Reflexión base respecto cátedra: “Teoría Política”; curso correspondiente a la línea de formación basal (Ciencia Social y Método) de la Licenciatura

en Estudios Internacionales, Escuela de Estudios Internacionales (EEI), Universidad de Santiago de Chile (USACH). Andrés Figueroa Jiménez. Escuela de Estudios Internacionales (EEI) – USACH. La formación en Teoría Política, en tanto base funcional al manejo de abstracciones, para desde metodología, dar solución a problemas políticamente relevantes es, a nuestro modo de ver, el pilar fundante de un: “Analista”. Es la teoría, el insumo que dirige y re - direcciona enfoques, instrumentos – técnicas y operaciones. Es, a nuestro juicio, la base racional del “hacer” metodológico. Las metodologías, nutridas por un “mapa de teorías”, superan –y lo hacen manifestando su insuficiencia– el carácter “ingenieril” propio del trabajo de <con> modelaciones matemáticas. La labor del Analista Político, y, bajo el proyecto1 de la Licenciatura en Estudios Internacionales, la desarrollada por el Analista en Políticas y Asuntos Públicos a nivel internacional, tiene su sentido último, en el otorgar respuestas a “problema (s) común (es)” enfrentado (s) por las sociedades (la cuestión del “problema común” o, en relación a un “aquello que a todos acontece”: la ciudad humana), el Analista, es un “dador de alternativas” y, desde la Teoría, un insumo para sociedades en las cuales, ciertos fenómenos inciden de manera decisiva en su desarrollo y, sin embargo, sus anatomías no siempre se prestan fácil, a tareas de iluminación desde la generación de explicación. Si el Analista Político, es un generador de vías, cursos de acción, marcos decisionales, cuyo terreno inherente es la “Arena Política”; el Analista en Políticas y Asuntos Públicos es un “continente de conocimiento”, que permite operación, tanto en la dimensión amplia de la configuración de la polis, es decir, aquella referida al Poder2 y su distribución, como también, en aquella esfera microfísica caracterizada por una ya expuesta –por Max Weber (1919)3-- tensión que torpedea a la ética como marco normativo y que condiciona a que ésta, cada vez que se produce, la “salida al ágora” (entendido como terreno de disparidad de fuerzas enfrentadas, tanto en lo referido a coordinaciones cooperativas – arquitectónicas, creadoras de instituciones, como a vinculaciones agonales, canalizadoras de conflicto) pierda potencia en desmedro de la Política. El Analista en Políticas y Asuntos Públicos Internacionales, es capaz de entender “estilos” de Política Pública como la figura visible de la cuestión filosófica y politológica del “Gobierno” –o del “hacer del Dios”; el “arte de las Majestades”– como espacios de prolongación de la Política concreta en tanto que, lugar donde se manifiesta la tensión respecto de “Quién es, el quien Gobierna”, “quién es el decisor”. Referido a lo expuesto, el Analista de la Escuela en Estudios Internacionales desde su formación teórica, se torna “clave decisiva” respecto grados de conocimiento y manejo de información que las decisiones políticas a un nivel micro (local), meso (nacional) y macro (internacional) requieren.

1.- La formación bajo “mapas de teorías” originados éstos, por las contribuciones disciplinares (Problema, Teoría, Método) de las Ciencias Sociales —que en el currículo de grado de Estudios Internacionales figuran en las materias: “Teoría Política”; “Ciencia Política”; “Teoría Democrática”; “Sociología (Teoría Sociológica)”; “Antropología”; “Economía”; “Teoría e Historia de las Relaciones Internacionales”; “Historia universal moderna y contemporánea occidental”; “Historia de América Latina e Historia de Chile”; “Historia del Tiempo Presente”; “Geografía de la Globalización y de las Relaciones económicas”— nutre, una línea completa de incorporación de destrezas metodológicas para la investigación de problemas socialmente relevantes a saber: “Epistemología de la Historia y Ciencia social”; “Análisis Cualitativo y Cuantitativo”; “Investigación Social Cuantitativa”; “Investigación Social Cualitativa”; “Diseño y Evaluación de Proyectos”. El mapa teórico alimenta la metodología en tanto debe ésta, ser entendida, elemento constituyente del carácter de la labor investigativa del Analista: “La Investigación empírica en el área del Poder”. 2.- El Poder en sus relaciones que son el objeto de estudio de la politología; puede constituirse en esfera: Política, Cultural, Económica e Identificatoria. 3.- WEBER, M. (2005 ©1919). “La política como vocación”. En: WEBER, M. “El Político y el Científico”, Madrid, Alianza.

1