You are on page 1of 5

Magister en Historia Propuesta de proyecto

Nombre de la postulante: Javiera Carvallo Fernández Título preliminar de la propuesta: “Vanguardias cinematográficas latinoamericanas y su rol en los movimientos sociales en América Latina; el valor del cine como fuente, agente y producto de la historia”.

1.- PROBLEMA: A más de un siglo de la aparición del cine, aún nos preguntamos sobre los sentidos de la relación de éste con la sociedad. Su camino, ha sido el de enfrentar diversos desafíos, dependiendo de los contextos históricos en cada época. En un principio debió legitimarse como arte, asumiendo sus particularidades en relación con el lenguaje artístico. Alcanzada su legitimación como campo artístico, hacia mediados del siglo XX, aún hoy, debe legitimar su espacio dentro de las ciencias sociales. La temática que convoca esta investigación dice relación con la emergencia de las vanguardias cinematográficas, su rol en los movimientos sociales latinoamericanos entre 1960 y 1970 como la validez de sus obras en tanto fuentes para el conocimiento de dicho período. Es sabido que hacia los años 60‟ encontramos en América Latina ciertas condiciones especiales encarnadas en una necesidad de cambios en las esferas políticas, sociales, culturales y económicas. Estas condiciones permitieron la emergencia de movimientos sociales motivados y comprometidos con la urgencia de los cambios. Dentro de estos movimientos, el cine protagoniza un importante rol como agente histórico de cambio, y en cada país asumió las tareas coherentes con las necesidades locales. La misión de estas vanguardias fue mostrar un rostro preciso: “el de los hambrientos y oprimidos del subcontinente, cuyas fisonomías, valores y prácticas irrumpen en las pantallas, plasmando la miseria material que los destruye, de sus causas e impulsores, así como el enorme potencial liberador que subyace a sus culturas y luchas, negadas e imperceptibles por los colonizadores de turno”1. Este cine se proponía actuar como fermento para el cambio, los temas y los cineastas pretendían dar cuenta de la historia, así como hacer del cine una intervención política. Frente a estas aseveraciones cabe peguntarnos ¿Podemos reconocer el recurso fílmico como fuente para el conocimiento los movimientos sociales entre los años „60 y „70? ¿Cuál fue el rol de las vanguardias cinematográficas en estos movimientos?

1

Vellegia, Susana, “La máquina de la mirada”, Editora Búho. República Dominicana, 2007.pág 173.

el cine como arma de combate político al rescate de una identidad cultural. pág. Teniendo en cuenta. cumple este rol en tanto se asume el compromiso cambio y transformación social. 5 Boch. no solo para adoptarla en calidad de tema. Marc. se presenta al cine como fuente. y reconociendo los aportes de Ferro. Op. 1996. Por lo tanto. 174. Siglo Veintiuno Editores. Este programa pone en el centro de las preocupaciones la relación obra –espectador. quién desde sus estudios sobre la relación historia y cine. Marc. 115-119. Vol. un cine político.HIPÓTESIS. FONDO DE CULTURA ECONÓMICA. Esta idea se plasma en la emergencia de un cine de intervención social. 87. En esta propuesta. Cit. esta clasificación responde a una delimitación de funciones. lo que Marc Bloch enunció como fuente: “La diversidad de los testimonios históricos es casi infinita. Ferro nos emplaza a abrirnos a nuevas posibilidades de análisis. Pág. agente y producto de la historia2. además. No. “El cine: agente. Desde su perspectiva. Pág. todo cuanto toca. Chile. todo lo que fabrica. Si no cambiasen la historia habría muerto. En este sentido. sino para hacer de ella la materia prima del sentido que ha de generar una nueva poética. pág.1 (1991). en: Diez lecciones sobre la historia del siglo XX. Todo lo que el hombre dice o escribe.. al mismo tiempo circunscribe la noción de producto. Susana. Siguiendo al autor. Marc. cine sociedad”4. Por tanto la obra estética tiene más perdurabilidad que la obra histórica”3. identificamos tres casos a analizar. Por lo tanto. “La máquina de la mirada”. No estudiamos los problemas históricos como los estudiábamos hace veinte años: las preguntas o las necesidades cambian. podemos validar el cine como fuente a partir de la inquietud de aquella vanguardia cinematográfica por volver sus cámaras “hacia la realidad histórica. puede y debe informarnos acerca de él”5. aunque no claramente establecidas.2. y el de fuente sería entendido como un “revelador social”: una construcción cultural a partir de la cual leer el momento social de su producción. El resultado es que el historiador persigue a otro historiador. producto y fuente de la historia”. I. es fuente en tanto producto de una sociedad y épocas determinadas. México.MARCO TEÓRICO Ante estas preguntas hemos de comenzar por legitimar el cine como fuente válida para el conocimiento histórico. es decir. Bolivia y la nación indígena. un cine para la Unidad Popular. 2 Ferro. apartir de las reflexiones de Marc Ferro. en tanto agente de la historia. una nueva estética y un nuevo programa comunicacional. A partir de aquí. el cine como agente y producto haría referencia a su función social. 3 Ferro. 2003. debemos advertir que. militante y en busca de una identidad nacional entendida desde la cultura popular. Argentina y el cine militante como intervención política. “Apología para la historia o el oficio de historiador”. el análisis debe partir de la concepción de que “la historia cambia en cada generación. “Perspectivas en torno a las relaciones Historia-Cine”.3-12. 4 Vellegia. en: Film-Historia. Buenos Aires. coherentes con nuestro tiempo. Porque la historia responde a las necesidades actuales. . y.

Madrid. Corro Pablo. Colección Aisthesis.BIBLIOGRAFÍA        Bethell. 2007 Casetti. 2000. Pontificia Universidad Católica de Chile. et al. Argentina y el cine militante como intervención política. Peter. Javier. Editorial Crítica. “Cine documental. Alianza Editorial.. memoria y derechos humanos”. Leslie. Chistian. Chile. Maximiliano y Russo. la ética y la estética. 4. Pablo (2007). agente y producto de la historia. 2001.. Madrid. Reconocer el rol de estas vanguardias en los contextos particulares en el caso de Bolivia y la nación indígena. 2003. 2007. Burke. económicos y culturales que hicieron posible la emergencia de las vanguardias cinematográficas en América Latina. “La exhibición como instancia de reflexión y construcción de las memorias de las luchas de los movimientos . El uso de la imagen como documento histórico”.OBJETIVOS    Revalorar el cine como fuente. Cátedra. “Teorías del cine 1945 – 1990”. el cine como arma de combate político al rescate de una identidad cultural. reconociendo este medio como fermento de la historia. la política y la cultura. Peter. Identificar las características y objetivos de las vanguardias cinematográficas latinoamericanas y sus obras. De la Puente. Buenos Aires: Ediciones del Movimiento y Nuestra América. “FORMAS DE HACER HISTORIA”. Analizar los contextos sociales.OBJETIVOS ESPECIFICOS    Valorar las diferentes dimensiones del cine. Burke. Barcelona: Cambridge University Press y Crítica Editores. el arte y la vida. Instituto de Estética.. “Visto y no visto. Conocer el rol del cine a través de las vanguardias cinematográficas en los procesos sociales latinoamericanos. Fancesco. políticos. 6.3. Dodaro. 1990. “Teorías del cine documental chileno 1957-1973”. et al. Campo. “Historia de América Latina”. un cine para la Unidad Popular. y. tomos: XV y XVI.

Claudio y Strange Hans. el cine contra el fascismo”. “Re. Ferro. “La representación de la realidad”. “Cine e Historia”. producto y fuente de la historia”. Marc. Patricio. Nichols.net/alaic30/ponencias/cartas/Hist_com/ponencias/GT13_13MAR CUS. Uqbar Editores. Halperin. “El Pasado en Imágenes”. Pedro. Salinas. FIDOCS. Editorial Paidos. Josep. “La historia de los hombres: el siglo XX”. Editorial Ariel. “El Cine Documental Según Patricio Guzmán”. CESOC Ediciones ChileAmérica. Editorial Crítica. Francia. Salinas. Historia de América Latina y del Caribe (1825-2001). Editorial Ariel. 1997. Ruffinelli. 2002. Madrid 1977. LOM Ediciones. Orell. “El Cine de Patricio Guzmán”. Valencia. “Las fuentes del nuevo cine latinoamericano”. Robert. Ed. Santiago de Chile. “Chile. Robert. 1980. 1990. Claudio y Strange Hans.alaic. Universidad Pedagógica Nacional. “El Documental Chileno”. Editor. Aleksandra. “Nuevo Cine Latinoamericano en Viña del Mar”. Ferro.     . Jacqueline. 1979. Jacqueline. Aldo. Barcelona. Veinticinco años de cine chileno (1960-1985)”. Shlomo.1998 Jablonska. Madrid: Alianza. Madrid. Patricio. Barcelona. Siglo Veintiuno Editores. José (2002). Ediciones Paidós Ibérica S. 1995. Carlos. Barcelona. “El Siglo XX en Pantalla”. Guzmán. 2003. FCE. Ed. “Cine y Memoria del Siglo XX”. 1977. La apertura para la historia de mañana”. México. “Teorías del Cine”.pdf>. Sorlin. Rosenstone. “El cine: agente. 2004. Alicia. Tulio. Ayuso. “Historia contemporánea de América Latina”. Prolegómenos del Nuevo Cine chileno: El centro de Cine Experimental 1957-1963 [en línea] <http://www.A.Visión del Cine Chileno”. Jorge. Santiago: Lom. Editorial Gustavo Gill. 2010. Ricciarelli. 2008. Sand. Santiago de Chile. 1997. Mouesca. Barcelona. memoria y derechos humanos. 2008. Guzmán. Mouesca. “Cristales del tiempo: pasado e identidad de las películas mexicanas contemporáneas”. Ediciones Michay.                    sociales” en Cine documental. Cecilia. Santiago. Marcia. Orellana. Uqbar. 2009. Stam. Marc. S. Santiago. 2005. Historia del Centro Experimental en la Universidad de Chile 1957-1973. “La batalla de Chile”. “Sociología del cine. Marc. Buenos Aires: Ediciones del Movimiento y Nuestra América. 1998. 1985. Buenos Aires. Vega. Fontana. en: Diez lecciones sobre la historia del siglo XX. Ediciones Universitarias de Valparaíso. 2001. Sempere. 2006. Mouesca. Jacqueline. A. 1988. “Historia Contemporánea y Cine”. Ferro. LOM Ediciones. Editorial Crítica. “Plano Secuencia de la memoria de Chile. Editorial Aconcagua. Del Pozo. Pierre. Bill. Fernando Torres.

Vilar. 2007. 1997. Editorial Crítica. “Itinerario del Cine Documental Chileno” Ediciones Universidad Alberto Hurtado. “La máquina de la mirada. “Iniciación al vocabulario del análisis histórico”. 2010. Editorial Prometeo. Editorial Crítica. Alicia. Editora Búho. República Dominicana. Vilar. Hayden. . Ficción histórica. Pierre. 1982. Santiago.     Vega. White. Velleggia. “Pensar Históricamente. Susana. los movimientos cinematográficos de ruptura y el cine político latinoamericano en las encrucijadas de la historia”. Buenos Aires. Chile. Pierre. historia y ficcional y realidad histórica. 2006. Reflexiones y recuerdos”.