ÚLCERAS

VENOSAS

Recomendaciones para el paciente y su cuidador
Autores: Amparo Galindo Carlos (Enfermera) Óscar Germán Torres de Castro (Enfermero) Eva Delgado Aguayo (Enfermera)

Nombre del Centro Sanitario:

Número de Teléfono:

Nombre de su Enfermera/o:

¿Qué son?
Las úlceras venosas son heridas que aparecen frecuentemente en la parte baja de las piernas como consecuencia de una mala circulación venosa y que tardan mucho en curar. Suponen un gran problema a causa de las molestias que ocasionan y su lenta evolución, por lo que el paciente puede sentirse triste y sin esperanza.

¿Cómo son?
Se presentan como heridas superficiales de distinto tamaño y coloración, a veces muy dolorosas y con mal olor. Y pueden aparecer espontáneamente o a consecuencia de un traumatismo sobre una pierna que presenta previamente una mala circulación sanguínea. Se localizan en la pierna, desde la rodilla hacia la zona del tobillo; pueden presentar dolor, que suele mejorar al elevar la extremidad y que se alivia en la posición de tumbado. A menudo se acompañan de hinchazón de la pierna y enrojecimiento; la piel que rodea a la lesión puede presentar eczema y descamación que favorece la aparición de picor, sensación de escozor y quemazón.

[3

¿Qué produce la aparición y el empeoramiento de las úlceras venosas?
• Mala circulación sanguínea en las piernas (por ejemplo, las varices). • La formación de un trombo en el interior de las venas superficiales o profundas (por ejemplo, las flebitis). • Permanecer largos períodos de tiempo de pie o sentado. • Traumatismos y golpes sobre las piernas. • Situaciones especiales que obligan a disminuir la actividad física y el ejercicio (artrosis, parálisis, fracturas). • Sobrepeso, múltiples embarazos, edad avanzada.

a de cama

Cuidando de sus piernas, usted puede prevenir la aparición de una úlcera venosa o favorecer su curación

4]

¿Qué hacer?
1. Hábitos de vida saludable
• Caminar es el mejor ejercicio, más fácil y barato; y el que más favorece la circulación en las piernas. Puede ser recomendable montar en bicicleta y nadar. • Evite el uso de prendas ajustadas (ligas, fajas y determinadas medias) que puedan dificultar la circulación venosa normal. • Evite el exceso de peso. • Deje de fumar. • Realice una dieta sana y equilibrada, evitando la comida excesiva en grasas y azúcares. • Evite tomar anticonceptivos durante períodos prolongados: están contraindicados en mujeres con antecedentes de trombosis venosa. • Su enfermera/o y su médico de referencia le ayudarán a conseguir todo esto.

[5

2. Ejercicio y postura
• Evite permanecer de pie durante largos períodos de tiempo. Si puede, realice ejercicios que favorezcan la movilidad de las piernas y activen la circulación, como caminar de puntillas y rotación o balanceo de los pies. Dé pequeños paseos si es posible. • Si permanece mucho tiempo sentado: • Mantenga las piernas elevadas sobre superficies suaves sin flexionar mucho las rodillas ni las ingles. • Evite cruzar las piernas y vigile que el asiento no presione en la parte de atrás de las rodillas. • Mueva tobillos frecuentemente, arriba, abajo y en círculo. También, puede hacer rodar una botella con la planta de los pies, alternando el movimiento con cada uno de ellos. • Coloque una manta enrollada entre el colchón y el somier, a los pies de la cama. No coloque cojines bajo las piernas, ya que podría dificultar la circulación sanguínea.

6]

3. Higiene personal
• Mantenga su piel limpia. Utilice jabones suaves, sin fragancias. Después de la higiene, aplique cremas hidratantes (consulte a su enfermera) para mantener su piel suave y elástica. • Realice masajes con crema hidratante desde la raíz de los dedos hacia arriba, ya que favorecen la circulación venosa y previenen la aparición de úlceras, a la vez que hidratan la piel y evitan la sequedad excesiva. • Vigile el estado de la piel de sus piernas regularmente. Si observa cambios en la coloración o pequeñas heridas, solicite la opinión de su médico o enfermera. • En la ducha, aplique chorros de agua desde el pie hasta la ingle, favoreciendo de esta manera el retorno venoso; es agradable y tonificante. Evite el agua muy caliente. • Tener una úlcera venosa no quiere decir que usted no pueda practicar la higiene adecuada de la pierna afectada: hable con su enfermera/o y pida consejo; se puede realizar la higiene en los momentos previos a la cura.

[7

4. Cuidados locales de la herida y pierna
• Evite la exposición prolongada de las piernas a fuentes de calor. El calor empeora los síntomas de pesadez e hinchazón. La depilación con cera caliente y la sauna están contraindicadas. • Utilice medias de compresión elástica si le han sido recomendadas por el especialista a su cargo. Existen diversos tipos de compresión: fuerte, media y ligera, dependiendo de sus necesidades. Estas medias debe ponérselas por la mañana después del período de reposo. • Si usted lleva un vendaje de compresión, acuda a su enfermera/o cada vez que el mismo se afloje. • Asegúrese de que el apósito que cubre la herida no se ha despegado ni presenta fugas de exudado. Si esto ocurriera, acuda a su centro sanitario de referencia para realizar de nuevo la cura de su herida. • Si camina por la playa sobre la arena, no exponga su herida al sol.

R

Si se se de co m

8]

¡Ojo!
Riesgo de Infección
Si el paciente tuviese fiebre y/o presentase enrojecimiento, mal olor, pus, sensación de calor o dolor en la zona de la herida, póngase de inmediato en contacto con su enfermera/o o con su médico de referencia.

[9

Recuerde que...
… Usted puede hacer mucho para prevenir, mejorar y curar sus heridas. … No olvide acudir a sus controles de salud de forma periódica. Es importante el control y revisión de sus heridas y de su salud general. … Si usted cuida de un paciente con úlceras venosas, también necesita cuidarse. No permanezca mucho tiempo de pie y ponga en práctica los consejos de esta guía. ... La familia y/o cuidadores son el eslabón imprescindible entre el paciente y el profesional sanitario para conseguir restaurar la salud del paciente, siempre que sea posible.

10]

Consulte...
… con su enfermera/o cualquier duda o signo de alarma, como hinchazón de piernas, dolor, pesadez, calambres o presencia de lesiones. ... cualquier duda o pregunta que tenga. No dude en comentarla con su enfermera/o y/o médico de referencia; su salud es lo más importante. Esperamos que esta información les sea de gran utilidad. Nuestra intención es alentarles y transmitirles que, con la supervisión de los profesionales que cuidan de usted y su colaboración, es posible prevenir y mejorar el estado de sus heridas y el pronto restablecimiento de su salud.

[11

La pasión de Elise Sørensen
La historia de Coloplast comienza en 1954 cuando la enfermera Elise Sørensen inventó la primera bolsa desechable de ostomía del mundo, por compasión hacia su hermana Thora, de 32 años. Desde que se fundó Coloplast en 1957, por la familia de Louis Hansen, el espíritu de Elise Sørensen ha permanecido en la empresa: La motivación de Coloplast es la pasión por hacer mejor las cosas. Nuestra empatía y capacidad para resolver las necesidades de los pacientes, se basa en un diálogo continuo con los profesionales sanitarios y con los pacientes. En Coloplast, en la división de “Cuidado de las heridas”, estamos decididos a ayudar a los profesionales sanitarios a cicatrizar las heridas más rápidamente, mejorando, por tanto, cada día de la vida de los pacientes.

PATROCINADO POR:

es marca registrada por Coloplast A/S. Holtedam 1- 3050 Humlebæk-DK o empresas asociadas. © 5/2006. Todos los derechos reservados por Coloplast Productos Médicos, S.A. Impreso en España - Mayo 2006 - Referencia G1096