You are on page 1of 156
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES PLAN DE MANEJO DEL VENADO COLA BLANCA (Odocoileus virginianus
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO
DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES
PLAN DE MANEJO DEL VENADO COLA BLANCA
(Odocoileus virginianus mexicanus),
EN LA COMUNIDAD DE AGUACATITLA, HGO.
TESIS
Que como requisito parcial para obtener el título de:
ING. EN RESTAURACIÓN FORESTAL
Presenta:
BERENICE SÁNCHEZ CARRILLO
Chapingo, Texcoco, Edo. de México, Febrero 2011.

INDICE GENERAL

  • 1. INTRODUCCIÓN

 

9

  • 2. OBJETIVOS

10

  • 3. REVISIÓN DE LITERATURA

11

3.1 Generalidades de la

11

 

3.1.1.

11

3.1.1.1.

Subespecies de venado cola blanca en

11

3.1.2.

Distribución

 

12

3.1.3.

Anatomía y

12

3.1.3.1.

14

3.1.3.2.

Presencia de

14

3.1.4.

14

3.1.5.

22

3.1.6.

Importancia

 

25

3.2.

Aparato digestivo del

25

3.2.1.

La

27

3.2.2.

Digestión de alimentos y

 

27

3.3.

Requerimientos

28

3.3.1.

28

3.3.2.

28

3.3.3.

Materia seca y

 

30

3.3.4.

31

3.3.5.

..........................................................................................................

32

3.4.

Hábitos

33

3.5.

Plantas

37

3.5.1.

Componente

...........................................................................................

37

3.5.2.

Compuestos

...........................................................................

37

3.5.3.

Especies

38

3.5.4.

Especies

39

3.6.

39

 

3.6.1.

Fisiología de la

 

39

3.6.2.

Reproducción en

41

3.6.2.1.

41

3.6.2.2.

Ciclo

41

3.6.2.3.

42

3.6.2.4.

Gestación. ...................................................................................................

42

3.6.2.5.

Parto y lactancia

..........................................................................................

42

3.6.2.6.

Patrones de comportamiento

44

3.6.3.

Reproducción en

..................................................................................

45

3.6.3.1.

45

3.6.3.2.

Ciclo de

45

3.6.3.3.

Cambios morfológicos y

45

3.6.3.4. Patrones de comportamiento

reproductivo. ................................................

46

  • 3.7. Enfermedades. ..........................................................................................................

48

  • 3.8. venado. ..................................................................................................

Manejo del

49

  • 3.9. complementaria. ................................................................................

Alimentación

  • 3.9.1. Alimentación de cervatos

huérfanos. ................................................................

50

51

  • 3.10. Técnicas de contención y

manejo. .....................................................................

52

  • 3.11. Plan de

Manejo. .............................................................................................

56

  • 4. MATERIALES Y

MÉTODOS. ...............................................................................

57

  • 5. RESULTADOS ........................................................................................................

58

  • 5.1. Plan de manejo de la

UMA. ......................................................................................

  • 5.1.1. Objetivos del Plan de

Manejo. ...........................................................................

  • 5.1.2. Metas. ................................................................................................................

58

58

59

  • 5.1.3. éxito. ..........................................................................................

Indicadores de

60

Ubicación.

  • 5.1.4. ..........................................................................................................

61

  • 5.1.5. abióticos. ............................................................................................

Aspectos

  • 5.1.6. geomorfología. ................................................................................

Geología y

  • 5.1.7. suelo. ....................................................................................................

Tipo de

  • 5.1.8. suelo. ..........................................................................................

Uso Actual de

62

62

63

63

  • 5.1.9. Hidrología. .........................................................................................................

5.1.10.

Aspectos

bióticos. ............................................................................................

63

64

  • 5.2. Plano de la UMA señalando las diferentes áreas de manejo para los ejemplares de vida

silvestre. ...................................................................................................................

67

  • 5.2.1. Distribución de las construcciones en el

predio. ...............................................

67

  • 5.2.2. Tipo de cercado de los corrales de

cría. ............................................................

71

  • 5.2.3. Dimensiones y características de corrales, encierros y áreas de

cuarentena. ....

71

  • 5.2.4. Características de los comederos y

bebederos. ..................................................

75

  • 5.2.5. Puertas. ..............................................................................................................

76

  • 5.2.6. Señalización.

......................................................................................................

76

  • 5.2.7. Contenedores. ....................................................................................................

76

  • 5.2.8. Torres de vigilancia y

observación. ...................................................................

77

  • 5.2.9. Estacionamiento. ...............................................................................................

79

  • 5.2.10. Programa de mantenimiento para cerca perimetral y corrales de

crianza. ......

79

  • 5.3. Programa de conservación y

manejo. .......................................................................

79

  • 5.3.1. Ciclo biológico de la

Especie. ...........................................................................

79

  • 5.3.2. Obtención del pie de

cría. ..................................................................................

80

  • 5.3.3. reproductivo. ..................................................................................

Manejo pre

  • 5.3.4. reproductivo. ........................................................................................

Manejo

Manejo de

  • 5.3.5. neonatos. ..........................................................................................

81

82

87

  • 5.3.6. Destete. ..............................................................................................................

91

  • 5.3.7. nutricional. ............................................................................................

Manejo

91

  • 5.3.8. Identificación individual y

registros. ...............................................................

100

  • 5.3.9. Manejo sanitario y medicina

preventiva. .........................................................

103

5.3.10.

Bitácora. .........................................................................................................

112

  • 5.3.11. Manejo de desechos orgánicos e

112

  • 5.3.12. Programa de traslado y movimiento de

113

  • 5.3.13. Técnicas de contención y

116

  • 5.3.14. Sacrificio. .......................................................................................................

120

  • 5.3.15. Tipo de contingencias previsibles que afectan al hábitat y medidas para

120

  • 5.3.16. Programa de vigilancia

125

 
  • 6. DISCUSIÓN

130

  • 7. CONCLUSIONES

135

  • 8. RECOMENDACIONES

136

  • 9. CITADA. .....................................................................................

LITERATURA

137

10.

ANEXOS

152

ÍNDICE DE CUADROS

Cuadro 1. Requerimientos de Proteína Cruda (PC) en venado cola

29

Cuadro 2. Requerimientos de calcio y fósforo en venado cola blanca (Odocoileus virginianus).

 

31

Cuadro 3. Consumo por día de proteína cruda, energía, calcio y fósforo, recomendados para el

venado cola blanca (Odocoileus virginianus) durante el

50

Cuadro 4. Número de tomas, cantidad y suplemento ofrecido a diferentes

52

Cuadro 5. Manejo y ciclo biológico de la

79

Cuadro 6. Proyección del crecimiento poblacional con dos hatos reproductivos con una

relación de macho: hembra

83

Cuadro 7. Proyección del crecimiento poblacional con un hato reproductivo con una relación

de macho: hembra 1:3

.........................................................................................

84

Cuadro 8. Calendario de lactancia para la cría artificial de

90

Cuadro 9. Requerimientos nutricionales del venado cola

92

Cuadro 10. Tipos de vegetación y especies existentes en el área de

97

Cuadro 11. Valor nutritivo de las plantas que son potencialmente consumidas por el venado

cola blanca con un contenido de proteína mayor al

98

Cuadro 12. Valor nutritivo de las plantas que son potencialmente consumidas por el venado

cola blanca con un contenido de proteína mayor al

15%. ...............................

99

Cuadro 13. Valor nutritivo de las plantas que son potencialmente consumidas por el venado

cola blanca con un contenido de proteína mayor al

13%. ...............................

99

Cuadro 14. Valor nutritivo de las plantas que son potencialmente consumidas por el venado

cola blanca con un contenido de proteína mayor al

99

Cuadro 15. Registro de

102

Cuadro 16. Registro

102

Cuadro 17. Registro de altas y bajas

..................................................................................

102

Cuadro 18. Registro para hembras

103

Cuadro 19. Actividades de medicina

105

Cuadro 20. Control de enfermedades causadas por

108

Cuadro 21. Control de enfermedades causadas por

110

Cuadro 22. Control de endo y

110

Cuadro 23. Medidas de prevención y respuesta ante emergencias para incendios forestales.

 

122

Cuadro 24. Medidas de prevención y respuesta ante emergencias para incendios en

instalaciones de

122

Cuadro 25. Medidas de prevención frente a contaminación de suelo y

124

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1. Huellas y excretas de Venado Cola Blanca

..........................................................

22

Figura 2. Aparato digestivo del

26

Figura 3. Ubicación del proyecto en la Reserva de Biosfera Barranca de

61

Figura 4. Dristribución de las construcciones en la

69

Figura 5. Manga de

74

Figura 6. Paca de alfalfa acicalada de 30

75

Figura 7. Comederos de madera para

75

Figura 8. Bebedero de metal para

76

Figura 9. Contenedores para residuos

77

Figura 10. Caseta de la torre de vigilancia y

78

Figura 11. Ubicación del ICAP, Tulancingo.

113

Figura 12. Caja transportadora para

114

Figura 13. Barra lateral para cargar la caja y reforzar la estructura general de la misma. 114

Figura 14. Ranuras para la inserción de

115

Figura 15. Abertura en la parte

115

Figura 16. Venado en caja

115

Figura 17. Cajas transportadoras listas para el traslado

.....................................................

115

RESUMEN

El presente Plan de manejo de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) es requisito indispensable, ante SEMARNAT, para lograr la aprobación del establecimiento de la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA), en el desarrollo ecoturístico “Turismo Alternativo Barranca de Aguacatitla”, ubicado en la comunidad de Aguacatitla, municipio de Huasca de Ocampo, estado de Hidalgo. Es un plan de manejo de tipo adaptativo, que pretende ser herramienta y guía de consulta para los interesados en UMA’s de tipo intensivo; promueve la conservación en confinamiento del venado cola blanca mediante un manejo y aprovechamiento sustentable de carácter no extractivo y comercial de sus derivados, y; considera a la observación de fauna silvestre como recurso natural turístico susceptible de generar el desarrollo sustentable comunitario en áreas incluidas especialmente en espacios naturales de interés para la conservación como lo son Áreas Naturales Protegidas (ANP). Para su desarrollo se realizó revisión bibliográfica sobre los distintos aspectos y necesidades del venado cola blanca, se realizaron salidas de campo para conocer las condiciones tanto físicas como ambientales en las que se establecerán las instalaciones de la UMA. Las diferentes áreas de manejo para los ejemplares de vida silvestre están planeadas y diseñadas para causar el mínimo impacto ambiental posible a la UMA; el programa de conservación y manejo del venado cola blanca se basa principalmente en la formación de hatos reproductivos y en satisfacer las necesidades alimenticias de los ejemplares de vida silvestre en sus distintas etapas de vida y reproducción. En base a los recursos materiales y económicos, disponibles, se planteó la formación de dos hatos formadores del pie de cría, integrados cada uno con un macho y dos hembras, teniendo como máximo 25 individuos en los corrales, hasta que se conozca la capacidad de carga del predio. La liberación de los venados hacía el interior de la UMA se realizará entre el tercer y cuarto año de manejo.

Palabras clave: Áreas Naturales Protegidas (ANP), Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA), Plan de manejo intensivo, Venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus), uso no extractivo de recursos naturales, ecoturismo, desarrollo comunitario sustentable, repoblación.

ABSTRACT

The present white-tailed deer (Odocoileus virginianus mexicanus) management plan is a indispensable requirement before SEMARNAT to have succeeded in the authorization of an establishment in the management unit for the conservation of wildlife (UMA), in the ecotourism development "Turismo Alternativo Barranca de Aguacatitla", located in the community of Aguacatitla, municipality of Huasca de Ocampo, State of Hidalgo. It is a management of Adaptive type plan which intends to be a tool and reference guide for those who are interested in UMA's intensive type; it promotes the conservation in confinement of white tail deer through a management and sustainable utilization of non-extractive and commercial nature of its derivatives, and Wildlife observation is considered as natural resource for tourists which is capable of generate sustainable community development in natural areas including especially those for conservation such as natural protected areas (ANP). For its development was a huge number of literature were reviewed on different aspects and needs of the white-tailed deer, field work was carried out field to know the physical and environmental conditions in which UMA installations must be established. Different areas of management for wildlife samples are planned and designed to cause the least possible environmental impact to the UMA; the conservation and management programme of the white-tailed deer relies mainly on the formation of reproductive herds and the dietary needs of the samples of wildlife in their various stages of life and reproduction. Based on material and economic available resources, raised two herds of breeding integrated each one with one male and two females taking a maximum of 25 individuals in each pen, until the carrying capacity of the premises is known until the release of the deer made the interior of the UMA will take place between the third and fourth year of management.

Keywords: natural protected areas (ANP), handling units for the conservation of wildlife (UMA), intensive management plan, white - tailed deer (Odocoileus virginianus mexicanus), not extractive use of natural resources, ecotourism, sustainable community development, and repopulation.

1.

INTRODUCCIÓN

Una de las aproximaciones hacia la conservación de los ecosistemas se dio a través de la creación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP). El objetivo fundamental de las ANP es la conservación de la diversidad biológica que albergan y de acuerdo con Bocco et al. (2000) las comunidades indígenas y campesinas, en el marco de las estrategias de conservación y manejo de los sistemas naturales, pueden operar como aliadas de la protección biológica y ser fundamentales para preservar los agro ecosistemas tradicionales y la diversidad genética in situ. El manejo de los recursos por parte de estas comunidades definirá en buena medida la conservación de los ecosistemas forestales en México (Carabias et al., 1994).

La percepción antrópica sobre los valores de la vida silvestre es dinámica y tiene capacidad para influir en la conservación de las poblaciones silvestres. El uso irracional y el desconocimiento de alternativas de aprovechamiento sustentable, han llevado al borde de la desaparición a las poblaciones locales de especies como el venado cola blanca Odocoileus virginianus (Villarreal, 1999). Esta especie representa la fuente de alimento para diversos depredadores, además interviene como dispersor de semillas (Villareal, 1996; 1997; Rodríguez-Soto et al., 1998). En México, Odocoileus virginianus tiene valor económico, estético y cultural (Mandujano & Rico-Gray 1991; Naranjo et al. 2004), presenta una amplia distribución y es altamente apreciado por su valor cinegético, tiene una imagen carismática y contribuye como fuente alimenticia de las poblaciones rurales; razones por las que es incorporada cada vez más en las actividades productivas tanto privadas como comunales (Reyna, 1997; Villarreal, 1999). La posibilidad legal de obtener beneficios económicos derivados del aprovechamiento del venado cola blanca, influye en el cambio de actitud para cuidar y recuperar el hábitat y sus poblaciones locales en algunas comunidades rurales del país.

En México, el aprovechamiento legal de especies silvestres, a través de las Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA’s) tiene como base el plan de manejo. Si el objetivo es el aprovechamiento en forma extensiva, la práctica de manejo incluirá estimaciones actuales del tamaño poblacional en el área de interés. Esta información permite evaluar el estatus poblacional y definir tasas de aprovechamiento, que en conjunto con la

evaluación del hábitat, apoya la planeación de actividades para mejorar sus condiciones y promover el incremento poblacional.

“Turismo Alternativo Barranca de Aguacatitla” ubicado en la Comunidad de Aguacatitla, Municipio de Huasca de Ocampo, dentro de la Reserva de la Biosfera Barranca de Metztitlan, estado de Hidalgo, en la búsqueda de alternativas que favorezcan la protección, conservación, uso y manejo sustentable de sus recursos naturales, pretende establecer un criadero de venado cola blanca (VCB) con fines de ecoturismo y reproducción del mismo y su posterior reintroducción en distintas áreas de la misma comunidad.

  • 2. OBJETIVOS

    • 1. Elaborar el Plan de Manejo tipo intensivo para el establecimiento de una UMA de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) con fines ecoturísticos y de repoblamiento, en el desarrollo ecoturístico “Turismo Alternativo Barranca de Aguacatitla” comunidad de Aguacatitla, Municipio Huasca de Ocampo, Reserva de la Biosfera Barranca de Metztitlan, Estado de Hidalgo.

    • 2. Realizar un manual que incluya diferentes aspectos del manejo y reproducción del venado cola blanca, para que sirva como herramienta de consulta a los interesados, especialmente en Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) de tipo intensivo y carácter no extractivo.

3.

REVISIÓN DE LITERATURA

3.1 Generalidades de la especie. 3.1.1. Taxonomía.

El venado cola blanca pertenece al Orden de los Artiodáctilos Ungulados, cuya característica es la poseer pezuña con dedos pares. Se enmarca además dentro del Suborden de los

Rumiantes, perteneciente al grupo de los mamíferos herbívoros terrestres que rumian. Se ubica dentro de la familia Cervidae (Villareal, 1986).

México posee 5 especies de venados: el ciervo rojo wapiti (Cervus elaphus) ya extinto, el venado bura (Odocoileus hemionus) el cola blanca (Odocoileus virginianus), el temazate rojo (Mazama americana) y el temazate gris (Mazama pandora) (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Reino: Animalia Phylum: Chordata Clase: Mamamlia Linnaeus, 1758 Orden: Artiodactyla Owen, 1841 Familia: Cervidae Goldfuss, 1820 Subfamilia: Capreolinae Brookes, 1828 Género: Odocoileus Rafinesque, 1832 Nombre científico: Odocoileus virginianus (Zimmermann, 1780) Nombre común: Venado cola blanca. Español. White-tailed deer. Inglés.

3.1.1.1. Subespecies de venado cola blanca en México.

El venado cola blanca es la especie más politípica y cuenta con 14 subespecies en México (Hall, 1981), descritas con base a ligeras variantes en la forma de las puntas de las astas y en el

color del pelaje (Villareal, 1983). Varias de estas subespecies podrían ser consideradas como ecotipos más que como razas geográficas bien definidas (Galindo-Leal y Weber, 1998).

3.1.2.

Distribución geográfica.

El venado cola blanca es la especie con más amplia distribución en México. Originalmente se encontraba a todo lo largo y ancho del territorio nacional (Leopold, 1959; Tinker, 1978), desde

las regiones subtropicales del sur hasta el norte semiárido, ocupando una enorme variedad de ecosistemas, con la única posible excepción de los climas xéricos de Sonora, Chihuahua, Durango, Coahuila y Baja California, ocupados principalmente por el venado bura (Odocoileus hemionus) (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Odocoileus virginianus mexicanus se distribuye en áreas montañosas del centro de México, en los Estados de Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Estado de México, Distrito Federal, Tlaxcala, Morelos, este de Michoacán y Guerrero y norte de Oaxaca.

  • 3.1.3. Anatomía y morfología.

El venado cola blanca es un cérvido de talla mediana, cuya altura a los hombros varía entre

0.65 y 1.10 m dependiendo de la subespecie, las más grandes son las del norte del país, disminuyendo el tamaño hacia latitudes más al sur (Roa, 1986).

Su cuerpo es esbelto, con el cuello largo, bien desarrollado, grueso y robusto (Ceballos, 1986), tiene orejas de tamaño regular (140 229 mm), lanceoladas, erectas y móviles (Siegmund, 1981), hocico alargado (Galindo-Leal y Weber, 1998) debajo de los ojos tiene una glándula preorbitaria pequeña que desemboca en el saco lagrimal (Ceballos, 1986).

Tienen extremidades largas, delgadas y muy fuertes, cada una posee cuatro dedos, de los cuales dos están reducidos y los otros dos se encuentran bien desarrollados como pezuñas estrechas y agudas, las cuales sostienen el peso del cuerpo (Siegmund, 1981; Roa, 1986).

Presenta una glándula metatarsal en las patas traseras colocada exteriormente sobre el centro del hueso tarsal (Siegmund, 1981; Roa, 1986).

Los machos están provistos de un par de astas iguales caducas, formada cada una por una rama principal de hasta 30 cm de longitud que se curva hacia adelante y de la cual salen de dos a cinco puntas sin ramificar. Las astas se encuentran en la parte superior de la cabeza, a la

altura de las orejas, son prolongaciones óseas de los huesos frontales que se caen y renuevan cada año (Ceballos, 1986). En ocasiones algunos ejemplares presentan astas sencillas, sin ramificaciones, los cuales son llamados comúnmente aleznillos (Aranda, 2000). Existe gran variación, sobre todo de talla, en las diferentes subespecies de este venado. Estas adquieren su talla máxima entre los 4 y 5 años de edad.

El pelaje del venado es denso, corto y de textura suave; en los adultos es de color pardo grisáceo en otoño e invierno y de color café castaño o rojizo brillante en primavera y verano; el vientre, la cara interna de los miembros, la grupa, la garganta, un anillo alrededor del morro y de los ojos y la parte inferior de la cola son de color blanco todo el año (Ceballos, 1986; Roa, 1986), su morro generalmente es de color negro (Ojeda, 1984). El pelo en invierno es tubular, algo grueso, rígido y quebradizo. Los cervatillos nacen con el pelo color café rojizo con pintas blancas en el dorso y los costados (moteados). Dicho pelaje se pierde entre los 3.5 y 5 meses de edad (Ojeda, 1984; Ceballos, 1986; Roa, 1986).

La cola es corta pero ancha, cubierta de abundante pelo color café en la cara dorsal y blanco en la ventral, de ahí su nombre de venado cola blanca (Ceballos, 1986).

Cuando corren pueden alcanzar velocidades de 45Km. Hr. -1 . Sus sentidos del olfato y oído son muy agudos, además son buenos nadadores (Roa, 1986).

La edad máxima del venado puede ser de 12 años. Sin embargo, en condiciones naturales es común que esto no suceda, ya que la dentadura del venado después del sexto año se encuentra tan desgastada que es posible que muera por inanición o bien, que la falta de una nutrición adecuada lo haga presa fácil de los predadores. La edad del venado se puede calcular por el método de desgaste dental (Karstad, 1972).

A diferencia de Cervus, el venado cola blanca carece de caninos (Álvarez-Romero, J. y Medellín, R. A., 2005) e incisivos superiores (Romerowski, 1991). Los incisivos inferiores, son seis y están bien desarrollados, forman una fila semicircular que se adapta perfectamente a la almohadilla córnea superior para cortar la hierba. Los molares selenodontos (en forma de

media luna) presentan cada uno cuatro islotes de marfil rodeados de esmalte en la superficie de desgaste, para proveer al animal de un trituración completa del alimento. La fórmula dentaria es (I 0/3, C 0/1, P 3/3, M 3/3) 2 = 32 (Romerowski, 1991).

Roa (1986), indica que la característica más importante en el venado es la división del estómago en cámaras (rumen, retículo, omaso y abomaso), donde se retiene el alimento por un tiempo prolongado para obtener una intensa fermentación pregástrica y con ello una mayor absorción de nutrimentos.

  • 3.1.3.1. Medidas.

La longitud de la nariz a la cola va de 1.30 a 1.80 m; con un peso corporal de 36 a 70 Kg. en

machos y de 22 a 25 Kg. en hembras, variando notablemente en ambos casos, de una estación a otra según la abundancia de alimento (Siegmund, 1981). El peso de los cervatillos al nacer oscila entre 1.5 y 3.5 Kg., llegando a pesar 6Kg. algunos machos (Ceballos, 1986).

  • 3.1.3.2. Presencia de dimorfismos.

Los machos son aproximadamente 20 a 30% más grandes que las hembras (Coates-Estrada y

Estrada, 1986; Smith, 1991).

Odocoileus virginianus mexicanus tiene astas de mayor tamaño en comparación a otras subespecies de México y América Central, siendo astas abiertas y curvadas hacia adelante. Presenta color café a café canela, con entremezclado denso de tono ante. Su cola se diluye en tonos ante y leonado. Su medidas son: longitud: 1.55m, cola: 23.0 cm, longitud miembro posterior: 41.0 cm, altura al hombro: 1.95 cm, longitud craneal: 24.1 cm.

3.1.4. Etología.

El venado cola blanca presenta una mayor frecuencia de actividad durante las primeras horas de la mañana y en el crepúsculo (Marchinton y Hirth, 1984). Sin embargo las actividades de

los venados se ven influenciadas por el sexo (Clutton-Brock et al., 1982), edad (Schwede et al., 1992), época reproductiva (Ozoga y Verme, 1975; Hölzenbein y Schwede, 1989), características del hábitat, disponibilidad de alimento (Hirth, 1977), patrones de actividad de los depredadores (Nelson y Melch, 1984) y actividades humanas, entre los factores más

importantes. Estos factores modifican las actividades y movimientos de los venados en forma constante, estacionalmente o por periodos determinados de tiempo. No obstante, el venado cola blanca tiende a presentar ciclos circadianos de actividad relativamente constantes en tiempo y espacio en comparación con otras especies. (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Los cervatillos de hasta cuatro semanas de edad presentan patrones típicos de actividad durante la mañana y al atardecer, aumentando su actividad nocturna en la medida que van creciendo y forrajeando (Schwede et al., 1992).

La actividad nocturna de los venados es extremadamente variable y depende en gran medida de todos los factores anteriormente mencionados. Las hembras en proestro y estro tienden a ser mucho más activas durante el día y la noche que las hembras que no se encuentran ciclando (Ozoga y Verme, 1975; Hölzenbein y Schwede, 1989). De igual manera los machos presentan una movilidad casi constante a lo largo del día y la noche durante la época reproductiva. En esta época se encuentran en busca de hembras para aparearse, descansando sólo en las horas de mayor temperatura ambiental (Hirth, 1977).

El ámbito hogareño es muy variable, sin embargo, se ha podido identificar que en Arizona el ámbito hogareño promedio de la subespecie O. v. couesi es de 5.18 km 2 para las hembras y de 10.57 km 2 para los machos, el tamaño del “área núcleo” del ámbito hogareño es de 1.89 km 2 y 4.47 km 2 respectivamente (Ockenfels et al., 1991). Esto puede variar enormemente de acuerdo con las subespecies, área de distribución, condición reproductiva, disponibilidad de recursos y calidad del hábitat. Cuando hay escasez de alimento, agua o cobertura vegetal tienden a incrementar su radio de acción o movimiento dentro de su hábitat.

Los “echaderos” son zonas de protección, cubiertas de vegetación densa, miden aproximadamente un Km. 2 y es donde los venados pasan los periodos de inactividad, tanto en el día como en la noche (Gallina, 1977).

A diferencia de las especies del género Cervus, esta especie generalmente no forma grandes agrupaciones. El grupo social más común en el venado de Coues es el formado por la hembra y sus crías de ese mismo año. Varias hembras pueden llegar a formar grupos más o menos permanentes dentro de un área determinada. Los machos se asocian en grupos mixtos de edad durante la época no reproductiva e incluso hasta poco antes de la época reproductiva en la que los machos se vuelven solitarios. Este grupo de machos normalmente consiste en uno o dos machos adultos y dos o tres juveniles de entre 1.5 ó 2.5 años de edad (Knipe, 1977; Ockenfels et al., 1977) en los que se establece una jerarquía de dominancia, mantenida por despliegues conductuales (Nowak, 1991). Durante la estación reproductiva, el grupo social más común son las parejas heterosexuales temporales que se forman para el apareamiento (Galindo-Leal y

Weber, 1998).

El venado cola blanca se comunica con sus congéneres utilizando los órganos de los sentido y a través de comunicación química muy sofisticada y especializada. El uso del sentido de la vista es muy importante para los venados como un medio para detectar a los depredadores y es bien conocido el uso de la erección de los pelos blancos de la cola como una bandera que avisa a otros venados un estado de alarma. El nombre común de esta especie proviene de este patrón fijo de conducta (Marchinton y Hirth, 1984). Las posturas corporales también son un medio de comunicación social en los Odocoilineae, en especial para comunicar actitudes de agresión, sumisión o juego (De Vos et al., 1967).

Los venados tienden a hacer poco uso de las vocalizaciones como medio de comunicación. Los cervatillos recién nacidos y de hasta dos meses de edad son la clase que produce más vocalizaciones, haciendo uso de ligeros y agudos balidos para llamar y atraerla atención de la madre cuando la requieren (Galindo-Leal y Weber, 1988), la madre llega a oírlo a una gran distancia, respondiendo a su vez con un murmullo leve (Alvarado, 1970).

Las hembras con cría también realizan un sonido gutural repetitivo en tono bajo cuando buscan y especialmente cuando descubren visual u olfativamente a su cría. Los machos adultos realizan un sonido similar al balido de un carnero, pero aún en tonos más bajos cuando cortejan a una hembra en estro. El número y volumen de las vocalizaciones tiende a aumentar

en el pico de la estación reproductiva, conforme un mayor número de hembras se encuentran ciclando (Rosas-Becerril, 1992).

Solamente emiten un sonido fuerte y agudo cuando están heridos. El sonido también es una importante señal de alerta ante el peligro. Cuando se persigue al macho, éste deja oír una especie de breve bufido (Alvarado, 1970).

El medio más utilizado por el venado cola blanca para comunicarse es el químico, auxiliado por los sentidos del olfato y el gusto. Los venados de la subfamilia Odocoilineae poseen glándulas exócrinas especializadas en varias partes del cuerpo (glándulas tarsales, metatarsales, interdigitales, prepuciales, lagrimales, glándulas del morro o nariz) que cumplen con aspectos especializados de comunicación en esta especie (Marchinton y Hirth, 1984).

La secreción de la glándula lagrimal preorbital es importante en el marcaje de su territorio, al frotarse el animal repetidamente en tallos y ramas de árboles y arbustos. En la época de celo las glándulas tarsianas son más activas y por su olor a almizcle atraen a otros venados (Villareal, 1986; Chapa, 1988).

Las glándulas metatarsales son esencialmente importantes en esta especie y se cree que el olor similar al almizcle que despiden es un medio de reconocimiento individual en esta especie (Marchinton y Hirth, 1984). El acto de examinar el olor de la glándula metatarsal de un congénere en su primer contacto físico, es un patrón homo y heterosexual característico de los venados.

Los venados cola blanca orinan frecuentemente entre sus patas traseras y la orina evacuada es tallada entre sus glándulas metatarsales en otro patrón fijo de conducta de los Odocoilineae.

La glándula interdigital, localizada en los cuatro miembros, secreta un material aceitoso, de color amarillento y de fuerte olor, que utiliza para ir dejando una huella en su camino y poder regresar o como rastro que permite le sigan otros miembros de la especie (Villareal, 1986; Chapa, 1988).

Las secreciones y las excreciones corporales también juegan un papel importante en la comunicación de los venados. La orina, las heces fecales y las secreciones vaginales y prepuciales son usadas como medios de comunicación en los Odocoilineae. El papel de las heces fecales ha sido poco estudiado, mientras que se sabe que la orina puede jugar un papel importante de comunicación entre los machos (Whitney et al., 1992).

Se considera que el venado cola blanca no es una especie territorial o bien presenta lo que se

conoce como “territorialidad facultativa”; es decir, puede presentar ciertas características de

territorialidad de a cuerdo a cambios en la estructura de las poblaciones o variaciones del hábitat (Marchinton y Hirth, 1984; Marchinton y Atkeson, 1985).

El concepto de “territorialidad facultativa” propuesto para el venado bura (Odocioleus hemionus) (Geist, 1981) y ajustado para el venado cola blanca (Marchinton y Atkeson, 1985) implica que los venados machos frecuentan, visitan e incluso defiende de otros venados ciertos espacios de terreno durante la estación reproductiva. En estos lugares, dejan sus marcas al tallar las astas contra árboles y arbustos, rascan el suelo con sus pezuñas y depositan orina en estos agujeros (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Los machos adultos dominantes son más tolerantes con los machos juveniles y son agresivos y expulsan a otros machos adultos subordinados de la cercanía de sus territorios de marcaje (De Vos et al., 1967; Marchinton y Atkeson, 1985). Fuera de la estación reproductiva, tanto los machos como las hembras parecen no visitar ni defender ningún tipo de territorio (Marchinton y Atkeson, 1985). Las hembras recién paridas defienden sus territorios de parto y crianza (Ozoga et al., 1982). Los machos no tratan de establecer un territorio o dominar a un grupo de hembras.

La dispersión del área natal es el movimiento de un individuo de su ámbito hogareño natal a otro lugar en el cual se reproducirá, si el individuo sobrevive y encuentra una pareja para aparearse (Howard, 1960).

Los machos de venado cola blanca cambian su

ámbito de acción a la edad de 1 a 3 años

(Kammermeyer y Marchinton, 1976). Los animales jóvenes se dispersan de su sitio de nacimiento entre 10 y 200 km (Nowak, 1991). La dispersión puede ser el resultado de la competencia intraespecífica o un medio para maximizar la adecuación genética de su descendencia.

El patrón general de dispersión del venado cola blanca parece estar fuertemente sesgado al sexo, siendo los machos los que regularmente forman nuevas subpoblaciones (Hölzenbein y Marchinton, 1992). Debido a esto, la dispersión en el venado cola blanca parece ser un medio para evitar la consanguinidad (homocigosis) siendo las madres las que fuerzan a sus hijos machos a dejar sus ámbitos hogareños natales. De esta manera se benefician con la llegada de otros machos con alelos nuevos que fortalecen genéticamente a las poblaciones (Hölzenbein y Marchinton, 1992).

Como sucede con otras clases de mamíferos poligínicos, la organización social del venado cola blanca, caracterizada por grupos matrilineales, ayuda a mantener la heterocigosis genética por medio de una elevada proporción de dispersión de machos juveniles y la mayor permanencia de hembras en las poblaciones (Matthews y Porter, 1993). En esta especie, la hembra es responsable del cien por ciento del cuidado e inversión parental (McCullough, 1979).

Al momento del parto las hembras tienden a ser agresivas hacia otras hembras. Esta conducta se ha caracterizado como la defensa de un pequeño territorio de parto y crianza que permite mayor oportunidad de sobrevivencia de los cervatillos (McCullough, 1979; Ozoga et al., 1982). Una hembra con cría(s) normalmente no se asocia con otros venados hasta después del tercer mes posparto (Ozoga et al., 1982).

Los cervatillos tienden a mantenerse ocultos e inactivos durante las primeras tres o cuatro semanas de edad, excepto cuando las madres los visitan para amamantarlos (Hirth, 1985). Los cervatillos de partos gemelares se mantienen separados hasta la cuarta semana de edad (Hirth,

1985).

El gasto energético de la lactancia es considerablemente alto para las venadas, especialmente para aquellas que se encuentran criando gemelos. A final de la lactancia estas hembras se encuentran en una condición física pobre y casi sin reservas de grasa corporal. Esto se puede apreciar también en el hecho de que a diferencia de los machos que continúan su crecimiento incluso hasta el sexto año de edad, las hembras se estabilizan en su peso a partir del segundo año de edad, posiblemente como consecuencia del gasto e inversión reproductiva y parental (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Desde el punto de vista ontogénico, el venado cola blanca tiene dos estrategias

antidepredadoras básicas: es una especie “que se oculta” (hider) de sus depredadores en las etapas tempranas de su vida y posteriormente, en la edad adulta, es una especie “corredora”

(runner), es decir, basa su defensa en la detección previa del predador y en su habilidad y

velocidad de escape (Ralls et al., 1986).

Desde el punto de vista filogenético, el venado cola blanca es una especie cuya estrategia antidepredadora se basa principalmente en el escape inmediato al ataque del predador, al igual que la mayoría de los ungulados de climas templados y de hábitats en biomasa vegetal (Lent, 1974; Ralls et al., 1986).

Los venados poseen pezuñas muy eficientes para movimientos rápidos en tierra, cuyas puntas afiladas le permiten correr sobre superficies firmes o compactas, dándole una buena fijación en terrenos difíciles y llegando a desarrollar velocidades de 56 a 70Km. Hr. -1 durante varios kilómetros sin flaquear (Corona, 1997).

El venado es una de las especies animales más nerviosas, se alerta al menor ruido desconocido para él, emitiendo señales y sonidos como defensas. Cuando el venado detecta peligro, levanta la cola y la mantiene erecta, dejando ver la superficie inferior blanca brillante al igual que las ancas, como una señal de alerta a sus demás compañeros. Otras actitudes de alarma son eventos corporales como: la orientación de la cabeza, erección de orejas y pelo, pateo del suelo y bufidos (Alvarado, 1970).

El venado macho llega a golpear en el suelo con un miembro delantero y deja escapar un bufido de alerta, normalmente cuando se aproxima o hay presencia de un intruso o predador. Llegan a dar un bufido más fuerte antes de la huida en estampida (Chapa, 1988).

El éxito de la estrategia de “ocultarse” de los cervatillos, depende en gran medida de la habilidad de la madre para no delatar el sitio donde se encuentra su cría. La estrategia más comúnmente usada por las madres es alejarse rápidamente del sitio atrayendo la atención del predador (San José y Braza, 1992). Los cervatillos de cola blanca comienzan a seguir a sus madres a partir de la cuarta semana de edad cuando se supone ya son capaces de escapar de algunos predadores como los coyotes (Cannis latrans) (Hirth, 1989).

Los movimientos diarios que realizan los venados dentro de su hábitat, están estrechamente

asociados e influenciados por la forma y arreglo de la vegetación presente, es decir, según el tipo de componente vegetal, distribución y cubierta de los mismos, así como de las

posibilidades que el sitio ofrezca de “alimento” y “protección” (Villareal, 1986).

Pueden realizar movimientos migratorios estacionales de 10 a 50 km, sobre todo hacia elevaciones menores durante el otoño o hacia lugares con mejores condiciones para su alimentación durante el invierno (Nowak, 1991).

El venado cola blanca es una especie que se desplaza por sistemas de senderos que llevan a echaderos, a zonas de alimentación y rutas de escape, donde es común observar huellas y excretas. Las huellas de las patas delanteras y traseras son prácticamente del mismo tamaño y suelen medir de 5 a 6.5 cm de largo por 3 a 5 cm de ancho, normalmente sólo se marcan las dos pezuñas centrales, sin embargo, durante la carrera, en pendientes pronunciadas y sobre terreno suave pueden llegar a observarse dos dedos pequeños llamados pezuñas falsas (Figura 1). Las excretas están constituidas principalmente por material vegetal de tamaño y forma variable que normalmente no rebasan los 1.5 cm de largo, aunque pueden estar sueltas o compactadas en paquetes de mayor tamaño (Aranda, 2000).

Fuente: Aranda, M. 2000. Figura 1. Huellas y excretas de Venado Cola Blanca. Inglis et al

Fuente: Aranda, M. 2000.

Figura 1. Huellas y excretas de Venado Cola Blanca.

Inglis et al. (1979; Citado por Villareal, 1986) indican que cuando los venados son transportados a nuevas áreas o territorios, generalmente permanecen a una distancia promedio no mayor de dos kilómetros a partir del sitio de liberación, la distancia depende de la escasez de alimentos.

3.1.5. Hábitat.

El hábitat de un animal silvestre debe ser un sitio tal que le permita proveerse de nutrientes,

agua, refugio para su supervivencia y condiciones para su reproducción (Villareal, 1986).

El venado cola blanca es uno de los pocos animales en el mundo que puede adaptarse a condiciones muy diferentes y cambiantes (Ceballos, 1986). Es la especie más adaptable a las actividades humanas, persiste en bosques altamente perturbados, zonas agrícolas, ganaderas e incluso en los alrededores de poblados y ciudades de tamaño moderado siempre y cuando existan reductos de hábitat que brinden alimento, agua y cobertura en cantidad y calidad suficientes (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Se distribuye en una cantidad de ecosistemas, con la única posible excepción de los climas

xéricos más marginales (Galindo-Leal

y Weber, 1998). Como especie nativa prefiere áreas

boscosas para refugiarse, aunque no muy densamente arboladas. Los tipos de vegetación ocupados por esta especie pueden ser: bosques templados y tropicales, mezquitales, bosques espinosos, chaparrales, zonas con matorrales densos de cualquier clase, pastizales templados, estepas, desiertos, (Nowak, 1991). Como especie exótica se puede encontrar en bosque tropical caducifolio (Rzedowski, 1978).

Leopold (1965), indica que los matorrales densos de cualquier clase son sus guaridas favoritas, los bosquetes de encino arbustivo, mezquite, manzanita, acacia y el monte en general de segundo crecimiento de los trópicos constituye un refugio para el venado y no propiamente el bosque. Su preferencia es por bosques y matorrales debido a que le proporcionan su principal alimento y el refugio necesario para ocultarse de sus predadores; la vegetación que aparece después de los desmontes ha resultado ser de las predilectas para el venado cola blanca (Romerowski, 1991).

Las comunidades de Abies religiosa-Asplenium castaneum y Abies religiosa-Galium mexicanum representan los sitios que por sus características son capaces de soportar en mejores condiciones una población de venado. Estas comunidades le brindan al venado los requerimientos necesarios para su sobre vivencia. Se desarrollan en condiciones de elevada humedad en laderas o cañadas umbrías con alta inclinación (10°-45°) que brindan protección de la acción de vientos fuertes, de la insolación intensa y de la fluctuación en la temperatura, condiciones que Sánchez-Rojas y colaboradores (1997) reportan como preferidas por el venado. Además, el valor obtenido de la riqueza de especies muestra que casi el total de las especies consumidas por el venado están presentes en estas comunidades, de esta manera las hembras pueden realizar un uso selectivo de las plantas susceptibles de servir de alimento, adecuando dicha selección a la distribución y abundancia temporal de las plantas. Esto le permite satisfacer sus requerimientos energéticos y diversificar su dieta, en caso de tener cervatos (Soto-Werschitz, 2000).

Cuando el venado

detecta

la

presión

de

caza

u

otros

disturbios, abandona o deja

temporalmente su radio de acción dentro del hábitat pudiendo regresar en horas o días (Roa,

1986).

Hirth (1977), menciona algunas de las principales diferencias en la conducta social del venado entre un hábitat abierto y uno cerrado:

  • a) En hábitats abiertos, el tamaño de los grupos multifamiliares de hembras, hembras con crías y machos, tiende a ser significativamente mayor que en hábitats cerrados donde predominan los grupos separados por clases de edad y sexo.

  • b) El tamaño de los grupos sociales varía de manera importante entre tipos de hábitat para hábitats abiertos y no varía entre tipos de hábitat en hábitats cerrados.

  • c) La tasa de interacciones sociales entre venados es de 10 a 100 veces más alta en hábitats cerrados que en habitáis abiertos.

  • d) Los niveles de comportamientos agonísticos (agresivos) heterosexual, homosexual y entre clases de edad, tienden a ser mayores en hábitats cerrados que en hábitats abiertos.

  • e) Los bajos niveles de agresión en hábitats abiertos permiten la formación de grupos sociales de mayor tamaño.

  • f) En hábitats abiertos, el sistema de apareamiento parece estar en un punto intermedio entre la poligínia por formación de parejas temporales (como sucede con el venado cola blanca en habitáis cerrados) y la por formación de "harems" donde un solo macho dominante controla a un grupo de hembras.

En hábitats abiertos con una actividad humana alta de ganadería, caza o talas y desmontes, los venados tienden a ser más tímidos y prefieren los habitáis mas cerrados como los matorrales de manzanita que les brindan mayor cobertura de protección (Galindo-Leal et al., 1998). Es probable que los patrones de actividad de los venados cambien en estas áreas, ajustándose a las horas de menor actividad humana; los venados tienden a tener actividades casi exclusivamente nocturnas, prefieren los reductos de hábitat más cerrados y terrenos escabrosos y con mucha pendiente, evitan al ganado doméstico por asociación con el humano, y nunca se encuentran en grupos sociales, sino que tanto machos como hembras tienden a ser solitarios a los largo del año, con excepción de la época reproductiva. El éxito reproductivo (reclutamiento de cervatillos) puede ser sumamente bajo en estas zonas.

3.1.6. Importancia ecológica. Los restos de sus cadáveres son consumidos por varios necrófagos como los zopilotes (Coragyps auratus y Cathartes aura), cuervos (Corvus corax) y varios pequeños y medianos carnívoros; como los zorros (Urocyon cinereoargentus), zorrillos (Mephitis macroura), comadrejas (Mustela frenata) y coyotes (Canis latrans). Los excrementos de los venados son desintegrados, utilizados y reincorporados al suelo por infinidad de insectos, escarabajos y otros detrifófagos. Las astas mudadas y los huesos son utilizados como fuentes de calcio y fósforo por varias especies de roedores como ardillas (Sciurus aureogaster), ardillones (Spermophilus variegatus) y los ratones (Peromyscus spp.)

En México los principales depredadores de venados son el humano, el puma (Puma concolor), el jaguar (Panthera onca) que depreda principalmente adultos y juveniles, el coyote (Canis latrans), el ocelote (Leopardus pardalis) y el gato montes (Lynx rufus) que depredan a cervatillos (Knipe, 1977; Ockenfels et al., 1991). Los osos negros (Ursus americanus) y las águila real (Aquila chrysaetos) también hacen presa ocasionales de algún cervatillo o venado juvenil. El venado de Coues fue la presa del casi extinto lobo mexicano (Canis lupus baileyi). Es una especie de gran valor para el mantenimiento de otras especies cuya conservación resulta prioritaria, por lo que la presencia y abundancia de esta especie es fundamental para la integridad ecológica de los hábitats y ecosistemas.

Se ha identificado además que es un dispersor a gran escala de semillas endozoocoras (Myers, 2004) y de semillas exozoocoras (Galindo-Leal y Weber, 1998). En ciertos casos, como Spondias purpurea, aumentan su éxito de germinación al ser consumidas y dispersadas en las heces del venado (Vázquez et al.; 1999).

3.2. Aparato digestivo del venado.

Desde el punto de vista anatómico, el aparato digestivo de los venados, no difiere mayormente del resto de los rumiantes. Comprende cuatro cavidades (Figura 2) adaptadas a ingerir y digerir alimentos ricos en celulosa, lo que facilita al venado cola blanca a tener una baja o nula

dependencia de concentrados (Wallmo, 1981; Reinken, 1990).

Figura 2. Aparato digestivo del venado. El rumen es un gran compartimento que desempeña una función

Figura 2. Aparato digestivo del venado.

El rumen es un gran compartimento que desempeña una función de absorción de los productos derivados de la acción microbiana y de transferencia al sistema sanguíneo de los mismos (Wallmo, 1981; Reinken, 1990). Al retículo se considera como una cámara anexa al rumen, de tamaño pequeño, sin función secretora, pero capaz de contracciones muy activas (Agraz, 1984). El omaso tiene una acción completamente mecánica y no secretora; su función parece ser la de aumentar la división de las sustancias y exprimirlas para despojarlas de su parte líquida constituida de ácidos grasos volátiles, sales minerales y CO 2 (Wallmo, 1981; Reinken, 1990). En el abomaso cesa la acción mecánica y empieza la verdadera digestión, produce un jugo que tiene una fuerte reacción ácida debido al ácido clorhídrico que contiene. El material alimenticio que sale del abomaso es de naturaleza altamente fluida (aminoácidos, monosacáridos y ácidos grasos volátiles) y es utilizado en diferentes funciones del cuerpo, como la producción de grasa, carne o leche cuando la hembra esta lactando. En este órgano ocurre nula o poca digestión de grasa, celulosa o almidón (Agraz, 1984; Reinken, 1990).

Al nacer el cervato se caracteriza por poseer el rumen-retículo escasamente desarrollado, mientras que el omaso, sobretodo el abomaso presenta un gran desarrollo. Posteriormente, a medida que el animal crece, el rumen-retículo aumenta rápidamente de tamaño, respecto al tracto digestivo. El crecimiento del rumen es esencial para los rumiantes, ya que de él depende la capacidad en el consumo del forraje tosco, con pequeñas cantidades de nutrientes (Reinken,

1990).

3.2.1.

La Saliva.

La saliva en los rumiantes ayuda a la masticación y deglución del alimento, al desdoblamiento

de triglicéridos por acción de las enzimas estereasas pregástricas o lipasa, actúa como amortiguador contra ácidos producidos durante la fermentación en el rumen, sirve como medio para el reciclaje de nutrientes minerales rápidamente disponibles para los microorganismos del rumen y del Nitrógeno (N-Úrico) y además funciona como un agente anti-espuma para evitar el timpanismo (Zaragoza, 1994a).

  • 3.2.2. Digestión de alimentos y microorganismos.

La digestión comprende todas las modificaciones que sufre el alimento en el tubo digestivo, que lo predispone para que pueda ser absorbido y utilizado por el organismo. En este proceso el alimento se fracciona en compuestos químicos relativamente sencillos, que son en su mayor parte, solubles en agua y por lo tanto pueden ser absorbidos por la membrana mucosa que tapiza el intestino. Los mecanismos que intervienen en la ingestión son mecánicos, químicos, secretorios y microbiológicos (Reinken, 1990).

La gran población de microorganismos de vida simbiótica dentro del rumen fermentan el material vegetal produciendo productos digestibles útiles para el venado (Wallmo, 1981). Para la flora microbiana del rumen es importante que haya una constante disponibilidad de nutrientes y un exacto nivel de acidez en el contenido estomacal, por lo tanto el rumiante debe comer una gran cantidad de alimento para evitar la pérdida de nutrientes que conduzcan a la disminución de en el número de organismos (Reinken, 1990) y mantener un pH normal, que en el caso de rumiantes de granja es de 6.2 a 6.8 (Wallmo, 1981; Reinken, 1990) y de 2.9 a 5.7 en venados silvestres (Reinken, 1990). La alimentación de los rumiantes debe ser apropiada a los procesos microbianos que se llevan a cabo en el rumen, dando prioridad a propiciar las condiciones requeridas para el desarrollo de la microflora, y después de esto debe considerarse una buena nutrición acorde a las necesidades del animal (Reinken, 1990). Prins y Geelen (citados por Reinken, 1990), mencionan que los niveles bajos de pH se deben a las altas proporciones de ácido láctico en el estómago.

3.3. Requerimientos nutricionales.

Los requisitos nutritivos del venado cola blanca no están bien documentados como en el caso

de los rumiantes domésticos. Algunos procesos fisiológicos que involucran la nutrición aparentan ser diferentes en el venado comparado con los rumiantes domésticos. (Curtis y Richmond, 1992).

Los requisitos del venado se consideran en base a los cambios estacionales, dado que corresponden a los cambios fisiológicos en el venado y los nutrientes disponibles. Los diferentes nutrientes requeridos por el venado, en una determinada estación del año, pueden agruparse en las siguientes categorías: 1) agua, 2) proteína: compuestos nitrogenados proteicos y no proteicos, 3) energía (ácidos grasos esenciales), 4) minerales (macrominerales y elementos traza), 5) vitaminas (liposolubles e hidrosolubles) (Browm, 1994) y fibra (Verme y Ullrey, 1974).

  • 3.3.1. Agua.

La ingesta de agua tiende a estar relacionada con las condiciones ambientales (temperatura ambiente), la cantidad y tipo de alimento y contenido de humedad en los alimentos. En inviernos con escarcha y periodos de nieve el venado consume 1 litro de agua al día, aumentando 0.5 litros de agua en primavera y 1 litro de agua en verano (Reinken, 1990). Owen (1977) reporta que en los Estados Unidos Americanos un venado consume 1 litro de agua por cada 50 Kg. de peso vivo. Corona (1997) reporta que en México los venados adultos consumen 4 litros de agua al día. Reinken (1990) cita que cuando consumen ensilaje con un 75% de humedad los animales necesitan líquido en menor cantidad.

  • 3.3.2. Proteína.

El requerimiento de proteína del venado varía de acuerdo con la edad, ciclo reproductivo y estación del año (Olvera, 1991). Se considera que el venado requiere un 7% de proteína solo

para mantenerse vivo, un 9.5% para crecimiento moderado y un 13% para crecimiento y capacidad reproductiva óptimos (Villareal, 1982). Cuando el contenido de proteína es menor o igual a 6 ó 7% la actividad ruminal puede ser gravemente afectada causando alteración reproductiva.

Los cérvidos en periodo de lactancia no requieren que su alimento contenga de 13 a 20% de proteína, dado que el contenido de proteína en la leche sobrepasa estos niveles (McEwen, 1975). Ver cuadro 1.

Cuadro 1. Requerimientos de Proteína Cruda (PC) en venado cola blanca.

ETAPA

% Proteína Cruda

AUTOR

Joven/crecimiento

16-20

 

Preñada/lactando

16-20

 

Macho adulto

6-8

Villareal 1982

   

Becerril 1982

Mantenimiento

6-7

Tamez 1994

Raymond 1981

 

5.5-9

Robbins 1983

Crecimiento

13-16

Becerril 1982

13-17

Ramírez 1989

 

13-20

Robbins 1983

Corona Pacheco, 1977.

El requisito de Proteína Cruda (PC) del venado es aproximadamente de 130 a 200 g PC/Kg. de Materia Seca (MS) (Smith et al., 1997). Los alimentos que contienen alrededor de 170 g PC/Kg. de MS favorecen un óptimo crecimiento y desarrollo, sin embargo cuando el forraje que consume tiene niveles menor o igual a 70 g PC/Kg. de MS el venado se desarrolla lentamente y su tasa reproductiva se ve afectada (Ramírez, 2003). Ramírez (2004) menciona que este nivel en un forraje es considerado como conveniente para mantener la actividad microbial en el rumen del venado. Un menor consumo de PC promoverá un crecimiento lento de las bacterias celuloliticas.

Las hembras preñadas, durante los dos primeros tercios de gestación, requieren de 180 g PC/Kg. de MS. Durante la lactancia, que es cuando hay una mayor demanda de proteína, especialmente cuando tienen dos crías (Brown, 1994), Perkins (1991) señala que las hembras requieren alimento adicional para maximizar las tasas de crecimiento de sus crías.

Las astas del venado macho adulto contienen 450 g PC/Kg. de peso; el desarrollo y tamaño de las astas está directamente relacionado con el nivel de consumo de proteína. Aparentemente el venado consume de 150 g PC/Kg. de MS para un óptimo crecimiento de sus astas (Brown,

1994).

Cuando la proteína es limitada para los animales, se pueden producir síntomas de deficiencia como anorexia, disminución en el crecimiento, balance negativo del nitrógeno, disminución en la utilización del alimento, bajo peso e las crías al nacer y reducción en la síntesis de algunas enzimas (Church, 1988).

3.3.3. Materia seca y energía.

Las especies pequeñas (menores de 250 Kg. de peso vivo (PV)) de artiodáctilos, en general consumen de 2 a 4% de materia seca (MS) de su peso al día (Clarance, 1988). Según Clemente (1984) un ciervo de 23 a 27 Kg. de PV requiere de 3 600 Kcal/día y los de 45 y 68 Kg. de PV

requieren 6 300 y 9 900 Kcal/día respectivamente. Los machos adultos en el mes de octubre requieren de 5 000 a 6 000 Kcal/día y en invierno de 3 500 a 4 000 Kcal/día. Los cervatos destetados, y durante los meses de diciembre-abril, requieren de 97 Kcal/Kg .75 de Energía Neta (EN) y de 153 Kcal/Kg .75 de Energía Metabolizable (EM) para el mantenimiento, y durante los primeros días de mayo a octubre 125 Kcal/Kg .75 de EN y de 162 Kcal/Kg .75 de EM.

Es recomendable ofrecer suficiente fibra en la dieta del venado para fomentar una función adecuada del colon (Villareal, 1982).

La energía de los alimentos que el venado utiliza depende esencialmente de los ácidos grasos volátiles producidos por la fermentación ruminal de los carbohidratos que se encuentran en gran cantidad en los tejidos de las plantas. El principal ácido graso que se produce en el rumen es el acético, que quizá constituye hasta el 70% de la composición molar de los ácidos grasos volátiles producidos durante la fermentación de la celulosa (Van Soest, 1994). El ácido propiónico es la fuente principal de glucosa para los rumiantes. Las necesidades energéticas de los rumiantes generalmente están relacionadas con la cantidad de proteínas de la dieta para proporcionar un óptimo crecimiento microbial (McDonald et al., 1995). Verme y Ullrey (1984) indican que los requerimientos energéticos se incrementan durante el último tercio de preñez y durante la lactancia.

Las deficiencias de energía pueden resultar en el retardo del crecimiento, pérdida de peso, fallas en la reproducción y disfunción ruminal; en las hembras gestantes y lactantes puede resultar en un bajo peso de las crías al nacer y muerte prematura de cervatos que dependen de la leche materna para su desarrollo. Los machos adultos pueden crecer con astas muy pequeñas si durante su crecimiento padecieron deficiencias energéticas (Richardson, 1999).

3.3.4. Minerales.

Al igual que en los rumiantes domésticos, en el venado las necesidades de minerales están en función de sus actividades fisiológicas. El Calcio (Ca) y el Fósforo (P) han recibido máxima atención, debido a que los cérvidos producen un par de astas que cambian anualmente, las cuales tienen aproximadamente 22% de Ca y 11% de P, siendo proteína el resto de su composición (Robbins, 1983).

Los requerimientos de Ca y P en la dieta del venado cuando éste presenta astas en desarrollo varían entre 0.40 y 0.60%, respectivamente. Se ha sugerido que el vendado requiere 5.9 g /Kg. MS de Ca en la dieta para obtener un óptimo crecimiento de sus astas (Ramírez, 2003). Ver cuadro 2.

Cuadro 2. Requerimientos de calcio y fósforo en venado cola blanca (Odocoileus virginianus).

Etapa

Calcio (%)

Fósforo (%)

Fuente

   

0.59

0.54

Stephen et al., 1992

Joven/crecimiento

0.25

0.50

0.20

- 0.50

 

Preñada/lactando

0.25

0.50

0.25

- 0.30

 

Macho adulto

0.20

0.50

0.16

- 0.25

Villareal, 1982

Corona Pacheco, 1977.

El contenido de P en el forraje es muy variable, pero generalmente es alto durante los periodos de crecimiento vegetativo activo. Después se reduce hasta un nivel que permanece estable por el resto del año (Everitt y González, 1981).

Verme y Ullrey (1974) establecen un supuesto sobre los minerales que probablemente requiere el venado el cual incluye además del Calcio (Ca) y Fósforo (P): Nitrógeno (N), Sodio (Na), Cloro (Cl), Potasio (K), Azufre (S), Hierro (Fe), Cobre (Cu), Manganeso (Mn), Cobalto (Co), Zinc (Zn), Iodo (Y), Molibdeno (Mb), Selenio (Se), Flúor (Fl), Cromo (Cr) y probablemente Estaño (Es).

Si la dieta del venado cola blanca no cubre los requerimientos será una limitante para el crecimiento y desarrollo de huesos y cornamenta normal. Las hembras preñadas frecuentemente abortarán sus embriones por la deficiencia de Ca. Cuando un venado consume cantidades de fósforo inferiores a sus requerimientos mínimos, puede presentar enfermedades como el raquitismo y la anorexia, lo cual viene siendo el primer síntoma clínico de la deficiencia de este elemento. En animales cuya deficiencia de fósforo no es muy es muy drástica su apariencia es deslucida, con un pelaje basto y seco; en animales jóvenes en crecimiento, tanto los huesos como los dientes son menos densos y están menos mineralizados que en los animales no deficientes. Otros síntomas de deficiencia de fósforo son la baja producción, la cantidad de leche y la ganancia en peso.

Cuando el Nitrógeno (N) es limitante para los animales se pueden producir síntomas de deficiencia como: anorexia, disminución en el crecimiento, balance negativo del N, disminución en la utilización del alimento, disminución en la concentración sérica de proteína, anemia, acumulación de grasa en el hígado, edema en casos severos, bajo peso de crías al nacer, disminución en la producción de leche y reducción en la síntesis de algunas enzimas y hormonas (Church, 1988).

3.3.5. Vitaminas.

Los componentes de las plantas (hojas, semillas y frutos) que típicamente consume el venado, sobre todo en las estaciones de primavera, verano y otoño, proporcionan las cantidades de vitaminas necesarias para su crecimiento y desarrollo (Browm, 1994). Sin embargo, durante la época de secas, las plantas no tienen follaje con adecuada cantidad nutritiva para proporcionar

los nutrientes requeridos para el venado, sobre todo para los cervatos recién destetados (Yerex y Spiers, 1987).

El grupo de las vitaminas hidrosolubles del complejo B y vitamina K son sintetizadas por la microflora del rumen y desde allí es repartido a todos los sistemas del cuerpo. Las vitaminas liposolubles (A y E) son necesarias agregar en la dieta. La vitamina A es esencial para el mantenimiento de las membranas respiratorias y el tracto digestivo y para mejorar el sistema inmunológico del cuerpo. A falta de vitamina A, el cuerpo es más susceptible al ataque por infección de virus y bacterias; en animales jóvenes puede causar crecimiento retardado; en

hembras preñadas puede ocasionar malformación de fetos, abortos o nacimientos prematuros. La vitamina D 3 puede producirse por efecto de los rayos ultravioleta por reacción en la piel de los animales. La vitamina E está altamente contenida en el pasto joven o trébol viejo (Wallmo, 1981; Reinken, 1990).

Yerex y Spiers (1987) recomiendan 5000 UI, 400 UI y 200 UI al día de vitaminas A, D y E respectivamente.

3.4. Hábitos alimenticios.

El venado cola blanca se adapta a los forrajes como pocos rumiantes, en condiciones bastante

severas puede sobrevivir aún teniendo una sola especie forrajera durante todo el invierno; utilizan arbustos y árboles que las especies domésticas no pueden consumir, ya que algunas plantas contienen aceites y resinas que inhiben la fermentación ruminal en especies domésticas (Verme y Ullrey, l994; Zaragoza, 1994).

Los venados son animales ramoneadores, ya que no poseen incisivos y caninos en el maxilar superior, por lo que para comer presionan el alimento entre los filos de los incisivos inferiores y una almohadilla parecida a la piel de su maxilar superior, para que de esta manera, con un tirón violento jalar el alimento, dejando una marca de desgarre (Villareal, 1982).

El forrajeo comprende todas las actividades de un animal enfocadas hacia la adquisición de alimento (Krebs y Davis, 1981). Desde el punto de vista morfo-funcional alimentario, el

venado cola blanca se considera como un “seleccionador concentrado” (especie “ramoneadora”) debido a que consume una mayor proporción de material vegetal de origen “leñoso” proveniente de árboles y arbustos. Esta categorización lo diferencia de las otras dos clases morfo-funcionales de venados (especies “comedoras de pastos” y especies “intermedias”) en relación con las siguientes características: sus hábitos alimentarios son

mucho más selectivos, su tracto digestivo se encuentra adaptado a sus hábitos alimentarios con un retículo y abomaso más grandes y proporcionados en relación al tamaño del rumen y el omaso, y con glándulas salivales más desarrolladas y mejor adaptadas al consumo de materia vegetal rica en azúcares disueltas, taninos y otros compuestos químicos de las plantas leñosas.

La condición perenne de muchos arbustos les permite mantenerse verdes durante la seca y no disminuye notablemente su valor nutritivo, como es el caso de zacates y hierbas con ciclo vegetativo anual, ya que al madurar disminuyen la disponibilidad de sus nutrientes accesibles para el animal que los consume (Varner y Blankenship, 1987). Las hojas de arbustos y árboles contienen altos niveles de calcio y proteína cruda (Blair, 1997). El valor nutritivo del forraje de arbustos y especialmente de árboles es utilizado como complemento en las dietas del venado debido al suministro de N, energía, minerales y vitaminas en las dietas. La dieta del venado cola blanca varía enormemente estacional y localmente de una región a otra y es quizá la característica de adaptabilidad más notables de esta especie a un medio ambiente en constante cambio (McCullough, 1985; Ockenfels et al., 1992; Spalinger, 1994).

Los hábitos alimenticios del venado se ven afectados por factores como el clima, especies vegetales disponibles, densidad de las especies forrajeras, refugio, estructura social, calidad del forraje, entre otros (Jackson, 1974).

La estacionalidad del medio ambiente influencia la dieta del venado cola blanca mediante los cambios en la disponibilidad de alimento. El sexo, la edad y la densidad de población también tienen injerencia en su dieta (McCullough, 1985).

En cuanto a su conducta de forrajeo, el venado cola blanca se caracteriza por presentar presupuestos de tiempo y actividad relativamente bien definidos pero que varían estacional y localmente (Spalinger, 1994). Los venados aprenden a seleccionar alimentos específicos en base a sus preferencias, palatabilidad, aporte energético o proteico y la búsqueda de estos alimentos preferidos modifica la dieta constantemente (Gillingham y Bunnell, 1989 a y b). Durante el pico de la estación reproductiva, se presenta una disminución en el consumo de alimento (Miquelle, 1990).

El venado cola blanca presenta tres picos de actividad de forrajeo más o menos constantes durante el día; en la mañana (05:00 a 08:00 h), en la tarde (17:00 a 19:00 h) y por la noche y madrugada (22:00 a 01:00 h) (Marchinton y Hirth, 1984).

La dieta del venado cola blanca básicamente se compone de arbustos, seguidos de hierbas y algunos árboles; dependiendo de la disponibilidad y época del año, teniendo preferencia por un mayor consumo de arbustos. Tal preferencia del venado cola blanca por arbustos seguido de herbáceas parece ser un patrón que se conserva todo el año y es la razón para agruparlo como una especie animal ramoneadora.

Su estrategia de alimentación implica el consumo de plantas con niveles de proteína y fibra cruda del 15%, reflejándose una variación en contenido de proteína de la dieta del venado según el consumo de arbustos, siendo aún suficiente para cubrir sus requerimientos de este nutriente a través del año (Ramírez et al., 1991), siempre y cuando no exista problema en la disponibilidad de forraje. Se puede decir que su dieta se compone básicamente en 65% de arbustos.

Haciendo una comparación por grupos de plantas consumidas por el venado con la dieta de algunas otras especies de animales domésticos, se puede ver que no representa un competidor por forrajeras para cuatro de los herbívoros domésticos (bovinos, ovinos, caprinos y equinos) más utilizados en el aprovechamiento de la vegetación forrajera nativa. Por lo tanto, la diversificación en la planeación del uso de la vegetación en tierras de pastizal, es benéfica para el aprovechamiento integral de los recursos forrajeros.

Una combinación perfecta para un rancho cinegético es venado y ganado bovino, ya que el venado prefiere árboles y arbustos en su dieta (85%) y los bovinos prefieren a los pastos (61%). Sin embargo, esta proporción varía con respecto a la estacionalidad, disponibilidad y calidad de forrajes (Gallina, 1993).

La dieta de los bovinos en pastoreo continuo y pastoreo rotacional, se compone de 70% de pastos, 23% de árboles y arbustos, y 4% de hierbas. La dieta del venado se compone de 63% de árboles y arbustos, 24% de hierbas y 12% de pastos en ambos sistemas de pastoreo. La preferencia de pastos por los bovinos se presento en los dos sistemas. El venado prefiere hierbas en pastoreo continuo y pastos en pastoreo rotacional (Martínez et al., 1997), por lo que una combinación de ambos podría ser factible.

Su preferencia por arbustos lo ubica como una buena combinación con bovinos y ovinos y un posible competidor con las cabras.

Algunas de las plantas más importantes para el venado de la Sierra Madre como elementos de su dieta son los encinos (Quercus spp.) de los cuales consume las bellotas y las hojas, los mesquites (Prosopis spp.), los amates (Cercocarpus spp.), la manzanita (Arctostaphylus pungens), guasapol (Ceanothus sp.), la mimosa o guajillo (Mimosa) y muchas hierbas estacionales suculentas (más de 20 especies) entre las que destacan la dalea (Dalea spp.), el astrágalo (Astragalus spp.), el lupino (Lupinus spp.) entre otras (Leopold, 1959; Knipe, 1977; Morales, 1985; Ockenfels et al., 1992).

Para los venados que habitan en Cohahuila, Zambrano (1993) reporta que la composición botánica de su dieta está dominada por plantas arbustivas reportándose como ramoneables importantes el encino (Quercus canbyi, Q. laceyi, Q. virginiana), madroño (Arbustos xalapensis), palmito (Yucca sp.) y como gramínea preferida el Elimus sp.

Moreno (1991), encontró que en libre pastoreo el venado cola blanca prefirió raíces de plántulas de Yucca filifera, frutos en muy pequeñas cantidades de la plántula tóxica Kawinskia humboldtiana y en mayor abundancia Acacia rigidula.

Mandujano y Hernández (1986), observaron en el parque de los leones (estado de México) que el venado prefiere ocho especies arbóreas destacando Abies religiosa, Salix cana, Garrya laurifolia, Quercus sp., 18 especies arbustivas donde las más importantes son: Berberis trifolia, Ribes sp., Rubus schiedeanus, Acaena elongata, Fuchsia microphylla, Chimapyla ciliata, 20 herbáceas de las cuales las principales son; Fragaria indica, Geranium mexicanum, Euphorbia campestri, Angelica nelsoni, Stachys coccinea, Salvia sp., S. cardinalis, S. elegans, Physalis acuminata y 5 gramíneas siendo importantes: Muhlenbergia alamosae, Trisetum sp.

Quintanilla et al., (1989b) mediante el análisis microhistológico del contenido ruminal del venado cola blanca determinaron que en el Municipio de Anahuac, N.L., las arbustivas más consumidas son: Acacia rigidula, Acacia berlandierei¸ Cercidium macrum y Acacia

farnesiana, herbáceas; Aloysia sp., Polianthes sp. y cuatro especies de gramieas (Cenchrus ciliaris, Setaria macrostachya, Panicum hallii y Aristida sp).

Para el Estado de Oaxaca, Chargoy (1977) reporta que el cola blanca consume uva silvestre, pastos, chile, frijol (Phaseolus vulgaris), sacabuche, higos silvestres, ciruela acida silvestre, tejoruco, nanche y macuil; y que al Norte de Yucatán aprovecha las especies corno Dalbergia sp., Celtis sp., Lageronia sicerata, Piscidia piscipula, Phitecellobium albicans, Cochospermon sp. y Brosimun alicastrum.

3.5. Plantas tóxicas.

Muchas plantas clasificadas como tóxicas son consumidas diariamente por el venado sin que les cause ningún efecto, dado que las ingiere en pequeñas cantidades, en cuyo caso el principio tóxico se elimina al tiempo que las consume (Arbiza, 1986). Es importante considerar la presencia de plantas tóxicas puesto que pueden limitar el comportamiento productivo o inclusive 1a muerte del venado al ser consumidas en altas cantidades o como alimento único.

  • 3.5.1. Componente tóxico.

La toxicidad evidente de las plantas es uno de los problemas presentes entre una serie de

efectos, como son las respuestas de antipatía, bajo consumo, digestibilidad de la materia seca reducida y trastornos digestivos en los animales. Estos efectos limitan el uso de los forrajes para la alimentación de los animales domésticos y son causados por agentes secundarios, entre los que se incluyen: taninos, glucósidos, cianógenos, saponinas, aminoácidos no proteicos, fitoaemaglutinas (lectinas), alcaloides y ácidos oxálicos (Ramírez, 2003).

  • 3.5.2. Compuestos antinutricionales.

Aunque los arbustos son una buena fuente de nutrientes para el venado cola blanca, algunos de

ellos pueden causar efectos adversos sobre la disponibilidad y aprovechamiento de los nutrientes presentes en los mismos, debido a que contienen compuestos químicos que inhiben el desarrollo de las bacterias celuloliticas y la actividad microbial, reduciendo la digestibilidad de la celulosa y de la proteína cruda, especialmente cuando son consumidos en grandes cantidades o como alimento único (Zaragoza, 1994b).

El hecho de ser un compuesto antinutricional, no necesariamente significa que sea una característica intrínseca del compuesto, más bien esto depende del proceso digestivo una vez que el compuesto es ingerido por el animal. Monoterpenos hidrocarbonados, monoterpenos oxigenados (berneol y camphor), sesquiterpenos y aceites esenciales actúan como agentes antibacterianos e inhiben la actividad microbiana ruminal.

Los taninos son otros compuestos con características antinutricionales, que cuando se encuentran presentes en la dieta de algunos mamíferos disminuye la digestibilidad de la proteína y de la materia seca. Bryan et al (1992), señala que los taninos reducen la digestibilidad de la proteína y la fibra; y que los monoterpenos inhiben la degradación de la fibra y los microorganismos del intestino. Los efectos de los taninos en la digestibilidad cambian en grado dependiendo del tipo de taninos, especie animal y proporción de nutrientes. La característica de astringencia está altamente correlacionada con concentración de taninos y se emplea para evaluar su presencia. Las hojas de los arbustos deciduos son más astringentes comparadas con los tallos, así como los vástagos producidos en la mayoría de las estaciones en arbustos clareados (podados). Este comportamiento en el grado de astringencia podría influenciar la digestibilidad de la proteína y limitar el aporte de esta por el forraje ramoneable para el venado cola blanca, y aun cuando los niveles de proteína registrados sean adecuados en la dieta no podrá cubrir el requerimiento (12 a 16% de PC), cuando el animal se vea obligado a consumir grandes cantidades de tales arbustos al reducir su capacidad de selección.

3.5.3. Especies tóxicas. Entre las plantas tóxicas consumida por el venado cola blanca destacan las karwinskias (Karwinskias humboldtiana y K. calderoni), Acacia berlandieri, Prosopis glandulosa (mezquite) y encinos y robles (Quercus spp.), ricino o higerilla (Ricinus communis), cebadilla (Veratrum californucum), Lupinus caudatus, L. sericeus, Astragalus y Oxitropis (hierbas locas), Trifolium spp. y alfalfas (Medicago spp.) (Arbiza, 1986; González, 1989).

3.5.4.

Especies taníferas.

Entre este grupo de plantas se encuentran las Acacias spp., el mezquite (Prosopis glandulosa) el junípero (Juniperos spp.), la algerita (Berberis trifoliata) y la Acacia greggii, todas ellas son arbustivas y muy comunes en zonas áridas o semiáridas. El consumo excesivo de éstas deprime la digestión e inhibe la actividad enzimática de la saliva (Arbiza, 1986). Entre otros arbustos que también ocasionan esta alteración están: el chamizo blanco (Artemisia tridentata) y chatilla o zisin (A. vulgaris), así como la retama o palo de zorrillo (Cassia emarginata) de la familia de las leguminosas; hierbas como el estafiate (Ambrosia confertifolia) de la familia Quenopodiaceae, la alta misa (A. eliotor), el amargoso (Iva ambrosifolia) y la falsa altamisa

(Parthenium hysterophorus) de la familia Compositae, el estafiate (Artemisia mexicana), la retamilla (Caesalpina mexicana) y la duerme de noche (Cassia laevigata) de las leguminosas (Agraz, 1989).

3.6. Reproducción.

  • 3.6.1. Fisiología de la reproducción.

El venado cola blanca es considerado como una especie poliéstrica estacional (Verme, 1965) sin embargo, debido a su amplio margen de distribución la estacionalidad de esta especie es sumamente flexible, estando relacionada por completo a la latitud geográfica. En zonas templadas y frías se reproduce durante un periodo menor de 70 días de octubre a diciembre, en zonas tropicales tiende a reproducirse casi todo el año presentando características casi propias de una especie poliéstrica continua (Lincoln, 1985; 1992).

Para que ocurra la reproducción, ambos sexos requieren de mayores aportes de energía y nutrientes que lo normalmente necesitado para su mantenimiento corporal (Robbins, 1983). La hembra produce el feto y leche para la crianza y el macho requiere de un gasto extra de energía para la producción de astas, depósitos grasos e hipertrofias musculares localizadas

(“ensanchamiento del cuello”), necesarios para la competencia por las hembras.

Los ciclos endocrinos de secreción hormonal en los venados han sido estudiados ampliamente como un indicador directo de la actividad reproductiva. Los cambios morfológicos y de comportamiento en la hembra del venado cola blanca y de otras especies, durante las diferentes etapas del ciclo estral, están directamente relacionados a los niveles séricos de

gonadotropinas, estrógenos y progesteronas (Harder y Moorehead, 1980; Plotka et al., 1977ª, 1977b, 1980; Kelly et al., 1985; Knox et al., 1992). Asimismo, se ha demostrado una relación similar en el macho de varias especies de venado, entre los ciclos de secreción de gonadotropinas, testosteronas y otras hormonas androgénicas y las diferentes etapas de su ciclo reproductivo (Lincoln, 1971; Lambiase et al., 1972; Lincoln y Guinness, 1973; McMillin et al., 1974; Mirarchi et al., 1978; Miller et al., 1987a, 1987c.)

Una de las hormonas más importantes en la fisiología reproductiva de las especies estacionales es la melatonina. Esta hormona secretada por la glándula pineal en el cerebro, retransmite los mensajes del fotoperiodo, influenciando el tiempo de reproducción (Arendt, 1986). La

hormona es secretada durante la noche y los pulsos de secreción varían en relación con la duración de la noche, constituyendo de esta manera un índice endócrino del fotoperiodo prevalente (Lincoln, 1992). La melatonina constituye la hormona “maestra” que controla la actividad del “reloj biológico” de la reproducción en el venado cola blanca (Adam, 1992).

Es factible, entonces, considerar ciertos cambios morfológicos y de comportamiento que se presentan durante la época reproductiva, como medidas estacionales de la actividad reproductiva en determinada localidad geográfica. Por ejemplo, en los machos se presenta la caída del terciopelo, muda de astas, acumulación de depósitos grasos corporales, hipertrofia muscular del cuello y cambios de comportamiento. En las hembras, se presenta la acumulación de depósitos grasos corporales, hipertrofia vulva, estro comportamental y otros cambios de comportamiento.

La reproducción de las especies estacionales está conformada por factores exógenos (clima, alimentación, fotoperiodo) y por ritmos endógenos anuales (hormonal).

Debido a que el ciclo de reproducción está controlado en forma endógena y exógena, aún cambios muy sutiles del medio ambiente pueden ser suficientes para sincronizar la reproducción de una especie en una estación particular del año, siempre y cuando ocurran en forma anual (Lincoln, 1992). De esta forma, incluso en poblaciones de una misma subespecie, puede haber una amplia variación en cuanto a su época de reproducción, dependiendo de la

localidad geográfica que habite (McCabe y Leopold, 1951; Knox et al., 1988; Weber y Rosas- Becerril, 1992).

Las especies adaptadas a climas templados son marcadamente estacionales en su fisiología y comportamiento reproductivo, mientras que las especies tropicales tienden a presentar actividades reproductivas continuas durante todo el año (Lincoln, 1985; 1992).

3.6.2. Reproducción en hembras.

  • 3.6.2.1. Pubertad.

En la Sierra Madre, los cervatillos nacen en agosto y septiembre. Las hembras alcanzan la pubertad generalmente al cumplir un año de edad o un poco menos, durante la época no reproductiva. Sin embargo, las venadas requieren alcanzar la siguiente estación reproductiva de enero y febrero para poder aparearse. De esta forma la mayoría de las hembras tienen entre 16 y 18 meses (1.5 años) cuando se aparean por primera vez. El peso promedio a esta edad es de 25 kg.

Estudios sobre niveles de progesterona sérica, han indicado que las hembras púberes de venado cola blanca pueden presentar “estros silenciosos”, es decir, ovulaciones sin manifestación conductual de receptibilidad sexual, antes del primer estro de la estación reproductiva (Knox et al., 1992). Este descubrimiento apoya la idea de que las hembras púberes son fértiles antes de llegar a la estación reproductiva con 1.5 años de edad.

  • 3.6.2.2. Ciclo estral.

El promedio de duración del estro conductual es de 18 horas. El intervalo entre estros (estros

recurrentes) es generalmente de 26 días.

El venado cola blanca puede presentar hasta 7 ciclos estrales recurrentes durante una estación reproductiva antes de entrar en anestro estacional. Esto explica los registros de nacimientos tardíos en esta especie (Knox et al., 1988; Wong y Parker, 1988). La presencia constante de un macho en celo antes, durante y después de presentación de los primeros estros, induce ovulaciones tempranas en las hembras de venado cola blanca en cautiverio. A este fenómeno se le ha denominado “efecto macho”. La presencia de ciclos estrales excesivamente cortos en

una venada, es típico de una patología ovárico-quística-folicular, conocida como “ninfomanía” (Bearden y Fuquay, 1980).

  • 3.6.2.3. Concepción.

Las etapas de mayor demanda de energía para las hembras son el último tercio de la gestación,

el parto y la lactancia (Clutton-Brock et al., 1982; Robbins, 1983; Lincoln, 1992). Esta fase de la reproducción se encuentra sincronizada con mayor calidad y abundancia de alimento (Clutton-Brock y Albon, 1989). De esta forma, el tiempo en el cuál las hembras conciben su progenie, es un resultado de la selección natural, controlado por factores mediatos e inmediatos, lo que permite un mayor éxito reproductivo (Clutton-Brock et al., 1982).

Las condiciones climáticas y la disponibilidad de alimento durante la primavera y principios del verano, han sido considerados como los factores exógenos que regulan la reproducción de las hembras de venado en zonas templadas (Lincoln, 1992).

  • 3.6.2.4. Gestación.

El periodo de gestación para la especie de venado cola blanca es de 196-205 días. No existen

diferencias estadísticas significativas entre los periodos de gestación de venadas adultas y los de venadas juveniles. Por el contrario, existe una diferencia significativa entre la duración de las gestaciones sencillas (promedio= 197.3 días) y las gemelares (promedio= 200.3 días).

  • 3.6.2.5. Parto y lactancia.

El parto generalmente se realiza en lugares aislados y bien protegidos y una vez que se inicia

tiende a ser sumamente rápido. Generalmente el proceso total de parto normal para cervatillos gemelos toma menos de 20 minutos a una venada adulta (Haugen y Speake, 1957). Tiempos mayores de 40 minutos se consideran partos distóicos (Weber y Galindo-Leal, 1992).

Las venadas que se encuentran cercanas al momento del parto, se aíslan del resto de sus congéneres, buscando lugares apartados y con buena cubierta vegetal sobre todo del estrato bajo, como son los pastos altos y densos los cuales funcionan como una excelente fuente de cobijo y protección para los cervatillos recién nacidos.

Este hecho puede ser muy significativo, debido que la disminución de la cobertura de este estrato vegetal por sobrepastoreo del ganado bovino, puede aumentarla susceptibilidad de las crías a la depredación afectando la mortalidad natural de cervatillos (Loft et al., 1987; Galindo-Leal et al., 1993).

Se ha registrado una mortalidad de alrededor del 50% en los cervatillo nacidos en cautiverio durante condiciones climáticas adversas (granizadas, lluvias tempestuosas). Dichas condiciones climáticas son factores predisponentes para la presentación de neumonías agudas, presumiblemente por infecciones de la bacteria Pasteurella spp. Es posible que algunos cervatillos mueran sobre todo si nacen durante la noche y la temperatura disminuye debido al granizo.

La lactancia se lleva a cabo desde pocos minutos después del nacimiento con la producción de calostro, hasta que las crías tienen 4 ó 5 meses de edad (Haugen y Speake, 1957). A partir de entonces la madre comienza el destete. En enero y febrero la mayoría de las crías ya han sido destetadas completamente y se rompe el anestro lactacional, permitiendo a las madres entrar en estro nuevamente.

En algunos casos, si una hembra no queda gestante, la lactancia se prolonga hasta la época de celo incluso hasta que la cría tiene 7 u 8 meses de edad. En estos casos la prolongación voluntaria de la lactancia por parte de la medre, puede mantener el anestro lactacional aún hasta después de la estación reproductiva.

La secreción constante de prolactina y oxitocina, como resultado de la estimulación que produce el cervatillo al mamar, inhibe la secreción de los factores de liberación de gonadotropinas a través de un mecanismo de retroalimentación sanguínea (Bearden y Fuquay, 1980). De esta forma si una hembra desteta a sus crías muy tarde, bien sea por haberse apareado tarde en el año anterior o por cuestiones inherentes al desarrollo de las crías, esta hembra quizá no entre en estro a tiempo e incluso no puede concebir ese año.

3.6.2.6. Patrones de comportamiento reproductivo.

Las hembras adultas que concibieron durante el año anterior permanecen con su(s) cría(s) durante toda la siguiente estación reproductiva, aún cuando las crías ya hayan sido destetadas. Las hembras juveniles forman parejas o grupos pequeños de no más de 4, durante todo el verano y otoño (Hirth, 1977).

En invierno (diciembre a febrero) cuando se forman las parejas reproductivas, los machos comienzan el comportamiento de cortejo. Estas parejas no son permanentes, ya que una vez que la hembra entra en estro y se aparea con el macho, éste la abandonará rápidamente para ir en busca de otras hembras próximas a ciclar (Hirth, 1977).

La hembra de venado cola blanca sólo permite la cercanía directa de un macho en pleno comportamiento de cortejo, cuando se encuentra muy próxima a entrar en estro (Hirth, 1977). La monta y cópula por parte del macho es permitida únicamente en el momento exacto del estro (Warren et al., 1978; Knox et al., 1988).

Los patrones típicos de comportamiento de cortejo de los machos (Hirth, 1977; Warren et al., 1978) son un indicio de que la hembra que esta siendo cortejada está próxima a entrar en estro. Sin embargo, en algunas ocasiones, un macho con disponibilidad a varias hembras al mismo tiempo, puede presentar preferencias sexuales hacia alguna de ellas, sin que exista una relación entre estas preferencias y el orden en el cual las hembras entran en estro (Rosas-Becerril,

1992).

Se ha demostrado que las hembras de venado cola blanca tienden a ser hasta 28 veces más activas durante el proestro (24-48 horas antes del estro) que después del estro (Ozoga y Verme, 1975). Sin embargo, las hembras tienden a pasar más tiempo en las áreas núcleo de su ámbito hogareño durante el periodo en el que se forman los vínculos reproductivos con los machos, que en otras épocas (Hölzenbein y Schwede, 1989).

3.6.3. Reproducción en machos.

  • 3.6.3.1. Pubertad.

A diferencia de las hembras, los machos del venado cola blanca alcanzan la pubertad y son

fisiológicamente capaces de reproducirse a los 8 meses de edad (Lambiase et al., 1972; Miller et al., 1987c). Esto es interesante debido a que algunos cervatillos pudieran llegar a preñar hembras adultas que por alguna razón no hubiesen quedado gestantes durante los primeros ciclos estrales de enero y febrero, existiendo la posibilidad de concebir durante marzo y abril. No obstante, debido a que estos machos juveniles tienen poca oportunidad de cortejar a las hembras receptivas ante los venados adultos (Hirth, 1977), es poco probable que esto suceda en poblaciones silvestres, aunque puede ser posible bajo determinados esquemas de manejo de poblaciones (Ozoga y Verme, 1985).

Los indicadores más importantes para notar el inicio de la pubertad de los venados juveniles, son la precocidad, la formación y pulimento de las astas “infantiles”, cuando éstas se presentan, y un moderado engrosamiento o hipertrofia de los músculos del cuello (Hirth, 1977; Marchinton y Hirth, 1984; Miller, et al., 1987c).

  • 3.6.3.2. Ciclo de astas.

Algunos machos de edad adulta tiran las astas hasta la primera semana de junio (Weber obs.

pers.). Aproximadamente una semana después del desprendimiento de las astas viejas, comienzan a crecer los botones que darán origen al nuevo juego de astas.

En los machos de más de 3.5 años, el terciopelo que recubre las astas en desarrollo, se desprende del asta ya totalmente calcificada durante la primera y segunda semana de octubre. El terciopelo puede permanecer incluso hasta la primera semana de noviembre en algunos venados juveniles (1.5 años).

  • 3.6.3.3. Cambios morfológicos y hormonales.

Los venados adultos comienzan a ganar peso a mediados de agosto cuando las astas están ya

casi totalmente desarrolladas. A mediados de noviembre comienza a notarse un ensanchamiento (hipertrofia) del cuello en los animales de mayor edad y con mayor rango social (Thomas et al., 1965; Hirth, 1977).

En enero y febrero los machos, se encuentran en el punto óptimo de condiciones físico- reproductivas; presentan el máximo grosor del cuello, el pelo es lustroso y graso y tienen un comportamiento agresivo hacia otros machos y de acoso sexual hacia las hembras.

En abril y mayo los machos comienzan a perder peso paulatinamente, debido al agotamiento y anorexia de la época de celo. Para mediados de junio, los machos pueden haber perdido hasta un 30% de su peso corporal de invierno. En esta época pasan la mayor parte de su tiempo comiendo y descansando. En agosto, a la mitad de la época de lluvias, con la mayor abundancia y calidad de alimento, los venados comienzan de nuevo a ganar peso.

Estos cambios corporales, así como el ciclo de las astas, están correlacionados con los pulsos de secreción de testosterona en los testículos y de hormona luteinizante (LH) en la hipófisis (McMillin et al., 1974; Miller et al., 1987c).

3.6.3.4. Patrones de comportamiento reproductivo.

A diferencia de las hembras, los cambios de comportamiento de los machos durante el celo, son muy conspicuos y fáciles de observar, incluso para el neófito. La presentación de cierto comportamiento en una época determinada, es útil para conocer aspectos de la biología reproductiva de la especie. Sin embargo, debido a que existen pautas de comportamiento que se presentan en forma temprana en los machos durante la época de celo, se debe tener cuidado en las interpretaciones de estas observaciones, porque pueden llevar a conjeturas equivocadas. Existen varias pautas de comportamiento que marcan el inicio de la estación reproductiva en los machos. Una de estas pautas es el tallado de las astas contra árboles y arbustos (“rubbing”). Se diferencian tres formas en la presentación de este comportamiento. Una de ellas es el tallado de las astas contra algunos arbustos, como la manzanita (Arctostaphylus pungens) y el junípero (Juniperus spp.) con el objeto de desprender las tiras de terciopelo que permanecen adheridas a las astas (Nielsen et al., 1982). Este patrón se presenta durante octubre y noviembre y es en realidad un patrón pre-reproductivo.

Una segunda forma de este comportamiento es el tallado de las astas contra el tronco de

árboles y arbustos de entre 5

y

10

cm.

de

diámetro, el cual lo realizan los machos

violentamente ante la vista de cualquier otro miembro del mismo sexo (Miller et al., 1987b).

Este comportamiento comienza a presentarse en diciembre y termina en abril o mayo, al final de la estación reproductiva.

Por último, la tercera forma de presentación del tallado de las astas es aquella que los machos realizan al frotar la frente, testuz, nariz y lengua, contra alguna rama colgante o tronco grueso. Al mismo tiempo el animal hace una pequeña depresión en el suelo, rascando con sus patas

delanteras y orina sobre la misma (“scraping”) (Marchinton y Hirth, 1984).

Se ha demostrado que la mayor frecuencia de presentación de “rubbing” y “scraping” en la época de celo coincide con la época de mayor número de concepciones o estros (Miller et al., 1987b; Rosas-Becerril, 1992).

Los machos permanecen en grupos del mismo sexo hasta noviembre, cuando comienzan las primeras pelas ritualizadas (“sparring”) entre los machos dominantes y los juveniles. Las peleas formales entre machos dominantes por la posesión de alguna hembra, se presentan desde enero hasta abril (Schwede et al., 1990). Los machos adultos comienzan a observarse solos o en compañía de alguna hembra en diciembre, pero no es hasta enero y febrero cuando las parejas se consolidan. Los machos juveniles (>1.5 años) pueden permanecer en grupos del mismo sexo durante toda esa temporada de celo ya que tienen pocas oportunidades de cortejar y cubrir a las hembras.

A continuación se describen comportamientos netamente reproductivos del venado cola blanca, algunos de ellos no sólo son fácilmente observables, sino también son útiles en la determinación de patrones estacionales.

El comportamiento conocido como “seguimiento de cortejo” (“chasing”) es cuando un macho

sigue a una hembra con la cabeza y cuello bajos, golpeando ligeramente el suelo con sus patas

delantera y emitiendo profundos sonidos guturales, similares al ruido que produce un cerdo (Hirth, 1977; Warren et al., 1978; Rosas-Becerril, 1992).

El comportamiento denominado “”acercamiento de cortejo (“courting”) es cuando un macho permanece con una hembra a veces por varios días- durmiendo, comiendo y bebiendo cerca de ella y estableciendo contacto visual constantemente, pero sin atreverse a cortejarla abiertamente (Schwede et al., 1990; Rosas-Becerril, 1992).

El “flehmen” es otro patrón de comportamiento de los machos que es típicamente sexual,

aunque su presentación no es exclusiva de la época reproductiva en las especies estacionales (Ladewig et al., 1980; Reinhardt, 1983; Hart, 1985). El flehmen consiste en la elevación del labio superior y el arrugamiento de la nariz durante unos cuantos segundos. Su función es la de captar los olores de las feromonas en la orina y otras secreciones en las hembras y transmitirlas al órgano vomeronasal para analizar su contenido en comunicación química (Ladewig et al., 1980). Se presenta durante todo el año, pero es mucho más frecuente durante la época de apareamiento (Reinhardt, 1983).

3.7. Enfermedades.

Al igual que otras especies animales, el venado cola blanca, está sujeto al padecimiento de

diversas enfermedades infectocontagiosas y parasitarias, que pueden mermar su salud o causarle la muerte (Villareal, 1986). Algunas de las principales enfermedades y parásitos que pueden presentarse en el venado cola blanca son las siguientes:

El estro de la garganta es la fase larval de la mosca de la nariz (Oestrus ovis). Aunque esta plaga produce estornudos y tos causada por la irritación e inflamación de las fosas nasales, cornetes y tabiques, en apariencia molestos, la mayoría de los animales los toleran sin excesiva molestia, mueven continuamente la cabeza, se ponen inquietos y dejan de comer, hay descarga nasal mucopurulenta y disnea. (Villareal, 1986; Paras, 1990; Roa, 1990). La duela del hígado la provoca el organismo infeccioso Fascioloides magna. No es mortal; sin embargo, hace que el venado sea susceptible a la inanición (Villareal, 1986).

La Brucelosis y Leptospirosis son causadas por las bacterias de los géneros Brucella y Leptospira respectivamente. Las infecciones más fuertes se presentan cuando la población de venados llega a sus máximos niveles o sobrepoblación y el hábitat se encuentra sujeto a fuerte presión de ramoneo. Ambas enfermedades generalmente originan abortos a las hembras

preñadas (Villareal, 1986; Roa, 1990). En México, la Leptospirosis se ha reportado en venados de cautiverio, no representando un problema grave. La Brucelosis puede presentarse en venados libres o de cautiverio provocando abortos en las últimas fases de la gestación; sin embargo, no es muy común que se presente en venados de cautiverio (Paras, 1990).

La septicemia hemorrágica es causada por la bacteria del género Pasteurella. Esta enfermedad infecciosa, generalmente se caracteriza por altas fiebres y neumonía. Es común que se presenten hemorragias en las mucosas, postración y diarrea. Se presenta cuando al venado se le somete a un estrés, como sería el transporte, escasez de alimento, hacinamiento, infecciones virales, cirugías y otros. Se suprimen sus mecanismos de defensa aumentando rápidamente la ablación bacteriana, invadiendo el pulmón (Villareal, 1986; Clarence, 1988; Cubero, 1988).

El gusano barrenador es la larva que resulta de la ovoposición de la mosca de color verde azulado Cochlionyia hominivorax, los animales infestados tienden a buscar la sombra. Se puede presentar sobre las heridas que por peleas, golpes o raspaduras se causan los vendos adultos; sin embargo, también es posible que se presenten sobre el ombligo de los cervatos recién nacidos, a los cuales puede llegarles a causar la muerte. (Villareal, 1986; Clarence, 1988; Roa, 1990).

También se presenta Salmonelosis, Colibasilosis, Clostridiasis, Pododermatitis infecciosa, Corynebacterium pyogenes (abscesos), Tuberculosis, Paratuberculosis, Lengua Azul, Estomatitis Vesicular, Fiebre Catarral Maligna y Coccidiosis en los venados cola blanca que se encuentran en cautiverio en los zoológicos (Roa, 1990).

Los principales ectoparásitos que atacan al venado cola blanca son: la garrapata, ácaros y moscas. Cuando la invasión de estos parásitos es alta, pueden causar anemia o bien ser vectores de otros agentes causales de enfermedades (Villareal, 1986).

  • 3.8. Manejo del venado.

La regulación del número de animales en el hato tendrá en cuenta, sobre todo, que la fertilidad

y la fecundidad de la hembra, más que la del macho, afectan la tasa de incremento poblacional y que el tamaño de la población depende del número de hembras (Champan, 1974).

El nivel de cosecha corresponde a la tasa de incremento anual por nacimientos. Según Nixon (1971) el manejo a establecer tomará en cuenta que la mortalidad en los tres primeros meses es alta (11.5%). Las poblaciones de venado bien establecidas pueden soportar cosechas anuales de 30 a 40% (Leopold, 1965).

3.9. Alimentación complementaria.

La alimentación complementaria de los venados se pude hacer de dos formas, una es mediante

la inducción del forraje apetecible y otra es mediante la elaboración de dietas.

Una manera de inducir forraje es mediante el establecimiento de plantaciones forestales con especies arbóreas comestibles por el venado cola blanca (Anexo 1, Cuadros 1-3).

Para artiodáctilos en cautiverio, se recomienda la elaboración de una dieta a base de avena, cebada, trigo, salvado, alfalfa, cacahuate quebrado, soya, linaza y sal, de tal manera que proporcione niveles de 18% de proteína cruda, 7.0% de fibra, 2.4% de grasa, 2.0% de fosfatos, 1.2% de Ca, 0.8% de vitaminas y 0.7% de P, (Clarance, 1988).

Las raciones consideran la edad, sexo y peso vivo del animal, estan calculadas en base a los requerimientos de materia seca, proteína cruda, energía, calcio y fósforo (Cuadro 3). Una ración para venado cola blanca se puede elaborar con ingredientes usados generalmente en la alimentación de otras especies de rumiantes como el caprino y ovino (frutas, cereales, forrajes, ensilados, subproductos agroindustriales) por la similitud de sus hábitos alimenticios y su sistema digestivo (Reinken, 1990) (Anexo1: Cuadros 4-5).

Cuadro 3. Consumo por día de proteína cruda, energía, calcio y fósforo, recomendados para el venado cola blanca (Odocoileus virginianus) durante el invierno.

Edad

(años)

Peso vivo

Proteína

Energía

Calcio

Fósforo

(Kg)

Cruda (g)

(Mcal)

(g)

(g)

1

H

22

60

1

720

 
  • 2.2 1.6

M

20

60

1

620

  • 2.0 1.5

 

1-2

H

31

80

2

390

  • 3.1 2.3

 

M

43

110

3

230

  • 4.3 3.1

 

2-3

H 38

85

2

630

 
  • 3.8 2.8

M

50

110

3

350

  • 5.0 3.7

 

4-5

M

70

10

3

800

  • 7.0 5.1

 

Reinken, 1990.

3.9.1. Alimentación de cervatos huérfanos.

Pueden existir situaciones en cautiverio que obligan a que algunos cervatos reciban un manejo especial de alimentación, como daños en la ubre de la madre, hembra enferma o muerta, o que el cervato sea rechazado por la madre. Cuando los cervatos quedan huérfanos es conveniente que a partir del tercer día después de alimentarlo con calostro, se use un sustituto de leche

adecuado para el venado (Reinkein, 1990).

La alimentación de cervatos, se basa principalmente en leche materna durante el primer mes de vida, después de la cuarta semana, ya es posible ofrecerles alimento sólido. Es impórtate que los cervatos empiecen a consumir leche en las primeras 24 a 48 horas de nacidos, pues en ella va la fracción más rica en anticuerpos, el calostro (Robbins, 1983).

En cautiverio el calostro se ofrece 6 veces al día, durante los dos primeros días de vida, si el calostro de venado no es disponible, puede utilizarse el calostro de vaca recién parida. El calostro sobrante se puede refrigerar, representando una buena fuente de calostro para el venado recién nacido. El Consejo de Agricultura de New Zealand, edito recomendaciones para la elaboración de una mezcla de sustituto de calostro. Compuesto por 0,7 litros de leche pasteurizada de vaca, un huevo, una cucharada de aceite de hígado de Bacalao y una cucharada de glucosa, todos, los ingredientes son mezclado y ofrecidos al cervato recién nacido usando como recipiente una botella. Cada cervato recién nacido recibe un huevo por día, en los primeros cinco días tomaa una cucharadita por día de una preparación con sulfonamidas y ofrecerse calostro cada hora (20 cc), reduciéndolo cada dos o cuatro horas (Reinkein, 1990).

Otra propuesta para elaborar un sustituto es: enriquecer la leche de vaca con grasa y proteína, mezclando leche condensada (4:1), adelgazar la leche condensada con sustituto de leche, usar sustitutos de leche elaborados para ganado o corderos y la compra de una formula especial de sustituto de leche. La composición de la leche es muy importante, especialmente en los primeros días y semanas de lactancia ya que tiene: 22.6% de M.S., 3.0% de Minerales, 10.4%, P.C., 2.0% de Grasa, y 2.4% de azucares (Reinkein, 1990). El número de tomas, cantidad y suplemento ofrecido a diferentes edades se presenta en el Cuadro 4.

Cuadro 4. Número de tomas, cantidad y suplemento ofrecido a diferentes edades.

Edad

No. tomas

Cantidad leche

Alimento

Tratamiento

(g/día)

especial

1er día

7

300-400

   

2do día

7

300-450

 

3er día

6

500

 

Masaje en

zaintestino y

4-6to día

6

520-600

 

recto. Observar

       

2da semana

6

800-1200

Pastos

presencia de

3-9na semana

3-4

1,000-1,500

Concentrados

diarreas.

10ma semana

   

Agua

14 semana

A rebaño

 

All limitum

 

Es importante en cervatos huérfanos recién nacidos, estimular la defecación y la micción, lo cual es posible provocar mediante frotamiento en el área perianal con una compresa húmeda y caliente. El no realizar los frotamientos, podría presentar problemas de constipación, estreñimiento y cólicos, provocando malestar y dolor (Fowler, 1986; Reinken, 1990).

3.10. Técnicas de contención y manejo.

Toda fauna en cautiverio es, alguna vez, manipulada para captura, contención y/o anestesia. Más aún, si los animales están destinados para la investigación científica, su manejo puede ser rutinario. La habilidad de llevar a cabo procedimientos manipulativos con seguridad, tanto para el manejador como para el animal, es importante para el desarrollo de muchos proyectos de investigación e incluso puede determinar el éxito o el fracaso del criadero (Galindo-Leal y Weber, 1998). La sujeción física y la contención química son los eventos más peligrosos y tensos en el manejo de rumiantes salvajes.

Métodos de contención física.

Captura mediante red de caída o tipo carpa.

Captura mediante red transversal. Captura mediante red de cañón.

Contención química.

Se conoce como contención química al uso de productos químicos generalmente anestésicos y

tranquilizantes, para lograr la inmovilización temporal de un animal. (Galindo-Leal y Weber,

1998).

La inmovilización se emplea tanto para trabajos en campo e investigaciones como para el traslado, cirugías y manejo (tratamientos, toma de muestras) de los animales, principalmente, y es sin duda, uno de los primeros obstáculos con los que se enfrenta el profesional al iniciar la práctica con animales silvestres (Sandoval, 1990).

La inmovilización farmacológica del venado cola blanca es frecuentemente difícil por problemas colaterales, tales como excitación, depresión respiratoria parálisis diafragmática, cambios de temperatura, timpanismo y regurgitación. La variación individual en la respuesta de las dosis recomendadas de las drogas es enorme y depende de muchos factores como son:

el temperamento del animal, estado fisiológico (gestación, lactancia en las hembras, celo en los machos), método de aplicación y posibles fallas del método. Esta respuesta individual al uso de los fármacos es muy difícil de predecir y por lo tanto, la mejor herramienta para solucionar las eventualidades que sin duda se presentarán es la experiencia del manejador (Galindo-Leal y Weber, 1998).

La mayoría de las veces es necesario estimar la edad y peso del animal, para dosificar la cantidad de anestésico necesario en la inmovilización. Los machos tienden a presentar un aumento constante de peso hasta los cinco años, mientras que las hembras tienden a estabilizar su aumento de peso alrededor de los tres años (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Drogas anestésicas y tranquilizantes.

Los fármacos utilizados para calmar (tranquilizar) y para capturar (inmovilizar) animales silvestres y/o sus combinaciones actúan en sitios diversos en el cerebro para producir efectos de calma (tranquilización) de depresión (sedación), de perdida de dolor (analgesia), de un estado similar al transe (inmovilización), perdida completa de la conciencia (anestesia) y con

efectos que producen parálisis a través del bloqueo de la transmisión de mensajes neuromusculares (relajantes musculares).

1. Clorhidrato de ketamina (KHCL) - Clorhidrato de xilacina (XHCL).

En varios trabajos realizados con venado cola blanca se menciona a la combinación de

ketamina y xilacina como contención química y anestesia respectivamente, empero la

contención química es una tranquilización, ya que la ketamina es un analgésico disociativo y la xilacina es un atarácico (Palazuelos et al, 1986).

El uso de Clorhidrato de Ketamina (KHCL) y clorhidrato de Xilacina (XHCL) en combinación, es quizá la mejor opción disponible en México para la anestesia de rumiantes silvestres. La Ketamina (Imalgen, Ketavet y Ketaset) es un potente anestésico disociativo y la Xilacina (Rompún) es un sedante alfa-adrenérgico con efectos miorelajantes. Su uso combinado ha sido ampliamente estudiado en muchos rumiantes silvestres con resultados satisfactorios (Galindo-Leal y Weber, 1998).

La dosis promedio empleada con inmovilizaciones satisfactorias es de 6.5mg/kg de de KHCL y 2.0mg/kg de XHCL. Las proporciones utilizadas varian de 2:1 hasta una proporción de 5:1 de KHCL y XHCL respectivamente (Galindo-Leal y Weber, 1998).

La dosis promedio empleada en animales de temperamento manso, reportada por Galindo-Leal y Weber (1998) es de 5.4mg/kg de KHCL y 1.2mg/kg de XHCL. La dosis promedio utilizada en animales de difícil manejo, reportada por los mismos autores, es de 7.7mg/kg de KHCL y 2.0mg/kg de XHCL. Los animales de temperamento manso requieren de dosis menores de la mezcla que los animales de difícil manejo. Los riesgos en la utilización de la contención química por lo regular se incrementan en animales de difícil manejo debido a que sufren de mayor estrés antes, durante y después de la captura (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Los tiempos de inducción, es decir, cuando los animales entran en la fase III del plano quirúrgico anestésico, se alcanza 8 o 10 minutos después de la inyección por vía intramuscular. Las dosis excedentes no aumentan la intensidad de la sedación sino la duración del efecto (Palazuelos et al, 1986). Los tiempos de recuperación son variables, no hay ninguna relación entre el peso del venado y la cantidad de KHCL-XHCL con el tiempo requerido para eliminar totalmente los efectos anestésicos. Estos efectos parecen estar regulados por otros factores como pueden ser el carácter, temperamento, condición física y estado fisiológico- reproductivo (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Algunos efectos del uso de la xilacina en los venados son: temblor muscular, bradicardia, taquicardia, bloqueo aurículoventricular, hipotermia, taquipnea, anorexia, salivación, apnea, parálisis de la lengua, diarrea, pérdida parcial del reflejo palpebral, corneal y podal, vocalizaciones por lo que cuando se utilice se tendrá el equipo de asistencia médico adecuado. No se le ha encontrado efecto negativo sobre la gestación, fecha de parto, peso al nacer o supervivencia, pudiéndose utilizar en hembras gestantes (Sandoval, 1990).

2. Clorhidrato de ketamina (KHCL) - Clorhidrato de detomidina (DHCL).

La detomidina (Domosedan) es un potente sedante y relajante muscular que logra un profundo estado de semi-inconsciencia a dosis mínimas y que, combinado con la acción anestésica disociativa de la Ketamina, es quizás la mejor opción para la inmovilización de los venados menos manejables o de temperamento difícil. Galindo-Leal y Weber (1998) reportan dosis de 30 a 100mg/kg de DHCL combinadas con dosis que van de 6 a 10 mg/kg de KHCL en los venados menos manejables con resultados satisfactorios. Los tiempos de inducción son de entre 8 y 12 minutos después de la inyección. Los animales regularmente alcanzan la recuperación total a los 45 minutos pero hay quienes permanecen hasta 3 horas.

No se recomienda que esta droga se use sola para la inmovilización de venados, dado que su aplicación dosis excesivamente altas (<100mg/kg) produce un profundo estado de medio inconsciencia, pero los animales no son inmovilizados totalmente, permaneciendo de pie y en ocasiones dando vueltas en círculos.

Antagonistas.

Entre los antídotos comúnmente utilizados para la xilacina se encuentra la yohimbina, su uso reduce el tiempo de postración; se emplean dosis de 0.1-0.2mg/kg vía intravenosa para revertir la xilacina y dosis de 152mcg/kg para revertir la medetomidina. La tolazolina, agente vasopresor y bloqueador antiadrenérgico, tiene un efecto de la misma intensidad que la yohimbina (Sandoval, 1990), se emplea en dosis de 2 a 4mg/kg intravenosa o intramuscular para revertir xilacina y la misma dosis para revertir medetomidina (Parás, 1991); la Yohimbina e Idasoxan pueden revertir efectivamente el efecto de la xilacina y detomidina, pero no son tan efectivos para medetomidina. Otro antagónico es Atipamezole a 1mg por 8 a 12 mg de

Xilacina vía intravenosa y a dosis de 2.7 a 6 g por mg de medetomidina empleada intravenosa o intramuscular o subcutánea.

Métodos para la aplicación de drogas y fármacos.

En general, la mayoría de los fármacos que se usan en venados cola blanca en cautiverio se

aplican por el método de inyección intramuscular remota. Solo los animales excesivamente mansos pueden, en ocasiones, inyectarse manualmente por dos personas (Galindo-Leal y Weber, 1998). Los cuatro sistemas de inyección intramuscular remota son el equipo Cap-Chur

con el rifle de CO2 de mediano alcance de Palmer (Palmer Chemical and Equipment Co. Inc.

Douglasville, Georgia, EUA), la cerbatana con dardos de aire comprimido y el “Jabstick” o

jeringa- bastón (Galindo-Leal y Weber, 1998) y la pistola de dardos “Teleinject” con cámara de aire que emplea 3.5 libras de presión (Cervera, 1998; Hurtado, 1998 y Murcia, 1989).

3.11.Plan de Manejo.

El plan de manejo es un documento técnico operativo de las UMA´s sujeto a aprobación de la

SEMARNAT antes de su funcionamiento. Servirá como guía del Responsable Técnico de la UMA. Incluiye objetivos específicos, metas a corto, mediano y largo plazo, e indicadores de éxitos; así como la descripción física y biológica e infraestructura del área; calendario de actividades; medidas de manejo del hábitat, poblaciones y ejemplares, medidas de contingencia; mecanismos de vigilancia; métodos de muestreo; medios y formas de aprovechamiento y sistema de marcaje para identificar a los ejemplares, partes y derivados que sean aprovechables de manera sustentable. Va acompañado de una Bitácora en la cual se registren todas las actividades y eventos ocurridos que permitan evaluar el cumplimiento de los objetivos y las metas planteados en el plan de manejo, o en su caso modificar las estrategias del manejo, si se considera necesario, para lograr el éxito de la UMA.

Para que el plan de manejo sea aprobado y autorizado, debe garantizar la conservación de los ecosistemas, sus elementos y la viabilidad de las poblaciones de especies existentes dentro de la UMA, con énfasis en aquellas que serán sujetas a algún tipo de manejo y/o aprovechamiento. El incumplimiento de los criterios que se requieren para registrar y desarrollar la UMA reciben como sanción inmediata la cancelación, suspensión o en su caso la revocación de la tasa de aprovechamiento (LGVS, 2000).

4.

MATERIALES Y MÉTODOS.

La elaboración del plan de manejo de venado cola blanca consistió en dos fases, una de gabinete y una de campo. La primera comprendió revisión de literatura acerca de las generalidades de la especie, se identificó qué subespecie corresponde al área de establecimiento de la UMA y se procedió a investigar acerca de sus requerimientos nutricionales, hábitos alimentacios, reproducción, enfermedades, manejo, contención física y química, traslado y movimiento de ejemplares. Esta información se consultó en libros, tesis, memorias de simposios y boletines de la biblioteca de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh); posteriormente, en Internet, en fuentes oficiales de México, se procedió a revisar la normatividad oficial relacionada al Registro de Plan de Manejo de las UMA, para desarrollar correctamente el plan de manejo y cumplir a detalle cada una de los puntos establecidos y no omitir algún requisito, asimismo se consultaron los requerimientos en cuanto a construcción de instalaciones y planes de contingencia. Posteriormente se investigaron los aspectos físicos, biológicos y ambientales de la zona de establecimiento.

En la segunda fase se realizaron recorridos de campo con la finalidad de conocer las condiciones tanto físicas como ambientales de dicho lugar; identificar la vegetación (composición y asociaciones), tipo y uso de suelo, hidrología existente y compararla con la de la revisión bibliográfica consultada; marcar puntos estratégicos para delimitar la zona de establecimiento y; realizar un levantamiento topográfico del posible lugar de establecimiento de las instalaciones necesarias para la UMA. Los puntos para delimitar la zona se marcaron utilizando un geoposicionador global (GPS), el levantamiento se hizo con brújula y cinta métrica, los datos obtenidos en ambas actividades se procesaron en un software (Autocad) y con ello se delimitó de manera digital la zona de establecimiento de las instalaciones de la UMA y se obtuvo su área. La información obtenida en las etapas anteriores se analizó, y con lo observado en campo, se determinó el tipo de plan de manejo a desarrollar (semi cautiverio) para el establecimiento de la UMA, pues dicho plan es requisito esencial para el registro de la UMA ante SEMARNAT. Para la elaboración de la propuesta de plan de manejo se contemplaron los aspectos ambientales, la infraestructura existente, las características y necesidades de la especie a establecer. El plan de manejo incluye información acerca de las diferentes áreas de manejo para los ejemplares y programas de conservación y manejo.

5.

RESULTADOS

5.1. Plan de manejo de la UMA.

El plan de manejo es de tipo adaptativo, es decir con la flexibilidad de mejorarse según

cambien las condiciones tanto de las poblaciones bajo manejo como ambientales, y de acuerdo a los reglamentos y lineamientos legales correspondientes.

5.1.1. Objetivos del Plan de Manejo. Objetivos generales:

  • 1. Ser un banco de germoplasma de la especie de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) en el corredor biológico de la Reserva de la Biosfera Barranca de Metztitlán

  • 2. Promover la conservación en confinamiento del venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) mediante un manejo y aprovechamiento sustentable de carácter no extractivo y comercial de sus derivados.

  • 3. Impulsar un modelo de manejo sustentable que visualice a la observación de fauna silvestre como recurso natural turístico susceptible de aprovechamiento no extractivo para generar el desarrollo sustentable comunitario tanto rural como urbano, en las áreas incluidas especialmente en espacios naturales de interés para la conservación como lo son las Áreas Naturales Protegidas.

  • 4. Conservar el hábitat natural del venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) en la región.

Objetivos específicos:

1.1 Reproducir en condiciones de semi cautiverio la especie de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) con fines de repoblación en la región. 2.1 Aprovechar de manera sustentable y de forma no extractiva el venado cola blanca

(Odocoileus virginianus mexicanus) con fines de ecoturismo y educación ambiental. 2.2 Obtener ingresos económicos alternativos por la venta de las cornamentas del venado cola blanca. 3.1 Atraer al turismo de naturaleza mediante el servicio turístico “observación de fauna silvestre” que muestra la variedad tanto faunística como paisajística del lugar.

3.2 Incrementar la sensibilidad de la población rural hacia la fauna silvestre y acrecentar la conciencia conservacionista de las comunidades (rurales locales y aledañas) que se benefician de este recurso natural a través de la apreciación del mismo. 3.3 Generar y divulgar conocimientos prácticos y tecnológicos que permitan el respeto, la protección, preservación administración y aprovechamiento sustentable de la biodiversidad de la UMA, en particular de la especie de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus).

5.1.2. Metas. Corto plazo (1-2 años):

  • Construcción y equipamiento de la infraestructura mínima necesaria (camino de acceso, área administrativa, área de almacenes, cisterna y corral de cuarentena) en el área de la UMA destinada al establecimiento de dichas instalaciones.

  • Establecimiento confinado de dos hatos reproductivos de venado cola blanca (Odocoileus virginianus mexicanus) conformados cada uno por dos hembras reproductivas (una madura y una primeriza) y un macho reproductor.

  • Sobrevivencia mayor al 90% de los venados formadores del pie de cría inicial.

  • Realización mensual de dos pláticas relacionadas a educación ambiental, a las poblaciones cercanas al establecimiento de la UMA, haciendo énfasis en la importancia de la conservación y aprovechamiento no extractivo de los recursos naturales, principalmente de la fauna silvestre local y la especie establecida en la UMA (Odocoileus virginianus mexicanus).

Mediano plazo (3-5 años):

  • Construcción y equipamiento de tres corrales de crianza (uno para machos reproductores, uno para hembras reproductoras y uno para manejo y observación) de un corral individual, manga de manejo y torre de observación en el área de la UMA destinada al establecimiento de dichas instalaciones.

  • Sobrevivencia de los cervatillos nacidos en la UMA mayor al 90% por lo menos durante sus primeros 18 meses de vida.

  • Duplicar la población inicial de ejemplares de venado cola blanca bajo manejo confinado.

  • Aprovechamiento económico anual de manera sustentable de las cornamentas de los venados existentes en la UMA a partir de los meses de juli-agosto.

  • Obtención de incentivos económicos por el cobro de manera independiente a las actividades turísticas que ofrece la UMA, de la visita controlada a los corrales de manejo de los venados para fomentar y promover su conservación.

  • Intercambio dos machos jóvenes nacidos en la UMA por otros dos máchos jóvenes reproductores para renovar la sangre en la UMA y evitar consanguinidad en la población.

  • Participación en los proyectos de repoblación de la especie que promueva la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Largo plazo (5-10 años):

  • Incremento de hasta 4-5 veces (25-30individuos) la población inicial de ejemplares de venado cola blanca en la UMA fuera de confinamiento.

  • Tasa de producción constante (8 individuos por año, aproximadamente).

  • Liberación anual dentro del predio del 25% de los venados producidos en la UMA a partir del tercer ciclo de reproducción.

  • Monitoreo mensual de la abundancia de las poblaciones liberadas dentro de la UMA para evaluar los efectos de la liberación al medio silvestre.

5.1.3. Indicadores de éxito. Ecológicos:

  • Porcentaje de sobrevivencia de cervatillos superior al 90%.

  • Incremento anual de población igual o mayor al 70%.

  • Pérdidas de la población libre y en confinamiento por enfermedades, depredadores y actividades humanas inferior al 10%.

  • Eliminación total de ganado bovino en la UMA

  • Mantenimiento de la cobertura vegetal existente en el predio.

  • Incremento de la superficie de hábitat del venado cola blanca a través de la integración de predios aledaños en el manejo de la especie de fauna silvestre.

Económicos:

  • Percepción de ingresos económicos a la UMA por concepto del cobro de visitas mensuales de observación y fotografía de venados en cautiverio.

  • Ingresos por venta anual del total de cornamentas producidas en la UMA.

Sociales:

  • Creación de cinco empleos temporales semestralmente.

  • Contratación en un 80% del personal de la UMA aledañas a la UMA.

  • Integración de manera semestral de un grupo de voluntarios de 5 personas interesadas en el cuidado y manejo del venado cola blanca.

  • Audiencia mínima de 40 personas en cada plática impartida a las comunidades aledañas a la UMA sobre la importancia de la conservación y aprovechamiento no extractivo de los recursos naturales.

5.1.4. Ubicación.

El predio de la UMA en el que se establecerán las instalaciones para la crianza de venado cola

blanca (Odocoileus virginianus) se ubica cerca de la ex Planta Hidroeléctrica de Coacoyunga, parte media o zona principal de servicios del “Turismo Alternativo Barranca de Aguacatitla” en la comunidad de Aguacatitla, Municipio de Huasca de Ocampo; dentro de la zona de amortiguamiento de la RBBM, en la subzona de Aprovechamiento Sustentable de Recursos Naturales. (Figura 3). En el ámbito regional, el predio se encuentra incluido en lo que se denomina el Corredor Turístico de la Montaña.

Económicos :  Percepción de ingresos económicos a la UMA por concepto del cobro de visitas

Figura 3. Ubicación del proyecto en la Reserva de Biosfera Barranca de Metztilán.

El Municipio de Huasca de Ocampo se encuentra localizado entre las coordenadas geográficas 20º 21y 20º 06de latitud norte; 98º 38’ y 98º 27’ de longitud oeste del meridiano de Grenwich; a una altitud media de 2100 m s.n.m.; colinda al norte con el Estado de Veracruz, al sur con los Municipios de Tulancingo y Omitlán de Juárez, al este con el Municipio de Acatlán y al oeste con los Municipios de Atotonilco el Grande y Omitlán de Juárez (Montes,

2007).

  • 5.1.5. Aspectos abióticos.

Clima. Los tipos climáticos corresponden al templado y semiseco, representado por la letra C y B. El subtipo climático que corresponde a esta región, es templado subhúmedo con lluvias en verano, cuya fórmula es C (w0)(w) y semiseco templado con verano cálido, cuya fórmula es BS1kw(w), según el sistema de clasificación climática de Köppen modificado por García. Temperatura. La temperatura media anual es de 15.3 ºC; el mes más cálido es mayo con 18.1 ºC; el mes más frío es enero con 12.6 ºC. Precipitación. La precipitación media anual es de 855 mm, siendo el periodo de lluvias desde junio hasta septiembre; el mes más seco es febrero con 7.3 mm de precipitación; el mes más lluvioso es en septiembre con 175.0 mm de precipitación. Balance hídrico (evaporación y evapotranspiración). Con base en el climograma de la Estación de Huasca de Ocampo, es posible asegurar que durante la mayor parte del año no existe déficit hídrico en la zona, si acaso, se pueden presentar en los meses de febrero y marzo, que coinciden con la época de menor precipitación. (García, 2005). Por cuanto toca a días con helada son muy pocos, no superiores al intervalo 10-20 por año.

  • 5.1.6. Geología y geomorfología.

Características litológicas. El predio se localiza en la Barranca de Regla, en el Municipio de Huasca de Ocampo, el cual se encuentra ubicado sobre dos provincias fisiográficas: el Eje Neovolcánico que ocupa el 85% de la Superficie Municipal, desde su porción centro hasta el sur y, la parte norte que corresponde a la Sierra Madre Orienta que ocupa el 15% restante en la denominada Barranca de Metzitlán. Asimismo, se localiza en la Sierra de Pachuca y por lo tanto, el sustrato geológico corresponde al origen de este sistema montañoso, que es el volcánico; su origen se ubica en el Periodo Terciario (Oligoceno) Superior (García, 2005).

Características geomorfológicas y topográficas. El predio se ubica en una barranca de

origen volcánico con pendiente moderada y altitud media de 1900 m.s.n.m

La pendiente

.. media del terreno es del orden de 30%, con fluctuaciones desde 20% a 75% de pendiente en la porción oriental del predio. La exposición general del sitio es oeste. El predio se encuentra sobre la provincia fisiográfica que corresponde a la sierra Madre Oriental en la denominada Barranca de Metztitlán (García, 2005).

  • 5.1.7. Tipo de suelo.

El tipo de suelo que se encuentra en el predio es derivado de los sustratos volcánicos que subyacen en el sitio. Los vertisoles son suelos típicos de áreas son estación seca y lluviosa, son

fértiles, agrietados durante la sequía, exhiben problemas de drenaje, cuando están secos son muy duros. En las planicies y altura suaves así como una parte de la barranca, se encuentran suelos de tipo vertisol pélico, estos suelos son fértiles y por lo tanto productivos, presentan grietas anchas y profundas en épocas de sequía debido al dominio de arcillas pesadas (García,

2005).

  • 5.1.8. Uso Actual de suelo.

El uso del suelo en el predio se encuentra definido primordialmente por la cobertura forestal y

la infraestructura existente. La gran parte del predio presenta un uso forestal con vegetación de matorral xerófilo y vegetación ribereña en las cañadas, así mismo, existe el uso urbano representado por la infraestructura que presenta el predio como son cuartos de máquinas, bodegas y vasos de almacenamiento de lo que fueron las plantas hidroeléctricas Coacoyunga y San Sebastián (Figura 2) (CONANP, 2003).

  • 5.1.9. Hidrología.

Hidrología Superficial. Desde el punto de vista hidrográfico, el predio tiene una ubicación privilegiada puesto que es rico en corrientes y cuerpos de agua, también existen manantiales de caudal intermitente y permanente, tributando a la cuenca del río Amajac y la subcuenca del río Metztitlán; ambas vertientes de la cuenca del río Moctezuma de la Región Hidrológica 26 del río Pánuco. El coeficiente de escurrimiento oscila entre 10 y 20% anual. Este valor se puede modificar puesto que depende de factores como la pendiente del terreno, la cobertura vegetal y sobre todo las prácticas de manejo realizadas (CONANP, 2003).

Hidrología subterránea. Esta región pertenece a la unidad geohidrológica de material consolidado, la cual está constituida por rocas sedimentarias, ígneas y metamórficas; por lo general, todas estas rocas forman las partes topográficamente más altas y abruptas de la zona. Las rocas ígneas que predominan son las volcánicas terciarias y cuaternarias, la permeabilidad que llegan a presentar es debido al fracturamiento natural que presentan; configuran una topografía con desniveles bruscos que limitan sus características hidrológicas (García, 2005).

5.1.10. Aspectos bióticos. Composición florística. El tipo vegetación predominante en el predio es matorral xerófilo (Matorral crassicaule de Cephalocereus senilis y Matorral crassicaule de Cylindropuntia imbricata) y vegetación ribereña. El estrato arbóreo está constituido principalmente por C. imbricata, Opuntia streptacantha, O. leucotricha, Prosopis laevigata, Cephalocereus senilis, Yucca filifera, Myrtillocactus geometrizans, Eysenhardtia polystachya, Senna polyantha, Karwinskia humboldtiana, Montanoa tomentosa, Xanthifolia, Amelanchier denticulata y Quercus laeta. El estrato arbustivo es muy diversificado observándose las siguientes especies:

Satureja mexicana, Brickellia veronicifolia, Brickellia secundiflora, Iresine aff, calea, Iresine schaffneri, Iresine grandis, Dalea aff, lutea, Dalea aenigma, Croton ciliato-glanduliferus, Coreopsis metuka, Stevia tomentosa, Zaluzania augusta, Eupatorium scorodonioides, Condalia mexicana y Randia capitata. En el estrato herbáceo es posible reconocer la presencia de plantas representativas de las familias Leguminosae, Compositae, Labiatae y Gramineae. Dentro de las epífitas sobresalen Tillandsia usneoidesy dentro de las trepadoras Ipomoea purpurea. La vegetación ribereña está reperesentada principalmente por Salix humboldtiana, Platanus mexicana, Annona cherimola y Fraxinus udhei (CONANP, 2003).

Fauna. La fauna silvestre es poco visible en el predio; sin embargo, su presencia se evidencia porque es posible encontrar rastros de algunas especies en distintos lugares. La fauna invertebrada está integrada por una gran variedad de insectos y arácnidos, mientras que la vertebrada que se encuentra presente incluye peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

En relación a los anfibios, se encuentran tres familias, con una especie cada una: Pelobatidae (Spea hammondi multiplicata) y Leptodactylidae (Hylactophryne a. augustini) propias de

matorral

xerófilo,

en

tanto

que

la

familla Hylidae (Hyla

miotympanum) se distribuye

preferentemente en arroyos y manantiales, esta última especie es endémica de México

(CONANP, 2003).

Los reptiles característicos del área, pertenecen al orden Squamata, subórdenes Lacertilia y Ophidia. Su distribución es amplia debido a que sus ciclos de vida y tipo de actividad los hacen comunes a regiones de clima seco semihúmedo, de suelos pedregosos, con topografía accidentada, escasa vegetación y áreas abiertas, como las de la zona, ya que estas condiciones les permiten hallar microhábitats adecuados que facilitan su alimentación y reproducción. Se encuentran asociados principalmente a vegetación herbácea y sustrato rocoso. Los reptiles más frecuentes son las culebras (Thamnophis proximus rutiloris) y víboras de cascabel (Crotalus atrox) (CONANP, 2003).

Las aves es el grupo de vertebrados mejor representado, ya que de acuerdo al trabajo de campo y al listado faunístico realizado por Mancilla (1988) cuenta con 188 especies aproximadamente. La diversidad de este grupo en el área de la Reserva se puede atribuir a que muchas de ellas son migratorias, lo cual se confirma con el registro de aves con hábitos acuáticos. Las características del área de la Reserva, específicamente la Laguna de Metztitlán, le permiten aparecer como una zona de resguardo temporal apropiada para la avifauna migratoria acuática. La distribución de estas 188 especies es variada, ya que abarca áreas peñascosas y montañosas, lugares cercanos a cuerpos de agua, sitios propiamente acuáticos y en las zonas agrícolas, dependiendo de los tipos de vegetación para su supervivencia, encontrando sitios para anidar, descansar y alimentarse. Algunas especies participan en la polinización y dispersión de semillas de las plantas de las que se alimentan. Está representada entre otras especies por: zopilote común (Coragyps atratus), zopilote aura (Cathartes aura), gavilán de cooper (Accipiter cooperi), gavilán pecho rufo (Accipiter striatus), aguililla cola roja (Buteo jamaicenis), carnícalo americano (Falco sperverius), paloma ala blanca (Zenaida asiatica), paloma huilota (Zenaida macroura), tórtola cola larga (Columbina inca), tórtola coquita (Columbina passerina), búho carnudo (Bubo virginianus), colibrí pico ancho (Cynanthus latirostris), colibrí lucifer (Calothorax lucifer), carpintero mexicano (Picoides scalaris), mosquero lampiño (Camptostoma imberbe), pibí tengo frío (Contopus pertinax ),

mosquero (Empidonax sp.), papamoscas negro (Sayornis nigrans), mosquero cardenal (Pyrocephalus rubinus), alcaudón verdugo (Lanius ludovicianus), cuervo común (Corvus corax), golondrina tijereta (Hirundo rustica), carbonero cresta negra (Baelophus bicolor), baloncillo (Auriparus flaviceps), chivirín cola oscura (Thryomanes bewickii), chivirín barranquero (Catherpes mexicanus), perlita azul-gris (Polioptila caerulea), clarín jilguero (Myadestes occidentalis), cenzontle norteño (Mymus polyglottos), cuitlacoche pico curvo (Toxostoma curvirostre), capulinero negro (Phainopepla nitens), chipe corona anaranjada (Vermivora celata), chipe coronado (Dendrioca coronata), chipe negro-amarillo (Dendrioca townsendi), chipe gorra rufa (Basileuterus rufifrons), tángara encinera (Piranga flava), toquí pardo (Pipilo fuscus), gorrión pálido (Spizella pallida), gorrión ceja blanca (Spizella passerina), gorrión de Lincoln (Melospiza lincolnii), pico gordo tigrillo (Pheuticus melanocephalus), colorín azul (Passerina cyanea), bolsero de Wagler (Icterus wagleri), gorrión mexicano (Carpodacus mexicanus), jilguero dominico (Carduelis psaltria) y gorrión casero (Passer domesticus) (CONANP, 2003).

La topografía abrupta y variada de la zona permite la formación de cuevas y oquedades que sirven de madrigueras y lugares de descanso, con un microambiente adecuado a mamíferos pequeños como murciélagos (Leptonycteris curasoae, Sturnira ludovici, S. lillium, Dermanura azteca, Glosophaga soricina, Choeronycteris mexicana, pertenecientes a la familia Phyllostomatidae, así como otras especies pertenecientes a las familias Mormoopidae, Natalidae, Vespertilionidae y Molossidae); conejos (Sylvilagus floridanus), zorras (Urocyon cinereoargenteus), ardillas de pedregal (Spermophilus variegatus), tlalcoyote (Taxidea taxus), tlacuaches (Didelphis virginiana), onzas (Mustela frenata) cacomiztle (Basariscus astutus), gato montés (Lynx rufus), rata de campo (Peromyscus spp.), zorrillos (Mephitis macroura), coyote, (Canis latrans) entre otros que están asociados a vegetación xerófila y sustrato rocoso; (Peromyscus boylii) está asociado a vegetación herbácea; no obstante la distribución de los mamíferos en el área no se restringe a estos hábitats, ardilla gris, (Spermophilus variegatus); tuzas, Pappogeomys sp. y ratones de campo (Peromyscus sp.) se encuentran en zonas colindantes con el valle agrícola, llegando inclusive a constituir severas plagas en los cultivos (CONANP, 2003).

Cabe señalar que los murciélagos Pteronotus parnelli y Leptonycteris nivalis, así como las ardillas Sciurus aureogaster y Spermophilus mexicanus, presentes en el área del proyecto son especies endémicas de Mesoamérica resaltando la importancia de la conservación de esta zona, como reservorio genético de sus poblaciones (CONANP, 2003).

Aunque los habitantes de la zona mencionan la presencia ocasional de otras más, como el puma (Puma concolor) y el tigrillo (Leopardus wiedii), no se tienen evidencias de ellos (CONANP, 2003).

5.2. Plano de la UMA señalando las diferentes áreas de manejo para los ejemplares de vida silvestre.

5.2.1. Distribución de las construcciones en el predio.

Para mantener venados en cautiverio se requiere de instalaciones adecuadas que eviten la salida de los venados, pero que proporcionen un ambiente seguro y agradable para los mismos, eviten la entrada de depredadores, faciliten las actividades de manejo de los animales con un mínimo de perturbación, y sean accesibles y de fácil mantenimiento para las personas que harán uso de las mismas. Generalmente, se busca que su construcción y mantenimiento sean económicos. Un buen diseño de instalaciones para cautiverio permitirá reducir al mínimo las lesiones y traumatismos que son una de las causas principales de muerte (Galindo-Leal y Weber, 1998).

El venado generalmente muestra un comportamiento de huida y guardarse ante cualquier sonido, persona, objeto o presencia de algún animal, por lo que el diseño de un criadero intensivo debe basarse en alojamientos o dormitorios que también funcionen como refugios ante las inclemencias del clima (Villareal, 2000).

Aun cuando se les considera como animales que requieren de amplias extensiones, en realidad pueden compartir un corral con varios individuos de su misma especie cuando estos crecen juntos, por lo que es necesario definir una densidad poblacional apropiada para brindar comodidad y seguridad (Villareal, 2000). Según Verme y Ullrey (1984) cada venado requiere de un espacio vital de 32m 2 . en cautiverio.

El predio contará con los servicios de energía eléctrica, abasto de agua potable, teléfono, si hay disponibilidad, u otro medio de comunicación, fosa séptica y se construirán las siguientes instalaciones:

  • 5.2.1.1. Área administrativa.

Consistirá en un local suficientemente amplio en el cual se encuentren tres módulos, un para recepción y servicio al público; otro para los médicos veterinarios y un más para la sección secretarial y servicios de computo del administrador del área, el cual contará con un espacio debidamente ubicado con mobiliario y equipo para servicios secretariales, archivo y cómputo, en este último tendrá instalado un programa, el cual contendrá, por lo menos, los siguientes datos: origen de los animales, propietario, número y fecha de ingreso a la UMA, folio del certificado zoosanitario, folio de las constancias, número de fleje, de corral de ingreso, tratamientos, pruebas, vacunaciones en UMA, número de certificado zoosanitario de reembarque, destino, propietario final. Además contará con los servicios sanitarios higiénicos y adecuadamente equipados, los cuales serán en cantidad y ubicación suficientes para el personal que labora en la unidad y para el público usuario de la unidad; para su construcción se sugiere utilizar ecotecnías como la de los sanitarios ecológicos secos, para minimizar la contaminación ambiental del lugar. En la construcción de dichas instalaciones se utilizarán diseños de arquitectura del paisaje o bioarquitectónicos, que se integran en el terreno y el especio del lugar (Figura 4).

  • 5.2.1.2. Área de almacenes.

Se compondrá de un local techado, seguro y debidamente protegido, de tal manera, que no esté

expuesto a contaminaciones. Contará con los siguientes almacenes: almacén para la conservación de alimentos de los animales; almacén para desinfectantes, garrapaticidas, medicamentos químicofarmacéuticos, biológicos y de laboratorio necesarios; almacén para equipo y materiales necesarios para la prestación de servicios y tratamientos, asimismo, contará con botiquines de primeros auxilios tanto para los animales como para las personas.

Figura 4. Dristribución de las construcciones en la UMA. 69

Figura 4. Dristribución de las construcciones en la UMA.

5.2.1.3.

Área de servicio a los animales.

Consistirá en un área de cuarentena, un área limpia (corrales, manga de manejo, corral de de

lactancia y experimentación y rampa de embarque al exterior) y una enfermería (área segura, protegida, limpia y perfectamente desinfectada en la cual se atenderán a los animales lesionados, contará con equipo quirúrgico, equipo de laboratorio y refrigerador).

  • 5.2.1.4. Área de servicios generales a los animales.

Consiste en: pozo y/o cisterna, contará con suficiente agua potable para los servicios del personal y de los animales, asimismo, para garantizar el aporte de agua es necesario que se disponga de una cisterna con capacidad de 72.5 m 3 , en caso de que el aporte de agua no sea el suficiente, la cisterna tendrá la capacidad de acuerdo al gasto de las instalaciones, contará con un sistema de captación de agua pluvial; estercolero, para la recolección y tratamiento de las excretas de animales, el estercolero tendrá capacidad suficiente, ubicándolo donde no existan riesgos de contaminación de mantos freáticos, de alimentos y de los humanos.

  • 5.2.1.5. Delimitación del predio.

Las instalaciones del predio estarán delimitadas por malla de alambre tipo ciclón, de una altura mínima de 3 m existiendo una zona muerta de un mínimo de 5 m entre ésta y los corrales. Todas las áreas estarán debidamente identificadas con señalamientos, y dentro de su distribución y/o instalaciones, se impedirá que tengan acceso entre sí o contacto directo entre éstas por medio de cercas, bardas y pasillos, además, en este caso tendrán puertas que al abatirse, conduzcan a los animales al área específica, evitando que puedan desviarse a otras y sin que signifique algún riesgo zoosanitario.

  • 5.2.1.6. Otras construcciones.

Por las condiciones físicas de la UMA y construcciones que presenta: ubicación sobre una ladera, dificultad de acceso por lo accidentado del terreno, pendientes muy pronunciadas, vasos almacenadores de agua, un canal recolector de agua en mal estado a lo largo de la ladera, en tramos derrumbado, en tramos azolvado, y a fin de minimizar los efectos negativos que sobre el ambiente, los recursos naturales, la flora y la fauna silvestre pudieran causar las obras y actividades a desarrollar para el establecimiento del área de manejo y aprovechamiento del venado cola blanca, se realizarán las siguientes obras, indispensables, para la conservación y mantenimiento del ANP: construcción de presas de gaviones aguas arriba del predio del área

en la que se establecerán los corrales de crianza; realizar, en el predio en el que se establecerán los corrales de crianza, un canal de desagüe con pendiente hacia el río, para impedir durante la temporada de lluvias encharcamientos indeseables para el manejo y salud de los animales; cubrir o tapar en ciertas partes, nunca rellenar, el canal que se encuentra dentro del predio y que va paralelo a la ladera con la finalidad de proteger a los venados, que en un futuro se liberen, de posibles lesiones por caídas accidentales en dicho canal.

  • 5.2.2. Tipo de cercado de los corrales de cría.

El venado cola blanca es capaz de brincar alturas de hasta 2.10 metros (Kirkpatrick y Scanlon, 1984; Haigh 1992), por lo que es absolutamente necesario cercar el corral principal cuando menos con una altura de 2.70 metros. Para lo cual se sugiere utilizar malla venadera (galvanizada) calibre 14 reforzada preferentemente (2.44 mts de altura), adicionalmente colocarán dos hilos de alambre de púas con una distancia de 15 cm entre ellos, a partir del final de la malla venadera y, por último se colocará un hilo de alambre liso con una inclinación de 45° hacia el interior del corral, con lo que se obtendrá una altura final de 2.90 metros.

Para el sostén de la malla pueden utilizarse tubos de acero, o bien, los postes de la tela pueden hacerse con materiales de la región con maderas de larga duración a la intemperie como son el cedro (Cupressus spp.) o el junípero (Juniperus spp.). La distancia entre los postes no será mayor de 3 metros para lograr una correcta tensión de la tela. Es importante reforzar los postes de cada esquina para mantener firme la cerca, para lo cual se recomienda colocar soportes por fuera de la cerca para evitar que el venado trate de escalar.

Un aspecto importante de los encierros es la necesidad del absoluto control de los depredadores, su exclusión se logra con una tela lo suficientemente cerrada o reforzada con alambre en los primeros 1.5 m de altura y con un tramo de 50 cm de tela a ras del suelo exterior del perímetro del corral con la finalidad de que dichos depredadores no excaven.

  • 5.2.3. Dimensiones y características de corrales, encierros y áreas de cuarentena.

Los

corrales

interiores

o

alojamientos

para

los

venados

presentarán

las

siguientes

características:

 
  • Proporcionar a los animales el espacio suficiente para permitir su alimentación, bebida, descanso y ejercicio.

  • Protección contra los depredadores y las inclemencias del tiempo.

  • Facilidad de acceso a los distintos corrales, por medio de diferentes puertas.

  • Permitir limpieza con facilidad y seguridad sin que represente gastos excesivos.

En la cría del venado en confinamiento, es importante realizar un manejo en grupos o en lotes, con el afán de efectuar un menor manejo zootécnico (Valencia et al., 1998). Entre los aspectos que se consideran están: la edad, el peso, el sexo y el estado fisiológico, además de separar a los animales enfermos o lesionados. Sin embargo, entre más lotes será necesario contar con más instalaciones, y posiblemente un mayor manejo en la especie, por ello, se propone formar hatos de: hembras reproductoras, machos reproductores (sementales), jóvenes recién destetados -neonatos- (separados por sexos), venados mayores a 1 año de edad - cervatillos- (separados por sexos).

Con este manejo se reducen en gran medida las peleas que protagonizan los machos, por ocupar un territorio y por la posesión de las hembras que están en celo. Cada corral tendrá un área adicional para brindar un mejor espacio vital, para la realización de su reproducción y movilidad (área de esparcimiento o ejercicio).

Los corrales estarán dispuestos de tal manera que cada lote quede colindante pero aislado de los otros por medio de la misma malla con que se construyan dichos corrales para que se evite el contacto entre animales de un corral a otro; y cada corral tendrá acceso individual a la manga de manejo, evitando también posibles contactos con animales que circulen por los pasillos de conducción. Tendrán superficie mínima a razón de 32 m 2 de espacio por animal, contarán con comederos, bebederos, sombreaderos, desagües y letreros para su identificación, entre corral y corral, contarán con sus respectivas puertas para manejo y conducción de los venados.

Los pisos de los corrales serán de tierra mezclada con arcilla (hojarasca, paja) tendrán la compactación, pendiente y permeabilidad necesaria para evitar encharcamientos o lodazales,

asimismo tendrán declives adecuados hacia canaletas de desagüe que confluyan a los drenajes. La desinfección se realizará cada mes por medio del rociado de líquido anti ecto parásitos de ganado bovino (Neguvon de Bayer).

Los pasillos que conducirán a los venados a los corrales de estancia o a alguna trampa (caja transporte), serán de 0.45-0.40 mts. de ancho, lo que evitará que se den la vuelta, la altura a manejarse de la malla será como máximo 2.5 mts., con puertas abatibles con medidas similares de longitud.

Corrales de cría: Se construirán dos corrales de cría para el establecimiento de los venados, de los cuales uno será para las hembras reproductoras y el otro para los machos reproductores (sementales).

Corral de lactancia y observación: Consistirá en un corral el cual será utilizado para alojar a los jóvenes recién destetados (neonatos), a los venados de un año de edad en adelante (cervatillos) y para realizar experimentación de estudios complementarios sobre fisiología, genética y nutrición.

Corrales individuales: Se construirán dos corrales individuales de 36m 2 ., en los cuales se colocarán a los recién nacidos para realizar su crianza artificial en caso de ser necesaria, a los animales sumamente agresivos, lesionados o sementales. Cabe hacer mención que ciertos venados que no están acostumbrados al encierro, pueden ponerse nerviosos, y en algunos casos no logran acostumbrarse, así que no estarán mucho tiempo en estos corrales, 2 días máximo puede ser lo aconsejable para darse cuenta si se acostumbran.

Corrales pre-destete: Consiste en la construcción de un corral diseñado para los cervatillos con el fin de darle un alimento concentrado al que solo ellos tendrán acceso y realizar el destete con facilidad. En dicho corral se recomienda la instalación de puertas que solo permitan el paso de los pequeños cervatillos al corral diseñado para su alimentación pre- destete, que permanecerán siempre abiertos para que estén acostumbrados a pasar por ellos. Y cuando se desee hacer el destete simplemente se cerrarán las puertas atrapándolos en los

corrales donde serán criados aparte. Para el destete el manejo de los cervatillos se realizará en base a grupos del mismo sexo y edad, con lo que se disminuyen los ataques de los machos dominantes hacia los demás machos y hembras, comportamiento que describe Meliani (1991) en venados en cautiverio.

Manga de manejo: Contará con instalaciones para inspección, aplicación y lectura de la prueba de tuberculina, y estará integrada por una manga o pasillo de inspección, trampa y prensa. La manga o pasillo tendrá aproximadamente 10m de largo, con los laterales inclinados, de tal manera que vistos de frente tengan forma de "V", teniendo una anchura en su base, de 0.40-0.45 mts., en la parte superior una anchura de 0.70-0.84 mts., lo que evitará que se den la vuelta, la altura a manejarse será como máximo 2.5 mts. Es factible el uso de laterales verticales con un ancho de 0.40 mts. En ambos casos tendrán las puertas de corte necesarias, de tipo triángulo o de bandera. El material de construcción será preferentemente madera tratada. El piso será empedrado y cementado (Figura 5).

Rampa de embarque al exterior: Esta área contará con una rampa propia y no podrá ser utilizada por otros animales que no provengan del área limpia.

Área de cuarentena: El área de aislamiento contará con una rampa para desembarque de los animales que arriban a las instalaciones, la cual desembocará en un corral de recepción individual de 18 x 18 mts., el cual será construido con el mismo material y procedimiento que se indicó para los corrales de cría. Esta rampa se lavará y desinfectará después de cada lote desembarcado, al igual que el corral en el cual permaneció dicho lote.

corrales donde serán criados aparte. Para el destete el manejo de los cervatillos se realizará en

Figura 5. Manga de manejo.

El corral de cuarentena se ubicará en los límites de las instalaciones, separado lo más posible de los corrales de manejo, a una distancia mínima de 100mts del resto de las instalaciones y en un área del predio con la que se tenga el mínimo contacto. Quedará construido en dirección contraria a la dirección del viento y corrientes de agua que pasan por el resto de las instalaciones y por debajo del nivel del piso de las mismas, esto con la finalidad de evitar algún tipo de contaminación, de los animales que esten en los corrales de crianza, por alguna espora que vaya en el viento o agua y que provenga del corral de cuarentena. Los pisos de estos corrales serán de las mismas características que el piso de los corrales de crianza.

5.2.4. Características de los comederos y bebederos.

Los venados no requieren de gran infraestructura en cuanto a comederos y bebederos. Los comederos serán hechos con madera de 1/2 pulgada de espesor y con dimensiones de 180 x 40 x 30 cms. Teniendo forma de "pirámide truncada inversa" con capacidad suficiente para contener 1 bulto de alimento de 40.5 Kgs. y una paca de alfalfa acicalada de 25-30 Kgs (Figura 6). Es importante que los comederos estén lo suficientemente protegidos de la intemperie, por medio de tejabanes (Figura 7). Los bebederos se construirán con tambos de 200 litros de capacidad partidos por la mitad a todo lo largo y a los cuales se les sueldan unas

barras metálicas a manera de patas (Figura 8). Se pintarán para evitar que el agua se llene de lama en poco tiempo. Los tambos se lavarán y el agua se cambiará con cierta frecuencia. Es importante que los bebederos sean colocados en puntos opuestos a los comederos, para evitar que los animales ensucien el agua con alimento.

El corral de cuarentena se ubicará en los límites de las instalaciones, separado lo más posible

Figura 6. Paca de alfalfa acicalada de 30 Kg.

El corral de cuarentena se ubicará en los límites de las instalaciones, separado lo más posible

Figura 7. Comederos de madera para venados.

Figura 8. Bebedero de metal para venados. 5.2.5. Puertas. Las puertas de acceso a los corrales

Figura 8. Bebedero de metal para venados.

  • 5.2.5. Puertas.

Las puertas de acceso a los corrales estarán construidas con materiales de buena calidad ya que estas estructuras presentarán movimiento continuo, además de que algunas sufrirán el embate de los machos en la época de apareamiento al pulir sus astas; por lo que estarán reforzadas con un tirante. Por funcionalidad, durabilidad y poco mantenimiento requerido serán de tipo abatibles. Serán de 0.80 a 1.20 mts. de ancho y de 2.20 mts. de alto.

  • 5.2.6. Señalización.

En las colindancias del predio se colocarán letreros de lámina que indiquen los límites del predio, en todos estos se indicará el nombre de la UMA, su clave de registro ante la SEMARNAT y la leyenda “Prohibido el paso”. A la entrada del predio se colocará un letrero de 1.80 x 2.5 m indicando la zonificación del mismo, ubicación del área administrativa, área de almacenes, área de servicio a los animales y área de servicios generales a los animales, a la entrada de cada área antes mencionada, se colocarán letreros de madera con el nombre de cada una. Dentro del área de la UMA se colocaran letreros que indiquen las actividades permitidas, información relevante y áreas restringidas, en las cuales se colocará la leyenda “Prohibido el paso a personal no autorizado por el Responsable Técnico de esta Unidad”.

  • 5.2.7. Contenedores.

 

Con la finalidad

de

tener un

manejo

eficiente de los residuos sólidos, dentro de las

instalaciones de la UMA se colocarán contenedores de madera con letreros que indiquen el tipo de residuos que serán depositados al interior de cada uno. De esta manera existirán contenedores de para residuos sólidos orgánicos e inorgánicos cuya capacidad será de 90 litros (Figura 9).

Figura 9. Contenedores para residuos sólidos. 5.2.8. Torres de vigilancia y observación. Se cololacarán dos torres

Figura 9. Contenedores para residuos sólidos.

5.2.8. Torres de vigilancia y observación.

Se cololacarán dos torres de vigilancia y observación en los alrededores de las instalaciones la de UMA para que desde las mismas se pueda vigilar el predio, observar a los ejemplares que estén tanto en confinamiento como a los que estén fuera de los corrales de crianza una vez que se hayan liberado y detectar incendios forestales en época de secas. Dichas torres también serviran para que los visitantes puedan observar desde un lugar seguro a los ejemplares de

vida silvestre sin interferir en sus actividades (Figura 10).

La ubicación de cada una de estas torres tendrá en cuenta la seguridad, comodidad, algún medio de acceso y principalmente una alta visibilidad que libre cualquier objeto que se

encuentra por debajo de ella y que impida la visibilidad del área para su completa observación. Por este motivo se escogerán puntos de altura evitando la presencia de demasiados “puntos ciegos” o áreas no visibles que se encuentran ubicadas detrás de cerros u otros accidentes

naturales. Una de las torres se ubicará al noreste de las instaciones, a un costado de la entrada

principal y el área administrativa para que desde ella se pueda vigilar principalmente el acceso a las instalaciones y el corral de cuarentena. La otra torre se ubicará al suroeste de las instalaciones para desde ella observar tanto los corrales de crianza como el resto del área de la UMA en la que los animales liberados se refugiarán. Su estructura será de la mejor calidad de tubo de hierro galvanizado de 2 pulgadas como mínimo, de hierro angular preferentemente con mayor grado de acero o hierro con estructura de costanera, la forma de la torre puede ser cuadrangular (2 x 2 metros) con sus respectivos tensores o piramidal truncado (que es la mas

común). Con respectiva escalera y sus debidos descansos dependiendo de la altura de estas. La escalera será de tubo de hierro galvanizado de ¾ de pulgada, hierro angular o madera con baranda protectora, plataforma de descanso. Su altura será de 15 metros. La cimentación en las torres de detección será de base de concreto reforzado de 2.5 x 2.5 x 0.50 metros, como mínimo. Sobre la estructura se construirá una caseta preferentemente de madera de larga duración a la intemperie (Junniperus sp.) y resistente a las condiciones climatológicas del lugar o en su defecto metálica, donde permanente se encontrará un observador. La caseta de observación tendrá las siguientes características: el alto será como máximo de 2.45 metros, con un piso de madera o hierro corrugado con dimensiones mínimas de 3 x 3 metros, el techo será de madera o lámina galvanizada calibre 26 de 4 x 4 metros; con baranda perimetral de 1.2 metros de alto. Para las paredes se puede utilizar madera bien tratada o metal con ventanas levadizas de madera o metal, también se pueden utilizar ventanas secundarias corredizas de vidrio y una puerta de acceso a la baranda. Cada torre de observación debe poseer comodidad para el alojamiento tanto del vigilante como de los visitantes observadores y el equipo necesario para que el vigilante pueda observar el terreno, y en caso de incendio ubicar su origen y comunicar su existencia al Representante Técnico de la UMA. Por este motivo es imprescindible que en cada torre existan binoculares y/o telescopios, brújula de agrimensor, hojas cartográficas, mapas y equipo de comunicación (Radiotransmisor).

común). Con respectiva escalera y sus debidos descansos dependiendo de la altura de estas. La escalerae http://birdingeuskadi.blogspot.com/ Figura 10. Caseta de la torre de vigilancia y observación. 78 " id="pdf-obj-77-6" src="pdf-obj-77-6.jpg">
común). Con respectiva escalera y sus debidos descansos dependiendo de la altura de estas. La escalerae http://birdingeuskadi.blogspot.com/ Figura 10. Caseta de la torre de vigilancia y observación. 78 " id="pdf-obj-77-8" src="pdf-obj-77-8.jpg">

Figura 10. Caseta de la torre de vigilancia y observación.

5.2.9.

Estacionamiento.

Las instalaciones contarán con un estacionamiento a la entrada del acceso principal. A dicho estacionamiento tendrán acceso tanto los trabajadores de la UMA como los visitantes de la misma, además también funcionará como patio de maniobras para el desembarque de animales que lleguen a la UMA pues a partir de él se creará el acceso al área de cuarentena.

5.2.10. Programa de mantenimiento para cerca perimetral y corrales de crianza.

El mantenimiento de la cerca perimetral consistirá en recorridos semanales para detectar huecos tanto a lo largo como a lo alto de la malla venadera, así como también se observará la malla a ras del suelo para percatarse de que no existas hoyos entre esta y el suelo para evitar el paso de depredadores, por último también se revisará la tensión de la malla y la adecuada sujeción de los postes de la malla al suelo, que no estén sueltos o desprendidos; en caso contrario a lo anteriormente mencionado se procederá a anudar la malla, fijar los postes adecuadamente y tensionar la malla, según corresponda el caso.

5.3. Programa de conservación y manejo.

  • 5.3.1. Ciclo biológico de la Especie.

El cortejo inicia en el mes de diciembre; la época reproductiva se presenta en los meses de enero y febrero; la gestación dura alrededor de 200 días (7 meses), presentándose, por lo tanto, los nacimientos de cervatillos en los meses de agosto y septiembre; el periodo de lactancia es de alrededor 4 ó 5 meses, por lo que el destete, se presenta en los meses de diciembre a enero; las hembras y machos son fértiles aproximadamente a los 18 y 8 meses de edad respectivamente; y, los machos adultos se desprenden de sus cornamentas en el mes de junio. Ver cuadro 5.

Cuadro 5. Manejo y ciclo biológico de la especie.

EVENTO E F M A M J J A S O N D Reproducción Gestación Nacimiento
EVENTO
E
F
M A
M J
J
A
S
O
N
D
Reproducción
Gestación
Nacimiento
Destete
Crecimiento
Aprovechamiento
Relación de censos

Las celdas del mes de marzo y abril, correspondientes al evento de reproducción, se iluminaron en un tono más claro, porque según Galindo-Leal y Weber (1998) algunos machos jóvenes pueden llegar a preñar hembras adultas que por alguna razón no hubiesen quedado gestantes durante los primeros ciclos estrales de enero y febrero, existiendo la posibilidad de concebir durante marzo y abril, prolongándose el nacimiento hasta los meses de octubre y noviembre.

Se realizarán tres censos al año para un control de la población. El primero se llevará a cabo en el mes de junio, antes de los nacimientos; el segundo se realizará en el mes de octubre, cuando las hembras ya hayan dado a luz, y se pueda medir con mayor confiabilidad el porcentaje de sobrevivencia de cervatillos, para que de esta manera queden integrados en este censo los nuevos integrantes de la población en confinamiento; finalmente, con el tercer censo, se realizará en el mes de enero, para hacer un conteo general de la población en general de acuerdo al ciclo reproductivo de la especie.

5.3.2. Obtención del pie de cría. Idealmente, el pie de cría de todo programa de repoblación in situ se inicia con animales procedentes de la misma área en la cual se desea repoblar. Este principio asegura la conservación de la variabilidad genética a nivel de subespecie (Galindo-Leal y Weber, 1994). Por lo antes mencionado, el pie de cría se conformará preferentemente con animales procedentes de la misma región en la cual se llevará a cabo el manejo o que pertenezcan a la subespecie nativa reportada para esta región (Odocoileus virginuanus mexicanus).

Los animales que formarán el hato inicial se obtendrán mediante compra directa a unidades de manejo para la conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre (UMA’s) registradas ante SEMARNAT (con autorización para la venta de animales de esta especie de fauna silvestre) o mediante solicitud de donación a PROFEPA (animales decomisados) o a zoológicos. Para contactarse con las UMA´s puede solicitarse en la Delegación Federal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales en el Estado de

Hidalgo, el listado de las UMA’s registradas, que indican el municipio, teléfono y correo

electrónico para la comunicación con el propietario o asesor técnico.

En el caso de compra el pedido se solicitará con anticipación mencionando el número y género (hembras y/o machos) de los ejemplares deseados. Se indagará el desarrollo del hato y la pureza del mismo. Se recomienda que se compre un macho por cada tres o cuatro hembras. Se propone que el píe de cría inicial se establezca con 6 individuos (2 machos sementales y 2 hembras maduras y 2 hembras primerizas) separados en dos hatos, 1 macho por cada 2 hembras. El origen, forma de obtención, edad, sexo y características de los animales fundadores del pie de cría serán registrados desde el inicio del establecimiento del hato.

La captura de cervatillos silvestres para su posterior cría en cautiverio no es factible como método para la formación de un pie de cría debido a que esta subespecie hace tiempo que fue eliminada de la zona, además que la mortalidad de los animales capturados puede ser alta (arriba del 40 %). En lugares con baja densidad de población, puede llevar mucho tiempo capturar y criar con éxito un buen número de venados. Por ello es importante considerar otras fuentes de obtención de pie de cría, como es el decomiso de venados mascota en las ciudades cercanas.

Se registrará la información que permita un seguimiento del estado físico y de salud de los animales decomisados, por, ejemplo: convivencia anterior con otras especies animales. Así mismo, es deseable que los animales recién decomisados se mantengan en cuarentena y se observen periódicamente durante los primeros 90 días después del decomiso.

5.3.3. Manejo pre reproductivo.

En sistemas intensivos que mantienen tanto a machos como a hembras en un mismo corral, la época de apareamiento se mantiene dentro del rango de lo establecido en la literatura para los animales de vida libre. La edad en que las hembras presentan signos de celo es aproximadamente al año y medio de edad (16-18 meses). El ciclo estral de las venadas está determinado por un periodo de 21 a 28 días, y tomando en cuenta que los mese de celo son (diciembre-febrero), será en dichos meses cuando se les preste más atención a los machos reproductores. La prolificidad en esta especie es de una cría cuando son primerizas y son comunes los partos dobles cuando cumplen la edad de 2.5 años.

Las astas de todos los machos incluyendo los "aleznillos", sólo si fuera necesario, se cortan en octubre, inmediatamente después del desprendimiento natural del terciopelo de las astas, para evitar lesiones y traumatismos durante las peleas ritualizadas y formales de la época reproductiva. Si bien dicho corte evita lesiones graves entre los machos durante las peleas por las hembras y se tiene mayor seguridad al realizar cualquier manipulación física de los machos dominantes, este manejo se realizará lo más mínimo posible ya que implica un manejo constante de anestesia y no es necesario en todos los casos. El corte de las astas se realiza bajo anestesia profunda y el venado no siente absolutamente ningún dolor, ya que las astas son tejido muerto calcificado. Las astas una vez que se desprenden de manera natural (preferentemente) o bien son cortadas, se pueden recolectan y verse como un recurso de aprovechamiento económico para obtener algún ingreso monetario para la UMA, mediante la venta legalizada de las mismas.

A las hembras que se encuentran lactando, se les proporcionan vitaminas (A, D, E) y en ocasiones se les aplica un estimulante metabólico a base de compuestos arsenicales (Aricil). Estas dos últimas medidas parecen mejorar la condición físico-reproductiva de estas hembras para la época de celo, especialmente si se encuentran criando gemelos, pero su aplicación dependería en todo caso si su eficiencia reproductiva no fuera la adecuada.

Se recomienda que durante los primeros días del mes de apareamiento, se integre un grupo de cinco hembras, en un corral continuo al corral de los machos con la finalidad de acelerar la presencia de celo en ambos sexos. Otra opción de manejo reproductivo es la formación de grupos compuestos por cinco hembras y un macho, ubicando a cada grupo en un corral, y de esta manera también se busca acelerar la presencia de celo en ambos sexos.

5.3.4. Manejo reproductivo.

El manejo y el aprovechamiento de la especie esta pensado en función de los diferentes eventos de su ciclo biológico (reproducción, gestación, nacimiento y destete). El criadero iniciará con dos hatos reproductivos (pie de cría) conformados por 1 macho y 2 hembras (1experimentada y 1 primeriza) cada uno, ver cuadro 6.

Los cervatos hembras y machos pasarán a un corral común donde esperarán dos años para reemplazar a las hembras y machos reproductivos o ser liberados.

Cuadro 6. Proyección del crecimiento poblacional con dos hatos reproductivos con una relación de macho:

 

hembra 1:2.

 
   

Rreproductores

   

P

P.T. c.

 

P.T. c

 

Celo

M

H

C

  • T. P. Primerizos

Maduros

 

Juveniles

Cervatillos

M

H

M

H

M

H

M

H

 
  • 1 14

2

4

8

 

2

12

2

4

       

3

3

 
  • 2 20

2

4

8

 

2

18

2

4

   

3

3

3

3

 
  • 3 26

2

I

4

8

 

3

23

2

4

3

3

3

3

3

2

 
  • 4 31

2

4

I

8

 

3

28

5

7

3

3

3

2

2

3

 
  • 5 36

2

4

8

 

4

32

8

10

3

2

2

3

2

2

 
  • 6 40

2

I

4

8

 

4

36

11

12

2

3

2

2

2

2

M: Macho.

C: Crías.

 

P.T.: Población Total.

P.T. C. : Población Total corregido.

 

H: Hembra.

I: Intercambio.

 

P: No. de pérdidas (10% Mortalidad de P.T.)

 

Para el tercer ciclo reproductivo se recomienda intercambiar con otras UMA’s dos machos

jóvenes producidos en la UMA por otros dos machos reproductivos maduros, con la finalidad de reemplazar a los machos fundadores del pie de cría y renovar la sangre de las líneas progenitoras paternas de la UMA. Es en este ciclo reproductivo en el que también se iniciará la liberación de los venados al interior de la UMA (2machos fundadores, 2 hembras fundadoras, 1primeriza y 1 juvenil producidas en la UMA).

Para el cuarto ciclo reproductivo se recomienda intercambiar con otras UMA’s tres hembras (2 primerizas y 1 juvenil) producidos en la UMA por otras tres hembras reproductivas maduras, con la finalidad de reemplazar a las hembras fundadoras del pie de cría y renovar la sangre de las líneas progenitoras maternas de la UMA.

En el quinto ciclo reproductivo se formarán dos nuevos hatos reproductivos conformados por la misma relación de macho:hembra que los hatos fundadores del pie de cría. Las hembras (maduras y primerizas) producidas en la UMA pasarán a formar parte de los hatos reproductivos.

En este momento se recomienda hacer una evaluación del modelo de crecimiento poblacional. Para cada hato reproductivo se llevará a cabo un registro de ascendencia-descendencia para evitar consanguinidad.

Otra opción en cuanto a la relación macho: hembra para un hato reproductivo es de 1:3, o bien 2:3, el segundo macho será un macho joven con la finalidad de que si el primer macho sufre alguna lesión o enfermedad, el segundo sea el reemplazo, ver cuadro 7.

Cuadro 7. Proyección del crecimiento poblacional con un hato reproductivo con una relación de macho:

 

hembra 1:3.

 
   

Rreproductores

   

P

  • T. P. Maduros

P.T. c.

 

P.T. c

 

Celo

M

H

C

 

Primerizos

Juveniles

Cervatillos

M

H

M

H

M

H

M

H

 
  • 1 10

1

3

6

 

1

9

1

3

       

2

3

 
  • 2 15

1

3

6

 

2

13

1

3

   

2

3

2

2

 
  • 3 19

1

I

3

6

 

2

17

1

3

2

3

2

2

2

2

 
  • 4 23

1

3

I

6

 

2

21

3

6

2

2

2

2

1

2

 
  • 5 27

1

3

6

 

3

24

5

8

2

2

1

2

2

1

 
  • 6 30

1

I

3

6

 

3

27

7

10

1

2

2

1

2

1

M: Macho.

C: Crías.

 

P.T.: Población Total.

 

P.T. C. : Población Total corregida.

 

H: Hembra.

I: Intercambio.

 

P: No. de pérdidas (10% Mortalidad de P.T.)

 

La selección de machos estará basada en su buen porte, tamaño, peso y fertilidad comprobada. En cuando a las hembras, se recomienda tener 2 y 1 ó 3 y 0 hembras maduras y primerizas. El número de ejemplares puede aumentar si las dimensiones de los corrales e instalaciones lo permiten, conservando siempre la relación de 3 hembras por 1 macho.

Las hembras que servirán como reposición del hato se mantendrán en corrales separados de las hembras reproductoras y en su segunda época de apareamiento ingresan al grupo de las hembras maduras. Dicho reemplazamiento se realizará cada año, cuando las hembras experimentadas cumplan 4 o 5 años de edad; estás hembras serán reemplazadas por hembras jóvenes, que con el tiempo hayan adquirido experiencia, formando un ciclo; de ahí la idea de integrar un grupo reproductor por hembras experimentadas y hembras primerizas, para que las segundas reemplacen a las primeras que serán liberadas para la repoblación de la UMA.

Cada hato reproductivo estará en un encierro separado de los otros, cambiando al macho en cada época reproductiva, aunque los machos y las hembras puedan estar en contacto fuera de las épocas de parto y amamantamiento de crías.

Si se quiere adquirir un venado adulto, se recomienda nunca juntar ejemplares machos que no crecieron juntos, porque en el periodo reproductivo las agresiones por establecer un rango social son más frecuentes y pueden perder la vida.

El manejo reproductivo de los venados machos será dirigido, es decir, se escogerán aquellos machos con características físicas saludables (buen tamaño y peso) o con fertilidad comprobada por concepciones anteriores. Por otro lado, todas las hembras se considerarán aptas para la reproducción. Después de cortar las astas, sólo en caso necesario, se separan los machos reproductivos con grupos de hembras cada uno. Estos grupos están generalmente formados por 1 macho y 2 ó 3 hembras.

Durante la estación reproductiva del venado cola blanca es importante no juntar aquellos machos dominantes de los diferentes grupos reproductivos hasta finales de la misma, cuando las probabilidades de agresión disminuyen. Cuando la mayoría de los machos hayan tirado ya los muñones de las astas y los botones del nuevo juego de astas están en desarrollo, se pueden juntar de nuevo en grupos del mismo sexo.

Posteriormente se puede probar la selección naturalizada, que consiste en la autoselección de machos por combate principalmente (en un espacio delimitado por el hombre); las hembras serán seleccionadas por el hombre. Poco antes de la brama, quedarán definidos los progenitores y los anímales para liberación.

Empadres. Las hembras estarán separadas de los grupos de cervatillos del año anterior y de los animales juveniles antes de que los machos sean manejados. Esto facilita la formación de los grupos reproductivos para los empadres y evita la agresión ("bulling") por parte de los machos dominantes hacia los machos de menor jerarquía social (Fletcher, 1994).

En algunas ocasiones se requiere conocer la fecha exacta del empadre para investigaciones de fisiología reproductiva o para predecir las fechas de parto de las hembras. Para ello, se pueden utilizar machos celadores con desviación de pene o epididectomizados. La utilización de petos marcadores o del arnés marcador diseñado para estos fines facilita la detección de estros y permite realizar los apareamientos dirigidos (Weber, 1992c; Weber y Rosas-Becerril, 1992).

Gestación.

Es recomendable no realizar ningún tipo de manejo físico de las hembras durante la gestación.

Por ningún motivo se utilizarán métodos de contención física que provoquen tensión y malestar a las venadas, especialmente durante el primer y último tercio de la gestación, para evitar abortos o reabsorciones embrionarias (Haigh y Hudson, 1993). En caso de requerirse manejo, éste se llevará a cabo con el máximo cuidado posible.

Existen pocos métodos prácticos de campo que ayuden en el diagnóstico temprano de gestación en venados cola blanca. Actualmente existen diferentes aparatos portátiles de ultrasonido, y métodos de determinaciones de niveles de progesterona que permiten el diagnóstico de gestación en venados (Gordon, 1997).

El diagnóstico puede ser basado en la observación directa y periódica de las hembras para detectar el no retorno a celo. Durante el último tercio de gestación se manifiesta un claro incremento del abdomen, lo cual indica el avance de la gestación (Corona, 1997). La técnica conocida como "peloteo del feto", puede realizarse en el último tercio de la gestación, pero generalmente solo será útil después de los primeros 150 días y es más fácil realizarla en animales con gestaciones gemelares (Galindo-Leal y Weber, 1998).

Parto.

Las hembras de venados cola blanca, cautivas, en proceso de parto no se someterán a ningún manejo y regularmente no requiere de asistencia humana (Kirkpatrick y Scalon, 1984). Cuando sea posible predecir con cierta exactitud la fecha probable de parto de algunas de las venadas, es recomendable observar a los animales constantemente y revisar de manera periódica el proceso de parto ya que puede haber complicaciones. Esto solo es posible cuando

se tiene la fecha exacta del apareamiento (Weber y Galindo-Leal, 1992). Uno de los signos que indican que una venada esta cercana a parir es el agrandamiento de la ubre uno o dos días antes del parto (Clutton-Brock y Albon 1989). Los partos distócicos pueden detectarse por un intervalo de más de 20 minutos entre los períodos de descanso y los períodos de contracciones uterinas. Cuando se detecta el inicio del parto y se observa que no se ha llevado a cabo en un período de dos horas, es probable que exista alguna complicación; la distocia se tratará con técnicas similares a las utilizadas en animales domésticos (Haigh, 1986; Weber y Galindo- Leal 1992; Galindo-Leal y Weber, 1994). El personal se preparará para intervenir a partir de una hora de que haya iniciado el parto.

No es aconsejable tocar al cervatillo porque puede provocar que la madre lo rechace y ya no lo amamante. En caso de requerir el cervatillo un manejo temprano, es muy conveniente realizarlo a partir del 3er o 5to día de nacido. En caso de separarlos al nacimiento, es indispensable proporcionar una fuente artificial de calostro.

5.3.5. Manejo de neonatos.

Pueden existir situaciones en cautiverio que obligan a que algunos cervatos reciban un manejo especial de alimentación, como daños en la ubre de la madre, hembra enferma o muerta, o que el cervato sea rechazado por la madre. En la mayoría de los casos, sólo es posible detectar a los cervatillos después de las 24 horas posparto. La hembra se aleja de su cría después de parir y esto dificulta su localización. El dejar que las madres críen a los cervatillos tiene la desventaja de que los cervatos son, sin excepción, intratables y casi silvestres una vez que son destetados. Esto dificulta enormemente el manejo de estos animales para investigaciones intensivas. No obstante, es recomendable que los animales que vayan a ser destinados a repoblación, hayan sido criados por las madres para evitar una excesiva pérdida del miedo natural al hombre y facilitar su futura adaptación al medio silvestre (Galindo-Leal y Weber,

1998).

Por otro lado, si se desea tener un grupo considerable de animales mansos para investigaciones intensivas, o como en este caso para ecoturismo, éstos se criarán mediante lactancia artificial, pues la constante cercanía y manejo diario de los animales hace que estos alcancen un grado

de amanzamiento aceptable para que se dejen observar de cerca sin estar nerviosos o interferir en su comportamiento.

Para la crianza artificial de cervatillos se seguirán las siguientes recomendaciones:

  • 1. Los cervatillos se separarán de la madre de preferencia después de las primeras 48 horas posparto con el objeto de que la cría reciba la cantidad suficiente de calostro, la fracción más rica en anticuerpos.

  • 2. En caso de separarlos al nacimiento, es indispensable proporcionar una fuente artificial de calostro 6 veces al día, durante los dos primeros días de vida; si el calostro de venado no es disponible, puede utilizarse el calostro de vaca recién parida. El calostro sobrante se puede refrigerar, representando una buena fuente de calostro para el venado recién nacido.

  • 3. Cuando los cervatos quedan huérfanos es conveniente que a partir del tercer día después de alimentarlo con calostro, se use un sustituto de leche adecuado para el venado.

  • 4. Es necesario evaluar la condición física del neonato. El examen se inicia con la edad, peso, sexo y la descripción de los problemas médicos que puedan apreciarse como heridas, deshidratación, dificultades respiratorias y la condición general del animal. Se pesa con un trapo limpio y una báscula.

  • 5. El área umbilical se tratará en caso necesario, se le desinfecta el ombligo con tintura de yodo al 2% y cuando haya heridas, el tratamiento de éstas se acompañará de inyecciones de antibióticos, complejos multivitamínicos.

  • 6. A la semana es necesario identificarla con cualquier medio, para llevar un registro de animales por sexo y edad.

  • 7. El calendario de lactancia se respetará rigurosamente sin cambios bruscos en los horarios de alimentación.

  • 8. Durante el primer mes de vida la alimentación de los cervatos se basa principalmente en leche materna, a partir de la cuarta semana de vida se les comenza a ofrecer alimento sólido.

  • 9. Para evitar constipación intestinal, estreñimiento y cólicos, que provocan malestar y dolor a los cervatillos recién nacidos, se induce la defecación y micción estimulando

los órganos genitales y el ano con papel sanitario húmedo o mediante frotamiento en el área perianal con una compresa húmeda y caliente. 10. Las diarreas mecánicas se tratarán inmediatamente con pectinas y caolín (Kaopectate) oral (dosis/efecto) comenzando con una dosis de 3 ml/3 veces al día, aplicada con una jeringa y una mamícánula. La mayoría de los rumiantes neonatos son altamente susceptibles a diarreas infecciosas por colibacilos. Estas pueden ser detectadas si el animal pierde el apetito, presenta fiebre y la diarrea es blanco-amarillenta o verdosa con olor fétido. Se aplican antibióticos, suero oral y la leche se diluiye con agua hervida a una proporción de 50:50 (Galindo y Weber, 1998).

La alimentación de los cervatillos nacidos en la UMA preferentemente la realizará la madre, únicamente en casos excepcionales como los mencionados al principio, se realizará de manera artificial. En este caso la alimentación consistirá en proporcionar durante los primeros tres días de vida calostro de venado, en caso de que éste no esté disponible se utilizará el calostro de vaca. A partir del tercer o cuarto día la alimentación se realizará con el sustituto de calostro elaborado por el Consejo de Agricultura de New Zeland (Reinkein, 1990) que consiste en 0.7 litros de leche pasteurizada de vaca, un huevo, una cucharada de aceite de hígado de bacalao y una cucharada de glucosa, todos los ingredientes son mezclado y ofrecidos al cervato recién nacido usando como recipiente un biberon de plástico para bebé el cual se lava con agua y jabón después de cada comida y posteriormente se hierve durante 10 minutos. Cada cervato recién nacido recibirá un huevo por día, en los primeros cinco días tomará una cucharadita por día de una preparación con sulfonamidas. El cuadro 8 indica el número de tomas, el horario de alimentación y la cantidad de leche para la alimentación de los cervatillos según su edad (semanas o días).

Las crías deben estar alertas y activas. Todas las crías deben parecer contentas y satisfechas, cierta ansiedad y llanto antes de la hora de la comida son normales, pero si estos persisten después de comer, evidentemente es anormal. Las heces deben tener forma y consistencia homogénea. Las crías alimentadas con leche eliminan heces color amarillo-café, a excepción del meconio; el color verdoso o con consistencia no uniforme es anormal.

Cuadro 8. Calendario de lactancia para la cría artificial de cervatillos.

Edad

No.

Horario de alimentación

Cantidad de

Alimento

Tratamiento

Semana

Días

Tomas

leche (ml.)

especial

 
  • 1 1-10

7

06:00, 08:30, 11:00, 13:30, 16:00, 18:30, 22:00

240

 

Masaje en

     

06:00, 09:00, 12:00, 15:00,

   

intestino y

  • 2 11-16

6

18:00, 21:00

360

recto.

     

06:00, 10:00, 14:00, 18:00,

   
  • 3 17-21

5

22:00

480

Observar

presencia de

           

4-5

22-35

4

06:00, 10:00, 18:00, 22:00

720

 

diarreas.

6-8

36-56

3

07:00, 18:00, 22:00

960

 

9-12

57-84

2

09:00, 20:00

840

Pastos

13

85

 

Destete

---

Concentrados

La cantidad en ml. de leche está indicada por cada período de alimentación. Adaptado de Reinkein, 1990 y Galindo y Weber, 1998.

El destete parece ser parcialmente instintivo y una conducta aprendida, en todos los casos el proceso será gradual. La mayoría de los artiodáctilos comienzan a ingerir alimentos sólidos antes de los dos meses de edad si los tienen a su alcance. Conforme van incorporando voluntariamente los sólidos a sus dietas, la cantidad de leche puede irse reduciendo gradualmente hasta que la dieta consista completamente en alimentos sólidos. La duración del período de crianza en este grupo depende de la elección entre un más rápido desarrollo del rumen por un destete precoz o una lactancia más prolongada como ocurre en la naturaleza.

A partir de la cuarta semana de vida se puede comenzar a ofrecer alimento sólido como son frutas de temporada de la región, alfalfa acicalada, concentrados para vacas lecheras con 18%PC, brotes tiernos del forraje proporcionado a los venados adultos y agua ad limitum.

Para un mejor manejo de los cervatillos se realizarán las siguientes actividades: diariamente registrar tanto la ganancia de peso como el consumo de leche de cada ejemplar de vida silvestre; para la primera actividad, los cervatillos, se pesarán diariamente en una báscula comercial de pedestal (hasta gramos) enseñándolos por acondicionamiento a entrar a una caja de pesaje, siempre a la misma hora y antes de consumir su leche. Una vez a la semana se tomarán los patrones de crecimiento óseo con las siguientes medidas mastozoológicas (en centímetros): largo total, largo del metatarzo, largo del metacarpo y largo de la oreja. Así como establecer un programa de medicina preventiva (manejo de diarreas mecánicas

desparasitaciones aplicación de vitaminas etc.). Al final de la crianza se registrará el peso al destete y el porcentaje de mortalidad. Algunas de las causas de muerte de cervatillos son empacho por presencia de leche en rumen, cuadros neumo-entérico infeccioso (colibacilosis), alveolitis dental-bilateral supurativa crónica.

  • 5.3.6. Destete.

Para lograr el destete con facilidad se aconseja manejar una lactancia de 3 meses con una suplementación pre-destete. Para lograr este objetivo, se aprovechará el comportamiento natural de las madres de esconder a sus crías de sus depredadores en el periodo de 0-90 días de

edad. A partir de dicho periodo, en los corrales pre-destete se comenzará a proporcionar a los cervatillos alimento concentrado al que solo ellos tendrán acceso, las puertas de dichos corrales siempre estarán abiertas para que los cervatillos se acostumbren a pasar por ellas al corral pre-destete y cuando se desee hacer el destete simplemente se cerrarán las puertas atrapándolos en los corrales donde serán criados aparte.

  • 5.3.7. Manejo nutricional.

Conducta alimenticia.

El venado cola blanca (Odocoileus virginianus) es un herbívoro de alimentación mixta que aprovecha diferentes tipos de plantas, en el orden de 56, 34 y 10 % para arbustos, hierbas y pastos, respectivamente. Se reporta un total de hasta 135 especies que consume.

Requerimientos alimenticios.

Uno de los aspectos más importantes del manejo de venados en cautiverio es el nutricional. La alimentación de los venados cubre los requerimientos nutricionales de proteínas, materia seca, energía, vitaminas, minerales, fibra y agua de estos rumiantes (Cuadro 9). Una dieta balanceada permitirá que los animales se encuentren en buen estado de salud, contribuirá al éxito de la reproducción en cautiverio, permitirá una mayor proporción de partos gemelares y permitirá que el potencial genético de los machos se exprese al máximo en el desarrollo y "calidad" de las astas.

El requerimiento de proteína del venado varía de acuerdo con la edad, ciclo reproductivo y estación del año. El venado requiere un 7% de proteína sólo para mantenerse vivo, este nivel en un forraje es considerado como conveniente para mantener la actividad microbial en el rumen del venado, un menor consumo de proteína (6 ó 7%) promoverá un crecimiento lento de las bacterias celuloliticas, la actividad ruminal puede ser gravemente afectada causando alteración reproductiva; un 9.5% para crecimiento moderado y un 13% para crecimiento y capacidad reproductiva óptimos. El venado requiere 15% de proteína para un óptimo crecimiento de sus astas. Las hembras preñadas, durante los dos primeros tercios de gestación, requieren de 18% de proteína. Durante la lactancia, que es cuando hay una mayor demanda de proteína, especialmente cuando tienen dos crías las hembras requieren alimento adicional para maximizar las tasas de crecimiento de sus crías. La privación de proteína durante la gestación provoca abortos o crías pequeñas.

Cuadro 9. Requerimientos nutricionales del venado cola blanca.

   

Jóvenes

(crecimiento)

 

Adulto

Cervatillos

Crecimiento

Capacidad

Cortejo o

Gestación y

de astas

reproductiva

Apareamiento

lactancia

Proteína

 

20%

13%

15%

15%

 

18%

Materia seca

4% PV/día

3% PV/día

 

2% PV/día

 
   

3600

       

97 Kcal/Kg 0.75 EN

Kcal/día

153

Kcal/Kg 0.75 EM Dic.-Abril

23-27 Kg

5000-6000

3500-4000

Energía

   

Kcal/día

Kcal/día

125

Kcal/Kg 0.75 EN

6300-9900

(Oct.)

(Dic.)

 

102

Kcal/Kg 0.75 EM

Mayo-Octubre

Kcal/día

   

45-68 Kg

Minerales

Ca

 

0.25 0.5 %

0.40%

0.2 - 0.5 %

0.25-0.5 %

P

 

0.2 0.5 %

0.60%

0.16 - 0.25%

0.2 - 0.5 %

 

A

 

5000 UI

       

Vitaminas

E

 

400

UI

       

D

 

200

UI

       

Fibra

 

7%

Agua

1.5 Lts/día

2.5 Lts/día

 

3-4 Lts/día

 
     

35

Suplementos

 

10 gramos/día/Kg. de peso vivo