You are on page 1of 7

Traducción del alemán por Anabella Di Pego. Versión preliminar sujeta a revisión.

Estado nacional y democracia∗
Hannah Arendt Entre las formas de estado leg timas !entre las cuales naturalmente no cuento ni a las distintas formas de dominación totalitarias ni a los aparatos administrativos imperialistas! el Estado nacional es histórica " cronológicamente la más joven. #e originó en $rancia en el transcurso de la %evolución $rancesa " permaneció hasta el d a de ho" como el &nico logro indiscutido de esta revolución. Este origen demostró "a 'ue el Estado nacional " la democracia tienen algo 'ue ver el uno con el otro. (a pareja) 'ue hi*o su entrada en conjunto) parec a +como muchas parejas! al comien*o) hacia finales del siglo ,V---) todav a verdaderamente prometedora. luego) como sabemos) tuvo un triste final. Precisamente el elemento democrático en el Estado nacional) es decir) la soberan a popular) 'ue se estableció en el lugar de la soberan a de la monar'u a absoluta) se mostró rápidamente) "a en el gobierno de /apoleón) como sumamente res'uebrajadi*a. (a nación) 'ue concibe al pueblo pol ticamente emancipado a trav0s del Estado nacional) mostró "a tempranamente una inclinación fatal ha ceder) de diversos modos) su soberan a a dictadores " caudillos 1Führer2. El sistema de partidos) 'ue hasta ho" es la &nica forma en la cual puede alcan*ar valide* la soberan a del pueblo en el Estado nacional) fue observado siempre con cierta desconfian*a precisamente por este propio pueblo desde su surgimiento en la mitad del siglo pasado. El sistema de partidos terminó) en muchos casos) " siempre bajo la aprobación e3tendida de la masa del pueblo) en la instauración de una dictadura de partido " en la abolición de las instituciones espec ficamente democráticas del Estado nacional. Ho" a veces olvidamos 'ue) mucho antes de la toma del poder por Hitler) un vasto n&mero de pa ses europeos estaban bajo dictaduras de partidos) de modo 'ue no eran gobernados por lo democrático ni por lo dinástico. 4 no deber amos olvidar 'ue por a'uel entonces) tal ve* como tambi0n nuevamente ho") las dictaduras pudieron sostenerse en el sentimiento nacional del pueblo por ellas tutelado. Estas reminiscencias históricas as como tambi0n la observación de la pol tica actual dentro del sistema del Estado nacional son preocupantes para todo a'uel 'ue
5

Traducido del original en alemán 6/ationalstaat und Demo7ratie8 en Hannah Arendt Papers at the (ibrar" of 9ongress) :#A) ;<=>) folios ?@@A?<!?@@A;BC httpCDDmemor".loc.govDammemDarendthtmlDarendthome.html ;

Entre sus supuestos 1Voraussetzung2) 'ue de ninguna manera son evidentes) el primero es 'ue un pueblo determinado está unido a un territorio históricamente dado. El discurso del primado de la pol tica e3terior o tambi0n de la seguridad) 'ue considera 'ue sólo la pol tica e3terior es verdadera pol tica) e3presa a su modo estos hechos. sin embargo) este eslogan apelaba de un modo más nacionalista a un sentimiento espec fico nacional " estatal vigente.tome seriamente a la democracia. Eustamente las e3periencias de las &ltimas d0cadas han mostrado repetidas veces) 'ue en muchos pa ses) el pueblo de la propia nación parece tolerar todo despotismo) mientras 'ue permane*can preservados los intereses nacionales) " 'ue una oposición seria generalmente sólo es esperable) en donde una dominación e3tranjera consigue llevar las riendas. Este arraigo 1Bodenständigkeit2 fue representado en los pa ses de Europa central " occidental) desde el tiempo de sus or genes " hasta nuestro siglo) por la clase campesina) la cual tambi0n representaba para las ciudades) por as decirlo) el modelo del v nculo FsolidaridadG 1Verbundenheit2 entre el pueblo " la tierra. El pueblo tiene) en otras palabras) su emancipación pol tica consumada en el Estado nacional completamente desarrollado) " su admisión en el espacio p&blico) en el 'ue cada ciudadano deber a tener el derecho de llegar a ser visto " escuchado) la ma"or a de las veces se consideró menos importante. Entiendo a'u por democracia la cogestión activa de la cuestión p&blica " no sólo la protección de los derechos fundamentales. 4 cuando el pueblo legó la vida com&n nacional a su propio " perteneciente gobierno) el territorio naciente llegó a estar históricamente garanti*ado. El segundo supuesto esencial de los Estados nacionales occidentales !'ue es sobre todo " 'ui*ás incluso e3clusivamente una creación francesa! es 'ue en el territorio nacional viven sólo miembros del mismo pueblo) as como 'ue todos los posibles miembros de esta nación se encuentran en ese territorio. El criterio para establecer 'uien pertenece al propio pueblo puede ser de diferente tipo. El eslogan na*i de la sangre " de la tierra surgió) como todos los eslóganes espec ficamente chauvinistas) cuando este v nculo se disolvió completamente " de manera manifiesta) " cuando la condición campesina hac a tiempo hab a perdido su primac a en la estructura de la sociedad. El Estado nacional europeo) 'ue aceptó la herencia del absolutismo) se basa en la triple unidad del pueblo) del territorio " del estado. 9uanto más alto es el nivel cultural " civili*atorio del pueblo) tanto más evidente " @ . Hientras 'ue dentro de la nación tambi0n se encuentran hombres 'ue proceden de otros pueblos) tanto se aprecia el sentimiento nacional) 'ue estos o bien serán asimilados o bien e3pulsados.

(os Estados :nidos de /orteam0rica fueron "a fundados en la %evolución Americana como un sistema estatal federativo. Puedo tal ve* suponer 'ue todos nosotros coincidimos) 'ue pueblo " nación no son lo mismo) 'ue ha" muchos más pueblos 'ue naciones) " 'ue sólo podemos hablar de nación) cuando un pueblo cohabita junto en un espacio p&blico 'ue le pertenece en un territorio propio.determinante va a ser la pertenencia idiomática. Además en este sentido ni Estados :nidos ni -nglaterra son Estados nacionales. > . esta es) 'ue el estado mismo) tanto el derecho o la constitución nacional as como el aparato administrativo) no puede e3tenderse más allá de las fronteras del territorio nacional +el Estado nacional está inhibido de hacer con'uistas!) ni puede asegurar protección jur dica a los habitantes 'ue no son sus ciudadanos o bien 'ue no pertenecen al mismo grupo 0tnico. (o nacional) es decir) el respectivo origen nacional diverso) se convirtió en los Estados :nidos) se podr a decir) en una cuestión privada !como la afiliación religiosa en todos los estados) en los cuales el principio de separación del estado de la iglesia fue ejecutado " legalmente establecido!. -nglaterra no es un Estado nacional en el sentido establecido por el modelo de la %evolución $rancesa) por'ue gran parte del pueblo ingl0s vive fuera del territorio del %eino :nido) " por'ue el pueblo ingl0s se reunió en la Commonwealth !la cual se e3tiende por el mundo! " no sólo en el territorio nacional limitado de las islas británicas. Iuiero aclarar esto brevemente. En este sentido) la nación es naturalmente más antigua 'ue el Estado nacional) " ha" naciones 'ue se conformaron en la 0poca del absolutismo. De ello resulta finalmente 'ui*ás la más importante suposición no e3plicitada de esta forma de estado. Pero el principio) de 'ue sólo pueden ser ciudadanos 'uienes pertene*can al propio pueblo o se ha"an asimilado completamente a 0l) es el mismo en todos los estados nacionales. Esto se relaciona fuertemente con 'ue en Estados :nidos una me*cla de pueblos constitu"ó un pueblo nacional) " 'ue la pertenencia nacional de ninguna manera ni teórica ni prácticamente constitu"e una condición 1o prerre'uisito2 para la ciudadan a. Este principio federal) 'ue se basa en 'ue los poderes estatales est0n separados " en 'ue el poder no se encuentre centrali*ado en ninguna parte) fue desde el comien*o concientemente pro"ectado " establecido en oposición al principio de la centrali*ación del poder) tal como 0ste se hab a desarrollado en Europa en el curso del absolutismo. El Estado nacional se desarrolló cuando la nación se apoderó del estado " del aparato de gobierno. " cuanto más bárbaro es el pueblo) tanto más se hará valer el puro aspecto popular.

El carácter e3traordinariamente limitado de la aplicabilidad del principio nacional a los estados de hecho constituidos) se puso de manifiesto) inmediatamente despu0s de la Primera Kuerra Hundial) cuando los pueblos del este " del sur de Europa debieron ser organi*ados nacional " estatalmente de acuerdo con el principio de autodeterminación de los pueblos. Entre las dos guerras mundiales se desarrolla en este espacio una forma de estado 'ue conten a cada ve* más grupos 0tnicos) cada uno de los cuales sosten a la pretensión de la soberan a nacional) " por eso) en ning&n caso) eran asimilables. -ncomparablemente más grave) aun'ue mu" poco palpable " por eso generalmente tambi0n apenas observada) fue la conmoción del principio nacional " estatal 'ue se produjo con la aparición de apátridas 1Staatenlosigkeit2 en masa entre las dos guerras mundiales. (as minor as sostuvieron siempre la opinión de 'ue este derecho era sólo un derecho menor. En la región de pueblos heterog0neos) 'ue se e3tiende desde el mar Láltico hasta el mar Adriático) no hab a un arraigo 1Bodenständigkeit2 históricamente consolidado) es decir) no hab a unidad entre el pueblo " el territorio. Hientras 'ue el pueblo nacional 1Staatsvolk2 ve a en la cuestión de las minor as o bien algo provisorio +vigente hasta 'ue el Estado nacional hubiese conseguido la asimilación por principio e3igida! o bien una concesión a las potencias occidentales) de la cual se desprender a en la ocasión mejor " más pró3ima para acabar de una manera u otra con las minor as. (a solución en ese entonces encontrada) consistente en garanti*ar el derecho de las minor as a los pueblos 'ue no hab an conseguido un estado propio) no dio buenos resultados. ni tampoco hab a una homogeneidad popular de alguna manera asegurada entre los habitantes.(o nacional desempeJa en Estados :nidos un papel mu" importante en la esfera social) el cual se manifiesta de la manera más evidente en la discriminación generalmente conocida) pero pol ticamente esta discriminación no tiene significado +con e3cepción del caso de los negros) 'ue constitu"e un problema especial!. #urgieron de las olas de refugiados del este " del centro de Europa) las cuales debido al principio nacional no fueron naturali*adas en ninguna parte " de este modo en ninguna parte pudieron compensar la protección jur dica perdida de sus patrias. /uevamente se puso en evidencia la e3traordinaria limitación del principio estatal " nacional) en la medida en 'ue la protección jur dica M . Puesto 'ue se encontraban fuera de todas las le"es establecidas " no se les aseguró ni el derecho a la residencia ni el derecho laboral) fueron presa de los aparatos de polic a) 'ue de esta manera e3perimentaron en sus respectivos pa ses un incremento enorme e ileg timo de su poder.

Pero las instituciones legales " pol ticas del Estado nacional obtuvieron) de todas formas) la victoria) en cuanto al imperialismo de ultramar refiere) " lo peor fue casi siempre evitado) a saber) el 6genocidio administrativo8 1Verwaltungsmassenmord2 del imperialismo ingl0s en el siglo veinte previsto como el &nico medio 'ue permitir a mantener la dominación sobre la -ndia. (a irrupción de los apátridas) " su consiguiente por antonomasia ausencia de derechos hi*o peligrar al Estado nacional como estado constitucional " de derecho) es decir) lo hi*o peligrar en sus fundamentos mismos. Iue el Estado nacional en su esencia era un estado constitucional " de derecho) " sólo viable como tal) se hab a demostrado "a en sus comien*os) " debió hacerse completamente evidente sobre todo despu0s de la #egunda Kuerra Hundial. Es decir) una e3pansión 'ue no era ni por la con'uista ni por la ane3ión de cual'uier territorio) sino 'ue siguió solamente la le" de una econom a en continua e3pansión.constitucionalmente garanti*ada del estado " las le"es vigentes en el pa s) evidentemente) no eran válidas para todos los habitantes del territorio) sino sólo para a'uellos 'ue pertenec an al mismo grupo nacional. 4a hacia finales del siglo pasado se puso de manifiesto 'ue el desarrollo industrial " económico moderno de los pueblos europeos hab a alcan*ado una capacidad) 'ue mostraba ampliamente los l mites de las fronteras nacionales. En base a esta contradicción entre territorios nacionales estrechamente limitados " una capacidad económica casi ilimitada se desarrolló el imperialismo) cu"o lema fue 6e3pansión para la e3pansión8. El dilema ante el 'ue se encontró el Estado nacional era 'ue los intereses económicos de la nación de hecho hac an necesaria una e3pansión semejante) pero ni el nacionalismo tradicional de esta forma de estado +la triple unidad históricamente surgida entre el pueblo) el estado " el territorio! ni su carácter jur dico espec fico +'ue no permit a la supresión del pueblo de los órganos estatales! se dejaban asociar con la e3igencia de una pol tica imperialista consecuente. El e3perimento imperialista conmocionó fuertemente las bases del Estado nacional) sobre todo tambi0n a trav0s de la e3pansión ideológica " de la perversión del nacionalismo en una cada ve* más bestial conciencia de ra*a. El imperialismo fue el resultado del intento de los Estados nacionales de sobrevivir como formas de estado bajo las condiciones de la econom a " de la industria moderna) " tambi0n bajo las nuevas condiciones de vida de los pueblos europeos) 'ue mu" pronto llegar an a ser las condiciones de vida de todo el globo terrestre. El temor justificado de los pueblos europeos) de una repercusión de los m0todos de dominación imperialista sobre sus madres patrias) llevó al imperialismo al B .

= . Esto condujo) para decirlo tan brevemente como sea posible) a un resultado sólo en apariencia paradójicoC Europa 'ue en ese momento e3perimentó en s misma la deficiencia de los estados nacionales " el peligro del nacionalismo) se vio confrontada con el mundo entero no europeo " no americano) cu"a ma"or ambición a&n consist a en organi*ar un Estado nacional en el sentido europeo " cu"o motor pol tico más fuerte era el nacionalismo europeo " finalmente la estampa francesa. (a propia tendencia fatal del Estado nacional a sacrificar la libertad pol tica verdadera en aras de los intereses nacionales) " a for*ar en dictaduras de distinto tipo " procedencia una opinión p&blica unánime " uniforme) no implica de todas maneras el peligro de los derechos civiles elementales +como podemos ver inmediata " claramente en $rancia!. %etomando la pregunta "a formuladaC Nes el estado nacional un elemento de la democraciaO Hientras 'ue por democracia no se comprenda más 'ue la protección consecuente de los derechos civiles fundamentales) a los cuales pertenece el derecho a la representación de los intereses " por sobre todo el de la libertad de prensa) pero no el derecho a la participación pol tica directa) entonces me parece fuera de duda) 'ue la pregunta es respondida históricamente de manera positiva. Por el contrario) el e3perimento imperialista del Estado nacional tuvo en su fracaso las más grandes " catastróficas consecuencias. -ncomparablemente más grave " amena*ante es 'ue el pensamiento racial procedente del imperialismo ha"a captado en todas partes a grandes sectores de los pueblos de color. El Estado nacional europeo se formó bajo las condiciones de la sociedad de clases) " aun'ue se puede pensar 'ue las clases bajas fueron emancipadas) hab a siempre) por as decirlo) en su 0poca clásica no sólo dominantes sino sobre todo tambi0n clases gobernantes) 'ue llevaban a cabo en representación los negocios p&blicos de la nación. Además está el hecho de 'ue los pueblos africanos " tambi0n los asiáticos sólo pod an representarse la libertad pol tica en base al modelo del Estado nacional) con el pe'ueJo peligro de haber aceptado la herencia de la 0poca imperialista. Pero nosotros entendemos por democracia el gobierno del pueblo o !por'ue la palabra gobierno en esta combinación ha perdido su verdadero significado! el derecho de todos a participar en los asuntos p&blicos) es decir) a aparecer " hacerse valer en el espacio p&blico) de esta manera) la democracia nunca fue especialmente bien cumplida dentro del propio Estado nacional histórico.fracaso) lo 'ue no significa 'ue esto no tuviese consecuencias.

(a 3enofobia t pica del estado nacional es bajo las actuales condiciones de la población " de su circulación tan estrecha) 'ue una cultura conciente de su orientación nacional puede degenerar rápidamente en la posición del folclore " del arte populista.Pero todos estos indudables antecedentes del Estado nacional son ho") tal como me parece) cosa del pasado) los cuales "a no podr an ser considerados tan importantes en la situación mundial actual. /o se deber a olvidar 'ue la dominación totalitaria) sobre todo en la forma del r0gimen de Hitler) no se debió finalmente al derrumbamiento de los estados nacionales " a la descomposición de las sociedades de clases nacionales. (a noción de soberan a del estado nacional) 'ue de todas formas procede del absolutismo) constitu"e bajo las actuales relaciones de poder un todav a más peligroso delirio de grande*a. Pero la verdadera democracia) " 'ui*ás sea este aspecto el decisivo) puede darse sólo en donde se 'uebró el poder centrali*ado de los estados nacionales " en su lugar se estableció el sistema federativo con su difusión propia del poder en muchos centros de poder. El nacionalismo en su estreche* de miras egoc0ntrica " el estado nacional en su ineptitud esencialmente moderada) consistente en trascender leg timamente sus propios l mites) deber an constituir las peores suposiciones concebibles. Ho" sigue vigente la pregunta sobre la pol tica e3terior) sobre cómo podemos concertar la comunicación de los estados entre s ) cuando la guerra como &ltima ratio de las negociaciones no entra en consideración. En la pol tica interior se establece el mismo problema anterior) cómo pueden las sociedades de masas modernas reorgani*arse " fragmentarse para 'ue se pueda llegar a una formación de la opinión libre) a una disputa ra*onable entre las opiniones) " con esto a un compromiso activo por las cuestiones p&blicas por parte los individuos. P . (a inviabilidad de esta forma de estado en el mundo moderno 'uedó ampliamente demostrada) " cuanto más se aferran a ella) tanto más malas " crueles se impondrán las perversiones no sólo del Estado nacional sino tambi0n del nacionalismo. En contraposición con el monopolio del poder de un aparato estatal centralmente organi*ado se encuentran no sólo los individuos sino tambi0n los grupos particulares casi siempre impotentes) " la impotencia de los ciudadanos) incluso para la protección de todos sus derechos civiles) es una tendencia contraria a la democracia en todas sus formas.