You are on page 1of 1

UNAM FFyL Carrera: Lengua y Literatura Hispánicas Materia: Literatura Iberoamericana 5 “Movimientos de vanguardia del Caribe” Profesor: Mtro

. Luna Tolentino José Óscar Alumno: Gálvez Gutiérrez Pablo Aftab

La defensa de lo inmanente
Por honor; por sentido común, sed de justicia, dignidad humana, renuencia tajante a aceptar las vejaciones denigrantes de doblegarse y someterse a la potestad altanera de una tiranía imperialista, sobreexplotadora de todo cuanto le es ajeno y ansía adjudicarse; por amor propio, por respeto a las dolencias que aquejan a la Patria que nos vio nacer, y por la urgencia con que ésta exige ser aliviada, alivianada del peso opresor. Por todo eso, por lo que se guste y mande; porque el mundo es así y nuestro Deber es hacerle frente, pintar la raya y exigir –defender– lo que es nuestro, el hogar a donde pertenecemos, para dejar vienen claro que no le pertenecemos a nadie. Es necesario gritar, alzar la voz y, a veces (las más), los puños ante la necia obstinación codiciosa, indiferente de la vida y los valores humanos que se “interponen” entre su avaricia y los medios –nosotros, hermanados para la carne de cañón de un ser-vicio militar librado en una guerra ajena y obtusa– para saciar su enfermizamente irrefrenable sed de poseerlo todo. Hay que luchar, claro está: por Nosotros. El caso de Vieques es un apoteósico ejemplo de lo que la tenaz integridad moral de un pueblo bien organizado y firme en su repudio yankee es capaz de lograr, tras años de encarnizadas luchas y protestas, sí (y más años aún soportando los abusos y caprichos de los infelices invasores), pero que consiguieron la contundente retirada de los desgraciados marines gringos de su Tierra. Es verdaderamente lamentable que Nosotros, acá en México (“tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”) estemos hundidos en la apatía e indiferencia resignada más deplorable del orbe; Por el amor de…: todo el mundo nos explota, denigra, se aprovecha; “los poderosos” hacen de nuestro país lo que les viene en gana, se burlan de que nuestra capacidad de respuesta es nula, se regodean en la creencia de que nos tienen totalmente tomados de las riendas, se asumen con el control total de nuestras vidas y destinos; nos imponen a quien y lo que les conviene sin importarles las consecuencias o la inconformidad del vulgo, cometen atropellos a destajo, uno tras otro y cada cual peor al previo, y uno… ¿qué hace uno? Todos se quejan y lamentan, mas nadie nunca se organiza para poner un alto, un hasta aquí. Es fácil colegir a dónde se llegará si seguimos por este derrotero de conformismo mediocre y sumisión temerosa (Gran diferencia entre las actitudes de los oriundos de Vieques en Puerto Rico y los mexicanos frente al tratado Guadalupe-Hidalgo). Estamos sometidos, sí, quizá, pero sometidos por nuestros propios miedos y apatías que no cesan de chistarnos al oído un “no tiene caso, igual nada cambiará”, o “salva el pellejo, mejor no contrariar al régimen”; pero será hasta que uno se sacuda toda esa gama de insensateces torvas e indignantes, cuando adquirirá algún caso tener un pellejo, uno propio, supeditado únicamente a la voluntad de quien lo viste, para dejar de ser, de ese día en adelante, “carne de cañón o de maquila”. POR FAVOR, Debemos hacer algo; ¡actuar por y para Nosotros mismos, carajo!