El primer párrafo Selva Almada, escritora Entrevista realizada por Christian Ríos Selva Almada nació en Entre Ríos

en 1973. Es autora de varias obras, entre ellas El viento que arrasa (2012), Intemec, relato publicado en la editorial electrónica Los proyectos (2012), Una chica de provincia (2007), Niños (2005) y Mal de muñecas (2003). También ha integrado diversas antologías de cuentos, entre ellas Die Nacht des Kometen (Alemania, 2010) y su novela El viento que arrasa fue traducida al francés. Fue Becaria del Fondo Nacional de las Artes, co- dirige el ciclo de lecturas Carne Argentina y coordina talleres de escritura en Buenos Aires y en el interior del país. En la siguiente entrevista, Selva Almada, nos trasmite su particular mirada del acto escribir, nos cuenta cómo y porque se acerco a la escritura, pero también nos habla sobre su forma de vivir los impasses y de cómo la contingencia forma parte fundamental en su manera de contarnos una historia. Christian Ríos: ¿Qué funciona cómo causa de la escritura? Selva Almada: No siempre es lo mismo. Algunas veces han sido anécdotas que me contaron, o algo que vi en la calle y me llamo la atención. Pero no siempre el motivo, o el impulso, se da de la misma manera. En Ladrilleros fue una anécdota que me contaron, en forma muy escueta y muy breve, pero había algo en eso que me quedó en la cabeza. Era la idea de un duelo en un parque de diversiones. Lo tuve mucho tiempo en mente y pasaron un par de años antes de que me sentara a escribirlo. Había algo ahí, en morirse en un parque de diversiones, que me resultaba seductor. En otros relatos fue otra cosa. Por ejemplo en un relato que terminé de escribir el año pasado, que había dejado porque no sabía como seguirlo, el disparador fue algo que escuché en las épocas de incendio. A veces en el verano se incendian parques, medio espontáneamente, o porque alguien es imprudente. Era una situación en la que salía todo el bicherio para la ruta, creo que había sido en El Palmar, como escapando del fuego. Me había impresionado esa imagen. Empecé ese relato, que se llama El incendio, por los animales. Después surgió detrás otra historia que tenía que ver con personas, con las relaciones entre las personas. Pero eso vino después de esa imagen que me pareció muy poderosa, el fuego y los animales escapando. Christian Ríos: ¿Esas anécdotas, esas imágenes, tocan un punto que te precipitan a la escritura? ¿Cuáles sería ese punto? Selva Almada: Creo que básicamente es lo insólito. Podría ser el asombro y la curiosidad. En la vida no soy una persona que se asombra fácilmente con las cosas. Mi pareja siempre me dice " Por qué decís que no te gusta el sushi si no lo probaste". No me interesa probarlo, ya sé que no me gusta. Él es de la idea de que hay que ser curioso y ver. A mi no me interesa, la curiosidad y el asombro los guardo para otras cosas. Creo que tiene que ver con las imágenes, con lo que me cuentan, pero fortuitamente. No voy a buscar. Espero y aparece. Como si estuviese sentada, en mi casa, mirando por la ventana, sabiendo que en un momento va a aparecer algo que me llame la atención, me asombre y me toqué en algún punto muy íntimo, que no podría explicar, pero que provoca que tenga ganas de escribir eso y ver hacia donde vamos. Pero no podría definir cuál es ese punto. No podría ponerle un nombre a ese punto. Christian Ríos: ¿Y habría dos momentos distintos en la escritura: el impacto y el trabajo? Selva Almada: Sí, totalmente. Christian Ríos: ¿Escribir para vos sería un trabajo sobre el impacto? Selva Almada: Sí, claro. Sería ese trabajo sobre algo que me impacta, que me asombra y bueno obviamente es mucho más arduo el trabajo de la escritura sobre eso que te impactó, que el impacto en sí. Porque ahí se empiezan a desplegar otras cosas. Se empieza a desplegar un universo. La anécdota del parque de diversiones era un punto muy pequeño, un duelo en un parque de diversiones. Para llegar a la novela hubo un montón de trabajo y de otra cosa que no tenía nada que ver con la anécdota original. Como una deformación del impacto para lograr una historia, un relato. Escribir sería como tratar de revivir esa conmoción, pero además tratar de trasmitírsela a otro que en realidad no sabes quién es. Es un posible lector. Entonces ahí es cuando entra el trabajo de la escritura. Para mi la escritura es trabajo, por supuesto un poco de talento hay que tener, pero básicamente trabajo. Ahí empieza lo complicado. Le doy mucha importancia al primer párrafo. Hasta que no logro un primer párrafo que me guste y que me parezca que tiene esa potencia para seguir adelante, no sigo adelante. Ese primer párrafo puede llevar semanas enteras hasta que finalmente cuaja. Tiene que ver con ésto, porque para mi ese primer párrafo, más allá que no tenga que ver con esa primera imagen que me impactó, el primer párrafo ya concebido como un relato que va a leer otra persona, tiene que tener un impacto para el lector. Me tiene que invitar a seguir leyendo. Christian Ríos: ¿Ese primer párrafo tiene que trasmitir algo de ese impacto? Selva Almada: Claro, en el primer párrafo tiene que haber algo de esa conmoción.

Probablemente haya un aggiornamento con respecto a lo mismo. no me siento una rupturista con respecto a ellos. Christian Ríos: ¿No ves diferencias en la manera de escribir por ejemplo entre los escritores de tu generación y escritores de generaciones anteriores? ¿Ves continuidades o rupturas? Selva Almada: No veo rupturas en esta época. Por eso cuando dicen "Nueva narrativa argentina". Otra vez vuelvo al ejemplo del parque de diversiones desde que me contaron esa anécdota pasaron dos o tres años. Christian Ríos: Pero eso está ahí para escribirse. pero en el fondo creo que siempre estamos contando lo mismo. una urgencia no. de escribir. no sé si hay mucho más que romper. Darle alguna vuelta a determinados géneros que se han dejado de trabajar. mis pares. es el contexto. pero creo que hay muchos escritores que no trabajan demasiado sobre el lenguaje. No es una urgencia inmediata. La miseria. en esta época? Selva Almada: Por ejemplo Ladrilleros es hija de los 90. ni con lo que escribo. que siempre son tres o cuatro temas. las privatizaciones. las historias que yo pretendo escribir son universales. ¿Esa reescritura no introduce algo novedoso? Selva Almada: A mí me parece que no hay muchos temas de los cuales escribir. o un aggiornamento. Pero no creo que surja algo nuevo. No sé si habrá algo más que romper. porque la palabra nueva supone una novedad. novedoso incluso para mis contemporáneos. ni con aquello que escriben mis contemporáneos. No veo que haya eso conmigo. Haroldo Conti. Es lo único que se puede hacer cuando uno escribe. Por ejemplo pensando en autores cuya tradición estaría siguiendo.Christian Ríos: ¿Hay una necesidad de escribir cuando surge ese impacto? Selva Almada: Sí. esta ambientada en los noventa. Christian Ríos: ¿Crees que exista un rasgo propio en la forma de contar. Christian Ríos: Sí. Pero siempre estaba ahí. retomar tradiciones y darles un aire nuevo. Christian Ríos: ¿El impacto suele ser algo que tiene una urgencia? Selva Almada: No. Por ejemplo el lenguaje con el que yo escribí Ladrilleros probablemente en el siglo xix no hubiese estado muy aceptado. pero no una verdadera ruptura. . Creo que retomamos tradiciones y obviamente las aggiornas de alguna manera. una ruptura. No creo que haya posibilidades de romper nada a esta altura. Selva Almada: Claro. puede parecer una obviedad cuando uno esta hablando de escritura. a lo sumo reciclar. o desde la construcción lingüística. Puede ser novedoso desde el punto de vista del lenguaje. No hay otra cosa que trabajar mucho sobre el lenguaje. Ladrilleros es la reescritura de Romeo y Julieta. Pero no nueva. Creo que hay un reciclaje. o Daniel Moyano. generalmente sí. Pero Ladrilleros es Romeo y Julieta en clave gay. pero es una reescritura en todo caso. Me parece que hay historias que son universales. Porque puede estar quizá años hasta que puedo escribirlo. por ejemplo la gauchesca. o siento la urgencia de escribirlo. En todo caso narrativa argentina contemporánea. Eso lo hicieron los vanguardistas a principios de siglo y después no sé si habrá algo más novedoso. y después lo que cambia es la época. digo "¿Nueva qué?". y tiene esa particularidad histórica de que esos dos pibes son hijos de los 90. aunque son muy locales. Casi siempre. Me parece que Ladrilleros es una historia que podría ocurrir en cualquier lugar del mundo. además en sitios muy olvidados por el gobierno. de la construcción del lenguaje que hice ahí.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful