Este artículo tratará de esclarecer las concepciones del tabú de la virginidad, determinado por la presencia de un himen intacto.

El himen es una membrana que rodea o cubre parcialmente la apertura vaginal externa. Anatómicamente forma parte de la vulva y de los genitales externos femeninos. El tamaño de la apertura del himen aumenta con la edad, y, aunque se practica muy a menudo, no es posible confirmar con certeza que una niña o mujer es una virgen, mediante el examen de su himen. El himen se puede romper por medio de la actividad física, los tampones o como resultado de las relaciones sexuales. LA IMPORTANCIA DEL HIMEN - COMO MEMBRANA MORAL Al himen intocado, o "cofia de doncella", se le considera desde el siglo XIX, sello de garantía de la virtud y la pureza de las jóvenes. Desde entonces, las mujeres sobrellevan esta carga ignominiosa impuesta, desde esos tiempos, por la moralidad victoriana. En el siglo XIX la virginidad era un estado biológico y decoroso. Pocos discutían que para la mujer no fuera "la gema más esplendente en la corona de la virtud femenina". Al cuerpo intacto de la adolescente virgen se le sacralizaba en la era de Victoria por representar la pureza, la integridad humana, y el futuro de las coronas. La reverencia al himen era componente integral de esta idea de protección, y se traducía en una preocupación general por preservar la virtud y la inocencia de las jóvenes de familias puritanas o de posición socioeconómica elevada. Las niñas "buenas" no sólo eran castas, sino que estaban más allá de cualquier tentación, mientras su conducta personal afianzaba la noción de que las mujeres cristianas dignas, eran sexualmente pasivas y también puras. De antaño, la virginidad poseía un marcador anatómico palpable. De acuerdo con la vieja sabiduría popular, una mujer permanecía virgen hasta que su himen, una delgada membrana cartilaginosa en el introito de la vulva a la vagina, fuera roto por el empuje de un pene. Aunque hoy entendemos que los hímenes se desgarran por razones muy diversas; a un himen intacto se le consideraba tradicionalmente como el signo más seguro y la "mejor evidencia" de la intachable virginidad. En la Grecia antigua, Himen o Himeneo era el Dios del Matrimonio, y también el término que se aplicaba a los tradicionales himnos nupciales que se entonaban en los dramas clásicos de Aristófanes y Eurípides. Hace unos doscientos años, el himen era una membrana importante con un enorme valor social y emocional. Como resultado, un himen intacto era el requisito para un buen matrimonio de clase media, por tanto, muchas madres y muchos padres velaban por su conservación en sus hijas. A los futuros maridos también les preocupaba esto, porque una novia que llegara sin un himen intacto al matrimonio era vista como una mercancía dañada. En este contexto, el himen de una moza era en efecto una "propiedad" que compartían su familia, el novio y la propia joven.

Los hombres tenían también tan internalizado ese hecho social. conformando una La mujer. en público. La mujer puede debilitarlo. del brujo o hechicero. la virginidad no era un hito de la subordinación femenina. sino que toca toda la vida sexual de la mujer y en general todo su ser. sino que el goce de lo sexual femenino es asociado con el daño. esto los lleva a relacionar al tabú de la virginidad con dicho miedo. En lugar de constituir un atractivo para el hombre. que habla de las mujeres con vaginas dentadas. que consiste en valorar positivamente la necesidad de cumplir con llegar al matrimonio sin haber tenido relaciones sexuales. Lo imaginario. En tiempos remotos. LA VIRGINIDAD COMO HECHO SOCIAL La Virginidad como hecho social. los hombres exigían a las mujeres su acatamiento: hasta el matrimonio debían mantenerse vírgenes. Esto quiere decir. Rige y regía mucho más hasta el fin del segundo tercio del siglo XX – con la característica de ser una regla social. como objeto sexual. representado en un ser sobrenatural con quien estarían teniendo relaciones íntimas mientras durara el curso catamenial. LA MUJER COMO TABÚ Freud planteó que el tabú no se refiere simplemente al primer coito. la virginidad de su pareja estaba asociada al tabú. ha sido el misterio más poderoso de nuestra especie para nuestras sociedades. Dado que los investigadores encuentran en el hombre primitivo un terror al espectáculo producido por el derrame de la sangre. en ese regodeo. En los hombres constituyó siempre más una declaración o “preferencia” que una verdadera regla. eran consideradas propiedad de un antepasado. durante el período menstrual. se vinculan así en el ceremonial. el hombre aparece siempre en posición de temor. convertirlo en impotente o castrarlo. puede contagiarlo con su feminidad. de ahí deriva la noción de que el privilegio de la desfloración de la joven prometida se consumara a veces con la asistencia. No había sanción social para su incumplimiento. éste se anuda en el ceremonial colectivo de hacer pasar a la adolescente por un ritual que la purifique sexualmente. De ahí deriva el mito de la vagina dentada o la vagina con dientes. En los tabúes que la mujer significa y representa. las adolescentes. lo real y lo simbólico. que sentían que una que no cumpliera con ese . las cuales se contaban con el objeto de prevenir sobre los riesgos de mantener relaciones sexuales con mujeres desconocidas. El efecto real de esta concepción imaginaria consiste en convertirla en intocable para su prometido. En cambio. sino un peligro del que resultaba necesario protegerse. no que la mujer sea peligrosa.VIRGINIDAD CEREMONIAL EN EL HOMBRE PREHISTÓRICO Para el ser primitivo. siempre escapa todo su control. porque algo. En cuanto al efecto simbólico. según algunos testimonios.

en el Papa. La norma era muy fuerte y tenía muchas consecuencias. Sin mucho explorar. Todo esto es importante. Hasta quinientos años después de Cristo. originariamente greco-romano. El hecho social de la virginidad nació de la síntesis del criterio propietario de la familia. Y de aquel mundo de muchos dioses. su dios. siempre estuvo aislada y no había sido ocurrencia de ningún otro pueblo. En el cristianismo. aprovechándose de ese poder omnímodo de la creencia obligatoria y generalizada. la virginidad era solamente una curiosidad. Como la culpa es el mejor mecanismo. Había nacido el poder más subversivo de lo vital y el más torturador de la humanidad: el pecado. Que. la del centinela de dios. para estar dentro de cada súbdito. . que es la forma en que el judaísmo se hizo universal. el único y verdadero. al punto de tener derecho de vida y muerte sobre sus hijos. sobre todo de culpa. con un único dios. comienza el conflicto: si es único. con lo que aparece en el mundo de las religiones la lucha por la imposición de la creencia. Que se dedicaban a un dios y como tales no alternaban con humanos. al conquistar desde adentro al imperio romano. que reducía su cosmovisión a un solo dios. se pasó al mundo del monoteísmo. que se entroncaron en una sola. y el criterio anti vital del judaísmo monoteísta. Además se sabe que el tronco de cultura. adquirió pretensiones universales. además de luchar por imponer al resto de los mortales este. es poder en manos de los sacerdotes y en el catolicismo. que hasta este fenómeno no había existido ni como concepto ni como sentimiento. fundamentalmente. Esa religión. la “mala” conciencia. ninguna buena. se unió aproximadamente unos quinientos años después de cristo. a la tradición cristiana. el más astuto. con la vigilancia más perfecta posible. excepto el judío. Lo que sutilmente permite a los sacerdotes invadir todos los ámbitos de la vida de sus súbditos. también repudiaba la vida. cualquier estudiante del Derecho Romano conoce las formas que asumía en la etapa más primitiva de ese derecho la importancia del “pater familiae”. Se instituyó así universalmente el concepto de “pecado”. el “remordimiento” de la conciencia. el remordimiento. denunciando al sexo como algo sucio y detestable. bajo un único mando. y como tal con voluntad de dominación. Todos los demás valores serían subordinados a la lucha contra la sexualidad. ORIGEN: El origen de este hecho social puede rastrearse en la confluencia de situaciones muy antiguas propias de los orígenes mismos de dos de las ramas principales de la cultura de la humanidad. “debe” ser verdadero.requisito no merecía ser la mujer elegida para siempre. y los otros falsos. en sintonía delatora con su anti naturalidad. Imponiendo cotos y castigos a los que quisieran darle rienda suelta. todos co-existiendo sin conflicto ni pretensión de hegemonía alguna. Pero. la culpa. observable por las sacerdotisas. convirtiéndose en una organización política. porque así la religión pasa a ser política. Nació la herejía.

Debía no sentir. un dominio. acreditada con la búsqueda del derecho a votar. señaló un punto de inflexión para el cambio y la revolución sexual. por lo menos antes del matrimonio. una propiedad. sin la represión que hasta el momento había tenido los pilares ideológicos del modo romano de ver la familia como un bastión de propiedad y dominio. antes que por la fornicación fuera de él. La esposa debía ser “nueva”. y por el otro lado el pilar del modo judeo-cristiano de repudio del sexo. también después se le otorgaba una mayor libertad. Pero en el siglo XX. La familia entonces era un señorío. no cabe duda que ha acelerado su ocaso. ya que ello implicaría pecado. dieron en los años sesenta del siglo XX. comenzó a derrumbarse. Aunque no se haya todavía desterrado totalmente el hecho social en cuestión. Tanto era así que al hombre que gozaba de un permiso tácito. no relaciones efímeras. lo que sería el resultado del ejercicio del pensamiento crítico y la difusión del conocimiento en general sin prejuicios ni objetivos políticos de voluntad de dominación. La Biblia ante lo irreprimible del deseo sexual. donde el titular. reconociendo su fuerza. El liberalismo político y el sostenimiento de la libertad individual. hubo una simbiosis de ambas “ideologías”. desembocó en la revolución sexual. a mediados del siglo XX con el descubrimiento de la “píldora” anticonceptiva. Dejando crecer el impulso natural de deseo. Con la excepción de la categoría singular de la viuda. el pater familiae únicamente era sancionable si se le demostraba que “mantenía manceba”. se formaron congregaciones de hippies que manifestaban su disconformidad con el régimen burgués conservador. Tal síntesis cultural. abrasarse en el infierno”. Lo carnal era visto como un mal necesario. una de idealismo liberal y otra fáctica de tecnología. Ha descendido el machismo y la discriminación. sobre la base de asegurar que no perjudicaría con sus recreos sexuales fuera del matrimonio a la institución familia. que en un pensamiento que sopese los porqué de cada imposición antes de adoptarla mansamente. pese a que no prosperó. con el método anticonceptivo eficaz de la píldora. en el caso de la esposa. contra todo lo que la naturaleza gritaba a voces. La historia del hecho social de la virginidad. por ejemplo. además de la libertad propuesta en los países más liberales. con la emancipación que adquirió la mujer de su cuerpo. a partir del entroncamiento de la forma romana de ver la familia. aconseja: “mejor abrazarse en el matrimonio. Ambas situaciones. libertad sexual a las mujeres. como Holanda. sumado al progreso tecnológico del capitalismo. Fue un experimento que. Casarse era el mal menor. derivó en que la búsqueda de la libertad en la mujer a fines del siglo XIX. criando en conjunto los hijos de todos.Pues. y la esclavitud biológica de la mujer a la concepción involuntaria. con la manera sesgada de ver el sexo del judaísmo. . lo que no obsta suponer que nunca dejarán de existir ese tipo de prejuicios y conductas dictadas por pensamientos basados más en un criterio de autoridad. determinaba la necesidad de desposarse con alguien que nunca antes haya sido de nadie. Aunque reprimible.

especialmente de la católica y secundariamente de las ramas protestantes del cristianismo. hizo que la humanidad viera al sexo como impuro. que un hombre se exprese a favor del hecho social de la virginidad de la mujer. El daño y el sufrimiento causado no tiene parangón ni solución. más la crisis de las religiones. pero el tramo recorrido desde hace treinta años es mil veces superior a toda la evolución sucedida en los últimos mil quinientos años. No obstante en estos tiempos es “políticamente incorrecto”. practicando una visión inquisitiva de la realidad. Hoy está claramente en crisis como hecho social. Lo interesante es que la humanidad. sumada al desarrollo tecnológico causado por el afán de lucro y la competencia indudable del capitalismo al servicio de las necesidades humanas. Para asombro de los holandeses o alemanes. sufriendo y disfrutando simultáneamente de ese camino de libertad con el menor prejuicio. como más arriba se dijo. pero la virginidad de la mujer. sobre todo el género femenino.Hay que decir que el otro monoteísmo – el Islam – ha conservado plenamente el vigor del hecho social de la virginidad. Está en cada uno buscar la verdad en cada caso. y el ateísmo avasallantemente adoptado han determinado la crisis del hecho social de la virginidad. no solamente en el sexo sino en todos los órdenes de la vida. Y de todas las calamidades de la represión del deseo sexual.de los humanos refieren sus experiencias sexuales con mucha más libertad que hace cuarenta años atrás. No es cierto que no exista más como hecho social. cada vez menor. ha obtenido una independencia de la mera biología de su cuerpo. al punto de que las mujeres que la pierden fuera del matrimonio son expulsadas de la familia o asesinadas por los hermanos que no pueden soportar la deshonra. soterradamente. Falta mucho todavía para la liberación sexual en serio. . pero es de público y notorio que ya no se halla vigente con la misma intensidad. esto sucede en sus países con los inmigrantes mahometanos. asqueroso y en el mejor de los casos. sino en la palpable forma en que la mayoría – en los países de libertades individuales. cuando el orgasmo es la sensación propia de lo pletórico. Lo que se aprecia. El cristianismo con su resentida animadversión contra la vida. no solo mediante la encuesta de la pregunta indirecta. la confluencia de la libertad individual causada por el liberalismo político. Pero todavía alcanza algún grado de asentimiento en parte de la sociedad. salvo los teocráticos islámicos . Hoy. Lo orgiástico como sinónimo de vicioso. que la obligaba en la medida de la concepción inevitable o incierta. posiblemente el hecho social de la virginidad sea el más importante y el más representativo. para los hombres es un trofeo. como un mal necesario. incluidos sus postulados y creencias.