You are on page 1of 13

Número 211 – Febrero de 2008

Varias han sido las noticias que llegan a nuestra Redacción. Algunas de ellas han
dado un vuelco a nuestra pequeña provincia. Tenemos que dar cumplida información de
los acontecimientos que se han sucedido en nuestra Provincia desde el número anterior de
Nosotros OMI. No tenemos mucho material. A decir de algunos , es mejor así: lo poco si
breve dos veces bueno.

Nos complace ofrecer a todos


la gozosa noticia del
nombramiento del

P. Fernando
de la Paz
como Provincial de la Provincia
de España para un 2º trienio.
Desde aquí nuestra más cariñosa
felicitación y enhorabuena,
deseándole
siga teniendo toda clase éxitos

1
Relato sobre los últimos días del P. Ángel Villalba
El 22 de enero, a las 11 de la mañana, recibía una llamada de
la residencia Madonna, donde se encuentran nuestros
Oblatos jubilados. El Padre Villalba estaba agonizando. Me
presenté inmediatamente –somos vecinos. La música de
fondo que habían puesto en su cuarto y su dificultoso respirar
anunciaban un final próximo. Le hablé, rezamos juntos,
Oblatos y enfermeras, y a las 11:45 le dije que le recordaría en
la Eucaristía que iba a celebrar en la Gruta a las 12. A las
12:10 se despedía para siempre de este mundo.
Evidentemente, el Padre Villalba nunca me respondió, pero
estoy seguro de que sí me escuchó.

Como es costumbre por estas tierras, el viernes 25 de enero, en un ambiente familiar,


un numeroso grupo de Oblatos junto con algunos feligreses y amigos del Padre
Villalba nos reunimos en al capilla de la Madonna para rezar el rosario y recordar
algunos momentos sobresalientes de su vida.
Al día siguiente, tuvo lugar la Misa funeral en la que participamos unos treinta Oblatos
y un grupo de personas llegadas de Corpus Christi y Kingsville y algunos conocidos
de San Antonio. Recordamos al servidor bueno y fiel que supo administrar con mucho
cuidado y entusiasmo los muchos talentos que Dios le había regalado. Lo hizo en una
rica variedad de ministerios: como misionero parroquial, como párroco, con la pluma,
la radio, la televisión… Hay que recordar que Villalba fue por muchos años
corresponsal en Estados Unidos de la revista Ecclesia.
También les recordé que el Padre Villalba había dejado su huella profunda en España
donde había estado trabajando durante 25 años antes de venir a Texas. Hay que
destacar la introducción del curso
matrimonial por correspondencia que todavía sigue ofreciéndose desde Diego de
León.
Hace unos cuatro años, el Padre Villalba escribió un artículo para los periódicos
católicos que tituló: Plantas de invernadero. Así considera a los Oblatos que estaban
en la residencia Madonna. Encerrados, pero muy bien cuidados. “No salgas así –
escribe- que hace mucho frío; el cielo está oscuro; mejor llevas un abrigo; por lo
menos, un impermeable o un paraguas. Reconozco que a mi edad ya no mando sino
que me mandan. Hace años imponía mi autoridad; hacía lo que quería y lo que me
gustaba; hoy tengo que obedecer. ‘A las 10 llega el terapista…, mañana te llevamos al
urólogo’. En el comedor no te matan de hambre, ni mucho menos, pero yo preferiría
ciertos platos que formaron mi gusto cuando era niño y que no he vuelto a ver… Hasta
que un día, más pronto que tarde, esto se acabó…” Termina su artículo recordando la
interpretación que hizo Martín Descalzo de las coplas de Jorge Manrique: “Recuerde
el alma dormida – avive el seso y despierte – que hay que llenar nuestra vida - y así
dar muerte a la muerte”. Y una última recomendación a sus compañeros de Madonna:
“Amigos de residencia, llenemos nuestra vida para dar muerte a la muerte”.
Con esta sensación de esperanza inquebrantable, dimos santa sepultura en
nuestro cementerio Oblato -a un paso de la Madonna y la Gruta de Lourdes-, al buen
Ángel que pasó por la vida comunicando mensajes de esperanza a nuestro pueblo
hispano por el que luchó y entregó lo mejor
que Dios le había dado. Al final de mi homilía le dije: “En nombre de los Oblatos
españoles con los que he podido hablar estos días y de tantos que te siguen
recordando y queriendo, muchas gracias, Ángel, por haber sido un buen sacerdote, un
entregado Oblato y un buen amigo”. Y creo que no dije más que la verdad. Saturnino
o.m.i. Un abrazo,
2
Consejo ConstituciónEl Provincial es asistido por un consejo
provincial Numerode tres consejeros por lo menos. Éstos
106toman parte en el gobierno de la
Provincia, dando su parecer al
Provincial y emitiendo su voto cuando
lo requieren el derecho común de la
Iglesia o las Constituciones y Reglas.

El día 18 de Febrero la nueva Administración


comenzaba su andadura.
A las 13:45 se daba lectura al Decreto de nombramiento del P. Fernando
Miguel de la Paz Vizcaino de Provincial de España. Se encuentra reunida toda la
comunidad. La salmodia de la hora intermedia de este día está hecha para la ocasión y
para el humilde acto no por ello menos importante.
El P. Fernando asume de nuevo la tarea de animación de la Provincia
posiblemente con mayor experiencia y con mayores desvelos por los miembros de las
pequeñas comunidades de España y fuera de ella. Animo, Fernando, la tarea es ardua.
Te espera una etapa gratificante, tu elección es una gracia que sabras dosificar;
también crucificante (estamos en Cuaresma), pero sobre todo desde estas páginas te
deseamos un mandato APASIONANTE. Cuenta desde ya con nuestra oración, nuestra
colaboración y nuestra humilde intercesión.
Felicitaciones también a la nueva Administración Provincial. Algunos repiten.
Otros son nuevos. El entusiasmo de unos y la experiencia y solvencia de otros
contribuirá a una administración serena, sin crispaciones y llamada a gobernar en la
Caridad y la Unidad. Amén.

Una nueva Administracion llamada ya desde el primer momento a una exigencia. La


de animar nuestra vida provincial y comunitaria hacia ese deseo que se vierte en el
testamento de nuestro Fundador que sigue siendo nuestra enseña, nuestra meta,
nuestro horizonte .

“Practicad entre vosotros la caridad, la caridad, la caridad… y fuera el celo por la


salvación de los hombres”.

1
Entresaco este texto tomado de una carta del Fundador al P. Tempier en agosto de
1817

“Quienes somos nosotros para que Dios escuche nuestros deseos? Somos o
debemos ser sacerdotes santos que se sienten felices y muy felices por consagrar sus
bienes, su salud, su vida al servicio y a la gloria de dios. Moramos en la tierra y
particularmente en nuestras casas para santificarnos, intercambiando la ayuda de
nuestros ejemplos, nuestras palabras, nuestras oraciones de unos para con otros.
Nuestro Señor Jesucristo nos ha encomendado continuar la gran obra de la redención
de los hombres.
Todos nuestros esfuerzos deben encaminarse hacia este fin únicamente; hasta que no
entreguemos toda nuestra vida y toda nuestra sangre para lograrlo, no podemos abrir
la boca; sobre todo porque todavía no hemos dado más que algunas gotas de sudor y
algunas fatigas insignificantes. Este espíritu de abnegación total por la gloria de Dios,
el servicio a la Iglesia y la salvación de las almas, es el espíritu propio de nuestra
Congregación, pequeña, es verdad, pero que será siempre poderosa en la medida en
que sea santa…”

2
Celebración del día 17 de Febrero . Aniversario 182
de la Aprobación de nuestras Constituciones y Reglas.
Quedará para el recuerdo la nutrida y sentida
celebración que tuvo lugar en la Casa Provincial y junto
a los laicos de nuestra Parroquia de Diego de León

Nos acompañaron escolásticos y formadores de


Italia. Hubo una bonita participación de todos los que
se mueven en torno a nosotros.

¡¡Contentos de ser Oblatos!!

LOS MISIONEROS OBLATOS DE MARIA INMACULADA FESTEJAN ESTE DIA


DESDE HACE 182 AÑOS. AQUEL 17 DE FEBRERO DE 1826 PASARA A LA HISTORIA
COMO EL INICIO DE UNA NUEVA CONGREGACIÓN QUE DARÁ A LA IGLESIA UN
IMPULSO RENOVADOR
Somos Oblatos , de María Inmaculada . Este nombre es para nosotros un diploma para el
cielo.
Podemos aún sentir la emoción, con San Eugenio, cuando escribió desde Roma:

“He aquí que nuestra pequeña grey, a la que el Padre de familia quiso abrir el grandísimo
campo de la santa Iglesia, ha sido elevada en el orden jerárquico, asociada a otras dignas
Congregaciones, que se han extendido en la Iglesia con tantos y tan de grandes
beneficios.” (25 de marzo de 1826, Vol. VII - Cartas a los Oblatos de Francia)

Desde aquel momento, hemos podido sentir que realmente formábamos parte de la
Iglesia, en igualdad de condiciones con todas las demás Congregaciones más antiguas.
Un texto bíblico nos viene a la mente: “Por lo tanto, ya no son extranjeros ni
advenedizos sino conciudadanos de los consagrados y familia de Dios.” (Ef. 2,19)

El P. General nos ha enviado una Carta a toda la Congregación con ocasión de este 17 de Febrero
de 2008. Entresacamos de ella el último párrafo, confiando en que todos hayamos tenido la dicha
de poder leerla completamente.

El 17 de febrero es la celebración de nuestra pertenencia: como Congregación a la Iglesia


y como miembros, a la Congregación. Esta intensidad de “formar parte” depende
individualmente de la libre elección de cada uno. Deberíamos estar orgullosos de
pertenecer a un grupo que desde 1826 ocupa un lugar de honor en la casa de Dios.
Trabajemos pues para volver a ser cada vez miembros más fuertes y más sanos de
nuestra Congregación, contribuyendo así al vigor del cuerpo de Cristo, la Iglesia. El
mundo de hoy no tiene otros miembros de los que pueda servirse, a parte de gente como
nosotros.

¡Les deseo a todos que pasen una Feliz Fiesta el 17 de febrero!

3
MISIONERAS OBLATAS DE MARÍA
INMACULADA
L. J. C et M. I
Queridos hermanos:

Nuestro más cariñoso y fraterno saludo a todos. Ya ha pasado un mes desde la


celebración de nuestro Capítulo general, y poco a poco comenzamos esta nueva etapa para
nuestro Instituto. Aunque ya os comunicamos en su momento los resultados de la elección de la
nueva Administración general no queremos perder la ocasión para compartir un poco más
desde dentro lo que ha significado para nosotras el Capítulo.

La forma en la que Dios se manifiesta siempre es un misterio, algo que nos desborda y se
escapa de nuestras manos. Celebrábamos el Capítulo dentro del tiempo de Navidad, del
misterio de la encarnación del Señor. Verdaderamente ha sido una ocasión privilegiada para
profundizar en nuestra vocación como Misioneras Oblatas, para fortalecer los lazos de la unidad
de nuestro Instituto, de sentirnos renovadas y llamadas a la misión. Resonaban y hacíamos
nuestras las palabras y sentimientos que San Eugenio expresaba en la celebración de los
Capítulos generales “ser un solo corazón y una sola alma”.

Con la celebración del misterio de Navidad redescubríamos que el amor de Dios se nos
ha manifestado en un niño pequeño que nace en la pobreza de un pesebre, la inmensidad de Su
amor cabe en una cuna. Nosotras como mujeres consagradas, mujeres apostólicas, nos sentimos
llamadas a dejar que Dios se encarne en nuestra humanidad, en nuestra pequeñez y fortalezca
nuestra debilidad. Así lo expresamos en nuestra Constitución 2, “las oblatas lo dejamos todo para
seguir a Jesucristo. Para ser sus cooperadoras nos sentimos obligadas a conocerle más íntimamente, a
identificarnos con El y a dejarle vivir en nosotras mismas” Este es el reto mas importante al que nos
sentimos llamadas a responder como oblatas, dejar a Cristo que viva en nosotras, entrar en su
misterio y seguirle con radicalidad.

Como oblatas damos gracias a Dios por todo lo vivido en el Capítulo y por la misión que
Dios pone en nuestras manos, por la misión que el Señor nos confía. Sí, somos pocas y pequeñas,
pero como decía San Eugenio a sus primeros compañeros, nuestra comunidad será poderosa en
la medida que sea santa en sus miembros, esto nos llena de confianza en la acción de Dios y nos
hace ser audaces en el camino que el Señor nos pone por delante.

Queremos agradeceros vuestras oraciones, cercanía y acompañamiento. Durante el


Capítulo pudimos contar con la presencia y el acompañamiento de Fernando. Verdaderamente
ha sido un regalo de Dios poder contar con él estos días, para nosotras ha sido un signo de
comunión con todos los oblatos, de familia.

4
Y ahora con el comienzo del nuevo año nos toca seguir trabajando y reflexionando sobre
el trabajo que hemos realizado. En el Capítulo hemos podido reflexionar sobre cuatro temas:
nuestra vida religiosa y comunidad; la formación para la misión; la misión y la evangelización y
la pastoral vocacional. Hemos podido constatar que el Señor nos llama a nosotras Misioneras
oblatas a que El sea el centro de nuestra vida y que nos sentimos llamadas, como San Eugenio, a
evangelizar a los pobres:

- Nos sentimos llamadas a seguir descubriendo y profundizando nuestra


identidad como Misioneras Oblatas.
- Necesitamos seguir reflexionando sobre los años de formación en nuestro
Instituto, ya que la mayor parte de sus miembros se encuentran en formación
primera y fortalecer nuestras estructuras y programas de formación.
- Queremos discernir, estando atentas a los signos de los tiempos, la misión que
Dios nos tiene reservada.

Ante los nuevos desafíos podemos expresar como San Eugenio en el prefacio: ¡Que
inmenso campo se les abre, que santa y noble empresa! Ahora es tiempo para el Espíritu, para
dejarnos inundar por su fuerza y ser dóciles a sus inspiraciones. Es tiempo de ser audaces.

Unidos a todos vosotros en Cristo eucaristía, os pedimos que nos tengáis presentes en
vuestra oración. Un fuerte abrazo.

En San Eugenio. Marimar, omi

5
Mi experiencia en Lourdes

v ayan a decir a los sacerdotes que vengan aquí en procesión”, había dicho María a

Bernadette. En 1872 y en 1873, la diócesis de Marsella fue la primera en llevar a Lourdes a


más de trescientos peregrinos, conducidos por los Oblatos de N. Señora. del Guardia. Y se
tiene recuerdo aún de los Vía Crucis animados en la montaña en 1880 por el P. BENEDIC y
en 1883 por el P. ROUX, ambos Oblatos. El segundo peregrinaje diocesano fue en 1873;
venía de Aix en Provence, guiado por el P. GARNIER, o.m.i., que obviamente predicó en
provenzal.

Comienzo este artículo con este texto entresacado de una carta


del P. Dullier, anterior provincial de Francia donde cuenta lo que
él mismo ha investigado sobre el acontecimiento del que este año
celebramos el 150 aniversario.
Como un peregrino más , y haciendo el Jubileo me presenté el
día 7 de Febrero por la noche en el Santuario. Estaba
esperándome como siempre el P. Teótimo que me obsequió con
una suculenta cena (después de un viaje que había comenzado a
las 10 de la mañana en Madrid).

Al dia siguiente me encuentro sorprendido: no llueve y hace un tiempo muy agradable.


Llego al comedor para encontrarme con los OMI que allí trabajan. Algunos de ellos llevan
mas de 10 años… otros acaban de venir, pero todos contentos de realizar una misión en esta
comunidad internacional. El primer saludo es muy caluroso: ven una cruz oblata y una
tarjeta donde reza “confesor auxiliar.
Los primeros saludos y la conversación fluye porque lo más
importante es que nos une a todos el mismo espíritu oblato
Eso se nota rápidamente ya nos podamos entender por medio de
nuestra lengua tengamos que entendernos mediante señas. Lo
importante es que los oblatos siguen realizando una labor
encomiable en Lourdes.
Este año sorprende la afluencia de peregrinos que desde el día 9
empiezan a llegar. La apoteosis como es normal llegará el día 11
fiesta del aniversario de la primera de las apariciones. Se calcula
que unas 60.000 personas se dieron cita ese día frente a la Gruta de
Massabielle . Qué atrae a tantos peregrinos en una temporada por otra parte no “alta” la
respuesta está en el Jubileo que se celebra.
Esta fue la invitación que recibí yo mismo: la de allegarme a la Gruta y participar de esos
acontecimientos. He venido gratamente sorprendido por el bien que Dios está haciendo en
tantos corazones que se abren a su gracia. María Inmaculada, a la que los OMI la tendrán
siempre por madre vela por sus hijos de una manera especial. Sus hijos venidos de todos los
puntos cardinales se encuentran con ella y se produce un intercambio sencillo en la mirada,
en los gestos, enlos corazones. Los primeros se pueden vislumbrar estando en Lourdes,
como testigo de excepción. Los ultimos solo Dios lo conoce. Un saludo .

6
Con este lacónico mensaje se hacía eco nuestro
superior provincial del fallecimiento de nuestro
hermano P. Felicísimo Abella. Los últimos momentos
de su vida fueron para todos los que estuvimos al al
lado de el una gracia. Comprendimos aquella frase de
“se muere como se vive”.
colocar foto de Abella

En el día de hoy, miércoles 23 de enero, a las


11,30 h., el P.
Felicísimo Abella OMI fallecía. Tenía 75 años de edad. Descanse en paz.

Hemos querido que uno de sus compañeros de estudio glose la personalidad


de este Religioso ejemplar y muy apreciado para todos los que convivieron
con él

Los misioneros oblatos de María Inmaculada se


encuentran apesadumbrados por este religioso que nos
dejo para irse a la casa del Padre. El Padre Abella, era
un hombre de Dios, un hombre bueno. Podemos decir
que el p. Abella vivió siempre en una actitud de no
hacerse notar, siempre en segundo plano. Pero
fundamentalmente vivió más pendiente de los demás
que de sí mismo. De El se podría decir que fue un
hombre sencillo, bueno, comprensivo, caritativo.

7
8
9
CELEBRAN SU ONOMÁSTICA
EN ESTOS MESES

Marzo, 7 DOMINGUEZ CASCOS, Tomás


Marzo,10 ALVAREZ LODEIRO, Javier
Marzo, 19 GONZALEZ SIMON, José Mª
Marzo, 19 ANTON PACHO, José Antonio
Abril, 1 DELGADO LOSADA, Juan Carlos
Abril, 15 GONZALEZ ALVAREZ, Teótimo
Abril, 30 LUCAS VILLAFAÑE, Amador

SE FUERON A LA CASA DEL


PADRE
MARZ
O
1 Mons. ZAGO, Marcelo
2001
2 H. León Fraile MARZO
7 P. Antonio Capuano
1965
ABRIL
1 Mons. ZAGO, Marcelo 2001 69 Roma
2 H. León Fraile 1968 88 Madrid
9 P. Simeón Mozos 2 P. Terenciano Montero
7 P. Antonio Capuano 1965 93 Maddaloni
1926 1965
9 P. Simeón Mozos 1926 30 S.Antonio
23 P. Teodoro Roque 4. P. Francisco Bosch
23P. Teodoro Roque 1891 65 Madrid
24P. Antonio Izquierdo 2003 11.P .Simeón
24P. Antonio Izquierdo 2000 71 Madrid
2000 Gómez
29P. Angel Vega 1987 77 Oviedo
29P. Angel Vega 1978
30P. Adolfo Labiano 1998 85 Málaga
30P. Adolfo Labiano 13.P. Ceferino
ABRIL
1998 Castellanos1995
2 P. Terenciano Montero 1965 61 San Antonio
15.H. Cándido Garro
4. P. Francisco Bosch 2003 69 Hünfeld
11 P .Simeón Gómez 1978 70 Jaffna
13P. Ceferino Castellanos 1995 88 S. Antonio
15H. Cándido Garro 10
1939 70 S.Antonio
23H. Macario Mancebo 1939 37 El Escorial
1939
23.H. Macario Mancebo
1939

11