You are on page 1of 2

Lengua y Literatura

LA FIEBRE DE LA UNIFORMIDAD

Vivimos en una sociedad globalizada y consumista que, en lugar de


incentivarnos al autoconocimiento y a valorar quien somos, nos
impone un estereotipo masculino y femenino a través de diversos
medios, como revistas, televisión, publicidades, entre otros. Un claro
ejemplo es la Barbie rubia, esbelta y ojos azules con la que todas las
niñas juegan. Estos modelos, que influyen desde la infancia, nos
hacen pensar que si no somos como ellos, quedamos excluidos. Por
otra parte, los avances tecnológicos y científicos se producen a una
velocidad increíblemente rápida y dejan a nuestra mano la posibilidad
de todo cambio. Así, podemos alcanzar esa figura deseada y
uniforme. El camino más popular para obtenerla son las cirugías
estéticas.

Éstas son formas irracionales, arriesgadas, dolorosas y costosas de


cambiar el modo en que Dios nos creó, a imagen y a semejanza suya.
Sin embargo, preferimos recrearnos a imagen y semejanza de otra
persona humana, que el capitalismo, en su afán por hacernos
consumir, convierte en una divinidad. Los hombres no entendemos
que si Él nos hizo como nos hizo es porque de ésa manera, y no de
ninguna otra, debemos ser. Debería bastarnos con saber que nos
ama como somos y no como la figura tiesa y deforme en la que
pretendemos convertirnos.

Por otro lado, las cirugías plásticas son una forma de perder
gradualmente nuestra identidad. La persona deja de ser única,
original y auténtica y se transforma en una copia del modelo
impuesto. Lo más triste es que no sólo modifica su apariencia, sino
también sus valores, que son reemplazados por unos superfluos y
consumistas. Todo esto nos lleva a que nuestra propia esencia
personal comience a mezclarse con la de los demás. Así, la persona
deja de ser lo que es, una persona, al perder todo lo que la hacía
-1- Soledad Ceballos
6º “Cs. Sociales”
Lengua y Literatura

diferente convirtiéndose la sociedad en una masa monótona de seres


absolutamente idénticos.

Finalmente puedo decir que por ser seres humanos disconformes


como somos y por el afán de superarnos en nuestra transformación
en clones de un estereotipo, nunca vamos a alcanzar esa figura ideal
y deseada, nunca vamos a ser como queremos ser, siempre nos va a
faltar una operación por hacernos. Por este motivo, viviremos
eternamente en un quirófano recortándonos, recauchutándonos,
estirándonos, poniéndonos, sacándonos, rellenándonos y
convirtiéndonos, así, en monstruos deformes, muy alejados de lo que
una persona es en verdad, todos idénticos y con valores (si es que
pueden llamarse así) irracionales y superficiales.

En mi opinión, tenemos que volver a las raíces más profundas del


hombre y de la sociedad para redescubrir lo verdaderamente
importante y valioso, eso que nos hace ser superiores al resto de la
Creación. Tampoco debemos olvidarnos que fuimos creados para
ponernos al servicio de los demás, no de nosotros mismos, y que ése
es el camino que nos conduce a la verdadera felicidad, a Dios.

-2- Soledad Ceballos


6º “Cs. Sociales”