[Gadamer erzählt die Geschichte der Philosophie in 6 Folgen] Zusammengestellt von: Rüdiger Safranski https://www.youtube.

com/watch?v=sSsph7h67gs GADAMER Hermenéutica [Capítulo 6] Entender. El arte de dejarse decir algo [6| Verstehen. Die Kunst sich etwas sagen zu lassen]

Nos preguntan: ¿Qué significa la Hermenéutica? Siempre ha existido la palabra hermenéutica, por lo menos desde la modernidad de la teología, de la enseñanza sobre la interpretación y la comprensión de la sagrada escritura y también dentro de la jurisprudencia. Como el arte de interpretar las frases para su uso adecuado al caso concreto del que se trate de la manera más cercana a la justicia. Sus dos primeras buenas advertencias no hay que esperar de la hermenéutica una claridad ni verdades definitivas en una forma dogmáticamente fijada. Tampoco era así la hermenéutica de los teólogos cuando el mensaje cristiano encuentra satisfacción en una supuesta proclamación viva. La hermenéutica no significaba la posesión de la verdad, sino una ayuda para llegar a ella. Lo mismo ocurría en su correspondencia con la jurisprudencia en cuanto a la conexión entre legislación y el concepto y cada caso particular realizada por la hermenéutica. ¿Por qué hablamos entonces de hermenéutica? Creo que podemos verla también en otras disciplinas en que se trata de una interpretación de textos. Aunque tiene un significado muy amplio como para limitarlo a la interpretación de textos. Podemos decir, mejor, que se ocupa del texto del mundo; o, quizás, del texto de la historia del mundo. Tomemos nuestra manera de interpretar para ponernos de acuerdo con nosotros mismos y tendremos la tarea que hemos de realizar. La interpretación es una acción inmanente. Es decir, no consiste en objetivar. No busca el observador imparcial que se representa algo a sí mismo, sino que busca lo que en un sentido dado, algo está para ser entendido. No como consecuencia de una comprensión objetiva sino como algo que se ha de traer al lenguaje, algo que se deja poner en las estructuras, como lo que tenemos en un texto. Por eso tenemos que aprender a leer. Esto suena fácil. Pero aprender a leer no significa deletrear. Aprender a leer no es sólo un proceso espiritual hecho para uno mismo, sino que efectuamos una posible pronunciación. Quien lee debe hacerlo según la esencia de la cosa. Acentuar y articular el texto. Con pausas y énfasis. Con todas las formas posibles de hacer una lectura única que perfeccione la acción de comprender. En el mundo griego antiguo y también en el mundo cristiano hasta el siglo XIII, no podía leer quien no podía hacerlo a la vez en voz alta. Hoy sabemos todos cuando a alguien en clase se le pide que lea una frase en voz alta, cada cual lo puede hacer a su manera: la voz, los gestos, el tempo, todo eso compone la música; eso hace la música del sentido. En lo que hace a la hermenéutica, se nos demanda sobre todo, que nos comprometamos de manera diferente a cuando estamos solo con nuestra cabeza. Tenemos que estar dentro en cuerpo y alma, con nuestra voz. 1

El arte de la hermenéutica es el arte de dejarse decir algo. tampoco lo es el otro. que podemos reconocer de nuevo: “ama al otro como a ti mismo”. La filosofía ya no se ocupa sólo de la evolución del pensamiento. Es lo necesario. Es ver a los otros como otro yo. que ya no consiste en ser consciente de sí mismo. No es el ideal de las ciencias naturales que prescinden del espectador. Tratamos de que los hombres pueden oír a otro. tampoco de que en el fondo de la conciencia está la región del inconsciente —de manera que a través de los sueños podríamos descifrar las heridas del inconsciente y quizás ayudar a una psique sufriente—. El respeto es también un modo de refutación del cuidado de mí mismo. Y esa situación fundamental consiste en que el hombre siempre está conversando con otro. En ambos está lo que en general se presenta como lo más propio del lenguaje: su ganancia plena de realidad. Una tarea en la que entramos todos y cada cual. El lenguaje está en el diálogo significa que yo no soy el que habla. Es una nueva tarea que hemos empezado. Este sería el nuevo paso que ha representado la hermenéutica. Todos estamos en nuestra propia relación con nosotros mismos. sino de una determinada situación fundamental del hombre en el mundo. es una frase con un significado fundamental. que pueden aprender a anular esa precedencia de su propia voluntad de entender y así dejarse decir algo. Sino la voz del comprender. Todo esto es muy bonito y correcto. Es también el mandamiento cristiano del amor. No es caprichoso jugar con ese giro que plantea una exigencia. La hermenéutica cambia cuando nos encontramos con la idea de que “el lenguaje se encuentra sólo en la conversación”. El arte de poder oír. de comprender e interpretar lo que he entendido. el diálogo sobre todo. se debe decir que es una tarea totalmente diferente. Esa conducta no es de la que aquí tratamos. El mundo se hace comprensible a través del lenguaje Estamos reflexionando sobre el lenguaje y su papel en la vida de los hombres. que eliminan el sujeto. Se puede decir que el siglo XX es el siglo en el que el lenguaje se ha convertido en el centro de la filosofía. ¿Sabemos hablar con ella? Esa es la tarea que se nos pide porque es otra forma totalmente diferente de estar. no esa voz. para tomar parte en este mundo común. No se trata de aislar y de hablar sobre una determinada herramienta. Es la exigencia de la que habló Kant cuando subrayó el concepto de respeto del otro. El lenguaje que hablamos no es un sistema cualquiera de signos que usamos unas personas con otras. Lo común se origina en el intercambio del oír y el hablar La hermenéutica es el arte de poder oír. Heidegger lo formuló así: el lenguaje habla. Con eso se quiere decir que es difícil aprender a oír.¿Y qué es la voz? No la voz que cada uno tiene. En el psicoanálisis se habla del narcisismo en recuerdo del conocido personaje de la antigüedad que no se podía separar de su bella imagen reflejada ene le espejo del agua: se había enamorado de sí mismo. Pero lo que ocurre cuando el lenguaje habla. 2 . La conversación. Sino que esa relación lingüística con los demás también se debe desarrollar con los demás. en la que nos encontramos en tanto que hombres.

La solidaridad que realmente une a uno con otro lleva incluido que un entendimiento sin problemas. esa capacidad de aprender a entenderse con los demás es la que constituye la solidaridad. como por ejemplo. Vemos que realmente la comunidad nos forma y eso es la hermenéutica. Por ejemplo. no significa sólo aplicar ese arte determinado sino también el hecho de querer entenderse a uno al otro. una ciudadanía en común nunca se puede abandonar. cuando dice que hay muchos medios que usamos para hablar con los demás: las palabras con sus significados. Siempre están el yo y el tu que se entienden entre sí. la enumeración de ejemplos con la que nos entendemos. Seguimos pensando por qué decimos que el lenguaje construye. Algo se entiende. 3 . y que por eso se comunica. Pero el otro es siempre el otro de otro. en gramáticas y en los testimonios literarios. Por eso en cierto sentido he seguido siendo un platónico. Así esa lingüísticidad. Aplicar la hermenéutica. sino como si en ambos puntos de vista no se debiera hablar. Y quiere decir que se comparte mucho o que hay mucho en común con esa persona. Platón dice gráficamente sobre ello: “repetidamente se dice: he entendido”. sino el lenguaje con el que verdaderamente nos entendemos unos con otros y que es codificable en ciertas reglas. pero la solidaridad es el concepto que dice que. perturbaciones de la solidaridad. la hermenéutica es que entendemos lo que se dice. Me entiendo tan bien que no necesito muchas palabras por lo bien que nos entendemos el uno al otro. a pesar de los desvíos. Pero entender tiene que ser siempre sólo en la medida en que se usa el lenguaje en una situación de diálogo en la uqe se oye tal cosa y se dice tal cosa. Fronteras. Ya no señalo sino que invito a través de lo que digo. es decir. entre amigos se construye algo: la solidaridad. Sólo entonces y sólo en ese momento luminoso. de la exigencia de realizar lo que tenemos en común. decir es la invitación a que el otro entienda. La hermenéutica es una arte y un giro de la filosofía.Se trata de mostrar cómo ese concepto de lingüisticidad. Y lo decimos realmente cuando hay algo que entender. puede tener lugar el entender. Tienen que ser intercambiados en la conversación. en sentido propio. algo que uno mismo ha entendido. En este sentido he intentado considerar el sentido del concepto de diálogo en el que por decirlo así se construye el lenguaje. Así. No el lenguaje que se aprende en la gramática o que se encuentra en los diccionarios. Por eso decimos “me entiendo con una persona”. en cuanto lenguaje mismo. las oraciones con sus sentidos. en diccionarios. tampoco como si lo dicho por los demás fuera el punto de vista definitivo de esa realidad en sí. pero al final está la suposición fundamental de que todos esos medios primero tienen que ser traídos. desvíos. Así lo dijo Platón cuando describió la esencia de la filosofía. ampliar los horizontes de nuestra civilización y quizás hacer posible así una humanidad futura en la que incluyamos las demás culturas. no como si fuera un compromiso definitivo.

los demás idiomas. Hoy en día una guerra es un problema de asesinato masivo en la Tierra. Pero no me parece sano que los medios sólo den motivos para el pesimismo que es siempre una forma de la falta de sinceridad porque nadie puede vivir sin al menos una chispa de esperanza. Articulemos de tal forma nuestro mundo de la vida. Todo lo que realmente podemos salvar de la destrucción final es que sabemos que tenemos que ser solidarios. que podamos decir: “éste es nuestro mundo”. Hoy el gran desarrollo del conocimiento humano ya no es sostenido por las grandes fuerzas de la cultura. Los medios de comunicación de masas son hoy el único lugar de batalla en los que se decide el destino y el futuro porque forman la opinión pública de un modo que no se puede reclamar a la política. La filosofía es un problema de educación. Es un problema global. la persona se ve acosada por preguntas filosóficas. Lo mismo vale para el caso en que haya una guerra. El filósofo profesional. Incluso ya en inicio de la pubertad aparece ya la pregunta por la muerte. En todos ellos aparece la necesidad de preguntar sobre el destino del mundo y la vida. Por eso cabe preguntarse si es posible imponer ese camino al futuro sin al mismo tiempo estropearnos a nosotros mismos y a nuestro mundo. Cuando se es joven. Todo lo que se desarrolla lentamente en ellos se transmite a la siguiente generación. hacer fluir a las cosas realmente necesarias. el llamado profesor de filosofía es quizás una institución que nos hace dudar porque es muy difícil moverse entre esas preguntas planteadas por los jóvenes o por los ancianos que están en el hospital con una enfermedad incurable que avanza lentamente. Las costumbres y las lenguas son fuerzas que actúan a lo largo de generaciones y debemos obedecer a las tradiciones en las que nosotros mismos hemos nacido y en las que vivimos. que estamos todos en el mismo mundo. un proceso de mostrar a la humanidad nuevos caminos de existencia que deben consistir en solidaridad. La responsabilidad de los medios de comunicación de masas Es un problema enorme en el mundo comercializado de la cultura. El futuro de la filosofía Tengo que contestar por qué entendemos por filosofía y no tengo abiertamente ninguna idea. 4 . los demás hombres y quizás también los animales. Por eso la filosofía tiene hoy un papel fundamental. Nadie cree que se pueda solucionar en el ámbito de una cultura o en las fronteras de un Estado. Esto es evidente en el problema ecológico. Es una superstición decir que la filosofía es para gente muy especializada que habla de cosas incomprensibles.