Unidad 6: Gestión de recursos hídricos

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE PROGRAMA UNNE-VIRTUAL RECTOR Eduardo E. DEL VALLE VICERRECTORA María Delfina VEIRAVÉ SECRETARIO GENERAL ACADÉMICO Cristian PIRIS DIRECTORA UNNE-VIRTUAL Alicia Raquel BRESSAN

FACULTAD DE INGENIERÍA DECANO Jorge Víctor PILAR VICEDECANO José Leandro BASTERRA SECRETARIO ACADÉMICO Arturo Alfredo BORFITZ LICENCIATURA EN GESTIÓN AMBIENTAL DIRECTORA ACADÉMICA Delia KLEES TUTORES PERMANENTES Cecilia COCCATO
CONTENIDISTAS Hugo ROHRMANN Miguel VALIENTE DISEÑO DIDÁCTICO Fanny AGUIRRE DISEÑO GRÁFICO Ileana DE LEON CORRECCIÓN DE ESTILO Olga MUSIMESSI

Los contenidos desarrollados en esta asignatura son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Introducción
Para llevar a la práctica de manera adecuada las políticas formuladas a nivel estratégicoinstitucional se precisan técnicos bien capacitados en la gestión integral de proyectos y sistemas de recursos hídricos. La cada vez más urgente necesidad de manejar racionalmente el recurso agua y de comprender los diferentes procesos que intervienen en la gestión de éste, exige mejorar los conocimientos sobre aspectos básicos, ya sean conceptuales y técnicos, jurídicos, institucionales y organizativos. En las áreas urbanas se requiere de una adecuada política de drenaje urbano que dé garantías a la población de que ante la presencia de precipitaciones, las obras de drenaje y las medidas no estructurales, no afectarán sus bienes y sus vidas.

Objetivos
 Comprender la necesidad de la gestión integral del agua en relación al medio ambiente y con la oferta y demanda de agua para consumo humano, uso agropecuario, industrial, recreación. Estudiar las medidas que se toman para mitigar el impacto de las inundaciones urbanas y rurales, con la regulación del uso del suelo, zonificando las áreas con mayor o menor riesgo de inundación, y estableciendo las restricciones de usos de esas tierras. Conocer el funcionamiento del ciclo hidrológico en áreas urbanas y tomar conocimiento de la gestión de aguas pluviales a través de obras hidráulicas y medidas no estructurales. Aprender qué tipo de información relacionada al recurso hídrico es apropiada para realizar evaluaciones ambientales.

Contenidos
A. Gestión de recursos hídricos RH 1. Gestión de RH con el medio ambiente 2. Gestión de RH con ofertas y demandas de agua B. Medidas estructurales y no estructurales 1. Regulación del uso de la tierra 2. Zonificación de riesgo hídrico en áreas urbanas 3. Zonificación de riesgo hídrico agropecuario C. Hidrología Urbana 1. Excesos en áreas urbanas 2. Gestión de aguas pluviales urbanas 3. Medidas no estructurales en drenaje urbano D. Gestión de la información hidrológica para evaluaciones ambientales

3
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Gestión de recursos hídricos
Uno de los temas de mayor importancia geoestratégica de los próximos años a nivel mundial y en el país, es la asignación eficiente del recurso hídrico dado que los pronósticos sobre su futuro a nivel mundial son alarmantes. Esta situación se ha puesto de relieve en los últimos Seminarios y Congresos mundiales y ha detonado la correspondiente señal de alarma para que los organismos responsables tomen las acciones correspondientes, discusiones y capacitación que permitan la asignación eficiente de este vital recurso a través de su visión integral que se refleje al momento de su administración en una Gestión Integrada del Recurso Hídrico. Históricamente los asentamientos y distribución poblacional en el mundo se han realizado en torno a los distintos cursos hídricos, lo cual ha permitido contar con él sin tomar conciencia de su real escasez, y por tanto la asignación del mismo ha sido tomada como si se tratara de un bien no escaso. Sólo en aquellas zonas en que el agua es realmente escasa se realizan obras de distinta magnitud para su captación, distribución, reasignación, traslado de zonas ricas a pobres hídricamente hablando y por lo tanto se cuenta con una cultura mayor en cuanto a su cuidado y asignación. Es por ello que en aquellos países y/o provincias donde este vital recurso es escaso es donde se han generado los avances más importantes en cuanto a su administración, asignación y distribución. Desde lo nacional y/o provincial lo importante es realizar una correcta asignación de los recursos financieros, obras, asignación de dotación a los distintos usos y actores, fijación de precios y acción de los mercados, etc. los que deben ser correctamente planificadas y discutidos integralmente. En Argentina el 17/09/02 se firmó el Acuerdo Federal del Agua, que entre otros temas señaló al Consejo Hídrico Federal –COHIFE–, el ámbito natural de definición de la política hídrica, y sancionó los Principios Rectores de Política Hídrica, que sobre gestión del recurso hídrico establece: 1. El agua es un recurso renovable, escaso y vulnerable El agua es un elemento insustituible para el sostenimiento de la vida humana. A pesar de ser renovable, la escasez del agua se manifiesta gradualmente a medida que aumentan las demandas y los conflictos por su uso. Su carácter de vulnerable se manifiesta en la creciente degradación de su calidad, lo cual amenaza la propia existencia de la vida. 2. El agua tiene un único origen Toda el agua que se utiliza, ya sea que provenga de una fuente atmosférica, superficial o subterránea, debe ser tratada como parte de un único recurso, reconociéndose así la unicidad del ciclo hidrológico y su importante variabilidad espacial y temporal.

1. Gestión de RH con el medio ambiente
El Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos –Naciones Unidas 2003–, prevé que en 2025 las extracciones de agua a los sistemas hídricos habrán aumentado entre un 50 % en los países en desarrollo y un 18 % en los desarrollados, con lo que las consecuencias de esto en los ecosistemas del planeta pueden empeorar considerablemente la situación actual.

4
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Describe también el círculo vicioso provocado por la creciente demanda de agua. Al disminuir y contaminar los caudales de ríos, lagos y humedales, se están destruyendo ecosistemas que desempeñan un papel esencial en el filtrado y suministro de los recursos de agua dulce. Para tomar conciencia de esta situación las autoridades hídricas de las provincias y del Estado argentino disponen los siguientes Principios Hídricos como base de gestión del recurso hídrico relacionado al medio ambiente y a la calidad de las aguas:

1. Incorporación de la dimensión ambiental
La preservación de un recurso natural esencial como el agua es un deber irrenunciable de los Estados y de la sociedad en pleno. La incorporación de la dimensión ambiental en la gestión de los recursos hídricos se logra mediante el establecimiento de pautas de calidad ambiental, el desarrollo de evaluaciones ambientales estratégicas para planes y programas, y la realización de evaluaciones de riesgo e impacto y de auditorías ambientales para proyectos específicos.

2. Articulación de la gestión hídrica con la gestión ambiental
La interrelación que existe entre la gestión de los recursos hídricos y la problemática ambiental no admite compartimientos estancos entre las administraciones de ambos sectores. De ello se desprende la necesidad de otorgarle al manejo de los recursos hídricos un enfoque integrador y global, coherente con la política de protección ambiental, promoviendo la gestión conjunta de la cantidad y calidad del agua.

3. Articulación de la gestión hídrica con la gestión territorial
Las múltiples actividades que se desarrollan en un territorio (agricultura, ganadería, explotación forestal, minería, urbanización, industria) afectan de una u otra forma sus recursos hídricos. De ello se desprende la necesidad de imponer prácticas sustentables en todas las actividades que se desarrollen en las cuencas hídricas. Al mismo tiempo exige que el sector hídrico participe en la gestión territorial de las mismas, interviniendo en las decisiones sobre el uso del territorio e imponiendo medidas mitigatorias y restricciones al uso del suelo cuando pudiera conducir a impactos inaceptables en los recursos hídricos, especialmente aquellos relacionados con la calidad de las aguas, la función hidráulica de los cauces y los ecosistemas acuáticos.

4. Calidad de las aguas
Mantener y restaurar la calidad de las aguas constituye la meta de la gestión hídrica más valorada por la sociedad, lo cual demanda una efectiva complementación de las acciones desarrolladas por las autoridades hídricas provinciales y nacionales.

5. Acciones contra la contaminación
La contaminación de los recursos hídricos, que en nuestro país exhibe manifestaciones de diverso tipo y grado, exige asumir una estrategia integral conformada por acciones consistentes y sostenidas en el tiempo que permitan verificar la conservación de la calidad del agua ambiente o el cumplimiento de metas progresivas de restauración de dicha calidad. Tal estrategia involucra la definición de programas de monitoreo y control de emisión de contaminantes diferenciados para cada cuenca, con premisas de diseño e implementación fijadas en función de las características contaminantes prioritarias de los vertidos provenientes de fuentes fijas y dispersas, de las características de los cuerpos receptores y del destino asignado a estos últimos.

5
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

2. Gestión de RH con ofertas y demandas de agua
Importantes sectores de la población de Argentina no cuentan con servicios de Agua Potable y Saneamiento. Es imperioso revertir la situación actual, y crear conciencia en la población sobre la necesidad de preservar los ecosistemas acuáticos y hacer un uso racional del agua potable, para acceder en un tiempo razonable a niveles de cobertura, de conocimiento y administración de los recursos hídricos en el marco de una gestión integrada en los mismos, que se estructure sobre la base de una planificación estratégica, con acciones a corto, mediano y largo plazo. Sólo de esta manera se logrará la optimización de las inversiones estatales y privadas y que éstas se traduzcan en resultados que mejoren y eleven la calidad de vida y la salud de la gente. La Cumbre del Milenio de las Naciones Unidad celebrada en el año 2000 y el Foro de La Haya del mismo año dispuso que se debe disminuir a la mitad la proporción de personas que no tienen acceso a la provisión de agua potable y saneamiento para el año 2015. Se fijó, además, el objetivo de llegar con dichos servicios a la totalidad de la población mundial en el año 2025.

Agua potable y saneamiento como derecho humano básico
El consumo de agua no potable y la falta de servicios de saneamiento adecuados constituyen causas principales de enfermedades que impactan negativamente en el desarrollo de las comunidades, la salud de la población y la integridad de los ecosistemas. Asimismo, el impacto de la contaminación directa e indirecta sobre las fuentes de agua destinadas al consumo humano requiere el desarrollo de investigaciones sistemáticas sobre la incidencia de su calidad en los indicadores de salud de la población.

Control de externalidades hídricas
La gestión integrada de los recursos hídricos debe prever y controlar externalidades negativas, explicitando los impactos ambientales y perjuicios a terceros que pudiera aparejar un determinado manejo, asignación del recurso o contaminación de una fuente de agua. En este contexto se destaca la aplicación de instrumentos jurídicos y económicos para desalentar la contaminación y estimular la inversión en tecnologías limpias que eviten o mitiguen la contaminación.

Impactos por exceso o escasez de agua
Las inundaciones recurrentes y la obstrucción del escurrimiento natural de las aguas constituyen serios problemas para vastas zonas del territorio nacional. Las soluciones que se adopten deben tener como premisa esencial evitar la traslación de daños y la adopción de medidas de mitigación y de restricción de ocupación de las áreas de riesgo, rescatándose el valor ambiental de las planicies de inundación para mitigar el impacto de las inundaciones. En situaciones de escasez deben evitarse las extracciones descontroladas de aguas superficiales y subterráneas que degraden los ecosistemas y atenten contra la sustentabilidad de los acuíferos. Ello exige ingentes esfuerzos de monitoreo y una estricta regulación conjunta de ambas fuentes de agua en términos de cantidad y calidad.

Conservación y reuso del agua
Las prácticas conservacionistas y el reuso del agua brindan oportunidades para el ahorro del recurso que derivan en importantes beneficios sociales, productivos y ambientales; beneficios que deben compartirse entre los múltiples usuarios del recurso.

6
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Medidas estructurales y no estructurales
La necesidad de disminuir los daños económicos y ambientales que provocan las inundaciones, llevan a la sociedad a ejecutar obras como medidas estructurales, y acciones que tratan de mitigar el riesgo, combinando planificación, zonificación y estableciendo restricciones al uso del suelo donde se producen dichos impactos negativos del agua. Estas acciones constituyen otro paso más en la gestión del recurso hídrico, en este caso para disminuir los efectos nocivos que causa el agua.
Las inundaciones en áreas urbanas y rurales en la región Noreste del país se dan por distintos orígenes:

 

Inundaciones provocadas por las crecidas de los grandes ríos de la región, como el Paraná, el Paraguay y el Uruguay, el Salado en Santa Fe. Inundaciones provocadas por lluvias de cierta intensidad y debidas al drástico incremento de la impermeabilización asociado al proceso de urbanización, que aumenta el volumen de agua que escurre y acelera los picos de las crecidas asociadas.
Las acciones de control de las inundaciones pueden ser dos tipos: Estructurales y No Estructurales:

Las medidas estructurales son esencialmente obras: Terraplenes de defensa, estaciones de bombeo, compuertas, canales de saneamiento, conductos pluviales, alcantarillas, presas, caminos, puentes, etc. Las acciones no estructurales son medidas que tienden a entender cómo funcionan los sistemas hídricos y tratan de planificar la ocupación de los espacios (urbanos o rurales) para que, ante la ocurrencia de las inundaciones, los impactos negativos sean los mínimos posibles. Para ello se realiza la zonificación de áreas de riesgo, se establecen prohibiciones o restricciones al uso del suelo más o menos inundable, se cobran mayores seguros en ámbitos muy inundables y menores en sectores menos inundables, se establecen sistema de alerta de crecidas o de tormentas intensas, se planifican medidas de evacuación de la población, entre otros.

1. Regulación del uso de la tierra
Los objetivos que se persiguen con la regulación del uso de la tierra por riesgo de inundación son:

Generales
  Explicitar metodologías que permitan establecer la regulación del uso de la tierra: Qué estudios y trabajos se deben realizar para lograr un control del uso del suelo inundable. Asegurar el manejo controlado de las áreas inundables: Se debe primero planificar y luego ocupar el espacio, y no como sucede varias veces en la realidad: Primero se ocupa un espacio vulnerable, luego se inunda con los impactos y daños consecuentes, y finalmente se hacen obras, medidas, alertas, etc.
7
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

  

Controlar y minimizar los daños reales y potenciales por inundaciones. Propender a la efectividad de las regulaciones: No debe ser un papel, una ley u ordenanza escrita, que no tiene efecto sobre la realidad. Revisar las medidas de mitigación por impacto de las inundaciones.

Específicos
 No permitir urbanizaciones en áreas frecuentemente inundables, o no reconocer daños de cultivos agrícolas en áreas muy inundables o con suelos no aptos para la agricultura. Ejecutar mapeos que permitan sectorizar las áreas de riesgo hídrico, de modo que cada ciudadano o propietario de tierras, sepa en qué zona de inundación se encuentra o qué riesgo de inundarse tiene. Acordar las regulaciones del uso del suelo, en conjunto con la planificación a nivel provincial y municipal. No generar medidas y acciones que no estén acordados con otras jurisdicciones: nacional, provincial, municipal. Difundir, publicitar y educar a la población en cuanto al peligro de inundación, y a la necesidad de optimizar el uso del suelo, para minimizar los daños por inundaciones. La población urbana y rural debe comprender y saber en qué zona se encuentra, para acompañar a las medidas mitigatorias de las inundaciones, y a realizar un uso más racional de la tierra. Orientar el crecimiento urbano hacia zonas con menores problemas de inundación, y a establecer las zonas más aptas para las distintas actividades agropecuarias, ya sean forestales, agrícolas o ganaderas.

2. Zonificación de riesgo hídrico en áreas urbanas
Esta provincia es una de las primeras a nivel nacional que ha trabajado en este tema, tanto en el ámbito urbano como rural. El Área Metropolitana del Gran Resistencia –AMGR– tiene realizada la Zonificación de áreas inundables y establecidas las Restricciones al uso del suelo por riesgo de inundación, medida no estructural que se conoce como la Resolución N° 1111/98 de la Administración Provincial del Agua.
¿En qué lugar se zonificó el riesgo de inundación con planos apropiados?

 

Valle de inundación de los ríos Paraguay y Paraná, encerrado entre los límites con las provincias de Formosa y Santa Fe. Área Metropolitana del Gran Resistencia, desde el límite de cuencas de los ríos Tragadero - Negro hasta la traza del acceso al futuro 2º Puente Resistencia Corrientes.
¿Qué establecen esas zonificaciones?

8
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Áreas de:     Zona prohibida Zona de restricción severa Zona de restricción leve Zona de advertencia

Además recuerda el detalle de las cotas de línea de ribera de las lagunas ubicadas dentro del área defendida del río Negro, con indicación de valor de cota, ubicación, y denominación según Código de Planeamiento Urbano Ambiental de Resistencia, que las denomina transitorias y permanentes, permitiendo dicho Código rellenar las lagunas transitorias.
Define además los USOS PERMITIDOS DEL SUELO en cada una de las zonificaciones:

1. Zona prohibida a. Puertos y embarcaderos. b. Salidas de drenaje y desagües. c. Puentes. d. Estaciones de bombeo. e. Áreas de recreación y deportes. 2. Zona de restricción severa a. Producción primaria. b. Edificios para recreación. c. Construcciones individuales, a riesgo exclusivo del propietario sobre terreno natural o sobre pilotes como construcciones lacustres o palafíticas. 3. Zona de restricción leve a. Usos admitidos por Código de Planeamiento Urbano de Resistencia. b. Barrios de viviendas. 4. Zona de advertencia a. Viviendas de alta densidad poblacional. b. Fábricas. c. Hospitales. d. Aeropuertos. e. Centrales eléctricas.

3. Zonificación de riesgo hídrico agropecuario
Las acciones privadas y estatales ante emergencias hídricas en áreas agropecuarias, automáticamente llevan a decisiones del tipo Declaraciones de emergencias, que tratan de conseguir medidas de excepción impositiva, créditos blandos o subsidios, con lo que se crea un círculo vicioso de no sustentación de la actividad productiva, con endeudamientos y situaciones económicas negativas para tal actividad. Por otra parte al analizar las
9
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

declaraciones de emergencia en el pasado hasta la actualidad, se observan con frecuencias anuales, con lo que la anormalidad de la emergencia se transforma en normalidad. La determinación de áreas de riesgo hídrico agropecuario ante la ocurrencia de inundaciones o sequías, establece un marco de planificación de las acciones del ámbito estatal y privado, y se sintetizan en las siguientes: a. Prácticas de manejo de suelo y agua con orientación ambiental sustentable. b. Confección de mapas con la capacidad productiva de los suelos, identificando si son aptos o no para agricultura, ganadería, forestación, etc. c. Ejecución de mapas de zonificación de riesgo hídrico. d. Actividades agrícolas con ciclos vegetativos cotejados con los riesgos agroclimáticos (falta o exceso de agua, granizo, viento, heladas, etc.). e. Vulnerabilidad de los cultivos a dichos factores. f. Propuestas de mitigación de los riesgos con prácticas adecuadas de manejo de suelo y agua.

g. Publicidad y difusión entre los productores agropecuarios. h. Otorgamiento de seguros agropecuarios. i. j. Control de créditos de promoción y mejor aprovechamiento de los subsidios por desastres naturales y para la recaudación impositiva. Ayuda a la planificación adecuada de las inversiones estatales relacionadas al manejo de excesos o déficit hídricos, tales como canales, alcantarillas, caminos y rutas, aljibes, represas, perforaciones, etc.

k. Control de la deforestación en base criterios de uso potencial de los suelos estrictamente agrícola, y que impliquen la no generación de impacto hídrico.

Metodología para establecer zonificación de riesgo hídrico agropecuario
La evolución del estudio de zonificación tuvo tres tareas fundamentales:

1. Se compatibilizó la información básica de cartografía y de precipitaciones en un sistema de base de datos geográfico, o sistema de información geográfica denominado SIG, de manera de permitir la superposición geo-referenciada de los mapas base y obtener así una correlación uniforme entre las capas. 2. El cálculo del mapa de riesgo “agrícola-ganadero” requirió la interpretación de las cartas de capacidad de uso de las tierras, con una clasificación de las clases de uso potencial de I a VIII, según las clases de uso de suelo adoptada por el INTA Sáenz Peña, de acuerdo a la categoría de riesgo agropecuario adoptada. 3. La carta de riesgo hídrico surgió en base a la interpretación de las imágenes satelitales disponibles (de donde se extractaron las zonas anegadas visibles) y al análisis estadístico de información pluviométrica.

10
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Hidrología urbana
1. Excesos en áreas urbanas
Se originan por precipitaciones de elevada intensidad en cortos períodos de tiempos (minutos, horas), y las acciones que ejecuta el hombre al urbanizar un espacio: mayor impermeabilidad del suelo, menor infiltración, mayores excesos y escurrimientos.
Se puede citar como CAUSAS DE LA INUNDACIÓN, a las siguientes:

El crecimiento de la población tanto como el desarrollo urbano, crea problemas reales y potenciales en el manejo de aguas urbanas. La preservación y el mejoramiento del ambiente de áreas urbanas, implica la existencia de un sistema de drenaje de aguas de lluvias adecuado y que funcione correctamente. La construcción de casas, calles, impermeabilización y reduce la infiltración. edificios, pavimentos, incrementa la

 

Estos factores incrementan el volumen y la velocidad de escorrentía, produciendo caudales con picos mayores en cuencas urbanizadas, con respecto a la situación anterior. En algunas ciudades se está desarrollando el concepto de atenuar las crecidas urbanas (productos de la urbanización), con hidrogramas de salida con caudales asimilables a la situación preurbanizada o caudales similares a los anteriores a la urbanización, acción que se conoce como Impacto hidrológico cero. Muchos sistemas de drenaje urbano, construidos bajo condiciones preestablecidas de impermeabilización, operan en la actualidad con una capacidad inadecuada en función de la mayor urbanización e impermeabilización.
Las consecuencias más relevantes son:

1. Daños a las personas y a las viviendas. 2. Paralización del desenvolvimiento normal de la ciudad o pueblo. 3. Falta de servicios esenciales: agua potable, cloacas, energía, teléfono, etc.

2. Gestión de aguas pluviales urbanas
Un sistema de drenaje urbano implica un conjunto de acciones dirigidas al logro de objetivos preestablecidos, que se sintetizan en medidas preventivas o no estructurales, y correctivas o estructurales. 1. Las medidas estructurales se asocian a la ejecución de obras que definen un sistema de drenaje urbano, con la construcción de: a. Obras de conducción como canales y tuberías. b. Obras de conexión como sumideros, disipadores, alcantarillas, etc.
11
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

c. Obras de embalse y regulación. d. Modificación de secciones y trazados en calles y avenidas. e. Obras de canalización y rectificación de cauces naturales. 2. Las medidas no estructurales disminuyen los daños con usos adecuados de las áreas urbanas: a. Conservación y protección de las cuencas. b. Regulación del uso de la tierra, con límite a la impermeabilidad del suelo. c. Regulación de edificaciones: Cotas mínimas, uso de sótanos, etc. d. Pronóstico de inundaciones. e. Adquisición de áreas inundables. f. Educación e información adecuada a los habitantes. g. Regulación del uso del suelo con restricciones por riesgo de inundación.

Sistema de Desagües Urbanos Resistencia: Situación Actual
El Gran Resistencia se desarrolla entre el río Negro –Sistema Norte– y el riacho Arazá y el canal Soberanía Nacional –Sistema Sur– quedando divida en dos sectores que aportan a dichos cauces, con divisoria de aguas en las vías del FFCC. Ambos sectores son de características y problemas similares en su escurrimiento y en el sistema colector. La poca pendiente del terreno natural –0.1 %– hace que el sistema natural presente graves inconvenientes para el desagüe de los excedentes pluviales. A ello se suma el hecho de que la ciudad ha avanzado sobre terrenos anegables, y la cercanía a los cauces principales, lagunas y depresiones, hacen que en casos de lluvias de elevada intensidad o mucho volumen, la situación se vea agravada por falta de capacidad de almacenamiento y/o evacuación de los sistemas naturales. Al implantarse la trama urbana sobre el sistema natural se modifican las condiciones de escurrimiento, dando lugar a inconvenientes de anegamiento e inundación. El amanzanamiento urbano da lugar a la ocupación de amplios sectores interiores de la manzana impermeabilizándolos, donde el agua de exceso pluvial no puede infiltrar y el escurrimiento debe hacerse exclusivamente por las calles. Esta transformación de escurrimiento laminar a escurrimiento encauzado por calles de baja pendiente, hacen que se produzcan concentraciones de agua en los sectores más deprimidos generándose graves inconvenientes para su evacuación. Se suma a este panorama la escasa capacidad de conducción de los conductos por la baja pendiente, con obstrucciones o sedimentaciones que reducen aún más el caudal, y que confluyen a lagunas de baja capacidad de almacenamiento y con difícil manejo hídrico. La red de conductos existentes tanto en el Norte como en el Sur no abarcan la totalidad de Resistencia y su conurbano, quedando importantes sectores con zanjas a cielo abierto y con deficiencias en la descarga hacia sistemas con capacidad para evacuar el escurrimiento. Finalmente el crecimiento urbano reflejado en aumento de población, impermeabilidad, no es acompañado por nuevos servicios de desagües pluviales. Son escasas las obras de saneamiento urbano y el crecimiento es diario, por lo que la brecha entre la necesidad de drenaje urbano y la oferta del mismo, es cada día más grande. El Área Metropolitana del Gran Resistencia AMGR, se ha defendido de las crecidas del río Paraná con las Defensas Permanentes, de las crecidas del río Negro con una defensa lateral y la obra de control Barranqueras, pero no ha generado en paralelo un sistema de desagües acordes al desarrollo urbano y a las condiciones naturales y artificiales de drenaje.

12
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Planes directores de drenaje urbano
El AMGR tiene pocos sectores con cobertura de Planes Directores de desagües pluviales, que permitan saber qué hacer y priorizar, cuáles son las obras y acciones más importantes o de mayor impacto. En el AMGR sólo el Municipio de Resistencia tiene algunas zonas cubiertas por Planes Directores de Desagües Pluviales: a. Sector Sur: Entre el FFCC General Belgrano, Ruta 11, avenida Malvinas Argentinas / Soberanía Nacional y avenida España. Trabajo ejecutado y aprobado (AFIN, 1995). b. Zona Norte, entre autovía Nicolás Avellaneda, Ruta Nacional 11 y terraplén de Defensa Norte. Trabajo ejecutado y aprobado en 2011 (Hidroyet, 2010). El resto del AMGR no cuenta con estos planes directores: Puerto Tirol, Fontana, el resto de Resistencia, Barranqueras y Puerto Vilelas, son áreas que no cuentan con esta herramienta, que permite identificar con precisión las necesidades de demandas de desagües pluviales, visualizar la proyección de crecimiento urbano y por lo tanto de la impermeabilización futura, con proyección a 20 o 30 años, y da un marco de garantía de este servicio, si se ejecutan las obras propuestas.
Los Planes Directores contemplan:

a. Obras estructurales: Conductos, canales, estaciones de bombeo, reservorios. b. Medidas no estructurales: Limitación a la impermeabilidad, retardadores, impacto hidrológico cero (Depettris, et al, 2001), concientización del uso del suelo a nivel parcelario para no reducir la infiltración. c. Alerta y Prevención del evento meteorológico: Aviso a tiempo a la población y a los actores que intervienen en el tema, con pronósticos y radares meteorológicos, sistemas de telemedición a tiempo real: d. Planes de evacuación o de contingencia, centralización de la respuesta, tanto de atención de las demandas como de la oferta de ayuda ante la emergencia.

3. Medidas no estructurales en drenaje urbano
      Conservación y protección de las cuencas. Regulación del uso de la tierra, con límite a la impermeabilidad, caso de la Ordenanza Municipal N° 5403 de Resistencia. Regulación de edificaciones: Cotas mínimas, uso de sótanos, etc. Pronóstico de grandes lluvias e inundaciones. Adquisición de áreas inundables por parte del estado para actividades recreativas o de protección ambiental. Educación e información adecuada a los habitantes.

A continuación veremos EJEMPLOS de medidas no estructurales

13
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

a. Uso de medidas no estructurales para controlar el aumento de las áreas impermeables en la ciudad de Resistencia
Autores: Ing. Carlos Depettris e Ing. Jorge Pilar, Facultad de Ingeniería, UNNE. Dio origen a la Ordenanza 5403 del Municipio de Resistencia. Síntesis: La ciudad de Resistencia es muy vulnerable a las precipitaciones. En la actualidad lluvias de 25mm en media hora producen anegamientos de calles céntricas, inclusive de las que circundan el edificio municipal.
Para resolver los problemas actuales se debe:

 

Construir obras enmarcadas en un Plan Director de Drenaje Urbano. Congelar la situación actual de impermeabilidad: garantiza la eficacia de futuras obras.

El Concejo Municipal de Resistencia aprobó la modificación de la Ordenanza N° 4542 reglamentaria de las "Condiciones de Usos del Suelo Urbano en el Casco Céntrico de la Ciudad de Resistencia ", por Ordenanza N° 5403, donde se establece que las nuevas construcciones y/o modificaciones que se ejecuten en el casco céntrico deben verificar el "impacto cero": Que el pico del nuevo hidrograma generado en el lote no debe superar al pico del hidrograma antecedente. Con esta ordenanza, Resistencia se transformó en la primera ciudad de Argentina en regular la urbanización aplicando criterios y conceptos hidrológicos. Agrega dos nuevos indicadores: FIS: Factor de impermeabilización del suelo, y FIT: Factor de impermeabilización total. Todo proyecto nuevo de edificación debe verificar el "impacto cero".  FIS: Representa el grado de impermeabilización o superficie no absorbente del lote. Se calcula dividiendo la superficie total de techos y solados sin cubierta, en proyección horizontal, por la superficie total del lote. FIT: Refleja la superficie impermeable total. Se calcula dividiendo la suma de la superficie total construida, más la superficie de pisos no cubiertos, por la superficie total del terreno.

Verificación del Impacto Cero: No requieren evaluación hidrológica: a. Cuando se cumplan, simultáneamente que el FIS ≤ 0,70 y el FIT ≤ 4 * FIS. b. Cuando los FIS y FIT del lote luego de la modificación no incrementen los de la situación antecedente en más de 10 %. Evaluaciones Hidrológicas: a. Se utilizarán las curvas I-D-F (intensidad – duración - frecuencia) de Resistencia, aprobadas por la APA (Resolución Nº 097/01) para la definición de tormentas de diseño en la ciudad de Resistencia. b. El tiempo de concentración del lote se hará empleando cualquier fórmula que se demuestre apta para tal fin. c. La tormenta de diseño se determinará aplicando el método de los bloques alternos, que se mostró representativo de eventos críticos observados en la ciudad.

14
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Objetivo de la nueva ordenanza: No es resolver el problema de las inundaciones urbanas en la ciudad, sino "congelar" la situación actual para generar un escenario de planificación de obras de drenaje realista y acotado. Se espera elaborar un sistema de cobro de servicios municipales con base en la proporción con que cada contribuyente hace uso del servicio de drenaje pluvial, con la implementación de un sistema de premios para aquellos vecinos que transformen áreas impermeables en permeables.

b. Zonificación de Riesgo Hídrico Urbano por Precipitaciones
Recientemente la Administración Provincial del Agua del Chaco –APA– ha terminado un trabajo que tiene por objetivos los siguientes: 1. Zonificar el AMGR con las áreas de riesgo de inundación por precipitaciones intensas y/o elevados montos, a través del análisis estadístico de precipitaciones, asociando la zonificación con el sistema de desagüe pluvial artificial o natural existente. 2. Definir restricciones al uso del suelo urbano acordes a los riesgos de anegamiento por precipitaciones. 3. Coordinar con las instituciones municipales y provinciales involucradas: Municipios, Instituto de Vivienda, Planificación, APA, Obras Públicas; la factibilidad de habilitación tierras para uso urbano y la construcción de barrios de viviendas. 4. Difundir el conocimiento y la aplicación de este tipo de medidas no estructurales asociados al riesgo de inundación a la sociedad y a otras jurisdicciones. La elaboración del mapa de zonificación hídrica por riesgo de precipitaciones en el AMGR requirió por un lado, un estudio estadístico de precipitaciones que reflejen las causas de anegamientos importantes, y por otro la identificación de áreas inundadas observables en imágenes satelitales y fotografías aéreas. Esto se hizo con el objeto de asociar y estimar las distintas áreas de inundación y correlacionarlas con las recurrencias de los eventos que las generaron, las precipitaciones. Es importante destacar que los tiempos de recurrencia de los eventos analizados, tienen similitud con los tiempos de diseño que se utilizan en los Planes Directores de Desagües Pluviales en la región, donde se trabaja con tiempos de recurrencias variables entre 5 y 10 años, por lo que se puede afirmar que los anegamientos observados, reflejan los anegamientos que son estudiados por dichos planes directores. De ejecutarse los mismos y las obras recomendadas, estas situaciones de anegamiento no deberían ocurrir, al menos con esa magnitud. Además se sabría qué obras priorizar, cuáles son las acciones de mayor impacto, establecer una proyección de la urbanización, y adoptar medidas no estructurales, todas con el objetivo de dar un servicio público de drenaje urbano adecuado.

Restricciones al uso del suelo inundable
La definición de los distintos grados de inundabilidad urbana, asociados a las dificultades naturales y artificiales de sacar los excesos originados por las precipitaciones, permiten diagramar las restricciones al uso del suelo inundable, en relación a los sistemas públicos de desagües pluviales, según la siguiente descripción. 1. Zona prohibida: Áreas donde no se permite la construcción de viviendas, ni ocupación urbana. Son terrenos ocupados permanentemente por agua, como lagunas y reservorios artificiales, o pertenecen a los sectores que ocupan los ríos y canales principales de escurrimiento del AMGR. 2. Zona de restricción severa: Son aquellas áreas que aparecen con agua en situaciones de presentarse precipitaciones con tiempos de recurrencia variables entre 5 y 10 años, áreas que no tienen planes directores de desagües pluviales, por lo que no
15
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

se puede prever qué sistemas de desagües deben construirse, y en consecuencia no se aconseja la construcción de planes de viviendas o conjuntos habitacionales de media y alta densidad. Para decidir la construcción de viviendas, deberá realizarse previamente un Plan Director de Drenaje Urbano y la ejecución de obras de escurrimiento prioritarias, que luego de construidas puedan cambiar el riesgo de inundación que tienen actualmente. 3. Zona de restricción severa temporaria: Son aquellas zonas del AMGR que tienen un Plan Director de Desagües Pluviales (Ver Ilustración 1, área con sombreado en color amarillo), y en la que se han identificado cuáles son las obras primarias o troncales a construir. Una vez ejecutada tal infraestructura, cambia la calificación de restricción, pasando de restricción severa temporaria a leve, permitiendo la urbanización. 4. Zona de restricción leve: Son aquellas zonas del AMGR que ante la presencia de precipitaciones elevadas, del orden de 10 años o más de recurrencia, no se inundan. En este caso se habilita la construcción de viviendas, acorde a lo que establecen las reglamentaciones municipales, como el Código de Planeamiento Urbano Ambiental de Resistencia.
El plano siguiente es la zonificación de restricciones de uso del suelo por riesgo de inundación por precipitaciones:

Ilustración 1. Zonificación de riesgo hídrico urbano por precipitaciones en el AMGR

Habida cuenta de las características deficitarias del sistema público de desagües pluviales que tiene el AMGR, se propone esta medida no estructural para disminuir el impacto negativo de las precipitaciones, que debe ser acompañado de las medidas estructurales adecuadas.

16
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Las respuestas de los distintos actores del crecimiento urbano del AMGR, ante la presencia de una zonificación de riesgo hídrico por precipitaciones deberían ser las siguientes:

1. Decidir nuevas urbanizaciones en los sitios de menor riesgo hídrico. 2. Generar Planes Directores de Desagües Pluviales. 3. Definir las principales obras estructurales y la prioridad de construcción. 4. Limitar la impermeabilidad acorde a la planificación del Plan Director. 5. Hacer participar a los ciudadanos en la problemática del desagüe pluvial, la impermeabilidad y en la conservación de espacios verdes. La zonificación de riesgo hídrico por precipitaciones debe servir de marco para definir qué sectores pueden ser urbanizados, qué obras de desagües pluviales son necesarias, y qué límites tiene la urbanización en el marco de los riesgos por inundación por precipitaciones severas.

Gestión de información evaluaciones ambientales

hidrológica

para

Para obtener un panorama completo que permita realizar evaluaciones ambientales desde el punto de vista hidrológico, primero es necesario caracterizar hidrológicamente a una cuenca, relevando el siguiente detalle de información hidrológica:

Precipitación
Pluviómetros. Ubicación. Condiciones de instalación. Tipos. Período de registro. Organismo encargado. Precipitación anual: Media, valores extremos. Precipitaciones medias mensuales. Precipitaciones diarias. Números de días con lluvia. Isohietas medias anuales. Curvas Intensidad – Duración – Frecuencia.

Infiltración
Ensayos de infiltración. Tipos de suelo. Representatividad en la cuenca.

Evapotranspiración
Evapotranspiración potencial y real. Fuente de cálculo (fórmulas, mediciones). EVP para cultivos.

Balance hídrico
Balances hídricos típicos: Años seco, medio, húmedo. Balances seriados,
17
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 6 Hidrología Ambiental

Alturas hidrométricas
Estaciones hidrométricas. Ubicación. Condiciones de instalación. Período de registro. Organismo encargado.

Freatímetros
Ubicación. Mapas de niveles de aguas subterráneas. Uso del agua subterránea.

Caudales
Estaciones de aforos. Ubicación. Objetivo de la estación. Condiciones de instalación. Período de registro. Organismo encargado. Curva H – Q. Influencia remanso en el curso principal.

Calidad del agua
Registros de análisis. Puntos de muestreos. Frecuencia. Calidad física, química, bacteriológica. Calidad de los análisis. Contaminación industrial y agrícola. Industrias. Uso del agua.
Para evaluar ambientalmente una acción o proyecto en un curso hídrico, se deben realizar las siguientes tareas, que permitan identificar el impacto de tal acción o proyecto:

         

Determinar la intensidad, frecuencia y distribución de las precipitaciones. Cuantificar los registros de los escurrimientos máximos. Calcular el contenido de sedimentos en el cauce de un río o arroyo. Monitorear la calidad del agua en el cauce del sistema hídrico. Estudiar los efectos de eutrofización en el curso y en lagunas. Evaluar la superficie de vegetación afectada con posterioridad a la ejecución de una obra. Detectar la aparición de procesos erosivos o embancamientos en el cauce del río o en cursos asociados, con posterioridad a la ejecución de una obra. Detectar la presencia de basurales clandestinos o áreas de deposición de residuos. Identificar los asentamientos de pobladores en las áreas de uso restringido, o instalación de actividades precarias con el riesgo de crear situaciones de hecho. Zonificar los usos del suelo -urbano y rural, y los posibles impactos socio-económicos generados por un proyecto.

Trabajo Práctico Nº 5
Como trabajo práctico de la Unidad 5 de Hidrología ambiental se realizará el Trabajo Práctico N. º 5: Zonificación de áreas de riesgo, que oportunamente se ofrecerá en el desarrollo de la cátedra.

18
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful