You are on page 1of 5

CULTURA MEXICA

EDUCACIÓN
Por: LAURA ISABEL CASTIELLO GUTIÉRREZ
ALUMNA DEL 3º A DE LA ESC. SEC. TEC. 103.

La educación de aquel tiempo era regida por estrictos principios religiosos


los cuales los impartían los sacerdotes.
El Calmécac (“hilera de casas”) era el
nombre que se le dio a la escuela más
importante donde se preparaban los hijos
de la nobleza para estudiar artes y las
ciencias que se conocía en ese tiempo.
Algunos asistían para poder llegar a ocupar
los puestos más altos en el ejército, la
administración pública o la judicatura. El

aspirante a sacerdote
ingresaba a los 15 años e
iniciaba un duro régimen
de trabajo y abstinencia. La
educación de esta escuela
formaba parte del Templo
Mayor.

El Telpochcalli (“la casa de


los jóvenes”) era otra
escuela que existía en cada
calpulli (barrio) de Tenochtitlán su objetivo era preparar a los jóvenes para
la guerra. La disciplina era menos severa, y los conocimientos eran
menores, pero una buena parte de la educación consistía en prácticas
religiosas y actos de penitencia y autosacrificio.
Con esta lectura pude observar que desde los tiempos pasados la
educación siempre está presente, y que es esencial tener una buena
educación para cumplir con nuestras metas. Los mexicas crearon sus
propias escuelas y tenían sus reglas. Me di cuenta que desde los tiempos del
pasado para llegar a ser alguien importante lo esencial son los estudios.

BIBLIOGRAFÍA: Caso, Alfonso, El pueblo del sol, Fondo de Cultura Económica,


México, 1995, p.p. 112-114.

CULTURA MEXICA
La educación
Por: MAXIMILIANO DE LEÓN SÁNCHEZ
ALUMNO del 3º B de la ESC. SEC. TEC. 103.

La educación más importante era la


del Calmécac (“Hilera de casas”), en
donde se preparaban a los hijos de la
nobleza para que estudiaran las artes
y las ciencias que se conocían. La
enseñanza era fundamentalmente
religiosa, pero no todos los que
estudiaban en el Calmécac pretendían
ser sacerdotes. Muchos de ellos
recibían en esa escuela una educación
que los preparaba para ocupar los más
altos puestos a los que sólo tenían
derecho los que hubieran estudiado en el Calmécac, la educación en esta
escuela, que formaba parte del Templo Mayor, era extraordinariamente
rigurosa por la severa disciplina a que estaban sujetos; cortar y traer leña para
las hogueras sagradas, largas expediciones por las noches, sin más abrigo que
su máxtlatl o taparrabos, para alcanzar algún rincón lejano de los bosques
eran sus ocupaciones constantes. Además de estas escuelas para la nobleza,
existían en cada calpulli (barrio) de Tenochtitlán una escuela popular que
tenía por principal objetivo preparar a los jóvenes para la guerra. La disciplina
era menos severa y los conocimientos que allí se impartían eran menores, sin
embargo, una buena parte de la educación consistía en prácticas religiosas y en
actos de penitencia y autosacrificio, estas escuelas se llamaban Telpochcalli,
que significa “la casa de los jóvenes”, y en ella se educaban la gran mayoría de
la población de Tenochtitlán.

Los padres dedicaban a sus hijos, en cuanto nacían para que fueran
sacerdotes o guerreros y se les ponía un collar con cuentas de madera, que
llamaban Tlacopatli. El aspirante a sacerdote ingresaba a la edad de 15 años al
Calmécac, convirtiéndose en tlamacazton, se iniciaban en el duro régimen de
trabajo, disciplina y abstinencia y no podían faltar porque sin no serían
expulsados. Más tarde ya preparados ayudaban al sacerdote en los cultos.
Mientras descubrían su pecado. También se preparaban en el manejo de las
armas. Otras escuelas enseñaban a bailar, cantar y tañer los instrumentos
musicales. Es muy importante decir que todo lo que hacían y aprendían era
motivado por su religión y grandes creencias. También los ancianos ocupaban
un papel muy importante ya que se les respetaba por su gran sabiduría y
enseñanza que estos proporcionaban a los jóvenes.

La Cultura Mexica era muy organizada y muy estricta respecto a su


educación ya que a los niños y jóvenes los preparaban desde muy pequeños les
exigían y les enseñaban mucho y de una manera muy dura, ya que con eso
aprendían a ser disciplinados y poder llegar a ser muy buenos sacerdotes,
guerreros o esposos. Pienso que el gran motivo de su disciplina estaba basado
al gran amor que les tenían a sus dioses o bien a su religión y cultura. Así no se
perdería tan fácilmente su cultura y todos se regirían por un sólo poder.

BIBLIOGRAFÍA: Caso, Alfonso, El pueblo del sol, Fondo de Cultura Económica,


México, 1995, p.p. 110-118.
CULTURA MEXICA
LA EDUCACIÓN
Por: ALEJANDRA MEDERO CERVANTES
ALUMNA DEL 3º B DE LA ESC. SEC. TÉC. 103.

La educación estaba regida por estrictos principios religiosos y era, en


consecuencia, impartida por sacerdotes.

La escuela más importante era el Calmécac (“ hilera de casas”), en donde


se preparaban a los hijos de la nobleza para que estudiarán las artes y las
ciencias que se conocían. La enseñanza era fundamentalmente religiosa, pero
no todos los que estudiaban en el Calmécac pretendían ser sacerdotes. Muchos
de ellos recibían en esa escuela una educación que los preparaba para ocupar
los más altos puestos en el ejército, la administración pública o la judicatura,
puestos a los que sólo tenían derecho los que hubieran estudiado en el
Calmécac. La educación en esta escuela, que formaba parte del Templo Mayor,
era extraordinariamente rigurosa por la severa disciplina a que estaban
sujetos los educandos. Puede decirse que mientras duraba su estancia en el
Calmécac, estaban sometidos a un régimen que más tenía de convento que de
escuela.

Además de esta escuela para la nobleza existía en cada calpulli (barrio) de


Tenochtitlán una escuela popular que tenía por principal objeto preparar a los
jóvenes para la guerra. La disciplina era menos severa y los conocimientos que
se impartían menores. Sin embargo, una buena parte de la educación consistía
en prácticas religiosas y en actos de penitencia y autosacrificio. Estas escuelas
se llamaban Telpochcalli, (“la casa de los jóvenes”), y en ellas se educaba la
gran mayoría de la población de Tenochtitlán.

Otras escuelas especiales existían para enseñar a bailar, cantar y tañer los
instrumentos musicales; pero todas estas enseñanzas tenían un fin
principalmente religioso.
Este tema sobre la educación mexica me pareció realmente muy
interesante, mientras que en unas escuelas se enseñaba a cantar, bailar tañer
los instrumentos musicales, en otras a ocupar los grandes puestos en el
ejército, la administración pública o la judicatura, pero todas las escuelas
tenían una finalidad religiosa.

BIBLIOGRAFÍA: Caso, Alfonso, El pueblo del sol, Fondo de Cultura Económica,


México, 1995, p.p. 112-116.