Referencia a la Ley General de Víctimas para garantizar a las víctimas el acceso a la verdad, a la justicia y a la reparación

Objetivo: Comprender la referencia que hace la Ley General de Víctimas para garantizar a las víctimas el acceso a la verdad, a la justicia y a la reparación a través de la lectura. Utilidad: La lectura del texto logrará que el estudiante conozca sobre algunos de los puntos trascendentales para la defensa de los derechos de las víctimas de violaciones de derechos humanos. Recomendaciones: - Realizar la lectura en un ambiente sin distracciones - Subrayar las partes que consideres importantes - Si es necesario leer más de una vez, hazlo, de esta manera comprenderás el contenido completamente. Importante: Debes realizar la lectura completa de este texto para que te sea útil.

Referencia a la Ley General de Víctimas para garantizar a las víctimas el acceso a la verdad, a la justicia y a la reparación
Silvano Cantú

La Ley General de Víctimas es la principal fuente de previsiones jurídicas para la realización de los derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación integral de las víctimas de delitos y violaciones de derechos humanos, incluyendo las de tortura. La Ley de mérito mandata a todas las autoridades de los tres poderes constitucionales y órdenes de gobierno, así como a los organismos públicos autónomos, en el ámbito de sus respectivas competencias, a velar por el cumplimiento de las obligaciones constitucionales en materia de prevención, investigación, sanción y reparación integral del daño en casos de delitos y violaciones de derechos humanos, así como por la realización efectiva de los derechos procesales que se reconocen a las víctimas en los artículos 17 y 20 C constitucionales. Ejemplo de esos derechos son:         a acceder a la justicia en un plazo razonable a que se administre justicia por un tribunal imparcial a recibir asesoría jurídica; a ser informado de los derechos que en su favor establece la Constitución y, cuando lo solicite, ser informado del desarrollo del procedimiento penal; a coadyuvar con el Ministerio Público; a recibir, desde la comisión del delito, atención médica y psicológica de urgencia; a contar con un procedimiento ágil para la reparación del daño a solicitar las medidas cautelares y providencias necesarias para la protección y restitución de sus derechos;a contar con medios de impugnación eficaces. Ello permite, entre otras cosas, habilitar un conjunto de derechos y procedimientos que hacen efectiva la participación activa y autónoma de la víctima como parte en

el proceso penal, así como un sujeto titular de derechos humanos que cuentan con mecanismos reforzados de tutela y garantía. La Ley General de Víctimas cuenta con un conjunto de principios para el tratamiento y atención a las víctimas, así como medidas creadas para la atención, ayuda de emergencia, protección y reparación integral de víctimas. De igual modo, la Ley crea un Sistema Nacional de Atención a Víctimas, que cuenta con una Comisión Ejecutiva – que a su vez cuenta con un comité especializado en la atención de casos de tortura –, una Asesoría Jurídica Victimal, un Registro Nacional de Víctimas y un Fondo financiero para garantizar la atención, ayuda de emergencia y reparación. La calidad de víctima se adquiere con la acreditación del daño, o mediante resolución judicial, de organismo público de protección de los derechos humanos (sistema Ombudsman –comisiones de derechos humanos, cualquiera que sea su denominación) o de la misma Comisión Ejecutiva del Sistema Nacional de Víctimas. La Ley reconoce el carácter de víctima no solamente de las personas que han recibido directamente el daño en su persona, sino también de sus personas más allegadas, de quienes la acompañan en proceso de rehabilitación o de asesoría jurídica, así como a los colectivos que hubieran recibido un daño generalizado. Conforme a la Ley General de Víctimas, la reparación debe trascender a los aspectos meramente económicos de la indemnización, por lo que, además de contemplar este tipo de medidas, que se incluyen bajo el rubro de la compensación (que es una indemnización compuesta de compensaciones por el daño material, inmaterial, lucro cesante, daño emergente y daño al proyecto de vida), la Ley incorpora también medidas de reparación que implican la restitución de la persona en el goce y ejercicio de sus derechos tal como ocurría antes del daño, o bien, si ello es imposible, medidas de rehabilitación, satisfacción moral mediante actos simbólicos y/o sociales como el pedido de disculpas públicas o la erección de monumentos y memoriales, e incluso el hecho de procesar y castigar a los responsables, así como, finalmente, garantías de no repetición, que incluyen la adecuación de la legislación aplicable o las políticas públicas que pudieran ser

causa de las situaciones que facilitaron la comisión del delito o de la violación de derechos humanos.