gAceTA

Oscar El Conejo Pérez, un exbachiller de sangre azul

P

or más de tres décadas el Colegio de Bachilleres ha albergado en sus aulas a jóvenes que hoy han logrado destacar en los diferentes ámbitos en los que se desempeñan. Un claro ejemplo de ello es Óscar El Conejo Pérez, portero de La Máquina Celeste de Cruz Azul, quien compartió con nosotros algunas de sus vivencias como persona y como profesional del deporte. "Fue muy padre… estar en el plantel 4-Culhuacán fue una experiencia muy bonita que me permitió crecer, a pesar de que mi estancia fue muy corta. Siempre, después de clases, o cuando tenía receso, lo primero que hacía era ir a las canchas a jugar basquetbol, futbol o lo que fuera", expresó el guardameta con una sonrisa pintada en el rostro al recordar su paso por las aulas de nuestra institución. Al respecto reconoció que nunca fue un alumno brillante, pero tampoco fue malo, ya que en todo momento procuró cumplir con sus tareas y dijo que sus materias favoritas eran Taller de Lectura y Redacción e Introducción a las Ciencias Sociales. “Lo que siempre se me complicó fue Física y Química,” apuntó. Al ser cuestionado sobre si volvería a la escuela, El Conejo afirmó que sería muy importante retomar sus estudios y continuar con su formación académica, ya que uno nunca sabe lo que pueda pasar después. "Es cierto que ya llevo mucho tiempo jugando, pero nadie tiene la vida comprada; hoy estamos aquí, mañana no lo sabemos, así que sería bueno seguir preparándome para crecer y tratar de desempeñarme en otra área después de que ya no esté en el futbol". Fuera de las canchas, Oscar Pérez es un hombre que gusta de estar con su esposa y su hijo disfrutando de los momentos familiares. En este sentido, precisó que uno de los intentos memorables de su vida fue el haber sido testigo del nacimiento de su hijo.

De su trayectoria en el balompié nacional, considera que todo ha sido importante desde el momento en que le dieron la titularidad entre los tres palos de La Máquina y ganó el campeonato de liga en diciembre de 1997. Otras satisfacciones que le ha dejado el deporte fue haber sido tomado en cuenta en la Selección Mexicana; enfrentarse al Real Madrid en el Torneo Teresa Herrera, que se celebra en España, y haber jugado la Copa Libertadores de América, donde además de disputar la final contra Boca Juniors, el conjunto cementero se hizo de respeto en el ámbito internacional. Considera que la clave de su éxito es su dedicación y disciplina, sin embargo hay que tomar en cuenta que cualquier profesión requiere de esfuerzo y sacrificio. "Si trabajas duro y eres constante, tarde o temprano consigues lo que quieres"; por ello, a quienes deseen dedicarse al futbol, les recomienda acudir a hacer su prueba de aptitudes a la institución de su preferencia. Si no se quedan —dijo— no se desesperen, inténtelo una y otra vez, y si no la aprueban pues traten de destacar en otra disciplina, ya que hay carreras muy bonitas e importantes. Por otra parte, comentó que en el futuro le gustaría continuar en el ámbito futbolístico pero en el área formativa, apoyando a las futuras generaciones. "Quisiera transmitirles mis experiencias y mis vivencias a los jóvenes para hacerlos mejores jugadores y gente de éxito, pero quiero hacerlo por gusto, no por necesidad", aclaró El Conejo. Gaceta también le preguntó a qué le daría una patada en estos instantes y él respondió: "a las envidias; son un mal muy común en México. Yo creo que si todos nos ayudáramos y trabajáramos en conjunto podríamos salir adelante". El guardameta cruzazulino dirigió un mensaje a los estudiantes: "A todos los chavos del Colegio de Bachilleres quiero enviarles un saludo y un abrazo. Mi paso por ahí fue muy corto pero también muy bonito. Y quiero invitarlos a que sigan estudiando porque ustedes son el futuro de México", concluyó.

4

... 30 de septiembre / Número 6 ...

Óscar se volvió a poner nuestra camiseta.

gAceTA

México: país lector o no lector
JAVIER CERÓN MONTES
DE

OCA

¿Y por qué no lees? —preguntó la chica. —Porque la neta es que me da mucha güeva.

E

sa fue la respuesta que escuché que un adolescente daba a su novia cuando me dirigía en una combi a cubrir un evento, mientras, de manera irónica, en el asiento de enfrente un joven de aspecto universitario leía con atención un ejemplar de la edición conmemorativa de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. Fue entonces cuando me pregunté, ¿de verdad los mexicanos no tenemos el hábito de la lectura?

¿Cifras que mienten? En su ensayo “La lectura como fracaso del sistema educativo”, Gabriel Zaid, colaborador de la revista Letras Libres, señala que hay 8.8 millones de mexicanos que han cursado estudios superiores o de posgrado, pero que el 18% de ellos nunca ha puesto un pie en una librería, lo cual lo lleva a afirmar que “la mitad de los universitarios prácticamente no compra libros”. También indica que “en 53 años, el número de librerías por millón de habitantes se ha reducido de 45 a 18” en la culta capital. Es decir, a mayor esfuerzo educativo, menos lectores. Otras estadísticas que provienen del estudio Hábitos de lectura, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco), otorgan a México el sitio 107 en una lista de 108 países estudiados. Según dicha investigación, el mexicano promedio lee 2.8 libros al año y solamente hay una biblioteca pública por cada 15 mil habitantes, además de que el 40% de los mexicanos nunca ha entrado, ni por equivocación, a una librería. Asimismo, las cifras revelan que existe una librería por cada 200 mil habitantes y que en todo el país hay solamente 600. ¿Será esto un error?. Lo más seguro

12 ... 30 de septiembre / Número 6 ...

es que los encuestados no lean nada y simplemente hayan decidido mentir para no parecer incultos. Por su parte, en el marco del Día Internacional del Libro, Federico Álvarez Arregui, doctor e investigador en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), declaró que la situación de la lectura en México arroja cifras alarmantes, pues datos de la Unesco calculan que el 70% de los mexicanos desde la educación primaria hasta universidad no lee. Aseveró que, no obstante que el desarrollo de la industria editorial en México es el más importante en América Latina, en el país se lee medio libro por habitante al año, mientras que en Argentina, Chile y Uruguay, el número es mayor, pues se estima que se leen al menos tres libros al año. Por ello, a decir de Álvarez Arregui, una de las misiones y deberes de la universidad es auspiciar la lectura desde la educación primaria, a través de la producción y promoción nacionales de la lectura. De La Biblia a Harry Potter, pasando por Cañitas La Encuesta Nacional de Lectura 2006 que llevó a cabo la UNAM, por encargo especial del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), no resulta nada esperanzadora, pues la serie de títulos que presenta como los libros y autores más leídos muestran, sin duda alguna, uno de las lagunas más grandes del sistema educativo en nuestro país. Entre quienes declaran leer, o haber leído alguna vez, destacan los siguientes libros: La Biblia con el porcentajemás alto (4%), seguida de Juventud en éxtasis, Don Quijote

Leer o no leer, he ahí el dilema Alfredo Andrade Carreño, coordinador de Sociología y responsable de las maestrías de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, considera que la ubicación de la sociedad mexicana ante la lectura varía, de modo que no podemos afirmar que el

13 ... 30 de septiembre / Número 6 ...

de la Mancha, Cien años de soledad, Cañitas, El Principito, Harry Potter y Volar sobre el pantano. En la pregunta, ¿cuál es su autor favorito?, el líder indiscutible fue Carlos Cuauhtémoc Sánchez, seguido por Gabriel García Márquez, Miguel de Cervantes Saavedra, Octavio Paz, Carlos Trejo, Mario Benedetti, Pablo Neruda, Amado Nervo, William Shakespeare, Julio Verne y Juan Rulfo. No obstante, llama la atención algunos de los nombres que arrojaron los resultados como Paz, Cervantes, García Márquez o Shakespeare, ya que habría que comprobar si realmente son autores leídos habitualmente en México, o es que la gente los ubica en su memoria por la mención permanente que se hace de ellos en los medios. Otro de los puntos interesantes abordados por la encuesta es lo referente a cómo se valora la lectura, es decir, para qué sirve. Las respuestas fueron variadas y entre ellas se mencionó que la lectura servía para aprender, para ser culto, para divertirse y para mejorar en el trabajo. Se preguntó también qué se asocia con lectura y lector, y las respuestas fueron las siguientes: Libro es la palabra que los entrevistados asocian con lectura en una proporción mayor (44.9%), seguida de leer (16.9%). Se mencionan también varias palabras relacionadas con cuestiones escolares: escuela (10.4%), estudiar/estudio (7.4%), maestro/profesor (2.0%), así como varios términos relacionados con aprendizaje y conocimiento. Es de admirar el dato que dice que el 40% de los encuestados ahora lee menos, de los cuales 69.9% indicó que esto se debe a falta de tiempo, mientras el 30% señaló que simplemente no lo hace porque no le gusta. Al grupo que actualmente lee menos se le preguntó la edad en la que lo hacía con más frecuencia y el 83% dijo que de los 6 a los 22 años, es decir, durante la época escolar. Luego de realizar esta encuesta, ahora se sabe que los lugares en donde se lee menos son la ciudad de México (74.5%), Guadalajara (56.4%) y el sur de la República Mexicana (47%).

Entendemos que el analfabetismo es una de las razones por las cuales la gente no lee; sin embargo, la encuesta reveló que los que tienen estudios universitarios tampoco lo hacen, pues la mitad de ellos no compra libros. Pero si México no es un país lector, entonces ¿por qué existen tantos puntos de venta de obras clonadas? Según los expertos, la producción de libros ilegales se encuentra en la cima, con la mitad de los 20 millones de volúmenes que se venden al año, lo que significa una pérdida de 1 250 millones de pesos para la industria editorial y 110 millones de pesos en regalías. Acerca de los daños a la industria editorial y sus autores, María Fernanda Mendoza, directora del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (Cempro), sostiene que el principal perjuicio proviene del material que se fotocopia sin ningún control, ya que la Ley de Derechos de Autor, edición 1998, publicada por la editorial Porrúa, establece que la reproducción por cualquier medio de obra artística o intelectual es una prerrogativa exclusiva de los titulares de esas garantías. Por ello, en principio, tales piezas no pueden ser reproducidas ni total ni parcialmente sin la autorización de su legítimo dueño.

rEPortAJE

“En la actualidad, la literatura termina siendo una elección de individuos que buscan cultivarse y que cuentan con estudios de nivel medio superior y superior.” Alfredo Andrade Carreño

gAceTA

mexicano no lee. Más bien —dijo a Gaceta— hay sectores de la población en la que se acentúa ese fenómeno. En amplios segmentos se consumen textos de tipo comercial, y solamente basta con echarles un vistazo a los puestos de periódicos para darnos cuenta de la cantidad de revistas a disposición de los consumidores, las cuales se ofrecen porque obviamente hay un público que las compra. Al respecto, agregó que un puesto de periódicos es un reflejo fiel de un consumo que ha sido moldeado por los medios de comunicación, donde lo más vendido son las revistas de espectáculos, de contenido erótico-sexual y pornográficas, deportivas, de nota roja, gastronomía y autos. A decir de Andrade Carreño, esta industria no está en crisis, porque es evidente que no carece de clientela. Sin embargo —precisó— la lectura de libros sí es una actividad que se realiza en mucha menor proporción que la lectura de periódicos y revistas, y creo que ello se debe en gran medida a que la sociedad contemporánea se caracteriza por la profusión de oferta de elementos de diversión, ocio y esparcimiento fuertemente promocionados por los medios de comunicación. Además, la gente está expuesta a muchas actividades vinculadas al desarrollo tecnológico, que les absorbe tiempo que podría dedicar al ejercicio de la lectura. En vez de eso, se dedica a ver la televisión, a los videojuegos o a escuchar música. En el horizonte de la Ilustración, los libros y el periódico fueron los vehículos más importantes de acceso al conocimiento; en cambio, en nuestra sociedad, los libros tienen que sortear la emergencia de otros oferentes de información, y en ese sentido, el libro sí presenta un repliegue. Por ello se entiende que cada vez más se lea menos, apuntó. Asimismo comentó que seguramente el acto de leer es visto como una obligación, debido a que el proceso de alfabetización de la sociedad mexicana es muy tardío, ya que tuvo su auge en el siglo XX, con los gobiernos posrevolucionarios, cuyas políticas educativas saturaron los

sistemas de enseñanza, volviéndolos poco atractivos para los estudiantes. Por otra parte, Andrade Carreño explicó que sí es posible orientar el ejercicio de la lectura hacia los libros, pero sería algo muy difícil: “A mí me llama la atención cómo las editoriales lanzan a la venta colecciones de los autores y las obras clásicas de la literatura universal, ya que están promoviendo un mercado de lectura y de coleccionismo popular, lo cual quiere decir que sí hay un sector de la población que las consume”. Finalmente, con el propósito de promover el gusto por la literatura entre los jóvenes bachilleres, recomendó la lectura de Demian y El lobo estepario, de Hermann Hesse, así como la obra de Edgar Allan Poe y de Juan Rulfo. Luego de estas reflexiones cabría hacernos varias preguntas: ¿se lee o no en nuestro país?, ¿las estadísticas serán veraces?, ¿tiene éxito entre el público usuario el programa Para leer de boleto en el Metro?, ¿qué hacer para que los niños de las futuras generaciones disfruten de los clásicos de la literatura universal como una alternativa de diversión y esparcimiento? Tú, ¿qué dices? ¿què estás leyendo?
FUENTES: HTTP://WWW.LETRASLIBRES.COM, HTTP://WWW.ELPORVENIR.COM.MX HTTP://WWW.CORREO-GTO.COM.MX HTTP://MELVINRIVERA.COM HTTP://WWW.ELPORVENIR.COM.MX HTTP://WWW.CRONICA.COM.MX PROGRAMA VENTANA 22, 2 DE JULIO DE 2007 “Estamos preocupados porque en México no se lee; sin embargo, nosotros no somos adultos lectores.”: Ana Arenzana, gerente de Comunicación e Investigación de Alfaguara Infantil

14 ... 30 de septiembre / Número 6 ...

“El reto está en hacer que los niños no lean solamente a Harry Potter… somos una cultura sedienta de historias y los libros son la fuente de todas las historias.”: Bernardo Fernández, escritor e ilustrador de libros

gAceTA

Iluminados por
nuestra basura
Es posible convertir la basura más dañina en energía limpia y renovable? Uno inmediatamente piensa en una escena de la película Volver al futuro 2, pero no, no es cosa de ciencia ficción. Esto ya es una realidad, obra del estadounidense Joseph Longo, fundador y director de la Startech Environmental Corporation, ubicada en Bristol, Connecticut, en los Estados Unidos, quien estuvo trabajando durante 20 años en el desarrollo del sistema que le permite convertir la basura en energía. Se trata de una máquina llamada Convertidor de plasma, que mide cinco metros de altura y que es totalmente hermética. Allí dentro circula una corriente de 650 voltios entre dos electrodos, lo que crea un campo de energía extremadamente intenso capaz de desintegrar cualquier tipo de basura, desde pañales sucios hasta armas químicas, exceptuando lo residuos radioactivos. La electricidad circula en medio de un gas estable —nitrógeno puro o aire ordinario—, de manera que le quita electrones al aire y los convierte en plasma. La corriente sigue fluyendo en forma continua a través del plasma recién formado, lo que crea luego un campo de energía intensa muy parecido a un rayo. La energía radiante del plasma es tan poderosa, que desintegra la basura en sus elementos constitutivos, desarmando sus enlaces moleculares. El Convertidor de plasma toma electricidad de la corriente principal para poder empezar, pero luego genera un vapor que hace funcionar unas turbinas que, a su vez, producen electricidad para mantener funcionando al Convertidor. Pero allí no termina el asunto, ya que el artefacto genera gran cantidad de electricidad, mucha más de la que él mismo necesita, así que la sobrante puede utilizarse para otras cosas o ser vendida. En este sentido, en julio pasado el Cabildo de Naucalpan aprobó la creación de un comité de vigilancia que

¿

16 ... 30 de septiembre / Número 6 ...

analizará propuestas de empresas y realizará los trámites correspondientes para la generación de electricidad a partir del biogás que generan cinco millones de toneladas de basura acumuladas en el viejo tiradero de Rincón Verde y que podrían aportar 8 120 millones de pesos a este ayuntamiento por captación de bonos de carbono. Por unanimidad, el cuerpo edilicio aprobó la creación de este consejo de vigilancia, que tendrá como función autorizar un estudio de factibilidad de este proyecto ecológico para producir electricidad a partir de los gases que produce la basura municipal, y realizar los trámites necesarios ante la legislatura y los gobiernos federal y estatal, lo cual podría convertir a Naucalpan en el primer sitio del Valle de México en donde se produzca electricidad a partir de la basura. Cálculos preliminares indican que la basura de Naucalpan sería suficiente para generar entre 6 y 9 megavatios, suficientes para iluminar un tercio del municipio, dar energía a las bombas de agua y a los edificios públicos.
FUENTES:
HTTP://ERENOVABLE.COM, WWW.ELUNIVERSALONLINE.COM Y HTTP://WWW.DIARIO.COM.MX