Unidad 4: Escurrimiento

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE PROGRAMA UNNE-VIRTUAL RECTOR Eduardo E. DEL VALLE VICERRECTORA María Delfina VEIRAVÉ SECRETARIO GENERAL ACADÉMICO Cristian PIRIS DIRECTORA UNNE-VIRTUAL Alicia Raquel BRESSAN

FACULTAD DE INGENIERÍA DECANO Jorge Víctor PILAR VICEDECANO José Leandro BASTERRA SECRETARIO ACADÉMICO Arturo Alfredo BORFITZ LICENCIATURA EN GESTIÓN AMBIENTAL DIRECTORA ACADÉMICA Delia KLEES TUTORES PERMANENTES Cecilia COCCATO
CONTENIDISTAS Hugo ROHRMANN Miguel VALIENTE DISEÑO DIDÁCTICO Fanny AGUIRRE DISEÑO GRÁFICO Ileana DE LEON CORRECCIÓN DE ESTILO Olga MUSIMESSI

Los contenidos desarrollados en esta asignatura son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Introducción
El agua superficial es la que se almacena o se encuentra fluyendo sobre la superficie de la tierra. La forma de medir en una cuenca el escurrimiento del agua superficial es la determinación del caudal: volumen en función del tiempo. El hidrograma es una expresión integral de las características físicas y climáticas que rigen las relaciones entre la lluvia y la escorrentía de una cuenca de drenaje definida. Conocer el escurrimiento de un río sirve para su uso en riego, agua potable, la industria. Determinar los escurrimientos mínimos define el abastecimiento de agua para poblaciones y las condiciones de navegación. Obtener los máximos caudales en crecidas define obras de defensas, zonifican áreas de riesgo hídrico y establecen restricciones al uso del suelo por riesgo de inundaciones. Aprender sintéticamente transformar precipitación en escorrentía, es un paso importante en el conocimiento de hidrología superficial.

Objetivos
   Cuantificar los volúmenes de escurrimiento de los sistemas hídricos dentro de una cuenca, conociendo los caudales anuales, mensuales y máximos y mínimos. Realizar el ajuste de la relación entre alturas y caudales de agua en los cauces de ríos y arroyos y la cantidad de escurrimiento que llevan. Estudiar el régimen del curso de agua y la magnitud de las crecidas.

Contenidos
A. Escurrimiento. 1. Caudal. 2. Hidrograma. 3. Alturas hidrométricas. 4. Aforos. 5. Curvas de calibración H – Q 6. Estudios de crecientes. 7. Trasformación Precipitación-Escorrentía. Método de la Curva Número —CN—.

3
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Escurrimiento
Es la parte de la precipitación drenada por los cauces de la cuenca hasta el punto de salida de la misma o sección de control de los escurrimientos. Los escurrimientos en una cuenca se dividen en tres componentes: superficial, subsuperficial y subterráneo.
Veamos cada uno de ellos:

El superficial es el que se manifiesta por encima del terreno natural, primariamente laminar hasta que luego se va concentrando en cauces, y sale finalmente de la cuenca. Se lo denomina rápido, porque en tiempo es el primer escurrimiento que se manifiesta en la sección de control de la cuenca. El subsuperficial es aquél que luego de infiltrada una determinada cantidad en el perfil del suelo, se manifiesta escurriendo en una primera capa del suelo y que en algunos casos vuelve a aparecer en superficie, sumándose al superficial. La cantidad depende de las características texturales del suelo. Se da preferentemente en zonas con subsuelos rocosos cubiertos por suelo más franco, y es en este sector donde se produce. El escurrimiento tiene una velocidad de conducción lento. El subterráneo es el escurrimiento que se da en las capas saturadas del suelo, ya sea en lo que se considera acuífero freático, como en los acuíferos cautivos o profundos. Los primeros aportan a los cauces del río, en especial en épocas de estiaje, drenando las capas subterráneas. Por el proceso que tiene el agua desde la precipitación, infiltración profunda a las napas, y de éstas al cauce, el escurrimiento es muy lento.

Descripción del proceso de escurrimiento. Ver Ilustración 1, con diagrama de flujo de la marcha de la precipitación en la cuenca. La precipitación que cae sobre la cuenca, se descompone en tres componentes: a. Aquella parte que es interceptada por la vegetación, b. la que llegada al suelo se infiltra alimentando la humedad del suelo, y c. la que se almacena en las depresiones superficiales. Cuando las depresiones, tales como esteros, lagunas, lagos, etc., comienzan a llenarse y la intensidad de precipitación es superior que la capacidad de infiltración, aparece la precipitación en exceso, que. 1. fluye como escurrimiento laminar y luego como 2. escurrimiento en cauce, constituyendo el escurrimiento superficial.
La cantidad de precipitación infiltrada tiene dos destinos:

1. Abastecer la humedad del suelo, y 2. superados ciertos niveles de humedad, recargar la napa freática. La diferencia entre el nivel de humedad capacidad de campo —CC— y la humedad existente en el suelo, es la deficiencia de humedad del suelo —DHS—. Primero se abastece la DHS y

4
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

luego superada la CC, se produce la recarga a la napa. El escurrimiento subterráneo se produce por descarga de la napa en el cauce, en época de estiaje del arroyo o río. El escurrimiento que se produce en la sección de salida o control de la cuenca, se divide en escurrimiento directo o superficial, y el escurrimiento base, compuesto por el escurrimiento subterráneo. El problema es detectar cuál es uno y otro, ya que vienen mezclados, y las fuentes de alimentación de los dos son distintos, y los tiempos de propagación también.

Ilustración 1. Ciclo hidrológico. Fuente: Apunte cátedra Hidrología, Ingeniería Civil, UNNE.

Esto ayuda a comprender el recorrido que puede hacer una gota de agua desde el momento en que cae como precipitación y se desagrega en Precipitación en exceso, en infiltración o en Pérdidas, para finalmente conformar Escurrimiento directo o de Base, y en la suma el Escurrimiento total.

1. Caudal
Es el volumen de agua por unidad de tiempo que pasa por una sección de un cauce. Sus 3 unidades normales son m /s o l/s. Valores característicos de caudales medios de los principales ríos del país, de un total 3 de 26.000 m /s:     Río de la Plata 22.000 m3/s Paraná 16.000 m /s en sección Corrientes (máximo de 60.000 m /s en inundación de 1983). Río Uruguay: 4.700 m /s Paraguay 4.000 m /s en la desembocadura.
5
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

3

3

3

3

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

  

Río Negro en la Patagonia: 1000 m /s. Bermejo, en El Colorado (Formosa), 380 m /s (máximo de 2.200 m /s). Negro en Resistencia, 30 m /s, con caudales máximos de 214 m /s en abril de 1986.
3 3 3 3

3

2. Hidrograma
Es la representación del caudal en función del tiempo, expresando las variaciones temporales de los caudales o los aportes de un río en una sección determinada.

Ilustración 2. Hidrogramas. Fuente: elaboración propia.

Presenta cuatro puntos característicos:

A. Inicio del escurrimiento directo. B. Momento del caudal pico o máximo. C. Cese del escurrimiento laminar. D. Cese del escurrimiento directo. Con base en esto, se definen los tiempos:    tiempo al pico entre A y B; tiempo base del hidrograma entre A y D; tiempo de vaciado del escurrimiento directo entre C y D.

3. Alturas hidrométricas
Medición de niveles
La determinación de los niveles que puede alcanzar el agua o las alturas de agua de un río, se deben hacer en una sección determinada —el río Paraná frente a Corrientes, río Negro en el puente de avenida San Martín de Barranqueras— y esa sección debe ser fija, inalterable en el
6
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

tiempo, para que las mediciones de alturas de agua se puedan relacionar en el tiempo. Las alturas de agua de un río se hacen en estaciones hidrométricas, tales como Puerto Iguazú para el río Paraná superior, Puerto Barranqueras en el Gran Resistencia.

Ilustración 3. Fotografía escala hidrométrica. Fuente: Recorrida de campo, personal Área Estudios Básicos, Administración Provincial del Agua, Chaco, noviembre 2005.

Todas las mediciones de alturas de agua, medidas en metros y centímetros, deben referirse a un cero (0), que debe ser el nivel mínimo que tiene el agua en una sección, o aquel nivel debajo del cual no existe escurrimiento en ese río. A su vez los 0 de cada escala deben relacionarse a la topografía del lugar, considerando el nivel del terreno natural con respecto al nivel del mar, hecho que se rige según el registro topográfico del Instituto Geográfico Militar – IGM-, cuyos valores son estimativamente de 10 metros en la ciudad de Buenos Aires, 42 metros en Puerto Barranqueras y 88 metros en Puerto Iguazú. La altura de agua se mide con escalas hidrométricas o limnímetros. Son reglas graduadas en metros, decímetros y centímetros, que deben colocarse en un lugar visible para la lectura del observador, en un solo tramo si el río lo permite, o en tramos escalonados hacia fuera desde el centro del cauce, de modo de medir con precisión los valores mínimos y máximos. Las lecturas de las escalas hidrométricas deben realizarse con una frecuencia acorde a la manifestación de las variaciones de alturas del río, con frecuencia de horas o días: En ríos localizados en ambientes de montaña deben realizarse mediciones frecuentes para poder captar el paso de las crecidas, con pasos de tiempo de minutos u horas, no así en ríos de llanura donde los movimientos de elevación o descenso de las aguas son lentos y previsibles, que permiten lecturas de la escala espaciadas en horas o diariamente. En algunas secciones hidrométricas no se puede acceder fácilmente para su lectura o no se puede estar en el lugar todo el tiempo de paso de una crecida. En esos casos se instalan limnígrafos, que registran en un papel las oscilaciones de altura de agua en función del tiempo. Contiene una boya que actúa como flotador en el agua, un cable que llega hasta el equipo registrador y un contrapeso para equilibrar el movimiento de la boya. El equipo registrador tiene un tambor o cilindro donde se enrolla una faja de papel, y una aguja con tinta, que va marcando dichas oscilaciones, con un mecanismo de relojería que mueve el tambor. Periódicamente, cada día, 7, 15 o 30 días, se saca la faja marcada y se coloca una nueva, dependiendo de las variaciones de altura y de la accesibilidad al lugar de medición.

7
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

4. Aforo
Es la operación de campo que tiene como fin realizar el cálculo del caudal que escurre por una sección de un río, por ejemplo en el puente de acceso a Puerto Tirol para el río Negro, el puente Libertad para el río Bermejo, el puente General Belgrano o aguas arriba del túnel subfluvial Paraná-Santa Fe para el río Paraná.
Los métodos para realizar el aforo de un río, son:

a. Sección de control. b. Relación sección-velocidad. c. Relación sección-pendiente. Se describirá el método más usado, que es el de sección – velocidad:

Aforo por Relación sección – velocidad
El análisis parte de la ecuación Q = S * V (caudal = sección * velocidad). Para realizar el aforo debe tenerse una estación de aforos, que contiene una sección de medición donde se materializa el aforo, una escala hidrométrica para relacionar las alturas de agua en el momento del aforo, y un control de que esa estación de aforo sea una sección donde se asegure que la relación altura – caudal sea directa, y no que para una misma altura se manifiesten dos caudales, posibilitando la relación H – Q en todas las alturas de agua del río.
A continuación se aprecia el gráfico de la sección de un río donde se realiza un aforo, con la definición de las áreas parciales, y posteriormente un gráfico de cómo es la distribución de la velocidad en una vertical, desde la superficie hasta el fondo del cauce.

8
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Ilustración 4. Sección hidrométrica áreas parciales. Parábola de velocidad. Fuente: Elaboración propia.

El cálculo de caudal se hace midiendo la sección de paso del agua transversal al escurrimiento, realizando una batimetría, eso es midiendo a distancias constantes la profundidad del río. Luego se subdivide la sección en áreas parciales donde se mide la profundidad en tramos separados un 10 % del ancho total. Para cada profundidad se asigna la superficie de escurrimiento equidistante con las demás profundidades o verticales, y la suma de todas da el área transversal total de escurrimiento. En los mismos sitios de medición de profundidades a través de un instrumental denominado molinete, donde se mide la velocidad de escurrimiento del agua con el molinete alineado paralelo al escurrimiento y perpendicular a la sección de paso, a distintas profundidades que en su modo más completo implica medir la velocidad en superficie, a 0,2 h, 0,6 h, 0,8 h y en el fondo, siendo h la profundidad de la vertical. El gráfico de la profundidad con las velocidades citadas se llama curva de velocidades de la vertical. Luego se calcula la velocidad promedio de cada vertical y los caudales parciales multiplicando la velocidad media de cada vertical por el área parcial, y sumando todas, da el caudal total de escurrimiento por la sección donde se realiza el aforo. El molinete o instrumental para medir la velocidad del agua en un río, está compuesto por un cuerpo principal que en su parte delantera tiene una hélice, elemento que gira con la oposición que le genera la velocidad del agua y debe ser contada la cantidad de vueltas que registra en un plazo determinado de tiempo, con un contador digital. Previamente el fabricante ha entregado las ecuaciones que calculan la velocidad en base al número de revoluciones de la hélice.
El aforo por molinete requiere del siguiente instrumental de campaña:

Molinete, cuyo elemento medidor de la velocidad es una hélice o una cazoleta, puede estar suspendido en el agua por cable accionado por un torno, o si la profundidad es menor por una barra fija apoyada en el fondo de la sección. En el primer caso es un aforo por pasarela y el segundo por vadeo. Según sea el caso y la sección de aforo se requiere una alcantarilla o un puente, vagonetas colgadas de un cable entre torres a ambas márgenes del río, o una embarcación. En el caso de altas velocidades de escurrimiento y profundidades importantes, el molinete es arrastrado por la corriente, y como la medición de la velocidad debe realizarse sobre una profundidad perfectamente vertical, se requiere el auxilio de contrapesos o escandallos de
9
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

distintos pesos, variables entre 5 y 50 kilos. Cuando aún así la velocidad del agua arrastra el molinete se debe hacer una corrección de la medición de la profundidad teniendo en cuenta el ángulo de arrastre.

Aforos por flotadores
En casos expeditivos donde no se requiere demasiada precisión en la determinación del caudal de un arroyo o río, se puede usar el método de los flotadores. Son elementos que se tiran al agua, flotan y son arrastrados por la corriente, por lo que al medir el tiempo de traslado en una determinada longitud se estima la velocidad de escurrimiento. Los flotadores más utilizados son aquellos construidos con corchos, botellas, ramas, etc. El cálculo de la V = L/T, y el Q = V * S, considerando que la velocidad es superficial, salvo que el flotador tenga un determinado peso y se hunda a una determinada profundidad; en ese caso será la velocidad de esa profundidad.

5. Curvas de calibración H – Q
Con la realización de varios aforos en una sección para distintas niveles de agua, se puede establecer una relación H – Q:

Ilustración 5. Curva H-Q. Ajuste gráfico. Fuente: elaboración propia.

Para ello la sección debe ser constante, no tener erosiones o sedimentaciones, no estar afectada por remanso y un régimen del río establecido. La importancia de contar con la curva H – Q es que con el dato de altura se obtiene el caudal, facilitando el cálculo de un hidrograma continuo midiendo sistemáticamente las alturas. Esta relación H – Q es una relación directa, biunívoca, entre altura y caudal, y permite obtener el caudal o la altura teniendo la altura o el caudal. Con los aforos se tienen datos puntuales, para tal altura tal caudal, con la curva H – Q se tiene una relación continua de dichas variables, con lo que se puede obtener el caudal para cualquier altura de agua, midiendo ésta una vez por día en casos de ríos de llanura.

10
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Debe tenerse cuidado que la sección del río donde se realizan aforos no sea afectada por distintas situaciones que cambian dicha relación directa, y en ese caso se deben realizar trabajos de corrección para la adecuada información de caudal. Las correcciones de la curva H – Q pueden ser: Por variación de la sección por erosión o sedimentación, hecho frecuente en las secciones de aforo del río Bermejo. Por cambio del régimen del río, con valores de pendiente longitudinal distintas para las mismas alturas de agua, generando caudales distintos. Por efecto de remanso, en el caso de un río que desemboca en otro de mayor caudal, que define la altura del río afluente, pudiendo éste alcanzar alturas que no se condicen con el caudal que llevan, caso por ejemplo de la descarga del río Negro en el río Paraná.

a. b. c.

Ajuste y extrapolación de H – Q.
La construcción de la curva H – Q requiere la ejecución de numerosos aforos, barriendo toda la gama de alturas posibles del agua en la sección elegida. Luego de ello se debe proceder al ajuste de la curva, que es la representación continua de la relación altura caudal, de modo de poder utilizarla como ya se citara. Por otro lado también se puede usar esta curva para tratar de obtener caudales para alturas no aforadas, sean menores o mínimas asociadas a períodos de estiaje o sean alturas máximas no registradas asociadas a inundaciones excepcionales. Este ajuste se realiza por distintos métodos, siendo los más usados los de Stevens y logarítmico. Teniendo esa relación gráfica o través de una ecuación, se puede obtener el valor de caudal para la altura medida, e incluso si las condiciones son apropiadas calcular el caudal para alturas no medidas, tratando de responder la pregunta: ¿Qué caudal llevará el río si alcanza tal altura la escala? Alturas que son máximas en crecidas e inundaciones, o mínimas en caso de estiaje o sequías, que no se han medido en el tiempo de varios años de medición de alturas.
A continuación se reseñan una serie de ecuaciones de la relación H – Q de los ríos de la región, en secciones determinadas.

Tabla 1. Curvas H-Q ríos de la región. Fuente: Evaluación de Recursos SA –EVARSA.

Río Iguazú. Puerto Andresito: Q = 0,016137 * H² + 7,916995 * H + 457,0945 Q = 0,004804126 * H² + 9,84419 * H + 390,8857 Río Paraná. Corrientes: Q = 0,4404 * (H + 12,036) Q = 567,218 * H² + 348,86 * H + 5.393,5 Río Paraguay. Puerto Pilcomayo: Q = 164,3912 * H² - 363,658 * H + 2.696,773 Para valores mayores a 6 metros, curva en ajuste. Río Bermejo. El Colorado: H < 6,00 m
3,82385

H ≥ 120 cm H < 120 cm

H < 6,00 m H ≥ 6,00 m

11
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Q = 8,0272*(H + 0.01) 1,2708882 Q = 196,981855*(H – 2,36875) Válida entre el 01/09/2000 y el 01/09/02 Q = 23,4641*H – 33,5352*H + 29,6892 1,5063 Q = 114,3388*(H – 1,9673) Válida desde el 01/09/2002 Río Tapenagá. Florencia (Santa Fe), RNN° 11. Cota Cero de la escala: 39,28 m IGM 2 Q = 1,986583 * H + 1,704835 * H – 0,269 (H) Q = 0,494284 * e + 1,381193 * H + 5,395 Rango de validez: 0,17 m <= H <= 6,73 m Río Negro. Puerto Tirol. Q = 5,552 * (H – 44,80)
1.7947 2

2,7355078

H < 3,82 m H < 9,00 m

H < 3,28 m H < 8,00 m

H< 4,05 m H>= 4,05 m

Análisis del hidrograma
Un hidrograma característico tiene en los puntos A, B, C y D, la factibilidad de separar el escurrimiento directo del escurrimiento de base, separándolos con una curva o recta que una los puntos A y D.

Ilustración 6. Hidrograma característico. Separación escurrimiento directo. Fuente: elaboración propia.

12
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Separación de escurrimiento directo y base
El análisis de los hidrogramas contiene el proceso de separar el escurrimiento directo y el escurrimiento base, productos ambos de distinta procedencia y tiempo de respuesta en la sección de salida.

El escurrimiento base se observa con claridad luego de un tiempo prudencial sin precipitaciones, en sequía, donde no aparece el escurrimiento directo, y en ese caso se encuentra la curva de vaciado del escurrimiento subterráneo. Existen distintos métodos de separación de ambos escurrimientos, en base a las características físicas de la cuenca que define que tan rápido o lento sean dichos escurrimientos, y por lo tanto la participación de ambos en el componente total de un hidrograma de crecida del río en respuesta a una tormenta.

6. Estudios de crecientes
Contando con los datos de precipitaciones distribuidos arealmente en la cuenca como precipitación media, es factible relacionar el producto de esas lluvias con los hidrogramas de crecidas en el punto de control de la cuenca, de modo de entender el funcionamiento hidrológico de una cuenca, en la relación precipitación-escurrimiento, que es de real importancia para los objetivos de estudiar las crecientes.
La importancia de la determinación de los caudales se establece en:

1. Determinar volúmenes disponibles para almacenamiento disponibles para riego, agua potable, agua industrial, turismo, actividades recreativas, etc. 2. Cuantificar los caudales mínimos, en época abastecimientos de agua potable o la navegación. de estiaje, necesarios para

3. Calcular las crecidas de un río, las alturas máximas a las que puede llegar y definir la radicación de poblaciones urbanas, construir defensas, zonificar áreas de riesgo hídrico con distintos usos del suelo asociados a esos riesgos, etc. Se observa a continuación la representación gráfica de una precipitación, Q en milímetros, como lluvia efectiva, neta, generadora de escurrimiento, y el hidrograma producto de esa precipitación en función del tiempo, con los parámetros que caracterizan la crecida de un sistema hídrico:    El caudal pico qp, el tiempo en que se da ese caudal pico desde el momento en que comenzó a llover tp, y el gráfico del hidrograma, cuya área representa el valor de la precipitación neta o en exceso multiplicada por el área de la cuenca.

13
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental


Ilustración 7. Hidrograma de escurrimiento directo. Fuente: elaboración propia.

En Hidrología se estudian tres características de los hidrogramas de un río:    Los volúmenes mensuales y anuales disponibles para almacenamiento y utilización; Los períodos de estiaje, que limitan el uso del agua de las corrientes; Las crecientes.

Son de mucha importancia los análisis de los hidrogramas de crecientes en cuanto a atenuación del daño por inundaciones, predicción de crecidas o para fijar los caudales de diseño de un gran número de estructuras hidráulicas: puentes, alcantarillas, represas, estaciones de bombeo. Esto de por sí indica la importancia de conocer el funcionamiento de los ríos, a través del estudio hidrológico que defina sus características normales, mínimas y máximas, y generadas a partir de las precipitaciones.

7. Transformación Precipitación-Escorrentía
Método de la Curva Número —CN—
Este método elaborada por el Servicio de Conservación de Suelos —SCS— de Estados Unidos, logra transformar valores de Precipitación en Escorrentía o Precipitación en Exceso. Define primero el volumen de escorrentía de una cuenca a través del Número de Curva (CN), y luego mediante fórmulas empíricas obtiene las principales características del hidrograma resultante. Para obtener dicho número requiere datos diarios de precipitación y analizar la relación precipitación-escurrimiento = P - Q. Si se proyecta un gráfico entre dichas variables se observa que: Habrá cierta precipitación inicial que no genera escurrimiento, ya que se descompone en pérdidas por intercepción del follaje, almacenamiento en superficie de depresiones o se infiltra.

14
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Una vez cubierto el almacenamiento inicial, comienza el escurrimiento Q como una curva que va en aumento a medida que la precipitación P aumenta. Finalmente luego de una determinada precipitación, esa curva se transforma en una recta, considerando que a partir de allí, la precipitación es totalmente transformada en escurrimiento.
Esa relación P – Q, se refleja en el gráfico siguiente:

Ilustración 8. Relación P-Q método número curva. Diseño de pequeñas presas, Bureau of Reclamation, EEUU, Editorial CECSA.

Donde: la = Pérdida inicial: pérdidas por intercepción, almacenamiento en superficie e infiltración, antes de aparecer Q. S = máxima P absorbida por la cuenca; es la retención potencial máxima. Existen varias curvas que unen el punto la con el sector donde la relación Q – P se transforma en una recta, partiendo de la siguiente relación: Retención real / Retención potencial máxima = Escorrentía / Escorrentía potencial máxima.

S se relaciona con el número de la curva CN de escorrentía: CN = 1000 / (10 + S) Para áreas impermeables S = 0 y CN = 100. Para área sin escurrimiento S = ∞ y CN = 0. Para obtener l CN se debe contar con: a. Condiciones de humedad antecedente. b. Uso de la tierra. c. Condiciones hidrológicas de los suelos.

15
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

UNIDAD 4 Hidrología Ambiental

Condiciones de humedad antecedente
Se calcula con base en la lluvia de 5 a 30 días según las cuencas, anterior a la Precipitación que se quiere transformar en Escurrimiento, considerándose tres situaciones de humedad antecedente:    Condición I: Suelo seco. No aplicable a crecida de proyecto. Caudales chicos. Condición II: Suelo medio. Asociado a crecidas anuales o promedios. Condición III: Suelo húmedo. Crecidas máximas. Caudales grandes.

Existe diferencia de escurrimiento si es estación con y sin crecimiento vegetativo.

Usos del suelo
Se clasifican en distintos usos que puede tener una cuenca:        Barbecho Granos pequeños, cereales. Praderas y pastizales Bosques Granjas Caminos Cultivos en surcos, rectos, terrazas, curvas de nivel.

Condiciones hidrológicas de los suelos
Está relacionado a la : 1) Densidad de vegetación y 2) Capacidad de infiltración. 1. El uso del suelo, la cubierta vegetal y las prácticas de cultivo definen condiciones hidrológicas deficientes, regulares y buenas. Se entienden como condiciones para la retención o infiltración de la precipitación.

2. Condiciones hidrológicas de los suelos, definida por la estructura de los suelos, que permiten mayor o menor infiltración, y menor o mayor escurrimiento.

En el Trabajo Práctico Nº 3, Obtención de la escorrentía de una tormenta, se hará una aplicación práctica y concreta de este método que permite, conociendo una precipitación P, obtener su escurrimiento Q.

16
UNNE-Virtual – Facultad de Ingeniería - Licenciatura en Gestión Ambiental

Hugo Rohrmann Miguel Valiente

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful