Desastres en masa: actuación de grupos de investigación.

Importancia de los procedimientos odontológicos
AUTOR
Dr. Juan López Palafox Doctor en Odontología.

Especialista en Odontología Forense. Coordinador de los Equipos de Identificación de Víctimas en
Desastres, de España (DVI). Jefe del Laboratorio de Antropología Forense de la Comisaría General de la Policía Científica (CGPC) desde 1988 hasta 2000. Madrid.

Introducción El resultado final de las grandes catástrofes son los daños humanos. Una característica de las víctimas resultantes es la fragmentación y frecuentemente la calcinación. La calcinación se viene haciendo rutinaria también en muchos cadáveres que se investigan de forma aislada. La aplicación de las técnicas modernas a los fines destructores que se persiguen en los conflictos bélicos o en casos de atentados terroristas cobra importancia en la investigación de los cuerpos quemados. El caso más extremo al que se puede llegar es la explosión de una bomba atómica. La explosión de las bombas de Hiroshima y Nagasaki originó una esfera de fuego que, una diezmilésima de segundo después de estallar, alcanzó una temperatura de 300.000º K. Una décima de segundo después alcanza una temperatura de 2.000º K, tres décimas de segundo después sube cerca de 7.000º K y un segundo después la temperatura es de 6.000 º K (Mirabet, 1979). Respecto a incendios no provocados, debemos recordar el accidente de Los Alfaques en la provincia de Tarragona, que describe Mirabet en su tratado sobre quemados. El 11 de junio de 1977 explosionó accidentalmente una cisterna que transportaba 43.000 litros de propano licuado. El incendio súbito, que envolvió un camping en una nube burbujeante de 2.054º C, causó 260 quemados, de los que la mitad murieron instantáneamente, totalmente carbonizados. Nuestra larga experiencia en la investigación de catástrofes nos permite hacer una valoración objetiva de las circunstancias y procedimientos adecuados para obtener los mejores resultados. Desde el siniestro del aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife (1977), cuando colisionaron dos aviones Boeing 747, hasta nuestros días, nuestros equipos han investigado más de tres mil víctimas en catástrofes de todo tipo: • • • 1970: Montseny. 1974: Los Rodeos, Tenerife. 1977: Los Rodeos, Tenerife.

Madrid. 1992. 1982: Málaga. 1994 y 1996. Kosovo. Larouse lo define como suceso desgraciado que altera gravemente el orden regular de las cosas. 1982). Repercusión social. 1983: Barajas. 1999. Además de estos desastres. Las catástrofes se caracterizan por el número elevado de víctimas. Para esa actuación rápida se debe disponer de laboratorios portátiles revisados y controlados periódicamente. Tarragona. Sopena lo califica como suceso infausto y extraordinario que trastorna el orden natural de los acontecimientos. 1983: Discoteca Alcalá-20. . Madrid. en el menor tiempo posible. demostrando la importancia que tiene la odontología forense en las identificaciones. Elevado número de víctimas. En estas situaciones es necesario adoptar medidas especiales. 1998: Melilla. 1985: Monte Oiz. 1983: Mejorada. Cádiz. 1999 (víctimas de accidente en Kosovo). 3. Madrid. con la participación de grupos de trabajo muy cualificados (fig. En este tiempo hemos diseñado y mejorado los manuales de actuación en desastres. Ruanda. los daños materiales y las dificultades que se presentan para restablecer el orden normal. Factores determinantes 1. 1985: La Línea de la Concepción. 1 –Málaga. Distintas nacionalidades de las víctimas. Bilbao. 1980: Tenerife Norte. destruir. 1994.• • • • • • • • • 1977: Los Alfaques. 2. Roma. Méjico. nuestra experiencia se ha completado con investigaciones en lugares apartados de nuestra geografía nacional: • • • • • Katmandú. Generalidades La palabra catástrofe proviene del griego Katastrepho. capaces de ser trasladados a cualquier lugar.

En su artículo 4 hace mención a las actuaciones de prevención y control de las emergencias. Sociológicas. consideramos necesario incluir entre los expertos en identificación la figura del odontoestomatólogo. autobuses. que se originan en estadios de fútbol. explosiones. La Ley Orgánica 2/1986. Las tecnológicas son relativamente recientes. aéreos o marítimos. como puentes.… De tráfico terrestre: automóvil. configura la Protección Civil como un servicio público y atribuye su competencia a la Administración Civil del Estado y restantes administraciones públicas. túneles. tierra. terremotos. de 1 de agosto. en . catástrofe y calamidad pública. cuanto menos en sus formas más graves. de acuerdo con los planes territoriales y especiales de Protección Civil. señala como función específica. Para nosotros. dos tipos: accidentales. concentraciones religiosas. por ser los elementos dentarios los que habitualmente se recuperan con valor identificativo. en cuanto a dispersión-accesibilidad y mecanismos de las lesiones. establece las medidas provisionales necesarias para la actuación de los órganos y autoridades competentes en los casos mencionados. etc. de 13 de marzo. Generalidades La Ley 2/1985. con experiencia en Odontología Forense.4. presas. Entre las catástrofes sociológicas. o cualquier otro cuya causa inicial tenga relación con las tecnologías modernas. El Real Decreto 1378/85. En su artículo 9 se refiere de forma concreta a la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. La dirección y coordinación de las actuaciones relacionadas con Protección Civil. Marítimos: naufragios. o las catástrofes sociológicas provocadas por actos terroristas y tumultos callejeros graves. los accidentes de tráfico. Legislación A pesar de que la Legislación no se refiere a las actuaciones en la identificación de víctimas. Dentro de este grupo se encuadran todos los accidentes industriales. aire.… Incendios: fuera o dentro de los grupos anteriores. confeccionados anteriormente por los Ayuntamientos y Gobiernos Civiles. Este autor hace las siguientes categorías: • • • Catástrofes naturales. y su progresión es paralela al avance de la industria en todos sus aspectos. Aéreos: con víctimas sólo entre los ocupantes u otros. Dirección y coordinación de los servicios. destrucción de obras públicas. Clasificación de las catástrofes y sus consecuencias Noto diferencia las lesiones y estados patológicos predominantes. en idénticos términos. en su artículo 11i. Actuación general en las catástrofes. en los términos que se establezcan en la legislación vigente. dependiendo de la situación de las víctimas. Necesaria intervención de grupos de especialistas muy dispares.. de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. de 21 de enero. ferrocarriles. etc. fuego. la clasificación es más simple y guarda estrecha relación con la dificultad en la identificación de las víctimas: • • • • • Naturales: Inundaciones. Tecnológicas. la de colaborar con los servicios de Protección Civil en los casos de grave riesgo. Las naturales son para Noto todas catástrofes en las que interviene la energía liberada por elementos naturales: agua. diques..

Cuando las circunstancias lo requieran. Señala la necesidad de incluir en los simulacros a los alumnos de odontología. de 1 de agosto. con especial interés en el conocimiento de la radiología. Griffiths destaca la importancia del entrenamiento de los miembros del equipo de identificación. siempre que la emergencia no rebase el respectivo término municipal. Prevención de los desastres Análisis de riesgos potenciales: • • • Mapas de la demarcación. 2). Descripción de industrias peligrosas. autopsia dental y otros. que deben ser orientados hacia áreas concretas de la identificación en general. puertos. Vías de acceso. recayendo esta responsabilidad en la autoridad o persona más idónea en cada caso. etc. Centros médicos. determinarán quién debe asumir el mando único en la dirección de las actuaciones en la zona siniestrada.situaciones de emergencia. de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto 1378/85. Fase de intervención inmediata El éxito o fracaso de las investigaciones depende de las actuaciones correctas o equivocadas que se realizan en los primeros momentos. Recursos: • • • • • Medios humanos y materiales disponibles. c) A los delegados del Gobierno. . enclaves ferroviarios. Direcciones y teléfonos de servicios de emergencia locales. corresponderá: a) A los alcaldes. Medios de comunicación. al ministro del Interior o a la persona que en su caso designe el Gobierno. b) A los gobernadores civiles o delegados del Gobierno en las comunidades autónomas. craneometría. directivos y responsables de los distintos servicios actuantes (fig. Quien ejerza el Mando Único constituirá de inmediato en la zona de emergencia el puesto de mando básico. al que se incorporarán los jefes. capacidad material y humana. Situación y planes de emergencia de aeropuertos.

conociendo la importancia de los elementos dentarios. D) Negro: fallecidos: • • Deben quedar en el lugar de su hallazgo. Existen distintas clasificaciones para establecer prioridades en el rescate de víctimas. en su manual de Medicina de Catástrofe: A) Rojo: urgencias absolutas: • Incluye todas las víctimas cuyo estado exige la asistencia inmediata para garantizar la vida a corto plazo y permitir su transporte hacia un centro médico o quirúrgico. B) Amarillo: urgencias relativas: • Son todas las víctimas en las que se necesita realizar maniobras sencillas de estabilización de las lesiones. que pueden mezclarse o perderse haciendo imposible toda identificación. que requieren un trato muy especial. Fase de investigación . Nosotros hemos seguido parcialmente las clasificaciones utilizadas por Noto y cols. Atención a las víctimas. C) Verde: heridos leves: • • Son todos aquellos con lesiones benignas y que. sin alterar la forma en que aparecieron. evacuación más o menos diferida sin un control especial o acto quirúrgico sin riesgo respecto al pronóstico vital. especialmente prótesis. en otras por números. tras su atención en el lugar del suceso o en un centro ambulatorio. debiendo preservar los cuerpos y todos sus efectos. 3). La manipulación precipitada de los cadáveres es la causa principal de las identificaciones negativas (fig. En unas se distribuyen según colores. Todos los autores consultados ratifican nuestras experiencias respecto a la presencia del odontólogo forense en esta fase de intervención inmediata. Se incluirían los afectados por shock emocional. Clasificación. podrían pasar a su domicilio. que debe ayudar en las investigaciones.Es necesario informar a los grupos que intervienen de la importancia que tiene identificar a las víctimas. hasta que los funcionarios de Policía Científica realicen sus primeras investigaciones sobre el cadáver y la Autoridad Judicial ordene su traslado.

antes de efectuar ningún traslado de los cadáveres. Los países nórdicos incluyen en este grupo la figura del odontoestomatólogo como miembro del equipo director. Fotografía y vídeo del cadáver y su entorno A continuación deberá fotografiarse cada cadáver y su entorno. La Identificación La identificación. Una vez rescatados los heridos y concluida la fase de emergencia. Fase de rescate de cadáveres y objetos Acotamiento de los hallazgos Cada cuerpo u objeto debe ser controlado debidamente. que controla las actuaciones de todos los grupos de trabajo durante la fase de investigación. facilitando únicamente el acceso a los equipos de investigación. que puede ser difícil. deben . 4). realizadas por familiares.Los servicios de Policía Científica y otros grupos de investigación comienzan su trabajo en el mismo lugar del suceso. Oficina del Desastre Los británicos designan con este nombre al área de dirección y coordinación de todos los servicios. Con esta medida. completando su acotamiento y numeración. se logra tras el cotejo de datos ante y postmortem (fig. Ya hemos indicado en el punto anterior la importancia de que el odontoestomatólogo forense complemente el equipo de investigación desde los primeros momentos. evitamos errores que pueden aparecer ulteriormente por intercambio accidental de objetos (fig. 5). se debe aislar la zona del siniestro. En ella se establece el Puesto de Mando Único. Las identificaciones directas o por objetos personales. manteniendo visible el número descriptivo que se le hubiera asignado.

Verde: conciliación. Fotógrafos. La OIPC-Interpol considera esencial para el éxito de las investigaciones el establecimiento de un “Mando Único” en los trabajos postmortem. Azul: dictamen de identidad. Expertos policiales. modelos. Zona de descanso. Control y seguridad. Todo ello debe ser anotado cuidadosamente antes de establecer su traslado (fig. 6). en su Reunión de Trabajo número 7. Odontólogos forenses. con testigos métricos y numéricos adecuados. . tras su fotografía. La Federación Dental Internacional. Biólogos. Teléfono. observando el cadáver y su entorno. Según la FDI. • • • • • Cada hallazgo debe ser numerado con un sistema único. Personal auxiliar. alejado del lugar de trabajo. Ventilación.ser corroboradas por otros métodos adecuados. Fácil acceso. fotografías. con tarjetas que no se destruyan. Zona de atención a familiares. los odontólogos forenses deben encabezar los equipos de identificación. Este equipo debe estar conformado por: • • • Antropólogos. Describe los colores necesarios para la transmisión de datos en formularios internacionales: • • • • Amarillo: formularios antemortem. Esta distribución ha sido aceptada por el Comité Permanente de Interpol para la Investigación de Víctimas en Desastres. Rosa: formularios postmortem. Este mismo número se debe dar a cada pertenencia del cadáver cuando sea retirado del mismo. electricidad. Las condiciones del lugar de trabajo deben ser las adecuadas para las tareas tan difíciles que se realizarán: • • • • • • • • Refrigeración (cámara o local refrigerado anexo). Dactiloscopista. agua. describe la totalidad de métodos odontológicos en la identificación de víctimas en desastres. Igualmente señala la importancia de los registros completos de radiografías. Zona de oficinas de identificación. prótesis y comentarios complementarios. Médicos legales. de autoridades y de prensa. Equipo Postmortem La identificación debe comenzar en el mismo lugar del hallazgo.

tiene la misma importancia que el grupo anterior. Patologías. Este grupo trabajará totalmente aislado del equipo anterior. Necrorreseña dactilar. Estudio dentario. Objetos personales y documentos. En este grupo debe existir otro odontoestomatólogo que filtre la información dental necesaria. que no deben ser vistos directamente. encargado de recoger datos de familiares. contactando directamente con profesionales. Muestras biológicas. salvo en casos necesarios y con las medidas de seguridad adecuadas. amigos y facultativos. tatuajes. Cicatrices. . por las condiciones que ofrecía. Estudio ADN. a los que solicitará historias clínicas y cualquier tipo de información dental. que incluía todos los requisitos descritos anteriormente.Para el último accidente ocurrido en Melilla se utilizó la Lonja de Pescado. puesto que de sus resultados depende el éxito de la identificación. Joyas. evitando que los familiares estén próximos a los cuerpos. Además ofrecía las posibilidades de mantener un sistema de seguridad absoluto. 7 y 8). filtrando el paso de personas al interior de la sala (figs. Metodología de identificación: • • • • • • • • • Análisis general del cuerpo. Equipo Antemortem El equipo antemortem.

10).En la composición de este grupo se deben incluir también psicólogos para facilitar la relación con los familiares. Actas de entrega e identificación. Las características de los cuerpos investigados hacen necesario el método odontológico para individualizar los resultados positivos (fig. 9). según el siguiente esquema: • • • • • Recepción de datos antemortem. Recepción y evaluación de muestras. Importancia de la Odontoestomatología en la investigación de los desastres Todos los desastres investigados se han caracterizado por la gran fragmentación y carbonización de los cuerpos (fig. . Recepción de datos postmortem. Cotejo de datos e identificación de víctimas. Análisis de resultados Los resultados positivos se obtienen tras el cruce de información ante y postmortem.

La dactiloscopia. como el investigado en Melilla (1998). 12). es importante la presencia del odontoestomatólogo. El estudio por ADN puede resultar más sencillo a través de los elementos dentarios. Descripción de resultados en algunos desastres conocidos . al formulario amarillo de Interpol. con una formación especial en este campo.M. Para autores como Ceccaldi (1982). la odontología fue el procedimiento clave para resolver los casos más complejos (fig. a pesar de su carácter individualizador. gracias a la protección que ofrecen a la contaminación externa. puede resultar negativa por las destrucciones de los cuerpos. para la transcripción de datos A. En todos los desastres conocidos se ha demostrado la importancia del método odontológico. a pesar de la facilidad para el estudio dactilar. Los países escandinavos cuentan entre sus miembros con un odontólogo como principal responsable de los estudios postmortem y también incluyen un odontólogo en el equipo antemortem. Incluso en desastres.

3. se estrellaba. Consideramos importante este accidente para nuestro estudio por tres razones importantes: 1. El 27 de noviembre de 1983. de las que se identificaron plenamente 160 (fig. 2. según los procedimientos Del total de 160 identificados.Como ejemplo de todo lo expuesto. El elevado número de víctimas: 184. Las enormes fragmentaciones y quemaduras de los cuerpos: únicamente 11 cuerpos pudieron ser reconocidos directamente. La gran variedad de las nacionalidades: 21 diferentes. 74 lo fueron gracias a la aplicación de procedimientos odontológicos (figs. 13). . muriendo 184 personas. 14 y 15). consideramos necesario mostrar algunos datos estadísticos que avalan nuestra postura. que hacía maniobra de aproximación a Madrid. el Boeing 747 de la compañía Avianca. Resultados de la investigación.

Distribución de los procedimientos odontológicos MÉTODO RADIOGRAFÍAS PRÓTESIS REMOVIBLE OBTURACIONES-PRÓT. 41 se identificaron por métodos odontológicos. 209 lo fueron por estudios dentales. los restantes estudios demuestran la importancia del método odontológico: así vemos. Un artefacto explosivo hizo saltar por los aires el aparato. 9 lo fueron gracias al estudio odontológico. además de los resultados investigados en Mejorada. Uno de los desastres con mayor impacto de los últimos tiempos fue posiblemente el ocurrido cuando el Boeing 747 de la compañía Pan Am sobrevolaba la ciudad escocesa de Lockerbye. Cifras similares hemos recogido de nuestras restantes experiencias o de las descritas por otros autores: Solheim (1992). 158 136 253 51 IDENTIF. En nuestro país. Las dos únicas víctimas de nacionalidad noruega fueron identificadas gracias al estudio de su dentición. habla de los procedimientos empleados en la identificación de 158 víctimas del desastre ocurrido al transbordador “Sulykka” el 5 de abril de 1990 y señala que 107 cuerpos fueron identificados exclusivamente por estudio dental. cómo de los 51 cuerpos investigados en el accidente ocurrido el 13 de septiembre de 1982 al avión de la compañía Spantax en Málaga. que realizaron un total de 136 radiografías. De los 253 cuerpos identificados.MÉTODO Antropología Por patologías Por ropas y documentos Joyas Reconocimiento Dactilares Odontológicos No identificados NÚM. que cayó sobre la pequeña localidad. 107 90 209 41 . El saldo final fueron los 259 ocupantes del avión y 11 residentes en la ciudad. el 21 de diciembre de 1988. En el incendio ocurrido murieron 167 personas totalmente carbonizadas. FIJAS ODONTOGRAMA NÚMERO 13 10 30 21 Estos resultados demuestran claramente la importancia del método odontológico. De las 136 víctimas identificadas. 90 lo fueron mediante el estudio dental. De los 19 alemanes identificados. 21-12-88 Málaga. las víctimas de países nórdicos fueron las que prioritariamente se identificaron por el estudio dental: • • • Suecia: de 20 cadáveres de esta nacionalidad. TOTAL IDENTIF. 5-4-90 Planta Piper Alpha. CADÁVERES 7 9 15 29 11 15 74 24 Entre los métodos odontológicos. Este autor explica la distribución del equipo noruego. en relación con las nacionalidades. ACCIDENTE Transbord Sulykka. TOTAL VICTIMAS 158 167 270 51 NÚM. 6-6-88 Lockerbye. ODONTOL. con cuatro equipos de trabajo. El británico Derek Clark (1991) describe la tragedia ocurrida en la plataforma petrolífera “Piper Alpha” el 6 de junio de 1988. en cada uno de los cuales figuraban dos odontólogos. 13-9-82 NÚM. todos fueron identificados aplicando procedimientos odontológicos.

London. 13-24. 166. Ceccaldi PF. Identificación de víctimas de siniestros. July. el estudio de las prótesis y de cualquier patología dental. Arroyo G. Tiempos Médicos. constituyen los métodos imprescindibles en toda investigación de un desastre (figs. nº. muriendo 38 personas –a pesar de que los cuerpos fueron investigados en un tiempo record de dos días gracias al estudio de dactilares. The Royal College of pathologists. Núm. 16 y 17). L’Identification des victims de catastrophes (et notamment aériennes). Med. The Pathologist’s role. Albillos A. en tres cadáveres fragmentados se aplicaron procedimientos odontológicos para completar la identificación. Acad. Araujo JI. Nat. en Melilla. 1984. Rev. La radiología oral. Cerón JA. Esp. Bibliografía Albi M. Pol. cuando el avión de la compañía Paukner se estrellaba en las proximidades de la ciudad de Melilla. Lesiones por efecto explosivo. 4: 515-521.El último accidente ocurrido en nuestro país. Deaths in Major Disasters. Feb. 1990. Juez P. que de otro modo no había sido posible. 231. Busuttil A. 69-80. . 1982. López-Palafox J. 1983. Bul. disponible en archivos antemortem y recuperados de los cuerpos–.

1992. Bonnin A. Problemas Médico-Legales de las grandes catástrofes. 7: 317-321. Disteldorf M. 95-113. 1985. 437-438. Friederich F. La Catastrophe aérieene de Lockerbie.1. Nº. vol. Legislación. Hutt M. Lecomte D. 1992. J. Dental Identification problems in the Abu Dhabi Air Accident. nº. sobre Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.I. sobre medidas provisionales para la actuación en situaciones de emergencia en los casos de grave riesgo. núm. Gilchrist J. Ludes B. ou le jour le plus cort. Tribuna Médica. 372-380. pathol. . 30. 5. sept. 403-407. Kaess B. V 36. Legislación. dic. Parker D. Tracqui A. 14-17. 82.61-65. sobre Protección Civil. 1993.P. López-Palafox J. Tribuna Médica. Clark DH. For.85-92. núm. 1147-1152.C. Conclusiones de Reunión Anual. de 13 de marzo. 39-49. Tratado de Medicina Legal. 1985. Clark DH. Manual de actuación en catástrofes. Evenot E. LO 2/1986. RD 1378/85. 1413. Ludes B. Dental Identification in the piper Alpha Oil Rig Disaster. Nº. R. Febr.1994. Legislación. Memheld B.. Journal of forensic Sc. Abr. Role du radiologiste dans l’enquête Medico-légale apres una catastrophe aérienne. Griffiths CJ. 1991. 39. Am. Forensic. 14-17. Normativa genral. Necroidentificación en siniestros. Revista de Policía Española. Normas de actuación. Cerón JA. Ley 2/1985. 1988. The journal of Forensic OdontoStomatology. 2. de 1 de agosto. Comisión de Interpol para Grandes Catástrofes.C.P.I. Universidad Complutense de Madrid. Tesina. 1992. Gisbert Calabuig. Haag R. Agosto 1990. Identificación de cadáveres calcinados: importancia de los métodos odontológicos. Middleton A. catástrofe o calamidad pública. Kaempf C. 2328. Kammapell F. Hazebroucq V. Levy F. Medico-legal investigations of the airbus A320 crash upon mount Ste-Odile. Forensic Dental Training in Australia.1986.Int. Interpol. 3. Salvat. López-Palafox J. Mangin P.Identificación de cadáveres calcinados. 1992. Vol. Madecine aéronautique et spatiale. 38-42. Piedelievre C. Pfitzinger H. 1413. 1993. Sept-Oct. France. Sci. Vol.1984. 9 núm. Cerón JA. Aportaciones de la Odontología en la identificación de víctimas de Grandes Catástrofes. 279-282. Kintz P. Facultad de Odontología. López-Palafox J. Importancia de los métodos odontológicos. La Catastrophe aérienne de L’airbus A320: R. 39-48. 119. Ed. 91. med. Nº. 437-438. 1991.

Clínicas Odontológicas Americanas. The Scandinavian Star. 1979. 123-135. 1991. Quiles. Ed. Emergency Procedures Manual. General Purposes Commitee. La función del dentista forense en desastres en masa. Medicina de Catástrofe. 1990. J. 1-7-92. Ferry disaster. A Challenge to Forensic Odontology Int. Mirabet Ippolito V. Masson. Nossintchouk. Manuel D’Odontologie Medico-Légale. Solheim T. 1977.Metropolitan Police Service-London. 1991. Ed. 20-25. Quemados. . 168-182. Manual práctico. Vale G. Masson. 1989. Noto R. Legal Medicine.