You are on page 1of 9

1.

MITO: La prueba de la argolla amarrada de un hilo


El mito dice que sosteniendo una argolla o pedazo de hilo suspendido
encima del abdomen ocupado por el útero de una mujer embarazada,
usted puede decir el sexo del bebé por la dirección o movimientos de
la argolla o pedazo de hilo suspendido del cordón. De un lado a otro
para un niño. En un círculo para una niño. Esto no tiene fundamento
científico y corresponde a adivinaciones tipo oráculos muy ocupados
en la antigüedad.

2. MITO: Reconocer el sexo por la frecuencia del corazón.


Un latido del corazón lento, bajo 140 latidos en un minuto,
supuestamente es un muchacho, y un latido del corazón rápido, sobre
140, es una muchacha. Esto es falso. Los cambios de proporción de
corazón de los latidos de un bebé van evolucionando a medida que él
crece y no tienen que ver con el género. La proporción de los latidos
del corazón de un bebé también suben cuando este se mueve dentro
del útero, así como nuestros latidos aumentan cuando nosotros
hacemos ejercicios.

3. MITO: Luna Llena

Algunas personas dicen que las mujeres entran en el trabajo de parto


durante las noches de luna llena. Observando diversos estudios, estos
muestran que este hecho no es verdad. Esta creencia puede que
tenga una base antigua pues dar a luz con luna llena era un buen
presagio de plenitud dado el ciclo lunar.

4. MITO: Las mujeres tienen su parto preferentemente de


noche

Esto es relativamente cierto, ya que las mujeres inician el trabajo de


parto espontáneo durante la noche, pero no necesariamente tiene su
parto durante la noche.

5. MITO: Eclipse Lunar


Algunas personas dicen que las mujeres que pasean o se exponen a
la luz de un eclipse tendrán un bebé con alguna mancha en la piel
tipo lunar o hemangioma. Esta creencia es falsa y puede que tenga
una base antigua, pues los eclipses en la mitología han sido
considerados un mal presagio de cambios importantes en el mundo.

6. MITO: La forma de abdomen.


“Si usted tiene el abdomen en punta o alto, es una niña. Si su
abdomen es redondo o bajo, es un niño.” Esta teoría popular tiene
sus orígenes en la creencia de que los niños son más independientes
e inquietos y las niñas son más tranquilas y necesitan protección.
Este mito no tiene fundamento científico, la forma del abdomen, del
útero es determinado por la posición del bebé, la forma de su útero,
el grosor de sus músculos abdominales y su postura.

7. MITO: Si usted no bebe mucho agua, el bebé tendrá poco


líquido que lo rodee.
La verdad: ¡El fluido amniótico es un producto asombroso! Se
reemplaza completamente cada ocho horas. Incluso después de que
las membranas o bolsa de agua se ha roto, éste se sigue
produciendo. La hidratación materna es importante para mantener
una cantidad de líquido amniótico normal. Las anomalías de la
cantidad de líquido amniótico dependen de otras patologías, tanto del
bebé como de la placenta, que son importantes de diagnosticar.

8. MITO: Usted no debe sostener sus manos sobre la cabeza


porque el bebé se envolverá en el cordón y puede tener
problemas.
Esto no es verdad. La incidencia del cordón del bebé que está
alrededor del cuello, es aproximadamente un tercio de todos los
nacimientos. El cordón está hecho de un material tipo gelatina flexible
y adaptable, lo que evita que este se aplaste peligrosamente.

9. MITO: Durmiendo de espalda.


Se dice que hay que evitar dormir de espaldas después del primer
trimestre ya que afectaría al bebé. Esto es porque el peso de su útero
creciente puede apretar la vena cava y la arteria aorta, que lleva
sangre de sus piernas hacia su corazón y desde él al bebé,
respectivamente. Trate en lo posible de dormir de lado, pero es más
importante dormir que estar preocupada y despiérta.

10. MITO: No debo tomar baños de tina, porque los gérmenes


podrían entrar por la vagina e infectar al bebé.
Los baños son muy buenos para las mujeres embarazadas. El
problema es más la temperatura que el baño en sí mismo. Lo
importante es evitar el uso de tinas y saunas exageradamente
calientes. Estos pueden causar que su temperatura corporal suba
causando problemas para un bebé en vías de desarrollo,
particularmente en el primer trimestre. Su bebé nunca está en peligro
de recibir los gérmenes de bañarse. El bebé es protegido por la bolsa
amniótica y el tapón mucoso que ocluye el cuello uterino.
11. MITO: Mientras más nauseas o malestares en el comienzo
del embarazo, significa que usted está embarazada de una
niña.
Los malestares al comienzo del embarazo son causados por el cambio
súbito en los niveles hormonales y estos se presentarán dependiendo
de la respuesta individual de cada mamá. No están ligados al sexo del
bebé.

12. MITO: La pérdida de pelo durante el embarazo señala que


usted está embarazada de una niña.
El crecimiento del pelo es mayor durante el embarazo, porque las
hormonas del embarazo estimulan su crecimiento. Después que el
bebé nace, las mujeres tienden a perder el pelo. Pero esto no tiene
que ver con el sexo del bebé.

13. MITO: La actividad sexual puede causar el inicio del


trabajo de parto.
Hay sólo algunas situaciones de alto riesgo en que el obstetra
recomienda abstenerse del sexo; por ejemplo, una historia de parto
prematuro, dilatación cervical prematura, o ruptura prematura de las
membranas; ubicación de la placenta previa; historia previa de
sangrando vaginal o desde las 36 semanas de embarazo.

14. MITO: Estimulando los pezones se puede causar


contracciones uterinas.
El estímulo de los pechos gatilla la producción de una potente
hormona llamada ocitocina, esta puede causar las contracciones
uterinas. Después de que un bebé nace, el útero necesita contraerse
y cerrara las venas y arterias que sostenían la placenta y así evitará
una pérdida de sangre exagerada. Para esto, se produce esta misma
hormona liberada por el amamantamiento y él estímulo del pezón por
el bebe recién nacido.

15. MITO: No se debe teñir o realizar una permanente en su


pelo.
Si usted tenía su pelo teñido o se realizó una permanente antes de
que usted supiera que estaba embarazada, no se asuste ya que los
químicos usados en estos tiempos son menos tóxicos y la cantidad
utilizada es pequeña. Teñir su pelo una vez o dos veces durante el
embarazo, particularmente después del primer trimestre no tiene
contraindicación. La recomendación es no utilizar químicos que
decoloren su cabello.
16. MITO: Las embarazadas que usan una computadora
pueden tener parto prematuro.
Según algunos recientes estudios, no hay ninguna razón para creer
que esto sea cierto. Se han realizado estudios que demuestran que
no existe el aumento en la aparición de partos prematuros en
mujeres embarazadas que usaron las computadoras a lo largo del día
laboral.

17. MITO: Las embarazadas que usan un Horno del Microonda


pueden tener problemas con el embarazo e incluso abortos.
Ningún estudio ha evidenciado peligro con el uso de los microondas
durante el embarazo. Esto es imposible, cuando el microondas está
en buen estado y no elimina radiación fuera de sus paredes
metálicas. Incluso, hay un dispositivo de seguridad en la mayoría de
las puertas para éstos no funcionen sino están debidamente cerrados.

18 MITO: Las embarazadas que usan teléfono celular pueden


tener problemas con el embarazo e incluso abortos.
Ningún estudio ha evidenciado peligro con el uso de los celulares
durante el embarazo, ni presencia de abortos asociados al uso de
celulares.

19. MITO: Las embarazadas que pasan por las puertas de


seguridad de los Aeropuertos pueden tener problemas con el
embarazo.
Esas entradas en forma de arco, simplemente son las descubridoras
del campo magnético y no pueden hacer nada que la dañé a usted o
su bebé.

20. MITO: Las embarazadas que hacen ejercicios durante el


embarazo perjudican a su bebé.
Realizar ejercicios suaves durante el embarazo, sobre todo si este es
normal, no produce problemas. Existen ejercicios recomendados y es
importante consultar a su médico para comenzar ha realizarlos.

21. MITO: Si una mujer embarazada ve algo horrible su hijo


será feo
Esta creencia es falsa. Siempre se cree, en el ámbito popular, que
una gran impresión puede causar daño o son un mal presagio para el
crecimiento del bebé.

22. MITO: Si se niega un antojo a una embarazada tendrá


manchas en la nariz o en la cara
Esta creencia es falsa. Pero si es cierto que las hormonas del
embarazo producen cambios en la coloración de algunas áreas de la
piel. Hay una hiperpigmentación, o cloasma, que puede presentarse
en la parte superior de las mejillas, los pezones y una línea delgada
que va desde el ombligo hacia el pubis. Esta hiperpigmentación se
atenúa después del parto. Se recomienda usar cremas para el día con
filtro solar, por lo menos con factor número 15, y moderar o evitar la
exposición al sol. Estas pigmentaciones no se asocian con los antojos.
El "paño" facial (cloasma) se produce por un aumento de la
sensibilidad de la piel para ser obscurecida por la luz solar, debido a
una hormona que produce la placenta.

23. MITO: Si una embarazada va mucho a una discoteca, el


bebé nacerá sordo
Esta creencia es falsa, ya que el bebé está protegido por varias capas
musculares y además está envuelto por membranas y el líquido
amniótico.

24. MITO: Cada embarazo cuesta un diente


Si bien es cierto que la dentadura requiere de cuidados y en especial
es bueno una visita al dentista al comenzar el embarazo, si la
embarazada tiene una buena alimentación que cubra los
requerimientos en calcio y vitaminas, los dientes no sufrirán ningún
daño. Los exámenes de rutina del embarazo evalúan la necesidad de
suplementar con calcio o vitaminas si es necesario.

25. MITO: Si teje y se le enreda la lana, puede que la bebé se


le enrede el cordón umbilical
Esta es una creencia falsa. No existe relación alguna que el acto
manual de tejer con lana o hilos pueda enredar el cordón del bebé
dentro del útero.

26. MITO: Si durante el embarazo se come carne los niños son


cabezones
Esta es una creencia falsa. El aporte por la dieta de proteínas, en este
caso por carnes rojas, es importante en el desarrollo del feto y
crecimiento de su bebé. Las proteínas son importantes también para
el aumento del volumen de sangre que compensará las pérdidas
durante el parto. Se estima que es necesario consumir entre 10 a 15
gramos de proteínas extras al día, que en términos prácticos equivale
a una taza extra de leche (8 gr de proteína), más una porción extra
de carne (7 gr de proteína).
27. MITO: Si está embarazada tiene que comer por dos.

El consumo extra que necesitará su hijo durante el embarazo, no


equivale a comer doble. Se trata de incrementar la calidad, no la
cantidad. Bastarán unas 300 o 400 kcal/día de incremento energético
para compensar. La dieta que se requiere debe ser rica en verduras,
frutas, lácteos, carne y pescado. Es bueno tener una evaluación
nutricional para tener una pauta adecuada de alimentación para cada
embarazada.

28. MITO: Es mejor no usar cinturón de seguridad si este es


incómodo
Totalmente falso: Llévelo para su protección y la de su bebé. Sobre
todo si usted está manejando. Esto evitará que se golpee con el
manubrio en el abdomen. Lo importante es colocarlo de manera
cómoda y no apretado.

29. MITO: Si se golpea el abdomen sobre el útero puede


afectar el crecimiento del bebé.
Los tropiezos, deslices, o los codos errantes pueden dejarle haciendo
una mueca de dolor, pero su bebé es protegido por el fluido
amniótico y sus músculos uterinos y abdominales. Es importante
evaluar el tipo de golpe y la intensidad, es bueno consultar a su
Médico para aclarar dudas si el traumatismo ha sido intenso.

30. MITO: Si está embarazada es mejor que se aleje de los


gatos ya que todos llevan una enfermedad que causa los
defectos del nacimiento.
Probablemente se trata de un parásito llamado toxoplasma gondii,
que produce una enfermedad llamada Toxoplasmosis. Las
oportunidades son mínimas, de hecho, lo más probable es que usted
ya se haya expuesto al toxoplasma.
Si usted está embarazada y tiene un gato, un análisis de sangre
simple dirá, si usted es inmune o puede ser susceptible de adquirir la
enfermedad.
En cuanto usted sepa que está embarazada, tome las precauciones
siguientes para proteger contra el toxoplasmosis: Tenga a su perro o
su gato en control regular contra los parásitos. Si usted sigue sus
procedimientos de limpieza regulares, no debe preocuparse. No tenga
contacto directo con orina o deposiciones de sus mascotas Asegúrese
de que sus animales domésticos estén en un lugar controlado, evite
que su perro o gato ande vagando o jueguen con otros animales.

31. MITO: Siempre la cesárea es mejor que el parto.


La cesárea nunca puede ser mejor que un parto normal. La cesárea
es una solución para algunos de los problemas que hacen complicado
el parto, tanto para la madre o para su hijo. Como todas las
intervenciones quirúrgicas, tiene sus riesgos. Para la madre, las
ventajas de un parto normal son muy evidentes: recuperación rápida,
menor sangrado, menos riesgos de infección, mejores condiciones
físicas para atender al niño y estancia hospitalaria más corta. Para el
bebé, su paso por el canal del parto le beneficia y el trabajo de parto
son un estímulo para que terminen de madurar los grandes sistemas
del bebé y prepararlo para enfrentar la vida fuera del útero materno.

32. MITO: Si usted tiene un parto por cesárea, siempre los


otros partos serán cesárea.
Esto es falso. Si tiene una cesárea no necesariamente su próximo
parto será cesárea. Existe un 60% de posibilidades de tener un parto
normal si comienza su trabajo de parto en buenas condiciones.

33. MITO: Los movimientos del bebé pueden ser detectados


por la madre desde el segundo mes de embarazo.
Los movimientos del bebé pueden ser detectados por la madre a
partir de las 20 semanas, en especial cuando es su primer embarazo.
En general, desde el segundo mes de embarazo ya comienza a
notarse la "barriga" de la embarazada pero no así los movimientos
del bebé.

34. MITO: Cuando una mujer tiene muchas nauseas y vómitos


durante el embarazo, significa que este será un embarazo
complicado.
En algunos casos, los cambios hormonales durante los primeros tres
meses de embarazo son mal tolerados por algunas mujeres, pero en
su gran mayoría son embarazos de evolución normal y sin
consecuencias.

35. MITO: Es mejor que las embarazadas dejen de comer sal


para así evitar tener problemas de presión arterial.

La sal es importante durante el embarazo, sobre todo cuando es


yodada. Solo se restringe su uso en embarazadas con hipertensión
crónica.

36. MITO: Una gran tristeza o depresión emocional intensa en


la embarazada, puede causar malformaciones en el del feto y
sobre todo en el corazón.
El bienestar emocional va a contribuir favorablemente en el desarrollo
del embarazo, pero nunca se han producido daños cardíacos en el
feto ni malformaciones a causa de una gran pena o depresión en la
madre.

37. MITO: Fumar "solo unos pocos cigarrillos" en el embarazo


no causa daños al desarrollo del bebé.
El cigarrillo contiene muchas substancias nocivas que son capaces de
producir: bajo peso fetal, retardo en el crecimiento intrauterino y
parto prematuro, entre otras alteraciones. Por lo tanto, lo ideal es no
fumar una vez que se confirma su embarazo.

38. MITO: Si tengo un bebé prematuro, es mejor que sea


“sietemesino” o de siete meses, que de ocho meses

Esto es completamente falso. Para un bebé prematuro cada día


dentro del útero materno es beneficioso para el desarrollo de todos
sus sistemas vitales y para la sobrevivencia fuera del vientre
materno. Existen estadísticas certeras que indican que un bebé de
ocho meses tiene más posibilidades de sobrevivir sin secuelas que un
bebé de siete meses.

39. MITO: Todos los embarazo son iguales, si ya me controlé


en el primero y me fue bien, ya no necesito controlarme tan
regularmente en los sucesivos.
Cada embarazo tiene sus propias particularidades y pueden ser
diferentes para cada mujer. Solo un adecuado control prenatal
permite prevenir y detectar complicaciones que, en cada embarazo,
pueden aparecer a pesar de no haber tenido problemas antes.

40. MITO: Si el bebé se mueve activamente dentro de útero es


porque está incomodo o nervioso.
La verdad es todo lo contrario: el hecho de que haya gran cantidad
de movimientos del niño dentro del útero revela bienestar fetal, ya
que refleja un adecuado funcionamiento de la placenta y de los vasos
sanguíneos que la irrigan llevando el suficiente oxigeno y nutrientes
que él necesita.

41. MITO: El uso de fórceps en el parto vaginal causa las


deformaciones plásticas frecuentes en el recién nacido.
La realidad es que los huesos de la cabeza del bebé están separados
por cartílagos flexibles, que le permiten adaptarse a los diámetros de
la pelvis materna. Estos cambios de forma se producen en el
transcurso de todo el trabajo de parto, que habitualmente es largo, y
son una adaptación normal del bebé para poder nacer. Luego del
parto, después de las primeras 48 horas aproximadamente, la cabeza
del bebé tomará su forma normal.

42. MITO: No se debe poner de pie a un recién nacido pues se


le caen lo pómulos.
La realidad es que un recién nacido no tiene la musculatura suficiente
para mantenerse de pie y, además, sostener la cabeza con los
músculos del cuello. Esto indica que no es recomendable exigir la
postura de pie en un recién nacido. Pero no existe evidencia de que
sus pómulos se caigan por esta razón.

http://www.germain.cl/temas_02/mitos_embarazo.htm