En esta novela aterradoramente plausible, Martin Cruz Smith recrea la soledad bajo las estrellas, sobrecogido el ánimo por

el susurro de unas alas mortíferas. Conoce a las personas y los lugares ue describe por e!periencia propia y es capaz de crear la tensi"n dramática con la misma fuerza con la ue puede evocar la áspera belleza del desierto americano. El autor no ignora ue la magia negra del hechicero, por mucho ue la ciencia la rechace en#rgicamente, sigue resonando en las regiones de la mente$ un elemento ue agrega una cualidad especialmente obsesionante a esta estremecedora novela de suspense.M%&'() C&*+ SM(', naci" en -./0. Es medio indio pueblo, y tanto su padre como su madre eran m1sicos de jazz. 2espu#s de trabajar como periodista, en -.34 emprendi" su carrera como escritor. 'iene en su haber varias novelas, dos de las cuales, 5ypsy in %mber y Canto for a 5ypsy, han sido publicadas en (nglaterra. %ntes de instalarse en )ueva 6or7, Smith realiz" numerosos viajes por Estados *nidos y vivi" en distintas regiones, incluído el Sudoeste, en cuyo ámbito se desarrolla este relato.

'raductor$ Men#ndez Sall#s, (ris %utor$ Martin Cruz Smith

ALAS DE NOCHE

MARTIN CRUZ SMITH

8Cuándo nací9

82e d"nde vengo9

8% d"nde voy9

8:u# soy9

Las preguntas hopi

por algo soy delegado. por lo menos uno lo hacía. Caray. <?amos.1 E.. En ocasiones. a mí puedes decírmelo. formaban las paredes del cobertizo de %bner 'asupi. apilados. pero en la reserva era difícil hallar alcohol aut#ntico. %bner reparaba coches y en otras vendía gasolina Eneo.o siento < se disculp" %bner ante su 1nico amigo<. %bner le caía bien. *na lámina de acero cuadrada hacía las veces de techo. cortado por encima de los ojos. %bner. %bner estaba de cuclillas en el polvoriento suelo y molía harina de maíz. 2el agujero de un faro sobresalía la vivaz cinta de una lengua de lagartija. %un ue detestaba a los navajos. En un reducto de matorrales de color amarillo creosota se o!idaban dos camiones remol ue. anuncio del tabaco &ed Man <el perfil de un indio con un ojo descamado< miraba hacia el oeste. <. El sudor bordeaba la copa del sombrero y las manchas de transpiraci"n de las a!ilas y de la espalda se confundían hasta convertir casi toda su camisa de color ca ui en una esponja. pero han de morir. 2etestaba el oporto. En una emisora de 5allup se podía escuchar presentadores navajos de discos. En la Mesa )egra había muchos hopi. de amplios p"mulos y labios anchos y despellejados. entre los vencidos muelles del asiento de un coche.a temperatura alcanzaba casi treinta y ocho grados. 6oungman 2uran estaba sentado en el cobertizo. pero ninguno se atrevía a visitarle. %demás. a medio vaciar. 6oungman se agit" en el asiento e intent" acomodarse sin engancharse en los muelles. Su cabello gris. descansaba entre sus piernas. 'enía más de noventa a@os y su moreno cuerpo era correoso como el de un insecto. El anuncio de tabaco y algunos cap"s de camionetas. no había disc-jockeys hopi. <8'e refieres a gente ue conozco9 ?estido con calzoncillos y un fald"n de cuero. =or lo general. . ue e!traía directamente de un bid"n. *na botella de oporto 5allo. . negro como el azabache. 6oungman tenía un tercio de la edad de %bner. >ueno. En el 2esierto =intado era mediodía. era más corto. oculto bajo un Stetson mugriento. caía hasta enmarcar un rostro chato. los bidones estaban vacíos y %bner pasaba el día pegado a su transistor. Su pelo.

se neg" a beber. 6a lo sabes. 6oungman resisti" a la tentaci"n de meter la mano. *na .%bner recogi" con las manos harina de maíz molido. <El día es caluroso y los hermanos 5allo han trabajado afanosamente. C'ombstoneD. %bner. %bner. pens" 6oungman. Blea <%bner termin" de echar el maíz<. CEl viejo ha tomado estramonioD. <>ien. es un principio. . en las cuales se leía C'ijuanaD. 'ienes la suerte de estar hablando conmigo. Eso no me in uieta. El ba1l estaba cubierto con eti uetas de viajes. ellos suponen ue vas a embrujarles. Cual uier otro te tomaría en serio. %bner.D %bner había conseguido el ba1l en una casa de empe@os$ #l nunca había ido más allá de 'uba City.molido. retrocedi" y la ech" en los rincones del cobertizo. de cincuenta. Camisetas encajadas en los agujeros de las paredes. eso es un principio. 6a sabía lo ue era estar CvoladoD y había pasado siete a@os tratando de alcanzar ese nivel. *na gran dosis de semillas molidas era venenosa.a jarra de estramonio estaba destapada. ataviado con pelusillas de águila. estramonio y loco . En un estante fabricado con un caj"n de naranjas había una fila de mu@ecos 7achina. >ebe un poco. S"lo faltaba una ue dijera$ CMarte. %hora s"lo fumaba un poco de hierba y bebía vino. Era un sacerdote. cien o más a@os de antigAedad. <% todos los ue conoces. <>ueno. otro. )unca había CvoladoD demasiado alto. 6 %bner tenía raz"n$ la gente se mantenía apartada de #l. %bner. %bner era distinto. <)adie viene por a uí. donde las espigas de maíz colgaban de vainas trenzadas. =ero eso fue en el ej#rcito. <2ime u# demonios significa eso de ue todos van a morir. <8Sabes una cosa9 En =hoeni! te darían mil d"lares por uno de esos mu@ecos. Cadenas de neumáticos y gatos. En el ba1l de camarote había jarras de barro con peyote. comenz" a verterla detrás de la puerta. con un movimiento de la cabeza. >otes de sopa y de judías en un bid"n convertido en fog"n. 6oungman sac" un pa uete de cigarrillos h1medos. C'ruth or Conse uencesD. cada uno de ellos de treinta centímetros de altura. *no coronado con los rayos infle!ibles del sol. El cobertizo siempre recordaba a 6oungman el nivel de una marea alta donde la chatarra de las diversas civilizaciones uedaba en lo alto y seca. =odrías venderlos antes de ue alguien te los robe. aun ue tampoco había llegado a tocar fondo. *na caja de bujías y enchufes. %bner. todos toscamente tallados.

Estramonio o loco. <Simplemente. < El viejo seguía sonriente<. . <%bner se frot" las manos. maíz y. por ue me enviarán a tratar contigo. En el fondo. <)o. =rometiste ue nunca prepararías talismanes si yo estaba por a uí. >onito.abía muchos modos de morir en una reserva. >otes de maíz seco. <Entonces no sabes nada. 'al vez podamos cazar algunos conejos. de colores amarillo. delante de los 7achinas.dosis pe ue@a de raíces secas elevaba la mente. . <'1 no crees en ellos < respondi" %bner con una sonrisa. 8no9 <8:u# es la lápida pahana9 <8)o lo sabes9 <)o. no uiero ue te persigan < dijo 6oungman<. un conejo apretaba el hocico contra las tablillas de una jaula. daremos un paseo. Esa gente está loca. <S# lo ue uieres hacer. %bner revolvi" una bolsa con plumas situada en otra parte del ba1l hasta ue sac" las plumas blancas y negras de la cola de un alcaud"n. Sentarse en medio de la carretera por la noche. chiles. Coloc" una pluma en cada montículo de maíz. ?aras paho. %bner.abía logrado crear el efecto de un altar.a bebida. El viejo solía alimentarse de pan. %bner abri" el ba1l. rojo y azul. 6oungman ignoraba ue %bner se permitiera lujos como la carne fresca. =ero ya es demasiado tarde. &etrocedi" para admirar su obra. %bner levant" la manta ue tapaba el caj"n de naranjas. <:uiero ue el centro uede libre para colocar allí la lápida pahana. El interior del ba1l contenía lo ue %bner siempre había llamado sus Cbienes secretosD. <Escucha. =lumas. un orej"n. . ni me gustan. . de la misma manera ue un gato levanta un coche. de vez en cuando. <Maldito seas. Como de costumbre. 2ejar pasar el tiempo mientras los segundos se acumulaban como los granos de arena en un sepulcro abierto. S"lo uiero sentarme contigo y tomar unos tragos. %bner levant" pe ue@os montículos de maíz en la tapa del ba1l. Cree en tus prácticas.

8has estado en la mina =eabody9 Eso no es arena. 2ará resultado. En cuanto a los mu@ecos 7achina. )o tenía el más mínimo deseo de arrestar al viejo. % pesar de ue ambos utilizaban la lengua hopi con las mismas corrupciones de los blancos. había ocasiones en ue sentía ue #l y %bner conversaban con la ayuda de un mal int#rprete. no es de =eabody. %bner apareci" con una botella de gaseosa.a hilera de 7achinas miraba impávidamente. <)o te preocupes. C=reparar talismanesD era el ejemplo perfecto de un trabajo in1til. . Se reprendi" mentalmente. fumar ácido y una lata de Coors para comenzar a sentir al Espíritu. sino a trav#s de los muertos. <%bner se concentr" en el dibujo<. 6 para soltarle más tarde. :uit" el papel y dej" caer en su palma un tipo de arena ue 6oungman nunca había visto. 2ime cuánto estramonio tomaste. .<S# ue estás CvoladoD. )ecesito un pu@ado de estimulantes. )o. <Sí. eres un buen muchacho. . 6 no pareces demasiado tonto. pens" 6oungman. tapada con papel de aluminio. habían atrapado a %bner mientras arrojaba cajones con serpientes de cascabel en la mina al aire libre de la Mesa )egra. una pizca de coca. con e!presi"n traviesa. %l menos. un poco de hierba. 'odavía ning1n talismán había logrado ue un indio pobre e ignorante fuera rico. feliz y blanco. sino continuar directamente hasta el rancho de los Momoa. como se suponía ue haría. todos sabían ue s"lo eran un juguete infantil. . dej" ue un delgado torrente de arena negra resbalara entre el pulgar y los demás dedos cerrados y traz" una esvástica en una es uina del suelo. <Eres realmente un buen muchacho. <%un ue así fuera <insisti" %bner<. < %bner encogi" sus delgados hombros sin volverse para replicar<. Su mano vacía estaba engrasada. )o debi" detenerse en la decr#pita choza de %bner. )o la conseguí en ninguna mina de los blancos. %bner se agach". Blea. en %rizona. Cuando tuvo la mano llena. t1 necesitarás mucho más. negra y brillante como sus ojos. 6oungman estaba decepcionado. <%bner volvi" a llenar su mano y comenz" a trazar otra esvástica<. CMaldito seaD. <)o mucho. 6oungman se rasc" el entrecejo. Era muy fina.os guardias lo habrían li uidado si 6oungman no hubiese llegado a tiempo para arrestarle. tío. *n mes antes. <%bner. <2ime ue no me preocupe por ti.as líneas parecían trazadas con regla y triángulo.

% medida ue los sacerdotes envejecían y se debilitaban. parecían uedar adheridos al lugar por medio de imanesE se necesitaban dos hombres para moverlos. %bner neg" con la cabeza. haría temblar la estructura corporativa del =aso 5as. 8 u# estás tramando9 %bner se acerc" al ba1l. )os están matando. %bner. marginado y nonagenario. presentaban la rara cualidad de ue en cuanto lograban sus llamados talismanes. %hora hay ue ocuparse de ellos y de sus compa@ías =eabody Coal. 8por u# no dejas tu talismán y compartimos este brebaje9 <6oungman le ofreci" vino. El nuevo dibujo ue %bner traz" fue un rizo ue se convirti" en una espiral. )aturalmente. Blea. %bner se agach" para abrir otra botella.as he oído llevarse el agua. C>rindar# por elloD. %bner dibuj" otras dos esvásticas. . sino las personas. todos los tribunales federales y el 2epartamento de (ndios. supongo. están los malditos navajos. 6oungman pens" ue el hecho de ue un hechicero hopi.e visto las e!cavadoras en la Mesa )egra. El =aso 5as. <)o te enfurezcas conmigo. 'odo está en mis manos y me ocupar# de ellos. . <El agua va a . < El polvo cay" de la mano de %bner y ensanch" la espiral<. casi lí uida. pero he refle!ionado mucho y acabo de decidir ue hay ue hacer algo respecto a este mundo. Escucha. agreg" para sus adentros. con las es uinas e!actamente alineadas en las cuatro direcciones. Ellos tambi#n. S"lo se lo había oído pronunciar a %bner. <%bner. todo era cuesti"n de e uilibrio. 6oungman bebi" un trago de vino. Eso es lo ue hacen y lo ue siempre han hecho. Blea <%bner volvi" a llenar su mano<. tom" una brazada de botellas ue contenían polvo negro y las traslad" hasta el centro del cuadrado formado por las esvásticas.. form" con ellas un cuadrado perfecto. <.os Fngeles. Blea. Blea. <8?as a interrumpir las actividades del =aso 5as9 <)o es eso lo ue me preocupa. En primer lugar. <%bner escupi" más allá de la puerta<.a arena negra tenía una consistencia viscosa. abri" una de las botellas. se encargara de ellos desde el coraz"n del desierto. 2espu#s. Esos bastardos tienen ue marcharse. 6oungman se vio obligado a sonreír ante la reiterada menci"n de su nombre hopi. les ajustar# las cuentas. llen" su mano y volvi" a dibujar. 6oungman no tenía dudas de la perfecci"n del dibujo. <Claro. Se agach".

6oungman distinguía en el e!terior los desordenados remol ues. 'odas las ciudades. < %bner indic" a 6oungman ue le convidara a una chupada<. <8C"mo lo harás. el arte de %bner era tan puro y resplandeciente como una serpiente enroscada sobre sí misma.<Entonces tambi#n tienen ue desaparecer . . <%bner levant" la mirada.acia el sur. Cun planeta distintoD. pens".as hablado de esto con alguien9 %bner se volvi" de rodillas. apro!imadamente a doscientos cuarenta 7il"metros. 2esde donde estaba sentado. Sus ojos eran pe ue@os y penetrantes. %bner se acerc" al ba1l en busca de unas botellas ue contenían arena de color rojo claro. con el centro negro y el blanco moteado<. 6 'ucson. . <%bner comenz" a trazar un anillo de arena roja en el interior de las esvásticas y en torno a la doble serpentina<. El fuego dio buena cuenta del primer mundo.abía concluido los dos remolinos de arena negra. tan profundo como una tur uesa engarzada en una concha de plata.os indios incluidos. %bner9 8Cogerás un rifle y comenzarás a reventar coches en la carretera9 8Con dinamita9 8C"mo los detendrás a todos9 <)o se trata de detenerlos sino de acabar con ellos. se curv" delicadamente hacia la derecha y vir" en un círculo más amplio en direcci"n contraria. cuatro. e!cepto unos pocos y buenos hopi. ?oy a poner fin al mundo. más allá de los remol ues y de su jeep. <8C"mo darás fin al mundo9 <2e un modo distinto.os Fngeles. En conjunto. eran un par de serpentinas de un metro y medio de ancho. Sac" el 1ltimo cigarrillo del pa uete. El aire se agitaba como una bailarina ue arrastra los pies por un terreno arenoso y hace sonar vainas secas. *na mujer y una serpiente llevaron al pueblo por el mal camino. El cielo estaba azul como el agua. con los brazos e!tendidos como las puntas de una br1jula. se hallaba %lbu uer ue. 8. CEso es lo ue %bner ha buscadoD. 6oungman mir" por la puerta. <2emasiadas personas. )ervioso. El más pe ue@o se curvaba en torno a sí mismo tres veces y el más grande. =odrían haber estado en planetas distintos. no había ning1n indicio de interrupci"n ni de vacilaci"n. Caparazones o!idados como los restos de animales prehist"ricos. En el horizonte septentrional se alzaba la muralla de la Mesa )egra. 'odo se incendi" y ardi". En la oscuridad del cobertizo. record" 6oungman. )i el menor error en las líneas conc#ntricas. El segundo . El Creador envi" llamas y desat" los volcanes. C*na cantidad infernal de f"siles en este paísD. luego otra. %un ue %bner tuvo ue detenerse y volver a comenzar muchas veces entre un pu@ado de arena y otro. y la espiral negra gir" sobre sí misma una vez. =hoeni! se encontraba a una distancia de unos trescientos veinte 7il"metrosE al este. . =hoeni! y %lbu uer ue. 'ap" la botella de vino.

Este relato era la letanía de su juventud. El Creador se hasti". . =or ello voy a darle fin ahora. tal vez te apresuras un poco. 'odos murieron. todo ued" cubierto de hielo.os hombres comenzaron a luchar y volaban de ciudad en ciudad para hacer la guerra. <ICarayJ <e!clam" 6oungman. <8'e refieres a las profecías9 >ueno. <'al vez. el si7yangpu. %bner abri" la botella de arena blanca y avanz" con cuidado hasta el otro lado de la serpentina. un bailarín ue sostenía una serpiente emplumada. el dios de la muerte. <El tercer mundo era perfecto. )o se puede confiar en eso. 2e ahora en adelante. el blanco amarillentoE su direcci"n. . '1. <%l final. =uso a unos pocos y buenos hopi en juncos huecos y cubri" el mundo de lluvia y de agua. % continuaci"n del Cuarto Mundo. <sugiri" 6oungman<. Su color.. demasiado gordas. Su nombre es 'uHa achi.D . <El clan del Coyote <dijo a 6oungman<.os mu@ecos escuchaban rígidamente atentos desde el altar$ un dios estelar de rostro nublado. S"lo les interes" enri uecerse..as personas olvidaron la sencillez. eso es lo ue dicen algunos sacerdotes.as mujeres se convirtieron en prostitutas. < =rimero abri" la botella de arena naranja<. %bner cogi" una botella de arena blanca y otra de color naranja. un payaso de cabeza redonda. . 'estigos mudos en el ba1l de alg1n vapor. habrá un :uinto Mundo para nosotros.a figura ue %bner había dibujado entre la serpentina y el anillo correspondía al perfil de un perro ue corría. salvo los pocos y buenos hopi. < %bner midi" el arco de arena roja<. . el norte. oída una y otra vez. 6a había concluido el anillo rojo. tendr#is ue respetar la sencillez. . un dios del maíz provisto de cuernos. <2e modo ue hay mundos de antes y mundos de despu#s.a tierra sali" de su "rbita y todo se congel". hacia la Mesa )egraE su guardián es MasaH. . inc"modo. Gl dijo$ CGste es vuestro Cuarto Mundo. Mundo Completo.mundo fue bueno hasta ue las personas se volvieron demasiado potentes. pero creo ue no ocurrirá muy pronto.as ciudades estaban llenas de joyas y de alfombras de plumas. la tierra emergi" y el Creador permiti" ue los hopi desembarcaran en el desierto. El Creador vio lo ue ocurría e hizo ue el mundo dejara de girar. 6oungman e!hal" un suspiro de humo. . Es lo ue estuve esperando. se supone ue las bombas at"micas darán fin a este mundo.

. %l regresar. tengo ue visitar a los Momoa ahora. lo tens" como una . >ajo los ojos traz" senderos de cristal de espejo roto. %poy" un pie en un e!tremo del cintur"n.oy. Ktras veces el viejo había actuado de manera e!tra@a. %bner abri" una bolsa de cuero y sac" de ella pe ue@os huesos. <8:uieres un poco9 <)o. . %bner termin" de dibujar el perfil blanco de un pájaro. Se limpi" las manos con un trapo y revolvi" el ba1l hasta encontrar un cuchillo de monte y un cintur"n de cuero. Escucha. <. <%bner sigui" riendo entre dientes.os demás sacerdotes conocen tus planes9 <. de modo ue la figura sin cabeza parecía mirar y llorar al mismo tiempo. Ktros uieren ver los partidos por televisi"n.as tomado un poco más de esa hierba. *na capa harapienta colgaba de sus hombrosE los dedos se e!tendían desde la capa. 8:uieres venir conmigo9 %bner neg" con la cabeza y ri" entre dientes. =ero nunca así. 'enía los ojos ligeramente vidriosos. 2espu#s se disculp" y sali" de la choza. <%bner se irgui" satisfecho. En el borde del anillo rojo. puso trozos redondos de mazorca de maíz. pero despu#s subir# a las colinas. pero estaba lo bastante firme cuando se agach" para dibujar una 1ltima figura dentro del anillo rojo. 8no9 8C"mo anda la má uina9 <8El jeep9 % la perfecci"n. 8 ui#n se atrevería a ayudarle9 8:ui#n no saldría disparado9 <8.ace un buen día. para orinar detrás de un matorral. En el lugar de los ojos y la boca. <Está casi terminado. %un ue agarrara a %bner y lo llevara a la Mesa. Se tambole" delicadamente mientras caminaba alrededor del dibujo.<8Cuándo9 <. 6oungman esper"E su 1nico deseo era fumar otro cigarrillo. <6a la uerrás. Con esmero. %bner olis ue" el aire. <)o saliste a mear < afirm" 6oungman<.es he consultado. %lgunos están ocupados juntando chatarra turística. dej" ue la arena oleosa tomara por sí misma la forma de un hombre sin cabeza. ue acomod" en forma de collar. %bner destap" otra botella de arena negra.o har# sin ellos.

. peyote y alcohol de mala calidad. las mentiras y el fracaso. era absolutamente c"mico. como si el reconocimiento hubiera desaparecido s1bitamente. <. con una correa de cuero. Senil.correa a lo largo de su pierna y afil" en #l los dos lados de la hoja del cuchillo. <Se acercan nuevas nubes.a radio anunci" ue es posible ue ma@ana por la noche llueva. le ech" la cabeza hacia atrás y le oblig" a estirar el cuello. sac" el animal y. <Si vas a dar fin al mundo. hierba. El reflejo daba luminosidad a la hoja. <8:u# les gusta9 <repiti". . tenía ue e!istir un sentimiento de p#rdida. %bner a1n creía ue los hopi eran el pueblo elegido. u#9 < 6oungman estuvo a punto de echarse a reír. <6 a tus nubes. como es posible uerer un nudoso palo hacha o una chimenea de piedra. . )o s"lo no eran elegidos. sujetando todavía con una mano el conejo ue se retorcía. )o es ue uisiera a %bner de un modo especial. <)o me creerías. un día más no cambia nada <agreg" 6oungman<. pens". 2espu#s se dirigi" a la jaula del conejo. =ero 8por un hechicero ue en un cobertizo de chatarra tramaba la guerra contra los funcionarios del 2epartamento de (ndios. sino ue estaban destinados a ser eliminados. %bner cogi" al conejo por el nacimiento de las orejas. =ero cuando el árbol caía o la chimenea se partía. El cuchillo relampague" al girar en la mano de %bner. 8 u# les gusta9 < in uiri" 6oungman. pens" 6oungman. además de pat#tico. lo colg" de las patas traseras en la parte superior de la puerta del cobertizo. <86 eso. CEste viejo está locoD. Espera hasta ma@ana. despu#s de una vida de estramonio.e so@ado con ellas. como si uitaran una piedra de to ue.os ojos de %bner e!presaban ue deseaba responder pero ue no podía. Blea < respondi" %bner con toda seriedad<. contra las e!cavadoras y las fortunas de millones de d"lares de las compa@ías mineras9 Esto. El viejo observ" vacilante a 6oungman. las profecías. Ei conejo mordis ue" el aire. *n hombre consagrado a las leyendas. % mis nubes no les gusta la lluvia. %poy" el cuchillo en la piel blanca del cuello y luego dej" caer el brazo. Binalmente había rebasado el límite. torpemente de pie en el marco de luz. Blea < dijo por 1ltimo. 6oungman sinti" la mirada como si la mano de un ciego recorriera su rostro. El conejo se estremeci" de un lado a otro y movi" los ojos. %bner prob" el filo del cuchillo.

ni bombas. Se sentía desvalido.os mataremos a todos. %l salir del cobertizo. <%bner se mostr" más tran uilizador<. las espirales se movían y ganaban velocidad. incendios. 8%caso armas9 8C"mo9 <Esta vez. <2e un modo distinto. MasaH terminará con #l < replic" %bner<.e ver# esta noche. El viento ue penetraba en el cobertizo aument" su fuerza.<Entonces. a medias en la penumbra y a medias iluminado<. '1 formas parte de esto y tendrás ue ayudarme. El cuerpo y la capa negra brillaban. Mientras se dirigía al jeep. las brillantes espirales de la serpentina parecieron moverse. )o te preocupes. cuando est# muerto. <Si hago las cosas bien < dijo. totalmente desconcertado. <=ero si esta vez darás fin al mundo de un modo distinto < agreg" 6oungman<. oy" ue los chillidos del conejo cesaban. supongo ue yo tambi#n. 8no9 %bner se concentr" en el dibujo y en la figura inconclusa de ojos llorosos. <Está bien <renunci".o verás esta noche9 El dios de la muerte. suaves como la piel. me gustaría saber c"mo. Mientras 6oungman se ponía de pie. *na ilusi"n en las sombras. . . desde los efectos del estramonio. #se eres t1. Si alguien puede hacerlo. . 6oungman supuso ue para %bner. <)ada de inundaciones. Seguía acosado por la sospecha de ue %bner cogería un arma y comenzaría a disparar a los coches ue pasaban por la carretera. <2ime u# debo hacer. boca redonda y sin cabeza dentro del anillo de arena roja. hielo. <2espu#s. 6oungman se uit" el sombrero y se pas" la mano por el pelo. 8por u# comenzaste a divagar9 <=or ue eres mi amigo. se detuvo en el umbral junto a %bner y al conejo colgado. <8. 6oungman pens" en echar de nuevo mano al vino. %bner. <Si t1 puedes esperar.

los pájaros aparecían tan brillantes y muertos como los alfileres del recuerdo y la lluvia ue caía tenía la consistencia de las piedras.os e!pusieron y. Binalmente. obsesionado. le decía a 6oungman. permanecía tan callado como podía y observaba. )o habl" mucho más. . con colores al temple y pintura acrílica. hecho ue. peg" una patada al navajo muerto. . en un 1ltimo intento de cordura. probablemente retrasadoD. Siempre ue se necesitaban payasos para una ceremonia. )o pintaba el desierto. y con el paso de los a@os. Era un melodrama com1n en la vida de la reserva. avanzaba a trompicones. Ktra de las cosas ue mejor se le daba era hacer de payaso. borracho. En dos a@os desarroll" una t#cnica con pintura acrílica y barniz ue otorgaba a sus paisajes del desierto un acabado áspero y semejante a una joya. . los compraron. pero permanecía sentado delante de un caballete todos los minutos ue pasaba despierto y pintaba paisajes. 6oungman e!periment" con acuarelas. se acost" junto a su esposa y se levant" la tapa de los sesos. C5uard# el 1ltimo cartucho para míD. 2e un solo paso super" a todos los indios ue conocía y. momento en ue alguien regal" a la escuela cajas de pinturas al "leo. =intado con polvos blancos. obviamente. y ojo de cazador para los colores.abía nacido en el clan del Coyote. En la clase.os maestros le clasificaron como Clento. 'enía alimentes. ella se junt" con un navajo y se fue a vivir con #l a MindoH &oc7. para el Ej#rcito del %ire. S"lo 6oungman sabía lo ue hacía. Entonces repararon en #l. En su lienzo. como por el descubrimiento de ue podía ganar dinero.levaron a 6oungman a la escuela de la misi"n. sonriente mientras su propia madre le arrojaba cuchillos y piedras. Loe 2uran los sigui". En las galerías de Santa Be y =hoeni!. 'odos le consideraban sumamente divertido. perseguía a las espectadoras al tiempo ue esgrimía un pene de madera o caminaba como un suicida. sobre todo. y eran ellos uienes pagaban. amigos. hijo 1nico de un obrero de la construcci"n sin trabajo y de una mujer eternamente furiosa. 6oungman recordaba haber visto a su padre vestido con la ropa del rev#s y apoyado en sus enormes manos en la cumbre más alta de la mesa. 1nicamente paisajes. . seg1n #l. ue lo hizo saltar de la cama. *na vez al a@o acarreaba ladrillos en Mhite Sands. grande como un oso y con brazos como postes.o mataba.o ue Loe 2uran mejor hacía era beber y cazar. a su padre. hacia atrás. Era un estilo ue s"lo los blancos podían apreciar. no tanto por el arte. los mat" con el rifle de cazar ciervos. .a vida allí era bastante c"moda. . pagaban . totalmente cínico y artificial. jamás se lament" de la falta de trabajo. a trav#s de una fila de sacerdotes. aun ue su actuaci"n no se diferenciaba del modo como Loe 2uran se comportaba el resto de los días. a lo largo del borde de la mesa. Era capaz de subir hasta 2innebito Mash con cinco cartuchos y volver tambaleante a su casa con cuatro presas. Loe 2uran.. 2emostr" una gran facilidad.asta ue alcanz" los catorce a@os. Loe 2uran era el primero en intervenir. y una cama. . le otorgaba suficientes honores por los servicios prestados. para su propia sorpresa. lleg" a enlo uecer a su malhumorada esposa.

les respondi" del mismo modo. . =or primera vez en siete a@os.mucho. Gse fue el segundo triunfo. 6oungman se uni" a los corredores cuya carrera por el desierto marcaba la iniciaci"n de la ceremonia. En medio de la carrera. En Shongopovi celebraban la danza de la serpiente. ciencias o temas sociales. =eor a1n.a *niversidad de )uevo M#!ico ofreci" a 6oungman una beca completa en bellas artes. aun ue fraudulentamente. =ero e!istían diversos modos de evadir su frustraci"n. ue consideraban ue un hopi era inferior. ya ue sus rasgos eran demasiado angulosos.os Fngeles. Era como si s"lo supiera una canci"n con una variaci"n 1nica y fuera un necio en todo lo demás. 2escubri" ue se convertía en un hombre agradable aun ue no guapo. Gl podía hacer cual uier cosa. <Este muchacho no es un hopi. %dulado por los blancos. sus mocasines estaban empapados en sangre. le alistaron.umillado. prácticamente con todos. El verano anterior al primer a@o en la universidad. Se cort" el pelo y se puso cha uetas deportivas. En la universidad había otros indios. Sali" de la autopista y dej" . ni de literatura.eavenHorth. result" ser un incompetente total. atraves" los ca@ones ue convierten . Siempre ue pintaba el desierto. las imágenes surgían con facilidad. <Soy un hopi y gan# <protest" 6oungman. Siempre había tenido resistencia. 2espu#s de s"lo un a@o de calificaciones cada vez más bajas. El dolor le alent". Este premio s"lo es para personas de carne y hueso. ?eo en tu interior y no hay nada. Enfrentado a cual uier otra cosa. )o sabía prácticamente nada de historia. 6oungman era pasmosamente ignorante en la mayoría de los temas. 6oungman volvi" a la reserva. =ero #sta no era lo ue suponía. vestía fald"n de cuero y mocasines. donde pas" los seis siguientes a@os de su vida. le sometieron a un consejo de guerra y le encerraron en . incluso a una clase elemental de dibujo al natural. Entregad el premio a un hopi.os Fngeles en un archipi#lago de islas de cemento. El clan de la Serpiente se disponía a otorgar el premio a 6oungman cuando un sacerdote del clan del Buego los interrumpi". *na ma@ana. S"lo de vez en cuando una oscura hostilidad ue aparecía en sus ojos <herencia de su madre < le traicionaba. . 6oungman regres" a %lbu uer ue. 6oungman pele" con las pandillas de navajos. Se uni" a los me!icanos ue trabajaban como e!tras en las películas de indios. su talento se agot" rápidamente. <'1 estás vacío.ertz. Cuando 6oungman tenía veintisiete a@os le pusieron en libertad y march" a . %delant" a los muchachos de la localidad en la base del ca@"n y se precipit" por el estrecho sendero para ganar. <El sacerdote era %bner. mientras conducía un Continental al uilado hasta >urban7. pens" 6oungman. prepar" colores para las tiendas de pinturas y entreg" coches para . 2e lo contrario. todo mi clan se marchará. en su mayoría navajos. 'ras de permanecer un a@o en el ej#rcito. con los futbolistas blancos. =or diversi"n. Comparado incluso con otros indios. a la universidad.

% uello había ocurrido dos a@os atrás.a maleza cedi" . una camioneta llena de ancianos se detuvo en su campamento. 2e ahora en adelante.otevilla y firmarás los papeles. <ISigues a uíJ <le dijeron<. )unca estás en paz. y observ" las sombras ue se deslizaban como gatos por las colinas. ue fluía con el nombre de río Colorado a trav#s del 5ran Ca@"n. 5atos diurnos ue se desperezaban y se apelotonaban ociosamente en la tierra cálida. %sí ue te pondremos a trabajar. *na gota tras otra. ?olvi" a aprender por cuenta propia su lengua materna. =as" el primer a@o adaptándose de nuevo al modo de vida. ue tenía el color y la te!tura del papel moreno arrugado. 6oungman entreg" el coche diez horas despu#s.os ancianos jefes no eran tan est1pidos. . . un mill"n tras otro. inm"vil. Eres una persona in uieta. % finales de ese a@o. . Suponíamos ue te habías marchado hace mucho tiempo. la temperatura bajaba. Ma@ana irás a . Se mantuvo al margen de los problemas pues tenía la obligaci"n de defender la ley. .acia el anochecer. <Sigo a uí.el coche para internarse por el ca@"n. El rancho de los Moraoa se encontraba en las colinas. Es posible ue alg1n día logremos algo bueno de ti. <8'e uedarás9 <Sí. principalmente. en direcci"n al desierto pero reorientada hasta un sistema de riego artificial. 6oungman aminor" la velocidad y atraves" con el jeep un matorral de enebros hasta un camino de tierra. &i" hasta casi llorar. . 6 sigui" sentado. <Entonces tendremos ue hacer algo contigo. %gua ue caía en forma de lluvia en las &ocosas. 6oungman no había dejado de pensar en huir al desierto. en desarmar a los borrachos y cerciorarse de ue los turistas no llevaban má uinas fotográficas cuando en los pueblos se celebraban danzas. miles de aparatos de lluvia artificial abanicaban las resecas paredes del ca@"n con agua comprada. el agua rodaba por el aire y estallaba en los 1ltimos rayos del sol. ue estallaban ignoradas contra los gemidos de la autopista.a misi"n del delegado consistía. Se ued" sentado. a buscar agua en los agujeros secos con un palo. le despidieron y a la ma@ana siguiente regres" a la reserva.os ancianos jefes subieron a la camioneta y se marcharon. desviada de los ríos de %rizona. más allá de 2innebito Mash. &edonda como una canica. no mucho mejor ue cuando sali". % medida ue el camino ascendía. )o podemos decirte ue te marches por ue conocemos nuestras obligaciones. eres delegado. a zurcir la ropa con una aguja de hueso y a distinguir las huellas de un ciervo a la carrera de las de un ciervo desprevenido.

lugar a otros enebros. El mismo Loe se había convertido en un pr"spero morm"n. Loe Lr. y >en. CEl cabr"n ya ni si uiera anda como un indioD. <Este a@o los pi@ones producirán diez mil d"lares <coment" mecánicamente. junto con su esposa y sus hijos. era sangre reseca y moscas. .os pinos crecían más allá de la e!tensi"n de los Momoa y todos los a@os se talaban clandestina e ilegalmente cientos de árboles. <8Cuántos pinos9 Loe le lanz" una mirada furiosa por encima del hombro. .os hombres de la familia Momoa se distinguían por su imponente corpulencia. <8:u# uieres mostrarme9 <pregunt" 6oungman. <%lcánzame una manta < orden" a >en Momoa.abían destinado el granero a garaje para seis coches y a sala de juego. 6oungman supuso ue el corral estaba vacío. *no de ellos se puso a duras penas de rodillas y 6oungman vio ue lo ue al principio parecía una manta oscura e!tendida sobre el lomo. un paso detrás de 6oungman. pens" 6oungman con ironía. .. < %sí salud" Loseph Momoa al delegado<. durante más a@os de los ue recordaba. 6oungman distingui" a las ovejas ue deambulaban por su zona. robles y pinos pi@oneros. En las colinas había agua y el agua significaba ri ueza. El ganado formaba cola en el abrevadero. tampoco había andado como un indio. pero al atravesar la puerta vio tres caballos echados de costado. Entre los hopi. Loe conducía una camioneta provista de acondicionador de aire. %l principio. cubierto por las ramas de los pi@oneros. Loe tom" la delantera en un sendero podado. 82"nde diablos estabas9 Loe Momoa y su familia poseían cinco mil acres de tierras madereras y praderas ue incluían dos manantiales y pasto para uinientas cabezas de ganado vacuno y setecientas ovejas. . <Gse es tu problema < dijo Loe Lr. Sus hijos le pisaban los talones en motocicletas de color caramelo. <6a era hora de ue llegaras. Gl mismo. eran comparables a los &oc7efeller. <6a verás. >ajaron hasta un prado con corrales y rediles. <:uiero ue des un vistazo a eso. < Loe se@al" el corral del centro.os perros guardianes se encogieron al ver a los Momoa. . sus camisas de franela y sus llamativas botas %cm#. Su casa estaba adornada con paneles de secuoya y se e!tendía bajo una antena de televisi"n grande como una pantalla de radar. 'enían los ojos abiertos y los movían de un lado a otro.

pero no parecía sufrir.as moscas. Su aspecto era normal. Gstos ni si uiera intentaban apartar las moscas. aun ue debía estar totalmente entretejida. 'res caballos. Estaban tan lisas como una canica. Su estado era peor. 6oungman observ" el suelo. &espir" profundamente y se alej" de los maltrechos caballos. <Contin1a sosteniendo la manta < dijo 6oungman a >en. El caballo arrodillado gir" la cabeza del mismo modo ue un animal drogado con loco. . 6oungman acarici" la cabeza del caballo. 6oungman estudi" las pezu@as del caballo. . . pero los caballos agonizaban a causa de la p#rdida de sangre. Loe cogi" una manta de la barandilla superior del corral y se la lanz" a su hijo. había sangre seca por todas partes y trozos de piel ue colgaban. El animal estaba aturdido. pas" la mano por las crines y se detuvo.as dejado entrar a uí a los perros9 <8Con los caballos9 )unca. parecían estrías producidas con una porra de cuero ue tuviera forma de uve. ue no se habían defendido. <8. no como se encontrarían si el caballo hubiese chocado contra algo. <. <86 bien9 < pregunt" Loe. . 6oungman estudi" la cola. pero el caballo había perdido mucha más sangre. el lomo del caballo estaba en carne viva.os cortes no eran profundos. casi desollados. hinchadas de sangre.as moscas ue los rondaban formaban zumbantes jorobas m"viles. Se veía marr"n a causa de la sangre seca. 6 había más de las ue 6oungman podía contar.a cruz y las ancas del caballo parecían rasgadas por una navaja de hoja recta esgrimida por un loco. 'ambi#n e!amin" sus pezu@as. 2el cuello a la cola. )o eran profundas. <8:u# diablos ocurri"9 < pregunt". <Me estoy mareando. <2ilo t1 < repuso Loe. =arte de la sangre se había secado formando rayas en las patas y en la barriga. 6oungman se apart" las moscas del rostro.az lo ue te dice.<8=apá9 <>en retrocedi" un paso. 6oungman se acerc" a los demás caballos. salieron disparadas cuando >en las espant" con la manta. . <)o s# <respondi" 6oungman.

.abría huellas. %hora coge el mando y consigue un helic"ptero para mis hijos y para mí. >ueno. . )ada de nada. <Maldita sea. <ILes1sJ <Se limpi" los dedos en la tierra limpia<. comprendo cuánto lamentas la p#rdida de algunos caballos. %l bajar la mirada. aun ue no lo logre. <2igo ue lo har# y. Sobrevolaremos estas colinas y li uidaremos a todos los coyotes y gatos monteses ue veamos. <82escubriste esta ma@ana ue los caballos estaban así9 <Sí. <Coyotes < asegur" Loe con firmeza. 6oungman s"lo distinguía las huellas de las pezu@as. '1 no tienes un caballo ue te pertenezca. 6oungman levant" la mirada hasta el cielo azul despejado. .abrías oído a los perros. )osotros tenemos los rifles. &ecogi" un poco con la mano. :uiero ue organices una cacería y no me refiero a un rastreo a medias. *na cacería de verdad. <*n cuerno ue lo sabes.En la tierra. Consíguelo. noE es imposible. )ing1n coyote muerde de ese modo. 2onde la sangre ensuciaba el terreno. Caballos. no logro descubrirlo. no había nada ue denotara agitaci"n. Era pegajoso y olía a amoníaco. 8 u#9 <6a te dije ue no lo s#. aparecían manchones más amplios y más negros.os navajos tienen un helic"ptero. 8Fguilas9 &idículo. repar" en algo ue antes no había visto. ni ue en el corral hubiera alguien ue no fueran los caballos. =erdí tres caballos y tendr# ue sacrificarlos. . % uí hay seiscientos d"lares en tripas y uiero ue alguien se mueva. <8Coyotes9 'al vez si se tratara de ovejas. <)o. 'odo el corral estaría destrozado. <Entonces un gato mont#s. <Entonces. limpiaremos estas colinas como ya debía haberse hecho hace tiempo. % montones. no ueda nada. <2e ese modo no conseguirás cazar al animal ue atac" a tus caballos. )o eran profundas. <Escucha. K de un becerro.

no un vago. En lugar de coger el camino por el ue había llegado. <Consigue el informe del veterinario sobre los caballos <6oungman se alej"<. y espesuras de alisos. El aire frío era cortante.os gatos monteses se alejaban del hombre. . En las colinas había pumas. . pero la visi"n de los caballos persistía. 6oungman se cambi" las botas por los mocasines ue %bner le había hecho.as moscas formaron espesas espirales sobre #l. trag" saliva y se apart". lucharon y se uedaron. <IL1niorJ <grit" Loe. Loe Lr. el anochecer ensombrecía el pantano.os teHa eran la tribu ue había e!pulsado a los espa@oles de )uevo M#!ico. rectos como los dientes de un peine. . El nombre del h#roe teHa era =opay. 2e verdad. . subi" a1n más por las colinas. . volveremos a hablar. Se refugiaban en las alturas. El desierto estaba te@ido de p1rpura claro. %pestas. Blea. 2os siglos atrás. En cierto sentido. <.o ue necesitamos es un delegado de verdad <grit" Loe Momoa mientras 6oungman se alejaba<. Loe Lr. <)i navajos. Cogi" el rifle y el saco de dormir y camin" durante veinte minutos hasta llegar a un torrenteE sigui" por #l hasta un manantial. El mismo ue el de 6oungman. I?aya si lo pasarían bienJ El caballo arrodillado cay" de costado. )i si uiera eres un verdadero hopi. no se le acercaban.os pinos pi@oneros y los enebros desaparecieron y en su lugar se alzaron bos ues de pinos Chihuahua y luego pinos =onderosa. <Loe se ruboriz"<. ni helic"ptero <dijo 6oungman. Sin grandes esfuerzos. pero despu#s de una rápida mirada. 6oungman no era hopi sino ue pertenecía al pueblo teHa. Si #l dice ue ha sido un gato mont#s o un coyote. #stos pidieron a los teHa ue se unieran a ellos y lucharan en la guerra de los hopi. cuando los navajos y los apaches invadieron a los pacíficos hopi. 6oungman se dirigi" hasta la casa y luego subi" al jeep. se olvid" de la familia Momoa.es dir# ue bebes. *n helic"ptero volando por encima de 2innebito Mash. se interpuso en el camino de 6oungman.os teHa llegaron. =esaba veinte 7ilos más ue #ste. Cuando 6oungman lleg" a las salientes de las colinas. <El consejo de la tribu se re1ne dentro de dos semanas. El sol todavía azotaba las cumbres de las colinas y lo haría durante una hora más. mientras los muchachos Momoa destrozaban como ametralladores todo lo ue se moviera. 2uran. donde se apoy" . 2elegados de verdad como los ue tienen los navajos. 'e conozca.6oungman era capaz de imaginarlo. Momoa tenía raz"n. .

con veinte toneladas de bombas por cada uno de los aparatos. . Eso era gracioso. =ero nunca enga@" a 6oungman y jamás fall" la lluvia ue a larga distancia le enviaba. con una pierna al otro lado del borde de la mesa. %l levantar la cabeza.en una piedra cubierta de musgo y sumergi" la cara en el agua. rojos. % uella noche.os ojos de las ara@as eran plateados y los de los sapos. en la boca. <)o < 6oungman se incorpor" entre las prostitutas. El enemigo podía uemar basura y regar centrales el#ctricas. 'odo el tiempo había sido #sa la broma$ Loe esgrimiendo un pene de madera. 6oungman adelant" la mano hasta la funda de su rifle. le adiestraron en leer fotografías a#reas a trav#s de visores tridimensionales y le trasladaron en barco a la base %ndersen.as fotografías nocturnas eran rompecabezas infrarrojos y nadie superaba a 6oungman en descifrar los rojos. )o habían obligado a 6oungman a permanecer en el ej#rcitoE los hopi podían acogerse a la situaci"n de objetores de conciencia. . El rifle para cazar ciervos. =ero se ued" y las pruebas de selecci"n demostraron ue tenía altamente desarrollado el sentido de las relaciones espaciales. El collar de dedos. apoyado en las manos. . :ue bailaba hacia atrás. C2e modo ue #sa era la bromaD. los verdes y los azules moteados ue significaban el calor de la actividad humana. vio ue un conejo le observaba desde debajo de una rama de pino. en >ang7o7. Era posible transformar las fotografías diurnas en mapas codificados con n1meros y coordenadas. %l moverse.evanto el rifle. . despegaban de 5uam hacia ?ietnam del )orte. . *n a@o en ese cometido y recibi" ya la primera condecoraci"n por los servicios y una licencia de descanso y recreo en >ang7o7. pens" 6oungman. El conejo se restreg" los bigotes con una pata delantera.a bolsa arrugada. . de modo ue le ascendieron a sargento. El conejo salt" hacia adelante y se convirti" en un blanco perfecto contra el fondo verde. 2ía y noche escuadrillas de tres aviones >NO0. . 6oungman record" ue %bner ya tenía un conejo y ue #l mismo no tenía tanta hambre. mientras dormía entre dos prostitutas. 6oungman oy" reír a su padre.os bombarderos ue liberaban su carga desde la pista de aterrizaje. para captar el brillo de los ojos de los animales nocturnos ue se congregaban allí. El agua resbal" por la cara de 6oungman. introdujo un cartucho en la recámara. % la gente le gustaba matarse. ue tenía el codo apoyado en la culata. de ocho motores. 2espu#s de una cena compuesta de Monterey Lac7 y tortilla 6oungman apoy" la espalda en el saco de dormir para conservar el calor. como un juego. =repararía su cena con conejo y por la ma@ana le llevaría las patas a %bner.os hermosos mapas de fuego. ue el Ej#rcito del %ire tenía en 5uam.as estrellas brillaban nítidas y duras en el firmamento. el fresco de los techos de los bos ues y el frío del agua por la noche. Cabeza abajo. donde le ofrecieron collares de dedos y cueros cabelludos de vietnamitas a precios razonables. =ara 6oungman era fascinante. 6oungman. 6 una bolsa de partes pudendas cosidas entre sí. . . trazaban min1sculas estelas luminosas.os blancos se escogían en las fotografías tomadas por los *N0 de reconocimiento ue volaban entre 'ailandia y 5uam. En un momento determinado dirigi" el haz de luz de la linterna al torrente.

cuando 6oungman trabajaba en una cuadrilla de nivelaci"n de tierras para construir una carretera. le condenaron a dos a@os más. #ste reconoci" a 6oungman. <)o voy a la mesa <replic" 6oungman. 2urante el primer invierno de regreso a la reserva. pues no había d"nde ir. no hay lugar donde estar < agreg" %bner belicosamente. est1pidamente. con la misma frecuencia. % partir de entonces. la misi"n e!cepcional ue el ej#rcito había adjudicado a 6oungman. pero 6oungman uit" la hoja del recortador de fotografías y la clav" en el brazo del guardia hasta el hueso. %un ue hacía bastante tiempo ue habían e!pulsado al sacerdote del clan del Buego de la mesa. %l principio. en una celda cerrada y sin iluminaci"n. salvo a los 7il"metros de pradera llana y reci#n arada de Pansas.e condenaron a dos a@os. <8Con ui#n estás ahora9 8Con el 2epartamento o con las compa@ías9 . El viejo dio la espalda al frío sol para ver mejor a su visitante. <8Se te ha averiado el coche9 < %bner. . a uí. las fotos de reconocimiento y enviar incursiones nocturnas de >NO0 a bombardear el mar de China. . el primer trimestre solo. ue le alcanzaron en la espalda. no le fue mal del todo. <% uí. envuelto en una manta. cuando sali" de la empalizada de la prisi"n. le detuvieron. *n mes despu#s. uno de los indios se fug". pero generalmente los bombarderos lanzaban sus cargas al mar. por ue un piloto estaba a punto de finalizar sus seis meses de servicio.abía un barril de agua junto a los bidones de gasolina. 6oungman ganaba terreno a su amigo cuando dos cargadores de perdigones QRNQR. un guardia le vaci" encima una pistola de agua llena de orines. hay lugar de sobra para estar. pintada de negro. <>ien. por ue la incursi"n había fallado o. < 6oungman apoy" la mochila en el suelo. =odrían haberle condenado a veinte a@os. <.ay una larga caminata hasta la mesa. un mes despu#s. mermaba la autoridad del consejo. cuando s"lo le faltaba cumplir un mes de condena.abía indios en . sali" del garaje. deliberadamente. 6oungman respondi" ue había decidido tomarse en serio la guerra y ue no sentía deseos de seguir luchando. =arti" la capa de hielo superficial para beber un trago. pas" un día casualmente por el garaje de %bner. . Cuando el guardia a cargo de la cuadrilla levant" el rifle para disparar. =as" dos meses en el hospital y le condenaron a otros dos a@os de cárcel. 6oungman le asest" un golpe y le dijo ue #l mismo traería de regreso al hombre fugado. <)o tengo coche. los guardias le dejaron solo y no hizo ninguna otra amistad. le sometieron a consejo de guerra por descifrar mal. . afuera.&egres" a 5uam y.acia el final de la segunda condena.eavenHorth Stoc7adeE se educ" con los libros de la biblioteca y tuvo un trabajo fácil en el estudio de fotografía hasta ue. por brujo. %demás. Era una broma rutinaria de un aburrido guardia de la prisi"n. en 5uam. afuera.

Mientras se alimentaba. 2espu#s de un par de minutos. El peso de la hembra encajaba los tendones de las puntas de sus patas en un saliente del techo de la cueva. copular. Ciego y pelado. Sencillamente. 6oungman se acost" y dej" ue los ruidos nocturnos llenaran su cabeza. el viejo sonreía. le distinguirían de los demás pe ue@uelos. de verdad. . ue ni si uiera la muerte podría deshacer.<Con nadie. (nstintivamente. ella le observ" con ojos brillantes y las orejas demasiado grandes. %hora creo ue eres una persona completa. Cerca de allí. <Entonces.a vida se e!tendía. gritaban y agitaban sus alas contra el techo. con la mochila sobre los hombros. gorje" a trav#s de los dientes de leche mientras la madre e!tendía las alas de su reto@o y olis ueaba las glándulas olorosas ue. En el nicho contiguo. ue al principio parecía tan llano como un parche de tambor y s"lo con paciencia se distinguía la sombra de las matas sin hojas y las irregularidades de los arroyos. 'razaban círculos entre sí. <. en la oscuridad. tieso el pelo de las mandíbulas. con tal fuerza. 6oungman se encogi" de hombros y se agach". < 6oungman gir" para acomodarse la mochila sobre los hombros<. hasta ue se . Se durmi" mientras observaba c"mo se desplazaba hacia el oeste una estrella llamada . Si#ntate un minuto. %bner se puso en cuclillas frente a #l. En las colmas ue remataban 2innebito Mash.ace tiempo dije ue estabas vacío interiormente <agreg" %bner<. Cuando finalmente volvi" a mirar a %bner. camino. *n pe ue@uelo naci" mientras el sol se ponía. cay" en una cuna formada por la membrana ue su madre tenía entre las patas. un macho rode" con las alas a una hembra. 6oungman apart" su mirada de %bner y estudi" el terreno. 82e acuerdo9 <Espera.otom7am. S"lo entonces le permiti" trepar hasta un pez"n ue le esperaba. %bner decía ue a partir de entonces se hicieron amigos. < %bner impidi" ue 6oungman se marchara<. asido de esta forma. dos machos peleaban. apoy" su est"mago en la espalda de ella y le hundi" los dientes en la nuca para. <86 eso9 <=ues ue tengo un poco de vino en el garaje. 8 u# haces9 <Camino. al tiempo ue el resto de la colonia salía de su letargo.

*n millar de bocas se abrieron.a c"pula. ?olaron como una nube por encima de la cresta del ca@"n. nombre ue alude a esos dientes y a esa desesperaci"n. s"lo por el alimentoE sus alas batían el aire catorce veces por segundo en un ritmo constante y resuelto hasta ue el olor cálido ue buscaban embalsamaba el aire.unieron apresuradamente y utilizaron las alas como porras. se dispers" y huy". uno a uno.os bi"logos les denominan 2esmondontidae. hasta parecer una marea ue corría a tan solo una altura de un metro treinta y cinco del desierto. Ktros de su especie podían buscar el anochecerE #stos aguardarían la noche. . El resto la sigui". eran tan curvados y afilados como navajas.ambrientos. *n gavilán nocturno ue seguía a las mariposas cambi" de rumbo.a pareja ue copulaba se separ"E el macho se reuni" con otros machos y la hembra comenz" a limpiar. .os murci#lagos giraron en la misma direcci"n del viento. de modo ue para ellos el ca@"n brillaba y. . . % diferencia de los pájaros. pero al llegar al desierto redujeron cada vez más la velocidad. *na ri@a desencaden" las otras.os aplanados rostros. no se diferenciaba totalmente de su hogar me!icano. ascendi" bruscamente y se alej". círculos de tensi"n ue crecían a medida ue la luz del día desaparecía. con membranas cinco veces más finas ue los guantes uir1rgicos. más de un millar atravesaron el agujero de la caverna. anulaba la resistencia del viento. =or delante y alrededor de ellos se e!tendía una red de sonidos y ecos mudos ue retornaba a oídos grandes y tiernos caracterizados por una prominencia separada. ?ampiros. . se concentraron en la se@al de un día ue se apaga. . patas arriba. .os miembros viejos de la colonia. el desierto mostraba pinceladas plateadas. hacia donde los olores eran ricos y llegaban lejos. El pelaje suave. rodeados de pelos. una hembra de diez a@os despleg" las alas y levant" el vuelo. los murci#lagos no podían remontarse. las hembras. *n torrente de mariposas nocturnas se acerc" a los murci#lagos. gris en el lomo y marr"n por delante. y en pocos segundos. Min1sculas partículas de sudor y plasma transferidas del aire a los pliegues de sus narices. %l estilo de las ara@as. eran un milagro de la evoluci"n. S"lo volaban y volaban. %un ue el terreno era nuevo para los murci#lagos. Sus ojos daltonianos amplificaban la luz de las estrellas ue salían.a marea volvi" a girar y los sonidos amortiguados se hicieron apremiantes. a la vez ue fluía sin dificultades a trav#s de los cactos y matorrales. les permitían ad uirir la misma velocidad ue las golondrinas. sus narices achatadas y en forma de pala registraban los olores animales ue el viento nocturno transmitía. con las alas envueltas y las curvas garras en busca de la roca. %las de treinta y cinco centímetros. . los centenares de adultos se movieron de costado o hacia atrás en direcci"n a la luz menguante ue penetraba por el agujero de la caverna. la contemplaban ligeramente interesados. . *n pe ue@uelo de tan s"lo una semana despleg" sus alas achaparradas y parlote". ascendieron y emitieron sonidos ue se@alaban su posici"n correcta para el vuelo. la lucha y los nacimientos de la gran colonia coincidieron hasta ue el haz de luz ue penetraba por el techo de la caverna se convirti" en un hilo delgado y una mayor y distinta necesidad se apoder" de ella. >iol"gicamente. Cada murci#lago volaba tan cerca de sus compa@eros ue la marea parecía una masa s"lida. los colmillos largos y los incisivos ue. Cuando esa se@al desapareci". dejaron al descubierto el ment"n característico. más adelante. a diferencia de los dientes de cual uier otro murci#lago o animal de la creaci"n.

con prendas deportivas caras. 6 los portadores de cámaras fotográficas. borrado y marcado con una vara de plegarias adornada con plumas de alcaud"n.. cubierto por una máscara de piel de conejo. ue solían ser j"venes. 6oungman no era la 1nica persona ue miraba con asco y respeto. otra vara de plegarias sostenía el pa uete de cigarrillos vacío ue 6oungman había tirado el día anterior. una camioneta del Servicio de Salud =1blica de color blanco sucio y a seis turistas ue observaban angustiados la llegada del jeep de 6oungman. El vano de la puerta y los alrededores.os portadores de almas. ue eran más viejos. aun ue iban mejor vestidos ue la mayoría de ellos. . 6 en el centro del dibujo. 2io corriendo la vuelta a la furgoneta. =ero 6oungman ya no le escuchaba. :ue 2ios le ayude. de aspecto confiado y rostro suave y manchado.2 E. sol matinal calentaba el cobertizo de %bner.. encogido encima de la doble serpentina. donde la sangre trazaba una cabeza alrededor de la boca y los ojos llorosos. Cuando pregunt" si podía ayudarles en algo. En la figura del coyote. <8Cuándo llegaste9 <pregunt" 6oungman a la muchacha. <8. yacía muerto %bner. El borde rojo de la mano derecha de la figura estaba cortado. 6oungman se ape" del jeep. donde había sacrificado al conejo. pas" junto a los matorrales creosota de crujiente hojarasca y entr" en el cobertizo. *n hilo sanguinolento rodeaba el dibujo de arena y atravesaba el anillo rojo hasta la figura del hombre de la capa. muchacha rubia de t#janos deste@idos. estaban manchados de sangre. una de las mujeres se tap" la boca con la mano. <el hombre de la camisa manchada se@al" el cobertizo<. más limpios y s"lo estaban desesperados por volver a sus acondicionadores de aire. bajo. desde la coronilla hasta los pies. . Su propia piel. )o vio a %bner.es ha molestado %bner9 <6oungman intent" sonreírle<. sucios y desesperados por CentrarD en la religi"n india. Lunto a la puerta había otro turista de cha ueta corta. )o le haga caso. (ndudablemente las tres mujeres y los tres hombres ue se encontraban junto a la furgoneta pertenecían a la segunda categoría. <)o. estaba tan desollada ue se le veían los huesos de los dedos y las rodillas. %l otro lado del dibujo se encontraba la enfermera del Servicio de Salud. se comporta así con todos. Gste dividía a los turistas en dos categorías. todavía con el fald"n. #l está. *no de los hombres se había manchado la pechera de su camisa de color claro.

=or si había suelto un coyote rabioso. 8'ocaron algo9 <)o < respondi" de mal humor<. nada de trabajos misioneros. Como llegamos unos días antes. 6oungman movi" la pierna de %bner con la bota. Era casi tan buena cazadora como 6oungman y #ste lo sabía muy bien. S"lo tratamos de ayudar. )o son misioneros. El turista se arrodill" junto a %bner. debi" de ocurrir inmediatamente antes de ue llegáramos. Me llamo Lohn Bran7lin. Carraspe" y sac" una >iblia del interior de su cha ueta.a se@orita 2illon se ofreci" voluntariamente a mostrarnos la reservaE ueríamos asistir a su famosa danza de la serpiente. Bran7lin tenía una resonante voz de barítono.. <8E!aminaste el cadáver9 <pregunt" 6oungman a la muchacha. =or eso me detuve a uí. Este ata ue de perros salvajes. . del tipo ue sonaba bien en una sala de juntas. <Como no podía hacer nada por %bner. <% uí.. <El turista se acomod" la cha ueta<.<. )o sabía cuándo llegarías. con ojos hundidos. para preguntar por ti. <Es lo mismo <le interrumpi" 6oungman<. Me parece ue la sangre es muy fresca. bus u# huellas. <:uizá tambi#n era cristiano. <6o ech# un vistazo al cuerpo <intervino Bran7lin<.ace diez minutos. 8% u# han venido9 <. resultaba demasiado alta. <&ojo o blanco < el hombre levant" la >iblia<. < 6oungman se volvi" hacia la muchacha<. pero antes de ue pudiera hablar 6oungman le cogi" por el cogote y lo levant". <Era sacerdote del clan del Buego <dijo 6oungman. En el cobertizo de %bner. o lo ue sea. <8Encontraste alguna huella9 <)inguna < %nne 2illon tenía el rostro oval y bronceado. una persona merece la bendici"n final. <=ertenecemos a una fundaci"n. <)i si uiera muerto. pensamos ue tambi#n acamparíamos.

2elante del altar había una placa de madera con pan.. en un rinc"n del cobertizo. Bran7lin llevaba una )i7on y los demás. los rayos de luz ue se colaban por las paredes y. sobre el ba1l. al conejo. %nul" el sonido del viento. <Creo ue será mejor ue se marchen ahora. <8:u# tipo de cámaras tienen9 < pregunt" 6oungman.. de reflejos azules en el cabello. 2ej" caer la corteza chamuscada cuando vio. . . moviendo s"lo los ojos. apag" el cigarrillo y entr" en el cobertizo. 6oungman entr" solo en el cobertizo. .<Está yerto. e!cepto la asustada se@ora Bran7lin. por ue %bner había hecho todo lo posible por convertir su garaje de chatarra en una 7iva sagrada y era en t#rminos de 7iva como 6oungman tenía ue pensar y ver. con la =olaroid. Gste estaba desollado pero no preparado y tenía la garganta hendida para ue la sangre saliera a borbotones$ pintura para el dios de %bner. <)o es menester ue usted. 'om" dos fotos de %bner y cuatro del cobertizo.os observ" hasta ue desaparecieron. con %nne ante el volante. si lo tiene. <Gsa es la ue necesito. dej" ue se revelaran detrás del altar. %bner había encendido una fogata junto al altar. En medio de las cenizas. =or la película y las bombillas. <. <5racias. 6oungman los condujo de regreso a la camioneta.i" un cigarrillo mientras subían a la camioneta. ue mostr" una SSNTR. cámaras semejantes de treinta y cinco milímetros. <'odo marcha bien < los tran uiliz" Bran7lin<. cual uier recuerdo de los e!cursionistas blancos. 6oungman permaneci" allí diez minutos. 6 tambi#n el dispositivo de flash.leva muerto unas diez horas.e devolvi" la cámara y le entreg" ocho d"lares<. . <Maldici"n. carne cruda. 6oungman encontr" fibras de agujas de pino y corteza de enebro. tabaco y harina de maízE parte de la harina estaba esparcida por el suelo. y regres" a la camioneta. sobre todo. Creo ue #ste es el delegado 2uran ue la se@orita 2illon ha mencionado. donde los demás e!cursionistas estaban agazapados como si la ma@ana no hubiera alcanzado todavía su habitual calidad de horno. %bner.

6oungman había estado demasiado tiempo fuera de la reserva y una parte de #l. El olor. 8)o uieres ayudarme9 . El mismo olor ue en el corral de Loe Momoa. Kjos de chivo. <. . y no digamos de los dioses de un hechicero ue vendía gasolina. <)o lo comprendo. hermoso y totalmente misterioso. siempre sería blanca. <Está bien. % pesar de la rigidez cadav#rica. amarillos y blancos mancharon las paredes. tal vez dos. 6oungman retrocedi". 2e todos modos. tío. Kcurrían cosas. =or un indio muerto. Se agach" junto a %bner y levant" la máscara. . )o s# ui#n ni por u#. %lrededor del cuerpo de %bner.os procedimientos policiales reglamentarios protegían el lugar de cual uier muerte sospechosa. )o se trataba de un asesinato.abía perdido el hilo. el delegado apenas comprendía mejor ue Bran7lin el significado del conejo y de la pintura. . 8 u# estás tramando9 8:u# demonios estás haciendo9 %bner miraba bo uiabierto a su amigo. aun ue ahora estaba allí. a menos ue la policía montada de %rizona hiciera acto de presencia. En el desierto había animales.o 1nico ue sabía era ue %bner había dicho ue daría fin al mundo. El dibujo de arena era hermosoE completo. 8=ara ui#n y para u#9. . la serpentina estaba manchada con resina amoniacal. eran delgados postes carcomidos por la caries. azules. . donde ahora aparecía la silueta en negativo de un cuerpo encogido.a mandíbula mostraba una mueca rígida. Si la muerte había sido horrible.as pupilas relajadas se habían plegado hasta formar hendiduras. %bner tenía los ojos secos.a piel no desollada estaba perforada por marcas de garras pe ue@as. . ?olvi" al cobertizo a buscar las fotografías. <6oungman le cerr" los ojos. %bner no lo supoE o lo supo y se prepar".os dientes de %bner. )o creía en nada. <'ío <murmur" 6oungman<. 6oungman había trasladado a %bner desde el centro de una mancha maloliente. 6oungman pate" el dibujo de arena. como los de la mayoría de los indios de la reserva.a boca del anciano estaba llena de estramonio cuajado. Envolvi" el cuerpo en una sábana y lo acarre" hasta la parte trasera del jeep. Cogi" arena . . comenz" el contorno negro de la silueta. se pregunt".a resina amoniacal se le peg" a las botas. vendrían dentro de una semana. algunas heridas seguían h1medas. no pudo sentir nada. %bner. puro ojos y dientes.2e verdad.ijo de puta. . Cuando el suelo se pareci" a una obra de arte profanada. .os granos rojos. Gl era prácticamente toda la policía ue había allí.

. *na radio emisora y receptora. un camino de chilla.as alas de una mosca sobresalían de la boca de la lagartija. El lugar se llamaba 5ilboa. sino a ti mismo. El aire cálido del desierto era una muralla ue las nubes debían escalar. los relámpagos estallaban como bombas.o apag" entre los dedos. . mucha mugre. S"lo agua. 2entro de las nubes. Suciedad. se estir" e hizo girar una lamparilla colgante. cogi" a %bner entre sus brazos y entr". escuch" el canto de los truenos al norte de la mesa.abía dos mapas clavados en la pared$ uno de la reserva y el otro.os rostros ue es posible distinguir en las nubes. nada de lluvia at"mica. dos botellas de Lim >eam. . )ing1n fin del mundo. 6oungman levant" la mirada. Gste se difumin". *na pelota de artemisa rebot" en direcci"n contraria. Cuando 6oungman sali" del cobertizo. )o diste fin al mundo. %botargadas. . pues hacía varias semanas ue no aparecía por allí. <Muerto. *n hombre de tu edad debería conocer la diferencia. donde guardaba los cartuchos de las armas. *n armario de metal. . el camino de rodapi#s terminaba a ambos e!tremos. borrado por el viento y la arena. arroj" las mitades al suelo manchado y encendi" un f"sforo. 2ebajo de los pies de las nubes aparecía un camino de rodapi#s. *n pellejo de animal del desierto le observaba desde un estante de la pared hecho con un caj"n de naranjas. apro!imadamente a diez 7il"metros. . . *na escalera de nubes oscuras ascendía hasta el cielo.suelta y la ech" sobre el contorno.os mapas lo ignoraban. la oscura avanz" y arroj" una sombra opalescente a treinta 7il"metros de distancia. . 2e nada serviría uemar el cobertizo. así como las compa@ías de servicios p1blicos y la telef"nica.isa y llanamente muerto. <'e has e uivocado <dijo al hombre envuelto en la sábana<.as nubes tempestuosas seguían ascendiendo.o parti" contra la rodilla. ue salt" cuando 6oungman arranc" el estante de la pared.os gordos gl"bulos de agua cabalgaban en el viento. En este sentido. El viento corría delante de la tormenta. una cálida e invisible y la otra de un azul crudo e hirviente. .a invisible retrocedi". 6a no era una poblaci"n. de las carreteras estatales de . El despacho del delegado se componía de un escritorio de tapa abatible y una silla. . pero volvi" a aparecer a trav#s de la arena. El delegado puso el jeep en marcha y se dirigi" hacia las nubes.os ojos cerrados y dispuestos a llorar. . 6oungman se detuvo delante de la choza. situado en la mesa. Caras tristes de mejillas grises y azules.a verdadera tormenta a1n no había comenzado.asta ue uedaron dos. un congelador al aire libre y una choza de barro y le@os. pens" 6oungman. . 2espu#s de acomodar el cadáver en el suelo. 6a ni si uiera el servicio de correos de Estados *nidos repartía la correspondenciaE la media docena de habitantes de 5ilboa tenía ue ir a buscarla a Shongopovi. . una bolsa de plástico con marihuana y ropa interior.

no s"lo para mí . Estaba dispuesto a declarar como e!perto.os demonios del polvo se entrelazaban por encima del camino a 5ilboa.as puertas de tela mos uitera.a se@ora Bran7lin lanz" una sonrisa a la bruma alcoh"lica de SelHyn. ue le llegaba hasta la camisa de terciopelo ue se le abría en la barriga. *n collar de tur uesas reposaba en el vello de su pecho. fríjoles. hachas y cabezas de azadas. pues no lograba recordar cuándo había fumado por 1ltima vez<. %nne había salido en la furgoneta. < Brunci" el ce@o ante un pedazo de tabaco ue se uit" de la lengua. <. SelHyn se encontraba en la habitaci"n del fondo. . Si he de hablar con toda sinceridad.o s#J 2isc1lpeme. *na vieja hopi y cuatro j"venes mestizas estaban sentadas en el suelo. KC*=%C(U)$ =ropietario de un garaje. <SelHyn eruct" contra la palma de la mano<. probablemente rabiosoD 2espu#s sali" y se acerc" al jeep. 2espu#s me contará ue el desierto es árido.os formularios se habían comprado como saldos y el sello con el título C2epartamento de =olicía de =hoeni!D estaba tachado con lápiz. % la gente del 2epartamento. %bri" la tapa con listones del escritorio y cogi" un formulario de informes de uno de los casilleros. I. Encima del mostrador aparecía un alce sin ojos. . En otros tiempos. estaban remendadas con cinta aislante. En otro casillero encontr" un bolígrafo defectuoso. )KM>&E$ %bner 'asupi. &%+%NSESK$ (ndioNvar"n. 2ebajo había joyas empe@adas y botellas de Hhis7y de medio litro. 8Sabe ue si no fuera por mí 5ilboa no e!istiría9 Mi generador suministra la electricidad en este lugar. <)o es menester ue me diga ue estas personas necesitan ayuda. personalmente he vertido amor y sangre por ellos. . con Lohn Bran7lin y el resto de los blancos. Escuche. 6oungman anot"$ C%ta ue de un animal no identificado. <Eso es sumamente admirable. 2E. =erd"n. En la fachada de la tienda había harina.a tienda era una lápida sepulcral de aspiraciones pasadas. <86 u# recibo a cambio9 *n escupitajo en el ojo. Escuche.D El cartel de hojalata de la CocaNCola tenía el term"metro roto. mantas y telas. cuchillos de monte y municiones. ueso. antes de ue la lluvia arreciara. los relámpagos iluminaron La factoría de SelHyn.('K$ Muerte. he consagrado mi vida a estos indios. % cien metros de distancia. Crujieron a causa de la brisa ue 6oungman dej" entrar para airear la choza. si criara cuervos.% 2E )%C(M(E)'K$ 2esconocida. 'enía la cabellera blanca y larga. ue vino hace unos doce a@os. a buscar le@a.abitaciones =ara 'uristas N 5asolina N 5olosinas N Mercería N Curiosidades (ndias. con vasijas y tiras de arcilla a sus pies. le dije ue malgastaran el dinero en un viaje a la luna. BEC. SelHyn había sido misionero cuá uero. obtendría más gratitud. En la pared de tablas de chilla aparecía un cartel desvencijado ue prometía$ C. .%rizona. En MK2*S K=E&%)2(. al otro lado del camino. todas iguales.

<6oungman acerc" una cerilla al tembloroso cigarrillo. I=otesJ Me refiero a ue en todas las factorías del país navajo hay mujeres ue fabrican mantas. Gstos se marcharán y echaremos un trago. SelHyn era un náufrago en el desierto. Gste es el mejor ejemplo$ esas est1pidas mujeres ue fabrican vasijas. apenas anclado en la arena para no rodar hasta un arroyo o cual uier cosa ue sirviera como cuneta. 8 ui#n toleraría a un blanco tan fracasado9 <6a está. 6oungman había oído muchas veces las uejas de SelHyn. < Sac" un cigarrillo para SelHyn. <Seguro. =ero cambiamos de programa y no tuvimos la posibilidad de ir a Blagstaff.as Cest1pidas mujeresD ue fabricaban vasijas eran la esposa y las hijas de SelHyn. <5racias < musit" SelHyn<. <=ensábamos comprar algunas provisiones para el campamento < dijo Bran7lin <. <8:ui#n muri"9 <%bner. ue estas salvajes s"lo saben hacer vasijas. ahora las mantas y las alfombras se venden por dos mil y tres mil d"lares. . <El propietario de la factoría abandon" a los misioneros para dirigirse a 6oungman<. Maldita sea. %l igual ue su tienda. (ncreíble. abri" los ojos y sigui" la mirada de sus visitantes hasta el delegado. 6oungman vio ue el grupo de Bran7lin se preparaba para una pelea.sino para ese congelador en ue meten sus malditos ciervos y para ese vago ue tienen por delegado. <8. ue permanecía apoyado contra la puerta. '1 siempre tienes un pitillo. . 6 me odian a1n más por eso. Salvo los indios. 8nadie tiene un pitillo9 Como no obtuvo respuesta. :u#date a uí. =or 2ios < se restreg" los ojos<.a mujer de SelHyn ri" bobamente y Bran7lin carraspe" pues la voz de SelHyn había alcanzado un nivel normal. <>ien. . 'engo tanta suerte. 8Se da cuenta9 Me odian por ue les ayudo.ablas en serio9 <En nombre de Cristo. cu#ntame cosas de los indios.es frío comida. cuerda y un saco blanco. =ero necesito harina de maíz. <'engo ue marcharme < dijo 6oungman a SelHyn<. Estos aporreadores de >iblias ue envían ahora pueden provocarte hemorroides en los oídos. .

<*sted no cree en eso. me sentía imbuido por la fe y por el Espíritu. >ueno.<Mierda. Cual uiera ue sea el nombre ue le den.ermano. <8% ui#n9 . *stedes siguen mirándome pat#ticamente. Cada sociedad cree en un Creador distinto. cosa ue ocurre más o menos todos los a@os. <SelHyn hizo una pausa<. ni si uiera lo menciones. sin duda. <)o somos personas del todo est1pidas < afirm" moderadamente otro de los e!cursionistas<. <8>rujos9 < SelHyn ri"<. >ueno.. En lugar de mirarme a mí. C8=or u# estáis matando a esta mujer9D. 8eh9 <pregunt" SelHyn a 6oungman. <I=or ue era un endiablado hechicero. Mientras están a uí. el Creador es prácticamente el mismo en todo el mundo. =or otro lado. hace cuarenta a@os. miren a su alrededor. borrachos y vagos. los santos y los ap"stoles se detienen en la frontera de la reserva. Estuvieron a punto de li uidarme a mí mismo por ue intent# detenerlos. ya sabe. <)o pensarás hacerle un funeral normal. se perderán en los ca@ones. <*sted no les crey". <Claro ue no. 8=ara u# supone ue es adecuado este sitio9 =ara indios. cierro el pico. apuesto a ue era tan imb#cil como usted. pregunto. cuando llegu# a uí. )o soy un salvaje ignorante. <8Creer9 . . preg1ntense u# tipo de dioses viven en un lugar como #ste. 8verdad9 Kye. uerida <grit" SelHyn a su esposa<. usted ignora d"nde demonios se encuentra. el motivo por el ue se la cargaron era por ue la noche anterior ella se había convertido en lobo y matado a un hombre. por esoJ <SelHyn se abalanz" sobre Bran7lin. <8Es el caballero indio ue vimos esta ma@ana9 <pregunt" Bran7linE pero nadie respondi" a su pregunta. Me sentía lleno de la =alabra.ombre Es ueleto. Si fuerza la vista para tratar de ver el final de esa arena. 8hay brujos por a uí9 . me mantengo alejado de los pueblos con aparecidos y cuando los indios li uidan a un hechicero. <8Sí9 *sted se refiere al . Les1s. =ero un día encontr# a algunos de mi congregaci"n ocupados en li uidar a una vieja.ermano Bran7lin.a mujer dej" de reír. Cruz" las manos sobre el regazo y se concentr" en sus vasijas. % uello era algo. Esto tambi#n resulta difícil de creer. bueno. <8=or u# no9 <Bran7lin se sentía ultrajado..

<Es s"lo el viento < agreg" 6oungman. . 8e!iste alguna posibilidad de ue lo asesinaran9 <% %bner. 82e acuerdo. sino ue no estás lo bastante borracho. )adie le mat". disc1lpennos. el interior de la tienda se volvi" plateado y luego negro a causa del cho ue el#ctrico. Cuando un rayo cay" en el congelador situado al aire libre. 'al vez usted termine por opinar lo mismo. Conozco a un hombre ue piensa ue #ste es el infierno en la tierra..lámelo como uiera. <?iejo. . MasaH. Será mejor ue no hables más de hechiceros. 6oungman se apresur" a recoger las cosas ue había ido a buscar. . si el hombre ue encontramos esta ma@ana era supuestamente un hechicero < agreg" Bran7lin<. y si llego a oír el rumor de ue alguien lo hizo. SelHyn se sobresalt" y el alcohol le chorre" por el ment"n.. <2elegado.. *na ráfaga de viento abri" las puertas de mos uitero. <Gl podría. < . bebe algo. SelHyn9 <%si" al propietario de la tienda por encima del codo<.ombre Es ueleto. <Gl podría hacer muchas cosas. Se levantaría de la tumba a buscarlos. <. <6a no.<%l . %parecería convertido en lobo o en. Claro ue lo echaron de la mesa. =or favor. Eso es todo. .as luces del interior de la tienda arrojaban un resplandor ceroso. Era un hechicero demasiado importante. <Entonces esta noche reza una plegaria. Les1s.D. CSe levantaría de la tumba.os relámpagos zigzagueaban por encima de 5ilboa.. =lut"n.os ojos de SelHyn resplandecieron como porcelana amarillenta<. <Encontr" una botella debajo del mostrador. no <replic" SelHyn en lugar de 6oungman<.. <)o es ue no hayas bebido. la abri" y ech" Hhis7y en la boca de SelHyn. El generador se puso nuevamente en marcha. Satán. 6oungman empuj" a SelHyn hasta la habitaci"n de la parte delantera.ablo demasiado cuando no lo hago.. =ero preferirían cortarse las manos antes ue tocarlo. sabr# ui#n lo divulg". <El hombre ue ustedes encontraron <le interrumpi" 6oungman< era un viejo ermita@o.

%bner seguía en un rinc"n. en lugar de una >iblia. Media hora despu#s.evántese. 'enía la edad de 6oungman. < Entreg" a 6oungman un papel doblado. 6oungman tuvo ue correr por el barro hasta llegar a la puerta.ayden =aine. . hablaría ahora mismo. sostenía en ellas un escalpelo y un sobre vítreo. =aine sonri". Me llamo . 2eme la posibilidad de limpiarme y se lo e!plicar# todo. *n .<%n"talo en mi cuenta. Está bien. <Si yo estuviera en su lugar. arrojarían siete centímetros y medio de agua. <*stedes. amplia sonrisa. El camino de 5ilboa se convertía en un lodazal lleno de baches y los neumáticos del jeep escupían olas mientras 6oungman conducía a lo largo de los cien metros ue lo separaban de su choza.andN&over había aparcado delante del despacho. <)i si uiera un segundo. El visitante hizo de mala gana lo ue 6oungman le ordenaba y se agach" para evitar ue su cabeza chocara contra el techo. la cuarta parte del total de precipitaciones anuales. < Mantuvo la mano tendida durante diez segundos y despu#s la dej" caer<. totalmente a sus anchas a pesar de los guantes ensangrentados. <Estoy visitando todas las oficinas legales y sanitarias de la reserva. . ue abri" empujándola con el hombro. la intimidad de la choza y el tamborileo de la lluvia. <. los zuma ues y los paloverdes azules. <6oungman cerr" la puerta. 'al vez logre ue una de esas hermanas sensibleras compre un pote. los misioneros.e pido disculpas por lo ue esto debe parecerle. iba vestido con prendas r1sticas de color ca ui y era corpulento. <8:u# más9 <SelHyn se sentía mejor<. llevaba la cabellera pelirroja cortada a la navaja. no renuncian fácilmente. Se uit" el guante de la mano derecha y la ofreci" a 6oungman. <S"lo tardar# un minuto. hasta el punto de ue el cadáver ue se encontraba a sus pies parecía un mu@eco. pero le habían uitado la sábana y junto al cuerpo e!puesto se encontraba arrodillado un hombre blanco. lo suficiente para convertir los arroyos en rápidos y abrir las semillas acorazadas de los palos hacha. <. Se cubría las manos con guantes de goma y.a voz sonaba moderadamente oficial. Supongo ue esto le bastará.as nubes se desplegaron como velas. El hombre blanco levant" la mirada. tenía grandes ojos azules. . Estaba sumamente bronceado.

Mientras #ste leía. <S# ue #ste es territorio hopi. .D El membrete tenía un sello en relieve con un sol.a voz de =aine se había elevado hasta convertirse en un grito a medida ue el tamborileo de la lluvia aumentaba de volumen. )o uise ser irrespetuoso con el muerto ni con usted.e obligaba a beberse su propia lluvia de palabras. <2elegado. cr#ame. . monta@as y gavillas de maíz cruzadas. % 6oungman le gustaba la lluviaE a cual uiera ue viviera en un desierto le gustaría. S"lo puedo decirle ue este tipo de estudio es necesario para elevar el nivel de salud de esta zona.e aseguro ue necesito su ayuda. el chaparr"n obligaba a =aine a estarse uieto. 'iene plena autorizaci"n para recorrer la reserva y para solicitar la ayuda de todos los funcionarios de #sta con relaci"n a su investigaci"n.ay enfermedades ue es imposible descubrir de otro modo. =aine se agach" junto a una caja de aluminio.a nota estaba firmada por CMal7er Chee.ayden =aine está realizando una investigaci"n medica ue podría resultar sumamente beneficiosa para nuestra naci"n.. . <)o me interesan. .. <2elegado. =residente del Consejo 'ribal )avajoD.. . . =ara los indios. ley" 6oungman en la carta.a investigaci"n m#dica. pero. <Si le interesa. podr# identificar las enfermedades end#micas de esta regi"n. Se ha e uivocado de reserva. <Esa carta no indica nada. aprovech# la oportunidad. al ver el cadáver a uí. %demás. %l identificar los anticuerpos de las muestras de sangre de la poblaci"n local.e tenido grandes problemas para conseguir muestras de las personas más ancianas de la reserva y. C% uien correspondaD. las palabras eran . Cuando entr#. Estoy realizando un estudio serol"gico de los anticuerpos. sheriff. &ecuper" la carta. tal como indica la.. subrayado por los truenos. )adie ue no fuera profesional podría <agreg" rápidamente<. =aine aguard" impaciente a ue el estr#pito disminuyera. tengo otros documentos de identidad. <'odavía no me ha e!plicado nada. <=aine ech" la llave a su maletín. <. CEl se@or . no creo ue usted lo comprendiera. 8:u# tipo de investigaci"n9 =aine s"lo mostr" una leve incomodidad social. usted estaba profanando un cadáver y todavía no me ha dicho por u#. <Es algo muy t#cnico. Se uit" el segundo guante y meti" los dos en una bolsa de plásticoE se lav" las manos con alcohol y algod"n y cerr" con cinta autoadhesiva el sobre vítreo. Se trata de un proceso complicado y si intentara e!tenderme.

)o s# de u# se trata.a boca del rifle de 6oungman ued" debajo de la mandíbula de =aine. 'enía alrededor de treinta a@os. con vello cobrizo claro hasta las mu@ecas. 'enía el pecho muy desarrollado y brazos gruesos.a mano de =aine atenaz" la mu@eca del delegado.a sonrisa de =aine se había relajado hasta transformarse en un gesto divertido. %sí solía llamarlos. pens" 6oungman. .o necesitoJ < grit" =aine. Estaba seguro de ue el hombre le comprendía<.a bombilla se convirti" en un solo filamento de color naranja. 'otalmente neutrales. <*sted miente < afirm" 6oungman con voz mon"tona. El generador de SelHyn vacil". El silencio podía resultar informativo. =aine sostuvo la mirada pacientemente. Su bronceado era un barniz truncado 1nicamente por una mancha de falta de sue@o alrededor de los ojos. .a tormenta sigui" aumentando hacia su punto culminante. un rayo estall". )o era la lluvia la ue abría las semillas del desierto sino su violencia. necesito esa muestraJ I)o sabe lo ue haceJ I=or favorJ . con la cabeza contra la pared. . todavía divertido. imperturbables y ecuánimes.el arma de los blancos. palpit" lentamente con cada uno de los apagados latidos del generador impulsado con gasolina. . 'ranscurrieron otros cinco minutos mientras los truenos se concentraban en la mísera elevaci"n de la tienda de SelHyn.as manos de =aine se cerraban y se abrían. Este retrocedi" ligeramente. El agua corría por debajo de las tablas deJ piso de la choza. Solt" a 6oungman. a esa intensidad. 6oungman se apro!ime a =aine y del bolsillo de su camisa sac" el sobre vítreo. Sus ojos azules eran límpidos como el agua. . . probablemente en el .os ojos retornaron. . Era pura refracci"n. =aine hizo un gesto con la mano y se detuvo al ver el resplandor del percutor.a bombilla de la choza se redujo a la iluminaci"n de un cigarrillo y. =aine suspir". 6oungman se cruz" de brazos y esper". =aine conserv" una amplia sonrisa. 6oungman vio ue los ojos azules se ensombrecían y ue las pupilas se convertían en puntos. 6oungman vio ue los ojos de =aine se dirigían al cadáver.andN&over. <IEstá cometiendo un errorJ I2elegado. pero usted me ha mentido. 'ranscurri" un minuto bajo la lluvia arreciante. 6oungman record" ue los ojos azules carecían de pigmentaci"n. Confiado y con autodominio. ue apret" el ca@"n contra la mandíbula.os indios siempre encontraban interesante observar a un blanco ue intentaba permanecer en silencio. %fuera. . los llamaba %bner. ue estaban marcadas por cicatrices curvadas. =aine s"lo mir" de costado al oír el estr#pito. Kjos muertos. &etrocedi" dos pasos y apunt" a la hebilla del cintur"n del m#dico. <I. Cogi" el rifle. .

<?aya a jugar con los navajos. <6oungman. pues con la puerta abierta ni si uiera los gritos resultaban inteligibles. y dej" caer el sombrero y el rifle en la le@a colocada en el asiento trasero. <Entonces no me culpe <le advirti" =aine.andN&over se alejara. eran ojos muy analíticos. por lo ue 6oungman abri" la puerta de la choza. <6o tambi#n. eso fue lo ue 6oungman pens" ue decía. <=ero vine a buscar una e!plicaci"n.6oungman dio una patada a la caja de aluminio. 6oungman entr". debes saber ue has dicho algo inenarrablemente cruel. 8=or u# alguien echaría la llave a su coche en un lugar como 5ilboa9. .a e!presi"n de =aine indicaba ue no podía escucharle a causa de los truenos.a camioneta estaba más aislada ue el despacho de 6oungman. %fuera. <. el camino se había convertido en un río poco profundo.a tormenta penetr" en la estancia. se pregunt" 6oungman. 2espu#s pides disculpas y se supone ue he de perdonarte. <?eo ue sigues ocupado con la promoci"n del turismo. Binalmente logr# ue esta gente de la fundaci"n viniera desde el Medio Keste y lo primero ue haces es insultarlos y meterme en un aprieto. con las luces encendidas y los limpiaparabrisas en marcha. (nt#ntalo con todas tus fuerzas. la lluvia s"lo permitía divisar los faros traseros. %nne 2illon abri" la puerta de la furgoneta. <>ueno. %l menos. . . =uedo tratar con todas mis fuerzas de dejar de hacerlo. =aine recogi" su caja. 82esde cuándo eres el guardián de todo lo sagrado en este lugar9 Me has puesto en ridículo. sali" a la intemperie y tuvo ue detenerse para uitar el cerrojo a la portezuela del . int#ntalo. con motilas pardas. <=ido disculpas.andN&over. 6oungman observaba desde la puerta de la choza y vio ue la camioneta del Servicio de Salud estaba estacionada detrás de su jeep. Ellos le creerán cual uier cosa. . %llí dentro se podía hablar. % veces.a joven se volvi" hacia 6oungman<. )o tengo por u# uererte.os ojos de %nne eran azules.amento lo de %bner. <Eso no es suficiente. tan empapado como si acabara de ducharse. . ue se desliz" por el suelo. % una distancia de uince metros. %guard" a ue el . .

2iosa >lanca de los hopi. Gse es mi trauma. Comprenderás ue hablo como uno de los necesitados. <)o < agreg" 6oungman<. 8=ueden vernos desde la factoría9 . <%cepto los celos <susurr" %nne<. <'endr# una semana entera para hacerlo. %nne le abraz". Creí ue pasaríamos juntos la semana. Me están esperando. < 6oungman la cubri" con su cuerpo. no están preparados para este tipo de necesitado romántico. patrona del ungAento ocular. Es admirable. Mientras se besaban. <Me gustaría ue hubieran venido en otro momento. <Si hubi#semos pasado juntos toda la semana. *na romántica deducci"n de impuestos. En su mayoría de corporaciones. <'al vez debiera ir contigo. pero parece ue estás ocupada con tus ornit"logos o misioneros. <Mejor a1n. El resto puedes tragártelo. o a lo ue los ricos jueguen en =hoeni!. 8es esto lo ue me habrías dicho9 <8:u# uieres más9 6oungman observ" la lluvia ue golpeaba el parabrisas. y al cha uete. goza con ellos. sean uienes sean. pues ella le miraba fijamente. %pret" su espalda con los dedos y 6oungman sinti" una lágrima caliente en el cuello. %nne se movi" y estir" en el asiento. <. 8 u# es lo ue hacen9 82an dinero a los necesitados9 8K s"lo a los románticamente necesitados9 82e d"nde sale su dinero9 <2e algunos grupos religiosos.mmm. 6oungman introdujo una mano por la camisa de la muchacha y le acarici" suavemente un pecho hasta ue el pez"n se endureci" contra su palma. Soy un manojo de nervios y me siento terriblemente celoso. <86 eso u# significa9 <Significa ue te falta una semana para abandonar la reserva para siempre y regresar a tu fundaci"n. <)o estar# una semana entera con ellos.<86 eso u# importa9 <pregunt" #l. Mejor a1n. )o habría dicho nada de eso. sino cuatro días <coment". %sí ue hazlo. goza. 2e todas maneras. 'ard" un poco en reparar en ue los ojos de %nne se llenaban de lágrimas.

. . o ella dej" de olerlos. no forma parte de su estilo de vida. golf en Scottsdale. pens" ue estaba preparada para retirarse y cambiar los t#janos por el traje blanco de tenis. Como ella estaba allí con medicamentos. ue se había refugiado en un almac#n. Se ued" seis meses más. dijo a 6oungman ue se merecía el dolor por entrar en el almac#n en lugar de esperar. En cierta ocasi"n. %l cabo de seis meses. el delegado hopi entr" con una manta y una pistola.i uid" al coyote y se gan" un mordisco a trav#s de la manta. el sue@o era una especie de enfermedad onírica ue infectaba a todos los ue conocía. y ocurrieron cosas e!tra@as.os indios apestaban. %nne trabajaba en . %nne había llegado a la reserva dos a@os antesE aprovech" el servicio de voluntarios sanitarios para huir de =hoeni! y de una fortuna familiar basada en comprar a bajo precio tierras en el desierto y venderlas caras al Ej#rcito del %ire como terrenos de prácticas. %l principio. 6 este sue@o resultaba fácil de vivir. 'odos esos sonámbulos vivían su vida. =or ello e!istían más probabilidades de llamar me!icanos a los chicanos. =hoeni! no creía en la culpa. K los indios dejaron de apestar.a culpa. %l recorrer ciento cincuenta 7il"metros a trav#s de la mesa y el desierto para suministrar antibi"ticos y realizar operaciones uir1rgicas elementales en los pueblos aislados. en la mesa. los barrios bajos negros y la miseria de los indios. 6 conoci" a 6oungman. Cada vez se sorprendía más de ue los turistas blancos ue visitaban la reserva la trataran como a una blanca. %nne aplic" al muchacho y al delegado una serie de dolorosas inyecciones en el abdomen. un palco en Sombrero =layhouse y pelotas de tenis marca )eimanNMarcus. . =ero tuvo ue soportar los dolores. ellos eran los verdaderos nativos y todos los demás. *n indio muerto era un capítulo interesante de la tradici"n popular del oeste. pero un indio vivo representaba un mal social. sus caminos se habían cruzado varias veces.a policía navaja y 6oungman llegaron para acabar con el animal. las suficientes para ue entre ellos se creara una antipatía no e!presada. aparentemente ignorantes de los barrios chicanos. . Con anterioridad. para tratar a un chi uillo mordido por un coyote rabioso. sobre todo los pobres de distintos colores. 2urante los cuatro días siguientes.<)o pueden ver nada. los pueblos apestaban y las heridas cr"nicas y purulentas de las ue se ocupaba día tras día tenían tendencia a apestar.otevilla. 6 gente de color a los negros.a vida para los 2illon era el sue@o del sudoeste$ concursos hípicos con caballos árabes. . pura y e!clusivamente por perversidad. . El primer día. por ue aceptar los derechos de esos grupos menos afortunados < sobre todo los derechos de los indios sobre los agrios y los territorios < conducía inevitablemente a inc"modos sentimientos de culpabilidad. % los ojos de %nne. Gl le respondi" ue los gallineros y los conejeros de la familia se encontraban en la parte superior del almac#n y ue si el coyote hubiese llegado hasta allí. había tenido tiempo de sobra para analizar la culpa social como motivaci"n. %nne había ido a las colinas de los alrededores de Moencopi. eran intrusos. lleg" a la conclusi"n de ue apestaba. había diagnosticado un síndrome peculiar de ese Csue@oD$ en esta clase privilegiada prevalecía la idea de ue. zona ue tanto los hopi como los navajos reivindicaban. de alg1n modo. la familia habría perdido la mitad de sus provisiones para todo un a@o. Mientras los navajos esperaban fuera del almac#n con los rifles preparados. Cuando ingres" en la universidad. nada tenía ue perder.

*n mes despu#s, %nne y 6oungman se encontraban regularmente en diversos lugares de la mesa y del desierto. (nvirtieron el orden acostumbrado de una relaci"n$ comenzaron por la liberaci"n física del se!o y más tarde hablaron y aliviaron su soledad. %mbos pensaron ue el amor había surgido pese a ellos mismos. %hora ue ella se marchaba del Servicio de Salud y de la reserva, el amor s"lo era una carga, un recuerdo engorroso. %nne se abraz" a 6oungman y lo retuvo junto a ella. ;a tormenta se había transformado en chubasco. Sombras frías y lí uidas recorrían sus brazos. <'engo ue marcharme. 8=odrás esperar cuatro días más9 <;as muchachas de SelHyn todavía no me han seducido. <)o es ue no lo hayan intentado. Si pudieran, me matarían. <>ueno, ten cuidado con las vasijas ue caen. <'engo ue marcharme, realmente. <;e bes" y lo sacudi". %mbos se incorporaron y se vistieron. ;a lluvia había amainado, prácticamente había cesado. <8% ui#n echaste a la calle9 <% nadie. Cont" una historia falsa acerca de un estudio de los anticuerpos de la sangre para descubrir enfermedades. %nne se aboton" la camisa en silencio. <8C"mo supiste ue era falsa9 < Se ech" el pelo hacia atrás. <;o supe. <6oungman, es e!actamente el estudio ue se suponía ue el Servicio de Salud debi" realizar hace algunos a@os. 86 lo echaste a patadas9 8)o sabes cuántos hopi tengo ue tratar por anemia perniciosa o por parásitos sanguíneos9 <Sinti" ue su ira crecía y no pudo evitarlo. <Era una historia falsa. <8Sabes cuántos uedan ciegos cada a@o a causa de las enfermedades ven#reas o sordos debido a la atresia auricular9 8=or u# no me dejaste hablar con #l9 8)o traía ninguna autorizaci"n9 <*na carta de MindoH &oc7 <reconoci" 6oungman. )o mencion" lo ue =aine

le hacía a %bner, pues no uería defenderse. <Kh, se trataba de eso. S"lo traía una carta de los navajos y para ti no era bastante buena. 'e lo agradezco en el alma. 'al vez yo hubiese tenido una opini"n distinta. % cada palabra ue pronunciaba, sentía ue #l se retiraba y se apartaba de ella. C8:u# sentido tiene9D, pens". Eran el ejemplo perfecto de la fuerza centrífuga. 8=or u# se agotaba luchando contra esto9 6oungman tanteaba en la guantera en busca de cigarrillos. <Buma de los tuyos < dijo %nne. <;os tuyos están secos. <86 u#9 <=odría fumarlos ahora. %demás de su testarudez, sus costumbres, hijas de la pobreza, tambi#n la irritaban. Bumar cigarrillos secos era uno de sus hábitos ad uiridos en la cárcel. <)o confías en los navajos ni en los blancos. 8Estás paranoico9 Si odias tanto la ayuda de afuera, 8por u# me toleras9 <le pregunt". <=or ue te uiero. <8%sí de sencillo9 <8=odría serlo más9 <>ueno, 6oungman, dentro de siete días abandonar# para siempre este sitio. 8?endrás conmigo9 <8% =hoeni!9 <)o es necesario ue sea =hoeni!. % cual uier parte. Si uieres, a M#!ico. <86 u# haría allí9 <Sucede ue eres uno de los pocos hopi ue podrían triunfar fuera de la reserva. Entiendes de fotografía y pintura. 'engo dinero suficiente para los dos hasta ue te situaras. <8Sabes ue t1 podrías uedarte a uí9 <Me he uedado. ,e sido el p1blico de todas tus batallas contra los imaginarios desaires de todo el ue intenta ayudarte. =or ejemplo, del modo como trataste a Bran7lin.

<8?a a ayudarme #l9 <6oungman se ech" a reír. <Entre otras cosas, su fundaci"n representa a diversas empresas farmac#uticas. El pueblo hopi necesita un donativo de medicamentos y dinero para una clínica propia. %brigaba la esperanza de ue lo 1ltimo ue haría antes de marcharme sería formalizar ese donativo, pero hasta el momento he pasado la mayor parte de la ma@ana pidiendo disculpas en tu nombre. <I)o lo hagasJ <El rostro de 6oungman se ensombreci"<. Lamás pidas disculpas en mi nombre a esas personas. %nne mir" por la ventanilla un arco iris ue se diluía rápidamente. Más ue furiosa, se sentía deprimida. CEsas personasD eran los pahanas, los anglos, los blancos. =or casualidad, 6oungman no la incluía en el grupo de gente de su tipo. )aturalmente, llegaría el día en ue lo haría... 8y le rogaba ue se marcharan juntos de la reserva9 8,asta u# punto estaba loca9 <'al vez sea puro se!o <susurr" %nne casi para sus adentros. <'al vez. <El oído de 6oungman era e!cepcional. =refería ue la colgaran antes de volver a llorar delante de #l, de modo ue introdujo la llave y puso en marcha el motor, <%camparemos en el desierto durante un par de días e iremos a pescar a las tierras de Loe Momoa. >ajaremos a la danza de la serpiente con los Momoa. 'e ver# allí. <)o vayas. <8=or u# no9 < %nne apoy" las manos en el volante. 6oungman no lo sabía. ;o había dicho a la ligera, no como conclusi"n de un pensamiento, sino a causa del s1bito torrente de imágenes ue recorri" su mente$ los caballos de Loe Momoa, un dibujo de arena, los ojos de %bner, una mancha de resina negra. El olor de esa resina. <Escucha. <%nne acarici" la mano de 6oungman<. Cuando regrese, nos iremos solos un par de días. <)o es eso. <Entonces, 8de u# se trata9 =rincipalmente, el olor. *na vez inhalado, parecía entrometerse en la sangre. <2e algo ue %bner dijo ayer.

<I%hJ <=odía verlos$ dos indios borrachos bajo el sol<. 82e eso se trata9 <8=or u# no vas ahora a la mesa y esperas allí hasta el momento de la danza9 Si ellos uieren ver muchos indios, es allí donde deben ir. <:uieren ir de camping. <%nne agit" la cabeza y accion" la palanca de cambios. Como la joven no dijo nada más, 6oungman se ape" y cerr" la puerta. Mir" a trav#s de la ventanilla. Su pelo negro y h1medo le caía por la frente. 2esde el asiento de la camioneta correspondiente al conductor, parecía poco más ue un chi uillo. %nne no sabía u# pensar, salvo ue #l estaba e uivocado. Era demasiado amargo, demasiado silencioso, demasiado @aco, demasiado oscuro. 2emasiado indio. 6oungman la observ" conducir hasta la tienda de SelHyn, y despu#s entr" en la choza. Se suponía ue los muertos debían enterrarse antes del anochecer. 6oungman no creía en esas historias pero %bner sí y, despu#s de todo, #l era el muerto. ;evant" una tabla del piso donde todavía había un charco de agua y lav" la cara y las manos de %bner. Con la pintura blanca ue había conseguido en la tienda de SelHyn, le adorn" los brazos y las piernas con líneas de puntos. Encima del ojo iz uierdo dibuj" una media luna, el distintivo de sacerdote. =ein" su cabellera, y en el cabello, las mu@ecas y los tobillos anud" pelusa de plumas. ;len" sus palmas con harina de maíz. %fortunadamente, la rigidez cadav#rica había pasado, pues tuvo ue apretar los dedos contra la harina de maíz. Ech" el resto de la harina sobre el rostro de %bner, tarea ue le result" difícil donde la carne estaba hecha trizas. Con el cuchillo abri" agujeros en el saco blanco de algod"n y así prepar" una Cmáscara de nubesD para la cabeza de %bner. )ada se desperdiciaba en el desierto, ni si uiera los muertosE estaban obligados a regresar en forma de lluvia. 2espu#s de envolver a %bner en la sábana, se agach" y at" las piernas en posici"n fle!ionada. El cadáver de %bner era pe ue@o. 6oungman lo transport" llevándolo bajo un brazo hasta la camioneta, mientras con la otra mano sostenía un azad"n. Se dirigi" a unos veinticinco 7il"metros fuera de 5ilboa, hasta alcanzar una elevaci"n coronada de amarillo por los paloverdes. %llí cav" cinco centímetros de tierra h1meda y un metro de arena seca, deposit" a %bner en la fosa, en posici"n erguida, de cara al este, y se sent" a fumar. <>ueno, tío, tendrías ue tener alg1n familiar a uí para ue pronunciara unas palabras. Sospecho ue te has apegado a mí. Sinceramente, preferiría hacerte algunas preguntas en lugar de pronunciar un discurso. 'e aseguro ue no s# si fuiste o no un buen hombre. 2e verdad, ni si uiera s# si esto es muy importante. Bastídialos. )o regreses en forma de nube$ vuelve como un cactus.

ue estaba h1meda. <Ser#nate. . Suelta el azad"n. %demás de la máscara. 6oungman cubri" la fosa y la asegur" con piedras para ahuyentar a los comedores de carro@a. Seg1n el Corán. se desencaden" un viento crepuscular ue mecía las ramas de los paloverdes como si fueran espuma amarilla. ning1n creyente puede comer desde la salida del sol hasta su puesta<. Les1s cre" el primer murci#lago. %llí apareci" una mancha rosada. se dijo 6oungman.%bner tenía los párpados cerrados dentro de los agujeros de la máscara de nubes. la sábana tambi#n se te@ía de rojo$ puntos sonrosados ue se iban e!tendiendo. %bner. %bner seguía sangrando. 'odas las heridas ue cubrían el pecho y los brazos de %bner estaban h1medas y purulentas. El viento hacía chocar el azad"n contra las piedras. Cogi" barro con las manos y model" un ser alado al cual dio vida. fría y no latía. la escalera simb"lica de la tumba al mundo de los espíritus. alrededor de la mejilla. 2espu#s de esa mancha surgieron otras. de modo ue se meti" en la fosa y abri" la sábana. Meti" la mano dentro de la sábana hasta tocar la mu@eca de %bner. . Entonces el 1ltimo arrebol de la luz del sol ba@aba la elevaci"n y confería a los paloverdes un tono rojo brillante. Se detuvo una vez para mirar atrás. 6oungman no tuvo valor para levantar la máscara. Encima de las piedras coloc" el azad"n. Cristo estaba en las colinas de las afueras de Lerusal#n y no podía ver el horizonte del poniente.abía roto la cuerda ue la sujetaba y estaba abierta sobre los grumos de harina de maíz empapados en sangre. 6oungman regres" a 5ilboa por el mismo camino. 'al vez el viaje en jeep abri" las heridas. Este ser < un murci#lago< vol" hasta una cueva de la cual salía al anochecer para revolotear alrededor de Les1s y hablarle del sol poniente. y algunos pueblos del =acífico Sur apreciaban los murci#lagos como t"tems se!uales. El carácter chino ue representa al murci#lago tambi#n se utilizaba para indicar la CfelicidadD. < . 'al vez sea preferible. los antiguos egipcios consideraban a los murci#lagos como ejemplo de los cuidados matemos. =ero las heridas de los muertos no sangran. <Kye. 2urante el ayuno del &amadán < mientras dura. 2ebido a sus pezones.a vara ued" inm"vil<. 'rata de estar muerto por un rato. viejo. estás muerto <asegur" 6oungman. Entonces vio la mano de %bner. % medida ue el sol se ponía.

seg1n las profecías el a@o en ue retornaría un . la cháchara aument" de intensidad y las membranas de sus potentes alas batieron con más rapidez. y lo cumplía plenamente. +otzilaha. los arroyos eran cintas oscuras.as salamandras atigradas se agitaban en los lechos h1medos de los arroyos. .os p#talos de las pitahayas de floraci"n nocturna se abrían blancos como la leche..ermano >lanco perdido. estaba sentado en la cabina de una camioneta 2odge. desde varios 7il"metros de distanciaE una canci"n campestre del oeste. ganado e incluso personas en las monta@as de Sonora.oloma. (sa . % la luz de la luna.os dioses mueren. en a uel entonces. el (mperio azteca ya había caído. En -O-. hizo prisionero a Moctezuma.os espa@oles describieron los ata ues de los murci#lagos CchupasangreD. %hora. un coraz"n. . . % veces la emisora navaja de 5allup se perdía y en su lugar se escuchaban estaciones de . bebía una gaseosa de naranja tibia y escuchaba el transistor. Sobrevolaron dos reba@os de ovejas sin es uilar y un conejo muerto. . Ciudades y pueblos enteros llevaban su nombre y los templos de todo M#!ico mostraban su imagen$ un hombre con las alas.os millares de murci#lagos viraron simultáneamente. los vampiros cazaban como siempre.os centros de las ruedas estaban apoyados en ado uines$ la finalidad de la camioneta parada así era ahuyentar a los coyotes. se alimentaban de insectos y eran devoradas por las serpientes nocturnas.=ero en el )uevo Mundo. . . . de catorce a@os. %rmado con la profecía y ayudado por las tribus rebeldes. el dios murci#lago ue controlaba el fuego. Entonces le bastaba con apoyar las manos en el volante de la camioneta y cerrar los ojos para imaginar ue conducía su propio El dorado por una autopista libre de peaje de alguna ciudad anglo. . en la otra. El hombre y sus animales. ue en una mano sostenía una cabeza humana cortada y. registrada 1nicamente por casuales e incultos informes de sacrificios de cabras. nasal y uejumbrosa.ouston o de Pansas City. los dientes y la lengua de un murci#lago.as noches de (sa eran largas y solitarias.os murci#lagos pasaron sin rozar las espinas de los saguaros de uince metros. *n sonido distinto se mezcl" con la cháchara aguda de los murci#lagos. pero. la cara. Sabían ue ese tipo específico de sonido correspondía al hombre. se transform" en el supremo dios del sol de los aztecas < . 'res 7il"metros más adelante. ue vestía una camisa hecha a medida. sin motivo perceptible por el hombre. los pueblos cambian y la naturaleza persiste. Su nombre maya era +otzilaha. los vampiros dominaron la selva me!icana y durante los 1ltimos veinte a@os. despu#s de la llegada de Cort#s. ?enía con la brisa. El vehículo no tenía motor. *n lago de vida. . adecuadamente reunidos. con paciencia V inteligencia. se inform" ue avanzaban constantemente hacia el norte. 2urante siglos. el cual e!igía ue se le sacrificaran monta@as de corazones humanos cortados por sacerdotes ataviados con capas de piel de murci#lago. con los brazos y la espalda doloridos despu#s de haber pasado todo el santo día es uilando ovejas y liando su lana grasienta. con . Era una migraci"n nocturna.uitzilopochtli<. Cort#s lleg" a M#!ico. en un nuevo ambiente del desierto y mesas.a noche hacía trampas. ?oces ue le hablaban de palacios del filete y de astronautas locales. envenenado y puesto como cebo para los coyotes. el murci#lago era dios.

de entre la manta del asiento de la cabina.a oveja siguiente tenía su propia manta de murci#lagos y. . %l principio.a voz proveniente del aire decía ue todos los supermercados =iggly Miggly del distrito de >ernalillo se honraban en regalar cupones para alimentos.os murci#lagos. (sa apunt" al reba@o con la escopeta de su padre.. C=areces un ni@oD. la transmisi"n desde 5allup sonaba mon"tonamente. se frot" las piernas y correte" para activar su circulaci"n.as ovejas estaban allí. pero no su cuerpo.e caus" e!tra@eza distinguir las patas pero no el cuerpo de la oveja. El rayo pálido y amarillento ilumin" el hocico ue se movía constantemente al respirar.as ovejas estaban tran uilas. .os resultados deportivos se radiaban por cortesía de los tractores MasseyNBerguson. aun ue oía un susurro constante. En la capilla de 'uba City se celebraría un baile con fines ben#ficos. %lgo se agit" a su lado. =ero ese susurro. un susurro animado y como de papel. se inmutaron por primera vez ante la . 2aría una vuelta en torno al reba@o y volvería a echar un sue@ecito. pocos metros delante de #l. . Esa noche. baj" de la camioneta. . en tanto comunidad. %penas divisaba a las ovejas. y a u#llos a los ue perturb". y ue estaba sentado sobre una cartera de piel de cocodrilo repleta de billetes de veinte d"lares. sac". %punt" la luz hacia abajo y pate" a uno ue trepaba por sus pantalones. En el bolsillo llevaba una linterna o!idada con las pilas gastadas. . vio el confuso contorno de la cabeza de una oveja dormida. la vieja escopeta >roHning %utoNO de su padre. =elaba a las ovejas hasta ue se les veía la piel sonrosada. 2ivis" la cabeza de otra. 2irigi" el rayo de luz hacia la oveja más pr"!ima. En ese momento. el olor a sangre volvía atrevidos a los coyotes. . Cuando comenzaron a pesarle los párpados. dos murci#lagos dirigieron la mirada hacia el rayo de luz e (sa vio ue la manta estaba compuesta por una docena de murci#lagos apoyados en una sábana de sangre. ue provenía de todas partes. . En medio de un bostezo.corchetes de madreperla. se rega@". %lgo le toc" los pies.a luz recorri" la cabeza ensortijada. por ue si el es uileo se hacía mal y se lastimaba a las ovejas. Con todas sus fuerzas.uch" contra el primer impulso infantil de huir. . . . =ero (sa era un buen es uilador. Camin" unos cincuenta metros antes de estar totalmente despierto. sin producir una sola lastimadura. pens". los flancos de la oveja parecían cubiertos por una manta gris. le observaban bo uiabiertos. Entonces. (sa vio ue todas las ovejas estaban cubiertas del mismo modo y ue dormían. *n gavilán nocturno. o durante la es uila. cuando los coyotes salían en busca de corderos.. Lamás había visto murci#lagos tan grandes. sabía ue no abandonarían las pasturas. (sa hizo durar la gaseosa.as ovejas s"lo comportaban problemas durante la primavera. *n ala roz" la larga cabellera del muchacho y acarici" su mejilla. al girar el rayo de luz.

descarga de la escopeta. de uno en uno. era un solo hombre. El muchacho gir" en redondo y golpe" al aire. . 1nicamente para posarse un poco más lejos. *n murci#lago brinc" junto al muchacho y es uiv" sin dificultad el golpe asestado con la culata de la escopeta. por los individuos más agresivos < las hembras < de una especie animal muy combativa. . se levant" y empez" a correr. . cuyos "rganos y sentidos estuvieran tan preparados y en armonía para la con uista del sustento y tal vez esto fuera cierto.a agitaci"n. )o podían e!istir enemigos si todo era alimento. =odían sentir el palpitar del alimento en cual uier otro animal de sangre caliente o degustarlo en el aire. 2urante un rato. 2espu#s.os instintos consistían en proteger el alimento y repeler al agresor ue. %l festín. se arroj" dentro de la cabina. En el mundo e!istían pocos animales. regresaron junto a las ovejas. 2os de ellos estaban muertos. como veían claramente. pues ning1n otro animal estaba tan singularmente rodeado por el alimento. apenas fuera del alcance de la escopeta. Ktro murci#lago vol" a su lado y le rasg" la nariz. para los murci#lagos no e!istían enemigos naturales. 'oda la comunidad se cerr" y rode" la fuente del ruido. salvo en el hecho de ue los instintos comunales serían satisfechos. El cerco se cerr" a1n más. (sa cay" y en seguida su espalda ued" cubierta de murci#lagos ue se pegaron a su camisa y la rasgaron hasta alcanzar la piel. El alimento era algo maravilloso. En cierto sentido. en primer lugar. . los murci#lagos se api@aron en el cap" y el parabrisas. .e siguieron hasta ue lleg" a la camioneta. más alimento.os más cercanos se dispersaron. cerr" la puerta y subi" la ventanilla. su respiraci"n jadeante y el palpitar de su coraz"n e!citaban a los murci#lagos. )o había jefes.e rodearon en forma de remolino. . Ktro murci#lago se pos" en su mano y el muchacho solt" la escopeta. tan cargado de sudores y e!halaciones. En consecuencia. y ninguno con el mismo nivel de inteligencia ue los murci#lagos. *no se lanz" desde lo alto y le abri" la oreja. ni si uiera el hombre.

. ese lugar me resultará espantosamente conocido. 2e la gigantesca mesa se e!tendían cuatro dedos hacia el sur.3 —C*%)2K me muera y vaya al infierno <SelHyn biz ue" a causa del sol<. 'ampoco me diría la hora ni el a@o. =ero vosotros me infectasteis a mí. =rimera Mesa Wcon ..otevilla y KraibiX. <Lamás lo hice$ fue ella uien me abandon". SelHyn. *na gran religi"n se parece a una epidemia. %l frente. por ejemplo. ?istas desde el camino situado a su falda. K una nueva epidemia las reemplaza. florecen durante algunos centenares de a@os y mueren. < Se encogi" de hombros. . < Evalu" la falta de inter#s de 6oungman<. (gual ue las epidemias. en mi hija. Mae. para infectar a tu pueblo. Sujet" la botella ue llevaba en el bolsillo del pecho mientras 6oungman es uivaba un bache del camino. siempre se e!tienden a lo largo de las rutas comerciales. S"lo dos frágiles nubes se entrometían en el cielo. =iensa en el cristianismo. )o estaría mal para ti. :uieren mantas y yo tengo vasijas. de oeste a este. para asistir a una fiesta. nunca me contaste por u# renunciaste a la obra misionera.ano y MalpiX y Mesa del %ntílope Wcon las ruinas de %HatoviX.a adolescente se había emperifollado con un vestido negro de adornos rojos. ue se estiraba hasta el horizonte en ambas direcciones. 'e persigue y lo sabes. <)o se lo pregunt#. 'engo otro germen. en el islamismo. 'ercera Mesa Wcon los pueblos de . 8comprendes9 <)o. en el budismo. &omeo. 'ípico. :uiero decir ue no es para ti. Se llamaban. =iensa. la llamada Mesa )egra. las mesas parecían una sola muralla de piedra con la parte superior chata. *na muchacha blanca y rica. Comienzan en un lugar. Esther < la mujer de SelHyn < y una de sus hijas mestizas. aparecía el centro del universo hopi. Segunda Mesa Wcon los pueblos de Shongopovi y ShipauloviX. Me enviaron a uí como un germen. <8'e dijo %nne d"nde acamparía9 <pregunt" 6oungman. eso es lo peor. SelHyn aprovech" un tramo relativamente liso del camino sin pavimentar para echar un trago. :uieren muchachas blancas. <Kye. iban en la parte de atrás del jeep del delegado. <8Con u#9 . ue se internaban en el desierto. <'engo la teoría de ue la religi"n es como una enfermedad.

grit". . cuando iniciaron su larga diáspora fuera de M#!ico. el . en -O/R. para gloria del Se@or.D SelHyn avanz" hasta detrás del cartel para orinar. .as bandas de algod"n blanco ue cubrían las piernas de Mae se le habían deshecho y dejaron al descubierto un par de calcetines deportivos de cincuenta y nueve centavos.os hopi se prepararon apresuradamente para la culminaci"n #pica. hicieron una incisi"n en una vara por cada a@o ue su . por la presente esta aldea ueda cerrada.ermano se retras". Supuestamente. .ermano >lanco al ue los hopi habían dejado mil a@os antes.os sacerdotes del clan del Buego y del clan del Kso corrieron por el desierto y trazaron una línea de bienvenida con harina de maíz de color azul delante de los caballos y de los hombres provistos de armaduras. #l era el pahana. 2etente en Spanish =lace. . CISantiagoJD. . Cuando descubrían a indios ue realizaban ritos paganos. 6oungman sali" del camino junto a un mez uite y un destartalado cartel de hojalata. <'engo ue arreglar las piernas de Mae. cuya llegada significaría la culminaci"n del mundo. mercurio y es uistos ricos en petr"leo. . y acometieron con las lanzas a los hopi. . El pahana no lleg" el a@o ue lo esperabanE estaba ocupado. respondieron las tropas. 2ebido a vuestra incapacidad de obedecer las leyes de nuestra tribu así como las de la vuestra. ue velaban. en la persona de Cort#s. 6oungman apoy" los pies en el parabrisas y se puso a fumar. <SelHyn volvi" a empinar el codo. sobresalía cerca del camino. .os hopi.os hopi soportaron su error respecto a 'ovar durante ciento cuarenta a@os.ermano >lanco barbado. plata. en ue se leía$ C%dvertencia$ en Kraibi no se aceptan visitantes. aun ue algunos hopi afirmaban ue. de modo ue correspondi" al sacerdote cat"lico tomar una decisi"n. .abía veinte incisiones cuando 'ovar apareci" en el horizonte. Esther dio un codazo a 6oungman en la espalda.a 'ercera Mesa. se diseminaron por la meseta y sometieron rápidamente a los pueblos. saludaron allí a un con uistador llamado =edro de 'ovar y a sus tropas. El viejo Kraibi seguía como si estuviera habitado por los supervivientes de alg1n desastre. una escarpa rocosa con la parte superior totalmente pelada salvo unas estructuras de adobe desmoronadas y semejantes a cajas. hasta ue un teHa. los azotaban y castigaban con antorchas empapadas en trementina hirviente.<Con una boca muy seca. en provocar la caída del imperio azteca. C8=or u# estamos a uí9D.os enviaron a las minas en busca de oro. 'ovar mir" confundido a su alrededor. Mientras Esther rehacía las envolturas tradicionales. . %guardaron juntos al . )o había nada ue diferenciara esa franja de la carretera de cual uier otra.os hopi fueron convertidos al cristianismo y esclavizados. Kraibi se fund" en el a@o --RRE los otros pueblos surgieron a medida ue otros clanes llegaban a la Mesa )egra. ue ardían como el carb"n.

los me!icanos y los norteamericanos. El primero era un >uic7 . acuchillaron a los sacerdotesE enterraron sus picas de acero y arrasaron la iglesia hasta la 1ltima piedra. 2espu#s de una noche de rastrear se@ales. % las puertas de la iglesia asesinaron a los soldados de CastilloE en el altar. el reclamo de una lechuza anunci" el momento. <Comparado contigo. Sería interesante saber durante cuánto tiempo el .a >iblia dice ue Les1s fue al desierto y allí ayun" durante cuarenta días. <E!cepto tus ri@ones. *na pegátina adherida al paracho ues decía$ CDiñe Bizeel». En la Mesa )egra. En total. 2os coches pasaron como un rayo camino de la mesa. Se dispusieron a aguardar al pahana aut#ntico.andN&over.ijo de 2ios podría vivir como un hopi. SelHyn sali" de detrás del cartel al tiempo ue se abrochaba la bragueta. brillante a pesar de la pátina de polvo. <. les envi" una cuerda anudada en la cual se indicaba la noche de la rebeli"n en los pueblos del sudoeste. la tribu se desacredit" a causa de su resistencia a volver a convertirse. 6oungman divis" al conductor. 8no9 <SelHyn. %l volante iba un hombre ue 6oungman no conocía. =aine dormía dentro del .e Sabr#. <Machacacabezas. < 6oungman mencion" el epíteto ue los hopi daban a los navajos. . eres un cínico cabr"n. «Poder Na ajo»! <IMal7er CheeJ <Mae mir" respetuosamente el coche del presidente del Consejo 'ribal )avajo. El segundo coche era un Cadillac. 6o s"lo hablo de esta manera.llamado =opay. un blanco en mangas de camisa y corbata. <Se sacudi" los pantalones<. más de uinientos espa@oles murieron durante la retirada a M#!ico y aun ue posteriormente los hopi fueron dominados por los espa@oles. El alcohol me vuelve inocente. Ech" un vistazo a los indios ue se encontraban a la vera del camino y las gafas de sol trazaron un giro decisivo. un indio de rostro cuadrado y con traje de calle ue hablaba por el tel#fono del coche mientras viraba. y ue se habían ganado gracias a su secular costumbre de aplastar el cráneo de sus prisioneros. no.

El objetivo de la estaci"n de investigaciones consistía en controlar el derrien"ue.ayden =aine se habían salvado de las mordeduras. El doctor Loseph =aine era ya demasiado viejo para este tipo de trabajo. . Loe =aine y Kchay le seguían de cercaE sin ataduras. surgida a medias de la pared. =robablemente. En la cueva. =aine era jefe del e uipo e iba en cabeza. blo ueaba el paso. de no estar el viejo. =ero por una cuesti"n de orgullo. Sin máscara. . ponían una mano detrás de otra a lo largo de la cuerda y ambos llevaban un dep"sito rojo de veneno en la espalda. Su padre.Sudaba y so@aba bajo el calor matinal. En esa e!cursi"n no iban con monos de vinilo a causa de la ascensi"nE s"lo gafas y máscaras de gas para preservarse del amoníaco ue despedían los e!crementos de los murci#lagos. Estaba de nuevo en Sierra Madre del Sur. . dependiente de la Estaci"n de (nvestigaciones sobre ?ampiros de Ciudad de M#!ico. Kchay y #l. 'odos los me!icanos de la estaci"n sabían ue el hijo era un loco hambriento de proezas y glorias ue escogía las perchas más descomunales en las monta@as más inaccesibles. En la delantera. . =aine hundi" las p1as de sus botas.a misi"n específica de los =aine consistía en descubrir por u# s"lo los vampiros eran prácticamente inmunes al virus letal ue transmitían. toda la e!pedici"n se habría desbaratado. se negaba a limitarse a las tareas de laboratorio en la capital.os cerrados párpados de =aine brillaban.a elevaci"n de piedra caliza resbaladiza alcanzaba cincuenta centímetros de ancho. sujeta a los bellotes ue clavaba en la pared de piedra caliza. las paredes inferiores de la sierra se curvaban suavemente hacia el suelo y las de arriba se ar ueaban otros treinta metros hasta alcanzar las estalactitas gigantes y las perchas de los murci#lagos. %demás. contratados por el (nstituto )acional de (nvestigaciones =ecuarias. sesenta metros por encima del suelo de la caverna. Su padre y #l eran inmun"logos. . *na estalactita resplandeciente. s"lo Kchay y . la rabia transmitida por los mordiscos de vampiros. SY el viejo no hubiese llegado. un hombre podía sobrevivir a una concentraci"n má!ima de amoníaco de cien partes por mill"n durante una horaE cerca de la boca de la caverna. Gsta se internaba ochocientos metros en la monta@a. cerca de la frontera con 5uatemala. seguían los haces de luz de las lámparas de sus cascos y tanteaban el camino a lo largo de una elevaci"n. Kchay no habría ido. Sus cabellos grises sobresalían como plumas de b1ho debajo de la gorra marinera y el peso abrumador del dep"sito le hacía temblar las rodillas. todavía no hemos llegado < dijo . Era de forma apro!imadamente ovoide.ayden =aine. así podía controlar a su hijo. 2e los diez miembros ue habían compuesto originalmente el e uipo.abía regresado a M#!ico. habían descubierto ue la concentraci"n era de cuatro mil. las caídas y la e!posici"n al amoníaco. Estaba atado con una cuerda de nylon. <Más adentro.

los verdaderos vampiros. Murci#lagos fantasmas. %l clavar otro bellote. 2esde el otro lado.a caída de un murci#lago desgraciado significaba bonanza para ellos y segundos de agonía para el murci#lago. sapos y cangrejos de monta@a por metro cuadrado. Cucarachas gigantes y serpientes venenosas. Murci#lagos chupadores de n#ctar. Loe =aine y Kchay ataron los dep"sitos con la cuerda. . insectos y sangre. 'ir" del mango del hacha. Se produjo una refriega en el techo de la caverna. . =odemos dejar los dep"sitos a uí y volver ma@ana. los ecos de los golpes resonaron en el seno de la caverna.. los Desmodus! <=asadme los dep"sitos <orden" =aine. =aine ignor" la sugerencia. el guano era una lluvia constante de alimento. Murci#lagos carnívoros. 2os millones de murci#lagos ocupaban la caverna. =aine observ" ue los dep"sitos oscilaban alrededor de la estalactita y con angustiada ternura acomod" el veneno sobre la sierra. <?amos. con una envergadura de noventa centímetros.os #ampyrum spec$rum. de color blanco. . 6 la colonia de la ue todos los demás vivían alejados. Empu@" el hacha con la mano iz uierda y la encaj" en un saliente. . <=or hoy es suficiente. con la nariz semejante a una lanza. <)o puedo. escarabajos comedores de carro@a. Más de un mill"n de ácaros. Con un veinte por ciento de proteínas.o agarr".. <En marcha. donde colgaban los #ampyrum spectrum. carnívoros.2etrás de =aine. =arecía bastante seguro.a linterna de mano de Kchay sigui" la caída de un chachorro rosado de %pectrum hasta el suelo. al otro lado de la pared. <. su padre se uit" la máscara para hablar. <)o puedo seguir < replic" Kchay. < =aine tir" de la cuerda. El suelo era un mundo en sí. *n chillido les interrumpi". =ara todos ellos. carne.os vampiros están más adentro. %lgunos murci#lagos chillaron uejumbrosamente. rode" la estalactita y se estir" hasta el sitio donde continuaba la elevaci"n. o de alimento para su alimento. un caldo marr"n y humeante de n#ctar digerido. sustentaba colonias de bacterias. Murci#lagos pescadores. *na docena de variedades de pe ue@os murci#lagos insectívoros. Loe =aine fue el primero en deslizarse alrededor de la estalactita y despu#s lo hizo .

=aine se vio obligado a clavar un bellote cada dos pasos..a mitad inferior de cada dep"sito estaba llena de aire comprimido y la superior era un compartimiento de polvo venenoso. mientras su padre y Kchay forcejeaban detrás con los dep"sitos. #l tambi#n. <=uedo arreglármelas sin ti. 2eberías comprenderlo. la sierra se reducía a treinta. < Loe =aine se agarr" a la pared<. . %t" juntos los dos tan ues y los baj" con otra cuerda sujeta al 1ltimo bellote. =aine había llevado una selecci"n de venenos s"lidos y fluidos en la impedimenta de la e!pedici"n. =ropongo. incluidos los hombres ue lo transportaban. los dep"sitos liberarían rocío de cianuro a una distancia de treinta metros y el gas. <=ero nos estamos uedando sin aire. . Me ocupar# de ello < afirm" Loe =aine. las sombras se retorcían con los oídos atentos a las voces humanas. =aine realiz" con precisi"n mecánica las ataduras y las sujeciones. <Gsta es la 1ltima caverna en ue te internas. en contacto con la humedad de la caverna. uince centímetros. Este 1ltimo temblaba. . =aine percibi" el cambio de olor del amoníaco.. Kchay. <'1 no eres el jefe de este e uipo$ lo soy yo. puso a treinta minutos el contador de tiempo situado en las bo uillas. <IMadre de 2iosJ < Kchay sollozaba. <8=odrías9 En las grutas de lo alto.abía escogido cianuro para una caverna grande como #sa. <Casi hemos llegado. % pesar de la máscara. hasta ue las puntas colgaron aparejadas con la sierra. 'e tiene miedo.. letal para toda forma de vida ue tocara. )o fue la escasez de aire sino el final de la cuerda lo ue hizo detener a =aine.Kchay. <Si yo puedo hacerlo. <Corres demasiados riesgos. <Está asustado < le susurr" el doctor =aine a su hijo<. =aine avanz". 2espu#s de acoplar las bo uillas de los dep"sitos para obtener una amplitud de noventa grados. Creo ue ahora tambi#n yo te temo. se convertiría en ácido cianhídrico. % medida ue se internaban en la caverna. Cuando llegara el momento.. veinticinco. ue se torn" más viciado y penetrante.

:uizá cuando t1 y yo lleguemos a Ciudad de M#!ico. . pero e!tendi" una mano demasiado corta y h1meda para ue =aine pudiera agarrarla. Su padre y Kchay se encontraban a nueve metros de distancia. El tiempo justo. la oscuridad total y el sonido apagado de un cuerpo ue chocaba al final de una larga zambullida. =aine supo ue algo había caído. saltaba por la sierra hacia =aine.ey" el indicador de su dep"sito de aire. ilumin" con la linterna de mano el lugar del techo ue parecía cubierto por piedras marrones dentadas. Su padre se estir". <I*na ara@aJ <grit" Loe =aine<. . =aine avanz" a brazadas a lo largo de la cuerda. <i 2ame la manoJ < Se agach". <I.aydenJ I2ate prisaJ Loe =aine colgaba noventa centímetros por debajo de la sierra..a cuerda volvi" a tensarse en las manos de =aine y despu#s se afloj". 2ivis" con la linterna unas piernas ue se agitaban en el aire.<=or favor. I. Se estaba hundiendo en el cieno. Se desliz" por la pendiente de la caverna. . *na tarántula. incluso antes de ver u# ocurría. Entonces. ?einte minutos. . una de las piedras e!tendi" las alas y gir" para mostrar los dientes a la luz. Cuando estuvo seguro. <rog" Kchay. <I)o llegoJ =aine se pas" dos veces por la mu@eca iz uierda la cuerda sujeta al bellote y se asom" tanto como le fue posible. =aine apart" la linterna antes de perturbar a más vampiros. en una delgada repisa. . Salían más rápidamente de lo ue habían entrado y estaban cerca de la estalactita perlada ue les había parecido imposible rodear. <I&esbaloJ =aine vio ue los dedos de su padre se posaban sobre la escarcha resbaladiza de la piedra caliza y cedían terreno. Se uit" la cuerda ue lo sujetaba y la at" al 1ltimo bellote.a ara@a en la cuerdaJ . <2aremos la vuelta <dijo Loe =aine a su hijo<. =ermaneci" solo para cerciorarse de ue funcionaban ambos contadores de tiempo. sigamos hasta Estados *nidos. debido a la s1bita falta de tensi"n de la cuerda anudada. ue había protestado durante toda la ascensi"n y ue no murmur" una sola palabra al resbalar. de veinticinco centímetros de ancho entre pata y pata.uego el haz de luz encontr" a Kchay.a aplast" con la bota.os dos hombres se observaron un instante y despu#s Loe =aine comenz" a resbalar. =aine no escuchaba..

ayden. <I. <I%c#rcate a la paredJ I'repaJ <I)o veo nadaJ I. me están comiendo vivoJ El hacha de Kchay seguía en la sierra. =ero 2ios mío. Se tambale" en el e!tremo. Se apret" los ojos con los pu@os y borr" a su padre. vivía en un remol ue de aluminio ue entre el refrigerador . están a uí. 'embloroso todavía. 'enía ue dormir. con una mano acalambrada ue se agarraba a la pata del asiento.os tengo todos encima de míJ ILes1s. a Kchay y a los demás. en la base de la mesa. por favor. compuesta por ocho miembros. gate" hasta el armario de comida del &over y se ech" un litro de agua en la cabeza.J <I'repaJ <IKh. junto con Esther y Mae. Se uit" la máscara. basta de sue@os. <I. 2iosJ I)o. <I.. choc" contra el suelo. %t" la cuerda floja al hacha y arroj" la herramienta.aydenJ Se despert"E temblaba como si sufriera convulsiones.cay" a intervalos de tres a cuatro metros y sigui" resbalando hasta ue. %hora su propia hacha colgaba un metro y medio por encima de su padre.. donde la familia de la hermana de Esther. (nvirti" un minuto en abrir el frasco de ?alium y sacar las pastillas.. ISi pudiera durar hasta la nocheJ <)o te olvides de recogerme cuando vuelvas <dijo SelHyn mientras bajaba.aydenJ IGchame algoJ =aine tir" violentamente de la cuerda y estuvo a punto de perder el e uilibrio cuando los bellotes se soltaron de la blanda piedra caliza. apenas visible en el haz de luz de la linterna de =aine. =aine la hundi" en la piedra caliza y se colg" de ella. 'enía ue dormir.. 2iosJ Silencio hasta la 1ltima e!clamaci"n. cuatro metros y medio por encima de la cabeza de su padre.J IKh.

se trasladaba a los pueblos en su camioneta para vender gas propano. *n hechicero. y de la pradera. . 6oungman volvi" solo por el desierto. <8:u# novedades traes9 < salud" Cecil a 6oungman. Cecil Somivi7i y =oHell. estaban sentados en la abierta puerta trasera de la camioneta de Cecil.e atacaron no s# u# animales. ataviados con tocas ad uiridas en una tienda de regalos. <'1 no crees en esas tonterías. Cecil era sheriff tribal y. Cecil. &uaZ 'o"ti ()l *eclamo del +guila.de cervezas y el televisor parecía una pista de aterrizaje para ni@os pe ue@os.ijo de putaJ 8C"mo ocurri"9 <. <I.os ni@os. Estaba completamente mordido.ombre.os hermanos vestían trajes de ba@o y taparrabos de cueroE Cecil llevaba un Stetson y =oHell. <Era un asesino. <I. &egresaba despu#s . el hermano mayor mojaba con agua el saco para refrescar a las serpientes. era un cabr"n loco y malvado. <%bner 'asupi ha muerto. 'enía diecinueve a@os y leía aplicadamente el peri"dico tribal. Entre ellos había un saco de lona ue se agitaba constantemente a causa de los movimientos de las serpientes ue contenía$ de cascabel con el lomo como un diamante. rodearon a SelHyn y comenzaron a aporrearle con tomahaH7s de goma. es lo mejor ue he oído hoy. >ueno. donde el clan de la Serpiente recogía serpientes.ijo de putaJ =oHell se mantuvo en silencio. 2e vez en cuando. serpientes látigo y culebrillas no venenosas. su hermano menor. <. 8=or u# supones ue lo echamos9 Kh. <6 jamás os cas#is con alguien de vuestra misma raza <gru@" SelHyn. pero la mayoría de las pe ue@as cascabeles hopi.. donde se encuentran los pueblos fantasmas. andaba siempre por Mas7i Canyon. pero es verdad. . además. *n salvaje. como si la conversaci"n fuese una distracci"n ue menoscabara su dignidad. <S"lo era un viejo. gafas de sol. serpientes toro. 'odos lo saben. <)o creo en ellas.

aun ue los pahanas han robado cuatro veces su parte legal de agua del río Colorado. el nivel del subsuelo acuífero de =hoeni! merma tan rápidamente ue es posible ue dentro de veinte a@os #ste uede convertido en un pueblo fantasma. <Es e!actamente el tipo de comentario ue podía esperar de ti. <2ice ue esta vez has dado una paliza a un pahana. Cecil abri" el saco mientras =oHell cogía una pluma de águila. '1 no estabas. pidi" un cigarrillo y se alej" rápidamente hacia el desierto. <Cecil fum"E la ceniza se le desparram" por el vientre<. <Cecil bostez"<. <8Bue el veterinario a casa de Momoa9 <pregunt" 6oungman. se cubri" con sangre de conejo y fue a Leddito a preparar talismanes. Si odiaba a un hombre. % prop"sito. . <%yer tuve noticias de Loe. ?erdad. )o sabes nada sobre %bner. se visti" con las ropas de un muerto. =or favor. <Escuchad lo ue dice el peri"dico. )o tenemos líderes sino viejos y gente de tipo apolítico como vosotros dos. C%un ue los pahanas han secado el río 5ila. <82io resultado9 <8:u# te parece9 Esos pahanas vieron a un loco harapiento y ensangrentado ue se desga@itaba. 8Estás enterado de a uella vez en ue %rizona =ublic 5as envi" algunos hombres a Leddito Mash9 %bner se enter". aprende a pasarlo bien.D <(mb#cil. . < =oHell era el alumno mimado de la escuela de la misi"n. %ntes de ue en =hoeni! haya una piscina seca.ittle Colorado. y un reptil de piel áspera y cuernos< ue se agitaban in1tilmente. veinte o más hombres.asta los machacacabezas le temían. Malter Chee anduvo por a uí y te está buscando. Cuando una cascabel hopi asom" la boca por el saco. Se disfraz" de MasaH. hombre. 8Crees ue se habrían uedado9 ?amos. vendrán a uí a cortarte el camino. El loco cabr"n cav" una fosa. siempre eliges mal. )o uiero saberlo sino impedirlo.de preparar veneno con alg1n cadáver. *n sacerdote de la Serpiente se acerc" a la camioneta. una caricia con la pluma la oblig" a ocultarse. %puesto a ue mat" a uince. pálidas y pesadas. =oHell carraspe".ablaba como una má uina de escribir<. 'enía los brazos e!tendidos y llevaba tres o cuatro cascabeles en cada mano <las de lomo de diamante. aun ue han violado el lago =oHell y el río . S"lo dijo ue mataría a algunos bichos nocturnos en el Mash. 'al vez se refería a ti. El sacerdote guard" las serpientes. aun ue han robado la totalidad del río San Luan. 8:u# hay de Loe Momoa9 8=or u# irritas siempre a la gente9 %demás. <)o es la primera vez. =or eso hemos de . se convertía en un perro negro y empujaba al pobre por el borde de la mesa.

ue no podían internarse más en el camino. %hora sus m1sculos se habían aflojado. *n centenar de casas de piedra y tierra. El sol deslumbraba. la gran osamenta estaba hundida y su rostro. de Lohn Pennedy. Será mejor ue te ocupes de eso o ue lo devuelvas al clan del Buego. pas" junto a ca@as de maíz ue no crecían a más altura ue la del pecho de un hombre. un rostro arrugado en una ventana rota y sombras ue astillaban el adobe. . donde vivía Cecil. Blan ueadas por las laderas de las dependencias de cemento. &etrocedieron ante los navajos. <Cecil busc" un par de cervezas detrás del saco de las serpientes. *n estercolero. recorri" huertos ue producían melocotones pe ue@os y secos. delante de la casa ue pertenecía a .oy están todos en Shongopovi. todos se entregaban al olvido.arold estaba en el sofá y reparaba varas de plegaria. del pueblo de Shipaulovi. <?aya. En Shongopovi. % 6oungman. nos metería en un inodoro y cerraría la tapa. y borde" la mesa durante tres 7il"metros. lleg" hasta las nuevas casas de madera contrachapada y cemento. 8Conseguiste a alguien lo bastante est1pido para enterrar a %bner9 <. >ien. 6oungman aparc" en la plaza. 86 sus talismanes9 'enía todo tipo de hechizosE s"lo #l sabía manejarlos. )i una brizna de hierba ni una calle de verdadE s"lo moscas ue dormitaban en los callejones. hecho a mano. Shongopovi era la sede de la vieja gente CtradicionalD. #l es un líder ue sabe leer un contrato. =as" una lata a 6oungman<. entonces su cobertizo te pertenece. desamparadas y levantadas sobre los cascajos. . )aturalmente. arrugado alrededor de la nariz gruesa y la mandíbula. 'iempo atrás. &uinas habitadas alrededor de una plaza polvorienta ue colgaba sobre el desierto. Más ue cual uier otro. la entrada al pueblo de Shongopovi siempre le producía una gran depresi"n. . =or ese motivo los navajos tienen centrales el#ctricas y concesiones de carb"n. retrocedieron ante los blancos y ofrecieron una 1ltima resistencia en el borde mismo de la mesa. . <Sí.arold Masito < sacerdote del clan de la Correa del Kso< y atraves" una puerta mos uitero hasta el interior fresco y oscuro.arold había sido uno de los hombres más fuertes de la reserva. atraves" la zona de giro hecha para los camiones de Cal 5as. Chee podría poner nuevamente en marcha esta reserva. <)adie cree en ellas. nadie asumi" jamás la larga caída.o hice yo mismo. Si tuviera la posibilidad. . 6oungman emprendi" el camino hacia la mesa. <)o creo en esas cosas. vaya.as paredes estaban adornadas con instantáneas de color de sus nietos y un retrato de encaje. Era uno de los hombres ue habían nombrado delegado a 6oungman.unirnos a CheeE al menos.

%ntes. esto no tiene sentido para mí. <Estás enojado.<%bner ha muerto. Como t1 dices. pero está entre amigos. . tío. el pobre ha muerto y seguís actuando del mismo modo. 'uve ue enterrarlo yo solo.ace dos a@os. 8'ienes hambre9 .arold asinti". )o lo visitaste ni una sola vez y ahora ha muerto.o tratasteis como si fuera basura. *n vago enterr" a %bner. <6oungman se sent" respetuosamente en una silla plegable. ha muerto. <8. %bner era alguien. artríticos.o era9 . viejo <. <=ero eras su amigo. <. Eras amigo de #l y por eso pens# ue debías saberlo. te pidi" a ti y a los demás sacerdotes ue fuerais a su casa. pero era necesario. Cuesta trabajo pensar ue ha muerto. 8=or u#9 <%bner era viejo. <. 8:uieres margarina9 <)o.ace dos noches.arold se ocup" de otra vara y los dedos. Me molesta lo ue le hicimos. . %hora.o eras. <%h. yo era su amigo.arold sali" por la puerta trasera. gracias. era un gran hombre. %nud" cuidadosamente una lanilla en la base de la vara. 6oungman perdi" la paciencia. <Claro ue sí. el clan del Buego y los ancianos. cubierta con mos uitero. %lgo mucho mejor ue el hecho de ue todos le dieran la espalda y le dejaran morir solo en el desierto. &egres" con un pan aplastado y humeante. %ntes de morir. %l final. 6 si. entonces tiene amigos. El pan se enfri" en sus manos. <)o tengo mante uilla. <%bner era un gran hombre <repiti" . =ero despu#s se volvi" loco y peligroso. <. se esforzaron por no temblar. merecía algo mucho mejor. S"lo soy un vago. 'al vez el más grande del mundo. <. El viejo se sent" en el sofá. 'ío. ensimismado. hasta el lugar en ue su esposa se ocupaba de un horno de piedra.arold suspir". Más viejo ue yo. como t1 dices. %bner era un gran hombre cuando yo era un chi uillo. %l menos. '1. podrías haberlo visitado.arold despu#s de una pausa de cinco minutos<. como t1 dices. peor ue a un pahana. <)o pertenezco al clan del Buego.

8. lo creísteis. Sus pertenencias. *n anciano ue era mi amigo y ue había sido amigo tuyo y de todas las personas de la mesa. <)o cambies de tema.a de llenar su est"mago. <'e contar# lo ue vi. 'odo irá bien mientras nos ocupemos de ellas. Me siento satisfecho al saber ue no nos e uivocamos contigo. 8:u# debo hacer con ellas o a ui#n he de entregarlas9 .asta la muerte tiene hambre. <8% MasaH9 <E!actamente..arold<. <?erás. pero la solt" y mir" a 6oungman. 2e lejos. decía ue #ste reptaba por la pared de la mesa y eso asustaba a la gente. :uiero una e!plicaci"n. tal vez se debi" a ue todos los sacerdotes de a uí. habrá lluvia y MasaH nos proteger# de nuestros enemigos. Mientras realicemos correctamente las ceremonias.<'ío. . todos los sacerdotes. había algo más. 8Comprendes de u# estoy hablando9 . <Sí. le hicieron actuar así. %bner merecía mejor compa@ía ue la mía para el funeral y uiero saber por u# es la 1nica ue tuvo. Eres un guerrero. a ue todos sus viejos amigos. hablaba todo el tiempo con MasaH..acía ue MasaH caminara por a uí todas las noches. < 6oungman se adelant" algunos centímetros en la silla <. Está bien. tío. por ue si te toca. <82emasiado lejos9 <. 6 si 1ltimamente actu" como un loco. )o soy un guerrero. no es eso lo ue pregunt#. tío. <'e has portado bien al hacerle compa@ía durante el 1ltimo a@o. Bui un maldito preso en . S"lo te pido una respuesta. . 8C"mo pudisteis tratar así a %bner9 <Eres más teHa ue hopi. estás muerto.arold Masito apart" su mirada de la de 6oungman<.arold cogi" una vara de plegarias.eavenHorth. )o el de un hechicero. <. volvía con olor a muerto y eso era desagradable para los demás. . ?i el cadáver de un anciano. %bner se marchaba a los pueblos de los muertos.abía algo más9 6oungman suspir". <6a sabes c"mo son las cosas < agreg" .o he visto. <Estás diciendo ue %bner era un brujo. 8)o es así9 8)ada más9 'odos vosotros. =ero %bner fue demasiado lejos.

.e dio las gracias por la conversaci"n. Sin ella. %l ver el estandarte inclinado y las crines de las dos escaleras más pr"!imas.arold. . 8:u# pu@etero juego se lleva entre manos9 *sted iba a traer los mapas del ca@"n.as escaleras conducían a 7ivas o cámaras subterráneas.a lápida del clan del Buego. más entrados en carnes. una corbata de seda y gruesos dedos repletos de anillos con tur uesas. ue llevaban seis días ocultos mientras se preparaban para la danza de la Serpiente. El hombre blanco frunci" el ce@o. Cogi" una vara de plegarias y una pelusa.os sacerdotes del clan del Buego han bajado a una 7iva y durante un par de días no subirán. El sol caía a plomo e intentaba fundir la mesa. 8:u# ha ocurrido con los mapas9 <. 8Estás seguro de ue ha muerto9 6oungman sali" nuevamente a la plaza. Se detuvo en la puerta.os mapas no son importantes <afirm" Chee. vol" y gir" lentamente<.arold secamente. <8:u# lápida9 <. % trav#s de las gafas de sol. <%lgo más. <*nos días más y unos días más. . *nas toscas escaleras se@alaban tres agujeros espaciados a lo largo de la polvorienta plaza. 8Kíste decir a %bner ue uería terminar con el mundo9 <)o <replic" . <S"lo unos días más. Gsta escap" de sus dedos nudosos. y los e!tremos de sus cabezas parecían cuadrados. =iggot. *no era Malter Chee y el otro el hombre blanco ue conducía el Cadillac. . es todo lo ue oigo.os navajos se diferenciaban de los hopi$ eran más corpulentos. 6oungman no sentía ning1n inter#s por la historia de la lápida y ya nada más le retenía en casa de . Chee adornaba esos atributos con el pelo cortado a la navaja hasta el cuello de un traje oscuro de tres piezas. Sus rasgos eran amplios y rosados. tío.<Comprendo. <8Sabe lo ue cuesta ese tipo de mapas9 . supo ue estaban ocupadas por sacerdotes del %ntílope y de la Serpiente. )inguno de los hombres repar" en 6oungman. . 2e todos modos. El blanco se uit" las gafas de sol. 6oungman parpade" a causa del reflejo de un arca y su mirada se dirigi" a los muchachas ue jugaban en un tejado con un trompo hecho a mano y hacia la plaza. ue se protegía del sol. <*sted dijo ue el trato estaba hecho. Creo ue has llegado tarde. 2os hombres salieron de una casa situada dos portales más abajo. hace un a@o le uitaron a %bner la lápida del clan.as cuadrillas esperan. Chee llen" la puerta. %bner no podrá crear muchos problemas.

Si esto le satisface. 2uran. no lo estoy. adelante.e dije ue se había e uivocado de reserva. ?oy a Mashington.leg" al centro de la plaza. )ecios y pobres. comparativamente. <. *n anciano de la aldea se reuni" con los dos hombres y 6oungman aprovech" la oportunidad para tratar de escabullirse sin ue le vieran. aparece alg1n idiota como usted y me fastidia el asunto. Si #sa es su opini"n. %lgunos ojos comenzaron a aparecer en las ventanas ue daban en la plaza. En eso disentimos. <2isc1lpenme. 6 he iniciado los programas m#dicos destinados a ue no tengamos ue ser el pueblo más acosado por las enfermedades de este país.<% uí no ueremos mapas. usted anda con rodeos. <Se@or Chee. <I2elegado. tengo montones de indios propios iguales a usted. 8no9 <pregunt" suavemente. adelante. 8Sabía ue es el mejor ejemplo viviente de la ignorancia ue e!iste en %rizona9 )o puede ayudarse a sí mismo ni a nadie más. uiero hablar con ustedJ <grit" Chee. a )ueva 6or7. Chee se separ" de =iggot y del anciano y se acerc" solo a 6oungman. Márchese y d#jelo en mis manos. <8?a a decirme ue me he e uivocado de reserva9 <pregunt" Chee. 6oungman tuvo conciencia de ue era más pe ue@o y de ue. iba sucio. <Sí. <6 ayer ech" a un tal se@or =aine. )inguna se atrevería a posarse en Chee. y les muestro ue un indio no es necesariamente un borracho o un est1pido y en cuanto logro ue alguien venga a uí a ayudarnos. <*sted es el delegado 2uran.ouston. =ero en mi reserva hay tres centrales el#ctricas y otras doce propuestas ue indican ue un indio puede hacer algo más ue posar por unas monedas. Gste le dispens" una sonrisa. 6 los programas de irrigaci"n por los ue he luchado en los tribunales son tanto para . a . (ntento averiguar por u#. 6o me afano por traer dinero a la mesa. =robablemente mil moscas zumbaban en la plaza. 8no es así9 < Chee baj" la voz. <8Está usted confundido9 <)o. 6oungman se detuvo. % uí. %hora usted dirá ue lo hago para ue mi fotografía aparezca en la cubierta de una revista. El presidente de la tribu se movía con el aplomo del propietario y coloc" a 6oungman fuera del alcance de los oídos de los demás. . ?erá. no. 6a he oído hablar de usted. El hombre blanco se miraba las suelas de los zapatos.

asta ue no alcance la inteligencia de un sapo medianamente normal. =or eso.a 7iva era un enlace con ese submundo del ue surgieron los primeros hopiE en síntesis. El viento ue agit" las plumas del clan colocadas en la escalera provenía de las monta@as de San Brancisco.levaba un trapo alrededor de la cabeza. el >uic7 y el Caddy aparecieron a la vista y recorrieron llamativamente los callejones hasta llegar al camino de la mesa. <I%hJ <. pronunciada como si se tratara de algo inferior. <8%bner9 )o puede ser. 6oungman atraves" la plaza hasta una 7iva ue casi se encontraba al borde de la mesa. de ue estaba mirando su futura estampa. >ueno. y el temor. 8'rato hecho9 6 no vuelva a escucharme a hurtadillas. Supongo ue todos los sacerdotes del clan del Buego ya han bajado a la 7iva. 6oungman e!periment" la sensaci"n.as matas de enebro atadas a la escalera por debajo del agujero de la entrada obstaculizaban la visi"n de 6oungman. Creo ue %bner 'asupí fue el 1ltimo. . < ?io ue 6oungman tocaba nerviosamente con la punta del pie las piedras ue rodeaban la abertura <.ombre de =iedra era el anciano de la aldea con el ue Chee había conversado. a una distancia de ciento veinte 7il"metros. . 8Kcurre algo divertido9 . te dir# ue s"lo le vi de espaldas. 6oungman percibi" el suave rodar de los neumáticos muy inflados sobre la tierra. Chee hizo un gesto al hombre blanco y ambos hombres se alejaron de la plaza.los hopi como para los navajos. visibles al otro lado del desierto. . hágame un favor. tío. entonces estoy e uivocado. <)ada. Sus carnes eran viscosas.ombre de =iedra se concentr"<. Mientras 6oungman pensaba una respuesta. una cámara oscura ue apestaba a tabaco. El delegado oy" la palabra CalborotadorD. . esc"ndase cuando vea aparecer a alguien ue tenga ue ver conmigo.ombre de =iedra<. en la cual los indigentes se recluían para preparar las ceremonias ue mantendrían unido su mundo menesteroso. <%bner ha muerto. 'e dir# ue vi bajar a ocho hombres y pens# ue el 1ltimo era %bner. 8=or u# detestaba a Chee9 8%caso por ue tenía raz"n9 <'e estás riendo <dijo . delegado. =ocos segundos despu#s. . <Sí.ombre de =iedra le sigui". Si t1 dices ue ha muerto. .

los indios de las colinas abandonaban su aldea. Esa noche. a lo largo de las monta@as andinas junto a las ci#nagas de la 5uayana.os vampiros florecían desde el norte de M#!ico hasta %rgentina.andN&over cargado con el e uipo de laboratorio y los venenos. generalmente s"lo formaba parte de una colonia de vampiros más numerosa. inteligentes y adaptables. pero como el programa estaba generosamente pagado con los fondos del Krganismo %mericano para el 2esarrollo (nternacional. )o tenía noticias de ue e!istiera una aut#ntica colonia de vampiros en Estados *nidos.=aine había permanecido en M#!ico despu#s de la muerte de su padre. .os hitos ue definían su alimentaci"n configuraban las puntas de la br1jula de su propia vida. . sino a eliminarla. . %sí. Siempre se habían detenido ante la frontera estadounidense. =aine siempre consider" desvergonzadamente ridículo ese espectáculo. sobre todo por la noche. tri"!ido de ars#nico o sulfato de talio. por ue no iba a diseminar la muerte. . sigui" la pista a los supervivientes hasta nuevas cuevas. .os indios le observaban escondidos mientras =aine. los indios celebraban un festejo. hasta la 1ltima cueva anterior a la frontera norteamericano. Mediante la implantaci"n de min1sculos transmisores en los murci#lagos capturados. le permitieron investigar durante un a@o más. *na caverna con sus murci#lagos muertos envenenados constituía su derrota. persigui" a su presa hasta el final de esa sala de cavernas. . )adie sabía por u#. )inguno de los me!icanos del centro de investigaciones uiso volver a trabajar con #l. rastre" el silencioso coro de una importante colonia de vampiros ue cruzaba la frontera. sigui" a los murci#lagos por Sierra Madre Kccidental. *na ristra de vampiros. metía en una caverna dep"sitos con carbonato de bario. Cuando se marchaba.izo suyo los pasos y movimientos de los vampiros. )o había murci#lago más rápido ue el vampiro para dominar las pruebas de la caja de S7inner. con el rostro cubierto con una máscara antigas. =aine se dirigi" siempre hacia el norte y sigui" a los supervivientes de la colonia de vampiros de la caverna donde había muerto Loe =aine. por muy grande ue fuera. . a lo largo de la ladera oceánica de la Sierra de San Brancisco y por el norte. lo cual constituía un acertijo clásico para los zo"logos. est1pidamente convencidos de ue habían ahuyentado a un demonio. los investigadores del sonido uerían poner a prueba los oídos del animal y los psic"logos estaban fascinados con su inteligencia. )i si uiera se preocup" cuando los me!icanos le retiraron la subvenci"n. los supervivientes se trasladaban a otras.os cardi"logos deseaban estudiar el sistema circulatorio del vampiro. hasta las estribaciones de Sonora. Cuando llegaba en el . Cuando las sembraba de veneno.a persecuci"n se prolong" durante dos a@os y no sabía si todavía e!istía alguno de los supervivientes originales. % la larga. aun ue los vampiros eran longevos. por ue su e uipo de rastreo siempre registraba más supervivientes y más cavernas y M#!ico mismo parecía una sala oscura de cavernas.

=ero los murci#lagos de =aine no retrocedieron. . la de los navajos. =ero =aine no previ" el problema siguiente$ nadie le creería.ualapai y termin" en la mayor. se@or =iggot. avanz" hacia el norte a trav#s del río 5ila. en el foso.os vampiros se habían esfumado. =aine observ" las e!cavadoras ue pacían a ochocientos metros de profundidad. El estado de Montana obtiene un mínimo de cuarenta. 8no es cierto9 <)ing1n problema. giraron hasta los camiones vertederos y vomitaron . . =uesto ue en %rizona no e!istía ninguna colonia de vampiros ue pudiera mezclarse con la suya.. . &econoci" ue era su gran oportunidad. =aine reanud" sus pes uisas en las reservas indias. mientras Chee se pavoneaba y mostraba a los visitantes los elementos de trabajo. S"lo ueremos poner al día nuestros derechos. se encuentra la planta pulverizador. por una tubería de cuatrocientos cuarenta y cinco 7il"metros ue rodea el 5ran Ca@"n. una pirámide más desconcertante a1n por el hecho de ue formaba un vacío repentino y sobrecogedor en el cual las enormes e!cavadoras el#ctricas de ocho pisos de altura uedaban reducidas al tama@o de juguetes. . la cual es transportada mediante la fuerza de gravedad. 2ej" de preguntar por los vampiros y utiliz" un tipo de preguntas más generales acerca de ata ues nocturnos y heridas desconocidasE pero tampoco tuvo #!ito.os cables de acero arrastraban las mandíbulas sobre el mineral dinamitado.a mina era una enorme pirámide invertida y e!cavada por capas. al fin podría destruirlos totalmente. Estamos renegociando. chirriaron. . hasta llegar a las plantas generadoras de )evada. )osotros recibimos entre uince y veinticinco centavos por tonelada. <%llí.abía encontrado a Malter Chee en la Mesa )egra. %pache. <&ecibíamos unos derechos del uince por ciento. Colorado y . desbordantes. El presidente tribal navajo acompa@aba a un grupo de blancos ue se encontraban en el límite de lo ue había sido parte de la mesa y ahora era la mina al aire libre de la =eabody Coal Company. *no de los blancos arroj" una piedra a la mina. 1ltimamente han tenido problemas con ellos.. <6a ue hablamos de la gente de =eabody. =aine se detuvo junto a dos limousines aparcadas lejos del borde.os árabes e!igen un mínimo del cincuenta por ciento. Cuando pregunt" a los funcionarios sanitarios del distrito por los ata ues de vampiros. como pueden ver < Chee se@al" una chimenea situada en el fondo de la mina<. se burlaron de #l abiertamente. . Gstas ascendieron.a gente de =eabody utiliza agua estancada para preparar una suspensi"n con el carb"n... *stedes e!traen petr"leo. Maricopa. <=or eso estamos a uí < afirm" el hombre llamado =iggot. Se volvi" hacia CheeE tenía ese tipo de cabeza rosada en la ue las gafas de sol se convirtieron en el rasgo más destacado.

en color. Su mirada seguía fija en =iggot. <. =aine sac" la fotografía del sobre. ue se alimentaban <*sted uería verme. Comenz" a murmurar fren#ticamente$ <8:u# se propone9 8:ui#n le dio esa fotografía9 Estoy a uí tratando de hacer negocios y s"lo me faltaba ue un blanco cabr"n como usted desbarate un acuerdo de un mill"n de d"lares con alguna historia sobre la peste.ablaremos en otro momento <le interrumpi" Chee impaciente<. . <El navajo se rasc" el chaleco. lo alej" otros cinco metros del borde de la mina.. *sted sabe ue dispongo de un despacho$ concierte una entrevista. Chee agarr" a =aine del brazo y. =arecían brontosaurios letárgicamente en una laguna seca. . <>ueno. El prolongado instante ue sigui" result" maravilloso para =aine. <82"nde diablos consigui" eso9 <Chee reaccion" con furia. densamente vascularizado..toneladas de carb"n de baja calidad. pero su cálculo había sido rápido y acertado. <Estoy realizando una especie de investigaci"n biol"gica. <6o.. Era un primer plano. un prolijo cráter de dos milímetros de profundidad en un tejido d#rmico humano.acía calor junto a la mina descubierta.. 8Sabe u# harán a uellos hombres si oyen la palabra CpesteD9 8%lguna vez vio desaparecer una limousine9 <6o no he hablado de peste <replic" =aine. En realidad. a la fuerza. <Sí. <E!actamente. la fotografía correspondía a un indio me!icano ue había sido mordido hacía varios meses. <S"lo le pido ue le eche un vistazo. uería mostrarle una fotografía.. <=aine obstaculiz" la visi"n de Chee con un sobre de papel manila. 'engo entendido ue todas las cuestiones m#dicas han de pasar por sus manos.. de la mordedura de un vampiro. <2isc1lpeme. <En otro. < Chee se apart" del grupo para acercarse a =aine.

%ntes había visto un buitre. Esta vez. divis" a trav#s de los prismáticos dos. . 8Sabe ui#n produjo esas heridas9 Chee no respondi". al tiempo ue amartillaba su /O. *na diferencia de minutos podía dificultar terriblemente su trabajo. 5ir" a la derecha. y las listas de e uipos ue =aine necesitaba. El encuentro con Chee en la mina descubierta fue s"lo el primero.<*sted tambi#n tiene una fotografía como #sta <dijo a Chee<. =aine buscaba pulgas. .os buitres. sin ver a otro ser humano. =aine fren" y se ape" de un salto del &over.andN&over. ue sobrevolaban en círculo una fuente termal. 2ispar" y le vol" la cabeza a una de las aves. <Entonces es usted muy afortunado <agreg" =aine<. . =aine aceler" el . como magullados por la lluvia del día anterior. por ue yo lo s# y usted va a contratarme. Cadáveres de ovejas cubrían la colina. había un cami"n rodeado de sesenta o setenta buitres. . 2espu#s hubo más en MindoH &oc7 y en la mesa. en un montículo sorprendentemente verde.os demás. El 2esierto =intado atraía a =aine. ue no se public". %preciaba la falsa esterilidad ue encubría adaptaciones de vida tan desesperadas como las lagartijas sin miembros y las pita hayas gigantes.os tallos de las yucas vibraban movidos por las oleadas de aire tibio.os arroyos del desierto seguían ligeramente oscuros.andN&over. Condujo por una duna hasta terreno duro. 'iene a alguien con este tipo de heridas y ese alguien tiene la peste. El resto form" una ola negra y ascendi". vio ue otros buitres descendían hacia la fuente termal. %demás. =aine se intern" a bocinazos entre los comedores de carro@a y los es uiv" con los paracho ues. saboreaba la soledad y la sensaci"n de ue podría marchar durante días. dieron un salto e intentaron remontarse con su envergadura de un metro veinte. Sin prismáticos. *n tercer buitre se reuni" con ellos. en el calor aletargante del mediodía. =aine se meti" en la cabina y dej" a un lado los prismáticos para poner en marcha la camioneta. El &over atraves" el arroyo. encontr" una elevaci"n y apret" a fondo el acelerador. por muy distintos ue fueran. apro!imadamente a ochocientos metros de altura y a tres 7il"metros de distancia. durante meses si lo deseaba. 2elante de =aine corría un arroyo profundo. eran espejos del propio yo. el traslado del informe de una autopsia hecha por Chee. de unos dos metros de ancho. pas" por encima de los mez uites y atraves" estrepitosamente los montículos de arena. 6 =aine no uería imágenes. con los ojos enrojecidos ue destacaban de sus rostros negros. donde se detuvo y trep" al techo del . . =aine volvi" a disparar verticalmente. % un 7il"metro y medio de distancia. =aine toc" la bocina. %hora. rebot" rígidamente y continu" por un montículo.

%lgunos buitres se posaron para picotear una oveja caída a cierta distancia. el ligero movimiento de las ventanas de la nariz demostraba ue seguía clínicamente viva. =as" el tarro y la cartulina por encima de todas las heridas y despu#s enrosc" la tapa.a parte delantera del pecho de la oveja tenía estrías poco profundas de las ue manaba sangre. . pero la profusi"n de manchas de sangre era. El terreno estaba revuelto. deposit" dos especies$ pulgas comunes de perro.as ventanillas y el parabrisas estaban manchados de sangre en la parte de adentro. *n coro completo de comedores de carro@a grandes y pe ue@os. %vanz" entre las ovejas. . sobres vítreos y un mon"culo de joyero. Eso ya era mejor. %un ue estaba destripada y los intestinos colgaban sobre la hierba. )o les hizo caso. El coyote ue había destripado la oveja.abía dos ejemplares de esta 1ltima especie. Se acomod" el mon"culo en el ojo derecho y levant" el tarro hacia el cielo. . como mínimo. una buena se@al. Sus cabezas en forma de casco carecían de ojos. sino ue estaba apoyada en ado uines. En el tarro había cuatro especies distintas. hileras de cerda y las bocas chupadoras ue su nombre latino indicaba. así como ratones y pájaros más pe ue@os. )adie cay".a boca parecía una dentadura postiza. estos parásitos del orden %iphonaptera presentaban unas características comunes$ cuerpos sin alas. S"lo abrigaba la esperanza de haber llegado a tiempo. =aine se arrodill" a su lado.abía. el cintur"n contenía unos compartimentos de piel y fieltro para diversos tarros.os ratones ue habían mordis ueado las heridas dejaron pulgas roedoras$ -enopsylla cheopis. =ulgas de . Cogi" de la parte trasera del . al menos. Sin el rumor discordante de los buitres. %mpliados. la colina resonaba todavía con la actividad vibrante de las moscas.acía mucho tiempo ue había aprendido ue la muerte no era un instante de serenidad. =aine apoy" la mano en el tirador de la puerta y se apart" para abrirla. Se ci@" en la cintura un cintur"n ue #l mismo había ideado.. =aine tuvo una decepci"n. la mayoría de ellas abiertas por la actividad de coyotes y buitres. redondas y con la boca parecida a un bigote y pulgas carnívoras de cabeza y ojos huecos. . . En el tarro comenz" a desarrollarse una d#bil actividad. pezu@as y un millar de moscas ue disputaban el lugar donde poner sus huevos. % pesar de ue el asiento y el suelo estaban cubiertos de sangre seca. patas potentes. seis reses muertas esparcidas por la colina. los buitres regresarían. pulgas sin ojos y con hileras dobles de cerdas.evant" un cadáver con la bota y descubri" ue la tierra estaba deste@ida por una resina oscura con olor a amoníaco. jeringas. no había ning1n cadáver. . Entre la tapa abierta y las heridas introdujo una cartulina. =aine dio vuelta a un tarro casi al mismo nivel de las heridas. Kcho o nueve pulgas saltaban contra el cristal. Cuando se marchara. . Se coloc" una mascarilla y se puso los guantes de goma. %demás de la cartuchera para la automática.a camioneta situada en la colina ni si uiera tenía ruedas. S"lo en )orteam#rica e!istían más de doscientas especies distintas de pulgas.andN&over su caja de aluminio y la abri" ante un cordero ue estaba reducido a cabeza. tijeras uir1rgicas. &ecorri" el escenario pastoral hasta encontrar una oveja menos destrozada ue las demás. . escalpelos.

2urante el primer a@o ue junto con su padre se dedicaron a investigar sobre los vampiros. =aine condujo lentamente y domin" su agitaci"n. Superado el umbral del pánico. ceguera y aislamiento de la realidad. >ajo la lente del microscopio. y comenz" a desmayarse. . % finales del segundo a@o. El resto de los peritos negaba ue el murci#lago fuera la transmisi"n. pero . oscurecido por la falta de o!ígeno. una e!tra@a enfermedad paralizante ue anualmente mataba a miles y miles de cabezas de ganado. =aine tuvo dificultades respiratorias. estudiaban en Saig"n una enfermedad ue se e!tendi" entre los refugiados de la ciudad asediada. Combina elementos de ahogo. 2esde lo alto. . %demás. *n pe ue@o detalle más entre los muchos horrores de la guerra$ en -.murci#lago. s"lo los pobres y los genios lo comprendían. El tercer a@o fue el peor. =ero para . abandono. la adrenalina fluía como nitr"geno a trav#s del torrente sanguíneo. Sufría de claustrofobia. Loe =aine super" los obstáculos puestos por los americanos y los vietnamitas hasta ue identific" la enfermedad como peste bub"nica transmitida a trav#s del arroz infectado por las ratas. como una luci#rnaga en un f#retro. sentía ue la caverna se cerraba a sus espaldas. se obligaba a internarse en la caverna y aparentemente se serenaba a . las aves volvieron a descender a trav#s del aire ue subía de la fuente termal para concluir la tarea ue la naturaleza les había encomendado. *n paso en la oscuridad y se duplicaban los latidos de su coraz"n.ayden =aine lo reconoci" ante la muerte de su padre. Loe =aine demostr" ue el virus de la rabia había mutado influido por su estrafalario hu#sped y ue. sus pulmones se convertían en vacíos gemelos y se le embotaban los miembros. no hay instrumento más eficaz ue la claustrofobia. El resplandor de la lámpara del casco era una luna espectral ue no servía de referencia. 1nicamente el vampiro era invulnerable a la rabia. los buitres lo vieron agacharse junto a otra oveja y recoger más ejemplares.3T. 5eneralmente.3T. sin comprender por u# < de chi uillo había participado con su padre en e!pediciones espeleol"gicas<. transmitida por los vampiros. Loe =aine fue un inmun"logo realmente e!cepcionalE Loe =aine. En una #poca de torturas refinadas. la rabia mataba invariablemente a su hu#sped y la mayoría de los vampiros prosperaban a pesar del virus ue los infectaba. 2urante el segundo. en ?ietnam hubo O. pero componen la realidad. 'odos estos elementos operan dentro de una caverna. 8'enía Chee terror a la peste9 En -. el virus del llamado derrien"ue no se parecía e!actamente al de la rabia. ue en el a@o cuarenta y cuatro dirigía el e uipo del (nstituto &oc7efeller. la claustrofobia pas" por e!citaci"n nerviosa. Cuando =aine entraba en una cueva de murci#lagos. % cada paso ue daba.a vida era injusta. estado ue se increment" gradualmente con la e!periencia. identific" como rabia. Cuando la luz de la entrada desaparecía. de todas las especies de la tierra. padre e hijo. su coraz"n ya estaba acelerado y cada latido era una alarma acallada.O/T casos de peste. Cuando los guard" en la camioneta y se march".ayden =aine todo retornaba siempre a las cavernas. =aine ued" azorado por su suerte.os conocimientos de Loe =aine no terminaban allí. 2urante un instante. los =aine.

medida ue su sensatez se replegaba. 2etrás de las gafas, los ojos le salían de las "rbitas. (ncluso cuando intentaba concentrarse en la t#cnica de la cordada o desplegaba un velo de hilo superfino, degustaba ese terror caliente y salobre. Entonces alguien encendía una linterna y la caverna estallaba en un remolino de alas atemorizadas. S"lo cuando el sonido de las alas y los gritos de tono grave de los murci#lagos producían un rugido vertiginoso, =aine liberaba su aullido de terror. )o era tan est1pido como para considerarse cobarde. =or desgracia, era lo bastante inteligente para saber ue el motivo por el cual regresaba a las cavernas radicaba en imitar a su padre y, al imitar a un hombre mejor, se convertía en un farsante. )o importaba la cantidad de cavernas en las cuales entraba ni lo competente ue parecía, pues el pánico secreto siempre florecía. (ncluso corri" riesgos para impedir ue sus ojos se desviaran hacia la oscuridad ue le circundaba. E!cepto su padre, nadie lo sabía y por eso Loe =aine tenía ue ir cuando otros vacilaban. En a uella caverna me!icana, injustamente, fue el mejor hombre el ue muri". =ero no lo hizo sin un regalo de despedida. Como el rescoldo de una hoguera, el pánico de =aine se apag" y desapareci". ;a arena del desierto tenía la conte!tura de la ceniza compacta. Loe =aine opinaba ue el desierto era una tierra uemada y ue ardía constantemente. =ara =aine, un alivio en comparaci"n con la noche. 2espu#s de conducir durante cuarenta y cinco 7il"metros, se detuvo al amparo de un ca@"n de paredes rígidas y amarillas y mont" el laboratorio. %l igual ue el cintur"n, tambi#n era idea suya. *nas barras de aluminio se atornillaban horizontalmente a la parte superior trasera del &over y se e!tendían cuatro metros y medio hasta los soportes hundidos en la tierra. Sobre esa estructura colgaba una red de tela metálica espesa, cerrada con cremalleras alrededor de las puertas abiertas del &over y provista de una entrada practicable en el otro e!tremo. 'ens" la tela metálica y la sujet" al suelo mediante agujeros situados cada uince centímetrosE había creado el efecto de un capullo ue surgía de la camioneta. 2entro del capullo, acomod" mesas y e uipo. 2el refrigerador del &over e!trajo cápsulas con gelatinas de cultivos de sangre. 'ubos de ensayo. Brascos de soluci"n letal provistos de tapa de goma herm#tica. Microscopios y portaobjetos. *na caja cuadrada y negra, de sesenta centímetros de altura, con la parte delantera provista de una capucha de cresp"n negro. %comod", junto a la caja, el tarro con los ejemplares e!traídos a las ovejas. %part" la capucha negra y desenrosc" un e!tensor situado dentro de la caja, ue llev" hasta una batería de pilas secas ubicada debajo de la mesa. *n deslustrado cristal de luz blanca <del tipo de los utilizados para rayos S< resplandecía bajo un mapa, de acetato, de la reserva navajoNhopi. =aine retir" el mapa. Con un escalpelo esterilizado, se hizo una incisi"n en el me@i ue y dej" caer tres gotas de sangre en el cristal brillante. Encima del cristal manchado con sangre coloc" una cubierta de plástico transparente ue tenía una abertura circular y con rosca. Cogi" el tarro de ejemplares, lo sacudi" suavemente, cont" las pulgas ue había en el fondo, desenrosc" cuidadosamente la tapa y

desliz" una cartulina entre #sta y el tarro de cristal. =uso ambas cosas del rev#s y apart" la cartulina al tiempo ue enroscaba el tarro en la cubierta de plástico. 2espu#s acomod" un microscopio encima del cristal y se cubri" la cabeza con la capucha de cresp"n. %mpliadas en 0R S, las pulgas se sacudían inc"modas entre los límites del cristal y la cubierta. =ero el calor del cristal brillante desprendía el sofocante vapor de un matadero. ;as antenas se contraían y el vello de sus palpos se erizaba. ;as pulgas perrunas y carnívoras, provistas de visi"n, fueron las primeras en acercarse a las gotas de sangre en forma de pelota, aun ue la ciega -! cheopis y la pulga del murci#lago se unieron al revuelo. ,abía bastante para todas. ;as vainas de las p1as chupadoras se descorrieron y estas 1ltimas se hundieron en los bordes de la sangre. % OR S, los cuerpos de las pulgas eran transparentes. =aine observ" un torrente rojo ue fluía a trav#s de las p1as y el es"fago hasta desembocar en el est"mago. ;as paredes de la faringe y de la garganta se dilataban y se contraían, bombeando la sangre. Estudi" la pulga carnívora, la del perro y la -! cheopis antes de centrarse en una de las dos pulgas de murci#lago ue se alimentaban. *n torrente rojo fluía a trav#s de la p1a, giraba y volvía a fluir hasta la gota de sangre. ;a pulga del murci#lago estaba enferma, vomitaba su alimento y moría lentamente de hambre. % TO S, =aine supo por u#. *na masa gelatinosa blo ueaba el es"fago y lo relajaba hasta el punto de ue la acci"n valvular funcionaba mal, pues e!pulsaba la misma cantidad de sangre ue entraba en el est"mago de la pulga. ;a segunda pulga de murci#lago sufría el mismo blo ueo. =aine desenrosc" el tarro de la cubierta y desliz" en #l una mano enguantada. Cogi" con pinzas una pulga de murci#lago y la aplast" en el cuenco del cultivo de sangre. Cogi" cuidadosamente con las pinzas la segunda pulga de murci#lago y la sostuvo sobre una platina, mientras le apretaba el est"mago. *n chorro rojo manch" la platina. =aine dej" caer la pulga en una soluci"n letal. ?olvi" a enroscar el tarro en la cubierta. Se acerc" a otra mesa prácticamente cubierta por un microscopio fluorescente. Gste tenía lentes compuestas corrientes incorporadas en un sistema curvado de una lámpara de centelleo de mercurio, pantallas de radiaci"n y filtros ultravioletas ue ba@aban la platina con una luz azul violácea. Se trataba de un aparato difícil de manejar, caluroso y ue consumía mucha energía, pero Chee había insistido en ue, salvo por radio, no hubiera más comunicaciones entre =aine y los laboratorios navajos de Ship &oc7. 6 el microscopio fluorescente era un laboratorio bacteriol"gico en sí mismo. =aine unt" una platina con el contenido del est"mago de la pulga de murci#lago, la sec" y la ti@" con una soluci"n fluorescente. Coloc" el portaobjetos, se cubri" la cabeza con la capucha, encendi" la lámpara y acomod" el foco. ;a soluci"n fluorescente no había terminado a1n de hacer efecto. =aine esper" y temi" ue los latidos de su coraz"n pudieran perturbar el delicado foco. % pesar de la sombra del ca@"n, el calor de la lámpara hacía ue el sudor corriera por su cuello y su pecho.

En la platina, los organismos invisibles se tornaban visibles contra un fondo oscuro. Eran bacilos cortos, ligeramente parecidos a imperdibles. >acilos de la peste. ;os murci#lagos transmitían la peste. Chee había contratado al hombre adecuado.

En el camino de regreso a 5ilboa, despu#s de dejar a su esposa en el remol ue de su hermano, SelHyn estaba completamente borracho. <8%sí ue el gran Mal7er Chee te fastidi"9 >ail" una danza de guerra sobre tu cuerpo y te dio en la cabeza con la llave de su hermandad. 8Siempre tienes la pierna metida a medias en la madriguera de un escorpi"n antes de mirar d"nde pisas9 Muchacho, no estás tratando con otro salvaje. Estás luchando con =eabody Coal y con Pennecott Copper. %migo mío, eres una tortuga en la superautopista del progreso. 8Sabes u# les ocurre a las tortugas en las carreteras9 6oungman devolvi" a SelHyn la botella. Se sentía algo desbordado. <'ienes raz"n, 8no es así, SelHyn9 <&az"n, tengo raz"n. Mira el camino. 6a es bastante malo ue te bebas mi alcohol y no uiero ue me mates. Est1pido, te aseguro ue no puedo creer ue %bner está muerto. Creo ue beber# por #l. <Creí ue odiabas a %bner. <86o9 i LamásJ *n muchacho maravilloso. E!tra@o, pero un gran individuo. <'ampoco era cuá uero. <>rindemos por los cuá ueros, Maldito seas, no te apartes del camino. 6oungman desvi" el jeep del camino y lo condujo entre un par de cactos del ca@"n. Se alej" de la carretera mientras SeiHyn se agarraba al parabrisas. <8%donde vamos9 < grit" SelHyn. <8)o uerías brindar por %bner9 (remos a brindar por %bner.

El jeep se estremeci" mientras 6oungman aceleraba sobre las piedras de un pantano seco. En lontananza, la tierra mostraba esas elevaciones achaparradas de pinos pi@oneros y mez uitas, ue a los del sudoeste les gusta llamar colinas. ;a velocidad del jeep creaba una brisa falsa. <IMi vejigaJ <chill" SelHyn. 6oungman no escuchaba. )ecesitaba una ráfaga de aire en la cara y la tensi"n física ue producía conducir, sin perder el control, un vehículo rápido sobre piedras resbaladizas, ue reventaban. <%gárrate. <ISanto...J <suspir" SelHyn mientras el jeep volaba por un costado del pantano y se posaba, primero sobre dos ruedas y luego sobre cuatro. 6oungman, más relajado, aminor" la marcha al abrirse paso a trav#s de los mez uites. Cuando el agua prácticamente no e!istía, el mez uite era el vegetal miserable de todos conocido, pero donde el subsuelo contenía suficiente cantidad, se convertía en un verdadero árbol con hojas de color verde oliva. *n 7il"metro despu#s, su mirada capt" el amarillo brillante de las ramas de paloverde a trav#s de una fronda de mez uites, como el plumaje de pájaros amarillos. <8Estamos yendo donde supongo ue vamos9 < murmur" SelHyn. ;a estela de polvo del jeep se arremolinaba por las colinas. =ara SelHyn, borracho o sereno, el desierto era un laberinto. )unca comprendi" por u# los hopi no eran una tribu ue se perdía y vagabundeaba continuamente en el yermo. 6oungman crey" distinguir una elevaci"n de paloverdes entre todas las demás. <'rae la botella <6oungman detuvo el jeep. <Sabes ue siempre odi# a ese cabr"n. <?amos. Se sostuvieron mutuamente y avanzaron por entre los árboles. 6oungman record" ue debería haber llevado algo < el cuenco de harina de maíz o una golosina< para ue el espíritu de %bner se alimentara. SelHyn tropez". <=uedes avanzar < afirm" 6oungman. <Mira, si pudiera caminar, me iría en direcci"n contraria. 6oungman pas" el brazo de SelHyn por encima de sus hombros y lo arrastr" a medias por la pendiente. Es uivaron las ramas bajas y vadearon las amapolas mientras las

Cristo. Se levant". Está a uí afuera. )o está muerto.o sabía. El cabr"n resucit". En la cumbre de la elevaci"n. CIMiguel. no lo está. <Está muerto. %lrededor de la tumba había tierra y piedras. se@orita 2illon9 %nne logr" esbozar una ligera sonrisa.os árboles se inclinaban. <)oE resucit". . aleluyaJ IEl río Lordán es ancho y profundo. . SelHyn se separ" de 6oungman y cay" de rodillas. t1 tendrías hambre incluso bajo el agua. aleluya. I. aleluya. =aine. <'engo hambre.aJ <una de las se@oras ensay" una nota aguda. dulce Les1s. 8)o le pareci" e!celente. Escucha el viento. aleluyaJD . Lohn Bran7lin dirigía el coro con un cigarrillo por toda batuta. 'e dije ue era un brujo.a canci"n se mezclaba con el chocar de los platos de aluminio y los cubiertos y con el siseo de las hamburguesas ue se cocinaban en la fogata del campamento. Bueron esos cabrones de la mesa. #l da vueltas. . <Mi voz ya no es la misma. <)o está muerto < dijo SelHyn<. <5eorge. <)o veo huellas de pala ni de pies. al otro lado hay leche y miel.maldiciones de SelHyn se intensificaban. )o hay duda de ue el aire del desierto despierta el apetito. rema hasta la orilla. pero la fosa estaba vacía. Miguel. rema hasta la orilla. 6oungman dio una vuelta alrededor de la fosa. los viejos amigos de %bner. <*n ladr"n de tumbas no tiene por u# dejar su firma. K el pahana ue intent" llegar primero a %bner. . )i si uiera uedaba la sábana ue lo envolvía. %lguien lo desenterr". Se desat" un fuerte viento. <E!celente <Bran7lin aplaudi"<.os e!cursionistas estaban sentados en los sacos de dormirE el fuego hacía temblar sus siluetas sobre un lado de la furgoneta.

Estaba acostumbrada a las nubes suaves y a los árboles verdes y majestuosos de su regi"n lacustre de Minnesota. =or contraste. bueno. )o se había recuperado del espectáculo del viejo indio ue encontraron muerto el día anterior. . record". %nne había organizado el campamento a 1ltimas horas de la tarde. <IEh. 8'enemos más le@a para el fuego9 <2#jalo en paz. %sí ueda romántico. <. . <)o seas pesada. El indio había muerto como un animal. Esas cosas no debían ocurrir. . =ero eso era morir como una persona. 6 el desierto la perturbaba. <8'odavía falta el caf#9 ?aya. Siempre y cuando dieran dinero a la reserva. . Claire. %me se alej" del campamento en busca de le@a. <. Suponía ue no encontraría nada. *n reclamo recorri" el desierto. 2esde ue salieron de 5ilboa.a luna colgaba. =ens# ue tal vez necesitaría ayuda. Claire < replic" otra de las esposas<.iela.%nne reparti" patatas fritas y panecillos. a uí refresca por la noche.a noche difumin" los ocotillos.as hamburguesas me gustan preparadas de un modo especial.a aridez la desorientaba. Se cobijan en los agujeros de los cactos. escuchadJ 'odos guardaron silencio. encima de los brazos e!tendidos de una pitahaya seca. <'odavía tengo frío < insisti" ella. %nne se encontraba a unos treinta metros del campamento cuando oy" pasos a su espalda.. pero despu#s de un día de conducir una furgoneta atestada.a se@ora Bran7lin seguía con la vista fija en la oscuridad. <Soy yo <dijo Bran7lin<.. )o era la primera vez ue veía un cadáverE el Se@or sabía ue había visitado con bastante frecuencia los hospitales. inalcanzable.. . pens". . <Es hermoso <minti"<. <*n b1ho < e!plic" %nne<. el desierto era un cementerio y las pitahayas parecían lápidas sepulcrales. se alegraba de estar sola y a oscuras durante un par de minutos.enry <repuso Bran7lin un instante antes de ue %nne respondiera con una frase ligeramente parecida. como una paloma en una alcantarilla. ni si uiera una ramita. en una zona c"modamente rodeada por ramas de ocotillos. las personas a su cargo no habían participado para nada en la comida ni en la limpieza. <=uedes hacer el brindis. en tanto el fuego acercaba un torvo anillo de pitahayas.

enry<. <%nne trat" de es uivar la pregunta<. <Kh. los asistentes a la danza de la Serpiente. Conocería a un gran n1mero de buenos cristianos. )o puedo dejar de pensar en ese delegado con el ue nos cruzamos. <. <)o importa. <Sería un cambio. < Bran7lin mostr" complicidad y. Bran7lin deseaba . .ondres una asamblea del Consejo Mundial de (glesias.os viajes le encantarían. sería mucho más interesante ue esto. Lohn. <6a conocerán a otros indios. %nne sirvi" las hamburguesas y las judías ue se habían calentado en una olla colocada en el centro de las brasas. 8ha vuelto a pensar en mi propuesta9 <)o.o s#. . se mostr" menos ue agradecido. <Creo ue las fundaciones no pueden depender de la gratitud < repuso %nne. 8:u# sentido tiene aportar trabajo o dar dinero si estas personas muerden la mano ue los alimenta9 Entre bocado y bocado. Me las arreglar# con una manta. ante todo sería una ayudante personal. poco despu#s. Se@orita 2illon. )o puedo imaginarme como secretaría. <Se@orita 2illon <dijo el hambriento llamado . su esposa lo llam" desde la furgoneta. )os gustaría ue nos hiciera una evaluaci"n de la personalidad de los hopi.a familia Momoa. 'omemos como ejemplo al delegado. todos lo sabemos <coment" Lohn Bran7lin<. Este invierno se celebrará en . 8'odos los hopi son tan poco amistosos9 =ienso ue. En realidad. <Es el 1nico hopi ue hemos conocido. <(ndudablemente. se oy" un eco general de asentimiento en torno a la fogata. Bran7lin imparti" la bendici"n. 8C"mo lo e!plica9 <)o s# u# uiere decir Ce!plicarloD. =arece ser su amigo y usted habl" bastante sobre #l. sin contar a las mujeres ue fabrican vasijas.<=or a uí no hay le@a. )o le agradaba el giro ue había tomado la conversaci"n. no te preocupes < dijo al ver ue su marido y la muchacha regresaban<. Mientras Bran7lin descifraba el insulto de %nne. preocupaci"n<. despu#s de todo lo ue usted hizo por su pueblo. %l llegar a la fogata.

8C"mo lo logr"9 <'al vez mis soluciones no sean las suyas.castigarla por ue había rechazado su propuesta y los demás le apoyaban. *n ser del desierto. ?erá. >ueno. =ero es necesario llegar a conocerle. <8Sola9 < pregunt" otra de las mujeres con el entusiasmo de una estimulaci"n posible en la voz. <%nne comprendi" ue no era una buena evasiva<. %lgo muy duro y ue se baste a sí mismo. no habría agua suficiente para ninguno. tomemos como ejemplo estos arbustos. < Bran7lin concedi" un tono más digno al interrogatorio<. =ero para ue nosotros ayudemos a estas personas. pero no la encendi". usted habrá de ayudamos.áblenos de su delegado. =ero el aburrimiento ue se había apoderado del grupo había desaparecido por completo.enry. <S"lo puedo decirles ue es una persona del desierto <respondi" %nne despu#s de meditar un instante<. 2ej" caer al suelo el plato vacío. En cuanto subi" a la furgoneta. <8Es un buen amigo9 <pregunt" Claire Bran7lin. )o hemos gozado de ese privilegio. Sus dedos tocaron los botones de la radio. . %nne observ" sus caras est1pidas. llevo un tiempo viviendo a uí. uerida. Crecen muy separados entre sí y uno de los motivos reside en ue cada uno esparce a su alrededor un veneno ue mataría cual uier otro tipo de planta.abía desaparecido todo deseo de compa@ía ue hubiera podido sentir. evidentemente usted le conoce. <Sí. 6 tiene ue ser así. *sted nos habl" de ue ayudáramos a este pueblo. <?oy a escuchar el informe meteorol"gico. cerr" las ventanillas para anular el sonido de las voces. 2udo de ue nos hubi#ramos beneficiado de su compa@ía si usted no hubiese pensado ue podía llevar adelante un proyecto de alg1n tipo de ayuda. <8. <>ueno.abrá algo entre la se@orita 2illon y ese delegado9 <pregunt" en voz alta la esposa de . <)osotros no hemos vivido a uí. Es necesario un tipo muy distinto de un animal o de vegetal ue sobreviva a uí. . parece ue el delegado sea un escorpi"n <coment" Bran7lin. K tal vez la paranoia de 6oungman fuera contagiosa. hinchadas de comida. por ue si los arbustos estuvieran más cerca. . <% juzgar por el modo como lo describe.

es todo lo ue te digo <susurr" Claire Bran7lin. 8por u# la se@orita 2illon y t1 no trajisteis le@a9 <En realidad. <=or 2ios. I*n murci#lagoJ <)o he visto nada. 8tan inaccesible como ella había dicho9 8%caso la muerte del amor era una forma de autoconservaci"n9 <Espero ue ma@ana no llueva. <IKhJ <. encontr# el 7etchup. <IMirad la lunaJ <)o la veo. <>astante gente tenemos en casa con necesidad de ayuda.a se@ora Bran7lin se puso de pie de un salto y golpe" el aire<. parece el susurro de unas alas. <)o te preocupes.ace un segundo.%nne mir" a trav#s del parabrisas. estaba allí. <8Sabes una cosa9 Me estuvo acosando con el asunto de la donaci"n. )o anidará en tu pelo. <Sigo sin ver el 7etchup. Era así 6oungman. pásame el 7etchup. =asar el día en una furgoneta no es la idea ue tengo de unas vacaciones. <'al vez llueva esta noche. . <. uerida. <Escuchad. <)o hay nada mejor ue una hamburguesa cocinada al aíre libre.a oigo pero no la siento. Lohn. <Claire Bran7lin suspir"<. <)o le pongas las manos encima. <% eso me refiero. < Bran7lin estaba malhumorado<. 8Kís la brisa9 <=or favor. <8'e imaginas a la se@orita 2illon con ese delegado9 <:uerido. .

Mu#stramelo. Cerr" las alas y.enry se tambale" contra la puerta y la cerr". <IMaudeJ <. primero como un remolino de hojas secas y despu#s como una marea ue inunda escaleras. %un ue no lo s#. Lohn. Claire Bran7lin se agit" y se llev" las manos a la cabeza. )o la oyeron. . como los e!cursionistas habían dejado de luchar contra los animales para pelearse entre sí. apoyada sobre una rodilla y gritaba en medio de una capa de murci#lagos. aparentemente de dos cabezas. 2iez. <Bran7lin se puso de pie. *no de ellos se le peg" en la mejilla. cruz" corriendo el fuego.<Gse es un cuento de viejas comadres.enry tampoco comprendía lo ue ocurría<.uego las baj". 6a no era posible identificar a los nadadores. provisto de una manta<. Centenares ue sobrevolaban. Ktra figura. Bran7lin y otro hombre giraban como bailarinas enlo uecidas. El suelo estaba cubierto por murci#lagos. Ella los oía chillar. . muchacho. . Su esposa estaba más atrás.enry apart" la botella de 7etchup<. como una ara@a. ISocorroJ Bran7lin agit" la manta y tropez" cuando algo parecido a un pu@o le golpe" entre los om"platos. tal vez eso significa ue s"lo molestan a las viejas comadres. . Claire Bran7lin se puso en pie. *n sonido apagado recorri" la fogata. *na estría iba desde su ceja iz uierda hasta la sien derecha y de la herida de arriba de los ojos caía un manto de sangre. <. 8 u# pasa9 2espu#s el sonido. <ILohnJ <%l igual ue los demás. se lanz" en picado hacia . Se disemin" y lo domin". Ktro se pos" en el suelo. Se apoy" con más fuerza ue nunca en la furgoneta mientras otros intentaban tirarlo o apartarlo y todos se pisoteaban entre sí. <I% uíJ <grit" %nne desde la portezuela de la furgoneta. como una estatua roja. )unca había visto murci#lagos tan grandes y. #stos los cubrieron poco a poco.enry cay" al suelo. como si nadaran en cámara lenta. Sinti" ue unos dientes se hundían en su espalda. S"lo gritos. <I%llí hay otroJ <Claire hundi" la cabeza. <ILohnJ <grit"<. . <2e acuerdo. <I%párteseJ I2#jeme abrir la puertaJ <grit" %nne desde adentro. y vio ue uno le desgarraba la mano. cubri" el campo.enry. de acuerdo. veinte murci#lagos por cuerpo.os forcejeos de los e!cursionistas se volvieron grotescos. con dos murci#lagos en el cuello.

<dijo %nne. .ojos muy abiertos y una mano ue manch" de sangre la ventanilla. <'enemos ue dejarlos entrar. El hombre envuelto en llamas golpe" la ventanilla con el palo mientras el generador gemía. *na figura se acerc" a la furgoneta con un palo encendido.os demás. . superpuestos con el crujido de las garras en el techo de la camioneta y con los chillidos de los murci#lagos. Claire rept" debajo de la furgoneta para arrancarse los murci#lagos de la espalda. %hogada.. . <6 dejar entrar a los murci#lagos. con las manos en actitud de plegaria y los brazos y el cuerpo bajo racimos de murci#lagos.. *na nube de vampiros le sobrevolaba. <ICálleseJ <Bran7lin la apart". 2os figuras entraron apresuradamente y la segunda dio un portazo y ech" el cerrojo. <. <%nne forceje" con Bran7lin. contrajo el brazo iz uierdo y cay" hacia atrás.. 8Está loca9 <)o puede dejarlos morir. pero in1tilmente. <I.a furgoneta arranc". . pas" por encima de Claire y se atasc".. *n segundo despu#s. su rostro ued" cubierto.azla callarJ <orden" Bran7lin. ejercían una presi"n sutil e incesante en la conciencia. confusi"n y p#rdida de sangre comenz" a hacer efecto.a camisa y el pelo del hombre estaban envueltos en llamas. %y1dame a sujetarla. . una mujer envuelta en una capa de vampiros.a furgoneta aplast" un arbusto de ocotillo.a combinaci"n de horror. Bran7lin puso en marcha el motor y encendi" los faros. . %l principio. tras ella. lejos del tirador de la puerta. pero s"lo la empujaban hacia el asiento trasero. *n torbellino constante se desliz" debajo del vehículo.arry. <*sted nos meti" en esto. Binalmente los gritos se apagaron.os demás golpearon las ventanillas. <)o puede dejarlos. de todos modos. demasiado agudos para ser detectados por el ser humano pero ue. *n antebrazo h1medo cruz" la garganta de %nne. . %lguien. crey" ue la estrangulaban. Ktra figura se arrodill". %nne abri" la puerta de una patada.

embotada. *no o dos murci#lagos aleteaban delante. pero mejor ue el de los ue usted abandon". . . Era un camino irregular pero en línea recta y la furgoneta se balanceaba a noventa 7il"metros por hora. 'odo lo ue tocaba era carne despellejada. . Gl era uien necesitaba ayuda. a causa del balanceo de la furgoneta. %penas pudimos salir de allí. <Salvo a uí < ri" amargamente<. . C5racias a 2ios <pens" una y otra vez<. =is" a fondo el acelerador.a rabia.%nne forceje" con . Bran7lin persigui" el haz de luz del 1nico faro. Encontr" por casualidad el camino de tierra ue %nne había tomado para llegar al lugar del campamento. <)o hay radio. 5racias a 2ios. Cuando salgamos de a uí. <. todo está allí. . =ero logr" encontrar un lugar para acelerar. no había recibido mordeduras. <?áyase al infierno. . ue destroz" el faro derecho mientras la sangre seguía cayendo en los ojos de Bran7lin. <8=ara ue d# la vuelta9 )o.enry. :ued" en el campamento. es uiv" las pitahayas altas y aplast" cactos y arbustos más pe ue@os. <%l menos podría darme un pa@uelo. yo me ocupar# de las e!plicaciones.enry9 <Su pulso es muy d#bil. Cuando lleguemos a donde nos puedan ayudar.a muchacha no contaba con los medicamentos apropiados y. &ecuerde ue es usted uien nos meti" en esto. <Entonces d#jeme conducir. se pregunt" Bran7lin.D 2urante media hora. además. no deseaba sentir nada.lamar# por radio <afirm" #l. 8C"mo era posible ue los murci#lagos actuaran de ese modo9. Bran7lin la observaba a trav#s del espejo retrovisor.enry había sufrido una conmoci"n y la cabeza de %nne oscilaba. 'odavía sangro. 6o conozco el camino. En medio de la pesadilla. 8?io alguna vez murci#lagos como #sos9 <)adie vio jamás murci#lagos como #sos <replic" ella con voz mon"tona. 8C"mo está . deje las e!plicaciones en mis manos. )o tenía de u# preocuparse.a furgoneta choc" contra una pitahaya. ganando distancia a los 1ltimos murci#lagos. <Kiga.ice lo ue debía hacer. puede agradecerme ue est# viva.

Cuando su antebrazo le roz" la clavícula. se concentr" a1n más en el haz de luz de color rubí. 'endrá ue detenerse. ue brillaba con insectos nocturnos.*na nube parecida a un trapo blanco colgaba a la luz de la luna.a furgoneta sigui" de largo. Bran7lin respiraba ruidosamente por la boca y sus ojos estaban vidriosos bajo los párpados rojos<. 'endrá ue dejarme coger el volante. <Soy yo el ue podría morir <barbot" y al oír estas palabras tuvo conciencia del frío ue recorría su cuerpo. alas y ojos. El camino trazaba una curva. estaba adelantando la luz. la camisa se movi" y un murci#lago levant" la cabeza desde la madriguera h1meda ue había hecho en el pecho de Bran7lin para dedicar a %nne una mueca escarlata.os neumáticos resbalaron sobre la arena. Bran7lin sigui" limpiándose la sangre de los ojos. 2e forma ine!plicable. *n mez uite golpe" las ventanillas. 'iene ue dejarme conducir. . <%hora yo coger# el volante. <%nne se estir" por encima del hombro de Bran7lin. )o pens" en el aire nocturno ni en la tensi"n sanguínea baja. Bran7lin se agarr" al volante como si fuera la vida y se concentr" en seguir el 1nico rayo de luz ue se estrechaba y enrojecía. sino en la viscosidad hedionda y en un olor parecido al amoníaco. Está a punto de sufrir una conmoci"n. es uiv" dos pitahayas gigantes y se abri" paso entre los tamariscos antes de chocar contra una duna y uedar con las ruedas hacia arriba. . . El camino rojo se ensanch" y le dio la bienvenida.ágalo lentamente. <'enga cuidado <advirti" %nne. Se inclin" hacia adelante. <Brene <%nne le habl" deliberadamente al oído<. <*sted no conoce el camino < dijo %nne<. tibias promesas. %hora el camino desaparecía bajo e!tensiones de arena arrastrada por el viento. . Como Bran7lin había perdido el poder de la palabra.

<=robablemente nos arruinaremos sin las ovejas.a se@orita 2illon está en el desierto.oloma<.oloma sentía frío. se veían bubones salientes y rojizos. ante la choza de 6oungman.oloma. en el cuello.oloma podrían llegar por la tarde. se levant" de la silla. .os n"dulos linfáticos parecían hinchadas lunas montuosas en torno a las cuales gravitaría el resto de la vida de (sa. 'odas las ovejas estaban muertas.e metimos en cama. esta ma@ana subí a buscarle. . 8. salvo algunos rasgu@os. al sol. 'iembla y tiembla y no es posible sujetarle. <%bner ha muerto <e!plic" 6oungman<. . )o estoy segura. como si ella y su esposo se encontraran en la sala de mármol de un tribunal en lugar de hallarse de pie en las tablas mugrientas del suelo. )o sabía nada de medicina. seco y ardiente.e disteis una aspirina9 <)o la tolera. <8. pero actuaba como un loco. Eran los meses de la luna del halc"n y la nieve lo cubría. En 'uba City había una clínica y los . así ue vinimos a ver a %bner. El chico estaba bien. luchaba en medio de la fiebre contra las correas ue lo mantenían con los miembros e!tendidos en una carreta de heno. 6oungman no uería mirar al muchacho. 'enía las mu@ecas y los tobillos despellejados. =or si lograba ue se sintieran mejor. . mientras (rene cruzaba respetuosamente las manos contra el delantal. pero #l es el 1nico hijo ue tenemos. tal vez consigamos algunas <dijo (rene . Sus padres estaban en la choza. El padre hacía girar el sombrero con las manos. pero se levant" y tuvo fiebre y esas hinchazones. .o e!aminarás9 <pregunt" la mujer. pens". en su cerebro y entre sus costillas hasta llegar al coraz"n. <Como de costumbre.oloma retorci" el ala del sombrero<. peor a1n. la palma de una mano y. En los hombros. <'iene mucha fiebre <agreg" el hombre<. cinco centímetros por vez. < &ichard . Supuse ue las había atacado un gato mont#s. (sa .4 IS% . 2e todos modos.a nieve caía en sus ojos.

sí. <Estoy en 5ilboa.<Sí. Contest" su esposa y le e!plic" ue el sheriff estaba en Shongopovi. (d a la factoría y conseguid algunas mantas.oloma sin convicci"n..lamando a MindoH &oc7. <'engo a uí un caso probable de peste bub"nica. %l regresar. momento en ue las arrugas de su rostro desaparecieron. 'enía resaca del Hhis7y de mala calidad de SelHyn y el sol blanco le atenazaba la frente. uiero preguntaros algo. %llí dentro guardo un alce cortado. 6oungman regres" a la choza y llam" por radio a Cecil Somivi7i. Soy el delegado hopi 2uran llamando a la policía navaja. 8. =ero era la temporada de las piscinas y los ahogados y no estarían dispuestos a enviar una ambulancia a la reserva.a ciudad más cercana era Blagstaff. <Claro ue sí <respondi" &ichard . por favor. <I)oJ <e!clam" 6oungman<. 2uran. <% uí MindoH &oc7. &espondan. se estir" y se e!tendi" como un arco hasta ue s"lo los hombros y los talones tocaron la carreta.a dicho hopi9 =aso. . <Esperad. 6oungman se sent" delante de la radio. 6oungman se detuvo junto al carro de heno cuando vio el sudor y la protuberancia brillante y rosada en el cuello del muchacho. <)o lo to u#is. . Sintoniz" una banda ue jamás había utilizado$ la perteneciente a la capital navaja. uizá consiguiera un m#dico. Envolved la carne en las mantas y tra#dmela. 8%lguno de vosotros sufri" 1ltimamente mordeduras de pulga9 <)o. <. tal vez lograra ue respondieran. 'ambi#n había las clínicas navajas de 'uba City y Ship &oc7. [%pártateJ <8=or u#9 =ensaba. manteneos a un metro y medio de distancia. acercaos al congelador. Si durante cuarenta y ocho horas seguía llamando por radio a Salud =1blica de %rizona. Su madre se acerc" para calmarle. Era sábado.. <Sabemos de d"nde llama. lavando serpientes para la danza. El chi uillo comenz" a temblar.

2ios no uiera ue tengamos a uí un caso de peste. 'rasladaron a (sa a una mesa de cromo y lo cubrieron con una transparente tienda de o!ígeno conectada a un refrigerador de aire y a un depurador de g#rmenes situado en la parte inferior de la mesa. <86 el a@o pasado9 <8=or u# lo pregunta9 .e aseguro ue obtendrá un buen informe por esto. Encendi" un pe ue@o cigarro<. Chee gobernaba una superficie mayor ue muchos estados. ardillas terreras. Si su sonrisa ostentosa y sus flamantes trajes aparecían en la tapa del Busities . <Maravilloso < coment" 6oungman con voz mon"tona. <82e peste9 )inguno en toda la naci"n navaja. era esc#ptico. se pos" directamente delante de la choza. un >eechcraft del CEj#rcito del %ire )avajoD. las clínicas. 2io en el blanco al llamarnos. bordeado de azul y con un sol navajo de color amarillo en la cola. 2os policías navajos con brillantes cascos de plástico. 6oungman tuvo ue reconocer ue estaba impresionado. ue no era m#dico. tal vez fuera por ue se lo merecía. % los treinta y ocho a@os. pero Mal7er Chee estaba a cargo de la situaci"n. Está prácticamente controlada.os padres observaban fascinados. . Kbserv" a los m#dicos ue trasladaban rápidamente al muchacho hasta el avi"n. <Chee llevaba un traje de color tur uesa con monogramas en los bolsillos. <. las e!cavadoras ue e!traían carb"n de la mesa.ar# lo imposible por colaborar.*na hora despu#s. Es probable ue el muchacho tenga fiebre a causa de los rasgu@os de un gato mont#s. Muy suaves. <Seguro. teniendo en cuenta todas las centrales el#ctricas ue ha de vigilar < dijo 6oungman. % pesar de su antipatía hacia Chee. perros de la pradera. ?igilamos todos los posibles portadores de la pulga de la peste$ ratas. 6oungman ued" muy impresionado por ue un hombre como Mal7er Chee. Me sorprende ue usted haya venido con los m#dicos. Muchas personas habrían dejado ue esta gente fuera a ver al hechicero y entonces. Gl había logrado esas centrales el#ctricas. supervisara personalmente la atenci"n de un joven hopi. <8En su tierra no hubo ning1n caso9 <pregunt" 6oungman. como si transformaran a su hijo en un e!tra@o. de color blanco y negro. la universidad de la comunidad india y grupos de inversores blancos de =hoeni! y 2allas. la planta de montaje semiconductora de Ship &oc7. Miraban de soslayo a 6oungman para tran uilizarse. . <)o se trata necesariamente de la peste < inform" Chee a 6oungman<. conejos. %demás. montaron guardia mientras unos m#dicos enguantados y enmascarados uitaban la carne helada ue 6oungman había colocado junto al muchacho para refrescarlo. Me e uivo u# respecto a usted. las prospecciones de uranio en el desierto. nos podríamos enfrentar con un grave problema de contagio.eek.

<8:u# pasa9 <pregunt" 6oungman. < Chee hizo una leve se@al al policía. . bastaba con la fuerza pura de la personalidad. delegado. &etrocedi" un paso y los m#dicos hicieron lo mismo.os dos policías navajos hicieron avanzar al matrimonio . 6o vi esas heridas. Salte como un conejito hasta ese aparato. *no era un navajo joven y el otro era mayor y blanco. 6oungman reconoci" al policía más corpulento. pero había otros caminos. . S"lo un par de días en la clínica. <8Entonces no caben dudas de ue es la peste9 <pregunt" al m#dico blanco.os m#dicos pueden confirmarle ue #ste es el procedimiento habitual fijado por el gobierno.a vida de cual uier individuo de mi naci"n o de la suya es valiosa para mí. delegado. <)o se preocupe <Chee le palme" la espalda<. un hombre musculoso llamado >egay. <8=ara u#9 <Kbviamente. hasta ue recibamos los resultados del laboratorio.oloma. %hora dígame u# animal lo mordi". . para la cuarentena. Escuche. <8C"mo9 <. ue acomod" a los . 6oungman llevaba su Q4. 6a le dije ue ahora no pueden establecer un diagn"stico. los m#dicos se acercaron a Chee. %l terminar con el carro. 2ada la cantidad de asuntos ue tenemos ue tratar.os m#dicos volvieron para fumigar la carreta de heno con di"!ido de sulfuro.<=or ue recuerdo ue hace tres a@os hubo veinte casos de peste bub"nica.o hacemos 1nicamente para protegerlo. )o se puede poner precio a las personas.a dicho ue vigila a los portadores de pulgas. . como el desempleo. en el avi"n hay sitio para todos. <*n momento. %delante. <8:u# le mordi"9 <pregunt" 6oungman. Chee dominaba a los demás indios del mismo modo ue el esbelto aparato dominaba 5ilboa. =or lo general. la educaci"n y la atenci"n sanitaria en general. usted me pidi" ayuda. . <Ser# sincero con usted. . Chee ued" momentáneamente despistado.oloma a ambos lados de 6oungman<. preg1ntele a los m#dicos. haga lo ue le digo. me gustaría ue un par de casos de peste fuera el problema más grave ue tenemos. =uesto ue se la doy. %poy" disimuladamente la mano en la empu@adura. <Chee levant" la mano<.

=or otro lado.<. y dígame u# tipo de heridas son. <8:u# demuestra todo esto9 <Chee perdi" la paciencia. )o es necesario ue empieces ahora a darte prisa. perro de la pradera9 8&at"n9 8:u#9 <)o puedo responderle.. bestial. situadas a muy poca distancia una de otra. a #l le ocurri" lo mismo. asesino parlanchín. 6 he visto las manchas ue las acompa@an. el cráneo aplastado por el paso de un neumático y la cavidad abdominal destripada y más vacía ue un tambor. generalmente producen las garras. pero para entonces podría ser demasiado tarde para otras personas.os padres dicen ue un gato mont#s o los coyotes ue atacaron a las ovejas. )unca en mi vida vi este tipo de herida < replic" el m#dico. rata.oloma. <85ato mont#s. . doctor. )o aparecen los rasgu@os ue cabe esperar y el dibujo es el de un solo cráter en lugar de las cuatro o cinco laceraciones ue. <6o sí he visto heridas como #stas <afirm" 6oungman<. =robablemente. <?an a revisar el sitio donde fue atacado el muchacho. nunca lo encontrarán. libraremos la batalla. <El m#dico pahana aprovech" la oportunidad de ocultar su angustia mediante el profesionalismo<. =aine lleg" demasiado tarde al lugar del campamento. >egay se acerc". . =aine pate" la espalda de la muerta y un rat"n canguro salt" del est"mago a la jaula. medrosa.able usted. <2esliz" una jaula de lucita de veinte por treinta centímetros junto a lo ue uedaba de Claire Bran7lin$ sangre seca. s"lo puedo describirlas como una estría ue uno podría hacerse con dos navajas dentadas. Casi vacía<. ?eamos si podemos descubrir algo más. En realidad. <Si es ue habla. )o hay las perforaciones producidas por los caninos ue uno espera encontrar..o sabremos cuando el muchacho hable. . tampoco pueden ser marcas de garras por ue son demasiado afiladas. Sin mí o los . )o tardar# en cazarte. flaca. <>ien. timorta. <Caray. Es una buena pregunta. 8verdad9 <6oungman habl" rápidamente<. coyote. )o pueden ser marcas de dientes por ue tienen más parecido con las estrías de las garras. =uesto ue usted uiere ayudar.

. se encamin" hacia el . Sí. . y un sapo con cuernos ue esperaba a estas 1ltimas. . Cogi" una CocaNCola del ba1l de provisiones de los e!cursionistas y se sent". S"lo moho. lo fascinante de la peste consiste en ue es la muerte personificada. ?erán. una comuni"n de la carne desde la perspectiva cat"lica.as estrategias son in1tiles y el patriotismo. sostengo la opini"n de ue en el momento en ue recorría las calles. Bragmentos de piel y de ropa esparcidos sobre la tierra. por si sirve de algo. %l final no se encuentra nada sino la muerte. Compar#moslo con /n 'ime o0 Pestilence de )ashe$ C. al menos parcialmente.a puerta de #sta se cerr". :uiero decir la muerte como persona.ondres. he de morir. había renunciado a su alma y era la muerte con dos piernas y dos labios.elen. <El motivo por el ue nos hemos reunido a uí y el tema de hoy esE 8 u# piensan de la muerte9 S# ue están agotados. esa mordedura de la pulga. =iensen en la plaga. Estoy enfermo. Eso es lo sorprendente. En 1 2ournal o0 the Plague 3ear apareci" el caso de un hombre agonizante ue corría por las calles de . .as mataba. Sin embargo.a muerte pura.a muerte es algo íntimo. como un buitre o un perro de la pradera. ten piedad de nosotros. Sin ese beso. . 'odos los pensamientos realmente profundos y realmente grandiosos sobre el tema de la muerte surjen durante una peste. como serpentinas rotas. dirigir# esta sesi"n. pens".D =aine alivi" su garganta seca con el refresco.a muerte tambi#n puede morir. =aine siempre pens" ue el efecto ue creaban era el de la atm"sfera posterior a una fiesta. *n amante. En la actualidad. algo muy íntimo. . (ncluso a Gl. S"lo las moscas y las hormigas seguían en la tarea. &ecogi" al rat"n enjaulado. =aine termin" la CocaNCola y dej" la botella de color aguamarina sobre la tierra. la peste muere.andN&over y mir" las agujas de piedra . a la gente le gusta fallecer en lugar de caer en el Cabrazo de la muerteD. besaba a las muchachas bonitas y las contagiaba deliberadamente. 6 esto es muy fácil de olvidar. Evitan el tema por ue anula la conversaci"n. 'al vez la terapia de grupo sea nueva para ustedes. &econozco ue durante la guerra mueren millones pero todos los pensamientos se despilfarran en el patriotismo y las estrategias. pero es más ue probable ue tengan algunas ideas constructivas. S# ue las personas odian hablar sobre ella. Se@or. =or ejemplo. Cuerpos. es probable ue recuerden ese espantoso poema de &obert Brost acerca de un mont"n de le@a ue se pudría en el bos ue.a luz desciende del aireE las reinas mueren j"venes y doncellasE el polvo ha cerrado los ojos de . Carecía de un verdadero sentido de la vida o de la muerte.a gente decía ue estaba loco. <. =odríamos comenzar preguntando si desde este punto ventajoso ven la muerte como una simple continuaci"n de la vidaE si se ven a sí mismos e!istiendo ahora.os restos de los tres cadáveres estaban igualmente mutilados por los comedores de carro@a.a peste es un beso. .es dir# una cosa. . . bollos para hamburguesa y bombones de merengue blanco diseminados en abatido reposo. ridículo. (gual ue el se!o. una cafetera. Creo ue comienzan a comprender. Como para mí no lo es. el amor nos torna vulnerables. *na escena para El >osco.

o ue atac" al muchacho y a las ovejas es lo mismo ue atac" a los caballos. <I=or nada del mundoJ El helic"ptero traz" un amplio círculo. <2uran < Chee mene" la cabeza<. . En su interior. >egay arroj" más veneno. <Estamos demasiado alto. <Entonces. <)o <replic" Chee. usted ve un ni@o enfermo y grita CpesteD.C(ro uoisD tra ueteaba uince metros por encima de su sombra mientras unos tubos de metal arrojaban lluvia sobre las ovejas muertas. =or encima de la tierra vuelas y el firmamento recorrerás. <6oungman se dirigi" a los m#dicos. los policías trasladaban los dep"sitos hasta las partes saledizas y cuando el helic"ptero volvi" a sobrevolar las ovejas y la camioneta de (sa Soloma. 2ate prisa < dijo Chee al piloto. bolsas ue estallaban al entrar en contacto con el suelo en una nube de harina de maíz condimentada con un anticoagulante letal. vampirito. <2entro de una hora tengo una reuni"n con =iggot en mi oficina. . <=uedo mostrarles las mismas mordeduras y manchas en los caballos del corral de Loe Momoa. a causa del ruido del motor. <Mal7er Chee observaba los cadáveres a trav#s de los prismáticos. Ei centro de cada tubo estaba cebado con carne y los e!tremos abiertos embutidos con insecticida.N. titila. <Gsa es su opini"n. %llá hay ochenta ovejas asesinadas.lejanas. <)o veo las manchas de amoníaco de las ue habl".os coyotes diseminarían las ovejas hasta el otro mundo.0 El helic"ptero >ell *. I>ajeJ <grit" 6oungman. <. me pregunto en u# andarás. ?e unas ovejas y unos caballos muertos y dice ue es un misterio. <'itila. *n felino persigue un reba@o y elige una oveja.ace a@os ue nos . llamado Harfarina. 8 u# los atac"9 <6oungman se@al" la colina ue uedaba atrás<.

)o le permitir# ue moleste a los m#dicos. <E!actamente. Bran7lin miraba a trav#s de los ojos hundidos. <=ero las pulgas roedoras transmiten la peste. %demás. =odría mostrarle la tecnología de computaci"n ue estamos instalando en la clínica y se le saldrían los ojos de las "rbitas. . pondr# algo de dinero en las manos rojas. <=or ue tiene ue volver con sus blancos.ávese con jab"n crudo y ueme las ropas antes de acercarse a alguien.encargamos del control de la peste.o hemos hecho con el 2epartamento de (ndios y con los e!pertos del Centro para el Control de las Enfermedades de %tlanta. =or ue son los servicios p1blicos blancos los ue nos suministran fotografías tomadas por el sat#lite para contribuir a nuestro programa de irrigaci"n. todo roedor ue se encuentre a pocos 7il"metros de esa colina está muerto.as pulgas roedoras transmiten la peste. . siempre podrá marcharse. lo descubri". Sí. .o dejamos todo a los murci#lagos. En el accidente se había roto las dos piernas. este desierto es suficiente para su cuarentena. . 6oungman observaba el terreno. =or ue fue la compa@ía petrolera blanca la ue nos dio este helic"ptero para ue pudi#ramos fumigar esas ovejas.enry yacía inconsciente sobre la arena. <Es in1til. Está asustado. Gste escupi" la pulpa del cacto. delegado.os perros de la pradera no mataron a esas ovejas. pero he cambiado de idea. )o puedo ayudarle. <Es lo 1nico ue tenemos. Chee se acomod" en el asiento. 2uran. )o tengo tiempo de analizar el almuerzo de todos los buitres ue usted encuentre. Sabemos c"mo tratar este problema. <. %nne se había uebrado el me@i ue y el anular de la mano iz uierda y se los vend". %part" el material aislante del cable con la navaja de Bran7lin. sobre todo si se trata de otro indio. =or ue a pesar de su pueblo. . < Chee encendi" un cigarro para ocultar su sonrisa<. como un deportista seguro en su elemento. de modo ue d#jenos seguir adelante. M#taselo en la cabeza. 'iene miedo de cual uier triunfador. %nne cort" el cable del distribuidor y se lo llev" cuando fue a sentarse a la sombra de la furgoneta volcada. En este momento. escuch" el zumbido de los reactores y los golpes de los rotores. 6 si no le gusta. .

enry. uerida mía. Bran7lin miraba sin inter#s. <Con cada palabra ue pronuncia. le uedaban alrededor de dos días. El trauma de las heridas era menos importante ue el hecho de ue se negaba a comer y a beber. Soy un hombre malo <ri" d#bilmente < y creo en 2ios. %nne daba unas horas de vida a . =ara usted.e de ahorrarlas9 <pregunt"<. %nne form" un lazo de menos de un centímetro. % %nne se le habían hinchado los dedos rotos.2espu#s de uitar el aislamiento. <Sufri" una conmoci"n mucho antes de ue me diera cuenta. el dolor le llegaba hasta el codo. Siempre es fácil para los h#roes. <Está derrochando energías. Sin cobijo ni agua. =uesto ue Bran7lin s"lo perdía ochocientos gramos de fluido corporal por día y a la sombra. Con un e!tremo del hilo de cobre. <&ece por mí <pidi" Bran7lin. el pulso muy d#bil y estaba en estado de coma. a la ue dio un tir"n de prueba y el lazo corredizo del e!tremo de la ca@a se cerr". Cada vez ue movía los dedos rotos. <Sí. 6o tengo más dificultades. tenía los dedos resbaladizos. un hombre sano duraría un día.. %demás. a trav#s del cual pas" la punta libre. Es un presagio. % su lado tenía un objeto 1til ue encontr" en la furgoneta$ la ca@a de pescar ue pensaban utilizar en el riacho truchero de Loe Momoa. eso es fácil.a >iblia nos dice ue los murci#lagos harán su percha en ídolos falsos. está derrochando humedad pulmonar. . . En el cuarto intento logr" atar el lazo del hilo de cobre al e!tremo de la ca@a de pescar y pas" la punta libre por el ojo superior de la ca@a. mi situaci"n se torna gravemente inc"moda. <8. aun ue camino a trav#s del ?alle de la Sombra de la Muerte. <Es el más insignificante de mis problemas.. <. ue tenía fiebre. Es una contradicci"n ue logr# sustentar durante la vida pero a medida ue me acerco a la muerte. *sted sabe ue el murci#lago ue estaba en mi pecho. <)o.. ?olvi" a vendarlos y los sujet" con el pulgar. %nne se meti" un guijarro en la boca para dominar la sed.a matemática de la supervivencia en el desierto era sencilla. los enroll" y s"lo apart" uno. %nne separ" los hilos de cobre.. )i si uiera habría sentido un cuchillo en el pecho. 'ard" diez minutos en enganchar el hilo y atarlo a la ca@a de pescar.

. )o debería morir a uí. s"lo el yermo y el denso hervor del aire supercaliente ue. una pelota de sudor ue corría entre sus omoplatos. junto al barranco poco profundo de un arroyo seco marcado por hoyos.os colores del desierto. escarbaba en busca de escorpiones. )o e!istían machos de lagartijas . %l sur. . *na lagartija Chihuahua con cola de látigo y larga como un dedo de %nne. <'al vez un indio pueda vivir.asta ue su delegado venga a buscarla9 En total. En el medio. nada.a factoría está a menos de sesenta 7il"metros y conoce el camino. %ntes. 8no9 Cuando el sol se ponga. el borde lejano de la mesa. se detuvo y esper" diez minutos. mientras tenga fuerzas. =odrá llegar en un par de noches. donde el terreno era llano y pelado. &ecuerdo ue usted nos dijo ue no veríamos a nadie hasta ue llegáramos a las colinas. cuando se les observaba el tiempo suficiente. creaba la ilusi"n de agua.. %nne se uit" la camisa empapada en sudor y la convirti" en un sombrero. cogi" la ca@a de pescar y se alej" de la camioneta. *no aprende a vivir. Se marchará esta noche. la bruma azulada de las cumbres de San Brancisco. <'al vez envíen a alguien a buscarnos < coment" %nne. Estoy convencido de ue usted ya lo ha calculado. pardo claro en la sombra ligera. se balanceaban cada vez ue se movía. una ara@a cruzaba aparentemente en el aire de un lado a otro del barranco. una semana. Sus pechos desnudos. %nne pens" ue si estuviera desnuda podría resultar indistinguible contra la piel del desierto. había trepado la duna contra la ue choc" la furgoneta. 8:u# le parece. Se puso la cha ueta corta de Bran7lin. )i una choza ni un pastor. % distancia. % cincuenta metros de distancia.a lengua de la lagartija ondeaba como una cinta. y en las sombras profundas el mismo azul de la parte inferior de los pechos. <)o morir#. 2esde allí divis"..<*sted va a dejarnos. . al norte. dos días más hasta ue alguien empiece a preocuparse9 8. 2el rev#s. <*sted es una mujer hermosa. *no aprende a vivir de otro modo. eran los de una mujer. %nne se sent" y reform" el lazo corredizo del e!tremo de la ca@a. hasta ue su presencia form" parte del arroyo junto con un escarabajo ue trepaba guijarros min1sculos y una nariz ue olis ueaba repetidamente el aire antes de aparecer como un rat"n a la carrera. Sinti" las manos del sol en su espalda. <%sí es. la te!tura de la piel se e!tendía sobre las curvas suaves de las caderas. con los pezones oscuros contra la piel pálida y pecosa. <)o. 6 nos esperan dentro de tres días. blanca bajo el sol.

a clavícula se e!tendi". El deslizamiento se convirti" en vuelo y surgieron los murci#lagos. se produjo un estallido de versatilidad en una clase de vida más reciente. ba@ado por el resplandor amarillo de la luz interior del &over.a víbora reptaba con la cabeza en alto y se movía lentamente de un lado a otro para calcular mejor la distancia ue la separaba de su presa. Cocinaría la mitad de la carne de la serpiente y comería cruda la otra mitad para obtener humedad. sus pies ad uirieron velocidad o desarrollaron aletas para nadar. En otros.Chihuahua de cola de látigo.os dientes cambiaron y los incisivos fueron reemplazados por colmillos. En la Era del . . =aine los escuchaba en la oscuridad.ombre se calculaba ue e!istían dos mil formas de murci#lagos.a lagartija salt" al arroyo mientras %nne tiraba de la guía.acía sesenta millones de a@os. 'enía escamas suaves. Se concentr" en su presa y olfate" el nudo corredizo de cobre. . El brazo superior se encogi" a1n más. el tercero hasta alcanzar la longitud de la cabeza y el cuerpo del animal. como si los machos fueran un lujo tan in1til como las hojas para un cacto. llamada mamíferos. . las costillas se achataron y el estern"n se arrug" para sostener los poderosos m1sculos pectorales. El deslizamiento se simplific" cuando sus tres dedos e!teriores se alargaron y uedaron cubiertos por una membrana.a víbora se agit" en el lazo hasta ue %nne lo baj" y aplast" su delgada cabeza con una piedra. y hojeaba ociosamente un ejemplar de Play4oy ue había cogido del consultorio del m#dico . Estaba sentado. cuando el largo día de los dinosaurios se e!tingui". la lagartija no repar" en una víbora de metro y medio de longitud ue se deslizaba sobre el lecho del arroyo. pe ue@os insectívoros dotados de dedos ágiles y de apetito voraz. %lgunos mamíferos se desarrollaron con corpulencia y lucharon por ocupar el sitio ue los dinosaurios dejaron vacío. . ue les permitieron deslizarse entre las ramas. . %l esforzarse y presentir debajo un escorpi"n. desarrollaron pliegues sueltos de piel a lo largo de las costillas. en tanto el coraz"n y los pulmones se hinchaban. Se negaba a morir.os membranosos dedos e!teriores crecieron un poco más. . . rayas en los costados y el vientre cremoso como el mármol. =ulgar e índice se redujeron. s"lo hembras ue se reproducían por su cuenta. %lgunas musara@as de los árboles.

=ara sobrevivir. En el techo del &over. *n caracol enroscado como una concha marina y entrelazado por m1sculos ue permitían ue el oído percibiera el eco con más claridad ue la llamada. =aine dej" la revista y sonri". el me!icano se arrodillaba y oraba o daba folletos religiosos a los demás miembros del e uipo.o ue uería eran nuevos oídos para nuevas voces. la mayoría de los mamíferos confiaban en el tacto. por muy suave ue fuera. lagartijas. hasta su muerte. los labios llenos y las nalgas. 2entro del &over. En los humanos. junto a =aine. ratones. El m#dico de Chee había puesto una inyecci"n a =aine.os humanos andaban a tientas. El brillo de las páginas transformaba los desnudos.de Chee. buscando el tacto de la piel suave. a una distancia de mil metros.RRR ciclos por segundo. . . a su vez.RRR ciclos por segundo. . *n alambre iba de la empu@adura a una batería y otro conducía hasta un amplificador de se@ales libre de distorsiones ue. ampliados y circunvolucionados como coronas. todo el desierto era un c1mulo de maullidos. ladridos. Lezabeles. un micr"fono unidimensional giraba rítmicamente Q3R grados. los pechos alargados. .as llamadas de muchos murci#lagos distintos podían lograr ue uno de los tubos zumbaraE s"lo la llamada de localizaci"n por ecos del vampiro lograría ue todos los tubos respondieran.a noche estaba llena de voces$ b1hos.a protuberancia auditiva separada como una daga. =or la noche. ranas. recta como una regla. 6 en los oídos. En el centro del micr"fono había seis tubos de aluminio. se unía a un osciloscopio situado en el asiento. coyotes. %hora estaba lleno de sustancias residualesE un sedimento de tres mil millones de bacilos de la peste matados con formalina y recubiertos con hidr"!ido de aluminio recorría sus venas.a rubia de la página central era tan escurridiza como el jab"n. . . . aullidos y gritos. ciegos en la oscuridad.os pechos se veían tan lustrosos como las u@as. en MindoH &oc7. habría dicho Kchay. 86 en los murci#lagos9 En las alas. =or ese motivo tenía ue utilizar el osciloscopio. . 'odos los días. los animales se adaptaban de diversos modos. cuando los colores se transformaban en matices de gris. &eclamos oídos y no oídos. la adaptaci"n se evidenciaba e!teriormente en el tama@o del cráneo y del aparato se!ual. por ue la audici"n humanan finalizaba en la mísera frecuencia de 0R. El pene dilatado. En la cara verde del osciloscopio aparecía una línea blanca. diez veces el alcance del hombre. la empu@adura de pistola del eje del micr"fono giraba junto a la oreja de =aine. cada uno de ellos destinado a vibrar ben#volamente como un diapas"n en una sola frecuencia. una llamada ue podía alcanzar 0RR. . *n rostro ue hacía pucheros le sac" la lengua desde la página de la revista.os roedores se api@aban en la seguridad de madrigueras cerradas. rodeados de fantasías y limitaciones. gavilanes.

El micr"fono continu" su recorrido constante.. S"lo respondía a tino de los tubos del micr"fono$ una Cse@alD e uivocada.. =ero la afinidad era uno de los fen"menos biol"gicos más interesantes. Carne con la fragilidad del papel couch#. =ara ellos.a afinidad entre las formas de vida era más sutil. un ejemplar muy usado. el acceso a 2ios o el patinazo al infierno. tanto libres como esclavos. 2urante las 1ltimas noches. .a muerte era un gusano filaría ue surgía por una mordedura de mosca. El origen más probable correspondía a las cumbres de San Brancisco. En lo alto de las sierras.D El osciloscopio vacil" y emiti" una Cse@alD de puntos blancos. . El resto de la humanidad ue no muri" por estas pestes no se arrepinti" de las obras de sus manos. C'ienen como rey al ángel del foso sin fondo. +umbido metálico para la canci"n de los murci#lagos. reuníos para la gran cena de 2ios. ue emitían gritos de baja intensidad no a trav#s de la boca.. cual uier cosa menos la realidad del mundo. pues los vampiros mayores eran murci#lagos CsusurrantesD.Kchay se había vengado despu#s de muerto.. K los bacilos de la lepra. K un virus cancerígeno ue parecía saltar del portaobjetos e iniciar una metástasis en mitad del aire. pe ue@os como grandes].RRR revoluciones por segundo.a afinidad era un concepto ue Kchay y san Luan nunca comprenderían. la carne de los capitanes. CEntonces vi a un ángel de pie bajo el sol.eHis Carroll.a línea del osciloscopio volvi" a su nivel. ue con voz fuerte grit" a todos los pájaros ue vuelan en mitad del cielo$ \?enid. la carne de los caballos y de sus jinetes y la carne de todos los hombres. preparando el bagaje de locos futuros.os tubos sensibles del micr"fono de =aine temblarían simpáticamente a TQ. con los juicios y las profecías más horribles concienzudamente subrayados. . Bue lo 1nico ue =aine pudo leer durante los seis meses siguientes. había pensado =aine en más de una ocasi"n. 'odas las revelaciones estaban subrayadas. El divino san Luan clamaba en el desierto. . se desarrollaba en el pigmento de la piel humana y salía por los ojos. aun ue algunos fragmentos le parecían interesantes. el vehículo de =aine estuvo a punto de caer por un barranco y perdi" su biblioteca personal con las obras de Milton. .a verdad residía en ue la muerte no era un desgarramiento de los cielos. pens" =aine. al sudeste. pigmeos del ca@"n. los murci#lagos parecían llegar desde el oeste. con fle uillo y murci#lagos con cabeza de muerto. ue convertían los miembros en adornos marchitos. 2escart" las ristras de murci#lagos de la mesa de la Mansi"n. un encuentro entre ángeles ni carros de fuego. . . rojos. Sha7espeare y .D Mejor las cadenas del fantasma de Marley ue el libro de Kchay. de las cavernas. Eran ejemplos sencillos de la afinidad mecánica. Como la respiraci"n. El cielo de %rizona estaba lleno de pe ue@os murci#lagos insectívoros <murci#lagos del guano. para comer la carne de los reyes. S"lo ued" el )uevo 'estamento de Kchay. sino de los agujeros de la nariz.RRR revoluciones por segundo. la carne de los poderosos. ue llevaban Cojos y bocaD blancos en el pelaje negro de su vientre< ue giraban en la persecuci"n nocturna de saltamontes y polillas y agitaban el aire con gritos de gran intensidad de alrededor de -/R.

a línea del osciloscopio tembl" d#bilmente. *n temblor. vibr" y volvi" a aplanarse. %lgunos ejemplares más entraron en el radio de acci"n del micr"fono. plana. ue giraba. . desde el oeste. =aine observ" el eje rotatorio del micr"fono y la aguja de la br1jula. una se@al. .a voz de los vampiros era desigual. %not" la direcci"n y la hora de contacto en un mapa colocado en un sujetapapeles. CSomos tan inteligentes < solía decir Loe =aine< por ue nuestro tema es la rabia. casi humana.a línea del osciloscopio se aplan".R grados.a línea del osciloscopio vacilaba casi constantemente. . movi" el manguito otro punto y redujo el arco a . ni prevenci"n entre los parasit"logos. 2entro del manguito estacionario del eje del micr"fono. *na se@al d#bil y de baja intensidad ue caía un octavo con tres rayas arm"nicas. =ero si uno iba tambi#n a contraería. =or ue el tema eran los murci#lagos. regulares y de b1s ueda delante del grupo principal. sudaba. plana. El especialista en lepra se convertía en lazarino. .. uno se convertía literalmente en lo mismo ue estudiaba.. ue lanzaban susurros suaves. Movi" un punto el manguito. C=or ese motivo <solía afirmar Loe =aine en Ciudad de M#!ico<.Circulaba un chiste ue decía ue entre los inmun"logos no había inmunidad.os investigadores de filaria se uedaban ciegos. % medida ue la invasi"n se difundía.os investigadores del cáncer presentaban el índice más alto de cáncer. 2ebían ser las hembras guías. Con afinidad. los gusanos engordaban y el hombre se ofrecía como sujeto de e!perimentaci"n. Seg1n la br1jula. % pesar del aire frío de la noche. entre los investigadores la carne se entregaba con tierna anticipaci"n. concluy". . %vanzaban directamente hacia #l. )oroeste. Calcul" ue se hallaban a unos ochocientos metros de distancia.. =aine golpe" nerviosamente la br1jula. plana. 8&etrocedía o creaba defensas el cuerpo contra el atractivo seductor del invasor9 =ocas veces... un temblor. 2onde la intimidad se convertía en una necesidad profesional.a cuesti"n de decir ue una enfermedad o un parásito eran end#micos en una regi"n consistía en ue estaban en todas partes y ue no había salida.a mayoría de las Cse@alesD de los murci#lagos eran sombras agradables en forma de campana o de diamante. %git" la cabeza.a gente siempre se asombraba de los inmun"logos ue estudiaban en sus propios cuerpos el desarrollo de una enfermedad desagradable. plana. 8 u# otra cosa podía hacer9 El cáncer florecía. .as se@ales ue daba el osciloscopio eran ligeramente más potentes y el doble de frecuentes. Cuatro mellas fijaban las revoluciones del eje.a línea del osciloscopio era plana. Sobre todo si uno no intentaba salir. *n riesgo profesional. somos tan endiabladamente inteligentes.D . ni si uiera llegaba a ser una se@al. las micropalancas accionaron las levas. . hasta un arco de -4R grados ue iba de norte a sur por el oeste. . y ue avanzaban a una velocidad de treinta y dos 7il"metros por hora.D =aine recordaba ue #se era prácticamente el 1nico error ue su padre cometi". Como hecho estadístico.. . . plana. sino ue los perseguía implacablemente. .

. se desmoronaba bajo los neumáticos. más tarde veinte. condujo diestramente la moto por el banco interior hasta llegar a otro tramo en buenas condiciones. habría ue reparar el maldito camino y nivelarlo en algunos tramos. más suerte ue su hermano. Era un mal camino. si pensaban llevar camiones para la cosecha de los pi@ones. 2irigi" el haz de luz hacia arriba. cubrían el cielo y lo te@ían con las alas rojas en forma de cuchilla. diez por vez. ue llev" con una escopeta de aire comprimido. 2esconect" el osciloscopio. )ada de esto habría sido serio si la tormenta no se hubiese desatado y cortado las líneas telef"nicas. Les1s. Se alegraba de tener ue concentrarse en el camino y cuando lleg" a un lugar ue estaba casi totalmente anegado.a vieja fue la primera en enfermar. El osciloscopio comenz" a lanzar bips desencadenados por la intensidad de las se@ales. sobrecargado por las entradas. . despu#s más de los ue podía contar. la culpa sería de ellos. El viejo tuvo ue cuidar a los dos y despu#s cay" enfermo. una de las colonias de vampiros más numerosa ue había visto en su vida. 'enía más suerte ue sus padres. Si no conseguía un m#dico a tiempo. #l mismo tendría ue ocuparse de todo durante un tiempo. 'enía suerte.a imagen del osciloscopio se convirti" en nieve. El borde del camino. cogi" los prismáticos electr"nicos sensibilizados y encendi" el reflector. dos lámparas de control remoto y un saco de dormir. % medianoche. pens". El motociclista conducía su pesada má uina por el camino monta@oso. y si no lo hubiese conocido tan bien como lo conocía. . En primer lugar. apag" la luz interior. =robablemente. por miedo. volaron apro!imadamente a siete metros y medio por encima del &over. Se acercaron. anegado por la lluvia. 8cuántas veces les había dicho ue debían tener una radio en el rancho para cual uier eventualidad9 'al vez un mill"n. Subi" al &over y cerr" las ventanillas. cientos y cientos. entre otros motivos. Mantuvo la velocidad. Su hermano deseaba ir y probar la nueva QRNQR. *na pe ue@a planificaci"n rendía grandes frutos. apareci" tambaleante en la puerta de la cocinaE sangraba de la cabeza a las botas y gritaba$ <IMurci#lagos l Era de locos. 5ir" otro punto el manguito hasta reducirlo a /O grados y el osciloscopio se convirti" en una banda s"lida de latigazos potentes y cada vez más cercanos.=aine se ape" del &over y encaj" un filtro ultrarrojo en el reflector colocado en la puerta. la mitad del tiempo bordeaba un precipicio. Su hermano no hizo un solo disparo. %lguien tenía ue permanecer junto al corral por la noche para espantar a todo lo ue atacaba al ganado. =aine desenchuf" la batería del eje del micr"fono y lo dirigi" manualmente por la empu@adura. sino ue batían levemente sus largas alas. Se irgui" y aminor" la marcha. )o aleteaban como murci#lagos insectívoros. se habría visto obligado a reptar en la oscuridad.

)adie discutiría si salvaba algunas vidas. =ero si trabajaba tran uilo. )o estaba asustado. Se detuvo. podría ahorrar las horas ue demoraría si trataba de buscar ayuda con la moto. pens". Meti" el cuchillo en el cintur"n para disponer de las dos manos y conect" el tel#fono al cable.os animales uedaban petrificados. %demás. )o era robarE todos se llevaban cosas. colgado boca abajo del alambre. de color marr"n apagado. Se disponía a conectar las grapas con el cable cuando descubri" ue no estaba solo. %pro!imadamente a tres metros. Se ci@" el cintur"n y el casco y prob" la luz. los guantes estaban duros. 'enía miedo de cometer un error y ue el tel#fono de línea se le cayera. . )unca había servido para el trabajo de línea y la lámpara del casco parecía mucho más d#bil a nueve metros de altura ue en el suelo. ue era d#bil pero suficiente. . a menos ue estuviera preparado. Era el mayor murci#lago ue jamás había visto.as alforjas contenían el casco con lámpara. >aj" la mirada hasta la moto.a línea era el tendido telef"nico. un murci#lago le observaba. %l principio. =ermanecía a oscuras hasta ue oía un ruido y entonces encendía el foco. habría jurado ue la moto tenía vida. Con #stas se mezclaba una línea negra parecida al látigo de una diligencia. y despu#s de tragar saliva se ri" de sí mismo. no había ning1n murci#lago en la línea. )o lograba apoyar firmemente las botas en las estacas y se retrasaba. %un ue la luz apenas llegaba al suelo. Ktros cinco murci#lagos colgaban de #ste. el cintur"n y el tel#fono de mecánico de línea ue había cogido cuando renunci" a SouthHest >ell. a veces. gir" el manillar de la moto y movi" el haz de luz hasta ue encontr" un poste telef"nico en el borde del camino.as grapas le resbalaron de los guantes. 'enía realmente suerte. pero se recuper" rápidamente. pero esto no uería decir nada. sinti" las primeras dudas. las grapas estaban tan o!idadas por la falta de uso ue tuvo ue limarlas con su cuchillo de monte. con los ojos de color naranja y aterrorizados. con nariz chata y cabeza con fle uillo. pero le habría gustado tener consigo una pistola contra bichos.&edujo la velocidad para distinguir el camino a trav#s de las ramas ue habían caído. Estaba seguro de ue al principio.levaba una en las alforjas. . y les metía una bala en los pulmones. . los guantes. . En lo alto del poste. En los alrededores de 2innebito Mash no había casas con tel#fono y la primera cabina p1blica estaba prácticamente a la entrada de 'uba City. Gste era bastante sencillo$ tenía un disco en el tubo y dos cables sujetos con grapas. pens" ue estaba llena de sapos ue se agitaban y saltaban al camino. El haz de luz del casco ascendi" por el cable. ciervos. 'rep" ansiosamente por las estacas del poste hasta el cable desconectado. %pret" un punto más el cintur"n alrededor del poste. %l no utilizarlos. pero cuando mir" en línea recta hacia . cuando trep" por el poste. Era s"lo un murci#lago. Era una noche terriblemente cerradaE pero las noches oscuras solían gustarle para cazar mapaches e incluso. %rrastr" la moto hasta el poste y abri" sus alforjas de cuero repujado.

as mordeduras eran cortantes. ue ascendían de costado y del rev#s. 2ej" ue el tel#fono de línea colgara.abajo y descubri" ue la mitad inferior del poste estaba cubierta por ellos. la línea ued" cubierta de murci#lagos. .os murci#lagos del cable avanzaron hacia #l en una marcha colgante. aun ue irracionalmente. . *no de ellos tenía una cría sujeta al pecho. Gsta gir" la cabeza para mirarle. pero no demasiado dolorosas. con la cabeza hacia abajo. <I)oJ %lgo le golpe" en el centro de la espalda y lo hizo chocar contra el poste.. Se uit" el guante iz uierdo e inmediatamente un murci#lago le cubri" la palma de la mano. (ntent" desabrocharse el cintur"n.a línea se balance" y tir" del tel#fono ue tenía en la mano. 2io un pu@etazo hacia abajo y levant" el brazo. En pocos segundos. frías.. u# perseguían. Sacudi" la mano hasta desprenderse del murci#lago y descubri" ue sus dedos estaban rojos y resbaladizos. .os dientes mordieron sus pantalones. . .anz" una patada y la bota del otro pie resbal" de la estaca. rebanado desde el codo hasta la mu@eca. Sus piernas se agitaron como las de un hombre ue corre en el mismo sitio durante poco tiempoE y largo rato despu#s se alzaron lentamente y volvieron a caer como un corredor de marat"n ue da traspi#s hacia el final de la carrera. desde la punta del poste. . pero con los guantes puestos era demasiado torpe.a suerte siempre había estado de su parte y si s"lo lograba llegar hasta la motocicleta. 'enía otros en la espalda y algunos más se pegaron a sus piernas. Más ue nada. . :ued" colgado del cintur"n y vio ue los murci#lagos se arrastraban. Su coraz"n lo supo y comenz" a golpearle las costillas.o mir" azorado. bajo el peso de una carga injusta. supo u# eran y. .

<8Carteles9 Su sonrisa se convirti" en un "valo mientras Cecil abría la tapa de la cámara y aplastaba el cartucho de la película con la bota. )ada de fotografías.a mujer llevaba unas ostentosas gafas de sol y se había untado la nariz con crema de cinc. e!cepto el blanco ue aparecía en su frente. ?amos. pero los turistas blancos. <8%l aire libre9 <grazn"<.as plumas de águila adornaban sus largas cabelleras y de sus faldas azules colgaban pieles de zorro. <Gse es mi insignificante hermano. hoy no puedo despedirte. se@oraJ < Se estir" por delante de 6oungman y cogi" una (nstamatic ue una mujer blanca llevaba escondida en su pa@uelo<. (ban totalmente pintados de negro. < Cecil Somivi7i le indic" un bailarín a 6oungman<. 6oungman busc" a %nne. se@ora. situado trescientos metros más abajo. >ueno.5 U)% fila de hombres cantaba CI. %lrededor de uinientos hopi estaban sentados en los tejados y las escaleras. El de la peluca. en los campos de calabazas. vaya. comían pan de pi7i y bebían CocaNColaE los j"venes iban vestidos como va ueros morenos y las muchachas llevaban los adornos ceremoniales. contra el tel"n de fondo del desierto. <El machacacabezas sigue detrás de ti <murmur" Cecil<. % cada paso lateral ue daban. de todos modos. 8no ha leído los carteles9 . la boca y los puntos de los brazos y las espaldas. Meti" la cámara en una bolsa y le entreg" un trozo de papel con un n1mero. con una banda de terciopelo atada sobre el pelo cortado a la navaja. se distribuyeron alrededor del borde de la plaza de tierra. <&ec"jala despu#s de la danza. y con las frentes enrojecidas encima de las polvorientas gafas de sol. los collares de tur uesas ue llevaban en el cuello y las matracas de caparaz"n de tortuga atadas a las rodillas resonaban al unísono. . . Está tan asustado ue podría cagar d"lares de plata. <)o olvide ue sin el resguardo no hay cámara < agreg" Cecil. Mal7er Chee estaba allí. <Es una ceremonia religiosa <le inform" 6oungman. *na delegaci"n de navajos < cada uno de ellos resplandeciente como un estuche de joyas de plata < permanecía unida. agotados por la ascensi"n desde el aparcamiento.oNoNhahJD. I?aya.

<Malo. Mira. <. hijo de puta < repetía Cecil en voz muy baja. hemos encontrado otro aficionado a la antropología.a multitud retrocedi" un paso.6oungman y #l avanzaron por entre la muchedumbre. 8 u# te ocurre hoy9 =or lo general. 6oungman y Cecil se abrieron paso hasta el frente de la multitud mientras los bailarines llamados CrecogedoresD se abrían en abanico alrededor de la plaza. <Sí < Cecil respondi" a su pregunta<. En la escalera de la 7iva del clan de la Serpiente ondeaban crines y estandartes. . <8Sabes una cosa9 Clavan los colmillos. en busca de cámaras. . 'enían ue bailar cuatro veces con una serpiente alrededor del emparrado.os sacerdotes del %ntílope seguían el ritmo con cascabeles de guijarros. de un metro ochenta de largo. %sí obtenían lluvia. los viejos llevan varios días ahí abajo. eres t1 uien encuentra los tesoros. coger despu#s otra serpiente y comenzar de nuevo. estaría bailando. malo. sencillamente. *n adolescente blanco sujetaba un gastado bolso de una compa@ía a#rea ue bajo el escrutinio de 6oungman revel" un magnet"fono =anasonic y una bolsita de marihuana. . se arrastraba por el suelo. 6oungman. Lunto al hombro derecho del bailarín había otro con un Clátigo de serpienteD hecho con una pluma de águila. hoNoN haJD *no de los bailarines mantenía en alto a los CmensajerosD$ pu@ados de serpientes. Su tarea consistía. 6oungman se sorprendi" al ver ue las plumas todavía se agitaban en la 7iva del clan del Buego.a cola de una serpiente con lomo de diamante. <6oungman oy" las e!plicaciones de un hombre blanco a su hijo. en recoger cual uier serpiente suelta antes de ue se internara entre los reunidos. . (ncluso Cecil se agit" s1bitamenteE de no ser por su trabajo.ijo de puta. <Se supone ue el maldito clan de la Correa del Kso tendría ue capturar esos yoN yos en el aparcamiento. . advertían a los espíritus de abajo ue los mensajeros estaban en camino para pedir lluvia y cantaban$ CI. En el centro de la plaza había un emparrado permanente de hojas verdes de álamo americano y un agujero cubierto por una tabla. <Cecil cogi" el magnet"fono<. 6oungman sinti" ue la adrenalina le sacudía como el Hhis7y.oNoNah. El primer bailarín mordi" a su serpiente apro!imadamente veinticinco centímetros detrás de la cabeza y sujet" el resto del cuerpo del animal con la mano iz uierda. =oHell Somivi7i pas" agachado y bailando sobre los dedos gordos de los pies.os bailarines pisoteaban la tabla. hoNoNah. magnet"fonos o blocs de dibujo. hoNoNah.

.oloma9 < dijo. S"lo se había desmayado. ha cogido la serpiente por el otro ladoJ < e!clam" Cecil. =oHell estaba de rodillas. % prop"sito. <I. . una cascabel de color sangre aplic" el hocico en la mejilla de =oHell. )o sabes distinguir derecha de iz uierda.<IMierda. % los gritos.os ojos de =oHell rodaron fuera de sus "rbitas. saltaron hacia las casas o corrieron hacia la carretera. <Está en buenas manos. < Cecil sudaba<.a serpiente no se había enroscado lo bastante en su brazo para dar el golpe y el bailarín ue le acompa@aba ayud" a desenroscar la cola de la cascabel y coloc" la cabeza en la boca de =oHell.. IEst1pido. El recogedor cogi" la serpiente por la cola y la llev" de regreso a su lugar. Simplemente por hacer lo ue siempre hacen. En el lado iz uierdo de la boca y fuera del alcance de la pluma del águila. =odrían subastar la danza de la serpiente entre las cadenas de televisi"n y obtendrían un mill"n de d"lares anuales. %un ue la alcanz". Se le doblaron las rodillas. <8C"mo está el joven .ablar con Chee era como tratar de coger a una lagartija por la cola. . . 6oungman estaba azorado. a uí se están perdiendo algo grandioso. hecho ue pas" inadvertido para la multitud hasta ue la gran serpiente escap" entre sus piernas. <8C"mo está9 <6oungman le blo ue" el paso. <Chee intent" pasar.a boca entreabierta de la serpiente dejaba ver dos colmillos amarillentos.as chupan < respondi" el padre. distraídamente perseguida por un recogedor. 6oungman lo esperaba a la salida. Mal7er Chee se disculp" para visitar una de las dependencias situada a un costado de la mesa. 6oungman vio ue la serpiente enroscaba la cola en el brazo de =oHell. <Mira lo ue logras con tu educaci"n universitaria. lograba escabullirse. =oHell se alej" a paso de danza mientras la serpiente buscaba su ángulo de ata ue. *na cascabel negra se separ" de los bailarines y atraves" la plaza. . <. vi.ijo de putaJ <repiti" Cecil. no la detuvo. . <=apaíto..a danza continu". %un ue la atraparas.J . Esta danza podría ser el espectáculo más importante del país.. <. en su intento por dar un golpe.e presentado un informe a sus superiores. al otro lado de la plaza.

hasta el desierto.. situado en un campo de calabazas. todo sale bien. . bebieron cerveza en la puerta trasera de la camioneta de Cecil. con una nueva cascabel en la bocaE el hocico de la cascabel descansaba sobre el hombro de =oHell y balanceaba la cola casi al mismo ritmo ue los pasos del bailarín. ma@ana le tomar# el pelo. 8)o fue maravilloso ver a =oHell con la serpiente9 Cecil se rasc" la ingle. <8'e fijaste cuando las serpientes se mezclaron con la gente9 <2io un codazo . Cuando la 1ltima serpiente recorri" el emparrado. Si uno cree en esto. %bner siempre decía ue blancos y navajos nunca comprenderían ue la danza de la serpiente era un baile de vida y no de muerte. donde se retorcieron amontonadas. Mientras oraba. =oHell bail" encima de la serpiente toro. )o a mejor <Cecil uit" la espuma de su cerveza<. por lo ue a sus espaldas sus amigos le apodaban Cara de Caballo.Cuando 6oungman volvi" a la plaza. <)o es la peor danza de la Serpiente ue he visto. uno de los bailarines había recibido una mordedura.a serpiente lo solt" y cay" aí suelo produciendo un ruido seco. no se puede luchar contra ello.ombre y serpiente. Como le dije. pero tampoco la peor. por el estrecho sendero ue cerraba la pared de la mesa. al oeste. unidas íntimamente y no por azarE las leyendas hablaban de la esposa del reptil. pens" 6oungman. <Cecil frunci" el ce@o<. =or 1ltimo. satisfecho. al sur. Cecil y otro delegado llamado Bran7 devolvieron las cámaras confiscadas y dirigieron la salida de los turistas del aparcamiento. )o. es el hermano de >utterfly. <'u hermano estuvo bien < eruct" Bran7. >utterfly. <%lgo tembloroso al principio. .. Cuando #ste ued" casi vacío. tendría cosas más importantes ue hacer. los bailarines arrojaron las serpientes en el círculo. Evidentemente. <Creo ue se llama. <8:ui#n fue el mordido9 <6oungman intent" participar. 6oungman. *na serpiente toro se enrosc" en su cuello hasta ue la sombra de una pluma de águila pas" sobre sus ojos. <Ese muchacho lo hizo bien. %nne no había aparecido. el jefe del clan de la Serpiente traz" un círculo de harina de maíz con líneas ue se dirigían al este. dos partes de la naturaleza. %h. donde correrían varios 7il"metros antes de soltar a los reptiles. todos los bailarines se lanzaron en busca de serpientes. <Cecil gui@" el ojo a 6oungman. al norte. cada uno cogi" tantas como pudo y marcharon raudamente de la plaza. Bran7 era el delegado del pueblo de MalpiE por sus venas corría la suficiente sangre blanca para llevar bigote y tener larga nariz. < Cecil ri"<. al sol y al mundo subterráneo.

<8Sabes ue &oy &ogers encontr" a 5atillo en su propia casa9 < Bran7 se puso serio. El cabr"n no tiene el más mínimo respeto. sumado al aroma del . Me hizo preguntas sobre los murci#lagos. . Como de costumbre. ue se arriesguen <agreg" Cecil<. <=or negocios < repuso Cecil en voz baja. El ruido de las reuniones familiares. )o estamos en 5allup. <8:u# tipo de negocios9 <%h.a segunda. )adie los invit". .a primera vez ue le vi. <Si uieren venir a ver la danza. ver algunas danzas falsas y a &oy &ogers. Conducía un jeep muy raro. Si uieren emborracharse. 8=or u#9 .e conozco < agreg" 6oungman<. <Me gustaría saber por u# Chee se ueda. 86 a ti9 Cecil y Bran7 se uedaron abriendo más latas de cerveza mientras 6oungman regresaba andando al pueblo.ouse >utte. pueden ir a 5allup. no eran tierras conjuntas hasta ue los navajos cogieron a sus amigos del 2epartamento y nos las robaron. nos hacen un favor. <6a ue hablamos de Chee. apenas nos uedará tierra suficiente para mear agachados. le encontr# en Bive . 8=or u# te parece raro9 <. una historia para permitir ue los machacacabezas se ocupen de la política de las tierras conjuntas. <*na orgía de risas < coment" 6oungman. hace un par de semanas me cruc# con un tipo raro < intervino Bran7<.6oungman<.abía una rubia gorda ue pens# ue uedaría suspendida en el aire durante un mes. Cuando los machacacabezas y el 2epartamento terminen. no pas" nada. 2iablos. *n gran pahana pelirrojo ue dijo ue era m#dico. <6oungman acept" el cigarrillo ue Bran7 le ofrecía. <. <8)egocios9 <Eso he oído.os pocos vehículos ue uedaban en el aparcamiento eran las camionetas con carteles laterales de los hopi y el . < Cecil escupi" en el suelo. <I)oJ <Cecil estaba disgustado<.e Sabr# de Mal7er Chee.

. habría podido distinguir a los bailarines ue volvían del desierto. Es MasaH. El 1nico problema ue ella tenía era #l. El sol ardía a la altura de sus ojos.e visto tus dibujos. se colaba por las puertas de mos uitero. >ulevares. las ciudades comenzarían a encender las luces$ MinsloH. Blagstaff. donde un enebro ue luchaba en un afloramiento obstaculizaba el largo precipicio. Ella iba al oeste. <%lgo por el estilo < dijo #l. 'ucson. =hoeni!. =or una ventana divis" a Chee y a otros navajos con los ancianos del pueblo. =untos oscuros ue se movían a paso largo entre las sombras. El aire era una bruma p1rpura al este y dorada al oeste. Con los prismáticos.conejo frito. 8=or u# el pahana ue uería un trozo del viejo %bner estaba interesado en los murci#lagos9 Si los buscaba. 6oungman se sent" donde la plaza desembocaba en el vacío.D 6 los murci#lagos. los carteles de los moteles. palmeras. <)i familia ni historias <respondi". eligiendo el camino fácil. <. 2urante la segunda noche. robadas.a historia de la ciudad de los muertos. =ara entretenerla. . 2ej" ue sus pies sobresalieran por el borde. al otro lado de las monta@as. 8por u# no se trasladaba a las cavernas de Carlsbad. C. %nne comenz" a hablar de su familia y a la tercera noche pregunt" por la de 6oungman. pens". sobrestimadas y en trance de desaparici"n. Más allá del desierto. ue podían estar a ochocientos metros allá lejos. todos uieren lluvia. Cuando ella le pidi" ue la llevara a esa ciudad. donde los encontraría a millones9 8% u# se debía el recelo en torno a la b1s ueda de los murci#lagos9 'odos parecían estar bien en el rancho de los Momoa. 6oungman rest" importancia al asunto. S"lo pescaron las truchas necesarias para alimentarse. 6 se pregunt" por u# se molestaba en pensar en los Momoa hasta ue record" ue %nne se dirigía allí. en la arena. divididas. un cuerno < repuso<. 6 tenía una radio. <Simbolismo. E hicieron el amor sobre una manta. le cont" historias sobre Mas7i Canyon. . todo impulsado por las aguas compradas. 6oungman record" la primera vez ue acamparon juntos en 2innebito Mash.oloma fueron atacados al este de 5ilboa. Ese rostro terrible y ensangrentado ue aparece en todos me pareci" cargado de simbolismo. %campar era un modo amplio de decirlo.oNahNha. las piscinas. %bner y el joven . todo iluminado.a historia de ue MasaH escap" ensangrentado y uemado de un foso en llamas ue nunca pudieron apagar. <K sea ue ese lugar en realidad no e!iste. Mir" para abajo entre sus botas. 8no9 < Se ech" a reír.

<%sí es. 8por u# vivir como un indio9 8=or u# vivir mugriento en una tierra de montes bajos. podría trabajar de nueve a cinco en una oficina con aire acondicionado. si era lo bastante astuto.abía algo ue la preocupaba.abía alg1n indio del siglo veinte ue no fuera es uizofr#nico9. K.os síntomasNprueba de la enfermedadNdelito$ autocompasi"n.abía alguien ue lo hiciera tan bien como #l9 6oungman oy" unos pasos ue cruzaban la plaza. estupidez y orgullo. s"lo era una cuesti"n de amor. las 1nicas dos personas ue le importaban.arold Masito se sent" a su lado con un cigarrillo liado a mano de tabaco de la mesa. =ero s"lo dejaba la reserva.aber nacido en la reserva era lo mismo ue cometer un crimen y ue le condenaran de por vida al aislamiento. a menos ue #l insistiera en uedarse y 8para u#9 8=ara terminar arrugado como hombre de piedra o hecho un paria. se pregunt" 6oungman. . no necesariamente a #l. ser due@o de dos trajes y un coche econ"mico y tener dos semanas de vacaciones. El sacerdote de la Correa del Kso llevaba la camisa cumplidamente abotonada hasta el cuello. . suspicacia. %nne jamás plantearía la cuesti"n de ese modo. como %bner9 Chee ya casi le había hecho despedir de su trabajo. . se e uivoc". <8C"mo puedes hacer los dibujos si nunca has visto a MasaH9 <%bner me dice lo ue he de dibujar. En el ángulo lateral del sol. . 2e CcompromisoD. Cecil se negaba a investigar u# había ocurrido con el cadáver de %bner. 8=or u# no marcharse con %nne9 K. =ara ella. =ero 6oungman ya estaba comprometido. estarías perdida. convertirse en un indio profesional como Chee. <%lg1n día %bner se envenenará con estramonio. <8Gl ve a MasaH9 <%bner tiene visiones. como diría la mayoría de los blancos. 8.o dir# de otro modo$ si fueras allí. 86 ue no utilizara la es uizofrenia como e!cusa9 8. 'al como ocurrieron las cosas. como decía. %bner y %nne. *no había muerto y la otra se marchaba. su rostro era tan áspero como la piedra arenisca.<8Como Calg1n lugar al otro lado del arco irisD9 <. . )o. pens" 6oungman. sudoroso durante el día y muerto de frío por la noche9 Con un poco de ense@anza profesional. En cuarentena con esa enfermedad perversa ue hacía ue la vida entre los blancos fuera igual al ahogo. ue era tres veces más fuerte ue el comprado en las tiendas.

%noche le vi. )o debimos echarle de la mesa. &obaron su tumba.arold<. )o debí asustarme ante %bner. =uesto ue hablaste con #l. )ecesitamos una lluvia de verdad. <6o tambi#n he pensado en %bner < agreg" . <En realidad. <. <&ecuerda ue pensabas ue era brujo. )osotros cumplimos nuestra parte y la lluvia cae. Me consideraba una persona muy valiente. <8Sí9 <6oungman estaba amargamente divertido<. %bner hizo bien las cosas. esta tierra. <8(ntentas crearlas con la mente9 Es imposible. )o había ni una sola huella. En %bner y en los murci#lagos. . Es otro el ue parece serlo. uizás un poco más. Eso no me resulta misterioso. <86 ahora9 <)o. cubrían con ellas los vástagos del maíz. pensaba en %bner < dijo 6oungman<. <Sí. <6 nunca pens# ue fuera brujo. =or eso ahora he venido a tu lado. 'al vez esta noche sople la brisa. 2entro de un par de días. %bner podía hablar con MasaH y nosotros le echamos y ahora seguimos perdiendo la tierra. .arold le pas" el cigarrillo. =ero tenía el poder. < Mir" las monta@as. El 1nico tipo de poder ue nosotros tenemos es MasaH. en la primavera. 8 u# dijo %bner9 <Me pidi" ue te ayudara por ue no sabes leer. '1 no sabes nada. <. . <'odavía no. &ebot" sobre algunas latas de gaseosa arrojadas desde la mesa.as cortaban y.<'odavía no hay nubes.as huellas s"lo están cuando t1 las ves. '1 nunca lo hiciste.as latas se aprovechaban. =ermanecieron en silencio un minuto y observaron una pelota de mez uita ue rodaba mucho más abajo. . . 8no9 <:uieres decir ue no está en ella. no como la de ayer.o era. )o es instantánea.o 1nico ue no logro descubrir es ui#n lo mat". Lamás vi heridas de ese tipo. en sue@os.

nada.os garabatos de arena en el suelo9 Mira. IMíranosJ ?estimos harapos. <8:u#9 <6oungman se detuvo en seco. Buiste t1 y no yo uien lo ech" de la mesa. <'uvimos ue dejar a los mayas por ue allí la vida era demasiado fácil. El verdadero hermano blanco tiene una es uina de la lápida y se supone ue cuando venga uniremos las dos partes y todo saldrá bien. . )unca me dijo nada. comemos un maíz ue otros pueblos ni si uiera arrojarían a los cerdos.. para reconocer al pahana cuando llegara. <=alabras. <2e elegidos. sino nosotros mismos. <% uí. es tarde para ue te acer ues en nombre de %bner. muchas gracias.arold gru@" como si se hubiera apuntado un tanto. 8descubriste alguna palabra9 <)o. <=arece un buen motivo. Lodidos. C8:u# me dices del griego y el latín9D. <86 u# es lo ue podía leer9 <pregunt" 6oungman e!asperado<. <Gl rob" la lápida. incluso antes de venir a este mundo. <8%ntes de este mundo9 <2esde el mundo maya. pero s# leer. Con historias de hechiceros. < 6oungman perdi" los estribos<. tenemos ue ocupamos de la ceremonia para conseguir un poco de lluvia y de maíz. S# ue es difícil. 8. dormimos en casuchas y lo 1nico ue hacemos es dedicar todo el tiempo a felicitamos por ser el pueblo más desamparado y jodido por 2ios de la tierra.. %bner sabía leer el maya. <&ob" la lápida del clan del Buego para ue el pahana no pudiera regresar. con MasaH. <Sí... . <Cuando encontraste a %bner.<'ío. pero fuimos elegidos. Siempre tuvimos esa lápida. pens" para sus adentros. =or eso no nos alejamos del camino adecuado. <%h <6oungman se mantuvo serio<. Somos el pueblo de la tierra jodido por 2ios. hay muchas cosas ue ignoro. 6 somos tan imb#ciles ue nos sentimos orgullosos de ello. =or ue eso es lo ue somos y nadie nos lo hizo.

no importa. 6oungman se arrepinti". <Se habla de ue van a despedirte.arold.En cuanto pronunci" estas palabras. <>ueno. <6oungman intent" apaciguar a . )o te marcharás de la reserva. <. 6 uizás se deba a ue te enredaste con esa muchacha blanca. 6oungman ued" desconcertado por el recuerdo del altar ue %bner había levantado en el cobertizo. ahora ue %bner se la ha devuelto a MasaH. 'ermina esto. tío. El pahana perdi" su oportunidad. <)o está en manos de Cecil. para saber si #l era el pahana. 8 u# podía hacer9 . . <.arold.arold le observaba conmocionado.o siento. Mi hijo ha traído helado en un cubo. 8Crees ue eso no desencaden" malos sentimientos9 <S"lo entre ella y yo. se dijo 6oungman. < El rostro de . <Estoy seguro de ue sí. al presidente 'aft. no había pensado demasiado en su trabajo. 6 Chee es un buen conversador. <Esa lápida e!iste. < . . 8verdad9 <agreg" . < Entreg" a 6oungman lo ue uedaba del cigarrillo. 2espedido. <)o < .e dicho algo injusto y est1pido.arold se ilumin"<.abía dejado un espacio libre para la lápida. Salvo ue de nada servía y si no era capaz de conservar un trabajo así. . tampoco. <2#jame pensar < ironiz" 6oungman. <8. 8de acuerdo9 Me estabas hablando de la lápida ue %bner rob".asta el momento. 'engo ue regresar. <2e todos modos. así son las cosas. <8=or u# habría de hacerlo9 <6oungman estaba sorprendido.arold se encogi" de hombros y se palme" las rodillas<.arold seguía abatido. .o era9 <pregunt". Chee ha venido a decirnos ue nos prestará gran ayuda pero uiere ue te despidamos.os ancianos no harían eso y Cecil. <&ecuerdo ue la llevamos a Mashington.

El alcaud"n es el pájaro de MasaH.arold ya había entrado en su casa. < Se volvi". . pero las fotografías rotas cayeron por el precipicio hasta el desierto. toc" algo chato y sac" las instantáneas de %bner e!tendido en el suelo.. )o voy a ayudarte. <)o leer# nada más.a perspectiva de ue le despidieran seguía en su mente pero record" ue no había hablado con nadie sobre las fotografías del cadáver de %bner ue había tomado en la choza. <Supongo ue me e uivo u#. .asta pronto. El viejo sacerdote del clan de la Correa del Kso estudi" las fotografías una por una. )adie conocía su e!istencia. Se llev" la mano al bolsillo de la camisa. Se había olvidado de archivar las instantáneas. salvo %nne y los e!cursionistas. <8Sí9 <2ijo ue me mostraras esas fotografías ue le tomaste. 6oungman intent" recuperarlas.#eme el resto <pidi" 6oungman. 6oungman creía ue las había archivado junto con el informe del fallecimientoE estaba seguro de ue no se las había guardado en el bolsillo. el ue le lleva mensajes.. con lentitud. pero .arold frunci" el ce@o<. .as espirales y las esvásticas se encuentran del rev#s. 6a no podría enterarse de lo ue %bner había hecho. Sus ojos mostraron sorpresa y despu#s furia<. 8=ara u# las uieres9 <=ara le#rtelas. <.as casas cuadradas de piedra y barro del pueblo se . El fuego está. <. Están del rev#s.o logr". %bner me dijo otra cosa < agreg" . .arold. <El coyote eres t1. Caía la 1ltima luz del día. . 6oungman se acomod" y e!hal" una bocanada de humo acre ue alete" en el aire. el fuego está interrumpido.. <. <:uizá los sacerdotes del clan del Buego puedan ayudar.arold se puso de pie<.. . <El rostro de . 'al vez habían hablado con SelHyn. 'endríamos ue haberle matado en lugar de echarle. <Está bien < dijo lentamente<. <. eso era todo.arold rompi" las fotografías por la mitad y las lanz" al viento.arold se derrumb" como una pared. se dijo 6oungman. 6oungman observ" los trocitos de papel ue volaban en el cielo. las traer#.<En el sue@o. )o las tengo a uí.arold cogi" las fotografías.

. salvo el crujir de los pelda@os de la escalera. Se uit" otro insecto de la mano. . *n segundo escarabajo sigui" al primero.a 7iva estaba totalmente en silencio.a pálida luz ue llegaba desde la entrada desaparecía antes de tocar el suelo. % no ser por 6oungman. =ero podían haberse marchado la noche pasada o la anterior sin ue nadie los viera. =ero indudablemente era más grave ue alguien los perturbara. la luz se apag" frente a #l. %nul" en su mente los sonidos de las casas. . . Era muy e!tra@o. Bría hasta el punto de ue la camisa se le pegaba a la espalda.a atm"sfera era densa. con el torso desnudo. . 6oungman se movi". Estaba rodeado por un círculo de hombres sentados contra las paredes de la 7iva. la plaza seguía vacía. debajo del agujero de la entrada. donde el t"tem del clan del Buego colgaba del pelda@o superior de la escalera ue conducía a la cámara subterránea. )o fresca. al temblor de una matraca. Sacudi" la escalera para averiguar si le oían. con el color blanco grisáceo de las lámparas de gas. )o hubo desafíos ni sonido alguno.ombre de =iedra había dicho ue ocho sacerdotes se encontraban en la 7ivaE alguno tendría ue haber reparado en la escalera. V. %lgunos sujetaban varas de plegarias.as voces y los ruidos de la comida resonaban en los callejones. prácticamente sacrílego ue los sacerdotes permanecieran en la 7iva durante una danza de la serpiente. casi irrespirable y ligeramente dulzona. =ero al llegar al e!tremo de la plaza. tuvo la certeza de ue le recibirían con furiosos denuestos. ue se curvaba hacia el espacio negro. Encendi" un f"sforo. a un murmullo de movimientos abajo. :uizá la 7iva estaba vacía. 6oungman se detuvo junto a la tercera fila. Cuando sus botas aplastaron las ramas de enebro. se desperez" y tom" el camino del aparcamiento. =ermaneci" junto a la escalera. Cecil le había invitado a cenar. impedían toda visi"n de la cámara.convertían en cuadrados de luz más pe ue@os. y la espuma había formado una crosta en sus bocas y en sus pechos$ estaban muertos. . . como chamuscada. *no ue miraba fijamente a 6oungman tenía los labios cubiertos de harina de maíz y arena de colores. el susurro del viento. Cuando 6oungman lleg" al fondo. atento a una palabra. )o obtuvo respuesta. 6 oscura. )o tenían una sola marca.aire arrastraba por la plaza hojas de álamo americano.as ramas de enebro atadas a la escalera. *na carcajada reson" en un callej"n. . S"lo divis" la c1pula gris del techo de la 7iva. 6oungman comenz" a bajar por la escalera. pero 6oungman percibi" el olor a comida en mal estado.a 7iva estaba fría. Kbserv" un escarabajo negro con marcas escarlata en las alas ue subía desde la entrada por la escalera. pero su piel estaba negra.

<2e todos modos. de la misma tela brillante. otro helic"ptero viene hacia a uí. la mayoría de los miembros envueltos en mantas para protegerse del frío nocturno. 'oda la aldea. *n bastidor de luces ultravioletas para matar g#rmenes apuntaba a la 7iva. afortunadamente. con la misma torpeza ue un caminante lunar.El helic"ptero navajo se encontraba en medio de los focos desplegados alrededor de la plaza. =ero no lo estaban <le corrigi" 6oungman. situada a treinta metros. <Sí <coincidi" 6oungman<.a tela del traje estaba impregnada de dietiltoluamida. ahora estudiaban con abierta desconfianza al jefe navajo. <Me gustaría saber de u# hablan ustedes dos <intervino Cecil<. y los ancianos de la aldea miraban desde el tejado de la casa de . S"lo intento ayudar a su pueblo. ?olvieron a buscar más. 'odo lo ue dije antes es ue.abían sacado de la 7iva un se!to capullo plateado. < Chee mir" furioso a 6oungman<. <. Gl. %fortunadamente.ombre de =iedra. <% uí hay muchas personas ue no aceptarán agujas de ning1n tipo < asegur" Cecil<. %pareci" otra figura semejante y. no es una buena idea . En realidad.a placa de la cara dejaba ver los ojos y la máscara de o!ígeno. ue repelía las ratas. <86 contra u# demonios van a inocularlos9 <pregunt" 6oungman. 8*na epidemia de u#9 <)o sabe lo ue dice <respondi" Chee<. %sí es como surgen los rumores disparatados. < Chee se dirigi" al anciano<. . 8le molestaría uitarme de encima a su delegado9 . de la cual surgi". una figura embutida en un mono de vinilo herm#tico. Sheriff.os mismos ancianos del pueblo ue unas horas antes se habían tragado todas las haza@as de la vida de Mal7er Chee. . puesto ue esto desbarata la danza de la lluvia. juntas. estaba en los tejados y observaba en silencio la escena iluminada por los focos<. <*tilizaremos antibi"ticos generales como la estreptomicina. no tendremos ue inocular a la multitud ue estuvo a uí esta tarde. 8)o dijo ue parecían uemados9 <2ije ue parec$an uemados. usted no sabe de u# está hablando. =udieron morir de cual uier cosa. S"lo nos habría faltado ue algunos cientos de blancos hubieran salido corriendo de a uí y hubieran dicho ue hay una epidemia. trasladaron hasta el helic"ptero una especie de capullo abultado. Era el cuarto saco cerrado ue llevaban de la 7iva al helic"ptero.as diez en punto. . <Mal7er Chee mir" la hora. 6oungman. <*n momento. esto no ocurri" por la tarde.

2epositaron el s#ptimo capullo en el helic"ptero.ombre de =iedra retrocedi". .ombre de =iedra. En la cámara subterránea cay" un torrente de fuego.a respuesta radiada fue afirmativa. <8?ieron una pe ue@a lápida de piedra9 <pregunt" . Chee se encogi" de hombros y transmiti" la pregunta. s"lo siete <inform" a . 8no9 . si uiere tener a un e! presidiario como delegado. es asunto suyo. Es una medida normal. <Chee mene" la cabeza<. <=áseme la radio <pidi" 6oungman. *na de las dos figuras vestidas con mono hizo una se@al a Chee. <Este asunto no le incumbe.. usted sac" todos los cadáveres.emos relacionado todos los objetos. <. . .. <Chee descubri" los rostros ue le observaban desde todos los tejados cercanos<.a segunda regres" a la 7iva con un lanzallamas. <Como medida preventiva.ue usted d# "rdenes a uí. Comience a contar ue uerrá poner a toda la aldea en cuarentena. Eso significaba ue llevaban micr"fonos en el cuello y auriculares. =ero no tengo por u# tratar. Chee cogi" la radio portátil ue llevaba en el cintur"n y habl" por ella$ <2octor. <>ien < agreg" Chee<. <Escuche <Chee se dirigi" a Cecil<. Su gente lo ha despedido esta misma noche. )o había más cadáveres. aun ue 6oungman no vio a ninguno de los dos hombres de mono herm#tico utilizar una radio. <Cu#ntenos <propuso 6oungman<. <6o vi bajar a ocho sacerdotes. )o había nada parecido a lo ue describe < replic" la radio.ombre de =iedra. <IEsto es mucho más importante ue cual uier danza de la lluviaJ < Chee perdi" los estribos.. <8?a a someter este lugar a cuarentena9 <pregunt" Cecil..

oloma. <)o necesariamente. . <2octor. <K de agentes t"!icos.ágalo.a higiene p1blica del pueblo mismo deja mucho ue desear. <2uran < Chee baj" la voz<.os indicios de los sacerdotes eran$ ue . . . %lgo ue comieron o respiraron.evante la mano. acabemos con las tonterías. )o tenían ninguna herida. comida compartida. El mismo m#dico ue había ido a 5ilboa para reconocer a (sa . . .os ojos se le llenaron de lágrimas<.a voz ue respondi" era nasal y entrecortada. falta de higiene. doctor. <. usted vio los cadáveres. =uedo asegurarle ue no había indicios de peste bub"nica. ?uelvo a repetir lo de los agentes t"!icos. %mbiente cerrado. )o había hinchazones ni bubones.a figura ue no llevaba lanzallamas levant" la mano derecha.a situaci"n de la cámara es sumamente anormal.a e!istencia de espuma nos lleva a pensar surgieron complicaciones pulmonares. <2e acuerdo.ombre de =iedra tenía la vista fija en la 7iva profanada. 'al vez sea una enfermedad. se trata de una enfermedad.<2ele lo ue pide. < 6oungman cogi" la radio<. una enfermedad normalmente no contagiosa podría convertirse en ello. En esas circunstancias. si es a eso a lo ue uiere llegar. no.as precauciones ue tomamos son medidas profilácticas normales para afrontar una enfermedad no identificada y probablemente contagiosa. una voz blanca. <*na enfermedad altamente contagiosa. )ada. 8Cuál de los dos es el m#dico9 . )o intente sacar algo de la nada. 8 u# mat" a los hombres de la 7iva9 .asta ahora. . 6oungman e!tendi" la mano. 'uvimos una enfermera ue se dedic" dos a@os a ense@arme sus malditos indicios. <8?io pulgas o mordeduras de pulgas9 <. etc#tera. supuso 6oungman. . <8=untos hinchados9 <)inguna hinchaz"n. . <)o hay indicios definidos. <5racias. )o infunda el pánico. <Entonces.

siete hombres murieron en dos días. . 'enía mordeduras de pulgas ue sospechamos ue eran vectores.. <2e acuerdo. <=uesto ue los hombres estaban muertos.asta esta noche. <6oungman mir" furioso al navajo<. . y como no fueron tratados incorrectamente... doctor9 < agreg" 6oungman por la radio. 6oungman observ" las dos figuras de mono brillante. <. ue significa ue sus pulmones estaban tan congestionados ue no había o!ígeno en la sangreE tres. <8Cuál es la diferencia9 <pregunt" Cecil. En resumen. el lanzallamas. hasta esta noche. cianosis. 8Correcto. <Entonces murieron de peste neum"nica. usted está preparado. ue significa ue sus pulmones estaban infectadosE dos.o principal es evitar el terror < dijo Chee. *na invasi"n de aparatos del siglo veinte ue Shongopovi jamás había visto. . las posibilidades de infecci"n son prácticamente nulas. <. &ealizaremos las autopsias. fueron víctimas de la peste neum"nica. <)i si uiera ocho casos configuran una epidemia < afirm" Chee. puntos de entrada de los bacilos.a figura de mono tard" largo rato en responder. <.a se@al de Chee al m#dico lleg" demasiado tarde. igual ue con el muchacho. ue es incomparablemente más contagiosa ue la bub"nica. hijo de puta. <Es una especulaci"n prematura.las se@ales pat"genas del cuerpo del muchacho indicarían la posibilidad de la peste bub"nica <continu" la radio<. espuma. Es mortal apro!imadamente en el ciento por ciento de los casos. la piel negra. <)o son necesarias las pulgas.uno. 8no es así. >asta un hombre con la peste y un resfriado para ue mate a sus amigos al toser. 2ebo agregar ue el muchacho es un caso aislado. los focos y el bastidor de luces ultravioletas y el helic"ptero atestado de sacos del tama@o de un hombre. *sted está infernalmente preparado.. <=ero si se tratara de una epidemia < dijo 6oungman<. Chee9 6 eso es lo ue me interesa. habían dejado de e!halar cual uier bacilo. <:uizá <reconoci" la voz<.

el m#dico blanco y el policía navajo llamado >egay partieron hacia 2innebito Mash en el segundo helic"ptero. 6oungman. ladeada por una ligera inclinaci"n del aparato. 8no9 <pregunt" Chee a 6oungman<.. hizo aparecer una columna roja de piedra arenisca ue llegaba hasta los patines. . 8no es así9 <)unca se la pierde.. El helic"ptero ascendi" uince metros. ue ondulaban cuando el helic"ptero sobrevolaba una duna.os faros tanteaban la oscuridad a doscientos cuarenta 7il"metros por hora. y >en vienen en sus motos. < 6oungman devolvi" la radio<. <8. El helic"ptero se elev" otros uince metros. <2e todos modos. <'al vez. <murmur" Chee.<I>ienJ 'iene la suerte de ue estoy a uí. . 6oungman dio una palmada al piloto en el hombro. <Si a uí hubiera un tel#fono. así ue ascienda un poco.a luz. <%hora aparecerán las chimeneas de piedra. <6o tampoco. Loe Momoa suele asistir a la danza de la lluvia. 8por u# le ayudo9 <=or ue está en un apuro. en el coche. el desierto se deslizaba como dos pistas pálidas moteadas de arbustos.os has visto hoy9 <)o. 6 Loe Lr. ya ue el 1ltimo informe radiado comunic" ue nadie respondía al tel#fono de los Momoa. . Si es verdad. Cecil. <)o veo nada. >ajo los haces de luz. por ue oculta algo. <%sí ue soy un hijo de puta. <*sted tiene uno <afirm" 6oungman<. =or ue está asustado. el#vese. Chee.

%l igual ue #ste. *sted no es tan est1pido para no haberlo descubierto. 2el mismo modo. . El micr"fono del cuello y el auricular conectados a la radio colocada en el bolsillo de la camisa. claro ue no a sus clubs privados. me atiborran de solomillo y langosta y cuando me marcho. Me llevan a almorzar. 2uran. 8Sabe u# otra cosa descubrí9 )o son más listos ue nosotros. 6oungman supuso ue tomarían algunas precauciones durante el vuelo nocturno. . a =hoeni! o a 2allas y tengo montones de maravillosos ban ueros blancos ue se ponen de pie cuando entro en un despacho.ouston. Como los blancos. lo 1nico ue ahora pueden hacer es intrigar a mis espaldas. Sentado junto a 6oungman. 2uran. 'odavía uieren robarlo todo. pero ahora no pueden hacerlo. )o tienen tiempo suficiente para matarnos de hambre y por eso tienen ue comprar. En principio me odian. Se están uedando sin carb"n. <8Está prevenido9 <86 usted no9 8.a cremallera del traje cerrada desde la ingle hasta el cuello. *sted y yo. 6 s# ue todos ellos preferirían meterme un palo en el culo. <)o s# a u# demonios se refiere.ay alguien ue no lo est#9 8)o están prevenidos los blancos9 'odas las semanas voy a . =or eso. . y me odian a1n más por ue les hago pagar. estamos li uidados. escupen. si no nos unimos. pero no intente enga@arme. =rimero los pies. 2uran. el m#dico ue había hablado en la plaza distribuía monos de vinilo ue sacaba de una caja en ue se leía$ CCentro para el Control de las Enfermedades N Est#ril hasta ue se abra y se da@e. Mientras Chee hablaba. =ero no tantas. 8Me oye9 <8=ara u#9 <6oungman estir" las piernas todo lo ue pudo. usted y yo estamos del mismo lado contra los blancos. )ada ha cambiado.es hago pagar millones. )o le gusta. y esto puede agradec#rselo a los árabes.a manguera conectada y colgada sobre la clavícula. =ero tienen dinero y cuentas con Mashington y siempre recuerdan una cosa$ son ellos contra nosotros.D <)o me molesta mentirle a usted <afirm" Chee< y no me molesta ser un hijo de puta. Crearme una oposici"n en el consejo tribal. .6oungman no tenía un buen recuerdo de los viajes en helic"pteroE ni mucho menos del ej#rcito. 2uran. el m#dico e!plic" c"mo colocarse el mono. Cuentan con usted para ue me aseste una pu@alada por la espalda. los helic"pteros eran demasiado complicados e il"gicos. sin gas y sin petr"leo y el tiempo se les acaba. Esto es lo ue hace falta. <=ara ser como ellos.o sabe. Cinta aislante sobre la cremallera. <8)o9 Estoy diciendo ue estamos del mismo lado. ruidosos y antiecon"micos. indisponerme con los hopi. . %justárselo herm#ticamente a los tobillosD El tan ue de aire colgado de la espalda. <Ellos saben ue no pueden enga@arme < agreg" Chee<. :uieren matamos de hambre.

uey nuevos costaban doscientos cincuenta mil d"lares. eso interesaba a 6oungman. no habrá ning1n problema. estoy haciendo todo lo posible por detener una.e daremos un susto de muerte. <Chee se coloc" el traje<. Si usted entra en el e uipo. El mejor ue tenemos.ay otra cosa ue usted tendrá ue aceptar. cual uier cosa. 6o le desagrado y usted me desagrada. Esa historia de las tribus distintas está li uidada. <86 el hecho de despedirme es el buen informe ue presentaría sobre mí9 <Eso puede cambiar. <% ponerse las máscaras <orden" el m#dico. y despedían olor a almizcle.as hileras de una plantaci"n de pinos pi@oneros se deslizaron bajo la puerta salediza.. tampoco eran baratos. con todas las luces encendidas. los tipos de inter#s. por ue s# sobornar al bur"crata ue corresponde y por ue soy un hijo de puta. . El murci#lago hundi" la nariz en un delicado arbusto de enteras para chupar el n#ctar con su larga lengua. *n camino. El terreno correspondía a las estribaciones y las luces del helic"ptero atravesaban los pinares pi@oneros y los prados ondulados.. =ero tendremos ue soportamos. Soy el 1nico indio en cuatro estados. era posible. ue puede salvarlos. <Estamos en el mismo e uipo. 82os9 . delegado. <8=or ese motivo no me incluy" en la cuarentena de Ship &oc79 8%caso no uería ue hablara sobre epidemias y Cpu@aladas por la espaldaD9 <?uelve a hacerse el tonto. *sados. .2os helic"pteros. las flores del cacto eran blancas. El helic"ptero sobrevol" dos veces la casa antes de posarse en un patio convertido en par ue. Ktro pinar pi@onero. *n helic"ptero de regalo. ni hechiceros ni liberales de coraz"n sangrante.uey. casi fluorescentes. )adie regalaba dos . <Espere a ue Loe Momoa nos vea < brome" Chee<. . *n murci#lago sobrevolaba un cacto. . % la luz de la luna.os . carnosas. tal vez el 1nico en todo el país. 2uran. un torrente con piedras pálidas como ojos. I6oJ =or ue conozco las relaciones bancarias. un corral vacío y la casa de los Momoa. 2espu#s apareci" un campo rocoso. )i danzas de la lluvia. Como puede ver. ni si uiera Mal7er Chee. más pinos pi@oneros.

<2ios mío. <8C"mo se encuentra . Sus dedos rotos estaban hinchados y de color p1rpura. .os fecunda. . <%l menos. <Esas estrellas resultan cegadoras. <Ech" la cabeza hacia atrás. Bran7lin se frot" los pelos de la barbillaE en cual uier otro momento.o enterr# esta tarde mientras usted dormía.os cactos desmenuzados llenaban el saco ue había hecho con la camisa.an vueltoJ <)o. Cort" la cola grasosa. Es un murci#lago de los cactos. <*sted sobrevivirá á esto. <Como una mariposa. para lanzar una in1til se@al de humo hacia el cielo. *na mariposa del desierto. <%llí. <%nne arroj" más brozas al fuego<. u# brillantes son esas estrellas. . En cual uier otro momento. se@orita 2illon9 *sted puede vivir realmente . 82"nde está9 %nne había mantenido encendida la fogata durante todo el día. %nne recogi" lo 1ltimo ue uedaba de la carne de serpiente cruda. % gatas. <Son siempre brillantes.<I. <'iene ue comer. . el murci#lago se alej" del cacto y se perdi" en la oscuridad. *n rato antes había cogido otra lagartija con el lazo.enry9 < Bran7lin se apoy" sobre los codos<. 8no es así. %hora uería luz. Bran7lin descart" la idea con un movimiento de la mano.as brozas en llamas iluminaron una pila de piedras situada a veinte metros de la furgoneta. % uí son claras. el hecho de estar a solas con una joven le habría e!citado como a un macho cabrío. <)o. Sorprendido. la clav" en una estaca y la puso al fuego. %nne logr" obtener una llama de una brasa. . ch1pela.a dormido usted todo el día. <Bran7lin ri" y tosi"<.

=ero #l ni si uiera lograba retener el jugo de cacto y no parecía agonizante. Se mostr" amistoso. Me sentir# afortunado si muero a uí. y ahora en realidad no me importa. 'al vez nos rescate a los dos. 8me perdona ue haya dejado morir a mi propia esposa9 8Me disculpa9 <Esper" un momento<. la escena era muy parecida a esto.ay alguien ue pas" mucho tiempo dedicado a mostrarme c"mo hacerlo. . <. ?i a 2ios mientras dormía. <)o. <2ígame <gir" el rostro hacia ella<. divis# a un hombre agachado. Bran7lin se irgui" apoyándose en un codo. <'iene ue intentarlo. me indic" ue me acercara al fuego. para mí está bien. . <6 piensa ue ese alguien va a rescatarla.ey" algo sobre #l antes de acampar y por eso tuvo ese sue@o. >ueno. Era el doble de grande ue un hombre. perdido. así ue corrí hasta la fogata. Eso fue todo. <. ahora me siento mejor. sin mirarme. <Gse es MasaH. %nne no lograba comprender por u# se negaba a beber. =arecía saber ui#n era yo. 8no es así9 Estaba a punto de decirle ue se callara cuando comprendi" ue no tenía sentido mentir. y vi una fogata. las piernas rotas justificaban los dolores ue sufría y no había encontrado indicios de heridas internas ni hemorragias. me disponía a coger la comida cuando realmente le vi. En realidad. con la cara vuelta hacia el fuego. Es e!tra@o. < Bran7lin mene" lentamente la cabeza<.a piel parecida a gotas brillantes se despeg" con el calor del fuego y dej" al descubierto una grasa cerosa. Estaba en el desierto. el dios hopi. Era un hombre corpulento y llevaba sobre los hombros una manta o algo parecido. 5racias. Se . y creo ue nadie lo haría. <Sí. 2ijo ue podía uedarme. %l acercarme. 5rit# y.a uí. %nne dio vuelta a la cola de la lagartija. pero lo ue más se destacaba era su rostro. creo ue lo hará. Estaba preparando la cena y yo tenía hambre. ?i ue tenía rota la nariz. *n rostro enorme y cubierto de sangre. solo.e contar# algo.e pregunt# ui#n era #l y me respondi" ue 2ios. <)o llegu# a abrir esos libros. fui lo bastante rápido para cerrarle la puerta a Claire.as mordeduras de los murci#lagos eran superficiales. )o. Bran7lin se moría por deshidrataci"n. El delegado indio. . . pero esto no e!plicaba tal cantidad de sangre.

%part" totalmente la camisa..a puerta principal estaba abierta. alfombras navajas y una caja de cristal para joyas de plata.a cabeza de un gamo de ocho puntas adornaba el vestíbulo. <murmur" Bran7lin. . %nne desabroch" los botones y abri" la camisa. % decir verdad. aun ue dividiera el viaje en tres noches.os hombres parecían visitantes de otro planeta. sencilla y deliberadamente. En la sala. . . %nne se arrodill" a su lado y e!primi" la camisa para ue el jugo de los cactos cayera.evant" el tel#fono. tampoco comprendía por u# .enry había muerto. una ara@a con pendientes de cristal iluminaba más cabezas. <'an brillantes. <)o es necesario ue tra..abía pensado ue la camisa estaba hinchada por la posici"n del cuerpo.umed#zcase la boca. un armero para rifles. . El estern"n de Bran7lin se había convertido en un bub"n redondo y sonrosado. . 6oungman se sentía como uno de ellos. Cuando toc" el pecho del hombre con el codo. <Chupe esto.dejaba arrastrar. . En ese sentido. 6oungman se sentía h1medo y tibio dentro del traje herm#tico. . <)o hay tono. pero no era así. "leos de escenas deportivas. %nne peg" un salto. estaba convencida de ue 6oungman ya había iniciado la b1s ueda. con la vista fija en el cielo. casi relajado. Estaba tendido boca arriba. <%lguien nos encontrará < sostuvo %nne. 6a no tenía fuerzas para caminar hasta 5ilboa. 6oungman aparecería. Bran7lin tenía los ojos abiertos. Bran7lin no respondi". pero a a@os luz de distancia. &esultaba in1til llamar a los Momoa a trav#s de las máscaras de aireE los hombres s"lo podían comunicarse entre sí por radio.. 'ema bubones a1n más grandes en las a!ilas. objetos religiosos. 2e modo ue resistiría.os pantalones le colgaban flojamente de las caderas. Sabía ue su supervivencia tenía un límite. . %poy" los dedos en el centro de la camisa y sinti" la carne suave y esponjosa..

El pez grande parecía gozar de buena salud. <86 u#9 < pregunt" Chee<. . flotaban en la superficie. 8.ace un par de días. <Carne de oso < >egay mir" dentro del refrigerador<. . =odría ser de cual uier cosa. 6oungman e!tendi" las ropas sobre el suelo embaldosado. < 6oungman sac" un trapo manchado de sangre del cubo de la basura. 6oungman ya había atravesado las puertasNpersiana del hueco del lavadero. <Miren esto. En el escritorio del gabinete de Loe Momoa había una pila de facturas de principios de mes.a carne está fresca. .ubo 1ltimamente una tormenta fuerte9 <. igualmente pintados con pintura de cobreD estaban lustrados y en los estantes no había la más mínima miga. El aparato de aireaci"n burbujeaba. medio comidos. doctor9 <Es posible. El m#dico abri" el refrigerador pintado con pintura de cobre. <. listas para enviar por correo. <8:u# demonios piensa hacer9 <in uiri" Chee. <=odría ser cual uier cosa. )o había nadie en la cocina. <?eremos.a leche ni si uiera se ha cortado. Eso es vida.abía dos camisas y un vestido de color marr"n descolorido. <Es probable. El cuarto de ba@o de la planta baja estaba vacío y ordenado. 8Correcto. 'al vez del oso. . <El m#dico meti" las ropas manchadas en un saco. Bin del misterio. En la botella uedaba un poco de lí uido y otro poco se había secado sobre la alfombra<. incluso marcas de "!ido <sostuvo Chee<. Continuemos.os armarios.<%hí está nuestra respuesta <afirm" Chee<. Ech" comida para peces en el agua. <Entonces se ha caído un poste. 2os pececitos. %bri" la tapa del secador y comenz" a tirar la ropa en el suelo de la cocina. <%l colgar el tel#fono. el pie de 6oungman pate" una botella de =epsi abierta ue se encontraba bajo el sofá. 6oungman mir" el acuario.

podría decirme u# especie de animal produce este tipo de mordedura. Si Loe aparece y ve este lío. IMaldici"nJ . tal vez usted. =ero tendrá ue hacer cola. comenz" a gru@ir y retrocedi" hasta el vestíbulo. El m#dico le dio vuelta y le uit" los vendajes. ue es tan e!cepcional. Singular. En otro dormitorio. 6oungman sinti" un vínculo con el policía navajo. . )o había piel sobre la carne. 2uran. <. Santo Cielo. uerrá arrancarle el pellejo. 2#jeme. a lo largo de un pasillo alfombrado. Se arrastr" hasta el cuenco de comida vacío y regres" junto a los hombres. <Kh. Su vestido ad uiría formas e!tra@as a causa de los bubones ue tenía en el cuello y las a!ilas. . muerta en una enorme cama. Entr" un perro de pastor escoc#s con el rabo entre las patas aun ue meneándolo. divisaron inmediatamente los bubones de las ingles. *na sensaci"n.. son heridas muy semejantes a cráteres. Loe no permitiría la entrada de un perro de trabajo en la casa. El perro hizo tres o cuatro recorridos entre la cocina y el vestíbulo. pero no supo de ui#n provenía. 5iraron al oír un sonido junto a la puerta e!terior de la cocina. hasta el dormitorio principal. la certeza de ue la casa no estaba vacía. >egay abri" la puerta.. En realidad. :u# perra. podríamos sacar un poco de saliva para saber a u# atenernos. =or primera vez. adornado con trofeos de caballos. <. <8Es de Momoa9 <2e su esposa <aclar" 6oungman<. de no ser así. donde la se@ora Momoa yacía pacíficamente. 'enía vendados los antebrazos y la nuca. mierda <murmur" >egay<. <Son como las heridas del muchacho < afirm" 6oungman. Como estaba desnudo.os murci#lagos.a perra los condujo hasta la planta alta y. 6o le practi u# la autopsia. encontraron a Loe Lr.o s# <replic" el m#dico<. %cer ue la lámpara. Muy e!cepcional. En la mesilla de noche vieron un frasco de aspirinas y un term"metro. <Como el chico hopi. Como si recordara algo.. El perro de pastor escoc#s olis ue" las ropas desparramadas por el suelo. 2elegado.as han limpiado.<Claro ue sí <agreg" Chee<.. 6oungman percibi" un suspiro de alivio a trav#s de la radio. <Cállese < dijo el m#dico a >egay<.

es posible ue nos arreglemos. El 2esierto =intado se encontraba en el centro. Sus miembros estaban fláccidos pero tenía el torso tieso a causa de la rigidez cadav#rica. fue el primero en morir. Loe se encontraba en el cuarto de ba@o. <Buera lo ue fuese lo ue mordi" a Loe Lr. hasta el helic"ptero y regresaron al granero reformado. Se detuvo delante de los mapas ue adornaban las paredes de la sala de recreo. <8%lguna vez vio una mordedura de murci#lago como #sta9 <pregunt" Chee. 6o diría ue #l transmiti" las pulgas a los demás < coment" el m#dico mientras arrastraban a Loe por la sala de recreo para meterlo en un saco<. a los caballos y a (sa . <*n cuerno <afirm" 6oungman. Se@or Chee. metidos en sacos. es la forma de peste más virulenta ue he visto en mi vida. 2innebito Mash al noroeste y la Mesa del %ntílope al este. la Mesa )egra en la parte de arriba. <Claro ue nos arreglaremos <coincidi" Chee. Chee coment" con optimismo la falta de bubones pero el m#dico se@al" los puntos negros en el rostro de Momoa. <Si usted está en lo cierto. tendrá usted problemas. la diáspora de los judíos y los viajes de >righam 6oung. otra se@al de la peste.a cuesti"n inmediata es cuánto tiempo hace ue vio por 1ltima vez a estas personas. <Cuatro días. <Entonces no sabe lo ue dice. trasladaron los dos cadáveres. .oloma. . .emorragia capilar. el de las heridas. delegado. En lugar de honor aparecía una fotografía enmarcada de Loe con el senador 5oldHater. . los atac" en la oscuridad y no dej" ninguna huella en la tierra. si #l está en lo cierto. 8entiende9 <)o lo s#. En otra pared aparecía un amplio mapa topográfico de la reserva.. <El joven. <Está seguro de una imposibilidad <intervino el m#dico<.El m#dico ued" bo uiabierto dentro del visor. 2espu#s de revisar el resto de la casa.a mayoría de los mapas correspondían a las preferencias mormonas de Loe$ el bíblico (srael. . El 1nico animal ue conozco ue vuela y tiene dientes es el murci#lago. Si no han tenido visitas. <)o < reconoci" 6oungman. <8:u# diablos dice9 <Chee apart" a 6oungman de la cama. pero estoy seguro.abían convertido la secci"n superior en una sala de recreo recubierta de paneles y provista de mesas de pingNpong y de billar. junto a un inodoro lleno de v"mitos.

2e todos modos. <Sí. doctor. eso es lo ue es. por ue entre los e!cursionistas había una enfermera ue hubiera atendido a la familia. S"lo uise decir ue no hay motivo para asustarse. <>ueno. en una superficie de unos mil doscientos noventa y cinco 7il"metros cuadrados. y uno a uí <se@al" el desierto al este de 5ilboa. Es e!actamente lo ue pienso ser a menos ue lleguemos a un acuerdo. donde el muchacho había sido atacado<. . =ero tendría ue haber otras personas. <Se@al" el centro del . =oner en cuarentena a toda la naci"n hopi. 2e hecho. por ue muri" por la p#rdida de sangre antes de tener la oportunidad de contraer una enfermedad. 6 a uí otro del ue ni si uiera está enterado <agreg" una marca por %bner. algo ue ni si uiera puede identificar. ha matado o contagiado fatalmente a doce personas y ustedes dos siguen jugando a los acertijos. no ha aparecido en ning1n otro sitio y eso la coloca a uí. <Entonces uítese el traje espacial. <)o hay motivo de alarma < afirm" Chee. *sted supone ue a uí s"lo fue infectada la familia y creo ue tiene raz"n. ?amos. )o son unas pocas muertes. Es s"lo el comienzo. 6oungman uni" las marcas y traz" un triángulo más o menos e uilátero de apro!imadamente cincuenta y cinco 7il"metros de lado. siete <se@al" Shongopovi. )o vinieron. un grupo de e!cursionistas blancos ue pensaban pernoctar a uí y pescar en el riacho de Loe. ella no está a uí. pero eso es lo ue ha logrado. <% uí hay una epidemia. )o es Cun problemaD. <)o hubiese podido ayudarlos <insisti" el m#dico. 'enemos unas pocas muertes a uí y nada más. <En resumen. al sudeste de 5ilboa<. por ue habrá más. 8#sa es su soluci"n9 8=oner en cuarentena a la naci"n navaja9 8%rizona y )uevo M#!ico tambi#n9 <*sted es un terrorista. Gsta ya se ha e!tendido a más de la mitad de mi reserva. IMaldita sea. <)o sea pueril.<% uí tiene tres cadáveres <marc" 2innebito Mash con la tiza del billar<E a uí. mire el mapaJ *sted me dice ue no hubo peste entre los animales y la verdad es ue no sabe u# animales la transmiten. <I%hJ 8:uiere ue le llevemos volando a %lbu uer ue y ue en el camino le demos un poco de dinero9 <)o. 86a se han puesto en contacto con =hoeni!9 8Con Mashington9 8Con alguien9 <)o < reconoci" con pesar el m#dico. les habría administrado algo más ue aspirinas. en la Mesa )egra<.a suya será la siguiente.

En esa furgoneta viajan siete personas. ma@ana llamar# a todos los funcionarios del 2epartamento de Sanidad del estado. Creía en la seguridad. *n helic"ptero hasta ue surja una emergencia. Gse es el acuerdo. Escuche. <>egay < dijo 6oungman<. <)o. <2isc1lpeme < le interrumpi" el m#dico<. <Gse es el acuerdo. <&evisaremos el garaje < dijo 6oungman<. Loe siempre guardaba un Colt del // cargado detrás del secador del lavadero. S"lo pilotos y m#dicos. :uiero ue ma@ana sus dos helic"pteros los bus uen por el desierto.agamos una transacci"n. 8Está dispuesto a arriesgarse a contraer la peste por defender al presidente Chee9 <Mientras >egay vacilaba. cerca de Moen7opi. s# cuando acierto en el nervio y en este momento sus nervios están ue trinan. pero s"lo para ue se calle. Chee. 8por u# estaba tan interesado en mantenerlo en secreto9 <>egay. <Está loco. parece ue usted me dará dos helic"pteros. <. ac#r uese y le arrancar# ese elegante casco de tela ue cubre su cabeza. % prop"sito. al amanecer.. )o pueden ocuparse de sus recados. *sted primero. <. 6oungman sac" un rev"lver del amplio bolsillo del mono<. %yer hemos tenido dos casos de peste en nuestra propia reserva. <2os helic"pteros en 5ilboa. 6 me refiero a todo. 8:u# intenta ocultar9 =uede decírmelo. 8no es así9 <Está bien <Chee levant" una mano enguantada<.triángulo<. s"lo uedan diez minutos de aire en los tan ues y usted dijo ue esta familia se componía de cuatro miembros. parece ue tendremos una escena me!icana. < Chee retrocedi" y el policía se acerc" a 6oungman.os helic"pteros tienen ue estar a mano para cual uier emergencia.os dos hasta ue los encontremos. los casos ascienden a catorce y los 7il"metros cuadrados a mil uinientos cincuenta y cinco. estamos en el mismo e uipo. 2e lo contrario. % partir de entonces. %sí. 86 lo mantuvo en secreto9 <.. <?aya. . )o sabe nada ni vio nada de lo ue ocurra esta noche ni de otras cosas. 8de verdad9 )o me lo coment". S"lo encontramos tres. <Está bien < Chee se encogi" de hombros<. cerrar# el pico.

las de todos los dormitorios y los pasillos. >en había trabajado para la compa@ía telef"nica. < 6oungman seguía pensando.a casa resplandecía contra las colinas oscuras. 8no le parece ue a uí todo está controlado9 <coment" Chee. Se detuvo a reparar las líneas.El garaje estaba vacío pero iluminado. <)o. junto al de su esposa y el de su hijo.a pared del fondo estaba acolchada para la práctica de tiro con rev"lver. <=ero con ayuda podremos arreglamos. <>egay mir" hacia la casa<. 2ebimos apagarlas.a . 6oungman. junto a una moto >MM. correas de ventilador y llaves inglesas dispuestas por tama@os. sin estrenar.arley de >en no está <not" 6oungman. <. <)os olvidamos de apagar las luces. con el arma apoyada en las piernas. 2e la cuerda para tender la ropa colgaba un blanco de papel. . las de la sala de recreo. . El perro de pastor escoc#s sigui" los cadáveres hasta el helic"ptero y se sent" abatido entre los patines. con el arma en la mano<.as paredes laterales estaban cubiertas por cadenas de neumáticos. regresaron al helic"ptero posado en el jardín y arrojaron dentro el cadáver de Loe. )o se molest" en agregar ue el tel#fono no funcionaba.os Momoa habían dejado encendidas las luces del garaje. . <Catorce muertes en dos días no significa CcontroladoD <replic" suavemente el m#dico. <Será mejor ue meta el perro en un saco < dijo. . . <Gl no lo logr".a camioneta amorosamente lustrada por Loe descansaba en el centro. Es e!tra@o. % trav#s del visor. >egay tenía raz"n. 2espu#s de dar otra vuelta por la casa. Se separ" ligeramente de los demás. <*sted fue el 1nico ue dijo ue tal vez a uí hubiera enfermos. El aire de los tan ues se acababa. . . alguien tuvo ue salir a buscar ayuda por ue el tel#fono no funcionaba. <Entonces se march" antes de ue los demás enfermaran.a pregunta era una orden. <2octor. estaba fascinado por la desesperaci"n de Chee. 6oungman vio ue los ojos del m#dico iban de Chee a #i y al perro. las de la cocina.

y rico en vellos CdisparadoresD. Buriosa. (ncluso crecía un poco de hierba alrededor del árbolE allí donde e!istía un tamarisco. con las membranas plegadas y el peso del cuerpo apoyado en las patas traseras y en las mu@ecas de las alas. Con los ecos se mezclaba el balido de una cabra. %lgunos insectos se arrojaron al suelo y otros iniciaron maniobras evasivas y desesperadas. . Cuando #ste amain".<El saco es herm#tico < protest" >egay<. los gritos y los ecos alcanzaban la rapidez de una ametralladora. uizá alguna vez pueda hacer lo mismo por ustedJ <grit". . Se ahogaría. ignoraron a las polillas y captaron el eco de una presa totalmente distinta. de manera contraria al sistema humano ue oye la voz con más claridad ue su eco. Su . %l regresar. podría haber sido el sacrificio de un rito horripilante.a cabra retrocedi" cuando algo salt" hacia ella. encontraron a >en Momoa en el camino de la colina. y tres de ellas dormían. obstáculo u otro murci#lago. el alimento. la cabra se seren" y mordis ue" la corteza del árbol. En ese momento. >en colgaba de la punta del poste.a cuarta sacudía nerviosamente las pezu@as. =ero los murci#lagos pasaron junto a ellos. con el oído aguzado por el susurro del viento. % las luces del helic"ptero. tibio y vivo. ue era simultáneamente interpretado como insecto. Saltaban o corrían rápidamente alrededor del árbol.arley 2avidson TOR estaba apoyada contra el poste del tel#fono. era proporcionalmente mil veces más largo ue el humano. escucharon el despliegue de la red de susurros antes de ue comparecieran. adelant" el hocico y la cosa salt" en el aire y vol". Este 1ltimo. . sujeto por el cintur"n de mecánico. Se había lanzado la orden de . <Gsa es la cuesti"n. el caracol enroscado. . el oído interno de los murci#lagos contenía dos "rganos sensitivos distintos$ uno para orientarse en el aire y otro para la audici"n.os perros tienen pulgas. .as polillas los oyeron llegar. con las ropas destrozadas y ennegrecidas por la sangre. más de cien murci#lagos se encontraban en el suelo.abía cuatro cabras atadas a un tamarisco. 6 cuando los ecos reflejaban algo grande. En realidad. Gstos se agitaban ante el más ligero eco. era probable ue hubiese agua. <I2uran. Chee en persona baj" por una eslinga para recoger a >en.

no hicieron caso del tamarisco y las bombillas colgantes ue los ba@aban en luz ultravioleta. *n segundo murci#lago se pos". el murci#lago más cercano le devolvi" la mirada. . . primero a los ojos y despu#s a una mancha oscura del cuarto delantero. % juzgar por su actividad.os bordes e!ternos de la lengua se curvaron alrededor de dos ranuras de la parte inferior y formaron así los canales chupadores. mientras elegía tran uilamente los ejemplares adecuados para su disecci"n. El primer murci#lago había comenzado a soltar una orina negra y resinosa y los demás se api@aron para hacer una puntura en el alimento. Mientras se henchían. donde =aine abri" un respiradero apenas lo suficiente para sacar el ca@"n de un rifle de aire comprimido. 2os incisivos apartaron el pelo y la piel y la lengua roja y alargada del murci#lago salt" para recibir la sangre ue llenaba el cráter y te@ía el aire de una tibia dulzura.a mira se pos" primero en un murci#lago y despu#s en otro. antes de saltar. El alimento corría de un lado a otro de la cuerda. Mejor el alimento joven y tierno ue el viejo.andN&over detenido a treinta metros. >ati" las alas dos veces en el aire y se pos" sobre la mancha. El alimento volvi" a asomar el hocico. Ktros incisivos se hundieron. en el otro cuarto delantero. . =aine podía elegir sus presas.os murci#lagos grandes. ni del .a alimentaci"n de todos los murci#lagos duraría horas. pero s"lo el escalpelo y el microscopio podrían asegurarlo. se agitaron. las hembras. mientras manta sobre manta los cubrían. 'ierra y aire parecieron cerrarse en torno a las cabras y envolverlas. . % lo largo del ca@"n había un periscopio sensible a los ultravioletas. . los murci#lagos no parecían infectados por la peste. más ligero ue una pluma.alimentarse y e!istían preferencias. . mejor un tábano con un olor desbordante ue convertía el hambre en un frenesí.os demás alimentos seguían dormidos. con los ojos hendidos sobresalientes y. mejor el alimento pre@ado y atiborrado de sangre ue un macho.

os helic"pteros surgieron del sol.evant" orgullosamente la mano y mostr" una mosca muerta. hacia la mesa. subieron y se marcharon. 'e buscan. por lo ue a 6oungman se le llenaron los ojos de lágrimas. Corrieron hasta la factoría. de modo ue meti" el rifle y el saco de dormir en el jeep y condujo hasta la factoría. 6 Spam. SelHyn estaba frente al mostrador. Se lo mostr# a los navajos e intentaron repararlo. . . Estaba tendido de espaldas bajo un mez uite y miraba a trav#s de los prismáticos. pero no encontraron ninguna por ue 6oungman las había cubierto.os helic"pteros sobrevolaron 5ilboa y trataron de divisar huellas de neumáticos. 2espu#s regresaron a los helic"pteros. Sentía ue había cometido una estupidez. esgrimiendo rev"lveres. =ero se había aislado est1pidamente en medio del desierto. donde permanecieron durante cinco minutos. pero los navajos se habían guardado la mitad de las lámparas de la radio. . <SelHyn. %terrizaron en tándem en la calle. )o te cruzaste con ellos por un pelo. y en la oscuridad record" el hombre pelirrojo ue uería una parte de %bner. Gste lo supo en todo momento. renunciaron a la b1s ueda y tomaron direcci"n norte. 2espu#s de un rato. :ue hizo preguntas a Bran7 acerca de los murci#lagos. por si #l había marchado en esa direcci"n.6 D*&%)'E el sue@o. y pastillas de sal. Se despert". 2iez segundos despu#s salieron de la choza. . 2ebía haber obtenido p1blicamente la promesa de Chee. 8d"nde está tu transmisor de radio9 <Está roto. fijar el lugar de reuni"n en el pueblo o contarle a Cecil u# ocurría. =aine era hombre de Chee. pero no pudieron. 6oungman no dej" de ver las luces brillantes de la casa de los Momoa. <2ame algunos cartuchos de rifle y tambi#n del calibre //. SelHyn tir" la mosca y comenz" a llenar el mostrador con las cosas solicitadas.o primero ue hizo fue tratar de comunicarse por radio con Cecil. . una caja de seis. 6oungman había cubierto el jeep con maleza y lo había dejado en una colina a 7il"metro y medio de 5ilboa. y de cada uno de ellos bajaron dos figuras vestidas de blanco y cargadas con maletines de m#dico. <6oungman tenía el Colt de Loe<. en albornoz. delante de la choza. 6oungman regres" a su choza. Sospecho ue se ha averiado para siempre. %l amanecer. Cuatro policías navajos uniformados se reunieron con ellosE 6oungman reconoci" a >egay.

<=or supuesto. %p1ntalo en mí cuenta.as sombras de la aurora habían comenzado a desaparecer. <E!cepto la radio de transistores. <8:u#9 El jeep del indio ya había ganado velocidad y avanzaba hacia el oeste por el camino. pero no más graves ue los de los demás. 8)o estás enterado9 >ueno. viejo. <'ienes problemas. 6oungman cogi" las mercancías y sali" al porche. . Ci#rrales las ventanas por la noche. espero ue alguien invente muy pronto el efectivo. Kcurri" anoche. <Estoy despierto desde las cinco. Cuídate. 6oungman9 El delegado observaba el cielo ante la eventualidad de ue uno de los helic"pteros hubiese dado la vuelta. <'odavía tienes esas radios de transistores. 6oungman meti" las compras en el saco de dormir y se sent" detrás del volante<. Siempre uise decirte ue tus hijas no tienen nada malo. 6oungman apart" un e!hibidor y biz ue" para mirar a trav#s del cristal. 8'ienes problemas. Kdiabas a ese cabr"n tanto como yo. <SelHyn uit" el polvo a las latas de cerveza<. 6oungman. . Coger# una y varias pilas. 8algo más9 'e dir# algo. 8no9 <Sí. <8:u# incendio9 <%rdi" toda la familia. 5ast" las fuerzas del día siguiente en lavarse con gasolina e!traída poco . Kí la noticia del incendio en casa de Momoa. con el albornoz chocando pesadamente contra sus pies descalzos<.<. El insomnio es una de las primeras se@ales de envejecimiento. %nne escuchaba la radio de la furgoneta a trav#s del parabrisas destrozado.a radio normal funciona. no es ue te importe demasiado. <SelHyn le sigui".abía enterrado a Bran7lin una hora antes del amanecer y empleado en ello las energías de un día.

6oungman se acercaba. . En ese momento ya tenían ue estar buscándola. Si había ido a 2innebito Mash para reunirse con ella en casa de Momoa. un hombre muere apestado ante sus ojos y ni si uiera reconoce los síntomas. .ubbell. ue resulta especialmente peligrosa en personas de edad avanzada. tambi#n habrían muerto durante el incendio.a radio acompa@aba su ensue@o. Sabía ue a mediodía el desierto entero parecería un oc#ano. Siempre había tenido conciencia de la peste end#mica del desierto y nunca había visto un caso en carne y hueso. :uemado. %l principio se temi" ue los fallecidos fueran víctimas de la peste porcina.. puesto ue era el vehículo lo ue 6oungman buscaría. Se toc" las a!ilas y las ingles en busca de hinchazones. 'odavía nada. )os llega otra trágica noticia de 2innebito Mash. =or otro lado. Momoa está muerto. la danza de la lluvia celebrada ayer en Shongopovi se vio estropeada por la muerte trágica de siete ancianos del pueblo.. Seg1n los portavoces oficiales del Cuartel de >omberos de 'uba City. donde siempre encontrará. )aturalmente. =or lo general. tal vez pudiera atravesar a pie el desierto. En ese momento. la fiebre. 6 ahora tenemos un mensaje de la Bactoría de . Ktra parte de su ser seguía calculando la supervivencia. 2ivertido.a poco del tan ue de la furgoneta. volvi" a e!perimentar la sensaci"n de ue se fundía con el desierto. eso era desorientador pero reconfortante. . como el oc#ano ue fuera un mill"n de a@os atrás. llegaría por esa direcci"n. pens". Esa CunidadD era el camino hopiE le divertía pensar ue s"lo lo sentía al borde de la muerte y supuso ue tal vez fuera #se el secreto de la superreligiosidad de los hopi. Con agua suficiente para beber y la cobertura de las nubes. Sin embargo. %nne tenía las rodillas lastimadas por haberse arrastrado tras las lagartijas. llovía. debido a los alimentos en mal estado ue se encontraban en la cámara de la ceremonia. Como todos saben. tal vez fuera más inteligente recoger tanta agua de lluvia como pudiera y permanecer junto a la furgoneta. puesto ue estaban siempre al borde de la e!tinci"n. donde la popular familia de loe Momoa muri" en un incendio ue destruy" el rancho. ella y los demás hubiesen llegado al rancho y pernoctado allí.. . las autopsias demostraron ue los siete murieron de botulismo. se repiti". =ara una parte de su ser. . . Como buf"n.a arena se rizaba. Cuatro personas encontraron la muerte. el fuego se inici" en el s"tano y se propag" rápidamente a trav#s del sistema de ventilaci"n.os bubones. 2e modo ue si Bran7lin. dos o tres días despu#s de una danza de la serpiente. Era e!tra@o.. .as oleadas de calor comenzaron a filtrarse por la arena.a lasitud. . era la #poca ue correspondía. (nm"vil. *na semana antes de abandonar el desierto. =ero Momoa estaba muerto. *n pe ue@o espejismo acarici" las dos tumbas.a palabra Cbub"nD era graciosa.

6oungman le cont" un cuento acerca de un joven ue se intern" en Mas7i Canyon y por la noche lleg" a un pueblo hermoso y grande construido bajo tierra. .. pero la mitad de su mente vagaba por cuenta propia. cual uier marca o hinchaz"n sospechosa.a radio continu".as alucinaciones eran un síntoma de la deshidrataci"nE la falta de agua modificaba todo el e uilibrio uímico del cuerpo. ui#n dice ue no es posible conseguir un buen neumático recauchutado por la mitad del precio ue uno pagaría por uno nuevo. . mareos. v"mitos o diarrea.os funcionarios sostienen ue no han determinado el origen del brote de botulismo ue tuvo lugar en la mesa... . Gsta no tuvo fuerzas para estirarse y coger la ca@a de pescar.. sino ue le lavaron. =odrían surgir más casos. 2eseo transmitir una nota de asesoramiento sanitario. El joven no s"lo fue bien recibido en a uel pueblo e!tra@o situado bajo tierra. avanzando hacia ella a trav#s de un oleaje polvoriento. . p"ngase inmediatamente en contacto con las clínicas de Ship &oc7. =ens" ue era importante ue la rescataran. perderse en #l. Si usted o alguien ue conoce tiene estos síntomas. sino para dar la alarma sobre la peste. *n estinco gir" la cabeza para estudiar a %nne... les separ" las piernas e hizo el amor primero con una y despu#s con la otra. cantaban. )i la más mínima menci"n de un grupo de e!cursionistas desaparecidos. bromeaban. . Lamás había conocido tantas risas. alimentaron y llevaron a una gran sala de danza donde acababan de iniciarse los festejos. Su mente tom" una direcci"n más cruel. Gl les bes" los labios. Lohnny asistirá a la Conferencia de todos los indios de Blagstaff y nadie uerrá perd#rsela. los pechos.. se se@alaban y gritaban$ CI. >ueno. MindoH &oc7 o a uí.e uitaron la ropa y se desnudaron.. . Esto es grave.. El esfuerzo de pensar la agotaba. hasta ue todos se durmieron.apaJ I. no s"lo por su vida. de modo ue no estaban relacionados con la peste. CIMuertoJ IMuertoJ IGsteJ GsteJD . . fiebre. % prop"sito. Era mucho más fácil mirar el espejismo creciente.as diversiones se prolongaron durante casi toda la noche y cuando el joven se sinti" cansado. pero. 6 sobre los murci#lagos.Gsa fue la 1ltima novedad de Lohnny Cash. . *na oportunidad de reunirse con viejos amigos y hacer nuevos. pero era tan seductora. En una ocasi"n.e gustaba pensar ue tal vez vería acercarse a 6oungman.. 2icen ue los signos ue se han de tener en cuenta son$ dolores de est"mago. 8se enteraría 6oungman de ue ella no había salido del desierto9 (ntent" concentrarse.os murci#lagos no llevaban pulgas roedoras. % nadie le gustaría aparecer en la emisi"n de radio C>. )inguna palabra sobre la lluvia. bailes y muchachas hermosas ue corrían.as j"venes se acostaron .apaJ IEstáJ IEstáJD. Si Momoa estaba muerto. las dos muchachas más hermosas le acostaron.. dejar ue su mente flotara. 'uba City..as respuestas se deslizaban fuera de su alcance. agotando los 1ltimos restos de la batería de la furgoneta. los ni@os subían y bajaban corriendo las escaleras y los fuegos de se@ales ardían en los tejados. El humo surgía de las chimeneas.. .

El jeep chirriaba. Se ha demostrado ue una liebre grande. un gran cobarde. Seg1n este patr"n. se dijo. *na serpiente no discutía la #tica de comerse una ardilla terreraE se trataba de alimentarse o morir. se apoderaron del agua a la manera del mordisco de una serpiente. =robablemente. reconoci" para sus adentros.RRR. uizá. Era el desierto. %temorizado y as ueado. 2e vez en cuando.. #se era el motivo por el cual había rechazado la cuarentena.a habitaci"n ue por la noche había sido tan hermosa. se liber" del apret"n y corri". El delegado hopi 6oungman 2uran entreg" la liebre y ahora las autoridades le buscan para administrarle las indispensables inyecciones de vacuna.. su propio hogar. no lo lograban. =odría decirse ue huía. =arte de la pared se había derrumbado. Chee era un h#roe y 6oungman. a los pahanas. 6oungman no viene.. sufre una forma animal de la peste. K se@ales de humo o el reflejo de un espejo. no llegaría a tiempo. 6oungman no estaba resentido con Chee por las mentiras y la traici"nE eso era tan in1til como ue el desierto se resintiera con el sol. 6oungman apretaba el acelerador y confiaba en su capacidad para conducir. en lugar de amar.. sino ue se limite a informar a las autoridades de su paradero. Se sent" y de su pecho cayeron algunos huesos. )adie lo lograría hasta ue uedara convertida en algo ue trasladarían. Chee comunicaría su llegada. encendía la radio de transistores para controlar u# hacía Chee y tambi#n por ue sabía ue si los e!cursionistas salían del desierto. ue sumaban 3. Gse era el motivo principal por el ue había regresado al desierto$ para huir de un mundo en ue no encajaba. Estar vivo originaba su propia moralidad. más seco desde ue los navajos y los blancos robaron los ríos. El jeep no superaba los ochenta 7il"metros. sobrevivían. Eso le decían en el ej#rcito. )o escuch" la voz cada vez más d#bil de la radio. .a supervivencia no era una cuesti"n moral. =odían responsabilizar de ello a los navajos. . entregada a las autoridades sanitarias.os hopi. )adie lo haría. las ventanas estaban rotas y los trozos de las vigas ue uedaron colgados se agitaban en el techo bajo la acci"n del viento. En lugar de permanecer en terreno llano.RRR.. el ue los mataba. . un total de -QO. .encima de #l. pens". Era un desierto cambiante. ue evitaba la responsabilidad de uedar encerrado una vez más. a los brujos. Su cabeza se balanceaba de un lado a otro y percibi" el rasgueo de las garras de las lagartijas ue corrían sobre la furgoneta. K buitres.os navajos.. se deslizaba lateralmente entre los mez uites y masticaba las brozas con las ruedas.*n nuevo comunicado de asesoramiento sanitario. 'oda la habitaci"n estaba llena de es ueletos y dos le abrazaban. 6oungman desinfl" los neumáticos y cruz" tantas dunas como le fue posible ante la posibilidad de divisar la furgoneta. . Se trata de una enfermedad contagiosa y se aconseja a la poblaci"n ue no se acer ue al delegado. El joven despert" y se protegi" los ojos por ue la luz era mucho más brillante de lo ue esperaba y descubri" ue era debido a la falta de techo. ahora estaba llena de arena. un cobarde. .

<Maldici"n. . 2e vez en cuando. los mez uites y las yucas se convertían en islas flotantes y un ca@"n situado a treinta 7il"metros se transformaba en un majestuoso velero anclado por encima de su propio reflejo. . . a la falta de huellas. % sesenta 7il"metros en direcci"n oeste pasaba una carretera federal. % mediodía. sino tambi#n los objetos se encogían.os prismáticos aumentaban las ondas producidas por el calor. %l reptar de espaldas bajo el jeep. %demás. ya ue la amenaza de confinamiento. . había llegado a ning1n sitio.a cuesti"n residía en si valía la pena hacerlo. por lo ue puso punto muerto y se desliz" cien metros más. por ue era algo imposible.ayden =aine se hallaba sobre el techo del . por donde se había vaciado. a la noche en ue %bner muri".)o por valor. y su 1nico motivo para no dar la vuelta residía en ue nadie le creería. Binalmente. &od" para salir de debajo del jeep y cerr" los ojos. de cual uier tipo de confinamiento despu#s de los a@os pasados en la cárcel.andN&over. Era un momento en ue hasta las lagartijas se agazapaban bajo las piedras. a las luces en casa de Momoa. Cada anochecer. había rastreado la trayectoria de los murci#lagos con la ayuda del osciloscopio.as pitahayas parecían ondular y bailar. bastaba para ue temblara como un ni@o. 5iraba los prismáticos en esa direcci"n y el movimiento se desvanecía$ una uimera. .o había hecho. amarillo y enorme. *na pesadilla imposible. los ca@ones le habían atraído. 5ilboa se encontraba a cuarenta y cinco 7il"metros al este y la mesa a sesenta 7il"metros al norte. )i si uiera era lo bastante valiente para afrontar la cuarentena pese a ue sabía ue tenía la soluci"n. había avanzado otros uince . El blo ue estaba casi al rojo vivo.a tenía.a respuesta a las mordeduras. 6oungman cruzaba una depresi"n seca y alcalina cuando oy" ue el blo ue del motor se uebraba. Más ue ir hacia ellos. sin más posibilidades ue seguir sus propias huellas. de modo ue lo abri" de una patada. su inter#s se concentraba en los ca@ones. . encontr" un agujero ue una piedra había abierto en el radiador. El cap" estaba tan caliente ue era imposible tocarlo.os perros de la pradera y las boas de arena se enterraban para huir del calor. a la sangre ue manaba. creía percibir por el rabillo del ojo un movimiento aut#ntico. )o s"lo las sombras. . . el sol. Cada amanecer. parecía palpitar.

había cazado vampiros en zonas subtropicales. .os murci#lagos podían sobrevivir en una temperatura de caverna de alrededor de treinta y ocho grados C. % veces. luego se fundía durante un instante y casi resultaba discernible.as pulgas buscaban nuevos hu#spedes. el objeto se disolvía en el aire sutil. . el murci#lago de la caja no mostraba síntomas de enfermedad. 5ir" lentamente y con los prismáticos abarc" el 2esierto =intado.a trampa de la noche anterior había tenido #!ito. . drenadas hasta ue la tensi"n sanguínea les fall". . a la sombra. . .asta ese momento. . 2urante una hora. 2os guantes de láte! con mu@ecas de acorde"n atravesaban un panel de lucita y permitían maniobrar con jeringas e instrumentos de disecci"n. . *na sombrilla de colores protegía a =aine mientras trabajaba.a peste humana generalmente se iniciaba cuando los acostumbrados hu#spedes de la poblaci"n roedora morían a causa de una peste animal. . hubiesen conseguido los anticuerpos de la peste mediante un sistema natural de inoculaci"n9 *na respuesta se@alaba ue los murci#lagos ue en ?enezuela habían transmitido el mortal derrien"ue eran vigorosos y se desarrollaban. %lgo corría en línea recta hacia el este.as olas de calor se habían convertido en un hervor parejo. . siempre ue hubiera la suficiente humedad para impedir ue se les secaran las membranas de las alas. . parecían prosperar. por encima del horizonte.7il"metros en la trayectoria prevista y rastreado nuevamente a los murci#lagos en su vuelo hacia la guarida. por ue un hu#sped muerto no era un hu#sped.as cuatro cabras ue había comprado a un navajo. a su vez. . ue chupaban la sangre de diversas poblaciones humanas.andN&over. . en medio de una vegetaci"n e!uberante. cerca de 'uba City. >aj" y se acerc" a la mesa y a la caja de aislamiento ue había armado en el suelo.a caja de aislamiento era sencillaE carecía de filtros de aire y s"lo servía para patología. como si la arena estuviera a punto de estallar en llamas. El mapa topográfico del (nstituto de (nvestigaciones 5eol"gicas s"lo mostraba un laberinto de ca@ones accidentados y aparentemente áridos ue en uno de los mapas ue Chee le había proporcionado aparecía con el nombre de Ca@"n de Mas7i.os ca@ones del desierto volvieron a llamar su atenci"n. =aine recogi" los mapas y los llev" hasta el . Su agitaci"n creci" al estudiar las escarpas negras y rojo ladrillo de los ca@ones.izo girar el foco. =ero los murci#lagos no estaban agonizantesE en todo caso. % pesar de las pulgas encarceladas y de los otros parásitos de murci#lago ue saltaban a su alrededor. había matado cuatro murci#lagos. . la Mesa )egra era una línea delgada y oscura trazada en un cielo azul. habían muerto. 8Era posible ue un animal desempe@ara el papel de hu#sped del bacilo de la peste y siguiera gozando de buena salud9 8=odía pensarse ue los vampiros.as pulgas saltaban contra las paredes. ascendía a cuarenta y nueve grados C. estudi" minuciosamente al murci#lago. Era el mismo objeto m"vil ue =aine había visto antes de estudiar el murci#lago. .acia el nordeste. le afeit" la piel para buscar hinchazones y le e!trajo muestras de sangre a fin de analizarlas. El. .os cactos parecían tirabuzones. donde el calor le traspas" las suelas de las botas.a temperatura.as alas desplegadas del murci#lago muerto estaban sujetas con alfileres.

=aine reconoci" su rostro. sin agua. ///. El indio s"lo aminor" la marcha en los 1ltimos veinte metros.andN&over. uizá resistiera durante cuarenta minutos. =or 1ltimo. Biguraban entre los mapas más costosos ue Se habían trazado.a mochila era un saco de dormir ue envolvía un rifle. =aine había dejado los mapas cuando descubri" ue. 6 #se era precisamente el hombre ue =aine tenía menos ganas de ver. el aire. hasta ue la postraci"n se apoderaba de #l. 2e vez en cuando. 2e modo ue el hombre no estaba allíE se trataba de un espejismo. se habría marchadoE simplemente.(ndudablemente. . Se acercaba. mir" en silencio a =aine durante el tiempo suficiente para recordarle ue eran enemigos y finalmente se dej" caer a la sombra del &over.as compa@ías el#ctricas habían pagado por ellos más de lo ue Chee pagaba a =aine y la verdad era ue. <8:u# uiere9 < =aine se mostr" brusco<. =aine pas" cinco minutos más mirando por los prismáticos. . Se lav" los pies con el contenido de una lata de cerveza y bebi" otras dos. dirigía los prismáticos hacia el oeste. se acercaba. El indio cerr" los ojos y respir" con placer. por la boca. y caminaba a dos patas. . no había creído en la e!istencia de un caminante. =aine comprendía los mecanismos del desierto. El maldito indio ya había recurrido al silencio con anterioridad. la figura se dividi" en puntos flotantes y desapareci". Ktra verdad sostenía ue tambi#n habría trabajado gratuitamente. =aine había esperado demasiado tiempo. El hombre había desaparecido. *n hombre podía correr bajo el calor del desierto durante una hora. el indio se levant" para uitarse las botas.os mapas propiamente dichos eran borrones de colores en acetato. %vanzaba con pasos largos y sueltos. Mientras lo pensaba. =aine estaba nervioso. =aine entr" en #l para ingerir dos pastillas de sal con medio litro de agua y para estudiar el resto de los mapas. a menos ue se los colocara encima de otro mapa de fronteras artificiales. El calor dentro del &over era insoportable. inconscientemente. ue guardaba en una carpeta de plástico con la siguiente inscripci"n$ %istemas para la 54ser aci6n de los *ecursos 'errestres-Landsat //. =aine comprendi" ue seguía las huellas del . El hombre ue corría se encontraba a un 7il"metro y medio de distancia. pero continuaba al tiempo ue balanceaba libremente los brazos. las oleadas de calor o el terreno se alzaban hasta su pecho. Si hubiese visto un vehículo ue cruzaba el desierto.as suelas de sus botas aparecían pinchadas por espinas y manchadas de sangre. giraba contra el fondo distorsionado y agitaba rítmicamente las piernas. comparativamente fresco de la sombra. =aine logr" divisarlo sin los prismáticos *n hombre moreno y flaco. llevaba en la espalda una especie de mochila y un sombrero de ala ancha protegía su cara del sol. en las manos de =aine reposaba una inversi"n de millones. En una ocasi"n se disolvi" en el cielo y reapareci" más cerca. 8=or u# me sigue9 <8'iene una cerveza fría9 < pregunt" 6oungman. gracias a los mapas. &ode" una duna y pas" junto a un cacto marchito. (ncluidas . 2ada la gran altura de %rizona. . indescifrables.

>ueno. <8Me permite9 < pregunt" 6oungman.las seis ue había bebido durante la carrera. un típico indio de la reserva. no se enoje. alrededor del cual se encontraban los "rganos de una cavidad estomacal desentra@ada.e vi hace dos horas. =aine se encogi" de hombros. . . pero tambi#n sostenía ue era un borracho ignorante. 6oungman se ri" de sí mismo.evant" los labios del murci#lago y dej" al descubierto dos incisivos anchos ue ocupaban la mitad de la mandíbula superior. El murci#lago seguía e!tendido en la caja. seguía con cerca de tres 7ilos menos de lí uido corporal. por ue estaba planeado ue 2uran permaneciese encerrado esa ma@ana.a idea de un hombre ue huía a pie por el 2esierto =intado divertía a =aine. ue lo dividieron en dos. Evidentemente. <Más bien esperaba usted ue lo fuera. < 6oungman sonri"<. Eran los dientes lo ue no logr# deducir. Chee había hecho lo mismo. .as alas se habían secado hasta ad uirir la consistencia de un pergamino oscuro. 6oungman desliz" las manos en los guantes y recogi" el escalpelo del interior de la caja. tiene el aspecto de uien ve un fantasma. Chee decía ue 2uran no sabía nada. 6oungman se puso de pie y camin" hasta la mesa protegida por la sombrilla. . <Eran los dientes. =aine le sigui" preocupado. <86 no vino a buscarme9 <Creí ue era un espejismo. <=aine. <8Cuánto podría haber recorrido9 <'al vez cinco pasos más. . Esto reforz" la sospecha de =aine de ue había subestimado al delegado.. 6oungman cogi" el est"mago con un escalpelo y lo pas" a trav#s de los dientes del murci#lago muerto. Me alegro mucho de verle.. El resto de la mandíbula superior y la inferior estaban cubiertas por colmillos fuertes y en forma de dagaE los incisivos inferiores y las muelas eran prácticamente ine!istentes. <*sted debería serlo. El est"mago propiamente dicho parecía un gusano. 8:u# distancia hay hasta esa mesa9 <Estaba haciendo un estudio de la fauna.

8por u# me sigui"9 <Se lo dir# mientras conduzco. El otro hombre la cubri" con una toalla mojada.a esperaban con una bebida. de modo ue toda la ciudad parecía salpicada de tur uesas. las mismas flores ue habían colocado para su fiesta de graduaci"n. <8)o tiene una toalla seca9 < le pregunt". Se apart" el pelo mojado de los ojos y vio a 6oungman en una mesa. )aturalmente.ogr" un e uilibrio entre ambas emociones. %nne not" ue su madre había cambiado las rosas por un jardincito rocoso de cactos y plantas carnosas. y record" un cuento de Lohn Cheever llamado 'he %7immer. . pero la fiesta acababa de comenzar.as palabras eran halagadoras. )o comprendía sus propias reacciones por ue se creía capaz de matar a todo el ue interfiriera su trabajo y.eard Museum del centro de la ciudad. =aine no tenía la menor idea de c"mo había logrado saberlo. junto a un muchacho corpulento y pelirrojo. . Se le había desprendido la parte de arriba del traje de ba@o y nadie parecía darse cuenta. 'e sacar# de a uí y te llevar# a donde uieras ir.eard había unos 7achinas maravillosos. Gsta era su fiesta de graduaci"n. Se zambull". Se asom" ociosamente a la superficie y sali" de la piscina. desde el cual divisaba todas las piscinas de =hoeni!. <'ienes ue saltar. . sus padres uerían ue aceptara ese trabajo en el . record". en el cual un hombre se disponía a nadar a lo largo de un distrito de Connecticut siguiendo una línea de piscinas. I?amos. lo cual le result" e!tra@o. uerida < le dijo su madre. en cambio. . En el . . %nne estaba en el e!tremo de un trampolín de tres metros.os indios eran fascinantes.os nen1fares flotaban en la piscina. ?ol" con los brazos e!tendidos hasta sumergirse en una piscina azul brillanteD goz" del agua pura y mir" las hojas de nen1fares ue flotaban como puntos ante sus ojos. <'e uiero < dijo 6oungman<. <2uran. se sentía tan aliviado como furioso. <ISaltaJ <le gritaba su padre desde el bar al aire libre<. =ero %nne pensaba aprovechar su preparaci"n m#dica en una de las reservas. . ueridaJ Lunto a la piscina habían preparado unas mesas para los invitados y los mariachis actuaban en el jardín. así ue se reuni" con ellos.El indio estaba enterado.

'1 nos condujiste hasta a uí. <2ebí venir antes. <)o. <5racias. ya ue de ser así no lo habría soportado < coment" =aine.a conversaci"n se mezclaba con el tintineo de los vasos mientras los mariachis caminaban entre las mesas. %bsurdo.os demás. humedecida y fría. <=erturbada. S"lo t1 y yo. Eres la 1nica sobreviviente. Esa canci"n siempre la mareaba. <)o veo síntomas de contagio. Su padre no solía invitar a indios a las veladas sociales. < 6oungman intent" bromear. <%pague la radio < dijo 6oungman y el otro hombre se intern" en el jardincillo rocoso. %nne estaba preocupada por ue 6oungman parecía sumamente perturbado. <6oungman le uit" la toalla y le dio otra. %nne mir" a los invitados. =ero tenemos ue bajarle la fiebre. Sonreía rara vez y ahora estaba e!tasiado como un chi uillo. nos marcharemos. <. <8C"mo llegaste9 <pregunt" %nne. Su madre se pondría furiosa<. por ue estaba empapada.. Gl se llama =aine. Su rostro estaba polvoriento y ojeroso y tenía los ojos enrojecidos. %nne temía ue alguien pidiera ue interpretaran C5uadalajaraD. . 5racias a 2ios. te encontramos a tiempo. ch1palo. <%nne sabía ue 6oungman era muy sensible al hecho de mezclarse con blancos. . se encuentra bien.. <. . 'e pondrás bien y en cuanto puedas moverte. 8de acuerdo9 =ero ahora tenemos ue bajarte la temperatura. <El humo de la fogata.iciste un buen trabajo. Encontramos el campamento. %demás de los dedos rotos y de la postraci"n provocada por el calor. donde uno de los invitados había aparcado incorrectamente una furgoneta. < %nne se cubri" los pechos.<)ecesita una mojada.a he visto con mejor cara. =or suerte no recibi" más uemaduras de sol. <>ebe un po uito más. <'ambi#n ha perdido alrededor de cinco 7ilos de lí uido corporal. <Creía ue no vendrías. '1 misma los enterraste. <8'e encuentras bien9 < le pregunt" %nne. . =ero no uería armar una escena y 6oungman parecía tan satisfecho.an muerto.

6oungman pens" ue un abrazo la uebraría.as 1ltimas horas de la tarde transcurrieron e!tra@amente frescas y tran uilas. 6oungman permanecía al lado de la muchacha. <%nne. Casi perdida dentro de una camisa de =aine. <Sí.asta ahora. Gse es otro motivo por el cual tenemos ue salir de a uí. % juzgar por el modo en ue surgía de la parte trasera del . Binalmente .e cogi" la mano<. Cual uier cosa con tal de evitar ue #l se fuera. &eposaba en un saco de dormir. pero se produjo una aglomeraci"n cuando los demás invitados se marcharon. <8Estás seguro9 < le pregunt".<.a brisa se filtraba a trav#s de las paredes metálicas de la tienda de campa@a de =aine.andN&over. %nne pens" ue era más parecida a una abeja reina. bebía t# flojo y tenía la cabeza apoyada en una caja de ejemplares.andN&over. =aine intent" hacerle una pregunta. 8=uedes respondemos9 %sinti". y para eso fue necesario ue estuvieras a punto de morir. pero el grito llen" su cerebro. Si es ue todavía uieres ue vaya contigo. 8me oyes9 <le pregunt" 6oungman<. 6 eso es e!actamente lo ue haremos. los ojos de %nne parecían más grandes ue nunca. Era la esposa del reverendo y gritaba tan alto ue %nne se tap" los oídos con las manos. tenía más aspecto de ni@a ue nunca. < . )os iremos muy lejos. )adie se despedía. =aine nos llevará hasta la autopista en el . <8Bueron los murci#lagos9 *na de las mujeres ue se marchaban gir" y comenz" a gritar. no la he cogido. Ma@ana. Gl la llamaba CcapulloD. <Ma@ana estarás en forma para salir de a uí. <Mis días en la reserva han terminado y voy a reunirme con los vivos. En el rostro demacrado. =aine preparaba huevos revueltos en polvo en un hornillo 5oleman. lo desbord" y sali" de su propia boca. )o uería ue la dejaran sola. Estaba confundida y trataba de encontrar a su padre. . llevándose las mesas y las sillas. . <Cambiaste de idea.

Mir" de soslayo al indio antes de acercarse a la mesa donde se encontraba la radio. Está metido en una de las trampas de Mal7er Chee. =aine gir" con el micr"fono en la mano para poder mirar al delegado y a la muchacha. =aine. dígame si me e uivoco. *n animal nocturno ue no dej" huellas. sea donde fuere. )o había uerido compa@ía. eso es lo ue vale el pellejo del se@or =aine. Gsta escuchaba atentamente y a u#l sonri" en otra direcci"n. <Supe ue vendrías a buscarme.ouse >utte pregunt" a un delegado si había visto murci#lagos. Ma@ana empezaremos de nuevo. aun ue no podía demostrarlo. <8C"mo lo descubri"9 <Entreg" un plato a 6oungman. %ntes de ue =aine replicara. imposible. =ero pens# en una familia agonizante y api@ada dentro de una casa con todas las luces encendidas y record# a un tal se@or =aine ue en Bive . 6oungman ya había reconocido la voz de Mal7er Chee. supe ue tenía raz"n. *n mercenario. <Me ha llamado en un mal momento. Mira lo ue ocurre cuando te pierdo de vista. a la manera en ue una persona permanentemente fría podría acercarse sin darse cuenta al fuegoE comprendi" ue distinguía el resplandor sin sentir el calor. . %un ue la se@al estaba cargada de estática. y #l nos conseguirá todo el e uipo ue necesitamos. < . =ero ese tipo de animal no mata a las personas con ese tipo de dientes. 6oungman. por ue te uiero lo suficiente para estar donde t1 est#s. ue pudo volar hasta la punta de un poste telef"nico y ue tenía dientes es el ue efectu" los ata ues. Sencillamente. Eso es todo lo ue es. . . )unca vi a un animal con ese tipo de dientes. por su radio llegaron los n1meros de llamada. 8Crees ue hace esto por los pobres indios9 8=ara sanear una reserva9 )o.lo comprendí.e cogi" la mano. Krganizaremos algunos sistemas de defensa. <&egrese a MindoH &oc7 <dijo Chee. con dos platos con huevos ue parecían cuajados. <%hora descansa. % partir de a uí eres mi billete. <'enemos mucho ue agradecerle < dijo %nne a =aine. el se@or =iggot.o atraían. <)o era difícil. 6 usted lo demostr" por mí. % partir de entonces. <*n cuerno < intervino 6oungman<. s"lo con el fin de organizar las cosas para una nueva mina descubierta o para ue los turistas sigan viniendo. Como intent" ignorar la se@al. de verdad lo supe. <Es una orden. =ero por otro lado. la radio le llam" con más insistencia por su propio nombre. la presencia del delegado y de la muchacha le habían dado conciencia de la soledad en ue había vivido durante tanto tiempo.e he e!plicado todo a mi amigo. =aine se acerc" a ellos.

diría ue en la Mesa de la Mansi"n. focos. <8%lrededor del desierto9 <En puntos determinados. En cuanto el radar capte a los murci#lagos. Está bien... =aine. <. <(mposible. <=ero ha dicho ue se encuentra cerca de los murci#lagos.os he rastreado. .o har#. <. <82e u# altura9 82e u# ancho9 <6 lámparas de arco voltaico. < =aine vio ue los ojos de 6oungman se dirigieron hacia #l<. . <Krganizaremos un perímetro de defensa.. <. =ero yo diría..o importante es ue contaremos con avionetas ue lanzarán 22'.. <82"nde está en este preciso momento9 <)o puedo responderle con e!actitud.os vampiros vuelan por debajo del campo de acci"n del radar.<8=or ejemplo. <8=or ejemplo. 82"nde cree ue están9 <'ampoco puedo responderle con certeza. <Maldita sea.. u#9 < pregunt" =aine.. <2#jeme terminar < agreg" Chee<. <'odos los días dice lo mismo y cada noche ue pasa es peor. u#9 <repiti" =aine. Conseguiremos redes. hubiera li uidado a los pu@eteros murci#lagos. <Mesa de la Mansi"n. <Cual uier cosa. Se produjo una pausa antes de ue Chee volviera a hablar. no estaríamos en este aprieto si. =iggot tiene relaciones. como dijo.as luces están en el mismo sitio ue la gente y a ellos no les molestan. Me estoy acercando.. . .e ordeno ue inicie ahora mismo el regreso a MindoH &oc7...

<=ero ahora no podrá decirles d"nde están realmente los murci#lagos < intervino %nne. 6oungman se acerc" el rifle a la rodilla mientras =aine introducía una cápsula de di"!ido de carbono en el rifle de aire comprimido. %nne solt" la mano de 6oungman. oscuro. <)o estamos ni si uiera cerca de la Mesa de la Mansi"n < dijo 6oungman<. <8:u# importa eso9 <6oungman se encogi" de hombros<. % mí no me preocupa. Esto se acab". :ueda a sesenta 7il"metros al sudeste de a uí. <. pens". . =aine. <E!actamente. flaco y revestido de tanto cinismo ue casi parecía intocable. <'odavía no ha recibido su salario.. me gustaría saber a cuál de ellas debo agradecerle ue me haya salvado la vida. . <)adie puede decírselo. 2oy por terminado el contrato. Salud. ese será el final para todos nosotros. En cuanto lleguemos a la carretera. con un bronceado ue era espectralmente pálido en comparaci"n con la piel de 6oungman. <=aine. =aine desconect" el receptor y se enroll" el cable del micr"fono alrededor de la mano. =ero no era ella la ue estaba alejada.. <'odavía no he matado a los murci#lagos. En ese momento. <8Se gana usted la vida ani uilando murci#lagos9 < pregunt" %nne. *sted está a uí por las compa@ías. )o puede decirles d"nde encontrarme. corpulento. <6oungman tenía raz"n respecto a usted <dijo %nne a =aine<. sino ellos$ =aine. acechante pero de alg1n modo ausenteE 6oungman. < 6oungman se sirvi" caf#<. se sentía tan alejada de #l como de =aine.evant" su taza<.a habían rescatado juntos y ahora se sentía como si estuviera de más. <Eso está muy bien. <=aine tir" el micr"fono lo más lejos ue pudo. >ien. =aine arranc" el cord"n del micr"fono del aparato de radio.<)o.

Suena a producto para el vello corporal no deseado. <8:u# más9 <*n vago de la reserva. <Se compone de miel y estricnina. <Me gusta. franc#s y espa@olE el dep"sito estaba apoyado contra la puerta trasera del &over<. <8Es una fiesta esto9 <6oungman estaba turbado<. C?ampirolD. <6oungman encendi" un cigarrillo<. Si es posible evitarlo.os murci#lagos retoman a un reba@o del ue ya se han alimentado. ?olvi" con una botella de co@ac )apole"n y tres vasos de papel. < =aine se@al" con el rifle un dep"sito rojo con la palabra =E. <En el sur de M#!ico. pero es un modo lento de li uidarlos. <86 u#9 .<%h. muy bien. < .. <)o. 'ienen algo así como la CpropiedadD de diversos reba@os en un sentido territorial.agamos.(5&K escrita en ingl#s. ah. uno nunca entra en la caverna. <8Sabe u# es un pi@"n9 *n blanco chiflado. <86 los mata con eso9 < 6oungman mir" el rifle de aire comprimido.len" los vasos y entreg" uno a %nne<. En tal caso. < =aine levant" el vaso. el ganado..o siento. =aine dej" el rifle y entr" en el &over. . 8:u# demonios le hace pensar ue estoy dispuesto a beber con usted9 <. <8=or ejemplo9 <5eneralmente. Chee me dijo ue usted era un borrachín. . ignorante e in1til. Con a uello. Cianuro. Eso es lo ue se usa cuando es necesario entrar en una caverna. se cazan mediante una antigua fuente alimenticia. Bunciona. Se unta C?ampirolD en una vieja herida. <8Kdia usted a los murci#lagos9 <le pregunt" %nne. <Estamos fuera de su trayectoria de vuelo acostumbrada. <8Es un buen modo de ganarse la vida9 8?ive bien de ani uilar murci#lagos9 < pregunt" 6oungman.

=aine mantuvo el vaso en la misma posici"n. <8)o le caen bien9 <Lamás pens# en ellos. <)o estoy hablando de una sola gota de sangre < agreg" =aine<. . ha dado el salto ue le permiti" convertir eficazmente la sangre de otros vertebrados en su propia sangre. 8no te parece9 <coment" 6oungman en un aparte con %nne. =iense ue se trata de un animal ue aerodinámicamente tiene más capacidad de maniobra ue una mosca. <Miel y estricnina. <?aya vendedor. Cuando un vampiro salvaje se alimenta. en peso. <I:u# pahana más loco y pu@eteroJ < e!clam" 6oungman. puede beber una cantidad de sangre e uivalente. 8no9 <Gsa es la manera más fácil de realizarlo. :ue en la oscuridad ve con la misma precisi"n ue un gato. :ue. <%cabo de decir ue por a uí recibimos todo tipo de blancos chiflados. =aine bebi" su co@ac de un trago. y es el 1nico caso de la naturaleza. su víctima pierde apro!imadamente la misma cantidad de sangre ue el vampiro bebe. <%lrededor de %bner y de los caballos atacados aparecieron unas manchas al uitranadas. a una vez y media al suyo. . <=ues hágalo. % causa del anticoagulante e!istente en la saliva del vampiro. <8:u# significa eso9 <=aine volvi" a llenar su vaso. Krinan al mismo tiempo ue beben. %nne suponía ue 6oungman apartaría la mano de =ainef pero acept" el vaso. Es la primera vez ue conozco a alguien ue persigue murci#lagos. el volumen sanguíneo total de una buena vaca o de alrededor de seis seres humanos. desean capturar un le"n monta@#s o un lobo. :ue posee un sistema de localizaci"n por ecos más complejo ue la tecnología de navegaci"n de un bombardeo militar. bebi#ndose la mitad del contenido del vaso.a regi"n cardíaca del est"mago absorbe el alimento sanguíneo y el fluido sanguíneo pasa directamente. <8Es cierto eso9 8C"mo es posible ue un animal pueda beber el ciento cincuenta por ciento de su propio peso y ue logre levantar el vuelo9 <Krinan. En general. un solo vampiro puede absorber treinta y dos litros de sangre. En un a@o.

. 8=or u# vampiros9 <El estudio de los vampiros.leg" un investigador federal y la multitud le linch". <Chee ha sido un idiota al tratar de mantener esto en secreto < coment" 6oungman. <'endría ue entrar alguna vez en una caverna de vampiros. rompi" finalmente. *na eliminaci"n interesante. 8=or u# están a uí9 <. 6oungman.a mayoría de los murci#lagos de esta zona cruzan la frontera en las temporadas . <86 si Chee no le paga9 8)o le preocupa eso9 <Me pagará. <6oungman prorrumpi" a reír<. 6 huelen un poco. el silencio. =aine bebi" otro vaso de co@ac. Confieso ue estos pe ue@os colmilludos tienen cierto m#rito.<Krina. . un mercenario. como usted dijo. <Sí.i uid# a más de cincuenta y cinco mil vampiros.ace setenta a@os hubo un brote de peste en San Brancisco. sino de Celiminaci"nD. Me pagará el doble cuando haya terminado. no. . es eficaz. *n a@o. llen# de gas cien cavernas. <Entonces. Soy un profesional o. 8de eso se trata9 8Está usted soberanamente aburrido o totalmente loco9 *n blanco con su talento podría ganar millones con la venta de seguros. %nne le pregunt" si odia a los murci#lagos. <*sted no habl" de CestudioD.ace un momento. <=ero no es normal ue los vampiros est#n a uí. . <)o. =aine sonri" afablemente. <Es un trabajo. . California s"lo acept" ayuda despu#s de ue Mashington amenazara con someter a cuarentena a todo el estado.. <8Es normal eso9 <. s"lo actuaba normalmente.os funcionarios estatales se negaron a darle cr#dito. en M#!ico. %nne estudi" el color rojo oscuro de su co@ac. Eso es normal.

. los perros. ya ue s"lo los perros transmiten la rabia. <. los gatos. la profusi"n de sangre y el atractivo ue #sta presenta para las pulgas. 86 despu#s los murci#lagos comenzaron a propagar la peste9 Es una coincidencia infernal. <Creí ue todo animal enfermo de rabia moría. aun ue demasiado tarde para las ochenta y nueve víctimas ue ya habían muerto.correspondientes. . <8:u# tiene ue ver la rabia con la peste9 <. 2e todos modos. 'e!as y )uevo M#!ico hay cavernas ue contienen millones de vampiros. pero la gente seguía enfermando. Es e!tra@o ue los murci#lagos y usted aparecieran al mismo tiempo. se reunieron. . las ovejas e incluso los pájaros. )o lo desperdicie con nosotros.os vampiros estaban al sur <replic" =aine evasivamente< y supongo ue. o con el ej#rcito. :uiero decir ue no ha traído usted precisamente la buena suerte. el contacto oral. % uí. <Es un hecho com1nmente conocido <respondi" =aine<. muchos miles de cabezas de ganado mueren a causa de una parálisis semejante a la hidrofobia.os murci#lagos. los camello.aga el esfuerzo con Chee y su amigo =iggot. S"lo cuando los vampiros comenzaron a atacarlos a la luz del día comprendieron cuál era el verdadero origen de la peste. usted dijo ue s"lo las pulgas roedoras transmiten la peste. <2e un animal salvaje del ue se alimentaron. tambi#n para usted.. 'odos los a@os. 6 en los murci#lagos. Mataron a todos los perros de la isla.OR.o interesante es ue la rabia cambi" en los murci#lagos y adopt" una variante de la enfermedad ligeramente distinta. <)o se esfuerce <le interrumpi" 6oungman<. finalmente. la mayoría de los vampiros rabiosos eran inmunes a la enfermedad. Cual uier otro animal moriría. la enfermedad se e!tendi" a 'rinidad y de allí a las personas. <86 c"mo se contagiaron la rabia los murci#lagos9 < insisti" %nne. <En consecuencia.o cierto es ue docenas de pulgas distintas son transmisoras de la peste y es posible encontrar esas pulgas en el hombre. son un paraíso. 8El Centro para el Control de . Cual uier animal de sangre caliente constituye su alimento y la peste es end#mica en los animales de esta zona. En %rizona. <Entonces comprenderá lo ue digo. Cuando analiza el m#todo de alimentaci"n. En -. %demás. . =ara ellos. o con cual uiera ue tenga dinero suficiente para asustarse.. la rabia. los vampiros no podían dejar de convertirse en hu#spedes de la peste. <=ero alguien debería saberlo <afirm" %nne<.ay algo ue no comprendo < intervino %nne<. Creí ue estaba comprobado ue s"lo las pulgas roedoras podían transmitir la peste.

:uiere hacer el trabajo por su cuenta.a atm"sfera alegre y casi festiva ue crey" ue compartían se esfumaba con demasiada rapidez bajo la fuerza del estallido de c"lera de la joven. . lo apoy" torpemente por ue trataba de evitar la mirada enojada de la muchacha.evant" el vaso de papel. . así es ue por a uí comenzaremos y continuaremos. 2os helic"pteros avanzaban en fila hacia el sol. En cuanto las compa@ías petroleras escucharan la palabra CvampirosD. se aterrorizarían. <)o estoy seguro. <*sted habla de millones de vampiros.os hopi no soportarán ese tipo de matanza en su tierra. <Chee maneja ese tipo de informaci"n.o comprendo.abla de una epidemia de peste pero oímos ue envi" a Chee en una direcci"n e uivocada. 2e todos modos. no sabrían c"mo enfrentarse a los vampiros y acabarían tratando de ponerse en contacto conmigo en M#!ico. . :uizá debimos esperar y traer a =aine. Esto.Enfermedades9 <Sí <6oungman volvi" a reír<. tuvimos problemas con los enjambres de murci#lagos de la fruta en nuestros pozos indonesios. Chee comprendi" ue =aine estaba en lo cierto respecto a una cuesti"n. %( dejarlo. Simplemente. . pero el vaso cay" y rod" hacia ella. hasta volar la 1ltima caverna de vampiros. En cada aparato había cuatro hombres vestidos con trajes de vinilo herm#ticos. <Este es el modo de detener un incendio en un yacimiento de petr"leo <afirm" =iggot<$ lo volamos. % uí están los vampiros. cuatro bombas y 22'. *sted es el matador de murci#lagos. si es necesario. <Está todo claro. Estaba vacío. <=aine respondi" a %nne<. )adie espera a ue un supuesto e!perto venga a hacerlo.e aseguro ue no lo entiendoJ . )i ning1n maldito estudio ecol"gico. aun ue a uí llegara un e uipo del Centro de %tlanta. 8Está tan loco9 =aine se sentía acongojado. el Centro hizo un trabajo de primera con la peste porcina. =ero yo estoy a uí y s# d"nde se encuentran los vampiros. 'engo entendido ue es así. <I. les dinamitamos las perchas. . si le interesan los beneficios petroleros. <6oungman levant" el vaso y le sirvi" más co@ac a =aine<. <Mire.

)o importaba. =ero sabía ue las investigaciones espantarían a los inversores privados ue había cortejado a lo largo y ancho del país. <Chee. *n furioso sol rojo se destacaba en el horizonte. 8sabe cuántos ge"logos tienen más conocimientos ue yo sobre el petr"leo9 'al vez un millar. Chee crey" ue su 1nico problema estribaba en ue el ca@"n era territorio conjunto de los navajos y los hopi. Como el m#dico suponía. Bibra y fe. <. Como ambos sabían. El presupuesto de e!plotaci"n para el a@o siguiente tenía un d#ficit estimado de dos millones de d"lares. Chee le despidi". el consorcio de compa@ías petroleras ue =iggot representaba estaba dispuesto a entregar dos millones de d"lares a cambio del arrendamiento de Mas7i Canyon durante veinte a@os y un diez por ciento de los derechos del petr"leo producido.<Chee. Chee opinaba ue no había hecho nada ilícito. =iggot pag" generosamente la informaci"n.os murci#lagos comenzarán a salir. >egay iba en el primer helic"ptero con el m#dico blanco ue había estado en el rancho de los Momoa y ue despu#s de la sugerencia CimposibleD de 6oungman. para li uidarlos.os fondos tribales estaban invertidos en las viviendas econ"micas. =or eso corro riesgos con usted. Eso es todo lo ue e!ige el negocio petrolero. investig" telef"nicamente de San 2iego a Ciudad de M#!ico hasta encontrar un zo"logo ue reconoci" las heridas. <6 yo conozco la dinamita. <=ero #l conoce esos murci#lagos. <. Chee. . la reclamaci"n de tierras y la banca. <=or eso vamos primero a a uella caverna. Mire. =or otro lado. muchos de ellos trabajan para mí y ello se debe a ue yo tengo fibra.ay muchos murci#lagos. en la especulaci"n con las hipotecas de )evada. 8=ens" ue unos cuantos murci#lagos me asustarían hasta el punto de alejarme de un descubrimiento9 8?e c"mo perdi" tiempo con su e!perto9 2ebi" venir a verme al principio. es ue tal vez deberíamos esperar y actuar conjuntamente con =aine. %l principio. d#ficit ue desencadenaría las investigaciones del 2epartamento de (ndios por malversaci"n de fondos federales. si uiere echarse atrás. Chee no podía echarse atrás. bastará con ue lo diga para ue demos la vuelta. %nte la posibilidad de ue algunos murci#lagos escapen. Mataremos a los ue salgan y encerraremos a los demás en la caverna con 22'.os murci#lagos y la peste aparecieron despu#s. <Está a punto de anochecer. usted desea convertirse en . Entonces abord" directamente a =iggot. <>ien. . pero todos son más pobres ue una rata.o 1nico ue digo <Chee plante" de otro modo su protesta<. . )o había iniciado la inflaci"n mundial ni provocado ue las hipotecas de )evada fueran obligatorias.

%mbos helic"pteros se balancearon ligeramente de costado para obtener una visi"n más clara de la Mesa de la Mansi"n. esta vez más cerca. <'res 7il"metros a diez grados sur. Chee cerr" la boca. en h#roe. . de un 7il"metro y medio de ancho. *na línea de sombras de color azul brumoso se marcaba directamente debajo de la entrada de la caverna y una cuerda delgada pero compacta de murci#lagos vol" hasta salir. En un contrato con un blanco. se zambulleron en la línea de sombras ue surgía del suelo del desierto. apro!imadamente a seis metros del borde de la mesa. y sus rotores estuvieron a punto de rozar las laderas de la mesa. Cuando viraron hacia el sur.os helic"pteros eran propiedad de =iggot. escarabajos. pero el centro estaba formado por una caverna hueca y enorme ocupada por salamandras ciegas. <=iggot cogi" el micr"fono. s"lo se los prest" para la investigaci"n geol"gica. . . . lo logrará. la mesa aparecía te@ida de un naranja vivo.os helic"pteros trazaron un segundo circuito. vagando a la luz del día.emos establecido contacto visual <inform" el primer helic"ptero. serpientes de coral. sin haber divisado otra entrada. cerca de doce murci#lagos. meseta relativamente pe ue@a de cumbre irregular y laderas en declive y desmoronadas ue sugerían una mansi"n destartalada y e!cesivamente grande emplazada en medio del desierto. y uiere ser rico. En el resplandor como de horno del sol poniente. *na capa de roca volcánica hacía ue la cumbre de la mesa fuera inhabitable para los humanos. <Será mejor ue primero la sobrevolemos <orden" =iggot por radio. <2aremos la vuelta nuevamente <orden" =iggot. no se los había regalado a Chee. . %compá@enos en esto y. El sonido de las turboh#lices rebotaba en las piedras.os dos helic"pteros trazaron un circuito alrededor de las laderas de la mesa. <8Está seguro de ue ahí dentro vive algo9 < pregunt" =iggot a Chee. salvo ue el de Chee era un fraude y el de =iggot un broche de oro. En la ladera sur. <Sí. como muy bien sabe. seudoescorpiones e infinidad de colonias de murci#lagos distintos. <2eslic#monos cuesta abajo. <IMurci#lagosJ <declar" el primer helic"ptero.un hombre importante. y vieron su propia silueta. =iggot utilizaba casi el mismo argumento ue Chee había empleado con 2uran. el broche de oro era siempre el mismo. Chee vio ue el sol había caído hasta la mitad. cucarachas.

<2e acuerdo, será más duro de lo ue esperábamos <dijo =iggot por el micr"fono <. )o podremos soltar las bombas. 'endremos ue volar y bajarlas con eslingas. ;a dinamita posee una espoleta de contacto ue tarda diez segundos en entrar en acci"n, de modo ue no tienen por u# preocuparse mientras no se detengan. =ermaneceremos a un costado y, si no dan en el blanco, entraremos con nuestra carga. =ero hagámoslo bien la primera vez. 6 no olviden los cascos. E!iste la posibilidad de ue algunos murci#lagos est#n infectados y no ueremos correr riesgos. C=iggot ya está corriendo riesgosD, pens" Chee. <2ígales ue salgan. <*n momento, jefe. ,e dicho ue lo haríamos bien. Bíjese, en este momento los murci#lagos no salen. ;a línea de sombras estaba en la mitad de la boca de la caverna y creci" incluso mientras Chee miraba. El primer helic"ptero retrocedi" cien metros mientras el ue transportaba a Chee y a =iggot se desvi" cincuenta hacia un costado. Se produjo una pausa mientras los hombres de ambos aparatos se acomodaban los cascos. )o los utilizarían tanto tiempo como para necesitar dep"sitos de aire. Chee comenz" a sudar copiosamente en cuanto aparecieron más murci#lagos. ;a línea de sombras toc" la parte superior de la entrada de la caverna. %hora casi todo el desierto era una piscina azul. C=reparadosD, anunci" la radio. <*n bono de cien d"lares para cada hombre ue se apunte un tanto <les dijo =iggot. Chee vio ue >egay se sujetaba con correas a ambos lados de la parte salediza y abierta del ,uey. %lguien entreg" a >egay una bolsa con una carga. ;os dos helic"pteros zigzagueaban en el aire. 2e la caverna salían más murci#lagos y moteaban el espacio. <8:u# esperan9 <'ran uilícese <aconsej" =iggot a Chee. >egay levant" los pulgares. El primer helic"ptero hundi" la trompa y avanz" hacia la mesa. <%vance a cinco nudos hasta ue >egay la arroje y despu#s lárguese. I:ue tengan una buena caceríaJ <grit" =iggot. El helic"ptero vir" en un ángulo de veinte grados y se dirigi" hacia la caverna. 2esde el segundo helic"ptero era imposible ver a >egay y la carga. 2e la caverna surgi" una pe ue@a nube de alrededor de cien murci#lagos. Constante y decididamente, el helic"ptero vir" hacia la ladera de la mesa.

;os segundos siguientes se confundían en la mente de Chee, y nunca llegaría a ver claro lo sucedido. ;a caverna estall", no con cientos ni miles de murci#lagos, sino con decenas de miles de murci#lagos del guano, de la caverna, murci#lagos rojos, del ca@"n, murci#lagos con fle uillo, unos uinientos mil murci#lagos, cuando la Mansi"n de la Mesa liber" sus colonias como todos los anocheceres, hasta ue el helic"ptero, la mesa y la mitad del suelo uedaron borrados por una nube m"vil y ensordecedora y el helic"ptero de Chee estuvo a punto de estrellarse mientras escuchaba por la radio una voz ue gritaba$ <I;os murci#lagosJ I;os murci#lagos...J El sonido de sus alas domin" incluso el aullido del reactor. Chee no lleg" a oír el cho ue del primer helic"ptero al estrellarse contra la ladera de la mesaE s"lo ese golpeteo como una lluvia fuerte, hasta ue la carga deton" en la base de la mesa y esparci" sobre las arenas lo ue uedaba de >egay y del helic"ptero.

7

E; día comenz" caluroso y sin viento. )o había movimiento de sombra, ni si uiera una dimensi"n apreciable. S"lo la luz blanca y abrasadora ue evaporaba la vida. % las seis en punto, por la radio %M del &over, habían pasado una alerta general ante la peste, seguida una hora despu#s por "rdenes de evacuaci"n a todos los ue se encontraran entre la Mesa )egra al norte y Castel >utte al sur y entre 2innebito Mash al oeste y la &uta 4T al este. % las ocho en punto, invirtieron las "rdenes impartidas desde MindoH &oc7 y se aconsej" a los ocupantes de la zona anteriormente mencionada ue permanecieran donde estaban, ue evitaran las reuniones p1blicas, ue fumigaran sus hogares y a sí mismos, ue no se acercaran a ning1n animal salvaje ni a ning1n animal dom#stico enfermo, ue informaran de cual uier herida, divieso o fiebre no habitual. %demás, ue uemaran a los muertos y, por la noche, ue permanecieran dentro de las casas con ventanas y puertas cerradas. % decir verdad, una cuarentena ue abarcaba alrededor de seis mil uinientos 7il"metros cuadrados. 6, por la noche, un estado de sitio. <S"lo es el comienzo. <=aine despleg" el mapa, ;os círculos y las fechas se@alaban cada acontecimiento relativo a los vampiros o a la peste<. MinsloH y Blagstaff se encuentran 1nicamente a cuarenta y cinco 7il"metros de la zona de la cuarentena. 6a veremos u# ocurre cuando la peste llegue allí. <8:u# son esas marcas9 <pregunt" %nne. <;as S corresponden a los rastreos sonoros de los vampiros. ;os triángulos se@alan las principales colonias de murci#lagos. Mesa de la Mansi"n al sur, Stephen >utte al este, las cavernas de las monta@as de San Brancisco al oeste. ,ay millones de murci#lagos en las cavernas monta@osas. 86 si los vampiros avanzan hacia a uí y las pulgas se diseminan9 <8:u# ocurriría9 <En principio, podemos borrar %rizona, *tah y )uevo M#!ico del mapa de Estados *nidos. <6a los estamos borrando, por ue nos marchamos. <6oungman volvi" de vaciar el 1ltimo bid"n de gasolina en el ;andN&over<. En cuanto crucemos la &uta 4., aparecerá un camino de tierra ue conozco y ue nos conducirá hasta los senderos del 5ran Ca@"n. )adie sabrá ue burlamos la cuarentena. <S"lo prometí llevarle hasta la carretera < aclar" =aine.

<6a oy" las noticias por la radio. En la carretera nos descubrirían en un segundo y nos meterían en una sala llena de apestados. Eso no es una salida. (remos al 5ran Ca@"n, todos. <6o no abandonar# el desierto <afirm" =aine. <Eso es asunto suyo. )osotros sí, y el jeep tambi#n. <)ecesito el &over. <)o tanto como nosotros. Mientras los dos hombres discutían, %nne se alej" y se sent" junto a una pitahaya marchita. ;a pulpa del cacto estaba carcomida y las costillas al descubierto parecían una jaula. Más lejos, la ese repetida de la huella de una serpiente adornaba la arena. En lontananza aparecía una llanura ue se e!tendía hasta el horizonte, clara y e!traordinariamente tenue a trav#s incluso de las vibraciones de las olas de calor. *na línea larga, ininterrumpida y sin margen, la misma en ue se había concentrado cuando agonizaba. ;a agonía... había decidido ue #se era el lugar para morir. 6 el modo de morir, por ue le había mentido a 6oungman, había renunciado a la esperanza de ue la rescataran y, al estar libre de ella y saber ue había sobrevivido tan bien y tanto tiempo como podía hacerlo sola y sin ayuda, le había aclarado inesperadamente su modo de pensar. ,abía conseguido una idea clara de la vida. Bran7lin tambi#n la había alcanzado antes de morir. Era un regalo repentino del desierto, no tanto una comprensi"n consciente sino como una especie de prolongaci"n de los sentidos, de modo ue podía sentir en su interior la brisa seca y fresca, ver las mesas lejanas sentadas como mujeres morenas, ser una parte misma del desierto. Esa conciencia era la absoluci"n de sus verdugos. 'al vez nunca se debi" a los indios ni a la mísera satisfacci"n del yo, el voluntarismo, lo ue la llev" al desierto y hasta ese e!tremo. 'al vez fue un movimiento de toda la vida hacia la realidad. =or ue =hoeni! era un sue@o, un falso oasis. ;as aspiraciones de 6oungman de dejar el desierto eran falsas, pero #l no lo era. Sus visiones habían sido reales al verle correr sobre la arena por ue #l era un animal del desierto y nunca podría dejarlo sin matar más de la mitad de su ser. Si ella le uería, tendría ue aceptarle en su totalidad. 8=or u# los murci#lagos y la peste los habían perdonado9 8=or u# el desierto los había salvado9 &ecogi" arena y la dej" correr como agua por sus dedos rotos. 6oungman levant" el rifle, introdujo una bala en la recámara y apunt" a la cabeza de =aine. <2eme las llaves. <%ntes tendrá ue matarme. <;o har#, para salvamos. 'ire las llaves. <,ay otras vidas en juego. Su pueblo, los navajos, toda la gente del desierto. 6 es

abría disparado en ese mismo momento. )o sabes lo ue dices. pero se encontr" s1bitamente con el recuerdo de %bner. 8&ecuerdas ue me dijiste ue podríamos ir juntos a cual uier lugar del mundo9 %nne mene" negativamente la cabeza. En ese momento. . <)o es el fin del mundo < asegur" 6oungman. 8 u# otra persona puede detener a los murci#lagos9 <)adie. <Casi e!actamente. Sea hombre o animal. en cual uier momento pueden trasladarse a otra caverna. Como es obvio. %nne interrumpi" con una pregunta$ <%demás de usted. los murci#lagos se habrían trasladado a una nueva caverna y la peste uedaría fuera de control. K incluso a un motel cercano al 5ran Ca@"n. Cuanto mayor es la superficie ue cubre. <8Es posible ue 6oungman o yo tengamos la peste9 =aine tard" un rato en responder. . <8C"mo9 <*na bala s"lo mata a la persona ue la recibe. =ara entonces. )o volveremos a oír hablar de la reserva. =odemos llegar a California. 2e unos pocos 7il"metros cuadrados a unos pocos centenares de 7il"metros cuadrados. < =aine mir" el arma de 6oungman<. <Es posible. =reg1ntele a su amiga con cuánta rapidez se ha e!tendido la peste en un par de días. <6 usted sabe d"nde están los murci#lagos. Conozco la zona de la caverna ue ocupan.s"lo el principio. <)o le hagas caso <dijo 6oungman<. <6o me uedo. pero tardarían una semana en organizar un e uipo. En Ciudad de M#!ico hay e!pertos en el control de vampiros. más se acelera el ritmo de difusi"n. <'1 te vas. %hora t1 no tienes la peste. a menos ue los detenga ahora. toda víctima de los murci#lagos se convierte en un vector. =robablemente puede imaginar u# ocurriría si un vector humano llegara a una gran ciudad o a un aeropuerto. 'al vez ya est# fuera de control. 2urante cinco noches he rastreado sus trayectorias de vuelo. En progresi"n geom#trica. en un difusor de la peste.

Es casi lo mismo ue no hacer nada. %ntiguamente. 'iene mapas. . . antepasado de los hopi. le ayudar#. los manantiales se secaron. <)o. <Entonces ya está decidido < afirm" %nne<.o haremos juntos. %nne no dijo nada pero sostuvo la mirada de 6oungman. sin luchar por ue no tenía fuerzas para ello. <Gl puede detener a los murci#lagos. lentamente. )o puedes hacerlo. consideraban muerto a todo el ue se perdía en a uel hogar olvidadoE lo mismo hacían los . en el ca@"n floreci" la hierba y tambi#n hubo un pueblo. el terreno se agost" y fue arrastrado por los vientos. <. Cuando regrese. fuera de los límites de la cuarentena. < 6oungman la apunt" con el rifle. 6oungmanD y así transcurrieron dos a@os de mi vida. =ero no te acompa@ar#. Me parece perfecto. ue cultivaba maíz y hacía pastar las cabras en esa impenetrable fortaleza natural.<S# lo ue digo. adelante. Cedi". Mas7i Canyon era un laberinto de ca@ones. <=aine está loco. .os antepasados desaparecieron. <Sube al jeep. algunos de piedra arenisca de Paibob con las paredes erosionadas y e!cavadas por la arena arrastrada por el vientoE había otros de es uisto negro puro y de lava con filones de obsidiana lustrosa. 2urante dos a@os he recorrido esta reserva sin hacer otra cosa ue repartir tiritas y ungAentos oculares. <=uedo hacer ue te vayas. ue se retiraron por el desierto hasta la Mesa )egra. y dej" ue los ojos de 6oungman llegaran tan hondo como uisieran hasta ue el rifle cay". 'odos somos necesarios. 8:uieres ue ahora sea responsable de dejarlas morir9 8:uieres ue desperdicie esos a@os9 8:uieres ue huya la primera vez ue realmente puedo servir para algo9 Si t1 uieres huir. Más tarde.os hopi. 6o permanecer# a uí y esperar# mientras #l te lleva en coche. pero no conoce el desierto. Eso espero. 6oungman hizo un 1ltimo intento. 'al vez hice algo bueno por las personas. en e uipo.ar# un trato contigo. Si usted está de acuerdo <agreg" dirigi#ndose a =aine. <8*n e uipo9 <=aine cogi" el rifle de 6oungman<.

*n grupo de dichas empresas. situado en Siou! Balls. desencadenando un fuego ue pudo arder durante siglos sin ue nadie se enterase. Se pusieron en contacto con los navajos más progresistas y les prestaron helic"pteros con el fin de realizar un estudio a#reo más minucioso con película infrarroja. generalmente escasa de petr"leo. )i imagen ni sombra. los valores num#ricos eran reconvertidos en película en blanco y negro ue luego. ca@ones sin árboles ni nada ue ardiera. y vetas de mica opaca.navajos. . deseosos por encontrar indicios de dep"sitos mineralesE tambi#n los pedían los meteor"logos ue trazaban los mapas de las constantes climatol"gicasE se servían de ellas los ingenieros civiles responsables de la planificaci"n de carreteras y. % mediodía. El 0 de enero de -.TO. . <=are <dijo 6oungman. 2a7ota del Sur. los rayos lo habían alcanzado e incendiado.andsat. . En alg1n momento. mediante filtros. había petr"leo.as fotografías se archivaban en el 2epartamento del Centro de 2atos de Sistemas para la Kbservaci"n de los &ecursos 'errestres (nteriores. pero donde e!istía una era probable ue e!istiera otra. . había caído sobre la tierra. propiedad conjunta de las tribus navaja y hopi < mostraban un CpuntoD de radiaci"n a1n más marcado. tampoco había vida.andN&over rod" hasta detenerse. %un ue las fotografías eran costosas. pens" 6oungman mientras se apeaba. mostraba un salto cas9 insignificante e ine!plicable en la intensidad de las radiaciones. El . y los pahanas de Mashington. donde los registraban en cintas y los enviaban al Centro de ?uelos Espaciales de 5oddard. not" ue una fotografía de %rizona. . En lugar de la cumbre chata de una mesa. Mas7i Canyon se parecía a los restos de un enorme ser ue. Como si el ca@"n absorbiera toda la luz o la anulara. la %dministraci"n )acional de %eronáutica Espacial lanz" el sat#lite . )o había vegetaci"n y. e!cepto una bandada de cuervos.a filtraci"n ardiente era inutilizable. % partir de entonces. roja como el "!ido. un espejo oscilante reflejaba la luz hasta los detectores. Salvo el petr"leo. ue pudieron encontrar más pasto entre las dunas.as fotografías nocturnas de la zona <una franja del 2esierto =intado. Gstos. el sat#lite daba la vuelta a la 'ierra catorce veces por día y medía la intensidad de radiaci"n del terreno en unidades de -.-N acres. en llamas. se imprimía como fotografías en colores. En lo más profundo del subsuelo. ue cedieron voluntariamente un afloramiento del infierno.asta el . El .ouston. al fuego en una serie espantosa de ca@ones ue desde el aire parecían dientes entrelazados. sobre todo. 2escubrieron ue el motivo del salto de la radiaci"n no se debía a #sta sino al fuego. 2entro de su dispositivo e!plorador multiespectral. había una filtraci"n. California. ue la convertían en voltajes el#ctricos. eran convertidos en valores num#ricos ue iban de R a 3Q.andsat. %llí. los riscos angulosos sobresalían hacia el cielo. las compa@ías petroleras. e!istía una gran demanda por parte de los países en vías de desarrollo. a su vez. e. indudablemente.andsat enviaba sus datos a una estaci"n de 5oldstone. % trav#s de un velo de lava oscura surgían filones de piedra arenisca Supay. y a una distancia de un 7il"metro y medio. desde un pozo inesperado de petr"leo. con sede en .

. <=aine repar" en ue %nne estaba totalmente concentrada en 6oungman<. )o tiene de u# preocuparse..o consigui" a trav#s de Chee9 (nteresante <coment" 6oungman. 8. una franja de piedra arenisca de color rojo ladrillo. Si logramos llegar con el jeep hasta allí arriba. donde encontr" lo ue buscaba$ una espiral doble y negra de alrededor de tres metros de ancho y situada seis metros por encima del suelo. <Supersticiones. <?uelan a trav#s de esa brecha. 6o me har# cargo de lo demás. <En este sector hay un sendero lo bastante ancho para ue pase un jeep. 8:u# me dice del jeep9 <Está bien. <Sí <%nne se reuni" con ellos<. <=aine despleg" un mapa sobre el cap" del &over<. haremos a pie el resto del camino. 2ebi" adivinarlo. <=osee un significado religioso < agreg" %nne<. allí arriba debe de haber un millar de cavernas. Cuentos de hechiceros ignorantes.6oungman tenía la vista fija en los acantilados.. =ero =aine se encaminaba en esa direcci"n cuando 6oungman lo alcanz" el día anterior. <8. <=aine. se sentía muy divertido. En cierto sentido. Seg1n este mapa de reconocimiento a#reo ue me dio Chee..ay algo ue deba saber sobre el ca@"n9 <*sted oc1pese de los murci#lagos. 82ice ue los murci#lagos están allá arriba9 =aine se@al" una brecha de los desfiladeros. 6oungman estudi" las paredes de la brecha y baj" lentamente los prismáticos hasta alcanzar la base de la meseta. < 6oungman le devolvi" los prismáticos<.. <8Conoce estos ca@ones9 <le pregunt" =aine. )o sabía ue el lugar e!istiera realmente. <2eme los prismáticos <dijo 6oungman a =aine. 'odos los hopi los conocen. <6oungman rest" importancia a las palabras de %nne<. =aine se los entreg"E el delegado enfoc" la faz de la mesa y la recorri" lentamente de iz uierda a derecha. 8C"mo encontraremos la ue buscamos9 <Ellos nos conducirán en cuanto hayamos subido con el &over.

6o ir# hacia el este.evant" un dedo<. 2edi u# un a@o a descifrar este tipo de fotografías. . El 1nico peligro es ue el polvo volcánico aparezca en el camino. <=as" el dedo por el borde oriental de los ca@ones<. aun ue es posible ue uno pueda utilizarse. <?eámoslo <dijo 6oungman ante el titubeo de =aine. .os ca@ones de piedra arenisca son los manchones rosados. manantiales secos más frescos y campos de tur uesas<. nada. s"lo tengo otra mapa.6oungman oje" el mapa y despu#s mir" el ca@"n. =or allí hay un camino más rápido. =aine despleg" en el suelo la fotografía de acetato tomada por el sat#lite. <. 6oungman no agreg" nada. ue es una fotografía tomada por el sat#lite. y encontrarán una brecha. aparece en rojo. Bormamos un buen e uipo. Esas manchas más oscuras corresponden a la obsidiana e!puesta. Siempre buscábamos petr"leo ardiente. <2e sendero. . Esper" hasta ue el &over se redujo a un puntito a lo largo de la base occidental del ca@"n y entonces comenz" a correr hacia el este. <%nne tenía raz"n <afirm" =aine<. ca@ones. hacia la doble espiral en la piedra arenisca. El es uisto corresponde al naranja y como la lava es la ue recoge más calor. *sted y %nne avanzarán un 7il"metro y medio en el jeep. < 6oungman dedic" un minuto a traducir los matices de color en t#rminos de elevaciones. la 1nica diferencia consiste en ue eran tomadas por aviones de reconocimiento. destacados por la computadora.ay dos caminos para llegar a la elevaci"n. <Es difícil de interpretar < comenz" a decir =aine. de un metro de ancho. Es un torrente de polvo volcánico. <Más tarde. . a lo largo de la base del ca@"n. <El sol está a uí. Este punto es el petr"leo ue arde. Se hundiría hasta el parabrisas. parecían fundirse con la arena. pero generalmente está blo ueado por las piedras. :uizá los dos est#n blo ueados. 'endrán ue ir despacio. 6oungman dio vuelta a la fotografía. <>ueno. pero no permitirán ue los atrape. <Me gustaría ue vinieras con nosotros <murmur" %nne.os matices del color. pero esper" a ue =aine y %nne subieran al &over.

. se encontraba debajo de la espiral doble dibujada en el ca@"n. E!actamente donde %bner siempre dijo ue estaban. 6oungman cay" de rodillas ante ella. :uiero decir. %nne le mir"E había momentos en ue vislumbraba algo más ue el abismo de la incomunicaci"n entre ellos. como sensaci"n.=aine redujo la marcha y dirigi" el &over hacia el sendero ue 6oungman le había indicado. =or ue a uí estabaE despu#s de todo. . =ero seguía sin creerlo. El &over ascendía rítmicamente y sus cuatro ruedas despedían pizarra. el CcaminoD aparecía delante de #l. CinteresanteD es una palabra ue significa muy poco.a mente de la muchacha estaba en otra parte. estaba a uí. <Supongo ue sí.a manipulaci"n de ue había hecho objeto a =aine y %nne para enviarlos por un camino in1til y poder estar solo era secundaria en comparaci"n con lo ue %bner le había hecho a #l. la peste es CinteresanteD. no divis" ning1n obstáculo y se sinti" alentado. 2esde lejos. En realidad. 2urante toda la vida había vuelto la espalda al CcaminoD y. en el mismo sentido ue cual uier sendero. 2urante una hora. <El indio tenía raz"n. se dijo. . El estramonio. <. *na palabra aburrida. Casi de la misma altura ue un hombre. ue era la 1nica vegetaci"n ue crecía en un pe ue@o montículo. pens". .a muerte tambi#n lo es <sostuvo =aine firmemente.a vida es CinteresanteD. el &over se abri" paso por el ca@"n.os vampiros son CinteresantesD. Salvo los escombros de pizarra suelta y brillante como la mica. el sendero volvía lenta e ine!orablemente al desierto. %nte ellos. =or ue ning1n hopi podía entrar al Mas7i Canyon sin estramonio en la boca. 6oungman. =ero no tiene por u# serlo < agreg"<. las plantas mostraban unas flores de color violeta claro y en forma de trompeta. fuera adonde fuese. .as paredes ue se alzaban delante eran de piedra arenisca clara y osificada<. Era el CcaminoD. . todos lo son. < Mir" a %nne para saber si la había ofendido. < %nne observaba el sendero. %greg" en voz más alta<$ 6oungman es un muchacho muy interesante. los indios son CinteresantesD.

%l principio de la ascensi"n. 6oungman arranc" una de las plantas y cort" una raíz blanco amarillenta. dirigía los ojos directamente hacia el sol. vestido 1nicamente con una capa harapienta. hasta ue mataron a los sacerdotes. vio la silueta de un hombre menudo. uemaron sus látigos. 6oungman respir" por la nariz. pero despu#s de meterse el bot"n bajo la lengua. 6oungman se puso de pie. &espir" placenteramente el aire sutil y vio ue el cielo se angostaba gradualmente hasta formar cu@as azules entre las paredes del ca@"n.as paredes emitían un calor enervante ue uemaba la trá uea y los pulmones.*na pluma blanca y negra de alcaud"n vibr" entre las hojas ásperas del estramonio. %bner había fumado tabaco de la mesa y escuchaba una radio de transistores. El camino era tortuoso. Blea <le salud" %bner.os sacerdotes de Castillo lo habían construido hacía tres siglos y sus carros de bueyes trasladaron las cargas dobles de piedra inflamable con ue habían abierto el camino. <6oungman se irgui" y camin" hasta el pie del afloramiento. . <. )ot" aliviado ue el estramonio no le hacía efecto. la náusea desapareci". arrasaron su misi"n y abandonaron su camino. Sus látigos anudados golpearon a los hopi ue luchaban por dominar los carros sobrecargados.as manchas solares bailaban ante los ojos de 6oungman. =ara mirar a %bner. .ola. fundieron sus campanas. )o había sombra. <6oungman escupi" el estramonio<. =uesto ue fui lo . <En realidad. Su mirada cay" del cielo a los ca@ones multicolores y de #stos a las rodadas ue marcaban el camino. El sabor era amargo y alcaloide y al principio crey" ue vomitaría. y duramente escarpado. 2urante cincuenta a@os. . no. Se adentr" en el ca@"n. sentado en lo alto de un afloramiento de piedra arenisca ue sobresalía en el camino. <. Cuando se tumb" a descansar. pero media hora más tarde las e!igencias de o!ígeno provocadas por la caminata eran e!cesivas y despeg" los labios. =ero toda persona tenía obligaciones. su lengua se convirti" en una masa semejante a la madera. pero logr" distinguir difusamente los rasgos de su viejo amigo y la sangre seca en su pecho. sin hacer ning1n alto. %pag" el cigarrillo y la radio.ola. al mismo tiempo ue el bot"n de estramonio se dilataba. ue le esperaba. Cogi" un trozo de raíz del tama@o de un bot"n y se guard" el resto en el bolsillo. Se meti" el bot"n en la boca y sinti" náuseas. gir" hacia la derecha y corri" a lo largo de la base del ca@"n hacia el sitio donde las láminas de lava picada bajaban al desierto en forma de pliegues superpuestos ue ocultaban un camino de tierra y mica niveladas. por ue los bueyes eran valiosos y las almas baratas. =ocos minutos despu#s. semejante a una serie de callejones sin salida. <8'e sorprende verme9 <pregunt".

arold está a uí9 <)o. 6 lo harás. '1 odias a los pahanas. 6oungman levant" la mirada. <'1 estabas muerto antes. 8no es así. pero no las mato. si sabes adaptarte a la idea. <Bue culpa de ellosE deberían haberme ayudado. se record" a sí mismo 6oungman. <Gse no es el motivo. '1 tambi#n estabas en el dibujo. <Kdio a demasiadas personas. <8. a uí no puedes ver nada.ay murci#lagos por a uí9 . Es importante cuando has de dar fin al mundoE tiene ue tener la lápida. por ue eres el 1nico en uien puedo confiar. <Sin estramonio. <Estoy luchando contra ti. espirales al rev#s. esperaba ver algo. . sin responder. .a luz del sol se asía como polvo a la manta de %bner.arold comprendi". 'ienes ue hacerlo. <8=or u# crees ue estás a uí9 <pregunt" %bner socarronamente. Blea. <)o. CEsto no está ocurriendoD. )o deberías luchar contra #l.suficientemente est1pido para comer eso. <%bner le reprendi" suavemente<. <Bue un dibujo realmente poderoso. tío. todo invertido para comenzar todo de nuevo. 2ejar ue MasaH saliera del fuego.amento lo de los sacerdotes de la 7iva. <8. <. < %bner cambi" de tono<. Blea. Blea9 Esvásticas al rev#s. <Es lo mismo. Blea9 <8=or u# yo9 <'1 perteneces al clan del Coyote. %bner lade" la cabeza y sonri". no me dejaban tener la lápida del clan del Buego. 8lo recuerdas. <Entonces <reconoci" %bner<.

8Sabes una cosa9 Mi vida ha sido un círculo. *n círculo. %bner ignor" la 1ltima pregunta de 6oungman. <:uerrás decir borrarlos a todos. 'ienes raz"n en todo eso.o volarán con cargas e!plosivas y lo enterrarán bajo aparejos de petr"leo. lo habría hecho. Este ca@"n es su hogar. =ero t1 sabes ue somos el 1nico pueblo verdadero del mundo y ue MasaH es el 1nico dios verdadero. mi coraz"n se alegra al volver a verte.o cogerán aun ue tengan ue matarnos y probablemente lo harán. sale. Gl lo logrará. ahora me siento triste. por ue jamás pens# ue lo ayudaría a destrozar Mas7i Canyon. tío. al salir tendremos lugar de sobra. no hay nada ue decir. <8MasaH te dijo eso9 <Sabes ue si los machacacabezas uieren vender su parte de la Mesa )egra para ue la desmantelen. 8)o es lo primero ue aprendiste en tu vida9 <Eso es lo ue oí. <MasaH dice ue vienen hacia a uí. Si hubiese estado conmigo. Sin duda alguna. El 2epartamento de (ndios. . se aleja tanto ue nunca vi la curva y finalmente termina a uí. habría matado a Malter Chee. .. sino una alucinaci"n. cuando vi d"nde me encontraba. . <6a me lo has dicho. . 86 t1 u# eres. <% todos. y no puedo. . =ero ahora. . '1 sabes por u# motivo voy a dar fin al mundo. <2ecía la verdad. <Entonces estarás de acuerdo en ue el día en ue una compa@ía pueda comprar Mas7i Canyon habrá llegado el momento de borrarlo todo y comenzar de nuevo. .o más divertido es ue incluso pens# ue podría volver a marcharme. no. la luz del sol corri" como un lí uido por la manta. El cambio de viento arrastr" el hedor a amoníaco. . Comienza a uí.os navajos.ace una hora. <'e dir# una cosa. tío.Cuando la silueta situada en la roca se movi". un delirio ue intenta asustar al resto del mundo9 <Blea. no puedes esperar mucha religiosidad de un navajo. como hacemos siempre entre un mundo y otro. MasaH dijo ue al principio actuarías así. =or eso estoy a uí contigo.a mina descubierta de la mesa.o sentí. 2e todos modos.o primero ue aprendiste es ue #l sali" de las llamas para cuidarnos. tío. .. matarán a MasaH. MasaH lo prometi". 6oungman pens" en ello. <Blea. )osotros volveremos a estar bajo tierra. 6 cuando todos los demás est#n muertos.

con todas sus fuerzas. <)o. % ti te veo. 8:u# dios asesina a su pueblo9 <)o es algo ins"lito. . Estoy hablando conmigo mismo. <I'1 no estás allíJ <grit" 6oungman. %l mirar desde el desierto hacia el ca@"n. Blea. <)o hace falta ue t1 mismo mates al pahana < afirm" %bner dulcemente<. . El afloramiento estaba vacío. <Eres un buen muchacho. no tanto de riscos y ca@ones como de . los promontorios de Mas7i Canyon sobresalían iluminados por el sol. Entonces MasaH podrá salir. %bre tu mente y verás. Mucho despu#s de ue el desierto estuviera oscuro como el oc#ano. %nne divis" un laberinto. < %bner comenz" a liar un cigarrillo<. 6oungman se apart" de la roca. la arroj" contra el afloramiento. *n cuervo corpulento vol" hacia el cielo. <86 si uiero ue MasaH me diga todo esto personalmente9 <'ienes el estramonio. s"lo te imagino. 6oungman pens" ue volvía a percibir una sonrisa en el rostro de %bner. t1 no estás a uí.os hopi están muriendo. tío.a peste. Sabemos ue harás lo ue debes hacer. . reside en ue MasaH uiere ue ayudes a matar al pahana.os murci#lagos la li uidan. Cogi" una piedra y. grazn" por encima de la cabeza de 6oungman y desapareci" de su vista. >asta con ue lo mantengas fuera de la caverna hasta ue el sol se ponga. <'1 no estás a uí. MasaH no está matando a la gente. pero no estás allí.<'ermina con eso. <El motivo por el ue estás a uí < continu" %bner<.

. <Sí. *n leve roce con la malla produjo a 6oungman una sacudida el#ctrica ue le lleg" al codo. %hora. %hora no pueden. de ríos de ceniza volcánica. repetimos. Si usted se encuentra fuera de la zona y de la peste y cree ue es probable ue est# afectado. Mal7er Chee. . :u#dese donde está. de ca@ones ue había dejado tan limpios y redondos como cáscaras. utilice repelentes contra insectos y fumigue su casa. Luntos conectaron dos cables a la pared de malla. Si alguna res parece enferma. ue sostiene ue la cooperaci"n entre las dos naciones indias es esencial. en las entradas a Blagstaff y MinsloH. Si se encuentra en la zona de la peste. En cual uier circunstancia.es ofreceremos retransmisiones de este boletín en navajo y en hopi.a creciente acci"n coordinada está dirigida personalmente por el presidente tribal navajo. mantenga las ventanas y las puertas con el cerrojo echado. . Mientras la marea de sombras crecía. 2e ca@ones de piedra arenisca tallados por la arena arrastrada por el viento. . siga lavándose dos veces por día con jab"n crudo. 2ispararán contra todo el ue no obedezca sus "rdenes. =or ning1n motivo salga despu#s del anochecer. < =aine apoy" una potente batería junto a 6oungman. a lo largo de la Mesa )egra y a lo largo de Kraibi Mash en el este. ue produjo un siseo grave<.as autoridades del Servicio de Salud =1blica nos han informado ue la situaci"n de la peste ue cubre la es uina sudoeste de las reservas navaja y hopi ya está bajo control. %l hundir la 1ltima estaca en el terreno. pero tomando ciertas precauciones. manteniendo una distancia no inferior a cinco metros. 6oungman y =aine terminaron de levantar la tienda de malla de alambre sujeta a la parte trasera del &over. Se han ampliado los servicios sanitarios de Ship &oc7 y MindoH &oc7 a fin de tratar a los enfermos. no vaya.os reservistas estacionados a lo largo de la &uta 4. 6oungman pas" los dedos por los delgados hilos de metal de la tienda. =or la noche. <% trav#s de esto pueden morder. tienen orden de hacer regresar a los evacuados.. < =aine desconect" la batería.. En este mismo momento se está organizando una acci"n conjunta. es probable ue pueda continuar su vida normal. estatal y federal.sombras. . la radio %M del &over transmitía boletines m#dicos con más frecuencia.o más importante es ue no intente abandonar la zona de la peste. de centenares de chimeneas de lava retorcida. . Evite las cavernas. 'enemos buenas noticias para los habitantes de la zona de la peste. para trasladar las vacunas por helic"ptero. Cuando concluyeron los acoplamientos. <S# lo ue hago. )o se acer ue a ning1n animal salvaje ue parezca enfermo. mate todo el ganado y los animales dom#sticos con rifle.. =aine fij" la batería en --O voltios y accion" una palanca. no vaya a 'uba City. 6oungman not" ue donde las paredes se unían con la parte trasera del &over aparecía un cuello aislante de goma gruesa.

'oreva. ahora tambi#n se consideran en cuarentena las poblaciones de Moen7opi y 'uba City. =aine mir" la hora. Kraibi. pens" %nne sorprendida. )inguno provenía de la sierra ni del ca@"n. )o. ue tenía e!presi"n triunfante. un cambio en los anuncios anteriores. <comprob" los indicadores de la br1jula en el eje del micr"fono<. *n batir de alas. en el Cintur"n de Kri"n. 6oungman apag" la radio.. el límite septentrional de la zona de alerta de la peste ahora incluye los siguientes pueblos del borde meridional de la Mesa )egra$ . . <Baltan tres minutos para la puesta del sol. oesteNnoroeste y se dirigen en línea recta hacia nosotros. %las sin plumas. ue segundo a segundo ganaron intensidad.otevilla. pero más agudo. 6oungman y %nne se acomodaron en la parte trasera del jeep. . <Conozco al dedillo su trayectoria de vuelo. 6oungman pens" ue sonaban como pisadas en el cielo.. . comprendi". <Si se trasladaron a una nueva caverna.. muy amontonados. . sintoniz" con precisi"n el amplificador y volvi" a repetir la operaci"n.acia. 6oungman no oía nada. =aine gir" de un lado a otro la empu@adura del micr"fono. Están amontonados. Mir" a =aine. *n cord"n de hielo. Comenzaron a aparecer las primeras estrellas. . pero la lluvia tampoco caía. las =l#yades. %demás. %nne se había acostumbrado a los sonidos del desierto por la noche. llovía. en un arco de uince grados.a línea blanca del osciloscopio era recta.. Estamos muy cerca de la caverna. Shongopovi y Malpi.ay viento. <=aine mir" la hora<. <=aine desconect" el osciloscopio. %pareci" un leve dibujo. )i un insecto ni un pájaro. Cuando la oscuridad cubri" la sierra. 'res líneas arm"nicas saltaban de una octava a la otra. <Escuchen. =aine se sent" en el asiento del conductor. &epetimos ue se trata de medidas preventivas y no de motivos de alarma.. pero la línea del osciloscopio se agitaba violentamente. Se sec" la palma de la otra mano. El micr"fono unidireccional ya estaba colocado en el techo y el osciloscopio brillaba de color verde junto a =aine. >acopi. ..otom7am. se corrigi".. Choocho7am. =or prevenci"n... <comenz" a decir %nne.a línea se estremeci". )uevo Kraibi.

pero se domin" y el terror se desvaneci". %nne se dedic" a los perentorios trabajos dom#sticos. =esa alrededor de un gramo y s"lo emite una se@al en un radio de doscientos metros.D . . 2e todos modos. 'ranscurri" un minuto y los murci#lagos seguían en lo alto. < =aine accion" el bot"n de K) del receptor. 2e oeste a este. allí chupo yo. <Es verdad. .<Mira < dijo %nne. =as" por encima del . El truco consistirá en implantarlas en el lomo de los murci#lagos de modo ue no puedan uitárselas de un mordisco. . pero creo ue bastará para encontrar una caverna tan cercana como la de ellos. estaremos preparados para cuando regresen. =aine cerr" los ojosE durante un instante. agobiado por su sombra y los golpes cercanos y potentes de las alas.andN&over y anul" la luz estelar.e conectado el emisor de bips al micr"fono para ue sepamos cuándo se acercan. pero no es eso lo ue pregunt".a cena. <8Cuándo regresarán9 <pregunt" mucho despu#s de ue los murci#lagos desaparecieran. las estrellas desaparecían. Eran más rápidos de lo ue 6oungman suponía. %llí descanso cuando los b1hos lloran. creo ue ha llegado el momento de ue nos diga con u# nos enfrentamos. y se encogi" pensativamente. <)o lo s#. una línea sinuosa ue se hundía y se curvaba en el viento nocturno. comprob" las tres frecuencias de tono de las flechas y volvi" a ponerlo en KBB. más de lo ue había creído posible. =aine comi" vorazmente y con enorme buen humor la tortilla esponjosa.a potente luz de la lámpara Coleman disolvía la delgada malla de la tienda y los tres parecían estar de e!cursi"n al aire libre. <%hora ue estamos todos juntos en esto <6oungman apart" su plato<. En el lomo del murci#lago. el viejo terror retorn" ardiente como una lamparilla roja. < =aine coloc" sobre la mesa el rifle de aire comprimido. 6oungman observ" la fila de murci#lagos enca@onados en el desierto. tres flechas y un pe ue@o receptor de radio<. 'odas las personas de la zona de la cuarentena están abandonadas. aun ue es probable ue encuentren ganado abandonado. 'odo depende de la rapidez con ue encuentren el alimento. =aine. eclipsadas por una marea susurrante ue atraves" la sierra a una altura de seis metros. *n par de horas como mínimo. <'al vez encuentren algo más ue ganado. <8Estaremos preparados9 <Esto <=aine levant" una de las flechas< contiene un transmisor de radio en miniatura. %nne se concentr" en el ojo ciego del osciloscopio. vuelo. mientras %nne preparaba una tortilla con huevos en polvo en el calientaplatos. al tiempo ue hablaba suavemente consigo mismo<$ C2onde la abeja chupa.

<Es muy complicado <afirm" =aine. En la historia del mundo no hubo una sola hasta la llegada de la civilizaci"n superior. < =aine eligi" lentamente las palabras<.o mismo dijo la primera vez ue nos vimos. )ada más y nada menos ue a causa del hombre. Como una enfermedad secundaria. Si vamos a morir a uí con =aine. <. 6 entonces minti". de un encuentro. 2e estos grupos. Me parece bastante obvio. hasta ue los hombres comerciaron. Entonces comienza el reinado de la peste por encima de todas las enfermedades. %nne. <)o. En primer lugar. <=or lo ue he visto hasta ahora. Buncionan juntos. <Es como una guerra < sugiri" %nne<. :uiero conocer sus motivos. <=ens" en contarles la alucinaci"n durante la cual había visto a %bner. las tres formas más pr"speras son el bacilo de la peste. en busca de palabras. )o tomaría más estramonio<. *na interdependencia$ los vampiros. <Está bien < acept" =aine. :uiero comprenderlo. la peste.a peste prospera < sintetiz" 6oungman<. :uiero entenderlo todo. El bacilo de la peste siempre ha estado a uí. no creo ue salgamos de esto. la peste y el hombre. <=odría sostenerse ue las dos formas de vida dominantes en la tierra son los bacilos y los mamíferos. <)o <=aine mene" la cabeza<. :uería saber la verdad. hasta ue los hombres se amontonaron. <Espera un momento. pero no tenía sentido. <. <*na competencia <agreg" %nne. simplemente. el hombre y los murci#lagos. Se trata. <Kbserv" sus rostros<. Se agit" in uieto. . pero no había epidemias.a peste e!istía. 8:u# obtenemos de ella9 . no en un sentido biol"gico. 8no es así9 <Contin1e < dijo 6oungman. 8pero a cuántos otros hombres podía contagiar9 8% un cultivador9 8% un cazador9 8Comprende lo ue uiero decir9 .. Con murci#lagos infectados. <6oungman. *n encuentro de formas de vida.asta ue los hombres se congregaron en las ciudades. <8)o era tan peligroso9 <=ara el hombre de las cavernas ue la cogía..<6a lo sabe. sí. uiero saber por u#.

caprichos de la naturaleza9 )o me refiero a los vampiros. se produjo la escasez de mano de obra. (ncreíblemente desarrollado. Su dise@o perfeccionado era el ala del murci#lago.a peste posee su propio pulso. %ntes de ue la peste negra recorriera la Europa occidental. la higiene p1blica es el fin de la democracia <intervino %nne. acaecida en el siglo se!to. no la noche.a primera peste pand#mica. <>ueno <6oungman suspir"<. la mayoría de la poblaci"n era esclava.e digo la verdad.os sindicatos. pero su humor me parece algo sombrío. . <%lgo así <reconoci" %nne. es el 1nico ue copula durante todo el a@o. )osotros gobernamos el día. Surgieron los derechos del individuo. . Compartimos otras cosas. Más de veinte tipos de virus. Cuando la peste pas" y la mitad de la poblaci"n estaba muerta. 2e cada cinco mamíferos ue ocupan la faz de la tierra. mat" a un mill"n de personas. los murci#lagos son los mamíferos más e!tendidos sobre la tierra. sino ironía. <Entonces. . . <Con otro animal. <=or ue no saben ue son una forma de vida maravillosamente triunfal.a chinche humana lleg" de los murci#lagos.a democracia comenz" con la peste. sino a los murci#lagos en general. su propio ciclo. 2urante veinte a@os. la peste negra li uid" a la cuarta parte de la poblaci"n mundial.os hombres ue habían sido esclavos podían vender su trabajo. lo mismo ue los humanos. <6oungman busc" nerviosamente un cigarrillo<. <. <8)o están relacionados con los roedores9 <%nne intercambi" una mirada con 6oungman. )osotros bajamos y ellos salieron volando. 8 u# saben ustedes de los murci#lagos9 8:ue son seres pe ue@os con alas. 2escansa en lugares como #ste y espera.a depuraci"n de las aguas residuales y el control de las ratas no detuvo la peste. 8:u# me dice de ellos9 <8:u# digo de ellos9 )o se enojen pero. s# ue usted es un supere!terminador de vampiros. Es el ue tiene el período .eonardo da ?inci intent" dise@ar alas para ue el hombre volara como un pájaro. <)o es humor. ratones voladores. cuando compartíamos las mismas cavernas. uno es un murci#lago. 2e todos los murci#lagos. . . <. Setecientos a@os despu#s. =uede ver ue #ste es un concepto sorprendente$ el vampiro.os murci#lagos.<. seg1n usted. El vampiro es el murci#lago más semejante al hombre. las cloacas abiertas no significaron una gran mejora. aun ue poseemos la misma mano en formas distintas. El hombre y el murci#lago ion los dos ejemplares gloriosos ue descienden de insectívoros ue saltaban en los árboles. 86 en el intervalo9 Cr#anme. E!cepto el hombre. .

de gestaci"n más largo. 6 no supo u# pensar. . 'al vez se debi" al colapso de su agotada agricultura. para alivio de 6oungman<. ?ive del ganado y de los caballos.os incisivos curvados y la larga lengua están perfectamente representados. es necesario conocer al enemigo. )adie sabe e!actamente por u# los mayas abandonaron sus ciudades. <8Se refiere a las personas9 <Sí. <=or ejemplo. la p#rdida de sangre. El vampiro vive de mamíferos grandes ue duermen en reba@o. pens" 6oungman. :uizá fue. <'odo esto da al traste con su teoría de la interdependencia. %sí ue no me llame supere!terminador. Es el 1nico murci#lago ue puede saltar o correr. los dioses mayas < dijo =aine. s"lo podemos especular acerca de los detalles de esta relaci"n. Más sacrificios p1blicos. *sted e!termina pulgas. <Entonces < finalmente. 6oungman se acord" de encender el cigarrillo<. simplemente. <8:u# obtuvieron las personas de ello9 <pregunt" 6oungman. las perchas de todos los vampiros antiguos se encontraban cerca de las aldeas. . Sus hijos son los ue más tardan en desarrollarse y aprender. 82e u# cree ue vivieron hasta entonces los vampiros9 )"mbreme al 1nico mamífero americano grande ue dormía en reba@o o en aldeas. Estatuas con cabeza de vampiro. *sted mata murci#lagos. 8no es así9 <)o. hasta el punto de ue los aztecas se embadurnaban el pelo con sangre. El 1nico murci#lago ue no puede vivir arm"nicamente con ning1n otro animal.as personas. *na sensaci"n de aturdimiento se apoder" de %nne. )o es necesario ue agregue ue es el 1nico murci#lago ue no teme al hombre. El primer científico occidental ue vio c"mo se alimentaba el vampiro fue Charles 2arHin. )aturalmente. Sobre el hecho de si una colonia de vampiros establecía derechos territoriales en una aldea determinada y defendía su territorio alimenticio de otras colonias. =or eso. <8:u# tipo de dioses9 < intervino %nne. CConoce a MasaHD. 'odavía podemos ver las estatuas en 6ucatán. incluidos otros de su especie. Kcho meses. enervaci"n. <Conoce a tus primos. más sangrías rituales. se cortaban las orejas . 2onde hubiera más vampiros. es un primo bastante longevo. =uesto ue el vampiro puede vivir cerca de veinte a@os. <2ioses. había más dioses murci#lagos. En el )uevo Mundo no había ganado ni caballos hasta la llegada de los espa@oles. e!actamente.

. Se produjo un largo silencio. 8=or u# está a uí9 <=or ue.a estrella .o harán <coincidi" =aine<. <)o. ella no puede acarrear nada y s"lo estorbaría. 2e repente. nosotros no significamos nada en su es uema biol"gico. 8:ue la peste debe e!istir y ue los vampiros deben e!istir9 <C2ebeD no es la cuesti"n. tiene mi promesa de ue ella no entrará en ninguna caverna. En su estado. una forma secundaria de sacrificio. <6a ue habla de eso. . 'al vez los reba@os de ganado sean.asta ue descubran ue s"lo ahuyentan a los murci#lagos. <'al vez deberíamos escuchar las noticias <propuso 6oungman. o va solo. )o transmitirán nada ue no podamos prever. 6oungman fumaba y sentía el deseo de tener tabaco de la mesa. <8=ara u#9 <pregunt" =aine<.siguiendo la forma del fle uillo de los vampiros y usaban capas de pieles de murci#lagos. <=aine no encontr" una e!plicaci"n mejor< es lo ue hago. . <=reveo ue comenzarán a bombardear las cavernas. Choocho7am se deslizaba sobre el horizonte.. % la larga. (remos usted y yo solos. :ueremos ue los vampiros permanezcan juntos dos noches más. <2e acuerdo. el insecto comenz" a volar . nadie habl".. K me promete ue %nne se ueda en el jeep. <8Entonces nos está diciendo ue no podemos cambiar nada9 < pregunt" %nne<.. por encima de la luz. para nosotros. *na mariposa nocturna había trazado círculos sobre la tienda. =aine apoy" el rifle lanzaflechas. %nne dormía en el centro de la estrecha tienda. )os marcharemos juntos.otom7am gir" lentamente del rev#s sobre el ca@"n. uiero algo más.. %nne no entrará ma@ana en la caverna con nosotros. >ombardearán una o dos cavernas. =aine descargaba y volvía a cargar met"dicamente su rifle lanzaflechas. %gotada. hasta ue %nne e!clam"$ <ISanto 2iosJ 2urante largo rato. <Entonces lo ue hacemos es in1til < agreg" ella<. <6oungman baj" la voz.o 1nico ue acabará con la peste o los vampiros es la eliminaci"n del hombre. <Está bien. <.

<Está seguro de ue se detendrán. )o recordaba haber temido nunca a un animal. <% trescientos metros. zigzague" y cay". <6oungman cogi" el palo. El emisor de se@ales del amplificador aument" de volumen. < =aine verti" la sangre sobre la piel de becerro<. <S# u# debo hacer. <I2espi#rtelaJ < dijo a 6oungman.as paredes de la tienda se estremecieron. pas" a la parte trasera del jeep. . . <%ntes no nos vieron. paralizada. %nne miraba hacia arriba. %nne se restregaba los ojos. 2os formas más. < =aine chas ue" los dedos al dirigirse a %nne. <Cuando yo diga CjugoD. 6oungman comprendi" ue todavía nunca había estado frente a frente con los murci#lagos. más de los ue 6oungman lograba abarcar con la mirada. <6oungman la sacudi" del hombro<. . de un metro y medio de largoE en la otra.levaba en una mano un palo de madera delgado. =rimero oyeron el susurro del falso viento y más tarde un crujido correoso. se volvi" más insistente y lleg" a convertirse en un gemido sostenido. *na sombra relampague" en lo alto y atraves" la luz antes de ue 6oungman pudiera distinguirla. < =aine regres". 6oungman ya no podía oír el grito del emisor de se@ales a causa de los golpes de las alas.irregularmente. una ampolla de cincuenta gramos de sangre defibrilada. 'enga cuidado y no rasgue la malla. <%nne. Sesenta centímetros del e!tremo del palo estaban envueltos en piel de becerro. =aine gir" la cabeza hacia el emisor de bips del amplificador incluso antes de oír un sonido. Están a uí. *n centenar. El delegado pas" el palo a trav#s de la malla. =ero esta vez nosotros estamos afuera. . de modo ue la piel de becerro empapada en sangre ued" en la parte de afuera de la tienda. situada ya en su puesto junto a la batería. 2iez. %nne observaba.a malla era inenarrablemente frágil. . Sinti" ue su coraz"n bombeaba sangre y adrenalina y e!periment" la fragilidad de su propia piel. serenamente e!pectante.os reflejos de los ojos como velas. =aine y %nne los habían visto de cerca. =aine se encontraba en el centro de la tienda de campa@a. <IEstán pasandoJ <grit" ella.

<ILugoJ <grit" =aine.a cuarta parte de los murci#lagos tenían el vello de la cara untado de sangre seca. un chas uido definido en los oídos. portadores de un vomitivo olor a amoníaco. un murci#lago se pos" entre sus omoplatos. < =aine se@al" con el rifle una sombra oscura ue corría por el suelo. hasta ue =aine desliz" el palo de madera por cada lado del desgarr"n y lo retorci" hasta cerrarlo. El río de murci#lagos cay" de lo alto y se curv". . Ktros murci#lagos rodearon el borde de la tienda. Cuarenta o cincuenta murci#lagos reptaron hasta la parte superior de la tienda y otros treparon por las paredes. Sangre. .<)o. 6oungman vaci" el rifle sobre ellos y despu#s cogi" el rev"lver ue había tomado en casa de Momoa. directamente encima de =aine. salt" sobre la malla. comenzaron a aserrar la malla metálica con los dientes. El palo ue 6oungman sostenía se comb" por el peso de otros tres murci#lagos. 6oungman arranc" al murci#lago de la espalda de =aine y lo aplast" con la bota. . El techo de la tienda se comb".as orejas eran largas y nervudas. . 6oungman vio ue la parte superior del &over estaba cubierta de murci#lagos. 2os saltaron desde el suelo y treparon ágilmente por las paredes de la tienda. *na larga y roja lengua en forma de tubo se curv" y lami" delicadamente el palo. Sus incisivos cortaron un trozo de piel del tama@o de medio d"lar. Sus ojos oscuros se sesgaban a ambos lados de una nariz chata con ventanas doblemente plegadas. 6oungman escuch" el registro más bajo de sus gritos entusiasmados. El desgarr"n se encontraba en el otro e!tremo de la tienda. *no de ellos. sus manos se fueron cubriendo de murci#lagos. al otro lado de la red. =aine parecía más alto y giraba sobre un tal"n. utilizando las garras del pulgar como garfios. &event" a otros dos ue pasaban. con las alas envueltas en forma de dos largas CpatasD. Más murci#lagos treparon desde el suelo. convertido en un remolino de alas inclinadas. % pocos centímetros de su hombro. %l bajar el rifle. %lgunos saltaban desde el &over y otros aterrizaban en la tienda. Mientras lo hacía. En una pared apareci" una abertura de un metro de largo. %nne mir" a un rostro situado a sesenta centímetros. . El remolino se transform" en una rueda terrible ue giraba sobre la tienda. huesos y cartílagos salpicaron el interior de la tienda.os murci#lagos cortaban el techo y las paredes. 6oungman se agach". Ktro murci#lago intentaba entrar cuando 6oungman cogi" el rifle de su saco de dormir y lo despachurr". 6oungman avanz" entre los murci#lagos ue invadían la tienda y consumi" los cartuchos hasta llegar a la malla y cerrarla con las manos. =aine tard" en lanzar la 1ltima flecha y arroj" a un murci#lago de la pared para apretar el gatillo contra otro de cuya boca colgaba un trozo de piel. =aine apoy" el ca@"n del rifle lanzaflechas en la malla metálica y volvi" a disparar. 6oungman sacudi" el brazo. ue estaba arrodillada junto a ella. Escuch" junto a su oído la suave e!plosi"n del rifle de aire comprimido y vio ue en medio de la piel del lomo del murci#lago sobresalía la aleta de una flecha. con la mano fláccidamente apoyada en el bot"n de encendido. Sin pararse a pensarlo.as cerdas marcaban cada mejilla. <IConecta la bateríaJ <grit" 6oungman a %nne. En la punta ensangrentada del palo había un murci#lago.

.Entonces un estremecimiento el#ctrico recorri" su cuerpo y convirti" su cerebro en una oscuridad rodeada de convulsiones.

<8Cuándo se march"9 . donde las pisadas de =aine conducían hasta el ca@"n. Está loco. <8)o lo sabías9 < pregunt" a %nne. 6oungman se dej" caer sobre una rodilla. 8'ampoco se llev" el &over9 <Esper" hasta cerciorarse de ue te recuperarías. <=ues debi" esperar. <8%hora funciona9 Se irgui" del regazo de la joven y se estremeci". <8C"mo te sientes9 < pregunt" ella. 6oungman. <>astante bien para un hombre al ue se le ha parado el coraz"n. El terreno se mecía levemente. >iz ue" para mirar el solE era cerca de mediodía. )unca nos uiso como compa@ía. anoche nos salvaste la vida. <Bue culpa mía < afirm" %nne<. <)o recuerdo nada. )o puede transportar solo todo el material. 6oungman se apart" de sus brazos y se puso en pie. =aine tampoco estaba. <Magníficamente <murmur" 6oungman. .8 U) cielo azul enmarcaba el rostro de %nne. 6oungman. <82"nde está9 < pregunt" 6oungman. nos dej" el jeep para ue nos marchemos. Creo ue es capaz de hacerlo.a tienda de malla estaba desarmada y el dep"sito rojo de veneno había desaparecido. <=aine se march" a buscar la caverna. )ot" ue tenía las manos vendadas hasta las mu@ecas. tanto por sorpresa como por debilidad. Me asust# y no pude conectar la batería. 'ambi#n se llev" tu rifle y dijo ue te dispararía si intentabas seguirle. 6oungman dirigi" la mirada hacia el camino.

as se@ales de radio no llegaban. . donde el camino se enroscaba entre las paredes de color rojo opaco del ca@"n. Se encontraba a un 7il"metro y medio de donde había dejado el &over y suponía ue %nne y 6oungman se encontrarían ya bastante lejos del ca@"n. junto al cianuro. K una franja de piedra caliza blanca como la tiza. . la cuerda. <*no de nosotros es el 1nico capaz de hacerlo. los alambres y las herramientas y s"lo se llev" el receptor. ue probablemente conducirían a una caverna apta para los murci#lagos. %vanz" lentamente hasta topar con una ca@a escarpada de basalto ue recorría doce de los uince metros de la pared. . < 6oungman seguía con la vista fija en la direcci"n ue había tomado =aine.as escarpadas paredes de piedra arenisca. march#monos. % veces. Se irgui" ante la visi"n de la totalidad de la mitad oriental del ca@"n. )o uería ue se volviera a repetir lo sucedido con su padre y Kchay. de color "!ido. )o sabe ad"nde va. Entre tanta ri ueza geol"gica. 2e trecho en trecho. tal vez un poco más. =aine trep" por el basalto y abri" en #l asideros ue le llevaron hasta la parte superior de la pared.<.ace una hora. el hacha y el rifle. pero las paredes del camino obstaculizaban todo tipo de transmisi"n. ue lo habían oscurecido en las fotografías a#reas. <Espera y verás <agreg". <2ebi" hacerlo al amanecer <6oungman mene" la cabeza<. la red enrollada. Estaba seguro de ue las flechas habían dado en el blanco y de ue los murci#lagos se encontraban cerca. =aine se apartaba de la sombra del torso de un hombre y miraba hacia arriba. se api@aban a ambos lados del camino. Es el 1nico ue puede hacerlo. % no ser ue abandonara el camino y subiera. El camino abandonado seguía su curso a trav#s del ca@"n y bajo las formaciones colgantes de lava. =aine dej" el agobiador peso de la mochila en el camino. 6 no hay tiempo suficiente. Gl es un profesional y puede hacer por sí mismo el trabajo. Estaba solo y libre y tenía la conciencia tran uila. probablemente no encontraría la caverna. s"lo para descubrir una figura inm"vil de lava asomada en un borde. la batería. lo 1nico ue le interesaba eran los indicios de piedra caliza. la piedra arenisca se abría para mostrar un descamado fil"n de es uisto ue resplandecía como las lentejuelas. <6oungman. Se entreg" denodadamente a la tarea.

. =ens" ue debi" comenzar como una erupci"n volcánica. salt" las figuras hondas y se traslad" con la cuerda a una vítrea pared de obsidiana ue no ofrecía asideros. %l salir del campo de lava. el mismo camino ue había recorrido antes. %l otro lado del puente. =aine tuvo ue abrirse paso entre campos de chimeneas de lava y brazos ue le tiraban de la ropa. =aine se sorprendi" de ue llegara tan lejos. =ero no había perdido la confianza.Mas7i Canyon desafiaba el acostumbrado ciclo árido de la erosi"n de la tierra. di ues de basalto erguidos como dientes y. En lugar de uniformes ca@ones y montes aislados. Mir" la hora. Conect" las otras dos frecuencias del receptorE la segunda era apenas audible y la .abía centenares de cavernas. (gnoraba c"mo sabía el indio ue debajo de la lava aparecería otro tipo de soporte$ eso suponía un problema para los antrop"logos. Cuervos. =aine no se desalent". . 2e vez en cuando. hundido en las sombras. e!cepto el escarabajo solitario. En un lugar descubri" a sus pies una tosca espiral doble raspada en la oscura lava hasta un nivel subyacente de piedra caliza de color blanco. Lunto a un alto nido. la seguía hasta ue desaparecía o se convertía en una caverna. pero de esas llamas no surgía luz. =aine había visto las tormentas ue cruzaban el desierto.abía murci#lagos y estaba cerca de ellos. 'odavía tenía tiempo. ue aument" a medida ue avanzaba. Calcul" ue la mitad oriental de la mesa tenía una superficie de unos trece 7il"metros cuadradosE la mitad occidental. En lo alto del mundo. sino una visible oscuridad. divisaba sombras ue se deslizaban a trav#s de los di ues de basalto. Era mucho más tarde de lo ue suponía. %traves" un puente natural de piedra arenisca erosionada y seis metros más abajo descubri". ni si uiera había insectos. donde la piedra arenisca había perdido los riachuelos de lava. uedar cubierto por rocas sedimentarias y. =as" de un risco a otro. =ens". . la piedra caliza significaba una buena se@al. recibi" la primera se@al.a filtraci"n de petr"leo ue ardía se encontraba en la meseta occidental. . como había dicho el indio. )inguna se@al llegaba a su receptor. =ara #l. como Milton$ C*na mazmorra horrible. esas figuras erectas y casi humanas de roca negra.D =aine sonri" para sus adentros. Se sentía maravillosamente bienE siempre se sentía así cuando sabía ue tenía raz"n. posteriormente. una meseta más alta con el mismo tipo de formaciones. la composici"n de la piedra se volvía principalmente volcánica. pero no logr" calcular cuándo había llovido por 1ltima vez allí. encontr" un escarabajo estercolero ue observaba ávidamente un montículo de e!crementos de aves ue llegaban a la altura de la cintura de un hombre. . las diversas piedras de diferente dureza creaban un acertijo aserrado y desconcertante. Siempre ue encontraba piedra caliza.a vida vegetal aparentemente era nula y. con todos los lados redondos como un gran homo incendiado. pero ninguna lo bastante grande o h1meda para contener una colonia de vampiros. parecía tener la misma magnitud. rasgado por vientos ue dejaron bocas abiertas de piedra arenisca manchada.as cinco en puntoE faltaban dos horas para la puesta del sol.

Ktra filtraci"n. operaci"n ue podía uebrar la delgada capa de piedra caliza o. con la mayor parte de los pelda@os rotos. Se trataba de toscas escalas.as ruinas le . unas diez. =aine no la había visto antes. al menos. ?entanas y puertas para cinco plantas de casas de adobe$ una enorme galería subterránea. *n cuadrado. =aine descubri" ue la caverna era circular. =ero #sta no era una construcci"n para poco tiempo.as líneas verticales del suelo de la caverna no eran irregulares en las pro!imidades del pozo.os techos estaban hundidos. . Si ahora la colonia contaba con mil murci#lagos. 2elante de #l se alzaba una enorme c1pula blanca de piedra caliza. . de unos noventa metros. En la sombra más profunda de la caverna apareci" una sombra ligeramente más oscura. &ecibía estent"reamente las tres frecuencias. . El tono seco y estridente provoc" la agitaci"n de las garras. ?entanas. El haz de luz ue penetraba por el agujero de la caverna caía hasta un pozo embreado.a c1pula de piedra caliza tenía uince metros de anchura y en el centro había una agujero de seis metros abierto por la erosi"n.os tenía a todos.tercera era la ue se oía más claramente. =etr"leo. sujetándolo a un bellote clavado en la c1pula. uince centímetros por debajo de su pecho. podría colocar allí el dep"sito. =aine rode" el borde del agujero de la cavidad y se abri" de brazos y de piernas para reducir al mínimo su peso. =aine pens" ue para escapar de los enemigos. subían y ocupaban un tercio de la pared de la caverna. . Ktros cuadrados se e!tendían alrededor y por encima del primero. =ens" ue tendría ue bajar el dep"sito de cianuro a trav#s del agujero de la cavidad. % medida ue sus ojos se acostumbraban a ver en la oscuridad. =aine encendi" el receptor un segundo. un pueblo podría esconderse durante poco tiempo en un lugar así. Eran rectas.as pupilas de =aine siguieron dilatándose. en la delgada parte interior de la c1pula. =aine se arrastr" boca abajo.os había encontrado. =aine la sigui" a trav#s de una serie de di ues de basalto. Surgieron más formas. El olor del amoníaco no cubría los demás. la caverna podría hospedar el triple. El borde del agujero de la cavidad estaba te@ida de verde por los lí uenes y el musgo. con gran cautelaE rept" por la c1pula hasta el agujero y se asom". . para confirmarlo. pero en el aire flotaba el inconfundible olor del amoníaco. =ero si alg1n e!tremo de las ruinas uedaba a una distancia de treinta metros del techo de la caverna. por lo ue percibi" d#bilmente otro olor conocido. las paredes se habían desmoronado y el polvo se e!tendía como un grueso velo. %pag" el receptor.as casas se habían convertido prácticamente en cascajos. (ntrigado y desconcertado. 2esde el nivel del suelo. todas las paredes se ar ueaban suavemente hasta la c1pula. . al otro lado de la grieta. Chee no cabría en sí de alegría.os tres tonos provenían de la misma caverna. situado sesenta metros más abajo. . Salt" desde un lado de una hendedura hasta una chimenea de piedra y pas". .abía sido una pe ue@a ciudad. y tenía la forma de un anfiteatro natural. . El pozo era nuevo y poco profundo. . no s"lo a causa de la oscuridad. corriendo agitadamente. dispersar a los murci#lagos. =aine olis ue". En alg1n lugar del suelo había un manantial o un acceso a una veta de agua.

a cada paso ue daba. Entonces. 2e nada servía una trampa si e!istían dos salidas$ de alg1n modo. 6oungman conocía el ca@"n y el camino. El camino terminaba s1bitamente. delante de lo ue parecía la entrada a una mina. . en . las se@ales crecían.as se@ales eran más potentes ue antes y =aine percibía olor a amoníaco. aun ue sí definidas. atraves" el campo de lava hasta el puente de piedra arenisca y allí. con ayuda de la cuerda. Se hacía tarde. %nte #l.asta d"nde9 )o deseaba detenerse. Estaban frescas y h1medas y le ennegrecieron las yemas de los dedos. Es uisto blando tan cargado de petr"leo ue se podía convertir en ladrillos ue arderían con más intensidad ue el carb"n. ya ue debía e!istir alg1n acceso para los hombres. la pared del e!tremo y #sta se desintegr" entre sus dedos. pero tenía ue cerciorarse. descendi" hasta el camino. las ruinas fantasmales del pueblo y. iluminadas por la luz ue penetraba por el agujero de la cavidad.demostraron ue había otra entrada a la caverna. 8. Esto satisfizo bastante a =aineE por lo general. empez" a formularse preguntas. %vanz" por el mismo sendero por el ue había llegado. su receptor volvi" gradualmente a la vida. Es uistos saturados de petr"leo. Entonces. . Mir" la hora. pero su acostumbrada minuciosidad le e!igía contestarlas. Gsta tenía ue ser la otra entrada de la caverna. lo haría por el agujero de la cavidad. =ero ning1n e!tremo de las ruinas era lo bastante alto para ue el chorro de gas resultara totalmente eficaz. Empuj". reposaba junto a una abertura de dos metros y medio de altura y lo bastante ancha para permitir el paso de dos carros a la vez. El cabr"n debi" conocer en todo momento la e!istencia de la caverna. a modo de prueba.as se@ales empezaban en el interior. Sac" con cuidado el brazo y mir" a trav#s del agujero ue había abierto.as se@ales no eran tan potentes como arriba. =ero cuarenta y cinco metros más adentro. el pozo poco profundo de sangre digerida. se e!tendían las alas gigantescas de la caverna. E!actamente encima de los murci#lagos. la mina llegaba a un punto muerto.lega hasta a uí el camino9 8. no era buena idea cambiar de m#todo y un paso en falso entre ruinas tan antiguas como parecían ser #stas podía e uivaler a un desastre. =aine toc" las paredes. . % medida ue entraba. Su brazo atraves" los hilos podridos de una manta colgada ue había sido la 1nica separaci"n entre la mina de es uisto y la caverna de piedra caliza. . %l ol#rselos se lo e!plic" todo. Mientras =aine daba la vuelta y corría por el camino en direcci"n a la caverna. para eso estaba la mina. =aine se ruboriz".a mina se estrechaba hacia adelante y. las personas habían entrado y salido de la caverna. *na rueda de carro de madera ue se había pudrido lentamente durante siglos.

como si intentara frenarlo. =aine contuvo la respiraci"n. El resto surgi" como una columna negra ue se elevaba ciento cincuenta metros hacia el cielo. pocos segundos despu#s. El camino era recto s"lo en tramos de treinta metros. =ese a la cuesta y a la carga del dep"sito. =aine mantuvo un paso rápido. en cuanto lleg".as cumbres lejanas de la mesa brillaron fugazmente como nubes doradas. Estaba en perfectas condiciones. ue alej" de la caverna el olor de su cuerpo. El camino aparecía de color azul oscuro bajo las cumbres de las paredes. =aine sujet" la cuerda sobre la sierra de piedra arenisca y ascendi" desde el camino. Gstos no utilizaban la mina. un techo de murci#lagos. %l llegar al camino. de las alas y de la lluvia de orina nitrosa ue los aligeraba para el vuelo. las estrellas se arremolinaron a la vista y. =aine los oy". Cuando el sol se puso. donde se agazap" tras una repisa de piedra y vio los 1ltimos rayos del sol ue iluminaban la c1pula. 2urante un 1ltimo minuto. . %bri" la mochila y sac" el casco y las pinzas para cortar alambres.lo alto.a batería seguía cargada y la malla de alambre estaba tan prolijamente enrollada como antes. 2el agujero de la cavidad no sali" ning1n murci#lago. En realidad. el tiempo apenas le alcanzaba para recuperar la mochila y huir de la trayectoria de vuelo usual de los murci#lagos hacia el desierto. el aire se mantuvo inm"vil encima del ca@"n y entonces los primeros murci#lagos salieron del agujero. %hora ue ya sabía e!actamente u# haría. . en espiral. el mundo se hundi" totalmente en la oscuridad. pero los vampiros esperaban a ue fuera noche cerrada. 'odo marchaba bien. Eran las seis en punto y no habría luz natural suficiente para envenenar a los murci#lagos antes de ue se congregaran. iluminadas por el sol. pero finalmente vio su mochila donde la había dejado. En un momento. % partir de allí. )o necesitaría máscara de gas ni guantes. :uizá otros murci#lagos dieran la bienvenida al crep1sculo. En ese momento. el este del horizonte se demud" en rosa carnoso ue viraba hacia el p1rpura. . a un tiempo mortal y vulnerable. eso era todo. avanz" a trav#s del campo de lava y traz" un círculo hasta el lado oeste del agujero de la cavidad. percibi" el sonido de su despertar. =or costumbre. =aine ech" a correr. como las lenguas de una fogata. % =aine le parecía ue giraba mal#volamente. otra sombra se reuni" con la suya y =aine levant" la mirada para ver un cuervo ue corría a lo largo de los riscos. =aine sinti" una confianza creciente. =aine comprob" la presi"n del dep"sito de cianuro. El cuervo había buscado comida. =aine se acomod" la mochila en los hombros y emprendi" el retomo a la c1pula. aun ue en algunas ocasiones el sol poniente penetraba en una grieta y dibujaba la sombra encorvada de =aine en lo alto de una pared. *n cuervo alz" el vuelo desde la mochila cuando =aine se acerc". Se desat" el viento del este.

y las convirti" en una sola. como si la columna arremolinada pudiera absorberle. . despu#s de achatarse hasta formar una nube ue gir" y gir" sobre sí misma. 5radu" en QRR voltios el voltaje de la batería. los a@os en M#!ico. )o lo comprendi" hasta ue lo atrajo y lo utiliz" para llevar a los murci#lagos adonde nunca antes habían estado y multiplicado un millar de veces su propia energía y su horror. Convirti" el otro e!tremo en una sonda ue atravesaba el mango del dep"sito.o ue uno mata. . tenía conocimiento de las agudas llamadas de congoja de las crías. =aine no había sufrido de claustrofobia. . Gsta chup" una parte de #l. Kchay. 5ir" el contador de tiempo de la válvula del dep"sito. C. aun ue no previ" ue el mal tenía su propia gravedad.abía una sola bestia. .os murci#lagos y =aine se habían unido. Envuelta en el mal. Cada vuelta completa retrasaba sesenta . más duro ue la piedra caliza. . Más allá de las estructuras biol"gicas. se habían convertido en la cabeza y la cola de un solo ser ue se atacaba y se perseguía a sí mismo. ?olvi" a enrollar prolijamente un trozo de tela de alambre y lo llev" hasta un e!tremo.abía terminado por comprenderlo. Con la ayuda de un bellote. . eso es lo ue uno esD. de treinta metros de longitud. =aine esper" diez minutos antes de desenrrollar la tela de alambre y cortarla en trozos iguales. despu#s. todo poseía un sentido. :uería colocarla tensa sobre el agujero de la cavidad. . %un ue no podía oírlas.Sus murci#lagos. 8=ara u# los necesitaba si tenía los murci#lagos como motor y la plaga como simiente9 'odo gracias a =aine. colgados del techo. 'odo se debía a #l. Ky" ue desde abajo llegaban los movimientos agitados de las crías de murci#lagos.a naturaleza contenía una total armonía recíproca. *na bestia concebida en la muerte y alimentada por la obsesi"n. llamadas demasiado d#biles y demasiado alejadas de la oleada de murci#lagos cazadores.os murci#lagos volaron hacia el este. Lunto con su padre.os carnívoros eliminaban a los d#biles.a repisa de piedra era de granito. 2emasiado cierto. Esa parte de la trampa ya estaba preparada. todos menos una. había dicho Loe =aine. la conect" el tiempo necesario para oír un siseo y la apag". %t" un e!tremo en el bellote. los insectos limpiaban el terreno y las flores ofrecían belleza. 'odos daban algo a cambio de su vida.e había mentido a %nne. =aine se agarr" a la piedra. sino de un estremecimiento en presencia del mal. En la c1pula. =aine empalm" dos cables el#ctricos a la tela metálica enrollada y los condujo hasta la batería. al desierto. El apocalipsis no necesitaba de pálidos caballos ni de feroces dragones. sujet" con bellotes un lado de la red. colocada debajo del estante de piedra. =aine busc" una fisura vertical y lo clav". #l uedaría libre. )o necesitaba hundir a fondo los grandes alcayatas. . =ero el final de la persecuci"n había llegado y. los herbívoros y las aves dispersaban las semillas. sino lo suficiente para ue la tela de alambre uedara tensa en su sitio cuando la desplegara. %vanz" a gatas hasta el agujero de la cavidad más cercano al estante de roca y clav" más bellotes. ^nicamente el vampiro. una monstruosidad ue no daba nada a cambio de su ser ue todo lo consume. de e!tenderse en una media luna hasta ue el centro avanz" para formar por 1ltimo una línea veloz y ondulante. *ni" sus dos cuerdas de uince metros cada una.

fuera del camino de los murci#lagos. =ara ser e!actos. =aine e!tendería la red. En el borde del agujero de la cavidad. En el agujero de la cavidad. alteradas por la aparici"n amenazadora del dep"sito. al contador de tiempo. =aine volvi" a reptar hasta la c1pula de la caverna. Ky" ue la c1pula crujía a su alrededor. %un ue no le gustaba apoyar todo el peso del cuerpo en las rodillas. 6a había girado cuando el agujero de la cavidad se ensanch" y la piedra caliza cedi" bajo su peso.a cuerda se detuvo. el má!imo. cuando surgiría del dep"sito el primer vapor letal. 2ebajo de las manos y los pies. accionaría la palanca de la batería y esperaría. ?olvi" a bajar el dep"sito por la caverna. Mientras levantaba el tan ue. En el mismo momento ue regresaran. tropez" con otra dificultad. Cogi" la cuerda y la dej" correr gradualmente por la mano. =aine se ech" hacia atrás y lanz" un profundo suspiro. le dio un 1ltimo empuj"n ue lo inclin" hacia la caverna. . El pesado dep"sito s"lo había penetrado tres metros en la caverna. para bajar el dep"sito. Gsta no se movía.a cuerda se había enganchado en la suave piedra caliza del borde.as estrellas salieron en grupos luminosos. hubo de enfrentarse a un problema. &ecost" el dep"sito y. balanceándose suavemente entre las sombras. >ast" un tir"n para aflojar la cuerda y =aine liber" la válvula. 'ir" de la cuerda. comenz" a subirlo por la c1pula hacia el agujero de la cavidad. Se apart" cuidadosamente del agujero y ya había bajado a la mitad de la c1pula cuando dej" correr un poco más de cuerda. 2e alg1n modo.minutos la salida del cianuroE dio doce vueltas completas. . estirado boca abajo. =aine subi" lentamente el dep"sito hasta la c1pula. calcul" =aine. Sus manos agarraron unas piedras ue se convirtieron en arena pálida. =aine sac" el dep"sito de la caverna con toda suavidad y lo apoy" en el borde del agujero. la cuerda del mango se había enroscado en la válvula y atascado el contador de tiempo. .a repisa de granito se encontraba a uince metros del agujero de la cavidadE el dep"sito colgaría en la caverna uince metros por debajo del agujero. <=aciencia < susurr". liber" la cuerda y levant" el dep"sito para atarla en otro sitio. pero la cuerda debi" engancharse con algo del borde del agujero. lo observ" satisfecho mientras se internaba en la oscuridad y solt" la cuerda suavemente hasta ue a u#l desapareci". . )ada podía ser más sencillo. . sinti" la angustiada carrera de las crías de murci#lago. hasta las siete y cuarenta y cinco de la ma@ana.

En compa@ía de =aine. 2espu#s e!tendi" los brazos y las piernas como un hombre ue se eleva y la oscuridad le azot" el rostro. aplastada contra el ojo. En primer lugar. 2elante de #l vio la cuerda del dep"sito. ue medía su inmersi"n. (ntent" levantarse. .as crías de murci#lago volaron alrededor del techo. Se le había enganchado la mu@eca en la cuerda del mango del dep"sito. pero el brazo atrapado en la cuerda se había salido de la fosa del hombro.=aine cay". de pie. .e resultaba imposible llegar hasta el dep"sito con el otro brazo. Gste se balanceaba g#lidamente contra su mejilla. . :ued" colgado uince metros debajo del agujero de la cavidad. =ermaneci" colgado. =ero poco despu#s se acomodaron y aguardaron.

. Eso hacía cinco horas ue había ocurrido.. nos habría disparado.e dije ue esperara.. .9 —NK lo consigui" <afirm" 6oungman<. pero es lo 1nico ue ueda. . <Si le hubi#semos seguido.... el . come algo.o siento. 6oungman sacudi" negativamente la cabeza. :uince muertos en Shongopovi. con la vista fija en el camino. El retomo. < 6oungman bes" la mano de %nne<. #l y %nne habían seguido dos veces la trayectoria de los murci#lagos. .abían cerrado las fronteras estatales de *tah y )uevo M#!ico. 6oungman había hecho lo ue %bner le pidiera. =aine había permanecido demasiado tiempo en la sierra. 'uba City se acercaba al segundo día de cuarentena. Castor y ="lu!. En lugar de marcharse a la caverna cuando debi" hacerlo. colgaban en lo alto. . 2urante la noche.a partida. <Saldr# a echar un vistazo. 6 algunas cervezas. 8hacía cuánto tiempo9 8*na semana9 8)ada más9 6 dentro de una semana.ucero del %lba... <)o volverá a disparar..andN&over. su piel estaba te@ida por las cenizas de la fatiga. =aine no regresaría. (ncluso dormido.o mejor ue podemos hacer es llegar a la carretera para pedir a Chee ue envíe un helic"ptero hasta a uí y recoja a =aine. tienes un aspecto espantoso<. una semana atrás. ?en. . un delegado hubiera descifrado el dibujo de arena de un hombre muerto9 . doce en Malpi... . <Está perfectamente bien. %vísame si ves algo por la pantalla. (ncluso bajo el resplandor verde del osciloscopio.. . Si lo hubiera logrado. Sali" y se detuvo detrás del . ya estaría de vuelta. con la mirada.as emisoras de 'uba City habían dejado de transmitir m1sica.o ue %bner había predicho. cinco horas despu#s.as dos estrellas de )atup7om. con el osciloscopio de =aine. está más allá de eso. 6oungman volvi" a encender la radio.os largos períodos de silencio eran interrumpidos por boletines. . . 8 ui#n o u# uedaría9 8:u# habría sucedido si. la evacuaci"n de Blagstaff se realizaba en orden. <. 2e la tierra se elevaba 'alaHsohu. <=aine sabe lo ue hace.e ofreci" una rebanada de pan untada con margarina<. el dominio de la situaci"n.

se abri" paso hasta el derecho. los sacerdotes esperaban el sol para ue les dijera ue habían realizado correctamente las ceremonias. con la boca entreabierta. %penas podía caminar y tenía las manos prácticamente inutilizadas. =ero algunas de las personas volvieron a marcharse. Midi" los minutos seg1n los e!tra@os latidos de su coraz"n. 2ebajo de #l encontr" el mundo ue giraba lentamente entre dos 7achinas. Su cabeza se mecía contra el jeep y sus ojos seguían el curso de las estrellas. Si se envenenaba. .e hinc" el diente tanto como pudo. la boca abierta y el coraz"n más lento a cada latido. Si lo drogaba.. Entre los árboles divis" las conocidas hileras de maíz y en todas partes aparecían obeliscos y templos cuadrados como estatuas vivas y con rostros p#treos de tigres. aun ue ignoraba u# cantidad era capaz de asimilar. 6oungman mordi" la raíz. Peet Seel. Si =aine era el 1nico hombre ue podía detener a los murci#lagos. Mupat7i. 2urante largo rato goz" de la nada y durante largo rato sinti" ue la conciencia retornaba. 'odas las ceremonias nocturnas finalizaban con la aparici"n de =onochona y a partir de entonces. caminaron nuevamente hacia el norte por el eje del mundo hasta llegar al borde de un desierto. El ca@"n comenz" a navegar en las llamas. la Estrella del =erro. no tenía fuerzas para ir hasta la caverna. cuando se hallaban en la cumbre de su . serpientes y murci#lagos ue se retorcían. Su cuerpo ardi". lo liber" y le permiti" flotar hacia arriba. Si =aine hubiese tenido raz"n. %nne lo sacaría del ca@"n en el &over. Se inclinaron ante 6oungman y dieron un empuj"n al mundo. vivía su momento más oscuro anterior al amanecer. 2espu#s de construidas. En las islas del mar se alzaban pirámides y en #stas había escalones utilizados por sacerdotes cubiertos de sangre y vigilados por soldados vestidos como animales... murci#lagos brillantes ue giraban a una distancia media.as llamas cubrieron a 6oungman y le caldearon como una liviana manta de oro. .a brisa matinal sopl" en el costado iz uierdo de su cara y. 6oungman sabía ue. Mesa ?erde. . *n error hacía ue el sol naciente trajera en la mano derecha un arco iris con los colores invertidos. El maíz era pr"digo y los manantiales estaban llenos de agua límpida. podría ir en busca de =aine. uno con un rostro de nubes y el otro. y la noche era cerrada. El mundo era distinto. 8'enían algo ue perder9 Sinti" ue el sabor amargo bajaba por su garganta. 6oungman esper". . >ajo su mirada surgieron ciudades nuevas.as lluvias de tur uesa oscurecieron las estrellas y entonces el desierto estall" en llamas ue saltaron de un e!tremo a otro del horizonte oriental. *n oc#ano chocaba contra un techo de árboles.. caminaba a lo largo del eje de la tierra durante centenares de a@os hasta ue se detenía en un mar interior rodeado de volcanes. con infinita lentitud. como granos de arena coloreados.6oungman se meti" la mano vendada en el bolsillo para buscar un cigarrillo. Sac" la raíz de estramonio. solo. con los brazos y las piernas rígidos. pero la gente se marchaba. 2espu#s de 'alaHsohu apareci" =onochona.as luces eran multicolores y en el centro aparecían emanaciones mi!tas. deslustrado por el sol. %ztec. .

mientras cubría el desierto ue giraba lentamente dentro de un nimbo de luz amarilla. <8Sabes una cosa9 Eres muy hermosa. sin agua. había llegado. Es de día.. <*n poco. Binalmente. %nne. %nne cubri" al cap" y entreg" el micr"fono unidireccional a 6oungman. formando una esvástica. <Sí. <8:u# haces9 < %nne vio las heridas abiertas. 6 allí. aparecieron finalmente. )o ha vuelto por ue ha muerto. <)o sabes d"nde está. si es ue pensamos marcharnos. s# c"mo detenerlos. <8'e sientes mejor9 <%nne se reuni" con #l. . ue lo guard". sin amigos.. junto con el amplificador y el osciloscopio. Se mir" las manos y se uit" los vendajes. en el borde de la Mesa )egra. 6oungman sentía ue el e uipo no pesaba casi nada. así como un mapa en espiral de la senda de sus predecesores. será mejor ue nos preparemos. se dividieron en grupos más pe ue@os. un remolino surgía del otro. <'engo cierta idea. en la parte trasera del jeep. <%nne.otevilla y Shongopovi. *n pueblo vivía un instante. Estaba preparado. sin tierra f#rtil. ue retornaban y se movían en círculos hasta ue la tierra ued" convertida en un gigantesco dibujo de esvásticas y serpentinas en movimiento. 6oungman se vio a sí mismo. < Gl se levant". <=aine ha. a merced de los dioses. pero siempre dirigido al encuentro finalmente permanente en el centro del mundo. Ktro grupo lo encontraba. y entonces giraba en direcci"n contraria. Se dividieron en cuatro grupos y marcharon en cuatro direccionesE trazaron una cruz sobre la tierra hasta ue transcurrieron unos cientos de a@os más y giraron hacia la derecha.a brisa del amanecer empujaba un rizo de pelo suave sobre la sien de %nne y los rayos oblicuos del sol iluminaban sus ojos casta@oNazulados. de espaldas. hasta ue toda la gente se reuni" para la 1ltima y gran migraci"n al desierto mismo. (r# a la caverna.prosperidad los abandonaban una tras otra. % medida ue #sta giraba. en Kraibi y . ?amos. 6oungman respir" profunda y placenteramente. con las manos y los pies estirados. <=aine ha muerto. 8)o es así9 . parece ue te has recuperado.

<Si ha muerto < titube"<, raz"n de más para ue nos marchemos. ;amento haberte metido en esto. <'1 no lo hiciste. Cr#eme, no fuiste t1. 2os horas antes, #l estaba prácticamente comatoso. El 6oungman ue veía en ese momento usaba distraídamente las manos mutiladas para uitarse la camisa. <'e has recuperado muy rápido, 6oungman. Es casi increíble. 8Cuál es tu idea9 <%bner abri" el anillo. 6o volver# a cerrarlo. <8Cerrar el anillo9 6oungman, eso no tiene sentido para mí. ,ablas como un hechicero. E!plícate con sensatez. <:uerrás decir ue lo sensato era algo llamado cianuro. <6oungman desgarr" su camisa para anudársela, a la manera hopi, alrededor de la cabeza. <Sí. <8=aine hablaba con sensatez9 <Sí. <6 =aine ha muerto. %nne se mordi" los labios para no hablar. ;a luz descarnada del sol naciente despedía las sombras azules del &over, de 6oungman y de sí misma desde el borde de la sierra hasta el otro lado del camino. S1bitamente, 6oungman hablaba a diversos niveles. <)o comprendo < dijo. <)o comprendes. ;o 1nico ue uiero es tu confianza. <8=ero c"mo puedo confiar en ti cuando no comprendo lo ue estás haciendo9 <=or eso se llama confianza. 'u confianza en algo ue no es científico ni blanco. 8)o crees ue ha llegado el momento de ue averigAemos si confías9 <Es una buena ocasi"n < coincidi"<. =ero muy injusta. =rácticamente no podríamos estar juntos si ahora mismo yo dijera CnoD. Es injusto por ue te uiero. <% veces el amor no es suficiente. %nne se alej" para no verle. 6oungman decidi" darle cinco minutos para ue tomara una decisi"n. Ella regres" apenas un minuto despu#s.

<;o dir# de este modo <afirm"<. =or el momento, no te uiero, sino ue te odio por hacerme una pregunta como #sa. =ero ir# contigo. )o permitiría ue te marcharas sin mí. 6oungman sabía ue eso no era lo mismo ue la confianza total, aun ue significaba un principio.

El camino no había sido abierto para un ;andN&over, sino para carros de bueyes me!icanos provistos de ruedas altas. %un ue 6oungman deshinch" algo los neumáticos, con lo ue obtuvo unos cinco centímetros de espacio libre en el techo, perdieron horas golpeando con una pala las paredes de piedra arenisca apretujada y los bajos puentes naturales. % 6oungman no le importaba con cuánta lentitud avanzaban, cuántos retrocesos y despejes del camino tenían ue hacer. ,abía decidido ue si %nne iba con #l, tambi#n tenía ue conservar la protecci"n ue significaba el jeep. Era mediodía, a mitad de camino del agotamiento, cuando llegaron al final del camino. <8:u# es eso9 <%nne puso el freno de mano. <*na mina. <)o sabía ue a uí arriba hubiera una mina. <>ueno, hace bastante tiempo ue se abandon". <(ntercept" la pregunta ue le hacía con los ojos<. %lrededor de doscientos a@os. Cuando se apearon del &over, %nne comenz" a llamar a =aine y 6oungman la detuvo. <;e encontraremos. *na vieja rueda de madera descansaba junto a la boca de la entrada de la mina. )o había se@ales de =aine y el terreno era demasiado escabroso para distinguir las huellas. %nne observ" angustiada los riscos ue se api@aban contra el estrecho camino. % lo largo de los bordes de los riscos, los afloramientos de lava oscura miraban hacia abajo. <8*na mina y un camino ue s"lo conocen los hopi9 8Cuál es el secreto9 <

pregunt"<. 8=or u# piensas ue los murci#lagos están a uí9 <=odría e uivocarme. 8:uieres uedarte a uí9 <(remos juntos. < Se coloc" detrás de #l. Cuando entraron en la caverna, las alas negras se agitaron sobre sus cabezas. 6oungman tap" la boca de %nne con la mano para ahogar el grito. Cuatro cuervos subían hacia el cielo. <8Estás bien9 <*n poco nerviosa. 6oungman le uit" la linterna. <:u#date a uí. Entr" solo. Estaba fría como una tumba. =ero no era inc"moda. E!actamente tal como %bner la había descrito tantas veces. ;as paredes de es uisto h1medo y negro como el terciopelo, por las cuales los sacerdotes de Castillo habían azotado a los esclavos hopi, para ue trabajaran. ;as rodadas de los carros sobrecargados. % medida ue se internaba, 6oungman sinti" ue sus pisadas retumbaban y ue las empa@adas paredes los apagaban. ;a entrada y %nne se convirtieron en un borr"n. 6oungman recorri" el suelo de la mina con la luz de la linterna, en busca de =aine. )ada. %l llegar al final de la mina, sopl" a su lado una brisa impregnada de amoníaco. Cuando gir" la linterna, una luz más d#bil resplandeci" en la pared del e!tremo. ;a pared era una manta podrida y la luz, un agujero. 6oungman ech" un vistazo antes de romper la manta y pasar. 2escubri" ue se encontraba en una enorme caverna de piedra caliza iluminada por un agujero abierto en la cavidad del techo. 6oungman tuvo ue torcer el cuello para divisar todo el techo y, mirara donde mirase, estaba tan repleto de murci#lagos ue #stos parecían colgar en capasE cuando un murci#lago se movía, todos los ue se encontraban a su alrededor hacían lo mismo, de modo ue su languidez diurna se caracterizaba por ambas constantes. En el suelo había un pozo salobre de orina y heces. 6 tambi#n el pueblo. 6, junto al pozo, un hombre ue sujetaba un dep"sito rojo. 6oungman sali" de la mina diez minutos despu#s, tirando de una cuerda. %l final de la cuerda, todavía sujetos, estaban =aine y el dep"sito. El cráneo pelirrojo de =aine colgaba ligeramente de costado, como una gorra, sobre su frente descarnada. *nas rayas de resina marcaban sus ropas destrozadas. % la luz del día, parecía fuera de lugar, estrafalario como una pesadilla. 5rotesco y con un olor insoportable a amoníaco. 6oungman liber" la mu@eca

y coloc" al muerto junto a la rueda del carro. S"lo entonces se atrevi" a mirar a %nne. <Están a uí. <Ella tenía la mirada fija en la mina. <Kh, sí, los murci#lagos están a uí. 6oungman vio c"mo la joven comenzaba a desmoronarse y se recuperaba. ;a palidez mortal de su rostro se convirti" en lágrimas de ira. <8C"mo ocurri"9 <En lo alto de la caverna hay un agujero. Gl cay", intent" agarrarse a la cuerda y se enganch" el brazo. < 6oungman levant" el trozo de cuerda deshilachada<. 'al vez la cuerda se parti" antes de ue los murci#lagos regresaran, tal vez no sinti" nada. 6oungman abrigaba ciertas dudas. *na buena cuerda no se rompía por sí misma, a menos ue en la otra punta hubiera algo ue forcejeara o tirara de ella durante largo rato. <=aine no utiliz" el dep"sito. < %nne se sec" los ojos<. Es de cianuro. =odemos usarlo. Escucha, 6oungman, haremos lo ue #l se proponía hacer. <)o. <8:u# uieres decir9 <%nne enderez" el dep"sito<. )os lo e!plic" todo. 2ijo ue era infalible. <%nne. <;o haremos a su manera. S"lo hay ue accionar el contador de tiempo. Es fácil. <%nne. <6oungman se arrodill" junto al dep"sito, al lado de ella, y dio un golpe a la válvula del contador de tiempo. Gste gir"<. Se rompi" durante la caída. )o servirá. <IMaldita seaJ 8:u# haremos, entonces9 8Cuál es tu gran idea9 8'rajiste algo ue pueda servirnos9 <)ada, %nne. 'odo está a uí. Mientras, furiosa, lo seguía con la mirada, 6oungman fue a buscar una manta al &over y tap" con ella a =aine. El olor a amoníaco ya no procedía de =aine, sino ue llegaba desde la mina. <'1 viste a los murci#lagos. < %nne se domin". <Están en una gran caverna, al final de la mina. <6oungman se@al" con la cabeza el cadáver de =aine<. 2ijiste ue cuando se march" llevaba en la mochila muchas más

=aine lo había preparado todo. <S"lo uiero saber si podemos llegar hasta los murci#lagos. 6oungman tens" la red en los bellotes. El desierto está lleno de ruinas. 2espu#s de chuparse los dedos con la lengua seca. Subi" por la pared hasta el risco. 8lo encontraríamos si nos . Entonces viste a los murci#lagos. eso es todo. Creo ue s# lo ue estaba haciendo en el agujero de la cavidad. <Estás a uí. Ech" un lazo en torno al torso. Entr# en la caverna. ya se sentía mejor. Cuando lleg" a la furgoneta. 8verdad9 <Son las ruinas de un pueblo.a muchacha sali" de la mina antes de ue #l tuviera tiempo de llamarla. . el estramonio se le subi" a la cabeza y vio ue el cielo se cubría de nubes. . 2io otro mordisco a la raíz. %l erguirse. no. más fuerte. <I?olver# prontoJ <grit". comenz" a arrastrarse por la c1pula de la caverna. cubri" el agujero y conect" la batería para electrizar la tela. &ecorrido medio camino. 6oungman.os cables el#ctricos y una cuerda cortada conducían hasta una repisa de piedra. desde la cual divis" un torso de lava ue sobresalía de un risco. En el borde del agujero de la cavidad encontr" la tela metálica enrollada en los bellotes y preparada para e!tenderla. las historias ue me contaste sobre una ciudad subterránea no eran s"lo historias. donde encontr" la batería y la mochila con el e uipo de =aine. <'e vi.cosas ue el dep"sito. 'odas las nubes eran rojas y escupían sangre. %nne había desaparecido. Se desvanecía el efecto del estramonio y le ardían las manos a causa de la corta ascensi"n. <En una caverna. se abri" paso hasta el camino. %brigaba la esperanza de ue bastara para aliviar el dolor. donde se detuvo a descansar fuera del campo de visi"n de %nne. seis metros más arriba. <'ambi#n vi las casas. <=odemos matarlos. 6 la historia de ese foso llameante.es cort# la salida por el agujero de la cavidad. s"lo sac" la pi ueta. cabizbajo. . <6oungman se sinti" aliviado<. <Está bien. 8)o es suficiente9 6oungman trep" al techo de la furgoneta. 2e la mochila. 2io la espalda a las nubes y. 6oungman había esperado algo por el estilo.

<6oungman tir" el fragmento en una manta. 8C"mo puedes hacer esto ahora9 <>ueno. sino para apagar el sonido de su trabajo. 6 otra más. . ?inimos a uí en busca de los murci#lagos y los encontramos. sinti" ue su resentimiento desaparecía bajo los golpes. En alg1n lugar de la caverna hay una filtraci"n de petr"leo. los trabajos forzados son algo raro < replic" entre un movimiento y otro <. El es uisto era blando y absorbía los golpes en lugar de res uebrajarse. Mientras %nne sostenía la linterna.. 6oungman se uit" la camisa. por ue t1 sabías u# había ahí dentro y no me lo dijiste.adentráramos cien metros más9 <8:u# importancia tiene9 Encontramos unas ruinas. la he olido. ue Colgaron una manta nueva de la viga transversal ue separaba la mina de la caverna. <6oungman. Si lo calentamos lo suficiente. <Mira esto <recogi" el primer trozo de es uisto ue sali" de la pared<. ue sostenía la linterna de modo ue el haz de luz constituyera el blanco de la pi ueta. <Eso e!igirá una gran cantidad de es uisto. tanto para #l como para ella. <8?amos a ahumarlos hasta ue mueran9 <)o.. no le respondi". %nne vio ue los m1sculos de sus brazos y de su espalda saltaban al ritmo de los golpes. En la manta se acumul" una pe ue@a pila de trozos brillantes. arderá como el carb"n vegetal. obtendremos algo más ue humo.a pila creci". Está saturado de petr"leo. hace dos noches estuviste a punto de morir. )unca olvidas c"mo se hacen. =or eso. mentir habría sido muy reconfortante. <E!actamente. 8Crees en esas historias9 8Crees o no9 6oungman tard" largo rato en responder por ue uería mentir. <Claro ue tiene importancia < agreg" %nne<. ?olvi" a hundir la pi ueta en la pared. )o te dejarás asustar por unas viejas historias de hechiceros indios. 6oungman hundía la pi ueta en la pared de la mina. Saca del jeep todas las mantas encuentres. =ero %nne escucharía la mentira y le despreciaría. )o balanceaba la pi ueta sino ue atacaba la pared con ella. no s"lo para impedir el paso de la luz de la linterna. finalmente. %nne. . Ktra vez. Si damos con la filtraci"n. <Estamos perdiendo el tiempo <dijo<.

se vio pintado en espirales. Era due@o de su persona. dentro de su cabeza. <2#jame trabajar un poco <se ofreci" %nne al regresar<. Cogi" la cerveza. te matarás. no entres. . %rrastr" la manta por el suelo de la caverna hasta las ruinas del pueblo. Su cuerpo ued" cubierto por el polvo negro y rayado por riachuelos de sudor. Su cuerpo despidi" el sudor frío de la conmoci"n. se sentía al borde del colapso. <6oungman. pero logr" trepar a un montículo de escombros hasta los restos de una plaza. El anillo tendría una circunferencia de cuarenta y cinco metros y necesitaría catorce pilas de es uisto situadas a tres metros entre síE cada una de las pilas tendría unos treinta centímetros de altura. *n anillo era lo ue necesitaba. %nne cubri" su puesto con la pi ueta mientras 6oungman arrastraba la primera manta cargada con es uistos desde la mina hasta la caverna. el estramonio le ayudaba. Sigui" e!cavando y se concentr" deliberadamente en la tarea ue realizaba. huyamos. . 6oungman dej" ue los fragmentos cayeran de la manta. Salgamos de a uí mientras podamos. Sinti" ue el estramonio se fundía. Cuando mir" su pecho. <. 6oungman había terminado con las ruinas. El vapor de polvo se arremolinaba a sus pies. En la curva de la pared. otros cuatro pisos de ruinas pendían sobre #l.os murci#lagos le ignoraron. Mientras %nne iba al jeep a buscar la 1ltima botella de cerveza. brillante y ardiente. calcul" ue eran las dos. % juzgar por el ángulo de luz ue penetraba por el agujero de la cavidad.o estamos haciendo correctamente <respondi" con toda serenidad. 2espu#s de trasladar otras tres pilas hasta las ruinas de la caverna. un compacto anillo de fuego dentro de la caverna. <Blea <le susurr" una de las puertas.%hora. Su primera pisada en un pelda@o dio al traste con toda la escalera. El mismo polvo ue había utilizado %bner. 6oungman dio traspi#s entre los escombros. el tipo de detritus de adobe y piedras marcado por alg1n fragmento de loza ue algunas personas denominaban historia. % este ritmo. 6oungman ingiri" más estramonio. %un ue yo te llamara. como un segundo cerebro. El dolor y la sensibilidad habían desaparecido de sus manos.a luz del agujero de la cavidad colgaba en lo alto de la plaza de las ruinas e iluminaba una lápida erguida con la . <S"lo te pido ue no entres en la caverna < agreg"<. %rrastr" la carga siguiente de es uisto hasta los pies de los escombros. situada encima de las casas del primer piso.

)o te guíes por el sol. <Son las seis en punto < inform" un minuto despu#s<. )oventa minutos para la puesta del sol. y ya no lo olía. cuando comprendi" ue la lápida y la plaza se encontraban en el e!tremo occidental de la caverna. <Blea. 6oungman regres" a la mina. robada en la 7iva de los sacerdotes muertos. ?olver# en seguida. pero descarg" la primera pila tan silenciosamente como pudo. 6oungman no se sorprendi" hasta ue comenz" a calcular la hora por el ángulo de la luz ue provenía del agujero de la cavidad. 8:u# haces ahora. s"lo por el reloj. El sol había avanzado hacia el este. % solas en la mina. <8=or u#9 )o dio en la pared y la fuerza del golpe lo arroj" contra el es uisto. <En el &over hay una toalla. S"lo ueda una hora < le dijo %nne<. 6oungman llen" dos mantas para entrar nuevamente en la caverna con una carga doble. Sinti" ue el estramonio se le subía a la cabeza. <'iene ue ser un anillo. Blea9 . . <2etente.a voz no pertenecía a %bner.asta ese momento. En lo alto. del rev#s. Eres uno de los nuestros. %llí comenz" a ensanchar el círculo de las pilas ue rodeaban el foso. *na es uina de la lápida estaba rotaE se trataba de la lápida del clan del Buego. el techo s"lo mostraba un lento despertar de los murci#lagos. %llí adentro debe haber es uisto suficiente. no había divisado ning1n indicio claro de la filtraci"n de petr"leo. 6oungman ingiri" más estramonio y se frot" las manos con #l. y cada vez tardaba más en llenar una manta.figura de un hombre sin cabeza. por lo ue le resultaba difícil sostener la pi ueta. Su cuerpo embotado comenzaba a fallarle. 8 u# haces9 'ienes el estramonio. <Compru#bala ahora en el reloj del jeep < pidi" a %nne cuando volvi" a la mina <. enceguecido hasta ue %nne le limpi" la sangre y el sudor de los ojos. en el suelo de la caverna. . .as heridas de las manos estaban abiertas desde hacía largo rato. =odemos hablar. Cay" sobre la manta. =ero está muy claro. <'rae la manta ue cubre a =aine <dijo. Blea.a segunda carga de es uisto cay" siseante de la manta como arena roja. .

<Entonces. 6 tambi#n de ella.Cuando %nne regres". 6 no uerrás bajar por ese camino sobre las llantas. Sopl" el viento y la linterna de %nne se apag". seguía trabajando afanosamente. . por lo ue uedaron sumidos en la oscuridad.a nueva herida había dejado de sangrar. <. <=ermíteme ue te muestre el nuevo mundo. <)i si uiera se debilit" < coment" la muchacha<. . una enorme serpentina doble cubría todo el suelo de la caverna. '1 saldrás de a uí a toda prisa. <6oungman no dejaba de golpear el reflejo de la linterna en la pared negra <. El jeep cabe.e cuidado de ti. donde un millar de rostros colgados miraban hacia abajo. =or eso hago todo esto. En lugar de las pilas de es uisto.o siento <pens" 6oungman<. <% no ser ue uitemos todo el aire de los neumáticos. *na de las espirales de la serpentina se desenrosc" y se estir" hacia 6oungman para atraerle. . hagámoslo. <=odríamos traer el &over y utilizarlo para transportar el es uisto.D Mientras la espiral se enroscaba a su alrededor. Movi" rígidamente las piernas hasta llegar a la caverna. es demasiado tarde. tante" hasta ue la punta dentada encontr" las 1ltimas neuronas de dolor y despu#s apret" la piedra en la herida abierta. Blea. 6oungman cogi" la piedra más filosa de la manta y hundi" la punta en su carne ensangrentada. permíteme ue te lo muestre.a espiral retrocedi" y la longitud total de la serpentina desapareci". pens" 6oungman. <)o. En medio de la bruma azul. C. %l arrastrar otras dos mantas cargadas. Blea. 86 ahora u# hacemos9 . =or el nuevo mundo ue estoy haciendo para ti. 6oungman descubri" ue el corredor de la mina se tomaba más largo y estrecho. una serpiente sin cabeza. no pasará por debajo de la viga de la caverna.as espirales se movían con la perezosa potencia de una enorme serpiente. <:uerrás decir ue nosotros amos a salir de a uí. =or tí. =or ti. Se la hundi" en la mano. elev" la mirada hasta el techo de la caverna. 6oungman vaci" las mantas y regres" apresuradamente a la mina. ue estaba ba@ada en una luz refrescante y azul como el agua. CComprendoD.

En el tubo de combustible hay bastante para comenzar. Está vacío. Con#ctalos a la batería. <% uí estar#. 8d"nde está9 Con e!cepci"n de sus ojos enrojecidos. Estaba irreconocible. Mant#n los faros encendidos para ue pueda ver la salida.a pi ueta le result" demasiado pesada y. Estaba en la mitad del segundo bid"n cuando el sif"n ued" vacío. %un ue 6oungman no se lo había pedido. <82"nde está el sif"n9 <)o me pediste ue lo buscara. CKscureceD. 6oungman e!trajo otras dos pilas de es uisto. . . <Sí. ondas del despertar y vuelos cortos de uno a otro e!tremo del techo.abía un hervor constante entre los murci#lagos. 6oungman cogi" un bid"n con cada mano y se disponía a alejarse cuando record" algo. %nne encontr" un tablero de herramientas en la parte trasera del &over y. delante de %nne. <Se pone el sol <coment" %nne. .ograba oír el CclicD de su cháchara más grave. <8'ienes un f"sforo9 . comprendi" 6oungman finalmente.a voz permaneci" en silencio. 6oungman sali" de la mina en direcci"n al &over. El anillo estaba terminado. 'en cuidado. pero su voz retumbaba confusamente en la mina. el rostro de 6oungman aparecía negro de polvo. Ella le grit" desde el &over. <En el tan ue no ueda una sola gota. con #l. % la deslumbradora luz de los faros. El camino estaba oscuro bajo los riscos apenas bordeados de naranja. tambi#n sac" los bidones. 'e uiero.as dos pilas de es uisto ue arrastr" hasta la caverna eran las 1ltimas. . pero el techo había cambiado. <Está bien <acept"<.<'rae el jeep hasta la entrada de la mina y enciende los faros. un sif"n con una válvula. <6a lo s# pero. . 8C"mo salimos de a uí9 <&odando. se llev" a la boca la raíz de estramonio ue le uedaba.

2esanduvo sus pasos a trav#s del pueblo. <^nete a ellos.D =or el rabillo del ojo vio gente en las ventanas. 2el pueblo lleg" la risa musical de una mujer. Cada pila de es uisto era una rama de álamo americano. Blea. 2espu#s de un día sin comida. =odía oír a los ni@os. mira. 'e están esperando. 8:u# era yo en Sibopay9 8Cuándo nací9 82e d"nde vengo9 8%d"nde voy9 8:u# soy yo9. Es tu pueblo. <2etente. la lápida rota del clan del Buego estaba entera y rodeada de varas de plegarias. <Blea. . 'e esperan. el hervor de un estofado en un horno.a gasolina llegaba al suelo como harina de maíz de color azul. % centenares. el ruido de los hombres ue apostaban. *n alcaud"n de vientre blanco pas" rápidamente sobre la cabeza de 6oungman y vol" hacia una hilera de estrellas. 6oungman apenas podía levantar los pies. . los cotilleos de las j"venes.%nne le puso una caja de cerillas en el bolsillo del pantal"n. Sibopay. %l llegar. me pregunt# en Sibopay. %ntes la mina era recta. rostros ue desaparecían cuando levantaba la vista y volvían a surgir cuando la bajaba. El agujero de la cavidad era un halo de luz alrededor del cual vibraba el techo de la caverna. muy lejano. . 6oungman se concentr" en trazar una línea paralela de gasolina.leg" a la caverna y. la mitad trazaba una curva y la iluminaci"n de los faros ued" a su espaldas. 2e una de las casas surgi" una canci"n ue no oía hacía a@os$ CEn alg1n lugar.as escaleras aparecían fuertes y erguidas y los postes con las plumas de los clanes se@alaban las bonitas casas. los murci#lagos desplegaron las alas a la espera del ocaso y una lluvia constante de orina roci" el suelo.os bidones se hicieron más pesados. El halo ue rodeaba el agujero de la cavidad se convirti" en una media luna. . Entr" en la mina. Blea. . Blea. . El olor a pan y el bullicio de la vida se e!tendieron a trav#s de la caverna. comenz" a trazar una línea de gasolina con el bid"n más pesado. las alas del pájaro se convirtieron en cuero y las estrellas en las 1ltimas gotas de sol en el borde del agujero de la cavidad. En el centro. en alg1n lugar. el aroma de pan de pi7i reci#n hecho era subyugante. 6 mira.os murci#lagos se reunieron a su alrededor tan compactamente ue colgaban unos de otrosE debajo del agujero de la cavidad se acumul" una masa inm"vil de alas. En los cinco pisos. <>uena suerte. una línea ue conectaba con el anillo de pilas de es uisto. las ventanas estaban iluminadas como bienvenida y 6oungman divis" las sombras de las personas en las paredes interiores. 2e las chimeneas del pueblo salía humo. entre el pozo y las ruinas.

as puntas de las alas rodeaban las paredes. . blo ueando la mina. 6oungman sacudi" la cabeza mientras otro le mordía el cuello. . mientras se marchaba.a caverna estaba repleta de miles de murci#lagos$ una sombra estremecedora y viva ue giraba. Ktros dos murci#lagos volaron junto a su rostro. . con los ojos fijos en #l.as alas. se alzaron como una ola hasta el agujero de la cavidad y se alejaron de la luz. *n susurro se disemin" por la caverna hasta el sitio donde lloraban los reci#n nacidos sonrosados y colgantes. 'oda la cueva estaba encendida$ un palacio de luces.a sangre manaba de su oreja. 2e todos modos. =rimero encendería el anillo de pilas de es uisto y luego la salida. S"lo le faltaba rociar las pilas de es uisto ue conducían hasta la mina. *n murci#lago se alej" de la llama y 6oungman tir" el f"sforo. . hasta ue termin" por arrastrarlo por el suelo. el techo y el suelo de la caverna. Ktras florecieron en el anillo y zigzaguearon por el suelo y las paredes.6oungman baj" a trompicones del pueblo. por lo ue arrojaron un humo denso y negro. Se derram" gasolina sobre los pantalones. . %rdieron sobre las llamas. Sac" la caja de cerillas. %lgo corri" por el suelo hacia #l. Sus dedos cogieron las cerillas. un ala le arrebat" la caja de la mano. 6oungman se volvi". % centenares. 2e la primera pila de es uisto encendida surgieron dos llamas azules ue corrieron hacia las otras pilas y se encontraron con las ruinas. *n murci#lago vol" encima de su hombro. =as" otro más. )o escuch" el susurro del murci#lago ni su cambio de tono. &od" para alejarse y aplast" a los murci#lagos ue tenía en la espalda. los ojos daltonianos fijos en la 1ltima luz de una vela del sol en el agujero de la cavidad.as alas. . más murci#lagos cayeron y desplegaron sus manos membranosas. u#date con nosotros. %l comenzar a encender una. Sinti" un leve pinchazo. aparecía un manto de fuego. otras vetas de petr"leo estallaron en llamas y los fuegos de es uisto crecieron. azorado. <Blea. En las paredes. *na línea roja recorri" las ruinas. Sac" minuciosamente otro f"sforo de la caja y lo encendi". Se puso de cuatro patas y tante" el suelo. Cuando más vertía. %pareci" una nueva línea de fuego y se lanz" contra el pozo del centro de la caverna. % sus espaldas. esperando el momento de salir. delante de la salida de la mina. convertidos en una nube. los ojos y las bocas relampaguearon junto a 6oungman.os murci#lagos ue no ardían se elevaron hasta el agujero de la cavidad y la tela electrizada.as alas y los dientes se posaron en su espalda. . 6oungman verti" el segundo bid"n de gasolina en línea recta. . más pesado se hacía el bid"n. 2e cada pila surgía una llama de nueve metros de altura. ahora estaba demasiado oscuro para ver los murci#lagos ue se abalanzaban sobre #l. ue se incendi" con una llama chata y uebradiza.

. . %punt" directamente hacia el fuego ue blo ueaba la mina y pas". hacia abajo y hacia abajo. las figuras de las llamas bailaban locamente y corrían de una habitaci"n a otra..os ojos ciegos y lechosos miraban incr#dulos. 2entro de la mina. . torpemente y con las ruedas desinfladas.. sin escapatoria posible. una unidad ue adopt" la forma de un gigante agazapado bajo el techo. .=ara 6oungman..as ventanas uedaban arrancadas de cuajo.. el &over se lade" contra las paredes. cuando la c1pula de la caverna se elev" hacia el cielo convertida en una bola de fuego..E%. casi hasta el desierto. =%&% '(J <I.. =%&% '(J *n jeep se detuvo delante de 6oungman y las puertas se abrieron. En el interior. 6oungman. e inmediatamente ella gir" el &over. <I6oungmanJ <chill" %nne. . un rostro de llamas agonizante sobre un manto negro y rasgado. murci#lagos y humo se tomaron uno.o s#J < grit" 6oungman.. <IB. .as lágrimas caían de sus ojos. .9 IE&% =%&% '(. %nne estaba sentada al volante y gritaba$ <I6oungman. Cay" dentro del jeep.as paredes de adobe se res uebrajaban convertidas en polvo rojo.J 8=K& :*G.as 1ltimas gotas ue uedaban en el dep"sito de gasolina se terminaron cuando salieron estrepitosamente al camino y a partir de allí rodaron. <I'K2K. a uíJ ?io ue el pueblo se derretía en medio del fuego.

'odo el ca@"n debe estar recubierto de petr"leo y es uisto. Eso arderá durante a@os. mientras los helic"pteros del 2epartamento de =ar ues lo sobrevolaban para lanzar estelas de agua enri uecida con fosfato. el fuego amain" al tiempo ue se ensanchaba. 6oungman y %nne observaban. El fuego se abri" paso hasta la meseta occidental más alta del ca@"n y desencaden" bolas de llamas ue restaron importancia a la primera. Mas7i Canyon ued" iluminado por llamas azules. . <(n1til.as llamas azules se propagaban como mensajes. Ktra filtraci"n de petr"leo ue estallaba. . ue crujía y dejaba al descubierto ricas venas de petr"leo. Se retiraron a un 7il"metro y medio de la base del ca@"n. <8%d"nde va9 <% ?enezuela.as turbinas del helic"ptero ue se alejaba de la llama ascendente gimieron desesperadas.10 L% e!plosi"n recorri" como un reguero la red subterránea de filtraciones y unas cuevas más pe ue@as estallaron sucesivamente alrededor de la caverna. a %las7a. 6oungman tenía el rostro lleno de ampollas. CComo fogatasD. 2onde los filones verticales se encontraban. a (ndonesia. <Mal7er Chee pis" una colilla<. absolutamente in1til. <=iggot se acomod" en el asiento de delante . <. ue se elevaron en la noche hasta caer en forma de bola de fuego sobre el ca@"n. subido al cap" de su auto.e habían vendado el cuello y la oreja y se cubría la espalda con una manta. =oco antes del amanecer. tal vez eternamente. . convergían y volvían a separarse a lo largo de una trama de filones de es uisto. .os primeros coches de bomberos y laboratorios m"viles de 'uba City intentaron abrirse paso hasta la caverna de los murci#lagos. corrían paralelas. <=iggot baj" de un salto del coche y tir" los prismáticos en el asiento trasero<. y el naranja se transform" en azul. desde los coches de bomberos y los vehículos de au!ilio api@ados en el desierto. las llamas atravesaban las paredes del ca@"n en busca de más es uisto. =uede despedirse de ello. Chee. El ca@"n estaba iluminado por las fogatas azules. pero se retiraron cuando el fuego comenz" a impedirles el paso por detrás. . =iggot contemplaba el avance de las llamas a trav#s de los prismáticos.a primera e!plosi"n ilumin" la mesa. 2e un e!tremo a otro.as llamas siguieron e!tendi#ndose por los dientes ennegrecidos de las minas de basalto y a trav#s de los campos de lava de formas retorcidas. Son" como una bomba. pens" 6oungman.

<Chee se encogi" de hombros y se alej" disgustado. <. <El investigador estudi" más atentamente a 6oungman<.ay una ambulancia en camino ue los recogerá.a inseguridad del investigador hizo ue 6oungman recordara a =aine. el principal vector de la enfermedad ha sido eliminado y el resto se reducirá. El pueblo hopi tiene una gran deuda con #l. El indio ue veía era moreno. . <. %l cerrar el cuaderno.o intento <replic" 6oungman. ?io desaparecer los faros traseros del Cadillac antes de volverse a mirar el ca@"n.o principal es averiguar si han muerto todos los murci#lagos. tenía los ojos enrojecidos como un animal y llevaba el torso desnudo. El investigador tomaba notas. <6oungman mir" a %nne<. =asarán un par de días . con mono de vinilo y las sonrosadas mejillas manchadas de hollín. Mientras hablaba cruz" su brazo con el de 6oungman. *no de los laboratorios m"viles del Centro para el Control de Enfermedades ocup" el lugar ue =iggot había dejado vacío. *n joven investigador. . <=reg1ntele a #l. <En la mina. <. el investigador se sentía plenamente satisfecho. donde podía observar dos millones de d"lares convertidos en humo. Si es así.<. El investigador estaba ansioso pero dudaba en acercarse a 6oungman. observ" curiosamente a 6oungman y a %nne antes de dirigirse a Chee. <)o hay modo de saber cuándo podremos e!aminar esa caverna.e oído decir ue un hombre pereci" en la caverna. alguien encontrarlo. a una operaci"n de cuarentena. la caverna y los murci#lagosE ella contest" ue habían producido el fuego con gasolina. . ue la caverna no tenía nada de particular y ue no e!istían posibilidades de ue ning1n murci#lago escapara. uiere hacer negocios. <5racias. <8*n amigo9 <Sí. . SY es ue comprende lo ue uiero decir. En alg1n lugar. <Espero ue lo ue dice sea correcto. (nterrog" a %nne sobre el incendio.o 1nico ue tengo ue hacer es <i'enemos un contratoJ <grit" Chee tras el coche en movimiento.an muerto <afirm" 6oungman. básicamente.

. (ncreíble. <Está bien. sí <barbot" el investigador<. todos tenían raz"nD.os destripados riscos. 'odos menos #l. %bner.as características del ca@"n comenzaron a surgir bajo la luz matinal.arold e incluso Chee lo eran. <)o s# lo ue hice. El cielo palideci" alrededor del cami"n. Espero ue nadie sepa nunca u# hice. para ue los dos pudieran estar juntos.o fue. de ojos huecos y desmoronados. las estrellas se esfumaron y. . 8no es así9 <. 6oungman cubri" con su manta a %nne. pens" 6oungman. Mientras el sol se levantaba a espaldas de 6oungman. en observaci"n. Se han salvado por un pelo. 'odas las paredes de piedra arenisca de diversos colores estaban ennegrecidas. <=ero t1 lo hiciste < afirm" ella. El humo negro se esparcía con el sereno viento matinal. <Espero no saberlo nunca.as luces de las llamas parecían estrellas de un universo ue había muerto y caído sobre sí mismo. una a una.en el hospital. . <>ueno. . C:ue cada uno reciba lo ue se merece. <8. . El investigador regres" ligeramente confundido hasta su vehículo y pas" junto a la hilera de coches de bomberos ue esperaban a ue amaneciera... y supongo ue podrán aprovechar el resto del tiempo.o cree así9 <pregunt" 6oungman secamente. <Convertirás a =aine en un h#roe. vestían una máscara negra. tal vez. desaparecieron.

oco$ )ombre ue en M#!ico se da a la &obinia pseudoacacia.Notas a !" #" $%!&a . W). de la '. tHin7le.X .X - 0 =arodia de la famosa canci"n infantil inglesa C'Hin7le. cuyas hojas molidas tienen efectos estupefacientes. W). de la '. little starD. leguminosa ornamental.