Clases de Preparación para los futuros Elderes Según sugerencia Manual 2 apartado 7.6.

2
2. El Juramento y el convenio del sacerdocio
“Debemos conocer el juramento y convenio del sacerdocio porque nos concierne a todos. Para los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec, es una declaración de la obligación que tenemos de ser fieles y obedientes a las leyes de Dios y de magnificar los llamamientos que recibamos. ” (Pte. Thomas S. Monson, Conferencia de Abril 2006) Recibimos el santo sacerdocio por medio de un “juramento y convenio”. Esto significa que nuestro Padre Celestial nos da Su juramento (garantía, seguridad), de que tendremos el poder y las bendiciones del sacerdocio, siempre que hagamos el convenio (promesa) con Él de cumplir con ciertas obligaciones. “Así que, todos los que reciben el sacerdocio reciben este juramento y convenio de mi Padre, que él no puede quebrantar, ni tampoco puede ser traspasado” (D. y C. 84:40). El presidente Marion G. Romney explicó el significado de un convenio de la siguiente forma: “Un convenio es un contrato, y un contrato es un acuerdo entre dos o más personas. Si yo hiciera un convenio con ustedes, les prometería algo, teniendo en cuenta que ustedes también me prometerían algo a mí. Si hago acuerdo con alguien de pagar cierta cantidad de dinero por un automóvil y aquella persona promete entregarme el automóvil por esa cantidad, ése sería un convenio. En igual forma, en un convenio del sacerdocio, nosotros prometemos darle algo al Señor y Él, a la vez, promete darnos algo por lo que nosotros le damos a Él” (“Conference Report”, Conferencia de Área de Corea, 1975, pág. 36). En la sección 84 de Doctrina y Convenios, se explica el juramento y el convenio del sacerdocio. Este pasaje de las Escrituras explica claramente las promesas que nosotros hacemos y las promesas que nos hace el Señor cuando recibimos el Sacerdocio de Melquisedec.

SECCIÓN 84
Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, los días 22 y 23 de septiembre de 1832 ( History of the Church , 1:286–295). Durante el mes de septiembre, los élderes habían empezado a volver de sus misiones en los estados del Este y a informar de sus obras. Fue mientras se hallaban reunidos en esta época de gozo que se recibió la siguiente comunicación. El Profeta la llama una revelación sobre el sacerdocio. 33 Porque quienes son afieles hasta obtener estos dosb sacerdocios de los cuales he hablado, y magnifican su llamamiento, son csantificados por el Espíritu para la renovación de sus cuerpos.

Se dice que la respuesta fue: “Magnificar el llamamiento es sostenerlo en alto con dignidad e importancia . recibe el reino de mi Padre. 36 porque el que recibe a mis siervos. del Quórum de los Doce.34 Llegan a ser los hijos de Moisés y de Aarón. atodo lo que mi Padre tiene le será dado. . 38 y el que recibe a mi Padre. dice el Señor. Un élder magnifica su llamamiento cuando aprende su deber y lo lleva a cabo”. Stapley. 40 Así que. a mí me reciben. ampliarlo y hacerlo más grande”. ni tampoco puede ser traspasado. también significa aumentar la importancia de algo. que él no puede quebrantar. 37 y el que me arecibe a mí. recibe a mi Padre. y los celegidos de Dios. me arecibe a mí. y la adescendenciade bAbraham. usted frecuentemente nos insta a magnificar nuestros llamamientos. y la iglesia y reino. que significa la obediencia a las leyes de Dios y que conlleva la fiel observancia a todas las normas del Evangelio… “El segundo requisito… es magnificar nuestro llamamiento. Magnificar significa honrar. 35 Y también todos los que reciben este sacerdocio. y hacer que se tenga en mayor estima o respeto. El primero es la fidelidad. por tanto. 39 Y esto va de acuerdo con el ajuramento y el convenio que corresponden a este sacerdocio. ¿Puede explicarnos lo que eso significa?”. todos los que reciben el sacerdocio reciben este juramento y convenio de mi Padre. comentó en una ocasión: “Este juramento y convenio tiene dos requisitos. de tal manera que la luz del cielo traspase nuestro desempeño ante la vista de los hombres. En una ocasión se le preguntó al profeta José Smith: “Hermano José. El difunto élder Delbert L. exaltar y glorificar.