You are on page 1of 169

26 El delito como acción culpable

Una acción típica y antijurídica sólo es culpable si le podía ser reprochado al sujeto, en la situación concreta en que se hallaba, que hubiera obrado en contra de las exigencias del ordenamiento jurídico. La antijuricidad implica la in racción de una norma de determinación una prohibición o un mandato, en los delitos de omisión. Es una relación objeti!a de contradicción entre la conducta humana y el ordenamiento jurídico. En la culpabilidad se examina, si le puede ser reprochada al sujeto la in racción de la norma de determinación " #eali$ación de la acción u omisión típica y antijurídica. Esto sólo es posible, si esa persona, situación concreta en que se hallaba, podía obrar de otro modo, de acuerdo con las exigencias del ordenamiento jurídico. La culpabilidad es un elemento esencial del concepto del delito en el nue!o %ódigo penal espa&ol.

26.1. EL PRINCIPIO DE CULPABILIDAD. El principio de que no hay pena sin culpabilidad y de que la pena no debe rebasar la medida de la culpabilidad, es un principio undamental del 'erecho penal moderno, aunque est( proclamado expresamente en la %onstitución espa&ola. El principio de culpabilidad est) implícito en el de legalidad, consagrado en el art. 2* %.E. " +Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito ... según la legislación vigente en aquel momento +. ,uede hallarse un undamento constitucional al principio de culpabilidad en el art. -. %.E., al proclamarse en este precepto que la dignidad de la persona humana es el undamento del orden político y la pa$ social. El principio de culpabilidad es una exigencia del respeto a la dignidad de la persona humana. La imposición de una pena sin culpabilidad, o si la medida de la pena rebasa la medida de la culpabilidad, supone la utili$ación del ser humano como un mero instrumento para la consecución de ines sociales, en este caso pre!enti!os, lo cual implica un gra!e atentado a su dignidad. En el nue!o %ódigo penal no se proclama tampoco, de un modo expreso, el principio de culpabilidad, aunque, la culpabilidad es en (l un elemento esencial del concepto del delito. /rt. *0 " +No hay pena sin dolo o imprudencia +. 1ambi(n se ha tratado de conseguir una m)s plena reali$ación del principio de culpabilidad. ,or ello no se ha incluido la atenuante de preterintencionalidad, del n0 20 del art. 30, del %p 45. /dem)s, se ha tratado de e!itar la existencia de delitos cali icados por el resultado. Los delitos cali icados por el resultado son unas iguras delicti!as ormadas por una conducta b)sica, generalmente dolosa, y en las que se pre!( la aplicación de una pena m)s gra!e. En estos !estigios de responsabilidad objeti!a, al introducirse en el art. -0 p)rr. 20, se superó la exigencia de que concurra al menos imprudencia en relación con el resultado m)s gra!e, para que pueda aplicarse la pena m)s ele!ada. %on ello quedar)n excluidos de estas iguras delicti!as los resultados ortuitos " 6upuestos en que el resultado m)s gra!e se hubiere producido sin dolo ni imprudencia. En los delitos cali icados por el resultado quedaran incluidos 7nicamente los supuestos en que los resultados m)s gra!es sean, imprudentes o dolosos. En ambos casos, sin embargo, la aplicación de estas iguras delicti!as lle!a a consecuencias insatis actorias, desde el punto de !ista del principio de culpabilidad. %uando los resultados m)s gra!es son imprudentes se llega a una pena m)s ele!ada que la que correspondería si se apreciase un concurso ideal de delitos. %uando el resultado m)s gra!e es delito cali icado por el resultado producía un e ecto pri!ilegiante, se llegaba a una pena in erior a la resultante de la

1

apreciación de un concurso ideal de delitos. En el nue!o %ódigo penal, se han pretendido suprimir los delitos cali icados por el resultado y no se ha incluido, por ello, en (l un precepto equi!alente al del p)rra o 20 del art. -0 del %p 45. En la ,arte Especial hay algunas iguras delicti!as, que es di ícil interpretar de otro modo que como delitos cali icados por el resultado " los arts. 223. 5, 25-. 2 y 2-4. -. p)rr. 20 %.,. La exigencia de que el resultado m)s gra!e, que determina la aplicación de una pena m)s ele!ada, se haya producido dolosamente parece or$ada. 6e establece, una misma pena para los supuestos en que el ulterior resultado m)s gra!e es doloso o imprudente. Ello es contrario al principio de culpabilidad.

26.2. EL DESARROLLO DE LA TEORÍA NORMATIVA DE LA CULPABILIDAD. 1. / ines del pasado siglo y principios de (ste imperaba en la %iencia del 'erecho penal espa&ol, la llamada teoría psicológica de la culpabilidad. La culpabilidad era el nexo psicológico entre el autor y el resultado delicti!o. El dolo y la culpa eran concebidos como ormas de la culpabilidad. 6i el sujeto había actuado con conciencia y !oluntad de la producción del resultado delicti!o se daba el dolo, que era la orma m)s gra!e de la culpabilidad. La culpa concurría, con arreglo a la teoría psicológica, cuando el sujeto había pre!isto o había podido pre!er la posibilidad de la producción del resultado. La imputabilidad o capacidad de culpabilidad era concebida como un presupuesto de la culpabilidad. La teoría psicológica de la culpabilidad era el correlati!o del concepto causal de la acción y acusaba, como (ste, la in luencia del naturalismo y del positi!ismo en la %iencia del 'erecho penal de ines del siglo 898 y principios del 88. Este concepto de la culpabilidad permitía hacer abstracción del problema del libre albedrío, en torno al cual existía entonces una ardua pol(mica, ante el auge de la concepción determinista del ser humano, por in luencia del positi!ismo y de la teoría e!olucionista de 'ar:in. 2. ;rente a esta teoría psicológica de la culpabilidad, ;ran< inició el desarrollo de la teoría normati!a. ;ran< ad!ierte que en los supuestos de aplicación de la causa de inculpabilidad de estado de necesidad, del antiguo art. *2 del %ódigo ,enal /lem)n, concurre el dolo. La culpabilidad no se agotaba, pues, en el nexo psicológico entre el autor y el resultado delicti!o. ;ran< a&ade, a la imputabilidad y al dolo y la culpa, la normalidad de las circunstancias en las que el sujeto lle!ó a cabo la conducta delicti!a, como elemento de la culpabilidad. La culpabilidad, para ;ran<, es reprochabi lidad. El desarrollo de la teoría normati!a de la culpabilidad se !io a!orecido por la in luencia de la iloso ía neo<antiana, de la escuela sudoccidental alemana, o iloso ía de los !alores, en la %iencia del 'erecho penal alemana " =oldschmidt acent7a el car)cter normati!o de la culpabilidad, al considerar que (sta supone la in racción de una norma de deber, que rige la conducta externa y cuya in racción determina la antijuridicidad. ;reudenthal dio un paso m)s y propuso el reconocimiento de la inexigibilidad de otra conducta, adecuada a la norma, como una causa general, supralegal, de exclusión de la culpabilidad. La culpabilidad es la reprochabilidad personal de la acción típica y antijurídica, aunque existen considerables di erencias de opinión en torno a cu)les sean los elementos y el undamento material de la culpabilidad.

26.3. EL CONCEPTO MATERIAL DE CULPABILIDAD.
2

El concepto de culpabilidad como reprochabilidad personal de la acción típica y antijurídica es un concepto ormal, pues no indica cu)l sea el undamento de la repro chabilidad " ,or qu( se le reprocha al sujeto la reali$ación de la acción típica y antijurídica > " ,roblema del concepto material de la culpabilidad. 6eg7n la opinión dominante en la %iencia del 'erecho penal espa&ola, el undamento de la reprochabilidad se halla en la capacidad del sujeto de obrar de otro modo. Una acción típica y antijurídica sólo es culpable si el sujeto, en la situación concreta en que se hallaba podía haber obrado con orme a las exigencias del ordenamiento jurídico. La culpabilidad es culpabilidad de la !oluntad. 6ólo si el sujeto podía haber optado en lugar de la resolución de !oluntad de lle!ar a cabo la acción típica y antijurídica, una resolución de !oluntad di erente, ha obrado culpablemente. Este concepto material de la culpabilidad entró en crisis en la moderna %iencia del 'erecho penal espa&ola por considerarse que es imposible la comprobación empírica de si el delincuente, en la situación concreta en que se hallaba, podía haber obrado o no de otro modo. 26.3.1. La tesis de Gim e!"at. 1. /nte la supuesta imposibilidad de demostrar, por medio de las ciencias empíricas, que un determinado delincuente, en la situación concreta en que se hallaba podía haber obrado de otro modo, =umbernat propone renunciar a la culpabilidad como undamento y como límite de la pena. Esta encontraría 7nicamente su justi ica ción y su medida en las exigencias de la pre!ención general y de la pre!ención especial. Esto no implica renunciar a la exclusión de la responsabilidad objeti!a. El 'erecho penal debe reconocer, no obstante, la rele!ancia del error in!encible de prohibición, excluir la responsabilidad por el resultado y aplicar a los inimputables 7nicamente medidas de seguridad. Es posible explicar tambi(n, que se sancionen con menor pena los delitos imprudentes que los dolosos sin necesidad de acudir al principio de culpabilidad, atendiendo 7nicamente a los ines pre!enti!os de la pena. 2. 6i se abandona el principio de culpabilidad, en el sentido de que (sta constituye el undamento y el límite de la pena, no es posible mantener al mismo tiempo todas sus consecuencias. 6i la pena encontrara su justi icación y su medida 7nicamente en unción de las exigencias de la pre!ención general y de la pre!ención especial sería preciso llegar a consecuencias muy distintas en el problema de la responsabilidad por el resultado, de la rele!ancia del error de prohibición y de la exclusión de la pena para los inimputables " 'esde el punto de !ista de la pre!ención general podría justi icarse la existencia de los delitos cali icados por el resultado. La aplicación de una pena m)s ele!ada cuando de una conducta b)sica, generalmente dolosa, se deri!e un determinado resultado m)s gra!e, doloso, imprudente o incluso ortuito, puede resultar e ica$ desde el punto de !ista de la pre!ención general. El sentido de los delitos cali icados por el resultado consiste precisamente en el establecimiento de penas m)s ele!adas que las resultantes de apreciar un concurso de delitos, m)s que las adecuadas a la gra!edad de la culpabilidad. ,ara atender en mayor medida a las exigencias del principio de culpabilidad, en detrimento de los de la pre!ención general, se excluyeron los resultados ortuitos de los delitos cali icados por el resultado. En cuanto al reconocimiento de la rele!ancia del error de prohibición in!encible, hay que se&alar que en a!or del principio del error iuris nocet ?el error de 'erecho no exime de responsabilidad@ cabría in!ocar tambi(n consideraciones de pre!ención general. La aplicación de una pena en los supuestos de error de prohibición in!encible podría ser!ir de acicate para examinar en cada caso, con mayor cuidado, la licitud o ilicitud de la conducta. 'esde el punto de !ista de la
3

arte tambi(n de la imposibilidad de demostrar empíricamente la capacidad de obrar de otro modo. hasta cierto punto. podía o no obrar de otro modo. E# $%"$e&t% mate!ia# de $'#&a i#idad de Mi! P'i*. El concepto mismo de imprudencia presupone el reconocimiento de la posibilidad de obrar de otro modo en la situación concreta. undamentar un juicio de des!alor sobre el autor. sino tambi(n la culpabilidad jurídica. pueden hacerse las siguientes obser!aciones " El concepto material de culpabilidad. a las exigencias de la pre!ención especial. 6i in ringe la norma por considerarla carente de obligatoriedad en conciencia. El requisito de la participación en los bienes jurídicos para la a irmación de la existencia de culpabilidad. de la unción de moti!ación de la norma. El aplicar a los inimputables 7nicamente medidas de seguridad no puede undamentarse en las exigencias de la pre!ención general. en sentido material. si (ste no podía obrar de otro modo. 1. en la situación concreta en que se hallaba. 2.3. por lo que podría considerarse necesario sancionarlos con mayor pena que los correspondientes delitos dolosos " Los homicidios por imprudencia son mucho m)s numerosos que los dolosos. Ello supone que el autor por con!icción no obra culpa blemente.pre!ención especial. Estas personas pueden ser. como capacidad de moti!ación por la norma. E# $%"$e&t% mate!ia# de $'#&a i#idad de M'(%) C%"de.2. la persona que incurra en un error de prohibición in!encible podría re!elarse en alg7n caso.3. #echa$a el concepto tradicional de culpabilidad. dadas sus con!icciones. El conocimiento actual o posible de las normas ?prohibiciones o mandatos@ y la participación en los bienes jurídicos no permiten. 26. 26. desde el punto de !ista material presupone la capacidad de moti!ación por la norma. en alg7n caso y medida. altar) no sólo la culpabilidad moral. 4 . Lo importante no es si el sujeto pudo elegir entre !arias ormas de conducta. mostrando su inclinación por la hipótesis determinista. susceptibles de intimidación y con mayor ra$ón puede serlo el resto de la colecti!idad. sólo permite hacer abstracción del problema del libre albedrío de un modo aparente. 1ampoco puede explicarse la menor punición de los delitos imprudentes en relación con los dolosos desde el punto de !ista de la pre!ención general y de la pre!ención especial. . por esta misma circunstancia. Los delitos imprudentes son mucho m)s recuentes. La culpabilidad. parece recha$able. 6obre los argumentos aportados por Au&o$ %onde. por ello. #echa$a la concepción material de la culpabilidad como capacidad de moti!ación por la norma. pues considera que dicha capacidad de moti!ación no est) excluida en los inimputables y concurre en los que act7an en una situación de inexigibilidad ?causas de inculpabilidad basadas en la no exigibilidad de otra conducta@. como peligrosa y estar indicada la aplicación de una pena. El concepto material de culpabilidad hay que deducirlo. y (sta requiere la participación del indi!iduo en los bienes jurídicos objeto de protección. pues haría depen der la !igencia del ordenamiento jurídico de la aceptación en conciencia de sus normas por los ciudadanos. En la aplicación de una pena a los que pade$can una anomalía o alteración psíquica puede atenderse. por sí solos. dada la imposibilidad de demostrar si una persona determinada.3. sino si pudo abstenerse de reali$ar la conducta prohibida por la norma.

en la reconstrucción social de la realidad. así como por el reconocimiento de la libertad de la !oluntad en la realidad social. de acuerdo con las exigencias del ordenamiento jurídico.+. 6e trata de 2 conceptos enrai$ados en la concepción del hombre como persona. capa$ de autodeterminación con orme a sentido. Cuestra %onstitución. -. 26. como ser responsable. como persona. como ser responsable. El 'erecho no puede ignorar la conciencia de la libertad de los ciudadanos. capacidad que est) excluida en los inimputables y en los que obran en una situación de inexigibilidad.sicología comparada.% de $'#&a i#idad $%"/%!me a #a C%"stit'$i0". 26. se basa en la concepción del hombre como persona. La concepción de la culpabilidad como capacidad de obrar de otro modo. en la capacidad de moti!ación normal por las normas jurídicas. 6e le objeta que la capacidad de moti!ación normal por las normas jurídicas implica la capacidad de obrar de otro modo. . que consagra un Estado social y democr)tico de 'erecho. pues el culpable lo es no porque tu!iera capacidad norma de moti!ación. La distinción es nítida. El 'erecho ha partido siempre de la concepción del hombre como persona.O 1 CULPABILIDAD POR CONDUCTA DE VIDA. 6. pudo obrar o no de otro modo.uig.3. objeto de la regula ción del 'erecho. 2. sino porque pudo ser. Aati$aciones a la tesis de que no se puede comprobar empíricamente si una persona determinada. para obrar de acuerdo con las exigencias del ordenamiento jurídico. la !isión que tienen del mundo y de sí mismos y que se re leja incluso en las estructuras del lenguaje.a$ia '" $%"$e&t% em&-!i$% "%!mati. *. El objeto del reproche de la culpabilidad es la reali$ación de una acción u 5 .+. La culpabilidad es culpabilidad de la !oluntad. seg7n Air . pero que no coinciden plenamente en su contenido. El concepto material de culpabilidad ha de ser coherente con el concepto del ser humano que inspira la %onstitución. !iene a!alada no sólo por exigencias normati!as. Ben<el considera que algunos elementos rele!antes para el juicio de culpabilidad son susceptibles de comprobación. si (ste no podía obrar de otro modo. La culpabilidad jurídica no coincide con la culpabilidad moral. en lugar de haber adoptado una resolución de !oluntad di erente. 6e le reprocha al sujeto que haya adoptado la resolución de !oluntad de lle!ar a cabo la acción ?u omisión@ típica y anti jurídica. como un ser capa$ de autodeterminación con orme a criterios normati!os. 6in embargo se recha$a. desde el punto de !ista material. Las normas serían concebidas 7nicamente como actores causales de posible in luencia en la conducta de los ciudadanos. como ser responsable. en una situación concreta. CULPABILIDAD POR EL . pero la simple capacidad pasi!a de moti!ación no puede ser!ir de base a la atribución del hecho a su autor. 5.La culpabilidad consiste.EC. sino tambi(n por la concepción del ser humano de la moderna /ntropología y la . 2.

Esta igura delicti!a se inspira realmente. sino tambi(n todas las circunstancias que rodearon la conducta delicti!a y que concurrían en el delincuente " / las circunstancias personales se remite expresamente la regla 66. que desoyó el delincuente. sino en la mayor gra!edad de la culpabilidad por el hecho. miedo insuperable@ y en las causas de exclusión de la capa cidad de culpabilidad o de inimputabilidad. lle!a implícita la re erencia a un criterio generali$ador. en un 'erecho penal de autor. no parece que la exclusión de la responsabilidad por el hecho impida la aplicación de medidas de seguridad a los que act7en amparados por una causa de inculpabilidad. La culpabilidad es mayor en el nue!o hecho delicti!o cometido cuando el sujeto ha sido ya condenado con anterioridad por otro delito comprendido en el mismo 1ítulo del %p y de la misma naturale$a. 233 %p@. Esta tesis se aproxima. 2. o de la culpabilidad jurídicoFpenalmente rele!ante.omisión típica y antijurídica. En cuanto a la agra!ante de reincidencia ?art. El %p se basa en el principio de la culpabilidad por el hecho. como categoría intermedia entre la antijuridicidad y la culpabilidad. sin embargo. a la que cabe oponer gra!es objeciones. En el juicio de reproche deben tenerse en cuenta. pero no es preciso que sea culpable@. pero excepcionalmente algunos de sus preceptos se inspiran en la concepción de la culpabilidad por conducta de !ida " %aso de la receptación habitual de altas contra la propiedad ?art. un tipo de autor. y en la causa de inculpabilidad del error de prohibición in!encible. %oherentemente se basa en la culpabilidad por conducta de !ida. CULPABILIDAD 1 RESPONSABILIDAD POR EL .O. La concurrencia de una causa de exclusión de la responsabilidad por el hecho no excluye la antijuridicidad. La sentencia anterior implicaba no sólo un juicio des!alorati!o (ticoFsocial sobre la conducta reali$ada. m)s que en un 'erecho penal de hecho. 6e incluyen tambi(n entre las causas de exclusión de la responsabilidad por el hecho. esta propuesta se basa en el di erente grado de generali$ación con que se procede en las causas de inculpabilidad basadas en la idea de la no exigibilidad ?estado de necesidad como causa de inculpabilidad. La culpabilidad es culpabilidad por el hecho. 6e castiga m)s que una acción. 6e denomina actio libera in causa aquella acción que no era libre en el momento de su reali$ación. En cuanto a las consecuencias jurídicas del reconocimiento de la responsabilidad por el hecho. entre la antijuridicidad y la culpabilidad " La responsabilidad por el hecho. 22. seg7n el cual basta para que los partícipes incurran en responsabilidad que la conducta del autor sea típica y antijurídica.-0 de medición de la pena. no sólo todos los elementos objeti !os y subjeti!os de la acción u omisión típica y antijurídica reali$ada. 6e ha propuesto la introducción de otro elemento esencial del delito. aunque con una undamentación di erente.-0 %p@.. o en una excusa absolutoria. En las causas de inculpabilidad basadas en la idea de la no exigibilidad de otra conducta se da una menor gra!edad de lo injusto. pero sí en un momento anterior " Dg. del des!alor de la acción y en ocasiones del des!alor del resultado y la exclusión de la culpabilidad. sino tambi(n una ad!ertencia. 24 6 . basada en la idea de la no exigibilidad.. pero impide la aplicación de medidas de seguridad y permite que los partícipes queden exentos de pena ?aunque se parta del criterio de la accesoriedad limitada.EC..E0 %o@ no se basa en la culpabilidad por conducta de !ida. a la distin ción entre causas de exclusión de lo injusto penal y causas de justi icación. las excusas absolutorias. si el sujeto se pro!ocó un trastorno mental transitorio con el propósito de cometer el delito ?art. 26.2.

La imputabilidad o capacidad de culpabilidad

23.1. CAUSAS DE INIMPUTABILIDAD. La culpabilidad, en su aspecto material, consiste en la capacidad de obrar de otro modo " %apacidad de adoptar una resolución de !oluntad di erente, acorde con las exigencias del ordenamiento jurídico. La culpabilidad supone un determinado desarrollo y grado de madure$ de la personalidad y unas determinadas condiciones psíquicas que permitan al sujeto conocer la licitud o ilicitud de sus acciones u omisiones y obrar con orme a ese cono cimiento " La imputabilidad o capacidad de culpabilidad es un presupuesto de la culpabilidad. El %p espa&ol no de ine la imputabilidad, pero la opinión un)nime en la %iencia del 'erecho penal espa&ola entiende que determinadas eximentes tienen la naturale$a de causas de exclusión de la capacidad de culpabilidad. Las distintas eximentes recogidas en el %p espa&ol con car)cter de causas de inimputabilidad, regulan supuestos en los que se entiende que queda excluida la responsabilidad criminal por carecer el sujeto de capacidad de culpabilidad.

23.2. ANOMALÍA O ALTERACI4N PSÍ5UICA. /rt. 2..- %c " Est) exento de responsabilidad criminal ... El que al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión ... El trastorno mental transitorio no eximir) de pena cuando hubiese sido pro!ocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiera pre!isto o debido pre!er su comisión. -. 6e trata de una eximente con naturale$a de causa de exclusión de la imputabilidad como consecuencia de que el sujeto su re una en ermedad, anomalía o trastorno mental. 1res son los tipos de órmulas que se han sugerido para regular este tipo de inimputabilidad " a@ ;órmulas psiqui)tricas o biológicas " 6ólo aluden a la en ermedad, anomalía o trastorno mental sin hacer re erencia a sus e ectos psicológicos en la conciencia o !oluntad del sujeto, o en su capacidad de comprender el car)cter ilícito de su conducta o de obrar con orme a ese conocimiento. b@ ;órmulas psicológicas " Bacen re erencia 7nicamente al estado de inconsciencia o anulación de la !oluntad del sujeto, cualquiera que haya sido la causa que lo haya pro!ocado. c@ ;órmulas mixtas psiqui)trico psicológicas " 9ntento de superar las limitaciones de los anteriores planteamientos. Bacen re erencia a una en ermedad, anomalía o trastorno mental, exigi(ndose como consecuencia de ello, que el sujeto se haya !isto pri!ado de la capacidad de entender o de querer, o de comprender el car)cter ilícito de su conducta o de obrar con orme a dicho conocimiento. Los %ódigos penales modernos utili$an por lo general órmulas mixtas. /ctualmente, la ormula recogida por el art. 2..- %p 3* tiene car)cter mixto, requiriendo para su aplicación la concurrencia de 2 requisitos " ,resupuestos psiqui)tricos " Gue el sujeto pade$ca una anomalía o alteración psíquica al tiempo de cometer la in racción penal.

7

E ectos psicológicos " %omo consecuencia de la concurrencia del anterior requisito, el sujeto no debe poder comprender al ilicitud del hecho o actuar con orme a dicha comprensión. 2. %lasi icación y denominación de las en ermedades mentales por la Hrgani$ación Aundial de la 6alud " =rupo de en ermedades psíquicas que pueden ser
atribuidas a una alteración som)tica que a ecte directamente al cerebro o que, a ectando importantes órganos o sistemas uncionales, terminen repercutiendo sobre al unción cerebral.

La demencia. 'isminución dr)stica de las acultades mentales. ,sicosis endógenas. 6urgen desde dentro de la personalidad, no habi(ndose podido comprobar una causa cerebral. Esqui$o renia. ,aranoia. 1rastornos del humor o a ecti!os " 'e especial importancia la ,sicosis maníaco depresi!a. Ceurosis " 1rastornos mentales predominantemente psicógenos. ,sicopatías " 1rastornos de la personalidad. #etraso mental " 6e distinguen grados " 9diocia, imbecilidad y de iciencia mental. En unción del coe iciente intelectual del sujeto " #etraso mental pro undo ?I 2.@ " 'a lugar a la aplicación de la eximente completa #etraso mental gra!e ?Entre 2. y 22@ " Eximente completa. #etraso mental moderado ?Entre 5* y 23@ " Eximente incompleta. #etraso mental le!e ?Entre *. y 4.@ " Eximente incompleta. 1orpe$a mental ?Entre 4- y E.@ " / lo sumo se aprecia una atenuante por analogía, pero en general el 16 dice que no in luye en la medida de la imputabilidad. 5. El art. 2..- %c incluye tambi(n " Estados emoti!os o pasionales " Ci!el de la eximente incompleta o atenuante por analogía. 2. 6e excluyen expresamente de su aplicación los casos de actiones liberae in causa cuando se trate de trastorno mental transitorio. /rt. 2.. - .2. %p " ... El trastorno mental transitorio no eximirá de pena cuando hubiese sido provocado por el su eto con el propósito de cometer el delito o hubiera previsto o debido prever su comisión ... ,ara la aplicación de la eximente de anomalía o alteración psíquica, en los supuestos de trastorno mental transitorio, es preciso no sólo que el sujeto est( pri!ado por completo de la capacidad de comprender el car)cter ilícito de la conducta o de obrar con orme a ese conocimiento, sino tambi(n que el trastorno mental transitorio no haya sido pro!ocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiese pre!isto o debido pre!er su comisión. Este requisito negati!o de la eximente alude a las llamadas acciones libres en la causa ? actiones liberae in causa @. El sujeto es inimputable en el momento de reali$ar la acción u
8

omisión típica y antijurídica, pero no lo era en un momento anterior, cuando se pro!ocó el trastorno mental transitorio " 6e establece una excepción al principio de que el sujeto ha de ser imputable en el momento de reali$ar al acción u omisión típica y antijurídica. El requisito es compatible con el principio de culpabilidad por el hecho, pues en el juicio de reproche se tienen en cuenta no sólo las circunstancias del mismo, sino tambi(n la conducta anterior del sujeto, en la medida en que sea rele!ante para determinar si la acción u omisión típica y antijurídica reali$ada le era o no, o en qu( medida le era reprochable. En el nue!o %p quedan excluidos tambi(n de la eximente de anomalía o alteración psíquica, los supuestos m)s gra!es de la actio libera in causa imprudente " /quellos casos en que la pro!ocación del trastorno mental transitorio es !oluntaria, habiendo pre!isto el sujeto o debido pre!er que en esta situación podía cometer el delito. En los restantes casos sería aplicable la eximente en relación con el hecho delicti!o cometido durante el trastorno mental transitorio, pudiendo incurrir, no obstante, el sujeto en responsabilidad por un delito imprudente de resultado, si la pro!ocación del trastorno mental transitorio supone una in racción del cuidado objeti!amente debido para e!itar la producción del resultado delicti!o, la conducta imprudente est) sancionada expresamente por la Ley, d)ndose los restantes elementos del tipo de lo injusto de los delitos imprudentes " Gue el resultado se hubiera producido precisamente como consecuencia de la inobser!ancia del cuidado objeti!amente debido y uera uno de los que trataba de e!itar la norma de cuidado in ringida. Co podr) incurrir en responsabilidad, sin embargo, en los delitos de simple acti!idad, pues la conducta reali$ada al pro!ocar el trastorno mental transitorio no representa a7n un comien$o de la acción típica del delito imprudente. El t(rmino delito est) utili$ado en sentido amplio, comprensi!o de los delitos y las altas " /rt. 2..-.2. *. %omo consecuencia de la apreciación de la eximente completa de anomalía o alteración psíquica " En los casos en que concurra, el sujeto ser) declarado inimputable y, por tanto, quedar) exento de responsabilidad criminal " Co se le aplicar) pena alguna, lo que no quiere decir que no deri!ar) consecuencia jurídicopenal. /l contrario, para estos sujetos se pre!(n una serie de medidas de seguridad para cuya aplicación es precisa la concurrencia de 2 requisitos recogidos en los arts. 6.- y 3*.- %p. /rt. 6.- %p " ... !as medidas de seguridad se fundamentan en la peligrosidad criminal del su eto al que se impongan, exteriori"ada en al comisión de un hecho previsto como delito ... /rt. 3*.- %p " ... !as medidas de seguridad se aplicarán por el #ue" o $ribunal, previos los informes que estime convenientes, a las personas que se encuentren en los supuestos previstos en el capítulo siguiente de este %ódigo, siempre que concurran estas circunstancias & '( )ue el su eto haya cometido un hecho previsto como delito. *( )ue del hecho y de las circunstancias personales del su eto pueda deducirse un pronostico de comportamiento futuro que revele la probabilidad de comisión de nuevos delitos.

23.3. INTO6ICACI4N PLENA POR EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCO,4LICAS7 DROGAS T46ICAS7 ESTUPE8ACIENTES7 SUSTANCIAS PSICOTR4PICAS U OTRAS 5UE PRODU9CAN AN:LOGOS E8ECTOS7 O COMISI4N DEL
9

nue!o %p@.2 %p. 20. al su rir el sujeto una intoxicación plena por el consumo de alguna de las sustancias citadas o un síndrome de abstinencia.DELI TO BA. debiendo aplicarse la eximente de anomalía o alteración psíquica ya que las medidas de seguridad que para ella se pre!(n resultan m)s adecuadas en el tratamiento de estos sujetos.2 %p hace re erencia es la de la concurrencia de un síndrome de abstinencia. En cuanto a la regulación de la actio libera in causa en el apdo. 1ambi(n en algunos casos de drogodependencia o drogadicción intensa o prolongada en el tiempo debería aplicarse la eximente del art. pero llama la atención el que quede excluido de la sal!edad de la actio libera in causa. no obstante. por no obser!ar la diligencia debida. 6e rompe así una línea jurisprudencial que restringía el )mbito de aplicación del trastorno mental transitorio en los casos de embriague$.2> C&. el síndrome de abstinencia " /nalogía in malam partem " =ra!e de ecto de la regulación legal " El sujeto podría incurrir en responsa bilidad.2 %p no se introduce limitación alguna a la posible e icacia de la embriague$ plena para apreciar la eximente completa.. En el momento en que se aprecie esta eximente al autor le podr)n ser aplicadas las medidas de seguridad del art. /qu(lla que se produce sin !oluntad ni imprudencia por parte del sujeto.. 2E 10 .. -. 2. < A!t. Embriague$ por culpa o imprudencia. como culposa ?por imprudencia o negligencia@ o incluso !oluntaria ?sal!o en los supuestos de actio libera in causa @ ha de aplicarse la eximente. 2 eran los conceptos undamentales que determinaban dicho )mbito " Embriague$ ortuita. 6e trata de una eximente con naturale$a de causa de exclusión de la imputabilidad. La 7ltima de las situaciones a las que el art. 2. -. 2.%p. /qu(lla en la que el sujeto se embriagó aunque no quisiera. en los mismos t(rminos estudiados al anali$ar la eximente de anomalía o alteración psíquica. por un delito de comisión por omisión. En el art.. Especial atención merecen los casos en que al concreto estado de embriague$ se una la existencia de alg7n tipo de psicosis alcohólica. tanto si la embriague$ plena es ortuita. %on la nue!a regulación.O LA IN8LUENCIA DE UN SÍNDROME DE ABSTINENCIA. en los delitos de resultado. incluyendo el internamiento o tratamiento externo en centros m(dicos y no simplemente de deshabituación. no presenta di erencias sustanciales respecto a la regulación de la misma en al eximente de anomalía o alteración psíquica. 2=. cuando se den sus requisitos ?art.

se distinguían 5 grupos de edad " -. tenga alterada gravemente la conciencia de la realidad .. 6u e!olución ha sido constante hasta su actual sustitución por los Ku$gados de Aenores. de comprender el car)cter ilícito de la conducta y actuar con orme a dicha comprensión. Basta cierto límite ?!ariable en el tiempo@ se les equiparaba a los in antes.os no será responsables criminalmente con arreglo a este %ódigo .. ALTERACIONES EN LA PERCEPCI4N. LA MENOR EDAD. se crearon los 1ribunales 1utelares de Aenores. Los 1ribunales 1utelares de Aenores conocían de " /cciones u omisiones típicas y antijurídicas lle!adas a cabo por menores de -6 a&os.5 %c " Est) exento de responsabilidad criminal . La principal característica de esta eximente es su innecesariedad " Eximente super lua que carece de rele!ancia políticoFcriminal ?no ha sido aplicada nunca@. 6igue siendo de aplicación en la actualidad el r(gimen anterior a la entrada en !igor del nue!o %p " 6e establecen 2 tramos de edad con consecuencias penales distintas " Basta los -6 a&os " Ainoría de edad penal. Esta eximente se encuentra recogida en el art.. En el nue!o %p no se niega la posible existencia de responsabilidad penal de un menor. 2. 6e consideraban siempre exentos de responsabilidad criminal.1.2. %omprendidos entre los 4 y los -2 a&os. 2. Los menores podr)n ser responsables criminalmente seg7n las pre!isiones de una Ley penal del Aenor que se habr) de aprobar a tal e ecto.2 %p 45.. 6i bien eran tratados como responsables. E. por la Ley de Jases de 5D999-3-E y el 'ecreto Ley de 2E89 del mismo a&o. est) disminuida 6eg7n el art. 11 .. %uando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la ley que regule la responsabilidad penal del menor .%ausas de inimputabilidad 2?. sino que se declara expresamente que no ser) responsable penalmente de acuerdo a las disposiciones del mismo... 5. !os menores de '+ a. 9mp7beres.. En otros casos respondían por sus actos si habían actuado con discernimiento.. El sujeto est) exento de responsabilidad criminal ya que se entiende que es un inimputable. Ainores. En Espa&a. El art.. 9n antes.. -3 %p establece " . por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o la infancia. 'e -6 a -E a&os " El sujeto es un semiimputable " 6u capacidad de culpabilidad. El que. Aenores de 4 a&os. se entendía que tenían una responsabilidad disminuida. Entre los -2 y los -E a&os de edad. 2?.

tipificados como delitos o faltas penales. Los Ku$gados de Aenores conocer)n exclusi!amente de las acciones y omisiones típicas y antijurídicas que cometan los mayores de -2 a&os y menores de -6. 1al era la situación hasta que el 1% dictó la 6entencia 56L-33.altas del art. Las medidas que los Ku$gados de Aenores pueden aplicar a tenor de la nue!a redacción del art. siempre con la naturale$a de medidas de seguridad.en que declaraba la inconstitucionalidad del art.KA@. en la 'isposición derogatoria 7nica %p 3* no se incluye sal!edad alguna para las altas que en (l se recogen.1ambi(n de los que incurrían en cualquier categoría de estado peligroso de la Ley de .KA perder) su !igencia ya que. excepto de las de su número tercero. a disposición de las /nstituciones administrativas de protección de menores. *( . en su caso.. Aayores de edad penal " %omo el art.rotección de Aenores que son organismos administrati!os.rocedimiento de los Ku$gados de Aenores ?LH%. conocer)n los Kueces de Aenores. *E2 %p 45 ya no est) en !igor y en el nue!o %p no se encuentran altas equi!alentes ?sal!o en aspectos puntuales@. -* de la Ley de los 1ribunales 1utelares de Aenores ?L11A@.e las faltas cometidas por mayores de edad penal comprendidas en el art. %uando el autor de los citados hechos sea menor de '* a..KA determina cu)les !an a ser las nue!as competencias de los Ku$gados de Aenores. 'e los que obser!aran una conducta licenciosa o de !agabundeo.H.os y menores de la edad fi ada en el %p a efectos de responsabilidad criminal. . en las que el menor no haya in ringido precepto penal alguno. son " 12 . 0+1 %p 23. deber)n ser con iados a las Kuntas de . de los hechos que cometan. el art. conducta licenciosa o in racciones administrati!as. El art. -4 LH%.e los hechos cometidos por mayores de '* a. !os #ueces de -enores serán competentes para conocer & '( . Guedan excluidos de la nue!a regulación los casos de simple !agabundeo. *E2 %p 45.os será puesto. La re orma promo!ida consecuentemente supuso la aprobación de la L. Aayores de -2 a&os y menores de -6 " 1ambi(n son considerados inimputables. 'e los que hubieran lle!ado a cabo ciertos comportamientos que constituían ilícitos administrati!os ?in racciones de normas locales o pro!inciales@. 3. adem)s.eligrosidad y #ehabilitación 6ocial. 3 LH%.20 LH%. por no obser!ar el procedimiento las garantías necesarias en orden al respeto de los derechos de la persona.KA. %onocían tambi(n de ciertas conductas delicti!as cometidas por adultos contra los menores " . pero en su caso. 2L-332 que establece que a partir de entonces la L11A se denominar) Ley Hrg)nica reguladora de la %ompetencia y el . 6e deducen 5 segmentos de edad que !an a ser sometidos a un tratamiento di erenciado " Aenores de -2 a&os " 6on inimputables y en caso de reali$ar acción típica y antijurídica.

/cogimiento por otra persona o n7cleo amiliar./monestación o internamiento por tiempo de . 1ratamiento ambulatorio o ingreso en un %entro de car)cter terap(utico. Libertad !igilada. . 9ngreso en un %entro en r(gimen abierto.ri!ación del derecho a conducir ciclomotores o !ehículos de motor.restación de ser!icios en bene icio de la %omunidad.a 5 ines de semana. . semiabierto o cerrado. 23 13 .

EAime"te i"$%m&#eta de a"%ma#-a % a#te!a$i0" &s-B'i$a ?art. si bien no se exime de responsabilidad penal.5 %p@ " 9nternamiento en un centro educati!o especial. -. Htras recogidas en el art.5 %p@ " -. Expulsión del territorio nacional. de modo que el art. EAime"te i"$%m&#eta de a#te!a$i%"es e" #a &e!$e&$i0" ?art.. 5. -. 5. b@ .rohibición de estancia y residencia en determinados lugares. -.2 %p pre!( la posible aplicación de una serie de medidas de seguridad al autor de los hechos en caso de apreciación de cualquiera de estas eximentes incompletas. Ello incluye los supuestos en que el sujeto presenta una disminución de la capacidad de culpabilidad ?que no exclusión@. solamente cuando el semiimputable sea un extranjero no residente en Espa&a. . las medidas de seguridad aplicables son las mismas que se pre!(n en caso de apreciación de las respecti!as eximentes completas. .La imputabilidad disminuida 2@. 2 y 5 %p " EAime"tes i"$%m&#etas. 6. 2-.1... -. 14 . %omo el art..o 2 grados. 1. 2.2 %p se&ala. de distinto contenido seg7n cu)l sea la eximente incompleta apreciada " -. *.ri!ati!as de libertad. se produce una atenuación considerable de la misma. 2.. 9nhabilitación pro esional.O UN SÍNDROME DE ABSTINENCIA 1 ALTERACIONES EN LA PERCEPCI4N.ri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. 2. -. 6E %p pre!( que se aplique la pena in erior en .. cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos . o alteraciones en la percepción. E6IMENTES INCOMPLETAS DE ANOMALÍA O ALTERACI4N PSÍ5UICA7 INTO6ICACI4N POR DROGAS T46ICAS O ESTUPE8ACIENTES O ACTUA CI4N BA.ri!ación de la licencia o del permiso de armas. 2. El art. debidamente acreditado u homologado. intoxicación plena o síndrome de abstinencia. 2. . /dem)s de la imposición de una pena menor.2 %p@ " 9nternamiento en centro de deshabituación p7blico o pri!ado. La ra$ón se encuentra en la posible peligrosidad de estos semiimputables. EAime"te i"$%m&#eta de i"t%Ai$a$i0" &#e"a % s-"d!%me de a sti"e"$ia ?art. . 36. -.%p@ " 9nternamiento para tratamiento m(dico o educación especial en un establecimiento adecuado al tipo de anomalía o alteración psíquica que su ra el sujeto. por concurrir una anomalía o alteración psíquica. %onsecuencia directa de su apreciación es que.ueden ser de 2 tipos " a@ Co pri!ati!as de libertad ?art. 99 del 1ítulo 9 del Libro 9 del %p " 6on circunstancias atenuantes .%p establece una atenuación de la pena para aquellos casos en los que no concurran todos los requisitos necesarios para aplicar las eximentes que recoge el %ap. recogidos como eximentes en el art. -.* %p. !as causas expresadas en el capítulo anterior. el art..

. La suspensión de la ejecución del resto de la pena. pasando la solución por una de las !ariantes de la doble !ía " 6istema !icarial " 6e aplica primero la medida y luego la pena atenuada. La suspensión de la ejecución de las penas pri!ati!as de la libertad ?arts. adem)s de las de la pre!ención especial. 6e llama +!icarial+ porque la medida hace de !icaria.3. y sigs@ permite tener en cuenta las exigencias de la pre!ención general y de la rea irmación del ordenamiento jurídico. la de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número *( del artículo anterior . cuando quede un resto de pena y no pueda concederse o se re!oque la concesión de la libertad condicional..or otra parte. 'e lo !isto hasta el momento se desprende que la apreciación de una disminución de la imputabilidad en el autor de un determinado delito tiene 2 consecuencias undamentales " La imposición de una pena atenuada y la posibilidad de aplicarle una o !arias medidas de seguridad.. es pre erible a la simple acultad del 1ribunal de disponer que no se cumpla el resto de la pena. . desde el punto de !ista de la pre!ención especial. sin establecer ninguna pena. Bay que tener en cuenta que las medidas de seguridad pre!istas en el art. pre!ista en el art. existen !ariantes del mismo " La órmula alemana.. 6istema de la doble !ía " 6e trata de hacer que el semiimputable cumpla sucesi!amente penas y medidas de seguridad. El undamento de esta pre!isión se encuentra en la disminución de la capacidad de culpabilidad del sujeto. pueden soslayar )cilmente el sistema !icarial.. descontando el tiempo de cumplimiento de la medida. El sujeto debe actuar precisamente a causa de dicha adicción. 33 del nue!o %p espa&ol. por lo que esta 15 . 6on !arias las soluciones propuestas " -.2. .e. El nue!o %p recoge como no!edad esta atenuante especí ica en la circunstancia 2M del art. La simple adicción no disminuye ni excluye la imputabilidad del adicto. con los ob!ios problemas que su cumplimiento conlle!a. E. lo que se consigue combinando caracteres de ambas. 6e recha$an todos los planteamientos. no tiene disponer la continuación de la aplicación de una medida de seguridad que ya no es necesaria. / su !e$. 6istema de la !ía 7nica " / los semiimputables se les aplica 7nicamente medidas de seguridad. 6istemas de la tercera !ía " 6e trata de crear una tercera alternati!a a la aplicación de penas y medidas de seguridad. 2-. La órmula del nue!o %p espa&ol es m)s acertada y satis actoria que la del %p alem)n o sui$o. -. 6eg7n dicho precepto. Esto hace que en algunos casos !ayan a concurrir en una misma persona una pena y una medida de seguridad pri!ati!as de libertad. 6ólo en casos excepcionales es con!eniente. es circunstancia atenuante .* %p espa&ol son medidas de seguridad pri!ati!as de libertad. 2@. 5. En primer lugar. la órmula sui$a . sustituye a la pena. aplicar en primer lugar la pena y si se aculta a los 1ribunales para postergar la aplicación de la medida de seguridad. se dispone que siempre se cumpla en primer lugar la medida de seguridad. Ban sido !arias las propuestas en esta dirección.4LICAS7 DROGAS T46ICAS O ESTUPE8ACIENTES.ara poder apreciarla ser) necesaria la concurrencia de los siguientes requisitos " Es preciso de que se trate de una adi$$i0" *!a.. GRAVE ADICCI4N A BEBIDAS ALCO. 2.

3. est( disminuida su capacidad de obrar con orme a ese conocimiento. 6er) de aplicación el r(gimen general.atenuante.. Los límites de edad establecidos son objeti!os y con!encionales y se basan undamentalmente en al experiencia y. son necesarios por ra$ones de seguridad jurídica.i*%! de #a LeC Pe"a# de# Me"%! < E"e!% 2==1 < Le$. !a de ser el culpable menor de '+ a. constituye una circunstancia atenuante . supone una disminución de la capacidad de culpabilidad. 5.. que ue introducido en la re orma parcial de -322.. Es por ello que siguen en !igor los preceptos que en el antiguo texto ?%p 45@ se ocupaban de esta problem)tica. tienen disminuida su capacidad de culpabilidad. 6* %p 45.os . en rigor. 6eg7n el art. aunque puedan comprender el car)cter ilícito de su conducta. 3... E"t!ada e" .5 %p 45. se regulan en el art.a %p 3*. 6i la actuación del sujeto cumple las anteriores condiciones se tendr) que apreciar esta atenuante. 66 %p. de tal modo que para el c)lculo de la pena deber)n seguirse las reglas pre!istas en el art. La alta de una Ley . 6e pre!( una atenuación de la pena en todos aquellos casos en que el sujeto tenga una edad comprendida entre los -6 y los -E a&os.enal Ku!enil y del Aenor ha hecho imposible que por el momento entren en !igor las pre!isiones que el art. +@. aunque pueden originar desajustes en la pr)ctica. LA ATENUANTE DE MENOR EDAD. -3 %p 3* reali$a en torno a este tema. 3. Las especiales consecuencias que la apreciación de esta atenuante del art. 6u alta de madure$ da lugar con recuencia a que. para el caso de concurrencia de agra!antes y atenuantes. El undamento de la misma radica en que se considera que estas personas son semiimputables. tal como establece al 'isposición derogatoria 7nica -.5 %p 45 !a a tener en el c)lculo de la pena. 2@. 16 .

. El sujeto sólo act7a culpablemente cuando conoce o puede conocer la ilicitud de su comportamiento. /rt.ostglosadores.arte de la distinción entre error de hecho y error de derecho. En el caso de que uera in!encible.reliminar del %c. 3=. 6. Esta teoría ha tenido una gran importancia en Espa&a porque ha sido mantenida por el 1s en reiterada jurisprudencia hasta los a&os 6. 6. %on la re orma del 1ítulo . !a ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. 3=.%c establece expresa mente que el error de derecho 7nicamente producir) los e ectos que las leyes estable$can. 6on numerosas las teorías que se han ormulado acerca de su rele!ancia para la responsabilidad penal.. El elemento intelectual trata de la conciencia o conocimiento actual o posible de la antijuridicidad de la conducta " 'e que la conducta sea ilícita.H.URIDICIDAD..1. que lo hacía aplicable a todo el ordenamiento jurídico.reliminar del %c. El elemento intelectual de la reprochabilidad est) constituido por el conocimiento o la cognoscibilidad de la antijuridicidad de la conducta. 6eg7n esta teoría. 'e esa circunstancia deducía el 1s la irrele!ancia del error de derecho. Una persona que no sabía ni podía saber que su conducta era antijurídica. !a creencia errónea e invencible de estar obrando lícitamente 17 . / partir de ahí. que para sus de ensores es una orma de culpabilidad y no un elemento subjeti!o de lo injusto.. y ello pese a que nuestra doctrina se había mani estado en contra desde antiguo... . o dando lugar a una responsabilidad por imprudencia cuando uera !encible.. pueden encontrarse 2 situaciones " 6i el error era !encible podr) dar lugar a una responsabilidad por culpa o imprudencia.2.. excluyendo la responsabilidad penal cuando concurre.Los elementos de la reprochabilidad 3=. 6eg7n el mismo .. desde esta perspecti!a. así que la conducta antijurídica del que obra creyendo que lo hace lícitamente es. ELE5 de 2*D9 de #e orma urgente y parcial del %p introdujo una regulación expresa del error sobre la antijuridicidad de la conducta en el art. El 16 sostu!o la teoría del error iuris nocet hasta la sentencia del -3899-362 donde adoptó los postulados de la teoría del dolo. la conciencia de la antijuridicidad de la conducta es un elemento del dolo. El argumento central encontraba en su ubicación en el 1ítulo . ERROR IURIS NOCET.%c .3. EL ELEMENTO INTELECTUAL DE LA REPROC. no act7a culpablemente. contraria al 'erecho. es irrele!ante. el art. LA LLAMADA TEORÍA DEL DOLO. El 16 hacía una excepción en los casos de error de derecho extrapenal " %uando el error de derecho !ersaba sobre preceptos de otros sectores del ordenamiento jurídico. Basta mediados del siglo 88 ha dominado la teoría del error iuris nocet Nel error de derecho perjudicaO & Este planteamiento tiene sus raíces en el 'erecho #omano y con posterioridad ue desarrollado por los =losadores y . se produce la exclusión de la responsabilidad penal.ABILIDAD < EL CONOCI MIENTO O COGNOSCIBILIDAD DE LA ANTI. El error de derecho no exime de responsabilidad penal perjudica. de tal manera que mientras el primero tiene rele!ancia. El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen . Un error sobre la antijuridicidad de la conducta excluir) el dolo. 6 bis a@ p)rra o 5 %p 45. plenamente culpable. El 16 aceptó esta teoría desde la sentencia de -3899-362 hasta que la L.

ese a la a!orable acogida. Exige el abandono de la !ieja distinción entre error de hecho y error de derecho. La nue!a situación hace que la teoría del dolo sea in!iable en el actual sistema penal.%p alem)n@. 4i el error fuere vencible se observará lo dispuesto en el art. 6e undamentaba alegando que si el art. Pel$el proponía la aplicación analógica de la perturbación parcial de la conciencia. justamente por ello. LA LLAMADA TEORÍA DE LA CULPABILIDAD. consecuentemente.artiendo de ahí. con excepciones. Los seguidores de la 1eoría de la culpabilidad restringida parten del postulado undamental de la teoría de la culpabilidad " La conciencia de la antijuridicidad no es un elemento del dolo sino de la culpabilidad.. es un elemento de la culpabilidad ?de ahí el nombre de la teoría@. El error de prohibición suele ser de derecho. . debe actuarse igual ?aunque el sujeto sea imputable@. pero no siempre. 'e ahí se deri!a que " En el caso del error in!encible se producir) la exclusión de la culpabilidad y. y por ello el error de prohibición o sobre la antijuridicidad de la conducta no excluye el dolo. con un ra$onamiento semejante al anterior. la atenuación establecida para la perturbación parcial era tambi(n acultati!a. .ara hacer !iable su aplicación.declaraba exento al que no puede comprender el car)cter ilícito de su conducta o no puede obrar con orme a esa comprensión. de todas las iguras delicti!as. unida a la teoría del error iuris nocet . . sino a la culpabilidad. La aceptación de esta tesis no ue pací ica.%p alem)n. El 16 espa&ol pudo aplicarla porque hasta la entrada en !igor del %p 3* no se seguía ese principio. debe tratarse a 18 . si dadas las circunstancias del caso se encuentra en un error de prohibición in!encible. *. porque el antiguo art. 6i el error era !encible dar) lugar a una disminución de la culpabilidad y con ello a una atenuación de la pena. *. el error de prohibición no excluye por tanto. una exención de la responsabilidad criminal.ue ormulada por Pel$el para superar los de ectos de la teoría del dolo. proponiendo sustituirla por la de error sobre un elemento del tipo y error de prohibición. siempre que uera posible.. La discrepancia se encuentra en su concepción del error sobre las circunstancias que sir!en de base a una causa de justi icación.ruto de las críticas planteadas surgió una !ariante conocida como +Te%!-a de #a $'#&a i#idad !est!i"*ida +. pero tampoco es así siempre. . sino el del castigo de la reali$ación por imprudencia. su postulado esencial es que la conciencia de la antijuridicidad no pertenece al dolo. la teoría del dolo tropie$a con gra!es incon!enientes desde un punto de !ista políticoFcriminal. poniendo de relie!e que ambas clasi icaciones no son coincidentes " El error sobre un elemento del tipo suele ser un error de hecho. 3=.excluye la responsabilidad criminal. 55 . 6e trata de un error sobre elementos negati!os del tipo y. . En el caso del error !encible. pues consideran que no es un error de prohibición.+. La atenuación de la pena era acultati!a. el dolo. lo que hi$o que a la teoría de Pel$el se la conocer) como +1eoría pura o estricta de la culpabilidad+. Pel$el propuso la siguiente construcción " En caso de error in!encible debía aplicarse por analogía in bonam partem la eximente de perturbación total de la conciencia ?regulada en el antiguo art. *.

en su caso. el error sobre las circunstancias que sir!en de base a una causa de justi icación debe ser tratado como si uera un error sobre un elemento del tipo porque de este modo se llega a resultados m)s justos. En Espa&a. En tal sentido.ara otros penalistas. imprudente. La regulación actual del error de prohibición se encuentra en el art.H. 6i es !encible hay un delito culposo. LA CONCIENCIA DE LA ANTI. *( El error sobre un hecho que cualifique la infracción o sobre una circunstancia agravante. y si es !encible se aplica la pena del delito dolosa atenuada ?con atenuación acultati!a u obligatoria seg7n de qu( código se trate@.esta modalidad de error como un error sobre un elemento del tipo. 3=. / tenor del cual . Error !encible " En este caso la analogía era respecto a la eximente incompleta de enajenación o trastorno mental transitorio. fuera vencible. %ere$o propuso en -362 la aplicación de la teoría pura con un criterio parecido al de Pel$el antes de la introducción de la regulación de la nue!a . ESPADOL. 3( El error invencible sobre la ilicitud del hecho constitutivo de la infracción penal excluye la responsabilidad criminal. 6 bis a@ %p 45. la atenuación de la pena es obligatoria y no acultati!a. -2. la teoría de la culpabilidad ya había tenido acogida doctrinal antes de que la L. Es en el tratamiento del error sobre las circunstancias que sir!en de base a una causa de justi icación donde se encuentran las di erencias " 1eoría pura o estricta de la culpabilidad " Error de prohibición " 6i es in!encible exime de responsabilidad penal. '( El error invencible sobre un hecho constitutivo de la infracción penal excluye la responsabilidad criminal. Co es justo equiparar el error sobre las circunstancias que sir!en de base a una causa de justi icación y el error sobre un elemento del tipo. 4i el error.. . impedirá su apreciación. como hace la teoría pura. lo que debe ser!irle de estímulo para cerciorarse bien de si concurren o no las circunstancias que sir!en de base a una causa de justi icación. como imprudente. 4i el error fuera vencible. pues en el primer caso el sujeto act7a con conciencia y !oluntad de la concurrencia de los elementos positi!os del tipo que undamentan lo injusto especí ico de la conducta delicti!a.URIDICIDAD EN EL CP. Co es cierto que se llegue a resultados m)s justos con la teoría de la culpabilidad restringida.5 %p 3*. se aplicará la pena 19 . La solución propuesta por %ere$o presenta una di erencia con la de Pel$el " /l aplicarse la eximente incompleta. atendidas las circunstancias del hecho y las personales del autor.arcial del %p introdujese la regulación del error sobre un elemento del tipo y del error de prohibición en el art. la infracción será castigada.. 1eoría restringida de la culpabilidad " Error sobre un elemento del tipo ?elemento negati!o@ " 6i es in!encible exime de responsabilidad criminal. Es por ello m)s justo considerarlo como un error de prohibición.2. ELE5 de #e orma Urgente y . o en cualquier caso se aplica su pena.arte general del %p alem)n " Error in!encible " 'ebe aplicarse la eximente de enajenación mental o trastorno mental transitorio por analogía.

bas)ndose en una !ariante de la teoría de la culpabilidad pura en la que la atenuación para los casos de error de prohibición !encible es obligatoria. 5El elemento !oliti!o de la reprochabilidad 20 . . tu!iese conciencia o conocimiento de la inobser!ancia del cuidado objeti!amente debido. el sujeto quedar) exento de pena. Este sistema es pre erible desde el punto de !ista dogm)tico y políticoF criminal. sólo debería hablarse de imprudencia consciente cuando el sujeto. -2.ara que una conducta imprudente ?acti!a u omisi!a@ sea culpable. 1ambi(n aquí el sujeto puede equi!ocarse sobre cu)l es (ste. 9mprudencia inconsciente " Co pre!ió pero pudo pre!er al posibilidad de producción del resultado delicti!o. 6eg7n que el sujeto haya pre!isto o podido pre!er la posibilidad de la producción del resultado delicti!o suele distinguirse una culpa o imprudencia consciente o inconsciente " 9mprudencia consciente " El autor pre!ió la posibilidad de producción del resultado delicti!o. 3=. El elemento intelectual de la reprochabilidad tambi(n debe concurrir en los delitos imprudentes para a irmar la culpabilidad del sujeto. como en el caso de los delitos dolosos. adem)s de haber pre!isto la posibilidad de la producción del resultado delicti!o. aplic)ndose la in erior en o 2 grados. EL ELEMENTO INTELECTUAL DE LA REPROC. %p " 6i el error sobre cu)l es el cuidado objeti!amente debido es in!encible.inferior en ' o * grados. ser) preciso que hubiese pre!isto o podido pre!er la posibilidad de producción del resultado delicti!o. lo que supondr) un error sobre la licitud o la ilicitud de la conducta. sobre la antijuridicidad " Error de prohibición que se regir). #ealmente.ABILIDAD EN LOS DELITOS IMPRUDENTES. En conexión con este elemento intelectual ha de tenerse en cuenta que para que el sujeto pueda llegar a plantearse el problema de cu)l es el cuidado objeti!amente debido.6. reprochable.5. 6i es !encible se producir) una atenuación de la pena. tambi(n es preciso el conocimiento o la cognoscibilidad de la antijuridicidad de la misma. pero con ió en que no se produjese. por el art. Cuestra regulación tiene rasgos originales que la distinguen de los dem)s códigos modernos. La conciencia de la antijuridicidad o la posibilidad de que concurra se ci ra en el campo de la imprudencia en conocer o poder conocer el cuidado objeti!amente debido.

6i la culpabilidad es la reprochabilidad personal de la conducta antijurídica. Aodernamente se recha$a que la no exigibilidad tenga la naturale$a de causa general de exclusión de la culpabilidad. . pero que en el momento de considerar si le era exigible o no al sujeto obrar de otro modo. 2. . cuando no le sea exigible al sujeto al obser!ancia del cuidado objeti!amente debido. un elemento !oliti!o " La exigibilidad de la obediencia al 'erecho. ordenada. En el marco del desarrollo de la teoría normati!a de la culpabilidad. -. .1. 21 . la no exigibilidad. aunque ueran de menor entidad los intereses sal!ados que aquellos que el sujeto no e!ita que sean lesionados.O. Ae$ger sugirió que se aceptara como causa general de exclusión de la culpabilidad. Co ser) exigible la obediencia al 'erecho. 'ar) lugar a la exclusión de la culpabilidad aunque se trate de supuestos no comprendidos en las causas de inculpabilidad del %p. para e!itar el desarme del 'erecho penal.. es necesario considerar la no exigibilidad como causa supralegal de exclusión de la culpabilidad.* %p@. . no solamente se tu!ieran en cuenta los intereses indi!iduales. 2.ara superar los problemas surgidos. De#it%s de a$$i0" im&!'de"tes < Bay que admitir que pueda actuar como causa general. la reali$ación de la acción debida. . 6on !arias las opiniones en torno a este problema " %oncepción restricti!a " 6e recha$a que se trate de una causa general de exclusión de la culpabilidad.6@ y el encubrimiento de parientes ?art.ostura que es excesi!amente restricti!a.reudenthal ormuló la tesis de que constituía una consecuencia ine!itable de la misma. 2.osición de equilibrio ?%ere$o@.31. 6in embargo..ara que una acción u omisión típica y antijurídica sea culpable. sino tambi(n los intereses sociales. La admisión de la no exigibilidad de la obediencia al 'erecho como causa de exclusión de la culpabilidad est) en unción del tipo de delito " De#it%s de a$$i0" d%#%s%s " 6ólo es admisible cuando la idea de la no exigibilidad est( expresada en una causa de inculpabilidad de las recogidas expresamente en el %p. el miedo insuperable ?art. la admisión como causa general de exclusión de la culpabilidad la no exigibilidad de otra conducta con orme al 'erecho. esta condición no es a7n su iciente para poder establecer que el sujeto act7a culpablemente. cuando suponga el sacri icio de intereses propios legítimos. es necesario que concurra el elemento intelectual de la reprochabilidad. 2*2 %p@ " . aunque la conducta no est( comprendida en alguna de las causas concretas de inculpabilidad contenidas en el %p. 6ólo puede dar lugar a la exclusión de la responsabilidad penal cuando constituya el undamento de alguna de las causas de inculpabilidad reguladas de modo expreso en el %p " Estado de necesidad como causa de inculpabilidad ?art. De#it%s de %misi0"7 d%#%s%s % im&!'de"tes < 6e postula su admisión en gran medida. Ello no signi ica que exista unanimidad sobre la trascendencia de la no exigibilidad.or esto se distingue en la reprochabilidad adem)s del elemento intelectual. aun sin la concurrencia de los requisitos del estado de necesidad. LA E6IGIBILIDAD DE LA OBEDIENCIA AL DEREC. /unque el sujeto conociera o pudiera conocer que su conducta era ilícita puede no serle exigible actuar de otro modo ?la obediencia al 'erecho@ en las circunstancias concretas en que se hallaba y si es así no podría decirse que haya obrado culpablemente.

Una !e$ que en la nue!a redacción de la eximente se elimina el requisito objeti!o de que el mal que pro!oca el miedo insuperable uese mayor o igual que el causado. E. pues estaba en unción de las exigencias de la pre!ención general. La legítima de ensa suele racasar ante los 1ribunales por darse recuentemente un exceso en la reacción de ensi!a. etc@. 31.ostura que el 16 ha llegado a sostener en algunas sentencias.. experiencia.. 2. -.. Co existe unanimidad en doctrina y jurisprudencia sobre este punto.6 %p 3* " Est) exento de responsabilidad criminal ...%p 45 " /rt. La opinión dominante cree que ha de atenderse a las circunstancias del sujeto ?edad.. lo que es absurdo. la idea de la no exigibilidad. El principal problema que se plantea es la determinación de la insuperabilidad del miedo.2. si bien no sigue el planteamiento de endido.rimer . El !acío que esta situación produce puede ser cubierto en buena medida por la eximente de miedo insuperable.. ha aplicado en alguna sentencia sobre delitos imprudentes.arcial.%p 3*. 6e ha discutido abundantemente en la doctrina espa&ola sobre la naturale$a jurídica de la eximente de miedo insuperable " /lgunos autores sostienen que se trata de una causa de inimputabilidad " .. ya que sino se pri!ilegiaría a los pusil)nimes. el que obra impulsado por miedo insuperable de un mal igual o mayor . 2. pues sería una eximente in7til desde la introducción de la eximente de trastorno mental transitorio en el art.. EL ESTADO DE NECESIDAD COMO CAUSA DE INCULPABILIDAD. EL MIEDO INSUPERABLE. 31.6 %p " En el nue!o %p se ha producido una importante modi icación con respecto a la redacción que esta eximente tenía en el %p 45. elemento objeti!o que producía ricciones con el principio de culpabilidad. Es por ello que debe introducirse una limitación objeti!a basada en la idea de la exigibilidad " Bay que tener en cuenta lo que le sería exigible a un ciudadano medio. como causa de 22 . 5. cultura. /rt. car)cter. el que obre impulsado por miedo insuperable ... En la pr)ctica orense se in!oca recuentemente el miedo insuperable conjuntamente con la legítima de ensa ?pidi(ndose su apreciación subsidiariamente@ " Aodo de proceder correcto y con!eniente. para su apreciación sólo debe concurrir un elemento de car)cter subjeti!o " El hecho de que el sujeto obre impulsado por un miedo insuperable. 2. E. 2.3." .El 16.-. 6e ha eliminado la re erencia a la causa del miedo y a su entidad. %o 45 " Esta exento de responsabilidad criminal .. /rt. pero no sólo hay que examinar la personalidad. Htros opinan que si uera necesario que el autor tu!iese excluida la capacidad de culpabilidad ?imputabilidad@. .ara la opinión dominante se trata de una causa de inculpabilidad basada en el principio de la no exigibilidad de la obediencia al 'erecho " 1esis que aparece como la m)s acertada. #emisión a 1ema 2. La eximente de miedo insuperable aparece recogida en el art. sólo se podrían incluir en esta eximente los supuestos de terror que pro!oca locura.

en el que se regulan las distintas ormas del delito de encubrimiento " En el apdo. acab)ndose así con su tradicional ubicación en la . El art. *2*. que no operar) en todos aquellos casos en que un sujeto encubra a otro al que le una de las relaciones establecidas por el art. 52 %ircunstancias que aten7an la culpabilidad 32. sino que se ha incluido en la . 2*2 %p sólo se cita. especialmente ahora que se ha eliminado el requisito objeti!o de que el miedo lo uese a un mal igual o mayor. descendientes.. %p. 2... ENCUBRIMIENTO DE PARIENTES. uera del circulo amiliar recogido.. y en el apdo. la eximente de encubrimiento de parientes sólo es aplicable en los supuestos de a!orecimiento real o personal. . de sus ascendientes. a los que encubran a personas a quienes de hallen ligados por an)loga relación de a ecti!idad a la de los cónyuges " %ónyuges de facto. /rt.+. 20 el a!orecimiento real. en el art.%p " 6on circunstancias atenuantes . se encontraba una causa de inculpabilidad basada en el principio de la no exigibilidad de otra conducta. habiendo de tratarse de parejas heterosexuales. -E %p 45. adopción o afines en los mismos grados. pero no en los casos de auxilio para el apro!echamiento de los e ectos del delito.' . 2*2 %p ?copia casi exacta del art.arte Especial. 10'. con la sola excepción de los encubridores que se hallen comprendidos en el supuesto del art. que !i!an en una relación matrimonial de facto .. donde se regulaba esta misma eximente. E6IMENTES INCOMPLETAS. -E %p 45@ ruto del anterior tratamiento del encubrimiento como una orma de participación ?impropia@ y no como un delito autónomo. !as causas expresadas en el capítulo anterior. En el apdo. 50 el a!orecimiento personal. En cuanto al campo de aplicación de esta eximente.%p " /rt.or ello. antijurídica y culpable. -0 aparece una especie de auxilio a la receptación. 2-. 31. cuando no concurran todos los requisitos necesarios para eximir 23 . entre los preceptos que se dedican al delito de encubrimiento..1. #odrígue$ Au&o$ puso de mani iesto que en el art. no pudi(ndose aplicar en los supuestos de encubrimiento comprendidos en el art.. Esta eximente no aparece regulada en el cat)logo general del art. 2*2 %p 3*. La naturale$a jurídica de esta eximente ha sido moti!o de discusiones en la doctrina espa&ola " 6il!ela consideraba que se trataba de una excusa absolutoria " La conducta del pariente encubridor constituía una acción u omisión típica. en el art.inculpabilidad.. 6e establecen ciertos límites a la aplicación de esta eximente. 2*-.arte =eneral del %p ?art. Están exentos de las penas impuestas a los encubridores los que lo sean de su cónyuge o de persona a quien se hallen ligados de forma estable por análoga relación de afectividad. -E %p 45@ establece . pero no punible. hermanos por naturale"a.

2-. de tal modo que lo correcto sería que se excluyera 7nicamente la atenuante cuando las pasiones que originan el arrebato o la obcecación sean ilícitas. .. 6i el miedo uese superable se apreciaría la causa de inculpabilidad incompleta. anterior.2. ATENUANTES ESPECÍ8ICAS. siempre que. 2 moti!os obstaculi$an la posibilidad de apreciarla como incompleta " -. Existen las siguientes causas de inculpabilidad incompletas " Estado de necesidad " /rt. contrarias al 'erecho 'e inter(s resulta la posibilidad de que las pasiones o emociones sean de tal intensidad que puedan excluir o disminuir la imputabilidad. Las causas de inculpabilidad incompletas suponen una menor gra!edad de la culpabilidad. /rt. en todos los casos. dando lugar a la 24 . con orme a las exigencias del 'erecho. /rgumento de car)cter ormal " La regulación del art.ara poder apreciar esta atenuante.. entre las que e!identemente no se encuentra la de encubrimiento de parientes. 2*2. A!!e at%7 % $e$a$i0" ' %t!% estad% &asi%"a# de semeEa"te e"tidad. 2-.. el estado emoti!o o pasional ha de tener la entidad su iciente para que se haya producido una disminución de la culpabilidad. 32.arte especial del %p " /rt. altando los inesenciales.* en relación con el art. de la posibilidad del sujeto de obrar de otro modo. 2..%p " El elemento esencial de esta eximente es que el sujeto act7e impulsado por un miedo insuperable..de responsabilidad en sus respectivos casos .. se hubiese !isto disminuida la capacidad de obrar de otro modo.. 2. !a de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato. bien de inculpabilidad. Las eximentes incompletas. 32.%p " . La opinión mayoritaria en la doctrina critica esta interpretación. bien sean causas de justi icación. presumi(ndose el e ecto y no siendo exigible otra conducta.. suponen una atenuación de la pena en nuestro sistema penal " /tenuantes.%p se re iere exclusi!a mente a las causas expresadas en el cap.ara que concurra el estado de necesidad como causa incompleta de inculpabilidad deber) darse la situación de tal estado y el elemento subjeti!o del mismo pudiendo altar el resto de sus componentes. 1an sólo excepcionalmente se ha apartado de su criterio en supuestos de amores ilícitos. Aiedo insuperable " /rt.. o no se da y no puede aplicarse " En esta causa de inculpabilidad no pueden distinguirse elementos esenciales e inesenciales. 2..1. Lo cierto es que la culpabilidad moral no coincide con la culpabilidad jurídica. El 16 sólo aplica esta atenuante cuando el estado emoti!o o pasional no es contrario a las normas de la Qtica social realmente !igentes en la sociedad o a las exigencias del 'erecho. 2-.6 en relación con el art. 6e encuentra en el hecho de que o se da la relación de parentesco o an)loga. /l igual que en el caso de las causas de justi icación incompletas. La !aloración la lle!a a cabo con criterios jurídicos y sociales. Encubrimiento de parientes " . para que concurran es necesario que se den los elementos esenciales de las correspondientes eximentes. con orme a las exigencias del 'erecho.. obcecación u otro estado pasional de entidad seme ante .5 %p " Es circunstancia atenuante . 2-.2. Aoti!o de car)cter material que se opone a la apreciación de esta eximente como incompleta.

. de la eximente completa o incompleta de anomalía o altera ción psíquica ?arts. La $%"/esi0" de #a i"/!a$$i0". 'ebe apreciarse la atenuante siempre que no uese coaccionado por otro. %uando el mó!il de la con esión uese el arrepentimiento y sólo entonces. Este criterio. El procedimiento judicial comien$a con el sumario. 5. antes de conocer que el procedimiento udicial se dirige contra 6l. En relación con este planteamiento. Esta circunstancia atenuante se basa undamentalmente en 25 .olicía Kudicial se considerar)n a e ectos legales como denuncia. En el caso de esta atenuante. 2.o ocasionado a la víctima. la imputabilidad.2 %p " Es circunstancia atenuante . es contrario a la LE%rim pues seg7n el art. 2-. 32. ya que este requisito no se exige en absoluto en la atenuante 2M del art. se exige la concurrencia de un requisito adicional " Gue se haya producido +antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra (l+ " 6e requiere. un sector discrepante de la opinión dominante. la conducta reparadora podr) ser un síntoma de la menor gra!edad de la culpabilidad. que la con esión sea espont)nea y libre.del %p 3*. 2. sino que interpreta que el procedimiento judicial se inicia en cuanto la . de oportunidad " 6i el sujeto con iesa a las autoridades la in racción est) contribuyendo al mejor uncionamiento de la /dministración de Kusticia. 234 de (sta. ni siquiera que haya empe$ado a actuar el Kue$. El 16 ha sido muy riguroso a la hora de apreciar el requisito de la espontaneidad.ara el 16 no es preciso que haya recaído auto de procesamiento contra el sujeto. considera que la atenuante de arrebato u obcecación disminuye la imputabilidad. de tal modo que no puede disminuir ya ni lo injusto ni la culpabilidad. la con esión podría ser considerada como un síntoma de la menor gra!edad de la culpabilidad. 3 del %p 45. 2-..2. /rt. lo que no es necesario es que el sujeto act7e con el mó!il del arrepentimiento.. los atestados de los uncionarios de la . Co se exige que el mó!il de la conducta reparadora sea el arrepentimiento.olicía Kudicial comien$a la in!estigación.. !a de haber procedido el culpable a reparar el da. adem)s de ser muy riguroso.aplicación en lugar de la atenuante. a confesar la infracción a las autoridades .* %. !a de haber procedido el culpable. o disminuir sus efectos. a di erencia de los que sucedía en la circunstancia atenuante 3M del art.. en relación con la atenuante 3M del art. y tanto la denuncia como la querella son pre!ias al sumario. %uando lo sea y sólo entonces. con el atestado..y 2-.. por ello lo m)s correcto es estimar que aqu(l no comien$a hasta que el jue$ no haya iniciado la incoación del sumario ?art. La aplicación de una pena atenuada en estos supuestos se basa en ra$ones de política criminal. no basta con la mera con esión. de arrepentimiento espont)neo. " %onstituye circunstancia atenuante .2.-$tima.. 3 %p45. La !e&a!a$i0" de# da(% %$asi%"ad% a #a . pues. 6in embargo. /rt.%p@. el delito ya est) consumado. Esto no es así mientras se introdu$ca una !aloración (tica o jurídica de los moti!os " Lo que ocurre es que en situaciones extremas puede quedar excluida o disminuida la capacidad de culpabilidad.3. aunque hubiese sido aconsejado. 1ambi(n resulta de inter(s anali$ar el concepto del inicio del procedimiento judicial. en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del uicio oral. 32.. .2.5 LE%@. En cualquier caso. que el sujeto no act7e coaccionado.

-53 %p@.rimer . 22. 32. La conducta reparadora puede lle!arse a cabo en cualquier momento. En estos casos es menor la necesidad de pena desde el punto de !ista de la pre!ención especia. #emisión a 1ema 22. Ra no se habla de reparar o disminuir los e ectos del delito. PRECIO7 RECOMPENSA O PROMESA.arcial. y se trata de otorgar protección a la !íctima. como agra!ante gen(rica. sino de reparar o disminuir los e ectos del delito. Es esa especial moti!ación la que undamenta la agra!ación de la pena por 26 . siempre que sea con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral.arcial. . Esta agra!ante se recoge. .ero adem)s es una agra!ante muy importante al ser una circunstancia cali icati!a del asesinato ?art. en el art. reparar o disminuir el da&o ocasionado a la !íctima.consideraciones de política criminal.2. Ate"'a"tes &%! a"a#%*-a.rimer .2.5 %o.2. 32. . E# &a!e"tes$% $%m% ate"'a"te.1.+. 6e caracteri$a por el mó!il de lucro que impulsa al delincuente a cometer el delito. #emisión a 1ema 2*. 55 %ircunstancias que aumentan la reprochabilidad 33.

-.amiento. %ometer el delito por motivos racistas..ara que se aplique. que consistía en aumentar deliberadamente el mal del delito causando otros males innecesarios para su ejecución.. por el contrario.. 8UNDAMENTO. ENSADAMIENTO. 33. la llamada agra!ante de males innecesarios. etc. aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido . La redacción que entonces se dio al art. #eincidencia especí ica.5 de ine como asesinato el matar . 22. 33.2. Esta circunstancia agra!ante se undamenta en la mayor reprochabilidad que merece el mó!il que impulsa al autor a cometer el delito. LA REINCIDENCIA. MOTIVOS RACISTAS7 IDEOL4GICOS O CON8ESIONALES. La nue!a circunstancia agra!ante del ensa&amiento contenida en el art.-*.. C#ases < -. Esta agra!ante se introdujo en el anterior %p por la Ley Hrg)nica 2L-33*. 22... 8umentar deliberada o inhumanamente el sufrimiento de la víctima. CLASES. %onstituye una circunstancia agra!ante..*.2 %p 3*.. adem)s. ra"a o nación a la que pertene"ca. . %on orme a esta undamentación el 16 interpreta que la recompensa o promesa han de tener siempre un contenido económico. 6u origen se remonta al 'erecho #omano en el que se castigaba como crimen sicariorum al cometido por los asesinos a sueldo. antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología. o la enfermedad o minusvalía que pade"ca .-4 se repite en el art. . En el anterior %p se recogía como agra!ante gen(rica en el art. %on ensa. 2. El anterior %p recogía como circunstancia agra!ante tanto la reincidencia especí ica como la gen(rica " art. -. El %p !igente. 6e produce cuando el nue!o delito cometido es id(ntico o an)logo al delito por el que el sujeto ue condenado anteriormente. seg7n lo dispuesto en el citado art . En el lenguaje !ulgar. pero el concepto jurídico de reincidencia es m)s estricto. en el nue!o %p como una circunstancia cali icati!a del delito de lesiones corporales ?art. en la !ex %ornelia de 4icariis et 7eneficiis . El ensa&amiento aparece.. sexuales.2@. recompensa o promesa como al que paga o promete. es preciso que el sujeto al tiempo de cometer el nue!o delito hubiese sido condenado en sentencia irme por un delito anterior. El 16 aplica la agra!ante tanto al que recibe el precio. Es una circunstancia agra!ante cuya legitimidad y oportunidad ha sido amplia mente cuestionada... reincidencia equi!ale a recaída en el delito. religión o creencias de la víctima. su sexo u orientación sexual..3. causando a 6sta padecimientos innecesarios para la e ecución del delito .ser mayor la reprochabilidad.. %uando el nue!o delito es de di erente naturale$a a aquel o aquellos por los que ue condenado anteriormente. recoge 27 . el art. CONCEPTO.or otra parte.. -53. -2E.+.. por lo que el nue!o %p ha optado por su mantenimiento. excluyendo otro tipo de prestaciones como las honorí icas. %onstituye una circunstancia agra!ante . -. etnia. 33.* !aría su redacción respecto del anterior %p. #eincidencia gen(rica.

en consecuencia. 8'"dame"t% de esta $i!$'"sta"$ia a*!a. se considera que es m)s reprochable que el sujeto delinca de nue!o cuando ya ha sido condenado por un delito anterior. la medida de la culpabilidad. El sujeto ha sido condenado pero no ha cumplido la pena. 2. el termino delito est) utili$ado en la agra!ante de reincidencia en sentido estricto " %omprensi!o de los delitos gra!es y menos gra!es. 'elincuente habitual es aquel en el que por la comisión reiterada de hechos delicti!os se ha creado un h)bito de delinquir. 33. 1ambi(n suele distinguirse entre " -. El nue!o %p. se pide su supresión. que ha derogado la Ley de . pero no de las altas. Esta teoría es recha$able porque la pena no puede superar nunca en nombre de la pre!ención. 2. que no sólo tiene el habito de delinquir. En el %p !igente se recoge la reincidencia impropia. #eincidencia impropia. El delincuente al delinquir por 2M !e$ in ringe 2 normas " La implícita en el delito que comete y la que prohíbe la repetición delicti!a tras la condena. 6i la culpabilidad es la reprochabilidad de la conducta típica y antijurídica. que es jurídico.a"te < 6e han ormulado di!ersas teorías " -. La pena tiene su undamento en la gra!edad del delito. 2. El delincuente habitual puede ser reincidente. La agra!ante de reincidencia supone castigar 2 !eces por el mismo delito y conduce a una culpabilidad por la orma de !ida en lugar de una culpabilidad por el hecho.2. 5. etc. El sujeto no sólo ha sido condenado sino que ha cumplido la pena. aunque el delincuente no haya sido detenido ni ju$gado. lo que hace re erencia a la irme$a de la sentencia. pues no puede admitirse que la peligrosidad del delincuente undamente una pena. cuali icado como rebeldía. ya que para la habitualidad no se precisa ninguna condena " Lo importante es el h)bito.7nicamente la reincidencia especí ica con lo que la reincidencia gen(rica ha dejado de ser circunstancia agra!ante.eligrosidad y #ehabilitación 6ocial. mientras que la peligrosidad 7nicamente puede undamentar la imposición de una medida de seguridad. contiene una de inición del delincuente habitual muy de ectuosa " /rt. En opinión de la c)tedra. La agra!ante de reincidencia se undamenta en una mayor gra!edad de la culpabilidad. 32 4e consideran reos habituales los que hubieran cometido 3 o más delitos de los 28 . LA . Una 2M teoría de iende que el undamento de la reincidencia est) en las necesidades de la pre!ención especial y de la pre!ención general.ABITUALIDAD CRIMINAL. pero no al cumplimiento. 6e trata de un concepto criminológico que no ha de con undirse con el de reincidente. pero no todo reincidente es delincuente habitual. 'entro de los delincuentes habituales suele distinguirse una especie " El delincuente pro esional. #eincidencia propia. ya que se exige haber sido condenado ejecutoriamente. Htra teoría encuentra el undamento de la reincidencia en el mayor desprecio. a los bienes jurídicos. La nue!a de inición de la reincidencia especí ica combina un criterio ormal con un criterio material. El undamento de la agra!ante de reincidencia es la mayor peligrosidad del delincuente y. sino que ha hecho del delito su modo de !ida.

'eliberación interna sobre los moti!os a!orables y des a!orables a la 29 .ara el tratamiento de delincuentes habituales se han propuesto medidas de seguridad. que resuel!e su ejecución. la imposibilidad de suspensión y de sustitución de las penas ?arts. undamentalmente pri!ati!as de libertad. en un pla"o no superior a 0 a. y sigs. E.rimeramente. donde el (n asis est) puesto en el simple aseguramiento de la sociedad rente al delincuente. aunque pueda ser e ica$. .ABITUALES. se distinguen !arias ases " -M " %on ormada por actos de car)cter interno " . apart)ndole de la sociedad. y EE y sigs@.comprendidos en un mismo cap. TRATAMIENTO DE LOS DELINCUENTES . Aodernamente se piensa que la solución correcta al problema de la habitualidad criminal est) en la aplicación de medidas de seguridad. destacando las pri!ati!as de libertad de internamiento en un establecimiento de custodia o trabajo. Las consecuencias de la habitualidad.eligrosidad y #ehabilitación 6ocial se pre!eía la aplicación de medidas a los delincuentes habituales. para los delincuentes habituales de criminalidad le!e. son 7nicamente adem)s de las propias de la reincidencia. El internamiento en un centro de custodia es una medida de seguridad desesperan$ada. el delito se concibe y delibera en la mente del autor. en el nue!o %p.6. 'entro de estos actos internos se distinguen " 1entación criminal. pues se ha puesto de mani iesto que es ine ica$ para los delincuentes habituales de criminalidad gra!e y es desproporcionado y recha$able. El internamiento en un centro de trabajo ha sido suprimido en muchos países europeos. El nue!o %p no pre!( la aplicación de medidas de seguridad para los delincuentes habituales de criminalidad gra!e. en el iter criminis.os y hayan sido condenados por ello 33. En la Ley de . 52 Los grados de reali$ación del delito En la ejecución del delito doloso.

excepcionalmente " /rts.. Ello no signi ica que para los actos preparatorios no se pre!ea pena alguna.2 %p . la pro!ocación y la proposición para delinquir... -E.os..2 %p.arte =eneral del %p 3* se regulan los siguientes actos preparatorios " %onspiración para delinquir " 30 . /rt.. el legislador ha decidido que deben castigarse en determinados supuestos. *E*@..-. En el nue!o %p los actos preparatorios son impunes con car)cter general.. sólo sucede así en iguras concretas " Bomicidio y asesinato ?art.5 y -E. #esolución de !oluntad a a!or o en contra de la reali$ación de la conducta delicti!a.or el contrario. 3+.. 3+. -6E@. detenciones ilegales y secuestros ?art. 2M " #epresentada por los actos externos.5 %p .. . " arts. 6in embargo. proposición y pro!ocación para delinquir y adem)s. teniendo tal considera ción & '( !as que tengan por ob eto cometer algún delito o. /rt.. en la que los tres supuestos se castigaban de orma general. inflamables.. que hace re erencia expresa al requisito del principio de ejecución. 4on punibles las asociaciones ilícitas. promuevan su colisión . /rt. Ello supone un cambio undamental respecto a la legislación anterior. -6.comisión del delito. si se trata de sus promotores y organi"adores.. /rt. -2-@...2.. *4E@ o los de traición ?art.os para los que hayan cooperado a su formación . !a tenencia o el depósito de sustancias o aparatos explosivos. que se imponga a (stas la misma pena que a la tentati!a . En la . *-*. dentro de los cuales se distingue com7n mente entre actos preparatorios y actos ejecuti!os. con car)cter excepcional. hay determinados actos preparatorios que se castigan en la . *6E %p . LA CONSPIRACI4N7 PROPOSICI4N 1 PROVOCACI4N PARA DELIN5UIR. para cualquier delito... despu6s de constituidas. !a conspiración y la proposición para delinquir sólo se castigarán en los casos especialmente previstos en la !ey . lo que se deduce de la de inición de la tentati!a en el art. En cualquier caso. serán castigados con la pena de prisión de 1 a + a. -4. -*-@.. %p . /ctualmente.enal espa&ol " %onstante en todos los códigos de inspiración liberal. *-*.. y con la pena de prisión de 3 a 0 a..arte Especial como delitos autónomos ?Dg.y *6E %p@. ACTOS PREPARATORIOS. En el %p 3* se adopta el principio de castigar sólo en determinados supuestos los mencionados actos preparatorios.1. -4. no autori"ado por las !eyes o la autoridad competente. la punición limitada de los actos preparatorios no constituye una no!edad en el 'erecho . re eridos respecti!amente de la punición de la conspiración y proposición para delinquir por una parte y de la pro!ocación para delinquir por otra. como el que no se castiguen actos preparatorios que est)n m)s cerca del principio de ejecución que la conspiración. !a provocación se castigará exclusivamente en los casos en que la !ey así lo prevea . lesiones ?art. pero resultan discutibles una serie de aspectos. En el sistema penal espa&ol los actos preparatorios son impunes en general. incendiarios o asfixiantes o sus componentes ... el nue!o texto castiga en determinados delitos la conspiración. delitos de terrorismo ?art.

conductas de mera participación. /dem)s. la exposición ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión. dirigida a la comisión de un delito determinado.. -E.ro!ocación para delinquir " /rt.. La distinción se basa " La inducción tiene que ser directa. responder)n como autores o partícipes del correspondiente delito consumado o intentado. . se castigará como inducción . La incitación ha de hacerse a #a &e!&et!a$i0" de '" de#it% " Lo que supone que la incitación puede hacerse a la comisión de un delito concreto o a la comisión de una determinada clase de delitos. -4.. . a la perpetración de un delito . -E. !a conspiración existe cuando * o más personas se conciertan para la e ecución de un delito y resuelven e ecutarlo . El concepto de conspiración se da tambi(n cuando 2 o m)s personas se conciertan para la ejecución del delito y resuel!en ejecutarlo.ara que exista la conspiración no basta con un cambio de impresiones ?deliberación@. 1eniendo en cuenta que la pro!ocación puede hacerse de palabra.roposición para delinquir " /rt.... )uedará exento de responsabilidad penal por el delito intentado quien evite 31 .. y e ica$ ?que por lo menos haya tentati!a@. ...2. Htro aspecto que puede resultar problem)tico es el de la inclusión de una de inición de apología en el art. -4.-.2 con redacción id(ntica a la que tenía el art..y 5 %p 3* se regula 7nicamente el desestimiento en la tentati!a . Es el acto preparatorio de mayor problem)tica " Esta se inicia con cu)l debe ser la interpretación del t(rmino +directamente+ que incluye la de inición del art. 2.. En el art.../rt. etc y que no es preciso que se dirija a una persona determinada. .2 %p 45 .. Es apología. -6... ante una concurrencia de personas . 2E. o ante una concurrencia de personas.%p . %uando las personas que hayan reali$ado los actos preparatorios punibles cometan despu(s el delito objeto de los mismos. Ba de hacerse re erencia al hecho de que en el %p 3* se mantiene una laguna que ya existía en el %p derogado.. 4i a la provocación hubiese seguido al perpetración del delito. En la proposición se exige que el que propone haya resuelto ejecutar un delito y entonces in!ite a otra u otras personas a ejecutarlo. en relación con el desestimiento en los actos preparatorios.a %p. -E. ..orma de participación que consiste en hacer nacer en otra persona la !oluntad de cometer un delito " /rt.2. !a provocación existe cuando directamente se incita por medio de la imprenta...%p..2 %p .. la proposición no tiene que ser necesariamente e ica$. de acuerdo con el plan delicti!o.. pero asignando a algunos de ellos. Htro problema de la regulación de la pro!ocación para delinquir es el de sus relaciones con la inducción " /rt. la 7nica explicación posible ese que +directamente+ signi ica que la pro!ocación debe ser explícita. !a proposición existe cuando el que ha resuelto cometer un delito invita a otra u otras personas a e ecutarlo . lo que no es necesario en la inducción. %p .. *.ara que se d( el concepto jurídicopenal de conspiración es necesario que se tome la resolución de ejecutar el delito. -E. El problema undamental lo plantea su relación con la inducción " . no siendo su icientes las meras alusiones o insinuaciones. !a apología sólo será delictiva como forma de provocación y si por su naturale"a y circunstancias constituye una incitación directa a cometer un delito .. a los efectos de este %ódigo. de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enalte"can a su autor. radiodifusión o cualquier otro medio de eficacia seme ante que facilite la publicidad. ya que los actos ejecuti!os consumen a los actos preparatorios.-.

la consumación. 'esde la perspecti!a del 'erecho comparado. sino tambi(n la inacabada en las altas contra las personas o el patrimonio ?art. 2.. %on el nue!o sistema se produce una ampliación de la punibilidad en las altas " 6e castiga no sólo la tentati!a acabada ?art.+. /mbas instituciones constituían la -M y la 2M ase del proceso de ejecución del delito en el %p 45. * %p 45@.ECUTIVOS. %uando en un hecho intervengan varios su etos. el resultado no se producir). -*. 9ay tentativa cuando el su eto da principio a la e ecución del delito directamente por hechos exteriores.. 3+. y sin embargo 6ste no se produce por causas independientes de la voluntad del autor .3. -6. si 6stos fueren ya constitutivos de otro delito o falta . TENTATIVA... e impidan o intenten impedir. mientras que hasta ahora sólo se podía imponer la pena in erior en . no se pre!( nada para el desistimiento en los actos preparatorios.1..grado ?art. E#eme"t%s de #a te"tati. bien desistiendo de la e ecución ya iniciada. En el %p derogado se sal!aba el problema aplicando en estos casos por analogía in bonam partem la regulación del desestimiento en la tentati!a. distingui(ndose entre los conceptos de tentati!a acabada e inacabada. En el nue!o %p desaparece la distinción entre tentati!a y delito rustrado " /rt. 3+. es necesario que act7e positi!amente. *.voluntariamente la consumación del delito.o 2 grados ?art. 3+. 62 %p 3*@. para desistir basta con dejar de actuar pues al altar actos ejecuti!os.. En el caso de la tentati!a inacabada.. bien impidiendo la producción del resultado..5 %p. si 6stos fueren ya constitutivos de otro delito o falta . ya que esta di erencia es undamental en el desistimiento.2 %p 3*@. .. pero esto no es posible porque en (l no se permite la aplicación de eximentes por analogía al impedirlo el art.%p 45@. sino que aparece 7nicamente el concepto de tentati!a. 6i se trata de una tentati!a acabada. 2. seria. sin per uicio de la responsabilidad en que pudieran haber incurrido por los actos e ecutados. En el nue!o %p desaparece ormalmente la tradicional distinción entre tentati!a y delito rustrado. firme y decididamente.+. quedarán exentos de responsabilidad penal aqu6l o aquellos que desistan de la e ecución ya iniciada. puesto que sólo de este modo podr) impedir que se produ$ca el resultado. Esta puede dar lugar en el nue!o %p a la aplicación de la pena in erior en . practicando todos o parte de los actos que ob etivamente deberían producir el resultado. ACTOS E.. El desestimiento en los actos ejecuti!os conlle!a la impunidad del que desiste. si el sujeto deja de actuar. en la mayoría de los %ódigos penales modernos no se habla ya de tentati!a y rustración. La solución lógica en el nue!o %p debería ser la misma. 6in embargo.ara que exista una tentati!a punible es necesario que concurran una serie 32 . sin per uicio de la responsabilidad en que pudiera haber incurrido por los actos e ecutados. 6e produce un aumento del arbitrio judicial en la decisión sobre la pena a imponer en los casos de tentati!a acabada.a. 3. La usión de la tentati!a y el delito rustrado tiene importantes consecuencias " -.

se pre!( siempre una pena.rincipio de ejecución " #equisito exigido expresamente en el art.. 1eoría del comien$o del peligro concreto del bien jurídico " Un acto es ejecuti!o cuando pone ya en peligro concreto el bien jurídico. con ánimo de lucro. 6e objetaba a esta teoría que es inadmisible que la naturale$a de los actos dependa de que se pueda probar o no que est(n dirigidos a la comisión de un delito.. 2. . El sujeto debe haber dado comien$o a la ejecución y rebasado por tanto la es era de los actos preparatorios. mientras que los ejecuti!os son uní!ocos. 6e plantea el problema de la distinción entre actos ejecuti!os y actos preparatorios " Los actos preparatorios en nuestro ordenamiento son en general impunes. si el acto est) comprendido en la $ona peri (rica es ya un acto ejecuti!o. deduci(ndose de ellos que est)n dirigidos a la comisión de un delito. Dg. En la pr)ctica.de elementos " El 'olo. sal!o que est(n comprendidas en un tipo de delito de peligro concreto o abstracto. 254 %p donde se regula el delito de robo . para !eri icar la naturale$a del acto ha de examinarse si estaba comprendido en la descripción de la acción típica o no. el delito intentado se podr) dar incluso cuando el sujeto act7e simplemente con dolo e!entual. %riterio objeti!oF ormal o 1eoría de la acción típica " 6eg7n este planteamiento. Eso sí. . mientras que los actos preparatorios ser)n aquellos no comprendidos en la descripción de la misma. 'onde no cabe la tentati!a es en los delitos imprudentes " 6e podr)n dar 7nicamente acciones imprudentes sin resultado " 'elitos imprudentes incompletos. toda!ía no lo ponen en peligro. mientras que para los actos ejecuti!os. modos o ormas de ejecución " Kunto al n7cleo central ?!erbo de la acción típica@ se encuentra una $ona peri (rica. Existe una !ariante con car)cter alternati!o de esta teoría " La 1eoría del comien$o del ataque al bien jurídico " Un acto ser) ejecuti!o cuando suponga el inicio del ataque al bien jurídico. habr) de examinarse el !erbo típico de acuerdo con su sentido usual. /sí. 33 . 'olo " Los grados de la ejecución del delito se re ieren exclusi!amente a los delitos dolosos. se apoderaren de las cosas muebles a enas empleando fuer"a en las cosas para acceder al lugar donde 6stas se encuentran o violencia o intimidación en las personas . aparecen ormando una unidad. pudiendo estar dirigidos a la comisión de un delito o a la reali$ación de una conducta lícita. -6 %p. un principio de ejecución y que no se produ$ca el resultado por causas ajenas a la !oluntad del sujeto. sino que adem)s se hace re erencia a los medios. actos ejecuti!os son aquellos que suponen una reali$ación de la acción típica. el caso del art.ara deslindar unos de otros se han ormulado distintas teorías " 1eoría de la uni!ocidad " Los actos preparatorios son equí!ocos. -. para determinar cuando esto es así. ya que sólo en ellos el sujeto persigue la producción del resultado. En el marco de esta teoría debe hacerse especial re erencia a algunos tipos delicti!os en los que no solamente se describe la acción típica mediante un !erbo. 4on reos del delito de robo los que. En estos casos. 1eoría de la unidad natural " 6eg7n este criterio material son actos ejecuti!os aquellos que est)n tan íntimamente unidos con los descritos en la acción típica que para una contemplación natural del pro ano.... Este tipo de conductas son generalmente impunes. Los actos preparatorios. por el contrario.

que consisten precisamente en que se castiga la mera reali$ación de una acción.. En el nue!o %p. las amena$as ?arts. bien impidiendo la producción del resultado. -6 %p . pues en el primer caso se hace depender la exención de pena del desestimiento de la ejecución ya iniciada o de que el sujeto impida la producción del resultado.lantea problemas la determinación de la naturale$a jurídica del desistimiento. 2*E y sigs@. el desestimiento est) concebido como una causa personal de exclusión de la pena " /rt. 34 . quedarán exentos de responsabilidad penal aqu6l o aquellos que desistan de la e ecución ya iniciada. pero ello no signi ica necesariamente que el que desiste quede exento de toda responsabilidad criminal. o con mayor precisión dogm)tica. . %uando en un hecho intervengan varios su etos. Gue no se produ$ca el resultado por causas ajenas a la !oluntad del sujeto " Ultimo requisito que se precisa para que se d( el concepto de tentati!a. tal como establece el art. mientras que en el segundo se exige el desestimiento de la ejecución ya iniciada y que se impida o intente seriamente impedir la consumación " La reali$ación de ulteriores actos de ejecución o la producción del resultado. El desestimiento !oluntario excluye la responsabilidad por la tentati!a. . pues en el art. irme y decididamente a e!itar la producción del resultado y (ste no se produ$ca por otras causas. 2. bien desistiendo de la ejecución ya iniciada.2 %p. -6. 6in embargo. 5. firme y decididamente la consumación . La ra$ón se encuentra en que al dar comien$o a la ejecución del delito (ste queda consumado. ya que qui$) los actos que había reali$ado eran ya constituti!os de otra in racción penal. e impidan o intenten impedir. Llama la atención el distinto tratamiento del desestimiento en los supuestos de autor 7nico y de codelincuencia.La necesidad de un principio de ejecución en la tentati!a plantea una problem)tica en relación con determinados tipos de delitos " 'elitos de simple acti!idad " /l ser el principio de ejecución un elemento de la tentati!a no cabe (sta en los delitos de simple acti!idad. Dg. no plantean problemas conceptuales para a irmar la posibilidad de que sean reali$ados en grado de tentati!a. @. seria. El desestimiento del autor no determina la impunidad de los partícipes. se citan iguras delicti!as en las que esto no es exactamente así " Las injurias ?arts. -3* %p@. " 'elito de omisión del deber de socorro ?art. -6.ara poder castigar a una persona por tentati!a es necesario que no haya desistido !oluntariamente. %omo delitos de resultado que son. L%s de#it%s im&!%&i%s de %misi0" % de $%misi0" &%! %misi0" .E y sigs.2 se dice que quedar) exento de responsabilidad penal quien e!ite !oluntariamente la consumación del delito. -63 y sigs@ o el also testimonio ?arts. un elemento del tipo de la tentati!a. Co se contempla el supuesto de que el autor 7nico se es uerce seria. En el nue!o %p el desestimiento ha de ser tambi(n !oluntario... 'elitos de omisión " 6e distinguen 2 tipos " L%s de#it%s &'!%s % &!%&i%s de %misi0" " 1ienen una estructura similar a la de los delitos de simple acti!idad. En el antiguo %p la ausencia de desestimiento era un elemento del concepto mismo de tentati!a. Hpinión correcta pues en los delitos de simple acti!idad no cabe la tentati!a. En tal supuesto debería quedar tambi(n exento de pena.

Te"tati. en un juicio de pre!isibilidad objeti!a. La tentati!a es absolutamente inidónea cuando en ning7n caso el medio puede producir el resultado y es relati!amente inidónea cuando no lo puede producir en el caso concreto pero sí en otros. 5. ex ante. y la mera alta ocasional de presencia del objeto. .or inexistencia del objeto material del delito. representa un peligro serio para el ordenamiento jurídico. 1entati!a inidónea es aqu(lla en la que de antemano. siendo esta segunda relati!amente inidónea y.ueden distinguirse 5 clases de tentati!a imposible " . Las teorías subjeti!as son muy numerosas y !ariadas.or inidoneidad del sujeto acti!o del delito. sino que despierta la compasión. coincidiendo en los puntos undamentales. Es inidónea la tentati!a no peligrosa. pero introduce luego un correcti!o de car)cter objeti!o " Co se debe castigar en los casos en que. 1eoría de la impresión " 1eoría mixta. La decisión que se tome a este respecto repercute en la concepción de lo injusto que inspira el %p.or inidoneidad de los medios. objeti!o subjeti!a. porque toda tentati!a ex post es inidónea y una resolución delicti!a puesta de mani iesto por actos externos. Hbjeto " 6e distinguen casos de inexistencia del objeto que son considerados de tentati!a absolutamente inidónea y por tanto impunes.+.3+. la conducta del sujeto no causa alarma en la sociedad. Co parte de una contemplación ex post sino ex ante. 1eorías subjeti!as " La tentati!a inidónea debe castigarse siempre. aparece como imposible la producción del resultado delicti!o.arte de la teoría subjeti!a de la tentati!a considerando que toda tentati!a inidónea debe ser punible. . coloc)ndose el int(rprete en el momento en que ya ha ocurrido el hecho y teniendo en cuenta los datos que se conocen en ese momento. de car)cter ejecuti!o.a im&%si #e % i"id0"ea. 6e le hace la objeción de que existen pocos medios que sean absolutamente inidóneos.2. Aedios " /bsolutamente inidóneos y relati!amente inidóneos o insu icientes. en la que en un juicio de pre!isibilidad objeti!a aparece como imposible que se produ$ca el resultado. por la desconexión entre el plan delicti!o y la realidad. . 6e distingue entre ambos tipos de tentati!a desde una perspecti!a ex post. El de ecto undamental de esta teoría radica en su imprecisión " El criterio de la 35 .igura sobre la que se ha generado gran pol(mica entre los penalistas europeos desde el siglo 898. Es idónea la tentati!a peligrosa " /qu(lla en la que en un juicio de pre!isibilidad objeti!a aparece ex ante como posible la producción del resultado delicti!o. de la relati!a mente inidónea que sería punible. punible. 2. La problem)tica undamental en torno a la misma se centra en si debe ser castigada o no. Te%!-a de# &e#i*!% $%"$!et% < Es la moderna teoría objeti!a. . 1eorías objeti!as " Te%!-a de# &e#i*!% a st!a$t% < 'istingue la tentati!a absolutamente inidónea que sería impune. 6ólo se hace re erencia a la inidoneidad de los medios y del objeto. . 6obre su impunidad o castigo se han ormulado numerosas teorías " -. por tanto.

arte Especial la receptación en el art. Co sólo quedan excluidos los casos de tentati!a irreal sino todos los de tentati!a inidónea..2. se dice que se trata de una especie de error de prohibición pero al re!(s. -6 se dice . Ello se debe a que el %p 3*. %on la expresión +delito putati!o+ se hace re erencia a todos aquellos supuestos en los que una persona reali$a una conducta con la con!icción de que constituye delito.. 2*. . -6 y 62 %p e!idencia que el legislador ha optado por una teoría objeti!a de la tentati!a de tal modo que en nuestro nue!o sistema penal la tentati!a inidónea o imposible es impune.. que objeti!amente deberían producir el resultado. cuando no es así. 5* La /utoría El art. 23E entre los delitos contra el patrimonio.. atendiendo al peligro inherente al intento ?art. 4on responsables criminalmente de los delitos y faltas.+alarma social+ no permite delimitar con seguridad la tentati!a imposible y la tentati!a irreal. 6e exige la peligrosidad de la acción en un juicio ex ante.. -62@ " En el nue!o %p sólo se castiga la tentati!a peligrosa. 4on autores quienes reali"an el hecho por sí solos. DELITO PUTATIVO. La regulación de los arts. En el art. 2E se establece qui(nes son autores . E!identemente son conductas impunes ya que no existe delito alguno. como delitos contra la /dministración de Kusticia.. a di erencia del anterior. 3+.... y el encubrimiento en los arts. 36 .. es un elemento ajeno a lo injusto especí ico de la conducta reali$ada.. practicando todos o parte de los actos que ob etivamente deberían producir el resultado . !os que inducen directamente a otro u otros a e ecutarlo. los autores y los cómplices . '.or otra parte. sino que regula en la . En la de inición de la tentati!a del art.. con untamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento . pues se trata de una conducta lícita. ya no regula el encubrimiento como orma de participación impropia..y sigs.or ello mismo. 24 %p establece .. la tentati!a idónea. . Esta regulación supone un importante cambio respecto a la recogida por el anterior %p. El %p 3* opta claramente por una teoría objeti!a.. $ambi6n serán considerados autores .

%oncepto restringido u objeti!oF ormal " Es autor quien reali$a la acción típica o alguno de sus elementos. El problema con el que tropie$a esta teoría es que no comprende los casos de autoría mediata ?una persona utili$a a otra como instrumento para cometer el delito@. !os que cooperan a su e ecución con un acto sin el cual no se habría efectuado . pues todos ellos han colocado una condición para la producción del resultado. Dg. En sentido estricto. En cambio. cooperador necesario o cómplice. en el plano subjeti!o. 23 de ine por su parte a los cómplices .1. %oncepto inalista de autor " 37 . /dem)s. /sí. Los inductores y los cooperadores necesarios son en realidad partícipes. -2 decía . el legislador distingue claramente entre los que son autores y los que son tratados a e ectos de pena como autores ?inductor y cooperador necesario@. el que act7a con animus auctoris. cuyo art. pero el %p los considera autores con el in de que reciban la misma pena que los autores. y act7a con )nimo de ayudar. En estos casos..uer$a o intimidación en el delito de agresión sexual.*.. Guienes reali$an el hecho conjuntamente " C%a't%!es.. Guienes reali$an el hecho por medio de otro del que se sir!en como instrumento " A't%!es mediat%s. el sujeto que est) detr)s del instrumento no reali$a generalmente ning7n elemento del tipo y no podría ser considerado autor. 4e consideran autores &'( !os que toman parte directa en la e ecución del hecho.. por tanto. 6er) autor quien coopere causalmente a la comisión del delito siempre que no sea inductor. 4on cómplices los que no hallándose comprendidos en el art. La problem)tica arranca del anterior %p. siendo por ello coautores. 32.. %oncepto extensi!o de autor " Lo es todo aqu(l que coopera a la comisión del delito poniendo una condición para su comisión. %oncepto subjeti!o de autor " En el plano objeti!o no pueden establecerse di erencias entre las contribuciones de los distintos inter!inientes en el delito. anterior. los autores son " Guienes reali$an el hecho por sí solos " A't%!es di!e$t%s. La regulación del %p 3* combina el concepto restringido u objeti!o ormal de autor con un criterio material " %riterio del dominio del hecho. ser) partícipe aquel codelincuente que act7e con animus socii " El que quiere el hecho como ajeno.. aunque sea otro en que abuse de la !íctima.. EL CONCEPTO DE AUTOR.. en inter(s de otra persona... siempre que no est( comprendido en algunas de las categorías de participación expresamente reguladas en el %p " %oncepto residual de autoría. 2E %p establece qui(nes son autores y a qui(nes se considera autores.. La di erencia entre las distintas aportaciones al hecho ha de estar. El art. El art. Estos 7ltimos son aquellos que cooperan a la ejecución del hecho con un acto sin el cual no se hubiese e ectuado. *( !os que cooperan a la e ecución del hecho con un acto sin el cual no se hubiese e ecutado . cooperan a la e ecución del hecho con actos anteriores o simultáneos . " . En el nue!o %p. el %p considera autores a los i"d'$t%!es y a los $%%&e!ad%!es "e$esa!i%s. /mbos sujetos han reali$ado alg7n elemento del tipo. es autor el que quiere el hecho como propio.

-2. amena$as.-.ero tropie$a con di icultades en los delitos imprudentes porque en ellos no puede hablarse de dominio del hecho. es necesaria la coacción. etc. %uando se utili$a como instrumento a una persona que act7a amparada por una causa de justi icación. causal. 1ambi(n siguió durante cierto tiempo otro concepto de autor basado en la teoría del acuerdo pre!io. es preciso que las conductas prohibidas u ordenadas est(n descritas en la ley. y como el %p se basa en una concepción personal de lo injusto. -0 del antiguo art. 6e discute si debe considerarse que se da el dominio del hecho cuando el error de prohibición en que se encuentra el instrumento. 32. pues no obra libremente. El 16 espa&ol siguió con el anterior %p. aunque no realice la acción típica personalmente. -2.. ese concepto habr) de ser el concepto inalista de autor. En los delitos dolosos es autor el que tiene el dominio inal del hecho. LA AUTORÍA MEDIATA.uede tratarse de un error sobre un elemento del tipo o sobre la antijuridicidad de la conducta. . .. / alta de una regulación expresa de la autoría mediata. y autor es el que reali$a la conducta típica. Co basta con la mera inducción. /rt. /lgunos autores consideran que sólo hay dominio del hecho cuando el error es in!encible. sino tambi(n el que reali$a el hecho sir!i(ndose de otro " Es necesario acudir a un concepto material de autor que permita explicar la igura del autor mediato. 4on autores quienes reali"an el hecho por sí solos .. ya que el resultado se produce de un modo ciego. y otros que el dominio del hecho se da aunque el error sea !encible... o por medio de otro del que se sirven como instrumento . en algunas sentencias. 38 . en muchas sentencias. Los supuestos de autoría mediata pueden clasi icarse " 'ominio del hecho mediante la coacción. sino que la reali$a a tra!(s de otra persona de la que se sir!e como instrumento. 'ominio del hecho por utili$ación de un inimputable. al autor mediato en el art. 'ado que en nuestro %p rige el principio de legalidad de los delitos y de las penas. En algunas sentencias m)s modernas ha acogido el concepto inalista de autor. el concepto restringido y objeti!o ormal de autor. /utor no es sólo el que reali$a la acción u omisión típica. no inalista. se&alando como tal a aqu(l que tiene el dominio inalista del hecho. 6e trata de un concepto material que abarca la autoría mediata puesto que el autor mediato tiene el dominio del hecho. /utor mediato es el que tiene el dominio del hecho. /utor es quien tiene el dominio inalista del hecho " /quella persona de la que depende que el delito se cometa o no y la orma de su comisión. por medio de !iolencia. es un error !encible.6e basa en la doctrina de la acción inalista de Pel$el.. Esa persona act7a como instrumento.or ese moti!o se desdobló el concepto de autor " En los delitos culposos es autor todo aqu(l que contribuye a la producción del resultado con una conducta que no responde al cuidado objeti!amente debido. 6e coacciona a una persona para que cometa un delito. En nuestro %p es insu iciente el concepto restringido de autor. El concepto de autor del %p es un concepto mixto. El 16 incluyó tambi(n. 'ominio del hecho induciendo a una persona a error o apro!echando la situación de error en que se encuentra " .2. que identi icaba con en apdo. 2E %p .

En opinión de la c)tedra, la ungibilidad del instrumento no es su iciente para undamentar el dominio del hecho. La introducción de la autoría mediata en el nue!o %p de -33* constituye un acierto, pues en el anterior %p, en el que no se recogía expresamente esta igura, el autor mediato podía en ocasiones ser castigado como inductor o como cooperador necesario, pero otros supuestos no incluíbles en estas iguras quedaban impunes, Dg.. " Los supuestos en que la conducta del instrumento no era típica por altar alg7n elemento del tipo o no era antijurídica.

32.3. EL ACTUAR EN LUGAR DE OTRO. Esta igura se recoge en el art. 5- %p. Es posible que alguien realice la conducta típica en nombre de otro, en representación o en inter(s de otro, pero sin que este otro tenga el dominio del hecho. En los delitos especiales es posible que quien reali$a la conducta típica en nombre o representación o inter(s de otro, no re7na las cualidades necesarias para poder ser autor del delito y en cambio, la persona en cuyo nombre, representación o inter(s se act7a sí re7na esas características. %omo ninguno de los 2 reali$a el tipo completo, ambos deberían quedar impunes, el que act7a porque no cumple las características del sujeto acti!o que el tipo exige y aqu(l por quien se act7a porque ni reali$a la acción típica ni tiene el dominio del hecho. En Espa&a, esta igura se introdujo en el art. -* bis del anterior %p y de ahí pasó al art. 5- %p 3*, siendo pre erible la nue!a regulación, pues la anterior se ocupaba 7nicamente del supuesto de obrar en nombre, representación o inter(s de una persona jurídica, contemplando 7nicamente al administrador de derecho y no al de hecho. El art. 5- dispone ... El que actúe como administrador de hecho o de derecho de una persona urídica, o en nombre o representación legal o voluntaria de otro, responderá personalmente, aunque no concurran en 6l las condiciones, cualidades o relaciones que la correspondiente figura de delito o falta requiera para poder ser su eto activo del mismo, si tales circunstancias se dan en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre ... & La idea del %p se basa en la idea de la representación como undamento de la imputación de la conducta delicti!a.

32.+. LA COAUTORÍA. 6e produce cuando en la ejecución del delito inter!iene m)s de - autor. El nue!o %p la recoge en su art. 2E cuando de ine como autores a los que reali$an el hecho +conjuntamente+. Co ha de con undirse este concepto con el de codelincuencia. Esta se da cuando a la comisión de un delito concurren !arios delincuentes, pero es posible que sólo uno de ellos sea autor y los dem)s sean meros partícipes. 6e da la coautoria, en cambio, cuando !arias personas, entre las que existe un acuerdo de !oluntades, reali$an cada una de ellas alg7n elemento del tipo. ,uesto que tambi(n es autor el que tiene el dominio del hecho, aunque no realice ning7n elemento del tipo, es posible que se d( un caso de coautoria en el que uno de los coautores no realice ning7n elemento del tipo pero tenga el dominio del hecho. 'escartados los actos ejecuti!os y los preparatorios no ha de llegarse a la conclusión de que el dominio del hecho no juegue ning7n papel en la coautoria. ,ero 7nicamente cuando se trate de actos que no sean típicos, pero que se lle!en a cabo durante la ejecución del delito cabe hablar de dominio del hecho. El que tiene el dominio uncional del hecho reali$a la acción +conjuntamente+ con aquellos que ejecutan alg7n elemento del tipo y est) por tanto comprendido en la regulación de la coautoria del art. 2E %p.
39

,odría pensarse que los cooperadores necesarios tienen siempre el dominio del hecho, pues el %ódigo los de ine, en el art. 2E b@ como ... los que cooperan a su e ecución con un acto sin el cual no habría efectuado ... ,ero si el cooperador necesario es siempre coautor, qu( sentido tiene su mención expresa en el art. 2E > La respuesta es que el cooperador necesario no tiene siempre el dominio del hecho, aunque el 1s lo estimó así en alguna sentencia. La igura del cooperador necesario se basa en la !ieja teoría de los juristas italianos de la Jaja Edad Aedia de la causa necesaria o del cómplice principal. 6eg7n esa teoría, es autor, adem)s del que reali$a la conducta delicti!a, aqu(l que cooperó a la comisión del delito con un acto sin el cual no se hubiese e ectuado " /qu(l que puso una causa necesaria para la comisión del delito. La igura del cooperador necesario es obsoleta, responde a una teoría hace tiempo abandonada y hubiese sido pre erible que el legislador la hubiese abandonado en el nue!o %p. Htro problema que se plantea la doctrina con respecto a la coautoria es el de si la misma cabe en los delitos imprudentes. En (stos el resultado no es querido por ellos, por lo que no puede hablarse de un acuerdo de !oluntades dirigido a la comisión del hecho delicti!o. La c)tedra considera correcta esa postura desde el momento en que lo injusto de los delitos imprudentes queda sólo constituido cuando al des!alor de la acción se a&ade el des!alor del resultado. 6in embargo, la opinión dominante en nuestro país admite, en cambio, la coautoria en los delitos imprudentes. 6í que es posible que !arias personas se pongan de acuerdo para reali$ar una acción imprudente, aunque ninguna de ellas quiera que se produ$ca el resultado. El 16 que admite la coautoria en los delitos imprudentes, la distingue de la simple concurrencia de conductas imprudentes independientes que contribuyen a la producción del resultado. En este 7ltimo caso, cada uno de los sujetos ser) autor de un delito imprudente, pero no ser)n coautores.

32.2. LA PARTICIPACI4N. El art. 24 %p distingue entre autores y partícipes " ... 4on responsables criminal mente de los delitos y faltas los autores y los cómplices ... Los cómplices son partícipes. ,ero adem)s, en el art. 2E, tras de inir a los auto res y coautores se dice que tambi(n ser)n considerados autores los inductores y los cooperadores necesarios. ,ero con ello se dice 7nicamente que dichos sujetos son considerados como autores por el %p a los e ectos de castigarles con la misma pena que al autor. Los inductores no son autores en sentido estricto, sino partícipes y los cooperadores necesarios sólo ser)n autores cuando tengan el dominio del hecho. ,or lo tanto, son partícipes los inductores, los cooperadores necesarios que no tienen el dominio del hecho y los cómplices. /rt. 23 %p ... 4on cómplices los que, no hallándose comprendidos en el art. anterior, cooperan a la e ecución del hecho con actos anteriores o simultáneos ... 6uele hablarse de una participación moral representada por la inducción y de una participación material representada por los cooperadores necesarios, cuando no tienen el dominio del hecho, y por los cómplices. 6eg7n lo establecido en el art. 6* %p, a los autores ?a e ectos penales, todos los del art. 2E, incluyendo inductores y cooperadores necesarios@ se les aplica la pena que est( se&alada para el delito en la parte especial. El art. 65 establece para los cómplices la atenuación obligatoria de la pena se&alada por la ley para los autores en - grado.

32.6. LA NATURALE9A DE LA PARTICIPACI4N. La participación consiste en tomar parte, en cooperar en la ejecución de la conducta delicti!a lle!ada a cabo por el autor. ,or ello se habla de la naturale$a accesoria de la participación respecto de la autoría. la responsabilidad de los
40

partícipes est) en unción de la de los autores. Esta dependencia se obser!a en 2 aspectos di erentes que lle!an a hablar de una accesoriedad cuantitati!a y una accesoriedad cualitati!a. 6eg7n el criterio de la accesoriedad cuantitati!a, si el autor no da comien$o a la ejecución del delito, los partícipes quedan, en principio, impunes. 6i el autor no da comien$o a la ejecución del delito, por el moti!o que sea, los partícipes no responder)n como tales, pero podr)n incurrir en responsabilidad penal si su conducta constituye alguno de los actos preparatorios que se castigan de modo excepcional. 6i el autor sí ha dado comien$o a la ejecución del delito pero no lo ha consumado, los partícipes responder)n como inductores, cooperadores necesarios o cómplices en un delito en grado de tentati!a. 6ólo si el autor ha consumado el delito responder)n los partícipes de participación en el delito consumado. Esta tesis es mantenida de orma un)nime por la %iencia penal europea. La accesoriedad cualitati!a se re iere a la medida de la dependencia de la respon sabilidad de los partícipes respecto de la del autor. En este )mbito existe una pol(mica doctrinal que se resume en 2 teorías " -. 6eg7n la te%!-a de #a a$$es%!iedad m-"ima , se considera que para que los partícipes incurran en responsabilidad, basta con que la conducta del autor sea típica, no siendo necesario que sea adem)s antijurídica y culpable. 2. Los de ensores de a$$es%!iedad #imitada exigen que la conducta del autor sea típica y antijurídica para que pueda darse una participación punible. 5. El $!ite!i% de #a a$$es%!iedad mFAima exige, para que incurran en responsabilidad los partícipes, que la conducta del autor sea típica, antijurídica y culpable. 2. 6e habla de Gi&e!a$$es%!iedad cuando se exige que la conducta del autor sea típica, antijurídica, culpable y adem)s punible. La doctrina penal espa&ola mayoritaria de iende que en nuestro %p rige el principio de la accesoriedad limitada para los inductores, cooperadores necesarios y cómplices. Guienes de endían este criterio se basaban en lo dispuesto en los arts. -2 y -6 del %,45, donde se hablaba de inducir o cooperar a la ejecución del hecho. En el nue!o %, se sigue el mismo criterio a la hora de interpretar la palabra +hecho+ del art. 2E. /unque la teoría de la accesoriedad de la participación es dominante en Europa, se ha de endido ocasionalmente la tesis contraria " La participación como delito autónomo, independiente. Esta idea, seg7n la cual la conducta del partícipe sería un delito di erente a la conducta del autor, no ha sido nunca de endida en Espa&a. Cuestro %p parte de la tesis de la unidad del delito.

32.3. LOS ELEMENTOS DE LA MISMA. ,ara que se d( la participación es preciso que concurran 2 elementos " -. El elemento objeti!o representado por la conducta de cooperación. 2. El elemento subjeti!o " El acuerdo de !oluntades entre el autor y los partícipes, que supone la concurrencia del dolo del partícipe. El sujeto debe actuar con conciencia y !oluntad de cooperar en la conducta típica y antijurídica lle!ada a cabo por el autor. La opinión dominante estima que el elemento objeti!o ?la cooperación@ se da cuando la conducta del partícipe supone una condición de acuerdo con la teoría
41

servirán únicamente para agravar o atenuar la responsabilidad de los que hayan tenido conocimiento de ellas en el momento de 42 . 'ispone este precepto . del %ódigo anterior. 5. La opinión dominante en la %iencia del 'erecho penal espa&ola admite. servirán para agravar o atenuar la responsabilidad sólo de aquellos en quienes concurran. Ese problema se regula en el art. 6*. 6ólo si la omisión había sido prometida con anterioridad admitía el 16 la complicidad argumentando que la promesa era ya una conducta acti!a. %abe 7nicamente la inducción. /lgunos autores niegan la posibilidad de participación dolosa en un delito imprudente. in!ocando para ello un argumento poco sólido basado en la interpretación meramente literal del antiguo art. 32. #especto de esta cuestión es undamental la sentencia de 5-9-3E6 en la que el 16 enumeraba los requisitos de la participación por omisión " -. En tiempos m)s recientes. -6. pero la teoría moderna se plantea si no debe admitirse tambi(n la participación en supuestos en los que el partícipe no ha puesto siquiera una condición para la reali$ación de la conducta por parte del autor. Htro problema que se plantea es el de si cabe la participación por omisión. la participación en los delitos imprudentes. constituido por la omisión. En los delitos especiales. la cooperación necesaria o la complicidad para reali$ar una acción que no responde al cuidado objeti!amente debido. el dolo en el autor. La respuesta ha de ser negati!a. admitiendo la participación por omisión desde la sentencia de 5. en sus relaciones particulares con el ofendido o en otra causa personal. en cambio. '( !as circunstancias agravantes o atenuantes que consistan en la disposición moral del delincuente. pues el supuesto partícipe es en realidad autor de un delito imprudente. no cabe la participación en los delitos imprudentes. cooperación necesaria y la complicidad@ suponen la decisión del autor de reali$ar el hecho.. pero sí podr) ser cooperador por omisión. En ese artículo se de inía la complicidad utili$ando la palabra +actos+ " Lo que el 16 interpretaba como comporta miento acti!o. Esta teoría tradicional es hoy b)sicamente aceptada. 2. El 16 la negaba en un principio. *( !as que consistan en la e ecución material del hecho. El elemento subjeti!o o !oluntad dolosa.@.?.de la equi!alencia de las condiciones para la reali$ación de la conducta típica y antijurídica por parte del autor. 6e plantea el problema de la comunicabilidad de las distintas circunstancias atenuantes y agra!antes que pueden concurrir en un delito.9-32*. El elemento normati!o consistente en un especí ico deber de actuar que se deri!a de una posición de garante. EL PROBLEMA DE LA COMUNICABILIDAD DE LAS CIRCUNSTANCIAS. 6e plantea asimismo el problema de si cabe la participación por imprudencia en un delito doloso. o en los medios empleados para reali"arla. el 16 ha !ariado su criterio. siendo su redacción id(ntica a la del art.. el sujeto no podr) ser considerado autor por omisión si en (l no concurren las características exigidas por el tipo. 32. El elemento objeti!o. 6. pues la participación ?inducción. EL PROBLEMA DE LA PARTICIPACI4N EN EL DELITO IMPRUDENTE. 'esde el momento en que lo injusto de los delitos imprudentes queda solo constituido cuando al des!alor de la acción se a&ade el des!alor del resultado.

22 y 25 o si se debe aplicar adem)s a las circunstancias que el legislador ha utili$ado para ormas en la . 24 y 2E@. Este precepto es con orme con el principio de culpabilidad y con la moderna concepción personal de lo injusto que distingue entre un des!alor de la acción y un des!alor del resultado. 6i el inducido reali$a la conducta delicti!a y logra la consumación del delito. aunque no es preciso que lo consume.. El problema que plantea este artículo es el de si es aplicable 7nicamente a las circunstancias agra!antes y atenuantes gen(ricas de los arts.ormas de participación 36. dada la naturale$a accesoria de la participación. 6i el inducido no llegó siquiera a dar comien$o a la ejecución. su responsabilidad est) en unción de la del autor.. La opinión dominante estima que el art. La inducción en nuestro 'erecho ha de ser directa y e ica$. 6* se plantea tambi(n en los delitos especiales " 6on delitos especiales aquellos en los que sólo pueden ser sujeto acti!o personas que re7nen determinadas características exigidas por el tipo. El problema de la aplicación del art. el inductor quedar) impune. El inductor hace que otra persona adopte la resolución de lle!ar a cabo una acción típica y antijurídica.or ello. anterior. E ica$ quiere decir que es preciso que el inducido d( comien$o a la ejecución del delito. en el que se contienen las reglas de medición de la pena "% se a&#i$a!F a #as $i!$'"sta"$ias a*!a. que lo dispuesto en los restantes arts. 'irecta signi ica que ha de ser dirigida a una persona determinada para que cometa un delito concreto. El inductor es realmente un partícipe en el delito cometido por el autor. INDUCTORES. 'e lo dispuesto en este art. . pero que induce a otro a 43 . El criterio de la opinión dominante es que el art.arte Especial tipos agra!ados o atenuados. 6i la conducta del autor queda en grado de tentati!a. aunque el %p le castigue con la pena de (ste ?arts.. puede deducirse. En a!or de la opinión dominante cabe argumentar que el art. 2-. el inductor recibir) la pena del autor de un delito en grado de tentati!a. el inductor responder) por inducción a un delito consumado con la pena del autor de un delito consumado.. 'entro del tema de la inducción est) el problema del agente pro!ocador " 9ndi!iduo que no quiere que un delito se cometa. 6* se aplica tambi(n a las circunstancias agra!antes y atenuantes utili$adas por el legislador en la .arte Especial para ormar tipos agra!ados o atenuados. sí es aplicable a las agra!antes o atenuantes utili$adas en la . entre ellos el 6*. 6* tambi(n se aplica a los delitos especiales..a"tes % a ate"'a"tes B'e #a LeC GaCa te"id% e" $'e"ta a# des$!i i! % sa"$i%"a! '"a i"/!a$$i0"7 "i a #as B'e sea" de ta# ma"e!a i"Ge!e"tes a# de#it% B'e si" #a $%"$'!!e"$ia de e##as "% &%d!-a $%mete!se . 64 establece que el art.arte Especial para ormar tipos agra!ados o atenuados.la acción o de su coopera ción para el delito .1. pues en nuestro %p la inducción ine ica$ no se castiga. 56 . a sensu contrario.

Estos criterios resultan inaceptables. haciendo una incongruente excepción para los delitos de tr) ico de drogas. (ste podría incurrir en responsabilidad. Los cómplices son partícipes. el dolo ha de ir re erido a la consumación del delito. En el anterior %p se castigaba la tentati!a inidónea y sin embargo. sin embargo no quiere que el delito se consuma " Co se da en (l el dolo de la inducción. La solución correcta es que el agente pro!ocador ha de quedar impune porque en (l no se da el dolo. %ómplice es el que puso una condición que a ectaba 7nicamente a la orma de reali$ación del delito. anterior. se est) ante una mera complicidad. COMPLICES. %riterio abstracto " Bay que hacer abstracción de las circunstancias del caso concreto y preguntarse si la orma de cooperación puede considerarse necesaria en general para la comisión del delito.. 6e plantea la problem)tica de distinguir entre cooperadores necesarios y cómplices. El art. Cinguno de los criterios de distinción entre cooperador necesario y cómplice 44 . El incon!eniente de este criterio es que deja !acía la cooperación necesaria. 6on tambi(n partícipes. %onsiderar cooperación necesaria la ayuda de la que depende la comisión del delito. pues no tienen en cuenta la moderna e!olución de la teoría de lo injusto en la ciencia del 'erecho penal.2. no hallándose comprendidos en el art. / primera !ista. %omo !ariantes " #e erir la necesidad 7nicamente a la producción del resultado y no a las modalidades de la acción " %ooperador necesario es el que pone una condición sin la cual el resultado delicti!o no se hubiese producido. Una cooperación es necesaria cuando el autor no hubiera podido conseguir esa cooperación de ninguna otra persona. En caso contrario. por un delito imprudente.cometerlo para poder proceder a su detención. El art. Co existe un dolo especí ico de la tentati!a. En el nue!o %p. el 16 no castigaba la conducta del agente pro!ocador ni tampoco la del pro!ocado. sin dar una argumentación satis actoria. sal!o en aquellos casos en que tengan el dominio uncional del hecho y sean. y simple complicidad aqu(lla de la que depende 7nicamente la orma de comisión del mismo. los que cooperan en su e ecución con un acto sin el cual no se habría efectuado .. el 16 puede dejar impune el delito pro!ocado porque generalmente se tratar) de una tentati!a inidónea.. este sujeto es un inductor. coautores. COOPERADORES NECESARIOS. 23 dispone que .. pues nadie es insustituible. que distingue junto al des!alor del resultado. aunque el art. 2E de ine a los cooperadores necesarios como . 2E %p les castigue con la misma pena que a los autores. 36. son cómplices los que. cooperan en la e ecución del hecho con actos anteriores o simultáneos. por ello. /dem)s plantea di icultades insuperables de prueba. 6i el resultado delicti!o llegara a producirse en contra de la !oluntad del agente pro!ocador. pues los 1ribunales di ícilmente podr)n demostrar que ninguna otra persona habría podido reali$ar tal conducta. en su caso. sugiri(ndose en la %iencia del 'erecho penal espa&ol di!ersos criterios de distinción " %riterio del caso concreto " 6er) cooperador necesario todo aqu(l que con su conducta ponga una condición sin la cual el delito no se hubiese cometido o se habría cometido de modo di erente... un des!alor de la acción.

'( En los delitos y faltas que se cometan utili"ando medios o soportes de difusión mecánicos. en el art. *( !os autores a los que se refiere el art. LA CODELINCUENCIA EN LOS DELITOS COMETIDOS A TRAVHS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACI4N SOCIAL.+. 1. 6e basa en la teoría italiana de la Jaja Edad Aedia de la causa necesaria o del cómplice principal. La solución t(cnicamente correcta es establecer para los cómplices una atenuación meramente acultati!a de la pena de los autores " El %. #egulación que obedece a 2 ra$ones " -. emisora o difusora.es con!incente. !os directores de la publicación o programa en que se difunda. %p contiene una regulación especial para las personas responsables de los delitos cometidos a tra!(s de los medios de comunicación social. de acuerdo con el siguiente orden & '. anterior. !os que realmente hayan redactado el texto o producido el signo de que se trate y quienes les hayan inducido a reali"arlo. estableci(ndose por ello un sistema de responsabilidad en cascada. / esta regulación legal de responsabilidad en cascada no cabe objetar que suponga un residuo de responsabilidad objeti!a y que atente contra el principio de culpabilidad... *+ responderán de forma escalonada. porque si se aplicasen a los delitos cometidos a tra!(s de los medios de comunicación social las reglas generales sobre autoría y participación de los arts. !os directores de la empresa grabadora. que haya siempre un responsable. Guiere asegurarse la e ecti!idad de una responsabilidad penal por esos delitos. reproductora o impresora.. La igura del cooperador necesario es obsoleta y de lege ferenda sería recomendable su supresión.. /rt. 3. 36.a. 6e trata de reducir el círculo de las personas responsables. sino tambi(n al que reali$a un acto sin el cual no se hubiera cometido el delito " 'icha teoría parte de una undamentación alsa. excluyente y subsidiaria. *.. El sistema de responsabilidad es cascada en los delitos cometidos a tra!(s 45 . hace obligatoria la atenuación para los cómplices. el 16 los combina con el in de llegar a la solución que considera justa. El art. 24 y 2E %p se restringiría en exceso el ejercicio del derecho undamental de la libertad de expresión e in ormación. 65. se dirigirá el procedimiento contra la mencionadas en el número inmediatamente posterior . pues cualquiera de las personas citadas puede in!ocar una causa de inculpabilidad. 2. incluso la declaración de rebeldía o la residencia fuera de Espa. no responderán criminalmente ni los cómplices ni quienes los hubieren favorecido personal o realmente. 5. 25. Lo que ocurre es que al que est) por debajo en la cascada sólo se le exigir) de hecho responsabilidad si no se ha condenado a alguno de los anteriores. %p . hay que considerar autor no sólo al que reali$a la conducta delicti!a. La no condena de uno de los sujetos enumerados pre!iamente es una condición de perseguibilidad. 6eg7n esa teoría. no pueda perseguirse a ninguna de las personas comprendidas en uno de los números del apdo. En ocasiones cree que el partícipe merece al pena del autor y busca el o los criterios que le permitan considerarlo cooperador necesario. !os directores de la empresa editora. 3( %uando por cualquier motivo distinto de la extinción de la responsabilidad penal.

sino en la no reali$ación de una acción por un sujeto que podía reali$arla en la situación concreta en que se hallaba. %on arreglo a este sistema responde siempre de estos delitos. %onocimiento de la situación. adem)s del autor material. La omisión no es una acción. Los delitos de omisión consisten en la in racción de un mandato de reali$ar una determinada acción. . . consiste precisamente en la no reali$ación de una acción. 6on 5 los requisitos que han de concurrir para que se d( " -.ero el omitir no consiste simplemente en la no reali$ación de una acción.osibilidad ísica. EL CONCEPTO DE OMISI4N. Esta di erencia undamental conlle!a que no quepa ormular un concepto gen(rico de acción que englobe a la omisión y a la acción en sentido estricto. Un elemento se destaca como eje de este concepto de omisión " La capacidad de acción. 5.osibilidad de conocer y elegir los medios para reali$ar la acción. LA ESTRUCTURA ONTOL4GICA DE LA OMISI4N. 54 La omisión punible 33. Los delitos de omisión lle!an implícitos unos mandatos de reali$ar determinadas acciones dirigidas a conseguir un in socialmente !alioso o a e!itar la producción de resultados socialmente indeseables. . el gerente. real. de utili$ar los medios elegidos y reali$ar el acto 46 . 2.de medios de comunicación suele seguirse en di!ersas legislaciones penales. director o redactor responsable. Kunto a la acción se encuentra la omisión como orma independiente de conducta humana. pero no es el 7nico.1. Htro sistema existente en el 'erecho comparado es el de +el gerente responsable+. con el que se persigue el mismo in de asegurar la e ecti!idad de una responsabilidad.

La capacidad concreta de acción es el elemento constituti!o de la omisión. dado que la omisión consiste simplemente en la no reali$ación de una acción que el sujeto podía lle!ar a cabo. una inalidad. 'elitos de comisión por omisión o impropios de omisión " En ellos hay implícito un mandato de reali$ar una acción tendente a e!itar la 47 .%#iti. LA OMISI4N EN EL DEREC. Bay. En ellos hay implícito un mandato de reali$ar dicha acción. Esta peculiaridad de la omisión con respecto a la acción hi$o que se produjera una importante pol(mica acerca de cómo concebir el dolo en los delitos omisi!os " El dolo en la omisión no es otra cosa que la simple conciencia de la no reali$ación de la acción para la que se tiene capacidad concreta de acción " 2 tipos de omisión " Hmisión dolosa " Hmisión consciente.planteado. 33.O PENAL.2.% . 1radicionalmente. en ella no es posible hablar de una relación de causalidad ?el sujeto no causó el resultado. en la que el sujeto tiene conciencia de poder reali$ar la acción sal!adora. no solamente prohíbe la reali$ación de determinadas acciones ?a tra!(s de prohibiciones@. La omisión tiene una determinada est!'$t'!a %"t%#0*i$a " %onsiste en la no reali$ación de una acción que el sujeto podía lle!ar a cabo en una concreta situación. Hmisión imprudente " Es inconsciente " El sujeto conoce el in pero no la concurrencia de su propia capacidad de acción. lo que es aplicable tanto para los casos de omisiones !oluntarias como para las in!oluntarias. pueden considerarse paralelos a los delitos de simple acti!idad. La omisión constituye objeto de inter(s del 'erecho penal ya que. En el dolo de los delitos de omisión. junto al elemento intelectual. se habla de 2 tipos de omisión " 'elitos puros o propios de omisión " En los que se castiga la mera no reali$ación de una acción que el sujeto podía lle!ar a cabo en la concreta situación en que se hallaba. . omisiones !oluntarias e in!oluntarias.or otra parte. por tanto. 'e tal a irmación se desprende que el concepto de omisión no requiere la presencia de un acto de !oluntad actual sino que basta con la posibilidad de su concurrencia. sino que tambi(n ordena lle!ar a cabo otras que puedan sal!aguardar a los mismos ?a tra!(s de mandatos de actuar@ " 6erie de iguras delicti!as que tienen como objeto la punición de ciertos comportamientos omisi!os. %on respecto al campo de las conductas acti!as. La !oluntariedad no es inherente al concepto de omisión. sino que no lo impidió@. normas de la (tica social o del 'erecho. por lo que consecuentemente tampoco puede encontrarse una !oluntad de reali$ación. puede distinguirse un e#eme"t% . en su a )n de proteger los bienes jurídicos. El dolo en la omisión es conciencia y !oluntad de la no reali$ación de una acción que el sujeto podía y debía reali$ar. La omisión existe con independencia de todo juicio de !alor por parte de los usos sociales.

de tal modo que si inalmente se produce. 33. El %p 3* presenta la no!edad de incluir una regulación expresa de los mismos a tra!(s de una cl)usula general que aparece en su art. El mandato obliga tambi(n en estos casos a solicitar la ayuda y a recordar a otras personas su deber de lle!ar a cabo indi!idualmente o reali$ar conjuntamente la acción debida. 33. se !a a hacer re erencia 7nicamente de delitos de car)cter doloso ya que con la entrada en !igor del %p 3* han desaparecido de la regulación los delitos propios de omisión imprudentes siguiendo la línea marcada por el art.. %onocimiento de los medios o orma de reali$ación de la acción debida. 33. 5.3. y que se re iere a todos los tipos de resultado de la .3. . ísica. 'icha capacidad concreta de acción ?elemento esencial para poder decir que se est) ante una omisión@.arte =eneral@.1. La omisión que sea típica con orme a los requisitos detallados. Co reali$ación de una acción tendente a cumplir con el mandato " En el momento en que se lle!e a cabo una acción dirigida a cumplir con el mismo. sino tambi(n cuando dirige su es uer$o a conseguirlo aunque inalmente racase. quedar) autom)ticamente excluida la tipicidad de la conducta En el delito propio de omisión doloso alta la tipicidad no sólo cuando el autor consigue el in ijado por el mandato...osibilidad real. consisten en la mera no reali$ación de una acción que el sujeto podía y debía lle!ar a cabo en la concreta situación en que se hallaba. En este sentido son parecidos a los delitos de resultado. El tipo de los delitos propios de omisión dolosos comprende los siguientes elementos " 6ituación típica " 9ncluye aquellas circunstancias descritas en el tipo en !irtud de las cuales el ordenamiento jurídico exige una inter!ención. no ser) antijurídica. 2. -2 %p 3* . Entre los numerosos problemas que plantean destaca el de la inexistencia de una relación de causalidad entre la omisión y el resultado delicti!o. /rt. de reali$ar la acción debida " 'icha posibilidad se da tambi(n cuando la persona obligada no lo puede hacer personalmente o no por sí sólo pero sí sir!i(ndose de un tercero..arte Especial. -.?. necesita de la concurrencia de los siguientes requisitos " -. /l tratar los delitos propios de omisión que. !as acciones u omisiones imprudentes sólo se castigarán cuando expresamente lo disponga la !ey . ilícita.2. LOS DELITOS PROPIOS DE OMISI4N DOLOSOS.3.producción de un resultado delicti!o.osibilidad de cumplir el mandato " El sujeto ha omitido la acción exigida por el mandato si era capa$ de reali$arla. La a"tiE'!idi$idad. -2 %p que establece el principio de excepcionalidad del castigo de las conductas imprudentes. E# ti&%. se imputa (ste al omitente que no lo impidió pudiendo hacerlo. 48 . %onocimiento de la acción típica. En este tipo de delitos no se hace re erencia exclusi!amente a la conducta omisi!a sino que se la pone en relación con un resultado lesi!o. . en el supuesto de que concurra alguna causa de justi icación.

uede altar el elemento intelectual de la reprochabilidad. sólo en casos de homicidio.%p 3* introduce una regulación de los mismos. alsedades y esta a.. in anticidio. donde las condenas son m)s numerosas.ara poder ser autor de un delito de comisión por omisión es necesario concretamente que exista una estrecha relación entre el sujeto omitente y el bien jurídico. 1ambi(n en los delitos propios de omisión dolosos puede darse un error sobre la ilicitud de la conducta " . sino de un error sobre un mandato debido al contenido de la norma implícita en estos delitos. 49 . al infringir un especial deber urídico del autor. Es en su campo donde se plantean los principales problemas de la omisión en el 'erecho penal. que recogen delitos de resultado. El 16 ha castigado hasta ahora la comisión por omisión en muy pocos delitos dolosos. %oncretamente. SU REGULACI4N EN EL C4DIGO PENAL.. el art. b: %uando el omitente haya creado una ocasión de riesgo para el bien urídicamente protegido mediante una acción u omisión precedente .3. . En este caso no se trata de un error de prohibición. -2. 6er) en cualquier caso de aplicación el art.. %on la introducción en el art. /quellos delitos de omisión que se caracteri$an en que contienen un mandato de reali$ar una acción tendente a e!itar la producción de un resultado delicti!o. según el sentido del texto de la !ey. pero si inalmente se produce el mismo. 6e trata de una cl)usula general que pretende determinar los requisitos necesarios para que las iguras delicti!as de la . la reali$ación de la acción debida. a su causación. LOS DELITOS IMPROPIOS DE OMISI4N O DE COMISI4N POR OMISI4N. 'istinta suerte han corrido los delitos impropios de omisión imprudentes. -. La culpabilidad es la reprochabilidad la conducta típica y antijurídica. Los delitos impropios de omisión son por tanto delitos especiales que no pueden ser cometidos por cualquiera.%p . 6eg7n el citado art. pudi(ndose llegar a la punición de conductas que hasta ahora no habían sido consideradas como merecedoras de pena.3. de modo que aqu(l ocupara lo que se ha !enido a denominar posición de garante de (ste 7ltimo.arte Especial. La $'#&a i#idad.%p 3* de una regulación expresa de los delitos impropios de omisión. %omo particularidades de cada uno de dichos elementos en los delitos propios de omisión dolosos " Elemento intelectual de la reprochabilidad " 9mplica que el sujeto es culpable sólo si conocía o podía conocer su deber de actuar.33. En ella se distingue un elemento intelectual y un elemento !oliti!o.+. auxilio al suicidio. los Kueces y 1ribunales se !er)n obligados a examinar todos los delitos de resultado incluidos en la . /unque el anterior %p no incluía declaración expresa alguna de car)cter general sobre esta clase de delitos.5 %p ?error sobre la antijuridicidad de la conducta@. se imputa al omitente que no lo impidió pudiendo hacerlo. 33. -. equivalga. -. !os delitos o faltas que consistan en la producción de un resultado sólo se entenderán cometidos por omisión cuando la no evitación del mismo.arte Especial. puedan ser reali$adas por omisión. parricidio. 8 tal efecto se equiparará la omisión a la acción & a: %uando exista una específica obligación legal o contractual de actuar. Elemento !oliti!o de la reprochabilidad " En este tipo de delitos altar) tambi(n la culpabilidad cuando al omitente no le sea exigible la obediencia al 'erecho..

2. %apacidad de e!itar el resultado " 'ominio inalista del hecho. 33. La $'#&a i#idad. de acuerdo con el contenido de lo injusto. si conocía o podía conocer su deber de actuar.uede que al que omite no le sea exigible la reali$ación de la acción debida porque le supone sacri icar sus propios intereses legítimos. En este tipo de supuestos la acción no ser) culpable y el sujeto 50 . %onocimiento del modo de e!itar el resultado. 'olo " Elemento subjeti!o del tipo de los delitos dolosos de comisión por omisión " 6e trata de la conciencia de la posibilidad de e!itar el resultado y la !oluntad de no e!itarlo. LOS DELITOS IMPROPIOS DE OMISI4N DOLOSOS. aunque el mal que se produ$ca sea mayor que el que se pretende e!itar. es necesaria la concurrencia de los siguientes requisitos " 6ituación típica " 'ebe darse el riesgo de producción inminente de un resultado delicti!o de los comprendidos en los correspondientes tipos de los delitos de acción.osibilidad ísica. aunque no se consiga inalmente e!itar el resul tado. como en los delitos puros de omisión. Elemento !oliti!o " 6e trata de la exigibilidad de la obediencia al 'erecho.33.2.3.2. Co reali$ación de una acción tendente a e!itar dicho resultado " Lo que implica que en el mismo momento en que el sujeto lle!a acabo una acción dirigida a impedir la producción del resultado delicti!o.ara poder decir que se da el tipo de los delitos dolosos de comisión por omisión. La conducta típica no ser) antijurídica en los delitos dolosos de comisión por omisión si concurre una causa de justi icación.2. queda excluido el tipo de los delitos impropios de omisión dolosos.1. Elemento intelectual " El sujeto sólo obra culpablemente . Esta capacidad supone la concurrencia de los siguientes elementos " %onocimiento de la situación típica " 9nminente producción del resultado delicti!o. E# ti&%. . /7n podría incurrirse en responsabilidad por un delito de comisión por omisión imprudente siempre que la no e!itación del resultado sea consecuencia de la inobser!ancia del cuidado objeti!amente debido al reali$ar la acción que debía conducir a la sal!ación del bien jurídico. . .osición de garante del sujeto omitente. real. 33. .roblem)tica que se plantea tanto con el elemento intelectual como con el !oliti!o de la culpabilidad. de e!itarlo. 33.2. Equi!alencia de la omisión a la acción. El error sobre el deber jurídico de e!itar el resultado es un error sobre la antijuridicidad de la conducta. La a"tiE'!idi$idad. . del bien jurídico en peligro .

Los delitos. En los delitos imprudentes de comisión por omisión no se e!ita la producción del resultado delicti!o por in ringir el cuidado objeti!amente debido. Bay supuestos en los que la punición de una acción u omisión típica. se condiciona por la Ley a la concurrencia de una condición objeti!a de punibilidad. sin que inter!enga para nada el Ainisterio . . pero existen algunos delitos que se persiguen sólo en !irtud de denuncia o querella.ertenecen a este tipo de delitos los de calumnia e injuria de los arts. LOS DELITOS IMPROPIOS DE OMISI4N IMPRUDENTES. la contenida en el art. .iscal. %onsiguientemente. y el perdón del o endido extingue la acción penal o la pena ya impuesta. o la aplicación de una pena m)s ele!ada se condiciona a la concurrencia de una condición objeti!a de mayor punibilidad. junto a los dolosos.6.quedar) impune. 6. Los delitos perseguibles 7nicamente en !irtud de querella se denominan delitos pri!ados. El querellante es el due&o de la acción penal. En el planeamiento o ejecución de una acción tendente a e!itar el resultado. 33.iscal. Es una condición objeti!a de mayor punibilidad. -.6. 2. por ejemplo. En ellos es preciso que el agra!iado o su representante legal 51 . 5E La punibilidad 3?. SU DI8ERENCIA DE LAS MERAS CONDICIONES DE PROCEDIBILIDAD.1. 6on delitos semiFpri!ados aquellos que se persiguen 7nicamente en !irtud de denuncia.2 %p. La cl)usula general del art. Es preciso que la no e!itación del resultado sea consecuencia de no haber obser!ado el cuidado objeti!amente debido y que dicho resultado sea precisamente de los que trataba de e!itar la norma de cuidado in ringida.ETIVAS DE PUNIBILIDAD. tambi(n los delitos imprudentes de resultado son susceptibles de ser reali$ados en comisión por omisión en nuestro sistema penal. -2 %p.arte Especial " %omprende por tanto.ara su persecución es precisa la querella del o endido o de la persona acultada por la Ley para interponerla. El elemento undamental del tipo de los delitos imprudentes de comisión por omisión es la inobser!ancia del cuidado objeti!amente debido. antijurídica y culpable. los delitos imprudentes que allí se recogen de acuerdo al nue!o principio de excepcionalidad del castigo de las conductas imprudentes consagrado en el art.* y sigs %p. por lo general se persiguen de o icio " / instancia del Ainisterio .%p hace re erencia a todos los delitos de resultado de la . 'icha inobser!ancia puede darse en distintos momentos " En el enjuiciamiento de la situación típica " En caso de que el sujeto no cono$ca la producción inminente del resultado delicti!o por no haber obser!ado el cuidado objeti!amente debido. CONDICIONES OB.

pero tambi(n go$an de pri!ilegios de car)cter procesal. 6e da en la mayoría de los regímenes políticos.2.1.*. 224 %p. En el concurso de leyes tambi(n se encuentra una acción comprendida en 2 o m)s tipos delicti!os. pero despu(s inter!iene el Ainisterio . . 6on excusas absolutorias las recogidas en los arts. Bistóricamente esta inmunidad era una prerrogati!a real. EL CONCURSO IDEAL. #especto del P!eside"te de# G% ie!"% C #%s Mi"ist!%s pre!( el art.3.interponga la denuncia para la iniciación del procedimiento. Las excusas absolutorias son condiciones objeti!as de punibilidad redactadas en orma negati!a. y en ellos el perdón del o endido o de su representante no extingue la acción ni la responsabilidad penal " /rt. 6u undamento reside en el deseo de preser!ar el prestigio de la %orona como símbolo de continuidad.2 %E que podr)n incurrir en responsabilidad. de con!eniencia u oportunidad.ueblo.%p. 2. 6uelen englobarse en este concepto una serie de preceptos y iguras de naturale$a jurídica muy di!ersa. El concurso ideal se produce cuando una sola acción u omisión constituye 2 o m)s delitos. en orma de eximentes. -3. 3?. La i"m'"idad &e!s%"a# de #%s . Boy se le reconoce la naturale$a de excusa absolutoria basada en ra$ones de política criminal. 5. no se castiga cuando concurre una excusa absolutoria. El concurso de !arios tipos delicti!os en una acción +=. -.iscal. 3?. 26E. LAS E6CUSAS ABSOLUTORIAS. INVIOLABILIDADES PERSONALES.%E declara que los diputados y senadores est)n exentos de responsabilidad criminal por las opiniones emitidas y los actos ejecutados en el ejercicio de su cargo.e/es de Estad%. 5. pri!ilegios de car)cter procesal. 52 . /unque una acción u omisión sea típica.2 de dicha ley contiene una causa de justi icación y el apdo. 6. 4. antijurídica y culpable.receptos similares se establecen en la Ley Hrg)nica del 'e ensor del . En estos delitos el perdón del o endido no siempre extingue la acción penal. Un ejemplo de estos delitos lo constituyen los delitos de agresiones sexuales.2. / !eces se trata de excusas absolutorias y en otros casos de meros pri!ilegios de car)cter procesal. pues han de ser ju$gados por el 16. en especial en las monarquías. El art. Hbedecen tambi(n a meras consideraciones de política criminal. sino 7nicamente en los casos en que la Ley así lo pre!ea. I"m'"idades de Di&'tad%s C Se"ad%!es < El art.

La di erencia entre el concurso de leyes y el concurso ideal radica en que en el 7ltimo es preciso castigar al sujeto por todos los tipos delicti!os reali$ados, pues de lo contrario no se capta la totalidad del contenido de lo injusto de su conducta. En cambio, en el concurso de leyes basta con que se aplique uno de los tipos en los que es subsumible la acción para captar la totalidad del contenido de lo injusto. 6eg7n la opinión dominante, el concurso ideal de delitos est) regulado en el art. 44 %p. En realidad, el art. 44 no contiene exclusi!amente la regulación del concurso ideal, pues el supuesto en el que un delito es medio para cometer otro es realmente un concurso real de delitos " 2 acciones que constituyen 2 delitos. ,ero el legislador ha querido dar a estos casos el mismo tratamiento que al concurso ideal, porque se considera que entre estos delitos existe una relación teleológica de medio a in. En la aplicación del art. 44 se da la problem)tica de determinar cu)l es la in racción m)s gra!e. ,ara ello se han sugerido di!ersas soluciones " %omparar las penas abstractas se&aladas en la ,arte Especial para cada una de las in racciones. Las penas abstractas de la ,arte Especial se establecen para el autor de un delito consumado, por lo que es preciso comparar las penas que resultan tras tener en cuenta el grado de participación y el grado de ejecución del delito. El 16 asumió este criterio y la ;iscalía del 16 lo hi$o suyo. Bay que tener en cuenta 7nicamente el grado de ejecución y el grado de participación porque teniendo en cuenta las atenuantes cuali icadas, las eximentes incompletas y la minoría de edad e incluso la posible concurrencia de un error de prohibición !encible, ello supone tener en cuenta las circunstancias del caso concreto, lo que no se ajusta a la !oluntad de la Ley.

+=.2. EL CONCURSO REAL. El concurso real de delitos es un supuesto de pluralidad de acciones y pluralidad de delitos. El sujeto ha reali$ado !arias acciones y cada una de ellas es constituti!a de un delito. El concurso real es una unidad procesal. Es preciso que no haya recaído sentencia condenatoria por ninguno de los delitos al cometerse los restantes, a di erencia de lo que sucede en la agra!ante de reincidencia. El 16 exigió durante mucho tiempo para aplicar el concurso real, que los distintos delitos uesen enjuiciados en un mismo proceso, a pesar de que el %p no exigía tal requisito. 6e enjuician en un mismo proceso los delitos conexos. Ese es un concepto procesal que !iene de inido en el art. -4.* de la LE%rim. 6on delitos conexos, seg7n lo dispuesto en este art., aquellos que se imputan a un procesado al incoarse contra (l causa por cualquiera de ellos si tu!ieren analogía o relación entre sí a juicio del 1ribunal. En la %iencia del 'erecho penal se han elaborado distintos criterios para determinar la pena aplicable al concurso real de delitos "
A$'m'#a$i0" mate!ia# de &e"as <

6e suman todas y cada una de las penas de los delitos cometidos. Este criterio ue objeto de muchas críticas.
A s%!$i0" <

Jasta con la imposición de la pena del delito m)s gra!e que absorbe a las dem)s. El incon!eniente mayor de este criterio es que a!orece a los delincuentes que cometen !arios delitos, pues se castiga el m)s gra!e y los de menor gra!edad quedan impunes.

53

E# sistema de #a eAas&e!a$i0" constituye una corrección al criterio de la absorción.

%onsiste en aplicar la pena del delito m)s gra!e increment)ndola en cierta medida. Es el sistema pre!isto en nuestro %p para el concurso ideal y para el concurso medial en el art. 44.
A$'m'#a$i0" E'!-di$a <

,arte del criterio de la acumulación material " 'e la suma de las penas, pero establece un m)ximo de cumplimiento por ra$ones humanitarias y para no entorpecer la reinserción social del delincuente. Este 7ltimo sistema es el recogido por nuestro %p en los arts. 45, 4* y 46. El art. 45 establece el criterio de acumulación material con car)cter general. En el art. 4* se desarrolla el criterio establecido en el art. 45. En el art. 46 se establece el límite al cumplimiento de las penas " El m)ximo de cumplimiento e ecti!o no puede exceder del triple del tiempo por el que se imponga la m)s gra!e y en ning7n caso podr) exceder de 2. a&os. El nue!o %p ha optado por un criterio m)s ben(!olo que el anterior en el que el límite eran 5. a&os. Esta bene!olencia es meramente aparente que el nue!o %p elimina la redención de penas por el trabajo que suponía una reducción de la condena en -L5. El límite de los 2. a&os tiene adem)s las siguientes excepciones " %uando alguno de los delitos que entran en el concurso est( castigado por la Ley con una pena de hasta 2. a&os, el límite ser) de 2* a&os. %uando alguno de los delitos que entran en el concurso est( castigado por la Ley con una pena superior a 2. a&os, el límite ser) de 5. a&os. La con!eniencia de estos límites m)s ele!ados es discutible, pero son asumibles. El mayor problema lo presenta el art. 4E. 6eg7n este precepto ... 4i a consecuencia de las limitaciones establecidas en el art. 25, la pena a cumplir resultase inferior a la mitad de la suma total de las impuestas el ue" o tribunal, atendida la peligrosidad criminal del penado, podrá acordar motivadamente que los beneficios penitenciarios y el cómputo del tiempo para la libertad condicional se refieran a la totalidad de las penas impuestas en las sentencias, sin per uicio de lo que, a la vista del tratamiento pueda resultar procedente ... 6i con orme a este art., se computan los pla$os sobre la base total de las penas impuestas, las personas aludidas quedar)n excluidas de los bene icios penitenciarios y de la libertad condicional que se puede conceder cuando se han cumplido las 5L2 partes de la condena impuesta ?art. 3. %p@ o excepcionalmente, cuando se han cumplido las 2L5 partes ?art. 3-@. Lo que signi ica que se puede llegar a una pena de duración e ecti!a superior a 5. a&os que puede ser inhumana y por tanto contraria al art. -* %E. +=.3. CONCURSO APARENTE DE VARIOS TIPOS. EL CONCURSO DE LE1ES. 6e da cuando una acción est) comprendida en !arios tipos delicti!os pero sólo hay que aplicar uno de ellos porque comprende ya la totalidad de lo injusto de la conducta reali$ada por el sujeto. El %p 3* introduce por !e$ primera una regulación del concurso de leyes en su art. E, donde se establecen los criterios o principios para resol!erlo. ,rincipio de la especialidad " El precepto especial se aplicar) con pre erencia al general. ,rincipio de subsidiariedad " El precepto subsidiario se aplicar) sólo en de ecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea (sta t)citamente deducible. 6i 2 preceptos est)n en relación de subsidiariedad sólo se aplicar) el subsidiario en el caso de que no sea aplicable el principal. Esta subsidiariedad puede ser expresa o
54

t)cita. En este 7ltimo caso pueden surgir dudas acerca de si estamos ante preceptos principales o subsidiarios. Un ejemplo de subsidiariedad expresa se contiene en el art. 223.5, donde dice ... sin per uicio de castigar el hecho como corresponda si constituyera otro delito más grave ... ,rincipio de consunción " El precepto penal m)s amplio o complejo absorber) a los que castiguen las in racciones consumidas es aquel. 6e aplica cuando se encuentra un tipo penal m)s amplio o complejo que comprende los juicios des!alorati!os contenidos en otro u otros tipos m)s simples. %riterio de alternati!idad " En de ecto de los criterios anteriores, el precepto penal m)s gra!e excluir) a los que castiguen el hecho con pena menor. Este era el 7nico criterio que se recogía expresamente en el anterior %p ?art. 6E@. ,ese a que ha sido muy discutido, se cree acertada su inclusión en el nue!o %p. Este principio es aplicable en los supuestos en los que los tipos se comportan como círculos secantes. 1ienen, por tanto, una $ona com7n y otra exclusi!a.

2El sistema de penas en el %ódigo ,enal espa&ol.
+1.1. CLASES DE PENAS. +1.1.1. P%! !a)0" de# ie" % de!e$G% a/e$tad% < A. Excurso < La &e"a de m'e!te. La pena de muerte, tambi(n denominada +pena capital+, pertenece al g(nero de las denominadas +penas corporales+. En la actualidad, el contenido esencial de la pena de muerte, en aquellos sistemas penales de nuestro )mbito cultural que la admiten, es la &!i.a$i0" de #a .ida. /ctualmente, como en el pasado, contin7a existiendo una pol(mica encendida en torno a la legitimidad de la pena de muerte. / a!or de la pena de muerte podría alegarse, en primer lugar, que la misma nace con el mismo 'erecho penal y que históricamente ha per!i!ido a lo largo de todos los tiempos. En segundo lugar, los argumentos de 6to. 1om)s y /l onso de %astro, de que se debe eliminar al delincuente para evitar que contamine a la sociedad . Un tercer argumento es que la pena de muerte sería imprescindible para la de ensa de la sociedad, ya que es la 7nica temida por los

55

en tal caso. el arresto de fin de semana y la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa .ena pri!ati!a de libertad de corta duración que se caracteri$a porque su cumplimiento es discontinuo " .. Los argumentos a a!or de la pena de muerte no son racionalmente sostenibles... 'esde el punto de !ista de la pre!ención especial. 6eg7n el art. y por ello. ha dispuesto para estos casos que la pena de prisión resultante sea sustituida en todo caso por la de arresto de in de semana ?art.aladas en la !ey a cada clase de pena.2. El legislador ha querido impedir hasta donde uera posible el cumplimiento $%"ti"'ad% de penas pri!ati!as de libertad in eriores a 6 meses. a. la multa impuesta. los #ueces o $ribunales no quedarán limitados por las cuantías mínimas se... lo cual adquiere especial uer$a en el caso de que ese mal uera la muerte del sujeto. que no admite ninguna relati!i$ación. La pena de arresto de in de semana.enal espa&ol ha simpli icado considerablemente las penas pri!ati!as de libertad. La regla general acerca de la duración de la pena de prisión encuentra excepciones tanto en su límite mínimo como en su m)ximo. " . salvo lo que excepcionalmente dispongan otros preceptos del presente %ódigo . que podrá cumplir en r6gimen de arresto de fin de semana .ati.ena utili$ada por el %ódigo en un doble sentido " %omo pena originaria de numerosas altas y delitos menos gra!es. %c " 4i el condenado no satisfaciese voluntariamente o por vía de apremio. acordar que la responsabilidad subsidiaria se cumpla mediante traba os en beneficio de la comunidad. en mayor o menor medida. seg7n el art. y como pena sustituti!a de la de prisión. a * días de privación de libertad. y que sólo así puede compensarse el mal causado por tales delitos.os. La %onstitución de -34E la abolió. . 4-. En cuanto pena originaria. tendrá una duración de 35 horas y equivaldrá. previa conformidad del penado. por lo que tambi(n ser) inhumana la pena de muerte en tiempos de guerra. se responde con el opuesto de que no es posible ni racional buscar una compensación del mal causado con el delito mediante la aplicación de otro mal al delincuente.1. de su libertad y sometido a un especí ico r(gimen de !ida. 56 " !a pena de prisión tendrá una duración mínima de 5 meses y máxima de *. pues su e icacia intimidante es muy ele!ada.. la prisión. equivaldrá a una ornada de traba o . $ambi6n podrá el #ue" o $ribunal... Pe"as &!i.delincuentes.... sal!o lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra. /rt.as de #i e!tad. 4-. Una pena pri!ati!a de libertad in erior a 6 meses de duración.. El juicio de inhumanidad sobre la pena de muerte es de car)cter absoluto.. salvo que la pena se imponga como sustitutiva de otra privativa de libertad. 5* " 4on penas privativas de libertad. ++ . $an sólo podrán imponerse como máximo *1 fines de semana como arresto. y la legislación ranquista la !ol!ió a implantar en -35E. La pena de muerte ue abolida en Espa&a durante el período republicano por el %p de -352. /rt. su 56 . su duración será la que resulte de la aplicación de las reglas contenidas en el art. /rt. debería ser decisi!o para el recha$o de la pena capital. El ra$onamiento de la irreparabilidad del castigo en el caso de error judicial.. *5." En la determinación de la pena inferior en grado . La pena pri!ati!a de libertad consiste en la reclusión del condenado en un establecimiento penal en el que permanece pri!ado. En este caso. cada día de privación de libertad.2@. puede resultar tambi(n en los supuestos de aplicación de la pena de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de la pena de multa. pues impide a ese sujeto la reali$ación de un nue!o delito. sino que podrán reducirlas en la forma que resulte de la aplicación de la regla correspondiente .rente a los argumentos de que sólo la pena de muerte es la justa contra quienes han cometido determinados crímenes. no hay dudas sobre la e icacia de esta pena. quedará su eto a una responsabilidad personas subsidiaria de un día de privación de libertad por cada * cuotas diarias no satisfechas.. en cualquier caso. +1. 54...-. El nue!o %ódigo .

por su extensión.1. 2. el patrimonio y el honor.. pueda incluirse a la ve" entre las mencionadas en los * primeros números de este art. 5. cuando el art. En el %p !igente. PENAS GRAVES7 MENOS GRAVES 1 LEVES. 6uspensión de empleo o cargo p7blico. La inhabilitación absoluta. +1. Pe"as &at!im%"ia#es. en todo caso.%p . 6.. y el sistema de la multa proporcional. 1.ati.. que se distinguen ormalmente por la clase de pena " gra!e. 4.4on faltas las infracciones que la ley castiga con pena leve. Las penas que tienen por objeto material el patrimonio se denominan penas patrimoniales. !a pena de multa consistirá en la imposición al condenado de una sanción pecuniaria . *. /rt. La pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. #ealmente todas las penas son pri!ati!as de derechos.. +1. *. menos gra!e o le!e.. Las penas pri!ati!as de derechos se utili$an por el %ódigo como penas principales y como penas accesorias. %uando el arresto de in de semana sustituye a una pena de prisión su duración puede rebasar el n7mero de 22. *. 57 . 9nhabilitación especial. 6eg7n el art. La pena pri!ati!a de libertad a ecta al derecho a la libertad.2. pueden plantearse situaciones de incongruencia o alta de correspondencia de los módulos de con!ersión o de comparación. ci!iles o pro esionales. equi!aliendo entonces cada semana de prisión a 2 arrestos de in de semana. 53 %p " -. Las penas pri!ati!as de derechos est)n enumeradas en el art. La pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. Los trabajos en bene icio de la comunidad. y los segundos por períodos de 2 días. -5 %p " -. En el art.... 52 %p 7nicamente se menciona esta pena junto con las pri!ati!as de libertad y las pri!ati!as de otros derechos. Esta clasi icación de penas tiene un undamento marcadamente procesal en unción de la competencia judicial para conocer de las di!ersas clases de in racciones penales.4on delitos menos graves las infracciones que la !ey castiga con pena menos grave. el delito se considerará. se trata de una subespecie denominada +pena pecuniaria+.or ello. +1. Pe"as &!i. lo hace mediante la expresión penas privativas de otros derechos " 6e trata de penas que suponen una limitación de los derechos políticos. 4on delitos graves las infracciones que la !ey castiga con pena grave. 52 %H describe este tipo de penas como categoría di erenciada de las penas pri!ati!as de libertad y de la multa.+.duración m)xima es de 22 ines de semana. 2..3.1. %uando se imponen y deben satis acerse en dinero. como grave . 3. . sólo existe con car)cter general una pena patrimonial y de car)cter pecuniario " La multa. En nuestro 'erecho se han dispuesto 2 sistemas de la pena de multa " El sistema de días multa o de multa por cuotas. En los casos de con!ersión de la pena de prisión a arresto de in de semana y de comparación de esta pena con las del %ódigo derogado. dado que aqu(llos se cuanti ican por semanas y la pena de prisión por meses y a&os. y que a ectan indirectamente a algunos aspectos de la libertad. La m'#ta &e"a#.as de de!e$G%s. La pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos.%uando la pena. con que est(n castigadas.

FF La suspensión de empleo o cargo p7blico por tiempo superior a 5 a&os.día a 6 a&os. 6on penas principales aqu(llas que pueden ser aplicadas por sí solas. seg7n la que corresponda a la pena que sustituya. 58 . FF La inhabilitación absoluta. FF Las penas accesorias tendr)n la duración que respecti!amente tenga la pena principal. +1. FF La multa proporcional. FF La pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas.3. cualquiera que sea su cuantía. de 5 meses a . de 5 meses a . FF La multa de m)s de 2 meses. 55 establece una clasi icación de las penas en unción de su gra!edad " FF 6on penas gra!es " FF La prisión superior a 5 a&os. de 6 meses a 5 a&os. FF 6on penas le!es " FF La pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. FF La multa de * días a 2 meses. FF La pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos por tiempo superior a 5 a&os. de a&o y .El art. FF La responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa tendr) naturale$a menos gra!e o le!e. FF Las inhabilitaciones especiales hasta 5 a&os. por ser negati!as muchas de ellas para la resociali$ación del sujeto. PENAS PRINCIPALES 1 ACCESORIAS. FF La pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas por tiempo superior a 6 a&os. FF La pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. mientras que accesorias lo son aqu(llas que 7nicamente pueden serlo junto a una pena principal.a&o.a&o.día a 6 a&os. FF La suspensión de empleo o cargo p7blico hasta 5 a&os. Aodernamente se considera que las penas accesorias deben recha$arse. FF Los trabajos en bene icio de la comunidad de 36 a 5E2 horas. de .a 6 ines de semana. FF La pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos. FF La pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. FF El arresto de . FF 6on penas menos gra!es " FF La prisión de 6 meses a 5 a&os. FF El arresto de 4 a 22 ines de semana.a&o y . FF La pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 6 a&os. FF Los trabajos en bene icio de la comunidad de -6 a 36 horas. FF La inhabilitación especial por tiempo superior a 5 a&os.

sino una pena compuesta " La que establece el art. podr)n acordar en sus sentencias la prohibición de que el reo !uel!a al lugar en que haya cometido el delito. 5.. a -* a&os..arte especial del %p. lesiones.%c para los delitos contra la propiedad industrial que re!istan especial gra!edad. atendiendo a la gra!edad del delito. La pena abstracta que corresponde al delito consumado reali$ado por el autor !iene establecida expresamente en el precepto legal de la . alguna de las siguientes " FF 6uspensión de empleo o cargo p7blico. si (stos hubieran tenido relación directa con el delito cometido.%p@. a&os lle!ar) consigo la inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena. *6 %p@. el patrimonio y el orden socioeconómico. PENAS INICAS7 CUMULATIVAS 1 ALTERNATIVAS. Los Kueces o 1ribunales. JJ Pe"as a#te!"ati. En las penas de prisión de hasta -. multa de E a 22 meses e inhabilitación especial para ejercicio de la pro esión relacionada con el delito cometido por un período de 2 a * a&os. a&os. industria o comercio o cualquier otro derecho.+. como penas accesorias.. el honor. 43 %p " 4iempre que los #ueces o $ribunales impongan una pena que lleve consigo otras accesorias. en los delitos de homicidio. o acuda a aqu(l en que resida la !íctima o su amilia si ueren distintos. FF 9nhabilitación especial para empleo o cargo p7blico. Lo que conlle!a que si el Kue$ o 1ribunal omiten su imposición en la sentencia. que consiste solamente en la pena de prisión de -. de acuerdo con la cual (stas sólo pueden ejecutarse en !irtud de sentencia judicial irme ?art. contra la libertad. seg7n las circunstancias del caso. *2 %p " !as penas de inhabilitación son accesorias en los casos en que..ena 7nica la establecida para el delito de homicidio en el art. no imponi6ndolas especialmente.as < /qu(llas que est)n constituidas por la acumulación de 2 o m)s penas de distinta naturale$a que deber)n aplicarse conjuntamente.. -5E %p. La denominada garantía jurisdiccional de las penas. Esta pena abstracta puede presentar di!ersas modalidades " JJ Pe"as K"i$as < /qu(llas que consisten en una 7nica pena de determinada naturale$a.. aqu(llas no podr)n ejecutarse. o icio. la !ey declare que otras penas las llevan consigo . En estos casos no puede hablarse de una pluralidad de penas. La pena de prisión igual o superior a -.. pro esión. sin que pueda exceder de * a&os ?/rt. Dg. la intimidad. la libertad sexual. /rt. JJ Pe"as $'m'#ati. debiendo determinarse expresamente en la sentencia esta !inculación ?art. FF 9nhabilitación especial para el derecho de su ragio pasi!o durante el tiempo de la condena. los Kueces o 1ribunales impondr)n. dentro del período de tiempo que el Kue$ o 1ribunal se&alen. condenarán tambi6n expresamente al reo a estas últimas . 246. consistente en prisión de 2 a 2 a&os. ** %p@. atendiendo a la gra!edad de los hechos y al peligro que el delincuente represente.as < /quellas penas de distinta naturale$a que el legislador establece para un delito con el in de que el jue$ pueda optar en el caso concreto por una sola de ellas con 59 . sal!o que (sta ya estu!iere pre!ista como pena principal para el supuesto de que se trate ?art. torturas y contra la integridad moral. +1./rt. aborto. " . *4 %p@. alcan$a tambi(n a las penas accesorias.

por remisión al art.2.ena establecida para el delito del uncionario que haya in ormado a!orablemente proyectos de derribo o alteración de edi icios singularmente protegidos a sabiendas de su injusticia. una pena compuesta puede resultar de la acumulación de una pena alternati!a a otra pena determinada " . por ejemplo el arresto de in de semana. 6on penas %!i*i"a!ias aqu(llas que establece el legislador como &e"a t-&i$a para un delito determinado. .as las penas de naturale$a distinta a la de una pena originaria. 60 . para sustituir la pena de prisión por otra pena sustituti!a que no sea pena originaria alternati!a. a&os a la que debe acumularse bien una prisión de 6 meses a 2 a&os bien una de multa de -2 a 22 meses. Estas 7ltimas son en realidad penas originarias por cuya aplicación el Kue$ o 1ribunal puede optar desde un primer momento y directamente. En el caso de las penas alternati!as puede suceder que una de ellas est( contemplada por la ley como sustituti!o de la otra. +1. 232 %p establece la pena bien de prisión de 6 meses a 5 a&os o multa de -2 a 22 meses para el delito de obstruccionismo a la inspección o super!isión de sociedades que act7en en mercados sujetos a super!isión. En ocasiones. %p. en una pena de inhabilitación especial para empleo o cargo p7blico de 4 a -. seg7n el art. En el caso de las penas sustituti!as.exclusión de la otra " /rt. 522. 6on penas s'stit'ti. Cing7n obst)culo habría en principio. el Kue$ o 1ribunal deber) imponer necesariamente la pena originaria establecida para el delito por el precepto legal correspondiente y sólo despu(s podr) tomar la decisión de aplicar la pena sustituti!a en lugar de la originaria mediante la con!ersión de (sta en aqu(lla con arreglo a los módulos establecidos por la ley. que el jue$ puede aplicar en lugar de aqu(lla. ya impuesta en la sentencia condenatoria. PENAS ORIGINARIAS 1 PENAS SUSTITUTIVAS.2.or las mismas ra$ones parece que tampoco ser) posible sustituir una pena originaria sustituible por la pena sustituti!a que apare$ca como pena originaria cumulati!a. que consiste. Co deben con undirse las penas sustituti!as con las penas alternati!as. 2.-. como.

%on la simpli icación practicada por el %ódigo !igente. sí. / tenor del art. hasta el punto de que ?si no desde su respecti!a concepción. a la prisión. cada delito castigado ahora con prisión.enal derogado. tiene se&alada num(ricamente la extensión de pena o marco penal que se le asigna. %on la denominación 7nica de +prisión+ se ha suprimido la relación nominal de penas pri!ati!as de libertad del %ódigo . materialmente@ todas las dem)s son en realidad tan sólo meros deri!ados o suced)neos de (sta. el arresto de fin de semana y la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa . 55@. C%"te"id% C eAte"si0" < La prisión es la pena pri!ati!a de libertad por excelencia.enas pri!ati!as de libertad.. clasi ic)ndolas despu(s en unción de su gra!edad ?art. PRISI4N... que se encontraba presente en buena parte de la legislación penal especial. 4on penas privativas de libertad la prisión. 5* . Las características principales de las penas pri!ati!as de libertad corresponden por ello. 52@. La moderna concepción de la prisión debe una buena parte de su sentido y 61 . en primer lugar. puesto que responden a concepciones propias y di erenciadas entre sí sobre esta clase de penas. es preciso indi!iduali$ar y separar unas de otras.1. /.22 . al menos. +2. La denominación +penas pri!ati!as de libertad+ sir!e tan sólo para agrupar una serie de penas que. una !e$ reunidas en torno a su naturale$a ?en torno al bien jurídico del que pri!an@. El nue!o %ódigo penal incorpora por primera !e$ a nuestro 'erecho una ordenación de las penas en atención a su naturale$a ?art..

. En otro orden de cosas. a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio. en !irtud del cual el cumplimiento ininterrumpido del arresto es potestati!o del Kue$ de !igilancia.día ?arresto menor@ a 5. lle!a a que se le recono$ca expresamente adem)s de que en todo caso tendrá derecho a un traba o remunerado y a los beneficios correspondientes de la 4eguridad 4ocial. el sentido de la pena y la ley penitenciaria . dada su condición de +recluso+.. EE. e ectuada en un establecimiento penitenciario y bajo un determinado r(gimen de acti!idades.... 54. En cuanto a su undamento. 4u cumplimiento. El deber de sometimiento del penado con prisión a la pri!ación de su libertad no implica que deje de ser ciudadano de un Estado a todos los e ectos.... El condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma go"ará de los derechos fundamentales de este %apítulo. La responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa. La extensión mínima y m)xima de la pena de prisión se ha modi icado en relación a la anterior regulación. Esta obligación debe ser concebida m)s propiamente como una relación jurídica " entramado de derechos y deberes recíprocos entre el Estado y el condenado..5. !a pena de prisión tendrá una duración mínima de 5 meses y máxima de *. se traduce en una +obligación jurídica del penado+. 'icha pri!ación de libertad se concentra primordialmente en la libertad de mo!imientos. *5.. y no podrán consistir en traba os for"ados . de duración continua. en todos aquellos casos en los que la pena de prisión que reste por cumplir sea in erior a 6 meses. Los casos especialmente tasados en los que cabe la posibilidad de imponer a un sujeto una pri!ación de libertad de duración continua in erior a 6 meses son los siguientes " -. contemplado en el art. 56 %p 3* .os. a. El incumplimiento de la pena sustituti!a. como toda pena imbuida de coacti!idad jurídica. En la actualidad.. en cuanto que el penado ya no puede disponer de sí mismo respecto a su lugar material de residencia y respecto de la distribución de su tiempo en distintas acti!idades. la prisión. Es con!eniente recordar el mandato constitucional sobre la orientación o inalidades que han de perseguir las +penas pri!ati!as de libertad+ ?/rt. con orme a la con iguración atribuida por el %p de -33*. a&os ?reclusión mayor@. lo que adquiere reconocimiento constitucional cuando en el art. si no es dentro del marco constituido por la pena impuesta y por el grado del sistema penitenciario en que se encuentre clasi icado. pre!isto en el art. El incumplimiento de arrestos de in de semana. la pena de prisión puede de inirse como la consecuencia jurídica del delito consistente en una pri!ación de la libertad. El %ódigo ha acabado con el sistema de penas cortas pri!ati!as de libertad de duración continua ?penas in eriores a 6 meses@.características a las obras de Be$$a!ia y .. 2* se proclama " . así como los beneficios penitenciarios que supongan acortamiento de la condena. 2*. 62 . salvo lo que excepcionalmente dispongan otros preceptos del presente %ódigo . Esa relación jurídica del Estado con el condenado a prisión.. en todos aquellos casos en los que por la con!ersión de cuotas diarias de multa no satis echas.. 2. que en su caso particular constituye adem)s una +obligación jurídica positi!a+. regulada en el art.%La!d.2 %E@ " !as penas privativas de libertad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social. en la que oscilaba desde . se a ustarán a lo dispuesto en las !eyes y en el presente %ódigo . 5. la extensión de esta pena !iene indicada por el art.5. así como el acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad . (stas se trans ormen en una responsabilidad personal subsidiaria de pri!ación de libertad in erior a 6 meses ?si no se cumple en r(gimen de arrestos de in de semana o mediante trabajos en bene icio de la comunidad@.

/dem)s. a&os. 54 " El arresto de fin de semana tendrá una duración de 35 horas y equivaldrá. a -* a&os ?art. aun siendo una pena corta pri!ati!a de libertad.ero su peculiaridad reside en que la pri!ación de libertad es dis$%"ti"'a..4 %p 45@. y menos gra!e cuando es de 6 meses a 5 a&os ?art. es per ectamente sostenible desde el punto de !ista de la pre!ención especial.2. 5. En unción de la duración de la prisión. la prisión sólo es aplicable a los delitos gra!es y menos gra!es. 63 . ?derogada por el %p 3*@ la había incorporado al elenco de medidas de seguridad.eligrosidad y #ehabilitación social de -34. uese al mismo tiempo gra!e y menos gra!e. si la pena de prisión. si experimentan grosso modo una reducción de sus penas " El delito de homicidio se castiga ahora con prisión de -. La 'isposición transitoria und(cima . con la cl)usula de ele!ación de la misma a la pena de prisión de 2. los delitos castigados con prisión. a * días de privación de libertad . pues gen(ricamente est) dirigida a la criminalidad menos gra!e o le!e. 55. Esta pena. sea pueda ser considerada pena le!e.2 a@. y antes de -2 a&os y día a 2. 2. . 'esde el punto de !ista de su naturale$a. +2. si no se ha producido un cambio en la !aloración sobre la gra!edad de los mismos por parte del legislador. es obligado indicar que se ha rebajado sustancialmente ?en una tercera parte@ la duración m)xima de la prisión.a del nue!o %ódigo se&ala que cuando se hayan de aplicar leyes penales especiales o procesales por la jurisdicción ordinaria. 9ncon!enientes que han or$ado la con iguración del arresto de in de semana como una pena especialmente destinada al delincuente primario. 2. 1ambi(n debe hacerse re erencia a la con iguración ormal de esta pena. 55.5 a@. nota totalmente desconocida entre las penas del %ódigo anterior. en cualquier caso. aunque en el %p no se restrinja especí icamente en este sentido su )mbito de aplicación. a&os. la pena de reclusión mayor se entender) sustituida por la de prisión de -* a 2. sin que en ning7n caso la pri!ación de libertad in erior a 6 meses. %omparando el derogado y el !igente %ódigo.ero por todo lo indicado.. El arresto de in de semana no es apto para un tratamiento en sentido t(cnico jurídico. consecuentemente tambi(n la pena ser) considerada gra!e. la misma constituye pena gra!e cuando es superior a 5 a&os ?art. al cumplirse en r(gimen de aislamiento. Esta característica undamenta su puesta en pr)ctica como alternati!a y como sustituti!o de las tradicionales penas cortas pri!ati!as de libertad de duración continua que se mostraron claramente ine icaces en las 7ltimas d(cadas. pues no obliga al delincuente a abandonar su amilia ni su trabajo. pero no a las altas. /dem)s. -5E %p 3*@./tendiendo al extremo mayor de la pena de prisión. En su Exposición de moti!os el arresto de in de semana se exhibe claramente como una alternati!a !entajosa rente a las penas cortas pri!ati!as de libertad de duración continua. 6e trata de procurar su cumplimiento en condiciones de +no desociali$ación+.2. pero no es una consecuencia jurídica ni mucho menos desconocida en el ordenamiento jurídico espa&ol " La Ley de . -5. a&os ?art. . ARRESTO DE 8IN DE SEMANA. dado que no se encuentra en la relación del art. al se&alar " -. se orienta especí icamente a los ines de la reinserción social.2. 55. puesto que el delito se considerar) gra!e en !irtud de lo dispuesto por el art. El arresto de in de semana constituye una de las no!edades m)s importantes del sistema de penas de nuestro nue!o %ódigo. a 2* a&os cuando concurran en el hecho 2 o m)s circunstancias agra!antes. el %ódigo la regula entre las penas pri!ati!as de libertad. por su duración. 6e cumple en r(gimen de aislamiento para e!itar los riesgos de contagio criminogenos de los arrestados. /rt. que en estos momentos es de 2. trat)ndose de un arresto con exclusi!o car)cter penitenciario.

para los que se pre!( una extensión de 4 a 22 ines de semana ?art. susceptible de ser sustituíble ?por multa o trabajos en bene icio de la comunidad@. ijando una regla general que admite excepciones " /rt. EE. al mantener una pena corta pri!ati!a de libertad ?arresto de in de semana@. La denominación de arresto de in de semana es tambi(n algo discutible. En es este aspecto en que nuestro %ódigo aparece como pionero en relación a otros países europeos. debiendo ejecutarse por semanas. ++ de este %ódigo . lo que representa poco m)s de la quinta parte del período semanal. no ha considerado su iciente su sustitución por la multa o la suspensión de la ejecución de la pena." $an sólo podrán imponerse como máximo *1 fines de semana como arresto.. pudiendo !erse mermada su e icacia. La extensión mínima de esta pena es de . 64 . 55.5. el tiempo en que realmente el penado ha estado sometido a su cumplimiento no se cuenta de 2 en 2 días. puede ser tambi(n pena sustituti!a de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa ?art. i@. compensando de esta manera su aparente benignidad. 54. lo que sí hace es se&alar la extensión m)xima.. bien como pena alternati!a. salvo que la pena se imponga como sustitutiva de otra privativa de libertad.-@ y de prisión ?art.-@.arresto de in de semana. JJ 8'"$i%"es < %aracterística destacada de esta pena es la amplia !ersatilidad con la que se regula.iscal. En su determinación concreta puede aparecer bien como pena simple o 7nica. pues aunque se considera que cada arresto de in de semana equi!ale a 2 días de pri!ación de libertad ?de cara a su con!ersión con la prisión@. Los excesos a que da lugar la imposición de la pena de arresto de in de semana. pero que se deduce de su duración como pena le!e. si las circunstancias lo aconsejan. que el arresto de in de semana se cumpla en otros días de la semana. pre!io acuerdo del reo y oído el Ainisterio . si bien sea de duración discontinua. sino tambi(n a los delitos menos gra!es. puesto que puede ser pena originaria y pena sustituti!a. ya que su duración semanal es de 56 horas. qued)ndose a medio camino en su nue!a política de penas. . 5-. pero por ra$ones de pre!ención general y exigencias de la rea irmación del ordenamiento jurídico.a 6 ines de semana ?art. algo que no declara la ley de orma expresa. porque aunque su cumplimiento ?art. sino de semanas en semanas.arte especial del %ódigo como pena originaria o primaria.or el contrario.a < /dem)s de ser pena originaria o primaria. en cuyo caso su extensión es de . y con el ra$onable objeto de acilitar turnos y de e!itar que se produ$can desigualdades entre los condenados a la misma. La regulación espa&ola se explica porque el nue!o %ódigo ha optado por la supresión de las penas de prisión in eriores a 6 meses. *5. el e ecto de pena se expande en el tiempo.2.ero.. Co se trata sólo de su aplicación a las altas. .d@. bien como pena compuesta o acumulati!a. el Kue$ o 1ribunal sentenciador podr) ordenar. JJ C%m% &e"a s'stit'ti. Babida cuenta de la lexibilidad con la que se concibe el cumplimiento de esta pena.2@ tenga lugar durante los !iernes. así como con su con iguración penitenciaria. JJ C%m% &e"a &!ima!ia < El arresto de in de semana es siempre pena principal que en una treintena de casos se con igura en la . habría sido m)s lógico abandonar por completo la !inculación del arresto discontinuo con el in de semana. pueden resultar contradictorios con la naturale$a y el sentido que originariamente se le ha atribuido a esta pena.Esta pena consiste en una pri!ación muy parcial de la libertad del penado. 55. en tal caso su duración será la que resulte de la aplicación de las reglas contenidas en el art. s)bados o domingos. incluida la denominación de la pena.

En e ecto. 5E. a di erencia de su antecesor. al estar situado en la 6ección 2M del %apítulo 9 del 1ítulo 999. tambi(n llamado en t(rminos procesales dies a quo. la causa m)s com7n por la que el sujeto puede estar preso antes del comien$o del cumplimiento de la pena es la prisión pre!enti!a. se equiparan b)sicamente la antigua y la nue!a regulación.T %onsiguientemente. En relación a estas penas se se&ala tan sólo el momento de inicio de su cómputo. la duración de las penas empe"ará a contarse desde que ingrese en el establecimiento adecuado para su cumplimiento.. en su defecto. *. La duración de las penas en ese caso empe$ar) a contarse desde que ingrese en el establecimiento adecuado para su cumplimiento. adem)s. 'e otro modo.. Es m)s. adecuado o no para el cumplimiento de la pena. 5E la tradición del anterior cuerpo legal a la hora de regular el cómputo de las penas ?c r. 6in embargo.*. 5E determina el momento en que. art. EL C4MPUTO DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD El %ódigo recoge en el art. 20 de la LE%ri. no solamente cumple una unción procesal o adjeti!a. ?#emisión al 1ema 22.@. se inicia el cumplimiento de la pena y tiende asimismo a no quebrar la continuidad entre la prisión pre!enti!a y las penas de prisión. 65 . se distingue seg7n que el reo est( preso o no.*@ +2. pues desde el mismo día en el que sujeto se encuentra a disposición de la autoridad judicial se entiende asimismo que ingresa en prisión. El art. 52 del %. pues a ecta a la extensión temporal de las penas ?pri!ati!as de libertad@.se encarga de deshacer el malentendido al se&alar que S el tiempo de privación de libertad sufrido preventivamente se abonará en su totalidad para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación haya sido acordada o. se restringe expresamente a las penas pri!ati!as de libertad. sólo que el tiempo de pri!ación de libertad su rido por el condenado antes de que la sentencia sea irme no constituye cumplimiento de la pena. el campo de aplicación del art.3. en rigor. %uando el reo no estuviera preso. La nue!a regulación debe comprender el ingreso en cualquier tipo de establecimiento.< 6emejante precepto. sino que alcan$a trascendencia sustanti!a. se perjudicaría al reo por una cuestión de pura organi$ación penitenciaria. la duración de las penas empe"ará a computarse desde el día en que la sentencia condenatoria haya quedado firme. 5E para el cómputo del cumplimiento de la pena tiene lugar cuando el reo no se encuentre preso ?apartado 20@. pues la inali$ación del mismo depende de una !ariada gama de circunstancias uturas que no est)n predeterminadas. sin perjuicio de que le sea abonado para el mismo. y. *. de las que pudieran imponerse contra el reo en otras. El art. p o.+. 52. 5E indica " -. incluyendo a estos e ectos tanto la prisión atenuada ?art. *E.+2. para establecer ese dato. el art. La 7nica di erencia estriba en que ahora se determina el cómputo con re erencia al nacimiento de la llamada Srelación jurídica penitenciariaT. %uando el reo estuviera preso.declara que la detención y la prisión pre!enti!a no se reputar)n penas. 45@. El 20 supuesto al que se re iere el art. LA RESPONSABILIDAD PERSONAL SUBSIDIARIA POR IMPAGO DE MULTA. El art. siempre que hayan tenido por ob eto hechos anteriores al ingreso en prisión. para que empiece a computarse el cumplimiento de la condena. con esta interpretación laxa del t(rmino establecimiento adecuado.

sino por importantes cambios en el mercado de trabajo. 2. que imposibilita las e!asiones. La in!estigación histórica sit7a el nacimiento de la prisión en cuanto pena en el siglo 8D999 y ligado a los pro undos cambios que en esa (poca experimentaban las relaciones de producción. pero era contradictorio con el intento de introducir el modo de producción en com7n. Los 2 pilares undamentales de este sistema son el aislamiento celular nocturno y el trabajo com7n durante el día. Es el momento del nacimiento del modo de producción capitalista. LA E. o como antec)mara de los suplicios a que iba a ser sometido el condenado. por ser incompatible con la naturale$a social del hombre y ser perjudicial para la salud ísica y mental del recluso. la ejecución de la pena se undamentaba en el aislamiento celular del interno.iladel ia. grupo religioso que pretendía suprimir los !icios y re ormar las maneras. que no es excesi!amente costoso por precisarse un n7mero mínimo de uncionarios y a!orece el arrepentimiento deri!ado de la meditación. 6on las necesidades de la producción las que inspiraron la utili$ación del encierro como pena.F"i$% % /i#adM#/i$% < . El nacimiento de la prisión en cuanto encierro carcelario puniti!o se asocia a la introducción en Europa del trabajo or$ado durante el siglo 8D99 y tiene sus orígenes en las casas de trabajo inglesas y holandesas. 2. 1. hasta el punto de suponer un aniquilamiento de la persona. La ejecución de la pena pri!ati!a de libertad est) regulada por una pluralidad de normas que con iguran un sector relati!amente autónomo del ordenamiento jurídico que en nuestro país se denomina +'erecho penitenciario+. en que la uer$a de trabajo del hombre adquiere un !alor decisi!o para el sistema de producción. 'e este sistema se ha dicho que posee como !entajas el e!itar el contagio entre los reclusos. +2. ideada inicial mente para un r(gimen de tipo ilad(l ico.6. SISTEMAS PENITENCIARIOS. a di erencia de lo que sucede en otros países +2. surgiendo entonces la necesidad de organi$ar las prisiones y cuando nacen los sistemas penitenciarios.3. es inaceptable. En este modelo. . con obligación estricta de silencio y con orientación penitencial basada en la meditación y la oración. 66 .ara superar estos incon!enientes se apostó por una nue!a organi$ación penal que se ensayó por primera !e$ en la penitenciaría de /uburn ?Cue!a Ror<@. En un principio se mantu!o sin embargo. EVOLUCI4N PENITENCIARIA. el r(gimen de aislamiento. Sistema de A' '!" < La crisis del sistema ilad(l ico no se origino por ra$ones humanitarias. siglo 8D999 " 6e atribuye a los cu)queros. La importante demanda de uer$a de trabajo y la escase$ de la misma dieron lugar a la introducción del trabajo producti!o en las c)rceles.+2. 6in embargo. sin !isitas ni trabajo.ECUCI4N DE LA PENA DE PRISI4N. Sistema &e"si#. aislado día y noche en una celda. Basta el siglo 8D999 el encierro o la prisión del delincuente era utili$ada como una medida cautelar que tenía como inalidad asegurar la ejecución posterior de la pena. en las que se encerraba a !agabundos y pere$osos detenidos para adiestrarles en la disciplina del trabajo.

podrá ser situado inicialmente al grado superior. La LH=. c@ .eríodo de libertad condicional.ase de aislamiento. que tiene por objeto el reconocimiento y obser!ación del interno. se caracteri$ó por su dispersión. EL RHGIMEN DE E. +2.reliminar. caracteri$ado por el abandono legal. %on ella se cierra un largo período en la historia de la legislación penitenciaria espa&ola. 6u esencia es la ragmentación o distribución de la ejecución de la pena pri!ati!a de libertad en !arios períodos o etapas.. +.enitenciaria. en la cual se pone al recluso en contacto con el exterior. desde el siglo 898. el m)s extendido en nuestro )mbito cultural. la legislación penitenciaria espa&ola.' de esta !ey. con di!ersas !ariantes. !os grados *( y 3( se cumplirán respectivamente en establecimientos de r6gimen ordinario y de r6gimen abierto. para clasi icarlo y posteriormente destinarlo al establecimiento m)s adecuado a sus características personales. '. d@ . La ejecución de la pena en este sistema suele di!idirse en las siguientes ases " a@ . 42 LH=. En este sistema es recuente que cada uno de estos períodos se desarrolle en establecimientos penitenciarios distintos. en la que se desarrollan adem)s una serie de acti!idades de ormación. E. laborales. En ningún caso se mantendrá a un interno en un grado inferior cuando por la evolución de su tratamiento se haga merecedor de su progresión . y al regularse por primera !e$ esta materia en una ley org)nica. Basta la promulgación de la !igente LH=.-L-3E-@ por el que se aprobó el #eglamento .% % de i"di. Sistema &!%*!esi. mediante la concesión de permisos de salida. 6eg7n el art. salvo el de libertad condicional. el último de los cuales será el de libertad condicional conforme determina el %ódigo =enal.id'a#i)a$i0" $ie"t-/i$a < Este sistema est) ligado a la ideología re ormadora y es. para el cumplimiento de la pena.enitenciario ha sido 67 . lo que impidió la ormación de un cuerpo de normas coherente. 4iempre que de la observación y clasificación correspondiente de un interno resulte que está en condiciones para ello..ECUCI4N DE LAS PENAS DE PRISI4N EN LA LE1 GENERAL PENITENCIARIA 1 EN EL REGLAMENTO PENITENCIARIO. se compone de un 1ítulo . b@ .3.ase de !ida en com7n. En la actualidad est) en !igor la Ley Hrg)nica -L-343 =eneral . y otros 6 1ítulos. de acuerdo con lo previsto en el art.ase denominada de prelibertad. en que se declaran los principios undamentales que deben regir la acti!idad penitenciaria. sin tener que pasar necesariamente por los que le preceden. etc.%E@. separado en grados. El #' ?-2.?. en cada uno de los cuales se !an otorgando al recluso m)s !entajas o pri!ilegios. se reconoce por el poder legislati!o que las normas penitenciarias a ectan al desarrollo de los derechos undamentales ?art. y sus disposiciones complementarias y de desarrollo. " !as penas privativas de libertad se e ecutarán según el sistema de individuali"ación científica. educación. E# sistema de #a LeC O!*F"i$a Ge"e!a# &e"ite"$ia!ia < El sistema !igente en Espa&a responde a las características del modelo progresi!o o de indi!iduali$ación cientí ica.. !os clasificados en primer grado serán destinados a los establecimiento de r6gimen cerrado.

En la actualidad se encuentra en !igor el nue!o #eglamento . y que determina el establecimiento penitenciario de destinoT. debe mencionarse tambi(n el #' 63. una mayor responsabilidad y una mayor con ian$a. continuar)n aplic)ndose los arts.3. La clasi icación debe tomar en cuenta no sólo la personalidad y el historial indi!idual. amiliar. y. se reali$ar) su clasi icación. -22 relati!os a las altas o in racciones de los internos. y ---.enitenciario. sal!o sus arts. +2. sino tambi(n la duración de la pena y medidas penales en su caso.E. 6upone que el penado reali$a ya por completo su !ida uera del establecimiento penitenciario. pues el penado dis ruta de permisos de salida y se relaciona ya con el exterior. social y delicti!o del interno. destin)ndose al establecimiento cuyo r(gimen sea m)s adecuado al tratamiento que se le haya se&alado. En materia de ejecución de penas pri!ati!as de libertad. --. -. El r(gimen progresi!o se caracteri$a como ya hemos !isto por la ragmentación del cumplimiento o ejecución de la pena pri!ati!a de libertad en grados progresi!os que atribuyen al penado cada !e$ una mayor libertad.risiones de -3*6.L-336. acilidades y di icultades existentes en cada caso y momento para el buen (xito del tratamientoT. al grupo o sección m)s idóneo dentro de aqu(l. %@ El tercer grado " El tercer grado determina la aplicación de las normas del r(gimen abierto. J@ El segundo grado " El segundo grado implica la aplicación del r(gimen de cumplimiento en establecimientos ordinarios. en el cual. Li e!tad $%"di$i%"a# < Es la etapa inal de cumplimiento de la pena en el sistema progresi!o. -. y puede de inirse. aprobado por #' -3. 65 LH=.derogado. 6e trata de una etapa de semilibertad. por el que se establecen las circunstancias de ejecución de las penas de trabajo en bene icio de la comunidad y arresto de in de semana. si bien el dis rute de dicha libertad est) sometido a di!ersas condiciones.L-336. en su caso. a las sanciones disciplinarias y a los actos de indisciplina gra!e cuya sanción puede ser inmediatamente ejecutada. se aumenta el control y la !igilancia sobre el mismo y se limita al m)ximo el r(gimen de !ida en com7n con un aumento del r(gimen de aislamiento indi!idual en celda. GRADOS O ETAPAS DE CUMPLIMIENTO < ESPECIAL CONSIDERACI4N DE LA LIBERTAD CONDICIONAL.ara la indi!iduali$ación del tratamiento. El procedimiento por el que se lle!a a cabo esta graduación se denomina S $#asi/i$a$i0"T. 6eg7n el art. el medio a que probablemente retornar) y los recursos. /@ El primer grado " El primer grado implica que se aplica al penado el r(gimen cerrado." S. como Sel conjunto de actuaciones de la administración penitenciaria que concluyen en una resolución que atribuye al penado un grado de tratamiento ?clasi icación inicial@ o bien cambia uno que se había asignado anteriormente ?progresión o regresión@. así como el primer p)rra o de su art. 'e acuerdo con la disposición transitoria primera de este #eglamento. 6* a 45 del #eglamento de los 6er!icios de .@. tras la adecuada obser!ación de cada penado. %omo características " 68 .

4i dicho penado hubiera sido ob eto de indulto. -32 desde la perspecti!a de los aspectos administrati!os del expediente de concesión. -35. se cali ica a la libertad condicional. /rt. dedicado a las /%!mas s'stit'ti.. La LH=.a@ . 1ítulo D999. / e ectos de estos cómputos debe tenerse en cuenta la excepción dispuesta 69 . El %p establece en su art. en cuanto a los requisitos objeti!os y subjeti!os de concesión. como un aspecto de la ejecución misma. a los efectos de aplicar la libertad condicional. La libertad condicional consiste en la excarcelación del condenado clasificado en el último grado... c@ /rt. La institución de la libertad condicional es aplicable a toda clase de penas pri!ati!as de libertad " Co sólo a las cortas. 42. %aso de cumplimiento de una pluralidad de penas pri!ati!as de libertad rige el principio de unidad de ejecución. mientras que en el art.as de #a eEe$'$i0" de las penas pri!ati!as de libertad. 3.alado en la sentencia fuera de todo establecimiento penitenciario .igura orientada a la resociali$ación.resupone que la pena que se impuso y ijó en la sentencia comen$ó a ejecutarse y contin7a en ejecución en el momento en que proceda plantear su aplicación. 9. la suma de las mismas será considerada como una sola condena a efectos de aplicación de la libertad condicional. conforme a lo dispuesto en dicho %ódigo . como una etapa o grado de la ejecución de la pena y por ello mismo. a lo que habría que a&adir que est) condicionada a que el reo no delinca durante el tiempo que queda hasta la extinción de la pena. acordada por el #ue" de 7igilancia =enitenciaria y supone el cumplimiento del resto del tiempo de pena se. 42. El #eglamento penitenciario regula la libertad condicional en el %ap. así como en cuanto a las !icisitudes que pueden tener lugar durante su dis rute " art.. 3. que go$a de la naturale$a de la institución de la libertad a prueba.-@. -35. / e ectos de cómputo del tiempo ha de tenerse en cuenta que la extinción de la pena tiene lugar no sólo cuando se haya cumplido de un modo e ecti!o. para la concesión de la libertad condicional " FF Gue el penado se encuentre clasi icado en el tercer grado de tratamiento penitenciario " . sino tambi(n a las de larga duración.. sino tambi(n cuando la misma se haya reducido en !irtud de la concesión de alg7n bene icio " /rt. art.. FF Gue el penado haya extinguido las 5L2 partes de la condena impuesta.. los !eB'isit%s generales que necesariamente han de concurrir. Esta pluralidad de aspectos y de normas reguladoras con luyentes sobre la libertad condicional explica que se discuta acerca de su naturale$a jurídica. En el %p la libertad condicional aparece regulada en el cap. La libertad condicional se caracteri$a propiamente por que con su aplicación cesa precisamente toda acti!idad de ejecución material " 9nstitución que abre!ia la duración de las penas cuando ya no parece absolutamente necesaria la continuación de su ejecución " . se sumará igualmente el tiempo indultado en cada una para reba arlo de la suma total . b@ Est) regulada en una pluralidad de textos legales.eríodo de r(gimen abierto.2 #p " %uando el penado sufra * o más condenas de privación de libertad. lo que se explica por la di!ersidad de aspectos que deben considerarse para la con iguración y explicación de la institución.LH=. se re iere a la libertad condicional desde la perspecti!a del tratamiento penitenciario como la ultima ase del mismo ?art. %onsiste en la interrupción de la ejecución constante de la pena.. procediendo como si se tratase de una nueva pena de inferior duración . /parece regulada. -32 #p " !os penados clasificados en tercer grado que reúnan los demás requisitos establecidos al efecto en el %p cumplirán el resto de su condena en situación de libertad condicional.#p " El tiempo de condena que fuera ob eto de indulto se reba ará al penado del total de la pena impuesta.

25. el #ue" o $ribunal. ' del art. . 2.. 2*6 del anterior #p. con padecimientos incurables .rograma indi!idual de libertad condicional y plan de seguimiento. d@ /rt.os o la cumplan durante la extinción de la condena y reúnan los requisitos establecidos.. la pena a cumplir resultase inferior a la mitad de la suma total de las impuestas. Las reglas de conducta del art.. 3. pero deber) basarse en los datos que iguren en el expediente penitenciario del interno. culturales u ocupacionales . ?. así como la echa de la libertad de initi!a.. establece como requisito de concesión del bene icio de la condena condicional. e@ El %p establece 2 excepciones al r(gimen o a los requisitos generales de concesión de la libertad condicional que suponen en ambos casos un adelantamiento muy considerable de aqu(lla. las *@3 .. *. @ El procedimiento para la concesión de la libertad condicional se inicia con la tramitación del expediente por la Kunta de 1ratamiento.. podrán obtener la concesión de la libertad condicional. en su caso. -32 #p@. podrá imponerles la observancia de una o varias de las reglas de conducta previstas en el art. En el expediente deber)n constar los siguientes documentos " -. El concepto de buena conducta es indeterminado. emitido por los expertos que el Kue$ de Digilancia estime con!enientes. El mismo criterio se aplicará cuando.0 del presente %ódigo . sin per uicio de lo que. /delantamiento extraordinario de la concesión de la libertad condicional en el que cabe !er reminiscencias de la institución derogada de la redención de penas por el trabajo. /cta de compromiso de acogida por parte de la amilia del penado. los sentenciados que hubieran cumplido la edad de 2. /rt.. a. 9n orme pronostico de integración social que emitir) la Kunta de tratamiento. según informe m6dico. 2. 5.. '.. que el penado haya obser!ado +buena conducta+ y exista respecto del mismo un pronostico indi!iduali$ado y a!orable de reinserción social. siempre que mere"can dicho beneficio por haber desarrollado continuadamente actividades laborales.por el art. y las sanciones y sus cancelaciones. con indicación de las echas de prisión continuada y las de cumplimiento de las 2L5 partes y 5L2 partes de la condena. que deber) hacerlo con la su iciente antelación para que la concesión del bene icio no su ra demora ?art.2 " El #ue" de 7igilancia.* tienen la naturale$a de medidas de seguridad. al decretar la libertad condicional de los penados. %erti icación acreditati!a de los bene icios penitenciarios y de la clasi icación en tercer grado. 32 %p " No obstante lo dispuesto en los arts. el #ue" de 7igilancia penitenciaria podrá conceder la libertad condicional a los sentenciados a penas privativas de libertad que hayan extinguido las *@3 partes de su condena. 4E %p " 4i a consecuencia de las limitaciones establecidas en el art. 3.%p " Excepcionalmente. pueda resultar procedente .. 1estimonio de sentencia o sentencias recaídas y de la liquidación de condena. FF El art.. atendida la peligrosidad criminal del penado podrá acordar motivadamente que los beneficios penitenciarios y el cómputo de tiempo para la libertad condicional se refieran a la totalidad de las penas impuestas en las sentencias. excepto el haber extinguido las 3@1 partes de aqu6lla o. #esumen de la situación penal y penitenciaria del penado. se trate de enfermos muy graves. %p. -. 3. los permisos dis rutados y sus incidencias. cumplidas las circunstancias '> y 3> del apdo. de otra persona 70 . 6. 6eg7n el art. anteriores. a la vista del tratamiento. y que es heredero del bene icio del art.

7nicamente se reconocen como bene icios que acortan el tiempo e ecti!o de internamiento " -. BENE8ICIOS PENITENCIARIOS. el liberado condicionalmente se someter) al seguimiento y control de los ser!icios sociales penitenciarios del centro al que hayan sido adscritos hasta el cumplimiento total de la condena. -3* #p@. +2.enal ha suprimido dicho bene icio de nuestra legislación. La legislación penitenciaria pre!( determinados bene icios penitenciarios que suponen un acortamiento de la condena " 'e su cumplimiento real o e ecti!o.allegada o de instituciones sociales extrapenitenciarias.día por cada 2 de trabajo. 4. -56. 6eg7n el art. -33 #p@. al Kue$ de Digilancia . 35 %p. -3E #p@.enitenciaria antes de que se cumpla el tiempo requerido de condena para otorgar el bene icio ?art.. de autori$ación de la libertad condicional.* %p ?art. Una !e$ excarcelado. En caso de incumplimiento de tales condiciones. El adelantamiento de la libertad condicional. 'icho bene icio permitía acortar la condena en -L5.enitenciaria la aplicación de una o !arias de las reglas de conducta pre!istas en el art. Aani estación del interesado sobre el uturo domicilio y de aceptación de la tutela y control de un miembro de los ser!icios sociales del %entro.5 #p " En caso de revocación. Una !e$ que se reciba en el establecimiento la resolución judicial de poner en libertad condicional a un penado. El m)s importante y de m)s tradición. 71 . en su caso. 2.. -. Aani estación del interesado sobre el trabajo o medio de !ida del que dispondr) al salir en libertad. h@ La libertad condicional est) condicionada en su !igencia y mantenimiento a que el sujeto no delinca y a que obser!e las reglas de conducta que se le hubieren impuesto durante todo el período a que se extienda el dis rute del bene icio. en el que se propondr). haciendo constar los certi icados e in ormes necesarios para acreditar la existencia de los requisitos legales. el 'irector del establecimiento dar) cuenta a la Kunta de tratamiento y expedir) el certi icado acreditati!o de la misma al liberado condicionalmente. En el r(gimen actual. con arreglo a las directrices marcadas por la Kunta de tratamiento. estaba pre!isto en el %ódigo derogado.-. la Kunta de tratamiento deber) remitirlo al Kue$ de Digilancia . que ser) excarcelado en la echa pre!ista ?art. 35 %p " El período de libertad condicional durará todo el tiempo que le falte al su eto para cumplir su condena . en su caso.2 se computan sólo a partir del llamado licenciamiento de initi!o. Una !e$ concluido el expediente. la libertad condicional ser) re!ocada " /rt. con propuesta ra$onada. 3. hasta que por la #unta de tratamiento se proceda nuevamente a su clasificación . E. -32@. cuando el interno reingrese en prisión le será de aplicación el r6gimen ordinario. 'icho expediente debe tener entrada en el Ku$gado de Digilancia .. La libertad condicional no surte e ectos de extinción de condena por lo que los pla$os de rehabilitación pre!istos en el art. pues se abonaba . consistente en la redención de penas por el trabajo. El nue!o %ódigo . g@ /rt. %erti icación literal del acta de la Kunta de tratamiento del establecimiento en la que se recoja el acuerdo de iniciación del expediente ?art..enitenciaria.1=.

ni puede ser argumento a!orable para la supresión del #egistro %entral de .5 #p@. pre!ia propuesta del equipo t(cnico. 'e acuerdo con el art.. se entenderá por beneficios penitenciarios aquellas medidas que permitan la reducción de la duración de la condena impuesta en sentencia firme o de la del tiempo efectivo de internamiento . culturales u ocupacionales ?art.11. 6eg7n el art. es e!idente que la agra!ante de reincidencia. En cuanto al bene icio del indulto particular. que pueda considerarse 7til para su preparación para la !ida en libertad. 2. cultural o social. 'estinatarios de este bene icio podr)n ser los penados en quienes concurran de un modo continuado durante un tiempo mínimo de 2 a&os y en un grado que pueda cali icarse de extraordinario. 6in embargo.. siempre que hayan extinguido las 2L5 partes de su condena y que sean merecedores del citado bene icio por obser!ar buena conducta y haber desarrollado continuadamente acti!idades laborales. adem)s. solicite del Kue$ de Digilancia . 45 de dicha Ley se declara que los condenados que hayan cumplido su pena o los que de alg7n otro modo hayan extinguido su responsabilidad penal deben ser plenamente reintegrados en sus derechos como ciudadanos.* #p@. +2. dedica su 1ítulo 9D a la +asistencia postpenitenciaria+. !os beneficios penitenciarios se fundamentan en las exigencias de la individuali"ación de la pena en atención a la concurrencia de factores positivos en la evolución del tratamiento.. 2.enitenciaria su tramitación en la cuantía que aconsejen las circunstancias.enados y #ebeldes. la LH=. no suponen ninguna discriminación jurídica en el sentido del art. 'esempe&o de una acti!idad laboral normal. de que las penas pri!ati!as de libertad deben orientarse a la reinserción social.6 #p. así como la limitación de la suspensión de la ejecución de la pena a quienes carecen de antecedentes. al ser una pena pri!ati!a de libertad de corta duración y. que sea la Kunta de tratamiento la que.osibles destinatarios de este bene icio son los penados clasi icados en tercer grado. y su finalidad es conseguir la reeducación y reinserción social ?art. de cumplimiento discontinuo..2 #p " 8 los efectos de este Aeglamento. LICENCIAMIENTO DE8INITIVO 1 ASISTENCIA POSTPENITENCIARIA. corresponde al Kue$ de Digilancia .2 %E. 'e acuerdo con el mandato constitucional del art. bien en el establecimiento o en el exterior. 5. El indulto particular. Juena conducta.enitenciaria aprobar las propuestas que ormulen los establecimientos sobre bene icios penitenciarios que puedan suponer acortamiento de la condena. 26 LH=. El bene icio del adelantamiento de la libertad condicional lo aprueba el Kue$ de Digilancia . 2. económica.enitenciaria a propuesta de las Kuntas de tratamiento de los %entros penitenciarios. 2*. 2. sin que los antecedentes penales puedan ser en ning7n caso moti!o de discriminación social o jurídica.articipación en las acti!idades de reeducación y reinserción social. 45 LH=. E. .ECUCI4N DEL ARRESTO DE 8IN DE SEMANA. 2. En el art.2. . La pena de arresto de in de semana.12. todas o alguna de las siguientes circunstancias " -. +2. basada en la existencia de antecedentes penales. no puede estar sometida al r(gimen penitenciario típico de las penas pri!ati!as de libertad de 72 . Esta prohibición de discriminación por moti!o de los antecedentes penales debe entenderse en el sentido de que no pueda negarse al sujeto el ejercicio de sus derechos ni sus posibilidades de participación en la !ida política. se establece en el art.

enitenciaria se extienden a las unciones jurisdiccionales pre!istas en la LH=. por ello.or lo que se re iere al ingreso en el establecimiento o lugar de cumplimiento que corresponda. y por ello debe estar sometida a control jurisdiccional.L-336 establece que . 32. -65 se los de ine como Establecimientos penitenciarios destinados al cumplimiento de penas pri!ati!as de libertad en r(gimen abierto y de las penas de arresto de in de semana.. . +2. 6obre la ejecución de dicha pena..enitenciaria est)n enumeradas en su art.enitenciaria. el arresto de in de semana se cumplir) durante los !iernes. c@ /probar las propuestas que ormulen los establecimientos sobre bene icios 73 .or lo que se re iere a los %entros penitenciarios. atribuye al Kue$ de Digilancia . 22 del #' 63. y en el n7mero 2 remite las dem)s circunstancias de la ejecución al desarrollo reglamentario que se haga de ellas de acuerdo con las disposiciones de la LH=. 54. establece el art. la igura del Kue$ de Digilancia .. 46 " a@ /doptar todas las decisiones necesarias para que los pronunciamientos de las resoluciones en orden a las penas pri!ati!as de libertad se lle!en a cabo asumiendo las unciones que corresponderían a los Kueces y 1ribunales sentenciadores. en cuyo art. Cuestra LH=.duración media o larga. sin que a partir de esa hora se admita ya ning7n ingreso. . en el nue!o #p se han creado los llamados %entros de 9nserción 6ocial.UE9 DE VIGILANCIA PENITENCIARIA. El art . un r(gimen especial de cumplimiento. al control jurisdiccional de la potestad disciplinaria de las autoridades penitenciarias y al amparo de los derechos y bene icios de los internos en los establecimientos penitenciarios. introdujo por ello. 54. 54.. /rt.. La acti!idad penitenciaria de ejecución de las penas pri!ati!as de libertad es una de car)cter material. b@ #esol!er sobre las propuestas de libertad condicional de los penados y acordar las re!ocaciones que procedan. 6eg7n el art. -.alados en el plan de e ecución.. y por esta ra$ón es necesario que la ejecución de la pena pri!ati!a de libertad est( controlada judicialmente. $ranscurridos los pla"os se. s)bados y domingos. así como al seguimiento de cuantas penas no pri!ati!as de libertad se estable$can en la legislación penal. en materia de ejecución de penas pri!ati!as de libertad y medidas de seguridad. Las unciones que la LH=. pero instrumental para la reali$ación de ines del 'erecho penal material.2 %p las directrices b)sicas. EL . " 'eber) haber en cada pro!incia uno o !arios Ku$gados de Digilancia penitenciaria que pertenecer)n al orden jurisdiccional penal. el .LH=. normalmente deber) e ectuarse entre las E de la ma&ana del !iernes y las -2 del mediodía del s)bado. 2. el art. En esa acti!idad de ejecución material de la pena se !en a ectados siempre en mayor o menor medida derechos undamentales del penado.13. a efectos de la liquidación definitiva de la pena .2 %p.2 %p establece que el arresto de in de semana debe cumplirse en el establecimiento penitenciario m)s próximo al domicilio del arrestado o si no existe %entro en el partido judicial en que resida el penado. y necesita. Las competencias del Kue$ de Digilancia . en los depósitos municipales. En cuanto a la liquidación de condena.irector del establecimiento penitenciario o el encargado del depósito remitirán un informe al #ue" de 7igilancia en el que harán constar las vicisitudes ocurridas durante la e ecución.

enitenciaria. 6in embargo.2. sobre conocimiento del pase al r(gimen cerrado a propuesta del 'irector del Establecimiento. sin que estos 7ltimos precisen de la asistencia de /bogado ni . j@ %onocer del paso a los establecimientos de r(gimen cerrado de los reclusos a propuesta del 'irector del establecimiento. y en su caso de la %entral de obser!ación.rocurador.@.a -. g@ /cordar lo que proceda sobre las peticiones o quejas que los internos ormulen en cuanto a ecte a los derechos undamentales o a los derechos y bene icios penitenciarios de aqu(llos..iscal y el interno o liberado condicional. sobre la aprobación de las propuestas que ormulen los establecimientos sobre bene icios penitenciarios que puedan suponer un acortamiento de condena. los recursos re erentes a la clasi icación inicial y a progresiones y regresiones de grado. b@ Las resoluciones del Kue$ de Digilancia . @ #esol!er en base a los estudios de los Equipos de obser!ación y de tratamiento. -.penitenciarios que puedan suponer acortamiento de la condena. En -M 9nstancia resuel!e sobre las propuestas de libertad condicional ?art. sobre autori$ación de permisos de salida de duración superior a 2 días. d@ /probar las sanciones de aislamiento en celda de duración superior a -2 días. excepto cuando se hayan dictado resol!iendo un recurso de apelación contra resolución administrati!a que no se re iera a la clasi icación del penado. La 'isposición adicional *M de la LH. que sólo podr)n interponer el Ainisterio . 4E %p. h@ #eali$ar las !isitas a los establecimientos penitenciarios que pre!iene la Ley de Enjuiciamiento %riminal.enal ha atribuido tambi(n al Kue$ de Digilancia penitenciaria nue!as atribuciones en materia de !igilancia de la ejecución de las medidas de seguridad impuestas a inimputables y semiimputables con orme a los arts. 74 . así como sobre peticiones y quejas relati!as al r(gimen y tratamiento penitenciario. excepto de los clasi icados en tercer grado. 'ichos recursos son los siguientes " a@ El recurso de re orma podr) interponerse contra cualquiera de los autos del Kue$ de Digilancia . 2. El Kue$ de Digilancia penitenciaria resuel!e por !ía de recurso. i@ /utori$ar los permisos de salida cuya duración sea superior a 2 días. El nue!o %ódigo . progresiones y regresiones de grado. e@ #esol!er por !ía de recurso las reclamaciones que ormulen los internos sobre sanciones disciplinarias. no existen normas especí icas de procedimiento.K establece los recursos que caben contra las resoluciones del Kue$ de Digilancia penitenciaria. así como competencia para acordar el regreso a la normalidad de los sentenciados a quienes se haya aplicado el r(gimen de cómputo extraordinario del tiempo de condena a e ectos de abono de bene icios penitenciarios que establece el art.2 LH=. En 2M instancia resuel!e recursos contra sanciones disciplinarias y clasi icaciones iniciales. sobre aprobación de sanciones de aislamiento en celda superior a -2 días. 5. 46.enitenciaria en materia de ejecución de penas son recurribles en apelación y queja ante el 1ribunal sentenciador.

enitenciaria en lo re erente al r(gimen penitenciario. 25 . son recurribles en apelación o queja ante la /udiencia pro!incial que corresponda al lugar en que est( situado el establecimiento.c@ Las resoluciones del Kue$ de Digilancia . así como las dem)s materias no comprendidas en el caso anterior.enas pri!ati!as de derechos 75 .

5*@." !a pena de inhabilitación absoluta produce la privación definitiva de todos los honores. Las penas pri!ati!as de derechos son aquellas que el %ódigo identi ica como tales en el art. curatela o acogimiento o cualquier otro derecho. no las di erencia del resto de las penas. aunque no parecen como tales en el cat)logo general de estas penas. si bien ya no orma 76 . aunque sean electivos. =roduce además la incapacidad para obtener los mismos o cualesquiera otros honores. comercio. penas en su mayoría ya existentes en el %ódigo derogado.ri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos. pro esión.El nue!o %ódigo . tambi(n pueden ser englobadas entre las penas pri!ati!as de derechos ?arts. guarda. . b@ 9nhabilitación especial para empleo o cargo p7blico.. c@ La suspensión de empleo o cargo p7blico. +3. la pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. 53@. 1ambi(n constituye una no!edad que se estable$ca un cat)logo de las penas pri!ati!as de derechos ?art.enal incorpora en el art.1. adem)s de las penas pri!ati!as de libertad. /rt. o son pri!ati!as de libertad o pri!ati!as de otros derechos o multa ?art. 'entro de dicha ordenación. pero para las que !iene a utili$arse esa denominación por primera !e$. /lgunas de estas penas son de nue!o cu&o. durante el tiempo de la condena . pero no caben otras alternati!as. no obstante. patria potestad. (stas tambi(n inciden sobre lo mismo. cargos o empleos públicos. ya que las que pueden imponerse con arreglo a este %p. o icio.. /lgo que. tutela. la pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos y los trabajos en bene icio de la comunidad. 52 una ordenación de las penas en atención a su naturale$a. empleos y cargos públicos que tenga el penado. @ . pues de de uno u otro modo.ABILITACI4N ABSOLUTA.. 2.or ello.5@. tutela.arte Especial del %p aparecen algunas consecuencias jurídicas del delito que. d@ .E. industria. limitando la libre capacidad de participación del penado en la misma. así como el alcance de dicha pri!ación. es la m)s gra!e de las penas pri!ati!as de derechos. como la inhabilitación especial para el derecho de su ragio acti!o y la p(rdida de la nacionalidad espa&ola. en principio.ri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. las penas pri!ati!as de derechos no tienen en com7n mas que la r7brica que las re7ne y lógicamente en sus aspectos concretos di ieren tambi(n los derechos de cuyo ejercicio se !e pri!ado el penado. o de los derechos de patria potestad. g@ 1rabajos en bene icio de la comunidad En la . guarda o curatela. al menos nominalmente " Las inhabilitaciones especiales para industria o comercio. 6u contenido coincide en buena medida con el pre!isto para ella en el %ódigo anterior ?art. 53 " a@ 9nhabilitación absoluta. se incluye el grupo de las penas privativas de otros derechos. LA IN.y 5. derecho de su ragio pasi!o o de cualquier otro derecho.*.ri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. e@ . 'esde un punto de !ista objeti!o. 52@. y la de ser elegido para cargo público. 5. / su !e$ han desaparecido otras penas pri!ati!as o restricti!as de derechos. Las penas pri!ati!as de derechos representan determinadas restricciones en la !ida social.

6in embargo. empleos o cargos p7blicos no se ha modi icado con relación al art.55. y 20..2@.. y para obtener subvenciones. +3. 6eg7n estos preceptos . adem)s. En todo caso. 1iene una duración de 6 a 2. sólo como pena accesoria puede superarse ese límite de 2. habiendo mejorado la redacción del precepto con respecto al antiguo art.pre!( para los promotores. *24 y 6.b@. !a inhabilitación incluirá la incapacidad para desempe.2. al incluir una re erencia a la incapacidad para obtener 77 .ar cualquier empleo o cargo al servicio de Bcualquiera de: las 8dministraciones. a&os. empleos o cargos públicos que tenga el penado . En cuanto a su con iguración ormal.. hay que cali icar al menos como peculiares las inhabilitaciones absolutas incluidas en los arts. . En la sentencia habr)n de especi icarse los empleos.ABILITACIONES ESPECIALES. hay que entender todos aquellos cuya titularidad ostenta el sujeto con independencia de las di!ersas !icisitudes administrati!as de tipo suspensi!o o an)logas por las que atra!iesen. que con el actual %ódigo amplía extraordinariamente su espacio y contenido. En cuanto a la expresión los honores. que por el sistema pre!isto para la pena superior en grado que la excede se ele!a a una duración m)xima de 2* a&os ?art. . Esta clase de inhabilitación mantiene b)sicamente sus e ectos. 4. hasta el punto de que se consolida dentro del sistema de penas como una de las m)s importantes consecuencias jurídicas del delito. . LAS IN. ?cuando los alcance la respecti!a pena de prisión@. al a&adirse a la pri!ación del empleo. sino tan sólo del derecho al su ragio pasi!o. durante el tiempo de la condena. cargos y honores sobre los que recae la inhabilitación ?art. la pri!ación no a ecta lógicamente a los posibles derechos pasi!os ya adquiridos por el sujeto. * clases o modalidades " -@ I"Ga i#ita$i0" es&e$ia# &a!a em&#e% % $a!*% &K #i$%. sostenedores y je es principales del delito de rebelión. becas o ayudas públicas de cualquier tipo . interina o permanente. la inhabilitación absoluta es una pena gra!e ?art. autonómica. cargo y honores anejos al car)cter de +de initi!a+. 6on empleos o cargos p7blicos los que se incardinan en el )mbito de la unción p7blica ?/dministración estatal. 245 se habría soslayado con tal que no se hubiera mencionado expresamente la inhabilitación absoluta.. excluyendo aquellas cualidades cuyo contenido no sea de inido por el honor ?Dg.or honores hay que entender todos los títulos y distinciones de car)cter honorí ico del condenado. " =rados acad(micos@.roduce. etc@. incomprensiblemente el art. 245. la incapacidad para obtener el mismo u otros an)logos. 5* %p 45.. entidades o empresas públicas o de sus Crganismos autónomos. a&os.roduce la pri!ación de initi!a del empleo o cargo sobre el que recayere y de los honores que le sean anejos.2. una inhabilitación absoluta como pena principal de -* a 2* a&os. . Es una pena cl)sica en nuestro ordenamiento jurídicopenal. **@.or otra parte.2 para los delitos contra el deber de cumplimiento de la prestación social sustitutoria y para los delitos contra el deber de prestación del 6er!icio Ailitar. a&os durante el tiempo de la condena ?art. institucional.2. 56 %p 45. en 2 aspectos " -0. local.ero.. ya que como accesoria esta pena tendría la misma duración que la pena principal de prisión ?de -* a 2* a&os@.parte de esta pena la pri!ación del derecho a elegir ?derecho al su ragio acti!o@. de modo que el exceso contemplado en el art. sin que el %p disponga de una reser!a como la del art. llegando hasta los 5. Lo que deba entenderse por honores. electi!a o por designación. . 56 ?sal!o lo que excepcionalmente dispongan otros preceptos de este %ódigo@.. o bien ser impuesta como accesoria de la pena de prisión igual o superior a -. que puede tener car)cter principal. etc@ cualquiera que sea la con iguración de la relación ?gratuita o retribuida. 22@.

El undamento para ello radica en que el derecho al trabajo. En los dem)s casos esta pena tendr) el car)cter de accesoria ?art. En la sentencia habr) de especi icarse la pro esión. a di erencia de la inhabilitación absoluta. 5@ La i"Ga i#ita$i0" es&e$ia# &a!a &!%/esi0"7 %/i$i%7 i"d'st!ia % $%me!$i% . habilitación o licencia. / di erencia de la inhabilitación absoluta. sólo en aquellos casos en que la pro esión. siempre que el derecho de su ragio hubiese tenido relación directa con el delito cometido. empleos o cargos a"F#%*%s que se !er) impedido de obtener el penado durante el tiempo de la condena +han de deducirse pre!ia interpretación de la acti!idad desarrollada y del in perseguido por la misma+. %omo en la inhabilitación absoluta. La especi icación se re iere en todo caso al honor. consistente en la comisión de una gra!e perturbación del orden p7blico con objeto de impedir a alguna persona el ejercicio de sus derechos cí!icos. sino completamente obligada. ni cabe impon(rsela como accesoria. 2*@. Este es un derecho del que ya no pri!an las leyes penales de nuestro país en ning7n caso por !oluntad expresa del legislador. como disponía el %. sir!i(ndose para lo cual del mismo. su re erencia no es de ning7n modo redundante.% pri!a al penado. pues (sta debe quedar en manos del Kue$ y no de cualquier otro uncionario p7blico. o cargos determinados ?y de los honores anejos@ y se incapacita para obtener el mismo cargo o cargos an)logos. **E. en que se pri!a de t%d% cargo p7blico y se incapacita para lo mismo. aunque aquí. empleo o cargo que el sujeto ostentaba en el momento de cometer el delito. debe restringirse 7nicamente en la medida de lo imprescindible. por lo que la sentencia deber) indicar. industria o comercio sobre los que recae esta habilitación. mientras que la pri!ación de este derecho abarca t%d%s los cargos p7blicos ?derecho a ser elegido para cargos p7blicos. pri!a al penado de la acultad de ejercerlos durante el tiempo de la condena ?art. Esta pena sólo est) pre!ista como pena principal en el delito del art. o icio. del derecho a ser elegido para cargos p7blicos. en la inhabilitación especial se pri!a de '" cargo. o icio. ha sido utili$ada para delinquir. 78 . por poco com7n o peregrina que pare$ca@. industria o comercio de que se trate. tampoco existe ya ninguna re erencia a la pri!ación del derecho de su ragio acti!o en esta clase de inhabilitación. sin que sea en modo alguno e!idente que siempre guarde relación la pri!ación del derecho al su ragio con el delito allí pre!isto. pues dicha concreción la exige el propio tenor del art.45. pero los honores. durante el tiempo de la condena. La inhabilitación especial para empleo o cargo p7blico y la inhabilitación especial para el derecho de su ragio pasi!o son penas per ectamente di erenciables. al menos. queda uera de la aplicación de la misma. **3. 2*. *6@. lo que no ser) )cil porque en su mayoría los delitos electorales est)n contenidos en la Ley del #(gimen Electoral =ral. alg7n criterio que permita reali$ar la indicada analogía. ya que la -M no implica la inelegibilidad para empleo o cargo p7blicos distinto ?y no an)logo@ del que se ha !isto pri!ado ?y ello si el empleo o cargo es electi!o@. Lo que el legislador ha dejado claro en la descripción general de esta pena es que ninguna clase de ocupación laboral ?exija o no permiso. constitucionalmente reconocido. en plural@. El 7nico contenido que le resta a esta clase de inhabilitación especial es la pri!ación del derecho al su ragio. al que curiosamente no se le impone esta pena como principal.el +mismo+ empleo o cargo del que ha sido pri!ado ?y no sólo otros an)logos@. 2@ La i"Ga i#ita$i0" es&e$ia# &a!a e# de!e$G% de s'/!a*i% &asi. 54 %p 45@. y no sólo un determinado cargo como en la regulación anterior ?art. el cual a&ade una necesidad de moti!ación y de establecer una relación directa entre el delito y la pro esión para la que se inhabilita. Co obstante el %p 3* regula un delito electoral en su art.

suprimida del %ódigo anterior por la re orma de -3E5. 22 %p 45@.2. +3. la antigua pena de interdicción ci!il. tras la re orma citada. tutela o guarda. sólo para la guarda. en su caso. El %p 3* reduce la pena de suspensión 7nicamente al empleo o cargo p7blico. tutela o curatela. obliga la re erencia sistem)tica del art..c@ y menos gra!e hasta 5 a&os ?art. pudiendo. 226.. no sólo por el Kue$. que producen en ambos casos su pri!ación de initi!a. Co se incluye en la nue!a regulación una suspensión de pro esión u o icio ?como el art. 55. el e ecto propio de la suspensión de empleo o cargo p7blico se limita a pri!ar de su ejercicio al penado durante el tiempo de la condena. 5E %p45@. 22. y en el art. %on esta inhabilitación reaparece. guarda o acogimiento.sólo se pre!( para la patria potestad. La suspensión de empleo o cargo p7blico es pena gra!e por tiempo superior 79 .. al igual que la inhabilitación del mismo nombre. En unos casos tiene car)cter precepti!o ?arts. esta inhabilitación especial est) pre!ista en los arts. su duración m)xima puede ampliarse hasta 2* a&os en !irtud de lo dispuesto en el art. y como accesoria no puede alcan$ar los -. y a di erencia de la inhabilitación absoluta. extingue los derechos de tutela. a&os. Co obstante. 25. 6e ha a&adido un elemento m)s en la di erenciación entre las inhabilitaciones y la suspensión y es el que ahora esta pena no comprende la imposibilidad de obtener otro empleo o cargo p7blico de unciones an)logas durante el tiempo de la condena ?art.2@ La i"Ga i#ita$i0" es&e$ia# &a!a e# eEe!$i$i% de #a &at!ia &%testad7 t'te#a7 $'!ate#a7 *'a!da % a$%*imie"t% pri!a al penado de los derechos inherentes a la primera y supone la extinción de las dem)s. 'icho %ódigo. La suspensión de empleo o cargo p7blico. reintegrarse en el ser!icio. así como la incapacidad para obtener nombramiento para dichos cargos durante el tiempo de la condena ?art. 22. %omo pena principal. ni una suspensión del derecho al su ragio ?como el art. preceptuando la condena sin re erencia a la naturale$a de su contenido. 4.@ y en otros acultati!o ?los dem)s@.-. 22.2 y 255. Esta pena establece 2 tipos de e ectos " . tras ella.2.5. 1iene una duración de 6 meses a 2.. y por otro. se limita a a ectar a un empleo o cargo p7blico determinado. -32. El principio de legalidad de las penas implica que la pena est( pre!ista como tal en el ordenamiento jurídico. curatela. / partir de este %p pueden ser accesorias de las penas de prisión in eriores a -.2. 26@.2 y 22-. 53 %p 45@. sino especial y su icientemente por la ley.or un lado pri!a al penado de los derechos inherentes a la patria potestad.b@.2 y 22..3. en el sentido de que tambi(n debería especi icarse en la sentencia el concreto empleo o cargo sobre el que recae la suspensión. /unque nada se diga en el art. LA SUSPENSI4N DE EMPLEO O CARGO PIBLICO. imposibilitando un nue!o nombramiento para los mismos durante el tiempo de la condena. 25 dice " !a suspensión de empleo o cargo público priva de su e ercicio al penado durante el tiempo de la condena . El art..2. quedando ambos supuestos englobados en sus respecti!as modalidades de inhabilitación especial. 2. 22. a&os si los derechos de los que pri!a hubieran tenido relación directa con el delito cometido. En relación a todas estas penas y en cuanto a su con iguración ormal. debiendo determinarse expresamente en la sentencia esta !inculación ?art. 55.@. a&os cuando es principal ?art. parcialmente. pre!eía como posible consecuencia jurídica de ciertos delitos la p(rdida del derecho de patria potestad. *6@. / di erencia de la inhabilitación absoluta y de la especial para empleo o cargo p7blico. pero tambi(n que se concrete expresamente. las inhabilitaciones especiales constituyen pena gra!e por tiempo superior a 5 a&os ?art. En los arts.

PRIVACI4N DEL DEREC.a&o y .día. *-6 bis del %p45 a ambos supuestos.5. 5E2 ?delito contra la seguridad del tr) ico@. -*2. se establece una d'!a$i0" de 1 a(% ?supuesto no contemplado por el art. habida cuenta de que aunque en los casos en que esta pena es menos gra!e. menos gra!e ?cuando es de . 62-. Esta pena es una de las pocas que puede ser gra!e ?cuando es por tiempo superior a 6 a&os " art. 80 . a&os. pero como se trata de supuestos de penas acumulati!as con otras principales pri!ati!as de libertad gra!es o menos gra!es. como accesoria puede alcan$ar los 3 a&os.5@. o le!e ?de 5 meses a . 24.2.e en el art.día a 6 a&os " art. +3. /sí. 55.2. PRIVACI4N DEL DEREC.a@.d@.2. aunque tiene una duración de 6 meses a 6 a&os cuando es principal ?art. aerona!es o cualesquiera otros medios de locomoción motori$ados. debiendo determinarse expresamente en la sentencia esta !inculación ?art. -5. / partir de ahora es e!idente que la inhabilitación del ejercicio del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores abarca ambos extremos. Est) pre!ista en la .c@. %on la nue!a redacción de esta pena se ha $anjado el problema sobre su !erdadero alcance " / saber si a ectaba sólo a la pri!ación del permiso o licencia de conducción ?de quien los tenía en el momento de delinquir@.día si uese pena principal 7nica. si bien excepcionalmente puede alcan$ar los -* a&os ?art. La re erencia expresa en el art. 55. o si tambi(n a la imposibilidad de obtener los mismos ?para quien no los tenía en el momento de delinquir@.a 5 a&os ?art. !a imposición de la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores inhabilitará al penado para el e ercicio de ambos derechos durante el tiempo fi ado en la sentencia ?art.e en los arts.2 ?homicidio por imprudencia gra!e@.2 ?homicidio por imprudencia le!e y lesiones por imprudencia gra!e o le!e. -meses y 23 días. En cuanto a su contenido . mientras que en los arts. 55. y como &e"a #e. si los derechos de los que pri!a hubieran tenido relación directa con el delito cometido. 543 y 5E. su límite in erior es de .arte Especial como pena principal en los siguientes casos en los que el !ehículo a motor o el ciclomotor aparecen como medios o instrumentos utili$ados para la comisión del delito o alta " %omo &e"a *!a.a&o y .O A CONDUCIR VE.e@..@. 55.?delitos contra la seguridad del tr) ico@.a&o. podía dar lugar al absurdo de que quien cometía un delito poseyendo permiso de circulación tu!iese peor tratamiento que quien cometía el mismo delito careciendo de (l. -22.2.5. tales como barcos. 6in embargo. el car)cter de (stas permite que la extensión mínima de la pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor o ciclomotores. como &e"a me"%s *!a. Es ob!io que aquella duración no se corresponde con una in racción penal menos gra!e.+. 4. y debería entenderse que el límite mínimo es realmente de . 543 y 5E. seg7n los casos@. y sólo al -0 en sede de regulación general de esta pena.a&o y . 2.2@. si bien por la !ía de la inhabilitación especial de cualquier otro derecho puede ampliarse la pri!ación al derecho a conducir otras m)quinas o arte actos. +3.. 6u duración es de 5 meses a -.ÍCULOS A MOTOR 1 CICLOMOTORES. concret)ndose en los !ehículos a motor y ciclomotores.2. La antigua pri!ación del permiso de conducción ahora es pri!ación del derecho a conducir. a&os ?art.-@. pero tambi(n puede ser accesoria de las penas de prisión in eriores a -.2 y -*2.se establece una d'!a$i0" &%! tiem&% s'&e!i%! a 1 a(% . -22. 55. en los delitos menos gra!es de los arts.e en el art.2 ?lesiones por imprudencia gra!e@.d@ y pena menos gra!e hasta 5 a&os ?art. el legislador da aquí muestras de alta de rigor en la determinación de las penas. *6@. sea de . art..2 en que aparece incorporada.a&o " art. En ocasiones aparece como pena principal.@.O A LA TENENCIA 1 PORTE DE ARMAS. 2.

contra la libertad.5.5@. si ueran distintos. tr) ico y depósito de armas.2.6.IBICI4N DE APRO6IMARSE O COMUNICARSE CON LA VÍCTIMA U OTRAS PERSONAS. LA PRIVACI4N DEL DEREC. que sólo indirectamente se !er) a ectada. " En los de tenencia. -*2. o acuda a aqu(l en que resida la !íctima o su amilia.uede ser gra!e ?cuando es por tiempo superior a 6 a&os " art. 6eg7n el %p se trata de una pena privativa de derechos ?art. municiones o explosi!os.2. esta nue!a pena no tenga re lejo en algunos delitos en los que no est) pre!ista. 6u duración es de 5 meses a -.a&o y . en rigor. art. !a imposición de la pena de privación del derecho a la tenencia y porte de armas inhabilitará al penado para el e ercicio de este derecho por el tiempo fi ado en la sentencia " /rt. podr) acordar la prohibición de que el reo !uel!a al lugar en que haya cometido el delito. en aquellos otros en los que el arma es medio comisi!o. el patrimonio y el orden socioeconómico.. El derecho del que se pri!a en este caso radica en la libertad de residencia y de circulación ?proclamado en el art. En estos casos.5@. el Kue$ o 1ribunal. la Spri!aciónT para el penado del derecho de residencia en determinados lugares.. 62-.día a 6 a&os " art. 81 . Sla pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos impide al penado !ol!er al lugar en que haya cometido el delito. pero se echa en alta.2. -22. atendiendo a la gra!edad de los hechos y al peligro que el delincuente represente. 53. lesiones.. o le!e ?cuando es de 5 meses a . o menos gra!e ?por tiempo de seis meses a tres a&os. Dg.@.2. de cara a una utura residencia en esos lugares. %on ello se tratan de atender primordialmente las necesidades y los intereses de la !íctima del delito. del %apítulo 9. 55. . aborto. en este sentido. del 1ítulo 999@. la imposición de esta pena implicar). esto es.or lo que se re iere a su contenido . 55. / pesar de estar pre!ista tambi(n como pena gra!e en el art. o a aqu(l en que resida la !íctima o su amilia. 24. la citada como nue!a consecuencia penal de los delitos est) m)s próxima a las penas pri!ati!as de libertad ?de la 6ección 2M. La pri!ación del derecho de residencia y circulación en determinados lugares es pena que puede ser gra!e ?por tiempo superior a tres a&os. /hora bien.2 y como pena le!e en el art. atinentes a la libertad ambulatoria. esta pena es sólo accesoria y con car)cter potestati!o para los delitos de homicidio. contra la libertad sexual. el honor. no se contempla ning7n caso en el Libro 99.2. 2.O A RESIDIR EN DETERMINADOS LUGARES O ACUDIR A ELLOS 1 LA PRO.. y. si bien excepcionalmente puede alcan$ar los -* a&os ?art. por arma debe entenderse aqu(lla cuyo uso requiera de licencia administrati!a. llamando la atención el que en el despliegue e ectuado en la regulación. /parece recogida en la . menos gra!e ?cuando es de . de los arts. resalta que la misma sólo se re iere al impedimento de !ol!er al lugar donde se cometió el delito o acudir a aqu(l en que reside la !íctima o su amilia. 6u denominación es algo redundante. a&os ?art. 55. si ueren distintos. pues mal se puede inhabilitar del derecho a portar si no se go$a del derecho a tener. 2E.a&o " art. @.. *4.*. 6eg7n el art.g@. @. dentro del período de tiempo que se&ale seg7n las circunstancias del caso. dado que no pri!a pero sí restringe la libertad ambulatoria. 'e hecho es (sta la 7nica pena que est) pre!ista exclusi!amente como pena accesoria " La 7nica accesoria que es adem)s claramente potestati!a. y en general. *65 y sigs. 55. 4. pero sin hacer mención expresa de la pri!ación de la libertad de residencia del penado. / los e ectos de esta pena. . 55.Una de las no!edades en las penas de este %ódigo es la pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. a tenor del art. 55. que a las penas pri!ati!as de otros derechos ?de la 6ección 5M@ donde se incluye.2@. +3. -3 de la %E@. 7nicamente en el caso de que el delincuente ya tenga ijada su residencia en los mismos. la intimidad. torturas y contra la integridad moral. art.T 'el contenido establecido para esta pena con relación al título que se le ha asignado.arte especial como pena principal en los siguientes casos " %omo pena menos gra!e en los arts.e@.

cuyas disposiciones se aplicarán supletoriamente en lo no previsto expresamente en este %ódigo. al tener que cooperar en acti!idades que tienen ese car)cter. . !a e ecución se desarrollará ba o el control del #ue" o $ribunal sentenciador. El traba o en beneficio de la comunidad será facilitado por la 8dministración. o incluso si son arrestos de ines de semana. El %ódigo considera que es una pena pri!ati!a de derechos ?art. No se supeditará al logro de intereses económicos. ni suponen una pri!ación de derechos. ya que en rigor no es una pena pri!ati!a de libertad. es preciso que se con igure como sustituti!o de otra pena. la cual podrá establecer los convenios oportunos a tal fin. para dotar de contenido propio y de alguna e icacia a esta pena accesoria cuando la principal es de prisión. como la separación del delincuente de la sociedad y. 0. se le hace partícipe de intereses p7blicos.3. La necesidad de contar con el consentimiento del penado introduce una importante no!edad dentro del tradicional esquema del sistema de penas. que. dispensada a los penados por la legislación penitenciaria en materia de 4eguridad 4ocial. 52.2 %E@. le obligan a prestar su cooperación no retribuida en determinadas actividades de utilidad pública. La regulación del %ódigo en relación a esta pena es muy parca. No atentará a la dignidad del penado. se pueden considerar penas de cumplimiento simult)neo cualquiera de ellas y la pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos. si se trata de una pena de prisión. 82 . pues siendo accesoria. de orma temporal o de initi!amente. la cuestión puede di erir en unción de la clase de pena de que se trate la principal. y. sino de ciertos delitos. +3. !as demás circunstancias de su e ecución se establecerán reglamentariamente./simismo puede plantear problemas la determinación del momento del cumplimiento de esta pena. esta misma pena lle!a implícita la imposibilidad de residir o de acudir a un lugar que no sea la prisión. 1. En cambio. 'ado que el trabajo en bene icio de la comunidad tiene car)cter !oluntario. ya que. 4u duración diaria no podrá exceder de + horas y sus condiciones serán las siguientes " '. 53@. no de ciertas penas. 23 " !os traba os en beneficio de la comunidad que no podrán imponerse sin consentimiento del penado.o del traba o a la 8dministración. Gue los trabajos en bene icio de la comunidad son una pena. %on ella se e!ita alguno de los incon!enientes de las penas pri!ati!as de libertad.or tal moti!o. 2*. de acuerdo con lo dispuesto en la !ey penitenciaria. 55 y 53 %p 3*. 6i es una pena de multa. al mismo tiempo. *. se declara implícita o explícitamente en los arts. am(n de que una pena de trabajos or$ados es inconstitucional ?art. el tiempo asignado a aqu(lla deber) empe$ar a contar desde el momento en que el condenado saliese de la misma. entidad pública o asociación de inter6s general en que se presten los servicios.O EN BENE8ICIO DE LA COMUNIDAD. /rt. en especial porque se dice que no resulta )cil saber a qu( derecho se re iere. hasta el punto de que se llega a considerar que los trabajos en bene icio de la comunidad no son una pena. nunca al lugar en que reside la !íctima o su amilia o en el que se delinquió ?sal!o que uera en una prisión@. Esta pena representa una de las no!edades m)s importantes del sistema de penas del nue!o %ódigo. %onsiste en una obligación asumida !oluntariamente por el penado para prestar su cooperación en ciertas acti!idades de utilidad p7blica. . podrá requerir informes sobre el desempe. 3. a tal efecto.ero esta clasi icación de los trabajos como pena pri!ati!a de derechos no parece aceptarse. EL TRABA. Do"ará de la protección. por lo tanto.

.enitenciaria. la prestación de la cooperación personal no retribuida en determinadas actividades de utilidad pública. tambi(n est) pre!isto que la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa se cumpla mediante dicha pena.L-336@. se considerar)n trabajos en bene icio de la comunidad. art. adem)s de establecer circunstancias de la ejecución de esta pena. con!enios con otras /dministraciones p7blicas o entidades p7blicas o pri!adas que desarrollen acti!idades de utilidad p7blica o social. a tal e ecto. 55. EE.-@. En este caso. tendente a servir de reparación para la comunidad per udicada por el ilícito penal y no supeditado al logro de intereses económicos . para lo cual se puede llegar a autori$ar el cumplimiento de la misma de orma partida. cada arresto de in de semana ser) sustituido por 2 cuotas de multa o 2 jornadas de trabajo. en el mismo o di erentes días y en 83 . %uando esta pena sir!e al cumplimiento de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa. sustituir las penas de arresto de ines de semana por multa o trabajos en bene icio de la comunidad. la Ley . la duración horaria de las mismas y el pla$o m)ximo en que deber)n cumplirse ?art. El trabajo en bene icio de la comunidad puede ser pena le!e..a&o@ en que deber)n cumplirse los trabajos ?art. 5@.ara la ejecución de esta pena se adopta expresamente el principio de lexibilidad. *. / tenor del art.e @ o pena menos gra!e. se ajusta sólo parcialmente con la duración de esta pena. una !e$ que el Kue$ o 1ribunal haya determinado las jornadas de trabajo impuestas al penado.2 " 1ambi(n podr)n los Kueces y 1ribunales. con inter6s social y valor educativo. 6eg7n la regla legal de que su duración diaria no podr) exceder de E horas. siempre que uera posible ejecutarla. 55. La /dministración penitenciaria debe proceder a la e ecti!a ejecución de la pena. pudiendo establecer a tal e ecto. La /dministración penitenciaria est) obligada a acilitar el trabajo en bene icio de la comunidad. a in de hacer compatible en la medida de lo posible el normal desarrollo de las acti!idades diarias del penado con el cumplimiento de la pena impuesta. seg7n sea le!e o menos gra!e. pero no pena originaria ?principal o accesoria@.despu(s de establecer * condiciones sobre la prestación ?en parte innecesarias@. podr) requerir in ormes sobre el desempe&o del trabajo a la /dministración. de 2 jornadas de trabajo por cada arresto de in de semana. aplicable a los delitos ?entre 36 a 5E2 horas. pre!ia con ormidad del reo. los trabajos en bene icio de la comunidad representan un modo alternati!o ?a la pri!ación de libertad@ de sustituir la pena de multa no satis echa. 23 del %p. tratando de determinar la acti!idad m)s adecuada.2.ara ello entre!istar) al penado. Las cargas personales o amiliares del penado se tienen en cuenta para determinar la duración de cada jornada ?entre 2 y E horas@ y el pla$o ?hasta . En el %p se pre!( como -M condición de esta pena que la ejecución se desarrolle bajo el control del Kue$ o 1ribunal sentenciador. . entidad p7blica o asociación de inter(s general en que se presten los ser!icios. seg7n la que corresponda a la pena que sustituya. El %. aplic)ndose subsidiariamente en lo no pre!isto por el %p. . Este #'. que. los límites de duración mínimo y m)ximo que pueden alcan$arse.ero adem)s de esta sustitución.. indica que las dem)s circunstancias de su ejecución se establecer)n reglamentariamente ?#' 63. 3* pre!( que el trabajo en bene icio de la comunidad sea 7nicamente una pena con car)cter sustituti!o de la de arresto de in de semana. Los de ectos o excesos son posibles gracias a que el art. tan pronto como le sea remitido el testimonio de la resolución y los particulares necesarios. aporta un concepto de la misma que pone el acento en la pre!ención especial y en la retribución " / los e ectos de lo pre!isto en el art. 55.* establece que esta responsabilidad personal subsidiaria tiene naturale$a menos gra!e o le!e.5. aplicable a las altas ?entre -6 a 36 horas " art. di ieren del supuesto en que el trabajo en bene icio de la comunidad sustituía a la pena de arresto de in de semana. En este caso. la disposición para la con!ersión de los arrestos de ines de semana en trabajos en bene icio de la comunidad.j @.

*. 6eg7n el art. pero el in de la multa es el mantenimiento del orden jurídico a tra!(s de la disminución del patrimonio del condenado. que no tiene nada que !er con la naturale$a de la pena. que consiste en el pago de una cantidad de dinero. 22 La pena de multa ++. reali$ada en ejercicio de la soberanía penal estatal.. *..ena patrimonial. y que permiten distinguirla de otras iguras a ines.. CONCEPTO 1 8UNCIONES DE LA PENA DE MULTA. por lo que no debe con undirse la multa penal con una deuda ci!il. La pena de multa sólo puede ser impuesta por la autoridad judicial en un 84 .uede de inirse como una inter!ención en el patrimonio del penado. 6e trata de una obligación de 'erecho p7blico de car)cter penal. de car)cter pecuniario. El menoscabo patrimonial que experimenta el penado con la multa no es m)s que el medio a tra!(s del cual se pretende imponer un mal idóneo para inter!enir sobre la !oluntad de aqu(l. siendo el recibimiento de este dinero por parte del ..%p " !a pena de multa consistirá en la imposición al condenado de una sanción pecuniaria .períodos mínimos de 2 horas ?art. La multa penal go$a de las características de la pena. un su rimiento al delincuente.isco un e ecto re lejo.1. del mismo modo que la libertad del sujeto es tambi(n el medio en las penas pri!ati!as de libertad " El pago de la cantidad de dinero en que consiste la multa es el medio a tra!(s del cual se pretende irrogar un mal. . y cuya medida se especi ica en dinero " . enumer)ndose hasta -2 di erentes que identi ican a la multa penal.2@.

.. del principio de subsidiariedad o de 7ltima ratio. La pena de multa tiene car)cter personal. junto a otros.procedimiento penal " %aracterística que permite distinguir a la multa penal de las multas procesales que puede imponer el Kue$ o 1ribunal de cualquier orden jurisdiccional pero como correcti!o disciplinario para proteger el correcto uncionamiento del proceso. En la actualidad.. En el %p 3*. Es di ícilmente e!itable el que la multa sea pagada por un tercero y pierda de ese modo su car)cter de pena U puede tener un e ecto criminogeno al despertar en el penado el a )n por recuperar su importe. y es intransmisible. sino considerable mente perturbadora.2. FF 8'"$i%"es e im&%!ta"$ia &%#-ti$%$!imi"a# de #a &e"a de m'#ta " 'esde el siglo 898 se obser!a una uerte tendencia al aumento de la pena de multa. Boy. de modo que no es admisible el pago por tercero. 52 %p establece " No se reputarán penas & !as multas que. La multa. del Libro 9. -0 del 1ítulo 9. sal!o que la Ley disponga 85 . sociales y laborales. etc.*. El art. %on respecto a aquellos sectores de criminalidad para los que la pena de multa aparece indicada. tambi(n en contraste con la pena pri!ati!a de libertad " 6e trata de una pena desigual. siempre que (sta pueda ser e!itada. 52. lo cierto es que la balan$a se inclina a a!or de las !entajas.2 se establece que la pena de multa de impondr). aparece en el marco de ese con!encimiento general acerca de la inutilidad de las penas pri!ati!as de libertad de corta duración. no produciendo por ello e ectos noci!os personales secundarios U se trata de una sanción )cilmente reparable en caso de error judicial U supone no sólo un ahorro para el Estado.incluye una de inición de la multa " La pena de multa consistir) en la imposición al condenado de una sanción pecuniaria . adem)s. este pensamiento ha sido corroborado ampliamente por la in!estigación criminológico. a *5. *. en contraste con la pena pri!ati!a de libertad. La pena de multa es la 7nica obligación cuyo incumplimiento puede dar lugar a una responsabilidad personal subsidiaria " pri!ación de libertad. que no pri!a al penado de sus contactos y relaciones amiliares. 6us incon!enientes. la unción político criminal m)s signi icati!a que desempe&a la pena de multa es la de actuar como sustituti!o de aquellas penas pri!ati!as de libertad. dado que a ecta a un bien ?el patrimonio@ que es poseído desigualmente por los ciudadanos.7blica en el ejercicio de la potestad sancionadora.ena m)s humanitaria. (sta presenta indudables !entajas. la 7nica pena pecuniaria que aparece es la de multa ?arts. *. LA MULTA EN EL C4DIGO PENAL ESPADOL. y comprende los arts. El art.. 6in embargo. ++.@. como un instrumento adecuado. 1ambi(n se distingue de las multas que puede imponer la /dministración .. con todos sus incon!enientes. El %. para cubrir el !acío que debe dejar la supresión de las mismas. ni su aseguramiento. en el sistema de sanciones penales de todos los ordenamientos jurídicos de nuestro entorno. 6in desconocer los incon!enientes. En aplicación. bajo la r7brica +'e la pena de multa+. regula la pena de multa con car)cter general en la 6ección 2M del %ap. pueden mencionarse las siguientes " . pues desde inales del 7ltimo tercio del siglo pasado se ha ido orjando un con!encimiento general acerca de que la pena pri!ati!a de libertad de corta duración no es solamente ine ica$. sino una uente de ingresos. en detrimento de la de prisión. *. en uso de atribuciones gubernativas o disciplinarias. el que la multa pueda cumplir e ica$mente sus unciones como pena y sobre todo su unción sustituti!a de las penas pri!ati!as de libertad de corta duración es algo que depende no sólo del contenido concreto que se d( a la misma sino sobre todo de cómo se desarrolle en la pr)ctica su aplicación. En el art. se considera que la multa debe ser pre erente a la pena pri!ati!a de libertad... se impongan a los subordinados o administrados . Entre ellas.

*. la multa se establecer) en proporción al da&o causado. En la -M ase. *. teniendo en cuenta para ello exclusi!amente la situación económica del reo.5. respecto al límite m)ximo de la cuota. días.or lo que se re iere a la cuantía. 4.....20 ...uesto que la pena de multa puede llegar a sustituir una pena de prisión de hasta 2 a&os y dado que cada día de prisión equi!ale a 2 cuotas diarias. el art. ijar)n en la sentencia el importe de estas cuotas. deducida de su patrimonio. .2 establece que la cuota diaria tendr) un mínimo de 2. se ha pre!isto una pena con límite mínimo in erior " %oncretamente .a 42 no rigen para las altas.. se entender) que los meses son de 5. no podr) ser rebasado hacia abajo. cuando se ije la duración por meses o por a&os. y el sistema de la multa proporcional.5. relati!a a la con!ersión de la multa del sistema derogado al nue!o sistema de díasmulta. 6. El art. la multa podr) tener una duración m)xima de 5.c@.. 62*.ts. cuando tenga una extensión entre * días y 2 meses ?art.2 a&ade " / e ectos de cómputo. por contra.. Estos límites generales. para ijar el importe de la cuota.a cuyo tenor " Co obstante lo dispuesto en los códigos anteriores y cuando el %ódigo así lo determine.ts. establece que (sta equi!aldr) a la multa de . La pena de multa por cuotas es una pena menos gra!e cuando es superior a 2 meses ?art.otra cosa.a 6. Co es discutible. del mismo modo que se hace en relación con cualquier otra pena. 9gualmente..* %p establece a tal respecto " Los Kueces o 1ribunales determinar)n moti!adamente la extensión de la pena dentro de los límites establecidos para cada delito y seg7n las reglas del %ap. el Kue$ o 1ribunal deber) determinar el n0 de cuotas de acuerdo con las reglas comunes y generales de determinación de la pena. /sí como la extensión de la pena de multa ?n0 de cuotas@ debe estar determinado por la ley.. ello es necesario desde el punto de !ista de la rea irmación del ordenamiento jurídico y de la pre!ención general. cuando se trate una multa que est( pre!ista para una alta en una ley penal especial. EE.5. y pena le!e. *. Co ocurre lo mismo. meses.. Existen en nuestro %ódigo 2 sistemas distintos de multa " El sistema de los díasmulta o de multa por cuotas. *. el !alor del objeto del delito o el bene icio reportado por el mismo.día. aplicable a las altas. R cuando la pena de multa se imponga como sustituti!a de otra. Esa apertura a la posibilidad de que la ley disponga otra cosa se concreta luego en el art. En el %p espa&ol la extensión de la pena de multa oscila entre un mínimo de * días y un m)ximo de 2 a&os. por el sistema de díasmulta . del mismo modo que la extensión de la pena pri!ati!a de libertad. . cuando la pena superior en grado exceda del límite m)ximo general de 2 a&os.g@. *2. el art. 55. FF . y seg7n el art. como las reglas generales de aplicación de aplicación de las penas de los arts. en tales hipótesis el límite m)ximo podr) extenderse hasta 2 a&os... para determinar el n0 de cuotas. La unidad del sistema es el día multa. obligaciones y cargas amiliares y dem)s circunstancias personales del mismo. 6in embargo.. En cuanto a la determinación de la pena. 99 de este 1ítulo.%p y en contra de lo establecido en las disposiciones generales.2. tienen algunas excepciones " El límite m)ximo puede ser rebasado en 2 supuestos " FF 6eg7n el art. sin embargo. la 2M. seg7n el art. 55.. . días y los a&os de 56.. en el art. *. la peculiaridad del sistema de los díasmulta es que aqu(lla debe e ectuarse en 2 ases " La -M. El art. /simismo. y un m)ximo de *. 'eber)n aplicarse 86 .2 establece que el límite m)ximo tendr) la duración que resulte de la aplicación de las reglas de con!ersión del art. la ijación de un mínimo para la cuota.. parece discutible que deba suceder lo mismo con la cuantía económica de la cuota. la regla j@ de la 'isposición transitoria --M del %p.. ingresos. 65E %p la determinación de la pena se reali$ar) por los Kueces y 1ribunales a su libre arbitrio. La ijación de un límite m)ximo puede suponer un incon!eniente desde el punto de !ista de la satis acción del principio de igualdad de sacri icio. 2. En cuanto al límite mínimo de * días.

*. /simismo. 6eg7n el art. podr) reducir el importe de las cuotas . en cuyos arts. sino tambi(n de su patrimonio. y tras la debida indagación de la capacidad económica de aqu(l. La orma de ejecución de la multa es una cuestión de gran trascendencia. 87 . el Kue$ o 1ribunal. en relación con la cuestión del pago a pla$os de la multa. etc. Esta disposición est) pensada. debiendo tenerse en cuenta sus obligaciones y cargas amiliares. El %p 3* ha optado por un criterio lexible../C%.. despu(s de la sentencia. Cuestro %ódigo pre!( la posibilidad de una reducción del importe de las cuotas establecido en la sentencia para los casos en que el reo empeore de ortuna. y a partir de ahí ijar su capacidad media diaria de consumo que deber) ser reducida. A)s problem)tica es la cuestión de la ijación del importe de la cuota.enal espa&ol se ha introducido una órmula inspirada en el principio del menoscabo o de la disminución. pues es decisi!a para con igurar adecuada y e ica$mente la orientación puniti!a y políticocriminal de dicha pena. pensiones. En el proceso de la re orma penal espa&ola.. Las semanales y mensuales el 7ltimo día h)bil de cada semana o mes.LH%. de acuerdo con la capacidad económica del sujeto y para asegurar la satis acción del principio de igualdad de sacri icio. el sistema de díasmulta ue acogido por el . rentas. En cuanto a la ejecución o pago de la multa. *.6 %p establece " El 1ribunal determinar) en la sentencia el tiempo y orma del pago de las cuotas . 'e acuerdo con la órmula de los ingresos netos. como sueldos.. indaguen sobre la situación económica del penado. le quede lo necesario para su sostenimiento. el art. *6 y 26. habr) de deducirse teniendo en cuenta la totalidad de su situación patrimonial. la determinación inal de la pena resultar) de la aplicación de los llamados actores de la medición judicial de la pena. 'e acuerdo con ello. adem)s de las di icultades que la operación en sí misma conlle!a. El n0 de cuotas que se imponga deber) re lejar la magnitud de lo injusto y de la culpabilidad por el hecho reali$ado. di!idendos. para una correcta aplicación del mismo ser) preciso que los Kueces y 1ribunales. con iada al arbitrio judicial. hasta el mínimo imprescindible para su sustento. lo que el reo podría ganar. -3E5. la capacidad económica del condenado en unción de la cual debe determinarse la cuantía de la cuota. debiendo quedar excluida la situación patrimonial " capital o ortuna del reo.. abierto.* debe tener lugar en unción de la situación económica del reo. La determinación del importe de la cuota. se establecía que las cuotas diarias se abonaran en el momento en que la condena uese irme. dentro de los límites legales del !alor de la cuota. La cuestión de la ejecución de la pena queda.las reglas de determinación de la pena en unción de los grados de ejecución del delito. La aplicación del sistema de díasmulta encontrar) di icultades pr)cticas. que hay que deducir no sólo de sus ingresos. debiendo tenerse en cuenta no sólo los ingresos netos reales sino tambi(n los potenciales. respecti!amente. por tanto. seg7n el art. el penado empeorare su ortuna. undamentalmente. de las ormas de participación y de la concurrencia de circunstancias modi icati!as de la responsabilidad penal. En el %ódigo .. que en cualquier caso permitir) decidir al Kue$ o 1ribunal que en el caso concreto el reo deba pagar la multa a pla$os obligatoriamente. supondr) retrasos y dilaciones del proceso. el día multa debe medirse de orma que despu(s de deducir al reo una parte de su ingreso neto diario. excepcionalmente.%p " 6i. en la que habr) que contabili$ar no sólo el acti!o sino tambi(n el pasi!o. y por la . lo cual. en cada caso. El sistema de díasmulta debe orientarse a reducir dr)sticamente el ni!el de !ida del penado durante el tiempo de duración de la pena hasta el mínimo existencial U para ello deber)n tenerse en cuenta en la determinación del importe de la cuota 7nicamente los ingresos de todo tipo. para e!itar que el sujeto se sustraiga a la multa no trabajando cuando podría hacerlo. así como otras circunstancias personales. *. de -3E. para los casos en que se haya establecido por el Kue$ o 1ribunal que el pago de la multa se lle!e a cabo en pla$os. intereses.

por un lado. La ley ija para cada cuota una cuantía económica que oscila entre un mínimo y un m)ximo dinerarios. El n0 de cuotas que deba imponerse se determinar) siguiendo las reglas generales de determinación de la pena y por ello estar) en unción de la gra!edad del hecho ?injusto@ y de la gra!edad de la culpabilidad del autor. Kusticia. El 20 acto judicial de determinación de la multa consiste en ijar la cuantía de la cuota que es la que habr) que multiplicar por el n7mero de cuotas ya establecido para obtener inalmente la cuantía total de la multa. El 20 elemento del sistema consiste en la cuanti icación de la cuota. El sistema establece la extensión de la pena de multa entre un límite mínimo y otro m)ximo de cuotas o de díasmulta. / pesar de que su aplicación tropie$a con algunas di icultades pr)cticas que impiden que el sistema pueda ser reali$ado siempre en toda su pure$a. el c)lculo de la multa que el reo deber) satis acer se reali$ar) mediante una sencilla operación aritm(tica de multiplicar el n0 de cuotas por la cuantía de cada cuota.or tanto. las circunstancias atenuantes y agra!antes. go$ando de general aceptación en la doctrina. EL SISTEMA DE LOS DÍASMULTA. que podría expresarse en otras unidades m7ltiplo ?Dg. transparencia. constituyendo el paralelo del día de pri!ación de libertad en las penas de esta naturale$a. sobre todo si se arbitra un buen procedimiento de ejecución. un mayor e ecto especial pre!enti!o.3. mes multa. pues es posible conocer nítidamente el importe que corresponde a la gra!edad de lo 88 . es m)s actible llegar a la igualdad de sacri icio+.++. no pudiendo ser cuestionada. Es indudable que mediante este procedimiento de determinación de la multa se consigue un re lejo de la gra!edad del hecho y de la culpabilidad del autor en la pena y que (sta represente tambi(n una igualdad de sacri icio. La quintaesencia del sistema de díasmulta radica en que la determinación de la pena debe reali$arse obligatoriamente en 2 actos totalmente independientes el uno del otro.roporcionalidad a la gra!edad del delito. El criterio rector de la determinación de la cuantía de la cuota no tiene nada que !er con la gra!edad del delito. /parte de que con dicho sistema se logran conjugar 2 aspectos esenciales de la pena ?proporcionalidad e igualdad@ y con ello una mayor justicia. Las !entajas del sistema de díasmulta se han concretado en " Kusticia. las reglas concursales. la situación económica del reo. en la estimación del monto de la multa. El sistema de los díasmulta es un medio t(cnico auxiliar para poder operar tambi(n en la multa con una medida penal objeti!a a pesar de las m)s di!ersas condiciones de posesión y de renta. El -0 acto consiste en determinar el n0 de cuotas que corresponde imponer al reo " 'eterminación del n0 de días de pri!ación de libertad que correspondería imponer si uera (sta la pena a aplicar. porque al potenciarse. El llamado sistema escandina!o de los días multas es una órmula adecuada para combinar los 2 aspectos que debe expresar la pena " . su superioridad con respecto al sistema tradicional es e!idente. hay que tener en cuenta los grados de participación y ejecución de delito. El sistema de díasmulta se estructura en 2 elementos " La cuota y la cuantía de la cuota. es tambi(n considerablemente superior a la del sistema tradicional.. La cuota o día multa es la unidad del sistema. así como los actores de medición judicial de la pena. por otro. . sino sólo con la capacidad económica del penado. Este sistema se ha implantado en la mayor parte de las legislaciones penales modernas. y una disminución de las di icultades de exacción de la multa. 1ransparencia. / partir de estos 2 elementos del sistema. La con iguración del sistema de díasmulta 7nicamente puede plantearse a partir de la idea pre!ia de que la pena de multa deba determinarse en unción de las circunstancias o condiciones económicas del reo. con la di!isión en 2 actos. " semana multa. y la igualdad de sacri icio para todos los penados. su e icacia pre!enti!a. a&o multa@.

la gra!edad del hecho apunta a que la pena indicada debería ser la pri!ati!a de libertad y no la de multa.o causado. Aayor e ecto especial pre!enti!o. La determinación de la pena de multa de cuantía proporcional se des!ía tambi(n relati!amente de las reglas generales de aplicación de la pena.. El nue!o %p ha mantenido. porque para los casos de delitos que proporcionan al autor ele!adas ganancias o que producen enormes perjuicios. ++. 1ambi(n en la determinación de la pena de multa proporcional se pueden plantear operaciones de c)lculo de la mitad superior e in erior o de determinación de sus grados superior e in erior.+. LA MULTA PROPORCIONAL. sino principalmente la situación económica del culpable . la pena de multa de cuantía proporcional es utili$ada 89 . deber) procederse primero a ijar la cuantía económica del la multa en unción de los !alores de re erencia en el caso concreto " El da&o causado. En nuestro %ódigo. y los objetos del delito decomisados. " La del perjuicio causado o la ganancia obtenida con el delito. sin embargo. se hallan ya sancionadas con multas que superan los límites m)ximos de las multas por cuotas o bien por ra$ones retributi!as y de pre!ención general en relación a delitos caracteri$ados por la obtención de grandes bene icios económicos mediante una conducta raudulenta y respecto de los cuales la multa por cuotas puede resultar excesi!amente benigna y por ello ine ica$ como instrumento intimidatorio. El mantenimiento de la multa proporcional quiere justi icarse mediante el argumento de que es una respuesta para aquellos casos en que in racciones administrati!as ?id(nticas cualitati!amente al delito. *2. porque la posible repercusión psicológica que la multa cause al culpable. la multa se establecerá en proporción al da. en atención a su situación patrimonial.. 1odos los incon!enientes que quieren achacarse a la regulación de los días multa.20. La multa de cuantía proporcional consiste en una multa que se determina con arreglo a m7ltiplos. porque el bene icio obtenido con el delito debe ser neutrali$ado mediante la p(rdida o comiso de las ganancias directas o indirectas. El mayor peligro que le acechaba era el de la inobser!ancia del estricto procedimiento de determinación de la multa inducida por el argumento del aumento del trabajo judicial. una disminución en las di icultades de exacción de la multa. hasta donde sea posible. -0. . el valor del ob eto del delito o el beneficio reportado por el mismo .inalmente. supondr) menos casos de impago. El mantenimiento de la multa de cuantía proporcional es recha$able. aplicando posteriormente sobre dichas cantidades las reglas generales. los Kueces y 1ribunales podr)n recorrer toda la extensión en que la Ley permita imponerlas. una sanción desproporcionada. /rt. /rt. est)n basados m)s en una de iciente puesta en pr)ctica del sistema.2 %p " En estos casos. no sólo las circunstancias atenuantes y agra!antes del hecho. que en de ectos intrínsecos del mismo. La superioridad indudable del sistema sólo puede ser constatada por una correcta aplicación del mismo.. junto a la multa de cuotas. En otro caso. Dg. En tales caos. ser) tanto mayor cuanto m)s proporcionada se encuentre a sus haberes. anteriores y cuando el %ódigo así lo determine..%p " No obstante lo dispuesto en los arts. di!isores o tantos por cientos que se aplican a una magnitud determinada. *2. probablemente su ruina. el sistema tradicional de la multa proporcional. en la aplicación de las multas. considerando para determinar en cada caso su cuantía. el objeto del delito o la ganancia obtenida.. aunque de menor gra!edad@. al no haberse impuesto al culpable.. así como por el de la di icultad de conocimiento de la situación económica del reo. la pena pecuniaria supondr) para el acaudalado apenas algo m)s que una broma de mal gusto y para el poco pudiente.injusto y aquel otro que se basa exclusi!amente en las condiciones económicas del condenado.

del n7mero de cuotas impagadas. quedar) sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de un día de pri!ación de libertad por cada 2 cuotas diarias no satis echas. En (ste.día de arresto. el n7mero de días de arresto sustitutorio lo ijaba el Kue$ o 1ribunal a su arbitrio. no parece que sea una institución de la que se pueda prescindir. para lograr que en un Estado social de derecho. la multa impuesta. los Kueces y 1ribunales establecer)n. aparece como pena 7nica. /rt. En las leyes penales especiales aparece tambi(n la multa proporcional. el arresto de in de semana y la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa. 6in embargo. En lo que respecta a su naturale$a jurídica. y seg7n la disposición transitoria -. LA RESPONSABILIDAD PERSONAL SUBSIDIARIA POR IMPAGO DE LA PENA DE MULTA.7nicamente como pena primaria u originaria. En los supuestos de multa proporcional. y nunca como pena sustituti!a. en tales casos la pena de multa impuesta para hechos delicti!os en cuantía proporcional al lucro obtenido o al perjuicio causado seguir) aplic)ndose proporcionalmente . equi!alente a la responsabilidad personal subsidiaria del actual. ++.. En el %p 3* la discusión ha quedado resuelta en a!or de la tesis que de endía la naturale$a de pena del arresto sustitutorio en caso de impago de multa. que se cumpla mediante trabajos en bene icio de la comunidad.2. 1ambi(n podr) el Kue$ o 1ribunal acordar. un ajustamiento preciso de la multa a la situación económica del condenado. que no podr) exceder. pre!ia con ormidad del penado.a&o de duración.M -. sino al contrario. 1ambi(n podr) el Kue$ o 1ribunal.ara el caso de que el penado con una multa no e ect7e el pago de la misma.arte Especial se hace un uso considerable de la multa de cuantía proporcional y. era o no una pena. y como pena alternati!a a otra de distinta naturale$a. /rt.. siendo aquella cantidad la determinada por el Kue$ dentro de su arbitrio. se ha discutido si el llamado arresto sustitutorio del %ódigo anterior. de . *2 %p se establece un doble r(gimen para la responsabilidad personal subsidiaria que est) en unción de la duplicidad de sistemas de multa !igentes " Uno para el caso de impago de una multa impuesta con arreglo al sistema de cuotas y otro para el de impago de una multa de cuantía proporcional. Esta responsabilidad subsidiaria no se impondr) a los condenados a pena pri!ati!a de libertad superior a 2 a&os. La igura de la responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago debería experimentar un dr)stico descenso en su aplicación en un %ódigo que adopta el sistema de los díasmulta.enal. de modo semejante a lo que sucede con la multa del sistema de los díasmulta. 1ampoco es una pena sustituible por otra. 90 . cada día de pri!ación de libertad equi!aldr) a una jornada de trabajo. en ning7n caso. a nadie se le imponga una multa que no pueda pagar. !oluntariamente o por !ía de apremio. el n7mero de días de arresto ya no depende de la cuantía económica de la multa. lo que es m)s acorde con el principio de culpabilidad. que podr) cumplirse en r(gimen de arrestos de in de semana. acordar que la responsabilidad subsidiaria se cumpla mediante trabajos en bene icio de la comunidad. 6e in!entó el sistema de los díasmulta para conseguir. .h@ del %ódigo . pre!ia con ormidad del penado. aunque el reo mejore de ortuna. seg7n su prudente arbitrio. *5 " 6i el condenado no satis aciere. indicando en la sentencia la cantidad de multa no satis echa que correspondía a . En este caso. El cumplimiento de la responsabilidad subsidiaria extingue la obligación de pago de la multa. En el art. el %p establece una responsabilidad personal subsidiaria. como pena acumulada a otra de distinta naturale$a. En el nue!o sistema de los díasmulta. 5* %p " 6on penas pri!ati!as de libertad la prisión. En la . La ijación de la duración del arresto sustitutorio ha ganado en seguridad jurídica respecto al r(gimen pre!isto para el sistema tradicional de la multa. la responsabilidad personal subsidiaria que proceda. teóricamente.

. la pri!ación de libertad puede cumplirse.para que el Kue$ o 1ribunal decidan que se cumpla en r(gimen de arresto de in de semana o de con ormidad con el penado. contrario al espíritu del mismo. que debe !alorarse como super lua.. el art.Las di erencia entre uno y otro r(gimen a ectan 7nicamente a los módulos de con!ersión. 5*@. concretamente de una especi icación de la causa del cumplimiento de la condena ?art. d@ 6eg7n la doctrina ?mayoritaria por ahora@. " %ausa de extinción de la responsabilidad penal. en r(gimen de trabajos en bene icio de la comunidad.. -5. en coherencia..5@. %uando sea in erior a ese límite. *5. aunque el reo mejore de ortuna . y en cualquier caso por analogía con lo dispuesto en el art. debe re erirse 7nicamente a los supuestos en que la responsabilidad personal subsidiaria tenga una duración superior a 6 meses. Esto se dar) en los casos en que junto a la pena de multa impagada. la acultad que establece el art. 91 . c@ /rt. imponible sólo en el caso de que el condenado no pague la multa.2 %p. 4-. para los casos en que por el juego de las reglas de medición de la pena resulte una pena pri!ati!a de libertad in erior a 6 meses. y a juicio de la c)tedra.. 56@. 999 de este 1ítulo. La jurisprudencia m)s reciente ha !enido interpretando este límite ?que en el %ódigo derogado estaba ijado en penas pri!ati!as de libertad superiores a 6 a&os@ de modo muy generoso. *5. sea de modo !oluntario o en !ía de apremio ?art. en r(gimen de arresto de in de semana o de trabajos en bene icio de la comunidad. sin perjuicio de la suspensión de la ejecución de la pena en los casos en que proceda . e@ En caso de que se trate de una pena de multa por cuotas. e incluso se acepta que ese límite pueda resultar de la suma de una pluralidad de penas in eriores correspondientes a una pluralidad de delitos.. 6in embargo. En lo dem)s son id(nticos. *5. en principio.2 %p@. que ser) en todo caso sustituida con orme a lo dispuesto en la sección 2M del %ap. Las características de la responsabilidad personal subsidiaria se sinteti$an " a@ La responsabilidad personal subsidiaria es una pena pri!ati!a de libertad ?art. *5.%p establece un módulo de con!ersión a ra$ón de . *5.día de pri!ación de libertad por cada 2 cuotas no satis echas. que es el límite mínimo de la pena pri!ati!a de libertad de cumplimiento continuado en nuestro %ódigo ?art. el cual establece.2 " El cumplimiento de la responsabilidad subsidiaria extingue la obligación de pago de la multa. el sujeto haya sido condenado adem)s a una pena pri!ati!a de libertad de duración superior a 2 a&os. b@ La responsabilidad personal subsidiaria no se impondr) a quienes sean conde nados a una pena pri!ati!a de libertad superior a 2 a&os ?art. pueda ser in erior a 6 meses..-@. de modo continuo a pesar de que el n7mero de días resultante de la aplicación de las reglas de con!ersión correspondientes. ser) obligatorio. su cumplimiento. 6e aplica el citado límite aun cuando la pena pri!ati!a de libertad corresponda a un delito distinto de aqu(l que no est) sancionado con multa.

otorgando una mayor o menor participación a los jueces encargados de su aplicación. pueda mo!erse la decisión judicial. EL PROCESO DE DETERMINACI4N DE LA PENA < 8ASES. El %p de -E2E mostraba en todo su esplendor el nue!o sistema de determinación de la pena basado en el escrupuloso respeto a la ley. .ara hablar de un proceso de determinación de la pena hay que remontarse a las ideas de la 9lustración y al mo!imiento codi icador y. En nuestro 'erecho. que lo con iaba pr)cticamente por entero a los jueces. . al pre!er un hecho sancionable como delito. si alguna necesidad se deri!a del proceso de indi!iduali$ación de la pena es precisamente la existencia de ciertos m)rgenes en los que. Co obstante. es ruto de un proceso de abstracción y no puede tener en cuenta todos los datos particulares del hecho de los que el Kue$ !a a disponer para enjuiciar un caso concreto. concediendo en primer lugar el protagonismo a la ley y en segundo lugar. descontando algunos delitos con marcos penales muy amplios. pues una pena así pre!ista in ringiría 92 .ara la imposición de una pena determinada por la comisión de una in racción penal es preciso lle!ar a cabo un procedimiento de concreción de la misma. cuya !irtualidad reside en colmar las exigencias de seguridad jurídica propias de un Estado de 'erecho.2* /plicación y determinación de la pena +2. porque la ley. / tales e ectos. la pena no puede !enir representada por una magnitud 7nica " La ley no puede determinar la pena de modo absoluto. y en el que la capacidad de decisión judicial. el sistema que incorpora se inscribe tambi(n en un sistema #e*a#ista7 prueba de lo cual es su art. pues encau$aba la labor del Kue$ a lo largo de todo un complejo proceso de aplicación de reglas dise&adas para la concreción y medición de la pena. +2. dicha concreción se establece en distintas ases. con o sin auxilio legal. 2. dot)ndoles para ello de unos poderes tan amplios que no era in recuente que pudiesen acabar en pura arbitrariedad. Le*a#ism% C &!%&%!$i%"a#idad. estaba ciertamente limitada.1. en particular. 'esde entonces hasta ahora se ha ido consolidando este sistema legalista en la determinación de la pena.1. a la consagración del principio de legalidad de las penas rente al sistema de determinación de la pena del /ntiguo #(gimen. 6i bien el nue!o %p ha a!an$ado en esta misma línea.1.

que aumentan o disminuyen la pena inicialmente pre!ista. " /rts.. ijando así el marco legal abstracto dirigido al autor de la in racción penal consumada.arte =eneral del %ódigo como acompa&antes de ciertas penas o delitos " Dg.a < . La pena así pre!ista tiene car)cter principal ?en oposición a las penas accesorias incluidas en la . Lo normal es que dichas características se encuentren incorporadas a la . *2 a *4 %. 8ases < 1.risión de -.2. bien a la determinación interna de pena. el proceso de determinación de la pena ha de !enir con igurado necesariamente a tra!(s de un equilibrio de unciones que en el mismo han de atribuirse a las instancias de la ley y del jue$+.. tengan un re lejo sobre la misma en cualquiera de las ases de su concreción " 6istema de penas sólo relati!amente determinadas y +en un sistema de penas relati!amente determinadas. como es el nuestro. La 2M ase en la determinación de la pena tiene por objeto la concreción legal que se hace de la pena abstracta en atención a di!ersas características generalmente comunes a todas las in racciones penales. c@ C%m&'esta7 $%"E'"ta o a$'m'#ati. de otros derechos o multa@. pero implica ya una serie de !aloraciones ?procedentes principalmente de la ley@ sobre aquellas características y sus consiguientes modi icaciones en la pena. pues toda!ía consiste en un marco penal ?se&alado entre un mínimo y un m)ximo de pena@. En relación a estas características generales o comunes es de nue!o la ley la que pre!( un e ecto especí ico sobre la pena. puede ser pena " a@ Sim&#e o K"i$a < . Estas modi icaciones o cambios en la pena a ectan conjunta o alternati!amente. con la indicación de un tramo o una parte 93 . 5--. +2. El legislador se&ala en la . La a!eriguación de la pena legal abstracta suele ser r)pida y directa ?la pena que establece la ley para el delito@. datos o circunstancias concurrentes que cuali ican o pri!ilegian la in racción. como el quantum asignado a la misma. La primera ase de cara a la determinación e indi!iduali$ación de la pena pasa por el conocimiento de la pena legal abstracta con que se conmina la in racción penal " %ari$ b)sicamente legalista. -E2.1. con orme a su orma de aparición. 2. bien al grado en que se compone ?la pena puede ser mayor o menor que la que aparece como pena legal abstracta@. el grado de participación de los sujetos inter!inientes en el mismo y las circunstancias modi icati!as de la responsabilidad ?atenuantes y agra!antes@. tal y como la ija la ley para el delito. y en consecuencia. La &e"a #e*a# a st!a$ta. b@ A#te!"ati. que constituye el modelo de partida. teniendo como re erencias principales " El iter criminis del delito. -5E. la pena ha de estar abierta a que una pluralidad de datos.arte =eneral de los %ódigos. a -* a&os en el delito de homicidio del art.arte Especial con car)cter general para cada delito o alta. 'e esta manera. se trans orme en una pena legal abstracto concreta " 6igue siendo una pena abstracta.a " . que supone que la pena legal abstracta. C%"$!e$i0" #e*a#. pero a !eces se incluye tambi(n una concreción legal especí ica de la pena abstracta en unción de la toma en consideración de determinados hechos.el principio de igualdad ?que exige tratar desigualmente los casos desiguales@.risión de 6 meses a 5 a&os y multa de 6 a -2 meses en los delitos contra los derechos de los trabajadores del art. distintos de los ya tomados en consideración para ijar el marco legal abstracto.ena de arresto de -2 a 22 ines de semana o multa de 6 a -2 meses en el delito de acoso sexual del art. tanto la clase de pena ?pri!ati!a de libertad.

se encuentra un panorama en el que existe mucho mayor equilibrio entre el legalismo y el arbitrio judicial. en general.. 6ólo en el caso de aplicar la pena para el autor de un delito consumado. no ser) necesario lle!ar a cabo las !ariaciones regladas en el marco penal indicadas. al marco interno de la pena. Este m(todo es 7nico y aplicable ahora a todas las penas graduables en tiempo y que tienen el car)cter de di!isibles. entre 2 penas alternati!as. LA DETERMINACI4N DE LA PENA EN EL CODIGO PENAL ESPADOL. Las penas del nue!o %ódigo se miden en su mayoría por el tiempo de su duración.de la misma sobre la que posteriormente operar la indi!iduali$ación judicial. cuando la ley se&ala que puede imponerse la pena superior o in erior en . hasta cierto límite. y que son las que con ieren al hecho y al sujeto su +indi!idualidad+. 'el mismo modo. Las inno!aciones m)s rele!antes a ectan undamentalmente al procedimiento o m(todo de concreción legal de la pena. 6e acoge ahora como regla general para la determinación de la pena superior e in erior en grado el m(todo que establecía el %ódigo derogado para la pena de multa. /rt. partiendo de la pena abstracto concreta deben indi!iduali$arla moti!adamente. aqu(llos tienen igualmente en su poder la decisión del alcance del aumento o de la disminución. !alorando desde el punto de !ista de lo injusto. en la ase de determinación de la pena legal abstracta. 6i a esto se a&ade que en algunos casos pueden suspender la ejecución de la pena y. +2. El 50 de los sentidos apuntados se circunscribe. /sí. tienen en relación al mismo 5 posibles sentidos " Ele!arlo. El nue!o %p ha eliminado las escalas graduales de penas pre!istas en el derogado y que. La 5M ase en la determinación inali$a en una pena absolutamente concreta o de initi!a. a excepción de la multa proporcional. todas las dem)s circunstancias del hecho y del sujeto que toda!ía no han encontrado plasmación en pena . aunque en el ondo su esquema se ajuste al sistema tradicional de nuestros %ódigos. I"di. una pena exacta. A < PENAS SUPERIOR E IN8ERIOR EN GRADO. con la sal!edad de algunos casos.id'a#i)a$i0" E'di$ia#. Los 2 primeros a ectan al grado de la pena ?superior o in erior@. tanto en (sa como en la ase de concreción legal de la pena. sin la concurrencia de unas y otras. no es tan limitada que se dirija 7nicamente a indicarle al reo la pena exacta. Esta tarea se encomienda a los Kueces y 1ribunales que. 4. CUESTIONES B:SICAS. pudiera pensarse que un sistema semejante reduce en exceso el arbitrio judicial. tambi(n la imposición de una pena ?conjunta@ es potestati!a del Kue$ o 1ribunal. los marcos penales se con iguran en magnitudes temporales. sustituir unas penas por otras. disminuirlo o raccionarlo en tiempo. /l margen de la libre apreciación o !aloración de prueba. el Kue$ o 1ribunal tienen libertad para decidir. El nue!o %p presenta importantes inno!aciones en las ases de determinación de la pena. permitían identi icar autom)ticamente la pena superior e in erior en grado a otra determinada. +2.2.o 2 grados. en cambio. de la culpabilidad y de los ines de la pena.alada por la !ey para el delito de que se trate y aumentando a 6sta la mitad de 94 . y en general anteceden al 7ltimo. pudiendo el Kue$ concretar directamente la pena apoy)ndose en ciertos actores de indi!iduali$ación de la misma.-.3.ero la discrecionalidad de los jueces en este sistema. . cual de ellas elige y en ocasiones. Las !ariaciones que operan sobre el marco de la pena legal abstracta.-M " !a pena superior en grado se formará partiendo de la cifra máxima se. dado que (ste a ecta internamente al propio marco de la pena. / la !ista del espacio concedido a la indi!iduali$ación judicial de la pena. una pena sin m)rgenes ni marcos penales. 3.

cuando se di!iden en grados. " 6i se toma como pena base la de prisión de 6 a -. y el 20 por la resultante de deducir del límite mínimo su mitad.no resuel!en. -62. porque concurre. -62 para el delito de secuestro bajo condición y. en unción de su naturale$a y duración ?art. la pena superior o in erior en grado ?art. Las reglas del art.ero. 'el tenor literal de las reglas del art. El mismo criterio in orma la pr)ctica totalidad de las dem)s penas graduables " Las inhabilitaciones especiales y la suspensión de empleo o cargo p7blico siguen los mismos par)metros que la prisión. la cuestión no es a priori tan sencilla. -65. a -* a&os. la solución requerida ha de pasar por la 2M de las alternati!as mencionadas. a&os sería la prisión de 5 a 6 a&os. y con su traducción e ecti!a en muchos casos en t(rminos de días. pues es menos gra!e la prisión de 6 meses a 5 a&os y gra!e la prisión superior a 5 a&os. En el ejemplo propuesto. . sino los criterios ijados por el legislador para clasi icar las mismas.. En a!or de la -M solución habla la aparente correspondencia de la misma con el sistema..su cuantía.. El -0 estar) representado por la cantidad resultante de a&adir al límite m)ximo de la pena base su mitad. Dg. ya que sólo de este modo se estar) realmente ante una pena superior o in erior ?que no igual. establecida en el primer inciso del art. 'e modo similar se establece 95 . /ceptar que las penas se sobrepongan " %oincidencia de los límites mínimos y m)ximos de las penas. de la aplicación de las reglas del art..2. constituyendo el resultado de tal deducción su límite mínimo .día. a priori ni permiten deducir directamente la cuestión relati!a a la determinación del límite mínimo de la pena superior en grado o del límite m)ximo de la pena in erior en grado.se in iere con claridad cu)les son las operaciones aritm(ticas que hay que reali$ar para calcular y obtener el límite m)ximo de la pena superior en grado y el límite mínimo de la pena in erior en grado. E!itar que las penas se sobrepongan " Logrando con ello la di erenciación en todo caso de unas penas con otras. no la orma en que se han establecido las penas en la . En el ejemplo propuesto. 55@. a&os y . Lo hace en t(rminos de meses o de a&os. sencillo y directo. constituyendo la suma resultante su ElímiteE máximo . " 6e trata de reglas claras y sencillas que no deben plantear problemas de interpretación. 2M. bien la circunstancia del art. poco clara para el pro ano. debe constatarse el criterio adoptado para cada clase concreta de pena sobre cuyo grado superior o in erior se pregunte.día a -* a&os. -65.5 o la del art. sin embargo.. y en la clasi icación que se hace de la misma en el art.alada por la !ey para el delito de que se trate y deduciendo de 6sta la mitad de su cuantía. 6in embargo.arte Especial. mientras que la pena superior en grado sería la prisión de -. En el ejemplo propuesto se trata de una pena de prisión. es posible deducir con certe$a que la pena superior en grado ser) una de prisión cuyo límite m)ximo ser) de -* a&os. mientras que la superior en grado sería la prisión de -.arte Especial para designar las penas pri!ati!as de libertad.. %onsiguientemente. aunque sólo sea parcialmente@ a la pena base.. 55 no se sobreponen sus límites m)ximos y mínimos. utili$ado por el %p en la .. y la pena in erior en grado ser) una de prisión cuyo límite mínimo ser) de 5 a&os. La cuestión admite 2 alternati!as ra$onables " -M. procede imponer respecti!amente. 4.. así como el debate doctrinal y jurisprudencial acerca de semejantes reglas sobre la determinación de los grados superior e in erior de la pena de multa. para la resolución de la cuestión suscitada se ha de tomar como re erencia. 4.-.. a&os. la pena in erior en grado a la prisión de 6 a -. 20@. a&os sería la prisión de 5 a 6 a&os menos . la pena in erior en grado a la prisión de 6 a -. 4. En particular. 2M " !a pena inferior en grado se formará partiendo de la cifra mínima se. acabando con la innecesaria nomenclatura anterior. como demuestra la tradición de los %ódigos penales espa&oles.

a&o y . produciendo resultados iguales para casos desiguales.aladas en la !ey en cada clase de pena. " /rresto de 4 ines de semana o multa de 2* días@. los #ueces o $ribunales no quedarán limitados por las cuantías mínimas se.2.para la determinación de la pena in erior en grado se re iere a las penas cuya ci ra mínima est) representada por una cuantía impar ?Dg. pues las penas que se solapan en la . . y que ahora aparece generali$ado para todas las penas graduables. 4. hay que descartar que la penalidad determine.. sino que podrán reducirlas en la forma que resulte de la aplicación de la regla correspondiente.arte Especial no son en realidad supuestos de pena superior o in erior en grado. y de la pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. cuando por aplicación de las reglas anteriores proceda imponer una pena de prisión inferior a 5 meses. 2.. En la . respecti!amente@. bien de orma proporcional. 'esaparecida la que uera llamada +parte artística del %ódigo . 6in embargo. respecto a la pena in erior en grado. . No obstante. 96 .ero ello no implica que dicho solapamiento in orme el procedimiento establecido para determinar la pena superior e in erior en grado. La multa. 6in embargo. Lo que conlle!a e!identes repercusiones en la es era procesal " El criterio para determinar la competencia de los Kueces y 1ribunales estriba en la penalidad asignada por la ley en la igura de delito correspondiente. es posible pasar de una a otra clase de pena. 4. a&os.. procedimiento que en el %p precedente era exclusi!o de esta clase de pena.. queda por rese&ar una de sus particularidades menos atracti!as " Gue al operarse sólo con el límite m)ximo o mínimo de la pena que se grad7a. -5@. y !ice!ersa. el legislador no ha pre!isto nada m)s que la reducción en la orma en que resulte de la aplicación de la regla del art. en unción de la cali icación de las penas con que est(n castigadas ?penas gra!es.la naturale$a y duración de la pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores. . En otro orden de cuestiones. bien se estable$ca con orme al sistema de los díasmulta.or ello. el %p 3* establece una clasi icación tripartita de las in racciones penales ?delitos gra!es. menos gra!es y le!es " art. lo que conduciría a la imposición de una pena in erior en grado con un límite mínimo raccionado. son pena le!e hasta 6 y menos gra!e desde 4. sino de penas correspondientes a iguras delicti!as distintas en las que el legislador es libre de establecer a su arbitrio ?si bien dentro de los c)nones de la proporcionalidad@ la consecuencia jurídica. 55@. Un problema que plantea el art. 6sta será en todo caso sustituida conforme a lo dispuesto en la sección *( del cap. siendo muy clari icadora al respecto la penalidad asignada a ambas cuando estas penas son menos gra!es " . lo que obliga a plantear y resol!er el problema relati!o a si en !irtud de una modi icación de grado de la pena base establecida para una in racción." En la determinación de la pena inferior en grado. 'onde ya no es libre es en un procedimiento reglado para calcular con car)cter general la pena superior e in erior en grado a otra pena.ara estos casos. a -* a&os y prisión de -* a 2. el nue!o %p permite reducir expresamente las penas por debajo de las cuantías mínimas se&aladas por la ley a las mismas.arte Especial del %ódigo se encuentran di!ersos supuestos de solapamiento de penas ?así las penas del homicidio y del asesinato son prisión de -.. encuadrable en alguno de los apdos.-. 4. /rt. sin per uicio de la suspensión de la e ecución de la pena en los casos en que proceda . al margen de la pena que seg7n las circunstancias del caso concreto.enal+ y sustituíFda por otro sistema en apariencia m)s sencillo. todas las penas que tienen el mismo límite m)ximo dan lugar a la misma pena superior en grado. sea actible imponer y que en muchos casos estar) supeditada a la prueba que se practique en el acto del juicio oral. menos gra!es y altas " art. /simismo los arrestos de in de semana.día a 6 a&os. /// de este $ítulo. 55. por e ecto de la degradación de la pena. la naturale$a o la clase de in racción por la que se castiga. sigue el mismo procedimiento que las dem)s en la determinación de la pena superior o in erior en grado. La excepción al criterio que e!ita que las penas se solapen o sobrepongan la constituyen los trabajos en bene icio de la comunidad ?pues es pena le!e de -6 a 36 horas y menos gra!e de 36 a 5E2 horas@. 5 ó 2 del art.

a&os y 5 meses. En cuanto a la pena de &!isi0". 6 meses y . a&os. -62. 1ambi(n existe una pre!isión legal para aquellos casos en que por la determinación de una pena superior en grado se rebasen los límites m)ximos ijados para cada pena. una posible solución al problema podría !enir inspirada por lo dispuesto en el art. 54. concurriendo la circunstancia del art. con la cláusula de que su duración máxima será de 3. a&os de prisión. " 'entro de los delitos contra la salud p7blica relati!os a las drogas. a&os@ son los siguientes " -@ /rt. ' de este art. 6. al que corresponde una pena de 2.os. algunas modalidades típicas pueden llegar a castigarse con una pena de -5 a&os. -66 " Co dar ra$ón del paradero de un secuestrado en el supuesto del art.4.?para la sustitución de penas de hasta 2 a&os de prisión@. por el momento." 'entro de los delitos de traición. representan sendas unidades penológicas indi!isibles " Co est) pre!ista la imposición y cumplimiento de un arresto de medio in de semana o de medio día multa.2 " %uando. o prescindir del raccionamiento de la unidad penológica correspondiente en bene icio del reo o se&alar el límite mínimo. *E5. EE. Los casos en que es posible imponer una pena que rebase el límite m)ximo ijado para la pena de prisión en el art. la pena superior en grado exceda de los límites máximos fi ados a cada pena en este %ódigo. se considerarán como inmediatamente superiores " '(. 2@ /rt.-0 " =enocidio agra!ado. 2@ /rt. porque tanto el arresto de in de semana como la multa. a. %abría. por tanto.día. a&os. pues ello carece de todo undamento. 4i la pena determinada fuera la de prisión. a pesar de que no existe.proceder de ese modo no parece posible. en la aplicación de la regla establecida en el subF apartado '( del apdo.día a 22 a&os y 6 meses. La determinación en estos delitos del límite mínimo de la pena superior en grado no plantea problemas de interpretación " Babr) que seguir el mismo procedimiento empleado hasta el momento para los casos ordinarios " Límite mínimo de la pena superior en grado comien$a allí donde acaba el límite m)ximo del grado precedente con el inter!alo de . a&os y día a 5. la misma pena..-. con!irtiendo la unidad matem)ticamente raccionada en una unidad jurídicamente ejecutable. sino e!itar que por imposición de una pena superior en grado se pueda llegar a exceder de 5. el problema reside en cuanti icar exactamente el n0 de días de pri!ación de libertad en el caso de que la disminución de la pena origine fracciones de meses " La pena in erior en 5 grados a otra cuya ci ra mínima sea de * a&os ser) una cuya ci ra mínima !endr) constituida por 4 meses y medio.día a 5.día a 2. 5@ /rt.. Este criterio es extensible a penas pri!ati!as de derechos de car)cter principal que comprendan en su duración racciones de meses.. sancionable con pena de 2. mientras que la -M puede justi icarse en la duda ra$onable sobre el sentido de la ley. La 2M de las alternati!as implica en todo caso una ampliación injusti icada de la pena. ning7n supuesto en 97 . /rt. /nte la ausencia de un criterio legal al respecto. a&os y . 4. Lo que la ley pretende en estos casos no es exasperar la pena.5. 56 ?2. castigado con pena de -* a&os y .. -65. el cual emplea el criterio de las semanas de prisión para sustituirlas por arrestos de ines de semana.

. Unicamente cabe mencionar un sólo ejemplo en todo el %p con relación a la inhabilitación absoluta ?y ninguno ob!iamente de las inhabilitaciones especiales@ " 'elitos de !e$e&ta$i0" N y otras conductas a ines reali$adas por autoridad o agente de la misma y castigados en el art. con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico. 1(. las mismas penas. 0(.. el mismo arresto.. y que posteriormente la concreción legal que a ecte al grado de la misma se haga sobre la base de la correspondiente mitad. 5. con el nue!o procedimiento de estructuración del marco interno de la pena ?di!isión de la misma en mitades@ se pretende simpli icar el criterio anterior que distribuía las penas en 5 grados ?mínimo. *(. En el arresto de fin de semana. que la pena legal abstracta !enga se&alada en una de las 2 mitades ?Dg. /rt. $ratándose se privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores y del derecho a la tenencia y porte de armas. 23E.. 4i fuera la de inhabilitación absoluta o especial. Esta regla carece de campo de aplicación en el presente %ódigo. a&os. con inhabilitación absoluta de -. en cambio. -6*@. B < DIVISI4N INTERNA DE LA PENA EN DOS MITADES. tantas !eces como sea posible y necesario. con la cláusula de que su duración máxima será de 35 fines de semana. FF #eceptación pro!eniente de alta. meses.. a&os ?art. que. en el que no haya intervenido como autor ni como cómplice. para inali$ar la concreción legal di!idiendo otra !e$ la pena en mitades. adquiera u oculte tales efectos .. 4. de cara a las circunstancias atenuantes yLo agra!antes.el %ódigo en el que por aplicación del art. llamadas mitad s'&e!i%! y mitad i"/e!i%!... o reciba. aumentando in abstracto el arbitrio judicial. El nue!o sistema de determinación de la pena establece un procedimiento de di!isión de la duración de (sta en 2 mitades. la misma pena.@.ero.-. %abe. que puede entrar en juego en cualquiera de las ases de concreción legal de la pena. la misma pena con la cláusula de que su duración máxima será de *0 a. cuando son cometidos con ines terroristas. 2. La duración m)xima de la inhabilitación absoluta y de las inhabilitaciones especiales es de 2. como por la 98 . no representa nada desconocido para el sistema del %ódigo derogado. " art. adem)s de con otras penas. se castigan con la pena superior en grado.. Esta !ersatilidad uncional del marco penal. 3(. con la cláusula de que su duración máxima será de '0 a. N Re$e&ta$i0" C %t!as $%"d'$tas a/i"es < %ap. medio y m)ximo@. *4*. tanto por ser m)s amplios los segmentos en que se di!iden las penas. 4i fuera de multa. con la cláusula de que su duración máxima será de 3. 8999 del 1ítulo 8999 ?delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico@ del Libro 99 " 'i!ersidad de in racciones que abarcan los siguientes elementos constituti!os " FF #eceptación pro!eniente de delito. esto resulte posible.-M.5. ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo. a 2. FF Htras conductas a ines.%p " El que.os .os . seg7n el art. independientemente de las !ariaciones en grado que sea menester aplicar en (sta. por ello. .

Dg. pre!ista para el delito de aborto por imprudencia en el art. la di!isión en 2 mitades de una pena no presenta mayor di icultad. que quien comete el mismo hecho concurriendo una agra!ante ?pena en su mitad superior@. (stas dan lugar a una extensión par de la pena. 6-. aunque mala ?por no guardar homogeneidad con la di!isión en mitades de las extensiones pares de pena@ es la menos mala de las soluciones antedichas. en los casos en que la extensión total de dicha pena contenga un n7mero impar de unidades de ines de semana. el art. en el caso de que tu!iesen que !ol!er a di!idirse en sendas mitades las mitades ya obtenidas. . Gue la mitad in erior de esta pena est( constituida por un arresto de -2 a -4 -L2 ines de semana. se plantea un problema para determinar los límites superior de la mitad in erior y el in erior de la mitad superior en relación a la pena de arresto de in de semana. 6in embargo. pero prescinde de un ragmento de la pena ?-E arrestos@ para hacer !iable la di!isión de la pena en mitades. luego no son en rigor +mitades+ de una misma extensión. y adem)s. con lo que sumadas amplían subrepticiamente el marco penal. y la mitad superior por un arresto de -3 a 22. 'e nue!o se e!ita que las penas se sobrepongan ?las mitades correspondientes no terminan ni empie$an en el mismo punto@ para que in extremis no pueda recibir la misma pena quien comete el hecho concurriendo una atenuante ?pena en su mitad in erior@. . 1iene el incon!eniente de que el arresto de . adem)s. son en principio tan sencillas que pueden reali$arse r)pidamente con un mínimo impulso de c)lculo mental. tiene una extensión de -5 ines de semana. y la mitad superior por un arresto de -E a 22 ines de semana. pero a la in!ersa.e las penas @ del Libro 99 . lo cual. o por lo menos no debería presentar m)s di icultades que el anterior procedimiento que la di!idía en 5. En los casos en que se pre!ea una extensión par de la pena de arresto de in de semana. y la mitad superior por un arresto de -E a 22 ines de semana.. 42. Esta solución no tiene los incon!enientes de las anteriores. -26. y la mitad superior por un arresto de -4 -L2 a 22. Las operaciones aritm(ticas que hay que aplicar para la medición legal de la pena. 2.inexistencia de criterios para la concreta determinación de la pena ?a semejan$a del art. en realidad. como en todo caso. para el supuesto en que la pena se&alada en la ley no tenga una de las ormas pre!istas especialmente en el 1ítulo 999 ? .or otro lado. siendo posible di!idir la pena en 2 mitades. y la mitad superior por un arresto de -3 a 22. ocurre en la mayor parte de los casos. dichas mitades se solapan. 2. El problema que conlle!a es que hace una mitad ?la 2M. Gue la mitad in erior de esta pena est( constituida por un arresto de -2 a -4 ines de semana.in de semana representa una unidad penológica indi!isible. 5. " La pena de arresto de -2 a 22 ines de semana. m)s de la mitad de la extensión de la pena " 4 ines de semana en lugar de 6 -L2. con 4@ mayor que la otra ?la -M con 6@. el nue!o texto legal recoge un precepto. Ello no signi ica que dicho ragmento no pueda ser impuesto en los casos en que la condena se re iera a toda la extensión de la pena. / imitación del %p anterior. El problema es el mismo que en el caso precedente. =rima facie. Gue la mitad in erior de esta pena est( constituida por un arresto de -2 a -E ines de semana. ya no !uel!e a plantearse el mismo problema. 6e sugieren distintas posibles soluciones " -. con los incon!enientes ya indicados con anterioridad.4 %p 45@ " dentro de la mitad correspondiente. Gue la mitad in erior de esta pena estu!iese constituida por un arresto de -2 a -4 ines de semana. 1iene el incon!eniente de que las mitades respecti!as así ormadas abarcan. R en estos casos la mitad in erior y la mitad superior se solapan. Gue la mitad in erior de esta pena estu!iese constituida por un arresto de -2 a -E ines de semana. *.or ello. no aparece este problema.

65E. sino tambi(n a los codelincuentes que.+. sin embargo. la tentati!a. -2. El art. El -0 de ellos reduce el )mbito de la in racción intentada en las altas a las altas contra las 100 . o la pena in erior en o 2 grados a una pena le!e en el supuesto de un error de prohibición !encible art. haciendo uso analógico de las reglas anteriores+. 1ales reglas se aplicar)n analógicamente cuando la pena se&alada en la ley no tenga una de las ormas especialmente pre!istas por el 1ítulo 999 " 6e han de proyectar sobre aquellos casos en que la pena no !enga se&alada en toda su extensión. tiene pre!ista la misma consecuencia jurídica " 'isminución de la pena obligatoriamente en . en la extensión que se estime adecuada.alada por la !ey para el delito consumado. atendiendo al peligro inherente al intento y al grado de e ecución alcan"ado .2@ se deduce. así como tambi(n a las reglas que a ectan a una modi icación cualitati!a o de grado de la pena. 62 que pre!( la penalidad de la tentati!a.5@ si no es haciendo uso analógico de las reglas de los arts. ya que est) expresamente excluida su obligatoriedad por el art.. -6. 6-.arte Especial. los e ectos en el descenso de pena para la rustración o tentati!a acabada. equiparados a ellos " 9nductores y los cooperadores necesarios.5 y -E. . a primera !ista queda !acía una re erencia a la manera en que se tendría que + ormar+ la pena superior en .. 42 carece de aplicación directa respecto a la determinación e indi!iduali$ación de las penas de car)cter le!e aplicables a las altas. que es menos gra!e. en los casos en que se se&ale por la ley una pena le!e en su mitad superior ?arts. 4. 6i la ley establece la pena pensando directamente en el delito consumado. en relación al %ódigo anterior.grado. El iter criminis del delito se reduce por ello con car)cter general a distinguir el delito consumado de la tentati!a de delito. la tentati!a del mismo. ni su desglose en di erentes grados de reali$ación. debe tener asignada una penalidad in erior " 6e incorpora una regla en el art. El objeto de su aplicación se re iere tanto a las reglas que sir!en para la di!isión interna o cuantitati!a de la pena " partición de la pena en 2 mitades ?in erior y superior@ a los e ectos de su ijación en unción de las circunstancias atenuantes o agra!antes y de los actores de indi!iduali$ación judicial de la pena. con lo que se amplían. en el mismo sentido. 625. en cada caso. se entiende que la impone a los autores de la infracción consumada . La pena que establece la ley para el autor de la in racción consumada es generalmente la pre!ista en el precepto correspondiente de la . /rt. /sí.. el t(rmino +delito+ est) utili$ado en el art. a pesar de los arts. 'el principio de excepcionalidad que rige en el %p 3*. acabada e inacabada.2@ se proceder) a su indi!iduali$ación seg7n el prudente arbitrio del ju$gador. -4. 42 y 65E. pero. 62 en sentido estricto " %omprensi!o de las in racciones penales gra!es y menos gra!es. puesto que las altas siguen un r(gimen especial pre!isto en los arts. . +2.or un lado. corresponde no sólo a los autores en sentido estricto de inidos en el -0 p)rra o del art.2 y 65E. no siendo autores en sentido estricto. y por tanto.2@. adaptando la redacción del precepto a la nue!a regulación de los grados de reali$ación en el art.. 'icha pena +se individuali"ará y aplicará. por tratarse de una concreción de (sta. -*. deben tomarse como base para el entendimiento de esta regla los delitos de resultado material.9. 42. que son los 7nicos que admiten grados de reali$ación del delito. que re unde en una sola las iguras de la tentati!a acabada e inacabada " . dado que ni cabe la participación en los mismos.o 2 grados a una pena le!e en el caso de una alta masa contra el patrimonio ?art.5 y 62*.rustración y tentati!a ?%p 45@ " 8 los autores de tentativa de delito se les impondrá la pena inferior en ' o * grados a la se.or otro lado. la punición de los actos preparatorios ?arts. CONCRECI4N LEGAL DE LA PENA. 2E. y 4-. son considerados como tales. Esta pena." %uando la !ey establece una pena. /l haberse reducido a un mismo concepto. y acultati!amente en 2. que (stos no pueden ser considerados desde la perspecti!a del art. 6.

En este apdo. 101 .1. sin necesidad de hacer mitades del marco de la pena.alada por la !ey en la extensión adecuada a las circunstancias personales del delincuente y a la mayor o menor gravedad del hecho. se con iguran por casos. entre otras las reglas del art. +2. el art. .+. al cómplice de un delito intentado se le castigar) con la pena in erior en 2 o 5 grados a la se&alada para el autor de la in racción consumada.personas y el patrimonio y el 20 concede al arbitrio judicial la determinación de las penas le!es. El +peligro inherente al intento+ y el +grado de ejecución alcan$ado+ son los criterios en los que debe basarse el Kue$ para elegir si el descenso de pena en grado se queda en . 2. +2.. los #ueces o $ribunales observarán.2.. .ero con el t(rmino +autores+ el %ódigo se re iere tambi(n a los inductores y a los cooperadores necesarios. en ellos habr) que entender incluidas las propias circunstancias atenuantes y agra!antes cuando el supuesto sea que concurran unas y otras... La reducción de la pena en estos casos lo es en un grado. Se*K" #as $i!$'"sta"$ias ate"'a"tes C a*!a. 66 sobre circunstancias modi icati!as de la responsabilidad. dot)ndolos de la misma consecuencia jurídica " la posibilidad de recorrer todo el marco penal ijado por la ley para el delito. 6i cuando la ley establece una pena se entiende que la impone a los autores de la in racción consumada. las siguientes reglas & '> & %uando no concurrieren circunstancias atenuantes ni agravantes o cuando concurran unas y otras. sin que pudieran ser tenidas en cuenta. por lo que los 7nicos comportamientos de participación a los que queda por extender la punibilidad son los de complicidad del art. *2.. no quiere decir que se deba indi!iduali$ar la pena dentro del grado elegido. La 7ltima de las ases para la concreción legal de la pena pasa inexorablemente por las reglas establecidas al e ecto para los casos en que concurran o dejen de concurrir circunstancias agra!antes o atenuantes de los arts. 23. se han uni icado 2 supuestos " El de ausencia de circunstancias y el de pluralidad de circunstancias de signo contrapuesto. equipar)ndolos a los autores en sentido estricto de cara a la penalidad.o alcan$a los 2. aplicables en principio a todas las penas gra!es y menos gra!es de este %ódigo. de orma que mientras al cómplice de un delito consumado se le impondr) la pena in erior en un grado. /rt. esas circunstancias deber)n ser compensadas racionalmente. pues la !oluntad de la ley no es que se prescinda de ellas en la indi!iduali$ación de la pena.ara (stos. 6e completa la concreción legal de la pena relati!a a los grados de reali$ación del delito y el tipo de participación en el mismo. En el supuesto en que no concurran circunstancias. +2. ra"onándolo en la sentencia . porque en ese caso habría acabado la ase de concreción legal de la pena. /l utili$ar la ley la expresión +en la extensión que se estime adecuada .2. indicando en el art. R aunque la ley no lo diga expresamente. Las mencionadas reglas.a"tes $%"$'!!e"tes.2@. Se*K" e# ti&% de &a!ti$i&a$i0" e" e# de#it% O$%de#i"$'e"$iaP. según haya o no circunstancias atenuantes o agravantes. es preciso a&adir una disposición que extienda la punibilidad a las conductas de participación en el delito del autor.2.. APLICACI4N DE LA PENA SEGIN EL GRADO DE REALI9ACI4N DEL DELITO7 LA PARTICIPACI4N 1 LAS CIRCUNSTANCIAS. 65 dispone " 8 los cómplices de un delito consumado o intentado se les impondrá la pena inferior en grado a la fi ada por la !ey para los autores del mismo delito . los #ueces o $ribunales individuali"arán la pena imponiendo la se. menos a la multa proporcional ?art.2. 66 " En la aplicación de la pena. 62 que en los casos en que la tentati!a y la complicidad se hallen especialmente penadas por la ley las reglas anteriores no ser)n de aplicación.a 25.

alada por la !ey. los #ueces o $ribunales podrán imponer. (ste sólo podr) tener en cuenta adicionalmente las circunstancias personales del delincuente y la mayor o menor gra!edad del hecho al graduar el quantum de la pena. según la cantidad y número de dichas circunstancias . podrán imponer la pena inferior en ' o * grados a la se. aplicándola en la extensión que estimen pertinente. se impone en unción de la entidad y del n7mero de las circunstancias atenuantes. 1> %uando sean * o más las circunstancias atenuantes o una sola muy cualificada.o 2 grados. 66 y 6E " #elaciones entre las circunstancias generales y las eximentes incompletas.. puesto que se le concede libertad al Kue$ para decidir la pena exacta. los #ueces o $ribunales. las atenuantes muy cuali icadas deben apreciarse por el Kue$ en el caso concreto. aunque con e ectos extraordinarios. aplicándola en la extensión que estimen pertinente. 6E " En los casos previstos en la circunstancia '> del art. las circunstancias 102 . sobre la base de una atenuante ordinaria. como si concurriese una sola agra!ante. 3> & %uando concurran una o varias circunstancias agravantes. la pena inferior en ' o * grados a la se. Aientras que las eximentes incompletas est)n pre!istas imperati!amente por la ley. 6-. Estos dan lugar a la imposición de la pena en su mitad superior. que adem)s no se encuentra limitado por una regla que estable$ca criterios con los que determinar la extensión de la pena dentro de los m)rgenes de la mitad correspondiente. se uni ica el tratamiento dado a los supuestos en que concurren una o !arias circunstancias agra!antes. la mitad inferior de la que fi e la !ey para el delito . *'.. de tal suerte que en el caso de una sola agra!ante se aumentan las posibilidades de agra!ación. En el nue!o %p. sino tan sólo que sean 2 o m)s las circunstancias atenuantes o .atendiendo asimismo para indi!iduali$ar la pena a las dem)s circunstancias personales del delincuente y a la mayor o menor gra!edad del hecho.sola muy cuali icada ?circunstancia atenuante de una intensidad especial@.2 y 6E requieren establecer pre!iamente las de los arts. La di erencia m)s apreciable con la regulación anterior es que ahora no se menciona como requisito para aplicar la rebaja de la pena en . puesto que en tales hipótesis. 6e re iere al supuesto en que concurre una circunstancia atenuante. podría imponerse tan sólo el límite mínimo de la mitad superior. 1anto en el %p derogado como en el !igente. la concurrencia de una atenuante no sólo ha de ser!ir para determinar el marco penal aplicable ?mitad in erior de la pena@. ra"onándolo en la sentencia. *> & %uando concurra sólo alguna circunstancia atenuante. Las relaciones actuales de los arts. ra"onándolo en la sentencia. las eAime"tes i"$%m&#etas tambi(n son consideradas por la ley circunstancias atenuantes ?art. / di erencia de las circunstancias atenuantes. las circunstancias personales del autor.. en teoría. estando preser!ada por la %onstitución la interdicción de su arbitrariedad. los #ueces o $ribunales impondrán la pena en la mitad superior de la establecida por la !ey . /dem)s.. los #ueces o $ribunales no podrán rebasar en la aplicación de la pena.-@. el resto de las circunstancias atenuantes o agravantes . mientras que en el supuesto de pluralidad de agra!antes se posibilita un tratamiento m)s ben(!olo. 66. disminuida en .o 2 grados que dejen de concurrir agra!antes.. pero tienen en com7n la rebaja en grado de la pena pre!ista en ambas " /rt.. 2-.. %on ello se amplía el arbitrio judicial ?restringido antes al grado mínimo@. sino que tambi(n ha de in luir en la determinación de la extensión adecuada seg7n su entidad. En el caso de esta regla. y en su caso.. La pena.alada por la !ey. El contenido de la regla 2M equi!ale b)sicamente a la antigua regla *M del art. atendidos el n( y la entidad de los requisitos que falten o concurran. en cuyo caso la pena se mo!er) dentro de la mitad in erior.

o bien el ijado por la ley para el delito. y la 2M se re iere a la extensión de la pena dentro del marco penal resultante de la ase anterior ?el in erior en . cuando concurren 2 o m)s circunstancias atenuantes. una atenuante muy cuali icada o una eximente incompleta es de apreciación obligatoria o acultati!a por los Kueces y 1ribunales. es percepti!a la rebaja adicional de pena. 6E y 66. Co obstante. !endría a explicar el sentido de un cambio de orientación. La solución contraria conduce. /sí. El problema de la disminución obligatoria o acultati!a de pena. El mayor arbitrio judicial en la indi!iduali$ación de la pena que permite este %p. 6on ra$ones de justicia material basadas en el principio de proporcionalidad las que hacen estimar que la rebaja de la pena en grado en los casos indicados es un mecanismo de aplicación obligatoria.2 y 6E la atenuación de la pena sería meramente una acultad discrecional de los Kueces y 1ribunales. cuando el Kue$ o 1ribunal determina la pena en unción de una eximente incompleta no est) constre&ido por las reglas del art.ero ni siquiera aplicar la pena en la mitad in erior de la se&alada por la ley para el delito puede tenerse por un resultado satis actorio. Una materia especialmente problem)tica en este %p es la de determinar si la atenuación de la pena en . los cuales prima facie podrían no rebajar la pena en grado. 6in embargo. 6ólo el que deba serlo en 2 grados es lo concedido al arbitrio judicial. una muy cuali icada o una eximente incompleta.a 2 grados al de la pena ijada por la ley para el delito@. junto a una eximente incompleta. el resto de circunstancias atenuantes y agra!antes han de ser tomadas en consideración en ambas ases. en su caso. 6i concurren 2 o m)s atenuantes o una sola muy cuali icada.atenuantes y agra!antes in luyen ya directamente en la determinación de la extensión concreta de la pena. %on orme a una interpretación literal de los arts. entonces el marco penal aplicable sería. al menos en . El actual art.roblemas concursales en la rebaja extraordinaria de la pena. . para establecer la pena en los supuestos de eximente incompleta es preciso atender a 2 ases de distinto orden " la -M tiene por objeto determinar si la pena se rebaja . dado que. o bien (ste en su mitad in erior ?marco penal se&alado en las reglas -M y 2M del re erido art. 66.grado y potestati!a en 2 " 6e aplicar) en 103 . respecti!amente " En relación de subsidiariedad t)cita con aqu(l@. El %p 3* ha abierto la pol(mica al emplear para estos supuestos la expresión +podrán imponer+. 66. en el mejor de los casos.o 2 grados.2@ " Llegar a una pena in erior en 2 a 2 grados. si no se rebaja la pena en grado. no sería posible acumular una doble rebaja de pena ?arts. como las circunstancias personales del autor y. 66. Aención especial hay que hacer del supuesto en que. concurren 2 o m)s atenuantes o una muy cuali icada. 6E parece dar a entender que tanto el n0 y la entidad de los requisitos de la eximente incompleta que alten o concurran. una sola muy cuali icada o una eximente incompleta necesariamente tiene lugar una disminución de lo injusto o de la culpabilidad que es de mayor intensidad que la que trae su causa en una sola atenuante ordinaria. 6i..o 2 grados en los supuestos en que concurren 2 o m)s atenuantes. a@ Examen de los supuestos en que concurran 2 o m)s atenuantes. a la inaplicación de la propia regla 2M del art. 66. el Kue$ o 1ribunal puede imponer la pena que considere m)s adecuada sin sujeción a las reglas del art. Co es explicable racionalmente que se pueda llegar a castigar igual al que comete un delito concurriendo una eximente incompleta o una atenuante muy cuali icada que al que lo hace concurriendo una sola atenuante o ninguna circunstancia b@ . en oposición al legalismo decimonónico propio del %ódigo derogado.

estos caso el art. 66.2, porque no se re iere a supuestos de determinación de la pena en el marco de su propia extensión, sino a grados de pena in eriores ?donde juegan junto a las dem)s circunstancias extraordinarias@. / di erencia del sistema de escalas graduables del derogado %ódigo, con el sistema actual de grados de la pena, la que se pre!( para el delito de homicidio, por ejemplo, no alcan$a una degradación tan risible, porque la pena in erior en 2 grados a la prisión de -. a -* a&os es otra de 4 meses y medio a - a&o y 5 meses menos - día de prisión.

+2.6. DETERMINACI4N DE LA PENA EN EL CONCURSO DE DELITOS. En la 6ección 2M del %ap. 99 del 1ítulo 999 del Libro 9 se contienen lo que el %ódigo denomina Aeglas especiales para la aplicación de las penas , que no son otra cosa en su mayoría que preceptos concursales. En e ecto, los arts. 45, 4* y 46 regulan una clase de concurso " El concurso real de delitos, con el establecimiento de di!ersas reglas para la solución del mismo, y el art. 44 se ocupa del concurso ideal y del concurso medial. La nue!a regulación sigue b)sicamente el esquema de la anterior, pero ha introducido cambios importantes que hay que considerar. -0, el nue!o %p ha separado la regulación del concurso de leyes y del concurso de delitos, siendo el art. E el que ormula ahora hasta 2 criterios para resol!er los concursos de leyes. La separación de ambas modalidades de concursos no resulta tan e!idente en el plano doctrinal. ,rueba de ello es que el propio art. E establece una relación de subsidiariedad expresa entre este precepto y los arts. 45 a 44, dejando en manos del int(rprete y del aplicador de la ley la identi icación de un determinado supuesto como concurso de leyes o como concurso de delitos. a@ E" e# $%"$'!s% !ea# < El concurso real, que tiene lugar cuando un sujeto reali$a !arias acciones que constituyen !arios delitos, se resuel!e en este %ódigo con arreglo a un sistema similar al anterior. La regla general consiste en la acumulación material de las penas que corresponden a las di!ersas in racciones ?tanto delitos como altas@ con orme a un estricto criterio de justicia ? quot delicta, tot poenae @. 'icha acumulación presenta 2 modalidades, dependiendo para uno u otro caso de la naturale$a y de los e ectos de las di!ersas consecuencias penales que corresponda imponer. FF La acumulación simult)nea de las penas. / tenor del art. 45 " 8l responsable de * o más delitos o faltas se le impondrán todas las penas correspondientes a las diversas infracciones para su cumplimiento simultáneo, si fuera posible, por la naturale"a y efectos de las mismas ... En principio, podr)n cumplirse coet)neamente aquellas penas de distinta naturale$a o aquellas que, aun siendo de igual naturale$a, no se desnaturalicen por e ecto de su cumplimiento simult)neo. Ello exige ciertas precisiones " -@ Las penas pri!ati!as de libertad ?la prisión, el arresto de in de semana y la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa@ tienen la misma naturale$a y e ectos semejantes, de orma que no son susceptibles, ni consigo mismas, ni unas con otras, de cumplimiento simult)neo. 2@ ,or el contrario, aunque cada una de las penas pri!ati!as de derechos recogidas en el art. 53 no pueda ser acumulada consigo misma de manera simult)nea, sino sucesi!a, sí pueden llegar a serlo unas con otras en atención a la di!ersidad de sus e ectos, como, Dg.. " una inhabilitación especial para empleo o cargo p7blico y una pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas. 5@ Las penas de multa impuestas por el sistema de díasmulta no son susceptibles
104

de extinguirse entre ellas al mismo tiempo, pero sí pueden hacerlo una pena en díasmulta y una pena de multa proporcional, o !arias multas proporcionales. ,or lo que respecta a las posibles combinaciones de estas penas entre sí, hay que indicar " 2@ La multa puede cumplirse simult)neamente tanto con las penas pri!ati!as de libertad de prisión y de arresto de in de semana, como con las dem)s penas pri!ati!as de derechos. *@ Las penas pri!ati!as de libertad pueden cumplirse simult)neamente con la inhabilitación absoluta, las inhabilitaciones especiales y la suspensión de empleo o cargo p7blico. %on la excepción del arresto del in de semana, dada su naturale$a discontinua, no es posible el cumplimiento simult)neo de las dem)s penas pri!ati!as de libertad con la pri!ación del derecho a conducir !ehículos de motor y ciclomotores, la pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas, o la pri!ación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos, pues pese a la distinta naturale$a y e ectos de unas y otras, el cumplimiento simult)neo con aqu(llas, con!ertiría en ilusoria a (stas. ;inalmente, no parece posible ejecutar a la !e$ una pena pri!ati!a de libertad de prisión y otra de trabajos en bene icio de la comunidad, atendidos los e ectos de una y otra clase de pena, en cambio son compatibles el arresto de in de semana y los trabajos en bene icio de la comunidad, cuando esta pena no sustituye a aqu(lla. 6i la acumulación simult)nea no es posible, se ha de pasar subsidiariamente a " FF La acumulación sucesi!a de las penas. /rt. 4* " %uando todas o algunas de las penas correspondientes a las diversas infracciones no puedan ser cumplidas simultáneamente por el condenado, se seguirá el orden de su respectiva gravedad para su cumplimiento sucesivo, en cuanto sea posible ... El criterio que determina el orden de cumplimiento es el de la gra!edad de la pena, siendo el art. 55 el 7nico punto de re erencia para establecer la respecti!a gra!edad de las penas. 6in embargo, se plantea la duda de, si por ejemplo, el penado deber) cumplir antes una pri!ación del derecho a conducir !ehículos a motor y ciclomotores, o una pri!ación del derecho a la tenencia y porte de armas por tiempo superior a 6 a&os ?penas ambas, gra!es@, que una pena de prisión que no supere los 5 a&os ?pena menos gra!e@, como parece desprenderse de la literalidad del mencionado precepto. La +respecti!a gra!edad+ de las penas a las que alude el art. 4*, para ordenar su cumplimiento sucesi!o debe ser re erida, en primer lugar, a la gra!edad en abstracto de las mismas. R en abstracto, las penas de prisión y, en general, las penas pri!ati!as de libertad, son m)s gra!es que cualquier otra clase de pena. 6ólo en 20 lugar, si se trata de penas de la misma naturale$a ?!arias penas de prisión o !arias penas de multa@, hay que acudir a su extensión en concreto para apreciar su respectiva gravedad . /hora bien, un principio de acumulación absoluta de las penas, como el re erido precisa algunos /a$t%!es de $%!!e$$i0", puesto que las penas no tienen como 7nico in retribuir los delitos cometidos. 'ebido a las limitaciones temporales de la !ida humana, los ines de la pre!ención ?y en particular la reinserción y la resociali$ación del delincuente@ resultan inconciliables con ese sistema, el cual, por otra parte, acaba desnaturali$ando las penas al con!ertirlas en la pr)ctica para el delincuente, de temporales en perpetuas. ,or tal moti!o, el art. 46.- establece, de acuerdo con el principio de humanidad de las penas " No obstante lo dispuesto en el art. anterior, el máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable, no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo,
105

que no podrá exceder de *; a,os ... 6e establecen así 2 actores de corrección o límites a la acumulación sucesi!a de penas " - !ariable ?atendiendo a las penas concretas@, el triple del tiempo por el que se le imponga la m)s gra!e, y otro ijo, el de 2. a&os, susceptible de ser ampliado hasta 2* o 5. a&os, pues ... excepcionalmente, este límite máximo será & a: .e *0 a,os, cuando el su eto haya sido condenado por * o más delitos y algunos de ellos est6 castigado por la !ey con penas de prisión de hasta *; a,os. b: .e 3; a,os, cuando el su eto haya sido condenado por * o más delitos, y alguno de ellos est6 castigado por la !ey con pena de prisión superior a *; a,os ... En caso de aplicación de uno de los actores de corrección por ser el t(rmino de la comparación menos gra!e de los 5, la expresión + declarando extinguidas las que procedan + pone de mani iesto que deber)n ser impuestas en la sentencia todas las penas correspondientes, aunque despu(s e ecti!amente no tengan que cumplirse las que rebasen el mencionado límite. El art. 4E corrobora esta interpretación tanto desde su literalidad N... si la pena resultase inferior a la mitad de la suma total de las impuestas ... O como desde su contenido N... el #ue" podrá acordar que los beneficios penitenciarios y el cómputo del tiempo para la libertad condicional se refieran a la totalidad de las penas impuestas en las sentencias ...O. El art. 46.2 se&ala ... !a limitación se aplicará aunque las penas se hayan impuesto en distintos procesos si los hechos, por su conexión, pudieran haberse en uiciado en uno sólo ... b@ E# de#it% $%"ti"'ad% < En el orden sistem)tico, no es comprensible que se mantenga en el nue!o %p la regulación del delito continuado ?art. 42@ intercalada entre los preceptos que se ocupan de la acumulación simult)nea y sucesi!a de penas ?arts. 45 y 4*@ pues, podría plantearse la hipótesis de que el delito continuado ?en cuanto excepciona sólo el art, anterior@ 7nicamente sería aplicable cuando las penas indi!iduales ueran susceptibles de cumplimiento simult)neo, lo que carece de todo sentido y justi icación. En lo re erente al concepto legal de delito continuado, el nue!o precepto es copia casi idedigna del antiguo art. 63 bis del %p45, pero di iere esencialmente en lo tocante a los e ectos penológicos. 6eg7n el art. 42.- " No obstante lo dispuesto en el art. anterior, el que, en e ecución de un plan preconcebido o aprovechando id6ntica ocasión, realice una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios su etos e infrin a el mismo precepto penal o preceptos de igual o seme ante naturale"a, será castigado, como autor de un delito o falta continuados, con la pena se,alada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior ... En la determinación de la consecuencia jurídica del delito continuado habr) que operar de acuerdo con el procedimiento dispuesto para el concurso ideal, pero sólo por lo que respecta a la pena del delito m)s gra!e en su mitad superior, porque para el delito continuado no se establece como límite la pena que correspondería aplicar si se penaran las in racciones por separado. 6i uera de este modo, el delito continuado debería haberse pre!isto en sede de concurso ideal " El r(gimen de absorción agra!ada pre!isto actualmente para la continuidad delicti!a no est) inspirado por los mismos criterios de benignidad en el tratamiento de los concursos del art. 44, de orma que la consecuencia jurídica unitaria que se dedu$ca del art. 42 podr) resultar aleatoriamente m)s bene iciosa que las penas acumuladas, o m)s gra!osa que (stas. ,ero los resultados aleatorios son caldo de culti!o de las injusticias. R a este
106

. Entre las in racciones del delito continuado existe una relación cualitati!amente m)s estrecha que la que puede existir entre las in racciones del concurso real. en la extensión que estime conveniente. Babida cuenta de la distinción en delitos y altas de muchas de las in racciones contra el patrimonio. c@ E" e# $%"$'!s% idea# C media# " En el art.. el marco penal resultante de la absorción no equi!ale a la totalidad de la extensión de la pena pre!ista para la 107 . .or ello deberían haberse establecido criterios concretos para e!itar la incoherencia de castigar el delito continuado con pena superior a la resultante de la penalidad acumulada. 46 establece " 4i se tratase de infracciones contra el patrimonio.or otra parte. 6eg7n dicho precepto " !o dispuesto en los * arts. incorpora di erencias con respecto a la legislación anterior " En estas infracciones. pudiendo producirse el enómeno denominado como +salto de tipo+ " +salto de pena+. sino tambi(n al de acumulación simult)nea ?art. de lo que se desprende que ambas modalidades concursales son tratadas. Lo que supone que la ijación de la clase y el quantum de pena aplicable a la in racción continuada contra el patrimonio equi!ale a la que corresponde a una 7nica in racción contra el mismo patrimonio por la cuantía total del perjuicio causado. motivadamente. . Esta disposición ab initio se queda corta al re erirse 7nicamente a los 2 arts. 44 respecto a estas 2 modalidades de concurso consiste en que " En estos casos se aplicará en su mitad superior la pena prevista para la infracción más grave. que absorbe a las dem)s ?poena maior absorbet minorem@. La doctrina considera que el concurso medial. por la cual podr) imponerse ?moti!adamente@ en cualquiera de sus 2 mitades. La absorción signi ica que la pena correspondiente al concurso queda limitada al marco de la pena de la in racción m)s gra!e. por lo que no hace sino sumarse a un r(gimen de penalidad pensado propiamente para los supuestos de concurso ideal " %uando un sólo hecho constituya 2 o m)s in racciones. en el orden penológico. m)s benignamente que el concurso real y. igual que (ste. porque la misma incluye un r(gimen especial que constituye una excepción no sólo al sistema de acumulación sucesi!a de penas ?de los arts. /sí.respecto ha de hacerse notar que el delito continuado no debería nunca implicar una pena in erior a la del correspondiente delito 7nico " Un bene icio injusti icado. resultan claramente insu icientes para combatir la gra!edad que en conjunto pueden presentar las in racciones cometidas. la pena superior en ' o * grados. tanto la consecuencia jurídica de la absorción agra!ada como el mismo r(gimen concursal ordinario con sus conocidos límites. En el art. . no es aplicable en el caso de que un sólo hecho constituya * o más infracciones. anteriores. sin que pueda exceder de la que represente la suma de las que correspondería aplicar si se penasen separadamente las infracciones. se pre!( un sistema especial de determinación de la pena para las in racciones contra el patrimonio. excluye la absorción agra!ada del r(gimen general. en principio. es una hipótesis de concurso real. el #ue" o $ribunal impondrá. si la absorción agra!ada no entra en juego en el caso concreto. El tratamiento penológico pre!isto en el art.. o cuando una de ellas sea medio necesario para cometer la otra . se sancionarán las infracciones por separado . 45@. %uando la pena así computada exceda de este límite. a lo sumo. 44 se regulan los concursos ideal y medial de una orma muy similar a como se hacía en el derogado %ódigo.. Co obstante.or tal moti!o. particularmente cuando todas ellas sean altas y la cuantía global de lo sustraído resulte muy ele!ada... tanto el concurso ideal como el medial tienen como consecuencia jurídica principal un r(gimen de absorción agra!ada y como consecuencia jurídica subsidiaria el de acumulación.. el art. se impondrá la pena teniendo en cuenta el per uicio total causado . si el hecho revistiere notoria gravedad y hubiese per udicado a una generalidad de personas .. 252 se establece una re erencia subrepticia al de#it% masa7 que. al igual que el delito continuado. 4* y 46@. que tiene lugar cuando una in racción es medio necesario para cometer la otra. anteriores. La pena obtenida mediante tal sistema especial de determinación de la misma.

6iguiendo la terminología. participación. sino que se circunscribe a su mitad superior. se elige la consecuencia jurídica menos gra!e. En principio. DETERMINACI4N . *. Bay que concretar la extensión de cada una de las penas indi!iduales ?del mismo modo que en la ase anterior@ para poder lle!ar a cabo la comparación con la pena condicionalmente de initi!a en t(rminos homog(neos. y lo que la ley quiere es que no se exceda un determinado límite de tiempo ?dado por la penalidad acumulada@. lo que de antemano excluye todo juicio de !alor. dando lugar a una pena condicionalmente definitiva . 6e ija una cantidad exacta de pena a partir de la pena disponible agra!ada.UDICIAL DE LA PENA. hay que distinguir E ases " -. circunstancias de e icacia extraordinaria. 6e suman las penas indi!iduales determinadas totalmente para hallar el otro extremo de la comparación " =enalidad acumulada. 6e lle!a a cabo la comparación entre la penalidad acumulada y la pena condicionalmente de initi!a. la heterogeneidad de las penas no implica ning7n escollo para obtener la consecuencia jurídica del concurso. 2. 5.uesto que las penas se establecen en su mayoría de orma temporal ?sal!o la multa proporcional@. 6i puede ser complicada la tarea del Kue$ en la ase de concreción legal de la pena. o bien la pena del delito m)s gra!e en su grado m)ximo ? pena totalmente definitiva @.in racción m)s gra!e ?lo que podría dar la impresión de dejar impunes el resto de delitos castigados con penas in eriores@.inalmente. 4. apreciando aquellas causas y circunstancias que alteran o modi ican el grado de la pena ?así las reglas sobre iter criminis. . que lle!a aparejada la in racción m)s gra!e. o bien la penalidad acumulada. 6. atendiendo a los criterios sobre gra!edad del art. no es menos complicado y de mayor responsabilidad el se&alar en cada caso concreto la medida exacta de la pena. etc@.UDICIAL DE LA PENA < 8ACTORES DE INDIVIDUALI 9ACI4N . 6e con igura el marco penal de la pena disponible de forma agravada " Aitad superior.ara ello se tendr)n en cuenta las circunstancias modi icati!as de la responsabilidad concurrentes en el hecho ?o hechos.55. . 6e selecciona la pena disponible " la pena m)s gra!e. .3. de todas las penas indi!iduales. El problema que se suscita en esta ase es el de si en los t(rminos de la comparación se han de comprender penas homog(neas o heterog(neas. en la t(cnica de ejecución que se precisa para lograr la consecuencia jurídica correcta. 2. la ley no permite ponderar ?y menos consultar al reo@. sino comparar en días. / esta ase se la denomina penas individuales determinadas totalmente. en el concurso medial@ y los actores de indi!iduali$ación judicial de la pena. meses y a&os. 6e empie$a por determinar las penas individuales de las in racciones concurrentes en toda su extensión " 'ebe ijarse el marco penal gen(rico de cada una. E. la determinación de la consecuencia jurídica de estos concursos es una tarea compleja. El mecanicismo de la subsunción que caracteri$a la ase de la determinación 108 . / pesar de la simplicidad con que se ormula el precepto. +2.

la indi!iduali$ación de la pena en las altas se deja en manos del arbitrio judicial. /sí pues. 6in embargo. %onsecuentemente. deja paso en (sta a la racionalidad del ju$gador. a esos supuestos les !inculan las reglas que para las penas de las altas excepciona el art. porque concurre una atenuante o una o !arias agra!antes. pero no a las penas de los delitos.-M como actores para la indi!iduali$ación de la misma. es posible que a un delito menos gra!e. dentro de los límites de cada una. tras la ase de concreción legal de la pena ?art. . En tal sentido. pues con la expresión +atendiendo a las circunstancias del caso y del culpable + se alude a actores de indi!iduali$ación judicial de la pena del mismo cari$ y con el mismo sentido orientador que los mencionados en relación a la medición de la pena en los delitos.2@. 4-@. /sí. el jue$ puede recorrer toda la extensión de la pena sin tener que di!idirla. dado que es undamento. sino sólo aqu(llas que combinan adecuadamente los ines pre!enti!os de la pena con la retribución del hecho cometido. el %p 3* no incluye un precepto destinado especí icamente con car)cter general a dirigir ese momento del enjuiciamiento " Una !e$ que por aplicación del art. el jue$ ija una de las 2 mitades en que se di!ide la pena. ni procede de (l. APLICACI4N DE LA PENA EN LAS 8ALTAS.de la pena. La ra$ón de ello estriba en la exigua cantidad y extensión de las penas reser!adas a las altas. En cuanto al campo de aplicación de este precepto con!iene subrayar que se circunscribe a las penas del Libro 999 " a las penas de las altas. en especial las del art. la ley se&ala en el art. 55. sin a ustarse a las reglas de los arts. si por concurrir agra!antes y atenuantes. o incluso a un delito gra!e le corresponda. En cambio. 65E. . . 109 . 66 ?descontando los supuestos excepcionales en que el precepto no es !inculante@.ero en la ase de indi!iduali$ación judicial la pena adecuada a la gra!edad de la culpabilidad puede reducirse por moti!os de pre!ención general o especial.or lo que se re iere a los delitos en sentido estricto. no se establece de orma expresa ning7n criterio del que ser!irse en el ejercicio de su acti!idad indi!iduali$adora. o porque no concurren ni unas ni otras. constituye un principio de justicia material el que la medida de la pena no rebase la medida de la culpabilidad. el marco legal de una pena de car)cter le!e ?art. El mayor )mbito para la discrecionalidad judicial de la pena se encuentra en la determinación de la consecuencia jurídica de las /a#tas. 5' a 2* de este %ódigo.ero (sta no pertenece al Libro 999.?. +2. / tenor del art. aunque no del todo. según su prudente arbitrio. 65E " En la aplicación de las penas de este !ibro procederán los #ueces y $ribunales. y con ello límite de la pena. 66. 66. atendiendo a las circunstancias del caso y del culpable. cualquier ra$ón no sir!e a la racionalidad que se espera del jue$ al indi!iduali$ar la pena. la adecuación a las +circunstancias personales del delincuente+ y a la +mayor o menor gra!edad del hecho+.

. .1. puede a irmarse la paradoja de que aunque se encuentre desde su nacimiento en permanente crisis. sino que perjudica al orden jurídico m)s gra!emente de lo que lo haría la completa impunidad del delincuente+. en algunos casos irre!ersibles. Las penas pri!ati!as 110 .or ahora no puede prescindirse de la pena de prisión en relación con determinados sectores de la criminalidad media y gra!e. que produce su ejecución en la personalidad del penado. contin7a siendo el eje de los sistemas penológicos contempor)neos. En la actualidad. Las penas pri!ati!as de libertad de corta duración.or lo general se entiende por penas pri!ati!as de libertad de corta duración las in eriores a seis meses de cumplimiento continuado. en torno a las cuales gira la tem)tica de la sustitución originan una problem)tica muy especí ica que !iene siendo denunciada ya desde el siglo pasado.26 6uspensión de la ejecución y sustitución de las penas pri!ati!as de libertad +6. +La pena pri!ati!a de libertad de corta duración no es sólo in7til. 'e la pena pri!ati!a de libertad. de la prisión. este pensamiento ha sido corroborado ampliamente por la in!estigación criminológica. LOS LLAMADOS SUSTITUTIVOS DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERJ TAD EN EL C4DIGO PENAL ESPADOL. Las penas pri!ati!as de libertad de larga duración originan una problem)tica propia que se ocali$a sobre todo en torno a los e ectos perniciosos.

de pena sustituida y de pena sustituti!a. por otro lado. La regulación de esta institución representa una no!edad absoluta con respecto al %ódigo derogado. en primer t(rmino. aunque sometida a la reali$ación o no de determinadas condiciones. o reciendo al Kue$ o 1ribunal la posibilidad de optar por la imposición de una pena pri!ati!a de libertad o una multa. la ejecución continuada y completa de determinadas penas pri!ati!as de libertad lindantes o ronteri$as en cuanto a su duración con las con!encionalmente denominadas penas pri!ati!as de libertad de corta duración. a@ La 6ección -M del %apítulo se intitula S'e la suspensión de la ejecución de las penas pri!ati!as de libertadT y comprende los arts. concretamente mediante la t(cnica de la multa alternati!a. 6e habla. es decir. como en los anteriores. 1ambi(n la sustitución se encuentra sometida a condiciones positi!as o negati!as . una pena pri!ati!a de libertad de corta duración. EE y E3. se regula el mecanismo de Sla sustitución de las penas pri!ati!as de libertadT. se e!itan los gra!es incon!enientes que plantean las penas pri!ati!as de libertad de corta duración de cumplimiento continuado. tambi(n se produce el pronunciamiento judicial sobre la culpabilidad del sujeto y se impone y ija la pena pri!ati!a de libertad que corresponda. 111 . La esencia de esta institución radica en que el Kue$ o 1ribunal pronuncian en la sentencia el !eredicto de culpabilidad del autor e imponen y ijan en ella la pena pri!ati!a de libertad correspondiente. a E4. que queda suspendida. al permitirse al condenado mantener durante el cumplimiento de la misma tanto sus relaciones laborales como amiliares. En su lugar. ha introducido. *5@ y los casos de cumplimiento continuado de la pena pri!ati!a de libertad a causa de un incumplimiento por el condenado de la pena de arresto de in de semana ?art. colapsan y sobrecargan el aparato estatal de ejecución de las penas. %omo supuestos excepcionales de pena pri!ati!a de libertad in erior a seis meses quedan los casos de arresto sustitutorio por impago de la multa ?art. El legislador ha introducido en el %apítulo 999 del 1ítulo 999 del Libro 9 del %ódigo penal una regulación de 5 instituciones que hunden sus raíces marcadamente en la pre!ención especial y se orientan precisamente a e!itar. en la medida de lo posible y cuando las circunstancias lo permitan. 6e trata de una pena que debe ser acogida a!orablemente desde el punto de !ista de la pre!ención especial en la medida en que con ella se e!itan los e ectos desociali$adores de la pena pri!ati!a de libertad de corta duración.5@. de acuerdo con las recientes tendencias de la política criminal. pero que se caracteri$a por ser de cumplimiento discontinuo. La di erencia con la suspensión de la ejecución es que mientras que en (sta no tiene lugar en absoluto la ejecución Fmientras no se realicen las condiciones de cuya inexistencia es dependiente la suspensión en los casos de sustitución sí hay ejecución de una pena. con las in eriores a 6 meses. sin embargo. En estos casos. por ello. ciertamente. no se lle!a a e ecto desde el principio. pero (sta Fla ejecutada una pena distinta a la impuesta y ijada por el Kue$ o 1ribunal en la 6entencia. que es. E. pues debido a su corta duración no dejan margen temporal alguno para poder desarrollar una inter!ención adecuada sobre la persona del condenado U exponen a (ste a la contaminación carcelaria U y. 54.de libertad de corta duración no sir!en para alcan$ar los ines de la resociali$ación. aparte de que se muestra como una pena adecuada y e ica$ rente a determinados sectores de la delincuencia le!e y menos gra!e o media. la pena de arresto de in de semana. El %ódigo penal espa&ol de -33* ha asumido estos planteamientos de la moderna política criminal y ha suprimido las penas pri!ati!as de libertad de duración in erior a seis meses. cuya ejecución. Htra órmula a la que ha recurrido el legislador espa&ol para cubrir el !acío dejado por la supresión de penas pri!ati!as de libertad in eriores a seis meses ha sido el incremento considerable del uso de la pena de multa. que comprende los arts. es decir. con lo que. b@ En la 6ección 2M del citado %apítulo.

teniendo en cuenta en este sentido que la pena pri!ati!a de libertad es siempre subsidiaria con respecto a otro tipo de inter!enciones menos gra!osas u onerosas. pero por otro lado ser)n ra$ones deri!adas de las exigencias de la rea irmación del ordenamiento jurídico y de la pre!ención general las que indiquen la necesidad de que se ejecute la pena. el signi icado de unos y de otros con arreglo al principio de subsidiariedad y de proporcionalidad. /l plantear y resol!er el problema de las relaciones entre suspensión y sustitución. sino sólo si es pre!enti!o. m)s apropiados que el pre!isto inicialmente en la ley. existen otros medios disponibles para la satis acción de aquellos ines que pueden ser tan apropiados o incluso en alg7n caso. Lo decisi!o ser) el hecho de que dentro de los límites marcados por la pre!ención general y que representan las penas le!es y medias. +6. 6e distingue claramente de las anteriores porque su aplicación presupone que la pena que se impuso y ijó en la sentencia comen$ó a ejecutarse y contin7a en ejecución en el momento en que proceda y se determine la aplicación de la libertad condicional. que una pena se ejecute completamente. 3. 6i estos medios existen. entonces debe plantearse la posibilidad de elegir entre el establecido por la ley con car)cter general y alguno de los que se presentan como alternati!a. en primer lugar. debe extraerse la conclusión de que los llamados +sustituti!os+ de la pena pri!ati!a de libertad deber)n tener necesariamente la naturale$a jurídica de una +pena+.del %ódigo penal. que comprende los arts. ser) preciso indagar acerca de si. a 35. por ello. la suspensión o sustitución de las mismas no puede producirse discrecionalmente. En general. tambi(n a las de larga duración. los sustituti!os de la pena pri!ati!a de libertad. 'e acuerdo con todo lo dicho. la pena pri!ati!a de libertad establecida por la ley como amena$a abstracta contra la reali$ación del hecho por el que ha sido condenado el autor. condicionada a que no delinca durante el tiempo que queda hasta la extinción de la penaT. La sustitución de la ejecución de las penas pri!ati!as de libertad por otras penas es una alternati!a que establece nuestro %p rente a la posibilidad de la suspensión. ser)n ra$ones de pre!ención especial las que indiquen la con!eniencia de que no se ejecute la pena pri!ati!a de libertad impuesta. 112 . tambi(n las de pre!ención especial. La institución de la libertad condicional se orienta tambi(n a la pre!ención especial. En este sentido. deber) procederse a ponderar. en principio. para el caso concreto.c@ La 6ección 5M del %apítulo 999 del 1ítulo 999 del Libro . es decir. Una !e$ que se ha determinado la necesidad de aplicación de la pena por ra$ones de tales exigencias. 6upuesto que en el caso concreto exista uno o !arios medios alternati!os idóneos para satis acer las necesidades de rea irmación del ordenamiento jurídico y de pre!ención general. En su uncionamiento consiste en la interrupción de la ejecución constante de una pena U e!ita. e!entualmente. SLa libertad condicional consiste en la excarcelación del condenado clasi icado en el 7ltimo grado. especialmente necesaria o al menos aconsejable en !ista de las circunstancias del caso concreto. es un medio adecuado para satis acer las exigencias de rea irmación del ordenamiento jurídico y de pre!ención general y. El con licto se resuel!e entonces mediante el recurso a la sustitución de la pena por la aplicación de otras sanciones estimadas idóneas para alcan$ar el in de pre!ención especial sin menoscabo de la rea irmación del ordenamiento jurídico y de las exigencias de la pre!ención general. Entre !arias alternati!as igualmente idóneas para alcan$ar los ines de la pena debe optarse por aqu(lla que suponga una menor dure$a para el penado. deber)n consistir en instrumentos o medios materiales idóneos para el cumplimiento de los ines de la pena. La institución de la libertad condicional es aplicable ya a toda clase de penas pri!ati!as de libertad. est) dedicada a Sla libertad condicionalT. LA CRISIS DE LAS PENAS CARCELARIAS.2.

a&os. En este último caso. 4E. previa conformidad del reo. principio de culpabilidad. El %p 3* en sus arts.. +6. el #ue" o $ribunal.. la aplicación del r6gimen general de cumplimiento . atendida la peligrosidad criminal del penado. EE y E3 regula la institución no!edosa en nuestra legislación penal de la sustitución de las penas pri!ati!as de libertad por otras de la misma o distinta naturale$a. Este precepto. 6e re iere a una cuestión de cumplimiento de las penas de dicho concurso. EE %p " !os #ueces o $ribunales podrán sustituir las penas de prisión que no excedan de ' a.. En contra de la tendencia existente en la e!olución histórica de la prisión y del posicionamiento pr)cticamente un)nime de la %iencia del 'erecho penal espa&ola. etc.. -* %E. prohibición de penas inhumanas y degradantes. en nuestro país existe un reconocimiento generali$ado por parte de la doctrina cientí ica de que una pena de prisión superior a -* a&os opera un deterioro considerable de la personalidad del penado. -33* permite directa o indirectamente que en un n7mero alto de casos el penado pueda terminar cumpliendo de manera e ecti!a penas de hasta 5. proporcionalidad. sin per uicio de lo que. EL PROBLEMA DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD DE CORTA DURACI4N 1 LOS MEDIOS PARA SUSTITUIRLAS.3. irretroacti!idad de la ley des a!orable y retroacti!idad de la a!orable. prohibición de la analogía in malam partem. las circunstancias personales del reo. puede dar lugar al cumplimiento e ecti!o de una pena pri!ati!a de libertad de 5. para cuando concurra el caso de que el m)ximo de cumplimiento e ecti!o de la condena del reo se encuentre limitado por uno de los actores de corrección de la acumulación sucesi!a de penas. que carece de antecedentes. en su caso.. 4i a consecuencia de las limitaciones establecidas en el art. /rt. El %p 3* incorpora una no!edad " El art. / este respecto. y la de arresto de in de semana por multa o trabajos en bene icio de la comunidad. sustituir las penas de arresto de fines de semana por multa o traba os en beneficio de la comunidad . 25 la pena a cumplir resultase inferior a la mitad de la suma total de las impuestas. a&os de pri!ación de libertad ?cosa que con el %p anterior no ocurría en !irtud de los bene icios penitenciarios@ " La nue!a legislación posibilita la ejecución de penas inhumanas ?>@ prohibidas por el art.+. cuando de las circunstancias del hecho y del culpable se infiera que el cumplimiento de aquellas habría de frustrar sus fines de prevención y reinserción social . que a ecta particularmente a los límites )cticos de las penas de prisión en el concurso. 113 . el %. oído el -inisterio Giscal. a la vista del tratamiento.os a los reos no habituales. Excepcionalmente podrán los #ueces o $ribunales sustituir las penas de prisión que no excedan de * a. +6. EL PROBLEMA DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD DE LARGA DURACI4N.. podrá acordar ra"onadamente.o por arresto de fin de semana o multa. valorando. /rt.. podrá acordar motivadamente que los beneficios penitenciarios y el cómputo de tiempo para la libertad condicional se refieran a la totalidad de las penas impuestas en las sentencias. $ambi6n podrán los #ueces y $ribunales. pueda resultar procedente.. 4E %p 3* . la evolución del tratamiento reeducador y el pronostico de reinserción social. aunque la ley no prevea estas penas para el delito de que se trate . %oncretamente se establece la posibilidad de sustituir la pena de prisión por la de arresto de in de semana o multa. el #ue" de 7igilancia =enitenciaria.La regulación y la aplicación de los sustituti!os penales deber)n regirse y ajustarse escrupulosamente a la totalidad de los principios limitadores del ius puniendi " Legalidad.

%on respecto al supuesto extraordinario de sustitución de penas de prisión de hasta 6 a&os o de la -L2 parte que reste por cumplir en el caso de penas en ejecución superiores a 6 a&os. a@ #equisitos " /rts.2.2 establece que cuando una pena sea sustituti!a de otra. 32 y sigs.. en este modelo permanecía el antecedente penal.o causado.es que el reo sea eAt!a"Ee!% "% !eside"te #e*a#me"te e" Es&a(a.a&o de duración y para el excepcional de hasta 2 a&os. los trabajos en bene icio de la comunidad y la expulsión del territorio nacional.ara el supuesto de sustitución de la pena de arresto de in de semana por multa o por trabajos en bene icio de la comunidad. FF ReB'isit%s7 $!ite!i%s C &!%$edimie"t% de #a s'stit'$i0" < .ara el supuesto general del r(gimen de sustitución de penas pri!ati!as de libertad de hasta .ia $%"/%!midad de# !e%. EE " 6e establece la necesidad de que se d( audiencia a las partes. la naturale"a del hecho.. el %p establece di!ersos requisitos de necesaria concurrencia. de ine algunos criterios orientati!os de la decisión y describe tambi(n algunas reglas de procedimiento.. La resolución en que se acuerde o deniegue la sustitución deber) ser moti!ada. EE. son penas sustituibles " La prisión normalmente de hasta . cuando las circunstancias personales del reo. de modo que si no delinquía durante ese pla$o. el art./rt. el art. la multa. En el antiguo %p derogado se regulaba la institución de la remisión condicional de la pena en los arts. el art. el requisito !inculante establecido por el art. no podr) ser a su !e$ sustituida por otra...ECUCI4N DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD. EE. la pena quedaba remitida de initi!amente.establece como requisito de necesaria concurrencia que el !e% "% sea Ga it'a#. y son penas sustituti!as el arresto de in de semana.. . su conducta.a podrán ser sustituidas por su expulsión del territorio nacional . En cuanto pena sustituti!a lo es de la de prisión y de la de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de la multa. +6.ara la concesión de la sustitución de las penas pri!ati!as de libertad incluidas en el )mbito de aplicación de esta institución. 'ada su doble condición. 2.o excepcionalmente de hasta 2 a&os y a7n m)s excepcionalmente de hasta 6 a&os en el caso de extranjeros. E3. la &!e." La sustitución podr) acordarse . y en cuanto pena sustituíble puede serlo por la de multa o por los trabajos en bene icio de la comunidad. El arresto de in de semana es la 7nica de estas penas que go$a de la doble condición de pena sustituíble y de pena sustituti!a. . así lo aconse en . c@ #eglas de procedimiento " /rt.2 establece como requisito !inculante. suspendiendo a continuación la ejecución de la pena impuesta para someter al delincuente a prueba durante un tiempo determinado. LA SUSPENSI4N DE LA E. R la sustitución debe reali$arse necesariamente a"tes de proceder a la ejecución de la pena. EE y E3 " 1... E3 %p " !as penas privativas de libertad inferiores a 5 a. y en particular el esfuer"o para reparar el da. 3. EE.. 6in embargo. por la expulsión del territorio nacional. En ese modelo el 1ribunal pronunciaba el !eredicto de culpabilidad e imponían y ijaban la pena en la sentencia. 'e acuerdo con los preceptos transcritos. b@ %riterios orientati!os " /rt. EE. lo que era decisi!o a 114 . el arresto de in de semana y la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa.os impuestas a un extran ero no residente legalmente en Espa.

de acuerdo con el art. en su caso. FF /rt.. En cuanto a las penas pri!ati!as de libertad que pueden ser suspendidas. E. E5@. -ientras tanto no comunicarán ningún antecedente al Aegistro %entral de =enados y Aebeldes. *5@ es tambi(n una pena pri!ati!a de libertad que. 'ado que el proceso no puede interrumpirse y el Kue$ o 1ribunal dicta sentencia condenatoria.. de acuerdo con el tenor literal de estos preceptos debe admitir la suspensión de su ejecución. /rt. ordenando la cancelación de la inscripción hecha en la 4ección especial del Aegistro %entral de =enados y Aebeldes. atendiendo fundamentalmente a la peligrosidad criminal del su eto .. consistente en la recti icación del modelo tradicional de la remisión condicional de la pena mediante la introducción en (l de elementos característicos de la probation anglosajona. con excepciones para el caso de penados aquejados de en ermedad gra!e con padecimientos incurables ?art. sino que alcan$a tambi(n al arresto de in de semana. a la que sólo podrán pedir antecedentes los #ueces o $ribunales . pudiendo el Kue$ o 1ribunal imponerle la obser!ancia de determinadas reglas de conducta durante ese pla$o ?art. E.. de ine alg7n criterio orientati!o de la decisión y describe tambi(n algunas reglas de procedimiento. Este antecedente penal no se tendrá en cuenta a ningún efecto .2@. E4.-@.. La responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa ?art. el %p establece di!ersos requisitos de necesaria concurrencia. En el nue!o %p se ha introducido un modelo híbrido. el %p establece en su art. E. /rt. 6ste acordará la remisión de la pena. La suspensión no queda limitada 7nicamente a la prisión. pues al establecer la posibilidad de imponer reglas de conducta en los supuestos de suspensión.. JJ S'&'est%s de s's&e"si0" < Pe"as B'e &'ede" se! s's&e"didas. #equisitos.. podr)n suspenderse penas pri!ati!as de libertad de hasta 5 a&os de duración ?art. las reglas de conducta fi adas por el #ue" o $ribunal.2@. los #ueces o $ribunales se pronunciarán con la mayor urgencia sobre la concesión o no de la suspensión de la e ecución de la pena. 4i el #ue" o $ribunal acordara la suspensión de la e ecución de la pena.2 " $ranscurrido el pla"o de suspensión fi ado sin haber delinquido el su eto y cumplidas. 6e establecen unos pla$os durante los que el sujeto es sometido a prueba ?art.-.2@. /sí. E2 que " .. declara que tal decisión proceder) para el caso de que la pena suspendida fuese privativa de libertad .e ectos de una posterior reincidencia " 'urante el período de prueba.-@. el reo no go$aba de ninguna asistencia. E*..os mediante resolución motivada.. E.. E. se establece como regla general que aqu(llas ser)n las in eriores a 2 a&os ?art. la inscripción de la pena suspendida se llevará a cabo en una 4ección especial..eclarada la firme"a de la sentencia y acreditados los requisitos establecidos en el art. criterios y procedimiento de la suspensión " .ara la concesión de la suspensión de la ejecución de las penas pri!ati!as de libertad incluidas en el )mbito de aplicación de esta institución.. separada y reservada de dicho Aegistro. sea cual sea su duración ?art. atendiendo fundamentalmente a la peligrosidad criminal del su eto . anterior.. -. lo que se deduce no sólo de la re erencia gen(rica que hace el precepto a las penas pri!ati!as de libertad sino tambi(n del art. y para los penados que hubieses 115 .%p " !os #ueces o $ribunales podrán de ar en suspenso la e ecución de las penas privativas de libertad inferiores a 2 años mediante resolución motivada." !os #ueces o $ribunales podrán de ar en suspenso la e ecución de las penas privativas de libertad inferiores a * a. E.. pero con 2 excepciones " En el caso de en ermos con padecimientos incurables puede suspenderse toda pena pri!ati!a de libertad. E-.. y en el caso de drogodependientes. E5.

'icho requisito no concurrir) en quienes hayan cometido un de#it% d%#%s% y no est(n o puedan estar rehabilitados..os.os para las penas privativas de libertad inferiores a * a. / di erencia de lo regulado en el %p derogado. E2 establece determinadas consecuencias que !arían seg7n se trate de la obligación principal de no delinquir o del quebranto de los deberes o reglas de conducta que se le hayan impuesto al penado.cometido el hecho delicti!o a causa de su dependencia de las sustancias se&aladas en el art. y su !igencia o conser!ación por el penado bene iciado est)n sujetas a determinadas condiciones. despu(s de oír a los interesados y al Ainisterio . no teni(ndose en cuenta a tal e ecto las anteriores condenas por delitos imprudentes ni los antecedentes penales cancelados. en el nue!o se ha establecido una di erencia de pla$os en unción de la gra!edad de la pena suspendida. %umplimiento de las condiciones de la suspensión y e ectos " %uando el sujeto no haya delinquido y haya cumplido todos los deberes y reglas 116 . se adopte atendiendo undamentalmente a la peligrosidad criminal del sujeto. sino que ello debe ser objeto de un pronunciamiento expreso del Kue$ o 1ribunal sentenciadores. no determina por sí misma su concesión. no sea superior a los 2 a&os de pri!ación de libertad. las características del hecho y la duración de la pena. en cuyo caso el pla$o oscila entre 5 meses y . FF /rt. 2-. FF .la$os y condiciones de la suspensión " La situación de suspensión de la ejecución de la pena pri!ati!a de libertad de extiende a determinados pla$os.o para las penas leves y se fi ará por los #ueces o $ribunales. FF Gue la pena impuesta. o la suma de las impuestas en una misma sentencia. pero el %p establece como criterios orientati!os los de las circunstancias personales del delincuente.iscal. seg7n sea una correspondiente a un delito. FF La concurrencia de todos los requisitos que habilitan para otorgar la suspensión de la ejecución de la pena. y de 3 meses a ' a. FF Establece el art. con arreglo a lo dispuesto en el art. 2. . ijados por el Kue$ o 1ribunal dentro del margen establecido por la ley.2 %p " El pla"o de suspensión será de * a 0 a. atendidas las circunstancias personales del delincuente.ara los supuestos o regímenes excepcionales de suspensión de la ejecución de la pena.que la decisión sobre la suspensión de la ejecución que puede tomarse por el Kue$ o 1ribunal. -56 %p. se establecen otras condiciones adicionales. las características del hecho y la duración de la pena. FF Gue se hayan satis echo las responsabilidades ci!iles que se hubiesen originado. E. o una correspondiente a una alta. 5.2 ?art. FF Gue el condenado haya delinquido por -M !e$. E4@... 2. para la que se establece un pla$o de 2 a * a&os. el art.a&o. Guebrantamiento de las condiciones de la suspensión y e ectos " 6i el sujeto quebranta las condiciones de !igencia y mantenimiento de la suspensión. E. sal!o que el Kue$ o 1ribunal sentenciador. declare la imposibilidad total o parcial de que el condenado haga rente a las mismas. La determinación del pla$o de la suspensión se con ía al arbitrio judicial. previa audiencia de las partes.

E*. es un medi% adecuado para satis acer las exigencias de rea irmación del ordenamiento jurídico y de pre!ención general. La sustitución de la ejecución de las penas pri!ati!as de libertad &%! %t!as &e"as es una alternati!a que establece el %p a la posibilidad de la suspensión. 'e acuerdo con todo ello. Una !e$ que se ha determinado la necesidad de aplicación de la pena por ra$ones de tales exigencias. deber) procederse a ponderar. la suspensión o sustitución de las mismas no se puede producir discrecionalmente.-0 . E4. sin que el ante cedente tenga !alor alguno ?art. En principio. y la de 117 .2. 2.2@. ser) preciso indagar acerca de si. SUSTITUCI4N DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD. se establece como requisito adicional el acreditar o bien la deshabituación o la continuidad del tratamiento. sino sólo si es pre!enti!o especialmente necesario o al menos aconsejable en !ista de las circunstancias del caso concreto. 6upuesto que en el $as% $%"$!et% exista uno o !arios medios alternati!os idóneos para satis acer las necesidades de rea irmación del ordenamiento jurídico y de pre!ención general. en primer lugar. y adem)s se cancelar) la inscripción reali$ada en la 6ección especial del #egistro %entral de . pero tambi(n en otras penas. debe extraerse la conclusión de que los llamados sustituti!os+ de la pena pri!ati!a de libertad han de tener la naturale$a jurídica de una pena.6. y por tanto las penas cortas de prisión. el #ue" o $ribunal acordará la remisión de la pena si se ha acreditado la deshabituación o la continuidad del tratamiento del reo. y e!entualmente las de pre!ención especial. que pueden ser tan apropiados o incluso m)s que el pre!isto inicial y abstractamente en la ley.de conducta impuestos. por otro lado. teniendo en cuenta en ese sentido que la pena pri!ati!a de libertad es siempre subsidiaria con respecto a otro tipo de inter!enciones menos gra!osas u onerosas. para el caso concreto. %oncretamente se establece la posibilidad de sustituir la pena de prisión por la de arresto de in de semana o multa. existen otros medios disponibles para la satis acción de aquellos ines. Lo decisi!o ser) el hecho de que dentro de los límites marcados por la pre!ención general y que representan las penas le!es y medias. se produce la remisión total de la pena. las que indiquen la necesidad de que no se ejecute la pena. EE y E3 se regula la institución. entonces debe plantearse la posibilidad de elegir entre el establecido por la ley con car)cter general y alguno de los otros que se presentan como alternati!a.*. . %on licto que se resuel!e mediante el recurso a la sustitución de (sta por la aplicación de otras sanciones estimadas como idóneas para alcan$ar el mismo in. Re*'#a$i0" de #a s'stit'$i0" e" e# C0di*% &e"a# < En los arts.. siendo.ara el caso de penados que hubiesen cometido el hecho delicti!o a causa de su dependencia de las sustancias se&aladas en el art. en este 7ltimo caso ser)n ra$ones de pre!ención especial las que indiquen la con!eniencia de que no se ejecute la pena pri!ati!a de libertad impuesta.2. que es una causa de extinción de la responsabilidad penal. de la sustitución de penas pri!ati!as de libertad por otras de la misma o de distinta naturale$a. y deber)n consistir en instrumentos o medios materiales idóneos para el cumplimiento de los ines de la pena.. ra$ones deri!adas de las exigencias de la rea irmación del ordenamiento jurídico y de la pre!ención general. el signi icado de unos y de otros con arreglo al principio de subsidiariedad y de proporcionalidad. la pena pri!ati!a de libertad establecida por la ley como amena$a abstracta contra la reali$ación del hecho por el que ha sido condenado el autor. +6. 6i estos medios existen.enados y #ebeldes. /l plantear y resol!er el problema de las relaciones entre suspensión y sustitución. por otra parte no!edosa en nuestra legislación. $ranscurrido el pla"o de suspensión sin haber delinquido el su eto. 6eg7n el art..

Excepcionalmente podr)n los Kueces o 1ribunales sustituir las penas de prisión que no excedan de 2 a&os a los reos no habituales cuando de las circunstancias del hecho y del culpable se in iera que el cumplimiento de aqu(llas habría de rustrar sus ines de pre!ención y reinserción social.. E3 %p . el art. FF Los trabajos en bene icio de la comunidad.#es < FF La prisión.uera de esta regulación gen(rica debe recordarse que en el art.EE establece la necesidad de que se d( audiencia a las partes. previa conformidad del reo.. b@ El art.arresto de in de semana por multa o trabajos en bene icio de la comunidad. así lo aconsejen.o por arrestos de fin de semana o multa. son penas s'stit'.. y en cuanto pena sustituíble puede serlo por la multa o por los trabajos en bene icio de la comunidad. las penas de prisión que no excedan de ' a.. FF El arresto de in de semana. EE. La resolución en que se acuerde o deniegue la sustitución deber) ser moti!ada. FF La multa. 6on penas s'stit'ti.ara la concesión de la sustitución de las penas pri!ati!as de libertad incluidas en el )mbito de aplicación de esta institución.a podrán ser sustituidas por su expulsión del territorio nacional . EE.o excepcionalmente de hasta 2 a&os y a7n m)s excepcionalmente de hasta 6 a&os en el supuesto de extranjeros. !as penas privativas de libertad inferiores a 5 a.. 'ada su doble condición.. aunque la ley no prevea estas penas para el delito de que se trate . normalmente de hasta . relati!o en este caso a la pena pri!ati!a de libertad de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa. EE %p . no podr) ser a su !e$ sustituida por otra. FF La expulsión del territorio nacional.os impuestas a un extran ero no residente legalmente en Espa..2 establece que cuando una pena sea sustituti!a de otra.. la naturale$a del hecho. En cuanto pena sustituti!a lo es de la de prisión y de la responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa.. c@ %omo requisitos de procedimiento para la sustitución.as. . el es uer$o por reparar el da&o causado. 6eg7n el art. el art. sustituir las penas de arresto de fines de semana por multa o traba os en beneficio de la comunidad . !os #ueces o $ribunales podrán sustituir . S'&'est%s de s'stit'$i0" < Pe"as s'stit'. ReB'isit%s C &!%$edimie"t% de #a s'stit'$i0" < .#es C s'stit'ti... FF La responsabilidad personal subsidiaria por impago de multa. 118 .. su conducta y en particular. EE y E3 establecen requisitos !inculantes para la decisión de sustitución de la pena..establece que la sustitución podr) acordarse cuando las circunstancias personales del reo. *5 %p se regula tambi(n un supuesto de aut(ntica sustitución. 'e acuerdo con los preceptos transcritos. el %p establece di!ersos requisitos especiales de necesaria concurrencia " a@ /rts.as < FF El arresto de in de semana " =o$a de doble condición " 6ustituíble y sustituti!a. 6eg7n el art. $ambi6n podrán los #ueces y $ribunales.

El art. si bien descontando de la misma el tiempo que se haya cumplido con la pena sustituti!a quebrantada hasta el momento del quebrantamiento. en su caso. 119 . no cabe hablar de +pla$o+ de constitución.. E5 %p " 'eberes o reglas de conducta cuya unción es id(ntica a la que cumplen en el caso de suspensión de la ejecución de la pena. de acuerdo con las reglas de conversión respectivamente establecidas en los apdos.. la pena de prisión o de arresto de fin de semana inicialmente impuesta se e ecutará descontando.%p pre!( en estos casos que el Kue$ o tribunal podr) imponer al penado la obser!ancia de una o !arias de las obligaciones o deberes pre!istos en el art. 6ólo de modo impropio cabe hablar de +condiciones+ de !igencia y mantenimiento de la sustitución. igual que la sustituida o cualquier otra que no lo sea. que ser) la que a partir de ese momento deber) ejecutarse.La sustitución de la pena debe reali$arse a"tes de proceder a la ejecución de la pena. EE. La pena sustituti!a. El quebrantamiento de la pena sustituti!a da lugar a un regreso a la pena primariamente impuesta. precedentes . En el supuesto de quebrantamiento o incumplimiento en todo o en parte de la pena sustitutiva. EE... En el caso de que el penado cumpla íntegramente la pena sustituti!a se estar) e!identemente ante una hipótesis típica de extinción de la responsabilidad penal por cumplimiento de la pena ?art. pues (ste ser) en realidad pla$o de cumplimiento de la pena sustituti!a. en rigor.a C s's e/e$t%s < El art. P#a)%s C $%"di$i%"es de #a s'stit'$i0" < %aso de sustitución de una pena por otra. -5. 5'e !a"tamie"t% % i"$'m&#imie"t% de #a &e"a s'stit'ti.5 %p establece . la parte de tiempo que se haya cumplido.2@. es tambi(n una reacción coacti!a estatal.

no sobre el delito. En ocasiones. impidiendo o interrumpiendo la ejecución de la pena ?como la prescripción ó el indulto@ tienen car)cter penal sustanti!o y. 'icha obligación tiene car)cter abstracto mientras no se dicte una sentencia irme condenatoria. resulta tambi(n contro!ertida la naturale$a material o procesal de estas causas. sino sobre la pena. puesto que cada una de ellas tiene un undamento propio. bien no imponiendo una pena. /un así.24 Extinción de la responsabilidad criminal +6. o no ejecutando o interrumpiendo la ejecución de la ya impuesta. !a responsabilidad criminal se extingue & '( =or la muerte del reo. . En su caso. a las que habr) que atender para apreciar la extinción de dicha responsabilidad. las que tienen aplicación antes o despu(s del empleo de la pena ?perdón del o endido@ son de car)cter mixto.1. como la denuncia o la querella del o endido. 'entro del epígra e +causas de extinción de la responsabilidad penal+ se incluyen aquellos supuestos que suprimen la obligación del sujeto de soportar su responsabilidad por la comisión de un hecho delicti!o mediante el cumplimiento de una pena. sin embargo. incluidas. impidiendo que na$ca o interrumpi(ndolo ?como la prescripción del delito@. adem)s de la punibilidad del hecho delicti!o. . Este aserto puede predicarse de la mayor parte de las hipótesis.aralelamente. tienen car)cter procesal. Las causas de extinción de la responsabilidad penal se di erencian de las +causas que eximen de la responsabilidad penal + en que (stas impiden la existencia de un elemento esencial del concepto de delito y. Las $a'sas de eAti"$i0" se recogen en el art. inalmente. a cuyo tenor " . negando tal sólo el ejercicio del ius puniendi. la cual se regula independiente y autónomamente con orme a las disposiciones del 'erecho %i!il. contraída por el sujeto desde el momento en que comete ?culpablemente@ el delito ?que es punible@. las que a ectan a la condena. ninguna de estas condiciones es necesaria para que en tales casos la responsabilidad penal pueda llegar a extinguirse igualmente a tra!(s de otras causas ?Dg. En unción del momento en que surten sus e ectos.or lo tanto. Las causas de extinción de la responsabilidad penal implican. aunque en rigor no cabe hacerlo respecto de todas. la concurrencia de ciertas condiciones de procedibilidad. mediante la prescripción del delito@. la operati!idad de alguna de estas causas de extinción de la responsabilidad penal puede requerir tambi(n. consecuentemente. despu(s de pronunciada. La extinción de la responsabilidad penal no implica la de la responsabilidad ci!il deri!ada del delito o de la alta. en su caso. en tanto que las causas de extinción de la responsabilidad parten de la existencia pre!ia de un delito con todos sus caracteres. la renuncia del Estado a ejercitar su derecho a castigar tales conductas. el impedimento del proceso nace de haber renunciado el Estado al derecho de castigar.. por lo que sería m)s acertado hablar de $a'sas de eAti"$i0" de #a &e"a que de causas de extinción de la responsabilidad penal.. por ello. las que a ectan al proceso. NATURALE9A DE LAS CAUSAS DE E6TINCI4N. o concreto. Un sector de la doctrina a irma que todas las causas de extinción de la responsabilidad penal se proyectan.. por lo que la extinción de la acción penal es una consecuencia o re lejo de haber desaparecido el derecho de castigar. la responsabilidad penal presume la punibilidad del delito. de la responsabilidad penal misma.. -5. En los supuestos mencionados. de lo que se trata es de extinguir la responsabilidad criminal " Extinción de la obligación ?gen(rica y pre!ia a la imposición de una pena@ y de soportar las posibles consecuencias penales. " En el caso mencionado. 120 . la ausencia de excusas absolutorias y la presencia de condiciones objeti!as de punibilidad.

renuncia al ejercicio e ecti!o de (ste no en abstracto sino en determinados casos particulares. Co se incluyen como causas de extinción de la responsabilidad criminal. sino tambi(n el de la pena sustituti!a ?arts. CUMPLIMIENTO DE LA CONDENA. En contraposición a las dem)s causas de extinción de la responsabilidad penal. sin re erencia al contenido ci!il ?responsabilidad ci!il deri!ada de delito@ o procesal ?costas procesales@ de la misma. 1( =or el perdón del ofendido. =ara recha"ar el perdón a que se refiere el párrafo anterior. y la declaración de eAti"$i0" de las penas que excedan de los límites establecidos a la acumulación sucesi!a de penas en el concurso real ?art. Las mani estaciones históricas concretas del derecho de gracia 121 .+. que implican en calidad de incidencias excepcionales . junto con la amnistía. EL DEREC. La expresión +cumplimiento de la condena+ ha de ser entendida en el sentido de condena penal. El indulto. . o el cumplimiento de la condena. sino su completo ejercicio o su total a*%tamie"t% o $%"s'"$i0".*@. ordenando la continuación del procedimiento.resupuesto indispensable y antecedente lógico del ejercicio concreto del derecho de gracia es que en el caso concreto se haya constituido pre!iamente un derecho concreto de penar para el Estado ?caso del indulto o amnistía cuando (sta bene icia a sujetos que ya han sido condenados@ o que existan elementos que pudiesen dar lugar al nacimiento del citado derecho ?caso de la amnistía con respecto a hechos que a7n no hayan sido objeto de sentencia irme@.O DE GRACIA < EL INDULTO. el #ue" o $ribunal sentenciador oirá al ofendido por el delito antes de ordenar la e ecución de la pena. la supresión de la obligación del sujeto de soportar su responsabilidad mediante el cumplimiento de una pena. +3. El perdón habrá de ser otorgado de forma expresa antes de que se haya iniciado la e ecución de la pena impuesta. EE y E3@. en sentido amplio " Co sólo incluyendo el cumplimiento de la pena impuesta ?lo que comprende el período de libertad condicional " /rt. Aediante el derecho de gracia.rocedente del %ódigo derogado. declarada la firme"a de la sentencia. aunque en rigor tambi(n lo sean de acuerdo con el planteamiento del %ódigo.-@. E*.2. En los delitos o faltas contra menores o incapacitados. el cumplimiento de la condena parte de la reali$ación íntegra de dicha obligación y consiguientemente. MUERTE DEL REO. 3( =or el indulto. 0( =or la prescripción del delito. el transcurso del pla$o de suspensión de la ejecución de las penas pri!ati!as de libertad cuando conlle!a la !emisi0" de la pena ?arts. 35@. +3. es una mani estación concreta del llamado +derecho de gracia+. el #ue" o $ribunal deberá oír nuevamente al representante del menor o incapa".*( =or el cumplimiento de la condena. cuando la ley así lo prevea. y adem)s. con intervención del -inisterio Giscal. de lo que se considera la +regla general+ o la normalidad del caso para dar por concluida aqu(lla " %on el cumplimiento de la condena no se produce en puridad sólo la eAti"$i0" de la responsabilidad penal. titular del ius puniendi. los #ueces o $ribunales.3. . 5( =or la prescripción de la pena. oído el -inisterio Giscal. 8 tal efecto. el Estado. +3. 46. *5. resulta innecesaria su mención expresa al deducirse del +principio de personalidad de las penas+. podrán recha"ar la eficacia del perdón otorgado por los representantes de aquellos.2 y E4.

6e considera que en un Estado de 'erecho. especialmente se cancelan los antecedentes penales. de modo que (sta no se ejecuta en absoluto desde el principio o se detiene e interrumpe la ejecución que se est( reali$ando de la misma. pues aqu(l se legitima por una aplicación igual de la ley rente a cualquiera.2. una y otra clase de indulto. presupone siempre necesariamente que una sentencia irme haya dado lugar al nacimiento del derecho subjeti!o del Estado de imponer y ejecutar una pena. pero se distingue de la misma porque aqu(l no determina una extinción de todos los e ectos de la condena. por otra parte. . El indulto puede ser general o particular. el indulto no supone la extinción de todos los e ectos de la pena. excepto los que a7n no hayan sido condenados por sentencia irme. -. a di erencia de la amnistía. deben ser suspendidos. 'icho silencio ha de ser interpretado en el sentido de que un posible ejercicio del derecho de gracia a tra!(s de la amnistía no est) prohibido. por lo general. y que la acultad de ejercicio de ese derecho subsista en el momento en que se decida por el ejercicio de la gracia porque no haya decaído por otros moti!os " Auerte del reo.residente 122 . mientras que los parciales suponen sólo una remisión de una parte de la misma.or lo que se re iere al indulto. en particular no pro!oca e ectos de cancelación de los antecedentes ni aun cuando sea total. sólo est) permitido el particular. / di erencia de la amnistía. pues.5@. sal!o en caso extraordinario por ra$ones de equidad. justicia o con!eniencia p7blica ?arts. los que no estu!ieren a disposición del 1ribunal sentenciador para el cumplimiento de la condena. elimin)ndose todos los e ectos jurídicos que se hubieran deri!ado de la condena " Aediante la amnistía se relega el delito al m)s absoluto +ol!ido+. la m)s lagrante negación del 'erecho penal !igente. los reos de toda clase de delitos. es la propia ley la que desempe&a esa unción negadora. una conmutación de la pena impuesta por otra de distinta naturale$a. teóricamente y seg7n el modelo que inspire su regulación. pueden ser totales o parciales. no diciendo nada acerca de la amnistía. Aediante el i"d'#t% se concede al penado una remisión total o parcial de la pena impuesta. un reconocimiento del mismo tiene que ser cuestionado. La am"ist-a supone una +derogación transitoria de la ley+. . El indulto. Esta debe otorgarse mediante una ley general. Los indultos totales dan lugar a la remisión completa de t%das las penas que hayan sido impuestas al reo y que aK" "% G' ie!a" $%me")ad% a eEe$'ta!se . 62 " %orresponde al Aey e ercer el derecho de gracia con arreglo a la ley.son la amnistía y el indulto.ueden ser indultados. El indulto es particular cuando bene icia exclusi!amente a una persona concreta. pues mediante ella de declara la impunidad total de los hechos y de las personas a que a ecta. La propia %onstitución. est) próximo a la amnistía. como un destello de la gracia di!ina o como un aspecto del carisma del soberano. y ya no puede justi icarse.residente y los miembros del =obierno ?art. modi icada por 'ecreto de -35E y por Ley -L-3EE. prescripción.. pues bene icia a una pluralidad de personas que hayan reali$ado determinados hechos. La institución del derecho de gracia no go$a de general aceptación en la doctrina. Los aspectos tanto materiales como procedimientales para el ejercicio del derecho de gracia mediante el indulto particular se encuentran regulados en la Ley . El derecho de gracia en Espa&a se encuentra regulado en primer lugar en la %onstitución " /rt. que no podrá autori"ar indultos generales . .y 2 L9@ y el . de toda o sólo de parte de la pena. La amnistía y el indulto general no son m)s que expresión de la mala conciencia en la legislación y justicia penales. como en tiempos pasados. etc. los reincidentes. o bien. estando los generales prohibidos expresamente por la %onstitución. y por otro lado. todos los procesos judiciales que est(n iniciados y en tramitación. / su !e$. excluye del )mbito del ejercicio del derecho de gracia las responsabilidades penales contraídas por el .ro!isional estableciendo reglas para el ejercicio de la gracia de indulto de -E4. El primero bene icia a una pluralidad de personas. en este sentido. constituyendo. y no iniciarse ninguno nue!o por los hechos que caen en la órbita de la amnistía. siendo su regulación en cada caso la de la ley que la conceda.

2. El )mbito de e icacia del perdón no ha de circunscribirse solamente a los supuestos en los que la persecución penal se haya iniciado por denuncia o querella de la persona agra!iada o. en principio. el perdón sit7a en un primer plano.. 6 y 3L9@. el #ue" o $ribunal sentenciador oirá al ofendido por el delito antes de ordenar la e ecución de la pena . y con ello. pudiendo ser otorgado adem)s. pero nunca una !e$ iniciada la ejecución de la pena. cuando (stos a ecten a los intereses generales@.5 ?calumnia e injuria@. acoso o abuso sexual. antes de iniciarse (ste. el inter(s de la !íctima.@ y 653. sólo le concede e icacia cuando lo pre!( expresamente en la .5 %e@. en su caso. de la acción penal.y los miembros del =obierno ?art. con la excepción de las de inhabilitación. -3-. que habrían de ser expresamente indultadas. lo haga con posterioridad a (sta. %aben 2 posibilidades " -. no 123 .or otro lado. 2-*. Ello. declarada la firme"a de la sentencia. cuyo titular go$a de una especial disponibilidad sobre el mismo. pero antes de dar inicio a la ejecución de la pena. antes o despu(s de recaer sentencia condenatoria. %onsiguientemente. 'ebido a la importancia extinti!a del perdón. el perdón no extingue la acción penal ni la responsabilidad de esta clase. ajust)ndose en mayor medida a las actuales exigencias político criminales para la regulación de esta institución. resulta absolutamente innecesario que en el art. +3. el Kue$ o 1ribunal. el perdón del o endido se constri&e actualmente sólo a unos pocos delitos que tienen car)cter pri!ado o semip7blico y en los que el perdón puede desplegar por !oluntad de la ley su e icacia extinti!a. Co obstante. consistente en que puede decidir libremente si desea la inter!ención de los 1ribunales o pre iere el silenciamiento del hecho. el perdón del o endido ha de ser expreso.2 " El perdón habrá de ser otorgado de forma expresa antes de que se haya iniciado la e ecución de la pena impuesta.5 ?descubrimiento y re!elación de secretos@.-. a instancia del Kue$ o 1ribunal sentenciador. alguno de los cuales pueden representar !erdaderos chantajes. El %p 3*. 2. el perdón puede recaer sobre todos los implicados en el delito. 8 tal efecto. que est) obligado a solicitar de (l un pronunciamiento al respecto.5 ? altas perseguibles a instancia de la persona agra!iada@. . /sí. EL PERD4N DEL O8ENDIDO7 El perdón del o endido.. 6e regula por -M !e$ la orma o el procedimiento en que se debe otorgar el perdón para atribuirle e ectos extinti!os de la responsabilidad criminal. . en contraposición a la regulación del anterior %p. 'e este modo..2.tas. por encima del inter(s p7blico en la represión de estos delitos. en su caso. pero que no a ectan ni a la responsabilidad ci!il ni a las costas procesales ?arts. 6emejante pre!isión tiene lugar en los siguientes preceptos " /rts.5 ?da&os por imprudencia gra!e en cuantía superior a -. millones de . de su representante legal. El indulto de la pena principal comporta por regla general la remisión autom)tica tambi(n de las accesorias. " 'elitos de descrubimiento y re!elación de secretos.or ello. 1ambi(n podr) ser e ica$ el perdón en ciertos casos " %uando la persecución penal haya operado de o icio ?Dg. 6eg7n el art.2 se indique expresis verbis que en los delitos de agresión. -5. 264. o sólo sobre parte de ellos. -.F Gue si el o endido no lo ha otorgado pre!iamente a la irme$a de la sentencia. no siendo !)lido el meramente presunto.F Gue el perdón se otorgue por el o endido motu propio en cualquier momento del procedimiento o incluso. una especie de rati icación de su postura. (ste se presta a posibles transacciones y pactos abusi!os o inmorales.arte Especial como causa de extinción de la responsabilidad penal o. con un marcado tras ondo pri!atista. es debido a que su undamento se encuentra estrechamente !inculado a la naturale$a del bien jurídico protegido en esos delitos. 2. ha tenido históricamente un campo de aplicación bastante m)s amplio que el actual.

. una de las cuestiones m)s discutidas en la doctrina es la determinación de la naturale"a urídica de la prescripción del delito. (sta suele undamentarse especí icamente en que la reali$ación de los ines de la pena. Co obstante." !os delitos prescriben .6. FF 8 los '. la prescripción sir!e sobre todo a la seguridad jurídica.. si se parte de que la legitimación constitucional de la prescripción radica asimismo en el derecho undamental a un proceso p7blico sin dilaciones indebidas ?art.. La adopción de uno u otro punto de !ista repercute en aspectos muy di!ersos de esta institución. tan pronto como el procedimiento se paralice o termine sin condena ?art. 3. situaciones o pretensiones jurídicas.iscal. PRESCRIPCI4N DEL DELITO 1 DE LA 8ALTA. /rt.ero. .alada por la ley sea inhabilitación por más de '. cuando la pena máxima se. . de atribuir responsabilidad criminal por los mismos. cuando la pena máxima se. pese al transcurso del pla$o pre!isto. debido al transcurso de un pla$o de tiempo determinado.or eso. concepción que domino la jurisprudencia del 1ribunal 6upremo hasta los a&os 6. a. 22. .os. FF 8 los *. un desen!ol!imiento din)mico del orden jurídico. %p " 'eclarar extinguida la responsabilidad. -5. . termina pro!ocando inexorablemente cambios en las relaciones. el mismo lapso se computar) por segunda !e$ o ulteriores !eces.os. %onsiste en la extinción de toda posibilidad de !alorar jurídicoFpenalmente los hechos. trat)ndose de delitos o altas contra menores o incapacitados ?personas necesitadas de una protección especial@ el Kue$ o 1ribunal.puede entrar a examinar y !alorar el moti!o del perdón.os. en la que encuentra una parte de su legitimación constitucional ?art. a su !e$. en el caso de que así sea. Co obstante. por no haber alegado a tiempo la prescripción. Los pla$os de prescripción de los delitos se establecen en unción de la naturale$a y duración de las penas o de la naturale$a de la in racción. Este lapso !iene computado desde el momento de la comisión de la in racción punible. P!es$!i&$i0" de# de#it%. puede recha$ar la e icacia del perdón otorgado por el representante del menor o incapa$.2 in fine@. la prescripción tiene naturale$a procesal.ara unos autores.alada por la ley sea inhabilitación por más 124 . si no ue alegada oportunamente en el momento procesal adecuado o si la acción no pudo ejercerse. oído el Ainisterio . reside en la aceptación de hecho de que el transcurso prolongado del tiempo. -5. +3. y menos de '0 a. -5.. permitiendo.2 %e@ y por lo tanto. -52@. y para su e ecti!idad. como la retroacti!idad de los pla$os de prescripción ijados por una nue!a ley. o a lo sumo mixta U para la mayoría de la doctrina posee car)cter penal sustanti!o.5 %e@.6. a. cuando la pena máxima se.ara ello se exige !ol!er a oír nue!amente al representante legal ?art. +3.os. cuando la prescripción se re iere en particular al delito o a la pena.alada al delito sea prisión de '0 o más a. es necesario que transcurra completamente sin que el procedimiento se dirija en ning7n momento contra el culpable. pues la de la pena no se discute. o prisión por más de '.1. de!iene imposible o innecesaria. /hora bien. sal!o que sea constituti!o de delito. FF 8 los '0. El incon!eniente principal de esta posición sería la renuncia a la aplicación del art. a la !ista del tiempo transcurrido. se llega al entendimiento de que se trata de prescripción de la acción penal. como institución jurídica presente en todos los sectores del ordenamiento jurídico. La base de la prescripción en general. de la noción procesal de la prescripción..

.de 5 a. 9nterrumpida la prescripción. -5-. /dem)s. !enía siendo absolutamente necesaria. El problema m)s importante para la apreciación de los e ectos extinti!os de la prescripción del delito se produce cuando el pla$o de prescripción se&alado est) en unción de la duración de la pena. tales t6rminos se computarán respectivamente. -5-. b@ /tender a las penas concretas.. (sta deber) estar comprendida en un marco penal. en la que el pla$o era de 2 meses. a. El art. " delito de secuestro@. " delito continuado de esta a@ y en el delito permanente ?Dg.. El %p cierra de initi!amente una pol(mica anterior en torno a si. quedando sin efecto el tiempo transcurrido. se produce en todo caso con la constancia documental que exige su aplicación a la interrupción de un pla$o de prescripción. entre otras posibles causas. El %p se&ala que las altas prescriben a los 6 meses ?art. Este momento cabe re erirlo al de la consumación del delito o de la alta. cuando el procedimiento se diri a contra el culpable. FF 8 los 3. acogiendo las propuestas que !enía reali$ando la doctrina. 2 " !a prescripción se interrumpirá. los restantes delitos graves. de participación y tambi(n seg7n las circunstancias de e icacia extraordinarias ?las que producen alteraciones en el grado de la pena@. el sobreseimiento o la absolución....o . seg7n el grado de reali$ación. /rt. / este respecto.establece el pla$o de prescripción con base en la clase o naturale$a de la in racción " !os delitos de calumnia e in uria prescriben al a. 6e ha regulado por -M !e$ de orma expresa el cómputo de los pla$os de prescripción en el delito continuado ?Dg.2@. a di erencia del policial. desde que en nuestro ordenamiento jurídico las in racciones administrati!as le!es prescriben por regla general a los 6 meses. -5-." En los casos de delito continuado y delito permanente. comen"ando a correr de nuevo el t6rmino de la prescripción desde que se paralice el procedimiento o se termine sin condena . 6ólo en sentido estricto el procedimiento judicial puede +parali$arse+ o terminar sin condena...os y menos de '.os. aunque posiblemente insu iciente.se re iere a la +pena m)xima se&alada ?por la ley@ al delito+. 6e plantean di!ersos problemas en torno a la determinación del momento de la comisión de la in racción punible para el cómputo del tiempo de la prescripción. los delitos menos graves. 125 . sólo el procedimiento judicial. se establecen como circunstancias que producen que el t(rmino comience a correr de nue!o la parali$ación del procedimiento y su inali$ación sin condena. 'icha ampliación.. pero en este 7ltimo caso el e ecto de cosa ju$gada impide instruir contra la misma persona un nue!o procedimiento. %omo el art.. pla$o que supone una ampliación con respecto a la antigua regulación. / tenor del art. FF 8 los 0.. en los que la acción persecutoria ?que es p7blica@ pierde gran parte de su uer$a. principalmente tras la declaración de rebeldía. -52 " !os t6rminos previstos en el art. La ra$ón para ello radica en que la injuria y la calumnia son delitos pri!ados.. b)sicamente se de ienden en la doctrina 2 posibles interpretaciones " a@ /tender a las penas abstractas se&aladas en la correspondiente igura de delito. anterior se computarán desde el día en que se haya cometido la infracción punible . -52. haciendo innecesaria por sí sola la prescripción. Esta puede tener lugar. o prisión por más de 0 y menos de '. desde el día en que se reali"ó la última infracción y desde que se elimino la situación ilícita .

'e ahí que el undamento de (sta resida en la ine icacia pre!enti!o especial de la pena por el transcurso prolongado del tiempo. las de prisión de '0 o más a. debe entenderse que es de aplicación el pla$o de -. si 6sta hubiese comen"ado a cumplirse . desde el instante de la irme$a de la sentencia. pero tan pronto como se inicia su cumplimiento. 5.. las penas menos graves. si posteriormente se quebranta la condena. . por ra$ones an)logas a las ya ormuladas para los mismos supuestos de prescripción del delito. sino las penas concretamente impuestas por sentencia irme. la prescripción de la pena parte justamente de lo contrario. 6i la prescripción del delito se sit7a especialmente en el +debe+ de la /dministración de Kusticia por no haber perseguido e ica$mente el delito. %omo regla general. o desde el quebrantamiento de la condena. a. en su caso.os y las de prisión por más de '. desde que se impuso por sentencia irme o desde que se interrumpió su cumplimiento. las penas leves. las restantes penas graves. 1ambi(n se regula el cómputo de esta clase de prescripción " /rt.os.. y en todo caso. +3. establecer un pla$o de prescripción cuando la pena se&alada al delito es de -.. 8l a.interrumpida la prescripción. y menos de '0. se omite.3.2 " El tiempo de la prescripción se computará en caso de 126 . las penas se dejen de ejecutar. de nue!o. en el e ecto oclusi!o de (ste. LA PRESCRIPCI4N DE LA PENA. a&os de prisión o de inhabilitación. 8 los '. 8 los 0. 3. !ol!er a computar todo el t(rmino por entero. debiendo. Las penas a las que se re ieren los pla$os indicados no son en este caso las penas abstractas se&aladas por la ley al delito o alta. el art. a&os. 6u importancia pr)ctica es menor que la de la prescripción del delito. pasando el orden competencial a la /dministración penitenciaria. La duración del período de prescripción se ha de re erir a la pena impuesta por la sentencia condenatoria o. -5*. quedaba sin e ecto el tiempo transcurrido o no. 0. las de inhabilitación por más de '. 8 los '0. 8 los *. superior a la que corresponde a la prescripción del delito. /rt.os y las de prisión por más de '. y menos de '0. En el !igente %p los pla$os m)s amplios de prescripción de las penas se han reducido de orma apreciable con respecto a los del %p precedente. al igual que en la prescripción del delito.aralelamente a lo dispuesto para la prescripción del delito de genocidio. a. /hora se se&ala expresamente que la interrupción deja sin e ecto el tiempo de prescripción transcurrido. -52 " El tiempo de la prescripción de la pena se computará desde la fecha de la sentencia firme.2 establece " !as penas impuestas por delito de genocidio no prescribirán en ningún caso . la prescripción se detiene y. las de inhabilitación por más de '. /rt. en todo caso... si ue interrumpida a la que e ecti!amente le quede por cumplir.. 1. -55. 6upone la imposibilidad jurídica para hacer ejecutar la pena al condenado en !irtud del transcurso de un pla$o determinado de tiempo. En estos casos. manteniendo con car)cter general una duración superior a la que corresponde a la propia pena. -55 " !as penas impuestas por sentencia firme prescriben . Los &#a)%s de prescripción de las penas se establecen en unción de la duración o de la naturale$a de la pena. pues si bien es recuente que los delitos queden sin perseguir. en su caso.o. el art. *. la prescripción de la pena comien$a.. 8 los *0 a. y en todo caso. '. pero no una especie distinta de prescripción.or otro lado.os. . -52 determina una nue!a modalidad de cómputo.. es m)s raro que una !e$ sentenciados.

Las sentencias condenatorias. en su caso. Htro tanto tiene lugar en el caso de concurrencia de penas y medidas de seguridad pri!ati!as de libertad. uno de sus e ectos. si bien ormulada a la in!ersa.. como hacía en cambio el %p 45..% t%d%s #%s e/e$t%s de #a &e"a . que lle!a por r7brica + . como la imposibilidad de obtener la suspensión de la ejecución de la pena pri!ati!a de libertad impuesta en una condena posterior ?art. 33@. se librar)n las que soliciten los Kueces o 1ribunales. Las modalidades y los requisitos para la $a"$e#a$i0" de antecedentes penales se contienen en el art. La 1Q exige una ley en sentido ormal que estable$ca los +casos+ en que pueden emitirse dichas certi icaciones. se re ieran o no a inscripciones canceladas. En el nue!o %p no se regula la interrupción de la prescripción de la pena por la comisión de otro delito antes de completar el tiempo de aqu(lla. surgidos tras la sentencia irme condenatoria. se hace necesario restringir el margen de actuación de los mismos " /rt. 1ales e ectos y otros posibles son mani estaciones de los antecedentes penales. si se da esta 7ltima circunstancia. . y que se presentaría problem)tica desde el punto de !ista constitucional si a tra!(s de ella se pudiese.. Co obstante. puesto que primeramente se ordena el cumplimiento de las segundas ?art. ley que toda!ía no existe. -5. las correspondientes penas accesorias. ya que la rehabilitación ?hoy cancelación de antecedentes penales@ ni extingue la responsabilidad criminal ni es propiamente.?. Co obstante. +3.. el pla"o se computará desde la extinción de 6sta . sino en la peligrosidad del sujeto. adem)s de imponer como consecuencia jurídica del hecho punible probado una o !arias penas principales y. pueden desplegar tambi(n otros e ectos no pre!istos expresamente en ellas. por ejemplo. debe entenderse que mediante dicha cancelación se eAti"*'e" de m%d% de/i"iti. La !eGa i#ita$i0".2 se&ala el car)cter reser!ado de los antecedentes " !as inscripciones de antecedentes penales en las distintas 4ecciones del Aegistro %entral de =enados y Aebeldes no serán públicas .E@. -54@.. haciendo constar expresamente.resupuesto para el ejercicio de tal derecho es que los condenados hayan extinguido su responsabilidad penal. -56. pero no en bloque. 2M En todo caso. 99 del 1ítulo D99. +3. desde que debió empe"ar a cumplirse .. 22. -5*.-@ o la posibilidad de apreciar en el uturo la circunstancia agra!ante de reincidencia ?art. 'icha expresión da nombre al %ap. CANCELACI4N DE LOS ANTECEDENTES PENALES. r7brica que es en parte incorrecta.1. ya que (stas no se undamentan en la responsabilidad criminal. .cumplimiento sucesivo.ero toda!ía resulta m)s incorrecta la relación que en este título se presume entre la extinción de la responsabilidad criminal y la cancelación de anotaciones de medidas de seguridad impuestas ?art. 'ado el e ecto estigmati$ador y desociali$ador de los antecedentes penales. y que perduran durante un cierto tiempo que se prolonga inclusi!e hasta despu(s de cumplida la condena o de haberse extinguido de cualquier otro modo la responsabilidad penal. sino sólo a aqu(llas que a ecten a una condena pre!ia. condicionar el 127 . re eridos tanto a penas como a medidas de seguridad.5 " 4i el cumplimiento de una medida de seguridad fuese posterior al de una pena.e la extinción de la responsabilidad criminal y sus efectos +.?. E-.. se pre!(n 2 excepciones a este principio general " -M 'urante su !igencia sólo se emitir)n certi icaciones con las limitaciones y garantías pre!istas en sus normas especí icas y en los casos establecidos por la ley. altando a este respecto una pre!isión como la del art. -56. lo que implica una remisión a las causas de extinción de la responsabilidad criminal del art. Lo que hasta la entrada en !igor del %p 3* se conocía como el instituto de la +rehabilitación+ se designa ahora como cancelación de antecedentes delictivos .

salvo que el reo hubiese venido a me or fortuna. todas las disposiciones de car)cter reglamentario que estable$can la exigencia del certi icado.2 iguran los requisitos para obtener la cancelación de los antecedentes penales " =ara el reconocimiento de este derecho. obedece a un sistema mixto la cancelación de antecedentes penales ordenada por el Kue$ o 1ribunal en los casos en que. /simismo. distintas por naturale$a. no supone la de la 2M. 6in embargo.-2LE5 " -. a pesar de acreditarse el cumplimiento de los requisitos establecidos en el art.. bien por la %onstitución o por el propio %p. 22. aunque sin necesidad de declaración especial. 6i al Kue$ o 1ribunal se le ordena no tener en cuenta los antecedentes penales no cancelados que debían serlo ?art. excepto en los supuestos de insolvencia declarada por el #ue" o $ribunal sentenciador. En e ecto. pues entonces. 1res son las modalidades que puede re!estir la cancelación de los antecedentes penales. La extinción de la -M. lo que supone una notoria con usión de instituciones. Htra cosa es su justi icación. E-.alados por el #ue" o $ribunal y preste.F 'e o icio por la /dministración. supuesto del que se parte en este precepto. $ener satisfechas las responsabilidades civiles provenientes de la infracción. -56. los antecedentes penales surten e ectos en el )mbito estrictamente jurídicopenal " En posteriores aplicaciones de la ley penal o procesalpenal. 6al!o en los casos de insol!encia declarada.2 son las que trata el 1ítulo D del Libro 9. -56 para la cancelación.acceso a un puesto de trabajo o el ingreso en cualesquiera de las /dministraciones p7blicas. 128 . en el caso previsto en el art. en unción de cu)l sea el sujeto que la promue!a. carece de explicación plausible el que tambi(n se libren certi icaciones de inscripciones ya canceladas. -56. toda !e$ que. en tal caso. este requisito hace depender la reinserción de la existencia de deudas. el órgano competente para cancelar los antecedentes penales es el Ainisterio de Kusticia. a pesar de no haberse cancelado. -56.*@. garantía suficiente con respecto a la cantidad apla"ada .-.ero tampoco existen normas especí icas que ijen aut(nticas limitaciones y garantías a la emisión de las indicadas certi icaciones. -56 %p 3* y a los procedimientos establecidos para cada una de ellas en el #' 2.or orden del Kue$ o 1ribunal.F . con inter!ención tanto de las autoridades administrati!as como de las judiciales. 54* y 5EE@. No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior. debiendo consecuentemente. no se explica ra$onablemente qu( objeto pueda tener o recer in ormación sobre los ya cancelados. porque concurrían sus requisitos. bien por solicitud del interesado o de o icio por el Ainisterio de Kusticia (sta no se hubiese producido. debieron serlo ?arts. En el art. instada la cancelación por la /dministración de oficio o a requerimiento de la parte interesada y pre!io in orme del Kue$ o 1ribunal sentenciador.or otro lado. '*0 será suficiente que el preso se halle al corriente de los pagos fraccionados que le hubieran sido se.E. atendiendo al art. Este primer requisito !iene a demostrar la independencia que existe entre la extinción de la responsabilidad penal y la responsabilidad ci!il nacida de delito o alta. El sistema establecido con car)cter general para la cancelación de antecedentes penales tiene naturale$a mixta. a uicio de 6ste. las responsabilidades ci!iles a que se aluden en n0 . serán requisitos indispensables & '. . La 2Q excepción es la 7nica justi icada. el %p deja claramente sentado que los antecedentes penales no podr)n ser tenidos en cuenta a ning7n e ecto jurídicopenal ?para la apreciación de la agra!ante de reincidencia o para la concesión de la suspensión de la ejecución de la pena@ si. considerarse derogadas. En todo caso. 5. 2. es tambi(n la autoridad administrati!a la que procede a cancelar.F / instancia del interesado.. .del art.

exteriori"ada en la comisión de un hecho previsto como delito .1. Estos pla$os se contar)n desde el día siguiente a aquel en que quede extinguida la pena.os para las penas que no excedan de '* meses y las impuestas por delitos imprudentes. -. siempre que concurran estas circunstancias " -M Gue el sujeto haya cometido un hecho pre!isto como delito. 2E Las medidas de seguridad y reinserción social +?. 6. que a su !e$ se excepciona cuando el penado mejora de ortuna. 9aber transcurrido.1. del siguiente modo " Las medidas de seguridad se aplicar)n por el Kue$ o 1ribunal pre!ios los in ormes que estime con!enientes. si con la expresión +sin delinquir de nue!o el culpable+ se hace re erencia a la comisión de cualquier tipo de in racción penal ?delitos gra!es. +?. 2 cosas " Ballarse al corriente de los pagos raccionados y prestar garantía su iciente para el pago de la cantidad apla$ada. a las personas que se encuentren en los supuestos pre!istos en el cap.La regla general para dar por cumplido este requisito es que se tenga satis echa esa clase de responsabilidad. como estima parte de la doctrina. /sí. que +las medidas de seguridad solo podrán aplicarse cuando concurran los presupuestos establecidos previamente por la !ey + " El art. los siguientes pla"os & 5 meses para las penas leves. para obtener el derecho a la cancelación. menos gra!es o altas@. 20.. 6e suscitan 2 problemas en torno al requisito de los pla$os. PRESUPUESTOS DE APLICACI4N 1 PRINCIPIOS RECTORES.os para las restantes penas menos graves.or 7ltimo se a&ade una regla especial en el caso de que se haya raccionado el pago de las responsabilidades pecuniarias. una excepción para los supuestos de insol!encia declarada por el Kue$ o 1ribunal sentenciador. E# s'&'est% de Ge$G% de #as medidas de se*'!idad. * a. precedentes. es preciso. como dice la ley@ durante el pla$o que corresponda a la clase de pena o al delito de los que en el #egistro iguran antecedentes. incluido el supuesto de que sea re!ocada la condena condicional.1.concreta lo dispuesto en los arts.establece con car)cter general " !as medidas de seguridad se fundamentan en la peligrosidad criminal del su eto al que se impongan. El art. en primer lugar. y 0 para las penas graves.2 establece. El art. adem)s que no haya delinquido el penado ?y no el culpable. 3 a. sin delinquir de nuevo el culpable. sentencia condenatoria irme para considerar que ha delinquido el penado. El supuesto de hecho de las medidas de seguridad debe extraerse de una pluralidad de preceptos de nuestro %p. . *. siguiente de este %p. o sólo a las constituti!as de delito.. 3*.. 129 . 6e establece. -0. consiste en si se exige.. bastando en ese caso. no obstante. 2M Gue del hecho y de las circunstancias personales del sujeto pueda deducirse un pronostico de comportamiento uturo que re!ele la probabilidad de comisión de nue!os delitos.

La pre!ia comisión de una in racción penal es una exigencia de la seguridad jurídica. o bien se les aplique la correspondiente eximente incompleta ?art. al contribuir a la disminución de actores de duda en el pronostico de la peligrosidad ? nulla periculositas sine crimen @. La necesidad de que el sujeto haya cometido pre!iamente un hecho punible es un requisito imprescindible para la aplicación de una medida de seguridad. -. b@ En el sujeto debe apreciarse peligrosidad criminal. La unción que desempe&a la exigencia de la pre!ia comisión de un hecho delicti!o es la de excluir del )mbito del 'erecho penal las medidas predelictuales.2@. pero en rigor no puede ser elemento constituti!o del supuesto de hecho mismo. por el contrario. El art. 6* %p 45. -. bastando con que se constituya un hecho típico y antijurídico. pre!( la posibilidad de imponer una medida de internamiento en sustitución de la pena para los delincuentes menores de -E a&os y mayores de -6.i% < C%misi0" de '" Ge$G% &'"i #e. adem)s. pues no hace alta que. El undamento de las medidas de seguridad es exclusi!amente la peligrosidad criminal y (sta debe ser exclusi!amente tambi(n el contenido del supuesto de hecho con respecto al que habr) que determinar y proporcionar la consecuencia jurídica ?la medida@. cualquiera que uere la gra!edad de (sta.5 y -. La opinión mayoritaria en nuestra doctrina ha sido siempre contraria a la existencia de medidas de seguridad predelictuales en el 'erecho penal.Los arts. La peligrosidad criminal podría concurrir independientemente de que el sujeto haya cometido pre!iamente o no alg7n hecho punible.. El pronos tico de peligrosidad se basa siempre en un actor intuiti!o.5@. o bien sean declarados exentos de responsabilidad criminal por concurrir en ellos las causas de inimputabilidad de los 5 primeros n7meros del art.E %p pre!( la posibilidad de aplicación de una medida de seguridad al extranjero no residente legalmente en Espa&a.enal.* a -. Las expresiones remarcadas en los preceptos transcritos.a -. -. pre!istas en la legislación anterior.. La peligrosidad postdelictual. y para el propio indi!iduo. La exigencia de la pre!ia comisión de una in racción penal es una garantía para la seguridad jurídica. el +supuesto de hecho+ gen(rico de las medidas de seguridad est) con igurado por los siguientes elementos " a@ El sujeto tiene que estar comprendido en una categoría determinada de personas. !igente. La exigencia de la pre!ia comisión de un delito sólo tiene !alor como criterio limitati!o de las medidas de seguridad del 'erecho . 2. 1. pero (sta no puede radicar en el hecho pre!io mismo.2 y en relación con ellos los arts. pre!(n la aplicación de medidas de seguridad 7nicamente a quienes. -.eligrosidad y #ehabilitación social. En ese concepto de delito deben quedar comprendidas tambi(n las ormas de 130 . E# !eB'isit% &!e. %p ?arts. R inalmente. por la derogada Ley de . precisa que el peligroso haya cometido con anterioridad una in racción criminal. -.a -. el art. que no se !er) sometido a un proceso si no ha cometido un delito. El delito cometido pre!iamente por el sujeto no puede tener otro !alor que el que corresponde a un síntoma re!elador de su peligrosidad.4 %p. Lo decisi!o es que lo que se estime de probable comisión por el sujeto en el uturo sean hechos punibles. La con luencia de ambos requisitos dar) lugar a la constitución de los llamados +estados de peligrosidad criminal+ típicos. sea culpable. permiten deducir que en nuestro 'erecho penal. y por ello debe tenerse en cuenta siempre un margen de error menor o mayor en el pronostico. La interpretación del t(rmino +delito+ no puede llegar al extremo de que por tal sólo pueda entenderse el hecho típico penal " El que sólo reali$a el autor. 6e conoce por peligrosidad predelictual aqu(lla que no requiere para ser declarada la comisión pre!ia de un delito.

La aplicación de las medidas de seguridad est) sujeta al principio de legalidad. exentos de responsabilidad penal. . para los inimputables " Gue hayan sido declarados exentos de responsabilidad con base en la aplicación de la eximente que corresponda a la patología respecti!a que pade$can.5@.5 y 2. quienes se encuentren al tiempo de cometer el hecho en un estado de intoxicación plena por la ingestión de determinadas sustancias. -. 6in embargo. En el nue!o %p se ha pre!isto la posibilidad de aplicar medidas de seguridad tambi(n a quienes.a -.. En el 20 grupo est)n comprendidos los mismos sujetos anteriores cuando las causas que a ectan a su imputabilidad no determinan una exclusión plena de la misma y no quedan. En el grupo -0 est)n comprendidos quienes pade$can anomalías o alteraciones psíquicas que excluyan plenamente su imputabilidad ?arts. a los tipos o modelos criminológicos pre!ios que pueden generar una apreciación de peligrosidad en el sujeto.2@.2 y 2.uera del %p !igente permanece un supuesto de estado peligroso que puede undamentar la aplicación de una medida de seguridad que se aproxima al r(gimen de la que puede ser aplicada a los semiimputables. 131 . tambi(n en !igor. -. 6* del mismo %o. y el art. y (ste debe alcan$ar tambi(n a los presupuestos de su aplicación " /qu(llas sólo podr)n aplicarse a los supuestos que est(n de inidos por la Ley. pues en !irtud del art. En el %p espa&ol se reconocen 7nicamente 2 categorías de estado peligroso " Los inimputables y los semiimputables ?arts.. se le aplicar) la pena in erior en . y inal mente. Los arts.. quienes pade$can alteraciones en la percepción. la minoría de edad es una circunstancia atenuante y seg7n el art. a consecuencia de una +alteración psíquica+. pudiendo el 1ribunal sustituir la pena por la medida de internamiento en institución de re orma por tiempo indeterminado hasta la re orma del culpable. -.a@. al mayor de -6 a&os y menor de -E.%p@. . 2-. / (stos se les denomina +categoría o tipos de estado peligroso+. no puedan comprender el car)cter ilícito de su conducta u obrar con orme a dicho conocimiento. -.y 2-.2 y 2-. -.ara ello deber) constatarse que el sujeto es peligroso.-@. -. 6e trata del supuesto de los jó!enes delincuentes comprendidos entre los -6 y los -E a&os. o tengan disminuida dicha capacidad.participación delicti!a distintas a la autoría y las ormas imper ectas de reali$ación del delito " 1entati!a y actos preparatorios punibles. por ello. si su imputabilidad est) tambi(n plenamente excluida ?arts.ara someter al juicio mismo de peligrosidad criminal como presupuesto de la aplicación de una medida de seguridad a un sujeto que pade$ca las a ecciones o patologías descritas ?que responda a las características de una categoría de estado peligroso@ y haya cometido adem)s un hecho delicti!o. no basta con la mera comprobación de ambos requisitos. La concurrencia en un sujeto de las características típicas de una categoría de estado peligroso ser) sólo un índice o síntoma de re erencia para la apreciación de la peligrosidad criminal.2 %p 45 que ha sido dejado en !igor por la 'isposición derogatoria 7nica contenida en el nue!o %p ?apdo. 3.o 2 grados.. Es e!idente que la aplicación de una medida de seguridad no proceder) tampoco en los casos en que las correspondientes eximentes incompletas se apliquen por analogía ?art. La a&!e$ia$i0" de '"a $a'sa de eAe"$i0" % dismi"'$i0" de #a !es&%"sa i#idad &e"a# ati"e"tes a #a im&'ta i#idad de# s'Eet%. . -. La exigencia de que el sujeto est( incluido en una categoría de estado peligroso es una garantía de la seguridad jurídica. 2...2@. sino que se les aplica la eximente incompleta correspondiente ?arts.6 %p@. -. Las categorías de estado peligroso aluden a los tipos peligrosos.2. excluyentes plenamente de su imputabilidad ?arts. para los semiimputables " Gue les haya sido aplicada la eximente incompleta correspondiente.5 %p establecen expresamente como requisito de la aplicación de las medidas correspondientes.a -. la aplicación de una medida de seguridad no es procedente sino con la comprobación de que el sujeto que ha cometido un delito est) comprendido en una de las categorías de estado peligroso de inidas por la ley.

como son los delincuentes habituales y pro esionales de criminalidad gra!e. basado en apreciaciones subjeti!as del jue$ sin apoyo cientí ico ni t(cnico. En la ase de diagnostico se trata de anali$ar si el sujeto re7ne los síntomas que pueden indiciar su peligrosidad " -0 habr) de tenerse en cuenta el delito que haya cometido y ponerlo en relación con la personalidad del sujeto. y no en el delito concreto que haya cometido. para ciertos delincuentes imputables. 6in embargo.%p@. c@ A(todo estadístico.-. Esta 7ltima era presupuesto de aplicación de medidas de seguridad en la derogada Ley de . 6.2@. la peligrosidad es criminal. 3*. La peligrosidad se orienta al uturo. basado en el estudio de la personalidad del sujeto por especialistas y t(cnicos mediante procedimientos cientí icos. %omo m(todos de prognosis se utili$an los siguientes " a@ A(todo intuiti!o. 3.eligrosidad y #ehabilitación social. en otro caso no sería posible aplicar al sujeto ninguna medida de seguridad.En el %p no se ha pre!isto ninguna categoría de estado peligroso para imputables peligrosos. la pena ajustada a la medida de su culpabilidad no puede ser un instrumento adecuado y su iciente para hacer rente a su peligrosidad. basado en la aplicación de las tablas de predicción creadas por criminólogos norteamericanos y alemanes.. y la comprobación de la relación entre dicha cualidad y el uturo criminal del sujeto ?prognosis criminal@. La peligrosidad criminal no puede ser presumida sino que ha de estar probada. su apreciación implica un juicio naturalístico ?no (tico. La &e#i*!%sidad $!imi"a#. que consiste en la elaboración de un c)lculo de probabilidades con la ayuda de dichas tablas y teniendo en cuenta los rasgos de personalidad del sujeto. Una medida sólo puede estar justi icada si existe una necesidad de aseguramiento rente al autor para el uturo. y que no debe con undirse con la llamada peligrosidad social. El resultado del juicio de peligrosidad tiene una gran trascendencia. 6i esa acción da&osa temida es constituti!a de delito descrito por la ley penal. no pudiendo con undirse dicha cualidad con las causas externas que pueden determinar que una persona llegue a ser peligrosa. deri!ados de su propia de inición " La comprobación de la cualidad sintom)tica de peligroso ?diagnostico de peligrosidad@ por un lado. 132 . la cual se de ine como la probabilidad de que el sujeto realice en el uturo hechos constituti!os de delito ?art. 20. En la ase de prognosis se trata de ormular el juicio de peligrosidad criminal ?pronostico acerca de la probabilidad de que el sujeto realice hechos delicti!os en el uturo@. La peligrosidad social consiste en la cualidad de una persona en que se aprecia la posibilidad de que realice en el uturo una acción socialmente da&osa. %laro est) que en relación con el juicio de peligrosidad. no puede haber nunca certe$a absoluta " Co es posible emitir un juicio de peligrosidad sin la concurrencia de un actor intuiti!o. b@ A(todo cientí ico. que se concreta a continuación de una prognosis. un síntoma de gran trascendencia ser) el de la inclusión del sujeto en alguna de las categorías de estado peligroso de inidas por la Ley. El estudio de las características típicas de la personalidad del sujeto es muy importante. La peligrosidad es una cualidad eminentemente personal. dado que es lo que constituye precisamente el supuesto de hecho de la medida. El juicio de peligrosidad se desen!uel!e en 2 momentos. pues ser)n un indicio de que la posible peligrosidad del mismo radica en componentes m)s o menos permanentes de su personalidad. por esa ra$ón. y (sta deber) adecuarse y proporcionarse a aqu(l. moral o de !alor@. pero en el %p !igente se exige taxati!amente que la peligrosidad sea criminal. El undamento de las medidas de seguridad es la peligrosidad criminal del sujeto ?art. un c)lculo de probabilidad.

atendiendo. pero de una pena que podría ser aplicada. /sí lo establece el art. 6on cumulati!as aqu(llas que pueden aplicarse junto con otras a la !e$ y simult)neamente.. -. 6on alternati!as. a determinados puntos de !ista. el Kue$ podr) . c@ 'entro del mismo criterio de relaciones entre sí de las medidas. bien para cuando (sta no pueda ser aplicada ?arts. aqu(llas que se establecen en lugar de otra. para la ormación de (stos..2 %p.2. +?. o por entrar en sustitución de la inicialmente impuesta en alg7n momento del curso de la ejecución de aqu(lla " %aso de los supuestos pre!istos en los arts. 34 y -. las medidas pueden ser 7nicas. -. a@ dispone que tras el correspondiente procedimiento.-.a -. 36. bien porque el Kue$ o 1ribunal go$an de arbitrio y posibilidad de elección ?arts. el cumplimiento de aqu(lla se computa en el de (sta. debe tenerse en cuenta que.inalmente.. las medidas de seguridad que se pueden imponer con arreglo a este %ódigo son pri!ati!as de libertad y no pri!ati!as de libertad. P%! s' /'"$i0" e" e# sistema de sa"$i%"es < En ra$ón del signi icado y de la unción concretos que la medida cumpla en el conjunto del sistema. de modo que al representar a (sta. Las representati!as son aqu(llas que se aplican tambi(n en lugar de la pena. las medidas pueden ser complementarias. para el caso de que en alg7n momento tu!iera que ser cumplida. +?. Las medidas de seguridad pueden clasi icarse en di!ersos grupos. 36. si la peligrosidad es el undamento de las medidas de seguridad.. P%! !a)0" de #%s ie"es % de!e$G%s a/e$tad%s &%! #a medida < %riterio de clasi icación de las medidas de seguridad que sigue el %p. 133 . las medidas pueden ser " a@ %on respecto a la pena. por establecerlo así la ley..2@.. Las sustituti!as son las que se aplican en lugar de una principal.5 y el art.. Las principales son aqu(llas que se aplican de modo independiente desde el principio. sustituti!as o representati!as de aqu(lla. estas 7ltimas pueden ser ulteriormente clasi icadas en otros grupos m)s especí icos que ese gen(rico y negati!o de medidas +no pri!ati!as+ de libertad.a -.2. 34 %p. 6in embargo. decretar el cese de cualquier medida de seguridad impuesta en cuanto desapare"ca la peligrosidad criminal del su eto . Las complementarias se aplican junto a la pena y adem)s de ella..2. pues seg7n el art.1..2 cuando se aplique el art. que en su apdo.2. 6on 7nicas aqu(llas que no se aplican junto con ninguna otra. b@ En cuanto a la relación de las medidas consigo mismas. cumulati!as o alterFnati!as. pero desde el punto de !ista de su autonomía. el cese de (sta deber) suponer al mismo tiempo tambi(n el cese de la medida. -. CLASES DE MEDIDAS DE SEGURIDAD. (stas pueden ser principales o sustituti!as.*@. +?. Las sustituti!as son aqu(llas que se imponen en lugar de la pena porque (sta no puede ser aplicada en ning7n caso ?medidas aplicadas a inimputables@.

El art. en +establecimientos especiales+ " 9ndependientes de los dem)s establecimientos penitenciarios ?destinados a la ejecución de penas pri!ati!as de libertad@. de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas. 36@. 6eg7n el art. el sometimiento del sujeto a un r(gimen determinado de !ida y a una disciplina.. Los establecimientos especiales son aqu(llos en los que pre!alece el car)cter asistencial.iscal. lo que hace que las di erencias ormales con la ejecución de aqu(lla sean mínimas. por lo que su situación personal debe ser re!isada al menos cada 6 meses por el equipo multidisciplinar.3.y el -.%p requiere que tales establecimientos sean p7blicos. del que se dar) traslado al Ainisterio .. 2.%p.. pero tambi(n admite los pri!ados que est(n debidamente acreditados u homologados.2. 5M El internamiento en centro educati!o especial. -E5 del nue!o #p " Los establecimientos o unidades psiqui)tricas penitenciarias son aquellos centros especiales destinados al cumplimiento de las medidas de seguridad pri!ati!as de libertad aplicadas por los 1ribunales correspondientes . 36. sustancias psicotrópicas u otras que produ$can e ectos an)logos. c@ El internamiento en centro educati!o especial es una medida pri!ati!a de libertad pre!ista para sujetos a quienes se haya aplicado tanto la eximente completa o incompleta de anomalías o alteraciones psíquicas ?arts. así como en el art. -E2 #p " El ingreso en estos establecimientos se lle!ar) a cabo en los siguientes casos " . MEDIDAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD. -.2 denominan a la medida aplicable en estos casos +9nternamiento para tratamiento m(dico+. seg7n el %p. drogas tóxicas.ersonas a las que por aplicación de las circunstancias eximentes establecidas en el %p les haya sido aplicada una medida de seguridad de internamiento en centro psiqui)trico penitenciario . -. estupe acientes.. Los establecimientos pri!ados son undaciones y sociedades dedicadas al tratamiento y deshabituación de personas adictas a determinadas sustancias.2 %p@ 134 .2.LH=. no hay duda de que dicha medida ser) la adecuada para los sujetos declarados exentos de responsabilidad penal por padecer anomalías o alteraciones psíquicas.2..2 %p para los sujetos que sean declarados exentos de responsabilidad penal por aplicación de la eximente del art. son las 7nicas que pueden imponerse con arreglo a (l ?art. adecuado a un programa de rehabilitación ajustado al diagnostico sobre el sujeto o que est) orientado a la reinserción social de aqu(l. por la misma causa. a@ La medida de internamiento en un centro psiqui)trico no est) pre!ista expresamente. 6eg7n el art. 6in embargo. %onsisten en el internamiento del sujeto en un establecimiento adecuado a sus características de personalidad. -. de acuerdo con lo dispuesto en el art. En su ejecución suponen.-@.. 2. 2-. como la pena pri!ati!a de libertad.2 %p " 6on medidas pri!ati!as de libertad " -M El internamiento en centros psiqui)tricos. para ninguno de los supuestos concretos establecidos en el %o. que deber) emitir un in orme de estado y e!olución. Estas medidas pri!ati!as de libertad que. -.. para los sujetos a quienes se aplique la eximente incompleta correspondiente.. con esa denominación. 2M El internamiento en centro de deshabituación.. b@ La medida de internamiento en centro de deshabituación est) pre!ista en el art. -. de acuerdo con el art. especialmente de drogodependientes.+?.-. les sea aplicada la eximente incompleta ?art. El internamiento del paciente est) sometido permanentemente al control judicial. así como para aquellos a quienes. -. La ejecución de la citada medida consiste en la aplicación de un tratamiento psiqui)trico.y -.R seg7n el art. deber)n ejecutarse..2. El art..

6eg7n (ste " En los casos pre!istos en los arts. 0> !a expulsión del territorio nacional. debe mencionarse la medida de internamiento en una institución especial de re orma. anterior. Aerece destacarse la medida de custodia de seguridad. El 7nico denominador com7n de este tipo de medidas es que no a ectan a la libertad del sujeto en el sentido de que su aplicación no supone el internamiento del mismo en un establecimiento de modo continuado durante la ejecución de la medida. apdo .2.. con tal medida. queri(ndose.a -. 2. MEDIDAS NO PRIVATIVAS DE LIBERTAD.5 y -.a. 6* %p 45. 6e trata de una medida orientada a asegurar el normal desarrollo de la personalidad del menor. -.. !igente toda!ía en !irtud de la disposición derogatoria 7nica. como sustituti!a de la pena impuesta a los menores de -E a&os y mayores de -6. '. +?. El internamiento en un centro de terapia social es tambi(n una medida pri!ati!a de libertad indicada para los delincuentes habituales de criminalidad gra!e. -. es sólo la utili$ación de esos contenidos como medidas lo que establecer) di erencias uncionales en el mismo contenido.a@ del nue!o %p. por ello..como la eximente completa o incompleta de alteraciones en la percepción del art. de extran eros no residentes legalmente en Espa. 36. *> !a privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores. e@ En el derecho comparado existen otras medidas de seguridad pri!ati!as de libertad que no han sido pre!istas. que tiene una inalidad de aseguramiento. La ejecución de la citada medida no aparece regulada ni en la LH=. someter al sujeto a un proceso educati!o que cubra su d( icit de instrucción.0 de este %ódigo.5 %p establece un cat)logo gen(rico de medidas de seguridad y reinserción social.6 %p.*.* -. por el nue!o %p espa&ol. La mayor parte de las mismas tienen por objeto la pri!ación o restricción de otros derechos distintos a la libertad.d@. a medidas de seguridad no pri!ati!as de libertad .. tiene una inalidad terap(utica. -.+.5 ?arts. 3> !a privación de licencia o del permiso de armas. aunque algunas de ellas a ecten materialmente a determinados aspectos de la libertad deambulatoria. El art. El car)cter asistencial de todas estas medidas se pone de relie!e por lo dispuesto en el art.2 y -. El contenido material de estas medidas no di iere del de las penas pri!ati!as de derechos homólogas. pre!ista por el art.2. -. la aceptación !oluntaria del sujeto de someterse al tratamiento. a cuyo tenor " En los casos pre!istos en el art. como sucede en el caso de la medida de la prohibición de acudir a determinados lugares o !isitar establecimientos de expedición de bebidas alcohólicas ?arts. /dem)s de las pre!istas para los menores de -6 a&os en la Ley de Ku$gados de Aenores. indicada para y aplicable a delincuentes peligrosos habituales de criminalidad gra!e. requiriendo. El mismo precepto se remite a las dem)s medidas pre!istas en el art. 6eg7n dicho precepto " 4on medidas no privativas de libertad & '> !a prohibición de estancia y residencia en determinados lugares. lamentablemente. 5> !as demás previstas en el art. 1> !a inhabilitación profesional.2 %p@. d@ Cuestro 'erecho penal conoce otras medidas de seguridad pri!ati!as de libertad no reguladas en el %p !igente. 36. el Kue$ o 1ribunal sentenciador dispondr) que los ser!icios de asistencia social competentes presten la ayuda o atención que precise y legalmente le corresponda al sometido. ni en el #p. pero a di erencia de la anterior. el Kue$ o 1ribunal 135 .

6umisión a tratamiento externo en centros m(dicos o establecimientos de car)cter socioFsanitario. %ustodia amiliar " El sometido a esta medida quedar) sujeto al cuidado y !igilancia del amiliar que se designe y que acepte la custodia. En relación directa con la cuestión de la ejecución de las medidas de seguridad. sólo podr)n aplicarse las medidas del art. 5. 2. En tales casos. el 7nico título !)lido que puede habilitar para la ejecución de una medida e seguridad es una sentencia judicial irme " /rt.. por mandato del art. las del art. pro esional. %p " No podrá e ecutarse pena ni medida de seguridad sino en virtud de sentencia firme dictada por el #ue" o $ribunal competente. por imperati!o del art. .or un tiempo de hasta -. entonces sólo podr)n imponerse las medidas del art. educati!o. -. +?. Hbligación de residir en lugar determinado. pues (sta ?que sí se encuentra en el cat)logo gen(rico del art.rincipio de legalidad " /rt. por tanto. -.* y no al parecer. es considerablemente de ectuosa. 6ometimiento a programas de tipo ormati!o. P!i"$i&i%s *e"e!a#es de #a eEe$'$i0" de medidas < -0 . En este sentido.2. 3*.-. quien la ejercer) en relación con el Kue$ de Digilancia y sin menoscabo de las acti!idades escolares o laborales del custodiado.4. y por ello los derechos constitucionales del sometido a proceso penal 136 .rohibición de acudir a determinados lugares o !isitar establecimientos donde expandan bebidas alcohólicas. *. El Kue$ de Digilancia .. 2. el proceso penal no concluye con la declaración de irme$a de la sentencia.. de acuerdo con las leyes procesales .1. 6eg7n el art. sino en el art. -.2. desde un principio o durante la ejecución de la sentencia.podr) acordar ra$onadamente. que rige en materia de medidas. cultural. est)n sometida tambi(n al " 20 . 5. 2.5@ no se encuentra comprendida.2. +?. la imposición de la obser!ancia de una o !arias de las siguientes medidas " a@ .2. 3*. 6. b@ .or un tiempo no superior a * a&os " -. ni con otras circunstancias o accidentes que los expresados en su texto .-. 36. 5.2. 6i el hecho no es punible con pena pri!ati!a de libertad. no cabr) aplicar nunca la medida de inhabilitación pro esional. si la pena con que est( castigado el delito no es pri!ati!a de libertad. La regulación de los supuestos de aplicación de las medidas no pri!ati!as de libertad en el %p. La pri!ación del derecho a la conducción de !ehículos a motor y ciclomotores. . 36.enitenciaria o los ser!icios correspondientes del Ainisterio de Kusticia e 9nterior o de la /dministración. pues (stas son las 7nicas categorías de estados peligrosos reconocidas en nuestro %ódigo. en el cat)logo del art. Estas medidas sólo son aplicables a imputables y semiimputables.rohibición de residir en el lugar o territorio que se designe. sin embargo.-. La ejecución de las medidas de seguridad en cuanto tal " Las acti!idades y ormas materiales de lle!arla a cabo. E. -. 3*. in ormar)n al Kue$ o 1ribunal sentenciador sobre el cumplimiento de estas medidas.2 %p. a&os " -. de educación sexual y otros similares.*.*.ECUCI4N DE LAS MEDIDAS. La pri!ación de la licencia o del permiso de armas. %p " $ampoco podrá e ecutarse pena ni medida de seguridad en otra forma que la prescrita por la !ey y reglamentos que la desarrollan. entonces y puesto que así lo dice expresamente el precepto.rincipio de jurisdiccionalidad..

34 %p " . b@ La resolución judicial que se adopte acerca de la modi icación de la ejecución de la medida es aparentemente potestati!a. 22 %E.2.2. 34 %p establece 5 posibles !ariaciones en la ejecución de la medida inicialmente impuesta " %ese. Estos mecanismos de adaptación o re!isión est)n sujetos a los siguientes principios generales " a@ La competencia para la re!isión o modi icación de la ejecución de la medida se atribuye al 1ribunal sentenciador a propuesta del Kue$ de Digilancia . sino tambi(n en la ejecución de la pena.enitenciaria deber) !alorar los in ormes emitidos por los acultati!os y pro esionales que asistan al sometido. 'icha propuesta estar) undada en los in ormes que emita el equipo t(cnico que asista al sometido a la medida. sino que contin7an teniendo !igencia en todas las !icisitudes que determinan la e ecti!idad de la sentencia.no terminan con la !ista del proceso oral.enitenciaria.. 5. de todos los derechos y garantías constitucionales del art.. desde el derecho a la de ensa. +?.2 %p de que la medida no puede exceder de lo necesario para pre!enir la peligrosidad. %p " !a e ecución de la pena o de la medida de seguridad se reali"ará ba o el control de los #ueces y $ribunales competentes . el art.enitenciaria ?art. / tal e ecto. y en su caso. Este control de la ejecución de las medidas se extender) a la adecuación de las acti!idades de ejecución mismas. debiendo lle!ar a la conclusión de que si la peligrosidad ha desaparecido. dada la naturale$a de las mismas. el 1ribunal sentenciador deber) modi icar la ejecución de la medida en que los t(rminos que sean adecuados a la nue!a situación. 6eg7n el art. ha disminuido o la medida inicialmente impuesta ya no es adecuada y procede la aplicación de otra m)s idónea con respecto a la nue!a situación.2 %p de que la medida no pueda exceder de lo necesario para pre!enir la peligrosidad del sujeto. 34 estable$ca que la resolución del 1ribunal sentenciador deba adoptarse en un procedimiento contradictorio " El sometido a la medida est) asistido ante dicha resolución. tiene que resultar que la propia din)mica de ejecución de la medida inicialmente impuesta ir) produciendo e ectos.urante la e ecución de la sentencia. al proceso e!oluti!o de la ejecución. 22 %E. 46 LH=. el resultado de las dem)s actuaciones que a este in ordene. pasando por el derecho a la tutela judicial e ecti!a y el derecho a los recursos. 6i la medida pretende combatir la peligrosidad del sujeto y la aplicación de aqu(lla sólo se justi ica si existe peligrosidad y si la medida est) indicada y es idónea. el art. a@ %ese de la medida " /rt. La igualdad de partes tiene que mantenerse no sólo hasta la sentencia. sustitución o suspensión de la medida de seguridad pri!ati!a de libertad impuesta . el Kue$ de Digilancia . 6eg7n el art. anterior. sustitución y suspensión de la ejecución.. en unción de las características personales y la situación del sujeto. y por otro lado. 6. 'e ahí que el art.. al menos anualmente. que corresponde undamentalmente al Kue$ de Digilancia . una propuesta de mantenimiento.ara ormular la propuesta a que se re iere el art.2. 3E %p " . pero la expresión legal se expresa en esos t(rminos 7nicamente en ra$ón de que a priori no es posible describir todas las situaciones que e!entualmente puedan producirse durante la ejecución de la medida. Va!ia$i%"es e" #a eEe$'$i0" de #as medidas < El art. Una integración del art. alterando la situación ó el estado de peligrosidad del sujeto. y este mantenimiento exige la obser!ancia de todas las garantías constitucionales del art. el #ue" o $ribunal 137 . 'e acuerdo con la realidad e!oluti!a del tratamiento y el mandato del art.@. el control de la ejecución debe extenderse tambi(n en el caso de las medidas. cese. 34 establece los mecanismos adecuados para adaptar la ejecución de la medida a la incidencia que la misma !aya teniendo en el estado de peligrosidad del sujeto. 34 dispone " Estar) obligado a ele!ar. 6. 34 con el mandato general del art.

34 %p " . la suspensión quedará condicionada a que el su eto no delinca durante el pla"o fi ado. La suspensión podr) re!ocarse.. sería contraria al principio de proporcionalidad que se extiende ob!iamente a la ase de ejecución de las medidas. Las medidas sustituti!as tienen que estar comprendidas entre las pre!istas para el supuesto de que se trate. 6u mantenimiento..... 6eg7n el art. 5'e !a"tamie"t%. El art. -. no establece otro e ecto. sin per uicio de deducir testimonio por el quebrantamiento de la medida en los casos de los sometidos a ella en virtud del art.. +?.3. 4i se tratase de otras medidas. 138 .. b@ 6ustitución de la medida " /rt. -. no sólo si el sujeto delinque durante ese pla$o sino tambi(n si durante el pla$o de suspensión se produjera un retroceso en la e!olución del sujeto que re!elase la probabilidad de que cometa alg7n delito.alado en la sentencia que lo impuso. ?0 de este %ódigo .sentenciador podrá . pero el tratamiento ha e!olucionado a!orablemente y para su culminación puede aparecer indicado someter al sujeto a estímulos que est(n des!inculados por la medida... se deducir) testimonio por dicho quebrantamiento. el #ue" o $ribunal podrá acordar la sustitución de la quebrantada por la de internamiento si 6sta estuviese prevista para el supuesto de que se trate y si el quebrantamiento demostrase su necesidad . 34 %p " . y podrá de arse sin efecto si nuevamente resultara acreditada cualquiera de las circunstancias previstas en el art. %p " El quebrantamiento de una medida de seguridad de internamiento dará lugar al reingreso del su eto en el mismo centro del que se hubiese evadido o en otro que corresponda a su estado. sustituir una medida de seguridad por otra estimada más adecuada.urante la e ecución de la sentencia. 26E %p de quebrantamiento de una medida de seguridad. cuando ya ha desaparecido la peligrosidad del sujeto.urante la e ecución de la sentencia. -... decretar el cese de cualquier medida de seguridad impuesta en cuanto desapare"ca la peligrosidad criminal del su eto .. el #ue" o $ribunal sentenciador. sin embargo.. aunque nada se diga de orma expresa en el art. de ar en suspenso la e ecución de la medida en atención al resultado ya obtenido con su aplicación. a alta de undamento. adem)s.2. es de suponer que esta circunstancia repercutir) negati!amente en las propuestas m)s inmediatas al tiempo del quebrantamiento relati!as a la posible modi icación de la medida. podr) ser sustituida tambi(n por cualquier otra si es que se estima m)s adecuada que la quebrantada. 6i se trata de semiimputables. 6in embargo. Este supuesto estar) indicado para los casos en que no exista garantía undada de que la peligrosidad ha desaparecido. 6e trata de un supuesto en el que ha desaparecido el hecho que undamentaba la aplicación de la medida.1 de este %ódigo .. En el caso de medidas no pri!ati!as de libertad. podrá . El pla$o de suspensión es el que resta desde que se concede hasta el ijado como m)ximo de cumplimiento en la sentencia. por un pla"o no superior al que reste hasta el máximo se. el #ue" o $ribunal sentenciador podrá .. Co obstante... '.2. lo que signi ica que podr)n ser procesados y en su caso condenados por el delito del art.. entre las previstas para el supuesto de que se trate.. c@ 6uspensión de la ejecución " /rt.. En el caso de que fuera acordada la sustitución y el su eto evolucionase desfavorablemente. su quebrantamiento podr) dar lugar. a su sustitución por una de internamiento si est) pre!ista para el caso de que se trate. se de ará tal medida sin efecto . El quebrantamiento de medidas de seguridad pri!ati!as de libertad da lugar al reingreso del sujeto en el establecimiento del que se hubiera e!adido. si se estima necesario.

33 %p acoge los supuestos de concurrencia de pena y medida pri!ati!as de libertad en el caso de los semiimputables. La ejecución. que se abonará para el de la pena. El sistema !icarial es aceptado hoy por la gran mayoría de la doctrina en su esencia. la medida de seguridad adecuada a su peligrosidad.or otro lado. con la consecuencia de que el tiempo de medida que se cumpla podr) ser computado en el de la pena. criminalmente peligroso. adem)s. en la posibilidad de combinación de penas y medidas. que consiste. cuando se trata de penas y medidas de seguridad pri!ati!as de libertad. '. las medidas previstas en los 8rts. la medida de internamiento sólo será aplicable cuando la pena impuesta sea privativa de libertad y su duración no podrá exceder de la de la pena prevista por el %ódigo para el delito.5@. La aplicación a la !e$ de la pena y de la medida de seguridad sería posible teóricamente sin que ello diera lugar ni a una in racción del principio ne bis in idem ni a una doble punición . '. pueden concurrir las dos consecuencias típicas del 'erecho penal " .0 T. consistente en aplicar ambas consecuencias sucesi!amente se debe a criterios que nada tienen que !er con una doble !aloración y punición inexistentes. ?? & HEn el caso de concurrencia de penas y medidas de seguridad privativas de libertad. 139 . .articularmente son las exigencias del tratamiento y las aspiraciones a conseguir la resociali$ación mediante (l lo que aboga por la incon!eniencia de la aplicación de ambos tipos de consecuencias de un modo total. CONCURRENCIA DE PENAS 1 MEDIDAS. o aplicar alguna de las medidas previstas en el art.* y '. entre ambas no puede haber una oposición intransitable U mediante la pena tambi(n se persigue la e!itación de delitos uturos del autor.. si con la e ecución de la pena se pusieran en peligro los efectos conseguidos a trav6s de aqu6lla. el #ue" o $ribunal ordenará el cumplimiento de la medida. *( y 3( del art. Una renuncia al llamado sistema dualista. de la pena. *. Estos aspectos comunes de hecho a penas y medidas Fpertene$can o no a la esencia de una y otra permiten un intercambio entre ambas y una combinación de las mismas y de ese modo una superación de los problemas que tiene planteados el sistema dualista de acumulación. no obstante. 6obre estas bases se idea el llamado Ssistema !icarialT. La regulación espa&ola de este supuesto de concurrencia de pena y medida presenta las siguientes características " -@ %uando las medidas impuestas no sean pri!ati!as de libertad.2 en relación con arts. .2 %. -. en primer lugar. -. pudi(ndose imponer íntegramente la pena y la medida que correspondan. lo que suceder) bien cuando no puedan imponerse porque el sujeto no ue castigado con pena pri!ati!a de libertad. puede poner en peligro el (xito del tratamiento posterior de la medidaU la ejecución de la pena despu(s de la medida puede poner en peligro los (xitos del tratamiento. .6. pero de tal modo que la medida de seguridad !a a SrepresentarT a la pena.. '. En los casos en que un sujeto es penalmente responsable Faunque sea de un modo atenuado y es. el #ue" o $ribunal podrá imponer.+?. " En los supuestos de eximente incompleta en relación con los números '(. representa tambi(n un mal para el sometido a la misma. Ina ve" al"ada la medida de seguridad.'. y la ejecución de la medida. =ara su aplicación se observará lo dispuesto en el art.or otro lado. descrito de un modo gen(rico. o bien porque se estime innecesaria ?art. el #ue" o $ribunal podrá. de hecho.or un lado la pena adecuada a la medida de la culpabilidad del autorU y por otro. además de la pena correspondiente. entonces rige el sistema de acumulación. 6eg7n el art. El art. con independencia de las !ariantes a que puede prestarse.3. -. unas y otras apenas se distinguen en su ejecución. no puede desconocerse que.a -. No obstante. aunque penas y medidas de seguridad son consecuencias jurídicas di erentes y que pueden y deben mantenerse nítidamente separadas tanto en sus undamentos como en sus ines especí icos. suspender el cumplimiento del resto de la pena por un pla"o no superior a la duración de la misma.

entonces puede suspender el cumplimiento del resto de pena por un pla$o no superior a la duración de la misma. o bien aplicar alguna de las medidas pre!istas en el art. 140 . 33 %. Este se caracteri$a por los siguientes rasgos " a@ El Kue$ o el 1ribunal debe ordenar siempre el cumplimiento de la medida en primer lugar. -. el Kue$ dispone de dos posibilidades seg7n las circunstanciasU -0 " Hrdenar el cumplimiento de ese resto de pena U 20 " 6i dicho cumplimiento pudiera poner en peligro los e ectos del tratamiento conseguidos con la medida.. entonces entrar) en aplicación el sistema !icarial pre!isto en el art. b@ En los casos en que una !e$ al$ada la medida quede toda!ía un resto de pena por cumplir.2@ %uando la pena y la medida concurrentes sean pri!ati!as de libertad. El tiempo de cumplimiento de la medida se descontar) del de la pena.*.

-3 " Los menores de -E a&os no ser)n responsables criminalmente con arreglo a este %ódigo. EL MENOR ANTE EL DEREC. 1odo ello tiene su re lejo en nuestra legislación penal.b que los menores procesados estar)n separados de los adultos y deber)n ser lle!ados ante los tribunales de justicia con la mayor celeridad posible para su enjuiciamiento. en /murrio ?Di$caya@. data en buena parte de los a&os 2. a&ade que ser)n sometidos a un tratamiento adecuado a su edad y condición jurídica. En estos momentos sólo existen pre!isiones legales.1. -3. de las Caciones Unidas.enal especial.. sea tanto en el )mbito ci!il como en el penal.O PENAL. así como unos 1ribunales especí icos para jó!enes o menores surge a inales del siglo 898 en Europa y los Estados Unidos. que entiende por ni&o a todo ser humano menor de -E a&os de edad. ANTECEDENTES. 2. 6e trata de dotar al menor de un marco jurídicopenal y jurídicoprocesal adecuado.enal ju!enil o del menor como un 'erecho . -.23 La responsabilidad penal de los menores +@. discuta y apruebe una ley penal del menor.. y el . mediante el desarrollo progresi!o de la capacidad de ejercitar sus derechos. de quien se alegue que ha in ringido las leyes penales o a quien se acuse o declare culpable de haberlas in ringido. La legislación !igente. est)ndose a la espera de que en las %ortes se presente.2. se&ala que los Estados parte reconocen el derecho de todo ni&o. en comunión con otros instrumentos normati!os de car)cter internacional. %uando un menor de dicha edad cometa un acto delictivo.acto 9nternacional de 'erechos %i!iles y . El en oque adoptado por esta %on!ención. +@. podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la ley que 141 . est) orientado al reconocimiento del papel que el ni&o representa en la sociedad. y el 20 a la sal!aguarda de los derechos y del inter(s del menor. al pre!er la 'isposición inal 4M que su entrada en !igor se produciría a los 6 meses de su completa publicación en el JHE. descontando alguna re orma parcial reciente. 6eg7n el citado art.olíticos indica en su apdo. adoptada por la /samblea =ral. exigiendo un mayor protagonismo del mismo. . El nue!o %p 3* ha postergado la regulación jurídicopenal de la materia para m)s adelante. /sí.or su parte. que no adquirir) !igencia hasta tanto no la adquiera la ley que regule la responsabilidad penal del menor a que se re iere dicho precepto. del . 'el mismo modo. elabor)ndose en los 7ltimos a&os di!ersos proyectos de leyes penales para ni&os y jó!enes que se ocupan adecuadamente de la materia. a ser tratado de manera acorde con el omento de su sentido de la dignidad y el !alor. el -0 primordialmente orientado a la pre!ención especial en su aspecto educati!o. except7a de la misma su art. /sí. La -M ley espa&ola que crea los 1ribunales de Aenores se remonta a -3-E. al abordar el r(gimen penitenciario general. que ortale$ca el respeto del ni&o por los derechos humanos y las libertades undamentales de terceros y en la que se tengan en cuenta la edad del ni&o y la importancia de promo!er su integración y que (ste asuma una unción constructi!a en la sociedad. La preocupación por la creación de un 'erecho .rimer 1ribunal 1utelar de Aenores comen$ó a uncionar en -32. 'esde el plano internacional se han establecido normas a este respecto sobre los menores. la %on!ención sobre los 'erechos del Ci&o. el art.

pudiendo el $ribunal.. %uando el menor que no haya cumplido esta edad e ecute un hecho penado por la !ey. E. 3 LH%. podr)n permanecer en centros destinados a jó!enes. 63 pre!( asimismo que " /l mayor de -E a&os y menor de 2..+ a. a disposición de las /nstituciones administrativas de protección de menores . pueden ser objeto de la imposición de una o !arias medidas de seguridad por parte de los Kueces de Aenores ?antes 1ribunales 1utelares de Aenores@ El art. que (stos son competentes para conocer " 'e los hechos cometidos por mayo res de '* a. 3.regule la responsabilidad penal del menor .5 %p 45 dispone como circunstancia atenuante +la de ser el culpable menor de . c: Aenores de -2 a&os & Los menores de -2 a&os no sólo son inimputables. 8sí..2 LH=. se&ala en su apdo. en atención a las circunstancias del menor y del hecho. en todo caso. sino que adem)s. en departamentos separados. El mismo precepto a&ade que. sino que es completamente extraordinario " 6eg7n el art. será confiado a los $ribunales $utelares de -enores . el art.. ? de la !ey org )nica reguladora de la %ompetencia y el procedimiento de los Ku$gados de Aenores.alada por la ley.2 del %p 45.que cometa un hecho delictivo. considerando como tales.. 142 .osE.. en !irtud de lo dispuesto por el art.os será puesto. tipificados como delitos o faltas en las !eyes penales . Ba de se&alarse tambi(n que. -.. aunque est)n exentos de responsabilidad penal por se inimputables. sustituir la pena impuesta por internamiento en institución especial de reforma por tiempo indeterminado. 6* %p 45 " /l mayor de -6 a&os y menor de . excepcionalmente.. 3.i*e"te < a@ Aenores de -6 a -E a&os " %uando el mayor de -6 y menor de -E a&os comete un delito. en su caso. El art...os y menores de la edad fi ada en el %p a efectos de responsabilidad criminal. los jó!enes. hasta conseguir la reforma del culpable . 6i el nue!o %p ija la e dad penal en los -E a&os. el art.. FF El menor de '5 a.a&os.. debería estar determinada... precept7a que cuando el autor de los citados hechos sea menor de '* a. superando la edad pre ijada. cumplen las penas pri!ati!as de libertad que se les hayan impuesto separadamente de los adultos e n establecimientos distintos o. teniendo en cuenta la personalidad del interno. a las personas de uno u otro sexo menores de 2. quienes.KA..os. no hayan cumplido los 2*.-. El art. se dispone en todo cas o la atenuación de la pena y acultati!amente su sustitución por una medida de internamiento. 7nicamente son objeto de protección administrati!a. Le*is#a$i0" .+ se le aplicará la pena inferior en ' o * grados a la se. se&ala que " Están exentos de responsabilidad criminal . podrán aplicársele las disposiciones de la ley que regule la responsabilidad penal del menor en los casos y con los requisitos que 6sta disponga . b@ Aenores de -2 a -6 a&os " Los mayores de -2 a&os y menores de -6. a7n en !igor. cuya duración m)xima. El efecto de dicha atenu ante no es equiparable al de las dem)s circunstancias que tienen el mismo car)cter. ante la comisión por su parte de un hecho delicti!o.

la no necesidad de garantía jurídicas. ... la jurisdicción de menores tenía atribuida tanto unciones de re orma como de protección. !a !ey *'@'?+2 sobre acogimiento.de la Ley de 'emarcación y . tipificados como delitos o faltas en las !eyes penales. Esta ley se basaba en un modelo undamentalmente tutelar " 6e enmarcaban como características principales la interpretación causal del comportamiento humano. 3 LH%. serán resueltos por la 8udiencia provincial a que corresponda por ra"ón del territorio .anorama modi icado desde que el art.KA. que será ob eto de medidas legislativas posteriores . les atribuyan las leyes .or 'ecreto --FD9-32E se aprobó el 1exto #e undido de la Ley de 1ribunales 1utelares de Aenores. con jurisdicc ión en toda ella y sede en su capital. L%s . la de los 1ribunales 1utelares de Aenores. C%m&ete"$ias.e los hechos cometidos por mayores de '* a. En este sentido. ley que ha permanecido inalterada durante m)s de 2. !os asuntos pendientes ante el $ribunal de 8pelación de los $ribunales $utelares de -enores.K dispuso en -3E* la creación de los Ku$gados de Aenores " En cada pro!incia. . al que se le con iere una nue!a redacción tras la LH 2L-332. *( . ?2 !C=# se se. El art. cuando el volumen de traba o lo aconse e.3. potestades que hasta entonces estaban unidas en una 7nica competencia.os será puesto.. habrá ' o más #u"gados de -enores.ala su competencia objeti!a o material " %orresponde a los Kueces de meno res el e ercicio de las funciones que estable"can las leyes para con los menores que hubieren incurrido en conductas tipificadas por la ley como delito o falta y aquellas otras que.os y menores de la edad fi ada en el %p a efectos de responsabilidad criminal. *. ruto de !arias cuestiones de inconstitucionalidad promo!idas por di!ersos Kueces de menores. a disposición de las /nstituciones administrativas de protección de menores. Los Ku$gados de Aenores tendr án la competencia que reconoce a los $ribunales $utelares de -enores.. 36 LH. LA LE1 DE COMPETENCIA 1 PROCEDIMIENTO DE LOS .e las faltas cometidas por mayores de edad penal comprendidas en el art. el car)cter anormal y patológico de las conductas des!iadas. %uando el autor de los citados hechos sea menor de '* a. el car)cter medicinal y terap(utico de la inter!ención judicial. hi$o constar la necesidad de que el legislador modi icase la legislación de menores..lanta Kudicial dispuso que " -. así como los recursos que se interpongan. la legislación vigente. la posibilidad y legitimidad de actuar sobre la conciencia.3. En el art. Esta sentencia pro!ocó la aprobación de la Ley org)nica 2L-332 " La presente Ley tiene el car)cte r de una reforma urgente que adelanta parte de una renovada legislación sobre reforma de menores. podrán establecerse u"gados de -enores cuya urisdicción se extienda o a un partido determinado o a una agrupación de partidos.U9GADOS DE MENORES. o a * o más provincias de la %omunidad 8utónoma.. 0+1 143 . +@. en relación con los menores de edad. !a 4$% 35@'??'. a&os. separó de initi!amente la unción de protección de la unción de re orma. pasando del principio inquisiti!o ?hasta entonces !igente@ a un proceso presidido por el principio acusatorio que respetase todas las garantías recogidas en la %onstitución y las leyes para la exigencia de responsabilidad penal a los adultos. No obstante.')*ad%s de Me"%!es. en su caso. el art.+@. %on posterioridad ?-3EE@ y en el orden procesal. establece que " Los Kueces de menores ser)n comp etentes para conocer & '( . tutela y adopción.1. 6. etc.

Am it% de a&#i$a$i0" de #a LeC. por un lado.1.or Ley Hrg)nica *L2. -. La ley distingue tres tramos de edad < Aenores de -2 a&os. 144 . +@. . se establece un nue!o sistema de responsabilidad penal para los menores. que en relación al n0 -. -4 in ine de la LH%.+. que. Lo m)s destacable de la nue!a regulación es que se parte la responsabilidad penal de los menores ?excluidos los ni&os.KA@.2 LH%. y de ese modo entrar)n tambi(n en !igor los arts... no obstante tener su propio r(gimen jurídico.. 6er) la entidad p7blica de protección de menores la que habr) de promo!er las medidas de protección adecuadas a las circunstancias del menor. dice el art. -*. al segundo sí se aplica y al tercero. sino que se le aplicar) lo dispuesto en las normas sobre protección de menores pre!istas en el %c y dem)s disposiciones !igentes. con orme a lo dispuesto por la Ley Hrg)nica -L-336. %on la reciente ley se culmina un largo proceso de elaboración normati!a. la competencia de los Kueces de Aenores se extiende a los delitos gra!es. %on la entrada en !igor del nue!o %p hay que entender. que ha pasado por numerosos proyectos. intentando dar una respuesta actual y moderna al problema de la delincuencia ju!enil. LA LE1 REGULADORA DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES. de -* de enero. no obstante.2. y mayores de -E y menores de 2-. y por otro lado que la alta del art. penalFju!enil y penal de adultos.%p. si bien con un r(gimen de responsabilidad independiente del de los adultos " 6e deja de considerar al menor inimputable o semiimputable para atribuirle plena responsabilidad por el delito..KA@. est) pre!isto en su 'isposición inal s(ptima que la misma entre en !igor al a&o de su publicación en el Joletín H icial del Estado ?de 13 de e"e!% de 2=== @. de -2 de enero. 6-E y 622. T. menos gra!es y altas del %p 3*. *E2 %p 45 se entiende sustituida sólo parcialmente por las altas de los arts. con límites de edad predeterminados @ por la comisión de in racciones penales.. respecti!amente. #especto al procedimiento para enjuiciar las in racciones del n0 2. En principio. 5 de la LH##. +@. El legislador tiene la con!icción.5 que Hlas personas a las que se aplique la presente !ey go"arán de todos los derechos reconocidos en la %onstitución y en el ordenamiento urídico . a@ Aenores de catorce a&os " %uando el autor de un hecho tipi icado como delito o alta por el %ódigo penal o por las leyes penales especiales sea menor de catorce a&os en el momento de cometerlo.. son su icientes para darles una respuesta igualmente adecuada los )mbitos amiliar y asistencial ci!il. a los cuales se les aplica en principio regímenes jurídicos distintos " %i!il. mantiene la base del procedimiento ya re ormado por la Ley Hrg)nica 2L-332 53.3.+. puede llegar a aplicarse en alg7n caso. +@. La ley pretende ser garantista y declara expresamente en el art. /l primero de los tramos de edad esta ley no se aplica. en los escasos supuestos en que aquellas pueden producir alarma social. excepto de las de su n( 3. P!%$edimie"t%. de que las in racciones cometidas por ni&os menores de catorce a&os son en general irrele!antes y que. y que resultar)n aplicables las penas se&aladas en el %p ?art. -3 y 63 del %. sin necesidad de la inter!ención del aparato judicial sancionador del Estado. se dispone que (ste sea el juicio de altas ?art. mayores de -2 y menores de -E.A que no se le exigir) responsabilidad con arreglo a dicha ley.

o un delito menos gra!e sin !iolencia o intimidación en las personas ni gra!e riesgo para la !ida o la integridad ísica de las mismas. En consecuencia.A se aplicar) para exigir responsabilidad al autor de un hecho tipi icado como delito o alta por el %. a las personas mayores de -E y menores de 2.+. en lugar de penas.. *.imputadas en la comisión de hechos delicti!os tipi icados en el %. se declara su competencia para resol!er sobre las responsabilidades ci!iles deri!adas de los hechos cometidos por las personas a las que resulte aplicable la LH##. o por las leyes penales especiales cuando sea mayor de -2 a&os y menor de -E ?art. seg7n el art. 'el mismo modo ser)n competentes para hacer ejecutar sus sentencias. los criterios expresados en el art. -E LE%ri ?art. 2. -56 del %. 2. siendo condiciones para ello. sal!o que los delitos hubieran sido cometidos en di erentes territorios. seg7n el art. 2. y por mayores de -E y menores de 2a&os cuando concurran las condiciones expresadas anteriormente. 'estaca el que se recono$ca responsabilidad penal a los menores y. se pre!ean. La responsabilidad penal de los menores est) tambi(n condicionada negati!amente por el %. Ello lo hace la ley 145 . c@ Aayores de dieciocho y menores de !einti7n a&os " La LH##. medidas ?exceptuando las de marcado car)cter terap(utico. +@. / tal e ecto no se tienen en cuenta las anteriores condenas por delitos o altas imprudentes ni los antecedentes penales que hayan sido cancelados.ara este segmento de edad la ley utili$a el t(rmino H óvenes<. Gue el imputado hubiere cometido una alta. las medidas terap(uticas pre!istas en la ley del menor " 9nternamiento terap(utico o tratamiento ambulatorio ?art. o en las leyes penales especiales. 5. 2.2@.5@. Co obstante. / di erencia de la lacónica regulación de las medidas que hace la LH#%. en caso necesario. o que debieran serlo con arreglo a lo dispuesto en el art.. !igente.KA. al conocimiento de los hechos delicti!os cometidos por mayores de -2 y menores de -E en todos los casos. subsidiariamente.A se aplicar) tambi(n.b@ Aayores de catorce y menores de dieciocho a&os " La LH##. la nue!a ley lle!a a cabo una descripción extensa y pormenori$ada del contenido y características de todas y cada una de las medidas tanto en su Exposición de Aoti!os como en el propio articulado de la ley . 2. sin perjuicio de las acultades atribuidas a las %omunidades /utónomas respecto a la protección y re orma de menores. . *. 20 y 50 del art. . especialmente cuando así lo haya recomendado el equipo t(cnico en su in orme.A. 2 " -.-@. puesto que es preciso que no concurra en ellos ninguna de las causas de exención o extinción de la responsabilidad criminal ?art. l@. Medidas es&e$-/i$as.inalmente. cuando el Kue$ de instrucción competente así lo declare expresamente mediante auto. que indudablemente tienen el car)cter de medidas de seguridad@. -.5@. %. Gue no haya sido condenado en sentencia irme por hechos delicti!os cometidos una !e$ cumplidos los -E a&os. la $%m&ete"$ia de #%s . cuando concurra en los menores alguna de las causas de los n7meros -0. les ser)n aplicables.'e$es de Me"%!es se extiende. . %oncretamente es competente el Kue$ de Aenores del lugar donde se haya cometido el hecho delicti!o ?art. sin embargo. en cuyo caso la determinación del órgano judicial competente para el enjuiciamiento de todos ellos en unidad de expediente se har) tenido en cuenta el lugar del domicilio del menor y.2. / (stos la ley los designa con el t(rmino de SmenoresT. Gue las circunstancias personales del imputado y su grado de madure$ aconsejen la aplicación de la ley penal del menor.

El equipo t(cnico deber) in ormar respecto del contenido de ambos períodos. laborales y de ocio. drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas.2 las medidas de internamiento constar)n de dos períodos " El -0 se lle!ar) a cabo en el centro correspondiente. 3 . y en todo caso es preciso contar con la aceptación del tratamiento de deshabituación por parte del interesado. 6eg7n el art. o en el de su amilia. b@ /nternamiento en r6gimen semiabierto & Las personas sometidas a esta medida residir)n en el centro. pero reali$ar)n uera del mismo las acti!idades Cormati!as. su car)cter undamentalmente educati!o . c@ /nternamiento en r(gimen abierto & Las personas sometidas a esta medida lle!ar)n a cabo todas las acti!idades del proyecto educati!o en los ser!icios normali$ados del entorno. normati!as. d@ /nternamiento terap6utico & En estos centros se reali$ar) una atención educati!a especiali$ada o tratamiento especí ico dirigido a personas que pade$can anomalías o alteraciones psíquicas. un estado de dependencia de bebidas alcohólicas. las medidas susceptibles de ser aplicadas a los menores y jó!enes son " -. y el Kue$ expresar) la duración de cada uno en la sentencia. /sistencia a un centro de día" Las personas sometidas a esta medida permanecer)n en su domicilio habitual ?en su hogar. el Kue$ habr) de aplicarle otra medida adecuada a sus circunstancias. Esta medida puede aplicarse sola o como complemento de otra medida. o alteraciones en la percepción que pade$can. -. drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas. La duración total no exceder) del tiempo que se expresa en el art. residiendo en el centro como domicilio habitual. a reali$ar acti!idades de apoyo. adicción al consumo de bebidas alcohólicas. plenamente integrado en la comunidad. educati!as. con orme a la descripción e ectuada anteriormente U el segundo se lle!ar) a cabo en r(gimen de libertad !igilada. 2. 146 . en la modalidad elegida por el Kue$. 9nternamiento " 6on !arias y todas ellas suponen la m)s gra!e pri!ación o restricción de derechos a que pueden dar lugar las medidas del 'erecho penal ju!enil. laborales o de ocio. 5. a quien si lo recha$a habr) que aplicarle otra medida adecuada a sus circunstancias. laborales y de ocio. / tenor del art. 1ratamiento ambulatorio " Las personas sometidas a esta medida habr)n de asistir al centro designado con la periodicidad requerida por los acultati!os que las atiendan y seguir las pautas ijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica. educati!as. Ti&%s % m%da#idades de i"te!"amie"t% " a@ /nternamiento en r6gimen cerrado & Las personas sometidas a esta medida residir)n en el centro y desarrollar)n en el mismo las acti!idades Cormati!as. con sujeción al programa y r(gimen interno del mismo. 4. %uando el interesado rechace un tratamiento de deshabituación. 4. y en concreto. educati!as. o en el establecimiento de acogida@ y acudir)n a un centro. o alteraciones en la percepción que determinen una alteración gra!e de la conciencia de la realidad.en el a )n por recalcar que la principal inalidad de las consecuencias jurídicas aplicables al menor que delinque es la pre!ención especial.

y acreditar ante el Kue$ dicha asistencia regular o justi icar en su caso las ausencias. El in de esta medida es que el menor in ractor adquiera las habilidades. de educación !ial u otros similares. pro esional. a excepción del tiempo que deban dedicar a las tareas socioeducati!as asignadas por el Kue$.rohibición de ausentarse del lugar de residencia sin autori$ación judicial pre!ia. al centro de ormación pro esional o al lugar de trabajo. capacidades y actitudes necesarias para un correcto desarrollo personal y social.2 de la %onstitución@. con una amilia distinta a la suya o con un grupo educati!o. 50 . durante el tiempo establecido por el Kue$. 60 %on!i!encia con otra persona. de las que se pueden imponer una o !arias. La persona sometida a la medida tambi(n queda obligada a mantener con dicho pro esional las entre!istas establecidas en el programa y a cumplir. 'ichas reglas de conducta. ha de reali$ar las acti!idades no retribuidas que se le indiquen ?durante un n7mero de sesiones pre!iamente ijado@. 40. son " -0 Hbligación de asistir con regularidad al centro docente correspondiente. de educación sexual. 20 Hbligación de someterse a programas de tipo ormati!o. . 147 . *0 Hbligación de residir en un lugar determinado. . esta medida obliga. /simismo.2. *. que no podr) imponerse sin su consentimiento ?en consonancia con el art. 20 . con otra persona. establecimientos o espect)culos. adecuadamente seleccionados para orientar a aqu(lla en su proceso de sociali$ación. estime con!enientes para la reinserción social del interesado. cuantas !eces uere requerido para ello. amilia o grupo educati!o " La persona sometida a este medida debe con!i!ir.restaciones en bene icio de la comunidad " La persona sometida a esta medida. a seguir las pautas socioeducati!as que se&ale la entidad p7blica o el pro esional encargado de su seguimiento. en su caso. cultural. en su caso. de acuerdo con el programa de inter!ención elaborado al e ecto y aprobado por el Kue$ de Aenores. seg7n los casos. para in ormar de las acti!idades reali$adas y justi icarlas. laboral. procurando ayudar a aqu(lla a superar los actores que determinaron la in racción cometida. de o icio o a instancia del Ainisterio . si el interesado est) en el período de la ense&an$a b)sica obligatoria.ermanencia de in de semana & Las personas sometidas a esta medida permanecer)n en su domicilio o en un centro hasta un m)ximo de treinta y seis horas entre la tarde o noche del !iernes y la noche del domingo. Libertad !igilada " En esta medida se ha de hacer un seguimiento de la acti!idad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela. las reglas de conducta impuestas por el Kue$. siempre que no atenten contra su dignidad como persona. 40 %ualquiera otras obligaciones que el Kue$.rohibición de acudir a determinados lugares. 60 Hbligación de comparecer personalmente ante el Ku$gado de Aenores o pro esional que se designe. educati!o. 2*.iscal. de inter(s social o en bene icio de personas en situación de precariedad ?por cualquier moti!o@. 6e buscar) relacionar la naturale$a de dichas acti!idades con la naturale$a del bien jurídico lesionado por los hechos cometidos por el menor.

0. a tenor del art. acti!idades especí icas de contenido educati!o encaminadas a acilitarle el desarrollo de su competencia social.4. /monestación " Esta medida consiste en la reprensión de la persona lle!ada a cabo por el Kue$ de Aenores ?en un acto 7nico que tiene lugar en sede judicial@ y dirigida a hacerle comprender ?de modo concreto y claro@ la gra!edad de los hechos cometidos y las consecuencias que los mismos han tenido o podrían haber tenido. sino especialmente a la edad. La medida de permanencia de in de semana no podr) superior los ocho ines de semana. apreciada expresamente en la sentencia. la medida de prestaciones en bene icio de la comunidad podr) alcan$ar las doscientas horas. siempre que el delito haya sido cometido con !iolencia o intimidación en las personas o con gra!e riesgo para la !ida o la integridad ísica de las mismas y el equipo t(cnico en su in orme aconseje la prolongación de la medida. el pla$o de duración de las medidas podr) alcan$ar un m)ximo de cinco a&os. . sin internamiento ni libertad !igilada. *0 Excepcionalmente.ara la elección de la medida o medidas adecuadas. 50 !a duración de las medidas no podr) exceder de dos a&os. sólo se podr)n imponer medidas de amonestación. a los e ectos de la !aloración del mencionado inter(s del menor. y la de permanencia de in de semana. . +@. las circunstancias amiliares y sociales. En estos supuestos. debiendo moti!ar la sentencia y expresar con detalle las ra$ones por las que aplica una determinada medida. 20 La medida de internamiento en r6gimen cerrado sólo podr) ser aplicable cuando en la descripción y cali icación jurídica de los hechos se estable$ca que en su comisión se ha empleado !iolencia o intimidación en las personas o actuado con gra!e riesgo para la !ida o la integridad ísica de las mismas. 20 En el caso de personas que hayan cumplido los diecis6is a. el Kue$ deber) atender de modo lexible.ri!ación del permiso de conducir ciclomotores o !ehículos a motor.os en el momento de la comisión de los hechos. La medida de prestaciones en bene icio de la comunidad no podr) superar las cien horas. así como el pla$o de duración de la misma. -. comput)ndose. Re*#as de a&#i$a$i0" de #as medidas. no sólo a la prueba y !aloración jurídica de los hechos.+.3. cuando los supuestos pre!istos en la regla anterior re!istan extrema gravedad. o del derecho a obtenerlo.E0.5. inst)ndole a no cometer tales hechos en el uturo . para la aplicación de las medidas el Kue$ se atendr) las siguientes !e*#as *e"e!a#es7 recogidas en el art. permanencia de in de semana hasta un m)ximo de cuatro ines de semana. #eali$ación de tareas socioeducati!as " La persona sometida a esta medida ha de reali$ar. o de las licencias administrati!as para ca$a o para uso de cualquier tipo de armas " Esta medida podr) imponerse como accesoria cuando el delito o alta se hubiere cometido utili$ando un ciclomotor o un !ehículo a motor. prestaciones en bene icio de la comunidad hasta cincuenta horas y pri!ación del permiso de conducir o de otras licencias administrati!as. diecis(is ines de semana. la personalidad y el inter(s del menor. 30. respecti!amente. a estos e ectos el tiempo ya cumplido por el menor en medida cautelar. o un arma. 3 " -0 %uando los hechos cometidos sean cali icados de falta. en su caso. Co obstante. el Kue$ habr) de 148 .

podr) sustituir todas o alguna de ellas. la cual deber) ser rati icada mediante auto moti!ado al inali$ar el internamiento. E. si el sujeto. el Kue$. 60 Las acciones u omisiones imprudentes no podr)n ser sancionadas con medidas de internamiento en r(gimen cerrado. 20.iscal y del letrado del menor. con pena superior a die$ a&os. a propuesta del Ainisterio . 149 . Co podr) dejarse sin e ecto la medida impuesta. 3. -. o establecer su cumplimiento sucesi!o. 40 %uando en la postulación del Ainisterio . se contemplan. /dem)s de las reglas y determinaciones precedentes.. *. d@ / los tres meses. 50 %uando se impongan a una persona varias medidas en el mismo procedimiento y no puedan ser cumplidas simult)neamente. inalmente.. se impondr) una sola medida. cuando se trate de una alta. de acuerdo con las reglas generales de elección y aplicación de las mismas ?art. del %= . de haber sido mayor de edad. en la m)xima extensión de aqu(lla con orme a las reglas del art. c@ /l a&o. p o. sin que en este caso el pla$o total de cumplimiento pueda superar el doble del tiempo que dure la m)s gra!e de ellas ?art. -5@. en los casos de concurso ideal y medial se tendr) en cuenta exclusi!amente la m)s gra!e de las in racciones para la aplicación de la medida correspondiente ?art. *( y 3( del art.or 7ltimo. --. cuando se trate de un delito menos gra!e. Co obstante. cuando se trate de un delito gra!e sancionado en el %. --. así como los de asesinato u homicidio doloso. sal!o cuando el inter(s del menor aconseje la imposición de la medida en una extensión in erior ?art. los delitos de terrorismo y los constituti!os de actos de a!orecimiento. complementada sucesi!amente por otra medida de libertad !igilada con asistencia educati!a hasta un m)ximo de otros cinco a&os. organi$aciones o grupos terroristas. Existe.iscal o en la resolución dictada en el procedimiento se aprecien alguna de las circunstancias previstas en los números '(. N La ley entiende por supuestos de extrema gra!edad aquellos en los que se aprecie reincidencia C7 en todo caso. reducir su duración o sustituirla por otra hasta que no haya transcurrido el primer a&o de cumplimiento e ecti!o de la medida de internamiento. En los supuestos de infracción continuada o de una sola in racción con pluralidad de víctimas. cuando se trate de cualquier otro delito gra!e. sólo podr)n aplicarse las medidas terap(uticas consistentes en internamiento terap(utico o tratamiento ambulatorio.imponer una medida de internamiento en r(gimen cerrado de uno a cinco a&os de duración. del %ódigo penal. hubiera sido declarado responsable. 20@ en !irtud de la cual en ning7n caso podr) exceder la duración de las medidas pri!ati!as de libertad ?internamientos y permanencia de in de semana@ del tiempo que hubiera durado la pena pri!ati!a de libertad que se le hubiere impuesto por el mismo hecho.2@. una cl)usula de sal!aguardia ?contenida en el art. en el art. tomando como re erencia el m)s gra!e de los hechos cometidos. -2@. tambi(n se contemplan otras !e*#as es&e$ia#es de aplicación de las medidas " -0 En el caso de concurso de infracciones se impondr) una o !arias medidas. . -43 y -E. y la agresión sexual contemplada en los arts. b@ / los tres a&os. apoyo o reclamo de la acti!idad de bandas. pla$os y reglas especiales sobre la &!es$!i&$i0" de las in racciones y de las medidas " -0 Los hechos delicti!os cometidos por los menores prescriben " a@ / los cinco a&os.-@. de acuerdo con el %.

La $%m&ete"$ia E'di$ia# se extiende al control de la e ecución de las medidas.-@. el tratamiento o cualquier otra circunstancia que pueda a ectar a sus derechos undamentales. La $%m&ete"$ia admi"ist!ati.2 " a@ /doptar todas las decisiones necesarias para proceder a la ejecución e ecti!a de las medidas impuestas. Las restantes medidas prescribir)n a los dos a&os. La ejecución de las medidas corresponder) a las %omunidades /utónomas y las %iudades de %euta y 150 . 2*. resol!iendo el Kue$ de Aenores por auto moti!ado sobre las incidencias que se puedan producir durante su transcurso ?art. y tampoco podr)n ejecutarse dichas medidas en otra orma que la prescrita por la ley y los reglamentos que la desarrollen ?art.+. organi$ación y gestión de los ser!icios. +@. i@ /doptar las resoluciones que le correspondan en relación con el r(gimen disciplinario.-@.a ejecutando las medidas adoptadas por los Kueces de Aenores corresponde a las %omunidades /utónomas y a las %iudades de %euta y Aelilla. Re*#as de eEe$'$i0" de #as medidas. b@ #esol!er las propuestas de re!isión o modi icación de las medidas. @ /cordar lo que proceda en relación con las peticiones o quejas que puedan plantear los menores sancionados sobre el r(gimen. las prestaciones en bene icio de la comunidad y el arresto con tareas de in de semana.20 Las medidas que tengan un pla$o superior a los dos a&os prescribir)n a los tres a&os. excepto la amonestación. g@ #eali$ar regularmente !isitas a los centros y entre!istas con los menores. c@ /probar los programas de ejecución de las medidas. las unciones siguientes. dirección. donde se pre!( el car)cter de norma supletoria del %. pre!istas en el art.5 y en la 'isposición inal primera. 22. . Co obstante. que prescribir)n al a&o.ormular a la entidad p7blica de protección o re orma de menores correspondiente las propuestas y recomendaciones que considere oportunas en relación con la organi$ación y el r(gimen de ejecución de las medidas.iscal o del letrado del menor.@. e@ #esol!er los recursos que se interpongan contra las resoluciones dictadas para la ejecución de las medidas. en el )mbito de la ejecución de las medidas se proclaman especí icamente las garantías jurisdiccional y de ejecución " Co podr) ejecutarse ninguna de las medidas pre!istas en la ley sino en !irtud de sentencia irme dictada de acuerdo con el procedimiento regulado en la misma. aunque no se diga de manera expresa ?si bien ello se encuentra implícito en el art. En la ley penal del menor el &!i"$i&i% de #e*a#idad rige en todas sus acetas.. d@ %onocer de la e!olución de los menores durante el cumplimiento de las medida a tra!(s de los in ormes de seguimiento de las mismas.+. 22. de o icio o a instancia del Ainisterio .ara ejercer dicho control corresponden especialmente al Kue$ de Aenores. -. 25@. 50 Los hechos delicti!os cometidos por mayores de -E a&os y menores de 2prescribir)n con arreglo a las normas contenidas en el %. creación. instituciones y programas adecuados para garanti$ar la correcta ejecución de las medidas ?art. h@ . Estas lle!ar)n a cabo la organi$ación.

si así lo solicitara.irme la sentencia y aprobado el programa de ejecución de la medida impuesta.-@.. la cual se suspender) hasta que inalice o se alce la primera.iscal. si ello uera posible. c@ %uando concurran !arias medidas de la misma naturale$a se cumplir)n por orden cronológico de irme$a de las respecti!as sentencias. El expediente tendr) car)cter reser!ado y su acceso estar) restringido al 'e ensor del . 50 En los casos en que el menor es sometido al cumplimiento de varias medidas. sin perjuicio de dejarla sin e ecto. se pre!(n en el art. es el 6ecretario del Ku$gado quien practica la liquidación de dicha medida ? echas de inicio y terminación@ y abre un expediente de e ecución donde se hacen constar todas las incidencias que se !ayan produciendo ?art. in ormes sobre la e ecución de la medida y sus incidencias. independientemente de proceder en su caso por delito. 6i la medida es de internamiento se designa el centro m)s adecuado. las cuales podr)n establecer con!enios o acuerdos de colaboración con otras entidades. su representante legal ?art. en el que igurar)n los in ormes relati!os al mismo. 6i ello no uera posible total o parcialmente se cumplir)n sucesi!amente con orme a las reglas siguientes. la autoridad judicial ordene la inmediata ejecución de la pena de prisión impuesta. sal!o que el Kue$ disponga un orden distinto atendiendo al inter(s del menor ?art. pudiendo solicitar del Ainisterio . 26. al Ainisterio . b@ 6er) pre erente el internamiento terap(utico sobre otra medida. d@ %uando el jo!en cumpla medidas de la ley penal del menor. 60 En caso de quebrantamiento de una medida. 26. l@. 20 La entidad p7blica abrir) un expediente personal 7nico a cada menor. personas que inter!engan en la ejecución y est(n autori$adas. la pena de prisión se cumplir) a continuación de la medida de internamiento. 2*. pero sea condenado a penas o medidas del %. 2E. dos posibilidades " 151 . 23@. p7blicas o pri!adas sin )nimo de lucro. en su caso. trat)ndose de una condena por delitos gra!es y atendidas las circunstancias del jo!en.2 y 5@ " a@ Las de internamiento se cumplir)n antes que las no pri!ati!as de libertad. reducir su duración o sustituirla por otra. el Ainisterio .Aelilla donde se ubique el Ku$gado de Aenores que haya dictado la sentencia ?art. sal!o que. 24. 20 La entidad p7blica competente para el cumplimiento de la medida designa un pro esional que se responsabili$a de la ejecución de la medida impuesta. las resoluciones judiciales que le a ecten y el resto de documentación generada durante la ejecución ?art.2@. el menor. así como sobre la e!olución personal del menor. normalmente de entre los m)s cercanos al domicilio del menor ?art. el Kue$ o 1ribunal ordenar) el cumplimiento simult)neo de las mismas. 2*. sin que ello suponga la cesión de la titularidad y responsabilidad deri!ada de dicha ejecución ?art.2@. En caso contrario. su letrado y. *. los Kueces de Aenores.ueblo o institución an)loga de la %omunidad /utónoma. para la ejecución de las medidas de su competencia. *0 La entidad p7blica remitir) periódicamente al Kue$ de Aenores.iscal la re!isión judicial de la medida ?art.5@. bajo su directa super!isión.iscal y al letrado del menor. 2E. el Kue$ ha de ordenar el cumplimiento simult)neo de las mismas. En cuanto a las !e*#as *e"e!a#es de eEe$'$i0" de #as medidas han de destacarse las siguientes " -0 .5@.

. *2. si así lo pide. 30 %umplida la medida. 40 En cuanto a la posibilidad de modificación de la medida impuesta. 50 1oda la acti!idad de los centros estar) inspirada por el principio de resociali$ación. por el tiempo que reste para su cumplimiento. *6. la detención y las medidas cautelares de internamiento que se impongan de con ormidad con la LH##. siempre que la modi icación redunde en el inter(s del menor y se exprese su icientemente a (ste el reproche merecido por su conducta ?art. **@.2@. de o icio o a instancia del Ainisterio . y la colaboración y participación de las entidades p7blicas y pri!adas en el proceso de integración social. de las que cabe destacar las siguientes " -0 Las medidas pri!ati!as de libertad. a!oreciendo los !ínculos sociales. necesidades y habilidades sociales de los menores y se regir)n por una normati!a de uncionamiento interno cuyo cumplimiento tendr) como inalidad la consecución de una con!i!encia ordenada. una serie de derechos. di erentes de los pre!istos por la legislación penitenciaria para los mayores de edad penal ?art. 152 . la entidad p7blica remitir) al Kue$ de Aenores. pudiendo asimismo instar de la entidad p7blica que se arbitren los mecanismos de protección del menor con orme a las reglas del %c.A se ejecutar)n en centros específicos para menores infractores. / tal in se ijar)n reglamentariamente los permisos ordinarios y extraordinarios de los que podr) dis rutar el menor internado ?art. b@ 6i se trata de una medida no privativa de libertad. *2. o..5@. se podr) sustituir la medida por otra de internamiento en centro semiabierto. *-.-@. 20 Los centros estar)n di!ididos en módulos adecuados a la edad.a@ 6i se trata de una medida privativa de libertad. E0 La conciliación del menor con la !íctima. *2. podr) dejar sin e ecto la medida impuesta si el jue$ considera que dicho acto y el tiempo de duración de la medida ya cumplido expresan su icientemente el reproche que merecen los hechos cometidos por el menor ?art. que permita la ejecución de los di erentes programas de inter!ención educati!a y las unciones de custodia de los menores internados ?art. en el art. podr) en cualquier momento dejar sin e ecto la medida impuesta. madure$. a in de cumplir de manera ininterrumpida el tiempo restante. en caso de permanencia de in de semana. 20 6e reconocen a los menores internados. -2. se pre!( que el Kue$.iscal o del letrado del menor. La !ida en el centro debe tomar como re erencia la !ida en libertad.ati. cuando el inter(s de aqu(l lo requiera ?art. las medidas de internamiento tambi(n podr)n ejecutarse en centros socio sanitarios cuando la medida impuesta así lo requiera ?art.y *-.iscal y al letrado del menor. al Ainisterio . *5@. reduciendo al m)ximo los e ectos negati!os del internamiento para el menor o para su amilia. en su domicilio.iscal podr) instar del Kue$ de Aenores la sustitución de aqu(lla por otra de la misma naturale$a. un in orme inal y el Kue$ de Aenores dictar) un auto acordando lo que proceda respecto al archivo de la causa.2@.-@. se producir) en reingreso en el centro del que se e!adió o en otro adecuado a sus condiciones. Excepcionalmente. en cualquier momento en que se produ$ca el acuerdo entre ambos. *2 a 6. Co obstante. 1ambi(n est)n pre!istas unas !e*#as es&e$ia#es de eEe$'$i0" de #as medidas &!i. reducir su duración o sustituirla por otra por tiempo igual o in erior al que reste para su cumplimiento. el contacto con los amiliares y allegados.as de #i e!tad 7 en los arts. el Ainisterio .

al 'e ensor del . para impedir actos de uga y da&os en las instalaciones del centro o ante la resistencia acti!a o pasi!a a las instrucciones del personal del mismo en el 153 . y.iscal. e@ 'erecho a una ormación laboral adecuada. i@ 'erecho de las menores internadas a tener en su compa&ía a sus hijos menores de tres a&os. @ 'erecho a ormular peticiones y quejas a la 'irección del centro. h@ 'erecho a que sus representantes legales sean in ormados sobre su situación y e!olución. b@ 'erecho de los sentenciados a un programa de tratamiento indi!iduali$ado y de todos los internados a participar en las acti!idades del centro. y a dis rutar de salidas y permisos. cuales son los de permanecer en el centro.singularmente los deri!ados de su condición de persona y. así como registro de personas. educati!as y laborales establecidas en unción de su situación personal. utili$ar adecuadamente las instalaciones del centro y sus medios materiales. *3. excepto en los casos pre!istos por la ley y sus normas de desarrollo. y a presentar todos los recursos legales que pre!( la ley ante el Kue$ de Aenores competente. d@ 'erecho a comunicarse reser!adamente con sus letrados. 60 Las actuaciones en materia de vigilancia y seguridad interior en los centros podr)n suponer. reali$ar las prestaciones personales obligatorias dispuestas para mantener el orden y la limpie$a del centro. recibir la ense&an$a b)sica obligatoria. y sobre los derechos que a ellos les corresponden. inspecciones de los locales y dependencias. obser!ar las normas higi(nicas. de acuerdo con su r(gimen de internamiento. con el Ainisterio . de las normas de uncionamiento interno de los centros que los acojan. de su situación personal y judicial. respetar y cumplir las normas de uncionamiento interno del centro y las directrices e instrucciones del personal competente.iscal y con los ser!icios de 9nspección de centros de internamiento. quejas o recursos. en los casos y con la periodicidad que se estable$ca reglamentariamente. c@ 'erecho a comunicarse libremente con sus padres. *4 una serie de deberes para los menores internados. dentro de las posibilidades de la entidad p7blica. representantes legales. por 7ltimo. con el Kue$ de Aenores competente. en especial para ormular peticiones. así como de los procedimientos concretos para hacer e ecti!os tales derechos. sobre !estuario y aseo personal. ropas y enseres de los menores internados. con los límites pre!istos en la ley. en su caso.ueblo o institución an)loga de la %omunidad /utónoma. a las autoridades judiciales. a un trabajo remunerado. g@ 'erecho a recibir in ormación personal y actuali$ada de sus derechos y obligaciones. a la entidad p7blica. y a no ser trasladados uera de su %omunidad /utónoma. al Ainisterio . participar en las acti!idades normati!as. amiliares u otras personas. colaborar en la consecución de una acti!idad ordenada en el interior del centro y mantener una actitud de respeto y consideración hacia todos. cuando alcancen la edad legalmente establecida. dentro y uera del centro. y a las prestaciones sociales que pudieran corresponderles. sanitarias. a tenor del art. los inherentes a la minoría de edad ci!il. *0 1ambi(n se establecen en el art. 'e entre ellos los m)s especí icos con la condición de internado son " a@ 'erecho a estar en el centro m)s cercano a su domicilio. 'e igual modo se podr)n utili$ar exclusi!amente los medios de contención que se estable$can reglamentariamente para e!itar actos de !iolencia o lesiones de los menores.

/monestación. . respetando en todo momento la dignidad de aquellos y sin que en ning7n caso se les pueda pri!ar de sus derechos de alimentación. quien en el pla$o de dos días dictar) auto con irmando. 2.ri!ación de participar en todas o algunas de las acti!idades recreati!as del centro durante un período de uno a seis días. . uno a quince días. antes del inicio de su cumplimiento. con la siguiente duración " 'os días. c@ . recibir !isitas y disponer de dos horas de tiempo al día al aire libre. 6e determinan taxati!amente el contenido de las sanciones que podr)n imponerse por la comisión de altas " a@ . 6eparación del grupo por un período de tres a siete días en casos de e!idente agresi!idad. Las mismas que en los cuatro supuestos anteriores. contra el que ya no cabr) recurso alguno. 2. excepto para asistir.or altas gra!es " -. 2.or altas le!es " -. modi icando o anulando la sanción impuesta.ri!ación de participar en las acti!idades recreati!as del centro durante un período de siete a quince días. en su caso. . la importancia del resultado y el n7mero de personas o endidas. 40 El art. 5.or altas muy gra!es " -. atendiendo a la !iolencia desarrollada por el sujeto.ri!ación de salidas de in de semana de quince días a un mes. 154 . 6eparación del grupo durante tres a cinco ines de semana. y un mes respecti!amente. 6. Las sanciones son recurribles. su intencionalidad. !iolencia y alteración gra!e de la con!i!encia. 2. . a la ense&an$a obligatoria. durante el horario de acti!idades del centro. en !irtud del cual los menores internados podr)n ser corregidos disciplinariamente y de acuerdo con el procedimiento que se estable$ca reglamentariamente. La sanción de separación supondr) que el menor permanecer) en su habitación o en otra de an)logas características a la suya. b@ . Las altas disciplinarias se clasi icar)n en muy gra!es.ejercicio legítimo de su cargo.ri!ación de salidas de car)cter recreati!o por un período de uno a dos meses. ante el Kue$ de Aenores. ense&an$a obligatoria y comunicaciones y !isitas pre!istos en la ley y disposiciones que la desarrollen. uno o dos ines de semana. gra!es y le!es. pre!( asimismo un r(gimen disciplinario.

%ada uno de estos sectores jurídicos. En el suceso total existen otros hechos que para nada est)n integrados en el supuesto de hecho penal. 6i una pena sólo puede imponerse si hay culpabilidad y (sta es irrele!ante para la responsabilidad ci!il. un conjunto de reacciones jurídicas contra el delito que. 6e comprenden aquí como consecuencias accesorias. el legislador sigue el rumbo emprendido desde hace casi 2. se ocupa. ha incorporado en el 1ítulo D9 de su Libro 9. no son ormalmente penas ni medidas de seguridad. una hipot(tica existencia de que tu!iera que imponerse pre!iamente una pena como condición de la posterior aplicación de una indemni$ación ci!il por da&o moral. en la atribución de las consecuencias que surgen de la in racción jurídica. La comprensión jurídicopenal de un caso representa 7nicamente un corte de su desarrollo jurídico. a&os por los ordenamientos europeos m)s a!an$ados. el 'erecho de seguros y el 'erecho administrati!o. aunque denominadas +consecuencias accesorias+.1. con una unción di erente. El factum constituti!o del supuesto de hecho de la in racción penal no es m)s que un ragmento de un suceso total m)s amplio.URÍDICA DE LAS CONSE CUENCIAS ACCESORIAS. pero que pueden constituir el supuesto de hecho de alguna otra consecuencia jurídica di erente que no puede dejar de ser aplicada si no quiere dejarse de initi!amente irresuelto el con licto social de que se trate. carecería de todo undamento y lle!aría a la institución de la responsabilidad ci!il a una contradicción e inoperancia objeti!as 155 . de modo similar a otros %ódigos europeos. el comiso de las ganancias y otras medidas aplicables a empresas y asociaciones y organi$aciones delicti!as.*. Las consecuencias accesorias 2=. así como tampoco medidas reparadoras de da&os o de indemni$ación de perjuicios.ara el dominio jurídico completo pueden jugar a7n otros sectores del ordenamiento jurídico " /dem)s del 'erecho de da&os. El nue!o %p espa&ol. . En el plano puramente nominal. La aplicación de estas otras consecuencias no puede estar condicionada en modo alguno por las reglas y principios a que est)n sujetas las consecuencias &e"a#es del delito. el comiso de los e ectos e instrumentos del delito. CONCEPTO7 8UNDAMENTO 1 NATURALE9A .

2. El nue!o %p mantiene el comiso. tales medidas. el art. cualquiera que sean las transformaciones que hubiesen podido experimentar . situaciones objeti!as o acti!idades determinadas con independencia de que las lle!e a cabo una persona determinada. si no lo son. son tambi(n adecuadas para la consecución de objeti!os pre!enti!os. LAS CONSECUENCIAS ACCESORIAS EN EL CP ESPADOL. a no ser que pertene"can a un 3( de buena fe no responsable del delito que los haya adquirido legalmente. se orientan a ines muy di erentes a los de otras. 5E* establece " El vehículo a motor o el ciclomotor utili"ado en los hechos previstos en el art. anterior. 1ambi(n se han modi icado los presupuestos de su aplicación. aplicándose su producto a cubrir las responsabilidades civiles del penado y. En estas situaciones de peligrosidad objeti!a de una cosa o situación se tienen que arbitrar medidas que tendr)n car)cter de ase*'!amie"t% de la colecti!idad rente al peligro de que tales cosas sean utili$adas para la comisión de delitos. Las consecuencias accesorias no pueden ser undamentadas todas ellas con un criterio unitario. se les dará el destino que se disponga reglamentariamente y en su defecto. así como las ganancias provenientes del delito.% del Estado. o bien. puede pro!enir no sólo de las personas. aun cuando puedan estar próximas.. pero su regulación es sustancialmente di erente a la del %ódigo anterior. 5E2 %p. pues go$an de muy di!ersa naturale$a. si se dan sus presupuestos propios y especí icos. introduci(ndose de orma expresa la igura del comiso de la ganancia junto a la del comiso de los instrumentos y e ectos del delito. 6e le ha dado una naturale$a jurídica distinta al con igurarlo ahora como una consecuencia accesoria. orient)ndose a inalidades que. !os unos y las otras serán decomisados.3. En relación con el delito de conducción temeraria con desprecio para la !ida de los dem)s. su aplicación es una expresión del denominado &%de! $%e!$iti. sino tambi(n de cosas. 2=. algunos grupos de las mismas. La peligrosidad. y en este sentido tiene la naturale$a de una medida ci!il de compensación. el comiso de la ganancia.. como el comiso de los instrumentos del delito. 542 %o pre!( una regulación especí ica del comiso que tambi(n debe tener la naturale$a de una consecuencia accesoria. 2=. despro!istas de car)cter represi!o.. en el sentido de probabilidad de comisión de hechos delicti!os. o no hayan podido probarse. no pueden con undirse con las de este 7ltimo. el art. !os que se decomisen se venderán. encuentran su undamento en la denominada peligrosidad objeti!a de la cosa. a di erencia del %p 45 que le atribuía la naturale$a de una pena accesoria. en absoluto impide que. regulado en el art. . Estas medidas de aseguramiento no tienen car)cter puniti!o. -24 %p " $oda pena que se imponga por un delito o falta dolosa llevará consigo la p6rdida de los efectos que de ellos provengan y de los instrumentos con que se haya e ecutado.. todos los presupuestos de la aplicación de una pena o de una medida de seguridad. se inutili"arán . 6in embargo. cuyo ejercicio se legitima por principios di erentes de los que legitiman el del +poder puniti!o+. Htras. COMISO DE LOS E8ECTOS E INSTRUMENTOS DEL DELITO. estupe acientes y sustancias psicotrópicas. /sí. y cada una de ellas. si son de lícito comercio.irresolubles. pueda aplicarse la consecuencia accesoria correspondiente.ara los delitos relati!os al tr) ico ilícito de drogas tóxicas. /rt. Existe claridad y unanimidad en que tales consecuencias son absolutamente independientes de la pena y de las medidas de seguridad " El que en un supuesto concreto no concurran. encuentra su undamento en determinados aspectos del principio de no tolerancia del enriquecimiento injusto o de una situación patrimonial ilícita. se 156 .

El comiso de los instrumentos y e ectos del delito pertenecientes a un 50 no responsable del delito. /un cuando el instrumento utili$ado por el autor sea un objeto peligroso y exista la probabilidad de que sea utili$ado en el uturo para cometer nue!os delitos. El comiso. es un sujeto incapa$ de culpabilidad. no podr) ser objeto de comiso. no obstante. apareciendo el comiso regulado en los arts. sin embargo. En todas las legislaciones modernas se parte de la base de que el undamento del comiso de los instrumentos y e ectos del delito radica en la peligrosidad de las cosas cuando est)n a disposición de determinadas personas. sólo podría ser aplicado al sujeto que hubiese obrado culpablemente. El art. habiendo reali$ado una acción típica y antijurídica. donde se le atribuía expresamente la naturale$a ormal de una pena accesoria. * de la Ley Hrg)nica -2L-33*. de modo que no puede imponerse pena sin culpabilidad. -24 y -2E %. 157 . no cabría aplicarlo tampoco con respecto a sujetos pertenecientes a un 50 que. lo cual es ob!io tambi(n en el caso de que el titular de la cosa uera una persona jurídica. '*2 de este %ódigo . el comiso de los instrumentos y e ectos del delito estaba regulado en el art. dado que sin culpabilidad no puede imponerse ninguna pena. siendo irrele!ante a tal e ecto el que dicha pena llegue e ecti!amente a ejecutarse.considerará instrumento del delito a los efectos del art. . presentes o regalos caerán en decomiso . como del principio de culpabilidad se deri!a necesariamente el car)cter personalísimo de la pena. de represión del contrabando. si se pri!a a aqu(l de su naturale$a jurídicoF ormal de pena. pero no a quien. . cuando proceda. -24 %p. propiedad de un 50 no responsable del delito. pero no respecto a los instrumentos que habiendo sido utili$ados por el culpable para la comisión del delito. 6eg7n lo dispuesto en dicho precepto. por no haber reali$ado ning7n hecho típico y antijurídico no pudiese ser declarado criminalmente peligroso. seg7n el art. por ello mismo. Esto es lo que ha hecho el legislador espa&ol en el nue!o %p.. si el autor del hecho. incorpora tambi(n una regulación especí ica del comiso en relación con tales delitos. no teniendo la naturale$a de una medida de seguridad. así como el resto de las llamadas consecuencias accesorias por el nue!o %p. y ello sólo suceder) si el sujeto reali$ó el hecho típico y antijurídico culpable mente . no es una consecuencia adecuada al undamento y a la inalidad de aqu(l. de ser sujeto del juicio de peligrosidad criminal y de aplicación de medidas de seguridad. Los problemas que planteaba se deri!aban precisamente de su con iguración ormal como una aut(ntica pena.or una parte. La pena tiene su undamento en la culpabilidad. En el %p 45. por ser por ejemplo un inimputable.ara los delitos de cohecho y tr) ico de in luencias establece el art. dado que (sta carece de capacidad de reali$ar acciones en el sentido del 'erecho penal y. 'eber) bastar para la aplicación del comiso que se haya impuesto ormalmente una pena en la sentencia.%p que " En todos los casos previstos en este cap. La concreta regulación del comiso de los instrumentos y e ectos del delito en el art.. sólo ser) posible. sólo con respecto a instrumentos y e ectos del delito pertenecientes a (l. el comiso sólo puede ser aplicado en el caso de que se haya impuesto una pena por el delito o alta cometidos.ero por otro lado y adem)s. ueran. declarado exento de responsabilidad criminal por ausencia de culpabilidad. La imposibilidad de aplicar el comiso cuando el propietario de los instrumentos y de los e ectos del delito no sea un sujeto responsable de (ste. 'e ahí se deri!aban las siguientes consecuencias en relación con la aplicación del comiso. .. pues en tal caso no se la habr) podido imponer ninguna pena. 25. parece impedir una correcta aplicación del mismo de acuerdo con su undamento y inalidad. -24 %p.. sin embargo.. las dádivas. 6i el comiso tu!iera la naturale$a de una medida de seguridad. 2E. 7nicamente cabe aplicar la pena de comiso al sujeto responsable de la in racción penal. y su inalidad es impedir que tales objetos peligrosos se utilicen en el uturo para la comisión de nue!os delitos. y en el anterior. La imposibilidad de decretar el comiso se dar) incluso cuando concurra una excusa absolutoria o una causa de extinción de la responsabilidad penal que impidan la e ecti!a imposición de la pena. uera.

Lo característico de este comiso es su objeto. las cosas materiales que constituyan el objeto del delito ?Dg. bien para otros sujetos ajenos al hecho típico y antijurídico. -2E %p " %uando los referidos efectos e instrumentos sean de lícito comercio y su valor no guarde proporción con la naturale"a o gravedad de la infracción penal. seg7n la nue!a regulación. o se hayan satisfecho completamente las responsabilidades civiles. no o recer) normalmente 158 . no decretar el decomiso o decretarlo parcialmente . El comiso de las ganancias no puede estar sometido a los mismos principios que el comiso de los instrumentos y e ectos del delito. la aplicación del comiso proceder) aunque el instrumento utili$ado no sea objeti!amente peligroso ni quepa pronosticar la probabilidad de que sea utili$ado en el uturo para la comisión de nue!os delitos. El art. que. debe entenderse 7nicamente al propietario de los instrumentos o e ectos del delito legalmente adquiridos cuando sea capa$ de garanti$ar el cumplimiento de su deber de !igilancia de la cosa a in de e!itar su utili$ación en el uturo para la comisión de nue!os hechos delicti!os. 2=. El comiso. y no podr)n ser por ello decomisados. " %osas que hayan sido hurtadas o robadas@. En tal caso. En caso contrario. Co pueden tener esa consideración. sobre todo los de índole patrimonial y económica. Esta disposición a ecta 7nicamente al comiso de los instrumentos y e ectos del delito " #egla especí ica de proporcionalidad.or 50 de buena e. mientras que los bene icios producidos por el delito. 6eg7n este precepto. Hbjeto del comiso son los e ectos que pro!engan del delito o alta cometidos o los instrumentos con que se hayan ejecutado ?instrumenta vel producta scaeleris@. -24 parece !etar toda posibilidad de aplicar el comiso de los instrumentos y e ectos del delito cuando (stos pertene$can a un 50. decaer) el juicio a!orable de buena e y los objetos peligrosos de su propiedad que ueron utili$ados para cometer el delito. concretamente a un 50 de buena e no responsable del delito que los haya adquirido legalmente.+.. podr)n ser decomisados. En el caso de delitos patrimoniales y económicos cometidos en bene icio de una empresa por ejemplo. Una de las no!edades introducidas en el art. como ganancia o pro!echo económico. 6u undamento y sus ines son distintos. 6eg7n el art. " alimentos adulterados@. los sujetos penalmente responsables ser)n las personas ísicas que act7an como órganos y representantes de aqu(lla. el comiso se extiende tambi(n a las ganancias pro!enientes del delito. cualesquiera que sean las trans ormaciones que hubieren podido experimentar. %aso de delitos cometidos a tra!(s de una persona jurídica con instrumentos de la propiedad de (sta o que produ$can e ectos para ella proceder) el comiso de los mismos si los encargados de la !igilancia de tales objetos peligrosos no prestan esa garantía. puede aplicarse tanto a delitos como a altas. 'icho precepto se expresa en un sentido imperati!o y ordena que siempre que se imponga una pena deber) aplicarse inexcusablemente el comiso de los instrumentos y e ectos del delito. que producen un pro!echo o bene icio ?no necesariamente económico@. bien sea para los sujetos criminalmente responsables.. -24 plantea el problema in!erso.La regulación del comiso en el art. . El concepto de e ectos pro!enientes del delito ?producta scaeleris@ comprende los objetos que hayan sido producidos mediante la acción delicti!a ?Dg. -24 %p es la expresa regulación del llamado comiso de las ganancias. 6on muchos los delitos. COMISO DE LAS GANANCIAS. tienen generalmente como destinataria a la propia persona jurídica.ara que el objeto material del delito pueda decomisarse. pero es necesario que la in racción sea dolosa. es preciso que se incluya una regulación especí ica que excepciones a la regla general. . podrá el #ue" o $ribunal.

-22 %p " El que por título lucrativo hubiere participado de los efectos de un delito o falta. el pla"o no podrá exceder de 0 a. pues tambi(n allí ha tenido lugar un enriquecimiento injusto. está obligado a la restitución de la cosa o al resarcimiento del da. 3( 4uspensión de las actividades de la sociedad. un pro!echo ilícito. sus locales o establecimientos.peligrosidad intrínseca alguna. en relación con los delitos de cohecho y de tr) ico de in luencias.os. -24 requiere que las ganancias no pertene$can a un 50 de buena e no responsable del delito. 0( !a intervención de la empresa para salvaguardar los derechos de los 159 . que las haya adquirido legalmente. para su aplicación debería bastar con la prueba de que el delito produjo determinados bene icios y que (stos representan para su destinatario un enriquecimiento sin causa. . sin embargo.. pero el art.roblema especialmente signi icati!o en el )mbito de los delitos cometidos a tra!(s de una persona jurídica en bene icio de (sta. podrá imponer.o hasta la cuantía de su participación . Esta prohibición podrá tener carácter temporal o definitivo. favorecido o encubierto el delito. y previa audiencia de los titulares o de sus representantes legales. sólo puede ser aplicado en el supuesto de que se haya impuesto realmente una pena por el o los delitos cometidos. 2=. el comiso de las ganancias aparece regulado especialmente en relación con los delitos de tr) ico de drogas ?art. fundación o asociación por un pla"o que no podrá exceder de 0 a. Co cabr) aplicar el comiso de la ganancia en los supuestos en que el autor del hecho típico y antijurídico no sea penalmente responsable. lo cierto es que dicha igura de responsabilidad ci!il se re iere 7nicamente a los supuestos de participación lucrati!a que no tenga su origen en ninguna de las ormas de participación delicti!a punibles " 6upuestos de participación lucrati!a por parte de quienes ni ueron autores ni cómplices del delito. -23 %p " El #ue" o $ribunal. empresa. *( . A)s que una medida propia del 'erecho penal. 542@. Esta situación requiere el mismo tratamiento jurídicopenal que aqu(llas en que la ganancia la obtienen los mismos delincuentes personalmente. !a clausura temporal no podrá exceder de 0 a.URÍDICAS 1 ORGANI9ACIONES.rocede la aplicación del comiso de la ganancia. asociación o fundación.os. 6in embargo.os. con carácter temporal o definitivo. concretamente el enriquecimiento injusto. /rt. como consecuencia de la reali$ación de un hecho típico y antijurídico " . aun cuando se estime que el concepto de e ectos del delito utili$ado en este precepto comprende tambi(n las ganancias obtenidas. . 1( =rohibición de reali"ar en el futuro actividades. 25-.roblem)tica es la cuestión relati!a a la posibilidad de aplicar el comiso de la ganancia producida por el delito en los casos en que aqu(lla se haya incorporado al patrimonio de un 50 que no haya inter!enido en la comisión del delito. En el %p !igente. así como en el art.. una correcta aplicación de esta igura ni que puedan alcan$arse plenamente sus ines de neutrali$ación de la situación patrimonial ilícita alcan$ada mediante el delito. /rt. 'ebe ad!ertirse que el comiso de la ganancia. operaciones mercantiles o negocios de la clase de aqu6llos en cuyo e ercicio se haya cometido. no permite. -24 %p. MEDIDAS CONTRA PERSONAS .isolución de la sociedad. 4i tuviese carácter temporal. lo que presupone la culpabilidad del autor del hecho. motivadamente. 'ado el undamento del comiso de las ganancias. las siguientes consecuencias & '( %lausura de la empresa. se trata de una medida de 'erecho ci!il tendente a impedir el enriquecimiento sin causa. o una medida tendente a impedir un lucro ilícito " #estitución de un estado patrimonial de orden jurídicoFci!il en a!or de la colecti!idad. La naturale$a del comiso de la ganancia es la de una medida de no tolerancia de una ilícita situación patrimonial.2. La concreta regulación del comiso de la ganancia en el art. en los supuestos previstos en este %ódigo.

pues aqu(lla presupone el ejercicio de una !oluntad en sentido psicológico de la que las personas jurídicas e!identemente carecen. +poder coerciti!o+. a la adopción de medidas de control interno " Aedidas de organi$ación correcta de la acti!idad de la empresa tendentes a la e!itación de hechos lesi!os. pretenden +impedir que se consume una determinada !iolación del ordenamiento jurídico. al igual que las sanciones administrati!as se traducen en la utili$ación de instrumentos de uer$a y traen su causa del incumplimiento pre!io de una obligatio ?ilícito@. %onsecuencia de ello es que las personas jurídicas. penalmente irresponsables. estarán orientadas a prevenir la continuidad en la actividad delictiva y los efectos de la misma . eran medidas de seguridad de naturale$a administrati!a. sino 7nicamente en el &e#i*!% de que (ste se realice y concretamente. por el tiempo necesario y sin que exceda de un pla"o máximo de 0 a. / las personas jurídicas les alta bien la capacidad de acción en el sentido del 'erecho penal. En nuestro 'erecho. estarán orientadas a prevenir la continuidad en la actividad delictiva y los efectos de la 160 . por un Kue$ o 1ribunal penales y en un procedimiento penal. se parte de la premisa de que las personas jurídicas son incapaces de delito. 3(.os. deben establecerse medidas pre!enti!as. asociaciones y organi$aciones. !as consecuencias accesorias previstas en este art.traba adores. /sí lo dice expresamente el propio art. y por ello. antes de producirse la !iolación y su e ecti!idad est) en unción precisamente de que aqu(lla no tenga lugar. etc.arte Especial en relación con algunos delitos concretos.. La doctrina mayoritaria había llamado la atención sobre que algunas sanciones como la clausura o cierre de locales. b@ Las medidas coerciti!as. !a clausura temporal prevista en el apdo. podrán ser acordadas por el #ue" /nstructor tambi6n durante la tramitación de la causa. pues dichas medidas tienden a !encer ese incumplimiento y a or$ar el comportamiento e ecti!amente debido. en contraposición al poder puniti!o. La no!edad reside en la regulación de tales medidas con car)cter general y bajo la denominación expresa de +consecuencias accesorias+. no obstante. -2E " !as consecuencias accesorias previstas en este art. se orientan a la pre!ención. /unque en el art. Este tipo de medidas es el adecuado para producir e ectos de moti!ación de la conducta de las personas ísicas que rigen a la jurídica. no hay dudas sobre que las que est)n contenidas en ese precepto.. /lgunas de estas medidas eran ya conocidas en el %p derogado. que pueden tener un car)cter asegurati!o o coerciti!o. a@ Aedidas pre!enti!as de car)cter asegurati!o son aqu(llas que sobre la base de undamentos objeti!os de peligrosidad de la propia persona jurídica en cuanto instrumento apto para la reali$ación de hechos ilícitos ?peligrosidad objeti!a de la cosa@. pre!istas en algunos preceptos de la . 'i ieren de las sanciones en su inalidad. de acuerdo con la opinión mayoritaria en la doctrina y en la jurisprudencia. con igurado por actores criminogenos " a!orecedores de la reali$ación de delitos e in racciones administrati!as en el curso de la acti!idad de una agrupación. 6e adoptan por tanto. ni tampoco de medidas de seguridad postdelictuales. no pueden ser sujetos de una pena. 'ado el in y el undamento de tales medidas su aplicación no debe encontrar su principio legitimador en la comisión real del hecho antijurídico. 6e establece una regulación general de medidas aplicables a empresas. 6e trata de medidas que se inscriben en lo que. y en general las agrupaciones.. disolución de asociaciones. en la "e$esidad de &!%te$$i0" de ie"es E'!-di$%s. '( y la suspensión se. o de los acreedores. se llama. %on respecto al supuesto de hecho de la peligrosidad objeti!a de las personas jurídicas y agrupaciones. que eran impuestas. -23 %p no se incluyen todas las medidas contra asociaciones que serían con!enientes.alada en el apdo. a partir de (l.

que est(n ijadas en los preceptos de . alguna pena o medida de seguridad de las previstas en el %ódigo .... para que puedan ser aplicadas.misma . 6eg7n el art... las medidas en (l pre!istas sólo podr)n ser aplicadas en los casos expresamente pre!istos en el %p.arte Especial. -23 %p. El undamento de estas medidas debe ser ajeno a la culpabilidad y a la peligrosidad criminal del autor indi!idual del hecho.. siendo preciso por ello. Las medidas del art. sin necesidad de su pre!isión especí ica. -23 son +accesorias+. aqu(l radica en la peligrosidad objeti!a de la organi$ación de medios materiales o de las concretas acti!idades que se lle!an a cabo a tra!(s de la estructura de la organi$ación o de la empresa y su imposición es tambi(n expresión del ejercicio del poder coerciti!o. 4ólo podrán decretarse en caso de una sentencia en la que se imponga. a una persona natural. 161 . sino porque su imposición no es posible al margen de la de una pena o medida . y no del poder puniti!o. no porque acompa&en siempre a una pena o medida.

el art. PENA 1 REPARACI4N CIVIL. .or su parte. 21.3. La cuantía de la reparación. mientras que el de la 2M es la existencia de un da&o resarcible causado por un hecho antijurídico. La di erencia esencial entre la pena y la reparación ci!il se halla en que el presupuesto de la -M es la culpabilidad. el quantum de la reparación no podr) superar la cuantía del da&o causado. Las penas y las medidas de seguridad no son las 7nicas consecuencias jurídicas del delito. sin posibilidades de que pueda a ectar a alguien distinto del autor de la !iolación del precepto penal " 6anción no transmisible a terceros. Co sucede lo mismo con la responsabilidad ci!il. 'el car)cter personal de la responsabilidad criminal se deri!a tambi(n la imposibilidad de cumplimiento solidario de la misma entre los distintos partícipes 162 .os y per uicios por 6l causados +. /sí lo establece el art.os o per uicios . la medición de la pena debe reali$arse atendiendo a la medida de la culpabilidad. --E %p@. (ste !e satis echo su inter(s. --6. 'e la comisión de un delito o alta se deri!a la responsabilidad penal. por contra.. en los t6rminos previstos en las leyes.*La responsabilidad ci!il y las costas procesales 21. igualmente cuando es un 50 quien repara. lo es tambi6n civilmente si del hecho se derivaren da. La naturale$a ci!il de la responsabilidad deri!ada del delito se mani iesta con mayor intensidad si se anali$an las di erencias apreciables entre las sanciones en que se materiali$an las responsabilidades penal y ci!il " La pena y la reparación ci!il. puede ser satis echa por una persona distinta de la que reali$ó el hecho productor del da&o.dispone que toda persona criminalmente responsable de un delito o falta. %aps. 9 y 99. La reparación. LA RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DE LA IN8RACCI4N PENAL. -.i# ex delicto. deber) !enir determinada por la entidad del da&o. culpable. se deri!ar) adem)s la denominada !es&%"sa i#idad $i. los da. por el contrario. /l no ser personal. la responsabilidad ci!il es transmisible. patrimoniales o morales.2. pues (sta queda inalterada aunque el autor del ilícito penal quede exento de responsabilidad criminal por alta de culpabilidad ?art. causados por el hecho delicti!o. /l encontrar su undamento la responsabilidad penal en la culpabilidad del sujeto. de la que ocupa nuestro %p en el 1ítulo D del Libro 9.1. pero si han originado da&os y perjuicios... 6i la gra!edad de la pena no puede superar la medida de la culpabilidad. La pena es personalísima y sólo puede imponerse al autor del hecho ilícito. pues al orientarse al perjudicado.. Co puede imponerse penal alguna al autor de un hecho típico y antijurídico si no es adem)s. sino que tambi(n lo es la obligación de reparar los da&os y perjuicios.%p. en !irtud del cual + !a e ecución de un hecho descrito por la !ey como delito o falta obliga a reparar.

cómo y en qu( medida debe hacerlo. sino del delito pre!iamente consumado.+. el da&o o perjuicio no se deri!a del delito que el sujeto tenía la intención de cometer. Aientras que las normas penales tienen una unción pre!enti!a. que se impone al culpable por haber in ringido un precepto penal.or 7ltimo.. 3( !a indemni"ación de per uicios materiales y morales .or tanto. En !irtud del art. la restitución se presenta como modalidad pre erente de resarcimiento y sólo cuando no sea posible.2. En estos supuestos. que centra sus miras en el perjudicado y tiende a remediar el mal causado. no generan responsabilidad ci!il. persiguen inalidades distintas " Aientras que las sanciones penales se dirigen a tutelar el inter(s p7blico. LA RESTITUCI4N. lo que no implica que cuando se incurra en responsabilidad ci!il ex delicto surja en todo caso un deber de restituir.-. %omo contenido de la responsabilidad ci!il. CONTENIDO DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL.. --6. DELITOS 5UE DAN LUGAR A LA RESPONSABILIDAD CIVIL. %p " la responsabilidad establecida en el art. . La pena es un castigo.o.. En ellos. deber) acudirse a la reparación o 163 . . --. como es lógico. La responsabilidad ci!il se materiali$a en la reparación del da&o. las ci!iles se orientan a la protección de intereses pri!ados. La responsabilidad penal y la ci!il y los instrumentos de los que se sir!en ambas. con!ertido en el %p 3* en una modalidad de esta a ?art. a los delitos que consistan en la pri!ación de un bien a la !íctima por parte del autor. si hay delito pero no se han deri!ado de (l da&os o perjuicios. 21. *( !a reparación del da.. anterior comprende & '( !a restitución. sino que hacen re erencia a la misma realidad " /l menoscabo patrimonial o moral su rido por una o !arias personas como consecuencia de la comisión de un ilícito penal ?puesto que se est) ante la responsabilidad deri!ada de delito@ y que comprende tanto el desembolso e ecti!o como la ganancia que se ha dejado de obtener ?da&o emergente y lucro cesante@. no habr) nacido responsabilidad ci!il alguna.5@. concretamente. delitos de resistencia y desobediencia a la autoridad. si se trata de responsabilidad ci!il deri!a del delito. 21. otro de reparar y otro de indemni$ar.or otra parte.3. 6uele a irmarse que los delitos en grado de tentati!a y los delitos de peligro. pero son a irmaciones que han de mati$arse. / pesar de que el %p los distingue. etc. lo que est) legalmente pre!isto para la responsabilidad ci!il deri!ada del delito ?art. / la in!ersa. cualquier delito puede dar lugar a responsabilidad ci!il si ha generado da&os o perjuicios. un mal. cuando tampoco puedan apreciarse da&os morales. algunos delitos de lesión consumados no generan responsabilidad ci!il. al no causar da&os o perjuicios. hay delitos que pueden no generar responsabilidad ci!il en el caso concreto. tiene car)cter sancionador y !a dirigida al autor del hecho ilícito. las normas ci!iles presentes en nuestro %ódigo penal pretenden que se repare el da&o ya causado y a estos e ectos establecen quien. 21. undamentalmente delitos que no causan perjuicios patrimoniales. El contenido de la responsabilidad ci!il deri!ada del delito abarca los 5 conceptos enumerados en el citado art. la restitución supone la entrega al legítimo poseedor o propietario de la cosa de la que ha sido pri!ado en !irtud de la in racción. El undamento de toda responsabilidad ci!il es la existencia de un da&o.en la in racción penal. . los da&os y perjuicios no son distintos. 2*.2@. como por ejemplo el antiguo delito de cheque en descubierto. Esta modalidad de responsabilidad ci!il sólo a ecta. el da&o causado por un ilícito penal.

El precepto combina la restitución del bien con el abono de deterioros y menoscabos que haya su rido el mismo. El art. sino que entra m)s bien en el concepto de indemni$ación del art.. pre!isión coherente con la del art. 242.6. si bien establece que la posesión de los bienes muebles. el art. podrá reivindicarla de quien la posea . --2. El bien debe restituirse aunque se halle en poder de 50 que lo haya adquirido legalmente y de buena e. que no quepa incluir en el resarcimiento por el equi!alente del art. establecida en el art. para los delitos de injuria y calumnia.. .2. con lo que se respeta la clasi icación de las obligaciones recogida en el art. hubiese sido igualmente exigible. el derecho del poseedor de buena e de repetir contra quien corresponda. 21.2 %p " Esta disposición no es aplicable cuando el 3( haya adquirido el bien en la forma y con los requisitos establecidos en las !eyes para hacerlo irreivindicable . las 164 . que produce adem)s e ectos atenuantes en la pena. adquirida de buena fe. / tenor del art. como el pago de las cuantías adeudadas en el delito de impago de prestaciones económicas amiliares. El art. --2 %p establece cu)les son las posibles modalidades de resarcimiento en orma especí ica.. sino ante una reparación o indemni$ación. 52. la publicación de la sentencia condenatoria. a&ade como excepción que el que hubiese perdido una cosa mueble o hubiese sido privado de ella ilegalmente. --5 %p. en todo caso. pero tambi(n en concepto de otros perjuicios que le haya podido causar la obligación de restituir. de hacer o no hacer. La restitución del bien encuentra su límite en la irrei!indicabilidad del mismo. siempre que sea posible. (sta podr) consistir en obligaciones de dar.5 %p. con abono de los deterioros y menoscabos que el #ue" o $ribunal determinen . . consistir)n en la entrega de un bien ?distinto de la restitución del bien sustraído del art. -. ---. Las obligaciones de dar. expresamente mencionado como orma de reparación en el art.. 1ambi(n puede consistir en obligaciones de hacer la reparación del da&o a que se re iere el art. combinando la restitución con la indemni$ación... al ser una orma de resarcimiento en orma especí ica. ---. si bien no por el propio responsable.%p " . ---. al 50 le asiste el derecho a ser indemni$ado por el responsable ci!il del delito o alta. sino a su costa.. 2-6.eberá restituirse.. no se est) ante una restitución. derecho que hace posible la reclamación por parte del 50 de lo que haya pagado por la cosa y que se dirigir) contra la persona de quien la recibió.or lo que respecta a las modalidades de reparación. que. REPARACI4N DEL DADO. 'ebiendo interpretarse en el sentido de que solamente ser) restitución la que lo sea del mismo bien.indemni$ación. pues seg7n el art. equivale al título. que no siempre ha de ser el responsable ci!il. 224.EE %c. Esta indemni$ación proceder) por los menoscabos o deterioros del bien cuyo abono haya debido soportar el 50 adquirente de buena e. como modalidad de reparación. en los delitos relati!os a la protección de la lora y la auna. así como los par)metros que deber)n ser!ir de directri$ al Kue$ o 1ribunal a la hora de elegir una u otra orma de reparación. se deja a sal!o.. %p. a satis acer ambos conceptos. 262 %c. de modo que el 50 de buena e se !er) obligado en primera instancia. --2 tambi(n menciona. el mismo bien. de no haber encontrado mención expresa en el art. --.or ello el abono de deterioros y menoscabos. La determinación de la cuantía de los deterioros y menoscabos queda al arbitrio del 1ribunal. Co obstante. pues si se entrega un bien distinto o el equi!alente en dinero del bien sustraído a la !íctima. para los delitos relati!os a la propiedad intelectual .o incluso en la entrega de una cantidad de dinero@. 6on ejemplos de obligaciones de hacer. 1ampoco el abono de deterioros y menoscabos es ya restitución en sentido estricto. /dem)s.

.?. El per udicado es la persona que ha su rido los da&os ci!iles producidos por el delito. el su rimiento ísico. así como la cuantía de los mismos. La determinación de la cuantía queda al arbitrio del 1ribunal.UICIOS.rotección del 'erecho al Bonor. -. el desprestigio o el descr(dito consecuti!o a la injuria.obligaciones de no hacer. incluso a los que no tienen re lejo patrimonial alguno. 20. cuyo art.ara que na$ca el deber de indemni$ar no basta con que exista constancia del delito o alta. INDEMNI9ACI4N DE PER. --2 dispone sólo que el importe de la indemni$ación deber) moderarse si la !íctima ha contribuido con su conducta a la producción del da&o " +%ompensación de culpas+ que juega en materia de 'erecho pri!ado con la inalidad de que se lle!e a cabo un reparto equitati!o del da&o y con un criterio exclusi!amente de equilibrio patrimonial. por ejemplo.2. en los arts. 165 . pues si se trata de resarcimiento en orma especí ica. . pudiendo existir otros perjudicados. que se d( un nexo causal entre aqu(l y el delito " Gue exista entre ambos una relación de causa e ecto. . mientras que los da&os morales a ectan a bienes inmateriales del da&ado. LAS PERSONAS CIVILMENTE RESPONSABLES. 9dea que se pone claramente de mani iesto en el art. así como las condiciones personales y patrimoniales del culpable. 21. donde entran en juego intereses p7blicos. El problema undamental que plantea la indemni$ación de los da&os ci!iles causados por el delito es el de la determinación de su cuantía. determinando asimismo el Kue$ si es el responsable ci!il mismo quien debe cumplir la obligación que se estable$ca o si puede ser ejecutada a su costa. --. el Kue$ o 1ribunal atender) a la naturale$a de (ste. a los que se re iere el %p cuando habla de la amilia del agra!iado y de terceros. sí deber) e ectuarse una !aloración del da&o ?al arbitrio del 1ribunal@. etc e incluso el sentimiento de la dignidad lastimada. 21. sus amiliares y terceros. La categoría de agra!iado y perjudicado coincidir)n normalmente en una misma persona. --2 %p 3* no da ning7n criterio al respecto de cómo ha de ijarse el quantum de la reparación. no hay que determinar cuantía alguna de la reparación. y --5 extiende expresamente la indemni$ación a los mismos. -0 que se pruebe la existencia de unos da&os. El %p. pero no en el )mbito de la responsabilidad penal. sobre todo cuando se han causado da&os ísicos yLo morales. 6on destinatarios de la indemni$ación ?art. aunque no siempre. 6i un sujeto comete un delito del que se hayan deri!ado da&os o perjuicios. / estos 7ltimos se les denomina da&os morales puros y abarcan. El art. a la 9ntimidad . 'entro de los da&os morales se establece toda!ía una distinción m)s seg7n si esos da&os repercuten mediatamente sobre el patrimonio o no repercuten en absoluto sobre (l.or agraviado se entiende el sujeto pasi!o de la in racción. 3 de la Ley Hrg)nica -L-3E2 de .. sino que es preciso. y teni(ndose en cuenta que la responsabilidad penal es subjeti!a y personalísima. criterio que tiene re lejo en jurisprudencia constante.ersonal y .amiliar y a la propia 9magen. Hbjeto de la indemni$ación son tanto los da&os materiales como los morales. El art.3. aunque.ara elegir entre una u otra modalidad de reparación del da&o. que proceder) !alorando los actores que concurran en el caso concreto. --5 %p@ el agra!iado. El concepto de +agra!iado+ no coincide con el de +perjudicado+. para que el da&o sea indemni$able. el dolor por la p(rdida de un ser querido. la !íctima del delito o titular del bien lesionado.. se requiere tambi(n. establece " 4erán aplicables los criterios de esta !ey para la determinación de la responsabilidad civil derivada del delito . Los da&os o perjuicios materiales o patrimoniales son aqu(llos que producen un menoscabo !alorable en dinero sobre los intereses patrimoniales del perjudicado.

Bace tambi(n responsables ci!iles a quienes tengan bajo su potestad o guarda a los sujetos acti!os del delito. como consecuencia de un hecho pre!isto en el %ódigo. si no lo es. El quantum de la indemni$ación se determinar) en proporción al perjuicio e!itado si es estimable y. no puede hacerse recaer en alguien distinto a la persona que cometió el delito. 2. 2.L-3E. --6 a -22 recoge una serie de reglas que sir!en para determinar qui(nes deben responder ci!ilmente ?directa o subsidiariamente@ en determinados supuestos " 1.. pues si el responsable criminalmente no puede satis acerla. lo har)n otros subsidiariamente ?arts. 5. aplic)ndose las reglas establecidas en el art. b@ #esponsabilidad ci!il del asegurador " El art. y -2. %p y en casos de error " 1. le ha sido aplicado la eximente de estado de necesidad " 6er)n responsables ci!iles directos las personas en cuyo a!or se haya preca!ido el mal. no habr) pena. 5M " 'etermina qui(n responde ci!ilmente cuando al autor del delito o alta causante del perjuicio. 2M " 6upuestos en que son igualmente responsables el ebrio y el intoxicado " /rt. Esto no ocurre con la responsabilidad ci!il. --E %p para determinar contra quienes y en qu( orma puede exigirse dicha responsabilidad.. " El ebrio y el intoxicado son responsables ci!iles directos. 2. --6. %p.%p@. responder)n solidariamente por sus cuotas y subsidiariamente de una a otra categoría. . la responsabilidad ci!il. regul)ndose en el art. En el supuesto de concurrencia de autores y cómplices como responsables ci!iles. subsiste. * y 6 del art. c@ #esponsables ci!iles en los supuestos de exención de responsabilidad criminal de los n0 -. las relaciones entre ellos ser)n " Los autores y los cómplices. Res&%"sa #es $i. 166 . sin embargo. --4 %p establece la responsabilidad ci!il directa del asegurador hasta el límite de la indemni$ación legalmente establecida o con!encionalmente pactada en los casos en que. se produ$ca el e!ento que determine el riesgo asegurado. s-. Cas%s de eAe"$i0" de !es&%"sa i#idad $!imi"a# < En los supuestos en que el autor del delito quede exento de responsabilidad criminal por concurrir determinadas eximentes del art. Gueda a sal!o el derecho de repetición del asegurador contra quien corresponda " Ley *.i#es di!e$t%s < a@ #esponsabilidad ci!il de los responsables criminalmente " El primer supuesto es aqu(l en el que coincide en una misma persona el responsable ci!il y el penal. guardaron la diligencia debida. --6 %p. en los arts.enal y ci!il " /rt. La responsabilidad penal encuentra su undamento en la culpabilidad. de %ontrato de 6eguro. entre sí. en la proporción que el Kue$ o 1ribunal estable$ca seg7n su prudente arbitrio. -M " 6upuestos de anomalía o alteración psíquica. y si (sta alta.or ser personalísima.2 %p. ser) a la !e$ responsable ci!il directo por la totalidad de la cuan tía de la indemni$ación. con sus respecti!as cuotas. si en el ejercicio de su unción.%p. -2. y sin perjuicio de la responsabilidad ci!il directa que pudiera corresponder a los imputables.incurre en 2 tipos de responsabilidad " . si medió culpa o negligencia por su parte. aunque no lo sean criminalmente. El %p. %aso de que exista solamente un responsable penal. 2. 2M " 6upuestos de aplicación de la eximente de miedo insuperable y determina la responsabilidad principal para los que hayan causado el miedo y subsidiaria para quienes hayan ejecutado el hecho. distingui(ndose " N% responder)n ci!ilmente.

--E. FF Gue exista una determinada relación entre la persona que se halla obligada subsidiariamente y el delito cometido o el autor del mismo.articipación a título lucrati!o " %onstituye un supuesto de responsabilidad ci!il directa el contemplado en el art. serán responsables civiles los autores del hecho .. Cas%s de e!!%! " El %p 3* incorpora una pre!isión sobre responsabilidad ci!il en supuestos de error. " #eceptadores de los arts. Res&%"sa #es $i.. 23E y sigs. y error in!encible sobre la ilicitud del hecho constituti!o de la in racción penal. extendi(ndose su responsabilidad ci!il sólo al lucro obtenido por la adquisición. generalmente por ra$ones de insol!encia.2.%p recogen supuestos de responsabilidad ci!il subsidiaria. 2E %p. #(gimen de solidaridad entre el autor del delito y el titular del medio. -33.2 " En el caso del art. *'* de este %ódigo . -22 %p " El que por título lucrativo hubiere participado de los efectos de un delito o falta. 2. está obligado a la restitución de la cosa o al resarcimiento del da. siempre que haya por su parte culpa o negligencia . hablada o visual. revistas.. o de sus dependientes o empleados. por los delitos o faltas cometidos utili"ando los medios de los que son titulares.o hasta la cuantía de su participación . de ando a salvo lo dispuesto en el art.i#es s' sidia!i%s < Los arts. 12=.. y -2. -2 exime de responsabilidad criminal son los de error in!encible sobre un hecho constituti!o de la in racción penal. El an)lisis de las reglas de determinación de las personas ci!ilmente responsables que se contemplan en el art. Aayores de -E a&os. d@ . 6in embargo. 12=. subsiste la responsabilidad ci!il aun cuando no haya responsabilidad penal. -2. periódicos. por los da.os y per uicios causados por los delitos o faltas cometidos por los mayores de '+ a. responder) ci!ilmente una persona distinta a la que cometió la in racción penal.. '1. que queda plasmada en el art. que rige para aqu(llas. se hayan infringido los reglamentos de policía o las disposiciones de 167 .. b @ A!t. c@ A!t.1 < #esponden subsidiariamente !os padres o tutores.3 < #esponden subsidiariamente !as personas naturales o urídicas en los casos de delitos o faltas cometidos en los establecimientos de los que sean titulares. a@ A!t.. 12=. todo ello sin perjuicio de que puedan incurrir en una responsabilidad ci!il superior si la conducta del receptador causa un perjuicio que !a m)s all) del lucro obtenido por el mismo.ía. cuando por parte de los que las diri an o administren.2 < #esponden subsidiariamente !as personas naturales o urídicas titulares de editoriales. estaciones de radio o tv o de cualquier otro medio de difusión escrita.os su etos a su patria potestad o tutela y que vivan en su compa. --E debe concluirse con una re erencia al art. En !irtud de ellos. 1(rmino +autores+ que incluye a todos los que se mencionan en el art. ob!iamente incapacitados. siempre que se den los siguientes requisitos " FF Gue el responsable penal no pueda hacer e ecti!a la responsabilidad ci!il a cuyo cumplimiento est) principalmente obligado. recepción u ocultación de los e ectos del delito base. Los 7nicos supuestos de error en los que el art..

extendía la responsabilidad ci!il subsidiaria a +entidades+ y +organismos+. por el art.. LE%ri. era ya exigida por la jurisprudencia al amparo del art. .i# s' sidia!ia de #as Admi"ist!a$i%"es PK #i$as < La responsabilidad ci!il subsidiaria de las /dministraciones .. adem)s del cumplimiento de la pena que le sea impuesta y de la satis acción de la responsabilidad ci!il. e@ A!t. 22. El legislador incorporó al %p un precepto. el -2-. ya no est) obligado a e ectuar dicho pago. Ci el %p ni la LE%ri dan un concepto de costas procesales. 3. El pago de las costas procesales constituye tambi(n una consecuencia jurídica del delito. Es&e$ia# $%"side!a$i0" de #a !es&%"sa i#idad $i. 2=. en el desempe&o de sus obligaciones o ser!icios.. en el que se regula la materia con sus especi icidades. /l sujeto criminalmente responsable de un delito o alta le compete. si bien la responsabilidad ci!il subsidiaria de la empresa por los da&os deri!ados de los delitos cometidos por los empleados al conducir !ehículos de motor pertenecientes a aqu(lla. 22 %p 45. así como en el art. etc. -22 %p 168 . dado que la naturale$a de esta materia es eminentemente procesal y cumple una unción reparadora.2 < 6e establece la responsabilidad subsidiaria de las personas naturales o urídicas titulares de vehículos susceptibles de crear riesgos para terceros. el pago de las costas procesales. al igual que la responsabilidad ci!il. .. representantes o gestores en el desempe. hasta la entrada en !igor del %p 3*. entre los que se encuentran los entes p7blicos.7blicas. Una relación de dependencia entre el principalmente obligado y 20.or lo que respecta al contenido de las costas procesales.recepto pol(mico que declara responsable subsidiaria a la /dministración sólo en caso de que el autor del delito sea penalmente responsable.o de sus obligaciones o servicios . representantes o personas autori"adas . Gue el empleado. El obligado al pago de las costas es el condenado por un delito o alta. por lo que si el procesado resulta absuelto. no sancionatoria.@.. 12=. Hbligación instaurada en el art. si bien no de orden sustanti!o penal.. el art. El %p 3* introduce esta regla con car)cter no!edoso. d@ A!t. COSTAS PROCESALES. 22 %p 45.la autoridad que est6n relacionados con el hecho punible cometido. de iniendo (stos como el conjunto de medios económicos necesarios para lle!ar a cabo la unción jurisdiccional+. pero se considera que +constituyen una parte de los gastos. por los delitos o faltas que hayan cometido sus empleados o dependientes.. de modo que 6ste no se hubiese producido sin dicha infracción . dependiente. El mencionado art.+ < #esponden subsidiariamente !as personas naturales o urídicas dedicadas a cualquier g6nero de industria o comercio.ara que se le pueda exigir al empresario el cumplimiento de la responsabilidad ci!il a que se re iere la regla 2M del precepto en cuestión. haya cometido el delito o alta que causó da&os indemni$ables. 12=. -25 %p. . por los delitos o faltas cometidos en la utili"ación de aquellos por sus dependientes. por los perjuicios causados por sus empleados en el desempe&o de sus unciones p7blicas ha sido exigible. se precisa la concurrencia de 2 requisitos " -0. dada la proli eración de los siniestros relacionados con la circulación automo!ilística y la consiguiente necesidad de otorgar cobertura a los perjudicados.

-2* y -26. 2=. 6i se trata de un delito que sólo puede perseguirse a instancia de parte. 20 / las dem)s costas procesales. *0 / la multa. sin pre erencia entre los interesados. cuando se impusiere en la sentencia. las costas del acusador pri!ado se satis ar)n con pre erencia a la indemni$ación del Estado. 226 LE%ri remite al %p en lo re erente a la regulación del orden y pre erencia de pago en el supuesto en que los bienes del penado no sean bastantes para cubrir todas las responsabilidades pecuniarias " /rts. La imputación de los pagos se har) en el siguiente orden " -0 / la reparación del da&o causado e indemni$ación de los perjuicios.1=. asimismo. dedicados al +cumplimiento de la responsabilidad ci!il y dem)s responsabilidades pecuniarias+. 50 / las costas del acusador particular o pri!ado. incluso las de la de ensa del procesado. El art. los honorarios de la acusación particular en los delitos sólo perseguibles a instancia de parte. su pago. ORDEN DE PRELACI4N PARA EL PAGO DE RESPONSABILIDADES PECUNIARIAS. 169 . 20 / la indemni$ación al Estado por el importe de los gastos que se hubieran hecho por su cuenta en la causa.dispone que comprender)n los derechos e indemni$aciones ocasionados en las actuaciones judiciales y que incluir)n.