VERDADES Y MENTIRAS EN EL ASUNTO DE “PROMOCIONES SANTA LUCIA, S.L.


CAPITULO 1.- Antecedentes históricos.
La normativa urbanística anterior al año 2000:
Hasta el año 2000, la normativa urbanística vigente en Ibi (parece que derivada de las gestiones del fallecido Salvador Miró), tenía calificado como de “zona verde” todo el espacio libre del Cerro de Santa Lucía:

Ermita de Santa Lucía

Solar donde se quería edificar

El Plan General de Ordenación Urbana de Ibi del año 2000:
Es cierto que el PGOU de 2000 califica como edificable una porción de terreno del Cerro de Santa Lucía, con arreglo a las mismas especificaciones que para el resto de Casco Antiguo (es decir, Planta Baja, 2 alturas y ático).

Este es el espacio del Cerro que pasó de ser zona verde a ser edificable

La declaración de Bien de Interés Cultural de 2003:
En 2003 tiene lugar un acontecimiento que afecta directamente a las posibilidades de edificar en el entorno del Cerro, pues la Ermita queda dentro del ámbito de aplicación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano. Desde este enlace se puede acceder a la ficha de la Ermita de Santa Lucía en la Biblioteca de la Dirección General de Patrimonio Artístico, tras ser declarada como Bien de Interés Cultural en 2003. Desde este otro enlace se puede leer la noticia aparecida en Ibinoticias en fecha 16 de octubre de 2003, en la que ya se comenta la necesidad de elaborar un Proyecto de Protección. Pocos meses después, numerosos vecinos del barrio presentan en el Ayuntamiento escritos firmados pidiendo que se declare zona verde y que se conserven los bancales de Santa Lucía. ¿Qué ha pasado con esos escritos? Nadie dice nada.

La reforma de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano de 2004:
En fecha 19 de octubre se aprueba la Ley 7/2004, que modifica la anterior Ley de del Patrimonio Cultural Valenciano, quedando su art. 34 redactado como sigue:
«Artículo 34. Planeamiento urbanístico. 1. Los planes de ordenación previstos en la legislación urbanística que afecten a bienes inmuebles declarados de interés cultural se ajustarán a los términos de la declaración. La declaración sobrevenida a la aprobación de los planes determinará la modificación de éstos si fuera necesaria para su adaptación al contenido de la declaración. 2. La declaración de un inmueble como bien de interés cultural, determinará para el ayuntamiento correspondiente la obligación de aprobar provisionalmente un plan especial de protección del bien y remitirlo al órgano urbanístico competente para su aprobación definitiva, en el plazo de un año desde la publicación de la declaración, aun en el caso de que el municipio de que se trate careciere de planeamiento general. La aprobación provisional deberá contar con informe previo favorable de la Conselleria competente en materia de cultura que deberá ser emitido en el plazo de tres meses, transcurrido el cual se tendrá por formulado en sentido favorable. Dicho informe se emitirá sobre la documentación que vaya a ser objeto de aprobación provisional. En el caso de monumentos y de jardines históricos se estará a lo dispuesto en el apartado cuarto de este artículo. De lo anterior se desprende una importante conclusión: la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano deja sin efecto las previsiones del PGOU de Ibi para la Ermita de Santa Lucía.

La reforma de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano de 2007:
El 9 de febrero de 2007, la Generalitat aprueba la Ley 5/2007, que contiene una nueva modificación de la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano, con una Disposición Transitoria destinada al establecimiento de los entornos mínimos de protección para los inmuebles declarados como BIC. Esta disposición establece el siguiente entorno mínimo de protección:
b) En Bienes de Interés Cultural situados en ámbitos no urbanos: el espacio comprendido en una distancia 200 metros, a contar desde el contorno externo del bien o de sus hipotéticos vestigios.

Ya tenemos otra importante conclusión: desde febrero de 2007 no se puede hacer nada en un radio de 200 metros desde la Ermita de Santa Lucía. La línea amarilla que aparece en la imagen siguiente nos indica que desde el centro de la Ermita hasta el punto del solar edificable más alejado apenas hay 195 metros.

Pero además de lo anterior, esta reforma de febrero de 2007 contiene otra Disposición Transitoria en la que se establece un plazo para la provisión de planeamiento especial, estableciendo lo siguiente:
Los municipios en los que a la entrada en vigor de la presente modificación hubiere algún inmueble declarado Bien de Interés Cultural deberán, en el plazo de un año, elaborar el Plan Especial de Protección a que se refiere el artículo 34.2, y previa validación patrimonial favorable, aprobarlo provisionalmente y remitirlo al órgano competente para su aprobación definitiva. Si hubiera ya aprobado un Plan Especial, u otro instrumento de planeamiento con el mismo objeto, podrán, en el mismo plazo, someterlo a convalidación mediante el informe de la Conselleria competente en materia de cultura previsto en el mismo artículo o adaptarlo, con las modificaciones oportunas, a las determinaciones establecidas en la presente Ley.

Tercera conclusión: el Ayuntamiento de Ibi ha incumplido esta obligación legal, pues ha transcurrido el plazo de un año y no se ha elaborado el Plan Especial de Protección de la Ermita de Santa Lucía.