Ucalp

Cuadernos de Teología

Temas de Teología I

I

LA TEOLOGÍA

1. Su objeto de estudio La teología es una ciencia cuyo objeto de estudio es Dios. Con su razón ( logos ), el hombre intuye y vislumbra la existencia de Dios ( Theós ), y lo quiere conocer.
Muchos, incluso entre los creyentes, piensan que Dios es única y exclusivamente una cuestión de fe. Olvidan que también la razón, que ante todo la razón está metida en el tema. La primera, en efecto, que plantea, incansable, la gran cuestión acerca del Misterio es, precisamente, la razón. Es ella la que advierte, al fondo de todas las cosas, la presencia de Algo, o Alguien, del que todo últimamente depende. Por eso, sin la razón no se puede hacer teología. La misma fe, cuando decidiera prescindir de ella, se desvirtuaría por completo. No sería fe, sino fideísmo. Y puede convertirse en superstición o en fanatismo.

Pero hay un problema: ese Dios, o ese Misterio, que constituye el objeto de la investigación teológica, de hecho no se ve, no se toca, se escapa a nuestra experiencia directa. ¿Qué clase de ciencia es, entonces, aquella cuyo objeto no se ve ni se toca?... Existe una sola posibilidad: que el propio Dios, que el propio Misterio dé alguna señal de sí; que El mismo – si efectivamente existe, como todo lo hace suponer – se encargue de hacerse conocer. En este caso estarían las condiciones para poder reflexionar sobre El, para estudiarlo y tratar de comprenderlo: tendríamos datos, hechos, es decir, la «herramienta» que corresponde para un trabajo científico. Pues bien, existe en la historia una realidad que afirma, precisamente, que esto ha sucedido. El cristianismo, desde hace dos mil años, anuncia y testimonia al mundo entero que Dios – ese Misterio al que todos los hombres no se cansan de buscar – se ha revelado y sigue revelándose: primero a través de Su obra creadora (pues los cristianos, junto con el pueblo judío, creen que el mundo es obra de Dios), luego interviniendo Él mismo en la historia y hablándonos a través de Su propio Hijo hecho hombre. Entonces, desde el primer momento de su camino en la fe, los cristianos han empezado a estudiar y a reflexionar sobre la Revelación , es decir, sobre aquello que el propio Dios ha venido diciendo al mundo acerca de Su propio misterio. Así, ha nacido la teología. Durante estos dos mil años, son innumerables los hombres y las mujeres que se han dedicado y se dedican a esta ciencia. Y nosotros, en nuestro pequeño Curso de Teología, haremos lo mismo: estudiaremos el misterio de Dios (y nuestro propio misterio) sobre la base de la Revelación, es decir, trabajaremos sobre los «datos» que el propio Dios se ha encargado de comunicarnos. 2. Su importancia para la vida Pero tenemos un segundo problema: ¿qué interés puede tener ese Dios – que supuestamente se ha revelado a los cristianos – para todos aquellos que ya no son cristianos o que nunca lo fueron?... ¿Y para qué estudiar la teología en un Occidente cada vez más post-cristiano , donde la idea de la cultura dominante es que allá, al fondo de nuestro breve y trabajoso camino humano, la que nos está esperando en realidad es la Nada?... Existen tres grandes razones para todo aquel que a la hora de aceptar – o rechazar – la idea de Dios propia del cristianismo, quiera primero sincerarse acerca de ella, no sea que su decisión final, tanto a favor como en contra, carezca de seriedad intelectual y moral. a. La primera es que en sus 2000 años de historia el cristianismo, de hecho, ha incidido e incide de manera decisiva en la mentalidad y los criterios operativos también de todos

c. entendemos también. Ningún otro fundador de religión llegó jamás a afirmar de sí semejante cosa. Por un lado entendemos – por así decir – las «razones» del nihilismo. Hace suyos y comparte nuestros conceptos. las impotencias. como quien dice!. en el fondo. se ha rebajado hasta el punto de confundirse con el barro. las frustraciones de la vida. el problema que más nos acucia a todos. las arranca de la nada. que en principio suena tan raro y hasta insoportable. Es la herencia que nos constituye. que diga quién es. esto es. Y los creyentes. no es si Dios existe . más conocen a Dios.. o al Misterio. Finalmente. inaudito. no deja de ser Dios . extraña. y por qué actúa de una determinada manera y no de otra. Todos. no podemos no reconocer que el planteo de Cristo. Sólo Cristo se atreve a decir de sí mismo que es Dios y hombre a la vez. Pero. como decíamos. para el hombre de hoy... que dé noticia de sí. o aferrarse a él. para muchos escandaloso.. vivimos en una gran paradoja. La segunda razón es que si observamos la experiencia del hombre en general y nuestra propia experiencia personal. “¡Dios – ha gritado más de un ateo – si existes. o todo está encaminado hacia la nada. nosotros los hombres.. Por lo cual. el problema de los problemas. Así. Imposible no caer en la cuenta de que nos encontramos ante una hipótesis de extremo interés para todos. en efecto. las contradicciones. a la más íntimas – un valor eterno. Sin duda. esa ideología según la cual todo. claramente excepcional. por otro lado. revélate a mí!”. salva las cosas de nuestra humanidad del carácter efímero en el que están encerradas. e incluso antes de aceptar definitivamente el cristianismo. es decir. Y no son pocos los que se escandalizan. les confiere – incluso a las más pequeñas.. descubrimos que el anuncio cristiano de que Dios se ha revelado. todo aquello en el que volcamos. b. de un Hecho increíble. No obstante. estaba y está esperando . las razones de quienes apuestan y buscan a Dios. de plenitud?. entraña sin embargo una correspondencia y una consonancia singular con nuestra humanidad. si éste no fuese anticipo y promesa de un cumplimiento?. no puede ni siquiera conocerse o entenderse a sí mismo. de este modo el cristianismo se define a si mismo como una religión nueva. algo que el propio hombre. los anhelos y los dramas de nuestro existir. o con la nada. el Misterio insondable e inaccesible. ¿por qué nuestro «yo» sigue tan hambriento de vida. sino que se revele . es algo que responde a una exigencia del propio hombre. Es decir: no sólo se ha revelado a nosotros los hombres.. nuestro modo de sentir y entender las cosas y nuestro modo de expresarlas. a las más delicadas. desde hace dos mil años. El Hecho anunciado y testimoniado por el cristianismo es que Dios se ha hecho hombre .. hay una tercera razón – la más importante de todas – para que. Es que el cristianismo está dando noticia. ya que todos los hombres nos encontramos atrapados en la paradoja aquella. o si su existencia se puede demostrar con argumentos racionales. Lo cual significa que al entrar en las dimensiones espacio-temporales de nuestra existencia. también y muy especialmente para quienes ya no son cristianos o que nunca lo fueron. quién en Occidente desconozca o desatienda este hecho. sino que se revele: ¡que dé la cara . y con más fuerza. sin embargo. nuestras imágenes. Son innumerables. que Él mismo se muestre. es entonces cuando más hace falta que a dicha identidad la conozca y la averigüe con seriedad y lealtad.. nuestros sentimientos. no es si Dios existe. Al mismo tiempo.. Si estamos destinados a la nada. el verdadero problema. De hecho. el verdadero problema. se lo tome en seria y atenta consideración. con las grandes exigencias de nuestra inteligencia . hoy en día. aunque confusa u oscuramente. más sienten la necesidad y el ardiente deseo de que Él siga manifestándose: “¡Ven – dice el final de la Biblia – Señor Jesús!”. que – de ser verdadero – cambiaría radicalmente el cuadro de nuestra vida y de la humanidad entera : la tremenda paradoja en la que todos vivimos y que todos sufrimos ya no sería un callejón si salida. desde su razón y corazón. asumiendo nuestra condición humana. es nada. en efecto.aquellos que en Occidente ya no son cristianos o que nunca lo fueron. qué hace. un Hecho. ¿Y que sentido tendría conformarse con el instante. los dramas. por su parte. antes de rechazar. de nuestra humanidad!?. nuestras palabras. los que les reprochan a los cristianos esta inaudita pretensión de su Fundador: ¿¡Cómo pudo atreverse a afirmar que el Altísimo. la raíz de nuestro modo de ser y de vivir. Y si uno quiere deshacerse de este origen suyo y de esta identidad. sino que lo ha hecho y lo hace haciéndose hombre como nosotros. es decir. de realidad.

es que usen su razón y que escuchen su corazón. que involucrarse personalmente con ella. a tal punto lo valora que se sirve de él para comunicarnos lo divino. o una correspondencia . y finalmente en el mundo islámico. Ahora bien: es aquí donde según la doctrina católica se abre.. es criatura e hijo Suyo. infinita – pero es una clase de diversidad que no sólo no impide. éste. con su razón. E s decir. algo así como la afinidad y la correspondencia que se da entre un hijo y su padre. es decir. dicho sea de paso. sean las que sean las condiciones en que cada uno de nosotros vive. sin que la razón se entrometa. o si abre camino hacia un posible solución. una afinidad . y que se refieren a una realidad tan insondable e inconmensurable como lo es el misterio de Dios?. surge un tercer problema: ¿qué puede hacer. hacer experiencia personal d e C r i s t o . Pero el hecho de que Él lo utilice igualmente significa que lo considera apto para manifestarnos y hacernos comprender aspectos importantes y decisivos d e e s e M i s t e r i o . entre el hombre y Dios no corre sólo la desproporción. Sin duda. que jamás la razón humana por sí sola puede cubrir o superar. nuestra limitada razón humana. justamente aquí. hay quienes sostienen que la razón humana no puede ni debe pretender comprender las verdades reveladas. haría falta ensimismarse con Él y su Iglesia.y de nuestro corazón de hombres.. de nuestros alumnos y lectores. o para conocer a una persona. muy humano y muy razonable que Aquel que nos ha creado a su imagen y semejanza haya salido a nuestro encuentro haciéndose uno de nosotros?. esto es inaceptable. ni siquiera lo que Él revela acerca de sí mismo. Y para eso tendremos que examinar la vida y la actuación histórica suya y de su Iglesia. Cristo. entre el hombre y Dios hay una distancia. Lo que sí les pedimos. Y éste. Porque el problema que Cristo pretende responder es el problema de todos los hombres. consigo mismo . pero sobre todo en el mundo protestante norteamericano. Por otro lado. que tengan la fe o que sean creyentes. en toda ciencia – y que apliquen dicha hipótesis al problema o a los problemas en cuestión : si no resuelve. La diversidad sigue siendo grande – en el caso nuestro. ---------------------------------------------Evidentemente. o que se debería usar. . acaso. como ya hemos observado. o por que así lo ha decidido la Iglesia. sino también una proporción. ¿No es. Dicho de otro modo. no hay que olvidar que desde el punto de vista católico el hombre viene de Dios. del hombre como tal. Claro está. acorde a todo lo dicho anteriormente. les pedimos que afronten y asuman a la Revelación cristiana como hipótesis de trabajo – es el método que se usa. como dicen los cristianos. sin embargo. Su método de trabajo Pero.. queda por ver si Cristo es efectivamente lo que dice ser. para la razón. 3. nos está diciendo que Dios mismo se ha encargado de cubrir esa distancia y superar esa desproporción. Siendo Dios infinitamente superior al hombre. deberá ser un trabajo de comparación : cada uno de nosotros deberá tomar el dato o los datos revelados y compararlos. con la sensibilidad y con la libertad con que ha sido dotado al venir al mundo. tendría uno que ser leal consigo mismo y sacar las debidas consecuencias. y que lo ha hecho hablando nuestra palabras humanas y utilizando nuestros conceptos . si resuelve. al anunciar que es el Hijo de Dios hecho hombre. o una desproporción. Lo único que puede y debe hacer – así razonan – es aceptar esas verdades únicamente por fe. con la inteligencia. Mucho menos suponemos o pretendemos que crean «porque sí». con «datos» que vienen de lo Alto. el ancho y fascinante espacio de su trabajo. Ciertamente. habrá que dejarla. p o r q u e n o h a y m a n e r a m e j o r y m á s a d e c u a d a p a r a a v e r i g u a r u n a c o s a . Desde el punto de vista de la fe católica. valora lo humano.. con la que se identificó totalmente desde el principio. no puede entender nada de El. o pretendemos. o confrontarlos . Incluso en el mundo católico. nuestro lenguaje le queda chico: no le permite revelar totalmente el misterio de Dios. sin embargo. es decir. que de ninguna manera suponemos. Por tanto. También. acorde a lo dicho anteriormente. sino que al contrario hace posible el encuentro y la comunicación entre los dos.

hombre.. por ejemplo. En ambas explicaciones hay cosas que no comprendo y que no podré nunca comprender. digo. si yo mismo soy parte del problema?. o «piezas» – encima descartables – de un Organismo inmenso y sin rostro. esto es. Pero mientras tanto tenemos una idea del método de trabajo de la teología. con nuestro corazón. es que no estén en contradicción con la razón y con el corazón que Dios mismo nos ha dado. de ningún Creador. con mi experiencia del mundo. opuesta. eso sí lo entiendo. Lo que sí hace falta. y con la evidencia de que yo no soy ninguna pieza descartable – (¿hay algo más evidente de que cada uno de los seres humanos es inédito. Sin embargo. y todo lo que en él existe. y según la cual los hombres no somos sino «momentos» de un anónimo «Todo». Tomemos. el creer no sería humano. tiene su origen y su destino en un Dios trascendente y personal. Nótese que no hace falta que los comprendamos en su profundidad. Cosa obviamente imposible. de alguna manera. ------------------------------------------Ciertamente. si corresponden con nuestra razón. Al mismo tiempo. Si así no fuese.. Método que no sólo pasa por la razón – y esto es formal: de lo contrario la teología no sería ni ciencia ni teología – sino que concibe la razón como compañera inseparable. con nuestra experiencia humana.) – al compararme. es decir. cada uno de nosotros podrá y deberá comprobar si esos datos son razonables . con las dos explicaciones.. único. el dogma de la Creación. y cual de ellas en cambio me aleja. en Alguien entonces que es más grande que el mundo y que al mismo tiempo está involucrado y comprometido con él. Yo. y que nos brinden una mejor.De este modo. yo estoy perfectamente en condición de reconocer cuál de ellas me acerca a la verdad. una más adecuada comprensión del mismo. ------------------------------------------------------------------------------------ . Es más: lo encuentro muy razonable. En cambio. al compararlas entre sí y conmigo mismo. es decir. todo esto ha de ser retomado y profundizado. encuentro muy poco razonable la teoría. Pero eso de que el mundo. no podré nunca comprender el «modo» como Dios ha creado y crea el mundo.. ¿Cómo podría entenderlo. es preciso que correspondan con el problema puesto. que lo iluminen. no intercambiable con ningún otro?. como amiga entrañable de la Fe. de ningún Padre. según la cual el mundo y el hombre no dependen de ningún Ser superior.