You are on page 1of 6

UNIDAD 1: Conozcámonos más El tema de esta unidad, está dirigido a nuestro propio conocimiento, para ahondar más en quienes

somos, de que somos capaces, que podemos aportar a la sociedad y a nuestro crecimiento personal, de tal manera que estos aspectos logren el aporte necesario para nuestro trabajo e incentivar un gran sentido de lo social. Quién soy? Los Seres Humanos somos personas integrales, con debilidades, fortalezas, virtudes, sentimientos, metas, sueños, temores, alegrías, tristezas, destacando siempre la importancia de potencializar las cualidades y convertir los defectos en fortalezas. Somos Seres biopsicosociales, lo que supone que estamos nos caracterizamos por un aspectos físico relacionado con el rostro, color de la piel, estatura, etc. Un aspecto denominado psiquis en donde hacen parte importante los valores, la inteligencia, la personalidad, sentimientos, emociones, entre otros. Y por último somos sociales, ya que vivimos en comunidad, rodeados de otros Seres Humanos en un ambiente que permite crecer y desarrollarnos. Contamos con un yo interior que se proyecta de tal manera, que es importante saber cómo nos ven los demás, como nos califican según nuestras actitudes, pues están dicen mucho de nosotros. Para lograr una buena imagen, debemos tener cierta capacidad de adaptación a todos los tipos de situaciones y saber actuar para así satisfacernos nosotros mismos y a los demás, posibilitando el desarrollo como personas eficientes y amables. Es importante reconocer nuestras fortalezas para actuar de acuerdo a la situación que se nos presente en un momento determinado. Las situaciones son cambiantes, lo que hoy nos parece negativo, mañana se puede ver de otra manera. Somos seres variables por naturaleza, en constante cambio, con el objetivo permanente de estar siempre en construcción, mejoramiento y excelencia. A pesar de ser únicos e irrepetibles, no estamos aislados de la sociedad, por el contrario estamos llamados a vivir en comunidad, estableciendo relaciones que permitan dar y recibir de los demás, apoyarnos en el otro, crecer con los demás

y mejorar continuamente para hacer nuestro circulo vital – social, un círculo de armonía, de amor, en los ámbitos laboral, social y familiar. Los yo soy que nos destruyen. En la construcción de nuestra personalidad, podemos formar conceptos que destruyen las auto percepciones, provocando así ciertos estados depresivos, melancólicos o simplemente, deterioran la imagen que poseemos de nosotros mismos. Las características físicas no pueden modificarse. Nuestra personalidad, por el contrario, es moldeable y es posible, si es necesario, mejorar como personas. Lo que somos no solo depende de nuestro físico, sino principalmente de nuestros pensamientos y sentimientos. Es importante pensar en aspectos primordiales como: responsabilidad, amabilidad, espiritualidad, actitud de servicio a los demás, experiencia por desarrollar, proyecto de vida, entre otros. Si hablamos del aspecto emocional, de su genialidad, de su irritabilidad, es esencial preguntarnos: ¿nací con ellos o los adquirí?, si los hemos adquirido, podemos cambiarlos. En cuanto mejor conozcamos y comprendamos nuestro propio yo, mas nos acercaremos al cambio de actitud, para regular nuestra propia vida y de esta manera comprender mejor a los demás, mejorando también las relaciones interpersonales. Los yo soy que nos construyen Son una serie de conceptos y auto percepciones positivas de nosotros mismos, cómo nos consideramos física, psicológica, intelectual y socialmente. Según las fortalezas que poseemos, actuamos en nuestro círculo vital, es decir donde nos movemos y permitimos que entren nuestros familiares, amigos, compañeros y personas con quienes nos relacionamos cotidianamente. En ocasiones se presentan autoconceptos que parecen positivos y sin embargo no lo son, por tal razón es importante manejarlos para no caer en auto engaños: “así soy yo”, “no puedo evitarlo”, “siempre he sido así y no pienso cambiar”, y “así es mi naturaleza”. Podemos decir que el yo, es pionero y precursor de actividades que van desde el individualismo egoísta, hasta el desarrollo social altruista y que implican destrezas para vivir social y emocionalmente. Los yo que nos construyen, elevan el nivel de la actitud emocional de nosotros mismos, nos impulsan a

situaciones creativas, a construir un vocabulario adecuado, experimentamos tranquilidad, seguridad, armonía, comprensión y otras sensaciones que permiten relajarnos y ver la vida con optimismo, ayudando así a la construcción de nuestro ser. Una persona que utiliza los yo que construyen, es consciente de sus méritos, reconoce sus defectos, trabaja intensamente por superarlos, buscando el desarrollo armónico de sí mismo y la aprobación razonable de la sociedad. Partiendo de esta premisa, podemos afirmar que cuando se es responsable del bienestar de una comunidad y se presta un servicio social, es fundamental entender la situación de los demás, no solo se trabaja por una función. Cuando se trabaja en el sector de la salud, hay que pensar primero en el Ser Humano como un TODO.

Adiós etiquetas Las etiquetas son tomadas como aquellos prejuicios e imágenes que poseemos de nosotros mismos, que nos afectan en la autoimagen positiva. Estos juicios se condensan en la mente como frases que nos repetimos constantemente y nos justifican ante nosotros mismos, para no hacer algo o demostrarnos que no somos capaces de hacerlo bien, por ejemplo: “yo soy tímido”, “yo soy perezoso”, “yo soy impuntual”, “yo soy feo”, etc. Sin embargo es importante tener consciencia que somos el producto de nuestros propios pensamientos, propios sentimientos y que en la medida en que cambiemos dichas etiquetas, cambiará nuestra autoimagen y por consiguiente, la forma de actuar en la vida. Lo anterior nos da bases para determinar si hay aspectos o equivocaciones que algunas veces afectan nuestras metas, además tener en cuenta que estos aspectos son los posibles causantes de los errores cometidos al momento de tomar decisiones y realizar acciones; las etiquetas obstruyen la ilusión de trascender y por lo general, evitan que logremos los objetivos que nos proponemos. Todas las reflexiones que se hacen de nuestros actos, ayudan a delinear mejor nuestros proyectos y perfeccionar la calidad de nuestra vida, siempre que se tenga el deseo de mejorar. Una persona orientada a la automotivación y con deseos de dejar las etiquetas que marcan su ser, puede reconocer con

facilidad sus debilidades y virtudes. Por lo tanto: Si se considera tímido propóngase a ser más arriesgado, si se considera perezoso propóngase a ser más activo, si se considera nervioso propóngase a ser más valiente, si se considera torpe propóngase a ser más ágil. En una palabra acepte que puede cambiar, que es alguien especial, que se merece lo mejor y que tiene las condiciones para ser feliz.

Autoestima El concepto posee múltiples enfoques, sin embargo tomaremos el concepto de autoestima que es considerado como el sentimiento valorativo (positivo o negativo) de nuestro ser, que se aprende, cambia y lo podemos mejorar, basándonos en todos los pensamientos, sensaciones y experiencias, que sobre nosotros mismos hemos ido recogiendo, asimilando e interiorizando durante nuestra vida, es decir que la autoestima se forma desde que somos creados. Los aspectos anteriores representan la fuerza que permite el desarrollo emocional y la armonía de todas las funciones hacia ese buen desarrollo. Los estímulos juegan un papel muy importante en la construcción de la autoestima de cualquier Ser Humano, ya que es alta o baja dependiendo del lenguaje, actitudes y comportamientos que tengamos los unos con los otros, por lo tanto es debemos reflexionar permanentemente sobre: Ser agradecido. Respetar a los demás. Aceptar que la humanidad es multicultural y que hay espacio para todos. Alegrarse con el éxito de los demás. Perdonarse y perdonar. Aceptarnos como somos. Manejar las emociones. Comprender y aceptar reglas de comportamiento y normas para mantener buenas relaciones interpersonales.

Autoconcepto Es la forma en que cada persona se valora y se evalúa a sí misma. Existen dos elementos importantes que lo constituyen, la confianza y la seguridad. Al individuo se le dificulta conocerse a sí mismo, pero es esencial para lograr un desarrollo pleno de su propia vida. El conocimiento de sí mismo, no está formado sólo por las ideas que cada uno tiene de su propia persona, sino por el concepto que los demás también tienen y por el tipo de relaciones que mantenemos con los otros. Si pretendemos que en nuestro trabajo diario sea primordial un clima de aceptación, cordialidad y empatía, vale la pena considerar qué concepto tenemos de nosotros mismos, cómo nos proyectamos, como nos ven y llevar a cabo un proceso de mejoramiento continúo. Cuando conocemos nuestras capacidades y limitaciones como seres humanos, nos sentimos bien con nosotros mismos. Autorespeto Es la capacidad del Ser Humano, para controlar su propia vida y sus emociones, es lo que lo hace tan distinto a los otros seres vivos. Implica el reconocmiento de lo que se es, aceptandose, valorando las cualidades y reconociendo la actitud de crecimiento continuo y permenente. El autorespeto, lleva a una vida emocional satisfactoria y a ser autónomos; a estar seguros de nuestros propios límites, a mantener una acitud positiva, a utilizar estrategias para salir rápidamente de los estado de ánimos negativos, a centrar la atención en lo importante y al manejo de nuestras emociones. Cuando se altera el factor interno, es decir, aquel que nos autodefine, podemos llegar a considerarnos negativos para los diversos intereses de la sociedad, esto significa que se altera el auto respeto. Respetarnos a nosotros mismos es aceptarnos tal como somos, esto ayuda y fortalece el trabajo diario con la gente. En conclusión podemos decir que el autorespeto se representa en el equilibrio que mantenemos nosotros mismos como seres humanos, como sere espirituales y sociales. En definitiva autorespeto es respeto al otro y a sí mismo.

Autoimagen

La autoimagen es aquello que pensamos de nosotros mismos y es la clave de la personalidad. Se adquiere a través de todas la experiencias vividas desde el nacimiento e incluso antes de él. El concepto toma en cuenta un componente cognitivo en el que se relaciona la autoimagen con la “representación o percepción mental que el sujeto tiene de sí mismo” siendo limitadas las formas en que una persona puede auto describirse, ya que son muchas las que rodean a la persona, lo físico, lo emocional, lo social, etc. Son múltiples las concepciones al respecto, pero la diferencia es que autoimagen es una apariencia estática y neutral, mientras que el Autoconcepto, se considera dinámico, evaluativo y cargado de motivaciones. Autoeficacia Las personas con Autoconcepto alto y positivo tienden a tener éxito, satisfacción y seguridad. También se dice que las personas que se consideran competentes actúan y se comportan de manera diferente de aquellos que se ven a sí mismos como incompetentes. El aprendizaje en este aspecto, no se debe entender como acumulación de conocimiento, ya que en él, se integran los nuevos conocimientos con los ya aprendidos, generando un proceso de construcción. Existen distintos estilos de aprendizaje que ayudan a tomar decisiones y a adquirir confianza y seguridad en uno mismo. Mantenerse saludables, con energía, con ánimo, sin depresiones, ni enfermedades, es un logro a base de esfuerzos, de tenacidad, de mente positiva y decisiones, en ocasiones, en contra de la misma sociedad. Tener un estilo de vida saludable exige responsabilidad, conocimiento, experiencia tanto personal como de los demás para mejorar nuestros hábitos y costumbres. El equipo de salud, está llamado a combatir con inteligencia y buen tacto los prejuicios, los falsos conceptos que en torno a la salud poseen pacientes y familiares. Hay que contribuir con ellos para que sean más eficientes en sus cuidados, en su higiene, en la prevención de accidentes y enfermedades. Tener contacto con ellos, así sea de manera transitoria, es una magnífica oportunidad para educarles y tratar de que desarrollen actitudes responsables para con su propia salud y la de los suyos.