You are on page 1of 16

REGLAS DE YORK Y AMBERES 1974

APROBADAS POR LA XXXa ASAMBLEA DEL COMITÉ
MARITIME INTERNATIONAL EL 5 DE ABRIL DE 1974,
HAMBURGO
Regla de interpretación
En la liquidación de avería gruesa las siguientes Reglas señaladas con letras y números se
aplicarán con exclusi6n de cualquier Ley y práctica incompatibles con ellas.
Excepto en lo estipulado en las Reglas numeradas, la avería gruesa será liquidada de acuerdo
con las Reglas señaladas con letras.
Regla A.
Existe un acto de avería gruesa cuando, y solamente cuando, se ha efectuado o contraído,
intencional y razonablemente, algún sacrificio o gasto extraordinario para la seguridad común,
con el objeto de preservar de un peligro a los bienes comprometidos en una expedición
marítima.
Regla B.
Los sacrificios y, gastos de avería gruesa serán soportados por los diferentes intereses
contribuyentes, en las condiciones establecidas a continuación.
Regla C.
Solamente serán admitidos en avería gruesa aquellos daños, pérdidas o gastos que sean
consecuencia directa del acto de avería gruesa.
Las pérdidas o daños sufridos por el, buque o el cargamento, a consecuencia de retraso, ya
sea en el viaje o posteriormente, y las pérdidas indirectas, tales como la demora y pérdida de
mercado, no serán admitidos en avería gruesa.
Regla D.
Los derechos a obtener la contribución en avería gruesa no serán afectados aunque el
acontecimiento que dio lugar al sacrificio o gasto pueda haberse debido a la falta de una de las
partes en la aventura; pero esto no perjudicará a las acciones o defensas que puedan
ejercitarse contra dicha parte en razón de tal falta.
Regla E.
Corresponde a la parte reclamante en avería gruesa en avería gruesa el aporte de pruebas
para demostrar que las pérdidas o los gastos reclamados son correctamente admisibles en
avería gruesa.
Regla F.
Cualquier gasto extraordinario incurrido en sustitución de otro que hubiera sido bonificado en
avería gruesa, será considerado como avería gruesa y así admitido, sin tener en cuenta lo
ahorrado, si lo hubiera, a otros intereses, pero solamente hasta el importe del gasto de avería
gruesa así evitado.
Regla G.
La avería gruesa será liquidada, tanto en lo que concierne a las pérdidas como a las
contribuciones, sobre la base de los valores en la fecha y lugar cuando y donde termine la
aventura.
Esta regla no afecta la determinación del lugar en el cual se practicará la liquidación de la
avería gruesa.
Regla I - Echazón de mercancías
Ninguna echazón de carga será bonificada como avería gruesa a menos que tal cargamento
sea transportado de acuerdo a las costumbres reconocidas del tráfico.
Regla II. -Daño causado por echazón y sacrificio para la seguridad común
El daño causado a un buque y a su cargamento, o a cualquiera de ellos, por o a consecuencia
de un sacrificio hecho para la seguridad común, así como por el agua que penetre por las
escotillas abiertas, o por cualquier otra abertura practicada con el objeto de efectuar una
echazón para la seguridad común, serán admitidos como avería gruesa.
Regla III. –Extinción de fuego abordo
El daño causado a un buque y su cargamento, o a cualquiera de ellos, por agua o de otro
modo, incluso el que se produzca al varar o hundir un buque para extinguir un fuego abordo,

. Las estipulaciones de la Regla XI se aplicarán a la prolongación del viaje producida por aquel traslado. combustibles o provisiones. Regla V. para le seguridad común. Regla VIII. – Corte de restos (despojos) Las pérdidas o daños ocasionados por cortar los despojos o partes del buque. serán admitidos en avería gruesa en la medida en que dichas operaciones tengan por objeto preservar de un peligro a los bienes comprometidos en una expedición marítima. – Gastos en puerto de arribada a) Cuando un buque haya entrado a un puerto o lugar de arribada o haya vuelto a su puerto o lugar de carga a causa de un accidente. –Encallamiento voluntario Cuando un buque es encallado intencionalmente para la seguridad común. sin embargo no se hará bonificación alguna del daño ocasionado por humo y calor. con todo o parte de su cargamento primitivo. sin que haya ocurrido ningún accidente o circunstancia extraordinaria durante el viaje relacionados con tal avería. de escala o arribada. admitido como avería gruesa. cualquiera fuera la causa. siempre que se demuestre que aquél proviene de un acto realmente intencional de reflotar el buque. serán asimismo admitidos en avería gruesa. Regla IV. Cuando un buque se encuentre en un puerto o lugar de arribada y haya de ser trasladado necesariamente a otro puerto o lugar porque las reparaciones no pueden efectuarse en el primer puerto o lugar. se acreditad a la avería gruesa. cuando y solamente cuando el buque se hubiera aprovisionado suficientemente de combustible. pero cuando un buque esté a flote ninguna pérdida o daño por el funcionamiento de los elementos de propulsión y calderas será. Regla IX. –Daños causados a las máquinas y calderas El daño que se causa a cualquier máquina o caldera de un buque que se encuentre embarrancado y en situación de peligro. serán admitidos como avería gruesa. los gastos correspondientes a la salida de tal puerto o lugar. a riesgo de sufrir tal daño. cuando el manipuleo o descarga fuesen necesarios para la seguridad común o para permitir reparar las averías causadas al buque por sacrificio o accidente. que en caso de peligro haya sido preciso quemar como combustible. Regla X. así como las pérdidas y daños que resulten de tal motivo. calculada al precio corriente del último puerto de salida del buque y en la fecha de partida. sacrificio o alguna u otras circunstancias extraordinarias que exijan una determinación para le seguridad común. serán admitidas como avería gruesa. incluyendo las reparaciones provisorias y el remolque. b) Los gastos de manipuleo abordo o descarga del cargamento.será admitido en avería gruesa. Regla VII. sin tomar en consideración si el encallamiento era inevitable. para la seguridad común. la cantidad estimada del mismo que hubiera sido consumida. que sean consecuencia de la entrada o retorno. –Objetos de buque y provisiones quemados como combustible Los materiales y provisiones del buque o cualquiera de ellos. se admitirá en avería gruesa. excepto en aquellos casos en que la avería del buque se descubra en un puerto o lugar de carga o de escala. no serán admitidos como avería gruesa. se admitirán en avería gruesa. las pérdidas o daños consecuentes serán admitidos como avería gruesa. las disposiciones de esta Regla serán de aplicación al segundo puerto o lugar como si se tratara de un puerto o lugar de arribada y los gastos de tal traslado. en circunstancias tales que esa medida constituye un acto de avería gruesa. con el fin de reflotarlo. bajo concepto alguno. los gastos de entrada en tal puerto o lugar serán admitidos como avería gruesa y cuando el buque vuelva a salir nuevamente. se admitirán en avería gruesa. provisiones o combustible o cualquiera de ellos. alquiler de lanchas y reembarqué (si se realiza). si tales reparaciones fueran necesarias para proseguir el viaje con seguridad. – Remuneración por asistencia y salvamento Los gastos en que hayan incurrido las partes comprometidas en la aventura a causa de una asistencia o salvamento mediante contrato u otra forma. los gastos extras de alijo. Regla VI. –Gastos de alijo en un buque encallado y daños consiguientes Cuando un buque está encallado y se procede a la descarga de su cargamento. que previamente hayan sido arrancados o que se hayan perdido por accidente. ya sea en un puerto o lugar de carga.

etc. oficiales y tripulantes y el combustible y provisiones consumidos se admitirán en avería gruesa solamente hasta la fecha en que el buque fue condenado o la del abandono del viaje o hasta la fecha de terminación de la descarga del cargamento en el de condena del buque o abandono del viaje antes de esa fecha. El combustible y aprovisionamientos consumidos dura el período extraordinario de detención. Las pérdidas o daños sufridos por el cargamento. sólo hasta el límite de la economía realizada en los gastos que se habrían efectuado y admitido como avería gruesa si no hubiera sido por dichas horas extraordinarias. Regla -V. Los gastos de puerto devengados durante el periodo extraordinario de detención serán igualmente admitidos como avería gruesa excepto los gastos que se hayan devengado únicamente por razón de reparaciones no admisibles en avería gruesa. reembarcarlos o estibarlos serán abonados en avería gruesas . sacrificio u otras circunstancias extraordinarias que hagan esto necesario para la seguridad común o para permitir que se repare el daño causado al buque por sacrificio o accidente. combustible o provisiones sean admisibles en avería gruesa. los gastos de almacenaje. combustible o provisiones serán igualmente admitidos en avería gruesa. cuando las averías del buque se descubran en un puerto o lugar de carga o de escala sin que ningún accidente u otra circunstancia extraordinaria en relación con estas averías se haya producido durante el viaje. b) Cuando un buque haya entrado o sido detenido en un puerto o lugar a consecuencia de accidente. Cuando el buque sea condenado o no continúe con su viaje original. Sin embargo. etc. entonces los salarios y manutención del capitán. oficiales y tripulación. e) A los efectos de ésta y de las demás Reglas. cuando los gastos de entrada en dicho puerto o lugar se admitan en la misma forma. si las reparaciones fuesen necesarias para proseguir el viaje con seguridad. tanto si tales pagos son impuestos por la ley a los armadores. a excepción del combustible y provisiones que se hayan consumido en la ejecución de las reparaciones no admisibles en avería gruesa. Pero si el buque es condenado o no prosigue su viaje original. o hasta la fecha de la terminación de la descarga si la condena o abandono del viaje se produce antes de dicha fecha. serán admitidos en avería gruesa. tales horas extraordinarias se admitirán en avería gruesa.Los gastos de manipuleo abordo o la descarga del cargamento. así como el combustible y provisiones consumidos durante el periodo extra de detención con motivo de las reparaciones de las averías así descubiertas. incluyendo los del seguro contratado razonablemente. aun en el caso de que las reparaciones sean necesarias para continuar con seguridad el viaje. los gastos de almacenaje serán admitidos en avería gruesa solamente hasta la fecha de la condena del buque o la del abandono del viaje. reembarque y estiba de dicha carga. d) Cuando se paguen horas extraordinarias al capitán. combustible o provisiones no se admitirán en avería gruesa cuando se haya incurrido en ellos únicamente con el fin de reestibarlo a consecuencia de cualquier alteración en la estiba sobrevenida durante el viaje. corno si resultan de las condiciones o cláusulas de los contratos de trabajo. a) Los salarios y manutención devengados razonablemente por el capitán. e) Siempre que los gastos de manipuleo o descarga del cargamento. Regla XII -Daño causado al cargamento en la descarga. se admitirán como avería gruesa. al trasladarlos.-Salarios y manutención de la tripulación y otros gastos ocasionados para ganar un puerto de arribada. a menos que tal medida sea necesaria para la seguridad común. ofíciales y tripulantes. o en su beneficio. los salarios y manutención del capitán. el combustible o las provisiones. los salarios y manutención del capitán. cuyo costo no sea admisible en avería gruesa. serán admitidos en avería gruesa. oficiales y tripulantes. no serán admitidos en avería gruesa. oficiales y tripulantes y el combustible y aprovisionamientos consumidos durante la prolongación del viaje ocasionada por la entrada de un buque en un puerto o lugar de arribada o por su retorno al puerto o lugar de carga. los salarios incluirán todos los pagos hechos al capitán. oficiales y tripulantes para el mantenimiento del buque o para reparaciones. de conformidad con la Regla X a). almacenarlos. abonados razonablemente durante el periodo extraordinario de detención en tal puerto o lugar hasta que el buque esté o hubiera debido estar listo para continuar su viaje.

pero que no ha incurrido por causa del sacrificio. como si la pérdida o daño del cargamento se bonifica en igual forma. Regla XVII.Valor a admitir por la carga perdida o averiada por sacrificio La suma a bonificar en avería gruesa por daño o pérdida de carga sacrificada será el importe de la pérdida sufrida sobre la base del valor en el momento de la descarga. excepto por lo que respecta a aislantes. a menos que los fondos hayan sido pintados o recorridos dentro de los doce meses anteriores a la fecha del acto de avería gruesa. el costo de tales reparaciones será admitido en avería gruesa. anclas y cadenas. sobre la base del valor embarcado. a menos que el buque tenga más de quince años. Regla XIII. computándose éste en la forma establecida en el párrafo primero de esta Regla. en cuyo caso dichos gastos se admitirán por mitad. Regla XVI. el costo de las respectivas operaciones sea admitido como avería gruesa. aparatos y equipos de comunicación y navegación. El valor de la mercadería incluirá el costo del seguro y el flete. únicamente con el fin de poder terminar el viaje.Reparaciones provisorias Cuando a un buque se le efectúen reparaciones provisorias para la seguridad común o de daño causado por sacrificio de avería gruesa. . Del importe del flete bruto perdido se deducirán los gastos en que el titular del mismo habría incurrido para ganarlo. y solamente cuando. .Valores contribuyentes La contribución a la avería gruesa será establecida sobre los valores netos reales de las propiedades a la terminación de la aventura. salvo el valor del cargamento que será el del momento de la descarga. Regla XV. Las deducciones se regularán por la edad del buque contada desde el 31 de diciembre del año en que se terminó su construcción hasta la fecha en que se produjo el acto de avería gruesa. para los cuales las deducciones se regularán según la edad de las diferentes partes a que se apliquen. -Pérdida de flete La pérdida de flete resultante de una pérdida o daño del cargamento será admitida en avería gruesa. Los gastos de limpieza. salvo que este flete no esté en riesgo para la carga. tanto si es causada por un acto de avería gruesa. Cuando una mercancía así averiada sea vendida y el importe del daño no se haya convenido de otra forma. la pérdida que se admitirá en avería gruesa será la diferencia entre el producto neto de la venta y el valor neto de la mercancía en estado sano. establecido mediante la factura comercial entregada al recibidor o. pero solamente hasta alcanzar la suma economizada de gastos que se hubieran incurrido y admitido en avería gruesa si tales reparaciones no se hubiesen efectuado en aquel lugar. El valor del buque será estimado sin tomar en consideración el beneficio o detrimento que pueda representar cualquier contrato de fletamento por tiempo o casco desnudo al que esté sujeto. El valor al momento de la descarga incluirá el costo del seguro y el flete. una vez terminado y listo para ser instalado abordo. si la hubiere. Regla XIV. ya sea en un puerto de carga. el costo de estas reparaciones será admitido como avería gruesa sin tener en cuenta la economía para otros intereses. y previa deducción de las pérdidas o averías sufridas por la mercancía antes o durante la descarga. Los gastos de dique y de varadero y los de movimiento del buque se admitirán en su totalidad. botes salvavidas y similares. salvo que este flete no esté en riesgo para la carga. Las deducciones se efectuarán solamente sobre el costo del material nuevo o de sus partes. . No se hará deducción alguna por diferencia de nuevo a viejo en el costo de las reparaciones provisorias que se abonen en avería gruesa. pertrechos. a falta de tal factura. de escala o de arribada. Cuando se efectúen reparaciones provisorias de un daño accidental. No se hará ninguna deducción con respecto a provisiones. a falta de tal factura. máquinas y calderas. -Deducciones del costo de las reparaciones Las reparaciones que se admitan en avería gruesa no estarán sujetas a deducciones por diferencia de "nuevo a viejo" cuando el material viejo se sustituya en su totalidad o en parte por uno nuevo. en cuyo caso la deducción será de un tercio. . establecido mediante la factura comercial entregada al recibidor o. pintado o recorrido de fondos no se admitirán en avería gruesa.cuando. sobre la base del valor embarcado.

No obstante. después de deducir el costo estimado de las reparaciones que no sean admisibles en avería gruesa. y el valor del buque en su estado de avería. La depreciación razonable derivada de tal daño o pérdida. con un valor más bajo que el efectivo. si no está ya incluido. pero tales mercancías estarán sujetas a la correspondiente contribución si se salvasen. por medio de un préstamo a la gruesa o de otra manera o la pérdida sufrida por los titulares de la mercancía vendida a tal fin.-Averías al buque El importe que se admitirá en avería gruesa por daño o pérdida sufridos por el buque. Inversión de los depósitos en dinero efectivo Cuando sean hechos depósitos en dinero efectivo. Regla XVIII. pudiendo ser determinado éste por el producto neto de su venta. aumentado con lo que se le hubiera bonificado en avería gruesa. sus máquinas y/o aparejos. -Mercancías no declaradas o falsamente declaradas Los daños o pérdidas sufridos por las mercancías cargadas sin conocimiento del armador o de su agente o por las que intencionadamente hubiesen sido objeto de una falsa declaración en el momento del embarque. Del flete y del precio del pasaje en riesgo serán deducidos los gastos y remuneraciones de la tripulación que no se habrían devengado para ganar el flete si el buque y la carga se hubiesen perdido totalmente en el momento del acto de avería gruesa y no hayan sido admitidos en avería gruesa. pero cuando alguno de los contribuyentes interesados no haya suministrado su parte. cuando sean consecuencia de un acto de avería gruesa. o el costo de las reparaciones del daño excediera el valor del buque una vez reparado. El costo real y razonable de reparar o renovar el daño o pérdida. sacrificios y bonificaciones. serán admitidos en avería gruesa. pero contribuirán con su valor real. Regla XIX. Igualmente se deducirán del valor de las propiedades todos los gastos extras incurridos con posterioridad al acaecimiento que da lugar a la avería gruesa. no contribuirán a la avería gruesa. b) Cuando no se repara o renueva. Regla XXII. Cuando un cargamento es vendido en el curso del viaje. será el siguiente: a) En caso de reparación o renovación. gastos de salvamento u otros gastos . distintos de los salarios y manutención del capitán. sujeto a las deducciones que procedieran de acuerdo con la Regla XIII. se abonarán sobre la base del valor declarado.Adelanto de fondos Se admitirá en avería gruesa una comisión del 2 por ciento sobre el importe de los desembolsos de avería gruesa. oficiales y tripulantes y del combustible y provisiones que no hayan sido reemplazados durante el viaje. el importe que se admitirá en avería gruesa será la diferencia entre el valor estimado del buque en estado sano. debiendo tener en cuenta los reembolsos que hayan sido hechos en ese intervalo por los contribuyentes interesados. los gastos en que se incurra para obtener los fondos necesarios. no se abonarán en avería gruesa. para garantía de la contribución que corresponda a la carga en el ajuste de avería gruesa. excepto cuando los mismos se admitan en avería gruesa.A estos valores se añadirá el importe de las propiedades sacrificadas admitido en avería gruesa. si la hubiere.-Intereses sobre las pérdidas abonadas en averías gruesa Sobre el importe de los gastos. admitidos en avería gruesa se abonará un interés al tipo del 7 por ciento anual hasta la fecha de la liquidación de avería gruesa. Los equipajes de los pasajeros y los efectos personales que no hayan sido embarcados bajo conocimiento. cuando el buque resulte ser una pérdida total. contribuirá por el producto neto de la venta. . pero que no excederá el costo estimado de las reparaciones. Regla XXI. o suministrados por el fondo de depósitos de avería gruesa. Las pérdidas y daños causados a las mercancías que hayan sido falsamente declaradas. Regla XX. El costo del seguro de las cantidades adelantadas para pagar los gastos dé avería gruesa será igualmente admitido en tal forma.

En realidad el objeto último de esta adición ha sido resolver las dificultades que se originaron en Inglaterra a consecuencia de la sentencia dictada en el juicio "Goulandis Brothers v. Para interpretar exactamente esta modificación en la redacción actual es que. sino también el medio de defensa para oponerse al requerimiento que un culpable le hiciera en razón de un acto de avería gruesa. podríamos decir que la parte obligada a contribuir bajo esta regla. COMENTARIO SOBRE LAS REGLAS REFORMADAS NOTA: La Regla E no fue. Ha sido permanentemente entendido que mediante la inclusión de la Regla D. El principio enunciado. sino sobre su real presencia" (Strang. no sobre las causas del peligro que afecta al buque. en las palabras de Lord Watson quién dijera "la ley Rhodia. Ya en 1903. invocar esta regla en su beneficio (salvo una excepción incorporada al contrato que la vinculara con las otras partes y. Steel & Co. serán hechos sin perjuicio de la responsabilidad que en definitiva corresponda a las partes. fundamenta el derecho a la contribución. cuyo texto se mantuvo Inalterado hasta 1974. para ésta. REGLA E (Inmodificada) Corresponde a la parte reclamante en avería gruesa el aporte de pruebas para demostrar que las pérdidas o los gastos reclamados son correctamente admisibles en avería gruesa. ella misma. que a este respecto es la ley inglesa." (1958). pero esto no perjudicará a las acciones o defensas que puedan ejercitarse contra dicha parte en razón de tal falta. La suma así depositada. no afectaba el carácter de avería gruesa que habrían . juntamente con los intereses acumulados. clarificándolo. Scott). no solamente posee una acción de repetición contra el causante culpable de la situación de peligro. no lo es en el inglés. hemos pensado que el texto original producía . abierta conjuntamente a nombre de un representante designado por el armador y de un representante designado por los depositantes. Por nuestra parte. Esta reforma fue aprobada en el grupo de trabajo de la Asamblea. finalmente. v. Desde luego que la parte incursa en tal culpa no podría. Para poner en nuestro modo de expresión el juego que cumple la palabra agregada. ]Podrán hacerse pagos a cuenta o restitución de depósitos si éstos fueran autorizados por escrito por el liquidador de la avería. se conservará como garantía para el pago a los acreedores en razón de la avería gruesa. La reforma introducida ahora en 1974 pretende completar. reformada. acorde con la ley inglesa. por cierto." Ya la nota puesta al pie del papel de trabajo analizado en la Asamblea señalaba la posible falla de este agregado. tuvo su expresión. Goldman and Sons Ltd. pagaderos por la carga y en atención a los cuales se han constituido los depósitos. el texto original al agregar a la palabra inglesa "remedies" la de "defences". en un Banco convenido por ambas partes. salvamento o gastos especiales. una situación de peligro originada en la culpa de alguno de los consortes vinculados a la aventura marítima. sin dilación alguna. lo que parece obvio en el lenguaje latino.especiales. la Conferencia incluyó una disposición que llevó el nombre de Regla de Amberes 1903. si los hubiera. Comentario Esta regla tiene una larga tradición. en Amberes. gastos depósitos y pagos o devoluciones. estos depósitos deberán ser ingresados. por unanimidad. pero se incluye un comentario sobre ella. soporta el cargo de la prueba de que no está obligada a hacerlo.de tener los sacrificios o gastos extraordinarios incurridos para la seguridad común. en el entendido de que tal estipulación fuera válida en derecho). Comentario El proyecto discutido en el grupo de trabajo incluía la siguiente adición a la Regla E: "De ahí en adelante la parte que rehúse contribuir en avería gruesa. en una cuenta especial. B. REGLA D Los derechos a obtener la contribución en avería gruesa no serán afectados aunque el acontecimiento que dio lugar al sacrificio o gasto pueda haberse debido a la falta de una de las partes en la aventura.

venciendo finalmente la tesis que se oponía a la modificación. . partes del buque.of water damaged cargo into parcels suffering water damage -only and those which have additionally been touched by fire. Ahora la batalla va contra la expresión de inevitabilidad en la carrera de la nave hacia la costa. no serán admitidos en avería gruesa. el cual trae dos importantes novedades. de una solución práctica a la vez que la más razonable según la experiencia adquirida a través de los años. No es posible encontrar en la novedad que comentamos el fruto de un complejo pensamiento jurídico: se trata. The other parties to the adventure will not now have to pay for the aditional labour cost involved in making this separation. El espíritu del texto anterior se mantiene plenamente vigente. Nor will it be necessary to explore the realm of semanties to decide what is a 'portion' of a bulk -cargo. Comentario En los trabajos preparatorios que llevaron a la discusión del texto arriba transcripto. o a cualquiera de ellos. por once votos contra siete votos y dos abstenciones. siendo por lo contrario el agregado sugerido un posible elemento de colisión con el derecho doméstico del país donde la cuestión pudiera quedar :sometida a debate. que previamente hayan sido arrancados o que se hayan perdido por accidente. cualquiera que fuere la causa. sin tomar en consideración si el encallamiento era inevitable. G. se enfatizó que el único propósito perseguido al dar nueva redacción a esta Regla era la de adaptarla a las modernas circunstancias técnicas de la navegación.satisfactorios y completos efectos. la pérdida o daño consecuentes serán admitidos en avería gruesa. notablemente." La otra alteración consiste en la exclusión. Everyone will benefit by this real and practical simplification. Comentario El nuevo texto que se incorpora prosigue la tarea de 1924 cuando la expresión "sinking" fue suprimida. a su cargamento. incluso el que se produzca al varar o hundir un buque para extinguir un fuego abordo. will the average adjuster have to rely on guesswork. del texto donde se declaraba que no habría bonificación para "las partes del buque y carga a granel o de los fardos de mercancías que hubieran tomado fuego". en cuanto a posible bonificación en avería gruesa. de los daños causados por humo o por calor. será admitido en avería gruesa. en el grupo de trabajo el texto propuesto a la Conferencia. REGLA IV Corte de restos (despojos) La pérdida o daño causados por cortar los despojos o. La discusión fue intensa. REGLA III Extinción de fuego a bordo El daño causado a un buque y.. lisa y llana. La primera consiste en la supresión. sin embargo no se hará bonificación alguna del daño originado por humo o . cualquiera sea su causa.del señor N. por agua o de otro modo. quizás la más cercana a la facilitación de la labor del liquidador de averías. de las varias posibles. REGLA V Encallamiento voluntario Cuando un buque es encallado intencionalmente para la seguridad común. Comentario Por dieciocho votos a favor y una abstención se aprobó. Sobre este particular es interesante transcribir las palabras . or whether there is a distinction between a package which is 'charred' and one which is 'seorched'.calor. en la segunda parte de la regla. La modificación realizada simplifica singularmente el trabajo con esta regla y adopta una solución. Hudson en su mensaje a la Association of Average Adjusters en 1973: "The cargo surveyor will not need to make a separation . nor if it has been overlooked.

en cuanto a las remuneraciones por salvamento y asistencia. para la seguridad común. teóricamente al menos. Sin embargo la idoneidad de los servicios arbitrales y judiciales disponibles en Londres. se bonifica en avería gruesa todo daño que resulte de la varadura voluntaria. Uno de tales principios es que cuando no hay contrato de salvamento o. de una o otra manera. sujeta a diferentes principios desde que él . un proyecto de simplificación. Hay que tener en cuenta que en Inglaterra se piensa que bajo la ley local. Hudson. especialmente en casos que conciernen a una carga general. Tradicionalmente las cuestiones concernientes a la avería gruesa han sido tratadas por la Justicia Ordinaria. El salvador tiene un privilegio sobre la propiedad salvada. suprimiendo el distingo entre varamientos voluntarios. las averías gruesas y la asistencia y salvamento. quedó en 1974 suprimida de su texto. han hecho que una gran cantidad de casos de asistencia y salvamento sean decididos bajo la ley inglesa. prácticas o modalidades inglesas con intereses foráneos. No se piense que se trata únicamente del reconocimiento de un problema doméstico. entendiéndose de que si desde antiguo se venía observando que esta regla podía dar lugar a abusos. el armador frecuentemente otorga una garantía al salvador por todos los intereses salvados en cuyo caso procede a reclamar de cada uno de esos interesados en tales cargas sus individuales cauciones. serán admitidos en avería gruesa en la medida en que dichas operaciones tengan por objeto preservar de un peligro a los bienes comprometidos en una expedición marítima.En el nuevo texto. La redacción aprobada no ha quedado exenta de críticas. son distintas cosas. el privilegio del salvador debe ser satisfecho por el pago o por la extensión de una garantía mientras el viaje prosigue. cuando tal contrato existe pero el mismo no establece monto de remuneración. b) cuando el buque y la carga son salvados durante un viaje. no obstante. En un interesante trabajo realizado por N. los que se intentaba evitar. la responsabilidad del armador no se extiende más allá de la proporción debida respecto de sus intereses en el buque y en el flete. Comentario La antigua Regla VI. De ahí se sacan dos consecuencias: a) los valores salvados respecto de los cuales el importe del salario es fijado. al tiempo y lugar cuando tales bienes son puestos en estado de seguridad. Señala éste que Inglaterra. H. La garantía obtenida por el armador está. ha estado por muchos años marginada del resto de mundo. Nunca ha sido cuestionado que la responsabilidad de los intereses salvados frente a los salvadores es individual. conectan las tradiciones. Es digno de recordar que las respuestas dadas al cuestionario circulado por el Comité fueron en general favorables a mantener esa regla con su texto vigente en 1950. embarcada bajo numerosos conocimientos de embarque. La estadística estaría mostrado. mientras que los concerniente a asistencia y salvamento corresponde a la Corte de Almirantazgo. ciertamente. el salvador puede proceder singularmente persiguiendo a cada deudor. REGLA VI Remuneración por asistencia o salvamento Los gastos en que hayan incurrido las partes comprometidas en la aventura a causa de una asistencia o salvamento mediante contrato u otra forma. indiferentemente del lugar donde los servicios hayan sido prestados. no obstante. no obstante lo que decimos. deben ser establecidos en tal tiempo y lugar. Fue a iniciativa de la Asociación de Derecho Marítimo de la República Federal Alemana que se dio curso a. En la práctica. en la costa. y la ley que aplica ésta corte no es la ley local sino la ley que tal corte sea por acta o por reiteradas decisiones ha adoptado como ley marítima inglesa. ventajoso. ahora tal posibilidad de bonificar en avería gruesa algo que integra voluntariedad con inevitabilidad no es. es fácil verificarlo. considerada desde años atrás como sin verdadero sentido y utilidad en los tiempos corrientes. uno de ellos concurrente con una inevitable varadura. sino más bien la incorporación de una solución viable para los numerosos caso que. La provisión de tal garantía es una responsabilidad individual de cada uno de los intereses y. que tales casos no son de por sí frecuentes. conservándose la numeración para un nuevo asunto que resuelve inquietudes venidas del Reino Unido.

no obstante. Desde el parecer de un liquidador de averías. continúa preocupando a los aseguradores. es posible. en la primera edición de su libro sobre avería gruesa publicado en 1873. desde luego. Los principios de la ley sobre salvamento. Se pregunta nuevamente si tales responsabilidades. por ejemplo sobre la base de sus respectivos valores a la terminación del servicio. en el caso "Australian Costal Shipping vs. lo que se consideraría como "general average expenditure". en 1942. provenientes de polución por petróleo en caso de una echazón o a consecuencia de algún otro acto cumplido para la seguridad común. ese año. . diciendo: "Los gastos por servicios de salvamento dados por o aceptados bajo convenio serán en la práctica tratados como avería gruesa siempre que tales gastos fueran incurridos para la seguridad común en la inteligencia de la Regla A de las York Antwerp Rules 1924 o las York Antwerp Rules 1950. Sin embargo la opinión de muchos. en sus esfuerzos de salvar el buque y carga. caerían en el ámbito de la avería gruesa por virtud de la nueva Regla. o quizás ninguno. Tal sería el enfoque de un abogado del Almirantazgo. . Esta opinión tuvo su eco en las observaciones hechas recientemente por Lord Denning. cubierto por un seguro de "average disbursements". En cada caso el buque estaba en directo peligro y el armador llamó al remolcador por ayuda. puede ser. Si el remolcador ha dado servicio de salvamento en los términos usuales de "No cure no pay". por lo tanto. pues de conciliar principios. el armador se hubiera encontrado obligado a pagar una alta remuneración. el contrato sería indudablemente un acto de avería gruesa. Si los servicios han sido exitosos. " Dice que el uso de la palabra "habilities" dio lugar a cierta ansiedad. por un encabezamiento como el siguiente: 'The agregate of the habilities incurred by the parties to the adventure on account of salvage. Cuando." La referencia a las Reglas de York y Amberes hizo que la Asociación estableciera una Regla. y usualmente es. deben ser consideradas como incurridas por las partes en la aventura "on account of salvage". El armador. el contrato hecho entre el armador con el remolcador. dijo: "Los intereses salvados están.está obligado a continuar con el viaje contratado. Green" (1971) cuando él dijo. Fue en orden de evitar esta posible transferencia de responsabilidad que los delegados ante el Comité Maritime International en la Conferencia reemplazaron las palabras "the agregate of the habilities" por la palabra "expenditure". Aun sin esas palabras el espectro de responsabilidades ante terceras partes. Se trata. sea por avería gruesa o por garantía de salvamento. quien ha tenido sólo un éxito parcial. El consejero de la Association of Average Adjusters. y asistencia están dirigidos a la determinación del quantum de la remuneración que pertenece a los salvadores. puede él mismo haber incurrido en responsabilidades. cosa que. Desde el caso Tojo Alaru y el Torrey Canyon ha quedado claro que el salvador. tal remuneración es determinada. ese valor puede ser bonificado en avería gruesa bajo el principio de que tales montos así pagados lo fueron por todos. abogados de Almirantazgo ha permanecido en contra de este criterio. su monto debe ser pagado por los intereses salvados o por quienes han dado una garantía al salvador. en cuanto a la cuestión sobre si las responsabilidades generadas por un contrato de remolque eran muy remotas de la avería gruesa: "El acto de avería gruesa fue." Esta Regla de Práctica ha colocado a los liquidadores de Inglaterra en la posibilidad de trabajar en similar línea que sus colegas de otros países. obligados a pagar sus varias responsabilidades a los salvadores sobre las bases del contrato de salvamento. yo pienso. Pero de aquí no se sigue que entre ellos mismos no estén obligados a ajustar sus derechos y responsabilidades bajo las Reglas de York y Amberes. puede mantener sus derechos sobre la carga. la remuneración por salvamento ha sido tradicionalmente vista como una de las especies de desembolsos en avería gruesa. Bajo la ley inglesa está establecido que una responsabilidad a tercera parte proveniente de un acto de avería gruesa . Más adelante el autor se refiere al proyecto constituido. tal idea. por ejemplo se preguntaba si las responsabilidades del salvador por las cuales él podría o no ser compensado en la remuneración. salvo imposibilidad. Una vez pagado. según Hudson. solamente hasta el lugar de destino o donde el viaje pueda legalmente ser abandonado. El riesgo que él corre por lo que resta del viaje en cuanto pérdida de valor de la garantía. Sir Lowndes sostuvo.

los gastos de entrada en tal puerto o lugar serán admitidos como avería gruesa y cuando el buque vuelva a salir nuevamente. hizo mucha más agua por lo que el capitán decidió meterlo dentro del dock. de octubre de 1970. los gastos correspondientes de salida de tal puerto o lugar. Al comentarse las respuestas al cuestionario. agregándose como Regla VII un nuevo texto complementario de la Regla VI que permaneció subsistente entonces y en 1950. se admitirá en avería gruesa. las Reglas de York y las Reglas de York y Amberes 1877. teniéndose en cuenta la evolución técnica en la construcción de naves. pero cuando un buque esté a flote ninguna pérdida o daño causado por el funcionamiento de los elementos de propulsión y calderas será. refiriéndose a la situación de una embarcación a flote. Spillers & Baker"). Fue declarado que la responsabilidad del armador por el daño hecho al muelle debería ser correctamente admitido en avería gruesa. En el Informe Preliminar y Cuestionario del Subcomité Internacional del Comité Maritime International. REGLA VII Daños causados a las máquinas y calderas El daño que se cause a cualquier máquina y caldera de un buque que se encuentre embarrancado y en situación de peligro. REGLA X Gastos en puerto de arribada. serán asimismo admitidos en avería gruesa. lo que en la Conferencia de Ámsterdam (1949) trató de corregirse con el agregado de "Including loss or dammage due to compounding of engines or such measures. con el fin de reflotarlo. donde el trabajo de las máquinas y calderas resultaba excluido. En los hechos esto ocurrió y no solamente se dañó el buque. que sean consecuencia de la entrada o retorno. sino también el muelle. como Regla VI. Esta fue una novedad respecto de los textos contenidos en las resoluciones de Glasgow. etc. a riesgo de sufrir tal daño. no obstante que ello tuviera el propósito de enervar una situación de peligro común para los intereses comprometidos en la aventura. la otra señalaba que cuando una nave está a flote. en cuanto constituye la función normal de las mismas no podía dar lugar a un sacrificio extraordinario. Al redactarse las Reglas de 1924. sino la exacta figura de su forzamiento quedaron excluidos de la hipótesis de bonificación. suscitó dudas y posiblemente dio lugar a abusos. el mismo principio fue recogido. sacrificio u otras circunstancias extraordinarias que exijan esta determinación para la seguridad común. . con todo o parte de su cargamento primitivo. En otras palabras no sólo el trabajo de máquinas y calderas. una de las cuales estimaba que la segunda parte del texto existente implicaba una restricción a los principios de la Regla A.es admisible en avería gruesa (caso "Austin Friars vs. Lo expuesto permite una visión aproximada de la razón de ser de esta nueva regla. siendo una consecuencia directa del acto de meter al buque en el dock para la seguridad común. shall in any circumstances be made good as general average". cuyos efectos en el área no anglosajona resultarán mínimos. la expresión "compounding" debía ser reemplazada por cuanto carecía de adecuada precisión. aparece por primera vez la bonificación en avería gruesa de los sacrificios causados al velamen y arboladura del buque para su reflotamiento o asegurar más su posición en tierra para la seguridad común: al mismo tiempo se excluyen los sacrificios forzando velas. adaptándoselo a los buques de propulsión mecánica. no obstante que él pensó que quizás el buque golpeara contra el muelle y sufriera algún daño en consecuencia. donde un buque reflotado después de haber varado cerca de un dock. siempre que se demuestre que aquél proviene de un acto realmente intencional de reflotar el buque para la seguridad común. estando la embarcación a flote. Pero el texto de 1924. el siguiente informe (diciembre dé 1971) señaló que si bien todas las Asociaciones Nacionales estimaban que la regla no debía ser modificada. admitido en avería gruesa. el funcionamiento de las máquinas. a) Cuando un buque haya entrado a un puerto o lugar de arribada o haya vuelto a su puerto o lugar de carga a causa de accidente. se consultó a las Asociaciones Nacionales respecto de la posible reforma de esta regla teniendo en consideración sendas corrientes de opinión. bajo concepto alguno. Comentario En las Reglas de York y Amberes 1890.

cuando el manipuleo o descarga fuesen necesarios para la seguridad común o para permitir reparar las averías causadas al buque por sacrificio o accidente. el remolque siguiente debla ser también avería particular. los gastos del almacenaje serán admitidos en avería gruesa solamente hasta la fecha de la condena del buque o la de abandono del viaje. XI). combustible y provisiones. b) Los gastos de manipuleo abordo o descarga del cargamento. incluyéndose para el caso tanto el remolque como las reparaciones provisorias que fueran menester. al otro. reembarque y estiba de dicha carga. La reforma introducida en 1974 ha consistido en que el costo de trasladar la embarcación desde el puerto donde se encontraba segura.Cuando un buque se encuentre en un puerto o lugar de arribada y haya de ser trasladado necesariamente a otro puerto o lugar porque las reparaciones no pueden efectuarse en el primer puerto o lugar. serán igualmente bonificados en avería gruesa. se admitirán en avería gruesa. de escala o arribada. si las reparaciones necesarias correspondían a la avería particular. a menos que tal medida sea necesaria para la seguridad común. no podía ser admitido en avería común salvo que los daños sufridos por la nave fueran ellos mismos de carácter de avería común. el costo del remolque debía ser repartido entre esas dos áreas de daños de distinta naturaleza. el estricto texto de la Regla de 1950 no hubiera permitido una interpretación judicial de tal extensión. combustible o provisiones sean admisibles en avería gruesa. Pero si el buque es condenado o no prosigue su viaje original. Sin embargo. Podría decirse que en el mundo continental este tema era resuelto en la práctica con bastante facilidad. Los gastos de manipuleo a bordo o la descarga del cargamento. pero donde no era posible repararla. se admitirán en avería gruesa. sin que haya ocurrido ningún accidente o circunstancia extraordinaria durante el viaje relacionados con tal avería. si por lo contrario existían daños de carácter de avería común y de avería particular. Al mismo tiempo los salarios y manutención. comentario El inciso a) de la Regla X de 1924 estaba referido a los gastos concernientes a la entrada o salida a un puerto o lugar de arribada o cuando es necesario para el buque volver al puerto o lugar de carga. incluyendo las reparaciones provisorias y el remolque. incluyendo los del seguro contratado razonablemente. En la modificación de las Reglas hecha en Ámsterdam. combustible o provisiones serán igualmente admitidos en avería gruesa. combustible o provisiones no se admitirán en avería gruesa cuando se haya incurrido en ellos únicamente con el fin de reestibarlo a consecuencia de cualquier alteración en la estiba sobrevenida durante el viaje. en 1949. excepto en aquellos casos en que la avería del buque se descubra en un puerto o lugar de carga o de escala. ya sea en un puerto o lugar de carga. no ocurría lo mismo en Inglaterra donde en 1957 fue dada una Regla de Práctica N9 C 4 que decía: . los gastos de almacenaje. Es de hacer notar que en contra de este punto de vista se venia diciendo que el remolque desde un primer puerto de refugio a un segundo. ha reconocido un hecho resuelto en la práctica de los ajustes de avería gruesa donde muchos liquidadores procedían a esa admisión por entenderla implícita en el espíritu de la Regla de 1950. si tales reparaciones fueran necesarias para proseguir el viaje con seguridad. c) Siempre que los gastos del manipuleo o descarga del cargamento. En otras palabras. las disposiciones de esta Regla serán de aplicación al segundo puerto o lugar como si se tratara de un puerto o lugar de arribada y los gastos de tal traslado. será bonificado en avería común. combustibles y provisiones serán bonificados en avería gruesa por el período extra del viaje ocasionado por este movimiento (R. se agregó un segundo párrafo con el propósito de establecer que cuando el buque deba ser trasladado de un puerto o lugar de refugio a otro puerto o lugar a causa de que las reparaciones no pueden ser llevadas a cabo en el primer puerto o lugar. para la seguridad común. los gastos de entrada y salida del segundo puerto. o hasta la fecha de la terminación de la descarga si la condena o abandono se produce antes de dicha fecha. La Conferencia de Hamburgo al haber llevado adelante esa modificación.

La mejora del inciso c) y la supresión del d). oficiales y tripulación. de conformidad con la Regla X a). En aquellos casos en que la avería del buque se descubra en un puerto o lugar de carga o de escala sin que haya ocurrido ningún accidente o circunstancia extraordinaria durante el viaje relacionados con tal avería". oficiales y tripulación y el combustible y provisiones consumidos se admitirán en avería gruesa solamente hasta la fecha en que el buque fue condenado o la del abandono del viaje o hasta la fecha de terminación de la descarga del cargamento en el caso de condena del buque o abandono del viaje antes de esa fecha. En cuanto al inciso b). cuando los gastos de entrada en dicho puerto o lugar se admitan en la misma forma. Sin embargo. abonados razonablemente durante el período extraordinario de detención en tal puerto o lugar hasta que el buque esté o hubiera debido estar listo para continuar su viaje. under the provisions of Rule XI. los salarios y manutención del capitán.. etc. i) ". cierran las reformas aprobadas. a menos que tal medida sea necesaria para la seguridad común". b) Cuando un buque haya entrado o sido detenido en un puerto o lugar a consecuencia de accidente. En la actualidad la cuestión queda resuelta en simplicidad y en generalidad para todas las hipótesis que naturalmente ocurren a este respecto. pero se le ha agregado un texto negando la posibilidad de bonificación en avería gruesa. Esta redacción se encuentra útil para evitar prácticas no exactamente uniformes. oficiales y tripulantes. no serán admitidos en avería gruesa. Cuando el buque sea condenado o no continúe con su viaje original. descubriéndose una fractura en el eje que hace menester encarar reparaciones para la prosecución del viaje en condiciones de seguridad. si las reparaciones fuesen necesarias para proseguir el viaje con seguridad. in applying the second paragraph of Rule X (a). Un ejemplo apropiado a este texto es el que provee un buque que estando en un puerto tomando carga. ii) "Los gastos de manipuleo a bordo o la descarga del cargamento. ."That in practice. éste se mantiene inalterado. éste último por entenderse que la materia resulta suficientemente gobernada por la Regla F. conduce efectivamente a la clarificación promovida por el Comité." Esta solución resultaba parcial. A. entonces los salarios y manutención del capitán. serán admitidos en avería gruesa.. los salarios y manutención del capitán. cuando las averías del buque se descubran en un puerto o lugar de carga o de escala sin que ningún accidente u otra circunstancia extraordinaria en relación con estas averías se haya producido durante el viaje. a vessel shall be deemed to be a port or place of refuge when she is at any port or place in circumstances in which the wages and maintenance of the Master. a) Los salarios y manutención devengados razonablemente por el Capitán. así como el combustible y provisiones consumidos durante el periodo extra de detención con motivo de las reparaciones de las averías así descubiertas. de dos supuestos. aun en el caso de que las reparaciones sean necesarias para continuar con seguridad el viaje. sacrificio u otras circunstancias extraordinarias que hagan esto necesario para la seguridad común o para permitir que se repare el daño causado al buque por sacrificio o accidente. como sucede en algunas partes del mundo. serán admitidos en avería gruesa. officers and crew incurred during any extra period of detention there would be admissible in G. o en un puerto escala. combustibles o provisiones no se admitirán en avería gruesa cuando se haya incurrido en ellos únicamente con el propósito de reestibarlo a consecuencia de cualquier alteración en la estiba sobrevenido durante el viaje. oficiales y tripulantes y el combustible y aprovisionamientos consumidos durante la prolongación del viaje ocasionado por la entrada de un buque en un puerto o lugar de arribada o por su retorno al puerto o lugar de carga. ninguna de las bonificaciones mencionadas en el inciso serán admitidas salvo que se demostrara que la ocurrencia de la fractura tiene su origen en un accidente u otra circunstancia extraordinaria que hubiera tenido lugar en el viaje mismo. se aprovecha la oportunidad para abrir la máquina principal a efecto de hacer inspección de rutina. REGLA XI Salarios y manutención de la tripulación y otros gastos ocasionados para ganar un puerto de arribada.

oficiales y tripulantes para el mantenimiento del buque o para reparaciones. Comentario En orden de clarificar los principios establecidos en la preexistente Regla de 1950. etc. el costo de tales reparaciones será admitido en avería gruesa. equipos. que el costo de las reparaciones temporarias provenientes de un accidente. avería gruesa. tales horas extraordinarias se admitirán en avería gruesa. d) Cuando se paguen horas extraordinarias al capitán. oficiales y tripulantes. e) A los efectos de ésta y de las demás Reglas. para otras partes del buque. Se agrega en la regla que el costo de limpieza. anclas y cadenas.El combustible y aprovisionamientos consumidos durante el periodo extraordinario de detención. REGLA XIV Reparaciones provisorias Cuando a un buque se le efectúan reparaciones provisorías para la seguridad común o de daño causado por sacrificio de avería gruesa. si la hubiere. tanto si tales pagos son impuestos por la ley a los armadores. REGLA XIII Deducciones del costo de las reparaciones Las reparaciones que se admitan en avería gruesa no estarán sujetas a deducciones por diferencia de "nuevo a viejo" cuando el material viejo se sustituya en su totalidad o en parte por uno nuevo. No se hará deducción alguna por diferencia de nuevo a. hasta el limite de la economía realizada en los gastos que se habrían efectuado y admitido como avería gruesa si no hubiera sido por dichas horas extraordinarias. el costo de estas reparaciones será admitido como avería gruesa sin tener en cuenta la economía para otros intereses. y aceptó. que se indican cuidadosamente. La nueva regla aclara que las deducciones serán hechas solamente sobre el costo de los nuevos materiales o partes. se admitirán como avería gruesa. pintura y protección del fondo no será bonificado en avería gruesa salvo que los fondos hayan sido pintados o protegidos durante los doce meses precedentes a la fecha del acto de la avería gruesa. El texto reformado corresponde armónicamente al de la Regla A. viejo en el costo de las reparaciones provisorias que se abonen en avería gruesa. Los gastos de puerto devengados durante el período extraordinario de detención serán igualmente admitidos coma avería gruesa excepto los gastos que se hayan devengado únicamente por razón de reparaciones no admisibles en. pero solamente hasta alcanzar la suma economizada de gastos que se hubieran incurrido y admitido en avería gruesa. se propuso.. sólo. a menos que el buque tenga más de quince años. No existe deducción respecto de provisiones. entendidos como terminados y listos para su instalación en la nave. o en su beneficio. cuyo costo no sea admisible en avería gruesa. como si resultan de las condiciones o cláusulas de los contratos de trabajo. en cuyo caso la deducción será de un tercio. cuando los gastos hechos para entrar a un puerto sean admisibles en avería gruesa según la Regla A. En su inciso a) tiene por objeto admitir una parte de los salarios y manutención de la tripulación. de escala o de arribada. así como el combustible y lubricante. únicamente con el fin de poder terminar el viaje. lo que exime de comentario pues su simple lectura lo evidencia. en cuyo caso la mitad de tal costo será bonificado. Las deducciones se regularán por la edad del buque contada desde el 31 de diciembre del año en que la construcción fue completada. independientemente de la edad del buque. si tales reparaciones no se hubiesen efectuado en aquel lugar. ya sea en un puerto de carga. Comentario Esta regla ha permanecido vinculada a la Regla A. Cuando se efectúen reparaciones provisorias de un daño accidental. a excepción del combustible y provisiones que se hayan consumido en la ejecución de las reparaciones no admisibles en avería gruesa. serán solamente consideradas para su bonificación en avería gruesa (hasta el importe de los . los salarios incluirán todos los pagos hechos al capitán. las deducciones serán calculadas por la edad de cada una de ellas.

salvo que el flete no estuviera a riesgo del titular de la mercadería. por otra parte. en vista de simplificación. Sin embargo con eso no se resolvía el problema y se estaba. en contradicción con el propio texto de las Reglas de 1950. la pérdida que se admitirá en avería gruesa será la diferencia entre el producto neto de la venta y el valor neto de la mercancía en estado sano. incluyéndose el costo del seguro y el flete. cuando se trata de determinar el valor a bonificar en avería gruesa. a falta de tal factura. Es quizás uno de los textos de mayor importancia. al mecanismo indicado en el párrafo anterior. ubicada en el segundo párrafo de la Regla. el reemplazo de la expresión "merely to" por la de "in order to". Para tal carga vendida. En la práctica se había llegado a obtener una solución heterodoxa consistente en tomar los valores que salían de las facturas comerciales agregándole un porcentaje relativamente variable. salvo el valor del cargamento que será el del momento de la descarga. Se observa. REGLA XVI Valor a admitir por la carga perdida o averiada por sacrificio La suma a bonificar en avería gruesa por daño o pérdida de carga sacrificada será el importe de la pérdida sufrida sobre la base del valor en el momento de la descarga. no sólo se obtiene el propósito de simplificación. computándose éste de la forma establecida en el párrafo primero de esta Regla. la determinación del valor de mercado para pequeñas partidas o con respecto de mercaderías sin un comercio establecido y de significación. y previa deducción de las pérdidas o averías sufridas por la mercadería antes o durante la descarga. El valor de la mercadería incluirá el costo del seguro y el flete. era algo sumamente difícil de alcanzar por parte de los liquidadores de averías. salvo que hubiera que recurrir. con respecto al texto de 1950. si la carga dañada es vendida. el método que se sigue es el mismo: el producto neto de la venta será deducido del valor neto sano establecido por la factura comercial provista por el recibidor. sobre la base del valor embarcado. . por ausencia de ésta. el de su valor mercado en el último día de descarga. establecido mediante la factura comercial entregada al recibidor o. Es de hacer notar que esta modificación ha sido sostenida fuertemente por la delegación británica. El valor al momento de la descarga incluirá el costo del seguro y el flete. en el puerto de destino o en un puerto de arribada. con lo que se estimaba haber llegado al valor mercado. sobre la base al valor embarcado. las Reglas de 1950 tomaban como referencia para calcular el valor de la carga perdida. establecido mediante la factura comercial entregada al recibidor o. salvo que este flete no esté en riesgo para la carga. Durante los años de vigencia del criterio que precedió a la reforma de 1974. REGLA XVII Valores contribuyentes La contribución a la avería gruesa será establecida sobre los valores netos reales de las propiedades a la terminación de la aventura. El valor del buque será estimado sin tomar en consideración el beneficio o detrimento que pueda representar cualquier contrato de fletamento por tiempo o casco desnudo al que esté sujeto.desembolsos economizados) cuando tales reparaciones sean efectuadas en orden de completar el viaje para el cual el buque estaba comprometido. a falta de tal factura. se tomará el valor de embarque. En el nuevo ordenamiento. está ahora basado en los valores de factura. salvo que este flete no esté en riesgo para la carga. Es de hacer notar que también se sigue una solución simple. Similar criterio se sigue en orden de las contribuciones según la Regla XVII. Comentario La gran modificación hecha con respecto a la fórmula de 1950 es que el valor a tener en cuenta para la bonificación en avería gruesa por sacrificio de carga. Si el recibidor no pudiera producir una factura comercial. Cuando una mercancía así averiada sea vendida y el importe del daño no se haya convenido de otra forma. sino también se indica el modo de trabajar para la hipótesis en que el recibidor no pueda producir una factura comercial. obtenido en 1974. Como se sabe.

En lo que al buque concierne.). las Cortes británicas tienen en cuenta la existencia de un rentable fletamento que pueda existir sobre el buque y con ello elevan el valor de la nave. La depreciación razonable derivada de tal daño o pérdida. La modificación o agregado hecho en el último párrafo no es otra cosa que la inclusión de la práctica reconocida universalmente. será el siguiente: a) En caso de reparación o renovación. sin embargo. REGLA XVIII Averías al buque El importe que se admitirá en avería gruesa por daño o pérdidas sufridos por el buque. pero que no excederá del costo estimado de las reparaciones. aumentado con lo que se le hubiera bonificado en avería gruesa. que facilita su lectura e interpretación: No encontramos en ella reforma verdaderamente sustancial. no contribuirán a la avería gruesa. Con esta modificación. pero no de fácil entendimiento. sujeto a las deducciones que procedieran de acuerdo con la Regla XIII` b) Cuando no se repara o renueva. Francia. o el costo de las reparaciones del daño excediera el valor del buque una vez reparado. se dice que éste será tasado libre de compromisos. la misma línea establecida en la Regla XVI. también en Inglaterra. Estados Unidos de Norteamérica. No obstante. dos puntos de interés: 19) La expresión "constructive total loss" en el segundo párrafo de las Reglas de 1950 no estaba definida. salvo para Inglaterra. excepto cuando los mismos se admitan en avería gruesa. si no está ya incluido. El costo real y razonable de reparar o renovar el daño o pérdida. pudiendo ser determinado éste por el producto neto de su venta. Los liquidadores ingleses han pensado que ellos tenían que hacer otro tanto para las averías gruesas y han considerado la presencia económica de los charter parties de largo plazo. Igualmente se deducirán del valor de las propiedades todos. y el valor del buque en su estado de avería. Del flete y de1precio del pasaje en riesgo serán deducidos los gastos y remuneraciones de la tripulación que no se habrían devengado para ganar el flete si el buque y la carga se hubiesen perdido totalmente en el momento del acto de avería gruesa y no hayan sido admitidos en avería gruesa. 29) Separando las previsiones de las Reglas de 1974 en dos secciones: a) cuando hay reparación o reemplazo y b) cuando no hay reparación o reemplazo. Cuando un cargamento es vendido en el curso del viaje. ahora se sigue en orden de determinar el valor contribuyente de la carga. los gastos extras incurridos con posterioridad al acaecimiento que da lugar a la avería gruesa. En los casos de salvamento.A estos valores se añadirá el importe de las propiedades sacrificadas admitido en avería gruesa. contribuirá por el producto neto de la venta. cuando sean consecuencia de un acto de avería gruesa. si la hubiere. el importe que se admitirá en avería gruesa será la diferencia entre el valor estimado del buque en estado sano. Es de hacer notar. Comentario Como puede verificarse. REGLA XXI Intereses sobre las pérdidas abonadas en avería gruesa . se ha hecho claro lo que era un criterio de mayoría. etc. cuando el buque resulte ser una pérdida total. Esto en realidad no constituye ningún cambio en la práctica. sus máquinas y1o aparejos. después de deducir el costo estimado de las reparaciones que no sean admisibles en avería gruesa. queda uniformada una práctica ya conocida por nosotros. Esta Regla ha sido sometida a una redacción nueva. habiéndose producido distintas interpretaciones según las jurisdicciones que correspondieran (por ejemplo Inglaterra. Ahora tenemos que tal situación equivale a "cuando el costo de las reparaciones del daño exceda el valor del buque cuando esté reparado". Los equipajes de los pasajeros y los efectos personales que no hayan sido embarcados bajo conocimiento.

admitidos en avería gruesa se abonará un interés al tipo del 7 por ciento anual hasta la fecha de la liquidación de avería gruesa.Sobre el importe de los gastos. . o suministrados por el fondo de depósitos de avería gruesa. debiendo tener en cuenta los reembolsos que hayan sido hechos en ese intervalo por los contribuyentes interesados. sacrificios y bonificaciones. Comentario Esta modificación ha tenido el simple propósito de compatibilizar el tipo de interés con los niveles en vigencia. Se trata únicamente de una "mise au point" financiera.