Libellus de medicinalibus indorum herbis Códice de la Cruz-Badiano Efrén C.

Del Pozo

P

area estudiar medicina azteca se requiere evitar los intentos precipitados de simplificación. l!unos de los fenómenos que abarcamos actualmente dentro del terreno de la medicina" corresponden a campos diversos dentro de la cultura # el pensamiento de los pueblos nac$as. La confusión que se encuentra en muchos estudios sobre medicina zteca" se debe al intento de tratar como un solo tema" la respuesta de la reli!ión" la ciencia # la mitolo!$a autóctonas" en evolución r%pida" frente a uno de los problemas m%s abrumadores del hombre como es descubrir las causas de las enfermedades # librarse de ellas. Este camino es tanto m%s in&ustificado cuanto que los cronistas de la vida de los aztecas nos advierten a cada paso que las actividades de los sacerdotes" los médicos # los ma!os coordinadores eran diversas # a car!o de distintos profesionistas. 'odav$a en nuestros d$as" los ind$!enas me(icanos distin!uen radicalmente los au(ilios m%!ico de los recursos médicos # se)alan los males del cuerpo que deben su&etarse a uno u otro tipo de tratamiento" aun cuando a veces" impacientes o inse!uros" busquen los au(ilios del médico # del bru&o de manera simult%nea" sin olvidar tampoco invocar la a#uda divina con ofrendas # mandas. *i en una descripción actual sobre +lcera !%strica o sobre cole cistitis" para no hablar de padecimientos mentales" inclu#éramos las observaciones emp$ricas populares # los recursos m%!icos # reli!iosos para su tratamiento" presentar$an cap$tulos tan confusos como las descripciones que a veces vemos sobre medicina precortesiana. Por lo dem%s" la marcada diferenciación que ahora hacemos entre las provincias de la ma!ia" la ciencia reli!ión" podr$a ser tan clara entre los aztecas" como tampoco lo har% en la Europa de principios del si!lo ,-.. Fidelidad de la versión de Juan Badiano

P

ara &uz!ar el valor documental del manuscrito de la Cruz-Badiano" debemos resistir a la tentación de concederle demasiado crédito por el solo hecho de haber sido redactado en n%huatl por un médico zteca. En primer lu!ar" desconocemos el ori!inal n%huatl # en se!undo" no tenemos nin!una información sobre la calidad o cate!or$a profesional de /art$n de la Cruz. Des!raciadamente no lle!o a nosotros el ori!inal # tenemos que ver con cautela la versión de 0uan Badiano que no era médico # de&ó muestras de permitirse !randes libertades para se!uir el lat$n de Plinio" quien tampoco fue médico. Es dif$cil admitir la e(actitud de Badiano para identificar con&unto de s$ntomas por los aztecas enfermedades con padecimientos de 1oma descritas en el si!lo .. Es cierto que al!unos cuadros patoló!icos como el de la epilepsia que Badiano llama con Plinio 2mal comicial2" son tan evidentes que pueden ser dia!nosticados por un le!o" pero no podemos saber si la 2poda!ra2" la 2menta!ra2" el 2!laucoma2 o los 2condilomas2 de Badiano correspond$an a los que as$ llamaba Plinio" 34 si!los antes. Es mu# probable que el padre de !rado" prefecto del cole!io donde se

escribió el manuscrito" # tal vez otros reli!iosos" ha#an sido consultados" pero este hecho aumenta nuestra reservas para tomar el documento como fuente incorrupta de la medicina azteca. 7o basta para . /%s a+n" aunque poco probable" pudiera haber sido el mismo el autor de las bellas pinturas de las plantas que frustrante manuscrito # tener as$ una razón v%lida para darle el encar!o de escribir el documento ordenado por 5rancisco de /endoza" hi&o del virre#" para re!alo del re# de Espa)a. El manuscrito ignorado 9 n hecho importante de dilucidar es la razón de que él # bellos de /art$n de la Cruz # 0uan Badiano no ha#a sido citado por nadie durante si!los. *i queremos lle!ar a conocer la medicina de los aztecas" debemos analizar las fuentes de estudio" reco!er los datos con discernimiento # valorar la información comparativamente con la de otros documentos. Es de pensar que /art$n de la Cruz ha#a sido desi!nado por su presti!io como médico ind$!ena" por otras razones" como su convención al catolicismo o su docilidad a los nuevos amos" pudieron influir sobre su nombramiento. 7o creemos que sea solamente un hecho curioso la circunstancia de que el manuscrito no ha#a sido mencionado por favor" tan interesado en el tema # tan cercano al cole!io de *anta Cruz de 'latelolco. 1 especto los conocimientos" presti!io o preparación de /art$n de la Cruz" no sabemos nada" salvo su declaración de que era médico del cole!io de *anta Cruz # de que su aprendiza&e se deb$a al e(periencia # no a un estudio formal.ochimilco6 en estos tiempos no se escrib$an muchos libros" # nin!uno sobre medicina me(icana. *abemos que el cole!io fue fundado para impartir ense)anzas a los hi&os de la nobleza azteca # que e(ist$a la creencia de que los naturales deben ser tratados en sus enfermedades con recursos propios de su tierra. /%s a+n" si la cita e(presa de Plinio en el te(to de la traducción de Badiano fi!uraba en el ori!inal" habr$a que admitir que /art$n de la Cruz #a estaba influido por la medicina occidental. Por otra parte" 5rancisco 5ern%ndez que salió de Espa)a en . Parecer$a ser que trat%ramos de reducir el valor del ma!n$fico libro que nos ocupa6 no es as$" solamente deseamos advertir de que seria un flaco favor a la investi!ación de la medicina me(icana dar un crédito e(cesivo a un documento insuficientemente estudiado # caer en apresuradas alabanzas de sus autores. Con criterio moderno" tendr$amos que aceptar este hecho pues el traductor no ten$a derecho a incluir frases o citas del te(to que no estuvieran en el del auto" pero en aquel tiempo no era e(cepcionales" ni criticables tales libertades. Conocimientos médicos de Martín de la Cruz.e(plicar su silencio que por 3448 anduviera fuera de la ciudad de /é(ico" probablemente en . En nin!una parte consta que ha#a sido alumno de dicho cole!io" # tampoco profesor de medicina como dicen unos" ni hemos encontrado referencias acerca de su nombramiento para el car!o que desempe)aba.

Martín de la cruz no informo a Sahagún A tro hecho e(tra)o es que *aha!+n no inclu#era /art$n de la Cruz entre sus informantes. para estudiar la flora medicinal en la 7ueva Espa)a pudo haber tenido noticias del herbario Cruz-Badiano que se!uramente estaba en poder de 5elipe . Las consideraciones anteriores su!ierenB aC que el códice tiene notables . El mismo *aha!+n su!iere la primera interpretación cuando al dar los nombres de sus informadores con respecto a hierbas medicinales afirma que todos son 2médicos de 'laltilulco *antia!o" vie&os # mu# e(perimentados en las cosas de la medicina # que todos ellos curan p+blicamente6 adem%s dice que no saben escribir. *on /uchos hechos # en diversos tiempos # lu!ares para poder e(plicar por una serie de omisiones causales o circunstanciales. Pudo despertar interés" qué ahora llamar$amos antropoló!ico" pero en manera al!una podr$a ser fuente de información médica que sirviera a /onardes" =ern%ndez" # tal vez no a *aha!+n quien" #a de por s$ perse!uido por ocuparse de idolatr$as" fue despo&ado varias veces de los ori!inales de su historia # su obra monumental sólo pudo publicarse casi @. *abemos que perteneció a Cortavila" un distin!uido farmacéutico6 que lo conoció Cassiano del pozzo que obtuvo una copia que llevaba su escudo de armas # fue a parar a la biblioteca del castillo de <indsor6 finalmente que el manuscrito fue adquirido por el cardenal Barberini. El cole!io de *anta Cruz fue combatido porque en el se ense)aba demasiado a los indios que lle!aban a hablar tal ele!ante lat$n como 'ulio.34:. Podr$a haber muerto" como supone *omolinos" para cuando el ilustre franciscano reco!ia su información" pero también es posible que no quisiera incluir a de la Cruz por considerarlo #a influido por la medicina europea o por estimar que sus datos médico se mezclaban recursos m%!icos. Creo que silencio que rodeó a esta obra durante los primeros si!los de su e(istencia" fue intencionado. Los dos +ltimos" del Pozzo # Barberini" participaron en la edición por la academia de Lincei" de la historia natural de 7ueva Espa)a" obra de =ern%ndez e(tractada por 1eccho" # sin embar!o" tampoco apareció entonces la menor mención del libro de /art$n de la Cruz # 0uan Badiano" por otra parte tan apreciado como para merecer encuadernación de lu&o" ser copiada todo color # lle!ar a formar parte de la !ran biblioteca Barberini.. Como se ve el propio autor" fiel a su metodolo!$a" esta e(plicando que un médico con /art$n de la Cruz" miembro del cole!io de *anta Cruz # se!uramente #a con influencias espa)olas" quedaba e(cluido autom%ticamente de sus informantes. a)os después de escrita." # no lo menciona. >cómo iba citar un auto que se respetara una obra escrita en lat$n por los propios indios? una cosa era estudiar las costumbres # curiosidades de los indios # otra dar crédito a un libro escrito por ellos mismos. Los autores eran indios de un pa$s recién conquistado" uno de ellos se llamaba médico # otro escrib$a en lat$n.. 7o parece que el manuscrito fuera tan i!norado por entonces como lo fue después.

!alor inform"tico de #i$ellus E l libellus sólo puede ilustrar sobre el uso de plantas en medicina zteca.-. -eamos si estas hipótesis encuentran apo#o en un e(amen detenido del te(to. *in embar!o" con respecto al calor" se encuentran datos en otras fuentes" como los informantes de *aha!+n" en que se habla de calor como casa de enfermedad entre los nahuas. 7o es sorprendente esta coincidencia" pues la observación de estados febriles en diversas enfermedades induce a tomar el efecto como causa # por lo tanto" a que se considere el e(cesivo calor del cuerpo como ori!en de un padecimiento. Desde lue!o el car%cter pictórico del códice en el cual se encuentran si!nos aztecas que indican la ecolo!$a de al!unas plantas" aumentas interés documental # la alta calidad de las miniaturas ha permitido identificar muchos ve!etales" en cuanto medicina propiamente dicha" el manuscrito mu# poco nos dice. La carencia de datos tecnoló!icos" quir+r!icos" anatómicos . La imprecisión nosoló!ica del si!lo .influencias europeas" principalmente en la versión latina que lle!a a nosotros6 bC que /art$n de la Cruz no era un verdadero 2tlamatini2" se!+n lo define los informantes de *aha!+n" pues inclu$a procedimientos de hechicer$a en su terapéutica. era la re!la # muchos cuadros sintom%ticos se confund$an ba&o desi!naciones que sólo si!los m%s tarde" con los pro!resos de la medicina han adquirido precisión. Contaminación euro ea en el manuscrito 7 o insistiremos en las denominaciones latinas que los padecimientos cu#a entidad cl$nica parecer$a requerir conocimiento de medicina europea. 7o parece probable que la bilis" 2la san!re ne!ra2" el aire # el calor fueran inculpados entre los aztecas del mismo papel pató!eno que les era atribuido la medicina europea. l!unas diferencias posibles sobre patolo!$as son discutibles al interponerse la pantalla del intérprete. En efecto" la supervivencia de vocablos médicos a través de los si!los" sobretodo en trat%ndose de nombres de enfermedades" com+nmente se acompa)a de una natural # pro!resiva restricción en aplicación de los términos cu#o uso se va reservando para entidades nosoló!icas en individualizadas cuando se descubren a!entes causuales" alteraciones microscópicas peculiares" evoluciones caracter$sticas o a+n respuesta terapéuticas espec$ficas. De aqu$ se si!ue que los t$tulos de !laucoma" escrófula" estruma" menta!ra" condiloma" pela!ra # lepra que aparecen en la traducción de Badiano" si bien son si!nos de contaminación europea" no implica precisión en los dia!nósticos" como podr$a su!erirlo en uso ri!uroso del estreno los en medicina actual. El t$tulo del libro e(plica bien su contenidoB 2Ap+sculo acerca de las hierbas medicinales delos indios2 # a+n en este aspecto" carece totalmente de te(to relativo a la bot%nica" puesto que su descripción fue puramente !r%fica # su identificación basada en la pintura # el nombre n%huatl. Atras huellas indudables de contaminación se muestra en e(presiones que revelan las doctrinas hipocr%tica sobre las enfermedades # su causa humoral.

La presencia de ho&as en blanco intercaladas # después libres en al!unas p%!inas que ostensiblemente se revelaban para otros dibu&os" es prueba de que las plantas se fueron ilustrando a medida que el dibu&ante obten$a los e&emplares del modelo. En cambio" estos consi!nan 3F m%s" que fra# Bernardino suprimió al redactar su obra. Los cronistas consiste en afirmar que la actividades del sabio" . E n el campo de la bot%nica medicinal nuestro manuscrito contiene información sobre 843 plantas" de las cuales 3D4 fueron ilustradas se!uramente aquella que fue posible obtener frescas # en floración cuando se trataba de faneró!amas" pues es evidente que el dibu&ante no las pod$a ilustrar de memoria. La incre$ble abundancia de plantas medicinales en =ern%ndez reveló una recopilación indiscriminado de datos sobre las propiedades atribuidas por el vul!o ind$!ena.# fisioló!icos es tan !rande que parece imposible que un autor con conocimientos médicos" no de&ar escapar al!unos conceptos o referencias a+n cuando ahora resultar%n erróneos. hab$a una !ran anarqu$a que persistió por si!los" sobre la presentación fonética de los vocablos n%huas. #a $ot"nica medicinal. l comparar la materia médica de /art$n de la Cruz con la reco!ida por el ilustre franciscano" es sorprendente descubrir que sólo 34 planta del Libellus aparecen en la historia" de las cuales sólo una no consta en los te(tos de los informantes. l!unos e&emplos de este tipo de artificios se encuentran en el Libellus" pero no puede concluirse que toda medicina n%huatl fuera m%!ica" ni tomar los métodos aconse&ados por /art$n de la Cruz como una muestra indudable del desarrollo alcanzado por la medicina azteca. l hacer comparaciones de este tipo" deben tenerse en cuenta las m+ltiples variantes de las !raf$as. Es posible que su aparente credibilidad se debiera a las doctrinas médicas de que estaba inbuido # que lo hac$an clasificar" sin aparente dificultad" el !rado en que un ve!etal era 2caliente2 o 2fr$o26 lo cual si!nificaba que tal cualidad podr$a ser +til para enfermedades # trastornos relacionados con fr$o o calor e(cesivos en los humores del cuerpo. /%s a+n" sólo DE plantas de las 38@ que reco!ió en su historia" se encuentra entre los manuscritos de /adrid # de 5lorencia" lo cual revela que fra# Bernardino tomo @: plantas de sus fuentes no conocidas.-. *aha!+n en su historia de las cosas de la 7ueva Espa)a habla de 38@ plantas medicinales" lo cual muestra una selección marcada de sus materiales pues en los te(tos de sus informantes aparecen 884 plantas distintas. Es bien sabido que en el si!lo . Medicina % magia L a comparación !eneral de la terapéutica de /art$n de la Cruz con la consi!nada por *aha!+n o sus informantes hace aparecer a la se!unda como m%s racional # desprovista de elementos m%!icos.

*in embar!o en el Libellus aparecen mezclados los recursos que pudiéramos llamar racionales con los m%!icos" lo cual hace pensar que fuera una situación e(cepcional.. El respeto al conocimiento !enuino directo es una actitud moderna de la ciencia. =ern%ndez e(presa en varios cap$tulos de su obra monumental" su e(tra)eza e inconformidad con al!unos usos ind$!enas de las plantas que no se conformaban con los c%nones cl%sicos" as$" al hablar de la ra$z de cozticapotona(ochitl" planta que dice es de naturaleza caliente # seca en se!undo !rado" comentaB 2la ra$z es" se!+n dicen" admirable contrataciones" lo cual no sé cómo puede ser" a menos que se refieren a fr$os de las fiebres. Por mucho que la cultura azteca tendiera una clara separación del campo de la hechicer$a de la medicina es de creerse que un médico en e&ercicio tendr$a sus ribetes de hechicero # norte desde)ar$a poner en pr%ctica al!unos recurso sobrenaturales que aumentar% su presti!io. La ciencia actcual no puede ne!ar sus propias bases que son observación # e(periencia" pero no e&ercidas por cualquier impreparado fantasioso" sino por quien pueda desple!ar verdaderos dotes de observación cuidadosa" tenaz # persistente # reco!er los frutos de la e(periencia repetida sin pre&uicios.del médico" del boticario # de la partera eran e&ercidas por personas a&enas a las pr%cticas de los adivinadores por el a!ua" los nudos o los !ranos de ma$z # a los traba&os de los hechiceros" astrólo!os # ni!romantes. Ia no se e(i!e para valorar un dato que sae e(presado cultamente.. #a farmacología indígena L a información puramente farmacoló!ica del manuscrito es e(traordinariamente valiosa desde un punto de vista histórico cient$fico. El uso de las plantas en medicina est% basado en una lar!a observación # e(periencia no falseada por pre&uicios doctrinarios sobre su naturaleza fr$a o caliente que corromp$a los conceptos europeos contempor%neos.H # a+n a las veces usa hechicer$as # supersticiones para dar entender que hace buenas curas.2 5inalmente su!iere una conciliación con sus doctrinas" si es que el mecanismo de acción de la planta 2caliente2" es 2evacuando las causas Jde las fiebresC de al!una otra manera2. Los hallaz!os emp$ricos de los nahuas sobre las propiedades farmacoló!icas de las plantas son sorprendentes # libro de /art$n de la Cruz lo muestra con evidencia" el interés" la devoción # el amor por el mundo ve!etal en los aztecas se mostraba en la ma!nitud # variedad de sus &ardines bot%nicos" en abundancia de las flores en sus ritos # ceremonias # a+n en las e(presiones de su len!ua&e # su poes$a.H siendo el falsedad # superstición notoria2. I con respecto a los procedimientos de las 2malas médicas2 afirmaB 2G.. *aha!+n reco!ió la censura de los informantes aztecas # anuncia su propia condenación para las técnicas m%!icas en manos de los médicos6 as$" al se)alar las caracter$sticas del mal médico diceB 2G. Ponete las caracter$sticas de la observación # la e(periencia autóctona" anónima del hombre en contacto $ntimo con la naturaleza. . Es esta información que transmite el Libellus de /art$n de la Cruz # 0uan Badiano6 hemos de estudiarlo con humildad # respeto como documento ori!inal" e(pur!%ndolo de influencias europeas #" para fines cient$ficos" a+n del contenido m%!ico..

#a medicina azteca = a# aspectos de la medicina azteca de los que ha# evidencia que alcanzaron notable desarrollo6 la ciru!$a es uno de ellos.. . *e pueden identificar en diversos te(tos" al!unos datos sobre pato!enia" epidemiolo!$a" anatom$a # fisiolo!$a" pero el códice Cruz-Badiano es mu# pobre en alusiones de dicho car%cter. Por lo dem%s" no ha# datos que permitan afirmar que los n%huas tuvieron conocimientos anatómicos avanzados6 la lista de parte del cuerpo 2e(ternas e internas2 contenida en el te(to n%huatl del códice 5lorentino" es mu# rudimentaria # la lista de ad&etivos # adverbios aplicables a cada parte" nos parece mostrar un sabio procedimiento del padre *aha!+n para identificar los términos anatómicos cu#a traducción al espa)ol" que nunca llevó acabo" pudiera presentar dificultades. La división es elemental en 3@ cap$tulos # del a!rupamiento de los temas se puede inferir al!unas ideas de /art$n de la Cruz. *in embar!o" una actitud comprensiva nos permitir% descubrir en el primer caso" una asociación por causa !eneral # en el se!undo" una similitud por la sensación de fati!a de los miembros inferiores. En cualquier caso" las especulaciones sobre las ideas bioló!icas de nuestro médico ind$!ena" no debe !eneralizarse a otros practicantes de la medicina zteca.-. Por e&emplo" tratar las medicaciones para inducir # para evitar el sue)o en el cap$tulo dedicado los o&os" # los medicamentos para la tos # !ripa en el cap$tulo asi!nado a la boca" muestran asociaciones elementales. Por lo dem%s" no podr$a esperarse que un herbario contuvieron mucha información patoló!ica" las inferencias que podemos hacer son un poco atrevidas6 sin embar!o" a manera de simple e(amen del manuscrito" haremos al!unas observaciones" sin pretender para ellas mucha validez. Este camino su!estivo pero aleatorio nos puede llevar a conclusiones peli!rosas" si tratamos de interpretar las causas de que el autor ha#a tratado la fetidez # le pediculosis en el cap$tulo de padecimientos nerviosos # el cansancio de los que administran car!os p+blicos con las afecciones de Los pies. La división de los cap$tulos del Libellus muestra un intento de clasificación anatómica de las enfermedades que era usual en los libros del si!lo . 7o es v%lido suponer que los aztecas tenian e(tensos conocimientos anatómicos por el hecho de su amplia pr%ctica el sacrificios humanos6 estos eran ceremoniales # reli!iosos # no estudios de disección. 'enemos las denominaciones n%huas de un buen n+mero de enfermedades" lo cual indica conocimientos los zooló!icos.*i bien es cierto que la ma!ia" la hechicer$a como la reli!ión" debe formar parte del comple&o cultural en que se desarrolla la medicina zteca6 indudablemente la eficacia de muchos medicamentos se ver% atenuada al usarlos fuera del 2conte(to2 en que se e(presaban o e&ercen sus efectos" es obvio que no podremos reproducir ese ambiente ni con la introducción de sus equivalentes modernos de satisfacer las necesidades del enfermo.

Este art$culo se ha escrito solamente para analizar el manuscrito de /art$n de la Cruz # 0uan Badiano en su valor intr$nseco # como fuente de información sobre la farmacolo!$a zteca./a#ores lucubraciones especulativas estar$an fuera de lu!ar. E(aminando como tratado de medicina" nos puede llevar a m%s errores de los que tratamos de evitar cuando pedimos &uicio sereno" prudencia # a!udeza para valorar este documento e(cepcional. .

Related Interests