You are on page 1of 11

PABLO Y LAS MUJERES

Carmen BERNABÉ Profesora de Sagrada Escritura en la Facultad de Teología de Deusto Bilbao

1. En el nombre de Pablo A finales del siglo II, Tertuliano, uno de los primeros escritores y polemistas cristianos, se quejaba de que algunos estaban usando el ejemplo de una mujer llamada Tecla para legitimar la enseñanza y la administración del bautismo por parte de las mujeres, pretendiendo aquellos que esta mujer había sido enviada a hacerlo por el mismo Pablo. Con el fin de oponerse a todo ello, Tertuliano explicaba que la obra donde aparecía la historia de Tecla había nacido de la imaginación de un presbítero de Asia Menor, el cual, aunque había confesado que lo había hecho por amor a Pablo, ya había sido depuesto1. Se refería Tertuliano a una obra titulada Los hechos de Pablo y Tecla, libro de gran difusión por las iglesias de Asia Menor durante el siglo II, en el que se narran las peripecias de su protagonista Tecla desde que, una vez convertida, y después de oír a Pablo y a pesar de las reticencias de éste, comienza a seguirle a través de todo el territorio, pasando multitud de penalidades y pruebas. Habiendo rechazado casarse con su prometido, tiene que afrontar la denuncia hecha por éste y por su propia madre, salvándose milagrosamente de ser condenada a muerte. En su camino detrás del apóstol, vuelve a ser pretendida, condenada y salvada, hasta que su valentía y su fe son reconocidas por Pablo, que la envía a predicar y bautizar. El libro parece haber sido utilizado por comunidades de mujeres con el fin de reivindicar un mayor protagonismo en la vida de la comunidad eclesial2. Éste es un ejemplo de la utilización del nombre y la autoridad de Pablo para legitimar ciertas posturas y doctrinas -en este caso a favor del protagonismo de la mujeres en la Iglesia-; pero no es el único ejemplo: Pablo y su autoridad también fueron reivindicados por otros grupos con posturas muy diferentes, como la de quienes no veían conveniente el protagonismo femenino, sino que, por el contrario, eran favorables a una mayor adecuación de las actitudes y comportamientos de la mujer cristiana a las formas de comportamiento requeridas en aquella sociedad para las matronas «respetables» y «virtuosas». A esta segunda corriente pertenecen las llamadas Cartas Pastorales (1 Tm; 2 Tm; Tit) y, con casi total seguridad -según la inmensa mayoría de los exegetas actuales-, la interpolación hecha en 1 Co 14,33b-35, que refleja la misma ideología y la misma situación eclesial posterior que aparecen en las Pastorales. Pero ¿qué pensaba Pablo respecto del lugar y el papel de las mujeres en las comunidades? En este artículo no se pretende hacer un análisis exegético preciso y exhaustivo, sino utilizar algunos de los conocimientos que la antropología cultural aporta sobre los valores que conformaban el universo mental compartido por las comunidades a las que escribe Pablo con sus vecinos no cristianos, a fin de presentar un contexto significativo en el que entender mejor las palabras y actitudes de Pablo en relación a las mujeres.
De Baptismo I. 17,5. Sobre la utilización de estos libros «apócrifos» con fines reivindicativos y ejemplarizantes por par- te de algunos grupos de mujeres, cf. D. R. MACDONALD, The Legend and the Apostle. The Battle for Paul in Story and Canon, Fortress, Philadelphia 1983; S. DAVIES, The Revolt of the Widows. The Social World of the Apocryphal Acts, New York 1980.
1 2

ya existían mujeres con protagonismo en las diversas iglesias. Baste saber que los capítulos en los que están situados los pasajes objeto de análisis son una carta-contestación de Pablo a una consulta hecha por la comunidad como consecuencia de la creencia en que la vida en el Espíritu -que vivían como fruto del bautismo. el primero es un microcosmos donde se reflejan los poderes. anterior a Pablo. y. El tercer dato a tener en cuenta es que antes de que Pablo comenzara su misión. que concibe al ser humano dividido en espíritu y materia. La primera es que el interés misionero fundamental de Pablo fue la posibilidad de crear comunidades mixtas en las que no se exigiera el acatamiento de la ley y las normas judías para ser seguidor de Jesucristo. . La percepción de uno y otro se influencian y condicionan mutuamente. El control sobre el cuerpo personal está reflejando el control social. La proclama bautismal de Gal 3. los papeles de género y los sexuales. no es probable que Pablo pensara que sus opiniones sobre el tema pudieran tener un alcance universal y atemporal. peligros y límites que se atribuyen a la estructura social. y en otras comunidades fuera de su área de influencia.1 Corintios: la reputación de la comunidad y la vergüenza de sus mujeres No se analiza en este trabajo la compleja composición de 1 Corintios ni si se trata en realidad de una mezcla de varias misivas de Pablo a la comunidad.. por una parte. Por eso es comprensible que la nueva concepción de la común dignidad y la eliminación de las diferencias que suponía la fe cristiana y el bautismo se reflejaran en la forma de concebir las relaciones personales. Alianza Universidad 1973. la situación de los esclavos. etc. mantenía una actitud de desprecio hacia la materia que le llevaba o bien a prescindir de la sexualidad o bien al 3 4M. más allá de unas indicaciones para la buena marcha de las comunidades concretas ante problemas también muy concretos. el deseo de fortalecer los lazos y los límites que dan identidad a la comunidad. y viceversa4. por otra. La segunda es que Pablo se mueve entre. llegando a cuestionar o abandonar las normas que regían las relaciones sexuales. Esta tensión hizo que su comportamiento fuera en cierta medida ambiguo. cambiable según las circunstancias. Las mujeres y la estrategia misionera de Pablo Con el fin de valorar correctamente lo que Pablo dice sobre las mujeres. y la vida espiritual como la auténticamente importante. como el que parece que existió en la comunidad de Corinto. estaban subordinados a aquél. los papeles de género o la apariencia física. V: «Los dos cuerpos». por lo tanto. De ahí que sea lógica la aparición de dos tipos extremos de comportamiento en relación al cuerpo: el libertinismo y el ascetismo. la necesidad de presentar al grupo y sus creencias de forma atractiva y no peligrosa para el orden social. diferenciándola de la sociedad circundante. hay que hacer tres precisiones. cap. DOUGLAS. postura que se acentúa en un pensamiento aunque fuera incipientemente gnóstico. Madrid.28. Símbolos naturales. . Por todo ello. Un pensamiento dualista. el interés por ganar a personas del exterior para la nueva fe y.2. superando la diferenciación entre judíos y gentiles. a las cuales Pablo reconocía una autoridad y un recorrido independiente del suyo (Rm 16). otros temas como el papel de las mujeres.les confería una igualdad fundamental3 y permitía sacar las consecuencias sociales respecto de la validez de diferencias (los límites ordenadores) de género. recoge esta creencia y vivencia. abierto a diferentes desarrollos. El cuerpo personal es un símbolo de ese otro cuerpo que es el social. el cuerpo como cárcel del alma.

su elección por el celibato podía resultar. M. aun siendo consciente de que su posición retaba los intereses de la estructura de la casa patriarcal y. Cambridge University Press. precisamente porque no vivían aún en el eschaton (7. Y la razón que les da es que el /1/Co/07/1b: Parece existir un consenso creciente en atribuir las palabras del versículo 1b -«bien le está al hombre abstenerse de mujer».no contaba. precisamente para significar que vivían ya en la realidad espiritual. MACDONALD. cuando aborda en 7. sino que reconoce que en ambos puede vivirse con ansiedad.10-11).1 Corintios 7 Precisamente. de la sociedad organizada en torno a ella. inviable.extremo contrario. pp. donde Pablo trata de suavizar la fuerte preferencia por el celibato que parece haberse dado entre algunas mujeres7. la de las célibes. «There is no Male and Female: The Fate of a Dominical Saying in Paul and Gnosticism»: HDR 20 (Foriress. Cambridge 1996. el ascetismo extremo es el problema al que Pablo responde en 1 Co 75. aunque fuera mucho más fácil para las mujeres nobles. bien porque no pudieran prescindir de ciertas normas sociales. Pablo no contrapone la santidad de ambos tipos de vida (célibes/casados).35). 133-144. D. Y así. 5 . lo cual hace que se centre en ellas la atención. y que el mero hecho de que salieran a la calle era especialmente problemático. Un dato que parece corroborar este interés especial en el comportamiento de las mujeres -sobre todo viudas. Pablo está aludiendo al problema que surgía cuando uno solo de los cónyuges se hacía cristiano. 38) como símbolo de la proximidad del eschaton. mantenerse santas en su cuerpo y en su espíritu. por lo tanto. Con toda probabilidad. las palabras dirigidas a las mujeres son más abundantes. la conversión al cristianismo tenía que suponer para ellas una situación muy difícil. las diferencias sexuales. divorciadas y vírgenes. SCROGGS. Pablo reconoce que se han dado algunos casos de separación. y -debido precisamente a esas mismas normas-. se conviertan en vergüenza para la comunidad al incumplirlo (v. R. 36). situación que era mucho más probable y problemática en el caso de las mujeres: puesto que eran ellas quienes debían adoptar la religión y los dioses de sus maridos si se habían casado bajo manus (paso a la patria potestad del marido). hasta llegar a constituir un problema al que Pablo trata de dar solucion6. Early Christian Women and Pagan opinión.son las rupturas en el paralelismo establecido entre varones y mujeres a lo largo de l Co 7. y ambas pueden ser un obstáculo para lo fundamental: la dignidad frente a los de fuera y el trato asiduo con el Señor sin división (7.32-34 el tema de la virginidad. «Paul and the Eschatolo. y en el que las mujeres parecen haber tenido un papel importante. Aunque es cierto que Pablo demuestra una preferencia por el celibato (v. ante lo cual les recomienda que no se separen o que se reconcilien. Pero Pablo no ordena a estas mujeres que se casen.36-38). 7Cf. por tanto. El celibato podía ser una fuente de ansiedad. Hay que tener en cuenta que las mujeres tenían una libertad de movimientos muy limitada. al parecer por iniciativa de la mujer (7.10-11). MACDONALD. o bien porque. La ansiedad de las casadas puede ser agradar a su marido. donde todo lo demás -incluidas. sobre todo si tal hecho debía permanecer en secreto. no parece compartir la idea de algunas personas de vivir ya en un universo puramente espiritual. o a la de su padre si no lo había hecho. Para la discusión sobre este tema se puede consultar. Philadelphia 1987). En el caso de los divorciados (7. aunque sea por diferentes causas. fundamentalmente femenina.9. 6 6.R.como un eslogan del grupo con tendencias ascéticas de la comunidad de Corinto. El celibato suponía para ellas la liberación de los pesados lazos y cargas que conllevaba un matrimonio en la estructura familiar patriarcal propia de aquella sociedad. . cuyas primicias ya ha comenzado a vivir la comunidad. por tanto.Y.gical Woman»: JAAR 40 (1972) 281-303. The power of the Histerical Woman. pensando ser un signo.

. se debe a que. 183. era mucho más joven que el marido. Como puede verse. se penaba el no hacerlo y el no tener hijos después de los veinte años (veinticinco para los varones) y se premiaba el tenerlos en mayor número del habitual.C). De todas formas. y las libertas con cuatro. la duda sobre su virginidad o su exclusividad sexual. En cierta forma. Unos valores que -no se olvide. aunque también moría más joven. en cierto sentido.39-40).C. padre. Akal Universitaria 1987. La pérdida de vergüenza en las mujeres (su parte del honor familiar) o. Por eso los signos externos que indicaban la principal virtud femenina -la castidadCf. el caso de mujeres que llegaran a casarse y a dar hijos a dos o tres familias. la imagen y la reputación de la comunidad entre los de fuera dependía en gran medida de la actitud y el comportamiento de las mujeres que formaban parte de ella. con toda probabilidad conformaban estas ideas y percepciones sobre la mujer. las mujeres libres que tenían tres hijos. En una sociedad en la que la mujer. de un grupo. la cual dependía de la certeza de que la sexualidad de la mujer pertenecía en exclusiva a su marido -en el caso de estar casada. el comportamiento de las mujeres era objeto de un especial control social.en la fe cristiana. rameras y esclavas. hermanos-. sospechosa de promiscuidad sexual y. La legislación de Augusto (27 a. y entonces recomienda paz a la parte abandonada. les recuerda -y en ello se nota que se dirige sobre todo a mujeres. el cual estaba muy ligado -entre otros aspectos. Por ello. S. ellas no podían representar su propio honor ni el del grupo frente a los demás en el ámbito público y social. La sociedad en la que discurría la vida de los cristianos de Corinto se regía por el valor central del honor. podían emanciparse de la custodia de padres o maridos8.a la reputación de las mujeres que estaban a cargo de los varones. en una separación. Pablo no especifica el tipo de viudas (jóvenes o ancianas) a quienes reconoce ese derecho. lo hagan con alguien creyente («en el Señor»). si vuelven a casarse. los hijos permanecían con el padre.C-14 d. la posición de Pablo no deja de ser alternativa a las normas sociales y a la evolución posterior de las disposiciones eclesiales. De hecho. reforzada posteriormente por Domiciano y renacida en los siglos I y III d. Sin embargo. al casarse. Pablo aconseja a las viudas que. Una mujer sola era considerada peligrosa. significaba la pérdida del honor y la reputación de los varones del grupo familiar -marido. sobre todo. Pablo reconoce también que a veces la decisión no dependía de la mujer. y no era raro. Pero es importante analizar los valores que regían semejantes comportamientos para poder entender en profundidad el porqué de unos y otros comportamientos y declaraciones. una depredadora9. lo que era igual. podía darse. había sido proyectada para favorecer el estado civil de casada en la mujer y no desperdiciar sus años de fertilidad. El mismo problema de rechazo del matrimonio parece haberse dado en el caso de las viudas (7. a cuyo linaje pertenecían). Diosas. pp.cónyuge creyente puede acabar influyendo en el no creyente. pero les reconoce el derecho a permanecer sin volverse a casar. Las ideas sobre la irracionalidad de la mujer y su mayor cercanía a lo natural y al instinto. cuyo incumplimiento acarreaba la consiguiente condena. esposas.se objetivaban en las leyes estatales. (Hay que tener en cuenta que. 186-189. Y es que no se puede olvidar que en aquella época el volver a casarse y engendrar hijos mientras la edad lo permitiera era para la mujer una obligación de estado. POMEROY. Si Pablo se centra sobre todo en el comportamiento que las mujeres de la comunidad de Corinto estaban adoptando sobre sus vínculos familiares y sexuales. pero.la posibilidad de educar a sus hijos pequeños -dejados al cuidado de la mujer. Se alentaba a las viudas y divorciadas a casarse de nuevo.o de que estaba intacta -en el caso de estar aún soltera-. Madrid. 8 9 . el cuerpo y la sexualidad de la mujer expresaban el honor y la reputación de una casa familiar. según los valores compartidos en aquella sociedad. lo que sí harán las cartas Pastorales cuando ordenen que las viudas jóvenes se vuelvan a casar (1 Tm 5.3-16). perfectamente legislada. Muchas viudas preferían no volver a casarse.

26. en la medida en que las comunidades cristianas se hacían más conocidas. en 1 Co 7 se ve que la enseñanza de Pablo tiene en cuenta los esquemas culturales y los valores del honor y la vergüenza. Aunque él acepta y aprueba la opción por el celibato de algunas mujeres y ve su castidad como signo de la identidad comunitaria y de la nueva vida de Dios que ya han comenzado a vivir -si bien les recuerda que todavía no la viven en plenitud.una connotación erótica. Pablo reconoce que hay ocasiones en las que no es posible o recomendable la decisión de las mujeres de no atarse a unos vínculos que las limitaban de tal manera.. lo que le hacia tender puentes hacia ella. es decir. 11 Para un estudio del mundo de significaciones y valores culturales del ámbito mediterráneo en el que se desarrollan las primeras comunidades. 12 Se podría preguntar hasta qué punto Pablo no hace lo mismo con la pervivencia y reputación de las comunidades cristianas y las mujeres. el deseo de ganarla para la causa del evangelio. aunque se ha discutido que estos versículos pudieran ser una interpolación posterior. hablar poco y no pretender quedar por encima del varón. a causa de esos mismos esquemas culturales y del peligro de que su castidad.. sanciona una forma de vida en la que la mujer es responsable de su propio honor y. no mirar de frente a un varón. Sin embargo. cabeza de la familia. en el pasado -y sobre todo en el Próximo Oriente.. era ser el señor de todos los que estaban a su cargo. Y así.36-38). con razón o sin ella. por otro. puede leerse con provecho la obra de B. Esos signos consistían en un determinado tipo de comportamiento: permanecer en el ámbito privado el mayor tiempo posible. cualquier gesto que pusiera en duda este papel (desobedecerle o discutir sus órdenes o enseñanzas. posiblemente porque nadie preguntó -ni le importaba a nadie.eran muy importantes y debían ser observados si se quería aparecer como virtuosa (= casta). su argumento responde tan perfectamente al interés de El cabello tenía -y sigue teniendo. 10 .sólo era atribuida al cabello de la mujer. además de retar las leyes. pueden iluminar otro pasaje muy discutido en la misma carta de Pablo a los Corintios: el del velo de las mujeres que profetizan (11. más heterogéneas. sino andar siempre con los ojos bajos. y aconseja no hacerlo en ciertos casos (7. a veces ambigua y siempre abierta a desarrollos posteriores. en su mismo discurso aparece una critica al sistema de la familia patriarcal y su utilización de las personas (las mujeres en este caso) para asegurar su supervivencia12. pudiera suscitar problemas o sospechas al ser puesta en duda. ser sumisa y recatada y hacer todo lo posible para ser invisible a los ojos de quien no era el propio marido. al aprobar la elección de las viudas de no volver a casarse.1 Corintios 11. Y ahí es donde se debe entender la enseñanza de Pablo. El mundo del Nuevo Testamento. Estella 1995. Pablo.2-16 /1Co/11/02-16: Los valores culturales del honor y el recato.211). y que le preocupa cómo puedan influir en la imagen que la comunidad ofrezca a los de fuera. Verbo Divino. . VELO/CHADOR CHADOR/VELO: El tema del comportamiento de las mujeres -en consonancia o en contraposición con los valores culturales patriarcales predominantes.fue haciéndose cada vez más importante. representa no sólo su propio honor. Pablo y sus comunidades se debatían en un doble movimiento: por un lado. repercutiendo entonces en la reputación de los varones de la comunidad y. salir a la calle con velo10. en ella se ofrece una abundante bibliografía en otros idiomas que sería largo referir aquí. e iban pasando al mundo público. así como las actitudes y comportamientos requeridos a cada sexo para demostrarlos. por tanto. Esta característica.cida para los dos sexos. Rasgos desde la Antropología cultural. la afirmación de la propia identidad grupal y su separación del resto de la sociedad. sobre todo en público) significaba un reto y una merma de su honor y su reputación ante los ojos de sus iguales en la sociedad11. en la misma comunidad y en su mensaje-. Por ello. sino el de la comunidades donde encontraba esa protección. que hoy es recono. MALINA.la opinión de las mujeres. separada de la protección de un varón. Si el papel del varón.

así como por el lugar y el papel que les había sido adjudicado en ella. en la sociedades e instituciones en que se mantiene la división genérica (de género) del espacio. por ejemplo. de las tareas. por lo tanto-. lo cual explica la preocupación por la opinión externa acerca de la respetabilidad de la comunidad. cuando se conservó el lenguaje de la unidad para reforzar la estratificación convencional (Ef 5). Pues bien. los cuales. el papel de las mujeres de Corinto. Las mujeres de Corinto. en esta ocasión el femenino. originalmente unificada. Como se decía más arriba. En I Co. Precisamente esa atracción que sentían las mujeres por estos cultos está hablando de una protesta.. se defiende ese orden existente (reglas. a la vez que encontraban gran aceptación entre las mujeres. 14 Cf. gestos que pueden ser asimilados. la reunificación original de la creación dividida. espacios y funciones. eran condenados -y a veces perseguidos. Fortress Press. mediante gestos o 13 Un estudio pormenorizado de la estrategia retórica de Pablo como medio para conocer el contexto social comunitario.. insistiendo y argumentando desde la diferenciación sexual (en otros casos puede ser la raza. por las normas sociales androcéntricas y patriarcales que ordenaban la sociedad como lo hacían. En este contexto y constelación de ideas hay que entender el símbolo del andrógino.por las autoridades y los escritores. la estructura social se refleja en el cuerpo personal. sobre las diferencias de género y. De nuevo nos encontramos con el reflejo en el cuerpo. y más en concreto las consecuencias sociales de dichas diferencias. y la actitud hacia éste refleja la actitud social ante sus límites. que no es muy probable que lo sea13. A Reconstruction through Paul's Rethoric. y que en Pablo la idea de que en el Bautismo se había conseguido la reunificación del hombre original tuvo incidencia real.. pero una forma es aquella que. El autor piensa que en Gal 3. favoreciendo la igualdad de papeles entre varones y mujeres. los movimientos de protesta del orden social establecido ponen en duda esas diferenciaciones genéricas que se establecen sobre la base de las diferencias sexuales. Muchos de tales cultos celebraban un renacimiento a una nueva vida.estaba expuesto a la curiosidad y chismorreo de los vecinos. hay que tener en cuenta que su culto -sobre todo si a estas comunidades pertenecían miembros de otras casas familiares. Minneapolis 1990. parecen haber descubierto que el acontecimiento de Cristo permite hacer una lectura diferente de la tradicional sobre la sujeción de la mujer al varón. La expresión de esa protesta puede ser diversa. en concreto... Pablo mantiene aún una ambigüedad creadora. citando los trabajos de la antropóloga Mary Douglas. Por el contrario. consciente o inconsciente. a la vez que se rechaza toda discusión sobre esa ordenación que se pretenda legitimar apelando a la naturaleza o incluso a una voluntad divina entendida de forma ingenuamente atemporal15. a juzgar por las razones y argumentos dados por el autor. el soltarse el pelo o quitarse el velo en el caso de las mujeres. Si bien es cierto que la comunidad tenía como base una iglesia doméstica -el ámbito privado. 15 .. en A.) como causa natural y objetiva de semejante diferenciación de papeles. plasmándolo en la negación de la diferenciación sexual mediante la castración o la utilización de ropas del otro sexo.28 late esta idea. como el velo14. la riqueza.. Algo que se perdió después.Pablo por la reputación de la comunidad ante los vecinos que observan el culto cristiano. sus problemas y. ordenación. Se alude con frecuencia a que Pablo trata de evitar que el culto cristiano se identifique con otros cultos mistéricos como los dionisíacos. sobre la inadecuación de los signos externos de sujeción y sumisión.). nacida de ese deseo de ganar miembros para el Evangelio. los isíacos o los cibelinos. MEEKS.. CLARK WIRE. estructura de poder. en consecuencia. The Corinthian Women Prophets.que se celebraban en las ciudades greco-romanas. como. en concreto mujeres sin sus maridos o amos. normalmente establecido por y desde una élite de varones. de la organización social. «The Image of Androgyne: sume uses of a Symbol in Earliest Christianity»: HR 13 (1973) 165-208. de las funciones. sus normas de ordenamiento. W. o bien con símbolos que expresaban esa quiebra de las normas que regían los comportamientos adjudicados a cada sexo en la sociedad.

.. El reciente y triste episodio de los Talibanes imponiendo a las mujeres. dijo él. Una ramera no se puede tapar con un velo. Si tú. deben taparse. nos recuerda la terrible fuerza y pervivencia de estos esquemas y valores culturales. Critica. LERNER. M.3. La autora describe con tanta ternura como agudeza el significado de estos símbolos y su vivencia por parte de las mujeres. Sueños en el umbral. puede arrestarla. no le podrán quitar las joyas. «Gaius Sulpicius Gallus se divorció de su mujer porque la sorprendió fuera de casa con la cabeza descubierta: es una pena dura. eres sospechosa de falta» (VALERIUS MAXIMUS. pero no ilógica. 16 17 18 Cf.. invitas a mirar a cualquier otro. LEFKOWITZ y M.. Women's Libe in Greece and Rome. 208-209. Pero el símbolo se remonta aún más atrás. conoció y le tocó vivir. prescribe que sólo ante mis ojos puedes mostrar tu belleza. al igual que los varones. en este sistema cultural de valores. que ella.. p. 40 de las Leyes Mesoasirias [1250 a. Hechos y dichos memorables.. sea con un chal. sea con un manto. A Source Book. . ya sea que atentaran contra las normas del decoro. Ya sea que recordaran a las bacantes. Una concubina que salga a la calle con su señora se ha de poner un velo también. ciertas funciones. La ley. así como la versión estilizada que supone el velo de las religiosas. Una prostituta sagrada casada se ha de poner el velo en la calle.» (art.quien vea a una ramera que lleva velo.. Tomado de G. con una provocación innecesaria. (Si era una esclava joven la que era sorprendida llevando velo. aun sin saberlo. La creación del Matriarcado. ante la tenue protesta de los organismos e instituciones occidentales de todo tipo. se la despojaba de sus ropas y se le cortaban las orejas)18.. Hopkins Press. niega esas diferencias y cuestiona los papeles tradicionales atribuidos a cada sexo. aún niña. el significado cultural de fondo se ha El chador. Reconoce que las mujeres pueden realizar.. Barcelona 1996.C]). pero el que la ha arrestado puede quedarse con sus ropas. 5). Aunque ya se ha mencionado el significado cultural del velo en las mujeres. 6.C])17. son dos productos actuales que hunden su prehistoria y sus raíces. En su respuesta.. su cabeza ha de estar al descubierto. como dirigir la oración litúrgica comunitaria y transmitir las inspiraciones del Espíritu (v.. Memorias de una niña del harén. En el fondo. Barcelona 1990. que salen a la calle pueden dejar su cabeza al descubierto. Baltimore 1993. pero aquella que no se ha casado debe dejar su cabeza al descubierto en la calle: no puede ponerse un velo. Las hijas de un señor. está proponiendo que se considere la asamblea como un lugar público y que las mujeres que profetizan se adecúen a las normas sociales establecidas sobre el decoro. 96. Pablo muestra de nuevo su preocupación por la imagen que la comunidad pueda ofrecer al exterior. Y un poco más adelante la Ley dice: «. la reclusión en casa y la prohibición de su acceso a la enseñanza. En el siguiente texto se hace evidente que el criterio del uso del velo es la vivencia de la sexualidad de sus portadoras. la azotarán cincuenta veces con barrotes y verterán brea sobre su cabeza». que se quitaban el velo y mostraban libremente el pelo suelto. MERNISSI. «Ni las esposas de señores ni las viudas. reivindicado a veces por las mismas mujeres (?) como signo cultural. Es muy clarificador al respecto el libro de F. Poco importa si utiliza o no la palabra «velo»: el verbo «cubrirse la cabeza» ya alude a ella.9-12 [siglo I d. unas citas que tratan del tema y abarcan un arco de tiempo de más de un milenio pueden ayudarnos a comprender la seriedad y el significado del tema de la imposición del velo a las mujeres16. . un chador tan tupido que apenas les deja ver por una rejilla a la altura de los ojos. pero manda que lo hagan con la cabeza cubierta.R. FANT. se han de cubrir con un velo. pp. J. buscar testigos y conducirla al tribunal del palacio.B. Circulo de Lectores.acciones simbólicas -a veces plásticas-. Cuando salgan solas a la calle.

ya fueran aquellos vecinos que podían acercarse a las mismas. El significado no varía y puede entenderse en la misma línea de que la mujer ha de tener presente que su comportamiento avergüenza u honra a su marido y a la comunidad delante de los demás. de no hace tanto tiempo. 3. se suponía que era eso precisamente lo que buscaba. BASSLER. 5: si la mujer va descubierta a-vergüenza (deja sin vergüenza) al varón.M. cf.por eso [porque la mujer fue creada para el varón] conviene que la mujer tenga control sobre sí20 misma a causa de los ángeles». Westminster 1992. típicos sobre todo de nuestras sociedades mediterráneas. Según los valores centrales del honor y la vergüenza. «autoridad» o «control sobre si». «Toda mujer que ora y profetiza con la cabeza descubierta afrenta [avergüenza] a su cabeza» (v. que empalma con las líneas exegéticas más conservadoras. como si se hubiera dado cuenta de adónde le llevaba su línea argumentativa primera -con demasiados resabios rabínicos-. 10 dice: «. el silencio y la sumisión: signos de identificación de la mujer virtuosa A poco que se piense y se recuerden ideas. comportamientos. retoma y propone el esquema jerárquico propio de la casa y la familia patriarcal. Pero lo que sí varía es que Pablo no puede estar de acuerdo con lo que significa tal gesto en su sociedad: el status derivado. Y por ello. a lo largo de los siglos. por los intérpretes de Pablo: los papeles y las diferencias de aspecto según género son algo natural y querido por Dios.visto más arriba. sigue el argumento anterior.. Mediante un juego de palabras entre cabeza y autoridad. «San Pablo y las mujeres de Corinto»: Sal Terrae (Marzo 1993) 217. J. Sin embargo. 5). BUSTO. Su argumentación. cuyas miradas podían acabar simbólicamente con su castidad. se rompe sorpresivamente -contradiciendo su propia lógicacuando en el v. y por lo tanto se la consideraba una desvergonzada19. se podrán reconocer estos modelos y esquemas culturales. entre ellos llevar velo fuera de casa y en presencia de otros varones. ya fueran los ángeles... Es evidente que algunos de ellos son patrimonio universal del patriarcado. basada en una interpretación de las narraciones de la creación androcéntrica y patriarcal. 7-9 sobre la relación entre ser imagen de Dios y no cubrirse la cabeza. y no como «signo de autoridad». basada en su común procedencia de Dios. Si la mujer no lo llevaba. que en realidad deslegitima su primer razonamiento. para lo cual era esencial un comportamiento que comenzara por el cumplimiento de unos signos externos.R. lo cual explica la idea del v. 20 Comparto las opiniones que traducen exousía como «capacidad para hacer algo». utilizada para apoyar una norma social. J. Pablo no desea que el culto cristiano sea visto como inmoral o peligroso para las costumbres y el orden social. presentes en las asambleas para llevar las oraciones ante Dios (según la creencia del tiempo). John Knox Press. el honor del varón dependía de que las mujeres a su cargo conservaran la vergüenza.. pero en una línea de mutualidad entre los sexos. La castidad. e incluso actuales (basta con recordar algunas sentencias judiciales). porque eso puede cerrar puertas a la nueva fe. y según la cual se esperaría el mandato del velo como signo del status derivado. Pero en su argumentación ha utilizado una hipótesis peligrosa que ha sido utilizada después. comentarios. leyes. confundiéndolo con la diferenciación sexual. en el versículo anterior se ha dicho que la cabeza de la mujer es el hombre. que había sido alterado en la organización de las iglesias domésticas. posibilitado por su sustrato judío. 19 . la argumentación seguida en los vv. The Women's Bible Commentary.

Desde ahí se comprende que el comportamiento de las mujeres fuera tan importante para la imagen que del cristianismo se podían hacer los ciudadanos del mundo greco-romano. como conviene a mujeres que hacen profesión de piedad. Las iglesias domésticas estaban compuestas. castas. sumisas a sus maridos. Y es desde ahí desde donde deben ser entendidas las restricciones e imposiciones que sufren las mujeres cristianas. Si quieren aprender algo..Y. que no les está permitido tomar la palabra. Fronto. en /1Tm/02/09-15 se dice: «Asimismo. M. para que no sea injuriada la Palabra de Dios». Si se suprimen estos versículos. por lo general. MACDONALD. cf.. pregúntenlo a sus propios maridos en casa. constituye uno de los temas importantes en las cartas Pastorales.)21. sino con buenas obras. que las mujeres. con toda sumisión. Con todo. No permito que la mujer enseñe ni que domine al hombre. que aparece en otro momento de la carta. Tito) o la que recogen los escritos apócrifos (que no fueron admitidos entre los libros oficiales de la gran corriente eclesial). Early Christian Comen and Pagan Opinion. se adornen con pudor y modestia. propuesta para ellas como propia de su género. por miembros de diferentes casas familiares -con el problema que suponía en el caso de las mujeres y los esclavos que habían decidido no seguir los ritos y la religión de sus maridos o amos-. se siente toda ella como un desarrollo legítimo de la enseñanza de Pablo.Esta actitud de Pablo será desarrollada posteriormente por aquellos que reivindican su nombre y su herencia. La mujer oiga en silencio. A finales del siglo I y comienzos del siglo Il. Los valores expresados en estos versículos coinciden con aquellos que se ven reflejados en las cartas Pastorales (1-2 Timoteo. en la caridad y en la santidad». los ataques y acusaciones de corromper mujeres y destruir casas familiares comenzaron a proliferar (Celso. Que se mantenga en silencio. se salvará por su maternidad mientras persevere con modestia en la fe. pues es indecoroso que la mujer hable en la asamblea». . Actualmente son mayoría los exegetas que piensan que estos versículos (/1Co/14/33b-35) de 1 Co son una interpolación que corresponde a un momento institucional y a una problemática posterior22. 21 22 . vestidas decorosamente.I Corintios 14.33b-35 y las Pastorales «Las mujeres cállense en las asambleas. progresivamente. La tradición paulina posterior. el pasaje recupera su fluidez y coherencia.. tanto la directa -la que viene a través de sus discípulos más cercanos y que se recoge en las cartas a los Colosenses y a los Efesios. hacendosas. enseñen a las jóvenes a ser amantes de sus maridos y de sus hijos.4-5 /Tt/02/04-05: «Que las ancianas. la que se intuía ya la en época de Pablo. Además. la situación en las comunidades eclesiales era. como también la Ley lo dice. Para un análisis detallado de estos ataques. bondadosas.. este tema del silencio de las mujeres como un aspecto de la forma de actuar recatada.como la más remota -plasmada en la llamada «tradición deuteropaulina» (1-2 Tim. pp. estén sumisas. la idea se contradice con la postura de permitir que las mujeres profeticen en la Iglesia. Sin embargo. 49-127. antes bien.. Y en Tito 2. la Iglesia iba siendo conocida como una religión diferente del judaísmo y abriéndose al ámbito público. Tito). no con trenzas ni con oro o perlas o vestidos costosos. a ser sensatas. cada vez más.. Y así. Plinio.

sino también el discurso de la mujer prudente. recluida en casa -de la que salía en contadas ocasiones. era la matrona. eran tradicionales y conservadores. colocándose el manto alrededor de su cuerpo. Págs. Muchos son los ejemplos al respecto que han quedado plasmados en las obras de los escritores clásicos. 23 . 421-437 Un ejemplo. Una mujer que saliera demasiado de casa -y mucho más para acudir a cultos distintos de los del marido-. un papel público-. que vivió en el siglo ll: «. y con el fin de encarnarse en ella se eligieron otras prioridades y otra estrategia. los esquemas culturales y la recepción social cambiaran. era observado con sospecha. por lo que recibían honores en forma de estatuas o inscripciones. queriendo decir que las mujeres deben cuidar la casa y guardar silencio. ella le respondió: 'Pero no público'. en alguna medida.y adornará aquello que hace de la mujer más hermosa. El primero fue la necesidad de evitar acusaciones y recelos. y su marido o su familia habrían visto disminuir o desaparecer su honor de forma decisiva.La mujer virtuosa. en el caso de la imagen y los papeles de género. o bien que hable a su marido. enseñaba el brazo. se vistiera de forma provocadora o se atreviera a discrepar de su marido o a exponer sus opiniones en público. Dos parecen haber sido los factores que influyeron en el reforzamiento de los papeles tradicionales para las mujeres. II. pues la mujer en público corría el peligro de ser considerada una mujer pública23. fueron los que escribieron las directrices morales y de disciplina que ordenaban la vida de las comunidades y sus miembros. no se cubriera con velo. conviene. Cuando alguien le dijo: 'Hermoso brazo'. en espera de que la mentalidad. que comenzaba a ser conocido como religión diferente del judaísmo. las acusaciones de subvertir la tradición y el orden impuesto por ésta eran habituales en los autores que hablaban de los cristianos. Hubo grupos que expresaron su desacuerdo.. y de ello ha quedado constancia en escritos que quedaron fuera del canon oficial y en los propios escritos oficiales.habría quedado en entredicho. de las ideas y valores culturales de la época se pueden vislumbrar en los escritos de Plutarco. que entraron poco a poco en las iglesias. La estructura social no estaba preparada para asumir las implicaciones que en el tema del género suponía el mensaje de Jesús. Vol. y lo hicieron desde su educación y sus esquemas culturales. «Fidias representó a Afrodita de los Eleatas con un pie sobre una tortuga. como el tocador de flauta. Conviene que no sólo el brazo. no molestándose si a través de una lengua extraña produce. según los cánones y los valores sociales del tiempo. De una forma u otra. y siempre con velo-. inmediatamente habría sido etiquetada como una desvergonzada. cuando se hablaba de ello había que asegurar sus virtudes según el canon femenino. hablara con extraños. sino cuantas cosas la rodean con la apariencia externa de la dignidad. el campo de batalla y la Asamblea. entre otros muchos. que tuvieron que prohibir muchas veces prácticas contrarias que se seguían dando o defendiendo. grupos o incluso ciudades. Y no es el oro ni la esmeralda ni la púrpura los que la hacen así. no sean públicos» (31).. Y el segundo factor fue que los varones de clase alta. mirara de frente a los varones. atentar contra el orden de la casa era hacerlo contra el estado. En verdad. su virtud -la castidad. la tensión entre lo pre-visto y lo posible se mantuvo a lo largo de los siglos. Gredos. Incluso en el caso de las mujeres que ejercían algún tipo de patronazgo -y por lo tanto. o bien a través de su marido. puesto que el cristianismo. ¿Quién puede interpretar los signos de los tiempos y decir que no es aún el momento? SAL TERRAE 1997/05. Madrid 1986. tenían vetados tres ámbitos: los tribunales de justicia. Aunque las mujeres con dinero podían ser patronas de personas. un sonido más digno» (32): PLUTARCO. con la consiguiente pérdida de protagonismo eclesial. dedicada a las tareas domésticas y a la crianza de los hijos de su marido. que. Moralia. No podían tomar la palabra en público. y mucho menos dirigirla a los varones en una asamblea. «Teano [esposa de Pitágoras]. la moderación y el recato» (26).