You are on page 1of 16

Página 1 de 15

LESIONES DE LOS LIGAMENTOS DE LA RODILLA

Las lesiones de las partes blandas de la rodilla han adquirido una importancia creciente por:
- Aumento de la práctica deportiva recreativa y/o de competición: es la articulación que se lesiona con
mayor frecuencia.
- Complejidad biomecánica: al movimiento de flexoextensión se añade un movimiento de rotación.
- La limitada estabilidad ofrecida por las superficies articulares, que está reforzada por meniscos y
ligamentos

Anatomía y biomecánica (ver tema 58)

Para cada movimiento de la rodilla el control recae en una estructura ligamentosa especifica
(estabilizador primario), cuya acción es reforzada por elementos adicionales (estabilizadores
secundarios).

Desplazamiento Estabilizador primario Estabilizador secundario
Traslación tibial anterior. LCA (85%) L. colateral medial.
Cápsula posteromedial.
Traslación tibial
posterior.
LCP (95%) L. Colateral lateral.
Cápsula posterolateral.
Varo. En flexión: L. colateral lateral
(70%).
En extensión: Banda iliotibial
Cápsula posterolateral
L. Cruzados
Valgo L. Colateral medial superficial y
profundo (80%)
L. Cruzados, especialmente
el LCA
Rotación tibial interna. L. colateral medial superficial y
profundo.
LCA
Rotación tibial externa. L. Colateral lateral y cápsula
posterolateral
LCP
Tabla 1: Principales estabilizadores de la rodilla

Diagnóstico de las lesiones ligamentosas (Ver tema 58)

La exploración física mediante las maniobras que someten a tensión las estructuras responsables de la
estabilidad de la rodilla es la base del diagnostico (80/90%). El empleo de RMN y artroscopia permite
confirmar el diagnóstico.


Clasificación de las lesiones ligamentosas
1º Según la gravedad lesional.

Anatomía
Patológica

Síntomas
Dolor a la
palpación

Tumefacción

Inestabilidad

Evolución

Grado I
Leve
Rotura de
Algunas
fibras

Dolor

Puntual

Leve

No.
Abre < 5mm
Tendencia
moderada a
recidivar.

Grado II
Moderado

Rotura
completa
en
profundidad
y parcial en
la periferia

Dolor e
incapacidad
moderada

Difuso
Moderada,
con
equimosis
circunscrita
y derrame
articular

No o leve.
Abre 5-10
mm.


Recidiva
frecuente

Página 2 de 15
Anatomía
Patológica

Síntomas
Dolor a la
palpación

Tumefacción

Inestabilidad

Evolución




Grado III
Grave


Rotura
completa
en
profundad y
en la
periferia


Dolor e
incapacidad
intensa



Extenso


Intensa, con
hematoma
difuso y
derrame
articular
variable


Importante,
con bostezo
radiológico y
deformidad.
Abre > 10
mm.
Inestabilidad,
lesiones
articulares
secundarias
en
superficies
( artrosis),
meniscos, y
otros
ligamentos
Tabla 2: Clasificación de las lesiones ligamentosas según la gravedad lesional
Cómo la valoración clínica está sujeta a variables subjetivas, se han introducido unos dispositivos
denominados artrómetros (KT-1000 o el Genucom) para aportar objetividad a la clasificación y gradación
lesional.

2º Según la dirección del movimiento anormal:

Se clasifican en función de que las traslaciones anómalas se produzcan en un solo plano (sin rotación), o
se asocie rotación (rotatorias).

a) En un solo plano (Directas):
1.- Medial: la tibia se desplaza en valgo a la exploración:
! a 0º de flexión: implica rotura del LCM, del PAPI (ángulo postero medial) y muy
probablemente rotura de un ligamento cruzado.
! a 30º de flexión pero no a 0º de flexión: rotura sólo del LCM.
2.- Lateral: la tibia se desplaza en varo, abriendo la interlinea externa.
! a 0º de flexión: Esto indica rotura del ligamento colateral lateral, y del complejo
posterolateral (vertiente posteroexterna o PAPE), frecuentemente asociada a un ligamento
cruzado.
! a 30º de flexión y no a 0º: si en figura de 4 se palpa el cordón del LCL se trata de roturas
menores del complejo posterolateral (cuidado: es fisiológico tener una pequeña
inestabilidad en varo a 30º de flexión, comparar con el otro lado)
3.- Posterior: desplazamiento posterior de la tibia sobre el fémur.
! Implica rotura del ligamento cruzado posterior (LCP). También puede estar afectado el
complejo ligamentario posterolateral (parcial o completa) y el ligamento posterior oblícuo
(parcial o completa).
4.- Anterior: desplazamiento anterior del fémur.
! La estructura dañada es ligamento cruzado anterior (LCA). El cajón anterior es positivo en
posición neutra. Este tipo la inestabilidad se negativiza si se rota la tibia hacia interno, ya que
el LCP se tensa.

b) Rotatoria:
Se definen según:
• Dirección (anterior o posterior) del platillo tibial y
• Si es el platillo medial o lateral el que se mueve.
- Anteromedial:
• se aprecia cuando el platillo tibial medial va hacia delante y rota hacia externo.
• Implica la rotura del ligamento colateral medial, PAPI y LCA.
• A la exploración, el cajón anterior es mayor si se hace con la rodilla en rotación externa y se
aprecia bostezo articular en valgo en extensión.



Página 3 de 15
- Anterolateral:
• el platillo tibial lateral rota hacia delante con relación al fémur a 90º de flexión y se produce
una apertura lateral excesiva.
• Implica la rotura del LCA, asociada a alguna de estas estructuras: complejo anterior de la
capsula articular antero lateral, ligamento colateral lateral, banda iliotibial y estructuras
posterolaterales (PAPE).
• Para su diagnostico se emplean las pruebas (ver tema 58): cajón anterior, Lachman, Pivot
shift, Jerk test, y se puede tener un bostezo articular en varo a 30º de flexión si está afectado
el LCL.
- Posterolateral:
• el platillo tibial lateral rota en sentido posterior respecto del fémur, con apertura lateral de la
articulación.
• Implica la rotura ligamento colateral lateral (LCL), el complejo arcuato (PAPE), y el tendón
del poplíteo, generalmente se añaden lesiones adicionales del LCP.
• Se pone de manifiesto con pruebas:
- Recurvatum: al hiperextender rodilla se produce una rotación externa y
- Pivot shift inverso: Se realiza con la rodilla flexionada, valgo y rotación externa (al
contrario que el Pívot Shift). Al ir extendiendo, llega un momento en que se nota
resalte porque se reduce la subluxación posterolateral.
- Bostezo articular en varo a 30º del flexión y en extensión cuando esta asociado a
lesión del LCP. Cuando está asociado el LCP también se aprecia un Cajón Posterior
neutro.
- Posteromedial:
• se manifiesta por la rotación del platillo tibial medial respecto al fémur, con apertura medial
de la articulación.
• Implica la ruptura ligamento colateral medial (LCM), capsular medial, oblicuo posterior
(PAPI), cruzado posterior y la porción medial de la capsula posterior.
• Se aprecia cajón posterior y bostezo articular en varo.

- Combinadas:
• No están definidas con tanta claridad como las anteriores.
• Cuando se observa una inestabilidad rotatoria severa en un cuadrante corresponde investigar
si hay inestabilidad rotatoria, en varo o en valgo, en otro cuadrante.
• Hay 4 subtipos (anterolateral-anteromedial; anterolateral-posterolateral; anteromedial-
posteromedial y anterolateral-posterolateral-anterior medial).
• La más frecuente es la rotatoria anterolateral-anteromedial, que se debe a los desgarros de
los ligamentos capsulares medial y lateral en su tercio medio y del LCA, mientras el cruzado
posterior esta indemne (eje central).

Lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA)

! Epidemiología:
o Suelen ocurrir durante el deporte
o El 70% de pacientes sienten un “pop” en el momento de la lesión.
o Hay derrame articular en casi todos los pacientes, antes de 48h tras la lesión.
o La mujeres tienen un riesgo mayor (2-4 veces más) frente a hombres con un mismo nivel
deportivo.
! Anatomía patológica:
o El tipo de rotura más frecuente del LCA es:
! en adultos la desinserción femoral o intrasustancia. En la resonancia magnética se
observa un LCA “tumbado” y con falta de continuidad en sus fibras.
! En niños es más frecuente la avulsión ósea en tibia.





Página 4 de 15
o En un 50% de los casos se apreciará una
zona de edema óseo en la parte anterior
del cóndilo femoral externo y la parte
posterior de la meseta tibial externa en las
secuencias de T2 (figura 1). Para que este
edema óseo aparezca es necesario que
se haya producido un contacto entre estas
dos zonas, solo posible si se ha producido
la subluxación de la meseta tibial externa
por insuficiencia del LCA.
o Otros signos indirectos de lesión del LCA
(se observan en la resonancia magnética)
son la presencia de una traslación anterior
de la tibia en los cortes sagitales y el
acodamiento del LCP por pérdida de
tensión al desplazarse la tibia
anteriormente.
o La rotura parcial es un concepto
controvertido clínico-radiológico. Define
una lesión parcial del ligamento en la RMN
con mantenimiento de la estabilidad de la
rodilla. La presencia de un Pivot Shift
positivo excluye la rotura parcial.
Habitualmente se lesiona uno de los
fascículos (más el antero-medial) pudiendo producirse una deformidad plástica del otro
fascículo. En caso de duda se debe valorar la necesidad de realizar una exploración bajo
anestesia para valorar la presencia de una inestabilidad rotacional (Pivot Shift)
o La fractura de Segond es una avulsión de la cápsula articular antero-externa que se
produce en el episodio de subluxación de la meseta tibial externa. Se considera
patognomónica de rotura del LCA.

! Valoración, diagnóstico y pruebas de imagen: ver tema 58
! Tratamiento:
o El tratamiento inicial son las medidas de control del dolor y tumefacción, así como la
recuperación temprana del rango de movimiento: Carga precoz y activación muscular (la
recuperación de la extensión completa es fundamental para el tratamiento quirúrgico).
o Dado el escaso poder de cicatrización del LCA, lo habitual suele ser su reconstrucción
quirúrgica mediante injerto tendinoso. Para establecer la indicación quirúrgica se debe
considerar:
! Edad y madurez ósea: Estudios recientes han demostrado resultados similares y
niveles aceptables de satisfacción en mayores de 40 años, en comparación con
pacientes más jóvenes.
! En el adolescente que se encuentra en la pubertad llegando al final del crecimiento
no existe en la actualidad contraindicación para realizar tratamiento quirúrgico
(Técnicas transfisarias o no transfisarias).
! Nivel de actividad física, necesidades funcionales y expectativas. Si está dispuesto a
cambiar de actividad, se puede plantear tratamiento no quirúrgico siempre que no
exista inestabilidad en las actividades de la vida diaria.
! Motivación y colaboración
! Lesiones acompañantes: meniscales y/o ligamentosas.
! La relación entre rotura del LCA y la gonartrosis a largo plazo sigue siendo
controvertida. No hay evidencia de que la reconstrucción del LCA claramente
prevenga el desarrollo de cambios degenerativos. El traumatismo inicial y la
situación proinflamatoria intrarticular pueden ser factores fundamentales para el
desarrollo de artrosis. Parece ser que el factor más importante para el desarrollo de
artrosis en estos pacientes es la meniscectomía, no la reconstrucción o no del LCA,
hay una estrecha relación entre la perdida la función meniscal y el desarrollo de
cambios degenerativos articulares. Es fundamental preservar el menisco en la
reconstrucción del LCA. La demora en el tratamiento quirúrgico aumenta el riesgo
de lesión meniscal, especialmente del menisco interno, y en aquellos pacientes que
presenten lesiones meniscales en el momento del diagnóstico, la demora
empeorará el tipo de rotura y la posibilidad de reparación.

Página 5 de 15
! Tratamiento no quirúrgico:
o Indicaciones:
! Pacientes de mediana edad (mayores de 40 años), que no realizan actividades de
salto o giro.
! Pacientes que no tienen sintomatología en su actividad habitual y estén dispuestos a
cambiar su actividad (evitar deportes de contacto).
o Consiste en la rehabilitación del cuádriceps e isquiotibiales, con entrenamiento
propioceptivo. Se pueden usar rodilleras simples en los deportes, lo que aumenta la
propiocepción y da la sensación de mayor seguridad a los pacientes.
! Tratamiento Quirúrgico:
o Objetivos del tratamiento:
! Conseguir una rodilla estable: Eliminar la inestabilidad anterior y rotacional.
! Proteger meniscos.
! Mantener arco de movilidad completo.
! Favorecer el retorno a la actividad deportiva.
o Indicaciones: Habitualmente depende del nivel de actividad física del paciente (actividad
media-alta se suelen operar). La práctica de deportes que implican salto o giro durante más
de 200 horas/año y la presencia de un grado de laxitud importante (más de 10 mm de
traslación anterior) aconsejará el tratamiento quirúrgico de la lesión. También se realiza
cuando no está indicado el tratamiento conservador (ver antes) o si éste fracasa.
o Momento de la intervención: Tras una lesión aguda, no es aconsejable intervenir hasta que
se haya controlado completamente la inflamación y se haya recuperado todo el rango de
movimiento y la función del cuádriceps con una marcha adecuada. Si se operan antes de
este momento tienen un alto riesgo de rigidez (artrofibrosis).
o Técnica quirúrgica: Si hay una avulsión ósea (raro) el tratamiento consiste en la reinserción
de la pastilla ósea con tornillos o cerclaje. Si hay rotura intrasustancia o desinserción
ligamentosa (más frecuente), no se puede realizar sutura directa de los cabos ni el ligamento
puede repararse por sí sólo, por lo que todas las técnicas consisten en sustituir los restos de
LCA por un injerto ligamentoso.
! Vía de abordaje: artroscópica.
! Selección del material a emplear. 3 opciones:
• Autoinjerto tendinoso: obtener un ligamento (injerto o plastia) del propio
paciente. Es lo más usado actualmente. Dos opciones:
o Plastia Hueso-Tendón-Hueso (HTH). El injerto se obtiene del tercio
central del tendón rotuliano, con una pastilla ósea proximal y distal,
de la misma rodilla lesionada.
o Plastia de Isquiotibiales (IT): Semitendinioso y Recto Interno,
obtenidos de la misma rodilla (figura 2).





Página 6 de 15
o La utilización de HTH puede tener una incorporación más rápida,
dar mayor estabilidad objetiva (KT-1000) y una incidencia menor de
Pivot Shift residual. La incidencia de dolor femoro-patelar al
arrodillarse es más alta frente a la baja morbilidad en zona donante
de la utilización de Isquiotibiales. Ambas técnicas presentan
resultados clínicos equiparables.
o Otros (mucho menos usados): Tendón Cuadricipital, Cintilla Ilio-
tibial.
• Aloinjertos criopreservados: Se obtiene el injerto de cadáver.
o Tiene una menor morbilidad quirúrgica, y menor tiempo quirúrgico.
o Es necesario un banco de tejidos.
o Tiene riesgo de transmisión de enfermedades.
o Coste elevado y problemas logísticos.
o El proceso de remodelación es más lento.
• Ligamentos artificiales: Actualmente abandonados, aunque persisten los
estudios.

! Técnica quirúrgica meticulosa: el factor pronóstico más importante es que la
técnica elegida se realice correctamente, más que la elección de una u otra técnica.
Es muy importante conseguir:
• Fijación primaria firme del injerto, mediante tornillos interferenciales, agujas
cruzadas, grapas, etc.
• Aplicar una tensión adecuada al injerto (depende de la técnica empleada).
• Colocación anatómica de los túneles óseos: La reconstrucción con un
único fascículo en posición vertical no reproduce la compleja anatomía del
LCA. El interés por la estabilidad rotacional ha llevado al desarrollo de
técnicas de reconstrucción bifasciculares con túneles independientes para
los fascículos AM y PL. Estas técnicas han demostrado una mejor
estabilidad rotacional en cadáver pero no han demostrado superioridad en
estudios clínicos. La tendencia actual es ha realizar el túnel femoral más
horizontal, para intentar reproducir la anatomía normal y mejorar la
estabilidad rotacional. Esto ha llevado a la popularización de las técnicas de
fresado del túnel femoral desde el portal artroscópico antero-medial o a
volver a técnicas de dos incisiones tunelizando el fémur desde proximal.
! La reconstrucción concomitante de los ligamentos colaterales esta indicada si:
• Medial: valgo mayor de 5 mm, tras tratamiento conservador.
• Lateral cualquier inestabilidad.
! La rehabilitación posterior, con fisioterapia acelerada, es esencial
• Los protocolos de rehabilitación son variables en función de la técnica
empleada y las preferencias del cirujano.
• No hay evidencia sobre la necesidad de limitar la extensión o la utilización
de ortesis postoperatorias.
• Se debe enfatizar la recuperación del rango de movimiento y la
potenciación muscular con ejercicios de cadena cerrada.
• La vuelta a la actividad deportiva se sitúa en torno a los 6 meses.
• La rehabilitación precoz demasiado agresiva puede ser un factor de fallo de
la plastia.
o Complicaciones de la cirugía: En general, son raras.
! Fallo de la plastia (injerto). La plastia se rompe de nuevo o no se osteointegra.
Puede deberse a varios factores:
• Técnicos: Es la causa más frecuente (77-90%). En este apartado se incluye
la fijación y tensión insuficiente y sobre todo la mala posición de los túneles
óseos. Especialmente la colocación anterior del los túneles tibial y femoral y
la verticalización del túnel femoral que no controlará la estabilidad rotacional.
La colocación adecuada de los túneles óseos es el factor más
importante en la cirugía de reconstrucción del LCA. El error más
frecuente es colocar los túneles muy anteriores, provocando pinzamiento
con la escotadura intercondílea y rotura secundaria.





Página 7 de 15
• Biológicos: Falta de ligamentización (sustitución del injerto por nuevo tejido
vivo) de la plastia.
• Nuevo episodio traumático.
• No realizar el diagnostico y la reconstrucción de lesiones de estabilizadores
secundarios, sobre todo el complejo postero-lateral.
! Complicación más frecuente (aparte de las del injerto): Es el dolor anterior de la
rodilla que se presenta tanto con la plastia de HTH como con la de isquiotibiales. El
dolor al arrodillarse y la pérdida de los últimos grados de flexión o extensión es más
frecuente con la plastia de HTH autólogo.
! Lesión Nerviosa: rama infrapatelar del nervio safeno interno.
! Infección: Su incidencia es baja (<1%) pero puede tener consecuencias desastrosas
para la articulación. Ante la sospecha se debe realizar una artroscopia de lavado con
toma de cultivos e instauración de tratamiento antibiótico intravenoso. El
mantenimiento de la plastia y el material de fijación es controvertido, si en un primer
lavado el aspecto de la plastia es bueno se podría conservar, siendo necesario
retirarlo si hay que hacer nuevos lavados.
! Rigidez: Suele mejorar con el tratamiento rehabilitador pero puede ser secundaria a
una mala posición de los túneles óseos. La pérdida de extensión de la rodilla con
frecuencia se debe a la presencia de tejido cicatricial anterior al túnel tibial que se
interpone en la escotadura intercondilea (lesión en Cíclope u ojo de cíclope). Se
suele resolver con una nueva artroscopia para resecar la cicatriz.
! Fractura de rótula y rotura del tendón rotuliano, se presenta en menos de 1% de los
casos (si se utiliza Hueso-tendón-hueso).

Lesiones del ligamento cruzado posterior (LCP)

! Epidemiología:
o La mayoría de las lesiones de LCP no se diagnostican.
o Entre 5-20% de lesiones ligamentosas de rodilla afectan al LCP.
o Suele ocurrir junto a lesiones de otros ligamentos, si se afecta sólo el LCP la clínica
(inestabilidad) puede ser muy escasa e incluso ausente.
! Diagnóstico (ver tema 58): habitualmente por exploración clínica. Un punto clave en la RM es que si
el LCP está intacto, la tibia siempre está situada más anterior que los cóndilos femorales.
! Tratamiento:
o Conservador: en lesiones aisladas del LCP. En estos casos se ha descrito la cicatrización
del ligamento (al contrario que el LCA), con una inmovilización relativa en extensión durante
1 mes.
o Quirúrgico: indicado en lesiones aisladas que presentan signos de inestabilidad tras el
tratamiento conservador, o en lesiones ligamentosas combinadas. Las técnicas quirúrgicas
son similares a las empleadas en el LCA.
o Complicaciones del tratamiento:
! Si se realiza tratamiento conservador o fracasa el quirúrgico: Dolor femoropatelar y
artrosis femoropatelar a largo plazo, por la sobrecarga del cuádriceps para
estabilizar la tibia.
! Si se realiza tratamiento quirúrgico: Lesión neurovascular por la proximidad de los
túneles al paquete vasculonervioso poplíteo.
o Resultados: en general, la inestabilidad clínicamente relevante ocurre con menos frecuencia
en las lesiones del LCP que en las del LCA.

Lesiones del ligamento colateral medial (LCM)
! Epidemiología:
o El LCM es el ligamento más frecuentemente lesionado de la rodilla.
o Puede haber lesiones ligamentosas añadidas. La más frecuente es la del LCA (95% de los
casos).
! Mecanismo: Suele lesionarse en traumatismos en valgo de la rodilla. El paciente suele referir un
chasquido (“pop”) en la cara interna.
! Exploración: Se debe explorar la estabilidad de la rodilla en valgo a 0º y a 30º de flexión de la rodilla.
En extensión completa el valgo de la rodilla está también limitado por el LCA. Si existe un bostezo
articular en extensión, se trata de una lesión grado III (>10 mm de apertura, sin tope firme) que suele
asociarse a rotura de LCA o LCP.

Página 8 de 15
! Técnicas de imagen:
o La RX suele ser normal pudiendo mostrar una lesión de Pellegrini-Stieda (calcificación de
la inserción femoral del LCM) en casos crónicos.
o Las RX de estrés pueden estar indicadas para valorar la competencia del LCM.
o La RMN puede ayudar a diagnosticar lesiones asociadas y confirmar el grado de lesión del
LCM.
! Tratamiento:
o Conservador:
! Indicado en: los grados I y II y en los Grados III sin lesiones asociadas.
! Método:
• Carga parcial inicial con ayuda de muletas, frío, compresión, elevación,
analgésicos.
• En los grados II y III puede ser necesaria la utilización de ortesis articuladas
de control varo-valgo (no en grado I).
• Fisioterapia con fortalecimiento muscular tan pronto como sea posible.
! Complicaciones: en lesiones proximales puede ser difícil conseguir un rango de
movimiento completo (rigidez), en lesiones distales puede quedar algo de laxitud
residual, casi siempre asintomática.
! En los casos de lesiones del LCM asociadas a roturas del LCA se deberá tratar
conservadoramente el LCM durante 3-6 semanas, recuperar el rango de
movimiento, la propiocepción y la fuerza muscular antes de reconstruir el LCA.
o Quirúrgico:
! Indicado en lesiones grado III que además:
• han fallado con tratamiento conservador,
• hay interposición intrarticular del ligamento, o
• en lesiones combinadas con otros ligamentos (Sobre todo del LCP y en las
lesiones asociadas a LCA se discute si se trata conservadoramente y luego
se repara LCA quirúrgicamente o si ambos deben ser tratados
quirúrgicamente para evitar laxitud en valgo residual).
! Las técnicas quirúrgicas incluyen:
• la reparación directa y la reinserción en casos agudos y
• el avance de la inserción o la reconstrucción con plastia en casos crónicos.
Lesiones del complejo posterolateral de la rodilla (ligamento colateral lateral (LCL) y PAPE)
! Anatomía y biomecánica:
o Estabilizadores dinámicos del compartimento
lateral: Banda iliotibial, bíceps femoral, m.
poplíteo y gemelo lateral.
o Estabilizadores estáticos (figura 3): Complejo
posterolateral: ligamento colateral lateral, el
tendón del poplíteo y ligamento arcuato
(fibulo-poplíteo). Estos ligamentos son los
estabilizadores primarios del varo de la
rodilla. También son estabilizadores de la
traslación posterior de la tibia y de la rotación
externa de la tibia.
! Epidemiología:
o Menos frecuentes que las lesiones de la
región medial (7-16% de todas las lesiones
ligamentosas de la rodilla).
o Suele lesionarse en traumatismo de alta
energía.
o El nervio ciático poplíteo externo (CPE)
puede lesionarse en el traumatismo en varo y
se asocia al 29% de las lesiones del
complejo posterolateral.
! Exploración: (ver tema 58)
o Exploración neuro-vascular con especial
interés en el CPE

Página 9 de 15
o Varo forzado. La presencia de bostezo en varo solo a 30º de flexión de rodilla se asocia a
lesión aislada del complejo posterolateral. Si también ocurre a 0º se asocia a lesión del LCA
o LCP.
o Cajón Postero-Lateral: Debe ser realizado a 30º y 90º de flexión. En caso de ser positivo
solo a 30º de flexión se asocia a lesión aislada del CPL, si también es positivo y aumenta a
90º el LCP también estará lesionado.
o Dial test: Explora el aumento de rotación externa de la pierna en decúbito prono. La lesión
aislada del CPL producirá un aumento de la rotación externa a 30º de flexión. En caso de
lesión combinada del LCP estará aumentada la rotación externa a 90º.
! Técnicas de imagen:
o En la RX pueden aparecer avulsiones de la cabeza del peroné, fractura de Segond si se
asocia a rotura del LCA.
o La RMN es la prueba de imagen de elección, informará sobre la localización, la gravedad y
el tipo de lesión ligamentosa.
! Clasificación según grado de inestabilidad en extensión (ver tabla 1):
o Grado I: 0-5 mm de apertura en varo.
o Grado II: 5-10 mm
o Grado III: > 10mm sin tope firme. Suele asociar lesiones de LCA o/y LCP
! Tratamiento conservador:
o Indicado sólo en lesiones grado I y II.
o Método: inmovilización con rodilla en extensión durante 2-3 semanas con carga parcial.
Luego ir aumentando rango movimiento y fuerza muscular.
! Tratamiento quirúrgico:
o Indicado en:
! Lesiones grado III
! lesiones con componente de inestabilidad rotacional
! Lesiones asociadas a roturas de ligamentos cruzados. Es importante tratar
adecuadamente las lesiones del complejo posterolateral asociadas a roturas del
LCA. Una causa frecuente de fallo en la ligamentoplastia del LCA es la presencia de
una lesión del CPL no diagnosticada.
o Técnica:
! Se recomienda la reparación directa antes de las 2 primeras semanas, para
evitar que la anatomía se distorsione mucho. Sin embargo, se han descrito fracasos
hasta en el 40% de las reparaciones directas lo que ha llevado a algunos autores a
recomendar la reconstrucción diferida sin intento de reparación.
! En casos crónicos se debe realizar reconstrucción con aloinjertos (técnicas
parecidas a las de reconstrucción del LCA). Si existe además deformidad en varo (lo
que sobrecarga más al complejo posterolateral) se debe considerar la realización de
una osteotomía valguizante con cuña de adición en tibia.
! La reconstrucción debe reproducir las estructuras esenciales para mantener la
estabilidad: el ligamento colateral lateral, el tendón del poplíteo y el ligamento fibulo-
poplíteo (arcuato). Dada la longitud de la plastia que se precisa, se suele optar por
aloinjerto de tendón de Aquiles. Es fundamental la correcta localización de los
túneles óseos y la isometría de la plastia. En el postoperatorio se debe proteger el
varo y rotación externa durante 3 meses.
o Resultados: van a estar condicionados por las lesiones ligamentosas asociadas, la rigidez, la
inestabilidad residual y las lesiones neurológicas.

LESIONES DE LOS MENISCOS DE LA RODILLA.
! Generalidades:
o Los meniscos son dos fibrocartílagos semilunares que cubren aproximadamente 2/3 de la
superficie tibial, aumentando la congruencia entre los cóndilos femorales y la meseta tibial.
o Son lesiones debidas generalmente a accidentes deportivos o de la vida diaria, que pueden
ir asociados a lesiones ligamentarias. Cuando se pierde la integridad meniscal, se producen
alteraciones del área de contacto que conducen a un potencial incremento de desgaste del
cartílago articular y a cambios degenerativos precoces.
o Por lo tanto, el objetivo principal del tratamiento de un desgarro de menisco es mantener la
mayor cantidad de tejido meniscal sano.
! Anatomía (ver tema 58)

Página 10 de 15
! Vascularización e inervación (ver tema 19).
o Es uno de los elementos críticos en la curación de una reparación meniscal.
o Al nacer todo el menisco es vascular, a los 9 meses, el 1/3 del borde libre es avascular. La
reducción de la vascularización continúa hasta la edad de 10 años, momento en que se
parece al del adulto.
o Del 20-30% de la periferia del menisco interno y el 10-25% del externo tiene una
penetración vascular parecida, que proviene de las ramas superiores e inferiores de arteria
geniculada lateral y medial. Se le denomina zona roja y tiene un alto poder de cicatrización.
o El 1/3 interno es avascular y se denomina zona blanca, manteniéndose por difusión del
líquido sinovial. Su poder de curación es escaso.
o La unión de la zona vascular con la avascular se denomina Zona Blanca-Roja, tiene poder
de cicatrización especialmente en jóvenes.
o La zona avascular tampoco tiene inervación. Si existen terminaciones nerviosas en los 2/3
periféricos y en los cuernos.
! Funciones del menisco (ver tema 19).
o Transmisión de cargas: En extensión completa soporta un 50% (M. Interno) y 70% (M.
Externo) de la carga transmitida a través de la articulación. En flexión de 90º un 85%.
o Absorción de choques: por la viscoelasticidad.
o Contribuir a la estabilización pasiva de la rodilla: Su pérdida no provoca problemas de
estabilidad activa de la rodilla, aunque si se incrementan la laxitud cuando se asocia a una
lesión del LCA
o Aumentar la congruencia articular, aumentando el área de contacto y disminuyendo la
presión, especialmente en el compartimento externo donde el cóndilo femoral convexo se
articula con la meseta tibial externa, también convexa.
o Lubricar las superficies articulares y contribuir a la nutrición del cartílago por difusión.
o Actuar como estructura propioceptiva.
! Epidemiología.
o La incidencia anual de rotura de menisco se sitúa en 60-70 por 100.000 habitantes.
o Es más frecuente en varones.
o Es 2 veces más frecuente la rotura del menisco interno.
o Lesiones traumáticas: suelen estar asociadas a práctica deportiva. Lesiones atraumáticas:
ocurren sobre una meniscopatía degenerativa previa (4ª-6ª décadas de la vida).
o 1/3 se asocia a la rotura del LCA. En lesiones agudas del LCA se lesiona con más frecuencia
el menisco externo. En inestabilidades crónicas se lesiona más el menisco interno,
típicamente roturas verticales-longitudinales que progresan a asa de cubo.
o Se puede asociar a fracturas de meseta tibial y distales femorales.
! Diagnóstico.
o Anamnesis:
! Las lesiones suelen producirse por traumatismos en giro de rodilla semiflexionada.
! Debemos conocer los antecedentes traumáticos, mecanismo de la lesión (torsión-
flexión), episodios de bloqueo, chasquidos, derrames articulares, perdida de
movilidad (especialmente a la extensión, por rotura en asa de cubo).
! Las lesiones degenerativas suelen asociarse a cierto grado de lesiones condrales.
o Exploración física: (ver tema 58)
! Inspección: Valorar derrames, atrofia de cuádriceps, rango de movilidad.
! Exploración clínica: puede ser igual de fiable que las pruebas complementarias:
• Dolor a la palpación de la interlinea: tiene una sensibilidad del 74%.
• Prueba de McMurray: se realiza en decúbito supino y la rodilla flexionada al
máximo, con una mano se palpa la interlinea y con la otra se realizan
movimientos de rotación tibial y extensión, la posición del talón indica el
menisco que se explora. La presencia de chasquido la hace positiva. El
chasquido tiene una sensibilidad del 98%.
• Prueba de Steinmann: paciente sentado y las rodillas colgando a 90º de
flexión, la rotación interna y externa de la tibia produce dolor en la interlinea
correspondiente. Es poco específico. Se puede añadir especificidad con el
Steinmann II: Si la prueba de Steinmann es positiva, se extiende un poco la
rodilla y se repiten los giros. Si el punto de dolor se ha desplazado hacia
delante (los meniscos se desplazan hacia delante con la extensión de la
rodilla), la prueba es positiva.


Página 11 de 15
• Prueba de Apley: con el paciente en decúbito prono y rodilla flexionada a
90º, el dolor con la rotación de la rodilla aplicando presión sobre el talón es
indicativo de lesión meniscal; si el dolor se mantiene cuando se realiza
rotación en distracción hay que pensar en lesión ligamentosa. No tiene
utilidad en presencia de sinovitis o patología rotuliana.
• La presencia de dolor en la interlinea articular posterior al caminar en
cuclillas revela la existencia de lesión en el cuerno posterior del menisco. El
dolor a media flexión es más característico de patología femoropatelar.
o Pruebas complementarias:
! Rx: Evalúan el pinzamiento y define si existe patología ósea. Realizar en carga AP
con flexión de 45º (muestra precozmente un pinzamiento interno), lateral pura y axial
de rotula. En pacientes con meniscectomía previa suelen aparecer los cambios de la
triada de Fairbank (disminución del espacio articular, aplanamiento del cóndilo y
osteofitos marginales)
! Artrografía: hoy en desuso.
! Resonancia Magnética: Es la técnica de elección hoy en día. El menisco normal
aparece como una estructura de baja señal uniforme, la presencia de una imagen
tipo III (aumento de señal lineal que contacta con la superficie articular) es indicativo
de rotura. Siempre es necesario correlacionar con la clínica para decidir el
tratamiento.
! La Artro-TAC puede tener gran valor en caso de evaluación de meniscos ya
operados y valoración de suturas o transplantes meniscales.
! Clasificación de las lesiones meniscales.
o Se clasifican atendiendo a su morfología. El tipo de rotura puede estar condicionado por la
disposición de las fibras de colágeno, longitudinal al eje mayor.
o Lesiones Periféricas:
! Suponen entre el 10-30% de las lesiones
meniscales.
! Se consideran desinserciones y pueden
asentar en el ligamento coronario (zona
Roja) o en tejido fibrocartilaginoso
parcialmente vascularizado, situado a
menos de 5 mm. del borde periférico.
o Lesiones intersticiales (figura 4):
! Lesiones longitudinales verticales:
• Suelen iniciarse en la mitad
posterior, cuando el menisco es
pinzado entre la tibia y el fémur,
con la rodilla en flexión y rotación.
• Pueden ser completas e
incompletas.
• Es la más frecuente en individuos
jóvenes y es la que más se asocia
a roturas del L.C.A.
• Cuando progresa da lugar a un
asa de cubo, que son lesiones
inestables que provocan síntomas
mecánicos o bloqueos de rodilla.
• Más frecuente en el medial.
! Lesiones Oblicuas o en pico de loro: Se llaman colgajos. Suelen presentarse en
unión de los 2/3 posterior y medio del menisco. Produce síntomas cuando se atrapa
el borde libre en la articulación.
! Lesiones complejas o degenerativas: Son lesiones en múltiples planos. Es más
frecuente en la edad avanzada. Se localizan en el cuerno posterior y en la zona
central del cuerpo.
! Lesiones transversas o radiales. Sobre todo ocurren en la unión de los tercios
posterior y medio del menisco medial o junto a la inserción posterior del menisco
lateral. Cuando son completas al lesionar las fibras longitudinales conducen a la
perdida de función del soporte de cargas por perdida de la tensión en aro o “hoop
stress”.

Página 12 de 15
! Lesiones horizontales: Comienzan en el margen del borde libre del menisco y se
extiende hasta la cápsula. Son lesiones degenerativas frecuentemente
atraumáticas. Su frecuencia aumenta con la edad.
! Desinserciones de los cuernos posteriores. Se comportan biomecánicamente como
una meniscectomía total. Se deberá realizar una reinserción artroscópica con
túneles óseos.
! Quistes meniscales: Elevada correlación con lesiones del menisco lateral. Puede ser
una degeneración mucoide del menisco. Provocan síntomas como dolor y
tumoración en interlinea.
! Menisco discoideo:
• Es una variación congénita, en la cual la forma de “C” es sustituida por un
disco.
• Es una causa frecuente de patología meniscal en la infancia (chasquidos
sordos con resalte sin dolor).
• Es casi exclusivo del menisco externo. Tipos:
o Tipo I: completo,
o Tipo II: incompleto,
o Tipo III o Wrisberg: ausencia de unión menisco-capsular y unión del
menisco a los ligamentos menisco-femorales posteriores
o Tipo IV: fenestrado.
• Con frecuencia es asintomático. En casos sintomáticos o con roturas de la
porción central se debe regularizar para que su forma asemeje a un menisco
normal y fijar el menisco a la periferia en caso de inestabilidades.
! Tratamiento
o En la fase aguda:
! Si existe bloqueo: Reducir con manipulaciones y anestesia local intraarticular. Puede
ser una indicación de cirugía urgente.
! Para el dolor y el derrame (aparece a las 8h de la lesión) las medidas que deben
tomarse son: punción-aspiración, vendaje compresivo, reposo, hielo, elevación de la
extremidad y descarga (RICE).
o Factores que influyen en la elección del tratamiento:
! Evaluación clínica.
! Existencia o no de lesiones asociadas.
! Tipo exacto, localización y extensión
o Tipos de tratamiento:
! No quirúrgico:
• Se encuentra indicado en:
o Roturas de espesor parcial y de espesor total estables (de 5 a 8
mm. de longitud y menos de 3 mm. desplazamiento).
o Puede estar indicado en pacientes con roturas degenerativas
atraumáticas sin síntomas mecánicos.
o Mejor pronóstico en lesiones de menisco externo asociadas a
reconstrucciones de LCA.
• Consiste en hielo, analgésicos, y fisioterapia progresiva.
! Quirúrgico: En el resto, vía artroscópica: Técnicas:
• Meniscectomía Total: prácticamente abandonado.
• Meniscectomía parcial vía artroscópica: cuando la reparación no es posible.
Debe hacerse:
o Eliminar todos los fragmentos móviles que pueden desplazarse más
allá del margen interno del menisco hasta el centro de la rodilla.
o Redondear bien el borde meniscal remanente, para evitar que
progrese una nueva rotura.
o En caso de duda dejar la mayor parte del menisco. Tener en
cuenta que no hay resección inocua. Toda resección meniscal
afectará a la transmisión de cargas femoro-tibiales reduciendo la
superficie de contacto y aumentando el pico de presión y
favoreciendo la degeneración condral. Los buenos resultados
precoces de la meniscectomía van empeorando con el tiempo
debido al desarrollo de cambios degenerativos.
• Quiste meniscal: descompresión y reparación de la lesión meniscal.

Página 13 de 15

• Reparación meniscal:
o Siempre que el tipo de rotura lo permita (zona roja o blanca-roja) y
especialmente en el menisco externo en pacientes jóvenes.
o El menisco no se repara con “restitutio ad integrum” sino que se
forma una cicatriz que es apreciable en RMN de control pese a que
el resultado clínico sea bueno.
o Generalmente buenos resultados (80-90%), sobre todo si:
! Se realiza dentro de la zona vascular y en roturas
longitudinales verticales. Peores resultados en roturas
degenerativas y complejas y en roturas en zona blanca
(avascular).
! Mejores resultados en menisco externo.
! Mejores resultados si se asocia a reconstrucción del
LCA. Las indicaciones se están ampliando dada la segura
progresión de los cambios artrósiscos tras la
meniscectomía.
o Malos candidatos: pacientes mayores, roturas degenerativas,
complejas, atraumáticas, roturas con largo tiempo de evolución,
roturas radiales, roturas asociadas a lesiones condrales G III-IV,
roturas en rodillas con inestabilidad de LCA.
o Todo cirujano que trate lesiones meniscales deberá estar preparado
y contar con el material de sutura necesario en el quirófano para
realizar una reparación en caso de que la rotura sea reparable.
Realizar una resección en casos de roturas reparables está
contraindicado.
o Las suturas verticales han demostrado ser más resistentes a la
tracción en estudios en cadáveres.
o Técnicas:
! Estimulación de la cicatrización sin fijación: abrasión o
perforación. Se suele usar como técnica complementaria a
la sutura.
! Reparación abierta: Solo en caso de realizar una cirugía
abierta por otra razón (por ejemplo, en una fractura de la
meseta tibial).
! Reparación artroscópica: 3 técnicas básicas:
• Técnica dentro-fuera: Se considera el patrón oro.
Precisa una incisión medial o lateral para recuperar
las agujas. Sus ventajas: trata todas las lesiones y
excelente fijación. Desventajas: riesgo de lesión
neurovascular (Lateral: nervio CPE y Medial: ramas
del nervio safeno) y mayor agresión quirúrgica al
necesitar abordajes accesorios.
• Técnica de fuera-dentro: indicada en lesiones que
afectan los tercios anterior y medio del menisco.
Una ventaja es que no necesita instrumental
específico.
• Técnica todo dentro (figura 5): Cada vez más
popular. Se realiza por los portales artroscópicos
estándar. Utiliza diferentes dispositivos y técnicas, la
mayoría son dispositivos bio-reabsorbibles de ácido
poliláctico o mixtos, es decir, combinación de una
sutura con una barra biodegradable que ancla el
borde periférico del menisco a la cápsula. Los
resultados clínicos pueden ser similares a las
reparaciones dentro-fuera.

Página 14 de 15

! Protocolo Postoperatorio: Variable. Incluye la carga parcial
4-6 semanas y la limitación de la flexión de rodilla por
encima de 90º durante 6-8 (semanas). Algunos autores han
publicado resultados similares con protocolos más agresivos
con carga precoz. Se permite la carrera a los 4-5 meses y la
actividad deportiva a los 5-6 meses. El paciente debe ser
advertido del diferente protocolo postoperatorio en función
del tipo de reparación.
• Reconstrucción meniscal:
o Trasplante con aloinjerto. Indicado en pacientes con antecedentes
de meniscectomía total con dolor en interlinea. Son requisitos la
presencia de una rodilla estable, con una alineación correcta, y
escasos cambios degenerativos.













Página 15 de 15
Bibliografía básica recomendada:

1. Lieberman JR (Ed). AAOS Comprehensive Orthopaedic Review. American Academy of
Orthopaedic Surgeons. (2009) Rosemont, IL.
2. Fischgrund JS (Ed). Orthopaedic Knowledge Update 9. American Academy of Orthopaedic
Surgeons. (2008) Rosemont, IL.
3. Miller MD. Review of Orthopaedics 5
TH
Ed.; Elsevier (USA): Saunders (2008),
4. SECOT. Manual SECOT de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Sociedad Española de Cirugía
Ortopédica y Traumatología. 2º Ed. Madrid: Médica Panamericana (2010).

Bibliografía reciente:

1. Allaire R, Muriuki M, Gilbertson L, Harner CD. Biomechanical Consequences of A Tear of the
Posterior Root of the Medial Meniscus. J Bone Joint Surg 2008;90: 1922-1931
2. Barber FA, Schroeder FA, Barrera Oro F, Beavis RC. FasT-Fix Meniscal Repair: Mid-term
Results Arthroscopy. 2008;24:1342-1348
3. Bedi A, Musahl V, Steuber V et al. Transtibial Versus Anteromedial Portal Reaming in Anterior
Cruciate Ligament Reconstruction: An Anatomic and Biomechanical Evaluation of Surgical
Technique. Arthroscopy. 2011 Mar;27(3):380-90.
4. Cole, B. J. et al. Allograft Meniscal Transplantation : Background, Techniques, and ResultsJ
Bone Joint Surg Am 2002;84:1236-1250
5. DeFranco MJ, Bach BR. A Comprehensive Review of Partial Anterior Cruciate Ligament Tears J.
Bone Joint Surg. Am., Jan 2009; 91: 198 – 208.
6. Li S, Su W, Zhao J, Xu Y, Bo Z, Ding X, Wei Q. A meta-analysis of hamstring autograft versus
bone-patellar tendon-bone autografts for reconstruction of the anterior cruciate ligament. Knee.
2010 Sep 15.
7. Lee S. Aadalen K. Malaviya P. Kang R. Cole B. Tibiofemoral contact mechanics after serial
medial meniscectomies in the human cadaveric knee. Am J Sports Med. 2006; 34: 1334.
8. Levy BA. Is early reconstruction necessary for all anterior cruciate ligament tears? N Eng J Med.
2010;4:386-388.
9. Levy BA, Stuart MJ, Whelan DB. Posterolateral instability of the knee: evaluation, treatment,
results. Sports Med Arthrosc. 2010 Dec;18(4):254-62.
10. Levy BA, Marx RG. Outcome after knee dislocation. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2009
Sep;17(9):1011-2.
11. Malanga G, Andrus S, Nadler SF. Physical examination of the knee: A review of the original test
description and scientific validity of common orthopedic tests. Arch Phys Med Rehab 2003; 84:
592
12. Noyes, F. R. et al. Meniscal Transplantation in Symptomatic Patients Less Than Fifty Years Old.
J Bone Joint Surg Am 2005;87:149-165
13. Noyes FR, Barber-Westin SD. Repair of complex and avascular meniscal tears and meniscal
transplantation. J Bone Joint Surg. 2010;92:1012-1029
14. Richmond JC, Lubowitz JH, Poehling GG. Prompt operative intervention reduces long-term
osteoarthritis after knee anterior cruciate ligament tear. Arthroscopy. 2010;27:149-152.
15. Roeck NJ, Lang-Stevenson A. Meniscal tears sustained awaiting ACL reconstruction. Injury
2003; 34(5):343-5.
16. Rodeo S. Seneviratne A. Suzuki K. Histological Analysis of Human Meniscal Allograft. A
preliminary Report. J Bone Joint Surg (Am) 2000; 82:1071
17. Rodkey WG, DeHaven KE, Montgomery WH et al. Comparison of collagen meniscus implant with
partial meniscectomy. A prospective randomised trial. J Bone Joint Surg. 2008;90:1413-1426.
18. Ryzewicz M, Peterson B, Siparsky PN, Bartz RL. The diagnosis of meniscus tears. Clin Orthop
Rel Res. 2007;455123-133
19. Segawa H, Omori G, Koga Y. Long-term results of non-operative treatment of anterior cruciate
ligament injury.Knee. 2001 Mar;8(1):5-11.
20. Slauterbeck JR, Kousa P, Clifton BC, Naud S, Tourville TW, Johnson RJ, Beynnon
BD.Geographic Mapping of Meniscus and Cartilage Lesions Associated with Anterior Cruciate
Ligament Injuries. J Bone Joint Surg. 2009;91:2094-2103.
21. Yaniv M, Blumberg N. The discoid lateral meniscus. J Child Orthop. 2007 Jul;1(2):89-96.