%&'() ABRI L DE 2014

¿Valelapenavivir?
TRES RAZONES PARA
NO DARSE POR VENCIDO
¿Desea obtener m
´
as informaci
´
on o recibir en
su hogar clases b
´
ıblicas gratuitas?
Visite www.jw.org/es o escriba a una de
las direcciones indicadas abajo.
TESTIGOS DE JEHOV
´
A: ESTADOS UNIDOS: 25 Columbia Heights,
Brooklyn, NY 11201-2483. CANAD
´
A: PO Box 4100, Georgetown,
ON L7G 4Y4. Encontrar
´
a la lista completa de direcciones en
www.jw.org/es/datos-de-contacto.
Esta publicaci
´
on se distribuye como parte de una obra mundial de educaci
´
on b
´
ıblica que se sostiene
con donativos. Prohibida su venta. A menos que se indique lo contrario, las citas b
´
ıblicas se han tomado de
la versi
´
on en lenguaje moderno Traducci
´
on del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referencias).
Awake! (ISSN 0005-237X) is published monthly by Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.;
L. Weaver, Jr., President; G. F. Simonis, Secretary-Treasurer; 25 Columbia Heights, Brooklyn, NY 11201-2483,
and by Watch Tower Bible and Tract Society of Canada, PO Box 4100, Georgetown, ON L7G 4Y4. Periodicals
Postage Pai d at Brookl yn, N.Y., and at additional mai l i ng offices.
POSTMASTER: Send address changes to Awake! 1000 Red Mills Road, Wallkill, NY 12589-3299.
52014 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. Printed in Canada.
%&'()*
EN ESTE N
´
UMERO
T
E
M
A
D
E
P
O
R
T
A
D
A
¿Vale la pena vivir?
P
´
AGINAS 6 A 9
3 OBSERVANDO EL MUNDO
4 AYUDA PARA LAS FAMILIAS
Qu
´
e hacer cuando te llaman la atenci
´
on
10 ENTREVISTA
“Estoy convencido de que existe un Creador”
12 TIERRAS Y GENTES
Una visita a Camboya
14 EL PUNTO DE VISTA B
´
IBLICO
El racismo
16 ¿CASUALIDAD O DISE
˜
NO?
Las alas de la mariposa
s
M
´
AS INFORMACI
´
ON
EN L
´
INEA
www.jw.org/es
J
´
OV E NE S
En la Biblia encontrar
´
as la res-
puesta a muchas de tus preguntas,
por ejemplo:
˙ “¿Tiene algo de malo el sexteo?”
˙ “¿C
´
omo puedo dejar de sentirme
tan solo?”
˙ “¿Y si mis compa
˜
neros me
acosan o se burlan de m
´
ı?”
Tambi
´
en puedes ver el video ¿Qu
´
e
es un amigo verdadero?
(Haz clic en la secci
´
on ENSE
˜
NANZAS B
´
IBLICAS
J
´
OVENES)
NI
˜
NO S
Historias b
´
ıblicas ilustradas para
leer con sus hijos. Estas activida-
des ayudar
´
an a sus hijos a conocer
mejor algunos personajes b
´
ıblicos
y adquirir valiosos principios mora-
les.
(Haga clic en la secci
´
on ENSE
˜
NANZAS B
´
IBLICAS
NI
˜
NOS)
Vol. 95, No. 4 / Monthly / SPANISH
Tirada media: 44.748.000 en 99 idiomas
r
r
O B S E RVA NDO E L MU NDO
ESTADOS UNIDOS
La ciudad de Los
´
Angeles
(California) ha sincronizado
su red completa de sem
´
aforos
—casi 4.500—, que cubre una
zona de 1.215 kil
´
ometros cua-
drados (469 millas cuadradas).
Seg
´
un el diario The New York
Times, es “la primera gran me-
tr
´
opolis en el mundo que lo
hace”.
INTERNACIONAL
De acuerdo con una evaluaci
´
on
mundial de salud, entre 1990
y 2010 hubo un aumento del 82%
en el nivel de obesidad. El exceso
de peso causa tres veces m
´
as
muertes que la desnutrici
´
on, aun-
que la falta de alimentos sigue
siendo un problema en muchos
pa
´
ıses. Con todo, “en veinte a
˜
nos
hemos pasado de un mundo en el
que la gente no ten
´
ıa suficiente co-
mida a uno en el que el exceso
de alimentos y la mala calidad de
estos —aun en los pa
´
ıses en v
´
ıas
de desarrollo— nos est
´
a matando”,
dijo Majid Ezzati, uno de los reali-
zadores de la evaluaci
´
on.
ISLAS MIDWAY
“El ave silvestre m
´
as longeva
de la que se tiene registro” aca-
ba de volver a ser madre. El ave
en cuesti
´
on es una hembra de
albatros de Laysan a la que se
le coloc
´
o un anillo de identifica-
ci
´
on en 1956, cuando ten
´
ıa al
menos cinco a
˜
nos, lo cual signi-
fica que ya sobrepasa los 60.
Al parecer, el ave ha volado
entre tres y cuatro millones de
kil
´
ometros (dos y tres millones
de millas), el equivalente a en-
tre cuatro y seis viajes ida y
vuelta a la Luna.
SUD
´
AFRICA
Seg
´
un un estudio, un tercio de las
mujeres sudafricanas usa jabones
y cremas blanqueadoras de la piel.
Sin embargo, estos productos son
tan peligrosos que varios pa
´
ıses
los han prohibido. Entre los riesgos
que presentan para la salud est
´
an
diversos tipos de c
´
ancer, da
˜
no en
los ri
˜
nones, depresi
´
on, ansiedad,
sarpullidos y cicatrices.
U
.
S
.
F
i
s
h
&
W
i
l
d
l
i
f
e
S
e
r
v
i
c
e
,
W
a
s
h
i
n
g
t
o
n
,
D
.
C
.
/
J
.
K
l
a
v
i
t
t
e
r
3
EL PROBLEMA
“Cuando alguien te corrige,
b
´
asicamente te est
´
a diciendo
que hiciste algo mal. Y no co-
nozco a nadie a quien le guste
que le digan eso.” (Amanda,
de 17 a
˜
nos.)1
¿Te cuesta aceptar que tus
padres, tus maestros u otros
adultos te llamen la atenci
´
on?
En ese caso, este art
´
ıculo es
para ti.
1 Se han cambiado algunos nombres.
LO QUE DEBES SABER
Todos necesitamos que nos corrijan.
“Todos tropezamos muchas veces.” (Santiago 3:2.)
“No hay por qu
´
e avergonzarse si alguien te rega
˜
na por
haber hecho algo mal.” (Jessica.)
El que te llamen la atenci
´
on no significa que seas
un fracaso.
“Jehov
´
a1 censura al que ama, aun como lo hace un pa-
dre a un hijo en quien se complace.” (Proverbios 3:12.)
“Cuando alguien me rega
˜
na, trato de pensar que lo hizo
por cari
˜
no y que debi
´
o de costarle mucho trabajo hacer-
lo.” (Tamara.)
La correcci
´
on te har
´
a una mejor persona.
“Escuchen la disciplina y h
´
aganse sabios.” (Proverbios
8:33.)
“Si quieres madurar, necesitas que te corrijan.
La correcci
´
on te ayuda a verte como te ven los dem
´
as
y a combatir defectos que quiz
´
as ni siquiera sab
´
ıas
que ten
´
ıas.” (Diana.)
1 La Biblia ense
˜
na que el nombre de Dios es Jehov
´
a.
AY U DA PA RA L A S FA MI L I A S J
´
OV E NE S
Qu
´
e hacer
cuando
te llaman
la atenci
´
on
La persona que rechaza la correcci
´
on es como un piloto
de avi
´
on que ignora las instrucciones de la torre de control.
El resultado puede ser desastroso
r Hallar
´
a m
´
as informaci
´
on
´
util para las familias en www.jw.org/es
%
¡Despertad! Abril de 2014 5
LO QUE PUEDES HACER
S
´
e objetivo. ¿Qu
´
e puedes hacer si alguien te llama
la atenci
´
on y te empiezas a enojar? Haz una pausa, con-
trola tus sentimientos e imagina que eres t
´
u quien est
´
a
corrigiendo a alguien por lo mismo que t
´
u hiciste. Puede
ser a tu hermano menor, por ejemplo. ¿Entiendes mejor
por qu
´
e te est
´
an rega
˜
nando? Ahora regresa a la situa-
ci
´
on e intenta verla desde el punto de vista de la per-
sona que te est
´
a llamando la atenci
´
on. (Principio b
´
ıblico:
Eclesiast
´
es 7:9.)
“A veces te molestas tanto que se te olvida que la inten-
ci
´
on de la persona no es herir tus sentimientos, sino
ayudarte a mejorar.” (Teresa.)
S
´
e humilde. No dejes que el orgullo te haga rechazar la
correcci
´
on, pero tampoco te deprimas tan solo porque
tienes algo que mejorar. La humildad impedir
´
a que te
vayas a alguno de estos dos extremos. Recuerda: el re-
ga
˜
no que m
´
as te duele podr
´
ıa ser el que m
´
as necesitas.
Si lo rechazas —por la raz
´
on que sea—, estar
´
ıas perdi
´
en-
dote una gran oportunidad de madurar. (Principio b
´
ıbli-
co: Proverbios 16:18.)
“La correcci
´
on es b
´
asica para madurar. Si no aprendes
a aceptarla y a sacarle provecho, a la larga sufrir
´
as las
consecuencias.” (Lena.)
S
´
e agradecido. Aun si se te hace dif
´
ıcil aceptar la
correcci
´
on, ¿no ser
´
ıa bueno darle las gracias a quien
te la dio? Sin duda, esa persona quiere lo mejor para ti:
que seas feliz. (Principio b
´
ıblico: Salmo 141:5.)
“Nunca vas a quedar mal si das las gracias, sobre todo
si te hac
´
ıa falta el consejo. Y si no, de todos modos pue-
des ser amable y agradecer el esfuerzo que requiri
´
o ha-
blar contigo.” (Carla.) ˛
T EXTOS CL AVE
“No te des prisa [...] a sentirte ofen-
dido.” (Eclesiast
´
es 7:9)
“Despu
´
es del orgullo viene la ca
´
ı-
da.” (Proverbios 16:18, La Palabra
de Dios para Todos)
“Si me [aconsejara] el justo, ser
´
ıa
una bondad amorosa.” (Salmo
141:5)
JUSTIN
“A veces me duele que me
llamen la atenci
´
on, pero
intento recordar que la per-
sona que lo hace quiere lo
mejor para m
´
ı. Trato de verlo
como un amigo que me est
´
a
ayudando a tener
´
exito en la
vida.”
CHARLETTE
“Yo s
´
e que voy a cometer
errores, por eso agradezco
que me corrijan cuando es-
toy haciendo algo mal. As
´
ı
puedo saber en qu
´
e cosas
tengo que mejorar.”
El rega
˜
no que m
´
as te duele
podr
´
ıa ser el que m
´
as necesitas
Hallar
´
as m
´
as art
´
ıculos para
los j
´
ovenes en www.jw.org/es.
(Haz clic en ENSE
˜
NANZAS
B
´
IBLICAS ˛ J
´
OVENES)
D
IANA1 es una joven inteligente, simp
´
atica y sociable.
Pero detr
´
as de su encantadora sonrisa se esconde
una profunda tristeza que la deja sinti
´
endose inservible
por d
´
ıas, semanas y hasta meses. “No pasa un d
´
ıa sin
que piense en morirme —dice ella—. Estoy convencida de
que el mundo ser
´
ıa un mejor lugar sin m
´
ı.”
Aunque Diana dice que jam
´
as se quitar
´
ıa la vida, a veces
no encuentra razones para seguir viviendo. “Mi mayor de-
seo es tener un accidente y morir —a
˜
nade—. Para m
´
ı, la
muerte es una amiga, no una enemiga.”
Muchas personas se sienten como Diana, y algunas
de ellas han pensado, o incluso intentado, terminar con
su vida. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, lo
que realmente buscan estas personas no es acabar con
su vida, sino con su sufrimiento. Creen que tienen razo-
nes para morir, y lo que necesitan son razones para vivir.
¿Vale la pena seguir viviendo? Veamos tres razones que
muestran que s
´
ı.
1 Se ha cambiado el nombre.
T
E
M
A
D
E
P
O
R
T
A
D
A
¿Vale la pena vivir?
“Seg
´
un algunos estudios,
por cada persona que se
suicida hay 200 que lo
intentan y 400 que lo han
pensado.” THE GAZETTE,
MONTREAL (CANAD
´
A)
MITO: Hablar del suicidio —o tan
solo decir la palabra— fomenta
el deseo de quitarse la vida
REALIDAD: Hablar abiertamente del tema
puede ayudar a una persona a pensar
en otras opciones
¡Despertad! Abril de 2014 7
Se dice que el suicidio es “una soluci
´
on permanente a un
problema temporal”. Aunque le cueste creerlo, las situa-
ciones angustiosas —hasta las que parecen estar fuera
de su control— pueden ser temporales o mejorar inespe-
radamente. (Vea el recuadro “Sus circunstancias cambia-
ron”.)
¿Y si la situaci
´
on no cambia? De todos modos, lo mejor
es hacerle frente, pero poco a poco. Jes
´
us aconsej
´
o:
“Nunca se inquieten acerca del d
´
ıa siguiente, porque el
d
´
ıa siguiente tendr
´
a sus propias inquietudes. Suficiente
para cada d
´
ıa es su propia [angustia]” (Mateo 6:34).
Tal vez est
´
e enfrent
´
andose a una enfermedad cr
´
onica, el
fracaso de su matrimonio, la p
´
erdida de un ser querido u
otra circunstancia irremediable. ¿Qu
´
e puede ayudarlo en
esos casos?
Aceptar que hay cosas que no puede cambiar y concen-
trarse en las que s
´
ı puede cambiar, como su manera de
enfrentarse a las dificultades. As
´
ı podr
´
a ver la situaci
´
on
desde un
´
angulo m
´
as positivo (Proverbios 15:15). Qui-
z
´
as encuentre otras formas de manejarla en vez de pen-
sar en soluciones dr
´
asticas, como el suicidio. Al final,
ver
´
a que es posible controlar, hasta cierto grado, circuns-
tancias que parec
´
ıan incontrolables (Job 2:10).
RECUERDE: Si un problema
le parece demasiado grande,
trate de superarlo poco a poco.
Es como subir una monta
˜
na: hay
que hacerlo paso a paso.
QU
´
E PUEDE HACER: Hable con
un familiar o un amigo sobre su si-
tuaci
´
on. Tal vez ellos puedan ayu-
darle a verla con m
´
as equilibrio
(Proverbios 11:14).
1Las cosas pueden cambiar
“Se nos oprime de toda
manera, mas no se nos
aprieta de tal modo que
no podamos movernos;
nos hallamos perplejos,
pero no absolutamente
sin salida.”
(2 CORINTIOS 4:8)
Lea las palabras de cuatro siervos de Dios que llegaron a sentir
tal desesperaci
´
on que perdieron el deseo de vivir.
Rebeca: “Si esto va a ser
as
´
ı, ¿para qu
´
e seguir vivien-
do?” (G
´
enesis 25:22, Dios Ha-
bla Hoy).
Mois
´
es: “Por favor, m
´
atame
[...;] no mire yo mi calamidad”
(N
´
umeros 11:15).
El
´
ıas: “Qu
´
ıtame [la vida], por-
que no soy mejor que mis an-
tepasados” (1 Reyes 19:4).
Job: “¿Por qu
´
e no me mor
´
ı al
nacer?” (Job 3:11, El libro del
Pueblo de Dios).
Si contin
´
ua leyendo la historia
de estos personajes, ver
´
a que
sus circunstancias mejoraron
de formas sorprendentes.
Lo mismo podr
´
ıa pasarle a
usted (Eclesiast
´
es 11:6). As
´
ı
que no se rinda.
SUS CIRCUNSTANCIAS CAMBIARON
Quiz
´
as crea que no hay mejor remedio para sus dificulta-
des que la muerte. Pero s
´
ı existe ayuda, y est
´
a a su al-
cance.
La oraci
´
on. Orar no solo sirve para sentirse mejor; tam-
poco es el
´
ultimo recurso en una situaci
´
on desesperada.
Es el medio para comunicarse con Dios, quien se preo-
cupa por usted.
´
El desea que le cuente sus inquietudes.
De hecho, la Biblia lo invita a arrojar su carga sobre Jeho-
v
´
a;
´
el lo sostendr
´
a (Salmo 55:22).
¿Por qu
´
e no le ora a Dios hoy mismo? Use su nombre,
Jehov
´
a, y h
´
ablele con el coraz
´
on (Salmo 62:8).
´
El quie-
re que lo vea como un amigo (Isa
´
ıas 55:6; Santiago 2:23).
La oraci
´
on es un recurso que siempre tendr
´
a a la mano,
en cualquier momento y en cualquier lugar.
Personas que lo aman. Hay muchas personas —como
sus familiares y amigos— que de seguro ya han demos-
trado su inter
´
es en usted. Incluso hay gente que no cono-
ce pero que tambi
´
en se interesa en su bienestar. Por citar
un caso, cuando los testigos de Jehov
´
a van predicando
de casa en casa, a veces encuentran a personas que es-
t
´
an muy angustiadas. Algunas han admitido que esta-
ban desesperadas por recibir ayuda y que hab
´
ıan pensa-
do en quitarse la vida. Esta labor les brinda a los Testigos
una oportunidad
´
unica de prestar dicha ayuda. Siguiendo
el ejemplo de Cristo, se preocupan por el pr
´
ojimo, y eso
lo incluye a usted (Juan 13:35).
Ayuda profesional. Por lo general, los pensamientos sui-
cidas son causados por trastornos emocionales, como la
depresi
´
on. Si sufre una enfermedad de ese tipo, no tiene
por qu
´
e avergonzarse, tal como no se avergonzar
´
ıa por
una enfermedad f
´
ısica. De hecho, a la depresi
´
on se le
llama “el resfriado de la mente”: cualquier persona puede
padecerla y tiene tratamiento.1
1 Si los pensamientos suicidas son intensos o no desaparecen, busque ayuda:
llame a una l
´
ınea telef
´
onica para la prevenci
´
on del suicidio o vaya a la sala de ur-
gencias de un hospital. All
´
ı encontrar
´
a personal preparado para ofrecerle la asis-
tencia que necesita.
RECUERDE: La depresi
´
on es
como un agujero profundo del
que es muy dif
´
ıcil salir solo, pero
con el apoyo de alguien de segu-
ro lo lograr
´
a.
QU
´
E PUEDE HACER: Busque a
un profesional acreditado que se
especialice en trastornos emocio-
nales como la depresi
´
on.
2 Puede encontrar ayuda
“Ech[en] sobre [Dios] toda
su inquietud, porque
´
el
se interesa por ustedes.”
(1 PEDRO 5:7)
Seg
´
un la Fundaci
´
on Ameri-
cana para la Prevenci
´
on del
Suicidio, “los estudios de-
muestran que una mayor
´
ıa
abrumadora de las personas
que se han quitado la vida
—m
´
as del 90%— padec
´
ıan
una enfermedad mental, pero
en muchos casos no sab
´
ıan
que estaban enfermos, no re-
cibieron un diagn
´
ostico o
no fueron atendidos debida-
mente”
¡Despertad! Abril de 2014 9
La Biblia reconoce que la vida del hombre es corta y est
´
a
llena de problemas (Job 14:1). Aunque todos nos vemos
afectados por la adversidad, hay quienes pierden por
completo la esperanza; no creen que la situaci
´
on vaya
a mejorar, no ven la luz al final del t
´
unel. ¿Es as
´
ı como se
siente? Pues tenga por seguro que la Biblia brinda verda-
dera esperanza, no solo para usted, sino para la humani-
dad entera. Por ejemplo:
˙ La Biblia ense
˜
na que Jehov
´
a quer
´
ıa una vida mejor
para nosotros (G
´
enesis 1:28).
˙ Jehov
´
a promete que har
´
a de la Tierra un para
´
ıso
(Isa
´
ıas 65:21-25).
˙ Esta promesa se realizar
´
a sin falta, pues Revelaci
´
on
[Apocalipsis] 21:3, 4 dice:
“La tienda de Dios est
´
a con la humanidad, y
´
el residir
´
a
con ellos, y ellos ser
´
an sus pueblos. Y Dios mismo esta-
r
´
a con ellos. Y limpiar
´
a toda l
´
agrima de sus ojos, y la
muerte no ser
´
a m
´
as, ni existir
´
a ya m
´
as lamento ni clamor
ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.”
Esto no es un simple sue
˜
no. Puede tener la certeza de
que Jehov
´
a lo har
´
a realidad, pues
´
el tiene tanto el deseo
como el poder que se necesita. ¿Verdad que esa es una
raz
´
on poderosa por la que merece la pena seguir vivien-
do? ˛
RECUERDE: Quiz
´
as sus emocio-
nes sean tan inestables como un
barco sacudido por la tormenta,
pero la esperanza que da la Bi-
blia es el ancla que lo mantendr
´
a
firme.
QU
´
E PUEDE HACER: Investigue
lo que dice la Biblia sobre el futu-
ro. Los testigos de Jehov
´
a con
gusto lo ayudar
´
an. Puede comuni-
carse con los que visitan su comu-
nidad o buscar informaci
´
on en el
sitio de Internet jw.org.1
1 En nuestro sitio haga clic en PUBLICACIONES
˛ BIBLIOTECA EN L
´
INEA. En el campo de b
´
us-
queda, escriba las palabras “depresi
´
on” y “suici-
dio” para encontrar m
´
as informaci
´
on.
3 Hay esperanza
“Los mansos mismos
poseer
´
an la tierra, y
verdaderamente hallar
´
an
su deleite exquisito en
la abundancia de paz.”
(SALMO 37:11)
¿De ni
˜
no ten
´
ıa religi
´
on?
As
´
ı es. Mi madre era cat
´
olica,
pero cuando le
´
ı sobre las Cru-
zadas y la Inquisici
´
on me sent
´
ı
asqueado y no quise saber
nada de religi
´
on. Tambi
´
en le
´
ı
sobre otras religiones no cris-
tianas y me parecieron iguales.
Ve
´
ıa tanta corrupci
´
on en las re-
ligiones que a los 14 a
˜
nos lle-
gu
´
e a la conclusi
´
on de que
Dios no pod
´
ıa existir. En cuan-
to me ense
˜
naron la evoluci
´
on
en la escuela, me convenc
´
ı de
que la vida hab
´
ıa surgido por
procesos naturales.
¿Qu
´
e lo atrajo a la ciencia?
Cuando ten
´
ıa siete a
˜
nos me re-
galaron un microscopio. Era mi
juguete favorito. Lo usaba en-
tre otras cosas para examinar
insectos, como las mariposas;
era fascinante.
¿Y cu
´
ando empez
´
o a inte-
resarse en el origen de
la vida?
A los 22 a
˜
nos conoc
´
ı a una
cient
´
ıfica que era testigo de
Jehov
´
a y cre
´
ıa en la existencia
de un Creador; me pareci
´
o
muy extra
˜
no. Pens
´
e que pod
´
ıa
demostrar sin problemas lo ab-
surdo de sus ideas, pero para
mi sorpresa, ella ten
´
ıa una res-
puesta l
´
ogica para cada una
de mis preguntas. As
´
ı que qui-
se averiguar por qu
´
e hay gente
que cree en Dios.
Unos meses despu
´
es cono-
c
´
ı a otro Testigo que sab
´
ıa
mucho sobre temas m
´
edicos.
Cuando me ofreci
´
o explicarme
sus creencias, acept
´
e. Ade-
m
´
as quer
´
ıa ayudarlo a salir
del error.
¿Y lo logr
´
o?
No, no pude. Comenc
´
e a inves-
tigar diversas teor
´
ıas sobre el
origen de la vida y me sorpren-
di
´
o descubrir lo que piensan
algunos cient
´
ıficos muy respe-
tados: que hasta la c
´
elula m
´
as
E NT RE V I S T A F R
´
E D
´
E R I C DU MO U L I N
“Estoy convencido de que existe un Creador”
Fr
´
ed
´
eric Dumoulin ha trabajado por m
´
as de diez a
˜
nos en
el campo de la investigaci
´
on farmac
´
eutica en la Universi-
dad de Gante (B
´
elgica). Hubo un tiempo en el que fue
ateo, pero se ha convencido de que hay un Dios que cre
´
o
la vida y ahora es testigo de Jehov
´
a. ¡Despertad! habl
´
o
con Fr
´
ed
´
eric sobre su trabajo y sus creencias.
¡Despertad! Abril de 2014 11
simple es tan compleja que
no pudo haber aparecido en
la Tierra. Algunos piensan que
tiene que haber venido del es-
pacio. En realidad hay muchos
desacuerdos sobre c
´
omo co-
menz
´
o la vida.
¿Hay alg
´
un aspecto en el
que s
´
ı haya acuerdos?
Curiosamente, muchos cient
´
ıfi-
cos concuerdan en que, de al-
g
´
un modo, la vida surgi
´
o de la
materia inerte mediante proce-
sos naturales, as
´
ı que empec
´
e
a preguntarme: “Si no saben
de qu
´
e manera pudo aparecer
la vida sin la ayuda de un Crea-
dor, ¿c
´
omo es posible que es-
t
´
en tan seguros de que apare-
ci
´
o tal como ellos dicen?”. Fue
entonces cuando decid
´
ı leer lo
que muestra la Biblia sobre el
origen de la vida.
¿A qu
´
e conclusiones lleg
´
o
sobre la Biblia?
Cuanto m
´
as aprend
´
ıa de ella,
m
´
as me convenc
´
ıa de que
dice la verdad. Por ejemplo,
no hace mucho, la comunidad
cient
´
ıfica descubri
´
o pruebas
de que el universo tuvo princi-
pio. Sin embargo, la Biblia lo
dijo hace 3.500 a
˜
nos. Justo
al inicio leemos: “En el princi-
pio Dios cre
´
o los cielos y la
tierra”.
1
Adem
´
as, me di cuenta
de que siempre que la Biblia
toca un tema cient
´
ıfico lo hace
con exactitud.
Con tantos conocimientos
sobre ciencia, ¿no se le
hizo dif
´
ıcil creer en Dios?
No. Llevaba tres a
˜
nos estu-
diando ciencias en la universi-
dad cuando me convenc
´
ı de la
existencia de Dios. Y hasta la
fecha, mientras m
´
as estudio el
dise
˜
no de los seres vivos, m
´
as
se reafirma mi convicci
´
on de
que hay un Creador.
¿Puede darnos un ejemplo?
Con gusto. Yo estudio los efec-
tos de los medicamentos y las
toxinas en los seres vivos. Hay
un sistema que me sorprende
much
´
ısimo, el que protege al
cerebro de bacterias y sustan-
cias peligrosas. Se trata de
una barrera que impide el con-
tacto entre la sangre y las c
´
elu-
las cerebrales.
¿Y por qu
´
e es tan sorpren-
dente?
Hace m
´
as de cien a
˜
nos, los in-
vestigadores descubrieron que
si inyectaban una sustancia en
la sangre, dicha sustancia pe-
netraba todos los
´
organos del
cuerpo... menos el cerebro y la
m
´
edula espinal. Este hecho es
extraordinario por una raz
´
on:
la sangre viaja a las c
´
elulas ce-
rebrales mediante una inmen-
sa red de vasos capilares para
limpiarlas, alimentarlas y oxi-
genarlas, pero cuando llega a
su destino, la barrera le impide
entrar en contacto con ellas.
¿C
´
omo puede entonces cum-
plir con su funci
´
on? Por mu-
chos a
˜
nos, eso fue un miste-
rio.
¿C
´
omo funciona esa
barrera?
Los vasos capilares del cuerpo
no son como tubos de pl
´
asti-
co que mantienen separado lo
que hay dentro de lo que hay
fuera. Sus paredes est
´
an for-
madas por c
´
elulas, las cuales
permiten el paso de sustan-
cias y microbios entre ellas y
a trav
´
es de ellas. Sin embargo,
los vasos del cerebro son dis-
tintos, pues las c
´
elulas que
conforman sus paredes est
´
an
fuertemente interconectadas.
Dichas c
´
elulas y las estrechas
conexiones que hay entre ellas
son extraordinarias. Contienen
un vasto y complejo sistema
de mecanismos que permiten
y regulan el intercambio de ox
´
ı-
geno, di
´
oxido de carbono, glu-
cosa y otros compuestos en-
tre la sangre y el cerebro, pero
impiden el paso de otros com-
puestos, como las prote
´
ınas y
las propias c
´
elulas de la san-
gre. La barrera entre la sangre
y el cerebro funciona a nivel
molecular y forma un obst
´
acu-
lo f
´
ısico, qu
´
ımico y el
´
ectrico.
Para m
´
ı, ese sistema simple-
mente no pudo haber evolucio-
nado. ˛
1. G
´
enesis 1:1.
Me di cuenta de que siempre que la Biblia
toca un tema cient
´
ıfico lo hace con exactitud
V
ILLAS flotantes, mercados bulliciosos, calles lle-
nas de motocicletas en las que la gente transpor-
ta desde gallinas hasta refrigeradores... Estas son
algunas de las cosas que adornan el paisaje de Cam-
boya.
Los camboyanos son afectuosos, amigables y muy
unidos. En situaciones informales, tal vez se llamen
unos a otros con t
´
ıtulos como hermano, hermana,
t
´
ıo, t
´
ıa, abuela y abuelo, aunque se hayan acabado
de conocer.
El arroz y el pescado son protagonistas de la gas-
tronom
´
ıa camboyana. Una cena t
´
ıpica consta de tres
o cuatro platos, entre los cuales a menudo se incluye
sopa. No es raro que se sirvan platos dulces,
´
acidos
y salados en la misma comida.
T I E RRA S Y G E N T E S C A MB OYA
Una visita a Camboya
C A M B O Y A
PHNOM PENH
5
D
a
v
i
d
D
a
v
i
s
P
h
o
t
o
p
r
o
d
u
c
t
i
o
n
s
/
A
l
a
m
y
.
.
-¸-- ¸
.
..
.
--..¸˘¸.

˘
¡Despertad! Abril de 2014 13
Hace dos mil a
˜
nos, los comerciantes indios que
iban de camino a China pasaban por la costa de
Camboya e intercambiaban seda y metales por espe-
cias, madera arom
´
atica, marfil y oro. Con el tiempo,
por influencia de los indios y los chinos, el hinduismo
y el budismo se extendieron por Camboya. Hoy, m
´
as
del 90% de los camboyanos son budistas.
Los testigos de Jehov
´
a llevan el mensaje de espe-
ranza de la Biblia por todo el pa
´
ıs. Ayudan a muchas
personas con el libro ¿Qu
´
e ense
˜
na realmente la Bi-
blia?, el cual est
´
a disponible en 250 idiomas,
incluido el camboyano. ˛
DATOS GENERALES
Poblaci
´
on: 14.000.000
Capital: Phnom Penh
Clima: De c
´
alido a caliente, con
temporadas secas y de lluvia
Exportaciones: Ropa, madera,
caucho y arroz
Algunos camboyanos viven so-
bre el agua: en casas flotantes
o en casas construidas sobre
largos pilares o plataformas
flotantes. Incluso hay escue-
las, cl
´
ınicas, mercados y gaso-
lineras flotantes
M
´
as de 1.500 camboyanos estu-
dian la Biblia con los testigos de
Jehov
´
a y han hallado respuestas
a preguntas como d
´
onde est
´
an los
muertos y cu
´
al es el prop
´
osito de
Dios para la Tierra
La pitahaya, o fruta
del drag
´
on, es muy
conocida en Camboya
El libro ¿Qu
´
e ense
˜
na realmente la Biblia?,
publicado por los testigos de Jehov
´
a, est
´
a
disponible en camboyano (ver fotograf
´
ıa)
(
LO QUE DICEN LOS EXPERTOS: La Organizaci
´
on de las Naciones
Unidas para la Educaci
´
on, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) de-
clara que “todos los seres humanos pertenecen a la misma es-
pecie y tienen el mismo origen” (Declaraci
´
on sobre la Raza y los
Prejuicios Raciales, de 1978).
LO QUE DICE LA BIBLIA: Dios cre
´
o a dos seres humanos, Ad
´
an y
Eva, y les mand
´
o: “Sean fruct
´
ıferos y h
´
aganse muchos y llenen
la tierra y soj
´
uzguenla” (G
´
enesis 1:28). Por lo tanto, Ad
´
an y Eva
son los padres de la humanidad entera. Siglos despu
´
es hubo un
diluvio que elimin
´
o a casi todas las personas. Solo sobrevivieron
ocho: No
´
e, su esposa, sus tres hijos y sus nueras. La Biblia en-
se
˜
na que todos descendemos de los hijos de No
´
e (G
´
enesis
9:18, 19).
E L P U N T O DE V I S T A B
´
I B L I C O E L R A C I S MO
E L R A C I S MO
¿De d
´
onde salieron las razas?
“Ad
´
an llam
´
o a su esposa
por nombre Eva, porque
ella ten
´
ıa que llegar a ser
la madre de todo el que
viviera.” (G
´
enesis 3:20)
r Hallar
´
a m
´
as respuestas a preguntas sobre la Biblia en www.jw.org/es
LO QUE ALGUNOS HAN DICHO: En el siglo XX aparecieron
muchos grupos con ideas racistas, como los nazis, quienes
aseguraban que hab
´
ıa base cient
´
ıfica para creer que su raza era
superior. En cambio, el documento de la UNESCO antes citado
reconoce “la unidad intr
´
ınseca de la especie humana y, por con-
siguiente, la igualdad fundamental de todos los seres humanos
y todos los pueblos”.
LO QUE DICE LA BIBLIA: Hechos 10:34, 35 dice: “Dios no es par-
cial, sino que, en toda naci
´
on, el que le teme y obra justicia le es
acepto”. As
´
ı que no hay raz
´
on para pensar que haya razas supe-
riores a otras.
Los cristianos se rigen por estas palabras de Jes
´
us: “Todos uste-
des son hermanos” (Mateo 23:8). Cristo le pidi
´
o a su Padre que
sus disc
´
ıpulos fueran “perfeccionados en uno”, es decir, que
no hubiera divisiones ni discriminaci
´
on entre ellos (Juan 17:20-
23; 1 Corintios 1:10).
LO QUE CREEN ALGUNOS: Al ver las graves tensiones raciales,
mucha gente se pregunta si realmente habremos avanzado en
la lucha contra el racismo. Algunos creen que jam
´
as la podre-
mos ganar.
LO QUE DICE LA BIBLIA: Jehov
´
a no tolerar
´
a el racismo indefi-
nidamente. Al contrario, bajo su Reino, los hombres y las mu-
jeres “de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas” le
servir
´
an unidos y demostrar
´
an que se aman unos a otros (Reve-
laci
´
on [Apocalipsis] 7:9). El Reino de Dios no es algo que se lleve
en el coraz
´
on; es un gobierno real que actuar
´
a en la Tierra, el lu-
gar donde Dios quer
´
ıa que todos los hombres vivieran sin barre-
ras raciales.1 ˛
1 Si desea m
´
as informaci
´
on, lea el cap
´
ıtulo 3 del libro ¿Qu
´
e ense
˜
na realmente la Biblia?,
publicado por los testigos de Jehov
´
a. Tambi
´
en disponible en www.jw.org /es.
¿Hay razas que sean superiores a otras?
“[Dios] hizo de un solo
hombre toda naci
´
on de
hombres, para que moren
sobre la entera superficie
de la tierra.” (Hechos 17:26)
¿Acabar
´
a alg
´
un d
´
ıa el racismo?
“En la parte final de los
d
´
ıas [...] la monta
˜
na de la
casa de Jehov
´
a llegar
´
a a
estar firmemente estable-
cida [...]; y a ella tendr
´
an
que afluir todas las nacio-
nes.” (Isa
´
ıas 2:2)
¡Despertad! Abril de 2014 15
g
1
4

0
4
-
S
1
4
0
1
0
9
L
AS alas de las mariposas son
tan fr
´
agiles que bastan unas
motas de polvo o gotas de roc
´
ıo
en su superficie para dificultar el
vuelo. Sin embargo, siempre se
mantienen secas y limpias. ¿Cu
´
al
es el secreto?
Piense en lo siguiente: Un gru-
po de investigadores de la Univer-
sidad estatal de Ohio descubri
´
o
que las alas de la mariposa mor-
fo azul (Morpho didius), que son
lisas a simple vista, est
´
an recu-
biertas de diminutas escamas su-
perpuestas como las tejas del te-
cho de una casa. A su vez, dichas
escamas tienen ranuras micros-
c
´
opicas en paralelo que hacen
resbalar el polvo y el agua. Los in-
genieros est
´
an tratando de imitar
esta textura para producir recu-
brimientos antipolvo e impermea-
bles de alta tecnolog
´
ıa que se
puedan emplear en equipos m
´
e-
dicos e industriales.
Las alas de la mariposa son
un ejemplo m
´
as de c
´
omo la cien-
cia est
´
a intentando reproducir el
dise
˜
no de los seres vivos. “Des-
de la escala m
´
as peque
˜
na hasta
la m
´
as grande, la naturaleza est
´
a
repleta de maravillas de ingenie-
r
´
ıa que han inspirado por siglos
a la humanidad”, se
˜
nala el inves-
tigador Bharat Bhushan.
¿Qu
´
e le parece? ¿Son las alas
de la mariposa producto de la
evoluci
´
on, o fueron dise
˜
nadas? ˛
¿ CA S UA L I DA D O DI S E
˜
NO ?
Las alas
de la mariposa
M
a
r
i
p
o
s
a
:
5
R
o
b
y
n
M
a
c
k
e
n
z
i
e
,
c
o
n
p
e
r
m
i
s
o
d
e
S
h
u
t
t
e
r
s
t
o
c
k
.
c
o
m
;
e
s
c
a
m
a
s
:
p
o
r
g
e
n
t
i
l
e
z
a
d
e
C
a
r
o
l
i
n
a
B
i
o
l
o
g
i
c
a
l
S
u
p
p
l
y
C
o
m
p
a
n
y
Las alas de la mariposa est
´
an
recubiertas de diminutas
escamas superpuestas
s
Descargue gratis
esta revista
y n
´
umeros
anteriores
Lea la Biblia
en l
´
ınea;
disponible en
unos 50 idiomas
Visite
www.jw.org/es
o escanee
el c
´
odigo
n
o
p