You are on page 1of 118

Ajedrez Cubano 1

C80
Karpov
Kortschnoj
Campeonato mundial (10) 1978
[Sistac, Horacio]
1.e4 La temática es simple. La primer jugada del blanco es el más primitivo
intento de dominio del centro (casillas d5 y f5) dando paso al alfil rey y a la dama.
e5 La respuesta del negro sigue la tónica, con dominio de las casillas d4 y f4,
dando paso también a su alfil rey y a su dama. 2.Sf3 El blanco, en su segunda
movida, ataca -precisamente- ese peón con su caballo rey. Sc6 La reacción del
negro, en su segunda acción es, por lo tanto, protegerlo con su caballo dama.
3.Lb5 De ello se deriva la tercer movida del blanco: atacar al caballo defensor
mediante la jugada 3. Ab5, con lo cual se concluye la serie que se conoce como
Apertura Ruy Lopez o Apertura Española.
A este alfil blanco se lo denomina, también, "Alfil Español", por el rol que se le
asigna en la apertura y por el que desempeñará hacia el medio juego, razón por la
cual las blancas intentarán conservarlo en la mayoría de las variantes.
OPCIONES PARA LAS NEGRAS
A partir de aquí nace una abanico de alternativas para el segundo jugador, cada
una de las cuales da inicio a diversas estrategias, las cuales escapan al objeto de
este artículo y que sólo nos limitamos a enunciar:
A) Defensa Morphy: a6 Esta es una de las defensas más activas para las negras
ya que, en general, sus piezas logran buenas ubicaciones. Sin embargo, ello se
logra a expensas del debilitamiento de su estructura de peones.
[B) Defensa Steinitz: 3...d6 ]
[C) Defensa Berlinesa: 3...Sf6 ]
[D) Defensa Schliemann: 3...f5 ]
[E) Defensa Bird: 3...Sd4 ]
[Existen otras defensas, hoy en desuso, como: 3...g6 ]
[ 3...Lc5 ]
[o 3...Sge7 , las cuales, en ocasiones, pueden llevar a posiciones de las
defensas antes mencionadas por la vía de la transposición de jugadas. ]
La secuencia que caracteriza esta defensa es la siguiente: 4.La4
[Partiendo de la Defensa Morphy, el principiante podrá concluir que finalmente
las negras no pueden sostener el peón rey ya que ahora el blanco podrá
remover al caballo defensor mediante 4.Lxc6 (Variante del Cambio) para
terminar capturando ese peón a través de dxc6 5.Sxe5 Sin embargo, ahora
Dd4! el negro ataca simultáneamente al caballo y al peón rey blancos, y se
asegura con ello el recupero de material y una posición sin apremios. ]
4...Sf6 5.0-0 Sxe4 6.d4 b5 Esta jugada es, precisamente, el motivo del
mencionado debilitamiento de la estructura de peones.
[Las negras podrían arriesgar 6...exd4 pero ello refuerza la iniciativa de las
blancas mediante la siguiente secuencia: 7.Te1 d5 8.Sxd4 Ld6 9.Sxc6 Lxh2+
10.Kh1 Dh4 11.Txe4+ dxe4 12.Dd8+ Dxd8 13.Sxd8+ Kxd8 y, finalmente,
Ajedrez Cubano 2
14.Kxh2 dejando al primer jugador con un final superior. ]
7.Lb3 d5 La respuesta de las negras, devolviendo el peón, es sabia.
[La gula es un caro vicio en ajedrez: si 7...exd4? 8.Te1 d5 9.Sc3!
y las blancas, a pesar de entregar un caballo, quedan con un ataque decisivo. Si
dxc3 10.Lxd5 recuperando la pieza mientras ponen en acción a todas sus
fuerzas hacia el medio juego. ]
8.dxe5 Le6 9.Sbd2 Este es un momento crítico de la apertura. En verdad, esta
jugada es una ingeniosa movida que intenta eludir cualquiera de las
consecuencias de que el alfil rey negro se instale en la casilla c5, en esta etapa o
en una instancia posterior de la partida.
[El blanco tiene otras alternativas, también válidas pero menos avezadas. Por
ejemplo, 9.Le3 ]
[y la vieja y siempre confiable 9.c3 (que conduce a la aguda Variante Dilworth
permitiendo al negro jugar inmediatamente Lc5 ) ]
9...Sc5 10.c3 d4
[Las negras disponen aquí de otras alternativas como 10...Le7 ]
[o 10...Lg4 aunque la jugada del texto sea una de las más usuales. ]
NACE UNA NUEVA IDEA, UNA IDEA BRILLANTE
A partir de aquí nace una nueva idea, prueba de los mayores exponentes de que,
en ajedrez, no todo está estudiado y que siempre pueden surgir alternativas que
revolucionen su desarrollo. Fue en una de las partidas por el Match del
Campeonato Mundial entre Karpov y Korchnoi, en 1978, en que se experimentó -
por primera vez- un sacrificio sorprendente, cuyo descubrimiento se le atribuye a
Mikhail Tal, ex-campeón del mundo y, por entonces, analista de Anatoly Karpov:
11.Sg5 El negro tiene dos alternativas: aceptar el sacrificio o rehusarlo.
[La tradicional respuesta de la blancas hubiese sido 11.Lxe6 ]
[o, eventualmente, 11.cxd4 ]
El intento corriente, en caso de que se desee rehusar el gambito, es 11...dxc3
, el cual se utilizó -precisamente- en la partida entre Karpov y Korchnoi que,
finalmente, concluyó en empate, pero requiere mucha precisión del segundo
jugador.
[En caso de aceptar del sacrificio, luego de 11...Dxg5 no hay forma de retener
este material ni de evitar un furibundo ataque del blanco. La respuesta de éste
será: 12.Df3 atacando inmediatamente al caballo dama negro.
En este caso, pues, parece natural que las negras abandonen ese caballo
buscando protección a la torre dama que luego quedará atacada, lo cual hacen
jugando 0-0-0 (El caballo no puede defenderse con 12...Kd7 a causa de
13.Ld5 )Sin embargo, ello será insuficiente tras la siguiente secuencia: 13.Lxe6+
fxe6 14.Dxc6 Dxe5 15.b4! como preludio de un decisivo ataque que conducirá,
como mínimo, a la ganancia de una pieza por parte de las blancas versus dos
peones pasados de las negras.
La continuación, abandonando el caballo y tratando de sostener los peones
pasados, sería: Dd5 (Para las negras, tratar de conservar el caballo ahora
atacado puede exponer demasiado a su rey. Por ejemplo, si 15...dxc3 16.bxc5
cxd2 17.Dxa6+ Kd7 18.Lxd2 Dxc5 19.Tfb1 dejando a las blancas con una
Ajedrez Cubano 3
posición netamente preferible. ) 16.Dxd5 exd5 17.bxc5 dxc3 18.Sb3 d4
19.La3 con mucho por disputarse aún. Tal fue el caso de la partida Grischuk-
Anand disputada en el torneo Corus Wijk aan Zee en el año 2005, la cual
concluyó en tablas. ]
12.Sxe6 fxe6 13.bxc3 Dd3 14.Sf3
[El nivel de precisión necesario para rehusar el sacrificio blanco en la 11
jugada quedó demostrado en la partida por el Match del Campeonato Mundial
entre Kasparov y Anand, en el año 1995, en que el primero obtuvo una
contundente victoria luego de 14.Lc2! Dxc3 15.Sb3 Sxb3 16.Lxb3 Dxa1
17.Dh5+ ]
14...Dxd1 15.Lxd1 Le7 16.Le3 Sd3 17.Lb3 Kf7 18.Tad1 Sdxe5 19.Sxe5+
Sxe5 20.Lf4 Sc4 21.Lxc4 bxc4 22.Td4 Ld6 23.Le3 Thb8 24.Txc4 Tb2
25.a4 Ta2 26.g3 Tb8 27.Td1 Tbb2 28.Tdd4 Tb1+ 29.Kg2 Tba1 30.Th4 h6
31.Lc5 e5 32.La7 Ke6 33.Tcg4 Le7 34.Th5 Lf6 35.Tc4 Kd7 36.Lb8 c6
37.Te4 Txa4 38.c4 Ta5 39.Lxe5 Lxe5 40.Thxe5 Txe5 41.Txe5 Ta4 42.Te4
Ta5 43.h4 h5 44.Tf4
½-½
C80
Polgar,Judith 2685
Mamedyarov 2580
37 Olimpiada (4) 2002
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lb5 a6 4.La4 Sf6 5.0-0 Sxe4 6.d4 b5 7.Lb3 d5
8.dxe5 Le6 9.Sbd2 Sc5 10.c3 d4 11.Sg5 Ld5? Esta jugada de Mamedyrov,
aunque aprentemente lógica, es un error que desata una tormenta brillantemente
conducida por Judit Polgar. Al estilo de los grandes románticos y casi como una
remembranza del Ataque Fegatello (En inglés se lo conoce como "Fried Liver
Attack" lo cual literalmente significa Ataque del Hígado Frito que, del italiano,
podría traducirse como "muerto como un pedazo de hígado", agregándole mucho
más que literalidad a la cuestión).
Polgar contestó: 12.Sxf7!! La captura, forzosamente, corrió por cuenta del rey
negro: Kxf7
[Ante este ataque, las negras no pueden responder 12...Lxf7? a causa de
13.Lxf7+ Kxf7 14.Df3+ con lo cual las blancas ganarían una pieza
inmediatamente. ]
13.Df3+ Comienza la tragedia. Comienza una brillante combinación. Ke6
14.Dg4+ Kf7 Esta jugada propicia el ataque blanco.
[Mejor, aunque insuficiente, hubiese sido 14...Ke7 e6 Axe6, 16. Te1 Dd7, 17.
Axe6 Cxe6, 18. Cf3 Te8, 19. Cg5 Ccd8 y, finalmente, 20. Ad2 15.e6 Lxe6
16.Te1 Dd7 17.Lxe6 Sxe6 18.Sf3 Te8 19.Sg5 Scd8 y, finalmente, 20.Ld2
dejando al rey negro muy expuesto. Este fue el desarrollo de la partida Svidler-
Anand en el torneo de Dos Hermanas, en Noviembre de 1999, el cual
Ajedrez Cubano 4
concluyera en un trabajoso empate. ]
15.Df5+ Ke7 16.e6 Lxe6 17.Te1 Dd6 18.Lxe6 Sxe6 19.Se4 De5 20.Lg5+
Kd7 21.Sc5+ Lxc5 Judit Polgar ha entregado otra pieza, pero todo ello es en el
afán de cerrarle todo camino de escapatoria al rey enemigo, como veremos más
adelante. Ahora, el alfil ocupa una casilla que podría ser la salida de su propio
monarca como alternativa al jaque mate. 22.Df7+ Kd6 23.Le7+! Kd5
Aquí el Gran Maestro Shakhriyar Mamedyarov abandonó sin esperar respuesta de
Polgar.
Hermosa partida, en verdad.
[No hubiese servido 23...Sxe7 a causa de 24.Txe5 Kxe5 25.Te1+ Kd6
26.Dxe6# ]
[Con la jugada del texto: 23...Kd5 el mate es igualmente inevitable por donde se
lo mire, e incluso, podría decirse, de maneras muy elegantes: con 24.Df3+!!
daría comienzo a la estocada final. Si
A) Si 24...De4 sigue 25.c4+ lo que genera dos posibilidades: Kxc4 (o
25...Ke5 26.Dxe4# ) 26.Db3# ;
B) 24...Kc4 entonces 25.b3# ]
1-0
B99
Relange 2505
Sadler 2665
Hastings Premier (1) 1997
[Sistac, Horacio]
(Diagram 1)
Esta parece haber sido la historia del enfrentamiento entre los grandes maestros
Eli Relange y Matthew Sadler en el Torneo de Hastings del año 1997. Luego de
una ordenada Defensa Siciliana, Variante Najdorf en su línea principal: 6. Ag5 ∆.,
y tras 28 jugadas, arribaron a la siguiente posición, siendo el turno de las negras.
Muy probablemente, su rival de turno, el GM Relange conociera esta partida y sus
posteriores análisis, pero fue -sin dudas- sorprendido por el GM Inglés Matthew
Sadler, quien innovó mediante 28...bxa4! una jugada que parece más cercana a
un suicidio que a una genialidad en la alta competencia ajedrecística.
[Sadler había arribado a la misma posición contra el Gran Maestro de Estonia
Lembit Oll ¡sólo unos meses antes!, oportunidad en la que jugó 28...b4
partida que terminó con una trabajosa victoria para este último: 29.h3 h6
30.Sd4 Dc8 31.De6 Db7 32.Dd5 Dc8 33.Dxd6 b3 34.cxb3 Sf3 35.Lc4
Sd2+ 36.Txd2 Txd2 37.e5 De8 38.Dc6 Df8 39.De4 h5 40.Sf3 Tg2 41.Sh4
Tg1+ 42.Ka2 De7 43.Sxg6+ Txg6 44.Dxg6 Dxe5 45.Dg2 a5 46.Da8+ Kh7
47.Ld3+ Kh6 48.Dg2 Df6 49.h4 Lh8 50.Dd2+ Kg7 51.Dxa5 Dxh4 52.De5+
Kg8 53.De8+ Oll-Sadler. Koge open, 1997 (1-0 en 64 jugadas). ]
Ajedrez Cubano 5
1
________
¸ _ _ _ ¸_¸æ
¸_ _ _ ¸__¸
¸__g¸_____¸
¸___ _@ _ ¸
¸¸_ _¸_ _¸
¸___ _ _ ¸
¸ ¸¸¸_ ¸g ¸¸¸
¸_______ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
En efecto, la partida continuó dentro de los carriles previsibles: 29.Db8+ Lf8
30.Sxf8 Dxc2+ 31.Ka2 Pero sobrevino la sorpresa táctica. Sadler, obviando su
desventaja material, optó por una ventaja táctica decisiva. Aún a expensas de
permitir un jaque doble, jugó Sc6!!
[Seguramente los análisis de aquella partida entre Oll y Sadler aseguraban el
recupero de la pieza de menos de las negras pero, no obstante, arrojaban cierta
ventaja para las blancas luego de 31...Db3+ 32.Dxb3 axb3+ 33.Kxb3 Txf8
34.Lxa6 ya que el peón pasado de la columna b sería mejor explotado
pensando en el final de partida. ]
La continuación fue de extremada belleza táctica: 32.Sxg6+ Kg7 33.Db7+ Tf7!
34.Db6 a5! Aquí se aprecia la fuerza táctica de aquella movida de caballo que
parecía abondonar a su suerte a su propio monarca. Ahora, ese mismo caballo da
soporte al peon torre dama, siendo él mismo sostenido por la dama. Las piezas
blancas han perdido toda conexión entre ellas, en tanto las piezas negras,
además de fuertemente conectadas, tienen una batería de opciones cuyo fin
inexorable es dar mate al rey blanco.
[ 34...a5! Si 35.Tb1 (Si 35.Te1 igualmente sigue Sb4+ 36.Ka1 Dd2 37.Tb1
a3 38.Lc4 axb2+ 39.Txb2 Dc1+ 40.Tb1 Da3+ 41.La2 Dxa2# )entonces
35...Sb4+ usando ahora al peón torre dama de soporte. A 36.Ka3 (Y a 36.Ka1
Dxb1+ 37.Kxb1 Txf1# ) 36...Db3# ]
0-1
Ajedrez Cubano 6
Alekhine
Golombek
Margate
[Sistac, Horacio]
2
________
¸ ¸g ¸g ___¸
¸¸_____ ¸__¸
¸ _@¸g__ _¸
¸_ _ ____ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸¸¸ _ ¸¸ ¸¸ ¸
¸ ___ ¸¸_¸¸¸
¸¸_ ¸_ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
La posición a la que arribaron luego de 18 jugadas es la que figura en el tablero.
Es el turno de las blancas, magistralmente conducidas por Alekhine, que en la
jugada 19 preparan un fenomenal golpe táctico. Una ayudita: vaya pensando en
la poderosa amenaza del "mate de la coz"...
1-0
Capablanca
y la técnica del final
Juegan blancas y ganan
[Sistac, Horacio]
En esta posición, la diferencia de calidad de material de que goza las blancas
parece motivo suficiente para pretender la victoria. Pero, ¿cómo se llega a ella?
Tratándose del turno de las blancas, entonces la clave será, precisamente, llegar
a la misma posición inicial (la que el lector tiene ante sus ojos), pero en el turno en
que le corresponda jugar a las negras. ¡En esto radica la sencillez del
Ajedrez Cubano 7
3
________
¸ ¸_ _ _ _¸
¸_g_ _ _ ¸
¸ ___ _ _¸
¸¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
razonamiento en los finales, punto culminante de la brillantez capablanquina!
1.De5+
[Si se tratase del turno de las negras, la situación resultaría sencilla, ya que la
única movida entendible quedaría a cargo de la torre. P.ej.: 1.-- Tb3
Con esto, las negras estarían buscando una casilla blanca que evite la
posibilidad del jaque doble. Por lo tanto, ante la movida de la torre, será
cuestión de arrinconar al rey hasta ponerlo en situación de mate o de pérdida de
la torre. (Si 1...Kc8 2.Da6 ganando la torre y el mate no tardará en llegar. )
2.De5+ Ka8 3.Dh8+ Ka7 4.Dg7+ Ka8 5.Dg8+ Ka7 6.Dxb3 entre otras
muchas posibilidades. ]
[Un jugador inexperto podría verse tentado de jugar 1.Da6 , y recibiría como
respuesta Tc7+ buscando la celada 2.Kb6 Tc6+ 3.Kxc6= y tablas, ya que el
rey negro está ahogado. ]
1...Ka8 2.Da1+ Kb8 3.Da5 Primer paso cumplido. Ahora, todo lo demás es
sencillo como ya lo hemos visto: Tb3 4.De5+ Ka8 5.Dh8+ Ka7 6.Dg7+ Ka8
7.Dg8+ Ka7 8.Dxb3 Se ha cumplido la segunda etapa: las blancas han logrado
capturar la torre enemiga. Resta solo un último paso: dar mate al rey negro, pero
nos eximiremos de ello.
1-0
Ajedrez Cubano 8
B78
Minic,Dragoljub
Lee,Willems
Cracovia 1964
[Sistac, Horacio]
Toda vez que el blanco inicia las acciones mediante 1.e4 , pretende el control de
los escaques d5 y f5 a la vez que abre diagonales para su dama y alfil rey.
Sólo dos movimientos del negro, en su primera acción, plantean una disputa
inmediata del centro: c5 , dejando el sello único de la Defensa Siciliana.
Esta defensa representa un osado intento que persigue los mismos motivos que
sus primas hermanas, pero desde una perspectiva distinta: buscará también la
jugada liberadora ...d5, pero no le brindará a este peón el apoyo que proponen
sus familiares cercanas.
Por su lado, esta ausencia de apoyo, que implica no usar un tiempo en procurarlo,
tiene un correlato en las bases de su estrategia: a diferencia de sus primas
hermanas se trata de una defensa que no se ocupa tanto de la defensa sino de
las posibilidad de plantear su propio ataque una vez que haya consolidado su
posición, algo que lleva en sus venas, en su propio espíritu, desde el inicio mismo
de las acciones.
[Imaginemos darle al blanco otro movimiento inmediato. Casi sin dudas jugará
1...-- 2.d4 asegurándose el control del centro. ]
[O 1...e5 , dando origen a numerosas alternativas como las aperturas Ruy
Lopez, Giuoco Piano y Escocesa entre muchas otras. ]
[Sabido es que la disputa del centro a cargo de las negras, una vez que el
blanco ha optado por 1. e4, tiene otras variadas alternativas. Entre ellas, las
más corrientes son 1...c6 dando orígen a la Defensa Caro-Kann, ]
[ 1...e6 que inicia la Defensa Francesa ]
[y la hipermoderna Defensa Alekhine, entre tantas otras, mediante 1...Sf6
Todas, a no dudarlo, tienen un mismo "leitmotiv": confrontar al blanco en el
dominio de la casilla d5. Todas, en algún propicio momento, intentarán jugar el
peón dama a d5, y todas ellas lo intentarán dándole alguna forma de soporte: el
peón alfil dama en la Defensa Caro Can, el peón rey en la Defensa Francesa y
el propio caballo rey en la Defensa Alekhine. ]
La Variante del Dragón pertenece a la familia de las variantes abiertas en que las
blancas pretenden avanzar rápida, pero seguramente, su peón dama a d4,
provocando la ruptura del centro. Nace de la siguiente secuencia: 2.Sf3 d6 3.d4
cxd4 4.Sxd4 Sf6 Resulta importante destacar la cuarta jugada de las negras que,
al atacar el peón rey blanco, obliga a la salida del caballo dama blanco en su
defensa interponiéndose a su peón alfil dama.
[La omisión de esta movida, como ocurre, por ejemplo, en la conocida Variante
del Dragón Acelerado, en la cual el negro juega 4...g6 en lugar de extraer el
caballo rey, las blancas suelen responder corrientemente 5.c4 creando lo que
se conoce como Muro de Maroczy, simétrico al accionar inicial de las negras,
reforzando el dominio de la casilla d5. Esta temática, sin dudas, generará
Ajedrez Cubano 9
dificultades a las negras para provocar la ruptura del centro dejando,
comúnmente, atrasado su peón dama. ]
5.Sc3 ESTRATEGIA DE AMBOS LADOS.
Las blancas se han adelantado en el desarrollo y cuentan con mayor libertad de
acción. Tanto la dama como los alfiles pueden ser inmediatamente lanzados al
campo de batalla y el enroque, sobre cualquiera de los fancos, no tardará en
concretarse. Por lo tanto, su estrategia se basará en hacer valer la iniciativa.
Por el lado de las negras, la cuestión se centra en una cierta ventaja en la
estructura de peones, ya que cuentan con ambos peones centrales. De tal modo,
su estrategia se basará en un plan de largo aliento orientado a tomar control del
centro, siempre teniendo presente que en su norte, y sólo cuando ello no implique
consecuencias indeseadas, la jugada liberadora de todas las maniobras será ...d5
o, eventualmente, ...d6-...d5 en algunas variantes si es que ya se ha desplazado
el peón dama a la casilla d6.
OPCIONES PARA LAS NEGRAS.
El abanico de opciones para el negro, en este particular momento de la apertura,
es extenso, pero deja en claro que será él quién decida el curso o línea a seguir.
Seguidamente indicamos, las cuatro opciones estratégicamente más importantes:
a) Variante del Dragón: g6 Una de las grandes virtudes que tiene la Defensa
Siciliana es su versatilidad. Gracias a ella, planteos originales que parecen
conducir a una variante terminan en alguna otra por transposición de jugadas, de
modo que la enumeración hecha de todas las variantes adquiere carácter
meramente enunciativo.
Nos concentraremos en la Variante del Dragón
[b) Variante Clásica: 5...Sc6 ]
[c) Variante Najdorf: 5...a6 ]
[d) Variante Schveningen: 5...e6 ]
Seguramente el lector podrá apreciar la forma que adopta la estructura de peones
del flanco rey que inspiró al anónimo bautista a darle nombre a esta variante de la
Defensa Siciliana.
OPCIONES PARA LAS BLANCAS - Respuesta a la Variante del Dragón.
Las blancas cuentan con 4 alternativas de valor estratégico. Ellas son:
1) Ataque Yugoslavo: 6.Le3 Nos concentraremos en esta opción, un ataque de
alto contenido didáctico.
[2) Variante Clásica: 6.Le2 ]
[3) Ataque Levenfish: 6.f4 ]
[4) Variante Simétrica: 6.g3 ]
6...Lg7 Esta última jugada de las negras es el verdadero motivo del fianchetto y la
preparación para el enroque corto. El negro acelera estas movidas como preludio
de toda su defensa y, como esencia de su estrategia, recién a posteriori inicia las
acciones sobre el flanco dama.
[Jugadores inexpertos intentan, a veces, la errada 6...Sg4?? atacando al alfil,
error que no solamente contradice un principio fundamental de las aperturas
que reza "Nunca muevas una misma pieza en la apertura al menos que sea
estratégico, estrictamente necesario o que te provea una ventaja decisiva", sino
Ajedrez Cubano 10
que, además, acarrea la pérdida de material.En efecto, las blancas responden:
7.Lb5+ y, a Sd7 (a 7...Sc6 sigue 8.Sxc6 bxc6 9.Lxc6+ Ld7 10.Lxa8
ganando la calidad a cambio de un peón ;o también si 7...Ld7 8.Dxg4
aprovechando que el alfil negro está clavado y que el alfil en b5 está bien
protegido. ) 8.Dxg4 ganando el caballo inmediatamente ]
7.f3 Esta jugada es el preludio del plan blanco. Su idea es la de enfilar su dama
con el alfil en e3 a lo largo de la diagonal c1-h6, para luego enrocar largo. A tal fin,
necesita evitar que el caballo enemigo se instale en g4.
[Ello sería también factible mediante 7.h3 , pero los planes para este peón son
mayores, como veremos mas adelante. ]
7...0-0 8.Dd2 Sc6 9.Lc4
[El enroque largo: 9.0-0-0 es también posible aquí, siguiendo sus planes y
ganando un tiempo, pero también le brinda al negro un tiempo extra dentro de
sus propios planes, con provecho de su mejor estructura de peones como
hemos dicho, golpeando inmediatamente el centro a partir de g5 ]
9...Ld7 10.0-0-0 Con esto queda planteado el Ataque Yugoslavo a la Variante del
Dragón de la Defensa Siciliana.
PLANES PARA CADA JUGADOR.
La posición nos dice mucho de las ideas del blanco: avanzar el peón torre rey, en
ocasiones apoyado por el peón caballo rey, hacia la posición del enroque enemigo
(de allí 7. f3 y no 7. h3), buscar el cambio del Alfíl del Dragón a expensas del
propio y tratar de inmiscuir la dama en posiciones de ataque al rey enemigo.
Las ideas del negro se centran en el contrajuego sobre el flanco dama:
aprovechar la columna abierta para ubicar una torre, avanzar el peón caballo
dama, buscar actividad para su caballo dama a través de las casillas conjugadas
e5-c4 y también, llevar su dama a posiciones de ataque sobre el enroque blanco,
muy corrientemente en a5.
Desde una óptica defensiva, las negras especulan conque el tiempo cuente a su
favor, sin descuidar la necesidad de frenar interina-mente los intentos del blanco.
De allí que ∆h5 sea una de las jugadas preferidas con el fin de frenar el avance
del peón torre blanco, de que pretendan mantener el caballo en f6 y de que, en
algunas ocasiones, busquen conservar el Alfil del Dragón (esto ya pensando
también en el ataque) moviendo tu torre rey y ocultando aquel en la casilla h8.
Tc8 Con esta jugada, se inicia el contrajuego sobre la columna abierta, una de las
ideas que hemos mencionado.
[Otra movida, también usual, es 10...Da5 poniendo a la dama en posición de
ataque. ]
11.Lb3 Esta retirada del alfil blanco es una fineza que pretende quitarlo de esa
columna abierta, pero sin retirarlo de las acciones futuras, tanto de ataque cuanto
defensivas. Se5
[Los grandes maestros Shirov y Topalov llegaron a la misma posición en su
enfrenta-miento de Diciembre de 2001 en la ciudad de Moscú, Rusia, con
victoria para el primero.
Aquí, Topalov intentó 11...Sxd4 y la partida continuó: 12.Lxd4 b5 13.Sd5 Sxd5
14.exd5 Lxd4 15.Dxd4 a5 16.a3 b4 17.a4 De8 18.h4 Lxa4 19.Kb1 Lxb3
Ajedrez Cubano 11
20.cxb3 a4 21.h5 f6 22.hxg6 Dxg6+ 23.Dd3 axb3 24.Th4 etc., en un bello
ejemplo de juego y contrajuego en ambos flancos. ]
12.h4 Sc4
[Tal vez hubiese sido preferible para Lee haber frenado el avance del peón torre
rey blanco mediante 12...h5 antes de continuar con su buen plan. ]
13.Lxc4 Txc4 14.h5 Como se aprecia, cada cual ha sido consistente con sus
planes.
[El lector podrá preguntarse: ¿porqué no intentar ya el cambio con el Alfil del
Dragón, mediante 14.Lh6? . Simplemente porque luego de Txd4! atacando la
dama, llevaría al blanco a cambiar dos piezas menores a cambio de una torre:
15.Dxd4 Lxh6+ 16.Kb1 y preferibles perspectivas para el segundo jugador. ]
14...Sxh5 15.g4 Sf6 16.Lh6 Ahora sí el GM Minic se dio el gusto de ir por el Alfil
del Dragón... Lxh6? ∆y, para su placer, la respuesta de Lee fue la peor.
[Análisis posteriores demostraron que 16...Sxe4! es una formidable movida, ya
que -entre muchas y complejas maniobras- lo mejor para las blancas ahora
sería 17.De3 (, ya que si 17.fxe4 Txd4 y emergen chances de contragolpe
para el negro. )]
17.Dxh6 Txc3 Lee propuso una pérdida de calidad, usual en este tipo de
posiciones, como medida de prevenir que el caballo blanco ingrese a la acción a
través del escaque d5, debilitando, además, el enroque blanco, con lo cual la
dama negra podría contragolpear a lo largo y ancho de su flanco... 18.g5!
∆pero Minic magistralmente lo ignoró a sabiendas de que su ataque ya era
devastador.
Lo que sigue son los golpes tácticos finales de una partida ejemplar: Sh5
19.Txh5! gxh5 20.Th1 Dc8 21.Txh5 Lf5 22.exf5 Txc2+ 23.Sxc2 Dxf5
24.g6! No hay opciones para las negras.
[ 24.g6! Si Dxg6 como una posibilidad de evitar el jaque mate, 25.Tg5
gana la dama negra y, a la postre, la partida. ]
1-0
B78
Anand
Kasparov
Campeonato mundial PCA (11) 1995
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 g6 6.Le3 Lg7 7.f3 0-0
8.Dd2 Sc6 9.Lc4 Ld7 10.0-0-0 En una de las partidas por el Match del
Campeonato del Mundo del año 1995, Vischy Anand y Gary Kasparov, éste optó
inmediatamente por Se5 Esta partida, que fue victoria del entonces campeón,
tuvo una línea similar a la que acabamos de analizar, pero contó a su debido
momento con la movida ∆h5 con el objeto de frenar el avance de los peones
blancos sobre el flanco rey.
La secuencia fue: 11.Lb3 Tc8 12.h4 h5 13.Kb1 Sc4 14.Lxc4 Txc4
Ajedrez Cubano 12
Obsérvense hasta aquí las similitudes con la partida entre Minic-Lee. Cracovia,
1964, habiendo previamente frenado el temible avance de peones del blanco.
Ahora es Kasparov quien luce en control de la partida y su intento será, como
vimos en los planes para las negras, un contragolpe en el flanco dama. 15.Sde2
b5 16.Lh6 Da5 17.Lxg7 Kxg7 18.Sf4 Tfc8 19.Scd5 Dxd2 20.Txd2 Sxd5
21.Sxd5 Kf8 22.Te1 Tb8 23.b3 Tc5 24.Sf4 Tbc8 25.Kb2 Kasparov ya tiene
todo preparado para el asalto final. Resta, solamente, lanzar a su sus peones del
flanco dama hacia el asalto del bastión blanco. a5 26.a3 Kg7 27.Sd5 Le6
28.b4 axb4 29.axb4 Tc4 30.Sb6 Txb4+ 31.Ka3 Txc2
[ 31...Txc2 Definitivamente, el GM Indio (y por cierto, actual Campeón del
Mundo) Vishy Anand no debería tomar 32.Kxb4 a causa de (ni tampoco
32.Txc2 a raiz de Tb3+ 33.Ka2 Te3+ 34.Kb2 Txe1 ) 32...Txd2 En cualquiera
de las alternativas, Kasparov hubiese simplificado contando con dos peones
más que Anand. ]
1-0
C10
Nimzowitsch
Fleuss
Zurich 1906
[Sistac, Horacio]
(Diagram 4)
Luego de 14 jugadas de una Defensa Francesa, arribaron a esta posición.
Cualquier jugador, con una sola mirada a esta posición, elegiría -sin dudas-
conducir las piezas negras, independientemente de a quién corresponda el turno
de jugar.
Sin embargo, tal cual un mago extrae un conejo de su galera, Nimzovich pergeña
una maniobra táctica que arruinará los planes de su rival (y de todos aquellos que
hubiéramos elegido conducir las negras) y lo llevará de vencido a vencedor.
15.dxc6!
[El mate al rey blanco parece imparable si las negras logran instalar su torre en
h6 y solo resulta imaginable detenerlo anticipandose mediante 15.Sf3
con el objeto de defender el peón torre rey, a lo cual le seguiría Se5 con la idea
de desplazarlo y continuar con el plan: 16.-- Sxf3+ 17.Lxf3 Th6
con la amenaza: 18.-- Dxh2# ]
15...Lxc6 ¡Pero ahora, tras la jugada de las negras, las cosas parecen haber
empeorado! Ahora el Dr. Fluess amenazaba mate en g2 al tiempo que tocaba la
dama blanca con una torre.
[El propio Emanuel Lasker probó una lúcida refutación para 15...Th6
a partir de 16.cxb7+ (No serviría 16.cxd7+ a causa de Txd7 17.Lh5 Txh5
18.Te1 Dxh2+ 19.Kf1 Dh1+ 20.Ke2 De4+ ganando facilmente. ) 16...Kb8 (Si
Ajedrez Cubano 13
4
________
¸ __¸g _ _¸
¸¸__¸______¸
¸ _@__¸_g_¸
¸_ _¸_ _ ¸
¸ _¸__ _ _¸
¸_ _ _ ¸¸g¸
¸¸_¸__¸¸ ¸¸¸
¸¸_ ____¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
16...Kxb7 17.Lf3+ , dejando a las negras sin ataque ) 17.Sc6+ Kxb7 18.Sxd8+
Kc8 19.Dxd7+! Kxd7 20.Tfd1+ Ke8 21.Lf3 Dxh2+ 22.Kf1 permitiendo el
escape del rey y conservando una ventaja material inobjetable. ]
¿Cómo pudo Nimzovich resolver esto? Simplemente capturando el alfil que daría
soporte a la dama negra para ejecutar su acto final y amenazando ser él quien
propine el jaque mate en d8: 16.Sxc6!
[Definitivamente, 16.Lf3?? sería catastrófica a causa de Txd4 ]
[lo mismo que 16.f3? en razón de Txg3+ ]
Pero esta jugada dejaba a la dama blanca librada a su suerte. Esto fue lo que
seguramente pensó el Dr. Fleuss que no dudó en tomarla: 16...Txd1 17.Tfxd1
Y como apunta Fred Reinfeld, gran amigo y comentarista de Nimzovich, en su
libro "Ajedrez Hipermoderno", ¡ésa es la torre correcta!
Cuenta la historia, aunque nunca sabremos si ello fue cierto, que Aron Nimzovich,
viendo la satisfacción de su rival tras esta jugada, comentó más tarde: "Y ahora mi
buen amigo Fleuss se echó hacia atrás como quien diría: 'El final no es sencillo,
seguro, pero encontraremos una forma'"
Ciertamente, Fluess no esperaba lo que vendría: bxc6 18.c5!! Podemos ya
imaginar la desazón del Dr. Fleuss quien, de una posición de gloria se vió
repentinamente necesitado de asumir la defensa, lo cual hizo forzadamente: Tg8
[La 18 jugada blanca amenaza mate en 2: 18...-- 19.La6+ Kb8 20.Td8# ]
[En nada hubiese contribuido 18...Kb8 como consecuencia de 19.Tab1+
y mate a la siguiente jugada. ]
Ajedrez Cubano 14
19.Tab1! Ya todo era en vano para las negras, puesto que el jaque mate será en
una sola jugada.
1-0
E20
Alekhine
Golombek
Margate (3) 1938
[Sistac, Horacio]
5
________
¸ ¸g ¸g ___¸
¸¸_____ ¸__¸
¸ _@¸g__ _¸
¸_ _ ____ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸¸¸ _ ¸¸ ¸¸ ¸
¸ ___ ¸¸_¸¸¸
¸¸_ ¸_ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
La sorpresa de Alekhine fue: 19.d5!! Golombek seguramente pudo advertir esta
combinación táctica y jugó: Se7
[En efecto, a 19...exd5?? el genial Alekhine consideró 20.Lxd5+ Dxd5 21.Td1
obligando al negro a quitar la dama de la diagonal a2-g8. Si, por ejemplo, De5
22.Dc4+ preprarando el "mate de la coz", lo cual obligaría a las negras a perder,
por lo menos, el alfil, luego de Le6 23.Sxe6 Txd1+ 24.Txd1 Kh8 25.Td7
con enorme ventaja para las blancas. ]
pero igualmente perdíó luego de 20.dxe6 Lxe6 21.Td1 De5 22.Lxb7 h6
23.Sxe6 Dxe6 24.Dc7 Txd1+ 25.Txd1 Te8 26.Lf3 a6 27.Td6 De5 28.Dc4+
Kh7 29.Txa6 Tc8 30.Df7 Tc1+ 31.Kg2 y las negras, sin esperanzas,
Ajedrez Cubano 15
abandonaron.
1-0
Kavalek
Khodos
Juegan blancas y ganan 1965
[Sistac, Horacio]
6
________
¸g_@g_ __¸g¸
¸___ _ ¸_ ¸
¸__ _ ¸___¸
¸___ _ __ ¸
¸ _ ___ _¸
¸_ __ ¸_ __¸
¸¸¸¸¸_ _ ¸¸¸
¸_ ¸_____ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Tras 21 jugadas de una Defensa Siciliana, y siendo el turno de las blancas,
arribaron a esta posición.
¿Imagina qué jugó Kavalek? Hoy también le damos una ayudita. Ya le contamos
que se trata de un tema de desviación pero con una particularidad: dependiendo
de la respuesta de las negras, pueden intervenir también o una clavada u otra
desviación por atracción.
Sin dudas, y como ayudita adicional, le contamos que el rol de la torre en f1
adquirirá suma importancia en cualquiera que sea la respuesta de las negras.
1-0
Ajedrez Cubano 16
Kelz
Epshtein
Cafegarten Nurnberg 1890
[Sistac, Horacio]
7
________
¸ ¸_ _ _ _¸æ
¸_ ___ _ ¸
¸¸¸_ _ _ _¸
¸_ ¸¸ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _@_ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Aparentemente, y conforme al relato del propio Tarrasch, el Dr. Epstein estaba
dispuesto a aceptar tablas cuando aquél, nuestro relator, demostró que las negras
podían ganar.
No nos queda claro cómo fue factible la intervención de un tercero en una partida
viva y, de ser así, imaginamos el disgusto del Sr. Ketz, pero lo cierto es que se
trata de una ingeniosa maniobra de las negras para obtener la victoria cuando
todo parece encaminado a un empate.
Analicemos, por un momento, la posición, siendo el turno de las negras. La única
aspiración de las blancas puede ser una propuesta de tablas, porque si bien
cuenta con dos peones y la esperanza de su coronación, es claro que las dos
piezas del negro se lo impedirán, aún a expensas de sus sacrificios.
Visto desde la óptica del negro, si fuese posible capturar los dos peones
conservando ambas piezas, entonces podrán dar mate al rey blanco,
trabajosamente, es cierto, pero será cuestión de aplicar la técnica que nos
enseñara el gran maestro cubano José Raúl Capablanca.
Sin embargo, el amenazante peón torre dama de las blancas que pretende
hacerse camino hasta la casilla a8 y, como emergiendo de una crisálida,
Ajedrez Cubano 17
convertirse en dama, sólo puede ser detenido sacrificando el alfil.
Entonces, ¿cómo pudo el Dr. Siegbert Tarrasch, imaginar una victoria para las
negras a partir de esta posición? ¡Por cierto de una manera muy ingeniosa!
1...La7+!! 2.Kxa7 El sacrificio de alfil del negro deja a éste con material
insuficiente para la victroria por cuanto, como es sabido, con sólo un caballo no es
posible propinar mate al rey rival a menos que, claro está, ¡sus propios peones
contribuyan a restarle casillas de salida!
Este es el caso y la motivación del genial Tarrasch para entregar el alfil negro tan
gracilmente, permitiendo ahora que el rey negro pueda ocupar la casilla c7
restringiendo la movilidad del rey blanco a dos escaques.
[De nada serviría a las blancas obviar el sacrificio mediante 2.Kb7 a causa de la
respuesta Sd4 , con lo cual las blancas se ven obligadas, finalmente, a
aceptarlo a través de
A) Por ejemplo, entre muchas alternativas, si luego de 3.Ka8 Sb5!
abriéndose dos caminos: (a) 4.Kb7 (o (b) 4.c6+ Kc8! 5.c7 (única) Sxc7+
6.Kxa7 (única) Sd5 llevándonos a alguna de las técnicas que veremos más
adelante. ) 4...Lxc5 5.a7 Sxa7 despojando al blanco de peones y
encaminándose a un trabajoso pero seguro mate de alfil y caballo ;
B) 3.Kxa7 o -de lo contrario- el negro conservaría ambas piezas y terminaría
captu-rando ambos peones o, eventualmente, dando mate de alfil y caballo. ]
2...Kc7!! ¡Esta es la clave de todo el razona-miento, de su esencia! Esta movida
de rey es la que provoca el encierro del rey blanco, obstacu-lizado en su escape,
también, por su propio peón torre.
A continuación mostramos solo algunas de las líneas posibles, pero el lector
advertirá que todas tienen un espíritu común: 3.Ka8 Sd4 Estamos en un
momento crucial de este instrutivo final. ¡Y todos los caminos conducen a Roma!
4.Ka7
[Otro intento de las blancas, siempre buscando quedar ahogado, se lograría a
través de la siguiente secuencia: 4.c6 Sb5 5.a7 Kc8 6.c7 Sxc7# El órden de
las 4ta. y 5ta. jugadas del blanco pueden ser intercambiables, pero con las
mismas consecuencias. En todos los casos, el jaque mate llega a través de la
posición (b) del Diagrama 15. ]
4...Sb5+ 5.Ka8 Kc8! Esta última jugada del negro mantiene la inmovilidad del
rey blanco permitiéndole solo la movida de alguno de los dos peones. 6.c6
[Por ejemplo, si 6.a7 , habría mate inmediato con Sc7# ]
6...Kc7 7.a7 Kc8 8.c7 Sxc7# Brillante remate final, arribándose al Diagrama 15
(b), donde las negras han forzado las movidas del blanco habiendo exclavizado a
su rey en a8.
0-1
Ajedrez Cubano 18
Problema Finales n 2
Juegan blancas y ganan
[Sistac, Horacio]
8
________
¸ ¸_ _ _ _¸æ
¸_ ___ _ ¸
¸¸¸_ _ _ _¸
¸_ ¸¸ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _@_ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Imagínese que la secuencia hubiese sido la siguiente: 1...La7+ 2.Kb7 Sd4
3.Kxa7 Kc7!! 4.c6 Sb5+ 5.Ka8 Kc8 6.c7 (forzada).
Y ahora, ¿cuál sería la movida justa de las negras y su correcta continuación?
Cuidado: Kxc7?? conduce al ahogo del rey blanco o le permite escapatoria.
Aquí también le damos una ayudita. Piense en maniobras del negro que lo
conduzcan al jaque mate del Diagrama 15 (a).
D69
Conceptos básicos
Gambito de Dama Rehusado,Defensa Ortodoxa
[Sistac, Horacio]
El planteo general de la Defensa Ortodoxa nace de la siguiente secuencia: 1.d4
Como ya expresáramos en nuestras anteriores entregas, si le diéramos la
oportunidad, a cualquier jugador que conduzca las blancas, de practicar dos
jugadas iniciales simultánemante, sin duda optaría por emplazar sus dos peones
centrales en d4 y e4.
Ajedrez Cubano 19
Aquí, la respuesta tónica de la negras: d5 impide al primer jugador su máximo
deseo. Entonces, la idea para éste será, al igual que acontece con la Ruy Lopez,
atacar este peón dama negro que restringe sus planes. 2.c4
[Ello sería factible a través de 2.Sc3 pero, a diferencia de la Ruy Lopez, ese
peón negro está defendido por su propia dama (recordemos que el peón e5 en
la Ruy Lopez se encuentra indefenso) de modo que es sólo imaginable quitarle
el dominio del escaque e4 removiéndolo ¡a cambio de alguien de su misma
jerarquía! Esa es la razón de 2. c4, como en el texto.
Addenda: En verdad, la continuación presentada por la presente variante ha
quedado totalmente en desuso. ]
USUALES RESPUESTAS DE LAS NEGRAS.
Para conocimiento del lector, enunciaremos meramente las alternativas más
usuales para el segundo jugador en su segunda jugada:
a) 2...e6 Contrariamente, la Defensa Ortodoxa propone sostener la tensión en el
centro mediante 2. ∆. e6, ingresando en las alternativas del Gambito Dama
Rehusado.
[Las negras podrían responder 2...dxc4 entrando en todas las líneas conocidas
bajo lo que se conoce como Gambito de Dama Aceptado, tema que escapa al
objeto del presente artículo. ]
[b) Defensa Simétrica: 2...c5 ]
[c) Defensa Eslava: 2...c6 ]
[d) Defensa Tchigorin: 2...Sc6 ]
[e) Contragambito Albin: 2...e5 ]
[f) Defensa Báltica: 2...Lf5 ]
[g) Defensa Marshall: 2...Sf6 ]
A partir del Diagrama 1, la secuencia de jugadas, como podrá apreciar el lector,
tiene por fin el dominio del centro, bien sea ocupándolo o atacando la piezas
rivales que accionen sobre el mismo: 3.Sc3
[La 2 jugada negra presupone que si 3.cxd5 exd5 el status quo inicial
respecto del control del centro se conserva. ]
3...Sf6 4.Lg5 Sbd7
[También es factible 4...Le7 , jugada que dentro de esta defensa se practicará
en algún momento. Nos inclinamos por la secuencia del texto por las razones
que explicaremos seguidamente. ]
5.Sf3
[La ilusión de ganar un peón especulan-do con la clavada de la dama se
derrumba rápidamente. En efecto: 5.cxd5 exd5 6.Sxd5 pareciera elocuente,
pero la verdad es que luego de Sxd5! 7.Lxd8 Lb4+ 8.Dd2 Lxd2+ 9.Kxd2
Kxd8 dejaría a las blancas con una pieza de menos, probando una vez mas que
la gula en ajedrez siempre es mala consejera. ]
5...Le7 6.e3 0-0 7.Tc1 c6 Esta jugada, además de evitar la incursión del caballo
blanco a b5 (cf. variante), refuerza el sostén del peón d5 y obliga al blanco,
técnicamente, a una pérdida de tiempo desplazando el alfil a d3.
[No es recomendable 7...b6 con el objeto de dar juego al alfil dama a causa de
8.cxd5 Sxd5 9.Sxd5 Lxg5 (Si 9...exd5 10.Lxe7 Dxe7 11.Txc7 ) 10.Sxc7 Tb8
Ajedrez Cubano 20
11.Sa6 y las blancas han ganado un peón, sin ofrecer en compensación
desventajas posicionales. ]
8.Ld3 Hemos arribado a una posición típica de la Defensa Ortodoxa que
representa el preludio de la Maniobra Liberadora de Capablanca. Bajo ningún
aspecto el orden de las jugadas es forzoso siendo corriente, en esta defensa,
arribar a la citada posición por la vía de la transposición de movidas.
[Un intento por evitar esta técnica pérdida de tiempo es 8.Dc2 a partir de lo cual
comienzan una serie de jugadas de espera por parte de ambos jugadores: a6
9. a3 Te8, 10. h3 h7, 11. Ah4 dxc4, 12. Axc4 b5, 13. Aa2 c5, 14. dxc5 Cxc5, 15.
Ab1 Ccd7!, 16. 0-0 Cf8, 17. Tfd1 Db6 y, según la experta opinión de Luis Palau
9.a3 Te8 10.h3 h6 11.Lh4 dxc4 12.Lxc4 b5 13.La2 c5 14.dxc5 Sxc5
15.Lb1 Scd7! 16.0-0 Sf8 17.Tfd1 Db6 y, según la experta opinión de Luis
Palau, "la situación es pareja" ("Combinaciones y Celadas en las Aperturas". Ed.
Sopena, 1976). ]
MANIOBRA LIBERADORA DE CAPABLANCA.
El lector podrá observar lo que enunciáramos al introducir esta defensa. La
situación de las negras es perfectamente sólida pero terriblemente encerrada. Las
dificultades de movilidad del negro son evidentes y su alfil dama está, al igual que
acontece con muchas variantes de la Defensa Francesa, absolutamente ocultado
tras una maraña de piezas y peones propios.
Contrariamente, el blanco cuenta con fuerte presencia en el centro, sus piezas
están emplazadas en posiciones ideales y goza de mayor espacio y, por ende, de
mejor movilidad.
Siendo el turno de las negras, una maniobra liberadora resulta imprescindible,
especialmente en aras de poner a su alfil dama en juego. Capablanca demostró
que ello era factible mediante la simplificación de material seguido de la ruptura
del centro, siendo éste el momento propicio y no otro.
Luego de 8...dxc4 las blancas deben capturar con el alfil rey: 9.Lxc4 que debe
moverse por 2 vez consecutiva. Sd5 10.Lxe7 Dxe7 11.0-0
[Recordamos que 11.Se4 da origen a la Variante Alekhine que menionáramos
al inicio. ]
La Maniobra Liberadora de Capablanca concluye de la siguiente manera:
11...Sxc3 12.Txc3 e5! 13.dxe5 Sxe5 14.Sxe5 Dxe5 La posición final es de
absoluto equilibrio. Tal vez las blancas cuenten con alguna ligera ventaja de
desarrollo, lo cual no es siquiera decisivo para el devenir final de la partida.
Ciertamente, toda la simplificación de material exigirá aguzar los conceptos de
final de partida para cada contendiente, especialmente cuando aún están las
damas sobre el tablero.
Ajedrez Cubano 21
D66
Roca,Alfredo
Sistac,Horacio
Buenos Aires
[Sistac, Horacio]
1.d4 d5 2.c4 e6 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Sbd7 5.Sf3 Le7 6.e3 0-0 7.Tc1 c6
8.Ld3 Luego de arribar ordenadamente al momento exacto para iniciar la
Maniobra Liberadora de Capablanca, continué: h6 9.Lh4 Como veremos
seguidamente, dar ini-cio a la maniobra liberadora en este momento, habiendo
permitido el retroceso del alfil blanco a h4, es un error de concepto que pagará su
precio. dxc4 10.Lxc4 Sd5 11.Lg3! El blanco ha podido conservar su alfil dama,
dejando a las negras en su encierro y falta de espacio. Las consecuencias de ello
no tardarán en producirse. S7f6 12.0-0 Sxc3 13.bxc3 Se4 14.Le5 Ahora este
alfil entra en acción y terminará siendo decisiva. Da5 15.Dc2 Sg5?! 16.Sxg5
Lxg5 17.f4 Le7 18.f5! exf5 19.Txf5! En palabras del propio MF Roca, esta
jugada es muy vistosa
[pero, desde una perspectiva estratégica, 19.e4 es superior. ]
19...Lxf5 20.Dxf5 Lg5 21.Tf1 Dxc3 22.Dg6!! Hermoso remate del MF Roca
que aprovechó al extremo una deficiencia conceptual, entre otras cosas, de quien
esto escribe.
1-0
D69
Spangenberg,Hugo
Ricardi,Pablo 2530
Clarin Grand Prix 1995
[Sistac, Horacio]
Damos seguidamente un ejemplo de partida viva. Se trata de la que disputaron los
Grandes Maestros Hugo Spangenberg y Pablo Ricardi en el Torneo Clarín que
tuvo lugar en la ciudad de Trelew, Argentina, en el año 1995.
Con algún cambio en el orden de las movidas, versatilidad que -como hemos
dicho-es propia de la Defensa Ortodoxa, su desarrollo fue el siguiente: 1.Sf3 d5
2.d4 Sf6 3.c4 e6 4.Sc3 Le7 5.Lg5 Sbd7 6.e3 0-0 7.Tc1 c6 8.Ld3 dxc4
9.Lxc4 Sd5 10.Lxe7 Dxe7 11.0-0 Sxc3 12.Txc3 e5 13.dxe5 Sxe5 14.Sxe5
Dxe5 15.f4 Esta última jugada de las blancas es la que se ha practicado con
mayor asiduidad.
[No obstante, merecen atención jugadas como 15.Db3 ]
[ 15.Dc2 ]
[y 15.Df3 con diferentes planteos estratégicos. ]
[También puede mencionarse 15.Dd4 , pero su práctica ha sido muy
esporádica. ]
15...De4 16.De2 Lf5 17.Ld3 De6 18.e4 Tfe8 19.Te1 Dd6 20.Df2 Le6 21.e5
Ajedrez Cubano 22
Db4 A esta misma posición arribaron los GM Guillermo García Gonzalez y Bela
Toth en el enfrentamiento entre Cuba e Italia por la Olimpíada de Tesalónica de
1984. 22.f5 Spangenberg ha decidido tomar otro curso.
[La partida citada tomó un curso totalmente distinto con victoria para el primer
jugador luego de una notable incursión de su propio rey hacia el enroque
enemigo: 22.a3 Db6 23.f5 Dxf2+ 24.Kxf2 Ld5 25.g4 a5 26.Kg3 a4 27.Kf4
Ta5 28.Tec1 g5+ 29.Kxg5 Txe5 30.Kf6 Lb3 31.Lf1 Ted5 32.Td3 Txd3
33.Lxd3 Td5 34.Tc3 Td6+ 35.Ke7 Th6 36.f6! Txh2 37.Tc5 Th3 38.Tg5+
Kh8 39.Kf8 y las negras abandonaron. García González-Toth. Tesalónica,
1984. ]
22...Lxa2 23.Te4 Db6 24.Te3 Tad8 25.Ta3 Lb1! 26.f6 Obviamente, lo que
luce como un regalo no lo es.
[Si 26.Lxb1 Td1+ 27.Te1 Txe1# ]
26...gxf6 27.Tg3+ Kf8 28.Dxb6 axb6 29.exf6 Te6 30.Tf3 Lxd3 31.Taxd3
Txd3 32.Txd3 Txf6 33.Td7 Tf5 Efectivamente, Hugo Spangenberg ya no
contaba con alternativas válidas. En este final de torres y peones, la diferencia de
dos peones a favor de Pablo Ricardi se conservará hasta el final, en tanto que su
rey encontrará refugio en la protección de su peón f7.
[ 33...Tf5 Aunque parezca obvia la continuación, creemos que vale la pena uan
breve mención: si 34.Txb7 Tb5 35.Tc7 c5 y el peón caballo dama blanco no
tardará en caer, mientras que la pareja de peones ligados negros, en su
búsqueda de la octava fila, se convertirán en una pesadilla para las blancas. ]
0-1
A00
Fleissig
Schlechter
Viena 1895
[Sistac, Horacio]
(Diagram 9)
11.Dxh8+ Una sola mirada a esta posición debiera eximirnos de indicar a quién
corresponde el turno. Resulta obvio que es el turno de las negras por cuanto su
rey está en jaque, de lo cual deducimos, también, que la última movida de las
blancas ha sido 11. Dxh8+ ∆.
La ejercitación que le proponemos es que Ud. juegue como lo hizo Schlechter.
Esta partida constó de 17 jugadas de ambos contendientes, de modo que intente
efectuar las próximas 7 movidas tal como lo ejecutara, por cierto magistralmente,
el genial Schlechter.
Si está listo, manos a la obra. Ke7
[Si, en cambio, jugó 11...Kd7? , pensó más en defender su alfil dama que en el
ataque al rey enemigo. Para esta segunda opción no le otorgaremos puntos ya
Ajedrez Cubano 23
9
________
¸g_@____ ¸g¸
¸¸___ __¸__¸
¸ _ ___ _¸
¸¸g¸_ _ _ ¸
¸ _ ¸_@_ _¸
¸¸¸ __ _ _ ¸
¸ ¸_¸_¸¸_¸¸¸¸
¸¸_ _______¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
que, además, acaba de encerrar dos piezas, el caballo b8 y el alfil c8. ]
12.Dxc8 dxc3 Si pensó alguna otra jugada, bueno... anótese cero. 13.Lc1 Sd7!
"Esto confirma un elemental principio, que no es inoficioso repetir: la superioridad
estratégica en el juego abierto es preferible a la superioridad material. Un fin
táctico, especialmente en las posiciones de ataque, justifica cualquier sacrificio."
(Grau)
La torre que acaba de abandonar a su suerte obliga a la dama blanca a una
acción inmediata. O bien la toma o bien se retira, pero cualquiera que sea su
opción, su propio rey no podrá ser molestado ahora. 14.Dxa8
[A Fleissig ya no le quedaban jugadas. Si 14.Dc4 Td8 15.Db4+ Sdc5+ 16.Ld2
Txd2+ 17.Kc1 Dd8 18.Kb1 Td1+ 19.Ka2 Dd5+ y cae la dama, aunque esto
apenas dilata el jaque mate. ]
[Tampoco hubiese servido 14.Dxb7 a causa de Td8 con una contundente
amenaza de mate. ]
14...Dxb5 Ante cualquier otra, hmm... quédese con los puntos que ya tenía.
[ 14...Db6 Le concedemos también 1 punto, porque ya captó la idea de lo que
viene y esta movida llegará al mismo puerto. ]
15.Lf4 Con esta jugada, Fleissig intenta darle un escaque, el c1, a su rey en el
último intento de escape. Pero ya es tarde.
[De nada le hubiese servido, tampoco, 15.Sf3 en razón de Dd5+ 16.Ld2 cxd2!
17.c4 Sc3+ 18.Kc2 d1D+ 19.Txd1 Dxd1+ 20.Kxc3 Dc1+ 21.Kb3 Sc5+
y mate en dos jugadas más. ]
Ajedrez Cubano 24
15...Dd5+ 16.Kc1 Le3+ ¡Brillante! En realidad ha captado la idea final. Le ha
dado al caballo e4 la posibilidad de desplazarse a f2. Y ya verá las
consecuencias. 17.Lxe3
[Queda claro que si 17.Kb1 entonces Dd1+ (o también 17...Db5+ 18.Ka2
Db2# ) 18.Ka2 Dxc2# ]
17...Sf2!! ¿La descubrió? Excelente.
Las blancas en este punto abandonaron. Efectivamente, si 18.Lxf2
[También, si 18.Kb1 Db5+ 19.Ka2 ( 19.Kc1 Db2# ) 19...Db2# ]
18...Dd2+ 19.Kb1 Dd1+ 20.Ka2 Dxc2# Hacemos propias las palabras del GM
Roberto Grau como corolario de esta partida: "Partida que subyuga por la energía
de que hace gala el malogrado maestro vienés y por la brillantez con que la
remaae. A no mediar los graves defectos de la apertura del blanco, mere-cería ser
considerada como una singular joya del ajedrez."
0-1
B43
Kavalek
Khodos
Sinaia 1965
[Sistac, Horacio]
(Diagram 10)
22.Td8+ Pues efectivamente ésta fue la genialidad que provocó el inmediato
abandono de las negras.
[A simple vista, 22.Dxc8+ sería suficiente para mantener las cosas equilibradas.
Es más, pensando en un final, la negras -si bien tienen una estructura de
peones endeble- cuentan con un peón de más y con la pareja de alfiles sobre
campo abierto, motivo de peso para creer, incluso, en la posibilidad de victoria.
Pero la inspiración de Kavalek iba por todo, por la partida... ]
[ 22.Td8+ Analicemos las consecuencias: si
A) Si, en cambio, 22...Dxd8 habiendo quitado a la dama negra del camino de
su propia dama, entonces las blancas pueden jugar 23.De6+ Kf8
A1) En la ayudita que le proveyéramos, también le hablamos de una clavada.
¿Y dónde está la clavada aquí? Bueno, en verdad, si el blanco quisiera
someter a sufrimiento al jugador que conduce las negras, existe una
secuencia, un poco más larga, donde la clavada entra en acción. Ella sería:
24.Lc5+ De7 25.Lxe7+ ¡con clavada incluida! Ke8 26.Ld6+ y entonces
habría dos posibilidades: (a) Le7 (o, en su caso, (b) 26...Kd8 27.Sf7# )
27.Dxe7# ;
A2) 24.Df7# ;
B) 22...Lxd8 23.Dxh8+ (desvío por atracción) Kxh8 24.Tf8# Realmente,
Ajedrez Cubano 25
10
________
¸g_@g_ __¸g¸
¸___ _ ¸_ ¸
¸__ _ ¸___¸
¸___ _ __ ¸
¸ _ ___ _¸
¸_ __ ¸_ __¸
¸¸¸¸¸_ _ ¸¸¸
¸_ ¸_____ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
¡bellísimo! ]
1-0
Krasenkow,Michal
Nakamura,Hiraku
Juegan negras y ganan 2007
[Sistac, Horacio]
(Diagram 11)
Era el turno del jugador nipón (negras), quien, magistralmente, asestó un golpe
táctico a su par de origen polaco. Anímese a encontrar ese golpe táctico y siga
descubriendo la belleza del ajedrez.
0-1
Ajedrez Cubano 26
11
________
¸ _ _g___¸æ
¸_ _@¸__¸__¸
¸_¸gg_ ¸_ _¸
¸¸_ _ _ _ ¸
¸ ___ _ _¸
¸_ _ _ ¸¸ ¸
¸¸_ __ ¸¸_¸¸¸
¸____¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Estudio
Reti, 1921
Juegan las blancas y hacen tablas 1921
[Refay, Julio]
(Diagram 12)
A simple vista, la gran mayoría de los aficionados afirmaría: "Ganan las negras".
En efecto, el avance del peón c está totalmente controlado por el rey negro, en
tanto que no acontece lo mismo por el lado del rey blanco que, desde atrás, solo
puede ver el escape del peón h hacia la coronación.
En pocas palabras, parece que las blancas no tienen nada que hacer. Pero, ¿es
así?
Si se tratase del turno de las negras, no tenga dudas que es así, pero sólo en la
mente creativa de Reti existió una alternativa, siendo el turno de las blancas, de
obtener tablas. 1.Kg7!! Esta sencilla movida ¡es la clave de todo!
PLAN "A" PARA LAS NEGRAS: Ud. pensará: "Pero ¿cómo? ¡El peón h se escapa
igualmente!". Es cierto, pero fíjese en lo siguiente: h4
[¿No se convence? ¿Piensa que, enton-ces, lo mejor es tratar de anular el peón
Ajedrez Cubano 27
12
________
¸ _ _ _ ¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸__¸_ _ _¸
¸_ _ _ __¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
blanco acercando el rey? Bien, vamos al
PLAN "B" PARA LAS NEGRAS: 1...Kb6 2.Kf6 h4 Es necesario alejar el peón
( ya que, si 2...Kxc6 , siguiendo el plan de eliminar el peón blanco, entonces
3.Kg5 con lo cual las blancas se aseguran la captura del peón negro y, por ende,
las tablas. ) 3.Ke5 h3 4.Kd6 h2 5.c7 Kb7 6.Kd7 Llegamos a la misma
posición del Plan A, donde ambos jugadores coronan. Tablas. ]
2.Kf6 Seguramente ya percibe la idea del genial Reti: el negro coronará, ¡pero el
blanco también! y no se advierte ningún peligro de un posible jaque que deje
indefensa a la dama blanca por detrás de la línea del rey.
Prosigamos con el "Plan A" para las negras: h3
[¿Todavía le quedan dudas? ¿Piensa que debiera aplicar un plan que contenga
los con-ceptos de los dos anteriores? Digamos, por ejemplo, apurar la escapada
de su propio peón hacia la octava fila (alejándolo del rey lbanco) e
inmediatamente acercar su propio rey al peón blanco. Bueno, probemos el
PLAN "C" PARA LAS NEGRAS: 2...Kb6 Primera parte del plan, cumplida. Pero
mire como sigue: 3.Ke5 h3 4.Kd6 h2 5.c7 Kb7 6.Kd7 Y nuevamente
arribamos a la misma posición de tablas. ]
3.Ke6 h2 4.c7 Kb7 5.Kd7 Tablas.
Curioso, ¿no? No se preocupe si piensa que, conduciendo las blancas, hubiese
abandonado. Con seguridad, muchos de los grandes deben haber pensado lo
mismo que Ud. y que nosotros.
½-½
Ajedrez Cubano 28
Problema de Finales n 2
Solución
Juegan las negras y ganan
[Sistac, Horacio]
13
________
¸____ _ _¸æ
¸_ ¸¸ _ _ ¸
¸¸_ _ _ _¸
¸_@_ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
La secuencia que indicamos a continuación, además de la más precisa, es
asimismo de suma elegancia: 6...Sxc7+
[Sabemos que ganan las negras pero le advertimos que tuviera cuidado con
6...Kxc7?? ya que conduce al ahogo del rey blanco o le permite escapatoria. ]
7.Ka7 Sd5 Esta jugada no permite salida al rey blanco a través de b6 y fuerza a
una única movida del blanco, que es retornar el rey nuevamente a 8.Ka8 Kc7
Es ahora el rey quien confina a su monarca rival a solo dos escaques: a7 y a8.
Entonces: 9.Ka7
[Resulta obvio que si 9.a7 Sb6# ]
9...Se7 10.Ka8 Sc8 11.a7 Sb6#
0-1
Ajedrez Cubano 29
A00
Conceptos básicos
Defensa Caro-Kann
[Di Diego, Osvaldo]
1.e4 Sabiendo que el primer jugador pretenderá instalar ambos peones centrales
en d4 y e4, la idea del negro es llevar el peón dama a d5 en el segundo
movimiento. Para ello, al igual que su hermana, busca darle soporte a este
avance a partir de su primer movimiento: con c6 para el caso de la Defensa Caro-
Kann
[con 1...e6 para el caso de la Defensa Francesa. ]
B13
Hemming,C
Williams,S
GB open Por correspondencia 1992
[Di Diego, Osvaldo]
1.e4 c6 Podemos imaginar que, en su concepción original, la intención del negro
es establecer una cadena de peones que se emplacen sobre las casillas blancas,
pero con algunas ventajas y desventajas respecto de su hermana, la Defensa
Francesa:
a) el alfil dama no queda encerrado, y
b) se le da acceso a la dama en la diagonal d8-a5, pero
c) no siempre es posible mantener un peón en el centro, ni
d) evitar la pérdida de un tiempo en caso de contraatacar el centro, avanzando
nuevamente el peón alfil dama.
Ahora, la decisión es del blanco. Resulta obvio que las negras golpearán el centro
mediante 2. ...d5, de modo que la decisión de la línea estratégica a seguir
compete al primer jugador.
Del abanico de opciones factibles, mencionaremos las tres líneas principales:
1) Línea Principal: 2.d4
[2) Variante Moderna: 2.c4 ]
[3) Variante de los Dos Caballos: 2.Sc3 ]
Bajo la Línea Principal, largamente la más practicada, la secuencia natural es:
2...d5 Nuevamente, corresponde al blanco de-cidir el curso de acción a seguir, a
partir de lo cual existen un buen número de variantes, sien-do propio mencionar
las más importantes:
1) Variante del Cambio: 3.exd5
[2) Variante Clásica: 3.Sc3 De la Variante Clásica, también conocida como
"Variante Capablanca", se derivan, asimismo, varias líneas, las cuales -dadas
sus entidades- adquieren el carácter de variantes en sí mismas como, por
ejemplo, la "Variante Steinitz" (conocida además como "Variante Nimzovitch" y,
más tarde, como "Variante Smyslov") y otras como la "Variante Bronstein-
Ajedrez Cubano 30
Larsen" y la "Variante Korchnoi". ]
[3) Variante del Avance: 3.e5 a la que algunos textos mencionan, también,
como Variante Tahl. ]
3...cxd5 Merece especial mención el ataque que nace de la Variante del Cambio,
y que es objeto de nuestro artículo, el Ataque Panov-Botvinnik, conocido por su
agudeza y agresivo planteo.
Este ataque se inicia con: 4.c4 Sf6
[Una de las alternativas, en lugar de mantener la tensión en el centro, es
4...dxc4 , dejando a las blancas con un peón en soledad pero permitiéndoles
5.Lxc4 , un rápido desarrollo de sus piezas y posiblidades de ataque sobre el
flanco rey. ]
La bellísima partida bellísima que le presentamos al lector nace de un desvio del
ataque que analizamos en el extenso juego de variantes. Se trata de la inusual
"Variante Gunderam", la cual se produce a partir de: 5.c5 En palabras de I.A.
Horowitz : "Con un oportuno c5, el blanco puede obtener una promisoria mayoría
de peones en el flanco de dama. El negro debe enfrentar esta estratagema con ...
e5 en el momento exacto, o su juego se desmorona. No es necesario decir que
este tipo de partida es altamente combinativa y que ambos jugadores deben
mantenerse constantemente alertas o sufrir nefastas consecuencias." ("Chess
Openings: Theory an Practice". Simon & Schuster, New York, 1964.
Precisamente, esta explícita recomendación de Horowitz, respecto del momento
preciso para mover el peón rey hacia la disputa del centro y como antídoto a esa
pretendida supremacía de peones en flanco dama, en opinión de otros expertos,
es precisamente ahora y sin timidez.
[ 5.Sc3 e6 Lo más usual. (Las negras cuentan aquí también con otras dos
jugadas: 5...Sc6 ;y 5...g6 )La línea general del Ataque Panov-Botvinnik seguiría,
básicamente con la siguiente secuencia: 6.Sf3 Le7 7.cxd5 Sxd5 8.Ld3 Sc6
9.0-0 0-0 10.Te1 Lf6 11.Le4 Sce7 En este punto, las blancas tienen dos
continuaciones que gozan de igual preferencia y que conducen, ambas, a
situaciones de equilibrio.
* Opción a. Pretende evitar la simplificación y plantear la lucha en esta misma
etapa del medio juego. Su secuencia usual es: 12.Dd3 (* Opción b. Las
blancas ubican la dama de forma que se ejerce presión adicional sobre el
caballo en d5. Corrientemente, en esta línea se provoca la simplificación y todo
se orienta hacia el final. Buen número de partidas dentro de esta línea
concluyen en tablas: 12.Se5 g6 13.Lh6 Lg7 14.Lxg7 Kxg7 15.Df3 b6
La simplificación a la que nos referi-mos se logra mediante 16.Lxd5 Sxd5
17.Sxd5 Dxd5 18.Dxd5 exd5 ) 12...g6 13.Lh6 Lg7 14.Lxg7 Kxg7 15.Se5 ]
5...e5 6.Sc3
[Obsérvese que si 6.dxe5 Se4 7.b4 a5 y la supremacía de peones en el
flanco dama queda diluida, con preferible posición para las negras. ]
A partir de aquí, la partida que estamos analizando se muestra plena de golpes
tácticos a cargo de las negras. 6...Sc6
[La continuación más lógica sería 6...exd4 7.Dxd4 Sc6 8.Lb5 Le7! Esta última
jugada de las negras es el preludio de la idea central del segundo jugador.
Ajedrez Cubano 31
Luego de 9.-- 0-0 , una jugada de desarrollo, obliga a la dama a volver a
moverse, ganándose un tiempo en una posición abierta, o a cambiar el alfil sito
en b5. ]
7.Lb5 exd4 8.Dxd4 Le7 9.Lxc6+ bxc6 10.Sge2 0-0 11.0-0 Sd7
Como se aprecia, la posición de las negras es preferible, ya que comienza a
obligar a las blancas a efectuar acciones defensivas. 12.b4 Lf6 13.Dd2 a5
14.La3
[Aunque tentadora, 14.b5 no resultaría todo lo que luce a causa de Sxc5
15.La3 d4 16.Lxc5 dxc3 y la torre amenazada queda a salvo mientras que se
ha logrado pasar peligrosamente un peón. ]
14...Se5 15.Tfd1 El negro cuenta con multiplicidad de amenazas,
[como, por ejemplo, 15.-- Sc4 tocando simultáneamente a la dama y al alfil,
obligando a la dama a retroceder a c1 interrumpiendo la conexión entre ambas
torres. ]
[Si el blanco hubiese empleado la otra torre 15.Tad1 vendría la inmediata La6 ]
15...Lg4 16.Dc1 La situación de las blancas comienza a ser crítica.
[No pueden 16.f3 a causa de Lxf3! y, obviamente, tampoco 17.gxf3
ya que sobrevendría el jaque doble de caballo: Sxf3+ ganando la dama. ]
COMBINACIONES TÁCTICAS DE ALTO VOLTAJE.
Lo que continuó es una bonita serie de combinaciones tácticas, dignas del Cuadro
de Honor, que el Sr. Williams concretó magistralmente:
16...Te8 17.f3 Sxf3+ 18.gxf3 Lxf3 19.Dd2 Dd7 20.Sg3 Dh3 El Sr. Hemming
no tenía otra alternativa más que hacer abdicar a su monarca.
Realmente, una bella partida que nace de una variante poco usual pero, no por
ello, menos instructiva, tanto para el aficionado como para el jugador de clase.
[ 20...Dh3
A) De nada serviría 21.Df2 a raiz de Te1+ y no hay alternativas para el
blanco ya que está perdido en cualquiera de las opciones. Por ejemplo, si
A1) 22.Txe1 Ld4 ganando la dama y la partida. ;
A2) 22.Sf1 Txf1+ 23.Dxf1 (No 23.Txf1 que nos llevaría a la opción A1. )
23...Dg4+! 24.Kf2 Te8! (tomando la columna e) 25.Dg1 Lh4+ 26.Kf1
Dh3+ y mate a la vista. (o también 26...Le2+ );
A3) 22.Dxe1 Dg2# ;
B) 21.-- Sin dudas, la amenaza inminente es Ld4+ y mate en pocas jugadas
más. ]
0-1
Ajedrez Cubano 32
A14
Krasenkow 2668
Nakamura 2648
Magistral Casino de Barcelona (2) 2007
[Sistac, Horacio]
14
________
¸ _ _g___¸æ
¸_ _@¸__¸__¸
¸_¸gg_ ¸_ _¸
¸¸_ _ _ _ ¸
¸ ___ _ _¸
¸_ _ _ ¸¸ ¸
¸¸_ __ ¸¸_¸¸¸
¸____¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Era el turno del jugador nipón (Un lector nos aclara que Nakamura es
norteamericano de origen japonés. Agradecemos mucho esta aclaración que nos
permite corregirnos y ser precisos en la información que brindamos) , quien
sorprendemente entregó la dama: 21...Dxf2+ Nos atrevemos a imaginar la
estupefacción del fortísimo jugador polaco ante tremendo sacrificio de Nakamura,
un sacrificio que, usando a la dama como Kamikaze -en honor a la sangre de su
autor-, se lanza sobre la torre de control de un poderoso portaviones a velocidad
de crucero.
Sin dudas, y mas allá de los efectos tácticos que analizaremos, Nakamura logró
generar, en su adversario, el terror psicológico suficiente como para anular toda
su capacidad de defensa, tal como acontecía con las tripulaciones de la flota
naval norteamericana durante el final de la Segunda Guerra Mundial.
La partida prosiguió con: 22.Kxf2
[Queda claro que si 22.Kh1 Dxf6 recuperando la pieza y quedando con una
posición fenomenal. No se podría 23.Lxc6 a raíz de Dxc6+ 24.Kg1 Lc5+
declamando el principio del fin. ]
Ajedrez Cubano 33
Por lo tanto, comienza la procesión del rey blanco: 22...Lc5+ 23.Kf3
El portaviones navega a la deriva; la fortaleza flotante está mortalmente herida y
su capacidad de reacción, casi anulada. Con esta jugada, Krasenkow inicia el
camino de la peregrinación. Su única opción es mandar al rey a la deriva.
[Si el jugador polaco hubiese respondido 23.Kf1 tampoco habría mucho que
hacer. Por ejemplo: c3+! 24.Te2 c2! 25.Dxc2 Lxe2+ 26.Ke1 Ld3+ 27.Kd1
Lxc2+ 28.Kxc2 Txf6 y las negras conservan una ventaja de material que resulta
decisiva. ]
[Tampoco serviría 23.Ld4 a causa de Lxd4+ 24.Kf3 Tf6+ 25.Kg4 Se5+
26.Kg5 Lc8! dejando a las blancas sin chances de defensa, como veremos en
la línea que siguió en la partida viva. ]
23...Txf6+ 24.Kg4 Se5+ Aquí, Krasenkow tenía dos opciones: la primera, la que
adoptó, como veremos, poca resistencia pudo ofrecer para evitar el hundimiento
de su nave: 25.Kg5
[La segunda opción era: 25.Txe5 como desesperado intento de mantener la
nave a flote, pero Lc8+ provoca la explosión de calderas del portentoso
portaviones. Seguiría 26.Tf5 Lxf5+ 27.Kh4 Th6+ 28.Kg5 Lc8 y el mate no
tardará en llegar. ]
25...Tg6+ 26.Kh5 f6 27.Txe5 Txe5+ 28.Kh4 Lc8!! Hundido. Las averías ya
eran muy profundas.
Verdaderamente, una joya del ajedrez moderno. ¡Y pensar que algunos dicen que
la modernidad del ajedrez lo ha hecho aburrido!
[ 28...Lc8!! Ni siquiera el intento 29.g4 serviría, a causa de Lf2+ 30.Kh3
y un doblete de mates: Th6# (o, también, la elegante 30...Th5# )]
0-1
A62
Mamedyarov,S 2752
Savchenko,B 2583
Campeonato mundial blitz (37) 2007
[Sistac, Horacio]
(Diagram 15)
24...De3 25.Tae1 Seguramente, esta jugada no es una sopresa para Ud.
[¿Qué pensó en 25.Tfe1 ? Bueno, debería restarse algunos puntitos ya que la
idea de ganar la columna e es crítica, pero no abandonando la columna f
controlada por esa torre. ]
Savchenko contestó: 25...Dg3 Vamos a la siguiente, pero no se olvide por qué
jugamos lo que ya jugamos. 26.e6 Mamedyarov, y más tratándose de una partida
rápida, no dudó. Esta jugada del texto obligó a Savchenko a una decisión crítica.
[Bueno, no se trataba precisamente de romper mediante 26.exd6 que hubiese
resultado inocua a causa de Sxd6 ]
Ajedrez Cubano 34
15
________
¸g___@¸g__¸æ
¸___ ___ ¸
¸_¸g ¸_ _ _¸
¸_ _¸¸¸ ¸¸_¸
¸¸___ _ ¸_¸
¸_ __ _ _¸¸
¸ ¸¸ _ ___¸
¸¸_ _ ____¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Savchenko no entró en la línea que analizamos más abajo, sino en la siguiente:
26...f5
[Por ejemplo, si 26...fxe6 27.Dg6+ Sg7 28.Txf8+ Kxf8 29.Tf1+ Sf5 30.Se4!
De5 31.dxe6 Dg7 32.Txf5+ contando los segundos de vida del monarca
negro. ]
27.Se4 Lo que continúa es muy sencillo. De5
[Queda claro que 27...fxe4 es letal. Le seguiría 28.Txf8+ Kxf8 29.Df7# ]
28.Sf6+ Sin dudas jugó como Mamedyarov. Sxf6 Como broche de oro piense en
la última jugada. 29.Dg6+ PUNTAJE:
10. Anótese en el Abierto de Moscú.
7-9. Muy buen nivel, Maestro.
4-6. ¡¡Bueh∆!!
1-3. ¿Qué tal si volvemos al principio?
0. No se enoje, pero le hace falta teoría.
[¿Puede que haya pensado en 29.Txe5 ? Por favor, no nos lo diga. ]
1-0
Ajedrez Cubano 35
C14
Alapin,Simon
Burn,Amos
DSB 5. Kongress 1887
[Sistac, Horacio]
16
________
¸ _ _g_ _¸
¸¸___ _ _ ¸
¸ ___ _ ¸¸¸
¸¸_ ¸¸__ ¸_ ¸
¸ _ _ ¸_ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Como se puede apreciar, contaba con dos peones menos, inferioridad material
que -a no ser que medie una acción contundente o una extraña situación- suele
considerarse una desventaja decisiva en esta fase de la partida.
Tal es es el caso. La amenaza de coronación de peón torre blanco es inminente,
pero requiere apoyo. Por su lado, el avance del peón torre negro está controlado
por la torre en f4, pero la situación se complica en caso de que el rey negro pueda
desplazarse a a6 primero y a b5 luego.
En definitiva, el negro -haciendo uso de su ventaja material- planea:
(a) avanzar su rey para dar protección a su peón torre y atacar al peón alfil blanco,
mientras
(b) se dispone a sacrificar su torre a fin de que el peón blanco libre no corone. En
su mente, se trataría de hacer valer 4 peones (a lo sumo 3) contra una torre.
Claro, ¿no? Pero no contaba con el plan de las blancas. Veamos cómo se
resolvió la primer parte del plan de las negras. 68.Kg6 Th8 69.Kg7 Txh6
70.Kxh6 Ka6 71.Kg5 Kb5 Hasta aquí, las negras han llevado su plan a la
perfección. Entonces, ¿Cuál era el tan temido plan de las blancas? Pues bien, se
Ajedrez Cubano 36
lo revelamos: atacar la cadena de peones por la base. 72.Tf7 Kxc5
Seguramente se preguntará: ¿pero en qué cambia el plan de las negras? Tienen
tres peones contra torre. Deberían asegurarse al menos las tablas.
Pero no. Sus peones han quedado desconectados. El peón torre será fácil
captura para la torre y los peones que corren por las colum-nas c y d pueden ser
frenados por el rey blanco que se ha acercado.
[La opción 72...b6 tampoco evita la desconexión a que nos referimos. Luego de
73.cxb6 Kxb6 74.Kf4 c5 75.Ke3 nos llevaría a posiciones similares a las que
veremos más adelante y que resultan todas ganadoras para el blanco. ]
73.Txb7 d4
[Tal vez 73...a4 ofrecería mayor resistencia pero igualmente sería insuficiente.
Le seguiría: 74.Kf4 d4, 75. Re4 Rc4 y 76. Ta7 d4 75.Ke4 Kc4 76.Ta7
asegurándose el primer peón. Si luego, por ejemplo, c5 77.Txa4+ Kc3
78.Ta3+ Kb4 79.Td3 y en poco tiempo más caen todos los peones. ]
74.Kf4 Kc4 75.Ke4 c5 76.Ta7 Kb4 77.Kd3 Como se aprecia, el plan que ha
funcio-nado es el de las blancas. La desconexión de la cadena de peones del
negro obliga a su rey a estar en la misa y en la procesión, en la defensa y en la
creación. Las blancas han logrado el cometido que mencionáramos:
(a) la torre hará fácil captura del peón torre, en tanto
(b) el rey, propiamente emplazado, frenará a los peones c y d.
Burn hizo un último intento siguiendo sus planes originales, pero resultaron
infructuosos: a4
[De nada servía 77...Kb5 ya que luego de 78.Tb7+ quedaría copada la
columna y la inconexión de peones ser haría más evidente. Por ejemplo, si Ka6
(Lo mismo, si 78...Kc6 79.Tb1 Kd5 80.Ta1 c4+ 81.Kd2 y en la próxima se
captura el peón torre sin otra esperanza para las negras que el cadalso. ) 79.Tb1
y caerían todos los peones. ]
78.Tb7+ Ka3 79.Kc4 Ka2 80.Kxc5 d3 81.Kc4! A esta altura, Burn parece
querer pro-vocar el ahogo de su propio rey pero tiene, frente a sí, nada menos
que a Simon Alapin, garantía de que ello no ocurrirá.
Obsérvese la calma con que desplazó su rey a c4.
a3 Burn insistió, desesperadamente, en llevar su rey al ahogo aún en una
posición desesperanzada. Es notable. En los tiempos modernos ya hubiese
ocurrido el abandono del negro.
Mas allá de la hidalguía de aquella época en que se reconocía la finura y la
belleza de una combinación, motivo por el cual -en muchas ocasiones- aún
sabiéndose perdido se continuaba la partida en un caballeroso gesto a los fines
de que quedase plasmada para la historia, no parece ser éste el caso. Nos
inclinamos, mas bien, por pensar que se trató de un empecinamiento de Amos
Burn que una gentileza para las memorias del ajedrez.
Lo que sigue no son los últimos manotazos del ahogado, como reza el dicho
popular, sino los manotazos para ahogarse. Creemos que el aficionado puede
extraer valiosas conclusiones de estas últimas instancias de la partida.
[Por supuesto, si 81...d2 82.Td7 se abren tres alternativas:
A) 82...Kb1 83.Txd2 Ka1 (Si 83...Kc1 estaríamos en algo similar a la opción
Ajedrez Cubano 37
anterior ) 84.Kc3 Kb1 85.Kb4 Kc1 86.Ta2 con los mismos efectos
mencionados en C) ;
B) 82...Ka1 83.Kb4 parece la mejor, ya que no hay salvación para ambos
peones ni esperanza de ahogo. (También se puede 83.Txd2 );
C) 82...a3! 83.Txd2+ (Las negras estarían buscando 83.Kc3?? d1D
84.Txd1 ahogando al rey negro ) 83...Kb1 84.Kc3 Kc1 85.Ta2 preparando la
captura del último soldado y las maniobras de mate. ]
82.Kxd3 Ka1 83.Kc3 a2 Ahora, el monarca de color se ha encerrado a sí mismo,
resultando imperioso para las blancas, entonces, quitar la torre de la columna b.
Ello fue lo que ocurrió en la partida.
[Pero, ¿qué hubiese sucedido si el negro hubiese jugado 83...Ka2
? Simplemente, 84.Ta7 hubiese bastado. ]
84.Tf7 Kb1 85.Tf1# Instructivo final que nos deja una lec-ción importante: es
sabido que tres peones le darán dura batalla a una torre y que, en ocasiones, la
vencerán, pero es necesario que estén unidos. De lo contrario, son muy
vulnerables.
1-0
Desafío 1
[Sistac, Horacio]
(Diagram 17)
Juegan las negras, pero pierden.
1-0
Ajedrez Cubano 38
17
________
¸__ _ _ _¸æ
¸_ _ __¸__¸
¸__ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸___ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Desafío 2
[Sistac, Horacio]
(Diagram 18)
Juegan las negras y ganan.
0-1
Ajedrez Cubano 39
18
________
¸__ _ _ _¸æ
¸_ _ _ _ ¸
¸__ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸__¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸___ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
B90
posición de arranque
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 a6
B99
Nunn,John
Stean,Michael
Islington Junior A (8) 1970
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 a6 Así de sencilla, esta
jugada ha despertado un mar de opiniones expertas.
El GM Reuben Fine, se refiere a ella como [una movida del negro] "∆ que
pospone la decisión hasta ver que hará el blanco". En la fundada opinión del GM
inglés John Emms ("Starting Out: The Sicilian". Everyman Chess, 2002) "La
pequeña movida de peón de las negras ...a6 luce, a primera vista, un poquito
peculiar pero tiene un propósito y es como un movimiento de espera de alta
Ajedrez Cubano 40
jerarquía. El negro espera que el blanco se comprometa antes de elegir su
estructura de peones y desarrollo."
¿Pero se trata solo de una jugada de espera? En verdad, la pequeñez de esta
movida es lo que la engrandece. Recordemos que la jugada liberadora para las
negras será llevar su peón dama a d5 cuando ello sea seguro y no implique otras
consecuencias indeseables.
Pues bien. Esta "pequeña gran jugada", aún cuando se practique alejada del
centro, es el preludio del verdadero espíritu de toda la estrategia, ya que no sólo
evita que una pieza enemiga se instale en b5 (obsérvese que los dos caballos y el
alfil rey blancos podrían haberlo hecho) sino que es la precursora del avance de
los peones centrales negros en la búsqueda de ganar espacio.
En efecto, la propuesta de la Variante Najdorf es la de golpear, cuanto antes, el
centro mediante ...e5, desarrollar coherentemente sus piezas y, finalmente,
liberarse a través de ...d5, aprovechando su peón central extra. En esto radica el
espíritu esencial de la variante que hoy tratamos.
[Hemos aseverado que la propuesta de golpear el centro mediante ...e5 se
produzca cuanto antes, pero nos hemos cuidado de afirmar que ello ocurra
inmediatamente. En efecto, no resulta recomendable enseguida 5...e5
por cuanto -si bien es posible- la respuesta 6.Lb5+ otorga mejores chances
para el blanco luego de Ld7 7.Lxd7+ Dxd7 8.Sf5 permitiendo a este caballo
blanco instalarse cómodamente en una posición de privilegio. ]
[En síntesis, el lector tendrá ya claro que esta variante buscará, en algún
momento propicio, el avance del peón rey a e5, concepto que comparte -
también- con el Sistema Boleslavki, prefiriendo como preludio 5. ∆. a6 a la
movida 5...Sc6 de este último, con lo cual deja la posibilidad de ...Cd7 para más
tarde, jugada que es habitual en la Variante Najdorf. ]
OPCIONES PARA LAS BLANCAS
Conocida la estrategia de las negras con el planteo de la Variante Najdorf, y
advertidas de que este pequeño movimiento nada tie-ne de inocente, correponde
a las blancas decidir el curso de acción de la lucha.
Existen tres alternativas principales, sin perjuicio de otras opciones, a saber:
A) Línea Principal: 6.Lg5 El objeto de jugar el alfil blanco a g5 es el de poner
presión sobre el caballo rey negro que, sin dudas, es un defensor clave del
escaque d5. Recordemos la importancia de este punto para las negras.
[B) Ataque Inglés: 6.Le3 ]
[C) Línea Clásica: 6.Le2 (Esta denominación nos pertenece y de modo alguno
pretende ser un nuevo bautismo. En la práctica se la conoce, simplemente,
como Variante Najdorf con 6. Ae2. Hemos preferido este nombre solo por
cuestiones metodológicas y por el hecho de que propone un desarrollo clásico
con la clara intención de un enroque corto). ]
6...e6
[Si ahora las negras decidieran continuar al estilo Najdorf mediante 6...e5
ello configuraría un error posicional, ya que 7.Lxf6 Dxf6 8.Sd5 Dd8 9.Sf5
le otorgaría a las blancas un indiscutible control de la casilla d5 y una ventaja de
desarrollo elocuente. ]
Ajedrez Cubano 41
[De lo dicho se desprende que la mejor alternativa para las negras es continuar
más al estilo de la Variante Scheveningen, a la que suele arribarse muchas
veces por transposición, mediante 6...e6 , conformándose con una estructura
de peones algo más constreñida pero muy sólida. ]
La Línea Principal prosigue de la siguiente manera: 7.f4 Le7 Las intenciones del
blanco resultan elocuentes: ataque hacia el flanco rey lanzando primero los
peones con el fin de que contribuyan a la ruptura de la defensa.
Los planes del negro se ubican en la orilla opuesta. Su intención se centrará,
aunque más tarde, en el flanco dama, de modo que la jugada del texto, además
de romper la clavada de su dama, respeta los principios del desarrollo, sin
inquietarse por los planes del blanco ni impacientarse en apurar sus propios
planes.
[Resulta interesante 7...b5 iniciando inmediatamente las acciones en el flanco
dama, jugada que, a primera vista, parece una locura toda vez que ignora la
clavada. Esta innovación se le atribuye al GM soviético Lev Polugaevsky en el
año 1960 aunque, en verdad, había sido introducida exitosamente por el GM
georgiano Bukhuti Gurgenidze apenas unos meses antes (1959).
Como muchas cuestiones en la vida, una locura puede ser una genialidad. En
efecto, si
8.e5 dxe5 9.fxe5 y el caballo parece perdido. Sin embargo, Dc7!
es contundente, ya que luego de 10.exf6 De5+ permite la recuperación de la
pieza y un buen desarrollo. ]
[No podemos dejar de mencionar aquí otra valiosa alternativa como 7 jugada
para las negras: 7...Db6 que inicia la famosa "Variante del Peón Envenenado" y
que diera lugar a célebres batallas sobre el tablero, entre grandes gladiadores,
con resultados muy dispares hacia ambos lados. Cierto es que en esta variante
de extrema complejidad, la cual escapa al objeto de este artículo, no hay
marcha atrás para las negras, las cuales deben ir tras ese peón y soportar todo
el embate posterior de las blancas. ]
8.Df3 Dc7 9.0-0-0 Sbd7 10.g4 b5 Con esta secuencia ya no quedan dudas de
los planes de ambos bandos: ataque sobre el flanco rey para las blancas y
contrajuego sobre el flanco dama para las negras. Ya no hay posibilidad de
arrepentimientos. 11.Lxf6 Sxf6 12.g5
[Seguramente se debe estar preguntando qué hay de erróneo con 12.e5
ya que con ello podría atacar simultáneamente a un caballo (con el peón e5) y a
una torre con la dama. La respuesta es simple: Lb7 destruye todas las
ilusiones. ]
12...Sd7 Con esta secuencia se arriba a una posición típica de la Variante Najdorf
en su Línea Principal. La posición resultante es de absoluto equilibrio dinámico y
plena de posibilidades para cada contendiente. El control de la casilla d5 sigue
siendo crucial. Por ejemplo, si las blancas intentan presionar al único defensor de
este escaque mediante 13.f5 (la más usual de las continuaciones) cierto es que
podrán emplazar un caballo en tan deseada casilla pero, a su vez, perderán
también control del escaque e5, dándole cabida a un caballo negro en él. Sc5
[En muchos de los enfrentamientos es usual la respuesta 13...Lxg5+ 14.Kb1
Ajedrez Cubano 42
para continuar con Se5 Ello, sin embargo, permite la apertura del flanco rey
conforme a los planes del blanco, opción que, aparentemente, Stean prefirió
obviar teniendo frente a sí nada menos que al GM John Nunn. ]
La continuación no prosiguió por los carriles habituales y de allí la belleza de la
ejecución en manos de Michael Stean. Veamos: 14.b4?! Sa4 15.Sxa4 Lxg5+
16.Kb1 bxa4 17.Dh5 Lf6 18.fxe6 0-0 19.exf7+ Txf7 20.Td3 a3 21.Lg2
Hemos arribado aquí a un momento crítico de la partida que respeta toda la
filosofía de la Defensa Siciliana. El blanco se empeña por acumular fuerzas en el
flanco rey en tanto las negras preparan el asalto sobre el flanco dama. ¿Quién
llegará primero? Difícil es predecirlo.
En esta partida, las blancas han emplazado una torre en d3 con un doble
propósito: 1) controlan la casilla c3, la que quisiera ocupar la dama negra para
dar mate en b2 y, 2) se lanzan hacia el medio del tablero, desde donde podrán
accionar mejor luego de que el caballo se retire a b3.
[Queda claro que no servía, ahora, 21.Txa3 a causa de Lxd4 perdiendo una
pieza, pero esta circunstancia -por su lado- configura la razón motivacional de
las negras: quitarle el control a las blancas de la casilla c3. ]
Stean, que previó la circunstancia de la variante que analizamos abajo, jugó
tranquilamente: 21...Lb7 , que impide a la dama blanca ocupar el escaque d5. El
lector, a esta altura, podrá advertir que toda la maniobra de las negras se orienta
a desplazar la torre en d3 para quitarle el control de la casilla c3.
[Entonces, ¿porqué no 21...Lxd4 tomando el caballo y, si 22.Txd4
( Simplemente gracias a 22.Dd5 , atacando simultáneamente a una torre y al
alfil agresor, con lo cual se recupera el material y se obtiene una posición
aceptable tras la simplificación. ) 22...Dc3 con final anunciado? ]
22.Thd1 Esta fue una infeliz jugada, pero la situación de las blancas tiene pocas
esperanzas de igual forma.
[Si, por ejemplo, 22.Sb3 Tc8 daría inicio a las acciones directas sobre el
enroque blanco, obligando al primer jugador a accionar exclusivamente en la
defensa. ]
22...Lxd4 23.Txd4 Dc3 Ya no hay nada que hacer. Nunn no tenía forma de
evitar el mate.
Más allá del error de John Nunn, creemos que la partida que hemos seleccionado
es instructiva respecto de las estrategias que cada bando desarrolla a lo largo de
tan elegante defensa.
0-1
Ajedrez Cubano 43
B91
Fine
Najdorf
Magistral de Navidad (7) 1948
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 a6 6.g3 Aquí, el GM Reuben
Fine ha optado por una variante que no encaja con ninguna de las que hemos
enunciado al inicio, a lo cual el GM Najdorf contesta siguiendo el plan de las
negras: abordaje del flanco dama. En palabras del propio Fine, aún antes de que
esta variante llevase el nombre de Don Miguel: "Una sabia defensa a tan
temprano estadio, típico de Najdorf". b5 7.Lg2 Lb7 8.0-0 e6 9.De2 Sbd7
10.a3 Dc7 11.f4 Tc8 12.h3 Dc4 13.Df2! d5 Najdorf ya había buscado el
intercambio de damas, pero Fine lo rehusó especulando ir por el ataque. Ahora
proponía la ruptura del centro mediante esta jugada liberadora... 14.e5
...pero Fine, nuevamente, lo decepciona cerrándolo mediante esta jugada, con la
que, además, ataca un caballo. Lc5? ¡Momento crítico! Desafortunadamente,
Najdorf cometió aquí ese error posicional cuya sutileza es solo perceptible para
los grandes jugadores.
El lector, seguramente, se preguntará: ¿Pero dónde está el error posicional? Pues
bien, observe detenidamente la posición y el emplazamiento de las piezas por
cada bando.
Las negras no han enrocado todavía. Su alfil b7 se encuentra atorado por sus
propios peones y su caballo rey está atacado. En general, no se percibe una
adecuada conexión de sus fuerzas.
Contrariamente, el blanco se encuentra fuertemente abroquelado y listo para el
ataque.
[Mejor hubiera sido 14...Se4 15.Sxe4 dxe4 16.Le3 Le7 17.Tad1 y, a juicio
del propio Fine, "el juego de las blancas es apenas preferible". ]
Tras 15.Le3 todas sus piezas estarán conectadas, obligará a la movida de caballo
rey de las negras e iniciará las maniobras de simplificación, especialmente el
intercambio de damas, que le de ventajas de espacio a sus dos alfiles
aprovechando las restricciones de movimiento del negro.
Sabemos que no es fácil advertir este error posicional, por lo que lo invitamos a
que continúe y verá que las ideas se clarifican. Se4 16.Sxe4 dxe4 17.Sb3!
Dxc2 Bonito lance de Najdorf que, sin embargo, es facilmente refutado. Fine
comenta haber sido tomado por sorpresa por la fuerza de esta movida. 18.Sxc5
[En efecto, si 18.Dxc2?? Lxe3+ emparejando las cosas. ]
18...Dxf2+ 19.Txf2 Sxc5 20.Tc1 Sd7 Un momento de reflexión estratégica.
Aprecie detenidamente la posición. Se ha producido la simplificación, intercambio
de damas mediante. El caballo no tenía una buena casilla para retirarse, el alfil b7
sigue confinado y las torres negras no pueden conectarse satisfactoriamente.
Todo ello mientras las blancas ya dominan la columna c, cuentan con movilidad y
su pareja de alfiles no se demorará en entrar en acción. Desde una perspectiva
estratégica: partida ganada para las blancas, aunque hay que lucharla hasta el fin.
Ajedrez Cubano 44
21.Txc8+ Lxc8 22.Tc2 0-0 23.Lxe4 f6 24.Ld4 fxe5 25.fxe5 Td8
Comenta aquí Reuben Fine: "En posiciones como esta, uno es feliz de poder
realizar una movida legal." Ciertamente, Don Miguel sufría de serias restricciones
de movimiento en este momento, pero igualmente daba batalla. 26.Tc7 Sf8
27.Lc5 Ld7 28.Ta7 Le8 29.Ld6 Lg6 30.Lc6 Ld3 31.b4 h5 32.Txa6 Tc8
33.Kf2 h4 Los esfuerzos de Najdorf ya eran denodados, pero insuficientes.
"Desesperación" fue la palabra que usó el propio Fine para comentar esta última
jugada de Don Miguel. 34.gxh4 Sg6 35.Kg3 Kh7 36.h5 Sh8 37.Kf4 Sf7
38.Lc5 Tc7 39.Lf3 Lc4 40.Le4+ Kh6 41.Lf5
[Una trampa final y el desenlace. Existía todavía una trampa por sortear para las
blancas. A la natural 41.Lg6?! las negras hubiesen respondido Sh8 y si, ahora,
42.Lf5? entonces Tf7 , trocando la derrota en victoria para las negras. ]
41...Sg5 42.Lg6 Sxh3+ 43.Kg3 Sg5 44.Ta8 Sin dudas, esta partida es un gran
ejemplo de lo que puede significar un error estratégico en el medio juego, error
que -la mayoría de las veces- resulta imperceptible a los ojos del aficionado, pero
que no escapa a las mentes iluminadas del ajedrez.
[ 44.Ta8 Las negras no tenían chances, ya que en pocas jugadas llegaría el
mate. Si, por ejemplo, Se4+ ( 44...Sf7 45.Le3+ Sg5 46.Th8# ) 45.Kh4
evitando cualquier jaque y preparando la dupla mortal: -- 46.Le3+ Sg5
47.Th8# ]
1-0
D30
Nimzowitsch
Capablanca
Nueva York (2) 1927
[Sistac, Horacio]
(Diagram 19)
Tras un inicio que se encaminaba a una Apertura Inglesa y luego de discurrir por
los terrenos de la Zukertort-Reti, todo se transformó en un Gambito de Dama.
La posición que nos interesa sobrevino luego de que Nimzovitch jugase 13.Da4
Para el ojo inexperto, como lo es el caso de este autor, no existe nada de
particular en esta posición para, ocupando el sillón de Capablanca, creer que se
trata de un momento crítico de la partida ni de que, ahora, una jugada posicional
signifique el control de todo su desarrollo posterior y el inicio del camino hacia la
victoria.
Créanos. En los ojos expertos, éste es un momento culminante y decisivo. El más
difícil de todos. Por eso, le sugerimos que analice detenidamente la posición,
piense estratégicamente, y descubra cuál fue la genialidad del GM cubano para
que, ¡28 jugadas después! el monarca blanco presentara su indeclinable
abdicación al trono.
Ajedrez Cubano 45
19
________
¸g_ ¸g ¸g__¸
¸¸___ __¸__¸
¸ ¸_ ___ _¸
¸_ ¸_@_ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ ¸¸__ ¸
¸¸¸¸ __¸¸¸¸¸¸
¸¸_ ¸____¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Se lo contamos en la próxima.
0-1
Morgan
Fine
Campeonato de Utah 1940
[Sistac, Horacio]
(Diagram 20)
En esta oportunidad nos hemos valido del famoso libro de Pachman ("Táctica
Moderna en Ajedrez", Colección Escaques, 1964). , quien nos relata que se trata
de una partida por el Campeonato Estatal de Utah del año 1940. Es el turno de
las negras.Como se aprecia, el equilibrio material es absoluto pero no así el
equilibrio posicional, el cual se encuentra fuertemente volcado a favor de las
negras. ¿Puede verlo?
Sin dudas, debe estar pensando en un sacrificio: 1...Txh4! pero cabe
preguntarse: ¿será suficiente?Le contamos como fue la partida y luego
analizaremos alternativas. 2.gxh4
[Pero ¿qué pasaba si Morgan no aceptaba el primer sacrificio? ¿Habría
Ajedrez Cubano 46
20
________
¸ _ _g¸___¸æ
¸_ _g_ ¸__¸
¸__ _ ¸_ _¸
¸__¸_@_ _g¸
¸ _ ¸_ _ ¸¸¸
¸__¸_¸_ ¸¸ ¸
¸¸¸___¸¸¸__¸
¸_ ¸_ ¸_ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
defensa? Veremos que tampoco y que, por ejemplo, si 2.Th1 Txh1 3.Kxh1
Dh3+ 4.Kg1 Te5 5.f4 Dxg3+ 6.Kf1 Th5 7.e4 Th1+ 8.Ke2 Dg2# ]
2...Dg4+ 3.Kf1 Dh3+ 4.Kg1 Te3!! En palabras del propio Ludek Pachman, este
es el "Complemento del primer sacrificio. El objetivo era desviar el peón alfil rey
para que no pudiera obstruir la diagonal cuando el alfil negro se incorpore al
ataque de mate directo." 5.Lxe3
[Bueno, pero ¿que pasaba si Morgan no aceptaba el segundo sacrificio?
Tampoco serviría. Partiendo de 5.f3 acortaría la agonía a causa de Sf4
y mate en la siguiente. ]
[Nos queda una última alternativa: aceptar el segundo sacrificio pero con el
peón alfil. Veamos: 5.fxe3 Dg3+ 6.Kf1 (Si 6.Kh1 Ld6 y mate a la próxima )
6...dxe3 7.Lxe3 Sxe3# ]
5...Sxe3 6.fxe3 Dg3+ Definitivamente, Morgan nada tenía ya que hacer.
De acuerdo con las variante analizadas, 1. ...Txh4! era el golpe táctico y, por
cierto, suficiente. Muy bonito.
[ 6...Dg3+ Si 7.Kf1 (y si 7.Kh1 Ld6 y también mate a continuación. ) 7...dxe3
y mate a la siguiente. ]
0-1
Ajedrez Cubano 47
C90
Fine
Najdorf
Match Nueva York (3) 1949
[Sistac, Horacio]
21
________
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _@ _ ¸
¸ _ _ __¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸_ ¸_¸
¸_ __ _¸_ ¸
¸ _ _ __¸¸¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Esta partida se abrió con una cerrada Ruy Lopez arribándose a la siguiente
posición, tras 62 jugadas de una lucha que, por momentos, llegó a tener mucha
intensidad.
Najdorf llegaba a este final de caballo y peones con un pequeño soldado de
ventaja pero, al estar todos estos en el mismo flanco, las probabilidades de tablas
son mayores que cualquier otro resultado.
La evaluación sería la siguiente:
(a) juegan 3 peones negros contra 2 de las blancas;
(b) se enfrentan a sí mismos y
(c) existe un caballo por bando.
La lógica sería, entonces, que dos peones blancos se eliminen contra dos de sus
pares, dejando al caballo blanco la tarea de eliminar al último peón negro
sobreviviente. Si ello implica el sacrificio del corcel blanco, poco importa, ya que el
caballo negro será insuficiente para ganar, por sí solo, la partida. Conclusión:
tablas.
ESTRATEGIA EN FINALES.
Ajedrez Cubano 48
Pero..., siempre hay un pero. La lógica que hemos soslayado es también la lógica
del negro. ¿Porqué no intentar, entonces, alguna maniobra que, tal vez a
expensas del caballo, permita capturar el peón torre blanco liberando el camino
del propio peón torre?
A los efectos de esta estrategia del negro, el control del escaque h3 resulta crítico.
Bueno, de alguna forma, para que ello sea factible, se necesitará cierta
complicidad del blanco.
Era el turno de Fine quien, erróneamente, dió lugar a que primara la estrategia de
Don Miguel. Sí, leyó bien: Estrategia en un Final. 63.Se4? Fine, seguramente,
debe haber pensado que el control de h3 también sería posible desde f2 pero sin
advertir que con ello le quitaba apoyo al peón alfil y le restaba movilidad a su
propio rey.
[Si las blancas hubiesen seguido su plan estratégico, la jugada lógica hubiera
sido 63.Se2! Sd5 64.Sg1 y las tablas lucen inexorables. Ahora, el control de la
casilla h3 pertenece al blanco y no se avizora forma alguna de quitárselo. El
caballo en g1 asegura ello a la vez que ¡defiende el peón alfil! ]
63...Sf5 El error estratégico de Fine permitió al caballo de Najdorf un
emplazamiento de privilegio que serviría, conforme a su planes, como trampolín
para dar jaque en e3 sin que el rey blanco tuviese ya la posibilidad de ocupar la
casilla f2. 64.h3
[En efecto, si en lugar de 64. h3 .... Fine hubiese jugado 64.Sf2 con el propósito
de controlar aquel escaque, entonces Se3+ 65.Kg1 g5 66.Sd3 h5 67.Se5 g4
68.fxg4 hxg4 69.Sd3 f3 70.Sf2 (mueve caballo) y la estrategia de las negras
habrá prosperado. ]
Ahora, ya no hay forma de quitarle al negro el control de h3, y algunos de sus
peones coronará sin peligro de que pueda ser alcanzado por el caballo blanco.
64...Se3+ 65.Kh2 Sc2! 66.Kg2 Se1+ 67.Kf2 Kxh3 68.Kxe1 Kg2 Najdorf ha
llevado a cabo su estrategia: sacrificando su caballo ha dejado al peón torre
absolutamente libre, posicionando a su rey de forma que pondrá al monarca rival
en situa-ción de zugzwang. 69.Ke2 h5 70.Sg5 h4 71.Se6 g5! ¡Excelente
victoria y revancha en el duelo de estrategias de nuestro querido Don Miguel!
Podemos imaginar la resignación de Reuben Fine en este momento.
[ 71...g5 Efectivamente, nada puede hacerse para evitar que el negro corone
algún peón. Si 72.Sxg5 h3 73.Sxh3 Kxh3 y el rey blanco está en zugzwang.
Las alternativas serían: 74.Kd3 ( 74.Kf2 Kh2 75.Kf1 Kg3 76.Ke2 Kg2
mueve el rey blanco, se captura el peón alfil y ya nada detiene al peón negro
hasta su coronación. ) 74...Kg2! (¡Cuidado!: 74...Kg3?? permitiría 75.Ke4
y ahora la victoría sería del blanco ) 75.Ke2 ( 75.Ke4 Kg3−+ ) 75...Kg3
mueve el monarca blanco y, nuevamente, cae el peón alfil dejando libre el
camino para el propio hacia su conversión en Dama. ]
0-1
Ajedrez Cubano 49
Desafío 1
Solución
Juegan las negras, pero pierden
[Sistac, Horacio]
22
________
¸__ _ _ _¸æ
¸_ _ __¸__¸
¸__ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸___ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Pues bien, en el primer caso, cualesquiera fuera la jugada negra, el blanco, con
sólo atacar la base de peones: 1...-- 2.Tb7 le dará alcance a todos.
1-0
Desafío 2
Solución
Juegan las negras y ganan
[Sistac, Horacio]
(Diagram 23)
En el segundo caso, 1...-- 2.Tb7 será insuficiente, y alguno de ellos llegará a
coronar.
0-1
Ajedrez Cubano 50
23
________
¸__ _ _ _¸æ
¸_ _ _ _ ¸
¸__ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸__¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸___ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
C53
Variante Alekhine
[Sistac, Horacio]
El planteo general nace de la secuencia: 1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 La saliente
característica de la apertura Giuoco Piano se basa en la agresiva y directa acción
del alfil rey blanco contra el punto más débil del negro, pero su relativa lentitud, a
pesar de la inmediatez de 3. Ac4 ...., permite a las negras desarrollar su defensa
convenientemente.
La concepción de las blancas consiste en un decisivo ataque al punto f7, aquel
cuya única defensa está a cargo del rey negro, en mantener el centro abierto y en
controlar la diagonal a2-g8. Lc5 Asimismo, la estrategia de las negras es
simétrica a la de su rival, atacando inmediatamente el punto f2 de las blancas,
escaque cuya defensa corresponde exclusivamente al rey, atacando -cuanto
antes le sea posible- el alfil sito en c4 y esperando el momento oportuno para
liberar su juego mediante el avance del peón dama a la casilla d5.
[Las negras podrían optar por 3...Sf6 , dando origen a la conocida Defensa de
los Dos Caballos, una fuerte alternativa para no entrar en los escollos de la
apertura que estamos estudiando. ]
Por el contrario, 4.c3 , soporte premonitorio de 5. d4, es la opción por la agudeza
Ajedrez Cubano 51
a cargo de las blancas y el rutero de la idea estratégica que veremos más
adelante, idea que nace de consolidar el dominio del centro mediante la presencia
de sus peones, mientras mantiene el alfil rey en su puesto de ataque.
[Agudeza versus Pasividad
Ya, a tan temprana instancia de esta fase, el blanco puede optar entre jugar
activamente, adentrándose en los agudos vericuetos de esta apertura, o
plantear un esquema cerrado, donde luego se debe maniobrar entre una
maraña de piezas y peones encadenados unos a otros. Esta última instancia se
inicia mediante 4.d3 , pasiva jugada que, de ser respondida con Sf6 5.c3
da lugar al "giuoco pianissimo" que mencionáramos en la introducción. ]
Opciones para las negras
En la presente edición sólo analizaremos dos alternativas para el negro. No
obstante ello, el lector debe saber que existen otras aunque de menor valor
estratégico (entre las que se encuentran, por ejemplo, la Defensa Cracovia,
completamente en desuso y con serios problemas estratégicos).
a) Variante Alekhine
Con autonomía de la Línea Principal, la cual es el objeto de nuestro estudio hoy,
Alexander Alekhine propuso responder con 4. .... Ab6, jugada que puso en
práctica en el Torneo de Baden-Baden de 1925 y que, a partir de entonces, fue
bautizada Variante Alekhine. En opinión de su propio autor, este retroceso es
indispensable, ya que con ello obtienen las negras una partida perfectamente
cómoda.
Bajo esta variante, la lógica sería: 4...Lb6 5.d4 De7
[Ya no es conducente 5...exd4 a causa de 6.cxd4 confirmando la pretensión
del blanco de contar con la topadora de dos peones en el centro del tablero y,
adicionalmente, liberando la casilla c3 (ahora ocupada por un peón propio) para
que naturalmente se desarrolle su caballo dama. ]
6.0-0 Sf6
[Surge aquí una interesante lección para quien no esté familiarizado con esta
apertura o para el principiante. Si 6...d6 la respuesta del blanco sería
contundente: 7.a4 dando origen a una bella celada.
El segundo jugador puede pensar que nada tiene de inquietante 8. a5 .... ya que
su piezas ostentan el control de ese escaque. Pueden obviarlo, por ejemplo,
mediante Sf6 , lo cual tiene consecuencias indesables para el negro.
( De lo dicho se desprende que 7...a6 es lo mejor, aunque luego de 8.Le3
el juego de las blancas es superior. )En efecto, seguiría: 8.a5 Lxa5 9.Txa5
Sxa5 10.Da4+ Sc6 11.d5 y las blancas terminan capturando dos piezas
menores a cambio de una torre. ]
7.Te1 d6 8.a4 a6 9.h3 La última jugada de las blancas, sin ser mala, es
inoportuna y responde, generalmente, al temor -mas frecuentemente apreciado en
el caso de los principiantes- de que el negro pueda jugar .... Ag4 clavando el
caballo blanco.
Sin el prejuicio de creer que podríamos estar provocando una revolución teórica y,
a la vez, sin desconocer la incomodidad que nos provocaría -conduciendo las
blancas- tener a ese alfil negro atacando nuestro caballo rey, nos atrevemos a
Ajedrez Cubano 52
afirmar que ese miedo "casi religoso" a la clavada no tiene justificación.
Insistimos. Esta movida, en posiciones del estilo, no es una mala jugada pero,
frecuentemente, nos consume un tiempo que podríamos aprovechar para otros
fines. Al fin de cuentas, la tan temida clavada no solo tiene solución sino que,
mirado desde otra perspectiva, nos ayuda a desarrollar nuestras propias piezas.
[Tal es el caso que nos ocupa. Preocupado por la potencial clavada, el blanco
ha obviado la jugada clave: 9.d5 La secuencia -- 10.Le3 -- 11.Sbd2
quitando luego a la dama de la diagonal, tal vez con alguna jugada intermedia
para salvar o recuperar material, sería -sin dudas- un eficiente plan que no solo
terminaría con la clavada sino que, además, daría desarrollo a nuestras
piezas. ]
9...h6! Esto permite al negro obrar según sus planes. Esta jugada que otorga
plena significación a la Variante Alekhine merced al ataque sobre el enroque
enemigo que sobreviene a continuación. 10.Le3 g5 11.dxe5 dxe5 12.Lxb6
cxb6 La posición de las negras es favorable, a pesar de que no han enrocado aún,
gracias a que en breve abrirán la columna g, sin demorar el ataque sobre el rey
blanco.
C54
Línea Principal,Ataque Greco
Variante Palau
Por correspondencia
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 Lc5 4.c3 La segunda opción válida, desde una óptica
estratégica, es la Línea Principal. Esta línea, más que una retirada del alfil,
propugna un contragolpe inmediato en el centro, aumentando la tensión más aún.
Así, resuelve: Sf6 Tras la última jugada de las negras, el peón rey blanco queda
en el aire. Pero ¿es ello contradictorio con el plan de las blancas? Definitivamente,
¡no!
A partir de aquí, veremos que se suceden golpe contra golpe, todos los cuales
requieren de precisiones tácticas, hasta abordar a una posición de paz, como si
ambos contendientes debieran recuperar energías para continuar con la partida.
Sin dudas, ese peón rey está perdido, lo cual hace de la Giuoco Piano un muy
sutil gambito y, como ya sabemos, un gambito es una pequeña pérdida de
material (un peón) a cambio de un maravilloso tiempo extra.
La respuesta de las blancas parece casi única (¿Acaso no era ése el motivo de 3.
c3?: 5.d4 Aquí el negro tiene sólo dos opciones: o toma el peón: exd4
única opción viable para las negras y continuación "casi religiosa".
[o retira el alfil: 5...Lb6 La retirada de alfil, como acaecía con la Variante
Alekhine, ya no es recomendable, puesto que seguiría 6.dxe5 Sg4
( Definitivamente, no sería bueno 6...Sxe4 a causa de 7.Dd5 amenazando
mate o llevarse una pieza y si, para aminorar los efectos Lxf2+ 8.Kf1
asegurándose la ganancia de tal pieza )
Ajedrez Cubano 53
A) Resulta interesante, también, la secuencia 7.Lg5! Lxf2+ 8.Ke2 f6 9.exf6
gxf6 10.Lf4 Lb6 (Las blancas amenazarían ganar una pieza luego de 10...--
11.h3 ) 11.Dd5 ;
B) y luego 7.Lxf7+ Kxf7 8.Sg5+ Kf8 9.Dxg4 con una superioridad de las
blancas que resulta indiscutible. ]
6.cxd4 Lb4+ Aquí, luego de incontables partidas y análisis de estudio, la teoría
se bifurca, casi en iguales proporciones aunque con una ligera preferencia por la
arriesgada 7.Sc3 En esta edición, y con el objeto de mostrar las formidables
amenazas y contraamenazas que se plantean de esta vívida apertura,
analizaremos esta segunda opción.
[respecto de la pacífica 7.Ld2 ]
7...Sxe4 8.0-0 MOMENTO CRÍTICO
Hemos arribado, en este momento, a un punto crucial de la apertura. Es el turno
de las negras, que han ganado un peón, y deben decidir el curso de acción. A
pesar de ese peón de ventaja, su desarrollo presenta síntomas de atraso. Su rey
no ha enrocado aún y, adicionalmente, necesitan de dos tiempos para que su alfil
dama ingrese al campo de acción.
Contrariamente, las blancas están casi plenamente desarrolladas, su rey está a
salvo y sus piezas listas para entrar en acción contra el enemigo.
La teoría nos indica que, cuando esto acaece, una manera de disimular la
desventaja temporal es mediante el cambio de piezas enemigas que puedan,
prontamente, entrar en acción. Esa es la idea del negro en este momento de la
apertura. La cuestión es, pues, cambiar el caballo dama, pero ¿con qué pieza?
La respuesta es que ambas opciones son válidas dando origen a sendos ataques
con sus respectivas particularidades:
A) el Ataque Greco, que se construye a partir de la siguiente secuencia de
movidas: Sxc3
[B) el Ataque Möller: 8...Lxc3 Ambos ataques tienen su propia belleza
combinativa. Solo para ilustración del lector, le contamos que según la base de
datos consultada, el Ataque Möller se practicó en el 76% de los casos, el
Ataque Greco ocupa el 21% de los mismos y sólo se computa el 3% para otras
alternativas.
En esta oportunidad, y a pesar de la abrumadora preponderancia del primero de
los ataques en las preferencias de los competidores, nos ocuparemos
exclusivamente de aquel que instaurara el célebre jugador calabrés, simple-
mente por las enseñanzas que depara el mismo para aquel que se inicia en el
estudio de las aperturas clásicas. Nos comprometemos, asimismo, a proveerles
un análisis del Ataque Möller en futuras entregas. ]
9.bxc3 Lxc3
[Pareciera ser preferible 9...d5 aún cuando esta movida luce tan prometedora al
atacar la torre blanca. ]
Las blancas, ignorando la amenaza sobre su torre, tienen dos opciones de altísimo
contenido táctico: 10.Db3 He aquí la Variante Palau.
Esta variante es de mucha riqueza para el estudiante gracias a la diversidad de
combinaciones factibles según sean los movimientos del rival. A todas luces,
Ajedrez Cubano 54
pareciera ser que la posición del negro es delicada y hasta insalvable merced a la
multiplicidad de amenazas que recaen sobre el monarca de color.
Esta variante, en verdad un verdadero arte de la defensa, demuestra que no todo
lo que reluce es oro y que la posición de las negras está lejos de ser
desesperada.
[y 10.La3 En este caso, sería un suicidio ahora Lxa1 (De allí que 10...d6
resulta mandatoria pero, entonces, se ingresa en los carriles de la variante que
analizaremos seguidamente y que se inicia con la opción de las blancas
mediante 10. Db3 )a causa de 11.Te1+ Se7 12.Txe7+ y las negras,
mínimamente, perderán la dama además del caballo. ]
Aquí las negras deben actuar con extremadísima fineza. Cualquier yerro implicaría
una derrota humillante. Sin embargo, como hemos afirmado, existe mucho más
que una defensa para esta posición.
Si el lector estudia nuestros análisis de las variantes a la 10 jugada negra, se
preguntará cómo hemos afirmado que esta posición es defendible. En efecto, ello
es sólo posible si el negro abandona material especulando con su recuperación
posterior. La clave, pues, resulta ser: 10...d5!
[Claro está que 10...Lxa1 sería catastrófica a causa de 11.Lxf7+ Kf8 12.Lg5
Se7 13.Se5 ( 13.Te1 garantizaría la captura de la dama negra, pero a
expensas de muchas piezas, de modo que la del texto es superior ) 13...d5
( Las blancas amenazaban 13...-- 14.Lg6 y mate en pocas jugadas ) 14.Df3
y se acabaron las defensas para las negras ya que si, por ejemplo, Lf5
seguiría una preciosa combinación que se iniciaría con 15.Le6 g6 16.Lh6+
Ke8 17.Lf7# ]
[Tampoco es propicia 10...Lxd4 a raiz de 11.Lxf7+ Kf8 12.Lg5 Lf6 13.Tae1
con un ataque mortífero sobre las posiciones del negro. Por ejemplo, si
A) Tampoco 13...Se7 daría resultado a causa de 14.Lh5 Sg6 (Si 14...g6
15.Lh6+ con iguales consecuencias. ;Pareciera que 14...d5 otorgase algún
respiro a las negras, pero luego de 15.Txe7 Dxe7 16.Te1 Dxe1+ 17.Sxe1
se mantienen las complicaciones favorables para el blanco. );
B) 13...Lxg5 14.Sxg5 Se7 15.Lh5 d5 16.Df3+ Lf5 17.Txe7 y el mate no
tardará mucho más. ]
11.Lxd5 0-0 12.Lxf7+ Si bien no estamos a la altura de ambas autoridades del
ajedrez mundial, tendemos a coincidir con el primero, pero gracias a otro
movimiento que nos asombra, ya que no disipa la clavada: Txf7!
[Curiosamente, dos de los más grandes exponentes de su época no coinciden
en el diagnóstico. Mientras Tartakower afirmaba que luego de 12...Kh8
la posición del negro es perfectamente segura, el Dr. Max Euwe insistía en que
ello no era convincente. ]
Naturalmente, las blancas harán alarde de esa clavada y aumentarán la presión
sobre la pieza que se interpone, mediante: 13.Sg5 Detengámonos un segundo.
Cualquiera que analice esta posición, principiante o erudito, se sentirá proclive a
diagnosticar la gravedad de la situación de las negras. Si bien las blancas se
encuentran una pieza abajo, nada parece dificultarles su recupero prontamente,
pero lucen mucho más promisorias otras alternativas que darle curso a la
Ajedrez Cubano 55
voracidad.
UN GOLPE DE GENIALIDAD
¿Cómo podemos afirmar, entonces, que existe una variante defensiva, la Variante
Palau, que no solamente evitará el mar de amenazas blancas sino que, al menos,
igualará las acciones o, en el mejor de los casos, otorgará ventajas para el negro?
Es precisamente en este momento que nace una de las maniobras defensivas
más bonitas del ajedrez, una verdadera joya de la genialidad del GM Luis Palau:
Le6!! Esta jugada, por cierto mucho más que una devolución del material extra -
según veremos más adelante-, fue puesta en práctica por el propio Luis Palau en
su partida contra De Berois, en el Círculo de Ajedrez de Buenos Aires, en el año
1919. A partir de allí, le sucedieron varios años de análisis hasta la publicación de
un extenso artículo en "El Ajedrez Americano" del año 1939, ¡20 años después!
[Por ejemplo, si ahora 13...Lxa1? , el ataque blanco es determinante: 14.Dxf7+
Kh8 15.Dh5 amenazando mate en h7. El estudiante podrá comprobar
fácilmente que tanto con Dg8 (como con 15...h6 16.Sf7+ ;en tanto que si
15...Kg8 16.Dxh7+ Kf8 17.La3+ Ke8 18.Dg6+ Kd7 19.De6# )las blancas
ganarían la dama de color: 16.Sf7+ Dxf7 17.Dxf7 ]
Opciones para las blancas
Ahora es el turno de las blancas que pueden optar por cuatro rutas distintas:
a) 14.Dxc3 Esta variante es la que llevó al propio autor de la variante a creer en
el fracaso de la misma y hasta a publicar análisis al respecto, al cabo de lo cual, y
para agregarle mas belleza al sentido artístico del ajedrez, encontró también las
precisas jugadas que revalorizaran, aún más, las brillantes maniobras defensivas
que, con justicia, acuñaron su nombre.
[b) 14.Dxe6 y ahora, simplemente mediante Dd7 brindará a las negras una
buena partida. ]
[c) 14.Sxf7 y ahora, las negras obtendrían clara ventaja luego de Lxb3 15.Sxd8
Lxa1 16.Sxc6 Lc4! 17.Td1 bxc6 18.La3 Lc3 19.Tc1 Te8 ]
[d) 14.Sxe6 luce como una de las mejores alternativas para el blanco, aunque
plena de trampas. Naturalmente, seguiría Sxd4! a partir de lo cual se abren dos
caminos:
I) 15.Sxd8 Cxb3, 16. axb3 Td7 con juego equilibrado y (ii) 15. Dxc3 Ce2+, 16.
Rh1 Cxc3, 17. Cxd8 Txd8, 18. Ab2 Cxa2!!, 19. Txa2 Txf2!, 20. Rg1 Txf1+, 21.
Rxf1 Td2 dejando a las negras en una posición (Diagrama 11) muy ventajosa.
( II) 15.Dxc3 Se2+ 16.Kh1 Sxc3 17.Sxd8 Txd8 18.Lb2 Sxa2!! 19.Txa2
Txf2! 20.Kg1 Txf1+ 21.Kxf1 Td2 dejando a las negras en una posición muy
ventajosa. ) 15...Sxb3 16.axb3 Td7 con juego equilibrado; ]
La secuencia sería: 14...Sxd4 15.Te1 Te7! 16.Lb2 Ld5!! 17.Dxd4 Txe1+
18.Txe1 Dxg5 , jugada esta última que no solamente protege al alfil y,
simultáneamente, la amenaza de mate en el punto g7 sino que, además, hace lo
propio sobre el escaque g2, a partir de lo cual y según palabras de su propio
autor: "... se mantienen las complicaciones favorables para las negras".
Ajedrez Cubano 56
C50
Caso 1
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 Lc5 4.d3 Sge7?? 5.Sg5 0-0 6.Dh5 h6 7.Sxf7
De8 8.Sxh6+ Kh8 9.Sf7+ Kg8 10.Dh8#
1-0
C50
Caso 2
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 Lc5 4.0-0 Sf6 5.d3 d6 6.Lg5?
[ 6.Sc3 ]
6...h6! 7.Lh4 g5! 8.Lg3 h5 9.Sxg5 h4 10.Sxf7 hxg3!! 11.Sxd8 Lg4 12.Dd2
Sd4! 13.c3
[ 13.Sc3 Sf3+!! 14.gxf3 Lxf3 15.-- ( 15.hxg3 Th1# ) 15...gxh2# ]
[ 13.h3 Se2+ 14.Kh1 Txh3+ 15.gxh3 Lf3# ]
[ 13.fxg3 Sf3+ 14.Kh1 Txh2# ]
[ 13.hxg3 ]
13...Sf3+ 14.gxf3 Lxf3
0-1
D30
Nimzowitsch
Capablanca
Nueva York (conclusión) (2) 1927
[Sistac, Horacio]
(Diagram 24)
13...Df6! 14.La6 Lxa6 15.Dxa6 Sb4 16.De2 Tfd8 17.a3 Sd3 18.Se1 Sxe1
19.Txe1 Tac8 20.Tb1 De5 21.g3 Dd5 22.b4 Lf8 23.Lb2 Da2 24.Ta1 Db3
25.Ld4 Tc2 26.Da6 e5! 27.Lxe5 Tdd2 28.Db7 Txf2 29.g4 De6 30.Lg3
Txh2! 31.Df3 Thg2+ 32.Dxg2 Txg2+ 33.Kxg2 Dxg4 34.Tad1 h5 35.Td4
Dg5 36.Kh2 a5 37.Te2 axb4 38.axb4 Le7 39.Te4 Lf6 40.Tf2 Dd5 41.Te8+
Kh7
0-1
Ajedrez Cubano 57
24
________
¸g_ ¸g ¸g__¸æ
¸¸___ __¸__¸
¸ ¸_ ___ _¸
¸_ ¸_@_ _ ¸
¸__ _ _ _¸
¸_ _ ¸¸__ ¸
¸¸¸¸ __¸¸¸¸¸¸
¸¸_ ¸_ __¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Alekhine
Ratnovsky/Rosenberg/Shkaff
Juegan las blancas y ganan blitz 1928
[Sistac, Horacio]
(Diagram 25)
1-0
Ajedrez Cubano 58
25
________
¸ _ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _g_ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸¸_ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
C00
responderá...
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6
[ 1...c6 ]
2.d4 d5
C00
secuencia:
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4
[ 2.Sf3 ]
[ 2.Sc3 ]
[ 2.f4 ]
[ 2.Lc4 d5 3.exd5 exd5 ]
2...d5 3.Sc3
[ 3.Sd2 ]
Ajedrez Cubano 59
[ 3.e5 ]
[ 3.exd5 ]
C13
Bogoljubow
Spielmann,Rudolf
Estocolmo (exhibicion) 1919
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6
[ 3...Lb4 ]
[ 3...dxe4 ]
4.Lg5
[ 4.e5 ]
4...Le7
[ 4...Lb4 ]
[ 4...dxe4 ]
5.e5 Sfd7 6.h4
[ 6.Lxe7 Dxe7 7.Dd2 0-0 8.f4 c5 9.Sf3 ]
6...Lxg5
[ 6...a6 ]
[ 6...c5 ]
[ 6...0-0 ]
[ 6...h6 ]
[ 6...f6 ]
7.hxg5 Dxg5 8.Sh3 De7
[ 8...Dh6 9.g3 c6 10.Ld3 g6 11.f4 b6 12.De2 a5 13.0-0-0 ]
[ 8...Dg6 9.Sf4 Df5 10.Dd2 -- 11.Ld3 ]
9.Sf4 a6 10.Dg4 g6 11.0-0-0 c5 12.Dg3 Sb6 13.dxc5 Dxc5 14.Ld3 Df8
15.Le4!
0-1
C13
Atri,J
Ghane,S
Campeonato de Iran juvenil (3) 1994
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Le7 5.e5 Sfd7 6.h4 a6 7.Dg4 Lxg5
8.hxg5 c5 9.g6 f5
[ 9...-- 10.Txh7 ]
[ 9...fxg6? 10.Dxe6+ De7 11.Dxe7+ Kxe7 12.Sxd5+ Kd8 13.e6 Sf6 14.e7+
Kd7 15.Sb6+ ]
Ajedrez Cubano 60
[ 9...h6 10.gxf7+ Kxf7 11.Sf3 -- 12.Ld3 ]
[ 9...De7 10.Txh7 Txh7 11.gxh7 Df8 12.Sf3 cxd4 13.Sxd4 Sxe5 14.Dh3
Dh8 15.Sxd5! Kd8 ( 15...exd5 16.Dxc8+ ) 16.Sb6 Ta7 17.Sxc8 Kxc8
18.Sxe6!! fxe6 19.Dxe6+ Sbd7 20.Dg8+ ]
10.exf6 Sxf6 11.Txh7 Sxh7 12.gxh7 Df6 13.Sxd5 exd5 14.Dxc8+ Dd8
15.Dxb7 Sd7
[ 15...De7+ ]
16.Dxd5
C13
Bogoljubow
Alekhine
Campeonato Gobierno General de Polonia 1942
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Le7 5.e5 Sfd7 6.h4 c5 7.Lxe7 Kxe7
[ 7...Dxe7 8.Sb5 Dd8 ( 8...Sa6 ) 9.Sd6+ ]
8.Dg4
[ 8.dxc5 Dc7 9.f4 Dxc5 10.Dd2 Sc6 11.Sf3 Sb6 12.a3 ]
8...Kf8 9.Sf3 Sc6 10.dxc5 Sxc5 11.0-0-0 a6 12.Th3 h6 13.Tg3 Tg8
1-0
C14
Iordachescu 2580
Tadic,B 2500
Campeonato de Serbia por equipos (7) 2007
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Le7 5.e5 Sfd7 6.h4 0-0 7.Ld3 c5
[ 7...f6? 8.Dh5 g6 9.Lxg6 hxg6 10.Dxg6+ Kh8 11.Dh5+ Kg8 12.Lh6 ]
[ 7...f5 ]
8.Dh5! g6 9.Dh6 Sc6
[ 9...Lxg5 10.hxg5 ]
10.f4 Te8 11.dxc5 Lf8 12.Dxf8+ Txf8 13.Lxd8 Sxd8 14.0-0-0 Sxc5 15.h5
a6 16.Sf3 b5 17.Th4 Ta7 18.Tdh1 b4 19.Se2 Sxd3+ 20.cxd3 Te8 21.Sg5
Tee7 22.Sxh7! Kxh7 23.hxg6+ Kg8 24.Th8+ Kg7 25.Txd8
1-0
Ajedrez Cubano 61
C13
Lasker,Emanuel
Kipke
Simultaneas Berlin (1) 1920
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Le7 5.e5 Sfd7 6.h4 h6 7.Le3 c5 8.Dg4
Kf8
[ 8...g6 ]
9.Sf3 Sc6 10.0-0-0 cxd4 11.Lxd4 Sxd4 12.Txd4 Lc5 13.Tf4 Lxf2 14.Sd1
Db6 15.Tb4
[ 15.Sxf2 Dxf2 16.Ld3 ]
15...f5
0-1
C13
Woinarski,Severin
Purdy,Cecil
Campeonato de Australia (11.1) 1926
[Sistac, Horacio]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Le7 5.e5 Sfd7 6.h4 f6 7.Ld3
[ 7.exf6 Sxf6 8.Ld3 c5 9.dxc5 Sc6 10.Sh3 Da5 11.Ld2 Dxc5 ]
7...c5
[ 7...fxg5 8.Dh5+ Kf8 9.Th3 gxh4 10.Tf3+ Sf6 11.Sh3 De8 12.Dxh4 Kg8
13.exf6 Lxf6 14.Txf6 gxf6 15.Dxf6 ]
8.Dh5+ Kf8 9.exf6 Sxf6 10.Lxf6 Lxf6 11.Sf3 De8 12.Dg4?
[ 12.Dxe8+ ]
12...e5 13.Lf5 exd4+ 14.Kd2 dxc3+ 15.bxc3 Sc6 16.Tae1 Se7 17.Txe7
Lxe7 18.Te1 Lxf5 19.Dxf5+ Df7
0-1
B85
Anand 2725
Kasparov 2795
Campeonato mundial PCA (9) 1995
[Sistac, Horacio]
27.Td5! Sxd5 En palabras del propio Anand, la jugada del negro fue "Una movida
inexplicable. El negro debiera simplemente esperar y hacer alguna jugada útil en
el flanco rey."
[Él mismo sugirió 27...h5 y también confesó: "El blanco conserva una mejor
posición pero tiene [aún] que encontrar una manera de abrirse paso." ]
Ajedrez Cubano 62
26
________
¸g_ _g¸___¸
¸___ __¸__¸
¸ ¸_ _g_@ _¸
¸¸¸__ ¸_ _ ¸
¸ _¸_¸_ _¸
¸_ _ ___¸¸
¸ _ _ _¸_¸
¸_____ __¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
28.exd5! Nos preguntábamos qué peón es el adecuado en la captura del caballo.
Pues bien, en la sutileza del ajedrez de elite, sin dudas, el valor de dos peones (i)
unidos y (ii) con movilidad justifican la desventaja de calidad ofreci-da, ello no
obstante la libertad que se le otorga al peón rey rival para que avance en libertad.
Precisamente, el propio Anand comentó esta jugada: "Ahora el blanco sólo tiene
que empujar sus peones." Dg6 29.c5 e4 30.Le2 Te5 Kasparov estaba
prácticamente jugando con un alfil menos.
[El intento de hacerlo entrar en acción permitía el avance de "la peonada". Por
ejemplo, si 30...Le7 31.d6 Lf6 32.d7 Tf8 33.Lc7! copando la casilla e5 y
ganando un peón decisivo. ]
31.Dd7! Tg5
[La otra opción era 31...Dg3 32.Dxb7 Tg5 33.Tg1 con evidente ventaja
posicional para el blanco. ]
32.Tg1! e3 33.d6 Tg3 34.Dxb7 De6 35.Kh2! El intento de Kasparov es
sabiamente detenido por Anand.
Curiosamente, luego de esta partida, Anand apuntó: "Esta fue mi primera victoria
en un match por el Campeonato del Mundo y mi primer victoria contra él
[Kasparov] en una partida de torneo luego de Reggio Emilia 1991. Yo estaba en
estado de éxtasis. Es innecesario decir que el resto de la semana fue una ducha
fría." Enorme muestra de sinceridad del reinante Campeón del Mundo.
[Si el challenger hubiese jugado 35.Dxa8?? hubiera sucumbido ante Txh3+!
36.gxh3 Dxh3# ]
Ajedrez Cubano 63
[ 35.Kh2 Parece claro que la continuación Te8 nada ofrecía a Kasparov a causa
de 36.d7 con amplia ventaja para el GM oriundo de Madrás, India. ]
1-0
Korotylev
Savchenko
Juegan blancas blitz 2007
[Sistac, Horacio]
27
________
¸ _g_g___¸
¸___ __¸__¸
¸__@_¸g__@ _¸
¸_ ___ _ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸_ ___¸¸__¸¸
¸¸¸¸__ ¸¸¸_¸
¸___ ¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
A34
Karpov 2700
Kasparov 2740
Campeonato mundial (23) 1987
[Sistac, Horacio]
Era el turno de Kasparov. Cierto es que confluye la acción de tres piezas negras
sobre el escaque f3, pero lejos estamos de decir que ello implique dominio, contra
dos de las blancas, en virtud de que una de las defensoras es un peón, un
soldado cuyo valor está muy por debajo de cualquiera de sus atacantes.
Ajedrez Cubano 64
28
________
¸ _ _ ¸g _¸æ
¸¸_ _ _g__¸
¸ ___ ___¸
¸_ ¸_¸¸_ _ ¸
¸ _¸¸_¸_ ¸_¸
¸_ ___ _¸¸
¸ _ ¸_ _¸_¸
¸_ _ _g¸__¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Sin embargo, el lector bien sabe que ello poco importa a la hora de evaluar un
golpe táctico, por cuanto, precisamente, el objetivo último del sacrificio conlleva
esa esencia en su espíritu: resignación de material en la búsqueda de una
conquista aún mayor y, a veces, conclusiva.
Pues bien. Aquí Kasparov jugó: 50...T7f3 y todos quedamos perplejos. Nos
atreveríamos a decir que lo mismo aconteció con Karpov quien, a relato de las
crónicas de la época, tomó un largo tiempo para la respuesta. Veamos: ¿qué
pretendía Kasparov? ¿Cuál era la combinación que tenía "in mente" el gran genio
de Bakú y que no llegábamos a ver para nuestra frustación?
Pues simplemente no lo sabemos, pero lo cierto es que se trata de un sacrificio
falaz que lo dejará con una pieza de desventaja. Sí, leyó bien. Es un sacrificio
fallido a manos del mismísimo Kasparov. 51.gxf3 Txf3 52.Tc7+
[Seguramente Kasparov haya pensado en la siguiente secuencia: ahora Karpov
debía mover la dama, habiendo sólo tres opciones:
(a) si 52.Db1 Txh3+ 53.Kg2 Df3# ]
[o 52.Dc2 Txh3+ 53.Kg2 Df3# ]
[y (b) si 52.De2 Txh3+ abriéndose dos alternativas:
(1) 53.Kg2 (o (2) 53.Dh2 Df3+ 54.Tg2 Txh2+ 55.Kxh2 Lf8 56.Tcxg6 h3
y, al menos, se aseguraba las tablas por perpetuo. ) 53...Tg3+ 54.Kh2 d3
55.De1 Lxg1+ 56.Dxg1 Txg1 57.Kxg1 con partida ganada para Kasparov; ]
[¿Qué mencionamos una tercera opción? Cierto. Ya nos olvidábamos. La opción
(c) sería reconocer que dos torres equivalen, más o menos, a una dama, de
Ajedrez Cubano 65
modo que 52.Dxf3 es factible, y seguiría Dxf3+ 53.Kh2 y, finalmente, Dxe4 ]
52...Kh8 53.Lh6! Txd3 54.Lxf8 Txh3+ 55.Kg2 Tg3+ 56.Kh2 Txg1 57.Lxc5
d3
1-0
Tal 2625
Bronstein,Luis 2410
Konex-Canon Rio Hondo (6) 1987
[Sistac, Horacio]
29
________
¸ _g_ ¸_ _¸
¸¸__¸g _ ¸__¸
¸ _ _ _@ _¸
¸_ ____¸_ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _¸¸¸ ¸
¸¸¸¸ _ __¸¸¸
¸_ _ ¸_ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
1-0
C68
Alekhine
Ratnovsky/Rosenberg/Shkaff
Simultaneas (Solución) blitz 1928
[Sistac, Horacio]
La dama blanca no puede desplazarse, ya que se encuentra clavada, pero debe
tomarse alguna acción porque, de lo contrario, sería capturada por su rival.
Ajedrez Cubano 66
30
________
¸ _ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _g_ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸¸_ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Esa acción es, simplemente, proveerle soporte con el rey blanco, considerando
que la dama negra ¡también está clavada! 57.Kb6
[Siendo el turno de las blancas, cualquiera podría sentirse proclive a 57.Dxc4+
jugada que sería un error ya que luego de Kxc4 el rey negro da alcance al peón
torre blanco y es tablas. ]
[ 57.Kb6 Ahora, siendo el turno de las negras, se avizoran dos caminos:
a) efectuar el cambio de damas, pero ello le quitará casillas al rey negro y
aprovechará una de las claves de los peones: en el movimiento de salida
pueden recorrer tanto uno como dos escaques: Dxc5+ (b) salir de la clavada,
pero ello no hará más que alejarlo del peón torre blanco quien, nuevamente y
aprovechando esa versatilidad de desplazarse dos casillas en el arranque, se
encaminará hacia su superación como consorte del monarca: 57...Kd3
58.Dxc4+ Kxc4 59.a4 ) 58.Kxc5 Kb2 59.a4 Con ello, no hay forma de detener
al peón torre en su carrera por convertirse en dama. ]
1-0
Ajedrez Cubano 67
B01
Planteo de base de la
Defensa Escandinava
[Di Diego, Osvaldo]
El planteo de base de la Defensa Escandinava nace del concepto de una
inmediata ruptura del centro. La secuencia inicial es: 1.e4 d5 La idea de las
negras, detrás de este contragolpe directo, es el de evitar la configuración de un
centro de peones rivales como acaece con la Defensa Caro-Kann y la Defensa
Francesa.
Pero va mas allá. En efecto, pretende dar juego activo a sus piezas,
especialmente a su alfil dama, posibilitar el enroque en cualquiera de los flancos y
dejar columnas abiertas para sus torres, todo ello mientras intenta conquistar la
iniciativa.
La respuesta de las blancas parece obvia: 2.exd5
[Pero además de capturar el peón, el blanco puede jugar 2.e5 , lo cual podría
transponer en una Defensa Francesa luego de e6 (, aunque es mucho más
ambicioso 2...c5 arribándose a la Variante del Avance de la Defensa Caro-Kann
pero con un tiempo extra para las negras. )]
[También existe la posibilidad, para las blancas, de ingresar en un gambito
mediante 2.d4 (Gambito Blackmar-Diemer), pero ello escapa al objeto de
nuestro análisis. ]
Aceptado el contragolpe, tal cual lo han planteado las negras, corresponde a éstas
el curso de acción a seguir. Las dos opciones más corrientes son:
a) Línea Principal: 2...Dxd5
[b) Gambito Marshall 2...Sf6 En la segunda de las alternativas, la idea es
demorar una jugada más la captura del peón blanco con el fin de evitar la
pérdida de un tiempo, como veremos en la línea bajo análisis. ]
En efecto, en la Línea Principal, la dama negra será atacada inmediatamente y a
través de una jugada de desarrollo: 3.Sc3 Ahora las negras deben volver a mover
su dama, abriéndose cuatro alternativas, entre otras:
(i) Da5
[(ii) 3...Dd8 Esta opción, si bien es jugable, se considera inferior a la primera
alternativa por cuanto, si ya se ha decidido la pérdida de un tiempo con la
extracción temprana de la dama, resulta preferible dejarla en juego en algún
otro punto del tablero. ]
[(iii) 3...De5+ (Variante Patzer) ]
[(iv) 3...Dd6 (Variante Bronstein) ]
4.d4 Sf6 5.Sf3
[Las blancas pueden, también, jugar 5.Lc4 que resulta tan buena como la del
texto y que, antes o después, deberán practicar. ]
5...Lf5
[Por su lado, ha quedado demostrado que la antigua 5...Lg4 termina siendo
refutada, ya que luego de 6.h3 , en cualquiera de las opciones: Lxf3 ( 6...Lh5
7.g4 Lg6 8.Se5 ) 7.Dxf3 , las blancas quedan mejor. ]
Ajedrez Cubano 68
6.Se5 c6 Nos detenemos unos segundos en esta última jugada de las negras,
para advertir al lector de la importancia de la misma. En la Defensa Escandinava,
el avance del peón a c6 es prácticamente mandatorio, especialmente cuando la
dama ha ingresado al juego tan tempranamente, otorgándole así la posibilidad de
disponer de un medio de escape a c7 o, eventualmente, a su casilla de origen: d8.
La omisión de esta movida puede acarrear serios peligros para el segundo
jugador, como veremos más adelante. 7.Lc4 e6 8.g4 Lg6 Llegamos, aquí, a un
momento crítico de esta defensa o, si se quiere, de las opciones del ataque de las
blancas contra el planteo de la Defensa Escandinava.
Por abrumadora mayoría, la jugada preferida en esta posición es 9.h4 , contando
entre sus adeptos a Viswanathan Anand, concluyéndose esta apertura de la
siguiente manera:
[Es factible 9.Ld2 , anunciando la retirada del caballo para atacar a la dama
negra. Así jugaron C. Germán y Raimundo García en Buenos Aires (1995) con
victoria para el blanco luego de Sbd7 10.De2 Sxe5 11.dxe5 Sd7 12.f4 Lb4
13.a3 0-0-0 14.0-0-0 Lxc3 15.Lxc3 Dc7 16.Tdf1 Sb6 17.f5 exf5 18.gxf5
Lh5 19.Dxh5 Sxc4 20.f6 y las negras abandonaron ante la amenaza 21.
Dg7+. ]
9...Sbd7 10.Sxd7 Sxd7 11.h5 Le4 12.Th3 Lg2 13.Te3 Sb6 14.Ld3
Esta fue la línea que siguieron Anand y Joel Lautier en el Torneo Credit Suisse
disputado en la ciudad de Biel, Suiza, en el año 1997.
[El propio GM indio, al comentar esta última jugada del blanco, indicó que es
mejor que 14.Lb3 a causa de c5 , jugada que da al negro un buen
contraataque. ]
B01
Smirin,Ilia
Ricardi,P
34 Olimpiada 1996
[Di Diego, Osvaldo]
1.e4 d5 2.exd5 Dxd5 3.Sc3 Da5 4.d4 Sf6 5.Sf3 Lf5 6.Se5 c6 7.Lc4 e6
8.g4 Lg6 A esta posición la hemos denominado "momento crítico". 9.De2
Esta movida implica un peligroso, aunque innovador, desvío de la teoría ya que
permite a las negras adoptar la iniciativa y el ataque. Sin embargo, cualquier
distracción podría costarles la partida.
[Aquí Smirin, obvia dos alternativas indicadas: 9.Ld2 ]
[y 9.h4 ]
9...Lb4 10.Ld2 Sbd7
[Aquí se nos presenta lo que una dis-tracción acarrearía para las negras. Si
ahora jugasen 10...Lxc2 , las blancas responderían 11.Sxf7 y si Kxf7
12.Dxe6+ Kg6 13.Df7# ]
11.f4 0-0-0 12.0-0-0? Con esta última movida, Smirin se metió en la jaula del
león, precisamente allí donde las negras han concentrado su mayor caudal del
Ajedrez Cubano 69
fuerzas.
[Claro está que el enroque corto: 12.0-0 hubiese dejado al rey tremendamente
expuesto ]
[Mejor hubiese sido 12.f5 exf5 13.gxf5 Lxf5 14.Lxf7 Thf8 con ventajas para
Ricardi, aunque hay mucho camino aún por recorrer. ]
12...Sb6 13.f5 exf5 14.a3 The8! ¡Excelente copamiento de la columna abierta!
con clavada del caballo incluida, aún a expensas de sacrificar el alfil. El ataque de
Pablo Ricardo terminará siendo letal para las blancas que, a partir de aquí, se
limitarán a frenar la andanada de golpes que arrojará el negro. 15.axb4 Da1+
16.Sb1 Sa4 17.Lc3
[Inútil sería 17.Lf4 tratando de dar escape al rey, a causa de Dxb2+ 18.Kd2
Txd4+ ganando en pocas jugadas más. ]
17...Se4 18.Td3 f4 19.Df3 Sexc3 20.bxc3 Db2+ 21.Kd2 Sb6 22.La6
A esta altura, el lector apreciará que esta movida representa los últimos estertores
del difunto, casi como un desesperado intento de aferrarse a la posibilidad de un
golpe táctico que, en el mejor de los casos, pueda brindarle la oportunidad de un
jaque perpetuo. bxa6 23.Dxc6+ Kb8 24.Sc4 Sxc4+ 25.Dxc4 Te3!!
[ 25...Te3!! La última jugada de Ricardi es una belleza táctica. Queda claro que
no sirve 26.Txe3 a raiz de Dxc2+ 27.Ke1 Dxb1+ 28.Ke2 Dc2+ 29.Kf3 fxe3
con partida ganada para el GM argentino. ]
0-1
B01
Un descuido negro
en la Defensa Escandinava
[Di Diego, Osvaldo]
1.e4 d5 2.exd5 Dxd5 3.Sc3 Da5 4.d4 Sf6 5.Ld2 Lf5 6.Lc4 e6? Tal cual
aseveráramos al principio del tratamiento de esta defensa, la omisión del
adelantamiento del peón a c6 puede ser muy costosa para las negras.
Ése es precisamente el presente caso. Aún cuando esta jugada luce
absolutamente normal, se trata de un error de concepto. La omisión de 6. ... c6 en
este momento deja a las negras sin casilla de escape.
[ 6...c6 ]
Veamos: 7.Sd5! Da4 8.Lb5+ Dxb5 9.Sxc7+ Y con esta última jugada de las
blancas, las negras pierden su dama y, a la larga, la partida.
Ajedrez Cubano 70
D35
Korotylev 2600
Savchenko 2583
Campeonato mundial Blitz blitz (20) 2007
[Sistac, Horacio]
31
________
¸ _g_g___¸
¸___ __¸__¸
¸__@_¸g__@ _¸
¸_ ___ _ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸_ ___¸¸__¸¸
¸¸¸¸__ ¸¸¸_¸
¸___ ¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Una rápida mirada a la posición nos revela que el peón b tendrá a su cargo la
primer avanzada, pero que también requerirá de:
(a) el apoyo de su colega en la columna a, y
(b) una trabajosa maniobra de uno de los caballos.
De tal forma Korotylev inició el Ataque de Minorías, el cual, a pesar de la
superioridad numérica de su rival, logrará abrir líneas, objetivo primordial de este
concepto, y -para el caso que nos ocupa- pasar un peón que se encamine
peligrosamente hacia su coronación. 15.b4 Tc7 16.Sd2 De7 17.Sb3 Sc8
18.Sc5 Sd6 19.a4 g6 20.Db3 Lc8 ¡Todo listo! La invasión al escaque b5 no
encontrará suficiente resistencia del enemigo. Dos piezas menores, una torre, la
dama y un peón apoyarán el lanzamiento del peón b. Sólo dos peones negros y
un caballo intentarán oponérsele, pero será infructuoso. El avance es inexorable.
21.b5! axb5 22.axb5 b6 23.S5a4 c5 24.dxc5 bxc5 ¡Objetivo cumplido! El
peón se ha hecho camino. Ahora es el turno de la artillería pesada y de seguir
empujando al único soldado con campo libre frente a sí. 25.b6 c4 26.Db4 Tc6
27.Le2 Lf5 28.Tbd1 Sfe4 29.Sxd5? Esta movida de Korotylev echa por tierra
Ajedrez Cubano 71
todo el magnífico plan que había sabido construir. Esta desgraciada jugada ("la
gula es mala consejera en el ajedrez", solía decir mi padre) lo expuso a un letal
contragolpe del cual no se recuperaría. Justo es decir que se trataba de un torneo
de ajedrez rápido, donde las emociones y el incesante tic-tac del reloj pueden
llegar a nublar toda lógica.
Lo que siguió ya poco importa (culminó en derrota para Korotylev), pero sí
creemos relevante demostrar que su plan primigenio, Ataque de Minorías
mediante, lo conducía a la victoria.
[Una de las posibles líneas, haciendo valer aquel peón avanzado, podría haber
sido: 29.Sxe4 Lxe4 30.Sc3 Dg5 31.Sxe4 Sxe4 32.Db5 Df6 33.b7!
ignorando el ataque sobre el punto f2 pero prometiendo venganza a corto plazo
contra alguna de las torres negras. ]
29...Dh4 30.Tf1 Lxh3 31.gxh3 Te5 32.Sf4 Tg5+ 33.Kh2 Sxf2 34.Tg1 Te5
35.Dc3 Te4 36.Tg3 Sf5 37.Tf3 Sxe3 38.b7 Sfg4+ 39.Kg1 Te8 40.Txe3
Df2+ En verdad, creemos que este ha sido un hermoso ejemplo de la efectividad
de los Ataques de Minorías que, lamentablemente -y dada la particularidad de
tratarse de una partida rápida- no llegó a buen término.
0-1
B62
Tal,Mihail
Pigit,Z
Campeonato URSS por equipos 1953
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 Sc6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 d6 6.Lg5 e6 7.Sxc6
Tal elige simplificar
[cuando lo usual es 7.Dd2 e inmediatamente buscar la ruptura en el centro a
través de -- 8.e5 ]
7...bxc6 8.e5 A lo largo de las primeras siete jugadas hemos podido apreciar un
desarrollo natural de la Defensa Siciliana en su Variante Clásica, donde el GM Tal
optó por el Ataque Richter-Rauzer. Esta última movida de Tal no nos parece
sólida ya que entrega un peón sin ninguna compensación. Da5
[En efecto, si 8...dxe5 9.Df3 Ld7 10.Se4 Le7 11.0-0-0 0-0 con equilibrio. ]
9.Lb5 ¡Y aquí apareció Tal, genio y figura! pero -tal vez menospreciando el
potencial de su rival- decidió ir por ese golpe táctico que dejase knock-out a Pigit.
Todavía no hemos presenciado ningún sacrificio aunque, conociendo el
temperamento de aquel genio, incrédulos seríamos de no esperarlo en cualquier
momento. Ésa debe haber sido la sensación de Pigit.
[Hubiese bastado 9.Lxf6 ]
[No 9.exf6 a causa de Dxg5 ]
La partida continuó según los planes de Tal: 9...cxb5 10.exf6 b4 11.Df3
Todo parece a "pedir de boca" para Tal. Pero Pigit, quien evidentemente no era
ningún improvisado, decidió contradecir los planes del monstruo que tenía frente a
Ajedrez Cubano 72
sí: De5+
[Pigit no podía 11...bxc3 ya que 12.Dc6+ destruye toda aspiración del negro.
Efectivamente, si Kd8 (Peor aún sería 12...Ld7 a consecuencia de 13.Dxa8+
Dd8 14.Dxd8+ Kxd8 15.fxg7+ jaque a la descubierta que permite tomar la
torre coronando simultáneamente. ) 13.fxg7+ Dxg5 (Si 13...Le7 14.gxh8D# )
14.gxh8D ]
12.Se4 d5! 13.Td1? La avispa clava su aguijón. Nuevamente "Misha" a pleno.
Ahora sí vemos el sacrificio que sabramos llegaría en cualquier momento.
Apreciemos la posición del diagrama siguiente y preguntémonos: ¿qué amenaza
Tal con esta movida de torre?
Bueno, querido lector, queremos decirle que no amenazaba nada. Sí, leyó bien,
¡no amenazaba nada! En verdad, el genial Mihail Tal estaba ya perdido y él lo
sabía bien a partir de la jugada 12. .... d5! del ignoto Pigit.
¿Entonces se trató de un sacrificio falto de consistencia? En efecto, así fue.
Creemos que el verdadero objetivo de la última movida de Tal, dejando a su
suerte al caballo en e4 fue la de impactar psicológica-mente a su rival. Como la
avispa, buscó paralizar a la víctima con la primer estocada de su aguijón,
mostrándole que si tomaba el caballo, torre y alfil (aunque obstruido éste por un
peón que se liberaría tomando otro y amenazando capturar la torre y coronar al
mismo tiempo) confluían en un mismo punto: d8, con la mortal amenaza.
Pero al igual que la avispa, clavando su aguijón.
[¿Porqué no, entonces, 13.0-0-0 quitando al rey de la columna e y de los rayos
X de la dama negra? ]
Y, al igual que el veneno del escorpión, el miedo también paraliza, que fue lo que,
en alguna medida, pudo haber acontecido con Pigit. Jugó profilácticamente y
buscando controlar el escaque d8: 13...La6
[Seguramente, y sabiéndose ya perdido, puede ser que su intención hubiese
sido gestar una celada, ya que si 13...Dxe4+? 14.Dxe4 dxe4 15.fxg7!
y las negras están perdidas. Sin embargo, siendo tan obvia esta celada, nos
inclinamos por adivinar otra intención. ]
[Observe que 13...dxe4 nada tiene de malo. Por el contrario, conduce a la
victoria. Si 14.Db3 , la única jugada que parece tener algún valor, imaginamos
la siguiente secuencia: Ld7 (Las blancas amenazarían 14...-- 15.Da4+
con el intento de dominar la casilla e7 pensando en algún ingenuo mate ) 15.Le3
(Seguramente, y por tratarse de Tal, Ud. habrá pensado en un segundo
sacrificio, como por ejemplo: 15.Txd7 pero las consecuencias no serían
distintas luego de Kxd7 16.Da4+ Kc7 17.fxg7 Lxg7 ) 15...Dxf6 quedando las
negras con alfil y peón de ventaja sin ninguna complicación a la vista. ]
En fin, la jugada de Pigit no parece inadecuada, como veremos más adelante en lo
que sucedió realmente en la partida, pero creemos que Tal dejó pasar el momento
de aturdimiento de su rival y, tal vez desanimado, continuó imprecisamente:
14.Td4 Con esta última jugada Tal ya parece resignado.
[De nada hubiese servido 14.Db3 como último intento de dar jaque en a4 para
llevarse un alfil, a causa de Dxe4+ 15.Le3 Lb5 impidiendo toda maniobra del
blanco. ]
Ajedrez Cubano 73
Las jugadas que siguieron dieron prueba de la falacia de aquella andanada de
sacrificios, con una derrota para "Misha" en tan sólo 19 movidas: 14...dxe4
15.Txe4 Dxg5 16.Txe6+ fxe6 17.Dxa8+ Kf7 18.Dxa7+ Kxf6 19.Dxa6 Dc1+
La verdad es que no nos hubiese gustado estar en los zapatos de Pigit cuando
Tal desató la tromba de sacrificios. Sin dudas, Pigit debe haber utilizado todo su
temple para evitar lo que cualquier jugador hubiese sentido frente al Gran Maestro
de los Sacrificios: terror. Y sin dudas, también, ese temple le llevó a demostrar
que no todos los caminos conducen a Roma, que algunos sacrificios pueden ser
fallidos sin importar el renombre de quien los ofrezca.
0-1
C06
Tal 2625
Bronstein,Luis 2410
Konex-Canon. Juegan blancas (6) 1987
[Sistac, Horacio]
(Diagram 32)
Seguramente, el lector ya lo habrá advertido. Se trata de una maniobra de
desviación. La jugada es: 32.Tc1!! Luis Bronstein no tuvo otra alternativa mas
que abandonar.
[ 32.Tc1!! Claramente, Bronstein no podía Dxc1 a causa de (Tampoco servía
32...Dd7 a raiz de 33.Txc8+ ganando limpiamente la torre, ya que Dxc8
volvería a provocar el anunciado desvío y el mate de marras. ) 33.Dxg7+ Ke8
34.De7# ]
1-0
Ajedrez Cubano 74
32
________
¸ _g_ ¸_ _¸
¸¸__¸g _ ¸__¸
¸ _ _ _@ _¸
¸_ ____¸_ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _¸¸¸ ¸
¸¸¸¸ _ __¸¸¸
¸_ _ ¸_ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
primer ejemplo
Juegan blancas
[Sistac, Horacio]
(Diagram 33)
Las blancas no pueden dar jaque en la fila 6, de modo que deberán intentarlo
desde la retaguardia, pero ello permite que el negro ataque al monarca rival que,
para su sinsabor, no puede esconderse tras sus peones ya que se encuentran
sobre la banda.
Por ejemplo, si 1.Tb8 Ta4+ 2.Ke5 Ta7!
[¡Ni pensar en 2...Kxg5 porque ya no se detiene al peón h! ]
Luego, si 3.Tg8+
[Las negras amenazarían 3.-- Kxg5 ]
3...Kh7 obligando a las blancas a sacar su torre y, por lo tanto, permitiendo a su
rey volver a g6. Conclusión: tablas, aunque cueste creerlo.
½-½
Ajedrez Cubano 75
33
________
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸g_ _ __¸¸¸
¸_ _ _ ¸¸ ¸
¸ ¸_ _ ¸_ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
segundo ejemplo
Juegan blancas
[Sistac, Horacio]
(Diagram 34)
Como se aprecia, el monarca de color impide el avance del peón dama blanco,
cuya custodia deja inmovilizada a la torre del primer jugador en la fila 3 y, a su vez,
junto con la torre supervisa el punto c5. El secreto, pues, consiste en mantener la
torre negra a lo largo de la columna e impidiendo que el rey blanco pueda pasar
en auxilio de sus peones. Conclusión: también tablas, aunque le duela a las
blancas.
½-½
Ajedrez Cubano 76
34
________
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ ___ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ ¸g _ ¸
¸ _¸¸_ _ _¸
¸_ _¸___ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
tercer ejemplo
Juegan blancas
[Sistac, Horacio]
(Diagram 35)
Aquí se aprecia que el rey blanco está dando sostén a sus peones y no existe una
torre que le impida desplazarse. De hecho, hasta podría interponer su propia torre
en caso de recibir un jaque, a sabiendas de que el cambio le aseguraría el triunfo.
Queda claro que de nada le sirve al blanco 1.c7 a causa de Tc8 Entonces,
¿dónde radica el secreto de las negras para conseguir tablas, el único resultado al
que pueden pretender?
Tal secreto yace en mantener a su torre en la fila 8, pero disponerla para dar
jaque al rey blanco en toda oportunidad posible, ya que este no podrá encontrar
protección detrás de sus peones. Conclusión, nuevamente tablas, mal que le pese
al primer jugador.
½-½
Ajedrez Cubano 77
35
________
¸ _ _ _ ¸g¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ ¸_¸_ _ _¸
¸_¸_ _ _ ¸
¸ ¸_ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ ___ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
A00
Veamos un esquema básico
desde 1. d4
[Sistac, Horacio]
1.d4 Es corriente para el aficionado pensar que la mejor manera de evitar un
centro de peones blancos (es decir, frenar el inmediato avance 2. e4) es contestar
d5 en simetría con la movida del primer jugador.
[Sin embargo, ello es también factible mediante 1...Sf6 jugada que da orígen a
todo el complejo conocido como Defensas Indias.
Una de las particularidades que tienen las Defensas Indias es la apertura de un
fian-cheto sobre el flanco del cual toman su nombre, siendo incluso factible que
abran un segundo fiancheto sobre el ala contraria.
La historia nos cuenta que estas defensas reciben tal nombre desde los
orígenes mismos del ajedrez, cuando nuestro amado juego se practicaba en
India en aquellas épocas primi-genias en que no existía la posibilidad de que los
peones avanzasen dos casillas en su movimiento de arranque.
Dentro de este complejo defensivo, en realidad un verdadero sistema de
defensas, se destacan tres subsistemas, todos los cuales nacen luego de la
natural 2.c4 (a) Defensa India de Dama (incluyendo las Defensas Nimzoindia y
Ajedrez Cubano 78
Bogo-india) que nace mediante e6 ((b) Defensa India de Rey (incluyendo la
Defensa Gruenfeld) que nace a través de 2...g6 ;(c) Antigua Defensa India
(incluyendo la Defensa Tchigorin) que arranca con 2...d6 ;(d) Existe una
alternativa adicional, conocida como Gambito Budapest, que ha caido
totalmente en desuso y que se origina mediante 2...e5 )]
D89
Karagianis,P 2255
Movsisyan,M 2300
24th OCF NthAm Open (9) 2005
[Sistac, Horacio]
1.d4 Sf6 2.c4 g6 En este momento, dos alternativas principales, sin perjuicio de
otras, se abren para las blancas mediante sendas movidas que, naturalmente,
propenden al desarrollo de sus piezas:
(a) 3.Sc3 que se alinea con la defensa que hoy estudiamos
[(b) 3.Sf3 que puede derivar en otras líneas análogas o en transposiciones que
conducen a otros tipos de sistemas defensivos. ]
Continuando con la primera de las opciones, y siendo el turno de las negras, éstas
cuentan con dos conocidos caminos:
(i) 3...d5 que es el directo golpe al centro en lo que se conoce como Defensa
Gruenfeld.
Por el contrario, el golpe de la Defensa Gruenfeld es inmediato, e incluso previo al
emplazamiento del alfil en g7, motivo por el cual han efectuado el fiancheto.
En la experta opinión del GM Reuben Fine (en su libro "Ideas behind the chess
openings" (Ideas detrás de las aperturas de ajedrez), David McKay Company,
New York, 1943) "Estrictamente hablando, la Gruenfeld es una rama de la India
de Rey, pero el niño ya ha superado a su padre".
En efecto, la Defensa Gruenfeld ha adquirido dimensión propia en la actualidad, a
tal punto que -si bien se encuentra dentro las líneas generales de la India de Rey-
ha logrado obtener una identidad propia que la distingue de aquella.
[(ii) 3...Lg7 que nos conduce directamente a la Defensa India de Rey
(especialmente cuando la respuesta blanca es 4.e4 El lector advertirá que, en
el caso de la Defensa India de Rey, las negras no hacen ningún esfuerzo por
evitar el centro de peones, ya que permiten 4. e4 ...., lo cual admiten con la idea
de obtener alguna compensación a futuro, compensación que esperan lograr,
en algún momento de la partida, mediante contragolpes sobre el centro de
peones blancos. ]
En la opinión del GM Fine, los deseos del primer jugador deben orientarse a
eliminar el peón dama negro y a avanzar su peón rey a e4. Por tal razón,
consideró una regla útil al afirmar: "Db3 es la movida clave para todo ataque de
las blancas contra la Defensa Gruenfeld", aunque no necesariamente deba ser
efectuada a este momento aún.
A partir de aquí, la decisión del curso de la partida corresponde al primer jugador
Ajedrez Cubano 79
que podrá optar, entre varias, por alguna de las siguientes líneas conceptuales,
todas con su propio valor estratégico:
(a) 4.cxd5 que se encamina dentro de la Línea Principal, antiguamente también
conocida como Variante del Cambio;
[(b) 4.e3 con la simple, pero siempre saludable, mira de desarrollar las piezas; ]
[(c) 4.Lf4 que conduce a agudas líneas, entre las que se encuentra el Gambito
Gruenfeld. La famosa "Partida del Siglo" de Bobby Fischer se encaminó por
estos carriles; ]
[(d) 4.Db3 temprana extracción con el fin de ejercer presión sobre el peón dama
rival. A este esquema se lo conoce como Sistema Ruso; ]
[(e) 4.Lg5 con la idea de liquidar el centro quitándole su mejor defensor
(Variante Taimanov) ]
[(e) 4.Sf3 una jugada de desarrollo que suele encaminarse, por la vía de
transposición, hacia cualquiera de las propuestas de todas la anteriores. ]
4...Sxd5 5.e4 Sxc3 6.bxc3 Lg7 Dos grandes caminos bifurcan aquí: la Variante
Clásica, que se inicia con 7.Lc4 puede conducir a otras conocidas como la
Variante Sevilla o la Variante Spassky.
Su línea, conocida como Sistema Simagin, tanto en su versión original cuanto en
otra mejorada, nace del siguiente concepto:
[1. la Variante Moderna del Cambio que nace luego de 7.Sf3 La Variante
Moderna del Cambio, con el emplazamiento tradicional del caballo en f3, deberá
-en algún momento- evitar la clavada del mismo, una vez que el negro juegue ....
Ag4, mediante Ae2 .... La línea general sería: 0-0 8.Le2 c5 9.0-0 cxd4
10.cxd4 Sc6 11.Le3 Lg4 Como puede apreciarse, el peón dama blanco está
bajo tremenda presión, siendo atacado tres veces y, aunque defendido tres
veces también, uno de sus sostenes está bajo firme amenaza. Ello reclama una
urgente medida a cargo de las blancas, medida que no puede traicionar los
principios estratégicos que sustentaron sus movimientos hasta aquí.
Sorprendentemente, la jugada de las blancas es el avance ese mismísimo peón
dama (¡para qué quería un centro de peones si no!) dejando expuesta la torre
en a1: 12.d5 Curiosamente, la calidad se recupera en pocas jugadas: Lxa1
13.Dxa1 Sa5 14.Lh6 (amenazando mate y recuperar la calidad
simultáneamente) f6 15.Lxf8 La posición resultante es de equilibrio dinámico.
Las blancas conservan los dos peones centrales, pero declarada minoría en el
flanco dama. La simplificación, sin dudas, ayudará al segundo jugador,
aprovechando este concepto. ]
7...c5! Esta posición declama claramente las ideas estratégicas de cada
oponente: las blancas conservan un fuerte centro de peones en tanto las negras,
mientras mantengan en constante observación al peón dama blanco, tendrán muy
buen contrajuego y, si logran eliminar aquel, ostentarán mayoría de tropas en el
flanco dama.
La última jugada nos provee una elocuente pista de la idea estratégica del negro
(obsérvese, además, que la torre en a1 está bajo la influencia de los rayos X del
alfil en la gran diagonal). Por lo tanto, una medida defensiva de las blancas es
requerida.
Ajedrez Cubano 80
No está de más enfatizar la trascendencia de esta pequeña gran jugada es el
preludio del ataque al tan temido centro blanco aprovechando los rayos X sobre la
torre sita en a1 y la base de toda la estrategia de las negras.
Como hemos visto, ese centro de peones de las blancas se mantendrá, conforme
a la línea de juego que hemos analizado, pero a expensas de una mayoría en el
flanco de dama.
En definitiva, 7. .... c5 es una jugada que, aún a tan temprana etapa de la partida,
con-figura un golpe estratégico pensando en el final de la misma.
Dicho de otra manera, si las negras lograsen la simplificación hacia el medio
juego contarían, sin dudas, con una ventaja estratégica que tal vez resulte
decisiva. Su plan consistirá, luego de lograr tal simplificación, en lanzar esos
peones hacia la coronación, circunstancia que demandará, por parte de las
blancas, toda su energía defensiva, dejando la iniciativa final en manos de las
negras. 8.Se2 Es natural que, por las razones expuestas en la variante que se
analiza más abajo, el caballo se ponga en juego a través de e2.
[Ingresar en el rutero de la Variante Moderna del Cambio sería ahora muy difícil,
ya que si 8.Sf3 Lg4 complicaría la defensa del peón dama u obligaría a una
pérdida de tiempo llevando el alfil a 9.Le2 ]
8...0-0 9.0-0 cxd4 10.cxd4 Sc6 11.Le3 Lg4 Nuevamente la búsqueda de la
clavada pero, ahora, el que entra en acción es el peón alfil. 12.f3 Sa5 13.Ld3
[Interesante resulta otra alternativa para las blancas a partir de este momento: la
Variante Sevilla. Esta alternativa se encamina vía 13.Lxf7+ Txf7 14.fxg4
aunque, si bien transitoriamente con un peón demás, el primer jugador cuenta
con una estructura de peones más endeble. (En una línea de juego más
tranquila pero no menos aguda, las blancas podrían optar por 14.Tb1
quitándola de los rayos X del alfil en la gran diagonal. )]
13...Le6 14.d5 Lxa1 15.Dxa1 f6 16.Lh6 Te8 17.Sf4 A partir de este momento,
nos internamos en los senderos de una partida que, si bien no consideramos un
modelo acabado de esta defensa, nos provee una visión de su alineamiento
estratégico. Como veremos, la diferencia de calidad se mantuvo casi hasta el final
de la partida, no obstante lo cual el juego de las blancas estuvo lleno de
amenazas. Lf7 18.e5 g5 19.e6 gxf4 20.exf7+ Kxf7 21.Le4 Dd6 22.De1 f5
El lector podrá apreciar la agresividad con que jugaron ambos contendientes. Tras
la última jugada, las negras devuelven el peón extra con el ánimo de intensificar la
lucha sobre el enroque blanco aprovechando la apertura de la columna g. 23.Lxf5
Dxh6 24.Le6+ Kg7 25.Dxa5 Df6 26.Db4 b6 27.Te1 Tad8 28.Te4 Tf8
Como puede apreciarse, las negras no pueden hacer valer su ventaja de calidad.
29.De1 a5 30.Te5 Kh8 31.De4 b5 32.h3 b4 33.Th5 Da1+ 34.Kh2 Dg7
35.Lf5 h6 36.Dxf4 Td6 Vale aquí detenernos un momento para reflexionar
acerca de la dinámica que ha desarrollado el juego por ambas partes. Ya
habíamos afirmado que el negro no puede hacer valer su ventaja de calidad pero,
para peor, se encuentra bajo fuego enemigo debiendo desplazar sus piezas en la
defensa. Desde una visión estratégica, su deseo consistiría en provocar la
simplificación y avanzar los peones del flanco dama, cuestión esta última que ya
ha iniciado. 37.De3 Tdf6 38.Le6 a4 39.Th4 Tg6 40.Dd2 Tb8 41.f4 b3
Ajedrez Cubano 81
42.axb3 axb3 43.Lf5 b2 44.Lb1 Tg8 45.Lxg6 Dxg6 46.Dxb2+ Como puede
apreciarse, las negras debieron devolver la calidad y hasta quedaron en
inferioridad numérica de infantería. No obstante ello, pudieron maniobrar lo
suficiente como para igualar las acciones en el transcurso del final de partida
hasta acordar tablas.
El desarrollo que adoptó la partida, aunque un tanto extenso, exhibe las múltiples
amenazas que desplegó el blanco pero que, a la postre, resultaron infructuosas.
Recomendamos al lector su estudio. Kh7 47.Df2 Td8 48.Df3 Dd6 49.Th5 Tf8
50.Te5 Tf7 51.De4+ Kg7 52.Te6 Dc7 53.Dg6+ Kf8 54.Dxh6+ Ke8 55.Dh8+
Kd7 56.De5 Dc4 57.De4 Dc1 58.Tg6 Dxf4+ 59.Dxf4 Txf4 En este punto, los
contendientes acordaron tablas, lo cual -si bien no es relevante a los efectos
pretendidos de mostrar la evolución de la Defensa Gruenfeld en una partida viva-
nos resulta un tanto prematuro, por cuanto consideramos que las blancas cuentan,
aún, con una cierta ventaja que podrían haber impuesto.
½-½
D12
Nimzowitsch,Aaron
Nilsson,Allan
Nordisk Skakforbund (8) 19.08.1924
[Sistac, Horacio]
(Diagram 36)
En la propia explicación de Nimzovitch en su libro "Mi Sistema", el blanco
intentará copar la columna f, pero para llegar a ello, además de desplazar su rey a
g3, deberá tener presente que cuando ubique alguna de sus torres en esa
columna, permitirá al negro el liberador avance del peón a a5 abriéndole, al
segundo jugador, la posibilidad de dejar pasado un peón, además de que el
monarca negro bloquee el peón pasado emplazándose en c6.
Entonces, desde una perspectiva estratégica, ¿cómo hacer valer esa ventaja
posicional que, al final de cuentas, luce tan exigua, si es que en verdad existe? El
propio Nimzovitch lo explica con claridad meridiana desarrollando el concepto de
"contra-bloqueo". 33.Ta5!! Con esta movida, Nimzovitch explica que deja para
futuro la lucha en la columna f, mientras propone un bloqueador al que llama
"elástico", "...., es decir él puede en cualquier momento ser llevado al flanco rey a
través de marchas forzadas" utilizando sus propias palabras.
Veamos como continuó la partida: Kc6 34.Kg3 Kb7 35.Tf1 Kc6 Como vemos,
el plan de las blancas se desarrolla a la perfección, en tanto las maniobras de
bloqueo del negro no admiten discusión.
¿Cómo sigue el plan? Pues bien, dominada la columna f, el blanco prepara el
ataque al punto más débil de la estructura de peones negros: la base de la
cadena que nace en d5, a la vez que antepone la torre (evitando todo jaque)
Ajedrez Cubano 82
36
________
¸g_ _ _ _¸
¸¸g ___ ¸__¸
¸__ _ _ _¸
¸__¸¸__ _ ¸
¸ ¸¸ ¸¸__ _¸
¸_ _ ¸¸ _ ¸
¸__ _ ¸_¸¸¸¸
¸¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
cuando el rey quiera ir a f4. 36.Tf5 Te7 37.h4 Taa7 38.h5 Aquí quedan
expuestas las claras intenciones de las blancas y cómo Nilsson maniobró para
dominar la séptima fila, sin descuidar su peón torre dama.
Lo que sigue es de una sutileza táctica digna de un estratega: Te6 39.Tf8 g6
40.h6 g5 41.Tb8 Kc7 42.Tbxb5 Txh6 43.Ta4 Tf6 44.Tba5 Nimzovitch ha
despejado el camino de forma asombrosa y ahora se prepara para dar las
pinceladas a su obra maestra. Kc8 45.Kg4 h6 46.Ta2 Taf7 Nilsson finalmente
abandonó su peón torre dama intentando, como último recurso, algún contrafuego
en el flanco rey, pero ya era insuficiente. Es claro que Nimzovitch disponía, desde
hace varias jugadas, del avance del peón a b5 haciendo gala de la superioridad
que le otorga su peón pasado. 47.Txa6 Txa6 48.Txa6 Tf2 49.g3 Tb2 50.Txh6
Tb3 Ultimo intento de las negras por darle paso a uno de sus peones, pero ya
nada era útil para Nilsson. 51.Td6 Txe3 52.Txd5 Td3 53.b5 e3 54.Kf3
Bonito ejemplo que nos legó Nimzovitch de lo que él diera en llamar bloqueo
elástico y que nosotros, en un abuso de creatividad, hemos expresado como
contra-bloqueo.
1-0
Ajedrez Cubano 83
A55
Bernstein
Najdorf
Montevideo (16) 1954
[Sistac, Horacio]
37
________
¸g___ ¸g ¸_¸
¸¸___ _ _@ ¸
¸ _ ¸¸ ¸_g_¸
¸_ ¸¸ _ ¸_ ¸
¸ ¸¸____¸_¸
¸¸¸ _ ___ ¸
¸ ¸___ ¸¸ _¸
¸_ _ ¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Siendo el turno de Bernstein, quien debía producir su 29 movida y contaba con
una pequeña desventaja material (un caballo a cambio de dos peones, ¡pero uno
de ellos peligrosamente pasado!), comenzó una combinación que, a más de
medio siglo de aquel evento, nos sigue dejando perplejos: 29.Te8!!
Toda la posición de las negras quedó destruída. Por lo tanto, la mejor opción para
Najdorf fue: Lf5
[Si, p.ej.: 29...Dxc2 30.Txf8+ Kh7 31.Lg8+ abriéndose dos alternativas
igualmente de desastrosas para el GM Najdorf: (a): Kh6 (o (b): 31...Kh8
32.Lb3+ Kh7 33.Lxc2+ Lf5 34.Lxf5+ Sxf5 35.Txf6 quedando con torre y dos
peones de más y una superioridad innegable. ) 32.Txf6+ Dg6 33.Txg6+ Kxg6
34.Te7 ganando una pieza y volcando toda la partida a su favor ]
[A nada conduciría, tampoco, 29...Txe8 a causa de 30.Dxg6 Txe1+ 31.Kh2
Lxb2 32.Dh6# ]
30.Txa8 Txa8 31.gxf5 Dh5 ¡Interesantísima posición y gran lance de las negras!
De perdidosas, ahora lucen ganadoras 32.Te4
[Las negras amenazaban 32.-- Dg4+ y mate a la siguiente ]
Ajedrez Cubano 84
32...Dh3 Pareciera que el efecto es el mismo que el mostrado en la variante
anterior. Pero, no todo lo que reluce es oro y el GM Bernstein jugó en gran nivel
previendo todo ello. 33.Lf1 Y todas las ilusiones de Najdorf se hicieron trizas.
Dxf5 34.Th4+! Última sorpresa de Bernsterin que le dejará con una pieza de
ventaja y la partida ganada. gxh4 35.Dxf5 Sxf5 36.Lxf6+ Kg8 37.d7
Ahora se aprecia la importancia, tal co-mo lo mencionáramos más arriba, de ese
peón pasado. Tras su coronación, las blancas quedarán con un alfil de más y un
final ganado que sólo demandará tiempo y paciencia.
1-0
Sistac,Horacio
Maldonado,O
Supara Buenos Aires 2008
[Sistac, Horacio]
38
________
¸g_ _ ¸g__¸æ
¸¸_ _ ____¸
¸ _ _ ¸¸__¸
¸_ _ ¸_ ¸_ ¸
¸ _ ¸g__ _¸
¸_¸_ ___ ¸
¸ _ _ _¸¸¸¸
¸_ _ ____¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Es el turno de las negras que ostentan una ventaja indiscutible: una torre y calidad,
además de un peón extra. No obstante, tienen un peligro inminente: si la dama
blanca se instala en h6, sin riesgo de que le capturen el peón alfil, ¡amenazarán
mate a la siguiente jugada!
Sin embargo, Maldonado optó por la secuencia clásica y que, por cierto, luce más
lógica. Su razonamiento fue: primero simplificar y luego, dejando al rey blanco
Ajedrez Cubano 85
expuesto, propinarle los jaques necesarios hasta poder propinarle un doble que le
permitiese capturar el peón alfil: 1...Lxf3?
[En buen romance, las negras, con sólo mover 1...Df2 se hubiesen asegurado
la victoria 2.S3d2 Esto evitaría el inmediato mate (Las negras amenazarían 2.--
Dxf1+ ;Tampoco serviría 2.S1d2 a raiz de Lxf3 3.Sxf3 Tfd8 y el negro da mate
antes de cualquier intento del primer jugador. )pero despejaría la columna f para
el control de la dama negra, impidiendo -pues- el plan de las blancas que ya no
podrían emplazar la dama en h6 2...-- 3.Dh6 a causa de Dxf6 ]
2.Dh6! Lxg2+ 3.Kxg2 Puede parecer mentira, pero ahora, y aún con un peón
más agregado a las arcas del negro, éste no puede pretender más que a tablas,
ya que el mate en una movida le es inevitable y, para su desazón, la segunda
parte de su plan (aquel que versaba en jaquear al rey blanco hasta lograr atacar
simultáneamente al peón alfil y eliminarlo) será siempre evitado por éste.
Lo que debía haber sido victoria de las negras, ahora se ha transformado en una
técnica tablas, pero..., siempre hay un pero, se convirtió en victoria de las blancas.
De todas las opciones posibles, Maldonado eligió la peor: Dg4+?? Ante tan
abrumadora ventaja material y teniendo al rey rival expuesto, es difícil contentarse
siquiera con unas tablas. Esta fue una jugada efectuada en la confianza que le
otorgaba esa superioridad, pero se trató de un grave error que le costó la partida.
[Si 3...De4+ 4.Kg1 Dg4+ 5.Sg3 Dd1+ 6.Sf1 y tablas ]
[Por su lado, 3...Db2+ hubiese tenido, también, consecuencias desastrosas ya
que 4.Kh1 evitaría todos los jaques mientras las negras no tienen la posibilidad
de capturar el peón alfil. ]
4.Sg3!! Ahora la dama negra no tiene siquiera chances de dar jaque a menos,
claro está, que entregue la misma, tras lo cual el jaque mate al rey negro será
inevitable. El caballo en g3 domina tanto la casilla e4 como la e2 y ha
desaparecido toda posibilidad de capturar el peón alfil.
[Sin dudas, Maldonado fue sorprendido por la última movida de las blancas. En
su plan, esperaba 4.Kh1 Df3+ y capturaba el peón alfil en la siguiente ]
[o 4.Kf2 Df5+ con igual propósito. ]
1-0
C54
Ataque Möller
Esquema teórico
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 Lc5 4.c3 Sf6 5.d4 exd4 6.cxd4 Lb4+ 7.Sc3
Sxe4 8.0-0 Lxc3
[El lector recordará que las negras, en la octava movida del Ataque Greco,
efectuaban la captura en c3 con su caballo: 8...Sxc3 en tanto que en esta línea
lo hacen con el alfil. ]
Por lo tanto, lo mejor aquí para las blancas es dilatar una movida la recuperación
de la pieza evitando que aquel peón dama incomode al Alfil Italiano, lo cual es
Ajedrez Cubano 86
factible ocupando ese mismo escaque, a la vez que se ataca al caballo sito en c6:
9.d5! En palabras de Luis Palau, "Esta jugada constituye el citado Ataque Möller y
conduce a posiciones sumamente interesantes, donde se requiere una especial
atención por parte de las negras para no quedar en inferioridad, por las muchas
sutilezas que encierra."
[La teoría ha demostrado que luego de 9.bxc3 , recuperando la pieza, la mejor
contestación de las negras es un directo ataque al Alfil Italiano mediante d5!
lo cual deriva en complejas situaciones que no solamente proveen la igualdad
para el segundo jugador sino que, además, pueden llegar a dejarlo en posición
ventajosa. Tal fue el devenir de las dos victorias de Lasker sobre Steinitz que
mencionáramos párrafos más arriba. ]
La mejor respuesta para el segundo jugador, ahora, es 9...Lf6
[Otras opciones se consideran inferiores por cuanto despliegan un juego lleno
de peligros para las negras. Destacamos sólo tres alternativas que prueban
nuestra afirmación:
1) 9...Sa5 , que -si bien ataca el Alfil Italiano- recibe una contundente respuesta
mediante 10.Ld3 f5 11.bxc3 0-0 12.Da4 con evidente superioridad de las
blancas. ]
[2) 9...Se5 que conduce a una agudísima y, a la vez, peligrosa línea de juego,
la cual analizaremos más adelante; ]
[3) 9...La5 que desata un furibundo ataque blanco a través de 10.dxc6 bxc6
11.Se5 Sd6 (inferior es 11...0-0 por 12.Sxf7 Txf7 13.Lxf7+ Kxf7 14.Dh5+
recuperando un peón, ganando la calidad en la siguiente y conservando una
posición muy ventajosa ) 12.Dg4 Df6 (no sirve 12...0-0 a causa de 13.Lg5
De8 14.Lf6! ganando fácilmente ) 13.b4 Lxb4 14.Lb2 Sxc4 15.Sxc4 Dg6
16.Tfe1+ Kf8 17.Dh4 f6 18.Se5! fxe5 19.Txe5 Ld6 20.Tg5 Df7 21.Lxg7+
con clarísima superioridad de las blancas. ]
Demostrado que la mejor opción es la del texto, corresponde ahora la movida de
las blancas: 10.Te1 Con esta jugada, las blancas mantienen la tensión del ataque
mientras amenazan dos piezas simultáneamente.
[Inferior sería 10.dxc6 a causa de bxc6 preparando 11.-- d5 que igualaría las
acciones. ]
10...Se7 11.Txe4 Alcanzada esta posición, dos grandes líneas se abren, a saber:
1) d6 Esta primer alternativa da ocasión para que se produzcan posiciones
dignas de estudio. La secuencia esperable es la siguiente:
[2) 11...0-0 El lector, después de haber leído los exhaustivos análisis de la
alternativa (1) 11. .... d6, debe estar pensando que no resulta para nada
saludable. En verdad, esa conclusión es correcta (aunque requiere, además de
buena memoria, muchísima agudeza del primer jugador), pero si el aficionado
quiere evitarse todos los vericue-tos que acabamos de desarrollar, entonces le
recomendamos la presente alternativa 12.g4 El avance del peón a g4 es
conocido, en la jerga, como Ataque a la Bayoneta, y su objeto es incomodar al
alfil sito en f6. (El lector puede sentirse proclive a creer que 12.d6
es una buena opción, pero en verdad las negras nada tienen que temer luego
de cxd6 13.Dxd6 Sf5 y si 14.Dd5 Se7 volviendo a la posición anterior y
Ajedrez Cubano 87
obligando a las blancas a conformarse con ello por la fuerte amenaza negra ...
d5 )Aquí se bifurca el camino y el segundo jugador tiene que optar cntre dos
sub-variantes:
Sub-variante (b1)
El negro debe ser muy cauto con esta elección y jugar con precisión: 12...Sg6
( Sub-variante (b2)
Las negras pueden optar por evitar las complicaciones de la anterior y aceptar
el envite del Ataque a la Bayoneta jugando con simpleza: 12...d6 13.g5 Le5
14.Sxe5 dxe5 15.Txe5 Sg6 Y, al igual que en la vida, la simpleza es la clave
de situaciones complicadas, lo cual queda demostrado aquí donde el ataque de
las blancas ha perdido toda su fuerza y las negras han equilibrado el juego. )
13.d6! (Ahora 13.g5 no sería tan fuerte a raíz de Le7 14.h4 d6 15.h5 Se5
16.Sxe5 dxe5 17.Txe5 Ld6 18.Te1 Lh3 y las negras habrán logrado un
posición superior. ) 13...cxd6 Casi forzada (porque si, p.ej.: 13...h6 entonces
14.Dd5 seguida de -- 15.Dh5 con gran fuerza para las blancas. ) 14.g5 Le7
15.Ld5! Kh8 (No sería del todo efectiva 15...Se5 por 16.De2 Sxf3+ 17.Dxf3
Lxg5 18.Lxg5 Dxg5+ 19.Tg4 De5 20.Kf1 De7 21.Te1 Dd8 22.Tee4
con nítida superioridad de las blancas. ) 16.De2 f5 17.gxf6 Lxf6 18.Ld2 Se5
19.Te1 Podemos concluir que, tal cual lo exhibe el diagrama que sigue, la
posición de las blancas es superior pese a contar con dos peones de menos. ]
12.Lg5 Lxg5
[Queda claro que ahora 12...0-0 sería inferior a causa de 13.Lxf6 gxf6 14.Dd2!
Sg6 15.Tae1 f5 (Si 15...Lf5 16.T4e3 Se5 17.Lb3 con ventaja para las
blancas ) 16.Dh6 Df6 17.Te7 dejando al primer jugador en clara superioridad. ]
13.Sxg5 0-0
[Si en lugar de la del texto, las negras moviesen 13...h6 las blancas quedarían
con posición ganadora luego de 14.Lb5+ Ld7 15.De2 para continuar con --
16.Te1 ]
[Tampoco ayudaría a la causa del segundo jugador 13...Lf5 a causa de 14.Df3
y si: (a) Lxe4 (o (b) 14...Dd7 15.Lb5!! Dxb5 16.Txe7+ y el mate será sólo
cuestión de algunas movidas más. ;Otro recurso sería (c) 14...0-0 pero 15.Txe7
Dxe7 16.Dxf5 g6 17.Df4 Kg7 18.Dh4 amenazando -- 19.Se6+
lo que otorgaría ventaja material y posicional a las blancas. ) 15.Dxf7+ Kd7
16.De6+ Ke8 17.Dxe4 preparando -- 18.Se6 que resulta devastadora ]
14.Sxh7! Este sacrificio debe ser, tal vez, uno de los más estudiados de la historia
del ajedrez. La alternativa es, pues, aceptar el sacri-ficio: Kxh7
[Podría rehusarse, en esta instancia mediante 14...Lf5 a lo que seguiría 15.Th4
Te8 (si 15...Sg6 16.Th5 aumentaría la presión en el flanco ) 16.Dh5 Lxh7
17.Dxh7+ Kf8 18.Ld3 Entonces, Sg6 es casi obligada, (por la amenaza de
18...-- 19.Dh8+ Sg8 y el inevitable mate luego de 20.Lh7 )pero insuficiente, a
causa de 19.Lxg6 fxg6 20.Tf4+ ganando la dama y, con ello, la partida. ]
15.Dh5+ Kg8 16.Th4 f5! 17.Te1!
[El lector ya podrá apreciar la belleza combinativa de este ataque que ha sido
digno del análisis de grandes como Max Euwe en 1938 pero, especialmente, por
el Dr. Savielly Tartakower ocho años antes, quien llegó a afirmar que es
Ajedrez Cubano 88
preferible aquí 17.Dh7+ Sorprendentemente, las negras llegan a neutralizar el
ataque propuesto por Tartakower mediante: Kf7 18.Th6 Tg8 19.Te1 Df8
20.Lb5 Th8 21.Dxh8 gxh6 22.Dh7+ Kf6 23.Txe7 Dxe7 24.Dxh6+
y las blancas, con inferioridad material, solo pueden pretender tablas por jaque
perpetuo. ]
El propio Tartakower, indicaba que 17. Te1 terminaba siendo inferior gracias a
17...Sg6 pero análisis posteriores revelaron que su apreciación era errónea, como
demostraremos más adelante.
[En esta posición, cuatro caminos son posibles, todos ellos dependiendo de la
elección del segundo jugador.
Sub-variante (a1): 17...Te8 18.Te6! Kf8 19.Le2! Sxd5 La amenaza blanca
hace que las negras se vean obligadas a tomar el peón dama blanco.
( Las blancas amenazaban la contundente 19...-- 20.Tf6+ ) 20.Dxf5+ Kg8
( El lector habrá advertido que 20...Sf6 es inocua frente al demoledor ataque de
las blancas luego de 21.Th8+ Kf7 22.Lh5+ g6 23.Th7+ Kf8 24.Txf6+
y mate en breve. ) 21.Dh7+ Kf8 22.Txe8+ Kxe8 23.Dg8+ Kd7 24.Lg4+
Tras este último jaque, la posición de las negras es insalvable. Cuanto menos,
les costará la dama. ]
[Sub-variante (a2)
Esta es mucho más breve que la anterior y, por cierto, mucho más contundente:
17...Ld7 18.Te6 Le8 19.Dh7+ Kf7 20.Thh6 Sg8 (Si las blancas hubiesen
optado por cualquier otra jugada en lugar de mover su caballo, igualmente
tendrían mate en la siguiente mediante 20...-- 21.Thf6# ) 21.Dg6# ]
[Sub-variante (a3)
Veamos ahora aquella opción que el Dr. Tartakower llegó a considerar, alguna
vez, como la alternativa que anulaba las acciones: 17...Sg6 18.Th3 Sf4
( Aún cuando 18...f4 pueda lucir promisoria, 19.Ld3 desalienta toda esperanza
de las negras. ) 19.Dh7+ Kf7 20.The3 Df6 21.Te7+ Dxe7 22.Txe7+ Kxe7
23.Dxg7+ Tf7 24.Dg5+ Las blancas, tras el último jaque, tomarán el caballo y
quedarán con material equivalente pero, por sobre todas las cosas, tendrán una
posición ganadora. ]
[Sub-variante (a4)
Por último abordaremos la alternativa más compleja: 17...De8 18.Dh7+ Kf7
19.Th6
A) Las amenazas del blanco son ahora múltiples, empezando por la más
obvia 19...-- 20.Tee6 para seguir con -- 21.Thf6# ;
B) El intento 19...Tg8 es mejor pero deja a las blancas con un final superior
luego de 20.Le2! Sg6 21.Dxg6+ Kf8 22.Dxe8+ Kxe8 23.Lh5+ Kd8 24.Th7
g6 25.Ld1 b5 Parando la amenaza blanca (Las blancas amenazaban 25...--
26.La4 ) 26.Tee7 Te8 27.Txe8+ Kxe8 28.Tg7 ganando un peón. ;
C) 19...Th8 20.Dxh8 gxh6 21.Dh7+ Kf6 (Es claro que si 21...Kf8 entonces
22.Lb5! es ganadora. ) 22.Dxh6+ Kf7 (Es evidente que si 22...Dg6??
23.Dh4+ sería letal para las negras. ) 23.Dh7+ Kf6 24.g4 fxg4 Imperativo,
ante la amenaza de las blancas (Las blancas amenazaban 24...-- 25.g5+
que otorgaría la victoria a las blancas en pocas jugadas más. ) 25.Ld3!
Ajedrez Cubano 89
Ahora solo restan las maniobras finales de las blancas. Por ejemplo, si Ld7
26.Dh4+ Kf7 27.Txe7+ Dxe7 28.Lg6+ amenazando mate, si Kf8 o ganar la
dama sin mas trámite. ]
C54
Agudeza táctica
[Sistac, Horacio]
1.e4 e5 2.Sf3 Sc6 3.Lc4 Lc5 4.c3 Sf6 5.d4 exd4 6.cxd4 Lb4+ 7.Sc3
Sxe4 8.0-0 Lxc3 9.d5 Para concluir, queremos mostrarle al lector la agudeza
táctica de este ataque, especialmente cuando las negras no responden
adecuadamente. Dejamos para este momento el análisis de la siguiente
alternativa: Se5
[En el tablero anterior, aseveramos que la mejor movida del segundo jugador
era 9...Lf6 ]
10.bxc3 Sxc4 11.Dd4 Scd6? A partir de aquí se inicia un fervoroso ataque del
primer jugador.
[Lo mejor aquí es devolver el material extra jugando 11...f5 ]
12.Dxg7 Df6 13.Dxf6 Sxf6 14.Te1+ Kf8 15.Lh6+ Kg8 16.Te5 Las negras
deben desplazar alguno de los dos caballos para copar la casilla g5.
Veamos la opción del otro caballo: Sfe4
[Las blancas amenazaban 16...-- 17.Tg5# ]
[Si 16...Sde4 entonces 17.Sg5 d6 18.Sxe4 y es inevitable en jaque mate en la
siguiente: Sxe4 (o 18...dxe5 19.Sxf6# ) 19.Te8# ]
17.Te1 f5 18.Te7 b6 19.Sg5 La6 20.f3 Sxg5 Las maniobras finales son
sumamente elegantes. 21.Tg7+ Kf8 22.Tee7 Te8 23.Tgf7+ Kg8 24.Tf8+!
Txf8 25.Tg7#
1-0
B92
Karpov 2720
Nunn 2600
OHRA Amsterdam (1) 1985
[Sistac, Horacio]
(Diagram 39)
Como todos sabemos, la pretensión de las negras es tratar de avanzar su peón
dama a d5 en algún momento, jugada que dentro de la defensa de marras se
considera liberadora. Pero las blancas también lo saben y, en la medida de sus
posibilidades, el control de esa casilla resulta crucial para sus intereses.
Como está, la posición luce absolutamente equilibrada, aunque las negras no
Ajedrez Cubano 90
39
________
¸ _g¸g ___¸
¸___@¸__¸__¸
¸__g¸_ _@ _¸
¸¸¸ _ ¸_ _ ¸
¸ ___¸_ _¸
¸____ ¸___ ¸
¸ ¸¸¸_ ¸¸¸¸¸¸
¸¸_ __¸_ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
pueden darse el lujo de jugar el peón a d5 ya que lo perderían inmediatamente.
Es aquí donde Karpov descubre aquella pequeña fisura a la que nos referíamos al
inicio de este capítulo. Las blancas dominan el escaque d5 confluyendo las
fuerzas de peón, caballo, alfil y torre, en tanto que pesan sobre él tres piezas
negras: alfil, caballo y dama.
Un maestro posicional como Karpov, capaz de minar lentamente la resistencia de
cualquier rival una vez revelada su falla estratégica, sabía que el avance a d5
requería de Nunn una larga maniobra, llevando, p.ej., un caballo a f8 y doblando
torres, tiempo suficiente para que él agregase aún más artillería sobre el mismo
punto.
Y así, una casilla crítica volcó toda la partida a favor de Karpov, aún cuando la
posición parecía no deparar sorpresas. Claro está, no espere aquí un contundente
golpe táctico sino un minucioso trabajo de desgaste, tal como la insistente gota de
agua horada la piedra. 16.Sc1!! Esta movida es de una exquisitez estratégica
única. El plan de Anatoly Karpov era: Ca2 - Cb4, tocando la dama y agregándole
la caballería al dominio de la casilla crítica d5. En opinión del también inglés, John
Emms, una vez que se lograse emplazar el caballo en b4, "el negro no puede
producir la ruptura en d5 y está condenado a una larga y paciente defensa." h6
17.S1a2 Sc5 18.Sb4 De8 19.g3 Tc7 20.Lg2 Tdc8 21.b3 Le6 22.Scd5
Esta última movida de Karpov representa el total y absoluto dominio que
ostentaba sobre la casilla crítica d5. Sxd5 23.Sxd5 Lxd5 24.Txd5 Tc6
25.Tad1 Se6 26.c4 Lg5 27.La7 Ta8 28.Lb6 Ld8 29.Le3 Lc7 30.De2 b6
Ajedrez Cubano 91
31.b4! No hemos creído necesario hacer ningún comentario a lo largo de esta
serie de jugadas. En verdad, la fineza estratégica de Karpov merece sólo un
respetuoso silencio de admiración. En este momento, el lector advertirá que la
última jugada del ex-Campeón del Mundo le permite ganar material. bxa5 32.b5
axb5 33.cxb5 Tc5 34.Lxc5 Sxc5 35.Lf1 a4 36.Dc2 a3 37.Lc4 Se6 38.T5d3
Sd4 39.Da2 Lb6 40.Txa3 Bellísima demostración de estrategia de uno de los
mejores exponentes del ajedrez posi-cional de todos los tiempos. ¡Y todo a partir
de una casilla crítica!
1-0
Chigorin
Tarrasch
Juegan blancas
[Sistac, Horacio]
40
________
¸ ¸_ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸_¸_ _ _ _¸
¸_ _ __ ¸_g¸
¸ ¸¸ ___ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸_¸¸¸_ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
A pesar de que todo hace presumir que la partida podría haber terminado
tranquilamente en tablas, Chigorin encontró una llave que lo llevó a la victoria.
Obsérvese que el rey blanco permanece practicamente inmutable pero, en cambio,
el enroque negro se ha debilitado, precisamente, por el avance de sus peones,
dejando un "hole" justamente para que se emplace el caballo blanco.
Pues bien. Habiéndole dado la clave, le proponemos que encuentre la secuencia
Ajedrez Cubano 92
que utilizó Chigorin para ganar esta partida. Tenga paciencia. No es del todo
sencilla. Se lo contamos en la próxima edición.
1-0
C48
Nimzowitsch
Rubinstein
Breslau (11) 07.1925
[Sistac, Horacio]
41
________
¸ _ _ _ _¸æ
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸_ _¸
¸_¸¸_ ___g¸
¸ ___ _ _¸
¸_ ¸¸ _ ¸¸ ¸
¸ _ ¸_ ¸¸ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Haciendo un rápido análisis del material, como primer medida de evaluación,
podemos ver que hay equilibrio, ya que dos peones extra a favor del blanco
compensan la diferencia de calidad entre la torre y el alfil.
Sin embargo, esta aseveración no es del todo cierta por cuanto, en primer lugar,
el peón b5 puede ser prontamente capturado sin, por lo menos a simple vista,
consecuencias indeseables, pero, mas importante aún, la autonomía de la torre
contra la restricción de movimiento del alfil, el cual debe esclavizarse en la
defensa de los peones c3 y f2 (con el objeto de liberar el movimiento del rey
blanco) otorgaban a Rubinstein una clara ventaja.
Pero, ¿por qué hemos llegado a esta conclusión? Pues bien, lo hacemos tratando
de discernir el plan que tenía Nimzovitch. Su plan, como el mismo lo confesara,
Ajedrez Cubano 93
era llevar su rey a f4 oponiéndolo frontalmente al peón f5 y, mas tarde, hacer valer
su superioridad de peones logrando, tal vez, pasar uno de ellos. 41...Kxb5?
[En efecto, si Rubinstein hubiese jugado 41...Th6 entonces 42.Ld4+ Kxb5
43.Ke3 Te6+ y ahora 44.Kf4? sería ahora mala a causa de Te4+ 45.Kxf5
Txd4 que, mucho más que devolver la calidad, logra pasar su propio peón sin
obstáculos hacia la coronación.
Parece ser que Nimzovitch había ya de-ducido esta maniobra ganadora de
Rubinstein, de modo que sólo le restaba esperar al error de su rival y llevar
adelante su plan, el cual no le proveería nada mejor que unas honrosas tablas.
¡Y en efecto, eso sucedió! ]
42.Ke3 Kc5 43.Kf4! Kd5 44.f3 Según apreciamos, el plan de Nimzovitch
funcionó a la perfección. Su rey es ahora inamovible, ya que las negras no tienen
forma de darle jaque, en tanto que su alfil se mantendrá en la diagonal a1-h8
hasta la eternidad. En pocas jugadas más, ambos contendientes acordaron
tablas: Ke6 45.Ld4 Th1 46.Lg7 Td1 47.Lh8 Td3 48.Lg7
½-½
D52
Esquema teórico básico
con 7. Cd2
[Sistac, Horacio]
1.d4 d5 2.c4 e6 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Sbd7 5.Sf3 c6 El motivo esencial de esta
movida, conservando aún el alfil rey en su escaque de origen, es el de disponer
una movida de dama que, en primer lugar, exima al caballo f6 de la clavada y,
segundo, ubicarla en una posición que sirva al negro para producir su propia
clavada (la del caballo sito en c3) y, desde allí, pergeñar algún ataque.
Una continuación usual sería: 6.e3 Da5 Aquí puede apreciarse la fuerza de esta
movida de dama por parte de las negras en línea con lo que aseveramos párrafos
más arriba: adicionalmente a la liberación de la clavada, las negras provocan una
clavada del caballo dama blanco, con una amenaza simultánea.
Es importante remarcar que las intenciones del segundo jugador serán, en su
momento oportuno, avanzar su peón alfil dama o su peón rey con el objeto de
liberar su juego. Teniendo esto presente, la estrategia del blanco consistirá, pues,
en trata de evitarlo mediante jugadas de desarrollo.
Teniendo esto en mente, vemos que, en este punto, las blancas tienen,
principalmente, tres opciones.
Opción (a): 7.Sd2 simplemente desclavando su propio caballo. Esta jugada,
según la base de datos consultada, casi duplica, en las preferencias de los
jugadores, a las otras dos opciones conjuntamente consideradas. Conocida como
Variante Bogoljubow.
[Las negras amenazaban 7.-- Se4 seguido de 8.-- dxc4 tocando el alfil en g5
por segunda vez. ]
[Resultaría sumamente peligroso para el segundo jugador desmerecer esta
Ajedrez Cubano 94
movida como una prematura salida de la dama rival, Si, por ejemplo,
pretendiesen continuar con jugadas que lucen normales como 7.Le2
el negro procedería simplemente con Se4 y si 8.Dc2 Lb4 con marcada
iniciativa. ]
[Otra movida que también parece natural es 7.Ld3 pero tampoco es
conveniente si, luego de Se4 se prosigue con 8.0-0?? a raíz de Sxg5 9.Sxg5
dxc4 ganando una pieza en la siguiente jugada. ]
Por lo tanto, dos grandes caminos se abren para las negras:
(a) la más usual: 7...Lb4 llevando al alfil rey a posición de ataque y aumentado la
presión en el flanco dama.
[Ahora 7...Se4 no lograría su propósito, ya que luego de 8.Sdxe4 dxe4 9.Lh4
dejaría a las negras con una posición encerrada y su estructura de peones
debilitada. ]
[(b) la menos usual: 7...dxc4 que prácticamente fuerza el cambio del alfil dama
blanco por un caballo con el propósito de no perder un peón. ]
8.Dc2 dxc4 9.Lxf6 Sxf6 10.Sxc4 Dc7
[Puede considerarse que 10...Lxc3+ es también correcta, aunque ello parece
inconveniente desde una perspectiva estratégica, porque canjearía el alfil activo
de las negras en tanto su otro alfil permanece encerrado detrás de sus propios
peones. ]
Destacamos la siguiente continuación, tal vez la mas usual, aunque nos vemos
obligados a precisar que existen otras alternativa o continuaciones de igual o
similar valor estratégico: 11.a3 Le7 12.g3 0-0 13.Lg2 Ld7 14.b4 b6
A la corta o a la larga, las negras buscarán romper mediante ...c5, dándole juego
al alfil que corre por casillas blancas, aunque aquí parece plausible intentar, a la
brevedad, ...Cd5, en el afán de cambiarlo por el caballo dama blanco y conservar
la pareja de alfiles como arma estratégica.
D52
Esquema teórico básico
con 7. Axf6
[Sistac, Horacio]
1.d4 d5 2.c4 e6 3.Sc3 Sf6 4.Lg5 Sbd7 5.Sf3 c6 6.e3 Da5 Opción (b):
7.Lxf6 Esta línea, muy utilizada en la época de los "románticos", no goza, hoy en
día, de gran aceptación, por cuanto las blancas, además de desprendenderse de
una pieza que prometía funcionalidad para el futuro, permiten la retoma con un
caballo que centraliza su accionar y no pueden evitar que, a posteriori, su rival
incremente la presión sobre el flanco dama.
Describimos, seguidamente, la continuación más usual, la cual tiene evidentes
parecidos con la opción (a) que acabamos de analizar, pero que permite a las
negras romper el centro liberando el juego de su alfil dama. Sxf6 8.Sd2 Lb4
9.Dc2 0-0 10.Ld3 Te8 11.0-0 e5 Finalmente, y tal como se indicara al
comienzo del planteo, la ruptura del centro es inevitable, en este caso mediante el
Ajedrez Cubano 95
peón rey.
La posición es compleja y llena de sutilezas tácticas, resultando prácticamente
indistinto para la blancas continuar con 12.cxd5
[o 12.dxe5 ]
[sin descartar, también, 12.Sb3 ]
D52
Esquema teórico básico
con 6. cxd5
Praga (10) 1992
[Sistac, Horacio]
1.d4 Sf6 2.c4 e6 3.Sf3 d5 4.Sc3 Sbd7 5.Lg5 c6 6.e3
[MANERAS DE EVITAR ESTA VIGOROSA DEFENSA
Las blancas pueden evadir la Defensa Cambridge Springs, especialmente por
cuanto ésta se convierte en un modelo de ataque, precisamente en la sexta
jugada, demorando el avance del peón rey y proponiendo, (i) bien sea mediante
6.cxd5 con la intención de transponer en la "Variante del Cambio"; ]
[(ii) bien a través de 6.a3 ]
[o, incluso (iii) con 6.e4 siendo esta última una línea que ha ganado mucha
aceptación en los tiempos modernos.
En efecto, la convicción de las blancas es que 6. e4 propone una temprana
ruptura del centro de las negras que le otorgará ventajas de desarrollo ulterior,
especialmente en el dominio de espacio.
En palabras de Reuben Fine ("Ideas behind the chess openings" (Ideas detrás
de las aperturas de ajedrez), David McKay Company, New York, 1943): "La
principal esperanza de las blancas es que serán capaces de sacrificar un peón
para asegurarse un fuerte ataque o que las negras puedan abrir su posición
muy pronto."
P.ej.: dxe4 7.Sxe4 Le7 8.Sc3 0-0 9.Dc2 e5 10.0-0-0 con buenas
perspectivas para el primer jugador. Alexander Alekhine obtuvo una resonante
victoria sobre Eric Lundin en Oerebro (Suecia), 1935, a partir de este concepto. ]
6...Da5 Opción (c): 7.cxd5 En la práctica, ésta es la línea más asiduamente
practicada. Su propósito es, sin dudas, debilitar el centro de peones negros y, tal
vez de similar importancia, la de evitar las trampas que las otras líneas albergan a
su alfil sito en g5.
En vistas de ello, la mayormente recomendada es Sxd5 que aumenta la presión
ejercida sobre el caballo blanco clavado y que anuncia las intenciones del negro
de liberar su posición mediante ...c5 o ...e5.
[La recuperación del peón puede ser mediante 7...cxd5 lo cual sigue dejando al
alfil dama negro encerrado detrás de sus peones ]
[o a través de 7...exd5 lo que si bien abrirá la diagonal para aquel alfil, permite
que las blancas recuperen rápidamente la iniciativa vía 8.Db3
( o fundamentalmente 8.Ld3 )]
Ajedrez Cubano 96
A sabiendas de los planes del negro, las blancas deben actuar con decisión. Dos
alternativas de equivalente valor se les presentan:
i) 8.Dd2
[o ii) 8.Db3 Lb4 9.Tc1 e5! Según se aprecia, las negras sacrifican un peón en
la búsqueda de un rápido desarrollo como consecuencia de la liberación de su
posición 10.Lc4! No obstante, las blancas lo rehusan con un muy buen
movimiento que estimula la presión en centro (ya que si 10.dxe5 entonces Sc5
lo cual, además de amenazar la dama, tiene una poderosa fuerza sobre el
centro (Janowski-Tarrasch, 1926). ;de igual forma, 10.Sxe5 seguiría con Sxe5
11.dxe5 Le6 (Kerensky-Lasker, 1927). )y, aún cuando sobrevenga 10...S7b6
11.Lxd5 Sxd5 12.Sxe5 Le6 presenta complicaciones tácticas de alto vuelo
(Euwe/Weenink versus Alekhine/Van den Bosch, 1936 y Landau-Bogoljubow,
1936). ]
8...Lb4 9.Tc1 0-0 10.Ld3 h6 11.Lh4 e5 Esencialmente puede decirse que la
posición resultante es sumamente compleja aunque la clavada del caballo blanco
pareciera ofrecer una pequeña ventaja que sólo los expertos pueden llegar a
explotar.
Curiosamente, por el match del 14 Campeonato del Mundo celebrado en 1929,
Alexander Alekhine y Efim Bogoljubow arribaron a esta misma posición con tan
solo dos días de diferencia, ambos sosteniendo los colores contrarios y ambos
obtuvieron la victoria conduciendo las piezas negras. En la primera partida,
Bogoljubow continuó como en la presente.
En el año 1992, se enfrentaron en Praga, República Checa, Ian Rogers y Sergei
Smagin, arribando a esta posición. 12.a3 Rogers, emula a Efim Bogoljubow en
aquella partida de 1929 que perdiera frente al gran Alexander Alekhine.
Queda claro que esta jugada deja a las negras con un peón de más y
superioridad en el flanco dama, pero las blancas confiaban en que, tras el
enroque y habiendo conectado las torres, serían capaces de controlar las
columnas a y b.
Lamentablemente para ellas, su alfil en h4 era prácticamente un inválido y, para
peor, el objeto de su condena.
[En la siguiente partida del match citado, Alekhine movió 12.0-0 ]
12...Lxc3 13.bxc3 exd4 14.cxd4 Dxa3 15.0-0 Te8 16.Lb1
[En las partidas Pelletier-Fridman (2001) y Babula-Gurevich (2002) la opción
16.e4 Sf4 seguido de 17.Lc2 (y 17.Lb1 respectivamente, les permitió a la
blancas anular la pequeña ventaja del segundo jugador e igualar sus
respectivas partidas. )]
16...Db4 17.Dd3 Sf8 Las intenciones de ambas partes resultan evidentes. Las
negras proponen el cambio de damas a sabiendas de que, orientados hacia un
final de partida, los peones libres del flanco dama comenzarán su rutero hacia la
coronación. Las blancas lo rehúsan amenazando mate, lo cual es evitado por
Smagin moviendo el caballo a f8 pero, tan importante aún, dando paso al alfil que
aún no había entrado en juego ("¡Ay! .... Aquel pobre alfil seguía condenado...").
18.Se5? ¡Error de principiante!
[Simplemente 18.e4 Sf4 19.De3 S4g6 20.Lg3 hubiese sido mejor aunque no
Ajedrez Cubano 97
logre equilibrar las cosas. ]
Smagin respondió sin dudar: 18...Txe5! 19.Tc4
[Si ahora 19.dxe5 Dxh4 ganando el alfil y conservando una ventaja que, ahora,
es decisiva. ]
19...Lf5 20.Dxf5 Dentro de las alternativas, aunque pobres todas ellas, Rogers
optó por la más sana.
[Si, p.ej., 20.Txb4 Lxd3 21.Txb7 Lxf1 22.dxe5 Lb5 y las negras conservarán
su batería de ventajas. ]
[De igual forma, las blancas quedan condenadas luego de 20.De2 a causa de
Db5 21.dxe5 Lxb1 ]
20...Dxc4 21.Dxe5 Sc3 22.g4
[Seguramente, Rogers previó la combinación que sobrevendría en caso de
22.Lf5 Luego de Se2+ el ataque de las negras sería demoledor: 23.Kh1 Sg3+!
24.hxg3 (forzada) Dxf1+ 25.Kh2 y, bien Dxf2 (o 25...a5 iniciando el rutero
hacia la coronación resultan decisivas. )]
22...Sxb1 23.Txb1 Sg6 24.Dh5 b5 25.Lg3 a5 La secuencia final desarrollada
por Smagin nos muestra la forma de explotar aquella ventaja inicial. En verdad, el
error de Rogers no hizo más que exacerbar la superioridad de Smagin en el flanco
dama donde, ahora, la infantería se abrirá raudo camino hasta el octavo rango.
0-1
Posición 1/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 42)
Desde la perspectiva del blanco e imaginando la existencia de otras piezas sobre
el tablero, esta conformación le reclama atacar sobre el flanco dama antes que
sobre el otro flanco, conservando su rey en éste último para futuras acciones.
Se aprecia que la columna e es la columna abierta, de modo que -de haber torres
en la partida- sería esperable que éstas operen a lo largo de la misma. Pero las
blancas cuentan, también, con otra alternativa para una torre, que sería su
emplazamiento en b1.
En caso de que existieran alfiles, aquel que se desplace sobre casillas de color
negro sería preferible para las negras, especialmente porque la estructura de
peones del blanco presenta una debilidad en d4. Pensando en el mismo alfil pero
de su rival, éste encontraría un emplazamiento dominante en f4.
Por su parte, el alfil de casillas blancas sería ideal para el primer jugador
pensando en que luego del cambio del peón b blanco y del peón c negro se
crearían debilidades que aprovecharía tal alfil.
Los caballos blancos encontrarían emplazamientos ideales en e5, d6 y a5, e
incluso también en b4. Cualquier caballo de las negras lo encontraría en e4, c4 y,
especialmente en c3 si es que puede lograrlo.
Ajedrez Cubano 98
42
________
¸ _ _ ___¸
¸¸___ __¸__¸
¸ ___ _ _¸
¸_¸¸¸__ _ ¸
¸¸_ ¸¸ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _¸¸¸¸¸¸¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Posición 2/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 43)
Sin dudas, el lector ya habrá advertido que la estructura de peones de las blancas
es débil frente al esqueleto que exhiben las negras. ¿Porqué?
La respuesta es simple: las blancas presentan una desconexión del peón d4 de
forma que podríamos, con un poco de imaginación, advertir que su estructura de
peones parecieran tres islotes separados mientras que los de las negras
muestran dos islotes.
Por su lado, si bien las blancas ostentan mayoría en el flanco dama, la ubicación
del peón en a5 es clave, cumpliendo aquello de que "un peón que frena a dos".
En efecto, si se tratase del turno de las blancas, de nada les serviría 1.b4
por cuanto axb4 y las negras coronan primero.
Muy distinta sería la historia, claro está, si aquel peón torre dama estuviese en a6
y se tratase del turno de las blancas. Pero, no estamos en un final, y por ello nos
reiteramos: imagine que hay otras piezas sobre el tablero para concentrarse
exclusivamente en la estructura de peones.
Ajedrez Cubano 99
43
________
¸ _ _ ___¸
¸_ _ __¸__¸
¸ _ ___ _¸
¸¸_ ___ _ ¸
¸¸_ ¸¸ _ ¸¸¸
¸_¸_ _¸_ ¸
¸ _ _ _¸_¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
En términos generales y sin que ello implique estar escrito sobre piedra, los
islotes de peones resultan débiles ya que requieren del apoyo de piezas para su
protección.
Posición 3/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 44)
En esta posición, la estructura de peones del blanco es muy endeble. Pueden
contarse cinco islotes, mientras que se aprecian sólo dos en el caso de las negras
que, sin embargo, cuentan con un peón de menos.
Supongamos que fuese el turno del segundo jugador. Podrían recuperar el peón
inmediatamente mediante 1...Sxe4+
[Pero resultaría mucho más eficiente demorar esta captura mientras se
incrementa la presión en otro islote. La movida sería 1...Ta8 y si las blancas
decidieran dar protección a ese peón mediante 2.Sb3 (distrayendo una pieza
en la defensa), entonces Sxe4+ 3.Lxe4 Txe4 para luego 4.-- Tc4 ]
2.Lxe4 Txe4 conservando la ventaja estratégica.
Ajedrez Cubano 100
44
________
¸ _g_ _ _¸æ
¸_ __¸___ ¸
¸ _ ___@ _¸
¸¸¸__ ¸g ¸__¸
¸ _ __¸_ _¸
¸_ ¸¸__ _ ¸
¸¸_ ¸_ _¸¸¸¸
¸¸_ ¸_ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Posición 4/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 45)
Como decíamos, la presencia de piezas puede alterar estas estructuras. Así, en
este primer caso, si las blancas fuesen a capturar una pieza en c3, entonces el
peón que quedaría aislado sería el peón torre dama.
Ajedrez Cubano 101
45
________
¸ _ _ ___¸æ
¸¸___ __¸__¸
¸ _ ___ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _¸_ _ ¸
¸¸¸¸ _ ¸¸¸¸¸¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Posición 5/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 46)
Las posiciones 6/11 y 7/11 son parecidas...
Ajedrez Cubano 102
46
________
¸ _ _ ___¸
¸¸___ __¸__¸
¸ _ ___ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸¸¸¸ _¸¸¸¸¸¸¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Posición 6/11
[Sistac, Horacio]
(Diagram 47)
...con la particularidad de que en el último las negras han fianchetado lo que nos
permite presumir que exista un alfil en g7.
Tomando, por ejemplo, este caso, de existir las torres de ambos bandos, las de
color blanco intentarán operar a lo largo de las columnas c y e, ejerciendo un
mayor control sobre el centro, donde la desventaja estructural les brinda una
ventaja de espacio. Las torres negras, por el contrario, intentarán operar a lo largo
de las columnas c y d.
En la búsqueda de un plan, el negro intentará colocar sus caballos en b6 y f6
presionando al peón aislado, pero también podrán bloquearlo centralizando
alguno de ellos en la casilla d6.
Ajedrez Cubano 103
47
________
¸ _ _ ___¸
¸¸___ ¸____¸
¸ _ _ ___¸
¸_ _¸_ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸¸¸¸ _¸¸¸¸¸¸¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Seirawan,Yasser
Lein,Anatoly
EEUU open
[Sistac, Horacio]
(Diagram 48)
Como puede apreciarse, las negras tienen un peón aislado. En palabras del
propio Yaser Seirawan ("Chess Life" (Abril, 1987). Al momento de este comentario,
Yasser Seirawan era Campeón de los Estados Unidos): "Mis torres son una
batería: están dobladas en la columna d. El peón d está clavado [delante de] su
dama. Anatoly jugó 1...De8 en orden a salir de la clavada
[lo cual yo estaba amenazando explotar mediante 1...-- 2.e3 ]
"Ahora elegí jugar 2.Sd5 Esto sigue un principio típico sobre el que muchos
jugadores se confundes: para que un caballo sea efectivo, debe estar centralizado.
" De6
[Y aquí viene lo esencial de su comentario, aquello referido al peón aislado: "No
estaba preocupado por el posible doble ataque 2...Sb4 La razón para esto es
que cuando estás jugando contra un peón aislado, necesitas cambiar las piezas
Ajedrez Cubano 104
48
________
¸ _g¸g ¸g__¸æ
¸¸___ __¸_ ¸
¸ ¸_@_ _ ¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ ¸_ _ _¸
¸_ __ _ ¸¸ ¸
¸¸¸¸_¸_¸¸¸_¸¸¸
¸_ ___ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
menores. Quieres jugar un final con piezas mayores." ¡Enorme concepto
estratégico!
El GM norteamericano continuó: "El peón aislado se hace más y más débil
cuantas más piezas menores se intercambien."
En efecto, esta jugada hubiese sido contestada con 3.Db3 y el cambio de dos
piezas menores hubiese sido inevitable: Sxd5 4.Lxd5 Lxd5 5.Dxd5 con lo cual
el peón dama negra sucumbiría a la brevedad.
Como veremos, el resto de la partida se centró en que las blancas
aprovecharían la debi-lidad de este peón aislado en tanto las negras debieron
maniobrar en su protección hasta donde les fue posible. ]
3.Da4 Tfd8 4.Sf4 De5 5.Tc2 Da5 Triste necesidad. Luego de darle tanta
protección al peón aislado, ahora quien se en-cuentra en sosobra es el caballo, de
modo que Lein no tuvo otra alternativa que buscar el cambio de damas. 6.Dxa5
Sxa5 7.Txc8 Lxc8 8.Sd5! ¡Certificado de defunción para el peón dama negro!
Esta jugada de interposición no solo gana el peón sino la partida también. Pero
resta algo de táctica que es digno de ver. Le6 9.Txd4 Kf8 Practicamente
mandatorio
[ya que Seirawan amenazaba 9...-- 10.Sf6+ gxf6 11.Txd8+ ganando la
calidad. ]
10.f4 Sc6 11.Td3 Se7 12.Sc7 Txd3 13.Sxe6+ fxe6 14.exd3 La partida
prosiguió sólo algunas jugadas y concluyó con una inobjetable victoria para el GM
norteamericano. Reproducimos las palabras finales del entonces Campeón de los
Ajedrez Cubano 105
Esta-dos Unidos: "Yo tenía un peón de más en un final de piezas menores. En los
finales de piezas menores, el alfil es generalmente considerado superior al caballo
cuando hay peones en ambos flancos del tablero. De tal forma, adicionalmente a
esta ventaja de alfil versus caballo, yo tenía un peón extra. Gané relativamente
fácil."
1-0
B01
Chigorin
Tarrasch
Juegan blancas (14) 1907
[Sistac, Horacio]
49
________
¸ ¸_ _ _ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸_¸_ _ _ _¸
¸_ _ __ ¸_g¸
¸ ¸¸ ___ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸_¸¸¸_ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Precisamente, aprovechando el "hole" del enroque, Chigorin encontró la manera
de ganar. Jugó: 57.Sc6+ Kb7
[Resulta evidente que si Tarrasch hubiese movido 57...Kc8 esto le hubiese
costado el alfil, a causa de 58.Df5+ Kb7 59.Sd8+ Kb8 60.Sf7 ]
58.Sa5+ Kc8 59.Df5+ Kd8 60.Sc6+ Ke8 61.Dc8+ Kf7 62.Dxc7+ Kg8
63.Dxb6 Como se aprecia, Chigorin fue conquistando material a fuerza de jaques.
La partida demandó unas jugadas más y concluyó con el abandono de Tarrasch
una vez que su rival lograra el cambio de damas, tras lo cual aquella ventaja
Ajedrez Cubano 106
resultaba decisiva.
1-0
Christie
Kurzdorfer
North Tonawanda 1986
[Sistac, Horacio]
50
________
¸g_ _ _g¸_¸
¸_ _ ____¸
¸__ _ ¸¸ _¸
¸¸g____ _ ¸
¸ _ ¸_ _ _¸
¸_¸_ _ _¸¸
¸¸_ _ ¸¸ _¸
¸¸_ _ ¸_ __¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
La última jugada de Kurzdorfer había sido 29. .... Axe1 (proveniente de b4)
capturando la torre ofrecida por el primer jugador, regalo demasiado generoso
para ser, siquiera, considerado un descuido.
Y como reza el dicho, cuando la limosna es grande, hasta los santos desconfían.
En efecto, Christie había preparado un golpe espectacular que, de no ser por la
gula del segundo jugador, no hubiese prosperado. ¿Se anima a verlo? Tómese
unos minutos y elija entre: 1.De7 La primera de las opciones tiene un plausible
objetivo, el de avanzar el peón a f7 con jaque, pero encontraría que
[La segunda alternativa: 1.Dxd5 dejando expedito el avance del peón a f7, es
contundente. Si, p.ej.: Lxf2 entonces 2.f7+ Lxd4 3.Dxd4+ Tg7 4.Tg1
y las negras ya no pueden evitar el jaque mate. ]
[La tercera de las opciones es la mejor, es el golpe táctico insuperable, tanto
como inesperado. Aunque parezca mentira, el objeto principal de 1.De8!!
Ajedrez Cubano 107
es el de clavar a la torre sita en g8, a la vez que mantiene las amenazas de la
primera opción analizada. En efecto, si
A) y si, en cambio 1...Taxe8 entonces 2.f7+ Tg7 3.fxe8D# ;
B) Los efectos de la clavada resultan evidentes. La solución a la primera de
las alterna-tivas de nada sirve aquí. Si, 1...Lc3 entonces 2.f7+ Lxd4
3.fxg8D# (Al fin de cuentas, la dama blanca no solamente propició la clavada
de la torre g sino que, además y aplicando términos "futboleros", también
actuó de cortina respecto de la otra torre, ya que no hubiese servido
3.Dxg8+?? a causa de Txg8 4.fxg8D+ Kxg8 quedando las negras con una
partida ganada. );
C) 1...Tgxe8 2.f7+ Te5 3.Lxe5# ]
1...Lc3 anularía todo el ataque blanco. De nada serviría, ahora 2.f7+ a causa de
Lxd4 3.fxg8D+ Txg8 y las negras quedan con una ventaja indiscutible.
1-0
A48
Taimanov
Gulko
Campeonato URSS (1) 1976
[Sistac, Horacio]
(Diagram 51)
Todo hace presumir que las negras, con su material de ventaja, deben ganar. Sin
embargo, no fue tarea fácil para Gulko, que debió extremar su agudeza artística y
táctica para lograrlo.
Precisamente, este confinamiento del rey blanco a la primera fila fue la clave con
la que Gulko, conciente de la limitación para sostener ambos peones, maniobró
para alcanzar la victoria.
El lector ya habrá, seguramente, advertido la continuación. Ante el jaque de torre:
63...Tb1+ sólo queda una casilla disponible para el rey blanco, permitiendo -pues-
que su rey ocupe el escaque f2 y deje libre la casilla f3 para el posterior avance
del peón.
[Sostener ambos peones a nada conducía. En efecto, si 63...Kg4 64.Tg8+ Kf5
obligando al rey negro a dar una vuelta y retornar a la misma posición.
( 64...Kh5 65.Th8+ )]
[Si, por su lado, 63...Kg3 sigue igualmente 64.Tg8+ Kh3 (Si 64...Kf3 65.Th8
repitiendo la posición original ) 65.Tf8 Tb4 permitiendo al rey blanco avanzar a
la 2 fila. ]
64.Kh2 Kf2 65.Txh4 f3 66.Ta4 Kf1 El control de la 1 fila resultó ser crítico y
las maniobras que deben seguir, salvo algún error inimaginable, cabrían en un
pequeño ma-nual de típicos finales de partidas.
[ 66...Kf1 P.ej., si 67.Kg3 las negras jugarían simplemente f2 y si 68.Ta2 Tb3+
Ajedrez Cubano 108
51
________
¸ _ _ _ ¸_¸æ
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸_ ¸_¸
¸_ _ ___ ¸
¸ ¸g _ _ _¸
¸_ _ _ ¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
69.Kh2 y todo parecería volver al estancamiento.
¿Cómo hacen, entonces, las negras para alcanzar la victoria?
Lo invitamos a que se detenga unos instantes frente a este escenario y trate de
avizorar la maniobra que las conduciría a ello. Sin dudas, esa maniobra deberá
asegurarles a las negras la coronación del peón y sobrevivir luego a la batería
de jaques que le propinará la torre blanca.
Pues bien, la movida precisa de las negras es Tf3!! Como le anticipáramos,
ahora el rey negro debe sobrevivir a la cadena de jaques, y nada mejor para ello
que acercarse a la torre blanca, ¡pero no de cualquier manera!
Si 70.Ta1+ Ke2 71.Ta2+ y ahora Kd1 no sería la mejor a causa de
( Por lo tanto, lo correcto sería 71...Kd3! y si 72.Ta3+ Ke4 73.Ta4+ Kd5!
acercando el rey a la torre jaqueadora y amenazando una coronación que,
ahora, no puede ser anulada. ) 72.Ta1+ obligando al rey negro a retornar a
Ke2 (pues de lo contrario si, por ejemplo, 72...Kd2? las blancas alcanzarían la
tablas mediante 73.Kg2! Tf8 74.Ta2+ dando jaques hasta el cansancio o, en
su defecto, logrando alejar el rey de la defensa del peón, jugando Ta1 que
anularía la coronación. )]
0-1
Ajedrez Cubano 109
B92
Esquema teórico
Variante Najdorf
North Tonawanda
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 a6 (a) Opción: 6.Le2
Esta movida es una clara indicación de que las blancas pretenden un enroque
corto y, por lo tanto, un desarrollo posicional de la partida pero, no por ello, menos
activo.
Siguiendo dentro de la Variante Najdorf, la secuencia esperable es:
[(b) Opción: 6.g3 Esta movida, que también es un anuncio de las intenciones
del blanco para enrocarse corto, conlleva un concepto de base más profundo:
pretende hacer inefectivo el avance del peón rey a e5, aquella típica moción de
la Variante Najdorf, y -dándole un soporte extra al peón en e4 con un alfil en g2-
controlar la casilla d5 y postergar todo lo que pueda la aspiración de las negras
para avanzar su peón dama.
Como se aprecia, subyace detrás de esta jugada toda una concepción
posicional.
A) aunque también es factible 6...b5 tal como lo entendió Reuben Fine en
aquella célebre partida contra el propio creador de la variante que lleva su
nombre, Miguel Najdorf, en New York, 1948 (Cf. "Cuadernos de Ajedrez" Nro.
5, Mayo de 2008, p. 5). ;
B) Aún cuando puede lucir muy prometedora 6...Lg4 la respuesta 7.f3
obliga a las negras a retirar su alfil, p.ej., mediante Ld7 Ahora 8.Sd5
sería inconveniente a causa de (En cambio, 8.Lg2 resulta bastante más
efectiva, ello a pesar del debilitamiento del enroque, ya que sería previsible la
continuación Sc6 9.Le3 g6 10.0-0 Lg7 y recién en este momento se podría
efectuar 11.Sd5 con los efectos deseados (Wheatcroft-Thomas. Margate,
1939). ) 8...Sxd5 9.exd5 Da5+ ganando un peón (Bogoljubow-Canal.
Carlsbad, 1929). ;
C) 6...e5 En la actualidad, esta respuesta de las negras es la más usual
7.Sb3 Le7 8.Lg2 0-0 9.0-0 Le6 10.a4 Sbd7 11.a5 Tc8 12.h3 Sc5
El lector seguramente advertirá las enormes similitudes con la línea analizada
anteriormente, pero también apreciará que el alfil dama ya no estaría tan
cómodo en la casilla e3 ante la posibilidad de ser amenazado por un caballo
en g4, motivo por el cual las blancas deben jugar 12. h3 ...., debilitando el
enroque y dándole tiempo al negro a ocupar la preciosa casilla c5 con un
caballo. Tal vez esta sea la razón por la cual, en general y si bien ambas
líneas son de neto contenido posicional, la opción 6. Ae2 .... goce de
preferencias sobre esta segunda alternativa. ]
6...e5 7.Sb3
[La movida del texto es la mas usual aunque nada tiene de mala retornar el
caballo amenazado a 7.Sf3 Tal vez la preferencia se deba a que ello bloquea al
peón alfil rey para su futuro avance sobre ese flanco. ]
Ajedrez Cubano 110
[Sin embargo, la tentadora 7.Sf5 que emplaza agresivamente un caballo, deja a
las blancas sin el control de la casilla d5 (tal como puede ocurrir en la Variante
O'Kelly) a raiz de d5! Por lo tanto, las blancas deben continuar 8.Lg5 (Si ahora
8.Sxd5 Sxd5 9.Dxd5 Dxd5 10.exd5 Lxf5 ganaría una pieza. ) 8...d4 9.Lxf6
Dxf6 10.Sd5 Dd8 y, si bien las blancas lucen en buena posición, las negras -
merced al avance de los peones en el centro- han quedado liberadas y con
mucho espacio a su favor, especialmente para el tándem de alfiles, en tanto el
caballo blanco en f5 puede ser forzado a la retirada simplemente con g7-g6. ]
7...Le7 8.0-0 0-0 9.Le3
[Existen otras alternativas que son, también, dignas de atención, mas allá de
que tradicionalmente la jugada del texto sea la que más se practica
habitualmente. Por ejemplo, la agresiva 9.f4 sale de los carriles posicio-nales
para lanzarse al combate inmediato. ]
[Otra opción, que ha ocupado algunos largos desarrollos de la teoría moderna,
es 9.Kh1 que también preconiza el avance del peón alfil rey una vez que el
monarca blanco se encuentre exento de cualquier jaque en la diagonal a7-g1. ]
Siendo el turno de las negras, y a sabiendas de la necesidad de luchar por la
dominación del escaque d5, parece mandatorio emplazar, ahora, su alfil en
9...Le6
[La entrada en juego de este alfil también sería posible en b7 luego de 9...b5
pero este avance aquí resultaría prematuro a causa de 10.Sd5! ya que si Sxd5?
entonces (De igual forma, la tentación de ese peón dejado al abandono
acarrearía nefastas consecuencias para el negro: 10...Sxe4 11.Lf3 f5
12.Sxe7+ Dxe7 13.Dd5+ con ganancia de material ) 11.Dxd5
ganaría material. ]
10.Dd2 Sbd7 11.a4 Esta última jugada del blanco tiene por único propósito evitar
el consabido avance del peón b que resulta usual para ganar espacio en el
tradicional asalto sobre el flanco dama. Tc8 12.a5 Dc7 13.Tfd1 El lector,
seguramente, habrá podido apreciar que esta línea es, sin dudas, de corte mucho
más posicional que táctico, donde raramente ninguno de los bandos se lanza
sobre la yugular de su rival. Por el contrario, casi toda la lucha se centra en el
dominio de la casilla d5, animándonos a afirmar que quien lo logre, logrará
también el éxito en la partida.
Recordamos al lector la partida entre Karpov-Nunn disputada en Ámsterdam,
1985, con victoria para el primero, en la que Karpov maniobró magistralmente un
caballo para obtener el definitivo dominio del escaque d5 (Cf. "Cuadernos de
Ajedrez" Nro. 10, Octubre de 2008, p. 7).
Ajedrez Cubano 111
A39
Gelfand 2701
Krasenkow 2592
Campeonato de Europa por equipos (4) 09.11.2001
[Sistac, Horacio]
52
________
¸g_ _ ¸g__¸
¸¸___g¸__¸__¸
¸ _@¸_ ___@¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _¸_ ___¸
¸_¸__ ¸¸ ¸¸ ¸
¸¸¸_ __¸¸_¸¸¸
¸¸_ ____¸_ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Intentaremos dar respuesta a todas las preguntas que hemos planteado.
1. A primera vista se aprecia que ambos bandos han completado su desarrollo
pero resulta llamativo el caballo negro sito en h6 y, como hemos dicho, sus
movimientos se encuentran restringidos. Recordamos al lector aquel principio de
la centralización de los caballos, especialmente en posiciones abiertas (la cual no
es el caso bajo análisis), por cuanto resulta más económico acercarse a las
posiciones de batalla, una dificultad que no sufren los alfiles en tales posiciones.
2. Pareciera que las piezas blancas tienen mas espacio para sus movimientos.
Ciertamente, el alfil negro de g4 tiene también alguna restricción en su accionar.
Las negras podrán intentar cambiarlo por el alfil blanco de g2 o de eliminar el
caballo en e2, pero si en el afán de dar juego al caballo h6 intentasen ...f5 lo
dejarían irremediablemente encerrado.
3. Seguramente, ya habrá advertido la casilla crítica f5, la única que
inmediatamente devuelve aquel caballo negro aislado al centro de batalla. Pero
existe, también, otra casilla crítica a favor de las blancas, lo cual es de fácil
acceso para éstas merced a que ese mismo caballo debiera estar en f6: el
Ajedrez Cubano 112
escaque d5 (¡cuando no en una Defensa Siciliana!)
4. Tomando en cuenta la respuesta a los tres cuestionamientos anteriores, el plan
para las blancas parece ir emergiendo de su crisálida. El razonamiento que
seguramente prosiguió Gelfand fue:
(a) Aún cuando no se pueda controlar la casilla f5 inmediatamente, el caballo
aislado tampoco puede ocuparla ya que e4 lo retornaría a h6 sin más.
(b) El camino que luce más adecuado para poner a este caballo en juego es vía f7,
lo cual demanda avanzar el peón alfil rey, pero impone la condición de cambiar el
alfil con el objeto de no encerrarlo.
(c) Evitar el copamiento de la casilla d5 a cargo del caballo blanco es factible
mediante ...e6, pero ello produciría otra debilidad en d6 y f6.
Con todo esto "in mente", el plan de las blancas es intentar el cambio de ambos
alfiles y, en definitiva, ¡jugar con una pieza de más ante la ausencia de un caballo
rival! Por su parte, las negras deberán emplear precioso tiempo para ponerlo en
juego, tiempo que el blanco dispondrá para lograr la mejor coordinación de las
piezas propias. ¡Ese es el plan! 13.Dd2! Esta sencilla jugada es la clave de toda
una maniobra estratégica que comienza a tejerse alrededor de los conceptos que
hemos analizado. Lh3
[ 13...f5 ]
[ 13...Sf5 14.e4 Sh6 ]
14.Sd5 Lxg2 15.Kxg2 El plan está en plena marcha. Un alfil ya fue cambiado, en
tanto un caballo se ha instalado en d5. Las jugadas del negro hasta parecen
forzadas y el segundo cambio de alfiles se encuentra encaminado tal como lo
planeaba Gelfand, es decir, practicamente jugando con una pieza de más. f5
[La 15 jugada blanca ha desalentado la posibilidad de jugar 15...e6
porque esto crearía una nueva debilidad en f6. ]
16.Lxg7 Kxg7 17.Tad1! Nuevas debilidades se han gestado en la posición de
las negras y Gelfand las aprovecha al máximo. Como veremos, la presión sobre el
peón dama negro se acumulará hasta hacerlo insostenible para Krasenkow. e6
18.Db2+ Kf7 19.Sdc3 Tad8 20.Sb5 De7 21.Da3 Las blancas han maniobrado
con exquisita simpleza y con enorme efectividad en las múltiples amenazas sobre
el enemigo, casi forzándolo a jugar obligadamente, casi como dictándole las
movidas.
En ésto reside el concepto posicional y las maniobras posicionales acordes,
donde uno de los bandos va lentamente obteniendo pequeñas ganancias no
materiales, que a su vez van gestando nuevas debilidades en el adversario y que,
en definitiva, concluyen minando su posición. d5 22.cxd5 exd5 23.Dxe7+ Sxe7
24.Sf4 Ya sin las damas sobre el tablero, con un caballo que sigue sin entrar en
juego y un esqueleto de peones que parece un "colador de spaghetti", las
esperanzas de las negras se van apagando paulatinamente. g5 25.Sd3 Sc6
26.h4 gxh4 27.Th1! Y las esperanzas negras quedan destrozadas. Ahora todos
los peones negros son claro objetivo de las blancas. Sg4 28.Txh4 Sf6 29.Sb4
d4 30.Sxc6 bxc6 31.Thxd4 Nos ha parecido, este ejemplo de partida viva, una
excelente demostración de cómo una pieza débil, que se convierte casi en una
Ajedrez Cubano 113
pieza ausente, es aprovechada para encaminar las acciones estratégicas.
1-0
B91
Kieninger
Mross
Munich 1941
[Sistac, Horacio]
1.e4 c5 2.Sf3 d6 3.d4 cxd4 4.Sxd4 Sf6 5.Sc3 a6 6.g3 b5 7.Lg2 Lb7
8.0-0 Sbd7 9.Te1 e6? Cuesta creer que al nivel de los jugado-res involucrados
en este torneo puedan producirse este tipo de errores. Aquí, la jugada de Mross
implica, cuanto menos, la pérdida de un miembro de la infantería, además de
contradecir el espíritu de la Variante Najdorf que, en algún momento, demanda
mover el peón a e5.
El "fianchetto" de las negras es, definitivamente, endeble y requiere del apoyo de
otra pieza.
[Las negras podrían haber perfectamente jugado 9...Dc7 pero la movida del
texto fue el preludio de un final anunciado. ]
Esto también nos permite una suscinta reflexión: un desarrollo posicional nada
impide que el jugador avezado pueda desatar una conmoción táctica apenas
perciba una fisura en la posición enemiga. El error de Mross fue plenamente
aprovechado por Kieninger: 10.e5! Con esto, las blancas inician una mortal
combinación. Mientras que el peón rey amenaza el caballo negro, deja expuesto
al alfil en b7 que, como dijimos, requería de apoyo. Lxg2
[Las negras podrían haber continuado 10...dxe5 11.Lxb7 exd4 (Si 11...Tb8?
12.Sc6 sería mortal ) 12.Lxa8 Dxa8 13.Dxd4 pero hubieran perdido la calidad
sin compensación a la vista. ]
11.exf6 Lb7 12.fxg7 Lxg7 13.Sf5! Lf8? Nuevo error de Mross que facilita la
combinación que se avecina.
[Las negras debieron haberse conformado con perder el peón dama y sostener
una posición inferior luego de 13...0-0 14.Sxg7 Kxg7 15.Dxd6 arribándose a
una posición en la que todavía hay que luchar pero las blancas, a la larga, y
gracias a su mejor posición estratégica hubiesen ganado igualmente. ]
14.Txe6+! Mross resignó la corona de su rey. No tenía, tampoco, muchas
chances.
[ 14.Txe6+! Queda claro que si fxe6 entonces (Sin embargo, y he aquí el
verdadero espíritu de la combinación táctica, si 14...Le7 se provoca un mate en
siete jugadas de extremada belleza: 15.Sxd6+! Kf8 16.Lh6+ Kg8 17.Dg4+
Lg5 18.Te8+! Sf8 19.Txf8+ Dxf8 20.Dxg5+ Dg7 21.Dxg7# Simplemente
¡extraordinario! ) 15.Dh5# sin más trámite. ]
1-0
Ajedrez Cubano 114
B66
Averbakh,Yuri L
Suetin,Alexei Stepanovich
Campeonato URSS 1950
[Sistac, Horacio]
53
________
¸g_ ___ ¸g¸
¸_g_ __¸_ ¸
¸___¸___@ ¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ ¸_ _¸_ _¸
¸_ __ _ _ ¸
¸¸¸¸¸__¸¸¸¸¸¸
¸_ ¸___ __¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
El arribo a esta posición fue luego de 15 jugadas de una ordenada Defensa
Siciliana que fue trasponiendo desde su Línea Clásica a una Variante
Scheveningen. En ella puede apreciarse la predominante posición de la dama
blanca evitando el enroque del rey negro pero, hasta aquí, nada hace prever que
el mismo pueda quedar expuesto mortalmente.
Sin embargo, Averbach vislumbró ese golpe táctico que evidenciaría una letal
exposición del rey que comandaba todas las tropas de Suetin. 16.Sd5! exd5
[Suetin seguramente previó que se perdía una pieza luego de 16...Sxd5
17.exd5 Lxd5 18.The1 Dd7 19.Txd5! ]
17.exd5 Ld7
[La mencionada exposición del rey negro sería evidente ya si, en cambio,
Suetin hubiese contestado 17...Lxd5 a causa de 18.Lf3! Lxf3 19.gxf3
preparando inexorablemente -- 20.The1+ ]
18.The1 Kd8 19.Lf3 Las negras cuentan con una pieza extra a cambio de dos
peones, pero la exposición de su rey, ahora más que evidente, las obligará a
ceder material en exceso al que cuentan en este momento. Te8 20.Dg3 g5
Ajedrez Cubano 115
21.Dd6 Sg8 22.Txe8+ Kxe8 23.Te1+ Kd8 24.Df8+ Kc7 25.d6+ Kb6
26.Dxa8 Dxa8 27.Lxa8 Suetin se rindió en pocas jugadas más ante la evidente
superioridad de las piezas conducidas por Averbach. La diferencia de calidad y
dos peones, con tan poco material sobre el tablero, marca una indiscutible ventaja,
producto ella de un rey que no logró enrocarse y a una genial maniobra de
Averbach que supo aprovechar esta dificultad de las negras.
Recuerde, ¡enrocarse es siempre saludable!
1-0
Caso 1/12
[Sistac, Horacio]
54
________
¸ _ ___ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ __ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ ¸_ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Este primer caso, efectivamente y a menos que las negras cometan un error, la
partida concluirá en tablas. La clave reside en que el alfil de aquellas nunca
pierda el control de la casilla d7, acercando su rey al peón dama rival toda vez
que las blancas muevan su caballo hacia algún escaque en que no inquiete ese
dominio.
Desde ya que, si 1.Kd8 entonces
[El intento de jugar el caballo tampoco será exitoso, ante lo cual, y como hemos
dicho, demanda que las negras acerquen su monarca a la zona de acción. El
plan de las blancas podría orientarse a quitarle la fatídica diagonal al alfil negro
Ajedrez Cubano 116
logrando instalar su caballo en d7 y, simultáneamente, atacando el alfil con su
rey en e8, pero finalmente no podrán evitar que, a cambio de la diagonal a4-d8,
el monje negro conquiste la diagonal h3-c8.
Por ejemplo, si 1.Sc6 Kd2 2.Se5 Ke3 3.Sd7 Kd4 4.Kd8 culminaría la
maniobra del plan del primer jugador, pero le seguiría Lg6 con la idea de ganar,
ahora, la diagonal h3-c8. Efectivamente, a 5.Ke7 (y si, en cambio, 5.Sf8
también Lf5 ya que si 6.Ke7 Lc8! dominando otra vez el punto d7. ) 5...Lf5 ]
1...La4 (que copa la casilla f8) casi obligaría a
[y no 1...Lh5? ya que luego de 2.Ke7 no sirve Lg4 a causa de 3.Se6
obstruyendo la diagonal del alfil y, por lo tanto, quitándole la llegada a d7. ]
2.Kc7
[ya que si 2.Ke7 la diagonal a4-e8 es inexpugnable para el alfil negro y la
partida es tablas. ]
2...Le8 retornando las cosas a su estado original
½-½
Caso 2/12
[Sistac, Horacio]
(Diagram 55)
En esta segunda posición, aunque trabajosamente, las blancas podrán maniobrar
con éxito hasta llevar su peón a la octava fila sin peligro de ser capturado allí por
el alfil. Obviamente, deben avanzar el peón en la primera movida, de modo que
1.d7 resulta mandatorio. La secuencia sería: Le7 2.Sc6 Lg5 y aquí, ya evitando
que el alfil se emplace en el escaque d8, mueven 3.Kd6 con la idea de bloquear
el alfil con el caballo en e7.
Ante esto, las negras no pueden evitar la coronación, ya que si Lf4+ 4.Se5!
y retomar el control de la diagonal d8-h4 ya no es factible, pues luego de Lg5
5.Sf3+ y partida concluida.
1-0
Ajedrez Cubano 117
55
________
¸ _ _ ¸_ _¸
¸_ ¸_ _ _ ¸
¸ _ ¸¸ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ __ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ ¸_ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
Dlugy
Saidy
Nueva York 1986
[Sistac, Horacio]
(Diagram 56)
A priori, esta movida del negro pare-ciera sencilla pero, sin embargo, tiene sus
trampas y, aún cuando las esperanzas de Saidy eran mínimas, todavía parecía
que existía alguna oportunidad de lucha, pero siempre en la temática de las tablas
por ahogado. 1...Kh3 Esta movida es, en verdad, forzada, ¡y todo ello gracias a
que existe un peón en f6 libre para ser avanzado!
[De no existir tal peón, entonces, 1...Kh1 hubiese conducido a las tablas
inexorablemente ya que obligaría a las blancas a desalojar su torre de la
columna g, permitiendo al rey negro volver a g2. ]
[Sin embargo, contando con ese peón en f6, 1...Kh1?? se terminaría
enfrentando al mate luego de 2.Kf2 y ahora las negras tienen que mover ese
fatídico peón: f5 permitiendo, p.ej., 3.Td8 y jaque mate en la próxima. ]
2.Kf2! h1S+ Lamentablemente para Saidy no había nada mejor para hacer,
Ajedrez Cubano 118
56
________
¸ _ _ ___¸æ
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ ¸_ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ _ _ _¸
¸_ _ _ _ ¸
¸ _ ____¸_¸
¸_ _ _ _ ¸
¯¯¯¯¯¯¯¯
especialmente porque no hay peor casilla para un caballo que la cuna de una
torre. 3.Kf3 Kh2 4.Tg2+ Este jaque de las blancas es de suma importancia,
obligando al rey negro a separarse de su caballo, y es además, el inicio de la
maniobra final. Kh3 5.Tg6 Y ahora a aquel soldado traidor le llegaría su
merecido final, sin siquiera la posibilidad de reivindicarse.
Lo que siguió fue sencillo: Kh2 6.Txf6 Kg1 7.Tg6+ Kh2 8.Tg7
Y como aseveramos, no hay peor casilla para un caballo que la cuna de una torre.
En esta posición final ha quedado inmovilizado ya que las negras lo perderían
tanto en g3 como en f2.
[ 8.Tg7 Ni pensar en Kh3 a causa de 9.Th7# ]
1-0