el que esté puesto
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 178
en el tormento.
MENGO ¿No hallaste
otro más flaco?
ESTEBAN ¿Pensaste
que era de veras?
MENGO Di presto.
ESTEBAN ¿Quién mató al Comendador?
MENGO Fuente Ovejuna lo hizo.
ESTEBAN Perro, ¿si te martirizo?
MENGO Aunque me matéis; señor.
ESTEBAN Confiesa, ladrón.
MENGO Confieso.
ESTEBAN Pues ¿quién fue?
MENGO Fuente Ovejuna.
ESTEBAN Dalde otra vuelta.
MENGO Es ninguna.
ESTEBAN ¡Cagajón para el proceso!
(Sale el REGIDOR)
REGIDOR ¿Qué hacéis de esta suerte aquí?
FRONDOSO ¿Qué ha sucedido, Cuadrado?
REGIDOR Pesquisidor ha llegado.
ESTEBAN Echá todos por ahí.
REGIDOR Con él viene un capitán.
ESTEBAN Venga el diablo: ya sabéis
lo que responder tenéis.
REGIDOR El pueblo prendiendo van,
sin dejar alma ninguna.
ESTEBAN Que no hay que tener temor.
¿Quién mató al Comendador,
Mengo?
MENGO ¿Quién? ¡Fuente Ovejuna!
(Vanse. Salen el MAESTRE y un SOLDADO)
MAESTRE ¡Que tal caso ha sucedido!
Infelice fue su suerte.
Estoy por darte la muerte
por la nueva que has traído.
SOLDADO Yo, señor, soy mensajero,
y enojarte no es mi intento.
MAESTRE ¡Que a tal tuvo atrevimiento
un pueblo enojado y fiero!
Iré con quinientos hombres,
y la villa he de asolar;
en ella no ha de quedar
ni aun memoria de los nombres.
SOLDADO Señor, tu enojo reporta;
porque ellos al Rey se han dado,
y no tener enojado
al Rey es lo que te importa.
MAESTRE ¿Cómo al Rey se pueden dar,
si de la encomienda son?
SOLDADO Con él sobre esa razón
podrás luego pleitear.
MAESTRE Por pleito ¿cuándo salió
lo que él le entregó en sus manos?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 179
Son señores soberanos,
y tal reconozco yo.
Por saber que al Rey se han dado
me reportará mi enojo,
y ver su presencia escojo
por lo más bien acertado;
que puesto que tenga culpa
en casos de gravedad,
en todo mi poca edad
viene a ser quien me disculpa.
Con vergüenza voy; mas es
honor quien puede obligarme,
y importa no descuidarme
en tan honrado interés.
(Vanse; sale LAURENCIA sola)
LAURENCIA Amando, recelar daño en lo amado,
nueva pena de amor se considera,
que quien en lo que ama daño espera
aumenta en el temor nuevo cuidado.
El firme pensamiento desvelado,
si le aflige el temor, fácil se altera;
que no es a firme fe pena ligera
ver llevar el temor el bien robado.
Mi esposo adoro; la ocasión que veo
al temor de su daño me condena,
si no le ayuda la felice suerte.
Al bien suyo se inclina mi deseo:
si está presente, está cierta mi pena;
si está en ausencia, está cierta mi muerte.
(Sale FRONDOSO)
FRONDOSO ¡Mi Laurencia!
LAURENCIA ¡Esposo amado!
¿Cómo estar aquí te atreves?
FRONDOSO ¿Esas resistencias debes
a mi amoroso cuidado?
LAURENCIA Mi bien, procura guardarte,
porque tu daño recelo.
FRONDOSO No quiera, Laurencia, el cielo
que tal llegue a disgustarte.
LAURENCIA ¿No temes ver el rigor
que por los demás sucede,
y el furor con que procede
aqueste pesquisidor?
Procura guardar la vida.
Huye, tu daño no esperes.
FRONDOSO ¿Cómo que procure quieres
cosa tan mal recebida?
¿Es bien que los demás deje
en el peligro presente
y de tu vista me ausente?
No me mandes que me aleje;
porque no es puesto en razón
que, por evitar mi daño,
sea con mi sangre extraño
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 180
en tan terrible ocasión. (Voces dentro)
Voces parece que he oído,
y son, si yo mal no siento,
de alguno que dan tormento.
Oye con atento oído.
(Dice dentro el JUEZ, y responden)
JUEZ Decid la verdad, buen viejo.
FRONDOSO Un viejo, Laurencia mía,
atormentan.
LAURENCIA ¡Qué porfía!
ESTEBAN Déjenme un poco.
JUEZ Ya os dejo.
Decid, ¿quién mató a Fernando?
ESTEBAN Fuente Ovejuna lo hizo.
LAURENCIA Tu nombre, padre, eternizo.
FRONDOSO ¡Bravo caso!
JUEZ Ese muchacho
aprieta. Perro, yo sé
que lo sabes. Di quién fue.
¿Callas? Aprieta, borracho.
NIÑO Fuente Ovejuna, señor.
JUEZ ¡Por vida del Rey, villanos,
que os ahorque con mis manos!
¿Quién mató al Comendador?
FRONDOSO ¡Que a un niño le den tormento
y niegue de aquesta suerte!
LAURENCIA ¡Bravo pueblo!
FRONDOSO Bravo y fuerte.
JUEZ Esa mujer al momento
en ese potro tened.
Dale esa mancuerda luego.
LAURENCIA Ya está de cólera ciego.
JUEZ Que os he de matar, creed,
en ese potro, villanos.
¿Quién mató al Comendador?
PASCUALA Fuente Ovejuna, señor.
JUEZ ¡Dale!
FRONDOSO Pensamientos vanos.
LAURENCIA Pascuala niega, Frondoso.
FRONDOSO Niegan niños: ¿qué te espantas?
JUEZ Parece que los encantas.
¡Aprieta!
PASCUALA ¡Ay, cielo piadoso!
JUEZ ¡Aprieta, infame! ¿Estás sordo?
PASCUALA Fuente Ovejuna lo hizo.
JUEZ Traedme aquel más rollizo;
ese desnudo, ese gordo.
LAURENCIA ¡Pobre Mengo! Él es sin duda.
FRONDOSO Temo que ha de confesar.
MENGO ¡Ay, ay!
JUEZ Comienza a apretar.
MENGO ¡Ay!
JUEZ ¿Es menester ayuda?
MENGO ¡Ay, ay!
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 181
JUEZ ¿Quién mató, villano,
al señor Comendador!
MENGO ¡Ay, yo lo diré señor!
JUEZ Afloja un poco la mano.
FRONDOSO Él confiesa.
JUEZ Al palo aplica
la espalda.
MENGO Quedo, que yo
lo diré.
JUEZ ¿Quién lo mató?
MENGO Señor, Fuente Ovejunica.
JUEZ ¿Hay tan gran bellaquería?
Del dolor se están burlando.
En quien estaba esperando,
niega con mayor porfía.
Dejaldos; que estoy cansado.
FRONDOSO ¡Oh, Mengo, bien te haga Dios!
Temor que tuve de dos,
el tuyo me le ha quitado.
(Salen MENGO, BARRILDO y el REGIDOR)
BARRILDO ¡Vítor, Mengo!
REGIDOR Y con razón.
BARRILDO ¡Mengo, vítor!
FRONDOSO Eso digo.
MENGO ¡Ay, ay!
BARRILDO Toma, bebe, amigo.
Come.
MENGO ¡Ay, ay! ¿Qué es?
BARRILDO Diacitrón.
MENGO ¡Ay, ay!
FRONDOSO Echa de beber.
BARRILDO De comer y beber va.
FRONDOSO Bien lo cuela. Bueno está.
LAURENCIA Dale otra vez de comer.
MENGO ¡Ay, ay!
BARRILDO Ésta va por mí.
LAURENCIA Solemnemente lo embebe.
FRONDOSO El que bien niega bien bebe.
REGIDOR ¿Quieres otra?
MENGO ¡Ay, ay! Sí, sí.
FRONDOSO Bebe, que bien lo mereces.
LAURENCIA A vez por vuelta las cuela.
FRONDOSO Arrópale, que se hiela.
BARRILDO ¿Quieres más?
MENGO Sí, otras tres veces.
¡Ay, ay!
FRONDOSO Si hay vino pregunta.
BARRILDO Sí hay: bebe a tu placer;
que quien niega ha de beber.
¿Qué tiene?
MENGO Una cierta punta.
Vamos; que me arromadizo.
FRONDOSO Que vea que éste es mejor.
¿Quién mató al Comendador?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 182
MENGO Fuente Ovejunica lo hizo. (Vanse)
FRONDOSO Justo es que honores le den.
Pero, decidme, mi amor,
¿quién mató al Comendador?
LAURENCIA Fuente Ovejuna, mi bien.
FRONDOSO ¿Quién le mató?
LAURENCIA Dasme espanto.
Pues Fuente Ovejuna fue.
FRONDOSO Y yo ¿con qué te maté?
LAURENCIA ¿Con qué? Con quererte tanto.
(Vanse, y salen el REY y la REINA y MANRIQUE, luego)
ISABEL No entendí, señor, hallaros
aquí, y es buena mi suerte.
REY En nueva gloria convierte
mi vista el bien de miraros.
Iba a Portugal de paso,
y llegar aquí fue fuerza.
ISABEL Vuestra majestad le tuerza,
siendo conveniente el caso.
REY ¿Cómo dejáis a Castilla?
ISABEL En paz queda, quieta y llana.
REY Siendo vos la que la allana
no lo tengo a maravilla. (Sale DON MANRIQUE)
MANRIQUE Para ver vuestra presencia
el Maestre de Calatrava,
que aquí de llegar acaba,
pide que le deis licencia.
ISABEL Verle tenía deseado.
MANRIQUE Mi fe, señora, os empeño,
que, aunque es en edad pequeño,
es valeroso soldado. (Vase, y sale el MAESTRE)
MAESTRE Rodrigo Téllez Girón,
que de loaros no acaba,
Maestre de Calatrava,
os pide, humilde, perdón.
Confieso que fui engañado,
y que excedí de lo justo
en cosas de vuestro gusto,
como mal aconsejado.
El consejo de Fernando
y el interés me engañó,
injusto fiel; y ansí, yo
perdón, humilde, os demando.
Y si recebir merezco
esta merced que suplico,
desde aquí me certifico
en que a serviros me ofrezco,
y que en aquesta jornada
de Granada, adonde vais,
os prometo que veáis
el valor que hay en mi espada;
donde sacándola apenas,
dándoles fieras congojas,
plantaré mis cruces rojas
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 183
sobre sus altas almenas;
y más quinientos soldados
en serviros emplearé,
junto con la firma y fe
de en mi vida disgustaros.
REY Alzad, Maestre, del suelo;
que siempre que hayáis venido
seréis muy bien recebido.
MAESTRE Sois de afligidos consuelo.
ISABEL Vos, con valor peregrino,
sabéis bien decir y hacer.
MAESTRE Vos sois una bella Ester,
y vos un Jerjes divino. (Sale MANRIQUE)
MANRIQUE Señor, el pesquisidor
que a Fuente Ovejuna ha ido,
con el despacho ha venido
a verse ante tu valor.
REY Sed juez de estos agresores.
MAESTRE Si a vos, señor, no mirara,
sin duda les enseñara
a matar Comendadores.
REY Eso ya no os toca a vos.
ISABEL Yo confieso que he de ver
el cargo en vuestro poder,
si me lo concede Dios. (Sale el JUEZ)
JUEZ A Fuente Ovejuna fui
de la suerte que has mandado,
y con especial cuidado
y diligencia asistí.
Haciendo averiguación
del cometido delito,
una hoja no se ha escrito
que sea en comprobación;
porque conformes a una,
con un valeroso pecho,
en pidiendo quién lo ha hecho,
responden: «Fuente Ovejuna.»
Trecientos he atormentado
con no pequeño rigor,
y te prometo, señor,
que más que esto no he sacado.
Hasta niños de diez años
al potro arrimé, y no ha sido
posible haberlo inquirido
ni por halagos ni engaños.
Y pues tan mal se acomoda
el poderlo averiguar,
o los has de perdonar,
o matar la villa toda.
Todos vienen ante ti
para más certificarte:
de ellos podrás informarte.
REY Que entren, pues vienen, les di.
(Salen los dos alcaldes, FRONDOSO, las mujeres y los villanos que quisieren)
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 184
LAURENCIA ¿Aquestos los reyes son?
FRONDOSO Y en Castilla poderosos.
LAURENCIA Por mi fe, que son hermosos:
¡bendígalos San Antón!
ISABEL ¿Los agresores son éstos?
ESTEBAN Fuente Ovejuna, señora,
que humildes llegan agora
para serviros dispuestos.
La sobrada tiranía
y el insufrible rigor
del muerto Comendador,
que mil insultos hacía,
fue el autor de tanto daño.
Las haciendas nos robaba
y las doncellas forzaba
siendo de piedad extraño.
FRONDOSO Tanto, que aquesta zagala,
que el cielo me ha concedido,
en que tan dichoso he sido
que nadie en dicha me iguala,
cuando conmigo casó,
aquella noche primera,
mejor que si suya fuera,
a su casa la llevó;
y a no saberse guardar
ella, que en virtud florece,
ya manifiesto parece
lo que pudiera pasar.
MENGO ¿No es ya tiempo que hable yo?
Si me dais licencia, entiendo
que os admiréis, sabiendo
del modo que me trató.
Porque quise defender
una moza de su gente,
que con término insolente
fuerza la querían hacer,
aquel perverso Nerón,
de manera me ha tratado,
que el reverso me ha dejado
como rueda de salmón.
Tocaron mis atabales
tres hombres con tal porfía,
que aun pienso que todavía
me duran los cardenales.
Gasté en este mal prolijo,
porque el cuero se me curta,
polvos de arrayán y murta
más que vale mi cortijo.
ESTEBAN Señor, tuyos ser queremos.
Rey nuestro eres natural,
y con título de tal
ya tus armas puesto habemos.
Esperamos tu clemencia,
y que veas, esperamos,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 185
que en este caso te damos
por abono la inocencia.
REY Pues no puede averiguarse
el suceso por escrito,
aunque fue grave el delito,
por fuerza ha de perdonarse.
Y la villa es bien se quede
en mí, pues de mí se vale,
hasta ver si acaso sale
Comendador que la herede.
FRONDOSO Su Majestad habla, en fin,
como quien tanto ha acertado.
Y aquí, discreto senado,
Fuente Ovejuna da fin.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 186

TIRSO DE MOLINA

El condenado por desconfiado
JORNADA III

Cárcel con rejas en el fondo, por donde se ve una calle
PEDRISCO ¡Buenos estamos los dos!
ENRICO ¿Qué diablos estás llorando?
PEDRISCO ¿Qué diablos he de llorar?

¿No puedo yo lamentar

pecados que estoy pagando

sin culpa?
ENRICO ¿Hay vida como ésta?
PEDRISCO ¡Cuerpo de Dios con la vida!
ENRICO ¿Fáltate aquí la comida?

¿No tienes la mesa puesta

a todas horas?
PEDRISCO ¿Qué importa

que la mesa llegue a ver

sino hay nada que comer?
ENRICO De necedades acorta.
PEDRISCO Alarga tú de comida.
ENRICO ¿No sufrirás como yo?
PEDRISCO Que pague aquel que pecó

es sentencia conocida;

pero yo que no pequé,

¿por qué tengo de pagar?
ENRICO Pedrisco, ¿quieres callar?
PEDRISCO Enrico, yo callaré;

pero la hambre al fin hará

que hable el que muerto se vio

que calle aquel que habló

más que un correo.
ENRICO ¡Que ya

piensas que no has de salir

de la cárcel!
PEDRISCO Error fue.

Desde el día que aquí entré

he llegado a presumir

que hemos de salir los dos...
ENRICO ¿Pues de qué estamos turbados?
PEDRISCO Para ser ajusticiados,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 187

sino lo remedia Dios.
ENRICO No hayas miedo.
PEDRISCO Bueno está:

pero teme el corazón

que hemos de danzar sin son.
ENRICO Mejor la suerte lo hará.
CELIA No quisiera que las dos,

aunque a nadie tengo miedo,

fuéramos juntas.
LIDORA Bien puedo,

pues soy criada, ir con vos.
ENRICO Quedo, que Celia es aquésta.
PEDRISCO ¿Quién?
ENRICO Quien más que a sí me adora.

Mi remedio llega ahora.
PEDRISCO Bravamente me molesta

la hambre.
ENRICO ¿Tienes acaso

en qué echar todo el dinero

que ahora de Celia espero?
PEDRISCO Con toda la hambre que paso

me he acordado, ¡vive Dios!,

de un talego que aquí tengo.
ENRICO Pequeño es.
PEDRISCO A pensar vengo

que estamos locos los dos:

tú en pedirla, en darle yo.
ENRICO ¡Celia hermosa de mi vida!
CELIA (Aparte.) ¡Ay de mí, que soy perdida!

Enrico es el que llamó.

¡Señor Enrico!
PEDRISCO ¿Señor?

No es buena tanta crianza.
ENRICO Yo no tenía esperanza,

Celia, de tan gran favor.
CELIA ¿En qué puedo yo serviros?

¿Cómo estáis, Enrico?
ENRICO Bien,

y ahora mejor, pues ven,

a costa de mil suspiros,

mis ojos los tuyos graves.
CELIA Yo os quiero dar...
PEDRISCO ¡Linda cosa!

¡Oh, qué mujer tan hermosa!

¡Qué palabras tan suaves!

Alto prevengo el talego;

pienso que no ha de caber...
ENRICO Celia, quisiera saber
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 188

qué me das.
CELIA Darete luego,

para que salgas de afán...
ENRICO (A PEDRISCO) Ya lo ves.
PEDRISCO Tu dicha es llama.
CELIA Las nuevas de que mañana

a ajusticiaros saldrán.
PEDRISCO El talego está ya lleno

otro es menester buscar.
ENRICO ¡Que aquesto llegue a escuchar!

¡Celia, escucha!
PEDRISCO ¡Aquesto es bueno!
CELIA Ya estoy casada.
ENRICO ¿Casada?

¡Vive Dios!
PEDRISCO ¡Tente!
ENRICO ¿Qué aguardo?

¿Con quién, Celia?
CELIA Con Lisardo

y estoy muy bien empleada.
ENRICO Matarele.
CELIA Dejaos de eso

y poneos bien con Dios,

que es lo que os importa a vos.
LIDORA Vamos, Celia.
ENRICO Pierdo el seso.

Celia, mira...
CELIA Estoy de prisa.
PEDRISCO Por Dios, que estoy por reírme.
CELIA Ya sé que queréis decirme

que se os diga alguna misa.

Yo lo haré, quedad con Dios.
ENRICO ¡Quién rompiera aquestas rejas!
LIDORA No escuches, Celia, más quejas,

vámonos de aquí las dos.
ENRICO ¡Que esto sufro! ¿Hay tal crueldad?
PEDRISCO Lo que pesa este talego.
CELIA ¡Qué braveza!
ENRICO Yo estoy ciego.

¿Hay tan grande libertad?
PEDRISCO Yo no entiendo la moneda

que hay en aqueste talego,

que, ¡vive Dios!, que no pesa

una paja.
ENRICO ¡Santos cielos!

¡Que aquestas afrentas sufra!

¿Cómo no rompo estos hierros?

¿Cómo estas rejas no arranco?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 189
PEDRISCO ¡Detente!
ENRICO ¡Déjame, necio!

¡Vive Dios que he de romperlas

y he de castigar mis celos!
PEDRISCO Los porteros vienen.
ENRICO Vengan.
PORTERO PRIMERO (Entrando.) ¿Ha perdido acaso el seso

el homicida ladrón?
ENRICO Moriré si no me vengo.

De mi cadena haré espada.
PEDRISCO Que te detengas te ruego.
PORTERO PRIMERO ¡Asidle, matadle, muera!
ENRICO Hoy veréis, infames presos,

de los celos el poder

en desesperados pechos.
PORTERO SEGUNDO (Volviendo) Un eslabón me alcanzó

y dio conmigo en el suelo.
ENRICO (Volviendo) ¿Por qué, cobardes, huís?
PEDRISCO Un portero deja muerto.
VOCES DENTRO ¡A matarle!
ENRICO ¿Qué es matar?

A falta de noble acero

no es mala aquesta cadena

con que mis agravios vengo.

¿Para qué de mí huís?
PEDRISCO Al alboroto y estruendo

se ha levantado el alcaide.
ALCAIDE (Entrando) ¡Hola! ¡Teneos! ¿Qué es esto?
PORTERO SEGUNDO Ha muerto aquese ladrón

a Fidelio.
ALCAIDE ¡Vive el cielo,

que a no saber que mañana,

dando público escarmiento,

has de morir ahorcado,

que hiciera en tu aleve pecho

mil bocas con esta daga.
ENRICO ¡Que esto sufro, Dios eterno!

¡Que me maltraten así!

Fuego por los ojos vierto

No pienses, alcaide infame,

que te tengo algún respeto

por el oficio que tienes,

sino porque más no puedo,

que a poder, ¡ah cielo airado!,

entre mis brazos soberbios

te hiciera dos mil pedazos,

y despedazado el cuerpo

me le comiera a bocados
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 190

y que no quedara, pienso,

satisfecho de mi agravio.
ALCAIDE Mañana, a las diez, veremos

si es más valiente un verdugo

que todos vuestros aceros.

Otra cadena le echad.
ENRICO Eso sí, vengan más hierros,

que de hierros no se escapa

hombre que tantos ha hecho.
ALCAIDE Metedle en un calabozo.
ENRICO Aquese sí es justo premio,

que hombre de Dios enemigo

no es justo que mire el cielo.
PEDRISCO ¡Pobre y desdichado Enrico!
PORTERO SEGUNDO Más desdichado es el muerto,

que el cadenazo cruel

le echó en la tierra los sesos.
PEDRISCO Ya quieren dar la comida.
VOZ (Dentro) Vayan llegando mancebos

por la comida.
PEDRISCO En buen hora,

porque mañana sospecho

que han de anudarme el tragar

y será acertado medio

que lleve la alforja hecha

para que allá convidemos

a los demonios magnates

a la entrada del infierno.
ENRICO En lóbrega confusión,

ya, valiente Enrico, os veis,

pero nunca desmayéis;

tened fuerte corazón,

porque aquesta es la ocasión

en que tenéis de mostrar

el valor que os ha de dar

nombre altivo, ilustre fama.

Mirad...
UNA VOZ (Dentro) ¡Enrico!
ENRICO ¿Quién llama?

Esta voz me hace temblar.

Los cabellos erizados

pronostican mi temor;

mas, ¿dónde está mi valor?

¿Dónde mis hechos pasados?
LA VOZ ¡Enrico!
ENRICO Muchos cuidados

siente el alma. ¡Cielo santo!

¿Cuya es voz que tal espanto
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 191

infunde en el alma mía?
LA VOZ ¡Enrico!
ENRICO A llamar porfía.

De mi flaqueza me espanto.

A esta parte la voz suena

que tanto temor me da.

¿Si es algún preso que está

amarrado a la cadena?

¡Vive Dios!, que me da pena.
DEMONIO (Invisible para ENRICO.) Tu desgracia lastimosa siento.
ENRICO ¡Qué confuso abismo!

No me conozco a mí mismo,

y el corazón no reposa.

Las alas está batiendo

con impulso de temor.

Enrico, ¿éste es el valor?

Otra vez se oye el estruendo.
DEMONIO Librarte, Enrico, pretendo.
ENRICO ¿Cómo te puedo creer,

voz, sino llego a saber

quién eres y a dónde estás?
DEMONIO Pues agora me verás.
ENRICO Ya no te quisiera ver.
DEMONIO No temas.
ENRICO Un sudor frío

por mis venas se derrama.
DEMONIO Hoy cobrarás nueva fama.
ENRICO Poco de mis fuerzas fío.

No te acerques.
DEMONIO Desvarío

es el temer la ocasión.
ENRICO Sosiégate, corazón.
DEMONIO ¿Ves aquel postigo?
ENRICO Sí.
DEMONIO Pues salte por él, y ansí

no estarás en la prisión.
ENRICO ¿Quién eres?
DEMONIO Salte al momento,

y no preguntes quién soy,

que yo también preso estoy,

y que te libres intento.
ENRICO ¿Qué me dices, pensamiento?

¿Librareme? Claro está.

Aliento el temor me da

de la muerte que me aguarda.

Voyme. Mas, ¿quién me acobarda?

Mas otra voz suena ya.

Detén él paso violento,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 192

mira que te está mejor

que de la prisión librarte,

el estarte en la prisión.
ENRICO Al revés me ha aconsejado

la voz que en el aire he oído,

pues mi paso ha detenido,

si tú le has acelerado.

Que me está bien he escuchado

el estar en la prisión.
DEMONIO Esa, Enrico, es ilusión

que te representa el miedo.
ENRICO Yo he de morir si me quedo.

quiérome ir; tienes razón.

Detente, engañado Enrico,

no huyas de la prisión;

Pues morirás si salieres,

y si te estuvieres, no.
ENRICO Que si salgo he de morir,

y si quedo viviré,

dice la voz que escuché.
DEMONIO ¿Que al fin no te quieres ir?
ENRICO Quedarme es mucho mejor.
DEMONIO Atribúyelo a temor;

pero, pues tan ciego estás,

quédate preso, y verás

cómo te ha estado peor.
ENRICO Desapareció la sombra

y confuso me dejó.

¿No es éste el portillo? No.

Este prodigio me asombra.

¿Estaba ciego yo o vi

en la pared un portillo?

Pero yo me maravillo

del gran temor que hay en mí.

¿No puedo salirme yo?

Sí; bien me puedo salir.

Pues ¿cómo?..., que he de morir

la voz me atemorizó.

Algún gran daño se infiere

de lo turbado que fui.

No importa, ya estoy aquí

para el mal que me viniere.
ALCAIDE (Entrando) Yo sólo tengo de entrar:

los demás pueden quedarse.

¡Enrico!
ENRICO ¿Qué me mandáis?
ALCAIDE En los rigurosos trances

se echa de ver el valor;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 193

ahora podéis mostrarle.

Estad atento.
ENRICO Decid.
ALCAIDE (Aparte) Aun no ha mudado el semblante.
ENRICO ¡Que aquesto escuchando estoy!
ALCAIDE ¿Qué dices?
ENRICO Mira, ignorante,

que eres opuesto muy flaco

a mis brazos arrogantes,

porque si no yo te hiciera...
ALCAIDE Nada puede remediarse

con arrogancias, Enrico:

lo que aquí es más importante

es poneros bien con Dios.
ENRICO ¿Y vienes a predicarme

con leerme la sentencia?

Vive Dios, canalla infame,

que he de dar fin con vosotros.
ALCAIDE El demonio que te aguarde.

Ya estoy sentenciado a muerte;

ya mi vida miserable

tiene de plazo dos horas.

Voz que mi daño causaste,

¿no dijiste que mi vida

si me quedaba en la cárcel

sería cierta? ¡Triste suerte!

Con razón debo culparte,

pues en esta cárcel muero

cuando pudiera librarme.
PORTERO PRIMERO Dos padres de San Francisco

están para confesarte

aguardando fuera.
ENRICO ¡Bueno!

¡Por Dios que es gentil donaire!

Digan que se vuelvan luego

a su convento los frailes,

si no es que quieran saber

a lo que estos hierros saben.
PORTERO SEGUNDO Advierte que has de morir.
ENRICO Moriré sin confesarme,

que no ha de pagar ninguno

las penas que yo pasare.
PORTERO SEGUNDO ¿Qué más hiciera un gentil?
ENRICO Esto que le he dicho baste,

que por Dios si me amohíno

que ha de llevar las señales

de la cadena en el cuerpo.
PORTERO SEGUNDO No aguardo más.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 194
ENRICO Muy bien haces

¿Qué cuenta daré yo a Dios

de mi vida, ya que el trance

último llega de mí?

¿Yo tengo de confesarme?

Parece que es necedad.

¿Quién podrá ahora acordarse

de tantos pecados viejos?

¿Qué memoria habrá que baste

a recorrer las ofensas

que a Dios he hecho? Más vale

no tratar de aquestas cosas,

Dios es piadoso y es grande:

su misericordia alabo;

con ella podré salvarme.
PEDRISCO Advierte que has de morir,

y que ya aquestos dos padres

están de aguardar cansados.
ENRICO ¿Pues he dicho yo que aguarden?
PEDRISCO ¿No crees en Dios?
ENRICO Juro a Cristo,

que pienso que he de enojarme,

y que en los padres y en ti

he de vengar mis pesares.

Demonios, ¿qué me queréis?
PEDRISCO Antes pienso que son ángeles

los que esto a decirte vienen.
ENRICO No acabes de amohinarme,

que por Dios que de una coz

te eche fuera de la cárcel.
PEDRISCO Yo te agradezco el cuidado.
ENRICO Vete fuera y no me canses.
PEDRISCO Tú te vas, Enrico mío,

al infierno como un padre.
ENRICO Voz que por mi mal te oí

en esa región del aire,

¿fuiste de algún enemigo

que así pretendió vengarse?

¿No dijiste que a mi vida

le importaba de la cárcel

no hacer ausencia? Pues di,

¿cómo quieren ya sacarme

a ajusticiar? Falsa fuiste,

pero yo también cobarde,

pues que me pude salir

y no dar venganza a nadie.

Sombra triste, que piadosa

la verdad me aconsejaste,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 195

vuelve otra vez y verás

cómo con pecho arrogante

salgo a tu tremenda voz

de tantas oscuridades.

Gente suena; ya sin duda

se acerca mi fin.
PORTERO SEGUNDO Habladle;

podrá ser que vuestras canas

muevan tan duro diamante.
ANARETO Enrico, querido hijo,

puesto que en verte me aflijo

de tantos yerros cargado,

ver que pagues tu pecado

me da sumo regocijo.

¡Venturoso del que acá

pagando sus culpas, va

con firme arrepentimiento;

que es pintado este tormento

si se compara al de allá!

La cama, Enrico, dejé

y arrimado a este bordón

por quien me sustento en pie

vengo en aquesta ocasión.
ENRICO ¡Ay, padre mío!
ANARETO No sé,

Enrico, si aquese nombre

será razón que me cuadre,

aunque mi rigor te asombre.
ENRICO Eso ¿es palabra de padre?
ANARETO No es bien que padre me nombre

un hijo que no cree en Dios.
ENRICO Padre mío, ¿eso decís?
ANARETO No sois ya mi hijo vos,

pues que mi ley no seguís.

Solos estamos los dos.
ENRICO No os entiendo.
ANARETO ¡Enrico, Enrico!

A reprenderos me aplico

vuestro loco pensamiento,

siendo la muerte instrumento

que tan cierto os pronostico.

Hoy os han de ajusticiar,

¡y no os queréis confesar!

¡Buena cristiandad, por Dios!

Pues el mal es para vos

y para vos el pesar.

Aqueso es tornar venganza

de Dios, que el poder alcanza
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 196

del empíreo cielo eterno.

Enrico, ved que hay infierno

para tan larga esperanza.

Es el quererte vengar

de esa suerte pelear

con un monte o una roca,

pues cuando el brazo le toca,

es para el brazo el pesar.

Es, con dañoso desvelo,

escupir el hombre al cielo

presumiendo darle enojos,

pues que le cae en los ojos

lo mismo que arroja al cielo.

Hoy has de morir: advierte

que ya está echada la suerte;

confiesa a Dios tus pecados,

y ansí, siendo perdonados,

será vida lo que es muerte.

Si quieres mi hijo ser,

lo que te digo has de hacer.

Sino (de pesar me aflijo)

ni te has de llamar mi hijo,

ni yo te he de conocer.
ENRICO Bueno está, padre querido;

que más el alma ha sentido

(buen testigo dello es Dios)

el pesar que tenéis vos,

que el mal que espero afligido.

Confieso, padre, que erré;

pero yo confesaré

mis pecados, y después

besaré a todos los pies

para mostraros mi fe.

Basta que vos lo mandéis,

padre mío de mis ojos.
ANARETO Pues ya mi hijo seréis.
ENRICO No os quisiera dar enojos.
ANARETO Vamos, porque os confeséis.
ENRICO ¡Oh, cuánto siento el dejaros!
ANARETO ¡Oh, cuánto siento el perderos!
ENRICO ¡Ay ojos! Espejos claros,

antes hermosos luceros,

pero ya de luz avaros.
ANARETO ¡Vamos, hijo!
ENRICO A morir voy:

todo el valor he perdido.
ANARETO Sin juicio y sin alma estoy.
ENRICO Aguardad, padre querido.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 197
ANARETO ¡Qué desdichado que soy!
ENRICO Señor piadoso y eterno,

que en vuestro alcázar pisáis

cándidos montes de estrellas,

mi petición escuchad.

Yo he sido el hombre más malo

que la luz llegó a alcanzar

de este mundo; el que os ha hecho

más que arenas tiene al mar,

ofensas; mas, Señor mío,

mayor es vuestra piedad.

Vos, por redimir al mundo,

por el pecado de Adán,

en una cruz os pusisteis

pues merezca yo alcanzar

una gota solamente

de aquella sangre real.

Vos, Aurora de los cielos;

Vos, Virgen bella, que estáis

de paraninfos cercada,

y siempre amparo os llamáis

de todos los pecadores:

yo lo soy, por mí rogad.

Decidle que se le acuerde

a su sacra Majestad

de cuando en aqueste mundo

empezó a peregrinar.

Acordadle los trabajos

que pasó en él por salvar

los que inocentes pagaron

por ajena voluntad.

Decidle que yo quisiera,

cuando comience a gozar

entendimiento y razón,

pasar mil muertes y más

antes que haberle ofendido.
ANARETO Adentro priesa me dan.
ENRICO ¡Gran Señor! ¡Misericordia!

No puedo deciros más.
ANARETO ¡Que esto llegue a ver un padre!
ENRICO La enigma he entendido ya

de la voz y de la sombra:

(Para sí) la voz era angelical

y la sombra era el demonio.
ANARETO Vamos, hijo.
ENRICO ¿Quién oirá

ese nombre, que no haga

de sus dos ojos un mar?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 198

No os apartéis, padre mío,

hasta que hayan de expirar

mis ojos.
ANARETO No hayas miedo.

Dios te dé favor.
ENRICO Sí hará,

que es mar de misericordia,

aunque yo voy muerto ya.
ANARETO Ten valor.
ENRICO En Dios confío.

Vamos, padre, donde están

los que han de quitarme el ser

que vos me pudisteis dar.
PAULO Cansado de correr vengo

por este monte intrincado:

atrás la gente he dejado

que a ajena costa mantengo.

Al pie de este sauce verde

quiero un poco descansar,

por ver si acaso el pesar

de mi memoria se pierde.

Tú, fuente, que murmurando

vas, entre guijas corriendo.

en tu fugitivo estruendo

plantas y aves alegrando:

dame algún contento ahora,

infunde al alma alegría

con esa corriente fría

y con esa voz sonora.

Lisonjeros pajarillos,

que no entendidos cantáis,

y holgazanes gorjeáis

entre juncos y tomillos:

dad con picos sonorosos

y con acentos suaves

gloria a mis pesares graves

y sucesos lastimosos.

En este verde tapete

jironado de cristal,

quiero divertir mi mal,

que mi triste fin promete.
PASTORCILLO Selvas intrincadas.

verdes alamedas,

a quien de esperanzas

adorna Amaltea.

Fuentes que corréis

murmurando apriesa,

por menudas guijas,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 199

por blandas arenas.

Ya vuelvo otra vez

a mirar la selva,

y a pisar los valles,

que tanto me cuestan.

Yo soy el pastor

que en vuestras riberas

guardé un tiempo alegre

cándidas ovejas.

Sus blandos vellones

entre verdes felpas

jirones de plata

a los ojos eran.

Era yo envidiado,

por ser guarda buena

de muchos zagales

que ocupan la selva;

y mi mayoral,

que en ajena tierra

vive, me tenía

voluntad inmensa,

porque le llevaba

cuando quería verlas,

las ovejas blancas

como nieve en pellas.

Pero desde el día

que una, la más buena,

huyó del rebaño,

lágrimas me anegan.

Mis contentos todos

convertí en tristezas,

mis placeres vivos

en memorias muertas.

Cantaba en los valles

canciones y letras;

Mas ya en triste llanto,

funestas endechas.

Por tenerla amor,

en esta floresta

aquesta guirnalda

comencé a tejerla.

Mas no la gozó,

que, engañada y necia,

dejó a quien la amaba

con mayor firmeza.

Y, pues, no la quiso,

fuerza es que ya vuelva

por venganza justa
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 200

hoy a deshacerla.
PAULO Pastor, que otra vez

te vi en esta sierra,

si no muy alegre,

no con tal tristeza:

el verte me admira.
PASTORCILLO ¡Ay, perdida oveja!

¡De qué gloria huyes

y qué mal te allegas!
PAULO ¿No es esa guirnalda

la que en las florestas

entonces tejías

con gran diligencia?
PASTORCILLO Esta misma es;

mas la oveja, necia,

no quiere volver

al bien que le espera,

y así la deshago.
PAULO Si acaso volviera,

zagalejo amigo,

¿no la recibieras?
PASTORCILLO Enojado estoy;

mas la gran clemencia

de mi mayoral

dice que, aunque vuelvan,

si antes fueron blancas,

al rebaño negras,

que las dé mis brazos,

y sin extrañeza

requiebros las diga

y palabras tiernas.
PAULO Pues es superior,

fuerza es que obedezcas.
PASTORCILLO Yo obedeceré;

pero no quiere ella

volver a mis voces,

en sus vicios ciega.

Ya de aquestos montes

en las altas peñas,

la llamé con silbos

y avisé con señas.

Ya por los jarales,

por incultas selvas

la anduve a buscar:

¡qué dello me cuesta!

Ya traigo las plantas

de jaras diversas

y agudos espinos
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 201

rotas y sangrientas.

No puedo hacer más.
PAULO En lágrimas tiernas

baña el pastorcillo

las mejillas bellas.

Pues te desconoce,

olvídate de ella,

y no llores más.
PASTORCILLO Que lo haga es fuerza.

Volved, bellas flores,

a cubrir la tierra,

pues que no fue digna

de vuestra belleza.

Veamos si allá

en la tierra nueva

la pondrán guirnalda

tan rica y tan bella.

Quedaos, montes míos,

desiertos y selvas,

adiós, porque voy

con la triste nueva

a mi mayoral.

Y cuando lo sepa

(aunque ya lo sabe),

sentirá su mengua,

no la ofensa suya,

aunque es tanta ofensa.

Lleno voy a verle

de miedo y vergüenza:

lo que ha de decirme,

fuerza es que lo sienta.

Dirame: «Zagal,

¿ansí las ovejas

que yo os encomiendo

guardáis?» ¡Triste pena!,

yo responderé...

No hallaré respuesta.

si no es que mi llanto

la respuesta sea.
PAULO La historia parece

de mi vida aquesta.

De este pastorcillo,

no sé lo que sienta;

que tales palabras

fuerza es que prometan

oscuras enigmas...

Alas, ¿qué luz es ésta

que a la luz del sol
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 202

sus rayos se afrentan?

Música celeste

en los aires suena,

y a lo que diviso,

dos ángeles llevan

un alma gloriosa

a la excelsa esfera.

Dichosa mil veces,

alma, pues hoy llegas

donde tus trabajos

fin alegre tengan.

Frutas y plantas agrestes,

a quien el hielo corrompe,

¿no veis cómo el cielo rompe

ya sus cortinas celestes?

Ya rompiendo densas nubes

y estos transparentes velos,

alma, a gozar de los cielos

feliz y gloriosa subes.

Ya vas a gozar la palma

que la ventura te ofrece:

¡triste del que no merece

lo que tú mereces, alma!
GALVÁN Advierte, Paulo famoso,

que por el monte ha bajado

un escuadrón concertado

de gente y armas copioso

que viene sólo a prendernos.

Sino pretendes morir,

solamente, Paulo, huir

es lo que puede valernos.
PAULO ¿Escuadrón viene?
GALVÁN Eso es cierto;

ya se divisa la hilera,

con su caja y su bandera.

No escapas de preso o muerto

si aguardas.
PAULO ¿Quién la ha traído?
GALVÁN Villanos, si no me engaño

(como hacemos tanto daño

en este monte escondido),

de aldeas circunvecinas

se han juntado.
PAULO Pues matarlos.
GALVÁN ¡Qué! ¿Te animas a esperarlos?
PAULO Mal quién es Paulo imaginas.
GALVÁN Nuestros peligros son llanos.
PAULO Sí, pero advierte también
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 203

que basta un hombre de bien

para cuatro mil villanos.
GALVÁN Ya tocan; ¿no lo oyes?
PAULO Cierra

y no receles el daño,

que antes que fuese ermitaño

supe también qué era guerra.
JUEZ Hoy pagaréis las maldades

que en este monte habéis hecho.
PAULO En ira se abrasa el pecho.

Soy Enrico en las crueldades.
UN VILLANO ¡Ea, ladrones, rendíos!
GALVÁN Mejor nos está el morir,

mas yo presumo que huir,

que para eso tengo bríos.
PAULO (Dentro) Con las flechas me acosáis

y con ventajas reñís;

más de doscientos venís

para veinte que buscáis.
JUEZ (Dentro) Por el monte va corriendo.
PAULO Ya no bastan pies ni manos;

muerte me han dado villanos;

de mi cobardía me ofendo.

Volveré a darles la muerte;

pero no puedo, ¡ay de mí!

El cielo a quien ofendí

se venga de aquesta suerte.
PEDRISCO (Sin ver a PAULO) Como en las culpas de Enrico

no me hallaron culpado,

luego que públicamente

los jueces le ajusticiaron,

me echaron la puerta afuera

y vengo al monte. ¿Qué aguardo?

¿Qué miro? La selva y monte

anda todo alborotado.

Allí dos villanos corren,

las espadas en las manos.

Allí va herido Fineo,

y allí huyen Celio y Fabio,

y aquí, ¡qué gran desventura!,

tendido está el fuerte Paulo.
PAULO ¿Volvéis, villanos, volvéis?

La espada tengo en la mano.

No estoy muerto; vivo estoy,

aunque ya de aliento falto.
PEDRISCO Pedrisco soy, Paulo mío.
PAULO Pedrisco, llega a mis brazos.
PEDRISCO ¿Cómo estás ansí?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 204
PAULO ¡Ay de mí!

Muerte me han dado villanos.

Pero ya que estoy muriendo,

saber de ti, amigo, aguardo

qué hay del suceso de Enrico.
PEDRISCO En la plaza le ahorcaron

de Nápoles.
PAULO Pues ansí,

¿quién duda que condenado

estará al infierno ya?
PEDRISCO Mira lo que dices, Paulo;

que murió cristianamente

confesado y comulgado,

y abrazado con un Cristo,

en cuya vista, enclavados

los ojos, pidió perdón,

y misericordia, dando

tierno llanto a sus mejillas,

y a los presentes espanto.

Fuera de aquesto, en muriendo

resonó en los aires claros

una música divina;

y para mayor milagro

y evidencia más notoria,

dos paraninfos alados

se vieron patentemente,

que llevaban entre ambos

el alma de Enrico al cielo.
PAULO ¡A Enrico, el, hombre más malo

que crió naturaleza!
PEDRISCO ¿De aquesto te espantas, Paulo,

cuando es tan piadoso Dios?
PAULO Pedrisco, eso ha sido engaño:

otra alma fue la que vieron,

no la de Enrico.
PEDRISCO ¡Dios santo,

reducidle Vos!
PAULO Yo muero.
PEDRISCO Mira que Enrico, gozando

está de Dios: pide a Dios

perdón.
PAULO ¿Y cómo ha de darlo

a un hombre que le ha ofendido

como yo?
PEDRISCO ¿Qué estás dudando?

¿No perdonó a Enrico?
PAULO Dios

es piadoso...
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 205
PEDRISCO Es muy claro.
PAULO Pero no con tales hombres.

Ya muero, llega tus brazos.
PEDRISCO Procura tener su fin.
PAULO Esa palabra me ha dado

Dios: si Enrico se salvó,

también yo salvarme aguardo. (Muere)
PEDRISCO Lleno el cuerpo de lanzadas

quedó muerto el desdichado.

Las suertes fueron trocadas.

Enrico, con ser tan malo,

se salvó, y éste al infierno

se fue, por desconfiado.

Cubriré el cuerpo infeliz

cortando a estos sauces ramos. (Lo hace)

Mas, ¿qué gente es la que viene?
JUEZ Si el capitán se ha escapado,

poca diligencia ha sido.
UN VILLANO Yo lo vi caer rodando,

pasado de mil saetas,

de los altivos peñascos.
JUEZ Un hombre está aquí: prenderle.
PEDRISCO ¡Ay, Pedrisco desdichado!,

esta vez te dan carena.
OTRO VILLANO (Aparte. Señalando a GALVÁN)Este es criado de Paulo

y cómplice en sus delitos.
GALVÁN Tú mientes como villano;

que sólo lo fui de Enrico,

que de Dios está gozando.
PEDRISCO (Aparte a GALVÁN) Y yo, Galvanito hermano,

no me descubras aquí,

por amor de Dios.
JUEZ (A GALVÁN) Si acaso

me dices dónde se esconde

el capitán que buscamos,

yo te daré libertad.

¡Habla!
PEDRISCO Buscarle es en vano

cuando es muerto.
JUEZ ¿Cómo muerto?
PEDRISCO De varias flechas y dardos

pasado le hallé, señor,

con la muerte agonizando

en aqueste mismo sitio.
JUEZ ¿Y dónde está?
PEDRISCO Entre estos ramos

le metí.

Mas, ¡qué visión
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 206

descubro de tanto espanto!
PAULO Si a Paulo buscando vais,

bien podéis ya ver a Paulo,

ceñido el cuerpo de fuego

y de culebras cercado.

No doy la culpa a ninguno

de los tormentos que paso:

sólo a mí me doy la culpa,

pues fui causa de mi daño.

Pedí a Dios que me dijese

el fin que tendría, en llegando

de mi vida el postrer día:

ofendile, caso es llano;

y como la ofensa vio

de las almas el contrario,

incitome con querer

perseguirme con engaños.

Forma de un ángel tomó

y engañome; que a ser sabio,

con su engaño me salvara;

pero fui desconfiado

de la gran piedad de Dios,

que hoy a su juicio llegando,

me dijo: «Baja, maldito

de mi Padre, al centro airado

de los oscuros abismos,

adonde has de restar penando.»

¡Malditos mis padres sean

mil veces, pues me engendraron!

¡Y yo también sea maldito,

pues que fui desconfiado!
JUEZ Misterios son del Señor.
GALVÁN ¡Pobre y desdichado Paulo!
PEDRISCO ¡Y venturoso de Enrico

que de Dios está gozando!
JUEZ Porque toméis escarmiento,

no pretendo castigaros;

libertad doy a los dos.
PEDRISCO Vivas infinitos años.

Hermano Galván, pues ya

de ésta nos hemos librado,

¿qué piensas hacer desde hoy?
GALVÁN Desde hoy pienso ser un santo.
PEDRISCO Mirando estoy con los ojos

que no haréis muchos milagros.
GALVÁN Esperanza en Dios.
PEDRISCO Amigo,

quien fuere desconfiado,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 207

mire el ejemplo presente.
JUEZ No más: a Nápoles vamos

a contar este suceso.
PEDRISCO Y porque es éste tan arduo

y difícil de creer,

siendo verdadero el caso,

vaya el que fuere curioso

(porque sin ser escribano

dé fe de ello) a Belarmino,

y sino más dilatado,

en la «Vida de los Padres»

podrá fácilmente hallarlo.

Y con aquesto da fin

«El Mayor desconfiado

y pena y gloria trocadas».

El cielo os guarde mil años.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 208

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA

La vida es sueño
Jornada I

Sale en lo alto de un monte ROSAURA en hábito de hombre, de camino, y en representando los primeros
versos va bajando.

ROSAURA Hipogrifo violento,
que corriste parejas con el viento,
¿dónde rayo sin llama,
pájaro sin matiz, pez sin escama
y bruto sin instinto
natural, al confuso laberinto
de esas desnudas peñas te desbocas,
te arrastras y despeñas?
Quédate en este monte,
donde tengan los brutos su Faetonte;
que yo, sin más camino
que el que me dan las leyes del destino,
ciega y desesperada,
bajaré la cabeza enmarañada
deste monte eminente
que arruga el sol el ceño de la frente.
Mal, Polonia, recibes
a un extranjero, pues con sangre escribes
su entrada en tus arenas;
y apenas llega, cuando llega a penas.
Bien mi suerte lo dice;
mas ¿dónde halló piedad un infelice? (Sale CLARÍN, gracioso)
CLARÍN Di dos, y no me dejes
en la posada a mí cuando te quejes;
que si dos hemos sido
los que de nuestra patria hemos salido
a probar aventuras,
dos los que entre desdichas y locuras
aquí habemos llegado,
y dos los que del monte hemos rodado,
¿no es razón que yo sienta
meterme en el pesar y no en la cuenta?
ROSAURA No quise darte parte
en mis quejas, Clarín, por no quitarte,
llorando tu desvelo,
el derecho que tienes al consuelo;
que tanto gusto había
en quejarse, un filósofo decía,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 209
que, a trueco de quejarse,
habían las desdichas de buscarse.
CLARÍN El filósofo era
un borracho barbón. ¡Oh, quién le diera
más de mil bofetadas!
Quejárase después de muy bien dadas.
Mas ¿qué haremos, señora,
a pie, solos, perdidos y a esta hora
en un desierto monte,
cuando se parte el sol a otro horizonte?
ROSAURA ¡Quién ha visto sucesos tan extraños!
Mas si la vista no padece engaños
que hace la fantasía,
a la medrosa luz que aún tiene el día
me parece que veo
un edificio.
CLARÍN O miente mi deseo,
o termino las señas.
ROSAURA Rústico nace entre desnudas peñas
un palacio tan breve
que el sol apenas a mirar se atreve;
con tan rudo artificio
la arquitectura está de su edificio
que parece, a las plantas
de tantas rocas y de peñas tantas
que al sol tocan la lumbre,
peñasco que ha rodado de la cumbre.
CLARÍN Vámonos acercando;
que éste es mucho mirar, señora, cuando
es mejor que la gente
que habita en ella generosamente
nos admita.
ROSAURA La puerta
(mejor diré funesta boca) abierta
está, y desde su centro
nace la noche, pues la engendra dentro. (Suena ruido de cadenas)
CLARÍN ¡Qué es lo que escucho, cielo!
ROSAURA Inmóvil bulto soy de fuego y yelo.
CLARÍN Cadenita hay que suena.
Mátenme, si no es galeote en pena;
bien mi temor lo dice.
SEGISMUN. (Dentro) ¡Ay mísero de mí! ¡Y ay infelice!
ROSAURA ¡Qué triste voz escucho!
Con nuevas penas y tormentos lucho.
CLARÍN Yo con nuevos temores.
ROSAURA Clarín...
CLARÍN Señora...
ROSAURA Huigamos los rigores
desta encantada torre.
CLARÍN Yo aún no tengo
ánimo de huir, cuando a eso vengo.
ROSAURA ¿No es breve luz aquella
caduca exhalación, pálida estrella,
que en trémulos desmayos,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 210
pulsando ardores y latiendo rayos,
hace más tenebrosa
la obscura habitación con luz dudosa?
Sí, pues a sus reflejos
puedo determinar (aunque de lejos)
una prisión obscura
que es de un vivo cadáver sepultura;
y porque más me asombre,
en el traje de fiera yace un hombre
de prisiones cargado,
y sólo de la luz acompañado.
Pues hüir no podemos,
desde aquí sus desdichas escuchemos;
sepamos lo que dice.
(Descúbrese SEGISMUNDO con una cadena y a la luz, vestido de pieles)
SEGISMUN. ¡Ay mísero de mí! ¡Y ay infelice!
Apurar, cielos, pretendo
ya que me tratáis así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.
Sólo quisiera saber,
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de nacer),
qué más os pude ofender,
para castigarme más.
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
que yo no gocé jamás?
Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma,
o ramillete con alas
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que deja en calma:
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?
Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas,
gracias al docto pincel,
cuando, atrevido y crüel,
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto:
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 211
¿y yo con mejor distinto
tengo menos libertad?
Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas bajel de escamas
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío:
¿y yo con más albedrío
tengo menos libertad?
Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad,
el campo abierto a su ida:
¿y teniendo yo más vida
tengo menos libertad?
En llegando a esta pasión
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón
negar a los hombres sabe
privilegio tan süave,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?
ROSAURA Temor y piedad en mí
sus razones han causado.
SEGISMUN. ¿Quién mis voces ha escuchado?
¿Es Clotaldo?
CLARÍN (Aparte) Di que sí.
ROSAURA No es sino un triste, ¡ay de mí!
que en estas bóvedas frías
oyó tus melancolías.
SEGISMUN. (Ásela) Pues la muerte te daré,
porque no sepas que sé,
que sabes flaquezas mías.
Sólo porque me has oído,
entre mis membrudos brazos
te tengo de hacer pedazos.
CLARÍN Yo soy sordo, y no he podido
escucharte.
ROSAURA Si has nacido
humano, baste el postrarme
a tus pies para librarme.
SEGISMUN. Tu voz pudo enternecerme,
tu presencia suspenderme,
y tu respeto turbarme.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 212
¿Quién eres? Que aunque yo aquí
tan poco del mundo sé,
que cuna y sepulcro fue
esta torre para mí;
y aunque desde que nací
(si esto es nacer) sólo advierto
este rústico desierto,
donde miserable vivo,
siendo un esqueleto vivo,
siendo un animado muerto;
y aunque nunca vi ni hablé
sino a un hombre solamente
que aquí mis desdichas siente,
por quien las noticias sé
de cielo y tierra; y aunque aquí,
porque más te asombres
y monstruo humano me nombres,
entre asombros y quimeras,
soy un hombre de las fieras,
y una fiera de los hombres;
y aunque en desdichas tan graves
la política he estudiado,
de los brutos enseñado,
advertido de las aves,
y de los astros süaves
los círculos he medido,
tú sólo, tú, has suspendido
la pasión a mis enojos,
la suspensión a mis ojos,
la admiración al oído.
Con cada vez que te veo
nueva admiración me das,
y cuando te miro más
aun más mirarte deseo.
Ojos hidrópicos creo
que mis ojos deben ser;
pues cuando es muerte el beber,
beben más, y desta suerte,
viendo que el ver me da muerte,
estoy muriendo por ver.
Pero véate yo y muera;
que no sé, rendido ya,
si el verte muerte me da,
el no verte qué me diera.
Fuera, más que muerte fiera,
ira, rabia y dolor fuerte;
fuera muerte; desta suerte
su rigor he ponderado,
pues dar vida a un desdichado
es dar a un dichoso muerte.
ROSAURA Con asombro de mirarte,
con admiración de oírte,
ni sé qué pueda decirte,
ni qué pueda preguntarte.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 213
Sólo diré que a esta parte
hoy el cielo me ha guiado
para haberme consolado,
si consuelo puede ser,
del que es desdichado, ver
a otro que es más desdichado.
Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que comía.
¿Habrá otro -entre sí decía-
más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.
Quejoso de la fortuna
yo en este mundo vivía,
y cuando entre mí decía:
¿Habrá otra persona alguna
de suerte más importuna?,
piadoso me has respondido;
pues volviendo en mi sentido,
hallo que las penas mías,
para hacerlas tú alegrías,
las hubieras recogido.
Y por si acaso mis penas
pueden aliviarte en parte,
óyelas atento, y toma
las que dellas me sobraren.
Yo soy...
CLOTALDO (Dentro) Guardas desta torre,
que, dormidas o cobardes,
disteis paso a dos personas
que han quebrantado la cárcel...
ROSAURA Nueva confusión padezco.
SEGISMUN. Este es Clotaldo, mi alcaide.
Aún no acaban mis desdichas.
CLOTALDO (Dentro) ... acudid, y vigilantes,
sin que puedan defenderse,
o prendeldes o mataldes.
TODOS (Dentro) ¡Traición!
CLARÍN Guardas desta torre,
que entrar aquí nos dejasteis,
pues que nos dais a escoger,
el prendernos es más fácil.
(Sale CLOTALDO con escopeta, y SOLDADOS, todos con los rostros cubiertos)
CLOTALDO Todos os cubrid los rostros;
que es diligencia importante
mientras estamos aquí
que no nos conozca naide.
CLARÍN ¿Enmascaraditos hay?
CLOTALDO ¡Oh vosotros, que ignorantes
de aqueste vedado sitio
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 214
coto y término pasasteis
contra el decreto del Rey,
que manda que no ose nadie
examinar el prodigio
que entre estos peñascos yace!
¡Rendid las armas y vidas,
o aquesta pistola, áspid
de metal, escupirá
el veneno penetrante
de dos balas, cuyo fuego
será escándalo del aire!
SEGISMUN. Primero, tirano dueño,
que los ofendas y agravies,
será mi vida despojo
destos lazos miserables;
pues en ellos, vive Dios,
tengo de despedazarme
con las manos, con los dientes,
entre aquestas peñas, antes
que su desdicha consienta
y que llore sus ultrajes.
CLOTALDO Si sabes que tus desdichas,
Segismundo, son tan grandes,
que antes de nacer moriste
por ley del cielo; si sabes
que aquestas prisiones son
de tus furias arrogantes
un freno que las detenga
y una rienda que las pare,
¿por qué blasonas? La puerta
cerrad desa estrecha cárcel;
escondelde en ella. (Ciérranle la puerta, y dice dentro:)
SEGISMUN, ¡Ah cielos,
qué bien hacéis en quitarme
la libertad! Porque fuera
contra vosotros gigante,
que, para quebrar al sol
esos vidrios y cristales,
sobre cimientos de piedra
pusiera montes de jaspe.
CLOTALDO Quizá porque no los pongas,
hoy padeces tantos males.
ROSAURA Ya que vi que la soberbia
te ofendió tanto, ignorante
fuera en no pedirte humilde
vida que a tus plantas yace.
Muévate en mí la piedad;
que será rigor notable
que no hallen favor en ti
ni soberbias ni humildades.
CLARÍN Y si Humildad y Soberbia
no te obligan, personajes
que han movido y removido
mil autos sacramentales,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 215
yo, ni humilde ni soberbio,
sino entre las dos mitades
entreverado, te pido
que nos remedies y ampares.
CLOTALDO ¡Hola!
SOLDADOS Señor...
CLOTALDO A los dos
quitad las armas, y ataldes
los ojos, porque no vean
cómo ni de dónde salen.
ROSAURA Mi espada es ésta, que a ti
solamente ha de entregarse,
porque, al fin, de todos eres
el principal, y no sabe
rendirse a menos valor.
CLARÍN La mía es tal, que puede darse
al más ruin; tomadla vos.
ROSAURA Y si he de morir, dejarte
quiero, en la fe desta piedad,
prenda que pudo estimarse
por el dueño que algún día
se la ciñó. Que la guardes
te encargo, porque aunque yo
no sé qué secreto alcance,
sé que esta dorada espada
encierra misterios grandes;
pues sólo fiado en ella
vengo a Polonia a vengarme
de un agravio.
CLOTALDO (Aparte) ¡Santos cielos!
¿Qué es esto? Ya son más graves
mis penas y confusiones,
mis ansias y mis pesares.
¿Quién te la dio?
ROSAURA Una mujer.
CLOTALDO ¿Cómo se llama?
ROSAURA Que calle
su nombre es fuerza.
CLOTALDO ¿De qué
infieres agora, o sabes,
que hay secreto en esta espada?
ROSAURA Quien me la dio, dijo: «Parte
a Polonia, y solicita
con ingenio, estudio o arte,
que te vean esa espada
los nobles y principales;
que yo sé que alguno dellos
te favorezca y ampare»;
que por si acaso era muerto
no quiso entonces nombrarle.
CLOTALDO (Aparte) ¡Válgame el cielo! ¿Qué escucho?
Aun no sé determinarme
si tales sucesos son
ilusiones o verdades.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 216
Esta espada es la que yo
dejé a la hermosa Violante,
por señas que el que ceñida
la trujera, había de hallarme
amoroso como hijo,
y piadoso como padre.
Pues ¿qué he de hacer, ¡ay de mí!,
en confusión semejante,
si quien la trae por favor
para su muerte la trae,
pues que sentenciado a muerte
llega a mis pies? ¡Qué notable
confusión! ¡Qué triste hado!
¡Qué suerte tan inconstante!
Éste es mi hijo, y las señas
dicen bien con las señales
del corazón, que por verle
llama el pecho, y en él bate
las alas, y no pudiendo
romper los candados, hace
lo que aquel que está encerrado,
y oyendo ruido en la calle
se asoma por la ventana:
y él así, como no sabe
lo que pasa, y oye el ruido,
va a los ojos a asomarse,
que son ventanas del pecho
por donde en lágrimas sale.
¿Qué he de hacer? ¡Válgame el cielo!
¿Qué he de hacer? Porque llevarle
al Rey es llevarle, ¡ay triste!,
a morir, pues ocultarle
al Rey no puedo, conforme
a la ley del homenaje.
De una parte el amor propio,
y la lealtad de otra parte
me rinden. Pero ¿qué dudo?
¿La lealtad al Rey no es antes
que la vida y que el honor?
Pues ella viva y él falte.
Fuera de que, si ahora atiendo
a que dijo que a vengarse
viene de un agravio, hombre
que está agraviado, es infame.
No es mi hijo, no es mi hijo,
ni tiene mi noble sangre.
Pero si ya ha sucedido
un peligro de quien nadie
se libró, porque el honor
es de materia tan fácil
que con una acción se quiebra
o se mancha con un aire,
¿qué más puede hacer, qué más
el que es noble de su parte,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 217
que a costa de tantos riesgos
haber venido a buscarle?
Mi hijo es, mi sangre tiene,
pues tiene valor tan grande;
y así, entre una y otra duda,
el medio más importante
es irme al Rey, y decirle
que es mi hijo, y que le mate.
Quizá la misma piedad
de mi honor podrá obligarle;
y si le merezco vivo,
yo le ayudaré a vengarse
de su agravio. Mas si el Rey,
en sus rigores constante,
le da muerte, morirá
sin saber que soy su padre.)
Venid conmigo, extranjeros.
No temáis, no, de que os falte
compañía en las desdichas;
pues en duda semejante
de vivir o de morir,
no sé cuáles son más grandes. (Se van)
(Sale por una parte ASTOLFO con acompañamiento de SOLDADOS, y por
otra ESTRELLA con damas. Suena música.)
ASTOLFO Bien al ver los excelentes
rayos, que fueron cometas,
mezclan salvas diferentes
las cajas y las trompetas,
los pájaros y las fuentes;
siendo con música igual,
y con maravilla suma,
a tu vista celestial,
unos, clarines de pluma,
y otras, aves de metal;
y así os saludan, señora,
como a su reina las balas,
los pájaros como a Aurora,
las trompetas como a Palas,
y las flores como a Flora;
porque sois, burlando el día,
que ya la noche destierra,
Aurora en el alegría,
Flora en paz, Palas en guerra,
y reina en el alma mía.
ESTRELLA Si la voz se ha de medir
con las acciones humanas,
mal habéis hecho en decir
finezas tan cortesanas,
donde os pueda desmentir
todo ese marcial trofeo
con quien ya atrevida lucho;
pues no dicen, según creo,
las lisonjas que os escucho,
con los rigores que veo.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 218
Y advertid que es baja acción,
que sólo a una fiera toca,
madre de engaño y traición,
el halagar con la boca
y matar con la intención.
ASTOLFO Muy mal informada estáis,
Estrella, pues que la fe
de mis finezas dudáis,
y os suplico que me oigáis
la causa, a ver si la sé.
Falleció Eustorgio tercero,
Rey de Polonia, quedó
Basilio por heredero,
y dos hijas, de quien yo
y vos nacimos. No quiero
cansar con lo que no tiene
lugar aquí. Clorilene,
vuestra madre y mi señora,
que en mejor imperio agora
dosel de luceros tiene,
fue la mayor, de quien vos
sois hija. Fue la segunda,
madre y tía de los dos,
la gallarda Recisunda,
que guarde mil años Dios.
Casó en Moscovia, de quien
nací yo. Volver agora
al otro principio es bien.
Basilio, que ya, señora,
se rinde al común desdén
del tiempo, más inclinado
a los estudios que dado
a mujeres, enviudó
sin hijos; y vos y yo
aspiramos a este estado.
Vos alegáis que habéis sido
hija de hermana mayor;
yo, que varón he nacido,
y aunque de hermana menor,
os debo ser preferido.
Vuestra intención y la mía
a nuestro tío contamos.
Él respondió que quería
componernos, y aplazamos
este puesto y este día.
Con esta intención salí
de Moscovia y de su tierra;
con ésta llegué hasta aquí,
en vez de haceros yo guerra,
a que me la hagáis a mí.
¡Oh, quiera Amor, sabio dios,
que el vulgo, astrólogo cierto,
hoy lo sea con los dos,
y que pare este concierto
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 219
en que seáis reina vos,
pero reina en mi albedrío,
dándoos, para más honor,
su corona nuestro tío,
sus triunfos vuestro valor,
y su imperio el amor mío!
ESTRELLA A tan cortés bizarría
menos mi pecho no muestra,
pues la imperial monarquía,
para sólo hacerla vuestra,
me holgara que fuese mía;
aunque no está satisfecho
mi amor de que sois ingrato
si en cuanto decís, sospecho
que os desmiente ese retrato
que está pendiente del pecho.
ASTOLFO Satisfaceros intento
con él... Mas lugar no da
tanto sonoro instrumento,
que avisa que sale ya
el Rey con su parlamento.
(Tocan, y sale el REY BASILIO, viejo y acompañamiento.)
ESTRELLA Sabio Tales...
ASTOLFO Docto Euclides...
ESTRELLA que entre signos...
ASTOLFO que entre estrellas...
ESTRELLA hoy gobiernas...
ASTOLFO hoy resides...
ESTRELLA y sus caminos...
ASTOLFO sus huellas...
ESTRELLA describes...
ASTOLFO tasas y mides...
ESTRELLA deja que en humildes lazos...
ASTOLFO deja que en tiernos abrazos...
ESTRELLA yedra dese tronco sea...
ASTOLFO rendido a tus pies me vea.
BASILIO Sobrinos, dadme los brazos,
y creed, pues que leales
a mi precepto amoroso,
venís con afectos tales,
que a nadie deje quejoso,
y los dos quedéis iguales.
Y así, cuando me confieso
rendido al prolijo peso,
sólo os pido en la ocasión
silencio, que admiración
ha de pedirla el suceso.
Ya sabéis (estadme atentos
amados sobrinos míos,
corte ilustre de Polonia,
vasallos, deudos y amigos),
ya sabéis que yo en el mundo
por mi ciencia he merecido
el sobrenombre de docto;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 220
pues, contra el tiempo y olvido,
los pinceles de Timantes,
los mármoles de Lisipo,
en el ámbito del orbe
me aclaman el gran Basilio.
Ya sabéis que son las ciencias
que más curso y más estimo,
matemáticas sutiles,
por quien al tiempo le quito,
por quien a la fama rompo
la jurisdicción y oficio
de enseñar más cada día;
pues cuando en mis tablas miro
presentes las novedades
de los venideros siglos,
le gano al tiempo las gracias
de contar lo que yo he dicho.
Esos círculos de nieve,
esos doseles de vidrio,
que el sol ilumina a rayos,
que parte la luna a giros,
esos orbes de diamantes,
esos globos cristalinos,
que las estrellas adornan
y que campean los signos,
son el estudio mayor
de mis años, son los libros
donde en papel de diamante,
en cuadernos de zafiros,
escribe con líneas de oro,
en caracteres distintos,
el cielo nuestros sucesos,
ya adversos o ya benignos.
Estos leo tan veloz,
que con mi espíritu sigo
sus rápidos movimientos
por rumbos y por caminos.
¡Pluguiera al cielo, primero
que mi ingenio hubiera sido
de sus márgenes comento
y de sus hojas registro,
hubiera sido mi vida
el primero desperdicio
de sus iras, y que en ellas
mi tragedia hubiera sido,
porque de los infelices
aun el mérito es cuchillo,
que a quien le daña el saber,
homicida es de sí mismo!
Dígalo yo, aunque mejor
lo dirán sucesos míos,
para cuya admiración
otra vez silencio os pido.
En Clorilene, mi esposa,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 221
tuve un infelice hijo,
en cuyo parto los cielos
se agotaron de prodigios,
antes que a la luz hermosa
le diese el sepulcro vivo
de un vientre, porque el nacer
y el morir son parecidos.
Su madre infinitas veces,
entre ideas y delirios
del sueño, vio que rompía
sus entrañas atrevido
un monstruo en forma de ho[m]bre,
y entre su sangre teñido
le daba muerte, naciendo
víbora humana del siglo.
Llegó de su parto el día,
y los presagios cumplidos
(porque tarde o nunca son
mentirosos los impíos),
nació en horóscopo tal,
que el sol, en su sangre tinto,
entraba sañudamente
con la luna en desafío;
y siendo valla la tierra,
los dos faroles divinos
a luz entera luchaban,
ya que no a brazo partido.
El mayor, el más horrendo
eclipse que ha padecido
el sol, después que con sangre
lloró la muerte de Cristo,
éste fue, porque, anegado
el orbe entre incendios vivos,
presumió que padecía
el último parasismo.
Los cielos se escurecieron,
temblaron los edificios,
llovieron piedras las nubes,
corrieron sangre los ríos.
En este mísero, en este
mortal planeta o signo,
nació Segismundo dando
de su condición indicios,
pues dio la muerte a su madre,
con cuya fiereza dijo:
«Ho[m]bre soy, pues que ya empiezo
a pagar mal beneficios.»
Yo, acudiendo a mis estudios,
en ellos y en todo miro
que Segismundo sería
el hombre más atrevido,
el príncipe más crüel
y el monarca más impío,
por quien su reino vendría
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 222
a ser parcial y diviso,
escuela de las traiciones
y academia de los vicios;
y él, de su furor llevado,
entre asombros y delitos,
había de poner en mí
las plantas, y yo rendido
a sus pies me había de ver
(¡con qué congoja lo digo!),
siendo alfombra de sus plantas
las canas del rostro mío.
¿Quién no da crédito al daño,
y más al daño que ha visto
en su estudio, donde hace
el amor propio su oficio?
Pues dando crédito yo
a los hados, que adivinos
me pronosticaban daños
en fatales vaticinios,
determiné de encerrar
la fiera que había nacido,
por ver si el sabio tenía
en las estrellas dominio.
Publicóse que el Infante
nació muerto; y, prevenido,
hice labrar una torre
entre las peñas y riscos
desos montes, donde apenas
la luz ha hallado camino,
por defenderle la entrada
sus rústicos obeliscos.
Las graves penas y leyes,
que con públicos editos
declararon que ninguno
entrase a un vedado sitio
del monte, se ocasionaron
de las causas que os he dicho.
Allí Segismundo vive
mísero, pobre y cautivo,
adonde solo Clotaldo
le ha hablado, tratado y visto.
Éste le ha enseñado ciencias;
éste en la ley le ha instrüido
católica, siendo solo
de sus miserias testigo.
Aquí hay tres cosas: la una
que yo, Polonia, os estimo
tanto que os quiero librar
de la opresión y servicio
de un rey tirano, porque
no fuera señor benigno
el que a su patria y su imperio
pusiera en tanto peligro.
La otra es considerar
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 223
que si a mi sangre le quito
el derecho que le dieron
humano fuero y divino,
no es cristiana caridad;
pues ninguna ley ha dicho
que por reservar yo a otro
de tirano y de atrevido,
pueda yo serlo, supuesto
que si es tirano mi hijo,
porque él delitos no haga,
vengo yo a hacer los delitos.
Es la última y tercera
el ver cuánto yerro ha sido
dar crédito fácilmente
a los sucesos previstos;
pues aunque su inclinación
le dicte sus precipicios,
quizá no le vencerán,
porque el hado más esquivo,
la inclinación más violenta,
el planeta más impío,
sólo el albedrío inclinan,
no fuerzan el albedrío. Y así,
entre una y otra causa
vacilante y discursivo,
previne un remedio tal
que os suspenda los sentidos.
Yo he de ponerle mañana
sin que él sepa que es mi hijo
y rey vuestro, a Segismundo
(que aqueste su nombre ha sido)
en mi dosel, en mi silla,
y, en fin, en el lugar mío,
donde os gobierne y os mande,
y donde todos rendidos
la obediencia le juréis;
pues con aquesto consigo
tres cosas, con que respondo
a las otras tres que he dicho.
Es la primera, que siendo
prudente, cuerdo y benigno,
desmintiendo en todo al hado
que dél tantas cosas dijo,
gozaréis el natural
príncipe vuestro, que ha sido
cortesano de unos montes,
y de sus fieras vecino.
Es la segunda, que si él,
soberbio, osado, atrevido
y crüel, con rienda suelta
corre el campo de sus vicios,
habré yo piadoso entonces
con mi obligación cumplido;
y luego en desposeerle
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 224
haré como rey invicto,
siendo el volverle a la cárcel
no crueldad, sino castigo.
Es la tercera, que siendo
el príncipe como os digo,
por lo que os amo, vasallos,
os daré reyes más dignos
de la corona y el cetro,
pues serán mis dos sobrinos;
juntando en uno el derecho
de los dos, y convenidos
con la fe del matrimonio
tendrán lo que han merecido.
Esto como rey os mando,
esto como padre os pido,
esto como sabio os ruego,
esto como anciano os digo;
y si el Séneca español
que era humilde esclavo, dijo,
de su república un rey,
como esclavo os lo suplico.
ASTOLFO Si a mí el responder me toca,
como el que en efeto ha sido
aquí el más interesado,
en nombre de todos digo
que Segismundo parezca
pues le basta ser tu hijo.
TODOS Danos al príncipe nuestro,
que ya por rey le pedimos.
BASILIO Vasallos, esa fineza
os agradezco y estimo.
Acompañad a sus cuartos
a los dos atlantes míos,
que mañana le veréis.
TODOS ¡Viva el grande rey Basilio! (Éntranse todos)
(Antes que se entre el REY salen CLOTALDO, ROSAURA y CLARÍN, y
CLOTALDO detiene al REY)
CLOTALDO ¿Podréte hablar?
BASILIO ¡Oh Clotaldo,
tú seas muy bien venido!
CLOTALDO Aunque viniendo a tus pla[n]tas
es fuerza el haberlo sido,
esta vez rompe, señor,
el hado triste y esquivo,
el privilegio a la ley,
y a la costumbre el estilo.
BASILIO ¿Qué tienes?
CLOTALDO Una desdicha,
señor, que me ha sucedido,
cuando pudiera tenerla
por el mayor regocijo.
BASILIO Prosigue.
CLOTALDO Este bello joven,
osado o inadvertido,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 225
entró en la torre, señor,
adonde al Príncipe ha visto,
y es...
BASILIO No te aflijas, Clotaldo.
Si otro día hubiera sido,
confieso que lo sintiera;
pero ya el secreto he dicho,
y no importa que él lo sepa,
supuesto que yo lo digo.
Vedme después porque tengo
muchas cosas que advertiros,
y muchas que hagáis por mí;
que habéis de ser, os aviso,
instrumento del mayor
suceso que el mundo ha visto;
y a esos presos, porque al fin
no presumáis que castigo
descuidos vuestros, perdono. (Vase)
CLOTALDO ¡Vivas, gran señor, mil siglos!
(Aparte) Mejoró el cielo la suerte.
Ya no diré que es mi hijo,
pues que lo puedo excusar.
Extranjeros peregrinos,
libres estáis.
ROSAURA Tus pies beso
mil veces.
CLARÍN Y yo los viso,
que una letra más o menos
no reparan dos amigos.
ROSAURA La vida, señor, me has dado;
y pues a tu cuenta vivo,
eternamente seré
esclavo tuyo.
CLOTALDO No ha sido
vida la que yo te he dado,
porque un hombre bien nacido,
si está agraviado, no vive;
y supuesto que has venido
a vengarte de un agravio,
según tú propio me has dicho,
no te he dado vida yo,
porque tú no la has traído;
que vida infame no es vida.
ROSAURA (Aparte) Bien con aquesto le animo.
Confieso que no la tengo,
aunque de ti la recibo;
pero yo con la venganza
dejaré mi honor tan limpio,
que pueda mi vida luego,
atropellando peligros,
parecer dádiva tuya.
CLOTALDO Toma el acero bruñido
que trujiste; que yo sé
que él baste, en sangre teñido
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 226
de tu enemigo, a vengarte;
porque acero que fue mío
(digo este instante, este rato
que en mi poder le he tenido)
sabrá vengarte.
ROSAURA En tu nombre
segunda vez me le ciño,
y en él juro mi venganza,
aunque fuese mi enemigo
más poderoso.
CLOTALDO ¿Eslo mucho?
ROSAURA Tanto que no te lo digo;
no porque de tu prudencia
mayores cosas no fío,
sino porque no se vuelva
contra mí el favor que admiro
en tu piedad.
CLOTALDO Antes fuera
ganarme a mí con decirlo;
pues fuera cerrarme el paso
de ayudar a tu enemigo.
ROSAURA (Aparte) ¡Oh, si supiera quién es!
Porque no pienses que estimo
tan poco esa confianza,
sabe que el contrario ha sido
no menos que Astolfo, duque
de Moscovia.
CLOTALDO Mal resisto
el dolor, porque es más grave
que fue imaginado, visto.
Apuremos más el caso.
Si moscovita has nacido,
el que es natural señor
mal agraviarte ha podido.
Vuélvete a tu patria, pues,
y deja el ardiente brío
que te despeña.
ROSAURA Yo sé
que, aunque mi príncipe ha sido,
pudo agraviarme.
CLOTALDO No pudo,
aunque pusiera, atrevido,
la mano en tu rostro.
ROSAURA ¡Ay cielos!
Mayor fue el agravio mío.
CLOTALDO Dilo ya, pues que no puedes
decir más que yo imagino.
ROSAURA Sí dijera; mas no sé
con qué respeto te miro,
con qué afecto te venero,
con que estimación te asisto,
que no me atrevo a decirte
que es este exterior vestido
enigma, pues no es de quien
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
Una creación española: El Teatro Nacional


Página 227
parece. Juzga advertido,
si no soy lo que parezco,
y Astolfo a casarse vino
con Estrella, si podrá
agraviarme. Harto te he dicho. (Vanse ROSAURA y CLARÍN)
CLOTALDO ¡Escucha, aguarda, detente!
¿Qué confuso laberinto
es éste, donde no puede
hallar la razón el hilo?
Mi honor es el agraviado,
poderoso el enemigo,
yo vasallo, ella mujer.
Descubra el cielo camino;
aunque no sé si podrá,
cuando en tan confuso abismo
es todo el cielo un presagio,
y es todo el mundo un prodigio.



















Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 231

IGNACIO DE LUZÁN

La poética o reglas de la poesía en general y de sus principales especies
FRAGMENTO
CAPÍTULO II - DEL ORIGEN Y PROGRESOS DE LA POESÍA (TEXTO COMPLETO)

Antes de pasar adelante a lo más esencial de este tratado, me parece que, para
cabal inteligencia y para mayor claridad de lo que hemos de decir, será muy del caso ver
primero el origen y progresos de la poesía y un bosquejo o perfil de su antigua y
moderna planta.
Ni de los primeros poetas, ni del tiempo preciso en que la poesía tuvo su
nacimiento, se puede hablar con certidumbre; pero todos convienen en que es
antiquísima. Homero floreció mil años antes de Cristo, esto es, en tiempo de Salomón;
y, antes de Homero, se tiene por cierto que hubo otros poetas en Grecia y otras partes:
entre éstos se nombran Orfeo, Museo y Lino; Platón hace mención de Olimpo, y Eliano,
de Orebanzio Trazenio, de Dares el frigio y de un cierto Syagro, que fue el primero que
escribió de la guerra troyana. Por lo menos, no hay duda que los hebreos usaron la
poesía mucho antes, como se echa de ver en los líricos versos de los salmos de David y
en aquellos himnos de Moisés: Cantemus Domino; gloriose enim magnificatus est, etc.;
Audite, coeli, quae loquar; y en el Cántico de Debora y Barac: Qui sponte obtulistis de
Israel animas vestras ad periculum, benedicite Domino; himnos cuya majestad y
grandeza y hermosas fantasías poéticas manifiestan bien haber sido dictados por una
musa divina.
En cuanto al primer origen de la poesía, también convienen que fuese entre
pastores. Estos, en aquel ocio feliz que les franqueaba su estado, mientras sus rebaños
pacían por prados y montes, habrán empezado a cantar versos en estilo natural y
sencillo, sirviéndoles de asunto aquellos objetos que son más propios de los
pensamientos y de la fantasía de un pastor como, por ejemplo, la grey, el prado, los
árboles, la hierba, el arroyo, la hermosura de una pastora y otras cosas semejantes. Y si,
por ventura, se hallaban dos pastores recostados a la sombra de un mismo árbol, era
natural que, cansado el uno de cantar, le sustituyese el otro; de donde tuvieron las
églogas su origen y el introducir en ellas dos pastores a cantar alternativamente. La
naturaleza misma, que a veces enseña la armonía sin arte, como dirige a veces nuestros
movimientos según la estática y la mecánica, sin la prevención de sus reglas, sirvió de
guía a aquellos rústicos poetas en el metro, el cual, tosco al principio y desaliñado, se
fue después, con el transcurso del tiempo, puliendo y mejorando hasta reducirse,
finalmente, a reglas ciertas y fijas. Esta conjetura hizo Pablo Benio
12
del principio de la
poesía entre los Arcades, y la misma hizo Horacio de los versos fescenninos,
atribuyendo su origen a los labradores antiguos, que acabada su cosecha, ociosos y
regocijados, inventaron los primeros esta especie de versos en los sacrificios que hacían
a sus rústicas deidades.

Agricolae prisci, fortes, parvoque beati,
condita post frumenta, ievantes tempore festo
corpus, et ipsuin anirnuni spe finis dura ferentem
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 232
cum sociis operum, et pueris, et conjuge fida
tellurem porco, Sylvanum lacte piabant,
floribus, et vino Genium memorem brevis aevi.

De las chozas y aldeas, donde nació la poesía entre cabreros y labradores, pasó a
las ciudades a vivir, con mejorada fortuna, entre ciudadanos y filósofos. Los sacerdotes
egipcios que en aquel tiempo eran los más afamados sabios, la acogieron con mucho
aprecio y, dejando los asuntos humildes y pastoriles, emplearon sus poesías en
argumentos más propios de su carácter y condición. Empezaron, pues, a enseñar a los
pueblos la religión y la filosofía en versos, como también en pinturas y esculturas;
porque, como conociesen que el vulgo era incapaz de comprender las verdades
especulativas y los atributos de Dios, eligieron el medio de explicarse por imágenes
sensibles, ya con los versos en libros, ya con el cincel en mármoles, ya con el pincel en
tablas. Dividieron la unidad de Dios en todos sus atributos y efectos, y explicáronla al
pueblo debajo de varias similitudes de hombres, de brutos y aun de cosas inanimadas.
De aquí se originaron no menos las fábulas poéticas que la idolatría misma. Porque la
gente vulgar, no penetrando las verdades encubiertas y simbolizadas en aquellas
fábulas, fue, poco a poco, dando crédito a su falsa exterioridad, y a este crédulo engaño
siguióse insensiblemente la adoración.
Los egipcios fundaron muchas colonias en Grecia, introduciendo en sus
provincias las costumbres de su patria juntamente con la poesía y las fábulas. Añadióle
a esto, como observan varios autores, que muchos griegos, como Orfeo, Museo y
Homero, llevados de la fama de los sacerdotes egipcios, fueron a Egipto, de donde
volvieron a sus patrias con toda la doctrina de aquellos sabios envuelta y escondida en
los mismos velos y celajes con que aquéllos la ocultaron; esto es, en las obscuridades
enigmáticas de imágenes y de fábulas. Pero los pueblos, no penetrando el interior
sentido de aquellas artificiosas, invenciones y engañados de la exterior sensible
apariencia, en vez de sacar algún provechoso conocimiento, mamaban, por decirlo así,
la leche de la idolatría. Reparando en este grave daño algunos sabios filósofos, en lugar
de fábulas, se aplicaron a escribir sentencias y preceptos morales para arreglamento de
las costumbres; así hicieron Hesiodo, Teógnides, Focílides, Timocles y otros.
De esta manera nació y creció la poesía, y, según el vario genio de aquellos
primeros poetas, dividióse en varias especies. Porque, como dice Aristóteles en su
Poética, algunos de genio grave y elevado imitaron en sus versos las acciones sublimes
y grandes, de donde tuvieron principio la épica poesía y la tragedia. Otros, de espíritu
más limitado, imitaron las acciones de personas particulares, de donde se originó la
comedia. Otros, finalmente, inclinados a alabar o a reprehender, celebraron las virtudes
de los dioses y de los hombres o censuraron sus vicios. Y de esto tuvieron origen los
himnos, los peanes, especie de himno en loor de Apolo, los ditirambos en loor de Baco,
las sátiras, los yambos y todo lo demás que se llama poesía lírica.
Mas, después que los romanos se enseñorearon de la Grecia, y como dijo
Horacio:
Graccia capta feruin victorem coepit, et artes
intulit agresti Latio.

Con las artes y ciencias de los sojuzgados griegos, pasó también a Italia la
poesía, donde se mejoró, si creemos a Cicerón, el cual era de opinión que los romanos o
habían superado las invenciones de los griegos o las habían mejorado: Omnia nostros
aut invenisse per se sapientius quam graecos, aut inventa ab illis fecisse meliora. Mas
como quiera que en las otras artes y ciencias se pudiera de algún modo conceder esta
ventaja a los romanos, aunque lo dificulto mucho, en la poesía, y mayormente en tiempo
de Cicerón, que no alcanzó el poema de Virgilio, por quien se dijo: Nescio quid maius
nascitur Iliade, no veo razones bastantes para dar por buena esa ventaja de que Cicerón
blasona, pues sería desvarío querer contraponer la rudeza de Ennio, de Pacuvio y de
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 233
Lucilio a la grandeza de Homero, a la dulzura de Anacreonte, a la elevación de Píndaro,
a la naturalidad de Teócrito, al artificio de Eurípides y Sófocles, y a las gracias de
Aristófanes. Y más cuando nadie duda que los poetas latinos labraron sus versos con el
modelo y ejemplar de los griegos. Dejando aparte sus comedias, que eran casi todas
traducidas del griego, es cierto que aun el mismo Virgilio siguió en su Eneida las
huellas de Homero, en las Geórgicas de Hesiodo o de Empédocles, y en las Églogas de
Teócrito, y que Horacio estrenó la imitación de los líricos griegos.


Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 234

FRAY BENITO JERÓNIMO FEIJOO

Teatro crítico universal
FRAGMENTO
EL NO SÉ QUÉ
I
En muchas producciones, no sólo de la naturaleza, mas aun del arte, encuentran
los hombres, fuera de aquellas perfecciones sujetas a su comprensión, otro género de
primor misterioso, que cuanto lisonjea el gusto, atormenta el entendimiento; que palpa
el sentido, y no puede descifrar la razón; y así, al querer explicarle, no encontrando
voces ni conceptos que satisfagan la idea, se dejan caer desalentados en el rudo informe
de que tal cosa tiene un no sé qué, que agrada, que enamora, que hechiza, y no hay que
pedirles revelación más clara de este natural misterio.
Entran en un edificio que, al primer golpe que da en la vista, los llena de gusto y
admiración. Repasándole luego con un atento examen, no hallan, que ni por su
grandeza, ni por la copia de luz, ni por la preciosidad del material, ni por la exacta
observancia de las reglas de arquitectura, exceda, ni aun acaso iguale, a otros que han
visto, sin tener qué gustar o qué admirar en ellos. Si les preguntan ¿qué hallan de
exquisito o primoroso en éste? responden, que tiene un no sé qué, que embelesa.
Llegan a un sitio delicioso, cuya amenidad costeó la naturaleza por sí sola. Nada
encuentran de exquisito en sus plantas, ni en su colocación, figura o magnitud, aquella
estudiada proporción que emplea el arte en los plantíos hechos para la diversión de los
príncipes o los pueblos. No falta en él la cristalina hermosura del agua corriente,
complemento preciso de todo sitio agradable; pero que, bien lejos de observar en su
curso las mensuradas direcciones, despeños y resaltes con que se hacen jugar las ondas
en los reales jardines, errante camina por donde la casual abertura del terreno da paso al
arroyo. Con todo, el sitio le hechiza; no acierta a salir de él, y sus ojos se hallan más
prendados de aquel natural desaliño, que de todos los artificiosos primores, que hacen
ostentosa y grata vecindad a las quintas de los magnates. Pues, ¿qué tiene este sitio, que
no haya en aquéllos? Tiene un no sé qué, que aquéllos no tienen. Y no hay que apurar,
que no pasarán de aquí.
Ven una dama, o para dar más sensible idea del asunto, digámoslo de otro
modo: ven una graciosita aldeana, que acaba de entrar en la corte, y no bien fijan en ella
los ojos, cuando la imagen, que de ellos trasladan a la imaginación, les representa un
objeto amabilísimo. Los mismos que miraban con indiferencia o con una inclinación
tibia las más celebradas hermosuras del pueblo, apenas pueden apartar la vista de la
rústica belleza. ¿Qué encuentran en ella de singular? La tez no es tan blanca como otras
muchas, que ven todos los días, ni las facciones son más ajustadas, ni más rasgados los
ojos, ni más encarnados los labios, ni tan espaciosa la frente, ni tan delicado el talle. No
importa. Tiene un no sé qué la aldeanita, que vale más que todas las perfecciones de las
otras. No hay que pedir más, que no dirán más. Este no sé qué es el encanto de su
voluntad y el atolladero de su entendimiento.
II
Si se mira bien, no hay especie alguna de objetos donde no se encuentre este no
sé qué. Elévanos tal vez con su canto una voz, que ni es tan clara, ni de tanta extensión,
ni de tan libre juego como otras que hemos oído. Sin embargo, ésta nos suspende más
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 235
que las otras. Pues ¿cómo, si es inferior a ellas en claridad, extensión y gala? No
importa. Tiene esta voz un no sé qué, que no hay en las otras. Enamóranos el estilo de
un autor, que ni en la tersura y brillantez iguala a otros, que hemos leído, ni en la
propiedad los excede; con todo, interrumpimos la lectura de éstos sin violencia, y aquél
apenas podemos dejarle de la mano. ¿En qué consiste? En que este autor tiene, en el
modo de explicarse, un no sé qué, que hace leer con deleite cuanto dice. En las
producciones de todas las artes hay este mismo no sé qué. Lo pintores lo han reconocido
en la suya, debajo del nombre de manera, voz que, según ellos la entienden, significa lo
mismo, y con la misma confusión, que el no sé qué; porque dicen, que la manera de la
pintura es una gracia oculta, indefinible, que no está sujeta a regla alguna, y sólo
depende del particular genio del artífice. Demoncioso (In praeamb. ad Tract. de Pictur.)
dice, que hasta ahora nadie pudo explicar qué es o en qué consiste esta misteriosa
gracia: Quam nemo unquam scribendo potuit explicare; que es lo mismo que caerse de
lleno en el no sé qué.
Esta gracia oculta, este no sé qué, fue quien hizo preciosas las tablas de Apeles
sobre todas las de la antigüedad; lo que el mismo Apeles, por otra parte muy modesto y
grande honrador de todos los buenos profesores de arte, testificaba diciendo, que en
todas las demás perfecciones de la pintura había otros que le igualaban, o acaso en una u
otra le excedían; pero él los excedía en aquella gracia oculta, la cual a todos los demás
faltaba: Cum eadem aetate maximi pictores essent, quorum opera cum admiraretur,
collaudatis omnibus deesse iis unam illam Venerem dicebat, quam Graeci Charita
vocant, caetera omnia contigisse, sed hac sola sibi neminem parem. (Plin., libro
XXXV, capítulo X.) Donde es de advertir, que aunque Plinio, que refiere esto, recurre a
la voz griega charita, o charis, por no hallar en el idioma latino voz alguna competente
para explicar el objeto, tampoco la voz griega le explica; porque charis significa
genéricamente gracia, y así las tres gracias del gentilismo se llaman en griego charites;
de donde se infiere, que aquel primor particular de Apeles, tan no sé qué es para el
griego, como para el latino y el castellano.
III
No sólo se extiende el no sé qué a los objetos gratos, mas también a los
enfadosos; de suerte, que como en algunos de aquellos hay un primor que no se explica,
en algunos de éstos hay una fealdad que carece de explicación. Bien vulgar es decir:
Fulano me enfada sin saber por qué. No hay sentido que no represente este o aquel
objeto desapacible, en quienes hay cierta cualidad displicente, que se resiste a los
conatos, que el entendimiento hace para explicarla; y últimamente la llama un no sé qué
que disgusta, un no sé qué que fastidia, un no sé qué que da en rostro, un no sé qué que
horroriza.
Intentamos, pues, en el presente discurso explicar lo que nadie ha explicado,
descifrar este natural enigma, sacar esta cosicosa de las misteriosas tinieblas en que ha
estado hasta ahora; en fin, decir lo que es esto, que todo el mundo dice, que no sé qué
es.
IV
Para cuyo efecto supongo, lo primero, que los objetos que nos agradan
(entendiéndose desde luego, que lo que decimos de éstos es igualmente en su género
aplicable a los que nos desagradan) se dividen en simples y compuestos. Dos o tres
ejemplos explicarán esta división. Una voz sonora nos agrada, aunque esté fija en un
punto, esto es, no varíe o alterne por varios tonos, formando algún género de melodía.
Este es un objeto simple del gusto del oído. Agrádanos también, y aún más, la misma
voz, procediendo por varios puntos, dispuestos de tal modo, que formen una
combinación musical grata al oído. Este es un objeto compuesto, que consiste en aquel
complejo de varios puntos, dispuestos en tal proporción, que el oído se prenda de ella.
Asimismo a la vista agradan un verde esmeraldino, un fino blanco. Estos son objetos
simples. También le agrada el juego que hacen entre sí varios colores (verbigracia en
una tela o en un jardín), los cuales están, respectivamente, colocados de modo que
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 236
hacen una armonía apacible a los ojos, como la disposición de diferentes puntos de
música a los oídos. Este es un objeto compuesto.
Supongo, lo segundo, que muchos objetos compuestos agradan o enamoran, aun
no habiendo en ellos parte alguna, que tomada de por sí lisonjee el gusto. Esto es decir,
que hay muchos cuya hermosura consiste precisamente en la recíproca proporción o
coaptación, que tienen las partes entre sí. Las voces de la música, tomadas cada una de
por sí, o separadas, ningún atractivo tienen para el oído; pero artificiosamente dispuesta
por un buen compositor, son capaces de embelesar el espíritu. Lo mismo sucede en los
materiales de un edificio, en las partes de un sitio ameno, en las dicciones de una
oración, en los varios movimientos de una danza. Generalmente hablando, que las
partes tengan por sí mismas hermosura o atractivo, que no, es cierto que hay otra
hermosura distinta de aquella, que es la del complejo, y consiste en la grata disposición,
orden y proporción, o sea, natural o artificiosa, recíproca de las partes.
Supongo, lo tercero, que el agradar los objetos consiste en tener un género de
proporción y congruencia con la potencia que los percibe, o sea, con el órgano de la
potencia, que todo viene a reincidir en lo mismo, sin meternos por ahora en explicar en
qué consiste esta proporción. De suerte, que en los objetos simples sólo hay una
proporción, que es la que tienen ellos con la potencia; pero en los compuestos se deben
considerar dos proporciones: la una de las partes entre sí, la otra de esta misma
colección de las partes con la potencia, que viene a ser proporción de aquella
proporción. La verdad de esta suposición consta claramente de que un mismo objeto
agrada a unos y desagrada a otros, pudiendo asegurarse, que no hay cosa alguna en el
mundo, que sea del gusto de todos; lo cual no puede depender de otra cosa, que de que
un mismo objeto tiene proporción de congruencia respecto del temple, textura o
disposición de los órganos de uno, y desproporción respecto de los de otro.
V
Sentados estos supuestos, advierto que la duda o ignorancia expresada en el no
sé qué puede entenderse terminada a dos cosas distintas, al qué y al por qué. Explícome
con el primero de los ejemplos propuestos al principio del número cinco. Cuando uno
dice: tiene esta voz un no sé qué, que me deleita más que las otras, puede querer decir o
que no sabe qué es lo que le agrada en aquella voz, o que no sabe por qué aquella voz le
agrada. Muy frecuentemente, aunque la expresión suena lo primero, en la mente del que
la usa significa lo segundo. Pero que signifique lo uno, que lo otro, ves aquí descifrado
el misterio. El qué de la voz precisamente se reduce a una de dos cosas: o al sonido de
ella (llámase comúnmente el metal de la voz), o al modo de jugarla, y a casi nada de
reflexión que hagas, conocerás cuál de estas cosas es la que te deleita con especialidad.
Si es el sonido, como por lo regular acontece, ya sabes cuanto hay que saber en orden al
qué. Pero me dices: no está resuelta la duda, porque este sonido tiene un no sé qué, que
no hallo en los sonidos de otras voces. Respóndote, y atiende bien lo que te digo, que
ese que llamas no sé qué, no es otra cosa que el ser individual del mismo sonido, el cual
perciben claramente tus oídos, y por medio de ellos llega también su idea clara al
entendimiento. Acaso te matas, porque no puedes definir ni dar nombre a ese sonido,
según su ser individual. Pero, ¿no adviertes que eso mismo te sucede con los sonidos de
todas las demás voces que escuchas? Los individuos no son definibles. Los nombres,
aunque voluntariamente se les impongan, no explican ni dan idea alguna distintiva de su
ser individual. Por ventura, ¿llamarse fulano Pedro, y citano Francisco, me da algún
concepto de aquella particularidad de su ser, por la cual cada uno de ellos se distingue
de todos los demás hombres? Fuera de esto, ¿no ves que tampoco das, ni aciertas a
dársele, nombre particular a ninguno de los sonidos de todas las demás voces? Créeme,
pues, que también entiendes lo que hay de particular en ese sonido, como lo que hay de
particular en cualquiera de todos los demás, y sólo te falta entender que lo entiendes.
Si es el juego de la voz, en quien hallas el no sé qué, aunque esto pienso que
rara vez sucede, no podré darte una explicación idéntica que venga a todos los casos de
este género, porque no son de una especie todos los primores que caben en el juego de
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 237
la voz. Si yo oyese esa misma voz, te diría a punto fijo en qué está esa gracia, que tú
llamas oculta; pero te explicaré algunos de esos primores, acaso todos, que tú no
aciertas a explicar, para que, cuando llegue el caso, por uno o por otro descifres el no sé
qué. Y pienso que todos se reducen a tres: el primero es el descanso con que se maneja
la voz; el segundo la exactitud de la entonación, el tercero el complejo de aquellos
arrebatados puntos musicales de que se componen los gorjeos.
El descanso con que la voz se maneja, dándole todos los movimientos, sin afán
ni fatiga alguna, es cosa graciosísima para el que escucha. Algunos manejan la voz con
gran celeridad; pero es una celeridad afectada, o lograda a esfuerzos fatigantes del que
canta, y todo lo que es afectado y violento disgusta. Pero esto pocos hay que no lo
entiendan; y así, pocos constituirán en este primor el no sé qué.
La perfección de la entonación es un primor que se oculta aun a los músicos. He
dicho la perfección de la entonación. No nos equivoquemos. Distinguen muy bien los
músicos los desvíos de la entonación justísima hasta un cierto grado; pongo por ejemplo
hasta el desvío de una coma, o media coma, o sea, norabuena de la cuarta parte de una
coma; de modo que los que tienen el oído muy delicado, aun siendo tan corto el desvío,
perciben que la voz no da el punto con toda justeza, bien que no puedan señalar la
cantidad del desvío; esto es, si se desvía media coma, la tercera parte de una coma, etc.
Pero cuando el desvío es mucho menor, verbigracia la octava parte de una coma, nadie
piensa que la voz desdice algo de la entonación justa. Con todo, este defecto, que por
muy delicado, se escapa a la reflexión del entendimiento, hace efecto sensible en el
oído; de modo que ya la composición no agrada tanto como si fuese cantada por otra
voz, que diese la entonación más justa, y si hay alguna que la dé mucho más cabal,
agrada muchísimo; y éste es uno de los casos en que se halla en el juego de la voz un no
sé qué que hechiza, y el no sé qué descifrado es la justísima entonación. Pero se ha de
advertir que el desvío de la entonación, se padece muy frecuentemente, no en el todo del
punto, sino en alguna o algunas partes minutísimas de él; de suerte que aunque parece
que la voz está firme, pongo por ejemplo, en re, suelta algunas sutilísimas hilachas, ya
hacia arriba, ya hacia abajo, desviándose por interpolados espacios brevísimos de
tiempo de aquel indivisible grado, que en la escalera del diapasón debe ocupar el re.
Todo esto desaira más o menos el canto, como asimismo el carecer de estos defectos le
da una gracia notable.
Los gorjeos son una música segunda, o accidental, que sirve de adorno a la
substancia de la composición. Esta música segunda, para sonar bien, requiere las
mismas calidades que la primera. Siendo el gorjeo un arrebatado tránsito de la voz por
diferentes puntos, siendo la disposición de estos puntos oportuna y propia, así respecto
de la primera música como de la letra, sonará bellamente el gorjeo, y faltándose esas
calidades, sonará mal o no tendrá gracia alguna, lo que frecuentemente acontece, aun a
cantores de garganta flexible y ágil, los cuales, destituidos de gusto o de genio, estragan,
más que adornan, la música con insulsos y vanos revoloteos de la voz.
Hemos explicado el qué del no sé qué en el ejemplo propuesto. Resta explicar el
por qué; pero éste queda explicado en el número 11, así para este como para todo
género de objetos; de suerte, que sabido qué es lo que agrada en el objeto, en el por qué
no hay que saber sino que aquello está en la proporción debida, congruente, a la facultad
perceptiva, o al temple de su órgano. Y para que se vea que no hay más que saber en
esta materia, escoja cualquiera un objeto de su gusto, aquél en quien no halle nada de
ese misterioso no sé qué, y dígame, ¿por qué es de su gusto o por qué le agrada? No
responderá otra cosa que lo dicho.
VI
El ejemplo propuesto da una amplísima luz para descifrar el no sé qué en todos
los demás objetos, a cualquiera sentido que pertenezca. Explica adecuadamente el qué
de los objetos simples, y el por qué de simples y compuestos. El por qué es uno mismo
en todos. El qué de los simples es aquella diferencia individual privativa de cada uno en
la forma que la explicamos en el número 12; de suerte que toda la distinción que hay en
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 238
orden a esto entre los objetos agradables, en que no se halla no sé qué, y aquéllos en que
se halla, consiste en que aquéllos agradan por su especie o ser específico, y éstos por su
ser individual. A éste le agrada el color blanco por ser blanco, a aquél el verde por ser
verde. Aquí no encuentran misterio que descifrar. La especie les agrada, pero
encuentran tal vez un blanco, o un verde, que sin tener más intenso el color, les agrada
mucho más que los otros. Entonces dicen que aquel blanco o aquel verde tienen un no
sé qué que los enamora, y este no sé qué, digo yo, que es la diferencia individual de esos
dos colores; aunque tal vez puede consistir en la insensible mezcla de otro color, lo cual
ya pertenece a los objetos compuestos, de que trataremos luego.
Pero se ha de advertir que la diferencia individual no se ha de tomar aquí con
tan exacto rigor filosófico, que a todos los demás individuos de la misma especie esté
negado el propio atractivo. En toda la colección de los individuos de una especie hay
algunos recíprocamente muy semejantes, de suerte que apenas los sentidos los
distinguen. Por consiguiente, si uno de ellos por su diferencia individual agrada,
también agradará el otro por la suya.
Dije en el número 18, que el ejemplo propuesto explicaadecuadamente el qué de
los objetos simples. Y porque a esto acaso se me opondrá, que la explicación del manejo
de la voz no es adaptable a otros objetos distintos, por consiguiente es inútil para
explicar el qué de otros. Respondo, que todo lo dicho en orden al manejo de la voz, ya
no toca a los objetos simples, sino a los compuestos. Los gorjeos son compuestos de
varios puntos. El descanso y entonación no constituyen perfección distinta de la que sí
tiene la música que se canta, la cual también es compuesta: quiero decir, sólo son
condiciones para que la música suene bien, la cual se desluce mucho faltando la debida
entonación, o cantando con fatiga; pero por no dejar incompleta la explicación del no sé
qué de la voz, nos extendimos también al manejo de ella, y también porque lo que
hemos escrito en esta parte puede habilitar mucho a los lectores para discurrir en orden
a otros objetos diferentísimos.
VII
Vamos ya a explicar el no sé qué de los objetos compuestos. En éstos es donde
más frecuentemente ocurre el no sé qué, y tanto, que rarísima vez se encuentra el no sé
qué en objeto donde no hay algo de composición. Y, ¿qué es el no sé qué en los objetos
compuestos? La misma composición. Quiero decir, la proporción y congruencia de las
partes que los componen.
Opondráseme que apenas ignora nadie, que la simetría y recta disposición de las
partes hace la principal, a veces la única hermosura de los objetos. Por consiguiente,
ésta no es aquella gracia misteriosa a quien por ignorancia o falta de penetración se
aplica el no sé qué.
Respondo que aunque los hombres entienden esto en alguna manera, lo
entienden con notable limitación, porque sólo llegan a percibir una proporción
determinada, comprendida en angostísimos límites o reglas; siendo así, que hay otras
innumerables proporciones distintas de aquélla que perciben. Explicárame un ejemplo.
La hermosura de un rostro es cierto que consiste en la proporción de sus partes, o en una
bien dispuesta combinación del color, magnitud y figura de ellas. Como esto es una cosa
en que se interesan tanto los hombres, después de pensar mucho en ello, han llegado a
determinar o especificar esta proporción diciendo, que ha de ser de esta manera la
frente, de aquélla los ojos, de la otra las mejillas, etc. Pero, ¿qué sucede muchas veces?
Que ven este o aquel rostro, en quien no se observa aquella estudiada proporción y que
con todo les agrada muchísimo. Entonces dicen que no obstante esa falta o faltas, tiene
aquel rostro un no sé qué que hechiza. Y este no sé qué, digo yo, que es una
determinada proporción de las partes en que ellos no habían pensado, y distinta de
aquélla que tienen por única, para el efecto de hacer el rostro grato a los ojos.
De suerte, que Dios, de mil maneras diferentes y con innumerables diversísimas
combinaciones de las partes, puede hacer hermosísimas caras. Pero los hombres,
reglando inadvertidamente la inmensa amplitud de las ideas divinas por la estrechez de
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 239
las suyas, han pensado reducir toda la hermosura a una combinación sola, o cuando
más, a un corto número de combinaciones, y en saliendo de allí, todo es para ellos un
misterioso no sé qué.
Lo propio sucede en la disposición de un edificio, en la proporción de las partes
de un sitio ameno. Aquel no sé qué de gracia, que tal vez los ojos encuentran en uno y
otro, no es otra cosa que una determinada combinación simétrica colocada fuera de las
comunes reglas. Encuéntrase alguna vez un edificio, que en esta o aquella parte suya
desdice de las reglas establecidas por los arquitectos, y que, con todo, hace a la vista un
efecto admirable, agradando mucho más que otros muy conformes a los preceptos del
arte. ¿En qué consiste esto? ¿En que ignoraba esos preceptos el artífice que le ideó?
Nada menos. Antes bien en que sabía más y era de más alta idea que los artífices
ordinarios. Todo lo hizo según regla; pero según una regla superior, que existe en su
mente, distinta de aquellas comunes, que la escuela enseña. Proporción, y grande,
simetría, y ajustadísima, hay en las partes de esa obra; pero no es aquella simetría que
regularmente se estudia, sino otra más elevada, a donde arribó por su valentía la sublime
idea del arquitecto. Si esto sucede en las obras del arte, mucho más en las de la
naturaleza, por ser éstas efectos de un Artífice de infinita sabiduría, cuya idea excede
infinitamente, tanto en la intensión como en la extensión, a toda idea humana y aun
angélica.
En nada se hace tan perceptible esta máxima como en las composiciones
músicas. Tiene la música un sistema formado de varias reglas que miran como completo
los profesores; de tal suerte, que en violando alguna de ellas, condenan la composición
por defectuosa. Sin embargo, se encuentra una u otra composición que falta a esta o
aquella regla, y que agrada infinito aun en aquel pasaje donde falta a la regla. ¿En qué
consiste esto? En que el sistema de reglas, que los músicos han admitido como
completo, no es tal; antes muy incompleto y diminuto. Pero esta imperfección del
sistema, sólo la comprenden los compositores de alto numen, los cuales alcanzan que se
pueden dispensar aquellos preceptos en tales o tales circunstancias, o hallan modo de
circunstanciar la música de suerte, que, aun faltando aquellos preceptos, sea sumamente
armoniosa y grata. Entre tanto, los compositores de clase inferior claman que aquello es
una herejía; pero clamen lo que quisieren, que el juez supremo y único de la música es
el oído. Si la música agrada al oído y agrada mucho, es buena y bonísima, y siendo
bonísima, no puede ser absolutamente contra las reglas, sino contra unas reglas
limitadas y mal entendidas. Dirán que está contra arte; mas, con todo, tiene un no sé qué
que la hace parecer bien. Y yo digo, que ese no sé qué no es otra cosa que estar hecha
según arte, pero según un arte superior al suyo. Cuando empezaron a introducirse las
falsas en la música, yo sé que, aun cubriéndolas oportunamente, clamaría la mayor parte
de los compositores, que eran contra arte; hoy ya todos las consideran según arte;
porque el arte que antes estaba diminutísimo, se dilató con este descubrimiento.
VIII
Aunque la explicación que hasta aquí hemos dado del no sé qué, es adaptable a
cuanto debajo de esta confusa expresión está escondido, debemos confesar que hay
cierto no sé qué propio de nuestra especie, el cual, por razón de su especial carácter pide
más determinada explicación. Dijimos arriba, que aquella gracia o hermosura del rostro,
a la cual, por no entendida, se aplica el no sé qué, consiste en una determinada
proporción de sus partes, la cual proporción es distinta de aquélla, que vulgarmente está
admitida como pauta indefectible de la hermosura. Mas como quiera que esto sea
verdad, hay en algunos rostros otra gracia más particular, la cual, aun faltando la de la
ajustada proporción de las facciones, los hace muy agradables. Esta es aquella
representación que hace el rostro de las buenas cualidades del alma, en la forma que
para otro intento hemos explicado en el tomo V, discurso III, desde el número 10 hasta
el 16 inclusive, a cuyo lugar remitimos al lector, por no obligarnos a repetir lo que
hemos dicho allí. En el complejo de aquellos varios sutiles movimientos de las partes
del rostro, especialmente de los ojos, de que se compone la representación expresada, no
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 240
tanto se mira la hermosura corpórea como la espiritual, o aquel complejo parece
hermoso, porque muestra la hermosura del ánimo, que atrae sin duda mucho más que la
del cuerpo. Hay sujetos que precisamente con aquellos movimientos y positura de ojos,
que se requieren para formar una majestuosa y apacible risa, representan un ánimo
excelso, noble, perspicaz, complaciente, dulce, amoroso, activo; lo que hace, a cuantos
los miran, los amen sin libertad.
Esta es la gracia suprema del semblante humano. Esta es la que, colocada en el
otro sexo, ha encendido pasiones más violentas y pertinaces, que el nevado candor y
ajustada simetría de las facciones. Y ésta es la que los mismos cuyas pasiones ha
encendido, por más que la están contemplando cada instante, no acaban de descifrar; de
modo que cuando se ven precisados de los que pretenden corregirlos, a señalar el
motivo por que tal objeto los arrastra (tal objeto, digo, que carece de las perfecciones
comunes) no hallan qué decir, sino que tiene un no sé qué, que enteramente les roba la
libertad. Téngase siempre presente, para evitar objeciones, que esta gracia, como todas
las demás que andan rebozadas debajo del manto del no sé qué, es respectiva al genio,
imaginación y conocimiento del que la percibe. Más me ocurría que decir sobre la
materia, pero por algunas razones me hallo precisado a concluir aquí este discurso.



Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 241

GASPAR MELCHOR DE JOVELLANOS

El delincuente honrado
ACTO I

El teatro representa el estudio del Corregidor, adornado sin ostentación. A un lado se verán dos estantes con
algunos librotes viejos, todos en gran folio y encuadernados en pergamino. Al otro habrá un gran bufete, y
sobre él varios libros, procesos y papeles. TORCUATO, sentado, acaba de cerrar un pliego, le guarda, y se
levanta con semblante inquieto.

TORCUATO.- No hay remedio; ya es preciso tomar algún partido. Las diligencias que se
practican son muy vivas, y mi delito se va a descubrir. ¡Ay, Laura! ¿Qué dirás cuando
sepas que he sido el matador de tu primer esposo? ¿Podrás tú perdonarme...? Pero mi
amigo tarda, y yo no puedo sosegar un momento. (Vuelve a sentarse, toma un libro, empieza a
leer, y le deja al punto.). Este ministro que ha venido al seguimiento de la causa es tan
activo... ¡Ah!, ¿dónde hallaré un asilo contra el rigor de las leyes...? Mi amor y mi
delito me seguirán a todas partes... Pero Felipe viene.
FELIPE.- Señor...
TORCUATO.- Pues ¿y don Anselmo?
FELIPE.- Viene al instante. ¡Oh, qué trabajo me costó despertarle! Cuando entré en su
cuarto estaba dormido como un tronco; pero le hablé tan recio, metí tanta bulla y di
tales tirones de la ropa de su cama, que hubo de volver de su profundo letargo, y me
dijo que venía corriendo. Ya yo me volvía muy satisfecho de su respuesta, cuando veo
que, dando una vuelta al otro lado, se echó a roncar como un prior; con que me quité
de ruidos, y con grandísimo tiento le fui poco a poco incorporando; le arrimé las
calcetas, ayudele a vestirse, y gracias a Dios, le dejo ya con los huesos en punta.
TORCUATO.- Muy bien. ¿Y has sabido si tendremos carruaje?
FELIPE.- ¿Carruaje? Cuantos pidáis. Mientras la corte está en San Ildefonso, no hay cosa
más de sobra en Segovia; pero, como yo no sabía dónde era nuestro viaje, no me atreví
a ajustar alguno. Si vamos a Madrid, tendremos retornos a docenas. El coche que trajo
el alcalde de corte aún no se ha ido y se podrá ajustar barato. ¡Ah, señor! (me acuerdo
ahora por el alcalde de corte), ¿no sabéis lo que hay de nuevo...? (TORCUATO nada le
responde.) Acaban de traer a la cárcel a Juanillo, el criado del Marqués. (TORCUATO se
inmuta.) ¡Pobrete! Ahora tendrá que confesar de plano, si no quiere cantar en el ansia.
Dicen que sabe cuanto pasó en el desafío de su amo. Pardiez, él será muy tonto en no
desembuchar cuanto ha visto.
TORCUATO.- (Aparte.) Ya el riesgo es más urgente... Felipe.
FELIPE.- Señor...
TORCUATO.- Haz que mis vestidos se pongan en los baúles; a Eugenia que te entregue
toda mi ropa blanca; y date prisa, porque nuestro viaje es pronto, y durará algunos
días.
FELIPE.- Aquí hay algún misterio. (Anda por el cuarto, poniendo en orden los muebles, y recogiendo
alguna ropa de su amo que habrá sobre ellos.)
TORCUATO.- Aún no parece Anselmo... (Sacando el reloj.) Las siete y cuarto. ¡Qué tardo
pasa el tiempo sobre la vida de un desdichado!
FELIPE.- (Sin dejar su ocupación.) ¡Tan recién casado hacer un viaje...! ¡Él está tan triste...!
¿Qué diablos tendrá?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 242
TORCUATO.- Acaso juzgará intempestiva mi resolución. ¡Ah!, no sabe toda la aflicción
de mi alma.
FELIPE.- (Mirando a su amo.) ¡Tiene un genio tan reservado...!
TORCUATO.- Ya parece que viene.
FELIPE.- No quiero interrumpirlos.
TORCUATO.- Cuidado con lo que te tengo prevenido. Si alguien me buscare, que no estoy
en casa, y si don Simón preguntase por mí, que estoy escribiendo.
ANSELMO.- A fe, amigo mío, que me has hecho bien mala obra. ¡Dejar la cama a las siete
de la mañana...! Hombre, no lo haría ni por una duquesa; mas tu recado fue tan
ejecutivo... (Después de alguna pausa.) Pero, Torcuato, tú estás triste... Tus ojos... Vaya,
¿apostemos a que has llorado?
TORCUATO.- En mi dolor apenas he tenido ese pequeño desahogo.
ANSELMO.- ¿Desahogo? ¿Las lágrimas...? No lo entiendo. Pues qué, ¿un hombre como tú
no se correría...?
TORCUATO.- Si las lágrimas son efecto de la sensibilidad del corazón, ¡desdichado de
aquel que no es capaz de derramarlas!
ANSELMO.- Como quiera que sea, yo no te comprendo, Torcuato. Tus ojos están
hinchados, tu semblante triste, y de algunos días a esta parte noto que has perdido tu
natural alegría. ¿Qué es esto? Cuando debieras... Hombre, vamos claros; ¿quieres que
te diga lo que he pensado? Tú acabas de casarte con Laura, y por más que la quieras,
tener una mujer para toda la vida, sufrir a un suegro viejo e impertinente, empezar a
sentir la falta de la dulce libertad y el peso de las obligaciones del matrimonio, son sin
duda para un joven graves motivos de tristeza; y ve aquí a lo que atribuyo la tuya.
Pero, si esta es la causa, tú no tienes disculpa, amigo mío, porque te la has buscado por
tu mano. Por otra parte, Laura es virtuosa, es linda, tiene un genio dócil y amable, te
quiere mucho; y tú, que has sido siempre derretido, creo que no le vas en zaga. (Viendo
que no le responde.) Sobre todo, Torcuato, tú no debes afligirte por frioleras; goza con
sosiego de las dulzuras del matrimonio; que ya llegará el día en que cada cual tome su
partido.
TORCUATO.- ¡Ay, Anselmo! Esas dulzuras, que pudieran hacerme tan dichoso, se van a
cambiar en pena y desconsuelo; yo las voy a perder para siempre.
ANSELMO.- ¿A perderlas? Pues ¿qué...? ¡Ah! (Dándose una palmada en la frente.) Ahora me
acuerdo que tu criado me dijo no sé qué de un viaje... Pero yo estaba tan dormido...
TORCUATO.- Tú eres mi amigo, Anselmo, y voy a darte ahora la última prueba de mi
confianza.
ANSELMO.- Pues sea sin preámbulos, porque los aborrezco. ¿Puedo servirte en algo? Mi
caudal, mis fuerzas, mi vida, todo es tuyo; di lo que quieres, y si es preciso...
TORCUATO.- Ya sabes que fui autor de la muerte del marqués de Montilla, y que este
funesto secreto, que hoy llena mi vida de amargura, se conserva entre los dos.
ANSELMO.- Es verdad; pero en cuanto al secreto no hay que recelar. Tú sabes también
cuánto hice con Juanillo, el criado del Marqués, para alejar toda sospecha; pues
aunque sólo tenía algunos antecedentes del desafío, yo le gratifiqué, le traspuse a
Madrid, donde nadie le conoce, y mi amigo el marqués de la Fuente está encargado de
observar sus pasos. No; lejos de pensar en ti ese bribón, tal vez creerá... Pero no
hablemos de eso, porque no es posible...
TORCUATO.- ¡Ay, Anselmo, cuánto te engañas! Ese criado está ya en las cárceles de
Segovia.
ANSELMO.- ¿Cómo? ¿Juanillo...? Pero ¿el marqués no me avisaría...?
TORCUATO.- Tal vez no lo sabe, porque todo se ha hecho con el mayor secreto. Desde
que de orden del Rey vino a continuar la causa el alcalde don Justo de Lara, es infinito
lo que se ha adelantado. Aún no ha seis días que está en Segovia, y quizá sabe ya
todos los lances que precedieron al desafío. Él tomó por sí mismo informes y noticias,
examinó testigos, practicó diligencias, y procediendo siempre con actividad y sin
estrépito, logró descubrir el paradero de Juanillo, despachó posta a Madrid, y le hizo
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 243
conducir arrestado. Antes de su arribo vivíamos sin susto. El Alcalde mayor, que
previno esta causa, se afanó mucho al principio por descubrir el agresor; pero sólo
pudo tomar algunas señas por aquellos soldados que nos vieron reñir; y contentándose
con despachar las requisitorias de estilo, cesó en la continuación del sumario y le dejó
dormir. Pero la corte, que cuando el desafío estaba, como ahora, en San Ildefonso,
esperaba con ansia las resultas de este negocio. Las recientes pragmáticas de duelos,
las instancias de los parientes del muerto, y la cercanía de esta ciudad al Sitio,
interesaron al Gobierno en él, y de aquí resultó la comisión de este ministro, cuya
actividad... ¿Quién sabe si a la hora de ésta mi nombre...? Ya ves, Anselmo, que en tal
conflicto no me queda otro recurso que la fuga. Estoy determinado a emprenderla;
pero no he querido hacerlo sin avisarte.
ANSELMO.- Cuanto me dices me deja sorprendido. Estaba yo tan descuidado en este
punto... Pero Juanillo ignora absolutamente que tú fueses el matador de su amo... ¿Y
quién sabe si esta ausencia precipitada hará sospechar...? Por otra parte, la fuga es un
recurso tan arriesgado..., tan poco honroso...
TORCUATO.- ¿Y piensas tú que cuando recurro a ella lo hago por evitar el castigo? ¡Ah!,
en el conflicto en que me hallo, la muerte fuera dulce a mis ojos. Pero si se descubre
mi delito, ¿cómo sufriré la presencia de don Simón, mi bienhechor, a quien ofendí
tanto; la de Laura, a quien hice verter tan tiernas lágrimas sobre el sepulcro de su
esposo, y a quien después hice el atroz agravio de ocultarle mi delito? ¡Ah!, yo llené
sus corazones de luto y desconsuelo, yo desterré de esta casa el gusto y la alegría, y
yo, en fin, turbé la paz de una familia virtuosa, que sin mi delito, gozaría aún del
sosiego más puro. Este remordimiento llenará mi alma de eterna amargura. Sí, amigo
mío, lejos de Laura y de su padre, buscaré en mi destierro el castigo de que soy digno,
y al fin me hallará la muerte donde nadie sea testigo de mi perfidia y mis engaños.
ANSELMO.- ¡Ay, Torcuato!, el dolor te enajena y te hace delirar. ¿Qué quiere decir «mi
delito, mi perfidia, mis engaños»? ¿Acaso lo que has hecho merece esos nombres? Es
verdad que has muerto al marqués de Montilla; pero lo hiciste insultado, provocado y
precisado a defender tu honor. Él era un temerario, un hombre sin seso. Entregado a
todos los vicios, y siempre enredado con tahúres y mujercillas, después de haber
disipado el caudal de su esposa, pretendió asaltar el de su suegro y hacerte cómplice
en este delito. Tú resististe sus propuestas, procuraste apartarle de tan viles intentos, y
no pudiendo conseguirlo, avisaste a su suegro para que viviese con precaución; pero
sin descubrirle a él. Esta fue la única causa de su enojo. No contento con haberte
insultado y ultrajado atrozmente, te desafió varias veces. En vano quisiste satisfacerle
y templarle; su temeraria importunidad te obligó a contestar. No, Torcuato, tú no eres
reo de su muerte; su genio violento le condujo a ella. Yo mismo vi que mientras el
marqués, como un león furioso, buscaba tu corazón con la punta de su espada, tú,
reportado y sereno, pensabas sólo en defenderte; y sin duda no hubiera perecido, si su
ciego furor no le hubiese precipitado sobre la tuya. En cuanto a tu silencio, ¿no me has
dicho que don Simón, prendado de tu juiciosa conducta, movido de su antigua amistad
con tu tía, doña Flora Ramírez, y cierto de tu inclinación a Laura, te la ofreció en
matrimonio? ¿Hiciste otra cosa que aceptar esta oferta? Y qué, después de lo que
debes a esta familia, ¿pudieras despreciarla sin agraviar al amor, al reconocimiento y a
la hospitalidad? No, amigo mío, no; tú tomarás el partido que te acomode, pero tu
interior debe estar tranquilo.
TORCUATO.- (Con viveza.) ¿Tranquilo después de haber engañado a Laura? ¡Ah!, su
corazón no merecía tal perfidia. Yo le entregué una mano manchada en la sangre de su
primer esposo, le ofrecí una alma sellada con el sello de la iniquidad y le consagré una
vida envilecida con el reato de este crimen, que me hace deudor de un escarmiento a la
sociedad y siervo de la ley. ¡Qué de agravios contra el amor y la virtud de una
desdichada! No, Anselmo, yo no podré sufrir su vista; no hay remedio, voy a
ausentarme de ella para siempre.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 244
ANSELMO.- Amigo mío, yo no puedo aprobar un partido tan peligroso; pero si tú estás
resuelto a marchar, yo debo estarlo a servirte. ¿Quieres que te siga? ¿Que vayamos
juntos hasta los desiertos de Siberia? ¿Quieres...?
TORCUATO.- No, Anselmo; conviene que te quedes. Yo necesito aquí de un fiel amigo,
que me envíe noticias de mi esposa, y se las dé de mi destino. No porque piense en
ocultar a Laura mi resolución, no; este nuevo engaño me haría indigno de su memoria
y de la luz del día. Aunque haya de serle amarga la noticia de mi separación, quiero
que la deba a mi franqueza y fidelidad, y remediar de algún modo mis antiguas
reservas.
ANSELMO.- Pues bien, ¿y cuándo piensas...?
TORCUATO.- Después de comer. He pretextado un viaje de pocos días a Madrid para
deslumbrar a mi suegro, y aún no le dije cosa alguna. En cuanto a mis intereses y
negocios, este pliego te dirá lo que debes hacer. Contiene una instrucción puntual
conforme a mis intenciones, y un poder general de que podrás valerte cuando llegare
el caso. Sobre todo, querido amigo, te recomiendo a Laura. En ella te dejo mi corazón;
procura consolarla... ¡Ah! ¿cómo podrá consolarse su alma desdichada?
ANSELMO.- (Enternecido.) Mi buen amigo, lejos de ti, también yo habré menester de
consuelo, y no le hallaré en parte alguna. ¡Cuánto me duele tu amarga situación! ¡Qué
amigo, qué consolador, qué compañero voy a perder con tu ausencia! Pero te has
empeñado en afligirnos... En fin, cuenta con mi amistad y con el puntual desempeño
de tus encargos. ¡Ah, si fuese capaz de mejorar tu suerte!
TORCUATO.- (Abatido.) El cielo me ha condenado a vivir en la adversidad. ¡Qué
desdichado nací! Incierto de los autores de mi vida, he andado siempre sin patria ni
hogar propio, y cuando acababa de labrarme una fortuna, que me hacía cumplidamente
dichoso, quiere mi mala estrella... Pero, Anselmo, no demos ocasión en la familia...
Felipe vuelve... Aún nos veremos antes de mi partida.
ANSELMO.- Sí, tengo que volver a cumplimentar a ese ministro; entonces hablaremos.
Adiós.
TORCUATO.- (Con serenidad.) ¿Han preguntado por mí?
FELIPE.- El señor don Simón, y con algún cuidado. Dijo que iba a misa, y que volvía al
instante. También preguntó mi ama; díjela que estabais con vuestro amigo.
TORCUATO.- (Inquieto.) ¿Cómo? Pues ¿no te previne...?
FELIPE.- Vos no me prevenisteis que callase.
TORCUATO.- (Con serenidad.) Anda a ver si hay algún retorno de Madrid, y ajústale para
después de mediodía. ¿Entiendes?
FELIPE.- Muy bien, señor. ¡Qué mal humor tiene!
SIMÓN.- ¿Qué es eso de retorno? ¿Qué viaje es ése, Torcuato? Tú traes a Felipe
alborotado con tu viaje, y no me has dicho cosa alguna. Tampoco Laura...
TORCUATO.- Perdonad si no he solicitado antes vuestro permiso. ¡Andáis tan ocupado
con el huésped! Cuando me vestí aún dormía Laura, y por no incomodarla... Ya sabéis
que por muerte de mi tía quedaron en Madrid aquellos veinte mil pesos... Yo quisiera
pasar a recogerlos.
SIMÓN.- Me parece muy bien. ¡Pero me haces tanta falta para acompañar a este
ministro...! Él gusta tanto de tu conversación...
TORCUATO.- En todo caso estoy pronto a complaceros; si os parece...
SIMÓN.- No, hijo mío; haz tu viaje y procura volver cuanto antes. Laura sin ti no vivirá
contenta, ni yo puedo pasar sin tu ayuda, porque las ocupaciones son muchas, y el
trabajo excesivo me aflige demasiado. ¡Ah!, en otro tiempo... Pero ya soy muy viejo...
A propósito, ¿qué te parece de este don Justo?
TORCUATO.- Jamás traté ministro alguno que reúna en sí las cualidades de buen juez en
tan alto grado. ¡Qué rectitud! ¡Qué talento! ¡Qué humanidad!
SIMÓN.- Pero, hombre, es tan blando, tan filósofo... Yo quisiera a los ministros más duros,
más enteros. Me acuerdo que le conocí en Salamanca de colegial, y a fe que entonces
era bien enamorado. Pero, hijo mío, ¡si tú hubieras alcanzado a los ministros de mi
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 245
tiempo...! ¡Oh, aquéllos sí que eran hombres en forma! ¡Qué teoricones! Cada uno era
un Digesto vivo. ¿Y su entereza? Vaya, no se puede ponderar. Entonces se ahorcaban
hombres a docenas.
TORCUATO.- Habría más delitos.
SIMÓN.- ¿Más delitos que ahora? Pues, ¿no ves que estamos rodeados de ladrones y
asesinos?
TORCUATO.- Según eso, habría menos conocimiento de las leyes.
SIMÓN.- ¿De las leyes? ¡Bueno! Ahí están los comentarios que escribieron sobre ellas;
míralos, y verás si las conocieron. Hombre hubo que sobre una ley de dos renglones
escribió un tomo en folio. Pero hoy se piensa de otro modo. Todo se reduce a libritos
en octavo, y no contentos con hacernos comer y vestir como la gente de extranjía,
quieren también que estudiemos y sepamos a la francesa. ¿No ves que sólo se trata de
planes, métodos, ideas nuevas...? ¡Así anda ello! ¿Querrás creerme que hablando la
otra noche don Justo de la muerte de mi yerno, se dejó decir que nuestra legislación
sobre los duelos necesitaba de reforma, y que era una cosa muy cruel castigar con la
misma pena al que admite un desafío que al que le provoca? ¡Mira tú que disparate tan
garrafal! ¡Como si no fuese igual la culpa de ambos! Que lea, que lea los autores, y
verá si encuentra en alguno tal opinión.
TORCUATO.- No por eso dejará de ser acertada. Los más de nuestros autores se han
copiado unos a otros, y apenas hay dos que hayan trabajado seriamente en descubrir el
espíritu de nuestras leyes. ¡Oh!, en esa parte lo mismo pienso yo que el señor don
Justo.
SIMÓN.- Pero, hombre...
TORCUATO.- En los desafíos, señor, el que provoca es, por lo común, el más temerario y
el que tiene menos disculpa. Si está injuriado, ¿por qué no se queja a la justicia? Los
tribunales le oirán, y satisfarán su agravio, según las leyes. Si no lo está, su
provocación es un insulto insufrible; pero el desafiado...
SIMÓN.- Que se queje también a la justicia.
TORCUATO.- ¿Y quedará su honor bien puesto? El honor, señor, es un bien que todos
debemos conservar; pero es un bien que no está en nuestra mano, sino en la estimación
de los demás. La opinión pública le da y le quita. ¿Sabéis que quien no admite un
desafío es al instante tenido por cobarde? Si es un hombre ilustre, un caballero, un
militar, ¿de qué le servirá acudir a la justicia? La nota que le impuso la opinión
pública, ¿podrá borrarla una sentencia? Yo bien sé que el honor es una quimera, pero
sé también que sin él no puede subsistir una monarquía; que es alma de la sociedad;
que distingue las condiciones y las clases; que es principio de mil virtudes políticas, y,
en fin, que la legislación, lejos de combatirle, debe fomentarle y protegerle.
SIMÓN.- ¡Bueno, muy bueno! Discursos a la moda y opinioncitas de ayer acá; déjalos
correr, y que se maten los hombres como pulgas.
TORCUATO.- La buena legislación debe atender a todo, sin perder de vista el bien
universal. Si la idea que se tiene del honor no parece justa, al legislador toca
rectificarla. Después de conseguido se podrá castigar al temerario que confunda el
honor con la bravura. Pero mientras duren las falsas ideas, es cosa muy terrible
castigar con la muerte una acción que se tiene por honrada.
SIMÓN.- Según eso, al reptado que mata a su enemigo se le darán las gracias, ¿no es
verdad?
TORCUATO.- Si fue injustamente provocado; si procuró evitar el desafío por medios
honrados y prudentes; si sólo cedió a los ímpetus de un agresor temerario y a la
necesidad de conservar su reputación, que se le absuelva. Con eso, nadie buscará la
satisfacción de sus injurias en el campo, sino en los tribunales; habrá menos desafíos o
ninguno; y cuando los haya, no reñirán entre sí la razón y la ley, ni vacilará el ánimo
del juez sobre la suerte de un desdichado... Pero, señor, Laura estará impaciente... Si
os pareces...
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 246
SIMÓN.- Sí, sí, vamos allá. (Se va y vuelve.) ¡Ah!, ¿sabes que han preso a Juanillo? No, ¡don
Justo adelanta terriblemente en la causa! Tanto como eso, es menester confesarlo: él es
activo como un diablo. (Yéndose.) Sí, como un diablo... ¡Fuego!
TORCUATO.- (Paseándose.) En fin, voy a alejarme para siempre de esta mansión, que ha
sido en algún tiempo teatro de mis dichas y fiel testigo de mis tiernos amores. ¡Con
cuánto dolor me separo de los objetos que la habitan! Errante y fugitivo, tus lágrimas,
¡oh, Laura!, estarán siempre presentes a mis ojos, y tus justas querellas resonarán en
mis oídos. ¡Alma inocente y celestial! ¡Cuánta amargura te va a costar la noticia de mi
ausencia! Tú has perdido un esposo, que ni te amaba ni te merecía, y ahora vas a
perder otro, que te idolatra, pero que te merece menos, pues te ha conseguido por
medio de un engaño. (Después de alguna pausa.) ¿Y adónde iré a esconder mi vida
desdichada...? Sin patria, sin familia, prófugo y desconocido sobre la tierra, ¿dónde
hallaré refugio contra la adversidad? ¡Ah!, la imagen de mi esposa ofendida y los
remordimientos de mi conciencia me afligirán en todas partes.

I nforme sobre la Ley de Reforma Agraria
FRAGMENTO
Influencia de las leyes en este Estado
Tal es la breve y sencilla historia de la agricultura nacional, y tal el estado
progresivo que ha tenido en sus diferentes épocas. La Sociedad no ha podido confrontar
los hechos que la confirman sin hacer al mismo tiempo muchas importantes
observaciones que le servirán de guía en el presente Informe. Todas ellas concluyen que
el cultivo se ha acomodado siempre a la situación política que tuvo la nación
coetáneamente, y que tal ha sido su influencia en él que ni la templanza y benignidad
del clima, ni la excelencia y fertilidad del suelo, ni su aptitud para las mas vanas y ricas
producciones, ni su ventajosa posición para el comercio marítimo, ni en fin, tantos
dones como con larga mano ha derramado sobre ella la naturaleza han sido poderosos a
vencer los estorbos que esta situación oponía a sus progresos.
Pero al mismo tiempo ha reconocido también que cuando esta situación no
desfavorecía el cultivo, tenían en él mas principal é inmediata influencia aquellos
estorbos que se derivaban de las leyes relativas a su gobierno, y que la suerte del cultivo
fue siempre mas ó menos próspera según que las leyes agrarias animaban ó
desalentaban el interés de sus agentes.
Esta última observación, al mismo tiempo que llevó a la Sociedad como de la
mano al descubrimiento del principio sobre que debía establecer su dictamen, le inspiró
la mayor confianza de alcanzar el logro de sus deseos porque, conociendo por una parte
que nuestra presente situación política nos convida al establecimiento del más poderoso
cultivo, y por otra que la suerte de la agricultura pende enteramente de las leyes, ¿qué
esperanzas no deberá concebir al ver a Vuestra Alteza dedicado tan de propósito a
mejorar este ramo importantísimo de nuestra legislación? Los celosos ministros que
propusieron a Vuestra Alteza sus ideas y planes de reforma en el expediente de Ley
Agraria han conocido también la influencia de las leyes en la agricultura, pero pudieron
equivocarse en la aplicación de este principio. No hay alguno que no exija de Vuestra
Alteza nuevas leyes para mejorar la agricultura, sin reflexionar que las causas de su
atraso están por la mayor parte en las leyes mismas, y que por consiguiente no se debía
tratar de multiplicarlas sino de disminuirlas; no tanto de establecer leyes nuevas como
de derogar las antiguas.

Las leyes deben reducirse a protegerla

A poco que se medite sobre esta materia se conocerá que la agricultura se halla
siempre en una natural tendencia hacia su perfección; que las leyes solo pueden
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 247
favorecerla animando esta tendencia; que este favor no tanto estriba en presentarle
estímulos como en remover los estorbos que retardan su progreso; en una palabra, que
el único fin de las leyes respecto de la agricultura debe ser proteger el interés de sus
agentes, separando todos los obstáculos que pueden obstruir ó entorpecer su acción y
movimiento.
Este principio, que la Sociedad procurará desenvolver en el progreso del
presente Informe, está primeramente consignado en las leyes eternas de la naturaleza, y
señaladamente en la primera que dictó al hombre su omnipotente y misericordioso
Creador cuando, por decirlo así, le entregó el dominio de la tierra. Colocándolo en ella y
condenándolo a vivir del producto de su trabajo, al mismo tiempo que le dio el derecho
de enseñorearla le impuso la pensión de cultivarla y le inspiró toda la actividad y amor a
la vida que eran necesarios para librar en su trabajo la seguridad de su subsistencia. a
este sagrado interés debe el hombre su conservación, y el mundo su cultura. Él solo
limpió y rompió los campos, descuajó los montes, secó los lagos, sujetó los ríos, mitigó
los climas, domesticó los brutos, escogió y perfeccionó las semillas y aseguró en su
cultivo y reproducción una portentosa multiplicación a la especie humana.
El mismo principio se halla consignado en las leyes primitivas del derecho
social, porque cuando aquella multiplicación forzó a los hombres a unirse en sociedad y
a dividir entre sí el dominio de la tierra, legitimó y perfeccionó necesariamente su
interés, señalando una esfera determinada al de cada individuo y llamando hacia ella
toda su actividad. Desde entonces el interés individual fue tanto más vivo cuanto se
empezó a ejercitar en objetos más próximos, más conocidos, mas proporcionados a sus
fuerzas y más identificados con la felicidad personal de los individuos.
Los hombres, enseñados por este mismo interés a aumentar y aprovechar las
producciones de la naturaleza, se multiplicaron mas y mas, y entonces nació otra nueva
propiedad distinta de la propiedad de la tierra; esto es, nació la propiedad del trabajo. La
tierra, aunque dotada por el Creador de una fecundidad maravillosa, solo la concedía a
la solicitud del cultivo, y si premiaba con abundantes y regalados frutos al laborioso
cultivador, no daba al descuidado más que espinas y abrojos. a mayor trabajo
correspondía siempre con mayores productos; fue, pues, consiguiente proporcionar el
trabajo al deseo de las cosechas; cuando este deseo buscó auxiliares para el trabajo,
hubo de hacerlos participantes del fruto, y desde entonces los productos de la tierra ya
no fueron una propiedad absoluta del dueño, sino partible entre el dueño y sus colonos.
Esta propiedad del trabajo, por lo mismo que era más precaria é incierta en sus
objetos, fue más vigilante é ingeniosa en su ejercicio. Observando primero las
necesidades y luego los caprichos de los hombres, inventó con las artes los medios de
satisfacer unos y otros, presentó cada día nuevos objetos a su comodidad y a su gusto,
acostumbrólos a ellos, formóles nuevas necesidades, esclavizó a estas necesidades su
deseo y desde entonces la esfera de la propiedad del trabajo se hizo más extendida, mas
varia y menos dependiente.

Esta protección debe cifrarse en la remoción de los estorbos que se oponen al interés de
sus agentes
Es visto por estas reflexiones, tomadas de la sencilla observación de la
naturaleza humana y de su progreso en el estado social, que el oficio de las leyes
respecto de una y otra propiedad no debe ser excitar ni dirigir, sino solamente proteger
el interés de sus agentes, naturalmente activo y bien dirigido a su objeto. Es visto
también que esta protección no puede consistir en otra cosa que en remover los estorbos
que se opongan a la acción y al movimiento de este interés, puesto que su actividad está
unida a la naturaleza del hombre, y su dirección señalada por las necesidades del
hombre mismo. Es visto, finalmente, que sin intervención de las leyes puede llegar, y
efectivamente ha llegado en algunos pueblos, a la mayor perfección al arte de cultivar la
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 248
tierra, y que donde quiera que las leyes protejan la propiedad de la tierra y del trabajo se
logrará infaliblemente esta perfección y todos los bienes que están pendientes de ella.
Sin embargo, dos razones harto plausibles alejaron alguna vez a los legisladores
de este simplicísimo principio: una, desconfiar de la actividad y las luces de los
individuos; y otra, temer las irrupciones de esta misma actividad. Viendo a los hombres
frecuentemente desviados de su verdadero interés y arrastrados por las pasiones tras de
una especie de bien más aparente que sólido, fue tan fácil creer que serian mejor
dirigidos por medio de leyes que por sus deseos personales como suponer que nadie
podría dictar mejores leyes que aquellos que, libres de las ilusiones del interés personal,
obrasen solo atentos al interés público. Con esta mira no se redujeron a proteger la
propiedad de la tierra y del trabajo, sino que se propasaron a excitar y dirigir con leyes y
reglamentos el interés de sus agentes. En esta dirección no se propusieron por objeto la
utilidad particular sino el bien común, y desde entonces las leyes empezaron a pugnar
con el interés personal, y la acción de ese interés fue tanto menos viva, diligente é
ingeniosa cuanto menos libre en la elección de sus fines y en la ejecución de los medios
que conducían a ellos.
Pero en semejante procedimiento no se echó de ver que el mayor número de los
hombres, dedicado a promover su interés, oye más bien el dictamen de su razón que el
de sus pasiones; que en esta materia el objeto de sus deseos es siempre análogo al objeto
de las leyes; que cuando obra contra este objeto obra contra su verdadero y sólido
interés; y que si alguna vez se aleja de él, las mismas pasiones que lo extravían lo
refrenan presentándole en las consecuencias de su mala dirección el castigo de sus
ilusiones: un castigo más pronto, más eficaz é infalible que el que pueden imponerle las
leyes.
Tampoco se echó de ver que aquella continua lucha de intereses que agita a los
hombres entre sí establece naturalmente un equilibrio que jamás podrían alcanzar las
leyes. No solo el hombre justo y honrado respeta el interés de su prójimo, sino que lo
respeta también el injusto y codicioso. No lo respetará ciertamente por un principio de
justicia, pero lo respetará por una razón de utilidad y conveniencia. El temor de que se
hagan usurpaciones sobre el propio interés es la salvaguardia del ajeno, y en este sentido
se puede decir que en el orden social el interés particular de los individuos recibe mayor
seguridad de la opinión que de las leyes.
No concluye de aquí la Sociedad que las leyes no deban refrenar los excesos del
interés privado, antes reconoce que éste será siempre su más santo y saludable oficio,
éste uno de los primeros objetos de su protección. Concluye solamente que protegiendo
la libre acción del interés privado mientras se contenga en los límites señalados por la
justicia, solo debe salirle al paso cuando empiece a traspasarlos. En una palabra, Señor,
el grande y general principio de las leyes respecto de la agricultura se debe cifrar en
remover los estorbos que se oponen a la libre acción del interés de sus agentes dentro de
la esfera señalada por la justicia.

Conveniencia del objeto de las leyes con el del interés personal

Este principio, aplicable a todos los objetos de la legislación económica, es
mucho mas perspicuo cuando se contrae al de las leyes agrarias. ¿Es otro, por ventura,
que el de aumentar por medio del cultivo la riqueza pública hasta el sumo posible? Pues
otro tanto se proponen los agentes de la agricultura tomados colectivamente, puesto que
pretendiendo cada uno aumentar su fortuna particular hasta el sumo posible por medio
del cultivo, es claro que su objeto es idéntico con el de las leyes agrarias, y tienen un
mismo fin y una misma tendencia.
Este objeto de las leyes agrarias solo se puede dirigir a tres fines, a saber: la
extensión, la perfección y la utilidad del cultivo; y a los mismos también son
conducidos naturalmente por su particular interés los agentes de la agricultura. Porque,
¿quién será de ellos el que, atendidos sus fondos, sus fuerzas y su momentánea
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 249
situación, no cultive tanto como puede cultivar, no cultive tan bien como puede cultivar,
y no prefiera en su cultivo las mas a las menos preciosas producciones? Luego caminará
mas seguramente a su objeto aquella legislación agraria que mas favorezca la libre
acción del interés de estos agentes, naturalmente encaminada hacia el mismo objeto.
La Sociedad, Señor, se ha detenido de propósito en el establecimiento de este
principio porque, aunque obvio y sencillo, lo cree todavía muy distante de los que
reinan en el expediente de Ley Agraria, y en la mayor parte de los escritos que han
parecido hasta ahora sobre el mismo asunto. Persuadida a que muchas de sus opiniones
podrán parecer nuevas, ha querido fundar sobre cimientos sólidos el principio
incontrastable de que se derivan, y espera que Vuestra Alteza disimulará esta detención
en favor de la importante verdad a cuya demostración se ha consagrado.

Investigación de los estorbos que se oponen a este interés

Si las leyes para favorecer la agricultura deben reducirse a proteger el interés
particular de sus agentes, y si el único medio de proteger este interés es remover los
estorbos que se oponen a la tendencia y movimiento natural de su acción, nada puede
ser tan importante como indagar cuáles sean estos estorbos y fijar su conocimiento.
La Sociedad cree que se deben reducir a tres solas clases, a saber: políticos,
morales y físicos, porque solo pueden provenir de las leyes, de las opiniones ó de la
naturaleza. Estos tres puntos fijarán la división del presente Informe, en el cual
examinará primero la Sociedad cuáles son los estorbos que nuestra actual legislación
opone a los progresos de la agricultura; luego, cuáles son los que oponen nuestras
actuales opiniones, y al fin cuáles son los que provienen de la naturaleza de nuestro
suelo. Desenvolviendo y demostrando estos diferentes estorbos indicará también la
Sociedad los medios más sencillos y seguros de removerlos. Entremos en materia y
tratemos primero de los estorbos políticos.

Carta de J ovino a sus amigos salmantinos
TEXTO COMPLETO

A vosotros, oh ingenios peregrinos,
que allá del Tormes en la verde orilla,
destinados de Apolo, honráis la cuna
de las hispanas musas renacientes;
a ti, oh dulce Batilo, y a vosotros,
sabio Delio y Liseno, digna gloria
y ornamento del pueblo salmantino;
desde la playa del ecuóreo Betis
Jovino el gijonense os apetece
muy colmada salud; aquel Jovino
cuyo nombre, hasta ahora retirado
de la común noticia, ya resuena
por las altas esferas, difundido
en himnos de alabanza bien sonantes,
merced de vuestros cánticos divinos
y vuestra lira al sonoroso acento.
Salud os apetece en esta carta,
que la tierna amistad y la más pura
gratitud desde el fondo de su pecho
con íntima expresión le van dictando;
que pues le niega el hado el dulce gozo
de estrechar con sus brazos vuestros pechos,
de urbanidad y suave amor henchidos,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 250
podrá al menos grabar en estas letras
la dulce sensación que en su alma imprime
del vuestro amor la tierna remembranza.
Y no extrañéis que del eolio canto
cansada ya su musa, se convierta
al compás lento y numeroso que ama
tanto la didascálica poesía;
que en vano de su pecho, penetrado
del forense rumor, y conmovido
al llanto del opreso, de la viuda
y el huérfano inocente, presumiera
lanzar acentos dulces, ni su lira,
otras veces sonora, y hora falta
de los trementes armoniosos nervios,
al acordado impulso respondiera,
ni en fin a los avisos que me dicta
tu voz, oh Polimnía, con astuta
y blanda inspiración fuera otro verso
que el verso parenético oportuno.
¡Ah, mis dulces amigos, cuán ilusos,
cuánto de nuestra fama descuidados
vivimos! ¡Ay, en cuán profundo sueño
yacemos sepultados, mientras corre
por sobre nuestras vidas, aguijada
del tiempo volador, la edad ligera!
¿Por ventura queremos que nos tope
sumidos en tan vil e infame sueño
la arrugada vejez, que poco a poco
se viene hacia nosotros acercando?
¿O que la muerte pálida sepulte
con nosotros también nuestra memoria?
Y el hombre a quien el Padre sempiterno
ornó con alto ingenio y con espirtu
eternal y celeste, ¿estará siempre
a escura y muelle vida mancipado,
sin recordar su divinal origen
ni el alto fin para que fue nacido?
¡Ay, Batilo! ¡Ay, Liseno! ¡Ay, caro Delio!
¡Ay, ay, que os han las magas salmantinas
con sus jorguinerías adormido!
¡Ay, que os han infundido el dulce sueño
de amor, que tarde o nunca se sacude!
No lo dudéis: mis ojos, aún no libres
del susto, en un sueño misterioso
sus infernales ritos penetraron.
¿Contárosle he? ¿Qué numen me arrebata
y fuerza a traspasar de mis amigos
el tierno corazón? Acorre ¡oh diva!,
y pues mi voz, a tu mandar atenta,
renueva en triste canto la memoria
del infando dolor, acorre, y alza
con soplo divinal mi flaco aliento.
Yacen del Tormes a la orilla, ocultos
entre ruinas, los restos venerables
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 251
de un templo, frecuentado en otros siglos
por la devota gente salmantina,
mas hora sólo de agoreros búhos
y medrosas lechuzas habitado.
La amenidad huyó de aquel recinto,
y sólo en torno de él dañosas yerbas
crecen, y altos y fúnebres cipreses.
Aquí su infame junta celebraron
las Lamias. ¡Oh, si fuera poderosa
mi voz de describirla y dar al mundo
cuenta de sus misterios nunca oídos!
En la mitad de su carrera andaba
la noche, y ya su manto tenebroso
cubría en torno el soñoliento mundo;
todo era oscuridad, que hasta la luna
su blanca faz del cielo retirara
por no ver el nefando sortilegio,
y el horror y el silencio más medroso
hacían el imperio de las sombras;
cuando desde una puerta del palacio
del Sueño un negro ensueño desprendido
llegó de un vuelo adonde yo yacía.
Con la siniestra suya asió mi mano,
y con medrosa voz: «Jovino, dice,
ven y verás el duro encantamiento
que prepara la Invidia a tus amigos.
Ven, y si en tal ejemplo no escarmientas,
¡triste de ti, mezquino!» Dijo, y luego
sobre sus negras alas me condujo
por medio de las sombras hasta el pórtico
del arruinado templo. No bien hube
llegado, cuando asidas de las manos,
siete horrendas figuras parecieron
desnudas, y de hediondas confecciones
ungido el sucio cuerpo. Presidenta
del congreso infernal la fiera Invidia
venía, de serpientes coronada
la frente, triste, airada, desdeñosa,
y de los Celos y el Rencor seguida.
En medio del silencio un gran suspiro
lanzó del hondo pecho, y revolviendo
la sesga vista en torno: «Nunca tanto,
dijo, de vuestro auxilio y vuestras artes
necesité, oh amigas, ni tan fiero,
ni tan grave dolor clavó algún día
en mi sensible corazón su punta.
¡Oh, si capaz de aniquilar el orbe
fuese la llama atroz que le devora!
Tres aburridos nombres (y con rabia
Batilo pronunció su torpe boca,
Delio y Liseno) por el ancho mundo
va esparciendo la Fama, mi enemiga.
Su trompa los proclama en todas partes,
y ya a más alto vuelo preparada,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 252
si no la enmudecemos, estos nombres
serán muy luego alzados a las nubes,
y sonarán del uno al otro polo.
Febo los patrocina, y no le es dado
a mi flaco poder mancharlos; pero
se rendirán al vuestro, si adormidos
en blando amor...». No bien tan fiera idea
cayó del sucio labio, cuando en torno
del demolido templo en raudos giros
dio el maléfico coro siete vueltas.
Después alternativas susurraron
muchos versos de ensalmo, con palabras
de mágico vigor y rabia henchidas,
a cuya fuerza desde la honda entraña
de la tierra salieron redivivos
los fríos huesos, que de luengos días,
del humanal vestido ya desnudos,
allí dormían. ¡Ay, cuán prestamente
en los hambrientos dientes de la Invidia
los vi yo triturados, y en sus manos
a leve y sucio polvo reducidos...!
En esto hacia los ángulos internos
del templo corren las malignas sagas,
y del sombrío suelo mil dañosas
plantas recogen con siniestra mano
y misteriosos ritos arrancadas.
También allí prestó la cruda Invidia
su auxilio, y en sus palmas estrujando
las hojas y raíces, hizo luego
que destilasen los dañosos jugos
cuanta virtud en ellos se escondía.
El zumo de la fría adormidera,
cortada su cabeza al horizonte,
que infunde a veces el eterno sueño;
el de la yerba mora, que altamente
el cerebro perturba; el hiosciamo,
y el coagulante jugo que destilan,
heridas, las raíces misteriosas
de la fría mandrágula, allí fueron
diestramente extraídos, y con nuevo
ensalmo derramados sobre el polvo
de los humanos huesos. Mientras una
de las sagas volvía y revolvía
el preparado adormeciente lodo,
sacó la Invidia del cuidoso pecho
tres relucientes nóminas, con rasgos
de roja y venenosa tinta escritas.
¡Ah, no creáis, amigos, que mi pluma
os pretenda engañar! Mis propios ojos,
en tierno llanto entonces anegados,
vieron ¡oh maravilla! los tres nombres,
los dulces nombres de Ciparis bella,
de Julinda y de Mirta la divina,
que estaban allí escritos. Y cual suele
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 253
-si tiene tal prodigio semejante-
brillar con propia luz en noche oscura
la lícnide purpúrea, que en su rumbo
suspende al receloso caminante,
así en la oscuridad resplandecían
los tres amados nombres. Entre tanto
mi corazón absorto palpitaba
de pasmo y de temor. La Invidia entonces,
dividiendo en pedazos muy menudos
las esplendentes nóminas, de esta arte
habló a sus compañeras: «Consumemos
¡oh amigas! nuestra obra, y estos nombres,
adorados de Delio y sus secuaces,
a la maligna confección mezclemos.
Su virtud penetrante, aun más activa
que los venenos mismos, irá recta-
mente a iludir sus tiernos corazones;
y a blando amor eternamente dados,
la vida pasarán adormecidos,
y morirán sin gloria». Dijo, y luego
mezcló los rutilantes caracteres
al crüel maleficio, e infundioles
nuevo vigor con su maligno soplo.
Repitieron las brujas el susurro
sobre la masa ponzoñosa, y dieron
alegre fin a la perversa junta.
Yo en tanto, lleno de dolor, enviaba
del hondo pecho a Apolo ardientes votos.
«Brillante dios, decía, si la gloria
de tan dignos alumnos interesa
tu pía omnipotencia en favor suyo,
¡ah, destruye la fuerza venenosa
del duro encantamiento, y de la infamia
y de la eterna escuridad redime
los nombres que otra vez has protegido!
¡Desata el preparado encantamiento,
y sálvalos, oh Dios, para que eterna-
mente suba a tu trono el dulce acento
de su lira, en cantares eucarísticos
gratamente empleada!». Aquí llegaba
el bien sentido ruego, que sin duda
oyó piadoso el numen, porque al punto
descendió un resplandor desde lo alto,
al meridiano sol muy semejante,
que iluminando el pavimento ombrío,
al golpe de su luz postró a la Invidia
y a sus viles ministras, y arrojólas
precipitadas hasta el hondo abismo.
¿Será estéril, oh amigos, de este ensueño
el misterioso anuncio? ¿Siempre, siempre
dará el amor materia a nuestros cantos?
¡De cuántas dignas obras, ay, privamos
a la futura edad por una dulce
pasajera ilusión, por una gloria
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 254
frágil y deleznable, que nos roba
de otra gloria inmortal el alto premio!
No, amigos, no; guiados por la suerte
a más nobles objetos, recorramos
en el afán poético materias
dignas de una memoria perdurable.
Y pues que no me es dado que presuma
alcanzar por mis versos alto nombre,
dejadme al menos en tan noble empeño
la gloria de guiar por la ardua senda
que va a la eterna fama, vuestros pasos.
Ea, facundo Delio, tú, a quien siempre
Minerva asiste al lado, sus, asocia
tu musa a la moral filosofía,
y canta las virtudes inocentes
que hacen al hombre justo y le conducen
a eterna bienandanza. Canta luego
los estragos del vicio, y con urgente
voz descubre a los míseros mortales
su apariencia engañosa, y el veneno
que esconde, y los desvía dulcemente
del buen sendero, y lleva al precipicio.
Después con grave estilo ensalza al cielo
la santa religión de allá abajada,
y canta su alto origen, sus eternos
fundamentos, el celo inextinguible,
la fe, las maravillas estupendas,
los tormentos, las cárceles y muertes
de sus propagadores, y con tono
victorioso concluye y enmudece
al sacrílego error y sus fautores.
Y tú, ardiente Batilo, del meonio
cantor émulo insigne, arroja a un lado
el caramillo pastoril, y aplica
a tus dorados labios la sonante
trompa, para entonar ilustres hechos.
Sean tu objeto los héroes españoles,
las guerras, las victorias y el sangriento
furor de Marte. Dinos el glorioso
incendio de Sagunto, por la furia
de Aníbal atizado, o de Numancia,
terror del Capitolio, las cenizas.
Canta después el brazo omnipotente,
que desde el hondo asiento hasta la cumbre
conmueve el monte Auseva y le desploma
sobre la hueste berberisca y suban
por tu verso a la esfera cristalina
los triunfos de Pelayo y su renombre,
las hazañas, las lides, las victorias
que al imperio de Carlos, casi inmenso,
y al Evangelio santo un nuevo mundo
más pingüe y opulento sujetaron.
Canta también el inmortal renombre
del héroe metellímneo, a quien más gloria
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 255
que al bravo macedón debió la Fama.
O en fin, la furia canta y las facciones
de la guerra civil que el pueblo hispano
alió y opuso al alemán soberbio.
Dirás el golfo catalán en furia
contra Luis y su nieto, los leopardos
vencidos en Brihuega, y los sangrientos
campos de Almansa, do cortó a Filipo
sus mejores laureles la Victoria.
La empresa que a tu pluma reservada
queda, oh caro Liseno, ¡ah, cuán difícil
es de acabar, cuán ardua! Mas ya es tiempo
de proscribir los vicios indecentes
que manchan nuestra escena. ¡Cuánto, oh cuánto
la gloria de la patria se interesa
en este empeño! Triunfan mil enormes
vicios sobre el proscenio, y la ufanía,
el falso pundonor, el duelo, el rapto,
los ocultos y torpes amoríos,
contra el desvelo paternal fraguados,
y todas las pasiones son impune-
mente sobre las tablas exaltadas.
Despierta, pues, oh amigo, y levantado
sobre el coturno trágico, los hechos
sublimes y virtuosos, y los casos
lastimeros al mundo representa.
Ensalza la virtud, persigue el vicio,
y por medio del susto y de la lástima
purga los corazones. Vea la escena
al inmortal Guzmán, segundo Bruto,
inmolando la sangre de su hijo,
de su inocente hijo, al amor patrio...
¡Oh espíritu varonil! ¡Oh patria! ¡Oh siglos,
en héroes y altos hechos muy fecundos!
Vuestro auxilio también en esta empresa
imploro, oh mi Batilo, oh sabio Delio.
¡Ah, vea alguna vez el pueblo hispano
en sus tablas los héroes indígenas
y las virtudes patrias bien loadas!
Bajar podréis también al zueco humilde,
y describir con gesto y voz picantes
las costumbres domésticas, sus vicios
y sus extravagancias... Pero, ¿dónde
encontraréis modelos? Ni la Grecia,
ni el pueblo ausonio, ni la docta Francia
han sabido formarlos. Reina en todos
el vicio licencioso y la impudencia.
Mas cabe el ancha vía hay una trocha,
hasta ahora no seguida, do las burlas
y el chiste nacional yacen en uno
con la modestia y el decoro aliados.
Seguid, pues, este rumbo. ¡Qué tesoros
descrubriréis en él! ¡Será el teatro
escuela de costumbres inocentes,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 256
de honor y de virtud! Será... Mas, ¿dónde
del bien común el celo me arrebata?
¡Ah, si su llama alcanza a vuestro pecho,
de los trabajos vuestros cuán opimos
frutos debo esperar! ¡Y cuánta gloria
estará en otros siglos reservada
al celo de Jovino, si esta insigne,
si esta dichosa conversión, que tristes
y llenas de rubor tanto ha que anhelan
las musas españolas, fuese el fruto
de sus avisos dulces y amigables!










Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 257

JOSÉ CADALSO Y VÁZQUEZ

Ocios de mi juventud
FRAGMENTOS
DECLARANDO SU AMOR A FILIS

No canto de Numancia ni Sagunto
el alto nombre y la envidiable gloria
que ninguna nación tiene en su historia.
No elijo por asunto
el noble ardor del portugués famoso
que con el traje de infeliz villano
puso freno afrentoso
al grande orgullo del poder romano.
Ni de Pelayo canto las acciones
con que domó las bárbaras naciones
a España conducidas,
y en ella mantenidas
por codicia africana,
por venganza inhumana,
y porque estaba España deliciosa
sepultada en el lujo desidiosa.
Ni tocaré con numen elevado
la prudencia, virtud, valor y saña
del valiente extremeño,
que con glorioso empeño
al terreno envidiado
llevó las armas de la invicta España.
Ni canto a Carlos quinto, aquel guerrero
que prendió de la Francia al soberano,
venció al francés y castigó al germano,
y al africano fiero.
Ni al noble hermano de Felipe Augusto,
que en el mar de Lepanto,
con grande estrago y susto,
puso cadena al turco, al orbe espanto.
Ni de Álvaro Bazán, de quien ingleses
y turcos y franceses
conservarán impresa la memoria,
contando en cada acción una victoria.
Ni el brío más que humano
del Cid Díaz, soberbio castellano,
que con su lealtad, fuerza y prudencia
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 258
deteniendo la rueda a la fortuna,
las armas de su rey puso en Valencia
sobre la media luna.
Ni las hazañas y virtudes raras
de Córdobas, Navarros y Pescaras,
Carpios, Verdugos, Vargas, Mondragones,
con la turba inmortal de otros varones,
nobles abuelos nuestros y soldados
en España nacidos,
en Italia y en Flandes conocidos,
y por el orbe entero respetados,
sin que la envidia de la gente extraña
pueda negar su gloria a nuestra España.
No fue a mi musa dado
con el horrendo son del bronce herido
cantar como sagrado
el guerrero rigor, grato al oído,
del que entre sangre, robo, rapto y furia
a la infeliz humanidad injuria.
Mi lira canta la ternura sola;
Apolo me la dio, Venus templola,
y aun ella preludió mi dulce acento
que al céfiro paraba por el viento,
a las aves sacaba de sus nidos,
al hombre enajenaba sus sentidos;
a sus sonoras voces
se amansaban los brutos más feroces,
y las mismas deidades elevadas
quedaban con sus ecos encantadas.
Con tal impulso tu favor no imploro,
familia docta del castalio coro.
Divinas nueve hermanas,
no os pido aquellas fuerzas soberanas
con que Homero cantó del griego armado,
y del cielo en dos bandos separados
las iras y el rencor. Musas, no os pido
el numen escogido
con que cantó Virgilio al pío Eneas,
por entre incendios y horrosas teas
sacando padres, dioses, hijo, esposa,
de Troya lastimosa;
venciendo vientos, mares y enemigos
hasta fundar a Roma.
Diverso vuelo toma
mi pluma, que al amor he dedicado.
Porque en metro mezclado
de gusto y de tristeza,
celebro de mí Filis la belleza,
y temiendo del hado los vaivenes,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 259
canto su amor y lloro sus desdenes.

A la muerte de Filis

En lúgubres cipreses
he visto convertidos
los pámpanos de Baco
y de Venus los mirtos;
cual ronca voz del cuervo,
hiere mi triste oído
el siempre dulce tono
del tierno jilguerillo;
ni murmura el arroyo
con delicioso trino:
resuena cual peñasco
con olas combatido.
En vez de los corderos
de los montes vecinos,
rebaños de leones
bajar con furia he visto.
Del sol y de la luna
los carros fugitivos
esparcen negras sombras
mientras dura su giro.
Las pastoriles flautas
que tañen mis amigos
resuenan como truenos
del que reina en Olimpo.
Pues Baco, Venus, aves,
arroyos, pastorcillos,
sol, luna, todos juntos
miradme compasivos;
y a la ninfa que amaba
al infeliz Narciso
mandad que diga al orbe
la pena de Dalmiro.


Cartas Marruecas
FRAGMENTOS
Carta XX - Ben-Beley a Nuño

Veo con sumo gusto el aprovechamiento con que Gazel va viajando por tu país
y los progresos que hace su talento natural con el auxilio de tus consejos. Su
entendimiento solo estaría tan lejos de serle útil sin tu dirección, que más serviría a
alucinarle. A no haberte puesto la fortuna en el camino de este joven, hubiera malogrado
Gazel su tiempo. ¿Qué se pudiera esperar de sus viajes? Mi Gazel hubiera aprendido, y
mal, una infinidad de cosas; se llenaría la cabeza de especies sueltas, y hubiera vuelto a
su patria ignorante y presumido. Pero aun así, dime, Nuño, ¿son verdaderas muchas de
las noticias que me envía sobre las costumbres y usos de tus paisanos? Suspendo el
juicio hasta ver tu respuesta. Algunas cosas me escribe incompatibles entre sí. Me temo
que su juventud le engañe en algunas ocasiones y me represente las cosas no como son,
sino cuales se le representaron. Haz que te enseñe cuantas cartas me remita, para que
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 260
veas si me escribe con puntualidad lo que sucede o lo que se le figura. ¿Sabes de dónde
nace esta mi confusión y esta mi eficacia en pedirte que me saques de ella, o por lo
menos que impidas su aumento? Nace, cristiano amigo, nace de que sus cartas, que
copio con exactitud y suelo leer con frecuencia, me representan tu nación diferente de
todas en no tener carácter propio, que es el peor carácter que puede tener.

Carta XXI - Nuño a Ben-Beley, respuesta de la anterior

No me parece que mi nación esté en el estado que infieres de las cartas de
Gazel, y según él mismo lo ha colegido de las costumbres de Madrid y alguna otra
ciudad capital. Deja que él mismo te escriba lo que notare en las provincias, y verás
cómo de ellas deduces que la nación es hoy la misma que era tres siglos ha. La multitud
y variedad de trajes, costumbres, lenguas y usos, es igual en todas las cortes por el
concurso de extranjeros que acuden a ellas; pero las provincias interiores de España, que
por su poco comercio, malos caminos y ninguna diversión no tienen igual concurrencia,
producen hoy unos hombres compuestos de los mismos vicios y virtudes que sus
quintos abuelos. Si el carácter español, en general, se compone de religión, valor y amor
a su soberano por una parte, y por otra de vanidad, desprecio a la industria (que los
extranjeros llaman pereza) y demasiada propensión al amor; si este conjunto de buenas
y malas calidades componían el corazón nacional de los españoles cinco siglos ha, el
mismo compone el de los actuales. Por cada petimetre que se vea mudar de moda
siempre que se lo manda su peluquero, habrá cien mil españoles que no han reformado
un ápice en su traje antiguo. Por cada español que oigas algo tibio en la fe, habrá un
millón que sacará la espada si oye hablar de tales materias. Por cada uno que se emplee
en un arte mecánica, habrá un sinnúmero que están prontos a cerrar sus tiendas para ir a
las Asturias o a sus Montañas en busca de una ejecutoria. En medio de esta decadencia
aparente del carácter nacional, se descubren de cuando en cuando ciertas señales de
antiguo espíritu; ni puede ser de otro modo: querer que una nación se quede con solas
sus propias virtudes y se despoje de sus defectos propios para adquirir en su lugar las
virtudes de las extrañas, es fingir otra república como la de Platón. Cada nación es como
cada hombre, que tiene sus buenas y malas propiedades peculiares a su alma y cuerpo.
Es muy justo trabajar a disminuir éstas y aumentar aquéllas; pero es imposible aniquilar
lo que es parte de su constitución. El proverbio que dice «Genio y figura hasta la
sepultura», sin duda se entiende de los hombres; mucho más de las naciones, que no son
otra cosa más que una junta de hombres, en cuyo número se ven las cualidades de cada
individuo. No obstante, soy de parecer que se deben distinguir las verdaderas prendas
nacionales de las que no lo son sino por abuso o preocupación de algunos, a quienes
guía la ignorancia o pereza. Ejemplares de esto abundan, y su examen me ha hecho ver
con mucha frialdad cosas que otros paisanos míos no saben mirar sin enardecerse.
Daréte algún ejemplo de los muchos que pudiera.
Oigo hablar con cariño y con respeto de cierto traje muy incómodo que llaman a
la española antigua. El cuento es que el tal no es a la española antigua, ni a la moderna,
sino un traje totalmente extranjero para España, pues fue traído por la Casa de Austria.
El cuello está muy sujeto y casi en prensa; los muslos, apretados; la cintura, ceñida y
cargada con una larga espada y otra más corta; el vientre, descubierto por la hechura de
la chupilla; los hombros, sin resguardo; la cabeza, sin abrigo; y todo esto, que no es
bueno, ni español, es celebrado generalmente porque dicen que es español y bueno; y en
tanto grado aplaudido, que una comedia cuyos personales se vistan de este modo tendrá,
por mala que sea, más entradas que otra alguna, por bien compuesta que esté, si le falta
este ornamento.
La filosofía aristotélica, con todas sus sutilezas, desterrada ya de toda Europa, y
que sólo ha hallado asilo en este rincón de ella, se defiende por algunos de nuestros
viejos con tanto esmero, e iba a decir con tanta fe, como un símbolo de la religión. ¿Por
qué? Porque dicen que es doctrina siempre defendida en España, y que el abandonarla
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 261
es desdorar la memoria de nuestros abuelos. Esto parece muy plausible; pero has de
saber, sabio africano, que en esta preocupación se envuelven dos absurdos a cuál mayor.
El primero es que, habiendo todas las naciones de Europa mantenido algún tiempo el
peripatetismo, y desechándolo después por otros sistemas de menos grito y más
certidumbre, el dejarlo también nosotros no sería injuria a nuestros abuelos, pues no han
pretendido injuriar a los suyos en esto los franceses e ingleses. Y el segundo es que el
tal tejido de sutilezas, precisiones, trascendencias y otros semejantes pasatiempos
escolásticos que tanto influjo tienen en las otras facultades, nos han venido de afuera,
como de ello se queja uno o otro hombre español, tan amigo de la verdadera ciencia
como enemigo de las hinchazones pedantescas, y sumamente ilustrado sobre lo que era
o no era verdaderamente de España, y que escribía cuando empezaban a corromperse
los estudios en nuestras universidades por el método escolástico que había venido de
afuera; lo cual puede verse muy despacio en la Apología de la literatura española,
escrita por el célebre literato Alfonso García Matamoros, natural de Sevilla, maestro de
retórica en la universidad de Alcalá de Henares, y uno de los hombres mayores que
florecieron en el siglo nuestro de Oro, a saber el de XVI.
Del mismo modo, cuando se trató de introducir en nuestro ejército las
maniobras, evoluciones, fuegos y régimen mecánico de la disciplina prusiana, gritaron
algunos de nuestros inválidos, diciendo que esto era un agravio manifiesto al ejército
español; que sin el paso oblicuo, regular, corto y redoblado habían puesto a Felipe V en
su trono, a Carlos en el de Nápoles, y a su hermano en el dominio de Parma; que sin
oficiales introducidos en las divisiones habían tomado a Orán y defendido a Cartagena;
que todo esto habían hecho y estaban prontos a hacer con su antigua disciplina española;
y que así, parecía tiranía cuando menos el quitársela. Pero has de saber que la tal
disciplina ni era española, pues al principio del siglo no había quedado ya memoria de la
famosa y verdaderamente sabia disciplina que hizo florecer los ejércitos españoles en
Flandes e Italia en tiempo de Carlos V y Felipe II, y mucho menos la invencible del
Gran Capitán en Nápoles; sino otra igualmente extranjera que la prusiana, pues era la
francesa, con la cual fue entonces preciso uniformar nuestras tropas a las de Francia, no
sólo porque convenía que los aliados maniobrasen del mismo modo, sino porque los
ejércitos de Luis XIV eran la norma de todos los de Europa en aquel tiempo, como los
de Federico lo son en los nuestros.
¿Sabes la triste consecuencia que se saca de todo esto? No es otra sino que el
patriotismo mal entendido, en lugar de ser una virtud, viene a ser un defecto ridículo y
muchas veces perjudicial a la misma patria. Sí, Ben-Beley, tan poca cosa es el
entendimiento humano que si quiere ser un poco eficaz, muda la naturaleza de las cosas
de buenas en malas, por buena que sea. La economía muy extremada es avaricia; la
prudencia sobrada, cobardía; y el valor precipitado, temeridad.
Dichoso tú que, separado del bullicio del mundo, empleas tu tiempo en
inocentes ocupaciones y no tienes que sufrir tanto delirio, vicio y flaqueza como abunda
entre los hombres, sin que apenas pueda el sabio distinguir cuál es vicio y cuál es virtud
entre los varios móviles que los agitan.






Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 262

JUAN MELÉNDEZ VALDÉS

Poesías
FRAGMENTOS
Sonetos
El despecho
Los ojos tristes, de llorar cansados,
Alzando al cielo su clemencia imploro;
Mas vuelven luego al encendido lloro,
Que el grave peso no los sufre alzados.
Mil dolorosos ayes desdeñados
Son ¡ay! tras esto de la luz que adoro;
Y ni me alivia el día, ni mejoro
Con la callada noche mis cuidados.
Huyo a la soledad, y va conmigo
Oculto el mal y nada me recrea;
En la ciudad en lágrimas me anego.
Aborrezco mi ser y aunque maldigo
La vida, temo que la muerte aún sea
Remedio débil para tanto fuego.

La paloma
Suelta mi palomita pequeñuela
Y dexamela libre, ladrón fiero:
Suéltamela, pues ves quanto la quiero,
Y mi dolor con ella se consuela.
Tú allá me la entretienes con cautela:
Dos noches no ha venido, aunque la espero,
¡Ay! si esta se detiene, cierto muero:
Suéltala ¡o crudo! y tú verás qual vuela.
Si señas quieres, el color de nieve,
Manchadas las alitas, amorosa
La vista, y el arrullo soberano,
Lumbroso el cuello y el piquito breve...
Mas suéltala, y verásla bulliciosa,
Qual viene y pica de mi palma el grano.

La fuga inútil
Tímido corzo de cruel acero
El regalado pecho traspasado,
Ya el seno de la yerba emponzoñado
Por demás huye del veloz montero.
En vano busca el agua, y el ligero
Cuerpo revuelve hacia el doliente lado.
Corre el veneno, y lanza congojado
La vida en un bramido lastimero.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 263
Así la flecha corazón clavada
Huyó en vano la muerte, revolviendo
El ánima a mil partes dolorida:
Crece el veneno, y de la sangre helada
Se va el herido corazón cubriendo,
Y el fin se llega de mi triste vida.

En unas bodas
He aquí el lecho nupcial... ¿tiemblas, amada?
¿Y para ti le ornó de gozo llena
Tu tierna madre? El corazón serena,
Y de santo pudor sube a él velada.
También yo como tú temí engañada
Doblar el cuello a la feliz cadena;
Cedí, y dichosa fui: tu esposo pena,
Llega y colma su suerte afortunada.
Veo asomar al Himeneo santo;
Que fausta ya Fecundidad te mira,
Y en maternal amor arder tu pecho.
Llega... La virgen entre risa y llanto
Ansia y teme; la madre se retira,
Y corre Honestidad el nupcial lecho.

Silvas
Las flores
Naced, vistosas flores,
Ornad el suelo, que lloró desnudo
So el cetro helado del invierno rudo,
Con los vivos colores,
En que matiza vuestro fresco seno
Rica naturaleza.
Ya ríe mayo, y céfiro sereno
Con deliciosos besos solicita
Vuestra sin par belleza,
Y el rudo broche a los capullos quita.
Pareced, pareced, o del verano
Hijas y la alma Flora,
Y al nacarado llanto de la aurora
Abrid el cáliz virginal: ya siento,
Ya siento en vuestro aroma soberano,
Divinas flores, empapado el viento;
Y aspira la nariz y el pecho alienta
Los ámbares que el prado les presenta
Do quiera liberal. ¡O! ¡Qué infinita
Profusión de colores
La embebecida vista solicita!
¡Qué magia! ¡qué primores
De subido matiz, que anhela en vano
Al lienzo trasladar pincel liviano!
Con el arte natura
A formaros en una concurrieron,
Galanas flores, y a la par os dieron
Sus gracias y hermosura.
Mas ¡ah! que acaso un día
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 264
Acaba tan pomposa lozanía,
Imagen cierta de la suerte humana.
Empero más dichosas,
Si os roba, flores, el ferviente estío,
Mayo os levanta del sepulcro umbrío,
Y a brillar otra vez nacéis hermosas.
Así, o jazmín, tu nieve
Ya a lucir torna aunque en espacio breve
Entre el verde agradable de tus ramas,
Y con tu olor subido
Parece que amoroso
A las zagalas que te corten clamas,
Para enlazar sus sienes venturoso.
Mientras el clavel en púrpura teñido
En el flexible vástago se mece,
Y oficioso desvelo a la belleza,
A Flora y al Amor un trono ofrece
En su globo encendido,
Hasta que trasladado
A algún pecho nevado,
Mustio sobre él desmaya la cabeza
Y el cerco encoge de su pompa hojosa.
Y la humilde violeta, vergonzosa
Por los valles perdida
Su modesta beldad cela encogida;
Mas el ámbar fragrante
Que le roba fugaz mil vueltas dando
El aura susurrante,
En él sus vagas alas empapando,
Descubre fiel do esconde su belleza.
Orgullosa levanta la cabeza
Y la vista arrebata
Entre el vulgo de flores olorosas
El tulipán, honor de los vergeles;
y en galas emulando a los claveles,
Con faxas mil vistosas
De su viva escarlata
Recama la riquísima librea.
Pero ¡ah! que en mano avara le escasea
Cruda Flora su encienso delicioso,
Y solo así a la vista luce hermoso.
No tú, azucena virginal, vestida
Del manto de inocencia en nieve pura
Y el cáliz de oro fino recamado;
No tú, que en el aroma más preciado
Bañando tu hermosura,
A par los ojos y el sentido encantas,
De los toques mecida
De mil lindos Amores,
Que vivaces codician tus favores,
¡O como entre sus brazos te levantas!
¡Como brilla del sol al rayo ardiente
Tu corona esplendente!
¡Y qual en torno cariñosas vuelan
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 265
Cien mariposas, y en besarte anhelan!
Tuyo, tuyo seria,
O azucena, el imperio sin la rosa,
De Flora honor, delicia del verano,
Que en fugaz plazo de belleza breve
Su cáliz abre al apuntar el día,
Y en púrpura bailada el soberano
Cerco levanta de la frente hermosa.
Su aljófar nacarado el alba llueve
En su seno divino;
Febo la enciende con benigna llama,
Y le dio Citerea
Su sangre celestial, cuando afligida
Del bello Adonis la espirante vida,
Que en débil voz la llama,
Quiso acorrer; y del fatal espino
Ofendida ¡o dolor! la planta bella
De púrpura tiño la infeliz huella.
Codíciala Cupido
Entre las flores por la más preciada,
Y la nupcial guirnalda que ciñera
A su Phiquis amada,
De rosas fue de su pensil de Gnido;
Y el tálamo feliz también de rosa,
Donde triunfó y gozó, cuando abrasado
En su llama dichosa
Tierno exclamó en sus brazos desmayado:
Hoy, bella Phiquis, por la vez primera
Siento que el Dios de las delicias era.
¡O reina de las flores!
¡Gloria del mayo! ¡Venturoso fruto
Del llanto de la aurora!
Salve ¡rosa divina!
Salve, y ve, llega a mi gentil pastora
A rendirle el tributo
De tus suaves odores,
Y humilde a su beldad la frente inclina.
Salve ¡divina rosa!
Salve, y dexa que viéndote en su pecho
Morar ufana, y por su nieve pura
Tus frescas hojas derramar segura,
Loco envidie tu suerte venturosa,
Y anhele en ti trocado
Sobre él morir en ámbares deshecho:
Me aspirará su labio regalado.


Letrillas
El amante tímido
Si quiero atreverme,
no sé qué decir.
En la pena aguda
que me hace sufrir
el Amor tirano
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 266
desde que te vi,
mil veces su alivio
te voy a pedir,
y luego, aldeana,
que llego ante ti,
si quiero atreverme,
no sé qué decir.

Las voces me faltan,
y mi frenesí
con míseros ayes
las cuida suplir;
pero el dios aleve
se burla de mí:
cuanto ansío más tierno
mis labios abrir,
si quiero atreverme,
no sé qué decir.

Sus fuegos entonces
empieza a sentir
tan vivos el alma
que pienso morir.
Mis lágrimas corren;
mi agudo gemir
tu pecho sensible
conmueve, y al fin,
si quiero atreverme,
no sé qué decir.

No lo sé, temblando
si por descubrir
con loca esperanza
mi amor infeliz,
tu lado por siempre
tendré ya que huir,
sellándome el miedo
la boca, y así,
si quiero atreverme,
no sé qué decir.
¡Ay!, ¡si tú, adorada,
pudieras oír
mis hondos suspiros,
yo fuera feliz!
Yo, Filis, lo fuera;
mas, ¡triste de mí!,
que tímido al verte
burlarme y reír,
si quiero atreverme,
no sé qué decir.

A unos lindos ojos
Tus lindos ojuelos
me matan de amor.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 267
Ora vagos giren,
o párense atentos,
o miren exentos,
o lánguidos miren,
o injustos se aíren,
culpando mi ardor,
tus lindos ojuelos
me matan de amor.

Si al fanal del día
emulando ardientes,
alientan clementes
la esperanza mía,
y en su halago fía
mi crédulo error,
tus lindos ojuelos
me matan de amor.

Si evitan arteros
encontrar los míos,
sus falsos desvíos
me son lisonjeros.
Negándome fieros
su dulce favor,
tus lindos ojuelos
me matan de amor.

Los cierras burlando,
y ya no hay amores,
sus flechas y ardores
tu juego apagando;
yo entonces temblando
clamo en tanto horror:
«¡Tus lindos ojuelos
me matan de amor!»

Los abres riente,
y el Amor renace
y en gozar se place
de su nuevo oriente,
cantando demente
yo al ver su fulgor:
«¡Tus lindos ojuelos
me matan de amor!»

Tórnalos, te ruego,
niña, hacia otro lado,
que casi he cegado
de mirar su fuego.
¡Ay!, tórnalos luego,
no con más rigor
tus lindos ojuelos
me matan de amor.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 268
La guirnalda
Mi linda guirnalda
de rosa y clavel.
De las tiernas flores
que da mi vergel,
cuantas vi más lindas
con afán busqué;
y aun entre ellas quise
de nuevo escoger
las que entrelazadas
formasen más bien
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

Los ricos matices
que vario el pincel
en ellas de Flora
sabe disponer,
del gusto guiado
tan feliz casé
que es gozo y envidia
de cuantos la ven
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

Sentí al acabarla
tan dulce placer
que al Niño vendado
la quise ofrecer.
«No», luego me dije,
«que es falso y cruel;
y de la inocencia
premio debe ser
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

Allá en sus pensiles
él puede coger
guirnaldas que ciñan
su pérfida sien,
mientras mi respeto
consagra a los pies
del decoro amable,
del recato fiel,
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

No la esquive, niña,
tu áspero desdén
o bajes los ojos
con más timidez;
ni en tanta vergüenza
te mire yo arder
que venza tu rostro
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 269
por su rosicler
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

Sobre tu cabello
déjala poner,
que en don tan humilde
nada hay que temer.
Verás cuál se luce
con su blonda red
y de tu alba frente
con la hermosa tez
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

Las flores son galas
de la sencillez;
tu beldad sencilla
digna de ella es,
dignas tus virtudes
de más alto bien.
Admite pues, niña,
admite cortés
mi linda guirnalda
de rosa y clavel.

¡Y ojalá te mire
tanto florecer,
que eternos loores
los siglos te den!
¡Ojalá a tu mando
las dichas estén
cual ora por feudo
de tus gracias ves
mi linda guirnalda
de rosa y clavel!





Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 270

FÉLIX MARÍA S. SÁNCHEZ DE SAMANIEGO

Fábulas
FRAGMENTOS
El Águila y el Escarabajo

-¡Que me matan, favor! Así clamaba
una Liebre infeliz, que se miraba
en las garras de una Águila sangrienta.
A las voces, según Esopo cuenta,
acudió un compasivo Escarabajo;
y viendo a la cuitada en tal trabajo,
por libertarla de tan cruda muerte,
lleno de horror, exclama de esta suerte:
-¡Oh reina de las aves escogida!,
¿por qué quitas la vida
a este pobre animal, manso y cobarde?
¿No sería mejor hacer alarde
de devorar a dañadoras fieras,
o ya que resistencia hallar no quieras,
cebar tus uñas y tu corvo pico
en el frío cadáver de un borrico?
Cuando el Escarabajo así decía,
la Águila con desprecio se reía,
y sin usar de más atenta frase,
mata, trincha, devora, pilla y vase.
El pequeño animal así burlado
quiere verse vengado.
En la ocasión primera
vuela al nido del Águila altanera;
halla solos los huevos y, arrastrando,
uno por uno fuelos despeñando.
Mas como nada alcanza
a dejar satisfecha una venganza,
cuantos huevos ponía en adelante
se los hizo tortilla en el instante.
La reina de las aves sin consuelo,
remontando su vuelo,
a Júpiter excelso humilde llega,
expone su dolor, pídele, ruega
remedie tanto mal. El dios propicio,
por un incomparable beneficio,
en su regazo hizo que pusiese
el Águila sus huevos y se fuese;
que a la vuelta, colmada de consuelos,
encontraría hermosos sus polluelos.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 271
Supo el Escarabajo el caso todo.
Astuto e ingenioso, hace de modo
que una bola fabrica diestramente
de la materia en que continuamente
trabajando se halla,
cuyo nombre se sabe, aunque se calla,
y que, según yo pienso,
para los dioses no es muy buen incienso.
Carga con ella, vuela, y atrevido
pone su bola en el sagrado nido.
Júpiter que se vio con tal basura,
al punto sacudió su vestidura,
haciendo, al arrojar la albondiguilla,
con la bola y los huevos su tortilla.
Del trágico suceso noticiosa,
arrepentida el Águila y llorosa,
aprendió esta lección a mucho precio:
A nadie se le trate con desprecio,
como al Escarabajo,
porque al más miserable, vil y bajo,
para tomar venganza, si se irrita,
¿le faltará siquiera una bolita?

El Ratón de la corte y el del campo

Un Ratón cortesano
convidó con un modo muy urbano
a un Ratón campesino.
Diole gordo tocino,
queso fresco de Holanda,
y una despensa llena de vianda
era su alojamiento,
pues no pudiera haber un aposento
tan magníficamente preparado,
aunque fuese en Ratópolis buscado
con el mayor esmero,
para alojar a Roepán Primero.
Sus sentidos allí se recreaban;
las paredes y techos adornaban,
entre mil ratonescas golosinas,
salchichones, perniles y cecinas.
Saltaban de placer, ¡oh qué embeleso!,
de pernil en pernil, de queso en queso.
En esta situación tan lisonjera
llega la despensera.
Oyen el ruido, corren, se agazapan,
pierden el tino, mas al fin se escapan
atropelladamente
por cierto pasadizo abierto a diente.
-¡Esto tenemos!, dijo el campesino,
reniego yo del queso, del tocino,
y de quien busca gustos
entre los sobresaltos y los sustos.
Volviose a su campaña en el instante
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 272
y estimó mucho más de allí adelante,
sin zozobra, temor ni pesadumbres,
su casita de tierra y sus legumbres.

El Herrero y el Perro

Un Herrero tenía
un Perro que no hacía
sino comer, dormir y estarse echado;
de la casa jamás tuvo cuidado.
Levantábase sólo a mesa puesta;
entonces con gran fiesta
al dueño se acercaba,
con perrunas caricias lo halagaba,
mostrando de cariño mil excesos
por pillar las piltrafas y los huesos.
-He llegado a notar, le dijo el Amo,
que, aunque nunca te llamo
a la mesa, te llegas prontamente;
en la fragua jamás te vi presente,
y yo me maravillo
de que, no dispertándote el martillo,
te desveles al ruido de mis dientes.
Anda, anda, poltrón; no es bien que cuentes
que el Amo, hecho un gañán y sin reposo,
te mantiene a lo conde muy ocioso.
El Perro le responde:
-¿Qué más tiene que yo cualquiera conde?
Para no trabajar debo al destino
haber nacido Perro y no pollino.
-Pues, señor conde, fuera de mi casa;
verás en las demás lo que te pasa.
En efecto, salió a probar fortuna
y las casas anduvo de una en una.
Allí le hacen servir de centinela
y que pase la noche toda en vela,
acá de lazarillo y de danzante,
allá, dentro de un torno, a cada instante
asa la carne que comer no espera.
Al cabo conoció de esta manera
que el destino, y no es cuento,
a todos nos cargó como al jumento.

El León con su ejército

El León, rey de los bosques poderoso,
quiso armar un ejército famoso.
Juntó sus animales al instante.
Empezó por cargar al Elefante
un castillo con útiles, y encima
rabiosos Lobos, que pusiesen grima.
Al Oso lo encargó de los asaltos;
al Mono, con sus gestos y sus saltos,
mandó que al enemigo entretuviese;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 273
a la Zorra que diese
ingeniosos ardides al intento.
Uno gritó: - La Liebre y el Jumento,
éste por tardo, aquélla por medrosa,
de estorbo servirán, no de otra cosa.
-¿De estorbo?, dijo el rey; yo no lo creo.
En la Liebre tendremos un correo,
y en el Asno mis tropas un trompeta.
Así quedó la armada bien completa.
Tu retrato es el León, conde prudente,
y si a tu imitación, según deseo,
examinan los jefes a su gente,
a todos han de dar útil empleo.
¿Por qué no lo han de hacer? ¿Habrá cucaña
como no hallar ociosos en España?

La Lechera

Llevaba en la cabeza
una Lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte:
¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!
Porque no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre la ofrecía
inocentes ideas de contento,
marchaba sola la feliz Lechera,
y decía entre sí de esta manera:
«Esta leche vendida,
en limpio me dará tanto dinero,
y con esta partida
un canasto de huevos comprar quiero,
para sacar cien pollos, que al estío
me rodeen cantando el pío, pío.
Del importe logrado
de tanto pollo mercaré un cochino;
con bellota, salvado,
berza, castaña engordará sin tino;
tanto, que puede ser que yo consiga
ver cómo se le arrastra la barriga.
Llevarelo al mercado,
sacaré de él, sin duda, buen dinero:
Compraré de contado
una robusta vaca y un ternero,
que salte y corra toda la campaña,
hasta el monte cercano a la cabaña».
Con este pensamiento
enajenada, brinca de manera
que a su salto violento
el cántaro cayó. ¡Pobre Lechera!
¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,
huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 274
¡Oh loca fantasía,
qué palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría;
no sea que, saltando de contento
al contemplar dichosa tu mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.
No seas ambiciosa
de mejor o más próspera fortuna,
que vivirás ansiosa
sin que pueda saciarte cosa alguna.
No anheles impaciente el bien futuro;
mira que ni el presente está seguro.







Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 275

TOMÁS DE IRIARTE

Fábulas
FRAGMENTOS
EL OSO, LA MONA Y EL CERDO
Nunca una obra se acredita tanto de mala como cuando la aplauden los necios

Un oso, con que la vida
ganaba un piamontés,
la no muy bien aprendida
danza ensayaba en dos pies.
Queriendo hacer de persona,
dijo a una mona: «¿Qué tal?»
Era perita la mona,
y respondióle: «Muy mal».
«Yo creo -replicó el oso-
que me haces poco favor.
Pues ¿qué?, ¿mi aire no es garboso?
¿No hago el paso con primor?»
Estaba el cerdo presente,
y dijo: «¡Bravo! ¡Bien va!
Bailarín más excelente
no se ha visto ni verá».
Echó el oso, al oír esto,
sus cuentas allá entre sí,
y con ademán modesto,
hubo de exclamar así:
«Cuando me desaprobaba
la mona, llegué a dudar;
mas ya que el cerdo me alaba,
muy mal debo de bailar».

Guarde para su regalo
esta sentencia un autor:
si el sabio no aprueba, ¡malo!
si el necio aplaude, ¡peor!

Los dos loros y la cotorra
Los que corrompen su idioma no tienen otro desquite que llamar puristas a los que le hablan
con propiedad, como si el serlo fuera tacha

De Santo Domingo trajo
dos loros una señora.
La isla en parte es francesa,
y en otra parte española.
Así, cada animalito
hablaba distinto idioma.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 276
Pusiéronlos al balcón,
y aquello era Babilonia.
De francés y castellano
hicieron tal pepitoria,
que al cabo ya no sabían
hablar ni una lengua ni otra.
El francés, del español
tomó voces, aunque pocas;
el español al francés,
casi se las toma todas.
Manda el ama separarlos,
y el francés luego reforma
las palabras que aprendió
de lengua que no es de moda.
El español, al contrario,
no olvida la jerigonza,
y aun discurre que con ella
ilustra su lengua propia.
Llegó a pedir en francés
los garbanzos de la olla;
y desde el balcón de enfrente
una erudita cotorra
la carcajada soltó,
haciendo del loro mofa.
Él respondió solamente,
como por tacha afrentosa:
«Vos no sois que una PURISTA».
Y ella dijo: «A mucha honra».

¡Vaya, que los loros son
lo mismo que las personas!

Los huevos
No falta quien quiera pasar por autor original, cuando no hace más que repetir con corta
diferencia lo que otros muchos han dicho

Más allá de las islas Filipinas,
hay una, que ni sé cómo se llama
ni me importa saberlo, donde es fama
que jamás hubo casta de gallinas,
hasta que allá un viajero
llevó por accidente un gallinero.
Al fin tal fue la cría, que ya el plato
más común y barato
era de huevos frescos; pero todos
los pasaban por agua (que el viajante
no enseñó a componerlos de otros modos).
Luego, de aquella tierra un habitante
introdujo el comerlos estrellados.
¡Oh! ¡Qué elogios se oyeron a porfía
de su rara y fecunda fantasía!
Otro discurre hacerlos escalfados...
¡Pensamiento feliz!... Otro, rellenos...
¡Ahora sí que están los huevos buenos!
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 277
Uno, después, inventa la tortilla,
y todos claman ya: «¡Qué maravilla!»
No bien se pasó un año,
cuando otro dijo: «Sois unos petates;
yo los haré revueltos con tomates».
Y aquel guiso de huevos tan extraño,
con que toda la isla se alborota,
hubiera estado largo tiempo en uso,
a no ser porque luego los compuso
un famoso extranjero a la hugonota.
Esto hicieron diversos cocineros;
pero ¡qué condimentos delicados
no añadieron después los reposteros!
Moles, dobles, hilados,
en caramelo, en leche,
en sorbete, en compota, en escabeche.
Al cabo todos eran inventores,
y los últimos huevos, los mejores.
Mas un prudente anciano
les dijo un día: «Presumís en vano
de esas composiciones peregrinas.
¡Gracias al que nos trajo las gallinas!»

Tantos autores nuevos
¿no se pudieran ir a guisar huevos
más allá de las islas Filipinas?

La cabra y el caballo
Hay malos escritores que se lisonjean fácilmente de lograr fama póstuma cuando no han podido
merecerla en vida

Estábase una cabra muy atenta
largo rato escuchando
de un acorde violín el eco blando.
Los pies se la bailaban de contenta,
y a cierto jaco que, también suspenso,
casi olvidaba el pienso,
dirigió de esta suerte la palabra:
«¿No oyes de aquellas cuerdas la armonía?
Pues sabe que son tripas de una cabra
que fue en un tiempo compañera mía.
Confío (¡dicha grande!) que algún día
no menos dulces trinos
formarán mis sonoros intestinos».
Volvióse el buen rocín, y respondióla:
«A fe que no resuenan esas cuerdas
sino porque las hieren con las cerdas
que sufrí me arrancasen de la cola.
Mi dolor me costó, pasé mi susto;
pero, al fin, tengo el gusto
de ver qué lucimiento
debe a mi auxilio el músico instrumento.
Tú, que satisfacción igual esperas,
¿cuándo la gozarás? Después que mueras».
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 278

Así, ni más ni menos, porque en vida
no ha conseguido ver su obra aplaudida,
algún mal escritor al juicio apela
de la posteridad, y se consuela.


El señorito mimado o La mala educación
ACTO I – ESCENA 1ª

D. MARIANO, señorito mimado; joven imprudente, superficial, indócil…
D.ª DOMINGA, su madre; señora de mediana edad, bonaza y contemplativa.
D. CRISTÓBAL, tío, tutor y padrino de D. MARIANO; hombre recto, franco y activo.
D. ALFONSO, caballero de Granada, hospedado en casa de D.ª DOMINGA; anciano de buen corazón.
D.ª FLORA, su hija; señorita bien criada, bastante viva y muy sensible.
D. FAUSTO, amante de D.ª FLORA y competidor de D. MARIANO; mozo de generosas prendas.
D.ª MÓNICA, mujer sagaz, que se finge señora de distinción.
PANTOJA, criado antiguo de la casa; fiel y honrado, nada lerdo y de humor festivo.
FELIPA, doncella de D.ª DOMINGA; simple y algo interesada.
D. TADEO, trapalón, que pasa por cuñado de D.ª MÓNICA.

La escena es en Madrid, en una sala de la casa de D.ª DOMINGA. Esta sala tendrá tres puertas: la de la
derecha conduce a los cuartos de D.ª DOMINGA y D.ª FLORA; la de en medio a los de D. CRISTÓBAL,
D. ALFONSO y D. MARIANO; y la de la izquierda a la antesala y otras piezas de la casa. La acción
empieza a la hora de la siesta y concluye al anochecer. D. CRISTÓBAL, examinando con atención unos
papeles, sentado junto a una mesa en que hay recado de escribir. D.ª DOMINGA, sentada en una silla algo
distante de la mesa.

D. CRISTÓBAL (Con la pluma en la mano.)
Nueve y seis, quince... dieciocho...
veintisiete... treinta y cuatro...
llevo tres... y nueve, doce...
D.ª DOMINGA Ahora con el bocado
en la boca, ¿tienes gana
de ajustar cuentas, hermano?
D. CRISTÓBAL Y cuanto más las ajusto,
menos las entiendo. Un año
de examen se necesita,
según encuentro enredados
estos papeles.
D.ª DOMINGA Descansa
de tu viaje; y más despacio
podrás ir viendo...
D. CRISTÓBAL Señora, (Dejando la pluma, y apartando con enfado algunos papeles)

perdido está el mayorazgo.
Aquí me faltan recibos.
Las cuentas, los inventarios,
todo está como Dios quiere.
No hay formalidad. El gasto
excede en mucho a la renta.
En bien diferente estado
dejó mi hermano su casa.
D.ª DOMINGA ¡Ah! ¡Dios le tenga en descanso!
D. CRISTÓBAL Si él viera algunas partidas
de estas cuentas... Vamos claros;
su hijo de usted, mi dichoso
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 279
sobrinito, don Mariano,
se porta. En toda su vida
sabrá ganar un ochavo;
pero arruinar una casa,
eso lo sabe de pasmo.
Él tiene mala conducta;
yo riño; no me hacen caso;
usted le contempla en todo.
Pues bien: darle barro a mano;
que se pierda, que nos pierda,
si usted quiere. Ya estoy harto
de predicar.
D.ª DOMINGA Don Cristóbal,
seis días ha que has llegado
de vuelta de tu gobierno
de las Indias, y ha otros tantos
que no cesas de clamar
contra el infeliz muchacho.
D. CRISTÓBAL No, amiga; contra su madre,
sí, contra usted sola clamo.
¡Qué crianza! Ahora todos
hemos de pagar el daño,
cuando de nadie es la culpa
sino de usted... Lo bonazo
de ese genio, ese amor ciego
al hijo, el mimo, el regalo...
D.ª DOMINGA (Arrastrando lánguidamente las palabras.)
Yo, como naturalmente
soy benigna...
D. CRISTÓBAL (Con viveza.)
Demasiado.
D.ª DOMINGA Pero, hermano mío...
D. CRISTÓBAL Pero,
cuñada mía, ¿es mal chasco
el que me he llevado yo?
Vaya usted considerando.
Cuando partí a mi gobierno,
aún no tenía cuatro años
ese chico. Su buen padre
le encomendó a mi cuidado;
me nombré por su tutor;
soy su tío; en estos brazos
le he sacado yo de pila.
Vea usted con cuántos cargos
quedé respecto a un sobrino,
un pupilo y un ahijado.
Me era forzoso partir
a mi destino. Los llantos,
las plegarias de su madre
entonces me precisaron
a sustituir en ella
la tutoría, esperando
que no me tocase estar
en Indias sino cinco años;
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 280
pero de un gobierno en otro
he pasado quince largos.
Desde allá, cada correo,
¿no escribía un cartapacio,
dando mis disposiciones
para educar a Mariano
al lado de unos maestros
hábiles, y de un buen ayo?
Usted los buscó a su modo,
según veo: descuidados,
o necios, o aduladores,
que la estaban engañando,
y me engañaban a mí,
con enviarme unos retazos
de latín y de francés,
como verdaderos partos
del ingenio de su alumno;
dibujos bien acabados;
muestras de gallarda letra;
y nada era de su mano...
Usted siempre aseguraba
que el tal niño era un milagro
de aplicación, una alhaja;
tan vivo y adelantado,
tan obediente a su madre,
tan cortés... Yo mentecato
lo creí muy santamente;
y con gozo extraordinario
le prometí que sería
dueño de cuanto he ganado
en Indias con mi sudor.
D.ª DOMINGA Ni él ni yo desconfiamos
de promesa tan segura...
D. CRISTÓBAL Conforme. No hay que fiarnos.
En fin, vuelvo de mi viaje
muy satisfecho; y lo que hallo
es que ese caballerito
cumplirá presto veinte años
sin saber ni persignarse;
que está lleno de resabios,
de mil preocupaciones;
que es temoso, afeminado,
superficial, insolente,
enemigo del trabajo;
incapaz de sujetarse
a seguir por ningún ramo
una carrera decente.
¿Por las letras? Es un fatuo.
¿Por las armas? Es un mandria.
Tirará... por mayorazgo.
D.ª DOMINGA ¡Qué terrible eres! El chico
todavía no ha logrado
ver sereno ese semblante.
Se asusta, se pone malo
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 281
sólo con que alces la voz.
Siempre ha sido delicado.
El estudio no le prueba.
Ni tampoco es necesario
que un hijo de caballero
lo tome tan a destajo
como si con ello hubiera
de comer.
D. CRISTÓBAL Quedo enterado.
¡Viva mi doña Dominga!
Piensa bien. ¿Conque sacamos
en limpio que un caballero
no ha de ser hombre? En contando
con una renta segura
de cinco a seis mil ducados,
¿a qué fin ha de afanarse
para ser buen ciudadano,
ni buen padre de familia,
ni sabio, ni buen soldado?
¿Para qué? Dejemos eso
a los hombres ordinarios.
(Levantándose.)
¡Vaya; que merece usted
dirigir un seminario!
D.ª DOMINGA Digo: ¿y te parecerá
que no sé yo quién te ha dado
contra tu mismo sobrino
unos informes tan falsos?
(Exclamando.)
¡Hijo de mi alma! Pantoja,
ese traidor de criado
es quien le ha vendido. ¡Infame!
Pues ¿qué? ¿Tú y él encerrados
no estabais de conferencia
antes de ayer muy temprano?
Ya mi doncella Felipa
oyó, no todo, pero algo,
por el hueco de la llave.
D. CRISTÓBAL Cierto; y porque sentí pasos,
dejé la conversación
para otra vez. Llega el caso
de que en presencia de usted,
no a espaldas, la prosigamos.
(Toca una campanilla, que está sobre la mesa.)
¿Para qué andar con misterios
en un asunto tan claro?
Él vendrá...
D.ª DOMINGA Déjale ahora.
(Levantándose.)
¿A tal extremo llegamos
que se nombra por fiscal
de la conducta del amo
a un criado, a un chocarrero?
Yo no sé cómo lo aguanto.
D. CRISTÓBAL Le cito, no por fiscal,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 282
por testigo y abonado...
(Vuelve a tocar la campanilla.)
Pantoja es algo chancero,
pero no miente; es honrado;
nos tiene gran ley; conoce
desde la cuna a Mariano,
y sabe todas sus mañas.
Se explica con desparpajo...
D.ª DOMINGA Más de lo que es menester;
porque es tan atravesado,
tan socarrón, tan ladino...


La señorita malcriada
ACTO I – ESCENAS 1ª Y 2º

D.ª PEPITA, señorita.
D. GONZALO, su padre; hombre mayor, pero alegre, distraído y abandonado.
D.ª AMBROSIA, amiga, vecina y compañera de D.ª PEPITA; viuda joven.
D.ª CLARA, hermana de D. GONZALO; señora de carácter serio.
D. EUGENIO, caballero de apreciables circunstancias; amigo de D. GONZALO.
D. BASILIO, marido de D.ª CLARA.
EL MARQUÉS DE FONTECALDA, viajante charlatán.
D. CARLOS, sobrino de D.ª AMBROSIA.
EL TÍO PEDRO FERNÁNDEZ, mayordomo de D. GONZALO. hombre rústico.
BARTOLO, hortelano de la misma casa; payo malicioso.
Cuadrilla de MAJOS y MAJAS.

La escena es en una casa de campo muy cercana a Madrid. La acción empieza por la mañana
temprano, y concluye antes de mediodía. El teatro representa una parte de jardín con vista de una
casa que tiene salida a él por el frente, y a los lados varias calles de árboles.
Al levantarse el telón, aparecen en el foro algunas parejas de MAJOS y MAJAS bailando
seguidillas, que cantará otro de la cuadrilla, acompañadas sólo con la guitarra. Entretanto, el TÍO
PEDRO FERNÁNDEZ va colocando en fila, a un lado, algunas sillas que le van trayendo; y de
cuando en cuando mira con ceño a los bailarines. BARTOLO en el lado opuesto riega el suelo
mirando a ratos el baile con ojos de alegría. Antes de acabarse la primera seguidilla, el TÍO
PEDRO hace parar la guitarra, y dice a BARTOLO con enfado:

TÍO PEDRO ¿Qué sirve regar ahí
si ellos por acá levantan
más polvareda que un hato
de carneros?
(A los MAJOS.)
Camaradas,
con la música a otra parte.
MAJO 1.º A bien que la tierra es ancha.
MAJA 1.ª ¿Si faltará dónde armar
baile, habiendo buenas ganas?
MAJO 2.º Aelantre. Calla, Curra.
Aquí no hay que echar bravatas,
que estamos en casa ajena.
MAJA 1.ª Pues ya. Ca[d]a gallo canta
en su mula[d]ar. Abur.
MAJA 2.ª ¡Qué hombres éstos! ¡Y lo aguantan!
Que nos lo vengan a icir
en la calle de la Palma.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 283
MAJO 1.º Estamos del otro la[d]o.
(Al de la guitarra.)
¡Copete! Toca la marcha.
(A la cuadrilla.)
Armas al hombro.
(Al TÍO PEDRO.)
A más ver.
(Los MAJOS toman las capas y sombreros que están en el suelo, y se van todos juntos, gritando
confusamente al son de la guitarra.)
El TÍO PEDRO y BARTOLO.
TÍO PEDRO ¡Qué algazara!
(Con mucha flema.)
¿Oyes, Bartolo?
BARTOLO Bien oigo.
TÍO PEDRO Llégate acá.
BARTOLO Vaya en gracia.
TÍO PEDRO Di.
BARTOLO Diré.
TÍO PEDRO ¿Soy o no soy
mayordomo de esta casa?
BARTOLO De la casa, del jardín,
de la huerta, de la cuadra,
del gallinero, y de to[d]o
lo que cogen estas tapias.
TÍO PEDRO Ya sabes quién soy.
BARTOLO ¿Usté?
TÍO PEDRO Sí, yo. Mírame a la cara.
BARTOLO Es usté, Pedro Fernández.
TÍO PEDRO (Con enojo.)
Pues Pedro Fernández manda
que sin su licencia no entren
aquí majas ni guitarras.
BARTOLO (Con sorna.)
¿Y bastará la licencia
de la señorita?
TÍO PEDRO Basta.
BARTOLO Pues con su licencia entraron
las guitarras y las majas.
TÍO PEDRO ¿Trujeron orden?
BARTOLO Trujeron.
TÍO PEDRO ¡Ah! Siendo así, vaya.
BARTOLO Vaya.
TÍO PEDRO Pues a cuidar de la huerta.
BARTOLO Por hoy ya está bien cuida[d]a.
TÍO PEDRO En oliendo que hay junción,
holgueta.
BARTOLO Ya eso es de tabla.
Y tengo puesta la ropa
del día de fiesta. ¡Guarda!
Hoy que el amo don Gonzalo
vendrá con tantas ma[d]amas
y tantos señores... ¡Toma!
¡Poquita será la zambra!
Una olla están puniendo
que es mayor que una tenaja.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 284
Pues aunque hubiera una boda.
TÍO PEDRO Hombre, pue[d]e ser que la haiga.
BARTOLO ¡Calle, calle! ¿Es hoy, tío Pedro?
TÍO PEDRO No [d]igo que hoy ni mañana;
pero como la Pepita
burla burlando ya pasa
de los veinte, y...
BARTOLO Sí. La fruta
pesa ya un poco en la rama.
Patrón, digo acá énter nos,
(Bajando la voz.)
¿no es verdá usté que nuestra ama...
TÍO PEDRO Sí...
BARTOLO La señorita...
TÍO PEDRO Estoy.
BARTOLO Parece...
TÍO PEDRO ¿Qué?
BARTOLO Una muchacha...
TÍO PEDRO Ya.
BARTOLO Un sí es no es...
TÍO PEDRO Bien.
BARTOLO No [d]igamos
loca, pero... alborota[d]a.
TÍO PEDRO ¿Alegre?
BARTOLO Pues.
TÍO PEDRO ¿Correntona,
ella?
BARTOLO Cabal.
TÍO PEDRO ¿Así en chanza?
BARTOLO Y de veras.
TÍO PEDRO ¿Algún rato?
BARTOLO No. Siempre.
TÍO PEDRO Bartolo, calla.
Vamos con tiento, que al fin
son amos; y por más claras
que se están viendo las cosas,
siempre es güeno...
BARTOLO Echar la capa.
Ya lo entiendo.
TÍO PEDRO Las verda[d]es,
como [d]ijo el otro, amargan;
y aunque le dé gana a un hombre
de escupirlas, no. Tragarlas.
BARTOLO Pero la culpa es de aquella
doña Ambrosia. Ya, ya es maula.
Con achaque de amistá
gobierna to[d]a la casa:
al padre, a la señorita,
a los cria[d]os... Lo paga
to[d]o por su mesma mano,
y ya ve usté que quien anda
con la miel...
TÍO PEDRO ¿Quie[r]es callar?
BARTOLO ¡Ea! Pues no he [d]icho na[d]a.
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 285
TÍO PEDRO No [d]ices na[d]a, y parece
que te caes y te agarras.
BARTOLO El que hoy vendrá también es
aquel marqués faramalla
que ha corrido tantas tierras...
¡Válgame Dios! ¡Lo que parla!
La pronuncia es de español;
pero qué sé yo cómo habla,
que la metá no le entiendo...
Lengua como chapurra[d]a...
TÍO PEDRO Términos que allá deprenden
por Francia o por Alimaña.
BARTOLO Y diz que a la señorita
la tiene medio emboba[d]a,
y que si consiente el padre...
TÍO PEDRO ¡Dale bola!
BARTOLO Yo, en sustancia,
lo que [d]igo es que la quiere.
¿Y qué?
TÍO PEDRO Pues su alma en su palma.
BARTOLO Seguro.
TÍO PEDRO ¿A ti qué te importa?
BARTOLO Na[d]a. ¿Y a usté?
TÍO PEDRO Menos.
BARTOLO Pata.
Ello es que habrá mucha gente.
TÍO PEDRO Pero ¿de dónde lo sacas?
BARTOLO Ya le [d]igo a usté. La olla
es aquello que se llama
una olla, y por lo mesmo
echaba la cuenta larga.
TÍO PEDRO Yo la echo corta. Miá tú
qué pronto que está ajusta[d]a.
El amo y la hija...
BARTOLO Dos.
TÍO PEDRO La viuda...
BARTOLO Tres. No hará falta.
TÍO PEDRO El marqués y don Ugenio...
BARTOLO Ya van cinco.
TÍO PEDRO Doña Clara,
seis...
BARTOLO ¿Quién? ¿La hermana del amo?
TÍO PEDRO La propia. ¡Aquélla es muy guapa!
Su marido don Basilio...
Son siete... y aquí se acaba.
BARTOLO ¿Conque doña Clara? ¡Hay cosa!
¿No icían que esa hermana
y ese cuñao del amo
ha tantos tiempos que estaban
reñíos con él?
TÍO PEDRO Reñíos,
y ca[d]a uno en su casa
sin verse ni oírse.
BARTOLO ¿Y vienen
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 286
hoy en amor y compaña?
TÍO PEDRO Ya han güelto a las amista[d]es,
y vienen a celebrarlas
aquí.
BARTOLO Por eso es la fiesta.
¿Conque ello es...?
TÍO PEDRO ¡Lo que sonsacas,
hombre! Tan preguntón eres,
tan curioso, que le arrancas
a un hombre poquito a poco
cuanto tiene en las entrañas...
Y al cabo, mormuración.
BARTOLO Platicar de lo que pasa.
Pues aquí ¿qué mormuramos?
TÍO PEDRO Mucho, y en pocas palabras.
Que la viuda doña Ambrosia
es la que to[d]o lo manda;
que la Pepita es alegre
de cascos y algo atrona[d]a;
que el marqués es un tunante,
y que anda tras de pescarla...
BARTOLO Pero también ya usté ve
que del amo que nos paga
(aunque él tiene allá sus cosas
porque es muy de bulla, y anda
divertío como un mozo)
no hemos dicho...
TÍO PEDRO Eso faltaba.
BARTOLO Tampoco del don Basilio,
marío de doña Clara,
de ella, ni de don Ugenio
hemos dicho cosa mala.
TÍO PEDRO ¿Qué has de icir si ellos dos
son güenos, y ella una santa
señora? ¡Así jueran to[d]as!
(Suena adentro la guitarra y la algazara de los MAJOS, como que atraviesan por detrás de la
casa.)
BARTOLO Pues digo ¡los de la danza
dende temprano la toman!
TÍO PEDRO Ya verás cómo se cansan,
antes que encomience el baile,
las piernas y las gargantas.
¡Hola! Pues ya está aquí el amo.

Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 287

DON RAMÓN DE LA CRUZ

Manolo
TEXTO COMPLETO

EL TÍO MATUTE, tabernero de Lavapiés, marido de LA TÍA CHIRIPA.
LA TÍA CHIRIPA, castañera.
LA REMILGADA, hija del TÍO, amante de MEDIODIENTE.
MANOLO, hijo de la TÍA, amante pasado de LA POTAJERA.
LA POTAJERA, enamorada, en ausencia de MANOLO, de MEDIODIENTE.
MEDIODIENTE, amante de la REMILGADA.
SABASTIÁN, esterero, confidente de todos.
Comparsas de verduleras, aguadores, pillos y muchachos.
La escena es en Madrid, y en medio de la calle ancha de Lavapiés, para que la vea todo el mundo.
Después de la estrepitosa abertura de timbales y clarines se levanta el telón y aparece el teatro de calle
pública, con magnífica portada de taberna y su cortina apabellonada de un lado, y del otro tres o cuatro
puestos de verduras y frutas, con sus respectivas mujeres. La TÍA CHIRIPA estará a la puerta de la taberna
con su puesto de castañas y SABASTIÁN haciendo soguilla a la punta del tablado. En el fondo de la
taberna suena la gaita gallega un rato y luego salen, dándose de cachetes, MEDIODIENTE y otro tuno, que
huye luego que salen el TÍO MATUTE con el garrote, y comparsa de aguadores.

MEDIODIENTE

O te he de echar las tripas por la boca
o hemos de ver quien tiene la peseta.
SABASTIÁN Aguarda, Mediodiente.
TÍA CHIRIPA Pues ¿qué es esto?
¿Cómo no miran quién está a la puerta
de la taberna y salen con más modo,
y no que por un tris no van la mesa
y las castañas con dos mil demonios?
MEDIODIENTE

Los héroes como yo, cuando pelean,
no reparan en mesas ni en castañas.
TÍA CHIRIPA Yo te aseguro...
SABASTIÁN

Moderaos, princesa,
pues, si no me equivoco, el tío Matute
con su gente y sus armas ya se acerca,
TÍO MATUTE, su comparsa y los dichos.
TÍO MATUTE

Escuadrón de valientes parroquianos:
ya veis que la opinión de mi taberna
está pendiente; nadie los perdone
y cada cual les dé con lo que pueda.
MEDIODIENTE ¡Aguárdate, cobarde!
TÍO MATUTE

No le sigas,
y date tú a prisión.
MEDIODIENTE


Pues ¿qué más prueba
queréis, si el otro huye y yo me quedo,
de que él os hizo noche la peseta?
TÍO MATUTE

Tengas o no la culpa, pues te pillo,
tú, Mediodiente, pagarás la pena,
porque la fama, que hasta aquí habrá roto
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 288
más de catorce pares de trompetas
por ese Lavapiés, preconizando
mis medidas, mi vino y mi conciencia,
no ha de decir jamás que hubo en mi casa
un hurto que importase una lenteja.
¿Se ha de decir que hurtaron cuatro reales
en una que es acaso la primera
tertulia de la corte, donde acuden
sujetos de naciones tan diversas
y tantos petimetres con vestidos
de mil colores y galón de seda?
Aquí donde, arrimados los bastones
y plumas que autorizan las traseras
de los coches, es todo confianza,
¿se ha de decir que hay quien faltó a ella?
Aquí, donde compiten los talentos
dempués de deletreada la Gaceta,
y de cada cuartillo se producen
diluvios de conceptos y de lenguas.
Aquí, donde las honras de las casas,
mientras yo mido, los criados pesan,
de suerte que, a no ser por mí y por ellos,
muchas cosas quizá no se supieran.
¿Aquí ha de haber quien robe? ¡Rabio de ira!
¿Que se emborrachen? ¡Vaya enhorabuena!;
que a eso vienen aquí las gentes de honra,
pero ¿quién será aquel, dempués que beba,
que hurte, juegue, murmure ni maldiga
en el bajo salón de mi taberna?
MEDIODIENTE

Matute, ¿qué apostáis c'agarro un canto,
y os parto por en medio la mollera?
TÍO MATUTE ¿Yo amenazado?
MEDIODIENTE ¿Yo ladrón?
TÍA CHIRIPA

Esposo,
déjale con mil diablos.
TÍO MATUTE No pretendas
que deje sin castigo su amenaza.
TÍA CHIRIPA

¡Ay, señor, que amenaza tu cabeza,
y conforme te puede dar en duro,
también te puede dar donde te duela!
TÍO MATUTE

Tú dices bien. ¡Ah, cuánto en ocasiones
las mujeres prudentes aprovechan!
SABASTIÁN ¡Templanza heroica!
MEDIODIENTE ¡Formidable aspecto!
REMILGADA y los dichos.
REMILGADA La llave me entregad de la bodega,
que el jarro se acabó del vino tinto.
TÍO MATUTE

Yo tengo capitanes de esperencia
y de robusta espalda que manejan
mejor los cubos y subirle puedan.
TÍA CHIRIPA

Para esta expedición fuera más útil
que no faltase tu persona excelsa,
no equivoquen el vino veterano;
pues el que ayer llegó de Valdepeñas
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 289
aún está moro y fuera picardía
consentir que cristianos le bebieran.
TÍO MATUTE

¡Qué discreción! Ven, pues, porque al momento
la llave saques y el candil enciendas.
REMILGADA, MEDIODIENTE, SABASTIÁN y las verduleras.
MEDIODIENTE


¿Es posible, divina Remilgada,
que siquiera la vista no me vuelvas?
¿Y la fe que juraste a Mediodiente?
REMILGADA Yo no me hablo con gente sin vergüenza;
ni yo, por medio diente más o menos,
he de exponer mi aquel a malaslenguas,
no teniendo otra cosa más de sobra
que los dientes enteros y las muelas.
MEDIODIENTE


Ya te entiendo y te juro, dueño mío,
que nunca he vuelto a ver la Potajera,
dende la noche que la di la tunda
por darte a ti sastifación...
REMILGADA

No mientas;
que yo el día te vi de los Defuntos
ir cacia el hespital junto con ella.
MEDIODIENTE No viste tal...
REMILGADA Sí vi... (Dentro suenan unos cencerros.)
MEDIODIENTE Pero ¿qué salva
de armonía bestial el aire llena?
SABASTIÁN Esto es, señor, sin duda, que Manolo,
aquel de quien han sido las probezas
en Madril tan notorias, aquel joven
que, aluno de las mañas y la escuela
del ensine Zambullo, dio al maestro
tanto que hacer, en el mesón se apea
dempués de concluir las diez campañas
en que la África vio; pues su soberbia,
no cabiendo del mundo en la una parte
repartió entre las dos su corpulencia.
MEDIODIENTE


¿No es éste el hijo de la tía Chiripa,
tu madrasta, y el que en los patos entra
de que ha de ser tu esposo, pues tu padre,
el tío Matute, se casó con ella?
REMILGADA El mismo es.
MEDIODIENTE


¡Pues reniego de tu casta!
¿Para qué me dijites, embustera,
que me querías? ¿Éste era el motivo
de estar conmigo por las noches seria
y de darme sisados los cuartillos?
¡Oh, santos Dioses! Yo te juro, ¡ah perra!,
que has de ver de los dos cuál es más hombre,
en medio del Campillo de Manuela,
de naaja a naaja o puño a puño,
y le tengo de echar las tripas juera.
REMILGADA


No te inrrites, señor. ¡Destino alverso,
suspende tus furiosas influencias!
¿Casarme con Manolo yo? ¡Y qué poco!
Primero me cortara la caeza.
MEDIODIENTE ¿Serás firme?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 290
REMILGADA

Testigo el espartero.
¡Así lo fueras tú!
MEDIODIENTE



Si te hago ofensa
y falto a mi palabra, que me falten
el vino y el tabaco, la moneda
en el juego...
REMILGADA

No más, mi bien, que bastan
los juramentos para que te crea.
Queda en paz.
MEDIODIENTE Vete en paz.
REMILGADA

Sólo te encargo
que no vuelvas a ver la Potajera.
MEDIODIENTE ¡Ay, que viene Manolo!
REMILGADA ¡Ay, que eres tuno!
LOS DOS ¡Cielos, dadme favor o resistencia!
MEDIODIENTE, SABASTIÁN y las verduleras.
MEDIODIENTE (Con interés. Aparte.) Cuidado, Sabastián, con el secreto.
SABASTIÁN

Soy quien soy; soy tu amigo, ve, sosiega,
y tus cosas dispón, pues esto naide
lo sabe sino yo y las verduleras. (Vase MEDIODIENTE.)
¡Oh, amor! Cuando en dos almas te introduces,
y más cuando son almas como éstas,
¡qué heroicos pensamientos las sugieres,
y con qué heroicidá los desempeñan!
Pero Manolo viene; ¡santos cielos!
Aquí del interés de la tragedia;
y porque nunca la ilusión se trunque,
influya Apolo la unidad, centena,
el millar, el millón y, si es preciso,
toda la tabla de contar entera.
MANOLO, de tuno, con capita corta y montera, y la posible comparsa de pillos, y SABASTIÁN.
MANOLO



Ya estamos en Madril, y en nuestro barrio,
y aquí nos honrará con su presencia
mi madre, que, si no es una real moza,
por lo menos veréis una real vieja.
¡La patria! Qué dulce es para aquel hijo
que vuelve sin camisa ni calcetas,
sin embargo de que eran de Vizcaya
las que sacó en el día de su ausencia.
SABASTIÁN ¡Manolo!
MANOLO


¡Sabastián! Dame los brazos,
y no extrañes, amigo, me sorprenda
de verte en un estado tan humilde,
¿Tú manejar esparto en vez de cuerdas
para asaltar balcones y cortinas?
¿Tú, que por las rendijas de las puertas
introducías la flexible mano,
la aplicas a labores tan groseras?
¿Qué es esto?
SABASTIÁN

¿Qué ha de ser? Que se ha trocado
tanto Madril por dentro y por ajuera,
que lo que por ajuera y por adentro
antes fué porquería, ya es limpieza.
MANOLO ¿Cómo?
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 291
SABASTIÁN Son cuentos largos; pero, amigo,
tú con tu gran talento considera
cómo está todo, cuando yo me he puesto
a sastre de serones y de esteras.
MANOLO

Dime más novedades. ¿Y la Pacha,
la Alifonsa, la Ojazos y la Tuerta?
SABASTIÁN En San Fernando.
MANOLO Si sus vocaciones
han sido con fervor, ¡dichosas ellas!
SABASTIÁN

No apetecieron ellas la clausura,
que allí las embocaron de por juerza.
MANOLO

contra su voluntad a las doncellas?
¿Pues qué tirano padre les da estado
SABASTIÁN

Ya sabes que entre gentes conocidas
es la razón de estado quien gobierna.
MANOLO

¿Y nuestros camaradas el Zurdillo,
el Tiñoso, Braguillas y Pateta? 40
SABASTIÁN Todos fueron en tropa...
MANOLO Dende chicos
fueron muy inclinados a la guerra
y el día que se hallaban sin contrarios
jugaban a romperse las cabezas.
SABASTIÁN Permíteme que ganes las albricias
de tu llegada.
MANOLO Yo te doy licencia.
SABASTIÁN Pero no hay para qué, pues ya te han visto.
MANOLO ¡Cielos, dadme templanza y fortaleza!
La TÍA CHIRIPA y los dichos.
TÍA CHIRIPA ¡Manolillo!
MANOLO

¡Señora y madre mía!
Dejad que imprima en la manaza bella
el dulce beso de mi sucia boca.
¿Y mi padre?
TÍA CHIRIPA Murió.
MANOLO

Sea norabuena.
¿Y mi tía la Roma?
TÍA CHIRIPA En el Hespicio.
MANOLO ¿Y mi hermano?
TÍA CHIRIPA En Orán.
MANOLO

¡Famosa tierra!
¿Y mi cuñada?
TÍA CHIRIPA En las Arrecogidas
MANOLO Hizo bien, que bastante anduvo suelta.
Los dichos, el TÍO MATUTE y la REMILGADA.
TÍO MATUTE
REMILGADA
¡Manolo, bien venido!
MANOLO (A la TÍA CHIRIPA.) ¿Quién es éste
que tan serio me habla y se presenta?
TÍA CHIRIPA

Otro padre que yo te he prevenido,
porque con la orfandá no te afligieras.
MANOLO ¿Y qué destino tiene?
TÍO MATUTE

Tabernero. (Con dignidad, MANOLO y su comparsa le hacen una profunda y
expresiva reverencia.)
TÍA CHIRIPA Y ésta, que es rama de la misma cepa,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 292
es su hija y tu esposa.
REMILGADA ¡Yo fallezco!
TÍA CHIRIPA Repárala qué aseada y qué compuesta.
MANOLO Ya veo que lo está.
TÍA CHIRIPA ¿Vienes cansado?
MANOLO ¿De qué? Diez o doce años de miseria,
de grillos y de zurras son lo mismo
para mí que beberme una botella.
TÍO MATUTE ¿Cómo te ha ido en presillo?
MANOLO Grandemente.
SABASTIÁN

Cuenta de tu jornada y tus probezas
el cómo, por menor o por arrobas.
MANOLO Fue, señores, en fin, de esta manera.
No refiero los méritos antiguos
que me adquirieron en mi edad primera
la común opinión; paso en silencio
las pedradas que di, las faldriqueras
que asalté y los pañuelos de tabaco
con que llené mi casa de banderas,
y voy, sin reparar en accidentes,
a la sustancia de la dependencia.
Dempués que del Palacio de Provincia
en público salí con la cadena,
rodeado del ejército de pillos,
a ocupar de los moros las fronteras,
en bien penosas y contadas marchas,
sulcando ríos y pisando tierras,
llegamos a Algeciras, dende donde,
llenas de aire las tripas y las velas,
del viento protegido y de las ondas,
los muros saludé de la gran Ceuta.
No bien pisé la arena de sus playas,
cuando en tropel salió, si no en hileras,
toda la guarnición a recibirnos
con su gobernador en medio de ella.
Encarose conmigo, y preguntome:
«¿Quién eres?». Y al oír que mi respuesta
sólo fue: «Soy Manolo», dijo serio:
«Por tu fama conozco ya tus prendas».
Dende aquel mismo istante, en los diez años
no ha habido expedición en que no fuera
yo el primerito. ¡Qué servicios hice!
Yo levanté murallas, de la arena
limpié los fosos, amasé cal viva,
rompí mil picas, descubrí canteras,
y en las noches y ratos más ociosos
mataba mis contrarios treinta a treinta.
TÍO MATUTE ¿Todos moros?
MANOLO Nenguno era cristiano,
pues que de sangre humana se alimentan.
En fin, de mis pequeños enemigos
vencida la porfía y la caterva,
me vuelvo a reposar al patrio suelo,
aunque, según el brío que me alienta,
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 293
poco me satisface esta jornada
y sólo juzgo que salí de Ceuta
para correr dempués las demás cortes,
Peñón, Orán, Melilla y Aljucemas.
SABASTIÁN

Y entre tanto a las minas del azogue
puedes ir a pasar la primavera.
TÍO MATUTE (A la REMILGADA.) Habla a tu esposo.
REMILGADA Gran señor, no quiero.
TÍO MATUTE ¡Qué gracia, qué humildad y qué obediencia!
TÍA CHIRIPA Ven, pues, a descansar.
La POTAJERA y los dichos.
POTAJERA


Dios guarde a ustedes
y tú, Manolo, bien venido seas,
si vuelves a cumplirme la palabra.
MANOLO ¿De qué?
POTAJERA De esposo.
MANOLO

Pues en vano esperas,
que tengo aborrecidas las esposas
dempués que conocí lo que sujetan.
POTAJERA Tú me debes...
MANOLO Al cabo de diez años,
¿quieres que yo me acuerde de mis deudas?
POTAJERA

Mira que de paz vengo; no resistas
o apelaré al despique de la guerra,
pues a este fin mi ejército acampado
dejo ya en la vecina callejuela. 15
TÍO MATUTE ¡Hola! ¿Qué es esto?
POTAJERA Es un asunto de honra.
TÍO MATUTE

¡Cielos, qué escucho! Aquí de mi prudencia.
Haced vosotros gestos entretanto
que yo me pongo así como el que piensa. (Pausa.)
MANOLO ¡Qué bella escena muda!
TÍO MATUTE

Ya he resuelto
y voy a declararme.
TÍA CHIRIPA Pues revienta.
TÍO MATUTE Aquí hay cuatro intereses: el de mi hija,
el de Manolo, que a casarse llega,
el nuestro, que cargamos con hijastros,
y finalmente el de la Potajera,
que pretende que pague el que la debe,
y es justicia, con costas, ecetéra. (Pausa.)
Manolo ha de casarse con mi hija. (Resuelto.)
Este es mi gusto.
REMILGADA ¡Cielos, qué sentencia!
TÍO MATUTE

Conque es preciso hallar entre tu honra
y mi decreto alguna conveniencia.
POTAJERA Mi honor valía más de cien ducados.
TÍO MATUTE Ya te contentarás con dos pesetas,
POTAJERA No lo esperes.
TÍO MATUTE Pues busca quien le tase.
POTAJERA Lo tasarán las uñas y las piedras.
MEDIODIENTE y los mismos.
MEDIODIENTE Yo te vengo a servir de aventurero, (A la POTAJERA.)
pues hoy quiere el destino que dependa
Apoyos para trabajar en las clases – Dr. Antonio García Megía – Dra. María Dolores Mira y Gómez de Mercado
ANTOLOGÏA de TEXTOS LITERARIOS – 2013
… Y la ilustración llega a España: El Siglo XVIIIl


Página 294
tu suerte de la mía.
POTAJERA Yo te estimo
la generosa, Mediodiente, oferta;
porque mientras yo embisto cara a cara,
tú por la retaguardia me defiendas.
MANOLO ¡Amigo Mediodiente!...
MEDIODIENTE

No es mi amigo
quien del honor las leyes no respeta,
y sabré...
MANOLO ¿Qué sabrás? ¿Cómo a la vista
de este feroz ejército no tiemblas? (Señala a los pillos.)
MEDIODIRENTE

Nunca el pájaro grande retrocede
por ver los espantajos en la higuera.
POTAJERA Haz que toquen a marcha
SABASTIÁN Si nos vamos
todos a un tiempo se acabó la fiesta.
MEDIODIENTE Yo le ofrezco a tus pies rendido o muerto.
REMILGADA ¡Ay de mí!
TÍO MATUTE ¿Qué es aquesto?
REMILGADA

Ya que llega
a este extremo mi mal, no se malogre
mi gusto por un poco de vergüenza,
que sólo es aprensión, y sepan cuantos
aquí se hallan que por ti estoy muerta
y que te he de matar o he de matarme
si vuelves a mirar la Potajera.
MEDIODIENTE No lo creas, mi bien... Mas mi palabra
empeñada está ya por defenderla.
Aquí me llama amor, aquí mi gloria.
¿Dónde está mi valor?... Mas mi fineza,
¿adónde está también? ¡Oh, injustos hados,
que de afetos contrarios me rodean!
MANOLO (Aparte.) ¡Cómo exprime el cornudo las pasiones!
MEDIODIENTE Pero, al fin, de este modo se resuelva.
Lidiaré por la una y a la otra
satisfaré dempués. ¡Al arma!
MANOLO ¡Guerra!
POTAJERA ¡Avanza, infantería, a las castañas!
MANOLO Amigos, asaltemos la taberna;
y a falta de clarines y tambores,
hagan el son con la gaita gallega.
Los dichos; y al verso «Avanza, infantería», salen unos muchachos, que a pedradas derriban el puesto de ca