You are on page 1of 3

Virtualizar sistemas operativos

Diversos programas permiten manejar el ordenador con varios sistemas


operativos a la vez, lo que aumenta las posibilidades de uso
Virtualizar significa instalar un sistema operativo dentro de otro, gracias al uso
de una máquina virtual que se apropia de parte de las características del
ordenador (velocidad de procesador, memoria RAM, etc.) para simular un
entorno donde pueda funcionar otro sistema operativo como si fuera un
programa más. De esta manera, se puede, por ejemplo, manejar en un solo
ordenador y a la vez Windows y cualquier distribución de GNU/Linux. Se trata
de una aplicación muy útil para que los usuarios de Linux puedan acceder a
programas que o bien sólo funcionan en Windows o bien su rendimiento supera
a sus respectivas alternativas de código libre.

• Por BENYI ARREGOCÉS CARRERE


• 25 de septiembre de 2007

Mediante estos programas es posible arrancar el ordenador con Windows y


después arrancar con un clic GNU/Linux dentro de Windows

A mediados de agosto saltó a la primera plana la noticia de que las acciones de


VMware, una empresa que se dedica a crear programas de virtualización, se
habían revalorizado de los 29 a los 51 dólares en su primer día de salida a
Bolsa, un hecho que centró por un instante la atención de los grandes medios
hacia un tipo de aplicaciones relativamente desconocido para el gran público.

En principio, los sistemas operativos presumen de poder asumir cualquier tarea


gracias a los programas que se diseñan para ellos. Pero la realidad muestra
cómo Windows, por su gran extensión entre los usuarios de ordenadores,
cuenta con un número mucho mayor de programas que las otras plataformas.

Éstas son especialistas a su vez en otros campos. Macintosh, por ejemplo,


siempre se ha destacado por su cuidado aspecto gráfico y por manejar mejor
que las otras plataformas los programas de diseño, o de edición de vídeo, de
imagen y de sonido, mientras que GNU/Linux cuenta con la mayor colección de
programas de código libre de todas las plataformas, debido a que ésa es su
característica intrínseca, lo que le hace atractivo porque se encuentran
alternativas gratuitas a programas que en Windows y Macintosh son de pago.

La virtualización permite cambiar de sistema operativo como si se tratara de


programas convencionales, ya que se puede minimizar y maximizar cada uno
de ellos

Por estas razones, resulta muy atractivo para los usuarios que una aplicación
permita unir lo mejor de mundos informáticos en principio antagonistas e
incompatibles, y de ahí la expectación con que se recibe la evolución y la
sencillez de uso de los nuevos programas de virtualización.

Así, mediante estos programas es posible arrancar el ordenador con Windows


como sistema operativo y después, de una forma muy fácil, arrancar con un clic
GNU/Linux dentro de Windows con todas las opciones intactas.

Ese sistema GNU/Linux tendría las características que el usuario haya


asignado a la máquina virtual sobre la que funciona. Así, si sobre una memoria
RAM total en el ordenador de 2 gigabytes (GB), el usuario concede 1 GB a la
máquina virtual, el sistema virtualizado trabajará con esa capacidad y también
tendrá acceso a todas las conexiones USB, a los DVD, a la conexión a Internet,
etc., con la gran ventaja de que se pueden copiar y pegar archivos de un
sistema operativo a otro, lo que incrementa las posibilidades de uso.

Programas para virtualizar sistemas operativos

• VMware es la referencia en este mercado. Su programa es de pago,


aunque también es posible acceder gratuitamente a él con su versión
más básica, VMware Player, que permite virtualizar a través de una
máquina virtual previamente configurada. Como para acceder a esta
posibilidad es necesario disponer de la versión más completa, ya han
surgido sitios web que permiten elaborarlas y descargarlas a partir de
formularios, como Easyvmx.com.
• Por otro lado, los consumidores disponen de más alternativas para
virtualizar sistemas operativos, como Parallels, un programa también de
pago que, además de funcionar en Windows y GNU/Linux, es la
alternativa más sólida junto a VMware para virtualizar desde Macintosh.
• Microsoft, por su parte, también ofrece un producto de virtualización
compatible con las versiones más avanzadas de XP y Vista, Virtual PC,
que cuenta con el aliciente de que su descarga es gratuita.
• Desde la comunidad de programadores de código libre han surgido dos
programas, Xen y Virtual Box, que funcionan tanto en Windows como
en GNU/Linux y que permiten virtualizar los tres sistemas operativos
más populares.

Una alternativa más ágil pero menos potente

Virtualizar el sistema operativo supone una alternativa interesante respecto a


instalar dos o más sistemas operativos en el mismo ordenador. Mientras
virtualizar, como su nombre indica, recrea un sistema operativo dentro de otro,
si se decide instalar dos sistemas operativos en el mismo ordenador se cuenta
con la ventaja de que ambos funcionarán de forma idéntica a como lo harían en
caso de estar instalados por separado.

Si se decide instalar dos sistemas operativos en el mismo ordenador, se cuenta


con la ventaja de que ambos funcionarán de forma idéntica a como lo harían en
caso de estar instalados por separado

Pero presentan el inconveniente de que se debe elegir con un gestor de


arranque qué sistema operativo comienza cada vez que se enciende el
ordenador. Si se desea cambiar de uno a otro, es obligatorio reiniciar, con la
consiguiente pérdida de tiempo y de agilidad, sobre todo si se utiliza un sistema
operativo sólo por un programa en concreto.

La virtualización, por el contrario, permite intercambiar de sistema operativo


como si se tratara de programas convencionales, ya que se puede minimizar y
maximizar cada uno de ellos, arrastrar archivos de uno a otro, etc. Sin
embargo, a cambio de esta agilidad, el usuario funciona con un sistema que no
es tan potente como podría ser en el caso de que estuviera instalado en
exclusiva en el ordenador.