You are on page 1of 1

8

21 febrero 2014

¡

La ¿desaparición? de ENLACE

valuar, evaluar, evaluar! Esa pareciera ser la «fórmula mágica» para resolver los grandes problemas en materia de educación que aquejan al país. La Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (enlace) es un invento del gobierno de Calderón que se aplicó desde 2006 y hasta 2013 en prácticamente todas las escuelas primarias y secundarias del país, tanto públicas como privadas; también a los chavos en su último año de prepa. Se trata de un examen estandarizado y de opción múltiple con el que supuestamente se evaluaron los conocimientos en matemáticas y español de los niños y jóvenes mexicanos, y para el caso de las primarias y secundarias, también la materia de formación cívica y ética. Según las autoridades del gobierno y de la sep, estas pruebas permitirían que ¡todos!, estudiantes, profesores, padres de familia y gobierno supiéramos las condiciones reales de nuestra educación y por lo tanto, decían, estaríamos en condiciones de mejorarla. Sin embargo, este examen estandarizado no tomaba en cuenta las condiciones específicas de vida de cada localidad o región en el país, dando por resultado un diagnóstico sesgado, discriminatorio y manipulado de la realidad.

¡E

Este año el Secretario de Educación (Emilio Chuayffet), para justificar la eliminación de enlace, argumentó que la prueba «pervertía la verdad» sobre el rendimiento de los alumnos ya que los maestros sólo enseñaban a los niños lo que vendría en el examen, o incluso llegaban a modificar las respuestas para subir la calificación de su escuela ¿por qué? Porque con base en esos resultados se definía la asignación de recursos del Programa de Estímulos a la Calidad Docente. En realidad, la suspensión repentina de enlace para 2014 obedece a la necesidad del gobierno de Peña Nieto de afianzar la reforma educativa. Se le retira a la sep la facultad de realizar la evaluación y quien tomará ahora en sus manos el diseño y aplicación de la enlace (a partir del 2015 y probablemente con otro nombre) será el inee (Instituto Nacional para la Evaluación Educativa) quien es el principal encargado de la operatividad de la reciente «Reforma Educativa». Así pues, lo que tenemos es un mecanismo político de afianzamiento de la (contra)reforma educativa al entregar al inee la función de «evaluar», bajo el mismo esquema empresarial de la prueba estandarizada, el rendimiento educativo de los estudiantes mexicanos y con ello poder dar el siguiente paso que consiste en premios y castigos a los buenos y malos maestros, a las buenas y malas escuelas.
Isabel Sanginés