Hipótesis para un suicido Nociones Básicas para entender al suicida TRISTEZA La tristeza es un sentimiento que surge de un hecho o un recuerdo

, que NO perdura en el tiempo. Es decir, que dura poco. El momento de mayor tristeza es cuando uno apenas se entera (o recuerda) y va decreciendo en mayor o menor medida con el paso de las horas, días, semanas, etc. Hay excepciones como los velatorios que (innecesariamente) convierten al momento en el que estas parado al lado de tu amigo o familiar, en el pico de tristeza; este sentimiento empieza a decrecer a medida que nos vamos alejando del cajón abierto y acercándonos a lugares más cotidianos y menos traumáticos. DEPRIMIDO “Deprimido” es un estado de tristeza que se sostiene en el tiempo. Esta tristeza sostenida genera una serie de sensaciones que se alejan mucho del simple llanto y/o puchero. A este conjunto de sensaciones (presión el pecho, Sentimientos de culpa, Pérdida de placer, Falta de ganas para tareas cotidianas, Falta de motivación, Descenso de la actividad intelectual, Ansiedad Trastornos del humor, inestabilidad emocional, impulsividad) se las conoce como: Tristeza Sotenida. Tristeza Sostenida = Angustia. DEPRESIÓN Ahora bien, la depresión es cultivar esta angustia, amasarla, darle calor, cobijo, un hábitat donde pueda estallar en su máxima expresión, para así poder llegar a lo que estamos buscando: El Suicidio. A modo de introducción. El suicidio es algo que logramos cuando la Angustia y el Desesperanza le ganan al Miedo y el Amor propio. Muchos psiquiatras te van a decir que el miedo es parte de la angustia pero ¿Qué saben ellos? Si supieran tanto no habría tanto depresivo medicado que sigue siendo depresivo salvo que no se suicida porque ahora tiene una razón para vivir: pagarle la renta al psiquiatra comprando las pastillas que le receta. No es que quiera desalentar a los pacientes psiquiátricos ni empujar a nadie al suicidio (ya que si lo hiciera no sería suicidio, seria Homicidio y hasta en suicidarse habrían fracasado) pero si alentar a los neuróticos patológicos a ser más neuróticos y menos nenas lloronas que quieren quitarse la vida porque no resuelven los putos problemas que tienen con su madre

( NdeA: aclaro esto último simplemente para si algún pelotudo se quita la vida por que leyó esto y entendió todo como el culo yo no termine preso. Aclaro esto último porque esto se trata de mi y de nadie más) Ahora bien, suicidarse es ilegal, si sos re rebelde y vas en contra de las reglas y queres demostrarlo tirándote debajo de un tren y encima joderle la vida a todas las personas que estaban yendo a laburar porque querías cerrar con un mensaje anticapitalista: Go For It!. No digo que aplaudo esa iniciativa, de hecho no aplaudo iniciativas de ningún tipo… pero sí me parece creativo. Oscuro, triste y terriblemente incomodo para los que están en el tren, pero creativo. Volvamos: A veces forjamos nuestra personalidad alrededor de ideas equivocadas que tenemos sobre nosotros mismos. Para que se entienda, ponele que de chico todos en tu familia despreciaban lo que hacías, le mostrabas los dibujitos del jardín a tu mamá y te decía:

-¿Que mierda es esto? - Una casa - ¡Qué va a ser una casa eso! ¿Nunca viste una casa vos? ¿Dónde vivís, en un termo? ¿Por qué no salis a la puerta y miras lo que es una casa así no seguís dibujando esas mierdas que no se entienden? Seguramente forjes tu personalidad alrededor de la idea de que sos un: Inservible. Si creces y tu papá te vive mostrando la pija, te sostiene la tuya mientras meas, tu mamá te muestra el culo y te pregunta: “¿Te gusta?”, lógico creces pensando que cada vez que te calienta una mina te queres coger a tu vieja y cuando te cae bien un tipo que le queres chupar la pija. Porque automáticamente tu cerebro de mierda asocia una cosa con la otra porque te contaminaron la sien desde chico. ¡OJO! Es bueno ser autocritico: a veces simplemente sos un inservible. El tema es que toda esta personalidad que se arma sobre una base errónea de nosotros mismos, genera problemitas a la hora de conseguir lo que queremos. Entonces ¿Qué pasa? Nos angustiamos y caemos en depresiones de mierda. Lo importante de esta historia, es que el tipo se quería suicidar, y lo logró de la manera menos pensada. Capitulo I: Las pastillas Si, la lógica es que me tomo 20, 30…60 antidepresivos con Vodka y me muero. Esa es la teoría. ¿de dónde mierda saco 60 antidepresivos? O Ansiolíticos… ¿Cuánto me tengo que tomar? Ponele que voy al psiquiatra para conseguirlos, antes de tomarme 60 me la juego y hago el tratamiento. No, no tengo guita para un tratamiento. Me cierra la guita para una sesión y las pastillas. ¿y si el

hijo de puta me da unas muestras gratis? No solo no me alcanzan para matarme, sino que pedí la guita para la próxima sesión donde de seguro me iba a dar las recetas… o más muestras gratis ¿Cuántas sesiones necesito para obtener una cantidad de muestras gratis para quitarme la vida? ¿y si hago el tratamiento y me vuelvo una persona feliz? Yo me conozco, me voy a estar torturando toda la puta vida que no tengo poder de decisión ni para matarme. Una voz adentro me va a decir “¿ Que importa? Si ahora sos Feliz” pero va a ser todo una mentira por que va a ser una felicidad que se erige otra vez sobre la base del cambio, de la no constancia, de no sostener mis decisiones: ¡ME VOY A MATAR! ¡CON O SIN ANTEDEPRESIVOS! Porque la gente se sucida tomando “pastillas”. Nunca te dicen si eran ansiolíticos, antidepresivos… Halls. No te lo dicen para no “educar” al suicida. Por ahí hay un horrible secreto suicida detrás de un atracón de Tic-Tac o Mentholiptus y no aclaran porque son de venta libre. Lo bueno de ser hipocondríaco es el botiquín o como mierda se llame todo el conjunto de fármacos y apósitos descartables que se refugian detrás del mi espejo de baño. ¿Aspirinetas? ¿ Por qué mierda tengo aspirinetas? No tengo 5 años ni problemas cardíacos… Aspirinetas y curitas para

ser hipocondríaco tengo el botiquín de un puto secuestrador de niños. ¿Cuantas aspirinetas tendré que tomar para morir? Si no está en Google no existe.

Quiero pero no puedo Soy escritor. En la repartición de oficios fui cruelmente estafado. Diós, Budda, Morgan Freeman… alguno de esos me cagó. Soy un depresivo, hipocondríaco; tengo trastornos obsesivos

compulsivos, narcisismo intelectual, una fuerte propensión al ostracismo y una necesidad (inllenable) de reconocimiento; y soy un suicida… novato. De todas maneras no es es lo que quiero pero no puedo: Tengo la idea, tengo los recursos, tengo los medios, tengo el conocimiento, tengo las palabras y el deseo de escribir; pero no puedo. Ilustración:

Mentira; así es como quiero que me vean. La verdad es otra.

Mentira; así es como me gustaría verme. La verdad es más cotidiana y más triste:

Miro “Volver” en posición Fetal. Y siempre, pero siempre que estoy en el pico máximo de angustia, cuando ya me decidí a matarme (OK, me faltan los recursos pero la decisión ya está)… aparece Palito Ortega en una de esas películas de mierda que filmaban en el tigre con Susana Gimenez medio en tetas, cantando “La Felicidad”.

Claramente ese tema lo escribió mucho antes de que nazca Emanuel. Cuando logro, por la razón que fuere, estar feliz aunque sea por un instante entre la publicidad que promociona a Silvio Soldán y el “ya regresamos con tu programación favorita”: me empieza a picar algún lunar. Tengo muchos lunares. Algunos negros, otros rojos, otros al raz de la piel tipo manchita, otro tipo verruga mala onda, otros chatitos y marrones y otros negros verrugosos con algún pelo desubicado que se asoma obscenamente; cuando estoy feliz: alguno me pica. Automaticamente pienso: melanoma. Capitulo 2: Soy hipocondríaco.

Pensé que podía ser hipertenso; que me latían las venas de las cabeza y al ser hipertenso podía tener una embolia en cualquier momento, que tenía taquicardia y se me estaba durmiendo el brazo izquierdo. Pero quizás no se me estaba durmiendo el brazo izquierdo producto de un infarto causado por la taquicardia, sino que bien podía ser que a causa de un tumor alojado en el cerebro que a la misma vez era el que estaba causando la inflamación en las venas. Hasta que me desmayé, o quizás simplemente me quedé dormido, no se. El punto es que me levanté a media noche con una sed homicida, lo cual me hizo pensar que en las posibilidades de ser diabético y que todo anterior fuera una sintomatología de esa enfermedad. Me puse a pensar que también podía estar somatizando pero también pensé en la cantidad de gente que habrá muerto de embolias pensado que estaban exagerado un simple dolor de cabeza. Me fui a la cama y me quedé mirando le techo, con los dedos en la yugular contando pulsaciones. Una, Dos, tres. La puta madre, es imposible contar el tiempo y las pulsaciones sin un reloj ¿Cuanto voy? ¿Cincuenta pulsaciones o cincuenta segundos? O cincuenta pulsaciones por minuto? De ser así, estoy bárbaro. Me quito la mano del cuello y trato de respirar tranquilamente. En ese momento me entra el temor de olvidarme de respirar. O sea, yo sé que es un acto involuntario, pero por ahí para auto flagelarme aún más me obligo inconcientemente a dejar de hacerlo y me muero. Entonces inhalo y exhalo, inhalo y exhalo. No se si producto del temor o de qué pero cada vez que exhalo me cuesta volver a inhalar, finalmente me vuelvo a quedar dormido sin saber cómo.