Bajtin y el acto ético: una lectura al reverso

http://www.toposytropos.com.ar/N4/pdf/bajtin.pdf

Por Iris M. Zavala Universidad de Utrecht
Revista

La filosofía del acto ético (1.924) nos obliga a repensar retrospectivamen-te lo que representa la ética en la obra teórica de Bajtin y se manifiesta en su manera de abordar la literatura. Pero, antes conviene plantearnos lo novedoso del texto y en relación a qué otra explicación se sitúa. Tra d u c i d o a l i n g l é s ( 1 . 9 9 3 ) y a l italiano (1.995), esta breve reflexión que se conoce en ruso desde 1986, introduce dimensiones especulativas que es preciso conservar si se quiere entender el contenido de las aportaciones bajtinianas a la filosofía y a la estética. Y esto no es arbitrario; no se trata de tomar cuanto dice aquí al pie de la letra, sino de tomar sus analogías y traducirlas en los términos precisos que va elaborando. Cabe decir que desde su primer trabajo conocido procuró los conceptos originales necesarios para ordenar el campo nuevo que descubría. Introduce cada uno de sus conceptos con un mundo de preguntas, de tal forma que cada uno de ellos es un texto problemático, lo que implica que leer a Bajtin es volver a abrir las preguntas. Es necesario, en este punto, hacer vivir este texto con lo que le sigue y con lo que le precede; comprenderlo con lo que le sigue. Para entender debidamente La filosofía del acto ético , es necesario considerarlo como producética, sin las cuales estos permanecerían enigmáticos. Vuelve a formular la pregunta de lo que voy a llamar la palabra y la alteridad, y las relacio-nes entre la palabra y el discurso. El lenguaje irá aportando la noción misma de estructura, de división entre el yo y el otro; este problema de heterogeneidad radical

lo conducirá también al estudio del lenguaje y a la semiótica. Tomadas en este registro, muchas cosas se aclaran, por ejemplo, la entrada al estudio del lenguaje y la palabra, intentando trazar las distinciones. De tal forma que, hacia esta fecha (1925-1929), confronta tanto al subjeti-vismo indivi-dua-lista (Wilhelm von Humboldt, Karl Vossler, Benedetto Croce, A. A. Potebnja) cuanto al objeti-vismo abstracto (Jan Baudoin de Courtenay, L.B. Scerba, Ferdinand de Saussure, Charles Bally). En el mismo punto, no menos incisiva es la gran polémica contra el formalismo (la firma de Medvedev identifica este dominio), y por idénticos motivos, contra el sociolo-gismo estrecho. Esta polémica multidirigida es el sustrato de sus primeros artículos entre 1.919-1.924, y de los libros y artículos firmados por Pavel M e d ve d e v o Va l e n t i n Vo l o s h i n ov entre 1.926-1.929, fecha a su vez de la primera redacción de su estudio sobre Dostoievski. Lo que se va esbozando en estos años es el desarrollo de una metalin-güística (así denominada en 1.963, en la segunda redacción de su libro sobre Dostoievski) o una translingüística que diera cuenta de la estructura misma del lenguaje y de los géneros de enuncia-do, y por otro lado, la especificidad de la literatura, oponién-dose a la conocida dicotomía lenguaje literario/lenguaje no literario. Algunos trabajos sobre el arte verbal y el signo aparecen firmados por Voloshinov, al mismo tiempo que va elaborando problemas estéticos centrales: la exotopía, concepto que confronta directamente la relación autor/héroe en función de la

TOPOS & SOPORT
Córdoba/ Nº4
1

determina-ción entre forma y contenido, arte y responsabilidad, el movimiento hacia el otro. 1 Es decir, todo un programa de poética social y de ética responsable firmemente apoyada en la alteridad, la exotopía y el discurso, que finalmente lo coducirán a desarrollar el concepto de dialogía. Todo este entramado se anuncia en su breve artículo de 1919, "Arte y responsabilidad" (en 1985); su pregunta fundamen-tal desde el inicio es el modo en que la verdad entra en la vida humana. La dimensión de la verdad es una interrogación renovada; Bajtin intenta responder por qué vía la dimensión de la verdad entra en la vida, en la economía del ser humano. Y aquí entra la dimensión del lenguaje: si somos lenguaje, y concierto de voces, la literatura ofrece una dramatización esencial, un alineamiento del significante a través de lo discursivo. Además, la eficacia de lo literario es justamente decir algo diciendo siempre otra cosa (el juego metafórico). Algunos textos literarios específicos ( Ra b e l a i s , D o s t o i e v s k i , To l s t o i ) introducen dimensiones nuevas, y el problema del género de enunciado le permiten formular la gran pregunta esencial de las ciencias humanas: el lenguaje. Aborda el lenguaje en el nivel más concreto, más cotidiano, el de la experiencia cultural. Es este lugar privile-giado (podría decirse), cuyo centro fundamental es la recepción del yo en el otro. Si situamos esta intersubjetividad en la línea lacaniana, para quien toda "la referencia imaginaria del ser humano está centrada en la imagen del semejante" (1983:183), podríamos decir que el acto ético -ligado a la escritura- obtiene un carácter extraordinariamente especulativo de todo su desarrollo, de su interrogación en redondo. Los fenómenos de lenguaje que tienen para el sujeto un sentido en el registro de la interpelación, del

desafío, de la alusión, y el espacio vibrante de la introspección le permitirán a Bajtin afinar ese otro, el reconocimiento del otro -desde el otro con minúscula (y aquí me parece decisiva la distinción que establece Lacan 1992 en su estudio de la psicosis) y el Otro con mayúscula-. Retomaré este punto que me parece fundamental para distinguir las aportaciones bajtinianas del existencialismo y del esencialismo (en particu-lar, la famosa dicotomía buberiana yo/otro). Cuando a los lectores actuales nos llega La filosofía del acto ético ya Bajtin se identifica con un legado donde los diferentes campos se han ido articulan-do. Podríamos decir que el nombre de Bajtin es un campo en pugna, y objeto de variadas interpretacio-nes. Lo que sobresale de su herencia es el concierto de voces, la pluralidad de agentes del discurso, las formas de palabra referida, además una serie de metáforas teóricas (dialogía, cronotopo, heteroglosia, arquitectónica) que designan compromisos específicos en torno a la naturaleza del sentido y los límites de la interpretación. Pero todos esos libros y artículos -siempre conocidos con retraso, en desorden- nos ponen al descubierto cómo vuelve sin cesar sobre sus bases iniciales, traza de nuevo un círculo, y retoma su aventura. El texto que comento nos conducirá a lo que buscamos: la originalidad de lo que aporta Bajtin en relación a la ética, al saber, al discurso, y a la realidad, mostrando que todo ello es una cadena, y que la realidad del ser humano está en el ser del otro. Un texto representa la organización de la categoría de otro (la alteridad) como separado, mediante la representación estética, y las categorías de ser y de acto . Y desde el primer momento (aun si comparte un cierto evolucionismo natural en la época), el discurso concluido (que también acosaba a Hegel) implica el silencio, la no

Revista Córdoba/ Nº4
2

TOPOS & SOPORT

una forma estructurada de dialogismo que se sostiene a través de lo ético. efectivamente. Ocurre que todos los valores son de oposición y solo se definen por su diferen-cia. Tratándose de la persona del sujeto y su funcionamiento. que hay una "dualidad opositiva" Benveniste 1. Dicho de otra manera: hay una duplicidad en el otro (como en todo signo) y una mutua correspondencia -está el otro imaginario y el Otro con mayúscula-. y la responsabi-lidad y la responsividad (dicho sea al pasar. si bien esta aseveración es lacaniana (1. Esto fue lo que le impuso la nueva elaboración de Dostoievs-ki y de los géneros de enunciado.971b:145) Así. como acontecimiento de encuentro entre el yo y el Otro. la filología y otras ciencias humanas. y lo que esto supone. Aquí daré un alto. de todo juego TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 3 . El valor del carácter móvil del pensamiento bajtiniano se capta mejor en las aclaraciones y precisiones en torno a la oposición entre monologismo y dialogis-mo. sino que este discurso es encarnación del saber absoluto. que abordará de diversas formas. En este aspecto.961 en 1. Pues bien. l a s distinciones binarias entre ambos términos desapare-cen. y precisamente en este punto. Las dificultades y los atolladeros se m o d i f i c a n y. me parece que permite proponer un punto de partida distinto sobre la dialogía. que llevan en sí mismas su propia significa-ción. "el cetro y la propiedad de quienes lo saben" (Lacan 1983:114). además el sistema de valores en que se inscribe el lenguaje humano. Revista Las precisiones de Benveniste en este punto me parecen centrales: La relatividad de los valores es la mejor prueba de que unos dependen íntimamente de los otros dentro de la sincronía de un sistema siempre amenazado. a la no necesidad de hablar. El relieve esencial me parece ser las interroga-ciones a las propiedades del significante. para constituir el término donde se encuentra el eje verdadero de la realización del ser humano: el encuentro con el otro y la realidad.985). y de la relatividad de los valores. Insisto que parto de una distinción fundamental estable-cida con gran precisión por Lacan (por cierto. He subrayado que casi todos los ejemplos de análisis bajtinianos provienen de textos literarios. f i n a l m e n t e .992:392). Y. y sabido es que una de sus formula-ciones más elaboradas es la palabra no concluida . encarnación del poder absoluto. esa amplia red de relaciones. siempre restaura-do. Esta división del signo implica que "el tú está ya en el seno del discurso". Ensayo de análisis filosófico" (apuntes de 1. lo que encontramos en el fondo de su enseñanza son la comprensión y la respuesta: el pensamiento participativo. arquitectura de formas cargada de sentido. se mantienen en mutua relación de necesidad. (1. el instrumento del poder. Bajtin parte del signo como unidad bilateral (no como arbitrario).959-1. la perspec-tiva hegeliana del discurso concluido que reelabora Lacan toma relieve: no equivale solo al silencio. y el momento en que se constituye la palabra. el sistema lingüístico encierra un significante y un significado cuyo nexo debe ser reconocido como necesario. el lenguaje ha "de definirse en términos dobles". también Freud y Lacan se basan a menudo en escritos literarios.necesidad de hablar. apoyado en Benveniste). la experiencia de la duplicidad del otro no lo abandonará jamás (y hemos de recordar que para la semiótica de la cual parte. En Bajtin hay un Otro más allá de todo diálogo concreto. Opuestos como son.971a:115). hasta rechazar finalmente el monologismo en "El problema del texto en la lingüística. en remisiones a autores canónicos o memorias).

Es este el punto exterior. En 1. año en que redacta La filosofía del acto ético . las reglas de comprensión y entendimiento que ella explicita. y las significaciones que entran en juego. La literatura. Revista Metáforas teóricas Si para Lacan la originalidad de Freud es abordar y procurar formalizar el orden simbólico (veáse II 1. ese Otro es "el lugar donde se constituye el que habla con el que escucha" (1. en su dinamismo. donde siempre persisten las mismas antinomias bajo formas transforma-das. y "El problema del contenido. Y el tercero se refiere al discurso mismo (la tercera persona no existe. Así concebi-da. nos ha mostrado Benveniste). el médico vienés es un gran semiótico-. Para Bajtin se trata en realidad de aprehen-der el acto original de comunica-ción que es el hecho literario.992:389). estudiando sus pulsaciones paradójicas. Para Lacan. Y continúo mi lectura de Bajtin a través de Lacan. En este texto fragmentado y fragmenta-rio. La otredad es el elemento constructivo básico.919) y "Autor y personaje en la actividad estética" (1. del acto se rige por la responsabilidad. en Bajtin lo que va a escalonarse son las relaciones con el lenguaje. y el acto proviene del yo como centro arquitectónico. el que puede responder. más cotidiano. abordándolo tanto en el nivel concreto.920-1. podría decirse que va completan-do su esquema haciendo entrar en él cosas muy diferen-tes. la concepción simétrica y recíproca de un semejante no entra en este esquema. aunque soy consciente de que muchas interpretaciones de Bajtin sostienen esta analo-gía). Volveremos sobre este Otro. en el modo particular con que interviene. Así pues. no debe pensarse como una simetría. La arquitectónica y el acto ético son así metáforas teóricas para el orden simbólico.983) después de todo. lugar donde se constituye la palabra. intentaba una filosofía moral encaminada a dar pie a una ontología fundamental que permitiera desarrollar las bases para las restantes discipli-nas filosóficas. La vida humana es ese acto único de autocreación. animado por un yo reflejo del yo propio. el tú . el de la completa corresponden-cia. La intersubjetividad que aquel elabora no es recíproca (como la de Martin Buber. El de Bajtin es siempre el mismo pensamiento que continúa. este nivel intersubjetivo implica siempre al yo en el aconteci-miento del ser en su relación con el otro y se resume en la máxima "en el ser no hay coartada". excéntrico el que impone su coherencia y su autonomía al ser humano y lo que este vive. cuyo principio se desconoce (comienza in media res ). que ha sido trascri-to con dificultad encontramos una coherencia entre el mundo de la cultura y el mundo de la acción humana. Retomemos antes el hilo. El texto de 1.989). en sus estructu-ras propias.921). cuanto en el de la experien-cia litera-ria.924 en 1. Va perfilando así toda la referencia imaginaria del ser humano como centrada en la imagen del semejante. la responsabilidad tiene un carácter ontológico. el hermano. y su relación con los valores. leído e interpretado en yuxtaposición con "Arte y responsa-bilidad" (1.924. El otro no es un rostro humano. el alter ego.924. y la alteridad es siempre material e inestable. siempre orientado hacia el otro. nos permiten aplicar a su obra los mismos principios que ella da a su construcción. Estas metáforas nos conducen además a uno de los importan-tes cuestiona-mientos bajtinianos: el lenguaje a través del TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 4 . el mundo del acontecimiento. el hecho literario. se inserta en la práctica social. material y forma en la creación artística verbal" (1.interpsicológico -y he ahí todo el desarrollo del concepto de dialogía y del Tercero-.

el diálogo y el coro-. La I Guerra Mundial corresponde a un avance particular en el desarrollo filosófico y la relación del ser humano con el lenguaje. presente (diálogo).994:128). Propone que el ser humano es metaético . organiza toda su existencia. el diálogo. Pero. comencemos por reinsertar a Bajtin en el campo de reflexiones que le permiten cuestionar todo un orden simbólico. a la dimensión de futuro implícita en el kantismo. como totalidad de sentido: es decir en su carácter de respuesta (Bajtin Revista Córdoba/ Nº4 5 TOPOS & SOPORT . maestro de Emmanuel Lévinas. conviene retomar la aportación de Bajtin situándolo ahora en el espíritu de la ética kantiana y el papel de protagonis-ta moral (y dejo de lado aspectos centrales del kantismo. imaginaria y real no se ligan necesariamente). al mismo tiempo que la concepción de la historia como esfuerzo incesante hacia un ideal de perfección moral. lo escribió en el momento en que la sociedad europea y la rusa en particular. La palabra que para Bajtin polariza.886-1. Este filósofo-teólogo. que significa finitud y remisión al origen se liga a la redeción (ser humano con el mundo). futuro (coro). la realiza-ción del hombre viene al proyectarse sobre los demás y el mundo (la creación). y el coro.por mencionar algunos nombres evidentes. que tendrá uno de sus grandes exponentes en Ferdinand de Saussure. La estética permite alcanzar la función simbólica en juego: es una parte de la actividad del sujeto. le permiten cuestionar con audacia la relación entre el mundo experimentado mediante la acción y el mundo representado mediante el discurso. El hilo conductor que une las distintas miras es la relación entre discurso. el gran comentarista y editor de las obras de Kant). la subjetividad del uno y la del otro. Este proceso de "esperanza de futuro" ( Hoffnung der Zukunft) es el corazón del dialogismo. poder y verdad (lo que Lacan llama nudo borromeo . se liga a la revelación (Dios en el ser humano). Estos lenguajes exigen a su vez tiempos particulares: pasado (relato). y la relación entre la estética y la ética. Esta revolución copernicana está en el centro de los avances bajtinia-nos por el terreno particular del discurso y la dialogía. El surgimiento histórico se muestra aquí en su plena dimensión. que da la idea de que las dimensiones simbólica. sino que otro filósofo alemán y teólogo judío. en cuanto sentido. De tal forma que el relato. Lo importante es el desarrollo que va tomando la estructura del lenguaje para el pensamiento. que es infinito. entabla lazos lingüísti-cos entre los topoi del judaísmo y figuras de lenguaje -el relato. la eticidad. daban un viraje: la Revolución Rusa y la I Guerra Mundial.cual construimos nuestra identidad y la del otro. padre de la lingüística estructural. que será punto de arranque desde diversas ópticas. propone que la acción del ser humano es creativa .918.929) en el texto La estrella de la redeción (1. cuyo famoso curso se publicará en póstumemente en 1916. crea la morali-dad.921). que es eminentemente público (la lucha por el signo. Este vasto discurso que aparece en saltos y fragmentos en La filosofía del acto indica lo que la obra de Bajtin constituirá después. En este punto el neokantismo. La filosofía del acto no es un texto tranquilo. Pero. que retomaron los teóricos marxistas de la utopía tal Marc Bloch (Muguerza 1.8421. No solo Cohen y Walter Benjamin -y naturalmente Sigmund Freud. El núcleo central es la sociabilidad del lenguaje. en especial Hermann Cohen (1. que ocupa buena parte de las reflexiones sobre el lenguaje y el marxismo y el freudismo). es la ética. Y sobre todo. Franz Rosenzweig (1. tal el raciona-lismo y el cientificismo). y la escuela de Marburgo. mientras que la preocupación ética se despliega en varios terrenos. y consiste en que el alcance del sentido desborda los signos.

lo cual nos obliga a acercar a Bajtin desde fecha temprana a una teoría semiótica del arte (tan contemporánea): al arte como sistema simbólico. Una es la comprensión. y las precisiones de una moral de acción ("moral de batalla" llamó Unamuno a su vocación y responsabilidad éticas). Si bien estas puntualizacio-nes provienen de un texto tardío realmente el último trabajo de Bajtin"Hacia una metodología de las ciencias humanas". el movimiento hacia delante -la anticipación (y comienzo de un contexto futuro)-. la ética kantiana es formal . Este rechazo. La dualidad del signo a la que hemos aludido: y ese tú que está siempre en el seno del discurso. Las principales fuentes de esta teoría serían el repudio de lo psicológico. naturalmente. lejos de un optimismo metafísi-co. favorece una comprensión del arte como lenguaje y significación (remito a Goodman 1. Esta nos hace conscientes de nuestra conexión con el mundo. Esta actividad participativa dialógica tiene tres movimien-tos: el punto de partida del texto dado. Si bien estas relaciones están presentes en Bajtin. y con la alteridad.940. la apreciación de la belleza es análoga a la conciencia de la obligación moral. Y la libertad -postulado de la razón práctica. sino que el filósofo establece conexiones particu-lares entre ambas. para concentrarnos en el significado metafísico y moral de la experiencia estética.930 y 1. ¿De qué tipo de ética nos habla Bajtin en el acto ético? Debemos distinguir entre una ética deontológica (o del deber).1. esbozado entre 1. y que representa siempre confrontación. pero afirma que es siempre una actividad participati-va y responsable. Dejándome llevar por la lectura de Javier Muguerza (1.sería así la auténtica razón de la moralidad (149). es de observar que sus reflexiones sobre el arte están ligadas al "creador" (autor. y reescrito a principios de 1. recordemos a Aristóteles). considero que la ética bajtiniana se puede identificar en su conjunto con una ética comunica-tiva (o discursi-va) que pone de relieve que no hay otra vía que la del diálogo (cercana también a la propuesta de Jürgen Habermas. héroe). el movimiento hacia atrás-los contextos pasados-.976. a su vez. o una teleológica (o de fines). como conceptos no autónomos.985:-368). y que la historia hace la comprensión. si bien hay profundas diferencias). subjetivo o experien-cial.995). y la segunda que la comprensión cambia con la historia. parte más bien de una visión realista que incorpora el conflicto . Pero. el campo de Bajtin parece identificarse con el desarrollo de una teleología. habríamos de constatar que la comprensión es movimiento. sentido y comprensión. Revista Córdoba/ Nº4 6 TOPOS & SOPORT .974 -lo que aparece como importante son las preguntas claves con las que dirige su investigación-. el contexto anticipado del futuro. y no se desentiende del imperativo categórico que es la dignidad humana.994). y la teoría kantiana de la respuesta estética. y ésta se entiende como una confrontación con otros textos y como una comprensión en un contexto nuevo. No deja de lado los cambios históricos. en lo que sigue me apoyo en Gardner 1. Si entendemos el dialogismo como un problema de significado. lo cual quiere decir que sus contenidos materiales han de venirle sociohistóri-camente dados. no se limita a Kant (sin más. de tal forma que el kantismo. Dejaremos de lado cuanto pertenece al "buen gusto". además. Esta totalidad tiene que ver con valores y exige una comprensión como respuesta que incluya la valoración. la relación entre ética y estética que. En particular. Aún otros aspectos nos salen al paso para situar el texto bajtiniano.

enlaza el ideal ético y el ideal político. me parece imprescindible subrayar que el neokantismo de nuestro entonces joven ruso proviene de la mediación de H. Revista Vo l va m o s a B a j t i n .994 explica con claridad los rasgos principa-les de su sistema). y está fuera de los partidos políticos pues ninguno puede alcanzar finalmente este ideal (¿utópico?). C o n l o d i c h o anteriormente. Este socialismo ético es aspiración (el mundo del "ought" o "deber ser"). Lo que se va perfilando en estos textos escritos entre 1. y La filosofía del acto ético . Finalmente.982). y las complejidades que añadirá a su concepto de "texto". No obstante. Hegel. una especie de socialismo cultural que supone hacer sociales los valores aristocráticos. dicho sea al pasar. "Autor y personaje" (1. por su parte. donde las relaciones con Lev Vigotski son evidentes (tampoco podemos dejar de lado a L. por una parte. pues carecemos de un buen análisis sobre el ambiente intelectual ruso de aquellos años.920-1. Es decir. No quiero extremar las analogías. No me parece necesario insistir en que lo que para Kant sean estas categorías debe distinguirse de la filosofía del lenguaje que irá formulando Bajtin. no se hace necesaria excesiva ingeniosi-dad para reconocer muchos de estos conceptos centrales en Bajtin (y en Ortega. en tanto está valorizada dentro de la oposición al lenguaje abstracto. De tal manera.919). es preciso señalar que la novela se convierte en el género vital para Cohen. que llega a establecer estrechos lazos entre el género literario y las formas de organización y comprensión cultural . Sin embargo.925 es su atención al texto mismo. y el desarrollo que había tomado la filosofía del lenguaje (no obstante.Esta condición. esta apretadísima síntesis de problemas que han merecido múltiples estudios a lo largo de la historia de la filosofía y resituar así el neokantis-mo bajtiniano.919). al mismo tiempo que su interés por la actitud valorativa del autor se perfilan con TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 7 . Schopen-hauer y Nietzsche desde distintas vías para afirmar el problema de valor que se realiza a través del arte (central en el idealismo alemán). Hjelmslev. que tanta resonancia tuvo por estos años).e s d e c i r. Me ha parecido oportuno. Cohen. desarrolló la ética kantiana enlazándo-la a una ética democrática socialista y al judaísmo (véase en particular Religion der Vernunft aus den Quellen de Judentumus 1.996). sería rechazada por cualquiera que se apoyara en un acercamiento kantiano o de Hume al arte. cuya presencia en Ortega ha puesto de relieve García Baró (1. Cohen. y aludo a Meditacio-nes sobre El Quijote 1. s i n o u n a s e r i e d e aportaciones que ligan la interpretación coheniana del neokantismo con los tres textos bajtinianos primeros: "Arte y responsabilidad" (1.9191. para situarnos. que figura en primera línea en La filosofía del acto ético. y que retomarán Schiller (con su noción central de que mediante la educación estética será posible alcanzar una humanidad plena ya que permite armonizar las contradicciones metafísicas de la naturaleza humana entre libertad y necesidad).921). y el desarrollo de su semiótica (Bubnova 1. que son imposibles de reducirse a categorías lógicolingüísti-cas.y privile-gia la novela. Pero no es precisamente eso lo que quiero d e s t a c a r. El carácter metalingüístico que irán desarro-llando en sus últimas obras. véase Bubnova 1. sí encontra-remos esa relación éticaestética que distingue lo kantiano. e l g é n e r o e s l a f o r m a mediante la cual una cultura se entiende a sí misma.914). Cabe recordar que para Kant el arte no se puede entender al margen de ciertas formas de experiencia estética.

ética. La presencia de Lev Vigotski (Silves-tri y Blanck 1993) es central. el ritmo. pero al mismo tiempo. Por una parte. "La construcción de la enunciación"(1. Y a lo largo de sus reflexiones irá desarro-llando los niveles. la "fiesta de resurrección" a la que alude en sus Apuntes finales. al mismo tiempo que se vale de categorías estéticas para llevarnos hacia una duplicidad de relaciones. Pero. epistemología (que es todo ello a la vez).claridad en estas primeras obras. Si bien Bajtin mismo alude en La filosofía del acto a una "filosofía moral". que obedece a relaciones discursi-vas. los valores. Conviene distinguir en este punto entre ética y moral: la ética -del griego ethos. no menos importante es el lenguaje como formador de la subjetivi-dad. en presencia de un "tercero" que remite a un sentido infinito —el que comprender en el futuro. sino del lenguaje y la comunica-ción. la verdad. y la responsabilidad (y responsividad) en la relación con el otro. el discurso interrum-pido. el discurso referido irán cobrando relieve para problemati-zar la transmisión del sentido. Es esta una semiótica -y ya lo he propuesto en múltiples ocasionesque se distingue por la estrecha relación que establece desde el comienzo entre el lenguaje como producto de intersubjetividad y la dirección hacia una filosofía ética . que transforma nuestra propia palabra en bivocal. mientras la moral -del latín mores o costumbres. y lo eran mucho más en la década de 1. El sonido. retomemos la elaboración de algunos de estos conceptos a lo largo de los años y de los diversos nombres. un medio compartido y conflictivo. enunciado acerca de otro Revista Córdoba/ Nº4 8 TOPOS & SOPORT . que un texto es un mensaje. ambiva-lente y polisémica.926) -que ahora se incluye en su traducción al castella-no).930). la creación y su responsabilidad. comunicación y acto dirigido a un "tú". que se edifica mediante la atención al texto. es la relación estrecha que establece con la ética. el discurso interior. el signo. Otro y tercero que son el lugar donde se constituye la palabra. la ideolo-gía. Es decir. a cambios de sujetos hablantes. Estética. se podría incluso decir que antagónico. la significación concreta. por otra. la compren-sión.es concepto más amplio e incluye la preocupa-ción por las distintas formas de vida y actividades. esta ética no excluye los conflictos. y "El discurso en la vida y discurso en la poesía" (1. enunciado dentro del enunciado. A Bajtin parece preocupa-do por la forma en que la personali-dad creadora aborda el sentido. lo que distingue las reflexiones bajtinianas sobre la estética. redefinida como acto ético responsable. no solo de la percepción estética. El discurso referido La impronta de la palabra ajena (el discurso ajeno). la palabra articulada. al mismo tiempo que diálogo.930).920. discurso sobre otro discurso. se convierte en central desde sus primeros textos. convierte a su vez el lenguaje en zona de encuentro de valoraciones. las luchas y las polémicas en torno a lo que hoy llamaría-mos "el capital simbóli-co". el elemento semántico. ya sabemos que las fronteras entre ambas son muy tenues. El análisis discursivo. la entonación (fundamental en el texto de Voloshi-nov/ Bajtin "¿Qué es el lenguaje?" (1. De todo ello se dibuja la imagen del discurso ajeno como una especie de caja china o muñeca rusa: discurso en el discurso.concierne a las reglas y obligaciones. Si su axiología deriva de la intersubjetivi-dad (punto en el cual existe una especie de consenso entre los bajtinianos). Desde La filosofía del acto ético se perfila ya que el lenguaje es fundamen-talmente heteróge-neo. En todo caso. un mensaje cifrado.

El fenómeno de ventrilocuismo o discurso referido al que aludo hacen palpable que los nombres de los autores (reales. y en la misma posición de autoridad que cualquier lector de estas obras. que determina el acto ético de comprensión. este no verá la luz hasta 1.996). y nos indica que "la palabra roza la palabra" (159) y se introduce en ella. Se trata de un interior excluido. y se construye sobre ella el propio discur-so 1. ampliada en 1. Ivan I. n o m e n o s i m p o r t a n t e . puntos centrales de sus meditaciones. El problema es de raigambre kantiana.925. dando remate así a un complejo estudio sobre el pensamien-to dialógico. Diríamos que Bajtin pone en suspensión la autoridad para reforzar la ficción en una práctica de lenguaje orientada a la producción de pseudónimos. El ejemplo que evoca el discurso referido es una arquitectó-ni-ca. l a forma en que los autores construyen esa unidad provisoria que se denomina texto literario.960. Después de un largo silencio.929 en 1. se recordará Revista Córdoba/ Nº4 9 TOPOS & SOPORT .929 (segunda edición 1. su Rabelais). La palabra referida constituye un esfuerzo por llamar la atención hacia los efectos de confusión.996). 1. Bajo una única palabra. se combinan evaluaciones contra-dic-torias. el discurso referido. la estética comprende el problema de creación. de orientación neokantiana. Todo este deslizamiento nos conduce a la época de 1. del discurso como voces que se influyen mutuamente.919 (1. 1. heterónimos. en una serie de 9 artículos y tres libros que se vienen llamando los textos deutero-canónicos (ver ahora en Zavala. os-curece o niega. y en español en 1. Kanaev. la arquitectónica (concepto empleado desde 1.que le permiten explorar los aspectos centrales de sus reflexiones ético-estéticas. privile-gio que esconde. En estos textos. cómo las partes se constituyen en totalida-des.8941. este adolece de un centro o valor arquimédi-co. y en adelante se publican textos que hacía años había finalizado (el Dostoievs-ki. máscaras -si se prefiere.936).979. No quiero repetirme. de manera que se puede pensar que la palabra (el lenguaje) es quien abre la puerta a todos los parisitismos. Pero en Bajtin adquieren otras vertientes. del crítico Pavel N. En ambos se recogen sus meditacio-nes desde 1.979 en 1.922 ha finalizado su libro sobre Dos-toievski.que son formas de comunicación indirecta que deconstruyen la autoridad absoluta del autor. La estética forma parte de la arquitec-tónica: si la arquitectónica atañe al estudio de las relaciones entre cosas. cuando Mijail Bajtin emplea los nombres autoriales del biólogo e historiador de la ciencia y autor de dos libros sobre Goethe en la década de 1.986). de equivocidad.963 se le "descu-bre" en Rusia. la polifonía y la ética de responsabilidad.938?) y de Valentin N. las relaciones entre el yo y el o t r o y.920). pero que actúan como ficción) hacen evidente el nombre que falta en el campo de lo que se describe (Zavala coord. en última instancia.892-1.985). Denota. Si ya en 1. de indecibilidad que produce el lenguaje. Voloshinov (1. Epoca esta. Podríamos decir -si siguiéra-mos a Kierkegaard. todos los simulacros y es el elemento que permite trazar la responsabi-lidad.992:155). en 1.enunciado (Bajtin/ Voloshinov 1. Medvedev (1. El reconocimiento de lo social. como hemos visto. que para retomar los términos mismos del discurso bajtiniano.963. Bajtin aparece más como lector de su propia escritura. coord. connota esta perspectiva bajtiniana acéntrica. más que como su autor. en que Bajtin está interesado en problemas estéticos y filosófi-cos. la forma en que se construyen las cosas. es decir. a un ejemplo concreto de refracción de la palabra ajena. así como una serie de artículos póstumos sobre la novela y sobre la estética.

aparece el carácter objetivo de la simultanei-dad). que es por definición una tarea infinita -el Gran Tiempo. a una categoría nueva de valoración y figuración. y de nombre. que modifica la lógica misma y hasta los géneros de discurso. es un traslado de la vivencia a un plano absolutamente distinto de valores. La ética conlleva no solo la propia perfección. de tiempo. El discurso de la responsabilidad no apunta a una instancia ético-jurídica pura. pues ya en La crítica de la razón pura . Aquí la estética de la creación verbal se orienta hacia la estética filosófica y hacia la responsabilidad. significa interdepen-den-cia entre los objetos que existen. El acontecimiento no es necesariamente un nada o un vacío al cual debemos enfrentarnos.781. Es imposible demostrr su coartada en el aconteci-miento del ser. En este universo discursivo la comprensión no es algo pasivo y exacto. la palabra con escapatoria. afina. La "escapatoria o subterfugio de la Revista Córdoba/ Nº4 10 TOPOS & SOPORT . Kant la remite a la ley newtoniana de la gravita-ción: todo miembro del cosmos aparece explicado como función de los demás. (1985:180) El acto responsable. del mismo modo que estos se explican. sin coartada o escapatoria. En Bajtin la arquitectóni-ca se desprende del mecanicismo. al estilo de construcción de cada enunciado. y la historia se concibe como esfuerzo incesante hacia ese ideal de ética discursiva. Allí afirma que la palabra es un signo. de una duplica-ción de la vivencia del otro. el acto responsable. cuya primera redacción es de 1929. ni la este (1. o a la razón práctica o al pensamiento puro. Si Bajtin reacentúa esta simultaneidad de la percepción.924 en 1. sino la felicidad ajena.992:104-5). Allí donde esta coartada llega a ser la premisa de la creación y del enunciado. serio ni impor-tante. Descansa en una noción de sujeto. los géneros han de entenderse (de acuerdo a su desarrollo posterior) como subordinación del enunciado a tipos relativamente estables de intercambio en la actividad humana -desde la selección del tema. La de Bajtin no es una ética universalista. que se aleja del ideal de la comunidad intersubjetiva universal y transparente que propone Habermas. Los géneros discursivos desempeña-rán un papel crucial como tentativa de asegurar las normas de la comunicación. y ella misma es tributaria de ese momento determinante de progreso de ciencias de la naturaleza que representó la mecánica newtoniana. y la estética forma parte integral de la subjetividad.9201. también la categoría de acontecimiento es central: el diálogo es un acontecimiento decisivo. en la medida en que nos avisa de la presencia del algo con el mundo exterior y le señala a la conciencia que se enfrenta con ese mundo. no puede existir nada responsable. pero también es central en el libro sobre Dostoievski. equivale a la vida diaria. Precisa. separa y elabora la palabra inversa. a la realidad de lo cotidiano que nos obliga a escuchar bajo el silencio o el ruido las pequeñas diferencias su particularidad en el tiempo y le abre camino a lo que Lyotard llama el différend . la objetividad se articula según las coordenadas de espacio. y la dialogía un aconteci-miento de interacción de conciencias equitativas.que en la rigurosa arquitectóni-ca kantiana. aclara en un texto escrito por entonces: "Autor y personaje en la actividad estética" (Bajtin 1. Digamos que esta interdiscursividad le permite al sujeto orientarse en la relación con el mundo real. El carácter de simultaneidad que le adscribe a la dialogía y a la comprensión dialógica (de raigambre kantiana. es el tema musical arquitectó-nico de La filosofía del acto ético.985:94). sin coartada. como función de aquel. distingue. no causalidad. 1. a su vez.

Esta palabra ("deformada") del hombre del subsuelo crea un tipo específico de la última palabra ficticia acerca de uno mismo y en un torno abierto. El análisis correspon-de a la sección "La palabra en Dostoievski". no definitivo.esta basura humana no es solo digna de compasión. Es también palabra "evasiva". con la intención de molestar al otro y de exigirle una refutación sincera. cual camaleón. Pero. la interferencia y la alternancia de voces parece impregnar su cuerpo. el hombre del subsuelo. El lector recibe la palabra de una naturaleza degradada. El héroe se vuelve así ambiguo e imperceptible también para sí mismo. "para el ser no hay coartada p o s i . Este otro sentido posible es el subterfugio reservado que acompaña cual sombra a la palabra. Podría continuar por esta vía: la presencia de la escapatoria vuelve difusas todas las autodefini-ciones de los personajes. ¿Cómo combinarlas? Si en este último la nocoartada indica toda actitud responsable. para cambiar su tono y su sentido último. (1. corrompida. en su análisis de los héroes novelescos la escapatoria se traza a través del cinismo y la excentricidad. Y si recordamos (aunque llueva sobre mojado) que Bajtin identifica la novela polifónica con el capitalismo. sino en su rostro. Ve s u c a r a c o n o j o s ajenos. Por su sentido. e s s u l e i t m o t i f en La filosofía del acto ético. Hemos de dar un paso y distinguir el rasgo que separa y distingue a Bajtin de varias ideas contempo-ráneas sobre la comunica-ción: Jürgen Habermas y su idea del Diskurs como unanimidad razonable. sin dejar de lado que justamente para Julia Kristeva el escritor moderno es ambiguo.864). la palabra escapatoria ha de ser la última y pretende pasar por ella. La autodefinición con escapatoria es así la forma más difundida en Dostoievski. y la noción pluralista de Richard Rorty de que la única Revista Córdoba/ Nº4 11 TOPOS & SOPORT . El protagonista. y muy específicamen-te a Memorias del subsuelo o Notas de un hombre subterráneo (1. sino de admiración. restándole el dominio de sí mismo y volviéndolo ambiguo. este hecho debe reflejarse inevitablemente en su estructura. no podemos dejar de lado (si bien ahora lo referimos) los lazos que tiene esta palabra con escapatoria con el nudo borromeo a que aludí antes.conciencia y de la palabra" significa: el tener la posibilidad de cambiar el último y definitivo sentido de su propio discurso.988:327-328). Esta "retracción y subterfugio" no solo se revelan en su palabra. Pues bien. El hombre del subsuelo odia su cara porque también en ella percibe el poder del otro sobre su persona. la de KarlOtto Apel para quien la argumenta-ción intersubje-tiva proporciona los cimientos últimos de la razón o transformación semiótica de la lógica. convencional.b l e " . sus lacras. pero "en realidad este discurso cuenta internamente con una evaluación contraria de uno mismo por el otro" (328). de la palabra con escapatoria. generando un odio peculiar hacia su cara" (331). El acento sobre lo valorativo persistirá como centro de sus reflexiones posteriores. y caracteriza (con excepciones. en todo momento el personaje está listo. es un ser repugnante que exhibe con impudor sus flaquezas. cobardías. con ojos del otro. se trata sin duda. Y esta mirada ajena se funde alternativamen-te con su propia mirada. Volveremos sobre ello. el poder de sus valoraciones y o p i n i o n e s . dice) todos los enunciados confesionales de los héroes. Si el discurso ofrece una escapatoria así. pero en realidad es tan solo la penúltima que después pone un punto final. Pero -y ahí la dialogía dostoievskiana. distorsiona su actitud frente a sí mismo. representa la última palabra.

y que adquiere una función simbólica y cumple el papel de frontera y de límite.981) de manera poco afortuna-da como heterología.39) Revista La necesidad del otro es estética: la necesidad de una partici-pa-ción que ve. si bien con cierta reserva. si entendemos por el término lo inagotable. de la extraposición del yo y del otro en el acontecimiento de la comunicación dialógica. y recorremos con la mirada lo que nos aporta la meditación bajtiniana. n o s o l o e n e l terreno de la ética. la extraposición supone comprensión y valoración. Nada de estas comunidades subyace en la propuesta axiológica bajtinia-na.racionalidad posible ha de encontrarse en el acuerdo sin coacciones. Si redescubrimos su sentido. El primero ha sido traducido por Todorov (1. difuminando así la fuerza que el prefijo ex tiene en Bajtin. Estética. it is only that the particular variety of creating his time is the one that his contemporaries who are also creating their own time refuse to accept" (1. porque se vive de este modo tan solo dentro de la categoría del otro . que acumula y que une al otro. que la describe desde otros supuestos: "No one is ahead of his time. No es extraño que en este importante texto de la década de 1920 hable de la iniquidad de principio que existe entre el yo y el otro desde el punto de vista de la moral cristiana (aquello de TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 12 . y el carácter creativo de la comprensión. Estas perspectivas de polémica discursiva subyacen en el ensayo temprano "Autor y personaje en la actividad estéti-ca"(1. desde luego. Esta polémica no se le pasó desapercibida a Gertrude Stein. Como punto de apoyo de este peculiar modo de comprensión. horizonte. y es necesario que uno se incluya en esta última categoría para poder verse como uno de los momentos del mundo exterior plásticamente expresado. en definitiva. Todos estos conceptos que aparecen en este texto inicial.920-24). es continua.92024 en 1. vemos claramente que desde el principio se resiste a encerrar el yo en una única postura emocional. Bajtin se remonta en el conjunto de problemas éticos y estéticos. se elaboran desde diversos puntos y perspec-tivas en los textos deuterocánoni-cos. y no pérdida del propio lugar (1. excedente de visión. de la axiología. donde propone una serie de conceptos claves para el desarro-llo de su pensa-miento: extraposi-ción. que no exime el diálogo de la polémica ni de las disputas interminables. El sentido ético se explora aquí en el interior de una experien-cia fundada en la confianza otorgada a la textura del discurso en tanto que cadena intersubjetiva e interdiscursiva: Mi apariencia no puede ser vivida dentro de la categoría del yo como un valor que me abarque y concluya.972:514). Se trata.985:364). haciendo surgir nuevas distinciones éticas. El "Autor y personaje en la actividad estética" nos involucra en una aventura sobre el yo y el otro que debemos perseguir. entorno. Se podría decir que el objeto aquí el otro. son claves y nos invitan a escapar las fantasías de control (su magistral Rabelais es la plenitud de este excedente de visión). abierto. (p. a una teoría de los valores. alcanzado por medio de conversaciones libres. inconcluso. que recuerda. El excedente de visión y de conocimiento para la percepción del horizonte o campo de visión del otro y su entorno. que p e r m i t e n e va l u a r.se introduce como forma de accesibili-dad a lo real. que llegan a rodearlos y precisarlos. sino en aquello que Marx llamó la "práctica crítica" de desafío del engaño. volitiva y éticocognoscitiva en el mundo (1985:38).

si entendemos por praxis aquella certera definición lacaniana: "acción concerta-da por el hombre. que sirve simultáneamente a dos locutores y expresa intenciones diferentes. relaciones entre conciencias. o sea. odio. entre los más conocidos. autor y personaje en la actividad estética (1. el problema del contenido. Lo que merece destacar-se entonces es que este relevo de responsabilidad y reemplazo de la firma nominal equivale a la praxis de su propia teoría. como nos recuerda Sergei Bocharov. el material y la forma en la creación literaria (1.992a:14). No podemos por menos que reconocer que en los textos disputados pone en práctica esa ambivalencia fundamental del texto. que le da la posibilidad de tratar lo real mediante lo simbólico" (1. y antes los homónimos de Kierkegaard. TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 13 .924). establece relacio-nes dialógicas que impiden la petrificación de los interlocutores en su respectiva posición. relaciones éticas. en 1. mentira. respeto.985:360). La noción de "palabra". sino que provee la forma individual y colectiva de relacionerse con estos."Llevad la carga del otro"). Revista Todo este entramado se arma desde la década de 1920 en sus trabajos sobre el arte y la responsabilidad (1. esta máxima (que también perturba a Unamuno) se puede traducir como "llevad la carga de la palabra".964 en 1. muy cercana a la de Dios. los heteróni-mos serían grados o enunciados genéricos adscritos a la polifonía y a la lucha de opiniones e ideologías. que no confía ya necesariamente en lo heredado. De seguir esta serie de enuncia-dos que remiten siempre a valoracio-nes y formas de ventrilocuismo. le ofrece un elemento sensible de la experiencia. Lo que en ruso se llama postupok . En todos ellos se revela la relación entre heteronimia y homonimia con el dia logis m o. no se puede eludir la sensación que establece que el proceso de la enunciación siempre subvierte el enunciado. E s t a e x pe r ie n. que lo ligan al ímpetu modernista de la década de 1920: los apócrifos de Antonio Machado. No se trata de tomar distancia. influencias mutuas. Podemos percibir el preludio orquestal no solo en todos los términos bajtinianos.924 en 1. La necesidad del otro es estética y ética.989:13-76). entre el significante y el significado. el acto responsable. Aquí dibuja con precisión la armadura de una arquitec-tó-nica de responsa-bilidad que vincula al ser humano al mundo. loa heterónimos de Fernando Pessoa. el mundo de pseudónimos de Azorín.c ia d e intercambio y conflicto (¿por qué no decir también. de voces referidas. sea cual fuere. de situarse fuera.924. La ética en sí no es fuente de valores. Son situaciones concretas de desdobla-miento del sujeto en yo autónomos. La dialogía implica el intercambio de roles (como en el juego erótico). Precisamente porque la palabra no concierne tan solo a los contenidos de sentido. que cada cual sea el otro de sí mismo.919 en 1. punto de acolchamiento o punto nodal. sino en su particular uso del apócrifo y de los heterónimos. y la filosofía del acto ético (1. verdades. y que todo texto nos atrapa en una red descentrada de procesos plurales. la ética bajtiniana no puede ser escindida de un nuevo planteamiento sobre la responsa-bilidad.97071". que recurren al discurso bivocal. y la estética solo está allí donde nos muestra una de las fases de la función ética.920-1. piedad. en 1. amistad. el distinto de sí mismo. toda filosofía o moral que reduzca al yo cae en un solipsismo ético. aprendizaje. sino de producir aberturas y traspasar fronteras. Así.985). El discurso ajeno y nos dice que toda situación concreta comporta una ética de responsa-bilidad. juego?). inundado por relaciones dialógicas entre los enunciados.985). confianza ("De los apuntes de 1. Pero. amor. a sí mismo y al otro.

Esta no coartada es el principio esencial de una responsabilidad ante "la vasta morada de signos" (como define Martí al mundo social) que siempre se renueva. digamos que Marx aquí es el nombre que alternativa-mente se muestra y se esconde. donde se permite introducir y precisar los importantes conceptos de ideologe-ma. y se opone a la reducción metafísica del significado. a la integración simbólica.925-1. Bajtin recurra a este concepto. desde el momento en que habla de resurrec-ción.929. entre otros reparos graves contra el concepto freudiano del inconscien-te (reparos que debemos. al entroncarlo a un problema filosófico y ético.985) Bajtin evoca la estrecha relación entre el arte y la vida. Los textos de Voloshinov. La responsabilidad se actualiza como unidad en la persona indivi-dual: Yo debo responder con mi vida por aquello que he vivido y comprendido en el arte. No es posible dejar de lado sus colaboraciones con Medvedev. Al hacer dialogar los textos de la década de 1. años en que a su vez está redactando el estudio sobre Dostoievs-ki.Pensando en la relación oculta entre todos estos textos y los firmados por otros. un libro sobre el marxismo y el lenguaje y otro crítico sobre Freud y el freudismo. o se re-acentúa y que nunca muere del todo. de inconclusi-vidad. desde Sócrates al presente. la palabra en la novela (¿legado de Cohen?).919 en 1. y subrayar la responsabi-lidad del acto ético y del sujeto sin coartada o escapatoria: la unidad se transforma así en arquitectónica. son los más decididamente "marxis-tas". los géneros de enunciado. Sin embargo. sobre lo que supone el pensamiento dialógico en la cultura. Estos últimos están f i r m a d o s p o r Vo l o s h i n o v ( c u y o nombre rubrica seis de los artículos en disputa). en probidad intelectual calificar de prepsiconalítico). Lo que hay de común es ese valorar lo ético y lo estético.926. aunque ni como ventrílocuo de Medvedev o de Voloshinov. Si el ventrilo-cuismo es frecuente entre 1. y varios artículos sobre el discurso. y momento que marca a su vez el interés creciente por la novela.920 nos permite entrever lo que significó en sus meditacio-nes la voz ajena como formas de composición heterogénea de la propia imagen. y propone que el divorcio entre ambas actividades puede superarse si las pensamos como responsivas y responsables mutuamente. Su estudio sobre Dostoievski es el centro de sus meditaciones. ideología cotidiana. como yo lo hago aquí. Toda la cadena que hace conectar este brevísimo texto con "El discurso en la vida y en discurso en la poesía" firmado por Voloshinov en 1. ideología. Su interés por este género rebasa los marcos de los estudios literarios tradicionales. a la totalización. el signo ideológico. El modelo más consistente de este reconocimiento es la dialogía. para que siempre haya más. nos reconduce a terrenos bajtinianos. por otra parte. especie de concepto teórico central que se basa en el reconoci-miento de un núcleo imposible que resiste a la simboliza-ción. donde descalifica al vienés por individualista. la palabra. El resto es el movimien-to de la suplemen-ta-riedad. queda claro que el movimien-to de la signifi-ca-ción añade algo. en "Arte y responsabili-dad" (1. que denota una posición subjetiva que acepta la Revista Córdoba/ Nº4 14 TOPOS & SOPORT . Resumiendo. para que todo lo vivido y comprendido no parezca sin acción en la vida" (1985:11). La extraposición se convierte en punto nodal. pero que decididamente queda como "fantas-ma" de los textos.

pero. El otro así sorprende y cambia todas las perspectivas. o cuanto menos -y no es pocoel sujeto del deseo? Este plus que añade Lacan quizá esté latente en al proyecto bajtiniano. el excedente o exceso de visión. donde no hay responsabi-lidad no hay acto ético ni estético. Revista Si sacamos todas las consecuencias de este intercambio de nombres y estas meditaciones en torno al acto ético. que debe ser comprendido a partir del acontecimiento de la obra como su participante. elaborado bajo diversos apócrifos y distintos ángulos. de discurso referido y de otro son contrapartida al concepto mismo de dialogía. sino el sujeto en relación con el otro. la difuminación de fronteras. la responsividad pone al descubierto los efectos de la palabra sobre el sujeto. que se logra mediante la extraposición. Lo que quiero subrayar es que desde sus criterios.divergencia. como el director del l e c t o r. el antagonismo como condición interna de toda identidad y toda ideología. Su repulsa de lo arquimédico y de una visión de punto central común para referir todos los contenidos (herencia kantiana). El acto ético no tiene coartada -evasión. como lucha y antagonismo que elaboró en TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 15 .920-1. el sujeto es el punto de partida del problema. confío. De esta manera. Ahora queda claro. muere. Podemos resumir así su programa ético estético. y es necesario un tipo particular de responsividad. podríamos concluir que Bajtin está lejos de la idea de un sujeto trascen-dental. donde no existe ninguna coartada posible. Ta l ve z t e n g a m o s q u e c o r r e r u n riesgo y leer retroac-tivamente. reacentuando sus propias palabras) que representa el autor. El acto de escuchar hace intervenir su función en la dimensión de la existencia de los otros. independiente del autor en tanto que principio activo de la visión. pero no el sujeto de la certeza. y el horizonte ideológico y su entorno. C r e o q u e e s t o s o b j e t i v o s están profundamente relacionados: cuanto no vive en las fronteras.924 a repensar al autor como "conjunto de principios creativos que deben ser realizados". el autor como co-partícipe en el acontecimiento del ser afirma su carácter social y su sentido ético p r o f e s i o n a l . Un texto se convierte así en un nuevo modelo de mundo. que es acto que lo vuelve pasivo a él mismo. que la noción de palabra ajena. y es lo más grave.posible. Dialogía que en sus primeros textos relaciona con la cultura de los límites. la polémica.. pierde significa-ción. E l núcleo que hemos de tomar en cuenta es que no existe coartada alguna en este acontecimien-to responsable y responsivo.. el sujeto es el sujeto de una falta.]. donde al menos sí se articula que el sujeto es una falta en una cadena significante que aporta el otro. soporte de la red de categorías. ya que no se vive en un vacío valorativo o ideológico. lo inducen en 1. el autor es co-partícipe del acontecimiento del ser. ("Autor y personaje" 1985:181) Si con esta frase termina el texto que conocemos en español. p o d r í a m o s d e c i r. Nos queda tocar brevemente ese vacío de la persona (digamos. a partir de elaboraciones posteriores a Bajtin ¿Me atreveré a formular si leemos a Bajtin con la mirada de Lacan. la responsabilidad aquí adquiere proporciones individuales y colectivas. en inglés se incluye un suplemento (1990) donde comienza a elaborar lo que llama arquitectónica (también de origen kantia-no). Y continúa: Su individuación en tanto que hombre es un acto creativo secundario del lector [. la contradic-ción.

desde diversos ángulos y afinamientos y refinamientos posteriores. Podemos diferenciar las diversas etapas en referencia a los modos de articulación de la dialogía y el discurso. como medio del reconocimiento intersubjetivo. Pero además a las nociones de ideologema. del signo como ideológico. y continúa: "Se puede decir. Se inserta en los textos a nivel semiológico y condiciona lo ideológico. central en la teoría discursiva y filosófica de Bajtin. Voloshinov y el propio Bajtin. en tanto que portadora de valores y axiologías. la re-valoración como el cambio de significación. El concepto de ideologe-ma (retomado por Julia Kristeva.93435). de la ideología cotidiana. Lo que queda claro -postulado desde diversos puntos de vista y varios nombres— es que su universo es la palabra. Lo social es siempre un terreno incongruente.distintas épocas y con diversos nombres.989:154). que plantea el status de la ficción y la identidad en el mundo moderno. de la lucha de acentos. Este heterónimo discursivo plantea la importante noción del discurso ajeno y el discurso referido en El marxismo y el lenguaje . esta es una de las responsabilidades éticas que supone el carnaval. de excedente de visión. TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 16 . el autor como ideólogo. opera a manera de enlace entre el texto literario y otras prácticas culturales significantes. de horizonte la insistencia está en la palabra. que relaciona a su vez con los filosofemas de la palabra ajena (en 1992:106). Sugerencia que implica que todo proceso de identifi-cación que nos otorgue una identidad sociosimbólica fija está destinado al fracaso. de la ideología. indicativa de valores y coloraciones ideológicas. cuando se integra y se reconoce en la palabra ajena: "El peso social del hablante es enorme". de la psique. que se ha integrado a la serie de trabajos sobre la teoría de la novela (en 1. la gente habla más acerca de lo que hablan los demás" ("La palabra en la novela" 1. Porque en el terreno de lo social (dialógi-co). El carnaval (y la carnavalización) son el medio de encarnar la imposibilidad última de todo proyecto totalitario-esa ambivalen-cia y antagonismo son su límite inmanente al intentar establecer una sociedad transparente y homogénea. Conviene vincular su heteroglosia.920. la palabra referida y la dialogía a otras formulaciones bajtinianas sobre la re-acentua-ción del signo.las nociones de frontera. Desde el primer periodo textos propios y textos deuteroca-nónicos. Esta asimilación en el mundo interior (signo interior) se marca por medio de la entona-ción. abiertamente que. quien además adoptó de Bajtin el término de intertextualidad) es central: en cuento elemento de intersección entre la heteroglosia de todo texto y sus coordena-das históricas. sino ambivalente: el concepto de carnavalización nos hace tropezar con esta inciden-cia. las fronte-ras. en la vida diaria. los géneros de enunciado. atravesa-do por el antagonismo central — convicción que dicen y repiten Medvedev.934-35 en 1. El suyo es un mundo heteroglósico. todo significado no es solo inestable. El análisis del mundo interno lo induce al estudio del signo. El mismo esfuerzo por pensar el discurso con nudo de voces refractadas adquiere diversas soluciones o planteamientos desde la década de 1. El carácter antagónico inmanente del sistema siempre irrumpe. Revista Pero los elementos más significativos de su filosofía del signo aparecen bajo la la firma de Voloshi-nov en la serie de artículos disputados y los dos libros.989). de comunicación y desencuen-tro. de transparencia y opacidad. tema que retomará el propio Bajtin con su propia firma en el artículo "La palabra en la novela" o "El discurso en la novela" (1.

puesto que la palabra puede ser descentrada (con escapatoria). aleja la re-acentuación (o re-valorización) bajtiniana del concepto más difundido de recepción. ni de evolución histórico. mediante torsiones barrocas. que el sujeto está descen-trado con respecto al individuo. mientras el segundo renueva y genera las obras del pasado en cada presente. significantes flotantes. como he sugerido. enmarca las reflexio-nes bajtinianas. No creo necesario por el momento seguir puntualizando lo que significa el yo en la técnica analítica. En breve: que la organiza-ción muestra que el yo es distinto del yo. El primer proceso silencia el discurso ajeno. Este retomar el riesgo de la palabra ajena. Si todo lo que Freud escribió perseguía el fin de reinstaurar la exacta perspectiva de la excentricidad del sujeto con respecto al yo (74). Ta m p o c o d e u n c a n o n inamovible. que. En este sentido la re-acentuación es estrictamente un acto creacionista: una especie de tachadura del texto reinante. ya que las acciones nunca son desinteresadas. La re-acentuación supone retomar la palabra en su coloquio anterior. sin descanso. en el orden del discurso pensado según una finalidad persuasiva.La historia literaria se concibe como las réplicas de un diálogo. la palabra con escapatoria y la palabra sin coartada nos permiten cerciorar-nos de que el sujeto habla desde otra parte. De tal forma que la lógica de la historia literaria no es la repetición de formas idénticas. sin final ni conclusión aislada. equivale a una metáfora tópica. La palabra referida. Lacan relaciona todo esto con las "ilusiones de la conciencia" -la ideología. No se trata de evolución. ni un gran Otro que ocupe el cielo p l a t ó n i c o. desde reacentuaciones. y devolverle su responsabilidad. que el sujeto no se confunde con el individuo. si bien TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 17 . en el que los enunciados (textos) se relacionan entre sí según la secuencia valorativa (emocional) de una secuencia dialógica. y se funda en la existencia de una naturaleza social. la escritura se concibe como una lectura de aceptación y rechazo del discurso anterior. que lo envía a una posición problemática. que consiste en desplazar y asumir la autoridad del pasado. La palabra conserva toda su responsabi-lidad. autor del Quijote" es de por sí elocuente). De esta manera. Revista Lo simbólico: el nudo borromeo El análisis del discurso -la poética. Comenzaré por sugerir que toda esta elaboración sobre el discurso nos conduce —sin explicitarse—a la noción tan freudiana del sujeto excéntrico . y la historia literaria como la relación mutua de dos procesos —el de canoniza-ción y el de reacentua-ción del signo. con intereses preconcebidos. ni de unas interpretaciones inmutables. Este universo está presente en la obra de Bajtin. Para Lacan (1983:19) esta es una de las grandes innovaciones freudia-nas. Cada texto reformula el sentido profundo de la modernidad. diferimientos. creación de un nuevo texto mediante le lectura. (El cuento de Borges "Pierre Menard. irreductible de la conciencia en relación con el mundo del lenguaje es algo tan importante de comprender en la obra de Bajtin como lo que nos aportó acerca del enunciado y los géneros de discurso. sino en tanto todo ello está relacionado con el universo simbólico. La historia literaria se transforma así en la doble historia individual y colectiva de algo inacabado. sin detenerse. El carácter inasequible. ni un principio teleológi-co.le impone a Bajtin una reorganización del sujeto humano. El yo es así la suma de prejuicios que implica todo saber. sino la de la renovación mediante enunciaciones estilísticamente irrepetibles. la literatura es un fenómeno plurilingüe. donde los sujetos se pasan de unos a otros. y no de repetición de las estructuras anteriores.

I. géneros de discurso. fundadora. enmarca. por las trampas de la palabra. Y entre los elementos estructura-les -sin mencio-narse. mandamientos. como género de enunciado privilegiado. Naturalmente que al formalismo ruso le corresponde el haber privilegiado la literalidad frente al contenido. por una parte. entendida como totalidad del orden humano. facilitaciones. Esta red impone preferencias..983:243). de los textos y del discurso. El orden simbólico es precisamente un orden formal que complementa y/o altera la relación dual de la realidad fáctica externa y la experiencia interna subjetiva (Zizek 1. los juegos. a una teoría del sujeto del discurso. de una exotopía orientada hacia la alteridad. Encontramos en sus elaboraciones. ya que sus reflexiones son pre-freudianas: Bajtin ronda. buscar el valor lingüístico en las relaciones dialógicas. alude.919. Es decir. pero nunca lo formula. genera dos sujetos muy diferentes de lo que era antes de la palabra" (l. indicaciones. (Simbóli-co. Lo importante es que la dirección de la metalingüística le ha impuesto un cambio de valor: la alteridad sígnica.. en tanto que es función de intercambio simbólico entre los seres humanos [. si me dejo llevar por Lacan cuando analiza la ortodoxia valiéndose de Sócrates. si Lacan reividica en la línea de la autonomía de la lengua y la Revista Córdoba/ Nº4 18 TOPOS & SOPORT . en los jeroglíficos de la carnavalización. que nos consitu-tuimos como sujeto a partir del momento en que tomamos la palabra. rodea. la palabra en cuanto estrépito.están esos tres órdenes que después de la lectura de Lacan (1992a. ¿No es esta la semiótica intersubjetiva bajtiniana? Pero algo más (en Bajtin aparece siempre el suplemento. sino a través de la poética. el interés por la cuestión de valor. la palabra vacía. de la palabra plena. Lo que destaca de un extremo a otro desde el principio es la función simbólica.992:44). mediadora.983:38). de la función creadora. pero el factor de la palabra. 1992b) se conocen como S. implica al incons-ciente . Temísto-cles y Pericles. inhibiciones. de la palabra literaria. no como Lévi-Strauss (que le sirve de ejemplo a Lacan) mediante el análisis de las sociedades y sus estructuras de parentesco. Parte siempre de una definición de la palabra.R. Real). Y cito: "Resp-o-n-der lo debido a un acontecimiento signifi-cati-vo.] es hacer la buena in-terpreta-ción" (1. conviene retornar a Lacan y sus precisiones sobre la palabra: "Desde el momento en que la palabra verdadera emerge. tal como es asumida por el sujeto. En la armazón del edificio bajtiniano el objeto de la búsqueda humana se expresa siempre a través del lenguaje. Imaginario. elaborar las concordancias. y de su rechazo al behaviorismo saussuriano y su interés por el enunciado. la intersubjetividad.no incorporado. En este punto. Bajtin llega a este universo simbólico. No otro es el recorrido de Bajtin desde 1. la palabra en cuanto rumor universal. va elaborando su teoría del valor dialógico. Y. camino que lo condujo a la creación de una metalingüística y de una semiótica centrada en el valor (lo axiológico) y la responsabilidad. Lo que Bajtin intenta rodear es. Intentemos. por un lado. en la medida de lo posible. Este universo simbólico está cifrado en la novela. ellos encontraron en su registro lo que la opinión verdadera quiere decir. la novela es para Bajtin (y en esto coincide con Cohen) un depósito de los cambios y transforma-ciones culturales. universo en el interior del cual todo lo humano debe ordenarse. y la excenden-cia de visión): de la crítica de las ciencias humanas (freudismo y formalismo y marxismo). la palabra plena. la búsqueda de la palabra son la naturaleza misma de lo simbóli-co.

R. bajo la rúbrica de Medvedev y Voloshinov. Es definitiva. el sujeto.994). Revista Córdoba/ Nº4 19 TOPOS & SOPORT . Lo que irá adquiriendo relieve es el sentido. la noción de mensaje. es decir. el significante alrededor de cual todo se organiza. La "estética material" (concepto presente ya desde 1. Zizek (1. que lo que el sujeto dice está siempre "en una relación fundamental de un engaño posible" (III 1. punto de almohadillado. su función. y connotaciones transsignificativas. el punto a través del cual el sujeto es "cosido" al significante. moverse en esta dirección supone una orientación hacia la alteridad y la exotopía. una suerte de de totalización en el campo ideológico dado mediante la operación de acolchado. el punto que interpela al individuo a transformarse en sujeto dirigiéndole el llamado de un cierto significante amo. El lenguaje. la autonomía del habla en la práctica analítica (ver Frutos Salvador 1. las ideologías son construcciones dialógicas y sociales en la frontera del contacto de alteridades externas e internas. Todo ello está relacionado con el significante y significado. y siempre existe una situación comunicativa concreta que lo motiva. Para Lacan hay dos formas de estructura: la fides .registro de sus estructuraciones. El esquema es esencial en la experien-cia humana y en las relaciones sociales.928 y 1. que fija su significado (141). Si el signo no es unidad abstracta. "punto de convergen-cia que permite situar retroacti-vamente y prospectivamente todo lo que sucede en ese discurso" (1.992b:57). y no existen ni el uno ni la otra sin proceso de significación. Este punto es un nudo. "el punto de subjeti-vación de la cadena del significante" (Zizek 1992:143). La autonomía del arte se garantiza por su participación en la autonomía de la cultura. en el intercambio. Pero. Lo simbólico es así esa palabra que está en el sujeto sin ser la palabra del sujeto (Lacan 1.992b:259). es decir. la palabra engañosa. Todo ello genera esas formas de hablar a otros. la palabra plena. En Bajtin el camino hacia lo simbólico es muy distinto. A este análisis Lacan lo denomina punto de acolchado. Si lo que distingue una palabra de un registro de lenguaje es hablar a otros (mensaje). "cual si fuesen pequeñas líneas de fuerza formadas en la superficie de una trama". Si el valor lingüístico coincide con el valor dialógico.992) sugiere que fuciona como un "designante rígido". el hecho de que el sujeto reciba la palabra del otro en forma invertida. además su organización va por oposiciones. las propiedades del significante. punto de edredón o punto de cadarzo (en francés point de capiton ). la que se da.. Para Bajtin todo análisis concreto del discurso debe ejercerse con el significante y sus redes dialógicas. en el "terreno compartido" entre el hablante y el oyente. pero también en sus artículos mencionados) es a manera de hipótesis de trabajo de las direcciones de la teoría del arte. propicia todo el entramado lingüístico centrado en la oposición significante/significado (oposición que está en el signo mismo).929.I. al retomar a Freud y afirmar que el inconsciente está estructurado como un lenguaje. la comunicación. punto nodal. Reelabora entonces todo el entramado del lenguaje a partir de estos tres órdenes -S. De lo que se trata es del proceso de interpelación de individuos. la palabra comprometida está fundada en la estructura de la palabra invertida. como el significante que mantiene su identidad a través de todas las variaciones de su significado. y al mismo tiempo. En el acolchado ideológico flotan significantes y la cadena de estos se complementa con algún significante amo que retroactivamente determina el significado.autonomía de la literalidad. La palabra con escapatoria bajtiniana sería justamente lo que para Lacan es la palabra engañosa.992b:38-3). los valores.

Esta dirección nos conduce a perseguir las tres esferas de la palabra: lo simbólico. la ideología es una práctica material. En 1929.992:171). el modo en que los mecanismos discursivos constituyen el campo del significado ideológico. De tal manera que la representación no es ni objetiva ni subjetiva. en definitiva. Para Bajtin. la ideología es también discurso materializado. este funciona como discurso. Este sería el discurso de lo dado en la cultura. En definitiva. se transforma en un campo unificado mediante la intervención de ciertos "puntos nodales" o puntos de acolchado. ¿No es esa la palabra con escapatoria que Bajtin analiza magistralmente en los textos literarios? Si el arte (y en este punto remito directamente a la La filosofía del acto ético y su red de asociaciones culturales y simbólicas) es la creación de un sujeto que asume un nuevo orden de relación simbólica con el mundo.992b:83). El material signifi-cante es lo simbólico. lo imaginario por la significación. Este acto de otorgarle significación simbólica al objeto material es lo que Georg Simmel describe como formación de valores. El discurso concreto es el lenguaje real.994:14-15). representado por el significante. todo lo que el sujeto no crea. Parece evidente que después de lo que se ha dado en llamar el "giro lingüístico" del pensamiento contemporáneo. para ambos (y. Y precisa: "La comunicación es aquel medio en el que un fenómeno ideológico cobra por primera vez su ser específico. porque está ligada estrictamente a lo que interesa (Lacan 1. Sin embargo (y aquí entra el gran Pero). Podríamos concluir que. y a partir de allí se forma el discurso concreto. para Lacan la materializa-ción de la ideología es un engaño. una mentira. colores. Pero la incógnita en la alteridad del Otro caracteriza esencialmente la relación de palabra. tiene a su disposición el conjunto del material de la lengua. en cambio. y por otra parte. que le proporciona el observador al mundo material. naturalmen-te no son los únicos).928 en 1. y por tanto. ahora bajo la palabra referida de Voloshinov (en 1. los signos y los objetos.". del orden de lo imaginario. la noción de comunicación: hacer hablar al otro en cuanto tal. Cuando el sujeto habla. en la combinación de volúmenes. en Lacan. son las palabras que adquirieron peso particular para el sujeto (lo que Bajtin/Medvedev denominan ideología cotidiana ). aún más. cuerpos vivientes. Así pues.992) subraya en su crítica a Saussure que existe una interdependencia entre las ideas. etc. El discurso común. en el sonido. En este punto se impone un corte. es una especie de suplemento subjetivo. el modo en que una red de significan-tes nos sostiene (Zizek 1. en la comunica-ción. solo con el Otro existe lo simbólico. el dominio de los signos es ideológico. se hace necesario ligarlo a la repartición triple de lo simbólico. Lacan articula las diferencias e imbricaciones con esmero. líneas. la ideología encubre intereses personales. evanescente. lo imaginario y lo real.992b:95). Indudablemente. El sujeto dispone de todo un material signifi-cante y lo utiliza para hacer que las significaciones pasen a lo real. Esta es. los registros de lo simbólico y lo imaginario se encuentran en los términos del significante y el significado. y la significación. y lo real que es el discurso realmente pronunciado en su dimensión diacrónica (Lacan 1. en el gesto. todo producto ideológico es accesible "en la palabra. el otro siempre trata de engañar.la fundante de la posición de ambos sujetos. es un Revista Córdoba/ Nº4 20 TOPOS & SOPORT . su carácter sígnico" (1. La ideología habita el mundo de la representación. El modo en que la serie de significantes flotantes se totaliza. el fingimiento o revés de la fides .

que convierte su proyecto en una modalidad futura del presente vivo. pertenece a una experiencia abierta al porvenir.996:152) Se debe concluir que el signifi-cado que se le otorga a las palabras es ideológico. En efecto que existe una utopía en el pensamiento bajtiniano. ya que todo es objeto de intercambio social. que plantean en principio y en primer lugar. La cultura es así medio ideológi-co. pero infinita. todos estos enunciados permiten construir TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 21 . y la heteroglosia nos dibujan que lo social es siempre incongruente. El lazo entre el materialismo y la ontología aparece en la postura cuestionadora y la afirmación emancipatoria (casi mesiánica) de su análisis de Rabelais. de práctica. como respuesta a un signo. de determinaciones metafísicoreligiosas (aunque esté anclado en ellas). y no renunciamos y reducimos sus metáforas teóricas a hipótesis idealistas. el carnaval (y la carnavalización). Como metáfora teórica. es cada vez más visible su papel fundamental en la crítica textual. atravesa-do por un antagonismo central. si sabemos adaptarla a condiciones nuevas. En este acontecimiento desapare-ce en luchas y antagonis-mos la noción paulina de la sociedad como todo orgánico. cada uno de los cuales contribuye al todo de acuerdo con su función (metáfora cara al pensamiento político humanista). de organización. En el carnaval se producen acontecimientos.919. Se observará que lo ideológico es fundamental para Bajtin ya esta época. y lo dialógico mismo entraña lucha. una crítica radical. Este texto "moderno". Hasta aquí Bajtin. que liga indisolu-blemente a la carnavali-zación en general. con su capacidad de ambivalen-cia y de antagonismo. No es necesario forzar las relaciones para establecer lazos con "lo dado" y "lo creado" (conceptos tan resbaladizos) de Bajtin. Lo ideológico en tanto cultura está presente en sus magistrales análisis lite-rarios. ni las formas de discurso y de representación que analiza en la novela. Dicho de otra manera. que está abierta a su propia transformación. la realidad material concreta y la compren-sión de un producto ideológico presuponen vínculos sociales. De tal manera que todo proceso de identificación que nos confiera una identidad sociosimbólica fija está en definitiva abocado al fracaso. como lo monológico es necesaria contrapartida a lo dialógico. una cierta experien-cia de la promesa que se puede intentar liberar de toda dogmática e. y la representación equivale a este tercer término. Eso "indecible" -la ética. Su determinado concepto de lo democrático. a su re-evaluación. polémica. Podríamos decir que la noción de fantasía social es necesaria contrapartida al concepto de antagonismo. nuevas formas de acción. y de la ética responsable que se perfila desde 1919. incluso. La realidad. La carnavaliza-ción es un espíritu y un estilo. como cuerpo social del cual las diferentes clases funcionan como miembros. Revista Esta parece ser la crítica bajtiniana fecunda. ni establecer nexos entre la palabra plena lacaniana y la palabra sin coartada ni escapatoria que persigue Bajtin desde 1. Si el signo es ideológico. nos revela que la sociedad siempre está atravesa-da por una escisión antagónica que no se puede integrar al orden simbólico (diría el lacanismo). nos debiera implicar en el desarrollo de una estrategia compleja que habría que re-evaluar continua-mente.tercer término donde ambos polos de la dicotomía se encuentran (en este punto le doy la razón a Hawkes 1. pero se trata de volver a poner en cuestión el concepto mismo de dicho ideal. estructurado en torno a una imposibili-dad constitutiva. es una teleología y un mesianismo.

Esa palabra de reconocimiento es siempre un más allá del lenguaje -dice Lacan-. pero se centra en el lenguaje (lo que llamó en La palabra en la novela "lenguajes sociales".992b:1-16). que en su interés por la formaliza-ción y la estructura del lenguaje. sujeto y discurso en Lacan. contorsiones (de las marionetas presas del juego. Porque el discurso incluye actos. por cierto. incluso si es mentira. gestiones. como componentes mutuamente consustanciales. alude muy directamente al sujeto que hace que su mensaje lo lleve otro (1. Al partir del signo como elemento primordial del sistema lingüístico. Este plano del otro como minúscula (forma de alienación en que el ego habla por intermedio del alter ego) permite situar formas de la palabra referida. la que "atañe en el sujeto al significante y al significado" (1. tanto Lacan cuanto Bajtin están preocupados por el otro y el Otro -aquello ante lo cual el sujeto se hace reconocer. El problema se puede formular de otra forma. Ningún lector de Bajtin dejará de reconocer a ese Otro irreductible en "el tercero" (y. Toda palabra. el punto de acolchado representa. habla alguien que está detrás. que nos conduce a los textos apócrifos que ya he mencionado.992b:117). y el de los nombres en Bajtin. El Otro en juego. sobre Revista Córdoba/ Nº4 22 TOPOS & SOPORT . al que se apunta "más allá de lo conocido". para Lacan). Sin extenderme más en la paráfrasis y síntesis de la relación entre palabra. y la estructura del ser que habla en el sujeto. una de las formas de palabra verdadera. La palabra plena es. en este marco querría re-situar el problema de la palabra referida . todo lo que hay de retórica en nuestra conducta. llevados por tareas distintas. Lacan afirma que no hay propiedad simbólica . ambos imbrican al discurso consciente. en Lacan. es decir. Justamente. y lo importante es saber cuál es la función de ese personaje. Cuando Lacan alude a ese Otro que habla desde el incons-ciente (y evidente-mente al mencionar aquí el inconsciente dejo de lado todo la interpreta-ción lacaniana referente a la clínica). y condiciona todo discurso que va a seguir. recusarla o confirmarla. Ese absoluto irreductible de "cuya existencia como sujeto depende el valor mismo de la palabra en la que se hacen reconocer". por distintas vías y distintas conceptualiza-ciones. me parece evidente que las formas de palabra en la novela o discurso en la novela que Bajtin desarrolla para analizar la polifonía y la dialogía en Dostoievski parten de conceptualizaciones afines. Comencé por decir que el trabajo teórico de Bajtin es el sistema simbólico. detenta el lugar del gran Otro (Zizek 1992:145). no existe (1. Cuando una marioneta habla. Bajtin parte de esas pautas. La estructura que aquí nos importa es que. Pero algo más. está más allá del sujeto mismo—es la estructura de la alusión. la semiótica lacaniana es también triádica): el que comprende en el futuro. Lo indirecto (palabra indirecta) revela la verdad—no olvidemos que para Freud la verdad se dice en la equivocación. el nexo entre significante y significado es necesario (remito a Benveniste 1971b:145). con objetivos distintos. Dentro de este registro. es palabra no distorsionada. se sostiene por un discurso. o en la mentira. en término de mensaje y del sujeto que habla. de tal forma que el plagiarismo (por ejemplo). De hecho. Primero. en palabras de Lacan (1992b:79)-. la concepción del signo que propuso Saussure es fundamental.retroactivamen-te el marco significante que confiere el lugar y significado simbólicos.992b:65). que lleva a negarla. Pero conviene antes algunas precisiones. como necesidad dialéctica de los valores en constante oposición. refutarla. si bien rechaza el saussurismo ni emplea la oposición en torno al significante y al significado (centrales para definir lo simbólico).

aunque por distintos motivos. que Lacan desarrolla y traduce. Ese "sublime" (para Kant) y "sublimación" para Lacan mediante el cual elevamos un objeto a la dignidad de la Cosa ( das Ding ). la tarea ha sido perseguir las redes de la palabra.985:121). pero. es en Bajtin "responsividad" y la imposibilidad de la coartada. y al creador (analista). Etica y estética.este punto. La idea de un "mal original" inscrito en en el carácter atemporal del sujeto. ligadas a la ideología (el mundo de los intereses). de las manipulacio-nes de la conciencia. de su actividad práctica -de la ética.ha articulado este límite purificándolo de todo interés patológico. mientras lo que dice. es decir. La ley moral es obscena porque nos impulsa a obedecer su mandato. Recorriendo la diagonal del campo.es Revista Córdoba/ Nº4 23 TOPOS & SOPORT . La insistencia está en los mecanismos fundamentales de la ideología en uno y en el otro. al deseo del Otro más allá de la fantasía. es el significante. Finalmen-te. y en el metonímico-sintáctico es un conjunto de operacio-nes. en el lado del efecto de sociedad se concretan en comportamientos y del lado del efecto de lenguaje se concretan en discursos (Ibáñez 1. Se trata. y en sus configuraciones. Para Lacan una de las consecuen-cias de la revolución kantiana en el terreno de la razón práctica es que el mal adquirió un estatuto propiamente ético Kant. es decir. y recordemos sus palabras. se trata de un problema de interpretación : la interpretación y la elaboración la hace lector para Bajtin. No parece apoyarse en la oposición entre significante/-significa-do. en términos bajtinia-nos. y que conduce a Kant: "el límite topológico que distingue el fenómeno moral".y se completa con Sade (Lacan "Kant con Sade" 1966). Parece indiscutible que Lacan amplía estos conceptos saussu-ria-nos: el significado es lo que el sujeto quiere decir. "el juicio moral como tal" (375). Y dicho con otras palabras: "ceder en su deseo" acompaña siempre el destino del sujeto. En lo imposible se reconoce la topología de nuestro deseo. En ambos. Kant -añade. y el análisis de las ideologías que sostienen el orden social y lo fundan. Si en el dominio metafóri-cosemántico la ideología es un conjunto de marcas. Dicho de otra manera (y retomando el comienzo): la formulación concreta que en La crítica del juicio kantiana (fijación de sus límites) se traduce en una obligación ética determinada con la estructura de un juicio estético. además. Bubnova 1979). naturalmente. lo hacen por motivos diferentes. y cómo estos deben analizarse en el proceso de producción de sentido. pues la ética del psicoanálisis -según Lacanes "no ceder al propio deseo". no hay retorno (Lacan 1991:382). tal vez sin querer. He procurado no excederme al interpretar. social y discursiva de la lengua. Y como resultado hemos releído de otra manera. y franqueado este límite. el analizante para Lacan. El problema en ambos es la no transparencia del lenguaje. tanto Lacan cuanto Bajtin re-acentúan a Kant en el punto de la ética. si bien ambos se separan del imperativo kantiano. la existencia concreta. "la conciencia es ideológica". pues el imperati-vo moral kantiano encubre el obsceno mandato superyoico del goce. La mediación entre ambos discursos viene a través del imperativo ético kantiano. Ética que se hace evidente mediante el rodeo singular de la poesía cortesana medieval. formulando al mismo tiempo una hipótesis leyendo a Bajtin a través de Lacan y a Lacan a través de Bajtin. le queda la responsabilidad del acto. llegando ahora a establecer las relaciones entre ética y estética que abordan ambos. pero la dialéctica de los valores en oposición es punto nodal para situar retroactivamente y prospectivamente todo lo que sucede en el discurso.

si seguimos a Revista Córdoba/ Nº4 24 TOPOS & SOPORT . Conviene recordar aquí a Duns Scoto que escribió que la Escritura es un texto que encierra infinitos sentidos que puede ser comparado con el plumaje tornasolado del pavo real. Pero sabemos que lo propio de las verdades es no mostrarse nunca completas -son unos sólidos de una opacidad pérfida-. No podemos resistir estable-cer un hilo entre esta resurrección de lo muertos bajtiniana. Podríamos entonces. Todo el problema radica en percatarnos de la relación que liga a ese objeto. Pero esta ética de responsabilidad. no ceder ese tesoro. Leer dialógicamente -si seguimos las indicaciones que están implícitas en su propio acto. no finaliza. ese signo compartido. ¿ Q u é significa entonces interpretar. y aprender a ser como Tiresias. en que cada pregunta comienza a funcionar como su propia respuesta. en una meta final que guía su curso desde el comienzo m i s m o . relación privilegiada que nos conduce una vez más sobre ese manejo de verdad (y de mentiras) en el que nosotros nos vemos y que se inscribe en los textos. todo se registra en alguna parte. la palabra.e s d e c i r. Según Lacan. dicho de otra manera: la concepción filosófica y poética de Bajtin conduce a la convicción de que solo a través de lo social (la sociedad. con aquella otra perspec-tiva sobre el "Juicio Final" como ajuste final de cuentas de la cual nos habla Lacan en su seminario La ética del psicoaná-lisis (1960 en 1991:351). en tanto el otro del texto puede respon-dernos. No ceder ante la seducción de las palabras y de la interpretación. No otra es la verdadera fibra del edificio bajtiniano y el resplan-dor de la palabra en su forma nueva: lo contingente y la ética responsa-ble. el sujeto es el sujeto de una pregunta? La posición más clara está en su concepción ética: el sujeto es una respuesta responsable a la pregunta del Otro.un mandato imposible que no toma en cuenta los límites que nos impone la realidad. La lectura dialógica se sitúa en esta demanda. Esta renuncia produce un cierto plus-de-goce (el "Goza" sadeano). Si en La ética del psicoanálisis Lacan nos indica que la ideología del evolucionismo implica la creencia en un bien supremo. Dante sin ir más lejos. y aun la vuelta del p r e s t i d i g i t a d o r. el vacío de una pregunta no respondida o irresuelta.para Bajtin siempre hay movimiento retroactivo. recibirá su propio lugar de sentido. que en el momento del ajuste final.que serán enriquecidos por cada generación de lectores. O. mujer y hombre/ hombre y mujer para escuchar ese canto de la literatura que puede emanar tal encantamiento que rivalice con la palabra divina. Cada palabra sin coartada es una torsión.se relaciona con la interrogación dirigida al texto sobre lo que puede darnos. pues la meta final no está inscrita en el comienzo. y después de tan prolija descrip-ción. Para Bajtin las cosas (las palabras) reciben su significado después. u n a t e l e o l o g í a oculta. la colectividad) puede llegar a realizarse la misión ideal de la autoconciencia ética del ser humano. no hay puro gasto o pura pérdida. empleando discurso lacaniano. como una huella. Es decir. este acto ético y palabra sin coartada. lo que tiene para respondernos. Porque los textos tienen múltiples lecturas esta idea es característica de la Edad Media. Muy otra es la interpretación bajtiniana (quizá más cercana a la idea de materialismo creacio-nista de Benjamin). Hay que darles la vuelta. pues no hay nada muerto de una manera absoluta: "cada sentido tendrá su fiesta de resurrec-ción" (1985:393). objeto indefinible y precioso que desencadena el deseo. ¿Será entonces que para Bajtin. sostener que Bajtin nos invita a "no ceder ante el deseo". He aquí su herencia y subversión kantiana. no se da sin antagonismo. antago-nismo que es siempre una especie de apertura.

a ponernos en movimien-to. a las funciones proféticas. de forma que no nos quedemos encerrados y nos ahoguemos "en la prisión de comprensio-nes estereotipadas". Bajtin. Para ello hemos de observar fascinación por la opacidad del lenguaje poético.Bajtin también con instrumentos lacanianos? Ante todo relacionar el acto de la escritura con la responsabilidad ética. El secreto del impacto estético no solo está en captar la perfección de la forma. sobre todo. y el acto ético . como dice Lacan "los itinera-rios e s t a b l e c i . nos invita a que contribuya-mos a plantear las preguntas sobre los puntos débiles. su objeto.d o s " . En otros términos. asaz. Borges nos dice: "estamos hechos para el arte. Sugería que la interpretación que persigo—en esa excentricidad ante el saber que corresponde a la mujer—nos hace percatarnos que los textos se desenvuelven para ser oídos por otros. las cuarteaduras que forman grietas. aun si uno no sabe que está ahí. que el análisis describe. Se descubre que el texto y el tiempo son permeables a la acción de la palabra. Nos induce a entender que solo los que estén Revista Córdoba/ Nº4 25 TOPOS & SOPORT . La interpretación que nos dibuja Bajtin en el acto ético (y no menos en los Borradores ) ha de sumergirnos en la tarea del pensar en todo su despliegue.que constituye el orden de lo comúnmente aceptado. es decir. Leemos entonces cosas muy singulares: que la obra de arte pone en obra la verdad. Lo que introduce entonces el problema abierto para nosotros: si la palabra sostiene ¿por qué vías podrá escuchársela? La interpretación es a l g o e n a c t o . h a y a l g o c r e a d o r. que no se puede agotar la realidad ni el conjunto de los problemas. estamos hechos para la poesía o posiblemente estamos hechos para el olvido".m o d e repetición que seguimos llamando interpretación. es imposible eliminar en la relación lectora el alguien a quien el creador habla. cuál es su materia. fascinacio-nes y fabricaciones. Es ir lejos. Señalemos de qué se trata: la interpretación no es un proceso espontáneo. con la conciencia de que no es posible. Creo que las siguientes palabras de Borges nos permiten distinguir el acto de lectura que en vano intento p r e c i s a r. Fuente de ficciones. que nos induce a tomar seriamente el mal y afrontar su enigma. No dejemos nunca de lado el "oído" -el escuchar-. o. para ese otro que está ahí. nos invita a destruir lo que es evidente y lo que es universal. Muy pronto es ligado con lo más esencial de la presencia del pasado. en conjunción con los textos más conocidos. qué se define y para quién? Si no se responde a esto es porque estamos muy lejos de la interpretación. nos obliga a preguntarnos: ¿cuál es la naturaleza de esa ficción. Tampoco he de repetir que la lectura responsable ha de implícita-mente poner en tela de juicio el fondo de creencia -ideología cotidiana. y leído a la luz de los Borradores . ni tampoco en la satisfacción que tal perfección propor-ciona. como escribe Bajtin en Estética de la creación verbal . sino que nos impide la función de legisladores. Ta m p o c o r e p e t i r é cómo intencionadamente hemos de establecer siempre conexiones que induzcan al lector a percibir al mismo tiempo todos los elementos del plano general. no por la pretensión de decir lo que va a suceder. sin saber bien dónde estaremos.de que el ser humano se constituye como dialéctica del cuerpo y de la palabra. las líneas de fuerza. Este acercamiento que describo nos induce a rechazar la ética de sentido común y. y esa noción fundamental -tal vez la mayor aportación de Bajtin a la crítica y teoría literarias y a la filosofía del lenguaje. estamos hechos para la memoria. y e s e a u t o m a t i s . sino en el encuentro con una palabra que nos permite captar la contin-gencia.

podrán responder. 2! Revista Córdoba/ Nº4 26 TOPOS & SOPORT .preparados para correr el riesgo.

filosofía de la novela". Sebastian. Ana María Nethol. Estética de la creación verbal (1979). Kriukova y Vicente Cazcarra. Grayling. 4 (1984):29-44. Per una filosofia dell’acto . Madrid: Alianza Universidad. (Valentin N. Anthropos . Gimate-Welsh. Indianapolis: Indiana University Press. Iris M. México:Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Zavala. Argentina) 4-5 (1995):9-16. ed. Londres:Routledge. Escritos. V. 1992. "El espacio de Mijail Bájtin: filosofía del lenguaje. Semiótica de la cultura. El método formal en los estudios litera-rios . 1994. Bubnova. 1971:137-146. Helen a S. M. Liapnunov y M. Jesús . trad. Texas:U-niversity of Texas Press. Revista Córdoba/ Nº4 27 TOPOS & SOPORT . "¿Cómo no hablar y otros textos?" 13 (1989):42-61. Istituto Italiano per gli studi filosofici. 1993:173-184. A Guide Through the Subject . Gardner. Napoli. Buenos Aires:Siglo XXI. 1993. ed. Emile . Tatiana Bubnova. trad. Clark. Jacques . Pensatori russi del novecento. Presupuestos teóricos para una posible tipología del discurso". México:Siglo XXI. Tatiana Bubnova. Tatiana Bubnova. Frutos Salvador.REFERENCIA BIBLIGRAFICA Bajtin. 1985 (2ª ed. Discurso. Tatiana Bubnova. 1996. trad. "El principio ético como fundamento del dialogismo de Mijail Bajtín". "Saussure. Problemas de la poética de Dostoievski (1929. trad. en:Giovanni Mastroianni. ed. Holquist. "En este momento mismo en este trabajo heme aquí" (1980). En Ferdinand de Saussure . Madrid: Siglo XXI. 1986. ed. 1976. Angel . ed. Languages of Art . Harvard Univer-sity Press. Cuadernos de teoría y análisis 1. Teoría y estética de la novela . Tatiana . "Los géneros discursivos en Mijail Bajtín. 103-164. Mijail Toward a Philosophy of the Deed (1924). comp. Mikhail Bakhtin . N . 1994. . 1977. NRFH XXIX (1979):87-114.).Medvedev. Ibañez. trad. Ideology . La Palabra (Tunja. Voloshinov). Bajtin/Pavel N. Oxford University Press. Michael Holquist y Vadim Liapunov. En Adrián S. pról. Paris:Seuil. Goodman. Los Escritos de Jacques Lacan . Amalia Rodríguez Monroy. Jacques Derrida. Suplementos. y notas Vadim Liapunov. trad. 1990. "Aesthetics". Derrida. 1995:583:627. 1971:105120. en Nethol. Art and Answerability: Early Philosophical Works (1920-1924). "Naturaleza del signo lingüístico". 1989. Hawkes. Perspectivas de investig-ción social . Philosophy. Del algoritmo al sujeto. 1963 y 1979). Madrid:Si-glo XXI. Madrid:Taurus. México: Fondo de Cultura Económi-ca. Lucien . El marxismo y la filosofía del lenguaje . Dällenback. C. 1993. Vadim Liapunov. David . pról. En A. 1984. trad. Madrid: Alianza. "El lugar de loa filosofía del acto ético en la filosofía de Bajtin". Benveniste. 1985. Le récit spéculaire:essai sur la mise en abyme . Katerina y Michael Holquist . medio siglo después". Texas:University of Texas Press.

Barcelona: Montesinos. M. 1991. Amalia . 1993. 1995:13-26. Stein. Slavoj . José Romera Casti-llo. Madrid:Visor. Las psicosis (1981). Tzvetan. "An Other Word:Language and Ethics of Social Interaction in Bakhtin.). coord. 1992. Mario GarcíaPage. Tra semiotica e letteratura.Lacan. Voloshinov (1929). El marxismo y la filosofía del lenguaje 11-23. En Kant: de la Crítica a la filosofía de la religión . La posmodernidad y Mijail Bajtin. Revista Córdoba/ Nº4 28 TOPOS & SOPORT . 1994:125-160. Mario García-Page. Gertrude . Argentina:Paidós. N. Francisco Gutiérrez Carbajo eds. Todorov. 1992a (5ta.). Dulce María Granja Castro. "Kant y el sueño de la razón". "Escuchar a Bajtin". Augusto . Selected Writings of Gertrude Stein . (coord. El sublime objeto de la ideología (1989). 1972. Bajtin y Vigotski: la organización de la conciencia.)." Dedalus. 1996:149-222. José Romera Castillo. Madrid:Espasa Calpe. 1996. 1995b:127140. Prólogo. Ponzio.Argentina: Paidós. En Bajtin y sus apócrifos . ed. Paris:Seuil. Javier . Barcelona:Anthropos/Universidad Autónoma Metropolitana. 1991 (3ra. Escuchar a Bajtin . 1991. suivi de Ecrits du Cercle de Bakhtine . Zavala. Zavala. Barcelona: Anthropos. El Yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica (1978). "Bajtin y Freud:la cuestión del inconsciente". Milán:Bompaiani. La ética del psicoanálisis (1986). Adriana y Guillermo Blanck . "Bajtin y el deseo del Otro:lenguaje. Madrid:Visor. Una poética dialógica . Freud and Lacan. En Bajtín y la literatura . Siglo XXI. Barcelona:Anthropos. En Bajtin y la Literatura. Introduzione a Michail Bachtin . Le principe dialogique. Jacques . Iris M. Francisco Gutiérrez Carbajo eds. I. coord. México. Bajtin y sus apócrifos. Silvestri. 1992b. cultura y el espacio de la ética". Muguerza. Argentina:Paidós. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoaná-lisis (1973). Rodríguez Monroy. 1983. Zizek. Barcelona-:Anthropos/Edito-rial de la Universidad de Puerto Rico. Revista Portuguesa de Literatura Comparada 5 (1995a):23-42. Mikhaïl Bakhtine. Argentina:Paidós. 1996. 1981. V. Nueva York: Vintage. Actas del IV Seminario Internacional del Instituto de semiótica Literaria y Teatral .

1996 ha realizado importan -tes y agudas aportaciones en este sentido. naturalmente. El texto aclara de manera oblicua muchos de los problemas en torno a los textos en discusión. 992. 1 Una versión ligeramente distinta de esta sección apareció en El Bajtin apócrifo y en Escuchar a Bajtin. 1 Revista Respecto a esta interpretación del Juicio Final en Lacan. 1 Sobre este punto Zizek 1. 1 No quiero repetir en estas páginas lo que ya he expuesto en Zavala 1. 1. 1 El artículo-entrevista lo ha proporcionado Tatiana Buvnova. Sí quiero subrayar que en estos trabajos propuse el término de "texto único" al intentar establecer la relación entre los textos en disputa y los firmados por el propio Bajtin. 1. apártandome de ellas. en el transcurso del tiempo Bajtin va afinando su pensamiento teórico y filosófi-co. 992:192. 1 Rodríguez Monroy 1. 996. si bien. en lo que se refiere a una línea de pensamiento crítico. 995a. remito. a las sugerentes páginas de Zizek 1992:189-190. 995b. 991. que lo ha traducido. y mi prólogo a Voloshinov 1. Véase Zavala coord. TOPOS & SOPORT Córdoba/ Nº4 29 .NOTAS: Aquí me guío por García Baró y Laureano Luna y sus aportaciones al Seminario citado.