que puede dar lugar incluso a un reIorzamiento de la misma.

Las situaciones en las
que la persona se percibe a si misma mas como miembro de un grupo que como un
ser individual pueden dar lugar a un aumento positivo de la importancia relativa de
la dimension social de la identidad. Este proceso cognitivo de despersonalizacion
del yo esta en la base, segun Turner, del comportamiento grupal (hipotesis 3).
Aunque la teoria de la categorizacion del yo esta inspirada en la teoria de la identi-
dad social de TajIel, lo cierto es que la continuidad entre ambas es relativa. Si TajIel
habia dado una cierta prioridad a los Iactores cognitivos del prejuicio, en el analisis
de Turner tan solo se consideran estos Iactores. En este sentido, sus investigaciones
suponen una contribucion importante en una de las lineas que TajIel dejo abiertas,
pero no explora las demas. Por ejemplo, no hay reIerencias en los trabajos de Turner
a los procesos de asimilacion y de busqueda de coherencia, ni a las Iunciones que
cumplen los estereotipos, que son probablemente, los elementos mas propiamente
psicosociologicos de la obra de TajIel.
La teoría de las representaciones sociales
Si los trabajos de Henri TajIel supusieron un avance en la psicologia social europea
de gran valor teorico y conceptual, tal y como hemos visto como anterioridad, la
contribucion de Serge Moscovici es, sin duda, otro de los pilares donde se asienta
el desarrollo europeo de la disciplina. Asi, por ejemplo, en la psicologia social
actual, la teoria de las representaciones sociales es, probablemente, la que mayor
diIusion ha tenido entre los psicologos sociales europeos y latinoamericanos y su
impacto se empieza a notar también en los psicologos sociales norteamericanos
(véase Duveen, 2001). En el estudio que daria origen a la teoria de las representa-
ciones sociales, Serge Moscovici (1961/79; p.18), nos da la siguiente deIinicion de
representacion social:
Sistema de valores, nociones y prácticas que proporcionan a los individuos los medios
para orientarse en el contexto social y material, para dominarlo… un corpus organizado
de conocimientos y una de las actividades psíquicas gracias a las cuales los hombres se
integran en un grupo o en una relación cotidiana de intercambios, liberan los poderes de
la imaginación.
Los comienzos de la teoria de las representaciones sociales estan en la investigacion
realizada por Ser ge Moscovici (1961) sobre la diIusion del psicoanalisis en la
poblacion Irancesa de los años 1950. La investigacion se proponia, a través del
analisis del contenido de la prensa y de los resultados obtenidos en una encuesta
La psicología social actual 403
Jose Luis Alvaro
Alicia Garrido
Psicología Social 2007 McGraw Hill España
PSICOLOGÍA SOCIAL: PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS Y SOCIOLÓGICAS
realizada a una amplia muestra de la poblacion, conocer como los conceptos gene-
rados en la teoria psicoanalitica eran utilizados cotidianamente por diIerentes
grupos sociales Iranceses. La diIusion del psicoanalisis a través de los medios de
comunicacion habia provocado el uso cotidiano de ideas provenientes del mismo,
pero sin reIerencia a su Iundamentacion teorica original. Asi, conceptos como el de
represion o inconsciente, originados en la teoria psicoanalitica se transIormaban en
ideas de sentido comun, en un conocimiento a mano cuya utilizacion era util para
dar sentido a la realidad y describir la conducta psicologica. El siguiente extracto,
recogido de dos teoricos de las representaciones sociales, Wagner y Elejabarrieta
(1994; p. 832), nos oIrece una imagen muy ilustrativa del proceso descrito por
Moscovici:
Lo que antes eran conceptos y términos particulares, propios de una forma de conoci-
miento específica, el psicoanálisis, ahora es una representación social de la actividad y el
funcionamiento psicológico humano. Ciertas nociones del psicoanálisis se cristalizan
socialmente porque permiten interpretar y dar sentido a la vida cotidiana. Los concep-
tos se extienden socialmente en un espacio que no estaba previsto originalmente para
ellos y hacen comprensible y objetivo lo que de otra manera resultaría extraño. ¿Quién
no ha visto, por ejemplo, la histeria colectiva que se apodera de los hinchas de fútbol
cuando su equipo gana un campeonato, o esa misma histeria colectiva cuando se inician
las rebajas? La teoría y sus conceptos originales adquieren autonomía y extensión varia-
bles cuando se transforman en representaciones sociales. Algunas nociones en esa trans-
formación adquieren cuerpo, se materializan, otras se pierden, se eliminan o se niegan,
y otras adquieren una significación diferente de la original. Lo importante no es en nin-
gún caso la referencia original, el psicoanálisis, sino su nueva funcionalidad social.
En el sur gimiento de la teoria de las representaciones sociales debemos distinguir
sus origenes teoricos de las Iunciones y procesos que dan lugar a su construccion.
En cuanto a sus origenes teoricos, cabe señalar tanto la separacion entre represen-
tacion colectiva y representacion social, como la distincion entre los conceptos de
actitud y representacion; Iinalmente, hay que reseñar el énIasis que los teoricos de
las representaciones sociales ponen en su construccion social y simbolica. Sobre lo
primero, hay que destacar que la teoria de las representaciones sociales comienza
con la discusion que Moscovici (1984, 1998) realiza sobre el concepto de represen-
tacion colectiva del sociologo Emile Durkheim. Ya vimos (véase Capitulo 1) que
Durkheim deIinia la sociologia como el estudio de los hechos sociales y que consi-
deraba a éstos como algo externo a la conciencia individual sobre la cual ejercian
su dominio. Estos hechos sociales son Iormas de pensar , sentir y actuar externas al
individuo, Iormas de conciencia colectiva cuya realidad no puede ser reducida a la
psique individual. En opinion de Moscovici, las representaciones colectivas son
mecanismos explicativos, irreductibles en si mismos a ningun analisis posterior .
404
La psicología social actual
Son los elementos constitutivos de la sociedad y, por tanto, deben ser estudiados en
cuanto tales. Los mitos, la religion o la ciencia a los que se reIiere Durkheim como
representaciones colectivas son los Iactores explicativos de la sociedad. Por el con-
trario, las representaciones, en las sociedades contemporaneas, no solo son un pro-
ducto de la ideacion grupal sino también un proceso, una forma ae entenaer y
comunicar lo que sabemos (Moscovici, 1984). Moscovici también se distancia del
concepto de representacion colectiva por ser algo estatico, por lo que propone cam-
biar el término colectivo por el término social; con esta sustitucion terminologica
pretende dar una idea de las representaciones como algo dinamico. Asi, las repre-
sentaciones sociales, en contraposicion a las representaciones colectivas, son enten-
didas por Moscovici como explicaciones de sentido comun, Iormas de entender y
comunicar las teorias cientiIicas. En su opinion (Moscovici, 1998), las representa-
ciones sociales se encuentran en la linea divisoria entre el conocimiento cientiIico
-universo reificaao- y el conocimiento popular o de sentido comun - universo con-
sensuaao-. Moscovici (1984, p. 19) resume las diIerencias entre los conceptos de
representacion colectiva y representacion social de la siguiente manera:
Las representaciones colectivas son un mecanismo explicativo y se refieren a una clase
general de ideas y creencias (ciencia, mito, religión, etc.), mientras que para nosotros son
fenómenos que necesitan ser descritos y explicados. Son fenómenos específicos que se
relacionan con una forma particular de entender y comunicar -un modo que crea tanto
la realidad como el sentido común. Para enfatizar esa diferencia utilizaré el término social
en vez del término colectivo.
En segundo lugar, la teoria de las representaciones sociales se origina como una cri-
tica al concepto de actitud. Dicha critica es mas implicita que explicita y esta basa-
da en la consideracion de la actitud como un concepto de caracter individualista, al
menos en lo que ha sido su evolucion a lo largo de la historia de la psicologia social.
Asi, Farr (1984, pp, 132-133) señala como caracteristica Iundamental de la teoria
de las representaciones sociales :
La crítica a la investigación más convencional en psicología social que trata a las opinio-
nes, las actitudes, los constructos personales, las imágenes, etc, como representaciones
individuales.
En esta linea, Moscovici señala que lo que diIerencia a las actitudes de las repre-
sentaciones sociales es el hecho de que las actitudes hacia un objeto de la realidad
social son, en cualquier caso, el resultado de representaciones previas sobre dicho
objeto. De esta manera, el concepto de actitud se corresponderia con la reaccion
ante un estimulo, mientras que la representacion social incluiria las dimensiones
cognitivo-evaluativas y simbolicas que estan presentes en toda Iorma de conoci-
405
miento de la realidad social; desde este punto de vista, las representaciones sociales
construyen el estimulo al tiempo que determinan la respuesta. Jaspars y Fraser
(1984) señalan que las diIerencias entre las actitudes y las representaciones socia-
les se reIieren, precisamente, a la concepcion dominante en la psicologia social psi-
cologica que considera a las actitudes como disposiciones psiquicas que se encuen-
tran en el individuo.
En tercer lugar , la teoria de las representaciones sociales ha sido presentada por
Moscovici (1961, 1981) como una alternativa a la psicologia social cognitiva tradi-
cional, a la que critica su caracter individualista. En su deseo de enIocar el estudio
de los procesos cognitivos desde una perspectiva psicosocial, Moscovici propone
un cambio en la unidad de analisis de la psicologia social cognitiva, cuya atencion
debe centrarse, no en los procesos cognitivos individuales sino en las Iormas de
conocimiento grupales, socialmente compartidas y recreadas en el curso de las con-
versaciones cotidianas, de donde resulta su dimension no solo cognitiva, sino tam-
bién simbolica. La teoria de las representaciones sociales pretende ser , de esta
Iorma, una recuperacion de la dimension social y simbolica del conocimiento como
objeto de estudio de la psicologia social. Las representaciones sociales comparten,
por tanto, tres caracteristicas Iundamentales como son su Iormacion en la interac-
cion social, el hecho de que sean siempre representaciones de algo o de alguien y ,
Iinalmente, que tengan un caracter simbolico.
El segundo aspecto central en la teoria son los procesos mediante los cuales se gene-
ran las representaciones sociales: el anclafe y la obfetivacion. Tal y como lo deIine
Moscovici (1981; p. 193), el proceso de anclaje es el que "nos permite que algo
poco Iamiliar y problematico, que incita nuestra curiosidad, sea incorporado en
nuestro sistema de categorias y sea comparado con lo que consideramos un miem-
bro tipico de esa categoria". Las dos Iases de las que consta dicho proceso son la
clasificacion y la aenominacion. Al clasiIicar y nombrar a las personas o a los obje-
tos del medio, les asignamos unos atributos o caracteristicas en relacion a los cua-
les nos comportamos de una cierta manera. Un ejemplo de anclafe lo tenemos en el
estudio realizado por Denise Jodelet (1986, 1989/91) sobre las representaciones
sociales de la enIermedad mental de los habitantes de una pequeña ciudad rural
Irancesa, que tenian relacion con enIermos mentales. Su representacion se corres-
pondia con una teoria ingenua en la que los enIermos mentales eran asociados a
conceptos como los de iaiota, vagabunao, picar o, etc. El concepto de loco es asi
incluido en otro grupo de conceptos Iamiliares a través del anclaje (véase
Moscovici, 1984). Asi pues, nuestras actitudes hacia las personas varian en Iuncion
de como clasiIicamos y nombramos a través del lenguaje a dichas personas.
PSICOLOGÍA SOCIAL: PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS Y SOCIOLÓGICAS 406
En cuanto a la obfetivacion, podemos considerarla como el proceso mediante el cual
conceptos abstractos adquieren entidad como experiencias concretas, tangibles.
Mediante este proceso, lo invisible se convierte en perceptible. Segun Moscovici
(1981; p. 198), "la objetivacion llena de realidad conceptos no Iamiliares". El pro-
ceso de objetivacion consta de dos Iases: la transformacion iconica, que consiste en
establecer una asociacion entre un determinado concepto y una imagen, y la natu-
rali:acion, mediante la cual las imagenes se transIorman en realidades concretas. El
primer proceso da lugar a lo que Moscovici (1984; p. 38) denomina nucleo figura-
tivo y que deIine como "un complejo de imagenes que reproducen un complejo de
ideas". Un ejemplo de objetivacion lo tenemos en el estudio de Moscovici sobre el
psicoanalisis, en el que el nucleo Iigurativo estaria Iormado por una imagen de la
mente dividida entre lo inconsciente y lo consciente -esta imagen reproduce las ima-
genes populares en las que se divide el alma y el cuerpo, lo interior y lo exterior ,
etc-, entre ambos, situados en el espacio uno encima del otro, se situaria la repre-
sion, el recha:o, y el resultado seria el complejo (véase Jodelet, 1986; p.482).
Figura 5.9. Formacion del nucleo Iigurativo
Una vez Iormado el nucleo Iigurativo, la representacion se naturaliza, de Iorma tal
que conceptos abstractos, como inconsciente, represion y complejo, adquieren una
realidad objetiva. Mediante estos conceptos, abstraidos de su origen cientiIico y sin
reIerencia a su relacion con la sexualidad o la libido, las personas son capaces de
reconocer los aspectos reprimiaos de la conducta, los complefos personales o las
razones inconscientes que explican un determinado acto como si de realidades
materiales se tratara. Con dichos conceptos los individuos pueden recrear su reali-
dad cotidiana y ordenar los acontecimientos en un mundo de reIerencias Iamiliares.
Descritos los procesos mediante los cuales se construyen las representaciones socia-
les, el resumen de la teoria quedaria incompleto si no nos reIiriéramos a la Iorma en
que éstas surgen. ¿Cual es la Iuncion de los procesos de objetivacion y anclaje des-
Inconsciente
Esquema: Rechazo Complejo
Consciente
La psicología social actual 407
critos? Segun Moscovici (1984; p. 24), dicha Iuncion seria la de transformar algo
que no es familiar en algo conociao y familiar . De acuerdo con esta hipotesis, las
personas preIerimos habitar un mundo de representaciones Iamiliares de Iorma que
evitemos sentirnos emocionalmente perturbados por lo desconocido. Tras este ana-
lisis descriptivo, podriamos resumir los aspectos centrales de la teoria de la siguien-
te manera:
1. Las representaciones sociales pueden ser deIinidas como:
una forma de conocimiento específico, el saber de sentido común, cuyos contenidos
manifiestan la operación de procesos generativos y funcionales socialmente caracteriza-
dos. En el sentido más amplio designan una forma de pensamiento social. Las represen-
taciones sociales constituyen modalidades de pensamiento práctico orientadas hacia la
comunicación, la comprensión y el dominio del entorno social, material e ideal.
(Jodelet, 1986; p. 474)
2. Las representaciones sociales no pueden considerarse, simplemente, como pro-
cesos individuales de caracter cognitivo, sino que su naturaleza es social.
En primer lugar, las representaciones son sociales en la medida en que posibilitan a su
vez la producción de ciertos procesos claramente sociales. Así, por ejemplo, las comuni-
caciones sociales serían difícilmente posibles si no se desenvolvieran en el contexto de
una serie, suficientemente amplia, de representaciones compartidas. En segundo lugar,
se puede afirmar que las representaciones sociales son sociales sencillamente porque son
colectivas, es decir, porque son compartidas por conjuntos más o menos amplios de per-
sonas. En tercer lugar, el papel que desempeñan las representaciones sociales en la con-
figuración de los grupos sociales, y especialmente en la conformación de su identidad, las
instituyen como fenómenos sociales.
(Ibáñez, 1988; p. 43)
3. El proposito de las representaciones es el de transIormar aquellos aspectos de la
realidad que nos son extraños o nos perturban en un conocimiento de sentido comun
conocido y manejable.
(…) transformar algo que no nos es familiar o que nos es desconocido en algo que nos
sea familiar.
(Moscovici, 1984; p. 24)
4. Los procesos por los cuales se realiza dicha transIormacion son el anclaje y
la objetivacion.
PSICOLOGÍA SOCIAL: PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS Y SOCIOLÓGICAS 408
El primer mecanismo lucha por fijar las ideas extrañas, por reducirlas a categorías e imá-
genes ordinarias, por situarlas en un contexto familiar. Así, por ejemplo, una persona
religiosa trata de relacionar una nueva teoría o la conducta de una persona extraña a una
escala de valores religiosos. El propósito del segundo mecanismo es su objetivación, esto
es, transformar algo abstracto en algo casi concreto, transferir algo que está en la mente
en algo que existe en el mundo físico. Estos mecanismos hacen de lo no familiar algo
familiar, el primero transfiriéndolo a nuestra esfera particular donde somos capaces de
compararlo e interpretarlo, el segundo reproduciéndolo entre las cosas que podemos
tocar y, en consecuencia, controlar.
(Moscovici, 1984; p. 29)
5. La estructura de las representaciones esta Iormada por contenidos diversos reIe-
ridos a imagenes, sistemas ae referencia, categorias, teorias, etc.
La representación social se define por un contenido: informaciones, imágenes, opinio-
nes, actitudes, etc.
(Jodelet, 1986; p. 475)
6. Aunque el campo de investigacion de la teoria de las representaciones sociales
ha ido expandiendo su estudio a diIerentes aspectos de la vida social, como la enIer-
medad mental, la inteligencia, el desempleo, etc. (véase Ibañez, 1988, Wagner y
Elejabarrieta, 1994, Duveen, 2001) la transIormacion del conocimiento cientiIico
-conocimiento r eificaao, en la terminologia utilizada por Moscovici- en conoci-
miento consensuaao de caracter practico continua siendo un aspecto central del
estudio de las representaciones sociales.
Mientras que el universo reificado está siempre abierto a las lecciones de la experiencia,
el universo consensual está constreñido por el poder de las creencias. Esta distinción tan
clara entre el universo reificado de la ciencia y el universo consensual del sentido común
es, según Moscovici, el reflejo de una poderosa representación del conocimiento en
nuestra era moderna, en la cual la ciencia ha desplazado a la religión como origen de legi-
timación.
(Duveen, 2001; pp. 277-278)
7. Las representaciones sociales se distinguen de otros conceptos centrales en psi-
cologia social por su naturaleza social y simbolica y por presentar una alternativa al
concepto psicologico de actitud.
Si las representaciones sociales son procesos colectivos deberían ser entendidas como el
trasfondo de actitudes específicas o individuales, es decir, las actitudes particulares sólo
pueden ser entendidas si las consideramos como elementos que forman parte de otras
formas más generales en las cuales los significados sociales son organizados.
(Duveen, 2001; p. 284)
La psicología social actual 409
PSICOLOGÍA SOCIAL: PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS Y SOCIOLÓGICAS
Serge Moscovici (1928)
Nacido en Rumania y de origen judío, Serge Moscovici tuvo que
padecer durante su infancia las leyes antisemistas de su país que le
obligarían a abandonar sus estudios en el Liceo de Bucarest, en
1938. Tres años más tarde, en 1941, es condenado a trabajos
forzados, siendo liberado en agosto de 1944 tras la entrada de las
tropas soviéticas en Rumanía. Hasta 1947, trabaja en una fábrica
como obrero especializado. Ese mismo año abandona Rumanía y
tras recorrer diferentes países europeos llega a Francia, estable-
ciéndose definitivamente en París en 1948. Tras realizar diferentes trabajos para poder
subsistir y comenzar sus estudios de psicología, obtiene, en 1950, una ayuda econó-
mica para continuar sus estudios en la Sorbona. Posteriormente trabajará en la redac-
ción de su tesis doctoral sobre la representación social del psicoanálisis: La
Psychanallyse, son image et son public (1961). Su tesis puede considerarse como el
comienzo de la teoría de las representaciones sociales. Basándose en el concepto de
representaciones colectivas de Durkheim, la teoría de Moscovici pretende ser una
herramienta para comprender el proceso mediante el cual se construye el conoci-
miento en el curso de las interacciones sociales. Una representación social, según
Moscovici, es un conjunto de conocimientos organizados, que incluye conceptos,
imágenes y explicaciones, mediante los cuales las personas hacen inteligible el mundo
social y físico que los circunda. Estos conocimientos tienen su origen en el sentido
común y en la interacción y comunicación entre las personas, lo cual implica que
cambian y se transforman a medida que los significados que adscribimos a la realidad
van modificándose. Según Moscovici lo que motiva el surgimiento de una representa-
ción social es la necesidad de dotar de sentido a lo que parece lejano, transformándolo
en algo familiar. Lo extraño deviene conocido en la medida en que la representación
logra englobar al fenómeno desconocido dentro de un marco inteligible. Este proceso
se construye a partir del anclaje y de la objetivación. El anclaje consiste en proyectar
sobre el mundo un sistema de categorías conocido, para incluir dentro de una trama
familiar a las personas y fenómenos del entorno. Mediante el proceso de objetivación
las entidades abstractas o categorías encuentran un referente material al cual vincu-
larse.
Dentro de la teoria de las representaciones sociales se han ido desarrollando, ade-
mas de las orientaciones de autores ya mencionados como Denise Jodelet, otras
aportaciones entre las que habria que destacar las de Willem Doise y Jean-Claude
Abric. Mientras que la perspectiva de Doise (1990) es mas sociologica, al enIatizar
como las posiciones sociales de los individuos y de los grupos determinan sus
410
La psicología social actual
representaciones sociales, la de Abric (1994/2001) parte de un enIoque cognitivo-
estructural en el que las representaciones sociales se articulan en torno a un nucleo
central -constituido por aquellos elementos cognitivos que dan estabilidad y deter-
minan su signiIicado- y un nucleo periIérico -constituido por aquellos elementos
cognitivos que permiten variaciones individuales en el contenido y estructura de las
representaciones-.
411
Moscovici también realizó importantes contribuciones en el campo de la
influencia social, específicamente en el de la influencia de las minorías.
Reinterpretando los estudios de Asch, Moscovici sostuvo que las minorías no necesa-
riamente son influidas por la mayoría. Éstas no tienden necesariamente a conformar-
se a las opiniones de una mayoría, debido a que la influencia entre las partes es recí-
proca. Independientemente de que la influencia minoritaria provenga de grupos cohe-
sionados y organizados o de personas aisladas, tiene el poder de afectar y generar ten-
sión y conflicto que hacen que las sociedades permanezcan en un permanente dina-
mismo. Moscovici enfatiza el papel de la consistencia de una minoría como uno de los
mecanismos principales que dan lugar al cambio social. Asimismo, el cambio provo-
cado por una minoría resulta más duradero y profundo que el provocado por una
mayoría. Mientras que los efectos de la mayoría son de complacencia con la fuente, los
efectos de la minoría llevan al efecto de la conversión, lo que supone un revisión pro-
funda de las creencias que no se da en la influencia de la mayoría. El principal libro de
Moscovici donde se encuentra una exposición de su teoría de la influencia minoritaria
es Psychologie des minorités actives (1976).
Además de sus investigaciones sobre los procesos de influencia minoritaria y
los procesos de conversión, Moscovici ha desarrollado una intensa actividad en el estu-
dio de la psicología de las masas como lo demuestra su libro L' Age des foules (1981).
Asimismo, su incansable actividad académica y docente en psicología social se ha plas-
mado en textos como los dos volúmenes de su Psychologie Sociale (1984). Sin duda, las
aportaciones teóricas de Moscovici, junto a las de Tajfel representan dos de las con-
tribuciones más destacadas en el panorama contemporáneo de la psicología
social europea.
Su autobiografía ha sido recientemente publicada con el título: Chronique des
annés égurées. Además de su extensa obra, Serge Moscovici participa activamente en el
movimiento ecologista, habiendo sido candidato parlamentario en las elecciones euro-
peas. Sus libros Essai sur l' histoire humaine de la nature (1968); La sociéte contre natu-
re (1972); Hommes domestiques et hommes sauvages (1974) y De la nature, pour penser
une écologie (2002), han tenido gran repercusión en el movimiento ecologista en
Francia.
La diIusion de la teoria de las representaciones sociales ha motivado también cier-
to numero de criticas entre las cuales podemos destacar las dos siguientes. En pri-
mer lugar, algunos psicologos sociales han destacado que la deIinicion de repre-
sentacion social deberia ser mas precisa, de Iorma tal que permita una delimitacion
clara de su campo de estudio. En este sentido se maniIiesta Billig (1991; pp.70-71),
quien indica que:
Los teóricos de las representaciones sociales deben estudiar también lo que no son repre-
sentaciones sociales. La paradoja consiste en que los teóricos de las representaciones
sociales deben buscar aquellos aspectos de las creencias compartidas que no pueden ser
clasificados como representaciones sociales, de la misma forma en que dichos teóricos se
preocupan de estudiar las representaciones sociales. Esto implicaría un cambio en el
rumbo de la investigación. Sin una estrategia que fuerce al investigador a establecer con-
trastes, éste se dejará llevar por la tendencia a deslizarse hacia una concepción cada vez
más universal de representación social, en la medida que fenómenos de todo tipo
empiecen a etiquetarse de representaciones sociales. De esta forma el concepto se volve-
rá más y más amorfo.
Una segunda critica se corresponde con sus aparentes diIerencias con el concepto
de actitud. Algunos autores, como Fraser (1986/94), argumentan que el concepto de
representacion social no se diIerencia del de actitud social, proponiendo que el estu-
dio de las representaciones se centre en lo que denomina sistemas de creencias com-
partidas y que podemos entender como sistemas estructurados de actitudes sociales
(Fraser y Gaskel, 1990; Fraser , 1994). A juicio de Fraser, los estudios sobre repre-
sentaciones sociales no han sido capaces de conIirmar la existencia de dichas repre-
sentaciones. En su analisis del trabajo original de Moscovici señala:
El estudio de Moscovici sobre la representación social del psicoanálisis …no presenta sus
datos en forma tal que nos fuerce a admitir la existencia de una representación social del
psicoanálisis más que la de un conjunto heterogéneo de actitudes sobre el psicoanálisis.
(Fraser, 1986/94; p. 9)
Probablemente la polémica entre los psicologos sociales partidarios de utilizar el
concepto de actitud o el de representacion social en sus investigaciones depende
mas de la perspectiva psicologica o sociologica desde la que abordemos su estudio.
Asi, la utilizacion del concepto de actitud es plenamente social si consideramos la
deIinicion oIrecida por Thomas y Znaniecki (1918) y que expusimos en el Capitulo
2. Una concepcion mas sociologica del concepto de actitud en psicologia social
seria ciertamente muy similar al concepto de representacion social; asi por ejemplo
Torregrosa (1968, p.157) describe las actitudes de la siguiente manera:
PSICOLOGÍA SOCIAL: PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS Y SOCIOLÓGICAS 412
La psicología social actual
Quiero poner de manifiesto que muchas actitudes no son sólo sociales en el sentido de
que su objeto es un valor social cuya contrapartida son las actitudes, o que éstas son
socialmente determinadas -son aprendidas en los procesos de interacción social-, sino
también en el sentido de que constituyen propiedades o características de grupos y situa-
ciones sociales, creencias y modos de evaluación de los mismos, independientemente de
que lo sean de los miembros individuales de tales grupos y situaciones; y que, por tanto,
la perspectiva teórica adecuada para su comprensión y explicación debe ser una perspec-
tiva sociológica.
La logica polémica que la teoria de las representaciones sociales ha generado entre
los psicologos sociales no impide, sin embar go, considerar que con su elaboracion
Moscovici ha abierto un campo de investigacion dinamico que continua generando
una gran cantidad de investigaciones en psicologia social (véase por ejemplo, Flick,
1998; Paredes Moreira, 2001 o Sa, 1998).
La influencia minoritaria y la teoría de la conversión
Otra de las contribuciones teoricas de Ser ge Moscovici que mayor interés ha des-
pertado entre los psicologos sociales es el desarrollo de un modelo psicosocial para
explicar los mecanismos a través de los cuales una minoria puede inIluir sobre una
mayoria. En opinion de Moscovici (1976), los procesos de inIluencia social han
sido interpretados, por la psicologia social, desde un enIoque que denomina fun-
cional, caracterizado por estudiar los mecanismos de control social de las mayori-
as, la uniIormizacion de los individuos y su sometimiento a las normas del grupo.
En contraposicion a dicho enIoque, Moscovici propone un modelo genetico carac-
terizado por considerar al sistema social como un producto de los individuos y sus
acciones. En la tabla 5.3 podemos ver las diIerencias que existen entre ambos mode-
los.
El primer aspecto diIerencial entre ambos enIoques es el tipo de relaciones que se
establecen entre las personas. En el primero, éstas son tratadas desde la perspecti-
va de la inIluencia unilateral, es decir, aquella que se realiza desde una fuente - por
ejemplo una mayoria- a un blanco -por ejemplo, una minoria-. Asi, se estudia como
los individuos tienen que conIormarse a las normas del grupo y éste a las normas
del sistema social. El grupo ejerce inIluencia sobre el individuo, pero éste no es con-
siderado como Iuente de inIluencia ( relaciones asimetricas). Por el contrario, en el
modelo genético se considera que cada individuo que Iorma parte del grupo no solo
es receptor de inIluencia sino que también puede ejercer inIluencia sobre éste; de
igual manera una minoria no solo recibe inIluencia de una mayoria sino que puede
413

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful