You are on page 1of 143

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA

FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL PARA LA ADOLESCENCIA”













ESPERANZA VILLAVECES MURILLO
JAQUELINE RENDON FERRO


















UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA

FACULTAD DE DERECHO

BOGOTA D.C

2010


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

“ SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL PARA LA ADOLESCENCIA”





ESPERANZA VILLAVECES MURILLO.
JAQUELINE RENDON FERRO.






TRABAJO PARA OPTAR EL TITULO DE ABOGADO





DIRECTOR

Dr. JESUS DARIO MORA CALVO.






UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA

FACULTAD DE DERECHO

BOGOTA D.C

2010




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

NOTA DE ACEPTACION.

_____________________

_____________________

_____________________

_____________________

_____________________

_____________________




________________________
PRESIDENTE DEL JURADO




________________________
JURADO 1




________________________
JURADO 2







Bogotá D.C Septiembre de 2010.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

TABLA DE CONTENIDO.


INTRODUCCIÓN Pág

1. ESTRUCTURA DEL PROYECTO 1
1.1 Planteamiento del problema 1
1.1.1. Formulación del problema 5
1.1.2 Hipótesis 5


2. MARCO REFERENCIAL 6
2.1 Marco Histórico 6
2.2 Marco Teórico 15
2.3 Marco Conceptual 16
2.4 Marco J urídico 18


3. ESTUDIO LEY 1098 DE 2006 (CÓDIGO DE LA INFANCIA 26
Y LA ADOLESCENCIA)
3.1 Antecedentes 26
3.2 Criterios procesales del juez para la aplicación del 30
sistema de responsabilidad penal para adolescentes.
3.3 Imputabilidad o inimputabilidad del menor infractor 31
3.4 Penas o Sanciones al menor infractor 36
3.5 Garantías procesales 40
3.6 Cambios que introdujo la ley 1098 de 2006 41
3.7 Asuntos que involucran al menor no estipulados en la nueva ley 43


4. NUEVO SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL PARA 44
ADOLESCENTES
4.1 Definición 44
41.1 Finalidad 45
4.2 Principales características del nuevo sistema penal para 46
adolescentes.
4.3 Actuaciones en el Sistema de Responsabilidad Penal para 54
adolescentes.
4.3.1 Noticia Criminal 54

4.4 Actuaciones en desarrollo de la indagación e investigación 58


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

4.5 Imposición de las Sanciones 62
4.5.1 Clases de Sanciones 63
4.5.1.1 Modalidades para el cumplimiento de esta sanción 68
4.5.1.2 Modalidades de Internamiento 71
4.5.2 Finalidad de las Sanciones 77
4.5.3 Criterios de definición de las sanciones Intervención mínima 78
4.5.4 Verificación del procedimiento 79

 

5. ESTUDIO COMPARADO DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD 80
PENAL EN COLOMBIA FRENTE A OTROS PAÍSES.
5.1 Normatividad de la responsabilidad penal para adolescentes 82
en América latina.
5.1.1 Normatividad de la responsabilidad penal para adolescentes 87
en países Europeos.


6. CENTRO DE SERVICIOS J UDICIALES PARA ADOLESCENTES 90
(CESPA).
6.1 Conformación y estructura 91
6.1.1 Composición de los juzgados para adolescentes en el (cespa) 93
6.1.2 Conformación administrativa y técnica del centro de servicios 95
judiciales para adolescentes.
6.1.3 Comité general y organigrama del centro de servicios judiciales 97
para adolescentes.
6.1.4 Organigrama centro de servicios judiciales para adolescentes 98
6.1.5 Organismos de apoyo del (cespa) 98


7. PROCEDIMIENTOS QUE SE REALIZAN AL ADOLESCENTE 99
QUE INFRINGE LA LEY PENAL.
7.1. Causas que conllevan al menor a infringir la ley penal, tomando 100
como base las informaciones recibidas en el (CESPA).
7.2 Estadísticas emitidas por organismos competentes, relacionadas 103
con la problemática de adolescentes que infringen la ley penal.
7.3 Reglas Mínimas para la Administración de J usticia de Menores 110






UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

8. ANALISIS DE J URISPRUDENCIA Y LAS DECISIONES TOMADAS 112
EN SITUACIONES DE LOS ADOLESCENTES QUE INFRINGEN LA
LEY PENAL
8.1 Factores generadores que conllevan al adolescente a infringir la 115
ley penal.
8.2Desde el punto de vista familiar 117
8.3Desde el punto de vista social 117
8.4Desde el punto de vista legal 118



9. IRREGULARIDADES DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD 119
PENAL PARA ADOLESCENTES.
9.1 Irregularidades encontradas en el desarrollo de la investigación 123
9.2 Posibles soluciones a las irregularidades de aplicación del 124
Sistema de responsabilidad penal para adolescentes
9.3 Preguntas 126

10. DEFICIENCIAS DEL SISTEMA DE RESAPONSABILIDAD PENAL 129
PARA ADOLESCENTES.


11. CONCLUSIONES 131
BIBLIOGRAFIA.


















UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

INTRODUCCIÓN


La responsabilidad penal para menores de edad ha sido la preocupación
constante de los diferentes Estados del mundo, teniendo en cuenta los acuerdos
internacionales de protección a la niñez, que hacen parte del bloque de
constitucionalidad, en contraste con las realidades particulares al respecto de cada
país.

Colombia ha contado con unas normas específicas en cuanto al tema que nos
atañe, siendo las más relevantes el Decreto 2737 de 1989, conocido como el
Código del Menor y la Ley 1098 de 2006. Código de la Infancia y Adolescencia.

El desconocimiento de los derechos de los niños motivó la creación de una
jurisdicción especializada, cuyo fin es el de sustraer a los menores de la justicia
penal impuesta a los adultos. Es así como a partir de 1889 comienza a
evolucionar dicho sistema, con el objeto de proteger al menor de situaciones
adversas para su normal desarrollo y la reincorporación social, incluso en casos
de comisión de delitos por parte de ellos.

En los años 80` Colombia se vio invadida por el auge acelerado del narcotráfico y
sus consecuencias de violencia, pobreza y desviación de valores éticos. Las
políticas multilaterales contra este flagelo, emprendidas por los países afectados,
en poco o nada han profundizado en el fenómeno de la delincuencia infantil a raíz
de la influencia de esta cultura mafiosa. Lo anterior, aún más profundizado
durante los años 90 y lo que va corrido de este siglo, en razón al crecimiento de
los grupos de autodefensas y guerrilla.

Es una coyuntura complicada para nuestro país, desde el punto de vista que, por

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

un lado, se encuentran los derechos de los niños y las leyes que los protegen y
por otro un exagerado índice de delincuencia de los menores, gracias al sueño del
dinero fácil, en contraste con profundas condiciones de pobreza y abandono.

La Ley 1098 de 2006, por medio de la cual se expide el Código de la Infancia y la
Adolescencia, incorpora el sistema de responsabilidad penal para estas franjas de
la población, para ser implementado gradualmente en todo el territorio nacional.
Dicho sistema se caracteriza por su carácter pedagógico, tanto en el proceso
como en las penas, sin embargo a pesar del presupuesto invertido en su
implementación, parece que el sistema se ha quedado corto, debido a que la
legislación impone medidas que, aparentemente, no son suficientemente fuertes
para cumplir el objetivo de corrección de estos menores.
La privación de la libertad en establecimiento especializado, a todas luces, es un
punto de partida en lo que se refiere a la resocialización y verdadera sanción, pero
esta, solo opera para mayores de 14 años y menores de 18, mientras que los
índices de criminalidad por parte de menores de 14 años crecen de manera
alarmante.

Siendo el objetivo de este trabajo tratar de establecer si las sanciones impuestas,
en el sistema de responsabilidad penal para adolescentes, son efectivas para
generar que los menores no reincidan en su accionar delictivo, vale la pena
determinar las posibles irregularidades contenidas en el nuevo código de la
infancia y aportar sugerencias, jurídicamente viables, para la solución de dichas
falencias.

En la presente investigación hemos utilizado una metodología teórica e
investigativa combinada con un trabajo de campo, realizando a la vez un análisis
comparativo.

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO




ESPERANZA MURILLO Y J ACQUELINE RENDON

Para efectos de lo anterior estructuramos la investigación en once capítulos:
partiendo, con el estudio de la ley 1098 del 2006 (código de la infancia y la
adolescencia), y los cambios que introdujo esta ley. Con el fin de de establecer
criterios relacionados con el avance jurídico que se presume ha tenido esta
legislación con el manejo de la problemática expuesta en la presente propuesta.
De la misma manera realizamos un estudio detallado del nuevo sistema de
responsabilidad penal para adolescentes, su definición, finalidad, características,
actuaciones en desarrollo de la indagación e investigación, imposición y clases de
sanciones, seguido de un estudio comparado en cuanto a la responsabilidad penal
en Colombia y su normatividad frente a otros países.

Tomamos como base las informaciones recibidas en un trabajo de campo
realizado en el Centro de Servicios J udiciales para Adolescentes (CESPA), con
el fin de establecer la correspondencia entre las últimas estadísticas emitidas por
organismos competentes para comprobar si las sanciones impuestas a los
menores infractores que cometan delitos de alto impacto social, están siendo útiles
y de ayuda para la reeducación, resocialización y prevención de nuevos actos
delictivos.

Por último materializamos la investigación con las deficiencias del sistema de
responsabilidad penal para adolescentes y plateamos unas posibles soluciones
para así llegar a unas conclusiones.

Las leyes mencionadas, la jurisprudencia al respecto y la misma dinámica de este
tipo de normatividad que desde 1899 ha venido dándose, tienen que darnos las
luces necesarias para rediseñar unas leyes que se ajusten a nuestra realidad
política, económica y social con respecto a la niñez y la adolescencia.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




1

1. ESTRUCTURA DEL PROYECTO


1.1. Planteamiento del Problema

La ley 1098 de 2006, por la cual se expide el código de la infancia y la
adolescencia, incorporó en su legislación el nuevo sistema de responsabilidad
penal, para ser implementado de forma gradual en el territorio colombiano.

Este nuevo sistema penal, busca brindarles todas las garantías y en especial la
protección de los derechos a los niños y adolescentes que incurran en la comisión
de un delito, amparados en los principios y definiciones consagrados en la
constitución política, en los instrumentos internacionales de derechos humanos y
en la aplicación del código del menor y la adolescencia.

En el sistema de responsabilidad penal para adolescentes, tanto el proceso como
las medidas que se toman son de carácter pedagógico, específico y diferenciado
respecto del sistema de adultos, conforme a la protección integral de los derechos
de los menores.

Las frágiles sanciones impuestas a los mayores de catorce (14) años de edad y
menores de dieciocho (18) años, al igual que la exclusión de responsabilidad
penal para menores de catorce (14) años, que cometan delitos, ha ocasionado
que los índices de violencia y reincidencia delincuencial aumenten de manera
significativa en el territorio colombiano, generando un alarmante aumento de
delitos cometidos por menores que están en el rango de estas edades,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




2
especialmente promovidos por adultos delincuentes que se aprovechan de su
condición de infantes y adolescentes y de la debilidad de la justicia penal para
imponer sanciones drásticas, que eviten que estos menores, sin importar su
condición social, familiar o cultural se conviertan en unos verdaderos delincuentes,
amparados por la poca eficiencia de la legislación, respecto de la responsabilidad
penal de esta franja de la población.

Aunque el Estado colombiano, ha invertido un amplio presupuesto para la
aplicación de este nuevo sistema, en cuanto a su estructura administrativa y
judicial, parece que la legislación se ha quedado corta, pues las sanciones
impuestas no parecen ser lo suficientemente fuertes, como para corregir a estos
adolescentes, que al juzgar por la peligrosidad de sus delitos parece que se han
convertido en verdaderos promotores de actos delincuenciales, pues a diario se
puede comprobar cómo el homicidio, el porte ilegal de armas, la violación, el
tráfico de estupefacientes, el secuestro y la extorsión, entre muchos otros, se han
convertido en delitos habituales, para una generación que aun no cumple la
mayoría de edad.

La privación de la libertad en establecimiento especializado, parece ser un punto
de partida para contribuir a la resocialización y verdadera sanción de los menores
que hayan cometido delitos, siempre y cuando sean mayores de (14) y menores
de (18) años. Pero los índices de homicidios y graves delitos cometidos por
menores de (14) años, que gozan de exclusión de la responsabilidad penal, dejan
ver una clara problemática social y una fisura jurídica que parece darles
inmunidad, para seguir cometiendo toda clase de actos dolosos sin ninguna
verdadera sanción penal.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




3
La responsabilidad penal del menor infractor, podría decirse que es un tema que a
pesar de su actualidad y prolijidad de argumentos a la hora de debatirlo, no deja
de presentar ciertos vacíos jurídicos, dados por la poca precisión que se ha
ejercido sobre algunos de sus temas estructurales.

El menor infractor ha sido fuente de múltiples debates, que principalmente han
girado alrededor del límite de la edad de la inimputabilidad, de la procedencia de
penalizar o no su actuación, y al aumento constante de delitos cometidos en
mayor número por infantes y adolescentes.

El tema del tratamiento jurídico penal de la delincuencia juvenil viene preocupando
a distintos sectores sociales y gubernamentales de nuestro país. Lo real mente
curioso del caso es, que tanto las preocupaciones de ciertos sectores de la
sociedad golpeados por la delincuencia juvenil existente en las ciudades del
territorio colombiano, así como en los campos y sectores rurales del mismo, en
donde delinquen los jóvenes integrantes de grupos armados al margen de la ley,
cuyas actividad delincuencial se ve reflejada en el alarmante aumento de delitos
cometidos por menores de edad, mostrada por los medios de comunicación, y en
las estadísticas de los entes gubernamentales, parecen encaminarse y apuntar en
la misma dirección, la necesidad de la represión penal.

Con la implementación gradual del nuevo sistema de responsabilidad penal para
adolescentes en el país, se ha tratado de controlar y organizar la forma de
sancionar las actividades delincuenciales cometidas por menores infractores.





UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




4
Pero aunque el Estado crea que con la aplicación de esta legislación se va a
solucionar la problemática social que ha generado el aumento de delitos por parte
de los infantes y adolescentes, la realidad del país demuestra que por el contrario,
los medios de coerción y represión planteados en este nuevo sistema penal,
indican que estas medidas están siendo insuficientes y poco idóneas para prevenir
que los menores dejen de delinquir o no vuelvan a reincidir en la comisión de un
delito.

Debido a las irregularidades y a la poca efectividad que presenta este nuevo
sistema de responsabilidad penal para adolescentes hemos decidido realizar una
investigación con profundidad del tema, en donde de manera clara y objetiva
podamos establecer las falencias que presenta el sistema, con el fin de hacer un
análisis jurídico y realizar un aporte de importancia a la legislación penal
colombiana.
















UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




5

1.1.1. Formulación del Problema

¿Es el nuevo sistema de responsabilidad penal para adolescentes, un mecanismo
efectivo para sancionar, corregir y resocializar al menor infractor que incurra en la
comisión de un delito, en el Estado colombiano?


1.1.2. Hipótesis

De acuerdo a la implementación gradual en el territorio colombiano, del sistema de
responsabilidad penal para adolescentes, establecido en el nuevo código de la
infancia y adolescencia, y teniendo en cuenta que de manera objetiva el fin de
esta investigación es poder determinar si este nuevo sistema penal, es un
mecanismo efectivo para sancionar, corregir y resocializar al menor infractor que
incurra en la comisión de un delito en el Estado colombiano, estableceremos la
siguiente hipótesis teniendo en cuenta la información analizada y recopilada.

El sistema de responsabilidad penal para adolescentes presenta una gran falla
respecto a la inimputabilidad penal para los menores de 14 años, ya que, no existe
ningún tipo de sanción para estos menores infractores permitiendo que sus delitos
queden impunes.

La normatividad vigente que sanciona a los menores infractores tiene en su
contenido una gran debilidad de aplicación, ya que las sanciones impuestas para
los mayores de 14 y menores de 18 son muy frágiles, poco efectivas y no
garantizan que los menores que han infringido la ley penal se resocialicen y no
reincidan en el actuar delincuencial.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




6

2. MARCO REFERENCIAL

2.1. Marco Histórico

A través de la historia los castigos, sanciones y penas impuestas a los
menores de edad que cometen delitos, han sido muy diferentes, pues estas
han sido manejadas e influenciadas por la política, la religión y la economía de
cada país.

En Asia, en la antigüedad, los menores infractores que delinquían dentro de
las ciudades, eran sancionados con grandes castigos laborales y obligados a
duros trabajos pesados dependiendo de la edad y la gravedad de sus delitos.
Estas eran las sanciones más leves, pues también existían las mutilaciones y
la pena de muerte para aquellos que cometieran delitos de alto repudio social.

En África, los menores delincuentes que eran sorprendidos realizando algún
delito, eran apedreados por miembros de su comunidad en plazas públicas
para que los demás cogieran escarmiento y lo pensaran dos veces antes de
hacer algo igual.


También eran sometidos a un juicio público en donde se les desterraba de la
ciudad o albergue y no se les permitía regresar hasta después de obtener la
mayoría de edad y el perdón de sus familias.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




7
En Europa, las sanciones a medida que los países iban evolucionando e
industrializándose, se hacían con base en un pensamiento rígido e inflexible en
donde lo que importaba era el castigo del menor, pues era impensable que un
infante sin tener pleno desarrollo de su personalidad y autosuficiencia para
hacer actividades de adultos ya estuviera realizando actividades delictivas, por
lo tanto se le castigaba con el consentimiento de su familia, para evitar tomar
sanciones más drásticas en el futuro, si el menor reincidía o no aceptaba el
castigo.

En Latinoamérica, los países han sido un poco más humanitarios y han
aplicado una justicia penal mucho más flexible para los menores delincuentes,
pues aunque en algunos lugares las sanciones impuestas son duras, pocas
veces los castigos han sido equiparados con los recibidos por los mayores.
Aunque el índice de delincuencia en los países latinos es muy alto, en pocos
lugares se conoce que los menores hayan sido condenados brutalmente, pero
si se empezó a conocer la detención y restricción de la libertad hacia los
menores infractores, en países como Brasil y Perú.

Pero la verdadera mano fuerte respecto a la imposición de la sanción penal
hacia los menores infractores, la ha tenido Inglaterra y Estados unidos, siendo
este último, un verdadero verdugo respecto a la imposición de las sanciones a
menores infractores, porque desde la época de la esclavitud, juzgo y ejecuto a
todo menor que se hallaba culpable de un delito por considerar que los negros
no tenían alma, sin importar la edad que tuvieran al momento de su ejecución.

Pero en poco tiempo se harían presentes los defensores de derechos humanos
y con la necesidad de proporcionar al niño una protección especial, fue
enunciada en la “Declaración de Ginebra” en 1924 sobre los derechos del niño,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




8
y en la declaración de los derechos del niño adoptada por las “Naciones
Unidas” en 1959, y reconocida en la declaración de derechos humanos, en el
pacto internacional de derechos civiles y políticos, (en particular los artículos 23
y 24), en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales, (en particular el articulo 10), y en los Convenios Constitutivos de los
Organismos Especializados y de las organizaciones internacionales que se
interesen en el bienestar del niño.

Teniendo presente, que como se indica en la declaración de los derechos del
niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas del 20 de
noviembre de 1959, “el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita
protección legal, tanto antes como después de su nacimiento”.

Teniendo como precedente histórico, la promulgación de los derechos del niño,
los países reformaron su legislación y establecieron dentro de sus
constituciones y legislaciones penales un amparo de protección al menor
infractor, haciendo las sanciones más flexibles y con un fin de educación y de
resocialización.

Pero estas medidas aunque protectoras no son una limitante para que países
como Estados Unidos, sigan imponiendo duras sanciones a los menores que
cometan delitos y deban asumir sus consecuencias enfrentando a la justicia
penal, con un régimen de aplicación especial para menores, tanto hombres
como mujeres.






UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




9
Con el paso de los años, el legislador viendo la necesidad latente en la
sociedad y teniendo el compromiso de contrarrestar estas actuaciones ha
debido promulgar normatividad que busque la disminución de esta conducta y
la resocialización en los casos concretos que involucran, comprometes y
señalan al adolescente que infringe la ley penal, como directo responsable de
los últimos acontecimientos judiciales, que actualmente empañan las
estadísticas delincuenciales.

Con respecto a la evolución que ha tenido la legislación colombiana, que
involucra la niñez y su protección ante cualquier situación, encontramos:

 La creación del derecho de menores de hace más o menos un siglo,
periodo que abarca dos fases importantes claramente diferenciadas:

La primera, centrada en la concepción tutelar que se inicia con la
creación del primer Tribunal Juvenil en el año (1899) y transciende hasta
la promulgación de la Convención sobre los Derechos del Niño en
(1989). No obstante logro mantener su influencia posterior en algunos
países.

La segunda, basada en un modelo jurídico garantista, que parte de la
vigencia de la Convención Internacional de Derechos del Niño (CIDN),
que inicia importantes cambios legislativos en la última década.

El desconocimiento de los derechos de los niños motivo la necesidad de
crear una jurisdicción especializada con miras a sustraer a los menores
de la justicia penal de adultos. Así, impulsado por el movimiento
salvadores del niño, surge el primer Tribunal Juvenil en Chicago Illinois,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




10
(1899), iniciativa de gran relevancia en el mundo jurídico que influyo en
América Latina y provoco cambios sustanciales en el Derecho de
Menores y consolido una nueva propuesta de justicia penal juvenil, que
impuso un tratamiento penal diferenciado a los infractores mayores de
edad, llamado a perdurar hasta el advenimiento de la Corte
Interamericana de los Derechos del Niño en (1989).

A partir de 1899 comienza a gestarse un sistema de justicia penal
conocido como modelo “tutelar” o “paternalista”, centrado en la
consideración del menor como objeto de compasión–represión al
considerar que como incapaz, indefenso, dependiente o inadaptado,
requería, la función tuitiva del Estado, ante la situaciones llamadas
irregulares como abandono, violencia o pobreza, o cuando hubiere
realizado conductas delictivas, casos en los cuales se entendía que
requería ayuda para su reincorporación a la sociedad.

 Ley 98 de 1920, la cual crea los juzgados de menores que se ocupaban
de la atención al adolescente con problemas de conducta.

 Ley 79 de 1926, crea el ministerio de instrucción pública para la
educación y guarda de los niños, niñas y adolescentes.

 Ley 29 1931, normas para protección del niño, niña y adolescente
trabajador.

 Ley 83 1946, ley orgánica de la defensa del niño, se habla por primera
vez de la protección del adolescente con limitaciones, establece
jurisdicción de menores para los niños, niñas adolescentes menores de


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




11
18 años, define estados de peligro físico y/o moral, las medidas de
protección y crea el Consejo Nacional de protección.

 Decreto 1818 de 1964, se crea el Consejo Colombiano de Protección
social del niño, niña y adolescente y de la familia, reemplazando al
consejo Nacional de Protección Infantil; se organiza la división de
menores en el Ministerio de Justicia.

 Ley 675 de 1968, se crea el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar
(ICBF), se centraliza en este instituto los servicios de atención y
protección a los menores de 18 años, establece mecanismos para la
protección del niño, niña y adolescente, y la familia, crea una figura de
defensor de menores.

 Resolución 001586 de 1981, la cual reglamenta las actuaciones
extrajudiciales de los defensores de menores y su intervención ante los
juzgados de menores.


En síntesis, se vive un proceso que se resume en la consideración del menor
como objeto de compasión-represión y no como un sujeto activo de derechos lo
cual trajo como consecuencia una protección restrictiva que consolido una cultura
jurídico institucional con graves repercusiones en el tratamiento legal de menores
en el que no se distinguía entre menores abandonados y delincuentes,
aplicándose indiscriminadamente medidas tendientes a solucionar las dificultades
en las que éstos aparecían involucrados, este modelo estuvo presente en la
legislación interna hasta la vigencia del Decreto 2737 de 1989.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




12
 Decreto 2737 de 1889 Código del Menor, el cual fija normas para
adelantar el proceso administrativo de protección, en el marco de la
doctrina de la situación irregular crea las comisarias de familia y
defensorías de familia reemplazando al Defensor de Menores y la
Procuraduría Delegada para la defensa del menor y la familia.

Frente a este, no puede desconocerse que el legislador genero un avance
significativo al consagrar entre sus principios rectores el reconocimiento del interés
superior Art. 21, la finalidad protectora en la interpretación y aplicación de la ley.
Art.22, la no discriminación en materia de reconocimiento de los menores
consagrados en la Constitución Nacional, en el mismo código y en las demás
disposiciones vigentes. Sin embargo el legislador no logro desarrollar en todo su
contexto la doctrina de la “Protección Integral” y opto por orientar sus disipaciones
bajo la óptica de la “situación irregular”.

Producto de la concepción tutelar del menor, se produce graves violaciones a sus
derechos y garantías, reafirmándose la importancia de buscar mecanismos de
protección para esta población bajo una dimensión integral. Con tal fin, se
promulgan importantes instrumentos internacionales. El más importante la CIDN
que permiten consolidar un sistema jurídico garantista.

Reconociendo al niño como sujeto activo de derechos. Derechos que le
corresponden como persona y los especiales que derivan de su condición de
menor de edad. En la misma medida y bajo esta perspectiva, concilia
armónicamente derechos y responsabilidades y asigna al niño una
responsabilidad por los actos ilícitos que realiza, acorde con su grado de
desarrollo; igualmente se le reconocen y respetan las garantías, y se establece un
juzgamiento, procedimiento con características y finalidades pedagógicas.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




13
 Decreto 0566 de 1990, decreto de orden público, se dictan medidas
tendientes al restablecimiento de orden público, señalando “los
adolescentes que infringe la ley penal serán conducidos a
establecimientos anexos a las cárceles ordinarias.”

 Decreto 1310 de 1990, se crea el comité interinstitucional para la
defensa, protección y promoción de los derechos humanos de la niñez y
juventud.

 Decreto 1684 de 1990, se prorroga la vigencia del decreto legislativo
566 de 1990, continua la posibilidad de arrestar a niños y niñas en
establecimientos anexos a las prisiones.

 Decreto 1673 de 1994, se asigna al defensor de familia el conocimiento
de las denuncias contra los medios de comunicación escritos que
realicen publicaciones que atenten contra la integridad moral, psíquica o
física de niños y niñas.

 Ley 418 de 1997, (vigente hasta el 2002), consagra unos instrumentos
para la búsqueda de la convivencia, la eficacia y la justicia y se dictan
otras disposiciones como: tipificar el delito del reclutamiento de
menores, solo para grupos armados ilegales.

 Ley 375 de 1997, Ley de la Juventud, establece: el marco institucional y
la orientación de políticas, planes y programas por parte del estado y la
sociedad civil para la juventud y tiene como finalidad la formación
integral del joven y ciudadano, así mismo garantizar el respeto por sus
derechos.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




14
 Por último la ley 1098 de 2006 (Código de la Infancia y la Adolescencia),
la cual se contempla como un manual jurídico que establece las normas
para la protección de los niños, niñas y adolescentes.

Ajustar la legislación nacional a la letra y al espíritu de la Carta Política de 1991 y
de los instrumentos internacionales de derechos humanos, suponía tener
incorporado a la normatividad interna importantes cuerpos normativos de carácter
internacional, en especial, la Convención sobre los Derecho del Niño, las
Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil
“Directrices de Riad”, las Reglas Mínimas para la Administración de la Justicia de
los Menores Privados de la Libertad
1
.

Dicha adhesión permitió, en desarrollo del bloque de constitucionalidad por parte
de la jurisprudencia de la Corte Constitucional, consolidar una reforma acorde con
los mandatos internacionales y que exigían un cambio sustancial de la legislación.
(Corte Constitucionalidad. Sentencia C-203/05). Sistema de responsabilidad penal
para adolescentes.

Por virtud de la adopción de los postulados de la esfera internacional, en
respuesta la problemática de los adolescentes en conflicto con la ley penal, el
Código de la Infancia y la Adolescencia, formula un conjunto de acciones,
procedimientos y medidas, que desde la perspectiva del interior superior y la
prevalencia de sus derechos están orientadas a su protección y bienestar.
Por supuesto, tal cometido no podría estar asegurado sin el reconocimiento y

1
Ley 12 de 1991 por la cual se ratifica la convención internacional sobre los derechos del niño;
Ley 173 de 1994 por la cual se ratifica el convenio internacional sobre aspectos civiles del secuestro de niños;
Ley 515 de 1999 por al cual se aprueba el convenio 138 de la OIT edad mínima para la admisión del empleo;
Ley 620 del 2000 por la cual se aprueba la Convención Interamericana Restitución Internacional de Menores;
Ley 704 del 2001 por la cual se ratifica el convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo;
Lay 765 del 2002 por la cual se aprueba el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a
la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de los niños en la pornografía


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




15
positivización de los principios y de las garantías procesales que deben rodear los
procesos de investigación y juzgamiento que se adelantan con los adolescentes
acusados de violar la ley penal, y que por fortuna, plasma acertadamente el
legislador en el nuevo Estatuto. Así, en desarrollo del principio de de
especificidad y diferenciación, la ley establece el denominado Sistema de
Responsabilidad Penal para Adolescentes.

2.2. Marco Teórico

Más que hablar de pena, debe entenderse primero la sanción penal, que debe ir
de acuerdo con la edad y sanidad mental de quien delinque.

Teniendo en cuenta que como se indica en la Declaración de los Derechos del
Niño, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de
noviembre de 1959, “el niño por su falta de madurez, física y mental, necesita
protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes
como después del nacimiento”.

Para la Escuela Clásica del derecho penal, representada por Cesar Beccaría y
Francisco Carrara, entre otros, se fundamento en la necesidad de destruir las
penas criminales y reemplazarlas por otras más humanas, en donde la pena se
basa en la necesidad que tiene la sociedad de ejercer la tutela de los derechos de
los ciudadanos de modo coactivo, y su finalidad primaria es, lograr el
restablecimiento del orden jurídico, turbado por el desorden del delito. Para lograr
este objetivo, la pena debe ser aflictiva, legal, reparadora, divisible y proporcional
al delito.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




16
Para la Terza Scuola, representada por Emanuele Carneavale, Bernardino
Alimena y Giambattista Impallomeni, “el fundamento del derecho de castigar,
radica en la defensa social”, pero no entendida en un sentido materialista ni
utilitario sino humano.

La Escuela Positiva representada por Cesar Lombroso y sus investigaciones sobre
la población carcelaria y Enrique Ferri, basaron la pena en una medida de defensa
social de carácter preventivo que no debe ser impuesta a termino fijo, porque su
finalidad es la readaptación del delincuente, resulta imposible determinar a priori la
duración de ese proceso de rehabilitación.

Por su parte, la Escuela de Política Criminal o Escuela Sociológica, representada
por Franz Von Liszt, “considero que la pena no debe ser retributiva, sino
preventiva y su finalidad es proteger los interese comunes”.

La Escuela Neoclásica, representada por Arturo Rocco, y Francesco Carnelutti,
presento la pena como una reacción jurídica contra el delito, que solo debe
aplicarse a las personas normales, ya que los anormales son objeto de medidas
asegurativas de contenido puramente administrativo
2
.

2.3. Marco Conceptual

 Sistema de Responsabilidad Penal: es el conjunto de principios, normas
procedimientos, autoridades judiciales especializadas y entes
administrativos que rigen o intervienen en la investigación y juzgamientos
de delitos cometidos por personas que tengan entre (14) y (18) años de
edad, al momento de cometer el hecho punible.

2
Derecho penal general. Alfonso Reyes Echandia, 4ta Edición, Universidad Externado de Colombia 1976.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




17
 Exclusión de la Responsabilidad Penal: las personas menores de (14)
años, no serán juzgadas ni declaradas responsables penalmente, ni
privadas de la libertad, bajo denuncia o sindicación de haber cometido una
conducta punible .

 Adolescente: se entiende por adolescente las personas que tengan entre
12 y 18 años de edad.

 Responsabilidad Penal: es la imputación que se hace respecto a las
conductas punibles realizadas por personas mayores de (14) y menores de
(18) años de edad.

 Sanción: pena que una ley o reglamento establece para sus infractores.

 Amonestación: es la recriminación que la autoridad judicial le hace al
adolescente sobre las consecuencias del hecho delictivo y la exigencia de
la reparación del daño.

 Reglas de Conducta: es la imposición por la autoridad judicial al
adolescente, de obligaciones o prohibiciones para regular su modo de vida,
así como promover y asegurar su formación.

 Prestación de Servicios Sociales a la Comunidad: es la realización de
tareas de interés general, que el adolescente debe realizar en forma
gratuita.





UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




18
 Libertad vigilada: es la concesión de la libertad que da la autoridad judicial
al adolescente con la condición obligatoria de someterse a la supervisión, la
asistencia, y la orientación de un grupo de atención especializada.

 Medio semi-cerrado: es la vinculación del adolescente a un programa de
atención especializado al cual deberá asistir obligatoriamente durante un
horario establecido.


2.4. Marco Jurídico

 Constitución Nacional
Art. 44: Protección de la Niñez; Inc. 2, la familia, la sociedad y el estado
tiene la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo
armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona
puede exigir de la autoridad competente su cumplimiento, y la sanción de
los infractores.
Los derechos de los niños prevalecen sobre los demás.

Art. 45: Protección de los Jóvenes; el adolescente tiene derecho a la
protección y formación integral.
El estado y la sociedad garantizan la participación activa de los jóvenes en
los organismos públicos y privados que tengan a cargo la protección,
educación y progreso de la juventud.

 Decreto 2737 de 1989 (Código del Menor)

Infracciones penales cometidas por menores:


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




19

Art. 163: Tipicidad; ningún menor podrá ser declarado autor o participe de
una infracción que no esté expresamente consagrada en la ley penal
vigente en el tiempo que se cometió, el proceso se hará ante un juez
competente previamente establecido y mediante el procedimiento señalado
en este código.

Art. 164: Garantías Procesales; igual que en todos los demás procesos,
en aquellos donde se involucre un menor, se respetaran las garantías
procesales consagradas en la constitución y las leyes, especialmente las
que se refieran a la presunción de inocencia, derecho de defensa y ser
informado de las circunstancias de su aprehensión.

Art. 165: Inimputabilidad; para todos los efectos se considera penalmente
inimputable el menor de (18) años.

Art. 166: Derecho de Defensa; el menor infractor de (12) a (18) años
deberá estar asistido durante el proceso por el defensor de familia y por su
apoderado si lo tuviere. Los padres del menor podrán intervenir en el
proceso.

Art. 168: Asesoría Judicial; los menores infractores contaran con un
equipo interdisciplinario, que orienta al juez sobre la medida más
conveniente para el menor, y trabajara, con éste y su familia durante la
ejecución de las medidas. Estará integrado al menos por un médico, un
psicólogo y un trabajador social.

Art. 172: Prohibiciones; prohíbase la conducción de los niño, niñas y


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




20
adolescentes inimputables, mediante la utilización de esposas o amarrados
o por cualquier otro medio que atente contra su dignidad.

Art. 174-175: Reserva de la Actuación; las actuaciones judiciales o
administrativas a que se refiere el presente titulo serán secretas. No
obstante cuando hubieren intervenido mayores de edad y niños, niñas y
adolescentes inimputables en la comisión de un hecho sancionado como
delito o contravención, a las autoridades respectivas se remitirá copia de la
parte pertinente a sus actuaciones.

Art. 177: Declaración de menores; cuando un juez ordinario deba recibir
declaraciones de un adolescente que infrinja la ley penal y que se
encuentre privado de la libertad, se trasladara al sitio donde se encuentre el
adolescente infractor para efectuar la diligencia.

Art. 178-202: Procedimiento; cuando se tenga conocimiento de que
ocurrió un hecho a causa de un menor y sea denunciado por terceros, el
juez antes de abrir la investigación deberá ordenar la práctica de las
pruebas para determinar si realmente se ha cometido la infracción. Y si
fuere así éste será conducido preferiblemente por la policía de menores a
un centro especializado de receptación de menores que ofrezca las debidas
seguridades.

Art.203-219: Ejecución de Medidas; los menores tendrán derecho a
recibir información sobre: sus derechos, los medios de reeducación, el
régimen interno de las instituciones que lo acojan, a que se le mantenga
preferiblemente en su medio familiar, a recibir los servicios de salud, a
comunicarse reservadamente con el defensor de familia, a comunicarse


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




21
libremente con sus padres o guardadores, a que se mantenga separado de
los infractores mayores de edad, a que su familia sea informada sobre su
situación.

 Ley 1098 de 2006 (Código de la Infancia y la Adolescencia)

Art. 139: Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes; el
sistema de responsabilidad penal para adolescentes, es un conjunto de
principios, normas y procedimientos, autoridades judiciales especializadas y
entes administrativos que rigen o intervienen en la investigación y
juzgamiento de los, delitos cometidos por personas que tengan entre (14) y
(18) años, al momento de cometer el hecho punible.

Art. 140: Finalidad del Sistema de Responsabilidad Penal para
Adolescentes; en materia de responsabilidad penal para adolescentes,
tanto el proceso como las medidas que se toman son de carácter
pedagógico, especifico y diferenciado, respecto del sistema de adultos
conforme a la protección integral. El proceso deberá garantizar la justicia
restaurativa, la verdad y la reparación del daño.
En caso de conflictos normativos entre las disposiciones de esta ley otras
leyes, así como para todo efecto hermenéutico, las autoridades judiciales,
beberán siempre privilegiar el interés superior del niño y orientarse por los
principios de la protección integral, así como de los pedagógicos,
específicos y diferenciados que rigen en este sistema.

Art. 141: Principios del Sistema de Responsabilidad Penal para
Adolescentes; los principios y definiciones consagrados en la Constitución
Política, en los instrumentos internacionales de derechos humanos y en la


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




22
presente ley se aplicaran en el sistema de responsabilidad penal para
adolescentes.

Art. 142: Exclusión de la Responsabilidad Penal para Adolescentes; sin
perjuicio de la responsabilidad civil de los padres o representantes legales,
así como la responsabilidad penal consagrada en el numeral 2 artículo 25
del Código Penal, las personas menores de (14) años, no serán juzgadas ni
declaradas responsables penalmente, ni privadas de la libertad, bajo
denuncia o sindicación de haber cometido una conducta punible.

La persona menor de (14) años deberá ser entregada inmediatamente por
la policía de infancia y adolescencia, ante la autoridad competente para la
verificación de la garantía de sus derechos de acuerdo con lo establecido
en esta ley. La policía procederá a su identificación y la recolección de los
datos de la conducta punible.

Tampoco serán juzgadas, declaradas penalmente responsables, ni
sometidas a sanciones penales las personas mayores (14) años y menores
de (18) con discapacidad psíquica o mental, pero se les aplicara la
respectiva medida de seguridad. Estas situaciones deben probarse
debidamente en el proceso, siempre y cuando la conducta punible guarde
relación con la discapacidad.

Art. 143: Niños y Niñas Menores de 14 años; Cuando una persona menor
de (14) años, incurra en la comisión de un delito solo se aplicaran medidas
de verificación de la garantía de derechos, de su restablecimiento y deberán
vincularse a proceso de educación y de protección dentro del Sistema
Nacional de Bienestar Familiar, los cuales observaran todas las garantías


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




23
propias del debido proceso y el derecho de defensa.

Si un niño o niña o un adolescente menor de (14) años es sorprendido en
flagrancia por una autoridad de policía, esta lo pondrá inmediatamente o a
mas tardar en el término de la distancia a disposición de las autoridades
competentes de protección y de restablecimiento de derechos. Si es un
particular quien lo sorprende, deberá ponerlo de inmediato a disposición de
la autoridad policial para que esta proceda de la misma forma.

Parágrafo 1°; Cuando del resultado de una investigación o juicio surjan
serias evidencias de la concurrencia de un niño, niña o un adolescente
menor de (14) años, en la comisión de un delito, se remitirá copia de lo
pertinente a las autoridades competentes de protección y restablecimiento
de derechos.

Parágrafo 2°; El ICBF establecerá los lineamientos técnicos para los
programas especiales de protección y restablecimiento de derechos,
destinados a la atención de los niños, niñas o adolescentes menores de
(14) años que han cometido delitos.

Art.144: Aplicación del sistema penal acusatorio en el procedimiento
de responsabilidad penal para adolecentes; el procedimiento del
sistema de responsabilidad penal para los adolecentes se regirá por las
normas consagradas en la ley 906 del 2004(sistema penal acusatorio)
exceptuando aquellas que sean contrarias al interés superior del
adolecente.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




24
Art.145: Policía judicial en el sistema de responsabilidad penal para
adolecentes; en los procesos donde estén involucrados niños, niñas o
adolecentes como autores o participes de un delito, o como víctima de los
mismos, hará las veces de policía judicial, la policía de infancia y
adolescencia o en su defecto los miembros de la policía judicial que sean
capacitados en derechos humanos o de infancia. En todo caso en las
diligencias que se adelanten estará presente un defensor de familia.

Art.146: El defensor de familia en el sistema de responsabilidad penal
para adolecentes; en todas las actuaciones del proceso y en la etapa de
indagación, investigación y de juicio, el adolecente deberá estar
acompañado por el defensor de familia, quien verificara la garantía de sus
derechos.

Art.147: Audiencias en el sistema de responsabilidad penal para
adolecentes; las audiencias que se surtan en el proceso de
responsabilidad penal para adolecentes ante los jueces de control de
garantías y ante los jueces de conocimiento, serán cerrados al público, si el
juez considera que la publicidad del procedimiento expone a un daño
psicológico al niño, niña o adolecente, cuando así lo disponga, en ella solo
podrán intervenir los sujetos procesales.

Art. 148: Carácter especializado; la aplicación de esta ley tanto en el
proceso, como en la ejecución de medidas en responsabilidad penal para
adolecentes, estará a cargo de las autoridades y órganos especializados en
materia de infancia y adolescencia.

Art.151: Derecho al debido proceso y a las garantías procesales; los


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




25
niños, niñas y adolecentes que cometan delitos tienen derecho al debido
proceso penal.

Art. 153: Reserva de diligencias; las actuaciones procesales adelantadas
en el sistema procesal de responsabilidad penal de adolecentes, solo podrá
ser considerada por las partes.

Art.154: Derecho de defensa; el adolecente durante toda la actuación
procesal, tendrá derecho a un abogado que adelante su defensa técnica.

Art.159: Prohibición de antecedentes; las sentencias proferidas en
procesos de responsabilidad penal para adolecentes no tendrán carácter de
antecedente judicial.

Art.182: La amonestación; es la recriminación que la autoridad judicial le
hace al adolecente, sobre las consecuencias del hecho delictivo y la
exigencia de la reparación del daño.













UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




26
3. ESTUDIO LEY 1098 DE 2006 (CODIGO DE LA INFANCIA Y LA
ADOLECENCIA)


En Colombia, a partir del año 2002 varias organizaciones tanto nacionales como
internacionales se interesaron por revisar el Código del Menor para replantear la
legislación que permita actualizar un proyecto integral para la infancia y la
adolescencia.

Uno de los paralelos más importantes que existe entre las dos normas, es decir el
decreto 2737 de 1989 y la ley 1098 de 2006, se encuentra en que el primero se
enfatizaba en tutelar al menor que delinquía; el objetivo era que la sociedad lo
protegiera como un sujeto pasivo en condición irregular, y en el segundo, el niño,
niña o adolecente es un sujeto de derechos y obligaciones, y por lo tanto existe la
necesidad de que responda por el daño infringido a las víctimas, atreves de
medidas de carácter formativo, educativo pero también de reparación a las
víctimas.

3.1. Antecedentes

Desde el año 2002, un grupo de Entidades del Gobierno, del Ministerio Publico,
del Sistema de las Naciones Unidas y de las Organizaciones no Gubernamentales
nacionales e internacionales, se unieron con el propósito de construir de manera
conjunta, un proyecto de ley integral para la infancia y la adolescencia en
Colombia, que permitiera actualizar el Código del Menor vigente desde 1989, y
poner a tono la legislación sobre la niñez en el país, con la Convención


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




27
Internacional de los Derechos del Niño, los demás instrumentos internacionales de
derechos humanos y los mandatos de la Constitución Política de 1991
3
.
Reunidos en la Alianza por la Niñez Colombiana, dichas entidades en conjunto
con un grupo de legisladores, establecieron un espacio de trabajo permanente
desde el año 2003, que buscaba conciliar las diversas iniciativas que cursaban en
el Congreso de la Republica relacionadas con la reforma total o parcial del Código
del Menor.
Como resultado de este trabajo conjunto, se formulo y radico en el año 2004 el
proyecto de ley 032, concebido como una reforma integral del Código del Menor, a
partir del reconocimiento del interés superior de los niños y las niñas, la titularidad
y prevalencia de sus derechos.
El proyecto tuvo ponencia favorable en la Comisión Primera del Senado en su
primer debate, pero luego fue retirado por solicitud de sus autores, por considerar
que no tendría suficiente tiempo para su trámite como ley estatutaria en la
legislatura que estaba cursando. Esto se hizo con el compromiso de volverlo a
presentar en la siguiente legislatura.
Con ese compromiso, los autores, ponentes y las entidades de la Alianza por la
Niñez Colombiana, conformaron un equipo de trabajo encargado de revi sar y
ajustar el proyecto retirado. Para tal fin se realizaron durante los meses de Junio y
Julio de 2005 varias mesas de concertación y estudio por temáticas en las que
participaron un nutrido grupo de organizaciones gubernamentales y estatales y de
organismos no gubernamentales nacionales e internacionales, que entregaron
como resultado un nuevo proyecto de ley que fue presentado en la Cámara de
Representantes el día 17 de Agosto de 2005, radicado con el numero 085, y

3
http://www.lexbase.Info/Emilio García Méndez; el menor infractor.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




28
suscrito por el Procurador General de la Nación, el Defensor del Pueblo, 40
Representantes a la Cámara y 5 Senadores.

Con ésto culmina el incumplimiento que durante este tiempo tuvo Colombia al no
actualizar su legislación Nacional, conforme a la Convención Internacional sobre
los Derechos del Niño de 1989, suscrita en 1991 en Colombia mediante la ley 12.

Resolver conflictos en los que pueden verse involucrados los intereses y el
bienestar del niño, se le ha atribuido a la autoridad administrativa como alternativa
para contrarrestar, disminuir y dar una mayor efectividad en la aplicación de las
nuevas disposiciones, tal y como se ve reflejado en la nueva Ley de la Infancia y la
Adolescencia, para lo cual la corte confirmo lo siguiente:

“La ley ha encomendado a los Defensores de Familia delicadas funciones
en el interés de la institución familiar y de los niños, niñas y adolecentes.
Entre sus atribuciones cabe mencionar, las de promover acciones judiciales
y extrajudiciales en asuntos de familia, decretar las situaciones de
abandono o de peligro de los niños, niñas y adolecentes y tomar las
medidas de protección pertinentes según la gravedad de las circunstancias
(Decreto 2737 de 1989, Arts. 36 y 57), homologar con efectos vinculantes
las conciliaciones entre cónyuges, asistir al adolecente en las diligencias
ante el Juez competente y ejercer funciones de policía para asegurar su
eficaz protección”.







UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




29
Con esta ley, los niños, niñas y adolecentes dejan de ser objeto de protección y
pasan a ser sujetos de derechos:

 Agresores de niños, niñas y adolecentes pierden beneficios.

 Gratuidad en la educación hasta noveno grado.

 Menor, como termino para referirse los niños, niñas y adolecentes,
desaparece, pues según la Real Academia de la Lengua, Menor significa
“cosa menor que otra”. Ahora se debe utilizar niño, niña o adolecente.

 Se acaba la patria potestad, actualmente se habla de responsabilidad
parental, para señalar los deberes, responsabilidades y obligaciones.

 No se habla de subsidiaridad, sino de corresponsabilidad; hay
responsabilidad de la familia, la sociedad y el Estado para que prevalezcan
los derechos.

 Con esta ley se actualiza la legislación y se espera que sea de beneficio
para los niños, niñas y adolecentes para que ellos tengan mayor visibilidad
en el país.

 La ley reconoce a los niños y niñas como titulares de derechos, no como
sujetos de protección. Pasa de atender una población mínima en
situaciones de irregularidad, a reconocer a todos los niños, niñas y
adolecentes en Colombia en todos sus derechos




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




30
3.2. Criterios Procesales del Juez para la Aplicación del Sistema de
Responsabilidad Penal para Adolecentes.

Como quiera que el código de la Infancia y la Adolescencia remite a la aplicación
de la ley 906, se puede afirmar que la actividad de el Juez Penal para la
Adolescencia en función de Garantías y en función de Conocimiento no presenta
más variaciones que las propias de la ley 1098 y los instrumentos internacionales
en materia de justicia para menores.

Atendiendo al principio de oralidad que rige en el sistema, las actuaciones ante el
Juez se desarrollan en audiencias, las cuales serán cerradas al público en razón al
eventual daño psicológico al que se pueda exponer al adolecente, el cual será
valorado por el Juez en cada caso concreto. Esto en aplicación al artículo 147 de
la ley 1098 y lo señalado en la regla 8 de Beijing
4
.

Aun que el código no consagra las condiciones en que el adolecente puede
expresar su opinión, ni la forma en que se realiza el control de la sanción por parte
del Juez
5
, puede interpretarse que éste puede entrevistarlo privadamente con el
objeto de conocer los avances, retrocesos o condiciones en que viene cumpliendo
la sanción
6
, igual puede realizar visitas o inspecciones al centro de privación de la
libertad, directamente o por empleados especializados del despacho que puedan
cumplir con esta función.

Ahora, como el Defensor de Familia es el garante de los derechos del adolecente
y es quien está al tanto de los progresos o problemas que pueda presentar el

4
Reglas de Beijing Art. 6.1, 6.2, Regla 8, 21, Protección de la Intimidad.
5
Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de libertad.
6
Regla 14.2 de Beijing.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




31
adolecente durante la ejecución de la medida, y además es integrante del ICBF,
entidad encargada de poner en práctica le ejecución de la sanción, el Juez podrá
exigir que sea éste quien presente y justifique los equipos interdisciplinarios de
seguimiento, en audiencia a la cual deberá comparecer necesariamente el
adolecente, sus padres y su defensor, dándoles la oportunidad de exponer sus
puntos de vista de cara a la variación o ajustes de la sanción.

Cuando se trate de una sanción no privativa de la libertad, o por otra parte que se
implique ésta (par 2do, art.179), en garantía del derecho de defensa y de exponer
posibles justificaciones, se deberá brindar la oportunidad al adolecente o a sus
padres de comparecer y en audiencia informar lo que viene sucediendo.

En la convocatoria para llevar a cabo audiencias de control de la sanción estarán
legitimados todos los sujetos procesales, pero igualmente el Juez de
conocimiento, oficiosamente las podrá realizar previa citación a los interesados.


3.3. Imputabilidad o Inimputabilidad del Menor Infractor

El derecho penal de adolecentes, parte del principio básico del interés superior del
menor y se desarrolla tomando posición sobre tres puntos de constante discusión.


1) Capacidad del menor para cometer delitos (imputabilidad o
inimputabilidad).

Tradicionalmente se venía considerando como inimputables a los niños, niñas
y adolecentes, o como simples objetos de protección, postura con lo cual se


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




32
dejaba de lado el reconocimiento de todos los derechos que les correspondían
como sujetos de derechos bajo el argumento de su falta de capacidad para
responder penalmente.

Sin afirmar rotundamente que en vigencia del Decreto 2737 de 1989 Código
del Menor se les procesaba bajo un sistema de responsabilidad objetiva, lo
cierto es que la tendencia jurisprudencial, en algunas oportunidades así lo
afirmó, matizando criterios con lo que se denominó, “la doctrina de las
situaciones irregulares” y a la vez algunas pautas consagradas en los
instrumentos internacionales de justicia para menores, las que algunos han
llamado “la doctrina de la protección integral”.

Pasando por alto los pormenores históricos y los diferentes modelos de justicia
para menores que se trataron en otros apartes, tomamos como punto de
partida lo desarrollado por la Corte Constitucional en Sentencia C-203 de 2005,
en donde luego de estudiar ampliamente los parámetros que guían la justicia
de menores concluyo las siguientes reglas:

“Los menores de edad que cometen conductas violatorias de la ley
penal son jurídicamente responsables ante el Estado y la Sociedad.
Por su condición de sujetos de especial protección, tal
responsabilidad está sujeta al cumplimiento estricto de ciertos
principios claves, a saber:

Los principios de diferenciación y especificidad de las leyes, órganos,
objetivos, sanciones, y modos de actuación propios del sistema de
justicia de menores, que debe estar orientado hacia la protección de
su bienestar, su tutela y garantía de la proporcionalidad entre el
hecho y la respuesta institucional; el principio de la finalidad tutelar y
resocializadora de las medidas que se han de imponer a los menores
de edad como consecuencia de su responsabilidad penal, principio
que conlleva la proscripción de un enfoque represivo en su
tratamiento jurídico penal; y el principio de la promoción del interés


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




33
superior de cada menor de edad involucrado en la comisión de
hechos punibles, y del respeto de sus derechos fundamentales
prevalecientes.

En el procesamiento penal de los menores de edad, se han de seguir
en forma estricta las pautas mínimas Constitucionales e
Internacionales que están consagradas en el artículo 44 de la Carta
Política, las Reglas de Beijing o “Reglas Mínimas de Las Naciones
Unidas para la Administración de Justicia de los Menores”, en los
casos excepcionales en que ello sea pertinente, por encontrarse el
menor de edad privado de la libertad, se seguirán también Las
Reglas de Las Naciones Unidas Para la Protección de los Menores
Privados de la Libertad, La Convención Sobre Derechos Del Niño, El
Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos y La
Convención Americana de Derechos Humanos. Se trata de
parámetros de obligatorio cumplimiento dentro del ordenamiento
jurídico Colombiano, por mandato expreso del articulo 44 Superior,
de conformidad con el cual, los niños son titulares de la totalidad de
derechos a su favor consagrados en instrumentos internacionales.
Dichos parámetros de han de obrar, a la vez, como criterios
obligatorios de interpretación de las normas infra- constitucionales
vigentes en nuestro país.”

Atendiendo a estas pautas, las cuales contemplan la aplicación del bloque de
constitucionalidad, es indispensable abordar el tema a partir de la imputabilidad o
inimputabilidad del menor llamado ahora, niño, niña o adolecente, aspecto que en
el código no aparece definido con precisión pero que al crear un sistema de
responsabilidad para adolecentes, parte del supuesto de considerar al adolecente,
como imputable con capacidad de culpabilidad pero disminuida y por tanto con
especial tratamiento. En tal condición, se le tiene como sujeto susceptible de
realizar conductas típicas, antijurídicas y culpables y por tanto, objeto de reproche
atreves de una sanción o medida.

Así, considerando la imputabilidad como capacidad de culpabilidad o capacidad de
comprender la ilicitud del hecho y de actuar conforme a dicha comprensión,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




34
tenemos que el ser humano consigue tal capacidad en la medida que evoluciona
hacia la adultez, de tal manera que pasando de la niñez a la adolescencia
adquiere paulatinamente esa capacidad y por tanto, se puede señalar que le es
exigible responder, igualmente de manera gradual.

Del valioso estudio realizado por el autor español Andrés Martin Cruz, de los
distintos estadios y la forma en que esa capacidad se va formando, las corrientes
psicológicas, en especial la psicología evolutiva, señala que cuando el adolecente
supera los 14 años, va adquiriendo la suficiente capacidad intelectual y volitiva que
se traduce en capacidad para empezar a responder ante la sociedad por los actos
que realice contra ella, al respecto señala el citado autor:
“Tal capacidad es sostenible por tres razones que siguen: La
primera, de carácter cualitativo, se basa en el progreso que
experimenta el elemento intelectual de la capacidad de culpabilidad.
Al aumentar la capacidad de pensamiento formal, así como la de
comprensión social y legal , también se eleva el entendimiento de la
antijuridicidad de la conducta, que en este periodo estimamos
suficiente, porque muestra una aceptable comprensión abstracta de
la ley, así como de las funciones que ésta desempeña en la
organización de la convivencia social.

La segunda, también de naturaleza cualitativa , se cifra en que a
causa de la anterior revolución, sobreviene asimismo un nuevo
aumento de la capacidad de auto determinar la voluntad para obrar
conforme a esa comprensión, pues ahora amplía el repertorio de
causas de cumplimiento de la ley, como la conformidad social,
razones de tipo racional, beneficioso, utilitario, principios, etc., qué le
permite elegir entre ellas con mayor libertad antes de decidirse a
actuar. De este modo, al ser suficiente el desarrollo de la capacidad
intelectual, también lo es el de la capacidad volitiva.

La tercera, de índole cuantitativa, consiste en que ha desaparecido la
causa que desaconsejaba no reconocer capacidad de culpabilidad
por razones cuantitativas, pues a los catorce años la generalidad de
los menores normales a entrado en la fase de pensamiento formal, y
disponen de una capacidad suficiente para comprender la


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




35
antijuridicidad de su conducta, así como para auto determinar su
voluntad conforme a ella.

A partir de los (16) hasta los (18) años continúa desarrollándose la
atenuada capacidad intelectual y volitiva del menor. Durante estos
años el adolecente es cualitativamente distinto al del periodo anterior
y al semi-adulto, y a pesar de que se ha incrementado su capacidad
de culpabilidad, ésta aun continúa siendo disminuida.”
7


Con esta justificación entendemos que regidos por la fijación legal del rango de
edades en las cuales, los adolecentes responderán bajo los parámetros del
sistema penal para adolecentes, a los mismos habrá de tratárseles como
imputables de “categoría especial”
8
o con “capacidad de responsabilidad
disminuida”.

Esto a pesar de la tendencia a señalar que si bien la responsabilidad de los
menores es especial, la misma apunta hacia una especie de responsabilidad
objetiva.
9
Con lo cual se descartaba el elemento de culpabilidad esencial dentro de
cualquier esquema penal.

Lo destacado pone de presente, que siempre que el legislador se decida por
descubrir una conducta y asignarle una sanción, pena o medida para quien así
actué, deberá partir necesariamente de la demostración de la culpabilidad, es
decir que la responsabilidad del adolecente requiere del elemento subjetivo o de
culpabilidad en sus diversas modalidades.



7
Martin Cruz. Los fundamentos de la capacidad de culpabilidad penal por razón de la edad, Albolote,
Comares 2004, pág. 237-238
8
Tome Tameme J. Responsabilidad Penal de los menores. Tomado del artículo publicado en la base de datos
de la Editorial Bosh.
9
Corte Constitucional C-839 DE 2001.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




36
1. Culpabilidad Culposa.
2. Culpabilidad Dolosa.
3. Culpabilidad Preterintencional.

Al respecto, el código de La Infancia y La Adolescencia guarda aparente silencio,
sin embargo debe entenderse que al establecerse un “régimen de responsabilidad
penal” donde se imponen sanciones luego del ejercicio de la acción penal por
parte de la fiscalía, debe aplicarse toda la carga dogmatica contenida en el Código
Penal vigente: tipicidad, antijuricidad, culpabilidad, tentativa, coparticipación, etc.
Más aun cuando por principio, al menor debe garantizársele como mínimo, los
mismos derechos y condiciones que se le otorgan a los adultos.


3.4. PENAS O SANCIONES AL MENOR INFRACTOR

2) Respuesta al comportamiento delictual del menor: (penas o
sanciones).
Partiendo entonces de la base que el adolecente será tratado con una
imputabilidad especial y que debe demostrarse además de los otros elementos de
la conducta punible, su culpabilidad, es importante concretar entonces, si como
consecuencia de su incursión en el campo delincuencial, al adolecente se le
impondrán penas o sanciones, o si la diferenciación entre una y otra resulta
relevante.

A pesar del reconocimiento del interés superior del menor, la realidad muestra que
cuando un menor incursiona en el campo penal para cometer un delito, la
sociedad le exige al Estado adoptar una pena o sanción, pues la defensa del
orden público y los principios que orientan la administración de justicia están en


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




37
juego.

El asunto aparece entonces como tensiones entre rehabilitación frente a justo
merecido, asistencia frente a represión y castigo, protección del menor frente a la
protección de la sociedad, respuesta en función de las circunstancias concretas de
cada caso frente a repuesta en función de la protección de la sociedad en general
y disuasión de carácter general frente a incapacitación individual.

Para diluir estas tensiones, sin desarmonizar la aplicación del derecho, el camino
que menos tropiezos genera y no desconoce las posturas y no desconoce las
posturas de cada extremo, apunta al otorgamiento de facultades discrecionales,
pero regladas, al funcionario encargado de decidir el caso concreto.

Es indiscutible que las sanciones o penas que se apliquen al menor infractor de la
ley penal no pueden ser represivas, sino que tendrán un enfoque protector y
educativo, es decir, se guiaran por la prevención especial positiva en donde se
busca la resocialización dentro del respeto de su autonomía y dignidad,
igualmente, que el infractor no vuelva a incurrir en el delito.
10


Dichas medidas, ¿son mas sancionadoras que educativas?, ¿o mas educativas
que sancionadoras?, ¿o unas son sancionadoras y otras educativas? o por el
contrario estamos ante términos complementarios “educamos mediante la
sanción”, o lo que realmente ha querido el legislador es educar durante la
ejecución de las medidas.
11


A pesar de no plasmarlo expresamente en el código, se puede entender que a

10
Convención sobre los Derechos de los Niño, 1989; prevención de la delincuencia juvenil.
11
Tome Tameme J. Responsabilidad Penal de los menores.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




38
través de las sanciones o medidas, el legislador no pretende castigar en toda la
extensión de la palabra, si no que en el momento de su cumplimiento se orienten a
la efectiva reinserción social del menor mediante su protección y educación.

Se aprecia entonces que hay un componente de castigo mediante la restricción de
derechos pero, en la ejecución, la sanción o medida no tiene un sentido de
retribución sino de protección, reinserción social y bienestar del adolecente pues el
principio del interés superior del menor así lo exige.

Se puede afirmar por tanto, que a los adolecentes se les aplican sanciones o
medidas pero con un carácter “sancionatorio educativo” enmarcadas dentro de la
prevención especial. Al respecto la corte constitucional en las conclusiones
contenidas en la sentencia C- 019 de 1993
12
, resaltó.

“La protección especial de los niños y la prevalencia de sus
derechos consagradas ambas en la Constitución de 1991 encarnan
valores y principios que tienen que presidir tanto la interpretación y
aplicación de todas las normas de justicia aplicables a los menores,
como la promoción de políticas y la realización de acciones concretas
que aseguren su bienestar. Por tanto, tratándose de los niños, el
amor, la comprensión, la educación, y la rehabilitación deberán
prevalecer siempre sobre los principios e instrumentos preventivos,
resocializadores y no siempre educativos propios del derecho
penal”.

Retomando lo anotado al tratar el tema de imputabilidad, se considera que en el
adolecente confluye una responsabilidad penal disminuida que atiende a la etapa
de la vida por la que atraviesa, en la que no recibe la plenitud de la motivación
normativa y por lo tanto el Estado no puede desplegar la sanción en toda su
intensidad al no estar en condiciones de igualdad real ante la ley, pues

12
Sentencia C-019/1993


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




39
precisamente la edad limita su capacidad de responder, de ahí su trato especial.

Es importante considerar que siendo el delito un producto social, el Estado y la
sociedad deben cumplir previamente el papel formador para que el menor
adolecente tenga la opción de conocer y estar consciente de los comportamientos
considerados irregulares por la legislación penal, de ahí que más que sancionar
deba pensarse en prevenir y educar.

Se tiene entonces que la determinación de darle la denominación de sanción,
obedece a la exigencia de garantizar los derechos propios de quien se somete a
un sistema de naturaleza punitiva, pues se trata de una imposición limitativa de
derechos fundamentales, pero que no sigue puntualmente todas las funciones
señaladas en el Código Penal para la pena (artículo 4), pues las mismas en
materia de adolecentes están determinadas desde la misma Constitución Política
y los instrumentos internacionales, esto es, la protección y educación dentro de la
situación particular del adolecente
13
.

Siendo de naturaleza educativa, las sanciones o medidas pueden ser variadas en
cualquier momento atendiendo las necesidades del menor, aspecto de importancia
considerando que, implica el otorgamiento de facultades discrecionales pero
regladas, al Juez encargado de imponerlas y velar por su ejecución.






13
Mato Gómez Juan C, Morales González José M, Costa Cabanillas Miguel, en Educación social
especializada, Barcelona, Ariel, 1999, pag.64


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




40
3.5. Garantías Procesales

3) Procedimiento a seguir: Garantías procesales (sistema acusatorio,
inquisitivo o mixto).

Establecido el carácter sancionatorio pero con una perspectiva protectora y
educativa, se puede afirmar que la realización de una conducta punible por
parte de un menor ”implica el ejercicio de la acción penal por parte del Estado”,
lo cual exige necesariamente la configuración de un sistema acusatorio para la
investigación y juzgamiento, acorde con lo dispuesto en el acto legislativo 3 de
2002, lo cual exige la creación de un proceso con sujetos claramente definidos
los cuales desempeñan un “rol” o “papel” determinado, básicamente de
acusación y defensa, siendo el Juez quien de manera imparcial define la
controversia a la luz de los parámetros legales partiendo de las pruebas
legalmente aportadas, las cuales lo llevan al conocimiento, más allá de toda
duda razonable, los hechos, sus circunstancias y la responsabilidad del
acusado articulo 372 ley 906 de 2004.

Tomando como punto de partida que los instrumentos internacionales
reconocen plenos y privilegiados derechos para los menores, mirándolos como
sujetos de derechos y no como simples objetos de protección, situación que de
todas maneras se mantiene pero con la participación del menor quien puede
expresar su opinión frente a los asuntos que lo afectan, se concluye que deben
brindársele garantías procesales, las que como mínimo deben ser las mismas
de los adultos.

Se tiene entonces que el proceso que se sigue a los adolecentes puede ser
similar a los de los adultos aunque lo ideal sería un procedimiento especial,
pero debe contener además los parámetros concretos sugeridos por los


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




41
instrumentos internacionales, los cuales están avalados implícitamente por el
artículo 44 de la Constitución Política Colombiana al fijar los derechos
fundamentales prevalentes de los niños.

El Código de la Infancia y la Adolescencia, tomo el camino corto al remitirse a
la ley 906 o procedimiento que se adelanta a los adultos, esto es, al sistema
con tendencia acusatoria, a diferencia al imperante durante la vigencia del
Código del Menor, en donde existía una marcada tendencia hacia el sistema
inquisitivo.

Llega entonces a la justicia Colombiana de menores, la Fiscalía como sujeto
que ejerce la acción penal, investigación y acusación, demarcando distintas
funciones para cada uno de los intervinientes que protagonizaban el antiguo
sistema, en especial el Juez quien ya no tiene facultades investigativas y el
Defensor de Familia, a quien ahora se le exige estar permanentemente al lado
del adolecente en procura de garantizar sus derechos.

3.6. CAMBIOS QUE INTRODUJO LA LEY 1098 DE 2006 (Ley de la Infancia
y la Adolescencia).

A continuación se relacionan algunos cambios que introdujeron estas leyes con
respecto a los niños, niñas y adolecentes, tanto sus derechos como sus deberes y
sanciones en aquellos casos que infrinjan la ley penal
14
.



 En el restablecimiento de derechos, cuando la integridad personal de los

14
http//www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-106795.html


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




42
niños, niñas o adolecentes son vulnerados (daño físico, sexual o
psicológico), el Estado tiene la obligación de restablecer los derechos y
reparar los daños atreves de un juicio donde se definirán sanciones e
indemnizaciones para la víctima.

 El debido proceso, en aquellos casos donde el Juez o un Fiscal necesiten
escuchar a un joven en declaratoria, la ley exige que deberá pasar el
cuestionario de preguntas al defensor de familia y a un abogado (defensor
técnico), para que interrogue al adolecente (siempre deberán haber dos
personas presentes). La ley ordena que por lo menos haya un defensor de
familia en todos los municipios del país. Se garantizara el debido proceso.

 Así mismo los medios de comunicación deberán publicar las fotos y los
nombres de quienes hayan sido condenados por cometer delitos contra
adolecentes, de esta manera podrá haber una sanción social en el entorno
cercano del agresor y a su vez que “los menores de edad podrán cuidarse
de estas personas, pues se ha comprobado que son reincidentes”.

 La sanción penal a infractores, en lo que corresponda a niños, niñas y
adolecentes menores de edad serán juzgados a partir de los 14 años, se
les garantiza el debido proceso y serán procesados por Jueces
especializados.

 La ley contempla que entre los 14 y 16 años serán sujetos de medidas
alternativas de privación de la libertad en centros especiales de reclusión
donde participaran de procesos de reeducación como trabajo comunitario, o
semi-internamiento; quienes cometan delitos de extrema gravedad, como
homicidios,. Secuestro y extorsión tendrán una pena máxima de ocho años;


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




43
otros delitos tienen hasta cinco años de sanción. Los adolecentes
infractores entre los 12 y 14 años ingresaran a un sistema de protección y
restablecimiento de derechos.

3.7. Asuntos que involucran a niños, niñas y adolecentes no estipulados
en la nueva ley

 Con respecto a la obligación que le asiste al Estado de brindar educación
gratuita hasta el último año de bachillerato, éste únicamente queda obligado
a dar gratuidad hasta el grado noveno.

 No Hace parte de esta ley lo concerniente a la propuesta de cobertura por
parte del Estado de los costos de educación (pago de uniformes,
transporte, útiles escolares y otros gastos colaterales del sistema
educativo), niños niñas y adolecentes de estrato o nivel del sisben 1, 2 y 3.



 Así mismo no fue aprobada la propuesta que obliga al Estado a dar el cupo
escolar.










UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




44
4. NUEVO SISTEMA DERESPONSABILIDAD PENAL PARA ADOLECENTES

En la ley 1098 de 2006, en el libro segundo, encontramos el sistema de
responsabilidad penal para los adolecentes y el procedimiento especial, que rige o
interviene en la investigación y juzgamiento de delitos cometidos por personas
que tengan entre catorce (14) y dieciocho años (18) al momento de cometer el
hecho punible.

4.1. Definición

El sistema de Responsabilidad Penal para Adolecentes, es definido como el
conjunto de principios, normas, procedimientos, autoridades judiciales
especializadas y entes administrativos que rigen o intervienen en la investigación y
juzgamiento de delitos cometidos por personas que tengan entre catorce (14) y
dieciocho años (18) de edad.

Lo anterior atendiendo a la CIDN en cuanto dispone que los Estados partes
deben tomar medidas apropiadas para promover el establecimiento de leyes,
procedimientos, autoridades e instituciones específicos para los niños de quienes
se alegue que han infringido las leyes penales o a quienes se acuse o declare
culpable de haber infringido estas leyes,(Art.40 numeral 3). En consonancia con el
principio de justicia especializada, que se erige como uno de los aspectos
fundamentales que contempla la ley, se organiza la jurisdicción especial de
adolecentes. Con órganos nuevos encargados de la investigación y juzgamiento
de los delitos y de la ejecución de las sanciones.

También como entes de apoyo, se organiza la policía judicial y el cuerpo técnico
especializado adscrito a la Fiscalía Delegada ante los Jueces Penales para


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




45
Adolecentes.

4.1.1. Finalidad

Tiene como fin garantizarles su desarrollo integral para que crezcan en el seno de
su familia y de la comunidad, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión,
pero observando el tema de investigación de este trabajo se debe aclarar que esta
ley a diferencia del código del menor (Decreto 2737 de 1989) busca que el niño, la
niña o adolecente se convierta en un sujeto de derechos y obligaciones, y por eso
existe la necesidad de que responda por el daño infringido a las víctimas, atreves
de medidas de carácter formativo, educativo pero también de reparación a las
víctimas

Esta nueva ley contiene una completa línea de derechos, los cuales deberán
aplicarse de forma obligatoria para que se vean como una realidad con el
propósito de garantizar a aquellas personas más vulnerables una sana
convivencia (educación, salud, ambiente sano, calidad de vida, integridad
personal, etc.), esto con el compromiso de cada institución pública que debe
responder por un derecho.

4.2. Principales Características del Nuevo Sistema Penal para Adolecentes

Haciendo un recuento de cómo surgió esta ley encontramos lo siguiente:

 Por expresa remisión del Art. 144 de la ley 1098 de 2006, se aplica el
procedimiento establecido en la ley 906 de 2004, exceptuando lo que sea
contrario al interés superior del adolecente.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




46
 Deben tenerse en cuenta también, las particularidades de la ley de la
infancia y la adolescencia y los instrumentos internacionales que conforman
el bloque de constitucionalidad (Art. 6).

 Se tiene como sujeto de “la acción penal”, al adolecente entre catorce (14) y
dieciocho (18) años.

 Se reconocen los derechos de las victimas (verdad, justicia y reparación),
así mismo, el derecho a la integridad física, psíquica y moral, a la dignidad,
a la honra, a la intimidad, el acceso a la justicia y demás derechos
consagrados en la ley.

 Aunque el Código señala que al adolecente infractor se le impondrán
sanciones, en varias oportunidades, alude a las mismas como medidas ( ej.
Art.152, 159, 161, 163, núm. 8 y 9 par. 2 Art.177, par 1 Art. 181, 185,189).

 En este punto, viene al caso recordar que la pena es, en esencia un
mecanismo motivador para que el individuo se abstenga de llevar a cabo
conductas delincuenciales, de ahí que se afirme en términos generales, que
tiene un carácter de prevención especial (influencia en el delincuente
individual), y otro de prevención general (influencia en todos los miembros
de la comunidad), y por tanto, se debe atender que en su fijación se
observe la proporcionalidad y la necesidad de la misma, a diferencia de la
medida que en materia de menores apunta a la educación y la prevención.
Con esta perspectiva se tiene que estamos frente a una “medida de
carácter sancionatorio”.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




47
El artículo 178 de la ley 1098, consagra cono finalidad de la “sancion”, la
protección, educación y restauración.
15


 La rehabilitación y la resocialización son derechos de los niños, niñas y
adolecentes, los cuales deben ser garantizados por el Estado, (Art. 18).

 Los lineamientos técnicos de la sanción o medida los determina el ICBF
(Arts. 148 y 177).

 Se cumplen en los programas especializados del ICBF (Art.117).

 El juez que dicta la medida es competente para controlar su
ejecución,(Art.177 par.2).

 La policía de la infancia y la adolescencia debe adelantar labores de
vigilancia y control de instituciones encargadas de ejecutar las sanciones,
con el objeto de garantizar la seguridad de los niños, niñas y adolecentes y
evitar su evasión (Art.89 num.16).

 La misma policía debe prestar la logística necesaria para el traslado de los
niños, niñas y adolecentes, a juzgados, centros hospitalarios, previniendo
todo tipo de alteración que desarrollen los menores, garantizando el normal
desarrollo de los mismos y de la institución (Art. 89 núm. 17).

 El Juez en función de las circunstancias individuales del adolecente y sus
necesidades especiales, puede modificar las medidas,(sanciones)
impuestas (Art.178. inc. 2).


15
Regla 15.2 de Beijing


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




48
 Establecida la responsabilidad penal del adolecente, el Juez en audiencia
requerirá al defensor de familia, la presentación de un estudio que
contenga: situación familiar, económica y social, psicológica y cultural del
adolescente y cualquier otra que considere de relevancia para la imposición
de la sanción.

 Conforme al artículo 177, son sanciones aplicables a los adolecentes a
quienes se les haya declarado su responsabilidad penal:


1. La amonestación.
2. La imposición de reglas de conducta.
3. La prestación de servicios a la comunidad.
4. La libertad asistida.
5. La internación en medio semi-cerrado.
6. La privación de libertad en centro de atención especializado.

 Conforme lo establece el artículo 179, el juez tiene como criterios para la
definición de las sanciones, los siguientes:

1. La naturaleza y la gravedad de los hechos.
2. La proporcionalidad e idoneidad de las sanciones atendidas, las
circunstancias y gravedad de los hechos, las circunstancias y necesidades
del adolecente y las necesidades de la sociedad.
3. La edad del adolecente.
4. La aceptación de cargos por el adolecente.
5. El incumplimiento de los compromisos adquiridos por el juez.
6. El incumplimiento de las sanciones.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




49

Parágrafo 1º. Al computar la privación en centro de atención especializada, la
autoridad judicial deberá descontar el periodo de internamiento preventivo al que
haya sido sometido el adolecente.

Parágrafo 2º. Los adolecentes entre 14 y 18 años que incumplan cualquiera de
las sanciones previstas en este código, terminaran el tiempo de sanción en
internamiento.

El incumplimiento por parte del adolecente entre 14 y 18 años que incumplan
cualquiera de las sanciones previstas en este código, terminaran el tiempo de
sanción en internamiento.

El incumplimiento por parte del adolecente del compromiso de no volver a infringir
la ley penal, ocasionara la imposición de la sanción de privación de libertad por
parte del Juez.

 El código de la infancia y la adolescencia señala en el art. 185, la libertad
vigilada, “Es la concesión de la libertad que da la autoridad judicial al
adolecente con la condición obligatoria de someterse a la supervisión, la
asistencia y la orientación de un programa de atención especializada. Esta
medida no podrá durar más de 2 años”.

Antes el código del menor señalaba en el art. 207 la medida de libertad
asistida consistente en la entrega del menor a sus representantes legales,
parientes o personas de quienes dependía, con la obligación de aceptar los
programas la orientación y el seguimiento del juzgado o del instituto
colombiano de bienestar familiar, por conducto de funcionarios delegados


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




50
para el efecto y el compromiso de presentarse periódicamente ante el juez.

Los funcionarios delegados para el cumplimiento de la medida de libertad
asistida, deberán escogerse entre profesionales y personas con
conocimientos y aptitudes en el tratamiento de menores.

 Medio semi- cerrado. Es la vinculación del adolecente a un programa de
atención especializado al cual deberán asistir obligatoriamente durante
horario no escolar o en los fines de semana, esta sanción no podrá ser
superior a tres años ( art. 186 ) antes, en el código del menor no había
definición de esta clase de medida, pues ésta la englobaba en la medida de
ubicación.

 La privación de la libertad. En centro especializado se aplicara a los
adolecentes mayores de dieciséis (16) y menores de dieciocho (18) años
que sean hallados responsables de la comisión de delitos cuya pena
mínima establecida en el código penal sea o exceda de (6) años de prisión,
en estos casos la privación de libertad en cetro de atención especializada
tendrá una duración de uno (1) hasta cinco (5) años (art. 187).

En los casos en que los adolecentes mayores de catorce (14) y menores
de dieciocho (18) años sean hallados responsables de homicidio doloso,
secuestro o extorción, en todas sus modalidades, la privación de la libertad
en centro de atención especializada tendrá una duración de dos (2) hasta
ocho (8) años.

 Requisitos de procedencia de la privación de la libertad:



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




51
1. Solo para adolecentes de 16 a 18 años.
2. Que hayan cometido delitos con pena mínima de 6 años de prisión.
3. La duración será de 1 a 5 años pero no se establece la forma en que se
graduara la misma.
4. Si se comete homicidio doloso, extorsión o secuestro, esta clase de
sanción se puede imponer a los adolecentes desde los 14 años con
duración de 2 a 8 años.
5. Si cumple los 18 años en vigencia de la sanción, la misma puede durar
hasta los 21 años en el mismo establecimiento pero separados
interiormente.
6. estos requisitos no son exigibles si se trata de adolecentes que han
cumplido las sanciones previstas en el código, igualmente, si el
adolecente incumple la sanción impuesta debe terminar el tiempo de la
sanción en el internamiento.



 A pesar que no alude expresamente la discrecionalidad del juez,
tácitamente la contempla al señalar los criterios para la fijación de la
sanción y permitir la modificación de la “medidas impuestas”. Esto permitirá
aplicar la flexibilidad recomendada en los instrumentos internacionales y
reconocer las necesidades del adolecente.

 Los lineamientos técnicos de las sanciones las tendrá a cargo el ICBF
quien además se encargara de la ejecución de las mismas, el Juez las
controlara y la Policía de la Infancia y la Adolescencia prestara el apoyo en
materia de seguridad, se crea una Policía Judicial Especial (art. 145).



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




52
 Las audiencias serán cerradas al público si el juez considera que la
publicidad del procedimiento expone a un daño psicológico al adolecente.
Cuando así lo disponga, solamente podrán intervenir los sujetos
procesales. Es decir, el artículo 149 de la ley 906 debe interpretarse
atendiendo lo dispuesto en el art. 147 de la ley 1098.

 Conforme a los arts. 145 y 157 de la ley 906, todos los procedimientos de la
actuación, tanto como pre procesales como procesales serán orales.

 Para el ejercicio de la función de control de garantías todos los días y horas
son hábiles, igualmente, todas las actuaciones deben ser concentradas.

 Se suman al esquema procesal, nuevos sujetos o intervinientes.

1. El defensor de familia.
2. Los padres o representantes del adolecente.
 Las defensorías de familia del ICBF, las comisarias de familia, o los
inspectores de policía, deben adoptar las medidas para verificación de la
garantía de derechos y las medidas para su restablecimiento.

 Los artículos 79, 82, 87, 145, 146, 157, 158, 177, 180-4, 189, 193-2-4-8,
194, 195, 197, entre otros, consagran múltiples funciones a cargo de los
defensores y defensoras de familia, lo que deja entrever que éste es el
servidor público que con preponderancia debe responder por es “interés
superior del menor”, pues además de tener concretas funciones en tal
sentido, hace parte del ICBF, entidad a la que corresponde asumir, en
términos generales, la protección integral de los niños, niñas y adolecentes.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




53

 Es obligación del defensor acompañar permanentemente al adolecente, por
tanto, el fiscal o el miembro de policía judicial respectivo debería informar
inmediatamente del inicio de la investigación, al defensor de familia para
que este pueda cumplir con sus obligaciones y verifique la garantía de sus
derechos (arts. 145 y 146 de la ley 1098 de 2006).

 Corresponde al defensor de familia, realizar el estudio de la situación
familiar, económica, social, sicológica y cultural del adolecente y cualquier
otra materia relevante y presentarlo ante el juez, de cara a la imposición de
la sanción o medida. Este informe lo rinde en audiencia (arts. 157 y 189 de
la ley 1089 de 2006).

4.3. Actuaciones en el Sistema de Responsabilidad Penal para
Adolecentes:

A continuación se relacionan las principales actuaciones del proceso de
conformidad con el código de procedimiento penal, la ley 906 del 2004 en armonía
con el código de la infancia y la adolescencia ley 1098 del 2006.

4.3.1. Noticia Criminal

 Policía Judicial, Policía de Infancia y Adolescencia.

Recibida la noticia criminal, se debe examinar si se trata de un delito o una
contravención. Si es la segunda, se remite al funcionario competente, que es el
comisario de familia del lugar donde se cometió la contravención, o en su defecto
al alcalde municipal (artículo 190).


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




54

Noticia criminal a través de fuentes no formales:

Realizar actividades de verificación. En este caso de existencia de un hecho
punible, reportar de inmediato al Centro de Servicios Judiciales o quien haga sus
veces o al fiscal de su jurisdicción, al Ministerio Publico y al Defensor de Familia.

Noticia criminal a través de fuentes formales:

1. si no se requiere actos urgentes, se asignara al fiscal que se encargara del
caso.
2. Si requiere actos urgentes, realizarlos de acuerdo al Manual Único de
Policía Judicial; desplazarse al lugar de los hechos y asegurar, embalar y
custodiar los elementos materiales probatorios, de acuerdo a los
procedimientos que establece el Manual de Cadena de Custodia.

3. Si encuentra heridos victimas y/o infractores, trasladarlos inmediatamente al
centro asistencial de salud más cercano.

4. Si alguno o ambos son presuntamente menores de edad, informar a la
familia, al Centro Único de Adolecentes o a quien haga sus veces, y a la
Fiscalía. Si es mayor, conducirlo a la Unidad Receptora de la Fiscalía Centro
de Servicios Judiciales, Casas de Justicia y SAU, para ser puesto a
disposición de la Fiscalía General de la Nación.

5. Identificación y/o individualización del menor. Se podrá: fotografiarlo, hacerle
carta dental, huellas dactilares, etc., lo cual no constituye reseña, pero si un


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




55
registro que se debe realizar, el cual será consultado para efectos de
establecer “reincidencia”.

6. Determinación de edad. Puede serlo por cualquier medio permitido como
documental o clínico. Acto urgente muy importante, puesto que la ley
establece una presunción de edad (artículo 3. Párrafo 1). Tal verificación
procede con el documento de identificación que posea y, con tal fin,
establecer contacto telefónico o personal con los familiares y allegados.

7. Si no es posible establecer la edad en forma preliminar por los medios
previstos y el capturado aparenta tener menos de 18 años, o se a
establecido la minoría de edad, trasladarlo en el término de la distancia, al
centro único del adolecentes y ponerlo a disposición de la fiscalía. Si existe
certeza de que es menor de 14 años, ponerlo a disposición del ICBF
defensor de familia, o en su defecto del comisario de familia y, a falta de
este, del Inspector de Policía. Entregar a éstos informes y allegar copia al
centro único del adolecente.

8. Determinar la santidad mental, pues habrá que establecer si su estado
influyo en la comisión del delito. Evaluación psicológica.

9. Al infractor mayor de catorce y menor de dieciocho años se le deben leer y
explicar sus derechos. Si es una víctima, se le debe brindar atención y
acompañarla al centro de atención más cercano hospital, medicina legal,
centro único de adolecentes, ICBF, Defensoría de Familia, Salas de
Atención al Usuario.
Si se conoce teléfono o lugar de ubicación de los padres o representantes legales,
informarlos de inmediato sobre la aprehensión y el sitio donde será trasladado el
adolecente. Igualmente, informar de inmediato al defensor de familia, a la


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




56
defensoría pública para que se le asigne un defensor y al ministerio publico.

La policía judicial deberá comunicar inmediatamente a la fiscalía la iniciación de su
actividad, mediante la elaboración de un informe ejecutivo, con los siguientes
documentos.

1. Informe de primer respondiente.
2. Informe de policía de vigilancia en flagrancia.
3. Acta de informe de derechos al aprehendido y el buen trato.
4. Elementos materiales probatorios o evidencia física, debidamente
embalados y rotulados con su cadena de custodia.
5. Acta de incautación del EMO o EF.


 Policía Judicial

Elaborar programa metodológico Fiscal y Policía Judicial. La Policía Judicial debe
cumplir las órdenes impartidas por el Fiscal.

Verificar, de manera documental, técnica y científica la edad del infractor y su
plena identidad

Si hay actos urgentes, la Policía Judicial, presentará informe ejecutivo al fiscal
dentro de las 36 horas siguientes al reporte de inicio.

Si dentro de las diligencias hay lugar a la recepción de declaraciones o entrevistas
a un niño, niña o adolecente víctima o testigo, solo las puede tomar el defensor de
familia, según cuestionario elaborado previamente por el fiscal o el juez,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




57
limitándose a las preguntas que no sean contrarias a su interés superior.

Para el interrogatorio al infractor se sigue el mismo procedimiento, pero debe estar
también presente su apoderado o defensor.

 Fiscal

Verifica el cumplimiento de las condiciones de procedibilidad, es decir, los
requisitos necesarios para dar curso a la acción penal.

Si se trata de escritos anónimos y no se suministran evidencias o datos concretos
que permitan encausar la investigación, dispone el archivo de las diligencias y
comunica al Ministerio Publico y al Defensor de Familia.

Examina el informe ejecutivo de la Policía Judicial para determinar su ajuste a los
principios rectos y garantías procesales. Si no se cumplen, dispone su rechazo
informando a las autoridades disciplinarias y penales de las irregularidades y toma
las decisiones necesarias para qué la investigación continúe.

Toma las medidas necesarias para la atención de las víctimas, garantiza su
seguridad personal y familiar, y la protege frente a la publicidad que
indebidamente afecte su vida privada o dignidad; y les comunica los derechos que
les asisten.







UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




58
4.4. ACTUACIONES EN DESARROLLO DE LA INDAGACIÓN E
INVESTIGACIÓN.


 Policía Judicial Policía Infancia y Adolescencia

Una vez el fiscal asuma la dirección y control de la indagación, el investigador de
la policía judicial deberá:

1. Realizar las actividades investigativas ordenadas por el fiscal con
fundamento en el programa metodológico.

2. Presentar informes sobre el resultado de las diligencias que le fueron
encomendadas, en el término indicado para ello.

 Fiscalía

1. Verificación, por parte del fiscal: acto mediante el cual se determina si en la
ejecución de los actos urgentes se respetaron o no los derechos
fundamentales del menor, su interés superior.

En el primer evento se procede a diseñar el programa metodológico.

En el segundo caso, se rechazan dichos actos y de ser necesario se informara de
las irregularidades a las autoridades en los ámbitos disciplinario y penal (artículo
212 de la ley 906 de 2004).


2. Disponer la ratificación de los actos urgentes de investigación si están


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




59
ajustados a la constitución y la ley.

3. Asumir la dirección, la coordinación, control jurídico y verificación técnico
científicas de las actividades de la Policía Judicial asesoramiento del cuerpo
investigativo sobre la legalidad, conducencia, pertinencia, sufi ciencia y
fuerza demostrativa que ha de tener la evidencia física por recolectar.

4. Realizar sesiones de trabajo con el equipo investigador de Policía Judicial,
para elaborar el Programa Metodológico.

5. Solicitar al juez de control de garantías audiencias preliminares,
autorización previa, o verificación posterior de legalidad formal y material
de actos de investigación que así lo requieran.

6. Evaluar periódicamente los resultados de la investigación.

7. Solicitar a practica de prueba anticipada (articulo 112 CPP).

8. Adoptar medidas de protección para las víctimas.

9. Solicitar al juez de control de garantías la aprehensión, restricción
preventiva de la libertad del presunto autor o participe, si a ello hubiere
lugar (ley 1098 del 2006. Articulo 181).

10. Formular imputación fáctica y jurídica, cuando concurran los presupuestos
de ley.

11. Solicitar al juez de conocimiento de extinción de la acción penal (articulo 77
CPP).

12. Archivar las diligencias: preclusión (articulo 79 CPP).


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




60

13. Aplicar el principio de oportunidad, si hubiere lugar a ello.


 Fiscal y Policía Judicial, Policía de Infancia y Adolescencia

Elaborar programa metodológico de la investigación, verificar, de manera
documental, técnica y científica, la edad del infractor y su plena identidad.

1. Si hay actos urgentes, la policía judicial presenta informe ejecutivo al fiscal
dentro de las treinta y seis (36) horas siguientes al reporte de inicio.

2. Si dentro de las diligencias se deben realizar entrevistas al niño o
adolecente víctima o testigo se realiza por intermedio del Defensor de
Familia, a quien se le informara de su realización para que efectué las
preguntas.

3. Para adelantar interrogatorio al infractor se requiere la presencia del
Defensor de Familia y el apoderado o defensor público.

4. La policía judicial debe presentar informe de los resultados investigación de
campo y de laboratorio e informe.

 Aprehensión en Flagrancia:

1. Lectura derechos del aprendido. (Se leen y se explican).

2. Verificación preliminar de la edad del infante o adolecentes, estado de salud


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




61
y nutrición ICBF.

 Experticios técnicos:

1. Balística, PIPH, documentologia, lofoscopia, y otros.

2. Ocurrencia del hecho el adolecente menor de 14 años es remitido ICBF,
proceso administrativo. Adolecente mayor de 14 años, la Policía de
vigilancia entrega a la Policía Judicial de Infancia y Adolescencia.

 Noticia criminal

Reporte de inicio, denuncia criminal, actos urgentes que realiza la policía judicial
de infancia y adolescencia:

1. Informar de la aprehensión a:

- Fiscal de turno
- El defensor de familia
- Defensor publico
- Agente del ministerio publico
- Representante legal ( padre o madre )
2. Identificación: documento de identidad, registro civil, fotografía, huella
(registro).

3. Arraigo: Familia y social entrevistas, inspección lugar de los hechos,
inspección a cadáver e interrogatorios EMP y EF bodega transitoria,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




62
almacén de evidencias.

4. Entrega al fiscal realización del informe ejecutivo (antes de las 36 hrs).

4.5. IMPOSICIÓN DE LAS SANCIONES

Las sanciones se deben imponer en la audiencia del juicio oral, una vez
concluidos los alegatos de los intervinientes en la misma, la que debe ser continua
y privada, so pena de nulidad. (CIA. Articulo 189).

A diferencia de lo previsto en el artículo 446 del código de procedimiento penal,
con relación al procedimiento que se sigue frente a la decisión o sentido del fallo
una vez concluidos los alegatos de las partes, la ley 1098 de 2006 determina en el
artículo 189, que una vez concluida esta etapa, en la audiencia del juicio oral, el
Juez debe declarar si hay lugar o no a la imposición de medidas de protección y
citar a audiencia para la imposición de la sanción a la cual debe asistir el Defensor
de Familia para presentar un estudio sobre los siguientes aspectos mínimos:
Situación familiar, económica, social, psicológica y cultural de adolecentes y
cualquier otra materia que a juicio del funcionario sea de relevancia para imponer
la sanción.

Una vez escuchada la defensoría de familia, el juez impondrá la sanción. No
obstante lo anterior, de la interpretación sistemática del régimen de
responsabilidad penal de los adolecentes, surge con claridad que es aplicable el
articulo 446 citado, en cuanto es deber del Juez hacer pronunciamiento de manera
oral y pública acerca de la culpabilidad o inocencia, y del delito o delitos, con el fin
de que el acusado adolecente conozca con claridad estos aspectos y comprenda
el alcance de sus responsabilidad y finalidad de la sanción.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




63

Igualmente aplica la exigencia de que la decisión del Juez debe ser individualizada
frente a cada uno de los enjuiciados y cargos contenidos en la acusación, y debe
referirse a las pruebas y solicitudes hechas en los alegatos finales.

4.5.1. clases de Sanciones

La convención sobre los derechos del niño señala que se dispondrá de diversas
medidas como el cuidado y las ordenes de orientación. Las reglas no son
vinculantes, solo constituyen recomendaciones.
El principio de proporcionalidad fue tratado por la corte constitucional, entre otras,
las siguientes sentencias: C-285/97, C- 118/96; C-553 y C-647/01. Como también
son tratados temas como, la supervisión, el asesoramiento, la libertad vigilada, la
colocación en hogares de guarda, los programas de enseñanza y formación
profesional. Así como otras posibilidades alternativas a la reclusión en
instituciones, para asegurar que los niños sean tratados de manera apropiada
para su bienestar y que guarde la proporción tanto las circunstancias como con la
infracción.
Siguiendo la orientación del modelo justicia garantista, la ley establece un marco
de legalidad para asegurar que el adolecente declarado responsable por la
autoridad judicial de la comisión de un delito, solo pueda ser sancionado con la
imposición de las medidas definidas en la misma ley articulo 152.

Todas las sanciones se cumplirán en programas de atención especializados del
sistema Nacional de Bienestar Familiar y deberán responder a los lineamientos
técnicos diseñados por el mismo.

Para la aplicación de todas las sanciones, la autoridad competente deberá


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




64
asegurar que el adolecente este vinculado al sistema educativo, el Defensor de
Familia o quien haga sus veces deberán controlar el cumplimiento de esta
obligación y verificar la garantía de sus derechos. A tono con las recomendaciones
de la esfera internacional el Código de la Infancia y la Adolescencia determina
como aplicables a los adolecentes que infrinjan la ley penal, las siguientes
sanciones:
- La amonestación.
- La imposición de reglas de conducta.
- La libertad asistida.
- La internación en medio semi- cerrado.
- La privación de la libertad en centro especializado.

 Amonestación:
Es la recriminación que la autoridad judicial le hace al adolecente sobre las
consecuencias del hecho delictivo y la exigencia de la reparación del daño.
El objeto de esta medida es que el adolecente tome conciencia de la conducta
cometida, su consecuencia y del deber de indemnizar los perjuicios causados con
la infracción.

Con este propósito, la ley ordena que en todos los casos el adolecente asista a un
curso educativo sobre derechos humanos y convivencia ciudadana que debe estar
a cargo del instituto de estudios del ministerio publico.

En caso de condena al pago de perjuicios, el funcionario judicial deberá exhortar al
adolecente y a sus padres a su pago a los términos de la sentencia, (CIA. Articulo
182).



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




65
 Imposición de reglas de conducta:
Es la imposición, por parte de la autoridad judicial al adolecente, de obligaciones o
prohibiciones para regular su modo de vida, así como promover y asegurar su
formación.

Esta sanción no podrá exceder de dos (2) años (CIA. articulo 183) se infiere lo
interior que corresponde a la autoridad respectiva determinar el tipo de
obligaciones o prohibiciones que requiere el adolecente para regular su modo de
vida y para promover y asegurar su formación, lo cual deberá establecer
atendiendo el interés superior y la prevalencia de los derechos del adolecente, así
como sus circunstancias particulares.

Entre tales medidas pueden mencionarse: la prohibición de frecuentar
determinados lugares o de tratar con determinadas personas, participar en
programas de formación laboral, cultural, sexual de educación vial, conservación
del medio ambiente, prevención de la drogadicción, asistir a cetros de orientación
o terapia familiar, o recibir asistencia psicológica. Esta medida cumple una función
preventiva y resocializadora.

 Prestación de servicios a la comunidad:
Es la realización de tareas de interés general que el adolecente debe adelantar en
forma gratuita, por un periodo no superior a seis (6) meses, durante la jornada
máxima de ocho horas semanales, preferentemente los fines de semana y
festivos, o en días hábiles pero sin afectar su jornada escolar. (CIA. Articulo 184).
Se trata de tareas no remuneradas de prestación de servicios sociales a la
comunidad, que no sean prohibidas, ni que perturben su educación o que sean
nocivas para la salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




66
Esta medida, sin duda, constituye una herramienta importante para reducir el
sistema de atención institucional al adolecente, ofrece al adolescente una
oportunidad constructiva y proactiva de reparar los daños cometidos, mejorar su
percepción sobre sí mismo y su valor social, para finalmente integrarse a una
sociedad de la cual muchas veces estaba excluido. Lo anterior, contribuye a la
reeducación e integración de los menores.

 Libertad asistida (o vigilada):
Es la concesión de la libertad que da la autoridad judicial al adolecente con la
condición obligatoria de someterse a la supervisión, la asistencia y la orientación
de un programa de atención especializada. Esta medida no podrá durar más de
dos (2) años (CIA. Articulo 185).
Para otorgar libertad vigilada la ley exige como condición, que el adolescente se
someta a la supervisión, asistencia y orientación de un programa de atención
especializada.
Los servicios de libertad vigilada representan una alternativa importante para el
sistema de justicia de adolescentes, por cuanto son una oportunidad de lograr los
objetivos pedagógicos y de reparación a las víctimas, al mismo tiempo que se
evitan los daños que se puedan ocasionar al adolescente por la
institucionalización y la privación de libertad.

Consiste en un servicio que ofrece al adolecente un mínimo de diez (10)
actividades en el mes, las cuales pueden desarrollarse a nivel individual, con la
red familiar o con personas significativas para el adolecente y pueden ser de
naturaleza muy variada dependiendo de las necesidades de apoyo de cada
adolecente.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




67
El programa de Libertad Asistida, aparece en la estructura programática del ICBF
como “Intervención de Apoyo”.

La medida de libertad vigilada tiene una finalidad protectora, educativa y
restaurativa y se aplica con el apoyo de la familia y de especialistas. Busca
fortalecer en los adolecentes su capacidad de actuar en el reconocimiento de l a
responsabilidad por sus actos, el respeto por los derechos de los demás, la
reparación a las personas afectadas como consecuencia de la infracción, y la
búsqueda de su desarrollo humano integral.

 Internación en medio semi-cerrado:

Es la vinculación del adolecente a un programa de atención especializado al cual
deberá asistir obligatoriamente durante horario no escolar o preferiblemente los
fines de semana. Esta sanción no podrá ser superior a tres (3) años, (art 186).

“La definición de esta medida como aparece en la ley, implica un servicio de
externado; sin embargo, teniendo en cuenta que algunos adolecentes no cuentan
con red de apoyo o teniéndola no está en capacidad de ofrecerles las condiciones
mínimas para su desarrollo, se ha dispuesto un servicio de internado no privativo
de la libertad, que el defensor de familia puede recomendar al juez para el
cumplimiento de la medida.

En los casos que el adolecente este desescolarizado se dispone de servicio de
seminternado para el cumplimiento de esta medida con la claridad que una vez se
realice la vinculación al sistema educativo, el adolecente pasara al servicio de
externado para continuar la medida.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




68
4.5.1.1. Modalidades para el cumplimiento de esta sanción

 Internado Abierto
Se trata de una institución de atención las 24 horas del día. Esta institución es de
carácter abierto, lo cual significa que no implica medidas de seguridad y por lo
tanto no se constituye en privativa de la libertad. Adicionalmente, dicho centro
debe ser abierto a la vida en comunidad, permitiéndole al adolecente participar en
ella en la medida de lo posible, y en actividades relacionadas con la salud,
educación, capacitación y recreación entre otras.

 Seminternado
Es un programa en medio socio-familiar que consiste en una jornada de atención
de ocho (8) horas diarias.
Los adolecentes ubicados en este servicio viven con sus propias familias y asisten
a las jornadas que brinda la entidad, para el cumplimiento de la sanción “Medio
Semicerrado”.
Dado que la educación es un derecho fundamental, se debe promover la
vinculación de los adolecentes a las aulas regulares, en cuyo caso pasarían a
servicio de externado, que se desarrolla en las jornadas alternas a las
académicas; de no ser posibles, los programas de seminternado deben desarrollar
modelos pedagógicos alternativos, reconocidos y aprobados por la Secretaria de
Educación respectiva.

 Externado
Se trata de un programa en medio socio familiar que consiste en una jornada de
atención de 4 horas diarias.
Los adolecentes ubicados en este servicio viven con sus propias familias y asisten
a las jornadas que brinda la entidad, para el cumplimiento de la sanción, “Medio


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




69
Semicerrado”. Las jornadas del programa son alternas a la jornada escolar, en
ningún caso podrán sustituirlas. Si el adolecente esta desescolarizado se
recomendara al Juez el programa de seminternado y una vez se restituya su
vinculación al sistema formal educativo, podrá regresar al programa de externado
en cumplimiento de la medida”.

 Privación de la libertad
Se entiende por privación de la libertad toda forma de internamiento, en un
establecimiento público o privado, ordenado por la autoridad judicial, del que no
se le permite al adolecente salir por su propia voluntad.8art. 160).

Conforme a los postulados de la CIDN Articulo 37.b, ningún niño puede ser
privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcelamiento o
la prisión de un niño se deberán llevar a cabo de conformidad con la ley y se debe
utilizar tan solo como medida de último recurso y durante el periodo más breve
que proceda.
Las restricciones a la libertad personal del menor se deben imponer solo tras
cuidadoso estudio y se reducirá al mínimo posible; la privación de la libertad solo
debe proceder en el caso de que el menor sea condenado por un acto grave en el
que concurra violencia contra otra persona o por la reincidencia en cometer otros
delitos graves, y siempre que no haya otra respuesta adecuada.


El sistema de justicia de menores debe respetar los derechos y la seguridad de los
menores y fomentar su bienestar físico y mental; el encarcelamiento deberá
usarse como último recurso.

Solo se podrá privar de la libertad a los menores de conformidad con los principios


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




70
y procedimientos allí establecidos, así como las reglas de Beijing; la privación de
la libertad de un menor deberá decidirse como el último recurso, y por el periodo
mínimo necesario y limitarse acasos excepcionales.

La duración de la sanción debe ser determinada por la autoridad judicial sin excluir
la posibilidad de que el menor sea puesto en libertad antes de ese tiempo. La
definición contenida en el artículo 160 de la CIA concuerda con lo dispuesto en
Las Reglas De Las Naciones Unidas para la Protección de los Menores Privados
de le Libertad.

En efecto establece que por privación de la libertad se entiende toda forma de
internamiento en un establecimiento público o privado, ordenado por autoridad
judicial, del que no se permite salir al adolecente por su propia voluntad.

Igualmente armoniza la ley con la perspectiva internacional, en cuanto dispone
que la privación de la libertad de adolecentes, en los casos que proceda, se debe
cumplir en establecimientos de atención especializada en programas del Sistema
Nacional de Bienestar Familiar, siempre separados de los adultos. Y en tanto no
existan establecimientos especiales separados para recluir a los adolecentes
privados de la libertad, el funcionario judicial deberá otorgarles libertad provisional
o la detención domiciliaria. (Artículo 162).


4.5.1.2. Modalidades de Internamiento

 Internamiento preventivo
En cualquier momento del proceso y antes de la audiencia de juicio, el Juez de
control de garantías, como último recurso, podrá decretar la detención preventiva


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




71
cuando exista:
- Riesgo razonable de que el adolecente evadirá el proceso.
- Temor fundado de destrucción u obstaculización de pruebas.
- Peligro grave para la víctima, el denunciante, el testigo o la comunidad.
(art 181).

En los términos de la ley, el internamiento preventivo no procede sino en los casos
en que, conforme a la gravedad del delito sería admisible la privación de la libertad
como medida, y debe ejecutarse en centros de internamiento especializados en
donde los adolecentes procesados deben estar separados de los sentenciados.

El internamiento preventivo no puede exceder de cuatro (4) meses, prorrogable
con motivación, por un (1) mes más. Si cumplido este término el juicio no ha
concluido por sentencia condenatoria, el Juez que conozca del mismo debe
hacerlo cesar, sustituyéndola por otra medida como la asignación a una familia, el
traslado a un hogar o a una institución educativa.


Mientras se encuentren bajo custodia, los adolecentes deben recibir cui dados,
protección y toda la asistencia social, educacional, profesional y psicológica,
medica y física que requieran, habida cuenta de su edad, sexo y características
individuales.

Según las Reglas de Las Naciones Unidas Para la protección de Los Menores
Privados de la Libertad, se presume que lo menores detenidos bajo arresto o en
espera de un juicio, son inocentes y deben ser tratados como tales.

En la medida de lo posible, deberá evitarse y limitarse a circunstancias


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




72
excepcionales la detención, antes del juicio. En consecuencia, deberá hacerse
todo lo posible para aplicar medidas sustitutivas.

Cuando a pesar de ello, se recurra, a la detención preventiva, los Tribunales de
Menores y los órganos de investigación deberán atribuir máxima prioridad a la
más rápida tramitación posible de esos casos a fin de que la detención sea lo mas
breve posible. Los menores detenidos a la espera de juicio deberán estar
separados de lo declarados culpables. Regla 17.

Por otra parte la regla 18 señala que las condiciones de la detención de un menor
que aun no haya sido juzgado deberán ajustarse a las reglas allí determinadas, sin
que esa enumeración tenga el carácter taxativo, y a las demás disposiciones
concretas que resulten necesarias y apropiadas, dadas las exigencias de la
presunción de inocencia, la duración de la detención, y la condición jurídica y las
circunstancias de los menores.

 Internamiento preventivo especializado
El centro de internamiento preventivo es el lugar donde son enviados los
adolecentes cuando el juez de control de garantías, en el sistema de
responsabilidad penal para adolecentes lo considere, según los criterios definidos
por la ley.

Este sitio es de carácter cerrado, lo cual significa que tiene medidas de seguridad
para impedir la salida voluntaria del los adolecentes allí ubicados, y por lo tanto se
constituye en privativo de la libertad.

La finalidad del centro de internamiento es evitar que el adolecente evada el
proceso, obstaculice pruebas o cause mayor daño a la víctima, denunciante,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




73
testigo o comunidad. Desde el punto de vista pedagógico y de atención, el
propósito fundamental del centro de internamiento preventivo, es proporcionar
espacios de reflexión y crecimiento al adolecente y a su familia de tal forma que el
paso por la institución se convierta en una experiencia de cambio positivo y
resarcimiento del daño causado en casos de haberse comprobado su autoría.

Es decir, que se cumplen los fines de la sanción, en particular la prevención
especial y la resocialización.

Igualmente, tiene como objeto brindar oportunidades para identificar y desarrollar
habilidades, fortalecer vínculos y propiciar conexión con redes que contribuyan a
su desarrollo humano.


 Privación de la libertad en centro de atención especializado

Solo se puede aplicar a los adolecentes mayores de dieciséis (16) y menores de
dieciocho (18) años, que sean hallados responsables en la comisión de delitos
cuya pena mina establecida en el Código Penal sea o exceda de los seis(6) años
de prisión.

En estos casos, la privación de la libertad debe tener una duración de un (1) hasta
cinco años. En los casos en que los adolecentes mayores de catorce (14) y
menores de dieciocho (18) años, sean hallados responsables de homicidio doloso,
secuestro o extorsión, en todas las modalidades, la privación de la libertad deberá
tener una duración de dos (2) hasta ocho (8) años.

Por expresa disposición legal, parte de la sanción impuesta podrá ser sustituida


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




74
por el establecimiento de presentaciones periódicas, servicios a la comunidad, el
compromiso de no volver a delinquir y guardar buen comportamiento, por el
tiempo que fije el Juez. El incumplimiento de estos compromisos acarreara la
perdida de estos beneficios y el incumplimiento del resto de la sanción
inicialmente impuesta bajo privación de la libertad.


Si estando vigente la sanción de privación de la libertad el adolecente los
dieciocho (18) años, esta podrá continuar hasta que éste cumpla los veintiún (21)
años: en ningún caso esta sanción podrá cumplirse en sitios destinados a
infractores mayores de edad.

Los centros de atención especializada deben tener una atención diferencial entre
los menores de dieciocho (18) años, y aquellos que alcanzaron su mayoría de
edad y deben continuar con el cumplimiento de la sanción. Esta atención deberá
incluir su separación física dentro del centro. Ordena el Artículo 179, parágrafo 1°,
que al computar la privación de la libertad en Centro de Atención Especializada, la
autoridad judicial deberá descontar el periodo de internamiento preventivo al que
haya sido sometido el adolecente.

Los criminólogos más avanzados abogan por el tratamiento fuera de
establecimientos penitenciarios. Las deferencias encontradas en el grado de
eficacia de confinamiento en establecimientos penitenciarios, comparado con las
medidas que excluyen dicho confinamiento, son pequeñas o inexistentes.

Es evidente que las múltiples influencias negativas que todo ambiente
penitenciario parece ejercer inevitablemente sobre el individuo, no pueden
neutralizarse con un mayor cuidado en el tratamiento. Sucede así sobre todo en el


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




75
caso de los menores, quienes son especialmente vulnerables a las influencias
negativas; es más, debido a la temprana etapa de desarrollo en que estos se
encuentran, no cabe duda de que tanto la perdida de la libertad como el hecho de
estar aislados de su contexto social habitual agudizan los efectos negativos.

La regla del carácter excepcional del confinamiento en establecimientos
penitenciarios, prevista en las reglas de Beijing, pretende restringir el
confinamiento de menores, en dos aspectos:

En cantidad “último recurso” y, en tiempo “el más breve plazo posible”. Esta regla,
según el comentario allí contenido, recoge uno de los principios rectores básicos,
en la Resolución 4 del Sexto Congreso de Las Naciones Unidas: un menor
delincuente no puede ser encarcelado salvo que no exista otra respuesta
adecuada. La regla, por consiguiente, proclama el principio según el cual si un
menor debe ser confinado en un establecimiento penitenciario, la perdida de la
libertad debe limitarse al menor grado posible, a la vez que se hacen arreglos
institucionales especiales para su confinamiento, sin perder de vista las diferencias
entre los distintos tipos de delincuentes, delitos y establecimientos penitenciarios.

En definitiva, deben considerarse preferibles los establecimientos “abiertos” a los
“cerrados”. Por otra parte, cualquier instalación debe ser de tipo correccional o
educativa antes que carcelaria. La capacitación y el tratamiento de menores
confinados en establecimientos penitenciarios tienen por objeto, garantizar su
cuidado y protección, así como su educación y formación profesional para
permitirles que desempeñen un papel constructivo y productivo de la sociedad.

La privación de la libertad deberá efectuarse en condiciones y circunstancias que
garanticen el respeto por los derechos humanos de los menores. Se deberá


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




76
garantizar a los menores recluidos en centros, el derecho a participar de
actividades y programas útiles que sirvan para fomentar y asegurar su sano
desarrollo y su dignidad, promover su sentido de responsabilidad e infundirles
actitudes y conocimientos que les ayuden a desarrollar sus posibilidades como
miembros de la sociedad.

4.5.2. Finalidad de las Sanciones

- Protectora
- Educativa
- Restaurativa
Sin duda, la finalidad de las sanciones en los términos dispuestos en la ley,
pretende alcanzar el objetivo se la justicia de menores de edad que concreta en la
búsqueda de su bienestar, entendiéndose como tal, el conjunto de condiciones
apropiadas para la satisfacción de todas sus necesidades.

De ahí, que la finalidad protectora comparta la necesidad de asegurar las acciones
necesarias para salvaguardar los derechos e intereses del adolescente, con miras
a facilitar su desarrollo físico, psicológico, intelectual y moral.

La finalidad educativa, debe dirigirse a desarrollar y enriquecer las facultades
intelectuales y morales del adolescente con el propósito de lograr su efectiva
reintegración social. Y la finalidad restaurativa, debe conducir a reparar o
restablecer a la victima el daño causado con el delito.

En armonía con la filosofía de la protección integral y acogiendo los postulados de
la Convención y las recomendaciones de la Regla de Beijing que establece como


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




77
objetivo de la justicia de menores la búsqueda de su bienestar. El CIA es enfático
en señalar que en materia de responsabilidad penal tanto el proceso como las
medidas son de carácter pedagógico, especifico y diferenciado respecto del
sistema de adultos.

Que las sanciones allí previstas tiene una finalidad protectora, educativa y
restaurativa y que se deben aplicar con el proyecto de la familia y de especialistas,
pudiendo el juez modificar las medidas impuestas en función de las circunstancias
individuales del adolescente y sus necesidades especiales.

Significa lo anterior que, en los términos de la ley, la finalidad de las sanciones
comporta, de forma explícita, no solo el reconocimiento del daño causado por
parte del infractor, su responsabilidad en los hechos y la necesidad de reparar a
las víctimas en armonía con el modelo restaurativo, sino también la protección del
adolescente y su reintegración social.

4.5.3. Criterios de definición de las sanciones: intervención mínima

- Racionalidad
- Proporcionalidad
Para asegurar un tratamiento apropiado para el bienestar del adolescente y que
guarde proporción con sus circunstancias, como con la infracción, el CIA
determina una serie de criterios u orientaciones básicas que el juez debe tener en
cuenta para definir las sanciones aplicables, a saber:

1. La naturaleza y gravedad de los hechos.
2. La proporcionalidad e idoneidad de la sanción atendidas las circunstancias
y gravedad de los hechos; las circunstancias y necesidades del adolescente


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




78
y las necesidades de la sociedad.
3. La edad del adolescente.
4. La aceptación de cargos por el adolescente.
5. El incumplimiento de los compromisos adquiridos con el juez.
6. El incumplimiento de las sanciones.

Conforme a las reglas de Beijing el sistema de justicia de menores debe hacer
hincapié en el bienestar de éstos y garantizar que cualquier respuesta a los
menores delincuentes, sea en todo momento proporcional a las circunstancias del
delincuente y del delito; principio de proporcionalidad que se concibe como
instrumento para restringir las sanciones punitivas y que se expresa
principalmente mediante la fórmula de que el autor ha de llevarse su merecido
según la gravedad del delito.
Por ende la respuesta a los jóvenes delincuentes, dice la regla, no solo deberá
basarse en el examen de la gravedad del delito, sino también en circunstancias
individuales como son, su condición social, su situación familiar, el daño causado
por el delito, los esfuerzos para indemnizar a la víctima o su buena disposición
para realizar una vida sana y útil.

4.5.4. Verificación del Procedimiento

Acto mediante el cual se determina si en la ejecución de los actos urgentes se
respetaron o no los derechos fundamentales del adolescente, su interés superior.

En el primer evento se procede a diseñar el programa metodológico.
En el segundo caso, se rechaza dichos actos y de ser necesario se informará de
las irregularidades a las autoridades en los ámbitos disciplinario y penal (artículo
212 de la ley 906 de 2004).


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




79

5. ESTUDIO COMPARADO DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL
FRENTE A OTROS PAISES

En la mayoría de Estados de América Latina, en relación a delitos cometidos por
adolescentes, se establece un sistema de responsabilidad penal con las siguientes
características:

1. Se consideran a las personas menores de 18 años como inimputables
penalmente, se les coloca fuera del sistema penal de adultos, a excepción de
Bolivia que la fija en 16 años.

2. El margen de edad entre los 12 y 18 años, en algunas legislaciones
expresamente denominados adolescentes, son sujetos a un sistema especial
de responsabilidad penal. Nicaragua fija la edad mínima de responsabilidad en
13 años.

3. En algunos Estados se establece un sistema en el cual se encuentra la medida
sancionatoria según la edad. Casos específicos como el de Nicaragua, Costa
Rica y Venezuela entre otros.

4. La persona menor de 12 años, en algunas legislaciones expresamente
considerados niños, a diferencia de los adolescentes, están eximidos de todo
tipo de responsabilidad (en algunos casos se mantiene la responsabilidad civil),
y sólo son sujetos de medidas de protección.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




80
5. La medida privativa de libertad se aplica en algunos casos a ciertas edades, o
bajo la comisión de ciertos delitos. Considerándose en la mayoría de los casos
como la última medida a aplicar.

6. Encontramos que en Bolivia al igual que nuestro sistema de responsabilidad el
menor de 12 años no tiene responsabilidad de orden penal.

7. Brasil determina una legislación que también excluye de toda responsabilidad a
los menores de 12 años, a quienes se les aplicara únicamente medidas de
protección.

8. en Costa Rica podemos observar que el sistema divide la responsabilidad de
los menores a partir de los doce años de edad, hasta los quince años de edad,
y a partir de los quince años de edad y hasta tanto no se hayan cumplido los
dieciocho años de edad. Para el menor de edad se le aplicaran medidas de
protección.

9. Para Ecuador, también es primordial el respeto de los derechos de los
menores, se entenderá que existe infracción cuando el menor realice un acto
que se encuentre tipificado en las leyes penales. Creando protección con el fin
de socio educar al menor.

En conclusión se puede determinar que en comparación con Bolivia, Brasil, Costa
Rica, Ecuador, El salvador, Honduras, Perú y Venezuela, todos estos países
constituyen una inimputabilidad para el menor de doce años, una medida de
protección que tiene como fin socio reformar al mayor de doce y menor de 15 años
considerado responsable.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




81



5.1. NORMATIVIDAD DE LA RESPONSABILIDAD PENAL PARA
ADOLECENTES EN AMERICA LATINA

PAISES LEGISLACION EDAD CONTENIDO NORMATIVO

Bolivia

Código del niño,
niña y adolescente

12-16
Los menores de 12 años no tienen
responsabilidad de orden penal.
Solo les deducirán responsabilidad
civil (Articulo 223).
Los mayores de dieciséis años y
menores de veintiún años, serán
sometidos a la legislación ordinaria,
pero contaran con la protección a la
que se refieren las normas del
presente titulo, (Artículo 225).

Brasil

Estatuto del niño y
del adolescente
(Ley 8069 julio de
1990)

12-18
Son penalmente inimputables los
menores de 18 años de edad
(Artículo 104).
Se excluye de toda responsabilidad
a los niños menores de 12 años
(Articulo 2). Únicamente se
aplicaran medidas de protección
(Articulo 101).

Colombia

Código del menor y
la adolescencia.

14-15
En materia de responsabilidad
penal para adolescentes, tanto el
proceso como las medidas que se
toman son de carácter pedagógico,
específico y diferenciado respecto
del sistema de adultos, conforme a
la protección integral.
El proceso deberá garantizar la
justicia restaurativa, la verdad y la
reparación del daño.
Art. 169 De la responsabilidad
penal: las conductas punibles
realizadas por personas mayores


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




82
de (14) años y que no hayan
cumplido los (18) años de edad dan
lugar a responsabilidad penal y
civil, conforme a las normas
consagradas en la ley.
Art. 177 Sanciones: Son sanciones
aplicables a los adolescentes a
quienes se les haya declarado su
responsabilidad penal.

Costa
Rica

Ley de Justicia
Penal Juvenil. Ley
7576 marzo de
1996.

12-18
Grupos etarios. Para su aplicación,
esta ley diferenciara en cuanto al
proceso, las sanciones y su
ejecución entre dos grupos: a partir
de los doce años de edad y hasta
los quince años de edad, y a partir
de los quince años de edad y hasta
tanto no se hayan cumplido los
dieciocho años de edad. (Artículo 4)
Los actos cometidos por un menor
de doce años de edad, que
constituyan delito o contravención
no serán objeto de esta ley, la
responsabilidad civil quedara a
salvo y se ejercerá ante los
tribunales jurisdiccionales
competentes.
Sin embargo, los juzgados penales
juveniles referirán el caso al
Patronato Nacional de la Infancia,
con el fin de que se le brinde la
atención y el seguimiento
necesarios (Articulo 6)

Ecuador

Código de menores
Ley 170-92 agosto
de 1992
12-18 Art. 165. El servicio Judicial de
Menores deberá respetar los
derechos de los menores y
fomentar su bienestar físico y
mental.
Se entenderá que existe infracción
cuando el menor realice un acto
que se encuentre tipificado en las
leyes penales.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




83
Ningún menor podrá ser declarado
autor o participe de una infracción
que no este expresamente
consagrada en la Ley Penal vigente
al momento en que ésta se
cometió. Para los efectos de la
presente Ley se considera
penalmente inimputable al menor
de dieciocho años, quien estará
sujeto a las medidas previstas en
este Código El Tribunal de Menores
competente para conocer estos
asuntos es el del domicilio del
menor. En ningún caso se podrá
privar de la libertas a un niño menor
de doce años.
En estos casos, el Tribunal de
Menores deberá resolver la medida
socio educativa que mas convenga
al menor con el fin de promover su
desarrollo, dignidad y
responsabilidad. (Articulo 166)

El
Salvador

Ley del Menor
Infractor. Decreto
863 junio de 1994

12-18
Art.2 Esta Ley se aplicará a las
personas mayores de doce años de
edad y menores de dieciocho.
Los menores cuyas edades se
encontraren comprendidas entre los
dieciséis y dieciocho años de edad,
a quienes se les atribuyere o
comprobare responsabilidad, como
autores o participes de una
infracción penal, se le aplicaran las
medidas establecidas en la
presente ley.
La conducta antisocial de los
menores cuyas edades se
encontraren comprendidas entre los
doce y dieciséis años de edad que
constituya delito o falta, se
establecerá mediante el
procedimiento regulado en esta


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




84
Ley.
Comprobados los hechos
constitutivos de la conducta
antisocial, el juez de Menores
resolverá aplicarle a los menores
cualesquiera de las medidas
establecidas en la Ley del Instituto
Salvadoreño de Protección al
Menor o de las medidas
contempladas en esta Ley siempre
que sean en beneficio para el
menor.
Los menores que no hubieren
cumplido doce años de edad y
presenten una conducta antisocial
no estarán sujetos a un régimen
jurídico especial, ni al común; están
exentos de responsabilidad y en su
caso, deberá darse aviso
inmediatamente al Instituto
Salvadoreño de Protección al
Menor para su protección integral.

Honduras

Código de la Niñez
y la Adolescencia
Decreto 73-96
Mayo de 1996

12-18
Art. 180 Los niños no se
encuentran sujetos a la jurisdicción
penal ordinaria o común y solo
podrá deducírseles la
responsabilidad prevista en este
Código por las acciones u
omisiones ilícitas que realicen lo
dispuesto en el presente Titulo.

Únicamente se aplicara a los niños
mayores de doce (12) años de
edad que cometan una infracción o
falta. Los niños menores de doce
(12) años no delinquen.
En caso de que cometan una
infracción de carácter penal solo se
les brindara la protección especial
que su caso requiera y se procurara
su formación integral.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




85

Perú

Código de los Niños
y los Adolescentes
Decreto Ley 25, 102
diciembre de 1993

12-18
El niño menor de 12 años que
infrinja la Ley penal será pasible de
medidas de protección previstas en
el presente Código. (Artículo 208)

Venezuela

Ley Orgánica de
Protección del Niño
y Adolescente.
Ley 52-66 abril del
2000

12-18
Art. 528. El adolescente que incurra
en la comisión de hechos punibles
responde por el hecho en la medida
de culpabilidad, la diferencia
consiste en la jurisdicción
especializada y en la sanción que
se le impone.

Venezuela

Ley Orgánica de
Protección del Niño
y Adolescente.
Ley 52-66 abril del
2000

12-18
Art. 531. Según los sujetos, las
disposiciones de este Título serán
aplicadas a todas las personas con
edad comprendida entre doce y
menos de dieciocho años al
momento de cometer el hecho
punible, aunque en el transcurso
del proceso alcancen los dieciocho
años o sean mayores de esa edad
cuando sean acusados.
Art. 532. Cuando un niño se
encuentre incurso en un hecho
punible sólo se le aplicarán
medidas de protección.
Art. 533. Grupos etarios. A los
efectos de la aplicación y ejecución
de las sanciones de distingue a los
adolescentes en dos grupos: los
que tengan catorce y menos de
dieciocho años de edad.






UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




86

5.1.1. Normatividad de la Responsabilidad Penal en Países Europeos.

Conviene destacar que la discusión sobre las responsabilidades de los menores
en hechos delictuales es un tema de difícil acuerdo, y esto se plantea a nivel
internacional, en relación al discernimiento, capacidad de motivación etc. Según
posiciones de los menores, y la edad inferior de aplicación de las medidas
asignadas por ejemplo, y a través del siguiente cuadro se pueden comparar las
edades concernientes a la Responsabilidad Penal en los Países Europeos.

En este cuadro de limites vemos una regla general en el sentido de considerar
menor a la persona que no excede los 18 años, también hay acuerdo enguanto a
la asignación de su responsabilidad penal, que iría desde los 18, hasta los 21 años
en algunos casos.

Sin embargo, en cuanto a la Responsabilidad Penal atenuada habrá menor
acuerdo, y dependiendo del país, se establecerán las edades, que van de los 7 a
los 16 años. En todo caso, lo que resulta exigible, es que las respuestas a la
infracción, se enmarquen en la Teoría del Garantismo
16
Penal, corriente del
Derecho Penal de hondo contenido Humanista, que postula la minimización del
sistema penal, la humanización de las penas y el respeto irrestricto de los
Derechos Humanos Fundamentales en el proceso.





16
Corriente de Pensamiento. Ferrajoli, AlessandroBaratta, Dario Melosi, Roberto Bergalli, Lola Aniyar de
Castro, Raúl Zaffaroni, Fernández Carrasquilla y Mauricio Martínez entre otros.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




87

Países
Responsabilidad
Penal Atenuada
(Derecho Penal
Menores)
Responsabilidad
Penal (Derecho
Penal Adultos)

Mayoría de Edad
Alemania 14 18 a 21 18
Inglaterra y Gales 10 a 15 18 a 21 18
Austria 14 19 19
Bulgaria 14 18 18
España 14 18 18
Francia 13 18 18
Grecia 13 18 a 21 18
Holanda 14 18 18
Irlanda 7 a 15 18 18
Noruega 15 18 18
Países Bajos 12 18 a 21 18
Checoslovaquia 15 18 18
Yugoslavia 14 a 16 18 a 21 18
Italia 14 18 a 21 18

España: La Ley Orgánica 5 de 2000 apunta, a la particularidad más característica
que, junto a un proceso especial, tiene el llamado Derecho penal de menores,
frente al Derecho penal de adultos: las sanciones, resultando sumamente
llamativo que el legislador utilice en el párrafo transcrito el término “sanciones”
para hacer referencia a las consecuencias jurídicas denominadas -actual y
tradicionalmente- en el ámbito de los menores infractores como “medidas”
probablemente con la finalidad de anticipar la verdadera naturaleza jurídica de
aquellas que no se limitan a ser medidas exclusivamente penales.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




88
España tiene un Régimen Especial Penal para Adolescentes que oscilan en
edades de 14 a 18 años, los que son imputables ante todo acto infractor y
responde procesalmente ante los tribunales. En medio de una gran controversia
se fijo en 8 años el plazo máximo de reclusión para un menor de 18 años, y se
dispuso la creación de centros especiales de internación, con privación total o
parcial de la libertad (en la práctica escasean y no dan soluciones como los es
pañoles esperan).

Si bien la mayoría de edad fue elevada de 16 a 18 años, en la práctica hay dos
grupos de aplicación: de 14 a 16 años y los 17 y 18 años. En este último grupo la
comisión de delitos de violencia entraña un agravamiento de la pena. Las normas
son tan flexibles que en determinadas situaciones, permiten al juez de menores,
aplicar las mismas a los menores entre 18 y 21 años, que a los efectos penales se
los denomina “jóvenes”.
Los Criterios contemplan el mínimo de 14 años para exigir “Responsabilidad
penal”. Todas las normas apuntan a la educación y reinserción.
Francia: Hay un juez y un tribunal especiales para dictar las penas contra los niños
que cometan un delito, y un tribunal de menores que juzga los crímenes de los
jóvenes entre los 16 y 18 años. Para los niños de 8 a 10 años sólo se aplican
medidas de protección y vigilancia. Entre los 10 y los 13 años, pueden ser objeto
de sanciones educativas. Los jóvenes entre 13 y 16 años pueden ser condenados
penalmente y enviados a prisión y entre los 16 y 18 años, se descarta la excusa
de minoría de edad y pueden ser puestos en detención preventiva por cualquier
delito.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




89
6. CENTRO DE SERVICIOS JUDICIALES PARA ADOLECENTES (CESPA).



El Centro de Servicios Judiciales Para Adolescentes (CESPA) de Bogotá D.C. se
creó mediante acuerdo (PSAA07-3952) del 27 de Febrero de 2007, comenzando
sus labores, el día 15 de Marzo de 2007, para el cumplimiento de las funciones del
nuevos Sistema Penal para Adolescentes.

Para la entrada en vigencia de este nuevo sistema, el ICBF adecuo en Bogotá el
Centro de Servicios judiciales para Adolescentes (CESPA), antiguo Centro de
Recepción (CER), adonde serán conducidos inmediatamente los adolescentes
que sean detenidos por la policía infringiendo la ley penal, en donde
permanecerán máximo 36 horas, mientras es definida su situación jurídica.

Este centro judicial, fue creado con una capacidad para atender a 30 hombres y a
25 mujeres (niños, niñas o adolescentes) al día.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




90
Cuando la medida decretada sea detención preventiva, el adolescente hombre
pasara al centro de reeducación “El Redentor” y las mujeres irán al hogar
femenino “Luis Amigo”. Allí se cuenta con 15 y 5 cupos respectivamente.

En este centro de servicios judiciales, ubicado en la carrera 30 con calle 12, se
encuentran todos los mecanismos necesarios para constituir la aplicación del
nuevo sistema de Responsabilidad Penal, es decir, allí se han adecuado
estratégicamente los lugares en donde son retenidos los menores infractores
durante las primeras 36 horas y las salas de audiencias donde son presentados
los menores a los jueces que conocen de sus casos, es importante resaltar que
estas salas cuentan con la tecnología y el espacio adecuado para llevar a cabo
este tipo de diligencias jurídicas, en donde se presta el servicio con seguridad y
con la mayor protección a los derechos del menor.


6.1. CONFORMACIÓN Y ESTRUCTURA

El lugar está dotado con 14 salas de audiencias, cuatro nuevos juzgados penales
de control de garantías especializados, dos juzgados especializados de pequeñas
causas para adolescentes, dos juzgados penales de conocimientos y un juez
penal del circuito de control de granitas.
La infraestructura del lugar permite que todo se encuentre en la misma edificación,
pues es indispensable que la parte administrativa se encuentre cerca de la demás
dependencias, para estar en contacto directo con el personal que allí labora y los
menores que a diario llegan remitidos por la policía.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




91
El equipo técnico está conformado por personal calificado y preparado en el
conocimiento especifico del trato al menor y el personal profesional diversificado
en distintas áreas del conocimiento, como la psicología, el trabajo social,
enfermería, derecho y demás carreras afines que permitan darle el adecuado
manejo a estos menores infractores que por el hecho de ser niños, niñas o
adolescentes, en ocasiones pueden llegar a ser muy peligrosos y requieren de la
atención de personal bien calificado y preparado.
El centro de servicios judiciales, durante estos tres años de aplicación del sistema
de responsabilidad penal para adolescentes, ha tenido un arduo trabajo en el
desarrollo y aplicación de esta normatividad, pues el índice de delincuencia
alcanzado por los menores de edad en los últimos años, supera todas las
expectativas de indicadores delictivos que se pensaba se iban a reportar para su
funcionamiento.
Este lugar se ha convertido en el punto de referencia cuando se trata de hablar de
responsabilidad penal para adolescentes, pues es aquí en donde se lleva a cabo
todo el trámite jurídico y de ejecución procedimental para lograr imponer las
debidas sanciones a los menores infractores.
Pese a contar con el apoyo del Estado y la supervisión del ICBF, a este centro
judicial le hacen falta grandes adecuaciones y falta de inyección presupuestal para
que pueda cumplir con mejor finalidad sus funciones, pues el tema de los menores
infractores, es cada día más complicado y requiere de un mejor manejo.
En cuanto al manejo de los menores que llegan todos los días a este centro
judicial, el personal se debe preparar para atenderlos con la mayor disposición,
pues en realidad se presentan casos difíciles y de alto impacto psicológico, porque
en muchos casos la mayoría de estos delincuentes juveniles también han sido


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




92
víctimas de delitos impensables, los cuales van desde el maltrato hasta la
violación por parte de sus padres.
Este centro reúne un complejo esquema funcional en donde todo va unido y
funciona de manera sincronizada, pues la ley establece un trato preferencial a los
menores y por lo tanto se debe dar el debido proceso para poder efectuar la
debida aprehensión, legalización de la captura y en si todo lo que corresponde al
trámite jurídico y procesal, cuyo fin es darle cumplimiento al sistema de
responsabilidad penal para adolescentes.
6.1.1. Composición de los J uzgados para Adolescentes en el Cespa






UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




93
1. J uzgados Penales Para Adolescentes Con Función de Conocimiento.

- Juzgado 1 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

- Juzgado 2 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

- Juzgado 3 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

- Juzgado 4 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

- Juzgado 5 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

- Juzgado 6 Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento.

2. J uzgados Penales para Adolescentes con Función de Control de
Garantías.

- Juzgado 1 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 2 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 3 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 4 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 5 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 6 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 7 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.

- Juzgado 8 Penal para Adolescentes con Función de Control de Garantías.


6.1.2. Conformación Administrativa y Técnica del Centro de Servicios
J udiciales para Adolescentes.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




94


 Grupo de Administración de Salas de Audiencia

Función Básica: Verificar los equipos tecnológicos, administrar y asignar las salas
compartidas, mantener y preparar los equipos de grabación.

 Grupo Archivo Tecnológico

Función Básica: Organizar los dispositivos grabados y el archivo, conservar y
custodiar los mismos y responder por la producción técnica de los dispositivos
grabados.

 Grupo de Atención al Usuario

Función Básica: Informar y orientar a las partes intervinientes, atender las
peticiones del público y publicar la información producida en el centro de servicios.

 Grupo de Comunicaciones

Función Básica: Notificar, elaborar y comunicar las citaciones, entregar solicitudes
a establecimientos carcelarios, conseguir defensores, recepcionar y tramitar la
correspondencia.

 Grupo de Depósitos Judiciales
Función Básica: Custodiar, manejar y contabilizar los títulos y depósitos judiciales.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




95
 Grupo de Seguimiento

Función Básica: Diligenciar fichas técnicas y tramitar sentencias de los
adolescentes sancionados.



 Grupo de Reparto y Asignaciones

Función Básica: Repartir los asuntos, asignar jueces a audiencias y elaborar
reportes de gestión.

 Grupo de Administración de Salas de Audiencia

Función Básica: Verificar los equipos tecnológicos, administrar y asignar las salas
compartidas, mantener y preparar los equipos de grabación.

 Grupo Archivo Tecnológico

Función Básica: Organizar los Dispositivos grabados y el archivo, conservar y
custodiar los mismos y responder por la producción técnica de los dispositivos
grabados.

 Grupo de Comunicaciones

Función Básica: Notificar, elaborar y comunicar las citaciones, entregar solicitudes
a establecimientos carcelarios, conseguir defensores, recepcionar y tramitar la
correspondencia.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




96
6.1.3. Comité General y Organigrama del Centro de Servicios J udiciales
para Adolescentes.



El Comité General del Centro de Servicios Judiciales de Bogotá estará integrado
por: los jueces penales para adolescentes de Bogotá, el Juez Coordinador y el
Coordinador del Centro de Servicios, el Presidente de la Sala Administrativa del
Consejo Seccional de La Judicatura de Cundinamarca y el Director Seccional de
Administración Judicial de Bogotá Cundinamarca.
El Comité General del Centro de Servicios Judiciales tendrá a su cargo la
escogencia de las personas que han de ser nombradas en provisionalidad en los
cargos adscritos a dicho centro. Los miembros del comité se reunirán por lo
menos una vez al mes ó cuando uno de ellos lo convoque, éste comité será
presidido por el juez coordinador.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




97
6.1.4. Organigrama Centro de Servicios J udiciales para Adolescentes.

6.1.5. Organismos de Apoyo del (Cespa)





UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




98

7. PROCEDIMIENTOS QUE SE REALIZAN AL ADOLESCENTE
QUE INFRINGE LA LEY PENAL


Se considera indispensable hacer un breve recorrido de la forma como se llevan
los procedimientos que involucran al adolescente inmerso en una conducta
punible.

Los adolescentes que cometen delitos tienen derecho al debido proceso penal. En
todas las etapas del proceso se deberán respetar las garantías procesales básicas
tales como
17
:

1. Presunción de inocencia.
2. El derecho de ser notificado a las acusaciones.
3. Contar con la libre asistencia gratuita de un intérprete si no comprende o no
habla el idioma utilizando.
4. L a presencia de los padres o tutores.
5. La confrontación con los testigos y a interrogar a otros.
6. La apelación ante la autoridad superior.
7. A guardar silencio.
8. A tener un apoderado que adelante su defensa técnica durante toda la
actuación procesal.




17
Centro de Servicios Judiciales para la Infancia y la Adolescencia.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




99

7.1. CAUSAS QUE CONLLEVAN AL MENOR A INFRINGIR LA LEY
PENAL, TOMANDO COMO BASE LAS INFORMACIONES
RECIBIDAS EN EL (CESPA)

La situación de adolescentes infractores de la ley penal, aumenta sin parar,
aquellos niños, futuro de nuestra nación, están cambiando sus útil es de estudio
por armas de fuego, puñales, sustancias alucinógenas y demás herramientas que
día tras día los hacen perdersen en un limbo.

Muchas son las quejas de los ciudadanos sumadas a la incomprensión, a las
criticas y a menospreciarlos, pero pocos son los que escudriñan esta problemática
de raíz y menos aun, de las personas que conozcan las causas y conociéndolas
establezcan soluciones idóneas.

Son muchas las causas generales que llevan a un menor a delinquir en Colombia.
Los menores que se encuentran cumpliendo sus sanciones en el Centro
Especializado de Servicios para Adolescentes (CESPA) aducen que las
principales son:

1. Falta de oportunidades.
2. Problemas económicos.
3. Difícil acceso a la educación.
4. Inducción al sicario.
5. Irresponsabilidad de los padres.
6. Despreocupación por el Estado de salud.
7. Embarazos en adolescentes.
8. Explotación laboral.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




100
9. Abuso sexual.
10. Prostitución.
11. Falta de motivación para estudiar por parte de los padres.
12. Reclutamiento forzado.
13. Indebida comunicación entre padres e hijos.
14. Consumo de sustancias psicoactivas.
15. Venta de sustancias psicoactivas sin el debido control.

Con estas situaciones es muy difícil encontrar niño, niñas y adolescentes felices,
por lo contrario llevan un gran daño inmerso en su interior, una gran tristeza y un
bajo nivel de autoestima, que hacen que de una u otra manera resulten
inmiscuidos en conductas punibles, lo cual es verdaderamente preocupante.

En este orden de ideas, se hace necesario que muchos aspectos indispensables
en la vida del niño, niña y adolescentes cambien para que el futuro de ellos
mismos pueda cambiar y no sigan en el limbo.

En una serie de pregunta realizadas en el Centro Especializado de Servicios para
Adolescentes (CESPA), los niños, niñas y adolescentes tuvieron la oportunidad de
expresar sus inconformidades, siendo estos aspectos sumados a otras
circunstancias que crean ellos en su psiquis, situación de desespero y
vulnerabilidad, lo cual hace que aquellos sujetos de derechos que plantea la Ley
1098 de 2006, sea no más que un fragmento escrito en una ley, ya que la realidad
social es otra, y que lamentablemente no corresponde a estas situaciones.

Estas son algunas declaraciones recibidas por los adolescentes que infringen la
ley penal:



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




101
“Faltan centros de salud y médicos suficientes para atendernos, queremos vivir
bien, sin tener que dar nada a cambio, poder tener un hogar sin violencia, tener
una buena comunicación con nuestros padres y tener con quien compartir
respecto, cariño, amor y estudio.

Así mismo, manifestaron su anhelo de que la vida de todos sea protegida, que
puedan disfrutar de buena salud y recibir atención de calidad en salud cuando lo
necesiten, por personal suficiente, en adecuadas instalaciones médicas y
hospitalarias, y no tener que esperar en las urgencias para ser atendidos.

Expresaron que perciben la falta de interés de muchos padres y adultos por la
salud de los niños, que muchos de ellos no están pendientes de sus hijos y que
las peleas y conflictos entre los padres afectan a los hijos. Afirmaron que muchos
niños, niñas y adolescentes sufren de hambre y desnutrición y por ello piden tener
una buena alimentación y comedores escolares.

Destacaron la creciente frecuencia de embarazos en niñas y adolecentes, lo cual
en muchos casos es causa de deserción escolar. Así mismo los niños, niñas y
adolecentes, reconocieron que entre ellos existe una problemática de consumo de
alcohol y droga, bebidas y sustancias distribuidas por lo general a la salida de
establecimientos educativos.

También tenemos declaraciones de los funcionarios de este centro de servicios,
desde los encargados de recepcionar a los infractores hasta los jueces.

En estas entrevistas nos encontramos con todo un mundo de circunstancias que
ellos perciben, las cuales se acercan a la cruel realidad que rodea la vida actual de
los adolescentes quienes enfrentan una situación no solo legal sino social que a


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




102
nuestra manera de ver es la más trascendental para ellos.

7.2. ESTADISTICAS EMITIDAS POR ORGANISMOS COMPETENTES
RELACIONADAS CON LA PROBLEMÁTICA DE ADOLESCENTES
QUE INFRINGEN LA LEY PENAL

De acuerdo a la información suministrada por funcionarios del Centro
Especializado de Servicios para Adolescentes (CESPA), para la fecha del 27 de
Septiembre de 2010, ha recibido por las autoridades de la policía en diferentes
especialidades un total de 11.297 adolescentes por infringir la ley penal.

Continuando con la estadística, los delitos que más se vulneran, se encuentran en
el siguiente orden de importancias y sus sanciones mínimas:

1. Hurto: 5.497 Casos
Hurto simple, pena = 32 meses mínimo
Hurto simple inferior a 10 salarios mínimos, pena = 16 meses mínimo
Hurto calificado , pena = 48 meses mínimo
Hurto calificado con violencia sobre la persona o sobre medio motorizado,
sus partes o mercancías o combustible, pena = 64 meses.
Hurto agravado, hay incremento de 1/6 parte dependiendo de la clase de
hurto realizado, veamos, en la conjugación con el hurto calificado:
Hurto calificado y agravado, pena = 56 meses
Hurto calificado y agravado, pena = 74.66 meses.

Estas cuantificaciones se pueden modificar si concurren atenuantes o agravantes
(Art. 267,168 y 269 del c. penal).



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




103

2. Venta, distribución y consumo de estupefacientes: 1.701 Casos
Art. 376 inc. 2do, pena = 56 meses

3. Lesiones personales: 492 Casos
La pena depende de la incapacidad o la secuela, sin embargo el mínimo que pasa
de los 6 años, esta dada para las lesiones con la pérdida anatómica o funcional de
órgano o miembro a que se refiere el art. 116 del código penal pues su mínimo es
de 8 años.
Y en un número menos significativo se encuentran en su orden:

4. Homicidio: 483 Casos
Art. 103, pena = 208 meses o 17. 33 meses

5. Porte Ilegal de Armas: 401 Casos
Art. 365, pena = 16 meses

6. Falsedad en Documento: 385 Casos

7. Actos Sexuales Abusivos: 346 Casos

8. Violencia Intrafamiliar: 117 Casos

9. De la Rebelión, Sedición y Asonada: 94 Casos

10. Violación: 79 Casos



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




104
11. Entre los casos restantes encontramos:
Falsificación de moneda, Injuria y calumnia, Encubrimiento, Fraude procesal,
Abusos de Autoridad, Cohecho, Estafa, Aborto y encontramos 708 casos sin
registrar.

Igualmente es importante destacar que casi a diario se están conduciendo al
Centro de Servicios especiales, una elevada cifra de adolescentes por infringir la
norma penal, lo que preocupa a las autoridades, dada las circunstancias en que
los adolescentes son reincidentes porque cuando se presenta reincidencia la
sanción del menor pasa de una simple amonestación que va con presentaciones,
ya sean cada 8 o 15 días a mencionado Centro, hasta dar termino a esta y aplicar
lo diferente a la privación de la libertad en un centro especial.

Un caso que ha llamado la atención y que tiene que ver con que se reabra el
debate en el país para que menores sean juzgados como adultos tiene que ver
con el caso de la niña Karen Manuela de 2 años de edad quien fue encontrada por
sus familiares sobre una cerca de alambre de púas, desnuda, con el cuerpo
ensangrentado, la cara golpeada y temblando de frió luego de desaparecer la
noche anterior.

En medio del llanto, la niña solo tuvo alientos para pedirle un tetero a su mamá.
Un adolescente de 15 años, capturado dos días después, la había raptado la
noche anterior, la pequeña no resistió las heridas causadas por los golpes, varios
cortes con navaja y la violación.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




105
El pasado 14 de septiembre, cuando se cumplieron dos años del crimen, el
responsable del abuso sexual violento y el asesinato quedó apunto de recobrar su
libertad: solo fue condenado a permanecer tres años en un centro de protección
especial para su resocialización.

Para unos, los adolescentes deben pagar cárcel como si fueran mayores, pero
otros advierten que prevenir es lo importante.

Este es solo uno de los cientos de casos en los que adolescentes, después de
cometer delitos graves, siguen libres o son condenados a penas que para algunos
resultan irrisorias.

Atrocidades como la sufrida por la pequeña Karen Manuela y la reciente ola de
violencia desatada en las ciudades, en la que muchos menores se encuentran
implicados, han reabierto el debate en torno a si es hora de que los jóvenes sean
judicializados a partir de los 14 años, y, en algunos casos, procesados como
adultos.

La actual legislación establece que los menores de edad sol o podrán ser
condenados a penas hasta de 8 años cuando sean autores de homicidio,
secuestro o extorsión. El problema es que también determina que como máximo
permanecerán en los centros de reclusión hasta cumplir los 21 años. Y delitos
como violación ni siquiera implican detención.

Ante esta problemática, la senadora del partido verde, Gilma Jiménez, propuso
endurecer el castigo. De ser aprobado un proyecto de ley de su autoría, la
condena mínima sería de 10 años y, de la misma forma, se penalizaría a los
menores que incurran en delitos sexuales o de lesiones personales agravadas.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




106
El debate ya comenzó, Carlos Gaviria, ex presidente de la Corte Constitucional,
afirmó que “el Estado no se puede desentender de las causas que están
generando la delincuencia juvenil”, pero enfatizó que “observando el debido
proceso”, si se debe condenar a los adolescentes a cumplir castigos y recibir
medidas de resocialización en “lugares de confinamiento para ellos”.

A su turno, Volmar Pérez, defensor del pueblo, dijo que aunque no conoce el
proyecto, este “va en la dirección de reconocer como realidad que un sector del
sicariato en Colombia está conformado por jóvenes de 14 a 17 años”.

Según Pérez, “habría que debatir si la propuesta solo tendría implicaciones
penales y civiles, o si por el contrario la disminución de la edad implicaría el
ejercicio de la ciudadanía para todos los efectos”.

El psiquiatra Álvaro Franco planteo su visión desde la academia, al asegurar que
“una persona a los 14 años ya ha completado el desarrollo ético y moral básico,
donde los jóvenes ya saben cuál es la diferencia entre lo bueno y lo malo y, lo que
es más importante, cuales son las consecuencias de los actos”. Saben, por
ejemplo, cuál es la consecuencia de matar a alguien2, agrego.

Sin embargo la iniciativa despierta también prevenciones. Isabel Cuadros,
directora de la Asociación Afecto, destaco que, “el problema no son los niños, sino
quienes los utilizan”. Pidió que el problema de la delincuencia no sea atribuido a
los adolescentes, porque “es una salida fácil”.

En similar sentido habló Gabriela Buchet, directora de la fundación plan, quien
afirmo que no se puede considerar al adolescente como el culpable, sino que “la
sociedad es corresponsable, en la medida en que no previno las cosas”, de modo


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




107
que, a su juicio, “la solución estaría en revisar aspectos familiares y sociales
cuando se comete un delito”.

La propuesta de la senadora Jiménez fue recibida con beneplácito, pero también
con reservas por representantes de los partidos políticos.

El jefe liberal, Rafael pardo, califico como “razonable” que a los menores
Delincuentes se aplique “un tratamiento penal disuasivo”, para que “la edad no
sea un elemento que permita el uso de jóvenes en actos delincuenciales”.

El vocero de la “U” Roy Barreras, dijo, por su parte, que la propuesta es
“insuficiente” por que propone que sean recluidos en centros de reeducación. “Yo
radique un proyecto para que esas penas las paguen en la cárcel. El que mata
como un adulto debe pagar como un adulto”, enfatizo.

El senador conservador Eduardo Enríquez Maya señalo, por el contrario, que no
esta de acuerdo con la “costumbre de subir las penas para solucionar problemas
sociales”, y que lo mejor es que se “eduque a la juventud”, y que si hay pena,
entonces que se busque la rehabilitación de los jóvenes, por que “en el régimen
actual las cárceles son unas escuelas del crimen”.

La Dr. Beatriz Linares, coautora del código de Infancia, en una entrevista para el
periódico el tiempo, publicada el 5 de septiembre de 2010 respondió:


¿Qué opina de modificar el código de la infancia?
Un adolescente que cometa un delito debe ser sancionado deacuerdo con los
consensos mundiales y tratados Internacionales de los que Colombia es parte, y


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




108
con el Código del Menor. Hay que revisar el código en la parte de procedimiento,
en temas relacionados con el sistema de responsabilidad penal adolescente. Por
ejemplo: revisar la imputabilidad penal, si esta bien a los 14 o si hay que bajarla a
los 12; el tema de las sanciones .Hay que ajustar ciertas cosas, como el sistema
de responsabilidad penal.

¿Es necesario “tumbar” la ley para crear otra?
El Estado, que debe ayudar a formar sujetos responsables, no ha aplicado el
sistema de responsabilidad penal adolescente como debería ser. Hay que revisar
temas de procedimiento, no el concepto.

¿Lo ideal seria actuar sobre las leyes que ya existen?
Sí, faltarían cosas operativas para que las leyes puedan funcionar. La ley
consagra seis tipos de sanciones para imponer a los adolescentes. Pareciera que
para los jueces solo existe una: la privación de la libertad. Falta capacitación y
entrenamiento a los sujetos que intervienen en el proceso para que puedan
cumplir, por que pocos han cumplido y estamos pasando la factura a los
adolescentes para que paguen las cuentas que no han pagado otros.

7.3 REGLAS MINIMAS PARA LA ADMINISTRACION DE LA JUSTICIA DE
MENORES:

“Reglas de Beijing”, Convención sobre los Derechos del Niño, Ley 1098 de 2006,
protección a la intimidad, en todas las etapas procesales, para evitar que la
publicidad indebida o el proceso de difamación perjudiquen al adolescente.

Los medios de comunicación deben abstenerse de entrevistar, dar nombre, o
divulgar datos que identifiquen o que puedan conducir a la identificación de los


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




109
niños, niñas o adolescentes que han sido víctimas, autores o participes o testigos
de hechos delictivos, salvo cuando sea necesario para garantizar el derecho a
garantizar la identidad del niño, niña o adolescente víctima del delito, o su familia,
si esta fuera desconocida. En cualquier otra circunstancia, será necesaria la
autorización de los padres, o en su defecto, del ICBF.

Primer contacto entre el infractor y las autoridades: Esta prohibida la
conducción del adolescente mediante la utilización de esposas o cualquier otro
medio que atente contra su dignidad, igualmente, el uso de armas para impedir o
conjurar su evasión cuando es conducido ante autoridad competente, salvo que
sea necesario para proteger la integridad del encargado de su conducción, ante la
amenaza de un peligro grave e inminente.

Toda detención debe ser notificada en forma inmediata, o dentro del lapso más
breve posible a sus padres o a su tutor. Debe examinarse en forma expedita la
posibilidad de poner al adolescente en libertad. Deben establecerse contactos
entre adolescente y los organismos estatales competentes para efectos de
proteger su condición jurídica, promover su bienestar y evitar que sufra un daño.

Juicio imparcial y equitativo: El procedimiento debe favorecer los intereses del
menor y sustanciarse en un ambiente de comprensión, que permita que el menor
participe en él y se exprese libremente.

Investigación social: Antes de adoptar decisiones definitivas sobre la
responsabilidad del adolescente, se deben Investigar las condiciones materiales,
sociales y culturales del menor, así como las circunstancias de comisión del hecho
punible.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




110


8. ANALISIS DE JURISPRUDENCIA Y LAS DESICIONES TOMADAS EN
SITUACIONES DE LOS ADOLESCENTES QUE INFRIGEN LA LEY
PENAL

El libro I.Capitulo1ro. del Código de la infancia y a adolescencia resalta la
obligación de proteger integralmente a todos los niños, niñas y adolescentes,
reconociendo sus derechos garantizándolos y velando por el cumplimiento de los
mismos dentro del marco del interés superior el cual conlleva a considerarlos
prevalentes frente a los de cualquier otra persona.

Al respecto la Corte Constitucional, al desarrollar el principio de interés superior
del menor.

Sentencia C-203 de 2005
Los niños y adolescentes, es decir, los menores de edad, en virtud
de su nivel de desarrollo físico y mental que les hace especialmente
vulnerables e indefensos frente a todo tipo de riesgo, necesitan
protección y cuidados especiales, tanto en términos materiales
psicológicos y afectivos como en términos jurídicos, para garantizar
su desarrollo armónico e integral y proveer las condiciones que
necesitan para convertirse en miembros autónomos de la sociedad.
Recogiendo este axioma básico, consagrado en el preámbulo de la
Convención sobre los Derechos del Niño y en la Declaración de las
Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, el artículo 44 de la
Constitución Política dispone que los derechos de los niños
prevalecen sobre los derechos de los demás; al interpretar este
mandato, la jurisprudencia constitucional ha reconocido que los
menores de edad tienen el status de sujetos de protección
constitucional reforzada, condición que se hace manifiesta entre
otros efectos e intereses, cuya satisfacción debe constituir el objetivo
primario de toda actuación (oficial o privada) que les concierna.
La jurisprudencia constitucional colombiana ha precisado en


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




111
múltiples oportunidades el contenido de los principios de protección
especial de la niñez y de preservación del interés superior y
prevaleciente del menor.


Sentencia T-514 de 1998
La Corte Constitucional
18
explico que el concepto del interés superior
del menor consiste en el reconocimiento de una “caracterización
jurídica especifica” para el niño, basada en la naturaleza
prevaleciente de sus intereses y derechos, que impone a la familia,
la sociedad y el Estado la obligación de darle un trato acorte a esa
prevalencia “que lo proteja de manera especial, que lo guarde de
abusos y arbitrariedades y que garantice el desarrollo normal y sano
del menor desde los puntos de vista físico, psicológico, intelectual y
moral y la correcta evolución de su personalidad”. Se preciso en la
misma oportunidad que el principio en mención “se enmarca en los
presupuestos del Estado Social de Derecho, desarrolla el principio de
solidaridad, propende por el cumplimiento de los fines esenciales del
Estado, en consideración al grado de vulnerabilidad del menor y las
condiciones especiales requeridas para su crecimiento y formación, y
tiene el propósito de garantizar el desarrollo de su personalidad al
máximo grado”.


Sentencia T-979 de 2001
Se explico que “el reconocimiento de la prevalencia de los derechos
fundamentales del niño propende por el cumplimiento de los fines
esenciales del Estado, en consideración al grado de vulnerabilidad
del menor y a las condiciones especiales requeridas para su
crecimiento y formación y tiene el propósito de garantizar el
desarrollo de su personalidad al máximo grado”
19
.


Sentencia T-510 de 2003
La Corte
20
explico que la determinación del interés superior del
menor se debe efectuar en atención a las circunstancias específicas

18
M.P. José Gregorio Hernández Galindo.
19
M.P. Jaime Cordoba Triviño.
20
M.P. Manuel Josa Cepeda Espinosa.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




112
de cada caso concreto: “el interés superior del menor no constituye
un ente abstracto desprovisto de vínculos con la realidad concreta
sobre el cual se puedan formular reglas generales de aplicación
mecánica. Al contrario el contenido de dicho interés que es de
naturaleza real y relacional, solo se puede establecer prestando la
debida consideración a las circunstancias individuales, únicas e
irrepetibles de cada menor de edad, que en tanto sujeto di gno debe
ser atendido por la familia, la sociedad y el Estado con todo el
cuidado que requiere su situación personal”.


21
Sin embargo, se preciso en la misma oportunidad que ello no
excluye la existencia de criterios generales que pueden guiar a los
operadores jurídicos al momento de determinar cuál es el interés
superior de un menor y como materializar el carácter prevaleciente
de sus derechos fundamentales en casos particulares.


La aplicación de tales lineamientos, proporcionados por el
lineamiento jurídico, se debe combinar con la consideración
cuidadosa de las especificidades fácticas que rodean a cada menor
en particular, para efectos de llegar a una solución respetuosa de su
interés superior y prevaleciente.


Según estableció la corte en la providencia que se cita, “para
establecer cuáles son las condiciones que mejor satisfacen el interés
superior de los niños en situaciones concretas, debe atenderse tanto
a condiciones a-) fácticas, las circunstancias especificas del caso
visto en su totalidad y no atendiendo a aspectos aislados, como b-)
jurídicas los parámetros y criterios establecidos por el ordenamiento
jurídico para promover el bienestar infantil”.

Como corolario de lo anterior, se tiene que las autoridades
administrativas y judiciales encargadas de determinar el contenido
del interés superior de los niños en casos particulares cuentan con
un margen de discrecionalidad importante para evaluar, en aplicación
de las disposiciones jurídicas relevantes y en atención a las
circunstancias fácticas de los menores implicados cual es la solución
que mejor satisface dicho interés; lo cual implica que dichas

21
M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz. Sentencia T-408 de 1995


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




113
autoridades tienen altos deberes constitucionales y legales en
relación con la preservación del bienestar integral de los menores
que requieren su protección, deberes que obligan a los jueces y
funcionarios administrativos en cuestión a aplicar un grado especial
de diligencia, celo y cuidado al momento de adoptar sus decisiones,
mucho más tratándose de niños de temprana edad, cuyo proceso de
desarrollo puede verse afectado en forma definitiva e irremediable
por cualquier decisión que no atienda a sus intereses y derechos.


Se concluye entonces que en el sistema penal para adolescentes el principio
rector será el interés superior del menor adolescente, brindándole protección
mediante medidas que permiten su educación y rehabilitación.


8.1. FACTORES GENERADORES QUE CONLLEVAN AL
ADOLESCENTE A INFRINGIR LA LEY PENAL.

Para que se pueda dar una solución a esta problemática, debemos tener en
cuenta primordialmente cuales han sido los factores que de una u otra manera
han sido causa para que estas conductas sean adoptadas por los adolescentes.
Revisando y analizando las diferentes experiencias obtenidas a lo largo de esta
investigación, se puede considerar que son innumerables los factores, que
posiblemente llevan al adolescente a realizar comportamientos que se desbordan
de la ley, como lo son:

1. El estado: al no diseñar y ejecutar políticas públicas a nivel nacional,
departamental, distrital y municipal y asignar los recursos necesarios para
su implementación.

2. Los padres: generadores de violencia al interior de los hogares.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




114
3. Maltrato o violencia intrafamiliar dentro del núcleo familiar: creando soledad,
situación que conlleva al adolescente a tomar decisiones como evadirse de
su casa para buscar un mejor ambiente, es ahí cuando empiezan en
búsqueda de compañía a tomar otros rumbos, a caer en estados de
desorden personal haciéndoles tomar decisiones desviadas de un marco
netamente legal.

4. Por otra parte cuando su experiencia ya se ve inmersa en esta clase de
delitos, buscan conocer la norma para actuar de tal manera que puede
defenderse en aquellos casos que infrinjan la ley.

5. Otra situación se presenta cuando los padres del niño, niña o adolescente
delinquen o están pagando penas, o en casos extremos ambos están
retenidos.

6. Situaciones de pobreza extrema donde las familias son numerosas y los
adolescentes deben salir a conseguir ayuda para sostener el hogar; así
mismo por causa de esta pobreza se restringe ese derecho de recibir una
adecuada y eficaz educación, la cual es base fundamental para que el
adolescente crezca en un ambiente sano, con principios, buenas
costumbres y grandes valores. Partiendo desde este punto de vista, se
analizara de que manera tanto el Estado como la familia y la sociedad,
pueden aportar alternativas para solucionar y contrarrestar el actuar del
adolescente infractor.

8.2. DESDE EL PUNTO DE VISTA FAMILIAR

1. Que los padres a pesar de sus problemas derivados de la condición social,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




115
cultural o de su situación económica, permitan y promuevan que sus hijos
accedan a una educación con el fin de contrarrestar el trabajo infantil, la
vinculación a grupos armados, la mendicidad entre otras.

2. Evitar el uso de conductas violentas en el entorno familiar, ya que esto
fomenta la aceptación de la violencia por parte del adolescente.

3. No permitir que sus hijos sean expuestos a largas horas de televisión en
especial donde se presentan abusos de violencia, esto con el fin de
inspiración y guía
22
.


8.3. DESDE EL PUNTO DE VISTA SOCIAL

1. Ayudar en la divulgación de información para la localizar padres o
responsables de niños abandonados.

2. Promover los derechos y libertades de niños, niñas y adolescentes.


3. Participación de la sociedad en las dificultades de la comunidad, ejerciendo
su ciudadanía y exigiéndole al Estado que cumpla con los derechos de los
niños, niñas y adolescentes, sin necesidad de esperar a que esta
problemática sea solucionada por el gobierno de turno
23
.

8.4. DESDE EL PUNTO DE VISTA LEGAL


22
http://www.scp.com.co/violencia y familia; tomado 24 de Septiembre de 2010
23
http://www.scp.com.co/Violencia y Familia


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




116
Muchas de las situaciones anteriormente mencionadas, denotan la ausencia por
parte del Estado.

1. Partiendo inicialmente que el estado debe crear políticas, donde deban
generar una mejor situación de vida y supervivencia de los niños y niñas y
adolescentes, que les permitan de esta manera obtener las garantías
necesarias y al mismo tiempo desarrollar sus necesidades básicas a las
cuales tienen derecho, con el fin de crear una cultura donde los niños, niñas
y adolescentes se les mejore sus condiciones de vida que les permita un
mejor desarrollo y se les respete su dignidad humana.

2. No solo las autoridades deben esforzarse por aplicar la ley, sino tratar de
crear mecanismos de prevención que le permitan a los niños, niñas y
adolescentes, obtener las condiciones necesarias para que puedan disfrutar
a plenitud de su derecho a vivir en un ambiente de afecto y protección, bajo
la tutela y el cuidado de sus padres y demás adultos, en buenas
condiciones alimentarias y nutricionales, con servicios gratuitos y
adecuados de salud y educación para atender sus necesidades básicas,
reconocidos como sujetos plenos de derechos.

3. Coordinar apoyos pedagógicos, terapéuticos y tecnológicos para el acceso
e integración educativa de las niñas y adolescentes con discapacidad.








UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




117

9. IRREGULARIDADES DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL
PARA ADOLESCENTES.

Con la implementación del código de la infancia y la adolescencia, ley 1098 del
2006 y el nuevo sistema de responsabilidad penal para adolescentes, el sistema
penal colombiano, entro en la aplicación de un nuevo modelo, que permite
sancionar a los adolescentes que infrinjan la ley penal en Colombia. Esta nueva
legislación, sanciona de manera práctica, pero poco eficiente a los menores
infractores en el país, lo cual ha ocasionado que se presenten serias
irregularidades y una verdadera problemática social.

La Alianza por la niñez Colombiana es una red que agrupa organizaciones del
Estado, la Sociedad civil colombiana, organismos no gubernamentales
internacionales, grupos universitarios y académicos, entidades de cooperación
internacional y del Sistema de las Naciones Unidas, que han unido sus intereses,
conocimientos y experiencias en el ámbito nacional regional y local para trabajar
de manera mancomunada por la defensa y la garantía de los derechos de la niñez
en Colombia.

En el estudio realizado por las abogadas Beatriz y María Linares y María Eugenia
Gómez divulgaran información sobre avances y retos del Código de Infancia y
Adolescencia que señala como deben ser tratados los adolescentes que cometen
delitos.

La falta de programas en donde los adolescentes cumplan las sanciones y delitos
no judicializados, de conocimiento sobre la responsabilidad penal que tienen


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




118
padres y cuidadores de menores de 14 años que cometen delitos graves
(homicidio, lesiones graves, secuestro y delitos sexuales), de entendimiento sobre
el papel de los defensores de familia y los inspectores de policía en el sistema de
responsabilidad penal juvenil y en general, del espíritu y filosofía del Código de
Infancia y Adolescencia son algunos de los principales hallazgos encontrados en
el estudio de las reconocidas abogadas especialistas en derechos de la niñez y
adolescencia, sobre la aplicación del sistema de responsabilidad penal juvenil en
Colombia.

Se han encontrado hallazgos preocupantes en materia se aplicación del sistema
de responsabilidad penal juvenil. Si bien en Colombia opera por mandato del
artículo 250 de la Constitución Política un sistema penal acusatorio desde 2004, y
aun que la ley de Infancia adopta con reglas especiales dicho sistema para la
construcción del modelo de intervención en materia de responsabilidad penal
adolescente, es necesario informar que la aplicación de este libro (II) no ha
alcanzado los avances pertinentes que dieron lugar al cambio de modelo tutelar a
un sistema de responsabilidad penal” , señalan las abogadas en su informe el cual
nos aporta un grado importante de realidad a la actualidad que vive actualmente
nuestro país.

Este estudio parte de información recogida en talleres realizados en distintas
ciudades del país con los profesionales que deben intervenir en las diferentes
etapas de los procesos (fiscales, jueces, comandantes de Policía y defensores
públicos) la cual fue juiciosamente analizada y permite someter a consideración
estos hallazgos. Por ejemplo, encontraron que de manera reiterada la mayoría de
fiscales y jueces se refieren todavía “menores” para hablar de los adolescentes
que cometen delitos, cuando ellos los deben tratar como adolescentes o jóvenes.
De igual forma persiste en el imaginario de estos operadores de justicia una mira


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




119
hacia el adolescente que va de extremo a extremo: unos consideran que un
adolescente que cometa un delito debe ser siempre internado y otros piensan que
“ningún delito cometido por un adolescente debe ser castigado porque es todavía
un menor inmaduro y no sabe lo que hace”, es por este sentido subjetivo, el cual
pone a los funcionarios que deciden directamente sobre la aplicación o no de la
norma y sobre la forma de hacerla efectiva que nos encontramos frente a una
situación de inoperancia, la cual hace ver vacios en la norma que tal vez tiene,
pero tal vez no
24
.

Las abogadas llaman la atención sobre el hecho de que se juzgue a los
adolescentes en ausencia cuando el artículo 158 del Código de Infancia y
Adolescencia lo prohíbe. Además, de manera deliberada confunden la ausencia
con contumacia, una situación grave para el adolescente porque significa que de
manera voluntaria no acudió al juzgado a absolver los cargos que se le formulan.
Eso lleva a que sea juzgado de otra manera con consecuencias graves para él y
vulnerando principios procesales.

De igual forma, impide que el juez y demás sujetos involucrados en el proceso
puedan realizar una labor de pedagogía con el adolescente para que comprenda
las implicaciones y consecuencias que la conducta punible conlleva y se
comprometa a no volver a delinquir y recaiga nuevamente.

“Aquí encontramos otro asunto crítico y es que a los fiscales y a los jueces los
califican en sus respectivas entidades por el numero de de procesos que logren
llevar a culminación por cualquier razón procesal, archivo, inhibición, contumacia y
juzgamiento en ausencia o sentencia. Al parecer, dejar procesos abiertos a la

24
Documento de la Alianza para la Niñez



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




120
espera de que aparezca una parte para proceder a su culminación no es un buen
indicio para los funcionarios y funcionarias judiciales quienes pierden puntos en
sus calificaciones, según señalan algunos jueces”, señalan las abogadas:
“De igual forma, ellas piden que se haga claridad en el punto
relacionado con quienes integran el Sistema Nacional de Bienestar
Familiar por cuanto la ley señala que las sanciones como
amonestación, reglas de conducta, prestación de servicios a la
comunidad, libertad asistida, internación en medio semi -cerrado y
privación de libertad en centro de atención especializado se
cumplirán en programas de atención especializados de dicho
sistema, pero la ley no dispuso quienes forman parte de él y eso ha
generado confusión en materia de competencias administrativas,
técnicas y presupuestales para asegurar la oferta de programas en
los cuales se puedan cumplir las sanciones y generando una
corrupción presupuestal.

Preocupa a las abogadas el hecho de que más del 80 por ciento de
los municipios del país carecen de recursos para construir
infraestructura y levantar centros especializados donde confluyan los
intervinientes del proceso. Hoy no cuentan con lugares físicos para
internar a aquellos adolescentes que son capturados en flagrancia y
por ello la Policía se ha visto obligada a entregarlos a sus familiares o
conducirlos a las Comisarias de Familia”.







UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




121

9.1. Irregularidades encontradas en el desarrollo de la investigación

1. Los menores de 14 años, no tienen ninguna responsabilidad penal, por lo
tanto no se les está imponiendo una verdadera sanción y están quedando
impunes muchos delitos cometidos por estos menores, amparados en los
vacios jurídicos de la ley.

2. Al estar amparados por la ley, se ha generado una permisibilidad en la cual,
los menores se escudan para reincidir en los actos delictivos, demostrando
esta ley su fragilidad y perdiendo toda su legitimidad.

3. Los modelos establecidos en el sistema de responsabilidad penal para
adolescentes, en cuanto al manejo de la resocialización educación y
prevención del menor infractor de 14 años, no son un modelo que asegura
y evita la reincidencia del menor, por la debilidad de su normatividad.

4. Los centros de internamiento especializados, para el cumplimiento de las
sanciones impuestas a los adolescentes sentenciados en el país, son muy
pocos y el Estado no ha intervenido en gran presupuesto en la construcción
de nuevos centros especiales para el cubrimiento de todo el territorio
colombiano, ocasionando que los menores infractores, no tengan un lugar
adecuado para el cumplimiento de su sentencia

5. Las sanciones establecidas para los mayores de 14 años y menores de 18,
son muy débiles y no se ajustan en proporción a la realidad de los delitos
cometidos por los adolescentes, ya que en muchos casos los menores
comenten delitos de alta peligrosidad e impacto social, como el homicidio,


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




122
el secuestro y terrorismo, los cuales se castigan con sanciones, muy cortas
y poco coercitivas.

6. Los menores de edad que hayan sido sentenciados por haber cometido una
infracción a la ley penal, no están siendo reseñados con antecedentes
judiciales, lo que genera un grave problema, pues al convertirse en mayor
de edad y en caso de volver a delinquir, no se puede establecer una
relación directa con su reincidencia y prontuario delictivo.

9.2. POSIBLES SOLUCIONES A LAS IRREGULARIDADES DE
APLICACIÓN DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL PARA
ADOLESCENTES.

Teniendo en cuenta las irregularidades descritas anteriormente, se han planteado
una serie de soluciones, las cuales consideramos que podrían mejorar, fortalecer y
reformar el sistema de responsabilidad para adolescentes, para hacerlo más
efectivo y mejorar el sistema penal colombiano, en cuanto a este tema.

1. Establecer verdaderas sanciones para los menores de 14 años que infrinjan
la ley penal, pues aunque la legislación existente establezca su
inimputabilidad, si deberían existir sanciones drásticas y encaminadas a
reorientar al menor infractor para evitar una reincidencia en el futuro.

2. Estipular un aumento de las sanciones de acuerdo a la gravedad del delito
cometido por los menores de 14 años, e incorporar un plan de
acompañamiento profesional y técnico para evitar una reincidencia en el
futuro.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




123
3. Adecuar programas y entidades estatales, para que los menores infractores
de 14 años, cumplan sus sanciones en centros especializados y evitar que
simplemente sean devueltos a sus hogares, sin haber tenido un verdadero
control y sanción disciplinaria y la carga de una represión educativa.

4. Imponer sanciones más represivas, a los mayores de (14) años y menores
de (18), de acuerdo a la gravedad de los delitos que cometan. De igual
forma establecer que la imposición de su sanción, deberá estar basada en
un estudio psicológico, social, económico y familiar, que permita al juez
determinar los motivos que han llevado al menor a infringir la ley.

5. Plantear una reforma al sistema de responsabilidad penal para
adolescentes, para que haya u régimen se transición, con el cual se
busque que los menores que cometan delitos graves o de alto impacto
social, cumplan su sanción penal siendo menores y al obtener la mayoría
de edad, paguen el resto se su condena como adultos responsables
penalmente.

Ocurre, sin embrago que existe un amplio grupo de cuestiones esenciales en
materia de responsabilidad penal que no se abordan con las soluciones
anteriormente dadas, puesto que la ley es muy frágil al aplicar las sanciones a los
infractores de 14 a 18 años de edad, los cuales deberían regir por un tratamiento
diferente, abriendo la posibilidad de imponerles sanciones penales.







UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




124
9.3. PREGUNTAS QUE NOS SURGEN :

¿QUE SE PUEDE HACER ANTE ESTE FENOMENO?

 ¿LA REHABILITACION?
Este es un tema fundamental en cualquier sistema penal, pero cobra mayor fuerza
para el caso de niños, niñas menores de 14 años, porque se considera que
existen aún más posibilidades de re-educación, al encontrarse éstos en un período
en el que aún no se han configurado completamente los procesos de pensamiento
y socialización, como se mostro en el capitulo anterior al hablar de imputabilidad
de inimputabilidad.

 ¿AUMENTAR LAS PENAS?
Muchas veces se ha utilizado esta herramienta para contrarrestar los altos índices
de criminalidad y de sus colaterales altos índices de impunidad, y como tantas
veces ha quedado demostrada su absoluta ineficacia.

El socorrido instrumento del aumento de las penas por hechos coyunturales,
tiende una cortina de humo para la apertura de un verdadero debate de fondo
sobre los reales factores que generan la impunidad. Casos como el de la
adolescente que mato a una compañera de colegio por celos, el niño de 12 años
que mata a su madre y otros de los muchos que se presentan a diario no bastan
para pedir el aumento de la pena, pues se estima que en Colombia la
normatividad vigente da para la imposición de 8 años, como lo prevé el nuevo
Código de la Infancia y la Adolescencia (ley 1098n de 2006).

Pero lo más importante no son las penas o sanciones altas en el caso estudiado,
sino la eficacia de su aplicación. Luego entonces no es valedero como pauta de


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




125
política criminal la solución simplista de la represión ante el acto coyuntural del
momento, lo que hay que mejorar son los mecanismos.

 ¿REDUCIR LA EDAD DE IMPUTABILIDAD PENAL?
Las propuestas de reducción a la edad penal son violatorias de una cantidad de
tratados internacionales establecidos para proteger los derechos de los niños, en
la medida de que ocurren un marco en el que no se plantea la reforma del
sistema penal
25
para que cumpla con la función de rehabilitar, alimenta los deseos
de venganza frente a los de justicia y esconde la responsabilidad de la políticas
económicas y sociales en la formación de la criminalidad.

De ahí que es necesario aprovechar el debate que se ha generado en torno a la
reducción de la edad penal, para insistir en:

1. Realizar una profunda reforma a los sistemas penales para que cumplan
con la función de resocialización y de no reinserción.

2. Crear un sistema de justicia juvenil que haga verdaderamente
responsables a los adolescentes de sus actos, pero que no los condene a
la marginación.
3. Fortalecer las leyes vigentes a fin de garantizarle a la victima una verdadera
reparación de sus derechos.

4. El pleno respeto y cumplimiento de Tratados Internacionales en materia de
Derechos del Niño por parte del Estado.



25
Rios Martin. La Imputabilidad


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




126


 ¿FALTA DE POLITICAS?
Es importante destacar que el Derecho Penal, Criminología y Política Criminal son
concepciones que deben ir tomadas de la mano. Mientras la Criminología busca el
diagnostico de las causas que pueden generar el fenómeno de la criminalidad, la
Política Criminal adopta una posición frente a dichas causas para adoptar las
posibles soluciones. Aquella diagnostica y esta pronostica el origen y soluciones
de las conductas desviadas y en particular, el fenómeno delictual.

El Derecho Penal vendría a ser el resultado de las dos anteriores, mediante la
consagración de normas jurídicas con carácter subsidiario, pues se ha destacado
que la mejor prevención de la criminalidad, es una buena política social, lo que
implica la intervención del Estado en asuntos tales como:

La educación. La igualdad de oportunidades, programas sociales contundentes
con planes de convivencia ciudadana y otros aspectos, para contrarrestar este
flagelo. De manera que a mayor Política Social, menos política Criminal y menos
Derecho Penal
26
.








26
http://www.lexbasecolombia.info, logros y lecciones aprendidas en el sistema actual de reeducación de
menores


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




127


10. DEFICIENCIAS DEL SISTEMA DE RESPONSABILIDAD PENAL PARA
ADOLESCENTES

Cuestionamos el adecuado termino “Responsabilidad Penal” cuando no es
admisible en menores imponer pena alguna aún cuando hayan cometido delitos
(recuérdese que al menor se le ve como delincuente sino como “adolescente
infractor” que no comete delitos sino que incurre en conductas violatorias de la ley
penal, conductas que de ser cometidas por un mayor de edad, serian constituidos
y por lo tanto penalizados como delitos), y dado que como son menores de edad
se les garantizara el debido proceso y serán procesados por jueces
especializados, en su virtud no recibe penas sino medidas y en consecuencia sin
delitos ni penas no se puede hablar de responsabilidad penal en menores.

¿En este sentido quedaran impunes las conductas violatorias de la ley penal
(delitos) cometidos por los niños, niñas o adolescentes?

Esto no se puede permitir de ninguna forma, incluso, es posible señalar que en
ninguno de los tratados internacionales sobre la niñez exista pretensión alguna de
promover la impunidad. Todo lo contrario el derecho internacional en esta materia
establece una figura superior: hace responsables a los adolescentes de la
reparación del daño.

Si bien es cierto que la Convención de Ginebra obliga a tener un sistema penal
diferenciado para los menores, no quiere decir que la ley no pueda proveer
castigos más duros para los delitos más graves, aumentar las penas que la ley
actual establece, en los delitos que se cometan con violencia e intimidación y que


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




128
pongan en grave riesgo a la sociedad. Es decir, seguir la misma lógica que el
Código Penal para adultos, de aplicar penas proporcionales a los daños
causados.

También es necesario dar paso a los menores que cumplen sus penas en centros
de internamiento a centros penitenciarios de adultos cuando llegan a los 18 años.
Si bien a partir de esta edad dejan de ser menores, sin dejar de lado el objetivo
principal de evitar la reincidencia y conseguir la resocialización del menor
implicado, parámetros que deben trascender también para los adultos.





















UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




129
11. CONCLUSIONES

Con base en el desarrollo de la investigación realizada, hemos podido
establecer unas conclusiones que nos permiten resumir los temas que han sido
tratados en este trabajo de grado y que son el resultado del análisis jurídico,
social y de aplicación legislativa, del nuevo sistema de responsabilidad penal
para adolescentes.
 El sistema de responsabilidad penal para adolescentes, introdujo
grandes cambios y reformas respecto a la manera como se venían
juzgando y sancionando a los menores que infringen la ley penal,
garantizando que los infractores adolescentes, tengan un debido
proceso, organizado y justo.

 Por medio de la ley 1098 de 2006, (código de la infancia y
adolescencia) y la implementación gradual del sistema de
responsabilidad penal para adolescentes, el Estado colombiano ha
brindado en el territorio nacional el cumplimiento de los derechos de los
niños y toda la normatividad existente, respecto a los tratados y
convenciones internacionales establecidos que amparan la niñez en
todos sus aspectos.




UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




130
 El sistema penal colombiano ha asimilado y respetado la legislación y
normatividad de aplicación que se estableció mediante el sistema de
responsabilidad penal para adolescentes, logrando que se le dé un trato
especial y objetivo a los menores infractores, separándolos
funcionalmente del procedimiento establecido para los mayores de
edad.

 El sistema de responsabilidad penal para adolescentes presenta una
gran falla respecto a la inimputabilidad penal para los menores de 14
años, ya que, no existe ningún tipo de sanción para estos menores
infractores, con lo cual el Estado está generando una problemática
social permitiendo que sus delitos queden impunes.

 La normatividad vigente que sanciona a los menores infractores tiene en
su contenido una gran debilidad de aplicación, ya que las sanciones
impuestas son muy frágiles, poco efectivas y no garantizan que los
menores que han infringido la ley penal se resocializen y no reincidan en
el actuar delincuencial.
 Es importante y urgente que se hagan modificaciones al sistema de
responsabilidad penal para adolescentes, para que las sanciones
impuestas a los adolescentes infractores, sean más drásticas y
coercitivas, con el fin de evitar que estos niños, niñas o adolescentes,
con grandes problemas familiares, psicológicos y económicos, se
conviertan en un futuro en criminales de alta peligrosidad, por no haber
sido corregidos a tiempo.


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




131

BIBLIOGRAFIA


Constitución Política de Colombia, editorial Legis, edición 2007.

Ley 1098 de noviembre 8 de 2006 mediante la cual se expide el Código de la
Infancia y la Adolescencia. Editorial Leyer 2008.

Libro II. Titulo I. Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes.

Decreto 2737 de 1989, Código del menor.

Convención Internacional de los Derechos del Niño,
Declaración de Ginebra en 1924.

Reglas de Beijing.

Las Reglas de las Naciones Unidas para la Protección de los Menores Privados de
Libertad, (Regla II.11.b).

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Documento ICBF no. lm10.pn13. Mayo 7 de 2007. "lineamientos técnicos para el
marco general y orientaciones de políticas públicas y planes territoriales en
materia de infancia y adolescencia”.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




132
Centro de Servicios Judiciales para los Adolescentes, Bogotá Calle 12 N 30-35
Barrio Ricaurte.

Reyes, Luis Alberto, Ley de la infancia y la adolescencia, ediciones Doctrina y ley,
Bogotá, Colombia, 2007.

Derecho Penal. Autor. Román Pinochet Espinoza. Editorial Jurídica de Chile 1951-
1953.


Los fundamentos de la capacidad de culpabilidad penal por razón de la
edad, Albolete, Comares Martim Cruz., Albolete, Comares, 2004, pág. 237-
238.

Recuperación Social de Adolescentes encausados o condenados. Autor. Grisales
Márquez Jairo De Jesús. Editorial Esparza. 2003.


Alteraciones de la Conducta en menores homicidas. Editorial Leyer. Autor. Gomez
Arenas Manuel salvador. 2007.

Albrecht, Meter-Alexis (1990), “El Derecho Penal de Menores”. Traducción de la
primera edición alemana por Bustos, Ramírez. PPU, Barcelona.

Armijo, Gilbert. “Manual de derecho Procesal Penal Juvenil (Jurisprudencia
constitucional y procesal)”, Investigaciones Jurídicas S.A., ILANUD, Unión
Europea. San José de Costa Rica, 1998.



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




133
Ley Orgánica Reguladora de la Responsabilidad Penal de los menores: especial
consideración a las medidas sancionadoras educativas. TOME TAMEME J.
Tomando de artículo publicado en la base de datos de la Editorial BOSH.

Sentencia C-839 de 2001, demanda de inconstitucionalidad contra los artículos 33
(parcial) y 475 transitorio de la Ley 599 de 2000, “por la cual se expide el nuevo
Código Penal”. Magistrado ponente Dr. Marco Gerardo Monroy Cabra.


www. ACJ-YMCA Bogotá

www.books.google.com.co

www.casadelabogado-asf.org

www.funlam.edu.co/html/uploaded/vii_invest/ciencias_educacion

www.gaceta.uog.mex.julianafregosobonilla

www.icbf.gov.co

www.icbf.gov.co/Ley_infancia/documentos/ABC

www.mineducacion.gov

www.notinet.com.co/serverfiles/servicios/archivos/constitucionales/C-203-05

www.scp.com.co/ Violencia y Familia


UNIVERSIDAD AUTONOMA DE COLOMBIA
FACULTAD DE DERECHO


ESPERANZA MURILLO Y JACQUELINE RENDON




134

www.siju.gov.co/investigaciones

www.acj.ymca.Bogotá.htm