You are on page 1of 2

La oración es un buen lugar para empezar la consejería bíblica

Por: David Powlison

Muchas veces me han preguntado, “¿dónde deberíamos empezar a introducir la consejería bíblica en nuestra iglesia?” Yo quiero responder a esta pregunta de una manera inusual- pero de una que resulta directamente de algo que ya sucede en las iglesias. Digo, “Cambien la manera en la cual hacen peticiones de oración, y la manera en la cual oran unos por los otros.” Cuando las peticiones de oración tratan con asuntos de peso, cuando aprendemos a orar unos por los otros en cuanto a las luchas reales de nuestras almas, cuando la oración se alinea con los propósitos profundos de Dios, entonces simultáneamente estamos haciendo un gran comienzo para llegar a ser consejeros alertas y efectivos. Por ejemplo, las oraciones de la Biblia raramente son sobre la salud, la seguridad en viajar, las finanzas, hacer bien un examen, encontrar un trabajo, o la salvación de familiares incrédulos. Por supuesto, estas son cosas legítimas sobre las cuales podemos orar, pero son énfasis menores en las Escrituras. No obstante eso, estos temas normalmente dominan las peticiones de oración en la mayoría de las iglesias y grupos pequeños. Fácilmente pierden la acción real de cómo Dios trata con Su pueblo amado.

En contraste, el enfoque mayor de la oración bíblica pide a Dios que se muestre a Sí mismo, pide que le conozcamos, pide que nos amemos unos a otros. La oración le da nombre a nuestros problemas. Le da nombre a nuestras reacciones problemáticas y a nuestras tentaciones. Le da nombre a nuestros deseos santos. Da nombre a nuestro Dios, a Sus promesas, y a Su voluntad. Cuando alguien te pregunte, “¿cómo puedo orar por ti?”, imagínate el impacto de responder de esta manera- “He estado muy preocupado recientemente, y he sido desatento e irritable a mis seres queridos. Por favor ora por mí, que me despierte y le dé la espalda a mi preocupación de las presiones del trabajo, de las recreaciones, de los problemas de salud, o del dinero. Yo sé que Dios promete el ayudarme a prestar atención a Él. Pídele a Él que me ayude a recordarlo y a enfocarme. Pídele a Él que me ayude a pensar mucho en mi familia y en otras personas. Ora para que yo tome mi refugio en Él cuando haya mucha presión. El Señor es mi refugio, pero he estado tomando mi refugio en la tele y en la comida.” Este tipo de oración pone las cosas que importan sobre la mesa- cosas que importan tanto inmediata como eternamente. Sucede que estas son las versiones diarias de los asuntos sobre los cuales trata la consejería seria.

Cuando la gente empieza a identificar en dónde realmente necesitan la ayuda de Dios, entonces entran en el mundo tanto de la oración como de la consejería. Entramos a la realidad. La mayoría de las peticiones de oración piden a Dios por bendiciones externas. Pero la oración bíblica, como en la consejería, se tratan de cómo Dios se

reúne con nosotros. y cómo buscar por lo que necesitas en la dirección correcta. . El cambiar nuestras peticiones de oración es una manera accesible para que los creyentes en una iglesia empiecen a enseñar unos a otros a hablar de cosas que realmente importan. y sabiduría de Dios. discutidas. entonces vas a tener conversaciones de peso. fuerza. nos cambia. planeadas. entonces nos relacionamos con lo que realmente importa.no solamente las bendiciones externas que anhelamos. Conforme lo hacemos. actúa como modelo de qué significa saber en dónde realmente necesitas las misericordias. Pero las peticiones de oración son una puerta sorprendente en el mundo de cuidarnos los unos a los otros en una manera práctica y directa. ayuda al pueblo de Dios a estudiar lo que la Biblia demuestra y dice acerca de la oración. Se trata de cómo necesitar las cosas correctas. mucha fuerza. y lo más importante. empezamos a sensibilizarnos con las dinámicas de la realidad. Por supuesto. Es hasta ese momento que empezaremos a crear conversaciones y la responsabilidad de dar cuentas orientadas a la consejería. y la manera en la cual debemos estar orando unos por los otros. mucha dirección. En segundo lugar. ¿Cómo puedes ayudar a la gente a cambiar la manera en la cual hacen las peticiones de oración? En primer lugar. nos conforta. Si estás orando por asuntos que impactan a las personas. ¿Por qué cosas pide el “Padrenuestro?” ¿Por qué cosas piden los salmos? ¿Qué verdades en cuanto a Dios son hechas claras en el “Padrenuestro” y en los salmos? Éstas son las cosas por las cuales debemos pedir de otros. La oración real ocupa a la persona real quién está de pie ante Dios en su necesidad de mucha misericordia. hay muchas otras cosas que específicamente conciernen a la consejería que pueden ser enseñadas. las cosas que están en el corazón de Dios. e implementadas. o las técnicas y elementos que constituyen la oración. El aprender cómo orar no tiene que ver en su mayor parte en cuanto a con qué frecuencia oramos. Conforme estamos en contacto con la realidad. El enfoque se encuentra en lo que la gente realmente necesita.