You are on page 1of 4

IMPORTANCIA DEL MANEJO DEL AGUA Y DEL SUELO EN LAS

CUENCAS ALTOANDINAS, BENEFICIOS DIRECTOS Y CON RELACIÓN


A LA PROVISIÓN Y MANEJO DEL AGUA

Efrain Franco

PRONAMACHCS es un proyecto que nació hace 20 años con una pequeña dimensión,
en Cajamarca, a partir de entonces se le ha ido dando un conjunto grande de encargos y ha
ido ampliando sus áreas de acción. Inicialmente fue un proyecto orientado exclusivamente a la
conservación de suelos, actualmente cuenta con una serie de líneas de acción, entre las que
figuran la cobertura vegetal, las construcciones rurales, la asistencia técnica y la
transformación de productos agropecuarios.
Una primera parte de la presentación, dirigida especialmente a los visitantes, trata sobre
la naturaleza y alcances de Pronamachcs. La misión del PRONAMACHCS es promover el
manejo sustentable de los recursos naturales en las cuencas de la sierra, el mejoramiento de la
calidad de vida de las poblaciones rurales y la preservación del medio ambiente. Sus acciones
actuales consisten principalmente en:

- El control de la erosión
- Ampliación y mejoramiento de la cobertura vegetal
- Construcción y mejoramiento de infraestructura rural, particularmente pequeñas
irrigaciones y almacenamiento de agua
- Alivio a la pobreza rural mediante la capacitación y la asistencia técnica a la
producción

Los ámbitos de intervención del PRONAMACHCS están localizados en la zona


montañosa del país, nosotros actuamos como proyecto a partir de los 2000 msnm, cubrimos
toda la región de la sierra, desde Ayabaca en Piura hasta el lago Titicaca en Puno, este es un
ámbito de fuertes contrastes topográficos, climáticos, geomorfológicos, de lluvia estacional y
una agricultura de laderas, ganadería extensiva y predominancia de minifundio.
Para realizar acciones en este enorme ámbito de regional, Pronamachcs, a partir de
diciembre del año 2000, se ha reestructurado de forma diferente a la que tenía anteriormente.
El cambio ha consistido en el pase de una institución netamente técnica a una organización
gerencial que se maneja con criterios económicos, sociales y de mercado.
La estructura orgánica actual, está constituida por una Gerencia de Manejo de Recursos
Naturales y Cambio Climático con tres Subgerencias: de Conservación de Suelos; de Forestería
y Cambio Climático y, de Obras Rurales y de Riego. Hemos creado también una Gerencia de
Producción y Transformación Agraria con dos Subgerencias, una de producción, la cual
implica el apoyo de la producción de las poblaciones pobres, y la otra de Agronegocios y
Mercados, esta última Subgerencia es nueva y muy importante, puesto que si las micro
cuencas donde trabaja el PRONAMACHCS con poblaciones principalmente pobres no tienen
nada que vender es muy difícil que pueda prosperar algún tipo de proyecto, algún tipo de
desarrollo, la función aquí es acercar lo mas posible los productos que tengan un potencial
comercial hacia los mercados urbanos, principalmente de la costa y de algunos mercados
urbanos de la sierra. También hemos creado una Gerencia de Organización y Gestión de Micro
Cuencas con dos Subgerencias, la primera es la Subgerencia de Gestión de Micro Cuencas y
la segunda de Capacitación y Difusión.
Podremos, en el futuro, actuar armónicamente con los intereses que tienen las
poblaciones de la sierra, con los objetivos de preservación de recursos naturales, con el
objetivo de alivio a la pobreza. Las Gerencias Nacionales se apoyan en las 12 Gerencias
Departamentales, cada una de las cuales gobierna a un grupo de agencias provinciales, que en
total suman 125 para trabajar 18 departamentos de la sierra o que tienen zonas serranas.
2 Gestión del Agua

Los ámbitos de intervención que la institución enfrenta son tres y están muy bien
definidos:

- El vaso colector de las cuencas del pacífico localizada s por encima de los 2000 m.s.n.m.
todas las cuencas del Pacífico deberían ser trabajadas por PRONAMACHCS. Los otros
dos ámbitos son: las cuencas interandinas y las cuencas lacustres de la sierra.

Hablemos un poco de las cuencas del Pacífico, los 53 ríos de la costa constituyen las
cuencas más simples del país; están conformadas por un solo río, casi ninguna tiene afluentes.
No obstante su aparente unidad, estas cuencas muestran un fuerte divorcio entre los
pobladores de la parte alta y los pobladores de l valle bajo.
En un buen número de estas cuencas por décadas existen conflictos por los derechos
de uso del agua. Entre la parte alta y la parte baja se presentan conflictos que en ocasiones
no se encuentra solución. No encuentran la autoridad que pueda plantear la solución a sus
problemas, además, no se ha encontrado la manera de armonizar los intereses de las
poblaciones altas con los intereses de las poblaciones bajas.
Las acciones de PRONAMACHCS en la mayoría de cuencas altas de los ríos que fluyen al
Océano Pacífico, se limitan a la construcción de terrazas y al establecimiento de algún tipo de
cobertura vegetal, actividades que no ha permitido ni el mejoramiento del caudal de estiaje, que
es uno de los reclamos y una de las necesidades de las poblaciones de las zonas bajas, ni el
efectivo control de la erosión.
En estas cuencas no se han ensayado otras técnicas para incrementar el caudal de
estiaje. La recarga de acuíferos, utilizada técnicamente por los antiguos peruanos, no ha sido
trabajada. PRONAMACHCS viene realizando los primeros esfuerzos para utilizar la recarga de
acuíferos como técnica complementaria dentro de sus acciones para incrementar la captación y
almacenamiento de agua.
Dos aspectos interesantes: Primero, las técnicas de recarga de acuíferos ha sido un
procedimiento de uso ancestral en el país. Actualmente encontramos su utilización en la
cuenca alta del río Lurín, valle vecino a Lima, donde las poblaciones de las comunidades siguen
estas prácticas, cuya denominación local es “amunamiento”: este procedimiento consiste en
derivar el agua de escorrentía de las quebradas a las zonas de acuíferos, de esa forma
recargarlos, con lo que consiguen mantener un caudal constante en los manantiales de la zona
baja. Esta forma elemental de recarga, indudablemente contrasta con todo el desarrollo
mundial en la técnica de recarga de acuíferos, aunque para ciertos casos resulta una tecnología
altamente sofisticada, es posible combinar las técnicas modernas con formas tradicionales -los
campe sinos llaman recarga de “hormiga”-, es decir, muchas zonas pequeñas de recarga en la
cuenca alta realizada por la población local.
En ese sentido, creemos que la armonización de intereses de las poblaciones de las
zonas altas en las cuencas del Pacífico y con las poblaciones de los valles pueden tener una
sinergia extraordinaria. Con relación a ese tema, tengo para ustedes un relato sucinto de
experiencias recientes del PRONAMACHCS.
En estos últimos meses, asistimos a una especie de milagro que está ocurriendo en un
valle de la costa. Hace mas o menos 30 días, el Comité de Regantes del Valle de Chincha visitó
las oficinas del PRONAMACHCS con la propuesta para trabajar en las zonas altas ejecutando
acciones que a mediano plazo pudieran aumentar el caudal de estiaje del río San Juan, el cual
irriga el Valle de Chincha. Ayer se firmó el primer convenio entre PRONAMAHCS, los municipios
de las zonas altas y bajas, el Comité de Regantes del Valle de Chincha y la Empresa de Agua
Potable de Chincha; el convenio cuenta con el apoyo de la Asociación de Algodoneros y con la
participación de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo. A mi entender, la participación de
las entidades citadas constituye un esfuerzo, y lo más interesante de esta experiencia, es que la
iniciativa la generaron los regantes del Valle de Chincha. Esto es novedoso.
Por otra parte, es probable que los dirigentes de los Regantes del Valle de Chincha
conocían diversos aspectos sobre la Autoridad de Cuenca, sobre el manejo integral de cuenca y
sobre la posibilidad de armonizar los intereses de la parte alta y la parte baja y por eso cuando
se les solicitó, desde PRONAMACHCS, un lugar para establecer una agencia del proyecto en la
Importancia del Manejo del Agua y del Suelo en las cuencas Altoandinas 3

zona alta, los alcaldes de todos los distritos de la cuenca alta, hicieron una asamblea unitaria
sin tomar en cuenta la división política entre los departamentos de Huancavelica e Ica, es decir,
estaban descubriendo, quizá redescubriendo, la unidad de la cuenca y la unidad de intereses
comunes por primera vez. Vale la pena recalcar, los regantes de la parte baja se comprometían
a cubrir los costos de los trabajos en la zona alta y el compromiso para decirlo en cifras es de
S/. 150,000 anuales para cubrir los gastos operativos y de inversión, reforestación, estudi os
para la identificación de acuíferos y derivación de caudales hacia los acuíferos.
Si el proceso iniciado en el Valle de Chincha, es apoyado adecuadamente y su dinámica
se encamina hacia una ruta de desarrollo rural, podría convertirse en el ejemplo del buen manejo
de las cuencas del Pacífico.
El otro ámbito de intervención del PRONAMACHCS lo constituyen las cuencas
interandinas. Estas cuencas han sido llamadas por nuestro escritor José María Arguedas, “Los
Ríos Profundos”, pero productores de esas zonas los llaman “los ríos ociosos”, porque estos
tienen un nivel muy bajo respecto a la superficie de las áreas cultivadas, de manera que sus
aguas no son utilizadas productivamente, son cuencas en las que las actividades agropecuarias
se realiza en las microcuencas, o sea, en las tierras que colectan el agua de los tributarios del
Río Mayor. Son cuencas muy extensas y complejas.
Al tratar de establecer las autoridades de cuencas interandinas, nosotros encontramos
esa realidad en la cuenca del río Vilcanota, departamento del Cusco. Esta cuenca nace en el
departamento de Puno y avanza hasta la formación del río Ucayali, su longitud aproximada es
de 1000 a 1200 km, tiene la particularidad de tener una zona de cordillera muy alta, una zona
intermedia que es el cultivo y dominio de la papa y el maíz, una zona de selva alta que es el
dominio del café, el cacao y la coca, y una zona de selva baja. Esta última zona, todavía no
incorporada a la economía regional, no dispone de vialidad, es habitada por la etnia de los
machiguengas. En tales condiciones no es posible movilizar alguna institución para formar un
primer avance de la Autoridad de Cuenca.
Las grandes cuencas interandinas – Apurimac, Mantaro, Marañon, Pampas y Huallaga –
tienen una configuración, tamaño y complejidad similar a la cuenca del río Vilcanota, donde los
esfuerzos que pudieran realizar las instituciones de las zonas pobladas resultarían
absolutamente insuficientes para conformar una autoridad efectiva de cuenca, por lo tanto
habría que tener cuidado como se debe trabajar en este tipo de cuencas.
El planteamiento que la población de base de la cuenca del río Vilcanota aceptó, fue la
de iniciar el proceso de formación de la futura autoridad de cuenca, dividiendo ésta en tramos
relativamente homogéneos y estableciendo en la zona más poblada y desarrollada un comité de
gestión como paso intermedio hacia la constitución de la autoridad de cuenca. En el caso de la
cuenca del Vilcanota, el planteamiento encontró dificultades cuando se trató de elegir el comité
de gestión, desde las ciudades y las diferentes entidades, públicas y privadas, no llegaron a
ningún acuerdo en cuanto a la conformación del comité. En esas circunstancias el
PRONAMACHCS y las otras instituciones promotoras cambiaron el enfoque, acercándose al
conjunto de instituciones que trabajan en microcuencas, organizaciones privadas de desarrollo,
municipalidades, asociaciones de productores y de otros proyectos. La movilización de las
organizaciones mencionadas ha dado lugar a la formación de Comités de Gestión en
aproximadamente 20 microcuencas, con base en estas organizaciones se logró la participación
de otras organizaciones urbanas, que en conjunto pudieron elegir a los miembros del Comité
de la Cuenca del río Vilcanota. Tanto los comités de la microcuenca como el del Vilcanota, se
han propuesto la elaboración de sus respectivos planes maestros, en esta vía han dado un
primer paso, participando en un concurso de maquetas de sus respectivas microcuencas, para
competir en el evento han construido dos maquetas, una que representa la situación actual de
la microcuenca y otra la visión del futuro. En adelante, PRONAMACHCS promocionará el uso
de las maquetas de microcuenca como instrumento de planificación participativa.
El PRONAMACHCS tiene otro importante ámbito de intervención, donde las cuencas
son más débiles pues son lacustres; solamente algunas de ellas están trabajadas en términos
de sus aportes al caudal de irrigación de la costa. En estos casos, estas lagunas tienen una
buena administración en el sentido de control del agua. No hay más trabajo que la medición de
sus niveles, el control de su caudal y de las épocas en que deben regularse los volúmenes de
4 Gestión del Agua

descarga. La sierra peruana tiene un número elevado de lagunas. Para muestra basta referirse
al mismo valle del Vilcanota, donde existen tres sistemas lacustres importantes además del
sistema de las cuatro lagunas: Pomacanchis, Asnacocha, Pampamarca y Acopia. El sistema
Sibinacocha y el Sistema de Langui-Layo.
En muy pocos casos, las aguas de los sistemas lacustres son utilizadas para la
irrigación. En cambio cuando se las utiliza para los cultivos, se produce un conflicto bastante
fuerte entre los regantes de la zona baja y la población de las comunidades circunlacustres. Los
pobladores del área circunlacustre quieren que el espejo del agua baje lo más posible y los
regantes quieren que el espejo del agua suba lo más posible, ellos quieren más volumen de
agua, en tal circunstancia, obviamente, el conflicto es abierto y en algunos casos se llega a la
agresión, como fue el caso de la laguna de Pampamarca, donde los de abajo construyeron
forzadamente una obra de regulación, la reacción de los de arriba fue dinamitar la obra. El
factor agravante, en ese tipo de situaciones, es que no hay autoridades, ni reglamentos, ni
instancias adecuadas para solucionar los conflictos. Algunos proyectos han intervenido, de
muto propio intentando solucionar, es el caso del Instituto del Manejo de Agua y el Medio
Ambiente del Cusco (IMA), habiendo logrado convencer a los pobladores ribereños de la laguna
de Pomacanchis y a los regantes de la zona baja, fijar una cota para el espejo de agua con base
en criterios técnicos. De esa forma, el manejo del agua fue estabilizado, habiéndose restablecido
la armonía de intereses y acuerdos entre los de la zona alta y baja.
Es importante tener en cuenta a las cuencas lacustres porque las poblaciones que viven
en las riberas tienen una forma particular de vida, son agricultores, al mismo tiempo
pescadores y cuando no hay regulación depredan los recursos tanto lacustres como terrestres,
razón por la cual estos ámbitos necesitan un tratamiento especial. Creo que es necesario
pensar en una autoridad de la cuenca lacustre. PRONAMAHCHCS conjuntamente con el IMA y
el apoyo de la embajada de Holanda donde se está experimentando el establecimiento de una
Autoridad de Cuenca en el ámbito de las cuatro lagunas. Esta autoridad de cuenca está en
proceso de formación, actualmente dispone de un comité de gestión el cual está conformado
por los alcaldes, por los presidentes de las comunidades, por la asociación de pescadores, por
la asociación de ganaderos, en fin por una cantidad de agentes actuantes que tienen interés
porque viven en esa zona y viven de los recursos allí existentes.
Estas son algunas de las experiencias que les presentamos como una forma de pensar
en aspectos diferentes a solamente la administración de las cuencas pluviales.
Gracias