Nos encontramos en un momento histórico. !

! ! ! !

Hace alrededor de 500 años, el mundo fue transformado por un invento. Un invento que revolucionó todo. La gente común no tenía acceso a casi ningún tipo de documento, no tenía manera de estudiar, el 99% de la población mundial no sabían ni leer. Los textos académicos se copiaban a mano, solo había algunos ejemplares en el mundo conocido, y solo un sector muy exclusivo de la población tenia acceso a ellos. ! Entonces llegó la imprenta. Guttemberg hizo lo que nadie había hecho antes: mediante la imprenta le permitió el acceso a la gente común a leer. Producir un libro, que antes llevaba incluso hasta una década, con el nuevo invento era cuestión de meses. El mundo cambió gracias a su invento, la historia de la humanidad daba un giro radical. ! Hoy nos encontramos en un momento parecido a el del siglo XV. La tecnología llegó para quedarse, los libros están casi pasando de moda. El tiempo en que era necesario viajar para poder encontrar libros especializados ha terminado, y al alcance de un clic puedes obtener un libro de neurocirugía, sin tener que hacer una gran búsqueda. ! Cuando era niño (hace menos de lo que parece), recuerdo que era requisito ir a la iglesia con tu Biblia. De hecho, varios de nosotros nos sentíamos orgullosos de portar entre nuestras pertenencias diarias aquel libro de pasta imitación piel y canto de elegante color oro a cuanto lugar ibamos. Las escuelas dominicales hacían recuento de cuantas Biblias había en la sala, todos teníamos nuestras Biblias. Entonces llegamos al día de hoy. Los smartphones están a la orden del día; hay incluso una competencia de quien tiene el teléfono mas elegante, mas rápido, mas potente, con mejor desempeño… ¡Y ya nadie en la iglesia trae Biblia! Adultos y niños de la congregación que pastoreo tienen la Biblia en el celular (y, debo admitir, que yo también). !

!

¿Acaso es que las Biblias están pasando de moda? No me mal entiendas, no estos diciendo que la Palabra de Dios esté pasando de moda; creo definitivamente que Dios habla a través de su palabra, que ésta es verdadera, que contiene todo lo necesario para que el ser humano pueda conocer a Dios; pero mi pregunta es mas bien alrededor del libro en si. Estamos ya en la era digital. Escucho opiniones encontradas entre mis compañeros de ministerio. Algunos aun se resisten a la realidad de que el “libro” está quedando en el pasado, un pasado que algunos aun añoramos. Otros opinan que el uso de teléfonos inteligentes (u otros gadgets) solo distrae a la audiencia, por lo tanto es necesario seguir usando el “libro”. Otros están a favor del uso de la tecnología y los libros electrónicos… Hace tiempo que doy clases en un Seminario Teológico, y hace ya tiempo que no uso un libro físico en la preparación de mis clases. !

!

Leo la Biblia en el celular, pero me parece también cómodo tener mi Biblia conmigo, y poder hojearla, y olerla, y sentirla en mis dedos. Soy parte de esa generación que está viviendo la transición; que conoce los libros, pero que se adapta a los e-books; pero me pregunto, cuando en 10 años hable con mis hijos, y diga “Biblia”, ¿qué imagen tendrán en su mente? ¿Cómo está la Iglesia adaptándose para esa nueva realidad? ¿Pastor, lees la Biblia en un celular, una tablet, una computadora? ¿Cómo te sientes mas cómodo, con un libro o un aparato tecnológico? Comparte tu opinión por favor… Nos leemos la próxima vez.!

!

Hugo.