Semanario católico de la Diócesis de Saltillo

02 de marzo del 2014
Año 3 No. 136
Luferni
TIempo fnerte
Ia Ja-ena e- re-nrreeeIon,
y eI eamIno enare-maI,
e- para veneer eI maI,
en eI propIo eorazon.
AtI-ho- œ œ
! #$%$ &'()*%+$% !
¸F-ta detenIdo eI tIapo,
e-ta detenIdo VIIIarreaI'
Y FnrIqne Jena NIeto
en Ia portada deI TIme-.
Salvando a México
A partir del miércoles de ce-
niza, que este año caerá el 5 de
marzo, y hasta el domingo de
ramos, es decir, el 13 de abril,
miles de feles de los diferentes
municipios que conforman la
Diócesis de Saltillo refexiona-
rán sobre la “alegría de anunciar
el evangelio”, según el material
que preparó el equipo de la Vi-
caría de Pastoral.
En la introducción de dicho
escrito se da a conocer que des-
de esta perspectiva el propósito
es que “los feles cristianos vayan
pasando cada vez más de ser
meros receptores de los bienes
divinos a ser discípulos misio-
neros”, porque “no hay discípulo
sin misión”.
Hacen hincapié en que “la
misión evangelizadora es esen-
cial, no un apéndice de nuestra
fe. Hoy más que nunca urge la
multiplicación de los agentes.
Uno de los criterios pastorales
(opciones) diocesanos establece
que los sujetos de la evangeliza-
ción son todos los bautizados, y
no una élite de iluminados”.
El mensaje cuaresmal del
2014, explican, está basado en la
exhortación apostólica del Papa
Francisco “Evangelii Gaudium”,
la cual “nos ofrece un progra-
ma de vida y de acción que se
compagina a la perfección con
el Objetivo del Plan Diocesano
de Pastoral, y que puede sinte-
tizarse así: confgurar nuestra
Iglesia diocesana como “Pueblo
de Dios en comunión, partici-
pación y misión”.
En referencia al modelo ideal
del plan diocesano, agregan
que éste “pretende una Iglesia
evangelizada y evangelizadora,
comunitaria y participativa, so-
lidaria y misionera”.
MATERIAL
Y CONTENIDOS
El material que el equipo
presentó a las siete vicarías
que conforman la diócesis está
dividido en cinco catequesis
—como tradicionalmente se
acostumbra a aplicar durante
una semana—están elabora-
das como catequesis de adul-
tos. Otras comisiones dioce-
sanas harán lo propio para
niños, adolescentes y jóvenes.
Y están diseñadas como “en-
cuentros”, a fn de que resalte
el tono familiar, participativo y
dialogal, más que discursivo o
magisterial.
Sobre los contenidos, en
el material se plantean como
“guiones” o “líneas de re-
fexión” que invitan a la lectura
personal del documento pon-
tifcio por parte de los anima-
dores de las sesiones.
!"# %&#'()*# #+(,'(
,+-* $.' /'+ &$-0/1&'+ +* &'(&*(-%$%2(
*( */ -*3$ 45* */ #$6$ 7%$(&1+&' 6%*+*(-$8
9/$ $/*:%;$ <*/ *)$(:*/1'=
-# #+(,'.# /(+
(0#",(+12
3#'1/#/ 4('21%#
5("('#6+( 7()8) 9#'.# :%4#0#''.# ; <,&1''(
PÁG S 4 y 5
- T E M A D E L A S E M A N A -
PÁGINA 6
5("('#6+( 7()8) 9#'.# :%4#0#''.# ; <,&1''(
- T E M A D E L A S E M A N A -
2 02 de marzo del 2014 No. 136 - Comentarios -
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
Voces de Esperanza es una publicación semanal de la Diócesis de Saltillo. Impreso en la ciudad de Querétaro, Qro. Es editado en las ofcinas del Obispado de
Saltillo. Dirección: Hidalgo 166 Sur, Zona Centro, C. P. 25000. Teléfono: (844) 4123717 ext. 112 y 113 de 9:00am a 5:00pm. Se permite la reproducción del
material indicando su procedencia. Los artículos publicados en El Observador y los comentarios publicados en Voces de Esperanza no refejan necesariamente
la opinión de la dirección de este periódico diocesano. Correo electrónico: vocesdeesperanza@diocesisdesaltillo.org.mx; facebook y twitter: diocesisaltillo
El pasado 22 de febrero se lle-
vó a cabo en el Distrito Federal la
presentación del libro titulado “El
evangelio social del Obispo Raúl
Vera”. Esa fue la primera, segu-
ramente de algunas más, que se
harán para dar a conocer el escri-
to por Bernardo Barranco, cono-
cido escritor y crítico de la Iglesia
católica, hizo para visibilizar a este
hombre de tez blanca, cabello del
mismo color y religioso de la Or-
den de los Predicadores, conoci-
dos como los “dominicos”.
Escribir un libro no es fácil.
Implica sobre todo tiempo para
entrevistas profundas, analizar-
las, contextualizarlas y sobre todo
plasmar lo que el entrevistado qui-
so decir. Además de la inversión
económica que en nuestros tiem-
pos debe ser una cantidad consi-
derable.
Por los fragmentos que he leí-
do, en el libro se muestra la vida
de nuestro obispo, sobre todo lo
que le apasiona hacer: predicar el
evangelio vivo, encarnado; en estos
tiempos actuales donde los valores
que trajo Jesús parecen perderse
en medio de tanta corrupción, im-
punidad, dolor, sufrimiento, surge
el testimonio del obispo que no se
calla ni ante la Iglesia al criticar du-
ramente a Marcial Maciel.
Tanto de políticos como de
clérigos, don Raúl Vera tiene una
palabra, una palabra de denuncia;
situaciones políticas, religiosas,
sociales, económicas salen a la
luz en este libro que no tiene más
que un objetivo: presentar las opi-
niones del obispo. En uno de los
capítulos aborda lo que para él es
necesario hacer en el país para que
salgamos del atolladero en que nos
encontramos: “generar una nueva
constituyente. Tenemos que pen-
sar que todas las voces y todas las
aspiraciones del país deben quedar
incluidas en la nueva constitución
que queremos. De esta manera,
nuestra Carta Magna, será de ver-
dad el punto de referencia para
conjuntar las voluntades de Méxi-
co en el respeto a la justicia y a los
derechos de todas y todos…”.
Sobre temas candentes para la
Iglesia como mujer, celibato, abor-
to, homosexuales opina: “No creo
que en estos temas haya cambios
sustanciales. Probablemente una
mayor actitud de escucha, de diá-
logo. Sobre el celibato no conside-
ro que ponerlo como opcional sea
lo que le vaya a dar coherencia a la
vida sacerdotal. Cuando acepta-
mos la ordenación que lleva con-
sigo el compromiso del celibato,
no lo hacemos en forma forzada,
sino libremente. Una persona ho-
nesta es fel en el matrimonio y en
el sacerdocio… Sobre la mujer, la
Iglesia tiene un notable atraso para
entender todos los avances y posi-
cionamientos que ha conquistado
en la sociedad y el alto desempeño
que ha alcanzado en la vida econó-
mica, política y cultural. Sobre las
preferencias sexuales diferentes y
el control de la natalidad, tampoco
creo que se operen grandes cam-
bios. Si bien hay que revisar mu-
chas cosas, tenemos que ser más
sensibles a la gente, pero no creo
que cuestiones fundamentales de
las que depende la vida humana
y el comportamiento ético res-
ponsable, deban cambiar. Eso no
signifca que seamos homofóbicos
ni cerrados ante las necesidades de
las personas. ¿Qué hacer? Entablar
diálogo sin tomar actitudes de des-
precio y de discriminación.
Este libro será, seguramente, un
referente para cualquier persona
que no solamente vea el evangelio
como la Palabra que se lee en la
misa, sino la Palabra que da vida,
que muestra la vida y que sobre
todo, da esperanza.
En días pasados la comunidad de
san Buenaventura recibió a las secre-
tarias de nuestras parroquias de la
Diócesis de Saltillo. Aquí celebraron
la segunda reunión semestral dioce-
sana de personal de ofcinas parro-
quiales. Se refexionó en el llamado
que hace el Santo Padre para facilitar,
apoyar y acercar al pueblo de Dios
cuanto necesiten como por ejemplo
algún sacramento, un espacio; cuan-
do busquen platicar con algún sacer-
dote o simplemente conocer la diná-
mica eclesial que se lleva a cabo en su
entorno.
SEAMOS PUERTAS
L@s secretari@s de nuestras co-
munidades son esas puertas para
aquellos hermanos que acuden a la
parroquia para celebrar algún sa-
cramento. Al salir de la ofcina pa-
rroquial, después de pedir informes
o separar una fecha para boda o XV
años, la mayoría emite comentarios
como “la iglesia ponen muchos re-
quisitos”, o es que “la iglesia cobra
mucho”, etcétera, y es difícil hacerlos
entender que la iglesia somos todos
los bautizados y si acudimos a la pa-
rroquia para recibir una gracia es
porque nosotros sabemos que sólo
en Él vamos a encontrar refugio y es-
peranza, sólo su amor nos da seguri-
dad. Cuando no se tiene una vida al
servicio de la Iglesia se desconoce el
destino del estipendio o arancel que
se les pide con la única fnalidad de
invertirlos en lo necesario para que
el sacramento sea dado de la mejor
manera: limpieza del templo, uso del
papel, etcétera.
Es aquí donde la tarea de nuestras
secretarias se vuelve indispensable
porque como dice el Papa Francisco,
en muchas ocasiones “somos con-
troladores de la fe, en lugar de ser
facilitadores de la fe”. Es decir, las se-
cretarias tienen la responsabilidad de
tener una actitud amable, sonriente,
servicial, para que las puertas de las
parroquias no se encuentren cerra-
das, ni tampoco las puertas persona-
les. Las secretarias son las ventanas
por donde pueden entrar los feles a
reconciliarse con Dios. Las iglesias
no solamente son ofcinas donde
se presentan documentos y papeles
cuando se pide entrar en la gracia de
Dios. «¡No debemos instituir el octa-
vo sacramento, el de la aduana pas-
toral!.
SERVIR CON ALEGRÍA
Por eso, durante este encuentro,
el padre Roberto Luna, responsable
de las secretarias de la región centro
y desierto, expuso una temática de
capacitación para que desempeñen
esta misión desde cada una de sus
comunidades. L@s participantes re-
cordaron sus orígenes haciendo eco
a la etapa de la niñez que marca en
gran medida lo que hoy son y pue-
den ofrecer; saber ser felices con lo
que tienen y no esperar serlo cuando
llegue aquello que no tienen. La ne-
cesidad de la oración desde el traba-
jo, santifcar el tiempo poniéndolo en
manos de Dios, recordar que cuando
se ora Dios no escucha el volumen de
la voz, sino el volumen de la fe, aban-
donarse como María: “Hágase en mí
según tu Palabra”.
Es necesario que las secretarias
piensen en el pueblo santo de Dios,
un pueblo sencillo que quiere acer-
carse a Jesús. También es necesario
que piensen en los cristianos de bue-
na voluntad que se equivocan y en
vez de abrir una puerta la cierran.
Hay que pedir al Señor que todos
aquellos que se acercan a la Iglesia
encuentren las puertas abiertas para
encontrar este amor de Jesús.
Finalmente l@s secretarias reco-
nocieron la necesidad de establecer
lazos de amistad para fortalecer las
relaciones entre ell@s y hacer un pac-
to de servir siempre con el corazón.
“Somos Iglesia y somos servidor@s”
El evangelio social de Raúl Vera
Mar!a Eugenia Arriaga Salom"n
Pastoral de la comunicaci"n
Pbro# Christian Figueroa
Vicario parroquial
Parroquia San Buenaventura
,/ /1@%'A 5($ #$/$@%$ 45* 1/5+-%$
/$ +1-5$&10( *( BCD1&'
No. 136 02 de marzo del 2014 3
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
- Comunicadores Populares -
Visita de la imagen alegra
los hogares en Castaños
Castaños, Coah.- Del 2 al 23 de fe-
brero estuvo de visita en esta ciudad
la imagen de Nuestra Señora de la In-
maculada Concepción, misma que fue
presentada en peregrinaciones, misas y
rosarios que ofrecieron las familias que
la recibieron en su casa.
Esta advocación, que luego
fue entregada al Consejo
de Monclova para
seguir su peregri-
nar al norte del
estado, tuvo
como marco
en su visita
el Progra-
ma de Ora-
ción Ma-
riana de la
Inmaculada
Concepción
de Caballeros de
Colón, el cual hon-
ra el papel central de la
Santísima Virgen María en la
vida de dicha orden y la devoción que
la Iglesia en el Norte de América ha de-
dicado históricamente a la Inmaculada
Concepción.
Es el décimo sexto programa que
patrocina Caballeros de Colón, ya que
en 1979, el primer evento de este tipo
fue en honor de María bajo la advoca-
ción de Nuestra Señora de Guadalu-
pe. En preparación para el Centenario
de la Orden se inició el segundo, que
también ponía de relieve a la Inmacu-
lada Concepción; desde entonces, la
Santísima Madre ha sido honrada por
sus caballeros bajo sus advocaciones de
Nuestra Señora del Perpetuo Socorro,
Nuestra Señora de Czestochowa, Nues-
tra Señora de Pochaiv, Nuestra Señora
de la Asunción, Nuestra Señora del Ro-
sario y Nuestra Señora de la Caridad.
Estos programas de Oración Maria-
na que cubren toda la Orden, han reu-
nido a más de 16 millones de personas
en unos 140 mil servicios de oración
realizados en consejos locales, parro-
quias y hogares de todo el mundo. El de
la Inmaculada Concepción comenzó el
7 de agosto durante la edición 131 de la
Convención Suprema de los Caballeros
de Colon en San Antonio, Texas.
La imagen que se usa es una
reproducción de un cua-
dro que se encuentra
sobre el altar ma-
yor de la Basíli-
ca Catedral de
Notre Dame
de Quebec,
pintado en
1925 por la
He r ma na
María de la
Eucaristía, de
la orden de la
Caridad de Que-
bec, para sustituir el
cuadro del siglo XVIII
que fue destruido por un in-
cendio en la catedral en 1922. En 1664,
el Obispo François de Laval designó la
catedral como la primera iglesia parro-
quial de Quebec y la llamó l’Immaculée
Conception (La Inmaculada Concep-
ción).
El 29 de Junio del 2013 fueron ben-
decidas por el Papa Francisco 156 imá-
genes de la Virgen de la Inmaculada
Concepción, que en la Convención
Suprema de los Caballeros de Colon
fueron entregadas a los Diputados de
Estado de todo el mundo; es así como
se designa a quienes dirigen la Orden
en determinado territorio. En el caso de
Castaños, que pertenece al Estado Mé-
xico Noreste, el territorio comprende
todos los consejos que se encuentran en
Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas San
Luis Potosí y Zacatecas.
Mar!a Celia Casas de Hoyos
Comunicadora
Parroquia Nuestra Se$ora
Dan gracias por trabajo
Saltillo, Coah.- Para dar gra-
cias a Dios por arribar a su tercer
año en la parroquia San Miguel
Arcángel, los sacerdotes David
Martínez y Evelio Casarrubias
celebraron una eucaristía en la
que estuvieron acompañados
por los grupos de
esta comunidad,
entre ellos los de
la Divina Miseri-
cordia, Adoración
Nocturna, Pasto-
ral de Oración y
Valores Espiritua-
les (POVE).
Durante la misa
especial, a la que
asistieron tam-
bién el sacerdote
Eduardo Trujillo
Mendoza y amis-
tades que han estado cerca para
apoyarlos en su apostolado, los
celebrantes se mostraron muy
agradecidos con toda la comuni-
dad parroquial por estar en este
día tan especial.
El padre David expresó: “en
este día de San Felipe de Jesús,
doy gracias a Dios por otro año
más de satisfacción, de trabajar
para esta comunidad que han
demostrado estar unidos y estoy
contento por el llamado del Señor
y trabajar para su reino”.
Por su parte el padre Evelio
comentó: “son cuatro motivos
el estar reunidos en este día tan
especial; dar gracias a Dios por
otro año más, por ser el día de
San Felipe de Je-
sús a nivel nacio-
nal, celebrar la
tradicional levan-
tada del Niño Je-
sús como se hace
aquí en Saltillo y
agradecer a todos
los presentes que
cada día y cada
año nos demues-
tran su cariño”.
Al término de
la celebración se
continuó con la
adoración del niño Jesús, para
luego pasar al convivio organiza-
do por la comunidad; en el marco
del cual se presentó el pequeño
cuento La Caracola y el Grillo, es-
cenificado por algunos de los ser-
vidores de las diferentes capillas,
como una forma de amenizar la
convivencia a todos los presentes.
Alicia Castillo de Flores
Comunicadora
Parroquia San Miguel Arc%ngel
E'+ +$&*%<'-*+
F$)1< B$%-;(*? G
,)*/1' H$+$%%5@1$+
&*/*@%$%'( 5($
*5&$%1+-;$
$:%$<*&1*(<'
*/ -*%&*% $.' *( /$
6$%%'451$ I$(
B1:5*/ J%&2(:*/
Monclova, Coah.- “La prueba
de la fe auténtica en Cristo es el
don de sí”, mencionó reciente-
mente en un mensaje el Papa
Francisco; palabras que bien
pueden referirse a lo que la vida
de un consagrado representa
para la Iglesia, pues son cada
uno de ellos prueba viva de una
auténtica fe. Por esta razón la
comunidad parroquial de San-
tiago Apóstol y sus presbíteros,
ofrecieron la eucaristía en el
marco de la celebración del día
de la vida consagrada.
Estuvieron presentes Herma-
nos Lasallistas, Hermanas Obla-
tas de Santa Marta, Hermanas
Catequistas Guadalupanas y
un sacerdote de la Primera Or-
den Franciscana (OFM). En el
marco de este día tan especial
también la acción de gracias se
ofreció por el 50 aniversario de
vida religiosa de la Hermana
Monserrat Salas Villa, quien a
través del Instituto de Herma-
nas Catequistas Guadalupanas
ha donado su vida a favor del
Reino de Dios.
Acompañada por parte de
su familia, amistades, herma-
nas religiosas de su comunidad
y feligreses, la hermana Monse,
como se le conoce, convivió con
todos; rodeada de fores, alegre
y muy agradecida con Dios por
tantas muestras de afecto, según
ella misma lo expresó.
Martha Hortencia Garc!a Trejo
Comunicadora
Parroquia de Santiago Ap"stol
Don de sí:
vida
consagrada
La Diócesis de Saltillo se alegra,
principalmente, porque se le han re-
conocido a Monseñor Jesús María
Echavarría las virtudes heroicas, por
lo que ahora se podrá llamar “vene-
rable”, en lugar de “siervo de Dios”.
Con esto se avanza en el proceso de
canonización.
Los feles también se alegraron
el pasado 12 de febrero del 2014, el
CIX aniversario de la consagración
episcopal del Venerable Jesús María
Echavarría, tercer Obispo de Saltillo,
efectuada el 12 de febrero del 1905.
Así se le recuerda su gran amor a
Dios y a los hermanos y en unidad
de oración se sigue orando por su
pronta canonización.
La vida y virtudes del venerable
Jesús María Echavarría, se explayan
en la práctica de la caridad: “Amor
a Dios y amor al prójimo; se puede
constatar en la libreta # 11 del 20 de
mayo de 1945.
CARIDAD CON
DIOS
La caridad es la vir-
tud teologal por la
cual amamos a Dios
sobre todas las co-
sas por El mismo y
a nuestro prójimo
como a nosotros
mismos.
Es necesario que
los pastores de la
grey de Cristo, a ima-
gen del sumo y eter-
no sacerdote, pastor y
obispo de nuestras almas,
desempeñen su ministerio
santamente y con entusiasmo,
humildemente y con fortaleza.
Así, cumplido ese ministerio, será
también para ellos un magnífco me-
dio de santifcación. Los elegidos
para la plenitud del sacerdo-
cio son dotados de la
gracia sacra-
me nt a l
c o n
la
que, orando, ofreciendo el sacrifcio
y predicando, por medio de todo
tipo de preocupación episcopal y de
servicio, puedan
cumplir perfec-
tamente el car-
go de la caridad
pastoral. No te-
man entregar su
vida por las ove-
jas y hechos mo-
delo para la grey
(cf 1 Pe. 5,3), es-
timulen a la Igle-
sia con su ejem-
plo a una santidad cada día mayor.
Jesús hace de la caridad el manda-
miento nuevo, amando a los suyos
“hasta el fn” (Jn 13, 1), manifesta
el amor del Padre que ha recibido-
Amándo-
s e
unos a otros, los discípulos imitan el
amor de Jesús que reciben también
ellos. Por eso Jesús dice: “Como el
Padre me amó,
yo también os
he amado a
vosotros; per-
maneced en
mi amor” (Jn.
15,9). Y tam-
bién: “Este es
el mandamien-
to mío: que os
améis unos a
otros como yo
os he amado” (Jn. 15,12).
El apóstol San Pablo ofrece una
descripción incomparable de la ca-
ridad: “La caridad es paciente, es
servicial. La caridad no es envidio-
sa, no es jactanciosa, no se engríe; es
decorosa; no busca su interés; no
se irrita; no toma en cuenta
el mal; no se alegra de
la injusticia; se ale-
gra con la verdad.
Todo lo excusa,
todo lo cree,
todo lo es-
pera, todo
lo soporta.
(I Corl 13,
4-7).
El sier-
vo de
Dios vive
ese cami-
no: “Abra-
zado en un
i nt e ns í s i -
mo amor de
Dios. Como
este amor que
ansío tener es don
que espero del mismo
Dios, quiero ordenar mi
vida, combatiendo conmi-
go mismo, con la ayuda
de Dios, para alcan-
zar la perfección
y así com-
placer y
agradar en todo a Nuestro Señor. Y
como no hay amor sin sacrifcio, pro-
curaré aceptar con alegre voluntad
todas las penas y cruces que Nuestro
Señor me mande, por amor de Jesús
que tanto, tanto sufrió con amor por
mí”. (Jesús María Echavarría).
“Conviene estar siempre alegres
con alegría cristiana. Conviene ser
amables y comunicativos, pruden-
temente comunicativos con el pró-
jimo. Conviene mucha caridad para
todos y tratarlos bondadosamente y
brindarles manifestaciones de cari-
dad práctica y hacerles todo el bien
que se pueda. Conviene humillarnos
y recibir los desprecios y contradic-
ciones, si vienen, tomarlos con pa-
ciencia y alegría”. (Escritos de JME,
libreta 11 pag. 903).
Varias personas constataron que
monseñor Echavarría, como celoso
pastor, amó a Dios sobre todas las
cosas. Manifestó esto en su vida de
oración, en su amor y respeto a los
sacerdotes y religiosas; se preocupó
intensamente de los pobres, de los
enfermos, de los niños y de los de-
más necesitados; así se puede recor-
dar en los testimonios que dieron de
él:
“El tenía mucho contacto con
Dios; yo creo que vivía en Dios y de
Dios. Trataba de vivir en la persona
de Dios de la mejor manera posi-
ble, ayudando al prójimo, ya fuera
en cuestión espiritual o material. Su
misma forma de actuar, sus palabras,
sus hechos, demostraban esto”. Ma-
ría d el Pilar Garza López.
Por su parte comenta María Pau-
lina Tovar: “Cuando oraba lo hacía
con la unción del Espíritu Santo.
Se traslucía en su cara la unión con
Dios y su gran amor a Dios”.
Francisco Javier Ollervides dice
que todo el ideal y por lo mismo su
amor a Dios del Señor Echavarría,
está en su escudo episcopal: “Su mís-
tica está condensada en su escudo
episcopal con los corazones de Jesús
y de María: Amor meus, spes mea.
Por su parte Felipe Molina agre-
ga: “La caridad que tuvo con Dios, la
manifesta en su manera de hablar de
las cosas de Dios. Fue un hombre
entregado totalmente a Dios”.
4 02 de marzo del 2014 No. 136
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
-Tema de la Semana -
Pág. 5 Voces
3#'1/#/ 4('21%#
mayo de 1945.
CARIDAD CON
DIOS
La caridad es la vir-
tud teologal por la
cual amamos a Dios
sobre todas las co-
sas por El mismo y
a nuestro prójimo
como a nosotros
mismos.
Es necesario que
los pastores de la
grey de Cristo, a ima-
gen del sumo y eter-
no sacerdote, pastor y
obispo de nuestras almas,
desempeñen su ministerio
santamente y con entusiasmo,
humildemente y con fortaleza.
Así, cumplido ese ministerio, será
también para ellos un magnífco me-
dio de santifcación. Los elegidos
para la plenitud del sacerdo-
cio son dotados de la
gracia sacra-
me nt a l
c o n
la
el mal; no se alegra de
la injusticia; se ale-
gra con la verdad.
Todo lo excusa,
todo lo cree,
todo lo es-
pera, todo
lo soporta.
(I Corl 13,
4-7).
El sier-
vo de
Dios vive
ese cami-
no: “Abra-
zado en un
i nt e ns í s i -
mo amor de
Dios. Como
este amor que
ansío tener es don
que espero del mismo
Dios, quiero ordenar mi
vida, combatiendo conmi-
go mismo, con la ayuda
de Dios, para alcan-
zar la perfección
y así com-
placer y
cosas. Manifestó esto en su vida de
oración, en su amor y respeto a los
sacerdotes y religiosas; se preocupó
intensamente de los pobres, de los
enfermos, de los niños y de los de-
más necesitados; así se puede recor-
dar en los testimonios que dieron de
él:
“El tenía mucho contacto con
Dios; yo creo que vivía en Dios y de
Dios. Trataba de vivir en la persona
de Dios de la mejor manera posi-
ble, ayudando al prójimo, ya fuera
en cuestión espiritual o material. Su
misma forma de actuar, sus palabras,
sus hechos, demostraban esto”. Ma-
ría d el Pilar Garza López.
Por su parte comenta María Pau-
lina Tovar: “Cuando oraba lo hacía
con la unción del Espíritu Santo.
Se traslucía en su cara la unión con
Dios y su gran amor a Dios”.
Francisco Javier Ollervides dice
que todo el ideal y por lo mismo su
amor a Dios del Señor Echavarría,
está en su escudo episcopal: “Su mís-
tica está condensada en su escudo
episcopal con los corazones de Jesús
y de María: Amor meus, spes mea.
Por su parte Felipe Molina agre-
ga: “La caridad que tuvo con Dios, la
manifesta en su manera de hablar de
las cosas de Dios. Fue un hombre
entregado totalmente a Dios”.
=
:
+

>
(
"
.
#

*
&
%
4
2

%
2
"
>
#
%
>
2

%
2
"
?12)
@
A
A
A
B

0
1
0
.
#

(
"

?
1
2
)

;

/
(

?
1
2
)
C
<*2' # ?12) ; #
+2) 4('*#"2) ("
(+ 5("('#6+(
7()8) 9#'.#
:%4#0#''.# ;
<,&1''(
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
- Tema de la Semana - No. 136 02 de marzo del 2014 5
AMOR AL PROJIMO
Fiel a este propósito, Monseñor
Echavarría vivió la caridad de una
manera consciente, callada y perse-
verantemente, como lo atestiguan
las siguien-
tes personas:
Re l i gi o-
sa María de
la Luz Cis-
neros: “La
caridad la
mani f i est a
en todo mo-
mento. En
el trato con
las personas
fue siempre
muy amable,
muy aten-
to; estaba
consci ente
de que era
el encargado
de la dióce-
sis y debía
tratar a las
personas, a
los sacerdo-
tes con cui-
dado y ca-
riño por ser
el obispo.
Re c u e r d o
cómo todos
los miérco-
les y sábados
iban las per-
sonas po-
bres para re-
cibir ayuda;
él salía a ver-
los y todos
lo saludaban
porque lo
c ono c í a n.
En una oca-
sión llegó
un hombre embriagado a pedir li-
mosna y Marcelino su asistente, le
dijo: “Señor, ahí está un pobre que
quiere limosna”; el obispo le dijo:
“Abre el cajón y llévale”. Marceli-
no insistió dos veces en que venía
borracho, él solamente se limitó
a decirle: “Abre el cajón y llévale”.
Marcelino obedeció.
Everardo Sandoval comenta: “Él
hacía cosas muy buenas y grandes.
En un ocasión estábamos parados
con dos muchachitos en Catedral,
entonces pasaba un hombre que le
habían dado
un golpe a
su carro de
paletas, se lo
habían deja-
do desvenci-
jado. Era un
viejito de 70
u 80 años de
edad, arras-
trando difí-
cilmente su
carrito y le
dice el obis-
po: ¿Qué le
pasó señor?,
el señor res-
ponde: Aho-
rita un auto-
móvil aventó
mi carro y
mire cómo
me lo dejó,
las paletas se
salieron al
suelo. Enton-
ces el obispo
sacó de su
bolsita y le
dice: “Tenga,
tenga”.
José Ma-
nuel Garza
dice: “En su
trato con las
personas era
igual para
con todas.
R e c u e r d o
que a todo
mundo reci-
bía, de todo
estrato so-
cial, de todos los lugares del estado o
de la diócesis que venían a visitarlo;
los recibía con la misma afabilidad y
deferencia”.
Jorge Fuentes Aguirre señala: “Yo
pienso que el señor Echavarría vivió
el amor de una manera superior a
todos los cristianos, en el sentido de
que tenía en alta consideración al es-
tar viviendo siempre en la presencia
de Dios; tenía muy acendrada su es-
piritualidad sobre todos los demás”.
AMOR A SU
FAMILIA
El ahora venerable tenía una es-
pecial ternura flial por su madre y
solicitud por sus hermanos; siendo
correspondido por ellos. Escribe a
su hermano Francisco el 15 de mar-
zo de 1919: “Venía con grande cui-
dado de que a nuestra mamacita le
hubiera hecho daño la impresión de
la despedida en el estado de agota-
miento en que está. Para mí fue su-
mamente triste y no poco me hizo
sufrir en el camino, recordando el
estado en que la dejé. Yo creo que
un esmerado cuidado en la alimen-
tación, en la parte moral evitándole
todo lo que puede afectarla y ha-
ciendo un prudente uso de las medi-
cinas, (que creo ya no las necesita),
nos dará el consuelo, con la ayuda
de Dios, de verla pronto levantada”.
Jesús María Echavarría.
En otra carta a su mismo herma-
no le indica: “He tenido tanto que-
hacer que no me queda tiempo para
nada. He querido escribir a nuestra
mamacita pero no he podi-
do, lo haré en el pri-
mer reposo que
tenga. Ahora
dile tú de
mi parte
que por
acá hay
una gran
d e v o -
ción a la
n o v e n a
efcaz de
las tres Ave
Marías; que
le mando esa
para que la haga,
no una, sino varias ve-
ces, y que la hagan nuestras herma-
nas pidiendo por su salud… Mucho
cuidado con nuestra mamacita con-
suélenla cuanto más puedan”.
El amor a su familia era profun-
do. Ya grande, Monseñor Echavarría
dice en carta a su hermano Francis-
co: “Estas visitas me trasladan ( en
espíritu) a Culiacán y al seno de
nuestros hermanos y demás parien-
tes: ellas me informan de cómo se
encuentran todos ustedes y, gracias
a nuestro Buen Dios, siempre las
noticias son agradables”.
Recomienda vivamente a su her-
mano Francisco pueda ayudar en
algo a su mamacita que le dará con
ello, no poco consuelo a él infor-
marle de ella.
En otra carta del 8 de mayo de
1916, comenta a su hermano Fran-
cisco: “A mí me ha pasado lo mismo
que a ti respecto a nuestra querida
hermana Antonia, cuya muerte,
aunque esperada, mucho he senti-
do. Ayer recibí una carta de despe-
dida que no pudo concluir y con-
cluye Catalina (su hija); lo que ella
dice lo escribió de su mano el día 7,
cinco días antes de morir y cuando
ya no tenía esperanza alguna de vi-
vir. Tuvo todos los consuelos de la
religión, no le faltó asistencia médi-
ca esmerada…”.
Dice a su hermano Francisco: “Mi
pensamiento está entre ustedes. Mis
deseos han sido y son de ir a pasar
una buena temporada en Culiacán,
pero aún no he podido saber toda-
vía qué lazos me ligan a la
Diócesis de Saltillo y
cuales obligaciones
tengo sobre ella.
Hasta ahora la
c or r e s pon-
dencia de
Roma me
viene a mi
dirigida”.
F i n a l -
mente pudo
realizar el an-
siado y último
viaje a Culiacán
a permanecer una
temporada con su fami-
lia; para ello envían a Ignacio,
un hijo de don Francisco, hermano
del venerable para que lo acompañe,
dada la edad del obispo y la lejanía
de Culiacán. Permanece en compa-
ñía de los suyos del 6 de diciembre
de 1950 al primero de marzo de
1951. Su última visita.
D
1

'
(
%
1
6
(
)

#
+
,
8
" E
#
0
2
'

2

,
'
#
%
1
#
comunícate a
Francisco Murguía 473 Nte.
Tel. fax 4125774 y 414 16 87
E-Mail:
jesumaria34@hotmail.com
Pág. Web:
www.jesusmariaechavarria.
org.mx
Fiel a este propósito, Monseñor
Echavarría vivió la caridad de una
Everardo Sandoval comenta: “Él
hacía cosas muy buenas y grandes.
En un ocasión estábamos parados
tar viviendo siempre en la presencia
de Dios; tenía muy acendrada su es-
piritualidad sobre todos los demás”.
co: “Estas visitas me trasladan ( en
espíritu) a Culiacán y al seno de
nuestros hermanos y demás parien-
3#'1/#/ 4('21%#
Señor Dios Omnipotente
y misericordioso.
Tú eres nuestro Padre
a quien confadamente acudimos
en nuestras necesidades.
Te pedimos humildemente tu ayuda
por intercesión de tu Siervo
Jesús María Echavarria, Obispo.
Para quien imploramos
que tu Santa Iglesia,
lo eleve al honor de los altares.
Por Jesucristo, tu Hijo,
Señor Nuestro. Amén
(PETICION)…………
“Jesús María Echavarría”
amado y humilde pastor
por las gracias que el Señor te da,
alcánzanos este favor
(se repite tres veces)
Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
Oración para
pedir favores
Pág. 4 Voces
En alguna ocasión un joven con in-
quietud vocacional por el sacerdocio me
expresaba su preocupación porque, al
compartir con otros jóvenes en algunos
retiros, descubría que hacían oración de
formas distintas a como él lo había he-
cho con entusiasmo en su grupo juvenil
parroquial. Se preguntaba si había que
desechar todo lo aprendido previamente
y acomodarse a lo nuevo.
Seguramente este es el caso de mu-
chas personas que seguramente han
tenido experiencias de oración, en la fa-
milia, en la parroquia, etcétera, aunque
sean muy sencillas. Oración de súplica,
oración al Santísimo, oración de inter-
cesión. Hay que decir que no importa
particularmente la forma de orar, sino el
que a través de ella nos vayamos aden-
trando más en la vida espiritual. Sin
embargo, será conveniente reconocer
que partiendo de ese fundamento, si se
desea avanzar en la espiritualidad, hay
necesidad de una oración cada vez más
profunda y auténtica.
En la oración hay un camino perma-
nente de aprendizaje y crecimiento seña-
lado en la oración del Padre nuestro (Mt
6,9-13), pero como sugieren algunos
autores, a la inversa. Es decir, Jesús nos
presenta un modelo ideal de oración, en
un orden perfecto, hacia el cual hemos
de encaminarnos desde la imperfección
de nuestra oración tan condicionada
por nuestra fragilidad humana.
Comúnmente lo que pide la gente
sencilla es “líbranos del mal”, de aque-
llo que reconocen como algo malo, la
enfermedad, la muerte, las carencias.
Cuando hay un crecimiento en la fe, se
descubre al pecado como algo malo;
entonces se empieza a pedir “no nos
dejes caer en tentación”. Siguiendo más
adelante, se desea la purifcación de los
pecados: “perdónanos nuestras deudas
como también nosotros perdonamos”.
Posteriormente se llega a confar en la
providencia de Dios, contentándose con
el “pan de cada día”; de ahí a confarnos
a la voluntad del Señor “hágase tu volun-
tad”; hasta el “venga tu reino” y “santif-
cado sea tu nombre”.
Quizá alguna persona no ha logrado
superar ciertos pecados mortales en su
vida y orienta su oración fundamental-
mente a pedir las gracias para no caer en
esa tentación, y en consecuencia será en
ese sentido una súplica por la conver-
sión. Tal vez alguien mas, con grandes
virtudes, es consciente de su soberbia y
su oración es la búsqueda de sintonizar
con la voluntad de Dios.
Es decir que la oración debe ser para
todos un ascenso constante, un proce-
so en el cual vamos avanzando de una
etapa inferior a otra más elevada. Sin
embargo, no hay que precipitarse, sino
saber reconocer el ritmo particular que
cada uno va siguiendo, procurando bus-
car orientación de algún sacerdote o al-
gún laico (a) con experiencia en la vida
espiritual.
6 02 de marzo del 2014 No. 136
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
!"#$%# '()*+,-
Desde antiguo Dios se ha
valido de diversas personas
para realizar algún proyec-
to; esto no quiere decir que
Él no pueda solo, o que esté
limitado a actuar en el mun-
do, sino que en la misma na-
turaleza de Dios surge una
atenta invitación a hacer
partícipes de su obra a todos
aquellos que fueron creados
por Él “a su imagen y seme-
janza” (Gen 1,26), o sea, a
toda la humanidad en sí.
Todo surge a partir de
“un llamado”, una invitación
constante que ha resonado
por los siglos hasta nuestros
días y que se hace de forma
directa y sencilla, en lo coti-
diano, en lo común. Se trata
de un llamado que también
está vinculado con el princi-
pio flosófco: “Todo cuan-
to existe tiene una razón de
Ser”, convirtiéndose así el
ser humano en alguien crea-
do con un fn en específco.
DOCUMENTOS
DE LA IGLESIA
Dice el Concilio Vaticano
II en la Constitución Dog-
mática Lumen Gentium
n°11 que “Todos los feles,
de cualquier condición y
estado, son llamados por
el Señor, cada uno por su
camino, a la perfección de
aquella santidad con que es
perfecto el mismo Padre”.
Entonces, si la persona es-
cucha en lo cotidiano este
llamado de Dios a la perfec-
ción en la santidad, ¿Por qué
es tan complicado seguirlo
si se trata de algo tan gran-
de? ¿Por qué tantos semina-
rios y tantos conventos casi
vacíos? Bueno, se sabe que
Dios, siendo consciente de la
libertad humana, jamás im-
pone nada, sino al contrario,
respeta la decisión que tome
el receptor del llamado, y
también se sabe que Dios no
se cansa de seguir llaman-
do; he allí a Samuel, el cual
fue llamado por su nombre
más de una vez (1Samuel 3,
1-11), y el cual respondió:
“Habla Señor que tu siervo
escucha”. Entonces, ¿Será
acaso el humano el que está
siendo indiferente o se está
“haciendo el sordo” al lla-
mado de Dios? Y si fuera así,
¿A qué se debe?
Hay quienes dicen que se
debe al ritmo de vida tan
apresurado que se tiene en
la actualidad; son tantas las
actividades humanas que se
realizan en un solo día que
no se da el tiempo necesa-
rio a la búsqueda de la tras-
cendencia; otros dicen que
tal llamado es en realidad
una invención del mismo
humano para no sentirse
conforme con “la vida que
le tocó” y entonces buscar
los medios materiales para
salir adelante. Pero esta úl-
tima proposición descarta la
misma presencia de Dios en
el mundo y deja el destino
humano a los bienes mate-
riales, convirtiéndose así en
un argumento ateo.
REFLEXIÓN
Es punto clave para todos
nosotros como cristianos
encomendar nuestra vida y
escuchar la atenta invitación
que Dios nos hace constante-
mente, ya que de lo contrario
podríamos caer en un confor-
mismo con la supuesta “vida
que nos tocó”, y nos alejaría-
mos cada vez más del llamado
a la perfección en la santidad.
Daniel Flores Aguirre
Segundo de Filosof!a
Seminario del Sagrado
Coraz"n#
E-maì¦: danìe¦.noresaguì-
rre@hotmail#com
3'(%1*1(">2 ("
+# 01/# /( 2'#%1F"
E$ '%$&10( *+ 5( &$31(' 6*%3$(*(-*
<* $6%*(<1?$K* G &%*&131*(-' +*.$/$<'
*( /$ '%$&10( <*/ #$<%* (5*+-%'
Pbro# H&ctor Raciel De Le"n L"pez
Formador
Seminario Diocesano Sagrado Coraz"n
No son temas para ser pre-
sentados “al pie de la letra”,
aunque quienes animan la
catequesis pueden hacer una
lectura comentada del texto,
ya que el lenguaje del Papa
es sufcientemente accesible
para todo tipo de personas.
También recomiendan
que “el lema se redacte por
escrito en un cartel grande,
tipo poster, y se coloque en
un lugar donde resulte visi-
ble para todos los asistentes.
La idea también entra por los
sentidos y ayuda mucho re-
petirla a lo largo de la sesión.
Las catequesis incluyen en
su redacción los textos bíbli-
cos, aunque lo ideal es que se
proclamen directamente de
la Biblia, en una versión de
lenguaje asequible.
Finalmente el padre Fran-
cisco Xavier Rodríguez Tre-
jo, responsable de la vicaría,
invita a que “este subsidio
pastoral ayude a todos, espe-
cialmente a los sacerdotes y
agentes de pastoral, a cum-
plir la tarea de aprovechar
el tiempo de la Cuaresma
como ocasión privilegiada
para una evangelización sis-
temática al Pueblo de Dios”.
L($ &5$%*+3$MMMM
Viene de portada
No. 136 2 de marzo del 2014 7 Voces de Esperunzu
6ococotro 6|vcrolo
motrlmoolo|
cTc gostorlo tcocr oo cococotro coo llos? cto
motrlmoolo morcho pcr|cctomcotc, pcro ooo
osl, qolcrcs vlvlr csto cxpcrlcoclo? No lmporto
sl cstoo o oo cosooos o so|o cstoo jootos. 6s oo
rctlro csplrltoo|, oo cococotro coro o coro coo
llos. 6prcoocros qoc por mos oscoro qoc cstc
c| comloo slcmprc hobro ooo |oz oc cspcroozo
ç qoc cso |oz hoo oc cocootror|o to ç to csposo
(o), tomooos oc |o mooo o|rootoooo |os oovcr-
slooocs ç sltoocloocs qoc |o vloo |cs lro prcsco-
toooo olo o olo, pcro slcmprc coo c| cstoooortc
oc| scrvlclo, |o homl|ooo ç |o |c pocsto co c|
Scoor. vlvomos jootos |o cxpcrlcoclo 6|vcrolo |os
olos 14, 15 ç 1ó oc morzo oc| 2014.
Moçorcs lo|ormcs co c| (8óó)
ó3ó 00 53. Tomblco co c| cc|o|or (8óó) 154
81ó4 coo Morlsc|o Mortlocz ç coo Morco 6o-
toolo vosqocz co c| cc|o|or (8óó) 100 ó48ó.
El Ejido Álamos del Marques es el
principio y fn de la Diócesis de Sal-
tillo en cuestión territorial. Se ubica
al norte de Coahuila, a 278 kilóme-
tros aproximadamente de la cabecera
municipal del municipio de Ocampo;
esta comunidad la atiende un equipo
integrado por sacerdote, diácono y
religiosas que están al frente de la pa-
rroquia Santa Catalina de Siena, quie-
nes recorren cada mes, durante tres
días, siete ejidos, entre ellos el arriba
mencionado.
En este contexto fray Raúl Vera
López, obispo de la Diócesis de Sal-
tillo, realizó una visita pastoral, junto
con el presbítero Martín Hernández,
el diácono Nazario Moreno Monte-
longo y a las religiosas de la Congre-
gación Hermanas Catequistas de Je-
sús Crucifcado, donde exhortó a los
habitantes a organizarse entre sí para
tener una vida más digna.
EJIDOS
El primer ejido en visitar fue San-
ta Elena. Ahí se encuentra un centro
de salud y vive solamente una fami-
lia. Posteriormente llegaron a los eji-
dos San Juan de la Cruz Borrego y El
Guaje, donde unas jóvenes recibieron
el sacramento de la confrmación.
La pequeña capilla de Santa Edu-
viges tuvo sus bancas llenas para re-
cibir al obispo Vera, quien recordó a
los campesinos que forman parte del
proceso económico del país al extraer
los minerales, la lechuguilla que co-
mercializan y el ganado que venden.
También expresó: “Los han obliga-
do a estar en la pobreza, a vivir en la
injusticia, al olvido, a dejar sus raíces;
les quieren arrancar la vida pero uste-
des por estar aquí merecen una dig-
na atención; por eso deben de tener
transporte, un trabajo digno, para
que no estén cautivos en el desierto.
Se tienen que organizar para liberarse
de esta esclavitud”.
En este diálogo con los habitantes,
mencionó que la iglesia es fermento
para que no exista desigualdad en la
sociedad, donde todos deben ser li-
bres, pero en base a un organización.
“Cuando ustedes se organicen ve-
rán crecer el desierto; hay que pensar
de otro modo, las cosas las hacemos
para cambiar el mundo en el que vivi-
mos; vengo a ver lo que pasa, para tra-
bajar procesos, para tener un cambio
en la estructuras de injusticia”.
LUGARES ESPECIALES
En el Ejido La Rosita, fundado por
la familia Rosas, la protectora de los
campesinos es Santa Rosa de Lima.
La familia habitó en los primeros
años. Ahora es uno de los ejidos más
grandes con 46 familias.
En el entronque para llegar al eji-
do La Rosita, en el segundo día de
visita, recibieron al pastor espiritual
con globos, mantas y mucha alegría.
Don Raúl respondió: “Yo los vengo
a conocer a ustedes, es un encuentro
mutuo para conocernos”.
En la celebración el obispo im-
partió los sacramentos de bautismo,
comunión, confrmación y matri-
monio; trabajo refejado en el equipo
formado por las y los catequistas, los
ministros del ejido, las religiosas, los
sacerdotes, todos como colaborado-
res de la misma iglesia y del mismo
Padre.
El obispo invitó a los habitantes a
hacer una evangelización donde to-
dos conozcan los derechos humanos
para generar procesos y una concien-
cia de la organización y de la ayuda
mutua para las familias del desierto.
Por su parte el también párroco
de Santa Catalina de Siena se com-
prometió a comenzar el proceso de
organización en los ejidos: “Los com-
promisos que el obispo nos deja es
construir una sociedad. Nosotros nos
preocupamos por el cuerpo y el alma
y no hay diferencia entre la gente de
Saltillo y la de aquí porque todos so-
mos la misma iglesia”. Agregó: “Su
visita nos anima a continuar con el
trabajo; sabemos que estamos en su
corazón, hay mucha vida en el desier-
to, nos deja un gran compromiso que
es trabajar organizadamente, pero el
obispo se lleva la carga de esta organi-
zación con el apoyo de todos y todas”,
comentó el padre Martín Hernández.
En el último día de viaje la visita
fue por los ejidos Peña Blanca, La Sa-
lada y Santa Fe del Pino (La Morita).
Ahí el obispo exhortó a los habitan-
tes a formar comunidades donde los
unos se responsabilicen por los otros.
En su prédica dijo que el pecado hace
egoístas a las personas y permite que
otros hagan mal al prójimo. Por este
motivo invitó a vivir el evangelio en la
vida diaria, comunitariamente, donde
se entienda la vida como Dios la dio.
Por último aconsejó a vivir la vida
cristiana en la manifestación de la
amistad, de la preocupación del uno
por el otro para que el mundo cam-
bie; en la administración de la tierra,
con sabiduría, con santidad, para que
todos tengan paz y justicia, compro-
miso que se hace al recibir la eucaris-
tía.
Con informaci"n y fotograf!a:
Fernando Hern%ndez
!"#$%&"&'()"((# !"#$%&"&'()"((# www.diocesisdesaltillo.org.mx diocesisdesaltillo@gmail.com
>'&*+ <* ,+6*%$(?$
! N5*+-%$ O:/*+1$ !
=D& 01)1># "2) #"1*#C
7%$G P$Q/ >*%$ E06*? $&'36$.0 $/ *4516'
6$+-'%$/ <* /$ 6$%%'451$ I$(-$ H$-$/1($
<* I1*($ *( +5 )1+1-$ $ +1*-* *K1<'+
5@1&$<'+ *( */ ('%-* <* H'$R51/$
8 02 de marzo del 2014 No. 136
Confirmaciones en Charcos de Figueroa Confirmaciones en Santa Fe del Pino Comunidad de El Guaje y San Juan de la Cruz Borrego
Niños de primera comunión en La Rosita Palabras de agradecimiento en Santa Fe del Pino En visita en Ejido Peña Blanca

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful