You are on page 1of 8

105

Panoramas generales de la
metodología en el diseño gráfico
Luisa Domínguez Carrillo

RESUMEN
En el presente trabajo se enumeran características y particularidades de la enseñanza de la
metodología para el diseño gráfico, la cual representa un reto importante y una oportunidad
para los actores del proceso de enseñanza-aprendizaje, para incursionar en la investigación
para la metodología del diseño gráfico mexicano, que está ávida de conocimientos nuevos
que aporten frescura a la tarea del diseñador gráfico en el campo profesional.
PALABRAS CLAVE
Diseño gráfico. Diseño y tecnología. Áreas profesionales del diseño. Metodología. Método.
Técnica. Enseñanza de métodos de diseño.
ABSTRACT
In the present paper we list characteristics and particularities of the teaching of methodology
of graphic design, which represents an important challenge and an opportunity for the actors
in the teaching-learning process in order to penetrate in the research for the methodology of
Mexican graphic design, which is thirsty for new knowledge that can contribute with fresh
ideas to the task of the graphic designer in the professional field.
KEY WORDS
Graphic Design. Design and Technology. Professional Areas of Design. Methodology. Meth-
od. Technique. Teaching of Design Methods.
106
Mv×cio×»v oisv×o ovXrico implica para mu-
chas personas un terreno desconocido o tener
una idea muy vaga de quién es este profesional,
qué hace y para qué sirve su trabajo en una socie-
dad global. De manera inmediata hasta quien más
desconoce el área de acción del diseñador gráfi-
co lo vincula con un individuo que es creativo y
“dibuja bonito”. Hace falta propiciar que la socie-
dad mexicana y el ámbito de los profesionales
conozcan el quehacer, la formación académica y
los procesos que el diseñador gráfico lleva a cabo
para emitir mensajes visuales que den soluciones
a problemas reales que demandan de su interven-
ción como comunicador para dar respuestas.
La idea de un diseñador gráfico que se inspira,
que tiene musas que le ayudan a crear nunca ha
tenido cabida en un ámbito profesional que exige
resultados efectivos. La creatividad es la mate-
ria prima que el diseñador tiene y ha de nutrir,
acrecentar, encaminar e invertir en su trabajo. La
creatividad tiene un papel muy importante en el
proceso de trabajo de este profesional para dar
soluciones tangibles a cualquier problema de di-
seño.
Para el trabajo del diseñador gráfico es esen-
cial mantener una secuencia ordenada para pro-
ceder a comunicar de manera gráfica y efectiva,
con base en su creatividad, un mensaje visual que
será percibido por su público meta.
La metodología del diseño se hace premisa
básica para orientar esa capacidad con la que na-
cemos todos los seres humanos que es la creati-
vidad. No se trata sólo de ser creativo, lúdico y
espontáneo como en las edades tempranas de la
vida; aquí el diseñador gráfico ha de ser respon-
sable de su potencial creativo encaminándolo a la
producción de soportes gráficos.
Este es un tema controversial para unos y
emocionante para otros, quienes tenemos con-
tacto con los métodos de diseño y su enseñanza
en las aulas: la metodología y el diseño gráfico.
Ei oisv×o
La creación no existe en el vacío, forma
parte de un esquema humano, personal,
social, hacemos algo porque lo necesita-
mos. Esta es la única elección que cabe en
la vida: o limitamos nuestros deseos y ne-
cesidades para adaptarnos a lo que las cir-
cunstancias nos ofrecen, o bien utilizamos
toda nuestra imaginación, conocimientos y
habilidades para crear algo que responda
a dichas necesidades.
1
Las necesidades del hombre primitivo dan sen-
tido a la forma en que transformó su realidad,
como lo enuncia Scott en el epígrafe; pasó de ser
nómada a establecerse utilizando su imaginación,
conocimientos y habilidades, creando todo aque-
llo que le ayudara a satisfacer sus necesidades en
su nuevo entorno como ser social y adaptarse al
mismo.
El diseño es ante todo una disciplina proyec-
tual que garantiza la satisfacción de necesidades
que el hombre ha tenido siempre como ser so-
cial: atender su necesidad de protección contra
el clima hizo necesario el uso de indumentaria,
de diseñar construcciones para habitar en ellas;
cubiertas éstas surge una nueva necesidad de
organizar estas edificaciones y el espacio en sus
comunidades; el desarrollo de la vida diaria y su
trabajo reclama la necesidad de organizar sus
espacios y hacerlos confortables para vivir; nece-
sidad de objetos y herramientas para uso cotidia-
no. De todas las necesidades mencionadas, más
otras, surge el diseño en muchas de sus acepcio-
nes actuales: arquitectónico, textil, de indumen-
taria, urbanístico de interiores, industrial, etc.
Siendo un ser social, el hombre sedentario
que convive diario con sus semejantes no cono-
ce el diseño en su real magnitud, pues ignora el
complicado proceso que se esconde en la con-
figuración de cualquier producto. Sin embargo,
casi la totalidad de los objetos materiales que el
hombre ha concebido hasta este momento pro-
viene de la producción y como consecuencia del
diseño.
1
Gillam Scott et al., Fundamentos del diseño, Buenos Ai-
res, Víctor Lerú, 1974, p. 2.
107
Ei oisv×o ovXrico
En la vida diaria encontramos diversas manifes-
taciones de color, letras, formas, signos, fotogra-
f ías, etc., en calles, edificios, tiendas, transportes
públicos y hasta en los objetos de higiene perso-
nal. Joan Costa define al diseño gráfico como
el área del diseño que se encarga de crear y orga-
nizar mensajes visuales por medio de sistemas
comunicacionales. El objetivo principal del dise-
ño gráfico es comunicar de manera eficiente un
mensaje previamente establecido por medio de
elementos gráficos tales como signos, símbolos e
imágenes a un receptor particular también previa-
mente establecido, este mensaje se puede enviar
a través de diferentes medios: impresos, visuales,
auditivos y multimedia.
2
La definición de Costa marca cada una de las
tareas que desarrolla el diseñador gráfico como
comunicador visual para articular su mensaje de
manera óptima sin perder de vista al perceptor
que es el destinatario del mensaje, además de in-
cluir a la diversidad de medios que son los cana-
les para tal fin.
Las manifestaciones primarias del diseño se
evidencian con los artesanos, quienes a lo lar-
go de la historia se han dedicado a la creación
de objetos con la actividad implícita de resolver
la relación de los elementos que lo componen
formalmente. En la actualidad las funciones de
artesanos y diseñadores ya no tienen mucho en
común; la tecnología y la formación del diseña-
dor gráfico ha ido mucho más allá. Los factores
que han contribuido a la diversificación de las ac-
tividades del diseñador gráfico han sido, en gran
medida, la expansión de la publicidad y los me-
dios de comunicación de masas.
Casi todo lo que se adquiere a través de con-
cretar una transacción monetaria ha sido diseña-
do, y el diseñador gráfico es el profesional que ha
intervenido en algún punto del proceso. Así, se
2
Joan Costa, Imagen global. Evolución del diseño de iden-
tidad, Madrid, cv»c, 1989 (Enciclopedia del Diseño Grá-
fico, 1).
D
I
S
E
Ñ
O

Y

E
D
I
F
I
C
A
C
I
Ó
N
108
observa que desde el formato de una factura, un
tríptico, un cartel, un envase, cualquier soporte
gráfico bi o tridimensional ha sido concebido y
proyectado por la creatividad de este profesional.
En el siglo xix se hizo más fácil la reproduc-
ción de la ilustración como recurso gráfico. Así
aparece en la escena de la evolución del diseño
gráfico la presentación y el envasado de produc-
tos comerciales. La competencia también ha sido
un factor que ha dictado el ritmo de desarrollo
de esta disciplina tanto en la industria como en el
comercio.
La evolución tecnológica ha hecho que gran
parte del diseño actual avance a pasos agiganta-
dos mostrando la vertiginosa carrera de las herra-
mientas y procesos de diseño hacia la perfección
técnica, una perfección que agiliza y optimiza los
procesos casi artesanales de nuestros antecesores
en la profesión, aunque no menos importantes y
plenos de aprendizaje, muchas veces hasta lúdico.
En contraste, es necesario que el diseñador
gráfico sepa que una parte del diseño actual con-
siste en la combinación de elementos de arte con
la industria y comercio; igual, que entienda la
evolución histórica de los procesos.
En el siglo xix William Morris, considerado
a través de los años uno de los principales pila-
res y fundadores del diseño moderno, puso prin-
cipal empeño en separar a la industria del arte.
Para Morris fue vitalmente necesario destacar la
importancia del arte en contra de lo vulgar que
resultaba el diseño y las manufacturas que se pro-
ducían en serie. El legado del movimiento artes
y oficios trasciende las experiencias visuales. Su
postura en lo que concierne a los materiales, la
función y el valor social se convierten en inspira-
ción para muchos de los diseñadores de nuestros
días. Aun después de la muerte de Morris su efec-
to positivo continuó dándose con renovaciones
en diseño de libros y tipograf ía y el movimiento
de la imprenta independiente que continúa hasta
la actualidad.
Otro momento importante para el diseño
gráfico fue el surgimiento de la Bauhaus, con el
arquitecto Walter Gropius y su estilo funcionalis-
ta. Más que sus interesantes aportaciones sobre
la educación de artistas y diseñadores, sobresale
la relación entre arte e industria. La Bauhaus es-
tá definida como una escuela de diseño que tenía
como objetivo primordial formar alumnos que
tuvieran una base tal que fueran expertos en arte
y en trabajos manuales, además eran artesanos
funcionales con formación industrial. Su educa-
ción práctica en talleres ponía especial énfasis en
los problemas industriales de la producción en
serie. La calidad de la enseñanza en esta escuela
ha contribuido a la trascendencia hasta el siglo
xxi de su fama y gran impacto.
En nuestros días vemos que el diseño gráfico
responde a la sociedad consumista que fue pros-
perando de tal forma que provocó un aumento
desmedido en disciplinas como la publicidad, el
periodismo, el crecimiento de los medios masi-
vos de comunicación, la incursión de las páginas
web en todas la áreas de acción del hombre y, por
supuesto, la publicación de libros, periódicos, se-
manarios y revistas.
El aspecto tecnológico ha estimulado el creci-
miento y avance del diseño mexicano, crecimien-
to que deriva de los avances de las técnicas de
impresión que impactan en la calidad y habilidad
de la reproducción de soportes gráficos en color,
hoy muy cercanos a la perfección. El diseñador
gráfico fue habilitándose con mayor control y
exigencia sobre el diseño y el proceso de produc-
ción digital con la tecnología y los programas de
cómputo que avanzan y contribuyen a aumentar
la capacidad de manipular el diseño formal.
En la actualidad el diseñador gráfico traba-
ja en distintas áreas profesionales, como diseño
editorial, diseño de envase, fotograf ía, diseño de
imagen corporativa, textiles, rotulación, medios
audiovisuales, diseño de soportes electrónicos y
muchas otras actividades. Este profesional pa-
só de ser la persona que producía dibujos por
pedido al especialista que se involucra en el
proceso de diseño del producto final. Es el pro-
fesional que delimita, investiga, conceptualiza,
propone, fundamenta, negocia, administra y da
seguimiento, todo esto en un proceso ordenado,
estrictamente ordenado.
Para que un diseño sea efectivo el diseñador
cuenta con la formación profesional y los cono-
cimientos teórico-prácticos para buscar la mejor
109
forma para que el producto final sea concebido,
conformado, distribuido, usado, contextualizado
en su ambiente. Esto se ha de llevar a cabo a través
de un método, entendiendo éste como un elemen-
to que ayuda a predecir la respuesta que los desti-
natarios del soporte gráfico emitirán. Cabe aclarar
que las funciones estética y funcional han de ser
concebidas por el diseñador como un binomio in-
disoluble en la planeación del producto final.
Es necesario ir tendiendo el camino por el
que ha de transitar el diseño de un soporte final y
para lograrlo se debe seguir una serie de procedi-
mientos, diferentes etapas según los objetivos del
proyecto.
L» rv:oooiooI»
El diseño gráfico no es la única disciplina que
utiliza la metodología como herramienta para
obtener un mejor resultado, el resultado efectivo;
muchas otras disciplinas, como las ciencias so-
ciales y las ciencias exactas, hacen de la metodo-
logía su principal apoyo para el éxito de su labor.
Para hablar de metodología es necesario ir de lo
general a lo particular; a las definiciones de me-
todología, método y técnica.
Metodología. Esfera de la ciencia que estudia los
métodos generales y particulares de las investi-
gaciones científicas, así como los principios para
abordar diferentes tipos de objetos de la realidad y
las distintas clases científicas...
3
Método (del griego métodos, vía, procedimien-
to para conocer para investigar). Procedimiento
para la acción práctica y teórica del hombre que
se orienta a asimilar un objeto. En la producción
se trata del procedimiento que utiliza para elaborar
las cosas, para cultivar las plantas o criar animales,
etc.
4
La metodología se entiende como la disciplina
que estudia el método; el método es el modo or-
denado de proceder para alcanzar un fin deter-
3
Luis Rodríguez Morales, Para una teoría del diseño,
México, u»r Azcapotzalco, 1989, p. 43.
4
Idem.
minado. El concepto orden dicta la clave, pues se
vislumbra el modo de operar de cualquier méto-
do que es un estricto orden para la obtención de
resultados efectivos.
Otro concepto determinante en la metodo-
logía es la técnica: “Técnica (del griego techné,
maestría, arte). Sistema de objetos creados por el
hombre y que son indispensables para la realiza-
ción de su actividad. La técnica es creada con base
en el conocimiento y la utilización de las fuerzas
y leyes de la naturaleza y se plasman en ellas las
funciones y hábitos de trabajo, la experiencia del
hombre”.
5
La técnica es importante porque la conoce-
mos como un conjunto de instrumentos y medios
a través de los cuales se lleva a cabo el método. Si
el método es el camino, la técnica nos proporcio-
na las herramientas para recorrerlo.
Existe una gran variedad de métodos de di-
seño a la disposición de los profesionales. Cada
diseñador tendrá que estudiar los métodos, apli-
carlos y valorar la efectividad de uno o de todos
para emplearlos según el soporte que se pretenda
solucionar.
Algunos diseñadores gráficos se muestran
inconformes con el uso de los métodos argu-
mentando que ponen una camisa de fuerza a la
creatividad del diseñador. Todos los puntos son
respetables, pero se debe tener conciencia de que
para diseñar un logotipo, un envase o cualquier
soporte gráfico, el uso de un método es el hilo
conductor que nos permite fluir en el proceso
creativo. El método ayuda al diseñador a obtener
información valiosa para el trabajo, optimiza el
tiempo y los recursos, además de atenuar la sen-
sación de incertidumbre ante el hecho de tener
frente a uno mismo la primera hoja en blanco pa-
ra bocetar: “Para superar esta situación de inse-
guridad o de conocimiento imperfecto es por lo
que se lleva a cabo el esfuerzo de elaboración de
una metodología de proyectación”.
6
Es necesario dividir el trabajo proyectual en
dos grandes áreas. La primera de análisis, de je-
5
Idem.
6
Gui Bonsiepe, Teoría y práctica del diseño industrial, Bar-
celona, Gustavo Gili, 1978, p. 149.
D
I
S
E
Ñ
O

Y

E
D
I
F
I
C
A
C
I
Ó
N
110
rarquía de necesidades a satisfacer con el diseño.
Esta fase tiene por premisa la intervención del
cliente que proporciona al diseñador informa-
ción acerca del producto o servicio y del precep-
tor a abordar.
La segunda es aquella donde el diseñador, con
base en lo obtenido en la primera etapa, inicia la
búsqueda gráfica. Aquí el concepto bocetaje es
la materia prima para pasar de la idea lumino-
sa a lo tangible y perceptible. En el bocetaje se
sintetizan, se busca arduamente en lo formal, se
evalúa y se modifica durante todo el proceso. En
esta etapa la creatividad es el actor principal. “El
uso de la metodología debe ser riguroso y funda-
mental para obtener alternativas y promover la
creatividad del diseñador”.
7
La creatividad para la metodología de diseño
se ha de manifestar en la originalidad de los cues-
tionamientos, la clasificación de las respuestas de
los procesos. La creatividad se debe emplear de
forma responsable, inteligente y ordenada para
que sea útil en el trabajo del diseñador.
L» rv:oooiooI» v»v» vi oisv×o
En la década de los sesenta del siglo xx encon-
tramos las primeras publicaciones sobre méto-
dos de diseño, industrial en su mayoría. En estos
métodos encontramos los diseñadores gráficos
elementos que en nuestros días y necesidades re-
sultan obsoletos y fuera del contexto de la socie-
dad y el diseño gráfico mexicano.
Para el diseño gráfico es necesario abrir una
vertiente de investigación, donde encontremos
una contribución rica y vasta para descubrir e
implantar nuevos métodos que sirvan al diseño
gráfico, con sus diferentes líneas de trabajo y con-
textualizadas al mundo globalizado en que vivi-
mos. En el diseño mexicano se utilizan conceptos
de autores extranjeros (y en una minoría mexica-
nos), pero esos conceptos necesitan frescura en
su aplicación.
Es necesario investigar más para hacer dise-
ño mexicano. Desarrollar métodos que no sean
7
Luz del Carmen Vilchis, Metodología del diseño. Funda-
mentos teóricos, México, u×»r, 2000.
obsoletos, que sean adecuados a nuestra reali-
dad y acordes con el momento tecnológico que
vivimos. Sólo en esa medida desarrollaremos al
diseño gráfico como una disciplina con conoci-
mientos nuevos que den a nuestra profesión el
impulso que necesita para ser reconocida a nivel
internacional.
Para la enseñanza de los métodos de diseño
en las aulas es necesario inculcar en los educan-
dos una actitud crítica para saber que sólo con
el aprendizaje y la aplicación de los métodos de
diversos autores es como se irá despertando el
interés para innovar en la búsqueda de nuevos
caminos en la interacción de la metodología y el
diseño gráfico.
Para entender por qué es necesario un méto-
do para diseñar, y luego de llevar a cabo un análi-
sis de los métodos más utilizados, hay que tener
en claro las etapas que componen un óptimo de-
sarrollo metodológico:
Planteamiento del problema. Se han de discu-
tir interrogantes que nos lleven a delimitar muy
bien la situación que causa el problema, en qué
condiciones surge, qué objetivos se persiguen
con las posibles soluciones. Es necesario tener
a la investigación documental y de campo como
recursos importantes para despejar las incógnitas
necesarias acerca del problema y los temas que
intervienen en la posible solución. “Para que fun-
cione el proceso, el diseñador como productor de
ideas ha de recoger informaciones diversas con
las que trabaja para solucionar un problema de
diseño, donde junto a la capacidad de seleccionar
informaciones y usarlas en diversas situaciones
se precisan facultades creativas”.
8
Detección de necesidades. En este punto es
importante conocer del destinatario de nuestro
mensaje gráfico: a quién va dirigido, dónde vive,
cuál es su nivel socioeconómico, cuál su nivel
cultural, quién patrocina el proyecto, dónde se
difundirá el diseño, en qué lapso se han de hacer
precisiones de tiempo en un cronograma de tra-
bajo.
El proyecto. Aquí entra en acción la creativi-
dad. En esta fase el diseñador configura la forma
8
Ibid., p. 190.
111
de los productos o soportes, teniendo en cuenta
que éstos satisfacen necesidades por medio de
cierta función. “Sabemos que no es posible en-
contrar requerimientos totalmente independien-
tes. Si esto fuera posible, también sería posible
solucionarlos uno por uno, sin generar conflictos.
El problema del diseño se basa en las múltiples
relaciones implicadas en la interacción forma-
concepto”.
9
Por la complejidad en esta fase también se
han de precisar los materiales y técnicas con que
se dispone para diseñar. Se deben hacer cálculos
presupuestales y precisiones de equipo y tecno-
logías que se tienen al alcance. Se echa mano del
bocetaje en todas sus etapas hasta llegar a la ela-
boración del dummy final.
Con esta serie de premisas todos los métodos
de diseño se han de fundamentar para iluminar el
camino del diseñador gráfico a la solución ópti-
ma y la respuesta inmediata del preceptor.
9
Alexander Christopher, Note on the synthesis of form,
Cambridge, Harvard University Press, 1979, p. 213.
Queda mucho trabajo por hacer en el ámbito de
la metodología y el diseño gráfico. Estamos sem-
brando la inquietud y la curiosidad en la sangre
nueva del diseño gráfico en la rvs Acatlán, con
la seguridad de que en el futuro inmediato los
alumnos que hoy formamos en las aulas serán los
encargados de la labor de evolucionar al diseño
gráfico mexicano en sus diferentes áreas.
En los procesos de investigación del diseño y
las soluciones a sus necesidades es necesario dar
importancia a aspectos como el formal, el funcio-
nal, al análisis y la investigación. Esta última es
tan importante como las otras, pues no podemos
diseñar a partir de datos ficticios, equivocados o
careciendo de ellos.
La metodología y el diseño gráfico han de
formar un binomio para que una retroalimente y
guíe al otro. El diseño se ha de apoyar en el desa-
rrollo de un método para crear y dar soluciones
efectivas a su quehacer. Tiene que llevar un es-
tricto orden sin perder de vista el objetivo inicial
del proyecto. El método también tiene la función
de ayudar a encontrar e implantar los componen-
tes menores que integran la búsqueda efectiva de
la solución final y que muchas veces se olvidan.
El uso de un método garantiza entrelazar de
manera correcta todos y cada uno de los com-
ponentes, los recursos, la comunicación, la in-
vestigación, la reglamentación, etc. Es necesario
impulsar el desarrollo de métodos de diseño grá-
fico nuevos, que en la medida de lo posible debe
ser desarrollado por mexicanos y para mexica-
nos, hecho que sin duda abrirá las ventanas del
diseño gráfico a la excelencia reconocida en el
ámbito internacional.
Es alentador percatarse de la inquietud de los
alumnos por adentrarse en el campo de los mé-
todos de diseño, en especial los tesistas, que han
logrado titularse con trabajos de excelente cali-
dad y aporte a la comunidad universitaria. Se han
logrado verdaderos análisis y compilación de
métodos de los cuales el diseñador gráfico pue-
de nutrirse para seguir alguno, adecuar otros a
su forma de trabajo. Incluso proponer un método
en específico para solucionar soportes gráficos
tan diversos que por su complejidad y diferencia
en aspectos formales necesitan de su particular
D
I
S
E
Ñ
O

Y

E
D
I
F
I
C
A
C
I
Ó
N
112
modo ordenado de proceder para llegar a la so-
lución final.
Con el uso de un método se optimiza el traba-
jo de manera tal que se tiene el control al máximo
de lo que ocurrirá en el proceso desde el inicio
hasta el final. Las ventajas son muchas, además
del manejo y administración de recursos materia-
les y tecnológicos que se tiene a disposición para
trabajar. Otro aspecto que se controla al máximo
es la administración de tiempo en cada fase. Las
ganancias son innumerables en todos aspectos
para los implicados en un proyecto de diseño:
los emisores (binomio diseñador-cliente) y el
perceptor (destinatario final del soporte), quien
emite respuesta al estímulo gráfico que recibe, es
el destinatario final, quien decodifica, interpreta y
compra o deja de comprar, asiste o no al evento, el
que posiciona o no a los productos. Es para quien
tiene razón de ser el proceso metodológico.
De acuerdo a la experiencia en el aula existe
tal resistencia a la enseñanza y al aprendizaje de
los métodos de diseño que con seguridad varios
colegas lo consideran un escabroso terreno para
trabajar. En verdad es un mundo fascinante al que
hay que asomarse con entusiasmo para encontrar
una veta inagotable de conocimiento y experien-
cias que retroalimentan al docente y, lo que más
importa, a los jóvenes que tenemos como una
gran responsabilidad frente o alrededor de noso-
tros en al aula.
Biniioov»rI»
Christopher Alexander, Note on the synthesis of form,
Cambridge, Harvard University Press, 1979.
Gui Bonsiepe, Teoría y práctica del diseño indus-
trial, Barcelona, Gustavo Gili, 1978.
Joan Costa, Imagen global. Evolución del diseño de
identidad, Madrid, cv»c, 1989 (Enciclopedia
del Diseño Gráfico, 1).
Luis Rodríguez Morales, Para una teoría del diseño,
México, u»r Azcapotzalco, 1989.
Gillam Scott et al., Fundamentos del diseño, Buenos
Aires, Víctor Lerú, 1974.
Luz del Carmen Vilchis, Metodología del diseño.
Fundamentos teóricos, México, u×»r, 2000.
Luis» DorI×ouvz C»vviiio está adscrita a la Di-
visión de Diseño y Edificación, titular en diversas
materias. Colaboró en el apoyo gráfico al área de in-
vestigación en la Dirección de la Zona Arqueológica
de Tlatelolco, del Instituto Nacional de Antropología
e Historia.