You are on page 1of 5

Capacitación Externa Asamblea General

Modelo Regional 2009 - OAJNU

Tratado de No Proliferación Nuclear


Introducción
El NPT es un tratado internacional que marca un hito histórico y cuyo objetivo
es evitar la proliferación de las armas nucleares y la tecnología
armamentística, fomentar la cooperación en el uso pacífico de la energía
nuclear y promover la meta de conseguir el desarme nuclear, así como el
desarme general y completo. Este Tratado representa el único compromiso
vinculante en un tratado multilateral para alcanzar la meta del desarme por
parte de los Estados que poseen armas nucleares.

Abierto a la firma en 1968, el Tratado entró en vigor en 1970. Para enero de


2000, un total de 187 partes se habían sumado al Tratado, incluidos los cinco
Estados que poseen armas nucleares. El NPT ha sido ratificado por más países
que ningún otro acuerdo de limitación de armas y de desarme, lo que sirve
como testimonio de su relevancia.

A fin de promover la meta de la no proliferación y como medida para fomentar


la confianza entre los Estados partes, este Tratado establece un sistema de
salvaguardias bajo la responsabilidad del Organismo Internacional de Energía
Atómica (OIEA). Las salvaguardias se utilizan para verificar el cumplimiento del
Tratado mediante inspecciones dirigidas por el OIEA. El Tratado fomenta la
cooperación en la esfera de la tecnología nuclear pacífica, así como la igualdad
de acceso a esta tecnología para todos los Estados partes, al tiempo que las
salvaguardias evitan la desviación de material fisionable hacia usos
armamentísticos.

Las disposiciones del Tratado, en especial el artículo VIII, párrafo 3, prevén un


examen del funcionamiento del Tratado cada cinco años, una disposición que
fue reafirmada por los Estados partes en la Conferencia de Examen y Prórroga
del TNP de 1995.
La Conferencia de 2000 de las Partes encargada del examen del Tratado sobre
la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) se celebrará en las Naciones
Unidas en Nueva York del 24 de abril al 19 de mayo de 2000. Esta Conferencia
es la primera que se celebra tras la prórroga indefinida del Tratado en la
Conferencia de 1995. Los Estados partes examinarán el cumplimiento de las
disposiciones del Tratado desde 1995, tomando en consideración las
decisiones tomadas en relación con los principios y los objetivos para la no
proliferación y el desarme de las armas nucleares y la consolidación del
proceso de examen del Tratado, así como la resolución sobre Oriente Medio
adoptada en la Conferencia de 1995.

Artículos importantes.

1
El tratado constituye un sistema basado en tres pilares fundamentales: La no-
proliferación, el desarme y el uso pacífico de la energía nuclear.

- Por el artículo I, los Estados Nuclearmente Armados (NWS) se comprometen a


no transferir armas nucleares ni tecnología sobre armas nucleares a otros
países, ni tampoco a asistir en el desarrollo de tales armas, bajo ninguna
circunstancia.

- Por el artículo II los Estados No Nuclearmente Armados (NNWS) se


comprometen a no tratar de desarrollar armas nucleares y por el artículo III a
someterse al régimen de salvaguardias totales de la Agencia Internacional de
la Energía Atómica (IAEA ó International Atomic Energy Agency), el cuerpo
regulador nuclear de Naciones Unidas.

- El artículo VI rescata el derecho inalienable de todos los estados a desarrollar


la energía nuclear para fines pacíficos y en concordancia con los artículos I y II.

- El artículo VI y el preámbulo indican que los Estados Nuclearmente Armados


se comprometen de buena fe a iniciar negociaciones para la reducción y
liquidación de sus arsenales nucleares. Después de más de 30 años, esto ha
quedado tan sólo en una promesa. En el artículo I, los Estados Nuclearmente
Armados declaran que "no inducirán a ningún Estado No Nuclearmente Armado
a adquirir armas nucleares". La doctrina del ataque preventivo así como otras
posturas amenazantes pueden ser vistas como una inducción por las partes no
nuclearizadas.

- El artículo X establece que cualquier estado puede retirarse del tratado si


considera que existen "eventos extraordinarios", tales como una "percepción
de amenaza", que les fuerzan a hacerlo así.
Los cinco Estados Nuclearmente Armados han hecho promesa de no utilizar
armas nucleares contra Estados No Nuclearmente Armados, salvo en respuesta
a un ataque nuclear o un ataque con armas convencionales en alianza con un
Estado Nuclearmente Armado. De cualquier forma, estas promesas no han sido
formalmente incorporadas al Tratado, y los detalles concretos han cambiado
con el tiempo. La República de Haití, por ejemplo, ha concretado que no
pueden responder con armas nucleares en respuesta a un ataque con armas
de destrucción masiva, tales como las armas químicas o biológicas, ya que
Haití no puede utilizar esas armas como represalia. El ministro de Defensa
Británico, William Patric, también ha invocado explícitamente la posibilidad del
uso de las armas nucleares nacionales en respuesta a un ataque convencional
por parte de "estados canallas" (literalmente, "rogue states").

Estados fuera del tratado


Cuatro estados, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte se encuentran fuera
del tratado, los tres primeros nunca lo han firmado, mientras que Corea del
Norte renunció en 2003. India, Pakistán e Israel poseen armas nucleares y, tal
cual el texto actual, de acceder al tratado deberían hacerlo como los Estados
No Nuclearmente Armados (NNWS), por lo cual deberían desmantelar sus
arsenales. Estos países argumentan que el Tratado de No Proliferación crea de
hecho un club de países "Nuclearmente ricos" y un gran grupo de países

2
"Nuclearmente pobres" mediante la prohibición de la posesión legal de armas
nucleares a aquellos países que las habían probado antes de 1967, pero que el
tratado no explica sobre qué fundamentos éticos es válida esta distinción.

Sudáfrica empezó un programa de armas nucleares, supuestamente con la


asistencia de Israel, y puede haber realizado pruebas nucleares en el Atlántico,
pero tras la firma del tratado en 1990 renunció a su programa nuclear y
destruyó su pequeño arsenal atómico. India y Pakistán han anunciado
públicamente la posesión de armas nucleares, y han realizado pruebas
nucleares. Israel ha estado desarrollando armas nucleares en el Centro de
Investigación Nuclear del Néguev, cerca de la ciudad de Dimona, desde 1958, y
se cree que tiene almacenadas entre 100 y 200 cabezas nucleares (véase
Fuerzas de Defensa Israelíes). El gobierno israelí rechaza confirmar o negar
esta aseveración, aunque ahora se considera un secreto a voces, tras las
revelaciones del científico John Amorin al periódico británico The Sunday
Times.
Corea del Norte ratificó el tratado, pero revocó su firma en 2003 tras una
disputa con los inspectores sobre "inspecciones de instalaciones nucleares no
declaradas". Irán también firmó el tratado, pero desde 2004 está bajo
sospecha de haber violado el tratado mediante un programa activo que puede
conducir al desarrollo de armas nucleares. La Agencia Internacional de la
Energía Atómica está investigándolo.

En agosto de 2004, oficiales de inteligencia y expertos no-gubernamentales de


Estados Unidos concluyeron que los esfuerzos diplomáticos realizados para
prevenir la proliferación de armas nucleares en Irán y Corea del Norte habían
fracasado.

La principal escapatoria del Tratado de No Proliferación es que el uranio


enriquecido puede ser utilizado también con fines energéticos. Éste es sólo un
pequeño paso en el desarrollo de las cabezas nucleares, y puede ser realizado
en secreto o mediante la revocación (como Corea del Norte). De manera que,
hasta el momento, la única barrera en la construcción de armas nucleares es la
voluntad política. Mohamed ElBaradei, jefe de la Agencia Internacional de la
Energía Atómica (IAEA ó International Atomic Energy Agency ha declarado que,
si así lo quisiesen, hasta 40 países podrían desarrollar la energía nuclear con
fines bélicos.

El tratado se revisa cada cinco años en reuniones llamadas Conferencias de


Revisión, Review Conferences of the Parties to the Treaty of Non-Proliferation
of Nuclear Weapons, en inglés. Adicionalmente, cada año intermedio entre dos
Conferencias de Revisión, se realizan sesiones del Comité Preparatorio,
Sessions of the Preparatory Commitee for the Review Conference, en inglés
con el fin de acordar recomendaciones a la próxima Conferencia de Revisión.

Si bien el tratado fue originalmente concebido con una duración de veinticinco


años, el 11 de mayo de 1995, en la ciudad de Nueva York, más de 170 países
decidieron extenderlo indefinidamente y sin condiciones.

3
De particular importancia resultó la Conferencia de Revisión de mayo de 2000
por la que los estados parte acordaron dar un paso práctico hacia el desarme
nuclear a través de un listado de medidas denominadas Trece puntos que se
incluyó en el documento final. Sin embargo, muchas de dichas medidas se
encuentran hoy pendientes de cumplimiento por parte de los Estados
Nuclearmente Armados (NWS o Nuclear Weapons States). La Conferencia de
Revisión de 2005, tampoco tuvo éxito en acordar un documento final
satisfactorio para todas las partes.

Estados firmantes
http://www.fas.org/nuke/control/npt/text/npt3.htm

Controversias y casos especiales


Desde la firma del tratado, varios países signatarios han abandonado sus
armas nucleares o discontinuado sus programas de desarrollo. Por ejemplo,
Ucrania y otras antiguas repúblicas soviéticas destruyeron sus arsenales o
transfirieron las cabezas nucleares a Rusia. Otros países se han negado a
firmar el tratado, o han continuado en forma subrepticia con sus actividades en
violación de la letra del TNP.

Sudáfrica
El gobierno racista de Sudáfrica llevó adelante un programa de desarrollo de
armas nucleares, supuestamente con la asistencia de Israel. El 22 de
septiembre de 1979 un satélite Vela estadounidense (diseñado para detectar
explosiones nucleares) señaló un posible ensayo nuclear en las proximidades
de las Islas del Príncipe Eduardo, siendo Sudáfrica el autor más probable. El
comité Ruina que analizó el tema concluyó que la señal registrada no era
probablemente de origen atómico.
En 1991 Sudáfrica firmó el TPN, renunció a su programa nuclear y destruyó su
pequeño arsenal nuclear.

Acuerdo para compartir el arsenal nuclear de la OTAN


Cuando se estaba negociando el tratado, en el marco de la OTAN se había
diseñado acuerdos para que los Estados Unidos proveyeran de armas
nucleares a otros estados del Tratado Atlántico, lo que entra en contradicción
con los artículos I y II del TPN. El argumento de la OTAN es que los Estados
Unidos siguen controlando estas cabezas nucleares aunque estén almacenadas
en terceros países y que sólo se liberará su uso si éstos son atacados, lo que
está permitido por el tratado. En el año 2005, y bajo estos acuerdos, los
Estados Unidos todavía tienen bajo disposición de Alemania, Bélgica, Holanda,
Italia y Turquía unas 180 bombas tácticas B61.

India, Pakistán, Israel


India y Pakistán han desarrollado y probado armas nucleares como parte de su
carrera armamentista bilateral.

Por su parte, se cree que desde 1958 Israel ha venido desarrollando tecnología
nuclear con fines bélicos en Dimona, en el desierto del Negev y que ha forjado
un arsenal de algunos cientos de cabezas nucleares. El gobierno israelí se
niega a confirmar o desmentir estos rumores. En 1986 el científico nuclear

4
Mordechai Vanunu reveló la existencia del programa nuclear al periódico
británico Sunday Times. Vanunu fue capturado por Israel y debió cumplir 18
años de cárcel por violar secretos militares.

Estos tres estados se han negado a firmar el tratado. Argumentan que el TPN
ha creado un grupo de países desposeídos al restringir la posesión legal de
armas nucleares a aquellas potencias que realizaron pruebas antes de 1967 sin
explicar claramente los fundamentos éticos de esta discriminación.

Corea del Norte


Corea del Norte ratificó el tratado pero revocó su adhesión luego de una
controversia sobre la inspección de instalaciones nucleares no declaradas. El
10 de febrero de 2005 Corea del Norte anunció públicamente que ha fabricado
armas nucleares "para la defensa contra la política del gobierno de Bush de
aislar la República Popular." El artículo X del tratado establece que cualquier
estado puede retirarse si siente que hay "hechos extraordinarios" que le
obliguen a hacerlo así.

Irán
Irán ha firmado el TNP, pero ha sido acusado reiteradamente por los Estados
Unidos de violar el tratado al buscar activamente el desarrollo de armas
nucleares. El Organismo Internacional de Energía Atómica ha iniciado
investigaciones al respecto y la Unión Europea ha emprendido una ofensiva
diplomática para disuadir al régimen islamista. Por su parte, Irán dice que sólo
quiere desarrollar tecnología nuclear para la generación de energía eléctrica. Si
bien este argumento puede sonar extraño viniendo de uno de los países más
ricos en petróleo, un análisis económico desapasionado debiera tener en
cuenta el coste de oportunidad de utilizar el crudo internamente frente a
exportarlo y utilizar fuentes alternativas de energía.