You are on page 1of 2

El Sueño Es un acabado fenómeno psíquico, y precisamente una realización de deseos; debe ser incluido en el conjunto de actos comprensibles de nuestra

vida despierta y constituye el resultado de una actividad intelectual altamente complicada. Pero en el mismo instante en que comenzamos a regocijarnos de nuestro descubrimiento nos vemos agobiados por un cúmulo de interrogaciones. Todo sueño posee un sentido y un valor psíquico, por lo cual podemos negar a priori la posibilidad de que tal sentido sea el mismo en todos los sueños, pues cada sueño tiene única intencionalidad y funcionalidad en los deseos. Sin importar que diferentes personas sueñen con lo mismo, su interpretación va a ser muy diferente. Sueños de comodidad. El sueño se sustituye a la acción, como sucede también en la vida despierta. EJEMPLO: “Cuando en la cena tomo algún plato muy salado, siento por la noche intensa sed, que llega a hacerme despertar. Pero antes que esto suceda tengo siempre un sueño de idéntico contenido: el de que bebo agua a grandes tragos y con todo el placer del sediento. Sin embargo, despierto después y me veo en la necesidad de beber realmente” Pero, A veces el estímulo del sueño actúa también durante el reposo El estímulo de este sencillo sueño ha sido la sed, que al despertar continúo sintiendo; sensación de la que emana el deseo de beber. El sueño me presenta realizado este deseo, cumpliendo, al hacerlo así, una función que se me revela en seguida. Mi reposo es, generalmente, profundo y tranquilo, y ninguna necesidad física suele interrumpirlo. Si soñando que bebo logro engañar mi sed, me habré evitado tener que despertar para satisfacerla. Pero, A veces el estímulo del sueño actúa también durante el reposo. La dueña de la pensión en que vivía tenía el encargo severísimo de despertarle con tiempo para llegar al hospital a la hora marcada, encargo cuyo cumplimiento no dejaba de entrañar graves dificultades. Una mañana dormía mi colega con especial delectación, cuando la patrona le gritó desde la puerta: «¡Levántese usted, don José, que es ya la hora de ir al hospital!» A continuación soñó que ocupaba una de las salas del hospital, un lecho sobre el cual colgaba un tarjetón con las palabras: «José H. cand., méd., veintidós años.» Viendo esto, se dijo en sueños: «Si estoy ya en el hospital no tengo por qué levantarme para ir.» Y dándose la vuelta continuó durmiendo. Realización de deseos en los sueños. EMPIEZA A EXPLICAR USTED LOS EJEMPLOS: Con igual facilidad descubrimos la realización de deseos en algunos otros de los sueños de personas sanas por mí reunidos. Un amigo mío, que conoce mi teoría onírica y se la ha explicado a su mujer, me dijo un día: «Mi mujer ha soñado ayer que tenía el período. ¿Qué puede esto significar?» La respuesta es sencilla: si la joven casada ha soñado que tenía el período es, indudablemente, porque aquel mes le ha faltado o se le retrasa, y hemos de suponer que le sería grato verse libre, aún, durante algún tiempo, de los cuidados y preocupaciones de la maternidad. Resulta, pues, que al comunicar su sueño a su marido le anuncia sin saberlo, de una manera delicada, su primer embarazo. El contenido de los sueños puede ser muy diverso y causar sensaciones desagradables o agradables, el contenido puede ser doloroso, penoso, de terror, de reflexión, de ternura, de cuidados, de descansos, de excusas, de venganzas, etc., etc. Pero todos los sueños tienen una única finalidad: cumplir con nuestros deseos y realizarlos. Freud dice: “Los deseos reales así como se ocultan en el sueño para poder realizarlos, también al contarlos e interpretarlos el paciente siente alivio, ante sus sueños”