Y porque así aconteció, así os parezca (XXVI

)
Felipe Martínez Álvarez

“Todo pasa y todo queda, pero camino, caminos sobre la mar”,
A. Machado

lo nuestro es pasar, pasar haciendo

Horologium Sapientiae, Manuscrito de Suso, s.XV

Cuando somos jóvenes, somos jóvenes..., y algo más; cuando somos viejos, somos viejos..., y algo más; tenemos la impresión de que el algo más es más importante que la juventud o la vejez. Una realidad tal no es una simple cosa ... y, no pudiendo ser sino una realidad más que valiosa, no por ello deja de ser inmune a la porción de tiempo cronológico, biológico y psicológico que nos ha correspondido en el reparto y , por ende, nos abraza desde el nacimiento asistiendo a nuestra circunstancia histórica. Pero no debemos desconsiderar nuestro propio pasar, pues en él nacemos, crecemos y envejecemos, bien que este pasar de nuestro tiempo no es una simple sucesión de estados, sino que desde ellos mismos pretendemos construir una breve marcha hacia nosotros mismos, entendiendo que cada día que pasa no deja de ser una victoria del tiempo que pasa, por eso mismo sentimos el paso y el peso de los días. Pero, siendo cierto que en llegando al término de nuestro tiempo, resulta preciso tener que abandonar nuestro pasajero hogar, salario e historia y, como dijera el poeta P.Ovidio: “...he de llorar recordando la última y triste noche en que hube de abandonar cosas tan queridas...”. y otra cosa distinta es que el tiempo de paso no se constituya en puente necesario a otra modalidad de tiempo totalmente nuevo.

Pero es cierto que, ni la sabiduría, la elocuencia, la astucia, la ignorancia, el arte,la riqueza, la maldad, la bondad,la miseria, el poder, la espada, la gloria, la belleza, la fealdad, el privilegio, la fama o el anonimato ..., no pueden constituirse en alternativas, pues ellas mismas forman parte del tiempo que pasa, ” cual hierba que crece en los tejados y que ya está seca antes de ser arrancada”, Salmos. ”... el pasar hiere con igual impunidad las chozas de los pobres y los palacios de los poderosos”,Q.Horacio. “Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora, /campos de soledad, mustio colado / fueron un tiempo Itálica famosa”, R. Caro Por lo mismo, ya desde nuestro nacimiento, hemos de acoger como propios: el fracaso, la soledad, la desazón, la desolación, el dolor, la enfermedad y la muerte, no sólo por la mineralización creciente de lo orgánico, la atrofia glandular y tejidos esclerosados, sino porque vivir es, en sí mismo, un venir de..., y un ir hacia... No resulta consoladora la afirmación de que es el individuo quien perece, siendo la especie eterna, porque también las especies muestran su acabose Las grandes catástrofes: Periodos de Liquidación: En la primera extinción, hace 435 millones de años, una larga glaciación diezma la fauna marina. Algunos peces logran sobrevivir, pero los invertebrados pagan un duro tributo al frío. La segunda extinción, hace 367 millones de años, numerosas especies de peces, cerca del 70% de los invertebrados marinos desaparecieron. En la tercera extinción, hace 245 millones de años, el 90 % de todas las especies terrestres y marinas son borradas del mapa. Es la extinción más grave de todos los tiempos. En la cuarta extinción, hace 210 millones de años, desaparecen el 75 % de los invertebrados marinos, en tierra se extinguen los últimos reptiles mamiferianos. En la quinta extinción, hace 65 millones de años, desaparecen los dinosaurios, amonites y gran cantidad de otras especies rápidamente eliminadas .Los mamíferos se extienden por la tierra firme, mientras que los peces se adueñan de los mares. J .M .Nieves, Muy Especial, nº. 27, año, 1.996. Salta a la vista que la naturaleza y los saberes, saberes médicos ,ciencias, técnicas y tecnologías - en este navegar contracorriente y despiadada lucha sin cuartel que es la vida – consiguen victorias parciales y necesarias, sumamente provechosas y convenientes, pero no se pueden constituir en verdaderas alternativas frente a los poderes del siempre joven tiempo indiferente a toda regla de juego e impone, en definitiva, las secuelas del fracaso, la desdicha, la soledad, el dolor, la enfermedad y la muerte.

Retrato fúnebre de Sir Henry Unton, s.XVI

Enfermar fue siempre una aventura
El interés de los humanos por saber y poder explicar las enfermedades es tan antiguo como el hombre mismo, no pudiendo, por tanto, ser asunto despreciable aquello a lo que nadie puede sustraerse. Las sociedades del Antiguo Régimen se vieron, con demasiada frecuencia, visitadas y zarandeadas por toda suerte de azotes y tribulaciones: enfermedades, guerras, crisis de subsistencias, desdichas higiénico/sanitarias y catástrofes naturales. Las malas y deficientes cosechas condujeron a que la mayor parte de la población padeciera de inanición, malnutrición y raquitismo y, como consecuencia, inevitables miserias físicas y morales. Las tasas de mortalidad infantil durante el primer año de vida- párvulos en el lenguaje de la época- no suelen ser inferiores al 40 por mil, bien por causa de la dentición, septicemia, afecciones gastrointestinales (cólicos, gastritis, gastroenteritis); sarampión, viruela, tos ferina, catarro común y difteria sofocante o garrotillo. Otras que, como el tifus tabardillo, fiebre amarilla, malaria, ántrax carbunco, peste bubónica o pulmonar, se constituyeron en inseparables compañeras de las devastadoras guerras así como portadoras de la “fiebre del hambre” que suele distraerse con las “dietas de alcohol”. La fiebre septicémica del puerperio, paludismo (fiebres tercianas y cuartanas),sífilis, gripe, neumonías y pulmonías, dolor de costado,reumatismos, gota ,tétanos, bocio, pelagra, erisipela, malaria , cólera, sarna, tiña, jalapa ,ergotismo o fuego de San Antón,mal de bubas, apoplejía serosa, melancolía ,locura, manía, epilepsia, fatiga cerebral, etc.,son cual jinetes apocalípticos que arrasan todo cuanto encuentran a su paso. Otras enfermedades tienen su asiento en la deficiente higiene colectiva e individual, porque pasar la toalla húmeda por la cara o las manos suele ser más que suficiente para disimular el mal olor, oculto por acostumbramiento o solapado por el empleo de colonias.

No está bien visto lavarse con jabón, cortarse las uñas o beber agua, porque así como este líquido filtrándose por las paredes y tejados ataca las vigas de madera siendo capaz de arruinarlos, así las mojaduras que pasan por los poros del cuerpo, se hacen capaces de quebrar la salud .

Avicena: Canon Medicinae, s.XV

Las viviendas lóbregas e insalubres ,húmedas, frías o calientes en extremo, según las estaciones, ventanas sin cristales , establo y pocilga con animales domésticos en la misma casa tanto en lugares como villas o ciudades, el estiércol almacenado al pie de la casa, las miasmas por doquier, a pesar de la advertencia del: ¡agua va!, hacinamiento en villas y ciudades, residuos e inmundicias urbanas recogidos por animales sueltos en calles sin pavimentación, el difícil abastecimiento de agua potable, la deficiente canalización de las aguas residuales y cloacas que alimentan los pozos que en el interior de las casas sirven al abastecimiento familiar , las hortalizas, que para el consumo humano, son regadas con aguas de las deyecciones de personas afectadas por los tifus..., las inevitables y admitida compañía de garrapatas, pulgas ,ratas, piojos, liendres, ladillas ,chinches..., el escaso control sanitario en carnes, pescados y bebidas, la adversa climatología de primaveras y veranos... ,vinieron a constituirse en muros insalvables.

El Hombre Astrológico, Las Muy Ricas Horas del D.de Berry, s.XV

Es menester adquirir la teoría y práctica de la Anatomía Humana, no vaya a suceder lo de aquel que, menospreciando los consejos de” ientes y vinientes” continuó aserrando la rama del castaño en que estaba encaramado
Asuntos tan importantes como la enfermedad y sus secuelas no pueden ser ajenas a los intereses y humanos diagnósticos, por ello los cuidadores de la salud de todo tiempo han tratado no sólo descubrir las causas empíricas o creenciales, sino de ofrecer las normas más adecuadas para conservar la frágil salud. Así nació la turbamulta de ensalmadores (hombres o mujeres que componen los huesos rotos o dislocados con ensalmos), saludadores o santiguadores (expertos en la liberación de la rabia y otros males que con el aliento, saliva, imprecaciones y otras fórmulas, dan a entender que tienen poderes para ello), charlatanes, conjuradores, hechiceros, brujas, especieros, nigromantes y drogueros. Junto a éstos , y no sin motivo confundidos con ellos, abundan los algebristas o compostores de fracturas y dislocaciones, los hernistas, los batidores de cataratas, los litotomistas o sacadores de piedras,los clisteros ,los astrólogos, las parteras ,las

comadres..., porque, cuando de sanar se trata, nadie debe descalificar los poderes de la palabra, la presencia personal, el efecto placebo ni la práctica mágica que entiende el todo como un gran organismo , de donde, actuando sobre una parte del mismo,se actúa sobre el todo orgánico). Todo cuanto tiene relación con el ejercicio de cuidadores de la salud aparece, inicialmente esbozado , en el Fuero Juzgo - s. VII y s.XIII- pero, para una mejor organización de la actividad médico-asistencial y velar por la salud pública, promocionar las enseñanzas médicas, examinar a quienes pretenden ejercerla ,así como fiscalizar a quienes la ejecutan, se crea, en el s.XIV, la Institución denominada Protomedicato, que los Reyes Católicos introducirán en Castilla en el año de 1.477 ,y Felipe II , año de 1.563,cumplimentará en algunas de sus prácticas

Febrero: Las Muy Ricas Horas del D.de Berry, s.XV

Es la Institución del Protomedicato la habilitada para autorizar como cuidadores de la salud a : Médicos, formados en la Universidad; Cirujanos Latinos( latín: lengua

oficial en la Universidad que, poseyendo el Bachiller en Artes, harán estudios de cuatro años en los Reales Colegios de Cirujanos ), Cirujanos Romances o de Toga Corta (conocen la lengua romance pero carecen de formación Académica Universitaria ), cuya práctica discurre, durante 4 años, al lado de un Cirujano Titulado(1) . Los Cirujanos deberán conocer la Anatomía del Cuerpo Humano, por lo mismo, pueden asistir a pacientes con traumatismos varios, fracturas, dislocaciones, heridas, enfermedades de la piel, batir cataratas, reducir hernias , cauterizar heridas ,asistir a los partos y enfermedades femeninas (obstetricia),curar heridas y llagas . (1).Los aspirantes han de acreditar limpieza de sangre, ser cristianos viejos, limpios de sangre, no descendientes de moros, de judíos penitenciados ni de los recientemente convertidos a nuestra Fe Católica, ni de otras sectas infecciosas, Fe de Bautismo, ser hijos legítimos, de buenas costumbres, Certificación de haber cursado cuatro años con un Maestro Titulado, así como saber leer y escribir. Entre el instrumental sanitario figuran: jeringas, jeringuillas para lavativas, lancetas de grano de cebada, de lengua de serpiente, de grano de avena, vendas, ventosas, ungüentos, alicates para extraer muelas, alicates de gatillo para la extracción de las muelas pequeñas. En 1.748 se crea el Real Colegio de Cirujanos de Cádiz, en 1.760 el de Barcelona y, en 1.780, el de Madrid En 1.822 se suprime el Protomedicato .En 1.827 se unifican Medicina y Cirugía en un sólo saber y Título y en el año de 1.857 se regulan todas las Profesiones Sanitarias en España

Corpus Hypocraticum

Portada: “De Humani Corporis Fabrica” de Vesalio

El Corpus Hypocraticum, cuya antigüedad parece remontarse al s.V a C., sobrevivió como saber médico durante unos 2.400 años. Este saber médico se remonta a Diógenes de Abdera, Maestro de Hipócrates y cuyo Corpus de Aforismos y Pronósticos no sea sino el fondo de la Biblioteca Médica de Cos, labor de muchas generaciones que fueron consignando en fórmulas precisas el resultado de una amplia experiencia. En cualquier caso, se consideran Maestros de este Corpus Hypocraticum a: Diógenes de Abdera, Maestro de Hipócrates, Hipócrates de Cos, s. V/IV a. C., Dioscórides,40/90 p. C y Galeno, s.II p.C .

Toda esta suerte de experiencias médicas llegaron a conformar un cuerpo práctico/sanitario tal cual muestran: el Juramento Hypocrático, El Médico, La Naturaleza del hombre, De los vientos, de los lugares y de las aguas, Las epidemias, Régimen en las enfermedades agudas, De las luxaciones y de las fracturas, De las enfermedades de la cabeza, etc. A título de ejemplo, enumeramos algunos de los Aforismos Hipocráticos: Los dolores agudos que partiendo de la espalda llegan al codo, se curan con la sangría. La dificultad de orinar se cura con la sangría, más ha de hacerse en los vasos internos. A quienes convinieren las sangrías y las purgas, deben administrarse en primavera. Doliendo la parte posterior de la cabeza, es bueno sangrar la vena perpendicular de la frente. Cúrase la hidropesía cuando el agua fluye a los intestinos por las venas. La orina abundante por la noche indica que las evacuaciones del vientre son escasas. Quienes son atacados por los tétanos perecen a los cuatro días, pero en pasando este plazo, sanan .El mucho frío origina convulsiones, tétanos, equimosis y escalofríos febriles. La mujer embarazada en sufriendo una gran diarrea, aborta. Si una mujer, que no está preñada, tiene leche en los pechos, es señal de que no menstrua (...). Cuanto más nutras a los cuerpos impuros, más los dañarás. Las corizas y catarros de los ancianos, nunca se curan completamente. Los sudores fríos en cualquier fiebre aguda son mortales. Donde apareciendo fiebre continua, aparecen delirio y disnea, anuncian la muerte .El mucho frío origina convulsiones, tétanos, equimosis y escalofríos febriles.Insanias, melancolías, accidentes epilépticos, hemooragias, anguinas, corizas, ronqueras, toses, lepra, empeines, manchas lívidas, son propias de la primavera, como así mismo pústulas, úlceras, tubérculos y dolores articulares. Reinan durante el estío las enfermedades primaverales y además fiebres continuas y ardientes, muchas tercianas y cuartanas, vómitos, diarreas, oftalmias, dolores de oídos, aftas, úlceras pútridas de los órganos genitales y sudores. Los viejos llevarán fácilmente la abstinencia; después de ellos siguen los que se hallan en la edad adulta, los adolescentes no pueden tolerarla y mucho menos los niños y, entre ello los que son muy vivos. Um régimen compuesto de alimentos húmedos y jugosos, conviene a los calenturientos todos y muy particularmente a los adolescentes o personas a él habituadas. Si alguno tiene dolor en alguna parte del cuerpo y no lo siente, es señal de que tiene el cerebro perturbado .El cansancio y las laxitudes espontáneas y sin motivo, denuncian enfermedad (...).

Barberos Sangradores o Sangradores /Flebotomianos
El Corpus Hypocraticum entiende el cuerpo humano como un Microcosmos que, deberá guardar armonía con el Macrocosmos, siendo sus elementos: agua, aire, tierra y fuego. La armonía del cuerpo se corresponde con la del Universo, así cuanto es caliente y húmedo se corresponde con la sangre, cuanto es frío y húmedo se corresponde con la

flema, la bilis amarilla se corresponde con lo caliente y seco y la bilis negra con lo frío y seco. Por lo mismo, la enfermedad es entendida como un desequilibrio humoral. La salud, por el contrario, es el resultado cualitativa y cuantitativamente del equilibrio humoral. Es claro que la hemorragia menstrual alivia el malestar femenino, de esta forma se asocia la pérdida de sangre con una mejoría de los síntomas, y todo ello sucede porque hay patologías que están presentes en la sangre. El Barbero/ Sangrador recurre, según proceda, a otras suertes de prácticas, tales como, la administración de purgas, sudoríficos, vomitivos, lavativas, electuarios, ventosas, sanguijuelas, hidroterapia y dieta alimentaria. En la sangre se encuentran los humores: sangre, flema, bilis amarilla, bilis negra, por lo que las sangrías se constituyen como medio recurrente en los casos de fiebres pertinaces y dolores intensos, aunque sean de consecuencias indeseadas para personas débiles, mujeres con fiebre en el post partum. La sangría es una incisión que suele hacerse en las piernas, brazos, nalgas, lóbulo de la oreja e impide la cicatrización de la fuente mientras no se hayan expulsado los malos humores. De donde, la sangría es una técnica sanitaria destinada a extraer las flemas pútridas del organismo, en el mismo lado del cuerpo y cerca del foco originario, es por lo que el Cirujano Sangrador o Barbero utilizará siempre esta práctica o técnica a requerimiento del Médico

El Sacamuelas, D.Teniers el Joven, s.XVII

Fue práctica frecuente en los Monasterios Medievales el que buena parte de sus monjes hubieran de hacerse una sangría anual. Tenemos información de que los Peregrinos a Compostela trataban de encontrar charcas de agua limpia en las que hubiera sanguijuelas, haciendo éstas la función del Barbero Sangrador para curar sus llagas y edemas. Por algunos médicos, en la Edad Moderna, se llegó a entender que, para reestablecer la salud, no existía en el mundo un remedio tan eficaz y milagroso como la sangría. Carlos II de Inglaterra, W. Shakespeare, A. Mozart, Napoleón y Lord Byron, entre otros, se sometieron a esta práctica en variadas o múltiples ocasiones J. B. Molière, en El Enfermo Imaginario, satiriza la práctica de la sangría. Esta práctica médica obtuvo un sonoro fracaso en las epidemias de cólera y fiebres tifoideas que tuvieron lugar en la Francia e Inglaterra de finales del s. XVIII. La sangría, como procedimiento médico, fue abandonada a comienzos del s.XIX quedando como recurso para edemas pulmonares. Sin embargo, se continuó con esta práctica durante el s. XIX para alivio de algunas enfermedades mentales, tales como: la melancolía, manía, mal de bubas, fatiga cerebral, locura, sistema nervioso, insomnio, trepanación .Los médicos de orientación hipocrática se inclinaron por una medicación de tipo vegetal que habría de administrarse en dosis ajustadas, pues, de lo contrario,se podrían acarrear serios problemas, dado que las plantas tienen múltiples compuestos que son principios activos, por lo que su dosificación es siempre dificultosa.

El Sacamuelas, Honthorst, s.XVI

Los exámenes de los Barberos/Cirujanos, también Cirujanos Sangradores o Flebetomianos (de phletos=vena y temnein=cortar), estaban a cargo de los Cirujanos Latinos o Titulados y consistían en una prueba teórica y otra práctica.

La parte teórica comprendía: conocimientos de la Anatomía del Cuerpo Humano, de las venas y arterias, cuántas y cuáles son, localización de las mismas, método de sangrar, echar ventosas, sanguijuelas, sacar muelas y dientes. La parte práctica tenía su comprobación en un Hospital, en la que se exigía al aspirante habilidad y suficiencia en las técnicas de sangrar, sajar, echar ventosas, sanguijuelas, ligar vasos en amputaciones, curar llagas y heridas, extraer muelas y dientes. El Título facultaba al interesado para actuar en las enfermedades de dolor de costado, erisipela, extracción de proyectiles, ligar vasos en amputaciones, hacer drenajes y abscesos, mal de garganta y caída, pero siempre bajo la tutela de un Médico que así lo ordenare. El Título era válido para todos los Reinos y Señoríos de S. Majestad. En el Juramento del Arte de Sangrar se especificaba que: el Sangrador se comprometía a ejercer este arte de balde para con los pobres e indigentes.

Lección de Anatomía del Dr. Willen

La Pragmática de los Reyes Católicos de 1.500, pone de manifiesto:”(...). Mandamos que los Barberos y Examinadores Mayores que, de aquí en adelante, no den lugar a que ningún Barbero ni persona alguna pueda poner tienda para sajar, sangrar ni echar ventosas, sanguijuelas(2) sacar dientes ni muelas sin haber sido examinado por los dichos nuestros Maestros Barberos Mayores”. “Cualquiera que quisiere puede afeitar con navaja o tijera sin ser examinado y sin licencia, pero mandamos que no pueda usar ni use el Arte de la Flebotomía ni hacer sangrías, ni sajar, ni sacar dientes o muelas sin ser examinado”. “El sangrador no debe beber mucho vino para que su cabeza no se turbe y mantenga su pulso firme, diestro con ambas manos, limpieza de manos...” A todos los que se encontrare ejerciendo de Médicos, Cirujanos o Boticarios sin la Carta de Examen y Licencia del Real Protomedicato, se les habrá de sancionar, por vez

primera ,con 500 ducados, la segunda con 2.000 ducados y pena de 6 años de presidio en África. (2) Las sanguijuelas poseen una saliva anticoagulante, inhibidor de las trombosis y agregación plaquetaria, vasodilatadora y anestésica, por lo mismo, son excelentes bombas extractivas de los componentes pútridos de la sangre. Se han empleado para aliviar los dolores de cabeza, obesidad, tumores, edemas, abscesos y tumefacciones. Suelen localizarse las no-venosas en aguas claras con fondo de cantos. Poseen color rojizo, torso verde y líneas amarillas.

Cirujanos Latinos y Cirujanos/ Sangradores

Sangría por Flebotomía

En el año de 1.609 el Ayuntamiento de la villa abona a Juan Rodríguez, Barbero/Sangrador, 4.000 mrs. por su ocupación y trabajo en Hospital de la villa, así como por sangrar a los pobres del Hospital.

En el año de 1.610, Juan Rodríguez, Barbero/Sangrador en el Hospital de la villa, percibe 4.000 mrs. por su ocupación y trabajo en el Hospital y sangrar a los pobres que son acogidos en el Hospital.

Medicina en las Universidades Europeas en los últimos siglos

Según el Catastro de Ensenada, año de 1.752, ejercen en la villa de Ponferrada: Tres Cirujanos y dos Cirujanos /Sangradores, cuyas edades oscilan entre: 26 y 62 años. Tres de ellos pertenecen al Estado Noble y dos al Estado General . Los ingresos de los Cirujanos varían entre 1.000 y 1600 rs. y 1.000 a 2.200 rs. Los de los Cirujanos/ Sangradores varían entre 154 y 700 rs.. En Villafranca: Ejercen tres Cirujanos, cuyos ingresos varían entre 2.200 y 800 rs. y dos Cirujanos Sangradores, cuyos ingresos varían entre 700 /154 rs. En Bembibre: un Cirujano, Salas de los Barrios: un Cirujano y un Barbero/Sangrador, Molinaseca: dos Barberos /Sangradores, Cacabelos: cinco Barberos/Sangradores, Borrenes: un Barbero/Sangrador, Carracedo: un Barbero Sangrador, Toreno: un Barbero /Sangrador, Valle de Finolledo: un Barbero/Sangrador, Sancedo: un

Barbero/Sangrador, Candín: un Barbero /Sangrador, Piedras Albas: un Barbero/Sangrador, Corullón : dos Barberos /Sangradores, Trabadelo : un Barbero/Sangrador ,San Juan de la Mata : un Barbero/Sangrador ,Tombrio de Abajo: un Barbero/Sangrador ,Pradilla: un Barbero/Sangrador, San Miguel de las Dueñas: dos Barberos/Sangradores,Orellán: un Barbero/Sangrador, Villalibre : un Barbero /Sangrador, Portela de Aguiar : un Barbero/Sangrador, Chana: un Barbero/Sangrador, Ambasmestas: un Barbero /Sangrador. Astorga: cuatro Cirujanos y cinco Barberos /Sangradores. León: cinco Cirujanos, cuyos salarios oscilan entre 140 y 1400 ducados, y trece Barberos /Sangradores, cuyos salarios oscilan en torno a 4.400 rs. Los Mancebos o Auxiliares que les asisten perciben, 12 rs, 15 rs., y 30 rs.mes

La visita del Médico, J.Steen, s.XVII

Pedimento para examinarse de Barbero Sangrador Juan Sánchez vecino de esta villa de Villafranca

Juan Sánchez, vecino de esta villa de Villafranca y Oficial de Barbero/ Sangrador, comparece ante v.m. y, como más haya lugar en Derecho, digo: Que estoy de partida para la villa de Madrid para examinarme del Oficio de Barbero Sangrador y, para conseguirlo, conviene se me reciba información de cómo para aprender dicho Oficio estuve cuatro años continuos con Antonio de Alba Morán, Maestro Examinado en dicho Oficio y, durante dicho tiempo, me ajusté con mucha asistencia sin hacer falta alguna y ejecutando todo lo que se me ordenare. Por lo mismo, pido y suplico me la mande recibir al tenor de este pedimento y, recibida, me la envíe con entrega de los originales signados en forma y haga fe, interponiendo su autoridad y decreto judicial en forma que, al presente, es lo que firmo y lo juro. Firmado: Antonio Vázquez Por presentada esta petición de información y, en vista de ella, a proveer justamente. Lo mandó el Licenciado D. Felipe de Brihuega, Corregidor y Justicia Mayor en este Ayuntamiento de Villafranca, a 18 de Noviembre de 1.666. Ante mí, Antonio de Gerbolés Información: En la villa de Villafranca, en el dicho día, mes y año, Antonio de Alba Morán, Barbero Sangrador de esta villa, juró por Dios Nuestro Señor decir verdad y dijo ser de edad de 31 años, poco más o menos, y al tenor del pedimento dijo que Juan Sánchez asistió como Oficial de Barbero/ Sangrador en casa del Maestro más de cuatro años, acudiendo a todo lo que se le ordenaba, que sabe el Oficio y es hábil para ser examinado en él, y esto respondió bajo juramento y lo firmó, Antonio de Alba Morán Ante mí, Antonio Gerbolés

En dicho lugar, día, mes y año, presentada en forma, Juan Antonio Roca, Cirujano y vecino de ésta, prometió decir verdad y dijo: ser de edad de sesenta años, más o menos y, siendo preguntado al tenor del pedimento, dijo que Juan Sánchez ha asistido más de cuatro años en tienda pública y casa de Antonio de Alba Morán, Barbero/Sangrador, vecino de esta villa, practicando la Flebotomía y, lo que lleva dicho, dijo ser verdad bajo juramento y, por ser firme, se ratificó y lo firmó y dijo sabe que Antonio de Alba Morán está examinado de Maestro Barbero Sangrador Firmado, Juan Antonio Roca Ante mí, Antonio Gerbolés En dicho mes, día y año, presente Segismundo Sánchez de Zamora, Barbero Sangrador, vecino de esta villa, prometió decir verdad, y dijo ser de edad de 30 años, y prometió decir verdad respondiendo al tenor del pedimento, y dijo:

Que Juan Sánchez ha asistido más de cuatro años en la tienda pública de Antonio de Alba Morán, Barbero /Sangrador Examinado, vecino de esta villa, asistiendo a todo lo que se le mandó practicando la Flebotomía y dijo ser la verdad ,bajo juramento en que se afirmó y ratificó y lo firmó, Segismundo Sánchez de Zamora Ante mí, Antonio Gerbolés

Auto
Por su merced el Licenciado D, Felipe García de Brihuega ,Corregidor y Justicia Mayor de esta villa de Villafranca, ajustado al pedimento en la forma dada por Juan Sánchez, por ante mí Escribano, en su nombre, a 8 de Noviembre de 1.666 ,dijo mandaba y mandó se le den los testimonios necesarios de los Autos para que los presente ante quien convenga, a los cuales interpuso su Autoridad y Judicial Decreto en forma para que valga y haga fe en juicio o fuera de él, y así lo mandó y firmó . Firmado, Ilegible Ante mí, Antonio Gerbolés

Infecciones relacionadas con el instrumental quirúrgico

Testamento otorgado por Mathías Álvarez, Cirujano, vecino de esta villa de Ponferrada, en 24 de Abril de 1.693
In nomine Dei, amén.

Notorio y manifiesto sea a todos los que vieren el presente instrumento de Testamento y última y postrimera voluntad, cómo yo, Mathías Álvarez, Cirujano ,vecino de esta villa de Ponferrada, estando enfermo en cama con enfermedad que Dios Nuestro Señor se ha servido de darme, aunque en mi sano juicio, memoria y entendimiento, creyendo, como firmemente creo, en el Misterio de la Santísima Trinidad: Padre ,Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un sólo Dios verdadero, y en todo lo demás que cree Nuestra Santa Madre la Iglesia Romana, en cuya fe y creencia he vivido y protesto vivir y morir como católico y cristiano, tomando, como tomo, por mis intercesores y abogados a la Bienaventurada Virgen Santa María, Santo Ángel de mi Guarda, al Glorioso San Mathías, y a todos los demás Santos y Santas de mi devoción y de la Corte Celestial, a quienes pido y suplico muy encarecidamente sean mis intercesores ante su Divina Majestad para que perdone mis pecados y ponga mi ánima en carrera de salvación. Y recelándome de la muerte, cosa cierta y natural a toda creatura viviente, y deseando salvar mi ánima y que mis cosas queden bien dispuestas para cuando Nuestro Señor fuese servido de llamarme a Juicio, hago y ordeno mi Testamento en la manera siguiente: Primeramente, encomiendo mi ánima a Dios Nuestro Señor que la creó y compró con el subido precio de su Sangre Santísima en el Santo Árbol de la Cruz y el cuerpo mando a la tierra de que fue formado y ,para cuando su Majestad Divina fuera servido llamarme de esta vida, mi cuerpo sea sepultado con el hábito de Nuestro Padre San Francisco en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encina de esta villa junto al altar de Nuestra Señora de la Soledad y que este rompimiento se pague con la limosna acostumbrada de mis bienes. Item mando que, a mi entierro se llamen doce Sacerdotes que asistan a él y digan Misas por mi ánima, la una cantada con asistencia, vigilia y las demás rezadas, como es costumbre, y el mismo día que se oficien, se ofrezcan por mi ánima ocho libras de pan y una cañada de vino y la cera que quisieren mis testamentarios. Item mando, se me hagan otros tres Autos siguientes al entierro, que son nueve días, ,medio año y cabo de año y, en cada uno, se ofrezca por mi ánima sobre mi sepultura cuatro libras de pan, un azumbre de vino y dos velas de a medio real cada una, y se pague todo de mis bienes.

Tacuinum Sanitatis Cafenatensis, s.XIV Item mando, se me compren unos blandones de cera que pesen cuatro libras, los cuales ardan sobre mi sepultura todos los domingos del año de mi fallecimiento al tiempo de la Misa, y en cada uno se ofrezca por mi ánima dos libras de pan, un cuartillo de vino y dos velas de cera de a dos cuartos cada una, y todo se pague de mis bienes. Item mando que, además de las Misas del entierro y Autos, se me diga otra en el altar privilegiado de Nuestra Señora de la Soledad de la Iglesia Parroquial de esta villa, otra en el altar de Nuestra Señora de la Encina de ella, y otra en Nuestra Señora de Santo Tomás, y todo se pague de mis bienes. Item declaro, soy Cofrade de las Cofradías siguientes: Nuestra Señora de la Encina, la de San José de Nuestra Señora de Vizbayo de Otero, la de Santa Lucía, Ángel de la Guarda de San Pedro, la Misericordia , la de San Crispín, San Sebastián, San Bartolomé de la que soy fundador y de la Santa Cruz, de la que también soy fundador ,de Nuestra Señora de la Soledad y de las Ánimas, y declaro que tengo pagadas las cantidades de todas, y encargo a los Mayordomos y más Hermanos asistan a mi entierro y Autos con la cera, como es costumbre. Item mando, a la Santísima Trinidad de Redención de Cautivos y más Órdenes Mendicantes, 35 mrs. de una vez, con que los aparto de mis bienes. Item declaro que, debo a Fray Pedro de Ajugar, Religioso de la Orden de San Agustín en el Convento de esta villa, 96 rs. de vellón que me prestó, en que entran los réditos de un Censo que le pago al Convento que los cobra el susodicho como Procurador del Convento, y todos los réditos son 67,5 rs. de los demás del empréstito. Item declaro, debo a D. Suero de Quiroga, vecino de San Andrés de Montejos, como curador de los hijos de D. Isidro Reymóndez y D.ª Francisca de Vega ,vecinos que fueron de Toral, alguna cantidad procedida de los réditos de un Foro que le pago y, por cuenta de ella , tengo pagado algunas cantidades a D. Suero y, así mismo, a uno de los menores que es D. Antonio Reymóndez le he pagado 37 rs. de vellón por una espada que me vendió y asistí, por avenencia de 3 cuartales de trigo, un año a D. Antonio,que los que está debiendo y debe, así mismo, 60 rs. de las asistencias a D.ª Francisca Reymóndez, su hermana, por el tiempo que estuvo enferma y de la asistencia y camino

a Toral que fueron cuatro en otra enfermedad que tuvo D, Isidro Reymóndez.. Mando que mis testamentarios ajusten la cuenta con los susodichos y se pague lo que se reste deber, sobre lo cual les encargo las conciencias a todos. Declaro deber a la Hermandad de Sacerdotes de esta villa y al Licenciado D. Antonio Blanco, Mayordomo que fue de ella, en su nombre ,600 rs. de los réditos de un Foro de la casa en que vivo, mando se paguen de mis bienes. Item declaro, debo a la Capellanía de Santa Ana de esta villa, los réditos del año de un Censo de 40 ducados de principal, cuyo plazo cayó por el Marzo próximo pasado, mando se paguen de mis bienes. Item declaro, debo al Licenciado D. Jerónimo Buitrón, Prebendado de la Iglesia Mayor de esta villa ,24 rs., mando se le paguen. Item declaro, debo a la Cofradía de San Bartolomé de esta villa y a su Mayordomo, en su nombre, 55 rs. de vellón de los réditos de dos años de un Censo que le pago de 50 Ducados de principal ,cuyos plazos cumplieron por Enero pasado de este año, mando se paguen de mis bienes. Item declaro, para el descargo de mi conciencia, que Laureano García Valcarce, vecino de esta villa, me está debiendo 125 rs. de vellón, los que me debe pagar de su padre que me debe, y que Laureano se obligó a pagar todas las deudas de su padre, cuya cuenta ajustamos con el susodicho.

Instrumental Médico Romano, Museo de Mérida

Francisco de la Plaza, Escribano del número del Ayuntamiento de esta villa, me está debiendo 48 rs. y cuartillo que le dí para que los guardara en su poder hasta que se los pidiera, mando se cobren. A Francisco de Memije, donde resulten deudas, se cobren.

Item declaro que, D .Antonio González, vecino de esta villa, me está debiendo 125 días de ocupación que eché a dicha villa de su orden como Juez Ordinario, en virtud de un Auto de la curación de Francisco, vecino de la villa, quedando de pagármelos o mandar pagar, se tasen los 125 caminos, o pagar a otro Cirujano y persona de conciencia que se cobre lo que sea. Item declaro que, D .Diego Lozano, vecino de esta villa, me debe 11 rs. de la entrada de Cofrade que fui Mayordomo y los pagué por él y, así mismo, me debe 12 rs. de unas Sangrías que le hice en una enfermedad de Erisipela que tuvo ,que en todo suman 15 rs., mando se cobren. Item declaro, que los herederos de Cristóbal Rodríguez, vecino de San Andrés de Montejos me debe un cuartal de trigo del Foro de un prado de la paga del año pasado, mando se cobre. Item declaro que, D. Francisco Macías Santalla, vecino y Regidor de la villa, me debe 100 rs. de vellón de la asistencia que le hice en diferentes enfermedades, mando se cobren. Item declaro que, diferentes personas me están debiendo algunas cantidades de mrs. que constan en un memorial que tengo en casa, mando que mis testamentarios y herederos hagan diligencias para cobrarlos y los cobren. Item declaro que, en el lugar de Cortiguera, en casa de Andrés Gutiérrez, tengo una vaca y, así mismo, en el lugar de Campo en casa de Pedro Álvarez tengo otra vaca que se la dí a medias y tiene una cría que le toca por entero al susodicho marido, se traigan las vacas y se vendan para ayuda de cumplir este mi testamento. Item declaro, tengo en casa de Antonio de Valtuille, vecino del lugar de de Santo Tomás, algunas cabezas de ganado ovejuno, que dirá el susodicho cuáles son, con lo cual le cargo la conciencia, demando se vendan, así mismo, para ayuda de cumplir este mi testamento. Item declaro que, el año pasado de 1.672 puse demanda a Tomé, vecino del lugar de Rumol, Obispado de Lugo, sobre la enormísima de las legítimas paterna y materna de Antonia Álvarez, mi primera mujer, que le había vendido la cual gozo por testamento que me dejó por su heredero, cuya demanda y testamento tengo en mi casa, mando a mis herederos hagan diligencias para seguir la demanda y cobren las cantidades que importen. Item mando, a María Antonia Álvarez Gayoso, mi hija legítima y de Antonia Gayoso, mi legítima mujer, por vía de tercio y remanente el quinto para siempre jamás y libremente,6 cuartales de heredad el trigal donde dicen Pozo Rubial que determina con heredad de D. Antonio García, sus herederos de Campo, por arriba y, por abajo, uno de los herederos de Nicolás de Cascallana y camino que va a Fuentesnuevas .Más otra heredad de una fanega de sembradura que tengo en donde llaman Caralcubas, dezmario de Columbrianos que determina con los herederos de D. Nicolás de Busto y Coronas, Abogado, y vecino de esta villa, y la heredad del Convento de la Concepción de esta villa, y herederos de Gonzalo Martínez, vecino de Columbrianos. Más otra heredad de cinco cuartales de sembradura con un poco de prado junto a donde llaman Valdequintilla, dezmario de dicho lugar, que determina con heredades de Ana de Cascallana, viuda de Sebastián Martínez, vecino del lugar, y otros términos, y un prado de Concejo cuyas tierras compré, la primera a Alonso Francisco Gómez, la segunda a Antonio Núñez y Manuela Rodríguez, su mujer y, la tercera, a Pedro Fernández. y su hija y a Juan Martínez y María Fernández. , su mujer, vecinos del lugar de Columbrianos, y se la mando a mi hija en la forma referida por estar niña y por criar, además de lo que tocare de su legítima.

El Cirujano del lugar: Extracción de la Piedra de la Locura, Sanders, s.XVII

Item declaro que, Pedro García Mondelo, vecino de esta villa, me debe 27,5 ducados y que me prestó, mando se le paguen de mis bienes. Y para cumplir y pagar este testamento y mandas en él contenidas, dejo y nombro por mis albaceas y testamentarios: al Licenciado D. Felipe Gayoso, Cura que fue de Ozuela y al Licenciado D .Gregorio Gayoso, Cura Presbítero al presente, a Pedro García Mondelo y Pedro Martínez, vecinos de esta villa, a los que doy poder cumplido insolidum para que de los más bien parado de mis bienes, cumplan y ejecuten vendiéndolo en almoneda y haciendo las Escritura necesarias. Item, mando a Juan Álvarez, mi sobrino, mi libro intitulado Vergel de Sanidad, más un par de de navajas, unas piedras de afilar y que me encomiende a Dios Nuestro Señor. Instituyo por mis universales herederos a Francisco ,María, Casilda y María Antonia Álvarez, mis hijas y de Antonia Gayoso, mi legítima mujer, a las cuales ,por iguales partes, los lleven y gocen con la bendición de Dios y la mía y, con ello revoco, anulo y doy por ningún valor ni efecto, otro cualquier testamento o codicilo que(...), excepto éste que quiero valga por mi testamento, última y postrimera voluntad y en la forma que mejor haya en Derecho , que otorgo ante el presente Escribano. y testigos. En la villa de Ponferrada, a 24 días del mes de Abril de 1.693, siendo testigos: Juan Alonso, el Licenciado José Fernández, Presbítero, y Bernardo de Cerejedo, vecinos de esta villa, y el otorgante, que yo Escribano doy fe conozco, lo firmó. Firmado, Mathías Álvarez Ante mí, Bernardo Martínez Álvarez

Escritura de Aprendiz de Barbero/ Sangrador

Alegoría de Barberos y Cirujanos, s.XVIII En la villa de Ponferrada, a 19 días del mes de Octubre de 1.765, ante mí Escribano y testigos, pareció presente Antonia Fernández, viuda y vecina de la villa de Villafranca, y dijo: Que ,como madre y legítima administradora que es de Jacobo Fernández, su hijo mayor que confesó ser de 14 años y menor de 25, tiene tratado con Patricio Verdial, Cirujano, vecino de esta villa que Jacobo entre a aprender el Oficio de Barbero Cirujano y Sangrador con el citado Patricio Verdial, su Maestro, por lo que María Antonia se obliga con su persona y bienes muebles y raíces, habidos y por haber, de que el expresado Jacobo Fernández asistirá al nominado Patricio Verdial, su Maestro, para que le enseñe el referido Oficio, y las demás cosas a él anejas ,por tiempo y espacio de tres años que empiezan a correr desde hoy día de la fecha. Por la enseñanza le ha de dar y pagar 280 rs. de vellón en tres plazos y pagas iguales. Le ha de servir a su Maestro en todo lo tocante al Oficio así como obedecer en todo lo que por sus amos le fuese mandado según la práctica de este país. Patricio Verdial ,su Maestro, le ha de dar de comer, beber, casa, cama y ropa limpia y tratarle como a los demás familiares de su casa. El Maestro ha de enseñarle el referido Oficio con todas las demás circunstancias y sin reserva de alguna de obra práctica, en forma tal que el alumno al término de los tres años le ha de dar enseñado a su hijo a hacer barbas, echar ventosas, sanguijuelas y sangrar, y todo lo demás pertenecientes a dicho Arte. Es de advertir que, si Jacobo se ausenta de la casa de sus amos mas de 100 días, además de pagar a su Maestro los expresados 280 rs. , le ha de pagar 4 rs. por cada día hasta el completo de los tres años, así como una persona manceba para el Oficio en su lugar para que asista a su amo y Maestro, como también le ha de pagar lo que le faltare a su amo al tiempo que hiciese su hijo la asistencia a su elección llanamente y sin pleito ni excusa alguna, pena de ejecución y costas de la cobranza, y de pagar a la persona por cada uno de los días de sus ocupación, contados los de ida , vuelta y estancia, por lo que quieren ser apremiados por todo rigor de Derecho. Y estando presente Patricio Verdial, su Maestro, dijo:

Que aceptaba esta Escritura en todo y por todo, según y como se contiene en ella, y recibe por tal Aprendiz a Jacobo, y se obliga con su persona y bienes mueles y raíces, a tener al Aprendiz en su casa por el tiempo de los tres años y, durante ellos darle de comer, beber, casa, cama y ropa limpia, según está estipulado, y le enseñará el Oficio sin omitir cosa alguna, Y para lo cumplir, da poder a las justicias de S.M. de su Fuero competentes, recíbelo por sentencia pasada en Juzgado, renuncia todas las de mi favor con la general en forma. Y así lo otorgó ante mí Escribano, siendo testigos: Diego Fernández, Domingo de Orive, vecino de esta villa y Francisco Fernández, residente en ella, y de los otorgantes, que doy fe conozco, firmó el que supo y , por el que no, lo hizo uno de los testigos , y firmé. Ante mí, Ignacio Gazalla de Labandero

Escritura de Aprendiz de Barbero/ Sangrador para Melchor Martínez, hijo de Cristóbal Martínez, en esta villa de Ponferrada

Arte y Medicina: El Enfermo Cristóbal Martínez, vecino que soy de esta villa, por el tenor del presente instrumento, digo:

Que Melchor Martínez,mi hijo, tiene deliberado seguir y aprender el Oficio de Barbero Sangrador y para ello ponerlo en poder de un Maestro Cirujano,como desde luego le entrego en calidad de Aprendiz de tal Barbero y Sangrador a D. Antonio Arias, Cirujano titular, vecino de esta villa, por tiempo y espacio de cuatro años, que dan principio en este día de la fecha y fenecen en otro tal día del año que viene de 1.785,dentro de los cuales el citado D. Alonso le ha de mantener, según y como lo ha hecho con los demás aprendices que ha tenido en su casa, quedando de mi cargo el vestirle y calzarle y darle los instrumentos que son necesarios para poder ejercer esta facultad, como son navajas, tijeras con su bolsa, lo que cumplirá Melchor durante el tiempo con la asistencia regular de aprender sin que en ello haga falta y cuando así no lo ejecute, yo Cristóbal me obligo con mi persona y bienes habidos y por haber a que si hiciese falta por culpa suya o se ausentare por algún motivo a D. Alonso, a solicitar el paradero, y en defecto de todo lo cual le he de satisfacer por cada día de los días 4 rs. de vellón poniendo al citado su hijo en sus compañía hasta fenecer los 4 años. Y estando presente yo, D. Alonso Arias, enterado del contendido de esta Escritura, me obligo, así mismo, con mi persona y bienes mueles y raíces, habidos y por haber, a tener en mi casa y compañía a Melchor, hijo legítimo de Cristóbal Martínez, mantenerle y enseñarle en la misma conformidad que lo ha hecho con los demás aprendices que me han asistido en el ministerio del Oficio de Flebotoniano, Unos y otros, cada uno por lo que nos toca, y vamos obligados, damos poder a las Justicias de S.M. de nuestro fuero competentes que a ello nos compelan y apremien (...). Y así lo otorgamos ante el presente Escribano en esta villa de Ponferrada, a 1 de Septiembre de 1.782, siendo testigos, Cayetano Álvarez, vecino de Fuentes Nuevas, D. Francisco Álvarez Escarpizo y D, Hipólito González vecino y natural de esta villa y los otorgantes a quienes yo, Escribano, doy fe conozco, lo firmaron y firmé. Ante mí, Manuel González Varela

Escritura de Aprendiz del Oficio de Cirujano/ Sangrador
En la villa de Ponferrada, a 19 de enero de 1.784, ante mí Escribano y testigos, pareció presente Miguel de la Iglesia, de esta vecindad, y dijo: Que, por cuanto Joaquín de la Iglesia, su hijo legítimo se halla inclinado a aprender el Oficio de Cirujano y Sangrador, ha tratado para este fin con D. Santiago Grandizo, Maestro Cirujano de la misma vecindad a efecto de que se ejercitase con el susodicho y, habiendo condescendido en ello, otorga que se obliga con su persona y bienes muebles y raíces, habidos y por haber, a cumplir las condiciones siguientes: Que el citado Joaquín ha de estar en casa y compañía del citado Grandizo por tiempo de tres años que principian desde hoy día de la fecha, haciéndole el servicio regular de sus casa, además de que le haya de enseñar el Oficio de Cirujano de que usa, como es: afeitar, sangrar, echar ventosas y sanguijuelas y otras curas concernientes al Oficio de tal Cirujano y Sangrador. Item, que, por el tiempo de los tres años de enseñanza, le ha de dar satisfacer al citado Grandizo 100 rs. además del servicio que haga teniéndole en su casa y compañía, dándole de comer y beber, sin que haga falta ni ausencia alguna, a no ser que sea con consentimiento del Maestro Grandizo y, si llegare este caso, le ha de satisfacer por cada

un día que haga falta de su culpa, 4 rs. de vellón con las costas y más daños que en ellos se causaren. Item, si no cumpliese fenecidos los tres años en entregarle los 100 rs., ha de ser visto que en remuneración de esto le ha de servir Joaquín al referido Grandizo un año más en su casa y compañía que cumplen 4 años, dentro de los cuales en el tiempo que no ocurriese trabajar en el Oficio, se ha de emplear, si fuese preciso, en servirle dentro y fuera de la casa, como es traer agua, salir fuera a alguna cobranza ,y otras cosas que ocurren sin pérdida de tiempo. Y para lo mejor cumplir y haber por firme esta Escritura, ambas partes , y estando presente el citado Grandizo, enterado del contendido de esta Escritura ,dijo la aceptaba y aceptó , y se obligaba con su persona y bienes muebles y raíces ,habidos y por haber, a tener en su compañía ,mantenerle y enseñarle el Oficio de Sangrador y Cirujano de que usa, dándole hábil y suficiente durante los tres años, de modo que pueda por sí disponer en alguna cosa, a menos que sea por falta de inteligencia o poco cuidado que ponga el citado Joaquín. Y cada una de las partes, cada una por lo que le toca, va obligada y dieron poder a las justicias de S.M. de sus fueros competentes que, a ello les compelan y apremien como por sentencia pasada en juzgado, renuncian todas las leyes, fueros y derechos de sus favor con la general en forma. Y, por firme, así lo otorgan ante mí Escribano, siendo testigos D. Francisco Álvarez Escarpizo, Ángel Martínez y Pedro Morán vecinos y naturales de esta villa, y de los otorgantes que yo, Escribano, doy fe conozco, firmó el que supo y por el que dijo no saber, hízolo, a su ruego, uno de los testigos, y firmé. Firmado. Santiago Fernández Grandizo Memije Francisco Álvarez Escarpizo. Ante mí, Manuel González Varela

Porque la condición humana es casi la misma en todas las edades: Testamento de Francisco Fernández Grandizo, vecino de la villa de Ponferrada
In Dei nomine, amén. Notorio y manifiesto sea a los que el presente y público instrumento de Testamento, última y postrimera voluntad, vieren, cómo yo Francisco Fernández Grandizo, vecino de esta villa de Ponferrada, hallándome en pie, bueno y sano de mi juicio y memoria y entendimiento natural, creyendo, como firmemente creo, en el Misterio de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un sólo Dios verdadero, y en todo lo demás que tiene , cree y confiesa Nuestra Santa Madre Iglesia Católica Apostólica Romana ,bajo cuya fe y creencia he vivido y prometo vivir y morir como católico cristiano y, tomando como tomo, por mi Intercesora y Abogada a la Serenísima Reina de los Ángeles, María Santísima, Madre de Dios y Señora Nuestra ,concebida sin mancha de Pecado original ,Ángel de mi Guarda, Santo de mi nombre y demás Santos y Santas de la Corte Celestial para que, siendo la Divina Majestad servida, llevarme de esta presente vida a la Eterna, intercedan por mí y se digne colocar mi ánima con las demás bienaventurados y, teniéndome de la muerte cosa natural a toda

criatura, y deseando que mis cosas queden dispuestas para mayor agrado y servicio de Dios así como Iglesia ,hago y ordeno este mi testamento en la forma siguiente: Lo primero, encomiendo mi ánima a Dios Nuestro Señor que la crió y redimió con la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, y el cuerpo a la tierra de que fue formado, el cual, cuando la Divina Majestad sea servido llevarme a sus presencia a la Eterna, es mi voluntad sea amortajado con el Hábito y Cordón de Nuestro Padre San Francisco, del precio de 50 rs., y sepultado en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encina, de donde soy feligrés ,en sepultura de dos ducados. Que asistan a mi entierro las doce Cofradías de que soy hermano que resultan de las cartas de pago que se exponen en mi poder, como también los 6 Señores Sacerdotes de la Iglesia y los demás que sean del agrado de mis testamentarios, y que me ofrenden el día de mi entierro una tarja con dos cerillas amarillas y medio azumbre de vino. Que se digan por mi ánima ,100 Misas, por las que se pague la limosna acostumbrada, en las que se incluyen las de cuerpo presente, y todas las demás disposiciones de mi entierro y autos, a elección de mis testamentarios. Mando a las Órdenes Mendicantes y Redención de Cautivos los derechos acostumbrados con que los aparto de mis bienes. Declaro estuve casado en primeras nupcias con Luisa de Memije, mi mujer y, al fallecimiento de ésta y para hacer sus funerales hice almoneda en la plaza publica y vendí unas camisas que compró Inés la Justaca, otra que compró Isidora la Tablajera, otra que dí con la orden de mi primera mujer a Isabel de Belesa por haberla asistido en su enfermedad, otra que me mandó dar a la Confitera que se hallaba por criada, por lo que no me quedó acosa alguna de esta mi mujer más que un paño de manos y una servilleta que tiene recogida Santiago Fernández Grandizo ,mi hijo, de lo que debe responder, por lo que me fue preciso para cumplir el funeral y entierro de mi mujer y pagar los Derechos de Inventario vender la casa que me tocó por herencia de mi madre en 1100 rs. y una huerta que heredé de mi padre en 300 rs. .Es mi voluntad que, si hubiese.... y corresponda en justicia, lo repongan los hijos y herederos de Luisa de Memije. Declaro que, cuando contraje matrimonio en segundas nupcias con Antonia Carballo, mi mujer, por hallarse doncella ,le ofrecí en dote 100 ducados y además las Arras, es mi voluntad se la pague todo ello bien sea en dinero o en hacienda. Declaro que, cuando contraje matrimonio con Antonia Carballo no me quedó en casa cosa alguna de mi primera mujer, excepción de una basquiña de camelote y una casaca color de teja, vieja y de poco valor. Declaro que, con dinero propio que traje al matrimonio, Antonia Carballo compró una masera de masar pan que lleva tres fanegas, una caldera de cobre y un arca en donde tiene guardada su ropa, por cuya razón privativamente le pertenecen estas tres alhajas. Y, para que no haya discordia sobre ellas entre mis herederos, lo advierto para descargo de mi conciencia. Declaro que durante el segundo matrimonio con Antonia Carballo hemos adquirido, por razón de gananciales, los bienes siguientes: una mesa chica sin cajón que compramos a Andrés, marido de Basilia, vecino de San Andrés de Montejos, otra mesa con su cajón que compramos a José Carojo del barrio de San Andrés, un arca chica que fue de la Carrapiza y la compramos en almoneda y la tiene mi hijo Santiago en la tienda donde trabaja con cosas de su Oficio. Una sartén y otra empeñada a mi mujer ,.dos cazos medianos, una pila de grano que está en la caballeriza y que compramos a la Carrapiza, más la madera de tres camas. Declaro que, por ganancial durante mi matrimonio con Antonia Carballo, el coste del paredón de atrás y las mejoras hechas en la casa que habito.

El dinero que se hallare existente a mi fallecimiento y 100 ducados de Antonia, que yo remití a Santiago, mi hijo, por mano de Juan González , vecino de Santa Catalina, para examinarse del Oficio de Cirujano cuando estaba en Madrid, la mitad corresponde a Antonia y Santiago que se los debe hacer buenos. Encargo que mi mujer le dé una cama decente en la conformidad que la tenemos para dormir los dos. Mando por vía de mejora a mi hija Juana una caldera grande, unas trébedes grandes, un rastrillo que me tocó por herencia de mi padre y que me encomiende a Dios y, en el caso de que fallezca sin sucesión, es mi voluntad recaiga esta manda en Miguel, mi hijo y, si muriese sin sucesión, recaiga en Antonia su madre y mi mujer. También declaro que, además de los bienes adquiridos y declarados en mi segundo matrimonio, tengo una mesica, un escañil y un machado que heredé de D. Miguel Carujo. Los restantes muebles que se hallaren son míos y de mi primera mujer, por cuanto los hijos de Francisco Gasyol de la Torre les dí y entregué sus bienes muebles como consta en el recibo que existe entre mis papeles. Y para cumplir y pagar este mi testamento ,mandas y legados en él contenidas y declaradas, dejo y nombro por mis albaceas y testamentarios, a mi hijo Santiago Fernández Grandizo, Abad de la Abadía de San Payo de Navia en Galicia, a Alonso Arias y a mi ahijado Bartolomé García, vecinos de esta villa, a todos tres y a cada uno insolidum, a quienes doy el poder que se requiere para que luego que yo fallezca ,entren y se apoderen de mis bienes y hacienda y de lo más bien parado lo cumplan y paguen en especial vendan la ropa blanca, de vestir y la exterior que tengo para el pago de mi entierro, en pública almoneda o fuera de ellas dentro del año de albacenazgo o en el más tiempo que necesiten que yo se lo prorrogo. El residuo y remanente que quedare de todos mis bienes, derechos y acciones, dejo e instituyo y nombro por mis únicos y universales herederos a D. Francisco y a Santiago Fernández Grandizo, mis hijos y que me quedaron del primer matrimonio con Luisa de Memije, y a Juana y a Miguel Fernández Grandizo, mis hijos de segundo matrimonio, con Antonia Carballo para que todos cuatro lleven y gocen y hereden con la bendición de Dios y la mía por iguales partes. Suplico me encomienden a su Divina Majestad y, por el presente revoco, anulo y doy por ningún valor ni efecto cualquiera otro testamento o testamentos, codicilo o codicilios ,poderes para testar que antes de éste haya hecho por escrito ,de palabra o de otra forma, salvo éste que es mi voluntad sirva por mi testamento, última y postrimera disposición en aquella vía y forma que por derecho haya lugar, que por firme otorgo en Ponferrada, 14 de Marzo de 1774,y es mi voluntad se cierre y no se abra hasta después de mi fallecimiento. Firmado, Francisco Fernández Grandizo

Y de todo hay en la viña: uvas, pámpanos y agraz
Santiago Fernández Grandizo, vecino de esta villa, hijo legítimo de Francisco Fernández Grandizo, mi difunto padre, ante v.m. evacuando traslado que se me ha dado de la información recibida a mi instancia , acreditando mi buena conducta ,así como el respeto y veneración con que en todo tiempo traté a mi difunto padre, siempre obediente a sus preceptos ,sin haberle causado la más leve pesadumbre, antes bien, aliviándole en las que otros le causaban, por cuya razón no tuvo motivo para el Codicilo que otorgó en el mes de Junio del año pasado de 1.777, haberme denigrado con las

expresiones que contiene ,opuestas a la buena fama en que estoy y estaba conceptuado en esta villa y entre sus vecinos y , en vista de todo, digo: Que v.m. por Justicia se ha de servir mandar que en el Codicilo original se retiren y borren las expresiones que contiene opuestas a mi fama y que no haya lugar a que esta información original se protocolice para los efectos que me convengan en lo sucesivo por el presente Escribano en el Registro de este año, poniendo nota al pie del Codicilo y dándome para mi resguardo el correspondiente testimonio de haberse protocolizado, pues lo que pido es deshacer por lo que aquí se dirá y concluirá que es que, mi padre cuando otorgó el Codicilo estaba yo casado y fuera de su patria potestad, y no le era lícito injuriarme con expresiones tan injuriosas y degenerativas por escrito, en especial cuando no tenía motivo ni yo se lo había dado, como así lo confiesa y declara su mujer, mi madrastra, que es el mejor testigo que depone en mi abono por ser doméstico y que, estando dentro de casa, no podía ignorar lo que pasó entre mi padre y mi persona en los meses que estuve en su compañía y, cuando no lo hubiese visto, lo sabría por el marido, siendo regular que manifestase tales quejas que contra mi tuviere y porque ésta no lo declara, de lo que se infiere que cuanto expresa mi padre en Codicilo es incierto y lo puso mal por sugerencia de la mano que lo escribió o bien por no estar en su pleno juicio y dar gusto a mi madrastra en desheredarme para que tuviesen más ventajas en la herencia haciendo partijas entre los hijos de ambos matrimonios y poner en el Codicilo a mi hermano D. Francisco Fernández Grandizo, persona eclesiástica a quien trató mal, manifestando de esta forma el odio y aborrecimiento que mi padre había concebido contra los hijos del primer matrimonio, así como el grande amor a los del segundo, cuya madre le instaba con halagos para atraerle a que en el Codicilo nos excluyese de sus bienes poniéndonos a ambos esta mala nota y nombre que nos pone para excluirnos, en especial a mí, pues me pone causas inciertas para la desheredación, bien cuando llegue este caso no la podrá justificar quien intente fundar el Codicilo. Por tanto, suplico a v.m. estime lo que pido en el ingreso de este escrito, que es el que se verá en el instrumento original injurioso y denigrativo, o se mande protocolizar esta información, como pido y es de Justicia, juro lo necesario y el Noble Oficio imploro Firmado, Lic. D. Manuel Antonio Valcarce

Notificación para Santiago Fernández Grandizo
Por presentada y, en atención a que la querella e información recibida, conocida la buena fama y buena opinión de Francisco Fernández Grandizo, difunto padre de esta parte, y sin la legítima defensa que debía proponer, no ha lugar que se declare lo que se pide ni se pueda borrar y a que sin perjuicio se protocolice la citada información por el presente Escribano y haga saber Santiago Fernández , que lo es de ésta ( ...) ,por cuyo testimonio paso a lo que la petición mencionada ,ponga fe a su continuación de haberse mandado protocolizar . El Sr. Corregidor lo mandó, en Ponferrada y 5 de Febrero de 1.781 Ante mí, Manuel González Varela Ejecución En la villa y día yo, Escribano, hice saber y notifiqué a D. Constantino, Cirujano Latino del Cabildo, donde se hallaba, ha oído decir que de allí pasó a la de Valladolid y

de ésta a la villa de Madrid con el mismo consentimiento y a fin de habilitarse en el Oficio que actualmente ejerce, y responde: Que habiéndose restituido a esta villa de Madrid, a donde su padre, ha oído decir le envió dinero para el examen de Cirujano , y permaneciendo hasta su acomodo en la casa y compañía de éste , en cuyo tiempo ni vio ni oyó decir le hubiese faltado en manera alguna. Que el expresado su padre sabía que su hijo no estaba poseído de vicio alguno, así de los connaturales a la juventud, sino muy comedido en todo, como es público y notorio. Al siguiente capitulo dijo: Es sabido que Francisco Fernández Grandizo, ahora difunto, era de genio muy recio, sepan que así lo ha visto el declarante en varias ocasiones. Sabe, así mismo que, con su beneplácito, su hijo contrajo matrimonio al que asistió acompañado de su mujer Antonia Carballo y, en cuanto a lo demás, está persuadido no ser cierto, por lo que en los anteriores deja declarado y, así mismo, porque no pedir a menos de haberse divulgado y llegado a su noticia responde: Que habiéndose reconvenido Francisco Fernández, por 400 rs. de vellón que estaba debiendo a otro Francisco Fernández de esta vecindad y púsole precio y por ello en la cárcel pública de esta villa y, por redimirle de su vejación, el referido Santiago, su hijo, los pagó y le sacó de ella, de lo que el testigo infiere el amor y cariño que éste tenía a su padre, como también el que, después de casados y antes, se corrió varias veces, como así lo ha visto el declarante. Esto dijo ser la verdad para el Juramento, fecha en que se afirmó y ratificó, ser de edad de 52 años, poco más o menos, y lo firmó con mí Escribano, de que doy fe. Por mí y ante mí, Manuel González Varela. Auto. De la información antecedente, se comunica traslado a Santiago Fernández Grandizo, vecino de esta villa, para que en su vista pida lo que le convenga. Así lo proveyó s. m. el Sr. D. Francisco Javier Basadre y Zúñiga, .Corregidor por S.M. de esta villa de Ponferrada y su Jurisdicción, en ella, a 26 de Enero de 1782. De que doy fe. Ante mí, Manuel González Varela Notificación: En la dicha villa y día, yo, Escribano, hice saber y notifiqué el Auto antecedente a Santiago Fernández Grandizo, vecino de ella en su persona, doy fe, Varela En esta villa, a 26 del citado mes y año, yo Escribano, en virtud de mi comunicación, me constituí en la casa habitación y morada de D. Cristóbal Gutiérrez, Presbítero, a efecto de recibir la declaración que, por el pedimento que antecede, se previene y, teniéndole mi persona bajo Juramento, hizo in verbo sacerdotium, por Dios Nuestro Señor, poniendo su mano derecha en el pecho y la corona, a cada uno de los capítulos del escrito que obra por cabeza de estos Autos diciendo lo siguiente : Al primer capítulo, dijo que nunca ha tenido noticia de que Santiago Fernández Grandizo, de esta vecindad, hubiese faltado en manera alguna al respeto debido a

Francisco Fernández Grandizo, su padre, antes bien , desde que se restituyó de la villa de Madrid a ésta, el enunciado Santiago, siempre vio el que estos se querían y amaban como tal hijo y padre, y por condescendencia de éste pasó a la ciudad de Astorga, en donde estuvo algún tiempo sirviendo de Practicante y con mucha estima por sus buenas costumbres y humildad, según lo vio el declarante por estar con frecuencia en su casa. Varela Auto: En la misma villa y día, yo, Escribano, hice otras notificaciones como la antecedente a Gregorio Fernández Blanco, que es Escribano del número y, por lo que le toca en su persona, dijo lo establecería cuando se restableciese de su indisposición que le tenía postrado en cama. De lo que doy fe. Varela

Reclamación de honorarios por parte de los Cirujanos de Ponferrada por la exhumación de un cadáver en Cacabelos, año de 1.798
D. Santiago Fernández Grandizo y D. Lucas Pombo, Cirujanos Titulares y vecinos de la villa de Ponferrada, decimos: Que, por la Justicia de Cacabelos se nos precisó por requisitoria librada por el Corregidor de ésta, a que pasásemos a aquélla, al efecto de hacer la exhumación del cadáver de Juan Gamallo que había sido enterrado el 2 de Noviembre del año anterior, lo que hemos realizado para reconocer si el cadáver de Gamallo había muerto violentamente por el veneno que se le había suministrado. En este cometido, viajes y declaraciones, hemos invertido dos días y una noche de camino, todo por mandato de la Justicia de Cacabelos, a pesar de haber Cirujano en esta localidad, como también en otros lugares inmediatos, como Villafranca. Se nos dijo que nuestros trabajos serían remunerados conforme a los derechos que figuran al pie de la declaración. Hasta el presente, tanto por procedimientos judiciales como extrajudiciales, no hemos recibido remuneración alguna, disculpándose la Justicia con el frívolo pretexto de que los Autos están en consulta en la Sala del Crimen de la Real Chancillería de Valladolid, obligándonos por este medio a carecer de tan justos como devengados derechos por la exposición de nuestras vidas a la hediondez del cadáver. Por lo mismo, nombramos a D .Juan de Matta Gayoso, Procurador en la Real Chancillería de Valladolid para que libre Real Provisión y que la citada Justicia de la villa de Cacabelos proceda inmediatamente y, sin lugar a gastos, al pago de nuestros trabajos, breve y sumariamente, bien de los sobrantes de Propios o de los efectos Comunes conforme a Derecho

Escritura de Aprendiz de Cirujano/Sangrador para Juan Antonio Raposo, residente en esta villa

En la villa de Ponferrada, a 1 de Febrero de 1.784, ante mí Escribano y testigos, pareció D. Manuel Velasco Raposo, de esta vecindad, y dijo: Que, hallándose inclinado a la facultad de Cirujano/ Sangrador a que tiene dado principio Juan Antonio Raposo ,su hijo, y ejerciéndola en la casa y compañía de D. Santiago Fernández Grandizo Memije, vecino y Profesor de ella en esta villa, ha tratado con éste en razón del tiempo, que el mencionado su hijo le haya de asistir al expresado fin en la misma conformidad que lo ejecutan los demás Aprendices del citado Oficio y, en fuerza de ella, se han convenido y ajustado en que el Maestro Grandizo haya de mantener en su casa y compañía al mencionado Juan Antonio, su hijo, a su cargo por el tiempo de dos años que dan principio en el día primero del corriente y fenecerán en el último de Diciembre del venidero de 1.788. En dicho tiempo le ha de hacer el servicio regular de sus casa, conforme lo hayan ejecutado los demás Aprendices que ha tenido y, el expresado su amo, enseñarle el Oficio de Cirujano/ Sangrador que ejerce sin reservar cosa alguna, de forma que al fin del dicho tiempo, poniendo de su parte el citado Juan Antonio la aplicación correspondiente, le haya de dar totalmente instruido en todo lo concerniente a una y otra facultad. En cuya conformidad y en la de que en el mencionado tiempo, le ha de dar de comer y beber, según uso y costumbre, se obliga con su persona y bienes muebles y raíces, habidos y por haber, a que le asista en el uso y ejercicio que va expresado por el citado tiempo, sin hacer en él falta ni ausencia alguna sin que sea con licencia y expreso consentimiento del citado su amo y, si practicara lo contrario, le satisfará por cada día ,4 rs. de vellón y las costas que, en su cobranza se ocasionaran, en el caso de hacer resistencia a ello, en el cual consienten no ser oído en juicio ni fuera de él. Y estando presente el mencionado D. Santiago Fernández Grandizo Memije, enterado de todo y por todo el contendido de esta Escritura, dijo: La aceptaba y aceptó según y como en ella se expresaba y se obliga, igualmente con su persona y bienes muebles y raíces, habidos y por haber , a que por el tiempo de los dos años, que fenecerán en el día último de Diciembre próximo venidero de 1.784 , tendrá en su casa y compañía el expresado Juan Antonio Raposo, hijo de D.Manuel, y le enseñará todo lo concerniente a la facultad que ejerce, sin reserva de cosa alguna ,a lo que consiente ser compelido y apremiado por todo rigor de Derecho,. Y para lo cumplir, una y otra parte, cada una por lo que le toca y van obligados, dieron poder a las Justicias de S.M. (...). Y así lo otorgaron ante mí Escribano, siendo testigos D. Francisco Álvarez Escarpizo, Pedro Morán y Ángel Martínez, vecinos y naturales de ella .Los otorgantes, que doy fe conozco, lo firmaron y firmé. Ante mí, Manuel González Varela

Fuente Documental: Archivo Histórico Provincial de León. Sección de Protocolos Notariales: Cajas, 1.582,1.627, 2.160, 2.334, 2.335, 2.339, 2.392, 2.400, 2.401, 2.537, 2.787, 3.031

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful