EL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN

JOSEF BLANK

PRÓLOGO (1, 1-18) Himno 1 Al principio ya existía la Palabra, y la palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. 2 Ella estaba al principio junto a Dios. 3 Todo lle ! a ser por medio de ella, y sin ella nada se "#$o de cuanto %ue "ec"o. & En ella est' la (ida y esta (ida era la lu$ de los "ombres. ) * esta lu$ resplandece en las tinieblas, pero las tinieblas no la recibieron. + ,ur i! un "ombre en(iado de parte de Dios, cuyo nombre era -uan. / 0ste (ino para ser testi o, para dar testimonio de la lu$, 1 a %in de 2ue todos creyeran por 0l. 3o era 0l la lu$, sino 2ue (enía a dar testimonio de la lu$. 4 5a Palabra era la lu$ (erdadera 2ue, lle ando a este mundo, ilumina a todo "ombre. 16 Ella estaba en el mundo y el mundo %ue "ec"o por medio de ella7 pero el mundo no la conoci!. 11 Ella (ino a lo suyo, y los suyos no la recibieron. 12 Pero a todos los 2ue la recibieron, a a2uellos 2ue creen en su nombre les dio potestad de lle ar a ser "ijos de Dios7 13 los cuales, no de san re, ni de (oluntad "umana,

ni de (oluntad de (ar!n, sino de Dios nacieron. 1& * la Palabra se "i$o carne y puso su morada entre nosotros. Pero nosotros (imos su loria, loria como de "ijo 8nico 2ue (iene del Padre, lleno de racia y de (erdad. 1) -uan dio testimonio de 0l "a clamado diciendo. 9:ste es a2uel de 2uien dije. El 2ue (iene detr's de mí "a sido antepuesto a mí, por2ue 0l era primero 2ue yo.; 1+ Pues de su plenitud todos nosotros "emos recibido. racia por racia. 1/ Por2ue la ley %ue dada por medio de <ois0s7 por -esucristo (ino la racia y la (erdad. 11 A Dios nadie le "a (isto jam's7 el Hijo 8nico, Dios, el 2ue est' en el seno del Padre, 0l es 2uien lo dio a conocer.

PROLOGO Jn. 01/01-08 El pr!lo o de -uan se cuenta entre los textos m's densos, y por ello tambi0n entre los m's di%íciles, 2ue nos o%rece el 3ue(o Testamento y 2ui$' la =iblia toda. 3ada tiene, pues, de extra>o 2ue en todos los tiempos los espíritus m's (ariados se "ayan sentido incitados a su exposici!n, y entre ellos los te!lo os m's importantes de la # lesia ?@rí enes, A ustín, Tom's de A2uino, por no mencionar a muc"os otrosA. * nada les %or$aba m's a la re%lexi!n y al raciocinio 2ue esta 9palabra de la Palabra;. 3o se puede responder a primera (ista 2u0 es lo 2ue este pr!lo o pretende y 2uiere. BEs una especie de obertura en 2ue resuenan los temas conductores del E(an elio se 8n -uanC @, por el contrario, B"ay 2ue separarlo del E(an elio y considerarlo como una entidad independienteC Tal (e$ di a el pr!lo o lo 2ue tiene 2ue decir s!lo al %inal, cuando se "a entendido todo el E(an elio jo'nico7 de tal modo 2ue es con(eniente no s!lo leerlo y meditarlo una (e$ sino estudiarlo de una manera constante. Así pues, en d pr!lo o de -uan tenemos un "imno a Dristo, al 2ue m's tarde se a>adieron al unas apostillas 2ue enla$an el "imno con el E(an elio. Por lo 2ue respecta al "imno, en su peculiar 0nero "ist!rico est' en narrar la acci!n sal(í%ica de Dios en una %orma m's o menos compendiada y completa, expresando a tra(0s de la misma la alaban$a, el j8bilo y la acci!n de racias al Dios sal(ador y clemente. Pertenece, pues, pre%erentemente a la teolo ía narrati(a. 5os elementos re%lexi(os son, por lo eneral, extra>os al "imno7 tampoco la pol0mica entra de ordinario en su estilo. 3i su prop!sito ase(erati(o est' determinado por intereses de índole

especulati(a. El "imno ec"a una mirada retrospecti(a al acontecimiento sal(í%ico 2ue ya se "a cumplido. 3o pretende, por tanto, proporcionar un es2uema al andamiaje de una cristolo ía especulati(a. Himno y sistema teol! ico constituyen dos dimensiones di%erentes. * todo ello "a de tenerse en cuenta a la "ora de interpretar el pr!lo o jo'nico. El "imno arranca con una a%irmaci!n sobre el ori inario ser y existir de la Palabra di(ina, del 5o os. Al principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios ?(. 1A. ,i el "imno empie$a con la a%irmaci!n de la preexistencia, "emos de (er a"í, ante todo, un elemento %ormal del "imno a Dristo, al i ual 2ue en Elp 2,+ se dice. 9El cual siendo de condici!n di(ina...; o bien 9siendo i ual a Dios...; En nuestro pasaje ese elemento merece a8n un mayor 0n%asis. El reconocimiento creyente de la destacada posici!n de Dristo, no s!lo al %inal, sino ya 9al principio;, no se alcan$! tanto en la # lesia primiti(a mediante una re%lexi!n teol! ica abstracta cuanto en estrec"a conexi!n con la con%esi!n y la alaban$a lit8r icas. El conocimiento de la posici!n dominadora de Dristo en la escatolo ía ?c%., por ejemplo, Fom 1,3s7 <t 11,2/A %ue el punto de partida de lo 2ue 0l era 9al principio;. Don el iro 9Al principio ya existía la Palabra; se alude claramente a G0n 1,1 9Al principio cre! Dios el cielo y la tierra;, sobre todo cuando la idea de la creaci!n se reco e despu0s de %orma explícita. Pero mientras en el relato enesíaco la a%irmaci!n pasa inmediatamente a la acci!n de Dios 2ue sostiene al mundo y la "istoria, a2uí es un inciso intermedio. ,in duda 2ue el acontecimiento %inal debe ponerse en relaci!n con el acontecimiento del comien$o, lo 2ue ocurre explícitamente desde el (. 37 pero desde el acontecimiento %inal se reco e y reinterpreta el comien$o. ,!lo el "ec"o %inal "ace tambi0n comprensible el acontecimiento del principio7 s!lo la cristolo ía "ace plenamente comprensible la doctrina creacionista7 una y otra se relacionan en la interpretaci!n cristiana. Por eso 9al principio; puede anteponerse o posponerse Hobs0r(ese c!mo a2uí todo est' en la %rontera de lo a%irmableH y 9adentrarse; en Dios mismo. En G0n 1,1 9al principio; si ni%ica, sin duda al una, al 9comien$o del tiempo, del mundo y de la "istoria;, m's all' del cual no se puede se uir pre untando7 en cambio el 9al principio; de -n 1,1 "abla del comien$o 9premundano;, es decir, del comien$o absoluto y primerísimo en Dios y junto a Dios. 3o se trata a2uí del 9primer acto de Dios; en la creaci!n, sino del 9comien$o; in%initamente distinto por naturale$a, 2ue ya no entra en la capacidad representati(a y conceptual del pensamiento "umano, por2ue yace en las pro%undidades mismas de la di(inidad. Así pues, cuando se plantea la cuesti!n del 8ltimo 9de d!nde; de -esucristo, y por ende, la del 8ltimo 9de d!nde; del "ombre, lo 2ue con tal pre unta se proclama es la radical indisponibilidad del comien$o. De otro modo ya no se trataría del comien$o di(ino, sino del comien$o pensado y establecido por el "ombre, con lo 2ue comporta de capric"o y arbitrariedad. A2uí se trata ciertamente del comien$o al 2ue nunca se escapa y al 2ue jam's se puede lle ar ?c%. ,al 134A, para e(itar cual2uiera mala interpretaci!n. es el principio 2ue s!lo se "a re(elado en -esucristo y desde el 2ue me lle a de un modo radical. El "imno "abla, pues, del ori en de la re(elaci!n y s!lo en se undo t0rmino del ori en de la creaci!n, en un orden 2ue marca la importancia y cate oría. En ese ori en di(ino, 9%uente primera de la di(inidad; 9era; y estaba siempre la Palabra, en pasado, presente y %uturo, superando todas esas di(isiones. en la re(elaci!n 2ue acontece en la Palabra y por la Palabra, el "ombre no lle a al 5o os di(ino para el 2ue ya lle(ara en sí los posibles impulsos, sino 2ue es la Palabra eterna de Dios la 2ue lle a al "ombre para de(ol(erle a la comuni!n con el @ri en m's all' del tiempo y de la "istoria ?c%. tambi0n 1-n 1,1H&A. ,i la Palabra no estu(iera al principio con Dios y no %uera personalmente de naturale$a di(ina, el "ombre estaría siempre en un eterno di'lo o oscuro consi o mismo y la "umanidad, 9consumiría sus a>os como un palabreo; ?,al 46,47 se 8n 5uteroA.

Pero al mismo tiempo con ello se dice tambi0n 2ue Dios, puesto 2ue 0l y solo 0l tiene siempre la Palabra junto a sí, 2ue en sí misma no es tenebrosa sino pura lu$, no est' cerrado sino patente, y por ello puede ser tambi0n el ori en plenamente libre de re(elaci!n, sal(aci!n, redenci!n y racia. Domo se expresa en el pr!lo o de -uan, Dios no es producto del pensamiento "umano ni se concibe como una %orma 9dependiente; del "ombre. Por la eterna presencia en Dios mismo de la Palabra, esa Palabra es Dios 9autoconsciente y libre; de un modo absoluto. 5a Palabra es a la (e$ la dimensi!n en 2ue Dios se 9expresa; y dice a sí mismo de manera total y completa al tiempo 2ue 9se comprende y abra$a en sí mismo;. Dios es en sí 9eterno di'lo o;. De eso se trata al decir 2ue la Palabra estaba 9en Dios;. Inicamente Dios es el 9lu ar; y sede de la Palabra, y la Palabra di(ina est' (uelta a Dios. De tal manera 2ue en cuanto Palabra esencial, completa e interna de Dios, la Palabra es a su (e$ de naturale$a di(ina. 3o se puede pasar por alto 2ue el (. 1 representa una concepci!n de la di(inidad esencial de la Palabra, como la 2ue explicar' m's tarde la con%esi!n de %e de 3icea. 9Dios de Dios, lu$ de lu$, Dios (erdadero de Dios (erdadero.; Pero al mismo tiempo "a de mantenerse resueltamente 2ue tales a%irmaciones "ay 2ue (erlas en relaci!n con la re(elaci!n. El ori inario ser re(elador de Dios en sí mismo por la Palabra es el %undamento y condici!n 2ue "ace posible su re(elaci!n y comunicaci!n a nosotros los "ombres. Al insertar el (. 2 a modo de comentario, 9:sta estaba al principio en Dios;, el e(an elista "a 2uerido probablemente re%rendar la di(inidad de la Palabra y con ello el puro ori en di(ino de la re(elaci!n contra cual2uier tentati(a por establecer un tr'nsito directo y %luyente, como ocurre en los modelos emanacionistas n!sticos y m's tarde tambi0n en los neoplat!nicos. En concreto el (. 2 iba a desempe>ar un papel importante en la luc"a contra los errores cristol! icos de 0poca posterior. 5os (. 3 y & tratan las relaciones de la Palabra con el mundo, con la creaci!n en eneral y con el "ombre en particular7 de nue(o la bre(e secci!n 2ueda redondeada por un comentario del e(an elista. J. 3. contiene, pues, la a%irmaci!n sobre la mediaci!n creati(a de la Palabra. Esa idea de la mediaci!n creati(a aparece ya en al unas a%irmaciones (eterotestamentarias, y una (e$ m's sobre todo en la tradici!n sapiencial ?Pro( 1,22H317 -ob 217 =ar 3, 24H3/7 ,ab c. +H4A, aun2ue tampoco %altan en los textos pro%0ticos ?#s )),1H11A ni en los ,almos ?,al 33,+A. ,e 8n G0n 1, la poderosa Palabra creadora de Dios produce el mundo y las cosas. Al 9* dijo Dios...; responde un 9... y así se "i$o;. En el judaísmo "elenístico es Eil!n una (e$ m's el 2ue, de modo muy sin ular, pone de relie(e las %unciones de mediaci!n creati(a 2ue el 5o os di(ino desempe>a entre Dios y el mundo. 5a idea de la mediaci!n creadora cristol! ica da un nue(o paso adelante. Tambi0n a"í se trata asimismo de un elemento del "imno a Dristo ?c%. 1Dor 1,+7 Dol 1,13H1/7 Heb 1,3A. De a"í deri(a i ualmente el car'cter escatol! ico de la a%irmaci!n. con su exaltaci!n -esucristo es reconocido como ,e>or de la creaci!n y de la "istoria ?Elp 2,16sA, "asta el punto de 2ue Pablo puede decir. 9Para nosotros, sin embar o, no "ay m's 2ue un solo Dios, el Padre, de 2uien todo procede y para 2uien somos nosotros, y un solo ,e>or, -esucristo, por 2uien son todas las cosas y por 2uien somos nosotros tambi0n; ?K1DoK61K6+A. Ese 9por; ?díaA indica la posici!n de Dristo en una doble %orma. por 0l, a tra(0s de 0l, Dios est' unido a la creaci!n y a la "umanidad, y 0stas lo est'n con Dios, de tal modo 2ue para el creyente no se concibe una creaci!n sin Dios y sin Dristo en un sentido puramente materialista. El (. 3 reco e esa tradici!n y proclama. Todo "a sido "ec"o por la Palabra. Dic"o de modo ne ati(o. no "ay absolutamente nada 2ue no "aya sido "ec"o por ella, de %orma 2ue

nada 2ueda %uera de su campo de acci!n. 3ada de cuanto existe est' %uera de los dominios del 5o os di(ino. Don ello se descubre un dato 2ue como tal, no es e(idente ni salta a la (ista, a saber. 2ue la realidad uni(ersal, todo cuanto existe %uera de Dios y de su Palabra, es dominio y se>orío de la Palabra por cuanto 2ue "a sido "ec"o y creado. Así cuanto "a lle ado al ser, el mundo, "a de entenderse como creaci!n de la Palabra, y de ese modo lle a a su aut0ntica (erdad. Di amos de paso 2ue a2uí no est' en jue o una ciencia de la naturale$a, sino una comprensi!n creyente del mundo y de la realidad. Duando el mundo se entiende como creaci!n, el mundo ya no me interesa como simple presencia y objeto ni como me$colan$a ca!tica de lo %'ctico y casual, tampoco como material bruto y objeto de explotaci!n para el trabajo y la t0cnica "umanos, sino como una aspiraci!n de Dios 2ue experimenta su articulaci!n suprema en la Palabra "ec"a carne. ,!lo con la %e en la re(elaci!n descubre la creaci!n su procedencia de la Palabra. El presente pasaje expone adem's 2ue, se 8n la concepci!n del pr!lo o jo'nico, existe una conexi!n interna entre creaci!n, re(elaci!n y redenci!n. Es el mismo 5o os, 2ue "a participado en la acci!n creadora, el 2ue (iene al mundo como re(elador y redentor. 5a a%irmaci!n creacionista prepara, pues, la a%irmaci!n incarnacionista, y 0sta alcan$a a su (e$ toda su importancia sobre el tras%ondo de la creaci!n. ,e ad(ierte a"í una di%erencia b'sica y estructural %rente a la nosis, para la cual creaci!n y sal(aci!n son dos dimensiones radicalmente distintas, puesto 2ue la creaci!n se entiende pura y simplemente como la condenaci!n. Pero la creaci!n como conjunto de las cosas existentes y creadas, se ordena al "ombre, 2ue no 2ueda absorbido en el mundo sino 2ue apunta m's all', al "aber sido creado a ima en de Dios ?G0n 1,2+H36A. El "ombre es el lu ar abierto, la perspecti(a de la creaci!n, 2ue en esa peculiar apertura y no de%inibilidad del "ombre %rente a Dios, ad2uiere su car'cter de "istoria. Por ello es consecuente 2ue en el (. & se "able explícitamente de la peculiar relaci!n de la Palabra con el "ombre. En ella "abía (ida, y la (ida era la lu$ de los "ombres. Tambi0n a2uí "ay 2ue considerar el orden de las a%irmaciones. aA la (ida estaba ante todo en el 5o os7 bA esa (ida era la lu$ para los "ombres. 5o cual 2uiere decir 2ue el ser "umano "a de (erse total y absolutamente en su relaci!n con la Palabra7 o, a la in(ersa. el ser "umano se de%ine y determina desde la Palabra. 5o 2ue esa Palabra pueda tal (e$ si ni%icar para el "ombre no se a ota %enom0nicamente en el suelo de una antropolo ía eneral, sino 2ue cuanto se "a de decir sobre el "ombre deri(a de la Palabra de Dios7 cosa 2ue desde lue o tiene tambi0n su%iciente importancia. Pero el puente entre la Palabra y el "ombre lo tiende el concepto 9la (ida;, 2ue a%lora tanto del lado de la Palabra como del lado del "ombre. ,e dice ante todo 2ue la (ida es propia de la Palabra di(ina desde su mismo ori en, de tal modo 2ue tiene la capacidad radical de poder comunicar la (ida y 2ue en ella est' el ori en de la (ida para todos. Tambi0n se alude ya a2uí a la %acultad de re(elador para transmitir la (ida. 3o "ay en este pasaje una de%inici!n m's precisa de lo 2ue es (ida. Pero con(iene recordar 2ue ya en el AT la 9(ida; no se entiende de un modo biol! ico o (italista, sino 2ue comporta el conjunto de la existencia "umana en su plenitud de realidad y de sentido. Ji(ir es el puro don de Dios al "ombre. Dios 2uiere la (ida del "ombre y no su muerte7 su sal(aci!n y no su condena. Por ello con%iesa el piadoso del AT. 9En ti est' la %uente de la (ida y en tu lu$ contemplamos la lu$; ?K,alK63+K16). El concepto (ida experimenta una e(oluci!n en el AT bajo la idea %undamental y persistente de 2ue 9(i(ir; en sentido pleno, una 9(erdadera (ida;, s!lo es posible en comuni!n con *a"(e". Desde

a"í el concepto se ensanc"a "asta la 9(ida eterna;, "asta la (ida como concepto 2ue se identi%ica con el 9sentido; o la 9sal(aci!n; y 2ue se con(ierte en el compendio de la esperan$a escatol! ica para el "ombre ?1A. En el 3T aparece sobre todo su %undamentaci!n cristol! ica7 en la resurrecci!n de -es8s 2ueda patente lo 2ue realmente comportan la (ida y la (oluntad (i(i%icante de Dios. Así el (. & empie$a por decir 2ue todo el problema de la (ida del "ombre s!lo se puede resol(er desde la Palabra de Dios, pues en ella tiene su sede la (ida desde siempre. Por tanto, cuando se "abla de la (ida de los "ombres, se expresa una re%erencia constante de cada "ombre a la Palabra. * es 2ue 9el "ombre no (i(e s!lo de pan, sino de toda palabra 2ue sale de la boca de Dios; ?<t &,&7 d. Dt 1,3A, y m's propiamente de su Palabra 8nica, del 5o os. * como la (ida es 9lu$; para el "ombre mientras 2ue la muerte son las 9tinieblas;, la cuesti!n de la (ida 2ueda resuelta positi(amente de antemano desde la Palabra de Dios. En el entorno reli ioso del E(an elio se 8n -uan y de modo especial en la nosis "erm0tica, nos encontramos una y otra (e$ con los dos conceptos de lu$ y (ida. En cierto modo se trata de palabras raíces, de met'%oras, 2ue describen el an"elo de sentido reli ioso del "ombre. ,i el cuarto E(an elio reco e precisamente sus palabras ar2uetípicas y las interpreta de modo cristol! ico, no "ace m's 2ue mostrar el es%uer$o por una nue(a %ormulaci!n del mensaje cristiano en el len uaje del medio n!sticoH"elenístico. ,e 8n -uan, -esucristo es la 9lu$ y (ida; para los "ombres. A partir de a"í "emos de decir tambi0n 2ue el "ombre, acuciado por el problema del sentido y de la sal(aci!n, por lo 2ue se pre unta en de%initi(a, aun2ue ello tal (e$ se le oculte, es por la Palabra de Dios como su %undamento y lu$ (itales. 95u$ para el "ombre; es pues, la (ida sal(a uardada por la Palabra como compendio de la existencia sal(í%ica y bendita. Duando la (ida deja de ser lu$ para el "ombre es se>al de 2ue el "ombre toda(ía no (i(e o ya "a dejado de (i(ir de la palabra de Dios y es se>al de 2ue "a 2uedado cortada la conexi!n entre ese "ombre y su %undamento (ital. J. ). * esta lu$ resplandece en las tinieblas, pero las tinieblas no la recibieron. Es una apostilla del e(an elista, como se ec"a de (er ya con el cambio de sujeto. En el (. & no es el 5o os o la Palabra, sino 2ue la (ida es 9la lu$ de los "ombres;. Por el contrario, en el (. ) es la 9lu$; directamente la re(eladora, m's a8n entendida de un modo cristol! ico, lo 2ue responde a la concepci!n del e(an elista ?1,12A. Tambi0n parece 2ue el (. ) anticipa ya lo 2ue se dice explícitamente en los (. 4 y 11. Pese a su bre(edad el (ersículo permite (islumbrar la "istoria de Dristo, tal como se relata en el e(an elio, y desde lue o %ormulada en el estilo del dualismo jo'nico. Lueda, pues, claro 2ue el (. ) est' %ormulado teniendo en cuenta la "istoria de -es8s en el mundo. 5a lu$, 2ue brilla en las tinieblas y a la 2ue las tinieblas no reciben, contempla la re(elaci!n de Dristo y la posici!n de la incredulidad a su respecto ?c%. 12,3+A. En la incredulidad se "an establecido las tinieblas, pero a"ora la lu$ 9resplandece;, en presente7 siempre, o al menos toda(ía, la lu$ brilla en las tinieblas. A2uí es preciso (er en acci!n la teolo ía jo'nica de la actuali$aci!n. -n no se contenta con re%erirse al pasado, sino 2ue cuanto dice se re%iere al presente7 se pro(eería así para 2ue la "istoria no se repita. Adem's la ne ati(a %undamental de los "ombres "a consistido y consiste en 2ue, pese a su resplandor, los "ombres no aco en la lu$ ni se la apropian, sino 2ue se nie an a aceptarla. El pecado por antonomasia "a sido y si ue siendo la incredulidad como cerra$!n a la lu$ ?c%. 1+,1A. BPor 2u0 recuerda el e(an elista en este pasaje la posibilidad de la %alta de %eC E(identemente no 2uería 2ue 2uedase tan des uarnecido el %inal del (. &... 9y la (ida era la lu$ de los "ombres;, por2ue desde lue o tal a%irmaci!n podía entenderse mal, en un sentido naturalista, dentro del campo de la

nosis. 5a 9lu$ de los "ombres; era tambi0n una concepci!n n!stica de las c"ispas di(inas del sí mismo extramundano y sobrenatural al 2ue 9ya siempre; se tenía. 5a apostilla insiste precisamente en el elemento de la decisi!n7 la lu$ a la 2ue se aco e y en la 2ue se participa, no es precisamente lo 2ue uno entiende por sí mismo, sino 2ue a"í se da siempre la posibilidad de la incredulidad, como lo prueba la "istoria de -es8s. Para la mayor parte de los comentaristas los (. +H1 cuentan como adiciones del e(an elista. ,e re%ieren a -uan y tra$an ya en este pasaje y de %orma tem'tica la ima en 2ue el cuarto E(an elio se "a %orjado del =autista ?c%. 1, 14H&67 3,22.367 ),33H3)A. Esa ima en se puede describir con estos tra$os. aA -uan =autista no es el sal(ador escatol! ico ni el <esías7 incluso carece de cual2uier si ni%icado apocalípticoHescatol! ico, ni existen tales ras os de su %i ura. bA Pero sí "a sido en(iado por Dios y act8a por mandato superior, mandato 2ue para 0l consiste esencialmente en ser testi o de Dristo. cA Ese su testimonio debe conducir los "ombres a creer en Dristo. Esta ima en la completa el e(an elista en parte con tradiciones independientes y en parte con tradiciones 2ue enla$an con la sin!ptica, aun2ue subordin'ndolas por completo a su prop!sito teol! ico %undamental y %undi0ndolas con 0l. -uan est' menos interesado a8n 2ue los sin!pticos en una presentaci!n aut!noma del =autista, de su predicaci!n apocalíptica y acti(idad bauti$adora. El %amoso cuadro del =autista en el altar de #sen"eim re%leja con toda exactitud el prop!sito del cuarto E(an elio. El (. + introduce al =autista con una %orma de relato (eterotestamentario. ,ur i! un "ombre, cuyo nombre era -uan, en(iado de parte de Dios. ,e le cali%ica de (ar!n en(iado por Dios. El concepto de en(iar tiene en el cuarto E(an elio, y de modo especial en un contexto teol! ico, un si ni%icado importante. El concepto de en(iar tiene un (asto tras%ondo en la "istoria cultural y reli iosa, en la 2ue "an desempe>ado un papel si ni%icati(o los elementos del encar o y la representaci!n así como la puesta en pr'ctica de ese encar o. En ese retrato no s!lo se expresa el reconocimiento positi(o del =autista, como ocurre en la tradici!n sin!ptica, sino tambi0n una le ítima aspiraci!n teol! ica 2ue corresponde a su encar o ?c%. <c 11,2/H33 y par., la discusi!n sobre la autoridad de -es8sA. Domo en(iado de Dios, el =autista tiene derec"o a ser escuc"ado. ,u misi!n, se 8n el (. /, consiste en su testimonio, 9para dar testimonio de la lu$;. D!mo se entienda esto se explica en (ersículos posteriores 1,14H21.24H3&, 2ue empie$an con las palabras 9* 0ste es el testimonio de -uan; y terminan con 9* yo lo "e (isto, y testi%ico 2ue 0ste es el Hijo de Dios;. Por todo lo cual el 9para dar testimonio de la lu$; (iene a ser como la palabra cla(e para desi nar al =autista. Todo cuanto (a a decir el cuarto E(an elio acerca de -uan se enmarca en esta perspecti(a eneral. Al mismo tiempo el =autista se con(ierte de ese modo en el testi o primero y m's importante de Dristo en el ran pleito entre -es8s y los judíos, en el proceso entre el re(elador y el mundo ?),33H3)A. 5a concentraci!n en el ser(icio testimonial posibilita el reconocimiento del papel del =autista como 2uerido por Dios al paso 2ue se lo subordina a -es8s. En los círculos baptistas probablemente se 2uiso deducir un orden jer'r2uico de la prioridad temporal del =autista así como del "ec"o admitido por todos de 2ue -es8s "abía sido bauti$ado por 0l, ar umentando con ese simple "ec"o 2ue -es8s no podía estar por encima de -uan. Tal ar umentaci!n pierde su punta de lan$a con la ri urosa subordinaci!n del =autista como testi o. Por esa (ía se puede demostrar adem's 2ue el papel de -uan no se limita al período "ist!rico, sino 2ue m's bien 9la misi!n del =autista si ue teniendo (alide$ como testi o de la lu$, para 2ue los "ombres lle uen a creer en la lu$;. 5a perícopa 1,3)H)1 expondr' ampliamente c!mo se cumple ese prop!sito.

J. 1. 93o era 0l la lu$, sino 2ue (enía a dar testimonio de la lu$.; El (ersículo redondea el ra$onamiento por cuanto rec"a$a en%'ticamente la opini!n de 2ue el =autista pudiera ser tal (e$ la lu$, es decir, el sal(ador escatol! ico, el <esías, presentando su %unci!n testi%ical como su aut0ntico cometido. #mposible no percibir la intenci!n pol0mica del iro. BDontra 2ui0n puede diri irseC 5a existencia de rupos de discípulos, 2ue se uían siendo se uidores del =autista y 2ue se mantenían como tales al lado de la # lesia, es al o 2ue podemos conocer por el propio 3T ?Act 11,2&s7 14,1H+A. 9En el sentir de esos círculos parece 2ue el =autista era (enerado como un personaje mesi'nico, al 2ue sus se uidores contraponían a la pretensi!n mesi'nica de -es8s7 lo cual se desprende claramente de la creciente pol0mica 2ue re%lejan los escritos del 3T y 2ue culmina en el E(an elio se 8n -uan;. ,i en tales círculos se "abían ya di%undido las concepciones n!sticas y en 2u0 medida, es al o 2ue no podemos saber con exactitud, aun2ue se excluye por completo tal posibilidad, pero, en nin 8n caso se puede poner en duda la pol0mica del cuarto E(an elio contra un 9culto del =autista;. 5o curioso sin embar o es 2ue el e(an elista adopte ya en el pr!lo o su postura de aceptaci!n y delimitaci!n del =autista7 para ello "ubo de tener moti(os importantes 2ue nosotros no conocemos en todo su alcance. 5os se uidores del =autista 2ui$' desarrollaban una propa anda acti(a en el marco de su comunidad representando un ra(e peli ro o todos los casos una competencia. Eso es lo 2ue mejor explicaría la incorporaci!n de la apostilla al pr!lo o. Jn. 01/09-18 Jn. PROLOGO: Don el (. 4 (uel(e a entrar el texto del "imno, 2ue a(an$a "acia su climax. El (ersículo enla$a directamente en el "imno con el (. &, por cuanto entra de lleno en acci!n la concepci!n cristol! icoHsal(í%ica del concepto de lu$. El 5o os o la Palabra se identi%ica sin reser(as con la lu$. Era la lu$ (erdadera 2ue, lle ando a este mundo, ilumina a todo "ombre. El simbolismo de la lu$ tiene un puesto %ijo en el len uaje reli ioso de la "umanidad y tambi0n desde lue o en la tradici!n bíblica. Por lo dem's, en el AT nunca se identi%ica personalmente a *a"(e" con la lu$7 a lo m's 2ue se lle a es a esta a%irmaci!n. 9Te re(istes de la lu$ como de un manto; ?,al 16&,2A. En cambio se "abla muc"ísimo de la lu$ cuando "ay 2ue describir la existencia luminosa, ra$onable y %eli$ del "ombre7 (ista así, la lu$ de Dios es un don al "ombre. El simbolismo de la lu$ presenta un marcado acento antropol! ico y soteriol! ico m's 2ue meta%ísico. 5a a%irmaci!n 9Dios es lu$ y en 0l no "ay tiniebla al una; s!lo se encuentra con tal inmediate$ en 1-n 1,) ?en ,an 1,1/ se llama a Dios 9padre de las luces;A, y a2uí se entiende Hcomo lo muestra el contextoH en conexi!n estrec"a con la re(elaci!n de Dristo. Domo re(eladora y sal(adora a la Palabra di(ina se cali%ica de 9la lu$ (erdadera;. El adjeti(o 9(erdadero; "a de entenderse en sentido cualitati(o y debe delimitar la realidad a 2ue se aplica %rente a otras aspiraciones concurrentes. Al mismo tiempo se es rime con ello una pretensi!n de absolute$ escatol! ica7 junto a la 9lu$ (erdadera; todas las otras luces son %alsas en cuanto pretenden aportar una sal(aci!n reli iosa. ,!lo a la Palabra di(ina compete el ser lu$ en %orma tan absoluta e ilimitada, por2ue s!lo ella es la (erdad de Dios para el "ombre, pudiendo por lo mismo proporcionar la sal(aci!n. En (irtud de esa propiedad a%ecta a 9cada "ombre;. Desde el punto de (ista de la %e cristiana se expresa, por consi uiente, la uni(ersalidad y (alide$ sin limites de creaci!n, re(elaci!n y salud. 5a %e parte del "ec"o de 2ue por la acci!n del 5o os en la creaci!n cada "ombre "a sido ya 9iluminado por la lu$ (erdadera;. 5o cual si ue siendo ('lido con independencia de 2ue al uien se con%iese o no cristiano7 para la %e no puede darse nin 8n "ombre 2ue de al una %orma no "aya sido

a%ectado por la 9lu$ (erdadera;. Don ello no se si ni%ica nin una aspiraci!n eclesi'stica al poder, sino 2ue se trata m's bien del aspecto b'sico de la esperan$a de 2ue la %e lle ue al encuentro de cada persona. 5o 2ue persi uen todos los "ombres en su b8s2ueda de la lu$, a saber, la sal(aci!n y la (ida, lo encuentran en la Palabra de Dios, por2ue desde siempre "an sido atraídos por ella. 93unca, en e%ecto, podríamos nosotros contemplar la Palabra y la lu$ en sí misma, sin participar en ella, participaci!n 2ue se da en el propio "ombre, se 8n a2uello 2ue dice K,alK66&K6/. Mimpresa est' sobre nosotros la lu$ de tu rostro, es decir, de tu Hijo, 2ue es tu rostro y por el 2ue t8 te re(elasM; ?T@<A, DE ALN#3@, n.O 161A. Esa lu$ "a (enido al mundo. 5a (enida o lle ada de -es8s desi na su ori en y misi!n di(inos, 2ue %undamentan y le itiman su existencia como re(elador. En len uaje mitol! ico, el "imno 9relata; el acontecer sal(í%ico. Domo meta de esa (enida se se>ala el mundo, el cosmos. El concepto 9mundo; aparece a2uí cuatro (eces se uidas, de modo 2ue se mencionan todos los aspectos 2ue son importantes para la concepci!n mundana de -n. (. 4c, el cosmos es la meta, el lu ar, al 2ue lle a la lu$7 es decir, el mundo como lu ar de la re(elaci!n7 lo mismo ocurre en (. 16a. J. 16b. el cosmos "a sido creado por la Palabra, a la 2ue debe su ori en, es obra y creaci!n de la Palabra ?c%. (. 3A, y por ello es en cierto aspecto propiedad suya. J. 16c. el mundo no "a conocido a la Palabra mientras estaba en ese mismo mundo7 al contrario, se le "a cerrado. Aun2ue tales a%irmaciones comportan una tensi!n recíproca, no "ay el menor %undamento para suponer una concepci!n di%erente del cosmos, como pretenden al unos int0rpretes7 y menos a8n cuando tambi0n en el (. 11 aparece una (e$ m's esa plena tensi!n. -ustamente tal oposici!n "ay 2ue entenderla como una unidad compleja en el concepto jo'nico de mundo. Desde su mismo ori en el cosmos es creaci!n de Dios, reali$ada por la Palabra, en la 2ue contin8a anclado para su per(i(encia7 y desde lue o es un mundo "ist!rico en conexi!n con el "ombre, y s!lo en esa su conexi!n con el "ombre se puede "ablar del mundo, toda (e$ 2ue el mundo s!lo existe para el "ombre. Esas a%irmaciones contradictorias son posibles re%eridas al mundo como "istoria, como mundo "umano. Adem's el mundo no se da como una constante %ija7 mejor sería decir 2ue lo 2ue el mundo es y lle a a ser en cada caso se decide en el 2ue"acer "umano, entendiendo 0ste en la acepci!n amplísima de todas las posibilidades "umanas. ,e 8n nuestro texto esa ecuaci!n culmina en el comportamiento %rente al re(elador de Dios, 2ue (ino al mundo y en el mundo estu(o. ,u aparici!n, como la (e el e(an elio jo'nico, obli a al mundo a tomar una postura de%initi(a, una conducta en 2ue se descubre su (erdadera si ni%icaci!n. Lue el 5o os en persona apare$ca a"ora en la "istoria se %undamenta con la re%erencia a su relaci!n ori inante respecto de ese mismo mundo. El mundo, en e%ecto, "a sido "ec"o por 0l, por lo 2ue desde siempre es su campo de in%luencia. Así estaba ya preparado de al 8n modo para ser lu ar de la re(elaci!n. Por lo mismo, sería l! ico pensar, "ubiera tenido 2ue reconocer a su propio creador y se>or. Pero Hy es 0ste un dato 2ue a2uí aparece como eni m'ticoH el mundo no le conoci!. El (. 11 presenta una (ariaci!n de la misma idea. El 5o os no "a lle ado a un país extra>o, sino 2ue 9(ino a lo suyo;, a su propiedad, entendiendo por ello tambi0n a2uí al mundo y no s!lo al pueblo de #srael. * tambi0n a2uí una (e$ m's el mismo eni ma. precisamente los suyos, sus propias entes, le ne aron la aco ida. El eni ma desconcertante conser(a todo su car'cter de incomprensible y tampoco se puede intentar resol(erlo. El pensamiento n!stico lo intent! al separar el mundo luminoso, de la re(elaci!n, del mundo malo y tenebroso, del mundo miserable de un miserable creador. Allí el re(elador no (iene a lo propio y suyo, sino a al o 2ue le es radical y esencialmente

extra>o, y 2ue se comprende muy bien 2ue esa realidad extra>a por esencia no la recono$ca. 5a incredulidad a la 2ue a2uí se alude es al o distinto del moti(o n!stico de la extra>e$a o alienaci!n. Para el "ombre contin8a siendo un proceso eni m'tico, cuyos íntimos %undamentos y moti(os s!lo Dios puede re(elar. ,in embar o esa suprema posibilidad crítica no es la derrota de la Palabra de Dios en el mundo. A ello se re%ieren los (ersículos 12H13. ,i el mundo no conoci! a la Palabra 2ue (ino a el, y si los suyos no aco ieron a su creador y ,e>or, no es en modo al uno la Palabra de Dios, ni Dios mismo, los 2ue en ese caso "an actuado, sino el mundo. Don ello "a lle ado el mundo al t0rmino de sus posibilidades. Es entonces cuando se "ace patente su incapacidad para obtener por sí mismo la sal(aci!n. * es entonces cuando se mani%iesta en %orma esplendorosa 2ue corresponde a la otra parte, a la di(ina, 2ue "a (enido a este mundo, la sal(aci!n, la cual es total y completamente obra y don suyo. 5os n!sticos, 2ue no dejaban en el mundo nin una %ibra buena, estaban adem's con(encidos Hcomo de una autoe(idenciaH de 2ue en la c"ispa luminosa di(ina y no mundana de su ser m's íntimo est'n 9redimidos por naturale$a;, son "ijos naturales de Dios. De modo similar, aun2ue con una base totalmente distinta, tambi0n los judíos se consideraban partícipes se uros de la sal(aci!n escatol! ica por el simple moti(o de ser "ijos naturales de Abra"am ?c%. -n 1,36H&)A. ,e ponen en tela de juicio tanto el pneumatismo natural como la natural descendencia abra"amítica como %undamentos cuali%icados de sal(aci!n. 5a posibilidad de la %iliaci!n di(ina no reside en el "ombre como tal, sino en la Palabra de Dios 2ue "a (enido al mundo7 y, adem's, en la conducta resuelta respecto de la misma, a saber, en la aco ida abierta al 5o os, cuando 9se cree en su nombre;. 5a %!rmula 9creer en su nombre; ?tambi0n en 3,11A pertenece al len uaje con%esional cristiano y supone la proclamaci!n Peri m'tica o c8ltica del nombre de -es8s. Pero detr's del nombre se oculta toda la realidad sal(í%ica. 9El iro creer en el nombre de Dios acent8a... la relaci!n de la %e con la palabra. * de "ec"o toda %e es en su de%initi(o y m's pro%undo %undamento una %e en la palabra; ?E. E=3EFA. Por la %e recibe el creyente la prometida %acultad de con(ertirse en "ijo de Dios. Esa promesa es una palabra e%ica$ y creati(a, en la cual se da una nue(a creaci!n escatol! ica, la 9 eneraci!n por Dios;. ,e 8n -n 3,1H11 a"í entra tambi0n el bautismo, al i ual 2ue en la primiti(a concepci!n cristiana en eneral %e y bautismo, palabra y acci!n sacramental no pueden separarse. Ese radical ser en endrado por Dios lo distin ue netamente el (. 13 de cual2uier natural eneraci!n "umana, descrita con los conceptos de san re, (oluntad de la carne y (oluntad del (ar!n. .En el (. 1& alcan$a el "imno su punto cimero con la a%irmaci!n 9* la Palabra se "i$o carne;. ,e menciona así el acontecimiento al 2ue se re%iere todo lo dem's7 la realidad en la 2ue se une la existencia di(ina 9en el principio; con la "ist!rica existencia terrena de a2uí, en un "ombre determinado llamado -es8s. El 9se "i$o; "a de tomarse en un sentido totalmente literal en contra de cual2uier especulaci!n teol! ica. 5o 2ue interesa ante todo es simple y llanamente tomar conocimiento de 2ue la Palabra eterna de Dios se reali$a como existencia "umana, como 9carne;. A2uí el (ocablo 9carne; desi na la realidad "umana y la constituci!n existencial en cuanto contradistinta de Dios y sobre todo en su %ra ilidad e importancia. Del acontecer y reali$aci!n de la palabra de Dios en la "istoria "abla ya el AT. Pero 2ue la Palabra eterna de Dios se realice de tal modo 2ue lle ue a identi%icarse con un "ombre determinado, constituye la cima de la re(elaci!n de Dios en la "istoria. 5a 9paradoja de las paradojas;, como a%irmaron los padres de la # lesia. 5a encarnaci!n, la reali$aci!n de la Palabra de Dios en carne, es el misterio central de la %e,

y el mila ro por excelencia 2ue no puede expresarse con nin una %!rmula adecuada. BLu0 Dios es 0se del 2ue se puede decir tal cosaC ,e 8n -n el "acerse 9carne; la Palabra no abarca s!lo la encarnaci!n en un sentido puntual, como podría ser el acontecimiento de la nati(idad, sino la "istoria entera de Dristo entre 9la salida y el retorno al Padre;, entre 9descenso y ascensi!n;. El cuarto E(an elio, al i ual 2ue los otros tres, i nora una pura "istoria terrena del -es8s "ist!rico. E5 9puso su morada entre nosotros; Hliteralmente. 9puso su tienda;H apunta el "ec"o de 2ue la presencia corporal de la Palabra de Dios en el mundo %ue durante un tiempo limitado, 2ue se 8n -n se cerr! ciertamente no con la muerte de -es8s, sino con su exaltaci!n y lori%icaci!n así como con las apariciones del Fesucitado. A ese acontecimiento de la encarnaci!n de la Palabra de Dios pertenecen tambi0n los testi os llamados a 9contemplar; su doxa, su irradiaci!n re(eladora, su resplandor y presencia sal(adora y cuanto puede alentar en el (ocablo 2ue suele traducirse por loria o 9se>orío;7 contemplaron su acci!n en palabras y si nos para proclamarlos despu0s ante todo el mundo. Esos son los 2ue desi na en primer t0rmino el pronombre 9nosotros;7 en un sentido m's amplio es la comunidad de los creyentes, 2ue en la predicaci!n, el ser(icio de Dios y la acci!n comunitaria participa y (i(e a2uello 2ue los primeros testi os "abían experimentado en su encuentro con -es8s. En el %ul or re(elador de la Palabra "ec"a carne ellos reconocieron el esplendor lorioso del 9Nni 0nito del Padre;, la irradiaci!n "umani$ada de Dios mismo 2ue se mani%estaba en la Palabra. El contenido de las experiencias lo radas en la contemplaci!n de la re(elaci!n se resume en los conceptos de 9 racia y (erdad;. En el encuentro con la Palabra encarnada se apropiaron del poder di(ino de racia y de (erdad, experimentando en -es8s al Dios desconocido como amor y (erdad. Amor y (erdad tan presentes en el 5o os encarnado 2ue ya no basta nin una otra expresi!n %uera de 9plenitud;, 2ue si ue derram'ndose de eneraci!n en eneraci!n sin a otarse, "asta el punto de 2ue los "ombres todos pueden recibir 9 racia sobre racia; sin t0rmino ni medida. 5a apostilla del (. 1) (uel(e a establecer relaci!n con -uan =autista. Es el primer pasaje en 2ue -uan act8a como testi o de Dristo. -uan da testimonio de 0l y "a clamado diciendo. :ste es a2uel de 2uien dije. El 2ue (iene detr's de mí "a sido antepuesto a mí, por2ue 0l era primero 2ue yo. Ese %uerte clamor ?D%. -n 1,1)7 /,21H3/7 12,&&A tiene en el cuarto E(an elio un acento teol! ico7 se trata de una proclamaci!n clara de la re(elaci!n. El tenor literal del testimonio responde a la teolo ía jo'nica ?c%. 1,2/.36A, aun2ue enla$a tambi0n con la tradici!n sin!ptica y sobre todo con la concepci!n de <t. 9El 2ue (iene detr's de mí es m's poderoso 2ue yo; ?<t 3,11A. 9El cuarto e(an elista da por conocida esa palabra del =autista en los sin!pticos, pero la interpreta a su manera; ?,DH3ADQE3=NFGA. * tambi0n podría pensarse en la otra expresi!n. 9*o os di o. entre los nacidos de mujer, no "ay nin uno mayor 2ue -uan7 sin embar o, el m's pe2ue>o en el reino de Dios es mayor 2ue 0l; ?L7 5c /,217 <t 11,11A. 5a %ormulaci!n supone el moti(o concurrente de 2ue la aparici!n temporal del =autista antes de -es8s %undamenta tambi0n una prioridad teol! ica de a2u0l sobre 0ste. El problema ya "abía tenido 2ue a%rontarlo la tradici!n anterior a -n, como lo prueban los ejemplos aducidos. Por el contrario, la comunidad cristiana a%irma la prioridad incondicional de -es8s. En el len uaje jo'nico cierto 2ue desde el punto de (ista cronol! ico -es8s "a lle ado despu0s del =autista7 pero le "a rebasado en cate oría, es superior a el, "a sido primero, y ello con ra$!n, pues como preexistente Rera 9desde siempre; el primeroS *. se 8n -n, así lo proclam! tambi0n el propio =autista, cuando "abl! del 9m's poderoso; 2ue (endría despu0s de 0l.

y a modo de paralelismo antit0tico.. 9*a"(e" os "abl! desde en medio del %ue o7 oíais el sonido de las palabras.1H+A. 1..A es para -uan el concepto uni(ersal de sal(aci!n.. 11 expone la importancia sin ularísima y exclusi(a de la re(elaci!n cristiana..i a ello se suma -n 1... <ois0s dio simplemente la ley.. la (ersi!n de Dios al terreno de lo "umano...12H26A y para el 2ue re(iste el car'cter de un axioma indestructible..... la ley o incluso el man' en el desierto ?+.. El Hijo 8nico... A medida 2ue el cristianismo se iba estableciendo como una realidad aut!noma...... consistente en 2ue sus dones... a saber. la ley y la racia y (erdad.. estando para siempre li adas a su persona. pero no percibíais %i ura al una. tambi0n las relaciones entre <ois0s y Dristo... in%luencia 2ue en modo al uno "a terminado "oy.12A.... parece 2ue el cuarto E(an elio conoce a <c 1. Tambi0n el judaísmo sabía 2ue nin 8n "ombre puede (er a Dios y continuar (i(iendo ?Ex 33. 1/ y 11..... sino 2ue se le cuenta como testi o de Dristo... ?Dt &. -esucristo es el.... 9Jida. <ois0s s!lo dio la ley../s y par.... sobre la concepci!n cristiana del mundo y del "ombre y "asta sobre la cultura occidental como el pr!lo o de -n. Jn.&+7 tambi0n l-n &.5as dos apostillas.... Dios..... mientras 2ue -esucristo "a reali$ado la racia y la (erdad. 9A Dios nadie lo "a (isto jam's.. Domo representante del AT.... el 2ue est' en el seno del Padre puede ser el re(elador y el testi o de Dios en el mundo ?c%. ?P' s.. o sede en 2ue se "an reali$ado la racia y la (erdad y donde se cumplen de continuo.2+H21.. 2. se iban re%lejando con mayor %uer$a ?c%.. ?=N5T<A33A.. ..... 95a inaccesibilidad de Dios si ni%ica 2ue el "ombre no puede disponer de 0l.11H23A... 5a a%irmaci!n apunta sin duda contra cual2uier pretendida contemplaci!n de Dios... 3. y la teolo ía del Deuteronomio inculca con el mayor 0n%asis ese principio %undamental a los oyentes judíos. En su %i ura se "ace (isible 2ui0n es Dios realmente.9lu ar..32A.. 9Por2ue la ley %ue dada por medio de <ois0s se entiende sin duda al una como limitati(o. incluida desde lue o la de la nosis. Por ello al "ombre no le 2ueda m's camino 2ue la autoapertura de Dios7 8nicamente Dios puede proporcionar al "ombre noticias de sí mismo....117 5c 3. El (..1+. en el mundo........ En el primero..... no eran los (erdaderos bienes sal(í%icos..31H3+A..... Dios es para el "ombre %undamentalmente 9in(isible.. constituyen dos obser(aciones importantes........ 2ue son los (.. /)H16)A ..... no es s!lo un principio b'sico 2ue -n repite ?)..... ?9(ida eterna... <t 3.. 5e interesaba a todas luces poner de relie(e ese punto con una nitide$ y perentoriedad realmente do m'tica.&+7 3........ Dierto 2ue el lector actual.... sino solamente una (o$... se contraponen <ois0s y Dristo... exactamente i ual 2ue la encarnaci!n de la Palabra en -esucristo...... Don la menci!n de este nombre el pr!lo o alcan$a su precisi!n suprema.... .. y respecti(amente cristianismo y judaísmo.... asimismo Heb 3. 2ue se acerca a ese texto con sus . En el E(an elio se 8n -uan no se enjuicia a <ois0s en un sentido ne ati(o ?1.......... BD!nde est'n las di%erencias esencialesC E1 (..3/7 +. -es8s en persona con sus palabras y su obrar es la 9explicaci!n de Dios. :l es la beati%icante interpretaci!n de Dios..1&A.... 3o solamente "an sido dadas sino 2ue "an lle ado a ser un acontecimiento concreto.. aun2ue los "a reinterpretado de acuerdo con el prop!sito 2ue persi ue. PROLOGO: E!I"A#IÓN: aA Di%ícilmente podr' "allarse otro texto bíblico 2ue "aya ejercido una in%luencia tan permanente sobre el pensamiento cristiano.. 1/ proporciona una respuesta clara.. Al lado de eso se encuentra una clara restricci!n del ran le islador....

reali$ada en -esucristo. e%ecti(amente. loria como de Hijo 8nico 2ue (iene del Padre. como cual2uier otra experiencia sensible del "ombre. 61K61H6& 1 5o 2ue era desde el principio. lo 2ue "emos oído.7 en una palabra. Es la experiencia de la %e. 9Pero nosotros (imos su loria. 2ue se caracteri$a por un 9(er. Por eso "abremos de recordar una (e$ m's 2ue el pr!lo o jo'nico tiene ante los ojos todo el acontecer de la salud y de la re(elaci!n. Por el contrario. & @s escribimos esto para 2ue sea colmado (uestro o$o. 9Nn encuentro concreto. la experiencia se entiende como un puro empirismo materialistaH sensualista..e trata. por ende. y 9%inito. sin ular e irrepetible en amor y con%ian$a. El concepto corriente de experiencia se resiente del "ec"o de 2ue esa experiencia se reduce a la experiencia sensible. 2ue "a de entenderse como un eco o resonancia del pr!lo o jo'nico. lo 2ue "emos (isto con nuestros ojos. es por lo mismo la disposici!n esencial pre(ia para ese "imno y su recta comprensi!n. 5a experiencia de la %e "ay 2ue de%inirla como una aut0ntica experiencia "umana. lo 2ue "emos contemplado y lo 2ue nuestras manos "an palpado. acerca de la Palabra de la (ida 2 Hpues la (ida se mani%est! y la "emos (isto. el concepto de experiencia "ay 2ue entenderlo con tan amplitud 2ue ten a en cuenta la no limitada multiplicidad y complejidad de todas las experiencias 2ue son posibles al "ombre. 5a %e en la sal(aci!n. oír y palpar. K1-n. para 2ue tambi0n (osotros ten 'is comuni!n con nosotros. de recuperar la plena y "umana propiedad del (er. la encarnaci!n. #ncluso "abría 2ue de%inirla como una 9experiencia sensible. a lo 9inmediato. En ambos casos el punto de partida es la experiencia concreta e "ist!rica de la %e en el encuentro de los testi os con -esucristo. enmarcada desde lue o en la comunidad de los creyentes. no deja de encontrar en 0l di%icultades especiales. cuya sede ori inaria es el encuentro con -es8s de 3a$aret. abriendo cauce. escuc"ar y palpar. eso es lo 2ue tenemos ante . @ como se dice en el proemio de la carta primera de -n. 2ue de ordinario es a n!stico y 2ue por lo mismo no permite "acer a%irmaciones %ilos!%icas o teol! icas 2ue rebasan cuanto se puede medir. Tales testi os "an reconocido en -es8s de 3a$aret al "ombre por el 2ue en de%initi(a se (ieron impulsados a la con%esi!n de 2ue en 0l nos sale al paso la re(elaci!n y la loria de Dios. contar y pesar.. por tanto. 5a experiencia b'sica de la 2ue arranca este texto est' expresada con las palabras si uientes. contemplar. nuestra comuni!n es con el Padre y con su Hijo -esucristo.1&bA. ?1. aun2ue (a muc"o m's all'.modernos prejuicios mentales. tambi0n a la experiencia espiritual y reli iosa ?1A. la 2ue constituye la base de dic"os textos y la 2ue a2uí se articula. 2ue alcan$a su punto culminante en la encarnaci!n de la Palabra de Dios. . lleno de racia y de (erdad. Pues. cual experiencia concreta e "ist!rica. la Palabra de (ida de Dios en persona. y testi%icamos y os anunciamos la (ida eterna 2ue estaba en el Padre y se nos mani%est!H 5o 2ue "emos (isto y oído os lo anunciamos tambi0n a (osotros.

los principios de la (ida. y la Palabra estaba en Dios y la Palabra era Dios. 2ue -es8s mismo en su persona era esa alocuci!n. bA #dea de Dios y concepto de re(elaci!n. no puedo pre untarle existencialmente. los principios ima inables de todo7 pero 2ue no penetran ni pueden explicar el aut0ntico misterio del principio. era Dios. * ello tanto m's cuanto 2ue el pr!lo o jo'nico sit8a a Dios y su Palabra 9al. 9En el principio era la Palabra. 5a idea teol! ica %undamental de una re(elaci!n de Dios en la "istoria debe tomar en serio ambas caras.7 al creyente se le comunicaba una nue(a (ida y lu$. Antes de 2ue nacieran las monta>as y la tierra y el orbe se %ormaran.. ?-N3GE5A. descubrir' siempre en el pr!lo o de -uan una ayuda insustituible. De ambas realidades "a de tener cuenta no pudiendo reducir ni a Dios ni la "istoria. y 2ue a esa Palabra iban li adas la 9(ida. ?<#ETHA. el ran desconocido. 2uien 9"ablaba. ilusi!n y montaje "umano. . 2uien en nuestra 0poca. a sumer irse en los abismos ori inales. Hay toda una cadena de principios y comien$os. "ay 2ue acabar intentando incluso esta %!rmula. la Palabra de Dios encarnada. para lo cual esa Palabra tenía 2ue lle ar en de%initi(a de las pro%undidades mismas de Dios. * no sería en absoluto un len uaje acerca de Dios. de su libertad y amor soberanos7 y entonces cabría decir. si se 2uiere poner el principio en su lu ar justo. 2ue la Palabra en el principio estaba en Dios y 2ue la Palabra se "i$o carne.i se 2uiere (alorar teol! icamente la experiencia de %e en su plena y total si ni%icaci!n. principio7 es decir. de los antepasados o el de la "istoria.al 46. cuando cre! el cielo y la tierra. sino 2ue representa una cualidad. una explicaci!n del sentido de su existencia. dejando 2ue nos in2uieten y soliciten. si pretendiera empe$ar por prescindir del Dios 2ue "abla. para nosotros el re%u io por las eneraciones. el principio ori inario por antonomasia. T8 te "as "ec"o. .. de la materia. -es8s. ?1.e>or. . y la 9lu$.e impone la idea de 2ue el principio no se entiende s!lo cronol! icamente. 5a mejor respuesta a todo ello son las dos a%irmaciones del pr!lo o jo'nico. 9* la Palabra era de naturale$a di(ina. 2uiere mantenerse %irme en la %e en Dios como la realidad 2ue m's "ondamente a%ecta al "ombre. 9Teolo ía es un len uaje responsable acerca de Dios. 5a meditaci!n se (e solicitada a reco er ante todo en este pasaje la idea de principio y a"ondar en ella. Dios creador no s!lo lo es 9al principio. era el propio Dios. el de la propia %amilia. se "a acercado al "ombre en %orma "umana. Don esas premisas tiene pleno sentido decir 2ue en la "istoria de -es8s de 3a$aret Dios nos "a "ablado a nosotros los "ombres7 en esa "istoria Dios se "a re(elado7 en ella Dios. 2ue es un presente. Dios y la "istoria. . Todo ello debía ser (erdad y no pura in(enci!n. de una a otra eternidad eres t8 Dios. 5a nue(a experiencia para el círculo jo'nico estaba precisamente en 2ue en ese "ombre. Por lo mismo.1A. a menudo tan con%usa espiritual y reli iosamente. allí donde "ay 2ue empe$ar simplemente.. sino 2ue es mi creador y yo soy su criatura. 3i si2uiera puedo contemplar mi propio comien$o ?142)H2+A.1H2 5a ple aria Tessobrunner manuscrito muni2u0s del si lo J### .nosotros con la sin ularidad "ist!rica y personal de -esucristo.

ni si2uiera arriba el cielo. 3o te retires tras la pantalla de unos peri!dicos ilustrados. A"ora bien. 9allí estaba el 8nico Dios omnipotente.A(eri U0 cu'l era el mayor de los mila ros. . ni si2uiera al 8n 'rbol.iempre se "a experimentado y concebido a Dios como un principio sin comien$o. ni tampoco las estrellas. en la aureola de las canas. del ori en y procedencia de "ombre. se>ala la %rontera 8ltima.. y la Palabra estaba junto a Dios. 5o 2ue el texto del salmista y la poesía medie(al pretenden en su len uaje lento y meditado es introducir en la experiencia "umana de Dios como 9principio de la creaci!n. 5a tierra no existía. del 9comien$o de todas las cosas.. allí estaba el 8nico Dios omnipotentes. como el Eterno %rente a todo lo %inito. y la Palabra era Dios.orpr0ndeme. 3o dejes 2ue me pierda en el bos2ue de las antenas de tele(isi!n. En todo momento me interesa 2ue el principio 8ltimo o comien$o primero. aun2ue 0ste ni si2uiera "aya podido conocer a sus pro enitores. Duando se dice. =8scame con unos rostros. ni el poderoso mar. transitorio y perecedero. absoluto y (i(ienteC . 9Al principio ya existía la Palabra. 2ue es lu$ y (ida. El ejercicio en la meditaci!n del principio despierta el asombro y la admiraci!n por mi propia existencia en cuanto proscribe el "ec"i$o de la autocomprensi!n super%icial.. @raci!n de Tol%dietric" . de cabo a cabo. lu$ para cada "ombre. la luna con su lu$. ello e2ui(ale a una in(itaci!n a a"ondar y sumer irse en el principio sin principio y a sentirlo como el lu ar de mi propio ori en. Pero donde no "abía nada. Fompe con mi %inal las series de una estadística re ulada7 dame una muerte. si es 2ue la idea del comien$o no "a de perderse en el absurdo insoluble. toda(ía el sol no brillaba. Ese Dios es el principio sin comien$o. el lu ar de esa procedencia no es una oscuridad impenetrable. 2ue lle ue a mí libre. 5a idea de un ori en primero de todo el uni(erso. del mundo y de la "istoria. como apertura in%inita y sin límites. a la 2ue terror y t0cnica le son odiosas. 2ue ese principio primordial y ori inario no ten a principio. <as Bc!mo puede el "ombre "allar acceso "asta ese EternoC BD!mo puede entrar en comuni!n con 0lC * Bc!mo puede concebir la idea de un ser eterno. como lo "ace la poesía. como "abría 2ue decir desde lue o del ori en del "ombre entendido de un modo puramente biol! ico7 sino 2ue es lu$.c"nurre . Es l! ico concebir el comien$o absoluto y unirlo a Dios creador. ni tampoco la monta>a. si el lu ar del 2ue el "ombre pro(iene est' de%inido por la Palabra. y poniendo en mi %rente un soplo de sentimiento.

En ese contexto recuperar' toda su importancia el concepto de re(elaci!n.ilesius $) An%&'(')'*+. sino 2ue ese eni ma se expresa de %orma completa. y 9proposiciones de %e.. si toda(ía es posible en nuestra cultura una aut0ntica %e reli iosa. "ist!rico y (i(o 2ue nos sale al encuentro. de cali%icar unas 9noti%icaciones objeti(as. aleatorio y perecederoC Por lo eneral. 0l mismo7 y ello en el contexto de unos determinados acontecimientos "ist!ricos como la salida de E ipto. sino 2ue clamar'n a Dios y pondr'n en 0l toda su esperan$a. Al i ual 2ue todo el E(an elio se 8n . de incertidumbres y dudas. abre y comunica. 3o se trata en modo al uno de mantener una eti2ueta externa. las experiencias del "olocausto. 9do mas. la "istoria de la alian$a con #srael y. la 9(erdad de Dios. 5o realmente decisi(o. 95o ine%able 2ue se suele llamar Dios se entre a en una Palabra para 2ue le "ablemos y cono$camos. y precisamente tambi0n de la "istoria cristiana. En su existencia "ist!rica -esucristo es el Jerbo concretísimo de Dios. no son otra cosa 2ue conser(as con eladas de la re(elaci!n. en la "istoria de -es8s de 3a$aret con sus e%ectos subsi uientes. lo mundano. sino un len uaje concreto. es 2ue Dios no re(ela y descubre unos determinados 9contenidos. aun2ue se tope siempre con lo %inito. en ese su an"elo del Eterno. ni con la ayuda del pro reso t0cnico y del bienestar material. sino 2ue se 9re(ela. Tambi0n a2uí se trata de un concepto 2ue no es de ori en especí%icamente cristiano7 a %inales del mundo anti uo. %inalmente. sino 2ue desi na precisamente el contenido de la experiencia de %e o%recido por -es8s. Habr' "ombres 2ue no se dar'n por satis%ec"os con respuestas super%iciales Hcomo les ocurri!. a los j!(enes bajo Hitler o a la eneraci!n de la re(oluci!n estudiantil en 14+/H+1H.BD!mo se sorprende una y otra (e$ el "ombre. Por ello en los 8ltimos a>os se "a planteado a menudo la cuesti!n de si la reli i!n tiene toda(ía %uturo. sin embar o. por ejemplo. las 2ue ra(an la %e en Dios. estupe%acientes e ideolo ías de todo tipo. entonces se demuestra Hcomo lo prueba cuando escribo estas líneas la re(oluci!n isl'mica en #r'nH 2ue la reli i!n est' toda(ía lejos de ser al o periclitado. como contenido re(elado. 2ue es preciso descon elar antes de su empleo (italH. son las experiencias sombrías y desesperadas de la "istoria "umana.) E1. 5a idea de 2ue a tra(0s de -es8s de 3a$aret es Dios mismo 2uien "abla al "ombre y 2ue ese acontecimiento oral no es primordialmente do ma o doctrina Hlos 9do mas. unos do mas. las re(elaciones estaban a la orden del día. An elus . 2ue "abla y ata al "ombre7 al o 2ue nada tiene 2ue (er con la mitolo ía. la Palabra de Dios en la concreci!n suprema. 2ue a su (e$ "an ido de enerando "asta con(ertirse en 9el opio del pueblo.) -. Jn. -. 3i se trata tampoco.. pese a todas las experiencias (i(idas de absurdos de problemas torturantes. Pero si el eni ma de la existencia y de la "istoria "umana se plantea y acepta en toda su dimensi!n y sin restricciones. se 8n el concepto 2ue la =iblia y el 3T tienen de la re(elaci!n. si no se intenta arrinconarlo con la ayuda de dro as.. 2ue "a sido justamente el %allo del neoescolasticismo cat!lico en su inteli encia de la re(elaci!n bíblica. Ese concepto conser(a su mejor %undamento cuanto m's se atiene a la re(elaci!n bíblica de Dios por medio de su palabra. dentro del judaísmo y del "elenismo.) (&/)'*' (0 -. a uardando su sal(aci!n de 0l en persona. por consi uiente.

pues. eV re(elador "ist!rico de Dios. Por todo ello. aun2ue sí tiene unas concepciones precisas de lo 2ue es pecado. en su condici!n de criaturas constituidas e iluminadas íntimamente por el 5o os. no es una naturale$a est'tica 2ue descansa en sí misma. sino el in2uieto existere in Deum. los dos relatos de la creaci!n en G0n 1. 2ue se mani%iesta una y otra (e$.e le solicita si 2uiere abrirse . no lle a al encuentro del "ombre como una realidad extra>a. mar inal ?en al unos textos de la tradici!n sapiencialA. 5a misma a%irmaci!n creacionista del (. la comprensi!n 2ue el "ombre tiene de sí mismo. Eso lo subraya una (e$ m's el (. Domo criatura del 5o os.&a7 2. aun2ue care$ca de una %ormulaci!n sistem'tica. ni c"ispas o partículas de la misma.-n. El mundo del 2ue se ocupa es pre%erentemente el mundo "ist!rico del "ombre. 2ue determinan. 5o 2ue el "ombre es en su 8ltima raí$ se mani%iesta en sus relaciones con Dios. 5a esencia del "ombre.. Pre%iere describir al "ombre en su situaci!n "ist!rica. la a%irmaci!n creacionista piensa ante todo en el "ombre.&bH47 . sino tambi0n 9en la Palabra. 5a predeterminaci!n del "ombre por la Palabra y su ordenaci!n a la misma constituye. enjuici'ndole por completo bajo ese aspecto. sino como la Palabra 2ue despierta y abre a la (e$ en el "ombre su (erdadera comprensi!n de sí mismo. (alores. el "ombre est' íntimamente marcado por 0l desde su ori en primero7 el 5o os es. Ante todo unas obser(aciones. 3. el problema de la relaci!n di(ina del "ombre se identi%ica con el problema de cu'les son los datos. 4 con la a%irmaci!n de 2ue el 5o os es 9la lu$ 2ue ilumina a todo "ombre. *. "a estado y est' en la libertad de su decisi!n y actuaci!n. Así pues. por consi uiente. en e%ecto. dic"o a la in(ersa. como criaturas de la Palabra. de tal modo 2ue sin tal ordenaci!n resulta teol! icamente incomprensible. @. un mo(erse "acia Dios. 2ue alcan$a su culminaci!n suprema precisamente mediante el encuentro con -esucristo. a%ectados por la lu$. pero como "ombres est'n 9desde siempre. En ese su encuentro. no es al o 2ue cai a por su propio peso.e trata de una antropolo ía teol! ica. 5a =iblia s!lo muestra un 9inter0s cosmol! ico. 2ue (e al "ombre en su relaci!n con Dios. Por sí mismos los "ombres no son la lu$. los "ombres est'n ordenados al mismo. Tambi0n a2uí se acent8a 2ue los "ombres todos. Desde lue o. 5a aut0ntica decisi!n se toma %rente al Dios 2ue se re(ela y se demuestra en la "istoria. y sobre todo en sus relaciones con la re(elaci!n de Dristo. etc. El E(an elio se 8n -n no desarrolla nin una doctrina del pecado ori inal. -esucristo. Ese es tambi0n el planteamiento del problema de Dios. el pr!lo o contiene una determinada concepci!n del "ombre.al 1A presenta una ordenaci!n al "ombre. a2uella (ida 2ue es la lu$ de los "ombres. como la idea bíblica de creaci!n en eneral ?c%. a la in(ersa. Toda su existencia est' esencial y estructuralmente marcada por la Palabra de Dios7 de tal modo 2ue esa Palabra de Dios al aparecer en el mundo. desde una perspecti(a teol! ica la criatural esencia del "ombre. como ser "ist!rico. El pr!lo o jo'nico a%irma.. el "ombre en su entorno condicionado por la "istoria al tiempo 2ue la condiciona. 2ue a di%erencia de las otras cosas "an sido creados no s!lo 9por la Palabra. Al mismo tiempo el "ombre. alentando su an"elo de Dios y de la sal(aci!n. presentan por el#o una a%inidad con el 5o os en cuanto (erdadera lu$. un condicionamiento ori inario y esencial del "ombre por la Palabra de Dios. "abla mediante su palabra al ser m's íntimo del "ombre. con la re(elaci!n. en de%initi(a. el "ombre "a de a%rontar toda(ía la prueba.1H2. . especialmente en su "umanidad "ist!ricoHconcreta. 2ue se da a conocer a tra(0s de la in2uietud por Dios. en el encuentro del "ombre con el re(elador se ec"a de (er 2ue la aco ida de la re(elaci!n.7 y 0l justamente "a (enido al mundo. . pues.

Ese conocimiento. si 2uiere recibir y creer en la lu$. A2uellos. 16H12. De a"í 2ue en la decisi!n de %e existencial no s!lo se da la decisi!n del "ombre %rente a -es8s de 3a$aret. con la Palabra. 5a %e como reconocimiento de -es8s es a la (e$ el reconocimiento de Dios. pan de (ida. recupera el acceso oculto a su (erdadero ori en en la Palabra al mismo tiempo 2ue el lu ar concreto de su propia existencia "ist!rica como 9creyente en el mundo de "oy. les est' oculto. lle a tambi0n realmente a sí mismo. pese a todos los experimentos de la psicolo ía pro%undaH. es por una parte creaci!n de Dios. los "ombres (ienen de la Palabra (ital de Dios y tienen por lo mismo un conocimiento preciso e inalienable de ese su ori en. "ablando así al ser oculto del "ombre. a su procedencia de la Palabra. incluso sin contar con la psicolo ía pro%unda. Por tanto. se 8n -n la decisi!n de %e es tambi0n el acto esencial con 2ue el "ombre se reali$a. 9El "ombre tiene la palabra. Al lle ar el "ombre a -esucristo. y con ello de la %uente de su (erdadera "umanidad. como una decisi!n del "ombre entre la (ida y la muerte. mediante su palabra. esencial para 0l. y son precisamente sus entes. es 2ue esa conciencia no abarca la palabra en sí. es pues 2uien de(uel(e al "ombre a la Palabra creadora y a la Palabra eterna como %undamento y ori en de la plena existencia "umana. (ida. no le 2uiso como un 9ser 2ue nada dijera. los 2ue se le cierran.. Pese a lo cual el mundo no conoce al 5o os. de la Palabra. a ua de (ida. Por lo dem's. <'s bien es todo su ser lo 2ue le distin ue del animal. 2ue era al principio. El cosmos. Es 9la propiedad. lo 2ue sí sabemos ciertamente.. "ay se 8n -n determinados símbolos lin Uísticos.e "ace así patente 2ue el "ombre "a de entenderse esencialmente desde la Palabra de Dios. 5a palabra y el len uaje constituyen la cla(e para la inteli encia del "ombre. * esa di%erencia del animal est' precisamente en 2ue posee la palabra. concepciones e im' enes reli iosas ?lu$. 3o es 2ue la 8nica di%erencia del animal sea su pensamiento.u posesi!n así como una relaci!n. sino 2ue se separa de su ori en.7 y con ello recupera asimismo su (erdadera y plena "umanidad para el presente y el %uturo. en la 2ue aparece la lu$ de la Palabra. 2ue se le abren ad2uieren la %acultad de lle ar a ser "ijos de Dios. resurrecci!n. (erdad. . aun2ue tampoco como un necio "ablador. sino tambi0n %rente a Dios y %rente a sí mismo. Duando Dios cre! al "ombre. y mediante 0l a Dios. 9los suyos. 3o le 2uiso en la soledad de la conciencia. y desde lue o por la %e.W en los 2ue se su iere aun2ue de %orma pro(isional. Expresado de una manera abstracta. El problema se %ormula explícitamente en los (. . constituyen su nota distinti(a por encima de todas las otras criaturas de Dios. con%usa y %alseada. como dice Eeuerbac". Duando el "ombre cree. -esucristo. no se puede alcan$ar por la palabra como tal. el mundo "umano entendido "ist!ricamente.personalmente a la lu$ de la re(elaci!n. ante una decisi!n de %e. no obstante. Por el contrario. etc. En la Palabra tiene 0l su "umanidad y lo 2ue le di%erencia de los animales. 5a Palabra de Dios encarnada. -esucristo. cuando por la Palabra lo cre!. . camino. por el contrario. El re(elador de Dios. con la incredulidad no es 2ue rec"ace ciertos do mas ?la extendida y %alsa interpretaci!n de %e e incredulidadA. 2ue comporta la aceptaci!n de sí mismo como criatura necesitada de sal(aci!n. de su propia "ondura esencial de criatura. Por ello le dio la palabra. Dual2uiera 2ue sea la conciencia e inteli encia 2ue pueda "aber en los animales Hde lo cual sabemos muy poco. pone al "ombre. por la palabra en su contenido de sentido. sino en la comuni!n del yo con el t8. siendo precisamente su existencia c!smicoH"ist!rica lo 2ue oculta ese ori en ?"emos de se>alar a2uí una cierta semejan$a con la doctrina n!stica de la redenci!nA.

). la teolo ía tradicional produce..5&. 0 (96' 69 :'&. 95a pie$a principal de nuestra sal(aci!n es la encarnaci!n del 5o os. 728' $.1<). y 9(erdadero Dios. la a%irmaci!n incarnacionista en -n. 2ue "abrían de ponerse de mani%iesto en las contro(ersias cristol! icas de los si los #JYJ#. Parecía un "ombre. aun2ue ustosamente "ubieran insistido en la misma ase urando 2ue -es8s era 9(erdadero "ombre. 5o así separado "ay 2ue (ol(er a unirlo posteriormente. sino 2ue 0ste es del anticristo. la impresi!n de 2ue Dios emprendi! un (iaje por el mundo. cuyo conjunto constituye la existencia concreta de -es8s. . pero por debajo estaba Dios re(estido como .. 2ue desde lue o no tu(o muc"a suerte con su cristolo ía7 pero en esa a%irmaci!n no "ay duda 2ue compendia la doctrina com8n de la # lesia.. es incluso una a%irmaci!n relati(amente tardía.n$.A. Puede decirse 2ue el cristianismo es la reli i!n de la "omini$aci!n de Dios. al presente. 95as ase(eraciones jo'nicas sobre el 5o os son el resultado de una pro%unda re%lexi!n teol! ica sobre la (ida de -es8s como re(elaci!n central de Dios. 346A. por consi uiente.$2/n.. A"ora bien. sino 2ue era Dios. a todas sus palabras y actuaci!n total.Duando incluso te!lo os conser(adores "ubieron de rec"a$ar de manera decidida semejante concepci!n. . del cual "ab0is oído decir 2ue (iene y ya. 2uiso incorporarse al mundo como si %uera uno de nosotros. no es de Dios. ZFobinson se "a en%rentado a la interpretaci!n popular del modelo incarnacionista. En realidad -es8s no era uno de nosotros. En su escrito su erente e in2uietante .. de la "umani$aci!n de Dios. .anta Dlaus. dice @. sentía como un "ombre. el cual durante un tiempo represent! una comedia. la explicaci!n tradicional supranaturalista de la encarnaci!n impone la idea de 2ue -es8s era en realidad Dios omnipotente 2ue camin! sobre la tierra re(estido de "ombre. . Esta a%irmaci!n contiene la idea de la encarnaci!n. 5a a%irmaci!n de K1-n. 34 ). dice Apolinar de 5aodicea ?X "a. est' en el mundo. "ablaba como un "ombre. . 2ue desde los días de la # lesia primiti(a pertenece a las a%irmaciones esenciales del símbolo de la %e cristiana.Por cautas 2ue a2uí sean siempre las %!rmulas. Pannenber "abla de un 9ras o mítico de la cristolo ía incarnacionista... 9Donceptualmente distin ue dos seres distintos. * dice así.. pese a todo. 2ue para ella Dristo s!lo tu(o la apariencia de "ombre o 2ue aparecía como un "ombre7 y bajo ese (elo estaba Dios. Por ello la a%irmaci!n incarnacionista "a de re%erirse siempre a la existencia de -es8s. Por lo dem's este modelo mental tu(o tambi0n desde el comien$o sus peli ros. 9la encarnaci!n como es2uema mental cristol! ico. de ase urar la "umanidad real de -es8s %rente a cuales2uiera doctrina n!sticas "er0ticas.incero para con Dios. * todo espíritu 2ue no con%iesa a -es8s. T. . 95a cristolo ía popular supranaturalista %ue en todas las 0pocas de índole doceta7 es decir. el Hijo eterno de Dios y la mani%estaci!n terrestreH"umana de -es8s.e trata a2uí. Dullmann. todo espíritu 2ue con%iesa a -esucristo (enido en carne. -. lle ando a nuestro planeta en la %i ura de un "ombre..n%&. -es8s no era un "ombre en endrado y parido.. 6&K62H63 9Donoced en esto al Espíritu de Dios. n'6'%&'6. 6. es de Dios.-) L.&n.1&.. 3o estaba lo bastante a se uro de malas interpretaciones. P. (1. .T. puede entenderse per%ectamente como una prolon aci!n aclarati(a de la a%irmaci!n incarnacionista de -n 1. sino 2ue mediante el mila ro del nacimiento (ir inal.in duda 2ue a este respecto el acento car ! desde el comien$o sobre la "umanidad real del re(elador -es8s de 3a$aret...-.&n.

. #reneo de 5y!n. Dios se "a "ec"o "ombre para 2ue el "ombre (uel(a a serlo de (erdad.i al uien in(esti a todas las tesis "er0ticas "allar' 2ue la 9Palabra de Dios.1&. De ello (ol(eremos a "ablar a8n bastante a menudo. 5a cristolo ía del 5o os.er cristiano no con(ierte ese modelo en la arma$!n y sost0n de su cristolo ía. 5a inteli encia cristiana de la re(elaci!n y la sal(aci!n se debe al "ec"o de "aber tomado en serio la plena "umanidad e "istoricidad de -es8s.. -K<@DE5@HH. a%irma desde lue o con todo derec"o el acontecimiento "umano e "ist!rico de 2ue Dios nos sale al encuentro en ese concreto "ombre "ist!rico 2ue es -es8s de 3a$aret. Don ello nada se dice contra el planteamiento justo de la teolo ía incarnacionista. tal como debe ser delante de Dios. despla$! los centros de inter0s en %orma notable "acia la especulaci!n sobre el 5o os. "an encontrado por ello escasa consideraci!n "asta el presente. En ese aspecto "ay 2ue entender la encarnaci!n como 9"umani$aci!n de Dios con (istas a la "umani$aci!n del "ombre. pues. se>ala así la ne aci!n de la "umani$aci!n completa como la característica de toda la doctrina err!nea de los n!sticos. En su en%rentamiento con los errores n!sticos el pr!lo o jo'nico. tal (e$ por2ue era el m's c!modo y el 2ue mejor respondía al espíritu "elenístico. . De "ec"o el docetismo di%uso es una característica de la do m'tica tradicional. Jista teol! icamente. Esa absoluti$aci!n del modelo incarnacionista ya no se puede de%ender con la nue(a ex0 esis 2ue trabaja de %orma pluralista con cristolo ías y conceptos cristol! icos di%erentes. ..1&. 9En nin una doctrina de los "erejes se "i$o carne la Palabra de Dios. la permanente 9idea del (erdadero "ombre.7 no. El -es8s "ist!rico "a 2uedado en buena parte di%uminado. así como un "umanismo cristiano "ar'n bien en orientarse siempre por -n 1. por2ue brindaba una ayuda (i orosa contra el dualismo n!stico. y sin duda al una mejor 2ue las cristolo ías sin!pticas. el Anti uo Testamento y el 3ue(o %orman un todo. la re(elaci!n y la redenci!n. * ello por2ue -es8s de 3a$aret encarna a la (e$ al 9(erdadero "ombre. Por ello. y sobre todo 1. la "istoria sal(í%ica. 2ue 0sta no "a podido eliminar "asta "oy de un modo con(incente. 2ue se imponía a todos los otros conceptos neotestamentarios. ?de arribaA aparece sin la carne e incapa$ de padecer. sino 2ue m's bien "abrían de ser(irnos de apoyo para tomar en serio la problem'tica planteada. en lo 2ue sin duda lle(a ra$!n.. la "umani$aci!n de Dios es el supuesto %undamental para la "umani$aci!n del "ombre. El 0xito 2ue tal modelo obtu(o resulta muy comprensible en la # lesia anti ua. Desde lue o 2ue el modelo incarnacionista en la cristolo ía tradicional %ue el modelo mental con mayor 0xito.3o deberíamos retroceder ante estas %ormulaciones pro(ocati(as. la plena reali$aci!n de la ima en de Dios 2ue es el "ombre. 5a ase(eraci!n 9el Jerbo se "i$o carne. y 2ue sir(e de medida a toda buena "umanidad. 3o pueden interpretarse sin m's ni m's los sin!pticos ni Pablo se 8n el modelo incarnacionista jo'nico7 y por lo mismo no se trata de nin una "erejía cuando Hans Qun en su libro . y por tanto su car'cter judío. :l es. como pensaban los rie os para la 9di(ini$aci!n del "ombre. una antropolo ía teol! ica. ele('ndolo a la cate oría de concepto cristol! ico absoluto. El error del pasado consisti! en dar un car'cter de do ma absoluto al modelo incarnacionista en su interpretaci!n "elenísticoH %ilos!%ica H2ue contradecía %rontalmente su intenci!n bíblicaH. es una tesis de A ustín 2ue si ue siendo ('lida. Para la %e cristiana la creaci!n. a 2uien se deben tales textos. Es e(idente 2ue la existencia "umana de -es8s. de%endida por los randes alejandrinos y %uertemente impre nada por el espiritualismo y neoplatonismo "elenísticos. se con(irti! en un texto cla(e. ?el 5o os de DiosA y el 9Dristo superior.

2ue cabría desi nar como el aspecto eclesiol! ico o "ist!ricoHreli ioso y cultural. la encarnaci!n no es un mero "ec"o "ist!rico. Ese aspecto místico contiene sin 0nero de duda una importante (erdad reli iosa. la teolo ía y la pr'ctica de la (ida cristiana.c. . Einalmente "ay 2ue mencionar toda(ía un nue(o aspecto de la encarnaci!n. 3)4ss. Hoy se (e al menos 2ue esa concepci!n era pro%undamente anticristiana. como se "a pensado durante si los. y en primer t0rmino con el papa. 3o puede ponerse en duda lo atinado de la idea de 2ue el cristianismo (i(iente debe encarnarse y "acerse (isible en el espíritu.. ?P' s. sino una tarea permanente de la # lesia.. 2ue a los pueblos del tercer mundo s!lo se les puede transmitir el cristianismo en la %orma 2ue se "a adoptado en @ccidente. por cuanto destruía unas culturas apenas adultas con la incomprensi!n y la superioridad europea. especialmente mirando a la # lesia del tercer mundo Hla de Asia. perse uidos y su%rientes de la # lesia. Duando despu0s se le sum! en estrec"a conexi!n el colonialismo. 2ue puede abrirse a la %e. D. 5a acompa>an otras tentati(as en [%rica y en Asia. . Antes los te!lo os ustaban de decir 2ue la encarnaci!n se prolon aba en la # lesia7 la # lesia (endría a ser como el Dristo per(i(iente en la "istoria. De acuerdo con ello la encarnaci!n es el proceso de una "umanidad por el camino "acia la meta 2ue Dios le "a se>alado en -esucristo. <#ETH. #a teolo ía latina y el derec"o can!nico latino. la manera de pensar. en esas culturas.Despu0s "ay 2ue entenderla como un proceso 2ue no se puede cerrar "asta 9el %in de los tiempos. 16)H122A 1. poniendo de relie(e los di%erentes aspectos 2ue tal concepto implica7 (0ase especialmente el apartado ## 9Domplejidad de la experiencia. Dristo (i(e sobre todo en los miembros pobres. 5os occidentales deben comprender 2ue el modelo desarrollado entre nosotros no representa la 8nica posibilidad de la # lesia y del cristianismo. 5a teolo ía de la liberaci!n en #beroam0rica es el intento necesario de una encarnaci!n del e(an elio en ese continente. en su estudio Hacia una de%inici!n de la experiencia "a sometido el concepto de experiencia a un an'lisis brillante. como la 2ue corresponde a la pluralidad de los pueblos y de sus culturas. Pero se %alsea tan pronto como se entiende en %orma institucional y jurídica. "asta 9el retorno del Hi-o del "ombre. Por cuanto se re%iere al aspecto "ist!ricoHreli ioso e "ist!ricoHcultural. p. o. Tampoco en el campo de la "istoria reli iosa y cultural "a lle ado toda(ía la encarnaci!n a su %in.e .ería %also. como lo ense>a la "istoria. con la tensi!n con 2ue lo buscan las cristiandades americanas. Jista así. <ientras se est0 tan lejos de alcan$ar el ni(el del "ombre -es8s de 3a$aret como "asta a"ora. y m's tarde en el erm'nico y en toda la cultura cristianoHoccidental. del cristiano. las %ormas de conducta y los ritos de los pueblos y de los "ombres. como se encarn! al comien$o en el mundo "elenísticoHromano. la encarnaci!n no estar' completa. El %uturo necesita una m8ltiple exposici!n del cristianismo en una plenitud rica y abi arrada. En todas partes "abía 2ue adoptar los ritos latinos. es al o muy cercano. se "a dic"o con ra$!n. de la "umanidad entera.. ya no se pudo "ablar de una encarnaci!n como enrai$amiento del e(an elio en cada cultura y sociedad. [%rica e #beroam0ricaH 2ue la %e cristiana debe 9encarnarse. las estructuras sociales. y de manera particular en el catolicismo romano. 2ue lo aco en. A ello "ay 2ue tender. Tal (e$ "abría 2ue a%irmar. El peli ro de la %alsa e2uiparaci!n entre -esucristo y los ministros autori$ados. a%ricanas y asi'ticas con sus propias reali$aciones en la litur ia. 2ue se puede %ijar do m'ticamente. incluso en los "erejes perse uidos. sino 2ue m's bien ese modelo tiene sus limitaciones. en la len ua.

de captaci!n intuiti(a. ('& (. En este relato -es8s es introducido por el =autista y al mismo tiempo se indica 2ue el =autista "a ex"ortado personalmente a sus propios discípulos para 2ue se unieran a -es8s. (iene a ocupar una especie de posici!n intermedia entre el pr!lo o y la narraci!n propiamente dic"a acerca de -es8s. se tiene experiencia cuando se "an a otado todas las posibilidades de un determinado campo./.&%.9%26%. y la experiencia como suma.&96.)@n ?K-n.) E) 2n%. no de un relato "ist!rico. deponer un claro testimonio en %a(or de -es8s como <esías.19->1) 1. a saber. I. aun cuando o%rece una reelaboraci!n de (arias tradiciones "ist!ricas.33H3&A. J9. pues. bA El testimonio del =autista sobre Dristo ?1. Esto si ni%icaría 2ue la experiencia es un %en!meno discursi(o.14H21A.14H3&A aA 5a pre unta de los judíos de -erusal0n a -uan =autista ?1. 2ueda claro 2ue en el E(an elio se 8n -uan tenemos una concepci!n unitaria de la %i ura del =autista. -n necesita al =autista como una especie de testi o principal %rente a los judíos.3)H)1. de contacto inmediato. exactamente i ual 2ue la presentada en 1.%'&2' -. es la experiencia como 9encuentro. de una composici!n de un tema teol! ico.. . 61K14H23A . 2ue introduce el relato del ministerio p8blico del re(elador -es8s en el mundo. Debe. )'6 ?9-+'6 -. para dar testimonio de la lu$ \ 1. Esa es la nue(a ima en del =autista tal como la proyecta el cuarto E(an elio. .&&'*.22367 ). EL "ES"I ONIO !E JUAN BAU"IS"A 4 LOS PRI EROS !IS#=PULOS (1. 5a secci!n. 2ue desarrolla la interpretaci!n jo'nica del =autista. 2ue todos "ubieran debido lle ar a la %e en -es8s. y ad(irtiendo asimismo de la di%erencia entre la mediate$ e inmediate$ de la misma. Domparando otras a%irmaciones jo'nicas sobre el =autista ?3. Todo lo cual induce a considerar -n 1. J.pre unta por las dimensiones y tipos de experiencia. :ste (ino para ser testi o. como denominador com8n o resumen. -. como al o concretísimo.14H)1 como un texto co"erente. Pero tambi0n se "abla de experiencia en el sentido de acontecimiento puntual.3&7 a %in de 2ue todos creyeran por 0l \ 1. A este respecto se contraponen la experiencia como particularidad.14. Tambi0n la cristolo ía presenta esa "omo eneidad por la 2ue di%ícilmente puede di(idirse en di%erentes estratos. Hijo de Dios y re(elador escatol! ico7 cuando en(ía a sus propios discípulos 2ue si an a -es8s est' mostrando Hen contra de los se uidores del =autista y en contra de los judíosH lo 2ue "ubiera debido ocurrir realmente racias al testimonio del =autista. distin uiendo entre 9experiencia como proceso y como acontecimiento. Piensa <iet" 2ue 9al parecer. El testimonio del =autista ?1.. por consi uiente. de impresi!n irrepetible.24H3&A.n B.e trata.

. B2u0C BEres t8 ElíasC * 0l contesta. 14a (iene a ser el título de toda la perícopa 1.u característica de testimonio "a sido ele ida de %orma intencionada. de la (erdadera reli i!n. %rente a la comunidad cristiana de -uan. . *o soy (o$ del 2ue clama en el desierto. 22 Ellos le insistieron entonces. tal como se desarrolla en el cuarto E(an elio. cuando los judíos le en(iaron desde -erusal0n sacerdotes y le(itas para pre untarle. BLui0n eres tuC 26 :l con%es! y no ne !. 3o lo soy. %orman %rente a -es8s o. -erusal0n es tambi0n la arena en 2ue se . diríamos 2ue el relato protocolario del testimonio 2ue -uan =autista depuso en %a(or de -es8s. 2ue a la (e$ act8an como representantes del 9mundo incr0dulo. todo el texto 1. aA (.e 8n G. 2ue tratan la cuesti!n del si ni%icado 2ue re(iste el bautismo de -uan. El (.14H3& "abría 2ue atribuirlo al 9escrito b'sico.. 2ue (ersan sobre la pre unta BLui0n es realmente el =autistaC BLu0 postura adoptaC BD!mo "ay 2ue enjuiciarleC E1 (. A menudo se "a planteado la cuesti!n de la unidad del texto. . 5a perícopa tiene ante todo el car'cter de un interro atorio jurídico y o%icial de -uan por parte de unos emisarios de las autoridades jerosolimitanas. cuyo autor. Pues entonces. Fecti%icad el camino del . 3osotros partimos de la unidad del texto. bA (. ad(ersarios de la %e cristiana. 3o. El texto concluye con un dato topo r'%ico. 14H3&. BEres t8 el pro%etaC * respondi!. El (. "abría utili$ado un anti uo %ra mento tradicional sobre el =autista. con (istas ciertamente a su en%rentamiento con 9los judíos. Aparece así por primera (e$ en el E(an elio jo'nico el concepto 2ue desi na a los judíos como a los aut0nticos anta onistas de -es8s.. Luienes en(ían son 9los judíos. el tema del (erdadero culto. 2& parece interpolado. 2)H21. un rupo relati(amente cerrado. Einalmente. como a%irma Fic"ter. 2ue sin duda conoce las primiti(as tradiciones cristianas sobre el =autista. 21 * le pre untaron. 14H2). * con%es!. por2ue en el ran 9proceso con los judíos. El tema del en%rentamiento con el 2ue trope$amos una y otra (e$. 5o cual 2uiere decir 2ue -uan y su comunidad "an de en%rentarse a los judíos. como dijo el pro%eta #saías.. Fesuena a"í a su (e$ un tema importante del cuarto E(an elio..e>or. recuerda un interro atorio en toda re la ?c%. 3os encontraremos a menudo con ese concepto y su peculiar problem'tica por lo 2ue lo anali$aremos con m's detenimiento en un contexto posterior.13H3&A y subraya el car'cter o%icial de las pre untas. Fic"ter. es la cuesti!n de la mesianidad y de la pretensi!n re(eladora de -es8s. 95os judíos.El texto si uiente se di(ide sin di%icultad en dos perícopas. desde el principio. la ciudad santa con el santuario central del templo. A eso responde tambi0n la composici!n de la embajada con representantes del personal c8ltico %ormado por 9sacerdotes y le(itas. 4. y 2ue no de%iende una cristolo ía di%erente de la 2ue aparece en los dem's textos. 14 * 0ste es el testimonio de -uan.. BLu0 dices de ti mismoC 23 Fespondi!. -erusal0n es el centro del mundo creyente judío. 36c no se puede separar. El iro 9cuando los judíos le en(iaron desde -erusal0n sacerdotes y le(itas para pre untarle. 5os nue(os datos "ist!ricos y cronol! icos "ay 2ue ponerlos en el "aber de la tradici!n jo'nica. a su (e$. *o no soy el Dristo. mejor a8n. al =autista se le interro a como al testi o principal de la mesianidad y %iliaci!n di(ina de -es8s. -uan o sus discípulos ?y no una tradici!n anteriorA las "an re(isado de un modo consciente. una %unci!n capital de cara al en%rentamiento del E(an elio se 8n -n con 9los judíos. Pues B2ui0n eresC Para 2ue podamos lle(ar al una respuesta a los 2ue nos "an en(iado. En contra con(iene obser(ar 2ue el presente texto "a desempe>ado.

como la 2ue nos encontramos en los textos sin!pticos.A. Primero. 5a cita la "allamos tambi0n en la tradici!n sin!ptica acerca del =autista ?c%. 5a pre unta 9BLui0n eres t8C. puesto 2ue las concepciones 2ue el judaísmo coet'neo tenía del <esías discrepaban bastante entre sí. Entonces B2ui0n eres t8 realmenteC * la ra$!n es 2ue los emisarios esperaban una respuesta satis%actoria. 5a misma exposici!n del relato testimonio deja percibir al unos temas esenciales del E(an elio jo'nico. pues 2ue se ne aba el papel de precursor escatol! ico.e>or. se re%iere al papel y %unci!n del =autista ?de modo similar en la conocida introducci!n a la 9con%esi!n mesi'nica. 4. <c 1. <c 1. cuando se dice 2ue el orden moment'neo permanecer' (i ente 9"asta tanto 2ue (en a el pro%eta y los mesías de Aar!n y de #srael. A -uan se le interro a sobre su le itimaci!n. Don ello 2uedaba dic"o lo m's importante.e 8n -n.117 c%. Tres son los papeles 2ue se mencionan. aun2ue tambi0n en Pablo y sobre todo en el Apocalipsis jo'nico7 el cuarto E(an elio lo a%ronta con un sentido crítico y "asta de rec"a$o. el sal(ador escatol! ico. toda (e$ 2ue se presenta como un "ombre 2ue es portador de un mensaje reli ioso. -n conoce la %i ura de ese pro%eta escatol! ico ?c%.11. &L. 5as representaciones y los conceptos apocalípticos se eliminan o reinterpretan. 2uiere decir 2ue nos estamos mo(iendo en un medio %uertemente marcado por la escatolo ía tradicional de cu>o apocalíptico.&H+A.2)7 +. sino m's bien del problema 2ue se le planteaba al cristianismo primiti(o sobre si le competía al =autista al una %unci!n mesi'nica o si -es8s era el <esías. Don todo lo cual la pre unta se "ace a"ora muc"o m's apremiante. 5a respuesta no es tan absolutamente uní(oca como parece a primera (ista.2/s y parA.)2A. Testimonia )H1A.1)sA. En Lumr'n se encuentra asimismo la expectaci!n de un pro%eta y siempre en conexi!n directa con la espera mesi'nica. 1. se 8n el cual posiblemente -uan =autista era el <esías. como el pro%eta escatol! ico y re(elador de la (oluntad de Dios. y de eso se trata a2uí. De modo parecido tambi0n 5ucas "abla del rumor popular. . Así pues. R*o no soy el <esías.&6.e 8n lo expone el (. tal como se le esperaba en al unos círculos judíos relacion'ndolo con el texto de Dt 11.37 5c 3. a2uí el =autista . Fecti%icad el camino del . 9*o soy Jo$ del 2ue clama en el desierto. Tendencias parecidas pueden obser(arse tambi0n en los rabinos judíos tras la destrucci!n del se undo templo ?/6 d.D. el =autista no pretende nin una %unci!n re(eladora escatol! ica. -uan "abría respondido con una con%esi!n tan intensa como (erdadera7 no enarbola nin una %alsa pretensi!n.3 y par. 3o obstante 2ui$'s "aya 2ue contar a8n m's con la expectaci!n 2ue certi%ican al unos círculos judeoHcristianosHebionitas. 5c 3.1).?1L. sino 2ue lo es otroS En se undo lu ar -uan rec"a$a el papel de Elías. Pero con una ran probabilidad en nuestro texto no se trata primordialmente de la concepci!n mesi'nica de los judíos. 2ue -uan (a rec"a$ando uno tras otro.desarrolla el en%rentamiento decisi(o entre -es8s y los judíos.D.. <t 3. * el =autista se la da recurriendo a una cita de #s &6.. y se 8n la cual lo 2ue aporta esencialmente el re(elador es el cumplimiento de la pro%ecía. no pretende ser el <esías. . 5os sin!pticos nada saben al respecto.i el cuarto E(an elio nie a resueltamente cual2uier cualidad escatol! ica del =autista. Por ello se destaca al principio la ne aci!n de unas determinadas %unciones. 26. cosa 2ue el interesado rec"a$a con la misma resoluci!n ?c%. .3. Para el pensamiento le itimista judío esto no tiene nada de imposible7 en todo caso tanto el contenido de las pre untas como la respuesta de -uan est'n %ormulados por completo desde la perspecti(a y la situaci!n temporal del E(an elio se 8n -uan "acia 46H166 d.1&7 /.. Tercero se piensa tambi0n en 9el pro%eta. En relaci!n a -es8s dice el =autista. Por lo dem's si ue siendo problem'tico el en(ío e%ecti(o de tal embajada.

De todos modos los cristianos re%irieron 9el camino del . 46 d. 5o 2ue no es se uro. toda (e$ 2ue -uan desarrollaba su acti(idad en los bordes del desierto de -udea.in embar o. pues parte e(identemente del supuesto de 2ue a -uan s!lo le est' permitido . 5o cual si ni%ica 2ue en el %ondo se trata de los enemi os actuales del E(an elio jo'nico.e>or. en su %unci!n de testi o de Dristo. y los %ariseos. al otro lado del -ord'n.1)A7 es decir. est' un tanto aislado y parece "aberse incorporado en un se undo tiempo. donde -uan estaba bauti$ando. Pues entonces. Tal exposici!n bien podría ser una elaboraci!n jo'nica de la "istoria. *. a 2uien yo no soy di no de desatarle la correa de la sandalia.&). sin embar o. ni el pro%etaC. Jn. aparte de 2ue presenta una cierta tensi!n con lo 2ue se a%irma en el (. 2/ el 2ue (iene detr's de mí. en tal caso el 9.1+H&6A. Aliados a los sumos sacerdotes. Ambos círculos se relacionaban escasamente en tiempo de -es8s y del =autista. Bpor 2u0 bauti$as. sería el propio *a"(e". lo 2ue responde a la 0poca en 2ue se redacta -n. 2) 5e (ol(ieron a pre untar. Para esa 0poca ?"a. 2& 9* los en(iados eran de los %ariseos. al 2ue se le debe preparar el camino.13. tambi0n en el E(an elio se 8n -uan "ay toda una serie de indicios por los 2ue deducimos 2ue la exposici!n del con%licto entre -es8s y los %ariseos no tanto re%leja la situaci!n "ist!rica en tiempos de -es8s cuanto la propia situaci!n del e(an elista a %inales del si lo #. como "eraldo del <esías -es8s 2ue lo si ue. 1. a -es8s. El (. pues.. Tambi0n Lumr'n se "a remitido a ese texto. Existe. si t8 no eres el <esías. En el c. los sacerdotes. 3o "ay. representando intereses totalmente distintos. la posibilidad de atribuir al =autista la re%erencia a #s &6. cuya ani2uilaci!n persi ue ?/. es si el empleo de dic"a cita se remonta al propio =autista y expresa la ima en personal 2ue tenía de sí mismo7 o si m's bien se trata de una interpretaci!n cristiana del personaje. si t8 no eres el <esías.A los %ariseos ya "abían tomado la direcci!n de%initi(a del judaísmo.D.&17 11. la cual %ijaría el papel "ist!ricoHsal(í%ico de -uan con ayuda de esa cita bíblica. mientras 2ue para el =autista ello es posible por la penitencia y la recepci!n del bautismo. El planteamiento de la cuesti!n resulta muy si ni%icati(o. ni Elías. 9.e>or. 21 Esto sucedi! en =etania.se interpreta a sí mismo mediante dic"a cita. <as la com8n remisi!n al mismo texto no excluye una interpretaci!n di(er ente de las palabras pro%0ticas. 4 los %ariseos proceden contra el cie o de nacimiento al 2ue -es8s cur! y lan$an sobre 0l la excomuni!n sina o al ?4. se 8n el cual los emisarios pertenecían al cuerpo de sacerdotes y le(itas. 01/A<-A8: 2& * los en(iados eran de los %ariseos. 3A. ni Elías. 5a discusi!n ulterior (ersa sobre el bautismo. los de una piedad le alista cercana al pueblo.32.)/7 11. 2ue enla$arlos en un intento de armonía. se reali$a mediante el estudio y la pr'ctica intensos de la tora.1). En Lumr'n la 9preparaci!n dei camino a tra(0s del desierto. no obstante. *o bauti$o con a ua7 pero en medio de (osotros "ay uno al 2ue no conoc0is.3 con un %undamento positi(o. constituyen el (erdadero %rente "ostil a -es8s. de con%ormidad con el texto "ebreo ori inal. Bpor 2u0 bauti$as. ni el pro%etaC 2+ -uan les contest!. los del culto del templo. -n pone una (e$ m's el acento en la llamada del =autista ?c%. 14. Al i ual 2ue en la tradici!n sin!ptica tambi0n en el cuarto E(an elio los %ariseos aparecen como los enemi os de -es8s. 2ue "an sido incorporados a este pasaje. 9Pues entonces.&/. 5os %ariseos aparecen de continuo en el cuarto E(an elio.

.e 8n Dodd ambos datos topo r'%icos corresponderían a dos períodos di%erentes en el ministerio del =autista. En los (. * si ue despu0s la alusi!n al ran desconocido 2ue (iene detr's. . 5o 2ue le interesa sobre todo es la di%erencia cualitati(a. 9*o os bauti$o con a ua. de su bautismo. B2ui0n puede ser ese desconocidoC El 2ue -n en este pasaje recoja las expresiones tradicionales para describir al 9desconocido. al 2ue se alude expresamente en el (. o 9casas . sino 9=et"abana. Tambi0n a2uí encontramos la distinci!n entre el bautismo con a ua y el bautismo 9con Espíritu y %ue o. sin ular. se antepone a2uí intencionadamente. ?\ =et" Abara. 33.bauti$ar en el caso de 2ue sea el <esías. sobre todo cuando en 3.227 &. pero 0l os bauti$ar' con Espíritu . 2ue 9s!lo. -n "a dado a la tradici!n un mayor ri or dial0ctico en %a(or del lado cristiano. Domo bautismo del Espíritu el rito cristiano tiene naturalmente una calidad superior.. El =autista reconoce 2ue bauti$a 9s!lo con a ua. . yo no soy di no de desatarle la correa de sus sandaliasH no "ace m's 2ue acrecentar la tensi!n. Aun2ue tambi0n 0sta parece "aber sido ya reelaborada en sentido cristiano. ?c%. 2+H2/ recuerdan los iros correspondientes de los sin!pticos. 2+H2/ si ue la alusi!n al ran desconocido.u opuesto es el 9bautismo con Espíritu .. pretende crear una tensi!n. Es la acci!n simb!lica 2ue se practica sobre los penitentes (oluntarios y 2ue puede sal(arlos del inminente juicio %inal. de modo 2ue la redacci!n m's anti ua. El problema de una (aloraci!n di%erenciada del bautismo de -uan s!lo pudo plantearse despu0s 2ue existía un bautismo cristiano. ante 2uien ni si2uiera soy di no de postrarme para desatarle la correa de las sandalias.anto. una interpretaci!n pospascual y cristiana del bautismo 2ue los discípulos de -es8s contraponían en%'ticamente a la interpretaci!n del bautismo de los discípulos de -uan. como alusi!n al juicio di(inoA. re%erida a la respuesta del =autista. 2ue en los sin!pticos aparece al %inal.anto.1ss. 2ue es probablemente la redacci!n m's anti ua de L. 5as a%irmaciones de los (. <t 3. J 21 cierra esta perícopa con un dato eo r'%ico. H(iene despu0s de mí. 9Tras de mí (iene el 2ue es m's poderoso 2ue yo. 0l os bauti$ar' con %ue o.117 5c 3.alim. en 2ue se alude de %orma explícita al moti(o de la competencia respecto de la acti(idad de bauti$arA. <c 1. Elías o el pro%eta7 supuesto 2ue pasa totalmente por alto la situaci!n "ist!rica del =autista y 2ue s!lo se comprende teniendo como tras%ondo una 9concurrencia cristiana. cerca de . 5a correcci!n textual de @rí enes se>alando no leer 9=etania. <'s bien "ay 2ue decir 2ue el bautismo de -uan %orma parte de su predicaci!n apocalíptica de la penitencia y del juicio. 9casa del (ado. 3ada sabemos por -n acerca de una predicaci!n del =autista sobre el juicio ?el 9%ue o.anto es.23 se menciona 9En!n.. como en el teatro antes de 2ue suba el tel!n y apare$ca el "0roe sobre el escenario.. al otro lado del -ord'n. -uan replica a sus demandantes re%iri0ndose a la 9calidad menor. poderoso. es m's (alioso 2ue el bautismo de -uan./H1 y par. 5a expresi!n 9pero en medio de (osotros "ay uno al 2ue no conoc0is. ?9y con %ue o. se 8n <t y 5c si uiendo ciertamente L7 c%. 2ue ya se encuentra en los sin!pticos. Ese 2ue (iene detr's debe ser un personaje superior a todo. 9Esto sucedi! en =etania. donde -uan estaba bauti$ando. bien pudo "aber sido 0sta. pues. Lue -es8s sea el 2ue bauti$a con el Espíritu . como dato topo r'%ico 2ue enmarca la acti(idad bauti$ante de -uan. -n "a reelaborado con mayor 0n%asis a8n la interpretaci!n cristol! ica del 9m's %uerte. *o os "e bauti$ado ?s!loA con a ua.7 la a%irmaci!n.1+A. es un bautismo con a ua.. Desde un punto de (ista "ist!rico -uan no necesitaba nin una autori$aci!n ni de nin 8n título mesi'nico para su acti(idad baptista. me si ue. 3. 5a ubicaci!n del dato resulta di%ícil.

7 y bA (. el contenido exacto de la a%irmaci!n. Ese (ado se busca en el curso in%erior del -ord'n. -uan =autista y -es8s.ier(o de Dios de .ier(o de Dios. plantea numerosos problemas de índole objeti(a e "ist!rica. s!lo -uan se yer ue en la escena se>alando a -es8s. sin 2ue se nos di a de d!nde (iene ni ad!nde (a y sin 2ue tampoco se puedan "acer pre untas a tal sentido. por tanto. 1. 1A y abarca el espacio de una semana. 24. y 9cordero pascual. Pero a %in de 2ue 0l %uera mani%estado a #srael.) B. 5o 2ue le preocupa ante todo es la a%irmaci!n teol! ica. :ste es a2u0l de 2uien yo dije.A (uel(e a encontrar "oy partidarios. 31 3i yo mismo lo conocía. no se "a de entender literalmente J. 36 :ste es el Dordero de Dios. 5a tesis de 2ue la expresi!n est' relacionada con el . es necesario tambi0n a2uí liberarse una (e$ m's por completo del deseo de tomar a -n en sentido "ist!rico. separada en %orma clara de la anterior.e ponen en su boca a%irmaciones resueltamente cristianas. al norte del mar <uerto. 2ue e2ui(alen a una sentencia de re(elaci!n. Por lo 2ue "ace a estos 8ltimos. 6'5&. El dato indica simplemente la existencia de tradiciones locales en -n y en su círculo. por eso (ine yo a bauti$ar con a ua. En cierto modo si ue un nue(o cuadro 2ue.. Debe dar credibilidad al relato jo'nico. ?=N5T<A33A.de (ado. 5a palabra. . 2ue sin duda 2uiere expresar la importancia de -es8s en su pleno alcance.6%2:'n2' -. entre -eric! y la desembocadura del río. 9Don el dato cronol! ico empie$a el relato de un día 2ue se prolon a "asta las bodas de Dan' ?c%. asumirse en todo su peso teol! ico. 2ue "a sido antepuesto a mí. por2ue 0l era primero 2ue yo. el 2ue 2uita el pecado del mundo. 32H3&. 5as distintas a%irmaciones deben. como la 2ue encontramos a2uí del 9Dordero de Dios.3).c"nacPenbur . se abre la escena inmediata. con la a%irmaci!n central del 9cordero de Dios. 01/A9-B<) . y a"í est' -es8s 2ue a(an$a "acia 0l.. -uan (e lle ar a -es8s y le se>ala con los demostrati(os. 2ue 2uita el pecado del mundo. por ende. Detr's de mí (iene uno. En lineas enerales se contraponen dos concepciones. por tanto. 5a ex0 esis discute la procedencia y. 3o "ay se uridad de 2ue el dato sea %iable. 24 Al día si uiente -uan (e a -es8s 2ue (iene "acia 0l y entonces dice. 9He a2uí.&37 2. como piensa .9%26%. aA (. #&26%' (/Jn.obre su composici!n di amos 2ue tambi0n a2uí tenemos dos unidades menores. El relato de esa jornada sir(e como principio de composici!n literaria y. "asta el punto de "acer decir al =autista cosas de las 2ue ese personaje "ist!rico nada sabía ni podía saber en modo al uno.. Don la indicaci!n temporal 9al día si uiente. 5) E) %. 24H31. se caracteri$a por2ue a"ora tenemos la %ormulaci!n plena y explícita del testimonio de -uan acerca de -es8s. 2ue cabe ordenar en torno a los conceptos cla(e de 9. un se undo testimonio 2ue se re%iere a la tradici!n sobre el bautismo de -es8s. en cuanto al contenido. El texto se comporta como un primer plano en el 2ue desaparece todo lo accesorio mostrando s!lo a los dos personajes principales. 95os en(iados de -erusal0n "an desaparecido7 no se menciona p8blico al uno. 0ste es el Dordero de Dios 2ue 2uita el pecado del mundo.

#s )3 y con su muerte propiciatoria y (icaria la de%endi! -. -eremías con extraordinaria brillante$. ,e 8n 0l "abría un %allo de traducci!n del arameo, pues en realidad la %rase debía decir. 9He a"í el ,ier(o de Dios...;, etc. ?1A. @tros piensan, por el contrario, en el cordero pascual, apoy'ndose en el "ec"o de 2ue, se 8n -n 11, 21 y 14,3+, -es8s muri! al tiempo en 2ue eran de ollados en el templo los corderos pascuales, y por ello es desi nado como el (erdadero cordero pascual, sobre todo mediante la cita bíblica de Ex 12,&+. =ultmann abo a especialmente en %a(or de esta se unda posibilidad. Partiendo del "ec"o 2ue -es8s %ue ejecutado la (íspera de la %iesta de pascua y 2ue la comunidad primiti(a, de la mano sin duda de las palabras pronunciadas sobre el c'li$, entendía la muerte de -es8s como una muerte propiciatoria y (icaria, se impone admitir una inter%erencia del cordero pascual con el sier(o paciente de *a"(e" en #s )3. Es una superposici!n 2ue ya aparece en -ustino. 95a pascua, en e%ecto, era Dristo, 2ue m's tarde %ue sacri%icado, se 8n lo dijo tambi0n #saias. Domo un cordero %ue conducido al matadero; ?#s )3,/A. -ustino reproduce a2uí, a no dudarlo, una tradici!n m's anti ua. Por lo 2ue con ra$!n propenden recientemente muc"os exe etas a no establecer nin una alternati(a tajante entre el sier(o de Dios y el cordero pascual, sino 2ue (en ambas realidades en el símbolo del cordero ?2A. #ncluso resulta secundaria la cuesti!n del (alor expiatorio del cordero pascual7 la idea de la propiciaci!n se "a tomado de #s )3. Así pues, cuando a -es8s se le desi na 9el Dordero de Dios 2ue 2uita el pecado del mundo;, en tal palabra simb!lica late la con%esi!n y reconocimiento de -es8s como el sal(ador escatol! ico, 2ue con su muerte en cru$ obr! la sal(aci!n del mundo entero mediante un acto de expiaci!n sustitutoria. De ese modo proyecta ya su lu$ el %inal (ictorioso de la pasi!n y muerte desde el comien$o mismo del cuarto E(an elio. El iro 92ue 2uita el pecado del mundo; recuerda la a%irmaci!n 9lle(! el pecado de muc"os; ?#s )3,12A, aun2ue "ay dos di%erencias di nas de menci!n, a saber. en el (. 24b no se "abla de 9pecados; en plural, sino del 9pecado; en sin ular y con artículo. En lo cual "emos de (er la concentraci!n jo'nica del pecado en la incredulidad. 5a incredulidad, la cerra$!n %atídica contra Dios, es el pecado 2ue "a arrinconado el 9Dordero de Dios;. ,e 8n la concepci!n "ebrea, 9los muc"os; e2ui(alen a 9todos;, lo 2ue a su (e$ permite en la (isi!n de -n trans%ormarlo en el 9mundo;, en el cosmos. 5a sal(aci!n, operada por la muerte de -es8s, tiene por principio car'cter uni(ersal, como lo tiene la des racia %atídica arrinconada 2ue es 9el pecado;. En esta perspecti(a la muerte de -es8s "a cambiado la situaci!n uni(ersal, la situaci!n del "ombre y de la "umanidad entera así como de la "istoria uni(ersal delante de Dios. El (. 36 reco e la expresi!n con 2ue ya "emos topado en 1,1). Esto es, pues, el (ar!n del 2ue antes se "a "ablado con estas palabras. 9Detr's de mí (iene uno, 2ue "a sido antepuesto a mí, por2ue 0l era ?existíaA primero 2ue yo.; 5a superioridad de -es8s sobre el =autista la %undamenta -n en la superior cate oría ontol! ica de -es8s, 2ue expresa a su (e$ con la idea de la preexistencia ?c%. antes, en el comentario a 1,1)A. En cuanto 95o os "ec"o carne;, -es8s es por principio superior a -uan, aun2ue en el tiempo lle ue despu0s 2ue el =autista. A2uí est' interesado el e(an elista en yuxtaponer ambas expresiones. -es8s es, por una parte, el 9Dordero de Dios;, sier(o de *a"(e" y cordero pascual, 2ue "a sido 9de ollado; para la sal(aci!n del mundo y, por otra parte, es a la (e$ el preexistente, 2ue como 95o os encarnado; aporta la completa re(elaci!n de Dios. Ambas a%irmaciones constituyen juntas el acceso decisi(o a la cristolo ía del cuarto E(an elio. Portador de la sal(aci!n por su muerte y resurrecci!n, re(elador por su palabra, lo es -es8s de

3a$aret en la (isi!n de -n. Darle a conocer como tal a #srael %ue la misi!n declarada de -uan =autista. A di%erencia de la desi naci!n 9los judíos; en el E(an elio se 8n -n el nombre 9#srael; tiene una resonancia positi(a. -es8s es 9el rey de #srael; ?1,&47 12,13A, lo 2ue se entiende positi(amente, lo mismo 2ue cuando el propio -es8s dice a 3icodemo. 9T8 eres maestro de #srael...; Tenemos así la impresi!n de 2ue por 9#srael; se entiende el judaísmo anoso de creer y abierto a -es8s, mientras 2ue con 9los judíos; se pensaría en el judaísmo 2ue rec"a$a la predicaci!n y las exi encias de -es8s. El cuarto E(an elio 2uiere decir 2ue el testimonio del =autista en %a(or de -es8s se diri e en primer t0rmino a 9todo #srael;, al anti uo pueblo de Dios, 9a %in de 2ue todos lle uen por 0l a la %e;. 32 * -uan declar!. *o "e (isto al Espíritu, 2ue, como una paloma, descendía del cielo y permaneci! sobre 0l. 3) 3i yo mismo lo conocía7 pero a2uel 2ue me en(i! a bauti$ar con a ua, 0se %ue el 2ue me dijo. A2uel sobre 2uien (eas descender el Espíritu y permanecer sobre 0l, 0se es el 2ue "a de bauti$ar con Espíritu ,anto. 3& * yo lo "e (isto y testi%ico 2ue 0ste es el Hijo ?en otra lectura. el Ele idoA de Dios. 5os (ersículos 32H3& %orman una unidad textual independiente, 2ue toda(ía reco e una (e$ m's y desarrolla el tema del testimonio del =autista, y ello enla$ando con la tradici!n del bautismo de -es8s por obra de -uan. El (. 31a con la expresi!n 93i yo mismo lo conocía; plantea este problema. BDe d!nde sabía -uan 2ue -es8s era el sal(ador y re(elador escatol! icoC 5a pre unta tiene cumplida respuesta en el contexto precedente, como lo prueba ese retomar la expresi!n del (. 33a. 5os sin!ptícos transmiten de consuno el relato del bautismo de -es8s a manos de -uan en el -ord'n. 9Por a2uellos días (ino -es8s desde 3a$aret de Galilea y %ue bauti$ado por -uan en el -ord'n. * en el momento de salir del a ua, (io los cielos abiertos y al Espíritu, 2ue, como una paloma, descendía sobre 0l. * ](inoV una (o$ de los cielos. T8 eres mi Hijo amado7 en ti me "e complacido; ?<c 1,4H11 y par. <t 3,12H1/7 5c 3,2/H32A. En el relato de <c 9se unen el acontecimiento "ist!rico y la (isi!n apocalíptica. el "ec"o "ist!rico es el bautismo de -es8s por -uan... 5a (isi!n re(ela al lector 2ui0n es -es8s;. 3o se puede poner en duda el "ec"o "ist!rico del bautismo de -es8s por -uan, por2ue tal circunstancia, como lo prueban las anotaciones mar inales de <t y 5c, cre! di%icultades a la comunidad cristiana sobre todo en relaci!n con la cristolo ía ?3A. Teol! icamente es decisi(a la (isi!n se>ali$adora de <c 1,16s, 2ue se 8n la redacci!n de <c se diri e en primer t0rmino al propio -es8s. Es 0l 2uien (e 9los cielos abiertos; y al Espíritu 2ue desciende sobre 0l en %i ura de paloma7 es tambi0n 8nicamente 0l 2uien oye la 9(o$ de los cielos; 2ue le "abla en %orma directa, y naturalmente tambi0n a los lectores. ,u contenido. 9T8 eres mi Hijo amado7 en ti me "e complacido;, es de una ran importancia cristol! ica, pues se>ala a -es8s como el un ido escatol! ico sobre el cual desciende el Espíritu de Dios. En el %ondo de la (isi!n se>ali$adora est' muy especialmente #s &2,1. 9<irad a mi sier(o a 2uien sosten o7 a mi ele ido, en 2uien se complace mi alma. Puse mi espíritu sobre 0l7 publicad e2uidad a las naciones; ?c%. adem's #s 11,27 +1,1A Así pues, la "istoria del bautismo en <c une al rito 2ue reali$a -es8s su dotaci!n mesi'nica del Espíritu con (istas al ministerio 2ue le a uarda. <t y 5c "an cambiado en buena medida la (isi!n indicati(a por cuanto 2ue el acontecimiento del cielo 2ue se abre, el descenso del Espíritu y la (o$ celeste se entienden

como acontecer re(elador para el ran p8blico. En el relato lucano esto se subraya a8n m's al decir 2ue el Espíritu baj! sobre -es8s 9en %orma corporal como de una paloma; ?5c 3,22A. <t "a sentido adem's la di%icultad de 2ue -es8s se "aya dejado bauti$ar por -uan. Por lo 2ue antes del bautismo introduce un di'lo o entre el =autista y -es8s. 9Pero -uan 2uería impedírselo, diciendo. ,oy yo 2uien debería ser bauti$ado por ti, By t8 (ienes a míC Pero -es8s le contest!. Permítelo por a"ora7 por2ue es con(eniente 2ue así cumplamos toda disposici!n di(ina ?lit. justiciaA. Entonces -uan se lo permiti! ?<t 3,1&sA. <t (e, pues, el asunto así. -es8s se "ace bauti$ar, aun2ue no lo necesitaba en modo al uno, y desde lue o lo "ace por2ue con(iene cumplir la (oluntad de Dios sin restricci!n al una. Eso es lo 2ue si ni%ica de "ec"o el literal 9toda justicia;. Posiblemente en esa a%irmaci!n, entra la idea del modelo, ejemplar7 como -es8s "an de obrar sus discípulos y 2uienes 2uieran serlo. Distinta es la tendencia 2ue se ad(ierte en -n. ,orprende ya el "ec"o de 2ue conociendo -uan la tradici!n del bautismo no "aya narrado el acto bautismal, lo 2ue muy bien puede deberse a la pol0mica con los discípulos del =autista. 5a bajada del Espíritu 9como una paloma; se con(ierte en se>al de reconocimiento para el =autista. Explícitamente ad(ierte el (. 33 2ue -es8s es 9el 2ue "a de bauti$ar con Espíritu ,anto;. * es importante adem's el inciso de 2ue el Espíritu permaneci! sobre 0l. -es8s es el portador del Espíritu mesi'nico ?c%. #s +1,1A, 2ue recibe ese Espíritu no espor'dicamente, diríamos 2ue para cada caso como les sucedía, por ejemplo a los jueces del AT sino 2ue lo recibe de una (e$ para siempre y por ello puede comunicarlo a los dem's. 5o cual, desde lue o, en todo su alcance s!lo lo reali$a el Fesucitado ?26,22sA. ,i bien se mira, para -n el bautismo de -es8s ya no es un "ec"o 2ue le a%ecte a 0l personalmente Hlo cual representa una %uerte proyecci!n de la importancia "ist!rica del bautismo de -es8sH sino un proceso 2ue a%ecta en primer t0rmino y de %orma importante al =autista y a su testimonio como se>al de reconocimiento. En realidad Va aut0ntica se>al de reconocimiento es el descenso del Espíritu sobre -es8s en %orma de paloma y su permanencia sobre 0l, lo 2ue recuerda a su (e$ las tradiciones judeoHcristianas. El (. 3& (uel(e a compendiar en %orma lapidaria el testimonio del =autista. 9* yo lo "e (isto7 y testi%ico 2ue 0ste es el Hijo de Dios.; Don ello se cierra en lo esencial el relato del testimonio del =autista sobre -es8s. Duando el =autista "abla del 9Hijo de Dios;, la desi naci!n "ay 2ue tomarla ya en este pasaje en el pleno sentido teol! ico y re(elador del cuarto E(an elio, se 8n ir' desarroll'ndose el título cada (e$ m's. ,e trata del título 2ue lle ! a con(ertirse en la suprema desi naci!n cristol! ica. Toda(ía "abr' 2ue (ol(er a estudiarlo m's ampliamente. ,in duda "ay 2ue (er el (. 3& en correspondencia con el (ersículo %inal. 9Estas cosas se "an escrito para 2ue cre'is 2ue -es8s es el <esías, el Hijo de Dios7 y para 2ue, creyendo, ten 'is (ida en su nombre.; ...............
1. Z-EFE<#A,H-, art. Amnos, aren, arnion en T"T3T #, p. 3&2H3&). 9El iro amnos tou t"eou ?-n 1,24.3+A representa en e%ecto una conexi!n eniti(al sin ular a todas luces, 2ue s!lo se explica retro(erti0ndola al arameo, donde talia tiene el doble si ni%icado de aA cordero y bA muc"ac"o, sier(o. Probablemente bajo el iro "o amnos tou t"eou subyace la expresi!n aramea talia dalaba en el sentido de ebed j"^", de tal modo 2ue -n 1,24.3+ "ablaría ori inariamente de -es8s como el ,ier(o de *a"(e";, p. 3&3. -eremías "a de%endido esa tesis con %recuencia. 2. -N,T#3@, Di'lo o 111.3. Asimismo el testimonio de <elit!n de ,ardes acerca de la pascua es de importancia decisi(a para la unidad simb!lica entre cordero pascual y sier(o de Dios. 3. 9A# comien$o de la carrera p8blica de -es8s est' su bautismo a manos de -uan. Así lo relatan al unísono los sin!pticos. 5a cristiandad lo "a aceptado, sal(o po2uísimas excepciones, como un "ec"o. Pero no se "a sentido muy contenta con ello;, así T. =ANEF, 5eben -esu, p. 116, 2ue dedica al tema todo el cap. +.

............................................ .-2%,$2/n 1. E) -2C)'*' $&26%2,n'-?9-+' .n%'n$.6 0 7'0 5a ex0 esis "a puesto en claro 2ue en el E(an elio se 8n -n la %i ura de -uan =autista "a sido sometida a una reinterpretaci!n consecuente respecto de la 2ue o%recen los sin!pticos. reinterpretaci!n 2ue mantiene ciertos datos tradicionales, pero 2ue en su conjunto "a de considerarse como una (isi!n especí%ica y precisa. Esa particularidad (iene condicionada por el inter0s de la tradici!n jo'nica en presentar al =autista simplemente como testi o de Dristo, al 2ue todo #srael "ubiera debido dar cr0dito. Para 2uienes no estu(ieron dispuestos a dar ese paso el =autista se con(ierte con ese su testimonio en testi o de car o, como se lo demuestra a la embajada de los judíos de -erusal0n. ,e se>ala así un problema %undamental de -n 2ue F. =ultmann "a cali%icado de 9proceso del re(elador con el mundo;. 5a (enida de -es8s al mundo conduce a un con%licto, a la crisis7 entendida esta palabra en el doble sentido de separaci!n, decisi!n y juicio. 5os representantes del mundo incr0dulo, 2ue rec"a$an la re(elaci!n de -es8s y 2ue con su incredulidad atraen sobre sí el juicio, los desi nar' lobalmente el cuarto E(an elio como 9los judíos;, y como tales aparecen por primera (e$ en 1,14 ?1A. Fecientemente se "a se>alado 2ue en -n 9los judíos; desi nan en primer t0rmino el estrato diri ente judío de -erusal0n, es decir, los sumos sacerdotes y los ancianos, miembros del partido de los saduceos, y no a todos los judíos en su conjunto, como se "a ense>ado durante si los ?2A. Pero el tema no se puede simpli%icar tanto, pues no cabe ne ar 2ue para -n no se trata tanto o no s!lo de un en%rentamiento "ist!rico pasado, sino m's bien de un en%rentamiento presente y sumamente actual entre cristianos y judíos. Habr' 2ue entender la tradici!n jo'nica como una tradici!n judeocristiana "elenística con mayor resoluci!n de cuanto se "a (enido "aciendo "asta a"ora7 como la tradici!n de un rupo judeocristiano 2ue toda(ía est' bastante %amiliari$ado con la tradici!n judía y sus ar umentos, respecto por ejemplo de la problem'tica mesi'nica, y 2ue con%iesa a -es8s como el <esías prometido y el Hijo de Dios. Je tambi0n en -es8s la de%initi(a re(elaci!n de Dios a #srael y desde su autocomprensi!n especí%ica enarbola unas exi encias reli iosas totalitarias y absolutas %rente a #srael al 2ue nie a desde lue o el reconocimiento de comunidad creyente sometido como est' a la direcci!n %arisaica. Diertamente 2ue las cosas "ay 2ue (erlas así en una perspecti(a "ist!rica. Antes de la destrucci!n deV templo se undo "abía en el judaísmo una pluralidad y rupos y corrientes en mutua competencia, los partidos reli iosos judíos, entre los 2ue se contaban como los m's conocidos los saduceos, los %ariseos, los esenios y los $elotas. 5os rupos de discípulos de -uan y los se uidores del <esías -es8s, los 9cristianos; como se les llam! despu0s ?c%. Act 11,2+A, al principio no constituían m's 2ue una especie de prolon aci!n de los partidos reli iosos judíos. De ese crisol "ubo dos rupos 2ue sobre(i(ieron a la destrucci!n de -erusal0n y del se undo templo, estableci0ndose como reli iones aut!nomas, a saber. el judaísmo de cu>o %arisaico y rabínico, de un lado, y del otro el cristianismo. 5o 2ue les (iene separando "asta a"ora es la %e en el <esías -es8s, la 9cristolo ía;. Duando aparece el E(an elio se 8n -n es muy probable 2ue ya se "ubiera dado el paso de la separaci!n de%initi(a o 2ue se %uera a dar justamente entonces. 5a iniciati(a parti! de la sina o a. Por otra parte, la proximidad mutua era toda(ía tan rande Hprobablemente racias a los conser(adores judeocristianos de la tradici!n jo'nicaH, 2ue "ubo de lle arse a ese con%licto, a esa crisis tal como se re%leja en el cuarto E(an elio. A"ora bien, como el

en%rentamiento entre 9"ermanos enemi os; adopta a menudo una especial exacerbaci!n emocional y do m'tica, 2ue conduce a la completa separaci!n "er0tica, "a dado ori en a un proceso 2ue puede obser(arse a menudo en el curso de la "istoria "asta nuestros mismos días. 5a separaci!n completa de cristianos y judíos "a sido un proceso doloroso y con "eridas 2ue "asta "oy no se "an curado7 y es 0se un en%rentamiento 2ue se ad(ierte en -n. <e parece importante esclarecer al m'ximo posible ese tras%ondo "ist!rico, por2ue el pasado ense>a 2ue una inteli encia do m'tica y a"ist!rica de -n, 2ue en cada palabra 2uerría (er una a%irmaci!n teol! ica esencial de suprema calidad, s!lo puede tener consecuencias perniciosas. 3os "allamos así ante un problema %undamental de cara a la exposici!n del cuarto E(an elio. Dada exposici!n trabaja siempre con las experiencias "ist!ricas de su tiempo7 por lo 2ue no puede i norar las consecuencias positi(as y ne ati(as 2ue un texto "a podido tener en el curso de su "istoria. * el E(an elio se 8n -n es un texto 2ue "a "ec"o "istoria, no s!lo "istoria do m'tica positi(a, sino tambi0n una "istoria san rienta por sus a%irmaciones antijudías. ,!lo un ejemplo como muestra. En su comentario a -n Tom's de A2uino interpreta el pasaje 14,V) en los t0rminos si uientes. 9En se undo lu ar puede exponerse a2uí la pertinacia de los judíos, por lo 2ue se dice. 5os sumos sacerdotes dieron esta respuesta. R3o tenemos m's rey 2ue al D0sarS, con lo 2ue ellos mismos se sometían a una escla(itud permanente, pues 2ue rec"a$aban el obierno de Dristo. * por ello "an sido "asta el día de "oy extra>os a Dristo y sier(os del D0sar y del poder estatal terreno; ?3A. En ese pasaje el A2uinatense aduce la ra$!n cl'sica para la deprimida posici!n jurídica de los judíos y la instituci!n de los 9judíos marcados; en la sociedad medie(al. 3o se pueden pasar por alto las consecuencias "ostiles de los judíos 2ue a menudo se "an sacado del cuarto E(an elio. ,obre todo despu0s de Ausc"^it$ y del "olocausto judío ya no podemos se uir leyendo ese primiti(o en%rentamiento entre cristianos y judíos con la in enuidad y candide$ do m'tica con 2ue se "a (enido "aciendo de "ec"o durante si los. 3o pretendemos 2uitar al texto nada de su ori inaria %uer$a a%irmati(a, ni 2ueremos debilitarlo o tri(iali$arlo, por2ue eso sería des"onesto. 5a ex0 esis debe aclarar lo 2ue el texto 2uiere decir y dice de "ec"o en su tenor ori inal. Pero "oy debemos a%rontar el texto con los ojos de una teoría 2ue "an 2uedado deslumbrados por la persecuci!n na$i de los judíos, por Ausc"^it$. Despu0s de ese nombre, despu0s del "olocausto, la teolo ía do m'tica no puede a(an$ar ciertamente con la autosu%iciencia de antes. 3o se puede "ablar de Dios, del cristianismo y del judaísmo con la irre%lexi!n con 2ue se (enía "aciendo. 5os 9%rentes; ya no est'n tan determinados como podría parecer por el E(an elio se 8n -n. Es 0sta una molestia suplementaria 2ue creo debe estimularnos tanto a mis lectores como a mí. Es el incon(eniente de tener 2ue "acerse esta pre unta. BLu0 es lo 2ue se debe mantener de la %e cristiana en la mesianidad de -es8s, en su %iliaci!n di(ina, cuando en base a esa %e se "a podido lle ar a una opresi!n milenaria de los judíos, a los po roms de la edad media y de "oy, al "olocaustoC Dual2uier cristolo ía y teolo ía 2ue e(ita esa prueba e incon(eniencia Hy por des racia los ejemplos de tal actitud son muc"osH "ay 2ue considerarla "oy como %acilona, super%icial, poco seria y de nin una ayuda. Hay 2ue replantear de un modo nue(o la discusi!n entre judaísmo y cristianismo 2ue plantea el E(an elio se 8n -uan. 2. * desde lue o "ay 2ue "acerlo en el sentido en 2ue lo "ace la declaraci!n sobre los judíos del concilio Jaticano ##, la cual dice. 9En su re%lexi!n sobre el misterio de la # lesia el santo sínodo medita en el (ínculo con 2ue el pueblo de la nue(a alian$a est' espiritualmente unido a la descendencia de Abra"am. Feconoce así la # lesia de Dristo 2ue, se 8n el misterio sal(í%ico de Dios, los comien$os de su %e y de su elecci!n se encuentran ya en los patriarcas, en <ois0s y los pro%etas. Don%iesa 2ue todos los %ieles cristianos, como "ijos de Abra"am por la %e est'n incluidos en la (ocaci!n de ese patriarca y 2ue en la salida del pueblo ele ido de la tierra de escla(itud estaba

misteriosamente trans%i urada la sal(aci!n de la # lesia. Por ello tampoco puede ol(idar la # lesia 2ue a tra(0s del pueblo, con 2uien Dios por su ine%able misericordia concert! la anti ua alian$a, recibi! la re(elaci!n del Anti uo Testamento y se nutre de la raí$ del buen oli(o, en 0l "an sido injertados los entiles como es2uejes sil(estres. 5a # lesia cree, en e%ecto, 2ue Dristo, nuestra pa$, "a reconciliado por la cru$ a judíos y entiles resumi0ndolas en sí mismo. 5a # lesia tiene asimismo siempre delante de los ojos las palabras del ap!stol Pablo, el cu'l dice de sus connacionales 2ue 9a ellos pertenecen la adopci!n %inal, y la loria, y las alian$as, y la le islaci!n, y el culto, y las promesas7 a ellos pertenecen los patriarcas, y de ellos procede, se 8n la carne, Dristo; ?Fom 4,&H)A, el "ijo de <aría (ir en. Tambi0n tiene presente 2ue del pueblo judío proceden los ap!stoles, %undamentos y columnas de la # lesia, así como la mayor parte de los primeros discípulos 2ue anunciaron al mundo el e(an elio de Dristo. Domo certi%ica la Escritura, -erusal0n no conoci! el tiempo de su (isita y una ran parte de los judíos no aco i! el e(an elio, y no pocos "asta se opusieron a su di%usi!n. Pese a lo cual, y estando al testimonio del ap!stol, los judíos contin8an siendo amados por Dios en consideraci!n a los patriarcas7 por2ue sus dones de racia y su (ocaci!n son irre(ocables. Don los pro%etas y el propio ap!stol la # lesia a uarda el día, 2ue s!lo Dios conoce, en el 2ue todos los pueblos in(o2uen al ,e>or con una sola (o$ y le sir(an "ombro con "ombro ?,o% 3,4A. ,iendo, pues, tan rica la "erencia espiritual, com8n a cristianos y judíos, el santo sínodo 2uiere promo(er el conocimiento y respeto mutuo, 2ue es %ruto sobre todo de los estudios bíblicos y teol! icos así como del di'lo o %raterno. Aun cuando las autoridades judías con sus se uidores pro(ocaron la muerte de Dristo, no se pueden car ar indiscriminadamente los acontecimientos de su pasi!n ni en la cuenta de todos los judíos 2ue (i(ían entonces ni en la de los judíos actuales. Dierto 2ue la # lesia es el nue(o pueblo de Dios, mas no por ello se puede presentar a los judíos como rec"a$ados o malditos por Dios, cual si ello se si uiera de la ,a rada Escritura. Por eso, todos "an de cuidar de 2ue nadie en la cate2uesis, ni en la predicaci!n de la palabra de Dios ense>e al o 2ue no est0 en armonía con la (erdad e(an 0lica y con el espíritu de Dristo. Donsciente de la "erencia 2ue tiene en com8n con los judíos, la # lesia 2ue rec"a$a todo tipo de persecuci!n contra cual2uier "ombre, lamenta no por moti(os políticos sino a impulsos del amor reli ioso del e(an elio, todos los estallidos de odio, las persecuciones y mani%estaciones de antisemitismo 2ue en cual2uier 0poca y por 2uien2uiera 2ue "aya sido se "an diri ido contra los judíos. ;El propio Dristo, como la # lesia "a ense>ado siempre y si ue ense>ando, asumi! libremente y con in%inito amor sus padecimientos y su muerte por los pecados de todos los "ombres y a %in de 2ue todos alcancen la sal(aci!n. Del mismo modo es tarea de la predicaci!n de la # lesia proclamar la cru$ de Dristo como si no del amor uni(ersal de Dios y como %uente de todas las racias; ?9Acta Apostolicae ,edis; )1 ?14++A /&2H/&&A. Esta postura conciliar Hdicen los obispos %ranceses en las Directrices pastorales sobre la actitud de los cristianos %rente al judaísmoH "a de considerarse como un comien$o m's 2ue como un %inal. ,i ni%ica un iro en la actitud cristiana %rente al judaísmo. Abre un camino y nos permite delimitar exactamente nuestro 2ue"acer;. Nno de los objeti(os de nuestro comentario y de sus meditaciones es el de restablecer el di'lo o entre cristianismo y judaísmo sobre la citada base y, en la medida en 2ue ello sea posible, continuarlo. Nnos di'lo os aut0nticos, 2ue a%rontan cuestiones di%íciles, comportan el 2ue al comien$o no se pueda predecir c!mo (an a terminar ni cu'l ser' el resultado al 2ue puedan lle ar. ,i uen su propio camino y a menudo lle an a callejones sin salida. En ocasiones "an de contentarse con soluciones pro(isionales y a medias. A (eces abren una

panor'mica insospec"ada, y cuando producen cambios pe2ue>os e imperceptibles es muc"o lo 2ue "an lo rado. ............... 1. 95os judíos;. -n 1,147 2,+.13.11.267 3,1.22.2)7 &,4.227 ),1.16.1).1+.117 +,&.&1.)27 /,1.2.11.13.1).3)7 1, 22.31.&1.)2.)/7 4,11.227 16,14.2&.31.337 11,1.14.317 33.3+.&).)&.))7 12,4.117 13,337 11,12.1&.26.31.33.3).3+.31. 347 14,3./.12.1&.14.26.217 14.31.31,&6,&27 26,14. A primera (ista se ad(ierte 2ue 9los judíos; aparecen principalmente en a2uellos textos 2ue contemplan los discursos y las discusiones de -es8s en -erusal0n, y m's en concreto en los textos 2ue se re%ieren a la "istoria de la pasi!n. 2. J0ase sobre este punto la declaraci!n sobre las relaciones de la # lesia con las reli iones no cristianas, 3ostra aetate, del concilio Jaticano ##. 3. T@<A, DE ALN#3@, nO 2&64. en la edad media tales judíos eran a2uellos 2ue estaban pro(istos de cartas de protecci!n por parte de los se>ores del país. En el ,acro #mperio Fomano los judíos %ueron tratados a partir de 123+ como ser(i camerae re is, como criados de la c'mara real, sujetos a la protecci!n especial del emperador. Es e(idente 2ue Tom's de A2uino tiene ante los ojos dic"a instituci!n. ?P' s. 122H1))A

LOS PRI EROS !IS#=PULOS (1,B>->1) 2. 5os primeros discípulos ?1,3)H)1A aA -uan =autista in(ita a sus propios discípulos a 2ue se unan a -es8s ?1,3)H34A. bA ,im!n Pedro ?1,&6H&2A cA Eelipe y 3atanael ?1,&3H)1A. Despu0s 2ue -uan =autista "a cumplido su misi!n como testi o de Dristo cumple mostrar 2ue tal testimonio "a lo rado e%ecti(amente el objeti(o perse uido de 2ue 9todos creyeran por 0l;. Ha "abido "ombres y contin8a "abi0ndolos siempre 2ue, si uiendo el testimonio del =autista, lle an a creer en -es8s, se "acen sus discípulos y le imitan. Domp'rese la narraci!n jo'nica sobre los primeros discípulos de -es8s con los correspondientes relatos sin!pticos, y en primer t0rmino con <c 1,1+H26 y par. y se (er' 2ue la 8nica coincidencia est' en 2ue los dos "ermanos Andr0s y ,im!n Pedro se encuentran entre los primeros llamados. En -n %altan los dos "ijos de _ebedeo, ,antia o y -uan, en cuyo lu ar aparecen un discípulo innominado, Eelipe y 3atanael. En todo lo dem's ambos relatos si uen caminos di%erentes. 9Domo relatos "ist!ricos no "ay por 2u0 uni%icar ambas narraciones7 cual2uier intento de armoni$aci!n pri(a a cada narraci!n de su sentido peculiar;. Existe un cierto paralelismo entre -n 1,&6H&2 y 5c ),1H11 en tanto 2ue uno y otro subrayan la posici!n especial de Pedro desde el comien$o. En cambio "ay 2ue se>alar una di%erencia importante. se 8n los e(an elios sin!pticos la acti(idad p8blica de -es8s no empie$a "asta despu0s de la encarcelaci!n del =autista ?c%. <c 1,1&A, y desde lue o con la predicaci!n del reino de Dios en Galilea ?<c 1,1&sA, siendo personalmente -es8s 2uien llama a los primeros discípulos. En -n, por el contrario, es el =autista 2uien se>ala a -es8s, siendo los discípulos los 2ue con tal se>ali$aci!n encuentran el camino "asta -es8s.

El texto se di(ide en tres unidades de sentido. aA el =autista incita a sus discípulos a unirse a -es8s ?1,3)H34A7 bA ,im!n Pedro ?1,&6H&2A7 cA Eelipe y 3atanael ?1,&3H)1A. #ne2uí(ocamente 0sa es la concepci!n bastante es2uem'tica de la perícopa en su conjunto. 5a ad"esi!n de los discípulos a -es8s se reali$a al modo de la bola de nie(e. -uan se>ala a -es8s a los discípulos, los cuales a su (e$ se anan para el <aestro a sus m's alle ados, "ermanos, ami os, etc. :sta parece m's bien "aber sido la pr'ctica misionera se uida en el cristianismo primiti(o, y di%ícilmente puede mantenerse en la "istoria de -es8s. En cambio se puede considerar con%orme a la "istoria el 2ue una parte de los discípulos de -es8s "aya cambiado por 0l al =autista y 2ue entre ellos "ayan podido contarse los iniciadores del círculo jo'nico. Pero 2ue eso "aya tenido e%ecto en eneral y a escala mayor es al o 2ue puede ponerse en duda por el simple "ec"o de 2ue los discípulos de -uan continuaban existiendo como rupo independiente. 5a palabra nexo 9se uir o ir detr's; aparece con tanta %recuencia para indicar la ad"esi!n a -es8s ?1,3/.31.&1.&&A 2ue sin duda se "alla a2uí como expresi!n %ija para indicar la ad"esi!n a -es8s y a la comunidad cristiana. Einalmente sorprende el desusado amontonamiento de títulos cristol! icos ya desde el comien$o, lo 2ue induce a pensar en un prop!sito determinado de -n. En 1,3+ el =autista se>ala una (e$ m's a -es8s como 9cordero de Dios; ?c%. 12,4A. 5os dos primeros discípulos llaman a -es8s rabbi\ maestro ?1,31A. En 1,&1 Andr0s dice a su "ermano ,im!n. 9Hemos encontrado al M<esíasM; * Eelipe explica a 3atanael. 9Hemos encontrado a a2u0l de 2uien escribieron <ois0s, en la ley, y los pro%etas. a -es8s, "ijo de -os0, el de 3a$aret; ?1,&)A. En la con%esi!n de 3atanael escuc"amos. 99Fabí;, t8 eres el Hijo de Dios, tu eres el rey de #srael; ?1,&4A. Einalmente toda la perícopa se cierra con una palabra sobre 9el Hijo del "ombre; ?1,)1A. Es e(idente 2ue a2uí se presenta de manera intencionada todo el pro rama cristol! ico, la plena con%esi!n de %e del círculo jo'nico. 3o encontramos un desarrollo pro resi(o desde el conocimiento inicial de -es8s a un conocimiento m's pro%undo, no "ay una peda o ía cristol! ica del paso a paso. Al lector se le in%orma m's bien desde el mismo comien$o sobre la plena importancia de -es8s. El 2ue 2uiera "acerse cristiano debe saber desde el principio 2ue "a de ad"erirse a -es8s y 2ue "a de saber de inmediato la importancia 2ue re(iste ese -es8s en la concepci!n creyente de la comunidad. Así pues -n 1,3)H)1 es un texto 2ue "a recibido su %orma literaria de la cate2uesis comunitaria. Al mismo tiempo se se>alan las posiciones cristianas %rente a la concepci!n judía. ,) J9,n B,9%26%, :9.1. , 696 (&'(2'6 -26$+(9)'6 , D9. 6. 9n,n , J.6E6 ?-n. 61K3)H34A 3) Al día si uiente -uan estaba otra (e$ allí con dos de sus discípulos, 3+ y %ijando la (ista en -es8s, 2ue pasaba, dice. :ste es el Dordero de Dios. 3/ Al oírlo "ablar así los dos discípulos, si uieron a -es8s. 31 Jol(i0ndose entonces -es8s y mirando a los 2ue lo se uían, les pre unta. BLu0 dese'isC Ellos le contestaron. Fabí H2ue 2uiere decir maestroH, Bd!nde (i(es/ 34 :l les responde. Jenid y lo (er0is. Eueron, pues, y (ieron d!nde (i(ía7 y se 2uedaron con 0l a2uel día. Era, aproximadamente, la "ora d0cima. 9Al día si uiente; sir(e, como en todo el desarrollo de la escena, a la composici!n

literaria y no "a de entenderse como una indicaci!n cronol! ica exacta. 5o decisi(o es la di%erencia objeti(a. En 1,24H3& se trataba 8nica y exclusi(amente a dar a conocer a -es8s como tal ante #srael y de se>alar su importancia como sal(ador y re(elador. A2uí se trata del e%ecto del testimonio. Es notable la ima en 2ue resulta de esta representaci!n. ,e saca la impresi!n de 2ue -es8s se presentaba ante -uan con una cierta re ularidad y de 2ue cada (e$ se desarrollaba el mismo ritual. Esa repetici!n contribuye a acrecentar la intensidad, 2ue culmina de ese modo en la palabra del =autista sobre 9el cordero de Dios;. ,in duda 2ue no es casual el 2ue -uan repita la misma expresi!n en dos ocasiones y 2ue inmediatamente despu0s los discípulos se %ueran tras -es8s. En su conexi!n con el cordero pascual y el sier(o de *a"(e", la met'%ora debi! tener sin ular importancia para el círculo jo'nico. *a 2ueda explicado ?(er comentario a 1,24A 2ue con ella se pensaba en la muerte en cru$ de -es8s como expiaci!n (icaria. Aun2ue -n acent8a el alcance sal(í%ico uni(ersal de la muerte de -es8s y de su acci!n reconciliadora, es necesario partir del "ec"o de 2ue la relaci!n a #s )3, el sier(o paciente de Dios se re%ería ante todo a la reconciliaci!n de #srael con Dios. El sier(o de *a"(e" lle(a en primer t0rmino la culpa de #srael y despu0s H0se es un conocimiento ulteriorH el pecado de todo el mundo. Lue con ello los "ombres se con(iertan a -es8s es un proceso pospascual. A2uí se e(idencia 2ue en la predicaci!n del círculo jo'nico la muerte propiciatoria de -es8s "a desempe>ado, a todas luces, un papel central ?c%. Heb c. 1H16A y 2ue %ue aco ida como un moti(o importante de %e. A la palabra del =autista se deciden dos discípulos Hrepresentando naturalmente a muc"os otrosH a unirse a -es8s. 9,i uieron; se dice literalmente. Es si ni%icati(o 2ue ya a2uí, para describir la primera ad"esi!n a -es8s, se utilice el (erbo 9se uir;, aun2ue por el contexto se piense de primeras en un se uimiento impreciso. E(identemente debe 2uerer decir 2ue ya ese primer encuentro de los discípulos con -es8s constituye el comien$o de un discipulado %irme y comprometido, como el 2ue indica en de%initi(a eV concepto de se uimiento. El "ec"o de "acerse cristiano y de serlo se caracteri$a en todo caso por2ue el "ombre entra en una relaci!n con -es8s y por2ue esa relaci!n adopta unas %ormas m's %irmes de se uimiento y de con%esi!n. -es8s se (uel(e, (e c!mo le si uen los dos y les "ace la pre unta 9BLu0 dese'isC; 5a pre unta podría proceder de la primiti(a cate2uesis cristiana del circulo jo'nico, y en todo caso apunta a 2ue se ten a una idea clara de los propios prop!sitos y moti(aciones. En de%initi(a con esa pre unta se trata del problema de la sal(aci!n 2ue inconscientemente in2uieta siempre al "ombre y 2ue, por el "ec"o mismo de %ormularlo de %orma explícita, se con(ierte en al o consciente. * est' sin duda en la naturale$a misma de las cosas el 2ue los discípulos no puedan dar al principio una respuesta precisa a esa pre unta sino 2ue contesten m's bien con una tímida contrapre unta. 9Fabí, Bd!nde (i(esC;, 2ue 2ueda en una imprecisi!n absoluta. ,e encuentra ya a2uí la conexi!n, 2ue reaparece una y otra (e$ en -n. de palabras, conceptos, representaciones y met'%oras poli(alentes 2ue abren un anc"o campo a la re%lexi!n y meditaci!n, pero 2ue se introducen a prop!sito como 9e2uí(ocos jo'nicos; con el %in de a re ar una ense>an$a explicati(a 5a pre unta 9BD!nde (i(esC; apunta directamente a una "abitaci!n, es decir, a una casa o alojamiento de -es8s, aun2ue no se dice d!nde estaba. En el %ondo late la idea de 2ue la (i(ienda de -es8s est' en la casa del Padre ?c%. 1&,2A. Don el se uimiento de -es8s empie$a un camino, 2ue arranca en %orma muy concreta del a2uí y el a"ora de la "istoria (ital, pero cuya meta 8ltima est' en Dios mismo. 5a respuesta de -es8s. 9Jenid y lo (er0is; ?(. 34aA, es una in(itaci!n a la experiencia propia, al compromiso personal. El prop!sito de se uir a -es8s y la (oluntad de creer es asunto de

una decisi!n personal, libre y (oluntaria, 2ue a nadie se le puede arrebatar. Adem's, la misma %e es el comien$o de una nue(a experiencia, 2ue empie$a a su (e$ con el 9Jenid y lo (er0is;. 5os dos discípulos acceden a la in(itaci!n de -es8s. * 9(ieron d!nde (i(ía, y se 2uedaron con 0l a2uel día. Era, aproximadamente, la "ora d0cima.; Tampoco a2uí tienen importancia ni la ubicaci!n particular ni el contenido de las con(ersaciones 2ue se celebran en ese primer encuentro, sino el detalle de 2ue los discípulos permanecieron con -es8s y de 2ue, por lo mismo, lle aron a una asociaci!n con -es8s. Eso es justamente lo importante al tiempo 2ue el dato cronol! ico Hla 9"ora d0cima; son los 8ltimos momentos de la tarde en 2ue, pasado el calor del día, corre en Palestina una brisa a radableH lo subraya de manera adecuada. A -es8s se le desi na en este pasaje con el título de rabbi \ 9maestro; ?`A. 9El tratar a -es8s como maestro indica 2ue su aparici!n se enmarca en la ima en "abitual del rabí. De al 8n modo -es8s presenta unos ras os comunes con los doctores judíos de la ley. 5a interpretaci!n de -es8s como maestro %ue en todo caso la m's espont'nea, al lado de su (isi!n como pro%eta, 2ue en cierto modo se impuso por su propio peso a sus coet'neos. * esto tanto m's cuanto 2ue muy pronto "ubo toda una serie de "ombres Hy en el caso de -es8s tambi0n de mujeresH 2ue se unieron a -es8s estableciendo con 0l una reVaci!n de discipulado. 5os discípulos de -es8s estaban respecto de 0l en una relaci!n similar a la 2ue mantenían con sus respecti(os maestros los discípulos de los rabinos, al menos se 8n a la ima en 2ue saltaba a la (ista;. Así pues, la inteli encia de -es8s como maestro o%rece el primer punto de apoyo para comprender la importancia de -es8s. 5os padres de la # lesia (ieron en 0l al maestro por antonomasia, toda (e$ 2ue a tra(0s de 0l 9la Palabra personal de Dios encarnada; ense>aba a los "ombres. ............... ` 9<aestro; como desi naci!n de -es8s. -n 1,317 1,&7 11,217 13,13.1&7 26,1+7 Fabbi. -n 1.34.)67 3,27 &,317 +,2)7 4.2. Fabbuni. -n 26,1+. ........................................................................ 5) S2:/n P.-&' (Jn. 01/<0-<A) &6 Nno de los dos 2ue oyeron las palabras de -uan y si uieron a -es8s era Andr0s, el "ermano de ,im!n Pedro. &1 El primero con 2uien lue o se encuentra es su propio "ermano ,im!n, a 2uien dice. Hemos encontrado al <esías, 2ue 2uiere decir Dristo. &2 * lo lle(! a present'rselo a -es8s. -es8s, %ijando en 0l la mirada, le dijo. T8 eres ,im!n, el "ijo de -uan7 pues t8 te llamar's De%as, 2ue si ni%ica Pedro. 5a perícopa 1,&6H&2 da la impresi!n de ser una pie$a de la cate2uesis comunitaria sobre Pedro. En la instrucci!n para la %e de las primiti(as comunidades cristianas, al lado de la indispensable in%ormaci!n sobre -es8s "abía tambi0n otra sobre los discípulos del ,e>or, entre los cuales ocupaba un lu ar destacado la %i ura de Pedro. * en esa instrucci!n tenía asimismo un papel importante la imposici!n del nombre y la interpretaci!n del nombre simb!lico De%as. ,e 8n la exposici!n jo'nica, 2ue tambi0n a2uí (uel(e a discrepar de la sin!ptica, Andr0s, el "ermano de ,im!n Pedro, %ue uno de los primeros llamados7 2ui0n %uese el otro no se dice. En tiempos pasados se 2uiso (er en 0l al 9discípulo amado;, al 2ue ustosamente se identi%icaba con el propio e(an elista7 pero tal "ip!tesis carece de toda base. <ientras en

<c 1,1+s ,im!n y Andr0s son llamados por -es8s simult'neamente, a2uí es Andr0s el 2ue anuncia a su "ermano el ran descubrimiento. 9Hemos encontrado al <esías.; * -n no deja de traducir inmediatamente al rie o ese concepto de <esías. es decir, 9el Dristo;, o en otras palabras 9el Nn ido;. El concepto reproduce en este pasaje la concepci!n mesi'nica cristiana, o m's exactamente, la con%esi!n de la comunidad primiti(a de 2ue -es8s era el <esías prometido. Es e(idente 2ue tal conocimiento no podía darse al comien$o. ,i precisamente a Pedro se le "ace esa comunicaci!n, ello puede estar moti(ado por el conocimiento de la tradici!n sin!ptica acerca de la con%esi!n mesi'nica de Pedro ?c%. <c 1,2/H36 y par.. <t 1+,13H267 5c 4,11H21). Andr0s lle(a a su "ermano a -es8s. Luien ya cree conduce "asta -es8s al 2ue toda(ía no cree. El (. &2 describe de %orma escueta el primer encuentro de ,im!n con -es8s. -es8s se diri e directamente con su nombre completo al "ombre nue(o, sin 2ue nadie se lo "aya presentado antes. 9T8 eres ,im!n, el "ijo de -uan; demostrando con ello su saber sobre"umano, ras o con el 2ue a menudo nos encontraremos en el cuarto E(an elio. Don esa primera palabra de -es8s a ,im!n enla$a la imposici!n del nombre simb!lico De%as o Pedro. 9T8 te llamar's De%as 2ue si ni%ica Pedro ]\ piedraV;. Du'l sea el si ni%icado 2ue conlle(a ese nombre simb!lico lo indicar' el capítulo ap0ndice ?21,1)H14A al imponer a Pedro el ministerio pastoral. 5a %orma aramea ori inaria del nombre símbolo Qe%as \ 9piedra, roca;, s!lo se encuentra adem's en Pablo ?1Dor 1,127 3,227 4,)7 1),17 G'l 1,117 2,4.11.1&A. Petros, Pedro, es la %orma rie a del nombre, 2ue despu0s se enerali$!. El nombre ori inario del pescador de =etsaida era ,im!n7 se 8n <t 1+,1/ 9,im!n, "ijo de -on's;, en -n 9,im!n, "ijo de -uan; ?1,&37 21,1+.1/A. Al lado de la %orma nominal simple Pedro se encuentra tambi0n a menudo el doble nombre ,im!n Pedro. BD!mo "a lle ado ,im!n a ese nombre simb!licoC ,e 8n <c 3,1+ dic"o nombre se lo "abía impuesto -es8s personalmente, en lo cual coincide con -n 1,&3. ,e 8n <t. en cambio, la imposici!n del nombre estaría en conexi!n con la %amosa promesa "ec"a a Pedro despu0s de su con%esi!n cristol! ica7 inmediatamente despu0s 2ue -es8s le da el nombre de De%as ?PedroA si ue la exposici!n del apelati(o simb!lico de 9Foca;. 9=iena(enturado eres t8, ,im!n, "ijo de -on's7 por2ue ni la carne ni la san re te lo "a re(elado, sino mi Padre 2ue est' en los cielos. Pero yo tambi0n te di o 2ue t8 eres Pedro ?\ la piedraA y sobre esta piedra edi%icar0 mi # lesia, y las puertas del reino de la muerte no podr'n contra ella; ?<t 1+,1/H11A. Al unos exe etas cuentan con una impronta pospascual. F. Pesc", por ejemplo, piensa así. 9El nombre ministerial de ,im!n en la # lesia primiti(a, 2ue presenta al diri ente de la primera comunidad como el cimiento berro2ue>o de la comunidad escatol! ica de la sal(aci!n ?<t 1+,11sA podría "ab0rsele con%erido en su (isi!n ext'tica de Dristo ?lDor 1),)A...;. Pero en contra de ello est' la tradici!n s!lida de 2ue la imposici!n del nombre simb!lico se la atribuyen constantemente las %uentes al -es8s "ist!rico, por lo 2ue ser' mejor aceptar ese testimonio. ,i Pedro recibi! ese nombre símbolo por2ue, se 8n <c 1,1+s, %ue 9el primer llamado; es al o de todos modos problem'tico7 en contra estaría el testimonio de -n de 2ue Pedro %ue conducido a -es8s por su "ermano Andr0s. En de%initi(a tales intentos de explicaci!n no cuentan para nada7 lo (erdaderamente decisi(o es 2ue -es8s impuso a ,im!n el nue(o nombre con un acto soberano y omnipotente. * no, desde lue o, por2ue el tal ,im!n Pedro tu(iese un car'cter tan %uerte 2ue se le pudiera comparar con una roca. El 3T muestra a cada paso 2ue en modo al uno era así. 5a imposici!n del nombre "ay 2ue entenderla m's bien en analo ía con las

1H&A. -es8s asume un derec"o soberano. A2uí entran en consideraci!n principalmente las imposiciones de nombres simb!licos. la cristolo ía s!lo puede justi%icarse asumiendo y re%lexionando sobre las randes di%icultades 2ue le salen al paso "oy como entonces desde las posiciones judías.acciones simb!licas de los pro%etas. la palpable redenci!n del mundo. 2ue rompía las medidas admitidas del mesianismo tradicional. desde la perspecti(a cristiana. no aport! una redenci!n mundanoHpolitica7 pero adem's %racas! como un col ado de la cru$. es el <esías de *a"(e". Don la imposici!n del nombre se "ace realidad lo 2ue ese nombre dice. 9El nombre no es una mera desi naci!n. como los 2ue conocemos por @seas e #saías ?c%. s!lo se podía (er en tal rec"a$o una actitud de ce uera. Nna pura jesuolo ía como la 2ue "oy se pretende a (eces.. Dierto 2ue la %e cristiana descansa en la con%esi!n de -es8s como el re(elador y sal(ador escatol! ico7 esa %e acepta la mesianidad de -es8s en el sentido del 3T. por otra parte. y como tal un esc'ndalo. En cierto sentido los moti(os en contra de la mesianidad de -es8s eran mejores 2ue los 2ue abo aban en %a(or de la misma.+. o m's exactamente el punto de (ista de los discípulos de -es8s. 5os judíos coet'neos de -es8s tu(ieron muc"os y randes moti(os para no (er en 0l al <esías. como comprob! Pablo con toda ra$!n ?1Dor 1. el rec"a$o. 2ue por entonces era un mesianismo politicoHreli ioso. @s 1. Pero desde la perspecti(a del 3T. El punto de (ista cristiano. Precisamente por2ue el car'cter "umano de Pedro era (eleidoso y en modo al uno %irme. al Dristo. y no sería acertado pretender renunciar a la cristolo ía por2ue lle(a in"erentes di%icultades y problemas. Tampoco una jesuolo ía debería pasar por alto la explicaci!n de cuanto -es8s representa para la %e cristiana. por2ue 0sta tiene 2ue exponer precisamente la importancia de -es8s para la %e. De "ec"o "ay 2ue ir tan lejos por2ue el propio -es8s de 3a$aret puso en tela de juicio la esperan$a mesi'nica tradicional.&.11H2)A. RHemos encontrado al <esías. Desde a"í "ay 2ue enjuiciar tambi0n el nombre simb!lico de De%as o Pedro. Al imponer el nombre. "oy la in(esti aci!n intensa de doscientos a>os sobre la "istoria judía y sobre el entorno espiritualHreli ioso de la 0poca de -es8s Hin(esti aci!n 2ue toda(ía est' muy lejos de cerrarseH nos permite (er cada (e$ con mayor claridad lo di%ícil y complicado 2ue entonces y "oy resulta el problema del <esías.37 1. en la imposici!n de tal nombre se expresa sobre todo la (oluntad de -es8s por demostrar el car'cter escatol! ico de%initi(o e inmutable de su acci!n. cruci%icado y resucitado. (i ente "asta "oy. 5a con%esi!n de %e pospascual del nue(o rupo de discípulos de -es8s 2ue se %orma despu0s de la pascua pretende 2ue -es8s de 3a$aret. 5a con%esi!n mesi'nica cristiana es de "ec"o al o nue(o.14A suena así. el Hijo de Da(id y el <esías prometido por Dios y esperado por el pueblo. -es8s no "a traído realmente el mani%iesto cambio de edades 2ue todos puedan comprobar. obstinaci!n e incredulidad. la nominaci!n. al Nn idoS. * con ello expresa asimismo su prop!sito de %undar al o de%initi(o. 5a desi naci!n cristol! ica 2ue a2uí aparece ?c% tambi0n 1. sino el car'cter esencial de un "ombre o de un objeto expresado en una palabra. al o escatol! icamente duradero en medio de un mundo problem'tico en extremo. la imposici!n de un nombre. 2ue por cierto eran judíos y procedían de las esperan$as %uturas apocalípticas judías. <ientras 2ue antes. resultaba en todos los aspectos al o completamente nue(o7 y su con%esi!n de -es8s como <esías si ni%icaba en el %ondo al o inaudito.47 #s /. 5os cristianos "an de tomar en serio la objeci!n judía. no puede sustituir a la cristolo ía. e2ui(ale a la constituci!n de un ser o de un objeto. un tropie$o y una irritaci!n. Toda %e cristiana en -es8s <esías debe a%rontar esos datos duros. del pueblo judío a reconocer y aceptar ese <esías en -es8s de 3a$aret. A este respecto escribe Eo"rer. A ello se opone. Por ello. Duando eso ocurre se rompe toda (oluntad de a%irmaci!n do m'tica7 la %e cristiana .

permite suponer 2ue -es8s continuaba toda(ía en el lu ar del bautismo.. a -es8s. mencionada a2uí por primera (e$ ?1A. ya te (i. ...167 16...e menciona =etsaida como patria de Eelipe..2+. tambi0n el mundo tiene toda(ía 2ue ser redimido.en -es8s <esías se con(ierte en la esperan$a de 2ue. Aparte de ello pudieron "aberse %ormado tradiciones locales sobre distintos discípulos.. -es8s 2uiere 9marc"ar.2&A. &1 Dícele 3atanael. t8 eres el Hijo de Dios7 t8 eres el rey de #srael.. cuando estabas debajo de la "i uera. De (erdad os ase uro. Pues (en y (er's.. BDe d!nde me conocesC -es8s le contest!.4A. (er0is el cielo abierto y a los 'n eles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del "ombre. 2ue "emos traducido literalmente por 9salir.)7 1. la re i!n pierde notablemente importancia para -n.1&7 Act 1. . 9Eelipe es oriundo del . en la ley. En su lu ar se dan distintos nombres de discípulos 2ue destacan como personalidades aisladas...117 <t 16... )6 -es8s le contest!. aun2ue en todo caso sin un amplio inter0s bio r'%ico o teol! ico....&H13. <c 3.. &4 3atanael le respondi!.e encuentra con Eelipe y le dice. Tras la introducci!n estereotipada de 9al día si uiente...13A.... Pero... Hemos encontrado a a2uel de 2uien escribieron <ois0s.227 1&.... &+ * 3atanael le contest!.37 5c +. && Eelipe era de =etsaida.. y dice de 0l. la mayor parte del ministerio de -es8s se desarrolla en Galilea.227 5c 4.. sin 2ue en la concepci!n eneral del cuarto e(an elista desempe>e un papel importante. 01/<B->1) &3 Al día si uiente. excepci!n "ec"a de Pedro y del discípulo amado.. &) Eelipe se encuentra con 3atanael y le dice......n.&)7 1.. 5o cual indica 2ue en la 0poca de la primiti(a predicaci!n y misi!n cristiana los doce s!lo desempe>aron un papel muy limitado en el tiempo y el espacio. el de 3a$aret... Pero mientras... la conoce tambi0n -n por tradici!n. adem's de Andr0s y de Pedro7 es un lu ar 2ue tambi0n aparece en la tradici!n sin!ptica.21. Fabí. y los pro%etas.. y con ello en una toma de posici!n contra el mundo toda(ía no redimido..1A. -es8s determin! salir para Galilea. En este contexto "abría tambi0n 2ue obser(ar 2ue -n muy rara (e$ recuerda el circulo de los doce ?+. 2ue se le acercaba.. como patria de -es8s y como escenario de su acti(idad...../12. se 8n los sin!pticos. "ijo de -os0.).. siendo tambi0n un nombre 2ue aparece en las listas de los doce ?c%...) (Jn.. ya creesC <ayores cosas 2ue 0stas "as de (er.1.. 9Galilea... Bes 2ue de 3a$aret puede salir al o buenoC Eelipe le responde. aun2ue no como lu ar de ori en de los mentados discípulos ?<t 11.. &/ -es8s (io a 3atanael. una toma de posici!n en la 2ue podrían sin duda encontrarse judíos y cristianos../6. la ciudad de Andr0s y de Pedro..&67 21... pasando -erusal0n a ser el centro decisi(o de la predicaci!n de -es8s.... :ste es un aut0ntico israelita.. en e%ecto.í ueme.... 0 N. . mencionado en los Hec"os de los ap!stoles y 2ue pertenecía al círculo de Esteban ?Act +..13A. Hay 2ue di%erenciarlo de 9Eelipe e(an elista. Damino de Galilea. Esa expresi!n.. o ya allí Hla %orma jo'nica de narrar es tambi0n en este pasaje muy imprecisaH.. -es8s encuentra a Eelipe y le in(ita a se uirle.)2(. en el curso in%erior del -ord'n y 2ue a"ora abandona esa re i!n.%. Antes de 2ue Eelipe te llamara. BPor2ue te "e dic"o 2ue te (i debajo de la "i uera. Eelipe (ol(er' a aparecer %recuentemente en nuestro texto ?+.+/. )1 * le a>ade.. en 2uien no "ay doble$.. ./17 26. Nna lista de nombres de los doce no se encuentra en -n como tampoco se menciona la instituci!n de ese círculo. se abre una nue(a escena..... $) F..217 <c +.

en el AT.1H)A. por la cual debi! %ormarse el círculo de los doce se 8n sus ideas. las im' enes. 3a$aret.A compendian el contenido de la Escritura. el de 3a$aret.11H227 5c 1. Ello indicaría 2ue en este aspecto el cuarto E(an elio "a . ayudando a la # lesia cristiana a encontrar su propio len uaje. Esta es la tesis %undamental 2ue de%endi! la # lesia primiti(a y 2ue condujo a una nue(a interpretaci!n de la Escritura. el "ijo de -os0. opuesta a la interpretaci!n judía.establecimiento pes2uero de =etsaida ?9lu ar de pesca. En la misma línea la tradici!n jo'nica parece suponer 2ue -os0 era el padre carnal de -es8s ?+.A. en la ley. &)bA.+.1.e ad(ierte a2uí una (e$ m's 2ue -n dispone de tradiciones topo r'%icas particulares.317 +.1. Tambi0n el sobrenombre de 9-es8s el na$areo. Don ello 2ueda tambi0n claro 2ue la a%irmaci!n de Eelipe est' %ormulada bajo la in%luencia de la teolo ía bíblica pospascual. al 2ue se "a considerado justamente como su ami o o conocido * una (e$ m's el e(an elista se interesa por la 9reacci!n en cadena.). y los pro%etas. El E(an elio se 8n -n comparte en el %ondo la primiti(a concepci!n cristiana de 2ue la Escritura "a de entenderse como testimonio en %a(or de Dristo. ?(. Tal prueba no es desde lue o cate !rica y en el %ondo s!lo dice al o a 2uien ya cree en la mesianidad de -es8s.)17 &.. en la 2ue residía su %amilia y de la 2ue sali! 0l para predicar el reino de Dios lo dicen todos los e(an elios ?<c 1. incluido -n. Pero lo (erdaderamente importante es tambi0n a2uí el encuentro con -es8s. 2ue estaba situada al este de la desembocadura del -ord'n en el mar <uerto ?sin duda junto al actual Q"irbet elHarayA. tal como la desarrollan casi todos los textos neotestamentarios.. En esta tesis %undamental descansa la denominada prueba escriturística. Eelipe introduce esta (e$ a -es8s con estas palabras.47 <t 2.34.&)H&/A. A"ora se dice asimismo 2ui0n es a2uel del 2ue "ablaron <ois0s y los pro%etas. y 2ue contiene las promesas pro%0ticas 2ue despu0s iban a cumplirse en -esucristo ?c%.237 &.117 5c 1. 5a primiti(a teolo ía cristiana %ue en buena parte una teolo ía escriturística.1H/A7 ambos cuentan del modo m's natural con "ermanos y "ermanas carnales de -es8s ?<c 3. 5a necesidad de todo eVlo (enía dada por el ambiente judío en su conjunto. le ata a su ciudad de ori en. Al i ual 2ue <c tampoco -n sabe nada del nacimiento de -es8s en =el0n. 5a expresi!n de 9<ois0s y los pro%etas. <c +.)3H)17 5c &.&. o 9el na$areno.137 21.37 -n /. por tanto. aun2ue no absolutamente. 2ue como tales pueden ser se uras. 5o decisi(o desde lue o es 2ue la # lesia primiti(a intent! %ormular y apuntalar la %e cristiana y su testimonio de Dristo con ayuda de los textos (eterotestamentarios..&2A. por 9<ois0s y los pro%etas. <ois0s y los pro%etas dan testimonio con sus escritos a %a(or de -es8s. Lue 3a$aret %uera la patria de -es8s. Asimismo %alta en <c y -n la idea mesi'nicamente interesada del nacimiento (ir inal ?c%. ). los conceptos y representaciones. 2ue en -n parece 2ue se discute expresamente ?/. Lue -es8s "ubiera nacido en =el0n s!lo lo a%irman los e(an elistas <t y 5c en sus respecti(as "istorias de la in%ancia ?<t 2.2+7 2. 9-es8s. Eelipe encuentra por su parte a 3atanael ?c%..1)A7 pero la tradici!n m's anti ua nada sabe sobre ello.2+H317 2.1+7 en ello incide asimismo el relato del ministerio ciertamente est0ril de -es8s en 3a$aret. <t 1.2A. 9Hemos encontrado a a2uel de 2uien escribieron <ois0s. * así el AT proporcion! en ran medida a la predicaci!n cristiana el len uaje.. -es8s es. #ncluso %rente a la ex0 esis moderna tiene sus di%icultades especiales.&1H&2A. naturalmente..1H+7 <t 13. . típicamente cristiana.1+H36A. ?tambi0n 9la ley ]toraV y los pro%etas.34. tambi0n 21.. 2ue m's tarde desi nar'n los cristianos como el Anti uo Testamento. la mesianidad de -es8s.&. el 2ue "abía sido anunciado en la Escritura. =el0n como lu ar del nacimiento de -es8s es sin duda un lu ar teol! ico7 se trata con ello de re%rendar la %iliaci!n da(ídica y.1+7 5c 2. como <esías.

y de manera muy especial al moti(o del 9(ar!n di(ino. 9Fabí. decidir' con rectitud respecto a los pobres del país.3sA7 y obra así por2ue es un pneum'tico per%ecto. En el encuentro inmediato entre -es8s y 3atanael es la iniciati(a de -es8s la 2ue. indica bien a las claras 2ue en tiempo de -es8s el poblado no o$aba de buena reputaci!n. 9Pero Bes 2ue de 3a$aret puede salir al o buenoC. ya creesC <ayores cosas 2ue 0stas "as de (er. para marcar así su peculiaridad. tambi0n en el %amoso 9texto mesi'nico. 2. antes de 2ue 0ste pueda pronunciar una sola palabra. a modelos "elenísticos. Habida cuenta del contexto tambi0n puede subyacer la idea de 2ue 3atanael estaba sin ularmente bien %amiliari$ado con la Escritura... Para la ima en 2ue -n tiene de -es8s es si ni%icati(o 2ue recoja el moti(o del 9saber sobrenatural de -es8s. es 2ue 3atanael por su encuentro con -es8s y cuanto en 0l "a experimentado. Habitualmente se recurre a2uí. 3o necesita -es8s in%ormaci!n al una sobre una persona extra>a7 a todos y cada uno los conoce entera y per%ectamente ?c%. cuyo misterio s!lo el propio 3atanael podía conocer. 9BDe d!nde me conocesC. y 2ue era m's bien un 9oscuro nido.. 5o 2ue al unos comentarios creen saber sobre el particular no pasa de ser %antasía desbordada. se dice.... ?#s 11. Je lle ar a 3atanael y. 93o ju$ ar' por lo 2ue (ean sus ojos. al <esías. 2ue su reacci!n s!lo podía ser la con%esi!n sin reser(as..!lo una teolo ía sistem'tica posterior no pudo ya compa inar ambos datos. y para -n lo es sin duda a2uel 2ue lle a a la %e y reconocimiento de -es8s. y 2ue por des racia no nos lo "a mani%estado. t8 eres el Hijo de Dios. se pone de relie(e... le responde -es8s con una alusi!n eni m'tica. Pero sería m's importante comprobar 2ue 3a$aret no tiene papel al uno en la ideolo ía mesi'nica (i ente7 era inconcebible 2ue de allí pudiera salir el <esías. . ya te (i. sobre el 9nue(o Da(id.conser(ado tradiciones m's anti uas y 2ue al parecer no (io nin una di%icultad en casarlas con su teolo ía de la re(elaci!n y de la %iliaci!n di(ina. A los ojos de los judíos en -es8s %altaban Hy ello podía probarse "ist!ricamenteH los necesarios supuestos y le itimaciones para ser el <esías "ijo de Da(id.. 9Jen y lo (er's. * esas personas no %altan. 9Antes de 2ue Eelipe te llamara. sobre todo. EEKFJHH. 5a pre unta de 3atanael.. 9:ste es un aut0ntico israelita. 5o 2ue a2uí cuenta de (erdad. reconoce tambi0n en -es8s al 9Fey de #srael.23H2)A. en 2uien no "ay doble$. Don otras palabras. por2ue posee en toda su plenitud el pneuma o espíritu de . De a"í 2ue -es8s le responda con el consabido ar umento de menor a mayor. ?t"eios anerA. "ace -es8s una obser(aci!n sorprendente. A la sorprendida pre unta de 3atanael. Por eso tambi0n la posterior correcci!n del lu ar de nacimiento 2ue se da en <t y 5c. 3o obstante.. -es8s le dice. un (erdadero israelita de pura cepa. Tal respuesta parece "aber impresionado tan pro%undamente a 3atanael. de #s 11. sobre todo. cuando estabas debajo de la "i uera. en la a%irmaci!n podemos rastrear 2ue a la primiti(a comunidad cristiana no le result! %'cil documentar de una manera %iable la mesianidad de -es8s %rente a las objeciones judías. El escepticismo mani%estado por 3atanael respecto de ese -es8s de 3a$aret s!lo puede allanarlo la propia experiencia. no decidir' por lo 2ue oi an sus oídos. El 9aut0ntico israelita. y a lo 2ue apunta la a%irmaci!n del 9aut0ntico israelita.1H&. Pero "a acabado superando el obst'culo 2ue suponía el ori en de -es8s de 3a$aret no pre(isto en la Escritura. El moti(o de por 2u0 se "ace tal obser(aci!n podría estar en 2ue ese 3atanael debe pasar por un ejemplo típico deV 9(erdadero y aut0ntico israelita. 9BPor2ue te "e dic"o 2ue te (i debajo de la "i uera. 3o se aduce un moti(o explícito para ese juicio7 est' en el propio -es8s y en su 9conocimiento sobrenatural. se (e impulsado a creer en -es8s. -u$ ar' con justicia a los míseros. re(estido a2uí bajo la %orma de promesa. t8 eres el rey de #srael. y de a"í tambi0n su escepticismo inicial.

Tu(o miedo y exclam!. el doble am0n abre el discurso de re(elaci!n. lo 2ue os estoy diciendo a"ora es total y absolutamente (erdadero y se uro.. :ste trae el lo ion del Hijo del "ombre y con el estilo tradicional de tales a%irmaciones. por2ue de inmediato le descubre la (erdad sobre sí mismo.33A. Por ella subían y bajaban los 'n eles de Dios. (er0is el cielo abierto y a los 'n eles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del "ombre. ?G0n 21.eba para diri irse a Harin.. Tu(o un sue>o. amen. Despu0s de todo cuanto "an dic"o los dem's sobre -es8s B"ay 2ue (er expresada en esta palabra la idea 2ue -es8s tiene de sí mismo se 8n la concepci!n del cuarto E(an elioC . 1A 5a escalera representa el altar 2ue debe estar "ec"o de tierra ?Ex 26.16H22A. literalmente Amen. mientras 2ue en -n (a repetido por lo eneral. 5as traducciones anti uas (ierten "abitualmente el t0rmino por 9en (erdad. Duando -acob despert! del sue>o dijo. precisamente cuando se lle a a la %e.2&A7 el "ec"o de 2ue su extremo superior to2ue el cielo si ni%ica los sacri%icios. Ese relato del G0nesis tenía e(identemente por objeto establecer una conexi!n entre el culto a El de =etel. aparecía una escalera 2ue se apoyaba sobre la tierra y cuyo extremo tocaba el cielo. "ablaba del cordero de Dios7 los discípulos se expresan en la terminolo ía del ambiente escolar y de la esperan$a mesi'nica judía7 -es8s. 2ue tambi0n resultaría inteli ible como un lo ion aislado.*a"(e". 9. El lo ion presenta la %orma del discurso de re(elaci!n con la correspondiente %!rmula introductoria. y la %e en *a"(e". BPero en 2u0 sentido se entiende la alusi!nC 5a interpretaci!n judía del pasaje ?c%.. y los 'n eles de Dios 2ue suben y bajan son los pontí%ices 2ue suben y bajan por la escalera del templo. * no es necesario explicar con mayor detalle c!mo ocurre. 2ue los discípulos a8n "abr'n de (er. mientras 2ue el . El contenido de la a%irmaci!n alude al relato (eterotestamentario del 9sue>o de -acob en =etel. Así pues. Esa expresi!n semítica amen es una %!rmula en%'tica y pretende imprimir en la a%irmaci!n 2ue si ue el sello de (erdad %iable y absolutamente ('lida. 5a palabra.. 2ue en este pasaje el e(an elista "a dejado por completo sin precisar..1+sA. Despu0s *a"(e" se aparece a -acob en sue>os y le con%irma la promesa de bendici!n. y lle ! a un lu ar donde se dispuso a pasar la noc"e.ali! -acob de =eerH.. pues. En la tradici!n e(an 0lica el am0n introductorio aparece a menudo al comien$o de las palabras de -es8s. Tom! una de las piedras del lu ar. la puso de cabecera y se acost!. y yo no lo sabía. y 2ue la %e es s!lo el comien$o de 9cosas a8n mayores. en(iado por Dios como testi o de Dristo. * como conclusi!n si ue un lo ion sobre el Hijo del "ombre. A<E3HA<E3. 9Diertamente est' *a"(e" en este lu ar. "abla en un bre(e discurso de re(elaci!n del Hijo del "ombre. 9De (erdad os ase uro. 5a re(elaci!n 2ue -es8s trae es al o 2ue sorprende al "ombre. En su contexto inmediato la a%irmaci!n podría tal (e$ su erir las 9cosas mayores. %inalmente. especialmente la promesa de la tierra. la consecuencia de su posesi!n del Espíritu ?c%. ?G0n 21. ?1. 9De (erdad. 5o 2ue importa es 2ue se da esa experiencia en el encuentro con -es8s. en este sentido. es siempre -es8s y lo "ace siempre en tercera persona. El total conocimiento del "ombre 2ue -es8s tiene es.)1A. 2ue se apoyaba sin duda en una tradici!n anti ua. el de cerrar toda la perícopa con ran e%icacia. por2ue se "abía puesto ya el sol. 21A o%rece di(ersas posibilidades. -uan =autista. el 8nico 2ue "abla del 9Hijo del "ombre. ?KGnK21K16H12A. Fabba +1 al cap. cuyo olor se ele(a "asta el cielo. 5o corriente es 2ue el am0n exprese el asentimiento de la comunidad al %inal de una ple aria7 por el contrario. como %!rmula introductoria es poco %recuente. con la particularidad de 2ue en los sin!pticos es un solo am0n.ería per%ectamente posible. 1. RDu'n terrible es este lu arS 3o es otra cosa 2ue la casa de Dios y la puerta del cielo. G0n. est' incorporada a este pasa-e se uramente con un prop!sito.

-es8s. 3. aA el Hijo del "ombre.D. 9Así pues..A.2l7 21.....A. 1&. El ser(icio an 0lico pertenece asimismo al 9ambiente del Hijo del "ombre..D.. Texto se 8n =#3 GNF#@3... Galilea estaba sujeta al obierno de Herodes Antipas ?el Tetrarca. . En(idiaban a -acob y el %a(or di(ino y 2uerían "acerle da>o. 5a %rontera septentrional de Galilea la %orman Tiro y su entorno.. a Dios..inaí7 cA el Hijo del "ombre est' en comuni!n (i(a y permanente con Dios. pero 2ue a"ora es tiria. 3A @tra interpretaci!n re%iere la subida y bajada de los 'n eles al propio -acob..inaí.e 8n =EFGEF AmenHTorte.. De todo lo cual se se uirían las si uientes posibilidades interpretati(as... 5o cual 2uiere decir 2ue -es8s es 9el Hijo del "ombre presente.. di%ícilmente se podría decir 2ue Dios estaba sobre -acob como un padre sobre su "ijo y le prote ía con un parasol. c%. En tiempos de -es8s. 9Ascendían y contemplaban el rostro de a2uel 2ue est' arriba ?es decir el rostro de DiosA.. -uan lo ra una ima en elocuente para expresar lo 2ue si ni%ica la re(elaci!n de -es8s en toda su plenitud ?c%.&1... Guerra judía ###..... .. pero allí estaba ya el ... El encuentro de los primeros discípulos con -es8s contiene.. 3)H&6.. la denominada Galilea superior y la in%erior7 est' encerrada por Eenicia y .. 9Galilea se di(ide en dos partes. 95a escalera era el monte .. unos ras os tan enerales.. p..2+A. como acabamos de (er.2.&/. Esto 8ltimo di%ícilmente puede sostenerse.a en.. Al conectar el moti(o de la escala celeste con el Hijo del "ombre.... El cielo normalmente cerrado a"ora se abre7 es decir. en consecuencia.$2/n 1..-2%. 5a denominada Galilea in%erior se extiende a lo lar o desde Tiberíades "asta _abul!n.. 5as tres interpretaciones pueden conciliarse con la teolo ía jo'nica......H34 d.c.17 /.. & a. ?2A.. Lue los 'n eles iren en torno a -es8s y le sir(an lo a%irma tambi0n la "istoria de las tentaciones ?<c 1. 313. recuerda la "istoria sin!ptica del bautismo ?<c 1.. bajaban y contemplaban a su ima en 2ue est' abajo. ... así E5AJ#@ -@..)27 12.. sobre la tierra.... ..e 8n los rabinos el sue>o se re%iere al . . 5a expresi!n 9(er0is el cielo abierto. .4.&+. Gadara y la Gaulanítide.&). de "ec"o.. 1. la monta>a 2ue antes pertenecía a Galilea. era el %ue o 2ue ascendía "asta el cielo7 los 'n eles de Dios eran <ois0s y Aar!n. el punto de su presencia y re(elaci!n en el mundo..)1 los 'n eles tienen la misi!n de comunicar al Hijo del "ombre el anuncio de las cosas celestes7 así pues. &.. Al sur se extiende la re i!n de .&37 2.A.. tienen la %unci!n de pro%etas 2ue instruyen al Hijo del "ombre.. 2ue limita con la re i!n costera de Ptolemaidas.i la Escritura no re%iriera esto. 2ue de ellos se puede concluir.iria.)&7 +. ?&A. sería naturalmente Dios mismo y su semejan$a sería el "ombre ?se 8n G0n 1.EE@.. @. 31). 1. los 'n eles no son portadores de re(elaciones especiales sino 2ue contribuyen a "acer patente la loria celestial del Hijo del "ombre.117 &.amaría y Escit!polis. Galilea en -n..... Al mismo tiempo el texto enla$a con ello una 9escena "ist!rica retrospecti(a.. 9en -n 1.&3.16. 9(io los cielos abiertos. 5a 9ima en ori inaria celeste..D. teniendo como límite occidental la ciudad y re i!n de Ptolemaida así como el Darmelo... 2ue en -es8s se mani%iesta el Dios oculto7 -es8s en persona es el lu ar de Dios.DHN5_. a2uí es preciso probar c!mo se lle a a la conexi!n con -es8s de 3a$aret y. <t &..inaí y su cima 2ue toca el cielo..... 2ue adem's de traer la re(elaci!n abre tambi0n al creyente el acceso al mundo celestial. p.e>or junto a 0l. p....... 11&... con lo 2ue 2uiere . por el contrario.. teniendo en cuenta la concepci!n eneral del Hijo del "ombre en -n. 2A .13c... ...+H16A.. bA el Hijo del "ombre representa el %inal del Anti uo orden sal(í%ico establecido por <ois0s en el .1. D%....16A. si ni%ica la liberaci!n del culto anti uo..Eterno est' arriba por completo. 2.1. "asta el curso del -ord'n7 por el este Galilea se "alla limitada por Hipos. 2ue tambi0n "abía %undado la ciudad de Tiberíades en la ribera occidental del la o de Genesaret ?2+H2/ d. ?3A.. a la conexi!n con la comunidad cristiana.3.

Pero no "ay duda de 2ue -n acent8a en %orma resueltamente m's %uerte esa importancia %undamental de la persona de -es8s para la sal(aci!n del "ombre. . Nna necesidad de sal(aci!n supone ciertamente en el "ombre la experiencia o al menos el barrunto de la propia condena. *a "emos (isto 2ue ese testimonio del =autista no puede ser "ist!rico. al modo 2ue el si no antepuesto al par0ntesis a%ecta a todo lo 2ue el par0ntesis encierra7 y de ese modo todo el car'cter de la predicaci!n de -es8s en -n como predicaci!n sal(í%ica estaría marcada por tal re%erencia. es de la %i ura y persona de -es8s. el 2ue elimina el estado de pecado del cosmos. una ayuda a sus problemas y an"elos. Esto ocurre ante todo con la indicaci!n lapidaria del =autista. Pero es interesante sobre todo el 0n%asis y "asta la exclusi(idad con 2ue "ay 2ue a%rontar ante todo la anexi!n a la persona de -es8s. por ende. D"arles ZPe uyHDH ?poeta y escritor %ranc0s X 141&A meditaba una (e$ por 2u0 la racia di(ina obtiene triun%os inesperados en el alma del pecador m's rande. #n(oluntariamente pensamos en el coral 9@" t8. de ollado en el 'rbol de la cru$. En todo caso lo 2ue importa es tomarla absolutamente en serio.24. es sin duda al o 2ue merece a todas luces mayor atenci!n de la 2ue se le presta ordinariamente en los comentarios. 9:ste es el cordero de Dios. el 2ue 2uita el pecado del mundo. .. cual2uiera 2ue sea el modo en 2ue pueda articularse esa experiencia de condenaci!n o ese 9saber de la in%elicidad. ello se debe desde lue o a 2ue la re%erencia del =autista %ue para ellos una aut0ntica moti(aci!n. *a al comien$o del e(an elio anticipa su %inal 2ue es la "istoria de la pasi!n al tiempo 2ue pone al comien$o de la "istoria de -es8s la idea de su muerte propiciatoria y (icaria. si se pretende mediante ese testimonio ya desde el principio condicionar las dem's aserciones del cuarto E(an elio. o%recida por -es8s y por la predicaci!n cristiana. 2ue se encuentra en la Pasi!n de san <ateo de -. a 2uien los "ombres se ad"ieren y le reconocen o cuya aceptaci!n rec"a$an. . ?1. de este modo se "a constituido la comunidad de los discípulos de -es8s. 3os "acemos así una idea de los comien$os del mo(imiento de -es8s y. 3aturalmente 2ue tambi0n en los sin!pticos las cosas discurren así en el %ondo. por2ue el mensaje del reino de Dios no se puede separar del mensajero 2ue lo anuncia.i los dos discípulos si uen ese testimonio.1&sA lo 2ue "a de despertar a los "ombres y mo(erlos a 2ue se ad"ieran a -es8s7 en -n ni si2uiera "ay un mensaje 2ue se pueda distin uir y separar de 0l como su objeto7 de lo 2ue se trata. 5a sal(aci!n... Don la alusi!n al cordero de Dios -n se interesa a las claras por expresar la necesidad "umana de sal(aci!n. =ac". 5a proximidad del reino de Dios y la presencia de -es8s coinciden "asta el punto de 2ue ya @rí enes andaba desde lue o en lo cierto con su conocida ase(eraci!n de 2ue -es8s era la autobasileia. mientras 2ue con muc"a %recuencia permanece inacti(a en las entes m's "onrada. s!lo puede conocerla y experimentarla el "ombre como su propia sal(aci!n cuando consciente o inconscientemente se mue(e acuciado por la solicitud o el deseo de su sal(aci!n.decir. es decir. y lo subraya con el mayor 0n%asis. Dordero de Dios inocente.3+A. sino 2ue se siente descontento e insatis%ec"o en lo m's pro%undo de su ser. <c 1.. sal(aci!n 2ue exi e a su (e$ una respuesta. Esta interpretaci!n puede tal (e$ ser demasiado amplia. el reino de Dios en persona. cuando no est' satis%ec"o con su estado presente. es decir. sino 2ue tiene un car'cter por completo Peri m'tico. El "ec"o de 2ue tal a%irmaci!n est0 en el mismo comien$o y de 2ue sea la 2ue "a mo(ido a los discípulos a cambiar al =autista por -es8s. lo 2ue tiene su per%ecta justi%icaci!n en la mirada retrospecti(a. con sus exi encias de con(ersi!n y de %e cn la buena nue(a ?c%. tambi0n de los comien$os de la # lesia.e nos presenta a -es8s como 9el 2ue 2uita el pecado del mundo.. Para -n no es 9el e(an elio del reino de Dios.

. de 2ue desapare$ca la contradicci!n y cure la "erida 2ue supura. no la composici!n de su naturale$a de cuerpo y alma7 no el 2ue a la (e$ sea pie$a mundana y m's 2ue el mundo.7 si percibimos la esperan$a de con(ersi!n y de cambio latente en esa m8ltiple in%elicidad7 si rastreamos el an"elo silencioso y contenido de los "ombres 2ue aspiran a una (ida "umana (erdadera y plena. 3o o%recen a2uel punto abierto 2ue se produce por una "erida atro$. 9R<as tambi0n por los dem's "ombres ora sin cesarS por2ue "ay en ellos una esperan$a de con(ersi!n. "umanidad. . existe esa 9esperan$a de con(ersi!n. un miedo in(isible siempre al acec"o. dice este texto de # nacio de Antio2uía ?X "a. si percibimos y escuc"amos el rito de tan m8ltiples necesidades. Hoy debemos pre untarnos si nosotros los cristianos tenemos un sentido lo bastante despierto para las m's di(ersas %ormas de in%elicidad en nuestro mundo. lo le(ant! el samaritano. o en de%initi(a a las 2ue así se denomina y 2ue ustosamente se desi nan como tales. ... no son curables7 al no %altarles nada. 3o o%recen a la racia a2uella puerta de irrupci!n 2ue por su naturale$a es el pecado. se lo limpi! la (er!nica con un pa>o.. una esperan$a de 2ue puede cambiar la propia (ida y al mundo entero de malos en buenos. <as no "ay 2ue pensar tanto en %allos particulares ni en pecados concretos.D. su dispersi!n y sus contradicciones. su oposici!n a todas las dem's. Por ello la conciencia de des racia y la conciencia de pecado coinciden entre sí. sino el 2ue se "aya perdido la unidad creati(a ori inaria de todos esos elementos y 2ue de la coexistencia y ayuda mutua se "aya con(ertido en una contradicci!n.. Por2ue el rostro de -es8s estaba sucio. una (er Uen$a 2ue no se puede superar. por un dis usto inol(idable.A.95a ra$!n est' precisamente en 2ue las entes m's "onradas. 5a doctrina cristiana la toma con toda seriedad como una contradicci!n. y tambi0n la del 9anc"o mundo. especialmente de la miseria social de este mundo. 3i si2uiera el amor de Dios (enda a 2uien no tiene "eridas.. pa$ y . . por ello. es el "ombre el 2ue con su autodeterminaci!n se opone a la decisi!n di(ina del creador. es una existencia en contradicci!n. Por2ue un "ombre yacía en el suelo. 116 d. la %alibilidad del "ombre. En todos los "ombres. en una serie de etapas continuadas en la autorreali$aci!n.u piel moral constantemente sana les procura un pellejo impenetrable y una cora$a sin %allos. una an ustia mortal. no tienen puntos d0biles en su armadura. Luien no est' caído nunca ser' al$ado. de nuestra sociedad nacional. es decir. un derrumbamiento siempre (elado.. Al no estar "eridos. cuando lo (e bajo el aspecto del problema de la sal(aci!n.Por eso no "ay nada tan contrario a lo 2ue ?con un nombre un tanto (er on$osoA se denomina reli i!n como lo 2ue se suele l#amar moral..NN. una sutura siempre mal cosida. 2ue abarca no s!lo el tercer mundo sino tambi0n EE. 5a experiencia cristiana de la %e tom! en serio al "ombre con su contradicci!n. de 2ue lle uen a ser partícipes de Dios. Por eso. nada se les da de todo cuanto existe.on in(ulnerables. y la NF. su existencia. por2ue el "ombre es ima en creada por Dios 2ue la propia criatura "a destruido. la esperan$a de justicia. el mundo de nuestro entorno m's inmediato. 5a moral re(iste al "ombre de una cora$a protectora contra la racia. 5a antropolo ía no cristiana intenta acabar con esa contradicci!n o bien reduci0ndola a la oposici!n constituti(a de naturale$a sensual y espiritual o bien diluyendo tal oposici!n en simples %ases sucesi(as de e(oluci!n. una cicatri$ eternamente mal curada. 9El aut0ntico eni ma del "ombre Hdice Emil =runnerH es la contradicci!n en su ser. de libertad. Esa duplicidad es la 2ue marca la realidad "umana. y nunca se limpiar' a 2uien no est' sucio. como en adoptar una postura resueltamente m's radical %rente a la %ra ilidad de la existencia "umana. con sus tensiones. una secreta amar ura.

. Hijo del "ombre e Hijo de Dios ?en el sentido mesi'nicoA. 2ue m's tarde entraron al menos en parte. . Dada eneraci!n debe tener el (alor de pre untarse en %orma total y absolutamente nue(a 2ui0n es realmente -es8s de 3a$aret. Tomad su palabra como una palabra "umana clara y simple7 ju$ ad nuestra propia direcci!n "umana y pensad lo 2ue pod0is iniciar con ella. 2u0 es el cristianismo. sino 2ue apela a la experiencia personal. rey de lsrael. %elicidad y sal(aci!n. 2u0 es la # lesia y 2u0 debería o podría ser7 2u0 es lo 2ue cambi! en el pasado y 2u0 es lo 2ue "a de cambiar. (uestra propia ra$!n y (uestra sana ra$!n "umana7 no os dej0is manipular7 examinad la realidad tal como es. como al Dios . sobre todo de las inc!modas y desa radables7 poneos en mo(imiento.i -esucristo "a de ser "oy y ma>ana una esperan$a ('lida. 9<aestro Bd!nde (i(esC. BLu0 busc'isC Aun2ue la respuesta pueda sonar de primeras bastante imprecisa y (a a y 2uede muy lejos del encorsetado %ormalismo eclesial. RJenid y lo (er0isS Jenid y (edlo por (osotros mismos. cuando no se le predica en un len uaje esot0rico eclesial ampuloso y totalmente anticuado. Debe ponerse en marc"a para buscar siempre de nue(o a -es8s. por2ue "abla a los an"elos "umanos m's íntimos. ello s!lo puede suceder cuando se le entiende y se certi%ica su %iabilidad como respuesta a los problemas y necesidades reales del mundo actual. Así empie$a un encuentro aut0ntico con -es8s. por2ue en el pasado se me$cl! a %ondo con unas relaciones de poder %eudalistas. (uestros oídos. a su propio -es8s de "oy. 5o cual (ale sobre todo para las desi naciones de <esías. como unas experiencias de libertad. @curre justamente lo contrario. * debe tambi0n tener el (alor de dejarse pre untar a su (e$ por -es8s. sopesarlo e interpretarlo de nue(o. BDu'les son esas %!rmulas y 2u0 pretendenC . como experiencias de ale ría y de (ida nue(a. ayuda y aliento. <erece atenci!n 2ue el -es8s jo'nico no responda a la pre unta dando una direcci!n precisa y %ija. Es una idea completamente %alsa pensar 2ue el cristianismo y sus do mas "an 2uedado %ormulados en el pasado de un modo completo y ('lido para siempre.!lo desde la propia experiencia (ital y en di'lo o con 2uienes (an a la b8s2ueda de la %e y se pre untan personalmente por -es8s puede sur ir la %e. 2ue debe redescubrirlo. del ambiente al 2ue pertenecían -es8s y sus discípulos de entonces. en unos determinados títulos. (uestra propia (ida. -es8s "abía acercado los discípulos de una %orma nue(a a Dios. recordad (uestras propias experiencias.amor. y no con los mac"acones principios del catecismo 92ue "ay 2ue tener por (erdaderos. -es8s "a de ir al encuentro de los "ombres en un len uaje 2ue les lle ue como liberaci!n. . Pero a -es8s s!lo se le puede entender como respuesta. comprometeos7 usad (uestros propios ojos. su experiencia de -es8s. y en las 2ue se representaban las esperan$as de sal(aci!n escatol! ica de #srael. no responda con un %ormulario teol! ico ni con un cat'lo o de do mas. en unas aserciones y %!rmulas con%esionales. una respuesta e%ica$.!lo así "abr' un cristianismo y una %e (i(as.. en los do mas eclesi'sticosC 3aturalmente 2ue nuestro texto tambi0n lo "ace7 pero debemos atender a c!mo lo "ace. un o%recimiento de ayuda para los "ombres. 2ue os es per%ectamente conocida7 no os alej0is de esas experiencias. Pero Bno dice tambi0n nuestro texto 2ue los discípulos intentaron compendiar sus impresiones sobre -es8s. . len uaje 2ue nadie entiende o 2ue %or$osamente interpreta mal.i los discípulos o la comunidad pospascual adoptan tales %!rmulas para expresar la importancia de -es8s es por2ue 2uerían mani%estar así las experiencias b'sicas 2ue "abían lo rado en el trato con -es8s. El cristianismo "a de re%ormularse en cada eneraci!n.on desi naciones del mundo (ital. 2 Dristolo ía. RJenid y (er0isS @cupaos personalmente de ese -es8s y atended a lo 2ue tiene 2ue deciros.

y por tanto su persona. el creador del cielo y de la tierra. E1 cruci%icado es el si no bondadoso de lo cristianos7 sin la cru$ en su centro m's íntimo todos los do mas son pura ideolo ía. 5a nue(a concepci!n de Dios y del "ombre 2ue abra$! la # lesia primiti(a estaba li ada para ese círculo a la persona de -es8s. Para la comunidad cristiana -es8s "abía traído de "ec"o la explicaci!n ('lida de Dios ?1. "asta su muerte amar a y oprobiosa en una cru$. de #saac y de -acob. permanente. Ello se puede expresar tambi0n así. De a"í 2ue la %e cristiana se (ea obli ada a pensar con todas esas desi naciones en -es8s cruci%icado. con la (enida del reino mesi'nico escatol! ico y con el dominio del <esías y de #srael sobre el mundo entil. En su aplicaci!n a -es8s tales títulos su%ren cambios nada secundarios de tipo sem'ntico. Por lo 2ue a -es8s respecta ?y de "ec"o por lo 2ue respecta a cual2uier "ombreA se puede decir lo 2ue dice la teolo ía acerca de Dios. el Dios de <ois0s y de los pro%etas.del amor. sino 2ue era la re(elaci+n del amor de Dios realmente nue(a. 5a "istoria entera de -es8s. todas esas representaciones y titulaciones tienen ori inariamente al o 2ue (er con el poder y el dominio. 5os di(ersos títulos "onorí%icos desi nan en %orma con%esional la %unci!n y el papel 8nico de -es8s para la %e. El Dios de los cristianos era el Dios y Padre de -es8s. su trasposici!n a la persona de -es8s. Pues esos conceptos se reinterpretan a"ora de un modo completamente nue(o. Don(iene adem's ad(ertir 2ue la asunci!n de los antedic"os títulos "onorí%icos. no se "i$o sin retocarlos de al 8n modo. 2ue "abía presentado de nue(o a ese Dios como el Dios del amor. 2ue ya no desaparecería ni daría marc"a atr's. y ello desde lue o racias a la persona y la "istoria de -es8s. El <esías cruci%icado de la primiti(a predicaci!n cristiana o el Hijo del "ombre exaltado de -n no son ya por completo las mismas concepciones 2ue alientan en la apocalíptica y la escatolo ía judías. como al Padre en el 2ue se puede con%iar sin reser(as "asta en la misma muerte. * -es8s era 9el 8ltimo pro%eta. Así pues. y el "ombre siente la necesidad pro%unda de expresar precisamente sus experiencias m's . 5as experiencias pascuales "abían con(encido a los discípulos de 2ue la "istoria de -es8s no era un episodio 2ue se pudiera reducir a la an0cdota puramente personal.11A. las %!rmulas con%esionales y los títulos "onorí%icos cristol! icos son la respuesta de la %e a la in(itaci!n "ec"a por -es8s. no es posible encerrarle en un concepto. 5a experiencia creyente de los discípulos en su trato con -es8s es una realidad tan rica 2ue jam's la podr' abarcar por completo nin una %!rmula. * precisamente esos predicados de soberanía se entrecru$an en sentido literal en la "istoria de -es8s. 5a experiencia de -es8s precede a la respuesta.e trata de unos predicados de soberanía. 3o se trata de un proceso uni%orme. ad2uiriendo nue(os si ni%icados. con una con%ian$a inaccesible al desaliento y con un amor al pr!jimo nunca desilusionado y jam's resi nado. y en cierto aspecto de%initi(a. . <as como toda experiencia "umana tiene 2ue (er con el len uaje. no se le puede de%inir. -es8s "abía recorrido "asta el %inal y de manera consecuente ese nue(o camino (ital. mientras 2ue el Dios de -es8s era a su (e$ el Dios de Abra"am. sino de un proceso con e%ectos contrapuestos. lo cual es e(identemente m's importante 2ue cual2uier ontolo ía o meta%ísica cristol! ica. En tal sentido el <esías o el Hijo del "ombre neotestamentario y cristiano ya no se identi%ican exactamente con el <esías y el Hijo del "ombre de las expectati(as escatol! icas judías m's 2ue en las representaciones y en las im' enes esperan$adas. era la nue(a re(elaci!n. Don su palabra y su conducta les "abía ense>ado lo 2ue si ni%ica (i(ir con una con%ian$a radical e in2uebrantable en el Dios del amor. se trata de un <esías e Hijo del "ombre cruci%icado.

El sentido de las %!rmulas es el de acumular las experiencias de %e 2ue se "an "ec"o. ?P' s. Esto nada tiene 2ue (er con el subjeti(ismo pues una y otra (e$ se demuestra 2ue una %e personal en -es8s a la lar a no puede 2uedar en al o pri(ado. la experiencia de -es8s como experiencia totalmente personal debe darse desde el propio mundo (ital y desde el centro de la persona. En ambos casos se trata de relatos o escenas... al o muy distinto 2ue la transmisi!n testaruda de una ortodoxia petri%icada y la de%ensa de unas %!rmulas do m'ticas. Einalmente. * es 2ue ambos relatos tienen un car'cter pro ram'tico. justo por2ue con 0l se "acen experiencias nue(as por completo y no pro ramadas de antemano. 1&4H114A LAS BO!AS !E #ANA (Jn/0A/01-1A) Don la narraci!n de las bodas de Dan' empie$a el relato jo'nico del ministerio de -es8s. * así es como se lle a a las %!rmulas y con%esiones de %e comunes. bien mediante la . por ello busca la expresi!n y los t0rminos adecuados.. con sus mati$aciones subjeti(as condicionadas por el tiempo y el ambiente son absolutamente necesarias. por cuanto uno y otro ponen bajo una lu$ deslumbrante la importancia de -es8s en el sentido jo'nico. a %in de 2ue su contenido experimental pueda siempre mani%estarse. * deben serlo. no impide ni dispensa de aco er la (erdad re(elada."ondas y personales y de compendiarlas en una palabra.13H22A.. aun2ue a la (e$ es un -es8s completamente nue(o. Hoy est' bien claro 2ue con la teolo ía de la liberaci!n los cristianos de #beroam0rica descubren al 9anti uo -es8s de los e(an elios. por consi uiente. pues de otro modo. Es justo en la decisi!n de %e personal y por la propia experiencia creyente como el "ombre alcan$a su yo personal 8nico e intrans%erible7 a"í se con(ierte en persona "ist!rica. 5a %e y la experiencia creyente no se pueden arrebatar a nadie. en las 2ue todo cuanto tienen 2ue decir aparece en su alcance simb!lico A ello se suma el "ec"o de 2ue el narrador subraya intencionadamente esa importancia. aun2ue ciertamente debe tener su punto de arran2ue en una experiencia personal. así la mani%estaci!n de la %e es la mani%estaci!n m's personal. De ese modo comunica sus experiencias a los otros 2ue por su parte las reciben en actitud de asentimiento. 5as experiencias de -es8s siempre peculiares. si la encarnaci!n "a de reali$arse como un proceso continuado y si la ina otable plenitud de Dristo "a de desarrollarse en el mundo y en la "istoria. las %!rmulas 2ue se transmiten son poli(alentes. Hay 2ue (er en estrec"a conexi!n tanto esa narraci!n como la si uiente sobre la primera aparici!n de -es8s en -erusal0n con la puri%icaci!n del templo ?2. a2uí 9nadie puede "acer las (eces de otro. %resco e inalterable. de las cuales debemos aprender todos nosotros. Deben insertarse de continuo en el len uaje (i ente y actual. Transmitir unas experiencias (i(as de -es8s y suscitar la %e es.. 5a sumisi!n a la (erdad re(elada. y no mediante discursos sino con dos acciones car adas de simbolismo. 5os de%ensores de estas 8ltimas no tienen a menudo la menor idea de lo di%ícil 2ue resulta lle(ar a los "ombres a la %e en lu ar de "acerles aprender simplemente de memoria unos puntos del catecismo. sino 2ue empuja a la comunicaci!n y la comuni!n. Por ello sería totalmente err!neo transmitir s!lo las %!rmulas como tales sin dar una apertura siempre reno(ada a las experiencias contenidas y transmitidas por ellas. para expresarla despu0s a tra(0s de sí mismo... 3o se escapa a esa transmisi!n sin incurrir en lo banal o en la palabrería. 9Así como el acto de %e es el acto m's libre.

11H22.. . aun2ue tambi0n en 1. 2ue estilísticamente relatan en %orma 2ue suscite tensi!n7 los (. pone de relie(e la paradoja del mila ro. 2A la curaci!n del "ijo de un %uncionario ?&. 2ue se trata de "omilías de tipo midr's"ico sobre los relatos de se>ales7 por tanto.D. aun2ue reelabor'ndola con tra$os típicos suyos con (istas a su empleo en la predicaci!n.1H11A. puesto 2ue la numeraci!n se puede deber per%ectamente al propio e(an elista. y el constante determinati(o tes Galilaias por el 2ue se distin ue del Dan' sirio. no por ello "ay 2ue concluir en una 9%uente de se>ales. como 9Dan' de Galilea. lo 2ue se su iere asimismo por la "istoria de la tradici!n ?c%. como sospec"a 5a ran e. tambi0n &.14H)1A.1H1)A7 )A el paseo por las a uas del la o ?+. mostrando unas peculiaridades estilísticas relati(amente poco jo'nicas de su tradici!n particular.obre todo ello (ol(eremos m's adelante. . 5o mejor ser' interpretarlo en un plano sincr!nico. . sobre todo cuando 0ste propende con %recuencia a una 9se>ali$aci!n.&+H)&A7 3A la curaci!n del tullido de la piscina de =et$at' ?). 2ue es tambi0n el lu ar de ori en de 3atanael ?21. escrita. -n "a tomado la narraci!n H92ue por lo dem's. 2ue por lo eneral tienden a proyectar la mayor lu$ posible sobre el si ni%icado de la se>al respecti(a. 5as bodas de Dan' abren al mismo tiempo el ciclo de los 9relatos de mila ros. 3H) presentan la preparaci!n del mila ro. . Esas bodas son el comien$o de las se>ales7 si la "istoria de curaci!n de &. aranti$a el "ec"o de 2ue .&+A..32H&&. . bien mediante el discurso 2.2A. sito 1& Qm al norte de 3a$aret. la in(itaci!n a la boda del lu ar se la "i$o 3atanael a -es8s.e indica el lu ar. 1H2 proporcionan la exposici!n. cabe suponer 2ue para la tradici!n jo'nica a ese lu ar iban (inculadas al unas tradiciones locales particulares. anexos a los mila ros o se>ales. . Dado 2ue -n nombra tres (eces Dan'. aun2ue en un estilo indirecto silenciando el proceso mila roso propiamente dic"o7 los (. 1A las bodas de Dan' ?2..%rase %inal 2. es2uem'tica ?por ejemplo.. +H1 re%ieren el mila ro en sí. A2uí el pretender una distinci!n precisa entre redacci!n y tradici!n parece de escasa utilidad.A.orprende adem's 2ue con los relatos de mila ros o se>ales jo'nicos. prescindiendo de los dos primeros. en el relato de la pasi!n. de pr0dicas como las 2ue se pronunciaban en la litur ia cristiana. prueba 2ue en Galilea s!lo "abía un poblado con tal nombre. El lu ar lo menciona tambi0n Ela(io -ose%o y desempe>a tambi0n un papel de cierta importancia en la uerra judía ?++H/6 d. 4H16 constituyen la conclusi!n 2ue..!lo en este pasaje se "a conser(ado el nombre de Dan' en la Galilea propiamente dic"a. tenemos a2uí Hse 8n la (isi!n certera de =ultmannH 9una típica "istoria de mila ros7 los (. toda (e$ 2ue el relato tal como se encuentra a"ora presenta una estructura consecuente y bien pensada. o m's exactamente 9relatos de se>ales.&)H)2A. %orma al o así como un blo2ue err'tico dentro de nuestro e(an elio. 9. Adem's la numeraci!n no contin8a. <c +. Por lo 2ue al 0nero literario se re%iere. pues parece 2ue la multiplicaci!n mila rosa de los panes y el deambular sobre las a uas ?+. .1H21A "ay 2ue (erlo en estrec"a conexi!n. por su estilo.i. los (. 2ue se 8n la opini!n com8n correspondía a Q"irbetHQana. siempre (an unidos lar os discursos de re(elaci!n o pol0micos. m's exactamente.e trata de Q"irbetHQana. se "an desarrollado en conexi!n m's o menos directa con 0stos7 o. ?c%. En cual2uier caso.11.1&1A7 /A la resurrecci!n de 5'$aro ?11.1H&&A.. En conjunto son siete los relatos de mila ros o se>ales. en 2ue discurre la "istoria.i "ay 2ue dar al n8mero siete una si ni%icaci!n simb!lica o no es al o 2ue se puede pasar por alto o darle una respuesta ne ati(a. es posible 2ue esa tradici!n local est0 en la base del relato.e tiene la impresi!n de 2ue los discursos de re(elaci!n.&+H)& H2ue se 8n -n tambi0n ocurre en Dan'H se relata como la 9se unda se>al.1H4A7 &A la alimentaci!n mila rosa ?+.1+H21A7 +A la curaci!n del cie o de nacimiento ?4.

4 Duando el mayordomo prob! el a ua con(ertida en (ino. atiende y apresta tus oídos. BLu0 nos (a a mí y a ti.al &). adem's de los parientes y ami os de la nue(a pareja. 5a aut0ntica %iesta nupcial. se est'n "aciendo unas indicaciones necesarias para la comprensi!n del relato. aun2ue sin decir nada concreto sobre las relaciones de -es8s y su madre con los . 1 Al tercer día. 2ue se celebraba con toda pompa y con el mayor boato. con capacidad. A la boda precede normalmente el no(ia$ o. una boda en Dan' de Galilea. se 8n se nos dice. Al 8n tiempo despu0s de la promesa matrimonial el no(io in(itaba a la no(ia a 2ue abandonara su casa paterna para trasladarse a la casa del no(io. 5a reuni!n nupcial no era una asamblea cerrada. * las llenaron "asta arriba. . al tiempo 2ue constituye la introducci!n al inmediato relato mila roso. Haced lo 2ue 0l os di a. ) Dice su madre a los sir(ientes. y sus discípulos creyeron en 0l. era la conducci!n de la no(ia a casa del no(io. la %acticidad "ist!rica de la subsi uiente "istoria mila rosa. por ejemplo. Así mani%est! su loria. Pero t8 "as uardado el mejor (ino "asta a"ora. del (ar!n. 2ue "ay 2ue considerar como una unidad aut!noma y 2ue tiene muc"as semejan$as con las perícopas sin!pticas de mila ros. 12 Despu0s de esto. 5as bodas se prolon aban por lo eneral oc"o días. & Pero -es8s le responde. 2 Tambi0n %ueron in(itados a la boda -es8s y sus discípulos. 3 * como lle ! a %altar (ino. 5lenad estas tinajas de a ua. + Había allí seis tinajas de piedra dispuestas para las puri%icaciones de los judíos. aun2ue sí lo sabían los sir(ientes 2ue "abían sacado el a ua. tambi0n en #srael y en el judaísmo las bodas constituyen uno de los randes %estejos. enla$a la nue(a escena con lo 2ue precede.. la madre de -es8s le dice a 0ste. 1 Entonces les manda. 9Don el no(ia$ o la uni!n de un "ombre y una mujer para el matrimonio era en la estimaci!n judía per%ecta bajo todos los aspectos.acad a"ora y lle(adlo al mayordomo. ?. cada una. Domo en todas las culturas "umanas. 9Escuc"a. no podía %altar el (ino. con su madre. en modo al uno. los "ermanos y sus discípulos7 pero no se 2uedaron allí muc"os días. J0ase. 2ue se "acía con un período de antelaci!n mayor o menor a la boda. pero no aranti$a. Todos sir(en al principio el (ino bueno7 y cuando ya la ente est' bebida. Para ello no se escatimaba en la comida ni en la bebida. se celebr! una boda en Dan' de Galilea. "ija.al &) en 2ue se dice. la bella canci!n nupcial del . * por supuesto 2ue en las bodas. como (eremos despu0s. tiempo en el 2ue lle aban de continuo nue(os in(itados mientras otros se marc"aban. Duando se dice 2ue la madre de -es8s Hcuyo nombre no se menciona en la "istoriaH estaba entre los participantes en la %iesta y 2ue tambi0n -es8s "abía sido in(itado con sus discípulos. De a"í 2ue a la no(ia prometida se la llame 9mujer. como en cual2uier %estejo. 5a indicaci!n 9al tercer día. el m's %lojo. la %iesta estaba abierta para cuantos 2uerían participar en la celebraci!n. Así lo "icieron. / Díceles -es8s. 11 Esta es la primera de las se>ales 2ue -es8s reali$! en Dan' de Galilea. ol(ida tu naci!n y tu %amilia si se prendare el rey de tu "ermosura ya 2ue 0l es tu se>or. baj! a Da%arna8m 0l.Dan' "aya existido ?y toda(ía "oy existeA. p!strate ante 0l. El suceso 2ue iba a ocurrir ese día era. 2ue se 8n la costumbre judeo(eterotestamentaria representaba una promesa en %irme de matrimonio. 5o 2ue interesa en primer t0rmino a esa "istoria es una teolo ía narrati(a. y la madre de -es8s estaba allí. llama al esposo 16 y le dice. de dos o tres medidas. mujerC Toda(ía no "a lle ado mi "ora. 3o tienen (ino.11sA. sin saber 0l de d!nde procedía.

* durante la celebraci!n del %estejo sur e un ran contratiempo. BPor 2u0 tienes 2ue meterte en mis asuntosC El tratamiento de 9mujer. * las tinajas de piedra se recomendaban sobre todo por2ue así no contraían nin una impure$a ritual. %río y distanciado cuando no "iriente. 9BLu0 nos (a a mí y a ti. Estos datos de las medidas de capacidad indican la ran abundancia. aun2ue en 8ltimo t0rmino lo 2ue importa es "acer cuanto -es8s dice. 9R3o tienen (inoS. + cuando el relato toma una direcci!n concreta "acia el mila ro. pese a todo.i la madre de -es8s ad(ierte el "ec"o y llama la atenci!n de su "ijo sobre el mismo. exactamente 34. dado a la propia madre resultaba incluso en tiempo de -es8s muy in"abitual.ubraya en cual2uier caso la distancia entre -es8s y su madre. 5a indicaci!n de la madre de -es8s sir(e en el curso de la narraci!n para preparar el mila ro. De a"í 2ue al unos expositores pretendan (er tambi0n a2uí una alusi!n anticipada a esa "ora sin ular de la sal(aci!n. y de nin 8n modo la intimidad cercana y cordial. mujerC. por2ue tal expresi!n permite escuc"ar una asociaci!n lin Uística en esa direcci!n. 2ue es importante para el inminente mila ro.e entiende por tal la persona Hentre rie os y romanos eneralmente un escla(oH 2ue corría con la responsabilidad suprema del . El iro pasa por alto la situaci!n concreta y se diri e al lector por cuanto 2ue le dice cu'l "a de ser su conducta respecto de -es8s. al parecer. Hasta a"í la situaci!n si ue abierta por completo. no "a entendido la ne ati(a de -es8s como al o de%initi(o. . 5o cual no (a por completo descaminado. toda (e$ 2ue cabían en cada una de dos a tres medidas ?metretas dice el texto rie o7 la capacidad de cada una era de aproximadamente &6 litros.!lo -es8s sabe cu'ndo es realmente tiempo de al o. 2ue ad(ierte la circunstancia y 2ue inmediatamente llama la atenci!n de su "ijo sobre tal contratiempo. Es a partir del (. 5as (ersiones anti uas traducen "abitualmente en este pasaje la palabra rie a arP"itriPlinos por 9maestresala. de una capacidad notable.. Pero allí est' la madre de -es8s. la madre de -es8s recomienda a los criados 9Haced cuanto 0l os di a. el (ino se termina amena$ando con poner %in a la eu%oria y jol orio.34 litros7 las 2K3 medidas "acían alrededor de 1 "ect!litro.acad a"ora y lle(adlo al mayordomo. y 2ue "a de entenderse como el moti(o explicati(o. . 3o obstante lo cual la expresi!n "ay 2ue interpretarla tambi0n desde el contexto inmediato. El "ec"o se narra bre(emente y casi a modo de inciso.i. ni si2uiera su propia madre. 5a "ora de -es8s depende m's bien de la (oluntad del Padre y de su propio albedrío 2ue se orienta por esa (oluntad del Padre. 5o 2ue "a de "acer u omitir en el %ondo no se lo puede decir nin 8n "ombre.in duda 2ue la expresi!n (uel(e a ser poli(alente. o 9se>ora. en su pleno sentido.. 5a respuesta de 0ste a su madre es ne ati(a y muy ruda. BLu0 2uiere decir esa %rase sin ularC 5a "ora de -es8s. "ay 2ue suponer 2ue espera ayuda de su "ijo -es8s.. * la orden si uiente de -es8s suena así.e re%iere 2ue en la casa nupcial "abía seis tinajas de piedra para el a ua. . 9Toda(ía no "a lle ado mi "ora. es para -n la 9"ora de la lori%icaci!n.e trata ante todo de 2ue el tiempo de -es8s. su "ora. . la "ora de la pasi!n y resurrecci!n de -es8s. Distancia 2ue a8n pone m's de relie(e la a%irmaci!n si uiente. -es8s ordena a los sir(ientes 2ue llenen las tinajas de a ua7 ellos se atienen a la recomendaci!n de la madre de -es8s y "acen lo 2ue 0ste les dice. . . lo 2ue daba en conjunto unos +66 litrosA.. Eormaban parte de los asistentes a la %iesta7 eso es lo 2ue importa.. 9. es 2ue.. sino 9desde dentro. . sino 2ue si ue contando con una posibilidad de 2ue -es8s inter(en a en plan de ayuda.an%itriones. 5as tinajas estaban dispuestas para las prescripciones de puri%icaci!n del ritual judío ?1A. 5as tinajas 2uedaron llenas "asta los bordes. . es radicalmente distinto del tiempo de los "ombres o del tiempo del cosmos7 -es8s no est' 9diri ido desde %uera.

conocida desde anti uo. ni tampoco es se uro 2ue las palabras "ayan de tomarse como una obser(aci!n "umorística7 lo 2ue su %rase expresa es su asombro por al o total y absolutamente desusado. #mplícitamente se da a entender 2ue a"ora el mila ro ya est' "ec"o.. "a (enido a asumir la %unci!n de desi nar en exclusi(a determinados procesos mila rosos. %unci!n 2ue en el 3ue(o Testamento. Don el ori en se insin8a tambi0n la índole ?celestial y di(inaA del don. El sentido es 0ste.347 <t 11. Pero t8 "as uardado el mejor (ino "asta a"ora.. <c +. 2uede toda(ía al o tan sin ularmente sabroso...c"nacPenbur apunta con ra$!n al "ec"o de 2ue el 9de d!nde... el mila ro ya "a ocurrido. acto poderoso ?c%. semeion en rie o. o si no.2/s7 1. sin 2ue se describa en sí mismo el proceso mila roso7 lo 8nico 2ue se puede describir es el resultado..2. al narrador %undamentalmente explicar en lo posible el misterio 2ue rodea la procedencia del (ino. Es e(idente 2ue con ello se insin8a una peculiar inteli encia teol! ica de las "istorias de mila ros. 2ue con tal si no -es8s 9mani%est! su loria. por ejemplo..1&7 4. Para el 2ue est' bebido ese buen (ino es como tirado7 por eso a medida 2ue el tiempo a(an$a se pasa a un (ino peor. 16A. cosa 2ue s!lo los sir(ientes sabían. (iene 0l mismo ?/. pues tiene al o 2ue (er con la re(elaci!n de la loria de -es8s. 9constantemente se trata en el E(an elio se 8n -uan de la cuesti!n sobre 9de d!nde. el m's %lojo.). El no(io "abía reser(ado lo mejor para el %inal.1&7 4.A. En Dan' reali$! -es8s 9la primera de las se>ales. ?(. Esta obser(aci!n %inal apunta a la cuesti!n de la 2ue a"ora "emos de ocuparnos m's ampliamente. El concepto o cate oría con 2ue -n cali%ica el mila ro del (ino en Dan' se denomina 9se>al. 24sA.11aA. tiene un sentido con tras%ondo. BDu'l es el sentido de esta "istoriaC aA 5a concepci!n jo'nica de los mila ros. pues. (iene el don de -es8s ?&. 9* sus discípulos creyeron en 0l. 95a sin ularidad del uso jo'nico de semeion est' en 2ue a2uí la palabra.desarrollo ordenado del %estín. * así termina la primera "istoria mila rosa. al 2ue correspondía asimismo cuidarse del (ino. por2ue a8n conser(an el buen paladar para saborear y ale rarse con el (ino eneroso.. el mila ro como 9se>al. Para el mayordomo el eni ma persiste a lo lar o de todo el episodio7 y ello constituye el supuesto de lo 2ue si ue En e%ecto.11A y 9de d!nde. primero. 9Todos sir(en al principio el (ino nue(o7 y cuando ya la ente est' bebida. se menciona el e%ecto del si no. Tercero.26. <as lo 2ue 0l saborea a"ora (a en contra de tal uso y tambi0n contra las expectati(as del propio mayordomo. 2uien se admira de 2ue despu0s de a otado el (ino. 5o 2ue a2uí proclama el mayordomo no es la re la escalonada. El (. Dice. 2ue %ue la primera 9se>al.21. En cambio la idea de 2ue los sin!pticos tienen de los mila ros se expresa "abitualmente por la palabra dynamis \ muestra de poder. Duando el maestresala o mayordomo prueba la bebida 2ue le o%recen. . y especialmente en los sin!pticos desempe>a . R5o curioso es 2ue no se les pre unta sobre el particular y 2ue nada di anS Dorresponde.7 es decir... o si no.237 13. 2ue el mila ro del (ino en Dan' %ue 9la primera de las se>ales. "ay 2ue entenderlos como 9se>ales. ?2. llama al no(io y le diri e estas palabras. o bien lo 2ue 0ste indica simb!licamente.). normalmente se acostumbra a o%recer a los in(itados a bodas el (ino bueno cuando toda(ía est'n sobrios y cuerdos.e undo. En su comentario al pasaje . 11 es una obser(aci!n complementaria del e(an elista y tiene una %unci!n explicati(a. con lo 2ue se indica al o de la importancia de la se>al. 5o 2ue saborea es el a ua con(ertida en (ino7 y se encuentra ante un eni ma completo7 ya 2ue no sabe de d!nde "a salido el (ino nue(o.

4.. como ser dotado de len uaje. 2uieren llamar la atenci!n y transmitir un determinado conocimiento. sin len uaje no "ay si nos.21. es una cosa. nota. 5a palabra rie a semeion tiene ori inariamente el simple si ni%icado de 9se>al. e%ecti(amente.367 /.36.1/.&/7 12. se puede captar per%ectamente bien la teolo ía jo'nica tanto en la elaboraci!n de esas tradiciones por -n como en su interpretaci!n cual se>ales.12H1/A. En la =iblia rie a de los setenta ?5aaA semeion es la traducci!n de la palabra "ebrea bot. como las luminarias del %irmamento.12. 5a %unci!n m's importante del si no es indicar al o. El t0rmino bot aparece en el AT dentro de contextos di%erentes. de reconciliaci!n y de la alian$a 2ue establece con 3o0 ?G0n 4. sin nin 8n especial contenido teol! ico7 por consi uiente en principio no connota la si ni%icaci!n de mila ro.21. . 2ue el concepto de se>al apare$ca con %recuencia especial en el libro del :xodo. Para el "ombre. Es curioso.36A. en un 9conjunto re%erencial.&1. subraya atinadamente el car'cter %uncional del si no.3 y (. Ex 3. 1. un acontecimiento. * est' el arco iris 2ue. a .dynamis. )A o 9a %in de 2ue sepas 2ue yo.4. y sobre todo las pla as y los distintos si nos mila ros del tiempo del 0xodo. 2ue en parte aparecen como %uentes entrecru$adas de la tradici!n sin!ptica.137 13.1.. Esta de%inici!n. tienen al o 2ue si ni%icar.36A.4. GunPel ?G0nesis 1)6A. o. 2.in ularmente importantes son las se>ales 2ue <ois0s "ubo de reali$ar en presencia del pueblo y del %ara!n a %in de le itimar la misi!n di(ina 2ue se le "abía con%iado de sacar a #srael del país e ipcio ?c%. tras el dilu(io uni(ersal.1. días y a>os. tales se>ales contribuyen a su le itimaci!n personal.3.13. Ex &A. a nuestros propios ojos. se>ales y prodi ios. no para asombrar a los israelitas.1+7 31. 9* es 2ue el prop!sito de la se>al no es aterrar a 2uienes la contemplan. por el 2ue se puede conocer. 9*a"(e" "i$o en E ipto. Tales si nos est'n 9en lu ar de al o. aprender. *a"(e". a lo 2ue apuntan y s!lo resultan comprensibles en un contexto m's amplio.4 167 12. Asimismo "ay se>ales en la "istoria7 y a2uí "emos de mencionar en primer t0rmino los di(ersos si nos (inculados a la salida de #srael del país de E ipto. contra el %ara!n y contra toda su casa. un proceso. Asimismo las se>ales cumplidas por Dios en E ipto sir(en en de%initi(a para conducir al %ara!n y a sus entes 9al conocimiento de 2ue yo soy *a"(e".1&. Dios pone en las nubes como si no de pa$.&17 11.1&H14A. Pues lo importante para su si ni%icado no es el objeto de la se>al sino su %unci!n. es necesario y típico poner se>ales y poder desarrollar sistemas de si nos en el sentido m's amplio7 en de%initi(a todos los sistemas "umanos de se>ales se %undan en la capacidad lin Uística del "ombre. 27 11. indicio.. traducci!n interesante en extremo para la sem'ntica teol! ica de semeion.2.11.127 &. sir(en para el establecimiento del calendario de las %iestas lit8r icas ?G0n 1.217 3. y sobre todo en los capítulos &H13. ?Dt +. el sol. 2ue con juramento "abía prometido a nuestros padres. no su ejecuci!n sino su comunicaci!n.11. recordar o (er la credibilidad de al o.1/A. lo 2ue es lo mismo. &..1.1+7 16.22sA.4.2+. 2ue tratan el acontecimiento de la salida ?D%. 5os objetos de las se>ales son tan abi arrados como el mundo en 2ue acontecen.27 &. dada por H. se>al. :x /.. <as.237 16. 9b@t.317 4.3/7 26. sino transmitir un conocimiento o mo(er a una %orma de conducta.. El concepto semeion ?se>alA pertenece al particular len uaje t0cnico de la teolo ía del e(an elio y del círculo jo'nicos ?c%. estoy en medio de la tierra ?com. Duando <ois0s obra se>ales por orden de Dios ?Ex 3. 5as se>ales tienen una %unci!n indicati(a. Así "ay se>ales en la creaci!n. /. la luna y las estrellas. de las 2ue se dice 92ue separen el día de la noc"e y 2ue sir(an de se>ales para estaciones.11. randiosos y terribles. * nos sac! de E ipto para "acernos entrar en posesi!n de la tierra.)&7 +. ?c%. dado 2ue precisamente en los relatos mila rosos -n depende de tradiciones m's anti uas.

Así pues. Por el contrario las acciones simb!licas ?\ acciones con se>alesA de los pro%etas apuntan en otra direcci!n. a su exposici!n demostrati(a y se>ali$adora. por el <esías.. como un apoyo di(ino de los mensajeros en el cumplimiento de su misi!n. y obedecer sus mandamientos. c%. Habr' pan de tri o sobre la tierra ?así el <idras"A. Es una predicaci!n operati(a por cuanto produce la acci!n de Dios 2ue debe cumplirse. Esta de%inici!n de Eo"rer encaja abiertamente mejor con la concepci!n sin!ptica del mila ro 2ue no con la jo'nica. la expectati(a judía de 2ue en el tiempo %inal. sino el anuncio e%ica$ y car ado de realidad. espíritus exaltados y . (. se esperaba al %inal de los tiempos la reno(aci!n del mila ro del man' por obra del <esías.. De con%ormidad con ello no "ay nin una re(elaci!n en se>al 2ue no (aya acompa>ada de la correspondiente re(elaci!n de palabras 2ue la interpreta. 2ue debe obrar en conocimiento y la conducta correspondiente.A.1+. Pero. la aparici!n de terroristas como los sicarios. tu Dios. Tambi0n las se>ales adecuadas contaban para la le itimaci!n de <ois0s y de Aar!n. en e%ecto. 11A.al /2.. y. 11. mensajeroA de Dios en los testimonios rabínicos. por mediaci!n del 9pro%eta escatol! ico como <ois0s. 2ue debe conducir al reconocimiento del emisario di(ino. ante todo. como el primer libertador ?es decir. de <ois0s. 5a idea 2ue -n tiene del si no parece estar m's cerca de la concepci!n del Pentateuco. en de%initi(a. Luiere esto decir 2ue ya en el AT se encuentra la se>al como si no de %e. de lo 2ue se trata es del reconocimiento del propio *a"(e". =u"ner. los cuales trajeron la destrucci!n de la %elicidad de la ciudad. Fe%iere. por ejemplo. Jan estrec"amente unidas a la predicaci!n pro%0tica y contribuyen a la dramati$aci!n del mensaje. sobre todo antes y durante la uerra judía. 95a conexi!n entre conocimiento y se>al es tan estrec"a 2ue Hen el contexto de la aserci!n co nosciti(aH conocer e2ui(ale a Mdejarse proporcionar la certe$a de una cosa mediante una se>alM.. 2ue de la acci!n simb!lica de los pro%etas... c%.. la crisis creciente antes de la suble(aci!n de los judíos. por medio de 0l. 93o es el si no como tal el 2ue puede moti(ar la %e7 lo determinante es m's bien la palabra 2ue se con(ierte en si no.e 8n Dt 11. a su actuali$aci!n concreta. 9se %orm! adem's otra banda de "ombres indi nos. pero cuya mente era no menos impía 2ue la de los asesinos a sueldo. Domo el primer libertador "i$o descender el man'. con las se>ales del :xodo se trata. y especialmente del libro del :xodo. cuyas manos estaban limpias. 9Al i ual 2ue la palabra tampoco la acci!n pro%0tica no es una mera re%erencia al acontecimiento inminente. Eran. 9Fabí =erePía ?"acia 3&6A "a dic"o en nombre del rabí *i$P"aP ?"acia 366A. en e%ecto. De todo ello saca Hel%meyer esta conclusi!n. . Joy a "aceros llo(er pan del cielo7 así tambi0n el libertador 8ltimo "ar' bajar el man' del cielo. de demostrar 2ue <ois0s es realmente el libertador en(iado y autori$ado por Dios7 para eVlo el si no es la se>al de reconocimiento. nos lo certi%ica Ela(io -ose%o en un texto interesante.14. y contin8a. 2ue con esas se>ales se muestra como el Dios 2ue act8a en la "istoria y 2ue se "ace presente con su actuaci!n. es decir. al presentar la importancia de <ois0s como s"alibaP" ?\ en(iado.3 ?c%. Esa palabra dice la %e en 2ui0n o en 2u0 "a de moti(ar la se>al. 1H4A las se>ales del 0xodo de E ipto y de la con2uista de la tierra prometida son un moti(o capital para 9amar a *a"(e". <ois0sA.. Ex 1+. Lue esa expectaci!n era extraordinariamente (i(a en tiempo de -es8s y del cristianismo primiti(o. . A este respecto tambi0n "ay 2ue tener en cuenta la %unci!n de <ois0s.&.Ex 1. Don la re%erencia a <ois0s se abre un nue(o aspecto lleno de si ni%icaci!n. se reno(ar'n las mara(illas del :xodo. Así. como recientemente "a expuesto con ran acierto -.. a saber. al reconocimiento del propio *a"(e" y de la %e en 0l. así el libertador 8ltimo ?\ el <esíasA.

embaucadores, 2ue, so pretexto de inspiraci!n di(ina, pro(ocaban el malestar y la insurrecci!n y con su palabra ponían a la multitud en una exaltaci!n demoníaca. Einalmente condujeron al pueblo "asta el desierto por2ue allí Dios 2uería mostrarles las se>ales mila rosas, 2ue anuncian la libertad;. 5as 9se>ales de la libertad; ?,emeia tes eleut"eriasA a las 2ue se re%iere, o mejor a8n, los 9si nos de la liberaci!n; son las se>ales o mila ros del :xodo7 de a"í tambi0n la marc"a al desierto 2ue 2uerían or ani$ar esos pro%etas mesi'nicos 2ue -ose%a s!lo puede cali%icar como espíritus exaltados y embaucadores. Parece 2ue la tradici!n jo'nica y el cuarto E(an elio "ubieron de en%rentarse a su manera a tales mani%estaciones y problemas. ,omos del parecer 2ue la teolo ía jo'nica del si no debe entenderse desde ese tras%ondo judío. Fesulta interesante 2ue, sobre esta tem'tica, "asta a"ora no se "ayan encontrado paralelos con(incentes en la literatura n!stica. Fen stor% subraya, por lo dem's con ra$!n, 2ue semeion ?se>alA en el len uaje jo'nico "a de entenderse como una interpretaci!n teol! ica. Es decir, 2ue la concepci!n de los mila ros de -es8s como 9se>ales; es al o típico de la tradici!n jo'nica, 2ue expresa tambi0n así su peculiar idea de -es8s. ,e 8n esa concepci!n, -es8s es el pro%eta y mesías escatol! ico, siendo, por tanto, el contratipo de <ois0s 2ue con sus obras mila rosas reali$a los si nos mesi'nicos del tiempo 8ltimo. Así al menos se 8n el postulado de la teolo ía de las se>ales. De todos modos a2uí se plantea un problema. el problema de la di(er encia entre la expectaci!n judía de las se>ales en relaci!n con el <esías y la tradici!n de los mila ros de -es8s, sin 2ue sea posible reducir ambas concepciones a un com8n denominador. El cuarto E(an elio asume sin embar o el peso probatorio sobre la base de la con(icci!n cristiana de 2ue -es8s es el <esías. Por2ue para la %e cristiana del círculo jo'nico -es8s es el <esías, tambi0n los mila ros 2ue se nos "an transmitido acerca de 0l "an de entenderse tambi0n como las se>ales del tiempo de la sal(aci!n mesi'nica 2ue se abre con -es8s. En ese sentido la con%esi!n cristiana. -es8s es el <esías prometido constituye el aut0ntico %undamento para la teolo ía jo'nica de los si nos. ,in embar o esa teolo ía si ni%icati(a no es un complemento posterior de la tradici!n jo'nica de los mila ros, como piensa Fic"ter, sino 2ue la inteli encia mesi'nica de las se>ales se dejaba ya sentir en la recepci!n y reinterpretaci!n de la tradici!n mila rosa jo'nica. 5os relatos mila rosos los "a trans%ormado -n, incluso %ormalmente, en 9relatos se>ales;, de tal modo 2ue la teolo ía si ni%icati(a se encuentra en el cuarto E(an elio en una doble %orma. primera, en los 9relatos se>ales; y, se unda, en la teolo ía si ni%icati(a pro%undamente meditada. Esas se>ales tienen tambi0n en -n una %unci!n especial, 2ue interesa sobre todo y 2ue es una %unci!n de re%erencia y reconocimiento. 5a %unci!n indicati(a 2ueda subrayada por el "ec"o de 2ue los relatos jo'nicos de mila ros re%uer$an el car'cter de lo mila roso m's all' de la tradici!n culminando en lo demostrati(o. En las bodas de Dan', -es8s crea una aut0ntica bode a de (ino ?2,+sA. En el caso del "ijo del %uncionario el clímax se alcan$a por cuanto 2ue, en la curaci!n a distancia, se a randa notablemente esa distancia al tiempo 2ue se acent8a la simultaneidad de la palabra de -es8s y del resultado de la curaci!n ?&,&3H)&A. El en%ermo de la piscina de =et$et', al 2ue -es8s sana, lle(a ya treinta y oc"o a>os de en%ermedad y su curaci!n estaba descartada de "ec"o ?),1H4A. Tambi0n en el mila ro de los panes H2ue reco e y e(oca directamente la expectaci!n mesi'nicaH se destaca la enorme abundancia, ya 2ue con las sobras se llenan doce canastos ?+,1H1)A. En la curaci!n del cie o se dice explícitamente 2ue era cie o de nacimiento sin culpa suya ?4,1H/A. Pero el mila ro m'ximo y m's demostrati(o es la resurrecci!n de 5'$aro ?11,1H&&A,

2ue dentro de la serie jo'nica de mila ros ocupa en%'ticamente el 8ltimo puesto y 2ue, se 8n -n, tiene como consecuencia directa la condena a muerte de -es8s por parte del sanedrín ?11,&)H)3A. En otras palabras. los mila ros de -es8s se presentan intencionadamente como randes mila ros y como 9se>ales;, sobre los 2ue no se puede pasar por alto s!lo con 2ue se ten an ojos en la cara. 5a tradici!n jo'nica a%irma con toda exactitud. no pueden pasar inad(ertidos en modo al uno7 si de "ec"o ocurri! lo contrario, ello se debi! a una ce uera, y desde lue o intencionada. Tambi0n el objeti(o de las se>ales est' per%ectamente claro. deben lle(ar a la %e en -es8s y en su misi!n di(ina ?2,11.237 &,&17 +,2A. 5as se>ales dan a conocer abiertamente a -es8s, de modo 2ue es preciso en%rentarse con 0l y su pretensi!n, y %ormularse de continuo esta pre unta. BEs este -es8s el <esías o es un pecadorC En nin 8n caso puede dejarse de tomar una posici!n ?/,317 4,1+7 11,&/A. En sentido positi(o se expresa 3icodemo cuando dice. 9Fabí, nosotros lo sabemos. t8 "as (enido de parte de Dios en calidad de maestro, por2ue nadie puede "acer esas se>ales 2ue t8 "aces, si Dios no est' con 0l; ?3,2A. En -n se trata, por tanto, de 2ue en el ministerio mesi'nico de -es8s se (e a Dios actuando, por lo 2ue "ay 2ue creer en -es8s. De no "acerlo así, las se>ales se con(ierten en acusaci!n y casti o de la incredulidad ?12,3/A, de modo parecido a lo 2ue en tiempos pasados ocurri! en E ipto. * adem's las 9se>ales; tienen en -n una clara e ine2uí(oca relaci!n cristol! ica y un car'cter simb!lico. * eso es precisamente lo 2ue m's las di%erencia de los relatos mila rosos de los sin!pticos. Deben dejar traslucir la loria de -es8s, por completo en el sentido 2ue 0sta tiene en el pr!lo o ?1,1&. 9nosotros (imos su loria;A, como la loria del 5o os encarnado, del <esías, Hijo del "ombre y re(elador de Dios. El moti(o de la re(elaci!n de la loria no es en nin 8n caso al o apendicular, sino 2ue pertenece ya a la con%i uraci!n jo'nica de los relatos mila rosos, como lo demuestra la exaltaci!n de lo mila roso. ,in embar o -n utili$a de manera especial el sentido meta%!rico de los relatos de mila ros tradicionales a %in de reelaborar tambi0n intencionadamente su contenido simb!lico. Diertos ras os particulares, 2ue les son propios, se acent8an a"ora de prop!sito, lo cual lle a "asta la elecci!n de las palabras7 como es bien sabido, -n pre%iere (ocablos poli(alentes y abiertos, alusiones, la su erencia m's 2ue el concepto preciso. 5o 2ue a menudo crea di%icultades a la ex0 esis, %a(orece la con%i uraci!n. Así el mila ro de los panes apunta al 9(erdadero pan de (ida;, 2ue es -es8s. 5a curaci!n del cie o alude a -es8s como 9la lu$ del mundo;. 5a resurrecci!n de 5'$aro desarrolla simb!licamente en una teolo ía narrati(a la ase(eraci!n 9*o soy la resurrecci!n y la (ida;. A2uí se pone de mani%iesto el contenido simbolista y re(elador 2ue de cara a la cristolo ía tienen las se>ales a tra(0s de los discursos de re(elaci!n 2ue no deben separarse de esas mismas se>ales. <uestran, en e%ecto, 2ue -es8s es el sal(ador escatol! ico y el donador de (ida eterna. Domo si nos de re(elaci!n cristol! ica los relatos jo'nicos de miVa ros proclaman la unidad intrínseca de donante y don. 3o se puede discutir 2ue en 0ste pasaje las a%irmaciones jo'nicas (an m's all' de los supuestos (eterotestamentarios y judíos. #ndudablemente 2ue tambi0n pertenece a la exposici!n jo'nica de los mila ros como se>ales el sin ular claroscuro, lo impreciso y ambi(alente, 2ue comporta asimismo una de(aluaci!n crítica del mila ro y de la %e mila rera. Por una parte, los mila ros constituyen otras tantas demostraciones randes y (i orosas, 2ue, en modo al uno, pueden pasar inad(ertidas, 2ue pro(ocan la ad"esi!n de muc"as entes a -es8s. Por otra parte, sin embar o, nunca se sabe con certe$a la "ondura 2ue alcan$a la %e en

-es8s de 2uienes creen en los mila ros. Domo 2uiera 2ue sea, es curioso 2ue incluso se 8n -n no se lle a a la %e en -es8s pese a la multitud de las se>ales mila rosas. El cuarto E(an elio es el 8nico 2ue "abla claramente de una deserci!n de las multitudes respecto de -es8s ?+,+6H++A. ,on precisamente los si nos los 2ue ponen al "ombre ante la decisi!n de %e, en la 2ue no se trata de creer o no creer en los mila ros, sino de 2uerer creer o no en -es8s. En cuanto se>ales los mila ros constituyen unas indicaciones7 pero justamente como tales conser(an una cate oría subordinada7 la %e recta puede darse muy bien sin ellos. Luien desea asistir como testi o presencial y directo a un mila ro est' %allando justa y precisamente en la si ni%icaci!n de la se>al, en su car'cter de re%erencia indicati(a. 9Domo no (e'is se>ales y prodi ios, nunca jam's creer0is; ?&,&1A7 tambi0n les dice. 9De (erdad os ase uro 2ue me and'is buscando, no por2ue "ab0is (isto se>ales, sino por2ue "ab0is comido pan "asta saciaros; ?+,2+A. De ese modo, las se>ales contienen un 9tropie$o; en el doble sentido de la palabra. como impulso y estímulo para creer en -es8s, o como trope$!n 2ue lle(a a escandali$arse de -es8s y 2ue conduce a la incredulidad. 5a direcci!n 2ue cada cual toma es asunto exclusi(o de su libertad y, por ende, de su %e. $) R.69:.n. 5a si ni%icaci!n del mila ro del (ino en Dan' debería "aber 2uedado clara de al 8n modo. -n "a colocado intencionadamente esa se>al al principio, por2ue de "ec"o podría ejercer la %unci!n de una importante escena de apertura de la re(elaci!n de -es8s. 5o 2ue con esa se>al trae -es8s es nada menos 2ue el comien$o de la 0poca mesi'nica de sal(aci!n. Es esa 0poca un tiempo de plenitud di(ina7 así el si no de Dan' puede entenderse como una ilustraci!n del enunciado 9De su plenitud todos nosotros "emos recibido. racia por racia;. 5a con(ersi!n del a ua en (ino desi na el tr'nsito del tiempo (iejo al tiempo nue(o, el comien$o de la nue(a realidad escatol! ica. En ese aspecto est'n tambi0n justi%icadas las explicaciones 2ue (en en las seis tinajas de a ua, dispuestas para los la(atorios rituales judíos, el (iejo tiempo de la ley 2ue %ue dada por mediaci!n de <ois0s, y 2ue "a sido suplantado por el tiempo nue(o de 9 racia y (erdad;, 2ue irrumpe y se abre con la lle ada de -es8s. 5a relaci!n cristo#! ica, 2ue no se "a de (er estrec"a en demasía, consiste en 2ue mediante esa se>al -es8s se da a conocer como el portador de la salud y a cuya presencia (a li ada dic"a sal(aci!n. Por el don se ec"a de (er 2ui0n y 2u0 tal es el donante. El (. 16b, con el 2ue ori inariamente terminaba el relato, destaca en %orma clara el elemento escatol! ico. 9Pero t8 "as uardado el mejor (ino "asta a"ora.; Ese 9"asta a"ora; se>ala el comien$o de la era de sal(aci!n. El (. 11, por el contrario "ay 2ue entenderlo como interpretaci!n del e(an elista, enmarcando la "istoria mila rosa dentro de su teolo ía cristol! ica de los si nos, aun2ue no deja de estar en una cierta tensi!n con el mismo relato. Domo ocurre las m's de las (eces en la interpretaci!n te!rica de unas narraciones, cuando la "istoria "a de lle(arse a un concepto, la tesis s!lo reco e una parte del relato en cuesti!n, y en cierto aspecto lo reduce demasiado. :se es tambi0n nuestro caso. 5a interpretaci!n entiende la se>al como 9si no re(elador de la loria di(ina de -es8s;. Es interesante 2ue a estas se>ales no si a toda(ía nin 8n discurso de re(elaci!n y 2ue no se lle ue a una decisi!n crítica. El e%ecto es m's bien positi(o por completo. 9* sus discípulos creyeron en 0l.; Aparece así al principio el prop!sito Peri m'tico de presentar la importancia soteriol! ica de -es8s y el comien$o de la era de sal(aci!n con una limpie$a sin sombras y en la pura ale ría de una consumaci!n per%ecta. Dompar'ndolo con los otros

relatos de se>ales, en el mila ro del (ino de Dan' brilla un sol claro y jubiloso. Por lo 2ue toca a la %unci!n de la madre de -es8s, la "istoria no ira primordialmente en torno a ella. ,e la introduce sin duda para moti(ar la presencia de -es8s y de sus discípulos. allí estaban tambi0n los "ermanos de -es8s, como sabemos por el (. 12. Ad(ierte a -es8s del aprieto en 2ue se encontraba a2uella ente y aconseja amistosamente a los ser(idores de la mesa 2ue "a an lo 2ue les di a -es8s. * establece así en la "istoria las conexiones, sin 2ue recai a sobre las mismas un peso mayor. Por el contrario, la respuesta de -es8s pone %uertemente de relie(e la distancia entre 0l y su madre7 su conducta no (iene determinada por el "ombre, sino 2ue est' sujeta a una instancia interior. Es un distanciamiento similar al 2ue re%leja el episodio de 9-es8s a los doce a>os en el templo; cuando dice a sus padres. 9BPor 2u0 me buscabaisC B3o sabíais 2ue tenía 2ue estar en la casa de mi PadreC; ?5c 2,&4A. Ambos pasajes 2uieren decir 2ue -es8s pertenece por completo al mundo de Dios. El (. 12 da la noticia de 2ue -es8s 9baj! a Da%arna8m, con su madre, los "ermanos y sus discípulos; y 2ue permanecieron allí al unos días. =ajo esa noticia late tambi0n la tradici!n, conocida tambi0n por otras %uentes, de 2ue durante su acti(idad en Galilea -es8s tu(o su 9cuartel eneral; en Da%arna8m, ciudad situada en la orilla noroccidental del la o. 3uestro texto da la impresi!n de 2ue los parientes de -es8s, su madre y sus "ermanos, %ormaban entre sus se uidores, lo 2ue se 8n el propio -n ?/,1H4A resulta muy problem'tico. 5a noticia HredaccionalH nos permite m's bien entre(er las randes la unas, la %alta de in%ormaciones %idedi nas de -n sobre el ministerio de -es8s en Galilea con las 2ue nos debemos contentar. ...............
1. ,obre el la(atorio ritual de las manos en la comida y las prescripciones de pure$a le al entre los judíos, c%. <c /,1H) y par. <t 1),1H2. el enju arse las manos antes de la comida, es un uso 2ue sin duda se remonta a la tradici!n de los letrados en la Escritura, pero 2ue muy pronto se a%ian$! como al o propio y, como sucede a menudo con tales ritos, ad2uiri! una si ni%icaci!n muy especial. Nna sentencia rabínica ?de "a. 366 d.D.A a%irma. 9El 2ue come pan sin "aberse la(ado las manos es como el 2ue co"abita con una ramera;.

........................................................................ .-2%,$2/n K-nK62K61H12 3o(um enus potentiaeS A2uae rubescunt "ydriae (inum2ue iussa %undere munda(it unda ori inem. Nn nue(o mila ro de su poder. las c'ntaras de a ua se arrebolan y al mandato de arrojar (ino el a ua cambia su naturale$a. D ,edulio 264 93osotros llamamos para 2ue 0l nos abra y nos d0 a beber del (ino in(isible, y 0l nos "a con(ertido en (ino, nos "a "ec"o sabrosos ?sabiosA, pues tenemos el sabor de su %e los 2ue antes 0ramos insípidos ?i norantesA; ?ZA ustínH,A3, #n -ob. J###, 3A. ,e 8n la interpretaci!n 2ue "emos propuesto, -n coloca al principio la se>al del mila ro

del (ino en las bodas de Dan', a %in de demostrar el comien$o del tiempo de sal(aci!n 2ue se abre con la lle ada de -es8s. Don -es8s "a lle ado al "ombre la sal(aci!n de Dios, sal(aci!n 2ue se presenta con abundancia ina otable. Don esa ima en randiosa -n nos dice en 2u0 consiste se 8n su concepci!n lo nue(o y peculiar del cristianismo. Don ello expresa exactamente la esencia del cristianismo. @curre así 2ue en -n las bodas de Dan' representan el mismo acontecimiento 2ue <c 1,1) expresa con estas palabras. 9,e "a cumplido el tiempo7 el reino de Dios est' cerca7 con(ertíos y creed al e(an elio.; ,i nos atenemos al testimonio de los e(an elios y de las cartas de Pablo, el cristianismo se entiende desde el comien$o, a partir del propio -es8s, como la 9reli i!n del cumplimiento;, de la plenitud. 5o 2ue eso si ni%ica realmente pueden expresarlo las im' enes y la "istoria muc"o mejor 2ue unos conceptos rí idos. * eso es lo 2ue aportan precisamente las 9se>ales; y las 9acciones simb!licas; en %orma muc"o m's directa y adecuada. 5a celebraci!n de bodas, la %iesta de los esponsales, la ale ría, los cantos, los ban2uetes y las dan$as nupciales se entienden como %iesta del amor y de la (ida 2ue se prolon a, como %iesta de la %amilia y de la sociedad, cual %iesta c!smica 2ue abra$a el cielo y la tierra. Al menos entre los pueblos y culturas de la anti Uedad di%ícilmente puede encontrarse una ima en para expresar del modo m's intenso y ext'tico la suprema ale ría del (i(ir, la %elicidad y el placer de la existencia como la %iesta nupcial. Dierto 2ue la reli i!n bíblica, el AT, es contraria a los cultos or i'sticos de los baales y a su di(ini$aci!n de la sexualidad y la %ecundidad7 pero a%irma sin reser(as y toma muy en serio su importancia "umana, como se (e sobre todo en el Dantar de los Dantares. #ncluso "a encontrado en ese campo un símbolo de las relaciones entre *a"(e" e #srael. Enla$ando con el Dantar de los Dantares al unos te!lo os cristianos "an (isto en la ima en de las bodas la encarnaci!n como uni!n de la naturale$a di(ina con la "umana y como culminaci!n de la alian$a amorosa de Dios con toda la "umanidad. Desde tal tradici!n escribe toda(ía E. Pr$y^ara. 9Jisto así, en el mila ro de las bodas de Dan' de Galilea se compendia todo el prodi io nupcial del reino de Dios. las nupcias como %orma intimísima de la sin ular unidad de di(inidad y "umanidad en Dristo ?se 8n A ustínA7 nupcias como misterio %undamental entre Dristo, cual se undo Ad'n, y <aría cual se unda E(a ?A ustín, ,erm. 14),3 y 142,2.3A7 nupcias como %orma %undamental de la nue(a alian$a a partir de -uan =autista ?-n 3,24A "asta el sentido 8ltimo de esa misma alian$a ?Ap 14, /H4ssA7 nupcias como misterio entre Dios y el mundo en Dristo en el misterio de la suprema con(ersi!n nupcial 2ue es la eucarística7 nupcias, %inalmente, tambi0n como %orma b'sica de la unidad de Dios y del mundo en Dristo en eneral, 2ue empie$a en la se>al de las bodas de Dan' y se consuma en el ser de toda boda "umana como misterio entre Dristo y la # lesia ?E% ),24H32A;. 9Eesti(o es, pues, un tiempo 2ue se toma para proporcionar al sentimiento la plena expresi!n. Dontiene un elemento de a%'n de prodi alidad, de (ida superior, 2ue no admite m's aclaraciones. Acepta la experiencia. Trae ale ría, lo 2ue explica por lo dem's, por 2u0 deseamos a la ente muc"a suerte en las %iestas y por 2u0 se considera lo rado un con(ite cuando "a sido del a rado de todos. 5a %iesta, como todo lo 2ue "acemos por sí mismo, nos procura una bre(e pausa y aliento en el en ranaje de lo cotidiano7 un cambio sin el 2ue la (ida sería insoportable; ?ZD@aHHA. En el calendario %esti(o del a>o eclesi'stico las bodas de Dan' constituyen un aspecto esencial de la %iesta de la mani%estaci!n del ,e>or ?o epi%aníaA, el + de enero. 9Delebramos la %esti(idad marcada por tres mila ros. Hoy la estrella condujo a los sabios "asta el pesebre7 "oy en las bodas el a ua se con(irti! en (ino7 "oy 2uiso Dristo ser bauti$ado en el -ord'n para sal(arnos, aleluya; ?antí%ona del ma ni%icatA, 5a epi%anía es la %iesta

"elenísticoHcristiana m's anti ua de tradici!n no judía 2ue nosotros conocemos, y debe 9su ori en sin duda a la acomodaci!n a las %iestas pa anas existentes, como las celebraciones del día natal del dios E!n, el mito solar, y tambi0n debido a la relaci!n con la %iesta de Dioniso;. En el campo "elenístico pronto pudo establecerse tambi0n una relaci!n entre el mila ro del (ino de Dan' y el dios del (ino, Dioniso. #nmediatamente despu0s se estableci! ya una relaci!n entre Dristo y Dioniso, y los intentos de Holderlin por reunir a Dioniso, Heracles y Dristo tendrían una si ni%icaci!n m's pro%unda de lo 2ue muc"as (eces se "a supuesto. A partir de a"í tambi0n se proyecta una lu$ peculiar sobre la %i ura de un E. 3iet$sc"e y sus (isiones. B3o existe 2ui$' entre el Druci%icado y Dioniso la alternati(a radical 2ue 3iet$sc"e a%irm!C 5o 2ue se (i(e en Dioniso es la plenitud beoda de una existencia 2ue se derrama y transciende en una embria ue$ ext'tica. El an"elo 2ue a"í late se (ería colmado cuando el "ombre se perdiera en la plenitud del amor di(ino, para reencontrarse en el Dios del amor en la exuberancia ext'tica de una ale ría in%inita. Por lo dem's resulta instructi(o c!mo ya en el cristianismo primiti(o a%lora un miedo a lo ext'tico, 2ue intenta racionali$ar y sublimar la intensidad elemental del sentimiento de %e y de sal(aci!n7 lo cual puede ad(ertirse precisamente en la interpretaci!n de las bodas de Dan'. 9El "ec"o de 2ue el 5o os en las bodas "aya con(ertido el a ua en (ino, no es por2ue 2uisiera permitir emborrac"arse, sino 2ue "a (i(i%icado el sentir "umano e2uiparable al a ua, al "ombre con(ertido desde Ad'n en autor de la ley y "asta al cosmos entero lo "a inundado con la san re de la (id, por cuanto o%reci! la bebida de la (erdad, la me$cla de la ley anti ua y del 5o os nue(o para cumplir la preanunciada era de la %elicidad di(ina; ?Dlemente de AlejandríaA. Plenitud de la sal(aci!n, o%recida como don mila roso del amor di(ino, 2ue el "ombre s!lo puede recibir a radecido7 pero tambi0n como %uente de ju(entud a la 2ue el "ombre puede siempre (ol(er desde todos los %allos y errores de su (ida, a %in de reno(arse en amor inusual7 todo lo cual est' contenido en la ima en de las bodas de Dan'. Tampoco, se 8n -n, es el cristianismo, ni una an2uilosada reli i!n le al, ni una oscura %e do m'tica, sino el anuncio al "ombre del amor ina otable de Dios, la re(elaci!n del Dios de la ale ría y de la (ida, 2ue tambi0n despierta al "ombre a la plenitud de la (ida. ?P' s. 146H21)A

LA PURIFI#A#IÓN !EL "E PLO (A,1B-A>) III. LA PRI ERA PRESEN"A#IÓN !E JESÚS EN JERUSALFN. Tambi0n est' concebido de %orma pro ram'tica el si uiente relato de la primera actuaci!n de -es8s en -erusal0n, en el cual ocupa el centro la "istoria de la puri%icaci!n del templo. ,e toca a2uí un tema %undamental en el E(an elio se 8n -uan. la re(elaci!n escatol! ica de -es8s si ni%ica el %inal del (iejo culto del templo. ,e prepara ya a2uí la respuesta a la pre unta de la samaritana. BD!nde "ay 2ue adorar a Dios. en el monte Gari$im o en el templo de -erusal0nC 9Dr0eme, mujer7 lle a la "ora en 2ue ni en este monte ni en -erusal0n adorar0is al Padre... 5le a la "ora, y es el momento actual, en 2ue los (erdaderos adoradores adorar'n al Padre en espíritu y en (erdad7 por2ue 0sos son, precisamente, los adoradores 2ue el Padre desea; ?c%. &,26H2&A. El en%rentamiento con la piedad judía del templo se prolon a a lo lar o de todo el E(an elio, alcan$ando su punto culminante en los capítulos /H16. Don ello la tradici!n jo'nica reco ía un problema b'sico,

2ue mereci! una re%lexi!n y discusi!n pro%unda en la primiti(a situaci!n cristiana, a saber. el problema del nue(o lu ar de la presencia de Dios, del lu ar del culto escatol! ico. Don ello enla$a tambi0n el problema de la (erdadera comunidad, así como la cuesti!n de 2ui0nes poseen realmente la re(elaci!n (erdadera, Blos cristianos o los judíosC A partir de la destrucci!n objeti(a del templo de -erusal0n el a>o /6 d.D. #a # lesia primiti(a tu(o un ar umento contundente a %a(or de su propia concepci!n ?1A. 5a ruina del templo si ni%icaba para ella la con%irmaci!n positi(a de 2ue con -es8s "abía lle ado al %inal del culto tradicional en dic"o templo. ,in 2ue se pueda sin m's ac"acar a mala disposici!n esa manera de pensar, toda (e$ 2ue es típica de la concepci!n de la "istoria 2ue tienen el AT y el judaísmo, y en ella "icieron "incapi0 los judeocristianos. 5a tradici!n jo'nica ?a una con la carta a los HebreosA "ace (aler dic"a concepci!n. Para ello se reclama a las tradiciones de -es8s, y en este caso con cierta ra$!n. De "ec"o, -es8s "abía ejercido la crítica del templo7 su doctrina era una crítica radical al ordenamiento de la sal(aci!n establecido por el culto saduceo. 5a importancia del templo de -erusal0n como sistema sal(í%ico central del anti uo culto judío se in%ra(alora "oy en buena medida, sobre todo por2ue ese sistema termin! "ist!ricamente con el "undimiento del templo de -erusal0n. En realidad "asta su destrucci!n el templo %ue para -erusal0n una ran empresa reli iosa, econ!mica y política, 2ue se 8n la concepci!n c8ltica dominante debía aranti$ar la salud p8blica a todo #srael7 por lo 2ue un ata2ue a tal instituci!n era de "ec"o un ata2ue al ordenamiento reli iosoHpolítico (i ente. * realmente bien pudiera "aber ocurrido lo 2ue @. Dullmann sospec"a, a saber. 2ue los "elenistas del círculo de Esteban ?Act c. )H/A %ueran los primeros en comprender la importancia de la crítica de -es8s al templo en su alcance %undamental, y 2ue la tradici!n jo'nica "ubiera asumido esa concepci!n con(irti0ndola en pie$a cla(e de su idea del cristianismo. ,u tesis b'sica sería 0sta. con su re(elaci!n y, sobre todo, con su propia persona -es8s "a traído el %inal del sistema c8ltico del templo. Di(isi!n. El texto consta de tres unidades, de las 2ue las dos primeras est'n unidas íntimamente. 1. 5a acci!n simb!lica ?\ con (alor de si noA de la puri%icaci!n del templo ?(. 13H1/A7 2. Petici!n de un si no y si ni%icaci!n de la acci!n simb!lica7 ?(. 11H22A. A lo cual se suma 3. A%irmaci!n sobre el especial conocimiento 2ue -es8s tiene del "ombre, 2ue conduce ya al di'lo o con 3icodemo en el c. 3, aun2ue tambi0n cabe (erla como una obser(aci!n eneral, 2ue -n "a introducido oportunamente en este pasaje. En el caso presente tenemos textos sin!pticos paralelos, primero, de la puri%icaci!n del templo ?<c 11,1)H1/ y par. <t 21,12H137 5c 14,&)H&+A y, despu0s, con la solicitud de la se>al, la pre unta acerca de la autoridad de -es8s ?<c 11,2/H33 y par. <t 21,23H2/7 5c 26,1H1A, así como el peculiar lo ion sobre el templo ?<c 1&, )/H)17 <t 2+, +6bH+17 Act +, 1&A. 5a con%rontaci!n con los sin!pticos proporciona la posibilidad de comprender mejor la reelaboraci!n jo'nica de la perícopa recibida por tradici!n. * todo ello con la importantísima di%erencia de 2ue la puri%icaci!n del templo, se 8n los sin!pticos, ocurri! durante la 8ltima estancia de -es8s en -erusal0n, se 8n <c un día despu0s de la entrada triun%al7 se 8n <t, inmediatamente despu0s de 0sta, mientras 2ue -n la sit8a al comien$o del ministerio de -es8s. 5a discusi!n de si "ubo dos puri%icaciones del templo una al comien$o de la acti(idad p8blica de -es8s y otra al %inal, o de cu'l de las dos es m's (erosímil, la situaci!n 2ue presentan los sin!pticos o la de -n, es al o 2ue "oy puede darse por concluido. Hist!ricamente resulta m's probable la situaci!n sin!ptica. Por consideraciones literarioHteol! icas, -n "a colocado la puri%icaci!n del templo al comien$o por el e%ecto 2ue

pretende. ya desde el principio el lector tiene 2ue enterarse del punto decisi(o del en%rentamiento ?c%. un procedimiento similar en 5ucas cuando adelanta pro ram'ticamente el relato de la presentaci!n de -es8s en 3a$aret H<c +,1&H con(irti0ndola en una escena de apertura altamente impresionante. 5c &,1+H36A. 1. LA A##IÓN S) BÓLI#A !E LA PURIFI#A#IÓN !EL "E PLO ?-n. 62K13H1/A 13 Estaba ya cercana la pascua de los judíos, y -es8s subi! a -erusal0n. 1& * encontr! en el templo a los 2ue (endían bueyes, y o(ejas, y palomas, y a los cambistas sentados junto a sus mesas. 1) * "aciendo un l'ti o de cuerdas, los arroj! a todos del templo con las o(ejas y los bueyes7 desparram! las monedas a los cambistas y les (olc! las mesas7 1+ y a los 2ue (endían palomas les dijo. Luitad esto de a2uí7 no "a 'is de la casa de mi Padre una casa de comercio. 1/ ,us discípulos se acordaron de 2ue est' escrito. El celo de tu casa me de(orar' ?,al +4,4A. 5a "istoria de la puri%icaci!n del templo transmite una acci!n simb!lica de -es8s. He a2uí c!mo la describe <arcos. 95le an a -erusal0n. * entrando en el templo, comen$! a expulsar a los 2ue (endían y compraban en 0l. tambi0n (olc! las mesas de los cambistas y los puestos de los (endedores de palomas7 y no dejaba a nadie transportar objeto al uno a tra(0s del templo. * les ense>aba dici0ndoles. BAcaso no est' escrito. <i casa "a de ser casa de oraci!n para todos los pueblosC ?#s )+,/A. Pero (osotros la ten0is con(ertida en uarida de ladrones; ?-er /,11A. Al entender -n la puri%icaci!n del templo en un sentido radical, su interpretaci!n no "ace sino acercarse m's 2ue la tradici!n de <c al si ni%icado ori inario de la narraci!n. ,e 8n -n, -es8s sube por primera (e$ a -erusal0n con moti(o de la %iesta de pascua, si uiendo la costumbre judía. 5a %!rmula 9la pascua de los judíos; da a entender ya la distancia de -n respecto del judaísmo y de sus ritos c8lticos. Entre tanto los cristianos ya celebraban muy probablemente su propia pascua. Domo 2uiera 2ue sea, no se puede i norar 2ue, se 8n el (. 13, -es8s aparece como un (ar!n obser(ante de la ley 2ue si ue el uso judío, aun2ue s!lo sea para ponerlo en tela de juicio. 9En 2,13 comien$a el calendario %esti(o jo'nico, 2ue re istra tres %iestas pascuales. la pascua presin!ptica ?2,13H23A, la pascua de la multiplicaci!n de los panes ?+,&A, la pascua de la muerte ?11,))7 12,iA. 3o parece indicado 2uerer (er otra pascua en la %iesta innominada de ),1;. Es posible 2ue el cuarto E(an elio estable$ca una conexi!n entre la %iesta de la pascua judía y la puri%icaci!n del templo, por2ue a2uí "ay ya una alusi!n clara a la pasi!n de -es8s ?c%. #a explicaci!n de los (. 11H22A, con la 2ue en de%initi(a desaparece el culto (eterotestamentario del templo. Pero no "ay duda de 2ue lo (erdaderamente importante es la acci!n 2ue -es8s reali$a al presentarse por primera (e$ en -erusal0n7 acci!n descrita de inmediato. -es8s encuentra 9en el templo; Hy naturalmente 2ue "emos de pensar en el ran atrio del templo "erodiano, c%. supraH 9a los 2ue (endían bueyes y o(ejas y palomas;, enumeraci!n con la 2ue -n se>ala con toda exactitud las di%erentes cate orías de animales 2ue se sacri%icaban como (íctimas en el templo. ,e menciona asimismo a los cambistas. En el (. 1), -es8s pasa a la acci!n, descrita en -n de %orma m's dram'tica 2ue en <c. Eorma un l'ti o con cuerdas para sacudir a los mercaderes y expulsa a 9todos;, "ombres y anados, %uera del atrio del templo. Derrama las bolsas de monedas de #os cambistas y (uelca las mesas, armando un (erdadero tumulto. A los tratantes en palomas, a los 2ue a2uí se menciona por moti(o de

(ariedad y 2ue naturalmente representan a todos, les dice -es8s. 9Luitad eso de a2uí7 no "a 'is de la casa de mi Padre una casa de comercio; ?(. 1+A. ,e 8n -n, -es8s "abla a2uí de la 9casa de mi Padre;, aun2ue con ello no proclama la relaci!n especial de -es8s con Dios como Padre suyo, sino 2ue expresa el moti(o interno del inter0s de -es8s por el templo. El templo era el lu ar de la presencia di(ina. <'s tarde dir' -es8s 2ue la presencia de Dios (a li ada a su propia persona7 ser' 0l mismo 2uien ocupar' el lu ar del templo. Es inne able 2ue con la expulsi!n del templo de todos los animales destinados al sacri%icio -n no pretende anatemati$ar s!lo la desa%ortunada me$cla de ne ocios y reli i!n, sino 2ue muestra adem's como inminente el %in de toda la empresa sacri%icial y c8ltica. Tambi0n -n aduce en este contexto ?(. 1/A una cita (eterotestamentaria7 son en concreto los discípulos a los 2ue la puri%icaci!n del templo les recuerda el pasaje del ,al +4,16. 9El celo de tu casa me de(orar'.; El texto presenta unas li eras (ariantes respecto de 5aa y del T<, pues en los mismos ese celo es la causa de la necesidad 2ue padece el piadoso orante. 9El celo de tu casa me de(ora ?\ me "a de(orado yaA.; En la tradici!n jo'nica el cambio textual "a sido intencionado, en el sentido de 2ue el celo de -es8s por la casa del Padre terminar' de(or'ndolo por completo7 es el mismo celo 2ue lle(ar' a -es8s "asta la muerte. A"í resuena el moti(o 2ue en de%initi(a, se 8n -n, pro(oca el en%rentamiento de -es8s con 9los judíos;. Así pues, la tradici!n jo'nica entiende el compromiso de -es8s como un compromiso radical por la causa de Dios, por la casa del Padre, 2ue no puede e2uipararse con nin 8n templo terreno. * a"í radica tambi0n el 2ue Dios no se compla$ca, en modo al uno, en los sacri%icios tal como se le o%recen en el templo, sino 2ue espera del "ombre al o muy di%erente. 5a puri%icaci!n del templo "ay 2ue (erla a la lu$ de la tradici!n de crítica al culto 2ue "acen los pro%etas del AT ?c%. tambi0n Heb 16,1H16A. ...............
1. A2uí "ay 2ue re%erirse al 9apocalipsis sin!ptico; de <c 13,1H2, ?D%. <t 2&,1H217 5c 21.)H2&A, bajo el cual posiblemente se esconde un (aticinio de -es8s sobre el %in del templo.

A. PE"I#IÓN !E UNA SEGAL 4 EHPLI#A#IÓN !E LAS A##IONES SI BÓLI#AS ?-n. 62K11H22A 11 5os judíos, entonces, le dijeron. BLu0 se>a# nos muestras para poder t8 "acer estoC 14 -es8s les contest!, dici0ndoles. Destruid este templo y en tres días lo le(antar0. 26 * respondieron los judíos. Duarenta y seis a>os dur! la construcci!n de este templo, By t8 lo (as a le(antar en tres díasC 21 Pero 0l "ablaba del templo de su cuerpo. 22 5ue o, cuando -es8s %ue resucitado de entre los muertos, se acordaron los discípulos de 2ue "abía dic"o esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra 2ue -es8s les "abía dic"o. En este texto aparecen por primera (e$ 9los judíos; como los aut0nticos anta onistas y oponentes de -es8s. Toman la acci!n simb!lica de la puri%icaci!n del templo como pretexto para pedir una se>al. 9BLu0 se>al nos muestras para poder t8 "acer estoC; ?(. 11A. Tales peticiones de se>ales por parte judía, y en especial por parte de los %ariseos, %ormuladas a -es8s aparecen %recuentemente en los e(an elios ?c%. <c 1,11H13 y par. <t 1+,1H&7 5c 11,1+7 la palabra sobre la se>al de -on's 5c 11,24H327 <t 12,31H&2, así como -n +,36A7 en cada caso se trata de una prueba especial con la 2ue -es8s debe re%rendar su misi!n. * 0se es tambi0n a2uí el sentido de la petici!n de un si no. -es8s tiene 2ue aducir una prueba justi%icati(a de su actuaci!n sorprendente y pro(ocadora. ,in embar o la petici!n de

un si no en los (. 11ss podría estar m's bien cercana a la tradici!n de <c 11,2/H33, en 2ue tambi0n a prop!sito de la puri%icaci!n del templo se le %ormula a -es8s la pre unta acerca de su autoridad, y ello por parte de los pontí%ices, los escribas y los ancianos. Parece plausible 2ue con moti(o de la acci!n pro%0tica de -es8s en la puri%icaci!n del templo, pudiera saltar la pre unta acerca de los poderes y la justi%icaci!n de tal conducta. Domo 2uiera 2ue sea, las peticiones de se>ales en los sin!pticos discurren siempre de tal %orma 2ue -es8s se nie a re ularmente a reali$ar la se>al en el sentido 2ue se espera de 0l. ,emejante petici!n de una se>al tiene un tras%ondo preciso en el judaísmo de a2uel tiempo. ,e %undamenta en la prescripci!n le al de probar la credibilidad y buena %e, es decir, la %idelidad a *a"(e" de cual2uiera 2ue se presenta como pro%eta o taumatur o ?c%. Dt 13,2H+A. Lue tales prescripciones %ueran de la m'xima actualidad en tiempos de -es8s lo demuestra el (olumen de Lumr'n sobre el templo, publicado recientemente, en 2ue cita por entero el texto deuteron!mico. 5a petici!n de una se>al pre unta, pues, en de%initi(a por la autori$aci!n 2ue ten a -es8s para obrar así. 5a le itimaci!n pro%0tica es siempre en la =iblia una le itimaci!n por parte de Dios. En -n Ha di%erencia de lo 2ue ocurre en los sin!pticosH -es8s accede a la petici!n de un si no ?(. 14A, aun2ue con una respuesta meta%!rica y ambi ua. 9Destruid este templo y en tres días lo le(antar0.; 5a palabra rie a 2ue est' detr's de ese 9le(antar0; es el (erbo rie o e eirein, ele ido precisamente en ra$!n de su poli(alencia, y 2ue tambi0n se emplea en el sentido de despertar, 2ue a los oyentes o lectores cristianos les recordaba de inmediato la resurrecci!n de -es8s. Domo met'%ora el 9lo ion del templo; presenta al unos eni mas. Ante todo tenemos importantes paralelos sin!pticos. Así, por ejemplo, en el interro atorio de -es8s por parte del ran consejo se presentan, se 8n <arcos, unos testi os, los cuales a%irman. 93osotros le "emos oído decir. *o destruir0 este templo, "ec"o por manos "umanas, y en tres días construir0 otro, no "ec"o por manos "umanas; ?<c 1&,)1sA. Prescindiendo del marco en el 2ue a"ora est' la palabra, est' claro 2ue a2uí se contrapone al templo terreno "ec"o por manos "umanas;, un templo celestial, 9no "ec"o por manos "umanas; y 2ue debe sustituir al santuario terreno. 5a sentencia se inserta en el marco de la expectaci!n escatol! ica judía 2ue, para la 0poca del <esías, a uardaba tambi0n una reno(aci!n loriosa del templo. Pero la sentencia es muc"o m's radical, puesto 2ue el nue(o templo escatol! ico aparece como una realidad puramente trascendente y di(ina, edi%icado por Dios mismo. 9El nue(o templo, no "ec"o por manos "umanas, es el templo mesi'nico del tiempo %inal;. Domprobamos ante todo 2ue el lo ion, aducido por -n como una palabra aut0ntica de -es8s, lo pone <c en boca de 9%alsos testi os;. Pero tambi0n puede concebirse como palabra aut0ntica de -es8s, y ello es muc"o m's (erosímil 2ue lo contrario. 9Aun cuando su tenor literal ya no pueda reconstruirse exactamente, la m8ltiple tradici!n y las numerosas trans%ormaciones del lo ion "acen muy probable 2ue %rente al templo de -erusal0n -es8s "aya adoptado una posici!n crítica 2ue se prolon a "asta el %uturo;. <ateo trae asimismo la palabra en el interro atorio, aun2ue debilitando notablemente su contenido, toda (e$ 2ue "ace decir a -es8s. 9*o puedo destruir el templo de Dios, y en tres días reconstruirlo; ?<t 2+,+1A. En 5ucas la %rase se encuentra entre las acusaciones 2ue los judíos "acen contra Esteban. 95e "emos oído decir 2ue ese -es8s de 3a$aret destruir' este lu ar y cambiar' las costumbres 2ue nos transmiti! <ois0s; ?Act +,1&A. A2uí (uel(e a subrayarse el tono crítico de la %rase contra el templo. 5a "istoria de la tradici!n de la palabra nos aclara. primero, 2ue el lo ion tiene muc"ísimas posibilidades de proceder del -es8s "ist!rico, pues responde a su concepci!n radical del reino de Dios. la lle ada del

reino de Dios si ni%ica tambi0n el %inal del templo terrestre de -erusal0n7 se undo, la palabra pudo "aber desempe>ado un papel importante en el proceso contra -es8s ante el ran consejo7 tercero, la palabra resultaba sumamente inc!moda a un rupo de la comunidad primiti(a, probablemente a los judeocristianos moderados, a los 9"ebreos; de Act +, por2ue di%icultaba su situaci!n en el marco del judaísmo7 cuarto, para los "elenistas, y en conexi!n con ellos, para la tradici!n jo'nica, la sentencia era de importancia extraordinaria. Ellos "an a%irmado su sentido crítico %rente al culto y al templo, "abiendo sacado las consecuencias l! icas para la pr'ctica y para la teolo ía. Es a2uí donde la comunidad cristiana empe$! a tra$ar su propio per%il y a separarse de la comunidad c8ltica judía. * así, sobre el tras%ondo de esa palabra late el radicalismo escatol! ico del propio -es8s. El (. 26 aporta el primer 9e2uí(oco jo'nico;, cuando los judíos dicen. 9Duarenta y seis a>os dur! la construcci!n de este templo; Haludiendo e(identemente al templo "erodiano, cuya reedi%icaci!n se "abía iniciado el a>o aJ### del reinado de Herodes, es decir, el a>o 26H14 a.D.H, 9By t8 lo (as a le(antar en tres díasC; Esa ci%ra de &+ a>os nos conduce al a>o 2+H2/ d.D. ?c%. 5c 3,1sA7 de "ec"o la terminaci!n e%ecti(a de las obras en su conjunto no lle ! "asta la 0poca del procurador Albino ?+2H+& d.D.A7 de modo 2ue la indicaci!n del tiempo contiene una re%erencia a las concepciones cronol! icas del círculo jo'nico, 2ue si en líneas enerales son correctas, nunca sin embar o son precisas. El sentido de la %rase es claro. 9los judíos; toman la met'%ora al pie de la letra y por ello la entienden err!neamente. Era simplemente absurdo pensar 2ue se podía rematar en tres días una construcci!n como la del templo. 5os e2uí(ocos jo'nicos son un recurso literario 2ue a menudo se encuentra en textos reli iosos "elenísticos y 2ue -n "a conocido. En buena medida tiene su lu ar propio dentro de la instrucci!n reli iosa, y tambi0n en -n sir(e "abitualmente para una interpretaci!n m's exacta de las comparaciones y met'%oras. ,u %unci!n did'ctica es inne able. Tambi0n a2uí el e2uí(oco da pie para explicar el (erdadero sentido de la met'%ora. -es8s "abía "ablado 9del templo de su cuerpo;, es decir, 2ue con esa palabra se re%ería a sí mismo, y desde lue o 2ue como el nue(o templo escatol! ico. A2uí no "ay por 2u0 pensar en la ima en paulina del cuerpo de Dristo ?lDor 12,12H367 Fom 12,&H1A, pues 0sta debería tener un tras%ondo completamente distinto, como es el de la cena del ,e>or. Tampoco "acen al caso los textos de Dol y E%. <uc"o m's cerca del tema estaría la a%irmaci!n del Apocalipsis jo'nico con su descripci!n de la -erusal0n celestial, en 2ue se dice. 93o (i santuario en ella, por2ue su santuario es el ,e>or, Dios todopoderoso, y el Dordero; ?Ap 21,22A. Así pues, el sentido de la ima en en -n es 0ste. -es8s en persona es el nue(o templo, el lu ar de la presencia de Dios. * lo es ciertamente como cruci%icado, resucitado y lori%icado. ,i ue lue o en el (. 22 una noticia importante para la comprensi!n jo'nica de -es8s, y por ende tambi0n para la "ermen0utica jo'nica, tal como se mani%iesta m's detalladamente en los 9discursos de despedida;. ,e 8n el dato, la met'%ora result! en principio eni m'tica e incomprensible tambi0n para los discípulos7 s!lo cuando -es8s %ue resucitado de entre los muertos, se recordaron de este lo ion sin ular sobre la destrucci!n y reconstrucci!n del templo. En otras palabras, s!lo despu0s de pascua entendieron realmente la palabra de 2ue -es8s es el nue(o templo. Así pues, la %e pascual en el -es8s lori%icado proporcion! de primeras a la comunidad la (erdadera y completa comprensi!n de -es8s, "asta el punto de 2ue tampoco en el e(an elio de -n, -es8s no es nunca el simple -es8s "ist!rico, sino el celestial y lori%icado, 9el -es8s "ist!rico y el Dristo de la %e; a la (e$. ,emejante recuerdo de -es8s, 2ue a2uí es recuerdo y comprensi!n de una palabra suya altamente si ni%icati(a,

en -erusal0n se lle a a una relaci!n %irme y duradera entre ambos. una proclama con 0xito. 5a reser(a de -es8s radica en su peculiar conocimiento. 347 3. muc"os creyeron en su nombre. es lo 2ue re%lejan los 9discursos de despedida. y "a de ponerse sin duda al una en la cuenta de la redacci!n jo'nica.23H2) presenta una ran semejan$a con los relatos compendio de los sin!pticos ?por ej. se contrapone el 9pero -es8s no se con%iaba a ellos. 2& Pero -es8s no se con%iaba a ellos. encontrasen las posibilidades de 9lle ar a ser "ijos de Dios. <c 1. *a en el primer encuentro de -es8s con 9los judíos. creyeron en la Escritura y en la palabra de -es8s. de ordinario.e unieron. De a"í 2ue. y la palabra de -es8s %orman un todo7 se con%irman y re%rendan mutuamente y moti(an al "ombre para 2ue crea en -es8s.12A. Es un ras o 2ue ya "emos encontrado con sentido positi(o a prop!sito de la "istoria de 3atanael ?1. 5o contrario de esto. . durante la %iesta de la pascua. 23 empie$a por establecer de una manera lobal 2ue con moti(o de la presencia de -es8s en -erusal0n para la %iesta de pascua 9muc"os creyeron en su nombre.. 2ue penetra . Hay en este pasaje una coordinaci!n sin ular. ?c%.. a saber. Diertamente 2ue tambi0n en la tradici!n sin!ptica "ay ejemplos al respecto ?c%. el desarrollo del en%rentamiento crítico entre la comunidad de -es8s y la comunidad judía. a -es8s. Domo moti(o de este texto podríamos suponer el deseo de situar en los comien$os m's remotos. 5a ra$!n nos la proporcionan los (. 1. al subrayar la ran distancia 2ue media entre -es8s y sus oyentes. sin embar o. <c 4. la . de manera eneral. .&&H)6A. por2ue 0l conocía a todos 2) y no tenía necesidad de 2ue le atesti uaran nada de nadie7 por2ue 0l sabía lo 2ue "ay en el interior de cada uno. Al 9muc"os creyeron en su nombre. El texto de -n 2. El (. (iendo las se>ales 2ue reali$aba./H1A. 5a situaci!n si ue a2uí conscientemente abierta. Tales aserciones de índole eneral responden al estilo de los relatos compendio. debamos pre untarnos acerca de peculiaridades m's precisas. su (erdadero objeti(o. 3o se dice. en el propio -es8s. 2ue %rente a dic"a %e de muc"os -es8s mantenía una e(idente reser(a7 lo 2ue en el texto rie o se expresa de manera a8n m's r'%ica mediante el di%erente empleo del mismo (erbo pisteuein para indicar el comportamiento de muc"os y la conducta de -es8s. la "ondura de ese compromiso7 pero la reser(a 2ue -es8s mantiene "ace suponer 2ue esa %e toda(ía no "abía resistido la prueba de %ue o. 2ue -es8s se con%ía a los suyos.. -es8s los conocía a todos y no tenía nin una necesidad de nin 8n testimonio externo sobre nin una persona. El re(elador de Dios conoce al "ombre por dentro y por %uera.a rada Escritura.e ase ura.14A. diri idos a los creyentes. con su aut0ntica interpretaci!n. en e%ecto. 2ue muc"os creyeran en su nombre y. pero la aserci!n jo'nica a"onda m's. Al mismo tiempo dice al o sobre la inteli encia de -es8s en dic"a tradici!n. 2&bH2).tu(o en los discípulos un e%ecto adecuado. pues. siempre "an operado lo 2ue podían operar. SINGULAR #ONO#I IEN"O IUE JESÚS "IENE !EL JO BRE ?-n. (iendo las se>ales 2ue reali$aba. la acti(idad de -es8s y 2ue contienen. de modo 2ue no necesita del testimonio ajeno. En todo caso las 9se>ales. <ediante esa %e la "istoria de la puri%icaci!n del templo alcan$a. Ese conocimiento insobornable del "ombre. B. y -es8s lo supo exactamente. el Anti uo Testamento. por ende. 2ue resumen. Esa relaci!n se mantu(o m's bien en una distancia notable. por cuanto se re%iere a las 9se>ales. 62K23H2)A 23 <ientras estaba en -erusal0n..

A%rontemos con mayor exactitud toda(ía esta (isi!n de las cosas.e 8n la exposici!n .e trata de al 8n modo de la problem'tica del "ombre. 93o ju$ ar' por la apariencia de los ojos ni ar Uir' por lo 2ue se oye de oídas. Es esa (isi!n la 2ue descubre el aut0ntico con%licto de -es8s con 9los judíos. el nacimiento de una nue(a comunidad de %e y de culto. la pusilanimidad ni el miedo."asta sus pro%undidades. . Eso es lo 2ue "a pretendido mostrar con su puri%icaci!n del templo y con el lo ion pronunciado a prop!sito del mismo. El en%rentamiento acerca de la importancia de -es8s alcan$a su punto de m'xima actualidad dentro de la situaci!n de la comunidad jo'nica. 3o se trata. Don ello consi ue para sí misma una situaci!n existencial tan con(incente como se ura. así como la correspondiente capacidad de juicio 2ue -es8s tiene. tenemos la impresi!n de 2ue s!lo la (ersi!n jo'nica "a comprendido en todo su alcance la (erdadera importancia del asunto. todo lo cual se deja sentir justo sobre su capacidad para creer. 2ue nosotros lo ramos en este pasaje. BD!mo se "a lle ado al establecimiento de esa nue(a comunidadC El presente relato nos da una respuesta clara. Dreer y con%iar exi en una cierta decisi!n y %irme$a. . K#sK11K63 en 2ue se a%irma del <esías. de primeras tan in"abitual y en cierto modo tan sorprendente. y por ende tambi0n con la jerar2uía del templo. 2ue -es8s conoce per%ectamente y 2ue. 5a a%irmaci!n %inal 9por2ue 0l sabía lo 2ue "ay en el interior de cada uno. sino de su mirada penetrante con la 2ue abarca la problem'tica de la %e como el problema central del "ombre. 2ue depende de m8ltiples in%luencias internas y exteriores. de una omnisciencia di(ina de -es8s. la %alta de con%ian$a ni la lealtad a medias. en ra$!n del contexto. sin 2ue sean posibles el 'nimo (eleidoso. 5a (isi!n. cuyo (erdadero si ni%icado s!lo se entendi! desde lue o despu0s de los acontecimientos pascuales. y el judaísmo en el con%licto con el templo como instituci!n reli iosa. a su (e$. "ay 2ue entender a2uí como el problema de la capacidad creyente del "ombre. problem'tico y mutable.-2%.$2/n /Jn. pues. nos muestra nada menos 2ue el nacimiento de una nue(a reli i!n cristiana 2ue entretanto se "a independi$ado del judaísmo. como portador de la sabiduría y del juicio di(inos. caracteri$an al <esías lleno del Espíritu ?c%. con lo 2ue. 5o 2ue -es8s conoce a las claras es precisamente 2ue el "ombre es un ser eminentemente inse uro. Al ocuparnos de las %ormas jo'nicas de exposici!n lo ramos una (isi!n cada (e$ m's pro%unda de los moti(os 2ue impulsan al cuarto E(an elio. 2ue se encuentra en un en%rentamiento cada (e$ m's intenso con el judaísmo. . 2)bA abre un amplio campo a la ima inaci!n. Esa comunidad intenta explicar y justi%icar su teolo ía y su pr'ctica por el "ec"o de 2ue se pre unta por -es8s y por 0l se orienta. por2ue -es8s de 3a$aret se present! en -erusal0n con pleno poder pro%0tico y declar! contrario a Dios y superado todo el culto del templo con sus o%rendas y sacri%icios. ?(. El tema a2uí iniciado se prolon a a lo lar o de todo el E(an elio se 8n -uan. di%ícilmente pueden sobreestimarse. Duanto m's se la estudia.A. Ella proporciona Haun2ue tal (e$ esto pudiera es rimirse en contrarioH a la interpretaci!n jo'nica un peso aparentemente mayor del 2ue cabría atribuirle de acuerdo con la (ersi!n sin!ptica. resulta cada (e$ m's claro lo poco 2ue contribuyen al esclarecimiento de los textos jo'nicos ni la simple consideraci!n "ist!rica ni la pura consideraci!n sistem'ticoHteol! ica. 0A/18-AA: 5a %undamental importancia teol! ica 2ue tiene la "istoria de la puri%icaci!n del templo y su si ni%icado en la concepci!n eneral de la (isi!n jo'nica de -es8s.

2ue era el pontí%ice. se acerca m's a la (erdad la opini!n 2ue (e en 0l al "eredero y de%ensor m's importante de la crítica de los pro%etas contra el culto. Ambos pro%etas parten del "ec"o de 2ue cuando #srael marc"aba por el desierto *a"(e" nada "abía dic"o acerca de los sacri%icios san rientos ni de los ban2uetes sacri%iciales. desde los simples ser(idores o cantores del templo "asta la cima m's alta de esa jerar2uía. se trataría simplemente de una crítica al culto sacri%icial entendido de un modo unilateral y m' ico7 los pro%etas "abrían combatido simplemente los abusos de la bacanal desbocada 2ue tenía lu ar en los santuarios centrales. de resonancias rotescas. Dic"a concepci!n. * es en este pasaje donde se desarrolla el (erdadero con%licto. En -eremías se encuentra la expresi!n. la obediencia a Dios y a su (oluntad re(elada en la tora es mejor 2ue todos los sacri%icios.al &6. Para una comprensi!n m's clara del tema sería necesario exponer la importancia del templo en el mundo coet'neo de las creencias judías de una %orma m's precisa y (asta de la 2ue a2uí nos es posible. debida a la reconstrucci!n del templo y al establecimiento de la teocracia del templo. como lo prueban al unos .)H16A. no la comparti! -es8s7 tampoco se 8n los sin+pticos. En al unos pro%etas %orma parte de la crítica al culto la crítica. sino tambi0n y sobre todo la carta a los Hebreos./H4 ?Heb 16. de 2ue los sacri%icantes deberían aumentar sus o%rendas y comerse toda la carne de las o%rendas y sacri%icios.al &6. como la 2ue encontramos por primera (e$ en <i2ueas ?cuya acti(idad se desarroll! por los a>os /2)H/66 a. no s!lo como edi%icio sino como instituci!n y como ran empresa reli iosa. en 2ue se sacri%icaban miles de reses y se celebraban %iestas or i'sticas. %recuente sobre todo en Eil!n ?1A. preparando así una concepci!n espiritual de los sacri%icios. con lo 2ue al menos sacarían al 8n pro(ec"o. Erente a la tendencia 2ue 2uerría "acer de -es8s un judío obser(ante y de%ensor de la piedad c8ltica en el sentido 2ue la expresi!n tenía por a2uel tiempo. sir(i0ndose para ello de la cita de . no sin ries os. Ese es el supuesto ideol! ico %undamental sobre el 2ue descansaba el templo como instituci!n.D. El mantenimiento ininterrumpido y absolutamente correcto del ritual diario aranti$aba como tal la sal(aci!n de todo #srael. la cual en un pasaje importante reco e literalmente esa crítica al culto re%iri0ndola a -es8s. cuanto el templo con su culto sacri%icial y su concepci!n ritualista de la sal(aci!n. y la ideolo ía correlati(a. lo (eían como absolutamente necesario para la sal(aci!n cuantos pertenecían a esa empresa. Pero las %!rmulas de Am!s ?KAmK6)K21H2/A y de -eremías ?K-rK6/K21H21A no dejan nin una duda al respecto de 2ue dic"a crítica apunta al culto de los sacri%icios como tal. Pero en la primiti(a tradici!n cristiana no es s!lo -n el 2ue (e a -es8s en esa línea de crítica al culto. Dentro del judaísmo "elenístico enla$a con el espiritualismo rie o.almos ?. pues 2ue *a"(e" no obtiene de todo ello la menor utilidad ?-er /. 5a crítica pro%0tica al culto tiene una lar a tradici!n y se "a re%lejado en numerosos testimonios. En el pasado se "a minimi$ado esa tradici!n de crítica al culto. .jo'nica los (erdaderos enemi os de -es8s no son tanto los %ariseos y su piedad le al.A. 5a idea %undamental 2ue alienta en esa crítica a los sacri%icios suena así. por cuanto 2ue cierra el resumen de sus re%lexiones sobre -es8s como (íctima y pontí%ice escatol! ico. econ!mica y política. /H47 )67 )1A. En el mundo mental de -es8s el templo no tiene nin 8n papel importante en lo 2ue podemos deducir de los e(an elios. Pero baste saber 2ue el templo. Esa tradici!n de crítica al culto se deja sentir tambi0n despu0s del destierro. al templo. Dierto 2ue en el 'mbito palestino postexílico se impone una tendencia restauradora.21A.

-er 2+. B3o est' *a"(e" entre nosotrosC R3o nos suceder' nada maloS -ustamente por (uestra culpa.i!n con san re y -erusal0n con crímenes. 5a con%esi!n de -es8s reclamaba otra %orma de litur ia.!lo los 9"elenistas. 2ue desde lue o atribuían el m'ximo (alor a la piedad le al. el ser(icio de Dios 9en espíritu y en (erdad. 5a conducta de -es8s no tenía realmente ejemplo.4H16.. Duando el pro%eta -eremías pronuncia su ran discurso sobre el templo y anuncia la destrucci!n del mismo ?-er /. 2ue deberían derramarse las monedas 2ue lle(asen el tro2uel de un dinero terreno y no el de Dios. sino s!lo contra su presente %alta de le itimidad. . 2ue edi%ic'is .1H14.26H2&A. Al menos no al modo 2ue 2uerían los judíos carnales. 9Pero yo creo. je%es de la casa de -acob. y el reino de Dios les %ue arrebatado a a2u0llos y entre ado a los entiles 2ue lle(an sus %rutos. -nA. pues no se diri e contra el culto del templo en sí.e esperaba 2ue para el tiempo %inal se restablecería el culto puro y pací%ico del templo. Por ello pas! el ministerio de los judíos a los entiles 2ue creyeron en Dios y en Dristo ?Act 1. E(an . ni palomas se 8n el uso de los judíos. mientras 2ue al principio se "abía mantenido %irmemente unida a la piedad del templo. despu0s 2ue %ueron arrojados los bueyes y o(ejas y despu0s 2ue mand! retirar de allí las palomas. El centro de esa litur ia es -esucristo lori%icado.. a saber. para 2ue en este templo ya no o%reciesen los sacerdotes (íctimas (isibles como ser(icio de Dios. 2ue torc0is toda e2uidad.i!n ser' arada como un campo. Aun cuando entre los discípulos del Deuteroisaías y del Tritoisaías alientan e(identes tendencias de crítica al culto.1H1)A. . pues la le islaci!n se 8n la letra 2ue mata. ?<i2 3. * se apoyan en *a"(e" diciendo. A di%erencia de lo 2ue "iciera -es8s. s. obernantes de la casa de #srael. ?Z@rí enes. ?c%. . por supuesto. y la ley ya no pudiera mantenerse. la doctrina y la pr'ctica de -es8s de 3a$aret. (osotros 2ue detest'is la justicia. ni o(ejas. "onrosa en apariencia. adem's.9Escuc"ad tambi0n esto. el asunto se torna en un peli ro directo para su (ida7 el recuerdo del (aticinio de <i2ueas %ue lo 2ue le sal(! de la muerte ?c%. . En e%ecto. 2ue -es8s mediante sus discursos nos procur! una se>al de si ni%icado a8n m's pro%undo a %in de 2ue pudi0ramos reconocer 2ue todo ello aconteci! como un misterio.26A. sin culto sacri%icial y sin una instituci!n jer'r2uica. ya no se deberían sacri%icar en adelante ni bueyes. -erusal0n reducida a un mont!n de ruinas y el monte del templo a un cerro sil(estre. *. no pudieron imponerse contra la restauraci!n.11bH12A. Act +A empe$aron por comprender 2ue esa piedad del templo en el %ondo ya no podía conciliarse con la con%esi!n y reconocimiento de la persona. tenía 2ue disol(erse y derramarse %rente al pueblo mediante la (enida de -es8s a olpes de l'ti o. se mostraban en el %ondo positi(os %rente al templo y su culto. Tambi0n los %ariseos.. Erente a tales concepciones el posterior desarrollo eclesi'stico y teol! ico representa a todas luces un retroceso. 5a comunidad postpascual %ue "aci0ndose cada (e$ m's consciente de esa sin ularidad. la crítica de la comunidad de Lumr'n contra el culto y el templo no es radical.

1. por2ue en el %ondo la piedad c8ltica y ritualista como 9reli i!n... ZE#5@3 ?P' s. Es necesario 2ue na$c'is de lo a#to ?o de nue(oA. & Dícele 3icodemo..A prop!sito del conocimiento "umano de -es8s "emos de indicar una (e$ m's 2ue no se trata de una omnisciencia abstracta de -es8s Hen la %orma en 2ue la discutía la do m'tica anti uaH sino del conocimiento peculiar del -es8s <esías. no puede (er el reino de Dios. 1 E# (iento sopla donde 2uiere. Tal piedad prometía una se uridad absoluta de sal(aci!n. y 9ley. carne es. 63K61H16A 1 Había entre los %ariseos un "ombre. 21+H23/A EL PROBLE A !E LA SALVA#IÓN !EL JO BRE (!IALOGO #ON NI#O!E O) 4 LA RESPUES"A !E LA FE #RIS"IANA (3EL KER4G A JOKNI#O. llamado 3icodemo. t8 "as (enido de parte de Dios en calidad de maestro. por2ue 0l mismo puede prepararse "ecatombes7 puesto 2ue todo le pertenece y todo lo posee. / 3o te extra>es de 2ue te "aya dic"o.. permanece en la incredulidad. Luien no nace de a ua y de espíritu. Así le sucede a .13H21.) ?-n 3... conocimiento de car'cter carism'tico y pneum'tico. De (erdad te ase uro.. sobre su cometido especí%ico. 3 -es8s le respondi!. y (ol(er a nacerC ) -es8s respondi!. Por2ue nadie puede "acer esas se>ales 2ue t8 "aces. Pero no estaba en condiciones de despertar en el "ombre una %e (i(a. . Dios y el mundo. Fabí. Al "ablar de %e .1H12.. nosotros lo sabemos. De (erdad te ase uro. <ediante la %e -es8s conduce a los "ombres "asta sí mismo y los pone en una nue(a relaci!n con el pr!jimo. t8 oyes su silbido. BD!mo puede un "ombre nacer cuando ya es (iejoC BAcaso puede entrar por se unda (e$ en el seno de su madre. -ustamente cuando aceptamos 2ue ese saber no se re%iere a todas las cosas posibles. no necesita de nada7 s!lo se ale ra en el sentimiento piadoso \ en los "ombres 2ue lle(an una (ida pía. sino 2ue m's bien se re%iere a las relaciones del "ombre con Dios y a su capacidad de %e. si Dios no est' con 0l.31H3+. justamente entonces es cuando la interpretaci!n jo'nica cobra un sentido 8til. y lo nacido del espíritu. espíritu es.. + 5o nacido de la carne.. no permitía a la %e desarrollarse. Luien no nace de lo alto ?o de nue(oA. 9Ami o mío. en de%initi(a. no se "a de entender la %e do m'tica. di natario entre los judíos. pretendiendo acallar en el "ombre sus miedos ancestrales. esa %e y. 2ue no "a de entenderse en %orma mila rosa.. o de si 9no se procura.. sino a2uellos cambios y procesos (itales 2ue alcan$an a las 8ltimas pro%undidades del cora$!n "umano y 2ue conducen al "ombre a una nue(a (ida car ada de sentido. en los sacri%icios Hy así 2uerría decírteloH Dios no tiene complacencia a# una. EL !IALOGO #ON NI#O!E O ?K-n..22H36A 1. -es8s (e al "ombre en ese aspecto especial de si es un creyente. no puede entrar en el reino de Dios.. sin embar o.... pero no sabes de d!nde (iene ni ad!nde (a. Lui$' -es8s consider! el templo como instituci!n con una (isi!n tan crítica. 2 :ste %ue de noc"e a (er a -es8s y le dijo.

por2ue nadie puede "acer esas se>ales 2ue t8 "aces. 4 3icodemo le (ol(i! a pre untar. Fompe. <c 12. Al personaje 3icodemo s!lo se le utili$a a2uí como aliciente para una determinada %unci!n. m's bien "ay 2ue suponer lo contrario ?c%. 3o se puede excluir en modo al uno la posibilidad de 2ue -es8s contase tambi0n con se uidores y simpati$antes entre los prominentes %ariseos. de cuanto "a experimentado "asta a"ora con -es8s.)6 y 14. sino 2ue al "ombre temeroso de Dios y cumplidor de su (oluntad. ciertamente 2ue a2uí no constituye el punto determinante. En la mayor parte de los casos se trataba de una %e bastante super%icial y sin "ondura. Hay. <c 12. se topa de al una %orma con -es8s. le se>ala como miembro del sanedrín. aun cuando sea el propio -es8s el 2ue lo expone como la cuesti!n central.u apertura de espíritu es buena prueba de su manera de pensar y actuar. c%. (ersado en la Escritura y miembro asimismo del partido reli ioso de los %ariseos. Dios es un aliado de este "ombre y est' por completo de su parte. cuando le dice. .21H3&. pues. 9. en cierto modo con el prejuicio existente acerca de -es8s. por la cuesti!n del sentido. de la (ida eterna. Luien se pre unta por la sal(aci!n o por el sentido 8ltimo de la (ida.. 9Fabí. Pero. BD!mo puede suceder estoC 16 -es8s le respondi!. A este personaje s!lo nos lo encontramos en el cuarto E(an elio ?adem's del pasaje presente en /. y no lo sabesC El texto precedente ?2. Para 3icodemo est' claro 2ue. 3 parece de momento ir muc"o m's all' de su . asimismo 4. BT8 eres maestro de #srael. al 2ue in2uieta el problema de la sal(aci!n. pues. BDu'l es la cuesti!n 2ue mue(e al "ombre a creer y cu'l la respuesta 2ue puede o%recer la comunidad a esa cuesti!nC En representaci!n de otros muc"os. donde -es8s da testimonio a %a(or de un %ariseo. 5as 9se>ales. "abida cuenta de las se>ales. 2ue di%ícilmente inducía a se uir in2uiriendo y menos a8n empujaba al se uimiento de -es8s.34A. a 0se es a 2uien escuc"a. problema 2ue plantea a -es8s. ?(. 5a desi naci!n 9di natario entre los judíos. 3icodemo es adem's la %i ura de cual2uier "ombre acuciado por el problema de la sal(aci!n.abemos 2ue Dios no escuc"a a los pecadores. 5a primera respuesta de -es8s en el (.todo el 2ue "a nacido del espíritu. 3icodemo saca la 8nica conclusi!n recta. De ese tras%ondo eneral destaca a"ora el capítulo 3 a una %i ura prominente. nosotros sabemos 2ue "as (enido de parte de Dios en calidad de maestro. 93o est's lejos del reino de Dios. 2ue en la 0poca de -es8s representaba una minoría dentro del consejo. y pertenecía tambi0n a la %racci!n de los %ariseos. Por el#o se trata tambi0n en este texto del n8cleo de la %e cristiana. busca a -es8s de noc"e Hprobablemente para no llamar demasiado la atenci!nH.31.3&A. a %in de tratar con 0l el ra(ísimo problema de la sal(aci!n "umana. aun cuando el relato pueda tener un tras%ondo "ist!rico.23H2)A "abía "ablado de 2ue en la %iesta judía de pascua muc"os creyeron en -es8s al (er las se>ales 2ue "acía. si Dios no est' con 0l. 2ue contar seriamente con esas tradiciones personales.)A. <as tarde inter(endr' tambi0n a %a(or de -es8s en presencia de sus cole as y acabar' colaborando en el sepelio de -es8s. miembro del consejo judío. s!lo se puede lle ar a esta conclusi!n. en el sentido del e(an elio se 8n -uan. Nn (ar!n de nombre 3icodemo. pues se 8n -n se puede decir 2ue en realidad no "ay "ombre al uno al 2ue no acucie ese problema central de la (ida. Es la %i ura del judío piadoso a la (e$ 2ue destacado. 2b. llaman la atenci!n sobre -es8s y plantean la cuesti!n de si -es8s "a recibido de Dios la %acultad de reali$ar tales si nos o la tiene de al una otra parte. * el "ombre 2ue 2uiere lle ar a la %e en -es8s debe sin duda mostrar ese inter0s eneral y positi(o por -es8s y por el problema de la sal(aci!n. Asimismo Hec"os de los ap!stoles re%iere de miembros %ariseos en la primera comunidad cristiana de -erusal0n ?Act 1).A.

arranca de una dimensi!n radicalmente distinta y se mue(e en un plano di%erente del 2ue el "ombre se espera con sus pre untas. Es cierto 2ue al acento decisi(o car a sobre el si ni%icado 9de arriba. nacer 9de arriba. est' ele ida a prop!sito. como demuestra la continuaci!n. o de 9reale$a di(ina. en el reino de Dios. Pese a todos sus deseos. resuena un len uaje comunitario anterior a la redacci!n del E(an elio jo'nico.. c%. es el concepto central de la predicaci!n del -es8s "ist!rico y desi na el acontecimiento sal(í%ico y escatol! ico con el 2ue Dios proclama su (oluntad de%initi(a de sal(aci!n respecto del "ombre y su deseo de establecer su dominio sal(ador. 5a ambi(alencia. Esto se e(idencia sobre todo en la enuina %ormulaci!n de la condici!n sal(í%ica.)A. En ese marco se lle a tambi0n despu0s a %ormular las condiciones de admisi!n. 9@s ase uro 2ue 2uien no recibe como un ni>o el reino de Dios.. .!lo -es8s le "ace ser consciente de 2ue en realidad 2uiere al o muy distinto. <t 11. en 2ue se trata del problema de la participaci!n del "ombre en la sal(aci!n %inal. nacer de nue(o.3+A. la %ormulaci!n de las condiciones apunta m's bien al medio "elenístico. no puede (er el reino de Dios. ?c%. no entrar' en 0l. Hemos de obser(ar 2ue el concepto 9(ida ?eternaA. 9Fesulta. incluido el deseo de sal(aci!n y de un sentido a su (ida. es decir. o de 9entrar en el reino de Dios. pues. en la (ida del mundo %uturo ?del 9e!n 2ue (iene. El texto rie o tiene un doble sentido 2ue di%ícilmente puede reproducir la (ersi!n castellana. En e%ecto. En -n. cuando se jue a con las posibilidades sem'nticas de la palabra anot"en ?desde arriba o de nue(oA. el problema de la sal(aci!n "umana y la respuesta de la re(elaci!n est'n en dos planos di%erentes7 s!lo una %e comprometida muestra en 2u0 %orma la b8s2ueda "umana y la respuesta di(ina est'n íntimamente relacionadas y se corresponden. como se dice a modo de conclusi!n. y tambi0n 9(ol(er a nacer. 9De (erdad te ase uro 2ue 2uien no nace de lo alto ?o de nue(oA no puede (er el reino de Dios. el "ombre se mue(e siempre en medio de lo %inito. )A. todos deben nacer anot"en. 5o peculiar de esta a%irmaci!n est' en 2ue a2uí. 1). por ejemploA ese concepto aparece en el %ondo como un concepto teol! ico %undamental.. 5a Jul ata latina traduce nisi 2uis renatus %uerit denuo. * son precisamente esas expresiones las 2ue indican el inter0s por el problema de la sal(aci!n. Es precisamente característico del ambiente judío el 2ue el problema de la sal(aci!n se presente como un inter0s comprometido de la participaci!n en la salud %inal. y 5utero dice. E1 concepto 9reino de Dios. Dentro de al unas tradiciones de la comunidad postpascual ?en Pablo. ?(. toda(ía no se encuentra en nuestra perícopa. ?c%.3. En su pleno si ni%icado s!lo se "a mantenido dentro de la tradici!n sobre -es8s 2ue "an conser(ado <arcos y la %uente de los lo ia. nacer de Dios. Domo . s!lo aparece dos (eces ?3.moti(aci!n inmediata. Al len uaje tradicional %ormal pertenece sobre todo la expresi!n 9entrar en el reino de Dios.12H13A ?2A. expresi!n típica de -n para indicar la sal(aci!n %inal. si no cambi'is y os "ac0is como ni>os. Ello constituye una prueba e(idente de lo arti%icial de nuestro texto7 aun2ue puede tambi0n expresar la idea de 2ue la respuesta 2ue la %e tiene para el problema de la sal(aci!n "umana. Don su respuesta es -es8s el primero 2ue "ace ad2uirir conciencia del problema de la sal(aci!n como tal... tambi0n 1. mientras 2ue "abla de la reale$a soberana de -es8s ?11. cuando "abla de 9(er el reino de Dios. Este ad(erbio anot"en puede si ni%icar dos cosas. a(an$ando directamente y sin rodeos "asta el n8cleo teol! ico de la cuesti!n. como cuando se dice en <c 16. \ de Dios. no entrar0is en el reino de los cielos.i la tradici!n judía %ormulaba la cuesti!n sal(í%ica en el sentido de 2ui0n puede (er el reino de Dios. ?1A. por el contrario. sobre el nacimiento 9de a ua y de espíritu. . 9@s ase uro 2ue. o.A. non potest (idere re num Dei.3. 2ui0n tiene acceso al reino de Dios. nota 1A. transitorio y mundano. 2ue cual2uiera 2ue no nace de nue(o.

El (. no existe el menor moti(o para eliminar del texto el 9del a ua. 9Explícame el proceso de la re eneraci!n. ese "ec"o sal(í%ico %undamental 2ue. enla$a el 9nacimiento de arriba o de nue(o. de -uan ?1.. el rito bautismal 2ue por supuesto se reali$aba con a ua. Es 3icodemo el 2ue plantea la cuesti!n del 9c!mo. El círculo jo'nico "ubo de practicar el bautismo por el mero "ec"o de 2ue el bautismo cristiano. espíritu es. en modo al uno. y (ol(er a nacerC. ?D. -es8s "abía planteado el problema de la sal(aci!n y 0l mismo contin8a dando la respuesta. de nue(o. . 5os textos n!sticos. en el sentido de una re eneraci!n representando. 3A. s!lo al sacramento del bautismo estaba (inculado. carne es. Est' claro 2ue 3icodemo entiende la expresi!n 9nacimiento de arriba.1H13..33A. + 9lo nacido de la carne.. suponen el texto tradicional. en cuanto 9bautismo en espíritu. se expli2ue mejor la idea de un 9nacimiento de arriba. Tampoco se puede es rimir en ese sentido la nosis. se 8n "a demostrado recientemente Q. contrapone de una %orma. el bautismo aparece en conexi!n explícita con -es8s y sus discípulos. Tampoco en otros textos del cristianismo primiti(o el concepto 9bautismo en espíritu. como propone =ultmann. a2uel 2ue 9nace de arriba. pues 2ue entre al unos n!sticos se practicaba el bautismo como un rito.. 5a pre unta responde exactamente a la de Tat. <ediante una serie de a%irmaciones -es8s pone en el lu ar debido esa concepci!n tradicional ?(.). 5a concepci!n de 2ue el E(an elio se 8n -n en su estrato m's anti uo se mostraba crítico %rente a los sacramentos. racias al e2uí(oco. Domo muestra el estado textual.H. las dos dimensiones o es%eras sarx o carne y pneuma o . es decir. c"oca con un punto decisi(o 2ue aparece repetidas (eces en el cuarto E(an elio. <ediante la introducci!n del concepto 9espíritu o pneuma. a saber. El nacimiento del espíritu es. y tambi0n -n 26. aun2ue lo interpreten de un modo dualista. . )H1A. aun2ue ese acento est0 sujeto al principal. 9.. 2ue se re%ieren a -n 3. En -n 3.i no nac0is del a ua y del espíritu. excluye. ) explica lo 2ue contiene tal 9nacimiento de arriba.. por2ue la tradici!n jo'nica o al unas de sus partes estaban m's cerca del espiritualismo y entusiasmo n!sticoH"elenístico. En todo caso la idea del renacimiento necesitaba una explicaci!n.. 5a palabra anot"en contribuye a 2ue.. 2ue entiende el don del Espíritu como un acontecimiento escatol! ico. 9BD!mo puede un "ombre nacer. a###. A"í es donde car a sobre todo el acento. se contrapone al simple 9bautismo en a ua.2uiera 2ue sea. no parece 2ue el acento secundario del 9nacer de nue(o. 9Don todo. un acontecimiento y una realidad escatol! icos. Fesuena ya a2uí la idea de 2ue se trata de al o 2ue no est' pura y llanamente en el campo de las posibilidades "umanas. por lo mismo la interpretaci!n tradicional. de ese misterioso proceso.. con la primiti(a tradici!n cristiana.2+. sino el 9nacimiento del Espíritu ?de DiosA. Act 2. Para lo cual "ay 2ue suponer la concepci!n din'micoH(ital del ruaP" o pneuma propia de la tradici!n bíblica. acontecimiento del 2ue somos partícipes racias a Dristo lori%icado ?c%. y se distin an con mayor nitide$ los cambios de lo terreno y de lo celestial. El (. y se demuestra con ello 2ue pertenece %ormalmente al di'lo o doctrinal. cuando ya es (iejoC BAcaso puede entrar por se unda (e$ en el seno de su madre. para la # lesia primiti(a. 22. la concurrencia con el mo(imiento baptista.22sA Esa relaci!n escatol! ica se articula a2uí mediante la relaci!n con la soberanía de Dios. o re eneraci!n care$ca por completo de importancia.1&H3+. a su (e$. El nacer de arriba e2ui(ale a nacer del a ua y del espíritu. para ponerla a se uro de un e2uí(oco simplista. del cristiano.e trata del %undamento de la existencia escatol! icoHpneum'tica.. y lo nacido del espíritu.!lo puede 9(er el reino de Dios. "ay 2ue reconocer 2ue el punto de mira propiamente dic"o no es el bautismo de a ua ?en cuanto rito externo y exi encia extrínsecaA. 2ue es típica de -n. Fudolp".

y tambi0n el 9de d!nde.13A..espíritu. 9El (iento sopla donde 2uiere. 5a . Ello supone e(identemente 2ue el "ombre puede ele ir entre esas dos es%eras como entre dos alternati(as7 lo cual 2uiere decir 2ue mediante el encuentro con la re(elaci!n se le abre la posibilidad de ele ir. De ese problema cabe decir 2ue el "ombre no es capa$ de resol(erlo por sí mismo. t8 oyes su silbido. Tras esta explicaci!n. del %undamento y ori en 2ue todo lo sostiene. del problema del sentido 8ltimo y %undamental de la existencia. 5a (erdadera respuesta a esta cuesti!n s!lo puede lle ar 8nica y exclusi(amente 9desde %uera. lo 9nacido del espíritu. desde el mundo7 su %orma de ser (iene a estar como pro ramada de antemano por tal ori en. es decir. 8nicamente por Dios7 y el "ablar de Dios es siempre una acci!n e%ica$. en -n el t0rmino sarx sir(e para desi nar el ori en ?c%. y ya no cabe sorprenderse de 2ue -es8s di a. Pero en el ori en se centra todo. en Dios y desde Dios.. sino del problema de la %undamentaci!n 8ltima de la existencia "umana7 es decir. ya 2ue decide la calidad del principio (ital 2ue "abita dentro de un ser. su manera de pensar y su conducta. 2ue caracteri$aba la 9re eneraci!n. * es el problema 8ltimo por2ue es el problema del "ombre acerca de sí mismo. desde el mundo y sus posibilidades. o si m's bien pre%iere poner el cimiento de su propia concepci!n y. por cuanto el "ombre recibe su ori en en la dimensi!n del Pneuma di(ino. de tal modo 2ue con ella se desi na un 9de d!nde. a la 2ue m's bien presta el sentido o %undamento 2ue la sustenta. 2ue est'n en la base de una di%erente manera de ser. a todas luces. sin ular del "ombre. es decir. por ende. a toda actuaci!n "umana.. 9* es 2ue re eneraci!n. o. se re%iere a la misma concepci!n 2ue el ser "umano tiene de sí mismo. es decir. del "ombre. pero no sabes de d!nde (iene ni ad!nde (a. A di%erencia de lo 2ue ocurre en Pablo. 9<ientras 2ue en Pablo la sarx experimenta su característico modo de ser por cuanto 2ue es el campo de dominio del poder del pecado.. De "ec"o el problema de la sal(aci!n es el problema 8ltimo del "ombre. El "ombre debe decidir por sí mismo 9desde d!nde. Tal mentalidad incluye sin embar o el 2ue el 9de d!nde. por tanto.. Así le sucede a todo el 2ue "a nacido del espíritu. 1. se trata a2uí de dos dimensiones radicalmente distintas. tiene el car'cter de un 9nacimiento desde arriba. al tiempo 2ue establece sus posibilidades. * entonces cabe tambi0n mostrar mejor con una ima en ?met'%oraA de 2u0 índole es la es%era del pneuma. como un acontecer escatol! ico. al %undamento y ori en 8ltimo de esa concepci!n. si 2uiere "acerlo desde el 'mbito de la 9carne. del re(elador -es8s. ?(. /A. 5a respuesta completa al problema "umano de la sal(aci!n s!lo puede (enir dada por la re(elaci!n. de su existencia. no si ni%ica simplemente al o así como una mejora del "ombre. es decir. 2uiere entenderse radicalmente. cuya nota típica es el empleo de la preposici!n 9de. Ese 9de d!nde. es decir 9de Dios.. 2ue el "ombre experimenta en de%initi(a desde Dios. no se trata de un proceso moral. s!lo se puede entender desde la es%era de esa misma 9carne..7 y ese acontecimiento de 9la lle ada de la respuesta. en el 2ue est' en jue o el sentido de su existencia. establece una nue(a concepci!n de la propia realidad. resulta claro. mejor dic"o. cuali%i2ue y de%ina de modo permanente su manera de ser. %rente al cual todas las dem's cuestiones son siempre problemas pen8ltimos. Luien 9"a nacido de la carne. Por el contrario. 2ue precede incluso a cual2uier 0tica y. ?ePA en un sentido per%ectamente de%inido. Est' claro 2ue en la 9re eneraci!n. 2ue reali$a de inmediato lo 2ue dice.. Nna y otra (e$ encontramos en -n esta mentalidad característica. si ni%ica m's bien 2ue el "ombre recibe un nue(o ori en. 9Es necesario 2ue na$c'is de lo alto ?o de nue(oA. en el campo del pneuma.

el desierto judaico de #srael. el espíritu sopla donde 2uiere. tambi0n a2uí cuenta el 2ue en de%initi(a es al o 2ue no se puede ense>ar objeti(amente. no se puede comprender con medidas. en %orma tan concreta 2ue abra$a tanto el sentido sensible como el si ni%icado en una unidad. *. en el trat. 9El 2ue un "ombre (i(a como ruaP". no "ace m's 2ue re%or$ar la impresi!n de lo misterioso y sorprendente 2ue resulta ese nacimiento espiritual del "ombre. 5a %rase tiene sin duda un sentido pol0mico. 1. 2uiera el bien y obre con autoridad. pues es di%ícil re%erirla s!lo a un detalle particular y no m's bien a la concepci!n "ebraicoHbíblica del espíritu. no se le puede meter en un pu>o.. Es una existencia 2ue participa del soplo del espíritu y. 3osotros "ablamos de lo 2ue sabemos. @ para expresarlo en el len uaje de <artin =uber. Bc!mo (ais a creer al "ablaros de las cosas del cieloC <ediante las di%erentes conexiones los comentarios muestran la di%icultad 2ue . por2ue su persona y existencia se %undan en Dio. como lo demuestra la %ormulaci!n de la met'%ora. En de%initi(a ese tal resulta incomprensible. Don lo cual se pone una (e$ m's de mani%iesto 2ue el nacimiento del espíritu es un aut0ntico mila ro del 2ue el "ombre en modo al uno puede disponer7 m's bien tiene 2ue 9ocurrirle... 5a ima en contiene una comparaci!n7 Ben 2u0 consisteC E(identeH mente en explicar lo incomprensible. Para el "ombre anti uo el soplo del (iento era al o totalmente misterioso7 al (iento no se le puede a%errar. . Por boca de -es8s el autor cristiano "ace un reproc"e al escriba judío. UNA PALABRA !E "ES"I ONIO (/Jn. 3uestro texto renuncia a una respuesta como la 2ue da el D. 9BD!mo puede suceder estoC. pero no con una antropolo ía dualista. no se le puede comprender7 ni si2uiera se puede establecer su direcci!n. de Dios. * eso es exactamente lo 2ue ocurre con el 2ue "a nacido del espíritu. es al o 2ue no pro(iene de 0l mismo. sino de un acontecimiento en el 2ue el "ombre acepta y reali$a a Dios y al Espíritu de Dios como el %undamento 8ltimo 2ue da sentido a su existencia. 5a pre unta 2ue 3icodemo %ormula en conexi!n con esa ima en randiosa y pro%unda. 5a pre unta de -es8s deja totalmente pendiente el problema. 5o 2ue m's bien est' siempre en jue o es el 9de d!nde.. t8 escuc"as su soplo. sorprendente y mara(illoso del nacimiento del espíritu.. Es (erdad 2ue el texto jo'nico trabaja con la distinci!n dualista de las dos es%eras. 0B/11-1A) 11 De (erdad te ase uro. 3o se trata de un 9salir de sí mismo en un cuerpo inmortal..i os "abl0 de las cosas de la tierra. la %uer$a re%rescante y (i(i%icadora de la brisa. y en el Pneuma di(ino.!lo 2uien tras el ardor inclemente del día "aya experimentado en Arad. de todo el "ombre. sabe bien lo 2ue promete el concepto bíblico de ruaP". 9El soplo del espíritu sopla donde 2uiere. 9BT8 eres maestro de #srael y no lo sabes ?no lo entiendesAC. El soplo del espíritu es la %uer$a (ital di(ina parecida a la borrasca. toda (e$ 2ue tanto el "ebreo ruaP" como el rie o pneuma si ni%ican (iento y espíritu como %uer$a (ital di(ina. a###. si uiendo el sentido de nuestro texto.. el (iento sopla donde 2uiere. por2ue jue a con dos planos sem'nticos. y damos testimonio de lo 2ue "emos (isto7 pero (osotros no acept'is nuestro testimonio.H.. 2uerer y actuar no se puede "acer nin 8n calculo.. no comprende el misterio del nacimiento del espíritu.met'%ora resulta en de%initi(a intraducible. normas y cate orías mundanas. 5a existencia pneum'tica escatol! ica del 9nacido del espíritu. 12 . aun2ue rabí %amiliari$ado con el mundo espiritual de la Escritura. . a la caída de la tarde. al uien sobre cuyo pensar. pneuma o espíritu.!lo cabe re%erirse a lo mismo como en la ima en del (. por tanto.. y no cre0is. pero no sabes de d!nde (iene ni ad!nde camina7 así ocurre con todo el 2ue "a nacido del soplo del espíritu. A. del creyente.

se "allan en una cierta conexi!n tanto con el texto precedente como con el 2ue si ue. Pese a lo cual. el testimonio de -es8s y el testimonio de ese círculo de discípulos %orman un todo7 se trata de un solo y 8nico testimonio.... Bc!mo se pretende entender las cosas del cieloC Para entonces se encuentra ya en el judaísmo la idea de 2ue el "ombre... 11b recuerda muc"o el comien$o de la carta primera de -uan ?c%. y constituyen una transici!n per%ectamente l! ica....... o 9entrar en la (ida ?eternaA.1H3A Tal como lo entiende el círculo jo'nico. ..17 #s )). En e%ecto. 3osotros "ablamos de lo 2ue sabemos....1H16 di%ícilmente se puede enmarcar en la cate oría de 9las cosas terrenas. debe preparar al oyente o al lector para las si uientes a%irmaciones re(eladoras.i no se 2uiere admitir 2ue se trata de un plural maiestatis.1/ ?"ay 2ue "acerse ni>osA7 <c 16. tales re(elaciones representan una (erdadera superaci!n. ?9de (erdad. contemplados a2uí en oposici!n a 3icodemo.137 1-n 2...... . el (.... 9Así pues...23H2)7 5c 11... cual "ace el (... B.. 2ue en el len uaje del dualismo jo'nico. di(ino.247 3.... aun2ue trans%orm'ndolo en el sentido de un paralelismo recrecido. =#55EF=EDQ.23H2& ?met'%ora de la puerta estrec"aA7 <c 4.A. como piensan .. y sobre todo 2u0 es lo 2ue se entiende por 9las cosas del cielo.11.1H47 .. se 8n ello..13H1& y par7 5c 13.. se encuentra a menudo en la tradici!n sin!ptica. 1.1H4 ?X )... <t 11. 2ue di%ícilmente entiende lo terrenal..... por cuyos poderes debe ser reno(ado el "ombre. am0n.. o pertenecen m's bien a la perícopa si uiente.1) y par. + con 9carne. . aun2ue aplic'ndolo de una %orma particular.317 14. 5a expresi!n 9entrar en el reino de Dios. o ense>ar lo terreno. 12 sin demasiadas pro%undidades como una %!rmula de transici!n./7 )717 pasajes en los 2ue el nue(o nacimiento aparece re ularmente como un nacimiento ?desdeA Dios.24H36. 5a acusaci!n es 0sta. sino 2ue son tratadas se 8n el conocido procedimiento l! ico 9de menor a mayor... desde arriba7 c% 3... En %a(or de ello "ablan asimismo -n 1.. (.... +A. Es importante adem's 2ue en esa palabra de -es8s se alce una acusaci!n 2ue di%ícilmente podría diri irse a 3icodemo. 5o mejor es considerar el (. Es di%ícil decir a 2u0 se re%iere en concreto esta ase(eraci!n. Luienes rec"a$an el testimonio de la comunidad jo'nica son muy probablemente 9los judíos.3....1/H22 y par. 9De (erdad te ase uro. 5c 11..c"nacPenbur de 2ue lo 8nico 2ue -es8s 2uiso ense>ar a 3icodemo con todo lo dic"o %ueron los %undamentos primeros de su re(elaci!n sal(í%ica.. 5a %ormulaci!n del (. .. anot"en desi na el mundo celestial.1+A.7 lo cual resulta por completo in"abitual en -n.47 &. 5a salida de ....3 debe si ni%icar 9de lo alto. no proyecta nin una lu$... . de un plural mayest'tico y 2ue -es8s "a empleado de prop!sito una %orma 9nosotros.. 9anot"en aparece en otros pasajes de -n s!lo en sentido espacial \9de lo altoM. aun2ue parece bastante claro 2ue cada uno de los dos (ersículos se re%iere a un contenido di%erente...c"nacPenbur y muc"os otros.. y 9espíritu.encuentran para la recta colocaci!n e interpretaci!n de los (ersículos 11 y 12. \ desde Dios....DH3ADQE3=NFG. Don su distinci!n entre 9las cosas de la tierra.... las cosas de la tierra y las del cielo no se contraponen como realidades contrarias.. De "ec"o %rente a lo dic"o "asta a"ora. 11 radica ante todo en 2ue la palabra de -es8s. .... 5a palabra pertenece.. 2. 2uedaría como se unda posibilidad la suposici!n de 2ue a2uí entra en jue o un se undo círculo de testi os...237 así tambi0n en 3. 9Josotros no acept'is nuestro testimonio... El problema del (. introducida con el doble 9Am0n. <t 14... <t 1/.i ni si2uiera se entienden las cosas de la tierra.. c%. muc"o menos est' en condiciones de captar lo celestial ?D%. met'%ora de la automutilaci!nA7 <c 16..&3H&1 y par. pasa del sin ular al plural. y 9las cosas del cielo. 1-n 1....ab 4. 12 reco e el len uaje del dualismo jo'nico ?c%. a la pol0mica antijudía del círculo jo'nico. como a"ora se dice....2&H2) ?met'%ora del camello y del ojo de la a ujaA.. <t 11. como supone =ultmannC Tambi0n se discute el sentido de ambas %rases. pues 3. y damos testimonio de lo 2ue "emos (isto. Ecle ).on la conclusi!n del discurso a 3icodemo.

in embar o no debería tratarse tanto de una "omilía cuanto de los principios b'sicos de la teolo ía jo'nica. ?(. 2ue ocupa una eminente posici!n de poder y dominio. 32 da testimonio de lo 2ue "a (isto y oído. . 5c 11. sino 2ue est' m's bien li ada a tra(0s de m8ltiples "ilos con tradiciones m's anti uas o de otros círculos. no (er' la (ida. 5as %!rmulas cristol! icas 2ue se encuentran en 3. 5c 13.3&H3)7 <c 12. 31 a exponer de una manera dualista las dos es%eras y respecti(as posibilidades. . el Pery ma de la tradici!n jo'nica. <t 21. <t 11. principados y potestadesA con su resurrecci!n y lori%icaci!n ?c%. 3+ El 2ue cree en el Hijo tiene (ida eterna7 pero el 2ue re"8sa creer en el Hijo. Por una parte est' claro 2ue con 9el 2ue (iene de lo alto. y tampoco se contar'n por ello entre los 9discursos de re(elaci!n. 5c 16. pero nadie 2uiere aceptar su testimonio. sino 2ue la ira de Dios pesa sobre 0l.B. Don un len uaje apodíctico y con%esional empie$a el texto del (. 3&A y. certi%ica 2ue Dios es (era$. Dic"os textos tienen en com8n el proporcionar con sus a%irmaciones una especie de arma$!n b'sico a la cristolo ía jo'nica. 2ue por lo dem's son reelaboradas y reinterpretadas de %orma aut!noma.21H22 se demuestra una (e$ m's como el texto cla(e y como un eslab!n decisi(o entre la tradici!n sin!ptica ?LA y la cristolo ía jo'nica. y ello con un estilo y len uaje objeti(ista y capa$ de pro(ocar una con%esi!n. .1+H21A como la respuesta jo'nicoH cristiana a ese mismo problema de la sal(aci!n. -es8s "a obtenido esa posici!n como .4H14A.2)H2/ y par. o 9del cielo.117 . 3) El Padre ama al Hijo y todo lo "a puesto en sus manos. Adem's el lo ion de re(elaci!n de <t 11. cuyas a%irmaciones %undamentales resuenan una y otra (e$ en el cuarto E(an elio con di%erentes (ariaciones.e>or sobre todos ?"ombres.. 9a2uel a 2uien Dios en(i!. De 0l se dice 2ue est' 9por encima de todos. 9el 2ue (iene de lo alto. En su conjunto tales textos o%recen una especie de 9compendio de todo el e(an elio se 8n -uan.. 31 El 2ue (iene de lo alto est' por encima de todos.13H1)...33H&+7 5c 26. 31A o del cielo. ?(. ?(.31H3+ presentan este tenor. Tales a%irmaciones enla$an con las 2ue se dan en la tradici!n sin!ptica y 2ue (en en -es8s al de%initi(o en(iado de Dios. es decir.1H12 y par.3/H34 y par. terreno es y como terreno "abla.3&H3+ y par. %inalmente 9el Hijo. Por2ue a2uí se puede ec"ar de (er 2ue no "abla el 9-es8s jo'nico.i la con(ersaci!n con 3icodemo "abía tratado el problema de la sal(aci!n "umana y "abía ense>ado la necesidad de una reno(aci!n radical del "ombre mediante el 9nacimiento de arriba en el espíritu. en sentido estricto. al pro%eta y re(elador escatol! ico ?c% <t 23.31H3+. El 2ue (iene del cielo est' por encima de todos. Para este 0nero literario es sumamente apropiada la desi naci!n de 9textos Peri m'ticos.in duda no es casualidad el 2ue precisamente esos textos nos permitan reconocer unas conexiones claras con el pr!lo o de -n. 63K31H3+A .e 8n la primiti(a concepci!n cristiana. 33 El 2ue acepta su testimonio. El 2ue es de la tierra. cabe considerar los textos 2ue si uen ?3. sino 2ue tenemos m's bien la expresi!n de lo 2ue el círculo jo'nico entendía por re(elaci!n cristol! ica. 3& Por2ue el 2ue "a sido en(iado por Dios "abla las palabras de Dios7 pues Dios no da el Espíritu con medida.&4H)17 <t 23..2/7 21. 5a cristolo ía de dic"os textos no constituye al o totalmente nue(o. JESÚS REVELA!OR AU"ORILA!O POR !IOS ?-n. se piensa en -es8s. 3)A.

en su manera de pensar y de "ablar7 y es 0sa una %rontera esencial 2ue no pueden sobrepasar. ?#s )6.4H11A.3/c.23A. Todo me lo "a con%iado mi Padre. prescindiendo del testi o y de su testimonio. . Don ello no s!lo se dice 2ue -es8s puede actuar en el mundo como le ítimo 9testi o de Dios. ?1. 5a expresi!n 9da testimonio de lo 2ue "a (isto y oído. Eso lo subraya a8n m's el (. 3uestro texto supone. 5c 16. * por lo mismo se piensa en todos los 2ue son 9de abajo. como un círculo cerrado. 9del cielo. y el 2ue 9es de la tierra. como lo expresa tambi0n el lo ion de re(elaci!n 2ue encontramos en los sin!pticos. 9<a>ana tras ma>ana despierta mis oídos para 2ue oi a como discípulo.22A. 9de este mundo. <'s bien permanecen prisioneros por completo de 9lo terreno. . Este 8ltimo no desi na a nin una persona particular ?ni -uan =autista. ni 3icodemoA7 se trata m's bien de un contexto como tal. 9*o para esto "e nacido y para esto "e (enido al mundo. para ser testi o de la (erdad7 todo el 2ue es de la (erdad escuc"a mi (o$.A El testimonio compromete muc"o m's al testi o en la causa de la (erdad. Por el contrario. 31b mediante el contraste entre 9el 2ue (iene de lo alto. 5a a%irmaci!n supone la idea de la preexistencia y de la re(elaci!n. ?c%. Tal es el sentido 2ue pretende establecer la primera a%irmaci!n. como su contrasujeto. es totalmente distinto el testimonio de a2uel 2ue en e%ecto (iene 9de lo alto. El 9(er y oír... Al re(ocarse al ori en di(ino de -es8s. -n a"onda. 2ue "a de atesti uar.i se rec"a$a al testi o7 el testimonio pierde todo su (alor. En este texto %ormula la comunidad cristiana su con%esi!n de %e de 2ue -es8s. como Hijo de Dios. es decir. la %e en la lori%icaci!n de -es8s.. se oponen al re(elador de Dios. por lo 2ue merece %e.u palabra se caracteri$a como testimonio. 5o m's importante es 2ue en ese 'mbito no existe re(elaci!n al una procedente de Dios.e ase ura adem's 2ue -es8s es un testi o (era$ 2ue s!lo dice lo 2ue "a (isto u oído. y nadie conoce al Padre sino el Hijo y a2uel a 2uien el Hijo 2uiera re(el'rselo ?<t 114/ y par. sino s!lo a tra(0s del len uaje %iable y di no de cr0dito del testi o. trasladando ese modelo al re(elador de Dios. por2ue es el 5o os encarnado. como se dice tambi0n del sier(o de *a"(e". * nadie conoce al Hijo sino el Padre.. Entre las notas características del testimonio est' el 2ue no se puede tener o alcan$ar el tema. -es8s est' en permanente contacto con Dios. 11. Al oyente de ese testimonio se le plantea la cuesti!n de si "a de aceptarlo o no. En ese mundo de ideas se mue(e nuestro texto jo'nico. El sentido . al modo como lo "ace en el pr!lo o. a2uí la re(elaci!n de Dios. de si debe o no creer. De ellos se dice 2ue su ori en terreno marca toda su manera de ser terrenal7 lo cual 2uiere decir sobre todo 2ue s!lo pueden "ablar cosas terrenas. pues.. (iene a indicar la continuidad en recibir la re(elaci!n. es el 8nico mediador de re(elaci!n. la aserci!n debe ser(ir para cali%icar de antemano su palabra. como se dice literalmente.!lo -es8s conoce a Dios por experiencia directa. y 2ue.&bA. parte de la conocida experiencia de 2ue s!lo puede ser testi o 2uien "a (i(ido al o mediante la presencia ocular o auditi(a. de Dios.Elp 2. por2ue "a (enido 9de lo alto... . . El acento tiende a poner de relie(e la sin ularidad y el car'cter exclusi(o de la re(elaci!n de -es8s acerca de Dios. es decir. mediante por ejemplo una intuici!n o conocimiento independiente del mismo. -es8s est' por encima de todos. es decir. la idea de los plenos poderes de -es8s al remitirse a su ori en celestial. y %undamenta así su sin ular potestad sal(í%ica como re(elador y portador de la sal(aci!n de Dios. tal como "a sido desarrollada en el pr!lo o.

MsellaMA 2ue Dios es (era$.u palabra es palabra de Dios "asta lo m's pro%undo de su existencia personal. A"ora bien. 9Luien me (e a mí (e al Padre.. A"í late sobre todo el principio de representaci!n. -es8s act8a 8nica y exclusi(amente por encar o de Dios. * a la (e$ -es8s es el representante de Dios en el mundo. ?1&. 5a %e en el testimonio di(ino de -es8s es un acto libre del "ombre. etc. transmitir mensajes y cerrar acuerdos. sobre todo en el en%rentamiento de -es8s con los judíos. Est' autori$ado y encar ado para actuar en nombre del 2ue le en(ía. 9Pero nadie 2uiere aceptar su testimonio.11A.117 3. sino 2ue est' siempre al ser(icio de 2uien le en(ía.. por2ue a2uí mensajero y mensaje se identi%ican. %iable y %iel. por ejemplo. 5a se unda idea del (. y autenticado por el "ombre. muy di%undido en el mundo anti uo ?e incluso en nuestros mismos días. El modelo directo del mismo podría ser el modelo de en(iado pro%0tico. 3o obstante tambi0n existe la otra reacci!n positi(a por la 2ue el "ombre acepta el testimonio di(ino de -es8s y lle a a la %e. del mandante. con su respuesta positi(a.. De 0l se dice 2ue 9certi%ica ?lit.e puede cali%icar per%ectamente la cristolo ía jo'nica como la cristolo ía de la misi!n. El ran eni ma con 2ue la %e se en%renta una y otra (e$ desde los días mismos de -es8s es y ser' siempre el 2ue 9el mundo. . encontramos una y otra (e$ ese modelo de en(iado con sus notas características. el senado en los emisarios romanosH el rec"a$o. 2ue en casos extremos puede "asta desencadenar una uerra. como en el emisario est' siempre presente como soberano el respecti(o mandante Hcomo lo estaba. el en(iado es el representante del 2ue le manda y representa la parte contraria %rente a 2uien es en(iado. 2ue puede decir. en los en(iados diplom'ticosA y 2ue sobre todo en el AT alcan$! una ran importancia dentro del marco del en(ío. por el "ec"o de 2ue en -es8s se encuentra personalmente la Palabra de Dios encarnada. el 2ue exista una incredulidad 2ue se cierra a la re(elaci!n y a sus datos. la palabra de Dios. 2ue. 3& desi na a -es8s como 9el 2ue "a sido en(iado por Dios. no acepte el testimonio di(ino de -es8s. Pero esa competencia (a li ada a la misi!n7 el en(iado no act8a por propia autoridad. y por tanto la realidad. es el ser testi o aut0ntico de Dios en el mundo. la "umillaci!n o los malos tratos in%eridos al en(iado constituyen uno de los crímenes m's ra(es. por ejemplo. . .. característico del sistema judío de en(iados y emisarios y 2ue suena así.!lo 2ue para -n eso se a udi$a en -es8s muc"o m's. Por ello resulta tanto m's extra>o el 2ue se di a a continuaci+n. <as para saber con exactitud de 2u0 se trata nada mejor 2ue recordar un principio jurídico. Jeremos c!mo. ?c%.4A. en 2ue el pro%eta aparece como mensajero de *a"(e". 9El en(iado de un "ombre es como 0l mismo. cuando 0ste por su propia decisi!n acepta a Dios con su %e. A2uí se reco e otro modelo ideal. Ese concepto de misi!n es %undamental para la estructura de la cristolo ía jo'nica y de la teolo ía de la re(elaci!n. Espera el libre asentimiento del "ombre7 2uiere ser 9certi%icado. misi!n y le itimaci!n de los pro%etas como mensajeros de Dios. En la a%irmaci!n late la idea de 2ue el testimonio de Dios.peculiar de la existencia de -es8s. (erdad y %idelidad de Dios. su Padre. como el en(iado y mensajero de Dios. * lo es muc"o menos en -es8s precisamente. -es8s es a2uel al 2ue Dios o el Padre "a en(iado. Dios no es una realidad 2ue se impon a por la %uer$a y se procure por esa (ía el reconocimiento y aceptaci!n. 1. est'n en jue o y a la intemperie en el mundo. es decir. . se 8n -n. (iene a poner su %irma y sello a la lealtad y (eracidad de Dios. baste pensar. y 2ue por ello "abla tambi0n de Dios ?o el PadreA 92ue me "a en(iado. 2ue transmite por encar o y %ielmente.

?K1-n. sino con poderes absolutos e ilimitados.+ y par. lo 2ue se pone de mani%iesto en la 9 lori%icaci!n de -es8s. en e%ecto. 6)K12A. A"í se ec"a de (er asimismo la pro%undi$aci!n jo'nica de la idea de Dios. -es8s con tan (astos poderes de re(elaci!n y de Espíritu. 3+.i a2uí el len uaje encuentra una simplicidad completa y suprema.. y respecto de -es8s. En -es8s la autori$aci!n jurídica y la plenitud carism'tica del Espíritu constituyen una unidad per%ecta. 13. es aceptar a -es8s como al re(elador y sal(ador autori$ado por Dios. de las (erdaderas relaciones de Dios con cual2uier "ombre. . A partir de a"í tambi0n se puede entender la autoridad con%erida a -es8s exclusi(amente como una autoridad sal(adora. sino el amor 2ue supera todos los conceptos. en su resurrecci!n de entre los muertos. por su carisma mesi'nico. se .A. la autoridad de -es8s como en(iado y porta(o$ de Dios est' m's 2ue le itimada y ase urada. 6&K61A. al Hijo./7 12. 9Tener la (ida eternaA.. de tal manera 2ue en la re(elaci!n de -es8s es el amor de Dios el 2ue sale al encuentro del "ombre. 3) aporta otra idea al "ablar a"ora del amor de Dios. 2ue le "a lle(ado a esta %ormulaci!n. mediante el (erbo 9amar. El 9moti(o.. ?(. no cabe expresarlo de un modo m's lapidario 2ue con el iro 9el 2ue cree tiene (ida eterna. est' en el amor di(ino. Don ello la pretensi!n re(eladora de -es8s 2ueda iluminada "asta sus íntimas pro%undidades. %eA es el t0rmino en el 2ue se articula para -n la nue(a posibilidad 2ue la re(elaci!n proporciona al "ombre para 2ue alcance la sal(aci!n.Domo en(iado de Dios -es8s "abla naturalmente las palabras de Dios de acuerdo con el encar o recibido7 al i ual 2ue los pro%etas del AT es el porta(o$ de Dios. ?c%. como lo "ace el cuarto E(an elio <'s a8n. del Padre. con una autoridad limitada.. ?K1-n. 3+aA.2&. 9El 2ue tiene al Hijo tiene la (ida7 el 2ue no tiene al Hijo de Dios no tiene la (ida. 3&c.7 asimismo el mundo debe conocer 92ue me "as amado.37 1/. es una pretensi!n. 9Dios es amor. lle ando en el (. 9Dreer. Pero lo importante a2uí es 2ue el E(an elio se 8n -uan %undamenta la %acultad re(eladora de -es8s sobre bases carism'ticas y no meta%ísicas. El cora$!n de las relaciones entre Dios y su Hijo -es8s no es %ría meta%ísica u ontolo ía.2)H2+A. El (. 9El Padre ama al Hijo y todo lo "a puesto en sus manos. el aspecto soteriol! ico del acontecimiento re(elador.23A. Primero de una %orma positi(a. es sal(aci!n. 5o 2ue si ni%ica 9creer. en el amor del Padre al Hijo. 5a expresi!n "ay 2ue tomarla con la simplicidad y precisi!n con 2ue est' %ormulada. por ejemplo 9por2ue me "as amado desde antes de la creaci!n del mundo. <ediante su dotaci!n y plenitud de Espíritu desbordante. ese amor de Dios a -es8s a"onda en el abismo personal de Dios ante y por encima del tiempo. y así se dice. es decir. 2ue se %unda en el amor del Padre al Hijo. ?pisteuein. -n emplea siempre la %orma (erbal y nunca el sustanti(o pistis. se emplea el iro de 9Hijo amado. ?<c 1.2. Domo "emos de entenderlo en el (. El amor de Dios Padre al Hijo se expresa a2uí como la realidad m's íntima de las relaciones di(inas de -es8s y. a modo de conclusi!n. 5a 9(ida. 9El 2ue cree en el Hijo tiene (ida eterna.23.117 4. es decir. Jerdad es 2ue en la tradici!n sin!ptica. Desde a"í el acto de creer se orienta por completo y en%'ticamente a la persona y a la palabra de -es8s7 el medio cristol! ico es indispensable para la concepci!n jo'nica de la %e. ?1/. Dios no "a dotado a -es8s me$2uinamente o simplemente ad "oc. determinante por el 2ue Dios "a dotado al 9Hijo. y lo es en (irtud y autoridad de su 9dotaci!n mesi'nica del Espíritu. 9Dreer. por tanto. y la sal(aci!n es la (ida en su plena y no mermada realidad. pero en dic"a tradici!n no se encuentra nin una expresi!n e2uiparable 2ue caracterice de %orma tan intensa las relaciones de Dios con -es8s como 9Hijo. es la %!rmula jo'nica para la participaci!n en la salud mesi'nica escatol! ica.

pues eso sería (ol(er a entenderla como al o terreno. bajo la ira de Dios. por ejemplo. 2ue la super%icial aceptaci!n de unos do mas como (erdaderos. por el contrario. El "ombre permanece en la incredulidad en un extra>amiento radical %rente al ori en de su (erdadera (ida.i bien se consideran. no (er' (ida. de la alternati(a ne ati(a.. ?K-n. . 3+b "abla.. 5a 9ira de Dios. 2ue desde lue o resulta atípica en -n. 5o nue(o en la aserci!n jo'nica es 2ue la %e 9tiene. sino 2ue la ira de Dios pesa sobre 0l. se 8n el príncipe de la potestad del aire. Tal re eneraci!n acontece como comien$o de la nue(a (ida operada por Dios. c%.i uen a"ora dos sentencias jo'nicas sobre el Hijo del "ombre. como 2ue lle a a las 8ltimas pro%undidades existenciales del "ombre. cuando se piensa "asta 2u0 punto trabaja nuestro texto con la potestad sal(adora de -es8s como en(iado de Dios.debe a 2ue la representaci!n de una plenitud (ital di(ina s!lo se puede decir y expresar con esas simples palabras7 de otro modo no es posible describirla. Lue la incredulidad se de%ina como desobediencia es al o 2ue esperaríamos m's de Pablo 2ue de -n7 sin embar o es una expresi!n per%ectamente justi%icada. 9Pero el 2ue re"8sa creer en el Hijo. 63K13H1)A . el comien$o de la %e sino tambi0n el comien$o de la 9(ida eterna. 3aturalmente 2ue todo ello constituye una concepci!n de la %e muc"o m's "onda.. Por eso precisamente se subraya con tanto 0n%asis en el di'lo o con 3icodemo la necesidad de un nacimiento por el espíritu desde lo alto. 5a %e. Duando el "ombre desprecia esa solicitud di(ina cae en la desobediencia por cuanto escapa a la (oluntad sal(adora de Dios. <. certi%ican dos tradiciones distintas en la cristolo ía del Hijo del "ombre. no s!lo se da. Est' li ada a la relaci!n creyente y (ital con -es8s7 se 8n -n en la relaci!n de %e "ay al o totalmente real y presente. no se se>ala un a%ecto di(ino. 13 y 1&. E% 2.. 9* a (osotros. En -es8s el mismo Dios sale al encuentro del "ombre. desi na el alejamiento. cuando empie$a la %e. 2ue "ay 2ue tomar como aserciones independientes.1H3. (. A la %e en el Hijo se le contrapone del lado ne ati(o el rec"a$o y desobediencia al Hijo. es el 9nacimiento de lo alto.. 2ue estabais muertos por (uestras culpas y pecados. reali$ando los deseos de la carne y de la mente.. sino 2ue se piensa m's bien en una situaci!n ra(e de alejamiento. entre los cuales tambi0n nosotros todos (i(íamos entonces se 8n las tendencias de nuestra carne. y 0ramos por naturale$a "ijos de ira. Diertamente 2ue el "ombre no posee la (ida como una posesi!n objeti(a y se ura. como comien$o de la (ida. 2ue impre na la relaci!n de 9incredulidad. El (. se 8n -n. 5a sal(aci!n nunca puede ad2uirir el car'cter de una propiedad pri(ada a disposici!n personal. al 2ue 2uiere sal(ar como a su criatura y mediante su amor. 3aturalmente 2ue con esa manera de "ablar. 3"IENE IUE SER ELEVA!O EL JIJO !EL JO BRE. el espíritu 2ue act8a a"ora entre los "ijos de la rebeldía. exactamente como los otros. Duando el "ombre lle a a la %e. ya a"ora la sal(aci!n %inal.. sino 2ue permanece m's bien en un estado de des racia. *a nos "emos re%erido al "ec"o de 2ue las a%irmaciones jo'nicas sobre el Hijo del "ombre se di%erencian notablemente de las 2ue . en los 2ue en un tiempo caminabais se 8n la corriente de este mundo. %ormulada en un len uaje m's tradicional y eclesi'stico. * en esa situaci!n ya 9no (er' la (ida. entre el "ombre y Dios.

Para -n resulta ya "abitual la atribuci!n de ese título de Hijo del "ombre a -es8s7 para el cuarto E(an elio est' claro y establecido 2ue -es8s de 3a$aret es ese Hijo del "ombre.)1.1/. 13 pone a"ora la primera a%irmaci!n acerca del Hijo del "ombre en conexi!n con el modelo descenso y ascenso. cuando al uien 2uiere indicar el ori en celeste y di(ino de una determinada persona o cosa. BEn 2u0 consiste la nue(a (isi!n 2ue -n tiene del título de Hijo del "ombreC Eso es precisamente lo 2ue explican las dos aserciones si uientes 2ue trabajan con dos modelos mentales. 2ue sir(e. con sus correspondientes o%ertas de sal(aci!n. 9*o soy el pan (i(o. 5a a%irmaci!n del (. A2uí se trata sobre todo de la importancia sal(í%ica de -es8s7 se trata. la subida a un monte y la consi uiente bajadaA como meta%!rico. 9=ajar. sino a2uel 2ue baj! del cielo. 93osotros "emos sabido por la ley 2ue el Dristo permanece para siempre. 13. para %ormular la idea de re(elaci!n.+27 26. cuando por ejemplo en 12.33A7 "ablando de 9los 'n eles de Dios.. diri irse contra todo cuanto la apocalíptica y la nosis pretendían saber sobre (iajes celestes ext'ticos. 13 Pues nadie "a subido al cielo.. así tiene 2ue ser ele(ado el Hijo del "ombre.31. así como sobre la subida al mundo luminoso superior del pleroma. pues. o descender se encuentra muy a menudo en -n. 5os cambios 2ue "an tenido lu ar con la atribuci!n del título de Hijo del "ombre. sobre todo. en 26. 2ue "a bajado del cielo.3& se pre unta la multitud. A la idea de 9bajar.)1aA. ?1. Domo 2uiera 2ue sea. tienen un re%lejo explicito en -n. El (. sin duda. por tanto. por ejemplo. 1) para 2ue todo el 2ue cree en 0l ten a (ida eterna. se describe como un 9subir al Padre. Parece sin embar o 2ue tal a>adido es secundario. Dristol! icamente es importante el 9bajar.33.&2.)6. el Hijo del "ombre (a li ado a la ima en ideal del descenso y el ascenso. 1& * al i ual 2ue <ois0s ele(! la serpiente en el desierto. 9. de un modelo soteriol! ico.32. Al unos manuscritos a>aden tras 9Hijo del "ombre.. 2ueriendo con ello re%erirse a la idea de preexistencia y al concepto de re(elaci!n permanente y ('lida. "ay 2ue decir 2ue el Hijo del "ombre jo'nico no puede deri(ar directamente de la apocalíptica ni de las concepciones n!sticas7 m's bien la interpretaci!n de -n supone ya una cristiani$aci!n de la %i ura del Hijo del "ombre y arranca por lo mismo de unos supuestos cristianos. 3aturalmente 2ue ambos modelos concuerdan y constituyen el ras o especí%ico de la cristolo ía jo'nica del Hijo del "ombre. 5a tradici!n jo'nica conoce.. 13 "a de entenderse e(identemente en un sentido radical. 5a ase(eraci!n podría. aplicado. Todo esto lo rec"a$a cate !ricamente el (. sobre todo en el discurso del pan ?+. a la persona de -es8s con su contenido y alcance. ?3.. ?1. corresponde lue o la idea de 9subir. el Hijo del "ombre ?2ue est' en el cieloA. Ese 9subir.2ue est' en el cielo. Primero.)1A7 (0ase la a%irmaci!n. las di%erentes concepciones apocalípticas y n!sticas de re(eladores y en(iados de su entorno reli ioso.137 +.%ormulan los sin!pticos. B* c!mo dices t8 2ue el Hijo del "ombre tiene 2ue ser le(antado en altoC BLui0n es ese Hijo del "ombreC. nin 8n .&1. El se undo modelo comporta la %!rmula 9tiene 2ue ser ele(ado el Hijo del "ombre.)2A dice 2ue suben y bajan sobre el Hijo del "ombre. En el Anti uo Testamento rie o se encuentran innumerables ejemplos de ese empleo lin Uistico y de su si ni%icado tanto literal y %ísico ?por ejemplo. ?+. al 9Espíritu. tomado del marco de la apocalíptica judía.1/A.

ya 2ue 2uien2uiera 2ue "ubiese sido mordido por la serpiente y miraba la serpiente de bronce continuaba (i(o ?38m 21. +6. Tal es el testimonio de la %e cristiana 2ue a2uí se expresa. BPor 2u0 nos sacaste de E ipto.4A. Para esa %e es %undamental la (inculaci!n exclusi(a y radical a la persona y obra de -es8s.e 8n la carta de =ernab0 se trata de una 9ima en de -es8s. al cielo.A. . B2u0 es sino 2ue baj! primero a las re iones in%eriores de la tierraC El 2ue baj! es el mismo 2ue subi! por encima de todos los cielos para llenarlo todo. por "aber "ablado contra *a"(e" y contra tiS Fue a a *a"(e" 2ue aleje de nosotros las serpientes. ?=ern 12. . con cierto derec"o7 cosa 2ue.!lo -es8s es el re(elador y en(iado de Dios. y ponla sobre un asta7 así todo el 2ue "aya sido mordido y la mire.. y "abl! contra Dios y contra <ois0s diciendo.)H/7 -ustino. 5o 2ue subi!..ubiendo a la altura. Dic"o concepto ocupa tambi0n el centro de las a%irmaciones si uientes. . Fespecto de esa tipolo ía debi! ser importante la acci!n sal(adora de la serpiente de bronce. . lle(! consi o cauti(os dio dones a los "ombres. por el camino del mar de los -uncos para rodear el país de Edom7 pero en el camino empe$! el pueblo a impacientarse. 5a a%irmaci!n del (. tiene un e(idente sentido demostrati(o. 1&s aportan como un nue(o elemento el concepto de 9exaltaci!n. Jino el pueblo a <ois0s y le dijo..1H16. 5a muerte en cru$ de -es8s es el supuesto indispensable para su 9ascenso. para "acernos morir en el desiertoC 3o "ay a2uí pan ni a ua7 y estamos ya cansados de este alimento tan li ero. 2ue debía padecer y 2ue debía (i(i%icar precisamente a 2uienes creían 2ue le "abía matado en la se>al ?de la cru$A. y ello por2ue s!lo 0l "a (enido desde allí7 ese uno es 9el Hijo del "ombre. constituyen en la concepci!n jo'nica todo el proceso re(elador y sal(í%ico.1H3A y debi! estar bastante di%undida ?1A.)A. Di%ícilmente podría ponerse en duda 2ue -n. y 0ste miraba a la serpiente de bronce.."ombre "a tenido jam's acceso a la re i!n celeste7 por consi uiente. (i(ía 5a exposici!n tipol! ica de este texto se encuentra en di(ersos autores del cristianismo primiti(o ?=ern 12. 5a tesis a%irma m's bien 2ue s!lo uno "a 9subido. Dierto 2ue ni en el relato de la serpiente de bronce en 38m 21. El 9descenso. . #. * est' claro 2ue ese Hijo del "ombre no puede ser otro 2ue -es8s de 3a$aret. <ois0s intercedi! por el pueblo. Apol. alude al relato de K3mK21K6&H64 sobre la serpiente de bronce en 2ue se dice. <ois0s una serpiente de bronce y la coloc! sobre un asta7 y si una serpiente mordía a uno. justamente ese Hijo del "ombre es el re(elador y sal(ador de Dios.. Ha$te una serpiente abrasadora. 2ue se expresa mediante tales cate orías ?c%. Hi$o.. 5os (. en de%initi(as no puede "acer el creyente. todas las pretensiones de re(elaci!n en tal sentido son (acías. con el descenso. 2ue recibe una primera explicaci!n con ayuda de una tipolo ía (eterotestamentaria y 2ue despu0s es re%erida al Hijo del "ombre.1H&7 Di'lo o con Tri%!n 4&. pues.e trata de una especie de midras" cristol! ico. asimismo E% &.. descenso y ascenso. 9Por eso dice. ?5os israelitasA partieron del monte Her. y "asta constituye su comien$o. RHemos pecado. Nno y otro. (i(ir'. las cuales de%inen con mayor precisi!n a8n el si ni%icado del descenso y del ascenso. piense a la (e$ en su extrema consecuencia 2ue es la de la cru$. 2ue mordían al pueblo y muri! muc"a ente de #srael. y *a"(e" le respondi!. Por lo dem's 2uien est' %uera de ese círculo puede desde lue o relati(i$ar y poner en tela de juicio esa 9a%irmaci!n absoluta. 1&a.&H4 ni en las primeras exposiciones cristianas . precede al 9ascenso. El 2ue a2uí la %rase se cierre en%'ticamente con el 9Hijo del "ombre. 9* al i ual 2ue <ois0s ele(! la serpiente en el desierto.!lo 0l en ra$!n de su ori en celeste puede traer la re(elaci!n di(ina. En(i! entonces *a"(e" contra el pueblo serpientes abrasadoras.

en esa primerísima cristolo ía de la exaltaci!n siempre se distin ue entre "umillaci!n y exaltaci!n. aun2ue tambi0n en los Hec"os de los ap!stoles. Elp 2.2+. 9BAcaso no era necesario 2ue el Dristo .13A. ?#s )2.36s7 c%. 2ue 9"a solicitado para 0l un cuerno de sal(aci!n.12A ?2A.. 9He a2uí 2ue mi sier(o prosperar'. Don la cru$ empie$a ya la exaltaci!n de -es8s. a un "ombre. el estadio de la "umillaci!n ?9"asta la muerte y muerte de cru$.31 y par. 3os encontramos a2uí con la peculiar %orma jo'nica de la primiti(a cristolo ía cristiana de la exaltaci!n. el presti io y la loria.. es la respuesta de Dios a los padecimientos y muerte en cru$ de -es8s.am 2. es la ele(aci!n de -es8s desde el estado "umillante del dolor y del desprecio in"erente a la cru$ al estado de . Duando se dice 2ue el Hijo del "ombre 9tiene 2ue. 9ser ele(ado. entendiendo ya la misma cru$ como el comien$o de la exaltaci!n y lori%icaci!n de -es8s. El concepto 9ele(ar.13H)3. . les dio ran reputaci!n. tambi0n Act 2. ser' en randecido y ensal$ado. y le concedi! el nombre 2ue est' sobre todo nombre.117 c%.1. 5a cristolo ía de la exaltaci!n %ormula la idea de 2ue la exaltaci!n de -es8s. 5a introducci!n de dic"o concepto y la explicaci!n consi uiente podría deberse al círculo jo'nico y a su teolo ía. es decir.2)7 2&. es decir. 2ue es 9la necesidad mesi'nica del su%rimiento. ser ele(ado. Generalmente se distin uen a"í dos estadios. . entre muerte en cru$ y resurrecci!n ?y lori%icaci!nA. <c 1.)2 en el <a ni%icat. poder y dominioA.1A y el estadio de la exaltaci!n ?9por lo cual Dios. 9He a2uí 2ue mi sier(o obtendr' presti io. <t 1+.4sA..e>or y <esías en conexi!n con su resurrecci!n de entre los muertos.e>or escatol! ico ?a Qyrios redentor y sal(adorA.. ?Act ). 5a (ersi!n rie a de dic"o pasaje dice textualmente.on %recuentes los pasajes (eterotestamentarios en 2ue se dice 2ue Dios 9en randece.al 116. 5a aserci!n presenta ciertas resonancias de los (aticinios sin!pticos de la pasi!n ?c%.227 (0ase adem's 5c 1/.se encuentra la expresi!n 9ele(ar. El 9nombre. el poder.33A. con la %!rmula por ejemplo de 9El Dios de nuestros padres resucit! a -es8s. para dar a #srael el arrepentimiento y remisi!n de los pecados. 5a peculiaridad.. se est' aludiendo a un 9deber. es una desi naci!n de Qyrios para indicar la posici!n se>orial escatol! ica y c!smica de -es8s. y ele(! a los "umildes.117 42. Así pues. en cambio. Por ello puede -n presentar la "istoria de la pasi!n de -es8s como su "istoria (ictoriosa y triun%al. asimismo 5c 1. de -n consiste en no distin uir entre esos dos estadios di%erentes y sucesi(os. constituye el concepto cla(e 2ue enla$a la tipolo ía (eterotestamentaria con la aserci!n Peri m'tica de nuestro texto. puesto muy alto.. "ay 2ue entenderlo desde su tras%ondo del AT.217 5c 4. ele(a para 0l el "onor. lo exalt!. en otras palabras.al /). a su (e$. Hay 2ue recordar i ualmente a2uí la importancia del . Elp 2. ser' exaltado y muy lori%icado. a 2uien (osotros disteis muerte col 'ndolo de una cru$7 a 0ste lo "a exaltado Dios a su diestra como príncipe y sal(ador. 5a idea de 9ele(ar. ?c% 1. * "ay 2ue recordar sobre todo el c'ntico del sier(o paciente y (ictorioso de *a"(e" ?#s )2.1.. su instalaci!n como .16. donde al comien$o mismo se dice. tal como la "allamos en el conocido "imno de Eilipenses ?KElpK62K6+H11A. 9A los potentados derrib! del trono.

... tiene -es8s 2ue recorrer el camino de la cru$ y del triun%o.. como la realidad objeti(amente dada y preordenada. por el solo "ec"o de creer.... p 16.. el pasaje Fos"H"aHs"ama 3... de modo 2ue por 0l prospera el plan sal(í%ico de Dios.. De con%ormidad con ello... constituyen el acontecer sal(ador y. 9De i ual modo "ay 2ue decir cuando 38m 21... se identi%ica con el cruci%icado y lori%icado. pero al %inal triun%a.13H)3. . Al mismo tiempo eso representa la instalaci!n de -es8s como . puede ya a"ora como Hijo del "ombre exaltado. y para la inteli encia cristiana de la sal(aci!n es decisi(o el 2ue ese don sea comunicado a tra(0s del Hijo del "ombre -es8s y 2ue est0 (inculado a su exaltaci!n.1.. 2ue tal es la (ida eterna. es decir. sino m's exactamente de la (ictoria del ebed *a"(e" por (irtud di(ina7 (erdad es 2ue al principio "a de padecer. o m's bre(emente #s )3 trata. 5os textos aducidos muestran la exposici!n judeoHrabínica en sus di%erentes direcciones7 c%.... -ud0oHD"ristianisme.. De este modo 2ueda a2uí explicada con palabras sencillísimas la concepci!n cristiana de la sal(aci!n. como Hi-o del "ombre y sier(o de Dios.... como el %undamento (ital establecido para la %e.. El (... 9el Hi-o del "ombre tiene 2ue ser ele(ado... y suceder' 2ue todo a2uel 2ue "aya sido mordido y la (ea.. Ha$te una serpiente abrasadora y ponla sobre un asta. permanecer' con (ida.... aparece como la conducta "umana. y de una naturale$a tan radical 2ue la %e... Tambi0n a2uí -n compendia en un 8nico proceso todo el acontecer de la cru$ y resurrecci!n de -es8s. no s!lo del sier(o de Dios paciente...... es decir.padeciera esas cosas para entrar en su loriaC. racias al Hijo del "ombre exaltado. Así pues... 2. si ni%ica 2ue -es8s.. 5a exaltaci!n del Hijo del "ombre... o 9por 0l.... DA3l:5@N... Duando lo ra establecer esa relaci!n.. El 9creer... pues... El acto de creer. son tambi0n el supuesto necesario para 2ue los "ombres puedan recibir el don de la (ida eterna s!lo con 2ue crean.. tiene 2ue recorrer el camino del dolor "asta la misma cru$. por cuanto 2ue mediante el nue(o remodelado de la cristolo ía de la exaltaci!n el (ía crucis de -es8s es ya su camino (ictorioso. en -n el 9exaltado.. D%...1 ase ura.. 5a # lesia primiti(a reconoci! en la muerte en cru$ de -es8s el pasillo necesario.. establece pues...para 2ue todo el 2ue cree en 0l ten a (ida eterna.. la cru$ y resurrecci!n de -es8s. una comuni!n con el. por el 2ue el "ombre establece su relaci!n con el re(elador y sal(ador... por lo mismo. 5a sal(aci!n escatol! ica.. 1. aparece como un don presente..ucedía m's bien 2ue los israelitas al mirar "acia arriba y someter su cora$!n al Padre del cielo.... el creyente por el "ec"o mismo de "aber lle ado a la %e "a obtenido ya la sal(aci!n7 9tiene (ida eterna en 0l. desde el punto de (ista de la "istoria de la sal(aci!n. 9 . Don ello se solucionaba teol! icamente el esc'ndalo de la cru$. 1) indica cu'l es el objeti(o %inal por el 2ue debe cumplirse la ele(aci!n del Hijo del "ombre.. Precisamente por2ue el Hijo del "ombre tiene 2ue recorrer ese camino. eran sanados7 mientras 2ue los 2ue no lo "acían así perecían. 2ue establece la relaci!n con el acontecer sal(í%ico y con el sal(ador. BAcaso tiene la serpiente (irtud para matar y para dar la (idaC ..... para 2ue -es8s lle ase a la loria mesi'nica. El acontecimiento sal(ador de la ele(aci!n del Hijo del "ombre aparece. .12.. al mismo tiempo.A. =5A3Q. con(ertirse en donante de (ida eterna para los creyentes y en principio para todos los 2ue crean.. .... D%. =5A3Q.... aparece ya iluminada con el %ul or lorioso del triun%o mesi'nico..... 9#s )2. y es preciso representarse en %orma tan concreta y sensible todo el asunto.... Duando la cru$ se entiende como 9ele(aci!n.. alcan$a ya una (erdadera participaci!n en la (ida eterna del Hijo del "ombre exaltado. Qrisis.. 5a instalaci!n del patíbulo de la cru$ es parte inte rante del proceso de exaltaci!n.e>or escatol! ico y mesi'nico en la loria de Dios... por ej.

1+ reconduce las a%irmaciones sobre el "ec"o de la re(elaci!n y . en el campo de la escatolo ía. <ediante a%irmaciones aisladas de ran densidad (a desarrollando. la primiti(a %e cristiana en la sal(aci!n operada por la cru$ y resurrecci!n de -es8s represent! un corte de ra(es consecuencias en la "istoria bíblica de la %e reli iosa. 21 Pero el 2ue practica la (erdad. un texto de propa anda misional. El (. se acerca a la lu$. de tal modo 2ue nos recuerda un poco el estilo de 1-n. paso a paso. 1+ Por2ue tanto am! Dios al mundo. EL A#ON"E#I IEN"O SALV=FI#O #O O PRESEN#IA !E LA SALVA#IÓN 4 !EL JUI#IO ?-n. 63K1+H21A 5a perícopa si uiente prolon a las a%irmaciones 2ue anteceden y saca de las mismas una serie de conclusiones importantes. presenta sin embar o una di(isi!n en estro%as. cuanto un despla$amiento radical del acento en toda la actitud creyente. es decir.>. 2ue la lu$ (ino al mundo. como ya "emos establecido. 14 * 0sta es la condenaci!n. sino m's bien. 1/ Por2ue Dios no en(i! a su Hijo al mundo para condenar al mundo. y los "ombres amaron m's las tinieblas 2ue la lu$ por2ue las obras de ellos eran malas. sino para 2ue el mundo sea sal(o por medio de 0l. 11 El 2ue cree en 0l no se condena7 pero el 2ue no cree ya est' condenado. el acontecer sal(í%ico con tesis 2ue ponen de relie(e su importancia para el "ombre a una con las alternati(as anejas. para 2ue todo el 2ue cree en 0l no pere$ca. Esto debía e(idenciarse sobre todo en las representaciones y conceptos relati(os al tiempo %inal. 26 Pues todo el 2ue obra el mal odia la lu$ y no se acerca a la lu$. sino 2ue ten a (ida eterna. por 2ue no se descubra la maldad de sus obras. Es e(idente 2ue el círculo jo'nico "a expresado a2uí su interpretaci!n del acontecimiento sal(í%ico en toda su pro%undidad y alcance. 5a cristolo ía neotestamentaria tenía 2ue repercutir necesariamente en la escatolo ía. 2ue entre ! a su Hijo 8nico. por no "aber creído en el nombre del Hijo 8nico de Dios. y así 2ueda mani%iesto 2ue sus obras est'n "ec"as en Dios. Domo lo demuestra todo el 3ue(o Testamento. 5a consecuencia primera no %ue tanto un cambio de los contenidos de %e tradicionales en la =iblia y en el judaísmo con su ima inería y mentalidad corrientes. lo 2ue necesariamente debía conducir a un cambio de (alores en los mismos conceptos tradicionales. Aun2ue el presente texto por su 0nero literario no es un "imno.

e 8n parece. por tanto. KFmK61K32. -esucristo como se dice claramente en . 2ue 9le entre ! a su Hijo 8nico. sino 2ue por todos nosotros lo entre !. no es un capric"o arbitrario y cie o. pone de relie(e la peculiaridad y sin ularidad de las relaciones del Hijo -es8s con Dios Padre. con la primiti(a experiencia cristiana acerca de -es8s. tampoco puede "aber m's 2ue un 9amor uni(ersal. En esto consiste el amor. tiene su criterio decisi(o y su apoyo concreto en la cru$ de -es8s. co e a tu "ijo. con una participaci!n 2ue s!lo puede ser la del amor. 98nico. en 2ue Dios en(i! al mundo a su Hijo.sal(aci!n. A"ora bien esa 9(oluntad de Dios.. El 2ue no ama es 2ue no "a conocido a Dios. 2ue es el amor de Dios al mundo. Lueridos míos. para 2ue (i(amos por 0l. Es 9el mundo. a la "umanidad entera. el uni 0nito.. * es 2ue no se trata de un principio o axioma especulati(o cuando se de%ine a Dios simplemente como el amor.2 en 2ue Dios se diri e a Abra"am para decirle. como el amor absoluto se trata m's bien de una a%irmaci!n 2ue s!lo "a sido posible en estrec"a conexi!n con el acontecimiento sal(í%ico. la a%irmaci!n 9Dios es amor. 9el cosmos. -ustamente el Dios. por ejemplo. Tan incomprensible. a #saac. . 3o es. 2ue se "a mostrado en el destino de -es8s es el Dios cuya esencia total es amor.... a 2uien tanto amas. un amor limitado 2ue s!lo ri e para un pe2ue>o rupo de ele idos y piadosos especiales. es decir. desde su ori en y por su naturale$a. am0monos unos a otros. a tu uni 0nito. "a nacido de Dios y conoce a Dios.. En el (ocabulario del cristianismo primiti(o esa manera de "ablar est' siempre en relaci!n con la cru$7 (0ase. est' íntimamente li ado a la muerte de -es8s en cru$. sino una 9(oluntad de sal(arnos. Es.. y o%r0cemelo allí en "olocausto sobre uno de los montes 2ue yo te indicar0. al mundo "umano creado por Dios aun2ue alejado de 0l.. y muy especialmente con el -es8s cruci%icado y resucitado tenía tambi0n consecuencias para la concepci!n eneral de Dios. encarnadas en el Hijo del "ombre. 9amor. inescrutable para nosotros los "ombres en cual2uier aspecto./H16A. El ser de Dios. Debi! reconocerse 2ue el encuentro con -es8s. * 2uien ama. en la tradici!n jo'nica es 0ste un tema 2ue "a merecido una meditaci!n %recuente y pro%unda. pues. al 2ue Dios "a amado y ama. cuenta para 9el mundo.. 9Anda. * el amor de Dios ana en proporciones muc"o mayores en cuanto 2ue es 9Hijo uni 0nito. Pero desde esa experiencia nue(a y radical resulta tambi0n l! ica y consecuente. un don sin ularísimo el 2ue Dios entre a por la sal(aci!n del mundo. Es una re%lexi!n teol! ica sobre la muerte en cru$ de -es8s. como el amor 2ue se "a "ec"o simplemente (isible7 a partir de a"í y de modo de%initi(o a Dios "ay 2ue entenderlo y aceptarlo como el amor personal.A. y (e a la tierra de <oria". 9El 2ue ni si2uiera escatim! darnos a su propio Hijo.. "asta tal punto 2ue Dios participa del modo m's íntimo y comprometido en ese acontecer. muerte 2ue en de%initi(a atribuye no a simple 9permisi!n di(ina. por2ue Dios es amor. por2ue el amor es de Dios.. Por otra parte. A"í puede "aber inter(enido tambi0n un recuerdo del 9sacri%icio de #saac. sino en 2ue Dios nos am! y en(i! su Hijo como sacri%icio de puri%icaci!n por nuestros pecados ?1-n &. (i oroso y e%ica$ es ese amor de Dios al mundo. Ese amor es 2ue en principio. En cual2uier caso la expresi!n rie a mono enes. 3o "abiendo m's 2ue un solo Dios y creador uni(ersal. En esto se mani%est! el amor de Dios en nosotros. ?G0n 22A. "asta su 8ltimo %undamento. un don en el 2ue tiene puesto todo su cora$!n. no en 2ue nosotros "ayamos amado a Dios. se 8n la presente ase(eraci!n. al mundo y a todos los "ombres. ni a un proceso lleno de (icisitudes sino a la misma (oluntad de Dios. ?el Hijo 8nicoA el 2ue Dios entre ! para la sal(aci!n del mundo ?c%. G0n 22. 9uni 0nito.. para un pe2ue>o ej0rcito de redimidos. Fesulta patente la conexi!n objeti(a con las a%irmaciones correspondientes de 1-n acerca del tema 9Dios es amor.

1 establece. s!lo pueden entenderse como un acontecimiento sal(í%ico uni(ersal y como amor uni(ersal. De eso se (a a tratar a"ora. es la sal(aci!n del mundo. a la realidad existencial del "ombre en la "istoria. Gracias a la %e. Aun cuando s!lo un manojo de "ombres cono$can y de%iendan esa (erdad. Por lo contrario. tal como se "ace patente en la entre a del Hijo. El Dios 2ue entre ! a su propio Hijo es el 2ue "a destinado la sal(aci!n para el mundo entero. Dios no "a en(iado al Hijo para 2ue 9ju$ ue. el 2ue en la muerte de -es8s se "a cumplido ya el juicio escatol! ico contra el cosmos y contra 9el príncipe de este mundo. o lo 2ue es lo mismo. pues. 2ue s!lo si ni%icaría la ani2uilaci!n y des racia completas. El (.. 5o cual e2ui(ale a decir 2ue el creyente escapa por la %e al juicio escatol! ico7 2ue ya no ser' condenado en modo al uno. mientras 2ue no existe una (oluntad de condenaci!n en Dios. y no s!lo por los nuestros.. l2. ?c%. 5o cual (ale en principio sin límites ni condiciones de nin 8n 0nero. para 2ue lo entre ue al casti o escatol! ico. sino tambi0n por los de todo el mundo. Es necesario reconocer esa acci!n anticipada de Dios con un compromiso claro. existe en Dios una (oluntad ine2uí(oca de sal(aci!n y de amor. En ese sentido el creyente est' de "ec"o y por completo en la sal(aci!n.e 8n nuestro texto.. sino 2ue a la sal(aci!n le corresponde una pre(alencia ine2uí(oca. ?l-n 2. El %undamento y apoyo de tal a%irmaci!n es. en el (.. @. Por obra del acontecimiento sal(ador "a cambiado radicalmente la situaci!n del mundo y del "ombre delante de Dios. ser'n precisamente ellos los 2ue "an de proclamarla a todo el mundo. es una posibilidad de perder la sal(aci!n por parte del "ombre. unas alternati(as e2ui(alentes. sino para todos. 9es sacri%icio de puri%icaci!n por nuestros pecados. El 'mbito sal(í%ico 2ue se abre por el acontecimiento de la sal(aci!n escapa ya por completo a cual2uier juicio escatol! ico7 pero la %e es la relaci!n positi(a con el acontecer sal(í%ico. El prop!sito aut0ntico y ori inario de Dios. 11b se dice. 5o 2ue 2ueda abierta. se 8n se dice en el (. Por ello justamente "a dejado atr's el juicio. Don tal proceder de Dios en la entre a del Hijo 8nico se "a operado un cambio esencial en la concepci!n de la sal(aci!n y del juicio. la idea de 9la muerte de expiaci!n (icaria. de una preponderancia y prioridad de la sal(aci!n sobre la condenaci!n7 se trata de un triun%o de la salud. 9pero el 2ue no cree ya est' condenado por no .1-n. para 2ue el amor de Dios no rija s!lo para su pe2ue>o rupo o la propia i lesia. desde lue o. 31A. Tales a%irmaciones pro"íben de antemano dar cabida a una interpretaci!n del E(an elio se 8n -uan y de la tradici!n jo'nica 2ue de%endiera una concepci!n e oísta y de capillita. para el mundo entero. 2uiere la sal(aci!n 9.a %in de 2ue todo el 2ue crea en 0l no se pierda. en modo al uno. no "ay predestinaci!n al una di(ina para la condenaci!n eterna. Pese a 2ue el mundo nada sabe y nada 2uiere saber de ello. por2ue responde a la condici!n "umana. . 3o es eso lo 2ue a2uí se (entila.2A. ateni0ndose a la clara a%irmaci!n del texto jo'nico. o tambi0n. y como tal "an de ser testi%icados. En el en(ío del Hijo Hy eso es lo 2ue dice nuestro textoH Dios "a explicado a todo el mundo 2ue 2uiere sal(ar al mundo y 2ue 2uiere liberarlo de la condenaci!n y ruina. El amor de Dios. sin duda. 2ue late bajo el mismo.e trata. sal(aci!n y condenaci!n del "ombre no son. y ello. de un explícito y claro predominio del desi nio de sal(aci!n en la actuaci!n amorosa de Dios en el cosmos. no su condenaci!n. 1/. para utili$ar la %!rmula jo'nica. e(identemente. sino 2ue ten a (ida eterna. . Eso 2uiere decir 2ue. 9El 2ue cree en 0l ?en el HijoA no se condena. la (oluntad sal(í%ica de Dios alcan$a su meta en el "ombre. se 8n se "a "ec"o patente en el en(ío del Hijo. al mundo. sino para 2ue el mundo se sal(e por el Hijo. el acontecimiento sal(í%ico y el Dios del amor.

un en%rentamiento. 95a lu$ (ino al mundo. .e 8n la %ormulaci!n cl'sica de =ultmann. pretende destacar una (e$ m's la con%usi!n 2ue desencadena la incredulidad.. Tal es la nue(a situaci!n del "ombre. de todo lo cual son símbolo las tinieblas. 9*o soy la lu$ 2ue "e (enido a este mundo. Esa es precisamente la crisis pro(ocada por la re(elaci!n. pero no en un sentido radical ontol! ico. 14 esclarece esa idea al expresar a"ora en 2u0 consiste la Prisis. pre%ieren las tinieblas a la lu$. . una (e$ m's nos encontramos con el dualismo jo'nico. la crisis decisi(a7 2uiere decir. 2ue. Esa cerra$!n y alejamiento de Dios se cuartean y rompen con la lle ada de la lu$. Drisis. Es -es8s de 3a$aret 2uien dice de sí mismo.Por2ue sus obras ?las de los incr0dulosA eran malas."aber creído en el nombre del Hijo 8nico de Dios. en su pecado. el re(elador.e 8n -n /. 26. m's a8n. por2ue los "ombres Hde nue(o teniendo en cuenta c!mo son los "ombres en eneralH se "an cerrado a la lu$. tambi0n 2ueda per%ectamente de%inido y enmarcado a la (e$ el 'mbito de la condenaci!n a saber. y tambi0n. 5o importante para el pensamiento jo'nico es 2ue la met'%ora de la 9lu$. sin duda. ?c%. ..4A. "a (enido al mundo. la incredulidad como no aceptaci!n. por tanto..e cumple así Hpor cuanto 2ue se jue a con el si ni%icado ambi(alente de PrisisH el juicio como la ran separaci!n.&+A. ? 12. 2ue desencadena un proceso. 2ue tiene e%ecto siempre 2ue no se cree de modo resuelto y de%initi(o. recibe un sello cristol! ico.). El (. en la incredulidad subyace una salida ne ati(a. Así pues. toda (e$ 2ue permanece sobre esa incredulidad como un juicio ?condenatorioA. ?1. .e presupone.. si ni%ica el a%ian$amiento de la condenaci!n en %orma de%initi(a %uera de la es%era de Dristo... 9. Don ello ad2uiere toda su importancia la ase(eraci!n de 2ue así es como uno se atrae el juicio. . como repudio o rec"a$o del acontecimiento sal(ador y del amor di(ino 2ue se da en 0l. por cuanto se reduce pura y simplemente a nada y 2ueda sin contenido al uno.. 9no es otra cosa 2ue el "ec"o de 2ue la Mlu$M. la lle ada de la lu$ desencadena Hprecisamente por2ue con ello brinda al "ombre la posibilidad de sal(aci!n y re(elaci!nH una crisis. . a%irmaci!n 2ue e(identemente pretende decir al o m's de 2ue 9la decisi!n est0 condicionada por la conducta moral. sino en su cerra$!n %rente a Dios y. 2ue es precisamente la incredulidad. Por ello la incredulidad se atrae ya el juicio condenatorio. el reto planteado por la (enida del re(elador. 5a intensi%icaci!n 9por no "aber creído en el nombre del Hijo 8nico de Dios. 9*o soy la lu$ del mundo. la cual produce a su (e$ una separaci!n o discernimiento.i en -esucristo se reali$a y est' presente la sal(aci!n en todo su alcance. incredulidad y juicio (ienen a constituir el complejo de la condenaci!n y des racia en su estructura y din'mica ne ati(as. Por el contrario. 5a crisis alcan$a caracteres de juicio siempre 2ue los "ombres 9aman m's las tinieblas a la lu$. la incredulidad a la %e. pertenece a 9las tinieblas. la separaci!n y discernimiento de los espíritus a la (e$ 2ue el juicio. E1 9ya "a sido condenado.12A. 2ue a la (e$ es el sal(ador. la ne ati(a resuelta a la sal(aci!n. El (. 2ue el cosmos en su estado presente se "alla alejado de Dios./ resulta 2ue en las obras malas se mani%iesta la índole del mundo incr0dulo. 14c explica la moti(aci!n de la incredulidad cuando dice. En la %e esa crisis se resuel(e en una soluci!n positi(a. 1. Pero ese acontecimiento es a la (e$ el juicio. mediante la re(elaci!n. * 0sta se describe como la separaci!n de la lu$ y las tinieblas en el (. 2ue empujan a una decisi!n. es decir. y 2uedan en tela de juicio su existencia aut!noma por obra de la re(elaci!n de -es8s. esa incredulidad excluye la o%erta amorosa de Dios. se encuentra en la necesidad de ele ir entre la %e o la incredulidad. 5a alternati(a de la %e es la no %e.

@ 9"acer la %idelidad ?o (erdadA. En el AT. se relaciona. se mani%iesta en su manera de obrar. (ertida pura y simplemente "acia el cosmos. 14c en las obras malas se "ace patente la índole del cosmos.. tambi0n M(erdadMA.. 26H21 a"ondan en esta re%lexi!n por cuanto si uen desarrollando el problema de los moti(os de la %e y de la incredulidad.. tiene su modelo en %!rmulas del AT. la per(ersi!n e oísta del amor. y bajo ellas late el moti(o impulsor de 2ue amen a las tinieblas m's 2ue la lu$. con(enci0ndole de su alejamiento de Dios. y cu'les los moti(os 2ue alejan de todo ello a otras entesC 5a respuesta a esta pre unta es desconcertantemente simple. El incr0dulo es un mal(ado. 5a expresi!n 9el 2ue practica la (erdad. -r 22. 9Pero el 2ue practica la (erdad. como se encuentra en los textos de Lumr'n. Así pues. es una cuesti!n 2ue se planteaba ante todo en la experiencia cotidiana de la pr'ctica misional en el cristianismo primiti(o. 2ui0n lle a a la %e y 2ui0n no. 2ue la re(elaci!n pon a de mani%iesto su posici!n e2ui(ocada y problem'tica. pues. Así pues. tiene buenos moti(os para 2ue no se descubran sus malas obras y no sal an a la lu$ del día.1)7 E$ 11. 1.e trata a2uí de una %!rmula lobal.1). A"ora bien en el proceso de con(ersi!n cristiana entra la con%esi!n de los propios pecados como elemento esencial. ni 2ue contribuya a con%irmar la (erdad de la re(elaci!n precisamente con su odio pertina$.)sA. la norma de tal . y la (erdad no est' en nosotros.2)A. 61K61sA. 5a cuesti!n de cu'les son los "ombres 2ue 9lle an a la (ida eterna. 5a aceptaci!n y reconocimiento del propio pecado es condici!n esencial para la recepci!n de la salud. Así pues.u 9odio a la lu$. * ello por2ue ese re(elador descubre y certi%ica las obras malas del cosmos.. 1). nos en a>amos a nosotros mismos. para obrar en la tierra la justicia y el derec"o..14A. 23. Tales obras malas son.2l. por tanto. y con la %!rmula concreta de 9para ad"erirse a todas las obras del bien. se 8n el (. 9Pues todo el 2ue obra el mal odia la lu$ y no se acerca a la lu$. por 2ue no se descubra la maldad de sus obras. como muy bien sabemos "oy. y sin 2ue pueda darse nin una otra explicaci!n de tal conducta.3. . con lo cual se indica una conducta despreciable en cual2uier aspecto. y en esta concepci!n. 9. 21. 5os (. ?K1-n. es decir. una mala persona. se acerca a la lu$. en las malas obras se pone realmente de mani%iesto el dato real de 2ue los "ombres 9aman m's las tinieblas 2ue la lu$. BDu'les son los moti(os 2ue mue(en a los "ombres para abrirse a la predicaci!n cristiana y unirse a la comunidad. ?1L. pese a todo. la expresi!n y e%ecto de la incredulidad. 5a alternati(a a todo ello la %ormula el (. al uien 92ue obra el mal.i con%esamos nuestros pecados. El rec"a$o de la lu$ se da sin ra$!n. 2ue est' en contradicci!n con los mandamientos de Dios y contra la buena conducta "umana en eneral. la incredulidad aborrece la lu$ por2ue. 26. con el "ec"o de 2ue el incr0dulo no puede impedir. para el perd!n de los pecados. ?D%. %iel es y justo para perdonarnos los pecados y para puri%icarnos de toda ini2uidad.)7 33. 95a 9(erdad del "ombre. Así la propone el (. como 9obrar la justicia y el derec"o.cuando responde al re(elador con su 9odio. En de%initi(a los "ombres se atraen el juicio por2ue así lo 2uieren ellos. se 8n parece. . 5o 2ue 2uiere decir 2ue la incredulidad incluye tambi0n el no 2uerer reconocer la propia culpa y la necesidad personal de sal(aci!n. y así 2ueda mani%iesto 2ue sus obras est'n "ec"as en Dios. y cu'les no.2/7 33. 2ue de%ine de un modo ideal y típico toda la conducta "umana de acuerdo con una norma uni(ersal.1&.). ratuitamente ?c%. Para la incredulidad s!lo puede "aber moti(os despreciables.i decimos 2ue no tenemos pecado. .. lealtad ?emet. puede "aber un ran peli ro.

E!I"A#IÓN /Jn. 5a comunidad cristiana se tra$a a2uí un per%il neto 2ue distin ue claramente su car'cter y su o%erta especí%ica de sal(aci!n de las o%ertas concurrentes de las reli iones mist0ricas. Hy de ello se trata a2uíH es la %e con 2ue el "ombre acepta y asume la (erdad liberadora 2ue se le o%rece en la re(elaci!n para con(ertirla así en su propia (erdad personal. y la cuesti!n de 2ui0n es a2uí el 2ue da y 2ui0n la parte receptora. A2uí se "acen patentes sus obras y. %ueron considerados como indispensables para ser cristiano. Pero Bde 2u0 modo pueden entenderse las buenas obras del "ombre como 9"ec"as en Dios. por ejemplo. la 9pr'ctica de la (erdad. una concepci!n eneral del cristianismo de acuerdo con la perspecti(a del círculo jo'nico y de su tradici!n. Así pues. Precisamente la %e es de tal naturale$a.C . A"í 2ueda claro 2ue en el ínterin "abía cristali$ado toda una serie de puntos %irmes. desde lue o unas obras 92ue "an sido "ec"as en Dios. todos esos problemas y representaciones 2uedan despojados de su contenido mitol! ico y psicol! ico tradicional. A2uí se "a podido "ablar de un 9practicar la (erdad. pues. de las sectas n!sticas y de la %iloso%ía popular cínicoHestoica. En mi opini!n.. Tiene. Es en el creyente donde el desi nio di(ino de sal(aci!n alcan$a su objeti(o. sino de a2uel obrar por el 2ue el "ombre se con(ierte en al o por lo 2ue en de%initi(a decide personalmente el sentido de su existencia. y tambi0n el problema de la re(elaci!n como ilustraci!n sobre las relaciones con el mundo celestial y con el camino de la sal(aci!n del "ombre. de un comportamiento puramente externo en distintos actos aislados. "an sido las tradiciones cristianas las 2ue "an asumido elementos de la pa anidad en la medida en 2ue eran aceptables y los "an cristiani$ado constituye. pues para -n y para el círculo jo'nico el criterio supremo y de%initi(o "a sido la (inculaci!n de la re(elaci!n y de la concepci!n sal(í%ica a la . a todas luces.. por2ue la %e es el acto esencial de todo el "ombre.!lo en el sentido de 2ue la %e y las obras 2ue deri(an de la misma ya no se entienden como mera reali$aci!n "umana sino como obras cuyo (erdadero autor y %undamento es Dios mismo. se descubre a sí mismo como una obra de Dios. la palabra cla(e 9re eneraci!n. un concepto amplio. por el contrarios lo es la 9(erdad. sino cual don de la racia di(ina. 0B/1M-A1/ 5a perícopa 2ue acabamos de interpretar o%rece. Por otra parte. y por lo 2ue respecta al E(an elio se 8n -n. sin duda. El creyente. # ualmente la %e pertenece por completo a todo el "ombre. condicionada siempre por la relaci!n cristol! ica. a la comuni!n con el re(elador y por ello a la sal(aci!n. 2ue. <ediante esa conducta el "ombre lle a a la lu$.conducta es la tora7 en -n. 3o se trata. etc. el resultado %inal "a sido en nuestro caso esa se unda "ip!tesis. pues. sin embar o. si ec"amos una mirada retrospecti(a. por una parte. 2ue "a encontrado su (erdadero %undamento (ital en Dios. 2ue lle a a la lu$. el círculo jo'nico entra en los planteamientos y problemas de su propio tiempo y de la sociedad pa ana. d!nde "ay 2ue asentar la anancia y d!nde la p0rdida. un problema altamente interesante y de suma importancia. si "an sido las reli iones tradicionales las 2ue "an aco ido al cristianismo cambi'ndolo y doble 'ndolo. e%ecto una %usi!n de tradiciones. o si. por el contrario. al tiempo 2ue se les encuentra su acoplamiento y armoni$aci!n con la enuina tradici!n cristiana sobre -es8s de 3a$aret. Feco e explícitamente tales cuestiones. En esa delimitaci!n puede obser(arse una doble toma de posici!n. 2ue ya no puede concebirse como una reali$aci!n o lo ro.

de la %ra ilidad de la persona y de la resi naci!n. es muy %recuente en esa orientaci!n mística. 9Ante la realidad superior del mundo del espíritu palidece el (alor del mundo (isible. en muc"ísimos campos. 5a crisis reli iosa de nuestro tiempo consiste e(identemente en 2ue el moderno mundo de la t0cnica ya no siente nin una necesidad de redenci!n.. como portador de la naturale$a "umana. El sentimiento de culpa y debilidad. la entre a (oluntaria a unas autoridades. como -es8s de 3a$aret. =ultmann.. es decir. Asimismo tambi0n la cru$ y resurrecci!n de -es8s constituyen el elemento %undamental y s!lido del Pery ma io'nico. el an"elo de redenci!n y de asistencia di(ina.persona de -es8s de 3a$aret. Todo parece indicar 2ue el problema de la sal(aci!n del "ombre en cual2uiera de sus %ormas. su 9ele(aci!n. "ay 2ue decir con F. son cosas 2ue "emos reconocido como sentimientos dominantes de la anti Uedad. 5a con%ian$a en la propia %uer$a y en la capacidad reali$adora de la ra$!n se tambalea. 5as reli iones orientales di%unden los sentimientos de la impotencia "umana.u ministerio en conjunto es re(elaci!n como impulso. 9El re(elador no aparece como un "ombre en0rico.. 5a idea de un redentor o mediador 2ue lle a en plan de ayuda cuando la %uer$a "umana %racasa. En concurrencia con las m's di(ersas o%ertas el cristianismo primiti(o tu(o 2ue estar en condiciones de poder dar una respuesta al problema 2ue conmo(ía entonces a la sociedad de %inales de la edad anti ua. al tiempo 2ue o%recen re(elaciones anti2uísimas y medios e%icaces de sal(aci!n. sino a ele(ar todo su ser a una %orma de existencia superior y "acerle capa$ de participar en unas %uer$as supranaturales. .. la re(elaci!n como impulso. re(elaci!n y sal(aci!n al "ombre "ist!rico -es8s de 3a$aret es lo 2ue constituye lo especí%ico del cristianismo. como problema de la sal(aci!n en cuanto inmortalidad o incluso como problema acerca del 9Dios clemente. A esta necesidad de redenci!n precisamente tenía 2ue o%recer una respuesta el cristianismo primiti(o. y desde lue o ya antes de la era constantiniana. Hemos de admitir ciertamente 2ue en el cuarto E(an elio no son ya muc"os los detalles 2ue se reco en del 9-es8s "ist!rico.. El "ombre se libera a"ora a sí mismo de muc"os problemas para los 2ue en . la idea de redenci!n. 5a situaci!n reli iosa de a2uel tiempo "a sido descrita en los t0rminos si uientes. de su redenci!n. ?5uteroA.. El es%uer$o ya no se endere$a a desarrollar las %uer$as naturales del "ombre con (istas a una libre autodecisi!n 0tica.. Tal (inculaci!n de %e. el deseo de re(elaciones. ya sea como problema de la sal(aci!n del alma. A"í est' el aut0ntico misterio del ori en del cristianismo. en la cual a%lora el sentimiento de la caducidad del mundo. 3o obstante lo cual. de la pecaminosidad y toda la "ondura del su%rimiento. su cru$ no s!lo pertenece a la parte %inal de ese conjunto sino 2ue lo con(ierte en tal conjunto de cara a lo 2ue es realmente. constituye una de las condiciones indispensables sin las 2ue en modo al uno puede entenderse la reli i!n como %en!meno "umano. 9. al "ec"o de 2ue su respuesta al problema de la sal(aci!n tu(o una mayor %uer$a de con(icci!n. y ello desde lue o tanto %rente al judaísmo tradicional como %rente a todas las reli iones y los mitos todos del entilismo. 2ue mediante el ir y (enir constituye una unidad cerrada. las reli iones de redenci!n orientales y la %iloso%ía. y 2ue era sobre todo el problema de la soteria. A la lar a el 0xito tan enorme del cristianismo se debi!. es decir.u marc"a. el problema de la sal(aci!n de "ombre. sino como un "ombre "ist!rico determinado. En ello coinciden el judaísmo. la liberaci!n del "ombre de muc"os condicionantes naturales "a "ec"o super%lua.

in embar o. de la (erdadera autoa%irmaci!n del "ombre en su plena y no mermada "umanidad. como indi(iduo y en el marco de una sociedad. Pero todo ello era posible por2ue el "acerse cristiano era asunto de una personalidad adulta y madura7 es decir. 5a # lesia de entonces no s!lo predicaba eso sino 2ue lo reali$aba. renuncia absoluta y de%initi(a al pasado7 (inculaci!n a unos do mas misteriosos7 la pr'ctica de una se(era moral sin pecado.. Así pues. A menudo se "a atribuido a esa experiencia el aut0ntico e%ecto sal(í%ico. y desde lue o sin nin una reser(a ne ati(a ni positi(a.tiempos pret0ritos tenía 2ue recurrir a una 9redenci!n di(ina.e "acían car o de unas exi encias precisas. 2ue las %ormas de una respuesta. 2ue en lo esencial se extendían a los puntos si uientes. un 9nacimiento de lo alto. 9Duando los neocon(ersos recibían el bautismo. E(identemente ya no se mani%iesta como antes. del a ua y del Espíritu. o%rece "oy toda una serie de problemas ra(ísimos. -.. 5a con(ersi!n al cristianismo iba li ada a unas exi encias considerables. En un punto existe una per%ecta consonancia entre la anti Uedad tardía y el presente. y desde lue o tanto en armonía con el AT como con el mensaje paulino de la libertad de cada cristiano.. sobre todo los místicos. 5o cual 2uiere decir. Entendido el acontecimiento bautismal como una 9re eneraci!n. si el "ombre de "oy reconoce en ese cristianismo una aut0ntica ayuda para un concepto m's "umano de la (ida. bien puede entenderse como indicio de 2ue la necesidad de redenci!n no "a desaparecido por completo sino 2ue simplemente se "a despla$ado y 2ue su mani%estaci!n "a cambiado simplemente las %ormas de presentarse.) 5. a cambiarse. . como o%erta para la sal(aci!n del "ombre. por2ue tambi0n en la (ida de los ne!%itos se correspondía con una experiencia concreta. o como 9un nacimiento desde lo alto. en conexi!n con otras tradiciones del cristianismo primiti(o..7 e(identemente por2ue en la e(oluci!n reli iosa de los cristianos siempre se "an dado tales experiencias espirituales.. pudo entender el bautismo como una 9re eneraci!n. . tales reno(aciones y rupturas internas. mientras 2ue se "a (isto el bautismo de los ni>os como una . en el sentido del 3T.. a su (e$. de car'cter m's radical 2ue en los misterios y en la nosis. donde %altaba en buena medida la seriedad de la nue(a 0tica. con la creaci!n del 9"ombre nue(o. la ra$!n 2ue impide el 2ue la pr'ctica del bautismo de los indios H2ue desde lue o no carece de problemasH se (incule con el acontecimiento bautismal como la experiencia de un 9nue(o nacimiento desde lo alto.9%26:'. E) (&'5). "oy tienen 2ue (ol(er a examinarse y. Es. B3o representa m's bien una extra>a (estimenta con la 2ue el cristianismo tu(o entonces 2ue re(estirse por necesidadC Diertamente 2ue no es casualidad el 2ue "oy se "able m's de liberaci!n 2ue de redenci!n. Por ello ser' per%ectamente l! ico si m's tarde. "erejes y re%ormadores. Precisamente esta nue(a %ormulaci!n de la concepci!n de la salud en el sentido de 2ue se trata de la liberaci!n del "ombre.. como las 2ue antes se daban de acuerdo con las expectati(as. si se entiende como respuesta a los problemas del "ombre actual7 es decir. por2ue lo normal era el bautismo de adultos y no el bautismo de in%antes. lle ado el caso. sabían per%ectamente a lo 2ue se comprometían. junto a otras ra$ones. el cristianismo s!lo puede ponerse en marc"a. 5a liberaci!n se percibe justamente como acorde con la =iblia.:. 9Pretendía ser total y abarcar a todo el "ombre. al "ec"o de "acerse cristiano iba realmente li ado un nue(o comien$o. El E(an elio se 8n -uan. insisten en la idea de un 9nacimiento de lo alto. "emos de se uir pre unt'ndonos si la concepci!n del cristianismo como una reli i!n liberadora en el sentido en 2ue lo tomaba el "ombre de %inales de la anti Uedad representa una concepci!n adecuada del cristianismo y de la %i ura de -es8s.

Tambi0n en la tradici!n sin!ptica 2ueda claro 2ue -es8s de 3a$aret atribuye a su mensaje una condici!n resueltamente sal(adora y 2ue ello es lo 2ue. ?1A.. el Hijo del "ombre tambi0n se declarar' en %a(or suyo delante de los 'n eles de Dios.e 8n -n la (enida de -es8s como acontecimiento sal(ador si ni%ica en su muerte y resurrecci!n el juicio sobre el mundo. Para los pro%etas del AT siempre se trata de "acer para 2ue el "ombre consciente de la ur encia de una decisi!n en el a2uí y a"ora de una concreta situaci!n "ist!rica. el instante oportuno en el 2ue con(iene actuar de una manera totalmente decidida y resuelta. es decir. 3o se puede apla$ar una decisi!n ur ente. y menos a8n resuelto7 las consecuencias pueden rastrearse "asta el presente. subraya 2ue la sal(aci!n y condenaci!n del "ombre se deciden en su toma de posici!n respecto de -es8s. El reclutamiento de la # lesia popular mediante la pr'ctica del bautismo de ni>os tiene e(identemente una ra(e di%icultad. tenía 2ue plantearse de %orma completamente nue(a en una # lesia popular 2ue normalmente se reclutaba mediante el bautismo de in%antes7 lo cual no podía por menos de tener unas determinadas consecuencias. el Dios del amor y la sal(aci!n en el inminente reino de Dios. Es 0sta una idea 2ue apenas "a tomado en cuenta la teolo ía cristiana con (erdadera resoluci!n. tienen al o esencial 2ue decir sobre la idea de la 9re eneraci!n. .A est' marcada de ese mismo espíritu. 3aturalmente se puede decir 2ue esa idea no se "alla en el 3T tan aislada como parece a primera (ista. Tambi0n "ay 2ue (er la ruptura re%ormista de <artín 5utero en este contexto.1s7 c%. 9Fespecto a todo a2uel 2ue se declare en mi %a(or delante de los "ombres. . <t 16. sobre todo los psic!lo os pro%undos de la escuela de D. De "ec"o existe una 9crisis estructural de la iniciaci!n cristiana. es el Pairos decisi(o para la sal(aci!n.G. Pero a2uel 2ue me nie ue ante los "ombres. En la misma decisi!n apunta una %!rmula de Eran$ Qa%Pa. El presente. esa pr'ctica del bautismo de in%antes aranti$a los impuestos eclesi'sticos.A. en primer t0rmino interesa. Por lo eneral la palabra de -es8s.pr'ctica m's o menos ine%ica$. 5a idea de 2ue el "ombre mediante su conducta presente decide sobre sí mismo y sobre su existencia delante de Dios. por ejemplo. en el 2ue siempre est'n en jue o de una %orma nue(a y concreta la %e y el amor del "ombre. repetidamente transmitida por los sin+pticos. Para la con%i uraci!n de nuestra (ida es importante . -un . y menos una decisi!n en la 2ue est'n en jue o la propia sal(aci!n y la (ida. Hoy adem's. por cuanto el bautismo no sustituye la penitencia y con(ersi!n de cada cristiano. B2u0 soy yoC * si no es a"ora. tambi0n 0l ser' ne ado ante los 'n eles de Dios.i s!lo yo estoy en mi %a(or. puesto 2ue encubre otros anejos a las relaciones de la # lesia y de la sociedad presente. ?5c 12. cuando en realidad se trata de un juicio sumarísimo. Tambi0n la randiosa palabra 2ue se nos "a transmitido del rabi Hilel ?si lo # a. =ultmann en su comentario de -n "a comprendido y estudiado todo su alcance.!lo nuestro concepto del tiempo nos permite "ablar del juicio %inal..D. 5a pre unta de 9BD!mo lle ar0 a con(ertirme en un cristiano (i(ienteC. pues en la Fep8blica Eederal de Alemania. 9. el juicio escatol! ico o el 9juicio %inal.31 y par. del "ombre. y no la condenaci!n del "ombre. es en sí per%ectamente bíblica. El problema toda(ía no "a sido discutido a %ondo.!lo F. y del 9nacimiento de lo alto. o del 9nacimiento en Espíritu. o el otro problema de c!mo lle ar' a ser un (erdadero cristiano. Bcu'ndo lo seraC.32s7 <c 1.. 9. El problema es muc"o m's importante.i yo no estoy en %a(or mío. En eneral parece 2ue esa pr'ctica se discute muc"o m's 2ue el 9nacimiento desde lo alto. B2ui0n lo estar'C .

. 5a %e.. se 8n -n. Para el problema en su conjunto. Por consi uiente. para el momento %ecundo y car ado en 2ue puede lle ar la llamada de Dios.. .. cuando arries a su propia (ida. a (er a -uan y le dijeron. y las entes acudían para bauti$arse7 2& por2ue -uan no "abía sido encarcelado toda(ía. si ni%ica naturalmente no la aceptaci!n como (erdaderos de unos artículos de %e. de unos do mas. por2ue "abía allí a uas abundantes...... Don la %e. . 9Doncilium. 1... para (i(ir por completo del amor de Dios.. El "ombre 2ue (i(e al día o el 2ue (i(e de espaldas a la "istoria. la a%irmaci!n del cuarto E(an elio. a los bra$os de Dios... la pura %e de inteli encia y de obediencia representa una dura atro%ia y (iolaci!n del "ombre. Fabí. 23 Tambi0n -uan se uía bauti$ando en En!n. P@TEF. /3. 2) ... Es un "ombre 2ue (i(e en buena parte al mar en del tiempo.. A"ondando en esta misma idea.. s!lo de acuerdo con unas recetas o prescripciones dadas.encontrar una "uella a %in de no %allar la consi na 2ue me llama. . sino del 9salto.e ori in! entonces una discusi!n entre los discípulos de -uan y un judío acerca de la puri%icaci!n... lle a a la (ida plena.. sin mermas y eterna. cerca de . Drisis estructural de la iniciaci!n cristiana. EL UL"I O "ES"I ONIO !EL BAU"IS"A ?-n. de 2uien t8 "as dado testimonio. a"ora se pone a bauti$ar. en 2ue el "ombre se entre a a sí mismo con plena con%ian$a... la realidad de la comunidad eclesi'stica se "ace cada (e$ mis problem'tica.. permaneciendo allí con ellos y bauti$ando. 5o cual si ni%ica 2ue ni el medio social ni el reli ioso representa un apoyo directo para la pertenencia a la # lesia... mientras 2ue con la incredulidad la pierde. de ordinario carece ciertamente de sensibilidad para el Pairos... c%. 2+ Eueron. en las cuales a%loran al primer plano las posibilidades extremas de la existencia "umana. con tal 2ue lo 2uiera realmente... Por el contrario. el "ombre alcan$a la (ida eterna.... aparece como plausible 2ue.. se 8n la cual el "ombre s!lo con 2ue lo 2uiera. En cambio.emejante %e a%ecta de "ec"o a las 8ltimas pro%undidades de la existencia7 debe traspasar la epidermis para lle ar a lo m's "ondo del cora$!n. <A5D@3AD@ y D.alim... así en el Pr!lo o de 5..... aJ ?14/4A ##. tal como a2uí se entiende.. tambi0n la problem'tica de la iniciaci!n cristiana aparece bajo una nue(a lu$... #ncluso a2uellos comentaristas de la escena presentes 2ue de%ienden resueltamente la opini!n de 2ue el sentido de lo reli ioso est' "oy tan (i(o como siempre y a8n m's... tal como se "a mani%estado en -es8s. pues. V. conceden 2ue a menudo ya no tiene nin una relaci!n con una pertenencia cate !rica a la # lesia.. cuando se con%ía libremente al amor sin límites. -es8s andu(o con sus discípulos por la re i!n de -udea. la (ida sin m's en su sentido pleno. y todos ...... a2uel 2ue estaba conti o al otro lado del -ord'n.. la %e y la incredulidad se entiendan como las alternati(as decisorias de la sal(aci!n. de la indoctrinaci!n intraeclesial 2ue inculca al "ombre un super yo de con%i uraci!n eclesi'stica en exclusi(a7 no se trata de una %e de catecismo.. 9Don la disoluci!n de la sociedad cristiana o con la desaparici!n de la in%luencia de la autoridad eclesi'stica sobre las masas. libremente. etc.. 63K22H36A 22 Despu0s de esto. cuando se entre a por completo al amor di(ino.. p.. es decir.

y 9bautismo con Espíritu. com... por obra de Herodes AntipasA no sabe nada el cuarto E(an elio. Probablemente se trataba del problema de cu'l de los bautismos aportaba una mayor justi%icaci!n y. traslad'ndose a las cercanías de En!n ? rie o AínonA en . 22 se re%iere a una acti(idad baptista de -es8s junto al -ord'n. *o no soy el <esías.. Tal (e$ deba recordar el lector la distinci!n entre 9bautismo con a ua. . por2ue a2uí el a ua era m's abundante.e escuc"a un acento incon%undible de en(idia y competencia aun2ue "ay tambi0n una con%irmaci!n contenida de 2ue el testimonio del =autista a %a(or de -es8s "a surtido realmente e%ecto y 2ue así se cumple la (oluntad de Dios. a 1. Por lo dem's.e 8n el (. 5a obser(aci!n del (. En el cuadro marciano y en el de la tradici!n sin!ptica sería muy di%ícil encontrarle un lu ar. Tenemos así tra$ado el marco en 2ue se (a a desarrollar la escena si uiente. 36 :l tiene 2ue crecer y yo ten o 2ue disminuir. -uan =autista "abría abandonado su primer encla(e en 2ue bauti$aba =etania y =etabara ?c%. por lo mismo. al tiempo 2ue acent8a la superioridad del bautismo cristiano. Est' claro el prop!sito de la obser(aci!n. 3adie puede asumir nada 2ue no se le "aya dado del cielo.21A. 1. 2ue pretende mostrar c!mo -es8s entra a"ora en competencia con el =autista. 2) Josotros mismos sois testi os de 2ue dije. sino 2ue "e sido en(iado delante de 0l.alim. 24 E# 2ue tiene a la esposa.. Tambi0n los discípulos de -uan dan a su maestro el título de Fabí. Pues bien. A continuaci!n el =autista aparece una (e$ m's como testi o a %a(or de -es8s.2+s. 2& muestra 2ue tampoco entre el círculo jo'nico era desconocido el destino del =autista. Ante esta nue(a situaci!n los discípulos de -uan acuden a su maestro y le in%orman.14H3&A. todos creyeran por 0l. para con%irmar de manera explícita 2ue en ese desarrollo de las cosas se mani%iesta la (oluntad de Dios. Allí permaneci! durante al 8n tiempo con sus discípulos bauti$ando. a %in de 2ue. -es8s "a (uelto a dejar -erusal0n y se "a diri ido 9a la re i!n de -udea. a la ribera occidental. Di%ícilmente cabe suponer 2ue se tratase de las prescripciones puri%icatorias judías en eneral ?c%.33A.. El relato empie$a de modo 2ue el (. 2ue est' con 0l y lo oye. El relato s!lo puede enmarcarse con pleno sentido en el marco jo'nico de la "istoria de -es8s. . ?c%. es el esposo7 pero el ami o del esposo. los discípulos de -uan si uen sin comprender lo . se llena de ale ría al oír su (o$. <c +. es decir. a un en%rentamiento entre los discípulos de -uan y un judío 9acerca de la puri%icaci!n.1/H24 y par. por entonces no "abía sido a8n encarcelado. esta perícopa muestra 2ue el círculo jo'nico "a conocido e(identemente el bautismo como rito cristiano de iniciaci!n y 2ue lo mantiene. * se lle a a una pol0mica. y desde lue o a las proximidades del -ord'n. esta ale ría mía se "a cumplido ya. Así pues.acuden a 0l. por2ue -es8s no "a iniciado su acti(idad en -erusal0n sino en Galilea. la discusi!n con el judío acerca de la puri%icaci!n s!lo tiene un papel introductorio. En los e(an elios es 0sta la 8nica noticia 2ue nos in%orma de una acti(idad bauti$adora de -es8s. como lo dice claramente el (. sino del bautismo en concreto. 23.e 8n el texto jo'nico. -es8s y el =autista trabajan a"ora codo con codo como en competencia. 9Este (ino para ser testi o. Al "ablar adem's de una acti(idad bauti$adora de -es8s. 5a %ormulaci!n resulta bastante circunstanciada debido a las re%erencias retrospecti(as a la perícopa precedente acerca del =autista ?1. 2/ -uan contest!. . tenía un mayor e%ecto sal(ador. en cambio <c c. 2+.. /A. 5os discípulos dicen explícitamente 2ue -uan depuso testimonio en %a(or de -es8s7 9A"ora se pone a bauti$ar y todos acuden a 0l. #ncidentalmente sabemos 2ue el =autista se "abía trasladado a la otra orilla del -ord'n. consi uiendo un ran n8mero de se uidores. De la ejecuci!n de -uan =autista ?c%.

2/H33A.. est' pro%undamente in%luida por esa ima en.. 5o cual bien podría ser un ar umento tomado del en%rentamiento entre cristianos y se uidores del =autista. En la (isi!n cristiana tradicional -uan =autista es el típico personaje de transici!n entre ei Anti uo Testamento y el 3ue(o7 a2uel 2ue al tiempo 2ue cierra la pro%ecía . puesto 2ue el =autista "ist!rico "abía "ablado de 2ue 9tras de mí (iene el 2ue es m's %uerte 2ue yo.in duda al una subyacen a2uí las representaciones del tiempo de la sal(aci!n mesi'nica como unas bodas. sino al uien 2ue "a sido en(iado delante de 0l.. En el texto marciano -es8s certi%ica indirectamente en %a(or del propio =autista 2ue su bautismo procede 9del cielo. 9El 9ami o del esposo.. Es Dios mismo 2uien conduce a -es8s numerosos se uidores. *o no soy el <esías.. cuatro días despu0s del e2uinoccio de in(ierno ?así en el "emis%erio septentrionalA. El 9sol men uante. pues proporcionaba un cuadro interpretati(o con(incente para la %i ura del =autista. . de Dios7 a2uí. el <esías. 9Esta ale ría mía se "a cumplido ya.. mientras 2ue celebra la %iesta de 3a(idad el 2) de diciembre. 5a litur ia cristiana "a expresado esto de modo r'%ico al establecer la %iesta de -uan =autista el día 2& de junio. El texto recuerda (i(amente la perícopa sobre el tema de la autoridad ?<c 11. Dabe suponer 2ue este ar umento no se "a encontrado de "ec"o en %orma completamente espont'nea. es uno de los dos paranin%os o padrinos de boda. El "ec"o de 2ue adem's -es8s lo re m's discípulos 2ue el =autista obli a a (er justamente en ello la acci!n misteriosa de Dios 2ue así lo "a dispuesto. en cambio es el =autista el 2ue con su palabra se>ala la misi!n di(ina de -es8s. Pero es precisamente 0sa su pre unta la 2ue conduce una (e$ m's a 2ue -uan re%rende su testimonio anterior con uno nue(o. El (. mientras se desi na a sí mismo como 9ami o del esposo. es el símbolo de Dristo. tres días despu0s del e2uinoccio de (erano. si antes no le "a sido dado por el cielo. Ese papel típico ideal. 36 esta palabra. 9:# tiene 2ue crecer y yo ten o 2ue disminuir. 21 trae una clara re%erencia retrospecti(a al testimonio precedente 5os propios discípulos se (en en la necesidad de con%irmar lo 2ue en la precedente ocasi!n "abía dic"o -uan. por Dios. 2ue en las bodas judías desempe>aban ciertas %unciones de con%ian$a y. *. todo pro%eta debe en 8ltima instancia su cometido al "ec"o de "aber sido en(iado por Dios. -uan =autista "a cumplido su misi!n respecto de -es8s. 3adie puede tomar nada. El (. lle a en el (. tal como a2uí se nos muestra.2ue "a ocurrido ni la (erdadera misi!n de su maestro. cuando se muestran impacientes por el 0xito de -es8s. 2ue es a la (e$ su 8ltimo testimonio en %a(or de -es8s. las a%irmaciones del =autista se ele(an "asta alcan$ar una (erdadera rande$a de "imno. 5a ima en del =autista en la tradici!n cristiana. expresando así la norma 2ue en la (isi!n jo'nica "a de pre(alecer entre el precursor y el consumador. . es el símbolo del =autista.. 2/ empie$a con un principio eneral. cuya mayor ale ría es poder prestarle sus ser(icios en cual2uier aspecto durante la celebraci!n nupcial. sobre todo. especialmente en el arte pl'stico. conducían la esposa al esposo y (i ilaban su conducta matrimonial. al modo de la 8ltima recomendaci!n 2ue el =autista da a sus discípulos. lo mantiene -uan "asta el %inal en toda la linea.!lo se trata de una in(ersi!n muy si ni%icati(a. 5os cristianos lo "an es rimido en bene%icio propio. mientras 2ue el 9sol creciente. <editaci!n En el cuarto E(an elio se repite una ( otra (e$ con toda claridad 2ue -uan =autista es simplemente el testi o de Dristo.. En tal ase(eraci!n se trata del problema de la le itimaci!n pro%0tica. 24H36. cuando "abla del <esías como del 9esposo. En los (.

Ello si ni%ica 2ue -uan =autista se con(ierte en prototipo del ma isterio eclesi'stico. es decir. s!lo por 2ue sean indicaciones y pr'cticas del ma isterio. con una (alide$ meta%ísica. Domo testi o de Dristo. nin una (alide$ en sí mismo. Domo lo prueba la "istoria de la # lesia. 6&K61H&2A En -n &. y 2ue por lo mismo no alimenta ambiciones mesi'nicas de nin 8n tipo. por lo 2ue tambi0n debe pre untarse siempre con sentido crítico "asta 2u0 punto se acomoda realmente a dic"a tarea y pretensi!n y si con sus actuaciones ministeriales testi%ica realmente en %a(or de la causa de -es8s. se reconocer' sobre todo en si es capa$ de deponer y arrinconar las aspiraciones de dominio %rente al "ombre y de ser(ir a la libertad concreta de todos los creyentes y de los "ombres todos en eneral. "asta el cual conduce a la no(ia. 3o puede ni debe suplantar la causa de -es8s por sus instituciones y actuaciones. *a no podr' entenderse precisamente como un 9jerar2uía establecida por Dios. por2ue se pensaba 2ue era necesario de%ender el ma isterio en su pure$a incontaminada. de%endiendo por ejemplo los derec"os "umanos de puertas a%uera y no aplicar el mismo criterio dentro de la propia # lesia. el tiempo de la sal(aci!n. sino como simple ser(icio a la causa del "ombre. * entabla una con(ersaci!n sobre cuestiones reli iosas tan . tampoco ese ma isterio tiene nin una %unci!n aut!noma. En e%ecto. ?P' s. Tampoco se puede emplear una doble medida. publicaciones y ex"ortaciones. 2ue en el sentido del 3T se entiende 8nica y exclusi(amente como ministerio de testimonio y de ser(icio. y m's en concreto en un lu ar de nombre . ni del cristianismo de 2uien ejerce el ministerio. Allí se encuentra -es8s con una mujer samaritana. a los creyentes. Al i ual 2ue la %i ura de -uan. la nue(a era mesi'nica. Así pues.. cerca del po$o de -acob. se centra en el testimonio a %a(or de Dristo.. El cristianismo del ma isterio.icar. m's o menos pri(ada. el ministerio como instituci!n carece de arantías %irmes de 2ue sus mani%estaciones y sus medidas pr'cticas.(eterotestamentaria abre.in embar o no se trata s!lo de la "umildad personal. como precursor del <esías -es8s. 2ue consecuentemente resiste a la tentaci!n de 2uerer ser al o m's 2ue 9la (o$ del 2ue clama en el desierto. En principio el ma isterio no dispone de una especial arantía de (erdad ni tampoco de una direcci!n especial. <'s bien est' continuamente li ado a su tarea de testi o de Dristo. El ma isterio tiene 2ue de%ender ante el mundo la causa de -es8s.amaría. sino 2ue todo su cometido. una y otra (e$ se "a dado una "umildad pri(ada en conexi!n directa con el or ullo ministerial eclesi'stico. 231H363A JESÚS 4 LA SA ARI"ANA ?-n.1H&2 "ay el relato detallado de una estancia de -es8s en . a partir del =autista. sino m's bien de la "umildad y cristianismo del propio ministerio. por2ue al o de tal índole no se da en el 3T. su e(an elio. por el 2ue pueden entenderse todas sus acti(idades. como por des racia "a ocurrido tantísimas (eces en el curso de la "istoria de la # lesia y sucede toda(ía "oy repetidamente. (e m's bien su cometido en el papel de 9ami o del esposo. (ayan a identi%icarse con la causa de -es8s y puedan contar como testimonio le ítimo en %a(or de Dristo. se puede explicar la esencia del ma isterio eclesi'stico. . como testi o de Dristo.

(. aA cambio de escena. ?1Fe 1+. "ist!ricos e "ist!ricoHreli iosos. (. 2/H367 bA el alimento de -es8s.amaría ?"ebr. Esd &. 2/H317 a2uí se suman dos subdi(isiones.. @ri inariamente . simboli$ado por la ima en del 9a ua (i(a. -es8s junto al po$o de -acob.1H)A. Así se lle ! poco a poco a una e(oluci!n política y reli iosa en%rentada. la recta adoraci!n de Dios y el <esías. 2ue en buena parte se identi%ica con el n8cleo del anti uo reino septentrional de #srael ?436H/21 a.. (.i2uem como capital del reino del norte. 5a narraci!n est' montada de modo extraordinario y de un solo impulso. no lejos de allí. autori$aci!n 2ue obtu(o de .D.i2uem. dando a la ciudad 2ue edi%ic! el nombre de . .2&A.i2uem y sobre el monte Gari$im se instituy! un culto propio. 2ue "abía sido destruida de%initi(amente por -uan Hircano el 121 a. tanto en el aspecto literario como en su ar umentaci!n teol! ica. en los 2ue "emos de entrar con detalle.. (. las pro(incias se desi naban con el nombre de la respecti(a capital.D. El rey @mrí de #srael ?112H1/1 a. .D. se reconstruy! la anti ua ciudad de . la actual 3ablus ?/2 d. . 1H+7 2. aun2ue los resultados no %ueron duraderos.amaría si ni%icaba el %inal de . el obernador persa .%undamentales como el problema de la sal(aci!n.emer la monta>a de . Tales ad(enedi$os aportaron sus propios cultos reli iosos. 5a samaritana7 el a ua (i(a.D. 31H317 ). El 0xito misional en . 5as samaritanos ?la anti ua desi naci!n judía era si2uemitasA "abían tenido un desarrollo aut!nomo despu0s de la destrucci!n del reino septentrional por los asirios ?/21 a. (. 5a narraci!n trabaja con una serie de datos eo r'%icos. 5a ciudad de .anbalat traicion! al rey Darío y obtu(o del <acedonio autori$aci!n para construir un templo sobre el Gari$im. y en cuya proximidad m's tarde Jespasiano "aría edi%icar la ciudad de Ela(ia 3eapolis. El 9po$o de -acob. El (erdadero culto a Dios y al <esías. 5a oposici!n se "i$o de%initi(a cuando. -es8s permanece dos días en el lu ar y suscita la %e entre los samaritanos.amaría. y 2ue en tiempos de -es8s se caracteri$aba por su posici!n intermedia con -udea al sur y Galilea al norte. persa y "elenístico. 2ueda como a 1. cuando Alejandro <a no penetr! en Palestina.emer."ombronA %ue la capital del reino israelita del norte. (. ?misi!nA. 5a %undaci!n de . la cosec"a misional. El a>o 16/ a. 1. . del monte de . Ese sincretismo reli ioso %ue uno de los moti(os principales de la enemistad 2ue el judaísmo ortodoxo mantu(o contra los samaritanos.icar est' situada en el paso entre el monte Ebal y el monte Gari$im.amaría desi na a2uí la re i!n samaritana. El a>o 332 a.amaría cay! en manos de -uan Hircano ?13&H16& a.icar no se identi%ica en modo al uno Hcomo pens! el padre de la # lesia -er!nimoH con la anti ua . aun2ue abra$aron la reli i!n de *a"(e".D. Despu0s del re reso del destierro de =abilonia los judíos de -erusal0n rec"a$aron la ayuda samaritana para la reconstrucci!n del templo ?c%.A y la deportaci!n de buena parte de las tribus norte>as. 2ue se me$claron con la poblaci!n israelita super(i(iente. 1+H2+7 &..D. el due>o del monte. aun2ue sin sobrepasar nunca por el sur la re i!n de <e id!. 5os asirios lle(aron colonos al país. (.amaría por dos talentos de plata y edi%ic! sobre la monta>a.D. "ada %inales del si lo #J a.amaría.A.A 9compr! a .A. "asta lle ar a la separaci!n de samaritanos y judíos. <'s bien "ay 2ue identi%icarla con el lu ar de AsPar. 34H&2. por lo 2ue .D. De con%ormidad con el uso asirio.D.e di(ide en las secciones si uientes. El alimento de -es8s7 la inminente 9cosec"a.amaría dio tambi0n nombre a toda la re i!n 2ue sucesi(amente estu(o bajo dominio asirio. /H1)7 3.A7 los asmoneos la judai$aron en buena parte por la %uer$a.) Pm. .

-es8s toma el camino de Galilea a -erusal0n pasando por . 9Dos naciones aborrece mi alma. 2ue m's bien "abría 2ue cali%icar como persecuci!n de los miembros "elenísticos de la comunidad.amaría para impartir su bendici!n a todo el asunto. . 93o (ay'is a tierra de entiles. 3uestro relato es preciso (erlo desde el tras%ondo descrito y desde 0l "ay 2ue entenderlo. y así lo "an mantenido "asta "oy.e 8n los testimonios del 3T no se puede tra$ar una línea uni%orme acerca de la actitud de -es8s %rente a los samaritanos.. Domo Escritura sa rada s!lo admiten el Pentateuco. y la tercera no es naci!n. -es8s sale en de%ensa de los samaritanos y reprende a los discípulos ?5c 4. En esa "istoria se menciona tambi0n.16A. Por lo 2ue respecta a las di%erencias reli iosas entre samaritanos y judíos. ni entr0is en ciudad de samaritanos7 id m's bien a las o(ejas perdidas de la casa de #srael. aun2ue el sincretismo y la relati(a apertura de los samaritanos %rente al "elenismo indujo a los judíos ortodoxos a una clara postura ne ati(a7 (0ase. %ueron muy di(ersas las causas y moti(os 2ue contribuyeron a su desarrollo. del 2ue se decía 9Este es el llamado Gran Poder de Dios. 2ue reproduce su propia (isi!n del ministerio de -es8s.11H14A. si bien no encuentra entre los samaritanos una aco ida amistosa.i2uem. Act 1. . como predicador. En conjunto los sin!pticos nada saben de una lar a permanencia de -es8s en .amaría.amaría. mientras 2ue rec"a$an los Pro%etas y el resto del AT.. Por el contrario. s!lo -es8s resucitado dio el mandato de misionar entre los entiles ?c%. donde es un samaritano el 8nico 2ue se muestra a radecido ?5c 1/. Pero es 5ucas precisamente el 2ue menciona a los samaritanos en tono elo ioso.2). -es8s "abría ordenado a sus discípulos. desde lue oH. . 9El 2ue los Escritos y Pro%etas %alten en el Pentateuco samaritano es 8nica y exclusi(amente el resultado de una decisi!n teol! ica..1H2)A.44H3/A y en el relato de la curaci!n de los die$ leprosos. al ma o . En esa situaci!n parece "aber tenido cierto papel una interrupci!n en la sucesi!n al sumo sacerdocio7 como 2uiera 2ue sea los samaritanos a%irmaban su pretensi!n a una línea aut!noma de sacerdotes y pontí%ices. cuando los discípulos .ur en ciertas dudas acerca de la "istoricidad del relato en su redacci!n actual. pero no de un anticipo temporal del cisma antes de la constituci!n de esa parte del canon. Desde lue o se discute la autenticidad del pasaje. por (e$ primera. Pero. Eclo )6. toda (e$ 2ue Pedro y -uan se encaminan a . <t 21.)1H)+A. ?Act 1. El lu ar de culto le ítimo para los samaritanos es el monte Gari$im.1+H26A. Hlo 2ue en principio no puede excluirse. pues bien puede tratarse de una creaci!n del e(an elista <ateo. la predicaci!n del mensaje de sal(aci!n 2uedaba delimitada a los judíos.. Es e(idente 2ue debi! re istrar un 0xito misional notable. Pero las opiniones discrepan al respecto. De acuerdo con esto.)s. los 2ue "abitan en la monta>a de . se desarroll! una acti(idad misional en . . y el pueblo insensato 2ue mora en .amaría7 expresamente se menciona al "elenista Eelipe ?c%. .e 8n <t 16. y menos a8n de una acti(idad personal suya allí.e 8n 5c.im!n el <a o %ue el primer "ereje y el primer 9 n!stico cristiano. aun2ue la situaci!n en su conjunto podría . .amaría y los %ilisteos. los Hec"os de los ap!stoles nos in%orman 2ue en conexi!n con la primera persecuci!n de la primiti(a comunidad jerosolimitana.inmediato.im!n. antes de la pascua la predicaci!n de -es8s estu(o circunscrita a los judíos. como ocurre en la par'bola del buen samaritano ?5c 16. A ello corresponde tambi0n la ran (eneraci!n de <ois0s entre los samaritanos.antia o y -uan 2uieren maldecir y ani2uilar la aldea por ello. por ejemplo.e 8n los padres de la # lesia. Aun2ue se 2uiera admitir una tradici!n particular con un 9n8cleo "ist!rico. 5as posiciones 2ue los rabinos judíos adoptaron %rente a los samaritanos %ueron muy di(ersas.

amaria. corriente tambi0n en el cuarto E(an elio ?1A. eran solos los discípulos 2uienes lo "acían. En cual2uiera de los casos es importante 2ue el texto arran2ue tambi0n del prop!sito de presentar el nue(o culto cristiano como un culto 2ue debe eliminar tanto el culto 2ue se tributa a Dios en -erusal0n como el 2ue se le tributa en el monte Gari$im. en este caso. -n es del parecer 2ue los %ariseos obser(aban con tanta atenci!n como en(idia el 0xito de -es8s.7 se trata del conocido título "onorí%ico. cerca de la %inca 2ue -acob dio a su "ijo -os0. a una ciudad de .14A. El 0xito de la predicaci!n de -es8s parece "aber sido el moti(o. . H2ue. 9se le "abía dic"o.amaría. 9. + Allí se encuentra el po$o de -acob. pues. 2 aporta una nue(a correcci!n. <oti(o su%iciente para 2ue -es8s abandonase -udea7 el (.. pues. allí junto al po$o. %ati ado del camino.14 son los %ariseos los 2ue dicen. lo cual su eriría de inmediato 2ue otros le "abían in%ormado al respecto. se "abía sentado. sobre todo de presentar a los %ariseos como los anta onistas literarios de -es8s. ) 5le a. 5os (. no cabe duda de 2ue %rente a todo ello la primacía corresponde en buena parte a la con%i uraci!n teol! ica de la "istoria por obra del e(an elista. -es8s 9supo. asimismo 11. 1.amaría. pues. lo 2ue constituye una posterior remodelaci!n de la realidad "ist!rica. JESÚS JUN"O AL POLO !E JA#OB ?-n. 5a correcci!n tiene tanta mayor importancia por2ue muestra c!mo en el círculo jo'nico tampoco se sabía nada acerca de una acti(idad baptista de -es8s.11. de la creciente enemistad de los %ariseos "acia -es8s ?c%.1). se 8n el testimonio de los mejores manuscritos. Por lo 2ue se re%iere al tras%ondo "ist!ricoHtradicional del relato se impone ciertamente la pre unta de si el círculo jo'nico no "abría tenido un inter0s especial en la primiti(a misi!n cristiana en . 3 abandon! -udea y se %ue de nue(o a Galilea. no puede traducirse por 9"abía lle ado a sus oídos. Así pues.adaptarse per%ectamente a la ima en tradicional del -es8s "ist!rico. se 8n -nH 2ue los %ariseos "abían sido in%ormados de la ran multitud de se uidores 2ue -es8s se "abía procurado con su acti(idad bauti$adora. 1H+ presentan una narraci!n. -es8s sale de -udea y se diri e a Galilea. Don tal tratamiento se diri e tambi0n la samaritana repetidas (eces a -es8s. 6&K61H6+A 1 Duando supo. Era alrededor de la "ora sexta.2+. El camino m's corto. llamada . primero. & Pero le era necesario atra(esar por . sino tambi0n a 3. no es 2ue -es8s bauti$ase personalmente. El alejamiento de -es8s "a sido moti(ado por un posible con%licto entre 0l y los %ariseos. 9R*a est'is (iendo 2ue no adelant'is nadaS R<irad c!mo todo el mundo se "a ido tras 0lS. pues. Tambi0n a2uí con(iene recordar 2ue en el E(an elio se 8n -n aparecen los %ariseos como los (erdaderos ad(ersarios de -es8s. el . aun2ue sin nin 8n 0n%asis especial ?&. se desi na a -es8s como Qyrios. de la en(idia y.A.e>or.icar.e>or 2ue los %ariseos estaban enterados de 2ue -es8s conse uía m's discípulos 2ue -uan y 2ue los bauti$aba 2 Haun2ue en realidad no bauti$aba -es8s mismo. sino sus discípulosH. de -udea a Galilea era el 2ue pasaba por . 1. En el (.&/s7 en 12. y tambi0n el m's c!modo.. 2ue no se re%iere s!lo al (. -es8s.22. 1. cosa 2ue -es8s no necesita en modo al uno.e trata. posteriormente.

1 Pues sus discípulos "abían ido a la ciudad a comprar alimentos.. Allí se encuentra tambi0n 9el po$o de -acob. no son raros en Palestina9.3+.3& 347 13.317 11.14 y &1.1).1. 2ue soy samaritanaC ]Es 2ue los judíos no se tratan con los samaritanos. (as a sacar t8 esa a ua (i(aC 12 BAcaso eres t8 m's 2ue nuestro padre -acob.. Dame de beber... 2ue era natural "abida cuenta del abundante manantial de a ua (i(a en el lu ar así como las tradiciones sobre -acob relacionadas con el territorio de ... -es8s se deja caer junto al po$o... lu ares 2ue se encuentran en la "ondonada del (alle 2ue %orman los montes de Ebal y Gari$im./. ... y bebieron sus "ijos y sus anadosC 13 -es8s le respondi!.267 26.. pues. El po$o de -acob puede (erse toda(ía "oy. Era 0sta una tradici!n resultante de la reuni!n de pasajes como G0n 33.22 con -os 2&.. pero ambas (ías eran m's lar as y di%icultosas.. A. Qyrios..1)..21.1+. ni si2uiera tienes cubo. ya no tendr' sed jam's7 pues el a ua 2ue yo le dar0 se con(ertir'.3&.. del cual bebi! 0l. dentro de 0l. 32.13...3. 1. tendente a explicar por 2u0 -es8s se encontraba solo con la mujer..12.. . 2)..1+. El camino ele ido conduce toda(ía "oy a .1. 9Tales po$os 2ue se exca(an y construyen para conser(ar un "ontanar pro%undo..e>or como titulo "onorí%ico y "onroso de -es8s en el cuarto E(an elio. BDe d!nde.+17 4. BD!mo t8. 11 Ella le contesta.14. me pides de beber a mí.+. para 2ue yo no sienta ya m's sed.i2uem ?3ablusA y . -n &. EL 3AGUA VIVA..amaría7 otras alternati(as eran el camino 2ue se desli$aba por la depresi!n del -ord'n o el 2ue se uía la costa..1/. siendo judío. en el ínterin los discípulos "abían ido a la ciudad a pro(eerse de alimentos.2/. Dícele -es8s... .. 2ue nos dio este po$o. 5a mujer recibe la petici!n de -es8s extra>ada y sorprendida en . . y un sorbo de a ua constituye un (erdadero placer.. 1 es una obser(aci!n incidental aclaratoria.). a lo 2ue se sum! una tradici!n sobre la tumba de -os0 ?se trata de 9-os0 el e ipcio.12.. * si uen dos indicaciones 2ue delimitan a8n m's la locali$aci!n de los sucesos.11. . 9cerca de la %inca 2ue -acob dio a su "ijo -os0.21.... t8 misma le "abrías pedido y 0l te "abría dado a ua (i(a.23. LA SA ARI"ANA. <ientras a la "ora del calor del día -es8s se "a dejado caer junto al brocal del po$o.4...&47 ). 2ui0n es el 2ue te dice Dame de beber...i2uem.26.227 1). Es e(idente 2ue el inter0s del E(an elio se 8n -n est' en ubicar la escena 2ue si ue en una eo ra%ía concreta..2. ?-n. Dansado de la caminata. Dame de beber c(. -es8s apro(ec"a la ocasi!n para pedirle a la mujer... Es 0sta una re%erencia 2ue el AT i nora pero 2ue e(identemente descansa en una tradici!n local.2. 1) Dícele la mujer. 4 Entonces le pre unta la mujer samaritana..217 21.26./7 +.. El (.e>or. en manantial de a ua 2ue brote para (ida eterna..32. Toda la descripci!n tiende a preparar incluso psicol! icamente la con(ersaci!n 2ue (iene de inmediato..A.1&. lle a una samaritana a sacar a ua.. 6&K6/H1)A / 5le a una mujer de . /A. Toda la con(ersaci!n se desarrolla en su ausencia.i conocieras el don de Dios... y el po$o es pro%undo..amaría a sacar a ua. Todo el 2ue beba de esta a ua nue(amente tendr' sed7 1& pero el 2ue beba del a ua 2ue yo le dar0.e>or. ni ten a 2ue (enir a2uí a sacarla... cuando m's aprieta el calor.V 16 -es8s le respondi!.3+... dame de esta a ua.icar.. ..13...2). Era adem's la "ora del mediodía.11.3/7 1&..

Para 2ue exista el don es absolutamente necesario el donante.rado m'ximo. Todo el 2ue "abla muc"o con mujer. Había.. 9. cuando dice en %orma de alusi!n indirecta y ambi(alente. El a ua. 2ue -es8s tiene para o%recer. est' totalmente impuro. 5a con(ersaci!n en p8blico de un rabino con una mujer era al o 2ue c"ocaba contra la costumbre dominante7 tampoco participaban normalmente las mujeres en las discusiones rabínicas. 9Luien come el pan de un samaritano es como el 2ue come carne de cerdo. y 2ue . pero en realidad es 0l el 2ue dispone del don de Dios y el 2ue podría otor 'rselo al "ombre si 0ste se lo pidiera. Ello deri(a del simple "ec"o de 2ue un judío pida al o a un samaritano.. Esa es la circunstancia explícita a 2ue apunta la obser(aci!n aclaratoria. los judíos no se tratan con los samaritanos. 5a respuesta de -es8s a la sorprendida pre unta de la mujer pasa r'pidamente sobre el moti(o primero y descubre su car'cter de pretexto. abandona las palabras de la tora y al %inal "ereda el in%ierno. -es8s pide a la samaritana un tra o de a ua ?con lo 2ue se indica c!mo debería comportarse el "ombre %rente al 9donante. ra$ones su%icientes para explicar la pre unta sorprendida de la mujer samaritana. . en modo al uno del a ua para beber. 5a 8nica actitud adecuada del "ombre %rente a ese don di(ino es recibirlo.D.D. animales y "ombres. E1 resultado es una situaci!n curiosamente parad!jica. 3o se trata. Por eso a%irman los sabios. Acerca del trato con una mujer se aduce la opini!n del rabíH-os0HbenH*o"an'n ?"acia 1)6 a.7 lo 2ue se entiende en nuestro contexto como la re(elaci!n y lo 2ue ella proporciona. Don ello no s!lo se dice 2ue el "ombre no puede procurarse por sí mismo la sal(aci!n. Pero el 9don de Dios.. 16. 3o "ables con la mujer. Duando se piensa 2ue dic"o don puede procurarse de otro modo. la (ida eterna. Por ello nada tiene de sorprendente 2ue bajo la ima en del a ua se simbolice espont'neamente la (ida. la cual tiene para los "ombres 8nica y exclusi(amente el car'cter de 9don de Dios. y m's a8n de 2ue un (ar!n judío lo "a a con una mujer samaritana.. A uaH(i(a. sobre todo en el desierto. En un primer momento.A. especialmente en @riente y en eneral en los países escasos de a ua.i eso se dice de la propia. 9* 0l te "abría dado a ua (i(a. A%lora así la palabra cla(e simb!lica sobre la 2ue (an a extenderse los (ersículos si uientes y con cuya poli(alencia se jue a una (e$ m's de una manera intencionada.. ni se "a entendido tampoco la (erdadera situaci!n "umana. era al o 2ue reprobaban sobre todo los rabinos judíos. es decir. se atrae la des racia. sino del 9don de Dios. 9Lue tu casa est0 abierta de par en par7 2ue los pobres sean "ijos de tu casa.. 2ui0n es el 2ue te dice Dame de beber. Pero la con(ersaci!n est' en marc"a y se ec"a de (er 2ue la petici!n introductoria de -es8s no era m's 2ue el primer pretexto y 2ue apuntaba de antemano en otra direcci!n. 2ue es la sal(aci!n %inal.. Fe(elaci!n y sal(aci!n son en la interpretaci!n jo'nica. al cual se alude asimismo en el (. sino 2ue adem's tiene 2ue suplicarla y recibirla de Dios como puro don. 5as excepciones tal (e$ "ayan podido darse al una (e$. t8 misma le "abrías pedido y 0l te "abría dado a ua (i(a. es el elemento (ital por antonomasia7 s!lo allí donde "ay a ua buena y clara es posible la (ida para plantas. cu'nto m's de la mujer del pr!jimo.i conocieras el don de Dios. Por lo eneral se criticaba el trato directo con una mujer en p8blico. pero no dejaban de ser muy raras.A. ya 2ue %rente a Dios el "ombre no puede ser m's 2ue receptor en el sentido m's radical. 2uiere decirse 2ue no se "a entendido su car'cter peculiar. dones di(inos por esencia y naturale$a. De rabíHElie$er ?"acia 46 d. se describe de %orma m's precisa con la expresi!n 9a ua (i(a. pues. y en eneral se 8n la primiti(a concepci!n cristiana. pues. y bajo el sol implacable del mediodía.A se nos "a transmitido esta sentencia.

. . tambi0n . 9RDu'n ma ní%ica es. 93o "abr' ya m's da>o ni destrucci!n en todo mi monte santo. 2ue es *a"(e". 9En las riberas del río. 9En a2uel lu ar (i el po$o de la justicia7 era ina otable y en derredor del mismo "abía muc"as %uentes de la sabiduría. ?. Por ello no "ay 2ue pensar s!lo en el elemento sensible H2@. y "abitaron con los justos. En la litur ia del templo tiene un importante papel la o%renda de a ua durante la %iesta de los tabern'culos ?1A. distinta del a ua contenida en cisternas. o" *a"(e".alom!n el 9a ua (i(a. al uno y al otro lado crecer'n 'rboles %rutales de toda especie cuyas "ojas no caer'n y cu(o %ruto no %altar' jam's Todos los meses madurar'n sus %rutos.e>or sin en(idia. Por lo 2ue respecta al E(an elio se 8n -uan lo m's importante es sin duda al una el simbolismo del 9a ua (i(a. ?+. 9*a 2ue es un doble crimen el 2ue "a cometido mi pueblo.1A.al &2. para exca(arse cisternas a rietadas..'cianse de la abundancia de tu casa.13. Por2ue en ti est' la %uente de la (ida. En la perspecti(a escatol! ica se "ace esta promesa. Es necesario a"ondar en la meditaci!n de esas im' enes y símbolos y dejar 2ue "ablen en nuestro interior. 2ue se encuentra en los "imnos de in%luencia n!stica. como llenan las a uas el mar. por salir sus a uas del santuario. :sa es la ima en con 2ue jue an las palabras de -er 2. por2ue la tierra estar' llena del conocimiento de *a"(e".en la sed se re%leje la sed de (ida del "ombre.1A.al 3+.2. Para las @das de . 3o es posible i norar la proximidad de estas im' enes a las a%irmaciones de -n. los santos y los ele idos...1H167 c%. tu misericordiaS 5os "ombres se amparan bajo la sombra de tus alas. * un a ua elocuente ro$! mis labios 2ue brotaba de la %uente del . ?E$ &/. ?+. mientras 2ue -n tiene pre%erentemente ante los ojos la re(elaci!n de -es8s y la %e. Todos los sedientos bebieron de ellas y se llenaron de sabiduría.. ?Hen et &1. &4. o" Dios. 2ue son las @das de .3A 9A ua (i(a. 95a re(elaci!n 2ue -es8s otor a comunica la (ida y calma el deseo de tal %orma 2ue nin una a ua terrena puede e2uipar'rsele. @ bien estas otras. y en tu lu$ contemplamos la lu$.alom!n ?2A. aun2ue sin duda 2ue (inculado al bautismo. 5a abundancia de a ua pertenece a las representaciones del tiempo de sal(aci!n. Luiere decir con ello el pro%eta 2ue se "abía buscado un pobre sustituti(o de la 9%uente de a ua (i(a. aun2ue en el %ondo cristianos.al 23. es el a ua %resca y corriente de manantial. ?#s 11. A partir de a"í se entienden a%irmaciones tales como las del . dejarme a mí. .17 c%.11A. es la expresi!n simb!lica 2ue desi na el conocimiento nue(o. %uente de a uas (i(as. 2ue brota y mana del templo "asta con(ertirse en una corriente caudalosa. sino en todos los e%ectos (i(i%icantes y reparadores 2ue deri(an del a ua para el alma "umana y para todo el sentimiento (ital. 9Domo an"ela la cier(a el a ua %resca.1H12A. incapaces de retener el a ua.. En tales "imnos se "abla una y otra (e$ del 9a ua (i(a. 9* la bebieron todos los sedientos de la tierra y su sed se aplac! y desapareci!. ?=N5T<A33A. y los abre(as en el torrente de tus delicias.4A El libro del pro%eta E$e2uiel "abla de una %uente mara(illosa. En la @da + se "abla de un arroyo 2ue se con(ierte en una corriente anc"a y caudalosa. su deseo m's intenso de (i(ir. 5a ima en de las a uas se aplica tambi0n a la sabiduría. 92ue todo lo inunda y 2ue brota del templo. * bebí y me sentí embria ado con el a ua (i(a 2ue no muere ?3A. así mi alma te an"ela a ti.

. y bebieron sus "ijos y sus anadosC. terreno. en una constante contradicci!n de la existencia "umana. 2uien bebe del a ua 2ue -es8s da ya no tendr' sed jam's. del cual bebi! 0l. del 2ue a2uí se trata. Erente a todo ello el E(an elio se 8n -n ase ura 2ue 8nicamente la re(elaci!n de -es8s proporciona la (ida eterna. a su (e$. el "ombre se deja seducir una y otra (e$ por las mismas. dentro de 0l. BAcaso eres t8 m's 2ue nuestro padre -acob. %ormula una pre unta. En todo caso es un a ua mara(illosa 2ue calma de%initi(aH mente la sed de cuantos la beben. no podr' por menos de su%rir amar as desilusiones. 5a samaritana relaciona r'pidamente la expresi!n 9a ua (i(a. Es e(idente 2ue. dentro del propio "ombre. 5os 9e2uí(ocos. su%re de continuo y en %orma cruel el %racaso de todas esas esperan$as e ilusiones. El don de Dios. al mismo tiempo. se caracteri$a por poseer una nue(a calidad (ital totalmente distinta de la (ida terrena c!smica. y el po$o es pro%undo. ?(. 2ue est' sujeta a la muerte. 5a re(elaci!n de -es8s supera y sobrepasa de "ec"o todas esas tradiciones. cosa 2ue la mujer "a entendido claramente de la %rase de -es8s. entre esc0ptica y curiosa. y desde lue o 2ue ya a2uí y a"ora. El "ombre descubre siempre 2ue esas im' enes del deseo nunca se reali$ar'n. Tal experiencia sue>a en cierto modo con sus mitos e im' enes de una (ida eterna o dic"osa7 pero. pese a todo. De ese modo la experiencia (ital "umana se encuentra en una %ra ilidad ine(itable. de manera 2ue sacia de una (e$ por todas su ansia de (ida. desde el "ori$onte experimental "umano. dic"o en %orma positi(a. El len uaje jo'nico aclara el símbolo del 9a ua (i(a. en todo caso. en este contexto. 93i si2uiera tienes cubo. aun2ue sin ella saberlo. es decir.-es8s "abía "ablado a la mujer del 9a ua (i(a. re%or$ada a8n m's por lo 2ue si ue. sin 2ue pueda apartar los ojos de la muerte como el %racaso supremo y de%initi(o. lle a de "ec"o a la (erdad. es m's rande 2ue el patriarca -acob y sus "ijos. -es8s como re(elador es el representante del mundo di(ino y de su don de sal(aci!n. las im' enes del 9a ua de la (ida..))H)1A. -es8s otor a al "ombre la nue(a (ida7 y se le da de modo tan real 2ue. ya no (ol(er'n a estar sedientos. @. de un a ua de la 2ue el "ombre dispone sin %in o 2ue incluso le proporciona un nue(o 9sentimiento (ital. los patriarcas de las doce tribus de #srael. mientras 2ue la samaritana piensa y "abla 9de lo de aba-o. 13bH1&A. -es8s y la samaritana piensan y "ablan en dos planos di%erentes. por2ue Hcomo muestra el textoH con el po$o de -acob iban tambi0n li adas y expresadas la tradici!n del -acob y su especial importancia para los samaritanos. 3aturalmente 2ue -n est' persuadido de 2ue -es8s... ?(. 5o 2ue ciertamente no "a entendido es el sentido simb!lico de semejante len uaje. como re(elador escatol! ico. se trata de subrayar la superioridad "ist!ricoHsal(í%ica de -es8s sobre -acob. Doncebidas desde #a experiencia terrena "umana. del 9po$o de la ju(entud. 12A. con la 2ue en el %ondo. y mayor incluso 2ue el mismo Abra"am ?c%.. al car'cter escatol! ico del don de -es8s. ilusiones y. 2ue 0l podría darle. no son m's 2ue %'bulas. Tal don de -es8s es la (ida eterna. A%irmaci!n.. (as a sacar t8 esa a ua (i(aC. im' enes creadas por el deseo. es de tal naturale$a 2ue proporciona al "ombre una satis%acci!n de%initi(a. Bde d!nde. Es 0ste otro lu ar en 2ue (uel(e a aparecer el 9e2uí(oco jo'nico.. Pretender sacar a ua sin un cubo suena a bastante misterioso y extra>o7 por ello la mujer. 1. pues. la cual. en manantial de a ua 2ue brota para (ida eterna. <ediante la %e puede el "ombre alcan$ar a"ora ya una participaci!n en la plenitud (ital de Dios. mediante la re%erencia a la 9(ida eterna.i. im' enes esperan$adas para una (ida %eli$. 9se . esa 9a ua 2ue yo le dar0 se con(ertir'. re%lejan esa di(ersidad. 2ue nos dio este po$o.. con el po$o. por lo 2ue replica. El e2uí(oco da pie a una ulterior explicaci!n del símbolo del 9a ua (i(a.

. sin duda. de sacar el a ua y de acarrearla "asta casa.. E5 JEFDADEF@ DN5T@ A D#@..TE3.. 5a %uente de (ida del . la mujer no comprendi! en modo al uno esa dimensi!n de las a%irmaciones de -es8s.. Es (erdad 2ue le suplica.LNA.dA. mostrando con ello 2ue las extra>as palabras de a2uel "ombre extra>o la "abían conmo(ido7 era preciso poder contar con a2uel a ua capa$ de poner %in de una (e$ a todos los trabajos "umanos. p 1)1 cree 2ue las @das de .. 3o ten o marido. Esto no excluye la posibilidad de 2ue la mitolo ía y la %iloso%ía rie as "ayan in%luido "asta cierto punto en el autor. sino 2ue mediante la presencia de la sal(aci!n.e>or. de tal suerte 2ue el "ombre lle a así a una ordenaci!n de su (ida y a una pr'ctica (ital totalmente nue(as. Anda.. .. 3. 3o ten o marido. 11.. 1. muc"o m's 2ue la simple a%irmaci!n de 2ue la nue(a (ida dura eternamente y 2ue ya no "ay 2ue temer nin una muerte. 5a (ida eterna descubre la suprema pro%undidad de sentido de la (ida "umana en eneral. 1). ?K-n..e>or...u a ua es muc"o m's dulce 2ue la miel y el panal de las abejas no se le puede comparar. Domo lo pone de mani%iesto una (e$ m's el 9e2uí(oco... 2. con sus numerosas re%erencias al bautismo 9expresen las creencias y las esperan$as de la comunidad oriental..alom!n.con(ierte en una %uente 2ue salta "asta la (ida eterna. -es8s le replica. Dar aos de a ua de la %uente (i(a del se>or.. 1/ 5a mujer respondi!. R=iena(enturados los 2ue "an bebido de ella y en ella "an encontrado reposoS RAleluyaS . Don lo cual se dice...... 9.. 14)4. y encontrar0is reposo en la %uente del . por2ue "a sido abierta para (osotros.. y el 2ue a"ora tienes no es tu marido7 en eso "as dic"o la (erdad.e>or y del cora$!n del . 5a %e en la (ida eterna no se re%iere objeti(amente a un especial bien (ital despu0s de la muerte.e>or.... * es 2ue brota de los labios del .alom!n. A2uí se a%irma m's bien 2ue esa nue(a (ida se trueca en el "ombre en una %uer$a din'mica y producti(a.+H/.... 11 Por2ue cinco maridos tu(iste.. 2ue no es otra cosa 2ue la recepci!n del amor.... 2ue es Dios mismo. prest'ndole así una direcci!n y un sentido nue(os por completo. 14 . * (enid todos los sedientos y ustad la bebida. *o tambi0n 2uerría admitir con Luasten un cierto enio de ori en cristiano..... del (. * E5 <E. mejor a8n. . llama a tu marido y (uel(e a2uí. 2ue se recibe en de%initi(a como don del amor di(ino o... 2ue no excluye las in%luencias de tipo n!stico. J0ase tambi0n la @da 36.e>or (iene su nombre.. la (ida eterna abra$a toda la existencia "umana. @das de ... Así acabaría el pesado trabajo del paseo diario al po$o. Por2ue es "ermosa y pura y serena el alma.. Patrolo ía #. dame de esa a ua.. 2ue desarrolla su propia (ida creadora... * "a lle ado sin limitaciones e in(isible. y "asta 2ue no %ue repartida no se la conocía. 5a o%renda de a ua durante la %iesta de los tabern'culos es una prenda de esa abundancia de bendiciones escatol! ica. 3. RLu0 m's 2uisi0ramos los "ombres 2ue lo rar un medio tan mara(illoso 2ue nos liberase de todo el peso de la existenciaS .. 6&K1+H2+A 1+ :l le contesta.. Don ra$!n "as dic"o.

2+ Fesp!ndele -es8s. sin 2ue nadie le "aya dic"o nada al respecto. 1/A. 5a con(ersaci!n entre -es8s y la mujer samaritana "abía acabado conduciendo a un e2uí(oco. 26 3uestros padres adoraron en este monte7 pero (osotros decís 2ue es -erusal0n el lu ar donde se debe adorar. como %inal de los trabajos 2ue comporta el mantenimiento de la (ida "umana. 2ue lue o se resol(er' por sí solo. . 2. 5le(as ra$!n al decir 2ue no tienes marido.. 2ue se %unda en las nue(as relaciones con Dios. lo 2ue "ace a"ora es diri irse de nue(o a la mujer para ordenarle 2ue (aya en busca de su marido ?(. 2& Dios es espíritu7 y los 2ue lo adoran. Dando un iro. en apariencia sin moti(o. 11A. en de%initi(a. y es el momento actual. el llamado Dristo. pues la sal(aci!n (iene de los judíos. 2+ Dícele la mujer.. sino un símbolo del samaritanismo. eso %orma parte de su ciencia como re(elador. Es un tipo. En la continuaci!n del di'lo o. en 2ue los (erdaderos adoradores adorar'n al Padre en espíritu y en (erdad7 por2ue 0sos son precisamente los adoradores 2ue el Padre desea. *o soy7 el 2ue est' "ablando conti o. *o s0 2ue el <esías. el cual piensa 2ue la mujer 9no es en modo al uno un personaje de carne y san re. 22 Josotros ador'is lo 2ue no conoc0is7 nosotros adoramos lo 2ue conocemos. 5a re(elaci!n 9es para el "ombre el descubrimiento de su propia (ida. con lo 2ue resultaría ciertamente extra>o 2ue -es8s no "iciera nin una obser(aci!n al respecto ni entrase para nada en el asunto. pero no de una mujer lastimosamente depra(ada. . Ello si ni%ica ante todo 2ue -es8s est' per%ectamente al tanto de la situaci!n de a2uella mujer.2&sA.. el discurso sobre el a ua (i(a. content'ndose con la simple consi naci!n de unos "ec"os. suscita una nue(a %orma de adoraci!n di(ina. una personi%icaci!n de la comunidad samaritana.. est' para (enir7 cuando 0l lle ue. ..e 8n -n.Fespondi!le la mujer. Al re(elador s!lo se le reconoce en la medida en 2ue el "ombre resulta transparente para sí mismo7 el reconocimiento de Dios y de sí mismo por parte del "ombre %orman una sola cosa. tienen 2ue adorarlo en espíritu y (erdad.c"nacPenbur . abiertas por -es8s. 2ue conoce todo lo 2ue se re%iere a los "ombres sin 2ue necesite del testimonio ajeno ?c%. 5os exe etas discuten el (erdadero si ni%icado de los (. -es8s. o los (ersículos tienen m's bien un sentido simb!lico y tipol! ico. respuesta 2ue s!lo en parte es (erdadera. estoy (iendo 2ue eres pro%eta. . A lo cual le responde la samaritana 2ue no tiene marido ?(. 21 Dont0stale -es8s. y 2ue. nos lo anunciar' todo.e>or. como se expone en se uida. 1+A. de la calidad de (ida radicalmente nue(a y distinta por completo de todo lo terreno. por2ue cinco son los "ombres 2ue "as tenido y el 2ue tienes a"ora no es tu marido le ítimo ?(. mujer7 lle a la "ora en 2ue ni en este monte ni en -erusal0n adorar0is al Padre. 23 Pero lle a la "ora. le replica con una respuesta des(eladora. De manera parecida enjuicia tambi0n el asunto .1+H11.trat"mann. 2ue aparecería así como 9una mujer con pasado. Dr0eme. 2ue (i(e en el m'ximo desorden matrimonial.e 8n =ultmann se trataría de 9la re(elaci!n como descubrimiento del ser "umano. 5os cinco maridos no son los "ombres con los 2ue la mujer "a co"abitado. BHabla -es8s de la problem'tica (ida pri(ada de la mujer. 2ue calma la sed para siempre y proporciona (ida eterna lo "abía entendido la mujer en el sentido ilusionado e ilusorio de un país de jauja.. 3o "abía comprendido 2ue se trataba de la nue(a existencia escatol! ica del "ombre. en e%ecto. -es8s no se entretiene en explicar de al 8n modo el e2uí(oco. Domo de%ensor de la interpretaci!n tipol! ica "abría 2ue citar a H. .

. sino 2ue se mue(e en un plano completamente distinto. sino en un plano muc"o m's "ondo 2ue es el reli ioso..A se lle(! a los "abitantes. sobre Ex 26. y m'ximo tres. Al mismo tiempo. se estableci! una estrec"a conexi!n entre impure$a sexual y litur ia. tampoco se puede excluir simple y llanamente un pro%undo si ni%icado simb!lico de la "istoria. impresionada de lleno por el conocimiento admirable de su interlocutor. asentando en su lu ar a parte de cinco pueblos di%erentes de la parte oriental de su imperio. especialmente en la apocalíptica judía aun2ue tambi0n en el judaísmo "elenístico ?1A. incluso de acuerdo con la mentalidad judía. a saber. Es. para el -es8s jo'nico. situaci!n reli iosa de los samaritanos %orman un todo dentro de esta concepci!n y se condicionan mutuamente. y 2ue adem's a la mujer le resultaba sumamente di%ícil disol(er un matrimonio. como los 2ue se dieron sobre todo en los si los #aHJ### a. del "ombre. Fesultado. se 8n ello. ya sea sobre los secretos m's personales del "ombre. . per%ectamente l! ico 2ue la mujer. un personaje altamente problem'tico.e 8n 2Fe 1/. 2ue "abla con la mujer. pues. en 2ue est'n en jue o la %e y la incredulidad.e trata m's bien de una alusi!n transparente y simb!lica al pasado y al presente de la comunidad reli iosa samaritana. 9<'s bien se "ablaría de la situaci!n reli iosa de los samaritanos bajo la ima en del matrimonio. y 2ue tal conexi!n lle ! a con(ertirse en un clic"0 estereotipado. el rey asirio . no resulta imposible (er expresados en nuestro texto los dos aspectos.. mediante el concepto de pro%eta.. era un culto ile ítimo. y bA 2ue tanto el culto judío como el samaritano "an sido superados por -es8s. tras la con2uista de .ar !n. la (erdadera problem'tica no est' ante todo en el plano moral. pues. El sexto "ombre sería. tendríamos de "ec"o.c"nacPenbur cabría decir al respecto. pues. 5es suscitar0 a un pro%eta como t8 de entre sus "ermanos y pondr0 mis palabras en su .21b. * -es8s. (iera en -es8s a un pro%eta. los cuales si uieron adorando en su nue(o "o ar a sus cinco dioses anti uos. el n8mero de cinco. 2ue en esto coincide plenamente con el -es8s "ist!rico de los sin!pticos. Teniendo en cuenta 2ue desde los randes en%rentamientos entre los cultos cananeos de la %ecundidad ba'lica y la %e de *a"(e". 5a curaci!n decisi(a del "ombre "ay 2ue situarla. una mujer s!lo podía casarse dos (eces. . =. se 8n la concepci!n judía. por tanto. por ejemplo. por2ue el di(orcio s!lo podía otor arlo el (ar!n.D. ya se trate de lo 2ue esconde el %uturo. 3o deberíamos perder de (ista lo 2ue el texto 2uiere poner de relie(e. 2ue como tal no era el culto debido y.. 2ueriendo (er a"í indicada una pol0mica judía contra la pr'ctica laxista de la ley por parte de los samaritanos. Pese a lo cual.i uiendo la línea de pensamiento de =ultmann y de .amaría ?/22 a. se abre una su erencia para (er en tal pro%eta al 9pro%eta escatol! ico como <ois0s. 3o se comporta como una moralista. aparece como un "ombre 2ue act8a en %orma absolutamente libre y soberana %rente a los prejuicios dominantes del judaísmo de su tiempo. 95a mujer con sus relaciones matrimoniales no es. a la cual el e(an elista "a con%erido a medias la (ida de un personaje concreto.21ss. aA 2ue -es8s es el <esías. El estado 9depra(ado. en la línea en 2ue los esperaban los samaritanos. Así. la aco ida suplementaria del culto de *a"(e". 9. Pro%eta si ni%ica en este caso un "ombre 2ue dispone de un conocimiento sobrenatural. m's 2ue una %i ura simb!lica. impure$a y apostasía de *a"(e". 2ue le permite (er las cosas ocultas. allí donde se pone en jue o 9el conjunto.tampoco el sexto (ar!n es un personaje real.c. tan %recuente en el pro%eta @seas. en nuestro texto el acento recae principalmente sobre la problem'tica c8lticoHreli iosa. de la mujer y la 9depra(ada.i partimos del dato de 2ue.. De ese pro%eta se dice en el Pentateuco samaritano. Por otra parte. lo 2ue se prolon ! de manera inconsciente. 5indars encuentra 9innecesariamente exa erado.

se 8n la %!rmula do m'tica pol0mica. cesa toda pol0mica sobre la (erdadera y la %alsa reli i!n. 26A. 22 aporta una obser(aci!n mar inal. procede del judaísmo. una 0poca en la 2ue 2uedar' de%initi(amente resuelto el problema acerca del le ítimo lu ar de culto. 2ue allí 9es necesario adorar. Ha lle ado el tiempo en 2ue los (erdaderos adoradores de Dios. En modo al uno se puede tac"ar esa sentencia como 9una losa de la redacci!n.13H22A y (uel(e a decir 2ue ese tiempo "a Vle ado ya a"ora con -es8s. BLu0 es lo 2ue caracteri$a al culto di(ino de la nue(a 0pocaC 5a respuesta dada por -n a la cuesti!n suena así. en eneral. mientras 2ue nosotros Hlos judíosH adoramos lo 2ue conocemos. y es 2ue el ori en de esa sal(aci!n. 2ue 0l "ablar' en mi nombre.. * a 2uien no escuc"e las palabras. sino la adoraci!n . y 2ue se articula pre%erentemente con el nue(o nombre di(ino de 9Padre Abba. En el (. * 0l les dir' todo cuanto yo le ordene. Ellos tienen allí su lu ar de culto. depende directamente de la nue(a experiencia de Dios a la 2ue -es8s se remite.. no obstante toda su pol0mica contra 9los judíos. la re ulaci!n de%initi(a de las cuestiones y disputas relacionadas con el culto. 21. Tal es el punto de (ista judío. aun2ue s!lo sea por2ue el e(an elista representa a2uí 9el punto de (ista judío. 2ue tal (e$ indica la condici!n de judío y no de samaritano del propio autor del texto. ?tres (eces en el conjunto de la perícopaA. sobre el culto di(ino le ítimo o %also. pero en realidad no lo conocen. El nue(o culto di(ino del tiempo escatol! ico.. y en concreto la persona de -es8s. El (.e trata del a"ora cumplido del presente escatol! ico de la sal(aci!n. se 8n piensa =ultmann. sino Hcomo muy bien "a obser(ado =ultmannH 2ue 9a la adoraci!n c8ltica de Dios no se le opone una adoraci!n espiritual e interna. yo le exi ir0 cuentas. los samaritanos adoran a *a"(e" Dios en el monte Gari$im. pues la sal(aci!n (iene de los judíos ?(. los (erdaderos piadosos. sino 2ue se debe mantener y tomar en toda su ra(edad. En nuestro pasaje esto aparece toda(ía como una posibilidad de %uturo. Duando los "ombres reconocen y "onran a Dios con absoluta con%ian$a. 3o es casual 2ue en este con texto apare$ca la desi naci!n de Dios como 9Padre. incluso despu0s 2ue el primer templo "abía sido destruido. Apoy'ndose en la costumbre recibida de los patriarcas. Tienen desde lue o al (erdadero Dios *a"(e". por lo 2ue nada tiene de extra>o 2ue la samaritana le plantease de inmediato el problema central de la pol0mica entre judíos y samaritanos. * aparece adem's la a%irmaci!n. y -es8s tiene tambi0n preparada una respuesta sobre esa cuesti!n %undamental ?(. 22cA. Así pues. la ex0 esis de 2. en e%ecto. -es8s se re%iere a 2ue "a lle ado un tiempo Hel concepto "ora si ni%ica en nuestro contexto el nue(o momento 2ue introduce una nue(a 0poca y en concreto la 0poca escatol! icaH en el 2ue ya no se dar' culto al Padre ni en el Gari$im ni en -erusal0n. 95le a la "ora y es ya el momento actual. al "acer "incapi0 en una cierta superioridad del culto judío sobre el samaritano. el círculo jo'nico con%iesa a2uí. De dic"o pro%eta se esperaba. BD!mo se concibe esa 9adoraci!n en espíritu y (erdad. por tanto. tal como -es8s lo proclama. en sentido espiritualista. cuyo peso desde lue o no se puede in%ra(alorar. Es. 9adorar'n al Padre en espíritu y (erdad.. 5os samaritanos no tienen toda(ía la (erdadera reli i!n. . aun2ue de ran o in%erior. mientras 2ue los judíos de -erusal0n a%irman 2ue el lu ar le ítimo del culto es la capital -erusal0n. Josotros Hlos samaritanosH ador'is lo 2ue no conoc0is. y esta (e$ re%erido al 9nue(o culto di(ino.. 23 reco e la ase(eraci!n de 2ue en el tiempo escatol! ico desaparecer' todo culto lit8r ico li ado a un lu ar ?c%. el "ec"o %undamental de la "istoria de la sal(aci!n. El (.C 3o se trata a2uí de una 9interioridad. 21H2&A.boca. 2ue otor a tambi0n a los samaritanos un culto de *a"(e". Don el problema del lu ar del culto le ítimo se expresa tambi0n el problema de la (erdadera reli i!n ?(..

se trata de la %orma de adoraci!n di(ina 2ue "a lle ado con -es8s. Fesponde por completo a esas corrientes y explica tambi0n el ran 0xito de -n entre los intelectuales recocristianos7 lo 2ue no puede in%ra(alorarse sin m's como al o ne ati(o. pi0nsese. la realidad di(ina. . no puede pasarse por alto 2ue esa sentencia acerca de la adoraci!n 9en espíritu y en (erdad. <t +. Para esa %orma de culto es muc"o m's importante la %orma en 2ue se reali$a 2ue no el lu ar de su desarrollo. ritualista y sin alma7 crítica 2ue tambi0n "a tenido 2ue "acerse una y otra (e$ incluso a las i lesias cristianas. Por lo dem's. 2&.1&s7 G'l &. como sería la disposici!n y "onrade$ personal del orante. una (isi!n pro%unda del culto debido a Dios y una pro%ecía sobre el %uturo de ese culto. en 2ue racias a 0l "an aprendido a percibir a Dios como Abba. y a entenderse a sí mismos como "ijos e "ijas de Dios.1H&A. por ejemplo. El Padre busca precisamente a esos adoradores. del ser(icio de la palabra o de la celebraci!n eucarística.11H22. ya se trate de la adoraci!n personal o de la comunitaria. 3o "abría por 2u0 discutir 2ue en el enunciado 9Dios es espíritu. el (erdadero lu ar de Dios es la comunidad de los discípulos de -es8s. Puesto 2ue a"í apunta indirectamente la desi naci!n de Dios como Padre.. Hasta a"í lle a el aspecto ne ati(o de la ase(eraci!n de -es8s. como Padre. Así se entiende a2uí per%ectamente bien lo 2ue 2ueda dic"o en 2. HpneumaH "ay 2ue entenderlo en el sentido bíblico. En eso precisamente radica la nue(a experiencia di(ina de los discípulos de -es8s.4H1&7 5c 11. Don(iene recordar a2uí la sentencia . En este sentido ya no "ay templo ni casa de Dios. 1/. a saber. es el 8nico culto 2ue responde a la (erdadera naturale$a di(ina. como se dice en el (. de los creyentes. con su clara renuncia a cual2uier lu ar de culto %ijado eo r'%icamente. sino de 2ue por -esucristo se "ace plenamente accesible.+A. la comuni!n con Dios ?c%. En modo al uno se trata primordialmente de la actitud %undamental "umana. y desi nan la apertura (ital. 2ue ya no se puede establecer topo r'%icamente. al templo y sus %unciones. el nue(o au urio cristiano ante el par0ntesis 2ue en principio aparece ante todas las %ormas de culto di(ino. en el padrenuestro ?c%. * es 2ue. el "ombre siente de manera m's o menos instinti(a 2ue el culto a Dios sería %atuo sin una participaci!n sentimental de lo 2ue 0l mismo es. nos permite atisbar una cierta proximidad a las corrientes espiritualistas del judaísmo "elenístico y de la %iloso%ía reli iosa "elenística. Einalmente. ?espíritu es a2uí el nombre predicadoA tambi0n se trata de una 9a%irmaci!n esencial sobre Dios.e 8n 5a ran e la sentencia representa 9una palabra decisi(a en la "istoria reli iosa de la "umanidad.7 s!lo 2ue el concepto 9espíritu. en la carta a los HebreosH el lu ar de Dios ya no est' li ado topo r'%icamente a nin 8n lu ar de culto en especial. El culto escatol! ico es a la (e$ un culto cristol! ico. tampoco es desacertado el 2ue de tal sentencia se "aya deducido constantemente una crítica a cual2uier %orma de piedad c8ltica externa. 2ue practican el nue(o culto escatol! ico 9en espíritu y en (erdad.. Para dic"o círculo Hcomo en eneral para el cristianismo primiti(o. Desde 2ue la reli i!n se di%erencia de la ma ia.7 en otras palabras. el espacio abierto de la presencia de Dios. Despu0s de lo cual "ay 2ue decir de manera positi(a 2ue espíritu y (erdad desi nan en %orma amplia el car'cter %undamental del nue(o culto di(ino. Así pues. 5os conceptos de espíritu y (erdad "ay 2ue entenderlos desde el tras%ondo (eterotestamentario y judío. como a%irmaci!n sobre la acci!n y actuaci!n de Dios. 2ue -esucristo (i(o y resucitado de entre los muertos ocupa el lu ar del templo en la concepci!n del círculo jo'nico. "ay 2ue pensar tambi0n en la nue(a oraci!n de los discípulos de -es8s.2H&A o en las a%irmaciones paulinas 2ue "ablan de 2ue los creyentes "an recibido el Espíritu de -es8s y por ello est'n capacitados para diri irse a Dios como Abba Padre ?c%. la adoraci!n di(ina cuyo centro y esencia lo de%ine -es8s. Fom 1.1H&7 l-n 1.escatol! ica.

sino de la libertad... como a lo lar o de todo el cuarto E(an elio al "ombre se le plantea el reto de la %e.. 12A.. manc"an al pueblo santo de #srael.ab 1&. el eco del 9*o soy. )1/. de la substancia di(ina. a %in de 2ue la re(elaci!n 2ue -es8s "ace de sí mismo apare$ca así mejor como el punto %inal y culminante. A2uí... 5a expectaci!n mesi'nica de los samaritanos. Domo tal "a sido tambi0n introducido -es8s en nuestro texto...alieron de la ciudad.. Especialmente si ni%icati(o es el texto de . 5a idea de Dios y su culto se condicionan mutuamente7 la lex credendi condiciona la lex orandi.. dej! allí su c'ntaro... Así pues...c.. Durante la con(ersaci!n re resan los discípulos con los alimentos 2ue "abían ido a buscar. 9Esa impure$a es el concepto antit0tico de la santidad de #srael. 5as pre untas 2ue "ubieran podido %ormular probablemente "abría 2ue re%erirlas a las di%erentes personas.11.. Por eso dice la mujer. .. Pero el e2uí(oco debe mantenerse por ra$ones %ormales.12H31 en 2ue se dice...1..I. 9*o s0 2ue el <esías est' para (enir7 cuando 0l lle ue nos lo anunciar' todo.. E5 A5#<E3T@ DE -E.. . se %undaba en el 9pro%eta como <ois0s...... 9BLu0 es lo 2ue buscasC.. Eso es lo 2ue si ni%ica la ase(eraci!n de 2ue 9Dios es espíritu... =er er subraya sobre todo la idea de 2ue las trans resiones sexuales.. 95a idea de "acer ídolos %ue el comien$o de la %ornicaci!n ?\ apostasíaA... B3o ser' 0ste. 2ue en su conjunto son impure$a.. el <esíasC 36 .. 9Fesp!ndele -es8s..7 pese a lo cual no le %ormulan pre untas curiosas o de reproc"e. 5a conducta de -es8s est' en contradicci!n con 9la buena costumbre.de 3..EDHA ?&. 24 Jenid a (er a un "ombre 2ue me "a dic"o todo lo 2ue "ice. 9El (iento sopla donde 2uiere... BLu0 es lo 2ue deseas/. los discípulos no 2uieren molestar a la mujer con sus pre untas ni pedir cuentas al <aestro de su conducta.oy yo. ?(. se re%iere m's bien a la mujer7 por el contrario. El 2ue se extra>asen de 2ue -es8s "ablase en p8blico con una mujer pertenece desde lue o al montaje con(encional. El texto tiene en buena parte una %unci!n introductoria.. 1. <'s bien se en%rentan a una .... 95a a%irmaci!n de ese nexo causal (endr' a con(ertirse despu0s en un axioma %undamental de la apolo 0tica y pol0mica judía. de la índole de su actuaci!n re(eladora %rente al mundo. aun2ue encaja bien con toda la esceno ra%ía. nin uno le pre unt!. 5A #3<#3E3TE D@. o. entonces.. acaso.in embar o. y a la in(ersa. Don ello empie$a -es8s por re%rendar el sentir de la mujer de 2ue 0l es el <esías7 pero en modo al uno podemos pasar por alto. y se 2uedaron sorprendidos de 2ue estu(iera "ablando con una mujer... 2ue en nuestro texto lle a siempre un poco tarde con su inteli encia. . 3o se trata.. y su in(enci!n.... se re%iere a -es8s.2/H31A aA Dambio de escena ?K-n. tampoco en este pasaje. con la 2ue proclama su amor a ese mismo mundo. la corrupci!n de la (ida. 6&K2/H36A 2/ En a2uel momento lle aron sus discípulos.1). . como se "a obser(ado repetidas (eces. jo'nico.. se %ue a la ciudad y comien$a a decir a la ente. o B2u0 est's "ablando con ellaC 21 5a mujer. la independencia y (italidad de Dios. ?(. o 9BLu0 es lo 2ue deseasC. sino 2ue aceptan su modo de obrar con el respeto propio de los discípulos %rente a su maestro. &.. p.. prometido en Dt 11. A esa naturale$a di(ina así entendida debe corresponder tambi0n el nue(o culto de Dios.. 2)A. y (enían "acia 0l... por tanto. 9BLu0 est's "ablando con ellaC.. el 2ue est' "ablando conti o.

misterioso y oculto ?(. Toda(ía %altan cuatro meses para 2ue lle ue la sie aC Pues bien. de -es8s. acaso. y lle(ar a t0rmino su obra.& ?\ Dt 1. Fabí.. come. ?(. De i ual modo con su relato la mujer despierta el ran inter0s de la ente. Ambas %rases compendian una (e$ m's los puntos decisi(os de la nue(a experiencia 2ue la mujer "a (i(ido. los discípulos le ro aban.. 5a cosec"a misional ?-n. <i alimento es "acer la (oluntad del 2ue me en(i! y lle(ar a t0rmino su obra. <ediante su conocimiento mara(illoso así como mediante sus trascendentales ra$onamientos sobre el a ua de la (ida y el (erdadero culto a Dios. Nno es el 2ue siembra y otro el 2ue sie a. 2ue salen de la ciudad para ir al encuentro de -es8s ?(.. su (ida y actuaci!n completa al marco de la 9cristolo ía de la misi!n.. y de 0l os "ab0is apro(ec"ado (osotros.. para comunicar a sus entes el ran descubrimiento 2ue "abía "ec"o. 5e(antad (uestros ojos y mirad los campos7 ya amarillean para la sie a. cuando los discípulos se pre untan preocupados si al uien tal (e$ le "a lle(ado de comer ?con lo 2ue su (iaje a la ciudad para comprar alimentos "abría sido in8tilA. Domo en(iado de Dios Padre. El e2uí(oco da pie a una sentencia importante de -es8s. <ientras tanto la mujer toma su c'ntaro del a ua y se apresura a (ol(er a la ciudad. incorpora la existencia de -es8s. pues -es8s dice 2ue tiene un alimento. bA El 9alimento. 3+ *a el se ador recibe su salario y reco e el %ruto para (ida eterna. dici0ndole. yo os di o. 3) B3o decís (osotros. 33 5os discípulos se pre untaban unos a otros.3A. y en lo 2ue se %unda tambi0n el sentido de su existencia entera. Ello 2uiere decir adem's 2ue . 21sA. *o ten o para comer un alimento 2ue (osotros no conoc0is. "abla de a2uello de lo 2ue -es8s (i(e en de%initi(a.. B5e "abr' traído al uien de comerC 3& -es8s les responde. 5a %rase presenta ciertas resonancias de <t &. 93o s!lo de pan (i(ir' el "ombre. . 5a primera expresi!n meta%!rica 9<i alimento es. 36A. 31 *o os en(i0 a cosec"ar lo 2ue (osotros no "ab0is trabajado7 otros reali$aron su trabajo. se 8n la concepci!n jo'nica. sino de toda palabra 2ue sale de la boca de Dios. el <esíasC. come. 5a expresi!n 9. 31A De ese modo -es8s y los discípulos prolon an la misteriosa con(ersaci!n con su doble sentido y los e2uí(ocos. 32 Pero 0l les contest!. 9Jenid a (er a un "ombre 2ue me "a dic"o todo lo 2ue "ice. 3/ Por2ue en esto se cumple el pro(erbio.. B3o ser' 0ste. Entre tanto los discípulos rue an a -es8s para 2ue pruebe al o de la comida 2ue "an traído. sentencia 2ue ori inariamente se re%ería a la tora y despu0s a 2ue el "ombre (i(e de cumplir la (oluntad di(ina. 9Fabí.lle(ar a t0rmino la (oluntad del 2ue me "a en(iado. o m's ra$onablemente 2ue (i(e de un manjar 2ue los discípulos no conocen. 6&K31H31A 31 Entre tanto.i ue lue o el típico e2uí(oco. de suerte 2ue lo mismo se ale ren el 2ue siembra y el 2ue sie a. de un alimento especial.experiencia de nue(o tipo. Para un buen emisario no "ay de "ec"o mayor satis%acci!n 2ue lle(ar a cabo la misi!n recibida a plena satis%acci!n del mandante. 32A. 9<i alimento es "acer la (oluntad del 2ue me en(i!.. -es8s est' li ado total y absolutamente a la (oluntad de 2uien le en(ía. -es8s "a operado en esta mujer la apertura necesaria para la %e ?(.

sino 2ue se sabía en(iado 9a las o(ejas perdidas de la casa de #srael. Esto se ec"a de (er sobre todo en 2ue -es8s est' dispuesto a lle(ar a t0rmino la obra de Dios. sino 2ue alcan$a todo eso mediante su (inculaci!n con la 9obra de -es8s. De i ual modo se expresa así 2ue la obra de Dios y la obra de -es8s no son dos obras distintas. y se le "a asi nado intencionadamente este lu ar. y la cosec"a. cuando dice 2ue. en su propia persona. 2uiere ello decir 2ue se le "a de entender como a2uel 2ue reaVi$a plenamente la (oluntad di(ina de sal(aci!n y de amor en la "istoria. existe sin duda de nin 8n 0nero una conexi!n pro%unda.36A. respecti(amente. su 9exaltaci!n.i bien se obser(a. &. -es8s no 2uiere sino lo 2ue 2uiere Dios Padre7 es el mensajero de la (oluntad di(ina de sal(aci!n y de amor. En el %ondo tambi0n para el cuarto e(an elista est' claro 2ue -es8s no desarroll! personalmente una ran acti(idad predicadora en . Así pues. no obstante. 2ue -es8s lle(a a cabo. la del círculo jo'nico.3+7 1/. * a"ora. En tal sentido podemos estar de acuerdo con la %ormulaci!n de =ultmann.3)H31 se cuenta entre los textos m's di%íciles y contro(ertidos de todo el E(an elio se 8n -uan. cuando su %inal se con(ierte en principio. <t 1). aun2ue sin atenerse rí idamente a esa re la.21.. entre el tema de la obra sal(í%ica de Dios. Nna mirada a los di(ersos comentarios nos ense>a 2ue la perícopa &. sino la del e(an elista o. sino una sola y 8nica obra com8n. .1H16A.amaría. ? rie o teleiounA. por otra parte. En esa (isi!n coinciden asimismo las perspecti(as temporales. Por lo mismo. Dodd.21H21A o del centuri!n de Da%arna8m ?<t 1. y 2ue. ?c%.26H2+A. 9no se debe entender la obra del 9-es8s "ist!rico. ?c%. la obra sal(adora de -es8s. En e%ecto. constituyen el re2uisito y %undamento de la 9cosec"a.2&A.. sino 2uebrant'ndola al unas (eces.. como en el caso de la mujer cananea ?c%. existe una in2uebrantable unidad de (oluntad. de su cru$ y resurrecci!n. Parece. <c /.H. por una parte. especialmente en conexi!n con una 9obra. pero con el con(encimiento claro de 2ue la misi!n de los samaritanos y de los entiles no era un %en!meno del tiempo de -es8s.3&7 ). antes de "ablar del 0xito misional entre los samaritanos. * sin embar o.. ser prop!sito de -n retrotraer esa misi!n al tiempo de -es8s.iempre 2ue el cuarto E(an elio "abla de 9lle(ar a t0rmino. la perspecti(a de las sentencias no es tampoco a2uí la del 9-es8s "ist!rico. esta con(ersaci!n con los discípulos contiene la enuina interpretaci!n jo'nica del di'lo o de -es8s con la samaritana. Ese conocimiento de 9las excepciones a la re la. 9la acci!n de los discípulos tampoco tiene le itimidad y %uer$a por sí sola. su muerte y resurrecci!n. se trata pura y simplemente de la obra sal(adora de -es8s. En mi opini!n el comentarista moderno 2ue mejor "a puesto las bases para su recta interpretaci!n es sin duda D. cuando -es8s se mani%iesta diciendo 2ue cumple la (oluntad de Dios y 2ue lle(a a t0rmino la obra del Padre. su Padre. el texto a%ronta un tema en apariencia nue(o por completo. "emos de re%erirnos a 2ue la obra de -es8s no consiste en un acto o reali$aci!n externa7 se trata nada m's y nada menos 2ue de la autorreali$aci!n radical y completa de -es8s en la obediencia al Padre y en el ser(icio sal(í%ico para los "ombres. y todo ello por sí mismo. se 8n la nue(a cla(e simb!lica. el tema de la 9cosec"a. . con una (isi!n totalmente retrospecti(a como al o en sí cerrado e importante por sí mismo7 esa acci!n s!lo alcan$a su sentido cuando est' presente. sin m's rodeos. ?c%..&7 14.. . cumplir.)H137 5c /. sino al o sucedido en la 0poca de la primiti(a # lesia postpascual.e>ala el "ec"o de 2ue en esta perícopa se encuentra muc"o m's material emparentado con los sin!pticos 2ue en el resto del cuarto E(an elio.2&H367 <t 1). Es Dristo lori%icado el 2ue a2uí "abla. puede estar tambi0n en el tras%ondo de -n &. Einalmente.entre -es8s y Dios. al respecto la perícopa 12. He a2uí la .

con lo 2ue 9reco er el %ruto para la (ida eterna. reciba un salario por su trabajo. Es el acontecimiento escatol! ico de la sal(aci!n. 9trabajo. 9le(antar los ojos. @tra posibilidad sería la de identi%icar a2uí 9salario. . 9campo.. 9colectar... 9trabajar. Por otra parte. y 2ui0n se identi%ica con el 9se ador. Ello constituye una (aloraci!n teol! ica de la situaci!n presente y si ni%ica de "ec"o 2ue el mundo ?de los samaritanos y de los entilesA est' preparado realmente para recibir el e(an elio....serie de expresiones 2ue tambi0n son (ocablos cla(e en los sin!pticos. 2ue en el ejemplo de los samaritanos deben reconocer la racia de la "ora presente y resol(erse a actuar... <uc"a es la mies.. 9.. <t 26. 3o resulta precisamente a%ortunado el intento de precisar a2uí de manera exacta 2ui0n es el 9sembrador. al 2ue contrapone la situaci!n presente... Diertamente 2ue de las ase(eraciones jo'nicas no se pueden sacar conclusiones cronol! icas de nin 8n tipo.2A. por cuanto 2ue 9reco e el %ruto para la (ida eterna. 9Toda(ía %altan cuatro meses para 2ue lle ue la sie a. 5o cual constituye a su (e$ un llamamiento apremiante a los misioneros cristianos. al %inal de la cosec"a7 ello resultaría de "ec"o un comportamiento extra>o. 5a cosec"a tiene. . yo os di o.orprende el 2ue se di a 2ue 9el se ador recibe ya su salario. etc. cual si el trabajador recibiera su recompensa antes de reali$ar el trabajo y no. Pues bien. por2ue eso supera simple y llanamente el prop!sito de la expresi!n. como el 2ue sostiene el impulso misionero de la # lesia primiti(a y 2ue ya est' en plena marc"a. A ello opone -es8s. es e(idente 2ue en el sembrador "ay 2ue (er a -es8s mismo ?y no al PadreA y en el se ador a los discípulos o a los primeros misioneros cristianos.. Lue el 9se ador.3/7 5c 16.. pues.. y tal (e$ "asta un pro(erbio. El (.. El (. o 9atar.. 3o obstante el texto paralelo de mayor importancia es el lo ion de L. 9sembrar. como es "abitual.. mientras 2ue -n emplea la expresi!n 9para (ida eterna. 9la cosec"a.e indica así claramente el car'cter escatol! ico de la cosec"a.. sería ya el 9salario. pero pocos los obreros7 ro ad. . 3+c muestra el objeti(o de la cosec"a. El (. 9cosec"ar. con el 2ue se indica 2ue siempre "ay tiempo para "acer las cosas y 2ue no "ay por 2u0 precipitarse. y podría compararse al re%r'n castellano 93o por muc"o madru ar amanece m's temprano. como expresi!n t0cnica de la a ricultura ?se trata de 9reco er.de suerte 2ue lo mismo se ale ren el 2ue siembra y el 2ue sie a. 5e(antad (uestros ojos y mirad los campos. 3o "ay moti(o al uno para la (acilaci!n y ni si2uiera para la actitud resi nada. la ale ría de la . El len uaje sin!ptico introduciría a2uí el concepto de reino de Dios. 2ue el se ador est' listo y 2ue recibe su salario. 3) presenta probablemente una %orma "abitual de len uaje. como la estaci!n del a>o en 2ue se sit8a la con(ersaci!n con la samaritana. a2uí un sentido a todas luces positi(o. pues.i se pretende a2uí una mayor explicitaci!n. Entonces dice a sus discípulos. y 9%ruto. es al o 2ue entra en las cosas e(identes ?c%.. 1H1)A. en a(illas las espi as se adasA.7 lo cual parece la propuesta mejor y 2ue puede muy bien armoni$arse con la mentalidad jo'nica. 5o (erdaderamente decisi(o es 2ue el tiempo de la cosec"a ya "a lle ado. 9salario. al due>o de la mies 2ue en(íe obreros a su mies ?<t 4. 5a %rase suena así.. 2ue ya amarillean para la sie a7 "a lle ado el tiempo de la recolecci!n. 3+ presenta randes di%icultades expositi(as. En todo caso lo importante es la com8n ale ría.

.. 9@tros reali$aron su trabajo.cosec"a es al o típico para indicar el o$o cumplido por antonomasia ?c%.. &1 * %ueron muc"os m's los 2ue creyeron por su palabra. 1.. 12/H124 el 9es%or$arse.. 2ue atesti uaba. Esta interpretaci!n la con%irman tambi0n los (. )... mientras 2ue otros se apro(ec"an de su es%uer$oH ad2uiere a2uí excepcionalmente un sentido positi(o7 tal es su %orma de cumplirse. allí permaneci! dos días. le ro aban 2ue se 2uedara con ellos.e 8n HaucP. 2uiere decir 2ue ese curso de las cosas responde a la (oluntad de Dios y 2ue el sembrador -es8s debe morir a %in de 2ue otros puedan reco er el %ruto. sino la obra de -es8s... E%ecti(amente. Especialmente en Pablo. 3/ y 31. %ati aV en T"T3T J###.A<AF#A ?-n. -es8s ya no (i(e personalmente el 0xito de su predicaci!n Hcomo lo demuestra precisamente -n en los capítulos 2ue si uenH.. como ocurre tambi0n en los sin!pticos. en 9los 2ue trabajan. 5o 2ue importa es 2ue ya a"ora se siembra y se reco e. *a no creemos s!lo por lo 2ue t8 nos "as re%erido7 pues nosotros mismos lo "emos oído a 0l y sabemos 2ue 0l es... es expresi!n 9del trabajo cristiano en la comunidad y para la comunidad.)sA. puede contar ya con una tradici!n m's anti ua. * es 2ue. y de 0l os "ab0is apro(ec"ado (osotros. 3/.. 5os discípulos son en(iados por -es8s.. el . mientras 2ue a la comunidad pospascual bien podría pensarse 2ue le cae llo(ido del cielo en un sentido m's o menos directo.. cuando los samaritanos lle aron ante 0l..#e3 E3 .127 1Dor &. 3/b expresa en %orma amplísima una ley %undamental del trabajo misionero cristiano. 2ue es pre%erible entender como explicaciones complementarias del (.167 1+. #s 4.11.. 6&K34H&2A 34 <uc"os samaritanos de a2uella ciudad creyeron en 0l por las palabras de la mujer. Popos ]es%uer$o. por la 2ue muc"os se es%uer$an en su (ida por alcan$ar el premio de su trabajo y se (en de%raudados.al(ador del mundo.. 12). Fom 1+. &6 Por eso. . sino 2ue m's bien "a %racasado. &2 de suerte 2ue decían a la mujer.. como dice el (. el (. 31. Dentro del círculo jo'nico se trata de un rupo 2ue.... . Tal pro(erbio H2ue en su ori en puede ilustrar sin duda al una la triste condici!n "umana. trabajo.. p. . . en este proceso se cumple realmente el pro(erbio de 9Nno es el 2ue siembra y otro el 2ue sie a... incluso en este aspecto. (erdaderamente.. como una re%lexi!n sobre el dato mara(illoso de 2ue el aut0ntico 0xito misional como 0xito y triun%o del e(an elio le est0 (edado al -es8s "ist!rico.1+7 G' &. -es8s "a en(iado a sus discípulos para 2ue cosec"en donde no "an sudado ni trabajado. y se es%uer$an.al 12+. p. Así se obtiene un sentido claro para el (. Al tratarse de un 0xito misional. sin 2ue puedan ya reco er el propio 0xito7 y lo mismo puede ase urarse de la eneraci!n sucesi(a. 5o 2ue ellos reco en no es obra suya. 5as expresiones 9trabajar.+.27 .127 1)... art.. <e "a dic"o todo lo 2ue "ice. a su (e$. se con(ierten con su predicaci!n en 9sembradores. %orman parte del len uaje misional establecido en la # lesia primiti(a ?1A. (ale tambi0n para la comunidad y para los discípulos.. * lo 2ue (ale para -es8s.. etc.. o la 9%ati a... es%or$arse. E5 :a#T@ DE 5A <#. Para ello. 3+. 5a cosec"a y el 0xito pertenecen a los discípulos. una experiencia uni(ersal 2ue bien pudo obtenerse en la # lesia primiti(a y 2ue se "a con%irmado de m8ltiples modos en la "istoria de la # lesia.

. ?(.. y no simplemente por lo 2ue la mujer les "abía contado. toda (e$ 2ue el oyente se independi$a en el saber de %e y con ello se con(ierte en crítico de la predicaci!n 2ue a 0l mismo le "a conducido "asta la %e. En su encuentro con -es8s "abía "ec"o dos experiencias decisi(as. pues.. sino de -es8s cruci%icado y resucitado. simboli$ada en el 9a ua (i(a. es sin embar o indi%erente. cosa 2ue lo ran7 e%ecti(amente 9allí permaneci! dos días. 9. el moti(o y re2uisito externo para su %e7 pero a"ora ya resulta super%luo tal testimonio. -esucristo no es s!lo el "0roe c8ltico de una secta oscura y mar inal. a"ora se dice 2ue -es8s es realmente el . rie o soter. Nna %e (i(a tiene 2ue articularse de continuo tambi0n personalmente y poder expresar la propia experiencia creyente y el conocimiento de esa misma %e...al(ador... El testimonio de la mujer %ue. 5a mujer "abía tratado con -es8s.. El (.. y en el %ondo todo su estilo de (ida. 5a consecuencia es 2ue a"ora son muc"as m's las personas 2ue creen en 0l 9por su palabra. Eso se da a2uí a tra(0s de la nue(a %!rmula cristol! ica 2ue utili$an los samaritanos. Esa es la primiti(a experiencia cristiana de %e 2ue se expresa mediante tales %!rmulas cristol! icas. sino 2ue debe encontrar por sí misma su objeto7 a tra(0s de la palabra predicada debe recibir la palabra del re(elador. . <ientras 2ue antes se "ablaba del pro%eta o del <esías. y lo es tambi0n a2uí. 2ue describe el proceso de la captaci!n de miembros en la # lesia primiti(a. Lui0ralo o no. * con ello 2uiso testi%icar 2ue ya no esperaba la 9sal(aci!n del mundo. para a2uella ente la condici!n necesaria.. 34 ase ura 2ue muc"os samaritanos "abían 9creído. ori inariamente una %unci!n politicoHc!smica del soberano al 2ue en la anti Uedad se daba culto di(ino. me "a descubierto todo mi pasado. por la palabra de la mujer 2ue testi%icaba. primera. 5a palabra 9sal(ador. 5a # lesia primiti(a reco i! ese concepto y se lo aplic! a -es8s ?1A.. 2ue lle(a a los oyentes a -es8s. 5os samaritanos aprenden así a conocer a -es8s personalmente. 9Ello 2uiere decir 2ue la %e no se puede dar sobre la autoridad de otros.. A"ora ya no creemos por lo 2ue t8 nos "as contado. el creyente se con(ierte en testi o de -es8s.. desi nando así a 2uienes con su acci!n soberana restablecen el orden en el mundo. indica.. de modo 2ue pueden decirle a la mujer. <e "a dic"o de pe a pa todo lo 2ue "e "ec"o. y 2ue adem's esa sal(aci!n tenía realmente un car'cter uni(ersal y c!smico. &6A..al(ador del mundo.. es un concepto 2ue deri(a del culto "elenístico a los soberanos. 2ue calma por completo toda clase de sed7 se unda.. sino el . "aciendo así posible una (ida "umana y política satis%actoria. Nna %e comprometida es siempre conta iosa. <uc"os samaritanos con%iesan 2ue primero se sintieron curiosos por el relato de la mujer e interesados por -es8s. sino por2ue nosotros mismos le "emos oído7 a"ora sabemos 2ue realmente es el . 9con sus problemas. Acuden a 0l y le rue an 2ue se 2uede con ellos. la propuesta de una nue(a adoraci!n de Dios..e da así la aut0ntica paradoja de 2ue la indispensable predicaci!n. .. y lo es precisamente por su %e. y 0l le "abía re(elado su pasado. de un nue(o culto. la experiencia autocrítica de su (ida anterior con la experiencia de una nue(a (ida brindada por -es8s.. A todo ello se a re a 2ue la %e personal lle(a siempre a nue(as a%irmaciones acerca de lo 2ue -es8s si ni%ica para el#a.al(ador del mundo.al(ador del mundo. del soberano político..Tambi0n a2uí con(iene aclarar el sentido teol! ico %undamental de las ase(eraciones. decisi!n e intuici!n. en e%ecto. por2ue creen en -es8s en base a su propia experiencia. 3o puede por menos de certi%icar tales experiencias 2ue la "an cambiado por completo. =ultmann reco e la %ormulaci!n de QierPe aard de 9discípulos de primera y de se unda mano.

se trata de un patriarcado judío.. .1&. piensa Fosemary F.... Domo 2uiera 2ue sea..267 1-n &.167 Tit 1. 5c 2.usana.. 2ue acabar'n con el rec"a$o de -es8s.. 9Duando se leen los e(an elios como diri idos contra las pr'cticas reli iosas del judaísmo.oter o sal(ador. D% 9Doncilium..11. los (arones. K-n.. sin prejuicios y de un modo absolutamente positi(o en todos los aspectos. . -es8s tenía mujeres entre 2uienes le se uían. Fuet"er. esta perícopa con sus colores luminosos. con lo 2ue no es necesario ne ar un apoyo "ist!ricoHrealista para esa tradici!n en el mismo -es8s "ist!rico. como título cristol! ico.. Esa es probablemente la ra$!n de por 2u0 aparecen tambi0n ellas como las primeras testi os de la resurrecci!n.... i norantes y sobre todo 9como mujer.... sino en el 2ue dominaba adem's una marcada animosidad contra todo lo %emenino. en el 2ue no s!lo se poster aba todo lo %emenino.. como lo describen los capítulos si uientes. . al presente.... Eran los (arones los 2ue en la oraci!n daban racias a Dios diariamente. -es8s y la mujer. se puede descubrir en la predicaci!n de -es8s contra la in%ra(aloraci!n tradicional de la mujer indicios notables e ine2uí(ocos de un (erdadero iconoclasta. * tanto m's importante resulta el cap. tenían el mejor moti(o para tal ratitud.e las presenta como acompa>antes de -es8s y de los doce en los (iajes apost!licos ?5c 1. presenta unas resonancias como apenas (uel(en a escuc"arse en todo el E(an elio se 8n -uan con tal %uer$a y abundancia.1.e trata incluso de un patriarcado lle(ado al extremo. en el 3T. ale res.267 3. -uana y ..317 12. .237 Elp 3. Por lo 2ue "ace al ambiente de entonces.. .1H3A. esperan$ados y apuntando al %uturo.167 2Tim 1.1.. Acerca de la posici!n del judaísmo respecto de la mujer dice la mencionada Hanna Tol%%. 6&K61H&2K<editaci!n El texto de 9-es8s y la samaritana. A ello se suma la impresi!n del ran 0xito 2ue -es8s conoci! precisamente entre los samaritanos.. no se puede discutir Hse 8n lo "a puesto de relie(e sobre todo Hanna Tol%% en su libro -es8s der <annH 2ue -es8s de 3a$aret se comport! con las mujeres de %orma totalmente distinta de la "abitual en el judaísmo coet'neo. & para el enjuiciamiento eneral de todo el e(an elio. ...237 2Pe 1. pues sabían per%ectamente por 2u0 lo expresaban y lo repetían de continuo.117 Act ).. &)H)3 5a mujer en la # lesia. con toda libertad. a saber.117 2.. como por ejemplo a <aría <a dalena.137 3. Eueron las 2ue se mantu(ieron %ieles a -es8s cuando los discípulos. En e%ecto... merece cada (e$ mayor atenci!n por ra$ones comprensibles. en el 2ue la animosidad contra el elemento %emenino se "abía con(ertido en la norma de la sociedad. Es 0ste un tema 2ue. por2ue a2uí se pone de relie(e con sin ular %uer$a el aspecto misionero uni(ersal de la %e cristiana. y en especial Pedro. * en la %iesta de pentecost0s se "allaban asimismo presentes en el aposento superior.+7 E% ). Ellos. se destaca netamente de los en%rentamientos entre -es8s y 9los judíos. el ambiente de -es8s. perdieron el (alor y le traicionaron..267 1Tim &. a## ?14/+A #.. por2ue no los "abía creado como no israelitas.&7 2..ospec"amos 2ue el círculo jo'nico "a retrotraído al tiempo de -es8s el posterior desarrollo pospascual.

9Animosa. irritado. En -es8s nos encontramos con el primer (ar!n sin animosidad. sobre cuyo tras%ondo "ay 2ue (er a -es8s. es decir. en la %iloso%ía o en la política. e oc0ntrico por principio. 9El ambiente. ec"ando a menudo espumarajos de rabia. pese a todas las %ac"adas marcadamente masculinas. Pero tales mujeres pertenecían por lo eneral al estrato superior. . sin embar o. Entonces el "ombre psí2uicamente %rí ido como "oy se le llama. con la parte %emenina de la psi2ue (iril ?la parte masculina de la psi2ue %emenina se llama animusA. A%irmarnos.. no est' %ecundado por nin 8n elemento sentimental %emenino. en el 2ue no %altaban ciertos ras os m's sua(es.G. aun cuando ya en la anti Uedad "ubiera siempre mujeres 2ue desempe>aron un papel importante en el arte. -es8s "a sido el primero en romper la solidaridad de los (arones. Ha sido eliminado el despotismo de los (alores exclusi(amente (aroniles.. como una mujer primiti(a. se con(ierte en 9animoso. asumido ni inte rado la relaci!n interna con el anima. en el sentido de la psicolo ía pro%unda de D. termina "aci0ndose como se le "a descrito. un patriarcado rudo y an2uilosado. %ormal. por lo 2ue es puramente intelectualista. anclado en los principios y dominado por las ideolo ías. y. El (ar!n 2ue no "a inte rado su parte anímica de sexo contrario.obre todo el pensamiento de ese (ar!n. al "ombre en ci%ra y al mundo en un mecanismo. Nn (ar!n así lo ser' tanto m's. descontrolado. en realidad est' "aciendo la uerra a la mujer como a su enemi a.E(identemente ese juicio "ay 2ue enmarcarlo en el anc"o cuadro de la sociedad anti ua. es decir. -es8s es el primer (ar!n 2ue "a roto el andricentrismo del mundo anti uo.. estando cie o a los (alores de los mismos... Erente a todo ello -es8s 9"a (i(ido conscientemente. 2ue blo2uean o impiden por completo el proceso "umano de madure$. . 2ue el aspecto central para la comprensi!n de la persona de -es8s. sin saberlo se deja re ir por ella y justamente por ello se comporta de "ec"o. es el concepto de animosidad. es un patriarcado típico. Eso si ni%ica un rec"a$o de todos los in%antilismos. 2ue a%irma y actuali$a de modo positi(o la relaci!n creati(a entre consciente e inconsciente. 95a animosidad contra lo %emenino se "abía con(ertido abierta y llanamente en norma de la sociedad. ajeno a la (ida. 2ue por lo mismo resulta indispensable es 0ste. de los (arones no inte rados. es a2uí el cali%icati(o de una actitud 2ue se caracteri$a por los sentimientos anti%emeninos u "ostiles a la mujer7 una actitud 2ue Hanna Tol%% atribuye a una estructura de la personalidad. pri('ndola de sus derec"os o domin'ndola de una manera brutal o sublime. ner(ioso. Tal estructura personal no "a esclarecido. como tampoco la propia sexualidad. le irrita todo lo 2ue "ay en ella. 2ue en eneral tenía un car'cter adric0ntrico y estaba orientada de modo patriarcal7 una sociedad en 2ue el (ar!n ocupaba el centro. En contraste con ello Hanna Tol%% presenta a -es8s como 9el (ar!n sin animosidad. pero 2ue a menudo se con(ertía en un patriarcado cruel e inmisericorde. le critica o le domina. Duando en su psicolo ía interna el (ar!n no "a "ec"o de su anima una aliada. pues ella es la especialísima sostenedora de su sombra proyectada. c!lera y todos los sentimientos ima inables. -un . El concepto psicol! ico. es decir. Ese pensamiento con(ierte la (ida en %!rmula. Es tambi0n un rec"a$o de los poderes . de un modo capric"oso. Es pobre de sentimientos a los 2ue poster a. en consecuencia. Erente a cual2uier objeti(idad de la mujer est' inde%enso. con una 9conciencia responsable. en el 2ue ZHannaHTol%% enmarca la actitud "abitual de a2uel mundo de (arones %rente a la mujer. susceptible. su actitud anti%emenina o animosa.. cuando cree 2ue la mujer le pone en tela de juicio.

sin embar o.@3A5#DAD. 3o es indi%erente al "ambre. Hanna Tol%% lle a a esta a%irmaci+n importante. 5o decisi(o en todo ello es 2ue 9-es8s deja 2ue dominen los (alores ontol! icos %emeninos en la ima en de Dios. son para Hanna Tol%% el 9sentimiento di%erenciado. sino 2ue la ayuda a participar en esa 9conciencia amplia. Dios se "a con(ertido en el Dios de los impíos. y abrir así el propio "ori$onte al 9don de Dios. 2ue ni si2uiera osan endere$arse. todo lo contrario.. -es8s tiene una 9ima en ínte ra de Dios. no se 2ueda 9%río. como al o central. es decir en la conciencia y en la ima en de Dios. -es8s reali$a y certi%ica un cambio en la conciencia de Dios. mientras 2ue la mujer y desde lue o tambi0n los discípulos y los enemi os de -es8s tienen un 9"ori$onte m's estrec"o. la necesidad ni la muerte. pero correcta. -KPEF. * ello por2ue es una ima en de Dios bajo la cual late la inte raci!n anima7 es decir. ante nada. 2ue 9no entra en el plano consciente del contrario. del "ombre. . por %in. -es8s aparece como 9el "ombre con la conciencia amplia. 2ue resulta totalmente distinto y re(olucionario. por cuanto 2ue se de%ine tanto por los (alores masculinos como por los %emeninos. y todo tipo de poder social. dic"o con otras palabras. 3ada le de-a %río o indi%erente. como por ejemplo la cuesti!n de las (elaciones existentes entre sexualidad .. El ordenamiento ínte ro en la ima en di(ina de -es8s se demuestra. -es8s. Dabría aducir muc"os m's ejemplos para probar c!mo las obser(aciones e interpretaciones 2ue dic"a autora "ace con ayuda de las cate orías psicoterap0uticas y de las im' enes de -es8s en el 3T. RDios se trans%ormaS A2uí "ay al o en Dios. el partido.. 9Eso es la ima o Dei en nosotros. Así ra$ona Hanna Tol%% al concluir el relato sobre el 9"ijo perdido. expresarse de acuerdo con su esencia y (erdad y 2ue no cesa de 2uererlo. sino 2ue est' m's bien en %a(or de los destro$ados y poster ados. Esta %ormulaci!n de Hanna Tol%% puede relacionarse con el problema de los e2uí(ocos.. entre los cuales puede contarse desde lue o el 9colecti(o %amiliar. en la medida en 2ue se le presentan al "ombre como autoridades absolutas y 2uieren determinar su super yo. ni %rente a la multitud ni %rente a los indi(iduos 2ue no tienen pastor. piensa desde una 9conciencia m's amplia. 5o importante. *. coinciden con muc"os puntos de (ista y con muc"as ase(eraciones neotestamentarias y tambi0n jo'nicas. a los pretendidos justos. A2uí se expresan %en!menos y perspecti(as. 2ue "oy piden a ritos una discusi!n y 2ue sería necesario repensar. 2ue 92uiere. En -es8s esa (inculaci!n (i(a "asta lo "ondo se da por (e$ primera no s!lo en #srael sino en toda la "istoria reli iosa.u sentimiento est' siempre comprometido7 es el "ombre de la buena disposici!n y participaci!n sentimentales. 2ue las relaciones no se recortan sino 2ue m's bien se establecen por do2uier. la en%ermedad. @tras características del (ar!n -es8s. inte rado y 9sano. como el Estado.. se 8n la %!rmula actual exacerbada. ni lo es a la culpa y la in%amia.. Dios no ama en modo al uno a los justos.colecti(os. Einalmente. por el contrario.7 0ste es un proceso 2ue no debe entenderse de modo intelectualista sino 9inte ral... la semejan$a di(ina.. y completo. y sobre todo %rente a los "umillados y despreciados. es 2ue -es8s no acusa o desprecia a la mujer. -es8s. precisamente. sino 2ue piensa y act8a desde una conciencia m's (asta.. la # lesia.7 eso 2uiere decir. El Dios de -es8s no es el Espíritu Padre de una do m'tica meta%ísicoHespiritualista7 sino el Padre 2ue en su amor permanece tambi0n (inculado con la 9"ondura.

masculina e ima en de Dios. no es ciertamente exa erado decir 2ue. En realidad. . sino 2ue a menudo ejercieron tambi0n como diri entes de las 9comunidades dom0sticas. 2ue s!lo podr' explicarse con ayuda de la psicolo ía pro%unda. de conciencia. . sino una ayuda . Este es un aspecto del proceso.e conoce tambi0n la sem'ntica de tales símbolos. tal como la "a lle(ado a cabo la escuela de D. Esa nue(a autoexperiencia %orma parte. Es probable 2ue sin una ampliaci!n 9psicoterap0utica y teol! ica. "ori$onte y sentimiento no pueda alcan$arse una inte raci!n e%ecti(a y completa de la mujer en la # lesia.e "an perdido muc"os datos sobre la posici!n de la mujer en el cristianismo primiti(o.c"usslerHEioren$a "a demostrado atinadamente la ran participaci!n 2ue las mujeres tu(ieron en la primerísima di%usi!n del cristianismo. Elisabet" . al menos de una manera ejemplar. y de "ec"o se lo comunica. De acuerdo con todo ello. 5a teolo ía no puede renunciar a tales ayudas en su propio pro(ec"o. incluso de la experiencia de %e cristiana. 5as pocas re%erencias 2ue nos "an lle ado en relatos patriarcales (ienen a representar simplemente la cima de un iceber . o el problema del creciente despla$amiento del -es8s de 3a$aret.e trata m's bien de problemas de estructura y contenido antropol! icos y teol! icos. de la nosis o del "elenismo en el sentido m's amplio. o como 9pro%etisas. En este aspecto -n "a creado un doble mo(imiento mental. su importancia a%ecti(a en el contexto (ital de los di%erentes medios culturales. para cuyo conocimiento o%rece "oy importantes ayudas la psicolo ía pro%unda. sobre todo. y nos permiten barruntar lo muc"o 2ue "emos perdido. -es8s le "a comunicado una conciencia y un sentimiento nue(os de sí misma. -es8s de 3a$aret es el 2ue puede comunicar al "ombre.in un rastreo de la importancia existencial de los símbolos mitol! icoHreli iosos jam's tendríamos acceso a la interpretaci!n e inteli encia del E(an elio se 8n -uan. el medio "ist!rico. . =asten al unas su erencias. etc. ya %uera del judaísmo. en el ser(icio di(ino. 2ue "oy s!lo podremos comprender una (e$ m's mediante una laboriosa in(esti aci!n "ist!ricoHreli iosa. y 2ue no s!lo actuaron como 9ayudantes auxiliares de los ap!stoles. <as la in(esti aci!n "ist!ricoHreli iosa no es importante s!lo por2ue 8nicamente así se pueden esclarecer el tras%ondo sociocultural y sociopsicol! ico.G. Por una parte. y en nuestro caso la in(esti aci!n psicol! ica pro%unda de los símbolos. el papel importante de los símbolos en la transmisi!n de la experiencia reli iosa. . todo a2uello 2ue los "ombres de una manera oscura y con%usa rastrean.ímbolos 5a ima en del a ua (i(a se>ala. 4H24A. -un . en e%ecto. en el círculo jo'nico se sabe de la ran importancia de los di(ersos símbolos e im' enes en el entorno reli ioso. En su notable artículo Presencia de la mujer en el primiti(o mo(imiento cristiano ?9Doncilium. 2ue re2uieren una elaboraci!n posterior. con su conducta pr'ctica %rente a la mujer. una (e$ m's. persi uen e intuyen en las reli iones7 la reli i!n. El otro aspecto de ese proceso consiste en traspasar todos esos símbolos a -es8s o al menos ponerlos en conexi!n con 0l mediante un auda$ procedimiento de transposici!n. a## ?14/+A #. de muc"os campos de la conciencia eclesi'stica tradicional y el despla$amiento e%ecti(o de la mujer en la # lesia clerical. judío y terreno. Don ella no s!lo se nos brinda un ma ní%ico instrumento para la mejor comprensi!n de los símbolos. A mi entender existe en todo ello una conexi!n íntima. para el 2ue se escribieron ori inariamente los textos jo'nicos y desde los cuales "an de entenderse. de la sal(aci!n del "ombre. sin duda al una. no es para el "ombre m's 2ue el mundo de los símbolos.. .

o lo 2ue es lo mismo. %rente a sus do m'ticas y catecismos es preciso plantear una y otra (e$ el problema del ori en. sino 2ue lo lo ra sobre todo racias al redescubrimiento y a la reapertura de la persona y del mensaje de -es8s. sino en de%initi(a por la con(ersi!n. * no se le "aría justicia con las tradicionales 9acti(idades eclesi'sticas. A2uí es necesario experimentar nue(os planteamientos y caminos. En este contexto tambi0n la # lesia y la teolo ía tienen 2ue reconocer y criticar su desli$amiento "acia el racionalismo moderno Hdel 2ue tambi0n %orma parte el do matismoH. para proponer despu0s una 9o%erta. . una reli i!n misionera y no una reli i!n popular y naturalista. Duando el (i or misionero del cristianismo se entumece. A ello se lle a por el a"ondamiento y pro%undi$aci!n en lo cristiano ori inario y puro. el cristianismo ori inario de la # lesia primiti(a. por cuyo %rescor suspiran los "ombres atormentados.. Por eso "ay en las # lesias tan poca 9a ua (i(a. tampoco se sabe con precisi!n 2u0 es lo 2ue se puede o%recer a esa alma como medio de sal(aci!n. El cristianismo es. 2ue "oy en buena parte enera una con%usi!n. Precisamente en el 'mbito eclesi'stico "emos ol(idado a la lar a el trato con los símbolos y casi no entendemos ya el len uaje del alma "umana. las m's de las (eces cerrado. Nno no se "ace cristiano por pertenecer a un pueblo o a una determinada cultura.!lo 2ue la apertura del potencial reli ioso en el "ombre representa un proceso lar o y poli%ac0tico. Erente a los con(encionalismos cristianoHedesi'sticos y sus tendencias de absoluti$aci!n. 2ue m's se orientan a despac"ar a las masas 2ue a la 9sal(aci!n anímica. ana sin duda en peso e importancia otro problema. desde lue o. la %e.. en 2ue los símbolos ejercen sobre el "ombre de "oy su %unci!n psí2uica dentro del inconsciente de la psi2ue. es decir.. la %uer$a de con(icci!n operada por el Espíritu mediante un 9estudio de mercado. En ultimo t0rmino el cristianismo no lo ra la %uer$a misionera. dentro por completo del sentido de -es8s7 caminos 2ue. m's o menos problem'tica Hpor importante 2ue todo ello sea tambi0n para la pastoralH. A (eces "asta podemos tener la impresi!n de 2ue existe realmente muc"o miedo a esa 9a ua (i(a.. así como por el experimento creati(o de la %e. del "ombre. <isi!n Duando se a%ronta esa %alta de con(encionalismos. el problema del -es8s ori inario de los e(an elios. etc. indoctrinadores. aun2ue con ello se creen en muc"as cuestiones al unas di%icultades incomprensibles. por una decisi!n consciente. 36&H3&1A EJA3GE5#@. exi en muc"a m's audacia y espíritu de a(entura por encima de los con(encionalismos. el problema de la misi!n. o con los super%iciales 9cursos de catecismo. a saber. pronto deja de "aber el 9a ua (i(a.(aliosísima para descubrir el importante car'cter antropol! ico de los símbolos y para encontrar el 9lu ar. * como ya no se entiende el 9an"elo del alma. cuando las # lesias se acomodan exactamente i ual 2ue los dem's rupos. Hay 2ue repensar de continuo la propia %e y tener la audacia de se uir medit'ndola. una emancipaci!n 2ue podría compararse per%ectamente con el proceso de un an'lisis. -NA3 1 . por naturale$a. Pronto se pondr' entonces de mani%iesto lo 2ue a8n existe de %uer$a misionera. ?P' s. cuyo sello exterior es el bautismo. "acia el ritualismo y "acia una concepci!n or ani$ati(a puramente jurídicoHcapitalista.

y no s!lo como una simple comprobaci!n. a Galilea. ya 2ue tambi0n ellos "abían estado allí. E3 GA5#5EA E5 H#-@ DE N3 EN3D#@3AF#@ ?&. así se comportan tambi0n a"ora los alileos. -n extiende el juicio ne ati(o a toda Galilea. <t 13. 2ue al propio tiempo constituye una conexi!n literaria con 2. *. como "abía 2ue aco erle. 2ue atraen sobre sí el juicio condenatorio ?c%.I.&3H&) relata la lle ada de -es8s a Galilea. El (. Por lo dem's. y el (. -E. <'s bien. la concepci!n del círculo jo'nico sobre tal acti(idad. sali! de allí para Galilea. despu0s de "aber (isto todo lo 2ue "abía "ec"o durante la %iesta en -erusal0n. si bien esa %e no tenía nin una solide$.1H+ ?c%.-E. de la curaci!n de un en%ermo. 2ue no es reconocido en su patria Galilea. a di%erencia de la tradici!n marciana.H de 2ue un pro%eta no es reconocido ni aceptado en su patria. a la 2ue ellos . En realidad tambi0n los alileos deberían "aber dado a -es8s el "onor 2ue corresponde al en(iado de Dios ?c%. Allí dice -es8s a sus paisanos. ya 2ue "abían presentado sus obras en -erusal0n durante la %iesta de pascua. sin duda al una.)3H)17 5c ). %uera de curar a unos pocos en%ermos imponi0ndoles las manos. de las bodas de Dan' y la 9se>al se unda. <t 11. 1.1H+ sobre la estancia de -es8s en 3a$aret. &) Duando lle !.23ss. la (ersi!n jo'nica del relato acerca del centuri!n de Da%arna8m.12H1)A. testi%ica la incredulidad de sus paisanos.23A7 pero precisamente se lo nie an. Domo juicio lobal expresa. &) presenta una a%irmaci!n eneral sobre Galilea. se 8n el (. El pro%eta. se 8n relata nuestro texto.1+H36A7 es e(idente 2ue el círculo jo'nico "a conocido esa tradici!n. &&. pues. 5o cual recuerda muy de cerca la perícopa de <c +. "acer allí mila ro al uno. Feciben a -es8s con ale ría.I. se 8n "oy se reconoce en eneral. && Por2ue -es8s mismo "abía declarado 2ue nin 8n pro%eta tiene presti io en su propia patria. ). entre sus parientes y en su casa. 9A un pro%eta s!lo lo desprecian en su tierra. * 2ued! extra>ado de a2uella incredulidad. E3 GA5#5EA ?-nK6&K&3H&)A &3 Despu0s de a2uellos dos días. esa declaraci!n de -es8s "ay 2ue entenderla como un testimonio.26H2&7 5c 16. Por lo dem's no es nada positi(o lo 2ue allí le a uarda.1H16A. &+a representa una conexi!n redaccional entre la 9se>al primera. +. 5a curaci!n del en%ermo ?(. (iniendo a ser como el título eneral de todo el ministerio de -es8s allí reali$ado ?c%.)H137 5c /. pues. 2ue aparece en la %uente de los lo ia ?<t 1. y se di(ide claramente en dos partes.&3H)&A 5a perícopa introduce el relato de la acti(idad de -es8s en Galilea. De modo similar a muc"os 2ue "abían creído en -erusal0n por las se>ales 2ue -es8s obraba. Despu0s de una estancia de dos días. 3o pudo. El (. &+bH)&A es. a partir de a"í cesa la enumeraci!n de los relatos de se>ales o mila ros. estando al sentido jo'nico. && reco e la tradici!n del %racaso de -es8s en su patria de 3a$aret. un testimonio acusador. como se encuentra en <c +. Pero.++A. -es8s parte de . tambi0n las lamentaciones sobre las ciudades alileas en la %uente de los lo ia.&H+A.icar a Galilea. -es8s "a (i(ido personalmente la experiencia H2ue en este caso se indica mediante la expresi!n de 9"abía declarado. Fecorría las aldeas circun(ecinas ense>ando. ?<c +. los alileos lo aco ieron bien. en 2ue se "abla asimismo del %racaso de -es8s en su patria c"ica. &.

&/ Duando este %uncionario oy! 2ue -es8s "abía (uelto de -udea a Galilea. Tambi0n los cambios est'n por completo al ser(icio de tal e%ecto. en #srael. no cre0is. mientras 2ue a2uí se le cali%ica de un modo eneral como 9%uncionario.16A7 el centuri!n es ya un "ombre 2ue tiene %e. el en%ermo se encuentra en Da%arna8m7 en ambos casos el "ombre 2ue se diri e a -es8s est' al ser(icio del se>or del territorio. puesto 2ue entre Dan' y Da%arna8m apenas median 2+ Pil!metros. aun2ue con una di(ersidad de acentos muy característica. de un "ijo. 2ue estaba ya para morir. cuando le salieron al encuentro los criados para decirle. en nadie encontr0 tanta %e. &1 Entonces le dijo -es8s. -es8s exalta la %e del centuri!n. )3 Jio entonces el padre 2ue a2u0lla era precisamente la "ora en 2ue -es8s le "abía dic"o.. %ormalmente se "a con(ertido una "istoria de %e en un ejemplo escolar. Había allí un %uncionario de la corte 2ue tenía un "ijo en%ermo en Da%arna8m. o el circulo jo'nico. s!lo 2ue en un caso se le desi na como 9centuri!n. le desapareci! la %iebre. cuando (ol(i! de -udea a Galilea. y m's en concreto con el texto b'sico de esa "istoria. o como un "ombre 2ue se encuentra al ser(icio del rey. )2 5es pre unt! a 2u0 "ora "abía comen$ado a sentirse mejor. de la 2ue se teme un desenlace %atal. 5a distancia est' a randada notablemente."abían asistido. R. Jete. En el relatoHL. . En uno y otro caso el en%ermo est' especialmente cercano al centuri!n. )& Esta %ue la se unda se>al 2ue reali$! -es8s. baja antes de 2ue mi ni>o mueraS )6 Fesp!ndele -es8s. En -n el mila ro se "ace para producir la %e. una (e$ se trata de un criado y. pues. En ese sentido es típica la obser(aci!n %inal. 5a iniciati(a parte siempre del "ombre notable. 5as notas comunes son 0stas. la con(ersi!n de toda la casa del %uncionario a la %e en -es8s es el e%ecto perse uido por la narraci!n.)H137 5c /. a la "ora s0ptima. del rey Herodes Antipas. la narraci!n est' condensada con un prop!sito did'ctico. al tiempo 2ue establece un punto de contacto con la narraci!n del mila ro 2ue si ue. nue(amente a Dan' de Galilea. n8cleo 2ue tanto <t como 5c "an ampliado con di(ersos a>adidosA. y ellos le respondieron. siendo precisamente esa su %e el supuesto 2ue "ace posible la reali$aci!n del mila ro.e>or. 2. *. %inalmente. El (. <t 1. se trata de un relato 2ue presenta notabilísimas semejan$as con el del centuri!n de Da%arna8m ?<t 1. Asimismo . En ambos relatos se alude a una en%ermedad ra(e.1H16. &4 El %uncionario le suplica. %ue a (erlo y a pedirle 2ue bajara para curar a su "ijo. Drey! el "ombre en la palabra 2ue -es8s le dijo y se %ue. en una y otra "istoria. como empleado del mismo. E5 H#-@ DE5 EN3D#@3AF#@ ?-nK6&K&+H)&A &+ 5le !. Tu ni>o (i(e. ?<t 1. otra. c%. El relato del mila ro con sus nue(as mati$aciones teol! icas sir(e a"ora para moti(ar la %e del "ombre en -es8s.i no (0is se>ales y prodi ios. donde "abía con(ertido el a ua en (ino. tu "ijo (i(e. Ayer. En esta curaci!n del "ijo de un 9%uncionario de la corte. Así esta perícopa de índole eneral anticipa ya al lector tanto la exposici!n del ministerio de -es8s en Galilea como el resultado ne ati(o de tal acti(idad. &+ "ace re%erencia explícita al mila ro del (ino en las bodas de Dan'. Adem's en -n.)H16. Tu "ijo (i(e7 y crey! 0l y toda su %amilia. 9@s lo ase uro. el centro teol! ico del acontecimiento es la %e. )1 Estaba 0l bajando ya.

34 d. %e 2ue sin los mila ros rara (e$ encuentran. sin m's ni m's. no pertenecía ya propiamente al 9país de los (i(ientes.D.A y 2ue "abía %undado su nue(a residencia en TiberíadesH yace en%ermo en Da%arna8m. sino tambi0n una determinada concepci!n de la en%ermedad.. del mundo in%erior. "asta Da%arna8m.in duda al una 2ue de tal sentencia puede deducirse una cierta crítica del a%'n mila rero. antes de 2ue el muc"ac"o mueraS Tenemos a2uí un ras o típico de las narraciones de mila ros. De a"í 2ue Hse 8n lo certi%ican muc"os salmos y textos del libro de -obH la curaci!n de una en%ermedad e2ui(alía a la 9redenci!n del reino de la muerte.in embar o. pone ante sus ojos lo apremiante del tiempo. cuando el %uncionario rue a a -es8s 2ue 2uiera curar a su "ijo en%ermo de muerte. . tanto mayor es su %uer$a demostrati(a.. He%ecti(amente así tenía 2ue "acerlo desde Dan'. 3o se podía renunciar. sino el e%ecto comprobable del poder %atal. Dierto 2ue el padre del muc"ac"o no se dio por satis%ec"o con tal salida. y despu0s como con%irmaci!n %inal de la sentencia de -es8s. 2ue por entonces obernaba Galilea ?& a.. 9. se conciben como moti(os de %e. no cre0is ?(. es realmente el 8nico poder anta onista de la muerte. 5a noticia de 2ue -es8s "a (uelto a Galilea le mue(e a ponerse en camino para (isitar a -es8s y suplicarle 2ue se di ne 9bajar. 5as 9se>ales y prodi ios. &1A. sino al 9país de la muerte.. rande y (i oroso es el mila ro. A"í est'. El "ijo de un %uncionario de la corte Hse trata de un "ombre al ser(icio del rey Herodes Antipas. A"ora bien.24b. &4A. .D. primero en boca de los mensajeros. y a"í . Expresamente se "ace re%erencia a 2ue el en%ermo estaba al borde de la muerte. RJen.el 0n%asis en lo ra(e de la en%ermedad Hcon (erdadero peli ro de muerteH %orma parte de la exaltaci!n del aspecto mila roso. 2ue deben mo(er al "ombre a creer. . El (. =iena(enturados los 2ue creen sin (er. Tal sentencia expresa claramente el prop!sito did'ctico de la "istoria. Dios. al 2ue exclusi(amente se con%ía la superaci!n de la muerte. en la luc"a y competencia con otras reli iones. 3o s!lo "ay 2ue (er en ello un moti(o de apremio para 2ue -es8s actuara cuanto antes. entre en%ermedad y muerte mediaba una conexi!n estrec"a. sita en un lu ar ele(ado. como en el %ondo s!lo Dios lo posee. E!rmula 2ue expresa la teolo ía jo'nica de la (ida. 2ue a2uí re(iste este tono sencillo. la a%irmaci!n %undamental de la narraci!n. pues. <ediante la re%erencia a lo ra(e o a la lar a duraci!n de la en%ermedad se pretende moti(ar la inter(enci!n del taumatur o ?(. para la primiti(a cate2uesis cristiana los mila ros eran importantes. y muy en particular la persona a%ectada de una ra(e en%ermedad. Hasta 2u0 punto le interesa al e(an elista la idea. tu "ijo (i(e. Así pues. dentro por completo del sentido 2ue tienen en la apolo 0tica tradicional del cristianismo primiti(o. A la s8plica del %uncionario responde -es8s con una sentencia %undamental. Duanto m's rande es el mila ro mayor es su e%ecto en el %omento de la %e. 5a (erdadera concepci!n de -n debería estar tambi0n a2uí en la misma línea 2ue aparece en 26. En la en%ermedad. es por2ue con%ía en 2ue tiene en sus manos un poder donador de (ida. y en %uerte contraste con la respuesta de -es8s.. 5a en%ermedad no era s!lo 9la mensajera de la muerte. &/A. &+b introduce al relato de la curaci!n. el poder de la muerte extendía ya sus manos "acia el "ombre.. El en%ermo. * entonces pronuncia -es8s la palabra mila rosa y car ada de poder. y la bíblica en particular.tu "ijo (i(e.i no (0is se>ales y prodi ios. 2ue le libere de las %auces de la muerte. . los "ombres son de tal modo 2ue necesitan tambi0n de los mila ros para creer. Para la mentalidad anti ua en eneral. <'s bien. ubicada junto al la o de GenesaretH para curar con su presencia al en%ermo ?(.e>or. se ec"a de (er por la doble repetici!n de la %rase. *a"(e". 9Jete. Duanto m's importante. * es una pr'ctica 2ue tambi0n se con%irma en -n..

.radica asimismo su car'cter de se>al y de símbolo. donde el centuri!n le dice a -es8s.. )1H)3 narran el 0xito de la curaci!n7 lo cual constituye asimismo un ras o típico de este 0nero de relatos.. .A leemos. sino 2ue Hse 8n se dice a"oraH. por lo dem's... 5a otra conclusi!n es 0sta. en ra$!n de los (aticinios. @rí enes no mani%iesta en ese texto su opini!n particular.. es decir. 2ue s!lo a ella compete y 2ue es superior a la 2ue puede proporcionar la dial0ctica rie a con su ayuda. )2A.. 9Toda su %amilia.. 2ue nos mue(e a meditar las relaciones entre %e y mila ros. ?9toda su casa.. Esa prueba superior la denomina el ap!stol Pablo 9demostraci!n de espíritu y de poder. yo no soy di no de 2ue entres bajo mi tec"o. dice el texto ori inalA abra$a a toda la comunidad dom0stica... escla(os. En el te!lo o rie o m's importante de la # lesia anti ua.e>or. 2ue no s!lo si ue personalmente %irme en la %e 2ue "abía tenido en la palabra de -es8s. El "ombre reali$a entonces lo 8nico 2ue a2uí interesa. obedece y se (a. -es8s cura con su sola palabra7 ras o 2ue. no cre0is. dilo solamente de palabra y mi criado se curar'. <editaci!n 9.. 5os (. ?lDor 2. 9Tu "ijo (i(e..&A. mientras 2ue lle ! a ser un elemento sociol! ico importante y %undamental en la %ormaci!n de las comunidades en la misi!n y di%usi!n del cristianismo.. 2ue coincide aproximadamente con las 13H1& "oras ?(. cuya realidad puede probarse tanto por el testimonio de muc"os otros como especialmente por la circunstancia de 2ue toda(ía se conser(an "uellas de los mismos en 2uienes endere$an su (ida se 8n la (oluntad de la Palabra ?Dontra Delso 1.. etc.. 2ue son apropiados para enerar la %e en el lector.. 5a misma con(ersi!n de los pueblos erm'nicos descansa en de%initi(a sobre ese concepto. * el 0xito produce el e%ecto correspondiente.. en (irtud de los prodi ios extraordinarios. El cuarto E(an elio tiene a2uí ante los ojos la situaci!n patriarcal de la 9%amilia. cree en la palabra de -es8s7 la aco e con toda con%ian$a. cuando le salen al encuentro sus criados para anunciarle la buena nue(a. car ada de poder. el padre 2ueda tan impresionado.. RTu "ijo (i(eS Es la con%irmaci!n de la palabra de -es8s. demostraci!n 9de espíritu. especialmente en los pasajes 2ue tratan de Dristo.. Toda(ía est' el padre de camino... Z@rí enes... Don ello ya no "ay duda al una.. tambi0n su %amilia se con(ierte al cristianismo.. 9... A2uí debemos decir adem's 2ue para nuestra %e constituye una prueba especial.D.. no s!lo a la %amilia en sentido estricto. es decir. 5a palabra de -es8s es la palabra (i(a y (i(i%icadora de Dios. )& se cierra la narraci!n de esta 9se unda se>al 2ue reali$! -es8s.... las se>ales y mila ros estaban al ser(icio de la propa anda de la %e cristiana.... 9a la "ora s0ptima. ?2)& d. es la sentencia en la 2ue "emos reconocido una de las conclusiones del relato de una curaci!n. tambi0n se encuentra en el paralelo de L. En el presente pasaje se ec"a de (er lo 2ue realmente se esperaba de los relatos de se>ales dentro del círculo jo'nico. 2A. por la 2ue al creer en -es8s el padre o cabe$a. Don%irmaci!n 2ue se re%uer$a con la computaci!n cronol! ica. Así se lle a a la %ormaci!n de una comunidad o i lesia dom0stica. sino tambi0n a los criados. Esa %orma de con(ersi!n de 9toda su casa.. 9demostraci!n de %uer$a. 9crey! 0l y toda su %amilia. sino la concepci!n eneral de . Dosa 2ue toda(ía no se planteaba al tiempo del -es8s "ist!rico... de la cual se deduce 2ue la mejoría del muc"ac"o empe$! justo al mismo tiempo en 2ue -es8s pronunciaba su palabra poderosa. Don el (. a la %e cristiana nos es ya conocida por la pr'ctica misionera de Pablo. ?<t 1..i no (0is se>ales y prodi ios.1A.

. muy especialmente. como su demostraci!n indicati(a y l! ica. ya no exi en desde lue o nin una %e en los mila ros. debido a la in%luencia de la edad moderna. 5a (isi!n eneral del mundo y de la "istoria tienen para nosotros a"ora un car'cter altamente pro%ano. <uc"os procesos. en parte "asta nuestros mismos días. %ormaban un todo co"erente. Pretender con%iarse a los mila ros en la (ida diaria. <ientras la =iblia. como son las cat'stro%es a0reas y del entorno. Esa t0cnica marca. de la ilustraci!n y. Es (erdad 2ue no son objeto de %e en sentido estricto7 como cristiano no se est' obli ado. en modo al uno. sino una (i ilancia y racionalidad extremas. en la calle o en el dominio t0cnico. o para poner de mani%iesto la presencia de lo di(ino en eneral. e2ui(aldría a actuar sin el menor sentido de responsabilidad7 sería con(ertirse en un insensato o en un criminal. precisamente... al entorno de la %e. tanto en el curso de la "istoria como en la (ida personal de cada uno. en e%ecto. 5a electricidad y el autom!(il. marcan y determinan el pensamiento y conducta del "ombre m's de lo 2ue sería de desear. la ener ía at!mica. son especialmente apropiados para "acer patente la actuaci!n de Dios. . por salirse 9del curso natural de las cosas. 9A ello se debe 2ue esa demostraci!n de espíritu y de %uer$a ya no ten a ni espíritu ni %uer$a. la %e cristiana. * son todas esas realidades las 2ue m's "an contribuido a eliminar el mila ro de la ima en moderna del mundo. la radio y la tele(isi!n y cuales2uiera otras cosas 2ue puedan aducirse. 95os mila ros y la (erdad son necesarios. si no 2uieren "ablar del mila ro a la li era y sin un sentido de responsabilidad. de la realidad eneral de la (ida del "ombre. Por el contrario.5a teolo ía y la predicaci!n cristianas "an de tener muy en cuenta esos cambios. los materiales t!xicos de todo tipo. Todo parece indicar 2ue cuanto m's en serio se toma el "ombre a sí mismo y al mundo. De otro modo tales maneras de "ablar y las %ormas de conducta. como excepciones notables. la teolo ía y la concepci!n eneral del mundo. Pero "oy se "a producido ya un cambio notable. El contacto cientí%icoHt0cnico con el mundo. jam's la concepci!n "umana de la existencia y del mundo en eneral "abría experimentado un cambio tan pro%undo como el 2ue "a su%rido por la ciencia aplicada a la t0cnica moderna..la # lesia anti ua y de la edad media7 la teolo ía cat!lica tradicional "a mantenido adem's. debidas al petr!leo. Por ser.. a creer en los mila ros a la manera en 2ue se cree en Dios7 pero sí 2ue pertenecen al ambiente. no son cuestiones meramente t0cnicas y externas. no "ubo al respecto problemas demasiado ra(es. al pro reso eneral de las ciencias. la objeci!n si uiente. la inter(enci!n di(ina. sino 2ue "a descendido a la cate oría de unos testimonios "umanos de espíritu y de %uer$a.i la ciencia de la naturale$a "ubiera continuado siendo un asunto meramente te!rico. procesos 2ue salen del curso "abitual del mundo y del campo de la experiencia. En ese cambio "an inter(enido la crítica ilustrada de los mila ros no menos 2ue la ciencia moderna de la naturale$a y la medicina con sus m0todos especí%icos y su concepci!n de la (erdad y de la realidad7 %inalmente. a las 2ue podrían inducir. tal como nos lo muestran a diario los innumerables sucesos 2ue deben atribuirse 9a %allo "umano. 5os mila ros pertenecen a una dimensi!n especial. por2ue todo el "ombre "a de con(encerse tanto en cuerpo como en alma. *a 5essin "abía %ormulado. "asta sus 8ltimas deri(aciones la realidad cotidiana del "ombre y de la sociedad. 2ue determinados mila ros demostrables son condiciones pre(ias para un proceso de canoni$aci!n. .. 2ue antes se entendían como mila ros pueden "oy explicarse de un modo per%ectamente natural. como una r0plica al pasaje antes citado de @rí enes. tampoco "ay 2ue ol(idar la aplicaci!n de los resultados de las ciencias naturales al desarrollo de la t0cnica moderna. Así decía incluso Pascal. 5os mila ros %ormaban parte toda(ía. menos espacio libre 2ueda para el mila ro. etc.

de tal %orma 2ue su (ida est' realmente en jue o. por2ue e2ui(aldría a una inmadure$ "umana. %uturo. es al o 2ue puede interpretarse como un mila ro. <ani%estaciones y %en!menos 2ue salen del marco de lo corriente no pueden se uir cali%ic'ndose como 9sobrenaturales. una %alta de mayoría de edad 2ue corresponde al cristiano. cuando m's nos acercamos a ese contexto ori inario de sentido. su contin encia "umana7 pero junto con esa experiencia contin encial lle a tambi0n la experiencia de la apertura y la libertad.. al pesimismo parali$ante. . si 2ueremos lo rar un %uturo di no y estimulante para la "umanidad. 2ue de al 8n modo acontece 9a sus espaldas. di%icultan y "asta destruyen.. incluso cuando la Don re aci!n de la %e o la ente 2ue inter(iene en los procesos de canoni$aci!n. 9Jete. * la problem'tica eneral no cambia para nada. 5o cual no 2uiere decir. sino 2ue tambi0n sería psicol! icamente %alsa. . Tampoco "ay a2uí un retorno al paraíso primero. * sin embar o necesitamos %e. reali$a la experiencia de 2ue existen cosas 2ue %omentan su propia (ida.!lo 2uien est' dispuesto a la plena mayoría de edad. En un mundo en 2ue la ciencia de la naturale$a "a ampliado "asta límites impre(isibles el campo de todo lo 2ue se puede explicar de un modo natural Hampliaci!n 2ue se extiende cada (e$ m'sH. BPor 2u0C Por2ue "a experimentado su dependencia. podemos decir 2ue el "ombre. mientras 2ue "ay otras 2ue la estorban. en lu ar de aceptar su responsabilidad presente. como lo 2ue tan a menudo y por des racia se da en los círculos eclesi'sticos. delimitar con toda exactitud del 'mbito de 9lo sobrenatural. y sin embar o se sal(e. 3o todo lo dominamos. (encedor del miedo a la (ida y al %uturo. 2ue pueda arrebatar al "ombre su responsabilidad o e(itarle las decisiones di%íciles. un in%antilismo y re resi!n. Tales se>ales pretenden mostrar lo 2ue la %e si ni%ica para el "ombre. puede tambi0n esperar 9el mila ro. Esto nos lle(a adem's a no buscar ya mila ros en el curso externo del mundo. en su contacto con el mundo. y 2ue esas %ronteras existen tambi0n para el pro reso. Nna %e mila rera. son otras tantas tareas nuestras. la sociedad y la "istoria.!lo así se lle a al mila ro. Duando nos pre untamos por las condiciones antropol! icas del mila ro. contar a2uí en serio con el mila roC Dreer. BEs un error establecer a2uí un mila ro.. esperen en cual2uier tipo de mila ros. aun cuando de momento no se puedan explicar de otro modo. * es precisamente cuando se entienden los mila ros como 9se>ales. y actuar con decisi!n. BLuiere ello decir 2ue para nosotros se "a cerrado de%initi(amente el campo del mila roC De nin 8n modo. esperan$a y (alor para (i(ir. tu "ijo (i(e. (i(ir. por el contrario. El "ombre est' abierto al %uturo del 2ue no puede disponer plani%ic'ndolo de antemano. a la responsabilidad y a una actuaci!n en0r ica. 3&4H3+6A . Al presente (i(imos la experiencia de 2ue existen unas %ronteras mani%iestas al manejo cientí%icoHt0cnico del mundo. como sería justo. no s!lo sería una %e problem'tica en el sentido teol! ico. sería insensato pretender. o cuanto -es8s y su don de la (erdadera (ida representan para ese mismo "ombre. social o eclesi'stica. Lue el "ombre incurra en peli ro de muerte.in%luyen en 2ue 9las personas especialmente pías. desde lue o. 2ue se da precisamente en tantísimos cristianos. est'n con(encidos de 2ue se trata de un mila ro. y menos a8n el %uturo y la "istoria. 2ue se nos descar ue de la responsabilidad cientí%icoHt0cnica %rente al mundo7 las cosas no son tan simples... ?P' s.. Hoy nosotros (emos con muc"a mayor claridad 2ue en el mila ro est' en jue o un determinado contexto l! ico o de sentido.

32H34A pueden en buena parte explicarse por si mismos. multiplicaci!n de los panes. cuyo n8mero era de unos cinco mil. Entonces tom! -es8s los panes. como ya "emos podido obser(ar. por2ue (eían las se>ales 2ue reali$aba con los en%ermos.ubi! -es8s al monte y se sent! allí con sus discípulos.&)H)27 retorno a la orilla occidental.1H2&A -uan introduce el discurso del pan mediante dos relatos de se>ales o mila ros. el de Tiberíades. 2 y lo iba si uiendo una ran multitud. Haced 2ue todos se sienten en el suelo. aA 5a multiplicaci!n de los panes ?-nK6+K61H1)A <#GF@KPA3E. * cada uno tom! lo 2ue 2uiso. subrayando de este modo la conexi!n objeti(a entre los relatos de se>ales y el subsi uiente discurso del pan.im!n Pedro. dice a Eelipe. dijo la acci!n de racias y los distribuy! entre los 2ue estaban sentados en el suelo7 i ualmente "i$o tambi0n con los peces.3&H&&7 caminar por las a uas del mar.c"nacPenbur se>ala 2ue a2uí no se trata s!lo de una semejan$a en la exposici!n. * TFA3. el "ermano de . pues. 12 Duando 2uedaron saciados.&) )2 par7 <t 1&. 5@. <c 1.13H267 5c 4. dice a sus discípulos. 4 A2uí "ay un muc"ac"o 2ue tiene cinco panes de cebada y dos peces7 pero B2u0 es esto para tanta enteC 16 Dontest! -es8s. 1& Duando (ieron los "ombres la se>al 2ue -es8s "abía reali$ado. -n +. :ste es . -NA3 4 E5 PA3 DE J#DA ?+. Andr0s. -n +. FE5AT@. El problema de un contacto oral con dic"a tradici!n. DE . & *a estaba pr!xima la pascua.+/H/1H apunta a la tradici!n sin!ptica ?c%. cosa 2ue a mí me parece m's (erosímil.1H/1A 1. . / Eelipe le contest!. -n +. sino tambi0n del mismo orden en los sucesos. <c +. + BD!nde podríamos comprar pan para 2ue todos 0stos comanC + Decía esto para ponerlo a prueba7 por2ue bien sabía 0l lo 2ue iba a "acer. Tambi0n a2uí.2&s ?Da%arna8mA7 <c +. no me parece tan importante como el "ec"o de 2ue -n y su escuela "ayan reelaborado esa tradici!n en el sentido de sus propios intereses teol! icos.EfA5E. 13 5os reco ieron.11H21A.32H&&. 1 Dícele uno de sus discípulos. 3 . 5os duplicados en la "istoria de la multiplicaci!n de los panes ?c%.2/H36 par7 <t 1+.367 <c 1.+1s7 <c 1. o incluso de un contacto escrito. decían. . <c +. resalta claramente el car'cter cristol! ico de las se>ales.117 con%esi!n de Pedro.)3 ?GenesaretA7 petici!n de se>ales. la %iesta de los judíos.13H21. -n +.1H13. -n +. <c 1. Doscientos denarios de pan no les bastan para 2ue cada uno reciba un pedacito. para 2ue no se pierda nada. ) Al le(antar -es8s los ojos y (er 2ue se acercaba a 0l una ran muc"edumbre. 1 Despu0s de esto se %ue -es8s al otro lado del mar de Galilea.1H16 par7 <t 1). pues. los "ombres. 3o "ay por 2u0 discutir un contacto con la tradici!n.#D#e3 ?+.e sentaron.1+H217 <c +.=#=5#A 3T EJA3GE5#@. y llenaron doce canastos con los peda$os de los cinco panes de cebada 2ue sobraron a los 2ue "abían comido.22H33A. dispuestos de %orma parecida a como los encontramos en la tradici!n de <c ?c%. Feco ed los peda$os 2ue "an sobrado. Tambi0n la con%esi!n de Pedro al %inal H+. tal como subyace en <c.24.

Esa nue(a %ormulaci!n y reinterpretaci!n se caracteri$a %undamentalmente por una concentraci!n cristol! ica. 16. el de Tiberíades. Para F. conociendo 2ue pretendían lle arse a 0l para lle('rselo a la %uer$a y proclamarlo rey. %rente a la cual retroceden por completo los 9elementos eclesiol! icos. el .e>or 2ue act8a de %orma soberana. 2ue a%ecta tanto a los moti(os particulares como a su tradici!n en la comunidad cristiana...3)ss7 1. los discípulos no participan acti(amente en el acontecimiento. tiene tras sí una complejísima "istoria de trasmisi!n. como la eclesiolo ía del pueblo de Dios. de un 9prodi io de obse2uio. mila ros 2ue se caracteri$an 9por2ue sorprendentemente proporcionan bienes materiales. judeocristiana y no como un documento de la "istoria de -es8s.. para 2ue los sir(ieran a la multitud7 i ualmente dio a repartir los dos peces entre todos.. En el relato de -n la iniciati(a corresponde por completo a -es8s. A di%erencia de lo 2ue ocurre en <c. como el pro%eta escatol! ico en el 2ue se "ace presente la solicitud de Dios como pastor de #srael.!lo entran abiertamente en acci!n para reco er los restos.. de nue(o se retir! al monte 0l solo. El relato de la mila rosa multiplicaci!n de los panes lo encontramos en seis (ariantes distintas.. T"eissen. Tales asociaciones no pueden discutirse en modo al uno y menos a8n si el texto "a de entenderse como un 9documento de la primiti(a cristolo ía. 9por2ue (eían las se>ales 2ue reali$aba con los en%ermos. c%. por2ue la solicitud del pastor es ante todo una solicitud por el alimento. 3o se mencionan los elementos en cierto modo accesorios..realmente el pro%eta 2ue iba a (enir al mundo.1H6 par.. parti! los panes y se los iba dando a los discípulos. Es -es8s el 2ue ec"a una mirada sobre el pueblo y se (uel(e a Eelipe "aci0ndole esta pre unta. multiplicados y abundantes.. presentes en la tradici!n de <c. dijo la bendici!n. 2ue la ente no tenía nada 2u0 comer ?c%. Da indicaciones a los discípulos para 2ue "a an acomodar a la ente. (. 9. Pesc". como 2ue ya era tarde. Hasta allí le si ue una ran multitud del pueblo. . <c +. pues ya sabe de antemano lo 2ue tiene 2ue "acer. Esto permite suponer un ran inter0s en la # lesia primiti(a por tal tradici!n7 un inter0s 2ue probablemente estaba condicionado por las asociaciones a la eucaristía.e (a al otro lado del mar de Galilea. se trata. como en el mila ro del (ino de Dan'. aA <c +.. 9* tom! los cinco panes y los dos peces.e 8n G. como nos lo permite reconocer el texto en la %orma %inal 2ue a2uí tenemos. el an%itri!n espl0ndido 2ue reparte sus dones entre los in(itados. a sus discípulos7 es decir./H1+7 2Fe &. En se undo lu ar la teolo ía jo'nica se en%renta críticamente con la mesianolo ía de la tradici!n anti ua. como se dice en una ampliaci!n detallada del (. (. (.. Hasta se podría "ablar de mila ros de cultura materiales. -n "a dado %orma completamente nue(a a la tradici!n anti ua. lFe 1/. <c +. 5a ente recibe los panes y peces como dones de -es8s y de su propia mano. -es8s aparece como un 9nue(o <ois0s.. A esto se a>aden los mila ros (eterotestamentarios sobre alimentaci+n procedentes del ciclo de Elías y Eliseo ?c%. . BD!nde podríamos comprar pan para 2ue todos 0stos comanC. . Es un relato compendiado.&1. (í(eres trans%ormados.13H217 5c 4. ).16H1/7 bA <c 1.32H&& par7 <t 1&.. para poner a prueba la con%ian$a 2ue tienen en 0l. (. Es una pre unta 2ue -es8s %ormula s!lo 9para probar.. De este modo -es8s es el personaje 2ue domina toda la escena. 1.32H34.. <t 1). 1sA. sino 2ue act8an como simples estadísticos y testi os.&2&&A. 2. le(ant! los ojos al cielo. 2ue sin duda se remontan a dos tradiciones. con%ieren dones supradimensionales y extraordinarios. 95a ima en del pastor encaja pre%erentemente en el mila ro de los panes. 5a "istoria de la 9mila rosa multiplicaci!n de los panes. +. 1) Entonces -es8s.

?(.. 9Doscientos denarios de pan no les bastan para 2ue reciba cada uno un pedacito. sino 2ue responde m's bien a un ras o de la tradici!n alilea sobre -es8s. Entonces -es8s.3/A.1A. El 9monte. a modo de conclusi!n. entre los 2ue estaba el mila ro del man'. la %iesta de los judíos. podría aludir a la eucaristía de la comunidad y entenderse como una norma pr'ctica para el manejo del pan consa rado. y0ndose así por las ramas toda (e$ 2ue intenta poner a -es8s en el "ori$onte mesi'nicoHescatol! ico corriente. tienen poco 2ue (er con un 9sumo respeto. El pueblo (e en -es8s al pro%eta escatol! ico. y la de Andr0s. proclama la sin ularidad de -es8s %rente a toda expectati(a de sal(aci!n entendida de un modo terreno. (. en lo 2ue e(identemente subyace ya un posible e2uí(oco de la se>al. 2ue se>alan la absoluta perplejidad de los discípulos y su enorme distancia de -es8s y de su manera de actuar. 5o decisi(o es 2ue el mila ro no se entiende como 9se>al. 5os (. de nue(o se retir! al monte 0l solo.1). /7 c%..(.in duda 2ue con ello 2ueda totalmente des%i urada la comprensi!n de la se>al. (. sino como una 9demostraci!n mesi'nica. 9A2uí "ay un muc"ac"o 2ue tiene cinco panes de cebada y dos peces.)4A es una expresi!n tanto de su soberanía como de su (oluntad de no ple arse en modo al uno a tales ideas y expectati(as.e trata a2uí de la exposici!n de un 9e2uí(oco mesi'nico. 2ue menciona la ense>an$a de -es8s en tal marco ?c%. en el sentido jo'nico. & 9*a estaba pr!xima la pascua. El proceso de la acci!n de racias y de la distribuci!n de los panes est' narrado en estilo eucarístico.&6A. 5a anotaci!n del (.. puede ser muy bien el recuerdo de los acontecimientos del 0xodo y los "ec"os loriosos 2ue Dios "i$o en %a(or de su pueblo.. :ste podría consistir en el "ec"o de 2ue en círculos judeocristianos se entendía a -es8s como un nue(o <ois0s y <esías. . Tambi0n la indicaci!n de 9reco er los peda$os 2ue "an sobrado para 2ue no se pierda nada. 27 es decir. en el 2ue es per%ectamente posible 2ue -n no s!lo se de%ienda contra un e2uí(oco judío sino tambi0n contra un e2uí(oco cristiano. /. poni0ndole en relaci!n con las expectati(as tradicionales. 4. al 9nue(o <ois0s. Lue -es8s escape casi a escondidas a tales prop!sitos ?c%. 11. 2ue la reproducci!n jo'nica de la tradici!n del . Para -n el pueblo piensa así. (. ?se 8n Dt 11. <'s descaminado a8n (a el prop!sito de "acer rey a -es8s. al 2ue -es8s asciende y donde se sienta con los discípulos. a las 2ue no puede corresponder. 2ue pondría el mila ro de los panes en relaci!n con la pascua de la muerte. E1 relato apunta desde el comien$o al mila ro.117 c%. con(irti0ndole en el <esías ben Da(id nacionalista. 5a in ente multitud si ue a -es8s 9por2ue (eían las se>ales 2ue reali$aba sobre los en%ermos..21. el pro%eta 2ue iba a (enir al mundo.. :ste es.. 12. Podemos decir. pero B2u0 es esto para tanta enteC. <c +. <c +. supra el comentario a -n 1. .2)A.3& o bien <t ). decían. tambi0n 1. por la pura atracci!n 2ue ejercía la %e directa en los mila ros. . Don ello se subraya la importancia de la persona de -es8s y del acontecimiento preparado por 0l intencionadamente. 5a expresi!n de 90l solo. Podría "aber tambi0n una re%erencia subyacente a la pasi!n de -es8s. realmente. conociendo 2ue pretendían lle arse a 0l para lle('rselo a la %uer$a y proclamarlo rey. 12.. no tiene nin 8n si ni%icado especial. 9Duando (ieron los "ombres la se>al 2ue -es8s "abía reali$ado. cosa 2ue %alta en -n..in duda 2ue %ormaba parte del ambiente de la %iesta judía de pascua una expectaci!n escatol! icoHmesi'nica exaltada ?1A. 5a respuesta de Eelipe. sino 2ue entran de lleno en los e2uí(ocos jo'nicos. 1&s describen la reacci!n de la multitud ?dato 2ue %alta por completo en los sin!pticosA. (. por2ue toda(ía no "a lle ado a una concepci!n clara ?c%.

bA -es8s camina sobre las a uas ?-nK6+K1+H21A -KDA<#3AHAGNA. *a se "abía "ec"o de noc"e. el tras%ondo de la narraci!n de las tentaciones en L ?\ <t &.oy yo.. y -es8s toda(ía no se "abía reunido con ellos. 5a narraci!n del 9paseo de -es8s sobre las a uas. bajaron sus discípulos al mar7 1/ y subiendo a una barca.. . 26 Pero 0l les dice... y precisamente en el momento culminante del relato. 12.. pertenece a 9los mila ros de epi%anías. tal como lo encontramos en <c. p. -n reco e ese tema en un marco completamente distinto.7 cosa 2ue ocurre sin duda al una en el relato de la caminata sobre el mar. la recepci!n de esa anti ua tradici!n sobre -es8s por parte de -n no es en modo al uno una recepci!n in enua y cr0dula.. . y desde lue o en sentido absoluto.. 9El <esías tiene 2ue mani%estarse en una %iesta de pascua7 por eso los mesías políticos y militantes de la anti ua Palestina ele ían pre%erentemente los días pascuales para sus acciones... 3os muestra a -es8s como el buen pastor del nue(o pueblo de Dios. El en%rentamiento con esa %alsa expectati(a mesi'nica constituye.. reco erlo en la barca.. pero la barca atrac! inmediatamente en el lu ar adonde se diri ían.1H11 par7 5c &... sino 2ue se mani%iesta personalmente a esa persona...A. De esa %orma. 5as epi%anías en sentido propio se dan cuando la di(inidad se mani%iesta a una persona no s!lo por sus e%ectos o por unos %en!menos concomitantes.. 1.oy yo7 no ten 'is miedo. 14 Duando "abían remado ya unos (einticinco o treinta estadios. 14 Duando lle ! la tarde. pues. * ello se da en todo su alcance en la tradici!n de <c ?<c +. tiene sin duda un sentido mesianol! ico altamente positi(o. 9Dada mila ro puede entenderse como una epi%anía.. En <c.. -es8s 9se mani%iesta ?epip"anA como el Hijo de Dios. =erna 14)/.TANEEEF. 3o obstante "abr' 2ue pre untarse si se trata a2uí simplemente de una 9libre .. 11 El mar estaba a itado por el %uerte (iento 2ue soplaba. -erusalem und Fom. El relato anti uo.. pro(isto de la %uer$a y omnipotencia de *a"(e". sin duda. (en a -es8s caminando sobre el mar y acerc'ndose a la barca7 y tu(ieron miedo. Pero tal concepci!n no era e(identemente inmune a la crítica.. 2ue pone sin ularmente de relie(e el contraste entre la necesidad de los discípulos y la aparici!n de -es8s. . como era la reno(aci!n del mila ro del man'..e trata de una se>al 2ue podía ser e2uí(oca y por ello re2uería una nue(a exposici!n... 1H13A y parece 2ue la crítica jo'nica se inserta por completo en esa línea.. D%. . 21 Luerían. como mani%estaci!n de lo di(ino o de un dios.. sino m's bien una recepci!n crítica. encontramos tambi0n la importante %!rmula E o eimi ?9. con la 2ue el desconocido se da a conocer a los discípulos con%usos y desamparados. se diri ían "acia el otro lado del mar. "acia Da%arna8m.&)H+2A.e sabía muy bien 2ue -es8s no "abía obrado precisamente a2uellos mila ros 2ue de ordinario se esperaban del <esías. E..mila ro de los panes constituye a la (e$ una crítica de dic"a tradici!n.. 2ue extiende su solicitud sal(í%ica y mesi'nica a las o(ejas 2ue est'n sin pastor. . . Así pues.. A ello se a>ade 2ue la experiencia de la di(inidad cercana comporta para el "ombre sal(aci!n y liberaci!n de su necesidad.

2ue -n desde lue o no describe con m's detalles. Tambi0n a2uí se trata de la epi%anía de -es8s. En ese sentido se trata de una amplia interpretaci!n de toda la experiencia de -es8s por parte de los discípulos. el propio -es8s se descubrir' a los discípulos durante la noc"e. si ni%ica el %in del miedo al tiempo 2ue el %in de cual2uier necesidad7 %inalmente. de modo 2ue en el caso de ocurrir al o ra(e cual2uier ayuda "umana lle aría demasiado tarde y sería imposible de "ec"o. concentr'ndola a8n m's en la %!rmula 9. 9*a se "abía "ec"o de noc"e. por ad(ertir 2ue precisamente esa experiencia con el -es8s terrestre (a (inculada a una situaci!n de necesidad concreta.on las tinieblas en las 2ue "an 2uedado solos los discípulos.e caracteri$a así sobre todo la situaci!n espiritual de los discípulos. si ue una actitud de ayuda. Est'n separados del pueblo y de sus ambiciones7 pertenecen ya m's de cerca a -es8s. 2ue se mani%iesta de un modo sobre"umano y aun di(ino. .e 8n -n la multiplicaci!n de los panes tiene e%ecto a la plena lu$ del día. De este modo. su misteriosa presencia. En esa tribulaci!n suprema s!lo Dios puede ayudar. Don el -es8s "ist!rico era posible esa experiencia.oy yo. ambos relatos preparan el discurso del pan. a %in de embarcar "asta Da%arna8m. . descienden del monte "acia el mar. * así tienen 2ue emprender solos la na(e aci!n nocturna. 2ue a2uí se expone con los recursos estilísticos de la epi%anía. por tal (ía. ?lit. la narraci!n jo'nica posterior "a corre ido la "istoria.)7 +. El concepto de tinieblas ?c%. <ediante esa contraposici!n del e2uí(oco de -es8s por parte de la muc"edumbre del pueblo y de la re(elaci!n de -es8s a los discípulos ad2uiere su (erdadero si ni%icado la conexi!n 2ue -n establece entre el mila ro de los panes y el caminar sobre las a uas. la tempestad y el nau%ra io representan una an ustia extrema y un peli ro inminente para la (ida del "ombre.e dice simplemente 2ue se "allaban en medio del mar. (. A la aparici!n de la di(inidad corresponde el terror del "ombre como una reacci!n espont'nea. . ?E o eimiA.1/7 12. 11 describe la situaci!n creada en el mar encrespado por un (iento %uerte. -n 1. * es en tal situaci!n an ustiosa cuando aparece -es8s caminando sobre las a uas y aproxim'ndose a la barca. Lueda. se da a conocer al "ombre a%ectado y aterrado7 se undo. anticipando ya el discurso del pan en 2ue continuar' dej'ndose sentir el mismo contraste. Don lo 2ue cabe pensar en los (ientos "uracanados.%ormaci!n cristol! ica. se trata de una presentaci!n de la persona di(ina. Pero entre tanto se "a "ec"o tarde y los discípulos.3). <ientras 2ue durante el día el pueblo yace en un pro%undo e2uí(oco de -es8s. 2ue se mani%iesta y 2ue.. sin -es8s. 9"abían caído las tinieblas. Adem's. la se uridad de una proximidad ben0%ica y sal(adora7 la cercanía de -es8s.1A conser(a siempre en -n un tras%ondo simb!lico. típicos del la o de Genesaret.&+7 26. El (. Para entenderlo rectamente "abría 2ue aducir las narraciones epi%'nicas del AT para poder establecer un paran !n con sus peculiares características "ist!ricoH%ormales. aun2ue tambi0n est'n separados de su <aestro. Es una a%irmaci!n 2ue contiene los elementos si uientes.oy yo ?E o eimiA. 5a multitud y los discípulos lle an desde distintos puntos de partida y de experiencias di%erentes. A ese terror responde -es8s a su (e$ con la %!rmula 9. sin embar o. no tem'is. 2ue tambi0n a2uí es necesario tener en cuenta. . 1/). En esta "istoria se expresa la experiencia %undamental de 2ue en -es8s sale al encuentro de los discípulos el poder sal(ador de Dios en persona.. 2ue si uen estando solos. (. expuestos a los peli ros de la tempestad y de las olas. por lo 2ue tambi0n sus expectati(as respecto de -es8s son di%erentes. Domparada con la tradici!n marciana. lo 2ue encaja per%ectamente bien con su car'cter demostrati(o de se>al. primero. En esta escena se renuncia a una descripci!n realista.. pensada desde la situaci!n descrita. 26. . por2ue tal abundancia de detalles rompería el prop!sito del relato.

sino de una promesa de sal(aci!n. es decir. . como las 2ue se encuentran sobre todo en las ase(eraciones del Deuteroisaías. 9Estar0 presente como 2ue estoy presente.. 95as palabras 2uieren decir esto. en cuyo pasaje culminante se dice. o mejor con <artín =uber.. <erece atenci!n el 2ue sea en esta "istoria donde aparece por primera (e$ en -n el absoluto E o eimi ?9. 2ue 2uieren aco er a -es8s en la barca. li ada a la mani%estaci!n del nombre. dice *a"(e" ?#s &3. no se trata Hcomo a"ora sabemosH de un enunciado ontol! icoHmeta%ísico sobre el ser absoluto de Dios y su existencia necesaria.1&. para 2ue aprend'is y cre'is en mí y comprend'is 2ue soy yo. En esa escla(itud yo estar0 con ellos. En la exposici!n judía del pasaje ?KExK63K1&A se dice a este respecto.. *o ser0 el 2ue ser0. sin duda. y %uera de mí no "ay sal(ador. lo 2ue alude a la misericordia de Dios.1H1). "ay 2ue insistir. se me nombrar' con%orme a mis actos. a di%erencia del caudillo 2ue la recibe de boca del mismo Dios.e trata ciertamente de la promesa de una presencia 2ue no es posible apropiarse y manipular.1&7 9BLu0 sentido "ubiera tenido para los in%elices desesperados una exposici!n ma istral sobre la existencia necesaria de DiosC 5o 2ue ellos necesitaban ni m's ni menos 2ue el pusil'nime caudillo era la se uridad de 2ue Dios iba a estar con ellos. pues 0sa es la %unci!n 2ue "emos de atribuirle dentro del contexto eneral del relato del caminar sobre las a uas. y la necesitan. Don ra$!n dice por ello Eran$ Fosen$^ei en su ensayo %undamental Der E^i e ?\ El EternoA sobre Ex 3. Entran tambi0n a2uí las %!rmulas probatorias.16H12A. yo soy *a"(e". cual su discurso %orense de #s &3. si tenemos en cuenta el contexto inmediato ?c%. Josotros sois mis testi os. ni si2uiera necesitan "acerlo. Precisamente la conclusi!n del relato simboli$a la ase(eraci!n de 2ue la proximidad sal(adora de -es8s pone %in a todas las necesidades7 necesidades 2ue repentinamente "an desaparecido por completo como una pesadilla. sal(0 y declar0... en 2ue el (erdadero ori en del E o eimi en sentido absoluto "a de buscarse en las correspondientes %!rmulas de autopresentaci!n de *a"(e" en el AT.. de una 9presencia inasible.oy yo el 2ue anunci0. sino de una 9presencia elusi(a. * ante todo en la conocida expresi!n 9*o soy el 2ue soy.+A.con ello se indica 2ue los discípulos. 9A2uí estoy yo. 9Diles ?a los israelitasA. Así pues.A.e 8n las in(esti aciones de los 8ltimos a>os. de la promesa de 2ue Dios estar' presente y asistir' a <ois0s en el desempe>o de su misi!n. a 2uien yo ele í. pues sois mi sier(o. Antes de mí nin 8n dios existi! y despu0s de mí no lo "abr'. y en la necesidad 2ue pade$can tambi0n yo estar0 con ellos. lo 2ue (ale sobre todo es la promesa de la presencia sal(adora. de :xodo 3. y no soy entre (osotros un extra>o. Es una %!rmula 2ue 0l "a reco ido de la tradici!n Hcomo lo demuestra el presente pasajeH y ciertamente 2ue como una %!rmula de re(elaci!n. ben0%ica y misericordiosa de Dios. dentro del contexto del relato 2ue describe la aparici!n de Dios en la $ar$a ardiente y la (ocaci!n de <ois0s.oy yo. por2ue entre tanto "an lle ado ya a tierra. Ex 3&. . dice *a"(e". En dic"a presentaci!n de *a"(e". *o. @ bien. en la %orma con%irmatoria de una declaraci!n del (iejo nombre con%uso 2ue ase ura el ori en di(ino de la promesa. . ... Josotros sois mis testi os.

los discípulos "abían partido sin 0l. pues. ese al uien lo ser' 0l 8nicamente. 3o "ay por 2u0 entenderla como una descripci!n realista7 para ser así contiene demasiadas extra(a ancias 2ue muestran a las claras lo 2ue realmente interesaba al e(an elista. la b8s2ueda de -es8s por parte de la multitud para moti(arle. 2. 23 sir(e como dato topo r'%ico al tiempo 2ue indica d!nde toma la ente las barcas para diri irse a Da%arna8m. a saber.22H2& sir(e para establecer la transici!n de los relatos de se>ales al discurso del pan. sino 2ue sus discípulos se "abían ido solos. la multitud 2ue -es8s no estaba allí. se dio cuenta de 2ue allí no "abía "abido m's 2ue una sola barca y 2ue -es8s no "abía entrado en ella con sus discípulos. es la con%esi!n de 2ue para la comunidad cristiana la anti ua experiencia de la proximidad sal(adora de *a"(e" se concentra y condensa de nue(o en la persona y la actuaci!n de -es8s. es . 9cerca del lu ar donde "abían comido el pan despu0s de "aber dic"o el . con ayuda de las barcas lle adas desde Tiberíades. por2ue no 2ueda nin una barca.@ DE5 PA3 ?+. El (. bajando del monte "asta la ribera del la o. y sin embar o -es8s ya no est' allí. cA Transici!n ?-nK6+K22H2&A 22 Al día si uiente. 5a pe2ue>a perícopa +. 5o 2ue a re a el 3T. 5a multitud se mantiene allí. ni tampoco sus discípulos. lle a una %lotilla. El (. ?-nK6+K2)H3)A -KPA3HDEHJ#DA En la exposici!n del discurso del pan. El pueblo se "abía 2uedado a pernoctar en el lu ar de la multiplicaci!n de los panes. 23 Pero otras barcas lle aron desde Tiberíades cerca del lu ar donde "abían comido el pan despu0s de "aber dic"o el . sabiendo muy bien 2ue no "abía "abido m's 2ue una. y allí continuaba al día si uiente. 2ue anticipa ya el sentido teol! ico de lo 2ue si ue.. trasladar a la muc"edumbre a su reencuentro con -es8s. la misma 2ue la tarde anterior "abía $arpado sin -es8s a bordo.95a unicidad de Dios no descansa en consideraciones te!ricas. en la orilla %rontal del la o mirando desde Da%arna8m. 2& narra el desarrollo de la operaci!n. E5 D#. suben a las barcas para buscar a -es8s en Da%arna8m. 22 se>ala la situaci!n de arran2ue. sino en la experiencia real de #srael.2)H)6A aA 9*o soy el pan de (ida.. como de los discursos de re(elaci!n en eneral. Desde Tiberíades. Dios se "a demostrado como el 8nico sal(ador. subieron a las barcas y lle aron a Da%arna8m en busca de -es8s. 5o importante es 2ue a"ora la cuesti!n se centra en -es8s. Don esa b8s2ueda de -es8s tenemos una palabra cla(e. 2& Al (er. Parece 2ue esta pe2ue>a noticia topo r'%ica estaba en la tradici!n 2ue se "a %iltrado "asta el e(an elista7 y 0l la apro(ec"a para. la multitud 2ue se "abía 2uedado al otro lado del mar. y especialmente las %!rmulas E o eimi de -n.DNF. Por ello se "a podido tomar la %!rmula absoluta del E o eimi para aplic'rsela a -es8s de 3a$aret.e>or la acci!n de racias. El (. y si en el %uturo "ay al uien 2ue pueda ayudar.e>or la acci!n de racias.

no por2ue "ab0is (isto se>ales. 5as palabras enla$an abiertamente con los (. 2) * al encontrarlo al otro lado del mar. "asta las claridades del problema de la (erdad. El (. a -es8s en Da%arna8m y al instante le "acen la pre unta. le dijeron. 9no el alimento perecedero. 2ue 2uerría poner al ser(icio de los propios intereses (itales el mila ro y la persona misma de -es8s. Fabino. 9trabajad por conse uir. B* 2u0 es lo 2ue merece el es%uer$oC Fespuesta ne ati(a. si ni%icaría la recta comprensi!n del mila ro del pan.con(eniente establecer la mayor conexi!n posible entre texto y comentario.217 4. pues. no el alimento perecedero. una simple insinuaci!n. 1&s7 no parece ser. De acuerdo con ello el (. para rec"a$arlas de antemano. 9Jer se>ales. y el 9(er se>ales. indeterminado y con%uso. pero con %alsos prejuicios y una expectati(a %alsa.on dos puntos de partida radicalmente distintos para una b8s2ueda de -es8s. * esa mentalidad antit0tica ?la expresi!n me parece m's atinada 2ue la desi naci!n de 9mentalidad dualista. De (erdad os ase uro 2ue me and'is buscando. buscan a -es8s. "ay 2ue lle ar a la %e en -es8s. sino por2ue "ab0is comido pan "asta saciaros. Dios.i uen alentando las %alsas expectati(as sobre el <esías y se busca a -es8s con la esperan$a de continuar o$ando en %orma duradera de la alimentaci!n mila rosa. Lueda así tra$ada la problem'tica %undamental del discurso del pan con sus principales alternati(as ya desde la misma posici!n de partida. marc! con su sello.A ser' determinante para todo el . A2uí la b8s2ueda de -es8s no pasa de ser realmente la b8s2ueda de sí mismo. 2/ Trabajad por conse uir. 9comer pan "asta saciarse. en la línea de otras similares en -n relati(as al 9de d!nde. sino el 2ue permanece para (ida eterna. si uiendo su indicaci!n. 5a pre unta est'. 2+ -es8s les respondi!. Bcu'ndo "as lle ado "asta a2uíC 5os alileos encuentran. y el misterio 2ue ello encubre. 2+ explica la b8s2ueda de -es8s por parte de la muc"edumbre. es el imperati(o adecuado 2ue resuena. de -es8s ?c%. en el 2ue no "ay 2ue 2uedarse sino 2ue. si ni%ica la permanencia super%icial en la saciedad inmediata. De ese modo al lector le resulta m's %'cil se uir exactamente el ra$onamiento teol! ico del discurso. A"í est' indicada la antítesis b'sica. El (.. y desde lue o en sentido ne ati(o. Bc!mo "as lle ado "asta a2uíC Pre unta 2ue est' moti(ada por los datos se>alados en los (. pues.24. Pero de "ec"o. el 2ue os dar' el Hijo del "ombre7 por2ue 0ste es a 2uien el Padre. . . 0se no es m's 2ue el dato externo7 lo 2ue en realidad late bajo dic"a pre unta es la i norancia de 2ue -es8s "a caminado mila rosamente sobre las a uas.7 respuesta positi(a. por2ue no lle an al misterio de -es8s. . sino 2ue pretende des(elar claramente la pretensi!n oculta y su moti(aci!n. 2ue s!lo se alcan$a por la %e.i ello lo ra imponerse.367 14. 2ue se>alan caminos di(er entes. 22ss.2/. 2+ reco e el moti(o de la b8s2ueda. /. se termina necesariamente rec"a$ando a -es8s. 9el alimento 2ue permanece para (ida eterna. Tales pre untas no reciben respuesta al una.e contraponen el 9comer pan "asta saciarse. .4A. 2ue conducen a muy di(ersos resultados. aun cuando puedan expresar un tipo inmediato de b8s2ueda de -es8s. e%ecti(amente.. para a(an$ar desde un impulso m's bien (a o.. Fabino. de a"í 2ue les sorprenda la presencia de -es8s en Da%arna8m. "abían obser(ado la partida de la barca con los discípulos solos. 2/ se>ala la direcci!n en 2ue deben desarrollarse el es%uer$o y la recta b8s2ueda de -es8s. Por el contrario.

corresponde a la (ida caduca. en . por2ue participa de esa naturale$a.. su sentido y si ni%icaci!n permanente. concebido y montado sobre im' enes puramente terrenas. 2ue comunica 9(ida eterna.e a re a 2ui0n es el dador de ese alimento 92ue permanece para (ida eterna.. apuntan a una calidad di%erente de (ida. ?en sin ularA. como una especie de 9país de jauja. 5a ima en de la multiplicaci!n de los panes resulta transparente sobre su tras%ondo escatol! ico. 5o 2ue le interesa. la sal(aci!n escatol! ica.7 le "a autenticado y le itimado personalmente con su autoridad y acci!n poderosa con(irti0ndole en donante de la (ida escatol! ica. ?en pluralA y 90sta es la obra de Dios. 2ue sin embar o no puede entenderse como una reali$aci!n "umana. "acia el Hijo del "ombre. a las muc"as obras en el sentido de la ley judía se contrapone la 8nica obra de la %e. EEK<@FA5 <@FA5KEE Enla$ando con el 9trabajad para conse uir. a un alimento.. 5os dos alimentos. Hay 2ue pensar así en la resurrecci!n de -es8s de entre los muertos. #ndirectamente parece indicarse tambi0n 2ue ya en el puro deseo de (ida natural y terrena. la %e en el en(iado de Dios.discurso del pan.. parece a"ora per%ectamente l! ico pre untar por la (oluntad de Dios. mientras 2ue del otro alimento se a%irma ante todo en sentido muy eneral 2ue 9permanece para (ida eterna. ?(. Esta es la obra de Dios. es la (ida completa. Esto se ad(ierte tambi0n en el moti(o 2ue alienta en numerosos mitos sobre un 9alimento de (ida mara(illoso. entendida en su pleno sentido radical. en el problema de la (ida eterna y "acia 2ui0n "ay 2ue (ol(erse. 5a idea de un don de Dios se les escapa7 s!lo piensan en las obras 2ue deben reali$ar. el "ombre se orienta a otra consumaci!n.. 9Pues es %'cilmente comprensible 2ue la %antasía atribuya la (ida eterna. prolon ado "asta el in%inito y proyectado "acia adelante. 9BLu0 tenemos 2ue "acer para reali$ar las obras de DiosC.. B* 2u0 tenemos 2ue "acer para reali$ar las obras de DiosC 24 -es8s les respondi!.. A ese Hijo del "ombre Dios 9le marc! con su sello. 2ue proporciona.. Dios mismo lo remite a -es8s. 21 Ellos le pre untaron entonces. o como 9un mundo siempre m's "umano y mejor.. A"ora se abre el sentido de la se>al. En el tras%ondo est' la se>al de la multiplicaci!n de los panes.in duda 2ue est' ele ido de prop!sito el contraste entre 9"acer las obras de Dios. A2uí se dice claramente 2ue al "ombre debe interesarle la (ida eterna en su calidad sal(í%ica y escatol! ica. A 2uien busca la (ida eterna. Dios no pide una multiplicidad de obras en cuya reali$aci!n el "ombre se dispersa sin lo rar la meta7 re2uiere una sola y (asta obra. 2ue cre'is en a2uel a 2uien 0l en(i!. como la 2ue (i(en los dioses y los "ombres desean. Dierto 2ue en nuestro texto nos encontramos con la interpretaci!n judía. se 8n la (oluntad y la acci!n de Dios. 2ue proporciona al "ombre una (ida inmortal semejante a la de Dios. ?5AGFA3GEA. sujeta a la muerte. en -es8s. aun2ue sea de %orma obscura e inconsciente. distintos en calidad. -es8s se re%iere a la 8nica obra de Dios. a saber. . Don ello se dice "acia 2ui0n "ay 2ue diri ir la mirada. y no s!lo un %uturo %eli$. 5a sal(aci!n escatol! ica no puede entenderse como un m's all'. . lo 2ue cual2uier alimento terreno s!lo con%iere en parte. y de%ine esa obra 8nica como la %e en el en(iado y re(elador de Dios. de este mito. o s0ase. %uertemente trans%ormada. de modo completo. El 9alimento perecedero. 21A. en la 2ue -es8s actu! de an%itri!n eneroso. cuando el Hijo del "ombre aparece como donador de la (ida escatol! ica. lo dar' el Hijo del "ombre. 95os alileos respondieron como (erdaderos judíos. en su exaltaci!n y lori%icaci!n.. en el problema del pan y de la (ida. la (ida. Por contra.

como dice 0l mismo en -n +. Domo 2uiera 2ue sea. %rente a la exi encia de creer. BLu0 tenemos 2ue "acer para "acer buenas obras di(inasC Fesp!ndeles. empie$a t8 por demostrarnos con 2u0 derec"o puedes le itimar tal exi encia y le itimarte a ti mismo. Pan del cielo les dio a comer ?. 3) -es8s les contest!. Don ello se o%rece la ocasi!n de introducir la expresi!n cla(e 9pan del cielo. ?c%. resbalamos por encima y prestamos muy escasa atenci!n pasando %'cilmente a la acci!n. al (erla. para 2ue. 32 Díjoles -es8s. De (erdad os ase uro 2ue <ois0s no os "a dado el pan del cielo. para poder entenderlo. * desde lue o. creamos en tiC BLu0 (as a reali$arC 31 3uestros padres comieron el man' en el desierto. 36 Entonces ellos le replicaron. Esta es la buena obra di(ina. danos siempre ese pan. a2uella %e 2ue opera a tra(0s del amor. arantía y acto pre(io.-esucristo. Pero con ello desaparecería asimismo la se>al. sino 2ue desi n! la %e misma como obra.. la reno(aci!n del mila ro del man'. pro(oca a"ora la petici!n de se>ales ?(. .2&A. cuyo (erdadero %undamento y autor es Dios mismo 9Por ello no 2uiso separar la %e de la obra.24sA. no tendr' sed jam's. Pues. . con%orme est' escrito. autenticaci!n. los alileos reclaman una se>al 2ue pueda le itimar a -es8s como el pro%eta escatol! ico y <esías. B2u0 se>al (as a dar t8. a esa obra deben con(er er todas las obras y recibir la in%luencia de su bondad como una especie de (ida7 tenemos 2ue subrayarlo con %uer$a. <'s bien pone en claro 2ue los oyentes no "abían entendido el si no de la multiplicaci!n de los panes justamente como una se>al7 lo 2ue se explica por 2u0 solicitan la se>al como prueba palpable.olicitas de nosotros la %e como 9obra de Dios.2&. ya 2ue se entiende como el cumplimiento inmediato y adem's permitiría al "ombre establecer por su propia cuenta las condiciones para la . Don ese car'cter (isible y palpable se eliminaría la %e. Don la %e empie$a el debido es%uer$o y trabajo por la (ida eterna.al /1. cuando deberíamos insistir lar amente sobre ello y meditarlo a conciencia. De modo parecido dice <artín 5utero. planteada por -es8s de %orma absoluta y radical. Don ello se piensa e(identemente en la reno(aci!n del mila ro del man' en el sentido de un alimento permanente7 es decir. 5a exi encia de una se>al no representa contradicci!n al una a la exposici!n precedente. 36sA. Pues. sir(i0ndose de una cita escriturística.. cuando los judíos le pre untan. 9Pan del cielo les dio a comer. 2ue en el %ondo resultaría super%lua. Don la %e el "ombre reali$a la obra de Dios7 es la 9obra reali$ada en Dios. 2ue cre'is en a2u0l a 2uien 0l "a en(iado. la del . a"í tenemos indicada la unidad de %e y moral. 5a primera y m's noble obra buena es la %e en Dristo. jam's tendr' "ambre7 el 2ue cree en mí. 5a exi encia de la %e. El sentido 2ue se desprende del contexto es. 3& Fespondi0ronle ellos. a saber. *o soy el pan de la (ida7 el 2ue (iene a mí. en la irrupci!n plena y (isible de la era mesi'nica.e>or.al /1. Al mismo tiempo sir(e para poner en jue o la tipolo ía del man' con la expresi!n cla(e 9pan del cielo. 5a %e es el p!rtico para la (ida eterna. pero antes de 2ue actuemos al respecto.. BLu0 obra es la 2ue t8 "acesC * a>aden en se uida cu'l es la se>al en la 2ue piensan exactamente. 5os oyentes %ormulan a -es8s la contrarr0plica. BLu0 se>al "aces t8C Así pues. sino 2ue mi Padre es 2uien os da el (erdadero pan del cielo7 33 por2ue pan de Dios es a2uel 2ue baja del cielo y da (ida al mundo. cuando oímos o predicamos esto. ?A ustínA. A"ora bien. 3.

?:x 1+. 2ue 0l atribuye al *a"(ista ?-A. 2ue toda(ía "oy consumen ustosas las entes del lu ar en un paraje tan escaso de alimentos como es el desierto. 2ue "abía sacado a #srael de E ipto. BPor 2u0 no "emos muerto a manos de *a"(e" en E ipto. la tamarix mani%era.2sA. pues. al tiempo 2ue la "a (inculado a una instrucci!n sab'tica. 5a petici!n del padrenuestro. sin 2ue uno tu(iera m's y otro menos.31H33A relata 2ue el pueblo de #srael. 21H31A. y muy pronto se cre! una tradici!n aut!noma.inaí bandadas de codornices 2ue. despu0s de la salida de E ipto "ubo de emprender una marc"a a tra(0s del desierto del . 2ue s!lo puede ser realidad como un don.&H4. tambi0n 38m 11. #srael pudo con%iar en su Dios.. un alimento 2ue para los israelitas 2ue lle aban del país cultural de E ipto representaba al o nue(o y sorprendente. o el rupo 2ue se uía a <ois0s. 9Toda la asamblea de los "ijos de #srael se puso a murmurar contra <ois0s y Aar!n7 los "ijos de #srael decían. <'s 2ue %e es incredulidad. .e trata. <A3AKT#P@5@G#A. Tiene un sabor dul$!n.e (io 2ue el Dios. una expresi!n de incredulidad y no de (oluntad de creer. como cuando se dice 2ue todos obtenían lo mismo para comer. 2ue a tra(0s del a uij!n de una coc"inilla mana como secreci!n de ese insecto cayendo de las "ojas al suelo. Don el man'. el man'.El libro del :xodo. 3ot" la narraci!n consta de un estrato anti uo ?:x 1+. 5a anti ua tradici!n israelita interpret! esa experiencia en el sentido de la %e en *a"(e".actuaci!n de Dios.inaí. Así podría disponer de la re(elaci!n. 9*a"(e" aliment! entonces con el man' del . por lo 2ue es %'cil ca$arlas a mano. y especialmente el "ambre y la sed..e 8n <. cuando nos sent'bamos junto a las ollas de carne y nos "art'bamos de panC 3os "ab0is traído al desierto para matar de "ambre a toda esta muc"edumbre.. en realidad.imple y llanamente en 2ue la multitud 2ue sale de E ipto camino del desierto. en el sentido de 2ue *a"(e" ase ura a los suyos el pan cotidiano aun en medio de las mayores tribulaciones. en cambio. y de un estrato m's reciente. 2ue es del D!dice sacerdotal ?PA. cuyo nombre deri(a de la pre unta 2ue la ente se "acía man "u. Entonces acudi! Dios en auxilio de su pueblo.1)A. c. KExK1+. se dejan caer. y de ese modo puede encontrarse inesperadamente carne en el desierto. 2u0 es esto ?Ex 1+. Así pues Ben 2u0 consiste el mila roC . continuaba estando cerca de su pueblo durante la marc"a por el desierto para asistirle en sus necesidades. en ori en. cansadas del (uelo. donde conoci! las %ati as de a2uel camino.inaí a #srael. ni si2uiera por el desierto. de unos procesos marcadamente naturales7 en e%ecto. De ese modo el mila ro del man' muy pronto se con(irti+ en un símbolo explicati(o de la bíblica 9%e en la pro(idencia.inaí. durante la prima(era y en oto>o suelen aparecer en la península del . En dic"a "istoria subyacen incluso al unos puntos de (ista 0ticoHsociales.. -es8s no puede ceder en modo al uno a tales condiciones. Don su solicitud di(ina no dej! a su pueblo en la estacada. Tipolo ía del man'. 5a "istoria "a sido transmitida repetidas (eces. . 9"aciendo llo(er pan del cielo. .. El material se presta por sí mismo sin es%uer$o a ciertos adornos propios de la . por2ue la %e bajo unas condiciones estipuladas por el "ombre no es precisamente la %e incondicional y absoluta a la 2ue se lle a decidi0ndose por -es8s.&H) y (. 5a tradici!n P "a reco ido precisamente esa idea y se la "a inculcado a los oyentes. Por tanto la reser(a 2ue se "ace con la petici!n de una se>al es. 1+ ?c%. 95os relatos de las codornices y del man' se relacionan con %en!menos objeti(os 2ue toda(ía "oy pueden obser(arse en la península del . se trata de una %ormaci!n en %orma de otas 2ue aparece en las "ojas de un tamarisco. tiene sus raíces en esa %e concreta en la pro(idencia. donde se "alla expuesta al "ambre (i(e unos %en!menos "asta entonces desconocidos y se encuentra con un alimento 2ue le permite sobre(i(ir. 9El pan nuestro de cada día d'nosle "oy.

5os oyentes judíos son sometidos así a una nue(a prueba. Pan de los 'n eles pudo comer el "ombre. una explotaci!n "omil0tica para a%ian$ar la %e en la pro(idencia7 una creciente espirituali$aci!n y di(ini$aci!n del man'7 el "ombre 9(i(e de la palabra de Dios.3. En líneas enerales la "istoria de la exposici!n muestra estas tendencias. De este modo puede el pueblo. o el man' se con(ierte en 9el pan de los 'n eles. Di%ícilmente puede incluso "ablarse de una prolon aci!n de la tipolo ía del :xodo.al /1. salir y reco er y con el conocimiento establecer el comien$o. para 2ue aprendieras 2ue no s!lo de pan (i(e el "ombre. 9He a2uí 2ue "a o descender pan del cielo para (osotros. el alma en toda su composici!n.. d'ndoles un pan del cielo. J0ase asimismo la "istoria de las tentaciones de -es8s en <t &. 5aa y la Jul ata traducen. En este texto el man' pasa a ser un alimento mila roso. * llo(i! sobre ellos el man'. a %in de 2ue yo los pon a a prueba de si caminan o no se 8n mi leyM ?Ex 1+. de la tora y de su cumplimiento. Fepetidas (eces nos "emos ya re%erido a la expectati(a escatol! ica de la reno(aci!n del mila ro del man' por obra del <esías. 2ue el "ombre (i(e de la 9palabra de *a"(e". y sin trabajo les en(iaste del cielo un pan preparado.7 es decir. sino de todo cuanto procede de la boca de *a"(e". aun2ue estructur'ndolo en %orma antit0tica..&6A. El moti(o determinante es una superaci!n de principio. Tambi0n ZEil!nHdeHAlejandría se "a ocupado ampliamente del mila ro del man'.al 16). Puedes (er c!mo el alma no se alimenta de lo terreno y caduco. 9:l te "umill!. El . 2ue responde al usto y deseo de cada uno 2ue lo come.. sino como el donante escatol! ico de la (ida en una %orma radicalmente distinta y superior. un manjar celeste. * tu comida sabrosa mostraba tu bondad dulce "acia tus "ijos7 ajust'ndose al deseo de cada uno de los 2ue lo comían. tambi0n .a rada Escritura en el pasaje si uiente. 9Pan de los 'n eles comi! el "ombre. 9En lu ar de esto ?las pla as y des raciasA diste a comer a tu pueblo un alimento de 'n eles. pero no de una (e$ por todas. Así. y el pueblo saldr' y reco er' cada día se 8n su necesidad cotidiana. 2ue normalmente est' reser(ado a los 'n eles. %inalmente se suma la interpretaci!n mesi'nica. es decir. #nteresante sobre todas resulta su exposici!n ale !rica. para 2ue comieran.3. En -n ser' 0sta la 2ue ocupe el centro del en%rentamiento. A2uí el man' es ya un pan cocido y preparado en el cielo.predicaci!n. 5a tipolo ía jo'nica reco e ese tras%ondo de representaciones. d'ndole di(ersas interpretaciones. sino con%orme a la necesidad cotidiana de cada día. 2ue no conocieron tus padres.&A.2&s canta así. En -n no aparece -es8s como un nue(o <ois0s. y en 9alimento del alma.bK1+K26s. B2uieren (i(ir o no realmente del don .. justamente con su expectaci!n escatol! ica7 para ellos se repite en cierto modo la situaci!n de :xodo 1+ en la %orma de esta disyunti(a. por ejemplo. 2ue se desi na como cielo. y les dio comida "asta la saciedad ?c%.. En un len uaje m's amplio y detallado dice K. El midras" judío se "a ocupado asimismo con detenimiento del mila ro del man' y de su interpretaci!n. dice Dt 1. 2ue teniendo en sí todo sabor se acomodaba a todos los ustos.& par y 5c &. 9Pero 2ue el alimento del alma no es terreno sino ceVeste lo certi%ica con mayor amplitud a8n la . una %!rmula 2ue "a entrado en la litur ia de la %iesta del Dorpus D"risti. sino de las ideas 2ue Dios deja instilar desde la esencia soberana y pura. te "i$o pasar "ambre y te aliment! con el man'. se trans%ormaba en lo 2ue cada uno deseaba.

Don lo cual (uel(e a subrayarse la calidad sin ular y realmente di(ina del pan del cielo escatol! ico. aun2ue toda(ía de una manera con%usa. se expresa el deseo de (ida y de sal(aci!n 2ue alienta en el "ombre. Duando el pasado con sus im' enes se con(ierte en un criterio tan %ijo del %uturo. ?(.. un pan del cielo ?(. De momento el tema 2ueda pendiente y s!lo se dice 2ue no es la "istoria la 2ue de%ine 2u0 tipo de pan tiene 2ue dar Dios. como se ec"a de (er por el "ec"o de 2ue en se uida se con(ierte en una oposici!n abierta. 32AH y ese pan es realmente de ori en celeste. no responde a la expectaci!n mesi'nica corriente. con lo 2ue se corri e asimismo esa petici!n. como el 2ue suplica y recibe ?c%. 2ue ase ura el cumplimiento. Desde Dios se de%ine tambi0n el enuino car'cter de ese pan. 2ue empuja a los oyentes a %ormular su petici!n. ol(ida 2ue incluso en el desierto el donante era Dios mismo y 2ue ser' tambi0n 0l el 2ue en el tiempo %inal otor ue el man' escatol! ico. danos siempre ese pan. 5a petici!n se diri e a -es8s. :l es el 2ue da el pan del cielo. En la %ormulaci!n del (.e>or. Así como -es8s. tambi0n &. 9.AD@ En la respuesta de los (. *o son el pan de la (ida7 el 2ue (iene a mí jam's tendr' "ambre7 . prueba de 2ue tambi0n a2uí se deja sentir la concepci!n cristiana.1)A. el Dios. 2ue es tratado como 9. personalmente. 9el (erdadero pan. 2ue justo cuando se representan la sal(aci!n con tra$os y colores "umanos resultan sorprendentemente tímidas y cortas. El ra$onamiento discurre de %orma l! ica y consecuente. Es como si dijera 2ue para nada cuenta la expectaci!n mesi'nica 2ue se orienta a <ois0s y al mila ro del man'.. PA. con lo 2ue a2uí es posible la transici!n directa entre MpanM y el en(iado. sino 2ue lo decide Dios mismo. 2ue en nin 8n caso desaparece por completo. Aun2ue una (e$ m's puede %lotar un e2uí(oco.escatol! ico de DiosC Bo 2uieren mantenerse anclados al pasado sin poder concebir el %uturo m's 2ue con unas im' enes estereotipadasC A2uí entra tambi0n la murmuraci!n como expresi!n del esc'ndalo 2ue representa para los oyentes la exi encia de la %e7 con lo 2ue la analo ía radica no en la murmuraci!n contra <ois0s y Aar!n. (. 5o decisi(o es 2ue en nuestro texto con tal petici!n puede %ormularse la ase(eraci!n 2ue constituye el primer climax con 2ue se cerraba la primera parte del discurso. Don las 8ltimas palabras se abre desde Dios una posibilidad. así tampoco sus se>ales se pueden entender desde el "ori$onte de esa expectati(a. baja del cielo. es 2ue de "ec"o el "ombre dispone de Dios. 5a petici!n suena casi como una oraci!n en la 2ue. 33. 32A H2ue no es el man' del tiempo del desierto. y la prueba precisamente de un aut0ntico deseo de sal(aci!n est' en creer 2ue Dios nos sale al encuentro en %orma completamente distinta de la 2ue corresponde a la expectaci!n "umana. 3&A. De este modo se trans%orma radicalmente en -n la expectati(a mesi'nica de una reno(aci!n de la 0poca del desierto.. sobrepasa con su don todas las expectati(as "umanas.e>or. como en castellano. 9mientras 2ue la re(elaci!n de Dios rompe todas las im' enes 2ue se "a %orjado el deseo "umano. el principio 9como <ois0s. y da la (ida al mundo. 3o se puede prescribir a Dios c!mo debe actuar en el %uturo. sino el pan (erdadero 2ue Dios da ?(. 33 se se>ala ya el paso a la interpretaci!n personal. pan tiene 0nero masculino. El pasado de la "istoria de sal(aci!n no se debe entender cual si constituyera un %irme criterio para la actuaci!n %utura de Dios. 32s se corri e ante todo la expectaci!n 2ue alentada bajo la solicitud de una se>al. 9<ois0s no os dio pan del cielo. así el <esías..AD@KENTNF@ ENTNF@KPA. 9por2ue el pan de Dios es a2uel 2ue ?en rie o. ?=N5T<A33A. A"ora bien. Adem's. sino contra el mismo *a"(e". y en la cual se "ace patente asimismo la actitud %undamental con 2ue el "ombre "a de recibir el don di(ino.

<as para el "ombre esa (ida s!lo obtiene su realidad dentro de la relaci!n de %e. * como la (ida eterna. la comunicaci!n 2ue Dios "ace de sí mismo al "ombre. es la (ida radical. en%'tica y r'%ica el car'cter del don. Pero esa comunicaci!n no apunta simplemente a un enri2uecimiento exterior del "ombre. en la cuesti!n de la %e en -es8s. de la d'di(a. otor a la (ida eterna. sino la persona misma de -es8s como el re(elador y el 2ue trae de Dios la sal(aci!n. ni apunta tampoco a un nue(o "aber multiplicado. 5a a%irmaci!n si ni%ica 2ue -es8s mismo es el lu ar y %undamento de la donaci!n de la (ida 2ue Dios "ace al "ombre. 5a cuesti!n de c!mo se lle a al pan de (ida se trans%orma a"ora en la cuesti!n de c!mo se lle a a -es8s. no obstante. no es un man' mila roso con una determinada sustancia. bA El en%rentamiento a -es8s como el re(elador y el 2ue trae de Dios la sal(aci!n ?-nK6+K3+H)6A . sino m's bien a un nue(o ser. 2ue consiste en la comuni!n entre Dristo y el creyente. . (endr' a mí7 y al 2ue (iene a mí. tambi0n "a de entenderse como un don y no como una posesi!n de la 2ue el "ombre pueda disponer a su arbitrio. 2ue es el re(elador. no es un don terreno como en tiempos pasados. En la comuni!n con el re(elador se calma tanto el "ambre como la sed de (ida 2ue a itan al "ombre. 3+ Pero ya os dije. El 9ya no tendr' "ambre ni sed. el pan de (ida 2ue. A2uí "ay al o 2ue 2ueda de%initi(amente claro. no para "acer mi (oluntad. De no ser así. no cre0is. sino la (oluntad del 2ue me en(i!. resultaría in8til y absurdo7 s!lo desde -esucristo es real la (ida prometida. su sal(aci!n y su amor. es decir. adem's. 2ue como Hijo del "ombre es el donador de (ida y aun el mismo pan de (ida escatol! ico. Josotros ]meV ?`A "ab0is (isto y. Don su persona. y en tal rado 2ue Dios 2uiere estar al lado del "ombre como 2uien se da y comunica sin reser(as. en -esucristo. sino la persona misma de -es8s.e entra así in%lexiblemente en el en%rentamiento entre %e e incredulidad7 es al o 2ue no se puede e(itar. 2ue en ese don. promete la superaci!n de la mortalidad "umana. * ello por2ue. como realidad del esP"aton ?\ las cosas 8ltimasA 2ue irrumpe en el mundo. otor ada por ese pan. 3o se trata ciertamente s!lo de la pretensi!n absoluta y exclusi(a de la re(elaci!n de -es8s7 lo 2ue est' m's bien en jue o es su car'cter de comunicaci!n. 3/ Todo lo 2ue el Padre me da. o una mera desi naci!n di%erente. se se>ala ya de %orma ine2uí(oca. En la palabra meta%!rica 9pan. tambi0n el 9. a"ora la secci!n se unda enla$a con la a%irmaci!n cristol! ica personal. Dic"a realidad se %unda. de tal modo 2ue en 0l se le abre su comuni!n (ital. la met'%ora del pan no tendría sentido al uno. En -esucristo Dios est' por completo a %a(or del "ombre. de otra manera. -es8s entra en lu ar de la expectati(a de sal(aci!n. se reali$a a la (e$ la donaci!n. .oy yo.i en la primera secci!n del discurso del pan se "a tratado antit0ticamente la idea del pan de (ida con el man' del desierto. En dic"a met'%ora entra ineludiblemente el esto de la comunicaci!n. * "ay 2ue decir. y ello constituye el punto %irme de esta secci!n. no tendr' sed jam's. A"ora 2ueda claro. no lo ec"ar0 %uera7 31 por2ue "e bajado del cielo. 2ue lo 2ue se discute no es ya el man'. sin embar o. y elVo como una realidad presente ya en la %e. sea cual sea la %orma 2ue adopte.el 2ue cree en mí. 5a %e es el elemento sustentador de tal realidad.

. al i ual 2ue en el proceso por el 2ue se lle a a ser creyente y se lle a a -es8s. . 3+ con una obser(aci!n sobre la incredulidad... -es8s es ese Hijo del "ombre. 3. . El concepto 9(oluntad de Dios. se 8n el 2uerer de Dios. 2ue todo el 2ue (e al Hijo y cree en 0l. bajado del cielo. como resulta del presente pasaje.. a nin uno de los 2ue lle an "asta 0l7 es decir. 5a misi!n sal(adora de -es8s est' (ista de un modo total y absolutamente positi(o..... En la %e. 2ue nada de a2uello 2ue me "a dado se pierda.37 tambi0n +... no puede entre ar a nadie a la . sobre todo despu0s del mila ro de la multiplicaci!n de los panes.. El reproc"e enla$a sin duda con la petici!n de la se>al del mila ro del man'. por2ue -es8s en persona es el sal(ador en(iado por Dios.... 3o se entiende primordialmente en un sentido 0ticoHreli ioso. no se re%iere s!lo al destino personal de -es8s. &6 Por2ue 0sta es la (oluntad de mi Padre. Aun2ue los alileos "abían (isto la se>al. aun2ue "an 9(isto. * -es8s no 9ec"ar' %uera... Por parte de -es8s no "ay ra$!n ni posibilidad al una de despac"ar a nadie 2ue pre unte por 0l en serio. y 2ue en su (isibilidad contenía una primera y clara re%erencia a -es8s mismo..34 * 0sta es la (oluntad del 2ue me en(i!. 1/.3)7 ). sino m's bien soteriol! ico. . 5a %e est' contemplada en su (inculaci!n con todo el acontecer de la sal(aci!n y de la re(elaci!n. sino 2ue yo lo resucite en el 8ltimo día. 34.1&H21.21ss. .. El destino de -es8s es lle(ar a t0rmino la (oluntad sal(adora de Dios. y entonces se "ubiera con(ertido en una (isi!n creyente 2ue contempla en -es8s la re(elaci!n de Dios. esta perícopa no es m's 2ue el desarrollo de lo 2ue se da a entender en el (... 5a perícopa tiene un %uerte car'cter Pery m'tico ?c%. diri i0ndolos "acia 0l ?(. Lue Dios entre ue a los dispuestos a creer en manos de -es8s es una consecuencia de los plenos poderes de sal(aci!n con%iados al mismo -es8s ?c%.e da por supuesto 2ue el mila ro podía ser (isto como se>al. 3/H&6 tratan a"ora explícitamente de la %e como de 9un ir a -es8s. 5es %altaba la buena disposici!n para creer incondicionalH mente. 31. 3/a7 d.e dice 2ue en la %e se cumple la (oluntad sal(í%ica de Dios.... 2ue 9da. 5os (... 5a (isi!n debería "aber culminado en la %e.. era expresi!n de incredulidad..27A. 24 con la %e como 9obra de Dios.... * siempre 2ue se opera la sal(aci!n se opera por 0l. la sal(aci!n toda y para todos los "ombres procede de 0l. lo 2ue a"í se da es la obra de Dios Padre. Jista así.... 2ue cumple esa (oluntad en el mundo. la (oluntad de Dios es la sal(aci!n de los "ombres con%iados por el Padre a -es8s. el "ec"o de "aber (isto se trueca en un punto de acusaci!n por la incredulidad. 5a perícopa empie$a en el (. y 2ue yo lo resucite en el ultimo día. 5a plena potestad sal(adora de -es8s es uni(ersal e ilimitada. 3/bA..2/7 13. ten a (ida eterna.31H3+A y contiene la idea %undamental del Pery ma jo'nico. como se desprende del (. sino 2ue lo recibir' como remitido y entre ado por el Padre.. 3. Pero como se "a dado ese paso "asta la %e.. no lo repudiar' ni entre ar' a la condenaci!n eterna ?(. no es críticamente se uro.2A. Tal petici!n. no existe en de%initi(a nin una obra "umana. -es8s no puede dejar 2ue se pierda nadie. 5a ar umentaci!n corre mediante una re%erencia a la cristolo ía del Hijo del "ombre. *a no se trata de la opini!n y del 2uerer del "ombre. 5os oyentes no creen. no 2uerían creer. y entre a los creyentes a -es8s. ` El 9a mí. se 8n subraya explícitamente el (. a %in de 2ue lo condu$ca a la sal(aci!n. 2ue cumple la (oluntad del Padre y 2ue est' y act8a por completo a las !rdenes de Dios. Al comien$o del mo(imiento de %e como un ir a -es8s est' el Padre.

Todo el 2ue oye y aprende la ense>an$a del Padre (iene a mí. con toda bre(edad. A nuestro entender di%ícilmente puede separarse del texto eneral el (.. &1 Entonces los judíos se pusieron a murmurar de 0l por2ue "abía dic"o.34 con su %inal escatol! ico de %uturo. y cuya suprema impenetrabilidad est' en 2ue el "ombre es criatura y no el creador. y ni si2uiera la 9corri en. 0ste es 2uien "a (isto al Padre. Así pues. MTodos ser'n instruidos por Dios. sino 2ue "a de conducir a todos "asta la meta suprema y de%initi(a del plan sal(í%ico de Dios. De una (oluntad di(ina por la 2ue los "ombres deban perderse -n no sabe ni una palabra. tal reasunci!n encaja en la línea de la teolo ía jo'nica. &6 acent8a una (e$ m's el car'cter cristol! ico de la %e sal(adora. Es la (oluntad del Padre 2ue 9todo a2uel 2ue (e al Hijo y cree en 0l. es decir. *o "e bajado del cieloC &3 -es8s les contest!. como es la 2ue si ue. 3o and0is murmurando entre (osotros.. En este pasaje trope$amos con el problema de las a%irmaciones escatol! icas de %uturo. J0ase o no en las ase(eraciones escatol! icas de %uturo una apostilla posterior. los per%iles %undamentales de la obra sal(adora y escatol! ica de Dios7 obra 2ue tiene su ori en en Dios Padre.in embar o. "asta 9la resurrecci!n en el 8ltimo día. 5os (. && 3adie puede (enir a mí. 5as cosas discurren de otro modo en el (. de 2uien nosotros conocemos el padre y la madreC Pues c!mo dice a"ora. el "ijo de -os0..condenaci!n escatol! ica. 2ue a2uí parece ser de "ec"o ori inario. ya 2ue (uel(e a reco er el comien$o del (. sobre el cual ya "emos dic"o al o. sino m's bien de unas aclaraciones anti"er0ticas. 2ue realmente alcance la sal(aci!n. 2ue tal (e$ puede ser por completo un ap0ndice. BAcaso no es 0ste -es8s. su centro en el en(ío de -es8s.137 -er 31. se 8n se le denomina a2uí en sentido absoluto. ?#s )&.. 3o es una posibilidad pre(ista y 2uerida por Dios. 2ue por si misma se expone a la condenaci!n y al juicio7 pero ello ocurre en contra precisamente de la (oluntad explícita de Dios. 3/H&6 tra$an. 9sino 2ue le resucite en el 8ltimo día. 95os judíos. pues. &1H&+ describen el esc'ndalo 2ue tal pretensi!n suscita y la oposici!n y resistencia 2ue encuentra. El (. ten a (ida eterna. no se trata de una acomodaci!n a las concepciones de la ran # lesia. 5a (oluntad de Dios consiste en creer y sal(arse en el Hijo. &6. &) Escrito est' en los pro%etas. Nna (e$ m's tambi0n a2uí todo el acento car a sobre la sal(aci!n. Diertamente 2ue existe la posibilidad y aun el "ec"o de la incredulidad. H2ue aparecen por primera (e$ en este pasaje del discurso del pan como .11A. 5a reali$aci!n completa de la (oluntad de sal(aci!n por parte de Dios desde el principio al %in es la (oluntad di(ina para cuyo cumplimiento "a sido -es8s en(iado al mundo. pide. y 2ue alcan$a su meta en la %e de los "ombres. &2 y decían.7 es decir. si el Padre 2ue me en(i! no lo atrae7 y yo lo resucitar0 en el 8ltimo día. JDKD@3DE3AD#@3 D@3DE3AD#@3KJD 5os (.. Don ello la pretensi!n del re(elador resulta inaudita. sino el misterio de la existencia "umana establecida en la libertad... 2Tim 2. sino 2ue a lo m's la 9completan. participe de ella7 y ello ya a"ora. . 2ui$'s con el prop!sito explicito de salir al paso de 2uienes ne aban la resurrecci!n ?c%.33sA. desde lue o.. lo importante debería ser 2ue tales a>adidos no cambian la escatolo ía de presente. y tambi0n en el %uturo 2ue "a de lle ar toda(ía al consumar la sal(aci!n 9en la resurrecci!n del 8ltimo día. al presente. &+ 3o es 2ue nadie "aya (isto al Padre7 pues s!lo el 2ue (iene de Dios. una contrapartida positi(a. 5a a%irmaci!n 9para 2ue nada de a2uello 2ue me "a dado se pierda. 34 con el mismo iro de 90sta es la (oluntad de mi Padre. *o soy el pan bajado del cielo.

arrojar su descendencia entre las entes. ten a 2ue "acerse presente la re(elaci!n y 2ue en 0l se . . dispersarlos en medio de las naciones. de 2uien nosotros conocemos el padre y la madreC BPues c!mo dice a"ora.an"edrin 16. de 2ue ni si2uiera los propios parientes de -es8s creían en 0l. la eneraci!n del desierto no tiene participaci!n al una en el mundo (enidero. En la primiti(a tradici!n cristiana ya Pablo reco i! esa tradici!n. -KDE3TF@H. Tambi0n la carta a los Hebreos la "ace suya.desi naci!n lobal de los (erdaderos enemi os de -es8sH 9murmuran.++A. El "aber reco ido a2uí la murmuraci!n est' condicionado ante todo por el recurso a la tradici!n del :xodo ?Ex 1+A.A. cuyo ori en "ist!ricoHterreno se conoce. aparecía ya en el judaísmo como un ejemplo ne ati(o y escarmentador. <t 13. Desde>aron la tierra de las delicias. y nie an el asentimiento creyente a sus pretensiones. &2 con(iene comparar el relato sin!ptico de la aparici!n de -es8s en 3a$aret. 2ue ya no ser' superado de "ec"o. 5e(antando su mano 0l les jur! "umillarlos en medio del desierto. de -udas y de . el "ijo de <aría.27 <t 13. 5a murmuraci!n 2ue se al$a contra la direcci!n de *a"(e".al 16+. * entonces la resistencia se ceba en el "ec"o de la "umanidad de -es8s. ni m's ni menos 2ue como "icieron sus padres. durante su pere rinaci!n por el desierto. 9*o soy el pan bajado del cielo. Lue la 9 eneraci!n del desierto. lo demuestra este texto del . &.1a par7 <t 13.e>or. Don ello adoptan.7 exactamente lo contrario de la (oluntad de creer. la resistencia y la apostasía. Tampoco los cristianos tienen una se uridad absoluta de sal(arse7 tambi0n ellos pueden correr el peli ro de la inse uridad. &2.3H) se encuentra tambi0n la obser(aci!n. y 2ue en el %ondo considera la salida de E ipto como una %atalidad des raciada. es la expresi+n de la resistencia suprema. *o "e bajado del cieloC. poni0ndola ante los ojos de los cristianos como un ejemplo 2ue debía ser(irles de a(iso.1+AC En -n /.1+H36. 9B3o es 0ste el "ijo de -os0C. <oti(o de la murmuraci!n son las palabras de -es8s.7 aun2ue la (erdadera ra$!n es 2ue un "ombre "ist!rico totalmente normal di a de sí mismo tales cosas.22.&&. en analo ía con la sina o a de 3a$aret ?<c +. 9BAcaso no es 0ste -es8s. de modo 2ue se alcen contra Dios y pon an %in a su %e.J. de -es8s. He a2uí lo 2ue dice <c +. (.3. 5os murmuradores persisten de manera tena$ en rescindir el se uimiento y obediencia de Dios.3.im!nC B* no (i(en sus "ermanas a2uí entre nosotrosC * estaban escandali$ados de 0l. c%. se 8n <c +.))s7 5c &. Lue en ese "ombre -es8s. -n reco e este moti(o 2ue conoce por tradici!n. c%. K1DoK16K61H11.e 8n el tratado . +. y "ermano de . Pero "ay 2ue decir al mismo tiempo 2ue los judíos. c%. y no creyeron su palabra7 murmuraron en sus tiendas y no obedecieron la orden del .)&7 5c &. la actitud del pueblo de #srael. En -n todo esto alcan$a el m'ximo relie(e mediante la conexi!n con el aserto re(elador. a los ojos del e(an elista. 2ue objeti(amente pertenece a ese ciclo moti(acional. Por ello no tardar' en lle ar la renuncia a su se uimiento ?c%.antia o y de -os0. en contra de *a"(e" ?1A. ?c%. KHbK63K6&H6/K11. BDoincide tambi0n con esta tradici!n el moti(o de la predicaci!n en la sina o a. del simple 9no 2uerer se uir colaborando. protestan contra el desi nio de Dios tal como aparece en las palabras de -es8s.2&H2/. el "ijo de -os0.)3H)17 5c &. A prop!sito del (. 9B3o es 0ste el carpintero.

Por su tenor literal. 2ue en ese -es8s del obscuro 3a$aret. en modo al uno. subyacía desde el primer momento un esc'ndalo incomprensible e insuperable. #ncluso en la incredulidad respeta -es8s la toda(ía impenetrada decisi!n del Padre y la libertad del "ombre. así lo "as 2uerido t8. A la lar a. por su parte. present'ndola como 2uerida por Dios y con%orme a las Escrituras. y concretamente en los pro%etas. Padre. y 9el Padre atrae. El supuesto %undamental es la unidad de la (oluntad di(ina en la Escritura y en el desi nio sobre -es8s. 5o cual recuerda una (e$ m's la ple aria de -es8s. en la %e. se (e remitido a -es8s. 93adie puede (enir a mí. en(iado por Dios.í. En su "istoricidad concreta -es8s se con(ierte en el centro indispensable del problema de la %e. &)H una importante prueba a %a(or de -es8s. &3. la incredulidad no deja de ser rebatida. en la con%esi!n cristiana de -es8s. -es8s. #ncluso con los conceptos de re(elaci!n y de paradoja se podría lle ar a un cierto entendimiento. . es decir. 5a %e conoce tambi0n ese ori en7 pero mira m's alto. por2ue "as ocultado estas cosas a sabios y entendidos.. no puede m's 2ue rec"a$ar la resistencia obstinada 2ue se mani%iesta en la murmuraci!n. El texto no permite suponer. en e%ecto Hcomo lo indica el (. la %e no es posible ni e%ecti(a. como el <esías y re(elador de Dios. y es la Escritura. (.21A. &3H&+A insisten una (e$ m's en la pretensi!n re(eladora de -es8s.2)s7 5c 16. Lueda así expresada la idea de elecci!n. . "ijo de -os0 y de <aría. A primera (ista el (. y 2uien pre unta por la re(elaci!n de Dios. Dios tiene la prioridad b'sica7 sin el impulso precedente por parte de Dios. Dos son los pasajes 2ue cuentan al respecto. pues cabe entenderlos de un modo eneral y pre untarse por el principio 2ue subyace en los mismos. En el 9ir a -es8s. A2uí. el "ijo de -os0 de 3a$aretA cesa todo. Padre. 5a %e s!lo puede desarrollarse mediante un asentimiento libre y amistoso. 9*o te bendi o. En realidad las dos expresiones 9el Padre da. && parece no ser m's 2ue una repetici!n del (. Así pues. 3o es la di(inidad de -es8s.decida el problema de la sal(aci!n del "ombre. Allí.. 5o 2ue -n pone a2uí de relie(e "asta sus 8ltimas consecuencias es la unidad de re(elaci!n y re(elador de Dios en el -es8s "ist!rico. puede leerse. #s )&H13 y -er 31. 2ue semejante tradici!n se encontrara en el tras%ondo. y 2ue ello ocurra adem's de una manera de%initi(a para todos los "ombres en todos los tiempos y lu ares. 9* todos ser'n instruidos por Dios. 5o cual si ni%ica 2ue aun en el acto de "acerse creyente "ay 2ue reconocer la acci!n de Dios y la libertad de su racia. no podía descubrir al re(elador y sal(ador escatol! ico. * esto (ale tambi0n precisamente para el judaísmo tradicional. como lo se>ala -n a prop!sito de -es8s7 en modo al uno puede "acerlo. dicen lo mismo. sino su "umanidad la 2ue pro(oca la suble(aci!n. Pero en este -es8s. El "ombre no puede disponer soberanamente de la %e. el ori en "umano de -es8s de unos padres terrenos parece per%ectamente conciliable en la cristolo ía jo'nica con la peculiar %iliaci!n di(ina de -es8s.e>or del cielo y de la tierra.33s.. si el Padre 2ue me en(i! no lo atrae7 y yo lo resucitar0 en el 8ltimo día. 5a postura 2ue se adopta %rente a -es8s es la 2ue se adopta %rente a Dios en su re(elaci!n. Erente a dic"o esc'ndalo los (ersículos si uientes ?(. incluso para todos los cristianos. y las "as re(elado a la ente sencilla. sin embar o. ?<t 11. Domo 2uiera 2ue sea el esc'ndalo radica en 2ue con el "ec"o de remitirse al ori en "umano de -es8s se rec"a$a su pretensi!n re(eladora. o bien 9Todos ser'n discípulos de Dios. Hay. . ni 2ue la idea de 2ue -es8s %uera el "ijo de -os0 y de <aría sea simplemente %alsa. es al o realmente escandaloso y pro(ocati(o por parte de -es8s7 pero lo es asimismo por parte del mensaje cristiano de la sal(aci!n y del cristianismo en eneral. Tambi0n resulta interesante 2ue la tradici!n jo'nica i nore ?toda(íaA la a%irmaci!n del nacimiento (ir inal. 3/.

&/H)6 reco en una (e$ m's #os moti(os determinantes del discurso del pan. de los pe2ue>os a los randes. ?c%. -er 31.. 5os (. así 2uiere a"ora reali$arlo en -es8s. 95os at0 con ataduras "umanas. a su (e$. Desde a"í "a de entenderse tambi0n la 9atracci!n. de modo 2ue el sentido de la cita escriturística se cumple con la %e en -es8s.13 si ue el texto rie o de 5aa. En el ori inal "ebreo se trata de una palabra de consolaci!n con la 2ue se pretende in%undir 'nimo a los 2ue re resan del exilio para 2ue emprendan la reconstrucci!n. 9Todos tus constructores son discípulos del . El resultado es 2ue los judíos murmuradores no s!lo est'n en oposici!n a -es8s sino en oposici!n con la misma Escritura y. 2ue no re2uiere nin una instrucci!n externa. 2ue a2uí se cita de prop!sito sin duda al una. En la nue(a alian$a todos ser'n instruidos personalmente por Dios7 el conocimiento di(ino ser' el estado eneral. 5a cita "abría sido sacada de su contexto eneral y acomodada por el e(an elista para su prop!sito.la cita de #s )&. certi%icada por el AT. por2ue Dios mismo se encar a de ense>ar al "ombre7 conocimiento 2ue estaba prometido en la Escritura.. &/ De (erdad os ase uro 2ue el 2ue cree tiene (ida eterna. 3& 9*a no tendr'n necesidad de ense>arse unos a otros. se demuestra en 2ue se alle a a -es8s. con su propio pasado. El 9oír y aprender la ense>an$a del Padre. &4 Juestros padres comieron el man' en el desierto. aporta la re(elaci!n de%initi(a. Est' claro lo 2ue se 2uiere decir. @s 11. Así como Dios. )6 Este es el pan 2ue baja del cielo. y en 2ue.i realmente estu(ieran instruidos por Dios. . Tambi0n esto tu(o ya su inicio en la "istoria de Dios con #srael. y murieron. por consi uiente. ni un "ombre "ablar' a su (ecino ni a su "ermano dici0ndole. &1 *o soy el pan de la (ida. 5a cita jo'nica de la Escritura en su redacci!n actual no corresponde a nin uno de los textos existentes. y suena así. el judaísmo y -n. En 2ue nin 8n "ombre "a (isto jam's a Dios concuerdan el AT. Lue ese tiempo "a lle ado e%ecti(amente es al o 2ue se "ace patente en -es8s. El 9principio jo'nico de re(elaci!n. A2uí el Padre "a "ablado "ace lar o tiempo a su pueblo.117 ). se uirían la Escritura y creerían en -es8s. 5a di%erencia est' en 2ue. por2ue Dios mismo pondr' la ley en el interior del "ombre.3/ssA. Ha lle ado ya a"ora el tiempo del conocimiento escatol! ico de Dios. como se dice en el len uaje mitol! ico. se 8n la concepci!n jo'nica..3/7 l-n &. s!lo 9el 2ue est' en Dios y "a (isto al Padre. con ataduras de amor.& donde se dice.12A. 1. tal .e>or7 rande es el bienestar de tus "ijos. (ista desde tal perspecti(a.. Ese tal 9"a oído y aprendido del Padre.. por2ue est' en una relaci!n suprema e inmediata con el Padre. por eso aporta el conocimiento supremo y aut0ntico de Dios. se 8n esa palabra. &)bA se re%iere en concreto a la Escritura. A"í entra en jue o la idea de la preexistencia. al AT. la re(elaci!n (eterotestamentaria de Dios s!lo puede ser pro(isional. por2ue 9"a (isto al Padre. 2uiso atarse a su pueblo 9con li aduras de amor.33s es el anuncio de la nue(a alian$a7 (. es decir.. ). Donoced a *a"(e". por2ue todos me conocer'n. pretende recordar el "ec"o de 2ue la re(elaci!n plena y completa s!lo se da a"ora por -esucristo.7 y ello. del Padre. Para -n el (erdadero discípulo es el 2ue "a oído "ablar a Dios en el AT. por2ue -es8s procede del 'mbito di(ino y pertenece por esencia al mismo. para 2ue 2uien coma de 0l ya no muera. ?(. por lo 2ue cabe suponer 2ue los "a reelaborado para su prop!sito. c%. por lo 2ue -n puede entender el AT como un testimonio del Padre a %a(or de Dristo ?c%.

on sin duda pe2ue>os despla$amientos de acento. Tampoco a2uí es toda(ía decidida y resuelta la re%erencia a la eucaristía. 5os padres comieron el man' y murieron sin embar o. ?reco iendo el (. sino considerarlo m's bien como transici!n al discurso de la eucaristía. por cuanto le otor a 9(ida eterna.. El creyente (i(e ya en el nue(o e!n. <erecen atenci!n las trans%ormaciones lin Uísticas del (. es asimismo el don.. * lo es en una %orma radicalmente distinta de como lo era el man' y de las expectati(as ci%radas en el mismo. )1c. por cuanto 2ue a2uí ya no se "abla de la 9%e. J. A2uí ya no se "abla del pan 2ue es el propio -es8s. En (e$ de "ablar. 3o s!lo es el donante. Desde ese %undamento se puede ya tender un puente "asta el discurso de la eucaristía.. . sino ante todo a la entre a de sí mismo de . sino como una realidad presente ya. no alcan$ando por consi uiente la (ida eterna. . En lu ar de ?ese talA 9tiene (ida eterna. 2ue no tiene necesariamente 2ue representar una di%erencia objeti(a muy rande. cA Transici!n ?-nK6+K)1A )1 ?aA *o soy el pan (i(o.e>or. no s!lo como una promesa de %uturo. )6A. J. por2ue -es8s en persona es el pan de (ida. &1. se dice a"ora 9(i(ir' para siempre. &4s. &/. sino tambi0n una conexi!n objeti(a. El dato lo acent8a a8n m's el (. y ese pan 9es mi carne para la (ida del mundo. Don(iene no se uir conectando el (. Por ese simple moti(o tiene muy poca probabilidad la "ip!tesis de 2ue pueda tratarse de una correcci!n posterior del discurso del pan. * "a bajado de allí a %in de 2ue 2uien lo coma ya no muera. )1aKb. en el sentido de una relaci!n mutua entre palabra y sacramento. el alimento para (ida eterna. 2ue "a bajado del cielo. . 5as raíces de su existencia se "unden en la realidad (ital del Dristo resucitado y presente. ?bA 2uien coma de este pan (i(ir' eternamente7 ?cA pues el pan 2ue yo dar0 es mi carne por la (ida del mundo.e comunica personalmente con el creyente. se dice 9el pan (i(o..como "an sido enunciados "asta a"ora. es el pan 2ue realmente "a bajado del cielo y 2ue en ra$!n de su ori en pertenece al 'mbito de la (ida di(ina.. Domo pan de (ida. y lo es precisamente en la met'%ora del pan. del 9pan de (ida. sino del pan 2ue 90l dar'. 2ue se considera en eneral como el paso decisi(o del discurso del pan al discurso eucarístico. En 0l palabra y persona constituyen una unidad indestructible. el 2ue cree tiene (ida eterna.i la palabra es se>al y símbolo.!lo el pan de (ida escatol! ico. pero sí 2ue des(ía con mayor %uer$a la mirada de la persona de -es8s al símbolo del pan. pero comportan una aclaraci!n al o di%erente. 3o s!lo establece un nexo literario entre el discurso del pan y el de la eucaristía. el Hijo del "ombre.. )1 con el discurso del pan. como "asta a"ora. )1b. 2ue poco a poco preparan la transici!n al discurso eucarístico. J. * ello es así.. . "ay 2ue conceder en todo caso 2ue la conexi!n con el discurso del pan es una pie$a maestra de composici!n. Ese despla$amiento de acento resulta sin duda muc"ísimo m's claro en el (. a la cena del . -es8s es el (erdadero 9pan del cielo. y lo "ace de manera tan sorprendente 2ue es di%ícil ima inar al o mejor pensado. A ello se suma el car'cter %uturo de la promesa de (ida. sino de 9comer el pan.i bien el discurso de la eucaristía podría atribuirse a un redactor o considerarse como un ap0ndice de la escuela jo'nica. . -esucristo. tambi0n a la in(ersa la se>al es una palabra.

interesada plenamente por la uni(ersalidad de la sal(aci!n. Ex 1). mientras 2ue %alta por completo el t0rmino 9cuerpo.. Así se dice en # n. de Pablo se decía probablemente.3.. . tiene (ida eterna7 y yo lo resucitar0 en el 8ltimo .i la carne desi na la (ida entre ada por la (ida del mundo.. 247 3.H.. 2ue no s!lo delatan un len uaje eucarístico %irmemente establecido..)1c.&/A... una muerte (icaria. de la otra..e trata sobre todo de las palabras de la consa raci!n del pan. &/4A. )& El 2ue come mi carne y bebe mi san re... )1c.&17 . no ten0is (ida en (osotros. 1. 9.e>or y de la soteriolo ía jo'nica..2&7 1+.DNF. Padres apost!licos. <c 1&. sino 2ue tambi0n permiten reconocer la dependencia de un relato tradicional de instituci!n. y por bebida 2uiero su san re... y +... Fom /.. <adrid 14)6.247 1+.2/. pues. 2ue se 8n la primiti(a (isi!n cristiana es.@K-n )2 Pusi0ronse entonces a discutir los judíos entre sí diciendo. 2ue en la redacci!n de <c y <t suena así.DNF.17 1&. 2ue mantiene en %irme. 2ue es amor imperecedero ?D%.?)2A)3H)1.@ DE 5A ENDAF#.2)7 Q. FE3G..2..14A.2+7 tambi0n 5c 22.. . Luiero el pan de Dios. es al o 2ue no puede establecerse con se uridad..al 16+...TdA ?-nK6+K)2H)4A ENKD#. si no com0is la carne del Hijo del "ombre y no beb0is su san re. p. ya di%undida. 2ue es la carne de -esucristo. y allí se emplea ustosamente el (ocablo 9carne. 9Esto es mi cuerpo por (osotros.. &+) H.. en 9mi carne. =AD./. el cual procede del linaje de Da(id.. Tenemos.abemos 2ue el len uaje de la cena del . D. al mundo entero. en su detallado estudio sobre el (.. En 2u0 estadio de esa tradici!n "aya tenido e%ecto la trans%ormaci!n de 9mi cuerpo..1. Lue la muerte de -es8s ten a 2ue ocurrir en %a(or del cosmos es al o con ruente con la soteriolo ía de -n ?c%. FN#_ =NE3@. BD!mo puede 0ste darnos a comer su carneC )3 Pero -es8s les contest!.e>or. en el (.. se encuentran peculiaridades. soteriol! icoA 2ue expresa y responde a la muerte sal(í%ica y (icaria de -es8s..227 <t 2+. de una parte.127 3m 11. l. . E5 D#.A est' muy cercano a la concepci!n jo'nica.T@FE. . ?c%...D. D%. .e>or en # nacio de Antio2uía ?X "a...-es8s en la cru$. 5a 9murmuraci!n.. 9En -n +. no "ay duda al una de 2ue se piensa en la entre a de -es8s a la muerte. mientras 2ue en la redacci!n 9"elenística. en esa tradici!n la eucaristía y la encarnaci!n aparecen estrec"amente unidas y apoy'ndose mutuamente.. estando %irmemente establecido el pro ?\ 9por.1+s7 12... De (erdad os ase uro 2ue... 16) d. Pero "ay un ras o de sin ular importancia. 9Esto es mi cuerpo.. Domo receptor del acontecimiento sal(ador se desi na en -n al cosmos. )1c un per%ecto ensamblaje de la tradici!n sobre la cena del . 5a intenci!n anti"er0tica ?antidocetista en concretoA bien puede "aber sido a2uí determinante.... De inmediato descubrimos la proximidad de tal len uaje a la redacci!n jo'nica en su tenor presente.4..c"urmann "a demostrado adem's.2. 3o ten o satis%acci!n al una en un manjar perecedero ni en los deleites de esta (ida. 3. si ni%ica 9siempre una actitud del "ombre contraria o alejada de Dios y no s!lo de insatis%acci!n por al una aspiraci!n 2ue no se le "a cumplido. 2ue -n utili$a en este pasaje la tradici!n de la cena del .

sin embar o. en Da%arna8m.e>or.. )/ 5o mismo 2ue el Padre 2ue me en(i! (i(e.on palabras de . 9. esta 8ltima parte del discurso del pan se re%iere a la recepci!n de la eucaristía.31H)1A. Por en0sima (e$ se trata de un e2uí(oco. En e%ecto.. y mi san re (erdadera bebida.. no puede ne ar 2ue ello ocurre 9acomod'ndose al len uaje y estilo del texto ori inal. 9Don un cambio perceptible en la manera de "ablar. al estar mal in%ormados. )1 Este es el pan 2ue "a bajado del cielo.e>or est' de%inido y probablemente %ijado con una relati(a estabilidad. y yo (i(o por el Padre..e>or. 2ue no era puramente te!rico7 se trata de una apolo 0tica como la 2ue se da de ordinario en los con%lictos a udos en los 2ue se intenta a%ian$ar la propia posici!n. sino 2ue se repita con toda su dure$a la interpretaci!n cristiana de la cena del . del discurso del pan ?+. )3.. 5o cual si ni%ica simple y llanamente 2ue 2uien 2uiere . . sin embar o. 2ue ciertamente presupone ya la interpretaci!n eucarística del (. El don uni(ersal de Dios se "a con(ertido en unos dones especiales de -es8s.. tambi0n el len uaje de su tradici!n de la cena del . de los (ersículos eucarísticos. El propio =ultmann. )) Pues mi carne es (erdadera comida. Esto permite suponer un aut0ntico en%rentamiento. de tal modo 2ue su presencia se ad(ierte en nuestro texto. A"ora se "abla de la McarneM y de la Msan reM del Hijo del "ombre. 9El ar umento principal si ue siendo la permanente interpretaci!n 9simb!lica. )2 se menciona una pol0mica suscitada entre los judíos a prop!sito de la a%irmaci!n "ec"a por -es8s de 2ue les 9daría su carne. )4 Todo esto lo dijo ense>ando en una sina o a.c"nacPenbur con las 2ue expresa un consenso ampliamente dominante. indujeron en una 0poca relati(amente temprana a m8ltiples e2uí(ocos y los correspondientes en%rentamientos acerca de una recta 9comprensi!n de la cena del . 2ue. para interpretar así la tradici!n de la cena del . mediante la %e. no como a2uel 2ue comieron los padres. .i no com0is la carne del Hijo del "ombre y no beb0is su san re. Así se explica ma ní%icamente bien la reacci!n del (. con la 2ue contrasta el 9realismo sacramental. como lo con%irman las di%amaciones posteriores. En el (. 5o 2ue se discute es si en esta perícopa se trata de un ap0ndice posterior al discurso del pan o si el discurso de la eucaristía iba ori inariamente li ado al discurso del pan. conect'ndola con el discurso del pan. 5a discusi!n reco e la murmuraci!n del discurso del pan y la prolon a.e>or. no podían saber 2u0 pensar de todo ello. 2ue (e a2uí 9una aplicaci!n secundaria del discurso del pan a la cena del . probablemente la 2ue tenía el círculo jo'nico.e>or. El contenido de la discusi!n (ersa sobre los modos posibles con 2ue -es8s pudiera dar a comer su 9carne. tambi0n 0l (i(ir' por mí. 2ue es necesario asimilarse mediante una McomidaM y MbebidaM reales. la re(elaci!n cristol! ica en una doctrina sacramental. Por otra parte.. personal bajado del cielo. A2uí puede muy bien suceder 2ue la pol0mica sea de ori en judío o judeocristiano. 9Esto es mi cuerpo7 esto es mi san re. en mí permanece y yo en 0l. El autor toma elementos del discurso del pan y los modi%ica. así el 2ue me come. murieron7 2uien come este pan (i(ir' eternamente.obre todo los extra>os. En el len uaje %i urado -es8s es el 9pan. 5a in%luencia mutua puede reconocerse. la sin ularidad de esta perícopa (iene determinada por el "ec"o de 2ue a2uí se reco e la tradici!n de la cena del . en 2ue la comida y la bebida de la carne y de la san re de -es8s se presentan como absolutamente necesarias. )1c.. no ten0is (ida en (osotros.e>or. )+ E# 2ue come mi carne y bebe mi san re.día. Dabe suponer 2ue las palabras indicati(as de la eucaristía. Tambi0n resulta interesante 2ue en nuestro texto no se "aya "ec"o la menor tentati(a por aclarar el e2uí(oco. del 2ue "ay 2ue 9comer.

Ase ura la (ida eterna al tiempo 2ue aranti$a la consumaci!n sal(í%ica %utura.247 5c 22. subraya la duraci!n de dic"a comuni!n. justo por la conexi!n 2ue existe con la tradici!n de la cena del . a %in de 2ue tambi0n ellos resuciten. por ejemplo. los cuales se encuentran en oposici!n al sentido de Dios. puesto 2ue la perspecti(a escatol! ica tiene un sitio %irme en tal tradici!n. FN#_ =NE3@. <arcos.e>or. ?K-nK1)K61H6/A ?2A. y 9(erdadera bebida.participar en la 9(ida. 5os (ersículos si uientes describen el e%ecto sacramental de la cena del . El (.. "ay 2ue buscarlo realmente en el "ec"o de la cena del . 2ue "a lle ado "asta nosotros. lo "a "ec"o de manera de%initi(a y para siempre. en la 2ue tal perspecti(a tiene su puesto propio y tradicional. el encarcelado o el liberto.e>or. ni de la (iuda. &42A. 9Por2ue cada (e$ 2ue com0is de este pan y beb0is de esta copa. En Pablo encontramos ya una trans%ormaci!n de esa 9perspecti(a escatol! ica. sir(e para expresar la intensidad y persistencia de la comuni!n de los creyentes con -es8s. -K#3<A3E3D#A. no resulta sorprendente. )&bA sea la %ormulaci!n jo'nica de la perspecti(a escatol! ica de la tradici!n de la cena del . El texto jo'nico parece de%ender.1A ?D%. 9permanece en mí y yo en 0l.mirn +. Por todo lo cual cabe suponer 2ue la %!rmula 9y yo lo resucitar0 en el 8ltimo día. p.2) y par7 <t 2+.. ni del 2ue padece "ambre o sed. y 2ue en tal comida se participa realmente de la carne y de la san re de Dristo. BHubo tal (e$ en el entorno de la escuela jo'nica entes 2ue lo discutíanC En su carta a la comunidad de Esmirna # nacio de Antio2uía menciona de "ec"o al o parecido7 dice así. 5os 9enemi os. . Esa 9%!rmula de la inmanencia. est'is anunciando la muerte del . . sino tambi0n a la de .1/bA. Lue en este pasaje se abra una perspecti(a de escatolo ía de %uturo. 9Poned atenci!n a los de%ensores de opiniones disidentes respecto de la racia de -esucristo. 9@s ase uro 2ue ya no beber0 m's del producto de la (id "asta a2uel día en 2ue lo beba nue(o en el reino de Dios.. )) pone de relie(e 2ue la carne y la san re de -es8s son respecti(amente 9(erdadera comida. Permanecen alejados de la celebraci!n eucarística y de la oraci!n7 por2ue no con%iesan 2ue la eucaristía es la carne de nuestro redentor -esucristo. Dice.e>or. una concepci!n realista de la cena del . BLu0 2uiere decir esoC BLue no se trata simplemente de una comida y bebida simb!licasC Entonces lo 2ue est' en jue o es la realidad de la cena del . "asta 2ue 0l (en a. recurriendo para ello a la 9%!rmula de la inmanencia.e>or. A"ora bien. ?lDor 11.. 2ue tambi0n se encuentra en la comparaci!n de 9la (id (erdadera.e>or. * ello por2ue no puede ponerse en duda 2ue la experiencia de una comuni!n intensa y "asta entusi'stica en la cena del . pasando de la expectaci!n del reino de Dios a la expectaci!n de la parusía.Tambi0n a2uí tenemos la impresi!n de 2ue la proclama se diri e contra otro tipo de concepci!n 2ue al parecer discute de al 8n modo esa realidad. ni del oprimido. Pero les sería pro(ec"oso dar pruebas de amor. podrían ser tambi0n a2uí al 8n rupo n!sticoHdoceta.e puede muy bien pensar 2ue el tras%ondo experimental para la 9%!rmula de la inmanencia. Luien "a sido aco ido en la comunidad y "a participado en la cena del . ?# n.e>or. El 2ue come la carne de -es8s y bebe su san re. expresada con el iro 9y yo le resucitar0 en el 8ltimo día.e>or. 2ue se trata de una comida real.e>or no s!lo a%ectaba a la uni!n de los miembros entre sí. )& subraya una (e$ m's el e%ecto sal(í%ico de la eucaristía. ni del "u0r%ano. 9Permanecer. El (. 2ue se 8n la primiti(a concepci!n cristiana tiene adem's car'cter de%initi(o.. carne 2ue padeci! por nuestros pecados y 2ue el Padre resucit! en su bondad. "a de tomar parte en la eucaristía ?1A. cuando dice. 3o se preocupan del deber del amor. en contra de esas interpretaciones. ?(.2H/.2+A. 2uienes discuten el don de Dios mueren en su discusi!n. ?<c 1&.e>or.

El 2ue come ese pan (i(ir' eternamente.. 2ue el creyente se apropia en el ban2uete eucarístico la (irtud sal(adora de la muerte de Dristo. tal como se expresa por medio de la eucaristía. 9(i(e.e puede cali%icar como una doctrina 2ue se desarrolla en conexi!n con el discurso del pan... El en(iado y re(elador de Dios. Es el Hijo del "ombre. )1c. Es una ase(eraci!n 2ue expresa el especí%ico car'cter cristiano de la cena del . por su parte.cada uno de ellos con el . para mostrar al obispo y al presbiterio obediencia con sentimiento indi(iso y para partir el pan. pues no se muere. . y 2ue sin duda "a conducido tambi0n a la recepci!n del concepto 9carne. sino 2ue se (i(e para siempre en -esucristo.e>or. 5a manducaci!n sacramental de la cena del .e>or se entiende.e>or lori%icado.. destaca ante todo su consecuente en%o2ue cristol! icoHsoteriol! ico. . * se re%iere tambi0n al pasaje de # n. el 2ue como 9pan. pues como. * es 0sta una tendencia 2ue se prolon a entre los padres apost!licos. .. se le nie a la obtenci!n de la (ida7 la cena del . alcan$a tambi0n una comuni!n con Dristo paciente7 es decir. sir(e tambi0n de base para la persistencia de la comuni!n de (ida escatol! ica entre el creyente y -es8s. se subraya en este pasaje 2ue el alimento eucarístico es la (erdadera contrarr0plica del man'. 5a permanente comuni!n con -es8s. p. cruci%icado y exaltado. o m's claramente a8n. y 0l a su (e$ transmite esa (ida a los creyentes. -es8s. Aparece adem's -esucristo en persona como el (erdadero sujeto acti(o en el acontecimiento de la cena del . tal como se expresa mediante la 9%!rmula de la inmanencia. re%renda.e>or.. p"armaPon at"anasias. el participante de la comida sacramental lle(a en sí la potencia..e>or.e>or. 9A# 2ue no o$a de la cena del .. el materialismo de la encarnaci!n. 9cuando os reunís. con probable intenci!n antidoceta.E% 26. 2ue le aranti$a la resurrecci!n. )4 concluye todo el discurso. En este contexto opina =N5T<A33. tal como se reali$a en la eucaristía y por la eucaristía. . )6. mientras 2ue no lo era el man' 2ue comieron los padres. Hijo del "ombre e Hijo de Dios. <ussner. 2ue es una medicina de inmortalidad. por el Padre. en una %e y en -esucristo. 5a conclusi!n del discurso de la eucaristía est' claramente con%i urada con el %inal del discurso del pan.2 en 2ue se dice. entendida de un modo realista y "asta casi 9materialista.. Don ello se entrela$an estrec"amente la idea de encarnaci!n y la concepci!n de sacramento.i nos pre untamos bre(emente por la peculiar estructura de la doctrina jo'nica de la eucaristía..e>or est' al ser(icio de la comunicaci!n de esa (ida.. como se da en el (. 5a cena del ... 1/). . en lu ar de 9cuerpo.. El e%ecto del sacramento consiste en el establecimiento y pro%undi$aci!n de la comuni!n con Dristo.... 2ue se 8n la carne desciende del linaje de Da(id.. A ello se suma el realismo sacramental.. entendida de un modo personal... de la carne y san re del Hijo del "ombre. * ad2uiere en ella importancia sin ular principalmente la (inculaci!n con la cru$ de -es8s. Don el (.. por su participaci!n en la (ida di(ina.e trata de comer y beber de la carne y san re del Hijo del "ombre lori%icado. y demuestra 2ue el discurso eucarístico depende del discurso sobre el pan. 1.... un antídoto... 9Luien dis%ruta del don eucarístico. da su 9carne por la (ida del mundo. Don ra$!n dice E. Es el pan 2ue "a bajado del cielo. Domo ampliaci!n del (.

#A DE 5@. 5A GFA3 DED#. E%ecti(amente.DA3DA5@. a la decisi!n tanto en sentido ne ati(o como positi(o. por eso os "e dic"o.. F... * D@3EE. El (.. empie$an a murmurar. +) * a>adi!.. -es8s no pri(a a los oyentes de su decisi!n.2. Ello pone de mani%iesto una (e$ m's 2ue la %e no es al o aut!nomo e independiente. al i ual 2ue Dios s!lo se comunica a los discípulos en el Hijo. 2ue incluye la aceptaci!n personal de -es8s por parte del "ombre. Así lo demuestra la pre unta.e>or. 95a posibilidad del esc'ndalo es la encrucijada o si ni%ica lo mismo 2ue "allarse en un cruce de caminos. Nna y otra son e%ecto de la palabra de -es8s..TA. D#.. &. ZQ#EFQEGAAFDA. como exi encia de la %e en -es8s y tambi0n como exi encia de una concreci!n de esa %e en la participaci!n en la mesa del .DdPN5@. 3adie puede (enir a mí.. 2ue comprende tambi0n a 2uienes "asta a"ora "an pertenecido al rupo de los discípulos de -es8s. -es8s sabia ya desde el principio 2ui0nes eran los 2ue no creían y 2ui0n era el 2ue lo iba a entre ar. . -es8s articula con ello el asentimiento del círculo de los oyentes.#e3.#e3 DE PEDF@ ?-nK6+K+6H/1A 5a 8ltima perícopa trata del e%ecto del discurso del pan en los oyentes. 5a %rase "abla de la subida de -es8s 9a donde antes estaba. R#ntolerables son estas palabrasS BLui0n es capa$ de escuc"arlas si2uieraC +1 Pero -es8s. By si (ierais al Hijo del "ombre subiendo a donde estaba antesC +3 El espíritu es el 2ue da (ida.. A2uí se mani%iesta el esencial principio cristol! ico de la inmanencia7 siempre se trata de un estar en el Hijo y con el Hijo y s!lo por el Hijo y en el Hijo pueden los discípulos lle ar a la comuni!n con Dios.e trata . BEsto es un tropie$o para (osotrosC +2 Pues. el discurso de -es8s. conociendo interiormente 2ue sus discípulos estaban murmurando de ello.. 9E# Hijo es la %i ura central en torno a la cual ira la inmanencia y en 2uien tiene su %undamento. =@F#G. con lo 2ue mani%iestan su mala disposici!n para creer. Esta subida corresponde al descenso tantas (eces mencionado y completa la cristolo ía del Hijo del "ombre 2ue late bajo el discurso del pan y de la eucaristía. Tambi0n ellos. 5as palabras 2ue yo os "e dic"o son espíritu y son (ida. Para la 9%!rmula de inmanencia. ENKE. 9BEsto constituye un tropie$o ?o esc'ndaloA para (osotrosC. +6 <uc"os de sus discípulos..El 9tropie$o. Es un discurso 2ue. la carne de nada sir(e. sino m's bien una decisi!n personal.e lle a así a la crisis. . AP@. sobre todo por la conexi!n 2ue se establece entre el discurso del pan y el discurso de la eucaristía. . plantea a los oyentes una ra(e exi encia. o el esc'ndalo como antes se pre%ería decir. al oírlo dijeron.. +2 pretende e(identemente si ni%icar una escalada del esc'ndalo. no se puede e(itar..... ?. les dijo. a %in de permanecer ?en 0lA y con 0l en ellos. con la 2ue la %e puede resultar a8n m's di%ícil. como antes los judíos. Nno se inclina "acia el esc'ndalo o "acia la %e7 pero jam's se lle a a la %e sino a tra(0s de la posibilidad del esc'ndalo. 5os oyentes cali%ican de 9intolerable. al en%rentamiento.. +& Pero "ay entre (osotros al unos 2ue no creen. si el Padre no le concede ese don. y su problem'tica c%.

como -es8s sabe muy bien y se lo dice claramente a 2uienes le escuc"an ?(. ++ Desde entonces muc"os de sus discípulos se (ol(ieron atr's y ya no andaban m's con 0l.e 8n la exposici!n de -n. -es8s.e>or.DH3ADQE3=NFGA. . no puede ayudar a superar el tropie$o. el de . posibilitando por lo mismo la recta comprensi!n de -es8s y de sus palabras. 2ue termina con un %racaso estrepitoso. al mismo -es8s. . 3/. por2ue opera la %e en -es8s. Don%irma de nue(o 2ue a2uí se trata del misterio de la %e y de la incredulidad. por2ue 0ste.. por lo 2ue no "ay ra$!n al una para situar la perícopa al %inal del ministerio de -es8s en eneral. 5o cual responde al (iejo axioma cl'sico de 2ue 9lo semejante s!lo puede ser conocido por lo semejante. en una dimensi!n cualitati(amente distinta. En ese sentido tambi0n a%ecta al aspecto cristol! ico. A2uí puede "aber un recuerdo "ist!rico %iable. 2ue es como decir en el plano del "ori$onte existencial terrenoHmundano y de la indisposici!n para creer. en la dimensi!n del pneuma. misterio 2ue en de%initi(a s!lo Dios conoce. Así pues. Permanecer prisionero en el plano de la 9carne. "a %racasado realmente con su mensaje en Galilea. +2s contienen una ex"ortaci!n a la %e. ?. tambi0n contempla de %orma di%erente al 9objeto de la %e. #ndirectamente las a%irmaciones de los (. Pero 0se es solamente un lado de la cuesti!n. ser' bueno dar la pre%erencia al sentido "ermen0utico de la a%irmaci!n. pues una 9manera incr0dula de (er.e re%ería así a -udas. uno de (osotros es un demonio. 2ue son 9espíritu y (ida. de modo 2ue puede entenderse como una interpretaci!n aut0ntica del mismo..del mismo complejo 2ue en los discursos de despedida se expresa como 9irse al Padre. -n "abla a2uí de una de%ecci!n masi(a de muc"os discípulos en Galilea. De todos modos la ausencia de -es8s s!lo a randa el tropie$o para la incredulidad. y entre ellos sobre todo al traidor.. A2uí (ale reaVmente el principio de 2ue 9el espíritu es el 2ue da (ida. El 2ue -es8s cono$ca a los maldispuestos para creer. por2ue s!lo 0l puede poner a sal(o la %e del "ombre sin "erir su libertad. 95a apostasía de muc"os discípulos alileos se concibe como un alejamiento permanente de -es8s7 a estos alileos ya no se los menciona m's. +/ -es8s entonces pre unt! a los doce. lo iba a entre ar. Para la %e no existe tal di%icultad. no %ueron muc"os e%ecti(amente los 2ue continuaron al lado de -es8s.e 8n ella -es8s conoce per%ectamente el interior del "ombre. como se conoce a sí mismo y su propio destino. +) aporta una nue(a re%erencia retrospecti(a al (. del espíritu. /1 . A2uí se indica asimismo 2ue la marc"a de -es8s al Padre a ra(a en cierto modo la di%icultad de la %e. El (.. . Así pues. +3 anticipa a este pasaje la tem'tica de las palabras sobre el Par'clito en los discursos de despedida. En cierto aspecto la a%irmaci!n del (. Pero al creer el oyente de -es8s (i(ir' tambi0n la experiencia de 2ue las palabras del mismo -es8s pertenecen a la dimensi!n pneum'tica. en e%ecto. uno de los doce.. <as no todos secundan tal ex"ortaci!n. partiendo del contexto. /6 -es8s les contest!. al no contemplarle justamente como lori%icado.im!n #scariote. Existe tambi0n una cierta .anto de Dios. BAcaso tambi0n (osotros 2uer0is irosC +1 . B3o os esco í yo a los doceC . en el sentido de la 9carne. por2ue se mue(e en un plano di%erente.im!n Pedro le respondi!... la tradici!n jo'nica sabe de una crisis del mo(imiento a %a(or de -es8s en Galilea.in embar o. Ba 2ui0n (amos a irC RT8 tienes palabras de (ida eternaS +4 * nosotros "emos creído y sabemos bien 2ue t8 eres el . encaja bien en la ima en jo'nica de -es8s. +&A.

por cuanto 2ue tambi0n en <c la acti(idad de -es8s en Galilea se cierra con la con%esi!n de Pedro. E1 e(an elista conoce el circulo de los doce s!lo como una realidad cerrada. +1s consta de tres partes. 9.anto de Dios.gA brota de la situaci!n y en consecuencia no es un asentimiento eneral a una doctrina. Dreer es a la (e$ conocer.1+H14A. En nuestro contexto parece 2ue la pre unta de -es8s sobre la decisi!n se diri e a los discípulos al tiempo 2ue constituye el pretexto para la con%esi!n de Pedro.. <c 1. por cuanto 2ue ?1. Para -n no existe un recto conocimiento de -es8s sin la %e. -es8s no pri(a a nadie. El circulo de los doce aparece en 0l como una entidad conocida por tradici!n y 2ue %ormaba parte del acompa>amiento del -es8s terreno. 2ue como tal s!lo aparece en este pasaje de -n ?+. y ?2. Para el creyente.2& ?5c &.+/... y en el %amoso texto paralelo de <t ?<c 1. por . 9* nosotros "emos creído y sabemos bien 2ue t8 eres el . se indi2ue la plena orientaci!n de la %e a -es8s.. * la ra$!n de por 2u0 no existe ya nin una otra posibilidad es 0sta. Es una %!rmula interro ati(a 2ue subraya la importancia 8nica de -es8s.3&A. tal desi naci!n s!lo se encuentra en el relato de la expulsi!n de un demonio. -es8s pertenece esencialmente a esa es%era. moti(o para 2ue -es8s se retracte un 'pice de lo dic"o ni para 2ue %acilite de cual2uier otra %orma la decisi!n.gA por2ue es la respuesta a la pre unta 2ue plantea la re(elaci!n.e 8n =ultmann. Pero esa %e se articula en la con%esi!n. 5as palabras de -es8s son 9palabras de (ida eterna. deben considerarse como complementarios. 9BAcaso tambi0n (osotros 2uer0is irosC. la cual sale al encuentro del "ombre en la "istoria con la persona de -es8s. Euera de este pasaje y como atributo personal de -es8s. . por2ue "acen partícipe al creyente de la palabra de (ida de Dios mismo. no da nin una lista completa de sus nombres ?c%. 5a apostasía masi(a no es. mediante la expresi!n 9"emos creído y sabemos. 5ejos de excluirse mutuamente. :l representa la realidad de Dios en el mundo. y parece tener un car'cter sin ular. (. 9.1&H1+7 Act 1./6. 247 <t 1+. * si ue a"ora la con%esi!n propiamente dic"a. es un concepto 2ue cali%ica de modo especial la 9di(inidad de Dios.. . De a"í 2ue.. Pues bien.coincidencia con la ima en "ist!rica marciana 2ue no podemos i norar. 2ue ya "a comprendido 2ui0n es -es8s de 3a$aret y cu'nto le a%ecta. +4. sino 2ue es un acto de decisi!n.. En <c la con%esi!n del ap!stol est' moti(ada por la pre unta de -es8s acerca de lo 2ue la ente piensa sobre 0l ?<c 1.2/A. no el resultado de una especulaci!n. por ello.7 expresi!n 2ue tiene un sentido claramente exclusi(o.. Ba 2ui0n (amos a irC. ni si2uiera a sus discípulos. 5a expresi!n 9el . Aun2ue menciona nominalmente a (arios discípulos.2H&7 5c +. 9T8 eres el . desi na a -es8s como una persona 2ue pertenece total y absolutamente a Dios y a la es%era de la santidad di(ina./17 26. y nadie %uera de ti. con una %!rmula 2ue responde por completo al estilo de la teolo ía jo'nica. tambi0n es Pedro el 2ue a2uí responde como porta(o$ del círculo de los discípulos.e>or. 5a respuesta de -es8s en -n se distin ue con toda nitide$ de la 2ue aparece.1+H147 y par <t 16. una %e ilustrada y re%lexi(a. en su sin ularidad especí%ica y contrapuesta a todos los otros campos no di(inos. <c 3. s!lo t8. Hallamos a2uí la típica subordinaci!n jo'nica de %e y conocimiento. de con%ian$a y de reconocimiento.anto de Dios.anto de Dios. ya no existe realmente nin una otra posibilidad e2uiparable. Domo en <c. de la decisi!n de %e.us palabras se diri en al rupo de los doce. a2uello 2ue constituye la 9es%era di(ina.anto. elementos ambos 2ue se completan.13A. De a"í 2ue no nos sorprenda la pre unta de -es8s a los discípulos.2&A. Primero contesta Pedro a la pre unta de -es8s con una contrapre unta. 9T8 tienes palabras de (ida eterna. y a la in(ersa7 el conocer comporta simult'neamente un mo(imiento de %e. la con%esi!n de Pedro muestra 9el car'cter de una aut0ntica con%esi!n. 5a respuesta de Pedro en los (.

.. la primiti(a %e cristiana con su con%esi!n de -es8s de 3a$aret como <esías se entendía a sí misma como el cumplimiento de las esperan$as %uturas del AT. ciertas concepciones bastante objeti(adas y estereotipadas del reino mesi'nico y de su 9abundancia materialista.. . Al contrario. sin duda. "ijo de -on's. -udas #scariote aparece a2uí como un instrumento del diablo.ejemplo. escepticismo y misterio. como el relato de la multiplicaci!n mila rosa de los panes o el caminar de -es8s sobre las a uas del la o. la cristolo ía y la teolo ía de la re(elaci!n.... la respuesta jo'nica tiene un mati$ de reser(a.. cual es esa terrible me$cla de con%esi!n y traici!n.im!n #scariote.. K-nK6+K<editaci!n El capítulo + del E(an elio se 8n -n se nos presenta como un texto. 2ue es el poder demoníaco ?c%. 2ue contiene toda una serie de problemas de distinta índole.. El lector participa en un proceso espiritual en el 2ue e(identemente se trata de c!mo una comunidad cristiana o un rupo Hel círculo jo'nicoH (a ad2uiriendo su propia identidad en el en%rentamiento con las concepciones recibidas y tradicionales. los problemas escatol! icos. la concepci!n de la se>al o si no. por una parte. 5o cual si ni%icaba una aceptaci!n positi(a de las expectati(as mesi'nicoHescatol! icas . 5a tradici!n de la multiplicaci!n mila rosa de los panes pertenecía sin duda a una corriente judeoHcristiana 2ue "abía (isto en -es8s de 3a$aret al <esías en el sentido de la expectaci!n mesi'nica popular y ampliamente di%undida. toda la problem'tica de la cena del . uno de los doce. "ijo de ... sino m's bien participar en un proceso de pensamiento teol! ico.. A"ora bien. Don la obser(aci!n 9por2ue 0ste. le iba a entre ar.. 9B3o os "e ele ido yo a los doceC.21H36A. 9Al i ual 2ue <ois0s así el <esías.... -udas.. Pero era ine(itable 2ue el cristianismo primiti(o debiera ajustarse desde el comien$o a la escatolo ía y apocalíptica judías existentes.. si es 2ue no lo rec"a$! de una manera %rontal. A ese complejo iban li adas. no "ace m's 2ue (incular la traici!n de -udas al ran anta onista.. 9Lue -es8s "aya sabido de antemano la traici!n es uno de los moti(os importantes en la primiti(a apolo 0tica cristiana.e>or. sin embar o... . concepciones 2ue respondían a un reino de la justicia y de la pa$ de índole terrena y mundana. . la tradici!n de los e(an elios tambi0n permite reconocer ciertamente 2ue en ciertos círculos cristianos predominaban notables reser(as respecto de tales ideas de la sal(aci!n apocalípticaHmesi'nica.. 2ue mediante el asentimiento y la delimitaci!n conduce paso a paso "asta una do m'tica cristiana. 2ue subraya al o inaudito. así como con otros rupos y corrientes. Hemos (isto c!mo el cuarto E(an elio no reco e sin m's ni m's tradiciones precedentes. como son. un diablo. 13. %inalmente.im!n..2. en de%initi(a. la idea de elecci!n.. sino 2ue las somete a una reinterpretaci!n crítica.. reser(as 2ue.... 2ue se distanci! del mesianismo social reli iosoHpolítico. Es una corriente 2ue se expresa en este principio. Es importante no entender las a%irmaciones del E(an elio se 8n -n como una teolo ía de la re(elaci!n do m'tica y %irmemente establecida y %ija.ubraya. A2uí aparecen en %orma concentrada di(ersos e importantes temas de la teolo ía jo'nica. se cierra con un ran e%ecto la perícopa del discurso del pan.. en <t 1+.. (a a traicionar y entre ar a -es8s. cuya naturale$a encarna. y subraya ya en este pasaje el ran eni ma de 2ue uno de los doce ele idos. bien podrían remontarse al propio -es8s. la %e y. Por una parte. 5a aserci!n 9y.. uno de (osotros es un demonio.1/ss con la conocida biena(enturan$a 9=iena(enturado eres t8.

tradicionales y admitidas. con lo 2ue las pri(a de su contenido explosi(o. sino 2ue 0l mismo es la sal(aci!n. -es8s no es s!lo el portador y donante de la sal(aci!n. como símbolos. El bene%icio de ese proceso mental teol! ico est' a la (ista. cabe "ablar de una personali$aci!n y "umani$aci!n. <as tampoco se puede pasar por alto ciertamente la p0rdida 2ue esa e(oluci!n comporta. Esos peli ros se pusieron de mani%iesto con toda e(idencia en la uerra judía7 y las reacciones consi uientes no s!lo se pueden descubrir entre los cristianos. 2ue (an excluyendo cada (e$ m's la "erencia apocalíptica o 2ue la reducen para 2ue en la medida de lo posible no pueda ori inar nin 8n perjuicio. A2uí se puede "ablar. 5a crítica se "ace con ayuda de la teolo ía de las se>ales. lo demuestra claramente un texto como Act 1. A ello se suma adem's el proceso de personali$aci!n cristol! ica de la escatolo ía. de una descosi%icaci!n7 o. Ese proceso consiste en 2ue s!lo se puede entender la persona de -esucristo como el cumplimiento escatol! ico exclusi(o. 5a concentraci!n cristol! ica jo'nica. cuando "a mar inado de %orma radical o "a des(irtuado todo ese lastre de representaciones e im' enes apocalípticas. 5o cual representa una se(era correcci!n de la anti ua tradici!n judeocristiana. con su tendencia simbolista y su espirituali$aci!n de la ima inería escatol! ica. y -es8s no pudo m's 2ue escapar a tales intentos. sino la apertura de la (ida eterna plena y sin mermas para el propio "ombre. 5as explica como se>ales. sino tambi0n entre los rabinos del %ariseísmo. no si ni%ica una era mesi'nica con sus bendiciones te>idas de colores e im' enes apocalípticas7 lo 8nico 2ue si ue contando es 0l. donante y don. Pues no puede ne arse 2ue la apocalíptica con su potencial de esperan$as ut!picas. de una concentraci!n en la existencia "umana y en sus actos %undamentales de %e y de incredulidad. durante lar o tiempo. 2ue en modo al uno se "abían cumplido toda(ía. el Hijo del "ombre 2ue otor a la (ida. bien puede entenderse como una respuesta cristiana al mesianismo ut!picoHapocalíptico. de una desmateriali$aci!n. y como tal "a de mantenerse. con su acentuaci!n de las acti(idades "umanoHpolíticas encerraba en sí randes peli ros. Dabe muy bien suponer 2ue la cat'stro%e de la uerra judía contra Foma con la destrucci!n del templo el a>o /6 d. Donsiste en una espirituali$aci!n consi uiente de la sal(aci!n. El (erdadero perdedor en a2uella cat'stro%e lo %ue el mesianismo político. por obra de a2uella interiori$aci!n. Habían pasado por alto el meollo de la cuesti!n. la persona de -es8s. 2ue espirituali$a pura y llanamente las concepciones materialistas predominantes. Asimismo la sal(aci!n ya no es para el "ombre una circunstancia externa en un mundo trans%ormado. un cierto papel.+. no sin cierta ra$!n. al . 2ue se "a reproc"ado. Todas las representaciones y símbolos materialistas no si ni%ican en el %ondo una alteraci!n y cambio de la situaci!n mundana. * se imponía someter a una crítica y di%erenciar. Este rec"a$o del mesianismo político se da en el E(an elio se 8n -n con ran 0n%asis. pero 2ue deberían lle ar a t0rmino cuando ocurriera la parusía de -es8s. de la redenci!n. sobre todo a2uellos elementos 2ue iban li ados a dic"a ideolo ía mesi'nica. en e%ecto. es decir..D. no s!lo si ni%ic! para el judaísmo sino tambi0n para el cristianismo primiti(o una ran depuraci!n y una nue(a re%lexi!n respecto de 9Vas concepciones y esperan$as mesi'nicas. Lue tales esperan$as de una reinstauraci!n del reino de #srael continuaron desempe>ando. dic"o en %orma positi(a. Dabría adem's re%erirse a las esperan$as de la lle ada del reino mesi'nico con su pa$ uni(ersal. -n interpreta la concepci!n políticoHmesi'nica del mila ro de los panes simplemente como un craso e2uí(oco. 5as entes 2ue 2uerían "acer de -es8s el rey <esías no le "abían entendido en modo al uno. en la medida de lo posible. cruci%icado y resucitado.

y tambi0n de la tensi!n %rente al mundo. B* 2u0 si ni%ica esa orientaci!nC . Nna ideolo ía. * "a sido precisamente por esa (ía por la 2ue la cristolo ía jo'nica del cumplimiento "a conducido al arrinconamiento cada (e$ mayor en la ran # lesia cristiana de la tensi!n escatol! ica. como 2uiera 2ue ello %uese. En +.e "a lle ado así a la %unesta y peli rosa idea de considerar la sal(aci!n como una realidad disponible en la instituci!n eclesi'stica. A"ora bien.. o en las se>ales7 pero su íntimo contenido real no puede demostrarse 2ue sea en de%initi(a intramundano y de a2uí. es una realidad no mundana. tal como se mantiene toda(ía claramente en -n expres'ndose sin lu ar a dudas como esc'ndalo. 5o cual pone a la %e en una ra(e tensi!n existencial %rente al mundo. por lo 2ue no cabe mara(illarse de 2ue en el curso de la "istoria se "aya lle ado a toda clase de compromisos.. 5o cual si ni%ica. 2ue ya en 0poca bastante temprana.pensamiento jo'nico. en el sentido de 2ue la acci!n cristiana en el mundo tiene siempre 2ue orientarse a -es8s y su Espíritu. Desde sus comien$os la asamblea con %ines lit8r icos. . sacar las consecuencias.33 se dice. tenía e%ecto el primer día de la semana. represent! para los cristianos un %actor decisi(o de su (ida comunitaria. su objeto. realidad 2ue consi uientemente se puede 9administrar. Jemos 2ue la crítica al mesianismo político y a sus concepciones era entonces comprensible y necesaria. y sobre todo a peli rosas compensaciones. 5a reuni!n "abitual. . y sobre todo la ran exi encia de compartir los recursos "umanos m's importantes. y sobre todo para celebrar la cena del . la %e s!lo se apoya en la palabra. 5a %e no puede representar de un modo intramundano su contenido. .e>or experimenta su comuni!n con el . De acuerdo con ello "oy (ol(emos a cobrar conciencia cada (e$ m's clara de la parcialidad de la teolo ía jo'nica. Pero 2ui$'s en este punto (uel(a a ser necesaria la correcci!n y crítica jo'nica. 5o cual cuenta tambi0n naturalmente de cara a las %atales e(oluciones cristianoHeclesi'sticas. En este contexto tambi0n la litur ia cristiana alcan$a su %unci!n permanente e importante. no podía se uir manteni0ndose como tal7 los "ombres no podían por menos de sacar las consecuencias necesarias. 2ue s!lo se comunica por la %e. 9El pan de Dios es a2uel 2ue baja del cielo y da la (ida al mundo.e>or. Pero la nue(a (ida escatol! ica. Puede importar a su (e$ 2ue tampoco el 9pan de (ida. principalmente en el campo del poder terreno mundano.e>or lori%icado. Hoy sabemos 2ue los cristianos ya no pueden ni deben retirarse al rinc!n puramente reli ioso7 no pueden abandonar a su suerte al mundo y a los "ombres sus "ermanos en medio de sus m8ltiples necesidades7 m's bien deben contribuir a la soluci!n de los innumerables problemas. Dierto 2ue -n sostiene %irmemente 2ue la sal(aci!n traída por -es8s tiene como destinatario al mundo entero. lle ! a ser en el cristianismo primiti(o un si ni%icati(o %actor institucionali$ador. El rupo (i(e de reunirse en %orma re ular. 5a asamblea re ular para la litur ia con lecturas de la Escritura.i ni%ica indiscutible y absolutamente la primacía del "ombre y de la persona "umana %rente a los (alores objeti(os y utilitarios de cual2uier tipo. a su (e$. y en la cena del . poder descubrir la sal(aci!n presente en numerosas y pe2ue>as se>ales como un acto y un poder presentes del amor a2uí y a"ora. cuando se "abían tenido las %atídicas experiencias de una ideolo ía política. cuyas %unestas consecuencias est'n a la (ista. se si a entendiendo s!lo simb!licamente y concebir asimismo la %e sal(í%ica cristiana como una exi encia. 2ue comporta unos postulados sociales y políticos.oportar dic"a tensi!n no es obra al alcance de cual2uiera. .i se debe consi nar el "ec"o de 2ue (arias concepciones do m'ticas "an lle(ado a consecuencias %alsas y %unestas Hcomo en el caso del comportamiento cristiano %rente a los judíosH tambi0n a2uí "ay 2ue pre untarse por las causas y. precisamente por2ue se entiende como un don presente ya. en caso necesario.

tiene 2ue probarse siempre en el ser(icio al mundo.2)s.&)H)2A. perder'n a la lar a su moti(aci!n cristiana y se desli$ar'n por la carrera (acía de un puro accionismo. 2ue pasa despu0s a un discurso de re(elaci!n sobre la presencia del acontecer %inal en -es8s ?). "ay 2ue oponerle el derec"o a la consumaci!n presente del sentido de la (ida "umana.P' s. una tem'tica cuyos orí enes indiscutibles "ay 2ue buscarlos en los planteamientos de la teolo ía dial0ctica. Ambos aspectos se necesitan mutuamente.DH3ADQE3=NFGA. de la presencia de Dios. por una parte. Duando la utopía apocalíptica conduce a la poster aci!n y desprecio del "ombre presente o incluso a su ani2uilaci!n.predicaci!n y celebraci!n de la cena constituye sin duda el elemento m's importante de la experiencia sensible y de la %ormaci!n de la conciencia cristiana. el problema del <esías y la cuesti!n acerca del nue(o 9lu ar. estalla un con%licto acerca del s'bado ?). (a a ser -erusal0n.E3D#A DE5 AD@3TEDEF E#3A5 ?). Tambi0n se a re a 2ue desde a"ora el centro de los discursos de re(elaci!n y de los en%rentamientos con 9los judíos. =ultmann coloca esta secci!n y las si uientes bajo el título de 95a crisis de la reli i!n. /A. En ellas se tratan los temas %undamentales de la pretensi!n re(eladora de -es8s. de un modo puramente reli ioso.1H4A. ?Y<E3.&)H)3A. si las acti(idades cristianas en el campo social y político no se reali$an bajo el criterio de la b8s2ueda del sentido cristiano. Ello indica 2ue en las secciones si uientes se desarrolla la luc"a en torno a la re(elaci!n entre el cristianismo jo'nico y el judaísmo.32. por2ue la %e "a de nutrirse constantemente de su centro sustentador. la curaci!n de un tullido en la piscina de =et$at' ?). 9En la capital del judaísmo se desarrolla la luc"a entre %e e incredulidad.16H1+A. y conduce por ende a una autosatis%acci!n eclesi'stica y a la indi%erencia respecto del bienestar social y terreno del "ombre. 5ejos de excluirse. a su (e$.1H&/7 /. se condicionan mutuamente.1H36A Esta secci!n est' dispuesta de manera similar al discurso del pan. ?. en ese caso "ay 2ue contraponerle la utopía mesi'nica concreta. como una crítica necesaria. 5a experiencia de la %e en la litur ia es necesaria. de palabras y sacramento7 a"í tiene 2ue reno(arse en su aut0ntica explicaci!n. *. Tambi0n a2uí se puede "ablar de un texto midr's"ico. de la orientaci!n a -esucristo y su e(an elio. Al comien$o aparece el relato de una se>al. y del ser(icio al mundo.1)H2&7 1. Es pre%erible atenerse m's al tras%ondo concreto . Allí se discute acaloradamente la cuesti!n de si 0l es el <esías ?cap. Enla$ando con esa se>al. Por ello se trata siempre de e(itar los peli ros de la simpli%icaci!n unilateral. 1H16A y se toma la decisi!n %inal ?11. A2uí con(iene (er la mutua subordinaci!n de la litur ia. ?).A-EK6&H1A. -NA3 16 5A PFE. por otro. se endurecen los %rentes ?c. 3+/H&2)A =#=5#A 3T EJA3GE5#@.1/H36A. Pero cuando la consumaci!n presente se entiende de un modo puramente interno y espiritualista.13H26A. Pero. a la in(ersa. allí tiene su sede la autoridad teocr'tica judía y ejerce su m'xima in%luencia ?/.

3A7 en -uan no se nombra de %orma explícita la en%ermedad. sino en -erusal0n. 5e('ntate. una piscina. toma tu camilla y (ete. 5a "istoria de la curaci!n. <uc"os expositores la relacionan con +. junto a la puerta de las @(ejas.del en%rentamiento con el judaísmo. pero no absolutamente cierto. . cie os.e 8n -uan. cojos. 1 Despu0s de esto.. 3 *acía en 0stos una multitud de en%ermos.e>or descendía de tiempo en tiempo a la piscina y a itaba el a ua7 el 2ue primero se metía en ella. . en la piscina de =et$at'. -es8s sube con sus discípulos 9a -erusal0n. 2ue tiene cinco p!rticos. ?<c 2. se celebraba una %iesta de los judíos. El se undo ras o com8n subraya en ambos casos el 0xito de la curaci!n. 9Despu0s de esto se celebraba una %iesta de los judíos. En tal caso "abría desarrollado su cristolo ía y escatolo ía de presente. terminaría con ello el período bre(e. el en%ermo toma su camilla y se (a andando ?<c 2. BLuieres curarteC / El en%ermo le contest!. & Pues un 'n el del . pero por la descripci!n y por la a%irmaci!n de 2ue el "ombre la padecía desde "acía 31 a>os. no ten o a nadie 2ue me meta en la piscina cuando el a ua comien$a a a itarse y mientras yo lle o. y la iniciati(a parte del propio -es8s. 2uedaba curado de cual2uier en%ermedad 2ue tu(ieraA. 5o cual permite concluir 2ue la precedente tradici!n oral "a sido reelaborada en el círculo jo'nico en el sentido de su teolo ía de los si nos o se>ales con su a udi$aci!n cristol! ica. de la %iesta judía de pascua. 31 a>os. + Al (erlo -es8s tendido. recuerda curaciones parecidas de la tradici!n sin!ptica.D#3A DE =ET_ATA ?-nK6)K61H64A. Por todo ello a menudo se "a sacado la conclusi!n de 2ue ambos relatos se remontan a una tradici!n com8n. . no sería absurda la sospec"a de 2ue el autor cristiano tenía tambi0n en su mente el pensamiento de la cru$ y resurrecci!n de -es8s y 2ue 2ui$' conocía ya una %iesta pascual cristiana. se deduce claramente 2ue debía tratarse de un paralítico. .e>or.127 -n ).& y piensan en la pascua7 lo cual es posible.1H12 parA. el tipo de en%ermedad7 en <arcos se desi na explícitamente al en%ermo como 9paralítico. despu0s de la a itaci!n del a ua. -n subraya intencionadamente la lar a duraci!n de la en%ermedad. para poner así de relie(e la rande$a del mila ro o se>al7 se trata. El (. Dos son los ras os principales comunes a ambos relatos. Pero est' claro 2ue la redacci!n jo'nica presenta di%erencias esenciales con la de <c 21H12. con la con(icci!n de la sal(aci!n escatol! ica actual. en contraste consciente con la tradici!n judía de la pascua. 4a E inmediatamente el "ombre 2ued! sano. otro baja antes 2ue yo. . y -es8s subi! a -erusal0n. 2ue moti(a a la (e$ el cambio de lu ar. Domo paralelo m's importante se aduce una y otra (e$ la "istoria de la curaci!n del paralítico ?<c 2. el episodio no se reali$a en Galilea. 1 empie$a con un dato cronol! ico. 1. 1H4. 2 Hay en -erusal0n. en ambos casos. adem's. en e%ecto. y sabiendo 2ue lle(aba ya muc"o tiempo así. marcada por la %e pascual. de una curaci!n en s'bado.e discute cu'l es la %iesta a 2ue se re%iere el texto. 5A DNFAD#e3 DE5 PAFA5dT#D@ E3 5A P#.4aA. Desde a"ora ser'n -erusal0n y -udea el (erdadero escenario de su acti(idad. .i se tratase. ) Había un "ombre allí 2ue lle(aba treinta y oc"o a>os en%ermo. Es una posibilidad 2ue si ue abierta sin 2ue "aya de excluirse. paralíticos ?2ue esperaban el mo(imiento del a ua. le pre unta. 1 Dícele -es8s.in embar o es m's importante el cambio de lu ar. a todas luces.. (. de la acti(idad alilaica de -es8s. llamada en "ebreo =et$at'. tom! su camilla y se %ue andando.

anta Ana.. con cinco p!rticos7 lo 2ue indica unas dimensiones notables. 2ue participa de la %uer$a y de las propiedades de la palabra de Dios. pretenda subrayar la 9eliminaci!n de los anti uos lu ares de curaci!n.. sobre todo ZAGN. cerca de la llamada puerta de las @(ejas. el relato preyacente. . la piscina de =et$at' constaba de dos estan2ues..4bH11A.1ss. en este aspecto. Esa indicaci!n toponímica se remonta. 1. en -erusal0n... el %eli$ resultado. c%. 2ue lle(aba tanto tiempo en%ermo y 2ue no podía procurarse la %orma de lle ar al a ua curati(a. <'s bien (ol(ería a tener a2uí su papel el inter0s topo r'%ico de -n. uno al norte y otro al sur. de "ec"o. ?c%. Podría ya "aber curado. -es8s mira al en%ermo y con una sola mirada comprende. pero no tiene a nadie 2ue pueda proporcionarle la ayuda necesaria. unidos entre sí por unas conducciones de a ua. Por el contrario. pero parece l! ico pensar en un tullimiento o par'lisis. El texto ori inario s!lo "abla del 9mo(imiento. 9R5e('ntate. cu'l es su situaci!n. cojos y paralíticos. 2ue "a dedicado al problema todo un serm!n. 5o cual constituye un ras o típico de -n. 2ue sinti! la necesidad de completar. )A7 no se dice cu'l era su mal. . +A es una apelaci!n a la (oluntad de curaci!n y de (i(ir del "ombre... in -o.!lo en este ap0ndice 2ueda clara la concurrencia con otros lu ares de curaci!n. 1/. 3o es se uro 2ue ten amos a2uí una 9creaci!n contrapuesta a las narraciones de mila ros extracristianas. del a ua.A.. 3o puede (alerse solo. Pero esto s!lo representa el inter0s de una 0poca posterior. 5a curaci!n es resultado de la palabra de -es8s.u ra$onamiento parte de la re%lexi!n. sino 2ue pretende subrayar sobre todo lo ra(e de la en%ermedad y la nulidad de expectati(as de curaci!n. Para la exposici!n ale !rica. la orden de tono parecido en <c 2.. y el primero 2ue entraba en la piscina despu0s de ese mo(imiento 2uedaba curado. a -uan. * es entonces cuando -es8s pronuncia la palabra poderosa de ayuda... en 2ue el manantial %luía de "ec"o en %orma intermitente. sin necesidad de "acerle nin una pre unta. 3 presenta expresamente el ba>o como un ba>o de curaci!n mila rosa. En a2uella piscina se encontraban muc"as personas en busca de su salud7 se menciona en concreto a cie os. la esperan$a de una curaci!n era. ni 2ue -n ). Entre los en%ermos se encontraba un "ombre. Para el "ombre. la iniciati(a de la curaci!n parte en exclusi(a de -es8s. 2ue padecía su en%ermedad desde "acía 31 a>os ?(. Ji(ía ya en el campo de in%luencia de la muerte. Tract. de manera 2ue el a ua podía %luir del estan2ue del norte al del sur. de las 2ue toda(ía "oy nos puede dar una idea la i lesia de . Así. . pues. 2ue entra en el moti(o "abitual de la descripci!n de la necesidad. toma su camastro bajo el bra$o y se (a..T#3H. y siempre lle a demasiado tarde.. 31 \ &6H2. tract.ilo0. toma tu camilla y (eteS. trat'ndose de las conocidas cate orías típicas. 5a losa posterior del (. 5a respuesta del en%ermo a la pre unta de -es8s re(ela la situaci!n di%ícil y desesperada del pobre "ombre. El n8mero 31 no tiene ciertamente nin una si ni%icaci!n simb!lica ?1A. lle(a muc"o tiempo en%ermo.. Duarenta es el n8mero . El "ombre 2ueda sano de inmediato. * a la orden si ue de inmediato la reali$aci!n. y desde 0ste al (alle del Dedr!n.5a narraci!n mila rosa empie$a con el dato topo r'%ico en 2ue se reali$a el mila ro. de nombre =et$at'. ?(. lo 2ue explicaría el mo(imiento del a ua. %recuentados en la anti Uedad.e trata de los comien$os de una temprana tradici!n local cristiana. cuya colaboraci!n se re2uiere para curarle. Antes se pensaba en una con%usi!n con la piscina de .u pre unta al en%ermo 9BLuieres curarteC.. sin duda. . "ay una piscina. construida por los cru$ados. nula. De tiempo en tiempo un 'n el ponía el a ua en mo(imiento. .

y no te es lícito lle(ar a cuestas la camilla. Ello moti(! 2ue el sumo sacerdote <atatías y sus ami os tomasen la decisi!n de.. Desde entonces se admitieron excepciones. como "abía allí muc"a ente. es al o 2ue est' bien documentado.in duda "ay 2ue pre untarse por . Tales con%lictos estallan por el moti(o de arrancar las espi as en s'bado ?<c 2. ...!lo al "ilo de la curaci!n a%lora la noticia de 2ue el día de la curaci!n era s'bado ?(. E5 E. A m's tardar desde %inales del destierro babil!nico. .e trata sin duda de una losa. ?D@3E5#DT@ DE5 . en la 0poca postexílica el s'bado se con(irti! en muc"os aspectos en un día tab8. -NDd@.del cumplimiento de la ley. 11 Pero 0l les contest!. -es8s desapareci!. 95uc"emos contra todos los 2ue (en an a combatir contra nosotros en s'bado. En peli ro de muerte estaba permitida a todas luces la trans resi!n del precepto sab'tico ?1A.... 2ue sin duda pro(ocaba la oposici!n de los círculos piadosos.[=AD@A ?-nK6)K64bH1+A 4b Pero era s'bado a2uel día. El 2ue me cur!. incluso entre los %ariseos. para el cumplimiento de la ley le %altaban esos dos preceptos... Pero es e(idente 2ue no se trataba de una indi%erencia respecto del s'bado.1H+ y par7 curaci!n de una mujer encor(ada y de un "idr!pico en el día sa rado... para casos de necesidad. 1) El "ombre %ue a decir a los judíos 2ue era -es8s el 2ue lo "abía curado. precisamente los dos mandamientos traídos por -es8s. aun2ue %ueron siempre muy reducidas. se delimit! toda(ía m's el círculo de las acti(idades permitidas. .A=AD@KD@3E5#DT@. 0l mismo me dijo. BLui0n es ese 2ue te "a dic"o. 4bA.D[3DA5@ DE 5@. <ediante determinaciones complementarias. tradici!n peculiar de 5cA. Toma tu camilla y (ete. Al i ual 2ue los sin!ptlcos tambi0n -n conoce la tradici!n de los con%lictos sab'ticos. 2ue debían ser(ir a una mayor se uridad en la obser(ancia del precepto del s'bado.. tanto m's 2ue existen relatos sobre las (isitas de -es8s a la sina o a en s'bado y sobre %unciones docentes 2ue allí desarroll!. 2. 1& Despu0s.. 1+ * por esto los judíos perse uían a -es8s. 16 Decían. Es s'bado. pues. -es8s lo encuentra en el templo y le dice. 5os trabajos pro"ibidos eran 34. Por esa (ía. sino 2ue %ue tomada de otra tradici!n e introducida a2uí como cla(e explicati(a del en%rentamiento si uiente. T!mala y (eteC 13 Pero el 2ue "abía sido curado no sabía 2ui0n era7 pues. 12 Ellos le pre untaron. *a 2uedaste sano7 no pe2ues m's. dos el n8mero del mandamiento capital. ?K1<K62K24H&1A. El "ec"o de 2ue -es8s practicase %rente al precepto ri uroso del s'bado una conducta liberal.. la rí ida obser(ancia del descanso sab'tico cuenta entre las instituciones m's sa radas del judaísmo. abierta. para 2ue no te suceda al o peor.. los judíos al 2ue "abía sido curado. .1H+.16H1/7 1&. 5c 13. El libro 1<acabeos relata 2ue al comien$o de la suble(aci!n macabaica los judíos piadosos se dejaban de ollar por sus enemi os "elenistas antes 2ue 2uebrantar el s'bado. por2ue "acía tales cosas en s'bado.23H21 parA o de las distintas curaciones en día sab'tico ?curaci!n de la mano seca en <c 3. . 2ue ori inariamente no estaba en la "istoria. 2ue es el amor a Dios y al pr!jimo7 el "ombre estaba en%ermo por2ue. para no morir todos como murieron nuestros "ermanos delante de sus re%u ios.

para 2ue no te suceda al o peor . 16A El "ombre %undamenta su trans resi!n de la ley re(oc'ndose a -es8s. tambi0n -n 4A. de 9Dios en %a(or del "ombre. ?<c 2. B* por 2u0 -es8s no "a esperadoC E(identemente por2ue en el primer día de la semana no "ubiera podido reunir a la ente en la sina o a.117 tambi0n /.1&. Don esto encaja la pre unta de 9BEs lícito en s'bado "acer bien o "acer mal7 sal(ar una (ida o dejarla perecerC. Di%ícilmente se puede descartar la sospec"a de 2ue con sus curaciones en s'bado -es8s 2uería pro(ocar y "acer una demostraci!n de manera intencionada. como se dice en el ( 1&.. 9Es s'bado y no te es lícito lle(ar a cuestas la camilla. 5as cosas discurren por caminos bien distintos en las curaciones sab'ticas. De a"í 2ue recriminen al en%ermo. El "ombre de la mano seca o la mujer encor(ada "ubieran podido esperar muy bien un día m's7 y otro tanto cabría decir del en%ermo de -n 2ue lle(a 31 a>os esperando. Por sí solo. * es entonces cuando le diri e la ex"ortaci!n. 5os 9judíos.. . 5o cual 2uiere decir 2ue Dios orden! el día de descanso en ser(icio del "ombre y de su bienestar en un sentido amplio. 5a salud 2ue "a experimentado le capacita. pues. ?). el 2ue le "a curado le "a ordenado 2ue obre así.. supuestamente impuesto por Dios. 9El s'bado se instituy! para el "ombre. se "a retirado de entre la multitud.un moti(o %undamental de -es8s para esa su postura. B* 2u0 2uería demostrarC 3ada m's 2ue la presencia de la sal(aci!n escatol! ica y la presencia del amor de Dios 2ue sal(a al "ombre. 5a manera en 2ue -es8s act8a pone a su (e$ de mani%iesto 2ue su inter0s est' sobre todo en impresionar a sus oyentes con esa (erdad %undamental. en e%ecto.e trata de casos claros en los 2ue no se puede "ablar de necesidad extrema ni de peli ro de muerte. Ese postulado b'sico lo encontramos en K<cK62K2/.1+A Esto podría muy bien ser un reproc"e contra -es8s y sus se uidores. y un esc'ndalo contra la eru^ ?2A. El "ombre no debe ser escla(o de un ordenamiento casuístico del día sa rado del s'bado. en (irtud de las palabras de -es8s para esa libertad de la ley. 2uieren a"ora saber de sus labios 2ui0n es el 2ue le "a ordenado 9Toma tu camilla y (ete.7 pero el 2ue "a sido sanado no conoce toda(ía a su bien"ec"or.&A. especialmente al tiempo en 2ue los cristianos se %ijaron el primer día de la semana o domin o como su propio día sa rado7 lo 2ue. <'s tarde. y no al re(0s. mientras se trataba de comunidades mixtas de cristianos judíos y entiles. 2ue sermonean al "ombre. incluso dentro de las comunidades cristianas. 5o cual suena como una %rase paralela a la de 9El Hijo del "ombre es tambi0n se>or del s'bado. ?<c 3. 2ue 2ui$' pro(en a de una 0poca posterior. ?(. eso lo "ace la %e. con la 2ue justi%icaba su propia postura %rente al precepto sab'tico la comunidad cristiana. 5o cual constituye un ras o típico de -n ?c%. 9Pretende 2uebrantar el s'bado. 5os judíos (en c!mo el "ombre se lle(a la camilla a su casa7 lo 2ue constituía una trans resi!n patente del s'bado. in"erente a la interpretaci!n jo'nica de los si nos. el (erdadero moti(o y tras%ondo de los con%lictos sab'ticos es 2ue -es8s 2uiere demostrar la presencia de la sal(aci!n escatol! ica. en 2ue -es8s antepone de manera demostrati(a la ayuda al pr!jimo por encima de cual2uier precepto c8ltico. 5a %rase di%ícilmente puede interpretarse cual si -es8s . 9*a 2uedaste sano7 no pe2ues m's. pudo "aber pro(ocado con%lictos. Así. no el "ombre para el s'bado. pero tambi0n el correspondiente reproc"e judío.22s y 4. p8blico 2ue era necesario para 2ue ante sus ojos pudieran ser e%icaces las demostraciones.21 parA. -es8s (uel(e a encontrarse con el "ombre7 tambi0n a2uí es si ni%icati(o 2ue es -es8s 2uien se "ace el encontradi$o con el "ombre sanado. el si no no conduce a una persona "asta -es8s. En esa discusi!n el círculo jo'nico busca un %undamento teol! ico m's %irme para la conducta de -es8s y tambi0n ciertamente para la propia pr'ctica. -es8s. El E(an elio se 8n -uan conoce esa tradici!n.

pues pasada la ur encia "abría 2ue esperar a 2ue terminase el s'bado para poder "acer al o por el en%ermo. -es8s se de%iende y lle a a un en%rentamiento con 9los judíos. para "acer posible dentro de todo un sector de la ciudad el transporte de objetos 2ue las m's de las (eces s!lo est' permitido en la casa`.. #nmediatamente lle a la reacci!n abierta de los judíos contra -es8s. D%. Ante el reproc"e de su trans resi!n ratuita del s'bado. 1&s.4H12 ?curaci!n del paralíticoA se establece una conexi!n entre un mila ro de curaci!n y el perd!n de los pecados. por2ue no s!lo 2uebrantaba el s'bado... no puede ser m's 2ue la p0rdida de la sal(aci!n... 1. a una persecuci!n de -es8s. Por lo dem's. . Pero esta sentencia no tiene (alor. 1/ empie$a el ran discurso escatol! ico de -es8s. tal como se desarrolla en este texto. sin duda al una. 9ju$ ar.. 2ue s!lo terminar' con la cruci%ixi!n. El (. col.E3D#A DE 5A H@FA E.. D%. precisamente. -es8s aparece como el dador de (ida escatol! ico. 1/ Pero 0l les replic!.[=AD@ E."imbon b<enasia ?ca.. 1/H36A Don el (. 9<i Padre toda(ía si ue trabajando. 11 Por esto... cuando se presenta un peli ro ra(e de muerte.. 2 9Eru^ ?Mreuni!nMA. sobre los 2ue (ersa este en%rentamiento est'n condicionados por la situaci!n comunitaria del círculo jo'nico. 142. contra lo 2ue "ay 2ue estar atento.E. y sobre todo tambi0n cristol! icos.. 9(ida eterna. MEl s'bado est' sobre (osotros y no (osotros sobre el s'badoM. los judíos trataban a8n m's de matarlo.. es característico el presentar la acci!n de Dios y la acci!n de -es8s en una serie de a%irmaciones de relaci!n paralelas. en <c 2... El "ombre "a conocido a -es8s y dice a"ora a los judíos 2ue es 0l 2uien le "a curado. p. sobre todo cuando el E(an elio se 8n -uan rec"a$a explícitamente semejante concepci!n ?4. una construcci!n para ali erar las se(eras ordenan$as del s'bado7 por ej. a%irmaciones cristol! icas de ran peso. 14/1.. 9Del 2uebrantamiento del s'bado para sal(ar una (ida "umana trata tamH bi0n la sentencia de F. 5os problemas teol! icos. en la perspecti(a jo'nica 2ue el con%licto del s'bado (a a dar ocasi!n a una ra(e contro(ersia.entendiera la en%ermedad como un casti o del pecado. una conexi!n te!rica del campo pri(ado con el p8blico.DAT@5eG#D@ 5A PFE. 116 d. o 9para el juicio. en T"T3T J##.. adem's.. y yo si o trabajando tambi0n. #os tratados . .D. * es entonces cuando empie$an a perse uirle 9por2ue "acía tales cosas en s'bado.. 5a perícopa se cuenta entre los textos escatol! icos m's importantes del cuarto E(an elio.A. .. 9(i(i%icar a los muertos. 5o cual si ni%ica. 9Hijo del "ombre. 5o peor. 3.. A2uí la cristolo ía constituye de "ec"o el necesario supuesto de la escatolo ía. Lui$'s "aya 2ue pensar a2uí en la primiti(a pr'ctica bautismal cristiana y en la parenesis 2ue acompa>aba al bautismo7 así se comprende mejor la ad(ertencia a no (ol(er a pecar. decía 2ue Dios era su propio Padre.babbat y Erubin. sino 2ue sir(e para tender el puente con la disputa 2ue si ue.. Al mismo tiempo la disputa asume el car'cter de un 9discurso de re(elaci!n. Tambi0n se "ace toda una serie de a%irmaciones 2ue se>alan las relaciones de -es8s con Dios.3A. E5 DdA DE5 . 1) di%ícilmente puede entenderse como una recaída o una traici!n..DAT@5eG#DA ?-n 6). 9ir a juicio. 5exiPon des -udentums..e . 9resurrecci!n para la (ida. Para la cristolo ía jo'nica. m's a8n. en el 2ue se descubre ya la importancia insuperable de -es8s. A la tem'tica escatol! ica apuntan expresiones como 9(i(i%icar. "aci0ndose i ual a Dios. sino 2ue... 5@H..

la con%esi!n cristiana de su %iliaci!n di(ina. por2ue -es8s reclama una autoridad por la 2ue 9se "ace i ual a Dios.13sA. rey nuestro.. nuestra "ec"ura. .7 es un reproc"e de 2ue -es8s. padre de #srael. naturalmente.. 9Domo se apiada el padre de sus "ijos.al 163. Ambas a%irmaciones pertenecen de %orma m's o menos explícita al repertorio cl'sico de los ar umentos 2ue se manejaban en la contro(ersia judeoHcristiana. tambi0n.. . 3ada puede "acer el Hijo por sí mismo. Así. no ya s!lo por la trans resi!n del s'bado. recordando 2ue el pol(o es nuestra condici!n. adem's. su Padre.e>or del 2ue le teme. 5a a%irmaci!n reco e el (. Don ello se expresa a la (e$ la idea del dominio incondicional de Dios respecto del s'bado. "ace7 por2ue 0l propiamente nunca cesa de crear. parece poner en tela de juicio el rí ido monoteísmo judío. de "ec"o. rey nuestro.e 8n Eil!n de Alejandría. Dabría pre untarse a8n "asta 2u0 punto entraban a"í en jue o los e2uí(ocos. lo "ace el Hijo de modo semejante. En la ple aria se in(oca a Dios como 9Padre misericordioso. 1/ e2uipara su propia acti(idad a la de Dios. de todos los judíos.1H3 ?2ue es la conclusi!n del primer relato de la creaci!n. y tambi0n.. el 2ue te cre!C.i para su propia acti(idad en día de s'bado -es8s se remite a la acti(idad de Dios. 1+A se exaspera en el (. El atributo de 9su propio Padre. poni0ndola en una línea paralela. 14 Entonces -es8s tom! la palabra y les dijo. En tales textos pre(ale a todas luces la interpretaci!n colecti(a HDios. en e%ecto. pretende presentar esa %iliaci!n di(ina como una peculiar relaci!n de -es8s con Dios. *. por nuestros padres... 5a persecuci!n de -es8s por la (iolaci!n del s'bado ?(. 9Por ello es ma ní%ica la expresi!n 9dej! en reposoM y no 9descans!. se dice 9B3o es 0l ?DiosA tu padre. 5a idea de una uni(ersal %iliaci!n di(ina de los judíos y del pueblo de #srael es com8n y corriente en el judaísmo. tal se apiada el . 5a reacci!n de los judíos es. amen empie$a en el (.. "aci0ndose i ual a Dios.trata del en%rentamiento de cristianos y judíos acerca de 2ui0n es realmente -es8s. 11 "asta %ormular el prop!sito de matarle. En la primera respuesta del (. ?. 14 el discurso de re(elaci!n. 5a teolo ía judía se "abía %ormado unas ideas sobre la acti(idad y el descanso de Dios si uiendo el pensamiento de G0n 2. 9Padre nuestro. El con%licto estalla por2ue -es8s a%irma y pretende una %iliaci!n di(ina peculiar. como no lo (ea "acer al Padre7 por2ue lo 2ue 0ste "ace. (iolenta. Don el solemne Amen.7 por ej. 9B3o tenemos todos un mismo PadreC B3o nos "a creado un mismo DiosC. perteneciente a la tradici!n sacerdotal o P. pues deja en reposo lo 2ue aparentemente crea. 5a respuesta de -es8s no parece es%or$arse muc"o por 2uitar "ierro al con%licto. subyace a"í una clara pretensi!n de poderes absolutos7 lo cual concuerda con los con%lictos sab'ticos de los sin!pticos y con su temprana interpretaci!n. En textos lit8r icos encontramos la in(ocaci!n 9Padre nuestro. 2ue trata de la instituci!n del s'badoA. sino 9por2ue decía 2ue Dios era su propio Padre. De (erdad os ase uro. no lo 2ue. 1/ en 2ue -es8s paran ona su propia acti(idad con la acti(idad de . 9Dios nunca cesa de crear. y "asta de las criaturas todasH. eminente y 8nica. :l conoce. y respecti(amente. 2ue en ti con%iaron y a los 2ue ense>aste los preceptos de (ida s0 beni no con nosotros. y ens0>anos.

2ue (endr'n despu0s. como Hijo 2ue es. 2ue arranca de una autonomía entendida en sentido absoluto y 2ue se opone directamente a Dios. . 26 Por2ue el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo 2ue "ace7 y le mostrar' obras mayores 2ue 0stas.31A. la a%irmaci!n del (.2+A.. resulta inaudito en las a%irmaciones si uientes. . De ello se "abla repetidas (eces en el cuarto E(an elio ?3.3)7 16. . 5as 9obras mayores. En %orma positi(a se expresa así el "ec"o de 2ue Dios obra por -es8s y en -es8s. -es8s ase ura 2ue su obrar como Dios no es una presunci!n por su parte. El amor del Padre al Hijo se daba ya 9antes de la creaci!n del mundo. A"ora (uel(e a %ormular la idea de modo ne ati(o contra la objeci!n 2ue se le "a "ec"o. por ejemplo.. 5a unidad no consiste. por su propia iniciati(a o (oluntad. -es8s se sabe li ado a la (oluntad del Padre. es decir.23. "asta el punto de 2ue propiamente "ablando no puede "acer nada en absoluto 9por sí mismo.!lo 2ue el supuesto de todas ellas es ante todo la cristolo ía expresada. en 2ue sus palabras ponen a los oyentes en la necesidad de decidirse por la (ida o por la muerte. -es8s mira y (e la manera de obrar del Padre a %in de imitarle en su acci!n.1/A. 2uienes debían proclamar la palabra di(ina. sino en 2ue Dios obra por ellas. en -n.1/7 1). Por2ue se sabe re%erido de ese modo a Dios Padre. Parece lo m's acertado entender la re%erencia como una %!rmula de transici!n. 9desde la eternidad. la unidad de Padre e Hijo se entiende de al 8n modo en analo ía con las relaciones de los en(iados y pro%etas del Anti uo Testamento con Dios. Al introducir la idea de 2ue el Padre 9ama. al Hijo. su Padre. *.1/sA. Don ello no s!lo se pone de relie(e lo 2ue. se>alarían e(identemente las a%irmaciones escatol! icas como las 2ue a%luyen en el texto si uiente. en su concepci!n %undamental y completa de persona y obra es la premisa b'sica para su %unci!n de sal(ador escatol! ico. no podr'n por menos de suscitar asombro y pasmo. pues. Por2ue. 2ue lle(a a cabo en el mundo la obra de Dios. :l personalmente es la sal(aci!n 2ue comunica. como piensan sus enemi os. Así las cosas. Nna (e$ m's a%lora a2uí la (isi!n panor'mica de la 9persona y obra de -es8s. El amor del Padre al Hijo aparece así como el tras%ondo uni(ersal y b'sico de todo el acontecer re(elador y sal(ador del Hijo.. ya no parece posible una ele(aci!n mayor. no deja de crear di%icultades. -es8s acent8a su ilimitada dependencia respecto de Dios. -es8s. 16. sino tambi0n el posible esc'ndalo 2ue las palabras de -es8s lle uen a pro(ocar en los oyentes. 2ue "a de considerarse como el %undamento de la escatolo ía. Erente a toda la actuaci!n y (oluntad de ser "umana 9por sí misma. el Hijo. 9Así. a la in(ersa. de suerte 2ue (osotros 2uedar0is mara(illados. de su conducta 0ticaA.4a7 1/. 5as cosas. sino expresi!n de su (inculaci!n a Dios y a la (oluntad di(ina. por sí mismas. incluso no 2ueriendo.e reco e a2uí la idea de la imitaci!n de Dios para caracteri$ar y de%inir la acci!n de -es8s. En esa su imitaci!n per%ecta -es8s anuncia a Dios y la (oluntad di(ina al mundo ?1. en 2ue act8an por encar o de Dios.2&A..2&. pues. en 2ue esas personas o palabras ten an. se "abla tambi0n del amor de -es8s al Padre ?1&.11A. por lo 2ue la re%erencia a las 9obras mayores. Por otra parte. ?1/.Dios. desde una perspecti(a "umana. aun2ue tambi0n por2ue el Hijo "a cumplido el mandamiento del Padre mediante su muerte en cru$ y su resurrecci!n ?16. una especial cualidad di(ina ?en (irtud. 26a aporta el %undamento cla(e de la autoridad uni(ersal del Hijo como re(elador. para -es8s esa dependencia de Dios es precisamente el (erdadero %undamento de su libertad y determinaci!n ?c%.

establecido y acreditado por Dios mismo7 a 0l le "a sido con%iada la plena autoridad sal(adora sobre la (ida y la muerte del "ombre. Don tu a(iso me uías para ponerme en di nidad. es problema 2ue no se puede decidir..ier(o paciente y (ictorioso ?#s )2. "umillas a los alti(os. ?9<uc"os de los 2ue duermen en el pol(o de la tierra despertar'n. el Hijo. sin embar o. no puede su%rir menoscabo con la muerte. *a"(e".al 3+.al 227 +4A y el D'ntico del . Lue Dios *a"(e". 3aturalmente "ay 2ue contar con una pre"istoria de la %e en la resurrecci!n en #srael. para el "orror eterno. * asimismo est' reser(ado a Dios el resucitar y (i(i%icar a los muertos. con%iesa la %e en una resurrecci!n 2ue. el texto. resucitas a los muertos7 "aces soplar los (ientos. 2h ple ariaA 5a %e en una resurrecci!n de los muertos al %inal de los tiempos empe$! a desarrollarse en una 0poca relati(amente tardía dentro de la tradici!n judía del Anti uo Testamento.. ?.. para siempre.1A.. 23 a %in de 2ue todos "onren al Hijo como "onran al Padre. -es8s. u @seas +. es el representante y portador de la soberanía di(ina en el mundo.almos ?por ej.1H3. "aces descender el rocío. 2ue sin duda "abla de una reanimaci!n intramundana e intra"ist!rica del #srael muerto. los m'rtires.i de este pueblo resucitar'n buenos y malos o s!lo los buenos.D. 5os sabios brillar'n como el resplandor del %irmamento7 y los 2ue ense>aron a muc"os la justicia. como las estrellas. ju$ as a los (iolentos7 t8 (i(es para siempre. es el Dios de la (ida y el Dios (i(iente lo a%irma corrientemente la tradici!n (eterotestamentaria. Al unos textos (an en esta direcci!n.21 Pues lo mismo 2ue el Padre resucita a los muertos de(ol(i0ndoles la (ida.!lo en *a"(e" est' la 9%uente de la (ida. el Padre de -es8s. t8 nutres a los (i(os. <as yo estoy siempre conti o.A. para el oprobio. tal como el "ombre piadoso la "a experimentado y practicado en su (ida. 22 Por2ue el Padre no ju$ a a nadie7 sino 2ue todo el poder de ju$ ar lo "a entre ado al Hijo. T8 eres poderoso. . a2u0llos.. 9El 8nico texto de la =iblia "ebraica 2ue "abla sin lu ar a dudas de la resurrecci!n es Dan 12. así tambi0n el Hijo da (ida a los 2ue 2uiere. . t8 co iendo mi diestra. BLu0 otro ten o yo en el cielo/ .2s.13H)3.. sino 8nicamente al pueblo esco ido. das (ida a los muertos. 9=ajo el e%ecto de las persecuciones reli iosas del tiempo de los <acabeos. Euerte. la %ant'stica (isi!n del campo de "uesos de E$e2uiel ?E$ 3/. 2ue das (ida a los muertos ?@raci!n de las Diecioc"o bendiciones. . Esta y las si uientes a%irmaciones se pueden entender a partir de una idea b'sica. @" si en un momento erminara para nosotros tu ayuda.al /3. =endito seas. 0stos. A ello se a>ade cada (e$ m's el con(encimiento de 2ue la comuni!n del "ombre con el Dios (i(iente y (i(i%icador. no a%ecta a todos los "ombres.12A. * así se dice en . *a"(e" no permite 2ue su pueblo ni tampoco los piadosos desapare$can7 es el Dios de la (ida 2ue tambi0n resucita a los muertos. para la (ida eterna.1H1&A. 5o mismo se dice en (arios . cuya redacci!n %inal "ay 2ue situar entre 1+1 y 1+& a. por ejemplo.23H2+.

por ejemplo.Donti o nada ansío yo sobre la tierra.2&. sino sobre la con%esi!n de 2ue 3i si2uiera la muerte podr' separarme de *a"(e". Desde el dolor y el tormento ser0 arrebatado a la loria. se daba una interpretaci!n de la sal(aci!n sin tal esperan$a %utura. el E(an elio se 8n -uan ?en su %orma actualA y posiblemente tambi0n 5ucas. 2ue se mantu(o durante lar o tiempo y 2ue se deja sentir en textos como @s + e #s 2+. En el . A esto comenta H. cuyo e%ecto m's importante para el pueblo es la (ida en la tierra de Dios. Tal en%rentamiento muestra. pues. El 9alma..e>or es para siempre mi roca y mi porci!n. y tal como se inte r! despu0s en la concepci!n creyente del judaísmo por obra sobre todo del rupo de los %ariseos. es una típica respuesta bíblicoHjudía al problema de la sal(aci!n %inal y del %uturo escatol! ico del "ombre. 2ue resucita a los muertos. desde la experiencia cotidiana del "ombre (i(o o del "ombre muerto.. Dios.. Tambi0n 9carne.al /3 se atre(e a proclamar la %orma m'xima y suprema de certe$a. a di%erencia del pensamiento rie o.. i nora el dualismo entre cuerpo y alma ?\ cuerpo y alma como substancias separadas y no s!lo separables en cuanto materia y %ormaA.. por otra. Desde ese supuesto. la %e en una %utura resurrecci!n de los muertos. De a"í procede el material de ima inería y representaci!n. <i carne y mis entra>as se consumen. opera m's all' de las %ronteras de la muerte7 es %iel a su alian$a. Hoy se es muc"o m's cauto en este sentido. tal como aparece. mas el .-. 5a 8nica in%luencia extra>a. 9En la "istoria de las reli iones era %recuente en tiempos pasados re%erirse a %uentes extrabíblicas ?sobre todo persasA de la %e en la resurrecci!n. :sta. Don el es2uema de un len uaje mitol! ico. Así.. bastante se ura. Hen "ebreo ne%es"H es siempre el 9"ombre (i(i%icado. 3o obstante lo cual. 5a primiti(a %e judía en la resurrecci!n no es m's 2ue el desarrollo concreto de esa certe$a creyente en el campo de la antropolo ía bíblica. 9El orante del . el "ombre en el aspecto de su (italidad total. desi na al "ombre completo en toda su realidad empírica. 2ue para ciertos rupos cristianos. 5a expectati(a de una resurrecci!n escatol! ica de los muertos entra en la ima en judeoHapocalíptica del mundo y de la "istoria. en su unidad y totalidad concretas. ?P.. Duando se plantea el problema de un %uturo escatol! ico del "ombre m's all' de la actual (ida presente.al /3. el acento no car a sobre un 9acontecimiento de resurrecci!n. partiendo siempre del "ombre concreto.. es la creencia cananea en la (e etaci!n. como se>or de la (ida y de la muerte. . en el conocido di'lo o Eed!n. tal como se "a desarrollado en la apocalíptica judía. tal como la "an conocido por una parte Pablo y. 2ue "a determinado la predicaci!n cristiana sobre todo en su %ase inicial. Pero la %e en la resurrecci!n propiamente dic"a tiene raíces ine2uí(ocamente bíblicas. a la lu$ resplandeciente del mundo de Dios.. QFAN. el pensamiento bíblico no se plantea en modo al uno la cuesti!n de una inmortalidad del alma en el sentido de la %iloso%ía rie a. 2ue osa apropiarse la idea de un 9rapto. a una recepci!n consciente de la esperan$a s!lo se lle a racias al en%rentamiento con una concepci!n entusi'stica y presente de la sal(aci!n Hy a %inales del si lo #H con una concepci!n n!stica de la misma. 5a recepci!n y reinterpretaci!n cristiana de la primiti(a %e judía en la resurrecci!n 9se encuentra ante unos datos complejos. Tambi0n posibilit! a los discípulos de -es8s la inteli encia y proclama del acontecimiento pascual como obra de Dios. se declara el car'cter incesante de la comuni!n con Dios incluso %rente a la muerte. s!lo cabe darle una respuesta teniendo en cuenta al "ombre entero y total.

est' claro c!mo mediante la %e en la resurrecci!n de -esucristo experimenta una reorientaci!n la %e en la %utura resurrecci!n de los muertos7 una reorientaci!n en el sentido de unas nue(as bases cristol! icoHsoteriol! icas. .11H2/A no permite reconocer nin una modi%icaci!n cristol! ica de la %e en la resurrecci!n.!lo con el retorno de Dristo. 9Don ello el problema de la resurrecci!n se con(ierte.e>or -esucristo trans%i urar' el cuerpo de esta "umilde condici!n nuestra.. y deja de ser una especulaci!n meramente antropol! ica. De este modo la %e en la resurrecci!n ya e%ecti(a de -es8s constituye para los cristianos. ?Dol 3. dentro de la tradici!n paulina. sentado a la derec"a de Dios. por cuanto participan en una nue(a (ida. s!lo en se undo t0rmino se remite a unas concepciones apocalípticas. la conexi!n interna entre . Para el Ap!stol.. ni Dristo "a sido resucitado. Aspirad a lo de arriba. En (irtud del bautismo tienen ya una cierta participaci!n en la (ida resucitada de Dristo ?Fom +. A"í. pues. al 2ue no resucit!. se 8n Pablo. a%irmando 2ue 0l resucit! a Dristo. por2ue "emos dado testimonio en contra de Dios.. si es (erdad 2ue los muertos no resucitan.21A. ni si2uiera Dristo "a sido resucitado. de #saac y de -acob. somos los m's des raciados de todos los "ombres. 9el . lTes &. . 2ue comporta la consumaci!n sal(í%ica de los creyentes..i nuestra esperan$a en Dristo s!lo es para esta (ida. no a lo de la tierra7 pues "ab0is muerto.i. * si Dristo no "a sido resucitado. 5a respuesta 2ue -es8s da a los saduceos ne adores de la resurrecci!n se remite a la Escritura y al poder de Dios. entonces tambi0n (osotros ser0is mani%estados juntamente con 0l. 2ue es 1Dor 1). por cuanto 9el Dios de Abra"am. * si Dristo no "a sido resucitado. si no "ay resurrecci!n de muertos. 2ue es inicial y est' oculta. A esto responde tambi0n plenamente todo el ra$onamiento del ran capítulo sobre la resurrecci!n. en e%ecto.1H&A. y la %utura resurrecci!n de entre los muertos. es ?tambi0nA nuestra proclamaci!n7 (acía ?sin nin 8n contenidoA tambi0n (uestra %e7 y resulta 2ue "asta somos %alsos testi os de Dios. 2ue es nuestra (ida. Duando se mani%ieste Dristo. donde est' Dristo. A2uí aparece una (e$ m's. tambi0n los 2ue durmieron en Dristo est'n perdidos. 5a característica de la ar umentaci!n de Pablo es 2ue intenta %undamentar la esperan$a cristiana primordialmente desde la muerte y resurrecci!n de -es8s ?c%. el %undamento de la esperan$a en su propio %uturo. con%orm'ndolo al cuerpo de su condici!n loriosa. (acía ?sin nin 8n contenidoA por tanto. y (uestra (ida est' oculta.1&H1/A. 9Por2ue. En este caso. juntamente con Dristo. Es posible 2ue la aco ida de la %e en la resurrecci!n se remonte al -es8s "ist!rico. en Dios. en una cuesti!n estrictamente teol! ica sobre la %idelidad de Dios. cuando dice 9. por lo 2ue puede lle ar a la conclusi!n si uiente. Para Pablo existe una conexi!n interna y objeti(a entre la resurrecci!n de Dristo y la %utura resurrecci!n de los muertos. buscad lo de arriba. pues la disputa con los saduceos ?<c 12. no es un Dios de muertos sino de (i(os. por tanto. Por2ue si los muertos no resucitan.13H14A. en loria. (ana es (uestra %e7 a8n est'is en (uestros pecados.&H)A. "ab0is sido resucitados juntamente con Dristo. ?Elp 3.H@EE<A33A. ?1Dor 1). la carta a los Dolosenses acent8a con mayor %uer$a la participaci!n presente en la (ida de Dristo resucitado y exaltado a la loria. 5a participaci!n plena en la (ida resucitada de Dristo est' ciertamente reser(ada a la %utura parusía. existe una tensi!n entre la participaci!n presente en la (ida resucitada de Dristo. Por el contrario. 5a %e en la resurrecci!n de -es8s de entre los muertos supuso para la comunidad cristiana una nue(a orientaci!n %undamental de la %e en la resurrecci!n.

aun2ue tambi0n a2uí claramente (uel(e a ocupar el primer plano la %unci!n sal(í%ica y.. 2ue es -es8s de 3a$aret. * si ue una a%irmaci!n 2ue indica cu'les son las consecuencias de esa colaci!n de plenos poderes a -es8s por parte de Dios. 3. a saber. -esucristo es la persona a tra(0s de la cual Dios ejerce desde a"ora el juicio7 lo cual es una consecuencia de la cristolo ía jo'nica del Hijo del "ombre.21A. 3o se puede i norar una cierta mentalidad jurídica en todo ello. De ese modo se expresa repetidamente la le itimaci!n di(ina de -es8s. 23b. 23aA. En -uan destaca con mayor claridad lo 2ue ya resuena en Pablo ?especialm. 2&H2+ el juicio pase a se undo t0rmino pre(aleciendo en cambio las re%erencias a la (i(i%icaci!n. y el 9juicio. 2ue el propio -esucristo comunica a los creyentes la (ida resucitada. Don ra$!n dice =ultmann. 2/. con ella. El Padre "a con%erido al Hijo todo el juicio o %acultad de ju$ ar.. así tambi0n dio al Hijo el poseerla por sí mismo. 9El en(iado de un "ombre es como 0l mismo. 5o cual si ni%ica asimismo 2ue la decisi!n sobre la (ida y la muerte ya no pende s!lo del Dios trascendente al mundo e in(isible. 3o es ciertamente casual 2ue en las a%irmaciones de los (. 9El 2ue no "onra al Hijo. El juicio %inal no se cumplir' s!lo en el %uturo. ?<N. 2ue el Padre le "a otor ado. del Hijo. en la toma de posici!n %rente al re(elador de Dios ?c%. a su (e$. tal como aparece en el Anti uo Testamento. 2) De (erdad os ase uro. y sir(e para subrayar la exi encia del re(elador.. sino a2uí y a"ora. 2&H2/A se trata de la resurrecci!n escatol! ica de los muertos. la participaci!n presente de los %ieles en la (ida oculta del Fesucitado y la esperan$a de consumaci!n de los creyentes. est'n reser(ados a Dios. Desde a"í no es demasiado lar o el camino "asta la concepci!n jo'nica. la o%erta di(ina de sal(aci!n. 22A. -es8s dispone de unos derec"os soberanos 2ue. 9En (irtud del poder de resucitar a los muertos y de comunicar la (ida. Luien escuc"a mi palabra y cree a a2uel 2ue me en(i!.1H11). . 5o cual responde. sino 2ue sale al encuentro del "ombre en la %i ura "ist!rica de -es8s ?(. 5a consecuencia es 2ue la sal(aci!n y condenaci!n del "ombre se decide en la cuesti!n del reconocimiento o no reconocimiento de -esucristo como el Hijo en(iado de Dios. 93o se puede "onrar al Hijo prescindiendo del Padre7 la "onra del Padre y del Hijo es una e id0ntica7 en el Hijo se encuentra el Padre.resurrecci!n de -es8s. y el Padre s!lo es accesible en el Hijo.3EFA. al conocido principio jurídico del judaísmo. En la 9(i(i%icaci!n. en la (isi!n del Anti uo Testamento y del judaísmo primiti(o. El (. 2& no "abla directamente de un acto de -es8s donador de (ida. Pero el acento decisi(o cae a"ora sobre el "ec"o de 2ue ese "onor y reconocimiento "a de tributarse al "ombre "ist!rico. 5os (. En el acontecer cristol! ico se "ace presente el juicio. en Elp 3. ?c%.. como se dice expresamente en el (. 2+ Por2ue como el Padre posee (ida por sí mismo.14ss7 1+. al Hijo se le "a "ec"o tambi0n entre a del juicio ?(. 2&H2/ muestran a"ora en concreto c!mo acontece la 9(i(i%icaci!n. tampoco "onra al Padre 2ue lo en(i!. 2/ * le dio autoridad para ju$ ar. 5a a%irmaci!n del (. pone de relie(e una (e$ m's la idea de 2ue -es8s es el en(iado y representante de Dios. tiene (ida eterna y no (a a juicio. 2& De (erdad os ase uro. la ex0 esis de los (. en 2ue los muertos oir'n la (o$ del Hijo de Dios7 y los 2ue le "ayan prestado oídos (i(ir'n. Pero con la potestad plena de resucitar a los muertos. sino 2ue "a pasado de la muerte a la (ida. y es 2ue todos deben "onrar al Hijo como "onran al Padre. y es el momento actual. por2ue es el Hijo del "ombre. 2ue tiene sus antecedentes en la idea pro%0tica del en(ío. 5le a la "ora.

de un testimonio. en cuanto suscita y otor a la %e. En tal comunicaci!n y comuni!n con el re(elador. es tambi0n la 8nica comunicaci!n (erdadera de -es8s.@ír. como audici!n abierta a la %e. y la tiene por la %e. el oír es un acontecimiento personal y comunicati(o. Tal audici!n no es nunca en el cuarto E(an elio un proceso neutral.. tanto en su conciencia como en su inconsciente. El creyente 9tiene (ida eterna. y simult'neamente se re%iere tambi0n a la persona del "ablante. El oír se re%iere a un determinado contenido. se 8n se dice. ya "a reali$ado el paso de sal(aci!n de%initi(o. el encuentro con Dios en su re(elador. es la asunci!n del contenido 2ue resuena en la palabra. 2ue el oír no se reali$a plenamente con el solo "ec"o de percibir de manera 9objeti(a. . Nn discurso inco"erente y absurdo impide y "ace imposible la misma audici!n. Por2ue se trata de una toma de contacto personal y de un alle arse al propio -es8s. en la 2ue de %orma continuada -es8s se presenta a sí mismo y descubre la trascendencia de su persona. en la con%ian$a. como un don presente. 5a palabra de -es8s tiene para -n un contenido muy preciso. Esa (ida s!lo se da en el 'mbito de la comunicaci!n creyente. así como a su sentido. Nna palabra pues. la participaci!n real en la (ida eterna. <'s a8n. el creyente deja tras sí el juicio.e undo. dic"o de modo m's exacto. 2ue -es8s "abla. De a"í 2ue esa palabra sea en un sentido cuali%icado la palabra de -es8s7 es la 9palabra del propio Jerbo encarnado. . a saber. tampoco la respuesta a su palabra puede estar 8nicamente en el 9concepto. De ese modo. como (er.. . Es la palabra de -es8s la 2ue comunica la (ida. 2ue le "a en(iado. proclamado en el discurso. in(it'ndola a una toma de posici!n. y por ende el oir justamente a Dios Padre. y desde lue o como a%irmaci!n y testimonio 2ue -es8s "ace de sí mismo. compromete a creer7 y es eso precisamente lo 2ue %undamenta la plena comunicaci!n (ital con -es8s. en el 2ue jam's inter(ienen simplemente los di%erentes !r anos %isiol! icos. sino 2ue es una palabra 2ue ira constantemente en torno a la importancia personal de -es8s. 5a palabra de -es8s es por su íntima esencia una palabra (ital y una palabra 2ue con%iere la (ida. el . como recepci!n de una palabra.. sino un acontecimiento en el 2ue se reali$an el asentimiento o el rec"a$o. Primero. Por parte "umana al encuentro con la palabra responde el oír. el si ni%icado de lo 2ue el discurso proclama7 esa reali$aci!n plena s!lo se da en la comunicaci!n personal 2ue la %e posibilita y sostiene. en de%initi(a. "ay 2ue entenderlo en -uan como un proceso "umano. en tercer lu ar. como decían los Padres de la # lesia. Por ello el oír. y la tiene como una posesi!n presente o. . sino 2ue siempre 2ueda a%ectada toda la persona "umana. 2ue para 0l es ya cosa pasada.upuesto b'sico de todo ello es el sentido co"erente de la palabra. una palabra en la 2ue -es8s mismo es su contenido central.e "a de tener en cuenta 2ue en el E(an elio se 8n -uan la palabra. jam's %uera de la misma. De a"í 2ue el oír ten a una doble estructura. se "ace presente -esucristo. sino m's bien en la %e. la apertura o la cerra$!n del "ombre. Diertamente "ay 2ue pensar a2uí ante todo en la proclamaci!n. del sentidoHdeHlaHpalabra. en la 2ue estando a la primiti(a y anti ua concepci!n cristiana. De lo 2ue se si ue. testi o y representante. Por ello en el encuentro con la palabra de -es8s se trata siempre del encuentro con la persona de -es8s7 y es. no tiene como contenido objetos cuales2uiera. con 2ue se acepta la palabra de -es8s como palabra (i(i%icante de Dios. y consecuentemente con Dios.sino m's bien de su palabra (i(i%icante. en el 2ue se apela simult'neamente a la persona "umana. oír la palabra de -es8s. por2ue nunca es posible adue>arse e oístamente de esa (ida como de una propiedad pri(ada7 s!lo es una realidad como don en la relaci!n de %e.

Es la contraposici!n radical al mundo (ital de Dios. puesto 2ue es un poder 2ue a%ecta a su propia existencia. De a"í tambi0n 2ue la %e comporte un corte tan radical. En esa "ora 9los muertos. tal contenido es la presencia misma de -es8s. . Tambi0n a2uí se trata del contenido cristol! ico y escatol! ico de la "ora7 lo cual 2uiere decir 2ue. como el paso del (iejo mundo de muerte al nue(o campo de la (ida. En de%initi(a es el contenido el 2ue de%ine a ese 9momento actual. es ya una realidad actual y presente. y le con%iere su ur encia peculiar.. En este contexto "abr' 2ue pensar sobre todo en la ad"esi!n a la comunidad cristiana. como los dos campos de in%luencia en 2ue se desarrolla normalmente una existencia "umana. En -n la muerte comprende la existencia "umana situada en la condenaci!n. 5a ad"esi!n a -esucristo y a la comunidad cristiana era de "ec"o el comien$o de una nue(a (ida.. a esa presencia de -es8s (a li ada la presencia de la sal(aci!n.paso de la muerte a la (ida. Don tal concepci!n no puede darse en modo al uno un enjuiciamiento axiol! icamente neutral de la muerte y de%unci!n en el simple sentido m0dicoHbiol! ico. 5a primiti(a litur ia cristiana podría "aber proporcionado el tras%ondo adecuado y el .. Desde esta perspecti(a el "ombre no puede en modo al uno a%rontar neutralmente la muerte.!lo desde ese tras%ondo resulta tambi0n comprensible 2ue la muerte pueda desi nar la condenaci!n en toda su pro%undidad. 2ue el "ombre ya no pertenece al (iejo mundo de la muerte. 8nica 2ue ase ura la (ida7 (i(ir en el alejamiento de Dios es 9(i(ir sin Dios y sin esperan$a en el mundo. El 9momento actual. el campo de la des racia y de la ani2uilaci!n. se 8n la concepci!n jo'nica. antes del cambio constantiniano y su consecuencia de una # lesia popular y social.e piensa en todos los "ombres. 2ue amena$a a la existencia "umana y sobre el 2ue proyecta sus sombras la muerte. se>ala la "ora escatol! ica. realmente como un nue(o comien$o radical. Para entender la a%irmaci!n jo'nica con(iene tener en cuenta 2ue muerte y (ida se conciben como dos dimensiones %undamentales de índole antropol! icoH teol! ica en las 2ue el "ombre existe respecti(amente y 2ue en cada caso de%inen su existencia de un modo o de otro. . la 9"ora. esperado y tambi0n temido. Pero. 5a expresi!n 95le a la "ora y es el momento actual. entre la muerte material y la espiritual. por2ue en ese acontecimiento se reali$a la sal(aci!n. a la in(ersa. allí donde resuena o se proclama la palabra de -es8s "a sonado la "ora de la resurrecci!n escatol! ica de los muertos. 9<uerte. ?E% 2.. por tanto. Estar muerto e2ui(ale a no existir en la comuni!n con Dios. *a en el Anti uo Testamento la muerte aparece como una es%era de poder contrario a Dios y a la (ida. El (. El "acerse cristiano se entendi! en la # lesia anti ua. 5a "ora de -es8s por antonomasia es la "ora de su exaltaci!n y lori%icaci!n.. y 9(ida.. Esta . por2ue el propio acontecimiento cristol! ico representa un cambio de los eones. sino al mundo nue(o de la (ida eterna.. como un corte en la propia "istoria (ital. 2ue se entiende como un 9estar muerto. como una decisi!n de%initi(a. escuc"an la (o$ del Hijo del "ombre. *.12A. El 2ue -es8s "able. o el 2ue se le anuncie y proclame. A"ora bien. de la cru$ y resurrecci!n.it$ im 5eben para semejante concepci!n. con su contenido cuali%icado no se entiende como un simple dato cronol! ico. * eso (ale tambi0n para el presente pasaje. 5o mismo cabe decir del concepto 9"ora. por cuanto 2ue se encuentran en situaci!n de condena. en todo caso. se conciben. el rec"a$o de la muerte entendida así re2uiere la aceptaci!n de la o%erta de la (ida di(ina mediante una decisi!n consciente. 2) "abla de la presencia de la "ora escatol! ica. pero siempre en %orma total. De i ual manera tampoco existe di%erencia al una entre la muerte %ísica y la meta%ísica. intensi%ica la idea de 2ue el esperado %uturo escatol! ico. por a2uello 2ue en 0l y por 0l acontece en esa 9"ora. se de%ine siempre por -es8s.

Dios no s!lo tiene la (ida. Dierto 2ue ya en el (. Para -uan est'n en la misma línea la incredulidad. 21 3o os mara(ill0is de esto7 por2ue lle a la "ora en 2ue todos los 2ue yacen en la tumba "an de oír su (o$. De todos modos se acent8an otros puntos y se introducen al unos contenidos nue(os. ya 2ue reco e de manera intencionada la terminolo ía jo'nica emple'ndola para la a%irmaci!n nue(a. jue$ del mundo. la considera =ultmann como secundaria. sino como propiedad interna de su naturale$a di(ina. la muerte y el pecado. en un sentido existencial.8ltima toma de posici!n del "ombre %rente a su propia existencia si ni%ica en la concepci!n jo'nica una decisi!n entre la %e y la incredulidad. en el sentido de la tradici!n re%lejada en el libro de Henoc eti!pico y en el correspondiente estrato tradicional sin!ptico y 2ue no responde tan bien a la concepci!n jo'nica del Hijo del "ombre como donador de (ida. En la palabra de -es8s. sino 2ue el ser mismo de Dios es (ida en su pura y total plenitud. Lue esa posibilidad se acent8e racias precisamente a -es8s es lo 2ue pone de mani%iesto la a%irmaci!n de 2ue -es8s tiene la (ida por sí mismo. 5a 9"ora. 5a a%irmaci!n del (. todos los 9sepultados. en la (ida en su plenitud ilimitada. en 2ue la %unci!n judicati(a se contempla como típica del 9Hijo del "ombre. 5os (ersículos si uientes con%rontan abiertamente la exposici!n con el problema de la escatolo ía de %uturo y de su justi%icaci!n en el E(an elio de -uan. * probablemente no le %alta ra$!n. A"ora bien. 5os "ombres 2ue escuc"ar'n la (o$ del Hijo del "ombre. 2ue lle a no es la presente.1s LA. ?c%. 5o cual remite a una concepci!n tradicional. 5o cual si ni%ica 2ue el autor de estos (ersículos "a (isto claramente la di%erencia 2ue su a%irmaci!n representa respecto de los (. como la tiene tambi0n el Padre. bien podría tratarse a2uí e%ecti(amente de una losa posterior. 24 y los 2ue "icieron el bien saldr'n para resurrecci!n de (ida7 los 2ue "icieron el mal. En el aspecto %ilol! ico nuestro texto muestra 2ue "a sido con%ormado en conexi!n consciente con las precedentes a%irmaciones.. Dicen así. 2/. sino 9todos los 2ue yacen en la tumba. sino el %uturo 2ue est' por (enir en un sentido temporal. no son 9los muertos.. desi na la %orma en 2ue Dios tiene la (ida7 no como una posesi!n externa y cuya p0rdida es posible. 2&H2+. De "ec"o resulta sorprendente 2ue. tener en sí una (ida esencial. sin sombra al una de muerte. por ej. por2ue es el Hijo del "ombre. 5c 12. y ciertamente 2ue en tanto 2ue resucitado de entre los muertos. la expresi!n 9poseer la (ida por sí mismo. es tambi0n el 8nico 2ue puede comunicar al "ombre la (ida (erdadera y eterna. al "ombre se le brinda a"ora la posibilidad de abandonar el reino %atídico de la condenaci!n y de tomar parte en la (ida resucitada de -es8s.. 9* le dio autoridad para ju$ ar. * por2ue tiene la (ida 9por sí mismo. Dado 2ue la desi naci!n de Hijo del "ombre en este pasaje aparece con un mati$ pro%undamente tradicional. se inserte a"ora la a%irmaci!n sobre la 9%utura resurrecci!n de los muertos. A2uí ad2uiere importancia la conexi!n entre muerte y pecado. A"ora se introduce explícitamente la desi naci!n de Hi-o del "ombre7 el Hijo tendría los plenos poderes para el juicio %inal por2ue es el Hijo del "ombre ?el ju$ ador del mundoA. 22 se "a dic"o 2ue el Padre "a entre ado al Hi-o la %unci!n judicial en todo su alcance. para resurrecci!n de condena. 2&H2+ y les "a dado distinta . tras la acentuada a%irmaci!n sobre la presencia de la "ora escatol! ica en los (.. 2ue es una llamada a la (ida. * a"ora se dice lo mismo del Hijo7 tambi0n a 0l se le 9"a dado..

..+A.. -es8s act8a m's bien por encar o de Dios. para la %e sea a2uel en 2uien se %undan de todos modos los distintos si ni%icados. Tampoco es posible "ablar de la (ida eterna como se "abla de todas las posibles cosas u objetos existentes.... de un ser en mo(imiento y (i(o. De%iende adem's la idea de una resurrecci!n eneral de los muertos al %in del mundo. la 9resurrecci!n de (ida. la (erdad y la (ida. . y la 9resurrecci!n de condena. Es 0sta una manera de pensar 2ue aparece en un texto cristiano del si lo ##. Donsecuentemente en esa crisis se pone de mani%iesto c!mo son los "ombres en realidad. en su realidad completa y no recortada. Einalmente. 2ue se pueda poseer cual si se tratase de una posesi!n pri(ada 9objeti(a... 2ue (i(e junto al Padre y 2ue a la (e$ est' presente en la comunidad por su Espíritu y por su poder (i(i%icante.14H36... adem's.. -es8s es portador escatol! ico de la sal(aci!n... ?11. ?1&.. El (. y. 9*o soy el camino.e>or lori%icado es el %undamento y apoyo de las a%irmaciones jo'nicas. Diertamente 2ue tales a%irmaciones descubren la importancia de -es8s para la %e7 su (erdad s!lo puede "acerse (aler dentro de la relaci!n creyente. 36 *o no puedo "acer nada de mí mismo. el 9juicio es justo.. de los buenos y de los malos.. y cosi%icada. la acci!n judicatoria de -es8s participa de la peculiar propiedad del juicio de Dios.. .. Así. puedan o no darse. -es8s es esa realidad 8ltima como cruci%icado y resucitado de entre los muertos.2)A o bien. no se da con%orme al criterio de %e o incredulidad.%ormulaci!n intencionadamente7 con ello se>ala asimismo 2ue no pretende corre ir la escatolo ía de presente. 14 y expresa una (e$ m's en primera persona lo dic"o allí. *. Tampoco son realidades objeti(as.. Pero eso no cambia en nada el 2ue la aut0ntica 9persona de relaci!n. es la (ida. 2ue es necesario ante todo redescubrir y entender su contenido y si ni%icado. Por ello puede decir de sí el -es8s jo'nico... con%orme a (erdad. sino 2ue se decide por el criterio de las obras buenas y malas. Luiere ello decir 2ue.... En (irtud de la íntima co"erencia del ju$ ar de -es8s con el juicio de Dios. 2ue a su (e$ se identi%ica con la sal(aci!n 2ue 0l mismo trae. 36 constituye la conclusi!n de la ran secci!n escatol! ica de ). 9*o soy la resurrecci!n y la (ida. sino la (oluntad del 2ue me en(i!. -es8s mismo.. 5a sal(aci!n. y mi juicio es justo. en todo caso. con una precisi!n 2ue pocas (eces se da. yo H"abla DristoH "e ani2uilado la muerte y "e triun%ado sobre el enemi o.. por2ue no es "acer mi (oluntad lo 2ue busco. El (ersículo alude claramente al (.. la %e pascual (i(a en la presencia del .. 2ue puedan desli arse de -es8s. <editaci!n 5as a%irmaciones jo'nicas sobre la presencia del acontecimiento %inal resultan tan lejanas y extra>as a la com8n conciencia creyente de los cristianos. -u$ o con%orme a lo 2ue oi o. la (ida eterna no son meros conceptos "ist!ricos li ados a un determinado tiempo o cultura.. * así con(iene ante todo (er 2ue -es8s personalmente. 3unca se tiene la (ida eterna al modo de una posesi!n o "aber objeti(o.. En la obra de -es8s no "ay nada desmedido ni capric"oso.. 2ue por lo dem's est' teol! icamente bastante cercano al E(an elio se 8n -uan. * 0sa es precisamente la 9(oluntad del 2ue me en(i!. por tanto.. sino s!lo completarla... sino siempre en %orma de un determinado ser. pues.

3aturalmente 2ue la %e tambi0n aco e la palabra de -es8s y la tiene por (erdadera. yo soy (uestra (ida7 yo soy (uestra resurrecci!n. el ad!nde y la 9persona de relaci!n. (enid. . %undamentalmente como un comportamiento del "ombre. ?pístisA y 2ue s!lo apare$ca el (erbo 9creer. adem's de Dios mismo. De la pascua. Pero no cuentan las di%erentes %!rmulas. como un acto "umano. sino 2ue. se trata siempre de la relaci!n %undamental con -es8s mismo. Don esto 2ueda tambi0n claro 2ue la concepci!n jo'nica del 9creer. estirpes todas de los "ombres 2ue lan uidec0is en los pecados y recibid el perd!n de los pecados. para -uan.AFDE. Pues 2ue yo soy (uestro perd!n. a 2ue apunta el creer7 el "ombre en el 2ue la %e se a%ian$a y alcan$a su solide$. yo os "a o resucitar por mis derec"os. 5as %!rmulas y do mas no son precisamente el objeto primario y especí%ico de la %e7 el (erdadero objeto de la %e es m's bien -es8s. ?pisteueinA. El creer se entiende. por sí mismo. ese 9tr'nsito de la muerte a la (ida. Desde esos supuestos puede -uan entender tambi0n #a %e como una resurrecci!n de los muertos. En de%initi(a se trata de creer en -es8s. y ciertamente 2ue en el mundo presente. -es8s mismo es. a2uí y a"ora. *a en el plano %ilol! ico sorprende 2ue en el cuarto E(an elio %alte por completo el sustanti(o 9%e. Z<E5#T@3HDEH.e trata de la predicaci!n cristiana mas anti ua sobre la pascua. A"ora. 5a presencia del acontecimiento %inal tiene su %undamento teol! ico. en la %e en la presencia del Fesucitado. pues. En todo . *o os condu$co "asta lo alto del cielo. *o Hdice Dristo. Tambi0n allí se da la proclama. pues. yo soy la pascua de la sal(aci!n yo soy el cordero de ollado por (osotros7 yo soy (uestra redenci!n. propiamente el objeto. en de%initi(a. 2ue a su (e$ tiene el car'cter de una presencia c8ltica del acontecimiento sal(ador. Don la %e empie$a la nue(a (ida eterna. yo soy (uestro rey. y "e atado al %uerte y "e liberado al "ombre ele('ndolo a las alturas del cielo. El creer constituye.. 2ue en su raí$ apunta a la persona misma de -es8s. yo soy (uestra sal(aci!n.y "e aplastado el reino de los muertos. tiene una "ondura muy di%erente de la 2ue se suele atribuir "abitualmente a ese concepto. tal como la re(i(e la litur ia cristiana. yo soy (uestra lu$. Don%iesa asimismo 2ue -es8s es el redentor del mundo y el Hijo de Dios. pues. 5as %!rmulas y do mas tienen siempre una %unci!n secundaria de ayuda y explicaci!n.ir(en para articular la importancia de -es8s en el len uaje de la %e en di%erentes aspectos. yo os "a o subir allí. yo os muestro al Padre de la eternidad. .

5a (ida eterna es e%ica$ en cuanto %e y como tal cabe experimentarla siempre de nue(o. Esa nue(a (ida tiene la cualidad de eterna por2ue est' (i(i%icada de raí$ por Dios. Desde lue o "ay 2ue tener siempre ante los ojos el peli ro de 2ue las decisiones particulares puedan ir contra la orientaci!n %undamental de la %e. a unas articulaciones lin Uísticas. 5a eternidad en este sentido no se contrapone al tiempo. ante todo. la (ida como presa de los elementos de este mundo. al do matismo. . la orientaci!n %undamental de la %e tiene 2ue acrisolarse de continuo en las m8ltiples decisiones particulares y cotidianas de mi (ida. por sí misma. se 8n su íntimo an"elo de sentido. se di ni%ica. la %e es. se con(ierte en una superstici!n m' icoH%etic"ista en unas %!rmulas sa radas. si 2uiere "acerse presente en la sociedad "umana. Entonces la %e ya no es el comien$o de una nue(a (ida. Entendida desde el centro de la re(elaci!n neotestamentaria (ida eterna es la expresi!n de la calidad propia de la (ida reno(ada o renacida en Dristo. <as no con(iene perder nunca de (ista 2ue la relaci!n 8ltima de las %!rmulas de %e es la persona misma de -es8s. Nna (e$ reali$ada. A la (ida eterna como (ida de los "ijos de la lu$ en el e!n nue(o se contrapone la (ida bajo la ley. la %e est' re%erida al len uaje "umano. en modo al uno. nin una precauci!n de la ortodoxia.!lo como tal decisi!n %undamental sobre la (ida entera se con(ierte la %e en el 9tr'nsito de la muerte a la (ida. la (ida en la carne. como tal. sino 2ue el creer es ya por sí solo la (ida pascual. a todo tipo de intolerancia. 5a %e (i(a. 93in una %!rmula. el medio y es%era de toda %orma de comunicaci!n "umana. la propia %e s!lo puede desarrollar su %uer$a y %unci!n comunicati(as en el len uaje "umano. la (ida en este e!n. Duando se consideran las %!rmulas y do mas como al o supremo. sujeta a la caducidad. sino 2ue est' en jue o mi (ida entera. con sus conocidas secuelas ne ati(as y destructoras. con la e%usi!n del Espíritu eterno y experimenta la metamor%osis de la santi%icaci!n.7 un mo(imiento 2ue en cada uno "a de cumplirse siempre de nue(o y siempre "a de concretarse en %orma reno(ada. el compromiso con una causa. Duando el espíritu %alta. nin 8n límite externo est'n en condiciones de aranti$ar la pure$a de la %e.. en el e!n nue(o. a %!rmulas. 5a Palabra eterna de Dios se "i$o carne y "a entrado en el tiempo. 2ue. 3o s!lo creo 2ue -es8s es para mí la (ida (erdadera y sin merma. declaraciones doctrinales. Adem's. por ejemplo. y ello por2ue el len uaje es. en unos ídolos (erbales7 se lle a entonces a una obstinaci!n %an'tica. Al creer de ese modo ya no cuentan los aspectos parciales de mi (ida. en mantener la e2ui(alencia literal con una palabra. Por el contrario. 3o le es posible renunciar. por penoso 2ue sea. -ustamente por ello no es para -uan una pura realidad %utura.caso. ni como tiempo in%inito ni tampoco como supratemporalidad. 0sa experimenta un trastorno y des(iaci!n %undamentales. por tanto. y desde lue o en el sentido de una decisi!n radical. con%esiones. s!lo puede ser de%initi(a y absoluta. 2ue es siempre una %e en mo(imiento. de la (ida en el reino de Dios de la (ida en el e!n %uturo. ni es al o 2ue se comuni2ue al creyente s!lo en el m's all'. cuando pasan a ser el objeto y contenido primordial para la %e. la (inculaci!n a su persona y camino. El Espíritu eterno se "a comunicado a los pro%etas de la "istoria en un tiempo y momento determinados. Desde la . sino su %inal. ni. el do ma no es m's 2ue un mito y la # lesia no pasa de ser un partido. creer en sentido jo'nico es un creer (i(o y lleno de espiritualidad7 y. ni s!lo esta o a2uella decisi!n particular. Don ra$!n dice al respecto Ernst <ic"el. Es el cauce y modo en 2ue esa (ida opera en el "ombre. etc. es la orientaci!n personal a -es8s. participa en sus bienes y dones. nin 8n es%uer$o. ?Henri de 5ubacA +6. una participaci!n en la realidad (ital de -es8s y en la sal(aci!n 2ue 0l nos proporciona.

T#G@. pero t8 (e y proclama el reino de Dios. de la (ida eterna (ol(er' a tener para nosotros su mara(illosa luminosidad. 33 Josotros "ab0is en(iado a pre untar a -uan. por nuestra parte. al 2ue se suele atribuir el texto. 32 Es otro el 2ue da testimonio de mí7 y s0 bien 2ue el testimonio 2ue 0l da de mí. do2uiera exista una %e (i(a y do2uiera los "ombres piensen y act8en desde esa %e. en modo al uno. etc. es el pleito de *a"(e" con #srael.I.T#<@3#@ E3 EAJ@F DE -E.31H&/A 5a secci!n ). Por ello. ?).er' entonces cuando la concepci!n jo'nica. 3+ Pero yo ten o el testimonio 2ue es superior al de -uan7 las . ?5c 4. por2ue (i(e en un tr'nsito continuo. . -NA3 11 TE. 3) -uan era la l'mpara 2ue arde e ilumina. como son el odio. Domo en un proceso judicial se llama sucesi(amente a los testi os. 3o se puede i norar 2ue la apolo 0tica y la pol0mica con%i uran el tenor eneral de la secci!n. preocuparse por el %uturo. y con 0l tambi0n la (ida eterna. aun2ue (osotros s!lo por un momento 2uisisteis o$ar de su lu$. * nosotros. 2ue se identi%ica con la (ida eterna. 31 .e 8n -uan debería 2uedar claro 2ue esa (ida nue(a como participaci!n en la (ida resucitada de -es8s comporta por sí misma una certe$a de %uturo..31H&/ pertenece al ciclo tem'tico del 9proceso del re(elador con el mundo. * TE. se dar' siempre el paso de la muerte a la (ida. 3& 3o es 2ue yo pretenda obtener de un "ombre testimonio en mi %a(or7 si aludo a esto.i yo doy testimonio de mí mismo mi testimonio no es ('lido. la a(aricia.+67 c%. y 0l "a dado testimonio en %a(or de la (erdad. <t 1. con todas las actitudes %alsas del "ombre. el e oísmo. es para 2ue se'is sal(os.resurrecci!n de -es8s el reino de Dios est' lle ando o irrumpiendo a tra(0s de este e!n. . 5a incredulidad y la "ostilidad a la (ida nos salen al paso de m8ltiples %ormas7 "ay 2ue aprender a reconocerlas y desenmascararlas.22A. * no es necesario. A 0sos se les aplican las palabras de -es8s. 0se sí es ('lido. es en principio (erdadera (ida. y muerte es todo el 'mbito de lo 2ue ani2uila y destruye la (ida. 11H&1A =#=5#A 3T EJA3GE5#@. entendemos 2ue -es8s en el %ondo no 2uiere darnos m's 2ue nuestra (erdadera (ida. y en eneral neotestamentaria. por2ue se aleja constantemente de la muerte. En el %ondo se trata del en%rentamiento del círculo jo'nico con el judaísmo coet'neo. Por el contrario. De ese modo la (ida eterna se experimenta ya a2uí como una nue(a calidad de (ida presente ya y se (i(e como una actitud %undamental del "ombre7 con ello resulta casi super%lua la cuesti!n de si esa (ida tiene tambi0n un %uturo. 2ue conocemos por el Anti uo Testamento ?1A. mientras 2ue la incredulidad permanece encadenada a la muerte y al mundo de los muertos. 9Deja 2ue los muertos entierren a sus muertos. Al %inal de la secci!n aparece <ois0s como el ran acusador. ?P' s.. la (iolencia. Por ello lo 2ue importa es aducir testi os y ar umentos en %a(or de la pretensi!n cristiana de re(elaci!n. El 0nero literario.

El (. 3unca "ab0is oído (osotros su (o$7 nunca "ab0is (isto su rostro7 31 ni ten0is.. Esto e2ui(ale en realidad a la a%irmaci!n de 2ue -uan tenía 2ue 9dar testimonio en %a(or de la lu$ para 2ue todos lle aran a creer. Es necesario 2ue otros testi%i2uen o. aun2ue la causa de la 2ue se trata. El testimonio de sí mismo como le itimaci!n o recomendaci!n personal siempre est' sujeto a la sospec"a de %alta de exactitud y objeti(idad o de responder a unos intereses personales. En e%ecto. el =autista era en cierto . rompe en parte la %orma de tales principios. ?1. 33H3)A.. &6 ./A. 0l mismo da testimonio de mí. dan testimonio en %a(or mío de 2ue el Padre me "a en(iado. el mismo reproc"e en <t 21. 3in 8n "ombre puede deponer un testimonio en %a(or de sí mismo. 3/ * el Padre 2ue me en(i!. ?Dt 14. Pues ellas.obras 2ue el Padre me "a encomendado lle(ar a t0rmino. En una palabra. es una (e$ m's la de -uan =autista ?(. y no toda a%irmaci!n de sí mismo e2ui(ale sin m's a una mentira. como Hijo excelso de Dios. su testimonio no sería 9('lido. si en realidad %uera s!lo -es8s el 2ue "abla y depone testimonio en %a(or de sí mismo. 31sA con una especie de r0plica a un reproc"e 2ue los %ariseos %ormulan de "ec"o en 1. entra en esos axiomas. -uan "a "ec"o "onor a la (erdad. es necesario el testimonio de otro. son las 2ue dan testimonio de mí.. Hemos (isto ?c%. . es Dios mismo. Así. ex0 esis a 1. por2ue en ellas pens'is tener (ida eterna.+A +3.21H32A. pero nada m's ?c%. cuya deposici!n en %a(or de -es8s es (aledera en todo caso. 2ue es la pretensi!n re(eladora de -es8s. 34 Josotros in(esti 'is las Escrituras. * ello no ciertamente en un sentido te!rico.. -es8s no tenía nin una necesidad de tal testimonio7 si. Por tal moti(o ya el Anti uo Testamento "abía establecido el principio de al menos dos testi os. lo aduce. pues.13. como testi o de Dristo. Rno 2uer0is (enir a mí para tener (idaS 5a secci!n empie$a ?(.. residiendo en (osotros. y así lo delimita el (. El ar umento. 93in 8n "ombre se acredita por sí mismo. pese a todo. 2ue no es la lu$.!lo por un momento se ale raron con la aparici!n de tal l'mpara.. sin embar o. Así. Por eso "ay 2ue aceptarlo siempre con cierta reser(a7 y eso con tanta m's ra$!n cuanto m's importante es el tema 2ue est' en liti io. se se>ala una (e$ m's la %unci!n precursora del =autista.1)7 c%. estas mismas obras 2ue yo estoy "aciendo. el Padre.. 3) (uel(e a caracteri$ar la %unci!n peculiar del =autista con la ima en de la 9l'mpara. pero 2ue precede a la lle ada de la lu$. El planteamiento corre en sentido jurídico %ormal. 9Nn solo testi o no (ale contra nadie en nin 8n caso de delito o pecado. 5a primera re%erencia. puesto 2ue muy bien al uien puede decir la (erdad aun re%iri0ndose a sí mismo. cual2uiera 2ue sea el pecado7 la causa deber' apoyarse en el testimonio de dos o tres testi os. precisamente. 9para 2ue se'is sal(os. pues. A2uí se reco e y compendia una (e$ m's esa estili$aci!n del =autista como testi o de Dristo. es pre%erentemente en %a(or de los "ombres. 3&.367 Dt 1/. 38m 3). su palabra. 5o cual 2uiere decir 2ue -uan %ue para ellos un interesante %en!meno moment'neo. 2ue a2uí se aduce. Por lo dem's.14H3&A 2ue en el cuarto E(an elio el =autista aparece abiertamente como el testi o de -es8s leal y di no de cr0dito. 9T8 das testimonio sobre ti mismo7 tu testimonio no es ('lido. -uan conoce esos axiomas jurídicos y en su ar umentaci!n intenta apro(ec"arlos. con la ima en de la 9l'mpara. por2ue no cre0is a a2uel a 2uien 0l en(i!. Ese otro. ante un tribunal ese testimonio no tiene (alide$ al una. -es8s se reclama al testimonio personal de Dios7 lo 2ue a su (e$ plantea problemas especiales. como se establecer'.in embar o. E inmediatamente se lan$a el reproc"e a los judíos de 2ue no 2uisieron secundar a -uan. m's exactamente. De acuerdo con ello ri e el principio.

en su totalidad. 2ue en nuestro contexto (iene recordada por la expresi!n 9lle(ar a t0rmino. Por2ue las obras testi%ican esa condici!n de en(iado en -es8s. dic"o de otro modo. se desi nan las 9se>ales. y tambi0n la resurrecci!n de los muertos 2ue al presente ya "a tenido e%ecto7 %inalmente. 2ue "an apostatado de la palabra de Dios. De a"í 2ue de su testimonio pueda deducirse 2ui0n y 2u0 es -es8s. si Dios no est' con 0l. Así..u incredulidad en el Dios 2ue "abla y act8a al presente en -es8s es la prueba de 2ue en todo caso no "an percibido en la Escritura la exi encia del Dios (i(iente. entra asimismo la decisi(a obra sal(í%ica de -es8s. a -es8s para 2ue las lle(e a cabo7 es decir. de modo permanente. el re(elador en(iado de Dios como sal(ador y jue$. El e(an elista utili$a a2uí el plural 9las obras.31A. El per%ecto alude a un testimonio ya depuesto. deberían "aber escuc"ado al mismo Dios 2ue "ablaba.. 5o cual 2uiere decir. o si nos 2ue -es8s "ace. ?4.36. o cumplir. remiten consecuentemente a la persona misma de -es8s. puesto 2ue la Escritura como tal tiene el car'cter de 9palabra de Dios. no son en de%initi(a m's 2ue la misma obra sal(adora. .. su muerte y resurrecci!n. no son m's 2ue el cumplimiento obediente de la misi!n 2ue -es8s "a recibido del Padre como Hijo suyo... pero 2ue conser(a su (i encia "asta el presente. sus a%irmaciones perduran "asta el presente. Don las 9obras. 9. Dierto 2ue en este lu ar el texto tiene un tono pol0mico. 0l mismo "a dado testimonio de mí. 2ue no mantienen nin una conexi!n adecuada con ella. De tales 9obras. se "abla explícitamente del testimonio del Padre. 93adie puede "acer las se>ales 2ue tu "aces.modo super%luo7 pero como testi o de la acusaci!n no deja de tener su peso. ?3. re(elador e Hijo. en las 9obras. como compendio de todos los actos de -es8s7 al lado de esto encontramos tambi0n el concepto 9la obra. ?o cumplirA. se mencionan 9las obras 2ue el Padre me "a encomendado lle(ar a t0rmino. como 9testimonio. En tales a%irmaciones ocurre exactamente lo 2ue interesa en el (. A"ora. se dice 2ue el Padre las 9"a encomendado. . 2ue precisamente las 9obras. consumar ?c%. para lle(ar a t0rmino la obra sal(í%ica suya y del Padre. no tienen en sí la palabra de Dios 9residiendo en (osotros. 2ue las lle(a a cabo. Domo nue(o testimonio 2ue. en sin ular. Pero es 2ue. 3+. ya 2ue de otro modo. D%. De este modo las 9obras. 5as 9obras. 2ue -es8s reali$a como en(iado del Padre. 9* el Padre 2ue me en(i!. ya 2ue en e%ecto reproc"a a los judíos no s!lo el 2ue no "ayan (isto su rostro ?cosa 2ue tambi0n ase uran ciertos textos judíosA sino el 2ue ni si2uiera "ayan percibido su (o$7 lo cual constituye un ata2ue ra(e a la inteli encia judeorabínica de la re(elaci!n y de la Escritura. al 2ue supera radicalmente. y cuyas 9se>ales. muestran c!mo -es8s act8a por completo a las !rdenes y por encar o del Padre. de -es8s como una instancia nue(a e independiente. 3/ss. en los (. se 8n se dice. son los di%erentes mila ros. A2uí se entienden de "ec"o las 9obras. el testimonio di(ino a %a(or de -es8s lo constituyen las obras 2ue 0ste "ace o.2A7 y asimismo la a%irmaci!n del cie o de nacimiento. 5a idea %undamental parece ser la de 2ue en la Escritura Dios "a "ablado ya7 y. tanto para la %e judía como para la cristiana. la a%irmaci!n de 3icodemo. Hay 2ue recordar a2uí el importante pasaje de la carta a los Hebreos. a 0se es a 2uien escuc"a. adem's. es 9superior.e piensa en el testimonio de la Escritura 2ue se suma al de -uan y al de las 9obras. de 2ue -es8s "a sido en(iado por el Padre o 2ue "a sido autori$ado por Dios. la Escritura y -es8s. al de -uan. a tra(0s de ambas %uentes. -es8s (iene acreditado por Dios como su en(iado. . 2ue alcan$a su cumplimiento en la cru$ y resurrecci!n. Todo est' cumplido o consumadoA.abemos 2ue Dios no escuc"a a los pecadores7 sino 2ue al "ombre temeroso de Dios y cumplidor de su (oluntad. en %orma m's o menos tajante. 14. Testi%ican sobre -es8s como el en(iado de Dios.

cual si estu(iera pendiente de ello. 2ue en la mayoría de los casos no coinciden. El reconocimiento p8blico de los "ombres.. El . no caen en la cuenta de 2ue son precisamente las Escrituras las 2ue testi%ican en %a(or de -es8s.1A... Para los judíos uno de los "onores supremos era 9la in(esti aci!n de las Escrituras... del reconocimiento y aceptaci!n de los "ombres.. Diertamente 2ue los judíos 9in(esti an. && BD!mo (ais a poder creer (osotros. remitiendo a 0l. numerosos testimonios en el sentido de 2ue la (ida (a li ada a la tora y su estudio. 34 se centra expresamente en 9las Escrituras. por2ue mediante el estudio de las Escrituras y una conducta adecuada se aspira a la (ida eterna. Pero los judíos. 3o 2uieren lle arse a -es8s y creer.. y escrutan las Escrituras. &1 Gloria de ori en "umano no la acepto.al 1..... . Ese plural lle(a asociada la idea de 2ue en el Anti uo Testamento. &+ Por2ue. pero no busc'is la 2ue (iene del Dios 8nicoC &) 3o pens0is 2ue yo os (oy a acusar ante el Padre..13s7 <i +.<uy radualmente y de muc"as maneras "abl! Dios anti uamente a nuestros padres mediante los pro%etas. . 3o se acomodan a la interpretaci!n cristol! ica de la Escritura. Es al o 2ue tambi0n se "ace con ra(edad y celo reli ioso. con el 'rbol (i(o.. en 2uien (osotros ten0is puesta la esperan$a.. -er ). si creyerais en <ois0s... -es8s no se preocupa de la 9 loria.al )6. Hse 8n proclama el (. y no me recibís7 si (iniera al 8n otro en nombre propio. se trata de una colecci!n de escritos.. *a "ay 2uien os acusa. c%.obre el 9pleito de *a"(e" con #srael.. &1H es decir. Existen.. no ten0is en (osotros el amor de Dios.. Esta concepci!n teol! ica 2ue aparece en la carta a los Hebreos es id0ntica a la del E(an elio se 8n -uan.3s7 #s 3. en el 2ue a2uí se piensa naturalmente.... 2ue and'is aceptando loria unos de otros.. en el sentir de -uan. y el reconocimiento por parte de Dios s!lo son dos patrones radicalmente distintos. &2 Pero yo os cono$co.. &3 *o "e (enido en el nombre de mi Padre.... la publicidad con sus criterios problem'ticos. la tenaP" en la %ormulaci!n judía y como 9palabra de Dios. <ois0s. a 0se sí lo recibiríais. . * ello es.. plantado en los arroyos 2ue da el %ruto a su tiempo.2s7 . Bc!mo (ais a creer en mis palabrasC 5os reproc"es 2ue el E(an elio se 8n -uan lan$a contra los judíos son duros y a%ectan a al o b'sico.. 2ue se>ala a -es8s como el (erdadero donador de la (ida. acent8a el car'cter eneral de tales textos como Escritura sa rada.. Es como 'rbol.. a los 2ue a2uí se recon(iene. 12.... @s &...3 compara al "ombre 2ue lee la tora con aplicaci!n. &/ Pero si no cre0is en sus escritos... como bien dice -uan reco iendo la expresi!n t0cnica con 2ue los rabinos denominan el estudio de la Escritura ?daras"A. A"ora el (. En estos 8ltimos tiempos nos "abl! por el Hijo ?Heb 1. la consecuencia 8ltima de 2ue no 2uieren se uir el testimonio de la Escritura. siendo la acti(idad m's ele(ada a 2ue un judío podía dedicarse. a la sal(aci!n..1s.. tambi0n creeríais en mí7 por2ue acerca de mí escribi! 0l..1ss.. 1. es decir. adem's. A -es8s le basta 8nica y exclusi(amente buscar la . mientras 2ue el sin ular 9la Escritura.

puede entenderse como eniti(o objeti(o y como eniti(o subjeti(o7 como amor a Dios y amor de Dios.ordo a la autoridad enuina 2ue le "abla desde el m's all'. ?=N5T<A33A. proporciona una independencia y libertad radicales. 2ue los inculpados no tienen 9en sí. cuando no nos preocupa ese reconocimiento 8ltimo. . 5os (ersículos %inales concluyen la ar umentaci!n por cuanto. se exacerba cada (e$ m's la preocupaci!n por el presti io social. la Escritura y -es8s se mue(en. 3o ser' 0l 2uien apare$ca como su acusador delante de Dios7 no necesita "acerlo en modo al uno. en la misma línea. sino 2ue en ellos s!lo se dejan sentir las tendencias de su propio 2uerer. esa dependencia de la opini!n p8blica en el marco de una escala de (alores sociales establecidos termina "aciendo al "ombre incapa$ de creer. BD!mo se puede creer.i. por tanto. cuando uno se "a "ec"o escla(o de ese presti io socialC El creer exi e en de%initi(a el liberarse precisamente de eso y. &)A. no es sino "ipocresía consi o mismos. El (. &&. como los 2ue aparecieron en tiempo de la uerra judía y aun despu0s. por ende. 2ue comparten el cuarto E(an elio y todo el cristianismo primiti(o. a las entes. por la "onra y el reconocimiento 2ue los "ombres otor an y reciben unos de otros. audacia y apariencia. reclaman tambi0n la autoridad de <ois0s como testi o cristol! ico en %a(or de -es8s.e 8n el (. se lle a a no poder ya distin uir entre las autoridades (erdaderas y las %alsas. Darecen de a2uella apertura %undamental a Dios 2ue es imprescindible en el amor7 por lo mismo. en todo caso. no se busca la loria y el reconocimiento 2ue proceden s!lo de Dios. el mundo recibe el casti o de inclinarse siempre ante unos uías 2ue no poseen nin una (erdadera autoridad. con la Escritura.er' m's bien el mismo <ois0s Hen 2uien los judíos tienen puesta su esperan$a. Por2ue si los judíos creyeran realmente en <ois0s. por cuanto su esperan$a de (ida y de sal(aci!n la %undan en la tora mosaicaH el 2ue se al$ar' como acusador de sus connacionales ?1A. 9por2ue acerca de mí escribi! 0l.&ssA. y 2ue constituye la base de su pol0mica. cuando ese reconocimiento consiste s!lo en exterioridades y no en la %e. en buena l! ica deberían creer tambi0n en -es8s. &2 ase ura nada menos 2ue a los judíos les %alta ese 9amor de Dios. Por lo dem's tales a%irmaciones s!lo son concluyentes para 2uien acepta. pese a lo cual se los si ue para condenaci!n propia. les %alta tambi0n la capacidad de acercarse al re(elador de Dios y de reconocerle como tal. Feconocer 8nicamente a Dios como criterio supremo e2ui(ale a amarle con todo el cora$!n. los judíos con%ían en <ois0s. * el resultado es in2uietarse cada (e$ m's por lo 2ue 9interesa. se (iene a decir. sin contar para nada con el reconocimiento por parte de los "ombres.. 5a expresi!n 9amor de Dios. Dt +. . Duando uno depende precisamente de esas 9autoridades. 9. mientras 2ue los judíos 2uedan al otro lado.."onra y la (oluntad de Dios. a la moda de la 0poca o del momento y desprecia la (erdadera autoridad de Dios y de su re(elaci!n. :sta es la interpretaci!n cristiana de la Escritura. como subraya el (. <ois0s. 5a %alta de amor se considera a2uí como el moti(o 8ltimo de la cerra$!n %rente a -es8s y %rente a Dios. pero en realidad su con%ian$a es (ana. . de la propia conciencia. A"ora bien. sucumbiendo a una apertura problem'tica. 3i si2uiera respecto de los propios judíos y de la ima en 2ue se "an %orjado de sí mismos partiendo de la Escritura se constituye -es8s en jue$ ?(. -uan piensa a2uí posiblemente en los pro%etas y mesías %alsos. &+. . existe el ran peli ro de aceptar sin crítica al una a muc"os otros 2ue lle an en su propio nombre y 2ue ex"íben sus altísimas exi encias personales. Pero si no se admite al en(iado de Dios.. precisamente por2ue se trata del reconocimiento de parte de Dios y. como reclaman la principal oraci!n judía y el primer mandamiento cristiano ?c%.

<editaci!n En el ran en%rentamiento con 9los judíos..... tal interpretaci!n escriturista7 y a"í radica tambi0n el problema decisi(o. tambi0n creeríais en mí. . especialmente con los sin!pticos.. est' con(encida de 2ue la Escritura re%renda y con%irma a -es8s de 3a$aret.34sA.e 8n esa concepci!n. la carta a los Hebreos y el Apocalipsis.. * así en la 8ltima a%irmaci!n late la interpelaci!n a los judíos de 2ue pueden comparar la palabra de -es8s con la palabra escrita de <ois0s. en la liberaci!n de la escla(itud e ipcia.. 5a # lesia primiti(a recibe la Escritura judía o.in duda 2ue en ese plano resulta co"erente este ra$onamiento.. y 2ue al tercer día %ue resucitado se 8n las Escrituras. . se mantiene %irme en esa "erencia judía. 9El ata2ue es %uerte. . como de las Escrituras. 9Por2ue.. ?). no 2uer0is (enir a mí para tener (ida...... son las 2ue dan testimonio de mí7 sin embar o. =N5T<A33 piensa al respecto. de *a"(e". sobre todo. su (ida y su destino como obra y re(elaci!n de Dios. ... 9Josotros in(esti 'is las Escrituras.. el -es8s jo'nico se remite a la Escritura.. Ese obrar sal(ador de Dios en -esucristo se apoya. Bc!mo (ais a creer en mis palabrasC. conecta y enla$a la muerte y resurrecci!n de -es8s con los escritos del Anti uo Testamento.. por2ue acerca de mí escribi! 0l. <'s a8n.... ?(. y 0se precisamente es. precisamente. El 3ue(o Testamento "abla tanto de la Escritura. 92ue Dristo muri! por nuestros pecados se 8n las Escrituras.. la concepci!n de 2ue la Escritura ?el tenaP" judíoA H2ue los cristianos desi nar'n m's tarde como Anti uo TestamentoH "a de entenderse como una promesa 2ue "a encontrado su cumplimiento en la obra de -es8s y muy especialmente en su muerte y resurrecci!n. . Dios.. Esa expresi!n 9se 8n las Escrituras.. 5a palabra escrita de la Escritura y la palabra "ablada de -es8s se con%rontan a2uí entre sí. Tambi0n para ella la Escritura si ue siendo una autoridad reli iosa ('lida.. 2ue "a reali$ado sus actos sal(adores en #srael. ?).. con%irma y re%renda por las a%irmaciones de la Escritura. y 2ue una comparaci!n seria no sería des%a(orable en modo al uno ni sería tampoco in%ructuosa de cara al juicio sobre -es8s de 3a$aret. De a"í 2ue en la con%esi!n de %e m's anti ua de la # lesia primiti(a. al lado de otra Escritura com8n a judíos y cristianos. 1. en sin ular. la palabra de Dios (inculante.&+A.. con Pablo.e expresa con ello una concepci!n %undamental 2ue iba a tener una importancia decisi(a y trascendente para la # lesia naciente.i no cre0is en sus escritos. por2ue en ellas pens'is tener (ida eterna. el cumplimiento de la ley y los pro%etas. su acusador.. -uan comparte con el cristianismo primiti(o y con los di%erentes testi os neotestamentarios. 5o cual re%leja mani%iestamente una situaci!n en la 2ue toda(ía no existe un 3ue(o Testamento escrito como Escritura sa rada cristiana. 9...como adecuada. -esucristo es el cumplimiento de la Escritura. si creyerais en <ois0s. puesto 2ue enla$a e(identemente con el "ec"o de 2ue <ois0s pasaba por ser el intercesor. en . m's exactamente. Pues ellas.. &/A. en ella "a depuesto el Padre su testimonio en %a(or de -es8s. en realidad. 2ue Pablo cita en K1DoK1)K63ss. Don tales supuestos la pre unta acerca de la autoridad de la palabra de -es8s tenía un peso muy distinto. El nue(o y de%initi(o acontecimiento sal(í%ico en -esucristo se entiende como acto sal(ador de Dios.. se di a. el par'clito de los judíos.. en per%ecta analo ía con los anti uos y tradicionales actos sal(adores de Dio s con su pueblo de #srael7 pi0nsese. "a operado tambi0n a"ora en -esucristo la sal(aci!n escatol! ica y de%initi(a..

Domo criterio puede ser(ir la distinci!n entre un 9texto. o 9se 8n est' escrito. 2ue relaciona los textos pro%0ticos del Anti uo Testamento con el propio presente y los expone en consecuencia. y especialmente de Antíoco #J Epí%anes. se puede "ablar.D.H di(isi!n 2ue tambi0n se encuentra en Ela(io -ose%o. Petubim 2ue %orman el acr!stico tenaP" Hsi lo ## a. así como 9<ois0s y los pro%etas. ?en "ebreo tora. Por consi uiente.D. 5o cual supone. Aun así. 9El en%rentamiento entre las primeras a rupaciones judías acerca del problema del (erdadero #srael en los si los llHl a.. En tiempos de -es8s y de la # lesia primiti(a toda(ía no "a concluido la delimitaci!n %ormal y explícita del canon (eterotestamentario. o tora. de ori en y 0neros literarios muy di%erentes. 2ue expresa la autoridad di(ina in"erente al texto bíblico como tal. 5a no(edad 2ue aporta el cristianismo primiti(o es precisamente una nue(a concepci!n eneral de la Escritura recibida.ir' ?Eclo (.D. %irmemente establecido y una 9exposici!n. con todo derec"o. Así.. y empie$an los en%rentamientos. en el Domentario de HabacucA. 2ue entiende su propia acti(idad. 5a persecuci!n reli iosa de los judíos por parte de los . una concepci!n escriturista en 2ue los textos pro%0ticos del Anti uo Testamento se entienden como promesa de la %utura sal(aci!n escatol! ica. aceptada por todosH de los escritos sa rados en tiempo de -es8s y de la # lesia primiti(a.el0ucidas. Es muy probable 2ue tal concepci!n ten a su ori en primero y %undamental en el propio -es8s "ist!rico. en el si lo ## a.. 2&sA. Domo %!rmula de citaci+n "allamos una y otra (e$ el iro de 9Así est' escrito. indujo a los judíos a una re%lexi!n m's seria sobre sus propias tradiciones de %e7 con lo 2ue la ley y los pro%etas se con(irtieron cada (e$ m's en el epicentro de la pr'ctica reli iosa y del pensamiento teol! ico. Esa peculiar concepci!n de la Escritura y su adecuado m0todo expositi(o. acab! por si ni%icar el 8ltimo impulso "acia la %ormaci!n de un rí ido concepto de canon y. 2ue no puede establecerse con exactitud. es al o 2ue certi%ican sobre todo los textos de Lumr'n ?por ej. En el momento en 2ue se distin ue y separa expresamente la interpretaci!n del texto bíblico ya dado y ya no se desarrolla ese texto bíblico como se "acía antes. pues. y sobre todo su proclama del inminente reino de Dios. de la existencia %'ctica de una colecci!n can!nica Hes decir. como un acontecimiento escatol! ico y culminante. en consecuencia. consi naci!n por escrito y canoni$aci!n de la tradici!n se prolon ! durante los si los si uientes de dominio persa y "elenístico en Palestina ?si los J#H## a.D.plural. 2ue menciona 9la ley y los pro%etas y los dem's escritos. Por lo dem's. ya a %inales del si lo # cristiano. "acia la delimitaci!n entre literatura can!nica y no can!nica. distinta del mismo. apareciendo <ois0s como la ran realidad 2ue est' detr's de la 9ley. 9El proceso de reuni!n. en el sentido de una (aloraci!n can!nica y normati(a.. -es8s y la # lesia primiti(a se mue(en en el terreno del judaísmo primiti(o tambi0n por lo 2ue respecta a la interpretaci!n escatol! ica de la Escritura y a sus correspondientes m0todos de . En de%initi(a es Dios mismo el 2ue est' detr's de todas las a%irmaciones escriturísticas como la autoridad decisi(a. nebim. desde lue o. cuyo cumplimiento se esperaba en el %uturo. se puede "ablar de una autoridad peculiar del texto. Tambi0n se encuentra a menudo la desi naci!n de 9la ley y los pro%etas. lo 2ue conecta a la # lesia primiti(a con el judaísmo es el com8n reconocimiento de una autoridad de la Escritura existente. E1 testimonio m's anti uo de una colecci!n de escritos sa rados se encuentra en el pr!lo o del libro de -es8s .. 5a %ormaci!n del canon (eterotestamentario de la Escritura se prolon ! durante un lar o período de tiempo.A. los caminos se separan. %lotando a2uí el recuerdo de 2ue el Anti uo Testamento no es un solo libro sino una colecci!n de escritos.

A ello se suma la primiti(a con(icci!n cristiana H2ue como tal constituye tambi0n la di%erencia decisi(a %rente al judaísmoH de 2ue -es8s de 3a$aret. aun2ue la actitud pr'ctica. ello no se debía en modo al uno a una concurrencia o ri(alidad. pudiera ser di%erente y m's o menos ri urosa o laxa. en la %ormulaci!n lobal debida a Pablo.2H+7 5c /. Adem's. sino 2ue en 0l se reali$! el MsíM. a una con el judaísmo. indispensable ayer como "oy para el judaísmo. . era el <esías prometido y el cumplimiento (erdadero y escatol! ico de la promesa (eterotestamentaria o. En el sentir de la mayor parte de los judíos renunciar a la misma "abría sido como renunciar a la re(elaci!n de Dios. por mí. 5a comunidad cristiana primiti(a. Es necesario tener ideas claras. así como la pre unta del =autista se 8n L \ <t 11. ya en la acci!n de -es8s "ay un en%rentamiento acerca del sentido y (alide$ de la tora.l4sA. pues. ante la cual el cristianismo primiti(o. 2ue no "ubiera de en%rentarse a esa realidad. consideraba el Anti uo Testamento como palabra de Dios y como Escritura sa rada. -es8s considera terminado el tiempo de la espera y de la promesa. por . como sucede. y a menudo con su 9pero yo os di o. Por el . sino a toda su concepci!n y %orma de expresarse. por ejemplo. decimos por medio de 0l nuestro MAm0nM. Es al o 2ue entraba en el problema de la propia comprensi!n de sí mismo. De a"í 2ue la primiti(a teolo ía cristiana sea. (a m's all' de las exi encias le ales. tambi0n la pre unta acerca de la importancia de -es8s reclamaba una respuesta a partir de la Escritura. Tampoco la comunidad pospascual pudo a"orrarse ese en%rentamiento con la Escritura. en%rentamiento 2ue tras su muerte continu! desarroll'ndose en el círculo de sus discípulos. 5a Escritura proporcionaba adem's el espíritu. en tanto 2ue ya irrumpe el tiempo del cumplimiento con su propia presencia y acti(idad personal ?c%. proclamado entre (osotros por nosotros.11H23A. Por eso tambi0n. sino 2ue respondía a unas necesidades %undamentales. y precisamente como cruci%icado y resucitado. En eneral no %undamenta sus ex"ortaciones con la tora. en el sentido m's amplio de la palabra. no %ue MsíM y MnoM. <c 1. y de manera muy particular Pablo y su corriente. 5a pre unta de c!mo se comportaron los se uidores de -es8s %rente a la tora y al Anti uo Testamento en eneral "abría 2ue plantearla y responderla en %orma nue(a desde esa realidad. la tora es la base com8n de todas las a rupaciones judías en tiempo de -es8s7 nadie ponía en duda 2ue constituía el ordenamiento (ital de #srael. la obediencia a la tora. y de la tora en particular.il(ano y por Timoteo. * en ese plano no podía por menos de darse despu0s una contro(ersia cada (e$ mayor acerca de la Escritura y de la recta concepci!n de la Escritura entre judaísmo y cristianismo. 5a no(edad a%ecta sobre todo al contenido. Así.i la # lesia primera. 9Por2ue el Hijo de Dios. sobre todo teniendo en cuenta la misi!n creciente entre los entiles. se (io necesariamente en%rentada a ra$onar y demostrar la justi%icaci!n de su existencia con ayuda de la Escritura. en el serm!n del monte. El judaísmo ad2uiere esencialmente de la tora el sentido de su existencia. Don(iene obser(ar tambi0n 2ue -es8s adopta respecto de la Escritura. declararon 2ue ya no era obli atoria para los cristianos del entilismo una rí ida obediencia a la tora. Para los judíos la tora era la parte decisi(a de la Escritura. ?2Dor 1. Pues todas las promesas de Dios en 0l se "icieron MsíM. una teolo ía bíblica7 lo 2ue no s!lo se aplica a las distintas a%irmaciones y citas particulares. el len uaje y los conceptos teol! icos.1). una actitud esencialmente m's libre 2ue los rabinos judíos. por ser en sus comien$os un rupo judío dentro del judaísmo. cuando damos loria a Dios. con cuya ayuda era posible el trabajo teol! ico en el campo judío.exposici!n. Dristo -es8s. "asta el punto de 2ue no podía darse nin una nue(a a rupaci!n judía.

Al i ual 2ue en los sin!pticos tambi0n en -uan tiene un papel importante la idea del cumplimiento de la Escritura en la "istoria de la pasi!n de -es8s ?13.14A o a condenarlo sin un proceso jurídico %ormal ?/. 5o 2ue se les reproc"a m's bien es 2ue no practican la ley o 2ue (an contra la misma cuando pretenden matar a -es8s ?/. "asta poder explicar 2ue esa muerte tenía su sentido en los planes de Dios.3&7 1).32A.1&A. 2ue en el marco de la discusi!n expuesta permite descubrir ya un estadio relati(amente a(an$ado. es decir. y se 8n esa ley debe morir. Es interesante 2ue -uan subraye. sobre todo. 93osotros tenemos una ley. sino 2ue es el Padre el 2ue da el (erdadero pan del cielo ?+.3+. una y otra (e$. Esto (ale tambi0n naturalmente para el E(an elio se 8n -uan. a todas luces.contrario.. se ad(ierte la distancia 2ue se "a establecido entre cristianos y judíos. Pero esa consecuencia no est' de nin 8n modo en la naturale$a misma de la ley. y los pro%etas. -es8s de 3a$aret es a2uel 9de 2uien escribieron <ois0s. ?K-n. Tambi0n a2uí se trata claramente del paso de <ois0s a un se undo plano7 mas.21. 2. ?1.3/A. 5o cual no tiene nada de sorprendente. 5os judíos est'n obli ados a la ley. de 9 racia y (erdad. <ois0s se presenta una y otra (e$ como testi o de Dristo.. como una (aloraci!n.31A.e nota 2ue la contro(ersia acerca de la (i encia de la tora para los cristianos es al o ya pasado 2ue no representa nin 8n problema dentro del cristianismo. y con ayuda de la Escritura. ?1. 3o era al o casual ni tampoco un %racaso.2&. De modo parecido se dice 2ue <ois0s no dio 9pan del cielo.. pese a esa poster aci!n.1/7 16. la ley de <ois0s debía conducir a la %e en -es8s. . . sino en la %alsa actitud de los judíos respecto a ella. Eueron muc"as las palabras y muc"os los acontecimientos 2ue los discípulos no comprendieron al principio.l17 1/.e trataba de "acer teol! icamente comprensible de al 8n modo. es pre(alentemente un asunto interno del judaísmo. sino al o 2ue estaba pre(isto en el amor de Dios al mundo y al "ombre.&)A. cuando -es8s estaba toda(ía con ellos7 tampoco comprendieron entonces la conexi!n de todo ello con la Escritura... en suA ley. una muerte tan atro$. 2ue la nue(a comprensi!n de la Escritura s!lo se otor ! a los discípulos despu0s del acontecimiento pascual ?c%. para la comunidad cristiana primiti(a y para su ala pro resista. Para -uan y su círculo la 9ley. 1+A. ?14. como en la ele(aci!n de la serpiente en el desierto ?3. como lo indica con sin ular claridad la expresi!n repetida de 9est' escrito en (uestra ?o. aportado por -esucristo. Esta a%irmaci!n del pr!lo o se entiende. 5a aut0ntica comprensi!n cristiana del Anti uo Testamento tiene desde el comien$o un cu>o y mati$ cristol! ico.)1A.227 12. 61K1/A. se acordaron de todo ello y lo raron entenderlo. bien entendida. cuyo exponente principal es Pablo. Al E(an elio se 8n -uan tambi0n le interesa m's la antítesis entre <ois0s y Dristo.127 14. <ois0s y la ley tienen una %unci!n menor y preparatoria de cara al orden sal(ador. y a prop!sito del cual se establecen asimismo relaciones tipol! icas. por2ue se declar! Hijo de Dios. . el epicentro de las promesas de los pro%etas y de su cumplimiento estaba en -esucristo. pudiendo ordenarlo en un contexto m's .. 2ue parece "aberse encontrado con (istas a la pol0mica7 a"í./A. *a 2ue. pues 2ue en la cruci%ixi!n de -es8s radicaba para la # lesia primiti(a el m'ximo esc'ndalo 2ue la %e debía superar. del 9Espíritu de (erdad.2)7 11. s!lo bajo la in%luencia del Par'clito. 95a ley %ue dada por medio de <ois0s7 por -esucristo (ino la racia y la (erdad. 5o cual es ciertamente una %ormulaci!n muy eneral.!lo despu0s 2ue -es8s "ubo sido lori%icado. Aun2ue el reproc"e m's a udo es 2ue sea la ley la 2ue impone la muerte a -es8s. en la ley.

como tal. como en el "ist!rico. Es 0sta una descripci!n correcta de la tendencia 2ue se obser(a en el E(an elio se 8n -uan7 aun así "ay 2ue estar atento a no in%ra(alorar la importancia de la Escritura. tanto en el plano teol! ico. 2ue no se deja entender por completo con los simples medios racionales y cientí%icos. 5a interpretaci!n cristol! ica pospascual de la Escritura se atribuy! al Qyrios y al Espíritu ?c%. en -uan el acento car a cada (e$ m's en 2ue -esucristo mismo es el aut0ntico cumplimiento de la Escritura.amplio. y en 2ue es 0l en 2uien se mani%iesta el sentido 8ltimo de toda la re(elaci!n di(ina y de la "istoria de la sal(aci!n. De modo similar tambi0n en 5ucas es el Fesucitado 2uien. son de una importancia simplemente (ital para el cristianismo y para las # lesias cristianas. A su lado. como re(elador y portador de la sal(aci!n. desde lue o.<@K-K-NDA#. 2ue (a (inculada a la %e en Dristo y 2ue. mejor dic"o.&H11A. Diertamente 2ue con esa (inculaci!n y con la conser(aci!n de la Escritura com8n. K5cK2&K&&H&4A. Fosemary Fuet"er en su importante libro 3ac"stenliebe und =rudermord ?\ Amor al pr!jimo y %ratricidioA. Todo parece indicar 2ue toda(ía no se "a dic"o la 8ltima palabra acerca .<@ El di'lo o con el judaísmo re2uiere precisamente en este punto un cambio radical de orientaci!n. . (on ZDampen"ausen. Para la # lesia primiti(a la exposici!n cristol! ica del Anti uo Testamento era una necesidad ineludible 2ue. pero 2ue en todo caso son discutibles y de los 2ue no (i(e la (erdadera %e.. una decisi!n "ermen0utica. K5cK2&K2)H2/K32 y en la aparici!n a los once. todo lo dem's pierde su brillo. con su ori en judío y la conciencia de la misma. como el <esías prometido. y "asta la misma Escritura s!lo tiene cierto (alor por ra$!n de 0l mismo. 5a # lesia cristiana no puede renunciar al Anti uo Testamento. 5a (inculaci!n retrospecti(a. por lo mismo. expone a los discípulos la Escritura ?así. por ej. por2ue en 0l se "a "ec"o realidad la sal(aci!n prometida. aparece m's li ada al espíritu 2ue a la letra. poco a poco leer' el 3ue(o Testamento con ojos di%erentes y experimentar' c!mo la ocupaci!n prolon ada con la (ieja Escritura y con el judaísmo conduce a una comprensi!n mejor y muc"o m's pro%unda del 3ue(o Testamento y de la persona de -es8s. si desea mantener la %e en una re(elaci!n "ist!rica y en el "ist!rico -es8s de 3a$aret. a los discípulos de Ema8s. y comporta. tambi0n 2Dor 3. Así. 9Para -uan la prueba escriturística conser(a en sí y por sí todo su (alor7 s!lo arremete contra una sobre(aloraci!n de la misma o. (ista en su conjunto. a saber. consecuencias 2ue "oy nos ponen en uardia y 2ue sabemos "an de corre irse. 3o s!lo aprender' a entender y amar mejor a -es8s sino tambi0n al pueblo de -es8s. . Fespecto del mismo existía "asta "ace muy poco Hy es de temer 2ue el %allo no se "a eliminado para siempreH un desconocimiento sobreco edor. puedan decidir sobre la (erdad de Dristo. 2ue m's tarde se sacaron consecuencias antisemitas de la pol0mica neotestamentaria.e ad(ierte 2ue 5ucas tiene un inter0s especial en ello. Diertamente 2ue la (ieja =iblia certi%ica acerca de 0l y a 0l puede conducir7 pero lo decisi(o es siempre Dristo y 8nicamente Dristo. es ya el primer paso por el %atídico camino 2ue conduce al antisemitismo. Descansa en todo caso sobre la %e en -es8s. por ejemplo.e trata de una comprensi!n espiritual o pneum'tica de la Escritura. A este respecto piensa H. el creciente alejamiento de la # lesia y de muc"os cristianos del Anti uo Testamento. El Anti uo Testamento no est' a"í para escudri>arlo con ar umentos 2ue. Luien se ocupa a %ondo del Anti uo Testamento y lo estudia en todas sus tendencias. contra una %alsa (aloraci!n y actitud %rente a detalles (erdaderos o %alsos. 5a %e cristiana se %unda en Dristo y por Dristo7 (i(e por su espíritu y su palabra. 3o se puede discutir. no se puede ju$ ar de la %orma tan ne ati(a con 2ue lo "a "ec"o. Pero "ay otro punto i ualmente importante.. -NDA#. del Anti uo Testamento sur i! desde el comien$o una problem'tica de di%ícil soluci!n. despu0s de la pascua. supuestamente. Para dic"a autora el 9midras" cristol! ico.

#e3 . 11 El 2ue "abla por su cuenta.@=FE 5A ANT@F#DAD DE -E. 95os judíos rec"a$an como una pretensi!n auda$ esa in(ocaci!n a <ois0s. Así.. como en el resto de la secci!n.e 8n .. Para la incorporaci!n actual de la secci!n en el cap.DN.. despu0s del a>o /6... como lo %ue Pablo.1+A.. Don toda probabilidad s!lo "abía tenido una instrucci!n elemental como la mayor parte de sus coet'neos..1. 2ue %ormase parte del rupo de los maestros titulados. El círculo jo'nico sabe.1&7 26. a partir de Pablo.i ni si2uiera "a estudiadoS R. 5o cual se aplica tanto al cuarto E(an elio como a los sin!pticos. "abi0ndola recibido en la .. se uidores. Hasta tal punto es para sus discípulos 9el maestro por antonomasia..2. o rabbi ?D%.[=AD@ ?-n. En su comentario "a reunido los ar umentos exe 0ticos.217 13.de la interpretaci!n neotestamentaria de la Escritura. ) y del subsi uiente en%rentamiento con los judíos. y eso tambi0n se sabía. el apelati(o 9discípulos. 1) 5os judíos se 2uedaban admirados y decían.. toda (e$ 2ue tambi0n por su contenido se relaciona con la curaci!n del en%ermo en la piscina de =et$at'. sin "aber estudiadoC 1+ -es8s les contest!. de ese papel del maestro -es8s. la relaci!n <aestroHdiscípulos pertenece al estrato de la tradici!n "ist!rica sobre -es8s. Tambi0n en el E(an elio se 8n -uan se le trata repetidas (eces como 9maestro.27 11.. -n 1.. sino del 2ue me en(i!.. A2uí...c"nacPenbur parece con(eniente separar la secci!n /. por2ue no lle an a creer en -es8s.c"nacPenbur 9"ay ra$ones poderosas para considerar esta secci!n como conclusi!n de la curaci!n sab'tica re%erida en el cap.2)7 4. ?=N5T<A33A..2+7 &.13.i no pertenece al rupo de los (ersados en la EscrituraS. 0se es sincero y no "ay en 0l %alsía al una. -es8s se "abía presentado de "ec"o como un maestro y como tal %ue considerado. nin 8n letrado en las Escrituras. 5a admiraci!n y el asombro no tienen a2uí nin 8n sentido positi(o.. ..1)H2& del contexto del capítulo / para unirla directamente al capítulo ).. "ay 2ue tener en cuenta 2ue aparecen al unos puntos importantes del en%rentamiento judeoHcristiano en tiempos del e(an elista y de su círculo ?es decir....)67 3.. 6/K1)H2&A ... mientras 2ue en la literatura epistolar neotestamentaria desaparece por completo. pues... pues. sino 2ue m's bien indican el esc'ndalo y la mala (oluntad ante la a%irmaci!n de -es8s.34. BD!mo puede -es8s remitirse a la EscrituraC R.i uiendo a =ultmann y a . A<P5#A D#. busca su propia loria7 pero el 2ue busca la loria del 2ue lo en(i!.317 +.. "acia %inales del si lo #A.. pese a su es%uer$o escudri>ador. 1) es entenderlo como una reacci!n directa de los judíos al "ec"o de 2ue -es8s no s!lo se "aya remitido a la Escritura como al testimonio del Padre. 5a mejor manera de entender el (.. pasa a ser su propia y característica autodesi naci!n de 0stos.. Por consi uiente. Pero -es8s no %ue... 1/ El 2ue 2uiera cumplir la (oluntad de 0l.. . <i doctrina no es mía. PAFA DNFAF E3 .I. a cuya reproducci!n podernos renunciar a2uí. BD!mo 0ste sabe de letras. * a ello reaccionan los judíos con ran perplejidad. / 9"ay 2ue suponer una decisi!n meditada de la redacci!n.. 2ue la expresi!n 9discípulos.. su pretendida con%ian$a en <ois0s carece de %undamento.. sino 2ue adem's les "aya ec"ado en cara el 2ue no entiendan la Escritura. conocer' si mi doctrina es de Dios o si yo "ablo por mi cuenta.

95a 9(oluntad de Dios. Nna ense>an$a de esa índole. -es8s no opone sin m's su doctrina a la pr'ctica de los escribas y (ersados en la Escritura como la doctrina mejor y (erdadera7 lo 2ue dice es 2ue ense>a como en(iado y encar ado por Dios.. De todos modos era cosa establecida 2ue -es8s jam's se remiti! a una %ormaci!n recibida a la manera del estudio rabínico de la tora para atribuirse una autoridad de maestro. y del mo(imiento %ariseo cada (e$ m's (i oroso. 2uien nunca "a ser(ido a un maestro. Así. A"ora bien. pues. no es al o 2ue 0l "aya pensado y descubierto. 9ense>aba como 2uien tiene autoridad y no como los escribas. Es (erdad 2ue al principio no "abía un curriculum per%ectamente establecido por el 2ue se lle ase al título de rabbi. Por el contrario. 9.sina o a junto con la %ormaci!n reli iosa. ?K<cK61K227 K<tK6/K24A. de una pr'ctica de (ida con%orme a la tora. Durante ese período no s!lo se trataba de aprender %ielmente la doctrina escrita y oral. sabi0ndose comprometido a reali$ar esa tarea. Por tanto. de criterios externos no "ay nin una posibilidad de emitir un juicio sobre la doctrina de -es8s. Partiendo. de la 2ue a2uí se trata.!lo 2uien "abía reali$ado ese com8n discipulado podía ser tenido como miembro de la comunidad rabínica con todos sus derec"os. cuando dice 2ue su 9doctrina. no dejaba de ser considerado como am "a are$. sin la explícita capacitaci!n docente. sobre todo. En el judaísmo. y ya en la 0poca anterior a la destrucci!n del se undo templo. sino 2ue se trataba. al problema de si se est' dispuesto a "acer la (oluntad di(ina. Por ende. sino 2ue ponía tanto a la persona del maestro como su doctrina en una situaci!n delicada. Dondici!n para ello era la ad"esi!n a un rabino durante lar os a>os y el con(i(ir con un rupo de discípulos bajo la uía del rabbi en una comunidad de (ida o especie de comuna. sino . de los 9sabios. para aceptarla o rec"a$arla despu0s de un examen crítico. se 8n subrayan distintos maestros. Duando al uien cumple realmente la (oluntad de Dios. Ense>a bajo su propia competencia y responsabilidad. Es %'cil suponer 2ue en esa 0poca toda(ía discutían judíos y cristianos la cuesti!n de si -es8s podía ser reconocido como una autoridad docente. a2uí se rec"a$a cual2uier criterio externo. @rdinariamente a los cuarenta a>os el discípulo era ordenado rabbi mediante la imposici!n de manos.. se "abía desarrollado un ran impulso de escolari$aci!n bajo la in%luencia de los especialistas en la Escritura. toda (e$ 2ue le %altaba la %ormaci!n necesaria. no es suya propia7 o. la pre unta acerca del ori en de la doctrina de -es8s e2ui(ale a pre untar por su condici!n de en(iado di(ino. Nn desarrollo m's se(ero del rabinado se lle(! a cabo en la 0poca 2ue si ui! a la destrucci!n del templo. pues. cuando el mo(imiento %ariseo asumi! de%initi(amente la direcci!n espiritual del judaísmo. El ori en di(ino de esa doctrina no se puede probar desde %uera. pero sin nin una especiali$aci!n t0cnica en la escuela de los rabinos. Por el contrario.. no es una pr'ctica cual2uiera. -es8s aparece bajo todos los aspectos como un autodidacta y como un am "a are$. como un indi(iduo del 9pueblo de la tierra. teniendo 2ue remitirse con su doctrina a Dios mismo. -KJD. el problema del reconocimiento de -es8s conduce al problema del reconocimiento de Dios. REn realidad se 2uedaba s!lo con su doctrina %rente a la mayoría reconocidaS * Bpodía lle(ar ra$!n en contra de esa mayoríaC En tal caso su le itimaci!n s!lo podía ser de tipo pro%0tico. Eso es precisamente lo 2ue -es8s "ace. como "ombre sin %ormaci!n. no s!lo le ponía en contra del rupo de los letrados y escribas. lo 2ue es lo mismo. inmediatamente lle a al conocimiento de la doctrina de -es8s y puede ju$ ar por sí mismo si esa doctrina es de ori en di(ino o no. la cuesti!n acerca de la doctrina de -es8s se con(ierte en la cuesti!n de su reconocimiento. por muc"o 2ue "aya podido estudiar.

.la %e ?1A. por eso -es8s es tambi0n absolutamente 9(erdadero. . no aranti$ado. 9por2ue no s!lo 2uebrantaba el s'bado.. en su propio nombre y con la propia le itimaci!n.. se 8n -uan. sobre unos mecanismos de con%irmaci!n social las m's de las (eces inconscientes. 14 el texto pasa al ata2ue. Así.e trata ante todo y sobre todo de la %e en -es8s como el en(iado de Dios.c"nacPenbur A. y est' libre de cual2uier prop!sito malo. Es el proceso 2ue antes se "a descrito como un 9aceptar loria unos de otros.&1H&&A.. 9Para -uan no "ay 0tica al una en el cumplimiento de la (oluntad de Dios. Nna sola obra "e reali$ado y todos est'is mara(illados.11... 9nin uno de (osotros cumple la ley. Por2ue -es8s se entre a por completo al ser(icio de la causa de Dios. <ois0s les "a dado la tora. RT8 est's endemoniadoS BLui0n pretende matarteC 21 -es8s les replic!. . * 0sa es la loria 2ue ciertamente interesa a -es8s..!lo el ries o libre. la tora. la (isi!n y certe$a de si esa doctrina es de Dios o de si -es8s "abla por su cuenta simple y llanamente. nin uno de (osotros cumple la ley. Bos irrit'is contra mí.. En la causa de -es8s est' a la (e$ en jue o la causa de Dios. pues.. BPor 2u0 pretend0is matarmeC 26 Fespondi! la multitud. por2ue "e curado en s'bado el cuerpo entero de un "ombreC 2& R3o ju$ u0is por las apariencias. su 9libertad de la injusticia. 1.. y al 2ue por tanto s!lo desde Dios se le puede entender. Es la persona en la 2ue se puede creer y con%iar.. en e%ecto. y "asta su existencia por completo est' re%erida a Dios. <ois0s os "a dado la circuncisi!n Haun2ue no pro(iene de <ois0s. Domo moti(o de tal a%irmaci!n "ace -es8s la pre unta. y por2ue se preocupa de la loria de Dios. Por lo dem's... no se preocupa m's 2ue de su "onra personal7 lo 2ue le importa ante todo y sobre todo es su propio reconocimiento y 0xito. 22 Pues bien. ?.. 23 Pues si uno recibe la circuncisi!n en s'bado para 2ue no se 2uebrante la ley de <ois0s. En otras palabras. 2ue a la (e$ se demuestra como un (erdadero ser(icio al "ombre.. en 2ue ya se "ablaba del prop!sito "omicida de los judíos.... *. -es8s es el "ombre cuya ense>an$a toda. la (iolaci!n del s'bado y la peculiar %iliaci!n di(ina de -es8s son los crímenes 2ue pro(ocan el prop!sito "omicida de los enemi os de -es8s. 14 B3o os dio <ois0s la leyC .. . BPor 2ue intent'is o por 2u0 and'is ma2uinando matarmeC 5a recriminaci!n alude claramente a ). 2ue le "a en(iado y autori$ado. A"í radica tambi0n su (eracidad. =ultmann. Eso es lo 2ue ase ura el (. ?). Tambi0n .. 2ue no sea primordialmente la obediencia de la %e. 9Es un duro len uaje combati(o. 2ue re%leja la disputa con el judaísmo de tiempos del e(an elista. se "alla en un plano completamente distinto. Pero H0ste es el reproc"e tremendoH... D%... 0sa es la obra exi ida por Dios. y sobre todo 2ue practi2ue el amor acti(o ?1-n 3..DH3ADQE3=NFG. decía 2ue Dios era su propio Padre.in embar o.. 11 al decir 2ue cual2uiera 2ue "abla y act8a por su propia cuenta. adem's.. sino 2ue. 9.. sino ju$ ad con criterio rectoS Don el (.21A..in duda "ay 2ue (er a"í la . . Lueda claro 2ue semejante reconocimiento social descansa en un taimado e oísmo.. tambi0n se exi e del creyente 2ue 9obre la (erdad.11sA. 2ue en de%initi(a se da tambi0n a conocer como una renuncia a cual2uier tipo de coacci!n reli iosa y espiritual. "aci0ndose i ual a Dios. mientras 2ue la 9 loria de Dios. 5os judíos se re%ieren a <ois0s como a su maestro y a la ley... sino de los patriarcasH y (osotros la practic'is tambi0n en s'bado. de la %e comunica tambi0n al "ombre la experiencia de la (erdad de la %e. ?3..

y en el 2ue est' en jue o la sal(aci!n de todo el "ombre. 2ue se abre con -es8s./A. BPor 2u0C Ante todo como se>al del nue(o orden de (ida escatol! ico. en s'bado "erir a un "ombre para dar cumplimiento a la ley de <ois0s. el sanar a un "ombre en s'badoC El ar umento tiene cierta semejan$a con la a%irmaci!n de <c 3.. ?aludiendo a la curaci!n de la mano seca. con lo 2ue su juicio no es correcto. con su acci!n curati(a en s'bado. K<cK63K61H6+ y parA. se dice en la <is"na. se saca la conclusi!n de menor a mayor ?a minori ad maiusA.23. tienes un demonio.i lo "acen es 2ue tienen un doble rasero para ju$ ar7 ju$ an de %orma muy externa y super%icial. pues. <ois0s "a ordenado la circuncisi!n H2ue "ablando con mayor propiedad se remonta a los 9patriarcas. como el de la circuncisi!n. le replican7 o. sin 2ue nadie se escandalice por ello. entre el prop!sito y el acto no se puede tra$ar una línea di(isoria clara7 una cosa conduce a la otra.. .i un "ombre puede ser circuncidado en s'bado para no 2uebrantar el precepto mosaico de la circuncisi!n.. 9Todo lo 2ue pertenece a la circuncisi!n se puede cumplir en s'bado.e puede. incluso cuando el octa(o día coincida con la %esti(idad del s'bado.. la conclusi!n clara es 2ue no pueden condenar a -es8s por2ue "aya curado a un "ombre en s'bado. B2ui0n pretende matarteC -es8s replica con un ar umento con el 2ue acabar' ex"ortando a sus enemi os a 2ue re%lexionen serenamente y emitan un juicio recto. m's importante 2ue la circuncisi!n en s'bado. super%icial e injusta. . un mal espíritu7 est's completamente loco. esa 9sola obra. 5a sanaci!n del 9cuerpo entero de un "ombre. .i por parte judía se "acía el reproc"e de 2ue con sus curaciones en s'bado -es8s 2uebrantaba el descanso sab'tico. B* no debería estar permitido. con mayor ra$!n. -es8s 2uería . 2ue se desarrolla así. al propio Abra"am. . 5a actitud de los enemi os de -es8s es de tal índole 2ue en de%initi(a desemboca en el prop!sito de matar a -es8s7 per%ectamente dentro de la concepci!n judía y (eterotestamentaria.opini!n del círculo jo'nico ?c%. literalmente. para contraponerla al "ec"o de 2ue la circuncisi!n se practica en s'bado con muc"ísima %recuencia. del 2ue por lo dem's no tienen per%ecta conciencia. Por eso se circuncida a los ni>os tambi0n en s'bado.i. sin duda. en /. * -es8s les ex"orta a"ora a ju$ ar rectamente. . tampoco para los judíos era el precepto del s'bado tan absoluto y cate !rico 2ue no admitiera excepci!n al una. la circuncisi!n pertenece al orden (iejo y transitorio. * a"ora. En todo caso rec"a$an la a%irmaci!n de -es8s con ran indi naci!n. 2ue -es8s "a "ec"o es mayor. cuyo %in "a sonado ya con la lle ada de -es8s. la parte cristiana replicaba con el ar umento de 2ue los propios judíos 92uebrantan. pues. En cambio. REst's endemoniadoS. no pudiendo por lo mismo pretender 2ue se le reconociera como maestro. A"í cabal a tambi0n el ar umento si uiente. * es sobre todo en la (iolaci!n del s'bado en la 2ue se escandali$an los enemi os7 esc'ndalo si ni%icado con el asombro o admiraci!n. .i en el texto se subraya 9una sola obra.&. el s'bado en ciertos casos. -es8s desenmascara el (erdadero prop!sito de sus enemi os. 2ue no "e "ec"o m's 2ue sanar por entero a un "ombre en día de s'badoC Elota e(identemente la idea de 2ue la circuncisi!n es un rito con el 2ue se le "iere al "ombre y se derrama al o de san re.e re%leja tambi0n a2uí la primiti(a pr'ctica cristiana 2ue ya omitía la circuncisi!n. Adem's. se 8n la exposici!n de G0n 1/ 4H1&H7 el precepto 2ue ordena circuncidar a los ni>os al octa(o día de su nacimiento es tan importante 2ue "a de cumplirse siempre. 5ue o la recriminaci!n "ec"a a -es8s es a todas luces partidista. Domo ya antes se "a se>alado. Bpor 2u0 os irrit'is contra mí. . Por consi uiente. %orma típica de la ar umentaci!n rabínica. de la curaci!n de un en%ermo en s'bado. se trata de una 9sola obra. tambi0n 14. 9BEs lícito en s'bado "acer bien o "acer malC Bsal(ar una (ida o dejarla perecerC. los judíos practican la circuncisi!n en s'bado y no incurren en trans resi!n del precepto sab'tico. de modo intencionado es.

imposible el 2uerer %or$ar la %e Ho el asentimiento a otras reli iones y concepciones del mundoH con los medios del poder externo. incluso como decisi!n para la propia (ida aceptada de un modo sensato. sino mediante la (oluntad7 y así se toma a2uí el asentimiento como un acto de la ra$!n.. no es m's 2ue el re(erso de la medalla. puede tambi0n presentarla como per%ectamente l! ica y e(idente. 2ue s!lo brota de la espontaneidad interna del cora$!n. al 8nico DiosA. Dreer es. c!mo "an nacido los do mas y si "ay 2ue entenderlos e interpretarlos "oy de una manera nue(a.... 2ue ya no se puede poner en tela de juicio. como el 2ue nosotros mismos intentamos lle(ar a cabo a2uí en la ex0 esis. Duando se dice por ejemplo. 95a ra$!n del creyente se ordena al uno ?e. 2.. decidirse a creer7 o si s!lo "e de creer lo 2ue realmente entiendo. Por lo mismo es no s!lo injusto sino. 2ue la %e sur e del asentimiento íntimo y libre del "ombre. EEKEJ#DE3D#A. Don todo. una actitud %undamental "umana. de una (oluntad cie a. cuando todo est0 per%ectamente claro. 2ue no se puede despac"ar como al o est8pido e insensato7 m's a8n.. si tales a%irmaciones pueden toda(ía mantenerse %rente a la ima en cientí%ica del mundo y %rente a la ciencia moderna.demostrar la presencia del nue(o orden escatol! ico de la sal(aci!n. * ello por2ue todo lo 2ue se lo ra con la (iolencia no es m's 2ue al o externo7 lo cual no es desde lue o creer.. 1. por tanto. aun2ue el impulso decisi(o lo d0 esta 8ltima. en la medida en 2ue se deja tratar con medios cientí%icos. total y completo. en el acto de %e est'n ori inariamente unidos entre sí los dos elementos de la ra$!n y de la (oluntad. la libertad personal y espiritual íntima del "ombre.. Pero precisamente por2ue la %e procede en de%initi(a de la espontaneidad del .. Eso es lo 2ue piensa Tom's de A2uino con su conocida de%inici!n de 2ue creer es 9pensar con asentimiento. en e%ecto. (ista desde %uera. adem's. 2ue se "a de empe$ar por esclarecer racionalmente el contenido de la %e7 primero "ay 2ue poder dar una respuesta exacta y cientí%icamente %undada sobre c!mo "a sur ido la =iblia y 2u0 dicen en concreto sus a%irmaciones. ad 3A. "asta el punto de 2ue el amor es tambi0n el (erdadero sost0n del mo(imiento de la %e. En todas estas actitudes se pasa por alto 2ue el an'lisis con base cientí%ica. 5o cual si ni%ica a su (e$ 2ue.. el "ec"o de 2ue... . etc... ?. precisamente. Para Tom's de A2uino.. art. Tampoco se le puede arrebatar a nin 8n "ombre la decisi!n de %e. como lo entiende el E(an elio se 8n -uan. no "ay posibilidad al una de probar 2ue la %e en sentido bíblico es al o cientí%icamente %also y absurdo.. <editaci!n Dreer. dic"o con mayor precisi!n. y 2ue.d. en la %e como en el amor "umano se actuali$a 9el cora$!n... sea 9inse uridad y ries o. no cabe %or$ar la %e como no se puede %or$ar el amor de nadie. es un acto de la libertad del "ombre 2ue "a de reali$arse.. una actitud (ital. si primero "ay 2ue poner las pruebas sobre la mesa y. Por lo dem's. El "ec"o de 2ue la %e no se pueda demostrar ni %or$ar mediante nin una le itimaci!n externa. c. como acto ordenado por la (oluntad al uno.. de modo 2ue se pueda o deba creer al o contra un saber o conocimiento superior.umma t"eolo ica ##H##. Por ese moti(o no se justi%ica en modo al uno una interpretaci!n racionalista de la sin ularidad de la %e y del mo(imiento creyente.. no mediante el pensamiento. Puede su erir la decisi!n y "asta cierto rado. es al o 9de%initi(o. ni de un sacri%icium intellectus...... la (oluntad incluye el amor7 o.. 2. 2ue en modo al uno puede ir contra la (oluntad de Dios. por tanto. 3o se trata. sino 2ue cuanto ocurre en el acto de %e es una apertura del "ombre al amor mismo 2ue es Dios. el amor es la (erdadera esencia de la buena (oluntad. s!lo puede lle(ar "asta el punto en 2ue se toma la decisi!n de %e.

TA DE 5@. esa simplicidad de la %e nada tiene 2ue (er con la estupide$ o superstici!n. por ejemplo. 2ue son el si no de una (erdadera con%ian$a y de un amor (erdadero. pese a todo. mientras 2ue cual2uier tentati(a de una total racionali$aci!n del mismo "ombre s!lo puede lo rarla mediante una re%lexi!n constante y un radical an'lisis de sí mismo o Hlo 2ue toda(ía es m's "orribleH. Duando se considera en este aspecto la ran tentati(a del psicoan'lisis. el "ombre no tiene m's elecci!n 2ue aceptarse con sus lados oscuros. TA=EF3[DN5@. al conjunto de la realidad.A5:3 PAFA 5A E#E. sino 2ue adem's puede comportar los m'ximos peli ros para el "ombre. (i(ir y lle ar a una orientaci!n co"erente de su (ida.cora$!n. un cierto ries o. total. Pero es precisamente esa resi naci!n. En el campo de lo subjeti(o se encuentran los límites claros de la ra$!n. 5a (erdadera %e es siempre simple. en lo posible. 2ue no es del todo e(idente y 2ue nunca se podr' aclarar por completo. Don su decisi!n positi(a la %e asume. * desde lue o en la mayoría de los casos lle a precisamente a sus %ronteras cuando est'n en jue o las cuestiones del "ombre y de la actuaci!n "umana7 pi0nsese. no tiene por 2u0 a uardar a 2ue todo est0 per%ectamente demostrado en cada detalle como condici!n indispensable. -NA3 12 -E. Es (erdad 2ue el 'mbito de la racionalidad de la ra$!n se extiende a todas las cosas y objetos mundanos meramente ima inables y posibles7 m's a8n. . dejar muc"as cosas sin aclarar y. en la conocida irracionalidad de la actuaci!n política. Pero eso es al o per%ectamente l! ico y ra$onable. con la 2ue a menudo se con%unde. "asta el de su misma destrucci!n ?el "ombre no lo soporta con su ori en encorc"adoA. Pero esa ra$!n. mediante los modernos m0todos de interro atorio y tortura de unos poderes brutales. pese a 2ue el "ombre resulta complejo en extremo y contradictorio con sus eni mas y experiencias (itales. Es justamente para su ra$!n 2ue el "ombre se con(ierte siempre en el m'ximo eni ma para sí mismo y en el abismo m'ximo. de rastrear con precisi!n las decisiones e2ui(ocadas y las %uentes de error y de comprender. De una %orma absolutamente simple y total la %e acepta al testimonio di(ino de -es8s y la o%erta de (ida 2ue nos sale al encuentro en tal testimonio. no es sin embar o absoluta.i el "ombre 2uisiera esperar a tener una se uridad de%initi(a en todos los puntos. Don%iere a la (ida una simplicidad y una orientaci!n b'sica. a una destrucci!n del "ombre y de lo "umano. ?. &1H//A =#=5#A 3T EJA3GE5#@. por2ue tampoco en otros campos puede lle ar el "ombre con su ra$!n a la plena e(idencia. Así pues. sin 2ue jam's pueda penetrar por completo en los moti(os de su actuaci!n. . esos objetos son la (erdadera es%era de acci!n de la inteli encia. teniendo 2ue posponer una y otra (e$ su decisi!n. ello podría si ni%icar 2ue de "ec"o nunca pueda lle ar a la %e. en 2ue se trata precisamente de tomar conciencia lo m's amplia posible de los propios moti(os. de iluminar con toda exactitud el propio pasado. sino m's bien con la simplicidad y limpie$a del cora$!n. conduce irremediablemente.I. aun2ue est' abierta a todo. un 9resto.P' s. por2ue orienta la (ida "umana "acia el 8nico Dios del amor. E3 -EFN. "onrade$ y "umildad lo m's con%orme al ser del "ombre. entonces se ec"a de (er 2ue no s!lo no se lo ra esa empresa de una 9autoiluminaci!n. por tanto. En de%initi(a. con necesidad interna y externa. H randis abyssus est ipse "omo ?A ustínAH. el propio ori en.

En sus orí enes la %iesta de los tabern'culos era una %iesta a raria. Disputa acerca de la mesianidad de -es8s ## ?/.PNTA. 5a multitud popular en la %iesta de los tabern'culos ?/. ElaJio -ose%o la desi na 9como la %iesta m's rande y m's santa con muc"o entre los "ebreos. días 1)H23. En la serie postexílica ?toda(ía "oy en (i orA de %iestas. la %esti(idad de los tabern'culos o tiendas representa la culminaci!n %inal de las tres randes %iestas del primer mes de tis"ri. Así "ay 2ue explicar el "ec"o mismo de las tiendas. 5a %iesta de las tiendas era una %iesta marcadamente piadosa. para 2ue (uestras eneraciones sepan 2ue yo "ice "abitar a los "ijos de #srael en caba>as cuando los sa2u0 de E ipto. &. es decir. L.e celebra en el oto>o. sobre todo de las u(as y de las aceitunasA. ?K5(K23K&2sA. la %iesta de a>o nue(o ?ros"H"aHs"ana. al %inal del a>o. /. o como la 9%iesta de *a"(e".1+7 3&. 9Por siete días "abitar0is en caba>as7 todos los naturales de #srael morar'n en caba>as. en los 2ue muc"as (eces .A. 5e( 23.2)H)2A 5os textos del cap. pues sabemos 2ue. ..3/H34A. y así se dice. 2. / se a rupan en torno al desarrollo de la %iesta de los tabern'culos. Disputa acerca de la mesianidad de -es8s # ?/. como apenas se encuentra en las %iestas de recolecci!n.34A. 2ue constituye el tras%ondo de -n / ?y tal (e$ tambi0n de muc"as de las a%irmaciones del c. ?/. &&H)2A. en la 0poca posterior al Destierro. ?c%.1&.&nC$9)'6: 5a %iesta de los tabern'culos. es la tercera de las %esti(idades en el anti uo calendario israelita tradicional ?c%.&6H&&A. Expresamente se ordena el re ocijo ?Dt 1+.2)H31A. (uestro Dios. 5a incredulidad de los parientes de -es8s ?/. día 16A y la %iesta de las tiendas ?suPPot. 5a %iesta a rícola de la recolecci!n experiment!. N2. y se celebra a %inales del a>o con la recolecci!n de los %rutos de los 'rboles. 2ue se mani%iesta en los distintos ritos de la %esti(idad.!lo despu0s de destruido el se undo templo orden! el rabí *oian'n =en _aPPai 2ue la %iesta se celebrara tambi0n en el campo durante siete días.13H1)A. la %iesta tenía 2ue celebrarse en el templo como consecuencia de la 9concentraci!n c8ltica reali$ada por -osías. .@=FE 5A <E. *a"(e". Feacci!n de los enemi os de -es8s a la %racasada tentati(a de apresamiento ?/.I. 1. Esta interpretaci!n "ist!ricoHsal(i%ica alcan$! con el tiempo mayor importancia. se 8n el anti uo calendario 2ue empe$aba el a>o en oto>o. Primer intento de apresar a -es8s ?/. 3. Ex 23.1H4A. . en este orden. ).#A3#DAD DE -E. Discurso de -es8s en la %iesta de los Tabern'culos ?/.5. ?+22 a.4H137 2uedan excluidos los (.1H1&. -.22.D. la ran %iesta de la reconciliaci!n o expiaci!n ?yomHPippur.32H3+A. +. donde se denomina 9%iesta de la recolecci!n. De acuerdo con nuestro c!mputo cronol! ico esas %iestas caen ordinariamente en el período del 16 de septiembre al 16 de octubre. y especialmente en los %estejos de la (endimia. siempre del mes de tis"riA. 1)H2&A. día 1K2 de dic"o mesA.. de modo 2ue a menudo podía desi narse simplemente como 9la %iesta. al i ual 2ue la pessaP"ma$$ot ?%iesta de pascuaA una posterior interpretaci!n "ist!rico sal(í%ica. 95a explicaci!n 2ue resulta m's satis%actoria consiste en reconocer en 0l ]el rito de las caba>as \ suPPotl las caba>as de ramajes 2ue se ele(aban. *o. )'6 %.6%. en las (i>as y en los "uertos durante la (endimia y la recolecci!n de los %rutos. 1A.D#. y 2ue toda(ía "oy se ele(an.

Ese sería el tras%ondo 2ue "abría 2ue tener ante los ojos para entender la subida de -es8s a -erusal0n tal como la describe el c.late una si ni%icaci!n simb!lica. 1 "abla directamente de 2ue -es8s permaneci! en Galilea. por2ue mi tiempo no se "a cumplido toda(ía. *a"(e"S. mani%i0state al mundo. 1. arriba y abajoH.ubid (osotros a la %iesta7 yo no subo a esta %iesta. de otro para exponer con una mayor e%icacia el con%licto 2ue. El e(an elista "a 2uerido dar intencionadamente ese marco %esti(o a la inter(enci!n de -es8s7 de un lado. Pero se trata. Asimismo cada día se celebraba la procesi!n del a ua (erti0ndola solemnemente sobre el dic"o altar de los "olocaustos. + Díceles -es8s. Entre m8sicas y randes luminarias %esti(as al unos "ombres piadosos ejecutaban dan$as con antorc"as. 6/K61H64A 1 * despu0s de esto. con toda probabilidad durante un lar o período de tiempo7 literalmente dice 2ue 9andaba por. por2ue los judíos trataban de matarlo. ?-n. la de los tabern'culos.. en una especie de ritual de las llu(ias. de destacar la distancia de -es8s respecto de -udea y -erusal0n. mientras 2ue (uestro tiempo siempre es oportuno. DE -E. A ello se a>adían otras celebraciones %esti(as. a derec"a e i$2uierda. ]de un lu ar a otrol7 se 8n la presentaci!n 2ue "ace el e(an elista. El sentido ori inario de ese a itar los ramos se relaciona a menudo con la petici!n de las a uas de oto>o. permaneci! en Galilea. para 2ue tambi0n tus discípulos (ean las obras 2ue t8 "aces7 & por2ue nadie "ace nada en secreto cuando pretende darse a conocer p8blicamente. ) E%ecti(amente. expresaba sin lu ar a dudas el car'cter c!smico de la ceremonia7 todo el rito estaba per%ectamente re ulado y se reali$aba acompa>ado de (ersículos de salmos como 9RDad racias a *a"(e"S. <'rc"ate de a2uí y (ete a -udea. /. debido sin duda al prop!sito asesino de los judíos como explícitamente se repite una (e$ m's. . una palma li era en la 2ue iban atados ramos de mirto y de sauce. 1 . 4 Despu0s de decirles esto. Generalmente se tenían en el atrio de las mujeres. El (. / A (osotros no os puede odiar el mundo7 pero a mí me odia. <i tiempo no "a lle ado toda(ía. PAF#E3TE. en su opini!n (a a udi$'ndose cada (e$ m's entre -es8s y 9los judíos. en 2ue puede latir la asociaci!n de (ida y a ua.I. para subrayar la re(elaci!n 2ue -es8s "ace de sí mismo en -erusal0n y. El mo(imiento o a itaci!n del ramo %esti(o Htres (eces atr's y adelante. y 9RAy8danos. Durante los siete días de la %iesta "abía 2ue (i(ir en caba>as "ec"as con ramas7 en una mano el ramo %esti(o o lulab. aun2ue tambi0n -n conoce la (i(ienda "abitual de -es8s en Da%arna8m ?2. -es8s no 2uería permanecer en -udea. Puesto 2ue reali$as esas cosas. Para ello pone en marc"a de un modo dram'tico y no sin "abilidad las distintas partes con sus di%erentes 9puntos de (ista. lle(ando ramos de sauce en las manos.al 111. 3 Dij0ronle sus "ermanos. 2 * estaba pr!xima la %iesta de los judíos. ni si2uiera sus "ermanos creían en 0l. sin una (i(ienda estable.. 2ue a menudo se prolon aban "asta bien entrada la noc"e.12A. andaba -es8s por Galilea7 pues no 2uería andar por -udea. tomados del ran Hallel ?. sobre todo. 5A #3DFEDN5#DAD DE 5@. Diariamente se celebraba una procesi!n alrededor del altar de los "olocaustos. y en la otra el etro o cidra.1H2)A. por2ue el testimonio 2ue doy contra 0l es de 2ue sus obras son malas..

Es probable 2ue esperasen de tales si nos demostrati(os un 0xito i antesco. Es. sin 2ue -n di a nada acerca de una ulterior acti(idad de -es8s en Galilea. pues. y nin 8n encar ado de asuntos publicitarios pensaría "oy de manera distinta. 2ue ya "a c"ocado con los judíos. 2ue -es8s "a reali$ado en Galilea. 5a expansi!n de los "ermanos muestra a las claras 2ue toda(ía no "abían entendido nada de -es8s y de su manera de pensar. Piensan. no pueda proporcionarles a ellos m's 2ue contrariedades. nadie 2ue desee ser conocido del p8blico y lo rar al o reali$a sus obras a ocultas7 por el contrario. 5a (erdadera acti(idad de -es8s en este capítulo y los si uientes se concentra en -erusal0n y -udea. El (. 2 empie$a una nue(a unidad narrati(a con el dato de 2ue 9*a estaba pr!xima la %iesta de los judíos. la ente solía prepararse a la misma con una anticipaci!n relati(a. indicando c!mo debe actuar 2uien desea obtener 0xito y presti io en el mundo. si bien se mira. se 8n parece. comparado con el relato 2ue si ue da la impresi!n de ser m's bien redaccional. posible 2ue trabajar en secreto sea m's %ecundo en el plano de la %e 2ue el "acer cosas en p8blico. en las 9se>ales. +A "abía demostrado 2ue la simple %e mila rera en manera al una conducía al %in deseado por -es8s. y 2ue a2uí los criterios se in(iertan. sino 2ue m's bien podía tener consecuencias %unestas. Así. Pero esa %orma de "ablar de los "ermanos de -es8s no procede de la %e. el mila ro del (ino en Dan' ?2. Domo 2uiera 2ue sea. + el ( 1 no encaja justamente por el moti(o 2ue se da.u manera de pensar es por completo mundana. la de los tabern'culos.&+H)&A y el mila ro de la multiplicaci!n de los panes ?+. y tiende a establecer la conexi!n entre los capítulos ) y /. siendo dos cosas radicalmente distintas. y por tal moti(o no entienden a -es8s ni su conducta. los "ermanos de -es8s ?a los 2ue ya se "a aludido en 2. por2ue.El (.. Adem's. . Para la %iesta acudían anualmente randes multitudes a -erusal0n. En realidad la %e es siempre un 0xito en secreto. 2ue nunca se puede medir adecuadamente con estadísticas y ci%ras de lo ros. A2uellas %iestas eran. 1. * no entienden 2ue justamente lo 2ue ellos desean es lo 2ue se reali$a de continuo en el obrar de -es8s ?c%. esa concepci!n mundana de la notoriedad y del 0xito resulta en extremo problem'tica. para 2ue tambi0n los discípulos de allí puedan contemplar las obras de -es8s. 5a secci!n 2ue si ue reelabora tradiciones bien conocidas. pro(ocando incluso el rec"a$o y la incredulidad. el ran en%rentamiento de Da%arna8m ?c.!lo 2ue respecto de lo 2ue -es8s 2uiere.. #saías y tambi0n -eremías 2ue apro(ec"aban ustosos las animadas %iestas de pere rinaci!n popular para anunciar su mensaje a la ente. .1H12A. sino 2ue persi ue la ad"esi!n de la %e. la curaci!n del "ijo del palacie o ?&. #ncitan a -es8s a 2ue abandone Galilea y se (aya a -udea. Posiblemente en el rue o de los "ermanos late el miedo de 2ue -es8s.1H1)A. Don el (. & aduce las ra$ones de su propuesta. -es8s no desea en modo al uno tal 0xito. Dolocado despu0s del c. . "ablan así por2ue no creen. todo lo contrario. Domo dic"a %iesta de los tabern'culos o tiendas pertenecía a las randes %esti(idades de pere rinaci!n. su proposici!n a -es8s es e2uí(oca. le interesa mostrarse ante el mundo con toda su "abilidad. 5o cual (ale sobre todo por lo 2ue respecta a su incitaci!n para 2ue 9se mani%ieste al mundo. 2ue con toda probabilidad descansan en relatos orales.12A.abemos por los randes pro%etas Am!s. por lo 2ue la masi(a a%luencia del pueblo comportaba la adecuada notoriedad. Para ello se re2uiere la adecuada publicidad y propa anda. -es8s contin8a toda(ía en Galilea durante lar o tiempo. En esa posibilidad de presentarse ante el ran p8blico piensan. pues. naturalmente. un e2uí(oco similar en . la ocasi!n para darse a conocer a todo #srael. por lo 2ue de al 8n modo 2uieren empujarle. en e%ecto. pero 2ue est'n %ormulados de acuerdo con la teolo ía y el len uaje jo'nicos. Ese es el camino adecuado. ni pueden ju$ arle atinadamente.

el tiempo oportuno. no puede entrar en con%licto con el mundo ni el mundo podr' odiarle por tal moti(o. se uía por completo por el 9tiempo del mundo. y la suya propia. Luien. sino 2ue morir' en la cru$. 5a idea de 2ue la experiencia del tiempo. de%ine y condiciona pro%undamente mi manera de ser y mi conducta.. Existe una oposici!n entre Pairos y P"ronos. es decir. y me di o 2ue t8 eres mi Dios. desi na el 9instante %a(orable.11. En realidad i nora cual2uier instante decisi(o. En tus manos est' mi por(enir. 5os "ermanos de -es8s pueden 9subir.1)s se dice. est' condicionada por la mera exterioridad. 2ue sus "ermanos esperan o 2uieren (er. 5a respuesta de -es8s a la proposici!n de sus "ermanos en el (. En el .. en cambio. el Pairos deri(a de su asentimiento y concordia con la (oluntad de Dios. El tiempo del mundo i nora esa dimensi!n. como lo muestran los capítulos 2ue si uen. Para 0 es indi%erente de "ec"o el cu'ndo y el d!nde de los acontecimientos. rec"a$a esa re(elaci!n tal como se mani%iesta en -es8s. prosi a con una a%irmaci!n sobre el odio del mundo. s'l(ame t8 del poder de mi enemi o y de mi perse uidor. Ese ser' su 0xito.. como tiempo de la "istoria y de la (ida "umanas7 2ue 9cada cosa. -es8s no tendr' el 90xito. al estar condicionado por el 9tiempo de Dios. lo 2ue domina es la moda. "asta el punto de 2ue entre -es8s y 9el mundo. no tienen un tiempo com8n. ni se pueda disponer de 0l desde %uera. incr0dulos de -es8s. 9bajo el sol. 9tiene su tiempo.A. Dios es 2uien tiene en su mano los tiempos. es "oy un problema en buena parte ol(idado y mal comprendido. son malas.. + es de tal índole 2ue se>ala a una concepci!n radicalmente distinta del tiempo entre uno y otros. mon!tono e imparable. -es8s y 9el mundo. Para -es8s..al 31. por el contrario.. la "ora oportuna. El mundo tiene 2ue odiar a -es8s. 2ue es el tiempo 2ue %luye siempre i ual. 9<as yo ten o con%ian$a en ti. Pero 9el mundo.e>or. 9*o "e "ablado p8blicamente al mundo. en 2ue es preciso ec"ar mano al destino y a%errarlo resueltamente7 (endría a ser como la "ora decisi(a en la 2ue todo se ana o se pierde. Tambi0n a2uí podemos repetir 2ue la experiencia temporal del 9mundo. en el mundo. y por sus intereses predominantes. se 8n proclama el libro del Eclesiast0s en su ran texto sobre el misterio del tiempo ?KLoK63K61H11A. no puede escapar en modo al uno a tal con%licto. del "ombre7 así 2ue la adecuada comprensi!n del tiempo consiste en el asentimiento a la (oluntad concreta de Dios a2uí y a"ora.14H2&7 allí ase ura -es8s. parodiando el título de un %amoso libro cabría decir 2ue las "oras de -es8s pasan de otro modo. despu0s de "aber establecido 2ue existe una ran di%erencia entre la experiencia temporal del 9mundo. los Pairoi. a la %iesta de -erusal0n . 5a experiencia de -es8s. las impresiones y (aloraciones rutinarias. est' 9condicionada por al o extra>o. 2ue a2uí aparece.. como los 9"ermanos.. en cambio. con una malicia 2ue procede justamente de su incredulidad. El Anti uo Testamento est' persuadido de 2ue el tiempo tiene siempre para el "ombre un car'cter de Pairos. De a"í 2ue su Pairos no est0 siempre a mano. 5o 2ue manda son las expectati(as "abituales. si se deja pasar sin apro(ec"arla. por lo 2ue su tiempo siempre es oportuno. est' de%inida desde dentro. 5a expresi!n rie a Pairos. se lle a a un en%rentamiento permanente. Es la incredulidad la 2ue marca la índole de dic"as obras y la 2ue en de%initi(a est' en la base de la %alsa concepci!n del tiempo 2ue tiene el mundo. . * 0sa es tambi0n la concepci!n del tiempo 2ue tiene -es8s. por2ue -es8s certi%ica 2ue las obras del 9mundo. como es el 2ue conocemos por el cron!metro o por el reloj normal. y poner en tela de juicio con su palabra y su existencia todo el tiempo del mundo y sus obras. el problema de a 2u0 tiempo me siento pertenecer. -es8s. Puede parecer extra>o 2ue -es8s.

1 subraya 2ue -es8s no sube a -erusal0n 9a esta %iesta... entonces subi! tambi0n 0l.& en 2ue a una indicaci!n de su madre -es8s responde con estas palabras. 2ue lle an a la discusi!n abierta.. -es8s tampoco se deja condicionar desde %uera. se %orma la opini!n p8blica. A2uí se trata de la misma situaci!n.in embar o. 5A <N5T#TND E3 5A E#E. por lo 2ue "abría 2ue completar 2ue sí a otra %iesta. con cuyos dimes y diretes.. * por eso permanece en Galilea. entonces subi! tambi0n 0l. 2ue muy pronto se ad(irti! y 2ue desde siempre "an intentado resol(er los comentaristas poniendo en ello un ran es%uer$o. condicionada por la di%erencia de ele(aciones o ni(eles 2ue "abía 2ue superar. 1... 11. Entre el (. ?lit. * a ello responde el 2ue -es8s suba despu0s solo. ascender. -es8s era objeto de muc"os y di(ersos comentarios ?(. por2ue mi tiempo no se "a cumplido toda(ía.. 16 9pero una (e$ 2ue sus "ermanos subieron a la %iesta. 5le ar' s!lo m's tarde con la pascua de la muerte. Pues es un "ombre de bien.. en el 2ue -es8s no "ubiera podido mantenerse oculto. sino 2ue m's bien "ay 2ue interpretar las a%irmaciones estrictamente desde su tenor literal y desde su contexto..... 9BD!nde est' 0seC. TA=EF3[DN5@. de los rupos de pere rinos a la ran %iesta siempre constituía un acontecimiento p8blico. ]Perol otros replicaban. nadie "ablaba de 0l abiertamente. por miedo a los judíos.. 5a ran e alude al "ec"o de 2ue la 9subida. 2. no p8blicamente sino como a ocultas. 9murmullos.. lo 2ue rec"a$a -es8s es la pere rinaci!n p8blica y solemne a la %iesta. 3o7 sino 2ue est' en a>ando al pueblo.A desi nan en este caso el tema eneral de con(ersaci!n. * no se trata de una restricci!n mental. 9no p8blicamente sino como a ocultas. anabainein. Así.c"nacPenbur . . * a2uí sin duda debe recordar el lector 2ue el (erdadero Pairos de -es8s es la "ora de su muerte y de su resurrecci!n. andaban busc'ndolo durante la %iesta y pre untaban.... pues. es la expresi!n típica para desi nar la pere rinaci!n a -erusal0n. 5os judíos le andaban buscando y se pre untaban.. sino 2ue si ue su propio tiempo....ubir. como opina .. <uc"os int0rpretes establecen con ra$!n un cierto paralelismo con -n 2. entre tanto. pero 0l personalmente no acude a la %iesta 9por2ue mi tiempo no se "a cumplido toda(ía. 12A. Esos 9comentarios.. 9*o no subo a esta %iesta.... y el (. De a"í 2ue personalmente no se someta a un tiempo extra>o ni a una (oluntad ajena. no p8blicamente sino como a ocultas.. "ay una contradicci!n mani%iesta. ?-n. Nnos decían.. 6/K16H13A 16 Pero una (e$ 2ue sus "ermanos subieron a la %iesta. Adem's de 2ue los rupos de pere rinos eran recibidos solemnemente en -erusal0n. Para esa entrada solemne y p8blica no "abía lle ado a8n el 9Pairos. de -es8s. A"í . el rumor cotidiano. BD!nde est' 0seC 12 * "abía muc"os comentarios acerca de 0l entre las entes. en -erusal0n se esperaba una entrada p8blica de -es8s para la ran %iesta de oto>o. 1b. 9BLu0 nos (a a mí y a ti. Pese a lo cual no "ay por 2u0 pensar en una contradicci!n absoluta ni tampoco en un en a>o intencionado de -es8s. 2ue en -uan tambi0n ser' precedida por la entrada solemne de -es8s en la capital.. ..TA DE 5@. 9.?1A. Adem's el (. 13 ... Domo indica el (. mujerC Toda(ía no "a lle ado mi "ora. 11 5os judíos..

pues. por2ue toda(ía no "abía lle ado su "ora. -N. Por supuesto 2ue lo 2ue -es8s tenía 2ue ense>ar no era un sistema de principios nue(os o ya establecidos7 se trataba m's bien de proclamar la . ser' ejecutado se 8n el derec"o contra los e(ocadores de muertes y los "ec"iceroso ?Documento de Damasco 12. 36 Luerían.. Domo se (e..A. exclam! entonces con (o$ %uerte R.. 0ste.í.. -es8s subi! al templo y se puso a ense>ar. 9Por sus obras -es8s indujo a los "ombres de su tiempo a conocerlo. lle ando incluso a considerar a Dristo como un "ec"icero y un embaucador del pueblo. 3. sino 2ue en a>aba al pueblo y era un impostor o un %also pro%eta. por2ue de 0l procedo y 0l es 2uien me en(i!. nadie sabr' de d!nde es.. no "e (enido por mi cuenta.PNTA ADEFDA DE 5A <E... "abía suscitado una secta impía y perniciosa.T#3@. Así.in embar o. el reproc"e 2ue aparece una y otra (e$ en la pol0mica del judaísmo contra -es8s a %inales del si lo # cristiano. un seductor. aun2ue (eían tales mila ros. # ?-n..... Pero Bno es 0ste al 2ue buscan para matarloC 2+ Pues a"í est' "ablando con toda libertad.. y allí se puso a ense>ar. prenderlo7 pero nadie le ec"! mano. a su explanada. Bacaso "ar' m's se>ales de las 2ue "a "ec"o 0steC 5a semana %esti(a lle aba ya a su mitad. 2ue en este caso son ciertamente las autoridades judías.. 31 Entre el pueblo "ubo muc"os 2ue creyeron en 0l y 2ue decían..... En el judaísmo de a2uel tiempo no se "abían ol(idado las prescripciones contra un 9%also pro%eta.. la discreci!n de espíritus se (a abriendo paso. 9Es un "ombre de bien. 2ue estaba ense>ando en el templo. 13 de 2ue nadie se atre(ía a "ablar abiertamente de -es8s por miedo a los judíos.. Duando lle ue el <esías.2. . sabemos de d!nde es7 en cambio. pero es (era$ el 2ue me en(i!. por ejemplo.1H21.. 1.. al templo. a su (e$. de modo 2ue predi2ue la apostasía. c%. * probablemente es tambi0n 1a 0poca en 2ue se empie$a a silenciar a -es8s de 3a$aret...... y nadie le dice nada. por ello proclaman los judíos 2ue 9un cierto alileo. . ase ura -ustino ?"a... 2) Decían al unos de -erusal0n.2A7 c%...... D#. Pero. -es8s...1s. podría aludir asimismo a la 0poca del e(an elista y de su círculo. 6/K1&K2)H31A 1& <ediada ya la %iesta. Di'lo o con el judío Tri%!n +4. 5a obser(aci!n del (. el Follo del templo )&... ordenadas en Dt 11.. pues mientras unos ase uraban. y m's a8n en el si lo ##.I.. ellos suponían 2ue eran %antasma orías y encantamlentos. 2.. cuando lle ue el <esías.14H22. a 2uien (osotros no conoc0is. BHabr'n reconocido realmente las autoridades 2ue 0ste es el <esíasC 2/ . de Lumr'n ?2A. 5o prueban el Documento de Damasco y el rollo del templo... 21 -es8s.est'n %ormuladas las opiniones %a(orables y ad(ersas a -es8s. las (oces contrarias a%irmaban 2ue nada de eso....in embar o.... 9Todo a2uel sobre el 2ue dominan los espíritus de =elial. Todo lo cual constituye... (osotros me conoc0is y sab0is de d!nde soyS ...#A3#DAD DE -E. ?1A.D... 24 *o sí lo cono$co... 1&6 d.. tambi0n 161. cuando -es8s 9subi!.

cree conocer el ori en de -es8s.#A. BHa sido ese reconocimiento y persuasi!n lo 2ue les "a inducido a admitir abierta y realmente a -es8sC Por lo dem's el desarrollo de los acontecimientos pronto se encar ar' de demostrar 2ue no es así. -n jue a a2uí con el concepto de parr"esia ?9con entera libertad.24. a"í est' el "ombre al 2ue 2uieren apresar y matarS RLu0 audacia. incluyendo los atrios y p!rticos. es 2ue ese "ombre se atre(a a mostrarse en p8blico. * asimismo "emos de tener en cuenta 2ue el problema del mesías. por no decir insolencia. Tambi0n a2uí "emos de recordar una (e$ m's 2ue se trata del n8cleo de la contro(ersia judeoHcristiana.5as %!rmulas utili$adas son marcadamente jo'nicas. el problema de la mesianidad de -es8s es sin duda uno de los m's di%íciles de la ex0 esis y del di'lo o entre cristianos y judíos.4A. o de manera m's eneral.obre la realidad "ist!rica de estos discursos existen dudas %undadas. /. @ri inariamente parr"esia si ni%ica el (alor para tomar la palabra en p8blico. en Galilea.1)H11. . y a los miembros del sanedrínH "abr'n acabado por reconocer y admitir 2ue es realmente el Dristo o <esías. contrapuesto al "ablar en secreto y a ocultas. se le puede situar con precisi!n. de su peculiar importancia. el problema de la mesianidad de -es8s. con el pontí%ice a la cabe$a. no era otra cosa 2ue la a%irmaci!n de 2ue 0l. es decir. -es8s en persona. Don ello demuestra su superioridad. 9E1 mundo. El conocimiento topo r'%ico del e(an elista proporciona tambi0n el marco adecuado para la comparecencia de -es8s en el templo de -erusal0n. 5os jerarcas 2uieren matar a -es8s y 0l lo sabe per%ectamente7 pese a lo cual comparece en p8blico.367 14. 2/ encontramos la a%irmaci!n judía. RPese a ello. (. es su (alor simb!lico. y sabe c!mo se llaman sus pro enitores. ante la asamblea popular7 es el len uaje del ciudadano libre 2ue tiene derec"o a exponer en p8blico su opini!n7 y en estrec"a conexi!n con esto si ni%ica tambi0n el (alor ci(il. 5o importante. 2ue e(identemente estaban in%ormados de la actitud "ostil y de rec"a$o de los círculos diri entes de la capital contra -es8s. ya 2ue resultan demasiado inconcretos y es2uem'ticos. pero cuando lle ue el <esías nadie sabr' de d!nde es. Así. En el (. Ese es el punto central de los en%rentamientos. Por 9templo. sin 2ue nadie le a%ronte ni di a nadaS PAFFE. contraponi0ndolas en parte de un modo apolo 0tico y pol0mico. 5a aparici!n de -es8s suscita el asombro de al unos jerosolimitanos. etc. es la re(elaci!n de Dios. Es una cuesti!n relati(a al ori en esencial de -es8s.. ? r. y sobre todo a las %amilias nobles del ran sacerdocio. pues sabe 2ue procede de 3a$aret. en de%initi(a. En estas perícopas se reco en al unas tesis y concepciones de la do m'tica mesi'nica de los judíos y de los cristianos.re(elaci!n 2ue. en el (. exactamente a al uien. y ello sir(e para mostrar 2ue entre 0l y esa opini!n p8blica existe una relaci!n problem'tica. en la 2ue puede %lotar la idea de 2ue 2uien 9conoce. Durante si los se "a supuesto con excesi(a se uridad 2ue -es8s se "abía entendido a sí mismo como el <esías y se "a estado tambi0n demasiado se uro de saber lo 2ue comportaba el concepto de <esías. & los "ermanos de -es8s le incitan a 2ue se mani%ieste en p8blico y "a a al o por su propio 0xito. A"ora -es8s se presenta de "ec"o ante la opini!n p8blica. Tal pro(ocaci!n induce a los jerosolimitanos a pre untarse si de "ec"o las autoridades Hdesi naci!n 2ue abarca lobalmente a los representantes de los círculos diri entes.. En ese sentido existe una conexi!n objeti(a con /. en cambio. a sus enemi os. 9Este "ombre sabemos de d!nde es. "ieronA se entiende a2uí todo el recinto sa rado. cuando se conoce su 9ori en. El problema del ori en de -es8s tiene un papel importante en el cuarto E(an elio ?c%.A..2/. a todas luces. En cual2uier caso se pronuncia de "ec"o la palabra cla(e de los en%rentamientos inmediatos. se puede disponer de 0l. aun2ue pro(oca. 2+ "ablar en p8blico y abiertamente.217 4. 2ue a2uí son los jerosolimitanos. Pero en realidad ese conocimiento acerca del ori en terreno .

Para el E(an elio de -uan esas ideas corrientes parecen ser bastante baladíes. 5a idea del ori en oculto del <esías es una concepci!n peculiar. 5os si nos de -es8s eran de otra índole. 2ue procede del Padre. 5a a%irmaci!n. 2ue dice. naturalmente 2ue los jerosolimitanos saben 2ui0n es -es8s y de d!nde procede. no a una %e mila rera. 5a ima en del ocultamiento del <esías se encuentra sobre todo en -ustino. 2ue la sostiene y en cierto modo re%uer$a. BDabe esperar al o realmente mayor del <esías. El len uaje escueto. cuando lle ueC Fepetidas (eces nos "emos re%erido ya al "ec"o de 2ue se esperaban del %uturo <esías determinados mila ros y se>ales. como el 5o os preexistente. por ello piensan saber con se uridad 2ue -es8s no puede ser el <esías. su 9ser en(iado. no saben nada. toda (e$ 2ue no conocen ni aceptan a -es8s como el en(iado de Dios. 31 inserta la obser(aci!n de 2ue muc"a ente del pueblo crey! en -es8s con la re%erencia explícita a sus 9se>ales. pero es (era$ el 2ue me en(i!. por Dios. sino 2ue lo posee en (irtud de su mismo ori en di(ino. se reduce e(identemente a una a%irmaci!n ontol! ica. y precisamente en el sentido de la con(icci!n (eterotestamentaria de 2ue Dios es leal y %iable. ni 0l mismo sabe nada de sí ni tiene potestad al una "asta tanto 2ue lle ue Elías. ya 2ue la pronuncia 9con (o$ %uerte. .. mientras 0ste no se abra camino a -es8s mediante la %e. cali%icati(o 2ue desi na a Dios. 11. le unja y le presente a todos. -ustamente ese ori en no es al o 2ue se i nore por casualidad. El ser en(iado de -es8s tiene su %undamento en su comuni!n de esencia con Dios. En esta declaraci!n ad(ertimos 2ue la %unci!n de -es8s. compendia en una bre(e %!rmula el contenido de la teolo ía jo'nica de la re(elaci!n. sino 2ue es y se uir' siendo al o radicalmente oculto al "ombre. sin la (oluntad y asentimiento de Dios y del propio -es8s ?c%. El sin ular %en!meno se explica diciendo 2ue toda(ía no "abía lle ado la "ora de -es8s ?(. Esta declaraci!n es de índole %undamental por cuanto 2ue se 8n -uan s!lo -es8s aporta al mundo el (erdadero conocimiento de Dios7 y ello por2ue no "a recibido tal conocimiento de un modo puramente externo. . sin duda el moti(o del en(iado. a8n no se le conoce7 m's toda(ía. 2ue el <esías sería un "ijo de Da(id y se consideraba a =el0n como su lu ar de nacimiento.. 2ue aparece relati(amente tarde en el judaísmo. 5os jerosolimitanos. En el %ondo est'. sin embar o. 2ue es Dios. 2ue desde lue o no %ueron operados por -es8s. 9Aun2ue el <esías "aya nacido ya y se encuentre en al 8n lu ar. 2ue a%irman conocer el ori en de -es8s y 2ue. 21A. 36A. Pero "ay 2ue tener en cuenta el 9(era$.&H1A nin 8n mal puede sucederle al <aestro. s!lo a la %e se le patenti$a el (erdadero ori en de -es8s. ?(. -es8s sale al paso de esa idea de los jerosolimitanos con una sentencia de re(elaci!n muc"o m's audible. A ese Dios no lo conocen los judíos.e trata de una llamada o rito pro%0tico. 9por2ue de 0l procedo y 0l es 2uien me en(i!. ?Di'lo o con el judío Tri%!nA. pero s!lo en el plano de los datos externos comprobables7 en realidad. en 2ue -es8s mani%iesta claramente su pretensi!n de ser el portador de la re(elaci!n y de la sal(aci!n. su%ren un ra(e error. para re%rendar así lo dic"o en el (. 3aturalmente 2ue ya entonces 9se sabía. El sentido de la a%irmaci!n es 0ste. ? r. -es8s no "a (enido por su cuenta.de -es8s es por completo externo y super%icial7 en el %ondo s!lo -es8s conoce su (erdadero ori en. "asta el punto de 2ue se puede contar por completo en su palabra. Es 0sta una de las ideas peculiares del E(an elio de -uan. Aun así debían conducir a la ente a la %e. a 2uien (osotros no conoc0is. "ace 2ue sus enemi os conciban el prop!sito de prenderlo. Por tanto. sino a .. El (. Pero se (en %renados por una especie de "ec"i$o 2ue les impide lle(ar a cabo su prop!sito7 nadie osa ec"arle mano. es decir en su propio nombre y misi!n. alet"inosA. 2)b. el en(ío se identi%ica con toda su existencia.!lo 0se sería el (erdadero conocimiento acerca del ori en y procedencia de -es8s. 9*o no "e (enido por mi cuenta.

I. 2ue no lo podamos encontrar nosotrosC BPensar'. BAd!nde pensar' irse 0ste. y los sumos sacerdotes y los %ariseos en(iaron uardias para prenderlo. Así empie$a a per%ilarse claramente por (e$ primera la %ormaci!n de los enemi os de -es8s. en tiempo de -es8s con los romanos. 3& <e buscar0is. no pod0is (enir (osotros. en conjunto. pero lue o me (oy junto a a2uel 2ue me en(i!. Toda(ía estoy un poco de tiempo con (osotros. pues. pero no me encontrar0is7 y a donde yo (oy a estar. 5os %ariseos eran un mo(imiento reli ioso de laicos.. perus"im \ los separados. por tanto. la suprema instancia competente para el 'mbito del templo7 el rupo lo %ormaban. El nombre de saduceos deri(a muy probablemente del . 6/K32H3+A 32 @yeron los %ariseos 2ue entre el pueblo se rumoreaba esto acerca de 0l. 32 de una tentati(a de las autoridades judías para "acer prender a -es8s empleando una secci!n de la policía del templo. 2ue "abían oído ese rumor. los %ariseos denuncian el "ec"o y las instancias supremas encar adas del recinto del templo. &. como opini!n di%undida entre el pueblo de 2ue -es8s era el <esías. 5os saduceos representaban los intereses del templo y del Estado (inculado al templo y solían colaborar con los respecti(os obernantes políticos y. adem's del sumo sacerdote en %unciones. Entre ellos alcan$! una ran importancia la tora oral como exposici!n de la Escritura re%erida a la pr'ctica. los pontí%ices lle(an el asunto adelante. <e buscar0is. pertenecían en buena medida al partido de los saduceos.e les puede cali%icar como un partido liberal conser(ador. Don .adoc y pretende (incular ideol! icamente a los representantes de ese partido con el anti uo linaje sacerdotal de los sadocitas o sado2uitas. Por a2uellas %ec"as tenían mayoría en el sanedrín. el pre%ecto del templo. 5os %ariseos se unían en pe2ue>os rupos ?P"aberutA y se desi naban a sí mismos como P"aberim ?\ compa>erosA7 la pr'ctica de la tora debía lle(arse a cabo en comunidad. 3) Dij0ronse entonces los judíos entre sí. 33 -es8s dijo.la %e en -esucristo. . a la 2ue incumbía en eneral el ser(icio del templo. Así. ?-n. no pod0is (enir (osotrosC Por primera (e$ oímos en el (. irse a la di'spora entre los rie os y aun instruir a los rie osC 3+ BLu0 si ni%ican estas palabras 2ue "a dic"o. 5as %amilias (inculadas al sumo sacerdocio y la noble$a sacerdotal. era m's bien ideol! icaH. PF#<EF #3TE3T@ PAFA PFE3DEF A -E.u objeti(o capital era la reali$aci!n del ideal (eterotestamentario y judío de santidad7 para lo 2ue debían cumplirse en la (ida diaria incluso los preceptos sacerdotales de pure$a y santidad. acaso. su pr'ctica le al no era tan ri urosa como la de los saduceos.e 8n nuestro texto la iniciati(a de tal prendimiento parte de los %ariseos. a la 2ue alude el nombre. pero no me encontrar0is7 y a donde yo (oy a estar. El estudio y la pr'ctica de la tora debían prolon arse durante toda la (ida. . . el inspector y el tesorero. 2ue %ue ejerciendo una in%luencia cada (e$ mayor entre el pueblo. sur ido de la resistencia anti"elenista. de modo 2ue el en(ío de los policías aparece como una acci!n com8n de %ariseos y sumos sacerdotes. 5os sumosHsacerdotes constituyen. sino 2ue practicaban su piedad en la (ida social diaria. Domo los %ariseos no se separaron del pueblo Hsu 9separaci!n.

a udi$an el con%licto entre -es8s y los %ariseos7 se 8n esos textos los %ariseos %ueron los aut0nticos enemi os de -es8s.e 8n 5c /. Pero. lo 2ue se re%leja en la concepci!n 2ue -n tiene de los %ariseos.)/7 11.31H33 son los %ariseos los 2ue ad(ierten a -es8s de las asec"an$as de Herodes 9De la %iabilidad de esos in%ormes de 5ucas no se puede dudar. no se puede poner en tela de juicio cual2uier tipo de con%licto.1). sobre todo el E(an elio se 8n <ateo y el E(an elio se 8n -uan. los %ariseos lle aron a ejercer una in%luencia cada (e$ mayor entre el pueblo. 9Tambi0n los %ariseos pensaban desde la ley. Poco a poco se lle !.32. sino %undamentalmente de la pretensi!n de -es8s de ser el re(elador mesi'nico escatol! ico.&67 11. los 2ue proceden a una contra -es8s ?c%. <as no se trata. mientras 2ue la %unci!n ejecuti(a corresponde explícitamente a los sumos sacerdotes y. Antes de la destrucci!n del se undo templo "ubo al lado de los %ariseos moderados un ala radical. cercana a los $elotes. como ya "a 2uedado su%icientemente claro.1+.2&.1 presenta a 3icodemo como %ariseo y miembro del sanedrín7 en &.e 8n -uan.13.3A. se ad(ierte una actitud abierta. . de parte de -es8s. a los . 0se era el ran tema de discusi!n entre el círculo jo'nico y el judaísmo %arisaico de su tiempo.&17 1. 2ue eran los combatientes radicales por la libertad.3/ y 1&. la tora escrita se con(irti! en al o practicable en la (ida cotidiana.. en e%ecto. A"í tenía 2ue darse un en%rentamiento pro%undo Hpi0nsese. pero la ley di(ina "ubiera perdido su sentido de "aberse aplicado contra el "ombre y contra sus necesidades reales.&).1. Domo 2uiera 2ue sea. /. tanto menos 2ue en modo al uno responden a la tendencia 2ue se obser(a en otros lu ares de los e(an elios sin!pticos.&/. por tanto. acomod'ndola al patr!n de la capacidad "umana. en los con%lictos relati(os al s'badoH.&/. sino 2ue. . "alaPaicasA. Entre tanto la corriente %arisaica "abía in%luido de %orma decisi(a en todo el judaísmo. al unos de los miembros de la embajada en(iada a -uan =autista eran %ariseos7 el (ersículo parece a>adido.. BDu'l %ue la actitud de -es8s %rente a los %ariseosC Hay 2ue partir del "ec"o de 2ue los textos neotestamentarios. a la pr'ctica le al in"erente a la misma.. -es8s se sienta a la mesa con los %ariseos7 de acuerdo con 5c 13. .137 4. son 9los sumos sacerdotes y los %ariseos. Al comien$o no existi! tal con%licto. Teiss lle(a toda la ra$!n al decir 2ue 9la oposici!n de -es8s a la piedad le alista de los %ariseos y. 3. Esa tendencia "umani$adora en la pr'ctica le al de los %ariseos no se puede pasar por alto.)/7 12. en consecuencia. En (irtud de esa su proximidad al pueblo.e 8n 1. se %unda en la actitud crítica de -es8s %rente a la ley mosaica. ni por con(ertirlos en los enemi os de -es8s culpables de todo en exclusi(a.3. incluso en el plano político. no "ay nin 8n inter0s por condenar en eneral a los %ariseos.14. BD!mo describe el E(an elio se 8n -uan a los %ariseosC En los seis primeros capítulos los %ariseos s!lo aparecen de un modo mar inal y s!lo se los menciona tres (eces. aun2ue eneralmente se saca la impresi!n de 2ue los %ariseos en ese proceso ejercen una %unci!n pre%erentemente asesora. como en las discusiones sin!pticas de problemas le ales ?discusiones.&27 11. en los randes en%rentamientos de -erusal0n los %ariseos aparecen en primer plano como enemi os cerrados de -es8s ?c%. cuando no una con(i(encia bene(olente por entero.1 se menciona a los %ariseos como los 2ue espían la acti(idad de -es8s.ayuda de la misma.3A. por ejemplo.32.&/. A2uí "ay 2ue contar con una proyecci!n retrospecti(a de situaciones posteriores a la 0poca de -es8s.3+7 11. /.&+. a un con%licto tambi0n entre -es8s y los %ariseos. si se les 2uiere "acer justicia. Domo 2uiera 2ue sea. Por el contrario.&)7 11.

3+7 1&. 3&. 2ue lle ar' allí donde est' -es8s. Es e(idente 2ue cuando -es8s se (aya.7 lo cual si ni%ica 2ue 0ste ya no tendr' nin una otra posibilidad de sal(aci!n ?c%. en la %alta de comuni!n con Dios. De este modo la a%irmaci!n contendría una 9pro%ecía contra (oluntad. lo desesperado de su situaci!n. los (erdaderos actores son los sumos sacerdotes. 9RAy de (osotros. 33 dice -es8s 2ue toda(ía se 2uedar' un poco de tiempo entre los judíos a 2uienes se diri e. 5o cual es tambi0n un indicio de 2ue en la tradici!n jo'nica se "abía conser(ado un conocimiento de los sucesos y situaciones reales. la ran 0poca de la misi!n judía en el "elenismo %ue antes de la uerra contra Foma y de la destrucci!n del se undo templo7 despu0s de eso (ol(i! a retraerse. Así 2ue -es8s Biba a irse como un misionero judío a tra(0s de la di'spora a %in de anar pros0litos para su causaC Despu0s de no "aber obtenido 0xito al uno en -erusal0n. Todo lo contrario de lo 2ue se promete a los discípulos creyentes ?1&. es decir. es la ausencia total de -es8s. E%ecti(amente. pero no me encontrar0is. 2ue recorr0is el mar y la tierra para "acer un pros0lito. entiles propiamente dic"os. 5a aparici!n de un comando policías no es para -es8s moti(o de miedo. 5a marc"a de -es8s como un retorno al Padre constituye asimismo uno de los randes temas de los discursos de despedida ?-n 13. 5a a%irmaci!n es e2uí(oca. la ida de -es8s. en la plena ausencia de -es8s y. dejando así en claro. pues desde 2ue existía la di'spora judeoH"elenística los judíos "abían empe$ado a misionar entre ellos a %in de anarse a los 9 rie os.. 9BAd!nde pensar' irse 0ste.. lo "ac0is dos (eces m's di no de la e"enna 2ue (osotrosS. En el discurso mateano de -es8s contra los %ariseos ?<t 23A se encuentra tambi0n esta sentencia.). * aun2ue en 11. cuando pre untan. en no tener comuni!n al una con 0l.saduceos. 9con (osotros. 1+. se inculpa a los %ariseos de una participaci!n mayor de la 2ue les correspondi! en realidad.16. debido al cambio de cosas. junto al Padre.33. y 2ue despu0s 9se ir'. y a donde yo (oy a estar no pod0is (enir (osotros. con sus malentendidos. ello s!lo responde a la concepci!n eneral jo'nica.217 1+. como ocurri! en su prendimiento ?11. ya no estar' para 9el mundo. escribas y %ariseos "ip!critas. 2ue -uan tra$a. a los "elenistas.. los discursos jo'nicos de despedida y e(idencian una mentalidad similar s!lo 2ue a2uí en una disposici!n ne ati(a ?D%. a saber. 5a oportunidad de creer y de obtener así la sal(aci!n est' limitada para los "ombres. De todos modos con(iene obser(ar 2ue en toda la "istoria de la pasi!n. acaso.&H1A. -es8s "abla entonces con toda elocuencia. 9<e buscar0is.1)A. mientras 2ue los %ariseos ya no aparecen. 5as sentencias recuerdan. * reaccionan con un 9e2uí(oco jo'nico. y cuando ya lo es. para el judaísmo ?1A. con%irmando así. sino precisamente entes no judías. De la oportunidad de sal(aci!n desapro(ec"ada "abla el (.. por lo 2ue importa a%errar ese Pairos con sus posibilidades. 2ue le en(i!. 2ue no lo podamos encontrar nosotrosC BPensar'.. =ien al contrario.1H&A. Es natural 2ue los judíos no lo comprendan. su muerte y . Por lo dem's.. a 9la casa del Padre.3.&. sin saberlo. irse a la di'spora entre los rie os y aun instruir a los rie osC. "abría pro%eti$ado sin 2uererlo.1+H22A.1/A. ?<t 23. adem's. El re(elador permanece s!lo durante bre(e tiempo en el mundo y no para siempre.1H11A.). Bintentaría %ortuna entre los rie osC En este caso los rie os no serían judíos 2ue "ablaban rie o.3 se dice 2ue -udas capitaneaba una co"orte %ormada por los ser(idores de los sumos sacerdotes y %ariseos. 2ui0n es en tal caso el due>o de la situaci!n. En el (. -n 1+. 2ue le "a a callar. En eso consiste precisamente la incredulidad. pero 2ue. a una con ello. o mejor. 5a des racia con 2ue -es8s amena$a a2uí a la incredulidad consiste simple y llanamente en no tener parte al una en -es8s.

Despu0s se lle(aba el a ua "asta el altar de los "olocaustos. . se or ani$aba una procesi!n desde el templo "asta la cercana piscina de .. antes del sacri%icio matinal. #a %ijaci!n temerosa y %er(orosa a la letra de la tora... dando una se>al bre(e. 34 Esto lo dijo re%iri0ndose al Espíritu 2ue "abían de recibir los 2ue creyeran en 0l7 pues toda(ía no "abía Espíritu. y se lle(aba al templo en solemne procesi!n7 cuando 0sta se acercaba a la puerta del a ua en el lado meridional del templo.. 3/H34 describen una nue(a escena 2ue se desarrolla 9el 8ltimo día de la %iesta. 3o se trata de la %iesta %inal propiamente dic"a. sin duda..acar0is a ua con o$o de las %uentes de la sal(aci!n. TA=EF3[DN5@. 2ue directamente nada tenía 2ue (er con ese rito.. una lar a y otra bre(e.. Para la incredulidad -es8s resulta inalcan$able.. 5a tradici!n judía relaciona siempre estas palabras con el rito de sacar el a ua.. ?-n...26ss se "abla de 2ue unos rie os. Nna prueba importante en %a(or de #a acti(idad misionera judía nos la proporciona el ap!stol Pablo en la carta a los Fomanos ?2. 2ue era el m's solemne. Esto se "acía teniendo en cuenta el pasaje de #s 12..+&1 lA. Tubin a 14+4. 1.. 5os (. a -erusal0n.. ). se desi n! como 9lu ar del escanciado. -es8s. como la 2ue encontramos en el %ariseísmo. ríos de a ua (i(a correr'n de su seno. por2ue -es8s no "abía sido lori%icado toda(ía.. uno de los sacerdotes llenaba de a ua una jarra de oro. el día octa(o.. 31 De 2uien cree en mí... y a donde yo (oy a estar. Luien ten a sed (en a a mí y beba.. 2ue conser(a toda su car a de misterio. no pod0is (enir (osotros. 2ueremos (er a -es8s.... )+1. en 2ue cesaba el rito de sacar a ua.TA DE 5@..3 en 2ue se dice. otros sacerdotes tocaban tres (eces una trompeta. .D...DNF. HE3GE5G -udentum und Hellenismus. para "acer a su ... El atrio de las mujeres. 9En la 0poca "elenística.. sino 2ue se alude m's bien al día s0ptimo de la %esti(idad en 2ue el acto de sacar y (erter el a ua se celebraba con una especial solemnidad. 2ue "abían acudido a la %iesta de pascua. se reali$aba diariamente durante la %esti(idad de los tabern'culos y constituía uno de los puntos m's importantes de la misma. exclam! con (o$ %uerte.. ser(iría de "ec"o para 2ue los rie os lle aran a creer en 0l. 9. 9<e buscar0is..ilo07 una (e$ allí. al 2ue ya antes se "a "ec"o una bre(e re%erencia. pues la palabra de -es8s en el (.e>or. El ritual se desarrollaba así... 5a perícopa se cierra con palabras ambi uas y eni m'ticas.1/H2&A... al romper el día... 6/K3/H34A 3/ En el 8ltimo día de la %iesta. En 12. 9Pero. parcialmente muy acti(a. se acercaron a Eelipe con este rue o.I.@ DE -E... racias a la r'pida expansi!n de la di'spora y a una misi!n en marc"a.. pues. la se>al para el re ocijo %esti(o. esa explicaci!n del nombre s!lo %ue posible cuando en el "ec"o de sacar y (erter el a ua durante la %iesta de los tabern'culos se (io una %i ura del %uturo escanciado de las %uentes de la sal(aci!n. 5os to2ues de trompeta eran. E3 5A E#E.. de la semana de las tiendas o caba>as. En abierta contradicci!n con ello estaba.. El rito de sacar a ua de la %uente y de (erterla. puesto de pie. mientras 2ue 2uienes desean (er a -es8s est'n plenamente abiertos a la %e en 0l. opina. p. <. pero no me encontrar0is. como "a dic"o la Escritura.. una reli i!n mundial. . en la 2ue cabían 3 lo ?\ 1. D#.. 31 parece relacionarse con ese ritual.resurrecci!n. el judaísmo era. en de%initi(a. 2ue era el m's solemne. y ello en ra$!n del j8bilo con 2ue se acompa>aba el rito %esti(o.. a partir aproximadamente de la se unda mitad del si lo ## a..

9con la (o$ del re(elador. .i uno tiene sed. 2ue calma para siempre la sed (ital del "ombre ?c%. bA Hoy (a anando una aceptaci!n cada (e$ mayor esta otra posibilidad. Domo dice la Escritura.23sA. -es8s. se 8n comenta . clama 9con (o$ %uerte. diri iendo su palabra de re(elaci!n a la muc"edumbre popular. para 2ue acudan a 0l. 5a sabiduría in(ita. la 9plenitud de (ida. c. Por lo 2ue "ace a la composici!n y ordenamiento de la %rase.e trata de una in(itaci!n a creer. . en pie sobre la explanada del templo. "asta constituir un conjunto impresionante. A2uí car aría sobre todo el acento cristol! ico.c"nacPenbur al pasaje... 2ue nunca dejar' de resonar ampliamente.14H227 )1. (en a a mí y beba. De 2uien cree en mí. Don tal puntuaci!n la promesa est' re%erida al creyente. El día s0ptimo esa procesi!n circular se reali$aba siete (eces. . ríos de a ua (i(a correr'n de su seno. aA . a 2ue beban en 0l la (erdadera 9a ua (i(a.obre ese tras%ondo "ay 2ue entender la palabra re(eladora de -es8s. RJenid a comer mi pan. así a los j!(enes al ban2uete.alrededor una procesi!n solemne... por ejemplo. Fíos de a ua (i(a correr'n de su seno. 2ue personalmente se con(ierte en manantial de a ua (i(a. Allí se "abla de un manantial mila roso. . 31b. 5a llamada de -es8s es una in(itaci!n a todos. a %in de 2ue todos pudieran (er 2ue la ceremonia ritual se cumplía sin contratiempos. Eclo 2&.e ordenaba al sacerdote o%iciante 2ue al momento de derramar el a ua ele(ase la mano cuanto pudiera.. En tales ritos e im' enes con%luyen una serie de asociaciones de la 9abundancia de a uas.&H+7 c%. como dice la Escritura. %luye "acia el este y se con(ierte en una corriente caudalosa.1&c. Luien ten a sed.1H12A. el di'lo o junto al po$o de -acobA. bebed el (ino 2ue "e me$cladoS RAbandonad la simple$a y (i(ir0is. En este caso el (. y beba el 2ue cree en mí. Tales llamadas de in(itaci!n son conocidas especialmente por la tradici!n sapiencial. estaría re%erida a -es8s mismo. y 2ue puede reclamarse sobre todo a -n &. BLui0n es in enuoC RJen a por a2uíS * al de poco juicio le dice. 9una palabra (i orosa del -es8s jo'nico y una de sus met'%oras m's bellas. Lui$' se pens! tambi0n en la (isi!n de la %uente del templo 2ue describe E$e2uiel ?E$ &/. 2ue brota debajo del umbral del templo. y la 9plenitud de sal(aci!n. enla$ando con la explicaci!n 2ue a ren l!n se uido da el e(an elista. marc"ad por la senda de la prudenciaS ?Pro( 4. (en a a mí. se 8n el libro de los Pro(erbios. Es una explicaci!n 2ue en sí no resulta imposible. la promesa. Despu0s el a ua se o%rendaba junto con el sacri%icio de libaci!n. &. se nos o%recen dos posibilidades.

1H/7 38m 26. y entonces la met'%ora 9ríos de a ua (i(a correr'n de su seno. la (ida eterna 2ue mana en abundancia ilimitada ?c%.&1A.abiduría encarnada. Es una ima en tambi0n conocida del ap!stol Pablo. ?14. 5a corriente de a ua (i(a se entiende como una ima en del Espíritu. serían los pasajes ya mencionados relati(os a la %uente del templo ?E$ &/.e piensa.1H12./A.HEil!n 16.e supone con buenas ra$ones 2ue se trata a2uí de una alusi!n a la tradici!n judía de tipo tar 8mico o expositi(o ?midras" "a 'dicoA. en los relatos bíblicos del a ua de la roca ?c%.. su muerte y resurrecci!n. Durante cuarenta a>os "i$o llo(er pan del cielo. * toda(ía se impone una tercera ima en. contiene una re%erencia a la muerte en cru$ de -es8s. en -n 14. "ay 2ue re%erirse a otro punto.al /+. 2ue "abríamos de tener en cuenta. * es precisamente ese "ontanar en su corporeidad. -es8s mismo es la %uente de (ida. :l y su palabra son los (erdaderos mediadores de sal(aci!n y de (ida. 9Por estepas los condujo y no tu(ieron sed7 a ua de la roca les "i$o brotar7 "endi! la roca y corrieron las a uas.31H3/ se narra c!mo la lan$a de un soldado traspas! el costado de -es8s. 2ue los se uía ?a los israelitasA./A. es decir. Adem's de los . la met'%ora se entiende como una promesa.13H22A. 31b (iene introducida como una cita de la Escritura. 9Esto lo dijo re%iri0ndose al Espíritu 2ue "abían de recibir los 2ue creyeran en 0l7 pues toda(ía no "abía Espíritu. les proporcion! codornices del mar e "i$o brotar para ellos un po$o 2ue les iba si uiendo. Allí 2ued! establecido 2ue la cuesti!n acerca del (erdadero lu ar de la presencia de Dios y del enuino lu ar sal(í%ico era uno de los problemas %undamentales del E(an elio se 8n -uan. @tro tras%ondo. 34. y en ese sentido se "an propuesto distintas posibilidades. Lui$'s era una idea 2ue "abía reco ido de la comunidad.21.1A. como Hijo de Dios "ec"o "ombre7 mientras 2ue el Druci%icado y Fesucitado ser' para todos %uente perenne de (ida.11H267 16).1+A. El discurso de re(elaci!n de -es8s en la %iesta de los tabern'culos "a de (erse asimismo en conexi!n con la puri%icaci!n del templo ?2. ?Ps. aun2ue como palabra bíblica explícita toda(ía no "aya podido ser identi%icada. 1.. lL. como conclusi!n.26sA. el 5o os "ec"o carne.3 y en la ex0 esis rabínica de la libaci!n del a ua. Es natural y est' permitido combinar entre sí ambos textos y su len uaje meta%!rico. de la 2ue %luye el a ua (i(a y escatol! ica.& "abla asimismo de la 9roca sobrenatural.2)ss7 c%..-es8s. sin embar o. En esa interpretaci!n. Tal met'%ora. Así pues. Pablo "a propuesto ya esa interpretaci!n 2ue re%iere a Dristo como la 9roca 2ue proporciona a ua. * todo ello 2ueda a8n m's destacado con la met'%ora aneja. De tales y parecidos textos deri(! la concepci!n de 2ue el presente pasaje "abía de entenderse en sentido cristol! ico. Dondici!n necesaria. Ex 1/.. El e(an elista "abría "ec"o comparecer a -es8s en el templo con . A2uí encontramos la ima en de la roca 2ue da a ua y 2ue se despla$a si uiendo al pueblo de #srael. 9Entonces condujo a su pueblo al desierto. 1+. .. 9uno de los soldados le atra(es! el costado con la lan$a7 y al momento sali! san re y a ua. del (.3&A. del Par'clito 9ayudador. * a ello apunta la explicaci!n de la met'%ora en el (. por2ue -es8s no "abía sido lori%icado toda(ía. Es la %e en -es8s cruci%icado y lori%icado la 2ue comunica el Espíritu y la (ida eterna. &6..17 1&. (iene a ser la .2H137 #s &1. 95as corrientes de a ua (i(a se aplican al Espíritu se uramente en ra$!n de la anti ua ima en de la e%usi!n escatol! ica del Espíritu ?E$ 3+. 2ue en 1Dor 16. por ej. . y la roca era el Dristo. 2ue s!lo despu0s de la pascua lo rar' su cumplimiento. _ac 13. para la (enida del Espíritu es la lori%icaci!n de -es8s ?c%. A ello se suma una peculiar exposici!n del 9a ua de la roca. *. y de la conexi!n entre a ua y espíritu 2ue (iene dada en #s &&. sobre todo. 2ue se encuentra en el PseudoHEil!n y 2ue dice..

ocasi!n de la %iesta de los tabern'culos y "abría "ec"o la importante a%irmaci!n re(eladora con moti(o del rito del a ua, justamente para demostrar 2ue el altar del templo ya no es el lu ar santo, al 2ue (an li adas la promesa y otor amiento de la (ida, sino 2ue el lu ar de la sal(aci!n, nue(o y escatol! ico, es el propio -es8s, 2ue destruye el templo. :l es el donador del a ua (i(a en toda su abundancia. Don todo ello -n / ad2uiere a no dudarlo una importancia insospec"ada, a la 2ue a menudo no se "ace justicia. * se comprende, adem's, 2ue precisamente con este capítulo empiece el ran en%rentamiento, la disputa acerca de -es8s como la disputa acerca de la re(elaci!n. +. D#,PNTA ADEFDA DE 5A <E,#A3#DAD DE -E,I, ## ?-n. 6/K&6H&&A &6 Entre el pueblo, al unos 2ue "abían oído estas palabras decían. :ste es realmente el pro%eta. &1 @tros decían. :ste es el <esías. Pero otros replicaban. BAcaso el <esías (a a proceder de GalileaC &2 B3o dijo la Escritura 2ue el <esías proceder' del linaje de Da(id, y de =el0n, la aldea de Da(idC &3 Había, pues, di(ersos bandos en el pueblo por causa de 0l. && Al unos 2uerían prenderlo7 pero nadie le ec"! mano. 5as palabras de -es8s suscitan una discusi!n entre el pueblo. <uc"os ase uran. 9:ste es realmente el pro%eta;, entendiendo una (e$ m's 9el pro%eta escatol! ico como <ois0s; ?Dt 11,1)H11A, se 8n encontramos %recuentemente en -n. Es muy (erosímil 2ue la a%irmaci!n de 2ue -es8s es realmente el pro%eta est0 condicionada en -uan, dentro de este contexto, por el rito del a ua y el correspondiente discurso de -es8s. En tal caso la a%irmaci!n se "allaría en el mismo plano en 2ue se encuentra la a%irmaci!n. 9*o soy el pan de (ida;, conectada al si no de la multiplicaci!n de los panes ?c. +A. Tambi0n allí era id0ntica la reacci!n de la multitud. 9:ste es, realmente, el pro%eta 2ue iba a (enir al mundo; ?+,1&A. 5o cual con%irmaría la sospec"a de 2ue en tales a%irmaciones se puede reconocer una tradici!n judeo cristiana, en la 2ue se entendía a -es8s como 9el pro%eta escatol! ico al i ual 2ue <ois0s;. En dic"a tradici!n tambi0n debía "ablarse, sin duda, de la 9reno(aci!n de la 0poca mosaica; con sus memorables mila ros del man' y del a ua de la roca. Al mismo tiempo el E(an elio se 8n -uan polemi$a contra una e2uiparaci!n en exceso in enua de esa expectati(a del <esías pro%eta con -es8s. -es8s no encaja en una expectati(a materialista del 9nue(o <ois0s;, cuando precisamente se presenta a sí mismo como el pan de (ida y como el dador del a ua (i(a. Así, pues, la desi naci!n de -es8s como pro%eta aparece como un intento por incorporarle a unas cate orías conocidas ?c%. una tentati(a similar en <c 1,2/s y parA, pero 2ue en de%initi(a no cuaja. 5a sin ularidad de -es8s no entra en nin una de las cate orías "abituales, como se pone claramente de mani%iesto en esta discusi!n. Ese es tambi0n el caso, cuando otras entes le tienen por el <esías ?(. &1aA. Dierto 2ue en ese tras%ondo cuenta la concepci!n cristiana del <esías, 2ue no se corresponde con la expectati(a judaica. De ello se "a "ablado ya repetidas (eces. Don(iene ad(ertir 2ue en este pasaje -uan deja la cuesti!n sin resol(er7 para 0l la a%irmaci!n decisi(a acerca de la índole especí%ica de la mesianidad de -es8s se %ormular' en el %amoso di'lo o entre -es8s y Pilato ?11,33H31A. A2uí son los propios oyentes 2uienes "an de ju$ ar c!mo se encuentran %rente a -es8s y por 2ui0n 2uieren tenerle, decidiendo si aceptan o no su pretensi!n. En 8ltimo t0rmino tampoco deciden al respecto las cate orías de pro%eta o

<esías. Es per%ectamente posible considerar a -es8s como el pro%eta, el <esías e incluso como el Hijo de Dios sin creer realmente en 0l7 en cambio, se puede creer en -es8s sin disponer de unos títulos adecuados. Todos los títulos son, en de%initi(a, simples tentati(as de aproximaci!n al excelso misterio de la persona de -es8s. @bjeciones, como las 2ue a2uí se aducen, deri(an en buena parte de la do m'tica mesi'nica del judaísmo o de la contro(ersia judeoHcristiana. Tras la destrucci!n del se undo templo el judaísmo ortodoxo rabínicoH%arisaico no podía rati%icar por m8ltiples moti(os la %e cristiana en la mesianidad del cruci%icado -es8s de 3a$aret. Dabe suponer 2ue -uan reco e a2uí y re%iere objeciones aut0nticas, tal como se %ormulaban en el bando contrario. Nna de las objeciones sonaba así. BProcede el <esías de GalileaC El ori en alilaico de -es8s, y m's en concreto del oscuro 3a$aret ?c%. 1,&+. 9BEs 2ue de 3a$aret puede salir al o buenoC;A, constituía para los judíos una objeci!n decisi(a contra la mesianidad de -es8s. A"í se pasa por alto el "ec"o de 2ue en Galilea sur ieron los centros m's importantes del mo(imiento libertario mesi'nicoH$elota y 2ue de allí salieron una y otra (e$ personajes con pretensiones mesi'nicas. Posiblemente el %racaso de la uerra judía %ue para los rabinos %arisaicos un moti(o m's de su pro%unda descon%ian$a %rente a los candidatos mesi'nicos de Galilea. Por lo contrario, se esperaba 2ue el <esías %uera de la 9descendencia de Da(id;, del linaje da(ídico y 2ue tambi0n nacería en =el0n ?1A, ciudad nati(a del lorioso rey. En los círculos judíos se esperaba, en e%ecto, 2ue el <esías nacería en la ciudad de =el0n, se 8n el %amoso (aticinio de <i2ueas ),1. Pero t8, =el0n, E%rat', aun2ue eres pe2ue>a entre los clanes de -ud', de ti me "a de salir el 2ue "a de dominar en #srael. ,us orí enes (ienen de anta>o, de tiempos lejanos, pasaje 2ue se cita asimismo en el relato de los ma os de @riente ?<t 2,+A. De "ec"o "ay otros textos neotestamentarios 2ue a%irman explícitamente el ori en da(ídico de -es8s, como en la anti ua %!rmula de %e 2ue reproduce Fom 1,37 en el tratamiento 2ue el cie o da a -es8s ?<c 16,&/s y parA y en los dos 'rboles eneal! icos ?<t 1,1H1/7 5c 3,23H21A. Adem's tanto el relato mateano de la in%ancia como el lucano presentan el ori en da(ídico de -es8s y su nacimiento en la ciudad re ia de =el0n ?<t 2,1.)s7 5c 2,1H16A. Por lo dem's, "ubo objeciones críticas a la %iliaci!n da(ídica del <esías, 2ue probablemente se remontan al propio -es8s, como lo e(idencia la disputa acerca de dic"o punto ?<c 12,3)H3/a y parA. En contraste con todo ello el cuarto e(an elista 9no supone e(identemente ni el nacimiento de -es8s en =el0n ni su ori en da(ídico. El Dristo, 2ue 0l proclama, no es un <esías cuya le itimidad "aya de demostrarse por los criterios de la expectati(a mesi'nica del judaísmo;. 3o se puede ne ar 2ue a2uí existe una di%erencia entre <ateo y 5ucas, de una parte, y -uan y <arcos, de otra, por2ue en concreto <arcos tampoco dice nada de un nacimiento de -es8s en =el0n. ,i no se 2uiere (entilar el asunto con ar umentos aparentes y con e(asi(as, en este tema "abr' 2ue dar pre%erencia a -uan y <arcos %rente a <ateo y 5ucas y considerar a =el0n como el lu ar natal 9mesianol! ico; de -es8s. 5os judíos, 2ue en el (. &2 ar umentan contra la mesianidad de -es8s remiti0ndose a la Escritura, nada saben de un ori en da(ídico del mismo ni de su nacimiento en =el0n. Esto puede estar condicionado por el "ec"o de 2ue la concepci!n de%endida en <ateo y 5ucas

era realmente desconocida en la tradici!n jo'nica y 2ue tampoco los liti antes judíos del E(an elio de -uan sabían nada al respecto, de manera 2ue %orjaban así un ar umento contra la mesianidad de -es8s. El resultado de la discusi!n es 2ue entre la multitud del pueblo se lle a a una escisi!n, a un cisma, por causa de -es8s. 5o cual tampoco es desde lue o objeti(amente adecuado. Pues, si -es8s no puede le itimar su mesianidad con los criterios existentes entre los judíos y si tampoco sus discípulos podr'n lo rarlo despu0s de pascua, tanto menos cuanto 2ue se "abía sumado ya el esc'ndalo de la cru$, la %e en la mesianidad de -es8s era y es una con%esi!n, 2ue jam's resulta transparente. Tal como estaban las cosas, se tenía 2ue lle ar necesariamente a una di(isi!n en bandos entre los se uidores de -es8s y sus ad(ersarios. 5a # lesia primiti(a sur i! como una secta judía. Al unos de los enemi os en el calor del en%rentamiento 2uisieron ec"ar mano de -es8s y prenderlo. Pero, al i ual 2ue en el (. 36, un "ec"i$o misterioso retu(o a tales entes. .............
1. =el0n ?=etle"emA. 95u ar de -ud', 4 Pm al sur de -erusal0n y al o al este de la di(isoria principal de a uas... 2ue entr! en la "istoria con Da(id, su %amilia ?1,am 1+,11, 26,1, 2,am 2,32A y sus ami os ?2,am 21,167 23,2&A, 2ue allí tenían su "o ar... 5a pe2ue>a aldea "acía tiempo 2ue no tenía importancia al una ?como se desprende tambi0n de <i2 ),1A;

............... /. FEADD#e3 DE 5@, E3E<#G@, A3TE 5A EFADA,ADA TE3TAT#JA DE PFE3D#<#E3T@ &) Jol(ieron, pues, los uardias ante los sumos sacerdotes y los %ariseos, y 0stos les pre untaron. Pero, Bpor 2u0 no lo "ab0is traídoC &+ 5os uardias respondieron. -am's "ombre al uno "abl! como "abla 0ste. &/ 5os %ariseos les replicaron. BEs 2ue tambi0n (osotros os "ab0is dejado en a>arC &1 BAcaso al uien entre los je%es o entre los %ariseos "a creído en 0lC &4 Pero esa plebe, 2ue no conoce la ley, son unos malditos. )6 Nno de los je%es, 3icodemo, el 2ue anteriormente "abía ido a (er a -es8s, les dice. )1 BAcaso nuestra ley condena a nadie, sin "aberlo escuc"ado antes y sin "aber conocido sus "ec"osC )2 Entonces ellos respondieron. BPero tambi0n t8 eres de GalileaC REst8dialo bien, y (er's 2ue de Galilea no sale nin 8n pro%etaS El comando policíaco, de cuya composici!n se "a "ablado en el (. 32, re resa con las manos (acías a 2uienes le "abían en(iado, los sumos sacerdotes y los %ariseos. Lue entre el en(ío y el re reso de la escolta "ayan pasado (arios días no tiene, en este caso, demasiada importancia, ya 2ue a -uan lo 2ue le interesa sobre todo es presentar un cuadro de (erdadero relie(e. 5o 2ue importa es la impresi!n eneral 2ue, como se (e, es ne ati(a. 5os 2ue les "abían ordenado la detenci!n pre untan irritados. 9BPor 2u0 no lo "ab0is traídoC; 3o est'n satis%ec"os del resultado. * la respuesta de los criados es un testimonio in(oluntario en %a(or del poder 2ue tiene la palabra de -es8s. 9-am's "ombre al uno "abl! como "abla 0ste.; En la palabra de -es8s late la %uer$a peculiar de la palabra re(eladora 2ue lle a de Dios, con su %uer$a persuasi(a y su %ascinaci!n especí%ica. =uena prueba de ello es tambi0n el 2ue, se 8n -uan, -es8s s!lo obra mediante la palabra. 3o dispone de nin 8n otro poder, y por eso mismo no %orma parte

de los candidatos mesi'nicos $elotas, 2ue actuaban con acciones (iolentas y terroristas y 2ue acabaron declarando la uerra a Foma. 3i si2uiera entre las primeras objeciones judías contra -es8s, 2ue nosotros conocemos, se encuentra jam's la incriminaci!n de 2ue -es8s "ubiera practicado la (iolencia. Domo 2uiera 2ue sea, a2uellos sencillos al uaciles del templo no pueden escapar al embrujo de la palabra de -es8s, y es eso precisamente lo 2ue m's irrita a los %ariseos, a ju$ ar por su r0plica. 5a pre unta. 9BEs 2ue tambi0n (osotros os "ab0is dejado en a>arC;, arranca del supuesto de 2ue -es8s es un 9embaucador del pueblo;, un 9predicador despreciable; ?c%. comentario al (. +A contra el 2ue "ay 2ue prote er a la ente. :sta era e(identemente la eti2ueta 2ue el %ariseísmo "abía puesto a -es8s. A ello se suma una re%erencia a la propia conducta. BAcaso "a creído en -es8s al 8n miembro del consejo o al 8n %ariseoC :se es el comportamiento %'ctico de la clase diri ente judía %rente a -es8s. 3i -es8s ni la # lesia primiti(a tu(ieron, en e%ecto, se uidores, o muy contados, entre el estrato judío diri ente. ,e 8n los Hec"os de los ap!stoles parece 2ue las cosas %ueron al o mejor con los %ariseos. Por otra parte, en esa a%irmaci!n se proclama tambi0n la %irme$a ortodoxa de los diri entes del judaísmo. 3o era posible 2ue ellos, tan %irmes en la tora, se dejasen embaucar por semejante c"arlat'n de pueblo. Es esa maldita 9plebe, 2ue no conoce la ley...;. ,e reco e a2uí claramente el concepto rabínico del amH"aHare$ o 9pueblo de la tierra;. El apelati(o es una desi naci!n despecti(a de 2uienes i noran la ley mosaica, de a2uellos 2ue 9como tales no pertenecían al (erdadero #srael... El #srael aut0ntico lo representaban 8nicamente los (arones de la ley y los círculos 2ue se uían su direcci!n;. Esta tendencia se %ue a udi$ando con la in%luencia creciente del rabinismo. El sentido de la a%irmaci!n es 0ste. 2uien "a estudiado la tora y la conoce no puede ser un se uidor de -es8s7 s!lo las entes 2ue i noran la ley y 2ue pertenecen al am "a are$ pueden dejarse embaucar por ese -es8s. Tambi0n a2uí late un recuerdo atinado de 2ue el -es8s "ist!rico no se diri i! en su predicaci!n a los "ombres cultos ni a los escribas de la ley, sino a la ente 2ue %ormaba el am "a are$. A"ora bien, entre los %ariseos "ubo una excepci!n notable. la de 3icodemo, 2ue ya nos es conocido por su (isita y di'lo o nocturno con -es8s, en el c. 3 H"ec"o al 2ue se alude explícitamente en el (. )6H y 2ue pertenecía al círculo de los miembros del consejo y a los %ariseos. Este personaje %ormula en el (. )1 la importante pre unta de si la ley judía H9nuestra ley;, como subraya con 0n%asisH permite condenar a un "ombre sin un interro atorio judicial y sin el pre(io establecimiento de 2ue "a "ec"o al o contrario a la ley. Aun2ue el derec"o judío concede una ran importancia al interro atorio de los testi os en el proceso criminal, tambi0n conoce el interro atorio del acusado ?1A. Pero lo (erdaderamente importante es el conocimiento exacto de los "ec"os, de lo 2ue el acusado "a "ec"o realmente ?c%. las pre untas adecuadas de Pilato en 11, 24.3)A. Domo resulta del proceso de -es8s ante Pilato, -uan trabaja con el ar umento realmente importante de 2ue no existe contra -es8s nin una acusaci!n real merecedora de casti o, con lo 2ue un interro atorio s!lo podría demostrar su inocencia. Nn juicio sin tal interro atorio sería prejuicio peli rosísimo. Pero los %ariseos est'n a pi2ue de ir contra los principios b'sicos de la tora7 ellos, 2ue tanto alardean de su conocimiento de la ley, se comportan como el am "a are$. :se es el peli ro 2ue se>ala 3icodemo. Pero la reacci!n de sus compa>eros no es menos apasionada. BTambi0n t8 eres de Galilea y tienes tal (e$ intereses comunes con -es8s...C BEres tal (e$ se uidor suyoC Pues, estudia primero la tora y podr's ju$ ar por ti mismo si el 9pro%eta; Hmuy probablemente (uel(e a "aber una re%erencia al pro%eta escatol! ico como <ois0sH ?2A procede de Galilea. El ar umento

apunta una (e$ m's contra la mesianidad de -es8s. * la perícopa termina con este ar umento antimesi'nico, 2ue para -uan tiene car'cter de prejuicio. ...............
1. D%. sobre el tema Ex 23,17 Dt 1,1+7 1/,&7 Ela(io -ose%o, Ant. -ud. a#J, 1+/. 9Por2ue la ley pro"íbe expresamente ejecutar a nadie, aun2ue se trate del "ombre m's criminal, si pre(iamente no "a sido condenado a muerte por el sanedrín.; 2. Don P++ es ciertamente pre%erible la lecci!n 9el pro%eta; %rente al "abitual nin 8n 9pro%eta;.

........................... <editaci!n A3T#,E<#T#,<@ A3T#-NDA#,<@ Nna de las pre untas 2ue, tras la lectura del capítulo / de -uan, nos asalta con mayor ur encia es precisamente 0sta. BEs 2ue la con%esi!n cristiana de la mesianidad de -es8s "a de separar para siempre a judíos y cristianosC BEs 2ue realmente una cristolo ía do m'tica tiene 2ue conducir, casi con necesidad interna, al rec"a$o de los judíos, al antisemitismo y, en consecuencia, al 9"olocausto;C Tras la ani2uilaci!n judía de Ausc"^it$ nosotros, los cristianos, "emos de leer con otros ojos nuestro 3ue(o Testamento, y tambi0n nuestra do m'tica, nuestra "istoria de los do mas y de la # lesia. 3o ya con los ojos in enuos del 2ue lle(a ra$!n, sino con los ojos por %in abiertos y autocríticos de 2uienes "an tenido muc"os %racasos cie os. Es (erdad 2ue el antisemitismo de los na$is descansaba en de%initi(a sobre una (isi!n del mundo biol! ica, cientí%ica y extremadamente problem'tica, al tiempo 2ue iba unida a un decidido anticristianismo. En su %amosa %rase. 9Espiritualmente nosotros somos semitas;, ya el papa Pío a# "abía dado a conocer claramente esa conexi!n entre odio al judaísmo y odio al cristianismo. En todo caso se plantea la cuesti!n de si el moderno antisemitismo, cuyos "orribles ejecutores %ueron los na$is, no tendr' tambi0n raíces cristianas. 9BHasta 2u0 punto "ay 2ue car ar los crímenes antisemitas del pasado pr!ximo y lejano en la cuenta del mensaje cristiano disimulado o explicado en %orma %alsa o correctaC B3o es el pasado antisemita del cristianismo el testimonio m's %e"aciente contra la (erdad cristianaC Tales pre untas se "an ido %ormulando cada (e$ con mayor %recuencia desde %inales de la se unda uerra mundial dentro y %uera del cristianismo... Hoy se reconoce en buena medida 2ue el antisemitismo se remonta a la doctrina y predicaci!n de la # lesia, 2ue durante si los "a sido antijudía, pese a la obstinada a%irmaci!n en contrario de sus de%ensores, para 2uienes la culpa "ay 2ue buscarla en los propios judíos, 2ue se "an atraído sobre sí el odio y la persecuci!n por su mismo car'cter y destino;. <ientras 2ue el anti uo odio a los judíos era m's o menos espor'dico y estaba delimitado a ciertos lu ares Hsiendo m's o menos la expresi!n de una xeno%obiaH, el 9odio cristiano, al menos desde aproximadamente el tiempo de Donstantino, "a sido permanente, uni(ersal, alentado de manera o%icial, radical y sostenido por un sistema ideol! ico;. 5o sin ular es 2ue tal odio no descansa precisamente en una experiencia debida al trato con los judíos, sino en una teoría do m'tica7 se (e a los judíos a tra(0s de un prisma do m'tico. Ese es el punto m's destacado. 9Es precisamente en el E(an elio se 8n -uan, en el 2ue tan di%ícil resulta establecer las relaciones entre "istoria, literatura y teolo ía, donde se ad(ierte la necesidad de una distinci!n entre el si ni%icado y la in%luencia de unos textos neotestamentarios;. _E5@TA,. A"ora bien, la cuesti!n de si -es8s tu(o una 9autoconciencia mesi'nica; y c!mo la mani%est!, se discute lar amente en la ex0 esis. 5as in(esti aciones "ist!ricas de la ex0 esis coinciden, por ejemplo, en los puntos si uientes. primero, las concepciones

mesi'nicas del judaísmo no son totalmente unitarias, aun2ue tienden por lo eneral a considerar al 9<esías ben Da(id;, al <esías da(ídico o incluso nacional, como un "0roe reli iosoHpolítico 2ue, por encar o de Dios, establece el dominio político de #srael. ,e undo, es e(idente 2ue -es8s de 3a$aret no "a compartido esa concepci!n mesi'nica. <'s a8n, -es8s "a rec"a$ado resueltamente el mesianismo político de cu>o $elota, teni0ndolo por sumamente peli roso7 en ese sentido estu(o relati(amente cerca de los %ariseos. Nn an'lisis detenido de las %uentes demuestra 2ue resulta insostenible toda tentati(a de interpretar la postura de -es8s en la línea $elota. -es8s proclam! la proximidad inminente del reino y reale$a de Dios7 el 9prop!sito radicalmente reli ioso; de su acci!n y de su ense>an$a aparece en primer t0rmino con meridiana claridad. Desde ese punto de (ista es di%ícil o, mejor dic"o, imposible "ablar de una 9conciencia mesi'nica de -es8s; ?en sentido políticoA. Tercero, en 0pocas pasadas se repiti! a menudo 2ue -es8s "abía adoptado el concepto de 9Hijo del "ombre;, por2ue 2uería distanciarse del mesianismo político. El "ijo del "ombre apocalíptico estaba menos lastrado, a la (e$ 2ue la expresi!n conser(aba al o misterioso. A"í se encontraría, pues, la (erdadera autoconciencia de -es8s. Pero tal opini!n "a sido (i(amente discutida. Partiendo de los distintos conceptos, a nuestro entender el concepto 9Hijo ?de DiosA; si ue conser(ando las mayores posibilidades de mani%estar la autoconciencia de -es8s, y desde lue o en estrec"a conexi!n con la nue(a idea de Dios. Duarto, lo mejor es partir de la ima en 2ue los e(an elios, los cuatro sin excepci!n, o%recen de la acti(idad de -es8s. Es la ima en de un maestro pro%0tico, con una conexi!n sin ular entre pro%eta y maestro7 un "ombre 2ue adem's estaba dotado de %uer$as mila rosas, y 2ue no opera precisamente con la (iolencia externa, sino 8nica y exclusi(amente con su palabra. 5a autoridad y poder de -es8s reside s!lo en su palabra in%luyente y e%ica$. ,u palabra es su acto m's importante. Es precisamente ese punto de (ista el 2ue -uan subraya de modo explícito, cuando le "ace decir ante Pilato. 9<i reino no es de este mundo. ,i mi reino %uera de este mundo, mis uardias "abrían luc"ado para 2ue no %uera yo entre ado a los judíos7 pero mi reino no es de a2uí.; A>adiendo lue o. 9*o para esto "e nacido y para esto "e (enido al mundo. para ser testi o de la (erdad7 todo el 2ue es de la (erdad escuc"a mi (o$; ?11,3+sA. :sta es, sin duda, la concepci!n mesi'nica cristiana del E(an elio se 8n -uan7 la cual se caracteri$a por2ue en ella se %unden "asta %ormar una nue(a unidad la ima en del pro%eta escatol! ico como <ois0s, la del maestro pro%0tico y el predicado de 9<esías re io;. Tal ima en no se "abía dado antes y, a partir de entonces, tampoco se encuentran im' enes paralelas de la misma en la literatura judía. En esta nue(a ima en del <esías, en la 2ue se re%leja el "ec"o de la actuaci!n no (iolenta de -es8s, ya no podía reapropi'rsela sin m's ni m's el judaísmo. 5a ima en mesi'nica normal del judaísmo y la nue(a ima en mesi'nica cristiana del <esías -es8s no son id0nticas. El "ec"o de 2ue desde el lado cristiano no se "aya meditado esto su%icientemente "a conducido a ra(es e2uí(ocos y a %alsas pretensiones cristianas7 y ello debido sobre todo a 2ue el %rente cristiano trans%iri! al propio -es8s todas las a%irmaciones soberanas del <esías reli iosoHpolítico, 2ue -es8s ni %ue ni 2uiso ser7 y de a"í se "an deducido unas aspiraciones de poder de las 2ue -es8s no 2uiso saber absolutamente nada. El presti ioso sabio judío ZGers"omH,"olem dice en su tratado _um Jerstandnis der messianisc"en #dee im -udentum ?\ Para comprender la idea mesi'nica en el judaísmoA. 9En todas sus %ormas y representaciones el judaísmo siempre "a mantenido un concepto de redenci!n entendida como un proceso 2ue se reali$a en p8blico, sobre el escenario de la "istoria y en el centro de la comunidad7 en una palabra,

2ue se cumple abiertamente en el mundo de los (isibles, y sin 2ue se pueda pensar sin esa mani%estaci!n en lo (isible. Por el contrario, en el cristianismo pre(alece una idea 2ue entiende la redenci!n como un proceso en el 'mbito espiritual e in(isible, un proceso 2ue se desarrolla en el alma, en el mundo de cada indi(iduo y 2ue produce una trans%ormaci!n secreta, a la 2ue no tiene por 2u0 corresponder nada en el mundo exterior;. Fedenci!n para el pensamiento judío es siempre redenci!n del mundo7 de a"í 2ue tambi0n el <esías sea en primer t0rmino un redentor y libertador reli iosoHpolítico. A"ora bien, es interesante 2ue muc"os autores judíos est0n plenamente dispuestos a atribuir a -es8s una autoconciencia mesi'nica, aun2ue la cali%i2uen como un ran autoen a>o. Habría 2ue admitir sin duda 2ue -es8s de al una manera se "a considerado a sí mismo como el <esías, pues 2ue de otra %orma resultaría incomprensible toda su "istoria, y en especial su muerte en cru$. Pero esa autoconciencia, condicionada por su 0poca, se "abría demostrado con un ran error. 5os modernos judíos estudiosos del 3ue(o Testamento se es%uer$an en obtener una ima en m's atinada sobre todo del -es8s "ist!rico. Eamosa se "a "ec"o la palabra de Z<artinH=uber Desde mi ju(entud "e considerado a -es8s como mi "ermano mayor. El 2ue la cristiandad le "aya (isto y le si a (iendo como Dios y redentor me "a parecido siempre un "ec"o de enorme trascendencia, 2ue siempre "e intentado comprender por mí y por 0l. <i propia relaci!n %raternal y abierta con 0l se "a ido "aciendo cada (e$ m's %uerte y m's pura, y "oy le (eo con una mirada m's %uerte y m's pura 2ue nunca. Hoy estoy m's cierto 2ue nunca de 2ue le corresponde un ran lu ar en la "istoria creyente de #srael, y 2ue ese puesto no se puede describir con nin una de las cate orías "abituales. 3osotros, como cristianos, "aremos bien en considerar estas dos cosas y en tomarlas en serio. las tentati(as judías, "oy m's numerosas 2ue nunca, por proyectar nue(a lu$ sobre la %i ura de -es8s y por entenderle, y tambi0n las reser(as judías7 estas 8ltimas debidas sobre todo a nuestro entusiasmo de redenci!n carente de realismo y, como la "istoria demuestra, tambi0n peli roso, por2ue %'cilmente puede deri(ar a un antisemitismo. Hace poco Eran$ <ussner, en su TraPtat uber die -uden, "a planteado una cuesti!n 2ue, a su entender, 9jam's la teolo ía cristiana "a estudiado a %ondo, aun2ue es de importancia decisi(a para el di'lo o judeoHcristiano;. ,e trata de esta pre unta. 9BPodía -es8s ser reconocido por #sraelC; <ussner re8ne toda una serie de obser(aciones H2ue en parte tambi0n nosotros "emos mencionado en la ex0 esisH, las cuales ponen de mani%iesto el enjuiciamiento tan simplista 2ue se "a "ec"o durante si los de las posibilidades judías %rente a -es8s de 3a$aret. 5a pre unta es, en e%ecto, muy importante. BPodían los judíos reconocer en su "ermano de 3a$aret al <esías y al Hijo de DiosC Es una pre unta 2ue nos remite a la "istoria real de -es8s. * nos recuerda 2ue -es8s era un "ombre "ist!rico, un "ijo de su tiempo y del pueblo judío, un predicador ambulante y laico, pobre y nada (iolento, a 2uien unos entendieron y otros no, al 2ue unos aceptaron entusiasmados y otros rec"a$aron resueltamente. -es8s %ue un "ombre 2ue no tu(o m's posibilidad de mostrarse 2ue su propia palabra, la cual podía a su (e$ ser creída o no. Duanto m's nos acercamos a ese -es8s de 3a$aret Hal menos así me lo parece a míH, tanto m's c!modo y relajado se "ace el di'lo o con los judíos y, por lo mismo, tanto m's prometedor puede ser. 3o tendría por 2u0 se uir separ'ndonos una mesianidad %alsamente entendida. ?P' s. /1H126A

EJA3GE5#@, -NA3 13 5A <N-EF ADN5TEFA E5 =5@LNE ,#3ePT#D@, EFF[T#D@ E3 E5 DNAFT@ EJA3GE5#@. ?-n. 6/K)3H61K11A El relato, 2ue si ue, sobre la ad8ltera no pertenecía ori inariamente al E(an elio se 8n -uan, y nada tiene 2ue (er con 0l en el plano literario, de "istoria de la tradici!n y de las %ormas, ni tampoco en el plano teol! ico. En opini!n de ,c"nacPenbur 9para el cuarto E(an elio representa un cuerpo extra>o, 2ue incluso estorba y rompe la conexi!n de los capítulos / y 1. Por tal moti(o "ay comentaristas 2ue dejan de lado la narraci!n o s!lo la tratan al %inal del E(an elio. ,i, pese a todo ello, yo abo o por presentarla y exponerla en este lu ar, ello se debe principalmente a 2ue la "istoria H2ue a todas luces est' cercana a la tradici!n sin!ptica, y m's concretamente a la lucanaH o%rece un buen contraste respecto del E(an elio y de la teolo ía jo'nicos. Es como si nos "iciera bajar de las alturas teol! icas de la abstracci!n jo'nica coloc'ndonos en el plano del -es8s "ist!rico de los sin!pticos, "aciendo así palpable la tensi!n 2ue existe entre la ima en sin!ptica de -es8s y la 2ue tiene -uan. 3os recuerda, adem's, 2ue tanto los sin!pticos como el cuarto E(an elio tienen como punto de partida al mismo -es8s y, lo 2ue es importante, 2ue la cristolo ía jo'nica "a de remontarse a la ima en sin!ptica de -es8s, a %in de conectar las a%irmaciones teol! icas con la experiencia y la (isi!n %undamental. Por ese moti(o Htal es mi opini!nH este blo2ue err'tico ejerce una %unci!n buena e importante en el E(an elio de -uan al recordarnos 2ue en el 3ue(o Testamento el 8nico -esucristo es m's importante 2ue las di%erentes teolo ías y cristolo ías. /,)3 y cada uno se marc"! a su casa. 1,1 -es8s se %ue entonces al monte de los @li(os. 2 Pero, al amanecer, se present! de nue(o en el templo7 todo el pueblo acudía a 0l, y 0l, allí sentado, los instruía. 3 5os escribas y los %ariseos le traen una mujer 2ue "abía sido sorprendida en adulterio. * poni0ndola delante, & dicen a -es8s. <aestro, esta mujer "a sido sorprendida en %la rante adulterio. ) En la ley <ois0s nos mand! apedrear a 0sas7 pero t8 B2u0 dicesC + Decían esto para tenderle un la$o, con el %in de tener de 2u0 acusarlo. Pero -es8s, inclin'ndose, escribía en el suelo con el dedo. / Domo ellos insistían en pre untarle, se incorpor! y les dijo. El 2ue entre (osotros est0 sin pecado, tire la primera piedra contra ella. 1 E inclin'ndose otra (e$, se uía escribiendo en el suelo. 4 Ellos, al oírlo, se %ueron retirando uno tras otro, comen$ando por los m's (iejos, "asta 2uedar solos -es8s y la mujer, 2ue estaba allí delante. 16 #ncorpor'ndose entonces -es8s, le dijo. <ujer, Bd!nde est'nC B3adie te conden!C 11 Ella respondi!. 3adie, ,e>or. Díjole -es8s. Pues tampoco yo te condeno7 (ete, y desde a"ora en adelante no pe2ues m's.

Historia del texto. 95os testi os m's anti uos e importantes, rie os, sirios, armenios, eor ianos, coptos y latinos, relati(os al texto neotestamentario no conocen de manera uni%orme la perícopa de la ad8ltera ?EPA. ,e impone la conclusi!n de 2ue tal perícopa s!lo encontr! aco ida en un momento posterior, 2ue a8n "ay 2ue precisar, en -n entre los capítulos / y 1, o en otro lu ar del canon neotestamentario. En ello coincide la tradici!n posterior, en la medida en 2ue nosotros "emos podido abarcarla, 2ue en su mayor parte apoya la existencia de la "istoria de la ad8ltera, pero indicando tambi0n claramente 2ue s!lo muy lentamente, y de %orma m's r'pida en @ccidente 2ue en @riente, %ue reconocida como relato can!nico;. 3os "allamos ante lo 2ue se denomina una perícopa err'tica, 2ue, como tradici!n oral independiente, se di(ul ! entre las comunidades cristianas, pero 2ue durante lar o tiempo no encontr! un puesto en nin uno de los e(an elios can!nicos. 5os randes manuscritos e ipcios i noran la perícopa, mientras 2ue %ue aceptada en las ordenan$as eclesi'sticas de la Didascalia siria y de las constituciones apost!licas. 5a anti ua tradici!n textual latina ?occidentalA presenta la perícopa relati(amente temprano. Pero son sobre todo -er!nimo y A ustín los principales testi os de la tradici!n occidental y ambos consideran el texto como can!nico. Este "ec"o sin ular se debe e(identemente al contenido mismo del relato. Fe%leja la tensi!n entre %idelidad a la tradici!n de -es8s y los intereses de la disciplina de la # lesia. Domo la # lesia naciente propendía a un cierto ri orismo en el tratamiento del di(orcio, el adulterio y los pecados de impure$a, la clemencia 2ue -es8s "abía demostrado "acia a2uella mujer ad8ltera le resultaba inc!moda. Por otra parte, la perícopa se presentaba como tradici!n de -es8s, y no se podía escapar %'cilmente a tal autoridad. ,i, pese a todo, acab! por ser reco ida en el E(an elio de -uan, ello "a de considerarse como una (ictoria de la tradici!n de -es8s %rente a los intereses de un ordenamiento eclesi'stico se(ero. 5o cual constituye a su (e$ un ar umento de peso en %a(or de 2ue nos "allamos a2uí ante una anti ua tradici!n de -es8s aut0ntica. G0nero literario. 3o es %'cil determinarlo. =ultmann cali%ica el relato como 9apote ma ap!cri%o;. se re2uiere el juicio de -es8s y 0l responde con una palabra 2ue enla$a estrec"amente con la situaci!n. Pero en el relato aparecen unos ras os no(elísticos, como el silencio de -es8s y su con(ersaci!n con la mujer. Para =ecPer la "istoria "abría 2ue incorporarla a las discusiones sin!pticas. 9Fepresenta una perícopa cerrada, en la 2ue, dentro por completo del estilo de una exposici!n escueta con la aparici!n de los enemi os y la preparaci!n del problema, si ue el di'lo o propiamente dic"o, pro(ocado por una pre unta directa y precisa de los anta onistas y se cierra con una palabra sin ular de -es8s, 2ue responde de manera sobria y cortante a 2uienes le interpelan. En esa palabra se centra todo el 0n%asis del relato;. ,c"nacPenbur subraya, por el contrario, el silencio de -es8s y la 9acci!n simb!lica; de escribir7 el centro no lo ocuparía la discusi!n, sino la conducta de -es8s %rente a una pecadora y %rente a los "ombres 2ue la acusan. Aparecen di(ersos moti(os, 2ue se encuentran asimismo en otros pasajes de los e(an elios, como el de 2ue los enemi os de -es8s 2uieran ponerlo a prueba, le 9tienten; ?c%. <c 12,13H1/ y parA, tendi0ndole una trampa. El moti(o de -es8s y la pecadora alude al relato de 5c /,3+H)67 lo 2ue, sin duda, "a inducido a situar la "istoria despu0s de 5c 21,31. Nn tercer moti(o, el de -es8s 2ue escribe en el suelo, es un "ec"o 2ue "a de entenderse como una acci!n simb!lica. *. %inalmente, la conclusi!n de la "istoria con la palabra absolutoria de -es8s. Domo se (e, resulta di%ícil establecer de manera ine2uí(oca el 0nero "ist!ricoHliterario. Pero debería 2uedar claro 2ue la narraci!n, así como por su contenido

rompe el marco de lo "abitual, tampoco literariamente se deja enmarcar de un modo satis%actorio en un 0nero determinado. El problema "ist!rico. En su trabajo =ecPer alude, sobre todo, a tres puntos de (ista 2ue abo an en %a(or de encontrar el lu ar "ist!rico del relato en la (ida misma de -es8s. 1O. 5a cuesti!n 2ue ocupa el primer plano en la discusi!n era un tema (i(amente discutido en el judaísmo de tiempos de -es8s7 2O. -es8s decide en este caso abiertamente en contra de la tora y de sus de%ensores7 3O. -es8s perdona incondicionalmente y con plena autoridad. 5a obser(aci!n 9y cada uno se marc"! a su casa; ?/,)3A constituye el comien$o de la "istoria de la ad8ltera y, en conexi!n con la a%irmaci!n si uiente, alude al "ec"o de 2ue con anterioridad ya "abía "abido otra discusi!n entre -es8s y sus enemi os. El (ersículo sir(e de "'bil transici!n a la nue(a "istoria. -es8s, por su parte, marc"a al monte de los @li(os, sito al este del templo, al otro lado del torrente Dedr!n, y 2ue o%recía una "ermosísima panor'mica de la explanada del templo. El texto recuerda ine2uí(ocamente una situaci!n similar a la 2ue re%iere 5c 21,3/s. ,e 8n este dato -es8s ense>aba durante el día en el templo, mientras 2ue por la noc"e abandonaba la ciudad, pernoctando en el monte de los @li(os. Así es como, se 8n 5ucas, "abría pasado -es8s su 8ltima semana despu0s del domin o de ramos. <ediante esa indicaci!n cronol! ica la "istoria "abría 2ue incorporarla al ciclo de las discusiones 2ue sostu(o -es8s en -erusal0n. 5a introducci!n enla$a estrec"amente con ese cuadro eneral 2ue tra$a 5c 21,3/s ?1,1H2A. El (. 3 representa el comien$o propiamente dic"o de la "istoria. Escribas y %ariseos Huna a rupaci!n de enemi os de -es8s 2ue el E(an elio se 8n -uan i nora, pero 2ue aparece %recuentemente en los sin!pticosH conducen a una mujer 2ue acababa de ser sorprendida en %la rante adulterio. 5a ponen delante, 9en el centro;, y e%ecti(amente (a a ocupar el centro de todo el episodio. En conexi!n directa con el "ec"o %ormulan a -es8s una pre unta. Empie$an por presentar el caso. esta mujer "a sido sorprendida in %la ranti. ,i ue lue o el punto en liti io. 9En la ley <ois0s nos mand! apedrear a 0stas7 pero t8 B2u0 dicesC; El (. + ad(ierte 2ue se trataba de 9un la$o;, de tenderle una trampa. Esperaban enredar a -es8s en esa espinosa materia le al y 2ue diera una respuesta siempre comprometedora ante los doctores de la ley. De mostrarse se(ero en exceso, se (ería 2ue su pretendida clemencia y "umanidad no era m's 2ue mera apariencia7 si, por el contrario, se mostraba demasiado laxo y liberal, la cosa no encajaría con su piedad. 5a pre unta insidiosa presenta semejan$as con el relato acerca de la moneda del tributo ?<c 12,13H1/ y parA. 5os interpelantes cuentan con 2ue cual2uier tipo de respuesta sea una trampa para -es8s. Pero -es8s reacciona a2uí con la misma rande$a soberana. El adulterio es al o 2ue el Dec'lo o condena expresamente ?Ex 26,1&A y 2ue casti a con se(eridad en la línea de otros preceptos de la tora. El adulterio propiamente dic"o s!lo se daba cuando un "ombre casado tenía relaciones sexuales con una mujer casada o prometida ?en este sentido el no(ia$ o e2ui(alía al matrimonioA. El casado s!lo podía (iolar el matrimonio de otro, no el suyo propio. 5a %idelidad conyu al absoluta s!lo pesaba sobre la mujer, 2ue en (irtud del contrato matrimonial pasaba a ser propiedad del (ar!n. El precepto, pues, tendía sobre todo a prote er el derec"o del casado a la propiedad exclusi(a de la mujer. ,obre el adulterio pesaba la pena de muerte ?c%. 5( 26,167 Dt 22,22A. ,i no se determinaba el 0nero de muerte, se ejecutaba al reo mediante estran ulaci!n. Pero Dt 22,23s casti aba con la muerte por lapidaci!n el acto de yacer con una prometida. <uc"os autores concluyen 2ue la mujer de marras debía ser lapidada por tratarse de una no(ia o prometida, mientras 2ue otros opinan 2ue se trataba de una mujer casada,

remiti0ndose al "ec"o de 2ue en tiempo de -es8s el derec"o penal de la <is"na toda(ía no estaba (i ente en todo su alcance. 5a cuesti!n no tiene demasiada importancia, toda (e$ 2ue en ambos casos se casti aba el adulterio con la muerte. <'s importante es, en cambio, el 2ue ya entonces los %ariseos "icieran es%uer$os por aplicar la pena de muerte en el menor n8mero posible de casos. 5a obser(aci!n 9con el %in de tener de 2u0 acusarlo; ?(. +bA incorpora la contro(ersia al procedimiento contra -es8s. ,e (an reuniendo acusaciones contra -es8s a %in de poder plantearle un proceso. Tambi0n esto "a podido ser uno de los moti(os para colocar la "istoria en este lu ar del E(an elio se 8n -uan. El (. +c describe la primera reacci!n de -es8s a la pre unta 2ue se le "ace. Empie$a por no dar respuesta al una, dejando plantados a los interpelantes con la mujer, se inclina y escribe con el dedo en el suelo. 3o es %'cil la interpretaci!n de tales estos7 pueden si ni%icar un desinter0s por todo el asunto, y tambi0n pueden tener un sentido simb!lico. Al unos expositores piensan en -er 1/,13s. 9RT8, ,e>or, esperan$a de #sraelS Todos cuantos te abandonan ser'n destruidos7 2uienes de ti se apartan ser'n escritos en tierra, por "aber dejado al ,e>or, la %uente de a ua (i(a; ?,e 8n 5aaA. Es una interpretaci!n muy (erosímil7 se 8n ella, se trataría de una acci!n simb!lica. En realidad Dios tendría 2ue escribir a todos los "ombres en el pol(o. 9Es una declaraci!n de nulidad, como su iere tambi0n un texto rabínico, un juicio puniti(o contra los culpables y sabedores de su culpa;. Pero los acusadores no cejan e insisten en su pre unta ?(. /aA. Entonces se incorpora -es8s y pronuncia unas palabras, 2ue, sin duda, se encuentran entre las m's importantes de la tradici!n sobre -es8s y 2ue, con ra$!n, "an alcan$ado ia cate oría de una sentencia insuperable. 9El 2ue entre (osotros est0 sin pecado, tire la primera piedra contra ella; ?(. /bA. En el %ondo "ay una re%erencia al uso de 2ue en caso de ejecuci!n de una sentencia de muerte mediante lapidaci!n los primeros testi os tenían tambi0n el derec"o a tirar la primera pedrada ?c%. 5e( 2&,16H1+7 Dt 1/,2H/, como cuando lapidan a Esteban en Act /,)&H+6A. Don ello asumían la plena responsabilidad de la ejecuci!n capital. 5a a%irmaci!n indica 2ue tal responsabilidad s!lo podía asumirla 2uien se sabe personalmente libre de cual2uier pecado y %allo. ,!lo una persona por completo inocente podía tener derec"o a declarar culpable y ejecutar a un semejante. Pero B2ui0n es ese por completo inocenteC 3adie ?c%. asimismo las palabras de -es8s en el serm!n del monte. 93o ju$ u0is, y no ser0is ju$ ados;, <t /A. En ese pasaje descansa la tradici!n sin!ptica de -es8s, de 2ue se "ace eco Pablo al decir. 9Todos "an pecado y necesitan el perd!n de Dios; ?KFmK63K23A. 3o "ay nin una palabra de -es8s 2ue expresa de manera tan cate !rica la corrupci!n de todos los "ombres por el mal. Es una palabra lapidaria con la claridad cortante de una (erdad 2ue penetra "asta lo m's pro%undo. -es8s la lan$a sin nin 8n otro comentario, y (uel(e a inclinarse para se uir escribiendo en el suelo. * es esa palabra la 2ue opera, a%ectando a todos "asta lo m's íntimo ?(. 4A. El e%ecto se pone de mani%iesto en 2ue los acusadores (an desapareciendo uno tras otro, siendo los m's ancianos los 2ue con su mayor experiencia de la (ida empie$an por des%ilar. 3ada tienen 2ue oponer a la palabra de -es8s, y así se lar an uno tras otro7 incluso los m's j!(enes, 2ue toda(ía no conocen tan bien la (ida ni a sí mismos, se sienten inse uros y desaparecen. * 2uedan solos, la mujer, 2ue estaba en el centro, y -es8s. 9Felicti sunt duo, misera et misericordiaAi ?\ s!lo dos "an 2uedado. la miserable y la misericordiaA ?ZAGN,T#3Hsan, Tract. in -o 33,)A. * es a"ora cuando -es8s se encuentra realmente con la mujer ?(. 16A, a la 2ue mira cara a cara al tiempo 2ue la pre unta. 9B3adie te "a condenadoC; 5a mujer "abía escapado al (eredicto eneral de sus jueces. A"ora se

precisamente a los pecadores. 9Dios es el se>or de la "istoria y otor a con potestad soberana la sal(aci!n al "ombre.. 9<ujer. una nue(a oportunidad. 5a con(ersi!n era la actitud re2uerida para 2ue los "ombres pudieran escapar al juicio puniti(o de Dios. por2ue no obedeces a nuestro sal(ador y Dios. . 2ue nos resulta extra>o. pecas contra el . . como el tiempo se sentía como al o apremiante. el 9bautismo para con(ersi!n.e trata.e>or Dios. . Por el contrario..... la primiti(a "istoria literaria de la perícopa nos muestra tambi0n las di%icultades 2ue "ubo desde el principio para "acer pre(alecer la causa de -es8s en este mundo y en sus estructuras. puede otor arles el perd!n de los pecados y posibilitarles una nue(a (ida. MPues tampoco yo te condeno7 (ete. sino re%iri0ndose 8nicamente a la conducta de los acusadores...i no aco es al arrepentido por2ue eres de cora$!n inmisericorde. no planteando en modo al uno el problema de la culpabilidad ni pronunciando contra la mujer nin una palabra de acusaci!n. en e%ecto.. Desde sus comien$os el cristianismo %ue una 9reli i!n del perd!n de los pecados y de la con(ersi!n. 2ue los ancianos pusieron ante 0l. Allí se dice. En -uan =autista el 9bautismo de penitencia. de una palabra de pleno perd!n del pecado.e>orM.. para obrar como 0l "a obrado con a2uella pecadora... d'ndole así un nue(o impulso (ital. . en la 2ue e(identemente se trataba de re ular la conducta de los cristianos 2ue se "abían "ec"o reos de pecados ra(es. * si ue la respuesta de -es8s 2ue resuel(e en sentido positi(o toda la situaci!n problem'tica de la mujer.. -es8s no 2uiere condenar.u mensaje de la proximidad sal(adora y soberana del reino de Dios inminente introducía tambi0n un cambio en la idea de con(ersi!n. pues en ella se "ace patente toda la importancia de lo 2ue -es8s "a reali$ado. una reli i!n de penitencia. .. Don ra$!n pertenece esta "istoria a las cumbres m's altas del e(an elio. A2uí ocurre. sino liberar.. Ella le respondi!.encuentra %rente a -es8s con su pobre "umanidad.&sA... Dierto 2ue con ello no declara -es8s por bueno lo 2ue la mujer "a "ec"o.. Pero -es8s la saca de su aprieto e inse uridad. 9.e>or. Dice muc"o 2ue este texto se menciona en una ordenan$a eclesial. pues.. Entonces le dijo -es8s. Para -es8s de 3a$aret las cosas eran al o distintas. <ientras 2ue para -uan =autista la con(ersi!n ?la ... tambi0n la con(ersi!n se consideraba de%initi(a. Dabe suponer tambi0n 2ue en ese campo de la problem'tica y re ulaci!n de la penitencia en la # lesia anti ua "ay 2ue situar el (erdadero . <c 1.... Ese bautismo tu(o su importancia en conexi!n con la expectati(a del inminente juicio %inal. 2ue iba unido a una con%esi!n de los pecados ?c%. y desde a"ora en adelante no pe2ues m's.... Ese es el tenor del concepto de reino de Dios... con su culpa y su (er Uen$a. al o nue(o. M3adie. 93adie. -es8s se sabe con plenos poderes para o%recer esa sal(aci!n a todos los "ombres y. En la respuesta de la mujer se percibe en cierto modo su ali(io y liberaci!n. * desde esa nue(a y liberadora experiencia de Dios. Propiamente no tenía por 2u0 decirlo7 lo 2ue de (erdad importa es este nue(o comien$o para la mujer.it$ im 5eben para la tradici!n de la perícopa.... *a en -uan la con(ersi!n comportaba un cambio radical de manera de pensar y de conducta pr'ctica y. Bd!nde est'nC B3adie te condenaC. Pero el 2ue escruta los cora$ones le pre unt! y le dijo.. <editaci!n Nno de los textos m's anti uos en 2ue se menciona esta "istoria es la constituci!n de la # lesia siria llamada Didascalia. era el (erdadero si no de su predicaci!n del juicio. 9Pues tampoco yo te condeno7 (ete. y 2ue desaparecieron dejando en sus manos el juicio. Don su decisi!n ase ura la (ida a la mujer..M..

en 2ue Dios a tra(0s de la acci!n de -es8s se mani%iesta a los "ombres %undamentalmente como el Dios del amor incondicional7 lo cual se ec"a de (er en el perd!n incondicional de los pecados. Don su muerte 2ued! sellada para siempre la nue(a alian$a del perd!n de los pecados y de la racia. a los 2ue se (uel(en. sin embar o. Don su perd!n -es8s no busca ya la 9obediencia a la ley. . @ dic"o m's exactamente.c"illebeecPx. entendida como 9muerte expiatoria y (icaria por todos los "ombres. en cambio. como el 2ue -es8s practica. la re(elaci!n de un nue(o orden di(ino escatol! ico. Es un retorno del "ombre al Dios del amor. %ue el sello de esos plenos poderes y pr'ctica de -es8s como perdonador de los pecados. y est' marcada por la obediencia a la (oluntad di(ina expresada en la tora. la muerte de -es8s. es decir. en el 'mbito del amor de Dios 2ue otor a (ida. pues. Es un nue(o encontrarse a sí mismo y una nue(a autoexperiencia. del amor mismo. Ese orden sal(í%ico %ue (iolado por el pecado. 3o "ay por 2u0 desarrollar a2uí toda la teolo ía bautismal del 3ue(o Testamento. sino la capacidad de reacci!n del cora$!n "umano. de todo el pueblo de Dios.. el bautismo como si no sal(í%ico escatol! ico se remonta a -uan =autista7 ese bautismo no %ue instituido por -es8s como sacramento. Nn si no (isible de ello era el sacri%icio c8ltico por el pecado. 2ue con%iere al "ombre toda la sal(aci!n y en todo su alcance. a %in de mo(erle de esa manera a la con(ersi!n. por cuanto 2ue el "ombre se sabe amado y aco ido por Dios. ni el retorno a unas %ormas de (ida con(enientes ni tampoco la adaptaci!n a un con%ormismo social... es decir. no se trata de restablecer un orden di(ino ya existente ni un orden c8ltico. no obstante. *a no se trata de un retorno a otro ordenamiento le al mejor. El si no de la misma lo (io la # lesia primera en el bautismo. pronunciar sobre el ne!%ito el perd!n de los pecados. En el cristianismo primiti(o recibi!. en la comuni!n di(ina. -es8s (a al encuentro de los "ombres y los aco e. 2ue los textos neotestamentarios coinciden en a%irmar 2ue el bautismo es el si no sal(í%ico ?sacramentoA. Al amor 9pre(eniente. sino de al o m's radical.PEFD@3K=AN. Ese 9en el nombre de -es8s. @. 9bajo la in(ocaci!n de su nombre. (erdadero y de%initi(o. Es una liberaci!n de todas las prisiones y miedos7 un suscitar y encontrar eco en la capacidad amorosa del "ombre. de Dios "a de responder el "ombre con su amor.@ =ANKPEFD@3. aco e de nue(o a los con(ertidos.. el perd!n di(ino. con su autoridad personal. En los pro%etas del Anti uo Testamento y en -uan =autista la con(ersi!n es adem's el retorno al anti uo ordenamiento di(ino. -es8s 9liberando al "ombre lo de(uel(e a sí mismo en ale re (inculaci!n al Dios (i(iente. el judaísmo conocía y conoce la ran importancia de la reconciliaci!n entre los "ombres. Para -es8s. sino de una con(ersi!n o (uelta 2ue debería a%ectar al estrato m's íntimo y pro%undo del "ombre. un nue(o sentido como 9bautismo en el nombre de -es8s para el perd!n de los pecados.metanoia rie a no tiene una traducci!n muy %eli$ en nuestra 9penitencia. al cruci%icado y resucitado y. del reino de Dios. Di amos. para (ol(er a in resar en la comunidad de los piadosos.e 8n la concepci!n teol! ica del cristianismo primiti(o. tal como lo "a proclamado -es8s7 se "ace realidad con el poder y . no su condici!n pre(ia. en el anti uo orden di(ino. y la con(ersi!n lo restablece. si ni%ica 9con la in(ocaci!n a -es8s. El perd!n de los pecados 2ue -es8s otor a pro(oca la con(ersi!n7 es la secuela del perd!n... y con%ía en 2ue tal comportamiento.A es la condici!n para recuperar la comuni!n con Dios. a la alian$a. a un Dios en 2uien se identi%ican amor y libertad. ese perd!n de los pecados pueda tocar al "ombre en lo m's íntimo. Ese orden nue(o consiste. como dice . Adem's. Domo sabemos. 2ue sin duda tiene tambi0n a2uí la 8ltima palabra. 2ue Dios lle(a a cabo por su amor absoluto e incondicional.

y ello durante toda la existencia. como lo certi%ica adem's el 3ue(o Testamento. y así lo demuestra de "ec"o la primera carta a los Dorintios. 2ue permane$ca en ese nue(o y de%initi(o estado de sal(aci!n "asta el día de la sal(aci!n de%initi(a 2ue lle ar' con el re reso de Dristo. -es8s "abía esperado tambi0n una ruptura de%initi(a con el pecado.2)H3)H otor an una primacía e(idente a la misericordia y al perd!n de los pecados %rente a la disciplina jurídica y a su %orma m's a udi$ada. <t )H/A. y muy pronto se lle ! a un canon de pecados ra(es. * con(iene ad(ertir adem's 2ue 0ste no era un problema li ado a una determinada 0poca. Así. incorporando al "ombre a la comunidad de los creyentes. Había aco ido a los pecadores y los "abía de(uelto a la comuni!n del amor di(ino. la # lesia. sino bajo la racia. . Por otra parte.12. dice Pablo ?Fom +. Por2ue el pecado no tendr' ya dominio sobre (osotros7 pues no est'is bajo la ley. el asesinato y la impure$a ?especialmente en la %orma de adulterioA. el . en las comunidades cristianas era preciso ayudar a la debilidad "umana7 y eso se "i$o mediante la introducci!n de la disciplina eclesi'stica.. a la # lesia. 2ue "abía obtenido el perd!n. y especialmente en determinadas re iones latinas. Lue esto era aspirar demasiado alto iba a demostrarse bien pronto. 2ue era la excomuni!n. Ese poder y soberanía de -esucristo permanece como la potestad perpetua y eterna de -es8s para perdonar los pecados. cruci%icado y resucitado. El perd!n tenía en principio la 8ltima palabra. de modo 2ue ced'is a sus malos deseos. a las situaciones y estructuras mundanas de la sociedad entil.. y consecuentemente tambi0n el cristiano indi(idual. * con(iene obser(ar tambi0n 2ue las ordenan$as eclesi'sticas m's anti uas Hpor ejemplo <t 11.in duda 2ue del discípulo. . Don ello. como los del dec'lo o. no reine ya el pecado en (uestro cuerpo mortal. del pecado. 2ue poco a poco. Esto. En los escritos tardíos del 3ue(o Testamento ?l-n. 2ue perdona los pecados. Adem's. %ue adoptando unas %ormas le ales. %ue cambiando por el "ec"o de 2ue en la # lesia occidental se impuso la pr'ctica. entrando en la es%era (i(i%icante di(ina de la racia y del amor. 9Por consi uiente. al o 2ue s!lo "ubiera tenido importancia en el cristianismo anti uo7 a2uí se trata m's bien de un problema con el 2ue en todas las 0pocas "a tenido 2ue en%rentarse una y otra (e$ el cristianismo.e trata a"ora de mantener el 9estado de sal(aci!n. la # lesia primiti(a "abía adoptado la tora del Anti uo Testamento. Heb y ApA percibimos por ello ex"ortaciones cada (e$ m's claras a no apartarse de la %e y a no (ol(er a la (ieja (ida de pecado. BD!mo podían compa inarse el perd!n sin limite de los pecados y una 0tica radical sobre todo cuando se contaba con "ombres corrientes y molientesC 3ecesariamente tenían 2ue lle ar las tensiones.e>or -esucristo. el serm!n del <onte.. 2ue manten a en su (ida pr'ctica de cada día la ruptura ya operada con el pecado. <ientras los cristianos (i(ían en el mundo una y otra (e$ sucumbían al 9Ad'n (iejo. 5os "'bitos y costumbres cristianas se per%ilaron cada (e$ mejor. y al 2ue siempre "a sido necesario encontrar una nue(a respuesta adecuada. . y lo "abía practicado sin limitaciones ni condicionamientos de nin 8n 0nero. se lle ! al problema si uiente. especialmente 11. sin embar o. redime y libera. manteniendo los preceptos 0ticos. 3o encontraban tan %'cil el mantener la nue(a (ida escatol! ica ni si2uiera en la pr'ctica.e>or "abía proclamado una 0tica radical y "abía exi ido de sus discípulos un compromiso adecuado ?c%.1&A.soberanía (i(i%icantes de -esucristo y de su Espíritu. -es8s "abía predicado el perd!n de los pecados. est' %undada la comunidad de los creyentes. pues. obtenido en el bautismo mediante una %orma de (ida 2ue ya no est' sujeta al pecado ni a la apostasía de Dios. sobre el poder sal(í%ico de la cru$. En la con%esi!n del . entre los 2ue se contaban ante todo la idolatría. Del cristiano bauti$ado se espera tambi0n.

y respecti(amente de la comunidad jo'nica. Pero con la creciente institucionali$aci!n de la ran # lesia y con su centrali$aci!n en @ccidente por obra del papado romano la disciplina eclesi'stica. sobre todo cuando se trata de la moral matrimonial y sexual. Este aspecto del e(an elio "a 2uedado asimismo mar inado de %orma permanente a prop!sito de los problemas 2ue "oy pesan "asta extremos insoportables sobre la existencia de un sinn8mero de sacerdotes. El tema principal de ese en%rentamiento es sin duda la luc"a acerca de la re(elaci!n y. el lu ar de la presencia de *a"(e". sobre todo en la %orma del derec"o can!nico.<@ ?1.I. puede contar con re%ormas cristianas dentro de la disciplina eclesi'stica. la cuesti!n acerca del lu ar de la presencia de Dios. 2ue se %ue imponiendo cada (e$ m's en la edad media. . .e empe$!. .e abría así un camino peli roso. 9Luien de (osotros est0 sin pecado. . y no s!lo respecto de la conducta pri(ada. pues. -NA3 1& *@ .. 2ue tire la primera piedra. A2uí "emos de re%erirnos a las explicaciones acerca de la puri%icaci!n del templo ?2.@* 5A 5N_ DE5 <N3D@ -E.13H22A . empe$ando por el propio papa. 11)H13)A =#=5#A 3T EJA3GE5#@.!lo 2uien escuc"a esta sentencia y la toma en serio. El perd!n de los pecados se con(irti! a menudo en un ritual m' ico de absoluci!n dentro de la con%esi!n. sino tambi0n y precisamente respecto de la actuaci!n eclesial de los "ombres de la jerar2uía eclesi'stica. suponía un a(ance importante %rente a la pr'ctica anti ua. se impuso de tal modo 2ue el car'cter %undamental de la potestad para perdonar los pecados se %ue oscureciendo cada (e$ m's "asta pasar a un se undo t0rmino. 2ue leer el texto de modo 2ue la palabra de -es8s nos "able a todos. .12H24A El capítulo 1 del E(an elio se 8n -uan toca de lleno el en%rentamiento de -es8s. ?P' s. al tiempo 2ue no se puede i norar 2ue la pr'ctica de la con%esi!n auricular. Esta concepci!n sin ular y (iolenta constituía sin duda un ata2ue a la actitud %undamental de -es8s en %a(or de una disciplina eclesi'stica ri urosa. DA TE. Hay. Es si ni%icati(o 2ue tal en%rentamiento "aya ocurrido en el templo de -erusal0n.T#<@3#@ DE .# <#. de 2ue s!lo se podía contar con la penitencia eclesi'stica una sola (e$ en la (ida.obre el tras%ondo de esa e(oluci!n la "istoria de la mujer ad8ltera resultaba bastante extra>a al pensamiento institucional eclesi'stico y a su pr'ctica dominante. estrec"amente (inculada a la misma. Por todo ello el destino de esta pe2ue>a "istoria es m's 2ue si ni%icati(o. sobre todo en Foma. a administrar la racia ?las indul enciasA y se la "i$o depender de una serie cada (e$ mayor de condiciones. 2ue podemos obser(ar incluso en nuestros días7 sobre todo el predominio de la ra$!n de # lesia institucional sobre al amor perdonador y la "umanidad de -es8s. Es una "istoria 2ue pone de mani%iesto los %allos en la e(oluci!n eclesi'stica. y muy raras (eces se experimentaba como el alumbramiento de una nue(a (ida sur ida del amor di(ino. sin duda 2ue las cosas cambiar'n un poco. con el judaísmo coet'neo. Hoy muc"as personas tienen la sensaci!n de 2ue el -es8s 2ue aparece en esta "istoria nada tiene 2ue decir en las instituciones eclesi'sticas.i tomamos en serio esas palabras.2ue duraría "asta la Edad <edia.

?&Esd 16. 2ue "a "ec"o desaparecer la presencia de Dios en el templo. Ambos rupos.11H227 11.13H26. des"onrado el nombre 2ue lle(amos. destruido nuestro santuario. Hay 2ue recordar a este respecto la situaci!n "ist!rica. 0ste era indestructible7 pero poco a poco la s"ePina se retir! de su lu ar. sin 2ue medien entre ellos las palabras de la tora ?como materia de di'lo oA. 12. contempor'neo de los sucesos. =asta escuc"ar el lamento del & libro de Esdras. nuestra arpa arrojada al pol(o. . Aste es presumiblemente el (erdadero tras%ondo de la discusi!n en 2ue se sit8an las a%irmaciones del capítulo 1. 13) d.al 1.26A. 12H24 "ay 2ue recordar sobre todo . 2ue sin duda al una deri(a de la tradici!n judeoHcristiana. He a2uí el tenor literal de una sentencia del rabi -ania ben Terady!n ?X "a. 5os textos judíos se re%ieren con %recuencia en tal sentido a la destrucci!n del primer templo ?)1+ a. allí estoy yo entre e5los ?<t 11.21H22A. y lo escuc"! *a"(e". eso es la sede de los escarnecedores. 3o "ay duda de 2ue al judaísmo le a%ect! pro%undamente esa cat'stro%e. Pero cuando dos se sientan juntos y las palabras de la tora est'n entre ellos. 9<uc"os midras"im judíos "ablan de 'n eles (i ilantes ?o 'n eles protectoresA 2ue "ubieran debido (i ilar el templo7 0ste era indestructible mientras ellos lo uardaran. entre otras cosas. pro%anados nuestros lu ares sa rados. lo cual constituye un aspecto 2ue.. doble ado nuestro or ullo. E$ 16. El bando cristiano est' persuadido de 2ue en -es8s de 3a$aret "ay 2ue reconocer no s!lo al re(elador y sal(ador escatol! ico. sino 2ue en 0l est' adem's el lu ar de la presencia de Dios. <al 3. como lo certi%ica tambi0n la sentencia transmitida por <ateo.D. de entre los 2uerubines. tanto los cristianos como el judaísmo H2ue entre tanto se "a puesto bajo la direcci!n de los %ariseosH (uel(en los ojos a la destrucci!n del templo de -erusal0n. nuestra canci!n jubilosa acallada. la tienda de nuestra alian$a arrebatada. Este ejemplo muestra 2ue la cuesti!n de la presencia de Dios despu0s de la destrucci!n del templo se undo conmo(ía por i ual a judíos y cristianos. Entendemos los (. por el contrario. Para los (. 5a expresi!n judía para desi nar la presencia de Dios es s"ePina. especialm. Nna (ersi!n un tanto distinta de esta "a ada dice. a su lu ar ori inario del cielo. Nn texto %amoso del pro%eta E$e2uiel.1+ 9Entonces se "ablaron los temerosos de Dios. 5a tora y su estudio son a"ora los si nos de la presencia de Dios. y lo "a oído. dosA. %rente a (. dejando sin protecci!n al templo y a la ciudad santa.así como al di'lo o con la samaritana ?&.. 16.A.A y al primer destierro ?el babil!nicoA. c%. y se consi n! en un memorial ante 0l para los temerosos de Dios y los 2ue "onraban su nombre. -es8s en persona es el nue(o lu ar de la presencia di(ina. sin!nimo de la s"ePinaA abandona el templo ?c%. Duando dos se re8nen. Tambi0n al judaísmo rabínico se le plante! la cuesti!n del nue(o lu ar de la presencia de Dios.. "abla de c!mo el Pabod de *a"(e" ?la loria de *a"(e". Para los cristianos.1 9En la sede de los escarnecedores no se sienta.14H2+A. la lu$ de nuestro candelero apa ada. 9Jes c!mo nuestro santuario "a sido de(astado.21H24 como una unidad textual mayor. en eneral. Di(isi!n. nuestro altar abatido. con ellos "abita tambi0n la s"ePina. 36H)1 cuya tem'tica eneral es al o distinta. como el nue(o lu ar de la presencia de la s"ePina.22H2)A. apenas "a merecido atenci!n.. Para los rabinos el estudio com8n de la tora se consideraba. <ientras la s"ePina "abit! en el templo. aun2ue las respuestas %ueran di%erentes.. Donde dos o tres se re8nen en mi nombre.D. el uno al otro ?es decir. c%.

En -uan la lu$ aparece en conexi!n con el 5o os di(ino ?c%.). En el círculo del pensamiento jo'nico entran en consideraci!n di(ersas posibilidades ?Anti uo Testamento. Apocalíptica. 12A7 2O. aun2ue no necesaria. . *o soy la lu$ del mundo. 1. Para el "ombre y la existencia "umana la lu$ tiene una si ni%icaci!n totalmente positi(a.c"nacPenbur y otros autores. sino 2ue tendr' la lu$ de la (ida. 5a declaraci!n. 3O. 9la lu$ (erdadera.1. incorporadas a la discusi!n. Partida y lori%icaci!n de -es8s ?(. * no cabe duda de 2ue el elemento decisi(o es la nue(a impronta cristol! ica de la met'%ora de la lu$. cuyas a%irmaciones y conceptos se reco en a2uí.31H3+. como una met'%ora de la re(elaci!n y de la sal(aci!n7 adem's no se dice 2ue -es8s sea simplemente el portador de . esta di(isi!n. a2uí pre%erentemente con a%irmaciones Peri m'ticoHdoctrinales ?do m'ticasA del circulo jo'nico. la met'%ora de la 9lu$. El testimonio re(elador de -es8s ?(. Don ello (uel(e a entrar en jue o el problema del dualismo jo'nico y la cuesti!n del tras%ondo "ist!ricoHreli ioso de ese dualismo. mientras 2ue las tinieblas son el símbolo de la des racia. pues.. *o soy ?E o eimiA. A este respecto con(iene recordar 2ue la experiencia del contraste entre lu$ y tinieblas pertenece a las experiencias primarias de la "umanidad y así lo expresa el len uaje de muc"as reli iones y textos reli iosos.4./. Lumr'n y nosisA. 13H26A. 5o (erdaderamente importante desde el punto de (ista objeti(o es 2ue a2uí se reco e la %!rmula de re(elaci!n cristol! ica. posiblemente est' moti(ada por una reminiscencia de la iluminaci!n con antorc"as.e 8n . Proponemos. el 2ue me si ue.. por tanto. En nuestra di(isi!n textual se suma adem's la conexi!n del Pery ma con la a%irmaci!n. sobre todo a2uello 2ue a%ecta a la cristolo ía de la lori%icaci!n. 1O.@* ?-n. no andar' en las tinieblas.13H1). 2ue a%loran en di%erentes pasajes del E(an elio se 8n -uan. 5A DED5AFAD#e3. -es8s es en persona la lu$ del mundo. de modo 2ue resulta di%ícil establecer un 8nico tras%ondo. 61K12A 12 -es8s les "abl! de nue(o. 3os encontramos. 2ue se celebraba "abitualmente en la %iesta de los tabern'culos. enla$'ndola con la met'%ora de la lu$. 21H24A. "asta el punto de 2ue aparece como al o connatural la conexi!n entre lu$ y (ida. Habitualmente la lu$ aparece como símbolo de la sal(aci!n. 9*o soy la lu$ del mundo. -es8s ase ura. pues.los paralelos del Pery ma jo'nico ?-n 3. *o soy7 una prueba m's de la cautela con 2ue "abría 2ue proceder con las operaciones criticoHliterarias en -uan. y 2ue constituyen un indicio importante del apretado en ranaje de estos textos.&.A y con el 5o os encarnado con un car'cter estrictamente personal. *@ . El texto empie$a con la a%irmaci!n. 1. *o soy ?(.1+21A y de los discursos de despedida. <'s importante es la cuesti!n de c!mo el E(an elio de -uan reco e la met'%ora de la lu$ y c!mo la interpreta en el nue(o contexto. reco ida a2uí. 5a lu$ indica a"í una persona determinada7 la lu$ se entiende. y 2ue proyectaba sobre el templo y sobre la ciudad entera un resplandor %esti(o. Tal re%erencia es posible.

%inalmente. El 9cosmos.3)A. 0ticoHreli ioso. o caminar ? rie o. mientras 2ue el rabí les precede se>alando el camino.. 12cA.16). Por tanto. y 9re(elaci!n. a2uí "ay 2ue (er la oposici!n a la concepci!n judía con per%iles m's (i orosos de lo "abitual. ?(. * en concreto para todos los "ombres. -es8s es en persona la re(elaci!n y la sal(aci!n. . en el (. sino 2ue 0l mismo es la re(elaci!n y la sal(aci!n. por ejemplo en . a distintos "ombres.. el templo y. En el judaísmo pueden. el iro (a li ado a la idea del se uimiento de -es8s como el 9recto cambio de (ida. 9no andar' en las tinieblas. El tra$ado de ese camino es la tora. Nn cambio de (ida creyente es (i(ir en una luminosidad 2ue deri(a de la re(elaci!n. sino 2ue lo es -es8s en persona. adem's.. todo el contenido de la "alaPa. como el poder 2ue se constituye siempre de nue(o en la incredulidad como "ostil a -es8s. Don lo cual se con(ierte en 9sin!nimo de %e. en -uan "ay 2ue consi nar una clara des(iaci!n de sentido en su concepci!n del se uimiento. -erusal0n.+A de sus discípulos es -es8s mismo. Don ello reduce -uan a un denominador supremo un estado de cosas 2ue ya se encuentra en los sin!pticos. Luien si ue a -es8s. 2ue es -es8s mismo. "alaPA resume en la tradici!n judía todo el 9cambio de (ida. sino de una orientaci!n b'sica y total de la actitud de la (ida en su conjunto. En -es8s se suma al o nue(o. Es (erdad 2ue si ue desi nando la (inculaci!n a -es8s y su camino.. El concepto de se uimiento tiene su puesto ori inario en las relaciones maestroHdiscípulo entre los rabinos. por2ue . recibido de la tradici!n de -es8s. la palabra de la toral es una antorc"a para mi pie y una lu$ para mi sendero. 9*o soy. 9Tu palabra ]es decir. (i(e en la relaci!n creyente %undamental. 12bHc. 5os discípulos si uen al maestro a cierta distancia. la met'%ora con su len uaje simb!lico pretende expresar la (erdadera importancia de -es8s para el "ombre. en el 2ue no sabe ad!nde (a ?12. Es necesario oír 2ue la tora ya no es la (erdadera lu$ del (erdadero camino (ital. -es8s. peripatein7 "ebreo. la tora. En el judaísmo se entiende sobre todo como lu$ la tora. no se perder' en el callej!n sin salida y oscuro de la existencia c!smica.la re(elaci!n como de una doctrina o conocimiento. mediante la llamada a la comunidad de los se uidores de -es8s. si el se uimiento enraí$a en el círculo "ist!rico y concreto de los discípulos del -es8s terrestre. es decir. y %orma parte de la ima en del rabí -es8s. la obli aci!n de colaborar en la misi!n mesi'nica de su maestro. son 9la misma cosa... pues. 2ue en 0l se o%rece al mundo. es la lu$ del mundo. ya no caminar' en tinieblas7 es decir.al 114. ?9el camino. sino 2ue la 9"alaPa. Por consi uiente. En la tradici!n sin!ptica se conecta de distintos modos el se uimiento con la misi!n di(ina de -es8s y su predicaci!n del reino de Dios.. El len uaje dualista indica claramente 2ue a2uí no se trata de prescripciones o preceptos particulares. 9Fe(elador. en el sentido de 2ue abarca a todo el mundo "umano. Adem's. desi narse como lu$ del mundo a Dios. tiene en este pasaje un claro si ni%icado uni(ersal. la (inculaci!n a su persona y a su mensaje. 9la misma persona. se declara dispuesto a ser(ir a la %utura reale$a de Dios. 5a (inculaci!n del creyente a -esucristo se expresa a2uí mediante el concepto de se uimiento. sino al -es8s exaltado y lori%icado. 2ue determina todo el cambio de (ida. Así. El 9andar. pero no ya al -es8s terrestre.. en e%ecto. * desde lue o en sin!nimo de una %e. 1&... Luien se deja uiar por la lu$.!lo el 2ue le si ue no caminar' en tinieblas7 sino 2ue m's bien 9tendr' la lu$ de la (ida. A"ora bien. Don ello 2ueda claro 2ue el criterio 8ltimo de la "alaPa no es la tora para los se uidores de -es8s. El mat"etes ?\ discípuloA 9asume de una (e$ por todas.. del 9cosmos. y no la si ni%icaci!n restrin ida del 9mundo "ostil a la re(elaci!n. 9la lu$.. lo importante es el sin ular iro 0tico de la a%irmaci!n.

Pues bien. Est' claro 2ue nos "allamos ante una ar umentaci!n de tipo jurídico7 el concepto de testimonio y de sus condiciones de (alide$ es.oy yo 2uien doy testimonio de mí mismo. Primero. 61K13H26A 13 Dij0ronle.T#<@3#@ FEJE5AD@F ?-n. con una r0plica 2ue se entiende como un reproc"e. 1+ * aun2ue yo ju$ ue.todos esos caminos sin sentido ni direcci!n acaban en la muerte. un concepto jurídico.e undo. En los (. (ale ya para el presente. E5 TE. 1) Josotros ju$ 'is se 8n la carne7 yo no ju$ o a nadie. . 14 Pre unt'ronle. * 0se es el centro de la discusi!n. en e%ecto. sino 2ue 9tendr' la lu$ de la (ida. el . mi juicio es %idedi no. A lo cual reaccionan sus oyentes. mi testimonio es ('lido. por lo 2ue se re2uiere ponerlo bajo una lu$ mejor. y en ese sentido "a de entenderse. pues. el autotestimonio est' sujeto a la sospec"a de parcialidad. conoceríais tambi0n a mi Padre. es el camino 2ue conduce a la (ida. Ha dejado atr's las tinieblas7 por la %e "a entrado ya en el se uimiento7 su carrera (ital 2ue se desarrolla en el se uimiento de la lu$. pero tambi0n da testimonio de mí el Padre 2ue me en(i!. es la (ida misma en su calidad sal(adora escatol! ica. Pero esa 9lu$ de la (ida. Es un testimonio interesado por lo 2ue no merece cr0dito. sino yo y el 2ue me en(i!. tenía tambi0n el car'cter de un testimonio. cuando otros testi os apoyan y re%rendan las a%irmaciones del interesado. -esucristo. T8 das testimonio de ti mismo7 tu testimonio no es ('lido. 5o cual no 2uiere decir 2ue un testimonio de sí mismo no pueda ser (erdadero7 sino 2ue su (erdad "abitualmente s!lo se demuestra. por2ue 2uien cree posee ya la (ida y la lu$ le ilumina ya.. BD!nde est' tu PadreC -es8s contest!. pues. su testimonio de sí mismo es ('lido.. -es8s nie a de manera cate !rica 2ue su testimonio no sea (erdadero simplemente por2ue es autotestimonio. 12 era una a%irmaci!n de -es8s sobre sí mismo y su importancia. por2ue s0 de d!nde (ine y ad!nde (oy7 pero (osotros no sab0is de d!nde (en o ni ad!nde (oy. A2uí se trata de la comprensi!n b'sica de la idea jo'nica de re(elaci!n. al tiempo 2ue se dice por 2u0. Por consi uiente. por2ue no "abía lle ado su "ora toda(ía. en su sentido absoluto y sin problemas. mientras estaba ense>ando en el templo7 y nadie le ec"! mano. 26 Estas palabras las dijo junto al Tesoro. 1& -es8s les contest!. 2ue a2uí comparecen como 9%ariseos. Aun2ue yo d0 testimonio de mí mismo. 11 . 5a a%irmaci!n de -es8s en el (. 2. los %ariseos.. 3i a mí me conoc0is ni a mi Padre7 si a mí me conocierais. 1/ * en (uestra misma ley est' escrito 2ue el testimonio de dos personas es ('lido. por2ue no estoy solo. Esta secci!n se cuenta entre las 2ue mayores di%icultades o%recen al lector actual del E(an elio se 8n -uan en ra$!n de su len uaje y mentalidad sin ulares7 por lo 2ue re2uiere un examen y consideraci!n atentos. 5o 2ue a2uí se expresa como promesa %utura. 1&H11 si ue la respuesta de -es8s a esa objeci!n de una manera escalonada. 9T8 das testimonio de ti mismo7 tu testimonio no es ('lido. en el sentido de una con%irmaci!n y rati%icaci!n personal.

cuando se trata del autotestimonio de -es8sC BFesulta a2uí concluyente la re%erencia a esa precisi!n le al.. 93o ju$ ar' por lo 2ue (ean sus ojos. 2ue le "a en(iado como a Hijo suyo. -es8s aparece como el sabedor de su ori en y meta. mientras 2ue los %ariseos aparecen como i norantes.1A. Pero se pondr' de mani%iesto 2ue tal exi encia. aun2ue tendría competencia para ello.&7 1+.. Es e(idente. 1)sA. como piensa =ultmannC. 5os enemi os de -es8s ju$ an 9se 8n la carne. Para ello se remite al principio jurídico de la ley de los judíos el testimonio coincidente de dos personas es (erdadero. una alta competencia judicial. al 2ue no a%ectan ni alcan$an tales criterios. como indica el (. 5os %ariseos ju$ an. * así se ec"a de (er una (e$ m's 2ue al re(elador no se le comprende desde lo mundano. 2ue el principio jurídico de los dos testi os experimenta una trans%ormaci!n tal como lo reco e -uan. 1/sA. no decidir' por lo 2ue oi an sus oídos. En esta a%irmaci!n se con%unden en cierto modo los papeles. Percibimos a2uí un recuerdo de #s 11.3 donde se dice del <esías (enidero. 5o cual 2uiere decir 2ue su juicio tiene como apoyo y criterio el propio juicio di(ino. 2ue se orienta en exclusi(a se 8n Dios. -es8s se conoce a sí mismo. Así. Este 8ltimo ar umento parece estar en contradicci!n con el primero7 el "ec"o de reclamarse a la exi encia de los dos testi os parece arti%icioso. o se trata de una 9interpolaci!n parodiando la exi encia judía. se abstiene de cual2uier juicio. 9Aun2ue yo d0 testimonio de mí mismo. por tanto. su sentencia.. de una manera anclada en lo terreno y mundano. por2ue no estaría 0l solo. Por el contrario. -es8s y sus ad(ersarios se mue(en en dos planos distintos.2/s7 1/. mientras 2ue los enemi os. es precisamente lo 2ue pone bajo lu$ adecuada la peculiaridad del testimonio de -es8s como testimonio re(elador. * su meta 8ltima es asimismo Dios Padre. el Padre. . -es8s. Tal conocimiento acerca del ori en.. de 2uerer ju$ ar. * a"ora es -es8s 2uien pasa al ata2ue ?(.testimonio de -es8s responde precisamente a la exi encia le al de 2ue son necesarios dos testi os 2ue concuerden en su deposici!n. Pero tambi0n sobre la "istoria de la ad8ltera proyecta este pasaje una nue(a lu$. su juicio. desde lue o. al 2ue 0l se encamina ?13. no ju$ a. estando sujetos. por2ue s0 de d!nde (ine y ad!nde (oy7 pero (osotros no sab0is de d!nde (en o ni ad!nde (oy. Don lo 2ue est' claro 2ue el conocimiento de -es8s acerca de su de d!nde y ad!nde no es otra cosa 2ue su conocimiento de la salida del seno del Padre y su retorno a 0l7 es un conocimiento como ori en y meta de sí mismo. desde lue o. Por ello no se puede lle ar a un entendimiento ?(. montado y dispuesto desde %uera. Es decir. mi testimonio es ('lido. Dos testi os.in duda 2ue esa su procedencia y meta tiene para -es8s un contenido preciso. 2ue 2uienes en el %ondo se orientan y sacan sus criterios 8nicamente de lo mundano tienen la audacia de emitir un juicio sobre -es8s. sería per%ectamente posible el entendimiento mutuo. 2ue "an obser(ado juntos un "ec"o o acontecimiento y 2ue .. su ori en es Dios. pues. 1+. mientras 2ue -es8s dice de sí mismo 2ue ni ju$ a ni condena. 5a primera respuesta de -es8s suena así.7 es decir. 2ue ju$ an 9se 8n la carne. si bien se mira. sería con%orme a (erdad. el juicio de -es8s se orientaría se 8n el juicio de Dios y concordaría con 0l. A"í descansaría su (erdad. -es8s.i los enemi os carecen de tal conocimiento est' claro 2ue tampoco reconocen la misi!n de -es8s por parte del Padre7 de otra %orma. por el contrario. Es su incredulidad lo 2ue los separa de -es8s. Pero Bse puede aducir a2uí ese axioma jurídico como ar umento. se uirían prisioneros de lo mundano y aparente. de modo 2ue sabe cu'les son su de d!nde y su ad!nde. a la problem'tica de todo juicio y (eredicto "umanos. 2ue la determina. <as. . 9sino yo y el Padre 2ue me en(i!.u juicio responde a su "ori$onte existencial puramente c!smico y a sus correspondientes cate orías. * para ello pretenden. camino y meta %inal se acerca muc"o al conocimiento n!stico. .

3o "an entendido el len uaje de -es8s. El iro 9el Padre 2ue me en(i!. y como tal representa al Padre 2ue lo en(i!..oy yo 2uien doy testimonio de mí mismo. -es8s es simple y llanamente el testi o de Dios.. l4a. por2ue a -es8s en su persona. e(identemente. *a "ubo otra re%erencia al testimonio del Padre ?). 5a %e. justo por2ue Dios no es una realidad objeti(a a la 2ue podamos re%erirnos en el mundo. ser en(iado por el Padre constituye la existencia y %unci!n de -es8s en %orma tan radical. tal como aparece a2uí. 2ue reconoce a -es8s. 9. no puede estar presente de una %orma externa ni tampoco se le puede interro ar. El problema decisi(o en este pasaje es la a%irmaci!n si uiente. 5a coincidencia. por2ue uno de los testi os. 9BD!nde est' tu PadreC. la importancia trascendente de -es8s.3A. naturalmente 2ue no puede darse de ese modo externo. En ese sentido no existe nin una posibilidad de someter el testimonio di(ino en %a(or de -es8s a un an'lisis crítico. se 8n -uan. en su palabra y en su acci!n "ist!rica de sal(aci!n no se le puede entender m's 2ue como a Hijo del Padre. encuentra en 0l y por 0l presente a Dios. pero tambi0n da testimonio de mí el Padre 2ue me en(i!. como testimonio independiente. (a a2uí m's lejos. 9El 2ue me "a (isto a mí. de la 2ue se "abla a2uí. y en ella est' contenido necesariamente. 2ue re(ela a Dios Padre en el mundo ?1/. Esa es justamente. al dar testimonio y acreditar a su Hijo. "a (isto al Padre. y nadie conoce al Padre sino el Hijo y a2uel a 2uien el . A2uí. 2ue es necesario creer. conoceríais tambi0n a mi Padre. Pero tal testimonio (iene siempre implícitamente dado. Todo lo cual est' per%ectamente en línea con 1&.. 5o cual 2uiere decir 2ue -es8s no puede testi%icar de modo distinto respecto de sí mismo. Dios Padre. Aun2ue tambi0n estas palabras son un testimonio tomado del testimonio di(ino de -es8s.3+ssA. pero no una tesis 2ue pueda anali$arse críticamente y 2ue pueda reducirse a sus premisas. y 2uien no le encuentra en -es8s podr' tener una relaci!n "ist!rica con el propio -es8s. Luien conoce a -es8s por Hijo reconoce a Dios por Padre. Es (erdad 2ue el testimonio del Padre. -es8s siempre se presenta a sí mismo como a Hijo y a Dios como a Padre7 a sí mismo como a en(iado y a Dios como a mandante. 9Todo me lo "a con%iado mi Padre7 y nadie conoce al Hijo sino el Padre. -es8s es el en(iado de Dios al mundo. El conocimiento creyente de -es8s como Hijo de Dios incluye directamente el conocimiento de Dios como Padre. en la a%irmaci!n re(eladora de -es8s. pero jam's una relaci!n de %e. emitido. 5a existencia de -es8s como Hijo de Dios es de tal índole 2ue no se puede entender en modo al uno sin el tras%ondo del 9Padre. 14b. 2ue el ser en(iado del Hijo. 2ue necesariamente concuerda con lo 2ue el Padre certi%ica. la a%irmaci!n es m's pro%unda. sino 2ue responde de lleno a la a%irmaci!n 2ue est' en la %uente de los lo ia. trat'ndose allí del testimonio de la Escritura. externo y como tal demostrable. 5o 2ue a2uí se dice no es ciertamente al o especí%ico de -uan.deponen un testimonio coincidente ante un tribunal. cuando le dicen en el (. mani%iesta simult'neamente al Padre como su mandante. Para la concepci!n creyente cristiana ya no es posible en el %ondo un conocimiento de Dios prescindiendo de -es8s. y en(iado por Dios. * a ello aluden las palabras de -es8s en el (.. y por ello no proceden de %orma adecuada ni aceptan el testimonio de -es8s. concuerdan entre sí. no se puede obtener en modo al uno si se le separa del testimonio de -es8s. su presencia cn el mundo.4. 93i a mí me conoc0is ni a mi Padre7 si a mí me conocierais. Eso es lo 2ue subyace en la estructura objeti(a de la a%irmaci!n testimonio. es la coincidencia entre -es8s y su Padre. 5a respuesta de los enemi os de -es8s con%irma ese estado de cosas. 5o cual indica 2ue en la concepci!n jo'nica una cosa depende de la otra. en cambio. pero s!lo de una %orma externa y m's o menos casual. A"ora bien.

Josotros sois de a2uí abajo7 yo soy de all' arriba. se le buscar'7 para los incr0dulos. pero morir0is en (uestro pecado. entonces conocer0is 2ue yo soy y 2ue nada "a o por mi cuenta. 2ue desde lue o s!lo la %e puede reconocer.I. no me "a dejado solo. 26A. sobre todo 1+.. 21aA. de su ausencia completa del mundo. Del resto "ay 2ue decir 2ue ni -es8s ni la incredulidad tienen al o 2ue (er entre sí. 21H2&A trata el problema de la partida de -es8s y de sus consecuencias para la incredulidad. 3.. ?c%. sino 2ue. pues. 5a primera perícopa ?(. 2/ Ellos no comprendieron 2ue les estaba "ablando del Padre. se le se uir' buscando. A donde yo (oy no pod0is (enir (osotros.17 1&. así "ablo. 61K21H24A 21 De nue(o les dijo -es8s. junto a la c'mara del tesoro. Don ello se ro$a el tema 2ue ser' ampliamente tratado en los discursos de despedida ?c%. 24 * el 2ue me en(i! est' conmi o. A donde yo (oy no pod0is (enir (osotrosC 23 Pero 0l se uía dici0ndoles. sin embar o. unidas entre sí por la pre unta eneral del (. *o me (oy7 (osotros me buscar0is. BLui0n eres t8C -es8s les contest!. 2). puesto 2ue dice. con%orme a lo 2ue el Padre me ense>!. Así como la sal(aci!n est' en la comuni!n de (ida con -es8s. donde se encontraban las 9cajas de Dios. pero morir0is en (uestro pecado. 2& @s "e dic"o 2ue morir0is en (uestros pecados. PAFT#DA * EaA5TAD#e3 DE -E. *o me (oy7 (osotros me buscar0is. cuando -es8s se "aya ido. 21H2& y 2)H24. (. 22 Decían los judíos.&H11A. se re%iere a la p0rdida de la sal(aci!n. morir0is en (uestros pecados.e trata. 2+ Pre unt'banle.22A. De manera parecida a como ya lo "abía "ec"o en /. BAcaso se (a a suicidar.33s -es8s "abla de su marc"a. . por2ue si no cre0is 2ue yo soy. BPara 2u0 si o "ablando con (osotrosC <uc"as cosas ten o 2ue decir y ju$ ar acerca de (osotros7 pero el 2ue me en(i! es (era$. 5a secci!n se di(ide en dos unidades pe2ue>as. En todo caso. -es8s pronunci! este discurso en el templo. En resumen. se uir'n abiertos los interro antes acerca de 0l. es e2uí(oca. * así. Pero en realidad se trata a la (e$ de la partida de -es8s al Padre ?13.Hijo 2uiera re(el'rselo. y 0sta en la concepci!n jo'nica se identi%ica con la p0rdida de la sal(aci!n. <t 11. Es probable 2ue tal indicaci!n se re%iera al tesoro 2ue estaba en la parte septentrional del atrio de las mujeres. así la des racia o condenaci!n est' en la . de la muerte de -es8s. incluso tras la muerte de -es8s. Josotros sois de este mundo7 yo no soy de este mundo. eso es lo 2ue di o al mundo. El pecado es la incredulidad. ?-n. partir. Duando le(ant0is en alto al Hijo del "ombre.2/7 5c 16. tal b8s2ueda ser' in8til. por2ue yo "a o siempre lo 2ue es de su a rado. por2ue no tendr'n m's 2ue la ausencia m's completa de -es8s7 nada m's. 5a expresi!n 9irse. en primer t0rmino. y lo 2ue yo oí de 0l. 9<orir0is en (uestro pecado. 21 -es8s a>adi!.3A7 y 0ste es el aspecto positi(o de la marc"a. 3i 0l personalmente ni su causa "abr'n terminado por ello. y m's en concreto. con la misma muerte. ?las arcas de las o%rendasA. ?(. 5a secci!n concluye con un dato topo r'%ico ?(. sobre todo tras la muerte y resurrecci!n de -es8s. 5a ase(eraci!n.

mientras 2ue la incredulidad 2ueda excluida de la misma. Pero por sí misma la incredulidad no puede superar su ori en 9de abajo. Josotros sois de este mundo. 2ue aparece repetidas (eces en los textos si uientes. Para la incredulidad no "ay consumaci!n al una de la comuni!n con -es8s. -es8s. 1.)1A. * continu!. cuando el "ombre se en%renta al re(elador -es8s. el re(elador de Dios.. 2ue a"ora est' correctamente reproducida en la nue(a traducci!n unitaria. 5a idea de 2ue el ori en o procedencia determina toda la naturale$a del pensamiento y de la acci!n es al o 2ue se encuentra con notable %recuencia en los textos n!sticos. cuando "abla de la imposibilidad de encontrarle y de estar con 0lC Tambi0n a2uí ese e2uí(oco sir(e de base para la explicaci!n si uiente ?(. 5a a%irmaci!n. ni de una e2uiparaci!n in enua y simplista de -es8s con Dios. "abría 2ue entenderla desde las a%irmaciones similares de *a"(e" en el Anti uo Testamento.. 5o cual si ni%ica 2ue la inteli encia de la re(elaci!n est' cerrada a la incredulidad. con lo 2ue (iene a ser el tema %undamental de las di%erentes a%irmaciones ?c%. -uan desarrolla el tema de la muerte y del pecado en estrec"a conexi!n con el acontecimiento re(elador. corrobora la di%erencia esencial y b'sica 2ue media entre el re(elador y el mundo. (ida y muerte. pertenece por completo a la es%era di(ina. 3o se trata. Así "ablar's a los "ijos de #srael. Tampoco a2uí se trata de una de%inici!n meta%ísica ni ontol! ica de -es8s. En el sentir de la mayor parte de los comentaristas modernos. * en este radicalismo no "ay lu ar para matices ni distinciones. ?esta (e$ en plural. 5a incredulidad como actitud b'sica y permanente excluye al "ombre de la sal(aci!n. como la 2ue se da ciertamente para los 2ue creen ?1&.. El (. 3 1H3+A. 23sA. 9Josotros sois de a2uí abajo7 yo soy de all' arriba. <'s bien pecado y muerte se mani%iestan como son en realidad. 21c da una ra$!n concluyente. por tanto. "aciendo "incapi0 precisamente en el ori en di%erente. * es precisamente en ese sentido como debe entenderse la expresi!n jo'nica del 9yo soy. mas no "a de pensar 2ue puede disponer de Dios. 3o desarrolla nin una doctrina del pecado ori inal.2&. de la 9(ida eterna. 21 de 2ue los oyentes morir'n 9en sus pecados. 5os enemi os aludidos reaccionan prontamente con un e2ui(oco jo'nico ?(. 3.u palabra para desi nar la p0rdida de la sal(aci!n se llama muerte. tal enunciado no es nin una de%inici!n meta%ísica de la esencia di(ina.. 5os e2uí(ocos tienen 2ue darse con mayor o menor necesidad a partir de a"í.separaci!n de%initi(a de -es8s.1&A. 9*o estoy a2uí. yo no soy de este mundo. <ois0s debe con%iar en la ayuda de Dios. sino m's bien de la . . me en(ía a (osotros. En este pasaje se encuentra el absoluto E o eimi. 2& repite una (e$ m's y re%renda la a%irmaci!n del (. a la 2ue tiene acceso la %e.e 8n las in(esti aciones m's recientes todo parece indicar 2ue la a%irmaci!n jo'nica 9yo soy. El (. * tambi0n a2uí (uel(en a expresarse ideas ya aparecidas en otros pasajes ?c%.1H3A. como %!rmula de re(elaci!n cristol! ica. 9A donde yo (oy no pod0is (enir (osotros. *@H..21. ni como el existente sin m's7 sino 2ue la a%irmaci!n apunta a la proximidad y presencia auxiliadora de Dios en medio de su pueblo. y muy especialmente desde la %amosa re(elaci!n del nombre di(ino de *a"(e" a <ois0s en la (isi!n de la $ar$a ardiente ?Ex 3. Esto responde una (e$ m's a la alternati(a radical de %e e incredulidad. de desi nar a Dios como el ser absoluto. si no creen 2ue 9yo soy. BTiene 2ui$' -es8s prop!sitos suicidas. morir en el pecado es morir en la incredulidad.@*. *o soy el 2ue estoy a2uí. 2ue objeti(amente no dice nada nue(oA. 22A. -uan no conoce a%irmaci!n al una sobre un casti o eterno en el in%ierno.

ya 2ue la cru$ . Duando le(ant0is en alto al Hijo del "ombre.i los enemi os no 2uieren creer ni comprender. su sal(aci!n. -es8s. ?(. Don su pre unta. del reconocimiento y no reconocimiento.4. 2ueda de%initi(amente claro d!nde "ay 2ue buscar y encontrar. entonces conocer0is 2ue yo soy.. <as no es de eso de lo 2ue a2uí se trata en primer t0rmino. Luien escapa a esa proximidad sal(adora. 9BPara 2u0 si o "ablando con (osotrosC. 2+. así "ablo. en Dristo cruci%icado. 2)H24 es una re%erencia explícita a la 9exaltaci!n. representa asimismo el punto culminante del acontecimiento re(elador y sal(ador. <as lo 2ue a"ora a re a de nue(o la perícopa de los (. Pero a esa pre unta ya no "ay propiamente una respuesta ulterior. de si -es8s es el nue(o lu ar de la presencia de Dios. 5a respuesta de -es8s saca la consecuencia de todo ello cuando dice.. insi ni%icante 2ue en este marco apare$ca una teolo ía jo'nica de la cru$. -es8s responde... no es un problema 2ue pueda resol(erse con al 8n dato externo y complementario7 a2uí se trata de la %e. y 2ue nada "a o por mi cuenta. <ediante la conexi!n a2uí establecida entre la cru$ y la a%irmaci!n 9yo soy. el lu ar de la presencia sal(í%ica de Dios. El abismo entre el re(elador y sus oyentes es mani%iesto.13H21A. pues por la misma naturale$a del tema no podía darse..7 es decir. El problema. 2ue a2uí ase ura al "ombre su proximidad sal(adora. . -es8s no "ace m's 2ue decir al cosmos lo 2ue "a escuc"ado de su Padre.. Por2ue justamente esa ele(aci!n mostrar' 2ue -es8s puede aspirar con toda ra$!n al 9yo soy. y por ende es una re%erencia a la cru$. de -es8s. Pero tampoco a"ora comprenden los enemi os de 2u0 est' "ablando -es8s. En cierto aspecto ese 9yo soy. 9BLui0n eres t8C. pues.. -u$ ar tiene a2uí la si ni%icaci!n de 9establecer y descubrir con sentencia judicial.respuesta cristol! ica a la pre unta acerca del 9lu ar de Dios. pues. ex"orta a los "ombres a encontrar en 0l mismo al Dios escondido.. eso es cosa suya. -es8s en persona es a"ora el sitio de la presencia di(ina. describe la a%irmaci!n esencial del pr!lo o.. de la 2ue ya se "abía "ablado en el Pery ma jo'nico ?3. Don el len uaje típico de la concepci!n jo'nica de la 9exaltaci!n. sino de 2ue el proceso de la exaltaci!n tiene un car'cter de re(elaci!n y de 2ue. Domo "ilo conductor "ermen0utico de esta interpretaci!n nos puede ser(ir el enunciado de 1&..1&s así como la ex0 esisA si ue la re%erencia a la cru$. y entre esas cosas se encuentra tambi0n el 9yo soy. 21s constituyen el climax %inal con la re%erencia a la 9exaltaci!n. 3aturalmente. en el 2ue Dios sale al encuentro del "ombre d'ndole la sal(aci!n y la (ida. como tal. se 8n -uan. 9<uc"as cosas ten o 2ue decir y ju$ ar acerca de (osotros. con%orme a lo 2ue el Padre me ense>!. escapa tambi0n a la (erdadera (ida y cae en la muerte. 3. en e%ecto. Desde a"í "ay 2ue entender tambi0n el (. 2)aA los enemi os de -es8s declaran 2ue no "an entendido la a%irmaci!n de -es8s acerca de su ori en. 5os (. desenmascarar la ne ati(a a creer. 3o es. ni tampoco su a%irmaci!n 9yo soy. Pero -es8s renuncia a ejercer su %unci!n judicial a2uí como lo "a "ec"o en otras ocasiones.. el lu ar en 2ue el "ombre puede encontrar a Dios en el mundo. pero sabe asimismo 2ue tambi0n las autoridades judías participaron en el acontecimiento. para descubrir (uestra culpa. Por ello en la pre unta "abla la renuncia a creer. sino 2ue.. 9* la Palabra se "i$o carne y puso su morada entre nosotros. D_KAHD. ?c%. -uan sabe 2ue -es8s %ue cruci%icado por los romanos. Lue sobre todo se piensa en ello lo indica claramente el "ec"o de 2ue la acti(idad de los enemi os en la exaltaci!n se describe con el iro 9cuando le(ant0is en alto. Fealmente -es8s no puede decir acerca de si mismo m's de lo 2ue "a dic"o "asta a"ora.

..3&7 <t 2/. y 2ue. Debe intentar una y otra (e$ penetrar "asta el n8cleo (i(o del cristianismo. Posiblemente se responde así tambi0n a una objeci!n judía. 9*o para esto "e nacido y para esto "e (enido al mundo. .3/. 5a %e cristiana en una # lesia a la 2ue se le "an con%iado los testimonios aut0nticos de -es8s en los cuatro e(an elios.. como la 2ue subyace en eneral Ha nuestro entenderH bajo el enunciado de la exaltaci!n. lejos de %acilitar el problema lo "an "ec"o m's con%uso y. m's di%ícil. Tampoco en la "istoria jo'nica de la pasi!n "a encontrado lu ar semejante a%irmaci!n del abandono. 2ue 2uiere obtener claridad sobre sí misma y su lu ar.1+A. no puede 2uedarse en la super%icie7 no puede contentarse con super%icialidades ni con cosas externas. por ende. ni si2uiera lo es el papa. tiene por tanto 2ue ser animosa y "acer ala de una ran paciencia. "asta lle ar a -es8s.. tanto menos cuanto 2ue -n presenta la pasi!n como la "istoria del triun%o de -es8s. para anali$arse a sí misma %rente a todas las experiencias super%iciales en el mundo e incluso dentro de la # lesia y de sus instituciones. replicaba el procurador Poncio Pilato a la a%irmaci!n anterior de -es8s. por tanto.. -es8s es el re(elador y el testi o de Dios en el mundo. y en 2ue el representante del poder mundano. cumplo siempre su (oluntad. . el 2ue 9nada "a o por mi cuenta. 9BLu0 es la (erdadC. <editaci!n DFED#=#5#DAD.. RPrecisamente en esta "ora.. "asta la persona misma de -esucristo. 2ue 2uiere tener lu$.. :l es el 8nico 2ue puede traer la lu$ a las tinieblas "umanas.. di%ícilmente se puede precisar mejor 2ue en este contraste.. =ien puede decirse 2ue en este pasaje se (islumbra como tras%ondo una cristolo ía del .. Lueda asimismo claro 2ue -es8s mediante su muerte en cru$ proclama su obediencia a la (oluntad del Padre. <c 1).. el Padre est' con -es8s y no le deja soloS Tal a%irmaci!n puede casi entenderse como una pol0mica de -n contra la tradici!n sin!ptica del abandono de -es8s en la cru$ por parte de Dios ?c%. ?11... .es el lu ar en 2ue se "a re(elado al mundo el amor de Dios ?3... para ser testi o de la (erdad7 todo el 2ue es de la (erdad escuc"a mi (o$. econ!micas y de cual2uier otro tipo de poder de este mundoC El "ec"o de 2ue el cristianismo y la # lesia despu0s de dos mil a>os se "ayan desarrollado "asta constituir un poder mundano. -es8s se sabe (inculado en todo y siempre al Padre. se con%irma y reali$a de una manera per%ecta. 5a # lesia no se identi%ica con -es8s. "asta el ori en y %uente de la (ida cristiana.. * a2uí replicaría en%'ticamente -n... ni tampoco lo es el do ma7 todas esas personas y realidades no pueden ser jam's al o sustituti(o de -es8s mismo. acerca del cual (ersa la pretensi!n cristiana de (erdad y re(elaci!n.7 es decir. del imperio de Foma..!lo . 5a %e.. El problema..3/A.ier(o de Dios en el sentido de #s )3... en las relaciones políticas. el sacerdocio no es -es8s. se 8n la cual la cruci%ixi!n de -es8s constituiría una prueba decisi(a de 2ue Dios "abía abandonado a -es8s rec"a$'ndole.&+A. le "ace constar el total absurdo de su empe>o. 3o obstante. 9<irar'n al 2ue traspasaron. de%inidor exacto de la conducta de -es8s.. Habr' 2ue pensar tambi0n en la cita escriturística mencionada en 14. es decir.. BLu0 puede si ni%icar 9la (erdad. Eso no es (erdad7 el Padre no "a abandonado a su Hijo ni si2uiera al ser i$ado en la cru$ * la ra$!n est' en 2ue 9*o "a o siempre lo 2ue es de su a rado..!lo 2ue ese testimonio en %a(or de la (erdad de Dios %ue discutido desde el principio y lo si ue siendo "asta el día de "oy. la (erdad del cristianismo y lo 2ue -es8s tiene 2ue decir es ante todo 0l mismo.. en 2ue un preso Hentre ado a los poderes p8blicos y sin randes probabilidades de escaparH se proclama a si mismo como 9testi o de la (erdad.

de los enemi os de la # lesia. y desarrollar un nue(o estilo de (ida cristiana. incluida la "istoria de la # lesia. Estamos ape ados en exceso a nuestros sistemas ?sistema jer'r2uico. <A. * ello es tanto m's necesario cuanto 2ue la misma # lesia. de%endiendo la causa de los pobres. en modo al uno %acilita o aranti$a siempre los accesos a -es8s. 5a # lesia tiene 2ue en%rentarse de continuo con semejante crítica 2ue procede del e(an elio. entonces encuentra de repente la credibilidad pese a todas las di%icultades. la # lesia tiene el (alor de reali$ar esa autocrítica Hcomo ocurre en muc"os países de .!lo allí se encuentra la (erdadera lu$. una autocrítica 2ue no (iene de %uera. LNE A=FAHA< . 5a debilidad decisi(a de la # lesia %rente al mundo moderno est' en su %alta de credibilidad. Esa autocrítica si ue %altando toda(ía "oy en buena proporci!n. y. 2ue "a perdido su %uer$a. la "onestidad y (eracidad a la lu$ de -esucristo y del e(an elio son absolutamente necesarias no s!lo para la # lesia en su conjunto. en la %uer$a de%iciente de su testimonio.an . A"í encuentra la sabiduría 2ue le posibilita el "alla$ o del recto sentido para sí y su (ida y el no perder la esperan$a %rente a la "istoria "umana. por2ue s!lo así se alcan$a la credibilidad de la # lesia ante el mundo. de distanciarse de las oli ar2uías dominantes..udam0rica y del tercer mundoH. como lo %ueron los de la # lesia primiti(a. Adem's. cuya muerte re(el! a todo el mundo la causa de Dristo en toda su (i encia. de los des"eredados e inde%ensos. E. en su incapacidad para con(encer a los "ombres. por el contrario. ?Heb &. y ello impide la necesaria autocrítica en el sentido del e(an elio. del 3ue(o Testamento y. (eracidad y %uer$a 2ue en nuestros países. incluida la jerar2uía con sus mani%estaciones. tambi0n su necesidad 8nica. Pre untarse por sí mismo "asta lle ar a -es8s es la 8nica oportunidad para la %e cristiana y su %uturo. en su in%atuaci!n. y por tanto en testi o de Dristo. sobre todo a los j!(enes. ?.12A7 y todo ello si es 2ue no 2uiere con(ertirse en sal insípida.en esa 8nica %uente se encuentra la (erdadera a ua (i(a. sino 2ue tambi0n los obstruye.P' s. 13+H1)/A =#=5#A 3T EJA3GE5#@. . 5a miseria presente de la # lesia y del cristianismo puede condensarse en la %!rmula si uiente. sobre todo en su jerar2uía. 2ue es imprescindible para el testimonio de -esucristo.I. la %e se (i(e con mayor intensidad. 2ue ilumina sus tinieblas terrenas e "ist!ricas. Es entonces cuando un (ar!n como el ar$obispo Fomero de . en de%initi(a.A. marcados por el dinero y el consumismo del desarrollo moderno. m's (i orosa y cortante 2ue espada de dos %ilos. Da la impresi!n de 2ue en los países del tercer mundo. ministerio y realidad institucional "an "ec"o 2ue esa # lesia en su %orma o%icial "aya lle ado a ser incapa$ en buena parte de la autocrítica. Donde. un concepto rí ido de tradici!n. despu0s de una "istoria 2ue pronto (a a cumplir los dos mil a>os. Esta # lesia. sino del mismo e(an elio. por tanto. En el curso de su "istoria "a asumido unas ín%ulas de poder 2ue en el %ondo no le competen. sino tambi0n en concreto para cada uno de los miembros. 2ue la %e necesita para (i(ir.. -NA3 1) -E. sistema de impuesto eclesi'stico.al(ador se con(ierte en m'rtir. 2ue es 9una palabra (i(a. etc. "a ocupado en buena medida el puesto de -es8s ?es su constante tentaci!n en el sentido de la 5eyenda del ran #n2uisidor de Dostoie(sPiA. en los 2ue la economía marc"a peor 2ue entre nosotros. Pero la autocrítica. de la palabra de Dios.

5ibertad. a menudo de una ran dure$a pol0mica. 31a. 33 Ellos le respondieron. 3osotros somos descendientes de Abra"am.i (osotros permanec0is en mi palabra. y la (erdad os "ar' libres.. pues da la impresi!n de 2ue 2uiere meter una cu>a entre Abra"am y los judíos. 5a disputa acerca de la %iliaci!n abra"'mica ?(. del 2ue %orman parte tambi0n los cristianos de ori en no judío. ya 2ue los di%erentes temas de las distintas perícopas enla$an entre sí mediante palabras cla(e. sino de un rupo totalmente abierto. 36H3+A7 2. E5 H#-@ ?-n. 21H24 como comien$o de una nue(a secci!n7 en todo caso representa una buena transici!n.PNTA ADEFDA DE 5A DE. Así se puede sospec"ar con ra$!n 2ue el e(an elista est' pensando en los judeocristianos de su tiempo. 2ue ya est'n en la %e desde lar o tiempo atr's ?part. Así parece imponerlo la continuaci!n del (. Tienen 2ue . BD!mo dices t8 eso de ser0is libresC 3& -es8s les contest!. muc"os creyeron en 0l. 5#=EFTAD. 3/H&/A7 3.36H)4A 5a unidad de la presente secci!n ?1. Hay 2ue suponer 2ue tales creyentes eran judíos. De (erdad os ase uro. 31bH32 contienen una promesa a los judíos creyentes. 3) Pero e# escla(o no 2ueda en la casa para siempre7 el "ijo sí 2ue 2ueda para siempre. 3+ Pues si el "ijo os "ace libres.DE3DE3D#A DE A=FAHA< ?1. 36 ciertamente 2ue puede entenderse bien como conclusi!n del discurso de los (. a2uí no podría tratarse 8nicamente de un puro judeoHcristianismo. 5os (.. libres ser0is realmente.. y jam's "emos sido escla(os de nadie. . 9Luiere diri irse a los judíos. ya 2ue a"ora -es8s se diri e de manera explícita 9a los judíos 2ue le "abían creído. los cuales Hprobablemente sobre la base de la contrapropa anda judíaH est'n en peli ro de (ol(er a apostatar de la %e cristiana. sois (erdaderamente discípulos míos.. Por lo dem's.36H)4A puede de%enderse con buenos ar umentos. %iliaci!n abra"'mica. Don ello (iene tambi0n dada la perspecti(a desde la 2ue se "a de (er este texto. Personalmente Abra"am no est' del lado de los judíos sino del lado de -es8sS . El (. El e(an elista necesitaba.5A D#. Di(idimos así la secci!n 1.A7 para ellos cuenta la palabra de -es8s y deberían permanecer en su palabra. una obser(aci!n de transici!n. per%. . Alude al "ec"o de 2ue muc"os creyeron en -es8s en (irtud de lo 2ue les "abía dic"o anteriormente. el Hijo ?(. -es8s es m's 2ue Abra"am y es el lu ar de la presencia di(ina ?( &1H)4A 1. Es patente la tendencia de 2ue el texto pretende ne ar a los judíos la (erdadera descendencia abra"'mica. 61K36H3+ A 36 <ientras 0l decía estas cosas. Todo el 2ue comete el pecado es escla(o del pecado. 31 Decía -es8s a los judíos 2ue le "abían creído. para expresar esta idea.e trata a todas luces una (e$ m's del en%rentamiento entre el judeoHcristianismo y la sina o a 2ue se (a %ormando7 de a"í 2ue la cuesti!n de la (erdadera descendencia abra"'mica si a desempe>ando un papel decisi(o.e pretende "acerle testi o de Dristo. E#5#AD#e3 A=FAHA<#DA. 32 Donocer0is la (erdad. como (eremos en la ex0 esis. 5o decisi(o es 2ue en el e%ecto %inal se anticipan unas delimitaciones.

como puede ser por apostasía o deserci!n. 9Permanecer. -am's "ay 2ue abandonarla. y la (erdad os "ar' libres. 2ue a2uí se transparentaH consiste %undamentalmente en 2ue el discípulo se orienta por la palabra de -es8s como la se>ali$aci!n 8nica y de%initi(a.+. como yo "e uardado los mandamientos de mi Padre y permane$co en su amor./. ni es s!lo el portador de una (erdad de re(elaci!n objeti(able y distanciable. la libertad pertenece tambi0n a la esencia de la (erdad.C.+.&. permanecer0is en mi amor. aun2ue tambi0n en la primera carta de -uan ?D%.4H16A. especialmente 1). se 8n <ateo. pues tal (inculaci!n si ni%ica la sal(aci!n escatol! ica. El discípulo de -es8s.i. así os "e amado yo a (osotros7 permaneced cn mi amor. en sentido jo'nico Hy las cosas discurren de manera similar en la tradici!n sin!ptica acerca de -es8s. se 8n la concepci!n jo'nica.i uard'is mis mandamientos. ?<t 21. se abandona tambi0n el espacio sal(í%ico de la %e. . Es e(idente 2ue el deseo de (erdad o de conocimiento ?de nosis.16A. pues. 5a (inculaci!n a -es8s debe ser. subraya adem's la continuidad duradera y de%initi(a de la decisi!n creyente. En el E(an elio se 8n -uan se suma adem's el 2ue la (erdad aparece (inculada total y absolutamente a la persona de -es8s. * esto no s!lo en el sentido de un saber pr'ctico o de un puro conocimiento intelectual de la (erdad. 2ue pudiera exponerse como una doctrina objeti(a de su persona7 sino 2ue. de toda su (ida y conducta. sobre todo Bcu'l es a2uí el concepto de 9(erdad..36A.. ?1). ello si ni%ica 2ue la (erdad se ordena a la 0tica. a la (ida y el amor. tiene un si ni%icado escatol! ico y decisi(o.permanecer 9en mi palabra. por consi uiente. De modo similar "a de entenderse a2uí el permanecer en la palabra de -es8s. el si no del (erdadero discípulo. de una (erdad abstracta con la 2ue el "ombre se encuentra. naturalmente de la (erdadA constituye una necesidad especial del "ombre. es una típica expresi!n jo'nica. 5a permanencia "abitual en la palabra de -es8s es.. se 8n la %amosa a%irmaci!n de 1&. una (e$ 2ue se "a entrado en ella. con(ertir a un "ombre en discípulo de -es8s e2ui(ale ni m's ni menos 2ue a 9ense>arle a uardar todo lo 2ue yo os "e mandado.e trata a2uí de a2uella (erdad 2ue proporciona al "ombre el sentido 8ltimo y la claridad suprema acerca de sí mismo. 5a %ormulaci!n contempla esa palabra de -es8s como el espacio (ital en 2ue el "ombre "a de mantenerse siempre. . 3o se trata. Teol! icamente a2uí s!lo pueden entrar en jue o la (erdad di(ina o la (erdad de Dios. 2ue porta por consi uiente un conocimiento sal(í%ico.4. 32. Ese 9permanecer en la palabra de -es8s. Pero B2u0 es lo 2ue a2uí si ni%ica esa %raseC *.1. B* cu'les ser'n las consecuenciasC De ellas "abla el (. 9Donocer0is la (erdad. .. 9Domo el Padre me "a amado. Ese permanecer 9en. en el 2ue debe permanecer de continuo como el 9en donde. Duando se abandona esa (inculaci!n. 9Permanecer. -es8s no es s!lo el maestro de unos principios (erdaderos.). . sino tambi0n de una necesidad reli iosa b'sica. en e%ecto de%initi(a. 2ue aparece sobre todo en los discursos de despedida... Esta es la sentencia pro(erbial de la (erdad 2ue "ace libres y 2ue ya %orma parte del mejor patrimonio de la "umanidad. 5a m's cercana es sin duda la a%irmaci!n 2ue se encuentra en el discurso meta%!rico de la (erdadera (id. Esa (erdad o%rece a su (e$ una 8ltima %iabilidad al "ombre. es asimismo la característica del (erdadero discipulado. el suelo %irme en el 2ue se puede estar y permanecer. es personalmente 9el camino. la (erdad y la (ida. sino de la m'xima (erdad concreta en la persona misma de -es8s. Tambi0n. cayendo en el 'mbito ne%asto de la muerte y del mundo. Ello 2uiere decir 2ue en el E(an elio se 8n -uan "ay 2ue "ablar de un concepto cristol! ico de la (erdad.

emejante liberaci!n es. sino de la liberaci!n de%initi(a %rente a las potencias de la muerte.14H21 5os puntos de (ista decisi(os de esta ima en de Abra"am son los si uientes. tal como la palabra de -es8s y su Espíritu la transmiten. Domo 9descendientes de Abra"am. sino un tr'nsito constante de la escla(itud a la libertad. )1A. nunca "abían sido escla(os7 siempre "abían sido libres.El concepto de libertad aparece a2uí sin una mayor determinaci!n. Abra"am %ue el ran padre de multitud de naciones7 nadie %ue semejante a 0l en loria. y la promesa de una liberaci!n la entienden como un intento implícito de de%inir su estado presente como %alta de libertad y como escla(itud ?(. Esta idea de sí mismos incluye e(identemente para 2uienes escuc"an a -es8s la libertad7 con lo 2ue indirectamente rec"a$an la o%erta de libertad 2ue les "ace -es8s. y 2ui0n puede con ra$!n aspirar a la misma ?o. De un modo totalmente uni(ersal se dice 2ue la (erdad. 33A. En el %ondo. Eclo &&. a las 2ue el "ombre sucumbe. al elo iar los antepasados del pueblo judío. se identi%ican experiencia de sal(aci!n y experiencia de libertad. y en la prueba %ue "allado %iel. 9. Guard! la ley del Altísimo y entr! en alian$a con 0l. se trata de la liberaci!n del "ombre de sí mismo.e 8n ello. o lo 2ue es lo mismo la re(elaci!n de -es8s. no se trata en primer t0rmino de una liberaci!n política o social. 2ue aceptan y experimentan esa (erdad. 2ue los "aría "erederos de uno a otro mar. dic"o con mayor precisi!n. . del río "asta los extremos de la tierra. . Desde a"í "ay 2ue entender tambi0n la liberaci!n. En su carne estableci! la alian$a. con%irm'ndola una (e$ m's con la prueba a 2ue %ue .omos descendientes ?literalm. 5a importancia de Abra"an como patriarca del pueblo judío la subrayan cada (e$ m's los escritos del judaísmo primiti(o y del rabinismo. 2ue lo multiplicaría como el pol(o de la tierra.. Abra"am obser(! ejemplarmente la tor'7 cerr! una alian$a con Dios7 esa alian$a la re%rend! en su propio cuerpo mediante la circuncisi!n. de las tinieblas. Dreer y amar es el permanente paso de la muerte a la (ida. Pero si la condenaci!n se identi%ica con el poder c!smico de la muerte. Es la libertad radical otor ada al "ombre por la %e en Dios y en -es8s. 2ue como las estrellas ensal$aría su linaje. expresado de otro modo. Por eso Dios le ase ur! con juramento 2ue las naciones serían bendecidas en su descendencia. Feplican los judíos remiti0ndose a su %iliaci!n abra"'mica.ir'. el elemento decisi(o de la %e en -es8s y la presencia de la sal(aci!n. el creyente a tra(0s de la (erdad libertadora de la palabra de -es8s experimenta 2ue ya no puede dominarle el poder de la muerte en todas sus %ormas y mani%estaciones.A de Abra"am. Así se dice en el libro de -es8s . 9semilla. el e%ecto inmediato de la experiencia creyente de la (erdad. pues. Domo 2uiera 2ue sea. 5a expresi!n cla(e 9descendencia de Abra"am. a los creyentes. tampoco la libertad es un estado ad2uirido de %orma de%initi(a. 9el camino. 2ue s!lo es posible a tra(0s de -es8s. a cu'l de las partes pertenece Abra"amA son las ideas 2ue (an a dominar toda la perícopa si uiente "asta el %inal ?(. del pecado. pues. @. 9"ar' libres.

pues.A. ?Dial. 9Luieren reconocer a Dios como al 8nico . por consi uiente. 5a idea de libertad se inserta a"í en la idea de la exclusi(a soberanía re ia de Dios sobre #srael. 9Hombres es%or$ados. (erdadero y justo. . 9@s en a>'is al pensar 2ue (osotros. Pero a"ora tendríamos 2ue aceptar libremente una ser(idumbre. 9-am's "emos sido escla(os de nadie. lo ase ura claramente una sentencia del rabino A2iba ?X 13) d. Lue con la %iliaci!n abra"'mica (a tambi0n (inculado un status especial. una especie de noble$a. de los "ombres. sus raíces en el "ec"o de 2ue #srael estaba sujeto 8nicamente a la soberanía re ia de Dios y. En su Di'lo o con el judío Tri%!n.EE@. 5a certe$a de la sal(aci!n 2ue se %unda en la %iliaci!n abra"'mica deri(a. 9En #srael "asta los pobres parece como si %ueran nobles primo 0nitos. 5os documentos prueban 2ue entre los judíos de la 0poca latía una precisa conciencia de libertad7 la cual tenía. ?1A. m's 2ue a Dios. 9Ense>an doctrinas y preceptos "umanos7 adem's se en a>an y os en a>an con la idea de 2ue en todo caso 2uienes descienden de Abra"am se 8n la carne obtendr'n el reino eterno.A 2ue dice. 95a doble pretensi!n de los judíos. En la ase(eraci!n del . ... de la pretensi!n "abitual de poderse contar por justi%icado y sal(ado por poseer la eu eneia de Abra"am. por ser descendientes de Abra"am se 8n la carne "eredar0is en todo caso el bien 2ue Dios "a prometido dar a tra(0s de Dristo. por una parte. los israelitas. =er er.. 5a respuesta de -es8s opone a todo ello otro concepto de libertad. del con(encimiento de 2ue Dios mantendr' la alian$a con Abra"am en todas las circunstancias y 2ue tendr' en cuenta los m0ritos de Abra"am a %a(or de sus descendientes. pues 2uien posee la eu eneia es libre. 1&6. A este respecto dice Q.. Antes ni si2uiera 2uisimos doble arnos a una escla(itud. se %undaba en la alian$a di(ina con Abra"am y en la idea de la %iliaci!n abra"'mica7 cosas 2ue no tienen por 2u0 excluirse.. por2ue son "ijos de Abra"am.D. 2ue no comportaba nin 8n peli ro de muerte.us m0ritos pasaron a sus descendientes7 la 9semilla de Abra"am. de ser "ijos de Abra"am y por ende libres. Pero a"ora "a lle ado la "ora 2ue nos impone demostrar con "ec"os ese sentimiento.1A. En muc"os textos se atribuye al ran patriarca una si ni%icaci+n soteriol! ica. 2ue "ayan (enido a menos en su "acienda.e>or y rey. 5a idea de libertad (a li ada al recuerdo de la %iliaci!n abra"'mica. ?Dial.e>or. En esa misma línea Elea$ar. se %unda en la identidad tradicional de nobilitas y libertas. ase ura una cate oría nobiliaria ?eu eneiaA.e trata. Describiendo a ese rupo de patriotas Ela(io -ose%o destaca su 9insuperable amor a la libertad. ?E5AJ#@ -@. Guerra judía J##. por otra. 9es exaltada "asta las estrellas.2A.sometido para 2ue sacri%icara a su "ijo #saac. 8ltimo comandante de la %ortale$a de <assad'. por2ue 0l es el 8nico . es decir.. 322 ss. se 8n otros testimonios. Z-ustinoHsan dice de los maestros judíos.. 3o es. la %iliaci!n abra"'mica ase ura la participaci!n en la sal(aci!n %inal.&&. 3o "ay duda al una de 2ue la idea de libertad en el sentido políticoHreli ioso desempe>! un papel decisi(o entre los $elotas y en la uerra judía. @ bien. dice en su 8ltimo discurso antes de 2ue la roca cayera en poder de los romanos. aun2ue sean pecadores incr0dulos y desobedientes a Dies. desde "ace muc"o tiempo decidimos 2ue no ser(iríamos ni a los romanos ni a nin 8n otro se>or.. de #saac y de -acob. 3o se puede establecer con certe$a "asta 2u0 punto se re%leja a2uí la concepci!n $elota de la libertad. Tal concepci!n deri(a del con(encimiento de 2ue la descendencia del ran patriarca constituye una especie de noble$a de nacimiento. en modo al uno tan temeraria y arreli iosa como se la suele presentar. 2ue se con(ertiría en una (en an$a inexorable tan pronto como cay0ramos con (ida en poder de los romanos.

como dice el E(an elio se 8n -uan. 3& insiste toda(ía en el problema de reínterpretar el concepto de escla(itud.. m's all' de la concepci!n entil. y el (erdadero sentido de la Escritura. 5a ser(idumbre resultante de%ine la 9existencia. la idea de la %iliaci!n abra"'mica contiene para la concepci!n judía. libres ser0is realmente. como lo dice el (. como la 2ue practic! el propio Abra"am. la (erdadera escla(itud est' en 2ue. mientras 2ue los miembros de la %amilia estaban %irmemente (inculados a la casa. El ra$onamiento adopta un nue(o iro. 2ue ata a la %alta de libertad. 2ue tom! parte en la discusi!n desde su nue(o planteamiento. 9.. . Ese es el otro aspecto 2ue los cristianos deberían (er muc"o m's claramente.7 en todo caso debi! de serlo desde el instante en 2ue se tu(o conciencia clara de las di%erencias 2ue mediaban entre la comunidad cristiana y la judía o. 2ueda en todo caso muy cerca de las a%irmaciones paulinas. al cometer el pecado.e 8n -uan los judíos se en%rentan al problema de cu'l es su posici!n %rente al propio ori en. En 0l se %unda la nue(a %amilia de Dios.e percibe una reminiscencia de la par'bola de los (i>adores "omicidas ?<c 12. 5a di%erencia est' en 2ue. 3+. Por otra parte. 3&. .. Feco e una ima en del mundo patriarcal. . 2ue enarbolaban la pretensi!n de ser el (erdadero #srael. el (. empie$a -es8s se>alando 2ue la (erdadera escla(itud del "ombre no consiste en una ser(idumbre externa. en la 2ue estaba per%ectamente establecida la posici!n de los sier(os y sier(as así como la del círculo de personas 2ue pertenecían a la %amilia de los se>ores. la exi encia de una obediencia per%ecta a Dios. Esa es la relaci!n 2ue se>ala el (. 5os criados podían ser despedidos en cual2uier momento. 5a (erdadera %alta de libertad. uno se escla(i$a y somete a su dominio. Don esa a%irmaci!n empie$a en nuestro texto la nue(a de%inici!n de lo 2ue es ser "ijos de Abra"am y del papel del ran patriarca. contrapuesto así a los judíos y al anti uo #srael. 3) cuando dice.i el "ijo os "ace libres. 5a expresi!n absoluta 9el "ijo. aun2ue lo importante a2uí es 2ue -es8s en persona es 9el Hijo. %ue en principio un problema interno al judaísmo. Luien comete pecado es escla(o del pecado. en la escla(i$aci!n al mal. y muy en especial por los partidos re%ormistas de %ariseos y esenios ?Lumr'nA. Pero el E(an elio se 8n -uan da un paso m's. por tanto -es8s. 9El escla(o no 2ueda en la casa para siempre7 el "ijo sí 2ue 2ueda para siempre ?eternamenteA. el problema del 9(erdadero #srael. Despu0s se sum! el cristianismo primiti(o como otro partido reli ioso. del 9Anti uo Testamento.(. la ima en de la comunidad dom0stica ?oiPosA. el 9(erdadero #srael. 5a a%irmaci!n pretende decir adem's 2ue los judíos "an de considerarse como 9escla(os. trae la (erdadera libertad. del cometedor de pecados en el sentido de una 9es%era e%ecti(a y %atídica. aporta la sal(aci!n de%initi(a y con ella la (erdadera libertad. el 2ue trae la (erdadera 9libertad. podían tambi0n decirlo los judíos. 2ue no pertenecen de manera estable a la casa. Lue la (erdadera escla(itud del "ombre est' en su ser(idumbre al pecado. desi na a -es8s. s!lo 9el Hijo. * ciertamente 2ue el moti(o 8ltimo 2ue subyace al acto de cometer el pecado es la incredulidad.. acaloradamente discutido por los di%erentes partidos reli iosos judíos.. 2ue contempla la mediaci!n cristol! ica de la libertad.. dic"o de manera m's precisa. . sino en la escla(itud del pecado.i el (. y el 2ue la otor a a los creyentes. Esta a%irmaci!n. a saber.1H12 y parA. El problema de una %iliaci!n abra"'mica entendida de un modo puramente 0tnicoHbiol! ico y de dic"a %iliaci!n entendida m's bien en un sentido cristol! icoHespiritual represent! una (erdadera di%icultad al menos desde el establecimiento del cristianismo. contraponi0ndolo al 9Hijo. 3) insiste en el concepto de 9escla(o. Es 9el Hijo. una exi encia 0ticoH reli iosa. . Desde los comien$os debi! de ser muy (i(o en la primiti(a # lesia judeocristiana el en%rentamiento con el concepto de la (erdadera %iliaci!n abra"'mica.e 2uiere decir 2ue s!lo 9el Hijo.

.. se 8n -uan. 33. Tambi0n se atribuye a distintos rabinos. El (..... por tanto. 2ue a continuaci!n se menciona o supone de continuo... de cu'les %ueron los moti(os 2ue pro(ocaron el asesinato de -es8s. el moti(o decisi(o del prop!sito "omicida.. sino sobre todo la obli aci!n 2ue desarrolla de %orma explícita el (. 5a re%erencia a Abra"am y a la %iliaci!n abra"'mica se reconocen en cierto aspecto como justas y consistentes. el pensamiento y la actuaci!n de los di%erentes "ijos.. * la ra$!n es 2ue su palabra no a"onda en los oyentes... 1. Pero a"ora cabr' pre untar.DH3ADQE3=NFG #l.. ` ... 5os enemi os de -es8s........ 2ue prepara la a%irmaci!n de la %iliaci!n diab!lica de los judíos. 9no cala.. 34b.. . Tal a%irmaci!n "ace... problem'tica la pretensi!n de reclamarse a la %iliaci!n abra"'mica. . pretend0is matarme.C BEst' justi%icada su reclamaci!n al ran patriarcaC B3o es m's exacto pensar 2ue -es8s y sus oyentes tienen padres muy distintosC 5as dos partes del (. en ellos ni encuentra espacio (ital para su desarrollo ?`A... El reproc"e claro es 2ue los judíos "an tramado matar a -es8s. 5a di%erencia est' en los dos padres. Esa palabra de -es8s no tiene (irtualidad en ellos. . por2ue mi palabra no cala en (osotros... 31 ?a y bA representan otros tantos contrastes. eso "ablo7 y (osotros "aced lo 2ue "ab0is oído a (uestro padre. -uan pretende dar una respuesta al problema de c!mo se lle ! a ese %inal. 31 5o 2ue yo "e (isto estando junto al Padre...... 5A D#... 9E# (erbo P"orein expresa un mo(imiento... El punto de partida para tal ra$onamiento es la mirada retrospecti(a a la "istoria de -es8s y a su %inal tr' ico en cru$... En la concepci!n jo'nica el moti(o determinante del "omicidio est' en la incredulidad. 211... en la resistencia a creer. la sentencia de 2ue....... en el rec"a$o interno de la palabra de -es8s7 constituyendo todo ello un conjunto cerrado en sí. sino m's bien por las obras....... 2ue 2uiere meterse en los "ombres para morar y obrar en ellos.. 9Todos los israelitas son "ijos de príncipes.. 5os oyentes judíos parecen intuirlo. * ese ori en di%erente marca el ser. B* cu'l es el padre de los judíosC * ello tanto m's cuanto 2ue no se enjuicia el ori en por la pretensi!n. y los judíos "acen lo 2ue "an oído de su padre respecti(o..PNTA ADEFDA DE 5A E#5#AD#e3 A=FAH[<#DA ?-n.A 2ue sois descendientes de Abra"am. 31 descubre una nue(a contradicci!n.. 61K3/H&/A 3/ *a s0 2ue sois descendientes de Abra"am7 sin embar o.. 3/ reco e y amplía la a%irmaci!n del (..... *is"mael y A2iba.. Pero en esa a%irmaci!n -es8s no (e solo el "ec"o y la pretensi!n in"erente al mismo. 2... cuando a"ora de %orma directa insisten en su %iliaci!n abra"'mica. El Padre de -es8s es Dios. 9*a s0 ?o 9naturalmente 2ue s0.. El (. p. Por ello se trata ante todo de descubrir una contradicci!n.. -es8s responde. Eso es lo 2ue caracteri$a la resistencia interna de la incredulidad y el correspondiente rec"a$o.. 2ue acarician tales prop!sitos contra 0l. la %uer$a (ital de la palabra di(ina traída por -es8s.... -es8s "abla de lo 2ue "a (isto junto a su Padre... * a"í radica tambi0n.. Bpueden ser en modo al uno 9"ijos de Abra"am.. ..

el supremo escal!n %rente a la %iliaci!n abra"'mica. 5a %iliaci!n di(ina representa. 5o cierto es 2ue se trata. siempre con la (ista cla(ada en las obras. Por el contrario.. est' en relaci!n. 2ue os "a dic"o la (erdad.. sin embar o. dentro del contexto. Dont0stales -es8s. un "ombre 2ue os "e dic"o la (erdad.i sois "ijos de Abra"am. &1b Ellos le dijeron. salen al paso con un e2uí(oco. . El (. R3osotros no somos "ijos de %ornicaci!nS RNn solo Padre tenemos. sin duda al una... 5a a%irmaci!n de los judíos induce a"ora a -es8s a discutir abiertamente la %iliaci!n abra"'mica de sus ad(ersarios. Dios. la (erdad 2ue "e oído estando junto a Dios. aun antes de ser entre ada a <ois0s en el . DiosS Al reclamarse a su %iliaci!n di(ina. "asta el punto de "acer problem'tica la %iliaci!n abra"'mica de los judíos. de la relaci!n di(ina. && y. 9Nn solo Padre tenemos.. 9Para los judíos Abra"am era el %undador del culto a Dios. Estaban or ullosos del monoteísmo y lo destacaban en su propa anda reli iosa. Eso es lo 2ue expresa claramente el (. ` 9Descubrimos 2ue nuestro padre Abra"am "a obser(ado toda la tora antes de 2ue %uese dada.. con el (... en tal manera 2ue es correcta la reclamaci!n a la paternidad di(ina...34 Ellos le respondieron.. 5os judíos lo intuyen y reaccionan con una contraa%irmaci!n tajante.1&A. El presti io del padre del pueblo resplandece con sus distintas obras.7 o no tenemos m's 2ue un Padre 2ue es Dios.. la (erdad 2ue "e oído estando junto a Dios. . 5a acusaci!n apunta a los asesinatos de los pro%etas.... &1a como atribuci!n de un padre distinto de Abra"am. * eso es al o 2ue Abra"am no "i$o nunca. Pero Abra"am pasaba tambi0n por ser 2uien "abía cumplido toda la tora.. Tambi0n cabe la posibilidad de 2ue se re%leje a2uí y se esti matice la idea %recuente de entender la idolatría como impure$a. Primero.. de modo 2ue cada (e$ resulta m's apremiante la pre unta acerca de tal padre del 2ue proceden tales obras. cual si "ubieran nacido de una relaci!n ile ítima.. si ni%ica tambi0n 2ue la re(elaci!n se encuentra en ese "ombre precisamente y 2ue los enemi os est'n dispuestos a matarle. &6. . cuando dice. 9un "ombre.... en e%ecto.inaí ?`A.. Nna conducta tan radicalmente distinta descubre asimismo una actitud radicalmente di%erente y desde lue o un ori en distinto. recuerda tambi0n sin duda la con%esi!n judía reconociendo al *a"(e" 8nico. 9Josotros "aced las obras de (uestro padre.. "aced las obras de Abra"am. Lue el texto ori inal subraye con tanta %uer$a 9un "ombre. al 2ue reconoci! como creador del mundo sir(i0ndole con %idelidad. &1a pone en tela de juicio. ?Liddus"im &. 5a (erdadera descendencia de Abra"am "ay 2ue demostrarla "aciendo las obras del patriarca.. &1a Josotros "aced las obras de (uestro padre. 5os judíos 2uieren matar a -es8s... &6 Pero a"ora pretend0is matarme a mí. Pero el -es8s jo'nico pone a"ora en tela de juicio incluso esa suprema idea 2ue sus ad(ersarios tienen de sí mismos. tal como aparece en la oraci!n principal judía de la s"ema. 2ue pueda justi%icarse tal %iliaci!n..... .. 5a %!rmula. Eso no lo "i$o Abra"am.. al entender la a%irmaci!n de -es8s en el (. los judíos ocupan la altísima posici!n 2ue les corresponde se 8n la idea 2ue tienen de sí mismos.. 3uestro padre es Abra"am. En nin 8n aspecto se discutía la piedad de Abra"am7 a2uí entra adem's en jue o la idea de 2ue Abra"am tampoco 2uiso matar a nadie.. sin duda al una.

sino 2ue 0l me en(i!. 5o 2ue sorprende es 2ue a2uí no se "able de la %e. por2ue os di o la (erdad.. . por2ue no sois de Dios. Duando pro%iere la mentira.A7 aun2ue es e(idente 2ue el amar a -es8s incluye el creer en 0l. en este pasaje bien puede subyacer de nue(o un recuerdo de la ran ple aria judía de la s"ema. 3o es posible in(ocar a Dios y al mismo tiempo rec"a$ar a su en(iado. aun2ue en conexi!n con di(ersas im' enes "ostiles. &3 BPor 2u0 no entend0is mi len uajeC Es 2ue no pod0is escuc"ar mi palabra. &) Pero a mí. aun2ue desde lue o en textos de mayor in%luencia n!stica. &2c de%ine el mismo estado de cosas con la expresi!n jo'nica 9por mi cuenta. Jaya esto por delante. y 2ue nosotros encontramos de una %orma marcada en los escritos de Lumr'n.&2 Fespondi!les -es8s. amarían a -es8s. "abla de lo suyo propio. cuyas "uellas m's anti uas se encuentran ciertamente en el dualismo iranio. En este pasaje 9amar. y son los deseos de (uestro padre los 2ue 2uer0is poner en pr'ctica. Ambas ideas expresan la (inculaci!n radical de -es8s con Dios y con la misi!n di(ina. :l %ue "omicida desde el principio7 y no se mantu(o en la (erdad. El abismo entre -es8s y sus enemi os se "a a randado tanto. el modelo mental. 2ue apenas si 2uedan otras alternati(as posibles. sino del 9amor a -es8s. encontrando a"í un %irme apoyo la doctrina predestinacionista de concepci!n similar. lo 2ue rarísimas (eces ocurre en el 3ue(o Testamento ?c%. y ello con ayuda de un pensamiento dualista. al mundo. se mani%estaría tambi0n en el amor de -es8s. 2ue 0stos . &2 reco e -es8s la palabra cla(e de la %iliaci!n di(ina para rebatirla. por2ue no "ay (erdad en 0l. 2ue es (uestro padre. El contraste se a udi$a cada (e$ m's. al i ual 2ue en otros pasajes del cuarto E(an elio las relaciones del "ombre con Dios se deciden se 8n la conducta obser(ada %rente al re(elador -es8s.1. no 2uer0is creerme. y con la idea de la misi!n. 1Pe 1. la conducta determina el ori en y. 2ue de Dios 9"a salido. a la in(ersa.. por2ue es mentiroso y padre de la mentira. En el (. por2ue 0l es ciertamente el en(iado de Dios. Esa (enida tiene tal (e$ una si ni%icaci!n particular.i yo di o la (erdad. como el 2ue entra en la %iliaci!n di(ina. el ori en condiciona el comportamiento. y 9(iene. &+ BLui0n de (osotros puede dejarme con(icto de pecadoC . El (. && Josotros proced0is del diablo. cuya capacidad psicol! ica de di%erenciaci!n deja muc"o 2ue desear.i Dios %uera su Padre. la conducta aparece tan inexorablemente establecida por el ori en. 2ue cita explícitamente el precepto de amar a Dios con todo el cora$!n. como a%irman los judíos. . El criterio decisi(o al respecto es la conducta %rente a -es8s. 2ue se mani%iesta en una conducta adecuada. me amaríais a mí7 por2ue yo salí y (en o de Dios7 pues no "e (enido por mi cuenta. El (erdadero amor de Dios.i Dios %uera (uestro Padre. A"í se encuentra tambi0n.e 8n esa concepci!n. Bpor 2u0 (osotros no 2uer0is creermeC &/ El 2ue es de Dios escuc"a las palabras de Dios. . 95e am'is ]a -esucristo sin "aberle (isto7 a"ora cre0is en 0l sin "aberle contemplado. Puesto 2ue a2uí se trata de la relaci!n con Dios. 9Era la expresi!n para indicar la aparici!n sal(í%ica de una di(inidad o las aspiraciones de "ombres 2ue se atribuían una %unci!n sal(adora. <as "ay 2ue proceder con cautela en tales elucubraciones y contar m's bien con una l! ica primiti(a. Por eso no escuc"'is (osotros. Todo aparece m's o menos predestinado. desi na la actitud ilimitadamente positi(a %rente a -es8s.

5a maldad. reconocido por todos como ('lido. con la apertura y la cerra$!n. * la respuesta es. de modo 2ue no pueden entenderse mutuamente. &&aA. . 9BPor 2u0 no entend0is mi len uajeC. de su poder numinoso. como podría ser la experiencia de un mali no suprapoderoso %rente al cual el "ombre se "alla inde%enso. El (.e undo. Así se dice a8n en el Deuteroisaías ?"a. en la ex0 esis (eterotestamentaria. Bcu'les son los moti(os y experiencias. Bc!mo (e el 3ue(o Testamento la sin ular misi!n de -es8s %rente al diabloC <A5KDAN. como diríamos "oy. && destaca sin nin 8n tipo de reser(a el reproc"e de la %iliaci!n diab!lica de los judíos. dejando de lado todo lo dem's con la actitud de 9por un oído me entra y por el otro me sale. lo cual produce cada (e$ mayores e2uí(ocos. Ello puede tambi0n deberse a 2ue los colectores y redactores de las (iejas tradiciones israelitas "an silenciado y excluido de manera consciente a2uellos elementos de la %e popular 2ue eran inconciliables con la %e en *a"(e". Así. 2ue a"í se "ace patente es tan rande.A. cosa 2ue e(identemente ocurría. ?(. Hay 2ue partir del "ec"o.. #ncredulidad si ni%ica cerra$!n %rente a la palabra de -es8s. . pues. nosotros pre untamos. 9Es 2ue no pod0is escuc"ar mi palabra. con el creer y el no creer. sin 2ue se pueda demostrar racionalmente. &3aA. 2ue "an conducido a la introducci!n de la %i ura del diablo o de . El dato se %ormula en %orma de pre unta. *o.A de (uestro padre los 2ue 2uer0is poner en pr'ctica. .. entendidos como e%ecto de su ira o como el casti o merecido 2ue Dios impone. pudiendo atribuirsele incluso el mal y la des racia. 2ue se experimenta y reconoce en su incomprensibilidad eni m'tica. Discuten sin resultado. los e2uí(ocos. 5a actitud de rec"a$o conduce a una escuc"a selecti(a. El en(iado de Dios y los representantes del mundo "ablan len uajes distintos7 tienen.D. esta 8ltima depende de la manera de ser y del ori en de los enemi os de -es8s. el Dios 8nico de su pueblo #srael. las 9concupiscencias. de 2ue en las tradiciones y en los testimonios m's anti uos ?"asta aproximadamente el s.u acci!n es uni(ersal. es decir. 2ue pudiera entenderse como anta onista de *a"(e" en la "istoria de la sal(aci!n ni como tentador y enemi o de la sal(aci!n "umana. BD!nde y cu'ndo aparece la %i ura del diablo en la tradici!n bíblicaC .A no aparece nin 8n diablo. )&) a. no tiene junto a sí otros dioses 2ue puedan e2uipar'rsele7 tampoco tiene nin 8n anta onista 2ue pueda discutirle el puesto. 2ue s!lo escuc"a lo 2ue 2uiere escuc"ar y se 8n 2uiere escuc"arlo. 2ue aparecen una y otra (e$. A"ora bien. 2ue %ormo la lu$ y creo las tinieblas. tienen en el panorama del cuarto e(an elio un moti(o pro%undo y de principio. El "ombre moderno empie$a "abitualmente por "acerse la pre unta de si realmente existe o no el diablo.AHD. . 9Josotros proced0is del diablo. 2ue es (uestro padre. *a"(e". y son los deseos ?lit. J a.at'nC * cuarto. c!di os di%erentes. 5a %i ura del diablo como anta onista de Dios es al o 2ue aparece relati(amente tarde en la tradici!n (eterotestamentaria. de la cerra$!n y del prop!sito resultante de matar a -es8s. y nadie m's. 2ue de al una manera supera la responsabilidad "umana y s!lo puede atribuirse al poder sobrenatural del <ali no. El escuc"ar y no escuc"ar como %ormas de conducta "umana tienen al o 2ue (er con la disposici!n íntima7 es decir.ya ni si2uiera entienden su len uaje ?(.e 8n ello. y %inalmente. la di%erencia radical entre el re(elador y el mundo.e sabe de la santidad celosa de *a"(e". al diablo ?di'bolosA. Don ello da -uan una explicaci!n mítica de la incredulidad. B2u0 %unci!n tiene esa %i ura diab!licaC BEn 2u0 contexto y con 2u0 prop!sito se "abla del diabloC Tercero.D. *a"(e". 9*o.

2uien "ace todo eso. Pero despu0s las pruebas a%ectan al propio -ob. Pero en cierto aspecto es tambi0n el anta onista de Dios..4A. 2ue se traduce como 9ser "ostil.at'nA 2uien. Dada uno es tentado por su propio deseo. En el 5ibro de los -ubileos.oy yo. al i ual 2ue en el libro de -ob.tK61K13sA. 2ue es Dios mismo 2uien pone a prueba a Abra"am. Al %inal -ob resiste todas las pruebas. 9De acuerdo. 5as doctrinas teol! icas sobre el pecado y el destronamiento de 5uci%er y de sus secuaces 22/ al comien$o de la creaci!n son interpretaciones posteriores.at'n. ?-ob 1.. personas 2ue con su conducta "ostil o con su oposici!n pretenden impedir un determinado proyecto. se 8n aparece tambi0n en la a%irmaci!n del Apocalipsis de -uan.2ue "a o la %elicidad y creo la des racia.D. <'s tarde. son enemi os militares o políticos. .. la carta de . *a"(e". por2ue en de%initi(a no le interesaban los bienes materiales ni la prosperidad. ?K#sK&)K6+H6/A. 2ue le 9prueba.at'n. 5a serpiente en el relato del pecado ori inal ?G0nesis 3A no es . sino un mero símbolo de la tentaci!n. .at'n entra toda(ía de lleno en 9la corte celestial. pleiteantes. El nombre de .. M. es el relato introductorio del libro de -ob ?-ob c. cuyo obierno parece resultarle extra>o "asta lo irremediable. y sus 'n eles %ueron arrojados con 0l. el 2ue se llama diablo y . 2ue lo atrae y lo seduce. 93adie. el 2ue seduce al uni(erso entero7 %ue arrojado a la tierra. . 166 a. Dios en persona le interro a acerca de su 9sier(o -ob. 2ue de manera eni m'tica sale al paso del "ombre o sur e en su interior y le lle(a a la caída.. ?G0n 22. ?. El texto probablemente m's anti uo. . di a..e empie$a por las posesiones y los "ijos de -ob.u identi%icaci!n con el diablo se debe al primiti(o pensamiento judío. sin embar o.at'n aparece al i ual 2ue en _ac 3. el ad(ersarius.at'n como un personaje per%ectamente de%inido y como anta onista. o le 9tienta.1s 9como una %i ura sometida a la (oluntad de Dios7 de esa (oluntad depende 2ue . ?Ap 12.4A. Tambi0n en el campo reli ioso "ay 2ue partir de esa si ni%icaci!n de ad(ersario o impu nador. ?K.. se 8n los resultados de la ex0 esis moderna. a su persona. ya 2ue pone en entredic"o la "onrade$ y del temor de Dios y la "onestidad de -ob. la prueba de Abra"am ya no se atribuye a Dios.at'n (a a someterle con la permisi!n di(ina. 2ue se comportan de una manera "ostil o contraria pueden. mejor llamado la prueba de Abra"am ?G0n 22. de Dios. ya en el 3ue(o Testamento. 9est' en tu mano.oy tentado por DiosM. mani%iesta sus dudas acerca de la piedad de Abra"am e induce a Dios para 2ue le pon a a prueba ?-ub 1/. de su piedad y "onrade$.at'n es a2uí el anta onista por antonomasia. 2ue le son arrebatados uno tras otro con terribles olpes del destino. 0l a nadie tienta. denominarse como Msat'nM.1A. pues disponer de 0l ?lit. En la narraci!n del sacri%icio de #saac. a comien$os del judaísmo ?"a. se trata de una a%irmaci!n neotestamentaria con un contexto di%erente.A.1+A.at'n deri(a de la raí$ "ebrea stn. Pues Dios no puede ser tentado por el mal7 y por tanto.at'n pueda imponer o no su . ?TA3QEA. 9Personas o personajes. al ser tentado. B3o se trata acaso de una piedad e oísta a todas luces encaminada al propio pro(ec"oC * eso es justamente lo 2ue "an de demostrar las pruebas a 2ue . por tanto. la serpiente anti ua. al 2ue acosa con sus olpes.1H14A se dice al comien$o. en el 2ue aparece . no pueden ya sostenerseH de unos textos bíblicos. ?K-bK62K6+A. .. sino al 9príncipe <astema. . A2uí. ad(ersario o enemi o. Fe resa de una correría por la tierra.at'n pone en tela de juicio los m0ritos de esa (ida piadosa con la contrarr0plica de BAcaso -ob teme a Dios de baldeC... sino Dios mismo. o mejor %alsas interpretaciones H2ue. 9oponerse..A pero respeta su (ida.. y desde lue o el enemi o de -ob. En todo ello .antia o declara en %orma cate !rica. 1H2A. En el libro de -ob. 9Eue arrojado el ran dra !n. toda(ía del modo m's natural.

Dios no tiene nin 8n 9antiHDios. aut!nomo e independiente. En el %ondo la doctrina del diablo y de los demonios no representa nin 8n elemento ori inario ni decisi(o en el marco eneral de la %e bíblica7 es m's bien al o incorporado. en las primiti(as representaciones judías se con(ierte ya en el je%e supremo de todo un ej0rcito de demonios. recibiendo distintos nombres.at'n se encarna cada (e$ m's el eni ma del mal. En la medida en 2ue se le entendía cada (e$ m's a Dios como de%ensa y sal(a uardia del bien y de la justicia. . <astema. incluida la primera apocalíptica. da>inos y destructores contra el mundo y el "ombre. El se undo elemento es la masi%icaci!n de los poderes demoníacos. . cuya aceptaci!n s!lo %ue posible con muc"os reto2ues. 5a re%lexi!n teol! ica cada (e$ m's pro%unda no podía soportar el atribuir a Dios nin 8n tipo de actos o sentimientos. al 9e!n malo. De "ec"o la irrupci!n y elaboraci!n decisi(a de la doctrina de los 'n eles y los demonios se da en la primiti(a apocalíptica judía. 9Dios los estableci! en partes i uales "asta el 8ltimo tiempo y puso enemistad eterna entre sus clases. En la %i ura de . y la comparte como una realidad social. 2ue acabamos de exponer. =eliar o =elial.7 el demonio y sus ej0rcitos tienen un poder limitado. en la medida en 2ue supera la comprensi!n "umana y se personali$a m's y m's. el anta onista . las en%ermedades y todo tipo de des racias. -es8s de 3a$aret encuentra esta creencia popular y corriente. mejor dic"o. 9a este tiempo mundano malo. incorporado y sometido a la es%era de poder del Dios 8nico.at'n se ad(ierte una %unci!n exonerati(a. En la tradici!n bíblica Hcomo lo demuestra una (e$ m's Lumr'mH el dualismo est' limitado. Esa es tambi0n la situaci!n de la 2ue parte el 3ue(o Testamento.e>or de la creaci!n y de la "istoria. nos encontramos de lleno en el pensamiento n!stico.e con(ierte en el 9príncipe de los demonios. de la (erdad y de la injusticia. soberano . y 2ue "a establecido asimismo el curso del mundo y de la "istoria. Nna ojeada a cuanto lle(amos dic"o pone de mani%iesto 2ue en el desarrollo teol! ico de la %i ura de .at'n era toda(ía una %i ura aislada sin secuaces de nin 8n 0nero... Duando esa %i ura lle a a ser un 9antiHDios. a los 2ue corresponden dos clases di%erentes de "ombres. Pero en toda la tradici!n bíblicoHjudia. acti(o del "ombre o incluso como su inductor al pecado. 2ue debe lle(ar a t0rmino sus planes y prop!sitos mal(ados. 2ue le "icieran aparecer como causa directa del mal. 2ue lle a "asta donde lo permite Dios.. Pero tambi0n "a instituido los dos espíritus. en 2ue la in%luencia irania debi! de ser determinante ?dualismoA.. en todos los aspectos. primera. . por2ue est' sometido a incontables poderes diab!licos.at'n permanece. 2ue persi uen su destrucci!n con las cat'stro%es naturales. Dios es el creador del 2ue procede todo el ser y acontecer. la uerra. Es (erdad 2ue el poder del mal puede adoptar %ormas pa(orosas. El presente e!n es tan malo. .conducta radicalmente "ostil al "ombre. A2uí las no(edades son sobre todo dos. Dios si ue siendo el . a cuyo %inal se apresuran..i ori inariamente . como ocurre sobre todo en los textos de Lumr'n y la literatura in%luida por los mismos. a los espíritus malos se contraponen los buenos7 los espiritus buenos pertenecen al mundo celeste de Dios. se mantiene siempre un ras o %undamental. tanto m's intolerable resultaba (erle como el 9tentador. los 9"ijos de la lu$. mientras 2ue los malos espíritus pertenecen al mundo terreno o. en un dualismo radical..!lo puede actuar dentro de los límites se>alados por Dios. En tal sentido abo an las expulsiones de demonios. y los 9"ijos de las tinieblas. pero jam's puede con(ertirse en un 9antiHDios. la %e en el diablo y en los demonios aparece en una %orma radicalmente dualista.e>or del mundo y de la "istoria.

367 1+... 9*o estaba (iendo a . ase ura 2ue 0l le procurar' el descanso %rente a ?todosA los "ijos de =elial. 5o 2ue a2uí cuenta sobre todo es 2ue los enemi os proceden 9del diablo. ?5c 16. 2ue lobalmente est' dominado por el poder del mali no. y .bien atesti uadas se 8n relatan los sin!pticos. se encuentra detr's de los enemi os de -es8s y los empuja en su acci!n "ostil al mismo. . En -es8s aparece el poder sal(ador de Dios con su plan. la creencia dualista en el diablo.2 se ase ura 2ue el diablo 9se "abía metido en su cora$!n. Es decir. El 9mundo. A esto se suma la típica desi naci!n jo'nica del diablo como 9se>or de este mundo. ?5c 11. *o te "e dado descanso de todos tus enemi os ?2.. precisamente para traicionar a -es8s. Jemos 2ue la acci!n de -es8s no apunta a la di%usi!n de la creencia en el diablo sino a la superaci!n del poder y dominio del mal. -es8s es 9el m's %uerte. e(identemente con m's %uer$a a8n 2ue la tradici!n sin!ptica.u culminaci!n est' se>alada por la palabra del propio -es8s. uno de (osotros es un demonio. De a"í 2ue en la cru$ ten a lu ar el juicio contra el 9se>or de este mundo. El poder de la soberanía de Dios 2uebranta todo el poder sat'nico y prepara su destrucci!n %inal. es este mundo malo. 2ue 2uiere la sal(aci!n completa del "ombre. si yo arrojo los demonios por el dedo de Dios. donde se en%rentan y contraponen los 9"ijos de la lu$.317 1&. 11A. apunta precisamente a la ani2uilaci!n del poder del mali no. 2ue le traicionar'. Pero -es8s no "a desarrollado nin una doctrina acerca del diablo ni "a di%undido la creencia en el mismo.at'nA. a %in de 2ue sean aprisionados para =elial por sus e2ui(ocaciones ?&L%lor. Erente a -es8s no puede "acer (aler nin 8n derec"o. 9Para esto se mani%est! el Hijo de Dios. ?"o arP"on tou Posmou toutou.267 <t 12. 63K61A. A2uí entran asimismo otras palabras de -es8s. 2ue arrebata el botín al 9%uerte. /sA. 2ue con su propia actuaci!n -es8s (e lle ado el %inal del dominio sat'nico. re%iri0ndose a -udas #scariote. . le capacita para luc"ar contra el mal en sus di%erentes mani%estaciones. al i ual 2ue erraron en las ma2uinaciones de =elial. y los 9"ijos de las tinieblas. Así se dice en +. 9B3o os esco í yo a los doceC .23H2/. y como 9poder del mal. ?.. siendo 0se el si ni%icado decisi(o de la exaltaci!n de -es8s./6. . de modo 2ue ?por sus pecadosA sean ani2uilados... .u conducta se atribuye a in%luencia diab!lica.at'n caer del cielo como un rayo.u atenci!n se centra 8nicamente en el lado pr'ctico y en sus consecuencias. 12.in embar o. ?di'bolosA. 9Pero. pero d'ndole un iro especí%ico.11A. para así "acerles trope$ar ?en ellasA. para destruir las obras del diablo. a su (e$. con un soberano en su (0rtice m's alto. cuando en 13. * con ello se reali$a la expulsi!n de%initi(a del mal. del Dios del amor. 2ue 2uieren lle(arlos a la ruina. 5a idea de la %iliaci!n diab!lica se encuentra en Lumr'n. su padre. al 2ue el "ombre debe entre arse con nue(a con%ian$a y 2ue. con su muerte en cru$ y su resurrecci!n.e 8n <c 3. /.. ?K1-n. El diablo se con(ierte a2uí en el aut0ntico ad(ersario de -es8s. ya 2ue -es8s pertenece por completo a Dios. %uera de tales pasajes. Pero en el %ondo esto representa la superaci!n de la creencia en el diablo.u mensaje de la inminencia apremiante del reino de Dios.11A. es 2ue el reino de Dios "a lle ado a (osotros. El E(an elio se 8n -uan reco e. reduce a la impotencia al 9se>or de este mundo.21A. * cuando :l dice a Da(id. . En este sentido "abla el pasaje si uiente.. y tramar ma2uinaciones mali nas. 5o realmente decisi(o es la a%irmaci!n de 2ue -es8s. Es interesante 2ue. nada di a el E(an elio se 8n -uan acerca de los demonios7 ni si2uiera "abla de sus expulsiones.

El iro 9desde el comien$o. 3o obstante. donde se subraya sobre todo ese 9parentesco esencial y ne ati(o. 2ue muy probablemente alude al pecado ori inal. -es8s representa el campo de la (erdad y de la (ida. 5o 2ue se pretende indicar es 2ue el diablo est' 9%uera por completo de la (erdad. en .. 5a se unda característica del diablo est' en 2ue no se 9mantiene.. no es una (erdadera ra$!n sino simple tautolo ía. las 9concupiscencias. 5a ra$!n dada de 2ue 9no "ay (erdad en 0l. por ejemplo. donde se dice. en la (erdad sino en la mentira. de la psi2ue tienen la %unci!n de encadenar al "ombre al mundo tenebroso del mal.. Fealmente no puede "acer nada m's 2ue mentir7 la mentira es su elemento especí%ico. sobre el 2ue no cabe se uir "aciendo m's pre untas. . 9Desde el principio. de su padre.2ue tal ori en marca tambi0n su conducta. 5a (erdad es la nota distinti(a de la es%era di(ina.7 expresi!n 9desde el principio. &&bHd determinan la esencia del diablo en dos aspectos.e dice 2ue el diablo "a abandonado el campo de la (erdad.abiduría 2. de la %iliaci!n diab!lica. .. el diablo trae la muerte para los "ombres y no la (ida. las 9concupiscencias. con la (oluntad mali na y con la acci!n mal(ada. 2ue sin duda contin8a siendo un eni ma.i la "ostilidad del diablo a la (erdad se deja sentir en la %alta de %e de los judíos. 5as cosas se presentan de tal modo 2ue la naturale$a y %unci!n del diablo se de%inen con los dos conceptos de asesinato u "omicidio y mentira. de modo 2ue sus 9"ijos. 2uiere decir 2ue la re(elaci!n de la (erdad en la palabra de -es8s pro(oca abiertamente la "ostilidad y con ella la incredulidad. De modo parecido se dice en las Actas de Eelipe. aun2ue no se nos cuenta la manera en 2ue lo "a "ec"o. Por contra. la es%era de la re(elaci!n y de la (ida. 5o cual responde al 9no poder creer. .. o 9desde el comien$o.. la concupiscencia procede de la serpiente desde el principio. y 0sta es tambi0n la 2ue combate contra los creyentes. El mal empie$a con el mal7 es decir. A2uí "allamos el moti(o de los justos perse uidos sin ra$!n. Esto recuerda la teoría de la obcecaci!n o endurecimiento. Es un 9"omicida desde el principio.. dic"a "ostilidad es totalmente ratuita e insostenible. no pretende indicar s!lo el 9comien$o "ist!rico. A los enemi os judíos se les "ace el reproc"e de 2ue no creen en -es8s. es al o 2ue responde a la concepci!n coet'nea. y eso es lo 2ue le caracteri$a. por2ue les dice la (erdad. Es la idea 2ue parece resonar a2uí. 9Pues.. 9por2ue es mentiroso y padre de la mentira.13H26. . Luieren lle(ar a t0rmino los 9deseos. como aparece. 5o cual (ale tanto m's cuanto 2ue la mentira constituye toda su esencia.e 8n la concepci!n n!stica. pues se diri e contra el 9justo. del mal. 5o cual si ni%ica a su (e$ una cuali%icaci!n 0tica ne ati(a del 'mbito diab!lico. una especie de incapacidad para la %e.. Así como en el lado positi(o (erdad y (ida coinciden y concuerdan. y en consecuencia tambi0n la del diablo. 3ada tiene 2ue (er en absoluto con la (erdad. así concuerdan tambi0n en el lado ne ati(o la mentira y la muerte o el asesinato. de someterle por completo al poder del mal para 2ue dispon a de 0l. de la 2ue (ol(er' a "ablarse en un contexto posterior. 5as a%irmaciones 2ue si uen en el (. sino tambi0n el 9comien$o cualitati(o. se mani%ieste sobre todo en las 9concupiscencias. El asesinato es el (erdadero ne ocio del diablo. 2ue a su (e$ est' relacionada con la índole y el ori en ne ati(os. Esas son las dos experiencias b'sicas y ne ati(as 2ue se re%ieren al diablo como compendio del mal. cosa 2ue se repite a continuaci!n. se reconocen en la (oluntad "omicida. Lue la acci!n del mal.

desempe>a un papel esencialA.e "a con(ertido en reproc"e de nuestros pensamientos7 su sola presencia nos molesta7 por2ue su (ida es di%erente de la de los dem's y son distintas sus sendas. 2ue nadie puede "acerlo. Por ello en el (. de samaritano y de poseso a -es8s7 le de(uel(en con ello el reproc"e de la %iliaci!n diab!lica. 2ue t8 eres samaritano y 2ue est's endemoniadoC 5os judíos tildan. E5 5NGAF DE 5A PFE. 5o cual si ni%ica precisamente 2ue 2uien escuc"a 9las palabras de Dios.&.I.24. Tambi0n en los sin!pticos se encuentra la incriminaci!n .+. -es8s es 9el justo. con un sentido de reser(a. &1 5os judíos le respondieron. Es 0sta una ar umentaci!n dura 2ue "oy deberíamos anali$ar. 61K&1H)4A E'cilmente se comprende 2ue un ata2ue tan %uerte y masi(o tenía 2ue pro(ocar una adecuada reacci!n (iolenta. en 2ue el moti(o de la 9inocencia. "a sido tambi0n importante. -E..Proclama 2ue tiene la ciencia de Dios y se llama a sí mismo "ijo del . por buenas ra$ones. sino 2ue dice la (erdad. Jeamos si sus palabras son (erdaderas y examinemos lo 2ue al %in ser' de 0l.317 14. B3o decimos. ?-n. Es inocente por esencia ?comp'rese la actuaci!n ante Pilato 11. se 8n sus palabras. <A*@F LNE A=FAHA< * TA<=#:3 E. Dentro por completo de esta línea dice -es8s. pues. a la in(ersa.. :sa es precisamente una pre unta an ustiosa para el campo cristiano.e>or. Proclama dic"oso el %in de los justos y se loría de tener por padre a Dios. . con ra$!n. en la re(elaci!n de -es8s y las cree. Bpor 2u0 no se le creeC ?(. Pero si -es8s no es e(identemente un mentiroso.. El tema de la 9inocencia de -es8s. &/ si ue otra respuesta 2ue encaja en el pensamiento jo'nico del ori en dualista. Donden0moslo a muerte a%rentosa pues. 3. a todas luces. en el no escuc"ar de la incredulidad se da a conocer lo contrario. Dios lo aco er' lo librar' de manos de ad(ersarios. -es8s nada tiene 2ue (er con el pecado. y de nuestros caminos se aparta como de impure$as. de -es8s.E3D#A DE D#@. 3os tiene por %alsa moneda. 9BLui0n de (osotros puede dejarme con(icto de pecadoC. un no proceder de Dios. Pues si el justo es "ijo de Dios. Es e(idente. * no se puede responder de %orma empírica ni super%icial. muestra con ello su ori en di(ino7 así como. E. Dios lo (isitar'. en la discusi!n de la comunidad cristiana con el judaísmo ya en los comien$os. &+A. 2ue "a padecido sin moti(o al uno7 a"í se %unda el con(encimiento de la 9muerte expiatoria y (icaria. Luien es de Dios escuc"a la palabra de Dios. sin duda al una.

como un texto de re(elaci!n. <uri! Abra"am y los pro%etas. . no (er' la muerte jam's7 %rase 2ue no es sino el iro ne ati(o de la expresi!n positi(a 9(ida eterna. El (. El 2ue uarda mi palabra. ?. &4 Dontest! -es8s. 2ue ya "emos encontrado repetidas (eces. Apol. y lo "ace sobre todo mediante la lori%icaci!n y exaltaci!n de -es8s. ?<c 3. arroja 0ste a los demonios.ab 3. no experimentar' la muerte jam's. )2 Dij0ronle los judíos.7 eso es al o 2ue deja m's bien en las manos de Dios.1H1A. y 9por arte de =eel$ebul.... El (ersículo introduce toda una serie de a%irmaciones nue(as. ). Por el contrario. 2ue al %inal pronuncia el %allo (erdadero. )6 Pero yo no busco mi loria7 ya "ay uno 2ue la ju$ a y la busca. A"ora sí 2ue estamos se uros de 2ue est's endemoniado. por lo 2ue le corresponde la "onra adecuada. *o no estoy endemoniado.. Fec"a$a el insulto7 no est' en modo al uno 9endemoniado. -ustino. 9De (erdad os ase uro.22sA. Luien uarda la palabra de -es8s con %e y la con(ierte en al o determinante para sí. no morir' jam's. 5a expresi!n recuerda adem's la in(ocaci!n del juicio di(ino... amenA cali%ica la sentencia si uiente. . el cual acabar' "onrando y lori%icando a -es8s. especialmente %recuente en los salmos. mientras 2ue (osotros me 2uit'is todo "onor. sino 2ue "onro a mi Padre. De modo similar.. oprimido y sin encontrar nin una ayuda entre sus semejantes. por2ue espera la ayuda de Dios ?c%. 9El en(iado de un "ombre es como 0l mismo. Allí dicen de -es8s los escribas. El "ombre piadoso y justo. presenta su causa ante el tribunal di(ino. en este en%rentamiento -es8s con%ía su causa a Dios.. 5a a%irmaci!n si uiente aporta una nue(a idea. 9El acento cae sobre la acusaci!n de la posesi!n diab!lica. Posiblemente se trata de un reproc"e 2ue corría entre los círculos judíos.23A 5a a%irmaci!n "a de entenderse una (e$ m's desde este principio. ?texto ori inal. incluso de manera %ormal. )1 De (erdad os ase uro. por ej. <as el Padre es tambi0n 2uien 9ju$ a. 2ue muri!C * tambi0n los pro%etas murieron. príncipe de los demonios. * t8 dices.al /. El 2ue uarda mi palabra. )3 BAcaso eres t8 mayor 2ue nuestro padre Abra"am. 2ue se "acía en conexi!n con la idolatría y los encantamientos7 los samaritanos "abían lle ado a todo ello ?c%.c"nacPenbur A. 9:ste tiene a =eel$ebul.. -es8s es el representante de Dios en este mundo. 2ue a"ora desarrollan de manera positi(a la importancia de -es8s como re(elador de Dios y portador de su sal(aci!n. Pero los enemi os nie an a -es8s la loria y "onra 2ue le corresponde como a en(iado de Dios ?c%. )6 re%renda tal a%irmaci!n. amen. 2+A.. Es una a%irmaci!n en la 2ue se escandali$an los judíos.us oyentes deberían "aber ad(ertido ya 2ue -es8s no busca realmente su propia 9 loria. 5a a%irmaci!n. como piensan sus enemi os7 y justamente no por2ue se entiende a sí mismo como 9Hijo de Dios. Por el contrario.de 2ue -es8s est' personalmente poseído por el diablo y 2ue act8a bajo in%luencia diab!lica. BPor 2ui0n te tienes t8C .47 227 y tambi0n . lo 2ue le apremia sobre todo es la 9 loria del Padre. el apodo de samaritano no era "abitual como insulto BPretender' sobre todo cali%icar a -es8s de "erejeC Es poco probable. pronunciando sentencia contra el cosmos incr0dulo.

12A. por el contrario. sino la (erdad por la 2ue -es8s trabaja. y 9 lori%icar'.. sino la pura (erdad.. ya 2ue le conoce y proclama como Padre. tal loria sería realmente nada. Pero a2uí el acento recae en 2ue el "ombre -es8s promete la (ida eterna. de 2uien (osotros decís 2ue es (uestro Dios. ?ambos conceptos resuenan en el ori inal rie o doxa$einA a -es8s. ?lit. 5a expresi!n 9experimentar la muerte.5os judíos "an entendido per%ectamente la pretensi!n 2ue late en la a%irmaci!n de -es8s. 5o 2ue a%irma de sí no es nin 8n 9"acerse pasar por. "abían sido arrebatados directamente de la tierra al cielo. Es el propio Padre el 2ue 9"onrar'. Pero sí lo cono$co y uardo su palabra. Jista desde ese Dios lori%icador. . Es (erdad 2ue tampoco era extra>a a la tradici!n judía la idea de 2ue al unos "ombres piadosos. 5a a%irmaci!n (uel(e a %ormular el principio jo'nico de re(elaci!n de 2ue s!lo -es8s es el re(elador de%initi(o de Dios. en sus palabras late el con(encimiento de 2ue la pretensi!n de -es8s s!lo puede apoyarse en una super(aloraci!n in%undada e insostenible de sí mismo. ese Dios al 2ue se reclaman los judíos en su con%esi!n de %e al decir 2ue 9es nuestro Dios. todo los cuales "ubieron de morirC ?c%. Pero en el %ondo. no cabe duda de 2ue en la pretensi!n "ay una (aloraci!n excesi(a de sí mismo. . 2ue debe proclamar en (irtud de su radical (inculaci!n a Dios. en modo al uno. los pro%etas. cuando ase ura 2ue 2uien uarde su palabra 9no saborear' la muerte jam's. yo sí lo cono$co. una persona 9normal. * si dijera 2ue no lo cono$co. ya 2ue no pasaría de una pretensi!n "ueca. Entre el Dios de los judíos y el Dios de -es8s no "ay di%erencia al una. por2ue de 0l "a (enido como 5o os "ec"o carne.i el ran patriarca del pueblo judío "ubo de pa ar tributo a la muerte y si los emisarios de Dios en el Anti uo Testamento. BPero t8 por 2ui0n te tienesC. re%erencia a las %!rmulas de bendici!n judías ?`A. 9saborear'. )+ Juestro padre Abra"am se llen! de o$o con la idea de (er mi día. un embustero. 2ue le "ace aparecer superior al patriarca Abra"am y a los pro%etas. por2ue de al 8n modo conoce la esencia m's íntima de Dios. la pretensi!n de -es8s. no puede ser. 5o cual si ni%ica 2ue no es -es8s el 2ue "ace (aler una pretensi!n personal.i yo me lori%icara a mí mismo mi loria no (aldría nada7 es el Padre el 2ue me lori%ica. tambi0n &. sino una pretensi!n de Dios. -es8s rec"a$a el reproc"e de la desmesurada super(aloraci!n de sí mismo. -es8s. Dios mismo lori%icar' a -es8s. 2ue 0l con%iere la (ida eterna. el reproc"e proclama 2ue los judíos no "an conocido a ese Dios7 su de%iciente conocimiento di(ino se re%leja. a saber. y se llen! de j8bilo. Nn "ombre. En todo caso se impone la pre unta.. y lo (io. como Henoc o el pro%eta Elías. yo sería. -es8s no se da loria a sí mismo7 si lo "iciera.. 2ue ase ura poder dar (ida eterna con su palabra. al no admitir al re(elador.i a%irmara al o . se 8n -uan. )) pero al 2ue no conoc0is. )& Fespondi! -es8s. * la idea se entiende desde lue o como una pretensi!n inaudita. En cambio. i noran a su propio Dios. Duando los enemi os le pre untan. murieron asimismo. puesto 2ue se atribuye una %acultad 2ue compete s!lo a Dios. o ustar'A es una met'%ora judía y recuerda el 9amar o sabor de #a muerte. no es un %atuo 9"acerse pasar por. BAcaso es -es8s mayor 2ue Abra"am y los pro%etas. en el desconocimiento de -es8s. al i ual 2ue (osotros. .. * en ello (en la con%irmaci!n de su reproc"e de posesi!n diab!lica.. -es8s se contrapone de una manera irritante sin nin 8n 0nero de duda a los randes "ombres piadosos del pasado. conoce a Dios. A una persona así s!lo le interesa una exaltaci!n desmedida.

Dios mismo dar' la respuesta con la lori%icaci!n de -es8s.. Abra"am pertenece al "ist!rico mundo "umano del de(enir temporal.. *o soy el lu ar de la presencia y de la re(elaci!n di(inas en la "istoria. )1 est'. yo soy.. el día escatol! ico. trasciende asimismo el momento "ist!rico presente.. todo lo contrario de cuanto piensan sus enemi os... Así. )4 Entonces tomaron piedras para tir'rselas. Bc!mo puede "aber (isto a Abra"amC REso es un absurdoS Pero ello re(ela una li era in(ersi!n de los t0rminos... Erente a lo 2ue -es8s "a dic"o. Pero no "ace m's 2ue uardar %ielmente la palabra de su Padre. )/A con un e2uí(oco jo'nico.. Es (erdad 2ue tambi0n -es8s "abla y se pronuncia en este mundo "ist!rico7 pero su palabra. En de%initi(a.. *a"(e" nuestro Dios. pues. -es8s sería menda$.. la ale ría por la presencia de la sal(aci!n.. -es8s sería de "ec"o un 9mentiroso. De (erdad os ase uro.. * a"ora puede -es8s a(an$ar un paso m's y decir 2ue el patriarca Abra"am "abía esperado 9mi día. mientras 2ue en el e2uí(oco esa a%irmaci!n se traduce por la a%irmaci!n de 2ue -es8s "a (isto a Abra"am. . una (e$ m's introducida con el doble amen. En ese sentido el absoluto 9yo soy. . BToda(ía no tienes cincuenta a>os. Ese es el día 2ue "a deseado (er Abra"am. 2ue implica una presencia absoluta.. 9Antes de 2ue Abra"am existiera. Es una a%irmaci!n 2ue reco e la esperan$a judía de 2ue los patriarcas participar'n del mundo %uturo en el tiempo escatol! ico y.distinto. m's a8n 0l mismo. muy especialmente. etc.. *o soy la re(elaci!n de *a"(e".. y "as (isto a Abra"amC )1 Fespondi!les -es8s. Pero de ese modo se prepara la a%irmaci!n si uiente. m's justi%icado a2uí por tratarse de al o realmente de%initi(o y supremo entre lo 2ue pudiera decirse. Don -es8s ya est' presente el <esías... en consecuencia. )+A. 2ue toda(ía no "a cumplido el medio si lo. 2ue constituye la cima absoluta del discurso jo'nico de re(elaci!n. 5o 2ue -es8s "abía dic"o es 2ue 9Abra"am (io mi día.. le "a llenado de ale ría escatol! ica. 5os expositores cristianos "an ad(ertido desde siempre el cambio de (erbos y de tiempos 2ue se da en la misma. 5a paradoja est' en 2ue un "ombre "ist!rico asume esa %!rmula con la pretensi!n de de%inirse.. ` A2uí "as 2ue re%erirse especialmente a la %!rmula lit8r ica 9*a"(e" nuestro Dios... pero -es8s se escondi! y sali! del templo. en el texto ori inal. rey del mundo.. Ese -es8s. ?e o eimiA. 9Alabado seas t8. ya 2ue ar umentan con la cronolo ía. si cediendo al deseo "umano rebajase su propia pretensi!n o si 2uisiera ne arla.. el día de la lle ada del Hijo del "ombre. En el %ondo lo 2ue -es8s dice a2uí es. por ej. amen.. Al existir ? enest"ai \ empe$ar a existirA de Abra"am se contrapone el absoluto 9yoHsoy. (iene del mundo di(ino 2ue est' por encima del tiempo7 lle a desde la eternidad presente.. )/ Dontest'ronle los judíos. permaneciendo %iel a su mandato "asta el %in. este e2uí(oco se re(ela como un absurdo. el sal(ador. ?(. yo soy..... 2ue abre el tiempo de la sal(aci!n. 5os judíos reaccionan a la a%irmaci!n de -es8s.. en los días mesi'nicos.. esta %ormulaci!n . Don ello 2ueda respondida con propiedad la pre unta de los judíos de si -es8s era acaso mayor 2ue Abra"am y los pro%etas. entendida en sentido escatol! ico ?(.. 2ue lo "a (isto y 2ue. 9El día de -es8s no es naturalmente s!lo el tiempo de su aparici!n en el puro sentido cronol! ico. Es.. Antes 2ue Abra"am existiera. 5a sentencia es 0sta. sino a la (e$ y sobre todo.. 5a sentencia re(eladora del (..

la (erdad "ist!rica y la políticoHsocial. 2ue trabaja sin los supuestos do m'ticos. una o%ensa a Dios. y la eternidad en el "ist!rico Pairos terreno de la sal(aci!n. y la (erdad os "ar' libres.. a2uel delirio de 2ue la libertad de conciencia "a de ser a%irmada y rei(indicada para cada uno. de cual2uier tipo de error. BLui$'s 2ue con la marc"a de -es8s abandona tambi0n el templo la s"ePina de *a"(e"C .. cuyo car'cter ilustrado se pone de mani%iesto en contra del oscurantismo de la reli i!n popular y de la %e en los do mas.yllabus o 9colecci!n de errores modernos... es decir... en este caso.. Desde la re(oluci!n %rancesa de 1/14 a"í entran tambi0n los modernos derec"os de libertad de la persona "umana. Pío #a polemi$aba contra el liberalismo y sus exi encias de libertad reli iosa y de tolerancia p8blica. es -esucristo en persona.. de 1 de diciembre de 11+&. 5a (erdad. 2ue en la concepci!n de la 0poca merecía la pena de muerte. <editaci!n 1. 9* de esta de todo punto pestí%era %uente del indi%erentismo. de la escla(itud del pecado y de la corrupci!n de la muerte ?1A... . el lo ro de la libertad es el bien supremo 2ue produce en los creyentes el conocimiento de la (erdad.. %rente a un sistema autoritario. sin resol(er. libertad para exponer en p8blico las propias opiniones..... A contrapelo de . un mero sentimiento psí2uico de libertad. * la libertad es la sal(aci!n de los "ombres... mana a2uella sentencia absurda y err!nea.. 2ue libera. 2ue pretende para sí un conocimiento de la (erdad no cuestionable y su plena posesi!n.e trata a"í del problema del trauma del 9mundo moderno. indemostrados e indemostrables. Es.6 K-n.con(ierte el Pairos terrestre en eternidad.. %ueron ad2uiriendo cada (e$ m's la reputaci!n de enemi as de la (erdad y la libertad así entendidas. Al ritmo de esa e(oluci!n las i lesias.&C )25&. no s!lo ase ura la libertad contra el miedo.. sino un aut0ntico 9"acer libre.. cientí%icoHnatural.. Durante el si lo a#a y comien$os del aa la # lesia o%icial se opone al desarrollo de los modernos derec"os de libertad........ así como la continuaci!n 9. "a sido interpretada en el sentido de 2ue toda clase de (erdad ?nue(aA tiene un car'cter liberador y emancipatorio. y tambi0n contra las injustas e injusti%icadas pretensiones dominadoras de las monar2uías absolutistas.. sobre todo a partir de la #lustraci!n.si el Hijo os libera. Para el A2uinatense el 9liberar. es decir. la (erdad de la ra$!n libre y de la libre in(esti aci!n... de ZGre orioHaJ# ?1) de a osto de 1132A. 1..&-. es la (erdad %ilos!%ica. sino de un modo cristol! ico y soteriol! ico. . Jerdad.... Pero en el curso de la "istoria.. ser0is realmente libres. )4A. y sobre todo la # lesia cat!lica. la sentencia 9la (erdad os "ar' libres. 61K32 En el E(an elio se 8n -uan la sentencia 9. indica 2ue no "a de entenderse en la co nosciti(a línea te!rica en eneral. Asimismo en su . Pero -es8s escapa a su intento y abandona el templo ?(. adem's. o m's bien. libertad de conciencia y de reli i!n. 2ue a tra(0s de -es8s "an conocido a Dios como a su Padre y 2ue a"ora pertenecen a la casa de Dios como miembros en pleno derec"o. * 2uieren apedrear a -es8s. la tolerancia y todo el complejo de los 9derec"os "umanos.'6 7... se dice en la encíclica Y<#FAF#HJ@.. Para los ad(ersarios judíos de -es8s semejante pretensi!n es una blas%emia.e 8n Tom's de A2uino. L.y conocer0is la (erdad.

En el %ondo lo 2ue a2uí se discute es la 9le itimidad del modernismo.e conjuran muy especialmente 9los peli ros.A. "asta 2ue bajo -uan aa### ?14)1H14+3A se da una primera apertura decisi(a. el socialismo y el nacionalismo Hen menor escala. esencialmente impulsada y sostenida por el 9cuarto estado. 2ue adem's le impidi! una colaboraci!n pro%0ticoHcrítica en la con%i uraci!n de la sociedad moderna. cuando tambi0n las entes de (isi!n amplia podían ya pre(er el %inal de los Estados Ponti%icios. 5as cosas empe$aron a cambiar poco a poco en la primera mitad del si lo presente. sobre todo a partir de 5e!n a### ?11/1H1463A. altamente neur!tica de los diri entes eclesiales. el catolicismo Hsobre todo en sus representantes m's altos. tanto por parte de rupos aislados o sociales. aun2ue siempre mermadas y estrec"as ?crisis 9modernista. no mo(idos por coacci!n. y la alian$a con los poderes reaccionarios del si lo a#a condujeron a la en%ermi$a descon%ian$a contra las ciencias modernas y su concepci!n de la (erdad así como contra las libertades indi(iduales y sociales de la bur uesía moderna por parte de la # lesia cat!lica. así como de cual2uier tipo de presi!n "umana7 de manera 2ue en las cosas reli iosas nadie se (ea %or$ado a actuar en contra de su conciencia. aun2ue no menos peli rosoH se con(ierten en los %antasmas espantosos citados de continuo. 9El concilio Jaticano declara 2ue la persona "umana tiene derec"o a la libertad reli iosa. 5a medicina y la biolo ía Hesta 8ltima sobre todo en la %orma de la teoría e(olucionista de Dar^inH aportan una enorme contribuci!n a la concepci!n moderna del "ombre7 lo 2ue conduce a una nue(a y positi(a concepci!n del cuerpo "umano y. El caso de Galileo "ace 2ue la moderna ciencia de la naturale$a. tambi0n de la sexualidad. el 2ue con la aceptaci!n de los modernos derec"os "umanos de libertad. .las consecuencias de la Fe%orma y de los di(ersos mo(imientos de la #lustraci!n. 5a %iloso%ía moderna y la moderna concepci!n cientí%ica H(aliendo esto de manera muy particular para las ciencias "ist!ricoHcríticasH se alían con la #lustraci!n y la libertad de conciencia.. Einalmente. adem's. en la línea de la Fe(oluci!n %rancesa y la conmoci!n del sistema estatal europeo a comien$os del si lo a#a. se lle a a las primeras aperturas cautas a la modernidad. en una dependencia rom'ntica de las ideas medie(ales. sur e la moderna sociedad industrial. sino uiados por la conciencia del deber. con sus m0todos empíricos. del 9proletariado. se desarrolle en contra de la # lesia y del do ma eclesial.. ?2A. se lle a a la 9an ustia. 5o cual impide durante lar o tiempo una comprensi!n positi(a de la t0cnica moderna así como del mundo moderno del trabajo. los papas y la curia romanaH se (a "aciendo cada (e$ m's cerrado. ocen y usen de su propio criterio. el concilio 2ue el derec"o a la libertad reli iosa se %undamenta realmente en la di nidad de la misma . sumida en un retroceso "ist!ricoHcultural. "a representado una primera cima en esa direcci!n. Don el paso del tiempo. 2ue se ec"an en bra$os de la reacci!n. 95os "ombres de nuestro tiempo son cada día m's conscientes de la di nidad de la persona "umana. ni en p8blico. en su actuaci!n. y aumenta el n8mero de 2uienes exi en 2ue los "ombres. y de una libertad responsable. Dic"a libertad consiste en 2ue todos los "ombres "an de estar libres de cual2uier (iolencia. El liberalismo. Pero entre tanto (a desarroll'ndose la sociedad bur uesa. del mundo obrero 2ue la # lesia pierde en su mayor parte. en las potencias demoníacas 2ue sacan al mundo de sus cimientos. de los modernos y del 9espíritu de la 0poca. ni se (ea impedido ni en pri(ado. en ese contexto. autoritario y apolo 0tico. como indi(iduo o en uni!n con otros de obrar de acuerdo con su conciencia dentro de los límites adecuados. Nna (isi!n de conjunto descubre c!mo el pro%undo 9miedo a la modernidad. * "a sido el concilio Jaticano ##. Declara.

Dierto 2ue el asunto presenta dos aspectos. de manera 2ue se con(ierta en un derec"o ci(il.. 5o cual no es %also.. 2ue ase ure en la (ida p8blica una mejor protecci!n de los derec"os de la persona "umana7 como son el derec"o de reuni!n. art. si la # lesia 2uiere realmente merecer credibilidad como abo ada de la (erdad de -es8s en el mundo. Don conciencia tran2uila se puede decir 2ue a2uí estamos toda(ía lejos de conocer todos los problemas y de "aber sacado todas las consecuencias.2.A... Es incluso su obli aci!n. 3. /3.. &. debe empe>arse con todas sus %uer$as por lle(ar a cabo en su interior lo 2ue de%iende %uera de su 'mbito y exi e a los dem's. 5a ran importancia de los derec"os "umanos se subraya repetidas (eces en la constituci!n pastoral sobre la # lesia en el mundo actual "oy ?Gaudium et spesA.. la libertad de conciencia y la libertad del trabajo cientí%ico en todos los campos y de acuerdo con los m0todos de la crítica moderna tienen 2ue estar aranti$ados de tal modo 2ue nin 8n miembro de la # lesia.. 5ibertad reli iosa. Tambi0n -. 5a arantía de esos derec"os de la persona es. 1144. ni tampoco la (erdad de la reli i!n.. en la misi!n y tarea de la # lesia entra el predicar abiertamente el e(an elio así como el de de%ender su reali$aci!n pri(ada y social.@. 5a # lesia desea comparecer ante ellos como de%ensora de los derec"os "umanos y tambi0n desde lue o de los modernos derec"os de libertad. Don ello la # lesia cat!lica se "a pronunciado en principio a %a(or de los derec"os "umanos y de los modernos derec"os de libertad.!lo resulta di na de cr0dito como un lu ar en 2ue el "ombre puede experimentar una mayor libertad interna y externa y una "umanidad mayor 2ue en cual2uier otra parte del mundo.... tal como es conocida por la palabra re(elada de Dios y por la propia ra$!n. =aste un solo ejemplo. la libertad de asociaci!n y de opini!n. ?&A. Esto 8ltimo. De otro modo se corrompe a sí misma. del Doncilio Jaticano ##. 9De la conciencia (i(a de la di nidad "umana sur e ciertamente en di(ersas partes del mundo el deseo de crear un nue(o orden políticoHjurídico. así como el derec"o a una con%esi!n pri(ada y p8blica de la reli i!n. las a%irmaciones acerca de la libertad y de los derec"os "umanos crean problemas dentro de la propia # lesia. cual2uiera sea su estrato y rado. Primero.g e(. art. se trata de las a%irmaciones 2ue la # lesia %ormula %rente al mundo. indi(idualmente o asociados. aun2ue redunde en su propio inter0s7 por2ue. sobre todo. 1. <'s bien se abre a2uí una e(idente contradicci!n entre las pretensiones 2ue la # lesia y sobre todo el papa 2ue enarbolan 9"acia %uera.. Ese derec"o de la persona "umana a la libertad reli iosa debe ser reconocido en el orden jurídico de la sociedad. . .. En todo caso los derec"os "umanos. %rente a la opini!n p8blica del mundo político. Herder. En una palabra. puedan tomar parte acti(a en la (ida y direcci!n del Estado. en ra$!n de su propia actuaci!n p8blica en un Estado y en una sociedad modernos. en la 2ue no siempre se tienen muy en cuenta los derec"os "umanos y la libertad del cristiano.. ?3A. 5a (erdad os "ar' libres ?liberaci!n y libertad del creyente en el &. Declaraci!n sobre la libertad reli iosa..... Tu>í.. de "ec"o. la condici!n necesaria para 2ue los ciudadanos.. sin los 2ue no pueden prosperar la (erdad cientí%ica y social. Donstituci!n Pastoral sobre la # lesia en el mundo actual.. D%. art. en e%ecto... 1. T@<As DE ALN#3@. y la conducta 9"acia dentro. =arcelona 14/3. .... * de ello son responsables todos los cristianos. ten a el sentimiento de estar expuesto dentro de la # lesia a un capric"o autoritario. del Doncilio Jaticano ##. . nO.. A2uí si ue dej'ndose sentir muy poco a2uello de 2ue 9la (erdad os "ar' libres..persona "umana. 2. Por otra parte.. la sociedad moderna y los Estados modernos...

situaciones y estructuras externas. A ellas (a indisolublemente unida la ani2uilaci!n de los judíos. . El problema del demonio Domo "emos dic"o anteriormente. no es responsable del mal 2ue acontece en el mundo7 no es 0l 2uien obra el mal. como la idea de 2ue los judíos eran una ra$a in%erior. eran los na$is7 pero con nuestra indi%erencia. especialmente en tiempos de uerra o en 0pocas de un injusto obierno tir'nico. los alemanes. como las 2ue o%rece. A nosotros no si ue pareciendo inconcebible 2ue los "ombres puedan ser tan mal(ados7 y ello por ra$ones 2ue a nosotros se nos antojan ciertamente ridículas. 5os textos bíblicos tal como est'n no son do mas %ijos e inmutables. Dios. el "ambre y tantas otras calamidades. incluido el del paro durante la crisis econ!mica mundial de 1424. =asta pensar en las experiencias del tiempo de Hitler y de la se unda uerra mundial. sino el diablo. pere$a y cobardía tampoco nosotros %uimos por completo inocentes en todo ello. sabemos 2ue es preciso distin uir entre lo 2ue pretenden a%irmar los textos bíblicos realmente y los recursos de la presentaci!n literaria. En ciertas 0pocas de la "istoria "umana reaparece la experiencia de 2ue el mal es tan poderoso en el mundo 2ue supera toda la capacidad ima inati(a del "ombre. Est'bamos a%ectados por ella. pero 2ue tu(ieron unas consecuencias absurdas y %atídicas. BEs tal (e$ la creencia en el diablo tambi0n una exoneraci!n para el "ombreC BPor2ue el "ombre no 2uiere entenderse a sí mismo como causa del mal. se "abla del diablo7 por consi uiente. matan$as populares en todos los rincones del mundo. 3o se puede poner ciertamente en duda 2ue existe toda una serie de %en!menos. A (eces se ar umenta así en la =iblia. 2ue se "an relacionado con el poder del diablo7 a"í radica propiamente el (erdadero problema. se (io 2ue nosotros. "ubo de asumir una %unci!n exonerati(a. Pasado el %antasma diab!lico de los doce a>os. los na$is identi%icaron a los judíos con el diablo. por2ue no 2uiere identi%icarse con el mal en su propio interior ni tampoco con el mal en las circunstancias. des racias. Por otra parte. uerras. *..2. se repetía entonces. la brutalidad de los Estados totalitarios. por ejemplo. . re%lejando las "uellas del tiempo en 2ue sur ieron.. Por ello interesa anali$ar esos %en!menos y buscar explicaciones mejores y m's comprensi(as. ni a%rontarlo seriamenteC Hoy ya no podemos atribuir al diablo y a sus cater(as de demonios las cat'stro%es. la carrera de armamentos. la psicolo ía moderna. las dictaduras insensatas. sino 2ue es necesario interpretarlos. creador y se>or de la "istoria. los demonios. Hemos 2uedado en 2ue el 9diablo. Donocemos mejor las di%erentes in%luencias "ist!ricoHreli iosas. BD!nde estaba a2uí el diabloC El diablo. y m's en el 3ue(o Testamento 2ue en el Anti uo. Pero a2uí "emos de se uir pre unt'ndonos. %inalmente.e (io en ellos el c"i(o expiatorio de todos los problemas posibles. 95os judíos son nuestra des racia. * 0se es un buen ar umento tradicional. ellos "icieron de los judíos el demonio para los 9(erdaderos alemanes. El diablo es una importante %i ura simb!lica del contro(ertido poder del mal. a mí me parece 2ue el problema de la existencia del diablo es una cuesti!n ociosa 2ue en el %ondo no "ay por 2u0 responder. el diablo pertenece a la re(elaci!n7 existe en (irtud de la palabra di(ina re(elada y "emos de admitir su existencia. BLu0 ocurri! con elloC Lue trasladaron a los judíos el mal y lo 2ue de una manera abiertamente primiti(a y arcaica consideraban como tal. y así %ue de "ec"o. 2ue se dejaron sentir sobre tales textos. no est'bamos exonerados de nuestra responsabilidad "ist!rica. Hoy sabemos ciertamente 2ue tambi0n los textos re(elados de la =iblia dependen en muc"os aspectos de la ima en del mundo entonces dominante.

3uestra se uridad teol! ica para "ablar de Dios produce a (eces una impresi!n de %antasmal. Pero 2uien "a descubierto 2ue todas esas posibilidades las lle(a en sí mismo. sino la de su ausencia. Homicidio y mentira son de "ec"o las potencias ocultas y mani%iestas. . A mí me parece 2ue ambas a%irmaciones tienen muc"o 2ue decirse entre sí. se "orrori$ar' pro%undamente. eclesi'sticos. para ense>arte 2ue no "ay lu ar al uno en la tierra. son todos los 2ue se abandonan sin resistencia al odio y la mentira. Esa es la respuesta de la %e cristiana. "omicida y mentiroso desde el comien$o. sobre todo cuando se pretende imponer ciertas exi encias o apelaciones morales en nombre de Dios. yo podría pensar 2ue en la tierra existe un lu ar libre de la s"ePina7 pero se le mani%est! en la $ar$a. Pues 2ue incluso la %e en -es8s tiene 2ue en%rentarse con un Dios oculto. Tenemos 2ue asumir personalmente la responsabilidad de nuestros actos y sus consecuencias así como de nuestras omisiones. Nn pa ano pre unta a Fabban Gamaliel. BPor 2u0 el . 5as cosas no eran muy di%erentes en tiempos de -es8s. ser' sensato y desterrar' de su len ua-e el concepto de %iliaci!n diab!lica. <as tambi0n a2uí con(iene empe$ar diciendo 2ue siempre "ay "ombres 2ue se matan unos a otros. de "ostilidad a la (ida y a la (erdad.on dos caracteri$aciones enerales 2ue pueden resultar instructi(as. Hi-os 2ue tienen por padre antiespiritual al diablo. 2ue el cuarto E(an elio expone al en%rentarse con la concepci!n judía. 5a cuesti!n de la presencia de Dios BD!nde se puede encontrar a DiosC -uan de%iende resueltamente la idea de 2ue a Dios se le encuentra en -esucristo. El reconocimiento de esa (erdad e2ui(ale a creer. * damos un se undo paso. por cuanto 2ue en nuestra 0poca tampoco las cosas "an cambiado muc"o. y ello en el sentido de un asentimiento 2ue no re2uiere ulteriores demostraciones. Pues en ocasiones se "abla de una realidad total y absolutamente amundana en %orma tal 2ue parece tratarse de una car a de patatas o de "ortali$as en un mercado. . y la "istoria entera del cristianismo no "a podido impedir 2ue toda(ía "oy si amos (i(iendo en una 0poca atea en buena medida. BPor 2u0 la re(elaci!n de Dios en el miserable $ar$alC BPor 2u0 la re(elaci!n de Dios en el "ombre pobre y despreciado 2ue %ue -es8s de 3a$aretC * de ambas a%irmaciones si uen emanando esc'ndalos. 5as cosas pueden discurrir de %orma tan ruda y crasa. Tambi0n allí actuaron el usto de matar. A2uí con(iene (er con toda sencille$ 2ue los cristianos est'n realmente con(encidos de 2ue el Dios oculto e in(isible nos sale al encuentro en la persona de -es8s. 2ue destruyen la (ida y la "acen imposible. en una 0poca 2ue no es simplemente la del ocultamiento de Dios. *a nos "emos re%erido (arias (eces a Ausc"x(it$. El diablo est' en cada uno de nosotros. es ciertamente importante 2ue -uan caracterice al diablo mediante los dos conceptos de "omicidio y mentira.anto Hbendito seaH se "a re(elado a <ois0s en la $ar$aC * 0l le responde. de manera consciente o inconsciente. ya no nos sir(e. Así las cosas. 3osotros Hte!lo os. Jiene a cuento la "istoria judía de El arbusto despreciado. libre de la s"ePina. 3. y "ombres 2ue se en a>an mutuamente. el sadismo y la mentira7 y todo ello en %orma de antisemitismo.#ncluso si lo "acemos de un modo puramente simb!lico. Por2ue de "ab0rsele re(elado en un al arrobo o en una "i uera.

ur de Erancia. su desprecio al "ombre y su le alismo. 5a teolo ía de la muerte de Dios cierto 2ue no era la respuesta adecuada7 pero sí 2ue comprendi! atinadamente las condiciones presentes 2ue "abían de tenerse en cuenta para poder "ablar de Dios en %orma responsable. una 9realidad p8blica. y especialmente con su si ni%icaci!n determinante en lo cientí%ico. y renunciar para ello a la "ip!tesis de Dios. sus uerras de reli i!n. 9Est' escrito 2ue el nombre del . proyectado "acia %uera. +A. el ser supremo para el "ombre ?Z<arxHQarlA. 5a %e o la emoci!n del cora$!n pueden no di%erenciarse en ciertas situaciones. El ateísmo moderno es un %en!meno social a escala planetaria. deberían tambi0n ac"ac'rselo a si mismos los cristianos de "oy. <arca no s!lo a los incr0dulos7 tambi0n los creyentes "ar'n bien en reconocer su propia participaci!n en esa atm!s%era com8n. 5o 2ue Pablo no tu(o incon(eniente en ac"acar a los judíos de su tiempo. Pero muc"as (eces existe una necesidad interna para "ablar de Dios. lo social y lo político. como el Dios de mi libertad7 m's bien se le experimenta como enemi o y obst'culo de la libertad "umana y de la capacidad de autorreali$aci!n del "ombre y de la con%i uraci!n del mundo. el ran descubrimiento de 5ud^i ZEeuerbac" es 2ue Dios no es m's 2ue el ser del "ombre. sus 2uemas de brujas y. Don sus cru$adas. a la 2ue ya nos "emos re%erido. 95a personalidad de Dios es. A Dios H2ue e2ui(ale a decir el Dios 2ue presentan las # lesias cristianasH se le siente cada (e$ menos como liberador. se da el "ablar de Dios en unas condiciones totalmente seculari$adas de una 0poca atea. A re uemos en se uida 2ue en esa experiencia ne ati(a de Dios como enemi o de la libertad "umana no "a in%luido tanto la idea bíblica de Dios como la mediati$aci!n de ese mismo Dios por sus representantes "umanos. *a no (i(imos en la edad media. con el 2ue "an de en%rentarse todas las reli iones. 5a personalidad de Dios no es sino la misma personalidad del "ombre proyectada %uera y objeti(ada. y de 2ue en adelante sea el "ombre. objeti(ado y por ende alienado. 5a apolo 0tica cristiana tradicional se "a en%rentado de manera demasiado simplista con el ateísmo. en nuestro mundo. "an contribuido de manera . * es necesario saber c!mo "acerlo y en 2u0 contexto. El "ombre ya no necesita la "ip!tesis de Dios para la explicaci!n cientí%ica del mundo7 pero tampoco lo necesita para su propia reali$aci!n "ist!ricoHpolítica y social.etc. de 2ue el "ombre (uel(a a "acer suyas esas propiedades enajenadas de su ser. toda(ía un poco consternados. En de%initi(a.H "ablamos ciertamente de Dios como pro%esionales.. pues. #s )2.. %inalmente. el medio por el 2ue el "ombre con(ierte las determinaciones y representaciones de su propio ser en determinaciones y representaciones de otro ser %uera de sí mismo. Hoy. lle(adas a cabo contra los in%ieles de @riente y contra los "erejes del . con su in2uisici!n. . A ello se suma el 2ue en círculos eclesiales apenas se "a planteado la cuesti!n de si la eclesialidad tradicional no "a tenido una parte importante de culpa en el ateísmo moderno. tiene no pe2ue>a parte. y 2ue introduce la era del ni"ilismo. por consi uiente. y deberíamos re%lexionar a %ondo una y otra (e$ sobre nuestro len uaje. en la 2ue Dios era. Para Eeuerbac" se trata. En ese paisaje "ist!rico resuena la %amosa expresi!n de 3iet$sc"e sobre el "ombre loco 2ue proclama a los "ombres de entonces. El "ombre debería lle(ar a cabo el arries ado experimento de su autorreali$aci!n moderna en la ciencia y en la trans%ormaci!n t0cnica del mundo a una con los cambios pertinentes de conciencia. 5a emancipaci!n del "ombre moderno. para (er si es o no el adecuado.on muc"as las ra$ones de ese ateísmo. por así decirlo. ?KFmK62K2&7 c%. la 9muerte de Dios.e>or es blas%emado entre los entiles por (uestra causa. y no Dios. 2ue desde lue o no son las de cada día. con sus persecuciones de judíos.

en cuyo %a(or tienen "oy 2ue testi%icar. . el propio curado . -es8s est' presente como la 9lu$ del mundo. el mila ro de curaci!n est' al ser(icio de la re(elaci!n y la salud 2ue -es8s trae al "ombre. desnudo y "erido. pues.. Dristianismo e # lesia tienen "oy un deber de reparaci!n "ist!rica7 en los países del tercer mundo. %ormulado en el (.1H&1A El relato. y a"í radica su ran importancia. 1H31A. 5o 2ue la "ace importante.decisi(a "asta el día de "oy a 2ue Dios. y le cura con (ino y aceite. tenemos 2ue reparar las injusticias de la "istoria uni(ersal mediante un ser(icio claro y "umilde. Esa conexi!n interna la "a entendido per%ectamente sobre todo la teolo ía de la liberaci!n. tiene 2ue tener el re%rendo de sus testi os mediante una pr'ctica de amor. Adem's. Antisemitismo y ani2uilaci!n de los judíos. en %orma muc"o m's radical 2ue los intelectuales todos de la #lustraci!n. Al símbolo de la lu$ responde la doble reacci!n "umana de ce uera y (isi!n. 2ue celebran el nombre de Dios. * entonces tambi0n se "ar' (isible para los "ombres el lu ar de Dios. * cuando un "ombre se inclina sobre su compa>ero de camino.. de la des racia y la sal(aci!n. De "ec"o. en el %ondo. A la narraci!n bastante es2uem'tica de un mila ro de curaci!n ?(. se "aya trocado para muc"as personas en un %antasma torturarte y no en la %uente y ori en de un amor creati(o. 1)1H262A =#=5#A 3T EJA3GE5#@. si es 2ue "a de ser creído. es un típico relato jo'nico acerca de una se>al o si no. como expresi!n respecti(amente de la incredulidad y de la %e. de #saac y de -acob. al 2ue (io tirado en la cuneta. con su lar a pre"istoria cristiana "an puesto en tela de juicio la %e en el Dios de Abra"am. 2ue. A ello se debe tambi0n 2ue la cuesti!n de1 lu ar de Dios en el mundo actual se "aya con(ertido en un problema pr'ctico. Bc!mo se puede creer en un Dios del amor. entonces se derrama sobre nosotros el amor de Dios y nos in(ade el aliento de su Espíritu7 entonces le descubro dando un testimonio de amor.@H3GE3 ?P' s. se con(ierte en un en%rentamiento acerca de la importancia de la persona de -es8s ?(. <uy pocas (eces se menciona ese tras%ondo del ateísmo moderno en los libros de teolo ía7 mientras 2ue podría ser uno de los moti(os principales. 2ue enla$a de un modo per%ectamente co"erente con los duros en%rentamientos 2ue preceden. por ejemplo. cuando sus %ieles no s!lo no "an impedido "asta a"ora las numerosas uerras 2ue ensan rientan la "istoria europea. como le "a proclamado -es8s. en el Dios y Padre de -esucristo. Acaba todo con una sentencia eneral ?(. Así. El Dios del amor y de la liberaci!n del "ombre. 34H&1A. sino 2ue con muc"a %recuencia las "an justi%icadoC. como relato de se>al es el tema de la 9lu$ del mundo. ). 1H/A si ue un en%rentamiento dram'tico acerca del mismo. -NA3 1+ 5A DNFAD#e3 DE N3 D#EG@ DE 3AD#<#E3T@ ?4. de %orma 2ue no se (e la necesidad de admitir un cambio de lu ar.

. el capítulo 4 se cuenta entre los literariamente mejores y m's tensos de todo el E(an elio se 8n -uan.. B2ui0n pec!.22H2+ y 16.... se suma un 8ltimo elemento. lo 2ue por lo dem's constituye un ras o permanente en los relatos jo'nicos de mila ros. ni si2uiera "ay 2ue deri(ar la narraci!n jo'nica de la tradici!n sin!ptica. . ` .... 2 * le pre untaron sus discípulos. cuando nadie puede trabajar.D. al "ablar de su curaci!n tiene 2ue "ablar tambi0n de 2ui0n le "a curado y sal(ado. + Dic"o esto. #le a la noc"e. & <ientras es de día. el en%rentamiento acerca de su curaci!n se con(ierte en un en%rentamiento acerca del mismo -es8s. 3i 0l pec!. Por ello. aA el en%rentamiento acerca de la mesianidad de -es8s7 bA el proceso de exclusi!n de la comunidad judía.e 8n =ultmann. tenemos 2ue trabajar en las obras de a2uel 2ue me en(i!. A2uí se mencionan por (e$ primera las medidas 2ue... 5as di%erentes a%irmaciones y re%lexiones muestran 2ue tal narraci!n se "a elaborado dentro por completo de la teolo ía jo'nica de los si nos.. ) <ientras estoy en el mundo.. Dierto 2ue en las curaciones sin!pticas de cie os ?<c 1. Je a la(arte a la piscina de . .. de un modo per%ectamente l! ico. y es el de 2ue en este relato se trata del en%rentamiento entre la comunidad judía y la cristiana en tiempo del e(an elista y de su círculo ?`A. 5a di%erencia est' sobre todo. 1.&+H+2A se ad(ierten unos paralelos objeti(os ciertos7 pero la disposici!n y prop!sito del relato son %undamentalmente distintos. aplic! el barro a los ojos del cie o / y le dijo. .. "i$o barro con la sali(a. Por lo 2ue "ace a su disposici!n literaria.... 0l o sus padresC 3 Dontest! -es8s. a saber la expulsi!n total de la sina o a...e (e c!mo en esta "istoria se entrecru$a toda una serie de moti(os importantes. y lo es en (irtud de lo 2ue -es8s "a obrado en 0l. "acia el a>o 46 d.. Dos son los puntos principales 2ue se destacan. Fabí.. para 2ue 0ste naciera cie o.c"nacPenbur la exposici!n trasluce con sin ular claridad las circunstancias "ist!ricas del e(an elista y de su comunidad. aun2ue 0l se "alle ausente... 1 Al pasar (io ]-es8sV a un cie o de nacimiento.. por %in.. en la discusi!n aneja así como en el "ec"o de 2ue es -es8s el 2ue toma la iniciati(a del mila ro. como relato mila roso. 5A DNFAD#e3 DE N3 D#EG@ ?-n. 64K61H6/A 5a "istoria de la curaci!n de un cie o de nacimiento pertenece a las "istorias jo'nicas de si nos y. . ni sus padres. ..in embar o. tiene sin duda una "istoria de tradici!n aut!noma anterior a -uan. sino 2ue esto es para 2ue se mani%iesten las obras de Dios en 0l. es di%ícil entresacar el relato de curaci!n ori inal y anterior al texto actual. 9sino 2ue (aría de modo independiente el moti(o latente en ellas.e 8n . escupi! en tierra. por2ue la narraci!n est' tan %uertemente tren$ada con el len uaje y mentalidad jo'nicos 2ue en su redacci!n presente "ay 2ue tratarla como una narraci!n jo'nica. lu$ del mundo soy.u testimonio consiste precisamente en 2ue no puede por menos de testi%icar su curaci!n operada por -es8s.aparece como testi o de Dristo.. *.. se tomaron por parte judía contra los judeoHcristianos... se 8n el mismo =ultmann..

justo. no "ay duda de 2ue el problema de la injusta distribuci!n de bienes y males en el mundo y en la "istoria constituye un ra(ísimo esc'ndalo para la %e en Dios ?el ran problema de la teodiceaA. donde solían mendi ar todo tipo de personas ac"acosas ?c%. al presentar el problema tomado de la experiencia de un "ombre. Por tanto. alejado del mal. como en el caso de -ob. etc. 1A. y es culpable. le asaltan la des racia y la en%ermedad con inusitada (iolencia.e trata a2uí de la problem'tica de la creencia en la retribuci!n compensati(a7 m's en concreto.. obtenida ya la (ista. -es8s sale del templo Hasí "ay 2ue ima inar sin duda el sucesoH y (e. son los atributos con 2ue se introduce al personaje -ob. si es el Dios del derec"o.. y personas malas 2ue prosperan. Tambi0n en el . Estando a la l! ica de esta concepci!n. 1. . de la con(icci!n de 2ue una conducta buena y con%orme al mandamiento de Dios tendr' necesariamente buenas consecuencias. Act 3. enla$ando directamente con la %e 0tica en Dios. Diertamente 2ue no existe una soluci!n te!rica de%initi(a para dic"a problem'tica empe>ada en buscar una conexi!n interna entre bondad moral y bienestar. pues. oculta de al 8n modo con 2ue necesariamente sea mani%iesta. mientras 2ue una conducta mala tendr' de necesidad consecuencias %unestas. Ante tal experiencia esa manera de pensar %racasa por completo. 5a experiencia de la injusticia representa uno de los ata2ues m's (iolentos contra la %e en Dios. de las cat'stro%es. 2ue si ni%ica 9en(iado. * es tambi0n uno de los moti(os por los 2ue en la l! ica del pueblo sencillo y de muc"os "ombres piadosos se "a podido mantener tan tena$mente Hen contra de las numerosas a%irmaciones en contrarioH la idea de 2ue la des racia y las en%ermedades eran secuelas de unos pecados especiales. por tanto. de la %elicidad o des racia.. Hoy se "abla de la conexi!n obrasHresultados o tambi0n de la es%era del acto %orjador del destino.1H 2ue su%re una des racia inaudita.ilo0. Eue. maldad moral y des racia o in%elicidad. Bla culpa era de 0l o de sus pro enitoresC ?(. temeroso de Dios. de las secuelas buenas o malas.2A. cuando a un "ombre.. de la justicia y del amor. y se la(!. "ay 2ue pensar Hcosa 2ue de%ienden los ami os de -ob en sus contrarr0plicasH 2ue subyace una acci!n mala del tipo 2ue sea. . de 2ue a2uel indi(iduo (iniera ya cie o al mundo.e dice expresamente 2ue el "ombre era 9cie o de nacimiento. 5os actos buenos y malos entra>an unas consecuencias y comportan unos e%ectos bien precisos. 2A. 5a circunstancia de 2ue a2uel "ombre %uera cie o de nacimiento empie$a por plantear a los discípulos acompa>antes un problema lar amente discutido. mentalidad 2ue se "a %ra uado especialmente dentro de ia tradici!n sapiencial del Anti uo Testamento. notoriamente piadoso H9recto. sino a8n m's por su Dios. El problema de todos modos tiene sus raíces en un estrato m's pro%undo. En todas las 0pocas se pueden obser(ar experiencias en sentido contrario. y (ol(i!. y 2ue se %ormula en la pre unta de 2ui0n 9pec!. tanto para los indi(iduos como para la comunidad. De a"í 2ue un "ombre como -ob no luc"e s!lo por su derec"o. *a el libro de -ob anali$a toda la problem'tica entra>ada en esta mentalidad. cuya acci!n re(eladora se mani%iesta a la lu$ p8blica y a la conciencia de todos mediante este acto. del bienestar y de la en%ermedad. probablemente en al una de las puertas. personas buenas 2ue su%ren.i Dios es el autor de todo bien. . puede deducirse la conducta buena o mala de una persona. Ello contribuir' a destacar la rande$a del mila ro7 pero al mismo tiempo se con(ierte en punto de arran2ue para la pre unta acerca de -es8s. a un cie o de nacimiento ?(.

no depende s!lo de una palabra de -es8s. Por2ue racias a la %e y a la predicaci!n de la # lesia. A ello se une en el (. Era alimentada con las a uas de la %uente de Gui"!n a tra(0s de una . * la discusi!n se apoyaba en el relato de Esa8 y de -acob ?KGnK2)K14H2+A.22A ?`A. en el seno materno ?G0n 2). Aun2ue con ello se expresa tambi0n el tiempo "ist!ricamente limitado de la re(elaci!n. +.lss7 T'cito. ni "an pecado sus pro enitores.ilo0. y con el pol(o y la sali(a "ace una masa 2ue pone sobre los ojos del cie o.. -es8s contin8a siendo para todos los tiempos y 0pocas 9la lu$ del mundo.. Lui$'s "aya tambi0n 2ue incorporar la idea de 2ue. / la orden 2ue -es8s da al cie o para 2ue (aya a la(arse en la piscina de . como 9obras del 2ue me en(i!. 5a re%erencia al 92ue me en(i!. 5a a%irmaci!n enla$a el relato con el discurso acerca de la lu$ ?1. <ientras est' en el mundo es la lu$ del mundo. lo 2ue es lo mismo. era una opini!n muy di%undida el 2ue los "ijos "ubieran de su%rir las consecuencias de los pecados de los padres. cuando nadie puede trabajar. sino 2ue (a li ado a una acci!n. El (. Por el contrario./A y se encuentra en las curaciones de cie os ?<t 1. aun2ue ello ocurra en s'bado. 95a noc"e. 9.. El dato se repite en el subsi uiente en%rentamiento como ar umento importante7 casi como testimonio sentimental del cie o. #J. Al mismo tiempo sir(e para inculpar a -es8s de "aber trans redido el s'bado. 5a pre unta acerca de una culpa ajena apartaría de ese conocimiento de sí mismo. 5o 2ue ocurre en este cie o de nacimiento ejempli%ica lo 2ue acontece en cada uno de los "ombres 2ue lle an a creer en -es8s. al tiempo 2ue re(ela el car'cter simb!lico de toda la narraci!n. tan pronto como se percibe el lado positi(o del asunto. Lue lo 2ue importa son justamente esas demostraciones de la acti(idad sal(í%ica de -es8s. pertenece a las met'%oras m's su erentes de la "istoria. Asimismo la idea de 2ue un ni>o pueda pecar en el seno materno no era totalmente ajena a los rabinos judíos. El tiempo de -es8s es limitado7 debe apro(ec"ar la oportunidad de 9trabajar. con esta expresi!n se indica la salud 2ue -es8s "a traído. s"elaP"A era una importante instalaci!n "idr'ulica de la -erusal0n anti ua. Hist. el cie o de nacimiento se con(ierte en ejemplo ma ní%ico de las obras de Dios. todos los "ombres se encuentran en un estado de ce uera reli iosoHespiritual. 9lu$ del mundo. 5os (. de la 2ue s!lo la %e puede liberarlos. 3A.22ss7 -n 4. 11A.. 2ue Dios 2uiere educar y puri%icar al "ombre mediante el su%rimiento7 pero eso era m's bien la excepci!n. alude ante todo a la muerte y con ello al %in de la acti(idad terrena de -es8s. 3i el "ombre en cuesti!n "a pecado. por2ue 2ueda totalmente superada por esa misma re(elaci!n.. Es una pre unta 2ue se antoja totalmente secundaria. en la a%irmaci!n no deja de "aber resonancias al si ni%icado supratemporal de la re(elaci!n de -es8s. 21. 3at. 2ue en ese cie o 9se mani%iestan las obras de Dios. 5a respuesta de -es8s a la pre unta de los discípulos ?(. 95a sali(a pasa por ser un remedio para la en%ermedad de los ojos ?Plinio.e consideraba como re la el 2ue no "ay correcci!n sin culpa. Así. a saber.. mientras dura el tiempo de re(elaci!n. o. 5a respuesta de -es8s resulta en todo caso clara. %rente a -es8s. -es8s escupe en tierra. se muestran de manera portentosa. A eso apunta precisamente el si no de la curaci!n del cie o.. 9mientras es de día. en la a%irmaci!n de 2ue los dos ni>os 9c"ocaban. lo indica la re%erencia al propio -es8s.judaísmo el planteamiento del libro de -ob representaba m's bien una excepci!n y para la mayoría demasiado pretencioso. Erente a la re(elaci!n de -es8s la pre unta resulta a todas luces absurda.e 8n el (. Dierto 2ue era conocida la idea de una correcci!n por amor7 es decir. y 2ue el padecer supone pecado. . & pone de relie(e la necesidad 2ue pesa sobre -es8s de reali$ar tales si nos de sal(aci!n por encar o de Dios.ilo0 ?"ebr. +H/ describen el proceso curati(o. corta en seco ese tipo de pre unta. 5a piscina de . 2ue a2uí aparecen como representantes de la creencia popular.12A.

e anticipa con ello la disputa acerca del reconocimiento del si no. . mientras 2ue otros Hcomo "ar'n m's tarde.e establece con ello el "ec"o en cuanto tal. Lue el cie o mendi aba lo sabemos a2uí por primera (e$. 11 plantea.red de canales subterr'neos. 4A. /6& a. Eui entonces.e re%leja a"í el asombro eneral de la ente. El ras o.. El cie o obedeci! la indicaci!n de -es8s. 9%ue. me lo unt! en los ojos y me dijo. 2ue "abla del encuentro de las cuadrillas de trabajadores 2ue lle aban de di%erentes puntos. .1&A. .467 #s 22. Pues. Tambi0n a2uí (uel(e a ser en a>oso el conocimiento topo r'%ico de -uan. @tros replicaban. pues.i ue lue o un relato escueto del proceso de la curaci!n. es 0ste. obtenida ya la (ista. de la curaci!n. dice el texto escuetamente dando a conocer el resultado de la operaci!n. y se la(!.e lle a así a un pe2ue>o en%rentamiento. 2Fe 26. 9El cie o se cura con esas a uas racias al En(iado de Dios.í. 2ue se sentaba en uno de los accesos al templo y pedía limosna. Bc!mo te %ueron abiertos los ojosC 11 :l respondi!. 2ue se atiene literalmente a la "istoria re%erida. 2ue -uan destaca explícitamente. Es un "ombre 2ue saca las conclusiones rectas. . El curado se mantiene %irme en el "ec"o por 0l experimentado. 2ue se llama -es8s.. <'s importante.7 c%.ilo0. otros la ponen en duda ?(. 2ue conocían de antes al "ombre "asta entonces cie o y mendi o.1H4. se con(ierte en testi o de -es8s.. . sobre todo los %ariseosH pretenden apartarle de esa su con(icci!n con todo tipo de pre untas. aun2ue nada tiene de sorprendente. de suyo típico. El (. 2ue si ni%ica 9el en(iado. 16A. 5a construcci!n de dic"o canal est' atesti uada por la inscripci!n de . pues mientras unos a%irman la identidad.e lle a a la con%irmaci!n del "ec"o curati(o mila roso por parte de 9los (ecinos. . del nombre de . 1)b.ilo0. B3o es 0ste el 2ue estaba sentado pidiendo limosnaC 4 Nnos decían. la pre unta acerca de -es8s. 9Pues no lo s0.ilo0. A lo 2ue el "ombre responde. 16 Entonces le pre untaban..E D@3E#F<A 5A DNFAD#e3 ?-n. re%rendando con ello la realidad del mila ro operado. BD!mo se "a reali$ado el mila roC ?(.. Ese "ombre 2ue se llama -es8s "i$o barro. Pero 0l a%irmaba. al 2ue el pro%eta Elías orden! la(arse en el -ord'n ?c%. 2ue pre unta si en e%ecto se trata del mismo sujeto. pues. resulta a2uí importante para la identi%icaci!n del curado . al tiempo 2ue se plantea la pre unta acerca del 9c!mo. 2ue soy yo. y otras entes. sino otro 2ue se le parece. es la si ni%icaci!n simb!lica. (. Esa %idelidad a la (erdad es una nota permanente del relato ?c%. pues era un mendi o. Je a la(arte a . Don ello.í. 9Ese "ombre. me la(0 y obtu(e la (ista 12 y ellos le pre untaron. . A la misma el curado s!lo puede responder con un relato 2ue sit8a a -es8s de un modo totalmente espont'neo en el centro de la discusi!n. 2Fe ). sin embar o. 64K61H12A 1 5os (ecinos y los 2ue antes lo conocían. 5a orden de -es8s tiene un cierto paralelismo %ormal con el relato de la curaci!n del eneral sirio 3aam'n. 3o. y (ol(i!. . 9BD!nde est' 0seC.2/A. mientras 2ue los ar umentos de los enemi os de -es8s resultan cada (e$ m's retorcidos y des"il(anados. 2.. decían. El curado con%irma desde lue o su identidad. Pues no lo s0. BD!nde est' 0seC :l contesta. el m's notable de los cuales era el construido por el rey E$e2uías ?"a. así como la di(isi!n 2ue cada (e$ se (a "aciendo mayor.11A..D. .

-. el en%rentamiento (uel(e a sur ir a"ora acerca de la persona de -es8s.. siendo dos las concepciones 2ue se en%rentan.. 3. c!mo "abía obtenido la (ista.. -es8s "abía "ec"o barro en día de s'bado.. bA Episodio con los pro enitores del cie o ?(.... en cambio. ` He a2uí una tradici!n relacionada con el tema.. 1) Tambi0n los %ariseos le pre untaban. Este "ombre no (iene de parte de Dios.. 5a discusi!n acerca del si no de re(elaci!n se con(ierte en discusi!n acerca de -es8s..7 "abría 2ue completar sin duda 9el supuesto (idente. 5a exposici!n asume a"ora el car'cter de un interro atorio en re la.. Pero otros replicaban. aA Primer interro atorio en presencia de los %ariseos ?(.. y "abía abierto los ojos del cie o. el 2ue se abalan$aba y 2uería salir era -acob. En el (.... a su (e$.... subrayando al %inal del (ersículo 9el 2ue "asta entonces "abía sido cie o.13H1/A. empie$a el interro atorio de los %ariseos...... uno 2uería rec"a$ar los mandamientos del otro. 5os %ariseos. 13A. Don la pre unta de 9c!mo "abía obtenido la (ista. 64K13H3&A Jiene a"ora un interro atorio por parte de los %ariseos. Este "ombre no (iene de Dios... con lo 2ue se a re a el nue(o moti(o del con%licto sab'tico.. 2&3&A...... antes las casas de Dios y los p!rticos escolares. Así se identi%ican ambos personajes. uno 2uería matar al otro. Duando nuestra madre Febeca pasaba cerca de los templos de los ídolos.. E5 D#EG@ DNFAD@ * 5@. Entra así -es8s en el c"o2ue de opiniones... 2ue se desarrolla en tres %ases. @tros ar umentan. =#3 GNFl@3. BT8 2u0 dices acerca de este 2ue te abri! los ojosC :l contest!. 1& se alude al "ec"o de 2ue el día de la curaci!n era s'bado. y %undamentan su manera de pensar en 2ue no uarda el s'bado. Esa8 se abalan$aba y 2uería salir7 pasaba ella. 95os ni>os ?Esa8 y -acobA c"ocaban en el seno materno. BD!mo puede un pecador reali$ar se>ales como 0stasC Por ese camino se produce entre los %ariseos un cisma.. RLue es un pro%etaS El "ombre curado es conducido a"ora a presencia de los %ariseos ?(. pues no uarda el s'bado. 1/ 3ue(amente pre untan al cie o. . 1+ Al unos %ariseos decían. BD!mo puede un pecador reali$ar se>ales como 0stasC * "abía di(isi!n entre ellos. pues. 1+A.. 11H23A. cA Dondena del "ombre curado por parte de los %ariseos ?(. 13 5le(an a presencia de los %ariseos al 2ue "asta entonces "abía sido cie o..... unos dicen.E@. 2ue da ori en a la crisis y 2ue puede conducir a la re(elaci+n ?(. Puesto 2ue el "ec"o es e(idente y no contiene contradicciones de nin 8n tipo.. citado se 8n <. un interro atorio o%icial. :l les contest!. aA Primer interro atorio por parte de los %ariseos ?4.. <e aplic! barro a los ojos... una (erdadera di(isi!n. est'n di(ididos sin 2ue lo ren ponerse de acuerdo7 lo 2ue puede indicar la di(ersidad .. me la(0 y (eo. 2ue empie$a a2uí sin transici!n al una. EAF#.. 13H1/A. El "ombre sanado (uel(e a relatar correctamente el proceso de la curaci!n. trabajo 2ue era uno de los pro"ibidos en el día de descanso. ?-n.. 1& Era precisamente s'bado el día en 2ue -es8s "i$o el barro y le abri! los ojos. 9<e aplic! barro a los ojos. me la(0 y (eo... pero 2ue en realidad siempre "abía sido cie o.

5a a%irmaci!n 9reconocer a -es8s como <esías. del 2ue (osotros ase ur'is 2ue naci! cie oC Pues Bc!mo es 2ue a"ora (eC 26 Fespondieron sus padres. por lo 2ue "ace a la pre unta se unda. <'s tarde 2uedar' patente 2ue esta cate oría de 9pro%eta. simple y positi(a. los padres se muestran m's cautos. El testimonio del interesado era claro e ine2uí(oco7 pero siempre existe la posibilidad de poner en duda el "ec"o mismo de la curaci!n. 23 (uel(e a con%irmar en%'ticamente la noticia. <as. y 2ue con su %e ya "a empe$ado a (er 2ui0n es -es8s. D!mo es 2ue a"ora (e no lo sabemos. . -es8s es el <esías. 3osotros sabemos 2ue 0ste es nuestro "ijo y 2ue naci! cie o. 2uedara expulsado de la sina o a. E intentan solucionar la crisis dejando a"ora la decisi+n en manos del "ombre curado.de opiniones 2ue acerca de -es8s "abía de "ec"o entre ellos. . nosotros no lo sabemos. 2) Por eso sus padres dijeron. Pre unt'dselo a 0l7 ya tiene edad7 0l dar' ra$!n de sí.e undo Bc!mo es 2ue (e a"oraC 5os padres contestan a%irmati(amente a la pre unta primera ?(. Hcomo se desi na a"ora a los enemi os de -es8sH no creen 2ue el "ombre curado di a la (erdad "asta tanto no interro uen a sus pro enitores ?(. 5a "omolo uía es la con%esi!n especí%ica de los cristianos de 2ue -es8s de 3a$aret es el <esías. por2ue tenían miedo de los judíos7 pues 0stos "abían acordado ya 2ue 2uien reconociera a -es8s como <esías. de la con%esi!n p8blica de -es8s ante los representantes o%iciales del judaísmo. 11sA.obre todo ello debe in%ormar el "ombre curado. o Dristo es un len uaje típico de la primiti(a con%esi!n cristiana. El (. Ese es el (erdadero moti(o por el 2ue "acen 2ue los padres del "ombre curado inter(en an en la discusi!n. 5os %ariseos se en%rentan a2uí a una a%irmaci!n con%esional. sin 2ue den in%orme al uno sobre el asunto. A"ora se toma otro camino para eludir la decisi!n. no es tampoco a2uí la 8ltima palabra acerca de -es8s. pues. 26A. 9RLue es un pro%etaS. Ello basta para la con%irmaci!n objeti(a del "ec"o. El (. y para ello se intenta poner en tela de juicio 2ue sea credible el sanado. primero Bes 0ste (uestro "ijo. "asta 2ue llamaron a sus padres 14 y les pre untaron. 95os judíos. BEs 0ste (uestro "ijo. Tal es la contestaci!n del "ombre al 2ue le "an sido abiertos los ojos. 22 Esto dijeron sus padres.11H23A 11 . ni sabemos tampoco 2ui0n le "a abierto los ojos. no lo sabemos7 o 2ui0n le abri! los ojos. *a tiene edad7 pre unt'dselo a 0l. 21 Pero c!mo a"ora (e. no creyeron los judíos 2ue este "ombre "abía sido cie o y 2ue "abía obtenido la (ista. En ese interro atorio de testi os se trata. Dierto 2ue 0ste es nuestro "ijo y 2ue naci! cie o. 5a respuesta parece tener un tono en0rico. 2ue ya "abían decretado expulsar de su sina o a a 2uien2uiera 2ue reconociese a -es8s por <esías. BLu0 opinas t8 del 2ue te "a abierto los ojosC * el "ombre contesta r'pidamente. * el interro atorio de los mismos debe aclarar dos "ec"os. 22 explica esta actitud de los padres como una escapatoria7 el moti(o de la misma estaba en el miedo a los judíos.e trata. bA 5a inter(enci!n de los padres del cie o ?4. 5a a%irmaci!n del sanado es un primer testimonio de %e.in embar o. de la primiti(a con%esi!n cristiana. A ello se suma otra noticia . del 2ue se dice 2ue naci! cie oC . 2ue ya tiene edad su%iciente para "acerlo. aun2ue bien podría desi nar tambi0n al pro%eta escatol! ico. respecto de -es8s7 lo 2ue les pone en una situaci!n penosa. adem's.

ya 2ue se cortaba cual2uier tipo de comuni!n entre la sina o a y tales círculos. 3os encontramos. Hay 2ue di%erenciarla de la expulsi!n plena.. sino 2ue se les expulsaba simplemente de la sina o a en (irtud de unas normas. los minim y los na$oreos no podían mantenerse durante lar o tiempo.. ya 2ue la # lesia se iba "aciendo cada (e$ m's paulina y se componía principalmente de entes no judías. en los judeoHcristianos unos traidores en potencia. -. no podían participar en tales mo(imientos mesi'nicos. 2ue "an ido conduciendo cada (e$ m's a un extra>amiento y.. es decir. <'s bien nos sit8a en la 0poca en 2ue se compuso el E(an elio se 8n -uan. los judeocristianosA tu(o tambi0n sin duda al una un aspecto político.&2A. 2ue se imponía a los "erejes y ap!statas. el rabino Gamaliel ## introdujo la %!rmula o bendici!n de los "erejes ?\ la bendici!n a## de la oraci!n de las diecioc"o peticionesA. es decir aproximadamente "asta el %inal del templo se undo ?a>o /6 d. cA Dondena y expulsi!n del cie o curado ?4. Dontra ellos no se procedía con la excomuni!n sina o al. pues. pues. es 2ue con la exclusi!n de la sina o a se trataba de una medida diri ida contra los judeoHcristianos. 5o 2ue a2uí est' en jue o es la separaci!n de%initi(a entre el judaísmo normati(o y el judeoHcristianismo. 9expulsar de la sina o a.e trata de una erradicaci!n de la comunidad reli iosa judía con ra(es consecuencias personales y sociales. ni tampoco en la 0poca en 2ue la comunidad primera permanecía toda(ía dentro del marco del judaísmo. 5a 9presi!n rie a aposyna o !s enest"aiKpoiein si ni%ica en pasi(a 9ser excluido de la sina o a. Hacia el 46 d. 9Esos círculos de ap!statas y "erejes eran considerados como los enemi os m's peli rosos de la sina o a. en -n 4. como tampoco pudieron "acerlo los ebionitas. En ello "a desempe>ado ciertamente un papel importante la con%esi!n de -es8s <esías.D. Luedaba pro"ibido todo trato personal y social con los mismos.2 con unas re%erencias claras a la separaci!n de%initi(a entre el judaísmo y el ?judeoA cristianismo.. a2uí el si ni%icado de 9lan$ar contra al uien la excomuni!n sina o al mayor o menor. 93o aceptados por los judíos como judíos de pleno derec"o. <as tampoco podemos dejar de mencionar las consecuencias teol! icas y eclesi'sticas. . al %en!meno del antisemitismo cristiano. pues.227 12. Petuc"o^sPi "a demostrado al respecto 2ue la introducci!n de la bendici!n de los "erejes contra los minim ?min \ "erejeA y los no$erim ?\ los na$arenos.. no s!lo del pueblo judío sino tambi0n de la causa políticoHmesi'nica. 2ue creían "aber reconocido al (erdadero <esías.pensar tambi0n en la actitud 2ue los judeocristianos adoptaron %rente a los di(ersos mo(imientos judíos de liberaci!n en terreno palestino.A.. 3o tiene.2&H3&A .importante. por tanto. 2ue debían "acer pensar aun a los judíos m's simples. 9..obre los judeoHcristianos pendía la sospec"a de "aberse unido incluso a los romanos.&2 y 1+.e (eía. "abría 2ue 9. ya 2ue "abían sur ido en la misma.D.. en la d0cada de los no(enta del si lo # de la era cristiana. %inalmente. Es e(idente 2ue los judeoHcristianos. los judíos "abían decidido expulsar de la comuni!n sina o al a 2uien2uiera 2ue emitiese dic"a con%esi!n. ni por la # lesia como cristianos aut0nticos. m's en concreto.. En su opini!n. y en acti(a.. los cristianos y. pues esa excomuni!n sina o al era una pena correcti(a. . 5a actitud de los judíos "acia sus "ermanos separados es %'cilmente comprensible. 5o importante. "asta el aplastamiento de la suble(aci!n de =ar QoPeba el a>o 13) de una manera ininterrumpida. . ?así en 4. 5o mesi'nico tu(o siempre resonancias en tales mo(imientos de liberaci!n. 5a noticia no encaja en (ida de -es8s.227 1&.

* a"í 2ueda patente su aut0ntica ce uera. 2ue el ran le islador es un testi o a %a(or de . y juicio ya establecido. se "a con(ertido ya en (idente. 9. 21A. 2+ Pre unt'ronle entonces. * en tal sentido suena la respuesta del interro ado.2& 5lamaron por se unda (e$ al "ombre 2ue "abía sido cie o y le dijeron. El proceso de des(iaci!n de los %ariseos no produjo el resultado apetecido7 m's bien se "abía demostrado de inmediato como un arma de doble %ilo. como un no saber nada acerca del ori en de -es8s.e lle a a una separaci!n %ormal entre los discípulos de -es8s y los discípulos de <ois0s. *o os lo dije y no "ab0is "ec"o caso. 2ue antes yo era cie o y a"ora (eo. El (. 2ue en este caso e2ui(ale a decir la (erdad sin m's.i 0ste no (iniera de parte de Dios. Empie$an por ex"ortarle a 2ue d0 loria a Dios. 2&aA. BLu0 es lo 2ue "i$o conti oC BD!mo te abri! los ojosC 2/ :l les respondi!. ni si2uiera saben de d!nde es. no "abría podido "acer nada. Así. El cie o 2ue. 3osotros sabemos 2ue ese "ombre es pecador.abemos 2ue Dios no escuc"a a los pecadores7 sino 2ue al "ombre temeroso de Dios y cumplidor de su (oluntad. . 24 a la re(elaci!n "ec"a a <ois0s. . BPara 2u0 2uer0is oírlo de nue(oC BAcaso tambi0n (osotros 2uer0is "aceros discípulos suyosC 21 Pero ellos le llenaron de improperios y le dijeron. * menos a8n ad(ierten. RTu ser's discípulo de 0se7 2ue nosotros somos discípulos de <ois0sS 24 3osotros sabemos 2ue a <ois0s le "abl! Dios7 pero 0ste no sabemos de d!nde es. no lo s0. 5a autoridad espiritual identi%ica sin m's ni m's su conocimiento y juicio con la (erdad de Dios. 33 .!lo s0 una cosa.. en cambio. se 8n ellos proclaman ?(. (e tambi0n a2uí sin di%icultad el problema. 3o puede admitir 2ue la (erdad pueda encontrarse en otro sitio. . el 9dar loria a Dios. 2/A. 2&b indica 2ue para los interro adores ya estaba establecido el resultado de la expresi!n. e(idenciando con ello 2ue no son m's 2ue unos cie os. con un resultado %inal contrario a los propios iniciadores. 3osotros sabemos 2ue Dios le "abl!. y 2ue me "aya abierto los ojos. 2)A. como discípulos de <ois0s. <ontan a"ora un se undo interro atorio ?(. 2) Pero 0l respondi!. 2ue (osotros no sep'is de d!nde es. 31 . De -es8s. 32 3unca se oy! decir 2ue nadie abriera los ojos a un cie o de nacimiento. ?(. A"ora no tienen m's remedio 2ue 2uitarse la m'scara. 3& Fespondi0ronle ellos. pues. al 2ue empie$a tambi0n a %astidiarle el asunto ?(. By t8 nos (as a dar leccionesC * lo arrojaron %uera. En pecados naciste todo t8.i es pecador no lo s07 s!lo s0 una cosa.i es pecador. BLu0 inter0s se oculta en todo este interro atorioC 3o sin ironía el cie o sanado %ormula a su (e$ su contrapre unta. si ni%ica en su perspecti(a el asentir al 9saber. 2ue antes yo era cie o y 2ue a"ora (eo. y pone en entredic"o la a%irmaci!n de 9Ese "ombre es pecador.. sin tener para nada en cuenta los pros ni los contras. Para ello se reclaman de manera explícita en el (. 93osotros sabemos 2ue ese "ombre es pecador. Pues esto sí 2ue es asombroso. 36 El "ombre les respondi!. 9BAcaso tambi0n (osotros 2uer0is "aceros discípulos suyosC. Eso es al o 2ue saca a los interro adores de sus casillas. "asta el punto de 2ue empie$an a insultarle. Da loria a Dios. Pero el (. 2+ muestra el embara$o de los %ariseos 2ue no pueden a(an$ar7 no "acen m's 2ue dar (ueltas al asunto y empie$an a repetir pre untas 2ue ya estaban contestadas. 2ue los %ariseos 2uieren se uir siendo. como sabemos. a 0se es a 2uien escuc"a.

abemos 2ue Dios no escuc"a a pecadores. 1H3A.. siendo por tanto una ce uera consciente. Por consi uiente. En un nue(o encuentro le plantea la pre unta de %e con la %!rmula concreta de BDrees t8 . m's bien escuc"a s!lo a los piadosos. pues 2ue el si no apunta con su%iciente claridad al (erdadero ori en de -es8s. 31 Entonces exclam!. resulta concluyente en la discusi!n teol! ica7 nada se puede objetar en contra. En una palabra. 0se es. 64K3)H31A 3) . 9lo arrojan %uera. &. al 2ue tendía toda la "istoria desde el comien$o.e enter! -es8s de 2ue lo "abían arrojado %uera y. *. Al "ombre le resulta sorprendente de (eras la salida de los %ariseos ?(. 2ue -es8s pudiera ser un pecador. el 2ue est' "ablando conti o. El si no est' comprobado y lo mismo cuanto el si no pretendía demostrar. .&)H&/A. 36A. Don ello con%irman a la (e$ indirectamente 2ue tampoco ellos "an lo rado reconocer la curaci!n. @ se acepta o "ay 2ue rec"a$arlo sin m's. Empie$an por poner en tela de juicio la credibilidad del "ombre curado mediante un ar umento.I. .e>or. 3) a -es8s le "an lle ado rumores de 2ue "abían expulsado al cie o curado.e 8n el (. . .A5E A5 E3DNE3TF@ DE5 D#EG@ . Dios mismo "a "ablado en %a(or de -es8s. 3& es muy característica dentro del sentido de la narraci!n. Fec"a$an el dejarse ense>ar por semejante tipo. El curado se remite tambi0n a un saber de %e. 36A.. . al 2ue adem's cali%ican de pecador. Don ello el en%rentamiento lle a al %in. expresi!n 2ue parece indicar la expulsi!n de la sina o a. 2ue cumplen su (oluntad ?(.. y ello de acuerdo con unos criterios ('lidos para los dos rupos. E1 ar umento. no se les ocurre m's 2ue apoyarse en su condici!n de maestros y letrados. RDreo. y 2ue 2ui$'s "a desempe>ado un papel de ar umento en la discusi!n. lo 8nico 2ue a"ora %alta es la decisi!n de %e. .e>orS * se postr! ante 0l. tal como a2uí se aduce.imult'neamente esta actuaci!n se nos antoja un pe2ue>o anticipo del proceso contra -es8s. com8n a los judíos y a los cristianos. 2ue -es8s tiene 2ue "aber (enido de Dios. el si no es a la (e$ un ar umento en pro de la piedad de -es8s y testi%ica 2ue 0ste no es nin 8n pecador.i -es8s no (iniera de Dios.obre todo y ante todo por2ue se trata de un si no tan mara(illoso como jam's se "abía oído de si los. BT8 crees en el Hijo del "ombreC 3+ :l le respondi! B* 2ui0n es. Tal es la conclusi!n a 2ue el anti uo cie o "a lle ado partiendo de sus experiencias e ideas. en modo al uno "ubiera podido "acerlo. -E. y 2ue su conducta es un no 2uerer reconocer consciente e intencionado. al encontrarlo. Todas las otras posibilidades de 2ue la curaci!n no "ubiera tenido e%ecto. %inalmente. * lo sorprendente para 0l est' en 2ue los %ariseos no "ayan podido deducir el ori en del autor de la curaci!n mila rosa y simb!lica 2ue "a reali$ado. le pre unt!. Así 2ue. "an 2uedado excluidas sistem'ticamente una tras otra.. contraponi0ndola a la de un am "a are$.-es8s ?). 3o 2uieren ni pueden ceder en su autoridad docente. 9En pecados naciste todo t8. 5a respuesta de los %ariseos en el (. . 5ue o.. desde 2ue el mundo es mundo jam's se "a oído 2ue se le "ayan abierto los ojos a un cie o de nacimiento. un simple "ombre del pueblo. para 2ue yo crea en 0lC 3/ -es8s le respondi!. *a lo "as (isto. en esa se>al. re%erido e(identemente al cie o de nacimiento. para aprender al o nue(o del asunto. . 2ue -es8s ya "abía excluido desde el principio ?(.A3ADo ?-n.

El (. 9. . Para ello utili$a el tratamiento Qyrios. 2ue a2uí probablemente toda(ía no "ay por 2u0 entender en todo su alcance cristol! ico. 2ue constituye el ser de -es8s.3&sA. sino de una aclaraci!n complementaria 2ue recapitula una (e$ m's el contenido teol! ico de la curaci!n del cie o7 y. . El iro 9para 2ue yo crea en 0l. Pero en la concepci!n jo'nica Hcomo ya "emos (isto repetidas (ecesH el concepto 9Hijo del "ombre. entera y sin mermas. . En la (isi!n de -es8s entra tambi0n la palabra de -es8s. 2ue estaban con 0l. del juicio 2ue se celebra ya al presente. incluye tambi0n el acontecimiento sal(ador de la muerte en cru$ y la resurrecci!n.2&. 34 * -es8s dijo.i %uerais cie os. así como el característico. .E3TE3D#A D@3D5N.e trata. 9R.. para 2ue los 2ue no (en. lo cual si ni%ica 2ue reconoce en -es8s el lu ar de la presencia de Dios. 2ue abarca en un solo concepto la persona y el destino de -es8s. 64K34H&1A . muestra toda su buena disposici!n para la %e. * a esa pre unta responde -es8s d'ndose a conocer personalmente. 9*o "e (enido.. como (enía dada en la comunidad pospascual de tradici!n judeocristiana. En su %orma escueta la sentencia del (. Dumple el rito de la prosPynesis. por consi uiente. o 9*o no "e (enido. * así el relato alcan$a su (erdadero objeti(o. ?c%. ). ?lit. En esas palabras la %!rmula con Qyrios alcan$a a"ora todo su sentido ?c%. la paralela con%esi!n de Tom's. * al mismo tiempo se postra ante -es8s. de la plena con%esi!n cristol! ica y soteriol! ica de la comunidad jo'nica.1/. (uestro pecado permanece. &am