Introducción a Tomás de Aquino

Biografía. Obras. Autoridad doctrinal POR

SANTIA O RA!"R#$ %&'
#(I)I*N A)T+A,I$A(A POR -I)TORINO RO(R" +#$

./01

2

ÍNDICE
PR*,O O....................................................................................................................1 SECCIÓN PRIMERA ................................................................................................7 SÍNTESIS BIOGRÁFICA DE SANTO TOMÁS.....................................................7 .. NA)I!I#NTO3 PATRIA 4 5A!I,IA %.221'...................................................................0 2. OB,ATO B#N#(I)TINO #N !ONT# )ASINO %.2678.26/'........................................../ 6. #ST+(IANT# #N ,A +NI-#RSI(A( (# N9PO,#S %.26/8.2:6'.................................7 :. #NTRA #N ,A OR(#N (# PR#(I)A(OR#S %.2::'....................................................2 1. S#)+#STRA(O POR S+S ;#R!ANOS #N A<+AP#N(#NT# %!A4O (# .2::'.............6 =. (#T#NI(O #N !ONT#SAN IO-ANNI 4 #N RO)AS#)A %!A4O (# .2::85IN#S (# .2:1'.............................................................................................................................: 0. 5+
A (#

RO)AS#)A 4 T#R!INA)I*N (# S+ NO-I)IA(O %5IN#S (# .2:18.2:0'.....1
NO

>. (IS)"P+,O #N )O,ONIA (# SAN A,B#RTO !A

%.2:>8.21.'...........................=

/. S# OR(#NA (# SA)#R(OT# 4 )O!I#N$A A #NS#?AR #N )O,ONIA %.21.8.212'....0 .7. #S NO!BRA(O BA);I,,#R #N #, #ST+(IO #N#RA, (# SANTIA O (# PAR"S %.2128.211'..................................................................................................................> ... !A#STRO 4 R#
#NT# (# ,A )9T#(RA (# #@TRANA#ROS

%.21=8.21/'................2/

.2. R# R#SA A ITA,IA 4 #NS#?A #N #, #ST+(IO #N#RA, (# ,A )ORT# PONTI5I)IA %.21/8.2=>'.................................................................................................................66 .6. S#
+N(O PRO5#SORA(O #N

PAR"S %.2=/8.202'..................................................6>

.:. -+#,-# A ITA,IA 4 #NS#?A #N ,A +NI-#RSI(A( (# N9PO,#S %.2028.206'.....:: .1. )#SA (# #S)RIBIR 4 TO!A +N BR#-# (#S)ANSO #N #, )ASTI,,O (# SAN S#-#RINO %= (# (I)I#!BR# (# .2068= (# #N#RO (# .20:'......................................:0 .=. #!PR#N(# #, -IAA# A, )ON)I,IO (# ,4*N. S+ #N5#R!#(A( 4 (I);OSA !+#RT# #N #, !ONAST#RIO (# 5OSANO-A %5IN#S (# #N#RO80 (# !AR$O (# .20:' .....................................................................................................................................:/ .0. S#!B,AN$A (# SANTO TO!9S.............................................................................16 SECCIÓN SEGUNDA..............................................................................................59 OBRAS DE SANTO TOMAS..................................................................................59 .. )ATA,O O (# S+S OBRAS .............................................................................=7 2 )AR9)T#R 4 )ON(I)I*N (# ,AS !IS!AS..................................................=/ 6. ,A BS+!A T#O,* I)AC (# SANTO TO!AS................................................>. a) Origen de la “Suma”..............................................................................................81 b) Lugar y tiempo de su composición.........................................................................82

6

c) Género literario de la “Suma”...............................................................................8 d) Su !erdadero t"tulo..................................................................................................88 e) #ar$cter propio de la “Suma” de Santo %om$s.....................................................8& ') %écnica y estructura del art"culo de la “Suma”......................................................&( SECCIÓN TERCERA............................................................................................103 AUTORIDAD DOCTRINAL DE SANTO TOMÁS............................................103 .. (#S(# S+ !+#RT# ;ASTA S+ )ANONI$A)I*N %.20:8.626'...................................76 2. (#S(# S+ )ANONI$A)I*N ;ASTA S+ (#),ARA)I*N )O!O (O)TOR (# ,A I ,#SIA +NI-#RSA, %.6268.1=0'..............................................................................................= 6. (#S(# S+ (O)TORA(O SOBR# ,A I ,#SIA +NI-#RSA, ;ASTA ,#*N @III %.1=08 .>0>'............................................................................................................................/ :. BAAO #, PONTI5I)A(O (# ,#*N @III %.>0>./76'. #S (#),ARA(O PATR*N (# TO(AS ,AS #S)+#,AS )AT*,I)AS %.>>7'...................................................................21 1. BAAO #, PONTI5I)A(O (# SAN P"O @ %./76./.:'. !OT+ PROPRIO D(O)TORIS AN #,I)IE 4 ,AS -#INTI)+ATRO T#SIS TO!ISTAS %./.:'.........................................:: =. BAAO #, PONTI5I)A(O (# B#N#(I)TO @- %./.:8./22'. #, )*(I O (# (#R#);O )AN*NI)O 4 SANTO TO!9S %./.0'...........................................................................1. 0. BAAO #, PONTI5I)A(O (# P"O @I %./228./6/'. SANTO TO!9S 4 ,A )ONSTIT+)I*N APOST*,I)A D(#+S S)I#NTIAR+! (O!IN+SE %./6.'................................................16 >. P"O @II 4 SANTO TO!9S........................................................................................=. /. SANTO TO!9S (+RANT# 4 (#SP+FS (#, )ON)I,IO -ATI)ANO II........................07 .7. S+ A+TORI(A( (O)TRINA, #S +NI-#RSA,!#NT# R#)ONO)I(A.........................0> )ARTA B,+!#N #),#SIA#C (#, S+!O PONTI5I)# PAB,O -I A, !A#STRO #N#RA, (# ,A OR(#N (# PR#(I)A(OR#S3 -I)#NT# (# )O+#SNON ,#.......................................................................................................>6 BIB,IO RA5"A.......................................................................................................276

:

PRÓLOGO

se une al GomenaHe que la Iglesia I el mundo del Jensamiento en general rinden a Santo Tomás de Aquino en el -II )entenario de su muerte %0868.20:'3 Jublicando3 en Kolumen aJarte3 dentro de la colección )inor* la magnífica +ntroducción General del P. Santiago RamíreL3 O. P.3 a la edición bilingMe de la Suma %eológica de la B. A. ). Tanto en la síntesis biográfica de Santo Tomás3 científicamente documentada3 como en la aJreciación de su doctrina en sí misma3 I3 sobre todo3 a Huicio del !agisterio eclesiástico de todos los tiemJos3 el estudio de RamíreL es actualmente Nnico en calidad. No resultará sorJrendente tal afirmación a quien Jiense que Ga sido Oste el tomista más Jarecido a Santo Tomás desde el siglo @III Gasta GoI3 I3 Jor eso3 el más caJaL de Gablar adecuadamente del (octor )omNn. #l !aestro eneral de la Orden3 Aniceto 5ernándeL3 Judo decir en la sesión cumbre del reciente )ongreso Internacional de Roma %278:8./0:'3 delante del Padre Santo I de los ..177 congresistas3 que Blas obras del P. Santiago RamíreL demuestran como ninguna otra la riqueLa3 Jerennidad3 fecundidad I actualidad de la doctrina de Santo TomásC %B,POsserKatore RomanoC3 22826 de abril de ./0:'. ,a Jresente edición da cabida3 al final de la Sección %ercera* al eQceJcional documento Lumen ,cclesiae* de Pablo -I3 sobre Santo Tomás con ocasión de su -II )entenario. AJarte de esto3 la obra Ga sido Juesta al día en los siguientes detallesR a) a la Sección %ercera* sobre la autoridad de Santo Tomás3 se le Ga aSadido un nueKo aJartado %el /' sobre Santo %om$s durante y después del #oncilio -aticano ++. b) se Ga actualiLado la bibliografíaT c) el estudio sobre la Suma %eológica que3 dado el sentido introductorio que tenía en la edición original3 constituía sección aJarte3 en la Jresente se incorJora a la Sección Segunda* sobre las Obras de Santo TomásT d) los teQtos latinos %tanto en la eQJosición como en las notas' los traducimos al castellano3 eKitando así los duJlicados bilingMes. #n lo demás3 la edición reJroduce fielmente la JrimitiKa.
,A BIB,IOT#)A (# A+TOR#S )RISTIANOS

-I)TORINO RO(R" +#$3 O. P. 1

"NTRO(+))I*N A TO!9S (# A<+INO

=

SECCIÓN PRIMERA SÍNTESIS BIOGRÁFICA DE SANTO TOMÁS
1. Naci i!"#$% &a#'ia ( )a i*ia +1,,5Nació Santo Tomás de Aquino a fines de .22: o JrinciJios de .2213 en la fortaleLa de Rocaseca3 Jerteneciente al reino de Sicilia I enclaKada en la JroKincia de NáJoles3 a .21 Uilómetros de Roma. 5ueron sus Jadres ,andolfo de Aquino3 seSor de Rocaseca I de un tercio de !ontesangioKanni3 I Teodora de Teate3 GiHa de los condes de )Gieti. RaLa de guerreros I de caballeros. ,a familia de los Teate era de origen normando3 I de origen lombardo la de los Aquino.. ,andolfo no era conde3 ni siquiera seSor de Aquino. 5uOronlo sus anteJasados. Pero el condado de Aquino desaJareció en .7=03 I su mismo título deHó de eQistir desde ..67. ,e sucedió el seSorío de Aquino3 que Geredó la rama JrinciJal de la familia en ..603 con Pandolfo de Aquino. #l Germano menor de Pandolfo3 Rinaldo I3 fue el Jrimer seSor de Rocaseca I de un tercio de !ontesangioKanni %..10'3 enclaKado dentro de la camJiSa romana. )ontraHo matrimonio con una Germana de Roger de !edania3 conde de Acerra3 dando origen a la rama de los Aquino de Rocaseca. Rinaldo I tuKo tres GiHosR Ricardo3 creado en ..0. conde de Acerra Jor su ferKiente deKoción a la dinastía normanda3 Jero desJoseído Joco desJuOs de su condado I condenado a muerte Jor #nrique -IT Sibilia3 muHer de Tancredo3 conde de ,ecce I desJuOs reI de Sicilia3 I Aimón3 cuIos GiHos Rinaldo II I ,andolfo Jelearon en faKor de su tío Ricardo3 sosteniendo Kictoriosamente en ../0 el asedio de Rocaseca contra las troJas imJeriales. Pero Rinaldo II murió Joco desJuOs3 lo mismo que su GiHo natural 5inigrana3 que fue Jasado Jor las armas en el castillo de San ermán en .27. quedando ,andolfo3 Jor consiguiente3 como Nnico seSor de Rocaseca I del tercio de !ontesangioKanni.
#n esta edición digital se Gan omitido la maIoría de las notas a Jie de Jágina VNota del #ditorW
.

0

;iLo Oste grandes I reJetidos serKicios al emJerador 5ederico II BarbarroHa3 Jor lo cual no sólo le reconoció sus seSoríos3 sino que en .227 le nombraba Husticia de la Tierra de ,abor3 confiándole así el más alto cargo del reino3 Jues era equiKalente a gran canciller3 I de Ol deJendía toda la administración ciKil I Hudicial del territorio Juesto baHo su autoridad. #l mismo cargo de gran condestable3 o caJitán general3 le era inferior. (e esta suerte ,andolfo recuJeró3 I Gasta suJeró3 el esJlendor de los meHores tiemJos de la casa de Aquino. ,andolfo I Teodora fueron Jadres de numerosa Jrole. (oce GiHos les concedió el SeSorR siete Karones I cinco Gembras. Tomás era el benHamín de los Karones. A eQceJción de su segundo Germano3 Aacobo3 los demás fueron guerreros I caballeros. Su Germano maIor3 Aimón3 tomó Jarte en la eQJedición de )GiJre de .2623 en donde fue GecGo Jrisionero Jor los temJlarios3 enemigos del emJerador 5ederico II. ,ibertado Jor interKención del JaJa regorio I@3 estuKo comJlicado en la conHuración de )aJaccio contra el emJerador3 que lo desterró. !ás tarde KolKió al reino Jor mediación del JaJa Inocencio I- %.212'3 I )arlos de AnHou le nombró Husticia de Sicilia en .2=03 muriendo en .2=/. Su tercer Germano3 ,andolfo3 que Gabía tomado Jarte tambiOn en la conHuración de )aJaccio3 murió en el destierro. Su cuarto Germano3 Rinaldo3 que era asimismo uno de los conHurados3 fue eHecutado en .2:= Jor orden del emJerador. A sus cualidades de guerrero I caballero unía las de Joeta I literato3 siendo el Jrimer rimador conocido de la lengua italiana 5eliJe3 su quinto Germano3 tomó Jor asalto )astrocielo en el .22/ Jor orden del emJerador3 quien le GiLo Husticia del JrinciJado de )aJua. Pero3 GabiOndose conHurado en )aJaccio con sus demás Germanos3 acabó su Kida en el destierro. Por fin3 su seQto Germano3 Adenolfo3 más Gábil3 se reconcilió de nueKo con !anfredi I con el emJerador3 I se casó con la calabresa 5lor delle Altre3 dando origen a otra rama de los Aquino3 que fueron los condes de Belcastro. Sus Germanas fueron !arotta3 Teodora3 !aría3 Adela I otra cuIo nombre se ignora3 que murió muI niSa3 de un raIo3 en Rocaseca3 a los Jocos meses de nacer Santo Tomás. !arotta se GiLo religiosa benedictina I fue abadesa del monasterio de Santa !aría de )aJuaT Teodora contraHo matrimonio con Roger de San SeKerino3 conde de !arsicoT !aría casó con >

el JrimogOnito de la casa de San SeKerino3 en el castillo !araSo de los AbruLosT I Adela fue la esJosa de Roger de Aquila3 conde de 5ondi I de Traietto3 GoI !inturno.

,. O.*a#$ .!"!/ic#i"$ !" M$"#! Ca0i"$ +1,3011,39#n cuanto al JequeSo Tomás3 los JroIectos de sus Jadres eran otros. Solían los nobles3 en la #dad !edia3 destinar sus GiHos menores al estado eclesiástico3 I ,andolfo de Aquino lo Gabía intentado con su segundo GiHo3 Aacobo3 a quien GiLo elegir abad de la iglesia canonical de San Pedro de )anneto en .2.03 a la edad de unos Keinte aSos3 aunque su elección fue anulada Jor Gaber sido GecGa contra los derecGos de la Santa Sede. 5rustrado su intento3 Jrobó fortuna con Tomasito3 enKiándolo al monasterio del !onte )asino en .2673 a la edad de cinco aSos3 en calidad de oblato. (eseaba mantener relaciones de buena amistad con tan Joderoso Kecino I Gasta asJiraba3 a lo que Jarece3 a que su benHamín llegase un día a ceSir la mitra abacial del famoso monasterio3 con lo cual redondearía la fortuna I la JrosJeridad de su familia. #ra entonces abad ,andolfo Sinibaldi3 Jariente suIo3 a quien GiLo donación de treinta libras de oro I de un molino Jara sufragar los gastos de la educación de su GiHo. Allí Jermaneció Tomás durante nueKe aSos3 aJrendiendo las Jrimeras letras3 la gramática latina I la italiana3 la mNsica3 la Joesía I la salmodia3 amOn de su formación moral I religiosa3 que era lo JrinciJal. A los oblatos benedictinos de esta OJoca Jodía aJlicarse eQactamente el aJostrofe de Alfano a TeodinoR Lectio psalmorum* numerus* modulatio cantus* uis tibi secreti cum prece iuncta dabant. Su conducta en el monasterio fue eHemJlar. Recogido3 Jiadoso3 meditabundo3 silencioso3 era el modelo de los demás oblatos. No se deleitaba en los Huegos3 como los demás3 sino que se retiraba solitario con su cartilla3 aJrendiOndola de memoria3 lo mismo que los salmos I las demás lecciones que le iba dando su maestroR cotidie* /uae a magistro dicebantur* memoriae commendabat Su aJlicación era eQtraordinaria3 ingenti sludio in0tendebat. asidua su oración3 que alternaba de día I de nocGeT I acuciante su curiosidad Jor las cosas diKinas3 Jreguntando con frecuencia I ansiedad a su maestroR /uid est 1eus2* 3/ué cosa es 1ios2 /

3. E0#2/ia"#! !" *a U"i3!'0i/a/ /! N4&$*!0 +1,3911,53Pero en .26= el monasterio entró en conflicto con el Germano de Tomás3 5eliJe de Aquino3 Husticia del JrinciJado de )aJua3 con quien GiLo causa comNn su Jadre3 ,andolfo3 I Gasta el mismo emJerador. ,as cosas fueron emJeorando3 Gasta que en marLo de .26/3 con la eQcomunión de 5ederico II Jor el JaJa regorio I@3 se GiLo imJosible la Jermanencia de los oblatos en el monasterio. #l mismo abad de !onte )asino3 #steban de )orKario3 en Kista de las releKantes cualidades de su GiHo3 aconseHó a ,andolfo que lo enKiase a NáJoles a continuar sus estudios en la +niKersidad. 4 en abril de .26/3 a los catorce aSos cumJlidos3 abandonó Tomás la cOlebre abadía benedictina Jara dirigirse a la ciudad JartenoJea3 instalándose Jrobablemente en el JequeSo cenobio de San (emetrio3 Jerteneciente a !onte )asino I en donde residían los monHes cuando iban a NáJoles o quiLá en casa de alguno de sus Jarientes3 que allí los tenía numerosos. ,a +niKersidad de NáJoles Gabía sido fundada en .22: Jor el emJerador 5ederico II. )ontaba a la saLón con las facultades de artes %filosofía I letras'3 de derecGo ciKil I canónico3 de medicina I de teología. Tomás frecuentó la facultad de artes3 Jerfeccionándose en letras3 segNn el mOtodo del famoso cursus* que consistía en una Jrosa rimada con Jalabras disJuestas I ordenadas a base de su acento3 no del Kalor cuantitatiKo de sus sílabas. Sus Jrogresos en este arte fueron eQtraordinarios3 GaciOndoselo connatural3 como Juede Kerse en sus es8 critos3 en donde la armonía tíJica del cursus está Jrofusamente diseminada. Salutem consequimur Incarnationis mIsterio. Sanguinem suum fudit in Jretium simul et laKacmmT ut redemJti a miserabili serKitute3 a Jeccatis omnibus mundaremur. O Janis KiKus in caelo genitus3 in utero -irginis fermentatus3 in Jatibulo crucis eQcoctus3 in altari Jositus3 sub sJeciebus reconditusXR cor meum in bonum confirma .7

et in semita Guius Kitae consolida3 mentem meam laetifica3 cogitationes emunda. 4 en un sermón que Jredicó en el consistorio cuando +rbano IinstituIó la fiesta del #orpus #4risti* eQclamabaR ;ic est Janis3 et Kenis3 qui sumitur et non consumitur3 immititur et non digeritur3 conKertit et non conKertitur3 teficit et non dOficit3 Jerficit et sufficit ad salutemR Jraestat Kitam3 confert gratiarn3 culJam remittit3 enerKat concuJiscentiam. )ibus mentium3 cibus fidelium3 qui intellectum illustrat3 affectum inflammat3 defectum Jurgat3 desiderium sublimat3 YYYYYYYYYYYYYYYYYY. O fidei ineffabile sacramentum et caritatis augmentum3 sJei KeGiculum3 #cclesiae firmamentumT eQtinctorum fomitum et corJoris mIstici comJlementumX Su estro JoOtico quedó inmortaliLado en los Gimnos I secuencias del oficio del Santísimo Sacramento. Pero sobre todo estudió con aGínco la filosofía3 teniendo Jor Jrofesor de lógica al maestro !artín3 I de cosmología %que entonces llamaban filo8 sofía natural' al maestro Pedro de Irlanda3 ambos de tendencia marcadamente aristotOlica. Pronto se GiLo notar entre sus condiscíJulos Jor su memoria Jrodigiosa I Jor su inteligencia soberana3 suJerándolos a todos2. #ncargado de reJetirles las lecciones3 se las eQJonía con más brillanteL3 Jrofundidad I comJetencia que sus mismos Jrofesores6.
D,os suJeraba a todos dialogando I disJutandoE. %(eJosición de BartolomO de )aJua en el 5roceso napolitano de canoni6ación n.0=3 en 7ontes* J.60.'. 6 D#mJeLó a descollar tanto en claridad de ingenio I JersJicacia de inteligencia3 que Jodía reJetir a los demás con más altura3 Jrofundidad I claridad que sus doctores lo que Gabía oído de ellosE % I,,#R!O (# TO))O3 O. P.3 -ita S. %4omae 8/uinatis
2

..

)uatro aSos emJleó en estos estudios %.26/8.2:6'. Al mismo tiemJo3 su alma Jiadosa buscaba afanosamente a (ios I se JreocuJaba Jrimordialmente de la ordenación de su Kida3 de su Kocación. ,e encantaba la Kida religiosa con sus obserKancias monásticas3 recordando con nostalgia los nueKe aSos Jasados en !onte )asinoT el estudio3 el afán de saber3 Jara meHor conocer a (ios I serKirle3 le atraían irresistiblemente. (adas las circunstancias Jor que atraKesaba entonces dicGo monasterio3 no Jodía Jensar en embarcarse Jor allí. Por otra Jarte3 en la misma +niKersidad naJolitana tuKo ocasión de conocer I de Jonerse en contacto con algunos religiosos de una nueKa Orden3 que eran Jrofesores de la facultad de teología3 I cuIo conKento3 erigido en .26.3 se Gabía Juesto baHo el Jatrocinio I adKocación de su fundador3 (omingo de uLmán3 recientemente canoniLado %.26:'.

5. E"#'a !" *a O'/!" /! P'!/ica/$'!0 +1,55Por ellos3 esJecialmente Jor fraI Auan de San Aulián3 Gombre de gran ciencia I santidad3 conoció el HoKen Tomás que la Orden de Predicadores armoniLaba Jerfectamente las obserKancias monásticas con el estudio. ;abía encontrado lo que deseaba. Sus asJiraciones de Kida religiosa I de estudio serían Jlenamente cumJlidas. 4 decidió ingresar en ella. ,a inKitación de Auan de San Aulián Jara que Kistiese el Gábito dominicano en8 contró a Tomás comJletamente resuelto I decidido a seguirla. Por su Jarte3 Gubiera deseado eHecutar en seguida su resolución. Pero3 durante las temJoradas de Kacaciones que Gabía Jasado en su casa3 Judo adKertir la oJosición que Garían sus Jadres. #ra Jrudente esJerar3 como se lo aconseHaba su director esJiritual I confidente3 fraI Auan de San Aulián3 a que su anciano I acGacoso Jadre3 ,andolfo3 Jasase a meHor Kida. #ste murió3 efectiKamente3 Jor NaKidad de .2:63 I Tomás se Jresentó a JrinciJios de enero de .2:: al Jrior de San (omenico !aggiore3 Tomás Agni da ,entini3 JidiOndole su admisión en la Orden3 que le fue concedida de buen grado. Tenía dieciocGo aSos bien cumJlidos3 la edad requerida Jrecisamente Jor las antiguas constituciones de la Orden Jara Kestir el santo Gábito :. #l
c.13 en 7ontes* J.07. : DNo se reciba a nadie menor de dieciocGo aSosE %,íber consuetudinum dist.. n..6R ed. #,AB#RT3 !I,A RO I AR ANTA3 O. P.3 #N SANTO (O!IN O (# +$!9N P.>0> VB. A. ). !A(RI( ./:0W'

.2

conKento de NáJoles Jertenecía a la JroKincia romana3 de la que era JroKincial el cOlebre ;umberto de Romans3 aSos más tarde general de la Orden. No aKisó a su madre ni a sus Germanos de su decisión. 4 comenLó el noKiciado con todo el ferKor de su alma. #ra3 sin embargo3 de temerse la oJosición de su familia3 Jarticularmente de su madre3 una KeL que Osta llegase a enterarse. #n JreKisión de ello3 los suJeriores lo trasladaron a Roma3 al conKento de Santa Sabina3 en donde estaba a la saLón el general de la Orden3 Auan de ZildesGausen3 el Teutónico3 que debía trasladarse dentro de Joco a Bolonia Jara asistir al caJítulo general. #l maestro Auan decidió lleKar consigo al noKicio3 con obHeto de enKiarlo a París3 a con8 tinuar sus estudios3 una KeL terminado el noKiciado en el conKento de Bolonia.

5. S!c2!0#'a/$ &$' 020 6!' a"$0 !" A72a&!"/!"#! + a($ /! 1,55Pero lo ocurrido en NáJoles3 con su entrada en religión3 no tardó mucGo en llegar a oídos de la madre. ,o suJo Jor sus Kasallos de Rocaseca3 que se lo refirieron sobresaltados3 entre lágrimas I queHidos clamorosos1. Ni corta ni JereLosa3 manda doSa Teodora JreJarar sus caballos I su acomJaSamiento3 I Kuela a NáJoles3 a entreKistarse con su GiHo. Allí se en8 tera de su traslado a Roma. Sin Jerder un momento3 se dirige a la )iudad #terna3 al conKento de Santa Sabina3 en busca de Tomás. Pero Oste Gabía Ia emJrendido el KiaHe a Bolonia con el maestro ZildesGausen I otros tres religiosos. ,a Jaciencia de la madre llegó a su límite. Inmediatamente redacta una carta Jara sus GiHos Aimón3 5eliJe3 Rinaldo I Adenolfo3 que se Ga8 llaban Jor la Toscana al serKicio del emJerador3 I se la manda con un JroJio3 con la orden terminante de Kigilar todas las sendas I caminos Jor donde Judiera Jasar Tomás3 de arrestarlo I una KeL encontrado I de conducirlo baHo buena guardia a su residencia de Rocaseca. Obtenido el Jermiso del emJerador3 destacaron al momento Jatrullas Jor toda la región3 I no tardaron en diKisar cerca de AquaJendente un gruJo de cinco frailes dominicos3 entre los cuales se encontraba Tomás3
D#llos3 entre lágrimas I queHidos3 se lo comunicaron a la madreE %TO))O3 -ita... c.03 en 7ontes J.02'
1

.6

sentados Hunto a una fuente. #ra a mediados de maIo de .2::3 I el calor se Gacía sentir. A galoJe se acercaron al gruJo de frailes3 ecGan Jie a tierra I3 sin mediar Jalabra3 se dirigen a su Germano3 forceHeando Jor desJoHarlo de su Gábito. #ste se ciSe fuertemente la caJa contra su cuerJo I no se deHa desKestir. #l maestro Auan Jrotesta contra tan brutal atroJello ante el caballero Pedro de la -iSa3 íntimo e influIente conseHero del emJerador3 que iba al frente de la Jatrulla3 mientras los Germanos del noKicio lo montan a caballo Jor la fuerLa I desaJarecen ráJidos con su Jresa Jor el GoriLonte.

8. D!#!"i/$ !" M$"#!0a"9i$3a""i ( !" R$ca0!ca + a($ /! 1,551)i"!0 /! 1,55(e Jrimera intención3 desJuOs de trotar un Jar de días o tres3 lo lleKan I recluIen en el castillo de !ontesangioKanni )amJano3 JroJiedad mancomunada de su familia3 I en donde Ga GecGo alto su madre en su KiaHe de regreso a Rocaseca. Pocos días desJuOs lo lleKará consigo a su residencia Gabitual3 es decir3 a la fortaleLa de Rocaseca3 #ntretanto sus Germanos se Gan Kuelto al camJamento del emJerador. ,a Kida de fraI Tomás en dicGa fortaleLa no fue JroJiamente una cárcel ni una reclusión. Podía circular libremente Jor toda ella3 aunque su madre Gabía tomado las medidas oJortunas de Kigilancia. Trataba de reducirlo Jor las buenas. ;alagos3 el Gonor I el JorKenir de su familiaR su talento I su Kirtud le Gacían acreedor a los más encumbrados Juestos en la Orden benedictina o en el sigloT todo menos simJle fraile mendicante. Poníale delante un Gábito benedictino3 instándole a que lo Kistiese en KeL del dominicano3 I así reanudase su antigua Kida de !onte )asino3 de donde con el tiemJo sería abad. #n otras ocasiones le ofrecía un traHe seglar3 diciOndole que Jodía ser Husticia como su Jadre. Sus Germanas alternaban con la madre en estos menesteres. #l resultado fue nulo. Antes bien3 fue Tomás el que induHo a su Germana !arotta a abandonar el siglo I a ingresar en el monasterio de benedictinas de )aJua. ,os dominicos de NáJoles suJieron en seguida el Jaradero de fraI Tomás I le Kisitaban con frecuencia3 Jarticularmente su director esJiritual3 fraI Auan de San Aulián. (oSa Teodora no se oJonía resueltamente a ello. Amaba demasiado a su GiHo Jara imJedirlo. (eHaba Gacer. ,o Jrimero de que se JreocuJó el detenido I le Jrocuró fraI Auan fue la Biblia I el BreKiario3 a lo que aSadió Oste las Sentencias* de Pedro ,om8 .:

bardo3 I la So'"stica* de Aristóteles3 en la que estaba estudiando cuando Kistió el Gábito. Además le Jrocuraba mudas de Ol I de roJa interior3 que el buen fraile Kestía sobre las suIas JroJias I se desJoHaba de ellas en la Gabitación del noKicio. ,a Kida de fraI Tomás se concentró en la oración I en el estudio. Sabía todo el Salterio de memoria desde su Jaso Jor !onte )asino. #n el aSo I medio largo que Jasó en Rocaseca aJrendió de memoria lo restante de la Biblia I las Sentencias* de ,ombardo. Pero le faltaba Jor soJortar la Jrueba más dura. Al cabo de un aSo largo KuelKen sus Germanos del camJamento I Jonen en obra todos los medios Jara reducirlo a abandonar el Gábito dominicano. Se lo Gacen Hirones3 Jara que se aKergMence de su desnudeL I se Kea obligado a Kestir el benedictino o el traHe de seglarT le quitan sus libros I su BreKiario3 Jara que no Jueda reLar ni estudiar I acabe Jor aburrirseT I como golJe decisiKo se conciertan con una HoKen Germosa I elegantemente ataKiada3 Jero de costumbres ligeras3 a la que introducen en la Gabitación de fraI Tomás con el encargo de tentarlo I seducirlo a toda costa. !as todo en Kano. Porque Ol se cubre con sus GaraJos3 I tiene en su cabeLa el contenido de sus librosR I en el momento en que Ke entrar a la muHerLuela en su aJosento3 corre a la cGimenea3 que estaba ardiendoT arrebata un tiLón I con Ol Jone en fuga JreciJitada a la tentadora. ,uego se dirige al ángulo más aJartado de su Gabitación I dibuHa en la Jared una cruL con el tiLón3 ante la cual se Jostra en oración3 suJlicando al SeSor que le libre Jara siemJre de los ardores de la carne. 5ue inmediatamente escucGado3 I durante el sueSo se le aJarecieron dos ángeles3 que le ciSeron un cíngulo como Jrenda de Jerfecta I Kitalicia castidad. (esde entonces no KolKió a sentir Hamás el menor moKimiento sensual. ,a Kictoria Gabía sido comJleta. -iendo la madre que todo era inNtil3 no insistió más I cesó de Kigilar los accesos de la morada de su GiHo.

7. F29a /! R$ca0!ca ( #!' i"aci:" /! 02 "$3icia/$ +)i"!0 /! 1,5511,57)onKenido Oste con fraI Auan de San Aulián3 disJonen ambos la fuga. +n día determinado llega fraI Auan con un Jar de caballos ante los muros de la fortaleLa. 5raI Tomás se descuelga con una cuerda Jor la Kentana. !ontan los dos en sus caballos I desaJarecen ráJidamente camino de NáJoles. #ra a fines de .2:1. .1

Allí3 o quiLá en algNn otro conKento3 comJletó su noKiciado. #s Jrobable tambiOn que comenLase sus estudios de teología en el conKento de Santo (omingo de Bolonia. (urante las Kacaciones de .2:0 fue enKiado al #studio eneral de París3 incorJorado en Jarte a la +niKersidad3 adonde solían mandar los meHores estudiantes de las JroKincias. Pero el conKento de Santiago de París estaba eQcesiKamente lleno3 I Gubo de distribuir Jarte de los estudiantes Jor otros #studios enerales que se iban fundando.

;. Di0c<&2*$ !" C$*$"ia /! Sa" A*.!'#$ Ma9"$ +1,5;11,51A Tomás le cuJo en suerte )olonia3 cuIo #studio eneral3 que acababa de fundarse en .2:>3 estaba regido Jor el maestro Alberto de Bollst[dt. ,as lecciones de tal maestro JroduHeron en Ol una imJresión Jrofunda. Naturalmente silencioso I concentrado3 las altas lucubraciones que eQJonía Alberto lo Gicieron todaKía más. 4 como era de estatura Jrócer I de recia conteQtura3 sus HóKenes condiscíJulos del RGin3 de suIo inclinados a la ironía3 comenLaron a distinguirlo con el aJodo de 9uey mudo de Sicilia. ,o creían abobado I como oJrimido baHo el Jeso de la ciencia que brotaba de los labios de su comNn maestroT tanto que3 al eQJoner Oste el famoso I difícil libro 1e los nombres di!inos* de (ionisio el AreoJagita3 un condiscíJulo3 comJadeciOndose de Ol3 se le ofreció esJontáneamente Jara reJetirle las lecciones. AceJtó agradecido fraI Tomás. Pero al comenLar aquOl su tarea de reJetidor3 comenLó a confundirse I equiKocarse3 sin acertar a Joner las cosas en su Junto. #ntonces nuestro HoKen3 tomando la Jalabra3 no solamente KolKió las aguas a su cauce3 reJitiendo distintamente I sin titubear las eQJlicaciones del Jrofesor3 sino que las comJletó3 Joniendo de su cosecGa mucGas cosas que Alberto no Gabía dicGo. <uedó atónito el condiscíJulo I le rogó que en lo sucesiKo tuKiese la caridad de ser su reJetidor. Accedió Tomás de buen grado3 Jero a con8 dición de que no se lo contase a nadie. !as le faltó tiemJo Jara referírselo al maestro de estudiantes3 quien ocultamente escucGó la siguiente reJetición I refirió todo al regente Alberto. Acostumbraba tambiOn el de Aquino a redactar en GoHas sueltas lo que Gabía escucGado en clase3 aSadiendo sus JroJias refleQiones I .=

meditaciones. #n cierta ocasión se le caIó distraídamente a la Juerta de su celda una de aquellas GoHas que contenía las notas I comentarios de una de las lecciones. ,a cogió uno de sus condiscíJulos3 I Gabiendo admirado al leerla la comJetencia I originalidad de su comJaSero3 se la entregó al refe8 rido Alberto. Intrigado Oste Jor tales indicios3 decidió someterle a una Jrueba solemne I definitiKa. ,e encargó JreJarar Jara el día siguiente un acto escolástico sobre un Jroblema muI difícil. #l maestro le arguIe con fuerLa. Tomás reJite los argumentos de manera imJecable3 I3 antes de contestarlos3 Jresenta una distinción fundamental3 que era la claKe de su solución I resolKía el Jroblema definitiKamente. #ntonces Alberto le diceR B5raI Tomás3 no Jarece usted un estudiante que contesta3 sino un maestro que define I determinaC. A lo que Tomás contestó con toda Gumildad I reKerenciaR B(isJense3 maestroT Jero no Keo otra manera de resolKer la cuestiónC. ReJlicó Alberto inmediatamenteR BAGora resJonda usted con su distinción a es ntos argumentosC. 4 le esJetó sobre la marcGa cuatro silogismos tan fuertes3 que todos creIeron que lo Gabía aJabullado. Pero Tomás los desGiLo con su distinción tan fácilmente como los de la Jrimera serie. -isto lo cual3 el maestro Alberto diHoR B,lamáis a Oste el 9uey mudo. Jero Io os aseguro que este buey dará tales mugidos con su ciencia3 que resonarán en el mundo enteroC=. Nuestro genial estudiante conserKó toda su Kida las notas tomadas en la clase de San Alberto !agno sobre los :ombres di!inos* de (ionisio3 I sobre la ,tica a :icómaco* de Aristóteles3 Hunto con sus JroJias refleQiones3 Gabiendo llegado su autógrafo Gasta nosotros.

9. S! $'/!"a /! 0ac!'/$#! ( c$ i!"=a a !"0!>a' !" C$*$"ia +1,5111,5,+na KeL terminada su carrera I ordenado de sacerdote Jor el arLobisJo de )olonia )onrado de ;ocGstaden comenLó a enseSar allí mismo3 baHo la alta dirección del JroJio Alberto. ,os famosos oJNsculos 1e ente et essentia ad 'ratres et socios I 1e principiis naturae ad 'ratrem
DNosotros llamamos a Oste BueI mudoT Jero será Ol quien dO tal mugido en doctrina que resonará en todo el mundoE %TO))O3 -ita..* c..23 en 7ontes J.0/'.
=

.0

Sil!es0trum fueron escritos Jrobablemente en )olonia3 como Jrimicias de su Jrofesorado. Por este tiemJo3 Inocencio I-3 a instigación de la madre de Tomás3 le ofreció la abadía de !onte )asino3 cuIo cargo Jodría aceJtar conserKando su Gábito dominicano3 Jues sabían su adGesión inquebrantable a la Orden de Predicadores. Parecía el Nnico medio Josible de aIudar a su familia en la difícil situación en que se encontraba Jor las reJetidas KeHaciones del emJerador3 que Gabía entrado a sangre I fuego Jor su seSorío de Rocaseca3 eQJulsando de su reino a su madre I Germanas I ensaSándose con sus Germanos3 Jues uno de ellos3 Rinaldo3 fue Jasado Jor las armas. #stos se Gabían Jasado al serKicio del PaJa3 I era Husto que se les atendiese. ,es quedaba el tercio del castillo de !ontesangioKanni )amJano3 enclaKado en territorio de los #stados Jontificios3 adonde se Gabían refugiadoT Jero sus rentas I recursos no bastaban a mantener decentemente su noble rango. 4 aunque el emJerador Gabía muerto Ia3 el seSorío de Rocaseca no estaba todaKía en condiciones de rentar nada. No obstante3 fraI Tomás recGaLó de Jlano la oferta3 lo mismo que otra3 GecGa más tarde Jor )lemente I-3 del arLobisJado I del JingMe be8 neficio de la abadía de San Pedro3 de NáJoles. Su Kocación era el estudio I la enseSanLa en el estado de simJle fraile.

10. E0 "$ .'a/$ .ac6i**!' !" !* E0#2/i$ G!"!'a* /! Sa"#ia9$ /! Pa'<0 +1,5,11,55#ntre tanto3 Kacó el oficio de bacGiller en la cátedra de eQtranHeros que la Orden tenía en su #studio eneral de Santiago de París3 I el maes8 tro general Auan el Teutónico debía JroKeerlo. ,os tiemJos eran difíciles3 Jor la ruda oJosición de los Jrofesores seculares contra los religiosos. #ra Jreciso que el candidato fuese de Jrendas no sólo releKantes3 sino Kerdaderamente eQceJcionales. )onsultó el caso con Alberto !agno3 I Oste le aconseHó que nombrase a fraI Tomás de Aquino3 Jor ser el candidato más aJto que conocía. No lo aceJtó el general3 seguramente Jorque le Jareció demasiado HoKen3 Jues aJenas contaba KeintisOis aSos3 I3 además3 Jorque un Gombre tan concentrado I taciturno no le ofrecía las garantías necesarias Jara afrontar con OQito una situación tan delicada3 que requería Jersonas de temJeramento dinámico I de temJle lucGador. .>

#ntonces Alberto escribió al cardenal ;ugo de San )aro3 legado del PaJa en Alemania I antiguo regente en el #studio de Santiago3 interesándole KiKamente Jor la candidatura de Tomás I rogándole que le aJoIase ante el maestro general con todo el Jeso de su autoridad. ;íLolo así el cardenal3 I Auan de ZildesGausen acabó Jor aceJtarla3 escribiendo a fraI Tomás que se Jusiese inmediatamente en camino Gacia París Jara Gacerse cargo de dicGo oficio a Jrimeros de seJtiembre. #ra el aSo de .212. Su enseSanLa en )olonia no Gabía durado más que un solo curso. #l HoKen bacGiller bíblico comenLó sus lecciones glosando el teQto de BarucR B#ste es el libro de los mandamientos de (ios I la leI Jerdurable Jara siemJreT los que la guarden alcanLarán la KidaC. #nseSaba baHo la dirección del maestro fraI #lías Brunet de Bergerac3 que sucedió a Alberto !agno en la cátedra de eQtranHeros %.2:>8.21='3 desemJeSando su oficio con la maIor diligencia. #ra el bacGiller bíblico un cursorius biblicus que debía eQJoner ráJidamente la letra de dos libros de la #scritura cada cursoR recorriendo r$pida* te;tual y literalmente toda la materia3 sin Jararse en suscitar dudas ni moKer cuestiones3 Jues eso era JroJio del maestro. #l mismo Santo Tomás definió eQactamente el JaJel de bacGiller bíblico diciendo que Brecorrer es llegar corriendo eQJeditamente al fin... sin imJedimento de cuestionesC. No se sabe con eQactitud los que eQJlicó nuestro bacGiller3 Jero es muI Jrobable que sus comentarios sobre Aeremías I los Trenos Jrocedan de este Jeríodo %.2128.216'. #n seguida Jasó a bacGiller sentenciario3 que debía eQJlicar en otro bienio %.21:8.21=' los cuatro famosos libros de las Sentencias* de Pedro ,ombardo. Tomás redactó Jor escrito sus eQJlicaciones I las dio a la luL JNblica3 Jrobablemente amJliadas3 Jues son demasiado eQtensas Jara sólo dos cursos3 aunque fuesen tan largos como los que se estilaban en París Jor aquellas calendas. Se sabe tambiOn que en algunos Juntos las retocó I comJletó más tardeT Jor eHemJlo3 en la cuestión Jrimera de la distinción segunda sobre el Jrimer libro insertó dieL aSos desJuOs el artículo 6.\3 utrum pluralitas rationum* secundum /uas attributa <di!ina= di''erunt* sit ali/uo modo in 1eo* !el tantum in intellectu ratiocinantis 3 con ocasión de una consulta que le Gabía GecGo el maestro general fraI Auan de -ercelli sobre ciento ocGo JroJosiciones denunciadas de su amigo I comJaSero fraI Pedro de Tarantasia. #sta obra es conocida en los antiguos ./

manuscritos del siglo @III con el título de Scriptum 'ratris %4omae de 8/uino super Sententiis )agistri 5etri Lombardi. #n la Biblioteca -aticana se conserKa el autógrafo sobre el tercer libro. #stos cuatro Jrimeros aSos de su Jrofesorado fueron de los más reKueltos I agitados que Ga conocido la +niKersidad de París. ,os dominicos regentaban dos cátedras3 una de JroJios I otra de eQtranHeros3 ocuJadas3 resJectiKamente3 Jor BonGome de BretaSa I #lías Brunet de BergeracT los franciscanos regentaban una3 ocuJada sucesiKamente Jor uillermo de !elitón I Jor San BuenaKentura. #ran las más concurridas3 en cantidad I en calidad3 de toda la +niKersidadR Btenían mucGos oIentes en las aulas I casi todos los más literatosC. Por su gOnero de Kida austera I recogida estudiaban más que los maestros seculares I desemJeSaban sus deberes Jrofesorales más escruJulosamenteT Jues mientras que los seculares3 que goLaban de JingMes Jrebendas3 cenaban oJíJaramente I Jrolongaban sus tertulias entre coJa I coJa sin JreocuJarse de JreJarar sus lecciones Jara el día siguiente3 los religiosos aIunaban I Kelaban de nocGe en Jrofundas I Jrolongadas meditaciones sobre lo que Gabían de enseSar Jor la maSana. #stos daban siemJre sus clases3 Jorque estaban siemJre bien JreJaradosT aquOllos3 al sentirse indisJuestos e imJreJarados desJuOs de una nocGe de orgía3 las susJendían con demasiada frecuenciaR Bla maSana siguiente declaraban con frecuencia día festiKo Jara los estudiantesC. (e esta suerte los meHores I más aJroKecGados estudiantes acababan Jor abandonar sus cátedras e irse a las de los religiosos3 que enseSaban más I meHorR Bsobresalían en la atención a la cátedraC. #sa marcada suJerioridad se GiLo notar Jarticularmente en tiemJo de la regencia de San Alberto !agno3 que no encontraba local bastante amJlio Jara contener el nNmero siemJre creciente de sus oIentes3 I KolKió a reJetirse desde el momento en que Tomás comenLó sus eQJlicaciones como simJle bacGiller. (esde el Jrimer instante suJeró a todos3 incluso a los maestros más cOlebres I encanecidos en la cátedra3 Jor su nueKo mOtodo de enseSar3 claro3 conciso3 Jrofundo3 Jreciso3 I Jor su eQtraordinaria originalidad3 cualidades que le granHearon una simJatía I aun admiración sin límites Jor Jarte de los estudiantes. ,os HóKenes aman lo moderno I original3 que era la nota dominante de su enseSanLa. Nadie como Ol los enardecía en el estudio e inKestigación3 arrastrándolos con su eHemJlo I con su Kerbo cálido3 Jortador de Jrofundas I sublimes Kerdades3 eQJuestas con originalidad insosJecGada. Su biógrafo uillermo de Tocco lo Gace notar con no disimulada comJlacenciaR BNombrado bacGiller3 al emJeLar a difundir en la enseSanLa 27

lo que antes Gabía Jrocurado ocultar en su taciturnidad3 le infundió (ios tanta ciencia I Juso en sus labios tanta doctrina3 que parec"a e;cederlos a todos* incluso a los maestros* y por la claridad de su doctrina* incitaba m$s /ue ning>n otro en los estudiantes el amor a la ciencia. #n su enseSanLa suscitaba nue!os temasT encontraba un modo nue!o I claro de afrontarlosT aducía nue!as raLones en su resoluciónT I nadie que le oIese enseSar cosas nue!as I resolKer las dudosas con nue!as raLones3 dudaría que (ios lo iluminó con raIos de nue!a luLR quien comenLó a tener tan Jronto un Jensamiento tan cierto3 que no dudó en enseSar oJiniones nue!as I en escribir las que (ios se dignase inspirarle nue!amente?. Todo era nueKo en OlT nueKos Jroblemas3 nueKas conclusiones3 nueKos argumentos3 nueKas raLones3 nueKo mOtodo3 nueKa Jresentación3 nueKo orden3 nueKa formulación. Oc4o no!edades subraIadas en un solo Járrafo. +n tal OQito sin Jrecedentes concitó las iras3 Ia mal contenidas3 de los maestros seculares contra los regulares3 es decir3 contra los dominicos I franciscanos3 al sentirse Jostergados dentro de la +niKersidad. 4 fuera de ella se notaba un fenómeno Jarecido. Todo el mundo se iba tras de los religiosos3 que Jredicaban3 bautiLaban3 confesaban I administraban los Nltimos sacramentos Jor todas Jartes3 con gran celo I solicitudT no siendo infrecuente que los fieles eligiesen su seJultura en el claustro de los conKentos3 a quienes solían tambiOn legar sus Gaciendas. Su salmodia3 sus serKicios religiosos3 sus solemnidades cultuales los atraían a sus iglesias conKentuales3 quedando desiertas las Jarroquias I los curas en ellas como JáHaros solitarios3 sin ofrendas ni limosnasR B4 el sacerdote en la casa del SeSor como JáHaro solitario3 Jermaneciendo abandonado en el edificio3 es defraudado del consuelo I limosnas Gabituales de sus JarroquianosC. #l clero Jarroquial I eQtrauniKersitario JarticiJaba de los mismos sentimientos contra los regulares3 debido a causas JarecidasR su suJerioridad en el aJostolado. #ra el estado de guerra uniKersal. )omo era de esJerar3 fue la +niKersidad la que Jrimero romJió las Gostilidades. ;abía en ella un gruJo de cuatro maestros belicosos3 enredadores3 intrigantes3 disJuestos a todoR uillermo de Saint8Amour3 )ristiano de BeauKais3 Nicolás de Barre I Odón de (ouai. Su Hefe era uillermo3 Jor ser de más Jrestigio3 de más tenacidad I el más enemigo contra los religiosos. #l mismo asumió tambiOn la Hefatura de la oJosición del clero Jarroquial I 2.

eQtrauniKersitario. Su consigna era ecGarlos de las obras de aJostolado3 I sobre todo de la +niKersidad3 I recluirlos en sus conKentos como a los monHes. Por febrero de .2123 en una reunión clandestina3 a la que no inKitaron a los maestros regulares3 decidieronR ..\3 que ninguna Orden religiosa que al Jresente no tenga establecida )asa de estudios en París3 Jueda establecerla en lo sucesiKo3 ni Jretender su agregación a la +niKersidadT 2.\3 que las Ia establecidas I admitidas no Juedan tener más que un solo regente I una sola cátedraT 6.\3 quedan eQcluidos del cuerJo Jrofesoral todos los maestros que no admitan el Jresente decretoT :.\3 no serán admitidos al magisterio los bacGilleres que recGacen Hurarlo o someterse a Ol. #l tiro iba derecGo contra los dominicos3 que eran los Nnicos religiosos que regentaban dos cátedras. #stos reGusaron aceJtar semeHante decreto3 Jor considerarlo inKálido en cuanto al fondo I en cuanto a la forma. #n cuanto al fondo3 Jorque los maestros Jarisienses no tenían autoridad Jara Jromulgarlo3 Ia que establecer nueKas cátedras o reducir las Ia eQistentes era JriKatiKo del obisJo3 o del canciller como delegado suIoR Baunque no Jueden establecer nada de derecGoC. #n cuanto a la forma3 Jor Gaberse GecGo clandestinamente I sin la debida conKocación de todo el claustro. +n incidente desagradable Kino a enKenenar los ánimos todaKía más3 #n una colisión de algunos estudiantes con la Jolicía resultó muerto uno de aquOllos I Karios otros contusos I desJuOs encarcelados. ,a +niKersidad Juso el grito en el cielo3 reclamando sus JriKilegios I el castigo inmediato de los agentes de la autoridad que Gabían osado Kiolarlos. No Gabiendo recibido satisfacción inmediata3 o lo ráJida I enOrgica que Jedían3 los maestros se aJresuraron a decretar la Guelga general en seSal de Jrotesta. Pero los franciscanos I dominicos se negaron a secundarla Jor creerla inHusta e innecesaria3 Ia que el regente Alfonso3 Germano del reI3 castigó a los culJables tan Jronto como la Husticia dio su fallo. A Jesar de todo3 ello sirKió de JreteQto Jara que dicGos maestros seculares Jromulgasen un nueKo decreto %abril de .216'R en adelante nadie Jodrá ser maestro en la +niKersidad si no Ga Hurado de antemano delante de todo el claustro3 o Jor lo menos tres de sus miembros3 obserKar las ordenaciones I estatutos uniKersitariosT I si el claustro decreta la Guelga general3 todos deben secundarla3 so Jena de ser eQJulsados de la 22

+niKersidad I JriKados de eHercer su magisterio en París o en cualquiera otra Jarte. )omo es natural3 los maestros religiosos no admitieron el nueKo decreto. #ntonces los seculares los declararon JNblicamente rebeldes I los eQJulsaron de la +niKersidad3 JroGibiendo a todos los estudiantes frecuentar sus aulas baHo Jena de eQJulsión fulminante. #n Kista de ello3 el Jrior de los dominicos I el guardián de los franciscanos aJelaron al PaJa. Inocencio I- reconoció %. de Hulio de .216' que los seculares Gabían eQcedido sus derecGos3 los reJrendió seKeramente I les ordenó recibir de nueKo inmediatamente en su gremio a los maestros regulares3 encargando a los obisJos de Senlis I de #ureuQ de su eHecución. !as la JaL comJleta no era tan fácil de establecer3 dado el rencor inKeterado de los seculares. Por lo cual el PaJa KuelKe a insistir de nueKo en otra comunicación %2= de agosto'3 recomendándoles acortar las distancias I suJrimir las diferencias Gasta llegar a una Jerfecta armonía entre todosT I Jiensa que en un aSo %Jara la Asunción de .21:' quedaría restablecida la calma. (urante el forceHeo Jor encontrar una aKenencia3 los franciscanos comenLaron Jor ceder. Su general Auan de Parma declaró Jor seJtiembre de .2163 ante toda la +niKersidad3 que retiraba las Jrotestas o aJelaciones anteriores I que aceJtaba todos los decretos emanados de la misma3 con8 tentándose con la sola cátedra que Kenían regentando. #n su Kirtud3 los seculares reconocieron sin dificultad el magisterio de San BuenaKentura I su admisión en el claustro uniKersitario3 que eHerció desde esa fecGa Gasta su eleKación al generalato en 2 de febrero de .210.

,os dominicos fueron más duros de Jelar. Para Gacerles tragar la Jíldora3 los seculares les JroJusieron que a su aceJtación de todos los estatutos I decretos susodicGos Jodían aSadir esta cláusulaR Bcon tal que Jara mí3 que Jrofeso la regla de los Germanos Predicadores3 dicGos estatutos no sean3 segNn la misma regla3 ilícitos3 ni inGonestos3 ni contrarios a la salud de las almas3 ni al derecGo diKino o Gumano3 ni a la utilidad JNblica3 ni daSinos Jara la santa Iglesia de (iosC. Pero no quisieron aceJtarla de ninguna manera3 sino a condición eQJresa de conserKar las dos cátedras que JoseíanR BSe negaron a dar su 26

consentimiento al no ser con la condición dicGa de que se les concediesen las dos cátedras a JerJetuidadC. ,os seculares estaban eQasJerados. A Jura fuerLa trataron de ecGarlos de la +niKersidad. Por octubre de ese mismo aSo Jublicaron Jor todas las clases de la +niKersidad el decreto de eQJulsión de los dos regentes dominicos. Al llegar dos bedeles a las clases del conKento de Santiago I comenLar uno de ellos a leerlo JNblicamente3 los estudiantes se JreciJitaron sobre Ol3 le arrebataron su documento I lo arroHaron fuera del aula con su comJaSero. #ntonces el rector toma consigo tres maestros en artes I Jenetra en la clase. PaJel en mano3 trata de leer el decretoT Jero es tal el escándalo I gri8 terío de los estudiantes3 que no consigue Gacerse oír. #s másR se le acercan I lo rodean3 cacGeándole Jor todas Jartes I diciOndole que Kiene armado. #l Jrotesta indignado3 I3 Jara Jrobarles que no es así3 remanga su caJa Gasta la cabeLa. Poco imJortaT le fue imJosible Jublicar e intimar la sentencia de eQJulsión. ,os dominicos continuaron enseSando como antes en sus dos cátedras. ,a indignación de sus adKersarios subió de Junto. 4 Jara colmo de males3 el PaJa concedió una nueKa cátedra a los cistercienses3 que acababan de fundar un )olegio de #studios en París3 disJensándoles de su regla en lo que afectaba a este asunto Bno obstante el que seáis monHesC I ordenando al canciller que admita I reconoLca al abad uido como su titular. !as no Judo tener lugar3 a causa de los alborotos que aquOllos JromoKieron Jara imJedirlo. Sin Jerder un momento3 lanLan al mundo entero un libelo difamatorio3 en donde acumulaban toda suerte de acusaciones contra los dominicos3 Kerdaderos causantes3 segNn ellos3 de todo el malestar de la +niKersidad I Gasta de la cristiandad entera. 43 no contentos con eso3 multiJlican las intrigas3 las difamaciones3 las calumnias3 de Jalabra I Jor escrito3 no sólo entre los estudiantes3 sino tambiOn entre el Jueblo fiel. #l PaJa les cita a su Jresencia3 I ellos encargan a uillermo de Saint8 Amour la defensa de sus derecGos e intereses ante la curia Jontificia. Ade8 más como los gastos de KiaHe3 dietas I Jroceso se anuncian cuantiosos3 imJonen a todos los estudiantes la obligación de Jagar una cuota equiKalente a la Jensión de una semana3 Jara sufragarlos. !ucGos se resistieron a Jagarla3 I los que frecuentaban las clases de los dominicos se declararon insolKentes en masa. Irritados ante ese Jlante3 disJusieron que ninguno de dicGos estudiantes Judiera graduarse en la 2:

+niKersidadT I si se graduaba en otra Jarte3 no le serían Hamás reconocidos sus títulos. 4a en Jresencia del PaJa3 que a la saLón residía en Anagni3 uillermo desJlegó toda su Gabilidad Jara ganar a su causa el ánimo del Jontífice I de los cardenales. randes eran sus dotes Jara intrigar I negociar. Allí Jermaneció casi medio aSo3 desde Hunio Gasta noKiembre de .21:3 I obtuKo un OQito comJleto en sus gestiones. #n Jrimer lugar consiguió que el PaJa eQJidiese el : de Hulio una bula Jor la que confirmaba e imJonía todos los estatutos I decretos Jromulgados Jor el claustro de Jrofesores de la +niKersidad. Pocos días desJuOs %.1 de Hulio' autoriLa a los maestros seculares Jara Gacer un emJrOstito de 677 libras con que Joder sufragar los gastos del Jroceso en curso. 4 al mes siguiente %6. de agosto' declara que toda la +niKersidad3 es decir3 todos los maestros I todos los estudiantes están obligados a contribuir a Jrorrateo Jara ese fin. Pero esas disJosiciones3 con ser tan imJortantes3 eran todaKía Jarticulares I limitadas al solo conKento de Santiago I a la +niKersidad de París. uillermo no se daba Jor satisfecGo I trabaHa sin descanso Jor conseguir el golJe decisiKo contra todos los religiosos mendicantes. ,o consiguió al fin cuando logró que Inocencio I- Jublicase en 2. de noKiembre la bula ,tsi animarum* Jor la que se anulaban I suJrimían todos los JriKilegios I eQenciones concedidos Jor Ol I Jor todos sus Jre8 decesores a los franciscanos I dominicos3 Jues3 siendo comunes a las dos órdenes3 no Jodía quitarlos a una sin la otraT Jero su intención era de8 KolKOrselos más tarde a solos los franciscanos. ,os religiosos quedaron consternados3 I uillermo regresó a París con aire de triunfador. !as su contento I el de sus Jartidarios Gabía de durar muI Joco. #l mismo día que firmó la bula sufrió Inocencio un ataque de aJoJleHía que lo inmoKiliLó en su lecGo3 muriendo el 0 de diciembre. A las dos semanas %2. de diciembre' fue elegido Jara sucederle en la cátedra de San Pedro el cardenal Rinaldo Segni3 sobrino de regorio I@3 que tomó el nombre de AleHandro I-. +n día desJuOs %22 de diciembre' Jublicó la bula :ec insolitum* Jor la que anulaba I declaraba sin ningNn efecto la de su Jredecesor del mes Jrecedente3 que todaKía no Gabía sido Jromulgada en toda la cristiandad. #l 6. de diciembre escribió una carta al general de los dominicos ;umberto de Romans3 en la que mostraba su Jredilección Jor la Orden I se encomendaba a sus oraciones. (e acuerdo con el PaJa I Jor iniciatiKa 21

suIa3 el general dirigió a toda la Orden una circular Jor la que recomendaba a todos los religiosos un uso moderado I discreto de sus eQenciones I JriKilegios. 5irmó3 además3 con el general de los franciscanos Auan de Parma3 una carta encíclica dirigida a las dos órdenes3 Jor la que se recomienda I consagra la unión de ambas en serKicio de (ios I en defensa de sus JriKilegios. Por fin3 AleHandro I- Jublicó el .: de abril del aSo siguiente %.211' su famosa bula @uasi lignum !itas* dirigida a los maestros Jarisienses3 en la que3 desJuOs de relatar sumariamente todo lo ocurrido en la +niKersidad desde .212 entre los maestros seculares I regulares3 ordena I mandaR ..\3 que los religiosos conserKaran a JerJetuidad las cátedras que legítimamente JoseenT 2.\3 que los maestros dominicos BonGome I Brunet deben ser reintegrados a sus oficios I dignidadesT 63\3 que el Huramento eQigido Jara ingresar en el claustro de Jrofesores debe limitarse a guardar secreto lo tratado en sesiones de facultadT :.\3 que el derecGo de Guelga escolar como medida de reJresalia contra Josibles abusos no Jodrá eHercerse sino con la aJrobación de las dos terceras Jartes de los miembros de todas las facultades. )on la misma fecGa eQJidió otra bula a los mismos destinatarios3 Jor la que les reitera la orden de reintegrar en sus Juestos I derecGos a los referidos maestros dominicos I anula todas las sanciones que Gabían fulminado contra sus estudiantes o simJatiLantes. Otra tercera fue enKiada el mismo día a los obisJos de Orleáns I de AuQerre uillermo de BussI I uido de !ello3 en las que se les encarga I encomienda la eHecución de las otras dos en el tOrmino de quince días desJuOs de su receJción3 baHo Jena de JriKación de sus oficios I benefi8 cios.

#stas bulas caIeron como una bomba entre aquellos maestros. Aleccionados e instigados Jor uillermo de Saint8Amour3 que continuaba intrigando I reKolKiendo desJuOs de su regreso de Anagni3 no solamente no las acataron3 sino que se disJusieron a resistirlas. 4 Jasando al contraataque3 enKiaron el 2 de octubre una esJecie de ultimátum al PaJa3 en donde Gacían constarR l.\3 que los dominicos eran los Kerdaderos causantes de todo el mal estado de la +niKersidad3 Jor ser sus enemigos I Jerseguidores3 persecutores nostri. 2.\3 que la bula @uasi lignum !itae era inKálida I subreJticia Jor Gaber sido Jrocurada con malas artes Jor dicGos 2=

religiosos contra la Kerdadera Koluntad e intención del Pontífice3 Ia que era un Kerdadero lignum mortis de la +niKersidadT 6.\3 que ellos no Jodían ni querían admitir a esos religiosos en su gremio3 Jrefiriendo antes renunciar a sus cátedras3 disolKer la 5acultad o trasladarla a otra Jarte fuera de París. Por consiguiente3 o anulaba dicGa bula o ellos disolKerían la 5acultad de Teología. 4 Jara forLarlo más3 indisJoniOndolo con los dominicos3 quisieron deHar constancia de estas dos cosasR ..3 que esos frailes Gabían calumniado aleKosamente al Jreclaro I Gonradísimo maestro uillermo de Saint8 Amour ante el caJellán del JaJa regorio de San ,orenLo3 el reI I el obisJo de París3 atribuIOndole falsamente un libelo famoso e inHurioso contra la Santa Sede titulado 1e periculis no!issimorum temporum* que acababa de Ker la luL JNblicaT 2.3 que los citados religiosos eran3 Jor el contrario3 autores de un libro Jernicioso I GerOtico llamado Liber introductorius in ,!angelium aeternum* en donde se afirma eQJresamente que fallará la Iglesia de Pedro3 es decir3 la Iglesia de )risto. Además3 formaron una nueKa sociedad o gremio de maestros I escolares disidentes que3 segNn ellos decían3 nada tenía que Ker con la +ni8 Kersidad de París ni con su 5acultad de Teología I3 Jor consiguiente3 no caía baHo los conceJtos I censuras del PaJa I de sus eHecutores. 4 de las Jalabras Jasaron a los GecGos. Protegidos Jor esa fingida inmunidad3 redoblaron sus esfuerLos Jara indisJoner a todo el mundo contra los odiados dominicos I Gacerles la Kida imJosible. )oaccionaban a los estudiantes Jara que no Judiesen asistir a sus clases3 irrumJían en ellas alborotando Jara que no Judiesen tener lugar3 aJedreaban el conKento de Santiago I lanLaban flecGas contra sus Kentanas. ,os frailes no Jodían salir a la calle sin ser insultados3 maltratados I atroJellados. ,as cosas llegaron a tal eQtremo3 que el reI San ,uís tuKo que Joner una fuerte guardia Jermanente alrededor de su conKento Jara que los defendiese día I nocGe contra todo conato de asalto. 4 el general de la Orden ;umberto de Romans ordenó que en todos los conKentos se reLasen los salmos Jenitenciales I las letanías de los santos3 con oraciones e inKocaciones a la Santísima -irgen I a Santo (omingo3 imJlorando su aIuda I Jrotección contra tantos I tan encarniLados enemigos.

20

Pero AleHandro I- no era Gombre que se deHase intimidar ni enKolKer. Sabía Jerfectamente quiOnes eran los Kerdaderos culJables I estaba disJuesto a Gacer resJetar su autoridad. #ra falso cuanto Gabían alegado contra los dominicos. No eran ellos3 sino un franciscano llamado erardo de San (onnino el que Gabía escrito el Liber introductorius in ,!angelium aeternum. #l PaJa lo GiLo eQaminar I lo condenó3 deHando a salKo eQJresamente el Gonor de la Orden franciscana3 Jor tratarse de una mera equiKocación de uno de sus miembros. TamJoco se contenía en Ol la cláusula incriminada3 sino Jrecisamente la contrariaR BJor tanto no fallará3 en manera alguna3 la Iglesia de Pedro3 que es el trono de )risto3 sino que Jermanecerá3 mudada en maIor gloria3 eternamente estableC. #n cuanto al libelo difamatorio atribuido a uillermo de Saint8 Amour3 los dominicos estaban en lo cierto. (icGo maestro Gabía acumulado en un %ractatus bre!is de periculis no!issimorum temporum toda clase de argumentos I de queHas imaginables contra los religiosos mendicantes3 a quienes Jresentaba como los Jrecursores del Anticristo3 multiJlicando las coJias I reJartiOndolas Jor doquier. Nada menos que cinco ediciones GiLo de Ol3 aSadiendo siemJre cuanto le sugería su ene8 miga contra ellos. #stos escribieron Karias refutaciones. Por Jarte de los franciscanos escribió San BuenaKentura sus cuestiones disJutadas 1e per'eccione e!angélica* I Tomás de 4orU3 su tratado )anus /uae contra @nmipotentem. Jor Jarte de los dominicos le refutó Santo Tomás en su oJNsculo #ontra impugnantes 1ei cultum et religionem. Al mismo tiemJo denunciaron al PaJa el libelo de uillermo. #l Pontífice encomendó su eQamen a una comisión de cardenales. #ntretanto redobló sus energías contra los desobedientes I recalcitrantes. Ratificó la bula @uasi lignum !itae con todas sus ordenaciones3 eQcomulgó nominatim a los maestros disidentes de la nueKa sociedad acadOmica3 JroGibió conceder grados uniKersitarios a cuantos recusasen obedecer sus mandatos I disJensó a todos3 maestros I estu8 diantes3 de Jagar la cuota que les fue imJuesta Jor los rebeldes Jara sufragar los gastos de su causa. -iendo el cariL Kiolento que iban tomando los sucesos3 cuatro arLobisJos franceses3 el de Bourges3 el de Reims3 el de Sens I el de Rouen3 tomaron la iniciatiKa de buscar un comJromiso entre los maestros seculares I los dominicos. (esJuOs de Karias conferencias3 el Jrior del 2>

conKento de Santiago3 deseoso de JaL I tranquilidad3 aceJtó las condiciones siguientes %. de marLo de .21='R ..3 los dominicos conserKarán sus dos cátedras3 sin Joderlas aumentar HamásT 2.3 sus Jrofesores3 maestros o bacGilleres3 no formarán Jarte del claustro uniKersitario3 a no ser que los maestros seculares los reciban I reconoLcan esJontáneamente como talesT 6.3 todos sus estudiantes3 eQceJto los de su JroJia Orden3 serán recibidos en el gremio uniKersitario como los de los otros maestros I facultadesT :.3 los religiosos renuncian a toda querella que Judieran Gaber formulado contra los seculares I Jrocurarán3 Jor su Jarte3 interceder ante el PaJa Jara que se les condonen las Jenas en que Judiesen Gaber incurridoT Ostos3 a su KeL3 se comJrometen a no molestar más a los religiosos en el eHercicio de sus cargos acadOmicos I de sus ministerios aJostólicos. Pero sabedor el PaJa de semeHante transacción3 se aJresuró a declararla nula en cartas al arLobisJo de París %.0 de Hunio de .21=' I al Jrior I religiosos del conKento de Santiago %. de Hulio'3 eQigiendo de todos el cumJlimiento eQacto de lo ordenado en sus anteriores bulas I letras aJostólicas3 sin distingos ni tergiKersaciones. Al Joco tiemJo3 la comisión de cardenales dio Jor concluso el eQamen del libelo de uillermo de Saint8Amour. Todos conKinieron en que era una obra reJrobable I Kitanda en todos sus asJectos. AleHandro Ilo condenó Bcomo inicuo3 criminal3 eQecrable3 I a las instituciones I documentos que contiene como malignos3 falsos e imJíosC3 mandando recogerlo I quemarlo en el tOrmino de ocGo díasT I como su autor no se sometiera al fallo3 sino que más bien continuaba en su rebeldía contra las ordenaciones Jontificias en el Jleito de la +niKersidad3 el PaJa lo JriKó de todos sus beneficios I dignidades I mandó al reI que lo encarcelase I desterrase de París. Sus cómJlices )ristiano de BeauKais3 Odón de (ouai I Nicolás de Barre3 que tambiOn fueron castigados con las mismas Jenas3 se sometieron I acabaron Jor ser muI deKotos de los dominicosT sólo uillermo continuó imJenitente en su tierra natal Gasta el fin de sus días3 sin cesar de intrigar desde allí en la +niKersidad3 como Keremos más adelante.

11. Ma!0#'$ ( '!9!"#! /! *a c4#!/'a /! !?#'a"@!'$0 +1,5811,59)umJlidas tan brillantemente las obligaciones de Jrofesor durante sus cuatro aSos de bacGillerato bíblico I sentenciario3 I manifestada su 2/

comJetencia teológica eQceJcional Jor sus comentarios sobre el maestro de las Sentencias* era de rigor que se le Jresentase inmediatamente a la licenciatura I se le otorgase sin más informes ni dilaciones el grado de maestro in Sacra 5agina. Pero la eferKescencia de los seculares contra los dominicos I la corta edad del candidato3 que no contaba más que treinta I un aSos3 mientras que los estatutos eQigían treinta I cinco Jara ser Jro8 moKido al magisterio3 Gacían temer una ruda oJosición. )onsciente de ello3 el PaJa tomó la iniciatiKa %enero de .21='3 ordenando al canciller de la +niKersidad Aimerico de -eire que le eQJidiese la Licentia docendi. !as antes de recibir la orden del Pontífice3 I sabedor Jrobablemente de sus intenciones3 Ia se la Gabía concedido el canciller %febrero de .21='. Sabido es que ese título confería el derecGo de enseSar JNblicamente3 de Jredicar I de eHercer actos magistrales3 como Jresidir actos escolásticos I disJutas solemnes I determinar o dirimir las cuestiones. AleHandro se aJresuró a dar las gracias al canciller %6 de marLo'3 encargándole al mismo tiemJo que mandase a fraI Tomás comenLar inmediatamente sus lecciones magistrales. Aimerico trasladó esta orden al Jrior de Santiago3 quien se la comunicó al interesado3 diciOndole que se JreJarase a recibir el magisterio in Sacra 5agina. Para ello debía el licenciado Hurar los estatutos de la 5acultad I tener una lección inaugural solemne3 llamada 5rincipium* a la que asistía todo el claustro de Jrofesores. Fl se eQcusó ante su suJerior3 alegando Gumildemente su insuficiencia teológica I doliOndose de ser ocasión de reKueltas. Pero doblegó su Koluntad ante el mandato del Jrior3 I comenLó a JreJarar su lección inaugural. No sabiendo quO tema escoger3 acudió a la oración ante el altar del Santísimo Sacramento I3 Jostrado de GinoHos3 rogó al SeSor que se dignase infundirle ciencia I gracia Jara bien comenLar I Jara cumJlir eQactamente el oficio de maestro3 recitando3 entre otras oraciones3 el salmo ..3 que co8 mienLa con estas JalabrasR BSálKame3 SeSor3 Jorque no GaI santo3 Jorque Ga disminuido la Kerdad entre los GiHos de los GombresC. 4 se le aJareció un anciano3 Kestido de dominico3 que le diHo tomase el teQto del siguiente salmo .763.6R B(e tus moradas mandas las aguas sobre los montes3 I del fruto de tus obras se sacia la tierraC. #n París se decía comNnmente que aquel anciano era el mismo Santo (omingo de uLmán3 I Tomás escogió como tema de su lección el referido teQto. #sta tuKo lugar desJuOs de Pascua de Resurrección3 Gacia mediados de abril3 en medio de la agitación de estudiantes I maestros seculares3 que 67

emJlearon los medios más indignos3 Gasta la coacción física3 Jara imJedir la asistencia a ellaR BoJoniOndose inicuamente a los que quisieron asistir al acto inicial del amado GiHo fraI Tomás de AquinoC. #l PaJa Jrotestó formal I enOrgicamente de semeHante atroJello en sus letras de .0 de Hunio al arLobisJo de París. Pero los seculares se resistían a admitirlo como maestro en el gremio de la facultad3 lo mismo que a San BuenaKentura3 que Gabía sido JromoKido desde .216T I fue necesaria una orden terminante del Pontífice3 eQJedida el 26 de octubre de .21=3 Jor la que se mandó recibir en su seno3 con la Jlenitud de todos sus Gonores I derecGos3 a fraI Tomás de Aquino I a fraI BuenaKentura de BagnoreaR B<ue... esJecial I nominalmente recibiesen a los doctores en teología fraI Tomás de Aquino3 de la Orden de Predicadores3 I a fraI BuenaKentura de Bagnorea3 de la Orden de los !enores3 desde entonces I a todos los efectos3 en la comunidad uniKersitaria de París3 I que a dicGos doctores los recibiesen como maestrosC. Obedecieron a la fuerLa3 Jues el acto de admisión no se Kerificó Gasta el .1 de agosto del aSo siguiente %.210'3 en el conKento de los francisca8 nos3 Jor el maestro )ristiano de -erdNn3 en Jresencia de un delegado del arLobisJo Jarisiense Reginaldo !ignon. ,a JroKincia romana3 a la que Jertenecía fraI Tomás3 recibió con grandes muestras de regociHo la Jromoción de su GiHo más ilustre. Sin embargo3 lo mismo que San BuenaKentura Gabía actuado realmente como maestro desde octubre de .2163 así tambiOn Santo Tomás comenLó a tener3 además de sus lecciones ordinarias3 disJutas solemnes desde que Jronunció su 5rimcipium. Pues de esta fecGa son la cuestión disJutada 1e sensibus Sacrae Scripturae %abril o maIo de .21=' I la 1e opere manuali religiosorum %entre maIo I Hulio del mismo aSo'3 en la que trata uno de los Juntos más controKertidos entre los seculares I mendicantesT además de una cuestión de @uolibet acerca del entendimiento creado3 que data del mes de diciembre3 reunidas todas ellas en el Ouodlibeto -++. Tres aSos duró su regencia Jarisiense %.21=8.21/'3 teniendo a sus órdenes como bacGiller a Anibaldo degli Anibaldi3 que desJuOs fue cardenal3 I a quien Tomás dedicara su Glossa continua o #atena aurea sobre el eKangelio de San !arcos. Aamás se conoció identidad maIor entre maestro I bacGiller. Anibaldo eQJlicaba las Sentencias de Pedro ,ombardo3 sirKiOndose de los comentarios de su maestro. 5ruto de su labor 6.

fue un resumen muI bien GecGo de los comentarios de Santo Tomás3 a quien falsamente se atribuIeron durante Karios siglos. ,as aulas aJenas bastaban Jara contener el nNmero de sus oIentes. #l curso duraba dieL meses3 desde seJtiembre Gasta San Pedro3 con cuarenta I dos semanas de lecciones efectiKas. #l maestro tenía su clase a Jrimera Gora de la maSana3 entre Jrima I tercia3 sucediOndole el bacGiller sentenciario entre tercia I seQta. #l libro de teQto era la Biblia. Su actiKidad científica fue Jrodigiosa. Publico sus comentarios sobre Isaías3 cuIo autógrafo se conserKa en la Biblioteca -aticana3 I eQJlicó el eKangelio segNn San !ateo3 que nos Ga sido transmitido en las notas o reJortaciones de sus discíJulos Pedro de Andría I ,igier de Besancon3 #s8 cribió tambiOn magníficos comentarios a los oJNsculos 1e %rinitate I (e Aebdomadibus* de Boecio3 Gabiendo llegado Gasta nosotros el autógrafo del Jrimero. (isJutó además I redactó KeintinueKe cuestiones 1e !eritate I comenLó la Summa contra Gentiles* terminando su Jrimer libro. Por otra Jarte3 el reI San ,uis le consultaba siemJre sobre los negocios más graKes de gobiernoT I3 cuando debía celebrar conseHo3 tenía costumbre de informar la KísJera a fraI Tomás3 rogándole se sirKiese darle su Jarecer a Jrimera Gora del día siguiente. #l santo cumJlía fiel I escruJulosamente esos encargos. ASádanse sus frecuentes Jredicaciones. Por cierto que3 Jredicando el domingo de Ramos %= de abril de .21/' en la iglesia del conKento de Santiago3 ocurrió una escena desagradable3 JroKocada Jor los Jartidarios de uillermo de Saint8Amour. A Jesar de la condenación de su %ractatus bre!is de periculis no!issimorum temporum* lo KolKieron a editar I diKulgaron su contenido en francOs de mil maneras3 en Jrosa I en Kerso3 acomJaSándolo de canciones indecentes. Pues bien durante el sermón3 un tal uillot3 bedel de la nación de Picardía3 se leKanta I comienLa a leer en alta KoL delante del JulJito uno de aquellos libelos infames. #l santo se Jara I escucGa en silencio toda aquella sarta de imJroJerios. )uando el bedel Gubo terminado de leer su JaJel3 Jrosiguió su discurso como si no Gubiese ocurrido nada. Pero AleHandro I- no Judo tolerar aquella insolencia desKergonLada I dio orden al obisJo de París %2= de Hunio' de eQcomulgar a dicGo bedel en Jresencia de toda la +niKersidad3 de JriKarlo Jara siemJre de todo oficio I beneficio uniKersitario I eQJulsarlo de París. #l Jrimero de Hulio de este mismo aSo se encontraba en el caJítulo general de -alenciennes3 en calidad de definidor Jor la JroKincia romana. 62

Allí formó Jarte de una comisión de cinco miembros designados Jor el caJítulo Jara redactar la Batio studiorum que debía regir en todas las )asas de #studio de la OrdenT los otros cuatro3 todos ellos maestros de París3 eran BonGome de BretaSa3 5lorencio de ;esdín3 San Alberto !agno I Pedro de Tarantasia. ,as Guellas de San Alberto I de Santo Tomás sobre la necesidad de la cultura filosófica en el Jrograma de estudios de la Orden se notan Kisiblemente.

1,. R!9'!0a a I#a*ia ( !"0!>a !" !* E0#2/i$ G!"!'a* /! *a c$'#! &$"#i)icia +1,5911,8;Al abandonar París durante las Kacaciones de Kerano Jara regresar a su Jatria3 deHó como sucesor inmediato de su cátedra al inglOs uillermo de Antona %.21/8.2=7'3 I a Oste sucedió en el bienio siguiente %.2=.8 .2=2' el amigo I comJatriota de Tomás3 Anibaldo degli Anibaldi3 que fue creado cardenal en .2=2 Jor +rbano I-. NueKe aSos Jermaneció en Italia %.21/8.2=>'3 los más fecundos de su Kida. Al llegar a su JroKincia le Gicieron Jredicador general en el caJítulo de NáJoles %2/ de seJtiembre de .2=7'. #ste título le daba derecGo a asistir como Kocal a los caJítulos JroKinciales3 I con este motiKo tuKo ocasión de Jasar algNn tiemJo en diKersas ciudades3 como OrKieto %.2=.'3 Perusa %.2=2'3 Roma %.2=6'3 -iterbo %.2=:'3 Anagni %.2=1'3 Todi %.2=='3 ,ucca %.2=0' I otra KeL -iterbo %.2=>'3 en donde se celebraron dicGos caJítulos. #stuKo tambiOn en el caJítulo general de Bolonia %.2=0'3 asistiendo a la traslación del cuerJo de Santo (omingo a la caJilla en la que desde entonces reJosa. 5ue entonces3 Jrobablemente3 cuando dio un memorable eHemJlo de Gumildad. Tenía costumbre de Jasear solo Jor el claustro del conKento3 absorto en Jrofundas meditaciones. +n religioso de otro conKento3 que no le conocía Jersonalmente3 tuKo necesidad de salir a la ciudad Jara arreglar ciertos asuntos. SegNn las constituciones3 debía Gacerlo acomJaSado de otro religioso seSalado Jor el Jrior. #ste le concedió el Jermiso3 diciOndole que saliese acomJaSado del Jrimer re8 ligioso que encontrase Jor el claustro. AJenas salido de la celda Jrioral3 toJó con el fraile deambulante I le diHoR ;ermano3 el Jadre Jrior Ga dicGo que Kengáis conmigo. Inclinó la cabeLa I le siguió. Pero aquel religioso tenía Jrisa e iba Jor las calles a Jasos acelerados. Tomás3 grueso I cor8 Julento3 no le Jodía seguir3 I era obHeto de sus frecuentes reconKenciones3 66

que el santo soJortaba en silencio I Gumildemente. ;asta que llegaron a Jasar Hunto a algunas Jersonas que le conocían JersonalmenteT cuales3 sosJecGando lo ocurrido3 diHeron al aLaroso fraile que su comJaSero era nada menos que el maestro fraI Tomás de Aquino #ntonces Ol se eQcusó como Judo3 lamentando su equiKocación3 mientras que aquellas Jersonas mostraban su admiración Jor tan Germoso eHemJlo de Gumildad. Tomás se contentó con decirR #n la obediencia está la Jerfección de la Kida religiosa. Pero en donde JrinciJalmente residió fue en Anagni %.21/8.2=.'3 en OrKieto %.2=28.2=1'3 en Roma %.2=18.2=0' I en -iterbo %.2=08.2=>'3 es decir3 en donde sucesiKamente residía la corte Jontificia3 a la que acomJaSaba fraI Tomás como Jrofesor de su #studio eneral I como teólogo8consultor del PaJa. #se #studio eneral Gabía sido fundado en .2:1 Jor Inocencio I-3 I comJrendía las 5acultades de Teología I de (erecGo )anónico I )iKil3 a las que se aSadieron más tarde las de 5ilosofía I !edicina. +niKersidad ambulante3 como la misma corte Jontificia I distinta de la +niKersidad de Roma3 fundada en .676 Jor Bonifacio -III. #n Anagni I en OrKieto comenLó a eQJoner las eJístolas de San Pablo3 escribiendo sus comentarios sobre la eJístola a los Romanos I sobre los dieL Jrimeros caJítulos de la Jrimera eJístola a los )orintios3 al mismo tiemJo que terminaba la Suma contra Gentiles I Jublicaba su comentario sobre el libro 1e di!inis nominibus* del Jseudo8(ionisio AreoJagita. A instancias de +rbano I- emJrendió otra obra3 es decir3 una Glosa continua super /uatuor ,!angelia* conocida Kulgarmente con el nombre de #atena $urea* en donde recoge I coordina las eQJosiciones de los Padres sobre los eKangelios. (edicó a +rbano I- la eQJosición sobre San !ateoT I3 a la muerte de Oste en .2=:3 dedicó la restante sobre los otros tres eKangelios a su amigo el cardenal Anibaldo degli Anibaldi. A Jetición del mismo Jontífice3 fraI Tomás eQaminó un Libellus de 'ide Sanctae %rinitatis que fue Jresentado al PaJa Jor Nicolás de (uraLLo3 obisJo de )otrone3 en )alabria3 griego de origen3 aunque educado en la Iglesia latina. #ra una colección de autoridades más o menos autOnticas de los Padres griegos sobre el misterio de la Santísima Trinidad. #l resultado de su eQamen lo consignó en el oJNsculo #ontra errores graecorum* que dedicó al referido Jontífice. #ncargóle tambiOn la comJosición de un oficio Jara la fiesta del )orJus )Gristi3 que acababa de establecer I el santo escribió la obra 6:

maestra que conocemos %.2=:'. TuKo además en aquella solemnidad un encendido sermón delante del PaJa I de los cardenales. (e todas Jartes le llegaban consultas I Jeticiones. #l arLobisJo dominico de Antioquía )ristiano #lías le enKió al cantor de su Iglesia3 que deseaba resolKer una multitud de dificultades teológicas suscitadas Jor los sarracenos3 los griegos I los armenios. #l santo las condensó I resolKió en su oJNsculo 1e rationibus 'idei contra saracenos* graecos et armenos* ad #antorem 8ntioc4enum. #l general de la Orden3 Auan cíe -ercelli3 le remitió .7> JroJosiciones eQtraídas del comentario de Pedro de Tarantasia a las Sentencias* de ,ombardo3 I denunciadas Jor un anónimo como falsas o malsonantes3 con el encargo de darle su Jarecer Jor escrito. Tomás las eQaminó I censuró una Jor una3 mostrándose casi siemJre faKorable al acusado3 en su oJNsculo 1eclaratio centum et octo dubiorum e; commentario 'ratris 5etri de %arantasia in Sententias* ad )agistrum Generalem. Al arLobisJo de Palermo3 ,eonardo dei )onti3 que le Jidió un resumen teológico sobre los artículos de la fe I los sacramentos de la Iglesia3 le enKió el oJNsculo 1e articulis 'idei et ,cclesiae sacramentis. A Santiago de -iterbo3 lector de -enecia3 que le Gabía consultado sobre cuatro casos de conciencia3 le contestó con su breKe escrito 1e emptione et !enditione* Al arcediano de Todí3 que deseaba una buena eQJosición sobre las constituciones dogmáticas 7irmiter I 1amnamus* del concilio I- de ,etrán3 le dedicó sendos comentariosR +n 1e0cretalem 5rimam e;positio* ad 8rc4idiaconum %u0dertinurn. +n 1ecretalem Secundam e;positio* ad eundem. Al reI de )GiJre3 ;ugo II3 que le consultó sobre el modo de cumJlir eQactamente con su oficio destinaba su 1e regimine 5rincipum o de Bege et Begno. Jero no Jasó del libro II3 caJítulo :3 siendo lo restante de su discíJulo Tolomeo del 5iadoni. 4 a la duquesa de 5landes3 !argarita3 GiHa de San ,uis de 5rancia3 que le Jidió conseHo sobre el modo de tratar a los Hudíos de su condado3 le contestó con su 1e regimine iudaeorum ad 1ucissam 9rabantiae* Al morir +rbano I-3 su JroKincia le encomendó establecer un #studio eneral3 dándole Jlenos Joderes Jara elegir I reclutar Jrofesores I estudiantes. Tomás oJtó Jor el conKento de Santa Sabina3 de Roma3 en donde enseSó durante un Jar de aSos %.2=18.2=0' I Jredicó en Karias basílicas. 5ueron Jarticularmente notables los sermones que Jredicó en Santa !aría la !aIor durante una semana santa. )onmoKió al Jueblo 61

Gasta las lágrimas cuando Gablaba de la Jasión de )ristoT I el día de Pascua lo moKió Gasta los maIores transJortes de alegría3 asociándolo al incontenible goLo de la Santísima -irgen Jor la resurrección de su ;iHo. +na de las deKotas oIentes3 que Jadecía desde largo tiemJo de leucorrea I no Gabía encontrado aliKio en la medicina3 concibió tanta Keneración Jor el Jredicador3 que creIó sanaría con sólo tocar el eQtremo de su caJa. Así lo GiLo al descender fraI Tomás del JulJito3 I quedó reJentinamente sana. #n .2=1 fue inKitado a Jasar las NaKidades consigo Jor el cardenal Ricardo degli Anibaldi3 tío del cardenal Anibaldo degli Anibaldi de que Gemos Gablado anteriormente. Residía en el castillo de !olaria3 al oeste de 5rascati. #l cardenal Gabía inKitado tambiOn a otros GuOsJedes ilustres3 entre los que se encontraban dos Hudíos muI doctos I ricos. Al Gacer su Jresentación3 el cardenal Ricardo rogó a Tomás que dirigiese a dicGos Hudíos algunas buenas I santas Jalabras3 como Ol solo sabía decirlas. AceJtó gustoso3 I3 Jara Gacerlo con más libertad3 se fue con ellos a una caJilla. #ntablando el diálogo3 les iba resolKiendo Jlenamente todas las dificultades que se les ofrecieron sobre la diKinidad de Aesucristo. Tomás aSadióR BPensadlo bien todo3 I maSana continuaremos nuestra conKersaciónC. ;iciOronlo así3 I al día siguiente3 que era la KísJera de NaKidad3 desJuOs de un breKe coloquio3 se oIó la KoL de nuestro santo I de su comJaSero fraI Reginaldo de PriKerno3 que cantaban el %e 1eum. Acudió el cardenal con todos sus caJellanes I familiares3 I todos Huntos terminaron el cántico. ,os Hudíos Gabían abraLado la fe de )risto. #l cardenal los bautiLó3 I el día de NaKidad celebraron todos su conKersión con una comida de gala. #n Santa Sabina comenLó Tomás a eQJlicar Jor segunda KeL las Sentencias* de ,ombardo3 I Gasta redactó un nueKo comentario sobre el Jrimer libro de las mismas. Pero en seguida se dio cuenta de que aquella obra adolecía de no Jocos defectos Jedagógicos3 como falta de orden3 reJeticiones inNtiles I lagunas considerables. InutiliLó3 Jues3 su segundo comentario I concibió la idea de comJoner otra obra que eKitase todos aquellos inconKenientes I sirKiese de libro de teQto Jara sus discíJulos. #ra la Suma %eológica* cuIa primera parte redactó allí mismo3 integrando en ella los materiales del citado comentario. Al mismo tiemJo3 además de sus lecciones ordinarias3 tuKo sus cuestiones disJutadas I de @uolibet* a estilo Jarisiense. A este Jeríodo Jertenecen las dieL cuestiones 1e potentia I cinco cuestiones de @uolibet C@uodlib. -++0D+). #n Roma3 Jor fin3 comJuso su #atena aurea sobre los eKangelios de San !arcos I de San ,ucas. 6=

,uego fue reclamada su Jresencia en -iterbo3 en donde residía a la saLón la corte JaJal de )lemente I- %.2=08.2=>'. #n esta ciudad continuó sus cursos3 disJutas I Jredicaciones. Por mandato del PaJa dirigió la Jalabra al Jueblo Kiterbiense. Prosiguió sus cuestiones disJutadas 1e spiritualibus creaturis I comenLó a escribir la segunda parte de la Suma %eológica. #ntre Roma I -iterbo Jarece que disJutó tambiOn I Jublicó sus cuestiones disJutadas 1e anima* 1e !irtutibus in communi* 1e caritate y 1e -erbo +ncarnato. Tomás lleKó a cabo todos estos trabaHos gracias a su laboriosidad incansable I a la aIuda que le Jrestaba su fiel amigo I comJaSero fraI Reginaldo de PriKerno3 que los suJeriores Gabían Juesto a su disJosición desde su regreso a Italia. TambiOn San Alberto tuKo a su serKicio a odofredo de (uisburg3 que le aIudaba como amanuense. Ambos santos se Gallaron Huntos en la corte JaJal de OrKieto entre la JrimaKera de .2=. I la de .2=6. San Alberto Gabía acudido a OrKieto Jara conseguir de +rbano I- ser eQonerado de su obisJado de Ratisbona. #l PaJa gustaba de coloquios filosóficos3 I es seguro que los tres conKersaron Huntos más de una KeL sobre cuestiones de filosofía. #n Jarticular trataron de la necesidad de encauLar los estudios filosóficos3 corrigiendo I de8 Jurando a Aristóteles3 Jara que su filosofía Judiera serKir eficaLmente a la teología. ,a comisión de tres teólogos Jarisienses nombrada a este JroJósito Jor regorio I@ en .26. no Gabía GecGo nada JositiKo. Por eso3 el PaJa3 de acuerdo con San Alberto !agno3 encomendó este oficio a Santo Tomás3 al mismo tiemJo que reorganiLaba la 5acultad de 5ilosofía en el #studio eneral de la curia. ,a ocasión era JroJicia3 Jues en la misma corte residía el dominico uillermo de !oerbeUe3 gran Gelenista3 que era Jenitenciario I caJellán del PaJa. 5raI Tomás3 Jor consiguiente3 le suJlicó que Giciese una nueKa traducción de Aristóteles3 lo más fiel I eQacta Josible3 Jara Joder limJiar su filosofía de todas las adGerencias eQtraSas que Gabía contraído a traKOs de los siglos I Gacerla aJta Jara el serKicio de la Kerdad reKelada3 Jues Ol no Joseía más que un conocimiento imJerfecto de la lengua griega. uillermo Juso manos a la obra con Kerdadero OQito3 I Tomás comenLó a eQJoner las JrinciJales obras del 5ilósofo3 Jarticularmente aquellas de que más se abusaba I cuIo uso acadOmico estaba3 Jor lo mismo3 JroGibido3 como los tres libros 1e anima* los 1e sensu et sensato I 1e memoria et reminiscentia* los ocGo de 7"sica general I doce de )eta'"sica* cuIos comentarios3 comenLados en -iterbo3 fueron terminados en París. 60

13. S!92"/$ &'$)!0$'a/$ !" Pa'<0 +1,8911,7,Porque3 en efecto3 en noKiembre de .2=>3 el general3 Auan de -ercelli3 lo enKió a París3 con el encargo de regentar Jor segunda KeL la cátedra de teología Jara eQtranHeros. )aso raro en las costumbres acadOmicas de aquel tiemJo3 segNn las cuales un Jrofesor no solía enseSar más que una sola KeL en París. ;ubo3 sin embargo3 algunas eQceJciones3 como en Pedro de Tarantasia I uillermo de Antona3 que enseSaron dos Keces. Pero el general debió de tener raLones esJeciales I Joderosas Jara sacar de la corte Jontificia a un maestro tan eminente como nuestro santo3 Ia comenLado el curso en -iterbo I en París. #l motiKo fue doble. Por una Jarte3 la recrudescencia de la guerra de los maestros seculares contra los mendicantes3 eQcitados desde su destierro Jor uillermo de Saint8Amour I caJitaneados Jor sus Jartidarios erardo de AbbeKille I Nicolás de ,isieuQ. Por otro lado3 las malsanas doctrinas de los llamados aKerroístas3 Siger de Brabant I Boecio de (acia. Ambas 5acultades3 la de Artes %5ilosofía' I la de Teología3 estaban en Jlena eferKescencia. #l titular de la cátedra de eQtranHeros ilberto Kan #Iden3 flamenco3 no era de altura suficiente Jara Gacer frente a la situación. Se necesitaba un Gombre de gran Jrestigio I de cualidades eQceJcionales. Auan de -ercelli Jensó3 desde luego3 en Alberto !agno3 autoridad máQima de su tiemJo I el de maIor Jrestigio en la +niKersidad de París3 en donde Gabía enseSado Gacía Keinte aSos con OQito eQtraordinario %.2:78 .2:>'. Pero Alberto se eQcusó3 I es muI Jrobable que Jresentase otra KeL al general la candidatura de su querido discíJulo Tomás Jara la cátedra Jarisiense. (e GecGo3 el general se dirigió a Ol3 I Oste se Juso inmediatamente en KiaHe Jara su nueKo destino. #ra3 en Kerdad3 el de meHores condiciones Jara afrontar la situaciónR conocía los maneHos de los seculares3 Jor Gaber KiKido en París durante la anterior reKuelta I Gaber tomado Jarte muI actiKa en la refutación de uillermo de Saint8AmourT Joseía un temJeramento calmoso I enOrgico al mismo tiemJo3 que le Gacían sumamente aJto Jara sostener la lucGa con las máQimas garantías de OQitoT su talento suJerior I su Jrestigio eran indiscutibles en la +niKersidad. AcomJaSado3 Jues3 de fraI Reginaldo I del estudiante fraI Nicolás Brunacci3 abandonó -iterbo a mediados de noKiembre de .2=>. Pasó Jor Bolonia3 en donde Jredicó el 2 de diciembre %Jrimera dominica de AdKiento'3 I Jor !ilán3 en donde tambiOn dirigió la Jalabra a los fieles el 6>

.= del mismo mes %tercera dominica de AdKiento'3 I Kisitó el seJulcro de San Pedro de -erona en la Iglesia de San #ustorgio. ,uego3 Jor -ercelli I Aosta3 atraKesando los AlJes3 se dirigió Gacia París3 adonde llegó a mediados de enero .2=/. No tardó en medir sus armas con los Jartidarios de uillermo de Saint8Amour3 llamados gerardinos* Jor ser entonces erardo de AbbeKille el que Gabía asumido la Hefatura de los enemigos de las órdenes mendicantes. ,a lucGa era encarniLadaR en la cátedra3 en el JulJito3 en oJNsculos I Jublicaciones se combatía sin tregua a los frailes. erardo Jublicó entre Hulio I seJtiembre de .2=/ un escrito #ontra ad!ersarium per'ectionis c4ristianae et praelatorum et 'acultatum ,cclesiae* al que contestaron sin demora Santo Tomás I San BuenaKenturaR aquOl3 con su tratado 1e per'ectione !itae spiritualis %Jrimera redacción3 noKiembre de .2=/T segunda3 enero de .207'T Oste3 con su 8polog"a pauperum contra insipientem %Jrimeros meses de .207'. Poco desJuOs entró en liLa el amigo de erardo3 Nicolás de ,isieuQ %abril8Hulio de .207'3 imJugnando a fraI Tomás con su disertación 1e per'eccione et e;cellentia status clericorum* dedicada a uillermo3 I redactando un elenco de 26 errores que creIó Gaber encontrado en su adKersario. Tomás le reJlicó al momento en su oJNsculo #ontra pesti'eram doctrinam retra4entium 4omines a religionis ingressu %octubre de .207'3 I tuKo que emJlear tambiOn la cátedra I el JulJito Jara combatir a sus adKersarios3 como lo Jrueban sus sermones de AdKiento %. de diciembre de .207' I de SeQagOsima %. de febrero de .20.'3 I su @uodlib. +-* artículos 2682:3 1e ingressu puerorum in religionem %marLo de .20.'. Además3 en otros cuodlibetos de esta OJoca se encuentran disJutas I alu8 siones sobre estas controKersias3 Jor eHemJloR @uodlib. + %marLo de .2=/'3 @uodlib. +++ %abril de .207'3 @uodlib. D++ %diciembre de .207'3 @uodlib. +- %marLo de .20.'3 @uodlib. - %diciembre de .20.'. Por su Jarte3 erardo reJlicó a San BuenaKentura con su Liber apologeticus auctoris et libri editi E#ontra ad!ersarium? 3 al que contestó3 en lugar del (octor Seráfico3 Auan PecUGam con su %ractatus pauperis contra insipientem %febrero8Hulio de .207' I su cuestión disJutada 1e paupertate %noKiembre de .207'. Pero Nicolás no se dio Jor Kencido3 I en febrero de .20. contestó a ambos con un escrito3 #ontra 5ecF4am et %4omam. ,a lucGa duró en8 conadísima Gasta la muerte de erardo3 acaecida en > de noKiembre de .2023 I continuo desJuOs Gasta el segundo concilio de ,Ión %.20:' en que 6/

se reconoció solemnemente la grande utilidad de los frailes mendicantes. ,a batalla estaba ganada definitiKamente.

!as en otras cuestiones doctrinales estaban unidos los franciscanos I los seculares contra la escuela dominicana3 reJresentada Jor San Alberto !agno I Jor Santo Tomás. Negaba Oste la Jluralidad de formas substanciales en el Gombre3 la comJosición Gilemórfica en el alma I en los ángeles I la demostrabilidad racional de la creación del mundo en el tiemJo3 Jor no enKolKer contradicción la creación del mundo ab aeterno. AquOllos se lanLaron unidos contra Tomás en una disJuta cuodlibOtica de marLo de .207. Auan PecUGam sobre todo3 regente de la cátedra franciscana3 se eQcedió en JalabrasR Blo eQasJeró con Jalabras amJulosas I orgullosasC. ,e Jusieron las tres cuestiones3 tratando de Gacerle Ker que su doctrina iba contra la fe. Si en el Gombre no GaI más que una forma substancial3 que es el alma racional3 el cuerJo muerto no es esencialmente el mismo que el cuerJo KiKo3 I3 Jor tanto3 el cuerJo de )risto en el seJulcro no sería esencialmente el mismo cuerJo que fue crucificado en el )alKarioT ni Jodríamos adorar las reliquias de los santos3 Jor ser esencialmente distintas de sus cuerJos KiKos. (e igual modo3 si el alma I el ángel no están comJuestos de materia I forma3 no se distinguirían de (ios3 Jorque serían tan simJles I Juros como Fl. 4 si no es demostrable que el mundo no Juede ser eterno3 no GaI manera de Jrobar la creación3 ni la distinción entre el mundo I (ios. Tomás resolKió satisfactoriamente todas las dificultades3 sin alteración alguna3 con gran calma I Gumildad3 como reconoció el mismo PecUGan. !as no logró acallar los ánimos resJecto del tercer Junto Bsi se Juede Jrobar demostratiKamente que el mundo no sea eternoC. Antes bien3 comenLaron a criticarlo con más KeGemencia que antes I a murmurar JNblicamente contra semeHante doctrina. Fl les reJlicó Kigorosamente en su oJNsculo 1e aeternitate mundi contra murmurantes. Se le acGacaba a fraI Tomás su demasiado aJego a la doctrina de Aristóteles3 el uso de cuIos libros Gabía sido reJetidamente JroGibido Jor la Santa Sede Gasta que fuesen corregidos. #n la 5acultad de Artes de la misma +niKersidad de París se Gacía caso omiso de esa JroGibición I se enseSaban doctrinas malsanas a nombre de Aristóteles3 entre ellas la unidad numOrica del entendimiento de todos los Gombres en un solo :7

entendimiento agente seJaradoR esJecie de Janteísmo Jsicológico3 que destruía Jor su base la moralidad I la inmortalidad Jersonal. 5raI il de ,essines3 que fue Jor algNn tiemJo discíJulo de Tomás en París3 consultó sobre el caso a Alberto !agno en la JrimaKera de .2073 JidiOndole su Jarecer sobre quince JroJosiciones que se enseSaban en las orillas del Sena. 5raI Alberto le contestó en su oJNsculo 1e /uindecim problematibus que todas ellas3 menos dos3 eran GeterodoQas. ,as dos JroJosiciones eQentas eran3 efectiKamente3 enseSadas Jor fraI Tomás I Jor el mismo AlbertoT las demás no eran realmente de Aristóteles3 sino de sus comentaristas árabes3 Jarticularmente de AKerroes o creídas tales3 I las defendía con brillanteL desde .2== el canónigo de ,ieHa Siger de Brabant3 Jrofesor en la +niKersidad de París. 5raI Tomás imJugnó eQ Jrofeso la más fundamental en su tratado 1e imitate intellectus contra a!erroistas* escrito Jor el otoSo del mismo aSo. Poco desJuOs3 el .7 de diciembre de .2073 el obisJo de París3 #steban TemJier condenaba aquellas trece JroJosiciones3 quedando a salKo las de fraI Tomás. ,a crítica de nuestro santo JroduHo su efecto sobre el entendimiento de Siger3 que la tiene en cuenta en su obra Josterior3 1e anima intellecti!a* mostrándose resJetuoso con la doctrina reKelada I corrigiendo en gran Jarte sus anteriores eQcesos. Su estima I admiración Jor Alberto I Tomás se deHa traslucir en su cOlebre frase praecipui !iri in p4ilosop4ia 8lbertus et %4omas.

#ntre tanto fraI Tomás seguía dando sus lecciones ordinarias y solemnes I Jublicando sus obras. 5ruto de su curso ordinario fueron sus comentarios al libro de Aob I al eKangelio de San Auan3 del cual una sola Jarte fue redactada Jor Ol ]Gasta el caJítulo 1]3 siendo lo restante una reportación de fraI Reginaldo de PriKerno3 a Jetición del Jrofesor Jarisiense Adenolfo de Anagni3 sobrino de regorio I@3 Jero reKisada I aJrobada Jor el mismo Santo Tomás. 4 resultado de sus disJutas solemnes fueron las cuestiones disJutadas 1e malo* 1e !irtutibus cardinalibus* 1e spe* 1e correctione 'raterna I mucGas otras de @uodlibet disJersas Jor los cuodlibetos I8-I I @II. Además lleKó a feliL tOrmino sus comentarios sobre los libros de Aristóteles 1e anima* 1e sensu et sensato* 1e memoria et reminiscentia* 54ysicorum* )etapbysicorum I ,t4icorum ad :icomac4um* 5eri4ermeneias I 5osteriorum 8nalyticorum* comenLando los :.

comentarios sobre los libros de )eteorolog"a y de 5ol"tica* amOn del que comJuso sobre el libro 1e causis. ASádase a esto multitud de consultas GecGas Jor el B. Auan de -ercelli3 general de la Orden3 sobre la forma de la absolución o sobre materias las más disJares3 a las que contesta con sus oJNsculos 1e 'orma absolutionis %22 de febrero de .207' I Besponsio de articulis /uadraginta duobus %2 de abril de .202'T Jor Bassiano di ,odi3 Jrofesor en el conKento de -enecia3 al que satisface con su Besponsio de articulis triginta se; en dos redacciones sucesiKas3 la Jrimera en marLo de .20.3 I a fines de abril del mismo aSos la segundaT Jor erardo de Besan^ón sobre seis cuestiones3 a las que contesta en febrero de .202 con su Besponsio de se; articulis. Jor un cierto Santiago de Bourg3 resJondiOndole con su 1e sortibus %Hulio8agosto de .20.'T Jor un caballero3 a quien contesta con 1e occultis operationibus naturae. I Jor otros más3 a quienes dirige3 resJectiKamente3 sus oJNsculos 1e 'allaciis I 1e indiciis astrorum. Pero3 sobre todo3 se ocuJa en continuar su grande obra3 que es la Suma %eológica. #n .207 termina la prima secundae* que Gabía comenLado en -iterbo meses antes de emJrender su segundo KiaHe a París en otoSo de .2=>T I en los dos aSos siguientes %.20.8.202' da cima a la secunda secundae. TrabaHo inmenso3 que Tomás realiLó dictando a la KeL a tres o a cuatro amanuenses3 entre los cuales se encontraba3 además de fraI Reginaldo3 un cierto bretón natural de TrOguier3 llamado #Keno arnit. Precisamente estaba escribiendo la prima secundae I las cuestiones disJutadas 1e malo* cuando fue inKitado un día a comer Jor su amigo el reI San ,uis I@3 quiLá Joco antes de emJrender Oste su eQJedición a Tierra Santa3 en marLo de .207. Fl se eQcusó diciendo que estaba sumamente ocuJado en la comJosición de la Suma. Pero al mandato del Jrior3 que secundó los deseos aJremiantes del reI I que estaba tambiOn inKitado3 asistió con Ol a la comida. #l reI lo sentó a su lado. Tomás aJenas abrió su boca más que Jara saludarle. #staba absorto como de costumbre. (e reJente se agita I da un fuerte JuSetaLo sobre la mesa3 di8 ciendoR B#sto es concluIente contra los maniqueosC. #l Jrior le tiró fuertemente de la caJa Jara sacarle de su embebecimiento3 a la KeL que le decíaR BReJare que estamos a la mesa del reIC. Fl se eQcusó cortOsmente ante el soberano3 Jero Oste Gabía quedado admirado I edificado de lo ocurrido I3 llamando a su amanuense3 le mandó que escribiese el argumento encontrado Jor Santo Tomás. (e seguro que estaba entonces Jensando en la Jrimera cuestión 1e malo. :2

,os estudiantes goLaban de rodearle I acomJaSarle3 Jues Ol era sumamente bondadosoR il buon 'ra %ommaso. #n cierta ocasión le inKitaron a dar un Jaseo Gasta la abadía I el santuario de San (ionisio3 a quien Ol tenía Jarticular deKoción3 A la Kuelta3 cercanos Ia a las murallas de París3 le diHeronR B!aestro3 mire quO ciudad tan Germosa3 _No querría usted ser su dueSo`C #sJeraban oír de sus labios alguna Jalabra de edificación. 43 efectiKamente3 Ol resJondióR B(e meHor gana quisiera tener las Gomilías de San Auan )risóstomo sobre San !ateo. ,a Josesión de esta ciudad I su administración turbarían la JaL de mi alma I me imJedirían dedicarme a la contemJlación de las cosas de (iosC. #n otra ocasión formaba Jarte del tribunal de eQámenes de un licenciado que asJiraba al grado de maestro. Tenía Oste oJiniones contrarias a las suIas I durante el interrogatorio lo manifestó Ja8 ladinamente con arrogancia I Gasta con insolencia3 no logrando el santo reducirlo con sus argumentos. Sin embargo3 todo lo soJortó con admirable Jaciencia I mansedumbre3 como si Ol fuera el eQaminado I el otro el eQaminador. Al regresar al conKento3 sus estudiantes le rodearon I le diHeronR BNo es tolerable lo ocurrido3 I nosotros Jrotestamos de elloT Jorque no se trata solamente de Kuestro Jrestigio Jersonal ante toda la +niKersidad3 sino de la Kerdad3 Ia que era comJletamente falso lo que el licenciado defendíaC. ResJondió nuestro santoR BNo me Ga Jarecido oJortuno ni conKeniente Gumillar I confundir a un maestro noKel delante de todosT Jero si a ustedes les Jarece que no Ge obrado bien3 en la sesión de maSana JodrO suJlir lo que no Ge GecGo en la de GoIC. 43 efec8 tiKamente3 al día siguiente KolKieron todos al aula del Jalacio eJiscoJal en donde se celebraba el eQamen3 I3 tocada la misma cuestión3 el eQaminando reJitió lo mismo que Gabía dicGo el día anterior3 sin corrección ni modificación alguna. #ntonces fraI Tomás3 con toda calma I dulLura3 le GiLo Ker que su oJinión estaba en Jugna con los decretos de un concilio3 I Joco a Joco lo reduHo a admitir la Kerdad3 contentándose con aSadir suaKementeR BAGora decís bienC. Pero la agitación de la +niKersidad continuaba3 eligiendo la facultad de artes dos rectores a fines de marLo de .202 I enfrentándose toda la +ni8 Kersidad con el obisJo3 declarando la Guelga general. No todos los Jrofesores3 sin embargo3 la secundaron. (e GecGo3 fraI Tomás tuKo Jor Pascua de Resurrección su acostumbrada disJuta de @uodlibet C@uodlib. -+). Pero la inmensa maIoría de los cursos se susJendió desde )uaresma Gasta San Auan. :6

15. A2!*3! a I#a*ia ( !"0!>a !" *a U"i3!'0i/a/ /! N4&$*!0 +1,7,11,73Ante semeHante situación de GecGo I ante la insistencia del reI )arlos I de AnHou3 que lo Jedía como Jrofesor de la +niKersidad de NáJoles3 los suJeriores no creIeron oJortuno retenerlo Jor más tiemJo en París3 I le dieron la orden de regresar a Italia inmediatamente desJuOs de Pascua3 sin esJerar el fin de curso. SucediOndole en la cátedra Jarisiense fraI Romano de Roma3 Germano del cardenal Rosso8Orsini. Tomás se Juso en camino a fines de abril I llegó a 5lorencia Joco antes del 2. de maIo3 Pascua de PentecostOs3 en donde se celebraba a la saLón el caJítulo general de la Orden I el JroKincial de la JroKincia romana. #s seguro que Tomás asistió como Kocal a este Nltimo3 en calidad de Jredicador general. #n Ol le nombró regente de un #studio eneral de Teología que debía establecerse en la JroKincia3 además del Ia eQistente en OrKieto3 dándole Jlenos Joderes Jara elegir sitio3 Jersonal docente I estudiantes. #ntretanto Gabía llegado al caJítulo general una carta del rector de la +niKersidad de París I de los Jrofesores de la 5acultad de Artes3 en la que Gacían gran sentimiento del traslado de fraI Tomás I suJlicaban instantemente a los Jadres caJitulares que le Jermitiesen quedar en París regentando su cátedra. Pero la decisión estaba Ia tomada I eHecutada I Tomás eligió el conKento de Santo (omingo el !aIor de NáJoles como sede del nueKo #studio eneral. #ra el lugar más aJto de la JroKincia3 Jues Roma estaba entonces en Jlena decadencia I Gabía sido Ia seSalado como tal Jor Karios caJítulos generales I JroKinciales. Terminado el caJítulo3 emJrendió Tomás su camino Gacia Roma3 en dirección de NáJoles3 acomJaSado de fraI Reginaldo I de fraI Tolomeo dei 5iadoni3 que Ol escogió como estudiante del nueKo estudio. (esJuOs de una breKe Jausa en la )iudad #terna3 reanudó su KiaHe Gacia el mediodía3 Gaciendo un JequeSo rodeo Jor el castillo de !olara Jara saludar a su amigo el cardenal Ricardo degli Anibaldi. Pero allí caIeron enfermos Ol I fraI Reginaldo. Fl3 que Jadecía de tercianas3 curó bastante Jronto. #n cambio3 fraI Reginaldo3 que sufría de fiebre continua3 emJeoraba de día en díaT tanto3 que los mOdicos del cardenal Jronosticaban un fatal desenlace. #ntonces Tomás3 que lleKaba consigo sobre su JecGo I susJendida al cuello una reliquia de Santa InOs3 se acercó a fraI Reginaldo I le diHoR BTome esta reliquia3 Jóngasela al cuello I ::

encomiOndese a la Santa con Jlena confianLaC. ;íLolo así3 I quedó reJentinamente sano de su dolencia. #n memoria I agradecimiento Jor tan insigne beneficio3 disJuso nuestro santo que se celebrase todos los aSos solemnemente la fiesta de Santa InOs en el conKento de NáJoles con una buena comida a la comunidad3 como en efecto se GiLo mientras Ol KiKió. 4a Jlenamente restablecidos3 continuaron su KiaHe a NáJoles3 adonde llegaron a Jrimeros de seJtiembre. ,os suJeriores le instalaron en una celda indeJendiente I bien orientada3 que tenía adHunta una terraLa descubierta3 Jara que el santo3 que acostumbraba meditar Jaseándose3 Judiese trabaHar con más comodidad. TambiOn Jusieron un Germano a su serKicio3 esJecialmente cuando estaba enfermo3 Jues su salud estaba Ia bastante quebrantada. Se sabe que Jrimeramente le sirKió fraI Santiago de Salerno3 I desJuOs fraI Bonfilio )oJJa. Pero3 aJenas instalado3 tuKo que desJlaLarse de nueKo Jara arreglar asuntos de familia3 de su Germana Adelasia3 que Gabía quedado Kiuda recientemente con cuatro GiHos de menor edad3 Jues su marido3 Roger de Aquila3 conde de Traetto I de 5ondi3 Gabía muerto en su castillo el 2= de agosto3 nombrándole su albacea. )on este motiKo no solamente se trasladó a Traetto3 en donde GiLo el día 27 de seJtiembre la Jartición de los bienes deHados Jor su cuSado3 sino que GiLo3 además3 un KiaHe a )aJua Jara entreKistarse con el reI %20 de seJtiembre'3 a fin de Joder restituir a sus legítimos dueSos3 sin obstrucción alguna3 los bienes inmuebles I tierras que el difunto conde se Gabía aJroJiado inHustamente I en su testamento Gabía mandado deKolKer. (e esta suerte no Judo comenLar sus lecciones I demás eHercicios escolares Gasta bien entrado el mes de octubre. (aba sus lecciones en el JroJio conKento3 lo mismo que en ParísT Jues el #studio eneral dominicano era JNblico I sus clases estaban agregadas a la +niKersidad3 al igual que los #studios de los franciscanos I de los agustinos3 Ia que la +niKersidad no tenía escuelas JroJias de teología como la de París. #l reI3 Jor decreto del .1 de octubre3 asignó a Tomás un salario anual de doce onLas de oro3 Jagaderas en otras tantas mensualidades3 el Jrimero de cada mes3 al Jrior del conKento de Santo (omingo o a quien Ol legítimamente delegare. Igual subsidio daba a los demás Jrofesores. #QJlicó en este curso el Jrimer tercio del Salterio ]los Jrimeros cincuenta I cuatro salmos] I continuó la eQJosición de las eJístolas de San Pablo3 desde el caJítulo .. de la Jrimera a los )orintios Gasta el final :1

de todas ellas. #stas Lecturas nos Gan sido transmitidas en forma de re0 portación Jor fraI Reginaldo de PriKerno. Predicaba tambiOn con frecuencia3 no en latín3 como en París3 sino en su dialecto naJolitano. #n .2063 desde el JulJito de la iglesia de Santo (o8 mingo dirigió a los fieles la Jalabra todos los días desde el .2 de febrero Gasta el / de abril3 es decir3 desde SeQagOsima Gasta Pascua3 eQJoniOndoles el Símbolo de los AJóstoles3 la Oración dominical3 el AKemaría I el (ecálogo3 que Gan llegado Gasta nosotros en forma de reportaciones Jor Pedro de Andria. ,a mucGedumbre se agolJaba Jara escucGarle3 oIOndole con tanta atención I reKerencia como si Gablase el mismo (ios. 4 cuenta Auan de Blas3 Husticia de NáJoles3 en el Jroceso de canoniLación3 que Jredicaba con los oHos cerrados o eQtáticos I dirigidos al cieloR oculis clausis* contemplati!is et directis ad caelum. TamJoco le faltaron consultas I Jeticiones3 que Ol satisfiLo con su bondad JroKerbial. Sus oJNsculos 1e mi;tione elementorum I 1e motu cordis resJonden a consultas de un cierto 5eliJe. 4 a su querido I fiel comJaSero fraI Reginaldo de PriKerno3 que le Gabía Jedido un JequeSo manual de teología I unas instrucciones sobre los ángeles3 dedicó su #ompendium %4eologiae I su oJNsculo 1e substantiis separatis. Simultáneamente comentó los libros de Aristóteles 1e caelo et mundo I emJeLó a comentar los 1e generatione et corruptione. Pero3 sobre todo3 continuó la comJosición de la Suma %eológica* escribiendo la tercera parte* que trata de la encarnación3 de la redención I de los sacramentos. Por )uaresma de .206 escribía sobre los misterios de la Kida3 Jasión I muerte del SalKador. #staba absorto en la contemJlación de tan altos misterios. Precisamente el 2= de marLo3 dominica de Pasión3 se ocuJaba en escribir sobre las Jenas I dolores de Aesucristo en el Jroceso de su sagrada JasiónT I durante la celebración de su misa3 a la que asistían mucGos seSores I caballeros3 sufrió un OQtasis acomJaSado de tantas lágrimas3 que Jarecía se reJroducían en Ol las Jenas del mismo )risto I tan Jrolongado3 que Gubieron de sacudirlo fuertemente Jara que KolKiese en sí I continuase el santo sacrificio. Terminado Oste I Kuelto a la sacristía3 se le acercaron algunos de los seglares I religiosos que Gabían asistido3 deseosos de saber lo que le Gabía Jasado. #l los recibió amablemente3 Jero no les diHo nada de lo que Gabía Kisto I eQJerimentado. #n los meses siguientes trabaHaba sin descanso3 escribiendo I dictando sobre los sacramentos. Al tratar de la eucaristía3 solía baHar a la :=

iglesia cuando no Gabía nadie en ella3 es decir3 Jor la nocGe antes de maitines. Allí3 en la caJilla de San Nicolás3 se Jostraba en oración I Jasaba largas Goras de rodillas ante el crucifiHo. ,o mismo Gabía GecGo cuando escribía sobre la muerte I resurrección de )risto. #l sacristán3 fraI (omingo de )aserta3 lo sorJrendió una KeL eleKado dos codos sobre el suelo3 I oIó la KoL del )rucificado3 que le decíaR BTomás3 está muI bien lo que Gas escrito de mí3 _quO galardón quieres Jor tu trabaHo`C 4 Ol resJondióR BSeSor3 no quiero más que a ti soloC. A Jrimeros de noKiembre comienLa con el sacramento de la Jenitencia. (icta I escribe Karias cuestiones. #l 1 de diciembre Ga dictado la cuestión /73 que Kersa sobre las Jartes de la Jenitencia en general. Al día siguiente3 fiesta de San Nicolás3 celebra en su caJilla con esJecial deKoción. ;a tenido un arrobamiento muI Jrolongado I Ga derramado mucGas lágrimas. #stá como fuera de sí. OIe otra misa3 como de costumbre3 Jero no aIuda a ella. <uieto3 de rodillas3 no Gace más que llorar.

15. C!0a /! !0c'i.i' ( #$ a 2" .'!3! /!0ca"0$ !" !* ca0#i**$ /! Sa" S!3!'i"$ +8 /! /ici! .'! /! 1,7318 /! !"!'$ /! 1,75Por fin KuelKe a su celda. Poco desJuOs3 fraI Reginaldo I los demás amanuenses se Jresentan ante Ol3 como todos los días3 Jara continuar el trabaHo. 5raI Tomás les agradece sus serKicios3 Jero les dice que Jor entonces no les Juede dictar nada. Se Kan. ;oras más tarde KuelKe fraI Reginaldo Jor si necesitase de su aIuda. SorJresa. ,a mesa de trabaHo de fraI Tomás está comJletamente transformada. No GaI en ella códices3 ni JaJel3 ni Jlumas3 ni tintero. Todo lo Ga arcGiKado en un armario. #l no Jasea ni lee sentado. #stá de rodillas3 I sus oHos son dos fuentes de lágrimas. _<uO le Jasa`3 Jregunta fraI Reginaldo. _No quiere que continuemos trabaHando en la Suma2 ;iHo3 no Juedo3 le contesta. Al día siguiente con8 tinNa lo mismo3 como fuera de síT I ese estado se Jrolonga un día I otro. ,leKa Ia más de una semana. Su comJaSero le insta todos los días Jara que termine su obra3 Jor ser muI del serKicio de (ios3 I siemJre obtiene la misma resJuestaR B5raI Reginaldo3 no JuedoC. Intrigado Oste3 llegó a temer que era agotamiento3 debido a su eQcesiKo trabaHo3 I comunicó sus temores al Jrior. Ambos conKinieron3 asesorados Jor el mOdico3 en que fraI Tomás necesitaba inmediatamente :0

unos días de descanso I distracción3 sobre todo3 Jorque se acercaba el tiemJo en que debía Jartir Jara el concilio de ,Ión3 adonde Gabía sido conKocado Jersonalmente Jor regorio @. Para ello ningNn sitio meHor que el castillo de San SeKerino3 en donde tenía la residencia inKernal su Germana Teodora3 condesa de !arsico. #sta3 que amaba tiernamente a su ilustre Germano3 le Jrodigaría los cuidados más eQquisitos. Obedeciendo3 Jues3 las órdenes del Jrior3 se Juso en KiaHe con fraI Reginaldo I el donado fraI Santiago de Salerno3 tomando la Kía PoJilia3 que Jasa Jor PomJeIa3 Salerno3 Nocera I Rota. #l KiaHe le resultaba muI Jesado3 Jor el Jrecario estado de su salud3 e Gicieron una Jarada de Karios días en el conKento de Salerno. A Jesar de todo allí acudía a todos los actos de comunidad3 incluso a los maitines de nocGe3 desJuOs de los cuales todaKía se quedaba orando largo tiemJo ante el altar maIor. 4 mientras esto Gacía una nocGe3 fraI Reginaldo I fraI Santiago de Salerno lo Kieron arrobado I eleKado más de dos codos sobre el suelo. (esJuOs de este descanso3 reanudaron su KiaHe I llegaron3 Jor fin3 al castillo de San SeKerino días antes de NaKidad. Su Germana salió a recibirle I quedó sorJrendida al Ker que a su cordial I efusiKo saludo aJenas contestó Tomás con algNn monosílabo incoGerente. Instalados Ia en el castillo3 Jreguntó alarmada a fraI ReginaldoR B_<uO le Jasa a mi Germano3 que Jarece que está alelado I aJenas Ga contestado nada a mi saludo`C B#stá así ]le contestó Oste] desde el día de San Nicolás3 I desde esa fecGa no Ga escrito una letra ni dictado una JalabraC. ,a condesa GiLo lo imJosible Jor reanimarlo3 Jrodigándole toda suerte de cuidadosT Jero Tomás aJenas encontró una leKe meHoría. Pasadas las NaKidades3 se desJidió de su Germana I emJrendió el KiaHe de regreso a NáJoles. #lla quedó desoladísima3 Jresintiendo que era la Nltima KeL que lo Keía. 4a de Kuelta en el conKento de Santo (omingo3 KolKió a insistirle fraI Reginaldo una I otra KeL que Giciese un JequeSo esfuerLo Jara acabar la Suma* Jues le faltaba muI Joco3 I la leKe meHoría que Gabía eQJerimentado le bastaba Jara ello. Pero Tomás le resJondía inKariablementeR BNo JuedoC. B_4 Jor quO no Juede`C3 le reJlicaba aquOl. ;asta que una KeL3 cansado de no obtener resJuesta a esta su rOJlica3 le suJlicó con lágrimas en los oHosR B(ígame3 Jor amor de (ios3 Jor quO no JuedeC. Al Kerse conHurado en nombre de (ios3 le contestóR B(esJuOs de lo que (ios se dignó reKelarme el día de San Nicolás3 me Jarece JaHa todo cuanto Ge escrito en mi Kida3 I Jor eso no Juedo escribir Ia más. Pero3 en :>

el nombre del mismo (ios que Gas inKocado3 te ruego I mando que no digas a nadie mientras Io KiKa lo que acabo de manifestarteC.

18. E &'!"/! !* 3ia@! a* c$"ci*i$ /! L(:". S2 !")!' !/a/ ( /ic6$0a 2!'#! !" !* $"a0#!'i$ /! F$0a"$3a +)i"!0 /! !"!'$17 /! a'=$ /! 1,75Al cabo de tres semanas se Juso en camino Jara el concilio de ,Ión3 acomJaSado de fraI Reginaldo I del donado fraI Santiago de Salerno3 ,leKaba consigo el oJNsculo #ontra errores graecorum* que Gabía comJuesto catorce aSos antes Jor orden de +rbano I-. ,os KiaHes Jor aquellos tiemJos I caminos eran sumamente lentos I Jesados3 aun GaciOndolos cabalgando sobre un mulo3 como en el caso Jresente. Iba3 Jues3 Tomás montado en el suIo cuando3 desJuOs de atraKesar la JequeSa ciudad de Teano3 comenLó a baHar la cuesta Gacia BorgonuoKo. #l camino era estrecGo I Gundido entre ribaLos Joblados de árboles. +no de ellos Gabía caído merced a un JequeSo corrimiento de tierras JroKocado Jor las lluKias recientes3 I Gacía una esJecie de Juente entre ribaLo I ribaLo Jor encima del camino. #l deán de Teano3 uillermo3 I un sobrino suIo llamado Rodifredo3 que quisieron acomJaSarle Gasta BorgonuoKo e iban en Kanguardia3 Jasaron sin dificultad Jor debaHo del árbol. Algunos Jasos detrás les seguía fraI Tomás. Pero Oste3 que3 como de costumbre3 estaba absorto en sus meditaciones3 no se fiHó en el árbol ni3 Jor consiguiente3 se disJuso a eKitarlo inclinando un Joco la cabeLa3 I cGocó Kiolentamente contra Ol. )orrió en seguida fraI Reginaldo3 que iba en retaguardia3 Jreguntándole si se Gabía GecGo mucGo daSo3 a lo que Ol contestó dulce8 menteR B+no Joquito nada másC. #ntonces Reginaldo3 Jara distraerle algNn tanto3 se Juso a Gablar largo I tendido sobre el obHeto de su KiaHe3 sobre la imJortancia del concilio3 sobre las inmensas KentaHas que reJortaría a la Iglesia3 a la Orden I al reino de SiciliaT en fin3 sobre todo lo que Jodía ocurrírsele a un bueno e ingenioso naJolitano. Tomás no decía una Jalabra. Para Gacerle Gablar3 aSadió fraI ReginaldoR B-os I fraI BuenaKentura serOis creados cardenales I GonrarOis grandemente a nuestras órdenes resJectiKasC. BPor lo que a mí toca ]reJlicó fraI Tomás]3 de ninguna maneraC. )ontinuó fraI ReginaldoR BNo lo digo Jor usted Jersonalmente3 sino Jor el bien I la gloria de la OrdenC. BTen Jor cierto ]concluIó Tomás] que Io morirO de simJle fraileC. :/

(e BorgonuoKo se dirigieron Jor !inturno al castillo de !aenLa3 JroJiedad de los condes de )eccano3 en donde fueron recibidos cariSosamente Jor la condesa 5rancisca3 sobrina del santo3 el cual llegó muI cansado. A dieL Uilómetros3 Hunto al río Amaseno3 está la abadía cisterciense de 5osanoKa3 Jatronato de dicGos condes3 a cuIa familia Jertenecía Jrecisamente el entonces abad Teobaldo. 5raI Tomás tenía Jarticular amistad con aquellos monHes3 Jor Gaberlos Kisitado reJetidas Keces a su Jaso Jor !aenLa3 cuando iba o Kenía de Roma a NáJoles con ocasión de los caJítulos JroKinciales. #ran los Jrimeros días de febrero. Al día siguiente de su llegada emJeoró3 I continuó emJeorando los días siguientes3 aunque todaKía se leKantaba I Jodía celebrar la santa misa. ;abía Jerdido comJletamente el aJetito I tuKo3 finalmente3 que guardar cama. 5raI Reginaldo I el mOdico Auan de uido3 Ia que no Jodían Gacerle tomar ningNn alimento3 se ingeniaban Jor sugerirle alguno que le aJeteciese. #ntonces el enfermo diHo que acaso tomaría arenques frescas3 como las Gabía comido en )olonia I en París. No se conocía tal Jesca Jor aquel lugar Pero Ge aquí que llega al castillo un Jescadero de Terracina Kendiendo sardinas. #Qamina Reginaldo su cargamento I encuentra una cestita llena de arenques fresquísimas. #l Jescadero no lo sabía3 Jues no Gabía Kisto nunca arenques3 I aseguraba que no Gabía comJrado más que sardinas. Se las JreJaran fritas I asadas. !as Ol tamJoco las quería Jrobar. -isto lo cual3 la condesa I fraI Reginaldo le diHeron que ellos I los demás Jresentes3 que eran el Jrior de 5osanoKa con Karios monHes3 algunos religiosos franciscanos I otros seSores3 los cuales Gabían ido a Kisitarle3 le acomJaSarían3 I así lograron que las Jrobase. Pasados unos ocGo días3 se agraKó el mal3 I Tomás3 Jresintiendo el fin de su Kida3 Jidió que lo lleKasen al monasterio de 5osanoKa. BPorque ]decía] si el SeSor se digna Kisitarme3 es meHor que me encuentre en casa de religiosos que de seglaresC. ,os monHes le Gabían tambiOn inKitado a su monasterio con Jarticular insistencia. ,a condesa le deHó Jartir con Kerdadera Jena. Sentado sobre un mulo I acomJaSado de sus socios3 del Jrior de 5osanoKa I de algunos monHes3 lo trasladaron con toda Jrecaución al monasterio. Al llegar3 lo Jrimero que GiLo fue Kisitar el Santísimo Sacramento. (e la iglesia salió al claustro I3 aJenas Juso en Ol sus Jies3 aJoIó su mano derecGa sobre la Jrimera columna ]Jues difícilmente Jodía regirse en Jie3 a causa de su gran debilidad]3 mientras decía con KoL clara3 que oIeron todos los JresentesR B#sta será Jara siemJre mi mansiónT aquí GabitarO Jorque la Ge elegidoC3 ,o instalaron en la meHor 17

celda de la GosJedería I le Jrodigaron toda clase de cuidados3 con tanto amor I deferencia3 que el santo se sentía Gumillado. #l mal se iba agraKando de día en día. #l enfermo estaba del todo inaJetente I sentía mucGo frío. ,os monHes se disJutaban Jor lleKarle ellos mismos la leSa del bosque contiguo I encender la cGimenea Jara que se calentase. )omo agradecimiento a estos I otros serKicios3 I a Jetición de Karios monHes que susJiraban Jor oírle3 les eQJuso sucintamente el #antar de los #antares* con aquella limJideL I aquella unción de las que Ol solo tenía el secreto. A Jrimeros de marLo emJeoró notablemente. ;iLo confesión general con su confesor Gabitual3 fraI Reginaldo3 I Jidió que le administrasen el santo Kiático. ,leKóselo el abad del monasterio el lunes día 13 acomJaSado de toda la comunidad3 del obisJo de Terracina con buen nNmero de fran8 ciscanos ]Jues Ol mismo Jertenecía a esta Orden I se llamaba 5rancisco ]3 I de mucGos religiosos dominicos que Gabían Kenido a Kisitar al Jaciente desde los conKentos de Anagni I de aeta. No obstante su eQtrema debilidad3 el enfermo3 Gaciendo un suJremo esfuerLo3 se leKantó de su lecGo I3 Jostrado en tierra3 estuKo largo rato en adoración del Santísimo Sacramento3 mientras recitaba el #on'"teor 1eo. ,uego se Juso de rodillas e GiLo una magnífica I conmoKedora Jrofesión de fe3 sometiendo todo cuanto Gabía enseSado I escrito a la corrección de la santa !adre Iglesia romana. Al día siguiente Jidió la eQtremaunción3 que recibió con máQima deKoción3 resJondiendo a todas I cada una de sus fórmulas I oraciones. #ra el atardecer del martes día =. 4 al amanecer del día 03 miOrcoles3 sin agonía I con Jlena lucideL3 Huntas las manos en actitud orante3 eQGaló el Nltimo susJiro3 entregando dulcemente su alma en manos de su (ios I )reador. Tenía cuarenta I nueKe aSos cumJlidos I acababa de comenLar el quincuagOsimo. Su cadáKer eQGalaba un intenso I agradable Jerfume. Al trasladarlo a la iglesia abacial Jara darle seJultura Hunto al altar maIor3 lo lleKaron Gasta la Juerta del monasterio3 con obHeto de que Judiera Kerlo su sobrina 5rancisca3 que lloraba desconsolada. ,os funerales fueron muI solemnes I concurridos3 Jues3 además de todo el monasterio I del obisJo de Terracina3 asistieron mucGísimos religiosos franciscanos I dominicos de los conKentos circunKecinos I gran mucGedumbre de seglares de toda la )amJania3 en donde el santo tenía mucGos Jarientes I era uniKersalmente conocido I Kenerado. #n meses I aSos sucesiKos %seJtiembre de .20:3 1.

.2>.3 .2>>' Gicieron los monHes Karias traslaciones de su cuerJo Jor temor de que se lo robasen3 I siemJre lo encontraron incorruJto I eQGalando un olor suaKísimo3 a Jesar de Gaberlo tenido enterrado en lugar sumamente GNmedoR Su mano derecGa3 que regalaron aSos desJuOs a su Germana Teodora I Osta deHó luego al conKento de dominicos de Salerno3 se conserKaba incorruJta I desJedía un olor agradabilísimo desJuOs de cuarenta I dos aSos. rande I uniKersal fue el sentimiento Jor su muerte. San Alberto !agno3 que Jor diKina reKelación la conoció en el mismo instante de acaecer3 JrorrumJió en lágrimas I solloLos3 diciendoR B;a muerto mi GiHo fraI Tomás3 flor del mundo I luL de la IglesiaC. #l rector I la 5acultad de Artes de París dirigieron dos meses desJuOs ]el 2 de maIo] una sentidísima carta al caJítulo general de ,Ión3 Jidiendo a los Jadres allí reunidos que les concediesen el sagrado cuerJo de quien fue Gonra de la +niKersidad3 estrella matutina de las inteligencias I sol del mundo. ,os Trenos de Aeremías no les bastan Jara eQJresar su desolación Jor tan inmensa JOrdidaR BJOrdida uniKersal de toda la IglesiaC. 4 una elegía comJuesta Jocos meses desJuOs comienLa con estos KersosR -oQ Bac4elis planctum pangit* tristatur ,cclesia 5lebs 'idelis tota plangit* gemit Bomae curia* )ors crudelis %4omam 'rangit* mundo dat suspirua* 7lit eclesis nimiaG Luminare maius tangit umbrosa molestia* %4omas clare iam non clangit* 5raedicantum gloria. +erusalem deploratur +eremiae carmine* :ostra Sion o''uscatur suo carens lumine* :ostra Bac4el nunc orbatur 'iliali germine* 5ressa mortis turbine. )agnus dolor cumulatur 5raedicantum ordine* 7rater %4omas dum pri!atur clericali lumme. (olor incoercible3 que eQJresa KiKamente esta anotación final de un códice de OQford del siglo @III3 de la Suma %eológicaG Aic moritur %4o0 mas. O mors* /uam sis maledicta. Aquí muere Tomás. aOG muerte3 maldita seasX

12

17. S! .*a"=a /! Sa"#$ T$ 40
Santo Tomás era de alta estatura ]de .3/7 metros]3 recto3 grueso3 de cabeLa Koluminosa I calKa en la región frontal3 bien JroJorcionada3 de color trigueSo3 de Jorte distinguido I de una sensibilidad eQtraordinaria. )ualquier cambio atmosfOrico o de clima le afectaba3 I era sumamente sensible al frío. Su figura Jrócer se destacaba grandemente entre todos los miembros de la comunidad. Su inteligencia era ráJida3 Jrofunda3 equilibradaT Jrodigiosa su memoriaT insaciable su curiosidad3 I su laboriosidad no conocía descanso. )omJrendía con facilidad cuanto leía u oía3 I lo retenía fielmente en su memoria como en el meHor ficGero. Se Jrocuraba todas las noKedades de librería3 sin olKidarse de las meHores ediciones o traduccionesT I con ser tanto lo que leía3 era mucGísimo más lo que Jensaba I meditaba. #Kitaba toda Jalabra I conKersación inNtil. A imitación de su Jadre Santo (omingo3 no Gablaba más que con (ios o de (ios. #n el momento en que la conKersación salía de esos temas3 discreta I amablemente se retiraba. Su Nnico recreo era Jasear solo Jor el claustro o Jor la Guerta del conKento3 derecGo I con la cabeLa leKantada3 eleKados los oHos al cielo en Jrofunda contemJlación. Pero era al mismo tiemJo sumamente afable I cortOs en su tratoT siemJre sonriente I serKicial Jara con todos. #staba adornado de las más eQcelsas Kirtudes. (e una JureLa angelical consigo mismo I con los demás ]/uoad se et /uoad alios]3 era sumamente recatado I recogido. #Kitaba con sumo cuidado el trato I conKersación con muHeres I rarísima KeL se le Keía fuera del conKento. BartolomO de )aJua3 que lo conoció durante largos aSos3 no lo Kio fuera del conKento de NáJoles más que una sola KeL3 a la Gora de KísJeras3 I otra KeL en )aJuaT solamente la caridad o la obediencia le Gacían deHar su amable retiro claustral. Su sobriedad era eQtrema. No comía I bebía más que una sola KeL al día ]a mediodía]3 I siemJre en el refectorio comNn. No se JreocuJaba de lo que le Jonían delante3 I tenían que cuidar de que tomase algo3 Jorque se distraía continuando las altas esJeculaciones de su celda. 5raI Reginaldo de PriKerno3 su Gabitual I fiel comJaSero3 tenía que Gacer con Ol oficio de nodriLa. 5ue muI amante de la JobreLa. )uando escribía la Suma contra Gentiles usaba unos cuadernillos de JaJel mediocre3 aJroKecGándolos 16

Gasta la Nltima línea I el Nltimo ángulo. Se contentaba con el Gábito I el calLado más Jobres. #n su celda no se Gallaba nada suJerfluo ni selecto. Su Gumildad fue Kerdaderamente eQtraordinaria. Aamás Gablaba de sí mismo ni de la nobleLa de su familia. )uando se trató de Gacerlo maestro I Jrofesor de París3 alegó Gumildemente su corta edad I sus Jocas luces3 siendo así que su talento I caJacidad Gabían sobresalido sobre todos los demás durante su cargo de bacGiller bíblico I sentenciario. #n los eHercicios I disJutas escolares3 en que es tan fácil eQcederse3 máQime en aquellos tiemJos I en aquellas circunstancias críticas Jor que atraKesaba la +niKersidad Jarisiense3 Hamás se le escaJó un gesto arrogante ni una Jalabra desJectiKa o molesta Jara nadie3 a Jesar de GabOrsele molestado I atacado duramente en ciertas ocasiones3 como en el altercado de Auan PecUGam3 o cuando los Jartidarios de uillermo de Saint8Amour3 caJita8 neados Jor el bedel de la facultad3 irrumJieron en su clase Kociferando como energNmenos I maltratando a sus estudiantes. ReGusó con energía I tenacidad toda clase de altos Juestos I dignidades eclesiásticas3 contento con ser siemJre un Jobre I Gumilde fraile3 I desJreciando todas las JomJas I Kanidades del mundo. )on ser un nombre tan cOlebre I admirado de mucGos3 Hamás sintió el menor moKimiento de Kanidad ni de soberbia. rande fue tambiOn su Jaciencia en los trabaHos I enfermedades. Nunca se queHaba de nada que le faltase ni de sus dolores. ,os enfermeros estaban maraKillados3 sobre todo en su Nltima3 larga I Jenosa enfermedad. ,eHos de queHarse o molestarles con imJertinencias3 les mostraba Gumildemente su Jrofundo agradecimiento Jor los más JequeSos serKicios que le Gacían. 4 durante las lucGas I reIertas de París3 en que le atacaban a Ol Jor una I otra Jarte como a JrinciJal adKersario3 I a Keces como si fuera un GereHe3 Hamás salió de su boca la menor queHa en JNblico ni en JriKado. #ra la misma calma I JlacideL en medio de la tormenta como lo fue literalmente durante una traKesía Jor el golfo de ,Ión. Pero al mismo tiemJo era intrOJido I enOrgico en defensa de la Kerdad3 dando siemJre la cara con eHemJlar nobleLa. )uando los gerardinos3 Jor un lado3 I los aKerroístas3 Jor otro3 emJlearon Jroce8 dimientos demagógicos3 lleKando la discusión de difíciles I comJleHos Jroblemas teológicos I filosóficos ante el tribunal del Jueblo ignorante o de Jetulantes HoKenLuelos3 Santo Tomás se encara con ellos3 I los emJlaLa a discutir noblemente Jor escrito I ante los sabios3 con armas legítimas I a cara descubierta. 4 ante la insolencia I arrogancia de ciertos teólogos que afirmaban a boca llena I sentenciaban /uasi e; tripode que una creación 1:

ab aeterno era intrínsecamente imJosible3 sin tolerar ni reconocer el menor derecGo a la oJinión contraria3 el santo les adKierte que el talento I la sabi8 duría no Gan comenLado ni terminado con ellos3 sino que tambiOn otros son caJaces de saber lo que traen entre manos. ,a eHecución ráJida3 detallada3 conforme a todas sus cláusulas I encomiendas3 del testamento de su cuSado el conde Roger de Aquila3 son una obra maestra de HusticiaT lo mismo que la resJuesta Jronta I equilibrada a la consulta del general Auan de -ercelli sobre ciento ocGo JroJosiciones denunciadas de Pedro de Tarantasia. Su Jrudencia era JroKerbial. Se le llamaba el Jrudentísimo fraI Tomas3 prudentissimus 'rater %4omas. ,a acreditó Jlenamente en las res8 Juestas que daba a San ,uis de 5rancia I a las Karias consultas que le Gicieron los caJítulos generales I el general Auan de -ercelli. Para con los Jobres I desKalidos tenía entraSas de madre. ,os comJadecía sinceramente I les aIudaba cuanto Jodía con limosnas I conseHos. A Jesar de su continua abstracción I taciturnidad3 era Jrofundamente Gumano Jara con todos3 esJecialmente Jara con sus Germanos I sobrinos3 que tierna I sobrenaturalmente amaba. A su sobrina 5rancisca3 condesa de )eccano3 le consiguió del reI )arlos I de AnHou un salKoconducto Jara que Judiera ir a tomar los baSos a NáJoles. Pero era un cariSo Kiril I sin sensiblerías. )uando ocurrió la muerte de su madre I de sus Germanos3 nadie Jodía notar en su rostro I modo de conducirse la menor mudanLa o conmociónR Nnicamente se limitaba a encomendarlos a (ios en sus oracio8 nes I sacrificios3 inKitando a sus discíJulos I Germanos en religión a que Giciesen otro tanto. Su amistad era fiel3 sincera3 sacrificada3 tierna. (e ella dan testimonio el rector I los Jrofesores de la 5acultad de Artes de París en su cOlebre carta al caJítulo general de ,Ión. 4 la que tuKo con su aIudante I comJaSero fraI Reginaldo es de las más Juras I conmoKedoras que registra la Gistoria. Sin quererlo3 se Kiene a las mientes la que tuKo el diKino !aestro con su discíJulo amado. Pero sobre todo era Gombre de gran oración I contemJlación. ,os testigos del Jroceso de canoniLación reJiten Gasta la saciedad que fue BGombre de gran oraciónC3 Bde gran contemJlación I oraciónC3 Bde gran contemJlaciónC3 Bde contemJlación eHemJlarC3 llamándole BGombre contemJlatiKo I totalmente abstraído de las cosas terrenas Gacia las celestesC3 BcontemJlatiKo de (ios...3 desJrendido de las cosas terrenas I 11

atraído Jor las celestes o diKinas3 con los oHos casi continuamente eleKados al cieloC. #ra el Jrimero en leKantarse Jor la nocGe3 e iba a Jostrarse ante el Santísimo Sacramento. 4 cuando tocaban a maitines3 antes de que formasen fila los religiosos Jara ir a coro3 se KolKía sigilosamente a su celda Jara que nadie lo notase. #l Santísimo Sacramento era su deKoción faKorita. )elebraba todos los días3 a Jrimera Gora de la maSana3 summo diluculo* I luego oía otra misa o dos3 a las que serKía con frecuencia. #l oficio que comJuso Jara la festiKidad del )orJus )Gristi I el sermón que Jredicó ante el consistorio con motiKo de su inauguración son de lo más tierno3 deKoto I Jrofundamente teológico que se conoce en la sagrada liturgiaR /uo de!otius in ,cclesia 1ei non dicitur nec cantatur. #l arte Ga inmortaliLado este asJecto de la Kida de Santo Tomás. #n el !useo del Prado eQiste un cuadro de Rubens en el que se reJresenta una Jrocesión del Santísimo Sacramento. -an delante San regorio PaJa3 San Agustín I San Ambrosio. Siguen detrás San Aerónimo I San BuenaKentura. #n el centro aKanLan Santo Tomás I Santa )lara. #lla Ka a la derecGa I lleKa la custodiaT Ol camina a su iLquierda3 eQJlicando con rostro inflamado el gran misterio. ,leKa un gran libro debaHo de su braLo derecGo I acciona con la mano iLquierda. San regorio3 San Agustín I San Ambrosio detienen su marcGa Jara escucGarleT San Aerónimo3 meditabun8 do3 consulta la Sagrada #scrituraT I San BuenaKentura eleKa3 eQtático3 sus oHos al cielo. Sobre la tumba del santo3 en la iglesia de San Sernin3 de Toulouse3 se leKanta una magnífica estatua suIa. #n la mano derecGa tiene el Santísimo SacramentoT en la iLquierda3 una esJada de fuego. (ebaHo está grabada esta inscriJción. ,; ,!angelii solio #4erubinus 8/uinas -italem ignito protegit ense cibum. Igualmente tenía una deKoción tiernísima a la Santísima -irgen. #n el autógrafo de la Suma contra Gentiles se encuentran las Jalabras 8!e* )ar"a* diseminadas Jor los esJacios marginales3 como otras tantas Haculatorias que brotaban de su coraLón. 4 cuando quería Jrobar la Jluma3 no se le ocurría otra cosa. #stas dos deKociones Jredilectas suIas a AesNs I a !aría Gan sido bellamente eQJresadas Jor AndrOs Orcagna en un Germoso JolíJtico que se conserKa en la iglesia dominicana de Santa !aría NoKella3 de 5lorencia. 1=

,a -irgen Santísima3 con gesto maternal3 Jresenta ante su diKino ;iHo a Santo Tomás3 que3 arrodillado3 recibe del Redentor un libro abierto3 en donde se leeR B#res digno de tomar el libro I abrir sus sellos. Te di un coraLón sabio e inteligenteC. 4 al Jie del cuadro3 en una figura más JequeSa3 se reJresenta al santo arrobado en OQtasis celebrando la santa misa. Se encomendaba tambiOn con frecuencia a los ángeles I a los santos. Todos los días3 Jor muI ocuJado que estuKiese con sus lecciones o sus obras3 leía un caJítulo de las #olaciones* de )asiano3 Jara mantener KiKo en su coraLón3 como Ol decía3 el fuego de la deKoción I amor de (ios. A todo esto se unía el don de lágrimas3 que JoseIó en grado eminente. (urante la misa3 sobre todo al acercarse la comunión3 sus oHos eran dos fuentes de lágrimas. ,o mismo le ocurría cuando contemJlaba la Jasión I muerte de Aesucristo3 que lo Gacía con mucGa frecuencia. 4 al cantar en )omJletas3 durante la )uaresma de .2063 la antífona No nos desec4es en el tiempo de la !eHe6* cuando nos 'alte la 'uer6a no nos abandones* SeIor* llamó la atención de los religiosos el mar de lágrimas en que estaba sumergido. 4 con ser tantas las Kirtudes que adornaban su alma desde su niSeL3 Jues conserKó intacta su inocencia bautismal3 creció siemJre sin interruJción en todas ellas Gasta el fin de su Kida. )omo atestigua el dominico )onrado de Suessa3 que lo conoció durante largos aSos en NáJoles3 Roma I OrKieto3 BJrogresaba siemJre de bien en meHor3 I crecía de Kirtud en KirtudC. ;ermosa I eQactamente dice el cardenal Pedro Roger3 que desJuOs fue JaJa con el nombre de )lemente -IR Bcomo resulta claro a quien contemJla su Kida3 es como si todos sus miembros fuesen eHemJlos de KirtudR se leía su simJlicidad en la KistaT su benignidad en la caraT su Gumildad en el oídoT su sobriedad en el gustoT en la lengua su KerdadT en el olor su suaKidadT en su tacto la integridadT en su andar la graKedadT en su gesto la GonestidadT en su entendimiento la claridadT en su afecto la bondadT en su mente la santidadT en su coraLón la caridadR en Ol la belleLa de su cuerJo fue imagen de su mente I figura de su bondadC. #sJíritu eminentemente contemJlatiKo ]miro modo contemplati!us* segNn frase de Tocco]3 Jara Ol no Gabía dualidad ni oJosición entre la oración I el estudio3 como no la Gabía entre la acción I la contemJlaciónR su estudio era oración3 I su oración era estudio. Por eso estudiaba I oraba siemJre3 salKo un tiemJo breKísimo que sacrifica al sueSo. )omo dice bellamente A. TouronR Boraba como si nada tuKiera que esJerar de su tra8 10

baHo3 I trabaHaba con la misma aJlicación que si la oración no Judiera bastarle Jara llegar a la ciencia más JerfectaC. #n los Nltimos aSos de su Kida sobre todo3 el estudio quedó absorbido Jor la oración3 I Osta Jor su forma más alta I eleKada3 que es la Jura contemJlación. Sabiduría3 caridad3 JaLR Ge aGí las tres notas dominantes I características de la Kida esJiritual de Santo Tomás3 que monseSor rabmann Ga eQJuesto deliciosamente en su 1as Seelenleben des 4i %4omas !on 8/uin. No faltaba más que quitar las amarras del cuerJo mortal Jara que su esJíritu Kolase Gasta la Jresencia inmediata de (ios3 traduciendo la contemJlación en Kisión facial I beatífica. 5ue canoniLado solemnemente en AKiSón Jor Auan @@II el .> de Hulio de .626.

1>

SECCIÓN SEGUNDA OBRAS DE SANTO TOMAS

Al eQJoner su Kida3 Gemos GecGo tambiOn mención de sus obras3 indicando de Jasada3 cuando era Josible3 el lugar I tiemJo en que fueron escritas3 así como los motiKos o circunstancias de su Jublicación. Porque en una Kida tan intensa I uniforme como la de Santo Tomás3 dedicada toda ella al estudio I enseSanLa3 no es Josible seJarar el Gombre del escritor ni la Kida de las obras. No obstante3 Jara comodidad de los lectores que deseen conocer de un golJe de Kista su Jroducción literaria3 aSadiremos aquí una lista comJleta de las Kerdaderamente autOnticas3 reduciOndolas a dos gruJos JrinciJales. Al Jrimero se reducen los comentarios que escribió a otros libros u obras Ia eQistentes3 como son los ,ibros Sagrados I los de otros teólogos I filósofos. Al segundo Jertenecen sus obras JroJias I Jersonales3 Ia sean maIores3 como las Sumas I las #uestiones disputadas. Ia menores3 como sus oJNsculos I sermones. Indicamos entre JarOntesis la fecGa Jrobable o aJroQimada de sus obras3 segNn las inKestigaciones de los meHores críticos realiLadas Gasta aGora. ,os Gemos consultado todos3 quedando Joco más o menos en la misma incertidumbre en que estábamos en ./:0. )ada día surgen nueKas conHeturas3 sin que ninguna logre todaKía imJonerse Jor sus motiKos obHetiKos I Kalederos. Por eso deHamos las cosas3 salKo ligerísimos retoques3 como estaban en la Jrimera edición3 en donde adoJtamos casi siemJre la cronología JroJuesta Jor el P. ZalL3 O. P.3 que3 a su KeL3 se insJiraba en la seSalada Jor !. rabmann. )uando los críticos a quienes no satisfaga esa cronología consigan Gacer Kerdadera luL I ciencia en este asunto3 Garemos con sumo gusto las rectificaciones oJortunas a que GaIa lugar. #ntretanto es lo más Jrudente contentarse con saber ad sobrietatem* sin lanLar afirmaciones demasiado aKenturadas3 so JreteQto de estar b la page de las Nltimas conHeturas.

1/

1. CATALOGO DE SUS OBRAS
COMENTARIOS A OBRAS ABENAS )O!#NTARIOS A ,A SA RA(A #S)RIT+RA A* A"#i92$ T!0#a !"#$ .. In Iob eQJositio %.2=/8.206'3 2. +n +saiam 5rop4etam e;positio %.21=8.21/'. 6. +n +eremiam 5rop4etam e;positio %.212:216'3 :. +n %4renos +eremiae 5rop4etae e;positio %.2128.216'. 1. +n 5salmos 1a!idis lectura VGasta el salmo 1:3 reJortación de fraI Reginaldo de PriKernoW %.2028.206'. =. +n #$ntica #anticorum. VBreKe eQJlicación dada a los monHes de 5osanoKa en febrero de .20:3 que nunca fue escrita ni reJortada.W A* N2!3$ T!0#a !"#$ 0. Glossa continua C#atena Jurea) super /uatuor ,!angelia* distribuida en la forma siguienteR Super )att4aeum %.2=.8.2=:'. Super )arcum %.2=1'3 Super Lucam %.2=='. Super loannem %.2=0'. >. +n ,!angeliunt )att4aei lectura VReJortación de Pedro de Andria I de ,igier de Besan^onW %.21=8.21/'. /. +n ,!angelium +oannisG e;positioG Gasta el caJítulo 1 inclusiKe %.2=08.202'3 lecturaG desde el caJítulo = Gasta el final VReJortación de fraI ReginaldoW. .7. +n ,pistolam 5auli ad Bomanos e;positio %.202.206'. ... +n ,pistolam 5auli 5rimam ad #orint4iosG e;positioG Gasta el caJítulo .7 inclusiKeT sin embargo3 desde el caJítulo 03.: Gasta el caJítulo .7 fue sustituida Jor el =7

comentario de Nicolás de orran3 eQtraído del de Pedro de Tarantasia3 Jor Gaberse eQtraKiado el original del Santo %.2028 .206'. lecturaG desde el caJítulo .. Gasta el final VReJortación de fraI ReginaldoW %.21/8.2=1'. (e .21/8.2=1R .2. +n Secundam ,pistolam 5auli ad #orint4ios lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. 1K. +n ,pistolam 5auli ad Galatas lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. .:. +n ,pistolam 5auli ad ,p4esios lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. .1. +n ,pistolam 5auli ad 54ilippenses lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. .=. +n ,pistolam 5auli ad #olossenses lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. .0. +n 5rimam ,pistolam 5auli ad %4essalomcenses lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. .>. +n Secundan ,pistolam 5auli ad %4essalontcenses lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. ./. +n 5rimam ,pistolam 5auli ad %imot4eum lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. 27. +n Secundan ,pistolam 5auli ad %imot4eum lectura VReJortación de fraI Reginaldol. 2.. +n ,pistolam 5auli ad %itum lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. 22. +n ,pistolam 5auli ad 54ilemonem lectura %ReJortación de fraI ReginaldoW. 26. +n ,pistolam 5auli ad Aebraeos lectura VReJortación de fraI ReginaldoW. )O!#NTARIOS A ,OS (#)R#TOS (O !9TI)OS (# ,A I ,#SIA 4 A
,OS T#*,O OS

2:. Scriptum super /uatuor libris Sententiarum )agistri 5etri Lombardi %.21:8.21='. =.

21. ,;positio 5rimas 1eeretalis 2=. ,;positio Secundae 1ecretalis 20. ,;positio super librum ,oet4ii E1e %rinitate? %.2108.21>'. 2>. ,;positio in 1ionysium E1e di!inis nominibus? %.2=.'. )O!#NTARIOS A ,OS 5I,*SO5OS A A'i0#:#!*!0 2/. +n libros 5eri4ermeneias e;positioG Gasta el libro II lección 23 inclusiKeT lo restante es del cardenal )aIetano %.2=/8.202'. 67. +n libros 5osteriorum 8nalyticorum e;posi"io %.2=/8.202' 6.. +n octo libros 5bysicorum e;positio %.2=>'. 62. +n libros de #aelo et )undo e;positioG Gasta el libro III lección >3 inclusiKeT lo restante es de Pedro de AuKergne %.202'. 66. +n /uatour libros )etereologicorum e;positioR Gasta el libro II3 lección .7 inclusiKeT lo restante de los libros II I III es de Pedro de AuKergne3 I lo del libro I- es Jrobablemente de Auan <uidort %.2=/8.202'. 6:. +n libros de Generatione et corruptione e;positioG Gasta el libro I lección .03 inclusiKeT lo restante es de Tomás de Sutton %.2028 .206'. 61. +n tres libros de 8nima %.2==8.202'R lecturaG sobre el libro I VReJortación de fraI ReginaldoW. e;positioG sobre los libros II I III. 6=. +n libros de Sensu et Sensato e;positio %.2==8.202'. 60. +n libros de )emoria et Beminiscentia e;positio %.2==8.202'. 6>. +n duodecim libros )etap4ysicorum e;positio %.2=>8.202'. 6/. +n decem libros ,t4icorum ad :icomac4um e;positio %.2=/'. :7. +n libros 5oliticorum e;positioG Gasta el libro III lección =3 inclusiKeT lo restante es de Pedro de AuKergne %.202'. A P'$c*$ :.. +n librum de #ausis e;positio %.2=/:206'. A B$!ci$ :2. +n librum 9oet4ii de Aebdomadibus e;positio %.2108.21>'. =2

OBRAS PROPIAS C PERSONALES OBRAS !A4OR#S S2 a0 :6. Summa contra GentilesG ,ibro I %.21/'. ,ibro II8I- %.2=.8.2=:'. ::. Summa %beologiaeG Primera Jarte %.2==8.2=>'. Segunda JarteR Prima Secundae %.2=>8.207'. Secunda Secundae %.20.8.202'3 Tercera JarteR Gasta la cuestión /7 inclusiKe %.2028.206'T lo restante VSuJlementoW está tomado de su comentario al libro Ide las Sentencias I arreglado Jrobablemente Jor fraI Reginaldo. C2!0#i$"!0 /i0&2#a/a0 :1. 1e -eritate %.21=8.21/'. :=. 1e 5otentia %.2=18.2=0'. :0. 1e spirittialibus creaturis %.2==8.2=>'. :>. 1e 8nima %.2==8.2=0'3 :/. 1e Lnione -erbi +ncarnati %.2==8.2=/'. 17. 1e -irtutibus in communi %.2==8.2=/'. 1.. 1e #aritate %.2==8.2=/'. 12. 1e )alo %.2=/8.20.'. 16. 1e -irtutibus cardinalibus %.2=/8.202'. 1:. 1e Spe %.2=/8.202'. 11. 1e correctione 'raterna %.2=/8.202'. 1=. 1e sensibus Sacrae ScripturaeG incorJorada a @uodlib. -++* aa. .:.= %.2=='. M(. 1e opere manuali religiosorumG incorJorada a @uodlib. -il* aa. .08.> %.2118.21='. 1>. 1e pueris in Beligiones admittendisG incorJorada a @uodlib. I-3 aa. 2682: %.20.'. =6

C2!0#i$"!0 D/! E2$**.!#F 1/. @uodlibetum + %marLo de .2=/' =7. @uodlibetum ++ %diciembre de .2=/' =.. @uodlibetum +++ %abril de .207'. =2. @uodlibetum +- %marLo de .20.'. =6. @uodlibetum - %diciembre de .20.'. =:. @uodlibetum -+ %abril de .202'. =1. @uodlibetum -++ %diciembre de .21='. ==. @uodlibetum -+++ %.2=18.2=0' =0. @uodlibetum +D %.2=18.2=0' =>. @uodlibetum D %.2=18.2=0' =/. @uodlibetum D+ %.2=18.2=0' 07. @uodlibetum D++ %diciembre de .207'. OBRAS !#!OR#S + OPcS)+,OS Di0c2'0$0 de a&!'#2'a 0.. 1e commendatione et partitione Sacrae ScripturaeG PrinciJium o discurso inaugural como bacGiller bíblico %.: seJtiembre8/ octubre de .212'. 02. 1e commendatione Sacrae ScripturaeG PrinciJium o discurso inaugural como maestro in Sacra 5agina %abril de .21='. O&G0c2*$0 /! /$9 a 06. 1e articulis 'idei et ,cclesiae sacramentis %.2=.8.2=>'. 0:. #ompendium %4eologiae %.2=.8.2=/' 01. 1e Substantis separatis seu de 8ngelorum natura %.2=.8.2=/'. 0=. 1e aeternitate mundi contra murmurantes %.207'. 00. Besponsio ad 'ratrem +oannem -ercellensem* Generalem )agistrum Ordinis 5raedicatorum* de articulis centum et octo sumptis e; opere 5etri de %arantasia %.2=18.2=='. 0>. Besponsio ad 'ratrem +oannem -ercellensem* Generales )agistrum Ordims 5raedicatorum* de articulis /uadraginta duobus %.20.'. =:

0/. Besponsio ad Lectorem -enetum VBasiano da ,odiW de articules triginta se; %.2=/:20.'. >7. Besponsio ad Lectorem 9issuntinum V erardo de Besan^onW de articulis se; %.20.'. >.. Besponsio ad 9ernardum 8iglerio 8bbatem #assinensem %fines de enero de .20:'. O&G0c2*$0 /! $'a* >2. 1e sortibus %.2=/8.202'. >6. 1e indiciis astrorum %.2=/8.202'. >:. 1e empitone et !enditione %.2=2'. >1. 1e 'orma absolutionis %.2=/8.202'. >=. 1e secreto %.2 de maIo de .2=/'. >0. 1e regimine 5ricipumG Gasta el libro II caJítulo :3 inclusiKeT lo restante es de Tolomeo dei 5iadoni o de ,uca %.2=18.2=='. >>. 1e regimine +udaeorum %.2=18.202'. O&G0c2*$0 /! a&$*$9H#ica >/. 1e rationibus 'idei contra saracenos* graecos et armenos %.2=.8 .2=:'. /7. #ontra errores graecorum %.2=.8.2=:'. /.. #ontra impugnantes 1ei cultum et religionemR contra uillermo de Saint8Amour %.21='. /2. 1e per'ectione !itae spiritualisG contra erardo de AbbeKille %.2=/'. /6. #ontra pesti'eram doctrinam retra4entium 4omines a religionis ingressu %.207'. O&G0c2*$0 /! *i#2'9ia /:. O''icium Smi. #orporis #4risti %.2=:' /1. 5iae precesG 5ro peccatorum remissione. 5ro obtinendis !irtutibus 5ro gratiarum actione. 5ro contemplati!is. =1

8nte imaginem #4risti. 8nte communionem. 5ost communionem. 5ost #orporis et Sanguini ele!ationem. 8d 9eatissimam -irginem )ariam. 8nte studium et praedicationem. C$")!'!"cia0 ( 0!' $"!0 )uaresma de .206R /=. #ollationes de duobus praeceptis caritatis et decem Legis praeceptis VReJortación de Pedro de AndriaW. /0. #ollationes de #redo in 1eum VReJortación de Pedro de AndriaW. />. #olationes de 5ater noster VReJortación de Pedro de AndriaW. //. #ollatones de 8!e )ar"a VReJortación de Pedro de AndriaW. .77. #ollationes dominicales %.21:8.2=:'. .7.. Sermo de -enerabilis Sacramento 8ltaris %.2=:'. .72. Sermo in 1ominica + 8d!entus %diciembre de .2=>'3 .76. Sermo in 1ominica ++ 8d!entus %diciembre de .2=>'. .7:. Sermo in 1ominica + 8d!entus %diciembre de .2=/'. .71. Sermo in 1ominica +++ post 'estum Sanctorum 5etri et 5auli %27 de Hulio de .207'. .7=. Sermo in :ati!itate 9eatae )ariae -irginis %> de seJtiembre de .207'3 .70. Sermo in 'esto Omnium Sanctorum %. de noKiembre de .207'. .7>. Sermo in 1ominica + 8d!entus %67 de noKiembre de .207'. .7/. Sermo in 1ominica + post ,pip4anium %.. de enero de .20.'. ..7. Sermo in 1ominica D+D post 5entecostem %Jrobablemente el : de octubre de .20.'. .... Sermo in 1ominica - post 5asc4a %2/ de maIo de .20.'. O&G0c2*$0 )i*$0:)ic$0 ..2. 1e ente et essentia %.2178.21='. ..6. 1e principiis naturae %.211'. ..:. 1e natura materiae et dimensionibus interminatis %.2128.21=' ==

..1. 1e occultis operationibus naturae %.2=/8.202' ..=. 1e mi;tionc elementorum %.206'. ..0. 1e motu cordis %.206'. ..>. 1e unitate intellectus contra a!erroistas %.207' ../. (e 'allaciis* ad /uosdam artistas %.2::8.2:1 segNn unos3 .2028 .206 segNn otros'. (e fecGa indeterminadaR .27. 1e natura generis. .2.. 1e /uatuor oppositis. .22. 1e propositionibus modalibus .26. 1e demonstratione. .2:. 1e principio indi!iduationis. .21. 1e instantibus. .2=. 1e natura !erbi intellectus. .20. 1e di''erentia !erbi di!ini et 4umani. .2>. 1e natura accidentis. .2/. 1e modo studendi. .67. 1e immortalitae animae %editada Jor KeL Jrimera Jor el P. #. ómeL3 O. P. V-alencia ./61W I dudosa3 como los anteriores oJNsculos de fecGa indeterminada3 a los que se Jueden agregar el 1e 'allaciis I el 1e natura materiae). R!&$'#aci$"!0 Además3 se conserKan las lecciones de San Alberto !agno sobre la ,tica de Aristóteles I sobre el libro 1e di!inis nominibus del seudo (ionisio3 recogidas I redactadas Jor Santo Tomás cuando era su alumno en )olonia. #l manuscrito3 conserKado en la Biblioteca Nacional de NáJoles3 que contiene las lecciones sobre el 1e di!inis nominibus* es Jro8 bablemente autógrafo de Santo Tomás. .6.. @uaestiones 'ratris 8lberti super librum ,t4icorum /uas collegit 'rater %4omas de 8/uino %.2:>8.212'.

=0

.62. +n librum de 1i!inis nominibus 1ionysii 8reopagitae /uaestiones 'ratris 8lberti* /uas collegit 'rater %4omas de 8/uino %.2:>8.212'.

=>

, CARÁCTER C CONDICIÓN DE LAS MISMAS
)omo se ecGa de Ker Jor la lista que Jrecede3 es nuestro santo uno de los autores más fecundos en nNmero I Kariedad de obras3 siendo maraKilloso que las escribiese en tan breKe tiemJo. #n Joco más de Keinte aSos ]fines de .212 a JrinciJios de .20:] escribió >/. lecciones sobre los libros de Aristóteles3 >76 lecciones sobre la Sagrada #scritura3 >17 caJítulos sobre los #Kangelios en la #atena Jurea* :=6 caJítulos en la Summa contra Gentiles* 2.//. artículos sobre el !aestro de las Sentencias3 unos ..277 caJítulos en multitud de oJNsculos de diKersa índole3 1.7 artículos en las )uestiones disJutadas3 2=7 artículos en las )uestiones de @uodlibet I 2.=12 artículos en la Suma %eológica* con la solución de más de .7.777 argumentos. #n la edición de Parma ocuJan 21 KolNmenes en folio3 I en la Jarisiense de 5rettO 6: KolNmenes en cuarto maIor a dos columnas. +na Kerdadera encicloJedia. Todo se encuentra en sus obrasR desde la gramática Gasta la metafísicaT desde la GomilOtica Gasta la eQOgesisT desde la liturgia Gasta la místicaT desde la casuística Gasta la dog8 mática más encumbrada. Santo Tomás lleKaba de frente todas las ciencias conocidas de su tiemJo3 simultaneando el estudio I escribiendo sobre todas ellas3 4 la admiración sube de Junto al Jensar que no las escribía de imJroKiso I currenti calamo* sino desJuOs de Jrolongados estudios I Jrofundas meditaciones3 I con una redacción muI cuidada I laboriosa. Sus autógrafos sobre Isaías3 sobre el libro 1e %rinitate de Boecio3 sobre el tercer libro de las Sentencias de Pedro ,ombardo3 de la Summa contra Gentiles y del oJNsculo 1e rationibus 'idei contra saracenos* graecos et armenos* están llenos de enmiendas3 de tacGaduras3 de suJresiones I adi8 ciones3 Gabiendo troLos que Gan Jasado Gasta Jor tres I cuatro redacciones sucesiKas. TrabaHo enorme3 lleKado a cabo con Jluma ágil I nerKiosa3 como lo demuestra su letra corrida I casi taquígrafa. Solamente en los Nltimos aSos de su Kida se Jermitió dictar a tres o cuatro amanuenses a la KeL sobre materias distintas Ia JreJaradas Jor Ol de antemano en croquis o notas amJlias. 5ecundidad I raJideL sólo comJrensibles dadas su enorme caJacidad de trabaHo I su laboriosidad incansable3 unidas a una inteligencia Jrócer I a una memoria Jrodigiosa. No es eQagerado decir que el santo sacaba diecisOis Goras diarias de trabaHo3 Jues fuera del escaso tiemJo de reJoso =/

que daba a su cuerJo ]dormía muI Joco]3 todo lo demás lo dedicaba a la oración I lección esJiritual I al estudio3 sin Jerder nunca un solo minuto. ,a misma comida I el recreo eran Jara Ol tiemJo de Kerdadero estudioT Jues en el refectorio estaba siemJre absorto en Jrofundas meditacionesT mientras Jaseaba solo Jor el claustro o Jor la Guerta3 iba fer8 mentando sus ideas I Jlaneando sus escritos. #n su memoria Jortentosa quedaba estereotiJado cuanto leía. Poseía de memoria toda la Biblia I las Sentencias de Pedro ,ombardo3 que Gabía aJrendido durante su arresto en el castillo de Rocaseca3 I cuentan sus biógrafos que arcGiKaba en ella cuanto leía en su Jaso Jor Karios conKentos I bibliotecas3 gracias a lo cual Judo lleKar a feliL tOrmino su #atena 8urea. ,as obras de Aristóteles debía de Joseerlas casi igual3 a HuLgar Jor el modo de citarlo. ,o mismo ocurre con las obras del Seudo8(ionisio I de San Agustín. ;aI troLos en sus escritos3 Jarticularmente en la Suma %eológica* que reJroducen literalmente Karios JasaHes de aquOllos3 sin citarlos eQJresamente. )itas imJlícitas transmitidas Jor su memoria Jrodigiosa3 acaso sin darse cuenta de semeHante deJendencia. 4 a ella se debe3 indudablemente3 que la erudición de Santo Tomás3 con ser tan rica I Kariada3 no sea emJalagosa ni Jesada3 sino esJontánea3 oJortuna3 selecta I Jerfectamente encuadrada en su JroJio discurso3 formando con Ol un todo orgánico I KiKiente. Poseía el Aquinatense un intelecto Joderoso3 serKido Jor una asombrosa memoriaR Osta no aJlastaba ni sofocaba a su entendimiento con el Jeso de sus riqueLas I tesoros3 sino que era dominada I dirigida Jor Ol I Juesta siemJre a su serKicio.

#sta obserKación nos lleKa como Jor la mano a subraIar otra de las características más releKantes de su obra científica. !e refiero a su grande originalidad3 Jerfectamente Germanada con el maIor resJeto a la tradición. Nadie más áKido de lectura e información que Ol. Antes de resolKer una cuestión3 Jrocura enterarse de todo cuanto se Gabía escrito sobre ella Jor los demás3 cualesquiera que fuesen. No tenía aceJtación de Jersonas ni JreHuicios de ninguna clase3 sino una grande amJlitud de criterio I un afán incansable de buscar la Kerdad total o fragmentaria en dondequiera que se ofreciese. #s JroJio del Gombre Jroceder gradualmente en la conquista de la Kerdad3 como se Ke Jor la Gistoria de las ciencias I de las artes. Todos colaboran a su maneraR unos acertando3 I otros dando ocasión con sus 07

tanteos I Gasta con sus equiKocaciones a que sus sucesores sean más cautos I eQaminen el asunto con más atención. Por eso3 quien sinceramente busca la Kerdad no debe enoHarse con ellos3 sino tratarlos con resJeto I quedarles agradecido Jor lo que Gan contribuido3 directa o indi8 rectamente3 al GallaLgo o al esclarecimiento de la Kerdad3 Nnica I suJrema asJiración del sabio. Nadie Jor muI comJetente que sea3 se basta a sí mismo. Necesita de la colaboración de los demás3 I siemJre Juede I debe aJrender de ellos. ,a Jrudencia en los estudios3 lo mismo que en las acciones3 eQige que el Kerdadero sabio consulte la eQJeriencia de los demás que se encontraron ante los mismos o Jarecidos Jroblemas3 I que los oiga con atención I resJeto. ,a Husticia tambiOn Jide que se oiga a las dos Jartes3 con sus raLones o motiKos3 antes de fallar en Jro de una I en contra de otra. ,a conquista de la Kerdad no es obra de un Gombre solo ni de una sola OJoca3 sino de toda la Gumanidad Jensante a traKOs de los siglos. )ada sabio o cada OJoca contribuIe con su grano de arena3 I todos Huntos constituIen el acerKo de la ciencia I de la cultura de la Gumanidad. #s Jedante3 es inHusto3 es necio Gacer tabla rasa de todo el Jasado. ,a eQJeriencia enseSa que la inmensa maIoría de los Gombres3 aun de los que se dedican a la ciencia I a la inKestigación3 siguen el camino traLado o seSalado Jor otros3 Jor más Jrotestas que Gagan de originalidad e indeJendencia. 4 los mismos Kerdaderamente originales lo son en mínima Jarte si se comJara con lo que deben a los demás. Información uniKersal resJecto de todo3 suma corrección en el tratoR Ge aGí una de las características de Santo Tomás como Gombre de ciencia. )ree en la buena fe de los que Kan en Jos de la sabiduría I los trata con la máQima consideración3 sabedor de lo noble de la emJresa I de lo difícil de coronarla. No es Jendenciero ni cicatero3 sino Husto I bondadosoR le basta Ker en ellos un atisbo de Kerdad Jara quedarles agradecido3 I Gasta Jara atribuirles generosamente el GallaLgo GecGo Jor OlT I si se Gan equiKocado3 no se ensaSa con ellos3 sino que Jrocura disculJarlos o interJretarlo en la forma menos desfaKorable. Solamente cuando la mala fe es JalJable3 I la insolencia manifiesta3 I los Jrocedimientos demagógicos3 como en las lucGas de los gerardinos contra los mendicantes I de los aKerroístas latinos contra la sana filosofía I teología3 es cuando emJlea un estilo más fuerte3 en nombre de la Kerdad ultraHada3 Jara desengaSo de incautos3 Jero sin trasJasar los límites de la corrección.

0.

)ualidad enKidiable3 que le atraHo3 Jor un lado3 el resJeto I Gasta la admiración de sus mismos adKersarios3 como el de Siger de Brabant I el de toda la 5acultad de Artes de París3 logrando con ella atraerlos a la Kerdad3 I Jor otro3 le Jrocuró Gacerse dueSo de todo lo bueno I Kerdadero en ellos eQistente3 sin meLcla de error ni de incertidumbre3 Jarticularmente en materias teológicas.

Pero ese grande resJeto a la tradición no eQcluIe en Ol la crítica3 la selección3 la originalidadT antes bien las estimula I es un acicate Jara lan8 Larse audaLmente a nueKas conquistas. Aunque resJetemos a todos3 decía3 debemos3 sin embargo3 decidirnos Jor los más seguros I meHor informados. Fl se decidió Jor Aristóteles en filosofía I Jor San Agustín en teología3 Jero sin eQclusiKismos de ningNn gOnero. 4 resJecto de estos mismos emJleó con acierto su crítica literaria I doctrinal. No aceJtaba sin eQamen la atribución de todas las obras que circulaban con sus nombres. #l libro 1e ecclesiasticis dogmatibus* que corría a nombre de San Agustín3 lo atribuIó con raLón a enadioT tamJoco admite como suIo el 1e spiritu et anima* sino que lo adHudica al cisterciense Alger de )lairKauQ. ,a diKersidad de estilo le Gace Jensar que el oJNsculo 1e imitate et uno no es de Boecio3 I la crítica moderna le Ga dado la raLón. Fl fue3 asimismo3 quien Jrimero descubrió que el famoso Liber de causis no era de Aristóteles3 sino una comJilación eQtractada de la ,lementatio t4eologica* de Proclo. Se Jrocuró nueKas I más fieles traducciones de Aristóteles I de los Padres griegos3 gracias a su amigo I Germano en religión uillermo de !oerbeUe3 Jenitenciario del JaJa I doctísimo Gelenista. Sus escruJulosas traducciones están GecGas sobre magníficos originales griegos3 como GoI reconocen los críticos. 4 cuando GaI diKersidad de lectura en distintos códices3 el fino instinto crítico de nuestro santo le Gace sacar buen Jartido de ella3 quiLá con la colaboración del mismo traductor3 Jues Ol no Joseía el griego a fondo. Sabe tambiOn librarse de un eQcesiKo literalismo en las traducciones. )ada lengua tiene su genio I sus idiotismos3 Judiendo ocurrir que lo que suena bien en una sea malsonante en otra. Por eso3 no es siemJre Jrudente entre los latinos Gablar como los griegos. 02

,a cronología de las distintas obras de un mismo autor era otra de las cosas que tenía muI en cuenta3 en la medida en que ello era Josible Jor aquellas calendas. ,a aJlicó a San Agustín3 gracias a los datos Jor Ol consignados en sus Betractaciones* sacando buen Jartido en las cuestiones de la gracia. Pero de una manera Jarticular emJleó la crítica doctrinal con relación a las fuentes de que deJenden. ReJetidas Keces3 cuando se trata de San Agustín3 adKierte que Gabla more platonicorum* en cuIas doctrinas estaba imbuido3 I a las que adGería cuanto lo Jermitía la fe3 Jero sin comJrometerlaT no siendo Husto en tales casos dar a sus Jalabras más Kalor que el de sus fuentes. 4 tratándose de Aristóteles3 adKierte con frecuencia que no deben tomarse siemJre sus frases I sus eHemJlos como suenan3 esJecialmente en sus obras lógicas3 Jor cuanto en ellas acostumbra emJlear eHemJlos I modismos de los sofistas. Sometía3 Jues3 sus lecturas a una seKera crítica3 no teniendo otra meta que la KerdadR Bamante Nnicamente de la KerdadCT Jorque la Kerdad es algo diKino ]Bla Kerdad es algo diKinoC]T I conocer a (ios es el Nnico fin de toda nuestra KidaT BJues3 Jara usar Jalabras de ;ilario C1e %rinitate I 60'3 soI consciente de que la JrinciJal obligación de mi Kida es deberme a (ios3 de modo que todas mis Jalabras I sentidos Gablen de #l. Saber lo que Jiensan los demás no es un fin en sí sino un medio Jara meHor conseguir la Josesión de la Kerdad. ,a Gistoria Jor la Gistoria no le interesa. (e Ol es esta frase3 que Kale un mundoR ,l estudio de la 'iloso'"a no es para saber /ue 4ayan pensado los 4ombres* sino para !er cu$l es la !erdad de las cosas. (e la que es digno colofón esta otraT pues no pertenece a la per'ección de mi entendimiento saber /ué es lo /ue /uieres o entiendes t>* sino sólo cu$l es la !erdad de la cosa.

Nada más leHos de Ol que el eclecticismo o que el mero JaJel de comJilador. (omina sus fuentes de información3 las organiLa3 las comJleta I las Jerfecciona con su JroJio trabaHo Jersonal. )on ser tan resJetuoso Jara con los demás I tan tradicional3 Santo Tomás aJareció ante sus contemJoráneos como un noKador I casi como un reKolucionario. ReKolucionario en filosofía I en teología3 siendo creador de una nueKa corriente doctrinal conocida con el nombre de tomismo. !onseSor !artín rabmann Ga GecGo Husticia a esta cualidad de Santo Tomás cuando escribeR B#n el modo I manera con que el 06

Aquinatense aJrecia I utiliLa en detalle a Aristóteles I a sus comentaristas griegos3 a la filosofía arábigo8Hudaica3 a las fuentes neoJlatónicas3 a San Agustín I a los Padres de la Iglesia3 a las obras de los antiguos escolásticos I de sus inmediatos Jredecesores I contemJoráneos suIos3 se manifiesta una gran dosis de obHetiKidad I de circunsJección científica sumamente equilibrada3 una unión serena de resJeto I de critica inteligente3 obHetiKa I no Jocas Keces Gistórica. )uanto más se inKestiga I se Jenetra en cada una de las cuestiones3 como3 Jor eHemJlo3 en la teoría del conocimiento I en la Jsicología3 en la metafísica I teodicea3 en la moral I en la mística I en la teología sacramentaría3 a base de un análisis esmerado de las fuentes Jublicadas e inOditas3 tanto más se aJrecia I reconoce el fino I delicado modo con que el santo Ga sabido reunir en un Germoso teHido las Kariadas I disJersas Gebras de elementos intelectuales anteriores3 admirando la enorme fuerLa intelectual que Ga sido Jreciso desarrollar Jara dominar I armoniLar todos esos materiales. #l emJleo de las fuentes Jor Santo Tomás no es mera enumeración ni IuQtaJosición de las sentencias o Jareceres de los otros de un modo ru8 tinario I material3 ni es tamJoco un eclecticismo enfermiLo3 sino una Jenetración Jersonal3 elaboración I Jerfeccionamiento de los resultados obtenidos Jor anteriores indagaciones. Tomás transforma I Kalora ese enorme material de la tradición científica al serKicio de la Kerdad certeramente aKistada. ,a entelequia3 la forma que da GecGura3 que ordena todos esos elementos eQtraSos3 que lo asimila I KiKifica3 es el genio esJeculatiKo de Santo Tomás3 indeJendiente3 creador de una síntesis su8 Jerior en donde se coordinan I unifican todos los conocimientos KerdaderosC. 4 del cOlebre Jrofesor Jrotestante R. Seeberg son estas JalabrasR BSanto Tomás fue el gran adalid del Jrogreso entre los teólogos del siglo @III3 el que sometió más que ningNn otro la tradición a seKera crítica3 transformándola. Pero en Ol fue tan KiKo el amor de la ciencia como la deKoción I adGesión a la doctrina de la Iglesia. Por eso creó un sistema en el cual se dan la mano de una manera Kerdaderamente admirable el más fuerte aJego a la tradición conserKadora de la Iglesia con las asJiraciones más audaces de nueKas conquistas científicas. #ste gran teólogo iba3 en realidad3 al frente del Jrogreso filosófico3 siendo al mismo tiemJo el más recio defensor de la tradición de la IglesiaC.

0:

,a teología tradicional3 Geredada del siglo @II I codificada en las Sentencias de Pedro ,ombardo3 era Gostil al uso de la raLón en la eQJlicación de los dogmas3 contentándose con reunir I ordenar los testimonios de los Padres3 Jarticularmente del maIor de todos ellos3 San Agustín. ,os eQcesos de Roscelín3 de ilberto de la PorrOe I de Abelardo les Gabían JreKenido contra el uso de la dialOctica3 que ellos consideraban como una esJecie de racionalismo3 sustituIendo en su lugar un cierto misticismo Jiadoso I contemJlatiKo deriKado de San Bernardo I cultiKado con brillanteL Jor Ricardo I Jor ;ugo de San -íctor. Por otro lado3 la inKasión de la 7"sica* de la )eta'"sica I de la ,tica de Aristóteles3 enKueltas en comentarios I eQJosiciones de árabes I Hudíos3 les GiLo todaKía más cautos en los Jrimeros decenios del siglo @III. RecuOrdense las JroGibiciones de .2.7 ]concilio de Sens] I las del legado Jontificio Roberto de )our^on %.2.1'3 eQceJción GecGa de la Lógica I de la ,tica. regorio I@ renueKa en .26. las anteriores JroGibiciones3 Jero con una atenuación imJortante3 mientras se corriHan* I encarga dicGa corrección a una comisión de teólogos formada Jor uillermo de AuQerre3 Simón de AutGies I #steban de ProKins. !as la muerte Jrematura del Jrimero deHó sin efecto tan sabia JroKisión. #ntretanto3 la Jenetración de Aristóteles en la +niKersidad de París seguía su curso. ,a nación inglesa imJuso en la 5acultad de Artes la ense8 SanLa no sólo de la Lógica* sino tambiOn de los libros 1e anima %.212'3 I tres aSos más tarde %.211' aneQionó a su Jrograma todas las obras conocidas del filósofo griego3 incluIendo la 7"sica I la )eta'"sica. 4 ciertos brotes de aKerroísmo induHeron a +rbano I- en .2=6 a reJetir la JroGibición de regorio I@. A Jesar de ello3 todos estudiaban I citaban a Aristóteles I a sus comentaristas árabes. ,os teólogos3 como AleHandro de ;ales I San BuenaKentura3 los aducen con frecuencia3 aunque más bien a título de ornamento literario que a título de Kerdadero instrumento incorJorado a la obra teológica doctrinal. #l doctor Nnico en Teología I en 5ilosofía es San Agustín3 o lo que ellos creían tal3 Jues admitían como autOnticas Karias obras aJócrifas3 como el libro 1e spiritu et anima. Todo el Gumano saber quedaba incorJorado a la teología I absorbido Jor ella3 a Jesar de ciertas Jrotestas de distinción. ,a teología misma no era una ciencia JroJiamente dicGa3 sino una ciencia seg>n la piedad* afectiKa3 contemJlatiKa3 mística. ,os filósofos3 abusando de la autoridad de Aristóteles3 a quien no sabían distinguir de las adGe8 rencias contraídas Jor el contacto con sus comen taristas I eQJositores

árabes I Hudíos3 se creían en Josesión de la Nnica I Kerdadera ciencia3
01

sin JreocuJarse de sus reJercusiones en el dogma I la moral cristianos3 JroJugnando no sólo la distinción entre filosofía I teología3 sino admitiendo tambiOn su seJaración I su oJosición. +na misma cosa Juede ser Kerdadera en filosofía I falsa en teología3 I el filósofo como tal no debe tener en cuenta Jara nada las enseSanLas de la fe. ,a autonomía I autosuficiencia de la filosofía eran absolutas.

San Alberto !agno fue quien Jrimero se dio cuenta de la necesidad de reKisar a fondo las Josiciones de los unos I de los otros. ,a filosofía debía cultiKarse sobre bases más amJlias3 no con8 tentándose con Aristóteles sólo ni con solo Platón3 sino Jrocurando armoniLar entre sí lo Kerdadero de ambos en una síntesis nueKa I suJeriorR BseJas que no se Jerfecciona el Gombre si no es en la ciencia de las dos filosofías3 la de Aristóteles I la PlatónC ,a iluminación de lo alto debía conHugarse con la eQJerimentación de lo baHo I sensible3 mediante la teoría de la abstracción. )on ella quedaba ecGado el Juente de unión entre San Agustín3 reJresentante del Jlatonismo3 I Aristóteles. ,as adGerencias árabes I Hudías del nueKo Aristóteles Jodían aceJtarse en la medida en que cabía reducirlas al Jlatonismo agustiniano I al emJirismo aristotOlico3 resJetando siemJre I ante todo los dogmas de la fe.
,a teología3 asimismo3 debía tambiOn amJliar bases3 sirKiOndose de la filosofía3 Ia deJurada I meHor cultiKada3 además del argumento tradicio8 nal de autoridad. Sin deHar de ser una ciencia seg>n la piedad I más afectiKa que esJeculatiKa3 debía reKestirse de la tOcnica que le ofrecía una filosofía meHor elaborada I más adaJtable a su serKicio. ReKestida de esa coraLa I equiJada con sus armas3 que ella debe utiliLar en serKicio de la Kerdad reKelada3 la teología se conKierte en armadura de los 'uertes no como simJle ornato de ostentación sino con la eficacia de un fuerte armado. (e esta suerte3 sin quedar absorbida la filosofía Jor la teología ni tamJoco enfrentada con ella3 quedaba abierto el camJo a su mutua armo8 nía I colaboración3 con beneficio Jara ambas I Jara toda la Gumana cultura. Ideal genial que el santo obisJo de Ratisbona lleKó adelante con laboriosidad incansable I defendió con tesón teutónico contra toda clase de adKersarios de dentro I de fuera de su Orden. #l teólogo Juede I debe usar 0=

de la filosofía como auQiliar suIo3 no como JrinciJal I dominanteR B,as otras %ciencias filosóficas' le sirKen en cuanto que ella %la teología' usa de ellas en JroKecGo suIoC. Por tanto3 BJueden ser utiliLadas secundariamente3 I son muI Ntiles...3 aunque algunos3 Jor ignorancia3 Jretenden imJugnar de todos modos el uso de la filosofía3 máQime entre los Jredicadores3 donde nadie les resiste3 blasfemando3 como brutos animales3 de las cosas que ignoranC. Pero3 Gombre demás erudición que originalidad I de más curiosidad que Jenetración3 no logró dominar Jlena8 mente todos los Kastísimos materiales que Gabía acumuladoT falto de crítica I de Kerdadera síntesis3 no consiguió eKitar un cierto eclecticismo que traduce3 sin Jretenderlo ni quererlo3 un esJíritu de comJilador. Su Jlena realiLación estaba reserKada a su discíJulo Jredilecto3 Santo Tomás. Ante los oHos de la misma Santa Sede3 I estimulado I aJrobado Jor ella3 emJrendió el santo una reKisión comJleta del #orpus aristotelicum. #n lugar de trabaHar sobre el Aristóteles transmitido en infieles traducciones I glosado Jor los árabes I Hudíos3 como GiLo su maestro3 Jrocuró aislarlo de todas sus adGerencias I Jurificarlo de toda sus incorrecciones3 gracias a una traducción directa I fiel de su amigo uillermo de !oerbeUe3 GecGa sobre los meHores manuscritos griegos. 4 sobre tal base emJrendió un comentario literal de sus obras JrinciJales3 Kerdadero modelo en su gOnero Jor su sagacidad I eQactitud3 que le mereció el título de ,;positor Jor eQcelencia I aNn GoI JroKoca la admiración de los críticos3 como Brentani3 ;ertling3 Rolfes3 )olle3 no omitiendo corregirlo I rectificarlo cuando se seJara del dogma cristiano o cuando le Jarecía que se Gabía equiKocado. Admite el santo la doctrina aristotOlica del origen de nuestro conocimiento3 de los uniKersales3 de la teoría de la ciencia3 del acto I de la Jotencia3 del alma como forma substancial del cuerJo3 de la analogía del ser. Pero la eleKa I comJleta con elementos JroKenientes de los neoJlatónicos I de los árabes a traKOs de San Agustín3 del Seudo8(ionisio3 de Proclo3 de Boecio I de AKicena3 no sin Gaberlos Jasado antes Jor el tamiL de su JroJio Jensamiento. ,a doctrina de la JarticiJación3 la de la creación3 la del Acto Puro3 la de la comJosición de esencia I eQistencia3 I de esencia3 Jotencias I oJeraciones en todo ser creado3 son otros tantos comJlementos de la filosofía de Aristóteles I Jerfectamente ensamblados en ella3 con Jleno dominio de los materiales aHustados.

00

+n estudio Jrofundo I detenido de las obras de Aristóteles I de San Agustín le descubrió3 detrás de la letra3 el Kerdadero esJíritu de ambos3 que no era antitOtico ni antagonista3 sino Jerfectamente armoniLable en el fondo3 como todos los fragmentos de Kerdad. Se aJoderó3 Jues3 de Ol3 I3 eleKándolo al cubo con el emJuHe de su JroJio genio3 logró reunir en una síntesis JroJia I Jersonal3 Jero muI suJerior3 cuanto de bueno I sano Gabían dicGo aquOllos3 Joniendo como base la eQJeriencia I la tOcnica aristotOlicas3 I como remate3 las geniales intuiciones agustinianas3 enriquecidas con aJortaciones Jersonales de los más subidos quilates. Síntesis grandiosa que GiLo sufrir Gondas transformaciones a los elementos ensamblados con no Jocas ni leKes rectificaciones3 Jero que resJondía a las eQigencias de una Kerdadera filosofía Jerenne3 a que asJiraron siemJre Aristóteles I San Agustín. #n este sentido Jrofundo I Kerdadero fue Santo Tomás más aristotOlico I más agustiniano que los aristotOlicos I agustinianos de todos los tiemJos3 I el más grande discíJulo I continuador de ambos que Gan conocido los siglos. )omo dice Germosamente el cardenal ,aurenti3 BAgustín3 que conoció I admiró los libros lógicos de Aristóteles3 no Jarece que conociese los libros físicos I metafísicos. (e Gaberlos conocido3 es seguro que los Gubiera iluminado con su Jensamiento3 I quiLá se Gubiera anticiJado en ocGo siglos la síntesis que delineó la inteligencia soberana de Santo TomásC. Pero el GecGo es que nuestro santo la realiLó insuJerablemente. !onseSor rabmann Ga escrito con raLónR B,a obra de siglos3 más Jerenne que el bronce3 que JroduHo el Aquinate es la síntesis entre Agustín I AristótelesC. 5ilosofía autónoma3 Jerfectamente distinta de la teología3 Jero en Jleno acuerdo con el dogmaR una 'iloso'"a cristiana en el pleno sentido de la palabra* sin deHar de ser 'iloso'"a en el pleno sentido de la palabra* segNn frase laJidaría de #steban ilson. ,os dos Jrimeros libros de la Summa contra Gentiles I las )uestiones disJutadas 1e -eritate* 1e 5otencia* 1e 8nima y 1e spiritualibus #reaturis son su más acabada eQJresión I la realiLación más Jerfecta del ideal de una Kerdadera I autOntica filosofíaT Jorque Bla filosofía de Santo Tomás es el Junto culminante de una lenta I laboriosa ascensión del Jensamiento GumanoC y Bla síntesis filosófica más Jerfecta que Ga creado el Gumano ingenioC3 Bla síntesis de una filosofía JerenneC. ,a teología debía aJroKecGarse de un instrumento tan Ntil Jara la meHor defensa y eQJlicación de los dogmas. (irigida I eleKada Jor la fe3 que busca una cierta Jenetración de su obHeto3 le serKirá de medio Jara 0>

conseguirla. racias a este uso de la filosofía3 la teología se constituIe en Kerdadera I autOntica ciencia3 sin menoscabo de su afectiKidad I de su eleKación. ,a maIor inteligencia de los misterios3 que Jrocura la teología3 no será Juramente mística I subHetiKa3 sino tambiOn científica I obHetiKa. Pero no debe limitarse al uso de la gramática I de la dialOctica3 como era corriente en las escuelas antes de Santo Tomás3 sino que debe utiliLar todas las ciencias sin temor alguno3 sobre todo la Jsicología3 la Otica I la metafísicaR B,a teología3 en cuanto que es la JrinciJal de todas las ciencias3 contiene en sí algo de todas ellasC. Teniendo en cuenta3 sin embargo3 que Bcuando la sagrada doctrina utiliLa argumentos filosóficos en JroKecGo JroJio3 no los aceJta Jor la autoridad de los que los Jrofieren3 sino Jor la raLón de lo que se diceR de aGí que aceJte lo que está bien dicGo I recGace lo demásC. (e esta suerte3 la teología resulta más comJleHa I difícil3 Jero tambiOn mucGo más rica I fecunda. Basta comJarar los comentarios de Santo Tomás a las Sentencias de Pedro ,ombardo con otras obras similares de sus Jredecesores I contemJoráneos Jara darse cuenta de la distancia que los seJara. )on Santo Tomás comienLa de Keras una nueKa OJoca de la filosofía I de la teologíaT el cambio sufrido Jor ellas fue3 en realidad3 Jrofundo I gigantesco. ,a colaboración de la fe I de la raLón en la obra mancomunada de la ciencia teo lógica quedaba asegurada Jara

siemJre3 Jor estar fundada sobre bases inconmoKibles. 4 todo ello reKestido de una forma literaria concisa I transJarente3 sencilla I elegante3 serena I Kigorosa3 I eQJuesto con un orden tan acabado que Jarece obra de una inteligencia sobreGumana. Sucede con frecuencia que las inteligencias suJeriores I geniales no son caJaces de adaJtarse a las mediocres o inferiores. Santo Tomás tiene el don de saberse adaJtar a todas. ,o mismo escribe oJNsculos o comJendios Jara los estudiantes que disJutas o disertaciones Jara los maestros. PreocuJado Nnicamente de la Kerdad3 emJlea las oraciones enunciatiKas I Jrescinde de las metáforas I de todo lenguaHe figurado3 que es más JroJio de la retórica que de la cienciaR BeQJresar algo en metáforas Jertenece a los Joetas...T sin embargo3 no basta eQJresar algo así Jara conocer la naturaleLa de la cosa3 Jorque Osta no se manifiesta en la semeHanLa de la metáforaC. )onforme a lo cual diHo bellamente San Alberto !agnoR Blos Joetas no son filósofos más que
0/

en JarteC. Su lenguaHe es el modelo más acabado que se conoce de estilo didácticoR
,stilo bre!e* palabra elegante* Huicio claro* 'irme* ele!ado. )on raLón se le Ga comJarado a un mar inmenso I tranquilo adonde afluIen las aguas de todos los continentes. (eHa irse al fondo todas las imJureLas arrastradas3 I en sus aguas sosegadas se transJarenta como en un esJeHo terso el aLul de los ciclos I el concierto de sus astros.

>7

3. LA ISUMA TEOLÓGICAJ DE SANTO TOMAS
a- O'i9!" /! *a DS2 aF

5risaba Santo Tomás con los cuarenta aSos cuando fue destinado a Roma3 al conKento de Santa Sabina3 con el encargo de organiLar3 en calidad de regente I Jrofesor3 una )asa de #studios %.2=1'. Se Gallaba en la Jlenitud de sus fuerLas físicas e intelectuales. Poseía una larga eQJeriencia de Jrofesorado en la +niKersidad de París I en la curia Jontificia de Anagni I de OrKieto. (ominaba Jerfectamente las ciencias filosóficas I teológicas. ;abía Jublicado3 además de numerosos oJNsculos filosóficos3 como 1e ente et essentia %magna carta de la filosofía tomista'3 1e principiis naturae* 1e proposittonibus modalibus* 1e natura materiae et dimensionibus interminatis I su eQJosición al oJNsculo 1e 4ebdomadibus* de Boecio3 una cantidad enorme de obras teológicas. Baste recordar sus comentarios sobre Isaías3 sobre San !ateo3 sobre las Sentencias* de Pedro ,ombardo3 sobre el oJNsculo 1e %rinitate* de Boecio3 sobre el 1e di!inis nominibus* de (ionisio3 sobre las 1ecretales* gran Jarte de su #atena 8urea sobre los eKangelios3 su magna Suma contra Gentiles* las cuestiones disJutadas 1e -eritate I 1e 5otentia* algunas cuestiones 1e )alo I un tercio de sus cuodlibetos3 amOn de sus oJNsculos #ontra errores graecorum* 1e rationibus 'idei contra saracenos* graecos et armenos y #ontra impugnantes 1ei cultum et religionem. Instalado en su nueKo cargo3 se entregó de lleno a su cometido. (ominaba en las escuelas teológicas la obra clásica de Pedro ,ombardo3 @uatuor libri Sententiarum* Jublicada un siglo antes. No satisfacía Jlenamente a Santo Tomás ni Jor su arquitectura científica3 ni Jor su elaboración teológica de la autoridad I de la raLón ]aNn no
bien deJuradas I ensambladas]3 ni Jor su ortodoQia I seguridad doctrinal en no Jocos Juntos de imJortancia caJital. TamJoco le llenaba el comentario que Gabía escrito Ol mismo dieL aSos antes3 cuando la enseSaba en la +niKersidad de París %.21:8.21='. #mJrende3 Jues3 un segundo comentario sobre nueKas bases3 I Jublica el Jrimer libro %.2=18.2=='. !as >.

Jronto se da cuenta de que su nueKo escrito no se Juede ensamblar en la obra de ,ombardoR es una construcción de otro estilo I de otras JroJorciones. InutiliLa seguidamente la obra comenLada I manda recoger los eHemJlares eQistentes3 Jrobablemente muI contados todaKía ]Jues sólo sabemos que Gabía uno en el conKento de ,ucca3 en donde lo Kio su discíJulo Tolomeo dei 5iadoni3 a quien debemos esta noticia]3 I se decide3 en consecuencia3 a Jublicar una obra original de nueKa Jlanta I de maIores dimensionesR es la Summa %4eologiae* que inmortaliLará su nombre I será el código fundamental de la teología católica. .- L29a' ( #i! &$ /! 02 c$ &$0ici:" TrabaHa en ella durante ocGo aSos3 sin Joderla terminar. ,a Jrimera Jarte fue escrita ráJidamente en Santa Sabina I en el conKento de Santa !aría de las racias3 de -iterbo %.2==8.2=0'3 adonde fue llamado a enseSar en la curia Jontificia de )lemente I-. Probablemente integró en ella todo lo bueno I nueKo que Gabía escrito Joco antes en su segundo comentario al Jrimer libro de las Sentencias de ,ombardo. #n -iterbo mismo debió de comenLar la 5rima secundae3 que Ia tenía muI aKanLada3 a lo que Jarece3 antes de su segundo traslado a la +niKersidad de París %.2=>8.2=/'. #n la ciudad del Sena comJuso la Secunda secundae %.2078 .20.'. -uelto a Italia3 organiLa en NáJoles un #studio eneral de Teología I enseSa en su +niKersidad a ruegos de )arlos I de AnHou3 que Gabía trabaHado Jor lleKarlo a su corte. Allí escribe la tercera Jarte3 Gasta la cuestión /7 %seJtiembre de .20. a = de diciembre de .206'. Poco le falta Jara concluir su grande obra. ,e faltan3 emJero3 las fuerLas físicas3 que no logran reanimar los cuidados solícitos de sus Germanos de religión3 de sus Jarientes I de sus amigos. Por otra Jarte3 (ios le Ga reKelado el JróQimo fin de su Kida terrestre3 I le Ga comunicado tales anticiJos de Kida eterna que Ia no tiene interOs en darle cima3 a Jesar de los ruegos I las instancias de su íntimo amigo I Germano fraI Reginaldo de PriKerno Jara que la termine. E:on possum* no Juedo ]le resJonde]T desJuOs de lo que (ios me Ga GecGo entreKer de sus misterios de Kida eterna3 todo cuanto Ge escrito me Jarece JaHa3 I más Kale JreJararse a recoger la gran cosecGa de grano de la Kida que (ios me tiene reserKadaC. )onKocado al segundo concilio de ,Ión Jor regorio @3 emJrende su KiaHe %enero de .20:'3 que de GecGo será un KiaHe a la eternidad3 >2

entregando dulcemente su alma a (ios el día 0 de marLo de .20: en el monasterio de 5ossa NuoKa3 a la edad de cuarenta I nueKe aSos cumJlidos. !ás tarde3 el mismo fraI Reginaldo a lo que Jarece3 que le sucede en su cátedra naJolitana3 comJletará la obra con los materiales que el mismo Santo Tomás Gabía deHado escritos en sus comentarios al cuarto libro de las Sentencias* I que constituIen el llamado Suplemento a la tercera Jarte. Realmente es una lástima que el JroJio Santo Tomás no GaIa terminado su obra cumbre. ;ubiOrala concluido en cuatro o cinco aSos3 dadas su eQtraordinaria facilidad I raJideL en el trabaHo3 a no Gallarse imJedido Jor sus frecuentes traslados3 tan largos I Jenosos en aquellos tiemJos3 I3 sobre todo3 Jor la enorme cantidad de lecciones3 disJutas3 sermones3 consultas I escritos de todas clases. Todos acudían a Ol3 desde los reIes Gasta los caba8 lleros más desconocidos3 I desde el maestro general de su Orden Gasta el más oscuro de los lectores I estudiantes3 sin deHarle un Junto de reJoso. #ra en mucGos casos abusar de su Jrecioso tiemJo I de su bondad sin límites. )ausa grima3 Jor eHemJlo3 Ker las treinta cuestiones3 anodinas en su maIor Jarte I sin relación alguna con la teología mucGas de ellas3 que le enKió un lector de -enecia3 con la Jretensión de que le resJondiese dentro de cuatro días I con el agraKante de no motiKar sus Jreguntas3 cosa que facilitaría mucGo la resJuesta. ,o mismo ocurre con las seis cuestiones que le JroJuso fraI erardo3 lector de Besan^on3 de las cuales cinco son sencillamente Jueriles. SemeHantes imJertinencias causaban a Santo Tomás Kerdadera molestia. #l3 tan imJersonal I tan reacio a Gablar de sí mismo3 no Juede Jor menos de recordar a sus imJortunos Jreguntones que estaba sumamente ocuJado en otras cuestiones de maIor entidadR Baunque estaba muI ocuJado en otras cosasCT Baunque estaba ocuJado en mucGas cosasC. Otros Gabía que Jedían una resJuesta casi telegráfica a ciertas cuestiones que debían ser tratadas con mucGa maIor calma3 como el arLobisJo de Palermo ,eonardo dei )onti3 que le Jidió un resumen sencillísimo sobre los artículos de la fe I los sacramentos de la Iglesia. Santo Tomás JreJaraba a conciencia sus lecciones ]Bcierto que me fue difícil contestar... Jor las ocuJaciones que me imJone mi oficio de JrofesorC3 dice a la duquesa de Brabante3 que le consultó sobre el modo de tratar a los Hudíos] I sus sermonesR eHemJlo3 sus colaciones sobre el )redo3 sobre el Padrenuestro3 sobre el AKemaría I sobre el (ecálogo. Por otro lado3 causa Kerdadero asombro Kerle lleKar de frente3 al mismo tiemJo que la Suma* multitud de obras de gran enKergaduraR >6

comentarios sobre Aob3 sobre el Salterio3 sobre el eKangelio de San Auan3 sobre las eJístolas de San PabloT comentarios sobre los 7"sicos de Aristóteles3 sobre sus libros 1e 8nima* 1e Sensu et sensato I 1e )emoria et Beminiscentia* 1e #aelo et )undo* 1e Generatione et #orruptione I 1e )eteoris* sobre su Lógica I su )eta'"sica* sobre su ,tica I su 5ol"tica3 amOn de sus comentarios sobre el libro 1e #ausis* de Proclo3 I de sus oJNsculos de controKersia3 como 1e per'ectione !itae spiritualis* #ontra doctrinan retra4entium a Beligione* 1e 'orma absoltitionis* 1e aeternitate mundi contra murmurantes* 1e unitate intellectus contra a!erroistas. 4 Jor aSadidura3 sus cuestiones disJutadas 1e 8nima* 1e spiritualibus creaturis* 1e unione -erbi incarnati* 1e !irtutibus in communi* 1e caritate* 1e correctione 'raterna* 1e Spe I la maIor Jarte 1e )alo* seis de sus quodlibetos I sus oJNsculos 1e regimine principum* 1e substantiis separatis y #ompendium %4eologiae. ActiKidad científica Kerdaderamente febril I sorJrendente3 que un crítico moderno Ga calculado en dos mil Jáginas en cuarto a dos columnas Jor aSo. (ecididamente3 a no Gaberse ocuJado más que de la comJosición de la Suma* la Gubiera terminado airosamente en cuatro aSos o Joco más. c- GH"!'$ *i#!'a'i$ /! *a DS2 aF #sta clase de obras era muI corriente en el siglo @III3 que Juede llamarse el siglo de las Sumas* como el @II lo fue de las Sentencias. Sabido es que en la #dad !edia llamaban Sentencias a las colecciones de las autoridades de los Padres3 más o menos ricas I ordenadas3 que serKían de base JrinciJalmente a los eQJositores o glosadores de la #scritura. ,lamábanse tambiOn 7lores* 1e'lorationes* ,;cerpta* #atenae. #ra una Gerencia de la OJoca misma de los Padres3 tanto en Oriente como en Occidente. Baste recordar la Pdefgh ij kllmƩnop entre los griegosT I Sententiarum e; operibus S. 8ugustini delibatarum liber* de San PrósJero de AquitaniaT Libri tres Sententiarum* de San Isidoro3 I Sententiarum libri /uin/ue de TaHón de $aragoLa3 entre los latinos. San Isidoro eQJresó bellamente el carácter de estas obras en los siguientes tOrminosR BResumiendo las sentencias de los antiguos eclesiásticos3 como flores de diKersos Jrados3 las Gemos seleccionado3 restringiOndolas breKemente a Jocas3 I aSadiendo otras o cambiando algunas JarcialmenteT I las ofrecemos no sólo a los estudiosos3 sino >:

tambiOn a los lectores cansados3 que aborrecen los discursos demasiado largosC. #n los siglos @I I @II fue aumentándose el caJital de autoridades en el mismo Jlan isidoriano3 como Juede Kerse Jor lo que dice !eningoto al frente de sus 7lores* que escribió entre ..2: I ..:.R BPara seleccionar o unificar3 de entre las diKersas normas I doctrinas de los Padres3 aquellas 'lores que solemos denominar JroJiamente sentencias?. Pero como esas autoridades no siemJre eran concordes ]recuOrdese el Sic et :on de Abelardo]3 se imJonía una comJaración3 clasificación I eQJlicación de las mismas3 Jara armoniLarlas entre sí I con el dogma católico. (e aGí nació la cuestión % q /uaestio)* que Jronto se transformó en disputatio. I la solución Jersonal de la cuestión I de la disJuta o discusión Kino a llamarse sentencia. Por otra Jarte3 la sentencia era la eQJlicación Jrofunda I raLonada del teQto bíblico I el tOrmino final de la lectura %Nlectio)* que contenía tres etaJasR littera* o eQJlicación Juramente gramatical de las JalabrasT sensus* o sentido obKio e inmediato de la letraT I sententia* o sentido Jrofundo de la doctrina ocultada I contenida baHo la letra. Sentencia* Jor consiguiente3 era la eQJlicación o eQJosición Jrofunda I acabada del sagrado teQto. )on ello3 la Jalabra sentencia Kino a significar no Ia el bloque de las autoridades de los Padres3 sino las soluciones I eQJlicaciones doctrinales raLonadas de los maestrosT I la colección ordenada de las mismas en un cuerJo de doctrina tomó el nombre de Sentencias. #Kolución lenta I Jenosa3 no eQenta3 a Keces3 de errores e intemJerancias ]recuOrdense3 entre otros3 ilberto de la PorrOe I Abelardo]3 en la que tuKiera gran Jarte la crítica de las autoridades Jatrísticas %no todas las autoridades eran del mismo Kalor'3 la gramática %diKersos sentidos de una misma autoridad' I JrinciJalmente la dialOctica3 sobre todo la %ópica* de Aristóteles3 que Jrestó el instrumento raLonador Jara Jlantear debidamente la cuestión I la disJuta I llegar a su debida solución. #n lo cual los maestros del siglo @II3 desJuOs de mil tanteos3 Jero en sentido más amJlio3 lograron emJalmar con los Padres del Oriente I Oc8 cidente3 que Gabían suscitado I Kentilado no Jocas cuestiones relatiKas a la #scritura I a la fe católica sirKiOndose de la gramática I de la dialOctica. )Olebres son3 entre otras colecciones de cuestiones I resJuestas3 la de #usebio de )esárea3 rstu mϖl svwxxsfypl zwu fvϭspl3 insJirada en el mO 8 todo aristotOlico de los {tgϐfhowmwT I las de San Agustín3 @uaestionum >1

in Aeptateuc4um libri septem* (e octo /uaestionibus e; -eten %estamento* 1e di!ersis /uaestionibus octoginta tribus liber unus* 1e di!ersis /uaestionibus ad Simplicianum libri duo* 1e octo 1ulcidii /uaestionibus liber unus* @uaestionum e!angeliorum libri duo* ,;positio /uarumdam propositionum e; epistola ad Bomanos. Nadie influIó tanto en la teología occidental como San Agustín3 el más grande de todos los Padres de la Iglesia. ,a maIor Jarte de las flores recogidas en los florilegios sentenciarios Jrocedían del camJo fOrtil I abundoso del glorioso GiHo de TagasteT las concordancias I soluciones magistrales se insJiraban JrinciJalmente en sus doctrinasT I Gasta el título de @uaestiones de di!ina pagina deJendía de las @uaestiones agustinianas. ,a enorme cantidad de Sentencias de la escuela de Anselmo de ,aónT las Sentencias de Roberto de !elNn3 lo mismo que sus @uaestiones de di!ina pagina I sus @uaestiones de epistolis 5auli. las @uaestiones et 1isputationes de Simón de TournaiT las @uaestiones de Odón de OurscamJT la %4eologia de Abelardo I demás escritos de su escuela3 como las Sentencias 5arisienses y 7lorianenses* +sagoge in %4eologiam. las Sentencias de Rolando Bandinelli I el ,pitome %4eologiae o Sententiae 8baelardi del maestro ;ermano3 a Jesar de su esJíritu algNn tanto indeJendienteT las @uaestiones et 1ecisiones in ,pistolas 5auli I 1e Sacramentis c4ristianae 'idei de ;ugo de San -íctor3 de carácter más equilibrado I conserKadorT la famosa Summa Sententiarum. los cOlebres @uaO tuor libri Sententiarum de Pedro ,ombardo I tantas otras obras de estilo Jarecido3 son fruto del trabaHo de comJilación I refleQión teológica del siglo @II3 baHo la insJiración de San Agustín I el emJleo de la dialOctica. #n realidad3 dicGas sentencias o cuestiones eran consideradas Jor sus autores como Sumas* comJendios o eJítomes de toda la doctrina reKelada. -Oase lo que dice Abelardo en el Jrólogo de su +ntroductio ad %4eologiamG B;emos escrito una cierta Suma de la doctrina sagrada3 a modo de introducción a la diKina #scrituraC. 4 más claramente ;ugo de San -íctor en la Jrefación a su 1e Sacramentis Vq!IsteriisW c4ristianae 'ideiG B)ondensO todas las series en Osta a modo de breKe Suma?. Por eso emJeLaron a llamarse Sumas* a imitación de otras obras similares de Gistoria3 de derecGo I de Jredicación3 como la Summa de omnimoda 4istoria* de ;onorio de AutNn3 que Hustifica dicGo título diciendoR B;ice este comJendio de toda la #scritura..3T I Jor eso me Jareció bien llamarla Suma de todo* Juesto que en ella Jarece que se recoge sumariamente la >=

serie de toda la #scrituraCT la Summa de arte praedicatoria* de Alano de ,illeT la Summa 8bel* de Pedro )antorT las Sumas 1ecretorum* de PaucaJálea3 de Rufino3 de Rolando Bandinelli3 de Omnebene3 de Auan de 5aenLa3 de #steban de Tournai3 de ;uguccio de 5errara I de tantos otros decretistas. #l mismo ;onorio de AutNn Gabía Juesto a su ,lucidarium este subtítulo significatiKoR B(ialogus de Summa totius %beologiae?. #l eHemJlo no Jodía ser más elocuente3 I se comJrende sin dificultad el título de Summa Sententiarum I la boga que comenLó a tomar el gOnero literario de Sumas entre los teólogos de fines del siglo @II. (esde entonces I durante todo el siglo @III3 las Sumas de todas clases3 esJecialmente de teología3 son legión. RecuOrdese las Sumas de 5aenitentia iniungenda* de O''iciis* super 5salterium* contra Aaereticos y %4eologiae* de PreJositinoT las Sumas de %4eologia* de Pedro de )aJua3 de Roberto de )our^on3 de #steban de ,agton3 de uillermo de AuQerre3 de Rolando de )remona3 de 5eliJe el )anciller3 de AleHandro de ;ales I de San Alberto !agno3 a quien se debe tambiOn una Summa de #reaturis. las Sumas 1e -irtutibus et -itiis* de uillermo POrault I de Auan de la RocGelle3 que escribió tambiOn una Summa de 8nima. la Summa contra #at4aros et Paldenses* de !oneta de )remona3 I la Summa de #at4aris et Leonistis* de Reinerio SacconiT la Summa de 5aeniten"ia* de San Raimundo de PeSafort3 I tantas otras. ,os mismos árabes3 que tanto influHo tuKieron en los filósofos I teólogos del siglo @III3 Gabían escrito obras similares3 esJecialmente AKicena3 que emJlea la Jalabra Qullun* equiKalente a Suma. I AKerroes3 a quien se debe gran cantidad de comJendios ]eJítomes o comJendios de lógica I de metafísica]3 como gOnero literario distinto de sus grandes I JequeSos comentarios sobre AristótelesT Jor no citar ,l gran #ompendio de Lógica* de Alfarabi3 de quien deJende el comJendio de AbentomlNs de Alcira3 ni el +ctisad de 8lga6el* que es un Kerdadero comJendio de teología. #Kidentemente3 Santo Tomás3 al escribir la Suma de %eolog"a* siguió la costumbre de su tiemJo. _<uO entendían Jor Summa %beologiae los teó8 logos de los siglos @II I @III` Lna e;plicación bre!e* completa y ordenada de todas y cada una de las partes de la doctrina católica. Roberto de !elNn lo eQJresa claramente cuando diceR BPues _quO es la Suma2 No es más que la comprensión bre!e de cada una de las cosas. Por tanto3 donde se deHa cada una de las cosas sin eQJlicar3 allí en modo alguno se enseSa la suma de todas ellas3 Jues ignorando cada una de ellas es imJosible saber su suma* Ia que la suma es la colección compendiosa de los singularesG no >0

enseSa la suma quien descuida las Jartes3 ni llega a la suma de doctrina quien descuida el conocimiento de las JartesC. 4 más concretamente3 una glosa sobre las Sentencias de Pedro ,ombardo3 atribuida a su discíJulo Pedro de PoitiersR B,a suma de la diKina Jágina consiste en las cosas /ue se 4an de creer y 4acer* en la aserción de la 'e y con'ormación de las costumbres?. A lo que Gace eco Auan de la RocGeleR BJuesto que la Suma de la disciJlina teológica se di!ide en dos JartesR 'e y costumbres?. #s la misma idea que indica Santo Tomás en el Jrólogo de la SummaG E,;poner bre!e y claramente* segNn lo Jermita la materia3 las cosas /ue pertenecen a la sagrada doctrina % q religión cristiana'3 I que aJunta tambiOn en el Jroemio a sus oJNsculos 1e ariticulis 'idei et ,clesiae Sacramentis I #ompendium %4eologiae. /- S2 3!'/a/!'$ #<#2*$ No sabemos si el mismo Santo Tomás le Juso alguno3 Jues de esta obra no se conserKa ningNn autógrafo suIo3 siquiera fragmentario3 como se conserKan fragmentos de su comentario a las Sentencias de ,ombardo3 al libro de Isaías3 al oJNsculo 1e %rinitate* de Boecio3 I de la Summa contra Gentiles. 5uerLa es recurrir a las coJias más antiguas deriKadas del original. AGora bien3 los manuscritos más antiguos I autoriLados del siglo @III le dan el título de Summa %4eologiae o Summa de %4eologia* y rara KeL el de Summa super totam %4eologiam. Igualmente3 sus Jrimeros biógrafos I bibliógrafos la llaman simJlemente Summa* o bien Summa %4eologiae* Summa totius %4eologiae I Summa in %4eologia. #n realidad3 dicGos títulos son comunes a las otras Sumas de su tiemJo3 como la Summa %4eologiae o de %4eologia* de PreJositino3 de #steban de ,angton3 de uillermo de AuQerre3 de AleHandro de ;ales I de San Alberto !agno. Tomando3 Jues en conHunto todos estos testimonios de la tradición manuscrita I de sus biógrafos JrimitiKos3 Juede asegurarse que su Kerdadero I genuino título es el de Summa %4eologiae o de %4eologia* esJecialmente el de Summa %4eologiae3 que traduHo muI bien en Jerfecto castellano un autor del siglo @I- Jor Suma de %eolog"a. (esGecGo3 así lo conserKaron las ediciones incunables3 la de nuestro comJatriota Antonio )oronel %París .1.='3 la Jiana %Roma .107'3 I lo adoJta tambiOn la edición crítica leonina %Roma .>>>8./7='. Por el con8 trario3 el título de Summa %4eologica con que suele llamarse en los Nltimos >>

siglos I es corriente GoI día3 es3 a lo que Jarece3 de OJoca Josterior3 I rara KeL se encuentra en los manuscritos medieKales de esta obra I de otras similares. !- Ca'4c#!' &'$&i$ /! *a DS2 aF /! Sa"#$ T$ 40 Pero la Suma del (octor AngOlico no es una de tantas3 Jese a su título I a su gOnero literario3 comNn a mucGas otras3 sino que Josee cualidades tan releKantes I definidas3 que Gacen de ella una obra Nnica en la Gistoria de la teología. #l mismo Santo Tomás3 no obstante su eQtremada modestia3 tenía Jlena conciencia de la Jrofunda innoKación que realiLaba ]KOase el Jrólogo de la Suma]3 I sus cronistas I biógrafos se comJlacen en subraIarla. E,l )aestro %omas3 dice la I- continuación de la #4ronica minor auctore )inorita ,rp4ordiensi* 4i6o también la incomparable Suma de %eolog"a?. #sta grande originalidad aJarece3 desde luego3 en el Jlan general de la obra3 tan grandioso como sencillo. Teología es la ciencia de (ios segNn (ios mismo se nos Ga reKelado en la Sagrada #scritura I en la doctrina de la Iglesia3 intOrJrete infalible de la diKina reKelación. AGora bien3 (ios nos Ga reKelado los misterios más recónditos de su diKinidad I los efectos de naturaleLa I gracia que Ga obrado Jor nosotros Jara atraernos a sí mismo3 Bien SuJremo beatificanteT esJecialmente la grande obra de la encarnación I de la redención3 es decir3 el misterio de )risto3 que3 en cuanto Gombre3 es el camino real I Nnico Jara llegar a (ios3 segNn la Jalabra del SalKadorR 4o soI el camino3 I nadie KuelKe ni llega sino Jor mí. Por consiguiente3 toda la teología se reduce a tres JartesR Jrimera3 a la consideración de (ios en sí mismo I como Jrimer JrinciJio de todas las cosasR segunda3 a la consideración de (ios como Nltimo fin de las mismas3 esJecialmente como fin beatificante de las criaturas dotadas de inteligenciaT tercera3 a la consideración de Aesucristo como Nnico I Kerdadero camino Jara conseguir la Josesión del mismo (ios glorificador I beatificante. Son eQactamente las tres Jartes de la Suma de Santo Tomás. 4 nota el santo que3 en realidad3 no es más que (ios lo que se considera en toda ella3 Juesto que en teología todo se mira en (ios I baHo la raLón de (ios3 a la manera que Fl lo Ke todo en sí mismo I Jor sí mismo. E,n la sagrada doctrina todas las cosas se tratan baHo aspecto >/

di!inoG o Jorque son (ios mismo3 o Jorque dicen orden a (ios como a JrinciJio o a finC. B(e modo que la sagrada doctrina es como una cierta impresión de la ciencia di!ina* /ue es una y la m$s simple de todas? _No diHo (iosR 4o soI el que soI3 uno en esencia I trino en Jersonas`. _No diHo tambiOnR 4o soI el Alfa I el Omega3 el PrinciJio I el 5in. _N O diHo )ristoR 4o soI el PrinciJioT 4o I el Padre somos un mismo (ios` ,a teología3 Jues3 no considera las obras de (ios en sí mismas3 sino a (ios en ellas I como orientadas I reducidas a (ios. Por eso3 siemJre Jermanece en la consideración de (ios I nunca sale de (iosR todo lo Ke en (ios reKelado3 a traKOs de (ios reKelante. Pararse en las obras de (ios3 Jor altas I grandes que sean3 sin fiHarse en (ios mismo como Junto de Jartida I de llegada3 I más que todo como (ios es (ios3 es quedarse en la suJerfi8 cie I roer la corteLa material de las cosas de (ios. Santo Tomás dio en este sentido un Jaso de gigante. ;ugo de San -íctor se fiHó JrinciJalmente en la obra de la redenciónT ilberto de la PorrOe I Roberto de !elNn Jararon mientes en todo el )risto3 es decir3 en )risto como cabeLa I en la Iglesia militante I triunfante como cuerJo suIo místicoT Pedro ,ombardo fiHó su atención sobre las cosas I las seSales de (ios Cres et signa). AleHandro de ;ales3 San BuenaKentura I San Alberto !agno trataron de reunir todos esos asJectos3 Jero no llegaron a suJerar su Junto de Kista3 demasiado eQterior I suJerficial3 contentándose con una esJecie de sincretismo. Santo Tomás se colocó de un salto en el centro de toda la teología3 que es (ios mismo I no más que (iosT todo lo demás no son sino manifestaciones de la diKinidad3 Nnico obHeto formal I JroJio de la Kerdadera teología. 4 lo más notable es que ese salto de gigante lo dio desde un JrinciJio3 suJerando la letra I el esJíritu del !aestro de las Sentencias I de sus Jredecesores3 como Juede Kerse GoHeando sus comentarios a Pedro ,ombardo I al oJNsculo 1e %rinitale* de Boecio3 aunque no dio cuerJo a su genial idea Gasta la comJosición de la Suma de %eolog"a. Pues si del Jlan de conHunto Jasamos al de cada uno de los tres cuerJos del edificio3 la admiración sube de Junto. No es Oste el lugar de eQJoner al detalle el Jlan de cada Jarte. Baste decir que todo está traLado I ensamblado con arte insuJerableR tratados3 cuestiones3 artículos3 argumentos I Gasta las mismas obHeciones. Santo Tomás Juso en ello singular emJeSo3 sabiendo que no GaI Kerdaderamente ciencia sin orden3 I que el JrinciJal defecto de una obra didáctica es su falta de orden. /7

)on Kerdad se Ga dicGo que Ol es el genio del orden. SiemJre lo busca con tesón I agudeLa en los libros que comenta3 Ia sean de la #scritura3 Ia de AristótelesT ora del AreoJagita3 ora de Boecio3 ora del !aestro de las Sentencias. Pero3 sobre todo3 lo Jersigue en sus obras originales. #l autógrafo de la Summa contra Gentiles es aleccionador a este JroJósitoT allí se Ke con frecuencia la transJosición de argumentos I Gasta de caJítulos enteros3 escritos de Jrimer golJe3 Jara reducirlos a un orden más Jreciso I riguroso3 no obstante que dicGa obra no estaba destinada directamente a las escuelas. _<uO trabaHo no se Gabrá tomado el santo en la ordenación minuciosa de todas I cada una de las Jartes de la Suma de %eolog"a* destinada Jrecisamente a las clases I con el JroJósito declarado de remediar I corregir el desorden reinante en la enseSanLa teológica de su tiemJo` Por otra Jarte3 la realiLación corresJonde Jlenamente a tan grandioso I ordenado Jlan. (estinada a la formación de los estudiantes de teología3 reNne a maraKilla todas las condiciones de una obra de teQtoR breKedad I Jlenitud3 lucideL I Jrofundidad. ,as Sumas Jrecedentes3 como la de PreJositino I la de AleHandro de ;ales3 multiJlicaban al eQceso las cuestiones I los artículos3 los argumentos I las obHeciones3 las resJuestas I las rOJlicas. <uOdese eso Jara las cuestiones disJutadas3 de las cuales3 sin embargo3 es Santo Tomás el Kerdadero maestro I organiLador. #n la Suma suJrimirá las cuestiones baladíes o de escaso interOs3 que llenaban no Jocos folios de las Sumas anterioresT reducirá los argumentos de la discusión a tres o Joco más3 Jor una Jarte3 I a uno o dos Jor otraT la solución JrinciJal no contendrá más que una o dos demostraciones3 incisiKas3 taHantes3 tomadas de la entraSa misma del asunto que se discuteT las resJuestas a la dificultades serán Nnicas3 aJlastantes I sin rOJlica Josible. Selecciona lo esencial de cada cosa3 amJutando sin comJasión todo ramaHe suJerfluo3 esJecialmente las reJeticiones inNtiles. Pero3 al mismo tiemJo3 aquO Jlenitud de doctrinaX Nada necesario e interesante se le olKida3 debido al orden I encadenamiento de los tratados I cuestiones. Todo lo esencial está Kaciado en sus moldes ancGurosos I Jrofundos3 Jor muI comJleHo I dilatado que sea. ,a Secunda secundae es el eHemJlo tíJico de esta Jlenitud. ,a claridad de la Suma es JroKerbial. Pensamiento firme I definido3 frase corta I cincelada3 estilo sencillo I transJarente3 Gacen de esta obra un Kerdadero Jrodigio de luL esJlendorosa I límJida. Santo Tomás fue /.

siemJre muI claro en todas sus Jroducciones literarias3 Jero en la Suma de %eolog"a se suJeró a sí mismo. Sus Jalabras son un Jortento de eQactitud I Jrecisión. ,as Jesaba como oro3 las escogía como Jerlas3 las labraba como diamantes. Nada de Járrafos amJulosos3 nada de ornamentos retóricos3 nada de tOrminos ambiguosR sus fórmulas son la eQJresión Jura de su Jensamiento3 como su Jensamiento es el traslado fiel de la realidad. 4 todo ello con una esJontaneidad I naturalidad encantadoras. Por el autógrafo de la Summa contra Gentiles sabemos el eQquisito cuidado que Jonía en la redacción de sus obras. Toda Jalabra menos Jrecisa o redundante3 toda frase menos fluida I transJarente3 eran tacGadas sin comJasión I sustituidas Jor otras más límJidas I aJroJiadas. Seguramente que la redacción de la Suma fue mucGo más cuidada todaKía. !as no le Ka en Laga su Jrofundidad. Se sumerge Gasta lo más Gondo de los Jroblemas3 buceando sus reconditeces más ocultas con una facilidad I agilidad Jasmosa. Nada de titubeos3 nada de saltos en el Kacío3 nada de Jasos atrás. !ontado sobre JrinciJios indiscutibles I eKidentes3 Juestos al JrinciJio de cada tratado3 de cada cuestión I de cada artículo3 se lanLa imJerturbable al sondeo de las conclusiones más recónditas3 aKanLa con Jaso firme3 eQJlora con oHos de lince3 recoge solícito las conclusiones3 anudándolas fuertemente a sus JrinciJios3 I sobre ellos KuelKe a emerger3 eQGibiendo su Jresa a la luL del día3 en un lenguaHe todo sencilleL I transJarencia. Ninguna obra teológica de teQto3 antes ni desJuOs de la Suma* Ga logrado igualar estas cualidades soberanas. Todas ellas nacen3 como de su Jrimer JrinciJio3 del orden insuJerable de su Jlan. <uien ordena no se reJiteT quien no se reJite3 es breKe I concisoT quien es breKe3 conciso I ordenado3 es claro I Jrofundo al mismo tiemJo. Pero el orden suJone el dominio comJleto de la materia. <uien no Ga eQJlorado todas las regiones de la teología es incaJaL de dominarlas I ordenarlas. Santo Tomás las Gabía eQJlorado a conciencia3 como ninguno3 antes de comJoner la Suma. Se equiKocará3 sin embargo3 quien crea que la Suma de %eolog"a es un simJle resumen de sus obras teológicas anteriores o un libro de teQto Juramente elemental. Sin deHar de ser una obra destinada a los JrinciJiantes ]ad eruditionem incipientium] I de resumir gran Jarte de sus escritos teológicos anteriores3 es mucGísimo más que todo eso. Santo Tomás es un esJíritu en continua eferKescencia. Rara KeL se cita a sí mismo3 I nunca lo Gace literalmente. )uando KuelKe sobre un /2

mismo asunto3 lo somete siemJre a una fermentación3 dándole una eQJresión nueKa I más Jerfecta. ,a comJaración de sus comentarios sobre el !aestro de las Sentencias I de sus cuestiones disJutadas 1e -eritate I 1e 5otentia con las cuestiones Jaralelas de la Suma es muI aleccionadora a este JroJósito. 4 cuando se resume sin retoques3 en realidad crea. Por otro lado3 GaI tratados enteros en la Suma que no se encuentran en ninguna otra de sus Jublicaciones anteriores3 esJecialmente en la segunda Jarte3 que es la más original de todas3 como Ia notaron sus contemJoráneosT Jor eHemJlo3 todo el tratado de los actos Gumanos3 de las Jasiones3 de los Gábitos I de la leI. 4 cuando realmente se encuentran en ellas3 reciben en la Suma un orden I desarrollo mucGo más Jerfecto I acabadoT K.gr.3 los tratados de (ios uno3 de la Trinidad3 de los ángeles3 del Gombre3 de la gracia3 de las Kirtudes I Jecados3 de la encarnación3 de los sacramentos3 del Nltimo fin. #n el tratado de la encarnación se citan I emJlean Jor KeL Jrimera en la teología occidental las obras de San )irilo de AleHandría3 los concilios cristológicos de Oriente I las )adenas griegasT de Keinte citas de autores griegos en su comentario al tercer libro de ,ombardo3 Jasan a ciento Keinte en la tercera Jarte de la Suma. Síguese de aGí que la Suma de Santo Tomás3 con ser I todo un libro de teQto Jara JrinciJiantes3 es mucGo más que una obra rudimentaria. #n realidad3 la Suma es el libro de teQto de todos los Kerdaderos teólogos3 sin deHar de serlo de los JrinciJiantes3 Jorque todo autOntico teólogo no es sino un JrinciJiante3 que se esfuerLa siemJre3 cuanto Juede3 Jor aJrender algo de la ciencia infinita de (ios. _No dice San Pablo que todo el conocimiento de (ios que Jodemos Gaber en esta Kida es un conocimiento de niSos balbucientes3 si se le comJara con el Jleno conocimiento que tendremos en la edad Kiril de la Kida futura3 cuando Keremos a (ios cara a cara I lo conoceremos como #l mismo se conoce I nos conoce` Sólo deHa de ser aJrendiL de teólogo el que goLa de la Kisión intuitiKa e inmediata de (ios como es en síR sicuti est. -erdad es que la Suma* tal como la Joseemos3 es relatiKamente Jarca en documentos escriturísticos I demás argumentos de autoridad dogmática3 si bien contiene lo esencial Jerfectamente organiLado I asimilado. No era Jreciso más en las escuelas teológicas de su tiemJo. ,os estudiantes de la Suma* como los de las Sentencias de ,ombardo3 conocían Ia la letra de la #scritura3 que les eQJonía ráJidamente ]cursi!e] el bacGiller bíblico. 4 desJuOs del estudio de las Sentencias ]o de la Suma] KolKían a estudiar el sagrado teQto baHo la /6

dirección del maestro in Sacra 5agina* que les daba una eQJlicación Jrofunda I esJecialiLada de los ,ibros Sagrados. Bastaba3 Jues3 recordarles los teQtos más característicos I JrobatiKos3 como suele Gacerlo Santo Tomás en los argumentos Sed contra. #l libro de la Suma debía ser un comJlemento del curso bíblico elemental I una introducción al curso bíblico magistralR comJlemento de inteligencia I JrofundiLación de la Kerdad reKelada3 en forma orgánica I ordenada3 I Jródromo de una Jenetración lo más acabada Josible3 en esta Kida3 de la Jalabra diKina. Idea Jrofunda de la ciencia teológica3 que debe moKerse siemJre dentro de la feR Jartiendo de la fe I KolKiendo a la fe3 dirigida I animada Jor la misma fe3 Juesto que la fe es el Kerdadero JrinciJio de la teología. Toda Kerdadera ciencia debe arrancar de sus JrinciJios JroJios Jara llegar a sus conclusiones3 I KolKer luego de sus conclusiones a sus JrinciJios3 resolKiOndolas e intuIOndolas en ellos. ,a teología no Juede eQimirse de esta leI comNn a toda ciencia3 antes bien debe someterse más dócil I Jrofundamente a ella3 Jor ser ciencia suJerior I Kerdadera sapientia. Su ambiente natural es Jlenamente diKinoR si sale de esta atmósfera3 se asfiQia I muere. No es3 Jor consiguiente3 negligencia o ignorancia esta sobriedad ] no par/uedad] de elemento de autoridad en la Suma* Ia que estaba rodeada I emJaJada de ella Jor todos sus costados3 sino Jrocedimiento Jedagógico3 que eKita reJeticiones inNtiles I resJeta la diKisión de trabaHo. Santo Tomás mismo caracteriLó I Hustificó Jlenamente este mOtodo de enseSanLa de la teología en uno de sus cuodlibetos3 contemJoráneo Jrecisamente de la Suma %marLo de .20.'. )uando se trata de Jrobar la e;istencia de un dogma contra los que le niegan o dudan de ella3 Edebe usarse principalmente el argumento de autoridad admitida o reconocida por el ad!ersarioG Jor eHemJlo3 si se disJuta con los Hudíos3 GaI que aducir la autoridad del Antiguo TestamentoT si con los maniqueos3 que no reconocen el Antiguo Testamento3 GaI que usar sólo el NueKo TestamentoT si con los cismáticos3 que admiten el Antiguo I el NueKo Testamento3 Jero no la doctrina de nuestros santos3 como son los griegos3 GaI que argumentar Jor la autoridad del Antiguo I NueKo Testamento I Jor aquellos doctores que ellos admitenCT Jero cuando se trata de los estu8 diantes de teología que acuden a las escuelas I admiten I conocen Ia la eQistencia de los dogmas de nuestra fe3 no Gace falta demostrarles lo que Ia saben3 sino eQJlicarles con raLones teológicas la naturale6a de los mismos3 Gasta Gacerles Ker I Jenetrar la raíL íntima de su KerdadT de otra /:

suerte3 no sacarán JroKecGo alguno de las lecciones I saldrán de las aulas tan Kacíos e ignorantes como entraron. Precisamente en esta eQJlicación de la fe mediante raLones teológicas consiste la teología como ciencia. AGora bien3 el fin JroJio e inmediato de la enseSanLa escolar es iniciar I Jerfeccionar en la ciencia a los estudiantes. )on raLón3 Jues3 Santo Tomás da JrinciJalmente cabida a las ra6ones teológicas en la Suma* que fue escrita para 'ormar teólogos* no Jara discutir eQ Jrofeso contra GereHes o cismáticos. ,a inteligencia I Jenetración de la fe encontró en esta obra su eQJresión más JerfectaT el famoso lema de San Anselmo3 eco fiel de San Agustín3 'ides /uaerens intellectum* obtuKo en ella su más acabada realiLación. Para conseguir tan soberana I difícil inteligencia eQJlotó Santo Tomás todas las riqueLas de la raLón Gumana3 moKiliLando3 Jor decirlo así3 todas las ciencias en serKicio de la feR la gramática3 la dialOctica3 la filosofía de la naturaleLa3 la Jsicología3 la Otica3 la metafísica3 la Gistoria... ,os Jrimeros teólogos del siglo @I I JrinciJios del @II disJonían Joco más que de la gramáticaT ilberto de la Porree3 Roscelín3 Abelardo3 emJlearon sobre todo la dialOcticaT Pedro ,ombardo se acogía JrinciJalmente al mOtodo de autoridad3 desconfiando de la dialOcticaT los comentaristas de ,ombardo I los sumistas de la Jrimera mitad del siglo @III comenLaron a utiliLar tambiOn las otras ciencias3 que3 merced a las Jrimeras traducciones de Aristóteles I de las obras de los árabes I Hudíos3 se JreciJitaban en troJel sobre las escuelas teológicas3 Jero con timideL I más bien como ornamentos literarios que como Kerdaderos instrumentos de inteligencia. !edios insuficientes3 temores infundados3 audacias imJrudentes3 instrumentos mal afinados o torJemente emJleados3 no Jodían dar la Kerdadera I eQacta inteligencia del dogma. San Alberto !agno comenLó Jor equiJar el Kerdadero instrumental de la teología3 recogiOndolo en todas Jartes3 desinfectándolo3 saneándolo I clasificándoloT Jero fue su discíJulo Jredilecto3 Santo Tomás3 quien lo Juso a Junto I lo emJleó con Gabilidad insuJerable3 sin imJrudencias ni cobardías. #l andamiaHe racional que se requiere Jara la construcción del edificio teológico debe ser sólido3 resistente a toda Jrueba3 eleKado I de gran enKergadura. Por eso3 en la Suma de Santo Tomás el medio o instrumento de la raLón teológica es de la más recia conteQtura I abraLa con frecuencia cuestiones I Gasta tratados enteros. ,as cuestiones 1e bono I 1e 'ine ultimo in communi* que utiliLa Jara eQJlicar la bondad de (ios I /1

nuestra eterna bienaKenturanLaT Jero3 sobre todo3 el tratado entero del alma Gumana con sus Jotencias3 sus actos I sus obHetos3 que emJlea Jara eQJlicar a radice la imagen de (ios en el Gombre3 lo mismo que los tratados de los actos Gumanos3 de las Jasiones I de los Gábitos3 que utiliLa Jara entrar Gasta el fondo del moKimiento del alma a (ios3 son Garto elocuentes Jor sí mismos. a)uán leHos estamos de las rudimentarias Jistas de Kuelo de los teólogos del siglo @II I de los breKes I endebles Jrenotandos filosóficos de no Jocos manuales modernos de teologíaX #l Kuelo de Santo Tomás es de águila real3 no de murciOlago ni de cometa infantil3 I sus raLonamientos teológicos son de acero bien temJlado3 no de caSas frágiles %las arundines longas de que Gabla !elcGor )ano' ni de Jueriles Gondas. 4 todo esto sin menoscabo de la Jiedad más Jrofunda3 que reLuma Jor todos los Joros de la Suma suaKemente3 dulcemente3 sin artificios re8 tóricos ni sensiblerías muHeriles #s la Kida misma de Santo Tomás GecGa libroR raLona como el meHor de los filósofos3 contemJla como el maIor de los santos* escribe como si fuera la mano de (ios mismo. ,a Suma de %eolog"a es3 en frase feliL del cardenal )eferino onLáleL3 Bla encarnación del Jensamiento de (ios en la obra del GombreC. Pero esta misma reciedumbre de Jensamiento I alteLa de serena contemJlación3 Hunto con su fOrreo tecnicismo3 son un obstáculo no JequeSo que suJerar Jara las inteligencias modernas que desean sinceramente Jenetrar en este santuario3 mas no disJonen de la conKeniente JreJaración. Para mucGos3 aun traducido en su JroJia lengua3 será un libro cerrado con siete sellosR Gosco3 árido3 difícil3 monótono. ,o mismo que les Jasa a los que Jor KeL Jrimera se Jonen a leer la 1i!ina comedia* del (ante. !as GaI que tener en cuenta que la Suma no es un libro de recreo ni de lectura3 sino de estudio I meditación. )omo obserKa atinadamente #ste8 ban ilson3 BGaI libros que son claros a la Jrimera lectura3 Jero resultan obscuros a medida que se refleQiona sobre ellosT otros GaI3 en cambio3 que Jarecen obscuros al Jrimer contacto3 Jero resultan claros I agradables a medida que se los frecuenta. ,os libros de los grandes autores3 I muI esJecialmente la Suma de Santo Tomás3 Jertenecen a esta segunda categoríaC.

/=

)- THc"ica ( !0#'2c#2'a /!* a'#<c2*$ /! *a DS2 aF )on obHeto de facilitar algNn tanto el contacto íntimo de los lectores Joco JreJarados con esta obra3 no estará fuera de JroJósito eQJlicar aquí breKemente la estructura I la tOcnica del artículo3 cOlula fundamental de la Suma. )omo Keremos3 es la tOcnica de la discusión aristotOlica3 deJurada3 simJlificada I adaJtada a la teología. (e cuatro Jartes se comJone cada artículoR Jrimera3 Jlanteamiento de la cuestión en tOrminos breKes I JrecisosT segunda3 JroJosición de argumentos o raLones en faKor de las dos Jartes en litigio3 es decir3 en dos sentidos oJuestos que Juede tener cada cuestiónT tercera3 determinación o solución de la cuestión JlanteadaT cuarta3 solución de los argumentos contrarios a la resJuesta dada o determinación adoJtada. #Qaminemos la tOcnica I el sentido Jreciso de cada una de ellas. No es del mismo Santo Tomás la redacción de la rNbrica o título Juesto al JrinciJio de cada artículo3 sino de sus editores3 que lo aSadieron Jara facilitar su lecturaT la redacción autOntica del santo se encuentra solamente al JrinciJio de cada cuestión3 en donde enumera I distribuIe todos los miembros o Jartes de la misma3 que llamamos artículos. Pues bien cada uno de estos miembros contiene el enunciado de una Kerdadera cuestión o problema* en el sentido riguroso I tOcnico que eQJresa esa Jalabra en la filosofía de Aristóteles. Santo Tomás la llama siemJre así inKariablemente3 en todo el recorrido de la Suma. +na KeL diKidido cada tratado en sus Jartes JrinciJales3 que Kulgarmente llamamos cuestiones3 Jasa a enumerar todos I cada uno de los Juntos en que Ga de desarrollarse3 en esta forma estereotiJadaR Bcirca Jrimum...3 secundum...3 tertium...3 /uaeruntur decem...3 octo...3 tria...C3 o los que sean. 4 cuando en el Jrólogo o introducción de la cuestión no se indica un nueKo desdoblamiento3 Jor ser una mera continuación de las cuestiones anteriormente enunciadas3 emJlea inKariablemente la fórmulaR Edeinde considerandum est de3..3 tal o cual cosaT et circa Goc /uaeruntur... duo...3 quatuor...C3 o los que sean. #s3 Jues3 eKidente que3 Jara Santo Tomás3 cada art"culo es una !erdadera E/uaestio?. AGora bien3 /uaerere* in/uirere* corresJonden eQactamente al |}msῑl aristotOlico3 que Ol emJlea como sinónimo de Jreguntar3 no sobre una cosa sencilla o baladí3 sino sobre algo difícil e imJortante3 Joniendo un Kerdadero Jroblema. 4 la /uaestio así JroJuesta no es una Jrimera /0

o bNsqueda3 sino un Kerdadero un Jroblema cuIa solución se busca o se Jregunta3 eQigiendo una resJuesta raLonada I Hustificada I no simJlemente un sí o un no monosilábico. TOngase en cuenta3 además3 que toda cuestión o Jroblema suJone o enKuelKe una duda3 real o metódica3 de si tal cosa o tal asunto3 obHeto del mismo3 es esto o aquello3 es así o de otra manera. Por consiguiente3 su Jlanteamiento reKiste una forma dutitatiba o alternatiKa3 Juesto que la duda es como una fluctuación de la inteligencia entre dos Jartes oJuestas que la solicitan Jor igual3 sin inclinarse ni decidirse Jor una más que Jor otra. VYW Así Jues3 el título de cada artículo Jlantea una Kerdadera cuestión o Jroblema en tOrminos netos I Jrecisos I en forma taHante I JerentoriaR 3es o no es esto` 3es o no es de esta manera` +n tal Jlanteamiento eQige el eQamen riguroso K la discusión cerrada de las raLones o argumentos que abogan Jor una I otra Jarte de la alternatiKa3 condición indisJensable Jara dar una resJuesta raLonada I satisfactoria al Jroblema suscitado. #s la segunda Jarte del artículo3 que se llama JroJiamente disJuta o discusión Cdisputatio'3 en la que se JroJonen con toda su fuerLa los argumentos de ambas Jartes de la alternatiKa. #n efectoR como dice muI bien Aristóteles3 es absolutamente necesario a quien desee encontrar la Kerdadera solución de un Jroblema que se dO antes eQacta cuenta de sus dificultades3 eQaminándolas a fondoT Jorque esas dificultades son como laLos que atan la inteligencia I no la deHan llegar a la conquista de la Kerdad. Así3 Jues3 como nadie Juede soltar el laLo con que está Jrendido si antes no eQamina atentamente el nudo que lo ata I lo retiene3 de la misma suerte nadie Juede soltar los nudos de las dificultades o dudas que atan la inteligencia I no la deHan Kolar a la conquista de la Kerdad si Jrimeramente no los eQamina con la máQima atención. (e otra suerte3 aSade3 quien busca la Kerdad andará a tontas I a locas3 sin saber de dónde Kiene3 ni adonde Ka3 ni Jor dónde ir. #n otros tOrminosR quien busca la Kerdad en las ciencias es como un HueL que inquiere la Kerdad de una denuncia. Pues3 así como el HueL no Juede fallar I sentenciar rectamente si antes no oIe I eQamina escruJulosamente las dos Jartes en litigio3 de igual modo el inKestigador de una ciencia no Juede llegar a la Kerdadera solución de un Jroblema si antes no conoce I eQamina a fondo las raLones en Jro I en contra.

/>

Santo Tomás llama a esta segunda fase de la inKestigación científica procedimiento disputati!o Cprocederé modo disputati!o). Por eso3 la introduce siemJre con la fórmula estereotiJadaR Bad Jrimum...3 ad secundum...3 ad tertium...3 sic proceditur?* esto es3 en cuanto a la Jrimera3 a la segunda3 a la tercera cuestión ]o Jroblema]3 Ge aquí ordenadamente las raLones o argumentos Jor una I otra JarteT o meHor3 Ge aquí la serie de argumentos Jor una I otra Jarte. Porque3 efectiKamente3 la Jalabra procedere significa3 en el lenguaHe de Santo Tomás3 la marcGa o moKimiento ordenado de la inteligencia en Jrosecución de la Kerdad mediante el eQamen o discusión de los argumentos Jor una I otra Jarte3 o lo que es lo mismo3 mediante la disJuta. Por aGí se comJrende que ninguna de las dos series contiene lo que Kulgarmente llamamos obHeciones contra una tesis o JroJosición determinada3 sino simJlemente la discusión ordenada de un Jroblema en Kías de soluciónT la tesis no aJarecerá más que en la fase siguiente3 I nadie arguIe contra una tesis ineQistente I todaKía no formulada #l argumento Sed contra no es3 Jor lo tanto3 una resJuesta ni una obHeción o rOJlica contra los argumentos de la Jrimera serie3 sino meramente una raLón en faKor de la otra Jarte de la alternatiKa. ,a frase Sed contra est* contra est* in contrarium est* quiere decir sencillamenteR mas en Jro de la Jarte contraria u oJuesta3 que es la otra Jarte de la alternatiKa3 GaI esta autoridad de la #scritura o de tal Padre3 o bien esta raLón. #n las demás ciencias3 que Jroceden Jor la sola luL de la raLón natural3 los argumentos Jor una I otra Jarte deben ser JrinciJalmente de raLón3 no de autoridad Gumana en cuanto tal3 que es de escasísimo KalorT en la teología3 Jor el contrario3 que Jrocede Jor la luL de la reKelación3 aIudada I secundada Jor la raLón3 los argumentos Jro I contra deben ser JrinciJalmente de autoridad diKina %#scritura3 Tradición3 !agisterio de la Iglesia'3 que es de Kalor sumo 3 I de raLón teológica3 es decir3 JositiKamente dirigida I aJlicada Jor la fe3 no de mera raLón natural. Por eso3 Santo Tomás suele JroJoner3 en la segunda Jarte del artículo3 los argumentos JrinciJales de raLón teológica3 Jor una Jarte3 I los de autoridad diKina3 que Kulgarmente llamamos Sed contra* Jor otra. Ordinariamente3 en la Suma reduce a tres los argumentos de la Jrimera serie I a uno los de la segundaT en los Jrimeros suele condensar las raLones de los que Ia trataron la misma cuestión sin Gaber logrado darle una solución Kerdadera I satisfactoria3 o bien las más fundamentales que Jueden aducirse en ese sentidoT en los segundos suele aducir una autoridad decisiKa o una raLón aJodíctica3 que JreJaran inmediatamente la //

Kerdadera I definitiKa solución. 4 así se comJrende Jor quO introduce aquOllos con la Jalabra ritual de parece C!idetur /uod)* mientras que Ostos los introduce con la Jalabra es %sed contra est). ,a tercera Jarte o etaJa3 que es la JrinciJal I Kulgarmente llamada cuerpo del art"culo* contiene la resJuesta satisfactoria a la Jregunta o cuestión JroJuesta I discutida Jor ambas Jartes3 la solución raLonada del Jroblema suscitado3 la determinación definitiKa o la sentencia Hustificada del asunto litigado. Santo Tomás la llama inKariablemente responsio* en correlación con la /uaestio %/uaeritur'3 que introducía el artículo3 I tiene eQactamente la misma significación que la solutio artistotOlicaR Jregunta I resJuesta son correlatiKas. Pero así como la /uaestio del artículo no es una Jregunta cualquiera3 sino un Kerdadero Jroblema3 así tambiOn su resJuesta no es una resJuesta cualquiera3 sino una resJuesta raLonada3 Jrobada3 Hustificada que Gaga Ker la Kerdadera naturaleLa de la cosa eQaminada I discutida a fondoR una Ker8 dadera definición3 un Kerdadero fallo a modo de sentencia motiKada3 con toda suerte de considerandos I resultandos3 que corresJonde al SioJiaJós de Aristóteles. Por eso3 Santo Tomás comienLa siemJre el cuerJo del artículo con estas Jalabras estereotiJadasR Besponsio. 1icendum /uod. Pues Osta es la Kerdadera fórmula del Santo3 como atestiguan los meHores I más antiguos manuscritos de la Suma I de otras obras suIas3 no la corriente Bespondeo dicendum /uod de las ediciones imJresas. ,a Jalabra 1icendum %q debe decirse' eQJresa Jerfectamente ese carácter de fallo3 definición o determinación3 que disiJará todas las dudas I Gará descansar la inteligencia en la Josesión Jlena I cierta de la Kerdad encontrada. Porque3 en efecto3 dicendum significa una Kerdadera necesidad de decir* no Ia solamente con Jalabras eQteriores3 orales o escritas3 sino3 en Jrimer lugar3 con Jalabras mentales3 interiores3 causada I JroKocada Jor la demostración de la Kerdad I no Jor mero argumento de autoridad como en la Jura fe. 4 así se comJrende fácilmente Jor quO Santo Tomás llama a esta tercera Jarte del artículo procedimiento demostrati!o %JrocederO demonstratiKe'3 en contraJosición al Jrocedimiento disJutatiKo dialOctico de la segunda ~ #l dicendum* Jor consiguiente3 anuncia la resJuesta o solución buscada I requerida3 no en forma de un sí o un no seco I auto8 ritario3 sino en forma de Kerdadera conclusión científica3 que se imJone a .77

la inteligencia ab intr"nseco* Jor medio de la demostración3 I la obliga a aceJtar sin ambages ni escrNJulos una de las Jartes de la alternatiKa. 4 como las Jartes de la alternatiKa se oJonen contradictoriamente3 Jor necesidad la otra Jarte es falsa e imJosible3 I3 de consiguiente3 los argumentos aducidos en su faKor durante la fase de la disJuta son falsos I deben ser recGaLados como tales3 cosa fácil de Jrobar una KeL que se Ga encontrado I Hustificado la Kerdadera solución del Jroblema. (e aGí es que Santo Tomás3 en la cuarta I Nltima fase del artículo3 los ase uno a uno I de un taHo bien asentado los Jone fuera de combateR Bad Jrimum ergo...* ad secundum...3 ad tertium...3 dicendumC. 4 allí termina la Kerdadera solución del JroblemaR Eoportet autem quod !era solutio salKet omnia quae sunt de ratione rei3 omnia imJossibilia eQcludatC. #s el fruto saLonado de inteligencia I Jenetración de la Kerdad diKina reKelada3 que se buscaba en la ciencia teológica. !as no lo gustará ni saboreará Jlenamente quien no mastique I desmenuce I reKuelKa todos los argumentos3 I todas las Jalabras3 I toda la trama de cada artículo3 lentamente3 Jausadamente. Para el lector de la Suma Jarecen Gaber sido escritos eQJresamente estos sabios conseHos de Balmes B,a lectura es como el alimento3 el JroKecGo no está en JroJorción de lo que se come3 sino de lo que se digiere. ,a lectura debe ser Jausada3 atenta3 refleQiKaT conKiene susJenderla con frecuencia Jara meditar sobre lo que se leeT así se Ka con8 Kirtiendo en substancia JroJia la substancia del autor3 I se eHecuta en el entendimiento un acto semeHante al de las funciones nutritiKas del cuerJoC. #ste simJle análisis de la estructura I de la tOcnica del artículo JatentiLa que la Suma de %eolog"a está toda ella construida de bloques marmóreos Jerfectamente labrados I ensamblados Jor dentro I Jor fuera3 sin riJios3 sin cascotes I sin Kacíos3 como si fuera GecGa de una sola JieLa gigantesca. ,acordaire la comJaraba a las Jirámides de #giJto3 otros la Gan comJarado a las catedrales góticas de )olonia I de !ilán. #n realidad3 sintetiLa maraKillosamente las cualidades de todas ellasT Jorque Josee la armonía3 la esbelteL3 la luL3 el misticismo religioso de las catedrales góticas3 I al mismo tiemJo la Jrofundidad I la ancGura de los cimientos de las Jirámides I su incorruJtible Jerennidad3 que desafía la obra destructora de los siglos.

.7.

)onstrucción tan diKinamente lograda3 que desJuOs de ella no cabe más que la Kisión beatífica. #s3 en frase feliL de Pío @I3 el cielo Kisto desde la tierraR La Somma %eológica R il cielo !eduto dalla terra.

.72

SECCIÓN TERCERA AUTORIDAD DOCTRINAL DE SANTO TOMÁS

Al Gablar de la autoridad doctrinal de Santo Tomás3 como de la de cualquier otro (octor de la Iglesia3 cabe distinguir la autoridad científica I la autoridad canónica. ,a autoridad científica deJende del Kalor intrínseco de su saber I de sus obrasR la canónica deJende de su conformidad con la diKina reKelación I de su aJrobación I recomendación Jor la Iglesia católica3 que es maestra infalible de la Kerdad reKelada. (e Osta Gabla el santo cuando dice que la autoridad de la Iglesia es maIor que la de cualquier (octor3 Jor grande que sea3 Juesto que la recibe de ellaR Bla doctrina de los doctores católicos recibe de la Iglesia su autoridadT Jor tanto3 GaI que atenerse más a la autoridad de la Iglesia que a la de Agustín3 Aerónimo o de cualquier doctorC. 4 cuando ambas se Huntan en grado suJerlatiKo3 la autoridad resultante es máQima. #n nuestro santo se aNnan las dos en grado eminente. Por lo que acabamos de decir al tratar de sus obras3 Juede Kislumbrarse algo de su autoridad científica3 que salió acrisolada I triunfante Jor su JroJia Kirtud de la terrible Jrueba a que la sometieran sus adKersarios Jor esJacio de cincuenta aSos3 es decir3 desde su Jreciosa muerte Gasta su eleKación a los altares3 como Keremos en seguida más detalladamente. Su autoridad dogmática sigue en orden ascendente desde su canoniLación Gasta nuestros días. Al eQJoner una I otra3 trataremos de eKitar toda eQageración I Huicio Jersonal3 limitándonos a eQJoner fielmente lo que dan de suIo los documentos. Siguiendo3 Jues3 la consigna de Pío @I3 reiterada Jor Pío @II3 no Jretendemos darle más autoridad que la que le da la misma Iglesia3 Jero tamJoco queremos darle menos.

1. D!0/! 02

2!'#! 6a0#a 02 ca"$"i=aci:" +1,75113,3-

,a gran noKedad I originalidad de doctrina I de mOtodo que Gemos notado en Santo Tomás JroKocó3 como era de suJoner3 diKersos .76

sentimientos I aJreciaciones oJuestas durante su Kida I desJuOs de su muerte. Nadie Jonía en duda su gran santidad I su eQtraordinario talento. )uando aJenas contaba treinta aSos %.21=' le llamó AleHandro I- E!arón conspicuo por la 4onestidad de costumbres* /ue consiguió por gracia de 1ios el tesoro de la ciencia de las letras?. Tres aSos más tarde3 erardo de 5racGet lo califica de e;celente ciencia y gran columna de la orden? . Siger de Brabant lo equiJara en filosofía a San Alberto !agno3 que era la máQima autoridad en estas materias3 I Roger Bacón los llama las dos modernas celebridadesR moderni gloriosi. 4 en teología reconocieron su autoridad eQceJcional los maestros de la escuela Jarisiense cuando3 al discordar sobre el modo de eQJlicar la eQistencia de los accidentes eucarísticos sin JroJio suHeto I las dimensiones del cuerJo de )risto en el Sacramento3 le rogaron que eQJusiese su oJinión I se sometieron a su fallo. )onocidos son tambiOn el eQtraordinario sentimiento que manifestó la 5acultad de 5ilosofía de París al tener noticia de su muerte3 I los grandes elogios que le tributó3 llamándole Blucero de la maSana3 luL I esJlendor del mundo3 o meHor dicGo3 luminar maIor que Jreside el día... #n Kerdad no falta raLón Jara decir que el sol retiró su fulgor I sufrió oscuro e inesJerado ecliJse cuando faltó a la Iglesia raIo de tanto esJlendor 4 aunque no desconoLcamos que el )reador de la naturaleLa lo Ga concedido Jor esJecial JriKilegio en el tiemJo a todo el mundo3 sin embargo3 aJoIándonos en la autoridad de los antiguos filósofos3 Jarece que la naturaleLa lo Juso esJecialmente Jara dilucidar sus secretosC. #n los mismos sentimientos abunda una elegía comJuesta a raíL de su muerte3 en la que se le celebra como lucero del alba3 sol del uniKerso3 medicina del mundo3 Kaso I aJóstol de la diKina gracia3 salKador de las órdenes religiosas3 martillo de los GereHes3 escudo de la Iglesia3 gema de santidad3 flor de los doctores3 abismo de ciencia bíblica3 eHemJlar de la filosofía3 lumbrera de la teología3 fundamento doctrinal de toda la Iglesia3 sostOn I ornamento de todos los doctores3 nueKo Salomón que todo lo ilus8 tra I escudriSa3 más fuerte que Sansón I más temible que edeón3 que con su doctrina eminente Ga disiJado las tinieblas de #giJto I desenmaraSado las confusiones de BabiloniaT doctor Jor eQcelencia de la Iglesia I del mundo entero3 Jalacio de la sabiduría3 Jregón de las glorias de !ana3 luL de la filosofía I de la teología3 estrella de santidad3 sol del mundo I luL de los Jueblos. .7:

4 encarándose con la muerte3 que quebró el Gilo de su Jreciosa Kida3 la aJostrofa con KeGemenciaR B...mors dura3 mors imJia3 mors JerituraC. San Alberto !agno se entusiasmaba Gablando de su discíJulo Jredilecto3 a quien Jrodigaba BalabanLas I Jonderaciones eQtraordinariasC. #ntre otras3 decía de Ol que era Bla flor I Gonra del mundoC3 I Bel Gombre más sabio desJuOs de su tiemJo Gasta el fin del mundo3 sin temor de ser suJerado Jor nadie3 cuIos escritos brillan sobre todos los demás Jor su JureLa I su Kerdad. 4 sus discíJulos lo ensalLan a Jorfía. Remigio dei irolami le llama luL de nuestros oHos I corona de nuestra cabeLa3 mar sin fondo ni riberas3 águila del Jensamiento3 esJeHo de santidad3 que lo mismo reKestía amor de Kerdadero Germano que entraSas de madre Kerdadera I esJíritu de Kerdadero aJóstol que Jractica lo que diceT doctor de los doctores y santo de los santos. Bombolonio de Bolonia lo cita como doctor Kenerado I admirable3 lo mismo que Ramberto dei PrimadiLLi3 que además le llama doctor egre0 gias* en quien se condensan San Agustín3 San Anselmo3 Boecio I Ricardo de San -íctor. Tolomeo dei 5iadoni lo aduce siemJre en estos tOrminosR Bcomo dice el Jreclaro doctor TomásC3 Bel Jreclarísimo doctor fraI Tomás3 Bel ilustrísimo doctor fraI TomásC3 al igual que a San Alberto I a los más grandes doctores de la Iglesia3 como Orígenes3 San Basilio3 San regorio NacianLeno3 San Auan )risóstomo3 San Auan (amasceno I San Agustín3 llegando a escribirR BNuestros modernos filósofos I Jreclaros doctores de la fe ortodoQa3 entre los cuales sobresalen Alberto I TomásC. 4 desJuOs de enumerar sus obras3 concluIeR B_Para quO más` 5ue el arca de la filosofía I de la teología. 4 es de admirar que GaIa Jodido escribir tanto3 dado que KiKió Joco tiemJo en comJaración de otros doctoresC. 4 uillermo de Tocco lo eQalta como (octor admirable I órgano de la diKina sabiduríaR doctor admirableT Epues era órgano de la di!ina sabidur"a* por el /ue /uiso 1ios re!elar su secretoC. Siendo Kerdaderamente notable que Judiera escribir tanto I tan Jrofundo I original en tan Joco tiemJo3 cuando un Gombre3 Jor mucGo talento que Josea I aunque dedique a su estudio toda su Kida3 no Juede llegar a comJrenderlo Jerfectamente. 4 su doctrina es tan fecunda I Joderosa3 que no sólo sirKe Jara refutar Kictoriosamente los errores de su tiemJo3 sino tambiOn Jara rebatir todos los errores KeniderosT Btantos cuantos Judiesen sobreKenirC.

.71

Sin embargo3 fueron los teólogos quienes se alarmaron de su noKedad3 acogiendo su doctrina con recelo I Gasta con abierta Gostilidad. ,a introducción del uso de la filosofía en la ciencia sagrada les Jarecía no solamente una seculariLación3 sino una Kerdadera Jrofanación I corruJción de la misma. San Alberto !agno Gabía tenido que sufrir críticas similares3 que Ol recGaLó con frase airada. Pero3 en realidad3 la oJosición de los teólogos de París I de OQford se centró en Santo Tomás. )omo indicamos anteriormente3 Jor Pascua de .207 los teólogos de París3 con el obisJo #steban TemJier a la cabeLa3 imJugnaron Kiolentamente algunas de sus doctrinas3 en Jarticular la tesis de la unidad de la forma substancial en el Gombre3 distinguiOndose Jor su Kiolencia el famoso Auan PecUGam. #l de Aquino resJondió tranquila I satisfac8 toriamente a sus adKersarios3 logrando no Kerse enKuelto en la condenación de ciertas JroJosiciones defendidas Jor Siger de Brabant I sus secuaces. Pero la situación se agraKó desJuOs de su marcGa de París I de su muerte. ,a condenación de .207 no Gabía calmado los ánimos de los filósofos3 que continuaban agitándose I eQasJeraban la susJicacia I la Gostilidad de los teólogos I conserKadores. ,legado a oídos del JaJa Auan @@I el cOlebre Pedro ;isJano] tal estado de cosas3 Oste encargó %.> de enero de .200' al obisJo TemJier Gacer una encuesta I darle cuenta de su resultado. !as el obisJo3 de carácter KeGemente I autoritario3 no se limitó al JaJel de informador3 sino que3 reuniendo la 5acultad de Teología3 les JroJuso una serie de doscientas diecinueKe JroJosiciones3 atroJellada I desordenadamente disJuestas3 como Kitandas I condenables3 requiriendo I forLando autoritariamente su Koto. #ntre ellas Gabía algunas de Santo Tomás3 otras de il de Roma I otras de Roger Bacón3 siendo su inmensa maIoría las de los llamados aKerroístas. 4 Jara que más clara aJareciese su Jarcialidad contra el gran teólogo de Aquino3 se Jromulgó el decreto de condenación el día 0 de marLo de .2003 tercer aniKersario de su santa muerte. Aquello no fue un Huicio3 sino un atroJello. San Alberto !agno3 a Jesar de sus aSos I de sus acGaques3 GiLo un KiaHe e; pro'esso desde )olonia a París Jara Jrotestar de semeHante Jrocedimiento I defender a su discíJulo Jredilecto. Otro acto Jarecido3 I de comNn acuerdo3 se JreJaraba en OQford Jor el arLobisJo de )antorberI Roberto •il€ardKI3 enemigo declarado de la nueKa teología3 el cual condenó una nueKa serie de treinta JroJosiciones %.> de marLo de .200'3 Karias de ellas tomistas3 I concedió once días de in dulgencia a quien las imJugnase. .7=

Alentado con este resultado3 TemJier se disJonía a Jroceder más adelante en sus censuras contra la doctrina de Santo Tomás3 conKocando a efecto a los maestros que Gabían JreJarado la lista del 0 de marLoT Jero el colegio cardenalicio3 que gobernaba la Iglesia durante la Kacante de la Sede AJostólica Jor la muerte de Auan @@I %27 de maIo de .200'3 le Jaró los Jies3 JroGibiOndole terminantemente ocuJarse más de aquel asunto Gasta nueKa orden. Al mismo tiemJo3 Pedro de )onflans3 arLobisJo de )orinto3 que residía en la corte Jontificia3 GiLo saber a •il€ardKI su Jrofundo disgusto Jor el atroJello cometido. ,os franciscanos3 a su KeL3 aJegados a la antigua usanLa3 tomaron Jarte JreJonderante en la oJosición3 ecGando leSa al fuego. uillermo de la !are Jublicó un #orrectorium 'ratris %4omae %.20>8.20/'3 en el que imJugna e; pro'esso nueKe artículos de sus comentarios sobre el Jrimer libro de las Sentencias* otros nueKe de sus #uodlibetos* otros tantos de sus cuestiones 1e !eritate* dieL de su cuestión 1e 8nima* cuatro de sus cuestiones 1e potentia* una de sus cuestiones 1e !irtutibus I setenta I seis de su Suma %eológica. #sta obra fue Joco desJuOs %.2>:' aJrobada I recomendada Jor el caJítulo general de su orden celebrado en #strasburgo3 al mismo tiemJo que se JroGibía a sus religiosos Joseer I leer la Suma de Santo Tomás3 eQceJción GecGa de un JequeSo gruJo de lectores más caJacitados I a condición de acomJaSarla siemJre del referido #orrectorium. 4 Auan PecUGam3 que sucedió a •il€ardKI en el arLobisJado de )antorberI3 quiso imJoner a Jura fuerLa la censura de su Jredecesor. ••• !as esta ofensiKa Kiolenta no logró disminuir en lo más mínimo el Jrestigio I la autoridad doctrinal de Santo Tomás3 antes bien Jarece que JroKocó una reacción contraria3 conquistándole nueKos adeJtos. #l famoso odofredo de 5ontaines decía que el acto de TemJier debía corregirse3 Jorque condenaba JroJosiciones entre sí contradictorias I Jorque escandaliLaba I BJerHudicaba a estudiantes I Jrofesores3 JriKándoles de aJrender la doctrina Ntilísima de un doctor tan eQcelso como fraI TomásC. il de Roma estaba asombrado de semeHante Jroceder. ,os que imJugnan sus escritos3 aseguraba3 se mueKen Jor Jura enKidia I HuLgan de lo que no entiendenR son moscas que se lanLan contra la luL3 cegadas Jor su resJlandor3 cumJliOndose en el caso Jresente aquellas Jalabras del salmo 0131R BIluminando tN admirablemente desde los montes eternos3 todos los insiJientes se turbaron en el coraLónC. .70

4 a su amigo I Germano de Gábito el beato Santiago )aJocci de -iterbo le decía en París3 cuando más arreciaba la lucGa antitomistaR si los dominicos quisieran3 ellos solos Joseerían la sabiduría3 I los demás seríamos unos idiotas3 con sólo retirar de la circulación los escritos de fraI Tomás. Por su Jarte3 dicGo beato3 que fue Gombre eminentísimo en ciencia I santidad3 siendo arLobisJo de NáJoles reJetía con frecuencia a su amigo BartolomO de )aJua3 Jrotonotario del reino de SiciliaR B)reo sinceramente delante de (ios Sin 'ide et Spiritu Sancto] que nuestro SalKador I (octor de la -erdad enKió en Jrimer lugar Jara iluminar al mundo I a la Iglesia uniKersal al aJóstol San Pablo3 desJuOs a San Agustín I en nuestro tiemJo a fraI Tomás3 a quien no sucederá otro astro de igual magnitud Gasta el fin del mundoC. BPorque3 efectiKamente3 en sus escritos se encuentra toda la Kerdad3 toda la luL3 toda la claridad3 toda la facilidad I todo el mOtodo Jara llegar ordenadamente a una ciencia JerfectaC. (e HoKen I discíJulo de il de Roma3 se deHó imJresionar Jor la condenación de TemJier I se Gabía Jermitido imJugnarloT Jero aseguraba que3 Bdesde el momento en que le conoció meHor I emJeLó a gustar sus escritos3 se GiLo su discíJulo entusiasta I no quería leer más que sus obras3 JareciOndole dictadas Jor el mismo #sJíritu Santo. 4 aSadía Bque nadie se Gaga la ilusión de dominar Jerfectamente la teología si no sigue I se adGiere a la doctrina de fraI Tomás3 que seSaló la senda Jara llegar a Jo8 seerlaC. #l JroJio BartolomO de )aJua3 que Gabía conocido I tratado al santo3 era del mismo Jarecer3 fundándolo en tres consideraciones. Primera3 Jorque es Gumanamente imJosible que escribiese tantas I tan grandes obras en tan breKe tiemJo3 a no ser aIudado sobrenaturalmente Jor (ios. Segunda3 Jorque sus escritos3 a Jesar de Gaber sido imJugnado feroLmente Jor mucGos I muI Joderosos adKersarios3 nunca Jerdieron su autoridad3 sino que más bien aumento3 siendo recibidos I acatados Jor todas Jartes. Tercera3 Jorque se adaJtan a toda clase de gentes I todos sacan JroKecGo de ellos. ,o mismo Jensaba fraI Alberto de Brescia3 Gombre de gran ciencia I santidad3 que no salía de su asombro Jensando cómo Judo el santo llegar en tan Joco tiemJo a tan alto grado de Kirtud I de ciencia. 4 Gabiendo rogado con frecuencia a (ios3 a la -irgen !aría I a San Agustín que se dignasen manifestarle la gloria de fraI Tomás3 se le aJarecieron Oste I San Agustín3 el cual le diHoR ;e Kenido a manifestarte la doctrina I la gloria de fraI Tomás3 que está aquí conmigoT BOl es mi GiHo3 que Ga seguido en todo la doctrina aJostólica I la mía e iluminó con su doctrina a la Iglesia de .7>

(iosC. Somos iguales en gloria3 aunque Ol me eQcede en la aureola de la Kirginidad I Io le suJero en la dignidad eJiscoJal. 4 fraI #steban de SalanGac3 en su #rónica inOdita3 escrita antes de .20>3 dice de nuestro SantoR BfraI Tomás de Aquino3 JullOs3 es doctor egregio I famoso en el mundo3 que escribió mucGas obras3 cuIa doctrina sana I lNcida3 sigue I admira todo Oriente I Occidente3 HuLgando sin enKidia3 I alegrándose I gloriándose de Joseerla. Pues ella Jrocede como luL resJlandeciente I crece Gasta el Jleno día en que aJareLca el ,uceroT I de ella toman todos3 incluso los detractores I Omulos ocultamenteC. ••• ,os discíJulos de Santo Tomás salieron3 naturalmente3 en su defensa3 recogiendo el guante lanLado Jor uillermo de la !are. Así3 entre .2>78 .2>: Jublicaron Karias rOJlicas a su #orrectorium con el título de #orrectorium Ecorruptorii? 'ratris %4omae* entre ellos el de Ricardo •naJ€ell3 en OQford3 I el de Auan <uidort3 en París3 I sobre todo el 8pologeticum !eritatis contra #orruptorium* debido a la Jluma de Ramberto dei PrimadiLLi. Ricardo •naJ€ell le llama Bdoctor KenerableC3 Bdoctor eQimio3 con cuIa doctrina resJlandece la Iglesia3 cuIos escritos están llenos de Kerdad3 escritos Jor insJiración del #sJíritu de KerdadC3 GabiOndose dignado (ios ilustrarlo con el raIo de su sabiduría BI eQaltarlo sobre el candelabro de la Iglesia Jara instrucción de todo el mundoC. ,a misma Orden de Predicadores3 que se dio cuenta la Jrimera del Kalor eQceJcional de la doctrina tomista3 la GiLo suIa3 como reconocía amargamente su gran adKersario Auan PecUGam ]BOJiniones que los mismos Germanos dicen ser de su ordenC]3 I tomó las medidas oJortunas Jara que todos sus religiosos la resJetasen I acatasen. #l caJítulo general de .20>3 celebrado en !ilán3 enKió a Inglaterra dos Jrofesores con Jlenos Joderes Jara Jroceder seKeramente contra los religiosos Gostiles a la doctrina de fraI Tomás. #l de París de .20/ ordena que se castiguen seKeramente los que se atreKan a Gablar Bde Ol o de sus escritos irreKerente e indecentementeC3 Jor ser una cosa que Bde ningNn modo Juede tolerarseC. ,o mismo reJite el de París de .2>=3 aSadiendo esta ordena8 ciónR BImJonemos terminantemente I mandamos que todos los Germanos3 segNn su saber I Joder3 Jrocuren JromoKer I al menos3 segNn se oJina3 de8 fender la doctrina del Kenerable maestro fraI Tomás de Aquino3 de grata memoriaC. #l de )olonia de .67/ disJuso que su doctrina fuese la norma I guía de los estudios de la OrdenR B<ueremos I mandamos .7/

terminantemente a todos los lectores I sublectores que lean I determinen segNn la doctrina I las obras del Kenerable doctor fraI Tomás de Aquino3 I que informen en la misma a sus alumnos3 I que los estudiantes se aJliquen a ella con diligenciaC. 4 concede a los estudiantes que residen fuera de sus JroKincias3 I no Jueden subKenir de otra manera a sus necesidades3 la licencia de enaHenar sus libros con el Jermiso de su Jrior I el Kisto bueno de sus Jrofesores3 BeQceJto la Biblia I las obras de fraI TomásC. #l de !etL de .6.6 la celebra como Bmás sana I más comNn3 I nuestra Orden tiene obligación de seguirla esJecialmenteC3 ordenando que ningNn religioso sea enKiado a París a recibir los grados acadOmicos sino desJuOs de Gaber estudiado a Santo Tomás tres aSos Jor lo menos. #l de Bolonia de .6.1 JroGíbe a los conKentos Kender o enaHenar las obras del santo3 a no ser que estuKieran duJlicadas I manda a las casas de estudio que se las Jrocuren todas. ,os siguientes caJítulos generales fueron acentuando estas ordenaciones Gasta nuestros días. Sabida es tambiOn la corrección I Jenitencia que imJuso el caJítulo JroKincial de la JroKincia romana celebrado en AreLLo en .6.1 a fraI ;umberto uidi3 lector en 5lorencia3 Jor Gaber menosJreciado e imJugnado la doctrina del AquinatenseR susJensión Jor dos aSos de su oficio de Jrofesor I aIuno a Jan I agua durante dieL días. !erced a estas disJosiciones I3 sobre todo3 gracias a su JroJia Kirtud I eQcelencia3 la doctrina de Santo Tomás no sólo resistió sin quebrantos la Jrueba3 sino que salió de ella más JuHante I aKasalladora que nunca3 llegando a trasJasar las fronteras del Occidente3 como atestigua BartolomO de )aJua en el 5roceso de canoni6aciónR AceJtada BJor mucGísimos3 incluso en naciones bárbarasC. Alusión a las traducciones en griego GecGas Jor uillermo Bernard de aillac. ••• #n realidad3 las obras de fraI Tomás eran cada KeL más leídas I estudiadas3 no sólo Jor los sabios I Jrofesores3 sino Gasta Jor lo menos caJacitados I disJuestosR Bincluso los laicos I menos inteligentes buscan I aJetecen Joseer sus escritosC. BPues es a todos manifiesto ]dice uillermo de Tocco] que en todo el mundo entre los fieles católicos no se lee otra cosa en la filosofía I teología de las escuelas que no se tome de sus escritosC. (e esta suerte llegó a conquistar el título enKidiable de 1octor #ommunis3 es decir3 1octor Lni!ersal3 1octor de todos3 que Ia le daba equiKalentemente el beato Santiago )aJocci de -iterbo cuando decía que en sus obras se encuentran Bla Kerdad com>n3 la claridad com>n3 la ..7

iluminación com>n* la doctrina I el orden com>n Jara llegar Jronto a la Jerfecta intelecciónC3 I le reconoció eQJresamente la Josteridad. -eamos algunos testimonios. Tolomeo dei 5iadoni escribe que fraI Tomás BsobreJasa a los doctores modernos en filosofía I teología I en cualquier otra materia3 segNn la inteligencia I oJinión comNn de los GombresT de aGí que se le llame GoI en la +niKersidad de París 1octor #om>n Jor la claridad de su doctrinaC. Nicolás TreKetG se eQcusa de Jonderar su ingenio agudísimo I su ciencia eminente3 BJues las Jruebas de su sabiduría son tan JNblicas que los Kerdaderos escolásticos lo llaman 1octor #om>nC. (omingo arnier3 en la dedicatoria a Auan @@II de sus #omentarios sobre la Sagrada ,scritura* dice que se aJoIará Jara re8 solKer las cuestiones en la doctrina de fraI Tomás 1octor #om>n. Pedro de la Palu cita al santo3 diciendoR Bla quinta oJinión es la del 1octor #om>n TomásC. Auan de NáJoles le llama Bel 1octor de todos I maestro fraI Tomás de AquinoC3 I dice que su doctrina Bse recibe en todas JartesC. Auan de Sterngasseen Gace de Ol mención Gonorífica con estas JalabrasR BfraI Tomás3 de santa memoria3 con cuIa doctrina es iluminada toda la IglesiaC. 4 Nicolás de #strasburgo dice de Ol I de su maestro San Alberto !agnoR Blos Kenerables doctores fraI Tomás de Aquino I el seSor Alberto3 dos grandes luminares de la IglesiaCD. (octor eQimio3 (octor admirable3 (octor incomJarable3 flor I nata de los doctoresC3 es frase de Auan de )olonna. Su doctrina es tan Kerdadera I tan santa que quienes se seJaran de ella suelen errar en la fe o en la moralC3 segNn adKierte uillermo de Tocco (urante todo el siglo QK no se le conoce con otro título. BTomás de Aquino ]dice #nrique de ;erford]3 doctor eQcelentísimo tanto en materias eclesiásticas como filosóficasT Jor lo cual se le llama 1octor #om>n3 o 1octor General?. ,o reconoce3 a Jesar suIo3 el famoso fraI Pedro de Alba I Astorga cuando dice que Santo Tomás es Bel Nnico que se llama 1octor #om>n3 como AleHandro de ;ales 1octor +rre'ragable. I era lo mismo decirR esta oJinión es com>n que decirR esta oJinión es de Santo %omasC. Título3 como se Ke3 sumamente glorioso. Nuestro fraI ,uis de -alladolid resume todo el comNn sentir entre la muerte del santo I los Jrimeros aSos del siglo QK en estas Jalabras memo8 rablesR B(esJuOs de ser inKestido del magisterio en teología3 KiKió unos Keinte aSos3 durante los cuales sus obras3 escritas en tan Joco tiemJo3 dan claro testimonio de cuan Ntil fue a la Iglesia I cuán admirable fue su ciencia I doctrina. Pues su doctrina3 que todo el mundo acoge I admira3 Jrocede como luL esJlendorosa I crece Gasta el Jleno día. Pues _a quO ...

doctos no Ga enseSado`3 _a quO insolentes no Ga corregido`3 _a quO descarriados no Ga endereLado` #nseno conKenientemente las Kerdades diKinas I Gumanas3 tratándolas suficientemente Jor lo que resJecta a la salKación de los Gombres. Por eso Hustamente se llama 1octor #om>n* Jues su doctrina es sal que condimenta cualquier otra escritura3 que lo mismo que eHercita a los sabios en los misterios3 socorre a los sencillos en lo elementalR tiene a Jrimera Kista con que nutrir a los niSos I guarda su secreto con que admirar las mentes más eleKadas. #n ella se encuentra estilo breKe3 Jalabra agradable3 firme3 claro I eleKado HuicioC. Sólo bien entrado ese siglo de rabioso terminismo I3 Jor consiguiente3 de Jronunciada decadencia3 Judo tomarse a guasa un título tan brillante I de sentido tan Jrofundo. Para aquellos esJíritus corromJidos Jor el aire infecto de un logicismo desenfrenado no tenía Kalor la sencilleL de lenguaHe ni la transJarencia de JensamientoT andaban a caLa de tOrminos enreKesados I de silogismos retorcidos3 como si la Kerdadera ciencia consistiese en Gacerse ininteligibles a los más I en engaSarse a sí mismo con frases GincGadas I eQóticas. (e ellos Gace Jlena Husticia fraI ;ermann •orner cuando diceR B#ste gloriosísimo doctor3 con su Jalabra I escritos3 decoró admirablemente a toda la Iglesia católica. 4 aunque algunos clOrigos I religiosos JOrfidos I odiosos a (ios3 moKidos de enKidia3 le llaman irónica I maliciosamente 1octor #om>n Jor su estilo llano e inteligible3 JrefiriOndose a sí mismos3 que con Jalabrería Kana I tOrminos inusitados andan Jor el aire dando Jalos al Kiento3 sin entender lo que dicen3 sin JroKecGo de los lectores3 sin embargo3 con raLón I en Kerdad Juede llamarse I es 1octor #om>n... #ste doctor santísimo3 en sus Sumas I demás escritos teológicos3 instruIe a los maIores I doctosT en los escritos filosóficos I comentarios morales informa a los de mediana formación3 aJtos Jara suJerarseT I en los tratados dialOcticos instruIe a los HóKenes estudiantes. No GaI entre todos los doctores modernos ninguno cuIa doctrina sea tan áKidamente leída3 cuIos libros sean tan frecuentemente citados Jor los maestros I cuIos KolNmenes se multiJliquen I difundan tanto en cada una de las uniKersidades del mundo entero como los del doctor Santo TomásC. (e todos modos3 I acaso Jara eKitar las burlas necias de aquellos nominalistas emJecatados3 a mediados del siglo QK se comenLó a llamarle 1octor 8ngélicas en lugar de 1octor #ommunis.

..2

Pero el golJe de gracia contra los adKersarios de la doctrina tomista fue dado el .> de Hulio de .626 con su solemne eleKación al Gonor de los altares3 Kerificada en AKiSón Jor Auan @@II. #l .: de maIo del aSo siguiente %.62:'3 el obisJo de París #steban Bourret anuló la condenación del 0 de marLo de .200 en cuanto a los artículos que se referían o Jarecían referirse a la doctrina de Santo Tomás3 desJuOs de Gaber conKocado3 oído I consultado a toda la 5acultad de Teología de aquella +niKersidad. 4 nótase en este solemne documento un deseo manifiesto de reJarar la inHuria I resarcir los daSos causados Jor el acto JreciJitado de .2003 Jues se llama al santo reJetidas Keces doctor eQimio I Kenerable3 Bcon cuIa doctrina resJlandece la Iglesia como la luna con el sol.... JrinciJalmente Jor Gaber sido I seguir siendo luL Jreclara de la Iglesia uniKersal3 Jerla radiante de los clOrigos3 flor de los doctores3 esJeHo clarísimo e insigne de nuestra uniKersidad Jarisiense3 cual esJlOndida estrella matutina refulgente Jor la claridad de Kida3 fama I doctrinaC. ,a actitud de los maestros de la facultad Jarisiense resJecto del Aquinatense Gabía Jasado de la Gostilidad más cerril a la admiración I Keneración más sincera I entusiasta. +n Jar de meses antes del citado documento de retractación solemne3 al celebrar la +niKersidad Jor KeL Jrimera la fiesta del santo ]0 de marLo de .62:]3 el famoso maestro Pedro Roger3 que aSos más tarde debía subir al trono Jontificio baHo el nombre de )lemente -I3 eQJuso en su Janegírico el comNn sentir de todos sus colegas. )omienLa llamándole3 como era Husto3 nuestro 1octor S 1octor noster]3 I le comJara en sabiduría a SalomónT Jorque así como el ReI Sabio suJeró en ella a todos los Gebreos3 egiJcios I orientales3 así Santo Tomás eQcedió en saber a todos los filósofos I teólogos Gabidos I Jor Gaber de la +niKersidad JarisienseR BJues su sabiduría Jrecedió a la sabiduría de los otros doctores que Gubo en esta +niKersidad I a la de cualquier filósofo... !e atreKo a decir que Oste Jrecedió en sabiduría a todos los que Gubo antes I desJuOs de Ol en esta +niKersidadC. 4 luego aSade que su doctrina es BKerdadera sin contagio de falsedad3 clara sin sombra de oscuridad3 fructuosa sin eQceso de curiosidad3 abundante Jor el ámbito de su uniKersalidadC. ,s !erdadera sin contagio alguno de 'alsedad* I Jor eso es fuerte3 sólida I resistente a toda Jrueba. ,a imJugnaron mucGos I muI doctos con toda clase de argumentos I de maniobras inconfesables3 I3 sin embargo3 como lo Kemos Jor eQJeriencia3 la doctrina de este Santo Jermanece3 resiste3 se JroJaga3 se aceJta I recibe cada KeL más3 siendo3 en realidad3 la doctrina com>nT BKemos Jor eQJeriencia que la doctrina de ..6

este santo3 que se dice doctrina com>n* aunque fue imJugnada con fuertes argumentos3 sin embargo3 Jermanece siemJre I crece Jor los siglos de los siglosC. ,a doctrina de los demás doctores3 aunque brille I meta ruido Jor algNn tiemJo3 es como la luL de los cometas3 que luce mucGo al JrinciJio I luego desaJarece Jor comJletoT Jor el contrario3 la doctrina de Santo Tomás brilla siemJre e ilumina cada KeL más3 como la luL del sol de mediodía. (e ella cabe decir lo que San Bernardo Jredicaba de la -irgen Santísima3 simboliLada Jor la estrella JolarR no se aJarte de la boca ni del coraLón3 Jorque siguiOndola no te Jierdes3 Jensándola no Ierras3 guardán8 dola no caes3 eQJoniOndola no mientes3 estudiándola llegas a la KerdadT tenía fuertemente I no te la deHes arrebatar. ,s clara sin sombra alguna ni 'astidio de oscuridad* Jorque no GaI estilo más límJido I transJarente que el suIo3 I tiene el arte de eQJoner los Jroblemas más arduos I oscuros en lenguaHe tan accesible3 que Gasta los ingenios más rudos son caJaces de entenderlos. B,iteralmente esta doctri8 na es la más clara entre todas _<uiOn tuKo estilo más claro` Aun cuando la cosa sea sumamente oscura3 Ol la eQJone tan claramente que aJenas GaI uno tan rudo que no la Jueda entenderC. ,s >til y 'ruct"'era* sin deHarse lle!ar de una curiosidad e;cesi!a ni de !anas sutile6as. No GaI en Ol cuestiones Kanas3 ni Jierde el tiemJo en sutileLas inNtiles3 como GoI Gacen mucGos. BSe atiene a la letra3 sin meterse a inKestigar cosas inNtiles o curiosidades3 como Gacen mucGos GoI... #ste glorioso santo no fue asíC. ,s copiosa y abundante por su !ariedad y uni!ersalidad. Jues3 cual otro Salomón3 disertó I escribió de todas las cosas diKinas I Gumanas con HusteLa I Jrofundidad insuJerables3 segNn lo Jrueban sus numerosas obras. #s un Kerdadero sol3 que todo lo ilumina I todo lo calienta I fertiliLa. (ios Ga enKiado a la Iglesia Jara la salKación del mundo tres grandes doctores como tres grandes soles. San Pablo en tiemJo de los falsos aJóstoles3 San Agustín en tiemJo de las GereHías I Santo Tomás en los tiemJos modernos. BSe les llama conKenientemente soles a los tres doctores que iluminaron a la Iglesia en los diKersos tiemJosR el Jrimero fue San Pablo3 en tiemJo de los JseudoaJóstolesT el segundo3 Agustín3 en tiemJo de los GereHesT el tercero3 Santo Tomás3 en tiemJo de los modernosT Jara que de Oste digamos aquello del #clo .30R resplandeció como sol re'ulgente en el templo de 1ios?. Podemos3 Jor consiguiente3 concluir de todo lo dicGo que3 a Jesar de la guerra encarniLada contra su doctrina I no obstante el Kalor ..:

eQtraordinario de sus Omulos e imJugnadores3 como Auan PecUGam3 Roberto •il€ardKI3 il de Roma3 #nrique de ante3 Auan (uns #scoto3 (urando I tantos otros3 Osta salió más Jura I JuHante de la Jrueba3 como el oro del crisol3 llegando a ser reconocido su autor3 aun antes de su canoniLación3 como la autoridad máQima en filosofía I en teología I en eQOgesis de todos los doctores escolásticos3 incluso su JroJio maestro3 San Alberto !agno. #s la conclusión que sacaba el Ia citado Pedro Roger en otro Janegírico del santo que Jredicó ante toda la curia JaJal3 Jrobablemente el 0 de marLo de .6:2 en la iglesia de los dominicos de AKiSón3 siendo Ia cardenal arLobisJo de Reims. B!e Jarece que la doctrina de este santo se muestra Kerdadera3 Jor encima de todas las doctrinas de los doctores modernos3 Jor dos cosasR Jrimero3 Jorque... la doctrina de este santo fue frecuentemente imJugnada con fuertes golJes de fuertes argumentosT fue frecuentemente acosada Jor sutilidades de grandes doctoresT I3 sin embargo3 como el oro3 que cuanto más es Jrobado Jor el fuego tanto más Juro resulta3 así esta doctrina3 cuanto más imJugnada es3 tanto más se confirma3 KiKe I Jerdura Jor los siglos. Segundo...3 Jorque los doctores se comJaran a las estrellasR unas lucen en el cielo I su claridad Jermanece siemJreT otras son aJarentes3 que no son más que ciertas im8 Jresiones Jroducidas en el aire3 I su claridad no Jerdura3 Jorque en seguida caen. #sto ocurre literalmente con la doctrina de mucGos doctores sutilesR en su nacimiento se reKelan muI lucientes3 Jero al Joco tiemJo caen totalmente. Por eso de ellos se dice en AJ. =3.6R cayeron las estrellas del cielo. I en #L. 6230R 4aré oscurecer sus estrellas. Pero la doctrina de este santo3 desde el JrinciJio3 I siemJre I continuamente luce cada KeL más. (e aGí que sea la estrella cándida matutina3 de la que se dice en AJ. 223.=R estrella esplendorosa y matutinaT I en #cclo. 173=R como estrella matutina en medio de la oscuridad y como luna llena luce en sus d"as* y como sol re'ulgente* así resJlandeció Ol en el temJlo de (iosC. 4 aSade esta obserKación comJletamente HustaR no se disminuIe su autoridad ni debe recGaLarse su magisterio Jorque en algunas Jocas I JequeSas cosas GaIa Jodido equiKocarseT como tamJoco desmerece la autoridad de San Agustín I de otros Padres I (octores de la Iglesia en casos similares. #sto solo Jrueba que eran Gombres I que no Joseían el JriKilegio de la inerrancia e infalibilidad de que sólo goLa la Sagrada #scritura3 Jor ser Jalabra del mismo (ios.

..1

,. D!0/! 02 ca"$"i=aci:" 6a0#a 02 /!c*a'aci:" c$ $ D$c#$' /! *a I9*!0ia 2"i3!'0a* +13,311587A Jartir de esta fecGa3 su autoridad doctrinal en la Iglesia católica Ga ido in crescendo Gasta nuestros días3 Jor la serie ininterrumJida de aJro8 baciones I recomendaciones cada KeL más aJremiantes de los JaJas I de los concilios. ImJosible referir aquí todos estos documentos3 que Jor sí solos ocuJarían Karios KolNmenes. Bástenos seleccionar algunos de todas las OJocas3 remitiendo al lector Jara los demás a los Salmanticenses3 ). (.3 5ro 1octoris 8ngelici doctrinae commendatione ad eius/ue amorem et !enerationem oratio e;4ortatoria* que Ka al frente de su cOlebre #ursus t4eologicus %Salamanca .=6.'T a Auan de Santo Tomás3 O. P.3 %ractatus de approbatione et auctoritate doctrinae angelicae 1i!i %4omae* que es el tercer Prolegómeno de su #urso %eológico %Alcalá .=60'T a Reginaldo ,ucarini3 O. P.3 8nimad!ersiones /uaedam in te;tu operum S. %4omae Summorum/ue Bomanorum 5onti'icum 9ullae* 5re!ia et Sermones* /uibus ostenditur /uam grata et recepta semper 'uerit in ,cclesia #a4olica 4uius Sancti doctrina* insertas en su )anuale t4omisticarum contro!ersiarum %Roma .==='T a -icente 5ontana3 O. P.3 ,picenia sacra S. %4omae de 8/uino e; 9ullis ac 9re!i4us apostolicis no4iliori4us/ue scriptori4us selecta %Roma .=07'T a Serafín Piccinardi3 O. P.3 1e approbatione doctrinae S. %4omae %Padua .=>6'3 6 Kols. en folio a Antonio !iguel 4urami3 O. P.3 %estimonia e; #at4olicae ,cclesiae et Summorum 5onti'icum oraculis at/ue sapientissimorum et probatissimorum !irorum scriptis pro commendatione doctrinae 8ngelici 1octoris S. %4omae 8/uinatis undi/ue decerpta at/ue in unurn collecta %!adrid .0>/'T a Aoaquín BertGier3 O. P.3 S. %4omas 8/uinas* 1octor #ommunis ,cclesiae. IR %estimonia ,cclesiae %Roma ./.:'T IIR %estimonia ordinum religiosorum3 Uni!ersitatum at/ue !irorum illustrium* todaKía no Juesto a la KentaT a 1e auctoritate doctrinali 1octoris 8ngelici S. %4omae 8/uinatis %AKila ./.:'T a (. !annaioli3 1e o''icio ad4aerendi germanae 1octoris 8ngelici p4ilosop4iae %Roma ./.='T a Sadoc SLabó3 O. P.3 1ie auFtoritdt des beiligen %bomas !on 8/uin in der %4eologie %Regensburg ././'T I Santiago RamíreL3 O. P.3 1e auctoritate doctrinali S. %4omae 8/uinatis %Salmanticae ./12'. )on frecuencia se reJiten los elogios I aJreciaciones que Ia conocemos3 Jero que en boca de los romanos Jontífices reKisten un carácter I un Kalor dogmático3 I a las Keces disciJli8 nar. #l lector Jrudente I discreto sabrá eQcusar una cierta monotonía3 que3 bien entendida3 acaba Jor ser elocuente I agradable. ..=

••• Auan @@II3 que se Jrocuró un eHemJlar esJlOndido de sus obras3 todaKía eQistente en su casi totalidad en la Biblioteca -aticana3 diHo en su bula de canoniLación que Santo Tomás BresJlandece como lucero de la maSana entre las filas de los bienaKenturadosC. Al incoar el Jroceso de su canoniLación diHo en el )onsistorio a los )ardenalesR será una gloria muI grande Jara Nos I Jara toda la Iglesia si logramos canoniLar a este Santo3 Jara lo cual es Jreciso que se comJrueben algunos milagros GecGos Jor su intercesiónT Jorque BOl ilumino a la Iglesia más que todos los otros (oc8 tores3 I más se aJrende en sus libros en un aSo que durante toda la Kida en los libros de los demásC. 4 concluido el Jroceso faKorablemente3 tuKo el .: de Hulio de .626 una alocución en el consistorio ante toda la curia JaJal sobre el teQto del salmo :3:R BSabed que el SeSor glorificó a su santoC3 en la cual Gace eQtraordinarios elogios de la Orden de Predicadores I del santo. #ntre otras cosas diHo que el SeSor Gabía obrado Kerdaderas maraKillas en Ol3 tanto en santidad como en milagros I en sabiduríaR en santidad3 Jorque obserKó eQactísimamente todas las reglas I constituciones de su orden3 Jorque conserKó Gasta la muerte intacta su Kirginidad I Jorque no cometió Jecado alguno mortal durante toda su KidaT en milagros3 Jorque se comJrobaron más de trescientos3 aunque Jara ello bastaba eQaminar sus escritos3 Jues Bcada artículo suIo es un Kerdadero JrodigioCR en sabiduría3 Jorque3 BdesJuOs de los AJóstoles I de los Padres3 nadie Ga iluminado a la Iglesia tanto como Ol. Por eso están de enGorabuena la Santa !adre Iglesia3 Italia I NáJoles3 la Orden de Predicadores I las demás órdenes religiosas I todo el gremio de los doctores. Su eHemJlo es un acicate Jara todosR BAnímense los HóKenes en sus estudios3 no se detengan los JroKectos3 delOitense los ancianos en ellosT Jrogresen todos en Gumildad3 los JroKectos no abandonen la contemJlación3 los diligentes cumJlan los mandamientos de (ios... #n medio de la Iglesia abrió su boca I lo llenó el SeSor de esJíritu de sabiduría I de entendimiento3 le Kistió la estola de la gloriaC \. )lemente -I3 que tanto le Gabía admirado I ensalLado antes de ocuJar el trono Jontificio3 como Gemos Kisto más arriba3 Ia en la Sede de San Pedro lo celebra como sarmiento JrinciJal I fecundísimo de la Kid de la Orden de Predicadores3 Jlantada en la Iglesia de (ios3 I como doctor egregio3 de cuIas obras I enseSanLas3 reJletas de sabiduría3 recoge la Iglesia uniKersal coJiosos I saLonados frutos esJirituales3 con que se nutre I deleita continuamenteR Ba aquel Jreclaro I fructuoso sarmiento3 esto es3 ..0

al bienaKenturado Tomás de Aquino3 confesor I doctor egregio3 de cuIa sabiduría I doctrina3 escrita I oral3 recoge toda la Iglesia mNltiJle I abundante fruto esJiritual3 alimentándose incesantemente de OlC. 4 mandó al caJítulo general de .6:=3 celebrado en BriKe3 que imJusiese a todos los religiosos de la Orden de Predicadores la obligación estricta de seguir la doctrina de Santo Tomás. #l beato +rbano -3 al ordenar el traslado de su cuerJo desde 5osanoKa Gasta Tolosa Jara deJositarlo en la iglesia de los dominicos3 le llama doctor egregio3 que con sus enseSanLas saludables I transJarentes iluminó la Iglesia uniKersal3 Joniendo de manifiesto los enigmas de la #scritura3 desatando los nudos de sus dificultades3 dilucidando sus obscuridades I aclarando las dudas que surgen en su estudio. 4 al entregar al general de la orden la cabeLa del santo3 dice de ella que era el BdeJósito de la diKina sabiduríaC. Al mismo tiemJo manifestó su firme Koluntad de que la facultad de teología de Tolosa se fundase en la doctrina sólida I consistente del Aquinatense3 en un todo conforme con San Agustín3 I de que la siguiese I JroJagase Jor todos los medios como Kerdadera I católicaR Bquiero que se funde en la doctrina sólida I consistente de aquel santoCT Bqueremos3 además3 I Jor las Jresentes os mandamos que sigáis la doctrina de dicGo bienaKenturado Tomás como Kerdadera I católica3 I que os esforcOis en amJliarla con todas las fuerLasC. ,o mismo reJite Nicolás -R Bcon cuIa doctrina es iluminada toda la IglesiaC. #n frase de AleHandro -I3 Bes como un luminar refulgente en el uniKerso3 que ilumina todo el orbe cristianoC. SegNn Pío I-3 su doctrina es BsagradaC3 que Ga Jroducido I Jroduce continuamente en la Iglesia de (ios abundantísimos frutos de ciencia I de santidad. Por fin3 San Pío - cierra esta Jrimera etaJa declarándolo solemnemente Jor su bula )irabilis 1eus ].. de abril de .1=0] (octor de la Iglesia uniKersal I equiJarándolo a los cuatro grandes (octores de la Iglesia latinaR San Ambrosio3 San Aerónimo3 San Agustín I San regorio !agno. Austifica el santo Jontífice la atribución de un Gonor tan eQtraordinario en aquellos tiemJos Jor la eQcelencia de santidad I de doctrina que en Ol concurren I Jor los seSalados serKicios que Ga GecGo a la causa de nuestra religión a traKOs de los siglos. ,lámale BluL clarísima de la Iglesia3 I su doctrina es regla ciertísima de nuestra feR Bregla ciertísima de la doctrina cristiana3 con que iluminó a la Iglesia aJostólica3 refutados infinidad de erroresC. ,o cual no sólo debe entenderse de los errores antiguos o de su tiemJo3 sino tambiOn de todos los que Gan aJarecido desJuOs3 seSaladamente de los errores luteranos3 como se Ga ..>

Kisto JalJablemente en los decretos del concilio de TrentoR Bcomo se Kio mucGas Keces antes3 I Nltimamente en los decretos del concilio TridentinoC. Su Suma %eológica mereció el Gonor singularísimo de ser colocada sobre el altar Hunto con la Biblia3 como libro de consulta I orientación. B,a Iglesia misma Ga GecGo suIa su doctrina teológica3 Jor ser la más cierta I segura de‚ todas A Ol se debe tambiOn la Jrimera edición de sus obras comJletas3 que Jor eso se llama piaIa %Roma .1078.10.3 en .> Kolsen folio'3 I todaKía GoI goLa de gran estima entre los críticos.

6. D!0/! 02 /$c#$'a/$ 0$.'! *a I9*!0ia 2"i3!'0a* 6a0#a L!:" KIII +158711;7;SiQto -3 que quiso asociar a San BuenaKentura a una gloria similar declarándolo seQto (octor de la Iglesia Jor su bula %riump4antis Aierusalem* de .: de marLo de .1>>3 celebra a Santo Tomás como BGonor de la orden I ornamento de la Iglesia católicaC3 e GiLo Jintar una imagen suIa en la Biblioteca -aticanaR sobre la Jalma de su mano iLquierda soJorta la Iglesia3 con su mano derecGa emJuSa una Jluma en actitud de escribir3 I del sol de su JecGo irradian raIos de Jotente luL sobre la Iglesia3 en medio de esta inscriJciónR B,os escritos de Santo Tomás son aJrobados Jor )risto crucificadoC. )ongratulándose )lemente -III con el KirreI de NáJoles don Alfonso Pimentel de ;errera Jor Gaberse declarado a Santo Tomás Jatrón de aquella ciudad3 celebra su Jalabra diKina I su doctrina celestial3 a la que la Iglesia uniKersal debe mucGísimo. 4 escribiendo a los diJutados naJolitanos sobre el mismo asunto3 lo ensalLa como BintOrJrete de la diKina KoluntadC3 cuIa doctrina mereció el Gonor eQtraordinario de ser aJrobada Jor el mismo Aesucristo3 que le diHoR 9ien 4as escrito de m". Pero sobre todo en la constitución Sicut angel"* del 22 de noKiembre3 Jor la que solemnemente le declara tal3 Gace de Ol este elogio singularR B#s testimonio de su doctrina el ingente nNmero de libros que escribió en un tiemJo breKísimo3 sobre casi todas las ciencias3 con singular orden I JersJicacia3 sin ning>n error. al escribirlos tuKo alguna KeL de interlocutores a los aJóstoles Pedro I Pablo3 que3 Jor mandato de (ios3 le eQJusieron algunos JasaHesT I desJuOs de escritos oIó que eran aJrobados eQJresamente Jor )ristoC. ../

)on este motiKo3 los naJolitanos Gicieron grandes fiestas3 erigiendo en su Gonor Karios arcos triunfales. +no de ellos lleKaba esta inscriJciónR (O)TRINA . SAN)TITAT# . S+P#R,ATI-+S . A<+INAS #n otro se leíaR SA, . TOTI+S. T#RRA# . ,+@ . TOTI+S . !+N(I . #T . )I-ITAS . )I-ITAT+! . <+A# . NON . POT#ST . ABS)ON(I 4 en un tercero estaba escritoR A,T#R . PA+,+S Paulo - lo encomia como Batleta esJlendidísimo de la fe católica3 cuIos escritos son el escudo con que la Iglesia militante recGaLa Kictoriosamente los asaltos de sus enemigosC. Por eso es llamado con raLón defensor de la Iglesia católica I debelador de los GereHes. AleHandro -II eQGorta a la +niKersidad de ,oKaina a seguir siemJre con toda fidelidad la doctrina inconcusa I segurísima de los esclarecidísi8 mos (octores de la Iglesia San Agustín I Santo Tomás3 cuIa autoridad es tan grande I tan conocida de todos3 que no necesitan de nueKa recomendación. Benedicto @III reJite el elogio de San Pío -3 segNn el cual es tanta la fuerLa I la Kerdad de la doctrina tomista3 que no solamente Ga Kencido las innumerables GereHías que aJarecieron Gasta su tiemJo3 sino que tambiOn tiene la Kirtud de confundir I disiJar todas las que Gan Kenido desJuOs. No encontramos Jalabras ]aSade] Jara alabarlo cumJlidamente BJor sus grandes mOritos en faKor de la IglesiaC. #l meHor elogio es saber que fue aJrobada su doctrina Jor el mismo Aesucristo crucificado K Brecomendada constantemente al Jueblo cristiano Jor los romanos JontíficesC3 como Auan @@II3 )lemente -I3 +rbano -3 San Pío -3 SiQto -3 )lemente -III3 Paulo - I AleHandro -II. Nada más Husto3 Jorque iluminando al mundo entero como el sol3 JroduHo frutos ubOrrimos en la Iglesia católica3 I los sigue Jroduciendo cada día en abundanciaT además3 le suministra armas bien temJladas Jara recGaLar toda clase de errores3 tanto antiguos como modernos. 4 en .: de febrero de .067 mandó a los carmelitas descalLos de la JroKincia de )astilla seguir la doctrina de Santo Tomas3 lumbrera esJlendidísima de la Iglesia3 Jor ser tan alta I constantemente recomendada Jor los soberanos Jontífices. A todos los Jrecedentes suJera3 sin embargo3 Benedicto @I-3 uno de los Jontífices más sabios I más ilustres que Gan ocuJado la Silla de San .27

Pedro. Al aJrobar los estatutos del )olegio Teológico de San (ionisio3 de ranada3 en los cuales se imJone la obligación de no enseSar otra doctrina que la de Santo Tomás3 baHo Jena de eQcomunión reserKada a la Santa Sede3 cita in e;tenso I Gace suIas las alabanLas que Ia conocemos de )lemente -III I de Benedicto @III3 aSadiendo Jor su Jarte a continuaciónR BPor eso3 Ia que las obras de tan gran (octor3 m$s brillantes /ue el sol* escritas sin error alguno* con las que clarificó a la Iglesia de )risto con admirable erudición3 se Jueden recorrer con Jie firme3 Nos3 que siemJre Gemos seguido con Jeculiar Jiedad I Keneración al (octor AngOlico3 igual que nuestros Jredecesores los romanos Jontífices3 que tuKieron en gran Gonor su doctrina I la colmaron de merecidas alabanLas3 uniendo nuestra Jalabra aJostólica a estas alabanLas3 aJrobamos I confirmamos estos estatutosC #n su alocución al caJítulo general de la Orden celebrado en la Biblioteca )asanatense en .01=3 que se dignó Jresidir Jersonalmente3 le llama PrínciJe de los teólogos3 Angel de las #scuelas3 (octor de la Iglesia uniKersal I Gonra Jreclarísima de la Orden de Predicadores. 4 desJuOs de recordar los elogios reJetidos de los Jontífices3 confiesa ingenuamente de sí mismo que todo cuanto de bueno se Gallaba en sus numerosos escritos lo debía a Santo TomásR BNosotros mismos3 en los libros que Gemos escrito sobre diKersas materias3 desJuOs de escudriSar diligentemente I caJtar el Jarecer del (octor AngOlico3 admirados siemJre I gustosos nos Gemos adGerido a Ol suscribiOndolo I confesando sinceramente que3 si algo de bueno GaI en estos libros3 no se debe a mí3 sino que todo se debe al gran maestroC. +na cosa sobre todo llamaba la atención de aquel saJientísimo JontíficeR la modestia I caballerosidad con que siemJre trató Santo Tomás a sus adKersariosR B,as demás alabanLas de este doctor están admirablemente acumuladas en estoR que no se le Kio menosJreciar3 morder o falsificar a ningNn adKersario3 sino atraOrselos a todos delicada I cortOsmente. Pues si en sus dicGos encontraba algo más duro3 ambiguo u oscuro3 lo suaKiLaba interJretándolo más suaKe I benignamenteT Jeí o si la causa de la religión Jedía desGacer I refutar su oJinión3 lo Gacía con tanta modestia3 que merecía no menor alabanLa disintiendo de ellos que afirmando la Kerdad católicaC. Pío -I abunda en los mismos sentimientos cuando3 en su alocución al caJítulo general de .0003 celebrado en Roma3 que Ol mismo Jresidió3 reco8 mendó a los Jadres caJitulares la elección de un general que no Jermitiese ni tolerase en manera alguna Bque la doctrina de Santo Tomás se discuta .2.

como doctrina noKedosa o se le imJugne en discusión odiosaC. Pues3 como decía Joco antes3 Bentre las mNltiJles escuelas3 Tomás de Aquino fue lla8 mado con todo derecGo sol de doctrina I baluarte de los teólogos3 Juesto que nada afirma que no estO en consonancia con la Sagrada #scritura I Santos Padres3 I todo cuanto escribió mereció ser confirmado3 segNn se cree Jiadosamente3 Jor la KoL de (iosT I nuestros Jredecesores lo recomendaron JróKidamente con grandes alabanLas como escudo de la religión cristiana I firme fortaleLa de la Iglesia3 I3 recientemente3 Benedicto @I-3 de cuIa doctrina fuimos Jrofundos admiradores3 mandó que la doctrina tomista fuese restaurada en el )olegio de Santo (ionisio AreoJagita del Sacro !onte3 a las afueras de ranada3 conminando Jena de entredicGo al que se aJartase de ellaC. 4 en 2. de marLo de .0/. escribe al cardenal de la RocGefoucauldR Blas dos maIores lumbreras de la Iglesia católica son San Agustín I Santo TomásC. 4a entrado el siglo QiQ3 ,eón @II lo declaró3 el 2> de agosto de .>213 Jatrón de los estudios en los #stados Jontificios3 el cual3 Jor la mucGedumbre3 Kariedad I facilidad de sus escritos3 mereció el nombre de (octor AngOlico. 4 Pío I@ celebra su ingenio sobreGumano3 que le Jermitió escribir insuJerablemente sobre las cosas diKinas I Gumanas3 mereciendo la aJrobación del mismo (ios. Porque3 en realidad3 deduHo toda la ciencia de JrinciJios inconcusos e inKulnerables I la organiLó en un cuerJo de doctrina claramente disJuesto con tal arte3 que no GaI Kerdad que no GaIa caJtado ni error que no GaIa demolido. #s Kerdaderamente un don singular de (ios a su Iglesia Jara ilustrar maraKillosamente la doctrina reKelada I Jara defenderla Kictoriosamente de todos los errores. B#n Kerdad Ol3 dotado de un ingenio sobreGumano Jara las cosas sublimes e iluminado con luL diKina Jara entender la Sagrada #scritura eQtraHo lo que Gabían discutido los antiguos filósofos I enseSado los Santos Padres3 I elaboró un cuerJo de ciencia uniKersal3 donde la teología3 lleKada a cabo con mOtodo científico3 rica I amJliamente eQJlicada I amJliada con nueKas de8 mostraciones3 ocuJaría el Jrimer JuestoT la filosofía3 Jurificada de errores3 igual que las demás ciencias3 le serKiría con obsequiosa esJontaneidadT de donde resultaría que una refulgente luL de Kerdad unificada no sólo Jenetraría I JromoKería cada cosa3 sino que disiJaría todas las tinieblas de errores Jasados I futuros3 I facilitaría armas eficacísimas Jara destruirlosC. Narra 4 Gistoria que la Iglesia de los concilios ecumOnicos celebrados desJuOs de su glorioso tránsito GiLo tal aJrecio de sus escritos3 que tomó sus sentencias3 I mucGas Keces Gasta sus mismas Jalabras3 Jara declarar los dogmas católicos I Jara triturar los errores emergentes. B)on .22

semeHante Jrodigio de ingenio3 doctrina I santidad esJlendorosa es adornada toda la IglesiaC. ••• (urante los Nltimos aSos de su glorioso Jontificado comenLaron a lloKer Jeticiones de toda la cristiandad Jara que lo declarase Jatrón de todas las escuelas católicas. #l arLobisJo de NáJoles cardenal Riario SforLa I el claustro de Jrofesores de la +niKersidad Pontificia de aquella ciudad escribían a Pío I@R B#l (octor AngOlico3 Santo Tomás3 derramó tanta luL sobre las Kerdades reKeladas3 que no Jarece Jueda desearse ni esJerarse maIor3 fuera de la Kisión beatíficaT I en cuanto a las ciencias ra8 cionales I naturales3 las trató con tanta Kerdad3 que Ol solo Kale Jor todos los demás3 lo mismo que en las ciencias teológicas. Ni cabe la menor duda de que su doctrina goLa de tanta autoridad en todo el mundo3 que no es suJerada más que Jor la de la Sagrada #scrituraC. 43 Hunto con los demás obisJos de la JroKincia eclesiástica de NáJoles3 escribía el mismo cardenalR B#s sabido de todos que Santo Tomás comJendia en sí la doctrina de todos los Padres I que brilla como el sol entre los demás doctores escolásticosC. ,a JroKincia de BeneKento3 con el cardenal )arafa a su cabeLa3 dice Jor su JarteR B+na eQJeriencia secular demuestra que el abandono de la doctrina del AngOlico !aestro trae consigo una Kerdadera floración de sistemas3 origen de un semillero de erroresC. Por eso3 la Santa Sede no Ga cesado nunca de recomendarla en filosofía I en teología como su antídoto3 BeQGortando a todos a no seJararse de su magisterioC #l arLobisJo de )aJua 5rancisco AaKier AJuLLo3 en nombre JroJio I de sus sufragáneos3 Gace de Ol este magnífico elogioR NingNn Jatrón meHor que Santo Tomás Juede darse a los que enseSan o aJrenden las ciencias. BPues lució como un sol3 que disiJa las tinieblas de la nocGe en todo el mundo. No Gubo Kerdad filosófica3 teológica o Jolítica que le fuese desconocida. Su ciencia fue más infusa que adquirida. NingNn error le sorJrendió. (esJuOs de seis siglos todos le admiran3 alaban su ingenio3 ensalLan su modestia3 I le Keneran no sólo los católicos3 sino tambiOn los GeterodoQos. #l concilio de Trento ratificó al máQimo su doctrina3 lo mismo que el -aticano3 que tN te Gas dignado Jresidir. Si los Gombres estudiosos se atienen a Ol3 entenderán que la raLón no se oJone a la feT que más bien recibe de la fe luL I comJlementoT reconocerán que el temor de .26

(ios es JrinciJio de sabiduríaT menosJreciarán las calumnias de los modernos contra la religión3 I orientarán a las ciencias Gacia (iosC. ,a JroKincia eclesiástica de RaKena asegura que su doctrina es la fuerLa I el sostOn de todas las ciencias. ,a de Reggio )alabria teHe un bellísimo ramillete de flores en su Gonor3 llamándole águila que con sus alas robustísimas se remonta sobre las más eleKadas crestas del ,íbano3 I con sus oHos de lince Jenetra desde allí los más Jrofundos secretos de los cedros de las ciencias diKinas I Gumanas allí JlantadosR admiración del mundo3 terror de los GereHes3 aLote de los errores3 fOniQ de las academias3 oráculo de los soberanos JontíficesT con su ingenio sobreGumano descubrió nueKas Kerdades aun en las ciencias más difíciles3 iluminó las que Gabían sufrido ecliJse3 leKantó las decaídas3 cultiKó las abandonadas3 enriqueció las estOriles I destruIó los sofismas con que se cubrían las falsas. BSu Jurísima doctrina3 eQJuesta en sus Jreciosos libros3 es oro escogidoT cada Jágina es un tesoro3 cada Jalabra es sagrada3 cada rasgo de su Jluma es un raIo de luL3 cada artículo es un milagro3 I toda ella aJrobada eQJresamente Jor la misma Sabiduría encarnada3 Aesucristo.C Su Kigor es tanto que Kale Jara aniquilar todos los errores Jasados3 Jresentes I futuros. #l cardenal Aoaquín Pecci3 arLobisJo de Perusa3 que Joco desJuOs Gabía de suceder en la Sede AJostólica a Pío I@3 escribía en su nombre I en el de los demás obisJos de +mbríaR nada más a JroJósito ni más eficaL Jara sanar los males de nuestra OJoca3 tanto en el orden religioso como en el ciKil I en el de la Gumana cultura3 que la doctrina del AngOlico. #l arLobisJo de Burgos lo ensalLa sobre todos los demás doctores3 entre los cuales se destaca como el sol entre las estrellas. Nadie es comJarable a Ol en agudeLa de ingenio3 en amJlitud I Jrofundidad de doctrina3 en el orden I concatenación de sus conclusiones3 que se deducen con un rigor I Jrecisión casi geomOtricos. SuJera a todos sus Jredecesores I contemJoráneos en filosofía I en teología I no teme en afirmar que suJerará tambiOn a todos los futuros. #l arLobisJo de #feso3 con los Jrofesores I alumnos del seminario Katicano3 abunda en los mismos Jensamientos. Austamente se le Ga comJarado con el sol3 Jorque3 desde que nació en el firmamento de la cristiandad3 Ga iluminado Jrofusamente la Iglesia de (ios con los raIos innumerables I Jotentes de su doctrina3 I la Ga edificado con el admirable resJlandor de sus eQcelsas Kirtudes. Por lo cual3 aSadenR BmucGos afirmaron que con este gOnero de alabanLas no eQistió nadie que le .2:

igualase ni eQistirá Hamás. Por cierto que Santo Tomás es el Nnico a quien los mismos GeterodoQos más admiraron3 Keneraron I temieronT Ol es el Nnico que aterra aun a los GereHes más tOtricos de nuestro tiemJo3 el Nnico que aGuIenta la Jeste de dogmas imJíos que todo lo inKade3 el Nnico que reJrime tantos errores monstruosos diseminados3 el Nnico que abate las masas de terribles enemigos3 el Nnico que debe llamarse fortísimo JNgil de todos los tiemJos3 martillo de los filósofos aberrantes I de los GereHes3 torre de (aKid3 muro I antemural de la casa de (iosC. No menores son las alabanLas que le Jrodigan el obisJo de San )laudio I los Jrofesores de su seminario cuando le llamanR B,uL Jreclara de la Iglesia uniKersal3 Jerla radiante de clOrigos3 fuente de doctores3 candelabro insigne I luminoso Jor el que todos los que siguen los caminos de la Kida I las escuelas de la sana doctrina Ken la luL3 torre daKídica de la que toman las armas los mil fuertes de Israel3 esto es3 los maestro de doctrina3 Jara Jelear las batallas del SeSor contra tanta caterKa de erroresC. 4 los suJeriores generales de las órdenes religiosas reconocen3 Jor su Jarte3 que es el (octor )omNn o +niKersal de todos. !uerto Pío I@ en .>0>3 continuaron las Jeticiones durante los dos Jrimeros aSos de Jontificado de su sucesor ,eón @III3 que accedió gustoso a ellas3 declarándolo Patrón de todas las escuelas católicas3 como luego Keremos.

5. Ba@$ !* &$"#i)ica/$ /! L!:" KIII +1;7;1903-. E0 /!c*a'a/$ Pa#':" /! #$/a0 *a0 !0c2!*a0 ca#:*ica0 +1;;0)on ser tantas I tan eQtraordinarias las alabanLas I recomendaciones de los Jontífices3 Jalidecen todas ante las de ,eón @III3 quien Ga sido llamado con raLón el JaJa de Santo Tomás I del Rosario. #n carta del 27 de seJtiembre de .>/2 al general de los dominicos AndrOs 5rMG€irtG3 le eQJresa su conKicción Jrofunda I su Koluntad decidida de dirigir las inteligencias Jor la doctrina de Santo Tomás I los coraLones Jor el Rosario3 es decir3 de reducir la Gumanidad eQtraKiada Ba los caminos de la Kerdad I de la Kerdadera KidaC Jor esos dos medios eficacísimos de salKación. NingNn Jontífice los Ga ensalLado I recomendado tanto como Ol ni los Ga imJlantado con maIor constancia I energía. Por lo que se refiere a la doctrina de Santo Tomás es Oste un timbre de gloria caJaL de inmortaliLar Jor sí solo su Jontificado3 como dicen San Pío @3 Pío @I I Pío @II. Sus solas interKenciones son bastantes Jara .21

formar un bulario tomista de considerables JroJorciones. Ni es eQagerado decir que3 gracias a su acción Joderosa I Jersistente3 estaba JreJarado el terreno Jara el Bmotu JroJrioC 1octoris 8ngelici* de San Pío @3 Jara su inclusión en el )ódigo de (erecGo )anónico Jor Benedicto @- I Jara su inserción en las leIes I estatutos de las uniKersidades eclesiásticas Jor Pío @I. Al anunciar al mundo católico Jor la encíclica +nscrutabili su eleKación al Jontificado3 indicó de Jaso la necesidad aJremiante de formar las inteligencias con una filosofía sana I robusta Jara contrarrestar las doctrinas deletOreas I JonLoSosas que iban cundiendo Jor el mundo entero3 Ia que de ella deJende en gran Jarte la recta ordenación de las demás ciencias I de la misma Kida Gumana. Porque la Kerdadera I autOntica filosofía3 leHos de oJonerse a la diKina reKelación3 conduce más bien a ella I sirKe Jara defenderla contra los ataques de sus enemigos3 como nos lo Gan demostrado con su eHemJlo I con sus escritos San Agus8 tín I Santo Tomás. ••• Al aSo siguiente desarrolló eQ Jrofeso esta idea en su cOlebre encíclica 8eterni 5atris* Jublicada el : de agosto de .>0/. 5ecGa simbólica ]el día de la fiesta de Santo (omingo de uLmán3 cuIo GiHo más ilustre fue Santo Tomás] I comienLo que es todo un Jrograma3 Jues esas Jalabras son las mismas con que el Sol de Aquino encabeLa su famoso #ompendium %4eologiae. Tres Jartes Jodemos distinguir en tan imJortante documento. PRI!#RAR :ecesidad y utilidad de una 'iloso'"a sana y robusta* /ue pueda ser!ir con!enientemente a la 'e sin menoscabo de su propia dignidad de ciencia 4umana. Si eQaminamos a fondo3 dice el Jontífice3 las causas de tantos males como aqueHan al mundo actual3 ecGaremos de Ker que todas ellas se reducen3 como a su Jrimera raíL3 a una desKiación del Jensamiento3 corromJido Jor una falsa filosofía. Porque es natural al Gombre obrar segNn el dictamen de su raLónR si Osta Ierra I falla3 la Koluntad flaquea I se JreciJitaT si3 Jor el contrario3 es sana3 robusta I fundada en la Kerdad3 esJontáneamente se sigue una Kida moral recta en los indiKiduos I en las naciones. Por eso3 Jara sanear las costumbres3 rectificar las Koluntades3 es Jreciso comenLar Jor sanear I KitaliLar las inteligencias. .2=

No es que creamos que todo el bien indiKidual I social JroKenga de la filosofía3 Jues sabemos que la Kerdadera salKación de la Gumanidad Jrocede de más arriba3 a saberR de la reKelación sobrenatural I de la gracia de (iosT Jero sostenemos que la aIuda Jrestada Jor la lumbre de la raLón natural3 debidamente informada I Jerfeccionada Jor una autentica filosofía3 es un Kalioso refuerLo que no es Husto ni Jrudente recGaLar ni menosJreciar. #n efecto3 una filosofía digna de tal nombre es caJaL de Jrestar a la religión tres grandes serKicios. #n Jrimer lugar3 mostrando en cierto modo el camino de la !erdadera 'e y preparando a los 4ombres para recibir la di!ina re!elación. Porque ella demuestra rigurosamente la eQistencia de un solo (ios Jersonal I distinto del mundo I la de sus atributos de omniJotencia3 de omnisciencia I de infalibilidadT de suerte que3 en el caso de dirigirse a los Gombres3 deban Ostos obedecer Jlenamente I creer en su Jalabra. )on eso queda demostrada la credibilidad racional de la diKina reKelación. #n segundo lugar3 desJuOs de admitir Jor la fe la diKina reKelación3 siendo un Joderoso auQiliar de la teología. racias al uso mNltiJle I continuo de ella3 la teología reKiste el carácter de Kerdadera ciencia de la 'e* Jorque aIuda a recoger I ordenar las mucGas I diKersas Jartes de la reKelación I de la tradición en un cuerJo orgánico de doctrina3 es8 tableciendo sus JrinciJios3 deduciendo sus conclusiones I confirmándolo todo con argumentos adecuados e incontables. +na comJaración de los diKinos misterios entre sí I con el fin Nltimo del Gombre los muestra íntimamente unidos I solidarios unos de otros3 lo mismo que sus relaciones con las Kerdades de orden natural nos los Gacen de algNn modo transJarentes3 concurriendo todo ello a darnos un conocimiento más claro I más JroKecGoso de los mismos. 5uestos as" solid"simos 'undamentos* se re/uiere a>n el uso continuo y m>ltiple de la 'iloso'"a para /ue la sagrada teolog"a re!ista naturale6a y condición de !erdadera ciencia. 5ues en esta disciplina* la m$s noble de todas* es m$s necesario /ue en ninguna otra /ue las muc4as y di!ersas partes de la doctrina di!ina se compaginen 'ormando un cuerpo* de modo /ue dispuestas cada una en su sitio y deri!adas de sus propios principios* guarden mutua co4erencia* de modo /ue todas y cada una se con'irmen con argumentos propios y con!incentes. No debe ol!idarse ni menospreciarse a/uel conocimiento m$s preciso y rico de las cosas /ue se creen y la inteligencia m$s plena* en lo /ue cabe* de los misterios de la 'e* /ue San 8gust"n y otros 5adres alabaron y procuraron alcan6ar* y /ue el mismo concilio -aticano + .20

declaró /ue era 'ructuos"sima. #onocimiento e inteligencia /ue* desde luego* alcan6an m$s plena y '$cilmente a/uellos /ue* a la integridad de !ida y culti!o de la 'e* unen el ingenio educado en las disciplinas 'ilosó'icas. ,a teología escolástica no Gubiera llegado al áJice de su Jerfección si se Gubiese emJleado una filosofía enteca. Por Nltimo3 aIudando a defender la fe contra sus enemigos3 resistiendo a sus ataques I JulKeriLando sus argumentos. Porque3 así como Ostos suelen abusar de la filosofía Jara atacar a nuestra fe3 así nosotros debemos usar de ella Jara descubrir sus asecGanLas K rebatir sus embates. ,os Padres I los teólogos escolásticos Gan utiliLado con fruto la filosofía en ese triJle sentido3 I la Iglesia misma no sólo aconseHa dicGo uso3 sino que lo Jrescribe I ordena en el concilio - de ,etránR manda a los doctores en 'iloso'"a /ue se eHerciten en des4acer cuidadosamente los argumentos engaIosos* puesto /ue* como testi'ica San 8gust"n* si la ra6ón es aducida contra la Sagrada ,scritura* por aguda /ue sea* se engaIa por la apariencia de !erdad* ya /ue no puede ser !erdadera. S# +N(AR La 'iloso'"a de Santo %om$s posee eminentemente esas cualidades. #l está cien codos sobre los demás doctores eclesiásticos3 como maestro y rey de todos ellos. Su resJeto I Keneración Jara con los Padres I teólogos que le Jrecedieron le granHeó la Josesión de la ciencia de todos Huntos. Reuniendo sus enseSanLas disJersas en un cuerJo comJacto de doctrina maraKillosamente ordenado3 lo enriqueció I acrecentó de tal suerte con sus JroJias aJortaciones3 que Ga merecido ser considerado con Jlena Husticia como el maIor baluarte I el maIor timbre de gloria de la Iglesia católica. (otado de un ingenio abierto I Jenetrante de una memoria fácil I retentiKa3 de una Kida sin mancilla3 sin otro norte que la Kerdad e inmensamente rico en conocimientos diKinos I Gumanos3 se le Ga comJarado Hustamente con el sol3 que fecunda la tierra con el calor de sus Kirtudes I la llena e ilumina con el resJlandor de su ciencia. Su 'iloso'"a es* en primer término* sumamente uni!ersal* sin menoscabo de su pro'undidad y solide6 ni de su orden y claridad. No GaI Jroblema filosófico imJortante que no GaIa tratado con agudeLa I solideL admirable3 con un orden en todas I en cada una de sus Jartes I con un mOtodo3 una limJideL I una Jrecisión de fórmulas I de Jensamiento que Gacen de Ol un maestro insuJerable. 5ero es* adem$s* de todos los tiempos* por ser tan antigua y tan moderna como los primeros principios del pensamiento y de la realidad en /ue se 'unda. Realmente3 ella contiene en germen todas las Kerdades del .2>

orden natural que se Kan descubriendo eQJlícitamente a traKOs de los siglos3 I suministra armas eficacísimas Jara combatir toda clase de errores3 antiguos I modernos3 Jasados3 Jresentes I futuros. ,n tercer lugar* su 'iloso'"a es la m$s sana* la m$s segura y la m$s con'orme con la 'e* mani'estada por el )agisterio de la +glesia Ssanior et )agisterio ,cclesiae con'ormior doctrina]3 a la cual Ga Jrestado los más seSalados serKicios sin mengua de su JroJia dignidad3 antes bien acrecen8 tándola Gasta los límites de lo insuJerable. Nadie como Ol diferenció más clara I distintamente la fe I la raLón3 la filosofía I la teología3 la naturaleLa I la graciaT nadie tamJoco los unió I armoniLó más sólida I amigablementeT nadie resJetó meHor sus derecGos I su autonomía3 conserKando íntegra la dignidad de ambas. ,a Gumana raLón3 eleKada en alas de Santo Tomás3 aJenas Juede remontarse más altoT I la fe difícilmente Juede conseguir más I meHores aIudas que las Jrestadas Jor su filosofía. 1istinguiendo en primer lugar* como es Husto* la ra6ón de la 'e* pero armoni6$ndolas amigablemente* respetó los derec4os y dignidad de ambas* de modo /ue ni la ra6ón ele!ada en alas de Santo %om$s puede llegar a m$s altura* ni la 'e puede conseguir de la ra6ón m$s y meHores argumentos /ue los /ue consiguió por Santo %om$s. Nada eQtraSo3 Jor consiguiente3 que su autoridad GaIa sido uniKersalmente resJetada I acatada Jor los Gombres más doctos de todos los siglos3 desJuOs de su aJarición en este mundo. ,as órdenes religiosas más ilustres Gan Jrescrito su doctrina en sus constitucionesT las más famosas uniKersidades3 como la de París3 la de Salamanca3 la de Alcalá3 la de (ouai3 la de Tolosa3 la de ,oKaina3 la de Bolonia3 la de NáJoles I la de )oimbra3 Gan tenido a gala Jonerse baHo el cetro de su magisterio3 I Ol reinó en ellas como Kerdadero reI en sus JroJios dominiosR ,s sabido /ue en a/uellos grandes domicilios de la sabidur"a 4umana reinó Santo %om$s como en propio principado. y todos* lo mismo docentes /ue oyentes* en admirable consenso* aceptaron el magisterio y autoridad del 1octor 8ngélico. Pero sobre todo ]lo que es más] los romanos Jontífices prodigaron a la sabidur"a de Santo %om$s de 8/uino singulares y ampl"simos testimonios de alaban6aT en Jrueba de lo cual cita los documentos de Karios de ellos. 4 basta los mismos concilios ecumOnicos3 adonde acude la flor I nata del saber de todo el mundo3 Gan riKaliLado Jor Gonrar Jarticularmente a nuestro santoR procuraron siempre rendir singular 4onor a %om$s de 8/uino. No es eQagerado decir que Ol asistió con su doctrina a las deliberaciones I decretos de los Jadres de los concilios de ,Ión3 de -iena3 .2/

de 5lorencia3 del -aticano contra los errores de los griegos3 de los GereHes I de los racionalistas3 Jeleando con fuerLa incontrastable I con OQito rotundoT meHor dicGo3 los presidióG Santo %om$s estu!o presente a las deliberaciones y decretos de los padres conciliares* y 4asta podr"a decirse /ue los presidió. 5ero el 4onor m$s grande /ue se 4a 4ec4o a Santo %om$s* 4onor >nico y personal* no compartido por ning>n otro 5adre ni 1octor de la +glesia* es el 4aber colocado los padres del concilio de %rento* abierta sobre el altar* la Suma %eológica de nuestro santo* Hunto a las Sagradas ,scrituras y al #orpus +uris #anonici* como obra de consulta* de la cual tomar"an sus resoluciones y seguir"an sus or$culos. Aombre !erdaderamente incomparable3 a quien rinden Jleitesía de admiración Gasta los mismos enemigos de la Iglesia católica. T#R)#RAR ,s necesario !ol!er a la 'iloso'"a de Santo %om$s* seguirla 'ielmente y propagarla por todos los medios. 8s"* pues* por la 4onra y de'ensa de nuestra 'e católica* por el bien de la sociedad y por el incremento de todas las ciencias* e;4ortamos instantemente a todos los obispos del orbe católico /ue 4agan todo lo posible por restablecer la $urea doctrina de Santo %om$s y propagarla en todas partes \. V los pro'esores por !osotros diligentemente seleccionados procuren inculcar con insistencia esta doctrina en la mente de sus disc"pulos* 4aciendo resaltar su e;celencia y solide6 sobre todas las dem$s. ,o mismo digo de las academias fundadas o Jor fundar baHo su nombreR Jrocuren ilustrar su doctrina3 defenderla I aJlicarla a rebatir los errores actuales. 4 Jara que no se Kenda de contrabando Jor doctrina del santo la que no lo es3 Jrocuren todos bebería en sus JroJias fuentes3 o Jor lo menos acudan a aquellos que3 segNn el comNn sentir de los doctos3 se deriKan fieles e incorruJtos de la fuente originaria. Buena es la erudición en filosofía I en teología. ,a Gistoria de los Gombres I de los sistemas es sumamente Ntil a una I a otra. Pero ninguna de ellas es Gistoria Jura. ,o más imJortante I JrinciJal es la caJtación I Jenetración de la Kerdad neta3 al estilo de los grandes maestros del Jasado3 esJecialmente de Santo Tomas. 1ebe e!itarse /ue todo o el principal eHercicio 'ilosó'ico se redu6ca a cuidada erudición. V lo mismo se diga de la sagrada teolog"a* /ue* ciertamente* debe ser ayudada e ilustrada con el instrumental m>ltiple de la erudición* pero* sin embargo* es necesario /ue sea tratada al estilo de los grandes escol$sticos* uniendo en ella las .67

'uer6as de la re!elación y de la ra6ón* a 'in de /ue resulte siempre una de'ensa in!icta de la 'e. ••• Tal es el contenido substancial de este celebOrrimo documento3 que mereció el aJlauso de todo el mundo católico I JroKocó una lluKia de flores en Gonor de Santo Tomás3 ofrecidas Jor la casi totalidad de los cardenales3 Jatriarcas3 arLobisJos3 suJeriores generales de las órdenes religiosas I facultades teológicas del orbe entero3 I Jor gran Jarte de los cabildos catedrales3 de los seminarios I de las Jersonalidades más destacadas de la ciencia católica. +n Kerdadero Jlebiscito de todo el orbe cristiano a faKor de la candidatura de Santo Tomás como reI indiscutible del Jensamiento católico. #sta KoL de la casi totalidad de los obisJos3 unida a la del JaJa I actuando como tales3 equiKale a la de un Kerdadero concilio ecumOnico. #n la imJosibilidad de citarlas todas3 nos limitaremos a seleccionar algunas de ellas que basten Jara dar una idea aJroQimada del conHunto. #l cardenal Jrefecto de la Sagrada )ongregación de #studios escribe al JontíficeR ;a ordenado -uestra Santidad que todo el Jlan de estudios de las disciJlinas filosóficas se Gaga segNn la mente I los JrinciJios de Santo Tomás3 suJremo maestro de los escolásticos3 en cuIos libros3 comJuestos con esJecial aIuda de (ios3 GaI tantos Jrodigios cuantos artículos3 I constituIen3 en comNn sentir de todos3 el baluarte de la Kerdadera filosofía I la fortaleLa de la reKelación cristiana. Nada más JroKecGoso a los estudios filosóficos I teológicos que la unidad de doctrina I de mOtodo que nos enseSó el (octor AngOlico3 !aestro insuJerable e indiscutible de todos. #l cardenal arLobisJo de NáJoles3 con todos sus sufragáneos3 dan las gracias al JaJa Jor Gaber Juesto al santo como reI I Hefe suJremo de todos. BaHo la dirección de tan eQJerto caJitán3 estrecGaremos las filas3 I como un solo Gombre nos lanLaremos contra los enemigos de nuestra religión3 seguros de una comJleta Kictoria3 Judiendo decir con KerdadR con sólo el 8/uinate 4emos !encido todos. #l cardenal obisJo de -erona3 con todos los demás obisJos de la JroKincia eclesiástica KOneta3 recuerdan el GecGo comJrobado de que Santo Tomás brilla entre todos los demás (octores de la Iglesia como el sol entre las estrellasR Va es bien sabido en la +glesia /ue* entre los doctores /ue ilustraron la sabidur"a cristiana* el astro de Santo %om$s de .6.

8/uino brilla como un sol entre resplandecientes estrellas. dato /ue 4a sido claramente rati'icado por el concilio de %rento al colocar en el altar del aula conciliar* a uno y otro lado del #ruci'iHo* la 9iblia y la Suma %eológica de Santo %om$s* como indicando en esta la segunda contraseIa de la 'e católica. #l cOlebre cardenal !anning3 arLobisJo de Zestminster3 I sus sufragáneos reconocen que la Nnica salKación de las inteligencias contra las aberraciones del siglo QiQ está en la sana filosofía de Santo Tomas. ,a moderna filosofía Ga querido Gacer del Gombre un dios3 Jero un dios que tiene oHos I no Ke3 que tiene oídos I no oIe. (uda de todo3 no admite nada3 se agita desesJeradamente en un agnosticismo uniKersal. Sólo Juede curar tamaSa dolencia la recia filosofía del (octor de Aquino. #l cardenal arLobisJo de Burdeos 5ernando (onnet dice que nuestro santo es el general en Hefe ]le grand maitre]T sus escritos3 I Jarticularmente su Suma %eológica* son la ciudadela de la Iglesia3 en donde la Kerdad Ga encontrado un asilo ineQJugnable. Allí está el arsenal de armas Jara toda clase de combatesR mil escudos penden de ella* toda la armadura de los 'uertes. _Por quO se Ga abandonado Jor tanto tiemJo en la enseSanLa católica una Josición claKe como Osta3 de donde se diKisan todos los camJos de batalla Josibles3 se dominan todas sus aKenidas I se Juede sembrar la muerte en las filas de los enemigos` #l Jatriarca de Antioquía I de todo el Oriente obserKa que Santo Tomás recogió en sí mismo como en un foco Jotentísimo todos los raIos de luL I de Kerdad disJersos en las enseSanLas I en los escritos de los sabios de todos los tiemJos3 JroIectándolos con orden admirable I arte eQquisita sobre la Iglesia I el mundo entero. #l de -ercelli3 con los demás de su JroKincia eclesiástica3 escribeR Santo %omas es como el sol entre los sabios. por tu carta tanta lu6 resultar$ resplandeciente para todas las mentes. #l arLobisJo de AdrianóJolis3 administrador aJostólico de Perusa3 en unión de todos sus sufragáneos3 eQclamaR a(icGosos los eclesiásticos que sudaron largo tiemJo sobre los libros del AquinatenseX A su escuela se forma el filósofo I el teólogo3 el orador I el director de esJírituT ella da normas I reglas Jara toda clase de ministerios sacerdotales3 I abre el camino I muestra la senda segura de la Jerfección I de la santidad. No basta eQJoner en las escuelas católicas los dogmas de nuestra fe con solos los testimonios de la #scritura I de la tradiciónR Gace falta tambiOn comJletar esa eQJosición con los cursos de la raLón formada Jor una sana .62

I robusta filosofía3 que aIuda a Jenetrar meHor I Gacer más fecundo el tesoro de las Kerdades reKeladas. 4 Hunto con los socios de la Academia de Santo Tomás3 establecida en la misma ciudad3 afirma que el AngOlico !aestro3 reuniendo en sí mismo toda la doctrina de los Padres I (octores de la Iglesia I todo cuanto de bueno I Kerdadero Gabía descubierto la raLón Gumana Gasta su tiemJo3 comJuso aquella encicloJedia estuJenda3 en la cual3 establecido un Jerfecto acuerdo entre la raLón I la reKelación3 abraLó todo el Gumano saber como en síntesis maraKillosa3 gracias a la grandeLa I uniKersalidad de sus JrinciJiosR por eso con ra6ón Santo %om$s 'ue en todo tiempo saludado como el $guila del ingenio* el sol de la inteligencia y el $ngel de las escuelas católicas. #l de !onreal3 con todo su cabildo catedral I su clero diocesano3 adKierte que nada GaI meHor I más Jrudente que seguir la doctrina I el mOtodo de nuestro santo3 el cual Juso la raLón Gumana I las ciencias todas al serKicio de la fe3 conserKando intactos e incólumes todos sus derecGos. :ing>n método m$s apto para indagar y e;poner la !erdad3 ninguno mas sólido para de'ender la doctrina católica* ninguno m$s seguro para regular debidamente las costumbres. #ste mOtodo saJientísimo de Santo Tomás persigue con pie 'irme los errores de los 4ereHes* e;plica sutilmente las di'icultades* disipa las tinieblas /ue oscurecen la !erdad* y pone en plena lu6 los ocultos 'raudes de los ad!ersarios. #l de OnoKa subraIa que es tanta la e;celencia de su doctrina* /ue ninguna otra puede compararse con ella Jor la JroJiedad3 sobriedad I limJideL de sus Jalabras3 Jor el orden lógico I el rigor de sus Jrocedimientos I Jor la amJlitud I Jrofundidad de sus JrinciJios3 que todo lo abarcan I Jara todo sirKen3 en Jarticular Jara refutar toda clase de errores antiguos I modernos contra la recta fe I sana raLón. #l de !ódena I sus sufragáneos recogen el comNn sentir3 segNn el cual Santo Tomás es el maIor de todos los filósofosR /ue entre los escritores de temas 'ilosó'icos sobresalga por encima de todos los dem$s Santo %om$s de 8/uino* llamado con ra6ón 8ngel de las escuelas por la lucide6 de su mente* es cosa tan comprobada /ue incluso a/uellos a /uienes no agradan las doctrinas escol$sticas procuran gustosamente apoyarse en su nombre y autoridad. #l de +dine lo celebra como el m$s santo de los santos I el m$s sabio de los sabios3 que suJo reunir en un cuerJo de doctrina .66

maraKillosamente ordenado cuanto de Kerdad se encuentra en los gentiles3 en los Padres de la Iglesia I en los doctores escolásticos3 iluminado Jor la fe I Jerfectamente de acuerdo con la reKelación3 siendo3 además3 sumamente aJto Jara desGacer toda clase de falacias I caKilaciones de los enemigos de la Kerdad ,o mismo reJite el arLobisJo de Palermo3 admirando grandemente su obra gigantesca3 filosófica I teológica3 en Jerfecta armonía una con otra. ,a fe I la raLón se abraLan en Ol tan íntima e indisolublemente3 que basta su solo eHemJlo Jara demostrar Jalmariamente el Jrofundo acuerdo I la estrecGa unión de ambas. ,a unión tan íntima de estas dos fuentes de conocimiento Ga GecGo de Santo Tomás el águila de los ingenios3 el sol de las inteligencias I el ángel de las escuelas. 4 Jarodiando una frase cOlebre del cardenal Bessarión3 dice de Ol que es el más santo de los sabios I el más sabio de los santos. #l de )agliari I sus sufragáneos Jonderan de tal suerte su saber filosófico3 que no dudan en llamarle la misma 'iloso'"a personi'icada. SegNn el arLobisJo de ,ucca3 Jor su doctrina son e;tirpados todos los errores* a4uyentadas las tinieblas* y la lu6 de la !erdad resplandece m$s clara /ue el sol. #l de Sens I sus sufragáneos celebran Jarticularmente el Kalor insuJerable de su Ontologia* de su %eodicea I de su 8ntropolog"a. #l de AKiSón lo ensalLa como genio inmenso I Joderoso que se eQtiende a todas las cosas3 abarca todos los tiemJos I es tan aJto Jara asimilar lo Ia enseSado Jor sus Jredecesores como Jara descubrir nueKos mundos I abrir nueKos derroteros. ,l de Granada y los canónigos y pro'esores de la 7acultad %eológica del Sacro )onte recuerdan con emoción las palabras de 9enedicto D+- al aprobar sus ,statutos* seg>n los cuales estaban obligados a enseIar e;clusi!amente la doctrina del 8ngélico* y prometen obser!arlos con la mayor escrupulosidad. 8l propio tiempo tributan al Santo palabras de sincera admiración y de singular aprecio* resumiendo su elogio en estos términosG Nadie desconoce que Santo Tomás de Aquino sobresale por encima de los m$s esclarecidos doctores escol$sticos. ,n e'ecto* como un sol esplendoroso* re'ulgente con los rayos de su sabidur"a en medio de la +glesia* este santo* en /uien se conHugaron admirablemente la naturale6a y la gracia* para 4acerlo digno del magisterio de todo el mundo* superó con muc4o en doctrina a todos los sabios de a/uel tiempo. #on sus innumerables libros* incre"blemente llenos de sabidur"a* .6:

enri/ueció la 'iloso'"a cristiana* iniciada por los antiguos 5adres de la +glesia y culti!ada por San 8gust"n* con las doctrinas aristotélicas puri'icadas de sus errores. 1e donde resultó /ue la 'iloso'"a escol$stica* reducida por Santo %om$s a un cuerpo per'ecto* per'ectamente acomodada tanto a la e;plicación de la naturale6a como a la de'ensa de la 'e católica* produHo abundantes y saludables 'rutos a la sociedad cristiana #l de SalLburgo I los demás obisJos de su JroKincia eclesiástica3 que tan cerca eQJerimentaron las aberraciones del racionalismo I semirracionalismo germánicos3 celebran entusiasmados la determinación Jontificia. Si los Jrofesores de teología ]dicen] no Gubiesen olKidado la áurea doctrina de Santo Tomás3 nuestro siglo no se Kería agitado Jor tantos I tan Jerniciosos errores. #l AngOlico (octor es3 indiscutiblemente3 el JrínciJe de los escolásticos3 por/ue no 4ay doctrina m$s cierta ni m$s !erdadera /ue la suya y por/ue él es el or$culo y el porta!o6 de todos. A sus obras Jueden aJlicarse Hustamente los encomios de la misma diKina Sabiduría que el santo Juso al frente de sus comentarios sobre las Sentencias* de ,ombardoR Vo* la Sabidur"a* produHe los r"os. Vo soy el camino del agua inmensa del r"o. Vo* como canal del r"o y acueducto* sal" del para"so. ,os siglos lo Gan ensalLado como el debelador de las GereHías I como otro Sansón3 /ue mató muc4os m$s enemigos muriendo /ue !i!iendo. #l mismo es la imagen más acabada del Jerfecto doctor de la Iglesia3 tal como lo describió en sus comentarios sobre el caJítulo : de San !ateo. #n resumen3 no se puede encontrar norma doctrinal m$s sana y m$s discreta /ue la de Santo %om$s. 4 el cardenal arLobisJo de !alinas3 con todos los obisJos de BOlgica3 llaman a su filosofía sólida3 fecunda3 JrinciJal arsenal de la Iglesia e inKicta ciudadela de la reKelación cristiana. TodaKía son más Kariadas I más eQJresiKas3 si cabe3 las alabanLas de los obisJos. #l de Segni encomia su filosofía Jor su uniKersalidad3 que abraLa todo cuanto la ciencia Gumana Juede comJrenderT Jor su Jerfecta ortodoQia3 que no se seJara ni un áJice de las Kerdades reKeladasT Jor su releKante dignidad3 que sirKiendo a la fe3 se Gonra a sí misma soberanamente I Jor la total seguridad que da a la Gumana raLón de no equiKocarse3 merced a su Jleno acuerdo con la fe I con la misma natu8 raleLa de las cosas. Para el de Alatri I su cabildo catedral es Santo Tomás el )aestro indiscutible de todos. en sus inmortales obras encuentra alimento .61

saludable la inteligencia Gumana3 firmeLa3 la Koluntad3 I3 Jor lo mismo3 una norma recta de bien filosofar I de bien KiKirT defensa3 la fe3 I armas coJiosas I bien temJiadas los defensores de la religión contra toda clase de sofistas antiguos I modernos. #n Ol se encuentra reunido como en un mar dilatado I Jrofundo todo cuanto en las fuentes I ríos se Galla disJerso Jor el mundo de los sabios de todos los tiemJos. IdOnticos Jensamientos eQJresan el de RiJatransone I su cabildo Jor estas Germosas JalabrasR la sabidur"a de los Santos 5adres y de los antiguos 'ilóso'os* m$;ime la de 8ristóteles* /ue estaba dispersa en muc4os !ol>menes* 'ue reducida a admirable s"ntesis y cient"'icamente ordenada por la portentosa obra de Santo %om$s* a /uien la +glesia dio el Husto nombre de 1octor 8ngélico. #n las obras de este sol de la sabiduría cristiana está condensado el Hugo Jurísimo I el esJíritu KiKificante de los Santos Padres3 dicen el de ,oreto3 el de Ancona I otros Karios. _<uiOn se atreKerá a comJararse con ese sol resJlandeciente ] aSaden los de Parma3 PiacenLa I Borgo San (onnino] I sustituir con sus Jobres lucubraciones Jersonales los raLonamientos inKulnerables de tan gran maestro` #l famoso Aeremías Bonomelli3 obisJo de )remona3 subraIa la unión íntima entre la filosofía I la teología de Santo Tomás3 ambas sanísimas I solidísimas3 que conserKan todo su Kalor I loLanía desJuOs de seis siglos. 4 Jrueba la Gistoria que una filosofía malsana contagia a la teología I la corromJeT a su KeL3 una teología enteca no es caJaL de orientar debidamente ni KitaliLar el Jensamiento filosófico. #stamos íntimamente Jersuadidos3 dice el de !utilo3 de que la doctrina del AngOlico está saturada de Kerdadera sabiduría I de que ella sola Juede ofrecer sólido fundamento a todas las ciencias. Para el de NoKara3 el Santo (octor3 es llamado con ra6ón por todos sol de la +glesia* por los re'ulgentes rayos de su doctrina. #l de ,odi recuerda las numerosísimas I grandes alabanLas que el AngOlico recibió de los sumos Jontífices con unanimidad eQtraordinariaT Jero ellas llegan al summum Jor boca de ,eón @IIIR as" como el sol crece 4asta el pleno d"a* de modo parecido las alaban6as de la Santa Sede a la doctrina tomista* siempre en aumento3 por tu !o6 llegaron 4oy al summum* 9eat"simo 5adre* maestro supremo de la +glesia. SegNn el de )aserta I su cabildo3 nada 4ay m$s santo ni m$s >til /ue su doctrina* /ue !erdaderamente 4a baHado del cielo* y es toda una .6=

biblioteca de la 'e y de la teolog"a. /uien no la sigue se e/ui!oca lastimosamente. Sus JrinciJios3 adKierte el de ,ecce I suscribe el de Angulema3 deben tenerse como norma per 'eot"sima e inconsusa Jara bien de la fe I de la cienciaP. Porque de GecGo es Santo Tomás3 en frase del obisJo de Abellino3 el más grande de todos los filósofosR y !erdaderamente* 3/uién anterior a Santo %om$s* pr"ncipe de los 'ilóso'os* en esta ciencia* a /uien ninguno superó 4asta el presente2 5or eso Santo %omas ser$ para nosotros maestro y gu"a en el culti!o de las disciplinas 'ilosó'icas* a /uien* como sol de sabidur"a miraremos atentamente y a él nos ad4eriremos 'irmemente. )oincide el de !aLara3 Jara quien no GaI maestro de la filosofía cristiana meHor que el de Aquino3 celebrado con magníficos elogios Jor Keinticinco JaJas3 aducido Jor cinco concilios ecumOnicos en defensa de la fe3 seguido Jor más de quince órdenes religiosas I temido Jor los mismos GereHes3 que lo consideran como el Nnico baluarte ineQJugnable de la Iglesia católica. Su sólida doctrina ]dice3 Jor su Jarte3 el de SJalato I !acarosa] es el Iunque sobre el que se romJen todos los martillos de los soberbios sofistas3 I tiene Kirtud sobrada Jara destruir todos los errores esJeculatiKos I Jrácticos de la OJoca modernaR es un Kerdadero sol de nitidísima luL Jara las inteligencias I de calor fecundante Jara los coraLones. #l elogio del obisJo de ;ermóJolis3 administrador aJostólico de !onaco3 es de los más cumJlidos. ,lámale gran santo I doctor incomJarable3 gloria de la Iglesia I Gonor del gOnero Gumano3 sin igual en filosofía I en teología3 genio Joderoso que Ga eQJlorado todo I eQJlicado todo3 lo diKino I lo Gumano3 los secretos de la naturaleLa I los misterios de la gracia3 cuIos escritos forman la encicloJedia más comJleta de los conocimientos diKinos I Gumanos. Bebiendo a boca llena en los tesoros de la fe I de la raLón3 las dos fuentes inmortales de la Kerdad3 Ga derramado sobre el mundo torrentes de luL I de Kerdad. #s Santo Tomás el Gombre más grande I más comJleto que GaIa eQistido nunca. #s el reI de la filosofía I el JrínciJe de todos los filósofos3 en boca del obisJo de Basilea3 I cuIa doctrina admirable es tan luminosa como segura I conforme con la fe católica. #n este uniKersal concierto de alabanLas no Jodía faltar la KoL autoriLada de la Iglesia esJaSola3 Ia que3 como decía ,eón @III3 Blos .60

esJaSoles aman con Jredilección a Santo Tomás3 que siemJre Ga contado entre ellos con discíJulos I eQJositores eminentesC. #l obisJo de )uenca reconoce que nuestro santo es tenido con raLón como el JrínciJe de los filósofos I de los teólogos. #l de -itoria asegura que su doctrina es infinitamente suJerior tanto Jor Jarte de su fondo como Jor Jarte de su mOtodo de argumentar I de la limJideL de sus fórmulas. #l de Salamanca Jiensa que nada GaI tan imJortante como admitir I Jrofesar sin distingos ni caKilaciones una filosofía Kerdaderamente cristiana3 la cual en ninguna parte se encuentra tan pura y tan per'ecta como en Santo %om$s* pues él* indiscutible pr"ncipe de los maestros* conHugando amigablemente la 'e y la ra6ón* coordina los dos principios del saber* 4abida cuenta de la distinción y de la conHunción de la ciencia di!ina y de la ciencia 4umana* de modo /ue no permite /ue el conoci0 miento del 4ombre se des!ane6ca 'uera de sus l"mites ni se rebaHe y depra!e des!inculado de su alto origen. 4 el de Segorbe concluIeR Santo Tomás resJlandece en el cielo de los doctores como el sol entre las estrellas. Su angOlica inteligencia dominó todas las disciJlinas filosóficas I teológicas3 las enriqueció con admirables I riquísimas aJortaciones Jersonales I las organiLo tan acabadamente3 que3 segNn testimonio de los mismos GereHes3 bastan I sobran Jara rebatir todos los argumentos de los enemigos de la Iglesia. #n Kista de todas estas I otras mucGas manifestaciones3 unidas a las dirigidas a Pío I@ Jara que la Iglesia declarase a Santo Tomás Jatrón de todas las escuelas católicas3 ,eón @III creIó llegado el momento oJortuno Jara Jromulgar el corresJondiente decretoR pues a'irman /ue a ellos les consta* no menos /ue a nosotros* /ue en las doctrinas de Santo %om$s 4ay un !alor e;traordinario y una 'uer6a singular para liberar a nuestro tiempo de los gra!es males /ue padece . 43 en efecto3 el día : de agosto de .>>73 eQactamente un aSo desJuOs de la Jublicación de su cOlebre encíclica 8eterni 5atris* declaró solemnemente al Santo (octor Patrón de todos los #studios católicos en todos sus gradosR :os* para gloria de 1ios omnipotente y 4onor del 1octor 8ngélico* para incremento de las ciencias y com>n utilidad de la sociedad 4umana* declaramos con nuestra suprema autoridad al 1octor 8ngélico 5atrono de las Lni!ersidades de ,studios* 8cademias* Liceos y ,scuelas católicas* y /ueremos /ue como tal sea tenido por todos* !enerado y seguido. ;e aquí en síntesis3 dice el Jontífice3 la raLón JrinciJal que nos mueKe a elloR el AngOlico se destaca eminentemente sobre todos los .6>

demás3 siendo el modelo que los sabios católicos deben imitar en sus diKersos estudios. #l Josee3 ciertamente3 las meHores I más brillantes cualidades de coraLón I de inteligencia que arrastran a su imitaciónR una doctrina riquísima de contenido3 sanísima3 Jerfectamente organiLada3 admirablemente de acuerdo con las Kerdades reKeladas Jor (ios I3 Jor ende3 sinceramente obsequiosa con la feT aSádase a todo esto una Kida integOrrima I sin mancilla3 ilustrada con las Kirtudes más eQcelsas. -aIamos Jor JartesR ..ƒ 1octrina ri/u"sima de contenido.]Porque así como el mar recoge en sí todas las aguas del uniKerso3 así el AngOlico recoge en sus obras todo lo que en el orden de los conocimientos fluIe de sus Jredecesores. 2.ƒ 1octrina san"sima.]Porque todo cuanto de bueno3 de Kerdadero I raLonable encontraron los filósofos Jaganos3 los Padres I (octores de la Iglesia I los demás sabios que le Jrecedieron3 no solamente lo conoció Ol Jerfectamente3 sino que lo aumentó I Jerfeccionó con nueKas I geniales aJortaciones Jersonales. 6.ƒ 5er'ectamente organi6ada.]Porque Ol ordenó I organiLó maraKillosamente todos esos Kastísimos materiales en un cuerJo de doctrina de ideas tan luminosas3 eQJuestas con un mOtodo tan acabado I un lenguaHe tan Jreciso I transJarente3 que Jarece no Gaber deHado a sus sucesores la Josibilidad de suJerarlo3 sino de imitarlo solamente. 4 todo ello adquiere nueKos quilates considerando que3 estando su doctrina basada en JrinciJios uniKersalísimos que todo lo abarcan3 no se limitan a llenar las necesidades de la OJoca en que aJareció3 sino que Kale igualmente Jara satisfacer las de todos los tiemJos I Jara desGacer totalmente los errores que Jululan sin cesar a traKOs de los siglos. #s tanta su fuerLa3 que ella sola se mantiene firme e inKencible Jor su JroJia Kirtud3 I Jroduce en sus adKersarios un terror indescriJtible. :.ƒ 8dmirablemente de acuerdo con las !erdades re!eladasW por 1ios y obse/uiosa con la 'e. S Para los católicos3 es este acuerdo Jerfecto entre la fe I la raLón la cualidad más releKante. #l Santo (octor demuestra con toda eKidencia que no Juede eQistir Kerdadero conflicto entre las Ker8 dades de orden natural I las Kerdades de fe que (ios Ga reKeladoT no siendo3 Jor consiguiente3 una Kil Gumillación ni una esclaKitud Jara la raLón Gumana el seguir I Jrofesar la fe católica3 sino más bien una obediencia noble I Gonrosa que KigoriLa I sublima a la raLón. Ambas Jroceden de (ios3 la fe I la raLón3 que no nos Gan sido dadas Jara que se .6/

Gagan mutua guerra3 sino Jara que se unan con laLos de Kerdadera amistad I se aIuden I JroteHan recíJrocamente. AGora bienR en todos sus escritos Juede Kerse el modelo más acabado de esta unión I concordia admirables. Porque unas Keces la fe dirige a la raLón3 seSalándole el obHeto de sus inKestigacionesT otras3 la raLón JreJara3 defiende I eQJlica lo que la fe nos enseSa3 I siemJre conserKando cada cual sus JroJios derecGos3 su JroJia autonomía3 su JroJia dignidad I su JroJio Kalor. 4 cuando el caso lo requiere3 se unen ambas en estrecGa alianLa Jara combatir a sus comunes enemigos. +nión I armonía que3 si fueron siemJre de una gran imJortancia3 lo son Jarticularmente en nues8 tros tiemJos a Jartir del siglo QKi3 Jorque en esta OJoca comenLaron a sembrarse los gOrmenes de una libertad desenfrenada de la raLón contra toda autoridad diKina I Gumana3 conKirtiendo a la filosofía en fabricante de armas Jara combatir a la Kerdadera religión. 1.ƒ -ida integérrima* ilustrada con las !irtudes m$s e;celsas .]#l AngOlico (octor no es menos grande en Kirtud I en santidad que en sabiduría3 I sabido es que la meHor JreJaración Jara el debido emJleo de las fuerLas intelectuales I Jara la adquisición de la ciencia es la Kirtud. ,os que la desJrecian se ilusionan creIendo que Joseen una sabiduría sólida I JroKecGosa3 Jorque escrito está que no entrará la sabiduría en un alma mancGada Jor la culJa ni morará en un cuerJo esclaKo del Jecado. Pues bien3 Santo Tomás no solamente JoseIó esta JreJaración en grado eminente3 sino que mereció Kerse aJrobada con una seSal diKina KisibleT Jorque Gabiendo suJerado Kictoriosamente una terrible tentación contra la JureLa en el castillo de Rocaseca3 los ángeles le ciSeron un cíngulo que simboliLaba la eQtinción comJleta de los ardores de la carne. (esde entonces KiKió siemJre como si no tuKiera cuerJo. )on raLón3 Jor consiguiente3 se le llama ángel3 no solamente Jor su ingenio sobreGumano3 sino tambiOn Jor su JureLa angOlica.

No contento con esto3 el gran Jontífice continNa sin descanso recomendando a Santo Tomás I animando a todos con sus Jalabras I con sus mandatos a colaborar en la magna obra de la restauración3 desarrollo I JroJaganda de su doctrina. Ordena I subKenciona esJlOndidamente una nueKa edición crítica de todas sus obras3 que Jor eso se llama leonina* Jara facilitar su estudio I diKulgar Jor todas Jartes sus salKadoras enseSanLasT Jorque nada m$s .:7

idóneo para rebatir las per!ersas teor"as de nuestro tiempo y nada m$s e'ica6 para conser!ar la !erdad. ,a inmensa labor realiLada Jor el con ingenio sobreGumano Hustifica Jlenamente su t"tulo de 1octor 8ngélico* cuyo signi'icado lo llena con creces. No GaI escuela3 ni mOtodo3 ni doctrina como la suIa en filosofía3 en teología I en eQOgesis bíblica. Sus numerosas I maraKillosas obras suministran los medios más aJtos I eficaces Jara encontrar la Kerdad I constituIen el más rico arsenal de armas bien temJladas Jara defenderla contra todos los errores3 aun aquellos que Jarecen los más nueKos I Jeligrosos. Su escuela es la m$s apta para despertar las inteligencias y Jara KigoriLarlas3 Jara disciJlinarlas I Jara enseSarles a Jrecisar conceJtos3 a eQJresarlos con JroJiedad I nitideL3 a discurrir con orden I rigorT en una Jalabra3 a filosofar debidamente3 remontándose de lo sensible a lo inteligible I de las criaturas al )readorR La doctrina del 1octor 8ngélico sir!e admirablemente para 'ormar las inteligencias* engendra el 4$bito de bien comentar* de 'iloso'ar y discurrir precisa y !igorosamenteX* pues presenta claramente las cosas con dependencia continua y mutua* en cone;ión y co4erencia y con reducción a los primeros principios. remont$ndose a la contemplación de 1ios* causa e'iciente* principio impulsor y causa eHemplar de todas las cosas* a /uien deben re'erirse toda la 'iloso'"a y todo el 4ombre. Seguir 'ielmente sus pasos e/ui!ale a 'iloso'ar sabiamente. 5or/ue 'iloso'ar sabiamente es respetar la tradición y superarla con nue!os descubrimientos* no como 4oy creen muc4os alucinados* /ue 4acen tabla rasa de todo lo pasado. y nadie como él tan respetuoso con la tradición y tan enamorado de las nue!as con/uistas de la ciencia. Su 'iloso'"a no en!eHece3 sino /ue sir!e mara!illosamente para ilustrar y dirimir cual/uier clase de problemas por m$s arduos y di'"ciles /ue sean . #s el reI de los filósofos I3 Jor eso3 /uien desee !erdaderamente 'iloso'ar debe establecer sus principios y 'undamentos en la doctrina de Santo %om$s. 4 lo que se dice de la filosofía Kale a 'ortiori de la teología. Si alguien desea aJrender una teología seria I digna de tal nombre3 que acuda a Santo Tomás3 cuIa doctrina teológica es Kerdaderamente sagrada I celestial. La Hu!entud /ue se 4a de 'ormar para ser!ir a la +glesia* 4$galo con la doctrina sagrada del 1octor 8ngélico. pues* cuando la Hu!entud se entrega al estudio del 1octor 8ngélico* 'lorecer$ indudablemente en auténtica sabidur"a* basada en 'irmes principios y e;plicada racional y .:.

ordenadamente. #l ministerio aJostólico I sacerdotal será tanto más fecundo I JroKecGoso cuanto el clero estO meHor formado en sus doctrinas filosóficas I teológicas I más Joseído de ellas. 5ensamos /ue el clero católico se 'ormar$ en sólida teolog"a cuanto m$s plena y pro'undamente se embeba en la doctrina de Santo %om$s . 5or tanto* 'órmese y eHerc"tese el clero en su escuela en 'iloso'"a y teolog"aR sea docto y bien capacitado para el sagrado combate. Su mOtodo es el meHor Jara enseSarlas I Jara aJrenderlas debidamente3 lo mismo que Jara defenderlas contra sus imJugnadores3 Jorque muestra con su eHemJlo que los adKersarios se deben combatir con raLones fuertes3 Jero con Jalabras suaKes I cortesesR /uien utili6a siempre estilo sua!e y emplea 'ormas serias en el 4ablar* no sólo cuando enseIa la !erdad y la con'irma con argumentos* sino también cuando argumenta contra los ad!ersarios y los acosa. Lo 4emos dic4o y repetido muc4as !eces con la mayor claridad y 'irme6aG mandamos y /ueremos absolutamente /ue los Hó!enes clérigos se 'ormen en la teolog"a y en la 'iloso'"a de Santo %om$s* Jor ser su doctrina la m$s sólida y pro!ec4osa3 la m$s pura y saludable3 la m$s ordenada y meHor organi6ada. #ual/uier otro método /ue se ensaye ser$ tanto meHor cuanto m$s se acer/ue al de nuestro santoT muc4as !eces lo 4emos dic4o* /ue tanto meHor ser$ el método cuanto m$s se acer/ue a la doctrina de Santo %om$s. lo 4emos ad!ertido gra!e y 'recuentemente...* /ue tanto me0 Hor ser$ el método cuanto m$s se acer/ue a la doctrina de Santo %om$s. V sobre esto* lo /ue 4emos ad!ertido m$s de una !e6 por escrito* lo repe0 timos 4oy de !i!a !o6G /ue es necesario seguir al 1octor 8ngélico como gu"a y maestroT en lo cual !osotros* amados 4iHos* cuanto m$s os apli/uéis tanto m$s os !eréis superiores en doctrina. :ada m$s aHeno a nuestra !oluntad y nada m$s peligroso /ue separarse de su doctrina por cual/uier prete;to. Si otros autores* aun/ue gra!es y respetables* discuerdan del com>n maestro de todos* Santo %om$s* ya saben todos por donde deben irG por el camino seIalado por el 8ngélico. ,l nombre de Santo %om$s es algo sagrado* y deben a!ergon6arse los /ue no /uieren seguir como He'e y maestro a a/uel /ue 'ue aprobado y recomendado por el mismo Yesucristo. Ni esto es aGerroHar las inteligencias I JriKarlas de libertadT Jorque no es libertad Kerdadera3 sino JOsimo libertinaHe3 deHarse lleKar Jor cualquier noKedad3 cambiando de oJinión segNn sus caJricGos I Jasiones o segNn la moda. No es Osa Kerdadera ciencia3 sino falsa I falaL3 que desGonra I esclaKiLa el alma. Por el contrario3 nuestro saJientísimo doctor .:2

camina siemJre dentro de la KerdadT Jorque no solamente no lucGa Hamás contra (ios3 JrinciJio suJremo I fuente de toda Kerdad3 sino que le obedece siemJre con la maIor fidelidad I le está siemJre estrecGamente unido3 GaciOndose de algNn modo JarticiJante de sus más íntimos secretos. (e esta suerte3 eKitando los errores I sorteando los Jeligros3 la Gumana inteligencia recobra su Kerdadera libertad al seguir los Jasos firmes I caminar Jor la segura senda de un maestro I de un guía tan eQJerto. #iertamente* la ra6ón 4umana desea penetrar libremente en el conocimiento recóndito de las cosas* ni puede no desearlo. pero teniendo a Santo %omas por gu"a y maestro 4ar$ lo mismo m$s e;pedita y libremente* por/ue lo 4ace con toda seguridad* leHos de todo peligro de salirse de los términos de la !erdad. %iene un modo de 'iloso'ar segur"simo y admirable* que insJira confianLa en los que le siguen3 asegurándolos contra todo Jeligro de equiKocarse. Por eso deseamos /ue todos sigan 'ielmente sus 4uellas* los /ue enseIan y los /ue aprenden 'iloso'"a. -erdad es que la filosofía de Santo Tomás es3 en el fondo3 la filosofía de Aristóteles3 de quien nuestro doctorees el meHor intOrJrete I el más grande discíJulo3 Jero con la KentaHa inestimable de Gaberlo eQJurgado de sus errores I defectos I de Gaberlo comJletado3 GaciOndolo serKir a la eQJosición I defensa de la fe católica. 4 es Husto reconocer que uno de los maIores beneficios que le debe la Iglesia consiste Jrecisamente en Gaber aJlicado esta filosofía3 deJurada I eleKada3 al serKicio de la teología3 Gaciendo de Aristóteles un serKidor de )risto I constituIendo la teología en Kerdadera ciencia de la reKelación. ,l modo de enseIar la teolog"a tiene por preceptor y comentador a Santo %om$s* pr"ncipe de los teólogos. )on esta suJrema declaración I recomendación quedaba definitiKamente aJrobada toda la labor científica de Santo Tomás3 I su ortodoQia Juesta fuera de toda duda. ,os maestros del siglo @III I de JrinciJios del QiK3 que tanto se escandaliLaron de sus innoKaciones salKadoras I tan rabiosamente las combatieron3 recibieron con estos documentos el más solemne mentís. #l triunfo de Santo Tomás no Jodía ser más comJleto I definitiKo. #staba comJletamente seguro de ello3 Jorque Gabía escritoR la !erdad no !ar"a por la di!ersidad de personas. por tanto3 cuando uno dice la !erdad no puede ser !encido* con cual/uiera /ue discuta. ,a Kerdad es inKencible I acaba Jor triunfar3 Jor más que se la combata.

.:6

Pero el AngOlico no es sólo el reI de los filósofos I de los teólogos3 sino que lo es tambiOn de los eQegetas. Nada más Ntil I oJortuno Jara formar eQegetas Kerdaderos I seguros3 I Jara cultiKar con acierto la llamada teología JositiKa que Gacerles estudiar a fondo la filosofía I la teología de Santo Tomás e imbuirles Jlenamente en ellas. ;e aquí las Jreciosas Jalabras del JontíficeR Aa de pro!eerse /ue los Hó!enes !ayan a los estudios b"blicos con!enientemente instruidos y preparados* a 'in de /ue no sean 'rustrados en su Husta esperan6a* ni* lo /ue ser"a peor* caigan incautamente en el error* seducidos por las 'alacias de los racionalistas y su llamati!a erudición. Se encontrar$n per0 'ectamente dispuestos si* como :os mismos 4emos indicado y prescrito* culti!an religiosamente y se adentran plenamente en la 'iloso'"a y teolog"a teniendo por gu"a a Santo %om$s. 1e este modo proceder$n rectamente tanto en la parte b"blica como en la parte llamada teolog"a positi!a* logrando go6osos progresos en ambas. Por eso3 el inmortal restaurador de la doctrina tomista lo JroJone tambiOn a los eQegetas como maestro y gu"a de sus estudios.

5. Ba@$ !* &$"#i)ica/$ /! Sa" P<$ K +19031915-. M$#2 &'$&'i$ DD$c#$'i0 A"9!*iciF ( *a0 3!i"#ic2a#'$ #!0i0 #$ i0#a0 +1915San Pío @ Gace suIas las alabanLas3 recomendaciones I ordenaciones de la doctrina de Santo Tomás que GiLo su glorioso Jredecesor3 comJletán8 dolas I mandándolas obserKar religiosamente. Yu6gamos /ue es totalmente necesario /ue lo /ue nuestro ilustre predecesor prescribió sobre el culti!o de la 'iloso'"a y doctrina tomista sea religiosamente obser!ado* y /ue se procure lle!ar a la pr$ctica en la esperan6a de m$s abundantes 'rutos. 5rocuren todos los pro'esores de 'iloso'"a de los centros eclesi$sticos del mundo entero no separarse nunca de su doctrina y de su método* antes bien est>dienla diariamente con redoblado es'uer6o. ,a filosofía de Santo Tomás es la meHor JreJaración Jara los estudios teológicos I bíblicos. Por eso recomienda a los Jrofesores que la emJleen en la eQJlicación de los dogmas I /ue no ol!iden nunca esta obser!aciónG abandonar a Santo %omas* sobre todo en cuestiones de meta'"sica* es un gra!"simo peligro. ,o cual debe entenderse no solamente de los grandes JrinciJios3 sino tambiOn de las tesis que Jarecen de menor imJortancia3 .::

Jues lo /ue parece pe/ueIo en meta'"sica es sumamente grande en sus deri!aciones y aplicaciones. 4 lo que digo de su filosofía debe entenderse a 'ortiori de su teología3 en la cual no es sólo el JrínciJe3 sino el maestro I el guía de todos3 como Gonra del orbe cristiano I luminar de la Iglesia3 que Kale Jara todos los tiemJos I no en!eHece nunca. Su doctrina es Bíntegra3 incorruJta3 fuente inagotable de sabiduría en todo gOnero de cienciasC3 Bla más segura de todasC I Bla más alabada I re8 comendada sin interruJción Jor la IglesiaC. BReJetimos de nueKo lo que Ia Gemos afirmado mucGísimas KecesR nada es tan Ntil a la Iglesia como formar el clero en la doctrina del AngOlicoC3 BI deseamos ardientemente que se formen en ella todos los que se interesan Jor los estudios o se dedi8 can a ellos3 Jara arrancar de cuaHo tantos errores como circulan Jor todas Jartes sobre lo diKino I lo Gumano3 I Jara que la Kerdad católica3 debidamente conocida3 se incruste indeleblemente en las almas de todosC. Lna triste e;periencia enseIa* particularmente en nuestros d"as* /ue los /ue se separan de Santo %om$s acaban* 'inalmente* por apostatar de la +glesia de #risto.

Pero sobre todo colmó las medidas en su motu JroJrio 1octoris 8ngelici* Jublicado el día de San Pedro aJóstol de ./.:. )omienLa recordando las órdenes Ia dadas en anteriores documentos3 Jarti8 cularmente en su motu JroJrio Sacrorum antistitum* de . de seJtiembre de ./.73 en donde se mandaba eQJresamente que se Jusiese la filosofía escolástica como base I fundamento de los estudios sagrados3 es decir3 teológicos I bíblicos3 entendiendo por tal 'iloso'"a principalmente la de Santo %omas* I renoKando I confirmando cuanto sobre ella Gabía ordenado ,eón @III. AGora bien3 aSade3 no Gan faltado quienes creIeron que3 Gabiendo Nos dicGo principalmente I no >nicamente praecipue...* non unice]3 obedecían o3 Jor lo menos3 no se oJonían a nuestra Koluntad siguiendo a cualquier autor escolástico3 aunque sus enseSanLas estuKiesen en Jugna con los JrinciJios de Santo Tomás. 5ero éstos se 4an engaIado de medio en medio. Porque es eKidente que3 cuando Nos Gemos JroJuesto a Santo Tomás como Hefe I guía JrinciJal de la filosofía escolástica3 queríamos que ello se entendiese3 sobre todo3 de sus JrinciJios3 en los cuales se aJoIa dicGa filosofía como en sus fundamentos. Pues así como debe desecGarse .:1

la oJinión de algunos antiguos3 segNn los cuales es indiferente Jensar de cualquier modo sobre las cosas creadas con tal que se Jiense bien sobre (ios3 de igual manera se debe recGaLar la oJinión de algunos modernos3 Jara quienes es indiferente seguir I Jrofesar cualquier filosofía con tal que se mantenga I Jrofese la Kerdadera fe católica3 Ia que el error en materias filosóficas redunda en las teológicas I3 Jor ende3 en la fe misma. Por lo demás3 los JrinciJios filosóficos del AngOlico3 tomados en conHunto3 no son otros sino los enseSados Jor los más grandes filósofos I Padres de la Iglesia sobre la teoría del Gumano conocimiento3 sobre la naturaleLa de (ios I del mundo3 sobre el orden moral I sobre el Nltimo fin del Gombre3 aunque el Santo (octor3 con su ingenio casi angOlico3 los Jerfiló I acrecentó I los GiLo serKir como JroJedOutica3 como defensa I como ilustración de la -erdad reKelada. +n tal tesoro de doctrina no Jermite la sana raLón que se desJrecie3 ni la fe tolera que se mutile o disminuIa3 sobre todo Jorque3 una KeL JriKada la fe católica de esa sólida defensa3 en Kano buscaría aIuda en otras filosofías más o menos aliadas con el materialismo3 con el Janteísmo o con el modernismo. 5or consiguiente* los principios b$sicos de la 'iloso'"a de Santo %omas no deben ser considerados como meramente opinables o discutibles* sino como 'undamentos de lo 4umano y de lo di!ino. adem$s de /ue* una !e6 rec4a6ados o alterados de cual/uier modo esos principios* acabar$n 'inalmente los Hó!enes estudiantes eclesi$sticos por no entender ni si/uiera la terminolog"a empleada por la +glesia en la proposición de los dogmas de nuestra 'e. ;e aquí la raLón del JorquO Gemos Ia adKertido Karias Keces a los Jrofesores de filosofía I de teología que seJararse3 aunque sea muI Joco3 del Aquinatense3 sobre todo en materia de metafísica3 no es sin gran JerHuicio I gran Jeligro. !as aGora aSadimos I declaramos que no solamente no siguen a Santo Tomás3 sino que Ierran a gran distancia de Ol cuantos tergiKersan o desJrecian los JrinciJios I tesis caJitales de su filosofía. Teniendo en cuenta además /ue* si :os o nuestros predecesores 4emos aprobado y alabado la doctrina de alg>n otro santo o autor* aun/ue a las alaban6as se 4ayan aIadido las recomendaciones y 4asta los mandatos de di!ulgarla y de'enderla* tal doctrina en tanto debe en0 tenderse aprobada y recomendada en cuanto /ue est$ de acuerdo con los principios del 8ngélico o* por lo menos* en cuanto /ue no se le opone de ning>n modo.

.:=

;emos creído de nuestro deber aJostólico Gacer estas declaraciones I recomendaciones en un asunto tan graKe e imJortante Jara que todos3 tanto los del clero secular como los del regular3 seJan claramente nuestro Jensamiento I conoLcan nuestra Koluntad3 I así la cumJlan con la máQima fidelidad I diligencia. 5ero sobre todo deben cumplirla los pro'esores de 'iloso'"a y de teolog"a* /uienes deben tener muy presente /ue no se les 4a concedido la 'acultad de enseIar para /ue e;pongan a sus disc"pulos sus opiniones particulares* sino para /ue les enseIen la doctrina aprobada por la +glesia* como es la de Santo %om$s* el cual* después de su glorioso tr$nsito y asistió con ella a todos los concilios ecuménicos. ,a eQJeriencia de seis siglos demuestra cuán Kerdadero fue el dicGo de Auan @@IIR Santo Tomás iluminó la Iglesia más que todos los demás doctores3 I en sus libros aJroKecGa más el Gombre en un aSo que toda su Kida en los de los demás. Tal es el Jensamiento neto3 taHante3 de este santo I gran Jontífice. #l mismo eQJlicó todo el alcance I toda la intención de sus Jalabras en una audiencia memorable que concedió el día anterior a su Jromulgación ]2> de Hunio de ./.:] a las facultades del 8ngelicum de Roma3 a la que nosotros tuKimos el Gonor de asistir. #n ella diHo teQtualmente que no quería más filosofía ni más teología que la de Santo Tomás3 cuIa doctrina era la doctrina de la misma Iglesia I del mismo Aesucristo.

+n mes más tarde3 la Sagrada )ongregación de #studios3 consultada I requerida Jor un gruJo de Jrofesores de diKersas facultades Jontificias3 ninguno de ellos dominico3 sobre un cierto nNmero de tesis Jor ellos enseSadas I defendidas tradicionalmente como eQJresión de los Juntos caJitales de la doctrina de Santo Tomás en materia JrinciJalmente de metafísica3 las eQaminó escruJulosamente I3 sometidas luego al fallo suJremo del Jontífice3 contestó ]20 de Hulio de ./.:] Jor orden de Su Santidad3 que dicGas tesis o JroJosiciones contenían eQactamente los JrinciJios básicos I Juntos JrinciJales de la doctrina filosófica del AngOlico. (ada su imJortancia caJital I sabiendo que resJonden Jlenamente al Jensamiento del Santo Padre3 nos Jermitimos reJroducirlas aquí aunque la cita sea un Joco larga3 Jues son nada menos que Keinticuatro. Pueden3 sin embargo3 Jara maIor claridad3 clasificarse en cuatro gruJos3 a saberR siete de ontología %.80'3 cinco de cosmología %>8.2'3 nueKe de biología I Jsicología %.682.' I tres de teodicea %2282:'. AdoJtamos la tersa I .:0

elegante traducción que b"2o el Jadre Adriano SuareL3 O. P.3 al Kerter al castellano la obra del Jadre #d. ;ugon3 O. P.3 Les !ingt0/uatre t4Rses t4omistes3 salKo algunas JequeSas correcciones. ONTO,O "A .. ,a Jotencia I el acto diKiden el ser de tal suerte3 que todo cuanto es3 o bien es acto Juro3 o bien es acto necesariamente comJuesto de Jotencia I acto3 como JrinciJios Jrimeros e intrínsecos. 2. #l acto3 Jor lo mismo que es Jerfección3 no está limitado sino Jor la Jotencia3 que es una caJacidad de Jerfección. Por consiguiente3 en el orden en que el acto es Juro3 no Juede ser sino ilimitado I NnicoT Jero en el orden en que es finito I mNltiJle3 entra en Kerdadera comJosición con la Jotencia. 6. Por lo tanto3 en la raLón absoluta del ser mismo sólo subsiste un ser Nnico I simJlicísimo3 que es (iosT todas la demás cosas que JarticiJan el ser tienen una naturaleLa Jor la cual se limita dicGo ser3 I están comJuestas de esencia I eQistencia como de JrinciJios realmente distintos. :. ,a noción de ente3 denominada de ser3 se Jredica de (ios I de las criaturas3 no de una manera uníKoca ni tamJoco Juramente equíKoca3 sino analógica3 con analogía Ia de atribución3 Ia de JroJorcionalidad. 1. ;aI además3 en toda criatura comJosición real de un suHeto subsistente con otras formas secundariamente aSadidas que se llaman accidentesT dicGa comJosición sería ininteligible si el ser no fuera recibido en una esencia realmente distinta de Ol mismo. =. Además de los accidentes absolutos3 se da un accidente relatiKo3 como una referencia o resJecto a algo. Porque si bien ese resJecto a algo no imJlica de suIo una realidad inGerente a otra3 tiene3 sin embargo3 con frecuencia3 una causa o fundamento en las cosas mismas I3 Jor lo tanto3 una entidad real distinta del suHeto. 0. ,a criatura esJiritual es totalmente simJle en su esencia. Pero queda en ella una doble comJosiciónR la de la esencia con la eQistencia I la de la subsistencia con los accidentes. )OS!O,O "A >. ,a criatura corJoral está comJuesta de Jotencia I acto en cuanto a su misma esenciaT dicGa Jotencia I dicGo acto del orden I de la misma esencia reciben los nombres de materia I forma. .:>

/. Ninguna de esas dos Jartes tiene ser Jor sí sola3 ni se Jroduce ni se corromJe Jor síT tamJoco se Jone Jor sí en Jredicamento3 sino Jor reducción al Jredicamento de substancia como JrinciJios esenciales suIos. .7. Aunque la eQtensión en Jartes integrales sea una consecuencia de la naturaleLa corJórea3 no es lo mismo3 sin embargo3 en un cuerJo ser substancia que ser eQtensión corJoral o cantidad dimensiKa. ,a substancia3 en cuanto tal3 es indiKisible3 no a la manera del Junto3 sino de los seres eQtraSos al orden de la dimensión. ,a cantidad3 origen de la eQtensión en la substancia3 se distingue realmente de Osta I es Kerdaderamente accidente. ... ,a materia sellada Jor la cantidad es el JrinciJio de la indiKiduación3 o sea de la distinción numOrica3 imJosible en los esJíritus Juros3 entre un indiKiduo I otro dentro de la misma esJecie. .2. Por Kirtud de la misma cantidad3 el cuerJo se circunscribe a un lugar3 de tal suerte que3 de este modo circunscriJtiKo3 es absolutamente imJosible que estO en más de un lugar determinado al mismo tiemJo. BIO,O "A 4 PSI)O,O "A .6. ,os cuerJos se diKiden en dos categoríasR la de los KiKientes I la de los que carecen de Kida. ,a forma substancial de los KiKientes3 llamada alma3 requiere una cierta disJosición orgánica3 o sea Jartes GeterogOneas3 Jara que GaIa en el mismo suHeto una Jarte esencialmente moKiente I otra moKida. .:. ,as almas del orden KegetatiKo I sensitiKo no Jueden eQistir Jor sí mismas ni ser Jroducidas Jara sí3 sino que Nnicamente eQisten I son Jro8 ducidas como JrinciJio Jor el cual eQiste I KiKe el comJuesto KiKienteT Jor lo tanto3 al corromJerse dicGo comJuesto3 se corromJen ellas consiguien8 temente3 a causa de su omnímoda deJendencia de la materia. .1. Por el contrario3 el alma Gumana subsiste Jor sí misma3 es creada Jor (ios e infundida en el cuerJo desde el momento en que está suficiente8 mente disJuesto3 I es incorruJtible e inmortal Jor su JroJia naturaleLa. .=. ,a misma alma racional se une de tal modo al cuerJo3 que es su Nnica forma substancial3 I Jor ella tiene el Gombre su ser de Gombre3 I de animal3 I de KiKiente3 I de cuerJo3 I de substancia3 I de ente. Por consiguiente3 el alma le da al Gombre todos los grados esenciales de Jerfección I3 además3 comunica al cuerJo el mismo acto de ser con que ella eQiste. .:/

.0. (el alma Gumana dimanan3 Jor natural resultancia3 dos órdenes de facultadesR orgánicas e inorgánicas. #l suHeto de las Jrimeras3 a las que Jertenece el sentido3 es el comJuestoT el de las segundas es el alma sola. #s3 Jor tanto3 el entendimiento una facultad intrínsecamente indeJendiente del órgano que le sirKe de auQiliar. .>. ,a intelectualidad sigue necesariamente a la inmaterialidad3 I esto de tal suerte3 que los grados de intelectualidad se comJutan Jor los de inmaterialidad3 o sea Jor los de aleHamiento de la materia. #l obHeto adecuado de la intelección es3 en general3 el ser mismo en toda su eQtensión o uniKersalidadT Jero el obHeto JroJio del entendimiento Gumano en el estado actual de unión al cuerJo se circunscribe a las esencias abstraídas de las condiciones indiKiduales de la materia. ./. Recibimos3 Jues3 nuestro conocimiento de las cosas sensibles. !as como lo sensible no es inteligible en acto3 GaI que admitir en el alma3 además del entendimiento formalmente inteligente3 una Kirtud actiKa que abstraiga de los fantasmas las esJecies inteligibles. 27. Por medio de estas esJecies inteligibles conocemos directamente los uniKersalesR con los sentidos Jercibimos los singulares3 I tambiOn con el entendimiento3 aunque KolKiOndose en este caso Gacia las imágenes de los sentidos. 5inalmente3 Jor medio de analogías con las cosas sensibles I corJorales3 nos eleKamos al conocimiento de las esJirituales. 2.. ,a Koluntad sigue al entendimiento3 no le Jrecede3 I aJetece necesariamente aquello que se le Jresenta como un bien que sacia Jor comJleto el aJetitoT Jero elige libremente entre aquellos otros bienes cuIa aJetencia le es JroJuesta Jor un Huicio Kariable. Por consiguiente3 la elección sigue al Nltimo Huicio Jráctico3 Jero deJende de la Koluntad que dicGo Huicio sea o no el Nltimo. T#O(I)#A 22. )onocemos la eQistencia de (ios3 no Jor intuición inmediata ni Jor demostración a priori* sino a posteriori* es decir3 Jor las criaturas3 arguIendo de los efectos a la causa3 en la forma siguienteR a) Jartiendo de las cosas que se mueKen3 sin tener en sí mismas un JrinciJio de moKimientoC Gasta llegar a un Jrimer motor inmóKilT b) arrancando de la Jroducción de las cosas de este mundo Jor causas subordinadas entre sí3 Gasta llegar a una causa Jrimera no causada Jor otraT c) comenLando Jor los seres corruJtibles3 que se Gan indiferentemente al ser I al no ser3 Gasta llegar a un ser absoluto I necesario que necesariamente eQisteT d) re8 .17

montando el Kuelo de la consideración de las Jerfecciones limitadas de ser3 KiKir I entender en las cosas que eQisten3 KiKen I entienden segNn diKersos grados de más I de menos3 Gasta toJar con un ser que es sumamente inteligente3 sumamente KiKiente I sumamente Jerfecto en la misma raLón de enteT e) Jor fin3 subiendo de la contemJlación del orden del uniKerso a una inteligencia ordenadora que todo lo disJone I dirige a un fin suJremo no ordenado ni ordenable a otro fin suJerior. 26. #l constitutiKo metafísico de la esencia diKina se eQJresa rectamente diciendo que consiste en la real identidad de la misma con su JroJia eQistencia3 es decir3 en que ella es su mismo eQistir subsistenteT siendo esto mismo la raLón de Jerfección infinita e ilimitada. 2:. Por la misma JureLa de su ser se distingue (ios de todas las cosas finitas. (e donde se infiere3 en Jrimer lugar3 que el mundo no Judo Jroceder de (ios más que Jor creaciónT en segundo lugar3 que a ninguna naturaleLa finita Juede serle comunicada3 ni Jor milagro3 la Kirtud de crear3 Jor la cual se Jroduce el ser del efecto en cuanto a toda su raLón de serT Jor Nltimo3 que ningNn agente creado Juede influir en el ser de ningNn efecto sin Gaber recibido JreKiamente la moción de la )ausa Jrimera.

8. Ba@$ !* &$"#i)ica/$ /! B!"!/ic#$ KA +1915119,,-. E* c:/i9$ /! D!'!c6$ ca":"ic$ ( Sa"#$ T$ 40 +1917!uerto Joco desJuOs San Pío @ ]27 de agosto de ./.:]3 se suscitaron dudas sobre el alcance de su motu JroJrio 1octoris 8ngelici en cuanto a la obligación de eQJlicar la Suma %eológica de Santo Tomás como libro de teQto en las facultades teológicas I sobre el sentido de la declaración de la Sagrada )ongregación de #studios resJecto de las Keinticuatro tesis tomistas. #stas dudas fueron eleKadas a dicGa Sagrada )ongregación3 I resJecto de las Keinticuatro JroJosiciones filosóficas tomistas3 se JreguntabaR Ea) si todas ellas contienen realmente la doctrina autOntica de Santo TomásT b) I en caso afirmatiKo3 si deben imJonerse a las escuelas católicas como obligatoriasC. A ello contestó la Sagrada )ongregación3 Jor orden de Benedicto @-3 el día 0 de marLo de ./.=R a' /ue dic4as proposiciones contienen y e;presan realmente la doctrina auténtica de Santo %om$s. b' /ue se propongan en las escuelas católicas como normas directi!as seguras. No se trata3 Jues3 de imJonerlas como obligatorias al asentimiento interior de maestros I discíJulos3 Jero sí de la obligación de proponerlas .1.

en las escuelas católicas suJeriores o facultades como normas directi!as seguras* es decir3 segNn la eQJresión del mismo Pontífice al Jadre #d. ;ugón3 O. P.3 como doctrina pre'erida por la +glesia. Jorque esos Juntos caJitales Sprincipia et pronuntiata maiora] de la filosofía de Santo Tomás tienen Kalor de Kerdaderas normas de dirección comJletamente seguras en los estudios filosóficos suJeriores de la Iglesia3 que Jor eso las Jrefiere a todas las demás. #s lo mismo que Ia Gabía dicGo el Santo Padre a la Academia Romana de Santo Tomás en su motu JroJrio :on multo post* de 6. de diciembre de ./.:3 llamándola 'iloso'"a seg>n #risto. 8probamos* dice3 y 4acemos nuestro todo cuanto diHeron León D+++ y 5"o D sobre la necesidad de seguir la doctrina de Santo %omas. :i nuestros predecesores ni nosotros tenemos /ue es'or6arnos por recomendar y ordenar otra 'iloso'"a /ue la /ue es seg>n #risto* y por eso precisamente e;igimos /ue nuestros estudios 'ilosó'icos se 4agan en completo acuerdo con el método y los principios de la 'iloso'"a de Santo %omas* /ue sir!e ninguna para e;poner y de'ender !ictoriosamente la !erdad re!elada por 1ios. Precisamente Jorque la filosofía de Santo Tomás es seg>n #risto* es decir3 Jlenamente de acuerdo con la fe3 a la que sirKe maraKillosamente3 es tambiOn una filosofía que Juede I debe serKir de norma directi!a del todo segura en los estudios filosóficos suJeriores de la Iglesia católica. 4 eQtendiendo esta aJremiante recomendación a la teología3 aSade en otro lugarR ,s santo y saludable? y casi necesario* /ue en las escuelas católicas* donde se 'orma la Hu!entud en la ciencia 'ilosó'ica y teológica* se tenga por maestro m$;imo a Santo %om$s de 8/uino. 8s"* pues* deben mantenerse totalmente en !igor las sabias prescripciones al respecto de nuestros predecesores León D+++ y 5"o D* de 'eli6 memoria... 5ues consta /ue los llamados modernistas se des!iaron tanto de la 'e en sus di!ersas opiniones cuanto abandonaron los principios y doctrinas de Santo %om$s. Pero más que todas las anteriores declaraciones3 recomendaciones I ordenaciones de la Santa Sede sobre la autoridad doctrinal de Santo Tomás en filosofía I en teología3 es la inclusión de la siguiente leI en el )ódigo de (erecGo canónicoR Los pro'esores 4an de e;poner la 'iloso'"a racional y la teolog"a e in'ormar a los alumnos en estas disciplinas* ateniéndose por completo al método* al sistema y a los principios del 8ngélico 1octor y siguiéndolos con toda 'idelidad. Realmente3 la doctrina filosófica I teológica de Santo Tomás Ga sido3 Jor esta leI3 incorJorada solemnemente al magisterio de la misma Iglesia3 .12

puesto /ue la +glesia diHo /ue la doctrina de Santo %om$s era la suya . (ios le concedió este Gombre JroKidencial Jara iluminar con su doctrina3 confirmar la Kerdad reKelada I refutar los errores de todos los tiemJos3 I ella le Ga declarado Jatrón I guía de todos los estudios I escuelas católicas. 4 es un timbre de gloria de este gran Jontífice3 al Jromulgar dicGa leI3 Gaber consagrado definitiKamente I3 Jor decirlo así3 canoniLado el mOtodo3 la doctrina I los JrinciJios de Santo Tomás3 como dice su ilustre sucesor Pío @IR es gloria suya 4aber promulgado el #ódigo de 1erec4o canónico* donde se consagran de'initi!amente el método3 doctrina y principios del 1octor 8ngélico. )érito grande es de la Orden de 5redicadores el 4aberlo 'ormado y educado en su seno* pero es toda!"a inconmensurablemente mayor el 4aber seguido siempre con toda 'idelidad sus enseIan6as* sin separarse un $pice de ellas.

7. Ba@$ !* &$"#i)ica/$ /! P<$ KI +19,,11939-. Sa"#$ T$ 40 ( *a c$"0#i#2ci:" a&$0#:*ica DD!20 0ci!"#ia'2 D$ i"20F +1931#n sus decretales +n t4esauris sapientiae* de .= de diciembre de ./6.3 Jor las que eleKó a San Alberto !agno al Gonor de los altares ( lo declaró (octor de la Iglesia uniKersal3 Pío @I celebra la íntima amistad I Jerfecta comJenetración entre el santo obisJo de Ratisbona ( su discíJulo Jredilecto3 el Aguila de Aquino. ran escrutador de los secretos de la naturaleLa I admirador de sus belleLas Jortentosas3 San Alberto se sirKió de todas las ciencias como de JeldaSos Jara remontarse Gasta el )reador de todas ellas. Pero3 sobre todo3 es digno de consideración el esfuerLo titánico que realiLó Jara recoger todos los fragmentos de Kerdad descubiertos Jor la raLón natural de los filósofos I diseminados Jor las obras de los griegos3 de los árabes I de los Hudíos3 JrinciJalmente de Aristóteles3 deJurándolas de sus errores I GaciOndolas serKir a ilustrar I defender la fe católica. Su JrinciJal JreocuJación intelectual era Josesionarse de cuanto bueno3 Kerdadero I sublime se encuentra en la filosofía de los Jaganos3 Jara ofrecerlo I consagrarlo todo al )reador3 que es la Jrimera Kerdad3 la suJrema Germosura I la misma Jerfección Jor esencia. Por eso romJió las cadenas con que los gentiles3 los maGometanos I los Hudíos tenían aGerroHada la filosofía racional a sus errores3 recGaLó sus falsas interJretaciones del genuino Jensamiento de Aristóteles3 aleHó I suJrimió el Jeligro que .16

imJlicaban Jara la fe católica I3 arrebatándoles de sus manos las armas de su sabiduría3 las conKirtió en defensa eficaL de la Kerdad reKelada. (e esta suerte3 suJerando los temores I desconfianLas de algunos teólogos Jiadosos contemJoráneos suIos3 a causa de ciertos abusos ocurridos3 como si la filosofía fuese un gran Jeligro Jara la fe3 trabaHó cuanto Judo Jor Gacer serKir toda la filosofía3 I Jarticularmente la aristotOlica3 a la eQJlicación I defensa de la Kerdadera fe. )omo Kerdadero teólogo3 no temió ningNn Jeligro ni ningNn daSo en la recta I sana inKestigación de las obras de la naturaleLa I de la Gumana raLón3 Juesto que toda luL I toda Kerdad Kienen de (ios. Así ecGó las bases de una gigantesca encicloJedia3 que se eQtiende desde la obserKación de los más diminutos fenómenos de la naturaleLa Gasta las más sublimes lucubraciones de la teología3 conquistando un nombre inmortal en las ciencias naturales3 filosóficas I teológicas. Porque el sobrenombre de rande o !agno que se granHeó en el estudio de las ciencias naturales I filosóficas lo acrecentó aNn más GaciOndolas serKir todas ellas como instrumento de la teología e incorJorándolas a la obra comNn de lleKar las almas a (ios Jor medio del aJostolado doctrinal. racias a esta labor ingente preparó el camino e;pedito para /ue su gran disc"pulo Santo %om$s rematase la obra comen6ada* !olando sobre las cimas de la 'iloso'"a perenne y escalando las empinadas crestas de la m$s sublime teolog"a. Porque es cosa sabida I reJetida mil Keces que el AngOlico ele!ó la 'iloso'"a cristiana a su >ltimo grado de per'ección . Por eso3 es deber de los obisJos I de los suJeriores de las órdenes I congregaciones religiosas redoblar su Kigilancia sobre los estudios de los HóKenes asJirantes al sacerdocio I Gacer que se cumJlan eQacta e inKiolablemente los JreceJtos del )ódigo de (erecGo canónico I las directrices de ,eón @III. Procuren3 Jues3 ante todo3 los Jrofesores de filosofía seguir escruJulosamente el mOtodo3 la doctrina I los JrinciJios de Santo Tomás3 es'or6$ndose tanto m$s en ello cuanto es m$s notorio /ue no 4ay 1octor de la +glesia m$s terrible a los modernistas y dem$s enemigos de la 'e católica /ue el 8ngélico. V lo /ue decimos de la 'iloso'"a debe entenderse a 'ortiori de la teolog"a. Pues gracias al uso de la filosofía tomista3 la teología reKiste el carácter de Kerdadera cienciaR Lo /ue 4ace /ue esta disciplina sea !erdadera ciencia y /ue en ella se dé* como bien dice nuestro admirado predecesor* una plena* en cuanto cabe a la ra6ón 4umana* e;plicación y .1:

de'ensa de la !erdad re!elada* es la 'iloso'"a escol$stica* empleada* baHo la gu"a y magisterio de Santo %om$s* en ser!icio de la teolog"a. #ntre la filosofía I la teología de Santo Tomás GaI tal comJenetración3 a Jesar de su distinción esencial I Jlena autonomía en la esfera JroJia de cada una3 que no Juede darse la una sin la otra en grado JerfectoR 1e a4" /ue de un 'ilóso'o ignorante o ine;perto Ham$s podr$ salir un teólogo docto* y /ue el /ue descono6ca totalmente la ciencia sagrada no ser$ capa6 de 'iloso'ar per'ectamente. TodaKía es más eQJresiKo en su alocución de .> de marLo de ./26 a los miembros de la Academia Romana de Santo Tomás. A las Jalabras del cardenal Bisleti3 Jrefecto de la Sagrada )ongregación de #studios I Jresidente de dicGa academia3 resJondía en estos tOrminosR B,a doctrina de Santo Tomás es luL que desciende de (ios I KuelKe a subir a (ios. ,a Sabiduría infinita quiso Kerdaderamente imJrimir una de sus Guellas más amJlias I encender reKerberado uno de los raIos más luminosos de su luL inmortal en este Gombre3 cuIa Kirtud I cuIa ciencia3 como se Ga dicGo muI bien3 Gicieron de Ol el más sabio de los santos I el más santo de los sabios... No es de maraKillar3 Jor lo tanto3 que la Iglesia GaIa GecGo suIa esta luL3 se GaIa enriquecido con ella I la GaIa emJleado Jara ilustrar sus inmortales enseSanLas. Ni causa maraKilla el que todos los JaJas GaIan riKaliLado Jor eQaltarlo3 JroJonerlo e inculcarlo como modelo3 maestro3 doctor3 Jatrón I Jrotector de todas las escuelas. TamJoco es de maraKillar que Santo Tomás tenga su bulario magnífico3 que Jor sí solo bastaría Jara constituir3 Jor decirlo así3 la esJina dorsal de su gloria Jostuma... Sí3 eminenciaR nosotros caminaremos3 con la aIuda de (ios3 sobre las Guellas de nuestros Jredecesores ]I no Garemos en ello más que cumJlir una de las asJiraciones más bellas I más sentidas de toda nuestra Kida]3 recomendando siemJre a todos los Kerdaderos amigos de la fe I de la ciencia3 de la Kerdad natural I de la reKelada3 de Jermanecer fieles a Santo Tomás I a su doctrinaC. ••• Pero de una manera más solemne I detallada JroJone a Santo Tomás como maestro I guía de los estudios suJeriores I de los estudiantes en su encíclica Stadiorum ducem3 que Jublicó el 2/ de Hunio de ./263 con motiKo del seQto centenario de su canoniLación. 5ue el Santo (octor un modelo acabado de santidad I de ciencia3 simboli6ado por el sol resplandeciente sobre su pec4o3 /ue ilumina las .11

inteligencias con su lu6 e in'lama las !oluntades con el calor de sus eHemplos y de sus !irtudes. Pondera3 Jues3 el Santo Padre3 en Jrimer lugar3 su Kida inmaculada3 enriquecida de las Kirtudes más eQcelsasR su JureLa angelical3 su Jrofunda Gumildad3 su esJíritu de oración I de contemJlación3 su fe firmísima3 su esJeranLa decidida3 sin titubeos ni KacilacionesT su caridad KiKa I ardiente3 que todo lo KiKifica I Jerfecciona. )on estas disJosiciones entró a raudales en su alma la Sabiduría de (ios. ;aI tres clases de sabiduríaR una filosófica3 otra teológica I otra mís8 tica3 que es el don de sabiduría. #n todas ellas fue un Kerdadero coloso3 que Ga JroKocado la admiración de los siglos I el aJlauso multisecular de la misma Iglesia Jor boca de sus Jontífices3 Gasta consagrarlas Jlenamente en el )ódigo de (erecGo canónicoR donde se consagran de'initi!amente el método* la doctrina y los principios del 1octor 8ngélico . :os* al 4acernos eco de todas esas alaban6as tributadas a su ingenio !erdaderamente di!ino* deseamos y aprobamos /ue se le llame no solamente 1octor 8ngélico* sino también 1octor Lni!ersal de la +glesia* /ue 4a adoptado como suya su doctrina. Nadie como Ol definió3 clasificó I organiLó las diKersas Jartes de la filosofía. Su doctrina meta'"sica sobre el !alor obHeti!o de nuestro conoci0 miento* sobre las pruebas de la e;istencia de 1ios y sobre tantos otros puntos es de los m$s subidos /uilates. y aun/ue 4aya sido impugnada acremente en tiempos pasados y siga siéndolo toda!"a en nuestros d"as* 4a salido m$s pura y brillante de la prueba* como el oro del crisol. Por eso decía con raLón San Pío @R SeJararse de Santo Tomás3 JrinciJalmente en cuestiones de metafísica3 es sumamente Jeligroso I JerHudicial. Lo mismo cabe decir de su sabidur"a teológica* /ue 'ue ele!ada por él al m$s alto grado de per'ección. 5or/ue la teolog"a es tanto m$s per0 'ecta cuanto meHor se cono6can las 'uentes de la re!elación* /ue son sus principios* y meHor 'iloso'"a se utilice para e;plicarlos y para deducir las conclusiones /ue implican. 84ora bien* él conoc"a como nadie las 'uentes y documentos de la re!elación* y pose"a una 'iloso'"a depurada y complet"0 sima con una 'acultad de usarla y aplicarla por nadie igualada* pues su inteligencia parece 4aber sido creada para 'iloso'ar. Por eso3 no GaI Jarte alguna de la teología en que no deHase marcadas Jara siemJre las Guellas de su genio. #stableció la aJologOtica sobre bases inconmoKibles3 como son la noción Jrecisa de natural I sobrenatural3 su .1=

distinción esencial3 su armonía íntima3 los motiKos de credibilidad I todo cuanto integra esta Jarte de la teología. Pues su dogmática Jenetró como nadie los grandes misterios de la fe3 como el de la Trinidad3 el de la #ncarnación3 el de nuestra eleKación al orden sobrenatural3 el de la Jredestinación3 I así de los demás. Igualmente3 su moral es comJletísima3 tanto en el orden indiKidual como en el social. ,o mismo su ascOtica I mística3 que eQJuso magistralmente al tratar de los dones del #sJíritu Santo3 de la caridad3 de la Kida actiKa I contemJlatiKa I de los diKersos estados de JerfecciónR estos y otros cap"tulos de teolog"a ascética y m"stica* /uien /uiera conocerlos bien* deber$ ir* ante todo* al 1octor 8ngélico. #n cuanto a la GermenOutica I eQOgesis bíblica3 son clásicas sus enseSanLas sobre la insJiración I sobre la Kerdad I los sentidos de la #scrituraR sus comentarios eQegOticos son un arsenal de ciencia escriturística I un modelo de teología bíblica. 4 en la liturgia nada GaI comJarable a su oficio del Santísimo Sacramento3 comJuesto Jor Ol a Jetición de +rbano I-. -iKía de la #ucaristía I del sacrificio del altar. Por eso 4a merecido también ser llamado 1octor ,ucar"stico. (e todo esto se infiere que Santo Tomás es el Kerdadero maestro I guía en todo gOnero de ciencias diKinas I Gumanas I en toda clase de Kirtudes. 4 nunca como aGora Gace falta insistir en seguir fielmente sus consignas I sus instrucciones en filosofía3 en teología3 en GermenOutica3 en eQOgesis bíblicaT BJorque en toda clase de cuestiones su doctrina es el antídoto más eficaL contra el !irus modernista3 como lo Jrueba el que precisamente los modernistas le tem"an m$s /ue a ning>n otro 1octor de la +glesia. 4 así como en tiemJo de suma escaseL se diHo a los egiJciosR +d a Yosé* que tenía el deJósito del trigo3 así en los tiemJos actuales3 en los que GaI tanta Jenuria de sana doctrina3 Nos decimos a todos los que tienen Gambre de la KerdadR +d a %om$s* ite ad %4omam* que la Josee en abundancia I la sabe adaJtar a todas las necesidades I a todos los Jaladares. #n conclusión3 reiteramos lo Ia ordenado Jor ,eón @III en su encíclica 8eterni 5atris* Jor Pío @ en su motu JroJrio 1octoris 8ngelici I Jor Nos mismo en las letras aJostólicas O''iciorum omnium sobre el seguimiento de la doctrina de Santo Tomás3 I Jrocuren los Jrofesores infundir en sus discíJulos un amor sincero de ellaR /ueremos /ue todo ello .10

sea debidamente atendido y estrictamente obser!ado* principalmente por /uienes eHercen el magisterio de las principales disciplinas en la 'ormación de los clérigos. V estén persuadidos de /ue cumplen con su obligación y responden a nuestra esperan6a si* a la !e6 /ue empie6an a estimar al 1octor 8ngélico* adentr$ndose larga y pro'undamente en sus escritos* comunican esa estimación a sus alumnos al interpretar a dic4o 1octor* y los capacitan para /ue ellos 4agan lo mismo con los dem$s. Pero Hunto con este amor ardiente I sincero a Santo Tomás3 que deben tener todos los GiHos de la Iglesia que se dedican a estudios suJeriores3 deseamos que se dO3 dentro de una Husta libertad3 una noble emulación que Gaga Jrogresar los estudios3 sin que degenere en esJíritu de crítica3 que no sirKe más que Jara disolKer los laLos de la caridad. <ue cada cual3 Jues3 obserKe fielmente lo JreceJtuado en el )ódigo de (erecGo canónico sobre el seguimiento de la doctrina de Santo Tomás en filosofía I en teología %can. .6== „ 2'3 I /ue todos se acomoden a esta norma3 de suerte /ue puedan !erdaderamente llamarse sus disc"pulos. !as nadie tiene derecGo a eQigir a los demás lo que no les eQige la misma Iglesia3 que es la madre I la maestra de todosT I cuando se trata de Juntos sobre los cuales se suele disJutar en sentidos diKersos entre los autores más graKes I acreditados de las escuelas católicas3 a nadie se Ga de JroGibir que siga la oJinión que le JareLca más Kerosímil. !eses más tarde3 en su alocución del 2: de noKiembre de ./26 a las Jersonalidades que interKinieron en la semana tomista organiLada Jor la Academia Romana de Santo Tomás en Gonor del santo3 decíaR la 'iloso'"a tomistica R una buona cristiana3 cattolica* romana. Santo Tomás mismo moría en acto de serKicio al Romano Pontífice3 que lo Gabía conKocado al concilio de ,Ión. !uriendo durante el KiaHe3 que emJrendió enfermo I en medio de infinitas incomodidades3 Juede decirse que no solamente fue romano3 sino tambiOn Kerdadero mártir de la obediencia al Sumo PontíficeR ma martire dellZobbedien6a al Bomano 5ont"'ice +n aSo desJuOs3 el .2 de diciembre de ./2:3 en una alocución al Instituto Internacional 8ngelicum* de Roma3 eQJlicaba autOnticamente los títulos de Studiorum 1u;* 1octor #ommunis I 1octor ,uc4aristicus con que le Gabía Gonrado en su encíclica Studiorum ducem. <ueremos3 dice3 traducir esas tres fórmulas en otras tantas recomendaciones que os sirKan de estímulo en todos los momentos. #n Jrimer lugar3 Santo Tomás debe ser Jara cada uno de Kosotros el Gu"a de los estudios* es decir3 de todos los estudios I del mOtodo de .1>

estudiar ,a cuestión del mOtodo es caJital. Para que la ciencia resulte seria I luminosa3 el mOtodo es todo. #quiKocado Oste3 eQtraKiado el camino3 no se Ka adelanteT I Jor eso es necesario un guía. Santo Tomás es el guía3 el du; in !ia. -erdad es que la ciencia debe buscarse en dondequiera que estO3 I aunque sea imJerfecta I fragmentaria3 Jorque ella sirKe siemJre Jara la Kida sacerdotal I aJostólicaR raLón Jor la cual (ios se llama Scientiarum 1ominus. Pero sobre la materialidad de cualquier conocimiento científico está el conocimiento del mOtodo3 que enseSa3 Jor decirlo así3 a Gacer el ficGero de la inteligencia. ,os conocimientos sin orden ni mOtodo son como los arcGiKos I bibliotecas sin índices ni ficGerosR un cumulo de riqueLas inutiliLables I sin eQJlotar. #l mOtodo nos da el ficGero de la inteligencia3 clasificando I ordenando todos sus conocimientos. #l AngOlico es en esto un maestro insuJerable ]R maestro inarri!abile]3 I3 Jor lo mismo3 el Gu"a de los estudios. Pero es tambiOn (octor uniKersal3 1octor #ommunis* es decir3 1octor de toda la +glesia* de toda la ciencia* de todo lo escible R caracter"stica /ue se apro;ima a la 1i!inidad. #n Jocas inteligencias brilló tan esJlendorosa como en la suIa la JarticiJación del entendimiento diKino3 I nosotros nos Jreguntamos si el eterno )reador Ga imJreso en alguna inteligencia Gumana una imagen suIa más Jerfecta. ,n sus obras se encuentra una de las caracter"sticas del libro di!ino por e;celencia 3 es decir* del ,!angelio* /ue* por ser palabra de 1ios* siempre tiene o sugiere una solución para todas las !icisitudes de la !ida y para todos los problemas imaginables. 08lgo parecido se encuentra en Santo %om$s* particularmente en sus dos Sumas3 la )ontra entiles y la Teológica. #n estas dos obras3 bien leídas I meditadas3 se Galla siemJre una Jalabra I una solución Jara todas las cuestiones que Juedan JresentarseR Jalabra segura3 Jalabra genial. Son dos libros que resumen I condensan el uniKerso entero3 a saberR el cielo I la tierra. <ue Ol sea siemJre Kuestra luL I que sus libros sean Kuestros continuos conseHeros3 Jorque en ellos encontraréis siempre la !erdad. bien y asiduamente estudiados* os dar$n la respuesta adecuada a todas !uestras preguntas* con inmenso bene'icio para la !ida. #s además3 #antor et 1octor ,uc4aristicusR cantor suaKe3 sublime3 luminoso3 no solamente en sus Gimnos eucarísticos K secuencias inmortales3 sino siemJre que Gabla del Augusto Sacramento. )uando Gabla de la #ucaristía3 Ol nos lleKa al centro que fue su centro3 al secreto que fue .1/

su secreto3 al alimento de su JureLa Kirginal3 el Jan del cielo que fue su nutrimento angelical. )uando se trata de ciencia3 sobre todo de ciencia sagrada3 la JureLa es una de las Jartes más sustanciales del mOtodo moral3 indisJensable Jara la adquisición de la mismaR JureLa de esJíritu3 JureLa de cuerJo3 JureLa de Kida. Por una leI feliL de la misma naturaleLa de las cosas3 la Kerdad I la JureLa se entrelaLan íntimamente. ,a Kerdad es de tal naturaleLa3 que la sabidur"a no entrar$ en alma malé!ola ni 4abitar$ en cuerpo sometido al pecado. Tal es el secreto que Santo Tomás Ga intuido altamente I la fuente de que se Ga nutrido su alma como de un alimento diKino \. 4 Gablando a los HóKenes católicos uniKersitarios en febrero de ./203 aSadíaR GaI en la filosofía tomista3 Jor decirlo así3 un cierto eKangelio natural I un fundamento incomJarablemente sólido Jara todas las construcciones científicas3 Jorque la característica del tomismo es la de ser3 ante todo3 obHetiKo. Sus construcciones o eleKaciones no son Ju8 ramente abstractas I subHetiKas3 sino construcciones del esJíritu que se acomoda a la misma realidad de las cosas... La doctrina tomista no perder$ nunca su !alor* por/ue para ello ser"a preciso /ue lo perdiese la misma realidad de las cosas. Por fin en su constitución aJostólica 1eus scientiarum 1ominus* Jromulgada el día 2: de maIo de ./6.3 ordena que en las facultades de teología3 una KeL eQJuestas I demostradas las Kerdades de la fe Jor la Sagrada #scritura I la tradición3 se bus/uen e ilustren su naturale6a y ra6ón "ntima seg>n los principios y la doctrina de Santo %om$s. Asimismo3 en las 'acultades de 'iloso'"a debe enseIarse la 'iloso'"a escol$stica* y ésta de tal suerte /ue los oyentes se 'ormen en una s"ntesis completa y co4erente de doctrina seg>n el método y los principios de Santo %om$s. Los dem$s sistemas 'ilosó'icos deben e;aminarse y enHuiciarse seg>n dic4a doctrina. Pocos días desJuOs ]el día .2 de Hunio de ./6.]3 la Sagrada )ongregación de #studios Jublicaba un articulado de ordenaciones Jara la eHecución de lo Jrescrito Jor la citada constitución aJostólica. 4 refiriOndose concretamente a los JreceJtos susodicGos3 manda I ordena que todo cuanto se prescribe en ellos sobre la enseIan6a de la 'iloso'"a y de la teolog"a seg>n el método* los principios y la doctrina del 8ngélico se obser!e escrupulosamente* con'orme a las enc"clicas Aeterni Patris K Studiorum ducem3 de León D+++ y de 5"o D+. .=7

;. P<$ KII ( Sa"#$ T$ 40
#l eminentísimo cardenal #ugenio Pacelli3 secretario de #stado de Pío @I I sucesor suIo en el suJremo Jontificado3 Jronunciaba un elocuentísimo sermón el Nltimo día del triduo celebrado en Gonor de San Alberto !agno3 recientemente canoniLado K declarado (octor de la Iglesia Jor el Padre Santo. #n medio del siglo @III ]decía el orador] aJarecen en el firmamento de la Iglesia3 entre otras mucGas estrellas3 el Sol de Aquino I el Astro de Bollstádt. Alberto3 creador de un nueKo moKimiento filosófico I sagaL inKestigador de la Kerdad reKelada3 Hunto con su maIor discíJulo3 Santo Tomás3 agita el fermento científico de su tiemJo3 lo Jurifica de las infiltraciones griegas3 árabes I Hudías I destila en Ol un Hugo de alimento sano Jara el entendimiento3 con gran JroKecGo de la sabiduría cristiana3 contra todos los Kenenos del error I los aKeriados Jroductos farmacológicos del ingenio Gumano. Alberto I Tomás son dos astros3 el Jrimero de los cuales ilumina al segundo I le muestra el camino3 que giran alrededor del mismo centro. (os águilas3 semeHantes a las que Kio #Lequiel Kolar sobre el monte ,íbano3 crecidas en el mismo nido I destinadas a suJerarse en el Kuelo3 Jues mientras que la una ]Alberto] eQtenderá los remos de sus grandes alas Gasta los confines de la tierra3 la Tomás]3 con alas de no menor enKergadura I con ímJetu más Jotente3 se remontará Gacia el cielo3 I desde allí3 desde las regiones etOreas3 fiHará inmóKil su JuJila en el Sol. (os almas gemelas3 como las de San Ambrosio I San AgustínR Alberto es el nueKo AmbrosioT Tomás3 el nueKo Agustín3 de quien Josee la llama del coraLón I la luL de la inteligencia3 I que3 siguiendo su ruta3 se eleKará a las regiones de la -erdad eterna3 no con las Jlumas de Platón3 sino con las alas de Aristóteles. No busquOis en Alberto3 como teólogo3 el genio de Tomás3 que todo lo ordena en un sistema tan Kasto3 tan orgánico3 tan entero I comJleto que no tiene Jarangón con ningNn otro anterior ni Josterior. Pero Ol fue quien Jrimero mostró I JreJaró el camino a Tomás3 que tanto le suJeró. )omo se Ga dicGo muI bien3 no Jodía ser maestro del (octor )omNn de la escolástica sino el (octor #QJerto I +niKersal. #l árbol gigantesco de la Suma %eológica3 que el Aquinatense Jlantó en el Hardín de la Iglesia Gasta tocar el cielo3 tiene sus raíces Jrofundas en el terreno fecundo de la escuela de San Alberto. ,a doctrina de ambos3 bien entendida3 no solamente no eQcluIe3 sino que fomenta3 JromueKe I da eleKación a toda sana modernidad3 Iendo a la Kanguardia de los más atreKidos Jrogresos cientí8 .=.

ficosT Jero al mismo tiemJo nos enseSa que la raLón I la fe son dos Germanas nacidas de la misma Sabiduría diKina3 I que su Kerdadera grandeLa3 Jrenda de inmortalidad3 está en reconocer I Kenerar la sangre comNn que circula Jor sus Kenas. ••• 4a elegido JaJa3 decía en su alocución del 2: de Hunio de ./6/ a los alumnos de ambos cleros de los seminarios3 colegios I facultades de la )iudad #ternaR #stá ordenado con gran sabiduría I debe obserKarse fielmente lo Jrescrito en el )ódigo de (erecGo canónico sobre el seguimiento de la doctrina de Santo Tomás en filosofía I en teología. Porque su sabiduría filosófica es tal que Jone las Kerdades de orden natural en la más KiKa luL I las recoge todas en una síntesis orgánica maraKillosa I solidísimaT su teología es tan acabada3 que no GaI otra que le suJere ni le iguale en declarar I defender los dogmas de la feT I las dos Huntas son las más aJtas Jara reJrimir I aJlastar los errores más Jeligrosos de todos los tiemJos. Por lo tanto3 amados GiHos3 amad y estudiad con toda el alma a Santo %om$s* trabaHando con todas !uestras 'uer6as por penetrar y comprender su ri/u"sima doctrina* y abra6ad de buena gana todo lo mani'iestamente contenido en ella* principalmente sus puntos 'un0 damentales. RenoKamos3 Jues3 I aJrobamos Jlenamente las ordenaciones de nuestros Jredecesores I3 si es Jreciso3 establecemos las que faltenT Jero al mismo tiemJo 4acemos nuestras sus amonestaciones sobre el !erdadero progreso de las ciencias y la Husta libertad en los estudios. 8probamos y recomendamos plenamente el es'uer6o por con/uistar nue!as !erdades y sumarlas a las ya encontradas. deseamos /ue se use de Husta libertad en a/uellas cosas sobre las /ue discuten los meHores intérpretes del 8ngélico* e in!itamos a /ue se empleen los recursos de la 4istoria para meHor entender los escritos del 8/uinatense. #Kítense las Kanas discordias I nadie eQiHa de otro lo que no eQige de Ol la Santa !adre Iglesia. Nada meHor Jara fomentar los estudios I Gacer aKanLar la cienciaT nada tamJoco más conforme con la doctrina misma de Santo Tomás I con las directrices de los romanos Jontífices3 /ue no suprimen la emulación en la b>s/ueda de la !erdad* sino /ue m$s bien la estimulan y dirigen* mostr$ndole el camino seguro para alcan6arla. Por sus letras aJostólicas 8d 1eum* de .= de diciembre de ./:.3 declaraba a San Alberto !agno Patrón de los cultiKadores de las ciencias .=2

naturales Scultorum scientiarum naturalium caelestis patronus]3 I con este motiKo escribió al general de los dominicos una carta ]0 de marLo de ./:2]3 en la que recordaba tambiOn el Jatronato de Santo Tomás sobre las escuelas católicas. #l Jatronato del AngOlico3 dice3 se eQtiende a todos los estudios de todas las escuelas católicas3 Jero de una manera Jarticular es el Jatrón3 el maestro I el guía de los estudios filosóficos I teológicos. ,os que se dedican a las ciencias de la naturaleLa3 escudriSando Jaciente I laboriosamente los secretos del mundo sensible3 necesitaban tambiOn un Jatrón esJecial que les sirKiese de eHemJlo3 de modelo I de guía en esta clase de inKestigacionesT I Nos se lo dimos en San Alberto !agno3 el cual3 no obstante la Jenuria e imJerfección de los instrumentos de obserKación I eQJerimentación de que adolecía su tiemJo3 estableció3 sin embargo3 los JrinciJios fundamentales de la obserKación sagaL3 de la eQJerimentación I de la inducción Jara caJtar debidamente la Kerdad de los seres naturalesR leIes I JrinciJios que3 si se Gubiesen comJrendido bien I aJlicado eQactamente Jor los sabios de su tiemJo3 no cabe duda de que los admirables Jrogresos de esas ciencias3 que tanto admiramos en nuestros días I son su timbre de gloria3 se Gubieran adelantado Karios siglos3 con gran JroKecGo de la Gumanidad entera. #ra Jerfectamente Husto que estos dos santísimos I doctísimos Karones3 que tanto se amaron en esta Kida I trabaHaron con tanto aGínco en la conquista de la Kerdad3 goLasen en el cielo3 además de la bienaKenturanLa esencial3 de la accidental I secundaria que les redunda Jor el Jatronato resJectiKo sobre los cultiKadores de las ciencias diKinas I filosóficas I de las ciencias naturales. Ambos son la Gonra de la familia dominicana3 I los dos brillan como lumbreras refulgentes de ciencia I de santidad. #l (octor AngOlico I +niKersal3 que reNne en sí como en un mar inmenso todos los ríos I manantiales de sabiduría que corren Jor el mundo entero a traKOs de los siglos3 Ga ordenado I organiLado todos esos enormes materiales en una síntesis doctrinal3 coronada Jor la luL del #Kangelio3 tan grandiosa que Juede tener imitadores3 no riKales ni suJeriores. Su doctrina es de tal fuerLa I Kitalidad que no sólo Kale Jara refutar todas las GereHías antiguas3 sino tambiOn Jara desGacer toda clase de errores3 Jor más nueKos que JareLcan3 que Kan aJareciendo en los tiemJos Josteriores. Así3 Jues3 como todos los que acuden a las escuelas católicas3 de cualquier grado I de cualquier esJecie que sean3 deben celebrarlo como su Jatrón3 Jrocurando seguir sus eHemJlos e imitar sus KirtudesT así tambiOn ]I mucGo más .=6

Jarticularmente] todos los que se ocuJan de estudios filosóficos I teológicos3 esJecialmente los estudiantes de ambos cleros asJirantes al sacerdocio I al serKicio de la Iglesia3 deben seguirlo con toda fidelidad como a su maestro I guía3 segNn ordena el )ódigo de (erecGo canónico %canon .6== „ 2'3 no ol!idando nunca /ue la doctrina de Santo %om$s contiene un !igor singular y una 'uer6a e;traordinaria para sanar los males /ue a/ueHan a nuestros tiempos. Pero así como es Jeculiar del AngOlico el Gaber realiLado una síntesis grandiosa de todas las Kerdades naturales I sobrenaturales3 diKinas I Gumanas3 organiLada I coronada desde lo alto Jor la luL del #Kangelio3 así su maestro Alberto !agno Jarece Gaberse distinguido en eQJlorar los secretos de la naturaleLa Jara remontarse desJuOs a la cNsJide de la sabiduría filosófica I3 finalmente3 al Jináculo de la teología3 sirKiOndose de todos esos conocimientos Jara defender la fe católica. #n Josteriores interKenciones KuelKe a insistir con redoblada energía sobre lo mismo. Así3 en su alocución de .0 de seJtiembre de ./:= a los Jadres electores de la )omJaSía de AesNs3 reunidos en su @@I@ congregación general3 recomienda a todos los miembros de dic4a orden la m$;ima diligencia en obser!ar sus leyes* /ue les mandan seguir la doctrina de Santo %om$s Ecomo la m$s sólida* la m$s segura3 la m$s aprobada y la m$s con'orme con sus constituciones. 4 Jocos días desJuOs ]22 de seJtiembre de ./:=]3 en otra alocución al caJítulo general de los dominicos3 recuerda el inmenso bene'icio /ue su orden 4i6o a la +glesia d$ndole a Santo %om$s* maestro uni!ersal de las disciplinas 'ilosó'icas y teológicas* cuya autoridad doctrinal* ora para 'ormar a los principiantes* ora para orientar y estimular a los maestros en la in!estigación de los problemas m$s abstrusos y di'"ciles* es del todo singular* como a'irmada en los decretos del mismo #ódigo de la +glesia* es decir* del #ódigo de 1erec4o canónico . (ecretos que son de máQima imJortancia3 como Ia lo Gemos adKertido en otra ocasión3 de acuerdo en un todo con nuestros Jredecesores. ,a síntesis maraKillosa de Santo Tomás está sobre todos los tiemJos I sobre todas las Kicisitudes de la Gumanidad como una roca inconmoKible3 I su fuerLa I Kitalidad imJerecederas sirKen GoI Jerfecta8 mente Jara defender el deJósito de la fe I Jara dirigir con Jaso firme I seguro los nueKos Jrogresos eKentuales de la filosofía I de la teología. Sobre esto no cabe discusión. ,a Iglesia lo afirma sin ambages I lo traduce en leIes I ordenaciones de Kalor Jerenne I uniKersal. La +glesia lo .=:

a'irma* al estar persuadida /ue por este camino se !a seguro al conocimiento y consolidación de la !erdad. 5or eso la constitución apostólica (eus scientiarum (ominus con'irmó la recordada prescripción del #ódigo de 1erec4o canónico. ,s necesario /ue la 'iloso'"a se proponga* seg>n se prescribe* Ede modo /ue los oyentes se 'ormen una plena y co4erente s"ntesis doctrinal seg>n el método y principios de Santo %omas?. y en teolog"a* Ee;puestas y demostradas las !erdades de la 'e por la ,scritura y %radición* in!est"guese e il>strese la naturale6a "ntima y ra6ón de ser de las mismas seg>n los principios y doctrina de Santo %om$s?. #n estas disciJlinas3 Santo Tomás es lu6 /ue no palidece y estrella /ue no se eclipsa. #s Jreciso dar la máQima imJortancia a las enseSanLas filosóficas I teológicas del (octor AngOlico3 Jorque la Iglesia e;ige que los sacerdotes se formen en esas disciJlinas segNn su mOtodo3 su doctrina I sus JrinciJios. No es que esa JrescriJción coarte la legítima libertad de inKestigación I de oJiniónT antes al contrario3 la Jroclama I la faKoreceT Jero con tal de que se conHuguen Jrudentemente ambas cosasR la sana libertad científica I la sincera obediencia a los JreceJtos de la Iglesia3 Jarticularmente del )ódigo de (erecGo canónico. 4 en esJecial recuerda a los dominicos la obligación que tienen de seguir a Santo TomásR Bsin embargo3 a Kos8 otros se os manda de modo particular"simo?. #n una Jalabra3 se debe eKitar3 Jor un lado3 el considerar el sistema filosófico8teológico de Santo Tomás como fuente de la reKelación o como el Nnico instrumento caJaL de eQJlicarla I defenderla ]como algo infalible]3 I3 Jor otro3 el Jrurito de seJararse de sus enseSanLas Jor cualquier JreteQto] temere et inconsulte]. Pero3 aun dentro de esa legítima libertad3 no debe olKidarse nunca que Jermanecen en Jie I conserKan todo su Kalor las directrices I ordenaciones de la encíclica 8eterni 5atris* de ,eón @III3 sobre la unidad de doctrina en la enseSanLa de Santo Tomás. ••• !as no solamente en encíclicas3 decretales3 leIes3 eJístolas I alocuciones Ga ensalLado3 recomendado I JreceJtuado la Iglesia de mil maneras su doctrina salKadora3 sino Gasta en los mismos actos de culto. .=1

#n el Jrefacio de su fiesta3 comJuesto Jersonalmente Jor Su Santidad Pío @II3 da gracias a (ios Jor Gaberle concedido un 1octor tan santo y tan sabio para /ue la ilustrase y de'endiese !ictoriosamente con sus sólidas y saludables enseIan6as3 admiración del mundo entero. 4 en la colecta de la misa se confiesa su discíJula3 suJlicando al SeSor le conceda imitar sus !irtudes y aprender sus enseIan6as. (e GecGo3 la Iglesia3 en mucGos de sus concilios3 GiLo suIas las fórmulas I el Jensamiento del santo (octor3 a quien llama en la postcommunio de su fiesta 1octor egregias* esJecialmente en el de 5lorencia3 cuIo decreto sobre los sacramentos es una transcriJción casi literal de su oJNsculo 1e articulis 'idei et sacramentis T en el de Trento3 como confiesan San Pío -3 ,eón @III3 San Pío @ K Pío @I3 I en el -aticano I3 cuIo decreto sobre la necesidad de la reKelación de ciertas Kerdades de orden natural en el estado natural de la naturaleLa Gumana desJuOs del Jecado es una cita imJlícita casi Kerbal de la Suma %eológica. ,as magn"'icas y luminosas enc"clicas de León D+++ están sembradas de citas de Santo Tomás3 I en las de sus sucesores es siemJre el autor más citado. )asi más que sus Jalabras Kale este eHemJlo de la. Iglesia Jara demostrar que realmente aJrendió las lecciones salubOrrimas de su (octor Jredilecto. ••• Todos estos GecGos I documentos Jrueban que Santo Tomás es algo Nnico en la Iglesia. Su bulario es el más rico de todos. No GaI Padre ni (octor de la Iglesia cuIa doctrina GaIa sido tan aJrobada I recomendada como la suIa Jor los romanos Jontífices3 sin interruJción alguna I con la unanimidad más absoluta3 cual si todos Gablasen Jor la misma boca3 que es la de Pedro. Ni San Agustín3 con ser el maIor de todos los Jadres3 iguala a Santo Tomás en este sentidoT Jorque3 como dice muI bien A. -. BainKel3 S. I.R Santo %om$s go6a de tan singular aprobación en los documentos y directrices de León D+++* /ue ni toda la obra de San 8gust"n le iguala. (e nadie se Ga dicGo lo que San Pío @ diHo del AngOlicoR que en tanto Ol I sus Jredecesores aJrobaron o recomendaron la doctrina de algNn Padre o (octor en cuanto que estaba de acuerdo con la de Santo Tomás3 o Jor lo menos no le era contraria. Ninguno tamJoco3 fuera del (octor +niKersal3 Ga sido incluido en las leIes de la Iglesia de un modo JreceJtiKo3 como maestro3 guía I norma de los estudios filosóficos I teológicos de todo el orbe católico. .==

(eriKándose3 Jues3 la autoridad doctrinal de un Padre o de un (octor de la autoridad de la Iglesia misma3 síguese que la autoridad del AngOlico es máQima3 Jorque es la máQima autoridad que la Iglesia Ga otorgado a alguno de sus GiHos. Por eso3 Pío @I la llama admirable y portentosa3 I Pío @II Ga dicGo que es >nica y singular. Al 4acer suya su doctrina3 le comunicó en cierto modo la autoridad de la Iglesia mismaT Jorque3 como dice Pío @I3 Jarodiando una frase cOlebre de Auan de Santo Tomás al 4onrar al 8ngélico se 4onra algo m$s /ue su propia personalidad3 pues en realidad se 4onra la autoridad misma de la +glesia docente #sta singular insistencia I unanimidad secular de los Jontífices en seSalar a Santo Tomás como al (octor Jredilecto de la Iglesia Gacía decir al cOlebre cardenal Billot3 una de las glorias más Juras de la )omJaSía de AesNs en los Nltimos tiemJos3 en un discurso Jronunciado el .. de marLo de ./.1 ante la Academia Romana de Santo Tomás3 que nosotros tuKimos el Gonor de escucGarR ;aI una cosa que no Juedo Jasar en silencio3 I es la recomendación JerJetua3 continua3 reJetida de siglo en siglo Gasta nuestros días3 con macGacona insistencia I energía infleQible3 de la doctrina de Santo Tomás Jor la Sede AJostólica. a)osa digna de la más atenta consideraciónX #n la )átedra AJostólica se suceden unos tras de otros Jontífices de distinta raLa3 de distinta nacionalidad3 de distinta cultura3 de distinta educación3 I3 sin embargo3 todos conKienen en recomendar a Santo Tomás3 desde Auan @@II3 que lo canoniLó3 Gasta Benedicto @-3 gloriosamente reinante. AGora bien3 si recorro los anales eclesiásticos3 si GoHeo el Bulario Romano3 si eQamino los dicGos I los GecGos3 no encuentro un eHemJlo semeHante resJecto de un indiKiduo Jarticular como JreceJtor3 como maestro I como doctor. #sta singularidad me indica Jor sí sola que no se trata aquí de cosas deJendientes del arbitrio Gumano3 ni de Jartido3 ni de escuela3 ni de oJi8 niones Jersonales de este o de aquel Jontífice3 sino de algo que se refiere a la misma )átedra fundada Jor Aesucristo I garantiLada Jor #l Gasta el fin de los siglos3 en la cual se sienta I rige3 Jreside I KiKe3 Gabla I enseSa uno solo3 es decir3 Pedro3 que no Jertenece a ningNn Jartido3 a ninguna escuela3 a ninguna orden3 sino a sólo Aesucristo I a su Iglesia. ,s el mismo 5edro por boca de sus sucesores /uien 4ace esta singular recomendación de Santo %om$s. :o nos recomienda a otro* sino siempre al mism"simo 1octor 8ngélico.

.=0

Pero es eKidente que esa autoridad3 máQima en su gOnero3 no disminuIe en lo más mínimo la autoridad de los demás Padres3 (octores I autores Jrobados de la Iglesia3 como la luL del sol no eQcluIe ni amengua la luL de las estrellas3 sino que se la comunica o se la aumenta. TamJoco es una autoridad tiránica que se imJone Jor la fuerLa I que no admite la menor discusión3 sino una autoridad suaKe I fuerte al mismo tiemJo3 que se imJone Jor su Kalor intrínseco I Jor su luL JroJia3 I que no sólo admite discusión3 sino que la suscita3 la estimula I la orienta Jor seguros derroteros. Autoridad que no mata la libertad3 sino que la Jerfecciona3 GaciOndola recta3 segura3 KerdaderaT que no eQcluIe la emulación3 sino que la JroKoca3 suscitando sanas audacias con ansias KeGementes e incoercibles de suJeración en la conquista de la Kerdad. Santo Tomás3 segNn frase feliL del Jadre ,acordaire3 O. P.3 no es un dique3 sino un faro. Por eso la Iglesia se Ga GecGo garante de esta sana libertad I emulación3 dentro del máQimo resJeto a su autoridad suma I de la máQima fidelidad en el seguimiento de su mOtodo3 de su doctrina I de sus JrinciJios. No los imJone como dogmas de fe ni eQige de nadie un asentimiento absoluto e irreKocableT Jero eQige que se los trate con la máQima consideración3 que no se los imJugne o se los recGace Jor motiKos baladíes3 sino que se los estudie con amor3 diligencia I tenacidad3 I que se los JroJonga en las escuelas como normas directiKas comJletamente seguras …3 meHor dicGo3 como las más seguras de todas. 8bandonar a Santo %om$s* principalmente en 'iloso'"a y teolog"a* no* puede 4acerse sin gran detrimento. y seguirlo es camino segur"simo para el conocimiento per'ecto de las cosas di!inas. Su $urea doctrina ilumina a las mentes con su esplendor. su método conduce sin peligro alguno de error al conocimiento m$s pro'undo de las cosas di!inas T doctrinas /ue nuestros ilustres predecesores León D+++ y 5"o D 4an ensal6ado con las m$;imas alaban6as y prescribieron /ue 'uesen religiosamente conser!adas en las escuelas católicas. <ue sea siemJre Kuestra luL I guíaT que sus obras sean siemJre Kuestros conseHeros. ,n sus libros encontraréis siempre la !erdadR estudiados bien I sin descanso3 ellos os darán la resJuesta Husta a todas Kuestras interrogaciones3 con inmenso beneficio Jara la Kida. Porque3 en frase de los JaJas3 la doctrina de Santo Tomás no es solamente la más segura de todas ]omnium tutissima]3 sino tambiOn la m$s sólida* la m$s e'ica6* la m$s saludable* la m$s cierta y m$s !erdadera* como Juede Kerse en los documentos que citamos en otra Jarte. .=>

#n una JalabraR eQige de todos que sean !erdaderos discíJulos suIos3 no GiJócritas ni taimados3 como aquellos de quienes decía San Auan )risóstomoR le llaman )aestro* no /ueriendo ser sus disc"pulos. )uando su neto Jensamiento no consta eKidentemente3 sino que sus meHores intOrJretes disienten entre sí3 es lícito a cada cual3 como dice Su Santidad Pío @II3 buscar otros medios de aKeriguarlo3 como la Gistoria I la crítica3 I3 finalmente3 seguir la interJretación que le JareLca más Kerosímil I aHustada. #n cuestiones semeHantes es muI Jrudente I muI Husto que cada cual siga libremente su propio sentir* con tal /ue ese sentir sea sensato* como dice Germosamente Auan de Santo Tomás. #n cuestiones fundamentalmente disciJlinares3 como la Jresente Juede la Iglesia cambiar sus leIes o interJretarlas3 eQigir rigurosamente su cumJlimiento o mitigar su obserKancia. Si concede la libertad3 es Husto que se Jueda usar de ella sin que nadie nos Kenga a la manoT Jero si urge la obligación3 no es menos Husto que se la cumJla con toda sinceridad I lealtad3 sin que nadie se eQima de ella Jor cualquier JreteQto. ,os documentos anteriores a ./12 seSalaban que esa obligación del canon .6== „ 23 se imJonía decretorio et perentorio modo3 y en ese sentido los entendimos en la Jrimera edición I en la citada obraT si desJuOs se Ga mitigado esa obligación3 Jermitiendo más libertad3 Nsese de ella enGorabuena Jara maIor serKicio de la Iglesia I de la Kerdad. ;asta la constitución aJostólica #4ristus 1ominus* de = de enero de ./163 no se Jermitía tomar alimento alguno antes de la celebración de la santa misa o de la sagrada comunión ]urgía con todo rigor el JreceJto del aIuno eucarístico]T Jero3 a Jartir de esa fecGa3 se Jueden tomar algunos3 dentro de ciertos límites allí seSalados. ,os que usan dicGa licencia eHercen un derecGo3 I nadie Juede censurarles Jor elloT Jero los que Jrefieren obserKar rigurosamente el aIuno eucarístico3 no cabe duda de que obran meHor. Algo Jarecido ocurre con el seguimiento desde leHos o desde cerca de Santo Tomás3 tan reJetidamente recomendado Jor la Iglesia. SOanos Jermitido trasladar aquí las Nltimas Jalabras Jronunciadas Jor Pío @II sobre este asuntoR B-osotros sabOis Jerfectamente cómo nos es cordial el estudio Jrofundo I asiduo de la doctrina del 1octor #ommunisR lo Gemos declarado en mucGas ocasiones3 incluso en documentos solemnes3 Gaciendo notar3 entre otras cosas3 cómo el método y los principios de Santo %om$s los ponen por encima de todos los otros cuando se trata de formar la inteligencia de los HóKenes o de inducir a los esJíritus Ia formados a Jenetrar en las Kerdades Gasta sus significaciones más .=/

secretas. #stando3 Jor lo demás3 en Jlena armonía con la diKina reKelación3 esta doctrina es singularmente eficaL Jara establecer con seguridad los fundamentos de la fe I Jara incorJorar los frutos del Kerdadero Jrogreso. V nosotros no dudamos en decir /ue la célebre enc"clica Aetemi Patris3 por la cual nuestro inmortal predecesor León D+++ llama a las inteligencias católicas a la unidad de doctrina en la enseIan6a de Santo %omas* conser!a todo su !alor. :o tenemos di'icultad en 4acer nuestras las gra!es palabras del insigne pont"'iceR E8partarse inconsiderada y temerariamente de la sabidur"a del 1octor 8ngélico es contrario a nuestra !oluntad y est$ lleno de peligros?.

9. Sa"#$ T$ 40 /2'a"#! ( /!0&2H0 /!* c$"ci*i$ Aa#ica"$ II
-arios de los documentos Jontificios anteriormente citados nos Gan recordado que Santo Tomás estuKo Jresente en todos los concilios ecumOnicos celebrados desJuOs de su muerte3 desde el II de ,Ión %.20:' Gasta el -aticano I %.>=/8.>07'. #ra de suJoner que el concilio -aticano II contase con Santo Tomás no menos que los siete ecumOnicos que le Jrecedieron3 I más teniendo en cuenta la finalidad seSalada Jor Auan @@III al Nltimo concilioR B,o que JrinciJalmente ataSe al concilio ecu8 mOnico es estoR /ue el sagrado depósito de la doctrina cristiana sea custodiado y enseIado en 'orma cada !e6 m$s e'ica6C. AGora bien3 como dirá Pablo -I en Jlena OJoca conciliar3 Bes tanta la Jenetración del ingenio del (octor AngOlico3 tanto su amor sincero a la Kerdad I tanta la sabiduría en la inKestigación3 eQJlicación I reducción a la unidad de las Kerdades más Jrofundas3 que su doctrina es un instrumento e'icac"simo no sólo para sal!aguardar los 'undamentos de la 'e* sino también para lograr >til y seguramente los 'rutos de un sano progreso? (e GecGo Santo Tomás es citado eQJresamente Keinticinco Keces en los documentos Jromulgados del concilio -aticano II I3 lo que es más3 se recomienda eQJresamente su magisterio en tres lugares3 cosa que no Gabían GecGo los concilios ecumOnicos anteriores. )oncretamenteR #n el decreto Optatam totius* sobre la formación sacerdotal3 n..=3 se leeR BaJrendan luego los alumnos a ilustrar los misterios de la salKación cuanto más Juedan3 I comJrenderlos más Jrofundamente I obserKar sus mutuas relaciones Jor medio de la esJeculación3 siguiendo las enseSanLas de Santo TomásC. 4 en el nNmero anterior Gabía dicGoR B,as disciJlinas filosóficas GaI que enseSarlas de suerte que los Palumnos se Kean como .07

lleKados de la mano3 ante todo3 a un conocimiento sólido I coGerente del Gombre3 del mundo I de (ios3 aJoIados en el Jatrimonio filosófico siemJre KálidoC. #n el decreto Gra!issimum educationis3 sobre la educación cristiana de la HuKentud3 n..73 se leeR BI considerando con toda atención los Jroblemas I los GallaLgos de los Nltimos tiemJos3 se Kea con más eQactitud cómo la fe I la raLón Kan armónicamente encaminadas a la Kerdad3 que es una3 siguiendo las enseSanLas de los doctores de la Iglesia3 sobre todo de Santo Tomás de AquinoC. Por su Jarte3 los JaJas del II concilio -aticano3 aJarte de Jromulgar los documentos conciliares3 en diKersas ocasiones eQaltaron el Kalor Jerenne de la doctrina I mOtodo de Santo Tomás I su eficacia Jara Gacer frente a los Jroblemas de nuestro tiemJo. Yuan DD+++* en la alocución a los JarticiJantes en el - congreso internacional tomista de Roma3 de ./=73 emJieLa recordando que Bla Santa Iglesia tomó como suIa la doctrina de Santo Tomás3 a quien llamó 1octor #om>n o Lni!ersal3 Jor ser entre todas la más conforme con las Kerdades reKeladas3 con los documentos de los Santos Padres I con los JrinciJios de la recta raLónC. (esJuOs de mencionar algunas características de la doctrina tomista JrosigueR BPor lo cual deseamos KeGementemente que aumente de día en día el nNmero de los que buscan en las obras del (octor AngOlico luL I erudición3 no sólo entre los sacerdotes I esJecialistas3 sino tambiOn entre los dedicados a los estudios comunes3 singularmente entre los HóKenes de Acción )atólica I doctores. #s3 Jor fin3 nuestro gran deseo que Santo Tomás3 cual tesoro de JreceJtores3 sea cada KeL más eQJlotado con suma utilidad Jara el cristianismo I se difundan amJliamente sus escritos3 que no desdicen en absoluto ni del mOtodo ni del estilo I genio de nuestro tiemJoC. Tres aSos más tarde3 en la +niKersidad de #studios de Santo Tomás de Roma3 remitiOndose a lo dicGo el aSo ./=73 aSadeR BJorque3 en defini8 tiKa3 tenemos la Jersuasión de que3 si los estudios de las doctrinas de Santo Tomás se realiLan con más emJeSo I diligencia3 resultará que las direc8 trices de los Jadres del concilio ecumOnico -aticano II se lleKarán a efecto mucGo más fácilmenteC 5ablo -+* en diKersas ocasiones3 a Keces en forma muI JreocuJada3 inKita insistentemente al mantenimiento o a la recuJeración del Jensamiento de Santo Tomás. AJuntamos las JrinciJales manifestacionesR .0.

a) B#n las obras de Santo Tomás Juede encontrarse un comJendio de las Kerdades uniKersales I más fundamentales3 eQJuestas del modo más claro I JersuasiKo. Por eso su doctrina constituIe un tesoro de inestimable Kalor3 no sólo Jara la orden religiosa de la que es su maIor lumbrera3 sino tambiOn Jara toda la Iglesia I Jara todas las almas sedientas de Kerdad. No sin raLón Ga sido saludado como el 4ombre de todos los tiempos. Su ciencia filosófica3 Juesto que eQJresa las esencias de las cosas realmente eQistentes en su Kerdad cierta e inmutable3 no es Jeculiar de la #dad !edia3 ni de una nación determinada3 sino que transciende todo tiemJo I esJacio3 I es no menos Kálida Jara todos los Gombres de nuestro tiemJo. #n cuanto a la doctrina teológica3 eQJuesta en sus comentarios al A. I N. Testamento3 al seudo (ionisio3 Boecio I Pedro ,ombardo3 en los diKersos escritos llamados @uaestiones disputatae* @uodlibeta I Opuscula* I esJecialmente en las dos Sumas* cuanto meHor se comJrende en su admirable síntesis tanto maIor admiración causa Jor su nítida distinción I armonía entre el orden de la naturaleLa I de la gracia3 entre la raLón Gumana I la fe diKina3 que el concilio -aticano I JromoKió I defendió frente a los errores del materialismo ateo3 Janteísmo3 racionalismo I fideísmoC \. b) B#scucGen además reKerentemente la KoL de los (octores de la Iglesia3 entre los cuales ocuJa lugar JrinciJal el (iKo Aquinas. Pues era tan grande la fuerLa de ingenio del (octor AngOlico3 tan sincero su amor a la Kerdad I tanta su sabiduría en la inKestigación I eQJlicación de las Ker8 dades más sublimes3 I en su aJtísima sistematiLación3 que su doctrina resulta un instrumento eficacísimo3 no sólo Jara asegurar los fundamentos de la fe3 sino tambiOn Jara Jercibir con utilidad I seguridad los frutos de un sano JrogresoC. c) B,a doctrina de este eQimio maestro no debe ser retenida oculta dentro de los muros de la JroJia casaT deben alcanLar I fecundar con su raLón Kital tambiOn a nuestro tiemJo. Por eso3 como Nos mismo adKertíamos en otra ocasión3 confróntese con las formas I modos filosóficos I con los descubrimientos de las disciJlinas naturales I antroJológicas3 que JreKalecieron en nuestros mismos días3 de modo que se Jueda llegar a conclusiones con que resolKer los actuales Jroblemas esJirituales I culturalesC. d) B-uestros estudios Jueden contribuir además a disiJar la equiKocación de un cierto nNmero de creIentes que se sienten GoI tentados Jor un renaciente fideísmo. No atribuIendo Kalor más que al conocimiento de tiJo científico I desconfiando de las certeLas JroJias de la sabiduría .02

filosófica3 fundan su adGesión a las Kerdades metafísicas sobre una oJción de la Koluntad. (e cara a esta abdicación de la inteligencia3 que tiende a arruinar la doctrina tradicional de los Jreámbulos de la fe3 Kuestros trabaHos deben insistir en el indisJensable Kalor de la raLón natural3 solemnemente afirmada Jor el concilio -aticano I3 en conformidad con la enseSanLa constante de la Iglesia3 uno de cuIos testimonios más autoriLados I más eminentes es Santo Tomás de Aquino. C#sto indica la imJortancia de Kuestros trabaHos en que intentáis confrontar la filosofía contemJoránea con la obra de Santo Tomás sobre el Jroblema de (ios. -uestro cometido atestigua Jor sí mismo el Kalor Jermanente de un Jensamiento que3 a Jesar de la desconfianLa I de la aKersión de que es obHeto de tantas corrientes filosóficas modernas3 reJresenta en la Gistoria del Jensamiento Gumano I cristiano un GecGo maIor que no Juede ser subestimado. )ierto que3 en el curso de los siglos3 el tomismo Ga eQJerimentado3 como todo sistema de tradición escolar3 los Jeligros de la esclerosis I de las Kanas sutileLas3 así como los inconKenientes del reKestimiento escolástico. Pero3 leHos de caer en una decadencia ineKitable3 la obra de Santo Tomás no Ga cesado de suscitar el interOs de grandes esJíritus3 así como la formación de escuelas fecundas3 a la KeL que el magisterio eclesiástico le Jrodigó aJrobación I aJoIo. Particularmente en nuestros días3 en orden a asegurar meHor esta restauración de la inteligencia cristiana3 cuIa necesidad se Gacía imJeriosamente sentir3 los romanos Jontífices3 desde ,eón @III3 Gan Jrescrito el estudio de Santo Tomas3 declarado 1octor #om>n o Lni!ersal de la Iglesia. CPero _cómo eKitar3 en un tiemJo en que todas las cosas Jarecen Juestas en cuestión3 urgentes reclamaciones` _#s que Juede la doctrina de un Jensador medieKal tener un interOs más que Gistórico I asJirar a un Kalor uniKersal` _)ómo el magisterio eclesiástico Ga Jodido comJrometer su autoridad con la aJrobación concedida a esta doctrina` _No corren3 en fin3 riesgo de sufrir trabas la libertad I el Jrogreso de la inKestigación intelectual` C,a resJuesta a la Jrimera de estas Jreguntas está en el GecGo de que la filosofía de Santo Tomás Josee una aJtitud Jermanente Jara guiar al esJíritu Gumano al conocimiento de lo Kerdadero3 la Kerdad del mismo ser3 que es su Jrimer obHetoT al conocimiento de los Jrimeros JrinciJios I el descubrimiento de su causa transcendente3 (ios. Por eso sobreJasa la situación Gistórica Jarticular del Jensador que la Ga logrado e ilustrado como la meta'"sica natural de la inteligencia 4umana. Por eso Nos Gemos .06

Jodido decir que3 refleHando las esencias de las cosas realmente eQistentes en su Kerdad cierta e inmutable3 ella no es medieKal ni JroJia de nación alguna Jarticular3 sino que trasciende el tiemJo I el esJacio3 I no tiene menos Kalor Jara todos los Gombres de GoI. C#ste Kalor Jermanente de la metafísica tomista eQJlica la actitud del magisterio eclesiástico resJecto de ella. uardiana de la Kerdad reKelada acogida Jor la fe sobrenatural3 la Iglesia sabe que esta misma acogida suJone un esJíritu caJaL de nociones inteligibles estables I de afirmaciones ciertas sobre el ser de las cosas I sobre (iosT de lo contrario3 la Jalabra de (ios3 JroJuesta I aceJtada baHo la forma de afirmaciones Gumanas3 no sería accesible en cuanto Kerdad absoluta. )omo decía nuestro Jredecesor Pío @II3 se trata de saber si el edificio que Santo Tomás de Aquino Ga construido con elementos reunidos e integrados Jor encima I más allá de todos los tiemJos3 que le Gabían suministrado los maestros de la sabiduría cristiana de todos los tiemJos3 se aJoIa en sólida base3 con8 serKa siemJre su fuerLa I su eficacia3 si Jrotege aNn aGora eficaLmente el deJósito de la fe católica I si es igualmente aJto Jara dirigir I usar con se8 guridad los Jrogresos de la teología I de la filosofía. Siguiendo a este gran JaJa3 Nos3 Jor nuestra cuenta3 resJondemos afirmatiKamente a estos in8 terrogantes3 I Jor eso continuaremos recomendando la obra de Santo Tomás como norma segura de enseSanLa sagrada. ‚ C)on ello no intentamos de ninguna manera disminuir ]aJenas GaI necesidad de adKertirlo] el Kalor que la Iglesia no Ga cesado de reconocer en esta Jreciosa Gerencia de los grandes Jensadores cristianos de Oriente I de Occidente3 entre los cuales brilla con Jarticular claridad el nombre de San Agustín. #l estudio natural del ser I de lo Kerdadero3 así como el serKicio fiel a la Jalabra de (ios3 no son3 Jor suJuesto3 Jatrimonio eQclusiKo del (octor AngOlico. Al declararlo 1octor #om>n I Gacer de su doctrina la base de la enseSanLa eclesiástica3 el magisterio de la Iglesia no Ga Jretendido constituirlo maestro eQclusiKo3 ni imJoner cada una de sus tesis3 ni eQcluir la legítima diKersidad de escuelas I de sistemas3 I menos aNn Jroscribir la Husta libertad de inKestigación. ,a Jreferencia dada al Aquinate ]Jreferencia I no eQclusiKidad] se refiere tanto a la realiLación eHemJlar de la sabiduría filosófica I teológica como al armo8 nioso acuerdo que Ol Ga sabido establecer entre la raLón I la feC. e) B#l sistema tomista se recomienda a la atención del Gombre moderno Jor sus mOritos Jedagógicos3 esJeculatiKos I esJirituales. #l magisterio de la Iglesia lo Jresenta además como una norma segura de enseSanLa de la ciencia sagrada. Por tanto3 no se debe temer que tal .0:

fidelidad a Santo Tomás cierre los oHos al Jrogreso del Jensamiento3 esJecialmente en el sector científico. SeSores3 Kosotros sabOis Jor eQJeriencia que la familiaridad con Santo Tomas3 leHos de conducir al eQclusiKismo3 al formalismo I a la abstracción3 da una formación sólida I aJroJiada al arte de bien Jensar3 de aJreciar incluso I comJrender las demás manifestaciones del esJíritu GumanoC. ') E,l alma se une al cuerpo en la unidad de persona para ser 4ombre %SAN A +ST"N'. (e esta afirmación3 Kosotros lo sabOis3 queridos GiHos I seSores3 Jarten mucGos interrogantes a los que os corresJonde resJonder3 segNn todos los recursos de Kuestro saber3 de forma aJroJiada a la formulación de las cuestiones eternas Jara las generaciones de GoI. ,n este estudio* Santo %om$s de 8/uino sigue siendo siempre para !osotros un gu"a seguro* por la penetración y maestr"a con /ue él 4a estudiado con toda precisión los problemas /ue o'rece esa unión misteriosaC. g) )on ocasión del -II centenario de la muerte de Santo Tomás3 Pablo -I3 que tuKo Jersonal emJeSo en que se celebrase dignamente con un congreso internacional tomista3 se desJlaLó a la +niKersidad de Santo Tomás de Roma Jara rendir su GomenaHe al insigne maestro I tener su discurso delante de los ..177 congresistas de 17 naciones que abarrotaban el aula magna de aquella uniKersidad. SubraIó el contenido I el mOtodo del Jensamiento tomistaR B-uestra interKención3 ilustres seSores3 esclarecidos Jrofesores e inteligentes estudiosos3 demuestra que la KoL de Santo Tomás de Aquino no es un simJle eco de ultratumba3 como la de tantos otros gloriosos Jensadores...T sigue Gablando a nuestros esJíritus3 como la de un maestro KiKiente3 cuIas enseSanLas nos resulta Jrecioso escucGar a causa de su contenido toda!"a !$lido y actual* del que no Jocos de Kosotros reconocen la urgente I no desdeSable necesidad...3 Jara aprender* antes /ue cual/uier otra ciencia* el arte del bien pensar... Tememos una carencia de la filosofía autOntica e idónea Jara sostener GoI el Jensamiento Gumano3 tanto en orden al conocimiento científico coGerente I JrogresiKo como3 de manera esJecial3 en orden a la formación de la mente Jara la JerceJción de la Kerdad en cuanto talT I3 Jor tanto3 caJaL de dar al esJíritu Gumano la amJlitud I la Jrofundidad de Kisión a la que está destinado3 con Jeligro de no alcanLar aquellos conocimientos suJremos I3 sin embargo3 fundamentales I elementales que Juedan conducirlo a lograr su Kerdadero destino I la feliL ciencia3 indisJensable aunque inicial3 del mundo diKinoT mientras que tenemos la certeLa de que un correcto3 Gonesto I seKero eHercicio del Jensamiento filosófico JredisJone el esJíritu Jara acoger .01

tambiOn aquel mensaHe sobrenatural de luL diKina que se llama fe... ,a escuela de Santo Tomás Juede ser Jara nosotros una JroJedOutica elemen8 tal3 Jero JroKidencial3 de aquel alJinismo intelectual filosófico o teológico que eQige3 sí3 el resJeto de las leIes del Jensamiento en el análisis I en la síntesis3 en la bNsqueda inductiKa I en la conclusión deductiKa3 indisJensable Jara conquistar las cimas de la Kerdad I Jara aGorrar a la mente Gumana la Kana eQJeriencia de ilusorias I frecuentemente frágiles construcciones. 4 tambiOn Jara otro obHetiKo3 siemJre en el camJo didáctico3 Jero bastante imJortante en la economía del JensamientoT es decir3 el de acostumbrar al discíJulo %I en cuanto al saber todos somos discíJulos' a ra6onar en !irtud de los principios subHeti!os de la !erdad y obHeti!os de la realidad* I no segNn fórmulas que la cultura en boga3 faKorecida mucGas Keces Jor tantos coeficientes eQteriores I ocasionales3 imJone a la mentalidad JasiKa de un cierto ambiente o de un momento Gistórico concreto. Parece eQtraSo3 Jero así esR el )aestro %om$s* leHos de pri!ar al alumno de su personal y original !irtud de conocimiento y de b>s/ueda* despierta m$s bien a/uel appetitus !eritatis* /ue asegura al pensamiento una 'ecundidad siempre nue!a I al estudioso una característica Jersonalidad JroJiaC. 4) BNo Jodemos deHar de aludir... al retorno de Santo Tomás3 de forma ciertamente inesJerada3 Jero formidable3 Jara conKalidar la sabia indicación que el suJremo !agisterio Ga dado de Ol como de guía autoriLado e insustituible de los estudios filosóficos I teológicos3 I que el -aticano II Ga confirmado...3 Jara Gacer que se encuentren nueKamente Juntos firmes tras ciertas aKenturas lamentables originadas Jor la imJroKisación3 la ligereLa3 sobre todo Jor la seJaración3 más que de los mOtodos Kálidos de la lógica I de la gnoseología3 de las matrices mismas del Jensamiento cristiano3 del cauce seguro Jor donde discurre el río Jacífico I Joderoso de la tradiciónC ~ i) BA nosotros...3 que eQJerimentamos GoI el Jredominio del conocimiento sensible sobre el intelectual I esJiritualT a nosotros3 Santo Tomás3 que todaKía sigue sobresaliendo3 filósofo I teólogo3 sobre el GoriLonte del Jensamiento áKido de seguridad3 de claridad3 de Jrofundidad3 de realidadT a nosotros3 incluso con una sola Jalabra3 _quO Juede decirnos`... Nos Jarece escucGar una lección eQGortatoriaR la con'ian6a en la !erdad del pensamiento religioso católico* tal como 'ue de'endido por él* e;puesto* abierto a la capacidad cognosciti!a de la inteligencia 4umana. Basten algunos asJectos de su obra monumental Jara consolidar .0=

en nosotros esta con'ian6a* la cual desearíamos que Jermaneciese como recuerdo Kital de la conmemoración centenaria del santo (octor. ?#on'ian6a* Jorque su obra se eKidencia en la Gistoria del Jensamiento3 tanto filosófico como teológico3 como una síntesis de lo que otros ilustres maestros3 antes que Ol3 Gan estudiado I deHado en Gerencia a la cultura uniKersalT Ol Ga asimilado el tesoro de saber más significatiKo de su tiemJo %que es tiemJo incomJarable Jor la amJlitud I Jor la agudeLa del estudio esJeculatiKo'T lo Ga calificado con el más riguroso intelectualismo3 el aristotOlicoT el cual3 sin desconocer otras formas suJremas del conocimiento3 como la neoJlatónica I agustiniana3 Jarece Jonerlo en sintonía con nuestra rigurosa mentalidad modernaT lo Ga sometido3 sin JreHuicios3 a la discusión dialOctica de una Gonesta I aJremiante racionalidadT Jor ello lo Ga abierto a toda Josible adquisición JrogresiKa3 con tal de que lo reclame el descubrimiento de una Kerdad ulterior. ?#on'ian6a debemos tambiOn a Santo Tomás3 Jorque nos aIuda a resolKer el conflicto tan diKulgado I radicaliLado en nuestra OJoca3 entre las dos formas de conocimiento de que disJone la inteligencia del Gombre creIenteR la fe I la ciencia... ?#on'ian6a* finalmente3 Jor aquel JroKidencial resultado que llega al Jensamiento3 más aNn3 a la Kida del Gombre3 Jrocedente de la comJlementariedad recíJroca de la fe I de la ciencia... ?#on'ian6a. Santo Tomás Juede ser Jara nosotros uno de los más autoriLados I conKincentes testigos de la JroKidencial eQistencia del magisterio confiado Jor )risto a su Iglesia3 que no obstruIe los caminos del saber3 sino que los abre3 los rectifica I los defiende3 I que no reserKa a los so o iniciadores en las fatigas3 en las ascensiones3 en las acrobacias del Jensamiento3 la luL de la Kerdad KiKificante3 sino que la ofrece con Gumil8 de I sublime catequesis a cuantos en la misma Iglesia se reconocen discíJulos3 I reserKa la reKelación de los misterios más altos I más saludables de la fe a los JequeSos3 a los sencillos3 a los Jobres3 al Jueblo ignorante de las esJeculaciones difíciles3 Jero dócil I disJonible al inefable diálogo de la Jalabra de (iosC. H) BAquino3 que da el nombre al más grande teólogo de nuestras escuelas3 no solamente medieKales3 sino tambiOn modernas...3 es un maestro de tal categoría3 que incluso GoI merece ser considerado como actual I3 en medio de la difusión de tantas oJiniones falsas o discutibles3 como JroKidencial. .00

F) B#n la ciudad de Aquino diHimos3 entre otras cosas3 lo siguienteR #l es el (octor de la Iglesia que Ga ilustrado su doctrina como no lo Ga conseguido Gacer quiLá ningNn otro en toda la Gistoria a causa de la Jenetración de su ingenio. 4 aGora os decimos a Kosotros aquí Jresentes I a toda Kuestra OrdenR la Iglesia esJera con gran confianLa de los GiHos de Santo (omingo fidelidad a la doctrina de Santo Tomás de Aquino3 la cual deber ser desarrollada ulteriormente segNn las cuestiones que JroJone el mundo actual I segNn la grandísima fuerLa I la eficacia interna que Iacen en ella. ,a fidelidad a Santo Tomás forma Jarte de Kuestra esJecial misión en la IglesiaC. Pero esta alta estima de Pablo -I Jor la doctrina de Santo Tomás alcanLó su más acabada manifestación en la carta Lumen ,cclesiaey del 27 de noKiembre de ./0:3 que Ka a ser el más Kalioso recuerdo del -II centenario de la muerte del Santo3 I que Jor su eQtraordinario Kalor se transcribe íntegra al final de esta sección sobre la autoridad doctrinal de Santo Tomás.

10. S2 a2#$'i/a/ /$c#'i"a* !0 2"i3!'0a* !"#! '!c$"$ci/a
Pero3 aun indeJendientemente de la autoridad doctrinal eQtraordinaria I singularísima que le otorga el !agisterio de la Iglesia con sus aJrobaciones3 recomendaciones I JreceJtos reiterados3 tiene el santo una autoridad científica JroJia I Jersonal que se imJone al resJeto3 a la admiración I Gasta al seguimiento de todo Gombre de ciencia Gonrado I obHetiKo. Nada eQtraSo3 Jor consiguiente3 que abunden sus elogios3 tributados Jor toda clase de sabios3 sin distinción de escuelas ni de confesionesR griegos K latinos3 Jrotestantes I católicos3 seglares K eclesiásticos3 franciscanos I Hesuitas3 Jor no citar a los dominicos3 de quienes es gloria JroJia. Recogeremos solamente algunos como muestra. Aorge Scolarios3 uno de los más doctos Jatriarcas de )onstantinoJla desJuOs del cisma3 decíaR (udo que ningNn discíJulo de Santo Tomás lo admire I Kenere tanto como Io. <uien Ga estudiado sus obras I las Ga llegado a comJrender no necesita másR le bastan ellas solas. 4 del famoso cardenal Bessarión es la cOlebre fraseR Santo Tomás es el m$s sabio de los santos y el m$s santo de los sabios. Auan Pico de la !irándola se dice entusiasta de su doctrina I asiduo lector de sus obras3 llamándole esplendor de nuestra teolog"a. .0>

#rasmo confiesa que es el mayor de los teólogos por su incansable diligencia* su sólida erudición y su Huicio seguro. 5rancisco Titelmans3 O. !. )aJ.3 le llama omnisciente3 diamante de los teólogos I su corifeo3 JrínciJe I arquitecto de todas las ciencias3 artífice de la Kerdad I el m$s sabio de todos los sabios. Para el cOlebre cardenal 5rancisco de Toledo3 S. I.3 Santo Tomás Kale Ol solo Jor todos los demás doctoresR Sólo Santo %om$s !aldr$ por todos* /uien* por la diligencia en interpretar* !ariedad de doctrina y santidad de !ida* la e;tensa* !aria y sólida erudición* el mara!illoso método para tratar "ntegramente las disciplinas. no sólo con los comentarios a 8ristóteles* sino también* y m$s a>n* con la ESuma %eológica C3 ESuma contra GentilesC3 E#uestiones disputadas? y dem$s escritos* aportó tanta lu6 a la 'iloso'"a Sno digamos nada a la teolog"a] como todos los dem$s Huntos Sdic4o sea en pa6 con ellosS. en lo cual pienso /ue no se resta mérito a nadie diciendo de Santo %om$s lo /ue cada uno de ellos dir"a si !i!iese a4ora. ,os más grandes elogios ]dice el cardenal SforLa PallaKicini3 de la misma )omJaSía] que se Gan tributado o que los Gombres Jueden tributar al (octor AngOlico son siemJre inferiores a sus reales mOritos3 como el sol es mucGo maIor en realidad que lo que aJarece a los Gabitantes de la tierra. Vo no puedo menos de seguir su doctrina* y la seguir"a aun/ue me lo pro4ibiesen #l Kenerable ,uis de la Puente3 S. I.3 dice Jor su JarteR BSolamente alegarO al AngOlico (octor Santo Tomás3 Jorque Ol solo Kale Jor dieL mil testigos3 I su doctrina es cierta3 segura I muI abonada3 I con las Kerdades de la teología escolástica aJunta muI altos Jensamientos I sentimientos de la mística3 Jorque ambas son muI GermanasC. )onocido es tambiOn el sublime encomio debido a la Jluma del doctísimo Pedro ,abbO3 de la citada )omJaSíaR #risto es el -erbo del 5adre* Santo %om$s es el ad!erbio de #risto. <uien conoce a Santo Tomás conoce a todos los demás Padres I (octoresT Jero conociendo a todos Ostos no llega a conocerle a Ol. #n donde el mismo San Agustín es obscuro3 Santo Tomás es claroT donde los otros dudan3 Tomás no KacilaT donde acaban los demás3 comienLa Santo Tomás. ratrI admira Jarticularmente la densidad metálica de su estilo3 cuIas fórmulas breKes I enOrgicas Jarecen insJiradas Jor (ios Jara fiHar definitiKamente la Kerdad. Santo Tomás es la más alta santidad unida al genio más eleKado. .0/

)omo filósofo3 dice )arlos Aourdain3 su doctrina es la más eleKada I la más comJleta3 I como teólogo Ga sido eleKado Jor los sufragios de la catolicidad a tal altura3 que no tiene suJeriores ni riKales. NingNn Padre ni (octor de la Iglesia Ga Jenetrado más Jrofundamente en los misterios del dogma I de la moral eKangOlicosT ninguno tamJoco se Ga acercado tanto a la infalibilidad3 JriKilegio glorioso e inamisible reserKado Jor (ios a la Iglesia católica ,a 5acultad Teológica de enoKa se entusiasma ante su ingenio Joderoso I casi diKino con que leKantó el admirable edificio de su filosofía I de su teología3 que dan solución eterna a todos los Jroblemas fundamentales de la fe I de la raLónR 5ensamos /ue las doctrinas de Santo %om$s son !erdaderas e inmutables* siempre !i!as después de tantos siglos y apt"simas para rec4a6ar los errores de nuestro tiempo. 3@uién m$s sutil /ue él discutiendo2 3@uién m$s 'uerte en la oposición y rec4a6o de los errores2 3@uién m$s sublime en la contemplación de los misterios m$s ele!ados2 3@uién m$s seguro en el Huicio2 ,l atesora en su mente* m$s /ue 4umana* todas las ciencias* di!inas y 4umanas ]dice la facultad teológica de 5lorencia]. #onoció cuanto la 4umana ra6ón puede alcan6ar y re'utó cuantos errores puede in!entar el genio del mal. Su obra3 aSade la +niKersidad de )oimbra3 es el monumento más colosal de ciencia filosófico8teológica. ,os Jrofesores del seminario de TráJani reconocen que ningNn filósofo Juede comJararse con Santo Tomás3 Jorque ninguno resolKió como Ol los más arduos I difíciles Jroblemas de ontología3 de Jsicología3 de Otica I de teodicea. ,os del seminario de uastalla no Jueden contener su admiración ante ese mar inmenso que recoge las aguas de todos los ríos I manantiales3 ante ese sol que en sí condensa toda la luL de las estrellas3 ante ese tesoro que reNne todas las riqueLas científicas del mundo Su doctrina3 dicen los Jrofesores del seminario de Sora3 es la misma doctrina del -erbo encarnado3 que ilumina a todo Gombre que Kiene a este mundo3 I es camino3 Kerdad I Kida. #s tambiOn ]subraIan los del seminario de TrOKeris] la más adaJtada a toda clase de JersonasT Jorque es fácil Jara los JrinciJiantes3 amena Jara los aJroKecGados I sabrosísima Jara los que Gan llegado Ia a la Jerfección de la ciencia. .>7

SegNn el famoso #nrique SauKO3 rector del Instituto )atólico de Angers3 Santo Tomás es el genio meHor equilibrado I el doctor más seguro3 tanto en filosofía como en teología. Su sistema doctrinal es como un grandioso I artístico Jalacio3 de quien no se Juede demoler ninguna de sus Jartes sin JerHudicar graKemente al todo3 I como una inmensa cadena de Jreciosos brillantes tan trabados entre sí3 que no admite la ruJtura de ningNn anillo. 4 Jara el cOlebre )ristóbal BonaKino3 más conocido Jor el seudónimo de 8usonio 7ranc4i* es el (octor AngOlico un genio colosal3 que todo lo ordena en un sistema tan Kasto3 tan orgánico I tan comJleto3 que no admite comJaración con ningNn otro anterior ni Josterior. ,os mismos Jrotestantes no Gan Jodido Jor menos de reconocer sus mOritos I de admirarlos sinceramente. ,eibniL admira la solideL de su doc8 trinaT Buddeo3 la grandeLa de su genioT Zolf3 la Jenetración de su talentoT BrucUer3 su esJíritu científico3 su Jasmosa erudición I su certero HuicioT Neander le llama el (octor de los siglosT ,anderer celebra en su esJíritu la feliL unión de la Jrofundidad con la Jrecisión I de la fe con la raLón3 o sea del dogma con la filosofía. Para #nrique ,ecoultre es Santo Tomás el teólogo Jor eQcelencia de la Iglesia católica I el reJresentante nato de toda su cienciaT Adolfo ;arnacU reconoce que el AngOlico es un Jensador de una fuerLa mental GercNleaT I recientemente Ga escrito el Jrofesor ). R. S. ;arrisR B#l gran camJeón del aristotelismo fue Santo Tomás de Aquino3 quien3 desJrendiOndose de la KieHa tradición de las escuelas3 intentó Jurificar la doctrina aristotOlica de los acrecimientos árabes I Gacer uso de ella como un cimiento filosófico de la teología católica. Su sorJrendente OQito se debió a sus Joderes inigualados de sistematiLación3 un dominio maraKilloso del detalle I una facultad Jara la Jresentación lNcida que ningNn Jensador medieKal Jodía igualarC. ••• ,os testimonios de otras Jersonalidades antiguas I modernas3 Jrotestantes I católicas3 Judieran multiJlicarse fácilmente. Nada nueKo aSadirían a lo Ia dicGo3 Jorque no caben en lo Gumano elogios maIores que los tributados a Santo Tomás. )erraremos3 sin embargo3 todo lo dicGo anteriormente con las siguientes Jalabras de Pedro de Ribadeneira3 S. I.3 que describen I sintetiLan maraKillosamente la grandeLa doctrinal de nuestro santoR B,a sabiduría de Santo Tomás fue tan esclarecida3 tan .>.

soberana I diKina3 que a todos los grandes ingenios Jone admiración3 I maIor a los maIores. No GaI cosa en la teología I filosofía tan dificultosa que no la allane3 tan recóndita que no la descubra I la trate con breKedad tan Jrecisa3 que son tantas las sentencias cuantas las Jalabras3 I en Jocos renglones dice en substancia lo que escribieron los otros (octores en mucGos3 I esto con una claridad3 distinción3 disJosición3 trabaLón I coneQión de las cosas entre sí tan admirables3 que3 como la luL corJoral3 Jarece que su doctrina ella misma es la luL con que se Ga de Ker I enten8 der. Por otra Jarte3 es tan fundada3 firme I segura3 que no GaI donde troJeLar ni donde caer... 4 no solamente esta agua es clara3 limJia I Jura I que da salud a los que beben de ella3 sino tambiOn es medicina contra Keneno I triaca contra el tóQico de todas las GereHíasT Jorque todas se Gallarán conKencidas Jor este Santo (octor o se Jodrán desGacer I refutar con los JrinciJios I fundamentos irrefragables de su doctrina. 4 de aquí es que todos los GereHes de nuestro tiemJo tanto la aborrecen I Jersiguen3 Jorque es su cucGillo3 I todos los santos I sabios católicos la alaban3 ensalLan I magnifican como columna I roca ineQJugnable de la Iglesia católica3 los cuales dan a Santo Tomás ilustres títulos I gloriosos aJellidos con gran encarecimiento3 aunque ninguno Juede Gaber en alabarle. ,lámanle 5lor de la Teología3 Ornamento de la filosofía3 (elicias de los grandes ingenios3 TemJlo de la religión3 AlcáLar de la Iglesia3 (octor AngOlico3 #scudo de la fe católica3 !artillo de los GereHes3 ,uL de las escuelas3 -arón enseSado de (ios I que bebió en la fuente de la (iKinidad3 entre los doctos doctísimo I entre los santos santísimoT I3 final8 mente3 Jredican a boca llena que aquel Juede Jensar de sí que Ga aJroKecGado mucGo en las ciencias a quien mucGo agrada la doctrina de Santo Tomás.

.>2

CARTA ILUMEN ECLESIAEJ DEL SUMO PONTIFICE PABLO AI AL MAESTRO GENERAL DE LA ORDEN DE PREDICADORES% AICENTE DE COUESNONGLE
#n el -II centenario de la muerte de Santo Tomás de Aquino %27 de noKiembre de ./0:' Al querido GiHo -icente de )ouesnongle3 !aestro eneral de la Orden de los 5railes Predicadores. <uerido GiHo3 salud I bendición aJostólica. .. ,umbrera de la Iglesia I del mundo entero3 así es aclamado con raLón Santo Tomás de Aquino3 el cual es obHeto de esJeciales celebraciones este aSo3 en que se cumJle el -II centenario de su muerte3 acaecida en el monasterio de 5ossanoKa3 el 0 de marLo de .20:3 mientras se dirigía al II )oncilio eneral de ,Ión3 obedeciendo órdenes de nuestro Jredecesor el Beato regorio @. #n el clima del renoKado entusiasmo suscitado Jor este centenario3 se Gan GecGo inKestigaciones3 se Gan Jublicado trabaHos I se Gan tenido reuniones en mucGas uniKersidades I centros de estudios suJeriores3 JrinciJalmente en esta ciudad3 donde la Orden de 5railes Predicadores3 a la que Jerteneció Santo Tomás3 Ga organiLado un imJortante congreso. TodaKía tenemos en la memoria el esJectáculo que ofrecía el aula magna de la Pontificia +niKersidad que lleKa el nombre de Santo Tomás de Aquino3 llena de esJecialistas Kenidos de todas las Jartes del mundo. #n el discurso que les dirigimos3 les felicitamos Jor su trabaHo3 les animamos a continuar su noble tarea I3 al mismo tiemJo3 enaltecimos a este gran (octor de la Iglesia. Poco tiemJo desJuOs3 llamamos la atención sobre Bel Pretorno a Santo Tomás3 un retorno inesJerado3 ciertamente3 Jero maraKilloso3 que confirma lo que el !agisterio suJremo Gabía dicGo de OlR que es el guía autoriLado e insustituible de los estudios filosóficos I teológicosCT en efecto3 mucGos indicios nos Jermitieron colegir que su doctrina interesa e influIe tambiOn en los Gombres de nuestro tiemJo. 2. AGora desearíamos eQJlicar meHor aquella eQJresión nuestra3 Joniendo de relieKe numerosos elementos de la doctrina del Aquinate que tienen mucGa imJortancia en orden a la salKaguardia e inKestigación de la Kerdad reKeladaT Jor este motiKo lo recomendamos a nuestros contem8 Joráneos ]cosa que Ga GecGo I sigue Gaciendo la Iglesia] como maestro .>6

en el arte de Jensar3 segNn fórmula nuestra I como guía Jara conciliar los Jroblemas filosóficos con los teológicos I3 aSadimos gustosamente3 Jara Jlantear correctamente el saber científico en general. Así3 Jues3 queremos manifestar JNblicamente nuestra conformidad con los que sostienen que3 aun setecientos aSos desJuOs de su muerte3 el Santo (octor debe ser celebrado no sólo como eQcelso Jensador I doctor del Jasado3 sino tambiOn Jor la Kigencia de sus JrinciJios3 de su doctrina I de su mOtodoT I deseamos eQJlicar al mismo tiemJo las raLones de la autoridad científica que le reconocen el !agisterio I las instituciones de la Iglesia3 I esJecialmente mucGísimos Jredecesores nuestros3 que no dudaron en otorgarle el título de B(octor comNnC3 que se le dio Jor Jrimera KeL el aSo .6.0. )onfesamos que3 al confirmar I reaKiKar una tradición tan Jrolongada I Kenerable del !agisterio de la Iglesia3 no nos mueKe sólo el resJeto a la autoridad de nuestros Jredecesores3 sino tambiOn la consideración obHetiKa de la KalideL de su doctrina3 el fruto que se obtiene estudiando I consultando sus obras ]como sabemos Jor JroJia eQ8 Jeriencia] I la comJrobación del Joder JersuasiKo I formatiKo que eHerce en sus discíJulos3 sobre todo en los HóKenes3 como Judimos obserKar en los aSos de nuestro aJostolado entre los uniKersitarios católicos3 que3 estimulados Jor nuestro Jredecesor Pío @I3 de feliL memoria3 se Gabían dedicado al estudio del (octor AngOlico ~ 6. Sabemos que GoI día no todos están de acuerdo en esto. Pero no se nos oculta que mucGas Keces el recelo o aKersión que se siente Gacia Santo Tomás deriKa de un contacto suJerficial I saltuario con su doctrina3 más aNn3 del GecGo de que no se leen ni se estudian sus obras. Por eso3 tambiOn nosotros3 como GiLo Pio‚ @I3 recomendamos a todos los que deseen formarse un criterio maduro acerca de la Jostura que GaI que adoJtar en esta materiaR [+d a %om$s\ Buscad I leed las obras de Santo Tomás ] reJetimos con gusto] no sólo Jara encontrar alimento esJiritual seguro en aquellos oJulentos tesoros3 sino tambiOn I ante todo3 Jara daros cuenta Jersonalmente de la incomJarable Jrofundidad3 riqueLa e imJortancia de la doctrina que contienen. I. SANTO TO!9S #N #, )ONT#@TO SO)IO8)+,T+RA, 4 R#,I IOSO (# S+
TI#!PO

:. Para formarse un Huicio eQacto del Kalor Jerenne del magisterio de Santo Tomás en la Iglesia I en el mundo de la cultura3 no basta conocer de .>:

modo directo I comJleto sus teQtosT es Jreciso tambiOn tener en cuenta el conteQto Gistórico I cultural en que KiKió I lleKó a cabo su obra de maestro I escritor. )onKiene recordar3 aunque sólo sea los rasgos esenciales de aquella OJoca3 Jara que destaquen con maIor claridad3 como dentro de un marco3 las ideas fundamentales del santo (octor tanto en el ámbito religioso I teológico como en el camJo filosófico I social. Alguien Ga Gablado de aquel tiemJo como de un Renacimiento anticiJadoT I en realidad las inquietudes que más tarde iban a desJlegar toda su fuerLa innoKadora están fermentando Ia entre el .221 I el .20:3 aSos que abarcan la Kida de Santo Tomás. 1. (esde el Junto de Kista socio8Jolítico3 son conocidas las Kicisitudes que transformaron comJletamente la fisonomía de #uroJaR la Kictoria de los municiJios italianos sobre la antigua dominación del imJerio medieKal3 encaminado Ia al ocasoT la Jromulgación de la #4arta )agna en InglaterraT la confederación anseática de las ciudades libres marineras I comerciales del norte de #uroJaT la eKolución JrogresiKa de la monarquía francesaT el desarrollo económico de las ciudades más industriosas3 como 5lorencia3 I el florecimiento cultural de las grandes uniKersidades3 como la escuela teológica de París3 la escuela de derecGo ciKil I canónico de Bolonia I la escuela mOdica de SalernoR la amJlia difusión de los descubrimientos científicos I de las lucubraciones filosóficas de los árabes GisJanos3 I finalmente las nueKas relaciones con Oriente3 consecuencia de las )ruLadas. )omienLa entonces3 con los municiJios I con las monarquías nacionales3 el Jroceso cultural I Jolítico que en los siglos @II I @I- lleKa a la formación del #stado moderno. ,a Bespublica c4ristiana* fundada en la unidad de fe religiosa en #uroJa3 cede Joco a Joco el Juesto a un nueKo sentimiento nacionalista que orienta la Kida del mundo ciKil euroJeo Jor cauces muI distintos de los del !edioeKo3 cuando dominaba la relación entre las dos autoridades suJremas3 la JaJal I la imJerial3 unidas I en colaboración mutuaT sistema que en Kano tratará todaKía de JroJoner (ante AligGieri3 desJuOs de muerto Santo Tomás3 como arquetiJo de organiLación Jolítica. #n el siglo @III emJieLa a Jerfilarse una marcada tendencia a afirmar la autonomía del orden temJoral frente al sagrado I esJiritual3 I3 consiguientemente3 del #stado frente a la IglesiaT en casi todas las esferas de la Kida I de la cultura se desJierta el entusiasmo Jor los Kalores terrenos .>1

I una atención nueKa Gacia la realidad del mundo3 emanciJándose la raLón de la Gegemonía de la fe religiosa. Por otra Jarte3 en el mismo siglo3 al JroJagarse las Ordenes mendicantes3 cundía cada KeL más un Kastísimo moKimiento de renoKación esJiritual que3 sacando insJiración I emJuHe del amor a la JobreLa I del celo eKangeliLador3 logró que el Jueblo cristiano sintiese la aJremiante necesidad de KolKer al Kerdadero I genuino esJíritu eKangOlico. Santo Tomás3 situado en el centro del gran debate entre las dos culturas3 la Gumana I la sagrada3 I atento a la eKolución Jolítica3 se Gace cargo sin dificultad de la nueKa situación I distingue los BsignosC de los JrinciJios uniKersales de raLón I de fe con los que GaI que confrontar las cosas Gumanas I discernir los acontecimientos. Reconoce una cierta autonomía a los Kalores e instituciones de este mundo3 aunque afirma sin Kacilación alguna la transcendencia I la suJremacía del fin Nltimo al que deben dirigirse I subordinarse todas las cosas del mundoT el reino de (ios3 que es a la KeL el lugar de salKación del Gombre I el fundamento de su dignidad I libertad. =. #sta Jostura se encuadra dentro de la teoría general de las relaciones entre cultura I religión3 raLón I feT teoría que elaboró Santo Tomás atendiendo a los nueKos Jroblemas que surgían I a las nueKas eQigencias que se manifestaban dentro del ámbito filosófico I teológico en aquel momento de eKolución sociocultural. #fectiKamente3 es la OJoca en que se imJone cada KeL más el imJeratiKo de la inKestigación racional3 iniciada Ia de manera nueKa I Jlenamente dialOctica Jor Abelardo en la uniKersidad de París un siglo antes. ,a aceJtación resJetuosa de la autoridad tradicional es sustituida Jor la confrontación de sus afirmaciones con las conquistas de la raLón3 la discusión de las distintas oJiniones3 el Jrocedimiento lógico en la demostración de las tesis3 la Jasión Jor las /uaestiones I3 finalmente3 el análisis del lenguaHe3 realiLado de manera tan sistemática I con obHetiKos tales que Jarecen anticiJar el mOtodo científico de la semántica moderna. #n este clima cultural consiguen sus Jrimeros OQitos las ciencias que3 sin negar la Jresencia I acción de (ios en el uniKerso3 tratan de eQJlicar el curso ordinario de este mundo Kisible en claKe natural3 como se Ke en no Jocos autores cristianos de la OJoca3 entre los que sobresale San Alberto !agno3 maestro de Santo Tomás3 a quien nuestro Jredecesor Pío @II declaró Jatrono de cuantos se dedican a las ciencias naturales. .>=

0. Aunque entonces acababa aJenas de estrenarse el mOtodo eQJerimental en el estudio de la naturaleLa I faltaban aNn los instrumentos ]que Jresagiará más tarde Roger Bacon] Jara la aJlicación de la ciencia a la transformación I aJroKecGamiento de las cosas creadas3 sin embargo3 constaba Ia con certeLa el Kalor e imJortancia de la raLón Jara la inKestigación de la realidad concreta I Jara la eQJlicación del mundo. Por eso3 en los nueKos medios culturales se reciben faKorablemente las obras de Aristóteles3 difundidas Jrimero Jor los árabes I luego Jor los nueKos traductores cristianos3 entre los que se cuenta uillermo de !oerbeUe3 Jenitenciario JaJal3 Germano en religión I colaborador de Santo Tomás. #n efecto3 en estas obras se descubren el sentido de la naturaleLa I el realismo que3 en oJinión de mucGos3 JroJorcionan Kaliosos instrumentos de trabaHo e incluso bases ideales Jara un nueKo Jlanteamiento de la esJeculación filosófica I de la inKestigación científica. >. Pero aquí surge el graKe Jroblema del nueKo modo de entender las relaciones entre la raLón I la fe3 I ]en una JersJectiKa más amJlia] como Gemos sugerido antes3 entre todo el orden de las realidades terrenas I la esfera de las Kerdades religiosas3 JrinciJalmente las del mensaHe cristiano. #n esta materia es eKidente el Jeligro de troJeLar en dos escollos oJuestosR el del naturalismo* que desaloHa Jor comJleto a (ios del mundo I esJecialmente de la cultura3 Ie de un falso sobrenaturalismo o 'ide"smo que3 Jara eKitar aquel error cultural I esJiritual3 Jretende frenar las legítimas asJiraciones de la raLón I el imJulso eKolutiKo del orden de la naturaleLa3 en nombre del JrinciJio de autoridad3 sacado de su esfera JroJia3 a saber3 la esfera de las Kerdades reKeladas Jor )risto a los Gombres3 que son gOrmenes de la Kida futura I transcienden absolutamente la caJacidad del entendimiento Gumano. #ste doble Jeligro se KuelKe a Jresentar reiteradamente en el transcurso de los siglos3 antes I desJuOs de Santo Tomás3 I Juede decirse que en la actualidad son tambiOn los dos escollos en los que troJieLan los que abordan incautamente los numerosos Jroblemas imJlicados en la relación entre la raLón I la feT lo Gacen alegando a menudo el eHemJlo de audacia innoKadora que dio Santo Tomás en su tiemJo3 Jero sin tener la agudeLa I equilibrio de la inteligencia soberana del gran (octor. No cabe duda que Santo Tomás JoseIó en grado eQimio audacia Jara la bNsqueda de la Kerdad3 libertad de esJíritu Jara afrontar Jroblemas nueKos I la GonradeL intelectual JroJia de quien3 no tolerando que el .>0

cristianismo se contamine con la filosofía Jagana3 sin embargo3 no recGaLa aJriorísticamente esta filosofía. Por eso Ga Jasado a la Gistoria del Jensamiento cristiano como Jrecursor del nueKo rumbo de la filosofía I de la cultura uniKersal. #l Junto caJital I como el meollo de la solución que Ol dio3 con su genialidad casi JrofOtica3 a la nueKa confrontación entre la raLón I la fe3 consiste en conciliar la secularidad del mundo con las eQigencias radicales del #Kangelio3 sustraIOndose así a la tendencia innatural de desJreciar el mundo I sus Kalores3 Jero sin eludir las eQigencias suJremas e infleQibles del orden sobrenatural. #n efecto3 todo el edificio doctrinal del Aquinate se aJoIa en el áureo JrinciJio3 enunciado Jor Ol Ia en las Jrimeras Jáginas de la Summa %4eologiae* segNn el cual la gracia no destruIe la naturaleLa3 sino que la Jerfecciona3 I Jor su Jarte la naturaleLa se subordina a la gracia3 la raLón a la fe I el amor Gumano a la caridad. ,a infusión de la gracia3 que es el JrinciJio de la Kida eterna3 suJone toda la amJlia esfera de Kalores I facultades en que se desJliega el imJulso Kital de la naturaleLa Gumana ] ser3 entendimiento3 amor]3 acrecentándolo interiormente con nueKas energías. (e este modo3 incluso la Jerfección total del 4ombre natural ] mediante un Jroceso de Jurificación redentora I de eleKación santificadora ] se realiLa en el orden sobrenatural3 que alcanLa su Jlenitud definitiKa en la felicidad celeste3 Jero Ia en esta Kida da lugar a una síntesis armónica de Kalores autOnticos3 ciertamente difícil de conseguir ]como la JroJia Kida cristiana]3 Jero fascinadora. /. Se Juede afirmar que Santo Tomás3 suJerando cierto sobrenaturalismo eQagerado3 arraigado en las escuelas medieKales3 I al mismo tiemJo Gaciendo frente al secularismo que cundía en las escuelas euroJeas merced a la interJretación naturalista del aristotelismo3 suJo mostrar ]tanto en el Jlano de la teoría como en la Jráctica3 o sea con el eHemJlo de su trabaHo científico] cómo se comJaginan en su Jensamiento I en su Kida la fidelidad total I absoluta a la Jalabra de (ios I la máQima aJertura de mente al mundo I a sus Kalores autOnticos3 el afán de renoKación I de Jrogreso I la resolución de leKantar todo el edificio doctrinal sobre el cimiento firme de la tradición. #n efecto3 no sólo se JreocuJó de conocer las ideas nueKas3 los Jroblemas nueKos I las nueKas afirmaciones e imJugnaciones de la raLón acerca de la fe3 sino tambiOn de estudiar con aGínco ante todo la Sagrada #scritura3 que eQJlicó desde sus Jrimeros aSos de magisterio en París3 las obras de los Santos Padres I escritores cristianos3 la tradición teológica I Hurídica de la Iglesia I al mismo tiemJo toda filosofía anterior I .>>

contemJoránea3 no sólo aristotOlica3 sino tambiOn Jlatónica3 neoJlatónica3 romana3 cristiana3 árabe I Hudía3 sin Jretender en absoluto efectuar una ruJtura con el Jasado3 ruJtura que lo Gabría JriKado de su raíL3 de manera que se Juede decir con toda raLón que asimiló bien la frase de San PabloR Bno eres tu quien sostiene la raíL3 sino la raíL la que te sostiene a tiC %Rom. ..3.>'. Por la misma raLón3 fue muI dócil al !agisterio de la Iglesia3 al que comJete guardar I seSalar la Bregla de la feC a todos los creIentes3 I antes que nada a los teólogos3 en Kirtud del mandato diKino I de la asistencia in8 defectible Jrometida Jor )risto a los Pastores de su rebabo sobre todo reconocía la autoridad suJrema I definitiKa en materia de fe al magisterio del Romano Jontífice3 a cuIo Huicio sometió Jor eso3 a Junto de morir3 todos sus escritos3 tal KeL Jorque era Jlenamente consciente de la inmensa amJlitud I de la audacia de la labor innoKadora que Gabía realiLado. .7. Tal afán de buscar la Kerdad3 entregándose a ella sin escatimar ningNn esfuerLo ]afán que Santo Tomás consideró misión esJecífica de toda su Kida I que cumJlió egregiamente con su magisterio I con sus escritos]3 Gace que Jueda llamársele con todo derecGo BaJóstol de la KerdadC I que Jueda JroJonerse como eHemJlo a todos los que desemJeSan la función de enseSar. Pero brilla tambiOn ante nuestros oHos como modelo admirable de erudito cristiano que3 Jara caJtar las nueKas inquietudes I resJonder a las eQigencias nueKas del Jrogreso cultural3 no siente la necesidad de salir fuera del cauce de la fe3 de la tradición I del !agisterio3 que le JroJorcionan las riqueLas del Jasado I el sello de la Kerdad diKinaT I3 Jara mantenerse fiel a esta Kerdad3 no recGaLa las mNltiJles Kerdades descubiertas Jor la raLón en el Jasado o en el Jresente3 entre otros motiKos Jorque ]como dice el mismo AngOlico]3 sea quien fuere el que las JroJonga3 Jroceden del #sJíritu SantoR B,a Kerdad3 quienquiera que la diga3 Jrocede del #sJíritu Santo3 que infunde la luL natural I mueKe a la inteligencia I a la eQJresión de la KerdadC. ... !ás bien GaI que confesar que su fuerte arraigo en la fe diKina imJide a Tomás someterse serKilmente a maestros Gumanos3 nueKos o antiguos3 I en esto Aristóteles no es Jara Ol una eQceJción. Su mente está abierta a todos los aKances de la Kerdad3 sea cual fuere la fuente de su JrocedenciaR es la Jrimera faceta de su uni!ersalismo. Pero GaI otro asJecto3 que quiLá manifiesta meHor su talante intelectual I su JersonalidadR la libertad suJrema con que se acerca a todos los autores3 sin comJrometerse con ninguna afirmación de autoridad terrena. #sta libertad .>/

e indeJendencia intelectual en el camJo filosófico constituIe su Kerdadera grandeLa como Jensador. #n efecto3 mostrándose obediente sobre todo a la Kerdad3 en materia filosófica3 I HuLgándolo todo Bno %...' Jor la autoridad de quien lo afirma3 sino Jor el Kalor de las afirmaciones en síC3 Judo tratar con gran libertad las tesis de Aristóteles3 de Platón I de otros3 sin Gacerse aristotOlico3 ni Jlatónico en sentido estricto. racias a esta indeJendencia intelectual ]que lo asemeHa a los que utiliLan los mOtodos rigurosos de las ciencias JositiKas]3 el Aquinate fue caJaL de descubrir I suJerar las insidias ocultas en el aKerroísmo3 de colmar las deficiencias I lagunas de Platón I Aristóteles3 I de elaborar una gnoseología I una ontología que son una obra maestra de obHetiKidad I de equilibrio. ;acia todos los maestros del esJíritu Gumano sentía tres cosasR admiración ante el inmenso Jatrimonio cultural que entre todos acumularon I legaron a la GumanidadT reconocimiento del Kalor e imJortancia3 mas tambiOn de las limitaciones3 de la obra de cada unoT finalmente3 cierta comJasión Gacia los que3 careciendo de la luL de la fe3 como los sabios de la antigMedad3 eQJerimentaban una angustia Gumanamente insuJerable al enfrentarse con los interrogantes Nltimos de la eQistencia Gumana I sobre todo con el Jroblema del fin Nltimo del Gombre3 mientras que cualquier Jobre KieHa3 JoseIendo la certeLa de la fe3 está libre de esa angustia I goLa de la luL diKina mucGo más que aquellos ingenios soberanos. .2. Pues bien3 Santo Tomás3 aun remontándose con su agudísima esJeculación a las cumbres más altas de la raLón3 era como un niSo ante los sublimes e inefables misterios de la feT solía arrodillarse delante del crucifiHo I al Jíe del altar3 imJlorando la luL de la inteligencia I la JureLa de coraLón que Jermiten escrutar lNcidamente los secretos de (ios. Reconocía gustoso que Gabía aJrendido más en la oración que en el estudio3 I mantenía tan KiKo el sentido de la transcendencia diKina que Jonía como condición Jrimordial3 JreKia a cualquier inKestigación teológi8 ca3 este JrinciJioR Ben esta Kida tanto más Jerfectamente conocemos a (ios cuanto meHor entendemos que sobreJasa toda caJacidad intelectualC. 4 GaI que considerar esta afirmación no sólo como la tesis JrinciJal I como el fundamento del mOtodo de inKestigación que da lugar a la llamada teología BaJofáticaC3 sino tambiOn como muestra de su Gumildad intelectual I de su esJíritu de adoración. ./7

Si tenemos en cuenta que Santo Tomás suJo armoniLar Jerfectamente el esJíritu Jrofundamente cristiano I la agudeLa de su talento esJeculatiKo3 abierto a todos los logros del Jensamiento3 tanto antiguo como contemJoráneo3 no Juede sorJrendernos que3 en Jlena crisis del siglo @III3 lograra encontrar nueKas fórmulas Jara definir las relaciones entre la raLón I la feT que eKitase a tiemJo que la doctrina teológica se desKiase baHo el influHo de las nueKas corrientes filosóficasT que disiJase cualquier comJromiso equíKoco entre las Kerdades de raLón I las reKeladasT finalmente3 que Jresentase batalla a la doctrina de las Bdos KerdadesC ]de raLón I de fe] que los cristianos Jodían admitir3 aunque fuesen contradictorias3 Jor motiKos diKersosT doctrina cuIos factores socaKaban la unidad íntima del Gombre cristiano I Jretendían canoniLar Ia entonces las JolOmicas doctrinales que más tarde3 abandonado el equilibrio conseguido Jor Santo Tomás3 iban a desgarrar la cultura euroJea. .6. Al realiLar la obra cumbre del Jensamiento medieKal3 Santo Tomás no se encontraba solo. Antes I desJuOs de Ol3 otros mucGos doctores ilustres trabaHaron en la misma direcciónR entre ellos GaI que recordar a San BuenaKentura ]de cuIa muerte se celebra tambiOn el -II centenario3 Jues falleció el mismo aSo que Santo Tomás]3 a San Alberto !agno3 AleHandro de ;ales I (uns Scoto. Pero sin duda Santo Tomás3 Jor disJosición de la diKina ProKidencia3 Juso el remate a toda la teología I filosofía BescolásticaC3 como suele llamarse3 I fiHó en la Iglesia el quicio central en tomo al cual3 entonces I desJuOs3 Ga Jodido girar I aKanLar con Jaso seguro el Jensamiento cristiano. A Ol3 el (octor comNn de la Iglesia3 dedicamos nuestro aJlauso… en este aSo siete Keces centenario de su muerte3 como GomenaHe de gratitud Jor todo lo que GiLo en beneficio del Jueblo cristiano I como reconocimiento I eQaltación JNblica de su grandeLa imJerecedera. II. -A,OR#S P#R#NN#S (# ,A (O)TRINA 4 (#, !FTO(O (# SANTO TO!9S .:. ,a figura del Aquinate desborda el conteQto Gistórico I cultural en que se moKió3 situándose en un Jlano de orden doctrinal que trasciende las OJocas Gistóricas transcurridas desde el siglo @III Gasta nuestros días. (urante esos siglos la Iglesia Ga reconocido la imJortancia I el Kalor Jerenne de la doctrina tomista3 esJecialmente en algunos momentos seSalados3 como en los concilios ecumOnicos de 5lorencia3 de Trento I ./.

-aticano .3 con ocasión de la Jromulgación del )ódigo de (erecGo canónico I en el concilio -aticano II3 del que luego KolKeremos a Gablar. Además3 nuestros Jredecesores I nosotros mismos Gemos afirmado reJetidas Keces la autoridad de Santo Tomás. No se trata ]quede bien claro] de un conserKadurismo a ultranLa3 cerrado al sentido de eKolución Gistórica I medroso ante el Jrogreso3 sino de una oJción fundada en raLones obHetiKas e intrínsecas a la doctrina filosófica I teológica del Aquinate3 que nos Jermiten Ker en Ol a un Gombre deJarado3 Jor suJerior designio3 a la Iglesia3 el cual3 con la originalidad de su trabaHo creador3 imJrimió una traIectoria nueKa a la Gistoria del Jensamiento cristiano3 I JrinciJalmente las relaciones entre la inteligencia I la fe. .1. Para resumir aquí breKemente las raLones a que Gemos aludido3 recordaremos ante todo el realismo gnoseológico I ontológico3 que es la característica Jrimera I JrinciJal de la filosofía de Santo Tomás. Podemos definirlo tambiOn como realismo crítico3 Jues estando Kinculado a la JerceJción sensible I3 Jor tanto3 a la obHetiKidad de las cosas3 JroJorciona el sentido Kerdadero I JositiKo del ser. #ste realismo Josibilita una elaboración mental ulterior que3 aun uniKersaliLando los datos del conocimiento sensible3 no se aleHa de ellos deHándose arrebatar Jor el torbellino dialOctico del Jensamiento subHetiKo3 Jara terminar casi fatalmente en un agnosticismo más o menos radical. 5rimo in intellectu cadit ens* dice el AngOlico en un JasaHe famoso. #n este JrinciJio fundamental estriba la gnoseología de Santo Tomás3 cuIa maIor noKedad consiste en la equilibrada Kaloración de la eQJeriencia sensible I de los datos autOnticos de la conciencia en el Jroceso cognoscitiKo3 que sometido a refleQión cristiana3 es el Junto de arranque de una sana ontología I3 en consecuencia3 de todo el edificio teológico. Por eso se Ga Jodido definir el Jensamiento de Santo Tomás como la 'iloso'"a del ser* considerado tanto en su Kalor uniKersal como en sus condiciones eQistencialesT igualmente es sabido que3 a Jartir de esta filosofía3 el Aquinate se remonta a la teolog"a del Ser di!ino* cual subsiste en sí mismo I cual se reKela en su Palabra I en los eKentos de la economía de la salKación3 esJecialmente en el misterio de la #ncarnación. Nuestro Jredecesor Pío @I alabó este realismo ontológico I gnoseológico3 en un discurso Jronunciado a los HóKenes uniKersitarios3 con estas significatiKas JalabrasR B#n el tomismo se encuentra3 Jor así decir3 una esJecie de eKangelio natural3 un cimiento incomJarablemente firme Jara todas las construcciones científicas3 Jorque el tomismo se caracteriLa ante todo Jor su obHetiKidadT las suIas no son construcciones o eleKaciones ./2

del esJíritu Juramente abstractas3 sino construcciones que siguen el imJulso real de las cosas... Nunca decaerá el Kalor de la doctrina tomista3 Jues Jara ello tendría que decaer el Kalor de las cosas. .=. +na filosofía I una teología de esta índole son Josibles gracias al reconocimiento de la caJacidad cognoscitiKa del entendimiento Gumano3 fundamentalmente sano I dotado de un cierto gusto del serT en efecto3 el entendimiento tiende a Jonerse en contacto con el ser en toda eQJeriencia3 JequeSa o grande3 de la realidad eQistencial3 Jara asimilarla Jlenamente I remontarse así a la consideración de las raLones I causas suJremas que la eQJlican definitiKamente. )iertamente3 Santo Tomás3 como filósofo I teólogo cristiano3 descubre en todos I cada uno de los seres una JarticiJación del Ser absoluto3 que crea3 sostiene I con su dinamismo mueKe e; alto todo el uniKerso creado3 toda Kida3 cada Jensamiento I cada acto de fe. Partiendo de estos JrinciJios3 el Aquinate3 mientras eQalta al máQimo la dignidad de la raLón Gumana3 ofrece un instrumento Kaliosísimo Jara la refleQión teológica I al mismo tiemJo Jermite desarrollar I Jenetrar más a fondo en mucGos temas doctrinales sobre los que Ol tuKo intuiciones fulgurantes. Así3 los que se refieren a los Kalores transcendentales I la analogía del serT la estructura del ser limitado comJuesto de esencia I eQistenciaT la relación entre los seres creados I el Ser diKinoT la dignidad de la causalidad en las creaturas con deJendencia dinámica de la cau8 salidad diKinaT la consistencia real de las acciones de los seres finitos en el Jlano ontológico3 con sus reJercusiones en todos los camJos de la filosofía I de la teología3 de la moral I de la ascOticaT la organicidad I el finalismo del orden uniKersal. 4 si nos remontamos a la esfera de la Kerdad diKina3 GaI que decir lo mismo de la idea de (ios como Ser subsistente3 cuIa misteriosa Kida ad intra nos da a conocer la reKelaciónT la deducción de los atributos diKinosT la defensa de la transcendencia diKina contra cualquier tiJo de JanteísmoT la doctrina de la creación I de la JroKidencia diKina con que Santo Tomás3 suJerando las imágenes I Jenumbras del lenguaHe antroJomórfico3 con el equilibrio I el esJíritu de la fe que le caracteriLan3 lleKó a cabo una obra que GoI tal KeL se llamaría de BdemitiLaciónC3 Jero que Jodemos definir con maIor Jrecisión como Jenetración racional3 guiada3 aJoIada e imJulsada Jor la fe3 del contenido esencial de la reKelación cristiana. #n esta línea I Jor estas raLones3 Santo Tomás3 así como eQaltó la raLón3 del mismo modo Jrestó tambiOn un serKicio eficacísimo a la fe3 ./6

como Jroclamó nuestro Jredecesor ,eón @III en un teQto memorable3 segNn el cual el (octor AngOlico Bdistinguiendo netamente3 como debe ser3 la raLón I la fe3 I conciliándolas armónicamente3 salKaguardó los derecGos I tuteló la dignidad de ambas3 de suerte que la raLón3 remontándose en alas de su genio a las más altas Josibilidades Gumanas3 Ia aJenas Juede eleKarse másT I la fe no Juede casi esJerar de la raLón aIudas más numerosas I Kaliosas que las conseguidas gracias a Santo TomásC. .0. Otra raLón de la imJortancia I del Kalor Jerenne del Jensamiento de Santo Tomás nos la ofrece el GecGo de que Ol3 Jrecisamente Jor la uniKersalidad I transcendencia de las raLones suJremas Juestas en el centro de su filosofía ]el ser] I de su teología ]el Ser di!ino]3 no Jretendió construir un sistema de Jensamiento cerrado en sí mismo3 sino que elaboró una doctrina susceJtible de enriquecimiento I Jrogreso continuos. #n efecto3 lo que Ol mismo GiLo asimilando los frutos de las filosofías antiguas I medieKales3 así como las escasas conquistas de las ciencias antiguas3 Juede reJetirse siemJre con relación a cualquier dato Kerdaderamente Kálido ofrecido tanto Jor la filosofía como Jor la ciencia3 aun la más aKanLadaT lo demuestra la eQJeriencia de numerosos autores que Gan encontrado Jrecisamente en la doctrina de Santo Tomás los Juntos más aJtos Jara acoJlar mucGos resultados Jarticulares de la refleQión filosófica I científica en un conteQto de Kalor uniKersal. .>. A este JroJósito GaI que reJetir que la Iglesia3 aunque admite sin ningNn reJaro ciertas limitaciones en la doctrina de Santo Tomás3 sobre todo en los Juntos en que deJende más de las ideas cosmológicas I biológicas medieKales3 adKierte3 sin embargo3 que no todas las teorías filosóficas I científicas Jueden reclamar Jor igual un sitio dentro de la Kisión cristiana del mundo o Jretender ser consideradas Jlenamente cristianas. #n realidad3 ni siquiera los filósofos de la antigMedad3 entre ellos Aristóteles3 su Jreferido3 fueron aJrobados en este sentido3 o aceJtados íntegra I acríticamente Jor Santo Tomás. )on relación a ellos3 el Aquinate adoJtó criterios que siguen siendo Kálidos Jara discernir la aceJtabilidad cristiana del Jensamiento filosófico I científico actual. #n efecto3 mientras Aristóteles I otros filósofos ]con las debidas rectificaciones I adaJtaciones] Jodían I Jueden aceJtarse en Kirtud del Kalor uniKersal de sus JrinciJios3 su resJeto a la realidad obHetiKa I su reconocimiento de un (ios distinto del mundo3 no Juede decirse lo mismo de las filosofías o teorías científicas3 cuIos JrinciJios fundamentales sean ./:

incomJatibles con la fe religiosa3 Ia Jor aJoIarse en el monismo3 Ia Jor negar la trascendencia3 Ia Jor su subHetiKismo o su agnosticismo. (esgraciadamente3 GaI mucGas doctrinas I sistemas modernos radicalmente irreconciliables con la fe I la teología cristianas. Sin embargo3 Santo Tomás enseSa cómo3 incluso en este caso3 dicGos sistemas Jueden JroJorcionar3 Ia aJortaciones Jarticulares Ntiles Jara el Jerfeccionamiento I desarrollo constantes de la doctrina tradicional3 Ia al menos estímulos Jara refleQionar sobre Juntos antes ignorados o insuficientemente eQJlicados. ./. #l mOtodo seguido Jor Santo Tomás en este trabaHo de confrontación I asimilación Juede serKir tambiOn de eHemJlo a los estudiosos de nuestro tiemJo. #n efecto3 se sabe que entablaba con todos los Jensadores del Jasado I de su tiemJo ]cristianos I no cristianos] una esJecie de diálogo intelectual. #studiaba sus sentencias3 oJiniones3 dudas I dificultades3 intentando comJrender su íntima raíL ideológica I no Jocas Keces sus condicionamientos socio8culturales. ,uego3 eQJonía su Jensamiento3 esJecialmente en las @uaestiones I en las Summae. No se trataba sólo de un inKentario de dificultades que Gabía que resolKer o de obHeciones que Gabía que refutar3 sino de un Jlanteamiento dialOctico del Jrocedimiento3 que lo imJulsaba a la bNsqueda I a la elaboración de tesis seguras sobre los Juntos que eran obHeto de refleQión o de discusión. A Keces la confrontación era serena I noblemente JolOmica3 como3 Jor eHemJlo3 cuando se trataba de defender una Kerdad imJugnadaR contra errores* contra gentes* contra impugnantes* etc. Pero en cualquier caso entablaba un diálogo3 que se desarrollaba con Jlena I generosa disJosición de esJíritu Jara reconocer I admitir la Kerdad3 quienquiera que la diHeseT es más3 esta disJosición lleKaba a Santo Tomás en no Jocos casos a dar una interJretación benigna de sentencias que en el debate resultaban erróneas. Por este camino Santo Tomás llegó a una síntesis grandiosa I armónica del Jensamiento3 de Kalor Kerdaderamente uniKersal3 en Kirtud de la cual es maestro tambiOn en nuestro tiemJo. 27. <ueremos seSalar3 finalmente3 otro mOrito que contribuIe no Joco a la utilidad I eQcelencia de la doctrina de Santo TomásR nos referimos a su estilo literario3 límJido3 sobrio3 Jreciso3 forHado en el eHercicio de la enseSanLa3 en la discusión I en la redacción de sus obras. Baste reJetir a este JroJósito lo que se leía en la antigua liturgia dominica en la fiesta del AquinateR Stilus bre!is grata 'acundia* celsa* 'irma* clara ./1

sententia %estilo conciso3 eQJosición agradable3 Jensamiento Jrofundo3 denso3 claro'. No es Osta la Nltima raLón de la utilidad de acudir a Santo Tomás en un tiemJo como el nuestro3 en el que a menudo se emJlea un lenguaHe o demasiado comJlicado I retorcido3 o demasiado tosco I Kulgar3 o incluso tan ambiguo que no sirKe ni de KeGículo del Jensamiento ni de mediador entre los que están llamados al intercambio I comunión en la Kerdad. III. #, #A#!P,O (# SANTO TO!9S PARA N+#STRO TI#!PO 2.. #n el -II centenario de la muerte de Santo Tomás3 queremos recordar una KeL más lo que Jiensa la Iglesia sobre su función en la orientación de los estudios teológicos I filosóficos. Así se Kerá claramente Jor quO la Iglesia Ga querido que las escuelas católicas reconocieran I si8 guieran al Aquinate como B(octor comNnC en estas materias. ,os Romanos Pontífices sostuKieron con su autoridad la doctrina de Santo Tomás cuando aNn KiKíaR Jrotegieron al !aestro I defendieron tambiOn su doctrina contra los adKersarios. 4 desJuOs de su muerte3 cuando algunas JroJosiciones suIas fueron condenadas Jor autoridades locales3 la Iglesia no deHó de Gonrar al fiel serKidor de la Kerdad3 sino que ratificó su Keneración inscribiOndolo en el registro de los Santos %.> de Hulio de .626' I concediOndole el título de (octor de la Iglesia %.. de abril de .1=0'. 22. (e esta manera la Iglesia Ga querido reconocer en la doctrina de Santo Tomás la eQJresión Jarticularmente eleKada3 comJleta I fiel de su !agisterio I del sensus 'idei de todo el Jueblo de (ios3 como se Gabían manifestado en un Gombre JroKisto de todas las dotes necesarias I en un momento Gistórico esJecialmente faKorable. ,a Iglesia3 Jara decirlo breKemente3 conKalida con su autoridad la doctrina del (octor AngOlico I la utiliLa como instrumento magnífico3 eQtendiendo de esta manera los raIos de su !agisterio al Aquinate3 tanto I más que a otros insignes doctores suIos. ,o reconoció nuestro Jredecesor Pío @I3 al escribir en la encíclica Studiorum ducem. BA todo el mundo cristiano interesa que esta conmemoración centenaria se celebre dignamente3 Jorque Gonrando a Santo Tomás no sólo se manifiesta estima Gacia Ol3 sino que se reconoce tambiOn la autoridad de la Iglesia docente. 26. AGora bien3 como sería JroliHo citar todas las Jruebas de la gran Keneración dada Jor la Iglesia I los Romanos Pontífices a Santo Tomás3 nos limitaremos a recordar que a finales del siglo Jasado3 cuando Ia se ./=

Gacían sentir Jor doquier las consecuencias de la JOrdida del equilibrio entre la raLón I la fe3 KolKieron a JroJoner su eHemJlo I su magisterio como factores que contribuirían a conseguir la unión entre la fe religiosa3 la cultura I la Kida ciKil3 aunque fuera de manera distinta I adaJtada a los nueKos tiemJos. ,a Sede AJostólica incitó I estímulo a un florecimiento de los estudios tomistas. Nuestros Jredecesores3 a Jartir de ,eón @III3 I debido al fuerte imJulso que Ol mismo dio con la encíclica 8eterni 5atris* recomendaron el amor al estudio I doctrina de Santo Tomás3 Jara manifestar Bla consonancia de su doctrina con la †reKelación… diKinaC3. la armonía entre la fe I la raLón dentro de sus resJectiKos derecGos3 el GecGo de que la imJortancia concedida a su doctrina3 leHos de suJrimir la emulación en la bNsqueda de la Kerdad3 la estimula más bien I la guía con seguridad. Además3 la Iglesia Ga Jreferido la doctrina de Santo Tomás3 Jroclamándola como JroJia3 sin afirmar con ello que no sea lícito seguir otra escuela que tenga derecGo de ciudadanía en la Iglesia3 I la Ga faKore8 cido a causa de su eQJeriencia multisecular. TambiOn en la actualidad el AngOlico I el estudio de su doctrina constituIen3 Jor leI3 la base de la formación teológica de los que están llamados a la misión de confirmar I robustecer dignamente a los Germanos en la fe. 2:. TambiOn el concilio -aticano II Ga recomendado a Santo Tomás3 dos Keces3 a las escuelas católicas. #n efecto3 al tratar de la formación sacerdotal3 afirmóR BPara eQJlicar de la forma más comJleta Josible los misterios de la salKación3 aJrendan los alumnos a JrofundiLar en ellos I a descubrir su coneQión3 Jor medio de la esJeculación3 baHo el magisterio de Santo TomásC. #l mismo concilio ecumOnico3 en la declaración sobre la educación cristiana3 eQGorta a las escuelas de grado suJerior a Jrocurar que3 Bestudiando con esmero las nueKas inKestigaciones del Jrogreso contemJoráneo3 se Jerciba con maIor Jrofundidad cómo la fe I la raLón tienden a la misma KerdadC3 I afirma acto seguido que a este fin es necesario seguir los Jasos de los 1octores ele la +glesia* esJecialmente de Santo Tomás. #s la Jrimera KeL que un concilio ecumOnico recomienda a un teólogo3 I Oste es Santo Tomás. #n cuanto a nosotros3 entre otras cosas3 baste reJetir las Jalabras que Jronunciamos en otra ocasiónR B,os que tienen encomendada la función de enseSar... escucGen con reKerencia la KoL de los (octores de la Iglesia3 entre los que ocuJa un lugar eminente Santo TomásR en efecto3 es tan Joderoso el talento del (octor AngOlico3 tan sincero su amor a la Kerdad I tan grande su sabiduría al indagar las Kerdades más eleKadas3 al eQJlicarlas I relacionarlas con Jrofunda ./0

coGerencia3 que su doctrina es instrumento eficacísimo3 no sólo Jara Joner a buen seguro los fundamentos de la fe3 sino tambiOn Jara recabar de ella de modo Ntil I seguro frutos de sano JrogresoC. 21. Nos Jreguntamos aGora si Santo Tomás de Aquino3 que ]como Gemos eQJuesto] deHó marcada su Guella en los siglos3 tiene algo que ofrecer a nuestro tiemJo. !ucGos Gombres de GoI3 más claramente que en el Jasado3 o niegan o Jonen en duda que Jueda interesarles el mensaHe eKangOlicoT I no sólo son los no cristianos quienes se Jlantean el Jroblema. #ste roLa tambiOn el Jensamiento de algunos católicos3 que confrontan las JroJias creencias con la ciKiliLación actual I con los JrinciJales Juntos de la cultura Jrofana. A menudo se formulan obHeciones de este tiJo en nombre de la moderna crítica del lenguaHe3 I se afirma fácilmente que el lenguaHe3 o sea el Kocabulario de la fe3 Ga Jerdido su transJarencia I su caJacidad de significación. A estas obHeciones GaI que aSadir el GecGo de que reiteradamente se Jonen en tela de Huicio las grandes obras que sintetiLan la doctrina escolásticaT I no siemJre se distingue suficientemente entre la fe en sí I la esJeculación teológica. #n efecto3 el lenguaHe mismo de la teología es8 colástica3 asociado al de una filosofía antigua3 en función de ideas suJeradas3 JroJias de un mundo I de una condición Gumana comJletamente distintos de los nuestros3 es considerado con demasiada frecuencia como inaceJtable e incomJrensible. 4 no Jodría ser de otro modo ]así se cree] Juesto que las ciencias3 la tOcnica3 las relaciones so8 ciales3 la cultura3 la Kida JNblica3 etc.3 Gan originado Jrofundas transformaciones. ;a Gabido cambios a niKel del Jroceso racional del Jensamiento I sobre el modo de abordar filosóficamente las cuestiones I de tratar con las fuerLas Gumanas los temas de la fe. ,os sistemas teológicos de antes no encuentran Ia en la cultura moderna la corres8 Jondencia natural de las cosas con las Jalabras que los autores I Gombres de la OJoca utiliLaban Jara designarlas. Se sigue que3 estando cerca de la forma mental JroJia de la OJoca medieKal3 el Jensamiento teológico de Santo Tomás ]como el de cualquier otro autor de la OJoca escolástica]3 resulta aGora un tanto difícil3 eQige‚ tiemJo I esfuerLo a los que quieren familiariLarse con Ol I queda reserKado más que nunca a los esJecialistas dedicados a estos estudios. )onsciente de esta eKolución3 el reciente concilio ecumOnico Ga colocado intencionadamente en una JersJectiKa nueKa a la Iglesia3 que refleQiona sobre sí misma I que está Jresente en un mundo cuIa noKedad tan nítidamente Jercibía. _#s lícito Jor eso afirmar que Santo Tomás debe ser incluido en el gruJo de aquellos que3 leHos de ./>

ser Ntiles Jara la fe I la JroJagación de la Kerdad cristiana3 la obstaculiLan` #ludir este Jroblema e ignorar su alcance suJondría traicionar el esJíritu mismo de Santo Tomás3 que Jrocuró siemJre descubrir toda fuente de saber. #stamos conKencidos de que tambiOn GoI se esforLaría Jor descubrir todo lo que cambia al Gombre3 sus condiciones3 su mentalidad I su comJortamiento. #l goLaría ciertamente de todos los medios GoI a su alcance Jara Gablar de (ios de manera más digna I conKincente que en el Jasado3 Jero sin Jerder aquella seguridad noble I serena que sólo la fe Juede dar al entendimiento Gumano. (entro de la Iglesia3 los intelectuales3 incluidos los Jrofesores I esJecialistas de las ciencias sagradas3 conscientes aGora más que nunca de los Kastos I graKes cambios Jroducidos I de la necesidad de confrontar seriamente el Jresente con lo que en el transcurso de los siglos era como el alma del cristianismo3 JroJenden menos a escucGar a Santo Tomás. Por eso3 Jarece conKeniente que3 al Husto elogio tributado a este genio3 aSadamos alguna eQGortación sobre la recta utiliLación de su obra3 necesaria GoI Jara adGerirse a su esJíritu I a su Jensamiento. 2=. No se crea3 como se Gace con demasiada frecuencia3 que la doctrina escolástica es fácilmente accesible3 como lo fue en los siglos Jasados. #n efecto3 no basta reJetir materialmente la doctrina3 las fórmulas3 los Jroblemas I el tiJo de eQJosición con que solían tratarse antiguamente estas cuestiones. +na reJetición así no garantiLó la Kerdadera fidelidad a la doctrina de nuestro autor3 comJrometería su comJrensión3 Jarticularmente necesaria en nuestro tiemJo3 e incluso Jodría desKirtuar los gOrmenes de ideas que el entendimiento está llamado a desarrollar. Por lo tanto3 JrinciJalmente los que se dedican en la Iglesia al ministerio de estudiar I enseSar la teología3 realicen el esfuerLo necesario Jara que el Jensamiento del (octor AngOlico Jueda ser comJrendido en su Kitalidad fuera del ámbito restringido de la escuela. (e esta manera Jodrán guiar a los que3 sin Josibilidades Jara Gacer este esfuerLo3 tienen necesidad de aJrender sus líneas maestras3 el equilibrio doctrinal I3 sobre todo3 el esJíritu que Jenetra e informa todas sus obras. #Kidentemente3 esta labor de actualiLación del Jatrimonio doctrinal escolástico8tomista deberá lleKarse a cabo de acuerdo con la JersJectiKa más amJlia indicada Jor el concilio -aticano II en el JasaHe antes citado del decreto Optatam totius nNmero .=R es Jreciso que la teología .//

dogmática se alimente más abundante I más íntimamente de las riqueLas de la Sagrada #scritura3 se abra más a las fecundas aJortaciones de la Jatrística oriental I occidental3 Jreste maIor atención a la Gistoria del dogma3 estrecGe su contacto con la Kida I la liturgia de la Iglesia I3 finalmente3 se muestre más sensible a los Jroblemas concretos de los Gombres en las distintas situaciones. 20. +n segundo deber tienen los que en nuestro tiemJo desean ser discíJulos de Santo TomásR es Jreciso considerar atentamente lo que más interesa GoI a cuantos se esfuerLan Jor obtener una meHor inteligencia de la feT si no se Gace esto3 la fe no Jodría sacudir ni interesar a los esJíritus. #n efecto3 si no se Jenetra bien en el Jensamiento contemJoráneo3 es imJosible distinguir3 I mucGo más eQJoner ]coteHando adecuadamente las diferencias I semeHanLas]3 el tema que se aborda I al que la teología ilumina Jlenamente. Si se ocasiona un graKe JerHuicio a la autOntica ciencia de (ios I del Gombre ignorando las nueKas formas de doctrina3 encerrándose dentro de las fronteras del Jasado3 GaI que decir que sucede lo mismo cuando se recGaLan a priori la doctrina o la escuela de los grandes (octores3 alimentándose tan sólo con las ideas a Keces esJeciosas de nuestro tiemJo. ,os Kerdaderos discíJulos de Santo Tomás no deHaron nunca de efectuar este coteHo necesario. a)uántos de ellos3 I Jarticularmente esJecialistas en Sagrada #scritura3 filosofía3 Gistoria3 antroJología3 ciencias naturales3 cuestiones económicas I sociales3 etc.3 demuestran claramente con sus obras que tambiOn baHo este asJecto le deben mucGo al gran (octorX 2>. A estas dos eQGortaciones aSadimos una terceraR nos referimos a la necesidad de buscar3 como en un dialogo ininterrumJido3 una comunión Kital con el JroJio Santo Tomás. #n efecto3 Oste se Jresenta a nuestra OJoca como maestro de un mOtodo eficacísimo de Jensar3 al ir directamente a la raíL de lo que es esencial3 al aceJtar con Gumildad I buena disJosición la Kerdad de dondequiera que Kenga3 I al dar un eHemJlo singular del modo cómo deben armoniLarse entre sí los tesoros I las eQigencias suJremas de la mente Gumana I las Jrofundas realidades contenidas en la Jalabra de (ios. Nos enseSa tambiOn a ser inteligentes en la fe3 a serlo Jlena I Kalientemente. (e esta manera se Kerifica un aKance ulterior de la raLón3 Jues la inteligencia3 consagrándose a todos los Gombres3 grandes o JequeSos3 de los que el teólogo es Germano Jor la fe3 277

en Jremio a este serKicio de dirección intelectual I a la gloria que da a (ios3 recibe Gonor Jor Gonor3 luL Jor luL. 2/. )omo Gemos eQJlicado antes3 Jara ser GoI fiel discíJulo de Santo Tomás no basta JroJonerse Gacer3 utiliLando sólo los medios que nos ofrece nuestro tiemJo3 lo que GiLo Ol en su OJoca. #l que quiera imitarlo3 contentándose con aKanLar Jor un camino Jaralelo al suIo3 sin tomar nada de Ol3 será difícil que llegue a un resultado JositiKo3 o que Jor lo menos aIude a la Iglesia I al mundo JroJorcionándoles la luL que necesitan. #n efecto3 no GaI fidelidad Kerdadera I fecunda si no se aceJtan los JrinciJios de Santo Tomás recibiOndolos como de sus manosT estos JrinciJios son faros que arroHan luL sobre los Jroblemas más imJortantes de la filosofía I Gacen Josible entender meHor la fe en nuestro tiemJo3 así como los Juntos fundamentales de su sistema I sus ideas8fuerLa. (e esta manera3 el Jensamiento del (octor AngOlico3 coteHado con las aJortaciones siemJre nueKas de las ciencias Jrofanas3 eQJerimentará3 en Kirtud de una esJecie de fecundación mutua3 una nueKa JrimaKera de Kitalidad I loLanía. )omo Ga escrito recientemente un insigne teólogo3 miembro del Sacro )olegioR B#l meHor modo de Gonrar a Santo lomas es aGondar en la Kerdad a la que Ol sirKió I3 en la medida de lo Josible3 demostrar su caJacidad Jara incorJorar los descubrimientos que3 con el Jaso del tiemJo3 el ingenio Gumano logra realiLarC. 67. #sto es lo que Santo Tomás GiLo de maraKilloso I lo que nosotros Gemos creído que debíamos recordar en esta celebración centenaria3 esJerando firmemente que sea de gran utilidad Jara la Iglesia. !as no queremos Joner fin a esta carta3 sin recordar tambiOn que el Santo (octor de la Iglesia ]como afirma su Jrimer biógrafo]3 no sólo Bcon la claridad de su doctrina ganó más discíJulos que los demás Jara el amor a la ciencia?* sino que dio tambiOn eHemJlo magnífico de santidad3 digno de ser imitado Jor los contemJoráneos I Jor la Josteridad. Basta referir las famosas Jalabras que Jronunció Joco antes de terminar su breKe Jeregrinación terrena I que Jarecen digno colofón de su KidaR BTe recibo3 Jrecio de la redención de mi alma3 te recibo3 Kiático de mi Jeregrinación3 Jor cuIo amor Ge estudiado3 Kelado I trabaHadoT te Ge Jredicado I enseSado. Aamás Ge dicGo nadacontra ti3 Jero si acaso lo Gubiera dicGo3 Ga sido de buena fe I no sigo obstinado en mi oJinión. Si algo menos recto Ge dicGo sobre este I los demás sacramentos3 lo confío comJletamente a la corrección de la Santa Iglesia romana3 en cuIa obediencia salgo aGora de esta KidaC . 27.

Sin duda Jor ser santo3 Bel más santo entre los doctos I el más docto entre los santosC3 como de Ol se Ga dicGo3 nuestro Jredecesor ,eón @III no sólo lo JroJuso como maestro I guía3 sino que tambiOn lo Jroclamó Jatrono de todas las escuelas católicas de cualquier orden I gradoT título que nos Jlace ratificar. (eseando que esta celebración en Gonor de tan gran figura JroduLca frutos saludables no sólo Jara la Orden de 5railes Predicadores3 sino tambiOn en beneficio I JroKecGo de toda la Iglesia3 a ti3 querido GiHo3 a tus Germanos en religión I a todos los Jrofesores I alumnos de las escuelas eclesiásticas3 los cuales corresJonderían a nuestros deseos3 imJartimos la bendición aJostólica3 como augurio de luL I de fuerLa celeste. (ado en Roma3 Hunto a San Pedro3 el 27 de noKiembre de ./0:3 aSo @II de nuestro Jontificado. PAB,O PP. -I. %TeQto latino3 B,…OsscrKatorc RomanoC3 = de diciembre de ./0:3 .8 6.'

272

BIBLIOGRAFÍA
#l estudio que Jrecede3 aunque modesto3 está todo Ol basado en las fuentes3 GabiOndose Jrocurado no afirmar nada que no estO contenido o fundado en los documentos. Santo Tomás es de suIo demasiado grande Jara que necesite de Jonderaciones o amJlificaciones retóricasT basta contemJlarlo directamente como es en sí mismo. Pero Gemos consultado tambiOn las obras I estudios que Judieran ilustrar de algNn modo su Kida I sus escritos. ResJecto de la cronología de sus obras no GaI Jerfecta unanimidad entre los esJecialistasR Gemos adoJtado la que nos Jarece más Kerosímil3 siguiendo en gran Jarte la JroJuesta Jor el Nltimo crítico3 P. A. ZalL3 O. P.3 #4ronota;is !itae et operarum S. %4omae de 8/uino* en BAngelicumC .= %./6/' :=68:06T San %ommaso dZ8/uino J.27=27/ %Roma ./:1'3 que corresJonde JrinciJalmente a la Ia indicada Jor !. rabmann en su 1ie PerFe des 4l. %4omas !on 8/uin %!Mnster in Zestfalen ./6.'. #n cuanto a los documentos de los JaJas3 cardenales I obisJos sobre la doctrina de Santo Tomás3 Gemos emJleado largamente la obra del P. A. BertGier3 O. P.3 Sanctus %4omas 8/uinas E1octor #ommunisC ,cclesiae %t.l3 Roma ./.:'3 Jara todo lo anterior a ./7/3 con obHeto de facilitar las referenciasT desde ./7/ en adelante3 fecGa en que San Pío @ fundó 8cta 8postolicae Se$is* Gemos aducido siemJre esta Jublicación3 Ia Jor su carácter de autenticidad3 Ia tambiOn Jorque la obra de BertGier no alcanca más que Gasta la muerte de San Pío @ en ./.:. VYW

276

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful